AGLI

Recortes de Prensa     Martes 27 Marzo   2007

Otra patada al Estado de Derecho en nombre de la paz
EDITORIAL Libertad Digital 27 Marzo 2007

No es fácil señalar que resultó ayer más humillante para la libertad, para el Estado de Derecho y para las víctimas del terror nacionalista: si la chulería con la que Otegi e Ibarretxe, tras su comparecencia ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, dejaron clara su disposición de seguir haciendo caso omiso a la Ley de Partidos y a la sentencia de ilegalización de Batasuna, o la brutal agresión que ante, las mismas puertas de ese Tribunal, ha sufrido el vocal del Foro de Ermua, Antonio Aguirre.

Si la desafiante tranquilidad del dirigente proetarra y del lehendakari cuenta con la cómplice pasividad de la Fiscalía de Conde Pumpido y del Gobierno de Zapatero, acreditada ante la vulneración de esa Ley de Partidos y de esa sentencia de ilegalización que los proetarras protagonizan a diario, el energúmeno simpatizante del PNV, que ha derribado de una patada en la entrepierna a Antonio Aguirre mientras otros coreaban "que se muera, que se muera", ha tenido también la complicidad del agente de la Ertzaintza que lo ha dejado en libertad, nada más entregárselo los escoltas del agredido.

Aunque el de ayer fuera un episodio luctuoso para la democracia en nuestro país, no deja de ser uno más en ese proceso de envilecimiento social e institucional, que etarras, nacionalistas y socialistas maquillan de paz, y que es inevitable, tanto para que Zapatero consolide su frente anti-PP con los separatistas, como para que la propia ETA, aunque insaciable, siga confiando en el talante colaboracionista del Gobierno del 14-M.

Si hace escasos días, Jesús Polanco, con sus acusaciones al PP de "franquismo puro y duro", venía a hacer suyos los insultos etarras al "PP-UPN y a la derecha fascista del Estado", ayer fue el mismísimo Fiscal General del Estado el que denigraba como falangistas a los manifestantes convocados por el Foro de Ermua, a los que se sumaron Nuevas Generaciones, contra la histórica y bochornosa impunidad del proetarra Arnaldo Otegi, instigada por la Fiscalía al retirar sus cargos.

Y es que ese envilecido "proceso de paz" que el ministro de Justicia ya ha reconocido que "está en marcha" no sólo exige que etarras y socialistas se unan en sus insultos contra el PP, sino también en lograr que "ninguna ley, ordenamiento jurídico o Constitución" sea obstáculo, tanto para la impunidad de los etarras, como para los objetivos "soberanistas" por los que ETA ha empuñado las armas.

Que Zapatero haya manifestado este fin de semana que la Ley de Partidos puede aplicarse con "límites interpretativos" del Gobierno es un eufemismo para justificar su cómplice pasividad. Pasada, presente y futura.

Por nuestra parte, sólo podemos denunciar los hechos y, tal y como ha hecho el Foro de Ermua ante la agresión sufrida por Antonio Aguirre, confiar en lo que queda de España como Estado de Derecho. En eso y en esa mayoría de españoles que sólo quieren hacer frente común con otros españoles como los que, tras auxiliar a Antonio Aguirre, clamaron ayer "Libertad, libertad" a las puertas de un tribunal del País Vasco.

Por la Educación en Lengua Materna
Miguel Barrachina Periodista Digital 27 Marzo 2007

[Francesc Cambó] Es inequívocamente bueno que un niño pueda ser educado en sus primeros años en su lengua materna. Cosa que desgraciadamente no ocurría durante la dictadura, donde no se podía estudiar en valenciano, gallego, vasco o catalán, y que no ocurre tampoco ahora en algunas comunidades autónomas con el castellano.

Pienso en esto como pensaba el PSOE hasta no hace mucho y como lo hacían los nacionalistas hasta que llegaron al gobierno.

Uno de los padres del nacionalismo catalán, varias veces ministro, y fundador de la Lliga Regionalista en 1901, Francesc Cambó decía con razón: "No se le quite al niño la lengua que le es propia, porque ello es quitarle el carácter."

Convergencia i Unió, sucesor ideológico de la Lliga, se olvidó de los niños y su hipotética pérdida de carácter al alcanzar el Palau de la Generalitat, y junto a él el resto de partidos que han gobernado allí.

La demanda histórica de educación en lengua materna por parte de los nacionalistas ha tenido brillantes episodios como el de Josep Benet en la UNESCO en 1951 cuando afirmó que “se tortura a nuestros niños durante los primeros años de escuela aprendiendo una lengua que nos es la materna”. Una lastima que Benet cuando ha sido diputado no haya defendido lo mismo para todos los niños.

¿Se tortura ahora a los cientos de miles de niños catalanes castellanohablantes que no pueden elegir su lengua materna como vehicular en la educación? No creo que se trate de una tortura pero sí de una gigantesca restricción de la libertad, una tropelía cometida por conjuntamente por socialistas y nacionalistas.

Por cierto que una de las conclusiones de aquel debate de la UNESCO de 1951en París fue que “es axiomático que el mejor medio para enseñar a un niño es la lengua materna”.

España es un país extraño donde los que decimos lo mismo que Naciones Unidas en defensa de la lengua de los niños somos unos fachas.

Así, a pesar de que el Instituto Vasco de Evaluación Educativa acredita que los alumnos obtienen mejores resultados académicos cuando estudian en su lengua materna, su gobierno ha obligado a matricular en Portugalete a una niña colombiana en una ikastola con enseñanza integral en euskera en contra de la voluntad de sus padres que decidieron matricular a su hija en castellano.

Sólo el Partido Popular lo ha criticado, lo dicho unos fachas y además criticones, que se lo pregunten sino a Polanco.

"Que se muera, que se muera"
Xoán Xulio Alfaya Periodista Digital 27 Marzo 2007

Antonio Aguirre es vocal de la Junta Directiva del Foro Ermua. Es economista por la Universidad de Deusto, y militante del PSOE. En estos momentos está expedientado, dentro de la lógica antidemocrática del Gran Desequilibrado.

Iñaki Ezkerra, portavoz del Foro Ermua, estaba a su lado en el momento de la agresión y pudo verlo todo. Un simpatizante del PNV se lanzó salvajemente sobre Antonio Aguirre y le dio una patada en los genitales. Aparte del dolor insoportable que produce un golpe en dicha zona, expresado por el gesto de dolor del agredido, perfectamente captado por las cámaras, no se descarta que pueda quedarle alguna secuela.

Los hechos ocurrieron bajando las escalinatas del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, donde les fue negada la entrada a los miembros del Foro Ermua. Ibarreche sí pudo entrar, porque Ibarreche es el Gran Duque de Vasconia y si bien no nos consta que tenga derecho de pernada, sí tiene derechos que los ciudadanos de a pie no pueden disfrutar, sobre todo si no son nacionalistas. Los miembros del Foro Ermua fueron obligados a entrar en el Palacio de Justicia por la puerta de atrás a la que se accede a través de una calle muy pequeña, ideal para una encerrona.

Cientos de individuos pertenecientes a una manifestación organizada por el Tripartito vasco se lanzaron como fieras sobre los del Foro Ermua haciendo gala de su sentido totalitario de la política. Fue en esas circunstancias cuando un exaltado del entorno del PNV le propinó una patada en los genitales -también conocidos como huevos o cojones- a Antonio Aguirre que cayó al suelo y debió quedarse sin respiración durante unos segundos que a él le habrán parecido siglos.

No fueron los batasunos, ni los proetarras, ni los "chicos de la gasolina", como paternalmente les llama monseñor Arzalluz, sino las malas bestias del PNV los autores de la brutal agresión. Todavía a estas alturas hay quien se cree que el PNV es la cara amable y democrática del nacionalismo vasco y ETA la que asesina. Pues no. Ambos se complementan y actúan en perfecta sinergia desde que se fundó la banda asesina. En todas las mafias siempre hay la "gente honorable" y los que hacen el trabajo sucio. Cada uno cumple con su papel. Como el policía bueno y el policía malo en los interrogatorios policiales. Pero en este caso no hay buenos ni malos, sino vulgares totalitarios que persiguen los mismos fines representando, eso sí, diferentes papeles para mejor confundir al ciudadano desinformado o deliberadamente pasivo ante la barbarie. "Hijo mío, no te metas nunca en política", me decía mi padre. Y yo pensaba: "Papá, deséame mejor que la política no se meta conmigo".

Hay fotos del agresor. Es, por lo tanto, perfectamente identificable. Se trata de un simpatizante del PNV. Los de Batasuna, que habían comenzado sus insultos y amenazas dos horas antes, no llegaron a tanto. A este individuo, al parecer, se le debió cruzar el cable de alta tensión que acumulaba toda su mala leche y su frustración de quien no es capaz de vivir en paz con su propia conciencia.

A todo esto, la Erchancha no movió un dedo. ¿Cómo iba a hacerlo si es la policía del régimen? Sería algo así como pedirle a la Guardia Mora de Franco que protegiese a un comunista de la ira de una masa fascistizada. La Erchancha no está para ese tipo de labores humanitarias, sino para defender el feudo de los nacionalistas por la vía legal, mientras ETA lo defiende por la ilegal. Otra vez tenemos la cara y la cruz de la misma moneda: los "buenos" y los "malos" actuando sinérgicamente contra los que no piensan como ellos, contra quienes se niegan a dejar de ser ciudadanos para convertirse en súbditos.

Cuando el agredido estaba tumbado en el suelo, gritando y retorciéndose de dolor, la masa amorfa y despersonalizada gritaba: "Que se muera, que se muera". No puedo evitar el recuerdo de aquel "Crucifícalo, crucifícalo" que las masas judías, debidamente manipuladas por los miembros del Sanedrín, gritaban ante Pilato. La historia se repite. Las masas no toleran a quienes nadan a contracorriente.

El ambiente, en el paraíso sabiniano, es irrespirable. No se puede ni andar por la calle tranquilo. Recuerdo la cara de felicidad del ya fallecido Mario Onaindía paseando sin escolta por las calles de Vigo. No se lo creía. Le parecía estar en el cielo.

¿Qué hace, mientras tanto, el PSOE? Expedientar a Antonio Aguirre y pactar con los terroristas y sus compañeros de viaje. Es difícil, en semejantes circunstancias, no dejarse arrastrar por un remolino de pesimismo. Es difícil, pero no imposible si se encuentra la Roca sobre la que apoyarse. Gotzone Mora la encontró y es de ella de donde saca fuerzas para no capitular ante el terror organizado.

© Xoán Xulio Alfaya, 2007
Gallegos Hispanohablantes:
http://blogs.periodistadigital.com/galhispanos.php/

Zapatero proclamó la voluntad de permanencia de Cataluña en el Estado con el nuevo estatuto y ha vuelto a marrar o a mentir.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 27 Marzo 2007

Este Zapatero tiene poco futuro como visionario profeta clarividente, todos recordamos su don para la anticipación cuando dijo un día antes del bombazo de ETA en la T4 que todo iría de maravilla el próximo año con ETA. Allá por los primeros días de abril de 2.006 proclamó “la voluntad de permanencia de Cataluña en el Estado con el nuevo Estatuto” y tras la propuesta de referéndum pro independencia hecha por Carod Rovira vemos que o bien mintió o marró.

Con las decenas de concesiones anticonstitucionales hechas al nacionalismo catalán la progresía roja de izquierdas nos ha querido vender la burra de que así se satisfacían los deseos de los catalanes y se conseguía que estuviesen cómodos en España impidiendo veleidades independentistas. Mienten hasta en sueños, no tienen apaño, menos mal que Carod Rovira siempre viene en nuestra ayuda para dejar a estos seguidores del talante de Zapatero con sus mentiras al aire.

Es tanta la comodidad conseguida para los nacionalistas catalanes que aun no se ha desarrollado el nuevo estatuto y ya están pidiendo un referéndum ilegal para la independencia de Cataluña, y a pesar de eso Zapatero y Montilla siguen con los de ERC en el tripartito, tragando quina, eso sí.

Zapatero tendrá muchas virtudes, como la de mentir incluso cuando dice la verdad, pero si de algo estamos seguros es de que no es un primo al que han engañado los nacionalistas catalanes, eso solo nos deja una posibilidad, bueno nos muestra la autentica realidad de Zapatero, su mendacidad. Cuando intentó convencer a la nación de que el nuevo estatuto era la mejor forma de enfriar y calmar las ansias de independencia de los nacionalistas catalanes estaba mintiendo.

Tiene una justificación ese afán mendaz del presidente y es que como de todos es sabido Zapatero no miente por propia voluntad sino impelido por la crispación que crea el PP en este país, si el PP no existiese seguro que Zapatero no se vería obligado a mentir, luego las mentiras de Zapatero son en defensa propia y por tanto están justificadas.

La hoja de ruta de Zapatero al infierno asume el hecho del fraccionamiento de este país, pero intentando dejar claro que si pasa será sin querer queriendo. Sabe que la codicia nacionalista es insaciable y que seguirá exigiendo incluso tras ser independientes, pero a él le importa una higa y media.

Sr. Rodríguez ¡Vuelva a la democracia!
LÍNEA EDITORIAL minutodigital 27 Marzo 2007

España está viviendo un proceso de erosión galopante. Los ciudadanos ya no se fían de la convicción democrática del PSOE del Sr. Rodríguez; no se fían tampoco de la independencia del Ministerio Fiscal y del propio sistema judicial; y, además, nos deslizamos poco a poco por la cuesta de la violencia política sin freno.

Primero la ejerció el PSOE desde la oposición, cuando individuos o bandas izquierdosas atentaron contra sedes del PP sin que el PSOE condenara estos hechos. Más tarde la ejerció el PSOE desde el poder, con una aplicación sectaria de la ley: permitía la concurrencia electoral del PCTV, limitaba el derecho de manifestación de los ciudadanos, y, finalmente, utiliza a las instituciones para la protección de los terroristas (de Juana y Otegi). Ahora también se apunta a la violencia el PNV, que no duda en agredir al vocal del Foro de Ermua, Antonio Aguirre, ante el Palacio de Justicia de Bilbao.

La actitud de estos partidos lleva a los ciudadanos a radicalizarse. Ya no se fían de los que “mandan”. Por eso, es de todo punto impertinente declaraciones como la del Fiscal General del PSOE, Cándido Conde Pumpido, sosteniendo que el PP “saca los falangistas a la calle”. Esta declaración es, simplemente una indignidad. Los ciudadanos salen a la calle, sean del partdo que sea, porque el Gobierno ha decidido gobernar para una parte de España, precisamente aquella que no quiere ser España.

Además, lo que es más grave aún, salpimienta la actual situación con reclamos de la Guerra Civil y levantamiento de cadáveres de aquellos que murieron hace más de 60 años.

Sr. Zapatero, no vaya por ese camino. La guerra del 36, justa o injustamente, la perdieron hace más de 60 años. No se crea que ahora el PSOE está en condiciones para ganarla. Nadie le seguirá a las trincheras porque hoy no hay trincheras. A lo sumo, conseguirá que unos cuantos radicales de izquierda extorsionen, realicen atentados y, quizá, algún asesinato. No espere, sin embargo, que la situación vaya a más por la posible reacción de derechas. Esta, hoy por hoy, tiene un convencimiento democrático que parece no tener el Gobierno.

Nuestras convicciones están hechas a prueba de bombas, las suyas a golpe de interés. Haga caso de la calle: rechace el terrorismo, luche con todos los resortes legales contra él y, quizá, hasta gane las próximas elecciones. Si sigue por el camino que ha tomado, se va a despeñar y sólo habrá dejado atrás a una izquierda acostumbrada al totalitarismo que la ciudadanía española confinará en la marginalidad más absoluta.

Proetarras y “nazionalistas” jalean al Lehendakari
Raúl González Zorrilla Periodista Digital 27 Marzo 2007

Las imágenes del lehendakari Juan José Ibarretxe entrando ayer a declarar a la sede del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, rodeado de su séquito, protegido por sus acólitos y aclamado por sus fieles, tienen la virtud de activar la memoria y de devolvernos recuerdos muy recientes: los mismos gritos de solidaridad, idénticas proclamas de apoyo, similares arengas del tipo “¡fascistas, iros de España!” dirigidas a los ciudadanos vascos demócratas y muy parecidos comportamientos de estética fascista se viven cada vez que un presunto terrorista etarra entra o sale de declarar en la Audiencia Nacional. Nada de todo esto puede extrañarnos, teniendo en cuenta que el Lehendakari declaró ayer por segunda vez ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco por reunirse y por mantener contactos con Batasuna, una organización ilegal que forma parte del entramado terrorista de ETA.

Ayer, mientras el Lehendakari se permitía aleccionar una vez más a los jueces y proclamaba jactanciosamente su voluntad de seguir reuniéndose con los representantes de la alegal Batasuna, sus secuaces insultaban, amenazaban y golpeaban en las puertas del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco al puñado de vascos defensores de la libertad que se reúnen bajo el paragüas del Foro de Ermua y que son de los pocos que aún defienden en Euskadi el predominio y la salvaguarda de las leyes y de las instituciones democráticas.

El totalitarismo nacionalista vasco, venga de la mano de los “moderados” del PNV o del terrorismo callejero etarra, siempre es el mismo y, cuando se siente “ofendido” (es decir, siempre) actúa de la misma forma: provocando víctimas entre los demócratas, insultando a quienes defienden la libertad, mancillando las instituciones y, sobre todo, apelando a la indeleble y provechosa unión entre los nacionalistas y los terroristas o, lo que es lo mismo, dando cuerpo a la infame alianza nacionalterrorista que lleva más de treinta años vigente en Euskadi.

“A ver si os ponen una bomba”, gritaban ayer los fascistas vascos a los miembros del Foro de Ermua y, mientras los más destacados representantes políticos nacionalistas y los policías de la Ertzaintza miraban hacia otro lado, nadie recordó lo que en el País Vasco solamente es evidente para unos pocos: que los criminales etarras asesinaron a José Luis López de la Calle, un miembro del Foro de Ermua, una persona excepcional y un periodista ejemplar, el domingo 7 de mayo de 2000. Para el Lehendakari Ibarretxe, y también para el presidente José Luis Rodríguez Zapatero, el Foro de Ermua siembra el odio y la crispación, mientras que Batasuna es el futuro que le espera a Euskadi. Para que nadie se llame a engaño, los terroristas de ETA siguen entrenándose en Francia.
Blog personal del periodista vasco Raúl González Zorrilla

El separatismo no descansa
POR M. MARTÍN FERRAND ABC 27 Marzo 2007

EL verdadero sentido de un partido separatista reside en la intención de alterar el equilibrio y el esplendor del Estado en que se encuadra. Sólo así, con la ruptura del continente, puede pensarse en la fuga de una parte del contenido, aspirante a dar forma a un nuevo Estado. Es el cuento de nunca acabar y, en los últimos cien años, la constante más perturbadora que viene soportando la Nación española. De ahí que lo prudente sea, sin ignorar la realidad, poner barreras de distancia entre los partidos de ámbito nacional -lo de «españolistas» es un truco dialéctico- y los de naturaleza soberanista. Cualquier forma de cooperación y cercanía solo operará, como demuestra la experiencia, a favor de la centrifugación del Estado, la pérdida de la fortaleza nacional y la confusión entre los valores cívicos.

La práctica erradicación de los valores éticos en el escenario político favorece las conductas engañosas, tramposas y desleales. Eso lo saben muy bien los asamblearios líderes de ERC, capaces, como se demostró este último fin de semana, de ocupar la vicepresidencia en el Govern tripartito que preside José Montilla y, simultáneamente, en descarado ejercicio de traición, ofrecerle al principal partido de la oposición, CiU -el grupo más votado en las últimas elecciones-, la presidencia de la Generalitat. Como todo, especialmente en política, tiene un precio, el tasado para la mudanza en los apoyos del grupo que lidera Josep Lluis Carod-Rovira es la convocatoria ilegal de un referéndum de autodeterminación de Cataluña.

A la vista está el gran fracaso de la política autonómica de José Luis Rodríguez Zapatero. El nou Estatut, uno de sus diseños para la contención de la demanda separatista, nada más entrar en vigor y esparcir sus vapores anticonstitucionales ya le sirve de escalón a ERC para elevar el nivel de sus demandas. También queda de manifiesto la inconveniencia de que un partido como el PSC, a fin de cuentas una parte esencial del PSOE, forme coalición y Gobierno con grupos cuyo objeto es antagónico del que cabe suponerle a los socialistas. Pero lo que más sobresale en este chusco incidente es la debilidad, política y moral, de José Montilla, a quien, de ahora en adelante, habrá que llamar «el consentidor» -apelativo idéntico en castellano y catalán-. Así se hará justicia a un presidente del Gobierno que tolera que su vicepresidente negocie la traición con los adversarios... y continúe en el cargo.

Todas estas escaramuzas, escandalosamente distantes de la demanda social, sirven a la causa de los partidos que no quieren ser españoles y perjudican gravemente la buena marcha de los asuntos del Estado e, incluso, del Gobierno. La capacidad desestabilizadora de las grandes sandeces tiende al infinito y conlleva una dedicación, en tiempo y fuerza, que mejor nos vendría aplicada a los asuntos generales y comunes de la Nación.

La lucha ya sólo es por la libertad
Carlos Mª Pérez- Roldán y Suanzes- Carpegna minutodigital 27 Marzo 2007

La verdadera oposición al PSOE del Sr. Rodríguez Zapatero ya no es el Partido Popular, hoy por hoy la verdadera oposición es la libertad.

Los españoles ya nos hemos dado cuenta de que el valor atacado, la idea agredida, no es otra que la libertad misma. De este modo cobran sentido todas las acciones emprendidas por un gobierno socialista que ha perdido toda la cordura.

El sometimiento de los medios de comunicación a través del ataque sistemático a los medios libres (la COPE, el Mundo, Libertad Digital, Minutodigital, y un largo etcétera), a través de la vergonzante unión entre la política y grupos de comunicación poderosos como Prisa. El ataque a la independencia judicial a través del sometimiento a criterios políticos de la Fiscalía General del Estado, la agresión diaria al Consejo General del Poder Judicial, la persecución a los jueces libres cumplidores únicamente del ordenamiento legal. La persecución a la diversidad política, con el encarcelamiento de concejales inocentes, con el insulto diario a la oposición, con el menosprecio de los partidos no afines, con la persecución a cualquier nueva iniciativa política. La agresión constante a toda organización social no domada a través de su estigmatización. Las agresiones continuadas a la fe mayoritaria del pueblo español, la constante limitación a la libertad de educación no son otra cosa que el ataque frontal a la libertad.

Hechos recientes como la agresión en Bilbao de un representante del Foro de Ermua, la no condena de las irreverentes fotos de Extremadura, la mediación por parte del Sr. Polanco en el ataque a la oposición política justificando así la parcialidad de su grupo de comunicación (Prisa), la retirada de imputaciones penales al nuevo héroe civil Sr. Otegui, no manifiestan otra cosa que el poco respeto del Sr. Rodríguez a la libertad de los españoles.

Por ello no nos tiene que extrañar el enfrentamiento total con las ideas católicas, pues ¿quién, sino la Iglesia fue la defensora de la libertad, no sólo en el mundo antiguo sino también en el moderno?, ¿quién sino el catolicismo se opuso por igual a cualquier idea liberticida de la existencia ya se llamara esta capitalismo, marxismo, socialismo, fascismo o nazismo?, ¿quién sino la Iglesia dotó al derecho romano de la humanitas y la caritas con las que ahora lo conocemos? De este modo se comprende la negativa mil veces repetida a reflejar en la Constitución europea las raíces cristianas de Europa, que es tanto como reconocer implícitamente la paternidad de la libertad por parte del cristianismo.

Es precisamente el bien supremo agredido el que tiene que unirnos a todos bajo una única bandera, la de la libertad, olvidándonos de viejas o nuevas banderas políticas, olvidándonos de viejas categorías sociológicas. Hoy la oposición es más grande que nunca, pues no está liderada por uno o varios partidos políticos, sino por los ciudadanos que quieren seguir siendo libres.

Fascismo del PNV con denominación de origen, vasco por supuesto.
Vicente A.C.M. Periodista Digital 27 Marzo 2007

Los incidentes de ayer frente al juzgado del TSJPV solo se pueden calificar de fascismo con denominación de origen, vasco por supuesto. Las hordas del PNV acorralaron a los representantes del Foro de Ermua en la parte trasera del edificio y allí pasaron de las palabras a la acción. Aguirre sufrió la violencia de un energúmeno, un animal sin raciocinio y con demasiada testosterona y adrenalina suelta en su sangre vasca de RH negativo. El PNV que sabe arropar a su Lehendakari en esos momentos duros de enfrentamiento con la justicia, también sabe dar su lado más irracional y fascista enfrentándose a cuantos se atreven a condenar la impunidad de esos contactos mezquinos entre el representante de "todos" los vascos y la organización terrorista Batasuna-ETA.

No contento con eso, aún su soberbia llega a retar al Tribunal manifestando que seguirá en su actitud ilegal, reuniéndose en el futuro. Una burla a la justicia, amparado por la seguridad que le dan sus propias fuerzas de asalto, sus bases de partido, además del inestimable apoyo de la Ertaintza con el Consejero Balza. No solo no se detuvo al causante de la agresión, que fue retenido por la seguridad privada de Aguirre y entregado a la Ertzaintza, la cual le soltó sin siquiera tomarle la filiación, sino que hoy además se quiere amedrentar a los manifestantes del Foro de Ermua, arguyendo que esa concentración no estaba aprobada. Pues que se sepa, la del PNV tampoco. Así que o jugamos todos con la misma Ley o tendremos que pensar que existe una clara parcialidad en la aplicación.

Es vergonzoso y tendrán que dar cuentas de su actuación, buscar al culpable, detenerle y condenarle por su delito. Si no se hace, claramente se estará favoreciendo el que en una próxima ocasión, se devuelva ojo por ojo y se actúe en defensa propia. Creo que no es el camino, pero quienes deben aplicar la Ley, deberán dar ejemplo. El PNV se está posicionando últimamente en una radicalidad nacionalista que, en muchos casos, llega a superar a la llamada "izquierda abertzale", no diferenciándose de las acciones de la Kale Borroka.

Va siendo hora de que calmen sus acciones, sus críticas y su crispación de la Sociedad vasca. Los que predicaban el centrismo y el diálogo con todas las fuerzas, se han escorado peligrosamente hacia las posturas intransigentes que ven en la violencia y en el terrorismo un medio de alcanzar sus fines y eliminar la oposición. Ese camino que ha emprendido el PNV, solo lleva a la destrucción de la vida democrática y a que la violencia vuelva como un boomerang.

Consignas de la izquierda
Instrucciones
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 27 Marzo 2007

Llamaremos al PNV "nacionalismo moderado" aunque patee a testigos frente al TSJPV. Tal carácter se reafirma en la actitud de su policía: los escoltas del Foro de Ermua habían detenido al agresor de Antonio Aguirre, pero la Ertzaintza lo ha dejado escapar en un despliegue de moderación.

Designaremos "izquierda abertzale" al entramado ETA-Batasuna, considerado por el Tribunal Supremo como una sola entidad, terrorista por más señas. No hay que dejarse engañar: el juez Garzón –en su versión mister Hyde– aprueba la actividad pública de la izquierda abertzale. Otro efecto benéfico del etiquetaje es que los socialistas tibios se sentirán menos culpables cuando piensen en un futuro gobierno vasco en coalición con quienes asesinaron a compañeros suyos y con quienes lo justificaron.

Calificaremos de "ultraderechista" y de "franquista" al Partido Popular con el fin de facilitar a la progresía la comprensión de la realidad. Luchamos contra los padres y ahora tenemos que luchar contra los hijos, punto redondo. Resulta de lo más perturbador el manejo de pruebas en contrario, como serían: el pasado franquista, precisamente, del padre del autor de la frase "luchamos contra los padres..."; el civismo de las multitudinarias manifestantes del PP; el pasado de Jesús Polanco, la más autorizada voz de la progresía: su inoportuno enriquecimiento durante el franquismo vía información privilegiada y el monopolio de los libros de texto en el Chile de Pinochet.

Conoceremos como "crispación" los efectos de cualquier declaración, intervención pública u opinión que, relacionada con la política o la cultura, no proceda del ámbito de influencia del PSOE, IU, CiU, PNV, EA, ERC, BNG, ETA-Batasuna, digo la izquierda abertzale, y Ruiz Gallardón. Conviene no dejarse engañar por apariencias ni sentimentalismos: las víctimas del terrorismo crispan, y mucho. Cualquier popular, menos Ruiz Gallardón, crispa al hablar, aunque esté respondiendo a la frase de Rubianes "Me cago en la puta España" o a la brava descripción de "hijos de puta" debida a Maruja Torres y a la señora esposa de Carod.

Será inmediatamente acusado de guerracivilista aquel que discrepare de la Ley de Memoria Histórica –que establece oficialmente quiénes fueron los buenos y quiénes los malos en la contienda civil– o de las exhumaciones (de buenos) de Saura. Sobre la Guerra Civil española sólo pueden escribir y opinar legítimamente quienes vengan aparados por los defensores de la democracia, como los comunistas, los socialistas y la Esquerra. El año 34 no existió.

Polanco será considerado un hombre sin libertad de expresión, alguien débil a quien hay que defender en todos los foros. Blanco se presentará como un ideólogo y Rubalcaba como un modelo de sinceridad. Compraremos El País, escucharemos la SER, veremos cine español y, por difícil que resulte, nos reiremos con Eva Hache. Hala, id con Dios –es un decir– y difundid estas instrucciones, progres míos.

ERC se especializa en generar crisis
Editorial ABC 27 Marzo 2007

ESQUERRA Republicana de Cataluña sigue siendo una formación agitadora y antisistema, incapaz de asentarse en las instituciones y de asumir con normalidad el ejercicio de sus responsabilidades políticas. Es un partido que se encuentra cómodo únicamente cuando plantea problemas y hace un discurso inconstitucional y extremista, aun sabiendo que no conduce a ninguna parte. Sólo un grupo político de este jaez podría ser capaz de subastar la presidencia de la Generalitat al mejor postor. Esto es lo que ha hecho el partido de Carod-Rovira al ofrecer a Convergencia i Unió una especie de moción de censura contra José Montilla a cambio de que apoye la celebración de un referéndum sobre la autodeterminación de Cataluña. El Partido Socialista lo ha despachado como una disputa entre nacionalistas para ver quién es más soberanista, pero los antecedentes de ERC con el Gobierno de Maragall deberían llevar a Montilla a tener más cuidado con su socio republicano, tan ducho en formar gobiernos como en derrocarlos, más aún después del retroceso socialista en las últimas elecciones autonómicas.

ERC dio ayer mismo por rechazada su propuesta después de que CiU no la tomara en serio, aunque algunos de los dirigentes convergentes y su propio líder, Artur Mas, no dejaron pasar la ocasión de inquietar al PSC emplazando a los republicanos a elevar su oferta formalmente al Parlament y advirtiendo que la considerarán cuando se plantee con rigor. Lo menos importante de la propuesta de ERC es que sea ilegal, si bien el nuevo Estatuto atribuye a la Generalitat como competencia exclusiva la celebración de «consultas populares», sin perjuicio de la competencia estatal para convocar referendos. Es decir, no podría haber un referéndum sobre autodeterminación con efectos vinculantes, pero nada impediría a la Generalitat poner urnas para preguntar a los catalanes si quieren la autodeterminación. Lo relevante es que ERC ya está avisando de que no va a aceptar una sentencia del Tribunal Constitucional contra el Estatuto catalán. Su oferta de referéndum es, simplemente, una advertencia a varias bandas. Al TC, para crearle un gravamen político añadido a la hora de resolver el recurso de inconstitucionalidad presentado por el PP. A Montilla y al PSOE, de que la Generalitat está en sus manos. Y a CiU, para poner a prueba su pureza nacionalista con una oferta que rechaza hoy por oportunidad, pero que le servirá mañana para presionar al Gobierno central.

Quien ha protagonizado este nuevo episodio de maltrato a las instituciones y a la sociedad catalana es el socio de referencia del PSOE. ERC es el desmentido constante a la política supuestamente moderada del PSOE y a su compromiso con la estabilidad del Estado autonómico. La trayectoria de esta legislatura demuestra que el Gobierno de Rodríguez Zapatero ha propiciado más enfrentamientos que ningún otro entre comunidades autónomas y entre éstas y el Estado, con el dato muy revelador de que el Gobierno ha abdicado la defensa constitucional de sus competencias con retiradas en bloque de recursos de inconstitucionalidad contra leyes autonómicas, sobre todo procedentes de las comunidades gobernadas en coalición con nacionalistas.

La propuesta de ERC no es una anécdota. Maragall también amenazó con una consulta popular, al estilo de las que Ibarretxe ha prometido durante estos años si no se aprobaba el Estatuto catalán. La realidad es que este Estatuto, así como las formaciones de los gobiernos tripartitos bajo dirección socialista, han cuajado entre advertencias de ruptura, amenazas a la estabilidad del Gobierno de Zapatero y ataques continuos al orden constitucional. El resultado del proyecto político del presidente del Gobierno para Cataluña es realmente lamentable: un primer Ejecutivo tripartito disuelto antes de tiempo, un Estatuto abrumado por serias tachas de inconstitucionalidad y un socio bronco y chantajista que se ofrece a CiU para echar a Montilla por un referéndum, y además ilegal.

Cebollinos
POR IGNACIO CAMACHO ABC 27 Marzo 2007

EN sus calçotadas campestres, los chicos malos de ERC se suelen indigestar de cebollinos (calçots) y acaban comportándose como tales y tirando los pies por alto en un clima de kermesse política en que lo mismo pueden subastar la Presidencia de la Generalitat que proclamar la independencia de Cataluña. Este fin de semana hicieron aproximadamente las dos cosas a la vez, al proponer a Convergencia i Unió una moción de censura contra el charnego Montilla a cambio de un referéndum de autodeterminación, tras dar por liquidado el autonomismo cuando acaban de estrenar un Estatuto cuasi confederal. Como quiera que la clase política catalana despacha estos asuntos con cierta displicencia, cosas de estos muchachos traviesos, conviene recordar algunos detalles nada triviales acerca de este peligroso e incontrolable juego de aprendices de brujo.

1. Esos chicos traviesos son socios de Gobierno del PSC, sin que ocurra nada. Es más, se comportan de este modo porque saben que no va a ocurrir nada, teniendo como tienen a Montilla agarrado por donde se le puede agarrar.

2. Por desgracia, la propuesta de referéndum es perfectamente factible al amparo de las competencias conferidas en el nuevo Estatuto. No sería vinculante, pero puede no ser ilegal.

3. El actual Gobierno socialista liquidó una propuesta de Aznar para tipificar expresamente como delito la convocatoria de consultas de este tipo. Ahora, como máximo, podría contemplarse como supuesto de prevaricación.

4. Aun así, no se ha oído a nadie del Gobierno amenazar al esquerrista Vendrell con enviarle su propuesta al fiscal general para que proceda si halla materia justiciable. Proceder para acusarlo, no para defenderle como a Otegui.

5. El demarraje soberanista constituye, en todo caso, una intolerable presión al Tribunal Constitucional que ha de pronunciarse sobre el Estatuto, sin que hasta el momento el Estado haya hecho ademán de amparar a su más alta institución jurídica.

6. Se suponía que el Estatuto iba a pacificar y remansar el clima político catalán; por las que hilan. A cada solución surge un nuevo problema. Cómo andará el paisaje por allí que hasta se intenta presentar como «moderados» a Puigcercós y Carod Rovira, frente a montaraces como el tal Vendrell y sus asamblearias juventudes cebollinas.

7.Los directamente interpelados dirigentes de CiU han reaccionado con una tibieza sospechosa. Sobre todo su máximo responsable, Artur Mas, que anda llorando como Boabdil desde que el tripartito le birló el triunfo electoral. Del partido de Pujol se espera una posición de mayor responsabilidad y lealtad constitucional. Con su silencio, Mas viene a sugerir que se está pensando la oferta secesionista a cambio de la poltrona perdida.

Conclusión: que menos mal que Zapatero tenía controlado el patio post-estatutario, y que el tripartito era la garantía de anclaje institucional de los rupestres cebollinos independentistas. Como todo lo tenga igual de amarrado, sálvese el que pueda.

Volver a empezar
POR XAVIER PERICAY ABC 27 Marzo 2007

Hay que comprender a estos chicos de Esquerra: después de tantos meses sin predicar la independencia o la autodeterminación, qué menos que un brindis al sol. Porque de eso se trata, al cabo; de una fanfarronada. Pero quienes integran este mundo, lo mismo si poseen la condición de militantes que si se limitan a la de simpatizantes, viven de esta clase de estímulos. Sin ellos no son nada. Además, se avecinan unas elecciones municipales en las que el partido se juega no pocos cargos públicos y, en consecuencia, un sinfín de sueldos. De ahí que el encargado de comunicar que ERC está dispuesta a dar la presidencia de la Generalitat a Artur Mas si éste se compromete a convocar un referéndum de independencia haya sido Xavier Vendrell, ex miembro de Terra Lliure, experto en reclamar el impuesto revolucionario al funcionariado dependiente de las consejerías republicanas y, a pesar de todo ello -o quizá por todo ello-, vicesecretario general de Coordinación Interna y Acción Electoral de la formación. Y es que el brindis al sol republicano, que CiU ha calificado ya de «ejercicio de frivolidad», debe ser interpretado en clave electoral y, sobre todo, en clave interna.

Desde que la dirección del partido, empujada por sus bases, resolvió votar «no» en el referéndum sobre el nuevo Estatuto catalán, lo que provocó que Maragall se viera obligado a echarles del Gobierno catalán, se ha ido abriendo una zanja cada vez mayor entre el sector más radical de Esquerra, encabezado por Joan Puigcercós, y el más moderado, cuya cabeza más visible es Josep-Lluís Carod-Rovira. Ni siquiera los resultados de los últimos comicios autonómicos, mucho mejores de lo esperado, sirvieron para recomponer la unidad. Prueba de ello fue aquel reparto de carteras y funciones en el Gobierno presidido ya por José Montilla, que dejaba a Carod y a Josep Bargalló en Exteriores -el segundo, en el Instituto Ramon Llull-, mientras que Puigcercós y los suyos -entre los que siempre ha estado Vendrell- controlaban Gobernación y, en definitiva, el mercado interior. Todo menos andar juntos y revueltos.

Pero este pacto de no agresión, que incluía el compromiso de rebajar el perfil reivindicativo del partido para hacer de él un partido de gobierno, trajo consigo la formación de una corriente de opinión mucho más radical si cabe que la ya existente, liderada por el ex consejero Carretero y partidaria de romper la baraja tripartita. Por si no bastara con ello, los tambores que anuncian desde hace tiempo una más que probable sentencia adversa del Constitucional en relación con el Estatuto han hecho el resto. En adelante, oiremos a menudo declaraciones como las de Vendrell. Y es que Esquerra ya no puede permitirse un nuevo recorte en su discurso soberanista. Lo que está por ver es si el Gobierno de Montilla puede permitirse una Esquerra como la que Maragall fue incapaz de lidiar.

ERC y la independencia
Fin de mes
Daniel Sirera Libertad Digital 27 Marzo 2007

Los socios de Zapatero acaban de hacer pública una resolución en la que proponen la celebración de un referéndum sobre la autodeterminación de Cataluña. Quieren sumar suficientes apoyos como para irse de España y ya han advertido a los socialistas que, si no les acompañan, buscarán el concurso de CiU y harán a Artur Mas presidente para que salga al balcón del Palacio de la Generalidad para proclamar la independencia de Cataluña y quién sabe si la tercera república.

Que ERC haga y diga las cosas que hace y dice ya no sorprende a nadie. Lo grave es que los socialistas lo permitan. Los independentistas anuncian movilizaciones en la calle y el presidente del Parlamento de Cataluña propone "pasar al plan B" si el Tribunal Constitucional no les da la razón en el recurso al Estatuto. En un Estado democrático y de Derecho como el nuestro no hay más plan que cumplir la ley y respetar y acatar las resoluciones judiciales. Pero los independentistas están crecidos, saben que el Gobierno de España se encuentra acorralado por ETA y no van a dudar en aprovecharse de la situación de extrema debilidad de Zapatero para intentar cargarse nuestro modelo de Estado.

Zapatero tiene como socio mayoritario a quien está planteando un chantaje a las instituciones democráticas de nuestro país. Los socialistas ya se han rendido ante los chantajes de De Juana y Otegi. Ahora parece dispuesto a rendirse ante el chantaje del referéndum que le plantean sus socios de gobierno. Zapatero y Montilla deben romper inmediatamente con los independentistas catalanes. El órdago que acaba de plantear el partido de Carod Rovira al Estado no puede ni debe pasar desapercibido. ¿Qué más debe pasar para que Zapatero reaccione?

Estoy convencido de que el PP apoyaría a Zapatero si éste abandonase la radicalidad, si volviera al Pacto por las libertades y contra el terrorismo y frenase la voluntad de ERC de romper España. Pero si Zapatero no está dispuesto a cambiar de compañeros de viaje y prefiere seguir con ETA, Batasuna y Esquerra, que no cuente con nosotros.

Los nacionalistas catalanes no querían un nuevo Estatuto para Cataluña. Querían un nuevo modelo de Estado y un texto que dinamitase la Constitución. Y los socialistas no dudaron en apoyarlo. Después de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre la llamada "deuda histórica" de Andalucía, los dirigentes de Esquerra se han puesto muy nerviosos. Le han visto las orejas al lobo y preparan sus estrategias para plantear el mayor desafío que jamás haya sufrido la nación española después del planteado por la banda terrorista.

Nunca debimos llegar tan lejos. Y nunca hubiéramos llegado si no hubiera sido por la intervención de Zapatero, que salvó el Estatuto cuando aceptó que el texto reconociese a Cataluña como nación cuando ya todos lo habían descartado. En el PSOE advirtieron a Ibarretxe sobre las consecuencias de convocar un referéndum sobre la autodeterminación del País Vasco. Ahora callan y miran hacia otro lado. Los necesitan para llegar a fin de mes.

Daniel Sirera es portavoz adjunto PP en el Parlamento de Cataluña

La caja de Pandora
Lorenzo Contreras Estrella Digital  27 Marzo 2007

La oferta de Esquerra Republicana de Cataluña al líder de CiU, Artur Mas, para que acepte, con el apoyo de la formación cuyo líder es Carod-Rovira, la presidencia de la Generalitat a cambio de respaldar un referéndum de autodeterminación en dicha Comunidad, constituye un alarde que va más allá de los habituales gestos propios de los retos independentistas. En primer lugar representa una bofetada política a José Montilla, el presidente charnego impuesto por Zapatero. De paso es también un agravio para el presidente del Gobierno por mucho que, de acuerdo con su costumbre, mire hacia otro lado. Desde algunas formaciones nacionalistas, la reacción ha sido tildar la oferta de inviable y falta de seriedad. Duran Lleida la considera una “broma”. No especifica si se trata de una broma pesada. En cuanto a la falta de seriedad conviene precisar que tal concepto no excluye la gravedad. Poco a poco, palabra a palabra, se va perfeccionando un clima para el que un hombre de confianza de Artur Mas pide mayor concreción y detalles. No debe preocuparse. Ya los tendrá. En esta democracia sedicente todo va por sus pasos. Una Ley Electoral como la que rige en España permite que formaciones minúsculas arbitren situaciones disparatadas y peligrosas. Sólo así puede explicarse que la suma de los pigmeos proporcione un gigantesco tamaño al producto resultante.

Cada día es más evidente que ZP ha abierto la caja de Pandora. Es un receptáculo de apertura lenta pero progresiva. Todo es manifiestamente empeorable. Felipe González ha de clarado desde México, en una Convención Bancaria (¿desde dónde si no?), que España vive o parece que vive “un debate político prebélico”. No es la primera vez que algún personaje importante del PSOE expresa inquietud ante el “proceso” que nuestro país va sufriendo paulatinamente. Dice González que todos los conflictos históricos empiezan por “palabras gruesas”. Y pensar que Polanco acusa al PP de estar provocando una guerra civil. Ya va siendo hora de sopesar quién la provoca en mayor medida.

Lo peor, tal vez, es que los “bomberos” del incipiente incendio no aparecen por ninguna parte. Hablar se habla en términos críticos e incluso alarmados, pero la manguera no funciona. Habría que depositar alguna esperanza en el mismísimo PSOE, pero a condición de que, desde su seno, se organice una operación que sirva para excluir al gran pirómano que va sembrando la realidad nacional de pequeñas hogueras. Pequeñas todavía si se piensa en lo que pueden llegar a ser.

Ahora bien, ¡qué ingenuidad! Pensar que la gestión salvadora encuentre algún impulso en personajes con proyección política es olvidar el peso de los intereses inmovilizadores. Dirán los que se inquietan que más vale ZP en mano que ciento volando. Nada de movimientos correctores en el partido, salvo, naturalmente, que el pirómano pierda las elecciones del 2008. González, mientras Guerra y otros guardan silencio y el “bellotari” baila la yenka, se atreve a decir, como hemos visto, que está en curso un debate político prebélico; pero tal diagnóstico es compatible con esta otra afirmación: la crispación actual es “un invento de los políticos”.

¿En qué quedamos? ¿Y quiénes son los inventores? Porque González habla de “los políticos”, pero no los identifica. Desde que se ha dedicado a los grandes negocios y las rentables andanzas, prefiere sermonear, como tantos otros. La mayoría de ellos celosos vigilantes de sus propias nóminas. La verdad es que un espeso silencio emana de los órganos del PSOE, salvo el griterío que producen sus parlamentarios cuando toca rataplán y el jefe exige ruidos y clamores. Desde la Ejecutiva sólo se escuchan aplausos. Y desde el Gobierno, severas admoniciones contra los que ejercen un supuesto exceso de oposición en la acera de enfrente. Mientras tanto, los nacionalistas de diversa procedencia esperan su momento, su decisiva oportunidad. Tras la oferta de Carod-Rovira, Artur Mas se lo estará pensando.

Agresión a Aguirre
La semilla de la crispación y la violencia
Ignacio Villa Libertad Digital 27 Marzo 2007

Lo sucedido en la mañana del lunes a las puertas del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco es la demostración, para quien no se niegue a verla, de la diferente fe que poseen unos y otros en el Estado de Derecho. La agresión que ha sufrido Antonio Aguirre, miembro del Foro Ermua, en los exteriores del Tribunal el día en que Otegi e Ibarretxe se sentaban de nuevo en el banquillo certifica la incapacidad que padecen nacionalistas "moderados" y batasunos para creer en la libertad, la democracia y el respeto a quienes piensan de forma distinta. Esta agresión es un claro ejemplo de los extremos a los que son capaces de llegar quienes están obsesionados por destruir todo rastro de pluralidad y diversidad en la sociedad en la que viven.

Pero esto no ha sido todo lo que nos ha deparado este lunes. Por la mañana, el Fiscal General del Estado, en la emisora amiga de los socialistas, ha descalificado al Partido Popular diciendo que saca a los falangistas a las manifestaciones callejeras, en plena consonancia con las palabras de su jefe último, Polanco, la semana pasada. Por su parte, el ministro de Justicia reconocía en TVE que el proceso de rendición sigue en marcha, para añadir a continuación que la actitud del PP le daba mucho miedo, tal y como dijo Polanco en la junta de accionistas de PRISA. Y, por supuesto, como todos los lunes, Blanco dedicó su diatriba a insultar con su habitual trazo grueso al PP y a sus militantes... y a defender a PRISA del "boicot" de los populares. Parece que no existe personaje en el Gobierno o el PSOE que abra la boca sin aprovechar para rendirle pleitesía a don Jesús.

Nada sucede por casualidad. Todo esto es el resultado final de la crispación que se está fomentando desde el Gobierno. Son los efectos de una política que ha puesto en marcha el "todo vale", que ha dado luz verde a la agresión dialéctica contra el PP, una actitud que ha terminado derivando en la agresión física hacia aquellos que, aunque no formen parte de las filas populares, como es el caso de Antonio Aguirre, se atreven a discrepar con Zapatero y los suyos. Lo de este lunes es el resultado de la siembra de violencia verbal que ha llevado a cabo durante meses el Gobierno y el PSOE y cuyo único abono es la transmisión de un mensaje que contrapone una imaginaria maldad y un supuesto extremismo del Partido Popular frente a un mundo virtual y color de rosa en el que vive Zapatero.

Estamos donde estamos por culpa de un Gobierno incapaz de gobernar, incapaz para la gestión, arrinconado por sus propios errores y sectario hasta límites insospechados. El Ejecutivo de Zapatero está llevando a la sociedad española al límite del precipicio, en una carrera hacia la radicalidad de difícil explicación y de imposible justificación.

La patada a Aguirre coronó la estrategia irresponsable de Ibarretxe
Editorial Elsemanaldigital  27 Marzo 2007

Lo vimos hace algunas semanas en un contexto diferente al político: la irresponsabilidad de los presidentes del Betis y del Sevilla caldeando el derbi copero pudo costarle la vida de un botellazo a Juande Ramos. Las armas de la demagogia y el irredentismo las carga el diablo.

Mucho más grave, por su alta significación pública, está siendo el comportamiento de Juan José Ibarretxe en su procesamiento por el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, envolviéndose en la ikurriña para ocultar que, como un ciudadano más, está obligado a rendir cuentas de sus actos ante los jueces, si éstos se lo requieren.

Que el presidente de un gobierno autonómico convoque a una manifestación ante un órgano del poder judicial ya dice bastante de la concepción del poder propia del nacionalismo vasco. Que además se lance a las propias huestes contra quienes, en el pacífico ejercicio de sus derechos, han iniciado acciones contra él (el Foro Ermua y Dignidad y Justicia, en este caso), lo que demuestra es que el lendakari ha perdido el sentido de la proporción.

Si Ibarretxe desobedeció conscientemente una orden del Tribunal Supremo que le impide recibir, en cuanto tales, a representantes de una organización ilegalizada, debe afrontar las consecuencias, en vez de rodearse de leales para soltarles un discurso a las puertas del Palacio de Justicia de Bilbao, como hizo ayer.

Las consecuencias las pagó un dirigente del Foro Ermua, Antonio Aguirre, socialista para más señas. La carga de odio al adversario que lleva Ibarretxe difundiendo desde hace meses por esta cuestión estalló en forma de patada contra quienes sólo le exigen que respete la ley que juró guardar.

Con todo, si grave es el golpe que hizo perder el conocimiento durante unos segundos a Aguirre, más descorazonador aún es comprobar -las imágenes no dejan lugar a dudas- que la agresión exaltó los ánimos de los agresores, en vez de aplacarlos ante el cariz de los acontecimientos, máxime si tenemos en cuenta que los agredidos se hallaban en absoluta minoría.

Los aires de matonismo del PNV -en palabras de Iñaki Ezkerra, que tuvo que auxiliar al herido-, se han hecho evidentes para muchos, quizá por primera vez. No por la algarada en sí, sino porque se ha parecido demasiado a un intento de linchamiento de un grupo de ciudadanos en el ejercicio de sus derechos, por parte de otro grupo de ciudadanos convocado desde el poder para impedírselo.

Y esto lo ha provocado la irresponsabilidad de Ibarretxe. Si era "sólo" eso, irresponsabilidad, tal vez ver a Antonio Aguirre dolorido por los suelos le haga reflexionar.

Las dos patadas
Rafael González Rojas elsemanaldigital 27 Marzo 2007

Ya se ha llegado a la violencia física en la confrontación política. Al militante socialista, miembro del Foro Ermua, Antonio Aguirre, le han dado una patada en sus partes en la puerta del Palacio de Justicia de Bilbao. Se la ha propinado un militante del PNV, a quien la Ertzaintza tuvo a bien dejar en libertad.

Esta patada física hay que relacionarla con otra patada intelectual propinada al PP por el poderoso don "Jesús del gran poder", como se apoda al señor Polanco, por ser dueño de una poderosísima flota de mass media, cuyo buque insignia es el El País, al que escoltan dos destructores (nunca mejor empleado el vocablo), la cadena SER y la Cuatro, de televisión, amén de una serie de buques auxiliares, propios o mercenarios, que tienen tomado informativamente todo el territorio nacional.

Como se sabe, este poderoso ciudadano, producto del franquismo, ha acusado precisamente de franquistas y de guerracivilistas a los miembros y seguidores del PP. O sea, a unos diez millones de españoles. Lo que faltaba. Éramos pocos y parió la abuela. Lo que no hace sino crispar más el ambiente al enguizgar más a los dos importantes bandos. Por una parte el PSOE y toda la caterva de aliados, estimulados, y por otra el Partido Popular, ofendido, a quien hay que admitir que le hace mucho daño un indeseable y a veces inevitable acompañamiento de extrema derecha, quienes no sólo insultan a los miembros del Gobierno sino que también zahieren a los propios dirigentes del PP por su blanda oposición. Otros les llaman "maricomplejines", un apelativo de mal gusto por lo peligrosamente anfibológico que resulta al oído.

Los últimos episodios, principalmente la excarcelación de De Juana; la exculpación de Otegi, para lo que el fiscal general del Estado ha perpetrado todo un golpe, unido a su empecinamiento en impedir que los jueces actúen contra Batasuna, son hitos que van marcando la determinación de Rodríguez Zapatero de favorecer a ETA en sus exigencias, con lo que espera evitar la acción armada de las partidas etarras. Pero estas decisiones son las que han creado ese creciente malestar de los ciudadanos, que le ha permitido al PP ganar la calle.

La irrupción de Polanco en el crispado debate ha sido otra provocación contra una oposición a la que cada vez se teme más. Pero Mariano Rajoy, en mi modesto entender, no ha debido entrar al trapo. Es tan grave la sinrazón de Polanco que ella solita, como un bumerán, le iba a dar en los hocicos. Rajoy no debió solicitar ningún boicot contra los medios de Prisa. Ni prohibir a sus líderes que acepten entrevistas o participar en debates de esos medios. Debió, sí, responder con toda dureza y relatar las hazañas y el pasado político de los dirigentes de Prisa, pero nada más. Cada vez hay más ciudadanos que no compran El País, ni escuchan la SER, ni ven la Cuatro. No, don Mariano, no era necesario que usted tocara a rebato contra Prisa. Eso es propio de Pepiño Blanco y Rafa Simancas, pero no de un demócrata serio como usted.

En nombre de Antonio Aguirre...
Alejandro Campoy Periodista Digital 27 Marzo 2007

Evidentemente no puedo hablar en nombre de Antonio Aguirre porque no nos conocemos personalmente, no hemos hablado nunca ni por teléfono y ni mucho menos necesita este valiente a nadie que hable por él. Una vez aclarado todo esto, me tomo la libertad de utilizar su nombre para dirigir unas reflexiones tanto al Presidente del Gobierno de España como al conjunto de la sociedad, al modo en que Thomas Mann se dirigía a sus compatriotas alemanes a través de la BBC en programas grabados desde el otro lado del charco.

Sr. Presidente del Gobierno: cuando usted prometió su cargo, lo hizo sobre la Constitución española, que establece en su artículo 9.2 que usted y su Gobierno están obligados a "promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integran sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud, y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social".

Pues bien, usted ha incumplido esta obligación que con fuerza de ley, con fuerza de imperativo legal ineludible le vincula; usted es responsable de sus actos y de sus omisiones; usted es responsable directo de la agresión sufrida hoy por su compañero de partido Antonio Aguirre en el País Vasco; usted es cómplice de los que llevan instaurando en esa región de España un régimen de terror y falta de libertad sin comparación posible hoy en Europa.

Usted no ha cumplido su promesa y su obligación legal de promover las condiciones para que la libertad y la igualdad sean efectivas, al contrario, usted ha promovido las condiciones para que la falta de libertad de miles de nuestros compatriotas en el País Vasco sea tan insoportable como en los peores años del terror etarra, si no peores incluso; usted ha condenado a la muerte civil y al guetto de la marginalidad de los excluidos a muchos de sus compañeros de partido, a muchos ciudadanos españoles.

Al incumplir la ley que prometió y se obligó a respetar por encima de todo, usted y su gobierno están fuera de la legalidad ahora mismo: por mi parte ya no les reconozco como autoridad legítima en España y les exijo su inmediata dimisión en pleno. Corresponde al Partido Socialista Obrero Español la formación de un nuevo gobierno, por ser la formación política legitimada por las urnas para hacerlo en las últimas elecciones generales, y solicito a los integrantes de este partido que procedan de inmediato a apartar de sus responsabilidades a la actual dirección del mismo y que arbitren las medidas oportunas para formar un nuevo ejecutivo, así como que insten por todos los medios posibles a todos los miembros del actual gabinete a la dimisión inmediata y al abandono de todas las responsabilidades públicas que puedan aún detentar. Según en qué casos, algunos de ellos deberían ser puestos también a disposición judicial.

No se puede tolerar impasiblemente por más tiempo, y los primeros que no pueden son los propios miembros del Partido Socialista Obrero Español, el terrible espectáculo de ver cómo son entregados a los leones miles de ciudadanos inocentes a cambio de una miserable limosna de una banda criminal, no se puede seguir tolerando por más tiempo la contemplación impasible de cómo el nuevo nazismo acomete la limpieza étnica de sus territorios con la connivencia y la complicidad del actual Gobierno, no es posible soportar ni un minuto más tanta ignominia, indignidad e indecencia, no podemos moralmente los españoles abandonar a su suerte a nuestros compatriotas como si fuera ajena a nosotros su falta de libertad y su silencioso y oculto proceso de eliminación. Ante el nazismo sólo vale como opción la resistencia y la rebelión.

Antonio Aguirre es el caso de hoy, pero muchísimos son los casos de ayer, y muchos más serán los casos de mañana, cuando miles de conciudadanos nuestros tengan que marchar al exilio y abandonar sus casas por la cesión cobarde y rastrera al nazismo que Europa creía desterrado para siempre de su suelo.

¡YA ESTÁ BIÉN! ¡BASTA YA!

ERC y la independencia
La estaca
José García Domínguez Libertad Digital 27 Marzo 2007

Es inevitable, siempre hay que volver a Pla para entender lo que pasa en Cataluña. Así, reflexionando sobre los bárbaros de la Esquerra que controlaban la Generalidad en tiempos de la República, concluía el maestro: "En este país hay una forma cómoda de llevar una vida suave, tranquila y regalada: consiste en afiliarse al extremismo (...) En todo el mundo, las posiciones extremas de la política se mantienen por la gente más abnegada, más idealista, más romántica. En nuestra casa, el cercado extremista está poblado de escépticos, individualistas y pedantes". La vida suave, tranquila y regalada, he ahí la piedra filosofal, la almendra, la última ratio que desenreda el eterno galimatías errático de nuestros más furibundos separatistas. Esa vida suave que llevaría a Joan Sardà, fundador de ERC y exaltado independentista, a diseñar el Plan de Estabilización de 1959 para mayor gloria del dictador y su régimen.

La vida tranquila que impulsó al maestro de periodistas Carlos Sentís desde la secretaría personal del conseller de Hacienda de Companys a tomar Barcelona, pistola en mano, a las órdenes del general Yagüe. La vida regalada de José María Massip, aquel corresponsal ultrafranquista de ABC en el Nueva York de los cincuenta. El mismo Massip –aunque entonces aún Josep y no José– al que Companys tuviera por hombre de su máxima confianza en la dirección de la Esquerra, nombrara director de La Humanitat, el órgano oficial del partido; y premiara además con un acta de diputado por Barcelona en 1936. Qué le vamos a hacer, ellos son así. Todos, no sólo los huérfanos de Cambó como aún creen algunas almas cándidas.

Y los de ahora no iban a ser distintos. Repárese si no en el orondo Xavier Vendrell, el camionero de Terra Lliure que colocaba bombas contra el PSOE de Felipe González, hoy feliz aliado del PSC de Montilla. ¡Ah, la vida suave, tranquila y regalada! El domingo hubo de ser precisamente él, el primario de Vendrell, quien se encargase de dar la cara –a los otros les daba vergüenza– por la última charlotada de la pareja artística Carod-Puigcercós: el muy celebrado gag del referéndum de autodeterminación a cambio de ceder la Presidencia a Mas. Un número que sus jefes, los Hermanos Tonetti de la política catalana, se ha visto obligado a retirar de la pista a toda prisa, porque los moderados de CiU decían estar dispuestos a... hablar del asunto.

En esas andamos. Y en esas seguiremos andando. Pues aún existe algo mucho peor que ser gobernado por una pandilla de demagogos, irresponsables y descerebrados: ser gobernado por una pandilla de demagogos, irresponsables, descerebrados y sentimentales. Y es que, al tratarse ERC de un partidito asambleario, el poder en Cataluña y en el Reino de España todo depende hoy de esos patriotas de las bases que no pudieron soportar la afrenta de ver a un andaluz manchando el concierto de despedida de Lluís Llach. A esa estaca estamos atados.

La Audiencia eleva al CGPJ su apoyo a los jueces tras la acometida del fiscal
MADRID. ABC 27 Marzo 2007

La Sala de Gobierno de la Audiencia Nacional acordó ayer transmitir al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) su «reconocimiento a todos los jueces y magistrados» de este órgano jurisdiccional, después de que la Fiscalía acusara de «falta de imparcialidad» al tribunal que juzgó a Arnaldo Otegi el pasado viernes por un delito de enaltecimiento del terrorismo al homenajear a la etarra Olaia Castresana.

El conflicto entre magistrados y fiscalía a cuenta de la frustrada sentencia que debía ser condenatoria ha dejado heridas en la Audiencia Nacional que distan aún de cicatrizar. La Sala de Gobierno de este órgano jurisdiccional se vio obligado a terciar en la polémica para mostrar su apoyo al tribunal, tras la acometida de la Fiscalía. Así, y a instancias del presidente, Carlos Dívar, acordó por unanimidad remitir al Consejo General del Poder Judicial la sentencia que el pasado viernes absolvió del citado delito de enaltecimiento del terrorismo a Otegi por culpa de la retirada del fiscal de la acusación.

Acompañará a la resolución judicial la nota emitida por la Fiscalía en la que se criticaba su contenido y se acusaba al tribunal de «dejación de funciones» y «falta de imparcialidad». Este asunto fue introducido en el orden del día de la Sala de Gobierno por el propio Dívar, y todos los asistentes a la reunión mostraron su conformidad con la medida, a la que añadieron su «reconocimiento a todos los jueces y magistrados de la Audiencia Nacional por el desempeño de su trabajo con plena competencia profesional e integridad moral, labor en la que cuentan con la inestimable colaboración del Ministerio Fiscal».

La iniciativa no se incluirá, probablemente, en el Pleno del CGPJ convocado para mañana por falta de tiempo, pero podría ser debatido en la Comisión Permanente de este órgano, que se reúne el jueves. Lo que sí tratará el próximo Pleno del Consejo es una iniciativa en el mismo sentido propuesta por cuatro vocales de la denominada mayoría «conservadora», que pretenden que el órgano de gobierno de los jueces haga pública su postura con respecto a las valoraciones de la Fiscalía, que califican de «absolutamente incompatibles con el principio de defensa de la independencia de los juzgados y tribunales».

La propuesta, que firman los vocales Enrique López, Carlos Ríos, José Luis Requero y Javier Laorden, pretende que se elabore una declaración expresa sobre lo ocurrido «en defensa de la imagen de imparcialidad e independencia de los órganos judiciales».

Tercia Conde-Pumpido
En este contexto, el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, ha dado instrucciones a la Secretaría General Técnica para estudiar con detenimiento la sentencia de la Audiencia Nacional que absolvió a Otegi, pero que censuró con dureza el papel del fiscal. Pumpido quiere contraatacar y justificar el discutido papel del fiscal.

Fuentes de la Fiscalía General indicaron que dentro de esta iniciativa se examinará el principio acusatorio, que impide a los tribunales imponer una pena superior a la solicitada por las partes, mediante, por ejemplo, la jurisprudencia del Tribunal Constitucional.

La Fiscalía critica que la sentencia de la Audiencia Nacional no se limita a absolver al portavoz de la ilegal Batasuna en aplicación de dicho principio, sino que realiza unas declaraciones muy críticas con el Ministerio Público y, en especial, con el fiscal que lo representó en el transcurso del juicio.

Además, se estudiará el procedimiento a seguir ante la actitud de la Sección Cuarta de lo Penal, que contestó con meras providencias, según fuentes judiciales, recursos de la Fiscalía en los que se veían afectados derechos fundamentales.
Estos mismos medios señalaron que debido a las características del caso y no tratarse de un mero recurso de casación, la Fiscalía dispone de un largo plazo de tiempo, que podría ser de meses, para decidir si inicia alguna acción contra el tribunal.

«Hecho sin precedentes»
El pasado viernes, la Fiscalía de la Audiencia Nacional acusó a la Sección Cuarta de lo Penal de la Audiencia Nacional, que fue la encargada del juicio contra Otegi, de «dejación de funciones», al considerar que pudo haber aplicado para mostrar su disconformidad con la posición fiscal el artículo 733 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, lo que no hizo.

El mencionado artículo 733 prevé que si el tribunal entiende que el hecho justiciable «ha sido calificado con manifiesto error», puede solicitar que se le ilustre sobre si el hecho que debe juzgarse constituye delito o si existe circunstancia eximente de responsabilidad.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional calificó los términos en que está redactada la sentencia como «un hecho histórico y sin precedentes en la historia judicial», ya que al no existir acusación en un proceso penal «no puede declararse la existencia de hecho delictivo alguno».
«Al hacerlo, el tribunal está asumiendo funciones acusatorias que no le corresponden y demuestra su evidencia falta de imparcialidad para juzgar el caso», destacaba en representante del Ministerio Público. El comunicado hacía también hincapié en que la decisión de retirar la acusación contra Otegi coincide con las resoluciones del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco que estimaban que no existían hechos delictivos que perseguir.

Ponía, además, de manifiesto que las críticas en su contra no tienen relación con «criterios técnico-jurídicos» y que se efectúan «en clave política».

ELECCIONES
Zapatero ya ha decidido dejar a Batasuna presentarse sin condenar la violencia
«Hay un terreno de la aplicación de la Ley que tiene que tener unos límites interpretativos»
Minuto Digital 27 Marzo 2007

Desde MD ya anunciábamos que el PSOE había encargado un dictamen jurídico para justificar que Batasuna concurriese a las próximas elecciones sin necesidad de una condena expresa de la violencia.

Ahora Zapatero va preparando el terreno como en otras ocasiones para que la opinión pública vaya haciéndose a la idea. Durante una conversación que mantuvo en Berlín con periodistas españoles el actual presidente anunció que iba a aplicar la Ley de Partidos, digamos con un criterio amplio, ya que según ZP, el ejecutivo puede moverse y aplicar la Ley dentro de «unos límites interpretativos».

Al recordársele que la mencionada ley no exige el rechazo a la violencia para constituir una formación política, Zapatero dijo: «Una cosa es el proceso de inscripción de partidos y otra lo que dicen la Ley y la doctrina que se desprende de la Ley de partidos, que es que no puede haber partidos que sean continuidad o sucesión de una formación ilegalizada». Pero añadió, con ambigüedad, en referencia a la facultad que el Gobierno tiene para actuar tras presentarse la solicitud de inscripción: «Hay un terreno de la aplicación de la Ley que tiene que tener unos límites interpretativos».

Sobre la presencia de la «izquierda abertzale» en los comicios de mayo dijo: «Vamos a ver las candidaturas y sus condiciones y hasta qué punto caben o no en la Ley», manifestó. Sobre el nuevo comunicado que se espera por parte de ETA tras que el gobierno cumpliese con su parte del trato con la liberación de De Juana y la retirada de acusación contra Otegui, Zapatero manifestó que el único objetivo que busca es «prevenir, combatir y terminar con el terrorismo», pero no quiso pronunciarse sobre cuáles serán los siguientes pasos de los terroristas, alegando que lo que a él le toca es tener la «máxima cautela». «No debo, ni puedo, ser más explícito en este asunto», sentenció.

En las palabras de Zapatero también se pudo entrever lo que muchos nos tememos: que los pactos con ETA ya están básicamente cerrados y existe un “tempo” para su administración y aplicación, que a la vez que sirve para acostumbrar a la opinión pública, puede jugar con el efecto de una declaración de entrega definitiva de las armas por parte de ETA coincidiendo con la elecciones generales de 2008. «Mientras el Gobierno se enfrenta a ETA, el PP se enfrenta al Gobierno», enfatizó Zapatero, quien, a la pregunta de si, con sus palabras, quería decir que los populares están dificultando la paz, hizo especial hincapié, por dos veces, en que será «al final de la legislatura» cuando hará balance de la política antiterrorista y la explicará «de manera más intensa».

Otegui expone la siguiente concesión que el gobierno tiene que hacer
El líder terrorista Arnaldo Otegi ha asegurado durante su comparecencia ante el TSJ Vasco para declarar sobre sus reuniones con Ibarreche, que el actual momento es "muy importante" y ha advertido de que, "no valen viejas recetas" de ilegalización" sino "un acuerdo político que resuelva definitivamente el conflicto en Euskal Herria, en términos democráticos".

A su llegada al Palacio de Justicia, Otegi ha manifestado a los periodistas congregados en el lugar que "la izquierda abertzale acude hoy, otra vez, a un tribunal de Justicia, entre comillas". Ademas, ha dicho que su comparecencia es "una consecuencia más" de "la política de ilegalización" aplicada "a través de la ley de partidos", así como un "intento permanente de acoso a la izquierda independentista vasca".

Según sus palabras, la actual coyuntura política es "muy importante" y ha recordado que la izquierda abertzale "ha puesto sobre la mesa una propuesta política para superar el conflicto en términos democráticos".

Acto seguido, ha advertido de que la "reflexión y análisis" que se debe realizar en la actualidad es "muy simple" y se concreta en que "no valen las viejas recetas del pasado, no valen las ilegalizaciones, no valen las represiones".

"Lo que vale es un acuerdo político que resuelva definitivamente el conflicto en Euskal Herria, en términos democráticos, dando la voz y la palabra a la sociedad vasca para que pueda decidir libre y democráticamente su futuro", ha concluido.

ELECCIONES
1.000 millones para Batasuna si se presenta a las municipales
En las últimas municipales de 1999, Batasuna, con la marca electoral de Euskal Herritarrok (EH) obtuvo 228.169 votos de un censo total de 1.809.342. Con estas cifras, los separatistas violentos consiguieron 891 concejales
Minuto Digital 27 Marzo 2007

Pueden hacerse una idea de lo importante que fue la Ley de Partidos para cercar a los violentos hasta que el PSOE dejó de aplicarla. Cientos de millones del dinero público se destinaban año tras año a alimentar a una organización dedicada a fomentar los ideales de ETA. Hoy de nuevo la aberración pude repetirse gracias al gobierno Zapatero.

Batasuna podría conseguir 49 alcaldías -con sus correspondientes presupuestos , 680 concejalías en el País Vasco y 211 en Navarra. "Y hablamos de poder multiplicar el apoyo social y las subvenciones a los proyectos de los terroristas y de reforzar su objetivo sangriento de independencia y de impunidad", decía la pasada semana en el Congreso el secretario de Libertades, Seguridad y Justicia del PP, Ignacio Astarloa, en una interpelación urgente al nuevo ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, el dueño de la llave para cerrar el paso a la caja, ya que son la Fiscalía y la Abogacía del Estado las que deben evitar la coladura de Batasuna o su nueva marca, del propio PCTV o de posibles y previsibles listas blancas.

Su presencia en las instituciones haría recuperar a la izquierda aberzale entre 800 y 1.000 millones de euros. Un dinero que sirve para sostener una amplia infraestructura en la que figuran colectivos de apoyo a los presos, colectivos feministas, sindicatos, radios libres, fundaciones y editoriales varias, al servicio de la causa del separatismo.

En las últimas municipales de 1999, Batasuna, con la marca electoral de Euskal Herritarrok (EH) obtuvo 228.169 votos de un censo total de 1.809.342. Con estas cifras, los separatistas violentos consiguieron 891 concejales: 56 en Álava, 283 en Vizcaya, 341 en Guipúzcoa y 211 en Navarra. En total, 64 alcaldías, entre ellas las de municipios clave, por su población y su presupuesto, como Mondragón, Tolosa, Hernani, Pasajes, Andoaín, Lezo o Usurbil, en Guipúzcoa; Llodio, en Álava; o Lekeitio, en Vizcaya. Además, aquella Batasuna obtuvo 29 junteros en las tres Diputaciones Forales, instituciones clave en el manejo de los fondos públicos vascos. En aquel momento, se calculó que la izquierda radical dejó de manejar a consecuencia de la Ley de partidos 33.000 millones de las antiguas pesetas.

Seguidores de Ibarretxe agreden a un miembro del Foro Ermua e increpan a los jueces
BILBAO. M. LUISA G. FRANCO. ABC 27 Marzo 2007

Los manifestantes convocados ayer por el PNV ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco para protestar por la segunda citación al lendakari, agredieron e insultaron a los representantes del Foro Ermua, que ejerce la acusación particular contra Ibarretxe por sus reuniones con la ilegalizada Batasuna.

A pesar de la intervención de la Ertzaintza, que trataba de protegerles de la multitud, de la que partían gritos de «a por ellos», uno de los manifestantes agredió al vocal del Foro Ermua Antonio Aguirre, militante del PSE crítico con la dirección de su partido. El agresor propinó una violenta patada en los genitales al vocal del Foro Ermua y fue retenido por dos escoltas de otros representantes de esa organización ciudadana, que están amenazados por ETA, y entregado a uno de los agentes de la Ertzaintza que se encontraba en el lugar.

El agresor no fue retenido, ni siquiera identificado, como tampoco lo fueron otras personas que intentaron golpear a los miembros del Foro Ermua, uno de los cuales fue apartado «in extremis» con una violenta bofetada por un ertzaina, sin que tampoco lo detuviera ni lo identificara.

Antonio Aguirre estuvo varios minutos casi sin respiración en el suelo, sin poder moverse, mientras seguían los gritos de «a por ellos» y la multitud acosaba a los miembros del Foro Ermua, hasta que pudieron refugiarse en un hotel frente a la sede judicial.

Los agresores no fueron los manifestantes convocados por los radicales, que previamente se habían limitado a increpar verbalmente a los miembros del Foro Ermua y que ya habían abandonado los alrededores del Palacio de Justicia de Bilbao cuando se inició la concentración apoyada por los partidos que sustentan el Gobierno vasco (PNV, EA e IU), sino las personas que, en teoría, se manifestaban «en defensa de las instituciones».

Dos concentraciones habían sido convocadas ayer frente a la sede del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco. A las diez y media de la mañana, grupos de proetarras se reunieron en la puerta de atrás, por donde tenían que acceder para prestar declaración Arnaldo Otegi y Rufino Etxebarria. Al mediodía, frente a la puerta principal, por donde accedía el lendakari como cortesía por ser el «máximo representante del Estado en la Comunidad autónoma», tal como estableció el TSJPV, se concentraron los militantes del PNV, alrededor de un millar.

La citación de ayer era la segunda para los tres imputados, después de que el Foro Ermua decidiera ampliar su querella al haber reconocido el lendakari ante el juez instructor, el pasado 31 de enero, que no sólo se había reunido con los dirigentes de Batasuna en abril, cita que dio origen a la causa penal abierta contra Ibarretxe, sino también con posterioridad.
Primero los dirigentes de Batsuna y después el lendakari se limitaron ayer a leer sus correspondientes declaraciones ante el juez, sin responder a ninguna pregunta.

Sigue el diálogo con Batasuna
Ibarretxe, tal como explicó él mismo por megafonía a la salida de la sede judicial, reiteró que no sólo se ha reunido con «Batasuna, la izquierda abertzale o como se quiera llamar», sino que también lo estaba haciendo en este momento y lo haría en el futuro.

Otegi y Etxebarría explicaron al juez que se habían reunido «con todos» los partidos, con el objetivo de «resolver el conflicto». El abogado del Foro Ermua, Fernando García Capelo, pidió al juez medidas cautelares contra los dirigentes de Batasuna, debido a que se ha producido, según explicó posteriormente a los periodistas, una «reiteración delictiva». El juez instructor deberá pronunciarse en los próximos días sobre la adopción o no de medidas cautelares contra Otegi y Etxebarría.
Al llegar a la sede judicial, Otegi reiteró su conocido discurso y dijo que en estos momentos «no valen viejas recetas» de ilegalización, sino «un acuerdo político que resuelva el conflicto». Los dirigentes de la coalición ilegal fueron recibidos por sus simpatizantes, tras prestar declaración, con gritos de «Batasuna, aurrerá» (Batasuna, adelante).

Entre los concentrados en apoyo de Otegi y Extebaría estaban siete personas encausadas en el sumario 18/98 (el que investiga la trama civil, económica y meditática de ETA) vestidas con camisetas azules con el texto en euskera «a favor de los derechos civiles y políticos».

«Aquelarre nacionalista»
El PP denunció la «impunidad» con la que Batasuna se concentró ante la sede del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, a pesar de ser una formación ilegal, por lo que pidió explicaciones al consejero vasco de Interior, Javier Balza. El secretario general del PP vasco, Carmelo Barrio, calificó asimismo de «aquelarre nacionalista» la concentración de apoyo al lendakari , que calificó como un intento de «incomodar y presionar» a los jueces, que el presidente del TSJPV, Manuel Ruiz Piñeiro, fue insultado por los peneuvistas cuando accedía al edificio.

Barrio consideró que Ibarretxe tendrá que responder ante los tribunales con normalidad, como el resto de los ciudadanos y recriminó al PNV que «no asuma, ni parezca entender la división de poderes».

Crontrol judicial
Los dirigentes del PNV, EA e IU que participaron en la concentración de ayer arremetieron contra los jueces. El portavoz de la ejecutiva del PNV, Iñigo Urkullu, dijo que un «impulso político» de «algún sector judicial» está consiguiendo «hartar y llegar a crispar a la sociedad vasca». Desde EA, su secretario general, Unai Zubizarreta, consideró que la causa penal contra Ibarretxe pretende ejercer un «control judicial sobre la actividad política», mientras que Mikel Arana, de IU, opinó que «sectores del Tribunal actúan con enseñamiento y obesión contra el lendakari».

«¡A ver si os ponen una bomba!»
BILBAO. POR M. L. G. F. ABC 27 Marzo 2007

El odio podía respirarse ayer, en las inmediaciones del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, donde los «enemigos» de las cientos de personas concentradas eran siete miembros del Foro Ermua que se habían atrevido a presentar una querella contra los dirigentes de la ilegalizada Batasuna Arnaldo Otegi y Rufino Etxebarría y contra el lendakari, Juan José Ibarretxe, por considerar que no se ajustaba a la legalidad el que se hubieran reunido en la sede del Gobierno vasco, cuando legalmente Batasuna tiene prohibido por sentencia judicial realizar cualquier actividad política.

Por el atrevimiento de dirigirse a los tribunales de Justicia, para que sean ellos quienes decidan si se ha incumplido o no la ley, los miembros del Foro Ermua fueron insultados primero por los proetarras y después por los manifestantes convocados por el PNV y sus socios en el Gobierno vasco.

La convivencia entre quienes participaron ayer en las concentraciones sucesivas en las inmediaciones del Palacio de Justicia de Bilbao no presentó ningún problema. No había animadversión entre unos y otros manifestantes nacionalistas, sino de todos ellos contra los miembros del Foro Ermua.

Siete ciudadanos gritaban ayer «¡Libertad!» en pleno centro de Bilbao, mientras una multitud intentaba lincharles vociferando «¡hijos de puta, iros a España!», «¡a ver si es verdad que os ponen una bomba!». Gritos proferidos por militantes del PNV mientras su líder era aclamado como un caudillo. La misma multitud que se dirigía a los ertzainas que intentaban evitar el linchamiento instándoles a no defenderles, porque no eran de los suyos.

Antonio Aguirre, militante del PSE; Iñaki Ezkerra, antiguo comunista, y Daniel Portero, hijo del fiscal asesinado por ETA, eran llamados «franquistas» y «fachas» por la multitud. Una concejal del PP, también miembro del Foro Ermua, Juana Bengoechea, llamaba «asesinos» a quienes les increpaban, reprochándoles el apoyo a los violentos.

A la Ertzaintza, el acoso a los miembros del Foro Ermua se les fue de las manos. No pudieron controlarlo con los efectivos de los que disponían: una docena de agentes uniformados para ocasiones de protocolo, sin que aparecieran en ningún momento dotaciones de antidisturbios.

El Departamento vasco de Interior organizó su despliegue ayer en función del lucimiento del lendakari y de su Gobierno, que escenificaron la misma representación que el pasado 31 de enero, cuando Ibarretxe fue citado por primera vez por el juez instructor, Roberto Saiz.

Hubo cintas rojas para que no se agobiara a los altos cargos de las instituciones y del PNV que acudieron ayer a arropar al lendakari en su corto recorrido entre la sede de su partido y la del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco.
El propio Ibarretxe era consciente de que ayer se estaba representando un «teatro» y a ello se refirió en su intervención tras declarar ante el juez, si bien el lendakari entendía que el «teatro» era el que representaba la Judicatura llamándole a él a declarar, cuando, en su opinión, ningún tribunal puede juzgarle por ejercer su actividad política.

Ibarretxe se presentó como una víctima, arropado por otras víctimas de su partido que habían tenido que comparecer en otros tiempos ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, como el que fuera presidente del Parlamento vasco, Juan María Atutxa, que siempre acude a estas convocatorias. Los ciudadanos, sin embargo, respondieron ayer en menor medida que el pasado 31 de enero, cuando el lendakari compareció por primera vez ante el juez instructor.

Las convocatorias ante todos los ayuntamientos vascos, a las doce del mediodía, tuvieron desigual seguimiento, a pesar de la presencia de los concejales de los partidos socios en el Gobierno vasco, en estos momentos en precampaña electoral. El PNV no calculó que sus militantes ya habían acudido a la manifestación en apoyo del lendakari en enero y que las convocatorias reiteradas cansan hasta a militantes tan comprometidos como los del partido dirigido por Josu Jon Imaz, quien, por supuesto, estuvo de nuevo ayer en primer plano junto a Ibarretxe.

críticas a su absolución
La AVT se querella contra la Fiscalía por retirar las acusaciones contra Otegi
Acusa a los fiscales de dejar "intencionadamente" de perseguir un delito faltando a la obligación de su cargo
EFE MADRID El Correo 27 Marzo 2007

La Asociación de Víctimas del Terrorismo se ha querellado hoy ante el Tribunal Supremo contra el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, y el fiscal Fernando Burgos, por retirar la acusación contra el portavoz de Batasuna Arnaldo Otegi.

Según informa la AVT, en el escrito, dirigido a la Sala Segunda del Alto Tribunal, se afirma que la actitud conjunta, tanto del fiscal como de la defensa de Otegi, "revelan el posicionamiento y la existencia de una estrategia de la que son actores principales los querellados, para evitar que se celebrara el juicio".

La asociación que preside Francisco José Alcaraz añade que "la retirada de la acusación sólo puede tener que ver con la situación política actual, que ha llevado a buscar un subterfugio para evitar las consecuencias que se podrían derivar de haber mantenido la acusación".

Para la AVT, la actitud de la Fiscalía se ajusta a los artículos 408 y 404 del Código Penal que castigan, respectivamente, a "la autoridad o funcionario que, faltando a la obligación de su cargo, dejare intencionadamente de promover la persecución de los delitos de que tenga noticia o de sus responsables" y a "la autoridad o funcionario público que, a sabiendas de su injusticia, dictare una resolución arbitraria en un asunto administrativo".

Medalla al Mérito en el Trabajo para la propietaria de la librería Lagun
B.T. ABC 27 Marzo 2007

SAN SEBASTIÁN. Medalla casi a la heroicidad, más que al Mérito en el Trabajo, fue la que entregó ayer en San Sebastián el ministro Jesús Caldera a Teresa Castells, propietaria de la libreria donostiarra Lagun, ejemplar en su lucha por la libertad, primero frente al franquismo y frente al totalitarismo etarra después.

Los obstáculos a los que se han enfrentado Castells y su socio Ignacio Latierro han sido numerosos, y extraordinariamente duros. Si a finales de los sesenta los contratiempos consistían en multas y en que se les requisaban los libros de Marx y Engels, desde que los proetarras «tomaron» la Parte Vieja de San Sebastián, donde estuvo muchos años el establecimiento, sufrieron las represalias por no plegarse a secundar a los batasunos, que asolaron varias veces local y llegaron a hacer piras con los libros, al estilo Farenheit 451.

Después del atentado de ETA contra el esposo de Teresa Castells, el socialista José Ramón Recalde (quien sobrevivió después de ser tiroteado) la librería cerró temporalmente sus puertas, pero pronto volvió a abrir sus puertas en otro barrio y hoy continúa en la brecha frente al terror.

Recortes de Prensa   Página Inicial