AGLI

Recortes de Prensa     Miércoles 18 Abril   2007
Sí señor, en Cataluña discriminamos el castellano, ¿y qué?
Pedro Fernández Barbadillo Periodista Digital 18 Abril 2007

La actual crisis política tiene una virtud y es que aporta claridad. Ya nadie podrá decir "esto no va conmigo", "yo no sabía", "es cosa de los políticos".

Gracias a dos blogs, los RadikalesLibres y Criterio, he conocido el artículo de Toni Soler en el que, por fin, un catalán catalanista reconoce que se persigue a la lengua española... por un bien superior (y lo escribe en La Vanguardia, ese diario que elogió tantísimo al represor de Cataluña, el general Franco).

el documental de El Mundo TV no es una simple sarta de mentiras. Pues, en efecto, en Catalunya placas y rótulos oficiales están sólo en catalán, no hay enseñanza pública en castellano - excepto en casos individuales- y en determinados ámbitos el conocimiento del catalán es obligatorio. Lo relevante es que, para los autores del reportaje, esto es motivo de escándalo, mientras que para una mayoría de los catalanes es una política no sólo lógica y justa, sino también necesaria para garantizar la supervivencia del catalán, objetivo que en este país compartimos muchos, y no sólo los catalanohablantes.

Lo peor es el errático discurso con el que contraatacamos, la actitud defensiva, los intentos de pasar de puntillas sobre el problema (sí, problema) lingüístico en Catalunya. De nada sirve decir que no hay conflicto, que no se discrimina el castellano y que cualquier niño puede ser escolarizado en la lengua que desee. Eso no, señores, porque no es cierto; un poco de coraje. Aceptemos que hay un problema, varios problemas: el de los que están hartos de la normalización del catalán, y el de los que intentamos seguir viviendo en catalán en nuestro propio país. Admitamos que, por mandato democrático, la política lingüística de la Generalitat discrimina el castellano, y expliquemos por qué.

Supongo que para Toni Soler que si Le Pen resultara elegido presidente de la república francesa (¡un régimen que admiro y que me encantaría ver implantado en España!) y eliminara el escaso catalán que queda en Perpiñán él no chistaría porque se haría en función de "un mandato democrático".

Otro asunto es la conversión de los españoles no catalanes en súbditos de la Generalidad catalana. El Gobierno socialista expañol pedirá permiso al Gobierno nacional-socialista catalán antes de legislar sobre ocho materias. ¡Una región condicionando las leyes que aprueba el Parlamento nacional! La izquierda expañola nos ha devuelto a los fueros y al régimen estamental del Antiguo Régimen.

Y el tercer asunto es el juicio del 11-M. ¿Alguien se cree que dos guardias civiles que paran a un extranjero indocumentado, conduciendo un coche que no es suyo, en el que hay armas y objetos robados y que, encima, les insulta, no le detienen porque es muy tarde? Cada día está más claro quiénes son los responsables intelectuales de los atentados de Atocha. Efectivamente, no están en desiertos lejanos.

¿Qué hace falta para constituir un hecho diferencial y pedir subvención? ¿Alguien más se apunta?

Presión al Constitucional
Editorial ABC 18 Abril 2007

LOS gobiernos central y catalán han convertido el traspaso de competencias previstas por el estatuto de Cataluña en una carrera contrarreloj para presionar al Tribunal Constitucional a la hora de resolver los recursos de inconstitucionalidad contra la nueva norma autonómica. La táctica consiste en crear, a toda prisa, un entramado competencial de tal envergadura que acabe siendo una situación de hecho disuasoria para dictar una sentencia que declare la inconstitucionalidad del estatuto con toda la amplitud que merecen sus numerosas vulneraciones de la Carta Magna. Para este objetivo se está utilizando la comisión bilateral Estado-Generalidad, cuya denominación es, por sí misma, suficientemente demostrativa del carácter confederal que ha instaurado el estatuto entre Cataluña y el Estado, como si fueran entidades políticas diferenciadas. Esta relación de paridad entre una y otro no se corresponde, en absoluto, con el principio de organización autonómica, que consiste en una distribución territorial de competencias entre administraciones públicas, pero no en una coartada para fragmentar la unidad política del Estado, ni para dotar a una determinada región de un texto con aspiraciones constitucionales, como pretende el estatuto catalán.

Dicha comisión se reunió por segunda vez el pasado lunes, en el palacio de la Generalitat, bajo la presidencia -meramente formal- del ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, y con la participación del consejero catalán de Relaciones Institucionales, Joan Saura, y en ella se acordó que el Gobierno central someterá a consulta previa a la Generalitat sus políticas legislativas sobre materias tales como energía y minas, juego y espectáculos, agua y obras hidráulicas, medio ambiente, infraestructuras del transportes y telecomunicaciones, obras públicas, ordenación del territorio, del litoral y del urbanismo, y transportes. Es decir, se implanta una especie de cosoberanía, pero sin reciprocidad, porque el Gobierno central -que actúa como si fuera el Estado- no será consultado cuando la Generalitat legisle sobre esas materias. Este resultado no es una desviación interpretativa del estatuto, sino fiel reflejo de la voluntad política en la que se basó el acuerdo del Tinell entre nacionalistas y socialistas, alcanzado en octubre de 2003 y renovado a los mismos efectos por Montilla. Por eso, numerosos expertos constitucionalistas ven en este estatuto un vaciamiento de la Constitución por el atajo de una aparente reforma estatutaria. Por lo pronto, en la reunión de la comisión se acordó crear varias comisiones para negociar el traspaso a la Generalitat de las competencias sobre los aeropuertos situados en Gerona, Reus y Sabadell, así como la de ordenación y gestión del litoral, especialmente significativa en cualquier política medioambiental que pretenda desarrollar el Gobierno central. El aeropuerto del Prat sigue en el tira y afloja de los últimos meses, pero los antecedentes ponen a la Generalitat en camino franco para lograr el máximo despliegue competencial, sin que las reservas que oponga el Gobierno de Rodríguez Zapatero tengan verdadera entidad política.

La razón de este apremiante desarrollo estatutario es coartar la libertad jurisdiccional del Tribunal Constitucional, pues tanto socialistas como nacionalistas confían en que sus magistrados no se muestren tan dispuestos a tomar una decisión que no sólo podría declarar la inconstitucionalidad del estatuto, sino también la de todos los traspasos competenciales que se han hecho a su amparo. Desde que la Generalitat falló en su temeraria recusación del magistrado Rodríguez Zapata, los mensajes de Montilla y de sus socios de tripartito han encadenado una advertencia tras otra sobre las consecuencias de una declaración de inconstitucionalidad del estatuto. Mucho denunciaban los socialistas las presiones del PP al TC, pero hay formas más envolventes y perjudiciales de intentar coartar la independencia de criterio de sus magistrados, como la de enfrentarlos a una responsabilidad política que no les corresponde, que prejuzga sus criterios legales futuros y que está creada artificialmente mediante una inflación alocada de competencias.

Referéndum a la vista
POR CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 18 Abril 2007

Como el Guadiana, el «proceso de paz» desaparece de vez en cuando. Ha resultado tan conflictivo que Zapatero ha decidido no venderlo como la gran pieza de la legislatura. Para el ministro Bermejo sigue adelante, no así para los periodistas de cámara de ZP: los asesinatos de Barajas no permiten hablar de continuación de la tregua. El Gobierno está obligado a encontrar soluciones a la legalización de Batasuna. Lo contrario supondría la guerra. Esta vez sí, el fin de la estrategia de Zapatero. Así, Rubalcaba disimula la continuación del proceso con referencias apasionadas a la Ley de Partidos. Excesiva contundencia para ser creíble. ETA desentierra la ANV, evocadora de Action Française, Acció Catalana, Acción Española, tan maurrasianas, tan totalitarias, tan violentas.

No había imaginado Zapatero que el «proceso» pudiera llegar a tener tantos costos de imagen en tiempos tan electoreros como son los que vienen. Así que ha preferido sustituirlo por el debate sobre el 11-M: sobre la responsabilidad de Rajoy, Aznar y Acebes en el manejo del atentado. ¿Acaso la dirección del PP no sigue el fuego de la polémica?

La estrategia del PSOE va a desarrollarse a dos niveles: por un lado, la confrontación en torno al comportamiento de los dos partidos en el 11-M; por otro lado, la discreción en torno al «proceso de paz». En este punto contará con el apoyo de los nacionalismos, especialmente del PNV. Partidario de la legalización de Batasuna, el lendakari ha llegado a amenazar con tantos encuentros con Batasuna como resulten necesarios. Diga lo que diga el TSJPV. Pero hay más: el PNV ha anunciado un referéndum de autodeterminación. Vuelve a las andadas. Ahora con un Plan Ibarretxe compartido con el PSE, esto es, con la coronación del «proceso de paz». Mientras sube de la calle el griterío en torno a las interpretaciones del atentado del 11-M y mientras se discute sobre las posibles connivencias de islamistas y etarras, se irá cumpliendo el «proceso de paz» con la colaboración decisiva del MNLV. La propuesta de Ibarretxe sobre un referéndum, ¿debería llevarse a cabo antes de la construcción de una nueva Comunidad compuesta por los tres territorios vascos más Navarra? Por eso importa llevar los focos al juicio del 11-M.

Todo está demasiado oscuro
LÍNEA EDITORIAL  minutodigital 18 Abril 2007

No parece un sano ejercicio de actitud democrática huir del Parlamento para refugiarse entre los más granado del empresariado patrio e iniciar, amparándose en las siempre ampulosas cifras de la macro economía, esa campaña electoral que debería finalizar el 27 de Mayo.

Hoy comienza el plazo para presentar las candidaturas para las próximas elecciones municipales y autonómicas a celebrar en España. Cierto es que, oficialmente, aún no ha comenzado la campaña electoral. Previsiblemente los cambios no serán muy significativos y la sociedad española seguirá polarizada entre su adhesión a los dos grandes partidos.
El pueblo español, preocupado por la incesante subida de los tipos de interés o el imparable ascenso del coste de la vida, no parece muy ilusionado sabiendo que el año 2006 ha sido el mejor año económico de la democracia. ZP recibió tibios aplausos por no más 150 empresarios que, desde luego, no llegan a ser un botón de muestra suficiente de quienes deben votar a los dirigentes de los destinos nacionales.

Porque hoy más que nunca son necesarias la luz y los taquígrafos en las Cortes para dejar constancia de cuales son las intenciones del Gobierno en algunos temas que sí preocupan a los españoles. En primer lugar, saber si el entorno “abertzale” va a burlar nuevamente el Estado de Derecho y se va a presentar a los comicios desafiando la Ley de Partidos y dejando a la Justicia, nuevamente, a la altura del betún. En segundo lugar, claridad exigible sobre qué significa ese “Navarra será lo que los navarros quieran que sea” y como se puede traducir eso en el caso de que UPN no obtenga mayoría absoluta. Y, por último, qué es lo que quiso decir la banda terrorista ETA cuando señalaba que el 11-M significó un punto importantísimo en el llamado “proceso de paz”.

Oscurecer el panorama con episodios como el del voto por correo en Melilla supone algo tan sucio como denunciar que Acebes mintió aquellos días de Marzo. Si mintió a sabiendas, inducido, equivocado o manipulado no nos va a llevar al “quid” de la cuestión: conocer la Verdad. Y el esclarecimiento de la Verdad no parece estar entre las prioridades de quien sabemos cuando llegó pero no adivinamos cuando se irá.

Hoy comienza el plazo para presentar las candidaturas para las próximas elecciones municipales y autonómicas a celebrar en España. Cierto es que, oficialmente, aún no ha comenzado la campaña electoral. Previsiblemente los cambios no serán muy significativos y la sociedad española seguirá polarizada entre su adhesión a los dos grandes partidos y la presumible importancia de esas minorías que, debido a la actual Ley electoral, acaban influyendo en las decisiones más importantes del Estado. Esto es así y así lo aceptamos todos los españoles desde nuestro respeto y sumisión a la Carta Magna. Pero del mismo modo les podemos exigir a los políticos que se olviden de actitudes destinadas a provocar una constante crispación y nos orienten con la Verdad para que, libremente y sin mentiras, podamos decidir nuestro voto.

ETA se prepara
Germán Yanke  Estrella Digital 18 Abril 2007

Mientras todo el mundo opina, protesta, aclara, explica o niega aspectos varios relacionados con la hipotética presencia de Batasuna en las próximas elecciones locales (y, en el País Vasco, forales), lo que hace ETA es armarse, prepararse, organizar sus comandos, ensayar técnicas terroristas nuevas o perfeccionar las habituales. Cada día aparecen noticias sobre trampas ideadas por los asesinos, nuevas bombas para coches, robos de automóviles y otros materiales, etc. Cada día también nos enteramos del peligro de una reorganización aún más vil y mortífera, y los ministros de Interior de España y Francia se reúnen para evitar atentados. Cada día, igualmente, sabemos que los terroristas detenidos seguían a personas concretas, tenían datos de muchos ciudadanos, móviles e itinerarios.

Lo apunto porque resulta pasmoso que, en estas circunstancias, se siga parloteando sobre una posible reanudación (más adelante, en otras condiciones, si cambia esto o aquello, lo que sea) del mal llamado “proceso de paz”. Ya era una evidencia antes de la bomba de Barajas la pasada Navidad que la actividad de ETA era terrorista, que ni se había disuelto ni había detenido su maquinaria asesina. No se cumplían, por tanto, las condiciones establecidas por el Congreso para lo que se ha dado en llamar, en el bobo lenguaje que ahora se utiliza, “el final dialogado”. Pero lo de ahora es ya tan cúmulo de datos, pruebas y evidencias, que sorprende el empeño en sostener el error, aunque sea con sordina.

Mientras se utilizan en este parloteo las fuerzas que debieran usarse para terminar con ETA, como si se tratase de ingenuos entomólogos, hay quienes van por la vida tratando de descubrir de qué señor de Batasuna, de qué organización de Batasuna se podría decir que, según cómo se mire o en determinadas interpretaciones, no son tan Batasuna como los que no se puede negar, ni con tanta buena voluntad, que lo sean. Pero Batasuna, con unas siglas o con otras, agrupada de un modo aquí u organizada de otro modo allá, no es otra cosa que ETA, una parte de un entramado que, como se sabe, se sigue preparando para matar, chantajear, amenazar e imponerse con el terror.

Sólo en este ambiente se puede entender lo de la portavoz del Gobierno vasco en el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco como testigo del procedimiento sobre los encuentros de Batasuna con Ibarretxe. Según su declaración, cuando, al anunciar las entrevistas, dijo Batasuna se refería a la “Izquierda Abertzale” y cuando dijo partidos políticos quería decir “sensibilidades políticas”. Las cosas ya no son lo que en realidad son, sino lo que cada cual quiere que sean según el momento y la circunstancia. Como si Ibarretxe ni supiera, como su propio partido denuncia cuando los terroristas y sus secuaces le pican, que se estaba reuniendo con ETA. Como si fuera a emplear su estrafalario tiempo en ello si no fuera ETA. Como si con otros pudiera concretar las “condiciones” del cese de la violencia, la autodeterminación y otras cosillas de su Plan y sus proyectos.

Y, mientras, ETA se rearma y se prepara. Si no lo leyéramos cada día en los medios de comunicación, parecería imposible. Porque absurdo lo es, lo leamos o no.

El vasto vértigo del terror
POR VALENTÍ PUIG ABC 18 Abril 2007

EL sueño regresivo del gran califato impone la desaparición de la autonomía individual y, en último extremo, convierte al ser humano en arma contra la humanidad, con un cinturón explosivo o al volante de un camión cargado de dinamita, destinado a destruir vidas humanas y todo elemento de convivencia que se oponga al totalitarismo jihadista. Sustituir las catedrales por las mezquitas, la libertad por la sumisión coránica, el Estado de derecho por la «sharia», la tolerancia occidental por la intransigencia en casa, el derecho internacional por la «jihad», la emancipación de la mujer por los modos de la esclavitud, son objetivos cuya enumeración hace unos años sólo hubiese provocado incredulidad. Ahora atisbamos el paisaje turbador del Euroislam y vemos cuerpos despedazados en las calles de Casablanca. Al concluir la Guerra Fría, circuló esta hipótesis pero como casi siempre fue adjudicada a la nostalgia de los «halcones» frente a la esperanza confiada de las «palomas». Lo que ahora tenemos es la guerra en el rellano de casa, con la coordinación estratégica de Al Qaida y un proceso de expansión que es continuo aunque sólo aparezca en titulares con motivo de detenciones o de atentados como los recientes en Marruecos, Argelia o Irak, mientras en España día tras día la justicia busca desentrañar las tramas y correlaciones del 11-M.

En el curso de la Historia no es nuevo que el islam ponga en riesgo la supervivencia de Occidente. Ahora Al Qaida representa la mayor ofensiva fundamentalista desde el regreso de Jomeini a Irán. En ambas ocasiones, Europa ha titubeado, ha mirado para otro lado para no ver y ha colaborado en no poca medida, como vemos -por ejemplo- en Gran Bretaña, Holanda o Escandinavia. Un nuevo oscurantismo se ha ganado la complicidad de un puñado de intelectuales de Occidente, desahuciados de todo sistema de valores y hoy amparados por la sombra de las mezquitas y las madrasas. Roma y Atenas contemplan, prácticamente paralizadas, ese despliegue sanguinario y metódico de la nueva teocracia islamista. Con un retraso de más de seis siglos, el islam radicalizado recurre a internet y a las impunidades de la nueva tecnología.

Estamos de nuevo en la clásica divisoria entre sociedades abiertas y cerradas. Tanto adoctrinamiento del odio sólo es practicable en sistemas de naturaleza profundamente iliberal, nacidos bajo el molde del despotismo, países en los que nociones tan elementales como la separación de Iglesia y Estado no han accedido jamás al «corpus» institucional. La paulatina ósmosis del fundamentalismo islamista del Magreb con la estrategia de Al Qaida es un ejemplo que ha cundido a la vez en Irak. En el caso de Argelia, existe el precedente de las acciones sanguinarias de los GIA -grupos islámicos armados- en los años noventa. Ahí se daba el fracaso de una independencia de partido único, tan admirada por la izquierda española y cuyos episodios más álgidos suenan como una página de Suetonio. El hervor jihadista en el Magreb convierte la ribera sur del Mediterráneo en la temida frontera para España y el conjunto de Europa. Un experto como Walter Laqueur habla de una masiva nueva generación, de 20 a 25 años, adoctrinada por el fanatismo de predicadores que lucharon en Afganistán y deseosa de practicar el vértigo del terrorismo que se cree heroico.

En el Magreb la metodología tentacular de Al Qaida ha fusionado grupos fundamentalistas de Marruecos, Túnez y Argelia: es un bloque armado que se beneficia en parte del desprestigio popular de los regímenes de la zona aunque sus acciones terroristas tienen el manifiesto rechazo de las poblaciones del Magreb. Si el Magreb es la gran plataforma para que ondeen los estandartes que -previa unificación de tierras musulmanas- han de presidir la recuperación del califato, esa es una posibilidad que sólo contempla la locura fanática de Osam Bin Laden. Irak sería ahora mismo zona de despegue, con una actuación terrorista cada vez más intensa por parte de Al Qaida enfrentándose a una ciudadanía que votó su destino de forma soberana y democrática. De ahí el ataque suicida contra la sede del parlamento hace unos días. De hecho Bin Laden lleva años diciendo que Irak es el centro de la «jihad» mundial. Al Qaida ha declarado la guerra a Occidente pero también, en razón de su naturaleza totalitaria, destruye vidas musulmanas, ya sea en Estados fallidos, en regímenes autoritarios o en zonas en las que la Historia ha ido acumulando despojos y desvaríos.

En realidad, el temor a que los terroristas de Al Qaida en el Magreb crucen las fronteras norteafricanas es solo uno de los elementos de la situación de grave riesgo porque, y en España lo sabemos por las detenciones en torno al 11-M, los terroristas a las órdenes de Bin Laden ya llevan tiempo entre nosotros. Más que nunca, tenemos el enemigo en casa y no le hizo falta ni tan siquiera un caballo de Troya. Por eso atribuir el atentado del 11-M a la posición del gobierno de Aznar en la intervención militar en Irak es una interpretación cada vez más emborronada e inconsecuente. En realidad, el terror jihadista no tiene por origen ni la pobreza, ni la guerra de Irak, ni el conflicto árabe-palestino, ni la administración Bush junior. Sus causas son fruto de una evolución endógena de la política del islam y no consecuencia de una agresión o litigio externo.
La globalización del terrorismo tiene en Al Qaida el paradigma torvo y sobresaliente. Al referirse a los comportamientos de Al Qaida, algunos analistas hablan ya de una «Jihad» mutante: se adapta al terreno mejor que el enemigo, practica la mutación según cree comprobar que el enemigo ha descubierto pautas o parámetros en su conducta y estrategias. En Madrid, Londres o el Magreb, esas bombas humanas son una amenaza existencial para nuestra forma de vida. Aunque fuese para menguar la angustia de todos, minimizar la dimensión de Al Qaida sólo ampara las fuerzas de la destrucción. O se escribe un capítulo de la historia de la libertad o se somete uno a cualquier forma de aniquilamiento. Esta vez, la vieja Europa del relativismo y el colesterol no puede permitirse tanta transigencia. Hace tiempo que la «jihad» cruzó el Mediterráneo.
valentí puig

Zapatero
José Luis Sin Miedo
GEES  Libertad Digital  18 Abril 2007

Nadie podrá decir que Zapatero no nos tiene entretenidos. Gobernar es otra cosa, pero la puesta en escena la borda. El despliegue de medios de su comparecencia en el Ibex para leer lo que le han escrito sus asesores es digno de una película de Estrenos TV. Si por las apariencias nos tuviéramos que guiar, los españoles tenemos la suerte de ser gobernados por un señor que nos ha transportado al Olimpo de los dioses. Gracias a su gestión, todo marcha mucho mejor, hasta el extremo de que 2006 ha sido el mejor año de la democracia. Ahí es nada.

Zapatero tiene la capacidad de hablar de los que sea sin sonrojarse. Buen ejemplo de ello es que se presente en la Bolsa para hablar de economía y buena gestión cuando vive de las rentas de las medidas adoptadas por el PP y mientras el escándalo de la OPA está en pleno apogeo. Tras dos años de idas y venidas, de tirones de orejas de Bruselas, de frases grandilocuentes sobre los "campeones nacionales" y otros juegos de artificio, sólo cabe concluir que las maniobras del Gobierno para salirse con la suya no tienen precedentes en España.

Europa tiene claro que España está más cerca de ser un país bananero que una democracia occidental donde se respetan las reglas del juego. Lo grave es que ni siquiera nuestro presidente se las sabe y por eso se las salta como le da la gana, hasta retocar el BOE si es preciso. Eso de que el interruptor de la luz esté en el despacho de un ministro italiano es la prueba de que para el presidente todo vale con tal de quitarse de encima a un gran gestor cuyo delito es no tener un carné del PSOE pegado en la frente.

Mientras, el papelón de Solbes es ya un caso de estudio. Como dice el refranero español, es "el tío nadie, arrimao al tío ninguno". Pero allí estaba, cumpliendo su papel de acompañante. Del que no se supo nada es de Conthé, entregado a su comparecencia en el Parlamento.

Bastaría sólo este ejemplo para denominar a Zapatero "José Luis Sin Miedo", pero como una flor no hace verano, y por aquello de aportar más pruebas, basta con leer la prensa de estos días para comprobar el desmadre en el que se ha convertido nuestro país en tres años. En lo que se refiere al terrorismo, hemos pasado de tener a la banda contra las cuerdas por la implacable actuación del Estado de Derecho a que ETA actúe con una chulería que ya sonroja hasta fuera de España. El informe de Europol es demoledor, pero ¿a quién le interesa? Mientras, Ibarretxe vuelve a la carga, a pescar en río revuelto.

El pitorreo supino en el que se ha convertido el tema de las candidaturas del entorno etarra es de juzgado de guardia: que si esta candidatura, que si aquella de hace 70 años, que si son hombres de paz... Pero debemos callaros porque pueden poner bombas o descerrajar un tiro en la nuca a concejales del País Vasco si no se hace lo que ellos exigen. Fuera de casa, estamos en el punto de mira del terrorismo integrista; que se lo digan a Ceuta y Melilla, que están en máxima alerta porque saben que son un coladero de terroristas. ¡Pero si ZP se trajo a las tropas de Irak! ¿Por qué entonces estamos en el centro de la diana? Cuidado, que Al-Andalus empieza en Covadonga y a esta gente les importa muy poco lo de la Alianza de Civilizaciones.

En cuanto a la política exterior, todavía colea el viaje de Moratinos a Cuba para rendir pleitesía a uno de los últimos tiranos que quedan en la Tierra. La admiración por el régimen castrista y la izquierda de nuestro país es poco menos que freudiana. Mientras, descuidando nuestras obligaciones para con el pueblo saharaui, al que se ha dado la espalda, dejándole en manos del capricho marroquí, gesto que nos ha creado la enemistad de Argelia. Hasta los titiriteros a sueldo se han atrevido a sacar las uñas.

Para rematar la faena, la indignación recorre España al comprobar que la última riada del Ebro ha tirado al mar casi 2.000 hectómetros cúbicos en dos semanas, el equivalente a cuatro trasvases anuales de los proyectados a la cuenca del Segura o casi el doble de lo necesario en la zona del Mediterráneo para dos años. Media España se muere de sed y la ministra Narbona sigue desaparecida en combate, quien sabe si mirando los planos de alguna desaladora que sigue sin estar operativa después de tres años.

Con este panorama, Zapatero entregado a su performance, a vender la imagen de niño bueno y eficaz, rodeado de su cohorte de asesores y ministros, que aburren ya a propios y ajenos. Es realmente patético ver como Blanco, Rubalcaba y De la Vega vuelven a la carga una y otra vez con la guerra de Irak y el 11-M. Pero es que tiene su lógica, porque esos fueron sus argumentos para ganar las elecciones, según admite el propio presidente a puerta cerrada. Después de tres años no tienen nada nuevo que contar, no hay gestión alguna de la que alardear. Pero no importa, pues Zapatero es un tipo valiente. José Luis Sin Miedo. La ignorancia, que es muy atrevida.

GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

A las órdenes de Zapatero
La policía del PSOE
Juan Carlos Girauta  Libertad Digital  18 Abril 2007

Existían fundadas sospechas de que los policías condenados en el caso Bono por detención ilegal de dos militantes del PP (y por falsedad documental, y por coacciones) habían seguido instrucciones superiores. Órdenes ilegales que, por supuesto, debieron desobedecer. Al concederle ahora la prejubilación a uno de ellos (el comisario Ruiz, casualmente ex responsable de la comisaría de Puente de Vallecas, donde apareció la mochila del 11-M), el Ministerio del Interior evita que la principal mano ejecutora de aquel acto antidemocrático y delictivo pierda su sueldo de por vida.

Ya estableció la sentencia que el delegado del gobierno Constantino Méndez había mentido. Ahora es inevitable interpretar esta decisión de Rubalcaba como un premio al silencio. A cargo del erario. Todo esto proyecta una imagen pavorosa de los responsables políticos de la Policía. El PSOE le ha cogido el gusto al autoritarismo. No hay otra forma de definir lo ocurrido en Canarias con el vicepresidente de ACAPS, expulsado de mala manera de un mitin de Rodríguez, detenido durante varias horas y acusado de los delitos de desobediencia y alteración del orden público.

El canario Alberto Negrín había acudido, invitado, a un acto público. Su grave delito consistió en puntualizar a Rodríguez en voz alta: "¡Para vender el Sáhara!". La discrepancia en un contexto similar resultará molesta, pero muchos otros políticos han tenido que sufrirla antes con resignación. Y aguantando insultos en los que Negrín no incurrió. De nuevo, la detención obedece a razones políticas y denota un uso coactivo e intimidatorio de los aparatos del Estado a favor del partido en el poder.

El PSOE siempre ha deseado una Policía de partido, y en otras etapas históricas lo ha logrado, con consecuencias de todos conocidas. Pero antes de que los agentes de orden público con carné socialista vuelvan a sentirse libres para secuestrar al jefe de la oposición y descerrajarle dos tiros en la cabeza, como hicieron con Calvo Sotelo, habrá que darles el alto. No estamos en el treinta y seis, a pesar de Rodríguez, de Rubalcaba y de la hemipléjica memoria histórica de la progresía.

"Tenemos gente dentro", le dijo Rodríguez al director de El Mundo para avalar la trola de los terroristas suicidas del 11-M. Más allá de otras consideraciones (que ya tendrán su momento, Rodríguez, porque el tiempo es largo), el hecho de que un candidato a la presidencia del Gobierno le comunique al director de un diario que su partido "tiene gente" dentro de la Policía demuestra el sectarismo, la sensación de impunidad y el concepto del poder que tiene el sujeto que ganó las elecciones.

Quien discrepa con Zapatero lo paga
EDITORIAL  Libertad Digital 18 Abril 2007

Lo hemos advertido desde esta tribuna en multitud de ocasiones: con el PSOE en el poder quien disiente lo paga. Y cuanto más caro mejor para el Gobierno, que ve en los castigos un modo ejemplarizante de aleccionar a los que no están de acuerdo. Lo vimos con el caso de los agresores fantasma al ministro Bono, una historia vergonzante que ha llenado de oprobio a la Delegación del Gobierno en Madrid y a la mismísima Policía Nacional que, para muchos españoles, empieza a ser considerada como la policía "oficial" del Partido Socialista.

En el reciente caso de Alberto Negrín, vicepresidente de la Asociación Canaria de Amigos del Pueblo Saharaui, se ha vuelto a repetir idéntico patrón. Un simple grito, una apostilla en un mitin de Zapatero le va a salir carísimo. Por de pronto, Negrín ha comenzado su calvario con detención, denuncia y apertura de proceso judicial. Y todo por decir "¡Para vender el Sáhara!". Nunca cuatro palabras habían costado tanto. No hubo ni injurias, ni insultos ni amenazas de ningún tipo. En el contexto en el que fue proferido el grito y por la distancia que mediaba entre Negrín y Zapatero, no puede decirse que la seguridad del presidente del Gobierno estuviese en riesgo. Con expulsar cortésmente al alborotador hubiese bastado, pero los de Zapatero no quieren que nadie les lleve la contraria, y mucho menos en público.

Lo curioso es que no quedan tan lejos los días en que a los miembros del último Gobierno Aznar –y a casi cualquier ciudadano que se identificase como simpatizante del Partido Popular– se les tachaba públicamente de asesinos o genocidas. No se detuvo a nadie, ni nadie pagó por ello a pesar de lo grueso del insulto; a lo más se desalojó a algún revoltoso durante los mitines de la campaña electoral de 2003. Ahora las normas han cambiado, y todo ciudadano que quiera plantarle cara a los miembros del Gobierno (o del partido que lo sustenta) expresando sus opiniones se arriesga a terminar en un calabozo de la Policía Nacional. Aunque parezca mentira, a esto hemos llegado.

Lo peor de todo este asunto de la detención y proceso de Alberto Negrín no es –siendo malo– su triste destino, sino el hecho que provocó el célebre grito. Los socialistas, que llevan más de 30 años enarbolando la bandera de la soberanía y la libertad del pueblo saharaui, han dado un giro de 180 grados convirtiéndose en los aliados más fieles del Gobierno marroquí. Para adoptar tal decisión no ha pesado la tradición prosaharaui del partido, ni el compromiso que España como nación tiene contraído con este desdichado pueblo. No es preciso recordar que el Sáhara fue colonia española desde 1885, y que su desastrosa descolonización un siglo más tarde dejó a los saharauis a expensas del expansionismo marroquí.

Todos los Gobiernos españoles desde 1976 han compartido una postura única respecto al conflicto del Sáhara. Desde Madrid siempre se ha defendido el papel de la ONU como mediadora, y la convocatoria de un referéndum para que los habitantes de aquel territorio decidan si quieren formar parte de Marruecos o no. Hasta que ha llegado Zapatero y se ha entregado con armas y bagajes al rey alauita. No hay razón aparente para semejante traición a los saharauis y a los propios españoles que, desde la sociedad civil, se han mostrado siempre especialmente sensibles con las penurias que la antigua colonia ha tenido que padecer. Los motivos del cambio de parecer sólo los conoce el presidente, y mucho peso deben tener para que, por su causa, se haya detenido y se vaya a procesar a un hombre que sólo dijo: "¡Para vender el Sáhara!"

ESPAÑA
Hermann Tertsch: “Zapatero es un autista moral y político que no tiene cura”
El Confidencial 18 Abril 2007

Hermann Tertsch, el periodista más crítico con el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero que jamás haya escrito en el diario El País, se despacha a gusto en una entrevista con el periódico digital de la plataforma Basta Ya en la que critica la “mediocridad” y el “relativismo” en los que, a su juicio, se mueven los actuales dirigentes del PSOE. El periodista también afirma del presidente del Gobierno que es un “autista moral y político que no tiene cura” al que la población “debería tenerle más miedo”.

Tertsch, que fue despedido hace aproximadamente un mes por la dirección del diario en el que llevaba trabajando desde 1985, se encuentra actualmente en paro. Su situación es “la de un profesional que busca trabajo después de haber abandonado una casa en la que estuvo 22 años”, aunque sus críticas no cargan contra los máximos responsables del grupo Prisa ni contra los antiguos directores del diario de la calle Miguel Yuste: “Han sido Juan Luis Cebrián y Jesús Polanco, también Jesús Ceberio y antes Joaquín Estefanía, los que me prestaron confianza para hacer lo que he hecho. Por ello les estoy profundamente agradecido”.

En el periodismo siempre han existido tendencias, líneas editoriales y posiciones empresariales que Tertsch considera “muy legítimas”. Lo que ocurre en la actualidad es, a su juicio, mucho más grave: “El emponzoñamiento surge en la política y se transmite hasta instalarse en los medios”. En el origen de las actuales barricadas, como las califica el periodista, se encontraría la generación que llegó al poder con Rodríguez Zapatero, que para él representa “la peor cosecha de los fracasos de la sociedad española tras el franquismo”.

En la entrevista, Tertsch ve diferencias claras entre la animadversión que despertaba José María Aznar en parte de la población y la que provoca Zapatero. Para él, “José María Aznar tendría sin duda muchos defectos y graves errores. Su capacidad de generar no ya antipatía sino odio debería ser materia de estudio en el futuro”, pero el actual inquilino de La Moncloa pertenece a una especie “mucho más cercana a los aparatchiks de los regímenes autoritarios o totalitarios que al político humanista de una sociedad abierta democrática”.

Para el antiguo subdirector de El País, el sectarismo ideológico ha tenido bastante influencia en el ascenso de esta nueva clase política a la que pertenecerían el propio Zapatero; José Blanco, secretario de Organización del PSOE; y Javier Rojo, presidente del Senado, a los que Tertsch nombra sin demasiado cariño: “Todos ellos parecen llegados al partido no bajo el lema de ‘la libertad, la dignidad, el servicio al Estado’, sino bajo el de ‘juro por Dios que jamás volveré a pasar hambre’”.

“¿Qué es la crispación?”
Tertsch añadió que “cuando se tiene voluntad de gobernar contra la mitad de la población sin recurrir a los medios más clásicos hay que fomentar la criminalización de esa mitad y sus representantes. En eso están el Gobierno y sus medios”, sentencia.

Sus críticas al presidente son duras, directas e incluso dotadas de un punto de dramatismo: “Tengo la profunda convicción de que Zapatero y el pensamiento tan débil como tóxico que emanan de él y su gente son una desgracia para España, totalmente inmerecida, después de treinta años difíciles pero ejemplarizantes”.

Tertsch, que en la entrevista critica a Santiago Carrillo por presumir “mucho más de la guerra que de la transición”, también habla sobre el PNV de Imaz e Ibarretxe: “Saben que sin ETA no serían nadie; y vaticina que la sociedad española volverá “a ver la realidad de frente” y a buscar “el coraje para tomar decisiones” en caso de que la banda terrorista vuelva definitivamente a los atentados.

La rebelión de los ciudadanos frente a políticos y medios
Francisco Rubiales Periodista Digital 18 Abril 2007

Los ciudadanos se están transformando en resistentes y se rebelan. La antigua confianza en los políticos y en los medios de comunicación se hunde. Están votando lo contrario de lo que esperan los políticos y les recomiendan los expertos en los medios de prensa. Ocurrió de manera ostentosa en Europa cuando los orgullosos discípulos de José María Aznar fueron derrotados en España y cuando los votantes franceses y holandeses rechazaron la nueva Constitución Europea, pero más tarde volvió a ocurrir lo mismo en Ucrania, Italia, Alemania y Polonia. En América Latina se abre camino el populismo autoctono e indigenista, cuyas raices crecen en la rebeldía frente al viejo poder dominante. Pronto ocurrirá en todos los continentes, en múltiples comicios, en los que se incrementarán la abstención, el voto en blanco y los resultados más inesperados. Es la rebelión (por ahora pacífica) de unos ciudadanos que se sienten traicionados por los políticos y por los medios de comunicación, en los que ya no confian y a los que aprenden a despreciar.

Detras de esa rebeldía ciudadana late un mensaje claro: el rechazo a una política actual ineficiente y corrupta, que ha sido transformada en un monopolio de los políticos profesionales, aliados con los grandes poderes mediáticos.

Los ciudadanos creen que "otra política es posible" y empiezan a exigirla. La gente está cansada de que los grandes problemas del mundo nunca sean resueltos por la política, ven que la democracia necesita regenerarse y exigen cambios drásticos en el liderazgo, por ahora de manera pacífica y civilizada.

Lo grave de la situación es que los políticos, alienados por el poder y ajenos a la realidad, no perciben el peligro. Lo mismo ocurre con los intelectuales y periodistas, en su mayoría "comprados" por el poder y adscritos al pensamiento dominante, lo que les impide analizar correctamente la realidad y percibir los signos de la rebeldía.

Está ocurriendo lo mismo que cuando cayó el muro de Berlín: el comunismo se hundió por sorpresa, sin que ningún político, intelectual o periodista, occidental u oriental, hubiera sabido anticipar la debacle, a pesar de que, desde años atrás, había miles de signos que anunicaban la ruína del sistema creado por Lenin.

Ahora, la democracia está en ruínas, dervirtuada por unos políticos que la han acaparado como si fuera un patrimonio propio, pero nadie se da cuenta de que el sistema está en profunda crisis, desacreditado ante los ciudadanos, que han sido expulsados del sistema a pesar de que son los protagonistas auténticos de la democracia, los únicos que pueden otorgar o quitar legitimidad a los gobiernos.

Cualquier día, esta democracia, tan admirada y querida hace apenas una década, entrará en abierta crisis y se volatilizará. Entonces habrá llantos y manifestaciones de sorpresa, a pesar de que existieron signos y avisos que nadie supo interpretar a tiempo: desprestigio de la política, desconfianza ante el liderazgo, descrédito de los políticos, divorcio entre ciudadanos y gobierno, insaciable voracidad de poder por parte de los partidos políticos, crecimiento constante de la abstención electoral, añoranza del antiguo comunismo en amplios sectores de la Europa del Este, surgmiento de partidos políticos nuevos y aparentemente inexplicables, como el de los neocomunistas, en Alemania, o "Ciudadanos", en España, la derrota de la Constitución Europea en Francia y Holanda, el auge del terrorismo desesperado, la inexplicable transformación de ciudadanos pacíficos en radicales, la transformación de los líderes políticos en los "nuevos amos" del mundo, el hundimiento de la participación ciudadana en la política, el deleznable espectáculo de la ostentación del poder político, la acumulación de privilegios por parte del liderazgo político, la persistente fetidez de la corrupción política, la esperanza que nace y se quema velozmente por culpa de la corrupción, como ha ocurrido en Brasil y en Ucrania, etc., etc.

Voto en Blanco

El compadreo entre Zapatero, ETA y Garzón.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 18 Abril 2007

El diccionario define “compadreo” como la unión de personas para ayudarse mutuamente. A día de hoy es evidente que existe un compadreo entre Zapatero, ETA y Garzón y los ejemplos están llegando a ser tantos que a este paso en un par de semanas podremos decir que son innúmeros.

Garzón ayuda a ETA, solo dos ejemplos, la reciente inactividad del juez que ha permitido que se le devuelvan a ETA 48 herriko tabernas y la inacción del polifacético juez a nivel mediático para investigar el chivatazo telefónico hecho desde una sede policial que impidió la detención de algunos etarras de la rama financiera. La pregunta es ¿en que ayuda ETA a Garzón?, pues a conseguir el premio Nóbel de la Paz.

Garzón ayuda a Zapatero, el ejemplo más reciente es la imputación a los peritos del informe del ácido bórico actualmente declarados como testigos y el intento de exculpación de los jefes policiales que alteraron el informe actualmente imputados del hecho en los juzgados de Madrid. Espera a cambio de Zapatero la cartera ministerial que no le dio Felipe González.

Zapatero ayuda a ETA, aquí si que los ejemplos son innúmeros, Pumpido diciendo que ETA ya casi no existe, liberando a de Juana Chaos, evitando por dos veces que se juzgue a Otegui, dando salvoconductos telefónicos a ETA para moverse por Francia lo que lleva a pensar de que tipo serán los salvoconductos que tendrá ETA en España y permitiendo que Batasuna se presente a las elecciones para lo que les deja dos opciones conocidas, PCTV y ANV y alguna otra que tendrán camuflada por si acaso. Pero para tapar sus vergüenzas van a ilegalizar al partidito señuelo a las agrupaciones de electores.

ETA ayuda a Zapatero a lo grande en el tema de asegurarle una baza electoral, la desactivación de ETA, que no es tal pero ETA se hará la muerta un rato para que así lo parezca. Y lo más chungo es el esfuerzo que ha hecho ETA para facilitar a Pumpido la ilegalización del partidito señuelo y a las agrupaciones electorales, para ello como el mismo Gara dice, Batasuna ha impulsado el lanzamiento de ambos señuelos públicamente, lo que va a utilizar Pumpido como argumento para solicitar su ilegalización y ganar así dos bazas que demuestren que no existe compadreo entre Zapatero y ETA.

Con este compadreo todos, Garzón, Zapatero y ETA ganan, perdemos los españoles.

La hoja de ruta de Zapatero al infierno tiene previsto otro compadreo entre ETA, Zapatero y Garzón para evitar que se note el compadreo entre ETA, Zapatero y Garzón.

Viejas marcas para nuevos tiempos
Vicente A.C.M. Periodista Digital 18 Abril 2007

Las viejas marcas vuelven a desempolvarse tras años de letargo y olvido, para dar cabida las mismas ideas secesionistas que las inspiraron, pero en este caso apoyadas por el terrorismo de ETA. En su carrera zigzagueante de lograr representación en los próximos comicios municipales y autonómicos, BATASUNA-ETA ha sacado el baúl de los recuerdos la marca ANV- Acción Nacionalista Vasca- cuya historia está basada en un movimiento básicamente integrado con la original Herri Batasuna. Según consta oficialmente ninguno de sus integrantes de la mesa nacional tienen relación formal con BATASUNA, con lo que se puede hablar de un partido "blanco" que legalmente puede presentarse a las elecciones.

Aquí parece que el caso no es tan claro como lo es el del PCTV, donde hay pruebas policiales que demuestran las conexiones evidentes con BATASUNA-ETA, y el apoyo incondicional de la formación ilegalizada en la petición de votos para ese partido. Con ANV existe solo la duda de si BATASUNA-ETA dejará que sean esos sus represenatntes y se queden los de su propia mesa nacional relegados a meros "inspiradores" y asesores. Lo que parece claro es la coincidencia total de objetivos entre el partido durmiente ANV y BATASUNA-ETA, a pesar de no existir integración de hecho.

No es la primera vez que BATASUNA-ETA, ante la imposibilidad de ir con sus listas manchadas y contaminadas de nombres relacionados inequívocamente con el mundo etarra, se vea obligada a delegar en otro partido, aparentemente desligado, pero firmemente sometido a los dictados de los auténticos líderes batasunos. Es mucho lo que hay en juego y las futuras alianzas para la anexión de Navarra. No hay tiempo para otros inventos y regates jurídicos. ANV es la solución y la Fiscalía no va a poner ningún reparo, primeramente porque va a ser muy difícil demostrar cualquier vínculo y segundo porque no hay voluntad para hacerlo.

Así que ya tenemos una vieja marca que va a funcionar sin problemas, para los nuevos tiempos que se avecinan, nada optimistas para la supervivencia de España, por el empeño de un Presidente en ceder al chantaje de unos terroristas. La democracia vencida por su propia permisividad y la indignidad de los que deberían defenderla.

El Supremo pierde el control de 48 «herrikos» porque Garzón no prorrogó su embargo
NIEVES COLLI. MADRID. ABC 18 Abril 2007

El Tribunal Supremo ha perdido el control sobre el patrimonio de 48 de las más de cien «herriko tabernas» sobre las que tiene que determinar si guardan relación financiera con Batasuna y si, por lo tanto, su patrimonio debe ser liquidado junto con el de la formación ilegalizada. Los embargos judiciales deben prorrogarse cada cuatro años para que se pueda mantener la investigación, algo que, según fuentes judiciales, no se hizo en los meses de mayo, octubre y noviembre del pasado año por el Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, que actualmente dirige Baltasar Garzón y que durante varios meses ocupó provisionalmente Fernando Grande-Marlaska para sustituir al primero.

Esta circunstancia ha provocado en igual medida enfado y preocupación entre los miembros de la Sala Especial («Sala del 61») del Tribunal Supremo, la encargada de ver y resolver asuntos centrales como la aplicación de la Ley de Partidos.
La Sala revisó ayer la última documentación actualizada sobre el patrimonio de las «herrikos», que se engloba en la causa general contra Batasuna, abierta tras su ilegalización. No haber promovido una nueva prórroga sobre las sedes de los proetarras supone un retroceso en la aparatosa, proloja y larguísima investigación que el Estado (jueces, fiscales y Fuerzas de Seguridad) emprendió contra el «complejo ETA» al comienzo de la pasada legislatura.

Por otra parte, y tras un debate «vivo», «intenso» y jurídicamente «muy interesante», los magistrados acordaron ayer por unanimidad no reclamar al Parlamento vasco las subvenciones y sueldos que en su día correspondieron —y no se entregaron— al Grupo parlamentario Sozialista Abertzaleak (heredero del de Batasuna) pero con la garantía de que en ningún caso se destinarán a fines que puedan guardar relación con el partido ilegalizado.

Las subvenciones
La Cámara autonómica deberá acreditar ante el Tribunal Supremo que ha tramitado el correspondiente expediente de anulación de las subvenciones en su día destinadas a los batasunos, así como el fin que termine por darle a ese dinero, que asciende a una cantidad cercana a los 690.000 euros. Esta decisión, en parte sugerida en su escrito por la Abogacía del Estado, ha sabido satisfacer las distintas posiciones que ayer se pusieron de manifiesto dentro de la Sala.

Fuentes judiciales han explicado que el debate se centró principalmente en determinar de quién es propiedad ese dinero. La conclusión a la que se llegó es que nunca formó parte del patrimonio del partido ilegalizado ni de su Grupo parlamentario, pues ni siquiera fue transferido a sus cuentas. Por lo tanto, se entiende que es aún propiedad de la Cámara.

Aclarado ese extremo, los magistrados decidieron que la partida puede quedar integrada dentro de los presupuestos del Parlamento vasco, pero con la condición de que le queda expresamente prohibido destinarla a cualquier fin que pueda tener que ver con la ilegal Batasuna o sus parlamentarios. En palabras de algunas de las fuentes citadas, «si el dinero no entró en las arcas de Batasuna, ahora debe garantizarse que en el futuro tampoco entre. Es decir, que su destino sea acorde con la legalidad». La transferencia de cualquier cantidad a la formación ilegalizada o a sus miembros sería constitutiva de un delito de malversación de fondos públicos, según la Ley de Partidos.

JUZGADOS
Suspendida una oposición en Carballo por incluir un ejercicio de gallego eliminatorio
carballo La Voz 18 Abril 2007

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de A Coruña ha dictado un auto por el que decreta la suspensión de las pruebas de selección de un asesor urbanístico convocadas por el Concello de Carballo. El auto, notificado ayer, es consecuencia de un recurso presentado por el PP contra las bases aprobadas por el gobierno municipal por considerar que el sistema elegido, concurso-oposición, y el carácter eliminatorio del ejercicio de gallego son discriminatorios.

El grupo de la oposición municipal solicitó la suspensión cautelar del proceso basándose en un informe jurídico del secretario del Ayuntamiento, según el cual podría existir «desviación de poder, xa que o sistema escollido polo Concello -argumenta el PP- non perseguía a selección do mellor candidato, senón discriminar a posibles candidatos premiando méritos que ían orientados a puntuar requisitos concretos e determinados». Pero el debate se centró sobre todo en el carácter eliminatorio del ejercicio de gallego, «o que implicaba -en opinión de los populares- unha imposibilidade real de que puideran presentarse todos os aspirantes que quixeran».

Los denunciantes consideran que el auto supone «un importante revés» para el tripartito, que quedaría «en evidencia no que respecta á transparencia e legalidade da política de persoal que está a practicar, así como na soberbia demostrada, posto que todos os partidos do goberno -señalan- votaron en contra da iniciativa política do PP para rectificar as bases e reconducir o proceso sen chegar aos tribunais».

El alcalde de Carballo, Evencio Ferrero, quitó importancia al auto, porque el gobierno municipal ya había decretado la suspensión de las pruebas, e invitó al PP a participar en la mesa de negociación, a propuesta de la cual, dijo, se elaboraron las bases.

CARBALLO
EL CONCELLO RECURRIRÁ ESTA SENTENCIA ANTE EL TRIBUNAL SUPERIOR DE XUSTIZA DE GALICIA
El juzgado suspende una oposición de asesor urbanístico en Carballo
El grupo municipal del Partido Popular había denunciado irregularidades en el proceso de selección y llegó a solicitar al Gobierno local que corrigiese las bases.
M. Carmen Suárez. Carballo La Opinión 18 Abril 2007

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo de A Coruña dictó un auto en el que decreta la suspensión de las oposiciones de asesor urbanístico en el Concello de Carballo, cuyas bases había denunciado el Partido Popular (PP) al entender que había en ellas irregularidades. Los populares solicitaban la suspensión cautelar teniendo en cuenta un informe jurídico negativo redactado por el secretario municipal.

En este informe se advertía de que podría haber desviación de poder, puesto que, el sistema de selección escogido por el Concello "no perseguía la selección del mejor candidato, sino discriminar posibles candidatos premiando méritos que iban orientados a puntuar requisitos concretos y determinados", explicaron desde el Partido Popular. Los populares también denunciaron que el ejercicio de lengua gallega fuese eliminatorio.

El PP entiende que las bases eran nulas de pleno derecho, y destaca que, de seguir adelante con el proceso selectivo, su posterior anulación "causaría a los afectados perjuicios de muy difícil o imposible reparación". De ahí que solicitasen la suspensión cautelar de la convocatoria.

Los populares se felicitan ahora de que el juez les dé la razón, y aseguran que es la primera vez que un juzgado paraliza un proceso de selección de personal del Concello "atendiendo a la posible existencia de las irregularidades denunciadas". Destacan, además, que esta resolución judicial supone "un importante revés para el Gobierno local" y que deja en "evidencia" al Ayuntamiento en lo que respecta a "transparencia y legalidad de la política de personal que se está practicando, así como en la soberbia demostrada, puesto que todos los partidos del Gobierno votaron en contra de la iniciativa política del PP para rectificar las bases y reconducir el proceso sin llegar a los tribunales". Esta sentencia todavía no es firme, por lo que el Concello de Carballo ya anunció que la recurrirá ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG).

El alcalde, el nacionalista Evencio Ferrero, destacó que después de la denuncia presentada por el Partido Popular el Ayuntamiento acordó, en una Junta de Gobierno local, la suspensión cautelar de este procedimiento mientras no hubiese una resolución definitiva.

De todas formas, el regidor aclaró que esta sentencia será valorada en la mesa de negociación con todos los sindicatos, a la que también invita a asistir a los populares.

Ferrero recordó que todos los grupos políticos de la Corporación participan en los procesos de selección de personal, aunque el Partido Popular se negó a participar. Además, el regidor afirmó que desde que el PP presentó el recurso contra las bases de asesor urbanístico ya tomaron posesión dos nuevos funcionarios en el Concello, a los que también se les exigía el conocimiento del gallego, y sin embargo, en ese caso, no hubo ningún problema.

EL PRIMERO SE PRESENTÓ EN UN CENTRO DE TOLEDO
Madrid registra el segundo escrito de objeción de conciencia a la asignatura Educación para la Ciudadanía
Unos padres de la Comunidad de Madrid han presentado este martes en el colegio de sus hijos el escrito por el que presentan objeción de conciencia frente a la asignatura Educación para la Ciudadanía. La familia Navarro-Tamayo, padres de cinco hijos, ha presentado el escrito en el centro San José de Cluny de Pozuelo de Alarcón porque han "querido dejar claro que esta materia se entromete en la formación moral" de sus hijos y se oponen a ello. Es el primer caso en Madrid pero no a nivel nacional, ya que un grupo de padres ya entregó en el colegio San Juan Bautista de Toledo un impreso en el que declaraban su oposición a que sus hijos reciban las enseñanzas recogidas en esta asignatura.
Libertad Digital 18 Abril 2007

La familia Navarro-Tamayo lo tiene claro: "Aunque no todos nuestros hijos van a cursar la asignatura en el curso que viene, hemos querido dejar claro que esta materia se entromete en la formación moral de nuestros hijos y sencillamente, nos oponemos a ello".

Esta familia, la primera en la Comunidad de Madrid que presenta un escrito de objeción de conciencia sobre la asignatura de Educación Para la Ciudadanía, entiende que la formación moral se la tienen que dar ellos y el centro educativo que ellos elijan: "No podemos consentir que ningún Gobierno cocine un sistema de formación moral que se opone a nuestras convicciones y lo imponga como asignatura obligatoria".

Leonor Tamayo que, es, además, una de las responsables de la campaña de objeción de conciencia frente a la asignatura Educación para la Ciudadanía, ha explicado que "una muestra de lo que va a ser la asignatura Educación para la Ciudadanía es que las organizaciones de homosexuales que promueven la marcha del Orgullo Gay del 2007 acaban de recordar que esta materia escolar es importante como avance logrado por los colectivos homosexuales".

En este sentido, una treintena de organizaciones que plantean la objeción de conciencia ante la asignatura Educación para la Ciudadanía ya han denunciado que "algunos" de los contenidos de esta materia implican una formación moral "contradictoria" con las propias convicciones. Según estos colectivos, la asignatura supone un "adoctrinamiento" al servicio del poder y una "imposición" del Estado porque ha sido redactada "sin el consenso mínimo de la comunidad educativa".

Puede ver la carta en este enlace. http://www.libertaddigital.com/php3/photoshow.php?id=cartaobjecion.gif&comment=Objeci%F3n%20de%20conciencia%20frente%20a%20la%20asignatura%20Educaci%F3n%20para%20la%20Ciudadan%EDa

Recortes de Prensa   Página Inicial