AGLI

Recortes de Prensa     Domingo 7 Mayo   2007

Hay que terminar con este gobierno que solo ha reforzado a los separatistas
LÍNEA EDITORIAL minutodigital 7 Mayo 2007

Acierta Jaime Mayor Oreja, cuando dice que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, "necesita a ETA para su proyecto, para hacer irreconocible a España”.

La vuelta a las instituciones, y al reparto de dinero público, de Batasuna-ETA a través de ANV, no es más que una muestra de la debilidad de un gobierno que ha construido su proyecto de tal forma que ha de contar con el beneplácito de los terroristas y el apoyo de los separatistas para seguir adelante. Todos sabemos el efecto que tendría una tentado mortal de ETA previo a las elecciones, por ello el PSOE está en manos de los terroristas y ahora no le queda otra que seguir con sus pactos. Por eso Batasuna se sale con la suya, porque en estos momentos el PSOE y la izquierda abertzale se necesitan mutuamente, los primeros para seguir en el poder, los segundos para sobrevivir políticamente. Igual que el PSOE precisa para gobernar Galicia del concierto del BNG o Cataluña de ERC, y los separatistas de la connivencia del PSOE para ocupar cuotas de poder. Por no hablar del Congreso.

PP y PSOE tendrían la solución a tanto disparate con sólo ponerse de acuerdo en cambiar la ley electoral y poner en su sitio a los partidos nacionalistas y separatistas, de tal forma que con el 10 % de votos con los que cuentan entre todos -menos por ejemplo que Le Pen en Francia-, tengan la influencia que democráticamente se merecen en la política nacional. Es decir ninguna.

Mayor Oreja apuntó también certeramente en su intervención en un acto electoral en Granada lo importante que son estas elecciones municipales, porque “también se toma posición de lo que se hace en el Gobierno central”. Y es que a ser posible estas elecciones deberían servir para castigar las barrabasadas de este Zapatero, que en vez de reforzar España ha reforzado a los separatistas, y forzar un adelanto electoral que ponga fin a esta –en palabras también de Mayor Oreja- “España de ‘progres’ y sin valores, esta España irreconocible y rota”. Dice Mayor Oreja que lo que España necesita “es un Gobierno que no necesite a ETA y ese es el futuro con Mariano Rajoy, que formará un Gobierno que no necesite a los terroristas”.

Pero tan importante es prescindir de la espada de Damocles del terrorismo, como que ese futuro gobierno tampoco necesite a los nacionalistas y sus continuos chantajes. Sin duda el PP es la única alternativa posible para parar a Zapatero, y lo que es más importante, proteger a España de la descomposición a que esta siendo sometida. Por ello, esperamos del PP de Rajoy lo mismo que del PP de Aznar cuando ilegalizó a Batasuna, que no le tiemble el pulso cuando toque poner en su sitio a los nacionalistas.

Relegalización de Batasuna
Eduardo García serrano minutodigital 7 Mayo 2007

La "prima dona" de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, ha vuelto a relegalizar Batasuna, el comando político de ETA, dándole patente de corso para las elecciones municipales a una franquicia muy vieja del separatismo vasco, la ANV, que se podrá presentar a las elecciones municipales con el fin primordial de allegar recursos económicos procedentes del bolsillo de todos los españoles a las arcas de la organización terrorista ETAsuna.

En contra de lo que pueda parecer, a mí me resultó de una invencible repuganancia la ilegalización de Batasuna pero no por las mismas razones que a Gaspar Llamazares, a ZP o a ese miserable de Carod Rovira, que acudió a postrarse ante Josu Ternera, con el miedo vaciándole la vejiga, para rogarle a ETA que no matase en Cataluña.

A mí me resultó de una invencible repugnancia la ilegalización de Batasuna porque para ilegalizarla primero hubo que legalizarla. Durante muchos años la Justicia española, el Parlamento español y los gobiernos de España han dormido sobre esa iniquidad que se llama Batasuna porque el pacto con los separatistas es previo al pacto constitucional y Batasuna es, no lo olvidemos, un inestimable mochilero de todos aquellos cuya finalidad política es la proclamción de la independencia de los territorios en los que gobiernan con la voluptuosidad de los sátrapas. Y eso, en España, no va a dejar de ser legal.

Para hacer digerible la trágala de esa obscena imbecibilidad: la legalización de formaciones políticas cuya meta es la ruptura del Estado a través de la proclamación de la independencia de cualquier territorio de España, la mentira debe adoptar el aspecto más benigno para negar la Historia y la verdad llevando ad absurdum un argumento falaz, pero muy convincente: todas las ideas son respetables mientras se sostengan y se defiendan sin violencia. Y así nos encontramos con que el Estado, o sea todos nosotros, debe sufragar con nuestros impuestos a formaciones políticas cuyo objeto es la destrucción de ése Estado bajo cuyo amparo viven.

El estado no puede impedir que haya ciudadanos que no se sientan ni se piensen españoles, máximo cuando el Estado ha renunciado a enseñar España a través de sus irrenunciables competencias de educación, formación, comunicación y docencia, pero sí puede y debe impedir que ésos ciudadanos se organicen y se vertebren en formaciones políticas cuyo objetivo primordial es la ruptura del estado a través del terror de la sangre y el fuego, o del terrorismo intelectual, cultural y docente.

Ejemplo: Francia. Grandiosa Nación europea en la que están prohibidos los partidos políticos que prediquen el separatismo. Claro que lo que a nosotros nos separa de Francia no son sólo los Pirinéos, sino una insalvable cordillera de miedos políticos y de complejos democráticos que son los que nos han conducido al absurdo de legalizar Batasuna y toda clase de partidillos separatistas socapa de que todas las ideas, incluida la destrucción de España como Estado y como Nación, son democráticamente respetables y defendibles.

Gobierno y fiscal, responsables
Editorial ABC 7 Mayo 2007

NUNCA en la historia judicial de la democracia española se había producido una desautorización tan absoluta como la que ayer dedicó el Tribunal Supremo a la Fiscalía General y a la Abogacía del Estado por no haber solicitado la ilegalización de Acción Nacionalista Vasca, junto con o previamente a la nulidad parcial de sus candidaturas. Las lecturas triunfalistas y un tanto patéticas del auto del TS hechas por el ministro de Justicia y el secretario de Organización del PSOE reflejan la huida hacia delante del Gobierno socialista, cuyo fracaso en el proceso de negociación con ETA es ya de tal magnitud que, de hecho, ha arruinado definitivamente la legislatura socialista. Los magistrados de la Sala del artículo 61 de la Ley Orgánica del Poder Judicial han hecho equilibrios para salvar las demandas del fiscal y de la Abogacía del Estado de los inconcebibles defectos procesales que presentaban. Según el auto, tal y como estaban presentados ambos escritos, ni era aplicable la ley de Partidos Políticos ni la Sala del artículo 61 era competente para resolver las demandas, simplemente porque el fiscal y el abogado del Estado habían planteado sus peticiones como meras impugnaciones de listas electorales, materia que es competencia de los juzgados de lo contencioso administrativo. Para aplicar la ley de Partidos Políticos a unas candidaturas -que no sean agrupaciones de electores- la cuestión previa es la ilegalización del partido que las presentó. En definitiva, el Gobierno sabía lo que hacía al acotar la capacidad de decisión de los magistrados, a quienes no ha dejado declarar la ilegalidad ANV y de todas sus listas. Aún resta la decisión del Tribunal Constitucional, por lo que el Gobierno todavía no debe pensar que lo peor ha pasado.

Este reproche al fiscal y a la Abogacía del Estado procede de un órgano jurisdiccional formado por dieciséis magistrados del Supremo, incluidos los presidentes de sus Salas y el del propio alto Tribunal. Aquí no valen los tópicos insultos contra la «derecha judicial», porque la pluralidad ideológica de la Sala del 61 es notoria. Es una situación insólita que debe dar lugar a consecuencias políticas. El fiscal general del Estado queda definitivamente desacreditado por la falta de rigor profesional y de lealtad institucional con la que está dirigiendo a la Fiscalía en este lamentable proceso de «paz». Su adhesión al proyecto partidista del PSOE y del Gobierno ha hecho crisis pública con el varapalo del Supremo, y su continuidad al frente del Ministerio Fiscal ya resulta insostenible desde una perspectiva responsable y respetuosa con la institución que dirige. La treta procesal urdida por Conde-Pumpido para impedir que el Supremo actuara contra ANV y todas sus candidaturas es la gota que colma un vaso que ya estaba al límite por las arbitrariedades cometidas con la retirada de acusación contra Otegi o la excarcelación del etarra De Juana Chaos.

En democracia, el efecto de una situación así debería ser obvio para el interesado. No es suficiente con denunciar la impunidad de Batasuna y lamentarse de lo sucedido. Lo peor está por venir porque lo importante es que se han colado, gracias al Gobierno de Rodríguez Zapatero, la mitad de las listas de ANV. El Gobierno y la Fiscalía deben responder en el Parlamento de esta crítica dejación de funciones que han protagonizado y con la que han traspasado la última línea roja que le quedaba al Estado: que ETA no se presente a unas elecciones. Los etarras deben estar frotándose los ojos ante un escenario en el que se rearman, matan, extorsionan, destruyen, amenazan y, pese a todo esto, quienes deberían perseguirlos implacablemente les dejan hacer política, ceden a sus chantajes, dan impunidad a dirigentes como Otegi y les abren paso a las urnas y a los ayuntamientos. ¿Qué razón de fuerza legal y democrática puede hoy oponerse a ETA para que se rinda? La respuesta es dramática para los españoles, que deben saber que esta situación tiene responsables políticos con nombre y apellidos.

ZP vs. Sarkozy
Amor a la patria
Isabel Durán Libertad Digital 7 Mayo 2007

"Mis queridos compatriotas de esta gran, vieja y bella Nación. Amo a Francia como quien ama a un ser querido", han sido las primeras palabras del recién elegido presidente de Francia. Toda una lección de patriotismo que, sinceramente, me ha provocado una gran alegría al tiempo que una honda envidia. Menuda suerte tienen nuestros convecinos, qué buena elección, ¡enhorabuena!

Nicolás Sarkozy es un hombre profundamente liberal, votado abrumadoramente en unos comicios con una legitimidad avalada por una participación histórica. Un presidente que proclama sin complejos que va a devolver el orgullo a los franceses. Y que además lo va a hacer sin odio a los demás, sin que nadie se sienta excluido, porque "no es la victoria de una Francia contra otra". O sea, lo mismito que el presunto presidente de todos los españoles.

Y es que José Luis Rodríguez Zapatero llegó a La Moncloa y se avergonzó de ser español. Pactó con los enemigos de España convertir en un Estado residual esta gran, vieja y bella Nación. Rompió las reglas de juego de la democracia para allanar el camino hacia la independencia a quienes someten a España a un constante chantaje e incluso pactan treguas para que los terroristas miren en el mapa a la hora de poner las bombas. Pero eso fue sólo el principio.

Rodríguez Zapatero no ha parado hasta conseguir que los pistoleros estén en las elecciones y se instalen de nuevo en las instituciones. Tan lejos ha llegado que incluso nuestro más alto tribunal, el Supremo, le ha dicho que el Gobierno que debió pedir la ilegalización de ANV. Es decir, que si no persigue a esta marca electoral de la ETA es porque no puede, al haberlo impedido Zapatero no impugnando todas las listas o lo que es lo mismo, al entregarles sus feudos tradicionales. La patente etarra recibirá de inmediato caudales procedentes del erario con que matar a sus propias víctimas. Misión cumplida. O "compromisos adquiridos", segunda parte. Sigue siendo sólo el principio.

De Juana y los blanqueados etarras campan ya a sus anchas y el Gobierno socialista está "deseando recibirles" (Bermejo dixit). El objetivo, la diana, no es la ETA, es el PP. Coincidencia de intereses. Amor a la patria, versión ZP.

Zapatero legaliza a Batasuna y Rajoy se disfraza de Sarkozy
POR PABLO SEBASTIÁN ABC 7 Mayo 2007

EL Partido Popular se ha apropiado con una cierta euforia de la victoria presidencial de Sarkozy, que del mismo golpe ha derrotado a Royal, a Le Pen y a Bayrou, simulando los del PP una identificación -al día de hoy imposible- entre el nuevo presidente de Francia y Mariano Rajoy, o entre la UMP gala y el PP. Pero la derecha española está confiada en que la derrota de «La Zapatera» Royal, que recibió el maléfico apoyo de Zapatero, se convierta en talismán para doblegar al PSOE en las elecciones municipales de fin de mes, en las que la única novedad es el regreso de Batasuna a la legalidad de la mano del Gobierno, que hace una nueva concesión a ETA.

La mentira y la temeridad siguen instaladas en el palacio de La Moncloa, donde por lo que se ve no han aprendido la lección de la bomba de ETA en Barajas, o sencillamente han acatado el chantaje de la banda, aunque sea al cincuenta por ciento, porcentaje de las listas batasunas de ANV admitidas por Zapatero, lo que podría ser el fruto de un nuevo pacto secreto entre los negociadores de Zapatero y Otegi para dar entrada a Batasuna en la política a cambio del mantenimiento del alto el fuego, cosa que está por ver, porque a los jefes de ETA todo les parece poco. Y puede que, a pesar de esta nueva concesión política de Zapatero -que se suma al diálogo del PSE-PSOE con Batasuna, a la mesa política de negociación y a la excarcelación de De Juana- los etarras decidan perpetrar otro atentado, siguiendo su máxima criminal de que letra con sangre entra.

Sobre todo esto el PP dice la verdad, pero su discurso se pierde en el fragor de viejas y perdidas batallas, en errores del pasado y en la conspiración del 11-M, con un Rajoy que dice no saber lo que pasó, un Zaplana enloquecido que pretende exhumar los cadáveres de la masacre a ver si aparecen restos de titadyne, Aznar haciendo chistes sobre la guerra de Irak y una Aguirre que no cesa de jalear a los conspiradores en Telemadrid, mientras apoya las payasadas de Tita Cervera contra el alcalde Gallardón.

Menos mal que Sarkozy le ha dado un momento de entusiasmo y de gloria al PP, que, al son de la Marsellesa, se mira en el espejo del francés a pesar de las diferencias de liderazgo, programas y convicciones democráticas que separan el centro-derecha español del francés. Por citar un ejemplo sobre los líderes, podríamos decir que Sarkozy es un hombre de acción que cumple sus discursos políticos, y que Rajoy es un político pasivo que sólo habla de la actualidad. Pero hay mucho más, porque ahí está reciente la oposición de Francia a la guerra de Irak, su opción europea -por la Europa política y no por la dispersa- frente al atlantismo ciego del PP. Y el concepto francés de soberanía nacional que impide presencia de bases militares extranjeras en su territorio, o acuerdos superpuestos de defensa como los que España tiene con Estados Unidos y la OTAN -bilateral y multilateral-, sin que ninguno incluya una cláusula automática de defensa integral del territorio español.

Este PP es todavía incapaz de pasar la página del franquismo, ni siquiera para hacer un homenaje a don Miguel de Unamuno en Salamanca, lo que fue una oportunidad perdida de acercarse al mundo cultural, donde apenas tienen influencia, al contrario de lo que ocurre con la UPM y Sarkozy, que ha recibido el apoyo de destacados intelectuales de la izquierda. Un político, el francés, que, desde el respeto a los católicos, reivindica el Estado laico, lo que no sólo no hace el PP, sino que se somete a las más extremas posiciones de la Cope episcopal, convertida en extraño aliado del PSOE por causa de su disparatada agresividad, que luego utilizan las huestes de Zapatero como la prueba evidente de la «derecha extrema de la crispación».

Sarkozy, frente a la fallida VI República de Royal, promete la regeneración democrática -de la que se olvidó Aznar en su mandato- y una más eficaz separación de los poderes del Estado en menoscabo del poder presidencial en un país donde, a diferencia de España, el Ejecutivo y Legislativo sí están separados, y donde el principio de representatividad electoral -sin las listas cerradas, ni favores a minorías nacionalistas y de otro tipo- son realidad. Algo que nada o poco preocupa a los dirigentes del PP, ni a los del PSOE.

Donde sí tiene mucho que aprender Sarkozy de España y del PP, y así lo ha reconocido, es de la política económica liberal que se desarrolló en nuestro país bajo el Gobierno de Aznar. Aunque no tanto de la desactivación de la gigantesca maquinaria funcionarial del Estado, porque aquí el monstruo francés lo hemos compensado con el monstruo autonómico. No obstante, los dos partidos, la UMP y el PP, sí coinciden en otros debates esenciales, como son el control de la inmigración, la seguridad y la puesta en valor de los símbolos de la identidad nacional. Y Sarkozy mantiene una excelente relación con los primeros dirigentes del Partido Popular, al tiempo que da la impresión de que puede ser un presidente que mantenga una relación con España de respeto y colaboración, dejando de lado el complejo paternalista y de superioridad que, desde el inicio de la transición española, exhibieron Giscard, Mitterrand y Chirac.
LA CRÓNICA DEL LUNES, Pablo Sebastián

Zapatero lleva a ETA a los ayuntamientos
EDITORIAL Libertad Digital 7 Mayo 2007

Cuando la Audiencia Nacional protestó en un auto por el inusitado comportamiento de la Fiscalía, impidiendo que pudieran juzgar a Otegi al retirarle los cargos para que éste pudiera salir en libertad, hubo protestas por parte del PSOE y el Gobierno. Consideraban poco menos que una insolencia atreverse a cuestionar a los esclavos de Cándido. Unas semanas después, su actitud ante la reprimenda de la Sala del 61 del Tribunal Supremo, en la que se le echa en cara a la Fiscalía no haber promovido la ilegalización de ANV, ha cambiado notablemente. Simplemente han mentido, asegurando que los jueces les han dado la razón.

La táctica les dará tan poco resultado como la anterior. Si asombroso fue que la Audiencia Nacional protestara en su día, más lo es que es el más alto tribunal haya seguido el mismo camino. Pero no podía hacer otra cosa; la actitud del Gobierno en lo que respecta a ETA-Batasuna bordea lo delictivo. Pretender hacer ver que se mantiene la ilegalización de Batasuna mientras se permite que sus dirigentes escapen de la cárcel y que tanto PCTV como ANV se presenten a las elecciones y reciban el dinero de todos es una traición más de Zapatero al pacto por las libertades, a España y a la democracia, cuya destrucción en el País Vasco bendice.

Zapatero le ha vuelto a abrir la puerta de las instituciones a ETA, cerrando así el periodo más exitoso en la lucha antiterrorista. Desgraciadamente para nuestro país, la iniciativa de perseguir sin tregua a la banda provino de un Gobierno de derechas; de ahí que el presidente más sectario de la historia de nuestra democracia haya procedido a desmontarla con esmero, para que no quedara piedra sobre piedra. Ayuno de ideología, hambriento de poder; destruir la herencia de Aznar es lo único que guía sus pasos. Es una lástima que el tratamiento de sus obsesiones lo debamos pagar los ciudadanos españoles.

Legalización de ANV
Larga y triste, la noche suprema
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 7 Mayo 2007

La sentencia del Supremo alcanza a la ETA justo hasta donde el Gobierno ha querido alcanzarla. Queda un gallo de pelea desplumado, pero vivito y más furioso que nunca. La canalla grita sus apuestas; hay mucho presunto respetable que vive de sacarle rendimiento a la ETA, aun condenándola con la boca pequeña.

Por supuesto el terror seguirá: el ser se empeña en ser. La única novedad es que todo va a empeorar. No puede ser de otra forma: el mal ya le tiene tomada la medida al Gobierno y a la Fiscalía (valga la redundancia), a la Abogacía del Estado y a la prensa del régimen suicida. En resumen, a la calamitosa progresía sin principios, amnésica, que ha saltado del GAL al apaciguamiento.

¿Por qué volverán con más furia? Resulta ya cansino, pero venga: la barbarie entiende las concesiones como debilidad. Y lo peor es que acierta. Por parar el golpe sobre su imagen o por aprovechar absolutamente todo lo que ofrece el terrorismo (vicio nefando del PSOE y de sus socios), toman la sentencia insomne del Supremo como pistoletazo de salida. Si hay que mentir, que sea al unísono. Maite Fernández Etcétera y don Bermejo, Pumpido y Blanco y hasta el navarro Chivite se aprestan al embuste.

La plana mayor socialista encara la recta final de su capitulación mintiendo, como siempre. Siembran la confusión en una intoxicación de gabinete. Su carrera hacia el abismo culmina con el regreso del terrorismo a las instituciones. Gracias al esmero de la Fiscalía, los españoles seguirán financiando una zona de excepción democrática en el País Vasco, el estado de miedo, la amenaza continua. Y esas muertes esporádicas que para Rodríguez el estilita, encaramado a la columna de su necedad, no existen. O son accidentes.

Creen los insensatos que el gallo de pelea desplumado coadyuvará a su causa preferida: expulsar del sistema al PP. El cuadro es tan espeluznante que no encuentra parangón en Europa. Helos ahí, gobernantes armando la ignominia. Se felicitan y sostienen que el Supremo les da la razón. Pero ya el portavoz del CGPJ Enrique López apostilla que el tribunal sólo podía anular las candidaturas impugnadas, que estaba impedido para "ir más allá".

Es decir: que si en vez de 133, el teledirigido Pumpido hubiera impugnado 145 candidaturas, o 157, o todas las de ANV, esas serían las anuladas por el Supremo. Échenle la culpa al Gobierno, nos dice tácitamente el alto tribunal tras su noche más larga y más triste. Noche de deliberación y de fracaso.

Auto del Supremo
Previsible y condenable
Agapito Maestre Libertad Digital 7 Mayo 2007

Era previsible, pero no por eso menos criticable. La decisión del Tribunal Supremo ha estado en consonancia con el Gobierno. No sólo ha aceptado la propuesta de la Fiscalía General del Estado, que sólo responde a los dictados de Zapatero, sino que critica con un cinismo sin par lo que los propios magistrados legalizan, que no es otra cosa que lo demandado por el Gobierno. La Sala 61 del Tribunal Supremo ya ha pasado a la historia. Será juzgada por las próximas generaciones como un Tribunal injusto por su falta de solidez política y democrática y, sobre todo, por su incoherencia jurídica. El historiador futuro necesitará argumentos, documentos, en fin, fuentes para reconstruir con rigor la perversa sentencia que ha emitido esta Sala para que los asesinos de ETA vuelvan a las instituciones locales. Sin duda alguna, hallará ese tipo de información, pero nadie piense que es una verdad compartida y al alcance de cualquiera.

El investigador tendrá que emplearse en serio en la búsqueda de fuentes para situar adecuadamente la actuación de este Tribunal, porque puede dejarse arrastrar por una verdad incontestable. En efecto, el futuro historiador leerá, sin duda, la prensa de estos días y constatará verdades "fácticas", hechos conocidos por todos los ciudadanos, por ejemplo, "Zapatero consigue que ETA vuelva a los Ayuntamientos", "Zapatero no aplica la Ley de Partidos para legalizar ETA". Todos esos ejemplos pueden leerse bajo un denominador general y común para los futuros historiadores de esta época. "Mientras que el anterior gobierno de Aznar ilegalizó a Batasuna, es decir, a ETA, el gobierno socialista de Zapatero 'legaliza' el terror."

Es comprensible que bajo esa constatación inequívoca muchos pasen por alto el comportamiento de la Sala 61. Más aún, que existan análisis que vuelquen todas sus críticas contra el Gobierno y dejen pasar el auto terrorífico de estos magistrados. Terrorífico, sí, porque legaliza a los terroristas a participar, o mejor, a manipular y ejercer el terrorismo desde las instituciones locales. Terrorífica decisión la del auto y, sin embargo, todo lo publicado hasta ahora sobre el comportamiento de la Sala 61 tiende a ocultar sus responsabilidades en la legalización de ETA. En efecto, los más legalistas insistirán que, de acuerdo con el sistema acusatorio español, poco podía hacer el Tribunal Supremo. Los dogmáticos y críticos abstractos del sistema jurídico seguirán obstinados en que la "justicia española" está podrida. Y la mayoría de los "bienpensantes" analistas, siempre políticamente correctos, resaltarán que los magistrados de la Sala 61 se han limitado a aplicar de modo "positivista" las normas vigentes.

Cien excusas, en fin, se esgrimirán para salvar este auto lleno de maldad contra los ciudadanos de este país. Pero, quien vea limpiamente los pobrísimos "argumentos" que en él se esgrimen en la sentencia, no dejará de resaltar que esta sala es la imagen fiel de la "justicia", o sea, de la injusticia española. La precariedad doctrinal del derecho, la leve justicia racional a la que aspira el Estado de Derecho, ha sido utilizada para salvar únicamente el pellejo de unos magistrados injustos y fariseos. La seguridad contingente del derecho, máxima pretensión de los juristas decentes, ha sido cedida por la sala al "derecho del más fuerte", el Gobierno. Al fin, este bochornoso auto, que acusa cínicamente a la Fiscalía y la Abogacía del Estado de falta de solidez jurídica, cae no sólo en lo que crítica, es decir, en incoherencia jurídica, sino que, además, carece de solidez política y democrática. Sí, sí, falta de solidez política, porque el Tribunal Supremo, nadie lo olvide, imparte o, mejor, debería impartir, sobre todo, "justicia política".

Apaciguamiento multidireccional
POR HERMANN TERTSCH ABC 7 Mayo 2007

MADRID. La Sala 61 del Tribunal Supremo ha hablado y nadie puede echarle en cara no haber hecho todos los esfuerzos por digerir con dignidad un platazo envenenado que Fiscalía y Abogacía del Estado -hablemos del Gobierno- le habían servido. Para disculparse de antemano por los problemas gástricos menos disimulables y más vergonzantes, el Tribunal deja claro en su sentencia que el plato era de vómito y muestra su plena convicción de que no lo era por casualidad o infortunio, sino por voluntad expresa del cocinero. No se podía pedir más a los magistrados. Quien quiera entender lo escrito en la sentencia sabrá a qué atenerse y compartirá la certeza de tantos millones de ciudadanos que consideran que el Gobierno tenía que haber hecho algo bien distinto para perseguir los fines que pretende perseguir y que si no lo ha hecho es porque lo que persigue es algo muy diferente a lo que simula pretender.

Muy pocos ilusos deben quedar ya en España que en algún momento dudaran de que ETA y Batasuna estarían de una forma u otra en las elecciones del 27 de mayo. Lo que ya desde luego no debe existir fuera del coro de la mentira dolosa es gente que niegue la voluntad manifiesta, intensa y nerviosa del Gobierno por intentar aplacar a ETA y a Batasuna buscándoles una fórmula tramposa para estar donde quieren estar. Hay acuerdo entre ambos en que allí, en los ayuntamientos, estarán. Para que no empeoren las cosas. No vamos a entrar aquí en disquisiciones jurídicas que no nos competen, pero sí podremos quizás adherirnos, a ser posible sin que nos llamen fascistas, a la tesis de que una banda de 256 elementos con proclamada voluntad común, en la que 133 son unos asesinos notorios en busca y captura, es una banda que merece ser disuelta o detenida en su totalidad. Resulta poco razonable pensar que quienes cabalgan con una mayoría de asesinos, con los que comparten organización (partido), intereses y objetivos, sean unos caballeros impecables.

Habría sido muchísimo más digno y probablemente menos gravoso a medio plazo para el Gobierno que su presidente hubiera proclamado a los cuatro vientos su convicción profunda de que Batasuna se redimirá en la administración y convencerá desde allí a su otra mano de que no debe matar a sus contendientes en las urnas. Aunque todos recordemos que Batasuna estuvo muchísimo tiempo en las instituciones financiando las redes del terror con el erario público y con los ayuntamientos convertidos en máxima fuente de información para sus asesinos.

«Nuevo mundo de paz»
Zapatero podía haber pedido un poquito más de confianza para esta noble tarea y los expertos en dársela se habrían lanzado a descalificar y criminalizar a aquellos que se la negaran. Con una apelación solemne a su buena fortuna y al nuevo mundo de paz y solidaridad que se apresta a inaugurar, debería haber defendido abiertamente la liquidación de la Ley de Partidos, el fin de la represión de Batasuna -por lo demás ya convertida en farsa- y la admisión oficial de que la responsabilidad de «la violencia» que desde la Transición ha causado novecientas víctimas mortales y miles de tragedias en España, es una responsabilidad compartida entre aquellos que desde ETA segaron las vidas de sus compatriotas inocentes y aquellos que, desde los sucesivos gobiernos democráticos, no supieron ver la necesidad de esa pulsión pacificadora que él ahora asegura ser capaz de imponer. Es de suponer que la mayoría de los españoles no tendría, de haber sido así, una opinión sobre el presidente radicalmente distinta a la que tiene. Pero sí se habría ahorrado a millones de ciudadanos la impresión de que Moncloa y sus aledaños los consideran un atajo de cretinos a cuya escasa inteligencia se puede insultar.

Sucede sin embargo que la angustia en que se haya inmerso este Gobierno -en especial su jefe- ya obliga al apaciguamiento a ser multidireccional. Por eso sus máximos adalides están condenados a hacer unos equilibrios insanos que, al final, irritan a todas las partes supuestamente contratantes, no neutralizan amenazas y multiplican las inseguridades. El Gobierno pareció pensar inicialmente que le bastaba con apaciguar a los verdugos para que la paz quedara proclamada y el nuevo régimen del «frentepopulismo amable» de socialistas y nacionalistas de toda ralea llevara a los altares de la actualidad aquella bondad impoluta de una Segunda República dinamitada por curas, militares y terratenientes, es decir, por José María Aznar. No fue así. Surgieron unas incómodas e insolentes víctimas del terrorismo imposibles de apaciguar, dividir o someter por comisarios improvisados. Y se puso en marcha un movimiento de dignidad nacional que trasciende a la oposición.

«Concesiones obscenas»
Así los oscuros tratos de los conspiradores del socialismo vasco con Batasuna y sus capataces comenzaron a quebrarse por imposible cumplimiento. La T-4 no voló porque no hubiera cesiones del Gobierno -imposibles de ocultar ni con los cañones de humo tóxico a pleno rendimiento-, sino porque no hubo las necesarias y al ritmo exigido. Y el próximo atentado no se producirá por falta de ganas del Gobierno de evitarlo mediante concesiones tan obscenas como esta forma de permitir la entrada de Batasuna en los ayuntamientos. Por desgracia es probable el zarpazo de ETA porque el débil no puede apaciguar a todos al mismo tiempo y aumenta expectativas y apetito del insaciable. «El Supremo envía a Batasuna un mensaje para que cumpla la ley» dice Conde-Pumpido y se refiere a lo que parece un mensaje al Gobierno para que deje de incumplirla. El inefable ministro Bermejo dice que «el Supremo demuestra que el Gobierno tenía razón». Y que «no se pliega ni al entorno abertzale ni al PP». No parecen ver estos frentepopulistas, que coquetean equiparando a ETA con el PP, que hace tiempo que los hechos escoran al Gobierno socialista hacia un extremo lejano al consenso democrático entre españoles y también del europeo. Los insensatos esfuerzos por hacer compatibles sus deseos con la realidad llevan a Zapatero y sus remeros a intentar secuestrar a los españoles hacia mundos paralelos. Es deseable que la realidad se lo impidan.

Estado providencia
El crecimiento del poder en la democracia
Manuel Llamas Libertad Digital 7 Mayo 2007

El Estado contemporáneo actual se encuentra caracterizado por un indudable crecimiento y ampliación del poder político, puesto que la esfera de intervención pública se ha expandido de forma exponencial a poco que lo comparemos con las funciones encomendadas al Estado liberal moderno (laissez-faire) e, incluso, en relación con los regímenes monárquicos absolutistas.

Bertrand de Jouvenel señaló ya hacia 1945 que la instauración de la democracia moderna incrementó de modo exponencial los dos recursos y símbolos centrales del poder en el Estado-nación, los recursos militares y los fiscales, debido a una particular relación causalmente asociada.

En democracia se produce paulatinamente la extensión del derecho de sufragio a toda la ciudadanía, mientras entran en escena tanto los partidos de masas como diversos movimientos sociales tendentes a reclamar una mayor participación y mayores cuotas de igualdad material. Esto produce una expansión significativa del papel del Estado en la sociedad civil, con el objetivo de llevar a cabo su cumplimiento e implementación. Además, y a diferencia de la monarquía, en un Estado democrático el soberano ya no es el antiguo señorial de corte aristocrático y claramente diferenciado del resto, sino de carácter popular. Tal cambio, en cuanto al sujeto soberano, resulta trascendental, puesto que facilitó enormemente la disposición y aceptación general de políticas y decisiones que respondían a las nuevas necesidades estatales.

Sin embargo, el Estado no crece sólo como respuesta desinteresada a las demandas de la sociedad, sino también por la dinámica de unas burocracias dispuestas siempre a extender su particular ámbito de competencias. La administración, por el hecho de no estar sometida a la implacable vigilancia del mercado, se vuelve lenta, poco ágil, ineficiente y, por tanto, excesivamente costosa. Además, si se acepta el axioma apriorístico consistente en que el ser humano es egoísta por naturaleza, no habrá dificultad en reconocer entonces como un hecho autoevidente que los políticos utilizarán instintivamente el poder en beneficio propio.

A fin de constatar de modo fehaciente la hegemonía y preeminencia del poder político estatal, tan sólo se precisa centrar nuestra atención sobre el retroceso que el pleno ejercicio de los derechos individuales ha experimentado en el último siglo. El concepto mismo de libertad ha sido objeto de un evidente cambio interpretativo, pues frente a los derechos naturales de vida, libertad y propiedad, se contraponen ahora los recursos estatales referidos a la enorme capacidad de guerra, legislación y fiscalidad, cuyo desarrollo y preeminencia trae como consecuencia lógica la limitación y reducción de los primeros.

Finalmente, cabe señalar el particular fenómeno en torno a la crisis del Estado-nación como consecuencia de la progresiva cesión de competencias en favor de la conformación y configuración de superestructuras estatales. Tal proceso parece indicar que el único medio de asegurar la existencia humana sobre la base de la hegemonía estatal consiste en formar un Estado mundial. La creación de una superestructura de tal tamaño y entidad no puede hacer otra cosa que continuar el progresivo e imparable avance a favor de la concentración de poder, que tendría dos efectos: en primer lugar, una mayor autonomía, autoridad y potestad por parte de la elite política supraestatal gobernante (véase la Unión Europea); pero, por otro, y de modo paralelo, una tendencia contraria en el sentido de transferencia hacia abajo en la forma de un paulatino proceso de descentralización política y administrativa.

Es evidente que, en función de cuál sea el movimiento que salga victorioso de esta pugna política contrapuesta, ello acabará por determinar una nueva dinámica que transformará de modo sustancial las bases, prácticas y fundamentos del sistema político vigente a lo largo del siglo XXI.

El líder distraído
FLORENCIO DOMÍNGUEZ El Correo 7 Mayo 2007

Gorka Murillo es un dirigente de Batasuna en Navarra algo precipitado -por emplear un eufemismo- que al ver a la Guardia Civil en la puerta de la casa de su vecino creyó que iban a buscarle a él y arrojó por la ventana un 'pendrive' que contenía numerosos documentos. Gracias a ese soporte de memoria informática sabemos que Murillo, ahora en la cárcel, era el arquetipo de la izquierda abertzale: era dirigente de Batasuna, cobraba la nómina a través del PCTV-EHAK y elaboraba al mismo tiempo las listas de Abertzale Sozialistak y las de ANV para el municipio de Ultzama. Todo en uno.

Al impugnar casi la mitad de las listas de ANV, la Fiscalía -y lo mismo se puede decir de la Abogacía del Estado- debió de entender que había por ahí 133 'murillos' haciéndole las listas a Acción Nacionalista Vasca y que los dirigentes de este partido son los tipos más despistados a este lado de los Urales, que no se enteraron siquiera de que unos desconocidos les estaban elaborando sus planchas. Porque de no haber sido unos distraídos, hubieran sido colaboradores conscientes de un hecho delictivo al facilitar a un partido ilegalizado que continuara su actividad ilícita al amparo de sus siglas, y eso acarrearía responsabilidades legales.

Es evidente que la Fiscalía no ha considerado a los líderes de ANV continuadores de Batasuna porque en ese caso hubiera impugnado todas las listas o hubiera promovido la ilegalización del partido directamente, y no ha hecho ni lo uno ni lo otro.

La 'Sala del 61' del Tribunal Supremo, sin embargo, ha echado por tierra la teoría jurídica de los líderes (de ANV) distraídos ante la infiltración masiva y ha consolidado, por el contrario, una doctrina alternativa, la de la Fiscalía en Babia. El Supremo, con otra prosa, viene a decir algo así como que si la Fiscalía no hubiera estado tan despistada se hubiera dado cuenta de que la extensión de la penetración de Batasuna en ANV obedecía a algo más que la suma de la acción coincidente de todos los 'Gorka Murillos' de los pueblos, que obedecía a un designio del partido ilegalizado y, en último término, de ETA, que sólo podía ser llevado a cabo con la complicidad de los titulares de las siglas de conveniencia utilizadas en esta ocasión. Y la consecuencia jurídica de ese hecho no puede ser otra que el cuestionamiento integral de ANV, no de una parte de sus listas.

El Supremo se queda en las consideraciones jurídicas, sin detenerse a pensar siquiera que la estancia en Babia de la Fiscalía puede que no fuera accidental, sino un viaje de turismo político programado de manera intencionada, sabiendo, incluso, que corrían el riesgo de que los jueces le sacaran los colores.

f.dominguez@diario-elcorreo.com

Chivite en Nüremberg
Alejandro Campoy Periodista Digital 7 Mayo 2007

Mirando la cara estos días a fulanos tales como Pachi López, Rodolfo Ares, Jose Antonio Pastor, Miguel Buen, Jesús Eguiguren y toda la ralea de colaboracionistas al estilo Petain y Laval, que terminaron condenados a muerte por traidores, no puedo evitar ir más allá e imaginar los rostros de los nazis condenados en Nüremberg en sus bobaliconas caras.

Pero de esta gente sólo cabe esperar eso: un modo de ser mercenario, lacayuno, servil y traidor por naturaleza. Les han elegido bien, igual que a Fernando Puras, de entre lo más bajo y miserable del Partido Socialista. Pero lo que se lleva mucho peor es que los que hasta ayer eran ejemplo de resistencia caigan hoy también en el mísero colaboracionismo traidor a los suyos, y ahora le ha tocado a Carlos Chivite, como antes le tocó a otro Carlos, de apellido Totorika.

Estas cosas sí se sienten como una puñalada por la espalda, y esto a los que somos ajenos al entorno, cuanto más doloroso será para los Rubén y Jose María Múgica, Nico Gutiérrez, Redondo Terreros, Díez, Aguirre, Mora, Pagaza y todos los socialistas que continúan resistiendo contra viento y marea el vendaval nazietarra y su impagable colaborador Zetapé.

¿No era el anterior presidente de los socialistas navarros, el Sr. Chivite, el gran paladín de la resistencia al anexionismo nazietarra? ¿No era el que proclamaba a los cuatro vientos que Navarra jamás se incorporaría a Euskadi, y de ello daba él mismo garantía junto a Sanz y Allí? ¿No fué por esta razón defenestrado de su puesto, como en su día lo fué Redondo Terreros, para dar entrada a colaboracionistas rastreros y dóciles como Puras y López? ¿Por qué aceptó quedarse como secretario general y segundo de Puras? ¿Por qué no siguió el digno ejemplo de Redondo Terreros y marchó al ostracismo de la resistencia al nazismo?.

Pero por encima de todo, ¿como se atreve hoy el Sr. Chivite a apoyar entusiasmado el descomunal desastre perpetrado por el antigobierno Zetapé al permitir de nuevo el acceso de ETA a parte de las instituciones vascas, al dinero que pagamos todos los españoles?. Terrible felonía realizada de forma tan inconcebiblemente torpe que ha provocado el levantamiento tanto de los demócratas y amantes de la libertad por un lado como de los nazis etarras por el otro, todos descontentos con el resultado del disparate.

El antipresidente del antigobierno español ha conseguido cabrear tanto a los etarras como a sus víctimas, tanto a los nazis como a los demócratas, tanto a los votantes de Batasuna como a los del PP, los de UPN y a los suyos propios. Acaba de batir todas las plusmarcas mundiales de imbecilidad política, y el Sr. Chivite aplaudiendo, acudiendo a taparle las verguenzas a su nuevo señor Pelele Puras, como Rubalcaba y López Garrido hacen con el zombi monclovita.

Pero todo tiene un límite, hasta la idiotez más consumada, y los socialistas navarros empuñan ya la escoba para barrer y desinfectar tanta carroña y podredumbre, tanta miseria, posiblemente dejando la representación socialista en el Parlamento navarro en un resíduo testimonial, al igual que puede suceder en las Juntas Generales vascas y en muchos ayuntamientos.

Triste día este 6 de Mayo de 2007, en el que los españoles libres ya están preparando sus próximas movilizaciones y los asesinos etarras sus próximos atentados. Increíble, increíble. España necesita salir como sea y cuanto antes de esta pesadilla, y sentar en el banquillo a todos los responsables. Y podremos ver a los Chivites y demás babosas en su correspondiente Nüremberg, con la misma cara de lerdos que tenían entonces Hess, Frank, Ley, von Pappen, Göring, Streicher y el resto de la piara.

Y Zapatero en Azores
POR EDURNE URIARTE ABC 7 Mayo 2007

Cuando el Supremo dejaba ayer en evidencia la dejación del Gobierno en el nuevo asalto electoral de ETA, Zapatero se hallaba en un mitin haciendo un alegato apasionado contra... las Azores. Muchos nos preguntábamos cuándo se rompería esa pantalla del hechizo del poder que protegía a este presidente del descubrimiento público de su inconsistencia y creo que el momento se produjo en ese cruce de realidades. Entre el reproche del TS la agitación de Azores, se deshizo el bluff Zapatero, la historia de un carisma construido sobre la nada. Una nada hecha de la sorpresa electoral alentada por un atentado, del miedo a las consecuencias de los compromisos internacionales antiterroristas, del odio al PP y del marketing de la frivolidad.

Circunstancias extraordinarias como la del 11-M pueden llevar al poder a un político endeble, soberbio y manipulador como Zapatero. Y luego ocurre lo inevitable, que un partido y unos intelectuales que saben de la temeridad y del error de sus políticas siguen y jalean al poderoso y convierten la equivocación de un individuo en una equivocación de Estado.

Apenas sabía de terrorismo y llegó al Gobierno en un país donde el terrorismo es uno de los ejes de la política del Estado. No creía en la política de la persecución policial y judicial y firmó una ley de partidos cuando barruntó que así conectaba con la mayoría de la opinión pública. No cree en la política de transparencia que predica su aparato de marketing y ha construido un proceso de negociación con ETA basado en el ocultamiento y la manipulación. No cree en la consistencia de los principios de resistencia democrática frente al chantaje y ha imaginado que los españoles admitirían todos los precios, incluso sus mentiras, a cambio de seguridad.

Cedió al chantaje de la mesa de partidos, al de De Juana, al de Otegi. Y aún se sentía invulnerable para ceder al de ANV, con la apelación a la ley como tapadera. Pero el Supremo no está dispuesto a hacer de tapadera. Y la sociedad española ya sabe que él y no la supuesta rigidez de la ley es el único responsable de la vuelta de ETA a las instituciones.

A favor de la objeción de conciencia
Enrique de Diego minutodigital  7 Mayo 2007

Me resulta difícil aconsejar la objeción de conciencia porque se trata de una decisión personal, en la que hay que estar dispuesto a asumir las consecuencias. Nuestras democracias se están infectando de miasmas autoritarias, y aún totalitarias, y la objeción de conciencia es mal soportada por los poderes públicos. Es incluso perseguida.

Sí me resulta sencillo, desde el programa A Fondo, de Radio Intereconomía, elogiar a quien la emprende, sobre todo en una cuestión tan decisiva como la enseñanza, como el derecho de los padres a educar a sus hijos. Nada más pernicioso que los políticos se empeñen en dominar las almas de los niños y de los jóvenes. Ya decía Spinoza, que todo intento de imponer la virtud degenera en la extensión del vicio. Los progres son muy dados, además de al hurto legal del pilla-pilla presupuestario, a imponer su moral, sus delirantes y cambiantes criterios de lo que siempre se ha tenido por inmoral. Y, por supuesto, a difundir su relativismo junto a la adoración al Estado. El cúmulo de tales despropósitos cataliza en ese engendro de asignatura de educación para la ciudadanía.

No puedo por menos que elogiar y descubrirme ante el gesto del madrileño Colegio Monte Tabor, que se ha situado en posición colectiva de resistencia cívica y va a ejercer de manera general la objeción de conciencia. De inmediato, ha sido atacado con saña por la histérica progresía.

Decía David Hume que “debemos la libertad de la que gozamos a las costumbres de los puritanos”.

Y, en ese sentido, aunque rabien los progres, la actitud del Colegio Monte Tabor se constituye en un ejemplo que ojalá prenda en otros colegios.

No es baladí recordar, para quienes mediante los conciertos se han acomodado al pastoreo estatal, que la asignatura de la educación de la ciudadanía acabará, sin duda alguna, a medio plazo, con la enseñanza católica y, en buena medida, con la libertad, pues impedirá mantener cualquier idea o doctrina diferente al igualitarismo moral, al todo vale, en el que se han instalado los progres en su afán por derruir los pilares de la civilización occidental. Enrique de Diego

Enrique de Diego
Director del programa A Fondo que se emite todos los días de 8 de la tarde a 10 de la noche en Radio Intereconomía

ANV, la traición de Zapatero y la impotencia del Tribunal Supremo
Santiago Abascal elsemanaldigital 7 Mayo 2007

Los jueces han dicho lo único que todos los españoles deben tener presente cuando depositen su papeleta el 27-M: ANV no ha sido ilegalizada porque el Gobierno no lo ha pedido.

7 de mayo de 2007. Estaba cantado. El Tribunal Supremo (TS) ha hecho lo que ha podido ante la maquiavélica impugnación de candidaturas proetarras realizada por la fiscalía y la abogacía personal de Zapatero. Aún guardábamos la esperanza de que la Sala del 61 del TS arreglara el desaguisado organizado por el Gobierno, pero los jueces se han declarado impotentes.

La secuencia de los hechos es terrible por lo que tiene de traición a la democracia española, y es brutal su sencillez maquiavélica: 1) El Gobierno negocia con ETA. 2) Los terroristas condicionan la negociación a la aceptación de sus candidaturas. 3) El Gobierno trata de hacer un apaño que no subleve ni a los terroristas ni a la Nación, impugnando aparentemente la mayoría de las candidaturas batasunas aunque salvando las de los feudos municipales de los etarras. 4) EL TS acepta la impugnación de la Fiscalía y de la Abogacía pero devuelve un dardo envenenado al afirmar en la sentencia que no ha ilegalizado la totalidad de las listas de ANV porque el Gobierno no las ha impugnado y no ha promovido la ilegalización del partido en cuestión.

En resumen: el Gobierno, a través de Bermejo, ya ha comenzado a decir que el Tribunal Supremo ha dado la razón a su impugnación. El Gobierno ya puede decir en alto a la Nación que ha luchado contra las candidaturas de los terroristas. Y el Gobierno ya puede decir en bajito a los terroristas que ha salvado de la impugnación las alcaldías históricas de Batasuna.

A pesar de lo maquiavélico de la actuación gubernamental lo que ha ocurrido en los últimos días es fácil de calificar: el Gobierno ha utilizado a la abogacía y a la fiscalía para realizar un fraude de Ley y satisfacer las demandas de los terroristas. Porque Zapatero, que ha dado un mazazo a la democracia española y al Estado de Derecho, necesita engañar a los españoles para disfrazar su traición.

Para quienes vean buena voluntad en el Gobierno y maledicencia en quien firma estas líneas les remito a la candidatura de ANV en Llodio –donde soy concejal desde hace 8 años-, en la que aparecen varios candidatos que han integrado listas de partidos ilegalizados. Uno de ellos ha sido el representante habitual de la candidatura municipal ilegalizada en 2003 en todos los plenos durante los últimos cuatro años.

Decenas de pruebas como ésta son las que el Gobierno ha ocultado a los jueces del TS. Gracias a Zapatero, según dicho tribunal, en Llodio volveré a ver a ETA en los escaños de la democracia española.

Los ciudadanos están en rebeldía
Francisco Rubiales Periodista Digital 7 Mayo 2007

La rebelión ciudadana contra el mal gobierno será probablemente, la gran batalla cívica del siglo XXI, una aventura ilusionante y regeneradora que ya ha comenzado.

Esos mismos ciudadanos que son llamados a votar cada cuatro o cinco años constatan, una y otra vez, que las mismas lacras y dramas que afectan a la sociedad desde hace siglos continuan vigentes, sin que los políticos, a los que se les paga con sueldos generosos, poder y privilegios precisamente para que construyan un mundo más justo y mejor, hayan conseguido apenas nada. El hambre, la miseria, la desigualdad, la injusticia, la violencia, el desempleo, la carencia de vivienda, la incultura y otros muchos males se han convertido en endémicos y en la evidencia más clara del fracaso de una clase política ineficiente y de pésimo nivel.

Los ciudadanos no están "desorientados", como afirman algunos políticos y expertos, sino en abierta rebeldía, votando contra los gobiernos y contra lo que dicen los expertos, convencidos de que deben hacer algo para mejorar la calidad, la dignidad y la eficiencia de una política democratica cuyo grado de degradación les parece insoportable.

La rebeldía ciudadana empezó a ser visible en España, donde el arrogante gobierno de José María Aznar, que se había atrevido a implicar a España en una guerra exterior, la de Irak, en contra de la opinión de la sociedad, fue inesperadamente enviado por el voto ciudadano a la oposición, precisamente cuando podía presentar ante los votantes el indudable mérito de una gestión económica brillante, creadora de empleo y de prosperidad.

El mamarracho
Raúl González Zorrilla Periodista Digital 7 Mayo 2007

A Miren Azkarate, la locuaz portavoz del Gobierno nacionalista vasco, le resulta “esperpéntico” que tras la curiosa impugnación a medias que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ha llevado a cabo de las listas de ANV, en algunas localidades vascas como Lizartza o Elduaien, ambas en Gipuzkoa, la única lista electoral existente sea la del PP.
Curiosa y escandalosamente, a la vocero del Ejecutivo autónomo no le parece llamativo que desde hace varias décadas el único partido político gobernante en estos municipios haya sido el formado por los adláteres de los terroristas y tampoco le resulta indecente, por ejemplo, que el Partido Popular no encuentre personas para formar parte de sus listas debido a las amenazas terroristas de ETA contra quienes formen parte de estas candidaturas y como consecuencia de la presión ultranacionalista que los candidatos del PP en el País Vasco reciben en sus respectivas localidades. Tampoco le resulta preocupante a la vocero del Lehendakari que gracias a que el Gobierno socialista y la Fiscalía General del Estado no han solicitado la ilegalización de ANV, esta formación, careta de ETA-Batasuna para estar presente en las elecciones del próximo 27 de mayo, vaya a manejar en el País Vasco en la próxima legislatura presupuestos públicos por valor de más de 1.000 millones de euros. Del mismo modo, Azkarate tampoco considera un auténtico mamarracho ético que el Gobierno indecente del que forma parte esté llevando a cabo en seis escuelas vascas un plan secreto de educación para la paz (el Ejecutivo se niega a desvelar en qué colegios, en qué territorios, con cuántos alumnos y con qué profesores ha puesto en marcha este proyecto) y que, además, este plan se niega a aceptar el testimonio de las víctimas del terrorismo en los centros de enseñanza por ser algo “demasiado abrupto”.

No, a Miren Azkarate, la portavoz gubernamental del nacionalismo vasco que emplea la misma energía para denunciar “el odio” que en su opinión siembran algunos ciudadanos no nacionalistas en Euskadi y el trato “escandaloso” que las instituciones democráticas otorgan a la ilegalizada Batasuna, lo que le resulta difícilmente comprensible es que un partido como el de Mariano Rajoy, esencialmente democrático y no nacionalista, pueda acabar gobernando ayuntamientos de tanta raigambre nacionalterrorista como los anteriormente citados de Lizartza o Elduaien. Y es que, ya saben, para los nacionalistas vascos lo escandaloso no es que los terroristas o sus apologetas más o menos legalizados se sienten en las instituciones de su tierra. Para esta gente lo indecente es que los vascos españoles y demócratas y las víctimas de los terroristas puedan hacerse visibles en Euskadi. Y es que hay que tener en cuenta que, según el Departamento de Educación del Gobierno autónomo, las víctimas del terrorismo han de ser “escuchadas” pero “hay que contextualizar de dónde viene el terrorismo, qué ha pasado aquí, y sabiendo que víctimas y sufrimiento hay por muchos sitios”.
Blog del periodista vasco Raúl González Zorrilla

Zapatero pasó por el aro, ETA le dará el caramelo.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 7 Mayo 2007

En este espectáculo de malabarismo político en que se ha convertido la negociación entreguista entre Zapatero y ETA, hace mucho que estaba previsto y escrito el guión para estas fechas. El resumen de dicho guión es simplote. Dejar que ETA se presente en aquellos ayuntamientos que le interesa montando de paso un paripé jurídico – mediático haciendo como que Zapatero lucha con todas las armas del estado de derecho para impedir que ETA participe en las elecciones. Para ello ETA debía presentar varios cientos de candidaturas que sabían que serían impugnadas y prohibidas legalmente, pero que las ciento y pico que le interesaban pasarían de tapadillo.

Y así ha sido, Zapatero ha pasado por el aro y con una cabriola tan preciosa que sus amaestradores de ETA ahora le darán el caramelo que está esperando cual perrito faldero que ha hecho las delicias de su dueño. El caramelo que ya está liando ETA para Zapatero será un comunicado en el que proclamarán que continúa el alto el fuego permanentemente temporal. Los elementos de la división Das Reich mediática polankiana podrán decir que gracias al acorralamiento al que ha sometido Zapatero a los terroristas estos se han visto obligados a agachar la cabeza y abandonar la violencia de momento.

Este partido lo vamos perdiendo por goleada. ETA 9 – España 0, y todos los goles en propia meta por Zapatero.
Después vinieron los "noes" a la Constitución Europea de Francia y Holanda, que deben interpretarse como pura "rebeldía" ciudadana ante una Europa diseñada y construída a sus espaldas, del mismo modo que la revolución Naranja de Ucrania, que acabó con un régimen burocrático carcomido, heredero del stalinismo, y los ya más próximos resultados electorales en Alemania y Polonia, donde más que una apuesta ideológica lo que los ciudadanos han hecho es "rechazar" un estilo de gobierno.

Los ciudadanos saben que, aunque hayan sido marginados de la política por los partidos y por los políticos profesionales, todavía conservan el poder cuando se abren las urnas, y lo están demostrándolo. El voto ciudadano está cambiando muchas cosas en la política actual y está lanzando el claro mensaje de que el poder político debe perder arrogancia, limpiarse de corrupción e ineficacia y autolimitarse, un mensaje que si no es atendido pronto por los alienados políticos, va a repetirse hasta la saciedad, incrementarse y pronunciarse en otros foros de manera más drástica.

Se equivocan los que sólo ven en este voto ciudadano un rechazo al liberalismo y a la globalización, o un reflejo del miedo a que desaparezca el Estado del Bienestar. Es esa una interpretación interesada y mentirosa. Si ese es el mensaje, ¿por qué entonces la socialdemocracia, impusora del Estado Benefactor, está siendo derrotada por doquier (en Alemania, en Polonia...)?

Lo que los ciudadanos están haciendo es gritar para que se acabe la fiesta, para que en lugar de asustarles con la amenaza terrorista, los gobiernos y los partidos solucionen los grandes problemas del mundo, la desigualdad, la miseria, la guerra, etc., para que los líderes dejen de ser ineficientes y ofrezcan a los pueblos salidas y soluciones, la principal de las cuales deberá ser la regeneración de una democracia que ha sido secuestrada y degradada por los élites políticas profesionalizadas.

Lo que los ciudadanos rechazan no es la globalización, ni la derecha, ni la izquierda, sino mucho más: una forma bastarda de hacer política, un estilo arrogante de gobernar en la que los políticos se creen dueños del poder, se divorcian de los ciudadanos y se transforman en los "nuevos amos" del mundo.

Como advirtió un día Paul Volcker, presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, " Los gobiernos se han vuelto excesivamente arrogantes ".

Como consecuencia de esa "rebeldía" ciudadana, la Constitución Europea que un día redactó el arrogante Giscard y su equipo de tecnócratas, ha tenido que ser enterrada, sin que ninguno de sus mentores se atreva hoy a mencionarla siquiera. Esa "rebeldía" ha logrado ya que algunos partidos políticos que tenían en sus manos todo el poder, como el socialdemócrata polaco, tenga que abandonar sus prácticas corruptas y regenerarse en la oposición.

Voto en Blanco

Las listas de los terroristas admitidas y las listas de Innovación Democrática boicoteadas
Nota del Editor 7 Mayo 2007

En esto que queda de España, no podía faltar otro disparate más,  los terroristas pueden estar parcialmente embarazados y por tanto pueden sus listas ser legalizadas, y los demócratas en esta España al revés tienen que presentar recurso de amparo ante el tribunal constitucional:

Innovación Democrática recurre la anulación de una de sus listas por vulnerar la ley de paridad

INNDE acusa a la Junta Electoral de utilizar "procedimientos oscuros"

Vitoria. El partido Innovación Democrática (INNDE), presidido por Juan Carlos Ibarzábal, ha recurrido en el Juzgado de lo Contencioso Administrativo de la capital alavesa la decisión de la Junta Electoral de Zona de Vitoria de anular la candidatura a Juntas Generales de Álava de esa agrupación en esa circunscripción por, según ese organismo, vulnerar la Ley de Paridad. El máximo responsable de INNDE denunció ayer los "oscuros procedimientos, carentes de naturaleza jurídica" utilizados por la Junta Electoral para rechazar su listado.

Según sostuvo Ibarzábal, otras candidaturas presentan las misma vulneración que se le achaca a la candidatura de INNDE. Si el fallo del juez mantiene hoy la nulidad, Innovación Democrática recurrirá la sentencia ante el Tribunal Constitucional.

Juzgado: De lo Contencioso-Administrativo nº 1 de los de Vitoria-Gazteiz (Álava)
Autos: De Recurso Contencioso-Administrativo nº 307/2007

AL JUZGADO DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO Nº 1
DE LOS DE VITORIA-GAZTEIZ (ÁLAVA)

PARA ANTE EL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

Don FRANCISCO JOSÉ DEL BELLO MARTÍN, Procurador de los Tribunales, actuando en nombre y representación de Don ERNESTO LADRÓN DE GUEVARA LÓPEZ DE ARBINA, representante ante la JUNTA ELECTORAL DE ZONA DE VITORIA-GASTEIZ y Portavoz Nacional del Partido Político INNOVACIÓN DEMOCRÁTICA (INNDE), representación que tengo suficientemente acreditada en autos de Recurso Contencioso-Administrativo ante ese Juzgado seguidos bajo el nº 307/2007, arriba referenciado, ante el mismo comparezco y, como más y mejor en derecho proceda, D I G O:

Que el pasado día 4 de los actuales me fue notificada la Sentencia nº 171/2007, de 4 de Mayo de 2007, dictada por ese Juzgado en el referenciado Recurso Contencioso-Administrativo electoral, por mí mismo interpuesto contra el Acuerdo de 30 de Abril de 2007 de la Junta Electoral de Zona de Vitoria-Gazteiz denegando la proclamación de la candidatura del Partido Político INNOVACIÓN DEMOCRÁTICA (INNDE) a las Juntas Generales de Álava por Vitoria.
Que en la propia referenciada Sentencia se me advertía:

• Que la misma es firme e inapelable en vía jurisdiccional ordina-ria, aunque contra ella cabe interponer Recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional;
• Que, a tales efectos, con el interpuesto recurso se entiende cumplido el requisito establecido en el apartado a) del párrafo 1 del artículo 44 de la Ley Orgánica 2/1979, de 3 de Octubre, del Tribunal Constitucional (en adelante, para abreviar, LOTC);
• Que el plazo para la interposición del mencionado recurso de amparo es el de dos días, a partir de la notificación de la referen ciada Sentencia;
• Que, en fin, la demanda de amparo, además de en el Registro General del Tribunal Constitucional, podrá presentarse en la sede de ese Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 1 de los de Vitoria-Gazteiz (Álava).

Que en virtud de todo cuanto antecede, estimando que la referenciada Sentencia nº 171/2007, de 4 de Mayo de 2007, no se ajusta a derecho (dicho sea en los más respetuosos términos de defensa) y lesiona gravemente los legítimos intereses electorales del Partido Político INNOVACIÓN DEMOCRÁTICA (INNDE), por medio del presente escrito, dentro del plazo al efecto concedido, en legal forma y en la expresada representación, INTERPONGO DEMANDA DE AMPARO CONSTITUCIONAL para ante el Tribunal Constitucional del Estado Español para que se declare la nulidad del Acuerdo de 30 de Abril de 2007 de la Junta Electoral de Zona de Vitoria-Gazteiz denegando la proclamación de la candidatura de dicho Partido a las Juntas Genera-les de Álava por Vitoria, lo que hago en base a los siguientes

H E C H O S:
Primero: Como puede deducirse de lo ya por esta parte alegado en el escrito presentado ante ese Juzgado para la interposición del Recuso Contencioso-Administrativo, la larga y variada serie de incidencias padecida por el Portavoz Nacional del Partido Político INNOVACIÓN DEMOCRÁTICA (INNDE) y su representante ante la Junta Electoral de Zona de Vitoria-Gazteiz, Don Ernesto Ladrón de Guevara y López de Arbina, en relación con la candidatura de dicho Partido a las Juntas Generales de Álava por Vitoria, sobrepasa el calificativo de kafkiano para alcanzar cotas rallanas en el ilícito penal de la prevaricación. Pocas veces se ha visto, en efecto, una tan clara deliberada intención de confundir al administrado por parte de una autoridad que, como la referenciada Junta Electoral de Zona, no debería estar sino al servicio de todo español que pretenda ejercer su legítimo derecho a “participar en los asuntos públicos, directamente o por medio de representantes, libremente elegidos”, constitucionalmente reconocido en el apartado 1 del artículo 23 de la Constitución Española de 1978 (en adelante, para abreviar, CE).

En efecto, lejos de cumplir con su obligación de “garantizar la transpa-rencia y objetividad del proceso electoral y el principio de igualdad”, impuesta a la Administración Electoral por el apartado 1 del artículo 8 de la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de Junio, de Régimen Electoral General (en adelante, para abreviar, LOREG), la Junta Electoral de Zona de Vitoria-Gazteiz:

• Intentó confundir al Sr. Ladrón de Guevara asegurándole que no era necesario estar censado en Álava para ser candidato elegible a las Juntas Generales, aduciendo arteramente, en apoyo de dicho aserto, una instrucción de la Junta Electoral Central referi-da a las elecciones municipales, pero inaplicable a las de las Juntas Generales de Álava por Vitoria.
• Se le intentó nuevamente engañar diciéndole que no hacía falta aportar documentación censal alguna que certificase que los candidatos figuraban inscritos en el censo electoral de Álava, motivo por el que, aún cuando todos los candidatos lo estaban, la cuestionada candidatura se presentó sin los correspondientes certificados del Censo, omisión que hubo de ser suplida, in extre mis temporal, para evitar su rechazo.
• Lo mismo ocurrió en relación con la aportación del fotolito, que pasó de ser simplemente “conveniente” en un principio, a de ineludible exigencia al final. Para desesperación de la Junta, la nueva prueba pudo ser también satisfactoriamente superada...... 17 páginas.  www.innde.org    www.innovaciondemocratica.org

La astuta serpiente
Cartas al Director ABC 7 Mayo 2007

«Pagar a los etarras con dinero de todos»: no es el título de la última película de ciencia-ficción. Dentro de poco puede ser una realidad. Con mi dinero y el suyo, ése que pagamos al Estado para contribuir al bien del país, también contribuiremos a la financiación de los terroristas etarras. Se van a ver fortalecidos en su único punto débil: el dinero. Armados están hasta los dientes, pero el dinero se les queda corto. No tienen suficiente con lo que recaudan de las extorsiones a los empresarios y demás sistemas tradicionales. Pero la serpiente es astuta, ¡qué bien elegido está el símbolo! ETA necesitaba estar en las instituciones democráticas para financiar sus planes con nuestros impuestos. Una vez que se le deje colarse, en principio por los Ayuntamientos, todos los españoles contribuiremos mensualmente a su «engorde». Ayer vi en televisión a De Juana Chaos, con su buen andar por la calle, tan pancho y orgulloso de llevar hasta escolta. Esas imágenes me dieron escalofríos. Pensaba ¡cuántas veces no habrá ido, con ese paso seguro, detrás de la próxima víctima, hasta llegar a 25!

El Gobierno, una y otra vez, se esmera en darles una nueva oportunidad a los terroristas. Yo me pregunto: ¿oportunidad de qué? Vuelvo a sentir escalofríos, respondiéndome interiormente a estos interrogantes. Dejar colarse en las instituciones democráticas a esta ralea es darle una impunidad que me avergüenza e indigna, y si pienso que en parte colaboro involuntariamente con el dinero que honradamente gano... ¡es terrible!
María Luisa Hernández. Granada

No basta para ETA

POR CHARO ZARZALEJOS ABC 7 Mayo 2007

Las deliberaciones de la Sala del 61 han sido profundas y muy serias y el margen que han tenido ha sido mínimo. Por primera vez en la práctica jurídica se encuentran en la tesitura de tener que ilegalizar a la mitad de las candidaturas de un partido legal. La Ley de Partidos no es una ley para penalizar a personas físicas, sino para evitar que éstas, a través de figuras jurídicas -partido o agrupación electoral- burlen los mínimos de la democracía. Lo suyo es aplicar la Ley de Partidos y no atender a recursos contencioso-electorales, que fue el procedimiento elegido, en primera instancia, por el Ejecutivo. Tras el aviso del Supremo, la Fiscalía se avino al procedimiento señalado en la Ley de Partidos y se acogió a la ejecución de la sentencia de ilegalización de Batasuna. Ha sido la labor del Supremo algo así como un encaje de bolillos porque no deja de tener mérito ilegalizar a listas de un partido legal. El precedente es digno de estudio.

Si desde el punto de vista jurídico lo acontecido es inédito, desde el punto de vista político estaba cantado y asumido. El Gobierno, refugiado siempre en el discurso de ley y más ley, parece estar satisfecho. Y está satisfecho porque la rendija está abierta. Está satisfecho y debería estar preocupado. Lo importante ha sido el «gesto», el «guiño» de no proceder a instar la ilegalización para que fueran los jueces quienes dijeran la última palabra. Pero es un gesto baldío. En el País Vasco el ambiente vuelve a estar espeso, muy espeso. El pánico a un atentado podría explicar en buena medida la decisión del Ejecutivo, así como la idea de dejar un pequeño rastro para, si las cosas cambian, retomar lo roto en Barajas. Pero no hay un sólo motivo para que el pánico no permanezca.

Críticas al Supremo
Las declaraciones amenazantes de los dirigentes de Batasuna no son ocurrencias gratuitas, como las emitidas ayer por Joseba Álvarez y Mati Iturralde -«la decisión del Supremo nos lleva a una situación extremadamente grave», dijo- y ETA no ha dado una sola señal de estar dispuesta a dejar las armas. Todo lo contrario. Si hace dos años resultaba impensable que ETA volviera a matar, ahora se cuenta con ello. Es un valor entendido que lo puede hacer en cualquier momento, o, mejor dicho, en el momento que más le convenga . Y es también un valor entendido que, en su momento, los electos de ANV darán cobertura a la ilegalizada Batasuna.

Ahora, la izquierda abertzale, la que no condena la violencia, está organizada y movilizada. Va a poner toda la carne en el asador para lograr unos buenos resultados. Es verdad que a efectos de censo, la ilegalización de las listas ha conseguido que este se reduzca drásticamente pero los ayuntamientos en los que estarán presentes son plataformas suficientes para recuperar poder. ¿Condenará ANV un atentado de ETA?, se preguntaba Imaz.

Perplejidad socialista
El Gobierno arremete contra el PP como si los dirigentes populares fueran los únicos que muestran perplejidad y preocupación. Ahí el Gobierno se hace trampa a sí mismo porque perplejos y preocupados están muchos socialistas, vascos y sobre todo no vascos, que temen que en sus respectivos feudos la imagen de De Juana, ya restablecido, y el discurso de almidón lanzado para decir que sólo ellos son amantes de la ley pueda perjudicar sus expectativas electorales. Entre bambalinas, los partidos vascos -todos salvo el PSE- ven, quizás en un exceso de suspicacia, además un indisimulado cálculo electoral. Se comienzan a cruzar datos y allí donde ANV se presente los Ayuntamientos serán del nacionalismo puro y duro. El integrante de una de las listas autorizadas, allí estaba, en primera fila lanzando gritos amenazantes contra Javier Arenas en su reciente visita a Rentería (Guipúzcoa).

De Juana está ya restablecido. De acuerdo con algunas impresiones médicas podría abandonar el hospital «con toda tranquilidad» y en su casa «restablecer masa muscular a base de gimnasia y bicicleta estática. Con eso basta». De Juana no va a volver a prisión y el Gobierno es libre de tomar esa decisión, que ya no puede parapetar ni en criterios médicos ni jurídicos. Deliberadamente, el Ejecutivo y sobre todo su presidente han obviado el discurso político, ese discurso necesario para acallar perplejidades y sospechas. Justo cuando el fiscal general avisa que no se va a mover un papel sobre posibles corrupciones hasta que acabe la campaña, el presidente se dedica a hablar de ello. Siempre ha creído el jefe de Gobierno que medir los tiempos es clave para el triunfo. Y en eso está, en medir los tiempos.

ANV/Batasuna extenderá su capacidad electoral e intimidatoria en 135 ciudades
P.C./C.H. MADRID. ABC 7 Mayo 2007

Batasuna podrá finalmente volver a los ayuntamientos del País Vasco, después de que el Gobierno, la Abogacía General del Estado y la Fiscalía General no solicitaran al Tribunal Supremo la ilegalización de ANV como partido político y, simplemente, se limitara a pedir la anulación de 133 listas, como así ha dictaminado la «Sala del 61» del Supremo.
El Ejecutivo de Rodríguez Zapatero abre así la puerta a que Batasuna vuelva a tener protagonismo en la vida pública y pueda acceder a los fondos públicos para garantizar su supervivencia. Además, lo que es más grave, la formación proetarra podrá recuperar sus tradicionales feudos en el País Vasco y Navarra.

La decisión del Supremo, dada a conocer ayer después de una larga deliberación, deja vía libre a Batasuna para que pueda presentar unas 135 candidaturas y, si consigue ganar en los ayuntamientos donde siempre ha tenido poder, podrá llegar a gestionar más de mil millones de euros en la próxima legislatura. Una cifra muy elevada para una organización ilegal en España y que, hoy por hoy, sigue figurando en la lista de grupos terroristas de la Unión Europea.

Además, aunque no consigan el poder, los batasunos pueden ser decisivos a la hora de aliarse con diferentes opciones políticas y participar en la gobernabilidad de otros tantos municipios donde no consigan la mayoría.

Guipúzcoa será la provincia donde Batasuna presentará más candidaturas, 44, y donde más posibilidades tiene de recuperar poder, hasta una veintena de municipios. Alcaldías tan importantes como Mondragón, Hernani, Lezo, Pasajes, Vergara y Oyarzun podrían volver a ser gobernadas bajo el signo batasuno. En el caso de Oyarzun, hay que recordar que, bajo el control de HB, apoyó una acampada organizada por Jarrai para intercambiar manuales de guerrilla urbana con filoterroristas procedentes de otras regiones españolas y del extranjero.

También con fondos públicos, el ayuntamiento proetarra de Lezo financió una campaña de linchamiento contra dos vecinas a las que un «heriko tribunal» acusó, sin pruebas, de traficar con drogas. Las dos señor tuvieron que irse.

Uno de los ayuntamientos con un presupuesto más elevado que podría volver a manos batasunas es el de Mondragón, que gestiona más de 35 millones de euros, o el de Hernani, con más de 21. Batasuna también podría recuperar Usúrbil. La corporación batasuna declaró «hijo predilecto» y pagó el entierro y funeral del etarra Aranzacistroque, fallecido al estallarle la bomba que quería colocar en un hipermercado de Oyarzun. La siguiente provincia en número de candidaturas de ANV a las que se le ha dado vía libre es la de Vizcaya, con 42. Los municipios que podría recuperar en esta provincia son cuatro, entre los que hay que destacar Elorrio, que gestiona un presupuesto cercano a los ocho millones de euros.

En Vizcaya, feudo socialista por excelencia, según el PP, es «donde más dureza exhibe el Gobierno» y sólo se les ha permitido optar a la alcaldía en cuatro pequeños ayuntamientos.

Informe del PP
El tercer lugar en cuanto al número de candidaturas, que tanto la Abogacía del Estado como la Fiscalía han dejado presentarse a las próximas elecciones municipales, lo ocupa la Comunidad Foral de Navarra, con 35 listas. En esta Comunidad, según un informe del Partido Popular, los sucesores de Batasuna pueden volver a gobernar en 15 de los 19 ayuntamientos donde ya gobernó, entre ellos, Berriozar y Leiza.

Finalmente, en Álava podrán concurrir a las elecciones en catorce candidaturas de ANV. En esta provincia, los batasunos sólo pueden recuperar Llodio, ciudad importante.

Desconocidos incendian un cajero y una oficina de Correos en Pamplona
AGENCIAS | MADRID/PAMPLONA ABC 7 Mayo 2007

Tras la decisión que tomó ayer el Tribunal Supremo de anular las 133 candidaturas de ANV y la totalidad de Abertzale Sozialistak, la Policía investiga los ataques con bombas incendiarias que han tenido lugar anoche en Pamplona como una presunta respuesta a dicha anulación. Por su parte, el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo ha declarado que, con la decisión, "el Estado de Derecho sale fortalecido".

Varios desconocidos han lanzado esta medianoche dos botellas incendiarias contra un cajero de Caja Madrid y otras dos contra una oficina de Correos a la altura del número 69 de la Avenida Sancho el Fuerte de Pamplona. El líquido derramado ha dejado ennegrecida la fachada y manchas en la acera, según ha informado la delegación del Gobierno en Navarra.
La Delegación ha calificado los hechos de "execrables" y expresado su "rotunda condena a estos actos de violencia callejera tan incívicos y antidemocráticos como estériles a los efectos de amedrentar a los agentes económicos, políticos y sociales, incluidas las instituciones".

Bermejo defiende la decisión del TS
El ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, ha declarado que el Gobierno ha hecho "todo lo que estaba en su mano pensando en aplicar la ley" y que con la decisión del Tribunal Supremo de anular las 133 candidaturas de ANV y la totalidad de Abertzale Sozialistak "el Estado de Derecho sale fortalecido".

Bermejo ha recordado que la Ley de Partidos es una norma que "tiene unos límites que están muy claros" y ha recalcado que "el Gobierno no puede hacer otra cosa que aplicar la ley con la Constitución en la mano". "No sé si esto también le parecerá mal al PP" ha señalado Bermejo, y ha añadido que los populares están desde hace mucho tiempo "en los cerros de Ubeda".

La AVT se concentrará el sábado en todas las capitales para que De Juana vuelva a la cárcel
El Foro Ermua y el PP ya han expresado su apoyo a los actos que se celebrarán de forma simultánea en toda España
EUROPA PRESS MADRID El Correo 7 Mayo 2007

La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) se concentrará el próximo sábado a las 19.00 horas frente a los ayuntamientos de todas las capitales de provincia españolas bajo el lema 'Rendición en mi nombre, ¡no! De Juana, a la cárcel'. Este acto se enmarca dentro su campaña para exigir que De Juana vuelva a la cárcel para cumplir la condena de tres años que le impuso el Tribunal Supremo, según han adelantado fuentes de la asociación.

En Madrid, sin embargo, la convocatoria tendrá lugar en la Plaza de República Dominicana por su "especial significado", puesto que fue allí donde el 'comando Madrid' de ETA, al que pertenecía José Ignacio de Juana Chaos, cometió un atentado en 1986 contra un convoy de la Guardia Civil que acabó con la vida de 12 de sus agentes y dejó heridas a unas 60 personas, precisaron las mismas fuentes. La citada plaza se convirtió en los días que precedieron a la concesión de prisión atenuada a De Juana en un improvisado 'santuario' en protesta por esta decisión y en homenaje a los fallecidos.

A las diferentes protestas que de manera simultánea se celebrarán el sábado en España, ya ha mostrado su apoyo, hasta el momento, el Foro Ermua y el PP. Su presidente, Mariano Rajoy, ha asegurado el pasado sábado en Ceuta que su partido "siempre va a apoyar todas las iniciativas que planteen las víctimas del terrorismo".

"Rendición del Ejecutivo"
El anuncio de este nuevo acto de "rebelión cívica" de la AVT responde a las imágenes que nuevamente se vieron la semana pasada de De Juana paseando por los alrededores del Hospital San Sebastián, donde se encuentra ingresado en régimen de prisión atenuada, según ha anunciado la propia asociación que dirige Francisco José Alcaraz. La AVT ha declarado que "las víctimas del terrorismo no pueden permitir" que De Juana "siga riéndose de ellas, manteniendo contra las cuerdas al Gobierno de Zapatero". Ha afirmado también que el terrorista es "reflejo claro de la rendición del Ejecutivo ante ETA".
La asociación ciudadana acusó además al Gobierno de permitir que los terroristas "recuperen las instituciones y se financien de nuevo" con los impuestos de los españoles, ante la "inminente presencia de Batasuna-ETA en las instituciones vascas". Y esta situación se produce, ha recordado la AVT , "después del atentado mortal de Barajas, de las concesiones realizadas durante el último año a ETA y su entorno, de las amenazas y la reorganización de la banda terrorista".

El caso De Juana ya llevó a las calles de Madrid el pasado 10 de marzo a miles de personas que, convocadas por el PP, se manifestaron contra esta decisión bajo el lema 'España por la libertad. No más cesiones a ETA'

Rosa Díez: "Los terroristas no nos han vencido; nos han entregado"
Juan C. Osta  Periodista Digital 7 Mayo 2007

"CONSUMADO EL PRIMER ACTO DE LA FELONÍA"
"Desde hoy hasta el día 27, éste será el encabezado del blog. Para que a nadie se le olvide lo que nos han hecho". Batasuna, con la complacencia del Gobierno estará sentada en las Instituciones y la socialista Rosa Díez arrecia sus críticas al Gobierno del PSOE. "Volverán porque Zapatero así lo ha querido".

"Ya está; ya lo han conseguido: los terroristas volverán a los ayuntamientos. Volverán porque la Fiscalía General del Estado y la Abogacía del Estado no le han dado posibilidad alguna a la Sala 61 del Supremo de rechazar el conjunto de las listas de ANV. Volverán porque el Gobierno de España, presidido por José Luis Rodríguez Zapatero, Secretario General del Partido Socialista Obrero Español, así lo ha querido."

Este fin de semana se ha producido "el primer acto de la felonía". Ya advirtió el Supremo que la Fiscalía y el Gobierno debieron instar la ilegalización de ANV, pero no quisieron y Batasuna estará sentada en las Instituciones y financiada con el dinero de todos. Rosa Díez lo dice así en su blog personal, alojado en la web de Basta Ya:

"Volverán porque el Gobierno socialista ha optado por apaciguar a la bestia en vez de defender el orden constitucional. Volverán porque el gobierno socialista ha decidido que es más urgente aplacar a ETA que proteger los derechos de los ciudadanos. Nos han vuelto a dejar tirados; a los pies de los caballos, sí. Otra vez tirados. Otra vez los terroristas jugando con ventaja; otra vez el Estado arrugado ante su chantaje; otra vez víctimas las que ya lo son. Pero ahora, esta vez, porque el Gobierno se ha doblegado al terror. No nos han vencido; nos han entregado."

Cierra su punzante texto la aguerrida política vasca con una memorable frase de W. Churchill: "Os han dado a elegir entre la indignidad y la guerra; habeis elegido la indignidad y tendreis también la guerra".

Recortes de Prensa   Página Inicial