AGLI

Recortes de Prensa     Domingo 13 Mayo   2007

Gobierno-ETA, una reunión infamante
Editorial ABC 13 Mayo 2007

LA información que hoy publica ABC revela que el Gobierno mantuvo a principios de abril una reunión con representantes de ETA en una importante ciudad europea. Aunque el interés del Gobierno era conocer la disposición de los terroristas, después de varias semanas sin información fidedigna, el encuentro abordó diversos asuntos, como el de las próximas elecciones locales y autonómicas. En este sentido, los representantes del Gobierno deslizaron la idea de que la opción de Acción Nacionalista Vasca podría ser una alternativa a la presentación de candidaturas por parte de Batasuna, las cuales estaban condenadas de antemano a la anulación. Sin embargo, el hecho de que ETA forzara al límite la situación, «contaminando» de forma descarada las listas de ANV con destacados miembros del «complejo Batasuna», habría forzado una impugnación parcial de las mismas, más allá de lo que se habría discutido, de forma expresa o tácita, en la reunión de abril. En todo caso, el Gobierno sabía que ANV era la nueva marca electoral de ETA.

Son muchas las lecciones que se deben aprender del encuentro entre ETA y el Gobierno, celebrado en el mes de abril pasado. Pero la primera, y más desalentadora, es que para Rodríguez Zapatero y el PSOE la palabra dada no tiene ningún valor cuando está en juego su supervivencia política. Uno y otro han faltado a la verdad al Parlamento, a la opinión pública, al Partido Popular y a las víctimas. El Gobierno se ha conducido en este proceso sin límites políticos ni éticos, incoherencia especialmente inaceptable en quienes tanto apelan a las mentiras de la guerra de Irak. La verdad ha sido tratada como una carga molesta y las leyes y la justicia, como obstáculos que había que sortear. Es difícil encontrar un comportamiento similar en otras democracias occidentales.

Todo encaja, por supuesto, con esta actitud del Gobierno. Encaja la humillante excarcelación de De Juana Chaos, la absolución injusta e ilegítima de Arnaldo Otegi y la ilegalización parcial de las listas de ANV. ETA lo tiene todo en su mano en este momento. Capitaliza la debilidad y el temor del Gobierno para recuperar la presencia institucional perdida en 2003 por la aplicación -entonces sí, leal y estricta- de la ley de Partidos Políticos, y para activar todos los frentes de su estrategia terrorista. Realmente, el encuentro de abril arroja luz definitiva para poner cada cosa en su sitio, empezando por el cúmulo de falsedades acumuladas por el Gobierno para tapar la realidad de sus actos. Desde hace cuarenta años, nunca ETA se había encontrado en una situación tan cómoda: negocia con muertos encima de la mesa y vuelve a «socializar el sufrimiento», le abren la puerta para regresar a los ayuntamientos, la ilegalización de Batasuna es papel mojado, está roto el pacto antiterrorista y, sobre todo, ha conseguido ser reconocida como interlocutor político, aprovechando la disposición del Gobierno, que parece jugárselo todo a la carta de los terroristas, antes que reconocer sus errores, pedir perdón a los ciudadanos por no haber dicho la verdad e intentar el reencuentro con el Partido Popular.

Ahora es preciso que alguien diga la verdad, de una vez por todas, en el Gobierno y en el PSOE. Por ejemplo, cualquiera de los que han descalificado a quienes denunciaban que Rodríguez Zapatero no había dado por roto el proceso de negociación con ETA, a pesar de los tres muertos que ha sumado el terrorismo etarra desde el 30 de diciembre. En todo caso, en algo fue sincero el presidente del Gobierno: cuando advirtió en una entrevista a un medio de comunicación que, para él, un atentado en el proceso de negociación sería un accidente asumido de antemano. El atentado de la T-4 ha reforzado a ETA, cuya dirección percibió, con la astucia del criminal, que el Gobierno no sólo sería capaz de aguantar más muertos, sino que éstos servirían para demostrar que no es Rodríguez Zapatero, sino «Txeroki» y los demás cabecillas etarras quienes controlan la situación. ¿Realmente piensa Rodríguez Zapatero que hoy ETA está más dispuesta que en 2004 a renunciar a la violencia sin obtener recompensas políticas a cambio?

Zapatero no tiene derecho alguno a seguir en estas condiciones un proceso para finalizar la violencia terrorista. Está jugando con el capital de la democracia, la dignidad del Estado y los derechos de los ciudadanos. La legitimidad de su decisión inicial está arruinada por la forma clandestina, engañosa y sin mandato democrático en que está siendo ejecutada. Las famosas «líneas rojas» eran sólo un eslogan, nunca límites externos al voluntarismo del Ejecutivo. Desde el comienzo de la legislatura, el Gobierno socialista ha faltado a la verdad sistemáticamente sobre sus contactos -o los del PSOE- con ETA. Ahora, esa verdad desvelada de forma inapelable emplaza no tanto al Gobierno, como a los ciudadanos españoles, que tienen en su mano conservar la integridad de su democracia, pero también el derecho a vivir libres, sin el chantaje de unos terroristas que se harán cada día más fuertes si sus crímenes son retribuidos con más concesiones y no con el peso de la ley.

La Coalición del Tinell
Por IGNACIO CAMACHO ABC 13 Mayo 2007

EN estas elecciones hay papeletas con muchas siglas, pero los bandos en liza son sólo dos. En uno está el Partido Popular, y en el otro sus adversarios, liderados por el PSOE en coalición con los nacionalistas e Izquierda Unida. Ésa es la realidad, y ésa es la verdadera batalla política del 27-M, como consecuencia del proyecto de aislamiento al que el presidente Zapatero ha sometido en los últimos tres años al centroderecha español. Hay un tercer bando, que se llama ETA, disfrazada por gracia del Gobierno bajo bandera de conveniencia como los barcos-pirata, y dará sorpresas desagradables cuando llegue el momento de los pactos, pero en el grueso del territorio nacional las fuerzas en disputa escenifican un pulso goyesco que se resume en una sola premisa: todos contra el PP, condenado a una alternativa esencial entre ser mayoría absoluta u oposición.

Las escasas excepciones disponibles casi empeoran el panorama, pues se trata de socios de contrastada trayectoria especulativa, expertos en el mercado negro del voto. La menguante CDN en Navarra, los muy particulares nacionalismos de los archipiélagos (Coalición Canaria y Unió Mallorquina) y el Partido Andalucista en Sevilla y alguna otra localidad andaluza. Más allá de eso, lo que funciona es la Coalición del Tinell, que es el verdadero eje del proyecto político zapaterista; un frentepopulismo de nuevo cuño en el que la izquierda se alía con los nacionalistas burgueses para un reparto del poder sobre la base de la disgregación territorial y la jibarización del Estado.

En puridad no estamos ante un fenómeno nuevo, aunque el mandato de Zapatero le haya otorgado una cohesión casi programática a esta alianza socialnacionalista (huyamos por ahora de la fácil tentación de invertir el adjetivo); lo novedoso de la cuestión es la vocación de permanencia que el presidente ha construido en torno a esta especie de Liga confederalista, proyectándola hasta las próximas elecciones generales. Dicho de otro modo: en los pactos poselectorales de municipios y autonomías se va a sembrar una semilla destinada a fructificar en 2008... en la hipótesis de una victoria nacional del PP.

Por eso, ocurra lo que ocurra el día 27, Mariano Rajoy debería, desde el mismo día siguiente, emplazar a ZP a reeditar el decente compromiso que formuló en vísperas del 14 de marzo de 2004: no intentar formar gobierno si no saca un voto más que el PP en las próximas generales. Hasta ahora, desde que se restauró la democracia siempre ha gobernado en España el partido más votado, quedando para autonomías y ayuntamientos el obsceno carrusel de mercadería política que a menudo subvierte el sentido de la voluntad popular. Pero los síntomas de los últimos tres años apuntan a una estrategia diferente que requiere una urgente clarificación en aras de la limpieza democrática. Malamente resignados al abuso de un sistema electoral imperfecto, los ciudadanos tenemos que saber si existe la intención de extrapolar el manejo hasta someter a subasta el mismísimo timón del Estado.

Con las víctimas, con la libertad
EDITORIAL Libertad Digital 13 Mayo 2007

Las concentraciones celebradas este sábado por la Asociación de Víctimas del Terrorismo en 41 ciudades españolas, exigiendo el regreso a prisión de Ignacio de Juana han demostrado, una vez más, que un amplio sector de la sociedad española no se resigna a la política de cesión a ETA. El asesino múltiple de 25 personas se ufana, con sus paseos terapéuticos por el exterior del hospital, de toda la sangre y el dolor que ha provocado.

Sus amenazas terroristas, después de las matanzas que sembró, han quedado impunes, gracias al evidente servicio que el Gobierno le ha prestado, doblegándose ante el chantaje de la falsa huelga de hambre, maniobrando por medio del Fiscal General del Estado para reducir a toda costa la condena y, finalmente, en el colmo de la humillación a las víctimas, promoviendo su excarcelación de manera cobarde, esgrimiendo "razones humanitarias" de las que, por desgracia, ya no pueden beneficiarse los 25 asesinados por esta alimaña criminal, a quien Rodríguez Zapatero, no obstante, incluyó en la gloriosa orla de quienes "están por la paz".

Si hay una sociedad decente y sana, ésta no puede permanecer "impasible" ante una secuencia tan repugnante de traiciones a la Justicia. La respuesta multitudinaria a cada una de las convocatorias de las víctimas, así llueva, truene o abrase, no puede sorprender a nadie a estas alturas. Su causa es la más digna y justa de cuantas pueden y deben ser apoyadas hoy en España. Las víctimas, su sed de justicia, memoria y dignidad, representan un símbolo de una sociedad resistente a entregar a ETA la sangre de quienes dieron la vida por la libertad de todos.

Como señalaron los distintos portavoces que leyeron la declaración institucional, simultáneamente en las 41 ciudades de la convocatoria, la rebelión cívica "es posible porque somos libres y hemos asumido el reto de vivir con coherencia y responsabilidad esta libertad. Gracias a ella podemos apoyar o rechazar a nuestros gobernantes. Y esa libertad irrenunciable nos lleva a rebelarnos contra la traición y la injusticia. Contra la desidia y la mediocridad de un Gobierno que, lejos de trabajar por erradicar y derrotar al terrorismo, da la espalda a los ciudadanos y está a partir un piñón con quienes quieren acabar con nuestro Estado de Derecho, por el que han muerto más de mil personas"

El odio a la España democrática
Pío Moa Libertad Digital 13 Mayo 2007

"Dicho de otro modo: estos nacionalismos no aportan a sus respectivas regiones más que zarandajas en lo intelectual, rencores en lo moral y, en lo político, despotismo, divisiones absurdas, amenazas a su prosperidad, desprecio a sus propios antepasados. No los caracteriza, ciertamente, el amor a sus comunidades sino un odio inagotable a España. Nunca acabaríamos si fuéramos a reseñar las ofensas e insultos que han dedicado a todo lo español (y por tanto a sus propios padres y abuelos), decenio tras decenio, a partir de Arana y de Prat. La propaganda separatista se constituyó, como admite muy suavemente Cambó, "a base de algunas exageraciones y algunas injusticias", y desde entonces no ha cesado, si exceptuamos la ecuanimidad creciente de bastantes nacionalistas moderados, como el propio Cambó.

En plena guerra civil esa actitud les llevó a sabotear suicidamente a las izquierdas revolucionarias con las que se habían aliado, hasta el punto de provocar las conocidas quejas de Negrín a Azaña: "Aguirre no puede resistir que se hable de España. En Barcelona afectan no pronunciar siquiera su nombre. Yo no he sido nunca españolista ni patriotero. Pero ante estas cosas me indigno. Y si esas gentes van a descuartizar a España, prefiero a Franco. Con Franco ya nos las entenderemos nosotros, o nuestros hijos. Pero estos hombres son inaguantables. Acabarían por dar la razón a Franco".

Y en la actual democracia no ha dejado de crecer esa histeria, con quema de banderas, destrucción o eliminación de símbolos comunes, más el permanente rumor sordo de la literatura injuriosa, a pesar del enorme esfuerzo realizado por el conjunto del país para estabilizar una convivencia en las libertades. ¿A pesar de ese esfuerzo? ¡A causa de él, precisamente! No faltan quienes proclaman con desvergüenza no estar contra España, sino solo "contra cierta idea de España". Y no dejan de tener razón: solo detestan la España que incluye a gallegos, vascos y catalanes, etc. La España democrática opuesta a sus planes totalitarios. Porque los separatismos, debe insistirse en ello frente a sus pretensiones democráticas, siempre obraron en alianza con los movimientos revolucionarios y antidemocráticos, hasta hundir entre todos las libertades en España por dos veces y mostrarse luego totalmente incapaces de resistir a las dictaduras que de ese modo habían contribuido a traer.

("Contra la balcanización de España")

Imaz
Por JON JUARISTI ABC 13 Mayo 2007

PRODUCE cierta inquietud ver al personal tan entusiasmado con las paparruchas de Imaz, que no es precisamente el oráculo de Delfos. Porque, anda que no es fácil entender a los nacionalistas, que siempre dicen lo mismo aunque cambien el tono. Está muy bien conceder que el PP vasco forma parte de la sociedad vasca -qué generoso se ha puesto de repente el amito blanco-, si bien dicha proposición no deja de resultar tan abrumadoramente tautológica que sobraría enunciarla. ¿Se imagina alguien a Montilla afirmando tajantemente que el PP catalán pertenece a la sociedad catalana? Por muy mal que estemos en otras partes, todavía no se ha perdido del todo el sentido del ridículo. Pero, cuando proceden de un nacionalista vasco, estas perogrulladas suscitan admiración, no irritación ni risa, que sería lo normal en Albacete, por ejemplo. ¿Dónde está el misterio? Pues en que muchos españoles, aunque afirmen lo contrario, siguen atribuyendo a los nacionalistas, en su fuero interno o en su inconsciente, autoridad para decidir quién es vasco y quién no lo es.

Personalmente, el asunto me disgusta porque demuestra que no hemos avanzado gran cosa desde que, a comienzos de la Transición, se adoptó por unanimidad tácita la decisión de poner el futuro del país vasco en manos de los nacionalistas. Si no ha habido cambios, no se me alcanza qué argumentos cabría oponer a la independencia de Euskadi. ¿Acaso la existencia de un sector de población no nacionalista? Se negocia un estatuto de minoría nacional o se organiza un intercambio de poblaciones. Cualquier cosa antes que seguir defendiendo la españolidad de los vascos desde una falta absoluta de convicción. Y la súbita popularidad de Imaz demuestra que muchos dan el caso por zanjado e imposible. Razonan, si es que lo hacen, como un diplomático que conocí y que, refiriéndose a los nacionalistas vascos, observaba: «Ya tienen casi la independencia, ¿qué más quieren?» Pues la independencia, obviamente.

No todo lo que dice Imaz es palabrería absurda. Acierta cuando afirma que la división de los demócratas ha dado a ETA un triunfo inesperado, pero, como presidente del partido más irresponsable de Europa, escamotea la explicación: es decir, que ese triunfo estaba implícito en la disparatada estrategia apaciguadora de Rodríguez, a la que el PNV se sumó con ardor. La culpa del fracaso del «proceso de paz», sostiene Imaz, es sólo de ETA, pero, añade, también la oposición contribuyó al mismo por haberse negado a secundar al Gobierno. Se olvida de que el proceso fue diseñado desde el primer momento contra la oposición, porque Rodríguez estaba y sigue estando obsesionado en enmendar la plana a Aznar. Lo de acabar con ETA era, como mucho, una apuesta arriesgada e improbable, pero proporcionaba a los socialistas un pretexto más para destruir la herencia de los gobiernos del PP, como lo había hecho previamente en otros campos (política exterior y educación). Si la responsabilidad de la ruptura de la tregua pertenece en exclusiva a ETA, la de la división de los demócratas hay que repartirla entre el PSOE y los nacionalistas que le apoyaron. Ahí es donde Imaz, como Rodríguez, escurre el bulto.

Imaz se muestra como la cara amable de un nacionalismo que ha practicado sistemáticamente la persecución de los discrepantes, cuando declara no querer excluir a nadie, ni al PP, del destino de Euskadi. Es un discurso electoralista, por supuesto, y ya veremos si se sostiene después de las municipales. Está calcado del discurso «incluyente» de Rodríguez sobre el «proceso de paz». Quien no esté conforme con nuestros planteamientos se excluye él mismo, viene a decir. Lo delata la afirmación de que Batasuna podría consumar el «proceso de paz» separándose de ETA. La consecuencia lógica es, como en el caso de Rodríguez, una necesaria tolerancia con la «izquierda abertzale» en su conjunto, comenzando por la tolerancia electoral. ¿Qué decía Karl Popper a propósito de la República de Weimar? Ah, sí: «Si admitimos la pretensión nomológica de la intolerancia a ser tolerada, destruimos la tolerancia y el Estado de Derecho». Pues eso.

Embrollo calcedonio
Por ÁLVARO DELGADO GAL ABC 13 Mayo 2007

Hace quince siglos y pico, en el Concilio de Calcedonia, los teólogos explicaron que Cristo reúne en una sola persona dos naturalezas distintas, la divina y la humana. Nadie que no sea teólogo entiende la unión hipostática. Pero los católicos la aceptan porque, si no, no serían católicos. Pues bien, ocurre lo mismo con el último auto del Tribunal Supremo. Los ciudadanos lo acatamos, aunque no lo terminamos de comprender. La Abogacía del Estado y la Fiscalía habían impugnado ciento y pico listas de ANV siguiendo la vía contencioso-electoral. Esto, al parecer, es un disparate: la ley electoral sirve para cargarse a los candidatos propuestos por una agrupación de electores, no a la mitad de las listas que apadrina un partido. Una de las razones reside, según parece, en la persona jurídica que está detrás de la lista. Cada agrupación de electores ostenta una personalidad única y diferenciada. Por eso, precisamente, es posible abatir unas listas sí y otras no. En cada caso, el responsable de la lista es distinto, y por tanto, identificable con independencia de lo que haya ocurrido con las restantes listas. Por el contrario, las resmas de listas mancomunadas por una marca electoral remiten, de consuno, a un solo responsable: el partido que las ha elaborado. Es el partido, no su proyección en listas diversas, el objeto de la impugnación, la cual no podrá, en consecuencia, dirigirse a unas listas sí y otras no, sea cual fuere el criterio al que se haya apelado para determinar cuándo una lista está contaminada.

Los que nos sabemos Derecho, habríamos esperado que la demanda del Gobierno se desestimara por defecto de forma. Pero no sucedió esto. Lo que sucedió, es que la Sala del Supremo pidió a las partes que reinterpretaran la demanda. Es decir, les abrió la vía, no de la ley Electoral, sino de la ley de Partidos. La última autoriza, en principio, varias opciones. Habría sido posible, pongo por caso, ilegalizar todas las listas como provenientes de un alias de HB; o no ilegalizar ninguna, puesto que ANV es, de momento, legal; o los demandantes habrían podido solicitar la ilegalización del partido fantoche dadas las evidencias todavía provisionales, aunque aplastantes, de que la persona jurídica relevante lleva capucha y responde al nombre de la ya ilegalizada Batasuna.

Luego de momentos muy tensos, la Sala Especial arbitró una solución muy complicada. Resumamos: ETA ha penetrado en el cuerpo místico de ANV, aunque no ha poseído su esencia, o sea, su persona. ¿Qué es lo que ha poseído entonces? Pues las ciento y pico listas cuya neutralización había solicitado el Gobierno. Al final, éste se ha salido con la suya, no sin ser amonestado severamente por sus señorías, quienes han dejado negro sobre blanco que lo procedente habría sido invocar la ley de Partidos para ilegalizar a ANV como sucesora de HB. La Sala, sin embargo, no podía rebasar la línea fijada por los demandantes, y nos hemos quedado donde nos hemos quedado.

Nos hemos quedado, lo repito, en una región tenebrosa para el lego. Que la ley no se comprenda, por cierto, es grave en una democracia: se supone que la ley, al revés que la mecánica cuántica relativista, integra, en último extremo, un instrumento de autogobierno que el pueblo ejerce a través de las instituciones. El pueblo no tiene por qué prever ni fijar arbitrariamente las consecuencias de la ley. Esto sería incompatible con el Estado de Derecho y la división de poderes. Pero, por lo menos, tiene que ser capaz de encontrar sentido a lo que pasa. Y aquí estamos en la más absoluta de las oscuridades.

La tiniebla afecta también al contexto político. Dos teorías circulan en los mentideros sobre el estado en que se encuentra el llamado «proceso de paz». Conforme a la más maquiavélica, existe una hoja de ruta, cuyos tramos se han pactado con los terroristas con precisión azorante. ETA habría conseguido exactamente su propósito: recuperar presencia en los feudos en que es más fuerte.

Según la otra teoría, la teoría, llamémosle, caótica, el proceso está muerto, y todo lo que persigue el Gobierno, es evitar un nuevo atentado antes de las elecciones. La ocurrencia de demediar a ANV, sin llegar a suprimirla, reflejaría la situación imposible en que se ha colocado Zapatero, el cual carece de recursos políticos para recibir a HB por la puerta grande pero no se atreve tampoco a cortar con ella. Me inclino, vacilantemente, por la segunda hipótesis. En primer lugar, la esquilma que se ha hecho en las listas no es cosmética. En segundo lugar, existen motivos para pensar que en el Supremo ha podido ocurrir cualquier cosa. Desde la desestimación, hasta la anulación de todas las listas, hasta un conflicto irresoluble entre los distintos magistrados, por efecto del cual se habría dictado un auto acompañado de votos particulares absolutamente explosivos. La situación, en fin, no era controlable, ni prudente fiarlo todo a que saliera cara o cruz. El concepto de «prudencia», no obstante, no es muy auxiliador cuando toca hablar del presidente, fértil en ardides de utilidad cuestionable y ortodoxia francamente mejorable.

¿Habrá sorpresas ocultas?
Por GERMÁN YANKE ABC 13 Mayo 2007

El Centro de Investigaciones Sociológicas (es decir, un organismo dependiente del Gobierno) comienza la campaña electoral haciendo públicos los resultados de una gran encuesta. Es una paradoja, como lo es el propio CIS, para el que es difícil encontrar parangón en lo que ahora se llama "los países de nuestro entorno". Pero ahí está: el Gobierno nos dice, para animar el cotarro, cómo están las cosas. Y parece que no hay grandes cambios... ¿o si?

Según este sondeo, el PP podría encontrarse con dos problemas, es decir, con el peligro de perder el poder en dos comunidades en las que ahora gobierna. Pero parece que sólo es un peligro, que los datos no revelan el triunfo claro de sus adversarios como ocurre, por ejemplo, en Castilla La Mancha y Extremadura. En Baleares, la lista de Matas podría perder tres escaños, demostrando que es más útil la coherencia que las incorporaciones extravagantes de última hora. Pero el PP podría gobernar como lo ha hecho hasta ahora, es decir, con la molesta muleta de Munar y los suyos. Una alerta, pero sólo eso.

Otra alerta se enciende para el PP, o más exactamente para su socio UPN, en Navarra. No termina por alcanzar Miguel Sanz la mayoría absoluta aunque habrá que esperar, en este caso también, al resultado de la previsible alianza con su actual socio, el CDN de Alli. En Navarra, que tiene un significado político en estos momentos mucho mayor que otras comunidades autónomas, se produce, siempre según el CIS, un fenómeno que es digno de consideración y que refleja el resultado caótico de una política gubernamental igualmente caótica en las materias que rondan la estructura del Estado o los nacionalismos. Los problemas de UPN no son nada comparados con los de los socialistas navarros, que podrían quedar en tercer lugar, después de la coalición nacionalista Nafarroa Bai.

Resulta difícil negar que los socialistas buscaban el pacto con Nafarroa Bai en base a apoyar a la candidata nacionalista en el ayuntamiento de Pamplona y recibir los votos en el Parlamento foral. Un fiasco. Todo indica que UPN podrá conseguir la mayoría absoluta (donde, por cierto, habrá lista de ANV) y, en la comunidad (donde, qué casualidad, no la habrá), se puede encontrar con la sorpresa de tener que apoyar a un nacionalista para ser presidente si quiere evitar que repita Sanz. De hacer caso al sondeo, es evidente que los votantes socialistas en Navarra no han entendido la errática política del PSOE, precisamente en un lugar en el que se juega tanto.

Salvo estas alertas, no hay más novedades en lo referente a los posibles futuros gobernantes de las comunidades autónomas en las que se celebran comicios. Pero sí datos interesantes para evaluar las tendencias a las puertas de la gran encuesta, que no es otra que la votación del día 27. El PP mantiene o mejora sus posiciones en el resto de comunidades autónomas, salvo allí donde se enfrenta con más populismo que socialismo: en Cantabria, en donde el estilo sorprendente del presidente Revilla parece dar resultado, y en Aragón, en donde sus adversarios tradicionales y regionalistas han apostado por el populismo del agua.

El dato debe subrayarse porque las elecciones del día 27 se juegan, por decirlo de algún modo, en dos escenarios distintos. En primer lugar, el del poder local y regional, la formación de los futuros gobiernos autonómicos y municipales, en los que -a un lado las alertas- no parece que las sorpresas vayan a ser muchas. Pero en segundo término está el cómputo total de votos, que tiene un valor de referencia histórica (gana las generales el que previamente vence en las locales) y que, sobre todo, marca una tendencia con mucha mayor fiabilidad que los sondeos previos. Si se cumpliese lo que esta encuesta del CIS prevé, y visto desde la perspectiva de las posibilidades del aspirante, nos encontraríamos con que, en tres importantes comunidades en las que el PP gobierna (Madrid, Valencia y Castilla León) las diferencias con el PSOE son más que considerables, que se mantiene en otras menores (Murcia, La Rioja) y recorta diferencias en feudos tradicionales del socialismo como Asturias, Castilla La Mancha y Extremadura.

Analizado desde el punto de vista del poder local, por tanto, la oposición actual se enfrenta a dos retos en lugares en los que sin duda va a ser el partido más votado: Navarra (no precisamente con el PSN como primer adversario) y de Baleares (en el que los socialistas sólo son adversarios en función de los pactos posteriores). Pero desde el punto de vista de la tendencia del voto, el Gobierno debería tener cuidado porque la situación del PP le plantea al PSOE alertas de mayor calado que las ya reiteradas para su adversario.

Hay otros sondeos por ahí, de distinta procedencia, algunos de partidos de uno y otro lado, que confirman una situación que no es muy halagüeña para el partido gubernamental. El empate técnico (que en la mayor parte de los casos era ligeramente ventajoso para el PSOE) termina tras el recuento. Después hay ya un ganador, aunque sea por poco margen, y podría ser el PP, lo que haría que la última parte de la legislatura tuviera características bien distintas. Si los populares adolecen de una cierta pereza para dar una imagen de renovación y de seria alternativa positiva, han contado con la inestimable ayuda de los socialistas. El PP mantiene su voto; es el PSOE el que, si no se desangra, sangra.

Si vale la anécdota como síntoma, considérese que, aunque el secretario de Organización del PSOE nos «revele» en los próximos días una encuesta entusiasta para sus intereses, no ha comenzado la campaña con ese tipo de habituales anuncios, sino diciendo que, en un futuro más o menos próximo, le gustaría pasar a un «segundo plano» de la política.

La broma, en la capital, es preguntarse si eso significa que quiere ser ministro. Como una significativa marea se extiende la percepción de que el Gobierno pierde pie y de que disimular un escándalo como el de la CNMV y la Oficina Económica del Presidente volviendo a la guerra de Irak es ratificar las dificultades para conseguir que la gestión del Ejecutivo se vea positivamente.

Paradojas
FLORENCIO DOMÍNGUEZ El Correo 13 Mayo 2007

Primero fue el Gobierno, que argumentó que ANV era un partido legal en cuyos estatutos se incluía una condena expresa de la violencia y, por tanto, no resultaba procedente promover su ilegalización. Sin embargo, quienes hoy gobiernan no tuvieron inconveniente en respaldar en su día la ilegalización de Batasuna, a pesar de que la documentación presentada por HB en el registro del Ministerio de Interior en 1983 se abría con una «declaración programática» en la que se hacía una declaración expresa de «acatamiento al Ordenamiento Constitucional Democrático» (sic) y se incluía «el compromiso de ajustar la actuación y organización interna de la Asociación a las formas y procedimientos democráticos».

Con HB se tuvieron en cuenta los hechos, no las palabras, pero con ANV sólo se han tenido ojos para las palabras de hace treinta años, no para los hechos de hoy.

Después vino la Fiscalía General del Estado manteniendo la tesis de que tres miembros 'contaminados' en una lista de diez o quince candidatos eran suficientes para echar por tierra toda la plancha. Incluso, bastaba con un solo candidato 'contaminado', si éste era suficientemente significativo, para impugnar la lista al completo. En cambio, 133 listas 'okupadas' por miembros de Batasuna del total de 268 presentadas por ANV no son suficientes para invalidar al conjunto.

El Tribunal Supremo, más tarde, dio validez legal a la teoría de que se había producido una «contaminación» de la mitad de las listas de ANV y que bastaba con aplicar un proceso de amputación jurídica de las partes gangrenadas para devolver la salud democrática a la formación política. Como la Fiscalía no había ido más lejos en su impugnación, el Supremo se sentía con las manos atadas para aplicar tratamientos más enérgicos.

A cerrar el ciclo de las paradojas vino el Tribunal Constitucional desarrollando una teoría singular que hará las delicias de los seguidores de 'Expediente X': sostiene el TC la existencia de una dirección paralela dentro de ANV que habría elaborado las listas 'podridas', mientras la dirección oficial sólo era responsable de las candidaturas limpias. Nadie antes había tenido noticia de esa doble dirección dentro de ANV. Ni siquiera los mismos dirigentes 'oficiales' del partido que se empeñan en reclamar como propias todas las candidaturas prohibidas.

El truco, sin embargo, le sirve al Tribunal Constitucional de excusa para desarrollar una interpretación creativa del Derecho y no tener que sacar las consecuencias que se derivarían de reconocer que ha sido la dirección de ANV la que ha puesto sus siglas al servicio de Batasuna.       f.dominguez@diario-elcorreo.com

Maragall, la verdad de las mentiras
Por José Antonio Zarzalejos, director de ABC 13 Mayo 2007

HEMOS de agradecer al ex presidente de la Generalidad de Cataluña, Pasqual Maragall, que, al preconizar a toro pasado la necesidad previa de haber modificado el artículo segundo de la Constitución para lograr un Estatuto de Autonomía a resguardo de cualquier impugnación ante el Tribunal Constitucional -ahora están siete en trámite-, haya desvelado que el texto que regula actualmente el autogobierno catalán rebasa con mucho las coordenadas de la Carta Magna. El precepto segundo de la máxima ley establece que «la Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas».

A tenor de este artículo y del que le precede -«España se constituye en un Estado social y democrático de derecho»-, nuestro país es una nación, y sólo una, y nuestro Estado es unitario y autonómico. España, según la Constitución de 1978, no es una nación de naciones; tampoco es un Estado plurinacional; en modo alguno permiten ni la letra ni el espíritu de la Constitución suponer que España es un Estado federal, sino unitario, en línea histórica con la Constitución republicana de 1931, que lo definía como «integral». El concepto de «nacionalidades» que incorpora ese artículo segundo, que Maragall propugna ahora que debió ser modificado antes de elaborar el Estatuto catalán, no autoriza a entender aquella comunidad como una entidad depositaria de cosoberanía, porque ésta -la soberanía- es única también y «reside en el pueblo español, del que emanan todos los poderes del Estado» tal y como reza el artículo 1.2 del texto constitucional. Ostentar la condición de «nacionalidad» implica un esfuerzo jurídico y político del constituyente de 1978 para superar la condición regional que a Cataluña le adjudicaba el Estatuto que le otorgó la II República («región autónoma» decía la ley estatutaria catalana de 1932). Pero nada más.

José Montilla, que es un dirigente más templado que Maragall en sus impulsos identitarios, discrepa del discurso de Maragall en lo que las declaraciones desilusionadas de éste implican de frustración para la clase política y la sociedad catalana, que han dejado con el nuevo Estatuto muchos pelos en la gatera. Pero si, como el presidente de la Generalidad afirma hoy en ABC, «España no es ya un Estado unitario, sino federal imperfecto», la apreciación de su predecesor de que el artículo segundo de la Constitución debió reformarse no está desencaminada. Es cierto: el Estado español ha devenido tan adulterado en su carácter unitario y autonómico que, efectivamente, por vía de los hechos se ha transformado en un modelo amorfo, asimétrico y al margen del elenco de las categorías jurídico-constitucionales conocidas.

La introducción en el preámbulo del estatuto de la naturaleza nacional de Cataluña, la bilateralidad en la relación con el Estado -de la que no gozan otras comunidades-, el régimen específico de financiación y la depredación de competencias estatales incrustadas manu militari en el texto autonómico desvirtúan el modelo del Estado constitucional de 1978 y lo sitúan en un terreno incógnito para la ciencia política. Por eso, tiene razón Maragall cuando sostiene que -para lograr las aspiraciones del socialismo y el nacionalismo catalanes-era preciso quebrar la premisa constitucional que define a España como una nación única e indivisible y al Estado como unitario y autonómico.

Al desvelar así esta verdad jurídica hace lo propio con la simulación de sus compañeros que sostienen que el Estatuto de Cataluña se ajusta a la Constitución, de lo que deducen, además, que están fuera de lugar las impugnaciones presentadas ante el Tribunal Constitucional, al que lanzan advertencias para que repare -lo hace José Montilla en la entrevista con él que hoy publica ABC- en que el texto estatutario fue sometido y respaldado por un referéndum. Así, a la invalidación fáctica de las proclamaciones dogmáticas más sustanciales de la Constitución -unidad nacional y Estado unitario- se añade ahora la pretensión de neutralización de la jurisdicción del Tribunal Constitucional. A esta instancia de garantías constitucionales encomienda la Carta Magna -entre otras competencias- la interpretación de la Constitución mediante, con otros procedimientos, la resolución de los recursos de inconstitucionalidad contra las leyes, sin restricción alguna; es decir, sean las recurridas leyes ordinarias u orgánicas y hayan sido o no refrendadas mediante referéndum popular.

La política que no atienda a los criterios jurídicos -y más aún a los de mayor rango, que son los constitucionales- se convierte en un ejercicio arbitrario del poder. Las sentencias «políticas» convienen a los políticos, pero, en igual medida, horadan la consistencia y fiabilidad de los tribunales. El llamado «uso alternativo del derecho» -esto es, la adaptación a conveniencia coyuntural de las normas- es una metástasis cancerígena en el sistema. El derecho, mediante la expresión de la soberanía popular en forma de leyes, es el norte de cualquier democracia. Frente a esta garantía de acoplamiento de las leyes ordinarias y orgánicas -y los Estatutos lo son- a la Constitución, no pueden prevalecer ni las argucias políticas ni los filibusterismos de ocasión.

Aquellos que propugnan que España es una nación de naciones, que el Estado no es ya unitario sino, «federal imperfecto», aquellos que reclaman la cosoberanía, en definitiva, todos aquellos que pretenden convertir la Constitución actual en una especie de plastilina normativa, deberían afrontar la realidad: para que sus propósitos sean legales y legítimos habrá que cambiar la Constitución, y esa reforma -que resultaría un proceso constituyente en la medida en que afectase al Título Preliminar como Maragall dice desear, y con él otros muchos- requiere de mayorías que no están, por fortuna, al alcance del Gobierno y de sus aliados.

Si el Tribunal Constitucional, en el ejercicio de sus competencias, entiende que uno o varios preceptos -o el preámbulo- del Estatuto de Cataluña vulneran la Constitución, la Generalidad, el Parlamento catalán, los partidos políticos -todos, en fin- habrán de acatar esa sentencia, hacer las modificaciones pertinentes y someter de nuevo, si así fuese preciso, a referéndum un texto acorde con la Carta Magna. Esas son las reglas del juego democrático; esos son los compromisos que asumimos en 1978; en eso consiste la seguridad jurídica; en esa certeza de aceptación de las resoluciones judiciales se basa el orden social; y desafiar de manera abierta o velada el patrimonio de autoridad e imperatividad que comportan la Constitución y las instituciones que de ella emanan, como el Tribunal Constitucional, es literalmente subversivo.

Ahora sabemos que Maragall -y con él otros-sabían que era precisa una reforma constitucional para anclar con seguridad el nuevo Estatuto de Cataluña. Ahora sabemos también que la reforma que se pretendía por vía de hecho -y que se consiguió- era la alteración del contenido de la unidad nacional proclamada en el artículo segundo de la Carta Magna. Ahora sabemos que Maragall ha dicho la verdad desvelando muchasmentiras: las de aquellos que, primero, dijeron que el nuevo autogobierno catalán era impecablemente constitucional, y luego se remitieron para garantizar su afirmación a un Tribunal Constitucional al que disputan ahora la competencia plena para pronunciarse, haciéndole advertencias de crisis trascendentes y graves si altera el nuevo Estatuto, en previsión, muy verosímil, de que el texto deba ser revisado.

Pues bien: si ha de producirse una crisis institucional para que la Constitución se imponga y el Tribunal Constitucional no se vea constreñido, que la haya, que se aborde y que se resuelva conforme establece esa ley suprema que es la ley de leyes: la Constitución. Que hoy por hoy -de ahí el desencanto de Maragall- la soberanía popular, mediante su expresión electoral en el Parlamento, no ha dado mandato alguno para su reforma, ni parcial ni, muchos menos, total.

Apaciguados, como con Franco
Manuel Molares do Val Periodista Digital 13 Mayo 2007

Sus votantes le pedían “¡ZP, no nos engañes!”, y aunque les miente constantemente siguen confiando en él.

En contra de sus compromisos en el Parlamento, negocia con ETA mientras los terroristas amenazan con matar y extorsionan, usa trampas legales para que la banda vuelva a las instituciones y reciba dinero público, renuncia a perseguir filoterroristas como Otegui, y semilibera al asesino en serie De Juana Chaos.

Hace igual manipulando la CNMV para favorecer a sus amigos de la nueva beautiful people, lo que lleva a la corrupción que se multiplica para degradar la democracia.

Miente también en política internacional. Incluso sus jaleados avances sociales son falsos: carecen de presupuesto.

Y para ocultar esta vacuidad se ampara en el crecimiento de una economía capitalista que había comenzado a prosperar hace diez años y que sólo sigue su senda natural.

Pero, sobre todo, usa la guerra de Irak. Irak lo es todo para este Gobierno tres años después de la retirada. Propaganda. La tapadera es Irak. Guerra con Aznar, conmigo, paz.

Mientras humilla la cabeza ante ETA, grita paz, “Tres años de paz”. Olvida tres muertos por terrorismo, pero los españoles lo apoyan mayoritariamente como sus antepasados silenciosos y apaciguados por el franquismo.

Entonces callaban por miedo. Ahora, por comodidad, por abandono de la conciencia crítica y de los valores cívicos.

En 1964 Franco celebró sus “25 años de paz”. Un pueblo apático y sin libertad le dio poco después su aprobación entusiasta en un referéndum.

Muchos no nacionalistas, especialmente en Euskadi, tienen menos libertad que los demócratas con el Franco de 1964. Menos libertad y más persecución.

Apaciguamiento, apatía, cobardía por bienestar. Paz sin libertad. Como en 1964. “Tres años de paz” sin dignidad. España volvería a decirle sí a Franco.

Como Irlanda para Euskadi
PABLO MÉNDEZ GALLO /SOCIÓLOGO Y DOCTOR EN FILOSOFÍA El Correo 13 Mayo 2007

Me preguntaban, en entrevista, sobre la formación del nuevo Gobierno de Irlanda del Norte, por la complejidad de los conflictos irlandés y vasco: cuál de los dos resulta más complejo, desde el punto de vista de su dinámica, y más dificultoso, desde el punto de vista de su resolución. Inicialmente, no estoy seguro de que la pregunta resulte muy pertinente, dado el mecanicismo o linealidad que subyace a la misma. Esto es, la aplicación específica o concreta de una técnica, receta, etcétera, debería producir un resultado concreto y específico, cosa que todo el mundo sabe que no es factible en estas cosas de lo humano, donde dos más dos no son necesariamente cuatro. Pero se puede hacer un ejercicio de abstracción y dar por buena la pregunta para, de esta manera, plantearnos lo que hace unos años ya escribí en este mismo diario: ¿Por qué en Irlanda sí y aquí no? (06-01-2000).

Si tenemos en cuenta que en Irlanda se puede dar por 'solucionado' el conflicto, mientras que en Euskadi persiste, a pesar de tener la misma edad, inicialmente podemos pensar que lo nuestro es más complejo o ellos han sido más hábiles. Pero si observamos datos con carácter de objetividad, todo nos hace pensar que lo de Irlanda del Norte resultaba considerablemente más complejo: el número de muertos del Ulster casi cuadruplica a los habidos en Euskadi en el mismo periodo de tiempo (a contar desde 1968); el sinfín de organizaciones terroristas en Irlanda del Norte adquirió un carácter cuasi-grotesco, con una cascada de variaciones sobre los mismos conceptos (Ulster, Irlanda, unionismo, etcétera); la división social existente entre católicos-nacionalistas-irlandeses y protestantes-unionistas-británicos es de una envergadura desconocida para las gentes de esta parte del mundo; la situación económica de Irlanda del Norte, si bien empieza a mejorar, está lejos de alcanzar los niveles de bienestar económico que goza Euskadi; por no mencionar las competencias políticas que va a gestionar la nueva autonomía norirlandesa, muy por debajo del marco competencial vasco y su privilegiado régimen fiscal.

En fin, teniendo en cuenta este tipo de consideraciones, la comparación parece baladí, entre el abigarrado mundo de Irlanda del Norte y el más laxo mal-vivir de Euskadi. La dura situación que allí se ha vivido durante 40 años se diría que es más compleja que la nuestra, a razón del nivel de sufrimiento experimentado y padecido, así como por el número de elementos en relación e interactuando. Pero, al fin y al cabo, cómo establecemos qué situación es más compleja, teniendo en cuenta que cuando alguien tiene un problema suele pensar que es el más grave del mundo; un conflicto de estas características tiene un marcado carácter narcisista, emplazándose como centro del universo, hasta llegar a padecer lo que un profesor norirlandés denominó como el 'síndrome del país más oprimido del mundo'.

A nadie escapa que las comparaciones son odiosas, si bien la pregunta parece importante, dado que, en el fondo, lo que nos estamos preguntando es si lo nuestro tiene solución. Como también se lo preguntaron durante décadas las gentes de Ulster, a las que nosotros ahora miramos, como ellas miraron antes a Sudáfrica y su proceso de reconciliación nacional. No en vano, el mismo año que el IRA declara su tregua (1994) -lo que marca el 'pistoletazo' de salida al proceso de paz-, en Sudáfrica, Nelson Mandela formaba gobierno con Frederik de Klerk, heredero del 'apartheid'. Dicho proceso, que muchos dijeron que nada tenía que ver con el de Irlanda del Norte, sirvió de modelo de referencia para éstos, sin olvidar por ello que el trabajo a realizar y el camino a seguir tenían que ser propios.

Dicho esto, no es el verdadero problema que un proceso y/o una situación se pueda parecer a otro/a; poco importa el modelo de referencia, sino como declaración de intenciones y como proyección de la realidad sociopolítica de partida: está claro que no es lo mismo apostar por un modelo de resolución estilo Canadá que por un modelo sudafricano, donde se dan por sentadas una serie de consideraciones de partida, orientadas a la legitimación del proponente. Está claro que los católicos-irlandeses se sentían los 'negros' del Reino Unido al invocar a Mandela y su reconciliación como modelo a seguir. ¿Son los vascos los 'negros' de España? ¿Hay acaso vascos 'negros' y vascos 'blancos'?

El caso del País Vasco, sin embargo, tiene una particularidad que lo hace significativamente diferente a cuantos problemas haya conocido en el ámbito de los conflictos nacionales. Esta característica es la ausencia de conflicto. Dicho de otro modo, el conflicto vasco no trascurre en el ámbito de lo real, sino en el ámbito de lo imaginario, es decir, producto de «un desajuste existente entre lo real y lo posible» (A. Carretero Pasín). Acercándonos a la propuesta de Jon Juaristi, la distinción tiene similitudes con la diferencia establecida por Sigmund Freud entre 'aflicción' y 'melancolía', donde el dolor responde a una pérdida real en el primer caso (duelo), mientras que en el segundo caso la pérdida es de naturaleza ideal y sustraída a la consciencia, hasta llegar a constituirse en una manía. Fue por esto que un observador sueco que llegó a Euskadi, para analizar la situación política, se atrevió a afirmar que este conflicto era el más difícil o complicado del mundo.

Puestas así las cosas, las consideraciones a tomar resultan de lo más variadas, puesto que la realidad permite una multiplicidad de interpretaciones y de lecturas (si bien no todas son posibles). Y una de ellas es que lo ocurrido en Irlanda del Norte supone un acontecimiento relevante para lo que podría pasar en Euskadi. Nada que ver con apologías del modelo irlandés, que no suponen sino un intento de reconfigurar la realidad vasca para justificar una intencionalidad ideológica.

Se trata, antes que nada, de una actitud: la convicción y orquestación de Tony Blair (primer ministro británico) y Bertie Ahern (primer ministro irlandés), precedidos en su trabajo por John Major y Albert Reynolds; la determinación inicial de John Hume y David Trimble (premios Nobel de la Paz 1998), junto con el liderazgo de Gerry Adams y otros representantes de ambos bandos, menos conocidos, pero no menos importantes; el trabajo sordo y arriesgado de los líderes comunitarios en las zonas socialmente más comprometidas; y, sobre todo, la perseverancia, tenacidad y constancia en el trabajo, a pesar de las dificultades. Esto es, para mí, el modelo irlandés, no entendido como receta, sino como cualidad humana y punto de referencia. La misma lección que en Irlanda del Norte se pudo extraer de la Sudáfrica de Nelson Mandela.

El Gobierno trató con ETA en abril de las candidaturas de ANV para las elecciones
El Gobierno se reunió con ETA en abril para hablar de ANV y el 27-M
J. PAGOLA / D. MARTÍNEZ. MADRID. ABC 13 Mayo 2007

Representantes del Gobierno y ETA mantuvieron a principios del pasado mes de abril en una importante ciudad europea un contacto en el que, entre otras cuestiones, se abordó la participación de la denominada «izquierda abertzale» en las elecciones municipales y forales del próximo 27 de mayo. Los emisarios del Ejecutivo consideraron que la opción de ANV podía ser válida, dada la intransigencia de Batasuna y su rechazo a aceptar la Ley de Partidos, pero advirtieron a la banda de que la aprobación o anulación de las candidaturas dependía del Tribunal Supremo, por lo que debería evitarse la inclusión de antiguos elementos proetarras.

En Moncloa había honda preocupación ante la posibilidad de que ETA intentara reventar las elecciones con atentados de envergadura si consideraba que la presencia de la denominada «izquierda abertzale» en las urnas no dejaba satisfechas sus aspiraciones. Las informaciones obtenidas a raíz de la desarticulación del «comando Donosti», a la espera sólo de recibir la orden para cometer atentados -tenía una lista de casi 450 posibles objetivos-, y las pruebas que apuntan a que la banda ha formado nuevos grupos, alimentaban la inquietud. De ahí que el Ejecutivo se sintiera obligado a sondear de manera directa las pretensiones de la banda, con la que se había roto toda comunicación desde la salvajada contra la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas y, si fuera posible, persuadirle de que no volviera a cometer más atentados.

Ausencia de «Josu Ternera»
Así pues, el encuentro se celebró a requerimiento del Gobierno, que estuvo representado por dos diplomáticos, mientras que por parte de la banda terrorista asistieron dos etarras del equipo negociador que formó José Antonio Urrutikoetxea Bengoetxea, «Josu Ternera». Al parecer, uno de ellos era su propio hijo, Egoitz Urrutikoetxea, y su compañero podría ser Jon Salaberría, aunque este último extremo no ha podido ser confirmado.

Los mismos medios describen una reunión tensa, en la que los representantes de la banda criminal arremetieron contra el «inmovilismo» de Rodríguez Zapatero, al que acusaron de no cumplir los «compromisos» adquiridos y de no dar ningún paso para desbloquear el «proceso». Además, criticaron el «acoso» a Batasuna y su, entonces, previsible ausencia de las elecciones. Los emisarios gubernamentales, tras recordar que fue el atentado de Barajas lo que dinamitó el «proceso», respondieron que la coalición, con un mínimo de voluntad, podría haber aceptado la Ley de Partidos y, con ello, participar en las elecciones. Llegado a esto, consideraron que la presentación de Acción Nacionalista Vasca en los comicios para encauzar los votos de la «izquierda abertzale» -el Gobierno ya estaba informado desde hacía tiempo que Batasuna manejaba esta fórmula- era una buena alternativa. Eso sí, advirtieron a los etarras que la decisión de anular o no las candidaturas no depende del Gobierno, sino de los jueces, por lo que advirtieron de que, en caso de que finalmente concurriera ANV, sus listas deberían estar limpias de batasunos significativos. El encuentro concluyó sin ningún tipo de acuerdo, ni de aproximación. Ni tan siquiera, según las fuentes consultadas, sirvió para que los representantes gubernamentales sacaran una conclusión sobre los planes más inmediatos de ETA.

Inquietud y sorpresa
Así las cosas, no se disiparon las incógnitas, más bien al contrario. Los augurios se tornaron más pesimistas días después, cuando «Gara» publicó un comunicado-entrevista en el que la banda amenazaba con atentados si la «izquierda abertzale» no podía presentarse a las elecciones.

En este contexto, a los asesores de La Moncloa ha sorprendido la cantidad de elementos batasunos que han contaminado las candidaturas de ANV, sobre todo si se tienen en cuenta las advertencias realizadas por los emisarios gubernamentales en el encuentro mantenido a principios de abril. Esa presencia provocó que se anularan las listas que Acción Nacionalista Vasca quería presentar para las juntas generales de Vizcaya, Guipúzcoa y Álava, y para el Parlamento de Navarra. ETA-Batasuna otorga enorme importancia a estas instituciones, sobre todo a la Cámara foral, ya que el Viejo Reino es pieza fundamental en su «gran euskal herria».

La última propuesta de la coalición, presentada en Pamplona, reivindica la unificación del País Vasco y Navarra en una «autonomía política» dentro del «Estado español, como primera estación hacia la independencia.

¿Por qué ANV accedió entonces a incluir en su candidatura a Aranzazu Santesteban, integrante de la «comisión negociadora» de Batasuna, si estaba «cantado» que iba a ser motivo suficiente para anularla? Las fuentes de la lucha antiterrorista no tienen, de momento, una respuesta clara. Eso sí, no descartan que de lo dicho por los emisarios del Gobierno en la cita de abril, en el sentido de que no era mala idea la participación de ANV, Batasuna sacara la conclusión de que iba a tener «bula» para hacer las candidaturas a su antojo. Ese exceso de confianza le pudo llevar al «comité electoral» de la coalición a intentar colar a la «negociadora» Santesteban en la lista al Parlamento foral. Los asesores del Gobierno temen ahora que la banda se haya tomado la anulación de estas candidaturas como una «traición», tras lo oído en la cita de abril, y emprenda represalias.

Navarra, «traición» al ralentí
POR MANUEL ERICE ABC 13 Mayo 2007

MADRID. Sin el manido y deliberadamente manoseado «proceso de paz», es imposible entender la partida electoral que se jugará -literalmente- en Navarra desde el 27 de mayo. Casi tres decenios después de que la Comunidad Foral estrenara su Amejoramiento -estatuto- y actualizara así su histórica vinculación con España, los navarros acuden a las urnas con el panorama más despejado pero a la vez más endiablado que nunca. Sólo el PSN-PSOE no ha dejado de introducir brumas, sin responder a «la pregunta»: si pactaría con el nacionalismo vasco, lo que ha llevado a la coalición UPN-CDN a denunciar la «traición» que preparan los socialistas.

El contenido de los contactos previos al diálogo entre representantes del Gobierno-PSOE y ETA-Batasuna, en el que se puso sobre la mesa la necesidad de desalojar a UPN del poder y de forjar un futuro acuerdo sobre un órgano común vasco-navarro, y la macabra firmeza con la que ETA ha exigido Navarra dibuja una amenaza sin precedentes sobre la Comunidad Foral.

La habilidosa selección con la que el Ejecutivo de Zapatero, vía Fiscalía y Abogacía del Estado, ha dado paso a las listas de Acción Nacionalista Vasca (ANV), «ocupada» por Batasuna, muestra al desnudo la estrategia del presidente del Gobierno de seguir manteniendo el vínculo con el otro lado.

Batasuna, aliado «infumable»
Asesorado por sus compañeros navarros y ya consciente de que gobernar en Navarra con Batasuna-ETA sería algo «infumable» para los navarros, la lupa socialista ha sido opaca en los municipios con más expectativas para los proetarras pero no en los menos asequibles ni en el Parlamento de Navarra, donde la versión de Batasuna habría sido determinante para un acuerdo de gobierno.

En una estrategia de hacer tragar en pequeñas dosis el desalojo de la derecha navarra y la alianza con el nacionalismo, Zapatero cuenta con que su partido y el nacionalismo vasco no radical, Nafarroa Bai (Aralar, EA, PNV y Batzarre) podrían conformar un gobierno más digerible. Eso sí, como en toda la abracadabrante relación del presidente del Gobierno con el mundo proetarra, el riesgo puede ser mayor que el beneficio, como apuntan las últimas encuestas.

UPN-CDN se pueden quedar sin mayoría absoluta, sí, pero el PSN, estancado desde que la corrupción erosionara pasados gobiernos, podría obtener el peor resultado de su historia, en beneficio de una reforzada Nafarroa Bai. Sería la reacción del electorado a la máxima política de que cuando un partido de ámbito nacional se acerca a los nacionalismos, son éstos y no el primero los que avanzan. Eso sin contar con la fuga de partidarios que traerían las devastadoras cesiones a un nacionalismo gobernante. El dato más inquietante -también para Zapatero- sería que Nafarroa Bai obtuviera más votos y que el PSN tuviera que dar la presidencia al ex batasuno Patxi Zabaleta, quien tendría que explicar muchas cosas a la Justicia de su pasado.

Una «siniestra» oficina que no tiene parangón en Europa
MARÍA JESÚS PÉREZ. MADRID. ABC 13 Mayo 2007

La acusación del ex presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Manuel Conthe, de que la Oficina Económica del Gobierno le hizo llegar, a través del vicepresidente del supervisor, Carlos Arenillas, un dossier para desprestigiar al presidente del BBVA, Francisco González, ha planteado serias dudas en la opinión pública sobre la razón de ser de este organismo asesor al presidente José Luis Rodríguez Zapatero. ¿Nace como un gabinete de asesoramiento en temas económicos a la Presidencia; como vehículo de presión e intervención en algunas de las principales operaciones empresariales y financieras del país a conveniencia del Gobierno; o, incluso como correa de transmisión de papeles e información a su servicio? La respuesta está en los últimos acontecimientos.

Catalogada ya por muchos como «oficina siniestra» del presidente del Gobierno, la actual Oficina Económica de Moncloa (OEP), dirigida primero por Miguel Sebastián, ahora candidato del PSOE a la Alcaldía de Madrid, y en la actualidad por David Taguas, tiene sus orígenes en la primera legislatura del Gobierno popular de José María Aznar.

Sin embargo, entre aquella oficina «presupuestaria», dirigida por el prestigioso economista José Barea, y la actual de Zapatero, no ha habido ni un sólo elemento en común. Ni tan siquiera, el nombre. De hecho, la primera nació en 1996 como Oficina Presupuestaria en la Presidencia del Gobierno con el clarísimo propósito de controlar las cuentas del Estado, en un entorno en el que España se jugaba entrar en la Europa del euro.

Aquella oficina, bajo la batuta de Barea —un economista independiente e indiferente a la política, que trabajó durante 56 años al servicio del Estado con regímenes y gobiernos de todo pelaje—, contaba en su momento más álgido con seis economistas frente a las cerca de la treintena de la actual Oficina Económica. Tras Barea, dos años después, llegó la etapa, también popular, de Baudilio Tomé, pero ya la Oficina tenía rango de Subsecretaría, y su función no pasaba por controlar el presupuesto del país.

Incluida «en programa»
En el programa electoral socialista de las últimas elecciones generales se incluía la creación de una oficina, pero nada que ver con la Asesoría Económica a Presidencia que finalmente se formó. En el programa, Zapatero se comprometía, en su página 130, dentro del apartado denominado «Compromiso por la transparencia», a crear «una Oficina Presupuestaria en el seno de las Cortes Generales, dirigida a asesorar de forma independiente a los parlamentarios en las etapas de discusión y aprobación, ejecución, liquidación y control del presupuesto». Lo que se ha creado es una oficina para asesorar al presidente e intervenir en las operaciones empresariales para lograr, eso sí, los objetivos del Gobierno.

Ante la polémica generada en los últimos tiempos por cuáles son sus funciones y sus objetivos, el departamento que dirige ahora Taguas ha decidido colgar esta misma semana un documento en el que explica su estructura y funciones. En la web se informa de que la Oficina está compuesta por 27 economistas con siete funciones concretas que, tras leer detenidamente, resultan ser prácticamente las mismas pero dichas de diferente forma. En la web, la OEP se define como: «órgano encargado de asistir al presidente del Gobierno en asuntos económicos, proporcionando análisis sobre la situación económica nacional e internacional a corto, medio y largo plazo, y de evaluar las propuestas de política económica, así como su posterior desarrollo».

En el ejercicio de sus competencias, esta oficina, siguiendo la pauta de lo que se hace en Estados Unidos, está compuesta por economistas procedentes en su mayoría de la docencia universitaria, entre ellos, un secretario de Estado, David Taguas, y tres directores generales: Javier Vallés Liberal, Rafael Doménech Vilariño y Pedro Luis Marín Uribe.

Según la web, el equipo asesor económico del Presidente «conoce los programas, planes y actividades de los departamentos ministeriales, con el objetivo de apoyar la labor del presidente del Gobierno, facilitando su interlocución con agentes sociales, sector privado y organismos económicos internacionales, para el desarrollo satisfactorio de sus funciones», algo que más o menos coincide con las funciones que realiza el Departamento italiano de Asuntos Económicos.

Directamente del responsable de la OEP dependen tres unidades orgánicas, todas ellas con rango de Dirección General: Subdirección de la Oficina Económica del Presidente del Gobierno (Doménech), Departamento de Política Económica (Vallés Liberal) y Departamento de Sociedad del Bienestar (Marín Uribe). Además, como órgano de asistencia inmediata al director existe un gabinete con nivel orgánico de subdirección general (Pilar Morán Reyero).

De la relación directa entre la OEP y el otro organismo económico dependiente de Zapatero, el Ministerio de Economía y Hacienda, sólo hay constancia del que fue llamado «plan dinamizador de la economía» española, presentado en mayo de 2005 por los entonces secretarios de Estado David Vegara y Miguel Ángel Fernández Ordóñez (ahora gobernador del Banco de España) y el ex-asesor económico de Zapatero Miguel Sebastián. Si bien hay muestras documentadas de «interferencias» entre Sebastián, en su etapa de director de la Oficina Económica, y el equipo de Solbes, la OEP siempre ha disfrutado del favor de Zapatero. Eso sí, Sebastián no logró imponer su propuesta de tipo único en el Impuesto sobre la Renta, y desde entonces, se ha dedicado más a la actividad empresarial que a la macroeconomía, de la que sólo se recuerda el reciente informe económico del presidente, que presentó en la Bolsa ya después del anuncio de la dimisión de Conthe, en un acto en el que Zapatero no admitió ni una sola pregunta ni réplica a su triunfalista discurso.

De ahí que muchos se hayan echado las manos a la cabeza (incluso dentro del seno del Ejecutivo) cuando vieron la luz las gestiones que se realizaron desde esta oficina en la trama contra el BBVA o en la opa sobre Endesa. Incluso, ha trascendido que Zapatero, asesorado por Sebastián, recibió en La Moncloa a personas involucradas en la «eterna» opa sobre la primera eléctrica española, como el presidente de E.ON, o que almorzó con responsables de La Caixa en plena ebullición de la batalla por Endesa.

Con la dimisión de Conthe, parte de las «malas prácticas» del Gobierno se han hecho públicas. A través de las declaraciones del ex presidente de la CNMV se ha evidenciado la influencia y presiones de la Oficina Económica en la Comisión y, por tanto, la más que dudosa independencia del organismo encargado de regular el mercado de valores español.

Y fuera de España... ¿qué?
Comparando con el exterior, pocas similitudes se encuentran entre la existencia y funcionamiento de la oficina económica española y los organismos o figuras homónimas en los gobiernos de nuestros vecinos europeos. Por ejemplo, Italia, es un caso muy particular. Si bien en la telaraña gubernamental italiana es difícil determinar quién hace qué, al inicio de cada legislatura se establecen los distintos departamentos dependientes directamente del presidente del Consejo, en la actualidad. Romano Prodi. Entre los nombres que aparecen en gabinetes y departamentos, hay uno que se ocupa precisamente del área económica: el Departamento para los Asuntos Económicos. Sería una especie de Oficina Económica del Gobierno «a la española», pero con funciones aún si cabe más difuminadas, por no ser conocidas públicamente.

En los estatutos de este departamento se advierte que se trata de una estructura de apoyo en materia de análisis económico, con referencia a las finanzas públicas y al mercado del trabajo, además de ocuparse de los procedimientos económico-financieros de carácter general. Y esto no es todo, ya que gestiona la actividad de concertación del Gobierno con las partes sociales, valora la consecución de objetivos económicos-financieros en referencia a los acuerdos con los agentes sociales, y controla que éstos se cumplan. Como colofón final, visto que este departamento tiene «pocas» competencias, interviene también en las crisis de empresas.

Se trata pues de un departamento que hace de todo sin darse a conocer, y que casi casi se ocupa de arreglar el país, pero sin hacer ruido. Y es que en materia económica Italia es una especie de entramado de líneas de metro que se cruzan y no llegan a ningún destino, girando en su entorno. Junto a este departamento, está el Ministerio de Economía y el Ministerio para el Desarrollo Económico, pero con distintas competencias.

Mientras en el país transalpino este ente asesor tiene un papel relevante, pero desde la sombra, en Francia y en Reino Unido no hay indicios de su existencia. De hecho, no hay un organismo paralelo semejante a una Oficina Económica dependiente de la Jefatura de Gobierno. Muy al contrario, en Francia, el Ministerio de Finanzas ha gozado siempre de una legendaria «autonomía»: presidente y primer ministro imponen sus políticas. Cada presidente y gobierno, de izquierda y derecha, marca la política que considera oportuna. Pero una altísima cuota de altos funcionarios siguen ejerciendo sus funciones, sea cual sea el cambio político, cumpliendo su trabajo según unas pautas deontológicas precisas.

El presidente de la República y su primer ministro tienen consejeros económicos particulares. Pero se trata de cargos secundarios, sin otras responsabilidades que las de facilitar a la jerarquía política suprema notas informativas que desbrocen cuestiones de actualidad o interés particular, por muy diversas razones.

Los consejeros del presidente o el jefe de Gobierno son personajes políticamente secundarios, cumpliendo tareas políticamente modestas cuando no insignificantes. El grueso de los consejos económicos de fondo se realiza en el Ministerio de Finanzas, donde la jerarquía está escalonada de forma visible: es siempre el ministro quien asume la responsabilidad de los trabajos.

Reino Unido «is different»
Downing Street tampoco cuenta con ninguna Oficina Económica. El tradicional peso de la cartera del «Exchequer» (Tesoro), con funciones de Ministerio de Economía, y el reparto de papeles en el liderazgo laborista entre Blair y Brown en la última década, hace que la política económica y financiera la fije el equipo del ministro del Tesoro. En el organigrama de Downing Street existe un Directorio de Política, integrado por una decena de personas, entre ellos un asesor económico.

La AVT y miles de personas en toda España exigen al Gobierno el regreso "inmediato" de De Juana a la cárcel
Arropada por miles de ciudadanos en toda España y con el respaldo del PP, el Foro de Ermua, Denaes o Peones Negros, la AVT ha exigido en casi medio centenar de ciudades el regreso "inmediato" de De Juana Chaos a "una celda". Lo han hecho con la lectura simultánea de un manifiesto muy crítico con el Gobierno, al que acusan de "hincar la rodilla en el fango del desprecio a las víctimas". Lamentablemente, la rebelión "cívica" y pacífica de la AVT se ha visto ensombrecida por los insultos de grupos de independentistas en Vigo y Ferrol. En esta última ciudad, según ha podido saber Libertad Digital, se han registrado incluso disparos de perdigones desde una ventana que se han saldado con un herido.
Agencias Libertad Digital 13 Mayo 2007

En el manifiesto que ha leído en nombre de la AVT Ana Carro en la concentración de Madrid, el colectivo acusó al Gobierno de entregar el presente y el futuro de España "en las manos ensangrentadas de quienes destruirla". Esta asociación asegura que los españoles "tienen la obligación" de "sostener" el Estado de Derecho cuando el Gobierno se muestra "absolutamente incapaz de hacerlo" y "absolutamente decidido a rendirse, a claudicar, a entregar el presente y el futuro de España en las manos ensangrentadas de quienes quieren destruirla".

Por ello, desde la asociación que preside Francisco José Alcaraz justifican este nuevo acto de "rebelión cívica", señalando que los ciudadanos no pueden quedarse "impasibles" viendo al Gobierno "diluirse ante el terror". Por tanto, subrayan, estas concentraciones tienen un sentido "muy claro: ni las víctimas ni la ciudadanía podemos quedarnos impasibles al ver que De Juana se pasea tranquilamente por las calles de San Sebastián gracias al Gobierno".

El "último eslabón" de una cadena de despropósitos
"Su paso ligero y su sonrisa siempre desafiante hubiesen sido un insulto de proporciones inimaginables hace tan solo unos años", expone la AVT. Sin embargo, lamenta que "para el Gobierno de José Luis Rodriguez Zapatero no sea así". "Estos paseos han sido el último eslabón de una cadena terrible de despropósitos que bien conocemos", añade el texto, censurando que el Ejecutivo haya "cedido absolutamente ante la presión de De Juana, hincando la rodilla en el fango del desprecio a las víctimas, a España y a los españoles".

Así las cosas, la asociación exige al Ejecutivo la vuelta "inmediata" de De Juana "a una celda" para que cumpla allí la condena de tres años de prisión que le impuso el Tribunal Supremo por amenazas y "recupere así la situación penitenciaria que realmente le corresponde". Pero, además, le reclama que "pague los ocho millones de euros que el Estado, es decir, los españoles, han tenido que adelantar para hacer frente a las indemnizaciones a las que fue condenado".

A pesar de que las víctimas no pueden pedir "que nos devuelvan a esos 25 compatriotas asesinados por De Juana y sus secuaces, ni que se borren las secuelas físicas y psicológicas de los heridos", el manifiesto de la AVT defiende su derecho a "recordarlas" y a seguir pidiendo para todas ellas "Memoria Dignidad y Justicia". Además, lamenta el manifiesto que "hace tan sólo unos años, Batasuna-ETA estaba contra las cuerdas. Hace tan sólo unos años, los españoles hemos tenido al alcance de nuestra mano la derrota del terrorismo con la fuerza de un Pacto de Estado en el que todos confiábamos, pero esa confianza ha sido traicionada".

La "libertad irrenunciable" de las víctimas
El manifiesto argumenta esa "traición" del Gobierno hacia los ciudadanos criticando que, "gracias al Gobierno y a la Fiscalía", Batasuna-ETA "vaya a volver a sabotear la vida de decenas de ayuntamientos, logrando una presencia pública y una fuente de financiación para sus crímenes que habíamos logrado arrebatarle". "Una vez más, entre todos, vamos a pagar a los asesinos. Y su financiación nos puede salir muy cara", agrega.

En este contexto, la asociación de Francisco José Alcaraz defiende que "nadie puede arrebatar a las víctimas, por el hecho de serlo, su derecho a actuar libremente y decir lo que piensan cuando lo crean oportuno". "Quien quiera arrinconar a las víctimas, trabaja en la misma dirección que los asesinos", subraya. Y, apunta, "esa libertad irrenunciable nos lleva a rebelarnos contra la traición y la injusticia, y contra la desidia y la mediocridad de un Gobierno que, lejos de trabajar por erradicar y derrotar al terrorismo, da la espalda a los ciudadanos y está a partir un piñón con quienes quieren acabar con nuestro Estado de Derecho, por el que han muerto más de mil personas".

Miles de personas secundan a la AVT en toda España
* Pamplona. Unas 300 personas se concentraron en la Plaza del Ayuntamiento de Pamplona contra la situación penitenciaria de Iñaki de Juana Chaos. Los asistentes, entre los que se encontraban varios concejales de UPN, guardaron un minuto de silencio en memoria de las víctimas del terrorismo y especialmente por las asesinadas por De Juana.

* Badajoz. Alrededor de 200 personas se concentraron esta tarde en la Plaza de España de Badajoz. El miembro de la AVT extremeña y víctima del terrorismo de ETA, Juan Manuel Sánchez Polo, explicó que su objetivo es mostrar el rechazo "a la postura del Gobierno Central" hacia la reclusión penitenciara de De Juana.

* Santander. Alrededor de 200 personas secundaron esta tarde en Santander la concentración convocada por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT). Con múltiples pegatinas y pancartas, así como con banderas de España, los participantes en la protesta permanecieron concentrados durante más de 20 minutos en la plaza del Ayuntamiento de Santander, antes de cerrarse el acto con la lectura del manifiesto común. El encargo de leer ese manifiesto fue Benito Saiz, delegado de la AVT en Cantabria.

* En Galicia, según han relatado a Libertad Digital fuentes de la AVT, se han registrado incidentes en dos de las concentraciones, de gravedad en el caso de Ferrol. Allí, según testigos presentes en el acto, se ha producido un ataque con disparos de perdigones desde una de las ventanas que han causado un herido en un brazo. Al acto ha asistido aproximadamente un centenar de personas. En Vigo, los manifestantes han sufrido el ataque de un grupo de independentistas, que les han increpado dando vivas a De Juana. Un lector testigo de los hechos ha denunciado que los agentes no actuaron para defender a las más de cien personas concentradas.

En el resto de ciudades gallegas las concentraciones han transcurrido con tranquilidad. En La Coruña se han reunido unas doscientas personas mientras que en Lugo se han sumado medio centenar al acto. En Santiago de Compostela, donde han participado unas cincuenta personas, sólo han sufrido la fuerte megafonía de otro acto organizado por el consistorio en el mismo lugar pero que finalmente no ha interferido en el desarrollo de la concentración.

* Murcia. El secretario general del Partido Popular, Mariano Rajoy, asistió hoy, junto a unas 200 personas, a la concentración convocada por la AVT frente al Ayuntamiento de Murcia para "exigir la encarcelación del terrorista Ignacio De Juana Chaos". Los asistentes llevaban pancartas con lemas como 25 víctimas ya no comen, Zapatero no negocies con nuestros muertos, y En mi nombre no. Además, se pudieron escuchar gritos de presidente, presidente dirigidos a Mariano Rajoy, quien una vez finalizado el acto se dirigió a la plaza de Toros de Murcia para ofrecer un mitin de campaña.

* Madrid. Miles de personas convocadas por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) se concentraron esta tarde en Madrid. En la protesta, que estuvo encabezada por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, se pudieron escuchar gritos contra el presidente del Gobierno como Zapatero terrorista o España merece otro presidente. Leyó el manifiesto Ana Carro, de la AVT, acompañada de la periodista Isabel Durán y junto a víctimas del terrorista De Juana en el atentado perpetrado en ese mismo lugar. Un mar de banderas nacionales y autonómicas inundó, esta vez, la Plaza de la República Dominicana, tanto en el asfalto como en los balcones donde los vecinos también se sumaron a la protesta. Los asistentes portaban también imágenes de víctimas como Miguel Ángel Blanco y una reivindicación predominó sobre el resto: "25 víctimas ya no comen, Zapatero no negocies con nuestros muertos, España no se vende".

* En Zaragoza, la concentración acabó en una gran bronca, según informa Efe, por la aparición en la plaza del Pilar, donde se celebraba la protesta, de una comparsa de moros y cristianos que formaba parte de una feria cultural instalada en el mismo lugar. La comparsa, acompañada de una banda de música, hizo su aparición en la plaza a los pocos minutos de empezar la concentración, lo que provocó la reacción de los participantes. La tensión obligó a la policía a intervenir para dividir la plaza y separar a ambos grupos para evitar enfrentamientos.

* En las tres capitales del País Vasco, según la agencia Efe, participaron varios cientos de personas, acompañadas de dirigentes del PP y víctimas de ETA. No se exhibieron carteles ni se corearon consignas en Bilbao ni Vitoria, mientras que en San Sebastián sí se leyeron pancartas a favor de la vuelta a prisión de De Juana. La concentración de Bilbao tuvo como sede la plaza Moyua y no ante el Ayuntamiento, donde a la misma hora finalizaba la manifestación convocada por Acción Nacionalista Vasca (ANV) por la anulación de listas de la izquierda abertzale para las elecciones locales del próximo día 27. El manifiesto fue leído por la edil popular Nerea Alzola, quien esta madrugada fue agredida cuando pegaba carteles en Bilbao.

Un clamor contra De Juana
POR ALMUDENA MARTÍNEZ-FORNÉS. MADRID. ABC 13 Mayo 2007

Veinte años después de que el asesino José Ignacio de Juana Chaos tiñera de sangre la plaza de la República Dominicana, de Madrid, donde acabó con la vida de doce jóvenes guardias civiles, miles de personas -entre ellas, los familiares de los muertos- se concentraron ayer en ese mismo lugar para protestar contra el «escandaloso» trato que el sanguinario etarra está recibiendo del Gobierno de Rodríguez Zapatero. Junto a ellos se encontraban el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, y la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre.

Bajo el lema «Rendición en mi nombre, no», la indignación también reunió a miles de personas en las calles de otras cuarenta ciudades españolas. En todas ellas, los manifestantes no sólo exigieron que este etarra vuelva a la cárcel, «de la que nunca debió salir», hasta que cumpla su pena íntegramente, sino también que devuelva los ocho millones de euros que el Estado ha tenido que adelantar para hacer frente a las indemnizaciones a las que De Juana fue condenado.

Como ocurre en todas las manifestaciones contra el terrorismo, en la de ayer las banderas nacionales también pintaron de rojo y gualda la plaza de la República Dominicana. Pero ni el colorido de las enseñas ni la tarde primaveral aliviaron el dolor contenido y la emoción de las víctimas. También la concentración de ayer empezó con un minuto de silencio por los asesinados por ETA y terminó con el himno nacional.

En la protesta, que además fue un homenaje a las víctimas, se pudo oír el testimonio de la hermana de uno de los jóvenes guardias civiles asesinados en esa misma plaza, Manuela Lancharro. Hoy, ella no comprende cómo se puede ser «tan humano con los asesinos y tan injusto con las víctimas».

También habló Pilar Díaz, cuyo padre, policía nacional, fue asesinado por ETA en 1985 de un tiro en la nuca. Pilar leyó el nombre de cada uno de los asesinados por la «despreciable rata inmunda» de De Juana y pidió el retorno inmediato del etarra a la cárcel. «Tiene que ser devuelto al lugar donde le corresponde, los barrotes de la cárcel, de dónde tan injustamente le sacó Zapatero».

Críticas a Zapatero
Aunque lógicamente las palabras más duras se dirigieron al asesino De Juana Chaos, también el presidente de Gobierno fue objeto de numerosas críticas, pues se le acusó de traicionar a las víctimas y se le culpó de que el sanguinario etarra esté «paseando por las calles de San Sebastián».

Ana Carro, de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, fue la encargada de leer el manifiesto en el que se afirmaba que «gracias al Gobierno y a la Fiscalía, Batasuna-ETA va a volver a sabotear la vida de decenas de ayuntamientos, logrando una presencia pública y una fuente de financiación para sus crímenes que habíamos logrado arrebatarle». «Una vez más -agregó-, entre todos vamos a pagar a los asesinos. Y su financiación nos puede salir muy cara».

Entre los gritos más coreados se pudo escuchar: «Zapatero, dimisión», «España merece otro presidente», «España, España», «Queremos justicia» o «Zapatero, vete con tu abuelo». Y se exhibieron pancartas con textos como los siguientes: «25 víctimas ya no comen», «PSOE ofende a las víctimas», «Zapatero, reo de alta traición», «Juana Chaos a la cárcel» o «A ETA se la vence, no se la convence». También había dos pancartas en las que se hacía alusión a los comentarios de Su Majestad el Rey sobre el Ulster.

Nada más empezar la concentración, Esperanza Aguirre afirmó que «España está escandalizada al ver cómo De Juana Chaos pasea con su novia, como si fueran turistas, por una de las ciudades más bonitas del mundo, que es San Sebastián. Esto es indignante».

La AVT moviliza a miles de personas para pedir la vuelta de De Juan a la cárcel
La AVT exige al Gobierno el reingreso en prisión del etarra De Juana Chaos
EUROPA PRESS | MADRID ABC 13 Mayo 2007

La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) ha acusado hoy al Gobierno de entregar el presente y el futuro de España "en las manos ensangrentadas de quienes destruirla", en el manifiesto conjunto que se leyó en las más de 40 ciudades, donde se celebraron concentraciones para exigir el reingreso en prisión del etarra José Ignacio de Juana Chaos.

Esta asociación asegura que los españoles "tienen la obligación" de "sostener" el Estado de Derecho cuando el Gobierno se muestra "absolutamente incapaz de hacerlo" y "absolutamente decidido a rendirse, a claudicar, a entregar el presente y el futuro de España en las manos ensangrentadas de quienes quieren destruirla".

Por ello, desde la asociación que preside Francisco José Alcaraz justifican este nuevo acto de "rebelión cívica", señalando que los ciudadanos no pueden quedarse "impasibles" viendo al Gobierno "diluirse ante el terror".

Por tanto, subrayan, estas concentraciones tienen un sentido "muy claro: ni las víctimas ni la ciudadanía podemos quedarnos impasibles al ver que De Juana se pasea tranquilamente por las calles de San Sebastián gracias al Gobierno".

"Su paso ligero y su sonrisa siempre desafiante hubiesen sido un insulto de proporciones inimaginables hace tan solo unos años", expone la AVT. Sin embargo, lamenta que "para el Gobierno de José Luis Rodriguez Zapatero no sea así".

"Ceder ante la presión de De Juana"
"Estos paseos han sido el último eslabón de una cadena terrible de despropósitos que bien conocemos", añade el texto, censurando que el Ejecutivo haya "cedido absolutamente ante la presión de De Juana, hincando la rodilla en el fango del desprecio a las víctimas, a España y a los españoles".

Así las cosas, la asociación exige al Ejecutivo la vuelta "inmediata" de De Juana "a una celda" para que cumpla allí la condena de tres años de prisión que le impuso el Tribunal Supremo por amenazas y "recupere así la situación penitenciaria que realmente le corresponde".

Pero, además, le reclama que "pague los ocho millones de euros que el Estado, es decir, los españoles, han tenido que adelantar para hacer frente a las indemnizaciones a las que fue condenado".

A pesar de que las víctimas no pueden perdir "que nos devuelvan a esos 25 compatriotas asesinados por De Juana y sus secuaces, ni que se borren las secuelas físicas y psicológicas de los heridos", el manifiesto de la AVT defiende su derecho a "recordarlas" y a seguir pidiendo para todas ellas "Memoria Dignidad y Justicia".

Nuevamente, el documento de la AVT se centra en criticar la política antiterrorista llevada adelante por el Gobierno socialista. "Hace tan sólo unos años, Batasuna-ETA estaba contra las cuerdas. Hace tan sólo unos años, los españoles hemos tenido al alcance de nuestra mano la derrota del terrorismo con la fuerza de un Pacto de Estado en el que todos confiábamos, pero esa confianza ha sido traicionada", indica.

Miles de personas exigen prisión para De Juana
Rajoy, Aguirre y Gallardón se sumaron desde Murcia y Madrid a los actos de protesta contra el Gobierno organizados por la AVT en 40 ciudades 
«No sé cómo explicar a mis padres y a mis hijos que un asesino pueda salir a la calle», dijo una de las víctimas
R. Ruiz La Razón 13 Mayo 2007

Madrid- «Rendición, en mi nombre, no. De Juana a la cárcel» se escuchó al unísono en la tarde de ayer en cuarenta ciudades españolas. Fueron actos multitudinarios organizados por la AVT dentro de la campaña que ha puesto en marcha para exigir que el etarra De Juana Chaos vuelva a prisión para cumplir la condena de tres años que le impuso el Tribunal Supremo. La convocatoria estuvo apoyada por el Foro Ermua y el Partido Popular. El presidente de esta formación, Mariano Rajoy, siguió el acto desde Murcia, donde se encontraba de campaña, mientras que Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón acudieron a la convocatoria de Madrid. En la madrileña «Plaza de la Dignidad» hubo indignación, llanto y rabia contenida contra el Gobierno y sus concesiones al etarra. Tanta, que el discurso con voz llorosa y entrecortada de Manuela Archaga, una de las víctimas, se convirtió casi en un diálogo con el público asistente al acto cargado de banderas españolas y carteles reivindicativos para que De Juana vuelva a la cárcel, en la misma plaza donde el etarra mató a 12 guardias civiles hace once años.

- (Archaga) «No comprendo en qué país vivimos que permite tanta injusticia con las víctimas».
- (Público) «¡No estáis solos, estamos con vosotros! ¡Zapatero, terrorista!
- «(...) De Juana se ha reído de todos nosotros».
- «¡Es un hijo de puta!».
- «(...)Estoy aterrada de ver lo que está pasando. No comprendo esas leyes que permiten a etarras salir de compras por la calle (sollozos)».
- «¡Pobrecilla! ¡Qué se lo lleven a donde no salga en la vida y se pudra!».
- «(...) Si lo que necesita De Juana son Paseos, hay patios en las cárceles, que es donde debe estar».
- «¡Eso, eso»!
- «(...) No sé cómo explicar a mis padres y a mis hijos que un asesino pueda salir a la calle».
- «¡Es un cobarde! ¡Aquí estamos los madrileños contigo!»...

Los gritos contra el presidente del Gobierno (Zapatero, dimisión, traidor, terrorista); y contra De Juana Chaos («¡Está gordo como un cerdo, que vuelva a la cárcel!, rata inmunda, ¡Asesino!» resonaron con insistencia en la «Plaza de la Dignidad».
La rabia se sentía en la calle. «No pertenezco a ningún partido ni asociación. Soy española por encima de todo y estoy avergonzada de lo que estamos viendo. No queremos la paz de Batasuna», se quejaba Cármen Gómez Acebo, víctima de ETA.

Mikel Buesa, presidente del Foro Ermua, también se lamentaba: «Mi hermano fue asesinado hace siete años cuando paseaba por la calle y ya no lo hará nunca. El Gobierno es injusto».

Miguel Ángel, un consultor de profesión que acudió ayer al acto acompañado de su familia y su hija no ocultaba tampoco su indignación. «Lo que estamos viendo es repugnante. No todos somos iguales ante la ley».

Tras las concentraciones, se leyó un manifiesto común en todas las ciudades en el que la AVT acusó al Gobierno de entregar el presente y el futuro de España «a manos ensangrentadas de quienes quieren destruirla». La asociación aseguró que los españoles «tienen la obligación» de «sostener» el Estado de Derecho cuando el Gobierno se muestra «absolutamente incapaz de hacerlo» y «absolutamente decidido a rendirse, a claudicar».

Por ello, desde la asociación que preside Francisco José Alcaraz justificaron estos nuevos actos de «rebelión cívica» señalando que los ciudadanos no pueden quedarse «impasibles» viendo al Gobierno «diluirse ante el terror». Por tanto, subrayan, estas concentraciones tienen un sentido «muy claro: ni las víctimas ni la ciudadanía podemos quedarnos impasibles al ver que De Juana se pasea tranquilamente por las calles de San Sebastián gracias al Gobierno. Su paso ligero y su sonrisa siempre desafiante hubiesen sido un insulto de proporciones inimaginables hace tan solo unos años», expuso la AVT, algo, lamentó a renglón seguido, que «para el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero no es así». «Estos paseos han sido el último eslabón de una cadena terrible de despropósitos que bien conocemos», añadió el comunicado, censurando que el Ejecutivo haya «cedido absolutamente ante la presión de De Juana, hincando la rodilla en el fango del desprecio a las víctimas, a España y a los españoles».

Ante, a su juicio, tan desolador panorama, la asociación exigió al Ejecutivo la vuelta «inmediata» de De Juana «a una celda» para que cumpla allí la condena de tres años de prisión que le impuso el Tribunal Supremo por amenazas y «recupere así la situación penitenciaria que realmente le corresponde». Pero, además, le reclamó que «pague los ocho millones que el Estado, es decir, los españoles, han tenido que adelantar para hacer frente a las indemnizaciones a las que fue condenado». A pesar de que las víctimas no pueden perdir «que nos devuelvan a esos 25 compatriotas asesinados por De Juana y sus secuaces, ni que se borren las secuelas físicas y psicológicas de los heridos», la AVT defendió su derecho a «recordarlas» y a seguir pidiendo para todas ellas «Memoria Dignidad y Justicia».

El Foro Ermua se solidariza con Nerea Alzola y Virginia Arroyo y sus escoltas, así como condena la agresión sufrida anoche en Bilbao por el entorno abertzale de ETA
COMUNICADO DE PRENSA DEL FORO ERMUA13 Mayo 2007

Bilbao. 12 de mayo de 2007. Tras el gravísimo favor político hecho por Rodríguez Zapatero a ETA al no recurrir ante los tribunales 123 candidaturas de ANV, los abertzales fascistas de siempre, recurren a sus métodos de siempre, para conseguir sus objetivos de siempre. Entre estos objetivos está atemorizar a los ciudadanos no nacionalistas y, en particular, a sus militantes y representantes en las instituciones.

Esta pasada noche, mientras pegaban carteles del candidato Antonio Basagoiti en el centro de Bilbao, han sido brutalmente agredidas Nerea Alzola, candidata del PP al Ayuntamiento de Sondica y dirigente del Foro Ermua y Virginia Arroyo, candidata del PP al Ayuntamiento de Ermua. Ambas han tenido que ser atendidas en el Hospital de Cruces; a Virginia la han rota una muela. Los dos escoltas de Nerea están siendo también atendidos en un hospital y han sido dados de baja al haber recibido una paliza. Varios de los agresores abertzales también están recibiendo asistencia sanitaria ya que los escoltas, cumpliendo con su obligación de defender a sus protegidas, repelieron contundentemente la agresión. Desde aquí les expresamos a estos dos escoltas nuestro agradecimiento por su valiente y profesional actuación y deseamos que se recuperen pronto y reivindicamos el derecho de cualquier persona agredida a responder a la misma, incluso con el empleo de la fuerza si resulta necesario.

El Foro Ermua denuncia enérgicamente a los “equidistantes” de siempre, que ante este acto de agresión hablan de “enfrentamiento, del que se acusan las dos partes”.

Nerea Alzola y Virginia Arroyo, tras presentar una denuncia ante la Ertzaintza, han declarado que ninguna coacción fascista de los abertzales pro-etarras van a hacerlas desistir de su actividad de campaña a favor de sus candidaturas. Esta misma tarde volverán a pegar carteles por la calles de Bilbao. Han dicho también que lo harán tanto si tienen mayor o menor protección de escoltas o policial.

El Foro Ermua exige a la Consejería de Interior del Gobierno nacionalista vasco que desde hoy mismo proporcione una protección suficiente a los candidatos y militantes que pueden ser agredidos durante esta campaña.

ETA ya ha dado instrucciones a sus comandos para que no cometan atentados mortales -llegado el momento- contra los dirigentes del Partido Socialista de Euskadi; además, como es ya tradicional, tampoco atentarán contra el PNV, EA y sus lacayos de IU-EB. No obstante, puede que los candidatos del PSE también reciban coacciones de sus nuevos aliados políticos de Batasuna, por lo que el Foro Ermua pide también al ejecutivo de Ibarretxe protección para ellos. Porque al revés de lo que piensa Zapatero en el mundo de ETA no existen negociaciones, ni pactos, ni acuerdos que merezcan llamarse de ese modo y que tengan garantía de ser respetados.

El Foro Ermua llama a los demócratas de toda España, cualquiera que sea su ideología, a que expresen con claridad su solidaridad y apoyo a quienes desde hoy van a ser agredidos sistemáticamente por los batasunos, quienes dentro de poco lo harán también desde sus cargos en los ayuntamientos que les ha sido regalados por Rodríguez Zapatero.

Para más información:
Mikel Buesa 650-97-42-04
Iñaki Ezkerra 669-61-79-60

Basagoiti (PP) relaciona la agresión a sus militantes con la negociación 'que hace más fuerte a Batasuna'
EP - Seis personas heridas en Bilbao en un enfrentamiento entre radicales y una concejala del PP y sus escoltas
 minutodigital 13 Mayo 2007

El presidente del PP vizcaíno y candidato a la Alcaldía de Bilbao, Antonio Basagoiti, relacionó hoy la agresión sufrida esta madrugada por dos militantes de esta formación, cuando colocaban carteles electorales en la capital vizcaína, con 'el proceso de negociación que hace que los de Batasuna estén más fuertes'.

En declaraciones junto a las dos militantes agredidas, realizadas en la Plaza Sagrado Corazón, donde sucedieron los hechos, Basagoiti añadió que también se han registrado lanzamiento de botellas contra los coches del PP y algún intento de agresión a otros militantes en Getxo. También la sede del PP en Llodio ha amanecido 'sellada' con carteles de ANV.

'Tengo que constatar que esto va a más. Hace ya varias campañas electorales en las que no teníamos problemas y, desde que llegó el proceso de negociación, los de Batasuna están más fuertes, estos del brazo político de ETA están resucitados: esto es el 'intentarlo' que quieren algunos, desde que se ha intentado agreden a nuestros militantes, no nos dejan hacer campaña electoral y nos ponen piedras en el camino', señaló.

Frente a esta situación, advirtió 'a todo el mundo y también a los agresores' de que el PP va a continuar haciendo campaña electoral, colocando 'todos los carteles, con protección o sin protección'.

En referencia a la protección policial, explicó que había recibido una llamada del consejero vasco de Interior, Javier Balza, para ofrecer su colaboración. 'Y yo la acepto y se la agradezco', añadió Basagoiti.

'Vamos a estar en todos los barrios del País Vasco, aunque Zapatero los haya resucitado, aunque el PSOE haya hecho fuerte a esta gente de Batasuna. No van a poder con nosotros, estaremos en todos y cada uno de los barrios del País Vasco defendiendo nuestras ideas', dijo.

'SEGUIREMOS HACIENDO CAMPAÑA'
El dirigente popular vizcaíno explicó que esto será posible porque 'todo el grupo de gente joven que coloca los carteles del PP en Vizcaya han dicho que mañana van a seguir'. 'Esa es nuestra reacción: nosotros no nos venimos abajo, nosotros no somos víctimas que nos quedemos en casa, nosotros nos rebelamos contra la falta de libertad y estaremos colocando carteles y haciendo campaña en todas partes'.

Además, explicó que como los agresores pretendían que no se viese el cartel en el que aparece su fotografía y que tampoco puedan pedir el voto, Basagoiti anunció que pide el voto 'a todo el mundo, también para deshacernos de la escoria que agrede a los de otros partidos políticos'.

Los hechos denunciados ocurrieron sobre la una de la madrugada de hoy, cuando la concejal de Sondika Nerea Alzola y la número 4 de la lista del PP al Ayuntamiento de Ermua, Virginia Arroyo, pegaban carteles electorales en el Sagrado Corazón de Bilbao.

En ese momento, fueron increpadas y agredidas por ocho personas. A consecuencia de este ataque, tuvieron que dirigirse al hospital donde les hicieron un parte de lesiones. Los dos escoltas de Alzola, que tuvieron que actuar, también resultaron agredidos y actualmente se encuentran de baja.

Estos hechos finalizaron con la intervención de la Ertzaintza. Los agresores están identificados y desde el PP esperan su paso a disposición judicial.

Alzola explicó que se encontraban colocando carteles a la una de la madrugada, porque 'desgraciadamente' se ven obligados a hacerlo de noche, cuando les increparon las ocho personas que 'no llevaban carteles y no iban a ejercer un derecho político'.

'Iban a agredirnos por pegar carteles del PP, empezaron quemando los carteles con puros, empujándonos y apartándonos, terminaron agrediéndonos y mis escoltas, a los que estamos muy agradecidas, evitaron una tragedia mayor. Mandarles un saludo desde aquí porque están de baja y han cumplido con su trabajo perfectamente', aseguró.

Por su parte, Arroyo explicó que los agresores intentaron apartarla, propinándole un golpe en la zona derecha de la boca que le ha provocado la rotura de una muela, que deberán extraerle el lunes. 'Pero más es el daño psicológico, yo tengo 20 años y no llevo protección, es el miedo a que te conozcan por la calle', añadió.

El parte de lesiones de las dos jóvenes señala contusiones en el hombro, codo y mano en el caso de Alzola y rotura parcial del maxilar y contusión en el lumbar izquierdo en el de Arroyo.

Radicales acosan a los partidos y multiplican los actos de kale borroka
Dos candidatas del PP denunciaron haber sido agredidas en una jornada plagada de sabotajes en las sedes políticas y de interrupciones de mítines
O. B. OTALORA / A. SANTOS o.b.otalora@diario-elcorreo.com El Correo 13 Mayo 2007

Grupos radicales incrementaron en la jornada de ayer los sabotajes contra sedes y mítines de los partidos políticos, además de tomar la calle con numerosos actos de violencia, sobre todo en el Casco Viejo bilbaíno. Todas las formaciones, a excepción de ANV, sufrieron algún tipo de ataque. Nunca con anterioridad una campaña electoral había arrancado con tal virulencia contra el conjunto de fuerzas democráticas.

La mayoría de los incidentes se registraron en Vizcaya, donde dos representantes del PP denunciaron haber sufrido una agresión por simpatizantes abertzales mientras pegaban carteles electorales en Bilbao. También resultaron atacados seis batzokis del PNV -Lekeitio, Ibarrangelu, Forua, Lezama, Algorta y Casco Viejo bilbaíno-; las sedes de EB, EA y Aralar en Getxo; varios coches con propaganda del PP en esa misma localidad; y la casa del pueblo del PSE en Portugalete.

La lista se completó con el lanzamiento de tres 'cócteles molotov' contra un apeadero de Renfe en la localidad guipuzcoana de Zizurkil, la quema de contenedores y el lanzamiento de piedras al tranvía en la zona antigua de Bilbao; y la interrupción de dos actos peneuvistas en Vitoria y Las Arenas en los que intervenían el lehendakari e Imaz, respectivamente. Todos los partidos recordaron a la izquierda abertzale que «éste no es el camino».

El temor a una campaña electoral llena de incidentes se ha extendido entre los dirigentes vascos. Ya el viernes el director general de la Policía y la Guardia Civil, Joan Mesquida, había advertido de un repunte de la kale borroka tras la sentencia del Tribunal Constitucional contra ANV. La violencia callejera había permanecido aletargada durante las últimas semanas y apenas se habían registrado ataques contra oficinas bancarias, con escasos daños. El descenso de los sabotajes coincidió con el traslado del preso etarra Iñaki de Juana Chaos a un hospital de San Sebastián. Políticos vascos y Policía creen que la situación se ha invertido.

La oleada de ataques comenzó al tiempo que los jueces del Constitucional debatían sobre las listas de ANV. El mismo jueves radicales precintaron una sede jeltzale en Bilbao con una cinta adhesiva en la que se leía 'En Euskal Herria vosotros sois los ilegales', mientras que el viernes simpatizantes de la izquierda abertzale boicotearon los actos de PSE y PP y obligaron a cerrar la oficina electoral del PNV en Vitoria. La violencia callejera se disparó desde las primeras horas del fin de semana. Todas las acciones mantuvieron, además, un guión bastante similar. Los ataques a sedes de los partidos incluyeron el lanzamiento de piedras y botes de pintura y la realización de pintadas en las que se acusa a estas formaciones de «ladrones», «traidores» y «buitres».

Piedras al tranvía
La mayoría de los incidentes apenas causaron daños. Las consecuencias más graves las sufrieron la edil del PP en Sondika Nerea Alzola y la candidata por Ermua Virginia Arroyo. Ambas denunciaron haber sido agredidas por jóvenes mientras pegaban carteles en Bilbao a la una de la madrugada. Tras ser increpadas, según el relato de la propia Alzola, los radicales empezaron a empujarlas y agredirlas, lo que provocó la intervención de sus escoltas. El altercado concluyó con seis de los agresores identificados por la Ertzaintza y dos de ellos trasladados al hospital de Basurto con heridas de pronóstico reservado y leve, respectivamente. También fueron tratados los dos guardaespaldas, de baja desde ayer, y las dos representantes populares.

Alzola sufre «contusiones en un hombro, en el codo y en una mano», mientras que Arroyo presenta rotura parcial del maxilar y una contusión en el lumbar izquierdo. Las reacciones no se hicieron esperar. El líder del principal partido de la oposición, Mariano Rajoy, quiso transmitir su «solidaridad, afecto y cariño» hacia las dos agredidas, mientras que el presidente de los populares vizcaínos, Antonio Basagoiti, agradeció que el consejero de Interior, Javier Balza, se haya ofrecido para reforzar la protección de los militantes del PP.

Los sabotajes retornaron con la llegada del crepúsculo. Radicales tomaron, pasadas las ocho de la tarde, el Casco Viejo bilbaíno donde detuvieron el tranvía, sobre el que arrojaron piedras. También atacaron escaparates de comercios y cruzaron y quemaron contenedores. Los ataques obligaron a la Ertzaintza a emplearse a fondo y a cortar el tráfico de vehículos por la principal arteria de acceso a la capital vizcaína por esta zona.

EXPEDIENTÓ A SOCIALISTAS POR SU RELACIÓN CON "GRUPÚSCULOS DE EXTREMA DERECHA"
Ciudadanos dirige una denuncia al Parlamento Europeo por la "deshonra pública" que ha hecho el PSC a Basta Ya
Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía ha denunciado mediante una carta dirigida al presidente del Parlamento Europeo en Bruselas el hecho de que el Partido de los Socialistas Catalanes, con representación europea dentro del "Grupo Socialista en el Parlamento Europeo", haya expedientado a varios de sus socios, entre otras razones, por haber entablado contacto con, lo que el PSC ha denominado "grupúsculos de extrema derecha" entre los que se encuentra el colectivo Basta Ya y Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía. El Partido de la Ciudadanía considera el hecho "impropio de un partido democrático" y destaca la "deshonra pública" que hace el PSC a Basta Ya y a la propia Eurocámara, que distinguió al colectivo con el "premio Sájarov a la libertad de conciencia" por su defensa de la libertad en el País Vasco.
Libertad Digital 13 Mayo 2007

El Partido Ciudadanos-Ciutadans cree tener "la obligación moral de denunciar" el hecho ante el Parlamento Europeo porque considera que afecta y deshonra directamente a la alta institución parlamentaria.

El Parlamento Europeo galardonó en el año 2000 a Basta Ya con el premio Sájarov que "recompensa a las personalidades o colectivos excepcionales que luchan contra la intolerancia, el fanatismo y la opresión".

Por esta razón, la amonestación del PSC, representado en la Eurocámara por el "Grupo Socialista en el Parlamento Europeo", a sus socios por su relación con tan distinguido colectivo pone en entredicho la honra del Europarlamento. Es por ello que Ciudadanos quiere saber si el Parlamento Europeo adoptará alguna medida contra el Partido Socialista de Cataluña.

Premio Sájarov
El Parlamento Europeo concede cada año este galardón a las personalidades o colectivos que "se esfuerzan por defender los derechos humanos y las libertades fundamentales". En el año 2000 la Eurocámara distinguió a la "Iniciativa Ciudadana ¡Basta Ya!" con tan distinguido galardón por su defensa de la libertad en el País Vasco.

El trece de diciembre del año 2000, cincuenta simpatizantes de ¡Basta Ya! acudían a Estrasburgo invitados por el Parlamento Europeo. Nicole Fontaine, presidenta del mismo entregaba a Fernando Savater el Premio Sajarov 2000. Fue el primer premio y la primera oportunidad para que todo Europa escuchase de primera mano la situación real en que se vive en el País Vasco.

¡Basta Ya!
Basta Ya se define como "un colectivo abierto a ciudadanos de distinta ideología, pero unidos en torno a tres principios comunes y constitutivos:
1. Oponerse activamente al terrorismo en cualquiera de sus formas, procedencias e intensidades.
2. Apoyar a todas las víctimas del terrorismo y de la violencia política.
3. Defender la vigencia del Estado de Derecho, concretado en la Constitución y en el Estatuto de Autonomía del País Vasco".

Basta Ya no ceja en denunciar que "en el País Vasco miles de personas sufren campañas de intimidación, extorsión, chantaje, ataques o atentados mortales contra ellos, sus familias y sus bienes. La gran mayoría de los ataques considerados menores quedan impunes gracias a la pasividad policial y judicial o a subterfugios legalistas. Cualquier ciudadano -ya hay miles en esta situación- que se haya significado por su militancia contra el terrorismo, por formar parte de un partido constitucionalista, o por criticar los abusos del nacionalismo radical, puede ser víctima de alguna agresión".
Recortes de Prensa   Página Inicial