AGLI

Recortes de Prensa     Martes 22 Mayo   2007

La libertad traicionada
EDITORIAL Libertad Digital 22 Mayo 2007

Pocas veces ha habido en la historia de España motivo más justificado para ejercer el derecho de manifestación como si de un deber se tratara que el de la vuelta de ETA a las instituciones. Contra esa vuelta la Plataforma Libertad nos convoca hoy a todos los ciudadanos.

Gracias a la apaciguadora felonía del Gobierno del 14-M, que se ha negado a instar la ilegalización de la nueva marca electoral de los proetarras, estos no sólo volverán a tener voz y voto en los municipios vascos y navarros, sino también a tener acceso a los datos y fondos de sus potenciales víctimas, que son todos los ciudadanos que no se doblegan a sus dictados.

Que nadie se llame a engaño. El acto de colaboración con banda armada que supuso el "chivatazo" policial al aparato de extorsión de ETA, la bochornosa excarcelación de De Juana o la reiterada impunidad de Arnaldo Otegi suponen, con toda su gravedad, favores menores a la organización terrorista comparados con la inyección de moral, legitimidad, financiación y capacidad de maniobra política y logística que va a recibir ahora gracias a ANV y a la infame condescendencia de un Gobierno que con sus cesiones ya sólo aspira a ganar tiempo. Negar este hecho, con lo inmensamente accesible y reveladora que es la historia de ETA y de sus testaferros, sólo supone ignorancia, estulticia o algo más novedoso entre nuestras élites políticas: complicidad.

Aunque no sea ahora el momento de analizar la tardanza con la que la democracia española se protegió a sí misma del chantaje terrorista con una Ley de Partidos, sí es hora de denunciar, con todos los resortes que nos brinda el Estado de Derecho, cómo el Gobierno del PSOE y su servil Fiscalía la han dejado en papel mojado con su negativa a que los tribunales la apliquen a los mal disimulados herederos de Batasuna. Una Ley de Partidos –que no de listas– que ha sido derogada de facto en beneficio de quienes no se van a contentar, por mucho que ya lo estén aprovechado en favor de ilegalidades tan notorias y públicas como la Udalbiltza o el carné de identidad vasco.

Claro que el colmo sería que, junto a la de la Ley de Partidos, también se derogaran de facto preceptos constitucionales como el derecho de reunión y de manifestación, tal y como ocurriría si se hiciera efectiva la bochornosa prohibición que han dictado las Juntas Electorales de Madrid, Alcalá de Henares, El Molar, Badajoz y Burgos contra la silenciada manifestación a la que hoy nos convoca la Plataforma Libertad en toda España.

Al margen del espectáculo de ver cómo la supuesta aplicación de una ley general como la Ley Electoral no permite en esos cinco municipios lo que sí permite en el resto, es una pura arbitrariedad definir como "campaña electoral" orientada "a la captación de votos" lo que no es sino una protesta cívica contra la presencia de los proetarras en unos comicios democráticos. Ningún artículo de la Ley Electoral General puede vulnerar preceptos de una ley de rango superior como es la Constitución, tal y como, por otra parte, reconoce hasta el propio artículo 50 de esta legislación con la que las Juntas han justificado sus liberticidas pretensiones.

No nos cabe duda de que si había y hay motivo para manifestarse contra la derogación de facto de la Ley de Partidos, más lo hay contra la pretensión de derogar, también en la práctica, el propio derecho de manifestación.

ETA en las elecciones
La compra de una prórroga
Cristina Losada Libertad Digital 22 Mayo 2007

El domingo, el sistema democrático español no habrá dado dos pasos atrás, después de dar un paso adelante, como en el título de Lenin. Ese día, una vez consumado el regreso de la banda terrorista ETA a más de un centenar de instituciones vascas y navarras, daremos un salto. Uno que costará rectificar, si es que se presenta la oportunidad y aparece la voluntad. Un salto mortal. No se tratará sólo de una vuelta atrás, a los muchos años en que los cómplices del terrorismo medraban en los ayuntamientos y nutrían con fondos públicos las nóminas de los abonados al tiro en la nuca y a las bombas. Esto volverá a ser así, como antes. Se consumará la derogación de facto de la ilegalización de Batasuna, preludiada por los cuidados paternales de la Fiscalía, por las tiernas miradas de Patxi Nadie, por la exquisita tolerancia con los saraos de los proetarras y por la debilidad de Zapatero hacia los hombres y mujeres de paz que ha ido descubriendo entre la tropa que sabotea los actos electorales en el País Vasco. En suma, se tirará por el desagüe la decisión política que más daño había hecho al entramado del terror, el efecto más trascendental del Pacto Antiterrorista, enterrado en la clandestinidad cuando apenas había dado sus primeros pasos y frutos.

Pero lo que hace de este retroceso un avance sin precedentes para quienes se proponen dinamitar el sistema se encuentra en su mismo origen. En el hecho de que la presentación de la ETA a estas elecciones montada en el viejo rocín de ANV sea el resultado de una negociación (información o toma de temperatura lo llaman ahora) entre el Gobierno y la banda, es decir, del "proceso". Se trata de una nueva compra de un tiempo sin muertos. Compras cada vez más a corto plazo y cada vez con menos garantías. Y se trata de que habrá más. Más compras. Inevitablemente. El mercadeo no se ha interrumpido. Zapatero sigue preso de la dinámica que desencadenó. Pero, cuidado, preso voluntario. Consciente y no por error. A estas alturas, queda poco espacio para especular con la imbecilidad o la equivocación. Cierto que la potencia intoxicadora de unas ideas que sustenten la ambición de conseguir un poder absoluto es inmensa. Sin embargo, después del 30-D, hasta ZP ha de sospechar que la ETA no se contentará con menos que todo. No, no hay error, sino intereses comunes. Las aspiraciones de poder de la banda terrorista y de los dirigentes del PSOE, aún a pesar de las diferencias que entrañan, les impulsan a recorrer esta parte del camino juntos.

Las prórrogas que el Gobierno compra a la banda terrorista tienen sus partidarios. Creen que mientras no mate, todo va bien. O, por lo menos, mejor. Piensan que con algún palo ocasional y las zanahorias en forma de cesiones que minusvaloran puede llegar ese final a un precio que siempre les parece barato. Miran a Irlanda sin ver, y dicen, como el Rey, que "hay que intentarlo". Que si se consigue, se consigue. Y si en aras de esa fantasía, se les entrega poder a los terroristas, como ocurrirá el domingo, se encogen de hombros. ¿Libertad? ¿Para qué? Así, con suprema indiferencia, se condena al acoso, a la amenaza y a la persecución a los no nacionalistas del País Vasco. Estos días se ha visionado el trailer de lo que ocurrirá. Como se ha visto, durante estos años, la actitud del Gobierno: ningún impedimento para las huestes de ETA; todos los obstáculos posibles para quienes se oponen a su fortalecimiento. Los proetarras se manifiestan sin freno y se prohíben, en cambio, algunas de las concentraciones convocadas por la Plataforma Libertad este martes bajo el lema "ETA fuera de las instituciones". La justicia de Cándido ampara a los peores.

Indios y sociólogos
FERNANDO SAVATER El País 22 Mayo 2007

No sé si a ustedes les pasará igual: si a mí me tomasen por tonto Habermas o Vargas Llosa, por ejemplo, lo aceptaría con resignación puesto que a su lado probablemente lo soy; pero que me consideren idiota Conde Pumpido o López Garrido, por no hablar de Pepe Blanco... vaya, es algo que le humilla a uno. Y mi impresión general es que este Gobierno ha decidido que lo mejor es tratar a la clientela levantisca como si no tuviese demasiadas luces -"¡pero qué sabrá usted!"- incluso cuando se les está intentando dar en vez de liebre ya no gato, sino rata disecada. El truco empleado es elemental aunque repetido con renovado énfasis: consiste en decir que en modo alguno se va a hacer o a consentir algo y luego hacerlo o consentirlo pero llamándolo de otro modo. Por tanto, el Gobierno nunca pactará con ETA un precio político del final de la violencia, pero ofrece una mesa política en cuanto acabe la violencia o si se suspende un rato suficientemente largo; no excarcelará a De Juana Chaos, pero se complacerá en verlo paseando fuera de la cárcel, que no es lo mismo; no absolverá de apología del terrorismo a Otegi, aunque no se extrañará de que no se le condene; no permitirá a Batasuna presentarse a las elecciones, pero autorizará decenas de listas de ANV que son "pacíficas y legales" aunque funcionen a todos los efectos como si fueran de Batasuna y por tanto parezcan de Batasuna, qué desconfiada es la gente; y por supuesto no se han reunido últimamente con los delegados etarras con fines de mercadeo, digan estos lo que digan, aunque de vez en cuando se les acerquen a buscar información, que no todo lo resuelve Google. Siguiendo así, el día que ETA pegue un tiro a alguien no se tratará de un asesinato propiamente dicho, sino todo lo más de otro afortunado que pasa a mejor vida...

Lo de las listas de ANV, sobre todo, está convirtiéndose en un auténtico máster de cómo tomar el pelo desde el Gobierno a la resignada grey de los gobernados. A cada telediario apretamos el cinturón de los embelecos un punto más. No sólo hay que creer que Batasuna no se presenta ni poco ni mucho a las elecciones gracias a la firme diligencia gubernamental, no sólo la parte autorizada de ANV nada tiene que ver con ETA pese a los apoyos que recibe de y brinda a los proetarras, sino que según el Fiscal General hasta se ha ido demasiado lejos en el celo prohibitivo. ¡Y aún hay quien pretende encerrar a la sufrida gente abertzale en un Guantánamo electoral! Es lo que viene a explicarnos a los duros de entendederas Javier Pérez Royo en Liquidación electoral de una minoría (EL PAÍS, 19 de mayo de 2007). Con la misma elocuente vehemencia con que otrora justificó a quienes iban a las puertas de la cárcel de Guadalajara para hacer la ola a los condenados del GAL, hoy denuncia que se está intentando ante nuestros ojos nada menos que la liquidación electoral de 150.000 o 200.000 ciudadanos españoles del País Vasco a los que se priva en la práctica del derecho de sufragio. Y así será, si se les impide votar de la manera que cada uno de ellos considere individualmente apropiada y se vean obligados a ejercerlo de la manera que los demás le imponen. A esos perseguidos solamente se les deja la opción de apoyar las candidaturas de los partidos que no les gustan o de abstenerse, es decir que se les condena al limbo electoral. ¡Menudo atropello! Por lo visto, no basta que haya candidaturas nacionalistas, nacionalistas radicales o francamente independentistas. Si el público lo demanda, es imprescindible que se autoricen también otras que no se desliguen de la violencia terrorista, que apoyen la estrategia de ETA y que recauden para ella financiamiento y audiencia política, abierta o encubiertamente. El derecho fundamental de elegir debe primar sobre la condición democrática o no de lo elegido, sea lo que sea. ...Pues fíjense, yo no me lo creo. Puede que el derecho, sea constitucional o de otro tipo, no siempre coincida punto por punto con el sentido común del lego pero tampoco es una pieza absurda como las del teatro de Ionesco. Y hay argumentaciones jurídicas que corroboran en este caso el escepticismo ante los razonamientos de Pérez Royo: remito al lector a la obra de otro catedrático de derecho, Carlos Fernández de Casadevante, La nación sin ciudadanos (ed. Dilex) cap. VIII, titulado "Ni todas las ideas, ni todos los proyectos políticos".

Pero si por un momento acepto el planteamiento de Pérez Royo, entonces yo también temo formar parte de la minoría electoral liquidada. Porque yo tampoco tengo un partido a mi gusto al que votar. Yo quisiera votar a un partido socialista con una firme posición de rechazo tanto ante el terrorismo de ETA como ante sus pretensiones políticas, un partido socialista que se atuviese al espíritu y la letra del Pacto Antiterrorista tal como fue redactado en su día, un partido socialista que buscara en este punto político fundamental el apoyo del resto de los constitucionalistas y que no debilitara el diseño unitario del Estado de Derecho para conseguir apoyos de los nacionalistas periféricos que no creen en él por mucho que tales concesiones garantizasen su hegemonía en el Congreso. Y como tal partido socialista de mi ideal no existe y por otra parte no puedo inclinarme por una derecha empeñada en el terreno educativo en preferir feligreses obedientes a ciudadanos conscientes, me veo obligado al limbo del voto en blanco. ¡Ay, que zapatética situación la mía! ¡Arnaldo, Pernando, cómo os comprendo y compadezco!

En una de las historietas del genial Fontanarrosa, el gaucho don Inodoro Pereyra se enfrenta a los indios que llegan en destructivo malón. "¿Qué pretendéis?", les pregunta y el jefe responde: "Vamos a arrasar vuestros campos, quemar vuestras casas y violar a vuestras mujeres". "Pero... ¡eso es una barbaridad!", comenta don Inodoro y el otro responde: "Ah, no lo sé, yo soy indio, no sociólogo". En el País Vasco, los indios del malón abertzale siguen manteniendo sus pretensiones tradicionales, pero ahora renovadas y reforzadas: intimidar a los oponentes políticos, extorsionar a la población social y económicamente, convertir su ideario de máximos en un trágala obligatorio para todos del que sólo están dispuestos como mucho a negociar los plazos de cumplimiento. Ya lo están demostrando en la campaña electoral en el País Vasco y hasta el ministro de Justicia lo ha experimentado en carne propia (como no hay mal que por bien no venga, al menos tras los incidentes de Sestao seguro que Fernández Bermejo no necesitó recurrir ese día a ningún laxante). Y después de las elecciones, podemos prepararnos para lo peor. Pero claro, los indios no tienen por qué ser sociólogos. Ese papel lo cumplen otros, que nos explican sus intenciones fundamentalmente pacíficas, su deseo de renunciar a la violencia aún no del todo maduro, las posibilidades futuras de entenderse con ellos porque entre gente de izquierda todo acaba arreglándose, sus derechos vulnerados por la inicua Ley de Partidos y los intolerables caprichos de la derecha montaraz que se empeña en hablar de terrorismo para que la gente no se pasme como es debido ante los logros económicos y sociales del Gobierno. Nunca les habían faltado a nuestros indios proetarras voces sociológicas de elucidación y encomio, pero nunca antes las habían tenido tan abundantes y situadas a tan alto nivel en el ordenamiento estatal.

Ya sé que estas elecciones municipales no son ni debieran ser unas primarias, pero me temo que en gran medida van a funcionar como tales. Porque algunos estamos preocupados sin duda por la corrupción urbanística y temas afines, pero por mero instinto de conservación sentimos otras cuestiones como prioritarias. Y no podemos dejar pasar esta oportunidad de mostrar con la ocasión de voto que se nos ofrece nuestro rechazo ante la explicación sociológica y la ambigüedad gubernamental que refuerza en lugar de impedir el peligro que corren nuestras cabelleras.

Fernando Savater es catedrático de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid.

De Euskalherria a Euskadi y de Euskadi...
JOSEBA ARREGI El Correo 22 Mayo 2007

Soy consciente de que para muchos no nacionalistas el término Euskadi, como invención de Sabino Arana, es la expresión del nacionalismo que inventa mitos y crea fantasías contrapuestas a la realidad histórica, y que por esas razones siguen prefiriendo el término Euskal Herria para referirse al País Vasco, términos éstos que poseen la misma cobertura significativa. Por otro lado conviene recordar que Sabino Arana creó el término Euskadi porque creía que Euskal Herria solamente poseía una significación histórica y cultural, pero no política en los esquemas de los Estados nacionales. Necesitaba un nuevo término para superar la neutralidad política del significado histórico-cultural de la Euskal Herria tradicional.

Lo cierto es que las dos veces que Euskadi ha alcanzado el estatus de sujeto político unificado lo ha sido en un ámbito geográfico más reducido que el que abarca la Euskal Herria histórico-cultural. No pocas veces se ha podido escuchar en el Parlamento vasco a Joseba Egibar decir que si alguien consulta la Enciclopedia Británica podrá constatar que bajo el epígrafe Euskal Herria aparece toda la amplitud geográfica que ese término posee en su significado histórico-cultural. Lo que nunca ha añadido el citado líder nacionalista es que si en la misma Enciclopedia Británica se busca el epígrafe España, o Francia, aparecerán los correspondientes mapas políticos incluyendo cada uno, en su caso, su correspondiente parcela de la Euskal Herria cultural.

Cuando hoy en día se utiliza el término Euskal Herria, la mayoría de las veces no se hace, sin embargo, en línea con la tradición histórico-cultural, la que quiso superar Sabino Arana con la innovación de Euskadi. Más bien al contrario: se usa no en su significado histórico-cultural, sino dotándolo de significado político, contraponiéndolo así al término sabiniano de Euskadi. Se trata de identificar el espacio histórico-cultural y el político. Y para ello nada mejor que dejar de lado la palabra Euskadi y sustituirla por Euskal Herria, pues Euskadi ha quedado limitadada en sus realizaciones históricas estatutarias.

Los nombres nunca son inocentes. El ejercicio de nombrar las cosas siempre implica ejercicio de poder. Lo dice ya la Biblia en sus comienzos, cuando Dios presenta a los animales al hombre para que éste les dé nombre, indicando que con ello toma posesión de la naturaleza. Y lo dice el refrán euskérico de que 'izenak badu izana', de que el nombre posee existencia. Dejar de lado el término Euskadi para sustituirlo por el de Euskal Herria implica que en el lenguaje al menos se ha superado la limitación del espacio estatutario, del 36 y del actual, para conjurar el espacio político que engloba a Navarra, los territorios históricos de Guipúzcoa, Álava y Vizcaya, junto con Laburdi y el Soule. Y si existe este territorio político en el lenguaje debe existir también en la realidad de la política institucional.

Es lo que hace, por ejemplo, la radiotelevisión vasca. El espacio al que se refiere dicho ente público de la Comunidad Autónoma de Euskadi es un espacio superior al cubierto por su legitimidad: los mapas del tiempo en ETB incluyen siempre la Euskal Herria histórico-cultural; en Radio Euskadi-Euskadi Irratia se dan las temperaturas y las previsiones para San Sebastián, Vitoria, Pamplona, Bilbao y Bayona. Algún comentarista deportivo se sintió obligado a corregir, una vez terminada la entrevista, al gran pelotari Miguel Gallastegui porque éste había tenido la osadía y la ignorancia de denominar francés ('frantzesa') al pelotari Ives Salaberry, Xala, cuando todos debiéramos saber que es de Iparralde.

El mismo Estatuto de Gernika cayó en la trampa de denominar al euskera lengua propia de la comunidad autónoma, cuando lo correcto hubiera sido referirse a ella como lengua específica, porque el español es común a todo el Estado y a muchos países latinoamericanos. Y ahora, por las referencias que tenemos de la prensa, el euskera va a pasar a ser lengua principal del sistema escolar vasco. No importa que cualquier paseo por Bilbao le lleve a uno a escuchar no pocas veces más el inglés o el alemán, o el francés e incluso el italiano que el euskera.

Salvamos la realidad construyendo otra realidad por medio del lenguaje. Si el euskera es la lengua principal en la escuela, la identidad principal de los ciudadanos vascos es la vinculada a esa lengua. Y si la identidad es el sostén de las posibilidades o de los derechos políticos, entonces la realidad política principal es Euskal Herria. Y todo ello en nombre del plurilingüismo, en nombre de la pluralidad, de las identidades complejas y de los espacio políticos abiertos e imbricados.

Ignoro si el calificativo de principal es un término de anclaje jurídico, si tiene consecuencias jurídicas, si puede ser base de derechos, fundamento de reclamaciones políticas. Pero no cabe duda de que el juego de las palabras no es neutral, no es inocente. El juego de las palabras busca conformar primero en el lenguaje la realidad que se quiere materializar en la realidad política e institucional. Siempre hay alguien que piensa que todo eso no deja de ser un juego de niños, pero sin grandes consecuencias en la realidad. Pero lo cierto es que los políticos que juegan así con el lenguaje lo hacen pensando que con esos juegos de lenguaje la gente se va acostumbrando a una simbólica, y que al uso simbólico le seguirá, con el tiempo, la realidad política. Y esa realidad política se conjuga en torno al término homogeneidad, aunque de boca se afirme lo contrario y se trate así de disimular.

Para el pensamiento político del que se deriva esta política del lenguaje, el pluralismo es válido, en materia lingüística, siempre que se constituya a través del inglés y de lenguas que no sean el español. Es decir, mientras que el pluralismo lingüístico no conlleve el significado político implicado en la cooficialidad del español. Para ese pensamiento político, la complejidad de identidades, cada una en sí misma compleja, es una espina, porque impide una derivación política clara, homogénea, distinta, separada, conteniéndose a sí misma, de Euskal Herria, pues la complejidad de las identidades las vincula a ámbitos exteriores a Euskal Herria. Perdón: porque la complejidad de las identidades hace que lo que muchos nacionalistas consideran exterior a Euskal Herria sea un elemento interno de Euskal Herria, porque elementos considerados extraños a la cultura propia de Euskal Herria, articulada en torno a la lengua principal que es el euskera, se introducen en la realidad social, cultural, lingüística y política de la sociedad vasca en sus complejas identidades.

Los nacionalistas tratan de convencer a los ciudadanos vascos de que ellos quieren más para la sociedad vasca, pero que no lo pueden conseguir porque España, Francia, los no nacionalistas, la Constitución y el Estatuto se lo impiden. Pero la realidad es bien otra: son los nacionalistas, al menos determinados nacionalistas, determinadas formas del nacionalismo, los que quieren menos para la sociedad vasca, los que quieren reducir la riqueza de la sociedad vasca, los que quieren limitar las potencialidades de la sociedad vasca. Porque ésta es más que lo que los nacionalistas son capaces de pensar de ella, es más rica, más compleja, más plural, más relacionada, más imbricada, más mestiza, más participante activamente en contextos culturales, lingüísticos y de tradición más amplios.

Quien se llena la boca con Euskal Herria pretende dar a entender que quiere más que Euskadi, porque con este término se implica limitación. Quien se llena la boca denominando al euskera lengua principal del sistema escolar pretende dar a entender que quiere más para la sociedad vasca que lo que implica la utilización de las dos lenguas oficiales como vehiculares. Pero en realidad quieren menos, reducir complejidad, limitar la riqueza, poner fronteras al campo ya existente, a las imbricaciones que la cultura vasca tiene en horizontes culturales y lingüísticos más amplios. En realidad ese planteamiento nacionalista se siente molesto con la complejidad, con la pluralidad, y busca por todos los medios, al menos en el ámbito del lenguaje, reconducirlas a estructuras más simples, organizándolas en torno a un eje principal, articulante, primero, básico y unificante. Aunque ello conduzca a aquella famosa 'boutade' de alguien que desconociendo el euskera proclamó que para él el castellano era lengua extranjera.

Navarra para España
LÍNEA EDITORIAL minutodigital 22 Mayo 2007

En las elecciones municipales y autonómicas del próximo domingo, día 27, se decide algo más que la administración de ayuntamientos y Comunidades Autónomas. En Vascongadas y Navarra las elecciones tendrán trascendencia nacional.
En primer lugar, tanto en un lado como en otro Batasuna se vuelve a presentar, esta vez bajo la coartada de ANV. Por eso, desde este medio animamos a los electores vascos y navarros a acudir a las urnas sin miedo: solo así podemos ganar en este juego macabro al que nos avocó Zapatero. Sabemos que es difícil ejercer el derecho al voto en numerosos pueblos vascongados y alguno navarro. Sin embargo, o los electores se arman ahora de valor y votan contra los terroristas y los que les dan cobertura política (ANV, PSOE, PNV y NAFARROA BAI), o después les será aún más difícil defender su libertad.

En cuanto a la situación navarra, ésta presenta particularidades que hacen aún más necesaria la participación en las elecciones, y es que las últimas encuestas no aseguran la victoria por mayoría absoluta de UPN-CDN. En el caso de que esta victoria no se produjese, es seguro el pacto entre el Partido Socialista Navarro y Nafarroa Bai, lo que sería la culminación de la política paraterrorista del Sr. Zapatero. Si el Partido Socialista llegara al poder se reactivaría de manera pública la negociación-rendición con ETA a costa de la españolidad de Navarra. Por eso se hace necesaria la participación en masa de todo navarro que aún crea en la libertad foral de Navarra y en la integridad de España. Igualmente sería una imprudencia dividir el voto apoyando a fuerzas extraparlamentarias que si bien pueden defender estos mismos principio hoy por hoy no tienen posibilidad alguna de obtener representación.

No deben olvidar los electores vascos y navarros que Zapatero ha sido capaz de mantener conversaciones con ETA aun después de los atentados de la T-4: con esos mimbres pretende hacer una paz que se tornará con el tiempo en sangrienta derrota, pues ETA no parará hasta obtener la independencia de Euskal-Herria, controlarla políticamente y expulsar de su nueva “nación” a todo aquel que no se ajuste a su manera tiránica de entender la sociedad y ejercer el poder.

El porquero no mintió
Lorenzo Contreras Estrella Digital 22 Mayo 2007

La actualidad política sigue impregnada por el protagonismo de ETA y su ya histórica “delación” de las veinticinco citas mantenidas por ella con el PSOE. La reacción de este partido no ha podido ser menos convincente. Es una de esas ocasiones en que un desmentido parece todo lo contrario. Lo grave de las revelaciones de la banda no es tanto el “proceso” en sí, a través de esos contactos, sino la circunstancia de que éstos se produjeron antes de que Zapatero subiese al poder y, sobre todo, con anterioridad a la formalización del Pacto Antiterrorista, sin perjuicio de, acto seguido, convertir tal pacto en la más espectacular burla política que pueda recordar la democracia posfranquista. Una burla que encuentra nuevas confirmaciones y nuevos subrayados cuando la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, refiriéndose al soplo de ETA, sostiene que “esa información no existe”.

Pero ETA sólo miente cuando le conviene y ahora, por supuesto, no le convenía faltar a la verdad. En este sentido ha dado pleno fundamento al dicho de que la verdad es la verdad, dígala Agamenón o su porquero. Y el porquero no ha fallado. Eso sí, también ha emporcado al interlocutor, empezando por Zapatero. Un interlocutor que en enero del 2006 suscribió, aunque luego sufriese un ataque de reticencias, un guión que incluía el principio de autodeterminación para la Euskal Herria del futuro y la constatación del “contactos políticos ocultos”, con cruce de mensajes entre Batasuna y Zapatero en enero del 2005 y la posterior “legitimación” del “diálogo” Gobierno-ETA-Batasuna a través del aval parlamentario del Congreso. Eran los momentos en que Jesús Eguiguren, presidente del PSE-PSOE, declaraba, en referencia a los arreglos políticos, que “los cimientos de este proceso están muy bien construidos”.

Todo ello con independencia del tradicional funcionamiento de las extorsiones etarras, las kale borroka y la práctica del atentado, como en el caso de Barajas. Lo que ahora se percibe es una diferencia entre el Gobierno y ETA. El primero tiene menos prisa que la segunda, lo cual es para la banda una mala jugada que no está dispuesta a asumir. De ahí que, en función de su desconfianza y de su urgencia, ofrezca claros síntomas de retornar a la violencia en una nueva etapa cercana, con nombres propios en la agenda de objetivos personales. El manifiesto de Basta Ya y Foro de Ermua, del reciente 23 de marzo, puede representar una sentencia capital para sus autores, empezando por Fernando Savater, siguiendo por Mikel Buesa y adornándose con Mayte Pagaza, por ejemplo. El manifiesto solicitaba y solicita la exclusión, sin rodeos, de Batasuna del sistema político, salvo que se desvincule “explícita e inequívocamente de la actividad terrorista de ETA, y no sólo de la violencia en general”. Pide también el rechazo “con absoluta claridad” de cualquier modalidad de entrega de Navarra a la comunidad de “la Gran Euskadi”. A partir de tal realidad sólo debería hablarse con ETA sobre su disolución y la asunción de responsabilidades penales de sus miembros. Y, por último, según los términos del manifiesto, nada de mesas de partidos pero sí investigación del resarcimiento de las extorsiones o pagos a ETA por parte de particulares a entidades corporativas.

Como se puede apreciar, ninguna novedad en la ingenua requisitoria política y, especialmente, nada que promueva un mínimo de optimismo respecto a la reacción de una organización terrorista completamente ajena a este tipo de exigencias. Marzo ya parece la era del Diluvio Universal, por sólo hacer referencia al último contradocumento democrático lanzado para replicar a los postulados de la banda fortalecida, a la que Conde-Pumpido cree haberle “colado” un tanto con su fantástica labor.

Instituciones fallidas
POR BENIGNO PENDÁS ABC 22 Mayo 2007

DEMOCRACIA constitucional significa mucho más que ganar las elecciones por mayoría precaria y gestionar apoyos coyunturales a base de concesiones. La palabra clave es confianza. De acuerdo con Locke, el gobierno legítimo actúa como un «trust» de los ciudadanos. La confianza se traduce en seguridad jurídica: reglas del juego limpias y transparentes; saber a qué atenerse; en definitiva, Estado de Derecho. Espacios objetivos y árbitros imparciales. Por tanto, instituciones y no meras ocurrencias. El poder ejecutivo tiene el deber inexcusable de respetar ese ámbito ajeno a sus competencias. Poder judicial, Ministerio Fiscal, Administraciones independientes, televisión pública, órganos consultivos, organismos reguladores, entidades y agencias que sirven al interés general desde una perspectiva suprapartidista...: la lista podría ser mucho más larga. Todos ellos deben actuar con sentido institucional, es decir, como una idea de obra o empresa que no depende de mayorías cambiantes sino de reglas con vocación de permanencia y que sólo pueden ser alteradas de común acuerdo.
Sin paradoja alguna: la verdadera democracia consiste en poner límites a la voluntad de la mayoría. Utilizar un poder transitorio y restringido para romper ese equilibrio es una forma de populismo impropia de un sistema constitucional que se respete a sí mismo. Hasta aquí, todos de acuerdo. A partir de ahora, empieza la discrepancia.

¿Qué ocurre en España?
Tal vez el problema tiene su origen en el patio del colegio. La culpa es siempre del árbitro, de la mala suerte, del «enchufe» y el favoritismo. No figura entre nuestras virtudes cívicas reconocer los errores propios, alabar los méritos de otros o respetar las decisiones imparciales. Hay excepciones, claro está, pero -por desgracia- los moderados y los ecuánimes llevan siempre las de perder. El espectáculo lamentable de la Comisión Nacional del Mercado de Valores no es un caso aislado. El Gobierno hace lo que no debe. Cuando alguien denuncia la evidencia, le exigen que se calle. Un mal diseño jurídico deja el asunto en tierra de nadie: cese imposible, dimisión traumática. La institución nunca podrá recuperar el prestigio perdido, aunque la inercia burocrática le asegura una vida larga. Convendría leer a Ulrich Beck, siempre ingenioso, cuando habla de instituciones «zombis». O, si se prefiere, aplicar a unos cuantos organismos la doctrina de los Estados fallidos. Incluso, si nos ponemos trágicos, tratarlos como a los «rogue states» y expulsarlos del ámbito reservado a la gente honorable. Dicho de otro modo: el objetivo es conservar las instituciones y eliminar las ocurrencias. Ojalá llegue ese día.

Han pasado treinta años y ya no tenemos excusa. Ni «joven» democracia, ni pretextos antifranquistas, ni partidismo a ultranza para reforzar el pluralismo político. Una sociedad madura exige instituciones serias. Es hora de rectificar en cuestiones que no pueden seguir así sin causar un grave daño a la legitimidad del sistema. Entre otras: acabar con el juego de «conservadores» y «progresistas» en los órganos jurisdiccionales o en el Consejo General del Poder Judicial; con la disciplina sin fisuras que practica el Fiscal General; con el triste espectáculo de los «afines» que hacen méritos sin pudor en tantos consejos y comisiones. Entre nosotros, una vieja mentalidad con notable arraigo social cuestiona sin matices la legitimidad del poder. Por eso, como ya sabía Montesquieu, si la democracia no practica la virtud ofrece argumentos a muchos escépticos y a unos cuantos enemigos. Me niego a suscribir la (falsa) doctrina sobre la carencia de «capital social» entre los españoles. Sin embargo, es cierto que los malos hábitos impiden denunciar al conductor que infringe las normas, al alumno que copia en el examen o al compañero de trabajo que no cumple con su deber profesional. Luego nos extraña que los partidos exijan obediencia a los amigos beneficiados por un nombramiento arbitrario.

¿Somos incapaces los españoles de actuar con sentido institucional? Hay muchas pruebas en contrario. El Rey, por supuesto, referencia universal en su calidad de árbitro y moderador. Del Rey abajo...

Tenemos, por ejemplo, un procedimiento electoral que funciona con limpieza envidiable, mucho mejor que en otros países de larga trayectoria democrática. El Consejo de Estado es un órgano consultivo que mantiene una objetividad jurídica intachable. La Administración parlamentaria cumple con estricta imparcialidad sus funciones al servicio de las Cortes Generales. El Tribunal de Cuentas hace honor a su historia y el Defensor del Pueblo ha mejorado las (escasas) expectativas que suscitó su creación. Gozan de prestigio algunos patronatos y órganos de gobierno corporativo. En cambio, caen en el descrédito las entidades dominadas por el insaciable reparto de cuotas. El secreto siempre es el mismo: selección rigurosa de los miembros, normas que protejan su independencia, reacción ante las intromisiones ilegítimas. Hay buenos motivos para dudar de las intenciones democráticas de quienes despliegan en todas partes su sectarismo particularista. No sirve invocar la desconfianza patológica de todos contra todos: «trust», insisto, es la seña de identidad de una democracia razonable. Hay demasiadas instituciones dispuestas a someterse a los dictados ministeriales, sin tomarse siquiera la molestia de guardar las apariencias.

El descrédito de la política tiene mucho que ver con la invasión de territorios ajenos a la querella partidista. No deben acceder a ciertos puestos esas gentes que siguen al pie de la letra el irónico consejo de Boris Vian: «Lo más importante en la vida es emitir juicios a priori sobre todas las cosas». Hay que examinar de verdad a los candidatos en las comisiones de nombramientos del Congreso y del Senado, más allá de cumplir el trámite legal y elogiar su «currículum». Sobre todo, las leyes deben establecer causas rigurosas de inelegibilidad, mayorías reforzadas para la designación y códigos de comportamiento jurídicamente vinculantes. Como es natural, siempre triunfará algún candidato indeseable y se verá la manera de hacer la trampa al tiempo que se hace la ley. Pero no hay que dar facilidades, utilizando para ello las únicas armas que la democracia maneja mejor que nadie: transparencia, debate y rendición de cuentas. Cada día es más necesario defender la política frente al partidismo. Las afinidades ideológicas no pueden sustituir al mérito y la capacidad para el acceso a puestos de responsabilidad que requieren la conjunción de conocimientos técnicos y sentido institucional. Digan lo que digan los falsos realistas, hay mucha gente disponible, porque la sociedad española produce buenos profesionales que rechazan el mercadeo y las servidumbres feudales.

Escribe N. Luhmann que el Estado de Bienestar está desbordado por la política. No le falta razón. Democracia es poder del pueblo en todo aquello -que es mucho- cuya determinación depende de la «doxa», esto es, de la opinión legítima pero cambiante y circunstancial. Una sociedad más sólida de lo que algunos piensan (o tal vez desean) reconoce los límites objetivos al ejercicio del poder. Prefiere políticas de Estado en el ámbito internacional, en la lucha contra el terrorismo o en el modelo territorial. Respeta a los organismos que lo merecen y desprecia a los serviles que cubren bajo el manto prestigioso del Derecho la voluntad arbitraria de su jefe. Aquí y ahora: contempla con estupor el espectáculo que ofrecen algunos organismos reguladores y prefiere que desaparezcan si actúan como correa de transmisión de la voluntad gubernamental. Para eso da lo mismo que las decisiones se aprueben en el Ministerio y se ejecuten a golpe de jerarquía administrativa. Ya lo decía Aristóteles: la «politeia» es el mejor régimen político, pero pierde su condición cuando el gobernante olvida la veneración que debe a las leyes.
BENIGNO PENDÁS
Profesor de Historia de las Ideas Políticas

Un fantasma ciudadano
SANTIAGO GONZÁLEZ El Correo 22 Mayo 2007

El pasado sábado, mientras los periódicos escudriñaban el futuro por la mirilla de las encuestas, un grupo de 45 ciudadanos (y ciudadanas, claro), se reunieron en un hotel de San Sebastián para alentar la formación de un nuevo partido político. Los 'conjurados' tratan de ocupar un espacio entre los dos grandes partidos nacionales, quieren ser un partido con implantación en toda España y provienen del PSOE, el ala liberal del PP, el antiguo Partido Comunista y Comisiones Obreras y personas sin militancia.

Los pasos inmediatos serán la creación de una plataforma que reúna a cuantos consideren necesaria la formación de un nuevo partido que tenga como eje de su actuación la regeneración democrática y la creación de un foro en Internet para acoger demandas ciudadanas.

Tiene un papel difícil, aunque la demanda potencial sea enorme. Cuando se consideró la Ley Electoral, los partidos políticos venían de la oposición clandestina a la dictadura o eran de reciente creación. En cualquier caso, el legislador consideró que sería bueno fortalecer su posición. Por eso la Constitución destaca en el artículo 6º que «los partidos expresan el pluralismo político, concurren a la formación y manifestación de la voluntad popular y son instrumento fundamental para la participación política». También con el mismo fin estableció la Ley Electoral listas electorales cerradas y bloqueadas y para dar satisfacción a la demanda de los nacionalismos, circunscripciones provinciales que distorsionan la representación de los ciudadanos y el principio «un hombre, un voto» para primar las opciones periféricas en detrimento de los partidos nacionales.

De todo aquello han pasado ya 30 años y algunos efectos perversos del poder del aparato en los partidos, empezando por la selección negativa de los candidatos, son ya perfectamente visibles. Otro efecto indeseable es la capacidad de los nacionalismos para condicionar la política nacional, distorsión que ha alcanzado extremos notables en las extravagancias de las reformas estatutarias y sencillamente esperpénticos en la extraña alianza entre el partido del Gobierno y Esquerra Republicana de Cataluña. Los conjurados quieren poner en pie un partido nacional que proponga debatir estas cuestiones y obligue a los partidos nacionales a comportarse como tales.

Han nacido predestinados al éxito. Cuentan con unos días de gracia, porque los partidos realmente existentes están entregados a la campaña y no están para nada que no sea las elecciones del domingo. Pero a partir del lunes no habrá descanso. El nasciturus empezará a recibir caña desde el primer momento. Será ubicado en la extrema derecha por socialistas y nacionalistas y también contará con la hostilidad del PP. Si se me permite parafrasear la paráfrasis de Rafael Alberti sobre el famoso texto de Marx y Engels, «un fantasma recorre Euskadi, España./Nosotros le llamamos ciudadano».

s.gonzalez@diario-elcorreo.com

¿El tercer partido?
Editorial ABC 22 Mayo 2007

LOS profesores e intelectuales vinculados al grupo cívico Basta Ya han impulsado una iniciativa política que podría culminar en la constitución de un nuevo partido político, bien en convergencia con Ciudadanos de Cataluña, bien como una organización nueva. Sus primeras propuestas ideológicas dan cuerpo a la profunda decepción que ha causado en numerosos intelectuales de izquierda la política pronacionalista de Rodríguez Zapatero, reflejada fundamentalmente en el menoscabo del principio de igualdad de todos los españoles y en el debilitamiento del Estado para satisfacción de los nacionalismos soberanistas. La idea que apadrinan, entre otros, Fernando Savater o Carlos Martínez Gorriarán implica una premisa importante en el actual momento político: el paso al frente de los pensadores e intelectuales que, desde posiciones de izquierda o centro-izquierda, desean impulsar un cambio político en España. Recientemente, Francia ha conocido un fenómeno similar gracias a la coincidencia de notables intelectuales de todo signo en defender una etapa de reformas estructurales para el Estado y la sociedad francesa. Personalidades como Max Gallo, Nicolás Baverez y André Glucksmann no han dudado en tomar partido por Nicolás Sarkozy como representante del cambio que necesita Francia, dando al nuevo presidente de la República una condición de líder integrador que ha sido decisiva para su victoria electoral.

Es precisamente este punto, el de la opción elegida para desarrollar la iniciativa de Basta Ya, el que exige de sus promotores una reflexión más profunda en aras, sobre todo, del éxito de su propuesta. Sin duda, debe ser bienvenida en todo caso, y sin reserva alguna, la decisión de un grupo de intelectuales y profesores de tomar conciencia de la situación para ir más allá de la denuncia y poner los medios para el cambio profundo que necesita España. La cuestión es si ese cambio requiere la aparición de un nuevo partido o si sería más coherente con la encrucijada actual que el discurso político de Basta Ya actuara como un factor de orientación social y de formación de una masa crítica que se comporte como un revulsivo transformador. En la Tercera de ayer, Mikel Azurmendi planteaba en concreto la necesidad de tomar partido en este momento político y, en este sentido, anunciaba su voto por el Partido Popular. Pues bien, la iniciativa de Basta Ya se basa en unos principios que el partido liderado por Mariano Rajoy encarna con una solvencia acreditada, incluso en las peores circunstancias de esta legislatura, cuando los populares tenían que hacer frente al proyecto de estatuto catalán y a la negociación del Gobierno con ETA mientras aún pesaba el efecto de la derrota electoral y del 11-M y Rodríguez Zapatero gozaba de una confianza general que, luego, ha defraudado sin la menor consideración política ni ética.

Savater y todos los intelectuales que apoyan su iniciativa saben que lo fundamental es generar un gran proyecto político nacional antes que meter a un nuevo partido en el registro del Ministerio del Interior. Ese objetivo, a semejanza de lo sucedido en Francia con Sarkozy, puede y debe alcanzarse superando el discurso partitocrático, mediante una convergencia de propuestas entre el Partido Popular y esa izquierda intelectual y política que considere que, en este momento histórico, la prioridad no es la ideología, sino la recuperación del espíritu constitucional -que Zapatero ha asolado- en todas sus acepciones.

Basta Ya y otros grupos cívicos situados a la vanguardia del constitucionalismo -como el Foro Ermua, que hoy convoca en muchas ciudades de España concentraciones de protesta por la vuelta de ETA a las instituciones a partir del próximo domingo a través de más de un centenar de listas de ANV- deben contribuir a sacudir la conciencia de la sociedad española ante el rumbo errático del Gobierno. La unión de las ideas y de la acción política, la concurrencia de fuerzas sociales para la restauración del consenso constitucional y la generación de un proyecto digno de ser llamado nacional debe ser, actualmente, el principal objetivo de todos cuantos creen que la etapa de Zapatero está agotada.

Bachillerato, de mal en peor
Editorial ABC 22 Mayo 2007

LA propuesta del nuevo bachillerato que plantea el Ministerio de Educación y Ciencia ha hecho saltar todas las alarmas en la comunidad escolar. La impresión general es que se trata de una chapuza que puede generar un caos organizativo y crear serios problemas para la formación de los jóvenes españoles. Lejos de buscar un pacto de Estado, el departamento que dirige Mercedes Cabrera se ha lanzado a la aventura sin consultar no ya a la oposición, sino a directores, profesores y otros estamentos que podrían aportar su experiencia para llevar a cabo esta reforma. La retórica ministerial encubre un parche cuyo objetivo es huir hacia adelante para alcanzar los objetivos fijados en la Cumbre de Lisboa, es decir, que en 2010 un 80 por ciento de los alumnos logre el título de enseñanza secundaria postobligatoria, curiosa fórmula de acabar con el fracaso escolar, rebajando la calidad a través de los llamados «cursos puente» y facilitando la promoción de los alumnos. Con el nuevo sistema, los centros pueden llegar al colapso si no se aportan los recursos humanos y financieros imprescindibles. Así pues, el PSOE insiste en la costumbre de llevar normas al Boletín Oficial que carecen de mecanismos eficaces de financiación.

El bachillerato es una etapa decisiva para la formación humana y académica. Sin embargo, su deficiente calidad actual puede empeorar si prospera la propuesta del Ministerio. Entre otras cosas, se ofrece la posibilidad de organizar los estudios «a la carta», sin tener en cuenta el grado de madurez de los alumnos. El protagonismo de las comunidades autónomas introduce un factor de gran complejidad, ya que algunas consejerías de Educación practican una política orientada a reforzar las diferencias frente a las materias comunes, incluyendo una visión localista de la historia y la cultura. Por tanto, mientras el Ministerio diseña operaciones sobre el papel, la política educativa se desarrolla básicamente en el ámbito autonómico, lo que incrementa la sensación de que en nuestro bachillerato cada alumno funciona a su manera de acuerdo con sus preferencias y el lugar de origen. No es ésta la mejor opción en tiempos de globalización y de integración europea, aunque a Zapatero le parezca que eso contribuye a la España «plural». La sociedad del conocimiento exige que los países serios presten la máxima atención a la formación de las generaciones futuras. Si España quiere jugar en primera división, la enseñanza media no puede convertirse en un caos académico del que sólo los mediocres van a salir beneficiados.

La estrategia de Hamás
POR FLORENTINO PORTERO ABC 22 Mayo 2007

Hamás se sabe incompatible con Al Fatah y busca su desaparición como alternativa política. Sus milicias han demostrado un nivel superior de formación y una moral más elevada. Su expectativa de voto continúa creciendo. Periódicamente asestan un duro golpe, amenazando y asesinando a cuadros y dirigentes. El presidente, Abbás, tuvo que suspender su viaje a Gaza al descubrirse un intento de asesinato mediante la explosión de una bomba colocada en la carretera. Tras la presión llega la calma, en forma de una tregua condenada a la provisionalidad.

La estrategia de desgaste contra Al Fatah tiene un coste elevado para el gobierno palestino. Es el ejemplo de la profunda crisis que vive ese pueblo. Para contrarrestar esta imagen y dejar claro que el problema sigue siendo Israel, más de 130 cohetes Kassam fueron lanzados desde el 15 de mayo sobre las poblaciones israelíes próximas a Gaza, en especial la ciudad de Sderot. El impacto causado entre sus habitantes es fácilmente imaginable.

Los cohetes Kassam tienen un objetivo estratégico: dejar muy claro que el levantamiento de la valla o la retirada unilateral no garantizarán la seguridad de Israel. Según pase el tiempo, tanto los cohetes de Hezbolá como los de Hamás, ganarán en alcance y precisión, atormentando a la población israelí. Por de pronto el gobierno de Jerusalén ha lanzado 13 ataques de represalia contra per-sonas y edificios vinculadas a Hamás. Pero a medio plazo se verá de nuevo abocado a penetrar en Gaza y Líbano, complicando su situación internacional y provocando un mayor número de bajas.

Hamás busca anular a Al Fatah y concentrarse en la victoria por desgaste sobre Israel, pero le ha surgido un nuevo competidor: Al Qaida. Abbás reconoció que ya estaba presente en Gaza y hay constancia de algunas operaciones hechas en coordinación con Hamás, aunque de forma episódica. Ambas organizaciones tienen estrategias diferentes. En Palestina, como en Líbano, los islamistas ganan en eficacia terrorista y en audiencia, pero se fragmentan, lo que redundará en su contra.

AHORA NI SIQUIERA ES RELEVANTE QUE FUERA TITADYN
La AVT solicita a Del Olmo una batería de diligencias para saber qué explotó en los trenes el 11 de marzo
Después de que se hiciera público el informe de los explosivos, que supone un varapalo a la versión oficial, la AVT ha enviado un escrito al juez Del Olmo, instructor del sumario del 11-M, para que autorice la realización de nuevas diligencias que permitan determinar, con exactitud, el tipo de explosivo utilizado. En el informe pericial quedó acreditado, tres años después, el desconocimiento sobre el arma homicida y, salvo el trabajo de los peritos de parte, se intenta explicar todo esgrimiendo la contaminación. Este lunes, los policías que elaboraron el informe de vínculos entre ETA e islamistas, concedieron una "incidencia mínima" a que finalmente fuera Titadyn el explosivo empleado pese a reconocer que sólo ETA lo usa para atentar.
Libertad Digital 22 Mayo 2007

La Asociación de Víctimas del Terrorismo ha enviado un escrito al Juzgado Central de Instrucción número 6, del que es titular el juez Juan del Olmo, para que autorice la realización de más diligencias que permitan determinar qué explosivo se utilizó en los atentados de Madrid. El informe final que fue entregado a Gómez Bermúdez la semana pasada concluye, en líneas generales, que no se puede determinar con seguridad el tipo de explosivo utilizado en el 11-M. Cabe recordar que no fue un informe unitario, sino que el tribunal recibió seis: cuatro de los peritos que representan a defensas y acusaciones y dos más de la Guardia Civil y de la Policía Científica.

Tres de los cuatro peritos de parte se decantan por señalar que el Titadyn, el explosivo que ETA usa habitualmente, es el que más se parece a los resultados obtenidos. Pero lo más llamativo son las afirmaciones que realizan los guardias civiles. Éstos no firmaron el escrito de la Policía Científica, desmarcándose así de sus tesis. Los agentes de la Benemérita sostienen que uno de los componentes del explosivo utilizado en los trenes de cercanías es el DNT (dinitrotolueno): "En todas las muestras tomadas en los focos de la explosión de las estaciones de Atocha, El Pozo, Santa Eugenia y Téllez se detecta dinitrotolueno como componente explosivo". Además, añaden: "Con criterio científico no es posible conocer ni el número, ni la naturaleza de los explosivos". Sin embargo, en el mismo escrito, terminaban deduciendo que el DNT puede entrar por contaminación en las bolsas que, por cierto, criticaron como envase por no tener las propiedades idóneas para ese cometido.

No obstante, mientras la Guardia Civil sostiene que no se puede determinar el tipo de explosivo utilizado en la masacre, los peritos de la Policía Científica mantienen que es Goma 2 ECO.

El cuarto de los peritos nombrado por las partes concluye que es imposible determinar "el tipo de material que explosionó en los trenes". Todos los técnicos independientes coinciden en señalar la poca cantidad y mala calidad de las muestras a las que han tenido acceso.

En definitiva, tres años después del más grave atentado terrorista sufrido en España sigue sin conocerse el arma homicida. De hecho ha tenido que ser en el juicio y no en la etapa de instrucción cuando se realizaran pruebas destinadas a conocer ese importante dato. No hay restos de los trenes, no había informe de los explosivos; sólo el análisis, tan coincidente como mutante, de escenarios ajenos a los atentados como la mochila de Vallecas, la furgoneta Kangoo, las vías del AVE...

Además, este lunes El Mundo ha recogido las denuncias realizadas por agentes de la Brigada Provincial de Madrid. Los policías dicen que fue Sánchez Manzano, el ex jefe de los Tedax, el que asumió la recogida de los restos de los trenes pese a que no era su competencia. Hasta el 18 de marzo de 2004 estuvieron llegando muestras al almacén que su unidad tenía en un semisótano del complejo de Canillas. Allí se amontonaron sin garantizar su custodia y sin ser identificadas, tal y como exige el protocolo de actuación.

Por todos estos motivos, la AVT solicita a Del Olmo que se proceda a la realización de las siguientes diligencias:

* Que se produzcan, por los diferentes cuerpos de seguridad del Estado, el simulacro de las explosiones en un vagón de las mismas características de los atentados realizando diferentes pruebas con explosivos Goma 2 ECO, Goma 2 EC y Titadyne, para determinar por expertos qué tipo de explosivo pudo ser el utilizado en los trenes, cantidad, iniciadores, etc A tal efecto, se solicita del Juzgado, el acceso y participación de los peritos designados por las partes.

* La realización de un informe pericial que determine los explosivos que se fabricaron en España, Francia y Austria, desde 1999, entre los cuales se encuentre la metenamina, DNT, nitroglicerina y hexógeno.

* Que se proceda a reclamar los libros de registro de los explosivos que se encuentren en cualquier dependencia, almacén, cuarto, etc del Centro Policial de Canillas, especialmente de los Tedax y de la Policía Científica, así como el inventario y cantidad de explosivos almacenados en cada uno de ellos.

* Que se proceda a realizar un informe pericial y análisis del ambiente de cualquier dependencia que haya albergado las pruebas y vestigios recogidos en los focos de explosión y del resto de pruebas analizadas en la Pericia realizada en el laboratorio de la Policía Científica.

* Asimismo se solicita sean aportados informes sobre los iniciadores y detonadores, rabizas de los artefactos que explosionaron en los trenes. Igualmente sean aportados al juzgado, los informes sobre pruebas y vestigios de los dos artefactos neutralizados en la Estación de Atocha y el Pozo.

* Se solicita sean aportados al Juzgado los resultados de análisis realizados por los laboratorios de los Tedax, sobre las muestras tomadas en los focos, incluyendo lo cromatogramas relativos a dichos análisis.

Oiartzun, ‘territorio abertzale’
Óscar López-Fonseca El Confidencial 22 Mayo 2007

“Políticamente hablando, Oiartzun es un feudo nacionalista, con un voto dividido a partes casi iguales entre los dos partidos nacionalista moderados (PNV y EA) por un lado; y la izquierda abertzale por otro”. Wikipidea, la enciclopedia libre de Internet, describe certeramente la situación política de este pueblo guipuzcoano de cerca de 10.000 habitantes que el próximo 27 de mayo tendrá que elegir entre las papeletas de cinco formaciones políticas, entre ellas las de Acción Nacionalista Vasca (ANV), el Plan C que Batasuna ha conseguido colar para estar presente en los comicios.

Oiartzun es un pueblo rico, que maneja un presupuesto de 16 millones de euros anuales -sensiblemente superior a los de otras localidades de su entorno- y que desde hace treinta años ha sido feudo de la izquierda abertzale. En 1987, HB le arrebató la alcaldía al PNV y en las siguientes cuatro consultas la mantuvo con estas siglas y con las de Euskal Herritarrok. Sin embargo, en las municipales de 2003, las listas que intentó presentar fueron anuladas y se hizo con el bastón de mando Eusko Alkartasuna. No obstante, la ya entonces ilegal Batasuna dejó constancia de su poder en la localidad. Solicitó a sus simpatizantes que introdujeran papeletas nulas en las urnas. Se contabilizaron 2.258 sufragios no válidos. EA ganó por mayoría absoluta con sólo 1.437 votos.

En esta ocasión, sin embargo, no tendrán que votar nulo. De las dos candidaturas que la izquierda abertzale presentó en esta localidad, el Tribunal Supremo y el Constitucional anularon la que utilizó el paraguas de las agrupaciones de electores Abertzale Sozialistak. “Ahí estaban los batasunos más conocidos del pueblo”, reconoce un concejal de esta localidad que prefiere mantenerse en el anonimato. Por el contrario, la del histórico ANV superó la criba “porque en ella incluyeron gente no significada”, apunta el mismo político local. De nada sirvió que el PP remitiera a la Justicia documentación en la que aseguraba que entre los trece candidatos y cuatro suplentes de esta lista había cuatro nombres supuestamente contaminados por haber participado en anteriores consultas bajo las siglas de HB y sus sucesoras.

Frente a ellos, otros cuatro partidos se disputarán el apoyo de los electores. PP y PSE acuden con candidaturas de cuneros dadas las escasas expectativas de voto que tienen. En 2003, los populares consiguieron 175 votos. Los socialistas, uno más. Las direcciones de ambos partidos reconocen a este diario que Oiartzun es un “municipio perdido” y que si han presentado listas ha sido por una cuestión meramente “testimonial”. De hecho, en la que presentan los populares, aparece en el último puesto el que fuera director general de la Policía y actual ocupa un escaño en el Parlamento europeo, Agustín Díaz de Mera. Por supuesto, ninguno de los dos partidos hará campaña en la localidad donde los que les apoyan “lo hacen casi desde la clandestinidad”.

Sí lo intentarán las otras dos candidaturas, a pesar de que, como reconocen, la presión ha hecho muy difícil la elaboración de las candidaturas. “Aquí no se hace política normal y, por supuesto, tampoco se hace una campaña electoral normal”, reconoce Tomax Aristizabal, número uno de la lista de la coalición Ezker Batua-Aralar. Aristizabal consiguió en las pasadas elecciones 501 votos y dos concejales en lo que fue la primera ocasión en la que ambas formaciones acudían juntas. Una experiencia que ahora se ha trasladado a la inmensa mayoría de los municipios vascos. Su programa: más viviendas de protección oficial y, sobre todo, “superar el déficit democrático” que asegura sufre el pueblo y que le lleva a realizar una campaña reducida para evitar crispar más los ánimos: buzoneo, envío de propaganda por correo y colocación de algunos carteles. “¿Mítines? No se hacen. Al resto de las fuerzas políticas no nos dejarían, nos los boicotearían, y ellos no los necesitan”, añade.

Legislatura de coacciones y amenazas
La otra candidatura es la que encabeza el actual alcalde, Martín Beramendi, quien, pese a los reiterados intentos de El Confidencial, declinó hacer declaraciones a este diario. Economista de 35 años de edad, este dirigente de EA -que también se presenta en las listas de este partido a las Juntas Generales de Guipúzcoa- acude a esta cita en coalición con el PNV, en contra de las directrices de su partido. Para ello, ha creado una plataforma, Oiartzun Bai, como única esperanza para hacer frente en las urnas a la izquierda abertzale radical. Los datos de 2003 avalan su propuesta de coalición -y que ha sido seguida en otros siete municipios vascos-: entonces ambos partidos por separado consiguieron un total de 2.309 sufragios, medio centenar más que los nulos que se registraron bajo el auspicio de la ilegalizada Batasuna.

Beramendi ha gobernado estos cuatro años con el apoyo de toda la corporación (su partido, PNV y Ezker Batua), en un gobierno de concentración municipal con el que hizo frente a la evidente tensión política a la que le sometió la izquierda abertzale, que le acusaban, día sí, día también, de usurpar un cargo que siempre han considerado que les corresponde a ellos. Algunos políticos de la localidad reconocen a este diario que ha sido una legislatura “muy dura, llena de coacciones y amenazas” aunque eluden dar casos concretos. “Su victimismo -reconoce otro concejal- ha tapado todo lo que hemos conseguido hacer estos años y me temo que también va a ocultar las propuestas que todos los partidos hemos presentado a los electores en los últimos días”.

En este sentido, la plataforma del actual alcalde promueve potenciar el transporte público, crear 23 kilómetros nuevos de carril-bici y trasladar las industrias ubicadas en los barrios a otros emplazamientos alejados del núcleo urbano. Por el contrario, sus grandes rivales de ANV insisten en hablar del frustrado proceso de paz y de la persecución que dicen sufrir de la Justicia. “Algunos de sus candidatos comentan por ahí que para qué van a hacer propuestas si posiblemente el día después de las elecciones van a renunciar a tomar posesión de los cargos que consigan para denunciar que no han sido democráticas”, apunta un político que reconoce que con ellos o sin ellos en los plenos municipales, Oiartzun seguirá siendo ‘territorio abertzale’.

TUVIERON QUE SER DESALOJADOS POR LA POLICÍA
Los proetarras boicotean a gritos e insultos el pleno del Ayuntamiento de San Sebastián
Dentro de la campaña de persecución que mantienen los seguidores de Batasuna-ETA, unas 40 personas, entre las que se encontraban los ex concejales Iñigo Balza y Joseba Ibazeta, han interrumpido el pleno celebrado en la mañana de este martes en el Ayuntamiento San Sebastián y han tenido que ser expulsadas por la fuerza por agentes de la Policía Municipal. Los proetarras, que asistían como público, comenzaron a corear consignas en euskera como "Pucherazo no" y "Democracia para Euskal Herria", mientras portaban una pancarta con el lema "Respetad la voluntad del pueblo. No al pucherazo". Al ser desalojados llamaron fascistas a los representantes de los partidos democráticos.
EFE Libertad Digital 22 Mayo 2007

La presidenta del pleno, Susana Corcuera, pidió a los simpatizantes de Batasuna-ETA que abandonaran la sala y, ante su negativa, fueron expulsados por la fuerza por agentes de la guardia urbana, mientras gritaban frases como "Ésta es vuestra paz" y "Ayuntamiento de San Sebastián, fascista". Antes del inicio de la sesión, un ciudadano había repartido entre los corporativos un comunicado de los batasunos en el que se pedía a los partidos que "respeten la voluntad de los ciudadanos" y no constituyan las instituciones que se deriven de los "resultados antidemocráticos" de las elecciones.

Tras la interrupción, que se prolongó durante diez minutos, Susana Corcuera pidió que continuara la sesión con normalidad a pesar de que la portavoz del PP, María José Usandizaga, dijo que no se podía "hacer como si no hubiera pasado nada". Esta concejal fue la misma que el pasado domingo fue acorralada por un centenar de proetarras al término de un acto electoral. La increparon e insultaron hasta que pudo resguardarse en una centro comercial para esperar la llegada de la Policía vasca.

Al final, las palabras de Usandizaga ante el pleno fueron ignoradas y los grupos siguieron con el debate de los dos puntos previstos en el orden del día dedicados a la creación del consejo asesor de planeamiento y la constitución de una unidad de 60 agentes de movilidad.

enseñanza
Los profesores interinos podrán ser fijos sin tener que acreditar el perfil de euskera
CC OO y Educación pactan un sistema para fijar el personal no funcionario a plaza vacante por antigüedad y méritos
MARTA FDEZ. VALLEJO m.f.vallejo@diario-elcorreo.com/BILBAO El Correo 22 Mayo 2007

El acuerdo firmado entre el sindicato CC OO y el Departamento de Educación sobre la mejora de las condiciones laborales para los profesores cambia las reglas del juego en el acceso de los interinos a la estabilidad laboral en la red pública. Al nuevo sistema acordado, de 'fijación en el centro', optarán los interinos por antigüedad y méritos sin el requisito previo de contar con el perfil 2 de euskera, como establecía el anterior acuerdo entre LAB, STEE-EILAS y ELA y la entonces consejera Iztueta, y que concluyó el 31 de agosto. Ese último pacto cerró el paso a la estabilidad a todos los interinos sin euskera y despojó de esa categoría laboral a los 157 profesores que se encerraron en el instituto Bertendona, que ahora podrán beneficiarse del nuevo procedimiento.

La falta de consenso sobre la estabilidad laboral es la razón fundamental por la que ELA, LAB, STEE-EILAS y UGT rompieron su negociación con la consejería de Tontxu Campos y han convocado varias jornadas de paro, la próxima el jueves. Estos sindicatos en conflicto reclaman que se mantengan las condiciones vigentes hasta el pasado agosto: un cupo de 1.500 profesores con plaza garantizada sin ser funcionarios por su antigüedad, al que se accede con el requisito previo del PL2.

En vacantes
Para CC OO ese compromiso, que dejó fuera del cupo de estables a 157 profesores con más de 20 y 30 años de servicios, era «injusto, insolidario e ilegal», dijo ayer el secretario de la Federación de Enseñanza de ese sindicato, Javier Nogales. Recordó el fallo del Tribunal Superior de Justicia que consideró contrario a derecho exigir el PL2 para ser interino estable, una postura en la que coincidieron el Ararteko, el Defensor del Pueblo español y el europeo. La pérdida de esa categoría laboral motivó el encierro de los afectados en el instituto Bertendona de Bilbao durante 141 días.

Uno de los principales objetivos de CC OO durante su negociación con el Departamento ha sido buscar una fórmula que permita al personal no funcionario con más antigüedad acceder a la estabilidad sin la exigencia de perfil de euskera, y que el equipo de Campos vea con buenos ojos. Este sindicato ha diseñado un procedimiento que, según fuentes de esta central, puede conseguir una cifra de interinos fijos superior a 2.000.

El sistema depende de las plazas vacantes que salgan cada año, las que no llegan a ser cubiertas por los funcionarios -en la actualidad hay más de un 30% de interinidad en la enseñanza pública vasca-. Los profesores cogerán esas plazas con carácter fijo por orden riguroso de sus puntos en las listas -a más años de servicio y méritos profesionales, más puntos-. Se quedarán en ellas curso tras curso mientras sigan vacantes o hasta que la ocupe otro docente con más derecho. Si el puesto escolar es en castellano, podrá 'fijarse' en ella un docente sin perfil. En el caso de que sea en euskera, tendrá derecho el profesor con acreditación en lengua vasca. Un proceso que se ajusta a la decisión del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco.

«No se deja tirado a ningún interino de los antiguos estables por no tener el PL2. Es un sistema más generoso, que abre la puerta para hacer fijos a los 1.500, más los 157 si es que tienen derecho a fijación en su centro por antigüedad y méritos», añadió. Los profesores que en el pasado hayan sido estables disfrutarán de otra ventaja: podrán acogerse a las liberaciones para estudiar euskera en iguales condiciones que los funcionarios.

El consenso sobre estabilidad es sólo una parte del acuerdo que firmaron CC OO y el Departamento la semana pasada, un pacto que ambas partes tendrán que corroborar el 15 de junio. Deberán elaborar el texto en el que se recojan las nuevas condiciones laborales que se aplicarán a toda la plantilla aunque el resto de centrales no lo apoye.

El responsable de Enseñanza de CC OO defendió que el pacto con Educación supone una «mejora importante» para la escuela pública y las condiciones laborales del profesorado. Remarcó que prevé una subida del 5% en los sueldos y 9 millones en incentivos para cargos directivos y tutores. Nogales resaltó el plan de empleo por el que saldrán a concurso 3.000 plazas hasta 2011, la reducción de jornada lectiva para mayores de 59 años o la creación de 300 puestos de trabajo nuevos. «Que me digan en qué sector se ha logrado un convenio de este nivel», concluyó.

Productividad euskérica
Nota del Editor 22 Mayo 2007

Si esta gentuza que utiliza el vasco para erradicar a los españoles de las vascongadas, se dedicara a tareas productivas, mejor le iría a España y a los españoles. Pero eso sería demasiado complicado, al fallarles el Rh+ han encontrado el filón de la lengua como elemento identitario, y con ese artilugio se dedican a vivir del cuento y a machacar a sus conciudadanos.

Sus hijos no lo van a tener tan fácil, la oferta de vascohablantes para los puestos de todas las administraciones sigue subiendo más que la demanda, pero algún día tendrá que llegar el derrumbe del tinglado autonómico por el colapso economico a causa del despilfarro de los impuestos, o sea, de los dineros de algunos que pagamos y otros dilapidan como si fueran nuestros (claro, en cuanto pasan a sus bolsillos, ya no se vuelven a ver).

Recortes de Prensa   Página Inicial