AGLI

Recortes de Prensa     Sábado 26 Mayo   2007

A esto llaman no interferir en la campaña
EDITORIAL Libertad Digital 26 Mayo 2007

Zapatero se apunta a la doctrina Conde Pumpido. O, conociendo a ambos personajes, seguramente haya sido el fiscal general del PSOE quien simplemente se limitó a obedecer órdenes. Si el insigne jurista aseguró que interrumpía las investigaciones de casos de corrupción para no interferir en la campaña electoral justo en el momento en que se destapaba el maloliente y muy socialista caso Ibiza, ahora el presidente del Gobierno ha afirmado que no acude a Alcázar de San Juan, la localidad más afectada por el temporal, por la misma razón.

Tamaña exquisitez choca en un presidente siempre dispuesto a cometer cualquier inmoralidad con tal de conseguir votos, incluyendo la rendición ante la ETA. Quizá es que teme que se repita la escena que vivió en el pueblo de su abuelo; unos abucheos parecidos en la visita a una zona tan afectada serían difíciles de ocultar incluso para TVE. Y para que no se piense que pensamos con malicia, fíjense que los escrúpulos presidenciales no han impedido que, a dos días de las elecciones, el Consejo de Ministros apruebe un paquete de ayudas urgentes sin que se hayan podido valorar los daños ni cuantificar, por tanto, cuánto van a costar realmente.

Lo lógico hubiera sido esperar a que se pudiera estudiar qué se ha perdido y cuánto cuesta para poder aprobar esas ayudas, pero claro, eso hubiera pospuesto la decisión, publicitada a bombo y platillo en todos los medios adictos. Y es que incluso si creyéramos a la vicepresidenta, actividad poco recomendable, tendríamos que concluir que el Gobierno ha actuado de mala fe, pues el que Zapatero haya pospuesto la visita demuestra que "el presidente es extremadamente respetuoso con los procesos electorales". Luego en pura lógica aristotélica, el anuncio de las ayudas no los respeta.

Claro que quizá sean esos escrúpulos respecto a los procesos electorales los que llevaron a Rubalcaba, hablando en nombre del secretario general de su partido, a violar la jornada de reflexión el 13 de marzo de 2004. O a organizar botellones anti-PP este mismo sábado para continuar con la costumbre. O a pedirle a ETA, por favor, pero por favor de verdad, que no se dediquen a estropearles la campaña publicando los apaños del PSOE y la banda terrorista, en un acto más de humillación del Estado de Derecho del que, querámoslo o no, ostentan actualmente la representación.

Pero anunciar que se va a hacer algo y actuar exactamente en sentido contrario es algo a lo que la izquierda nos tiene acostumbrados. Eso sí, no estaría de más que la repulsa a esa rendición calificada de paz, a la venta a plazos de la unidad de la Nación a la que llaman España plural, a la pérdida de poder adquisitivo que consideran parte natural de una economía en crecimiento y a la destrucción de la enseñanza que intentan convencernos que es en realidad una educación pública de calidad, entre otras muchas razones, tuviera su refrendo en las urnas. Porque, lo quieran reconocer o no al cierre de la campaña electoral, los resultados del domingo se interpretarán en clave nacional; algo que cada votante habrá que tener en cuenta a la hora de evaluar qué papeleta echa en la urna. No sólo importan los nombres que figuran en las listas a ayuntamientos y comunidades autónomas. Razón de más para que el Gobierno interfiera todo lo que pueda.

Coalición social-nacionalista
Violencia normalizada
José María Marco Libertad Digital 26 Mayo 2007

Esta campaña electoral, la primera celebrada bajo los auspicios del nuevo régimen en vías de instauración por Rodríguez Zapatero, empieza como acabó: con violencia. Esa ha sido su principal característica.

No hablo del desgarro demagógico o de los excesos retóricos ni de los apuntes de zarpazos de un Miguel ¿qué? desquiciado en su debate televisivo. Hablo de la violencia como un fenómeno común, instalado en las costumbres políticas y sociales de la sociedad española, aceptada por muchos medios de comunicación y buena parte de los españoles, además de tolerada, cuando no fomentada, desde el partido que gobierna España y por el propio Gobierno.

La violencia ha venido, primero, de los etarras, los amigos y protegidos del Gobierno socialista que gracias a él se están imponiendo en el País Vasco. Según los cálculos del Foro Ermua, hasta 64 actos de terrorismo callejero llevamos en el mes de mayo. A tanto han llegado los socialistas que incluso atenúan los actos terroristas sufridos por sus propios compañeros, como ha ocurrido con el perpetrado contra un candidato del PSE en Zarauz.

La violencia ha venido también desde el propio Gobierno y las instituciones, que han forzado todos los resortes con tal de legalizar el terrorismo con ANV, el partido de la esvástica. Conversaciones, peticiones, complicidades... Este Gobierno ha dado carta de naturaleza legal a la violencia política en España. Será su principal legado.

Por si todo esto fuera poco, la violencia la ha ejercido, siguiendo la pauta establecida desde 2002, el propio PSOE. Ni el PSOE ni el Gobierno han condenado los actos vandálicos contra sedes y candidatos del PP. Los han jaleado, como demostró la alusión mussoliniana, zafia y chulesca, como corresponde al personaje, hecha por el ministro (¡de Justicia!) Bermejo. Para fin de campaña, nos tienen reservados los infames "botellones", recuerdo de lo ocurrido el 14-M. Parecen estar buscando un herido, ya que no un muerto, que echarle en cara al PP.

Nadie se debe llamar a engaño sobre lo que se está jugando en estas elecciones. No son unas elecciones normales. Los españoles estamos optando por dos caminos: la democracia parlamentaria y liberal o un nuevo régimen, liderado por etarras y socialistas. En cuanto a los métodos utilizados para llegar al poder, tienen un antecedente. Se llama nacional-socialismo. No nos gustará, pero es lo que nos ha tocado.

Rodríguez, el telepredicador
Federico Quevedo El Confidencial 26 Mayo 2007

Dicen que estas son unas elecciones municipales y autonómicas, que nada de primarias, pero a la vista de cómo ha reaccionado el telepredicador, es decir, Rodríguez, a los malos vientos que auguran los sondeos –luego ya veremos lo que pasa, que no sería la primera vez que se equivocan, ni la última-, se ha puesto de los nervios y ha decidido acudir a su bestia negra, y va por ahí esgrimiendo el nombre de Aznar como el que blande una tizona, a ver si así los suyos se acuerdan de la Guerra de Iraq y del Prestige y van a votar en masa... El telepredicador, que enseguida se ha subido al carro del España va mejor que bien aunque él no haya hecho nada para conseguirlo, sino más bien todo lo contrario, aprovecha cada mitin para recordarnos que viene la derecha, como si vinieran los Unos, y tiene cierta gracia la cosa, porque los mismos que se echan las manos a la cabeza porque Aznar dice que no votar al PP es darle votos a ETA, afirman en sus cuñas publicitarias –escúchense las de Simancas- que “no votar al PSOE es darle el voto a la derecha más dura”.

El telepredicador, como todos los telepredicadores, por otra parte, es un embustero. El habla de talante y esas cosas, pero lo cierto es que como no tiene una guerra, ni un barco hundido, ni un atentado para manipular, no sabe qué hacer para que ese ejército abstencionista de los antisistema acuda este domingo a las urnas, y en vista de eso la izquierda se ha inventado los macrobotellones contra Aznar; Aznar por aquí, Aznar por allá, pasemisí, pasemisá... Blanco y Bermejo le llaman borracho -¡anda que la que se montó porque alguien del PP se le ocurrió insinuar una vez que Maragall le daba a la botella con cierta fruición!-, y debe ser que a falta de algún argumento razonable y alguna idea mínimamente convincente que ofrecer, su capacidad intelectual no da para nada más allá que emplearse con Aznar de manera burda y torticera, pero ya se sabe que el telepredicador y sus secuaces no llevan nada bien lo de predicar con el ejemplo. Insisto... para no ser una primarias, el telepredicador se está empleando a fondo para convencernos de su realidad iluminada y peripatética.

Lo cierto es que, frente a esa España ideal de la muerte que el telepredicador nos ofrece un mitin tras otro mientras su Sonsoles hace pinitos en los escenarios parisinos con una versión lujuriosa de Carmen de Bizet, la realidad nos ofrece una España bien distinta, una España que asiste atónita al espectáculo poco edificante de un Gobierno entregado a ETA, que cuando ETA atenta contra un concejal socialista y ANV no condena el atentado, en lugar de poner toda la maquinaria policial y judicial en marcha, envía a Pepiño Blanco a justificar a los proetarras mientras el telepredicador se esconde entre bambalinas, para no tener que explicar, además su cesión al chantaje de ANV después de que Otegi pidiera expresamente el voto para este partido proetarra. A ver como justifica el telepredicador que sus brindis al sol sobre la legalidad de ANV era, eso, brindis al sol cargados de hipocresía y cinismo, porque en realidad lo que estaba haciendo era permitir la llegada de ETA, de nuevo, a los ayuntamientos.

¿Y qué me dicen de la manera en que el telepredicador ha reaccionado a las inundaciones producidas por las tormentas de estos días pasados en Ciudad Real? Como corresponde: obviándolas. Todos de campaña y nadie se ha enterado de que una parte de nuestro país estaba anegado por las lluvias, pero como ahí no se presentaba ANV... La ministra de Transportes, la pertinaz Maleni, se ha ausentado oportunamente de su obligación de dar explicaciones del caos ferroviario producido por las lluvias. No es la primera vez, ya lo hizo en anteriores ocasiones cuando la climatología le amargaba el gesto, como el resto del Gobierno que también se evaporó, como ahora, en los incendios de Guadalajara y de Galicia o en el caos provocado por la nieve al menos en un par de ocasiones durante esta legislatura.

Este domingo hay elecciones, y aunque no sean primarias porque, de verdad, son elecciones municipales y autonómicas, no estaría mal tener en cuenta que el telepredicador va por ahí olvidando, por ejemplo, la corrupción de Ibiza y Ciempozuelos y otros casos instalados en su partido como un cáncer. O que gracias a él volvemos a tener más de un millón de inmigrantes ilegales en nuestro país. Y estaría bien recordar que gracias al telepredicador el asesino en serie De Juana disfruta de una vacaciones pagadas en Donosti, y que los proetarras han vuelto a tomar las calles del País Vasco, a la espera de hacerse, también, con las instituciones. Como estaría bien recordar que gracias al telepredicador se han vuelto a reabrir heridas del pasado y traído a la memoria colectiva viejos enfrentamientos que creíamos olvidados. Y estaría bien no olvidar que el telepredicador prometió talante y en su lugar ofreció crispación e intento de exclusión de una parte de la sociedad. Son, en fin, detalles, pero deberían hacer pensar a muchos que los telepredicadores suelen ser manipuladores de las conciencias, y éste en esa materia es toda una lumbrera.

ZAPATERO, AL VOLANTE
POR ANTONIO JIMéNEZ El Ideal 26 Mayo 2007

Alguien que dice que es más difícil conducir un camión que gobernar un país, como ha reconocido Zapatero al volante de un Iveco durante una visita a la fábrica de vehículos industriales, debería ser camionero y no presidente de Gobierno. Así rezaba el mensaje de un anónimo comunicante en un programa de televisión que preguntó sobre si es más complejo llevar un vehículo de transporte de gran tonelaje que dirigir la nación.

No es la primera vez , sin embargo, que el presidente sugiere lo sencillo que debe resultarle la gobernación de España, e incluso llegar a la presidencia del Gobierno, por más que su comentario anecdótico tuviera como objeto alegrarle los oídos a los ingenieros de la quinta rueda. En una entrevista a Millás en "El País", cuando no llevaba ni dos meses instalado en La Moncloa, Zapatero reconoció como a veces le había comentado a su mujer: "No te puedes imaginar, Sonsoles, la cantidad de cientos de miles de españoles que podrían gobernar". Ahora ya sabemos que los camioneros estarían entre los primeros.

Después de tres años de legislatura a nadie le sorprende que Zapatero tenga un concepto insustancial sobre la dificultad del ejercicio del poder tan acorde en alguien que suele distinguir muchas de sus actuaciones con preocupantes dosis de inconsciencia. Es propio de un político abonado al relativismo y a la trivialidad. Es adecuado en este presidente que dice sí a casi todo lo que casualmente va en detrimento de la fortaleza del Estado y de su cohesión, tal y como evidencian las reformas estatutarias y los acuerdos en Cataluña o Galicia con los independentistas, mientras se cierra en banda ante la posibilidad de compartir con el PP una política de firmeza contra ETA-Batasuna.

Con estos antecedentes es más dificultoso ponerse al volante de un tráiler que ejercer una responsabilidad de gobierno comprometida con las víctimas y el Estado de Derecho en vez de ser complaciente con los proetarras hasta caer en la humillación, como se desprende de las conversaciones con ETA. La percepción que Zapatero tiene sobre la labor de presidente, más intrincada que la de camionero, según él, se identifica con su política del talante y del como sea consistente en huir hacia delante sin enfadar a los malos, convencido de que con los buenos, por indignados que estén, jamás llegará la sangre al río. El problema estriba en las terribles consecuencias de esa política mientras aguardamos el final de la escapada.

La rendición a ETA: hemos pasado del maltratador al mediocre
Enrique de Diego elsemanaldigital 26 Mayo 2007

Los encuentros siguieron mientras Zapatero firmaba el Pacto por las Libertades, en una de las más incalificables felonías políticas que pueden concebirse. En esas veinticinco reuniones ha estado presente Jesús Eguiguren. ETA se tomó en serio la posibilidad de conseguir concesiones del gobierno a raíz de la lectura del libro de Eguiguren Los últimos españoles sin Patria (y sin libertad), en el que, con los eufemismos al uso, se muestra partidario del llamado derecho de autodeterminación.

Puede decirse que, durante tiempo, y aún hoy en buena medida, la negociación con ETA es un proyecto personal de Eguiguren. Incluso desde la lógica interna de un proceso ilegítimo de negociación, Eguiguren es un pésimo negociador. En 1992 fue condenado por violencia de género, por malos tratos a su primera esposa. Tras una discusión, Eguiguren golpeó a su primera esposa con un paraguas. El parte médico certificó hematomas y contusiones en la zona parietal y occipital del cuero cabelludo, en los hombros, en los brazos, codos, manos, glúteo y muslos. Las lesiones tardaron en curarse veinte días.

Con una condena firme a diecisiete días de arresto menor, Eguiguren no debería estar en la vida pública. Mucho menos como militante de un partido que hace gala de sensibilidad hacia la violencia de género. Es probable que el PSOE sea el único partido europeo que tenga en sus filas, en un puesto de alta responsabilidad, a un maltratador. Rafael Simancas proclama que él haría públicas las fotos de los maltratadores con condena. ¿También la de Eguiguren? Pero bueno, estamos acostumbrados a la hipocresía de los socialistas.

Un negociador en tales condiciones está en una posición de debilidad, porque tenderá a apostar por algo supuestamente grande que lave su pasado y que le redima como político y estará predispuesto no sólo a ceder sino a confundir sus deseos con la realidad. O como diría Arthur Conan Doyle por boca de Sherlock Holmes: "A adecuar los hechos a la teoría y no la teoría a los hechos".

La cuestión es que el proyecto personal de Eguiguren ha pasado a ser el proyecto personal de Zapatero y a él ha arrastrado al Gobierno y al Partido Socialista. Zapatero es todo lo contrario a un estadista. Es un mediocre: la quintaesencia del político profesional que ha producido nuestro sistema de listas cerradas y bloqueadas. Diputado desde los 26 años. Su currículo parlamentario viene marcado por un gris apagado. Llegó a la Secretaría gGneral porque era el más inconsistente, el que menos rechazo provocaba.

Y aunque hoy suene casi a broma, lo hizo con un discurso tan vago como el actual, pero de corte social-liberal. Luego ha girado a un radicalismo irreflexión e irresponsable, a una izquierda adolescente, mas con un alto contenido nihilista y destructivo. A la Presidencia del Gobierno llegó mediante la nauseabunda manipulación de la masacre de Atocha perpetrada en los días de infamia entre el 11 y el 14 de marzo de 2004. Un personaje así ha de sentir muy fuertes las tentaciones de pasar a la historia mediante algo grande, aún a costa de ceder en dignidad, aún a costa de confundir de continuo –como Eguiguren- los deseos con la realidad y aún a costa –como se está haciendo- de traspasar los límites morales que diferencian la libertad del totalitarismo.

He reflexionado, no votaré al PSOE.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 26 Mayo 2007

Por primera vez en mi vida de votante he reflexionado en un día de reflexión. He decidido sopesar detenidamente el sentido de mi voto de mañana y para ello me levantado con ánimo de dedicarme a arduas reflexiones. Tras tomarme un café con leche mi primera reflexión me ha llevado a la conclusión de que tenía sueño, porque las salidas nocturnas de los viernes traen esas cosas y me he vuelto a la cama a reflexionar largo y tendido.

Me acabo de levantar y quiero plasmar aquí las reflexiones que me han llevado a decidir que no votaré al PSOE. No he querido acotar mis reflexiones haciéndolas solo sobre los últimos tres años de gobierno de Zapatero, así que he empezado por Pablo Iglesias y estos son los resultados de mis elucubraciones.

1.- Nunca me ha gustado la gorra que luce Pablo Iglesias en la fotografía más difundida del fundador del partido que a tantos da que comer hoy en día. Le da un aire de capitoste capitalista que no encaja en mi imagen de lo que debe ser un fundador de un partido obrero que se dedica a crear nuevos millonarios y a engordar las cuentas de los existentes (véase Polanco).

2.- Analizando el presente socialista, me desagrada sobremanera la forma que tiene la vicepresidenta de la Vega de vestir, repitiendo el mismo modelo días y días y días, como si no tuviese un sueldo que le permita adquirir un fondo de armario más diverso.

3.- Contra Zapatero no tengo nada, pero me disgusta la forma de cantar de su futura ex Sonsoles, y digo futura ex porque espero que algún día llegue a ser ex segunda dama. Y no es que Sonsoles desafine, que no desafina, pero lo suyo más que bel canto se aproxima a lo que se suele llamar el canto de un duro, que en su caso sería el canto de una dura. Porque no me dirán que no es dura esta Sonsoles, buceadora experta en piscinas cloradas.

4.- Otra razón por la que no voy a votar al PSOE es por su sangrante política de nombramientos. No es justo que a estas alturas Garzón aun no sea ministro de pacotilla, o de cualquier otra cosa.

5.- Como vivo en Murcia y las elecciones son para municipios y comunidad autónoma, tengo un motivo de peso para no votar a los socialistas. En las fotos de campaña a los candidatos solo se les ve la cabeza y eso me da que pensar que esconden algo, cuando se empeñan en no enseñar más cosas para que los conozcamos por entero. Votar a alguien de quien solo conozco sus rasgos faciales, pero desconozco la estructura ósea, por ejemplo, de su codo izquierdo sería, creo yo, escasamente proporcionado.

6.- Mi último argumento es de entidad tal que me impele a no votar al PSOE y creo que es el que mas ha primado en mi decisión. Yo no puedo con la incultura de quien va de cultureta, y he visto que en la página 34 del programa del PSOE para las elecciones a la comunidad autónoma ponen trasbase con b y vale que nos quiten el trasvase, pero que encima nos lo quiten con faltas de ortografía eso si que no se puede admitir.

Creo que he argumentado mi decisión tras estas profusas reflexiones que he elucubrado yo solito mientras reflexionaba largo y tendido. Por todo eso el PSOE no se ha ganado mi voto en estas elecciones.

PSOE
La necesaria transición
GEES Libertad Digital 26 Mayo 2007

La caída del muro de Berlín y el 11 de septiembre supusieron para la izquierda europea una transformación y una necesaria adecuación profunda a los nuevos tiempos. La defensa de los sistemas democráticos, la crisis de los valores y la lucha contra el islamismo han provocado una reflexión obligada, de la que participa casi toda la izquierda europea; véase el caso de Blair. No es la única, naturalmente; también la derecha está inmersa en una reflexión semejante acerca de los nuevos retos.

Pero de este proceso intelectual se ha caído desde el principio el partido de Zapatero. Cuando en Europa la izquierda debate cómo combatir el terrorismo islámico, antiliberal, antidemocrático y antiprogresista, el PSOE transcribe casi textualmente el discurso de los años treinta del siglo XX sobre la guerra, el capitalismo, el colonialismo y la democracia, pasado, eso sí, por cierto sesentayochismo. En clave internacional, el discurso antiamericano, antisraelí y antioccidental, pro-Hamas y pro-Chávez; y en clave nacional, el discurso antinacional y antiliberal, que le lleva a negociar con ETA. Así, ni la nueva izquierda europea entiende a Zapatero, ni parece tener intención de entenderlo. Esta campaña electoral no ha hecho más que mostrar este abismo; compárese con la francesa.

Al contrario que la derecha española, el PSOE no ha efectuado transición alguna; jamás ha repudiado la guerra civil, sino que aún hoy repudia y combate a uno de los bandos, sin violencia, pero con igual intensidad. Entendiendo la Constitución como un instrumento, ha continuado por medios pacíficos la guerra total contra la derecha, negando que tenga cualquier legitimidad para gobernar democraticamente. Como pone de manifiesto su acción de gobierno, el PSOE continúa siendo un partido ideológicamente preconstitucional, lo que constituye una anomalía histórica para la izquierda y para el país, que es el que carga con el peso de una política que nos aleja de la nueva Europa.

Anclado en la Segunda República y con el recurso constante a la guerra civil, el PSOE se muestra incapaz de seguir a sus correligionarios europeos. Camina más bien en sentido contrario; en vez de pensar el siglo XXI, el PSOE sigue anclado en el XIX y en lo peor del XX. Las depuraciones ideológicas, las imposiciones caudillistas y el control total del partido y del Gobierno muestran a un PSOE con graves deficiencias democráticas, con un concepto de la política entendido como choque social contra la democracia liberal y occidental. La campaña electoral ha puesto de manifiesto este atraso histórico e ideológico de la izquierda española.

El carácter preconstitucional del PSOE ha saltado a la luz del día por la política de Zapatero, que está provocando reacciones aún de alcance desconocido. Los movimientos y manifiestos de la izquierda moderada española, los rumores de nuevos partidos políticos que sigan la senda europea apuntan a lo necesario de una reflexión de la izquierda. Un partido socialista europeo no puede comportarse como lo hace el PSOE de Zapatero. Podrá acometerla tras las elecciones de este fin de semana o tras las próximas generales, pero lo cierto es que el PSOE tiene la tarea pendiente de afrontar por fin y de una vez por todas su transición definitiva a la democracia.

GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Antes muertos que arrodillados
Xoán Xulio Alfaya Periodista Digital 26 Mayo 2007

He aquí una muestra del nacionalismo totalitario que nos quieren imponer a todos los gallegos. Pues va a ser que no, Sr. Lobeira. Somos muchos (cada vez más) los Gallegos Hispanohablantes que estamos en contra de sus planes totalitarios y no van a conseguir llevarlos a cabo. Los Gallegos Hispanohablantes seguiremos pensando, hablando y escribiendo en nuestra lengua propia: el español o castellano. Y se la enseñaremos a nuestros hijos y a nuestros nietos, le pese a quien le pese. Tome nota, Sr. Lobeira: Antes muertos que arrodillados.
---
El nuevo decreto del gallego en la enseñanza
Diputado autonómico por el BNG
Escrito por Bieito Lobeira
Martes, 15 de mayo de 2007
(Traducido por TGCEG)

Según datos oficiales, uno de cada cinco jóvenes en Galicia de entre 14 y 19 años es incapaz de expresarse en gallego. Hablamos por tanto de una generación que pasó por el sistema educativo en el contexto de la legislación vigente en materia lingüística y, en concreto, del Decreto 247/1995. Son analfabetos funcionales en el idioma de la nación. Al mismo tiempo, pérdida muy acusada de hablantes en gallego en las generaciones más jóvenes. Ahí está el resultado del actual modelo lingüístico, que concibe a los centros de enseñanza como elementos agresivamente españolizadores. Y esta, y no otra, es la situación a la que nos enfrentamos.

Nos toca jugar, lo queramos o no, en este contexto. Pero también con una correlación de fuerzas políticas que no es precisamente favorable al nacionalismo gallego, tanto desde del punto de vista parlamentario como del área institucional -Consejería de Educación- que en este momento es la competente para actuar en este ámbito. Así las cosas, el BNG puso todo su empeño en modificar positivamente esta situación, llegando a compromisos de acuerdo para avanzar en la realidad que nos toca vivir, fuera de la consigna emocionalmente satisfactoria, aunque estéril en su plasmación práctica.

El BNG no va a renunciar nunca al objetivo de la plena normalización lingüística del gallego. En la enseñanza y en otros ámbitos. Pero tenemos que dar pasos prácticos en esa dirección, conscientes de las limitaciones que el actual contexto político ofrece. En consecuencia, promovimos, junto a los sectores más activos y dinámicos en la defensa de nuestro idioma, un proceso social de reivindicación de conquista de espacios para la lengua gallega, también en el ámbito de la enseñanza. Movilizaciones como la convocada por la Mesa por la Normalización Lingüística el 17 de mayo de 2006, el paro general de estudiantes de enseñanza media del 8 de noviembre de 2006, o la recogida de firmas entre el profesorado por parte de CIG-Ensino en enero de 2007, fueron esenciales para poder presentarnos a una mesa se negociación con un importantísimo respaldo social.

Aún así, y a la vista del resultado de este proceso, no dejo de sorprenderme con el hecho de que PP y PSOE hayan apoyado un texto de un nuevo Decreto que recoge, como aspectos más relevantes y positivos, los siguientes:

* Enseñanza infantil: 100% de gallego en los contornos gallego-hablantes, y 50% en los contornos hispano-hablantes (el vigente PGNLG del 2004 -sin aplicar- contemplaba un tercio, que ya significaba un avance frente a la situación real en este ámbito). Con independencia del contorno, la lectoescritura (aprendizaje de lectura y escritura), siempre en gallego. Creo que es precisamente en la enseñanza infantil donde este Decreto representa un adelanto más notable, pienso que "revolucionario" en función del actual estado de cosas.

* Primaria y ESO: Las materias más importantes -troncales- en gallego, superando el mínimo del 50% de impartición del horario escolar en gallego. Los proyectos de cada centro podrán incrementar más el empleo de nuestro idioma. En otras palabras: sólo existe barrera hacia abajo, no hacia adelante.

* Enseñanza de adultos: Enseñanza íntegramente en gallego (100%) en ESO y Bachillerato.

* Población inmigrante: Plan específico que contemplará, además de la formación lingüística en gallego, conocimientos históricos y socioculturales de Galicia.

* Alumnado: utilización de nuestro idioma de forma oral y por escrito en las materias que se imparten en gallego, así como en los exámenes y en los trabajos de aula. Igualmente en las actividades complementarias y actos que organice cada centro de enseñanza.

* Administración y personal de los centros educativos: uso oral y por escrito sólo en gallego, así como actas, comunicados, anuncios, etc. Plan de formación con este motivo, que obviamente incluirá al profesorado.

* Equipos de Normalización Lingüística: Pasan a denominarse "Equipos de Normalización e Dinamización Lingüística", pasando sus coordinadores a contar con los mismos derechos administrativos y económicos que las jefaturas de departamentos.

* Inspección y evaluación del cumplimiento del Decreto: Se establecen medidas que se vinculan a la plena aplicación de la denominada "Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias".

Los niños gallegos tienen el derecho inalienable de recibir la enseñanza en el idioma de su propio país. Este Decreto, que no colma nuestras aspiraciones, va en esa dirección democrática, y nos vamos a volcar en la exigencia de su cumplimiento, conscientes de que hay que avanzar más, y retomar nuevas modificaciones legislativas en el futuro. Ahora bien, sería imperdonable, en la actual situación que padecemos, quedarnos completamente parados a la espera de "tiempos mejores". Con todo, que nadie se engañe: también en la galleguización de la enseñanza la lucha continúa.

Fuente: Tan gallego como el gallego http://www.tangallegocomoelgallego.es/

Las reglas del juego
Por Laura Campmany ABC 26 Mayo 2007

Este país no es serio. Y digo «este país» porque en eso nos hemos convertido. En este tinglado, este conglomerado de viruta pomposa, esta lata de variantes, este puzle de raíces y puntas, este parque de coches oficiales, esta cumbre de próceres canijos, esta oscura trastienda de pócimas y trueques, este palio confuso de banderas, este polvo disperso, esta tierra de nadie. No es serio andar en charlas con unos asesinos, y tolerar sus golpes, insultos y amenazas, y negar a las víctimas un pedazo de calle.

No es serio que la ministra de Sanidad proyecte convertir el vino en un pecado, y al tiempo su partido promueva entre los jóvenes curdas electorales. Aunque luego la Junta las prohíba. Y digo electorales por no decir dolosas, por no quedarme muda, o de estuco, o de piedra. Votar, que a mí me conste, no viene de botella. ¿Cómo puede un partido democrático, aunque en este país casi nada lo sea, usar una ciudad y sus muchachos para llenar las calles de potas y violencia justo cuando la ley impone a las campañas su flor de pensamiento, su tic de reflexión, su pudor de respeto al adversario?

En las tabernas del lejano oeste, tan sólo los rufianes escondían un as bajo la manga. En la ruleta rusa, la derrota o el triunfo dependen para todos de una sola, pero la misma y caprichosa bala. En los duelos, los hombres se quitan la chaqueta, y apuntan en el orden que les toca. En los países serios, la norma es garantía de libertades. Pero éste es un país de bandoleros, donde ya no respeta la ley ni el que la hace. La civilización no es más que un juego. Pero un juego crucial en que las reglas importan tanto o más que quién lo gane.

Libertad secuestrada
Por Juan Pedro Quiñonero ABC 26 Mayo 2007

España tiene el inquietante privilegio de ser el único país de todo Occidente donde bandas de matones y asesinos extorsionan y amenazan de muerte a los políticos políticamente «incorrectos» o insumisos, dispuestos a jugarse la vida para defender sus ideas ante la cómplice indiferencia gubernamental.

En París, Le Monde consagra tres crónicas a las elecciones españolas, y da la palabra a Joseba Arregi para resumir la situación: «Vivimos una libertad secuestrada, sometidos a la presión del Terror. La violencia se destila en pequeñas dosis contra las personas elegidas, con el fin de aterrorizar al mayor número. Cabría preguntarse si las elecciones en el País Vasco son verdaderamente democráticas».

Le Monde cuenta la historia de Andoain y la relación pública de personalidades denunciadas por las bandas de matones al servicio de los pistoleros etarras. Y cita la entereza cívica de los amenazados, dispuestos a continuar en pie, como hombres, a pesar del silencio cómplice del Gobierno de Zapatero. Le Monde cita a Florencio Domínguez, que denuncia el riesgo de nuevos atentados como consecuencia de las debilidades personales de ZP: «ETA advierte que el riesgo de atentados da miedo al Gobierno. Para ellos, se trata de una prueba de debilidad». En Viena, Die Presse comienza su análisis de la coyuntura española subrayando el caso de los candidatos que son víctimas de las amenazas, chantajes, violencias y atentados, como José Antonio Elola, candidato socialista en Getaria.

En Londres, el Economist comenta, con laconismo, que son muy escasas las perspectivas de paz en el País Vasco, y agrega: «Algunos observadores esperan que ETA vuelva a los atentados, tras las elecciones, con el pretexto de la exclusión de Batasuna».

Por su parte, el New York Times (NYT) recuerda que las municipales también serán una prueba de fuego para Mariano Rajoy, que, a su modo de ver, está fracasado a la hora de volver a centrar el discurso de su partido, dedicando las municipales a la cuestión etarra.

Frente al adoctrinamiento, la rebelión
LÍNEA EDITORIAL minutodigital 26 Mayo 2007

El Gobierno socialista de Rodríguez Zapatero vuelve a dejarnos una escandalosa perla educativa; si primero fue esa aberrante guía denominada “Educar en Valores”, en la cual desde el Ministerio de Mercedes Cabrera se recomendaba la lectura de Alí Babá y los 40 maricones, ahora nos llega desde los suburbios educativos socialistas la distribución en 20 colegios de Primaria, en Guadalajara, de más de 200 ejemplares de un relato pornográfico cuya protagonista fantasea con acabar "pringada de semen pastoso". Qué gráfico, qué bonito, y qué edificante.

Es evidente por dónde quiere llevarnos Rodríguez Zapatero para llegar a esa tan anhelada Alianza de Civilizaciones con medios como esa asignatura de la Educación para la Ciudadanía, materia ésta que, lejos de querer forjar personas libres, lo que pretende es adoctrinar vasallos, súbditos, lacayos, un rebaño de ciudadanos incapaces de pensar por sí mismos, bajo la tutela del papá Estado.

Hasta tal punto ha escandalizado a la sociedad este panfleto, que los socialistas de esa localidad se han visto en la obligación de retirarlo, después de las lógicas quejas de padres y educadores. En esta ocasión, la brutalidad y el mal gusto han rozado la locura.

Qué puede decirse, si no, de lo que es pura literatura porno para niños. Y conste que desde estas páginas no tenemos nada en contra de la misma; puede que incluso muchos adultos difruten leyendo y contemplando los textos, relatos y viñetas que han salido a la luz en diversos medios; pero lo que es altamente reprobable e intolerante desde todo punto de vista, es que los mismos hayan sido dirigidos a la comunidad educativa Primaria.

Es cuanto menos indignante que el Ministerio de Educación incluya en su zafia y blasfema guía didáctica obras que hacen apología de la promiscuidad homosexual; no contentos con esto, de lo que ésta también trata es de adoctrinar contra la Transición democrática y sobre la Eutanasia, algo que no hemos de perder de vista, a pesar de haber pasado más desapercibido en lo que a este nuevo episodio se refiere.

Al Ministerio de Educación no le ha quedado más remedio que desentenderse finalmente de dicha Guía, asegurando que los polémicos materiales didácticos recomendados en la misma fueron recopilados por el Comité Español de la Campaña Europea de la Juventud contra el Racismo, la Xenofobia, el Antisemitismo y la Intolerancia. Vamos, que todavía responsabilizarán de esta tropelía al Gobierno del Partido Popular y a José María Aznar.

La nota de cordura y tranquilidad la puso Esperanza Aguirre, quien ha garantizado que en los colegios de la Comunidad de Madrid sólo se enseñarán "valores constitucionales y occidentales", como no podía ser de otra manera, ya que son los únicos aceptables en nuestra sociedad.

Es evidente por dónde quiere llevarnos Rodríguez Zapatero para llegar a esa tan anhelada Alianza de Civilizaciones con medios como esa asignatura de la Educación para la Ciudadanía, materia ésta que, lejos de querer forjar personas libres, lo que pretende es adoctrinar vasallos, súbditos, lacayos, un rebaño de ciudadanos incapaces de pensar por sí mismos, bajo la tutela del papá Estado. Frente a esta maniobra sólo cabe la rebelión civil de la sociedad española por medio de cuantas expresiones sean necesarias.

Votaré mirando al cielo
Por Teresa Jiménez-Becerril ABC 26 Mayo 2007

Hay veces en las que hay que mirar al cielo y no al suelo a la hora de votar. En unas elecciones municipales juzgamos al candidato de manera diferente que en unas generales y los socavones de nuestras calles pesan. Pero hay momentos en los que debemos anteponer los valores en los que creemos a soluciones pasajeras. Tenemos derecho a una ciudad que funcione, pero también a vivir en un país donde no te maten por hacer política. No disfrutaremos viendo nuestros barrios limpios si no evitamos que quienes los mancharon de sangre inocente se paseen por ellos con la cabeza alta. Por eso desconfío de quienes exigen que no hablemos de ETA. ¿Acaso nos hemos olvidado de Gregorio, de Alberto, de Miguel Ángel y de todos los concejales que no llegaron a alcaldes porque los mataron?

Es inadmisible que un candidato diga «que si no existiera ETA, el PP la crearía». Decir que un partido mayoritario no puede vivir sin el terror es alarmante. Quienes nos quieren silenciar repiten que los que hablamos de ETA, la creamos para enfrentarnos al Gobierno. Nos dicen que no pensemos en el terrorismo. De acuerdo, este domingo me sentaré en un banco de Sevilla, mi ciudad, limpia para la ocasión y le diré a mi sobrina Ascen, que es la primera vez que vota, que cuando elija al que será su voz, no tenga en cuenta si éste ha consentido con su cobarde silencio una vergonzosa negociación con quienes asesinaron a sus padres. Le diré que hoy los hombres libres escasean y los súbditos abundan... la invitaré a que mire las farolas de la Avenida, que iluminan más que nunca. Lo que no conseguiré es que esa luz ilumine su alma que quedó a oscuras cuando tenía ocho años. Hoy con 18, ella y todos los españoles tenemos derecho a pedir cuentas en las urnas a quienes nos gobiernan, y lo haremos sobre lo que más nos interese sin que nadie nos obligue a olvidar lo que muchos parecen haber olvidado. Ascen, te prometo que al votar miraré al cielo, no al suelo. Y el mío será un voto libre, digno y justo.

Algo habrá hecho
Félix Ovejero, EL PAÍS 26 Mayo 2007

Hace unas semanas el nombre de Fernando Savater apareció entre los amenazados por ETA. Días más tarde, nos enteramos de que unos etarras detenidos tenían instrucciones para atentar contra los miembros del PP y de no hacerlo contra miembros del resto de los partidos, salvo algunos militantes del PSOE que discrepan de la línea oficial. La reacción inmediata de muchas personas fue la de expresar su solidaridad. Este mismo periódico se llenó de cartas al director mostrando su apoyo a la persona que, en muchas cosas, nos invitó a pensar limpiamente.

Buena cosa. Hace unos cuantos años, los asesinatos o las listas de amenazados se sellaban con aquella justiciera apostilla de "algo habrán hecho". No está de más recordar los supuestos morales implícitos en el retintín: ETA administraba justicia; algo peor: era infalible. Para quienes crean que esa historia es antigua les convendrá saber que todavía resuenan en boca de un entrevistado, en tiempo presente, en un reportaje reciente de TV3 sobre Terra Lliure: "En un determinado momento las cosas se tienen que parar y, por tanto, hacía falta un cierto nivel de violencia respecto a esa gente".

Aunque con el tiempo la apostilla se abandonó, hay un hilo que conduce desde aquel "algo habrán hecho" hasta una extendida crítica a los que se descalifica como "provocadores". Un hilo que se prolonga en la justificación de bastantes dejaciones de sus obligaciones por parte de las autoridades porque "no hay que provocar o dar excusas a los radicales". Que las expresiones son vecinas lo ilustra su impecable sustituibilidad como delirante disculpa de las agresiones sexuales: "algo habrán hecho ellas" funciona sin pérdida de información como "es que van provocando".

El ejemplo nos recuerda algo más. Si nos repugna la disculpa es porque no estamos dispuestos a aceptar como justificación de la barbarie el comportamiento de las víctimas. No hay nada que entender moralmente en las razones de los agresores sexuales. Exactamente lo que no sucede cuando, en el caso de ETA, se da curso a la mercancía de "la provocación", sea para recriminar los comportamientos "provocadores" sea para justificar la propia disposición ambigua y contemporizadora. Dicho en plata: en tales casos se asume que hay algo de justicia en la causa de ETA, que las apelaciones "a la opresión del pueblo vasco" no son desatinos completos. La misma convicción, por cierto, late en la exigencia de "respuestas políticas" ante "el conflicto", "respuestas políticas" que naturalmente no consisten en la crítica política de los supuestos de nacionalismo.

Sin duda, las reacciones de estos días son otra cosa. Lamentan la suerte de los señalados. Con todo, hay algo llamativo en la mayor parte de ellas: son apolíticas. No difieren de la que a veces se transmite a los enfermos, las víctimas de un terremoto o de una hambruna. Pareciera que a los afectados les haya caído una desgracia. Gente con mala suerte.

Pero no, no son unos desgraciados. No es verdad que tengan mala suerte. En realidad, se lo han buscado. Les resultaría muy fácil escapar a su infortunio. Bastaría con que cambiaran de opinión para que su mala suerte desapareciera. Entonces podrían pasear por la calle sin escolta, opinar "libremente". Como les sucede a tantos otros. Entre ellos, a muchos de los que expresan su solidaridad. Podríamos decir que está en su mano ser libres, que, aunque estén oprimidos, son libres de ser libres. Una curiosa paradoja, sin duda.

Como acostumbra a suceder, por detrás de la paradoja hay asuntos de hondura. En este caso dos ideas distintas de libertad. Según la primera, popularizada por Isaiah Berlin, hay libertad cuando no hay interferencia, cuando nadie restringe mis cursos de acción mediante una acción u omisión deliberada. Soy libre si nadie me impide hacer lo que quiero hacer. Por ejemplo, soy libre de viajar si nadie me lo prohíbe. Para esta concepción, la máxima libertad vendría a ser la de Robinson Crusoe: como no hay nadie con él, nadie se entromete en su vida. Una idea demasiado exigente, que nos impediría calificar como plenamente libre a una sociedad que encarcela a los asesinos. Pero también una idea demasiado pobre, que llevaría a considerar como libre al siervo cuyo amo, generoso, le deja hacer lo que quiere, por más que siempre esté en su mano la posibilidad de impedírselo.

La otra idea es la de libertad como ausencia de dominación. En este caso, hay libertad cuando no se está sometido a la voluntad arbitraria de otro. Las interferencias justificadas, no arbitrarias, no menguan la libertad. Por eso no es menos libre una sociedad que encarcela a los criminales. Antes al contrario, hay libertad porque no pueden imponer su voluntad. A la vez, el esclavo con un amo consentidor, sigue siendo un esclavo. Es una persona sometida a los caprichos de su amo.

Hay una interesante asimetría entre las dos ideas de libertad. La de Robinson se puede disfrutar en soledad. No es política. Unos pueden ser libres, aunque otros no lo sean. Mientras nadie se entrometa con ellos, lo serán. La libertad de uno puede aumentar con independencia de la de los demás. Cierto es que cuando llega compañía la cosa se complica. Hay que establecer leyes, acuerdos, resignarse a perder parte de la libertad. Pero como es inevitable, lo único que queda es minimizar las intromisiones, reconciliar los encontronazos. Al final, para juzgar si la sociedad es libre, se echan las cuentas, una suerte de balance total de la libertad.

Para la otra idea, una sociedad no es libre si alguien no lo es. Lo de Marx en el Manifiesto Comunista: "La libertad de cada uno es la condición de la libertad de todos". Si alguien puede, según le plazca, impedir a algún otro hacer o decir lo que quiere, no hay libertad. La libertad de uno aumenta con la de los demás. La propia "libertad" de quienes hacen lo que quieren será una libertad consentida. Los consienten. Les perdonan la vida, por pensar lo que piensan. No son libres de querer cosas distintas de las que quieren. Incluso ellos mismos tendrán razones para dudar de si lo que dicen creer lo creen honestamente o es porque es lo que les dejan creer. Tal vez deberían empezar a preguntarse si "algo habrán hecho" para que les perdonen la vida.

Según esta segunda idea, no hay más libertad en el País Vasco ahora que cuando eran más los amenazados. Mientras haya uno solo que no pueda expresarse libremente, no hay libertad para nadie. La lucha por la libertad es por la libertad de cada uno. Incluidos, por cierto, esos ciento cincuenta mil que se marcharon en los últimos años, una "realidad" con no menos peso ontológico -por no hablar del moral- que los votantes de HB que tantas veces se invocan.

Para quienes creen que la libertad importante es la segunda, muchas de las cartas a Fernando Savater, antes que otra cosa, entristecen. Sobre todo porque no llegaron para los otros amenazados. Savater no tiene un problema personal. Si tal fuera, sería un imbécil porque su solución ya la sabe: hacer como esos otros a los que les perdonan la vida.

¡Ah, por cierto!, un purismo: la idea libertad de Robinson es la del liberalismo. La otra es la del republicanismo. Según dicen, la fuente de inspiración filosófica del presidente de Gobierno. Pero, la verdad, me cuesta creerlo.

Félix Ovejero Lucas es profesor de Ética y Economía de la Universidad de Barcelona.

Recapitulemos
Rosa Díez González  EL MUNDO 26 Mayo 2007

Ayer terminó una de las campañas municipales más broncas de nuestra democracia. Realmente, ha tenido muy poco de municipal o autonómica. No recuerdo ninguna en la que el debate haya estado más alejado de aquello que formalmente se sometía a votación. Se suele decir que el debate local mueve a los ciudadanos mucho más que el debate sobre política general; los ciudadanos se motivan más por las cosas concretas, por las más cercanas: el modelo de servicios sociales, las propuestas sobre proyectos sociales, culturales o educativos, la ordenación urbana o del medio rural, el modelo de ciudad, las alternativas de empleo, el alcantarillado, las aceras, las plazas de aparcamiento, el ruido... En fin, por las cosas cotidianas que nos incomodan en cuanto pones el pie en la calle a primera hora de la mañana.

Nada de eso ha estado en la primera línea de la agenda política de esta larga campaña. Por eso, los partidos, fundamentalmente el PSOE, se muestran preocupados por la posible abstención y sus efectos electorales. Por supuesto, a ninguno de los dos grandes formaciones se le ha ocurrido pensar en las causas de esa abstención y se limitan a temer las consecuencias en términos de cuota de poder. El Partido Socialista ha sido el que con mayor énfasis ha alentado estos últimos días la participación; es consciente de que el electorado del Partido Popular está más motivado, y teme que una alta abstención merme las posibilidades de éxito de las candidaturas socialistas.

Yo me arriesgo a predecir que el índice de participación va a situarse en parámetros similares a los de otros procesos electorales. Porque si bien es cierto que los asuntos considerados más cercanos para los ciudadanos han estado al margen de la campaña, no es menos cierto que el debate político centrado en la situación que se vive en el País Vasco -y por ende, en toda España-, como consecuencia de la política antiterrorista del Gobierno de Zapatero, será capaz de movilizar a una parte importante de los ciudadanos. Al menos, en eso confío.

Es verdad que hay hartazgo; es verdad que mucha gente está cansada del mismo debate, de la eterna confrontación; es verdad que a mucha gente le desalienta que se desaproveche esta oportunidad electoral para saber de verdad lo que quiere hacer el candidato a alcalde que nos pide el voto. Pero también es verdad que ese debate municipal hace tiempo que ha perdido una parte de su interés, sobre todo teniendo en cuenta que la tendencia mayoritaria del voto termina no teniendo nada que ver con el Gobierno que se constituye a partir del día siguiente de las votaciones. Los ciudadanos somos conscientes de que la incidencia del voto en la conformación de las mayorías de gobierno de un ayuntamiento o región es cada vez menor. Salvo que una formación consiga mayoría absoluta, los pactos entre los minoritarios sustituyen ya de una forma alarmantemente cotidiana el designio de la mayoría. Por supuesto que es democrático; pero no es lógico que ocurra así por norma. Carece de sentido democrático profundo que una candidata o candidato a alcalde llegue a obtener la mitad menos uno de los votos para regir los destinos del ayuntamiento y termine siendo alcalde o alcaldesa alguien que obtuvo menos de la mitad de esos apoyos. Esto tendría arreglo si los alcaldes fueran elegidos directamente. Ése es una cuestión sobre el que convendrá reflexionar en el futuro.

Por eso de que estamos en día de reflexión, quiero llamar la atención sobre la evolución del debate de esta campaña: dónde estamos y cómo y por qué hemos llegado hasta aquí. Porque no hemos llegado a esta situación de crispación y violencia por generación espontánea o sin poderlo evitar. El clima de violencia que hemos sufrido tiene culpables y también tiene responsables políticos.

Esta campaña empezó a tener este sesgo preocupante hace mucho tiempo, justo cuando empezamos a temer que el Gobierno iba a permitir que ETA se colara en las instituciones. Pero el terreno estaba preparado desde antes, justo desde que todos comprendimos que el gran pacto de Estado sobre política antiterrorista para derrotar a ETA había sido sustituido por un acuerdo entre el PSOE y los nacionalistas e IU para favorecer un final dialogado con ETA. A partir de ese momento, todas las piezas del puzle del proceso de paz empezaron a encajar aunque hiciera falta cambiar sobre la marcha el dibujo final. Lo importante era «salvar el proceso». Por eso, el zulo era un «proyecto de zulo»; el robo de armas en Francia, «una acción puntual»; los tiros en Aritxulegui, «una mascarada para su gente»; las cartas de extorsión a empresarios «no se podían verificar»; el atentado contra la ferretería de un concejal de UPN, «un asunto personal», y el atentado de la T-4, «un accidente».

En ese ambiente de constatable permisividad hacia ETA -no hace falta que recuerde los episodios de Otegi o De Juana Chaos-, se empezó a extender el temor de que el Gobierno iba a permitir que, de alguna manera, ETA volviera a las instituciones democráticas. Si repasáramos todo lo que ha ocurrido desde las primeras declaraciones del Ejecutivo asegurando que eso no ocurriría hasta el día de hoy, concluiríamos en que se ha producido un enorme fraude a la verdad y a la ley, que ha tenido como protagonistas principales a la Fiscalía General del Estado, al Gobierno y a la dirección del PSOE.

Sería imposible en este espacio repasar todas las declaraciones de los miembros del Gobierno y de la dirección del PSOE -desde el presidente hacia abajo- afirmando cada vez con mayor contundencia que, si Batasuna quería presentarse a las elecciones, tendría que cumplir la ley. Al principio decían «y condenar la violencia». Después, retiraron ese apartado para quedarse sólo con el cumplimiento de la ley porque, como luego se ha demostrado, la Fiscalía utiliza la ley como un chicle y ahí cabe lo que el Gobierno quiere que quepa. Cuando más contundente era la declaración, más se relajaba la exigencia de cumplimiento de la norma. Cada declaración del Ejecutivo o del PSOE provocaba un nuevo gesto de chulería de Batasuna; cada nuevo órdago de Batasuna era respondido por el Ejecutivo y el PSOE con una rebaja en las exigencias. Y así llegamos a la esperpéntica situación en que Fiscalía y Abogacía del Estado impugnaron sólo una parte de las listas de ANV, permitiendo que se presenten en sus feudos tradicionales, declinando iniciar la ilegalización de ANV e impidiendo al Supremo y al Constitucional pronunciarse sobre el conjunto de las listas etarras y del nuevo partido que lo sustenta.

Pero las cesiones no acabaron ahí. A partir de que los etarras se garantizaron esa presencia, la escalada de presiones ha ido en aumento. No me refiero en este momento a las presiones ejercidas sobre los candidatos constitucionalistas; me refiero a los chantajes a que han seguido sometiendo al Ejecutivo. ¿Que dice el fiscal en El País que si piden el voto para ANV desde Batasuna habrá motivos para actuar contra el conjunto del partido? Pues al día siguiente Barrena pide el voto, el fiscal se la traga, y los portavoces del PSOE y del PSE dicen que lo que diga un dirigente de Batasuna es una opinión particular. ¿Que el ministro de Justicia va de mitin al País Vasco? Pues los proetarras intentan boicotearlo, y el ministro arremete contra el PP y dice que los batasunos de ANV hacen campaña como el resto de las fuerzas políticas democráticas. ¿Conoce el señor Bermejo a algún militante del PSOE que salga por las noches por el País Vasco, Alcalá de Henares o Granollers a pegar a los candidatos del PP o a quemar sus sedes? ¿Que le ponen un artefacto explosivo al coche del candidato socialista Josean Elola? Pues el secretario de Organización del PSOE dice que aún no sabe si es un atentado terrorista o un acto de kale borroka, que es, según él, «matizadamente diferente». ¿Que no hay respuesta ni del Gobierno ni del PSOE hacia lo que publican todos los diarios respecto de los contactos entre los socialistas y ETA en los últimos meses, a los pactos sobre Navarra, sobre la mesa de partidos, a los ruegos de que no hubiera atentados durante la campaña...? Pues la mesa de Batasuna al completo pide el voto para ANV. Y la Fiscalía, la Abogacía del Estado, el ministro de Justicia y todo el equipo, mutis por el foro.

Y así hemos llegado hasta hoy, el día de reflexión. Soportando una de las campañas más duras que yo recuerde. Y no es que no hayamos vivido otras en que no hayamos tenido que soportar una presión de los terroristas similar o mayor que en ésta; la diferencia es que ahora los demócratas estamos radicalmente divididos y por eso el daño que nos hacen es mucho mayor. Lo dramático es que ellos están crecidos por los errores que ha cometido quien tiene la obligación de defender el Estado de Derecho y no por sus propios méritos; lo más desolador es que ellos perciben que es la primera vez en nuestra Historia democrática que los responsables de proteger los derechos de los ciudadanos, los que tienen la obligación y los instrumentos para hacerlo, responden a sus chantajes con esa especie de comprensión cobarde que lo único que hace es alimentar a la bestia.

No es que no hayamos soportado en el pasado tanta presión, tanto chantaje y tanta persecución como ahora. Es la respuesta la que es diferente. Antes todos nos sentíamos escudados por la Constitución y por la ley. Antes sabíamos que el Estado respondería protegiéndonos. Ahora son los más altos representantes del Estado quienes descalifican las leyes que nos protegen, estirándolas para permitir que ETA se beneficie de ellas o calificándolas de «guantánamo electoral», que es tanto como darles la razón a los terroristas. Por eso hoy, día de reflexión, la recapitulación de la situación en que nos encontramos no puede ser más amarga ni más desconsolada. Pero también es más necesaria que nunca. Porque sabemos que esto no ha acabado; todo lo contrario: si a partir de mañana mismo no hay un giro en la política antiterrorista, lo peor está por llegar. Los terroristas le han tomado la medida al Gobierno y al PSOE. Y a partir del lunes, estarán en las instituciones. ¿Quién va a frenar entonces esto? ¿Quién va a sostener los escudos para defendernos a todos y para defender el Estado de Derecho en Euskadi y en toda España?

Rosa Díez González, eurodiputada socialista.

HOMENAJE EN SEVILLA
Acto de homenaje a Rafael Padura
Rafael Padura de Castro: «No aceptamos el chantaje terrorista, ni la connivencia del Estado español con nuestros verdugos»
Minuto Digital 26 Mayo 2007

Tras muchos preparativos, muchas horas dedicadas por parte de los organizadores y mucha ilusión, faltó muy poco para que el acto no se celebrara.

Las lluvias torrenciales, cuyas consecuencias habrán podido ver nuestros lectores por televisión, amenazaron hasta media hora antes la celebración del acto a Rafael Padura.

Pero el homenajeado echó una mano desde allá arriba y 30 minutos antes dejó de llover, momento que se aprovechó para comenzar el montaje de escenario y sonido. Es por ello que el acto comenzó más de media hora tarde; y aunque el tiempo resto público, el ambiente se caldeó de inmediato y se pudo respirar el cariño de todos los presentes a la familia Padura.

Presentó el acto Alejandro Rodríguez Llances, de Foro Sevilla Nuestra, organización de Plataforma España y Libertad en Sevilla que ha destacado también por encabezar las protestas ciudadanas contra la pretendida mezquita de los Bermejales. Alejandro dio lectura a las cerca de 70 organizaciones adheridas al acto y presento a José Alcaraz, presidente de la AVT.

Alcaraz, también muy emocionado, recordó los motivos del acto de homenaje y algunas de las empresas que patrocinan al asesino de Pafael Padura. El presidente de la AVT señaló el acto como "otro más de la rebelión cívica", criticó la política de rendición frente a ETA y llamó a un mayor apoyo a las víctimas del terrorismo.

Acto seguido tomó la palabra Yolanda Couceiro Morín, coordinadora de España y Libertad. Morín se dirigió a los presentes, entre los que se encontraban representantes de numerosas organizaciones empresariales y el candidato a la alcaldía de Sevilla por el PP, Ignacio Zoilo, y recordó que la realidad es bien distinta a la que nos cuenta Zapatero.

Finalizó el acto con la intervención de Rafael Padura de Castro, hijo de Rafael Padura. Recordó todos los apoyos a la concentración. Echó de menos la presencia de algún representante del PSOE y, sobre todo, recordó a su padre para el que tuvo palabras de cariñó y recuerdo. Rafael criticó duramente al gobierno por el indulto otorgado al asesino de su padre y afirmó que «No aceptamos el chantaje terrorista, ni la connivencia del Estado español con nuestros verdugos».

Acabó el acto con el himno de España mientras la familia Padura recibía el cariño de los asistentes.

Los violentos cierran la campaña con una oleada de sabotajes y ataques a candidatos
Detenida una joven tras un forcejeo durante el mitin que cerró la campaña de EB-Aralar en Bilbao
BILBAO EL CORREO 26 Mayo 2007

Los radicales intensificaron durante la jornada de ayer su particular campaña de actos violentos e intimidaciones a los candidatos en Euskadi y Navarra, a pocas horas del día de reflexión que precede a la cita electoral.

AGREDEN A UN CANDIDATO DEL PNV EN SAN SEBASTIÁN
Dos jóvenes agredieron en San Sebastián a un candidato del PNV, al que propinaron una patada y rociaron con un spray en la cara, según Interior. El incidente se produjo sobre las 17.00 horas junto al batzoki de Gros. El candidato, identificado por fuentes de su partido como Jaime Mugabure -número 10 en la lista al Ayuntamiento donostiarra- sorprendió a los agresores cuando hacían pintadas en una furgoneta de reparto de propaganda jeltzale. El agredido fue atendido en el Cuarto de Socorro.

ACCIDENTADO CIERRE EN LA PLAZA NUEVA
Una joven fue detenida por la Ertzaintza acusada de resistencia a agentes de la autoridad e injurias en la plaza Nueva de Bilbao minutos después de que una veintena de personas mostraran carteles con el lema 'pucherazo' durante el mitin con el que EB-Aralar cerró su campaña. Los radicales terminaron arrojando los carteles al suelo, lo que dio lugar a un forcejeo. La joven, que llevaba a un bebé en un coche de niño, fue detenida por cuatro agentes que acudieron a la zona al desencadenarse el incidente. Poco después, los dirigentes de la ilegalizada Batasuna Ibon Arbulu y Marije Fullaondo pidieron a los ertzainas que aún estaban en el lugar de los hechos explicaciones por la detención.

INTIMIDAN A LA ALCALDABLE DEL PSE EN ARETXABALETA
Desconocidos arrojaron pintura contra la fachada de la vivienda de la cabeza de lista del PSE en Aretxabaleta, Ainhoa Sagarribai, que se encontraba con su familia en su domicilio, en un segundo piso, en el momento del ataque.

ENCAPUCHADOS QUEMAN CONTENEDORES EN BILBAO
Varios encapuchados incendiaron sobre las siete de la tarde varios contenedores en las calles Iturriaga y Enrique Ibarreta del barrio bilbaíno de Santutxu, lo que provocó importantes retenciones en el tráfico, que no recuperó la normalidad hasta tres cuartos de hora después. Efectivos de bomberos tuvieron que intervenir para sofocar el fuego.

INCREPAN E INTIMIDAN A DIRIGENTES DE UPN
La alcaldesa de Pamplona y candidata de UPN a la reelección, Yolanda Barcina, fue acosada cuando repartía propaganda en el barrio de la Chantrea por cinco radicales, que la increparon a ella y a su equipo al grito de «fascistas». Además, el garaje del presidente del comité local del partido regionalista en Burlada y de su esposa, candidata en esa localidad, amaneció con una diana de grandes dimensiones pintada en la puerta.

ACOSO EN LA SEDE DE NAFARROA BAI
Alrededor de 25 personas -entre ellos varios candidatos en listas de ANV- irrumpieron pasadas las diez de la mañana de ayer en la sede de Nafarroa Bai en la céntrica Plaza del Castillo de Pamplona con una pancarta que intentaron colgar del balcón principal. Los alborotadores gritaron consignas contra el «pucherazo» e increparon al grito de «fascistas» y «ladrones» a la media docena de personas que se encontraban en el local durante más de diez minutos.

'CÓCTELES MOLOTOV' EN MARKINA
Alrededor de la una de la madrugada de ayer, los radicales arrojaron sendos 'cócteles molotov' contra los edificios de Correos y Telefónica en Markina. A las siete de la mañana, incendiaron varios contenedores en la misma localidad y las llamas afectaron a un coche aparcado en las inmediaciones.

SABOTAJE A LA LÍNEA FÉRREA EN NAVARRA
Los violentos sabotearon en la noche del jueves la catenaria en dos puntos de la vía férrea entre Pamplona y Castejón. Los daños obligaron a cortar el tráfico de trenes, que no fue restablecido hasta las dos de la tarde de ayer, lo que afectó a 525 pasajeros. Un comunicante anónimo anunció los sabotajes en llamada telefónica a SOS-Navarra como respuesta al «pucherazo» electoral.

"NO SE PUEDE SER DE IZQUIERDAS PORQUE ES UNA SECTA DEL CRISTIANISMO"
Sánchez Dragó: "O se va Zapatero del Gobierno, o yo del país"
El escritor y periodista Fernando Sánchez Dragó asegura en su último libro, "Libertad, fraternidad, desigualdad y derechazos", presentado este jueves en Madrid, que no está "dispuesto a soportar" una segunda legislatura bajo el mandato de Zapatero: "O él se va del Gobierno, o yo del país". En este sentido Sánchez Dragó comentó: "No puedo ser de izquierdas porque es una secta del cristianismo, ya que recoge la más delirante idea que jamás se haya formulado: el igualitarismo".
EFE Libertad Digital 26 Mayo 2007

"Libertad, fraternidad, desigualdad y derechazos" (Editorial Áltera) reúne escritos, fotografías, entrevistas y fragmentos de la obra literaria de Sánchez Dragó ya publicados, así como material inédito de conversaciones entre el actual presentador de Diario de la Noche (Telemadrid) y su gran amigo, Antonio Ruiz Vega, que se ha encargado de editar una obra escrita en formato pregunta-respuesta.

"Con este libro resucitaré a todos mis enemigos, que podrán encontrar pan donde hincar sus dientes", explicó hoy Sánchez Dragó (Madrid, 1936) durante la presentación de su obra en el Ateneo de Madrid, en el que estuvo acompañado por el periodista Benjamín Prado. Con títulos como "Muertes paralelas", "Historia mágica del Camino de Santiago" o "El cuerno de oro", el escritor enumera bajo el título "¿Quién soy yo?" todas aquellas cosas que le "hartan" y entre las que destacan: "Los mil y un controles del putisocialismo, Zapatero, los turistas, los coches, los bancos, los Estados Unidos, España y Europa".

En este sentido Sánchez Dragó comentó: "No puedo ser de izquierdas porque es una secta del cristianismo, ya que recoge la más delirante idea que jamás se haya formulado: el igualitarismo".

Por este concepto, según el escritor, "nos descabezan, que es todo aquello que nos hace personas e individuos. Esto es eliminar el criterio de excelencia, como el multiculturalismo, ya que no es lo mismo el tam-tam de una tribu africana, que la Novena Sinfonía de Beethoven; ni un grabado celta que las Meninas de Velázquez", sentenció. "Esta desaparición de los valores" y la idea de "desarrollismo", un concepto del que hacen bandera todos los políticos, según comentó Sánchez Dragó, son sus "bestias negras".

En este libro el escritor relata cómo "los socialistas, en particular, y la gente de izquierdas, en general, detestan la libertad", y que, aunque se considera "apátrida", ha vuelto a "sentirse español y a defender la idea de España", porque nuestro país en estos momentos es "una doncella desvalida". En cuanto al programa que dirige, y al que dedica el último capítulo de este libro, el escritor lo calificó de "fenómeno televisivo" debido a su subida de audiencia: "Supero a Buenafuente y doblo a Eva Hache. Estoy perplejo por el poder social que da la tele", indicó el escritor, quien aseguró que la venta de rosas amarillas en Madrid se ha visto incrementada desde que decidió poner esta flor como adorno en su escritorio del programa.

El periodista, que se define como "un anarquista de derechas", dedicó unas palabras a las críticas vertidas contra su programa, en el que, según sostuvo, no existe "manipulación alguna, sino opinión".

Estella, encrucijada secesionista
La localidad navarra, que acogió los pactos de 1931 y 1998, vuelve a tener candidatos abertzales con la lista de ANV ? ?n los últimos cuatro años gobernó el PSN gracias a un pacto multilateral
Carmen Gurruchaga La Razón 26 Mayo 2007

Estella- La capital del románico navarro ha sido la localidad de la comunidad en la que se han producido los hechos más destacados de la historia del nacionalismo vasco, desde el Estatuto de Estella de 1931 hasta el Pacto del mismo nombre del año 1998.

Los nacionalistas de finales de siglo han pretendido imitar la Historia de los años 30 en esta localidad, que vio nacer el primer proyecto de Estatuto de Autonomía conjunto para las provincias de Álava, Guipúzcoa, Navarra y Vizcaya. Sobre un primer borrador de la Sociedad de Estudios Vascos, la asamblea de alcaldes vasco-navarros celebrada el 14 de junio de 1931 en Estella, a la que asistieron 220 ayuntamientos, aprobó con el voto favorable de 200 el Estatuto vasconavarro. Tras varias vicisitudes, salió adelante en 1936, meses antes de que estallara la Guerra Civil.

Amalgama de partidos
En la actualidad, está dirigida por la socialista María José Fernández -4 concejales-, que gobierna con los votos de los nacionalistas -tres-, IU -dos- y CDN -uno-. UPN, que ha renovado toda su lista, tiene 7 ediles. Todos los partidos que participan en la vida municipal coinciden en afirmar que la gestión no ha sido muy eficaz aunque, evidentemente, no están de acuerdo en los motivos. Parece complicado poner a tantos partidos de acuerdo sin que cada uno de ellos tire para su parcela. Es más, los propios integrantes del equipo municipal reconocen que para cuando se cohesionó, habían pasado dos años desde los comicios. Eso sí, la alcaldesa de Estella debe ser la única mandataria municipal de toda España que no ha terminado los deberes para poder realizar una inauguración en toda regla.

Se quejan los ediles socialistas de que el Gobierno Foral no ayuda al desarrollo de la localidad. Los de UPN, por el contrario, afirman que Estella ha perdido, de hecho, la cabeza de merindad de 72 municipios por la inoperancia del Consistorio. Argumentan que pueblos vecinos con alcalde socialista como Viana o Mendavia están creciendo mucho.

La vida municipal es dura, pero la social no. La convivencia es tranquila, «siempre lo ha sido», afirma la candidata de UPN, Begoña Ganuza. En cambio, los plenos son difíciles y lo serán más si la izquierda abertzale obtiene representación. En esta villa simbólica, este sector del nacionalismo había presentado dos listas. La de ASB fue anulada. En cambio, la de ANV, con Víctor Iriarte, ex concejal de EH, consiguió colarse. Y es que en la población en la que se aprobó el Pacto de Estella en 1998 no podía faltar una representación de esas características. La diferencia es que en 2007 el frente nacionalista va separado. PNV, EA, IU y Batzarre concurren bajo las siglas de Nafarroa Bai, mientras que HB los hace camuflado en ANV. Sin embargo, igual que en 1998, todos defienden la negociación política como única solución al llamado «conflicto vasco». También abogan por la unión de las cuatro provincias. La firma de este pacto impulsó el cese de las actividades terroristas hasta el 21 de enero de 2000.

Para estos comicios, Ganuza, médico de profesión que se estrena como cabeza de lista de UPN, ha renovado toda la candidatura. «Está integrada por personas que se sienten identificadas con la sociedad de Estella. Es una candidatura abierta a la sociedad», apostilla. Varios de sus integrantes son independientes, pero asegura que les une «la defensa de la identidad de Navarra y del futuro de Estella». Está segura de que va a conseguir los nueve concejales que le otorgarán la mayoría absoluta. Desde su punto de vista, su contrincante tiene en contra «la mala labor que ha hecho, con muchos proyectos y ninguna realización. El 80% del pueblo se ve obligado a pasar por medio de todas las obras inacabadas», añade. Valora negativamente el trabajo de la alcaldesa y, en su opinión, «con tanto follón al unir siglas tan diferentes, ha conseguido sentarse en el sillón municipal, pero no ha podido gobernar». Cree que «los pueblos de alrededor se están llevando el comercio, la industria».

Lucía Peralta, cabeza de lista del PP en Rentería
«Vimos la luz y volvemos a la oscuridad»
LA RAZÓN acompaña en un día de campaña a Lucía Peralta, cabeza de lista del PP en Rentería, amenazada por la presencia de ANV en las urnas ? «Según lo que digas te llueven piedras», asegura
Iker Moneo La Razón 26 Mayo 2007

Vitoria- Suena el despertador a las siete de la mañana. Lucía Peralta, zamorana enraizada en el País Vasco, se despereza en su piso de San Sebastián tras un cuidado sueño reparador: «Es necesario a mi edad» -tiene 59 años-. Para afrontar otra jornada de trabajo y de campaña electoral en un municipio tan «hostil» como Rentería, en el que se presenta a los comicios como cabeza de lista del PP, toma un desayuno frugal compuesto por fruta y café.

Los escoltas la esperan en el coche para trasladarse al municipio guipuzcoano en el que es concejal desde hace ocho años, cuando el partido le pidió que ocupara el puesto de los dos compañeros que fueron asesinados por ETA en apenas seis meses, José Luis Caso y Manuel Zamarreño -el hermano que nunca tuvo-. «Me costó que mi hija no me hablara en un mes», recuerda antes de llegar a su despacho municipal en el que chequea el ordenador y el correo antes de acudir al pleno que se celebra en el consistorio. Cumplida esta tarea, comienza la puramente electoral.

Junto a otros candidatos populares se desplaza a la Alameda para ofrecer una «charla» al aire libre. Mientras cuatro personas escuchan sus propuestas -«tienen miedo a que se les asocie con el PP»- una voz se cruza en su discurso: «¡Sinvergüenzas!». «En Rentería no es fácil desarrollar la campaña, hay gente que te insulta, y según lo que digas te llueven piedras», explica con el aplomo que le reporta enfrentarse desde hace mucho tiempo a la cruda realidad del terrorismo.

En este municipio guipuzcoano, como en muchos otros del País Vasco tomados por la izquierda abertzale, los candidatos populares limitan a la mínima expresión sus intervenciones públicas. Un buen ejemplo de lo que puede ocurrir cuando salen a la calle a exponer su programa es lo que ocurrió, precisamente en Rentería, al comenzar la campaña. Lucía y otros dirigentes del PP, como su secretario general en el País Vasco, Carmelo Barrio y Javier Arenas -que cierra la lista popular en la localidad- se disponían a intervenir en un acto en la Plaza de la Diputación cuando una decena de proetarras comenzó a insultarles. «En el grupo había un dirigente de HB y más de un candidato de ANV, y si no llega a ser por la intervención de la Ertzaintza nos agreden», comenta.

El ambiente que se respira en esta campaña en la localidad es «del todo hostil». Confiesa que siente que «si pudieran te borraban del mapa». «Ellos se mueven con total libertad y nosotros estamos condicionados por su violencia», lamenta tras afirmar: «parecía al final de la anterior legislatura que estábamos viendo la luz -con la ausencia de Batasuna en las instituciones-, pero ha vuelto la oscuridad de los peores tiempos».

«Somos todoterreno»
En este inhóspito clima, que le ha llevado a cruzarse con quien le envió una carta amenazante, recibe alguna tímida muestra de apoyo en el paseo electoral que da por el mercado. Antes de comer -sano y ligero, de nuevo, porque «hay que cuidar la línea»-, se traslada a la sede electoral del PP para ensobrar propaganda junto a su marido. Después de un pequeño momento de relax en casa, vuelta a la sede. «Somos todoterreno», celebra con una pequeña huella de cansancio en el rostro mientras repasa la agenda. Aunque la actividad frenética hace mella, se aprecia en Lucía la incombustible energía que mana de la lucha por la libertad. Un seña de identidad que la define junto a otras que reconocen en ella quienes le rodean: «es muy decidida y no se calla ni debajo del agua». Pese a la amenaza del terror, asegura: «Me cuesta replegar velas y marcharme».
Lo demuestra.

Los socialistas ven la situación de manera diferente. LA RAZÓN no pudo hablar con la alcaldesa porque atravesaba momentos familiares muy difíciles. Sí lo hizo con el teniente de alcalde. Se muestra satisfecho de cómo ha funcionado el pacto municipal, «tras los primeros meses en los que hubo que encajar los diferentes proyectos». Piensa que socialistas, nacionalistas e IU van a volver a gobernar, por lo que esperan finalizar los proyectos pendientes, incluido el Plan General.

La «izquierda abertzale» maneja un vídeo de ETA que enseña a asesinar
D.M./BEGOÑA LÓPEZ ABC 26 Mayo 2007

MADRID/PAMPLONA. Un vídeo de ETA que recoge cursillos de entrenamiento en el manejo de armas y sobre la confección de artefactos explosivos está circulando en medios de la «izquierda abertzale» desde hace días, en plena campaña, según ha sabido ABC de fuentes de la lucha antiterrorista. Los mismos medios precisaron que la cinta no ha sido intervenida en ninguna operación antiterrorista, por lo que las Fuerzas de Seguridad están investigando cómo ha sido su distribución. En la grabación aparecen terroristas encapuchados aleccionando a otros en distintas situaciones, como atentados donde disparan a la víctima y luego la rematan en el suelo.

Mientras, grupos de terroristas callejeros obedecieron ayer la orden de «salir a la calle a pelear» dada el pasado miércoles por el filoetarra Juan María Olano en el mismo acto en el que pedía el voto para ANV, y asaltaron la sede de Nafarroa Bai en Pamplona, hostigaron a la alcaldesa de esta ciudad, Yolanda Barcina, de UPN, perpetraron actos de sabotaje en distintos puntos de la línea férrea en Navarra y atacaron instalaciones de Telefónica y Renfe, entre otros desmanes.

A ETA le ha dolido especialmente la anulación de la candidatura de ANV al Parlamento de Navarra y, por ello, en esa jornada de «lucha» convocada por Batasuna para ayer, buena parte de los actos de «kale borroka» se cebaron con la Comunidad foral, como si se trataran de «razzias» de castigo.

Una de estas, al más puro estilo nazi, tuvo como objetivo la sede que Nafarroa Bai (NB), coalición integrada por PNV, EA, Aralar y otros grupos escindidos en su día de Batasuna. Sobre las diez y cuarto de la mañana, cerca de 25 individuos irrumpieron en su interior con la intención de colgar una pancarta en el balcón del local. Se produjo un forcejeo y los intrusos insultaron a los militantes de NB con descalificativos como «fascistas» y «ladrones». Dirigentes de Nafarroa Bai reconocieron entre los provocadores a varios integrantes de las listas de ANV.

En este contexto de presión, la candidata a la alcaldía de Pamplona por UPN, Yolanda Barcina, también fue objeto ayer del acoso de los proetarras. Cinco individuos la rodearon, al grito de «pucherazo», cuando distribuía propaganda en el barrio de La Chantrea.

Antes, dos sabotajes perpetrados de madrugada en la línea ferroviaria Pamplona-Castejón obligaron a interrumpir el servicio entre ambas localidades. Los hechos se registraron a las 23:05 horas del jueves y a la 01:38 de la madrugada y la forma de proceder de los autores «fue similar en ambos casos», según la Policía.

Los sabotajes consistieron en cortar los contrapesos de la línea de Renfe entre El Carrascal y Garínoain, a la altura del kilómetro 149,8, y entre Villafranca y Marcilla, en el kilómetro 108,6, lo que provocó que la catenaria se destensara.

En el caso del ataque ocurrido junto a Garínoain, un tren de mercancías que circulaba por ese punto quedó inmovilizado, por lo que el tráfico ferroviario entre Castejón y Pamplona estuvo interrumpido desde medianoche hasta primeras horas de la tarde. Más de 500 usuarios resultaron afectados. Los autores, al dar a conocer los sabotajes en una llamada a SOS Navarra, se delataron como simpatizantes de Batasuna-ANV al reivindicarlos como una respuesta al «pucherazo» electoral derivado de la ilegalización de sus candidaturas. La línea ferroviaria que cubre las localidades guipuzcoanas de Éibar y Elgóibar también fue objeto de un sabotaje, aunque con menor incidencia en el servicio.

Varios individuos lanzaron durante la madrugada de ayer cócteles molotov contra los edificios de Correos y Telefónica en la localidad vizcaína de Marquina. Los daños fueron escasos. Además, los proetarras lanzaron pintura contra la casa de la cabeza de lista del PSE-EE a la alcaldía del municipio guipuzcoano de Arechabaleta, Ainhoa Sagarribai.

La Policía, hipotecada por los radicales
POR C. MORCILLO ABC 26 Mayo 2007

MADRID. Policías convertidos en «periodistas de campaña» de mitin en mitin siguiendo a todos los candidatos. A eso se han visto obligadas buena parte de las unidades policiales de Navarra por la estrategia de los probatasunos de sabotear a todos los candidatos que no sean de ANV. Ha habido momentos, como el día en que Rajoy acudió a Pamplona, con hasta 250 agentes desplegados.

A unos les ha tocado el papel discreto, apostados entre los asistentes, para que las pancartas de «pucherazo» y otras lindezas similares no duraran. Son los que conocen de cerca los rostros de siempre, cincuenta o cien con nombres destacados entre ellos, que se reparten en veinte grupos distintos como si fueran una colmena. El objetivo es abultar, provocar, envenenar... y a veces, como ayer, van más allá y lo consiguen.

Son los mismos de siempre, los Pernando, Ainares, Marines, Patxis... «pero con otra cara y otro nombre», como se encargó de recordar en un mitin en Berriozar hace una semana un batasuno. Intentaron boicotear el mitin de la vicepresidenta del Gobierno -a la par celebró uno ANV con menos de 60 asistentes-, el de Rajoy, el de Zabaleta. No hacen distingos; y mientras no lo conseguían seguían con el adoctrinamiento y la propaganda dura como la desplegada en una rueda de prensa de «Amaiur Sarea», camuflaje ideológico con las consignas de reparto de papeletas de ANV al precio que sea. Quinientos euros les costó alquilar un saloncito de un hotel de Pamplona para pedir el voto para sus candidatos, concurran o no, e insultar a los contrarios.

Mañana, la Policía de nuevo tendrá que echar el resto e ir de mesa en mesa electoral para retirar papeletas que no valen, para evitar que se hagan presentes quienes deberían ser invisibles.
Recortes de Prensa   Página Inicial