AGLI

Recortes de Prensa     Lunes 28 Mayo   2007

EL FORO ERMUA ANTE LOS RESULTADOS ELECTORALES DEL 27M
El PSN traicionaría a sus votantes y a la inmensa mayoría de los navarros si permitiera con sus votos un gobierno nacionalista con Nafarroa Bai.
Comunicado Foro de Ermua  28 Mayo 2007

Bilbao, 27 de mayo de 2007

El FORO ERMUA quiere trasladar a la opinión pública el siguiente análisis de los resultados electorales de las elecciones municipales, autonómicas y forales de 27 de mayo de 2007:

1º.- LA AUSENCIA DE DEMOCRACIA EN EL PAÍS VASCO Y NAVARRA
Nuevamente se han celebrado unas elecciones en el País Vasco y Navarra que no se ajustan a los mínimos criterios democráticos vigentes en el ámbito internacional:

a) El mes de mayo ha sido el mes con más actos de terrorismo callejero de toda la legislatura. La violencia durante la campaña electoral y en la jornada electoral ha sido sistemática y organizada por el complejo terrorista ETA-BATASUNA. Los incidentes en modo alguno han sido “menores”.

b) Los candidatos constitucionalistas han tenido que realizar su campaña, como es ya costumbre, escoltados, en condiciones de falta total de libertad y en un clima de agresión e intimidación. Esta opresión es todavía mayor en los pueblos más pequeños y la inexistencia de cabinas electorales en muchas mesas electorales perjudica aún más la libertad de los ciudadanos.

c) Existen decenas de miles de vascos desterrados por la violencia terrorista de ETA, amplificada por la presión nacionalista, que no han podido votar en su tierra, lo que introduce un sesgo en el censo electoral que impide que las elecciones reflejen la voluntad de todos los vascos.

2º.- LA ACTUACIÓN DEL GOBIERNO Y LA FISCALÍA PERMITE QUE ETA VUELVA A LOS AYUNTAMIENTOS Y PUEDA RECUPERAR Y FINANCIAR SU ESTRUCTURA TERRORISTA
En el contexto descrito de ausencia de condiciones democráticas y de grave alteración del censo electoral, el Gobierno de Rodríguez Zapatero y la Fiscalía han propiciado la vuelta de ETA/BATASUNA a las instituciones municipales vascas y navarras.

ANV ha obtenido 25 ayuntamientos con mayoría absoluta, 15 con mayoría relativa y 439 concejalías y se ha colocado en una posición clave para decidir el futuro del ayuntamiento de Pamplona. Desde el poder obtenido en los ayuntamientos ETA/BATASUNA podrá extender sus redes de terror, facilitar puestos de trabajo a su entorno, conseguir información y obtener una importante financiación para cometer nuevos atentados.

Esta situación resulta especialmente grave por la total inacción de la Fiscalía ante la campaña de agresiones orquestada por ETA durante la campaña electoral y en la jornada de las elecciones.

El Gobierno, con su actitud de cesión, ha conseguido que ETA no atentara antes de las elecciones, lo que sin duda le ha favorecido electoralmente. La contrapartida de esta ventaja electoral para el PSOE es el fortalecimiento de la banda terrorista, que se traducirá, en más asesinatos y actos terroristas y más poder para ETA.

3º.- RESULTADOS MUNICIPALES: CASTIGO AL PSOE POR SU POLÍTICA TERRITORIAL Y DE APACIGUAMIENTO Y CESIÓN ANTE ETA
El PP, en el ámbito municipal, ha superado al PSOE en número de votos totales (una ventaja superior a los 150.000 votos). Mientras el PSOE ha disminuido su número de votos respecto a las elecciones anteriores, el PP ha sacado sus mejores resultados históricos tanto en términos porcentuales como en número de votos. Las amplías victorias del Partido Popular en Madrid y Levante son de un gran significado político.

Estos resultados deben ser interpretados como la expresión del rechazo mayoritario de la población española a la política del PSOE durante la legislatura y, más concretamente, a la política de apaciguamiento y cesión a ETA y de alianza con los partidos nacionalistas.

4º.- NECESIDAD DE CONSTRUIR EL CONSENSO PARA LAS REFORMAS DE LA ERA POST-ZAPATERO
El equilibrio entre los dos grandes partidos nacionales en el ámbito autonómico y municipal prueba que cualquier reforma que se quiera realizar deberá ser hecha de mutuo acuerdo. Por este motivo, se debe comenzar a preparar, desde ahora mismo, el consenso entre el PP y el PSOE para acometer la reforma constitucional que España tendrá que llevar adelante en la era post-Zapatero.

El Partido Popular debería plantearse como objetivo a medio plazo conseguir el entendimiento con los sectores del PSOE críticos con la deriva nacionalista que Rodríguez Zapatero ha impuesto al partido. España necesitará en un futuro no muy lejano un entendimiento entre un PSOE que tras el paso de Zapatero recupere el sentido nacional y el PP.

5º.- PAÍS VASCO Y NAVARRA: PP Y PSOE DEBEN PACTAR EL VOTO A LAS LISTAS MÁS VOTADAS.
PP y PSOE tienen la obligación de pactar el voto para las listas más votadas de cada uno en el País Vasco y Navarra. Lo contrario sólo serviría para fortalecer al nacionalismo cuyo objetivo expreso es debilitar España, terminar con la igualdad, libertad y solidaridad nacionales y conseguir la secesión o un estatus intermedio donde tengan derechos pero no obligaciones.

Sería igualmente deseable que se constituyeran gobiernos de coalición que tuvieran como base el fortalecimiento de España como ámbito de decisión común, de libertad, igualdad y solidaridad y la oposición frontal al discurso identitario nacionalista. Si esta posibilidad es remota en Euskadi donde el PSE se ha deslizado hacia el nacionalismo, sí resulta una opción más verosímil en Navarra, donde el PSN tendría una magnífica oportunidad de demostrar que apoya un proyecto para Navarra no subordinado a los intereses del nacionalismo vasco y de acreditar su compromiso con la identidad e integración de Navarra en España.

6º.- NAVARRA: EL PSN TRAICIONARÍA A SUS VOTANTES Y A LA INMENSA MAYORÍA DE LOS NAVARROS SI PERMITIERA UN GOBIERNO NACIONALISTA
UPN ha sido el partido más votado en Navarra con amplísima diferencia. El PSN traicionaría a sus votantes y a la inmensa mayoría de los navarros si permitiera con sus votos un gobierno nacionalista con Nafarroa Bai. Si se formara este Gobierno estaríamos, sin duda, ante el primer paso de la pérdida de la identidad de Navarra y de su integración, más o menos rápida, en un ente político conjunto con el País Vasco que viniera a dar satisfacción tanto a las demandas nacionalistas de la gran Euskal Herria, como a las exigencias de ETA para continuar las negociaciones con el Gobierno.

El 27-M nos deja claroscuros electorales para España y para el PP
Santiago Abascal elsemanaldigital  28 Mayo 2007

España responde a Zapatero en las urnas dando la victoria nacional al PP, pero el País Vasco premia la rendición ante los terroristas con un fuerte respaldo a los socialistas.

28 de mayo de 2007. La apertura de las urnas ha resultado esclarecedora en el País Vasco. La sociedad vasca, deseosa de ver el fin del terrorismo de cualquier modo, ha optado por la solución desesperada otorgando un fuerte respaldo electoral a ETA y a los socialistas, los protagonistas de las negociaciones.

La política antinacional y de rendición ante el terror ha dado réditos a Zapatero. La provincia española más nacionalista, Guipúzcoa, ha dado la victoria a los socialistas. Lo mismo ha ocurrido en Vitoria, donde el presagiado desplome de los de Zapatero no se ha producido, obteniendo éstos un empate con el PP, que ostentaba la alcaldía de la capital vasca. Las listas de ETA, como era previsible, han recibido unos jugosísimos respaldos en sus feudos históricos. Lo dicho, negociar con terroristas da votos en el País Vasco y da votos a los terroristas.

Por otra parte, lo ocurrido en Navarra da una idea de cómo Zapatero ha movilizado el voto nacionalista en detrimento propio ante las expectativas de desalojo de UPN y de anexión al País Vasco provocadas por el propio gobierno español. Los resultados, desastrosos para España, ponen a partir del lunes a Navarra como principal moneda de cambio en el próximo trueque socialista: paz por Navarra.

Pero estas horribles constataciones no pueden impedirnos ver toda la realidad. Dicen que no hay mal que con bien no venga. La simbólica victoria popular en la provincia de Álava, el empate del PP y PNV en Guecho y la alcaldía guipuzcoana del PP en un feudo histórico de Batasuna –Lizarza- dejan un sabor dulce a los agrios resultados del PP del País Vasco. Y como no, el excepcional batacazo del PNV, generalizado en toda la comunidad, no puede dejar de percibirse como una oportunidad de futuro, matizable –eso sí- ante el cada vez mayor perfil nacionalista del PSE.

La otra constatación de las elecciones es –en todo caso- aun más halagüeña: el PP gana las elecciones municipales en el conjunto de España y encara la recta final para ser la primera fuerza –de nuevo- en las generales de este otoño o de la primavera que viene. Negociar con terroristas resta votos en el conjunto de España. Ahí queda toda nuestra esperanza.

Conclusión: en esta guerra, como en todas, las bajas las tenemos en el frente. Y hoy el frente es Navarra y el País Vasco.

Elecciones 27-M
Todo queda más claro

Ignacio Villa Libertad Digital  28 Mayo 2007

Los resultados de las elecciones del 27 de mayo no dejan margen para la duda. Rodríguez Zapatero y el PSOE salen de las urnas muy tocados para las próximas generales, con Navarra como el gran examen al que deberán someterse de inmediato y con una misión cumplida: ETA-Batasuna ha vuelto a las instituciones democráticas.

De todo ello, sin duda el futuro de Navarra es donde se van a tener que retratar sin matices, lo quieran o no. En la citada Comunidad Foral no hay márgenes. Pueden dejar gobernar a la Unión del Pueblo Navarro, que es la fuerza más votada, o pueden pactar con Nafarroa Bai repartirse el poder: los socialistas en el ejecutivo autonómico y los anexionistas nacionalistas en el ayuntamiento de Pamplona. Un acuerdo de ese tipo llevaría al PSN a convertirse en socio municipal de la franquicia de ETA-Batasuna, lo que supondría un desgaste muy fuerte para Zapatero y su Gobierno.

Sí los socialistas niegan su apoyo a UPN, Rodríguez Zapatero quedará en la más absoluta de las evidencias. Hasta ahora ha ido cediendo a todas las exigencias de los etarras, y estos ansían la anexión de Navarra al País Vasco; el acceso de los nacionalistas al poder acercaría ese objetivo más de lo que nunca ha estado. El apoyo a un pacto con Nafarroa Bai retrataría a un presidente que ha hecho de la rendición ante el terrorismo su principal proyecto político.

Y es precisamente como parte de esas cesiones, de ese pago a ETA por no matar antes de las elecciones, que Batasuna ha vuelto bajo el disfraz de Acción Nacionalista Vasca a los ayuntamientos vascos y navarros. Gracias a Zapatero han recuperado toda la fuerza que habían perdido por la aplicación implacable de la ley de partidos previa al nombramiento de Conde Pumpido como Fiscal General. La presencia de los terroristas en los consistorios es uno de los mayores logros del perverso talante del actual presidente del Gobierno.

En todo caso, lo que no cabe duda es que, tras las elecciones del domingo, nos encontramos en plena carrera de las generales. Por eso tiene tanta importancia la llamativa pérdida de esa dosis de más que siempre tiene el último ganador de las elecciones. Zapatero ya ha dilapidado la ventaja con que contaba cuando llegó al Gobierno. En estos momentos, la delantera, aunque por poco, la lleva Rajoy. Por eso, y pese a que los resultados le permiten llevar a cabo sus planes en Navarra, el 27 de mayo es el principio del fin de la legislatura de Zapatero.

Patxi Zabaleta es el verdadero candidato de Zapatero en Navarra
Pascual Tamburri elsemanaldigital  28 Mayo 2007

UPN se ha quedado a un escaño de la mayoría absoluta en Navarra, y ahora los socialistas deben decidir si se alían con los antiguos batasunos que quieren la integración en el País Vasco.

28 de mayo de 2007. Con una participación electoral superior a la de anteriores convocatorias –en contraste con un mayor desinterés en el resto de España- Navarra votó ayer. Unión del Pueblo Navarro ha vencido, como en todas las elecciones celebradas desde 1987. Sin embargo, el partido del presidente Miguel Sanz no ha tenido la mayoría absoluta, ni los votos de su escisión, el CDN de Juan Cruz Alli, bastan para alcanzarla.

¿Es un drama sin precedentes? ¿Se rompe España? Depende de qué medios de comunicación siga uno parecería que sí; de hecho, a pie de calle, las cosas son más sencillas, aunque no menos graves.

Uno. Nunca ha habido mayorías absolutas. En Navarra, en democracia, ha habido siempre Parlamentos muy variados y mayorías relativas. UPN ha estado a punto de lograr algo que con nuestra ley electoral es muy complicado, pero no ha sido así. La reflexión sobre las causas debe llegar dentro de unos días, pero sin angustias.

Dos. Normalmente, el partido mayoritario ha gobernado. El Amejoramiento del Fuero obligaba, en caso de faltar una mayoría alternativa, a que fuese presidente del Gobierno el candidato del partido más votado. Siempre se hizo así, salvo cuando el PSN de Javier Otano y el CDN de Alli se unieron a los abertzales moderados para cerrar el paso a Sanz en 1995. Los escándalos de corrupción devolvieron las aguas a su cauce, y esa disposición legal fue derogada, precisamente, por Miguel Sanz.

Tres. La única alternativa a Sanz pasa por el nacionalismo. La mayoría de UPN, aunque relativa, es tan grande que sería necesaria la unión de todas las fuerzas de la actual oposición para que el Gobierno fuese de otro color. El PSN está muy lejos por detrás de UPN, y si Fernando Puras quiere participar del poder sin contar con el centroderecha tendrá que pactar con los independentistas de Nafarroa Bai.

Cuatro. Todo depende del PSN-PSOE. En Navarra no es aplicable la división entre izquierdas y derechas, válida en el resto de España. Aquí existe, además, la trinchera excavada por el nacionalismo vasco. Si Zapatero quiere pactar con Patxi Zabaleta tendrá que explicarlo a sus militantes y afiliados, que comparten el modelo institucional defendido por UPN, pese a las lógicas diferencias políticas. La mano tendida de Sanz pondrá las cosas aún más difíciles para ZP y Puras.

Cinco. La convivencia está en peligro, pero España no se rompe. Haga lo que haga el PSOE, la Constitución y las leyes marcan unos límites infranqueables. El nacionalismo querrá su cuota de poder para construir su nueva "realidad nacional", pero los peligros de esa obra de zapa ser verán a medio y largo plazo. España no se rompe hoy, aunque Zapatero tendrá que explicar a los navarros por qué un hombre que fue abogado de ETA gobierna en la Comunidad Foral, pudiendo ser de otra manera. Porque lo que pone en riesgo la convivencia es la ambición zapateril de cambios institucionales, y no la sed de poder de sus gentes aquí, que podría quedar más que saciada en coalición con UPN.

Seis. Se manipula la autonomía. Navarra, gobierne quien gobierne, tiene unas competencias propias al servicio de sus ciudadanos y en el seno de la nación española. Navarra no es España porque lo digan las urnas –que, además, lo han dicho- ni dejará de serlo porque las componendas entre partidos vayan a entregar el poder a un secesionista. Zabaleta ha aprovechado la oportunidad que todos los demás candidatos le han dado al afirmar que "Navarra será lo que los navarros digan"; para Zabaleta eso quiere decir que "Navarra será lo que consigamos hacer firmar al PSOE a cambio de poder". NaBai sólo puede gobernar en Navarra si Zapatero quiere, y ambos están limitados en cualquier caso por la soberanía inviolable de la nación española. Que no se rompe así.

Los vascos avalan la negociación política con los asesinos
Raúl González Zorrilla Periodista Digital  28 Mayo 2007

Gran parte de la sociedad vasca, impávida ante el asesinato de muchos de sus vecinos, embebida en su evidente riqueza material, absolutamente incapacitada para entender principios democráticos fundamentales tras varias décadas de sumisión a los aullidos del ¡ETA, mátalos! y, sobre todo, acostumbrada a vivir en las condiciones prepolíticas típicas del nacionalismo más radical, siempre ha demostrado tener mucha más habilidad para situarse más cerca de los terroristas que de las víctimas de éstos y para satisfacer antes las exigencias paranoides de los artífices del coche bomba que las demandas de libertad de los hombres y mujeres que en esta tierra ven todos los días cuestionados sus derechos más elementales.

El resultado de los últimos comicios municipales pone de manifiesto que el movimiento de los socialistas vascos hacia posiciones nacionalistas les ha proporcionado buenos réditos electorales en el País Vasco y Navarra pero también revela que el nuevo mapa político que puede configurarse a partir de ahora en Euskadi, y que muy probablemente se configurará, no va a ser nada favorable a las tesis de quienes creemos que las instituciones democráticas y los fundamentos del Estado de derecho no han de ser moneda de cambio en ninguna negociación política, especialmente cuando ésta se plantea con una organización terrorista como ETA.
Pero, ciertamente, los electores vascos, en Gipuzkoa y en Álava especialmente, pero también en Vizcaya, han dado luz verde a la acción política que los socialistas de Jesús Eguiguren, con el apoyo de José Luis Rodríguez Zapatero, están llevando a cabo desde hace unos meses y que, cínica, perversa e interesadamente, tiende a asociar el final de los crímenes con la posible resolución de un presunto “conflicto político” y que busca una salida digna para los asesinos situando la responsabilidad de los crímenes, no en los artífices del tiro en la nuca o en sus portavoces políticos, sino en toda la sociedad vasca que es la que debe “moverse para la paz”. Más que un programa político, social, económico o cultural determinado, lo que los electores vascos han valorado en los socialistas es la falta de escrúpulos de éstos para, por encima de principios éticos fundamentales o de remilgos morales, emprender una negociación política con ETA, hoy paralizada que no suspendida, en la que el peso de las instituciones del Estado se licua todo lo que haga falta para satisfacer a los asesinos.

Nadie debe sorprenderse de esto pues desde hace mucho tiempo sabemos que una gran parte de la sociedad vasca, impávida ante el asesinato de muchos de sus vecinos, embebida en su evidente riqueza material, absolutamente incapacitada para entender principios democráticos fundamentales tras varias décadas sumisión a los aullidos del ¡ETA, mátalos! y, sobre todo, acostumbrada a vivir en las condiciones prepolíticas típicas del nacionalismo más radical, siempre ha demostrado tener mucha más habilidad para situarse más cerca de los terroristas que de las víctimas de éstos y para satisfacer antes las exigencias paranoides de los artífices del coche bomba que las demandas de libertad de tantos hombre y mujeres como en esta tierra ven todos los días cuestionados sus derechos más elementales. Y los propios vascos, sin vergüenza, lo reconocen así. Una reciente encuesta del Gobierno autónomo señala que más del 70% de los vascos considera que “existe un problema político más allá de la violencia” y que la mayoría de los consultados opina que “el Pueblo Vasco tiene derecho a decidir libre y democráticamente su futuro”. De hecho, además, más del 50% de los encuestados se muestra a favor de que el Gobierno y los terroristas de ETA “negocien soluciones políticas” para el País Vasco.
Este paño social es el que ha dado tan buenos resultados a los socialistas vascos y a este tejido ciudadano es al que el PSE, en colaboración satisfecha con los nacionalistas, va a dar satisfacción con próximas actuaciones políticas que, aunque están en la mente de todos, tiempo tendremos de analizar. Mientras tanto, los socialistas vascos celebran su victoria aún sabiendo que su triunfo ha sido, en buena parte, responsable de que el resto de la familia socialista haya sido derrotada por el PP a nivel nacional.
Web de Raúl González Zorrilla

Un balance y un vaticinio, a 28 de mayo de 2007.
Alejandro Campoy Periodista Digital  28 Mayo 2007

Ya a esta hora se hacen miles de cábalas sobre los miles de datos que se manejan: que si ha tenido más votos totales el PP, que si el reparto de alcaldes, que si el poder autonómico, que si los cerezos del Jerte, que si la luna de Valencia y que si bla, bla, bla, bla. Pero sólo hay un dato al que prestar atención, y es éste: el Gobierno de Zapo va a cumplir su último compromiso con ETA, la entrega de Navarra. La ingeniería electoral con las listas de ANV y el nefasto acomplejamiento de UPN lo han logrado.

Lo demás importa muy poco. Y Rajoy se engaña si cree que estos resultados marcan un punto de inflexión, un cambio de ciclo: grave error. ETA todavía necesitará a Zapo en la Moncloa cuatro años más, y es ahora cuando comenzará a ponerse la piel de cordero. Desglosaré a continuación una hipótesis de futuro, e iré actualizando este post a medida que los hechos venideros vayan confirmando o refutando lo que aquí se expone:

1.- Ya están puestas las bases para el Anschluss, la incorporación de Navarra al País Vasco: la formación de un gobierno de coalición entre Na-Bai, PSN e IU.

2.- El nuevo gobierno no va a realizar ningún movimiento hacia la anexión hasta después de las próximas elecciones generales. Al contrario, al principio todo será muy bonito, precioso, maravilloso. El proceso comenzará tras las elecciones generales, sean cuando sean.

3.- ETA ya sabe que tiene la sarten por el mango en los temas que le interesan: presos, territorialidad, vuelta a las instituciones y finalmente, autodeterminación. Por tanto, les interesa reactivar el proceso de hundimiento, aunque es posible que establezcan dos etapas, siendo la primera de intensificación de la violencia, posibles nuevos atentados y aumento de la presión sobre Zapo hasta límites axfisiantes.

4.- En cambio, una vez se conozca el calendario hacia las próximas elecciones generales, es posible que ETA empiece a reanimar a Zapo y a insuflarle oxígeno: nuevo alto el fuego, algún gesto más que simbólico de entrega de armas, mediadores internacionales por todas partes, bondades sin cuento y sensación de culminación y logro de la tan ansiada paz.

5.- El Cordón Sanitario (PSOE + IU + ERC + PNV + CIU + CC + BNG + CHA + NABAI + loquesea), que no el PSOE, vuelve a ganar las próximas elecciones generales, con lo que cuenta con otros cuatro años para consumar el proceso: anexión definitiva de Navarra al País Vasco, ratificada por referéndum en las "cuatro" provincias vascas, autodeterminación de la Nueva Euskal Herría y de Cataluña.

El resultado final del proceso o su posible interrupción por algún contingente de la OTAN es algo que ya escapa por completo a cualquier tipo de especulación. En todo caso, si todo ocurre tal cual aparece aquí, y el Cordón Sanitario de Zapo, que no el PSOE, vuelve a formar gobierno tras las próximas generales, no será Sánchez Dragó el único que se vaya de España.

Y en Madrid están de fiesta, ¡ja!. ¿Por qué me acuerdo de Churchill ahora? ¿Y del año 1938, el del Anschluss, el de Checoslovaquia y el del infame Tratado de Munich, cuyo 70 aniversario se cumple el año que viene, en 2008?. Bien, en Madrid están de fiesta, vale.

Dos apuntes finales:
1.- El término "Zapo" ha sido acuñado por Pío Moa, al que reconozco la autoría

2.- Un sentido saludo a todos los bravos navarros, la inmensa mayoría, que sabían lo que se jugaban y han luchado hasta el final, y aún lo seguirán haciendo ahora que empieza lo realmente duro. Siento de verdad que haya habido una minoría tan lerda que todavía ignore que su próximo presidente autonómico será el Lehendakari Ibarretxe (en unos dos años, tras el presidente de transición que venga ahora, Puras o Zabaleta). Al menos los votantes de Na-Bai lo tenían clarísimo.

El avestruz vasco-navarro
POR CARLOS MARTÍNEZ GORRIARÁN ABC  28 Mayo 2007

El aumento de la abstención vasca, más alta que la media, contrasta con los ataques a cargo de «simpatizantes» de ANV soportados por líderes del PSE, PNV e IU. Ataques que culminan una campaña electoral propia de una risible república bananera y anticipan el incremento de la violencia terrorista, que ETA justificará por el «Guantánamo electoral» padecido, aunque Arnaldo Otegi prefería exhibir euforia por el triunfo. Si Zapatero pretendía integrar al brazo político de ETA, ayer quedó demostrado que ha fracasado. Pero el electorado prefiere creer algo un poco distinto.

Socialistas y nacionalistas salían con la ventaja de promover el «proceso de paz» (negociación política) que apoya la mayoría, y el PP con la desventaja de oponerse en solitario. A ese cuadro se añadían incertidumbres como el efecto de los casos de corrupción protagonizados por el PNV, los resultados de ANV, el futuro de EA, y la coalición IU-Aralar.

Pues bien, el PP empata con el PSE en Bilbao y Vitoria, pero cede terreno en las tres provincias. Pero si la suma de PP y PSE sirviera de algo, que no sirve, resultaría que el nacionalismo en su conjunto sigue bajando. EA sale malherida del divorcio con el PNV, que paga por la corrupción guipuzcoana, y la combinación IU-Aralar da poco de sí. Obviamente, el electorado apoya el vasquismo moderado y el proceso de paz negociado, por mal que vaya: un efecto avestruz, que beneficia incluso a ANV. El PP tendrá que pensar, y seriamente, en su incapacidad para sumar apoyos. También UPN. Porque la noticia, claro está, es la navarra, aunque poco sorprendente. Aplicando la lógica del efecto fotocopia, según la cual siempre se prefiere el original, los navarros abertzales han votado Nafarroa-bai e ignorado al PSN, que no se beneficia de su ambigüedad. UPN perderá el gobierno si nacionalistas y socialistas suman escaños, caso muy probable a la luz de los resultados conjuntos. Porque ha irrumpido una novedosa conjunción vasco-navarra que no se podrá ignorar. Avestruces las justas, por favor.

Resistencias a la infamia
POR HERMANN TERTSCH ABC  28 Mayo 2007

Parece claro que, en lo llamado el escenario de la relevancia nacional, son mayores las consecuencias de la grotesca campaña que las habidas de las votaciones de ayer. Se ha causado tanto daño a la autoestima política, al discurso nacional general y a la capacidad de autodefensa del Estado de derecho frente a sus enemigos en lo que era una lucha ideológica de concepto de Estado que, reducida a las pequeñeces diversas de las pugnas locales, parece que no ha pasado nada. Pueden consolarse aquellos que subrayen con razón que el Partido Popular ha sabido defenderse, frente a un tsunami de infamias, en sus principales plazas fuertes. Frente a la sistemática agresión, siempre ideológica y muchas veces personal pero también muy efectiva y constante en el terreno de la economía, las inversiones y los afectos al ciudadano. Madrid y Valencia son los grandes buques del desarrollo liberal, inteligente y no ideológico.

Pero lo terriblemente cierto es que no se hunde ni mucho menos la permanente infamia conceptual del proyecto lanzado por ese Partido Socialista de Rodríguez Zapatero, con su cúpula sectaria de neopensadores mágicos y sus cómplices nacionalistas. No parecen generar el rechazo que merecen sus propuestas de desigualdad territorial, su inseguridad jurídica y ética ante la agresión terrorista y la inanidad moral de que hacen gala en política interior, de seguridad y exterior. El único partido de oposición, el PP, ha fracasado en liderar una revuelta nacional que requería sin duda un cuerpo social más activo para hacer frente a la agresión continua que sufren las libertades agredidas por socialistas y nacionalistas. España no está mejor después de estos resultados. Mantiene refugios pero eleva su alarma ante la amenaza a sus libertades que, nadie lo dude, Zapatero y sus aliados suponen.

De la decepción a la esperanza
EDITORIAL Libertad Digital  28 Mayo 2007

Estas elecciones municipales y autonómicas serán recordadas como aquellas en que se materializó la traición del PSOE a la nación, al haber permitido la vuelta del partido de ETA en las instituciones. Pero sin duda son también muchas otras las razones por las que destacar la importancia de este 27 de mayo, además del propio hecho, no poco importante, de que las instituciones locales y quince de las autonomías hayan renovado sus instituciones.

No cabe duda de que de todos los análisis que pueden hacerse el más urgente se refiere a Navarra, donde la suma de votos de UPN y CDN no es suficiente para renovar el Gobierno constitucionalista liderado por Miguel Sanz. El futuro Gobierno de Navarra cae en manos del PSOE, que hasta el momento ha jugado a la ambivalencia. Ahora tendrá que decidir si dejar al margen a los nacionalistas o aliarse con ellos. Si escoge lo primero, habrá cerrado cualquier opción a mantener la negociación con ETA. Y, a la vista de que la apuesta de Zapatero por esta negociación, que se mantiene desde 2001, es a prueba de bombas en Barajas, las perspectivas no son nada buenas. Si se cumplen los peores augurios, la parte de la sociedad navarra que no desea en absoluto la anexión al País Vasco ni ser moneda de cambio en una mesa de negociación a la que no ha sido invitada tendrá que luchar por sus derechos con todas sus energías.

Uno de estos aspectos destacables se refiere a quien seguramente se haya convertido en la gran ganadora de estas elecciones, que no es otra que Esperanza Aguirre, quien ha revalidado su mayoría en la Comunidad de Madrid con un resultado espectacular. La región más próspera de las españolas y una de las más descollantes en Europa ha aprobado con una amplísima mayoría su confianza en Esperanza Aguirre y su equipo. La presidenta regional ha apostado por la integración de Madrid en la economía mundial, por la rebaja de impuestos y por una política de corte liberal. En materia educativa, ha prometido acercar el sistema a los deseos de los ciudadanos en la medida en que lo permite la Ley. Pero es que además Aguirre ha mantenido un discurso nacional integrador y de firmeza frente a la ominosa política de José Luis Rodríguez Zapatero. Todo ello ha contado con el mayoritario respaldo de los madrileños.

Por lo demás, en Castilla y León, La Rioja, Comunidad Valenciana y Murcia el PP renueva su mayoría, como lo hace el PSOE en Extremadura y Castilla-La Mancha, aunque aquí con un retroceso visible. Los populares, por su parte, se enfrentan a la reedición del multipartito en Baleares al haber perdido la mayoría absoluta.

Finalmente, se ha hecho visible el "efecto Sebastián", por el desastroso candidato que Rodríguez Zapatero ha colocado en Madrid para enfrentarse a Alberto Ruiz Gallardón, quien ha renovado con amplio margen la mayoría del PP en la capital, que ya es la cuarta consecutiva. En Marbella el hedor de la corrupción se ha llevado a todos los partidos que han tenido responsabilidad de gobierno en aquella localidad, lo que ha otorgado al PP, único partido que no ha participado en ella, la mayoría absoluta.

Pero más allá incluso de los resultados concretos, en ocasiones con una importancia de primer orden incluso para la nación al completo, hay un dato que sí se refiere al conjunto del electorado y es la victoria en votos del Partido Popular. Es la primera vez desde la mayoría absoluta de José María Aznar, en 2000, que el PP es el partido más votado por los ciudadanos españoles. Y, si uno se toma la molestia de repasar la historia de las citas electorales desde 1977, observará que las elecciones locales han marcado los cambios de ciclo en las generales. El Gobierno ha querido desvincular este respaldo al PP de su propia política, pero es un esfuerzo inútil. Las malas noticias de ETA y Navarra no pueden quedar compensadas con este resultado conjunto, pero sí nos otorga una esperanza de cambio, tan necesario.

ETA vuelve a los ayuntamientos
EDITORIAL Libertad Digital  28 Mayo 2007

Las elecciones municipales y autonómicas han estado marcadas, aún antes del inicio de la jornada electoral, por el regreso de la franquicia de ETA a las instituciones municipales. La banda terrorista podrá contar a partir de hoy con el dinero público que se otorga a los partidos con representación institucional, más el acceso a los instrumentos del poder local; ambos recursos los pondrá al servicio de su estrategia de terror y su objetivo secesionista. Así, los ciudadanos que quieren ejercer plenamente sus derechos, que no están en absoluto garantizados en buena parte del País Vasco, ven recortadas sus libertades políticas una vez más.

Mas siendo esto grave, lo más significativo es que constituye una completa derrota de la Nación española, propiciada por una nueva traición del PSOE, que ha puesto todos los instrumentos del Estado que tenía en su mano para favorecer la participación de ETA en estas elecciones. Ya podemos concluir que lo han conseguido; gracias a Zapatero, ETA vuelve a estar en los ayuntamientos. Sabemos que esta es una de las condiciones impuestas por el grupo terrorista al proceso de rendición que Zapatero prefiere llamar "de paz". No será la última.

Durante los próximos días, es posible que el baile de partidos y nombres en autonomías y ayuntamientos y la discusión sobre las consecuencias de los resultados a nivel nacional ocupen la mayor parte de la actualidad. Pero eso, que es lo urgente, no debe hacernos apartar la vista de lo importante, que son los más de cuatrocientos concejales que ANV ha obtenido en el País Vasco y Navarra. Es por lo que serán recordadas estas elecciones en el futuro.

Elecciones 27-M
Quién ha ganado y quién ha perdido
Pío Moa Libertad Digital  28 Mayo 2007

Dentro de una situación general de empate técnico en votos entre el PP y el PSOE, el primero ha llevado la peor parte, con diferencia. Los socialistas mantienen sus feudos, mientras que el PP retrocede en Navarra y Baleares y probablemente perderá ambos gobiernos, con la peores consecuencias, sobre todo en Navarra, donde se van a jugar muchas cosas próximamente. Añádanse los malos resultados en las Vascongadas y en Galicia y tenemos una situación general de derrota, no compensada, ni mucho menos, por el reforzamiento de sus mayorías en Madrid, Valencia y otras comunidades. Simplemente el PP no ha sido capaz de arrebatar votos a la Infame Alianza, pese a la demagogia tosca y la multitud de errores y desafueros de esta. Por el contrario, ha perdido, y ampliamente, capacidad de gobierno. Tal como está el panorama, puede esperar a ganar por una ligera mayoría las generales, mayoría que tampoco le permitiría gobernar. Y si llegara a gobernar le harían la vida imposible.

El PSOE tampoco sale bien parado ante el crecimiento de grupos separatistas y radicales de izquierda, mas para él es un problema menor, hoy por hoy, ya que su estrategia se basa precisamente en la alianza con esos grupos para aislar y neutralizar al PP, único y poco peligroso enemigo que tiene, de momento, por la derecha.

Pero las claves principales son otras dos: el triunfo en toda regla del terrorismo, el triunfo de las pistolas, las bombas y el chantaje gracias a la colaboración del Gobierno con los asesinos; y la abstención. De la primera nada nuevo hay que decir. La segunda merece mayor atención: ¿cómo puede haber disminuido el número de votantes cuando para todos resulta claro que se trataba de mucho más que unas simples elecciones municipales y autonómicas? En pleno proceso de descomposición de la Constitución y la unidad de España, una gran masa de gente, mucho mayor que la de votantes de cualquier partido, simplemente se ha desentendido. ¿Hemos llegado a tal grado de desmoralización social que la democracia y la integridad de España importan un bledo a tanta gente?

A mi juicio se trata de otra cosa. Aquellos a quienes no interesan la libertad o la unidad de España sí han votado, y lo han hecho precisamente a los partidos anticonstitucionales y antiespañoles. Este tipo de cosas no es nuevo en la historia: en España ocurrió bajo el Frente Popular y en Alemania con el nacionalsocialismo, por poner dos ejemplos clásicos. La abstención responde, con más probabilidad, a la falta de confianza de millones de personas en los partidos actuales, defiendan lo que defiendan; o, mejor dicho, digan defender lo que digan defender. Como venía a decir Cambó de otra situación parecida, la gente perdía el respeto a unos políticos y partidos que evidentemente no eran respetables. Un gran sector de la ciudadanía no se siente representada en ningún partido. Porque, en efecto, no lo está. Y otro amplio sector se engaña a sí mismo creyendo que aquellos a quienes vota le representan.

Pero, de momento, no surge ninguna alternativa. Y, de momento también, quien ha perdido fundamentalmente en estas elecciones es la Constitución o, en otras palabras, la democracia española.

ETA y ZP
Navarra, de mal en peor
GEES Libertad Digital  28 Mayo 2007

Antes de los resultados del pasado domingo, Zapatero había pactado con su buena amiga Uxue Barkos un reparto de instituciones en Navarra; el Gobierno para el PSOE, el Ayuntamiento de Pamplona para Nafarroa Bai (PNV+EA+Aralar+Batzarre). La ofensiva mediática contra UPN dirigida desde Madrid y Vitoria dio el resultado ya conocido. En el Parlamento Foral: UPN 22, NaBai 12, PSOE 12, CDN 2, IU 2.

Ahora bien, el pacto previo exigía quebrar la mayoría regionalista en el Ayuntamiento de Pamplona, más sólida que en el Parlamento. Cándido Conde Pumpido admitió la lista de ANV, pese a que su candidata había sido concejal de EH en el año 1999: un caso evidente de contaminación, y de la más negra. Pero la idea consistía en meter un partido más en el reparto para hacer más difícil el concejal número 14 de UPN, aquel que más depende de la ley d´Hont y que hubiera dado la mayoría absoluta a los regionalistas.

El apaño funcionó demasiado bien. Y los resultados, los conocidos. En el Ayuntamiento de Pamplona: UPN 13, NaBai 8, PSOE 4, ANV 2. Zapatero, Rubalcaba y Conde Pumpido impidieron que UPN lograra el concejal número 14, el de la mayoría absoluta, introduciendo a ETA en el Ayuntamiento. Pero no ha entrado sólo con un concejal, sino con dos, lo que lo convierte en el arbitro macabro de la situación. Las cuentas dicen que si ZP no hubiera metido a ETA en el ayuntamiento, UPN hubiera obtenido casi con total seguridad la mayoría absoluta, y tanto su apaño con Nafarroa Bai como su pacto con ETA se habrían frenado en seco.

¿Qué harán Zapatero y José Blanco? Si cumplen lo pactado, deberán formar coalición de Gobierno en Pamplona con Nafarroa Bai y ETA; ZP no sólo metería a los terroristas en las instituciones de manera ilegítima, sino que gobernaría con ellos. Algo insostenible públicamente, a no ser que ETA le eche un cable ayudando a blanquear sus siglas de cara a la galería. Y aún y todo.

¿Podrían no pactar con ANV/ETA y Nafarroa Bai en Pamplona? Sin duda. Pero entonces, deberá rehacerse el pacto con los nacionalistas para el Gobierno de Navarra, lo que ya ha dejado entrever José Blanco. Y entonces, malo; puesto que ya no tendrá Pamplona para intercambiar, se plegará a las exigencias del ex integrante de la mesa nacional de Herri Batasuna Patxi Zabaleta aún en mayor medida, quedando más a su merced. Si no puede ofrecerles Pamplona, deberá entregar aún más Navarra, con menos votos que sus amiguetes anexionistas.

En contra de los planes de ZP está la tradición del PSN de pactar con UPN la lista más votada; necesita pudrir sus cimientos forales y constitucionales. Hoy,el panvasquismo, con menos de un 25% de los votos, pretende gobernar al 75% restante gracias a los apaños legislativos de Bemejo y Rubalcaba.Se trata de un realismo político de la peor calaña; el cinismo, la hipocresía, el engaño y la manipulación compartida de ZP y Nafarroa Bai. Están como locos, se quieren repartir Navarra "como sea", aunque aún no saben bien cómo. Los perdedores: el PSN, Navarra y España entera. Salvo rebelión interna del partido socialista en Navarra, difícil es hacer triunfalismo tras las elecciones. Lo cierto es que las cosas van de mal en peor.

GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Elecciones 27-M
La antesala de La Moncloa
Isabel Durán Libertad Digital  28 Mayo 2007

Lo mejor que le podría haber pasado al presidente del Gobierno es que UPN no hubiera perdido la mayoría en Navarra. ¿Cómo explicar la entrega de la comunidad foral a Patxi Zabaleta, es decir, a ETA-Batasuna y sus matones independentistas? ¿Y la alcaldía pamplonesa a Uxue Barcos a pesar de la victoria de UPN? Con la cesión de Navarra –cuarto compromiso adquirido con los terroristas–, ZP cava su tumba política de cara a las legislativas.

Resulta crucial lo ocurrido en el histórico territorio foral y la entrada a saco en las instituciones de ETA de la mano de ZP. Pero estas elecciones se dirimían y se dirimen también en Madrid. La Comunidad de Aguirre es el bastión de la esperanza en el futuro de España. Una victoria apoteósica que demuestra hasta qué punto es importante la firmeza en la defensa de unos valores irrenunciables, en los principios liberales y en predicar con el ejemplo. Sin duda, un modelo a seguir.

Madrid supone además el monumental batacazo de José Luis Rodríguez Zapatero: el hercúleo ridículo político protagonizado por el inquilino de La Moncloa desde la designación digital de Sebastián "el sucio" como candidato a regidor de la capital de España tras las calabazas de sus antecesores. ¿Y qué decir de la bochornosa desaparición del personaje del escenario político durante el recuento de las papeletas hasta las 23:30 horas? Que retrata de nuevo al personaje: muñidor de dossieres desde la Oficina Económica del presidente, acosador de intimidades y político cobarde hasta el final. Por lo demás, la victoria de Gallardón teñida de una visible tristeza ha sido lo más reseñable de su primera aparición pública.

En Baleares comenzó hace ocho años la práctica del todos contra el PP. Hoy, aquel vandalismo electoral se ha instaurado por parte de quienes se autodefinen como la progresía. De nuevo, por sólo un escaño, el saqueo político de la voluntad mayoritaria se impondrá en las islas, salvo que pacte la nacionalista Munar. El tripartido anti popular en Navarra no será como el gallego o el balear. Debería tener consecuencias definitivas para convertirse en el principio del fin de Zapatero. El PP ha ganado en votos en las municipales y autonómicas. Es más, ha arrasado en Madrid, Valencia y Murcia. Pero la antesala de La Moncloa para la formación de la calle Génova será la entrega pactada de Navarra por parte del presidente más nefando de España.

Sorpasso
POR IGNACIO CAMACHO ABC  28 Mayo 2007

EL Partido Popular ha ganado las elecciones. Por lo pelos, pero las ha ganado. Éste es el dato incontrovertible de la jornada electoral de ayer, lea cada cual como quiera los datos según la conveniencia de sus intereses. Ha perdido cuotas de poder autonómico, ha cedido en una Navarra sobre la que se abre una incógnita mayúscula y sobrecogedora, y tendrá que entregar alguna alcaldía de nivel medio, pero el sufragio universal ha hablado de manera incuestionable. Siete años después de la mayoría absoluta de Aznar, el partido del centroderecha español vuelve a tener ventaja -centesimal y escasa, es cierto- en el conjunto del territorio nacional. Sorpasso. Aires ligeros de cambio y alternancia soplan de nuevo en la política española.

Porque, del mismo modo que el PP ha ganado estas elecciones, el Partido Socialista las ha perdido. Aunque pueda argumentar que técnicamente las ha empatado, ha tirado en tres años, un tiempo record, la ventaja lograda en medio de la convulsión trágica de los atentados de marzo de 2004. Ha sufrido un desgaste inédito por su rapidez en la historia de nuestra reciente democracia, cuyas bases ha cuestionado de forma casi global en este trienio de gobernanza del que apenas ha sacado rédito.

Podrán los estrategas del Gobierno atribuir a la alta abstención sus malos resultados, y confiar en que unos meses de crispación alborotada y tumultuosa le devuelvan en las próximas generales el liderazgo que acaban de ceder. Pero esa abstención es fruto del desencanto de muchos electores que, faltos de motivación para cambiar su voto, han preferido ausentarse de las urnas como castigo o advertencia contra una deriva política que les inquieta, les aburre o les causa zozobra. Ciudadanos disconformes con el cuestionamiento de los pactos de la Transición, hastiados de la confrontación partidista y sectaria, indignados con la excarcelación de De Juana Chaos, inquietos ante el retorno de Batasuna a las instituciones, preocupados por el avance de las reclamaciones nacionalistas, desmoralizados ante la falta de un modelo de Estado, intranquilos por las resurrección de los demonios del cainismo histórico.

La lección primordial de esta jornada es que existe un profundo desapego de millones de españoles hacia una política en la que clama la ausencia de mayoría social serena, moderada, reformista y razonable. El PP de Mariano Rajoy la podrá liderar si persevera en el perfil constructivo de los últimos tiempos, el que encarnan los triunfadores madrileños Aguirre y Gallardón, el de un partido sensato, eficaz, ponderado, abierto y orientado al futuro. Se lo van a poner difícil, porque la batalla de las generales será sucia, tumultuosa, y se jugará en un terreno enfangado de infamias. Pero cuenta con dos ventajas esenciales. Una, que ahora va por delante, que el paso más difícil ya se ha producido. Y la otra, que muy probablemente el Gobierno de Rodríguez Zapatero va a persistir en sus errores, porque quizá ya ha ido demasiado lejos para volver atrás, a ese ámbito de razón y mesura en el que España encuentra sus proyectos de esperanza.

Ganar por puntos, no es ganar por K.O.
Vicente A.C.M. Periodista Digital  28 Mayo 2007

Hoy es el día después y en el que cada uno intentará convencer a los suyos de que ha ganado. Las cifras y los porcentajes lo admiten todo, incluso no tener en cuenta a una Autonomía de más de cinco millones de personas, como es Madrid. Hasta ahí llega la papanatez de algunos sectarios líderes como D. José Blanco. Pero lo que está claro de estas elecciones son dos cosas básicas:

- La primera es que ETA ha vuelto a las Instituciones gracias a la voluntad de un Gobierno y su Presidenete Zapatero, que ha traicionado todo con tal de mantenerse en el poder y ciumplir sus compromisos con ETA.

-La segunda es que no es lo mismo ganar a los puntos que ganar por K.O..El PP ha ganado por un margen lo suficientemente escaso, como para poder decir que estamos en un empate técnico. Se puede decir que es un ganador moral,pero la verdad es que ha perdido muchos feudos al no lograr la mayoría necesaria para evitar que el PSOE pueda pactar con los nacionalismos o las izquierdas.

Otra cosa digna de mencionar es la gran abstención del electorado, en general. Eso solo demuestra o bien el hartazgo de unos ciudadanos del comportamiento de sus líderes políticos, o bien que el grado de implicación de la ciudadanía no es lo suficientemente fuerte, ni siquiera para querer decidir sobre la gestión de su terruño. Esa apatía, solo es culpable y no merece nada más que decirles aquello de que "cada pueblo tiene el Gobierno que se merece".

Es evidente que hay que luchar, que hay que hacer oír la voz en los pocos momentos en que nuestra arma es algo tan preciado como nuestro voto. Quien no se ha molestado en acudir a votar, aunque sea en blanco, solo demuestra su mansedumbre o su cobardía y pierde todo el derecho a reivindicar posteriormente aquello que le incomode. Un pueblo que no lucha, no merece ser defendido.

Navarra depende ahora de que el PSN cumpla su palabra, pero no soy nada optimista al respecto, con los antecedentes del PSOE y del PSE. Los navarros han votado y han dado la fuerza a un partido integracionista y nacionalista vasco como Nafarroa BAI. Los que han votado PSN lo han hecho conscientes de que pueden haber hipotecado su voto a una opción que les puede vender al mejor postor y poner de presidente a un representante abertzale. Pues ese error de confianza, ya les pasará factura. Esas cadenas de Navarra, serán las que les lleven atados y rendidos ante la Gran Euskal Herría nacionalista vasca. No podrán aducir ignorancia en semejante traición

Pactos para Navarra
FLORENCIO DOMÍNGUEZ El Correo  28 Mayo 2007

En Navarra ocurrió anoche lo que le pasó al PP en las últimas elecciones gallegas o a CIU en las catalanas: UPN gana en votos y escaños con mucha diferencia sobre su inmediato seguidor, pero se queda a las puertas de la mayoría absoluta y eso deja abierto el camino a posibles mayorías alternativas. El desfondamiento de su actual socio, el CDN, hace imposible repetir la fórmula de la legislatura recién terminada para que el centro derecha gobierne Navarra con mayoría absoluta.

Los resultados de las elecciones forales navarras dejan en manos del Partido Socialista la decisión sobre la conformación de una mayoría alternativa que desplace a UPN y a CDN. En la campaña electoral, el cabeza de lista del PSN, Fernando Puras, había marcado dos límites en su política de alianzas. El primero fue el compromiso de no asumir la presidencia si su partido no era, al menos, la segunda fuerza política. Los resultados de anoche, en el momento de redactar estas líneas, le colocaban en tercer lugar por apenas ocho décimas, aunque empatado a escaños con la segunda fuerza, Nafarroa Bai. La segunda condición de Puras era la negativa a modificar el estatus político de Navarra.

La sorpresa de la noche en Navarra -sorpresa relativa porque las encuestas ya lo venían anunciando desde finales del pasado año- fue el ascenso de Nafarroa Bai a la segunda posición mejorando la suma de los resultados que habían tenido los tres partidos integrantes de la alianza en solitario. En esos resultados ha tenido mucho que ver la campaña moderada que han hecho los miembros de Nafarroa Bai que han sabido capitalizar el deseo de cambio de una parte de la sociedad navarra.

En los mensajes de la coalición durante la campaña, los temas característicos del debate nacionalista han quedado notablemente atenuados hasta el punto de que las ikurriñas habían desaparecido de sus principales actos. La posibilidad de provocar un cambio de gobierno ha hecho, seguramente, que no pocos votantes de la izquierda abertzale hayan renunciado a actuar de forma simbólica y se hayan dejado llevar por un criterio práctico reforzando la coalición liderada por Patxi Zabaleta para hacer posible el desalojo UPN del poder.

Con los resultados de anoche, los socialistas navarros van a tener muchas ofertas y presiones encima de la mesa. Las ofertas vendrán de Nafarroa Bai y también de UPN ya que el presidente de este partido, Miguel Sanz, anunció durante la campaña que lo haría. Y las presiones le van a llegar a Puras del propio PSOE, de la dirección federal de este partido mucho más predispuesta que los socialistas navarros a entrar en pactos que desalojen al PP del gobierno de Navarra.

f.dominguez@diario-elcorreo.com

ELECCIONES MUNICIPALES Y AUTONÓMICAS
PASEANDO POR EL HACHA
J. Arias Borque Libertad Digital  28 Mayo 2007

Encajonada entre verdes montes, la localidad guipuzcoana de Vergara juguetea buscando su espacio en los pequeños huecos que le permite el cauce del río Deva. Junto al Ayuntamiento, en una ikastola decorada con los dibujos de paisajes de los alumnos, se encuentra uno de los seis colegios electorales en los que se dirime quién gobernará durante los próximos cuatro años el Consistorio. Otrora feudo inexpugnable de Herri Batasuna, la ruptura de la tregua-trampa fruto del pacto de Estella entregó el bastón de mando, por primera vez, al PNV, que lo conserva desde entonces, gracias, eso sí, a que la Ley de Partidos impidió en 2003 que el brazo político de ETA intentase un nuevo asalto al Ayuntamiento. La historia no se repetirá esta vez. El hacha y la serpiente regresa con más fuerza que nunca a través de Acción Nacionalista Vasca.

Uno de los dos apoderados con los que cuenta el PP en la localidad entra en la sala y se acredita como tal ante el presidente de la mesa electoral. Tras un pequeño murmullo, se hace el silencio. Incluso hay ojos incrédulos. Un extraterrestre acaba de llegar a Vergara, como recién caído de un platillo volante. El único al que habrán visto, con total probabilidad, desde las primeras elecciones democráticas, que no lo son tanto en este rincón de España. Tras unos minutos de silencio absoluto, fruto del flash mental, la conversación vuelve a la sala, a veces, hasta animada. Pero ya nada es igual, del castellano inicial, antes de la acreditación, se ha pasado a un euskera ininteligible, mezcla del batúa que preconiza Ibarretxe en la ETB y las ikastolas y el dialecto del alto Deva. El EHNA, el DNI proetarra que propugna la ilegal Udalbiltza como acción activa de desobediencia civil, circula con total normalidad. De nada sirve protestar o levantar acta, es perder el tiempo.

Fuera del colegio electoral, la guerra propagandística en la calle tiene un único ganador. No hay duda, los carteles de ANV inundan la localidad. Junto a ellos, al lado de una herriko-taberna, un cartel de la terrorista Segi recuerda a los más despistados que la opción para estas elecciones es ANV.

La lluvia comienza a caer sobre Vergara y acompaña los treinta y cinco minutos en coche que se tarda en llegar hasta Tolosa. Tras unas cuantas indicaciones, y dos o tres vueltas de más, se consigue acceder a una pequeña y sinuosa carretera que en dos kilómetros te introduce en lo desconocido, en el pueblo del que el entorno de ETA llegó a echar hasta al mismísimo Joseba Egibar: Lizarza.

Las farolas de la localidad están decoradas con los retratos de terroristas de ETA encarcelados, y el símbolo de ETA, el hacha y la serpiente, está impreso en multitud de paredes. De los balcones de las casas cuelga la banderita de apoyo a los presos. El silencio de la villa llega a ser ensordecedor, debe ser lo más parecido a andar por un pueblo fantasma. Y todavía queda por ver el Ayuntamiento. Con aspecto de caserío, del balcón cuelgan las fotos de cinco etarras y las paredes están recubiertas con los mensajes más tradicionales: Egibar alde hemendik (Egibar fuera de aquí), Gora ETA; o los que quedan de las últimas elecciones: Orain EHAK (Ahora PCTV).

Junto a la puerta de entrada, cuatro ertzainas controlan que todo discurra con normalidad. "¿Qué, os han insultado mucho?" “Ni se les ocurre”, responde uno de ellos mientras se lleva la mano a la pistola. Las escaleras que dan acceso al salón consistorial, lugar donde se ubica la mesa electoral, están llenas de pintadas insultando a Egibar. Ni el interior del consistorio se ha salvado de las pintadas de los salvajes. En el salón, los tres responsables de la mesa saludan al desconocido que entra. Sólo tres en la mesa. Y es que ningún partido ha presentado interventor en una localidad donde sólo se presenta el PP tras la ilegalización de las dos listas de ETA y donde todos los partidos salvo los populares han llamado al voto en blanco para que sea la gestora que se conformó tras la renuncia de Egibar la que se siga ocupando del bastón de mando.

En los edificios anexos al consistorio las pintadas que enaltecen a la banda terroristas se repiten una y otra vez, dando un aspecto aterrador a la plaza del pueblo. Si la democracia real llegará algún día a localidades como esta es una pregunta que parece no tener respuesta.

Recortes de Prensa   Página Inicial