AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 7 Junio   2007

Nada será ya igual
Por MIKEL AZURMENDI, Profesor y escritor ABC 7 Junio 2007

EL Estado de derecho ha perdido una importante batalla y está por ver si reconstituirá sus fuerzas para librar con éxito otra y otra, hasta la derrota final de ETA. Porque el Estado de derecho se halla al borde del colapso.

El juego de ETA en esta batalla estaba cantado pues ha obrado según su manual de treguas a fin de cobrarse un respiro, rearmarse y volver donde solía. Lo decisivo y realmente innovador en esta batalla de tres años es el papel del Gobierno y del conjunto del partido socialista. El socialismo ha querido jugar solo para ganar solo. Para ello ha inventado toda clase de armamento político y todo tipo de nuevos artefactos morales y jurídicos. Porque su táctica era matar al compañero de trinchera y excluirlo mientras establecía con el enemigo un negociado secreto de concesiones por armisticio.

La táctica socialista exigía la ruptura de los pactos de Estado con el compañero de trinchera y también una alianza con aquellos sectores políticos que, aunque casi irrelevantes demográficamente, jamás apoyaron las medidas frontales de la lucha contra ETA (Ley de Partidos, Pacto por las Libertades, cambio del Código penal, medidas jurídicas contra el enaltecimiento del terrorismo y la kale borroka, medidas administrativas carcelarias, etc.). Si el compañero de trinchera quedaba enterrado en ella, mejor que mejor, se trataba precisamente de hacerlo aparecer ante la sociedad como un numantino inservible en esas nuevas campas de la gestión de la paz. Y se transformó radicalmente la terminología que antes llamaba a las cosas del terrorismo por su nombre, implantándose el discurso tácticamente correcto de las nuevas exigencias.

Esta táctica socialista ha escindido a la sociedad democrática en dos, y este es el mayor éxito de ETA, más allá incluso que el de su recomposición de fuerzas. Y ha partido en dos a los colectivos de la sociedad civil que venían movilizándose merced al viento a favor del consenso pactado entre los dos grandes partidos democráticos. Y la táctica socialista hubiese acabado con la movilización social a menos que las propias víctimas no hubiesen tomado las cosas por su mano. Y ésta es precisamente la única victoria democrática, una especie de escaramuza nada más dentro de la gran batalla perdida, pero que ha posibilitado sacar al hundido en la trinchera y reponer su política en la liza como única política justa. Junto a la implacable artillería del Gobierno por impedir las manifestaciones de las víctimas y detener a los manifestantes, y a las maniobras de Peces-Barba por descuartizar el frente de las víctimas en la calle, no olvidaremos que un importante luchador de las plataformas cívicas trató a las víctimas de la resistencia en la calle como gente que estaba a medio camino entre el cobrador del frac y la monja de las llagas. No olvidamos tampoco que esas plataformas cívicas que jugaban el juego de Zapatero desecharon denunciar que éste había roto el Pacto por las libertades mientras a las posiciones del PP las tachaba de numantinas. Está muy bien que hoy no concedan crédito a Zapatero pero no vemos que carguen con ninguna responsabilidad en este desaguisado. De todas formas doy fe pública que los ciudadanos que antes de la tregua se partieron la cara en la calle movilizándose no volverán a reincidir tan fácilmente al llamado de esas plataformas y, por tanto, apelar a constituirse en un partido político nuevo deja las cosas de la división de los constitucionalistas donde estaban.

Esas cosas se refieren en última instancia a la caracterización del socialismo. ¿Qué significa ser de izquierdas cuando se ha caminado hacia la unión con los asesinos porque son de la izquierda abertzale? ¿Qué otra cosa es ya el PSOE sino un partido político para la táctica y las maniobras de la toma del poder, y no ya un partido para la defensa del Estado de derecho y la libertad? ¿Qué es un partido que ha afirmado (y pronto veremos que también ha firmado) «la naturaleza política del conflicto» que tienen planteado con España ETA y los demás nacionalistas? ¿Adónde puede llevarnos un partido que no discrimina entre ETA y PP y antepone en sus pactos aquélla a éste?

¿Qué se puede esperar de un partido que ha apoyado, prietas las filas, al Zapatero de la legalización de Batasuna (mediante gentecilla de ANV interpuesta que desconoce hasta la propia historia del partido del que dicen ser), de la sovietización del aparato judicial, del guiñol humanitarista con De Juana Chaos, de las palmaditas al hombre de paz Otegui, del cordón sanitario alrededor del PP, un partido que ve bien la terapia-Zapatero de que el futuro de los vascos depende de sí mismos?

¿No ha intercambiado con ETA, como lord Chamberlain con Hitler, tiempo (de paz) por espacio (político)? O en el socialismo español se da una crítica de fondo sobre estos tres años (y también los previos) de negociación con ETA, una crítica que toque los fundamentos ideológicos de esa negociación (cosa casi impensable ahora mismo) o el socialismo habrá diluido las características de un partido democrático. Las alianzas con él serán precarias, inconsistentes, sujetas a engaño y, sobre todo, peligrosas, tan oscuras como aliarse con nacionalistas, comunistas, verdes u otros partidos antisistema. Y, ojo, que a cualquier otro partido democrático le acecha siempre la misma tragedia que al PSOE.

Éramos, pues, crispadores y de la derecha extrema cuantos asegurábamos que ETA no llevaba el camino de Damasco. Dijeron de nosotros que preferíamos que ETA continuase asesinando a que se reconvirtiese democráticamente. ¿Qué inventarán ahora, que preferimos morir a vivir, tal vez?

«Mikel, ve tranquilo a casa, ETA se va a entregar, tiene una voluntad clara de integrarse al juego democrático», me asegura el Delegado del gobierno en el País Vasco unos meses antes de la tregua. Le objeto al Delegado desde mi conocimiento de ETA y desde las inequívocas señales que está ofreciendo de no reconocer la maldad del asesinato ni el error político de los fundamentos terroristas. El Delegado me asegura que tiene información fidedigna acerca de la inequívoca voluntad de ETA de entregarse. Bien, iré a mi casa, le respondo, dejaré mi destierro pero no me lo creo; ETA-Batasuna haría cosas que no hace y diría otras diferentes de las que dice, si es verdad lo que aseguras. Pero ojalá me equivoque yo y tengas tú razón, Paulino. Y me despido. Y vengo a mi casa de la que había salido seis años antes. Supongo que, hoy, mi Delegado se habrá dado cuenta de que ha estado engañándose y que pedirá la dimisión de su fuente de información, si él no dimite antes, claro.

Pero ¿y conmigo?, ¿qué hará conmigo y con cientos de ciudadanos que antes de la tregua y durante ella no hemos parado de exigir la justicia debida a las víctimas y de advertir que ETA es una organización de asesinos para aterrorizar a la ciudadanía hasta que entregue la ciudad política? ¿Nos dirá el delegado de Zapatero que nuestro futuro como vascos depende de nosotros mismos?

El perturbado y sus ayudantes
Pío Moa Libertad Digital 7 Junio 2007

Peor que cuando Felipe González quiso ponerse al frente de la manifestación contra la corrupción, ¿recuerdan? Ahora Zapo exige a la oposición apoyo incondicional a su política “antiterrorista”. Decididamente, este sujeto es un perturbado. Pero tiene a su favor la pleitesía de los politicastros peperos. Rajoy no ha cesado en estos años de ofrecer su ayuda al PSOE, y ha insistido en su oferta cuando la ETA, que nunca estuvo en tregua, decide asesinar más. ¡Y ya lo creo que le han dado ayuda! Los estatutos de autonomía. El abandono de la Constitución. No olvidemos los hechos tras las palabras, o los politicastros no dejarán de burlarse de la sociedad indefinidamente.

Bastante gente insiste en que lo importante es “que gane el PP”. Nada más erróneo y peligroso. Lo importante es que gane la democracia española. Y el PP de Rajoy, lamentablemente, ha demostrado no ser garantía de ello. En absoluto.

Con De Juana no es suficiente
Editorial ABC 7 Junio 2007

LA opinión pública ha recibido con satisfacción el reingreso del etarra Ignacio de Juana Chaos en la cárcel. Es lo que buscaba el Gobierno: un golpe de efecto inmediato que compensara la imagen de fracaso político que encarnó Rodríguez Zapatero en su declaración institucional. La rectificación anunciada por Pérez Rubalcaba es buena, pero con dos matices importantes que la hacen insuficiente. El primero es que está teñida de oportunismo político y jurídico. ¿Cuándo fue legal la decisión sobre De Juana, cuando el Gobierno lo envió a San Sebastián con orden de ser trasladado a su domicilio una vez recibida el alta? ¿O ahora, cuando, súbitamente, el Gobierno cae del caballo y decide su reingreso en prisión?

Dice Rubalcaba que las circunstancias han cambiado y es cierto. De tal manera han cambiado que queda claro que la excarcelación de De Juana fue una retribución temerosa a ETA para que no matara. Ni respeto a la ley ni firmeza democrática. Puro oportunismo, antes y ahora.

En segundo lugar, el reingreso de De Juana en prisión no colma, en absoluto, todas las exigencias de rectificación que debería satisfacer el Gobierno para hacer creíble su voluntad de acabar con ETA. Son precisas decisiones y gestos inequívocos de que Rodríguez Zapatero asume el fracaso sin paliativos de su negociación política con ETA. El presidente del Gobierno debería empezar por construir un nuevo discurso, en el que aparezcan, de una vez por todas, los conceptos y los principios que garanticen una política verdaderamente antiterrorista. La política judicial debe sufrir un cambio drástico, lo que requiere, como condición previa, el cese o dimisión del fiscal general del Estado, ejecutor ante los tribunales de una estrategia de blindaje de la izquierda proetarra en todos los frentes legales. Al mismo tiempo, el Gobierno debe instar la ilegalización del Partido Comunista de las Tierras Vascas y, urgentemente, de Acción Nacionalista Vasca, solicitando la medida cautelar de suspensión de actividades para evitar que sus concejales electos retiren sus actas y consoliden sus posiciones institucionales. La fiscalía de la Audiencia Nacional ha de reactivar los sumarios contra la izquierda proetarra, asumiendo criterios acusadores, siempre que la legalidad penal lo permita, e instando la adopción de medidas cautelares que acaben con la reiteración delictiva de los dirigentes de Batasuna, empezando por Arnaldo Otegi, otro cuyo destino natural debe ser la cárcel.

La política de pactos no puede permanecer indemne tras la ruptura del alto el fuego y el fracaso político de Zapatero. El presidente del Gobierno ha de garantizar públicamente que los socialistas vascos no se reunirán más con Batasuna, formal ni informalmente, como llevan haciendo desde 2002 de manera clandestina y desleal con el PP y la sociedad española. La Comunidad Foral de Navarra no será el campo de experimentación del nacionalismo vasquista, de manera que el PSN debe permitir a UPN la formación de Gobierno. La rectificación debe dar paso a una política que se pueda calificar como antiterrorista, objetivo que exige revocar la resolución del Congreso de los Diputados de mayo de 2005, con la que Zapatero fue preparando el terreno para escudar su negociación con ETA. El Parlamento Europeo ha de recibir una iniciativa conjunta de PP y PSOE para certificar el fracaso del diálogo con ETA y que su opción para acabar con el terrorismo es la vía policial. Sólo así podrán eliminarse los focos de confusión que el Gobierno ha sembrado en Europa sobre la ilegitimidad de los objetivos de ETA.

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado deben asumir en el País Vasco la presencia que requiera la situación, en coordinación con la Ertzaintza, pero sin vacilaciones por pruritos competenciales. Y, por supuesto, Rodríguez Zapatero debe ganarse la confianza del PP, y no al revés. No es Rajoy responsable de que no haya unidad política frente a ETA. El PSOE decidió negociar con Batasuna a espaldas del PP, pactar con Otegi antes que con Rajoy, fiarse más de los proetarras que de los dirigentes populares. La vuelta al consenso y a la lealtad corresponde sólo al PSOE y a Rodríguez Zapatero. A Rajoy se le podrá pedir un discurso de unidad democrática, pero nunca que comulgue con ruedas de molino.

Mentira retráctil
Por IGNACIO CAMACHO ABC 7 Junio 2007

SABIDO es que muchos políticos sienten gran desprecio intelectual por los ciudadanos que les pagan el sueldo y les legitiman el cargo, pero es convención general que conviene disimular ese desdén tan desapegado. A la gente no le suele gustar que la tomen por tonta, al menos de forma explícita y desaprensiva. El electorado, que tiende a ser indulgente por razones de bandería o sectarismo, se cabrea cuando le mienten sin disimulo, más por la falta de disimulo que por la mentira, que al fin y al cabo da por descontada tratándose de la política. Pero si nadie pone algo de empeño en endulzar el embuste, queda la sensación de que el embustero minusvalora la inteligencia de la parroquia o se ha vuelto perezoso en el arte de la hipocresía.

Esto es lo que le acaba de pasar al Gobierno cuando ha decidido devolver a Iñaki de Juana Chaos al trullo del que nunca lo debió sacar. Todo el mundo entiende el gesto y lo aplaude, bienvenido sea, pero permanece flotando en el ambiente la ausencia de un mínimo refinamiento en la mentira que sirvió para excarcelarlo. Mentira que nadie se había creído porque era francamente inverosímil, pero cuya torpe rudeza ha quedado demasiado de manifiesto ahora que toca envainársela para frenar la sangría de votos que se escapan por el sumidero de la debilidad gubernamental. Ni siquiera el pragmático Rubalcaba, cuyo cinismo sólo está a la altura de sus grandes cualidades actorales, se ha esforzado en exceso por disfrazar la tosquedad del contorsionismo, saltándose sin tapujos los remilgos legalistas con que hace apenas unas semanas trataba de enmascarar el chantaje. Ya no hay motivos humanitarios ni partes médicos que valgan; han echado a De Juana a los leones para tratar de recomponer la genuflexión con que se humillaron antes de que «cambiaran las circunstancias».

Y aunque en este caso sea verdad que, como sentenció Fraga, los socialistas sólo aciertan cuando rectifican, no basta con el desparpajo para comerse ciertos marrones sin atragantarse. Es menester una cierta voluntad de estilo, un poco de adorno para vestir el muñeco antes de sacarlo de paseo. Sobre todo cuando se trata del crédito de la Justicia, que el Gobierno ha convertido en un elástico retráctil como un chicle a costa de doblarle el espinazo al fiscal general. Conde Pumpido, que hoy tendrá que pedir prisión para Otegui después de haberle exonerado y casi pedido disculpas, debe de estar tomando nolotil para los dolores de espalda y un euforizante para reponer su chuleada autoestima, si es que aún la conserva. Pero la pobre Justicia se va a marear de tanto cambio de criterio; es ciega, pero no insensible al zarandeo.

Y la gente, o sea, el pueblo soberano, se queda con la sensación de que en algún momento le han querido tomar el pelo. Antes o ahora. O siempre. Mal asunto, porque una cosa es que los políticos no sean creíbles y otra que le pierdan el respeto a los destinatarios de sus mentiras sin tomarse la molestia de envolvérselas con un poco de cariño.

RuGALcaba y ZP incumplen el auto que ordena que De Juana vaya a su casa
Pedro Fernández Barbadillo Periodista Digital 7 Junio 2007

Nos gobiernan unos individuos lamentables que no sólo actúan con absoluta incompetencia, sino que, además, consideran el derecho un mecano que se monta y desmontan según su conveniencia.

Rodríguez y RuGALcaba se empeñaron en disponer de cobertura legal y judicial para acatar una de las condiciones de ETA de enviar al asesino Iñaki de Juana Chaos a San Sebastián. Ahora, enfadados por la ruptura de ETA –aunque nuestro Líder Máximo ya lo sabía desde hace tiempo- y aterrados por las consecuencias en las elecciones, se pasan por el forro el auto judicial y la resolución de la junta de régimen penitenciario que ellos mismos promovieron.

El juez de vigilancia penitenciaria, José Luis de Castro, ordenó en un auto que De Juana, después de causar alta, permanecerá en su domicilio, con el horario que se determine, con seguimiento telemático continuado.

Ahora ya no vale este mandato judicial.

Mientras ZP se escondía y se preparaba para la entrevista trucada con Sor Iñaki (Gabilondo, antes de retirarte, ¿nos vas a decir quiénes te indicaron que en los trenes de Atocha había terroristas suicidas?), RuGALcaba se ponía al mando y trataba de reconducir el desconcierto y la furia de los españoles. En Telecinco afirmó que el terrorista De Juana, en ningún caso, será trasladado a su domicilio, sea cual sea el dictamen.

Ya no presume este personajillo de que a él y a los demás miembros del partido del terrorismo de Estado y de las checas les
importa la vida. La de todas las personas, sean o no terroristas. Probablemente en eso reside nuestra mayor legitimidad moral.

¿Qué es lo justo en el país de ZP? Todas aquellas medidas y decisiones que le permiten ganar las elecciones.

CODA: Los orcos del Imperio Progre acatan la consigna y arremeten contra el PP. Así lo escribe la joven y atractiva Maruja Torres en su última columna en El Faro del islam: no sé qué novedades habrán salido de las bocazas opositoras cuando ustedes lean esto. Pero me asustan tanto como las de la banda. Porque sus palabras también son muy malvadas.

¿Hay que explicarle a esta cretina que la diferencia entre los etarras y los peperos es que los primeros asesinan? Por cierto, no recuerdo que esta feminista y progresista haya protestado por la agresión de proetarras a dos concejales del PP en Bilbao. Las personas decentes tenemos bien claras las diferencias entre unos y otros; ella parece que se siente más cerca de los etarras si se abrazan con los socialistas.

En la hora de la tribulación
Antonio Pérez Henares Periodista Digital 7 Junio 2007

Durante estos meses hemos discutido y nos hemos enfrentado por dos lineas de actuar ante ETA :

a) Seguir aplicando a rajatabla el Pacto Antiterrorista. Derrotar a ETA

b) El apaciguamiento de ETA . Buscar una salida negociada.

Ha fracasado la segunda. El Presidente nos pide ahora unidad y lealtad.

Para combatir a ETA, para derrotarla, para estar todos juntos contra ella, la tiene. pero convendrá que nos diga y quedé claro que es para eso para lo que nos la pide . Porque para meter a ANV en los ayuntamientos, para dejarse engañar por ETA, ya lo ha hecho 1) Durante el “Proceso” 2) Tras los asesinatos de la T-4, siguiendo en el juego y dejándoles volver a las instituciones . Para eso NO

PORQUE HA LLEGADO LA INEVITABLE HORA DE LA RECTIFICACION Y DE LA GENEROSIDAD

Alguna responsabilidad en el fracaso de lo que ha sido su política deberá asumir. Simplemente. Nada mas. Y rectificar con hechos. No voy a criticar lo de Juana, por ejemplo. Prueba que el asunto fue una decisión “política”. Si se vuelve a la de la firmeza, bienvenida sea.

Y dejarse de una vez del mantra de la Paz. Aquí no hay guerra alguna. Aquí hay criminales y terroristas contra una sociedad y unos ciudadanos pacíficos y libres.

Por el otro lado , el PP también deberá entender que su juicio de intenciones previo , “rendición ante ETA" fue un exceso y no un hecho. Hubo concesiones. Excesivas, inútiles, dolorosísimas y sobre todo fallidas: ETA se ha envalentonado, rearmado y es más fuerte que cuando se inició este proceso.

Ese es el verdadero problema. Se abandonó una política antiterrorista (la del PACTO PSOE-PP) que estaba dando sus frutos y Zapatero se lanzó, ambiciosa, ingenua e insensatamente , a su “Proceso de Paz”. Y ello sólo ha servido, a los hechos me remito, para fortalecer a ETA y desunir a los demócratas. Esa es su responsabilidad política. Porque a un presidente no se le juzga al fin y a la postre por sus intenciones, sino por sus resultados.

Y eso se lo ha dicho hoy hasta su íntimo Javier Pradera en el Pais “El suelo del infierno” que está empedrado de buenas intenciones.

Pero eso tocará cuando toquen las urnas. Eso tocara debatirlo más tarde. Porque ahora no hay tiempo para el reproche. Ahora hay una urgente necesidad nacional . Urge volver a encontrarse. Intentar retomar el camino de la Unidad y de la Firmeza. Pero el objetivo tiene que estar claro: DERROTAR A ETA. No queda, ya lo han demostrado otro camino .No nos queda otro remedio que derrotar a ETA porque ETA solo pretende la total y absoluta derrota de todos nosotros de la Democracia, de España y de la Libertad.

Y desde el acuerdo (Y QUE SE DEJEN DE UNA VEZ DE CALCULOS ELECTORALES Y PIENSEN POR UN DIA EN SU RESPONSABILIDAD DE ESTADO) entre los dos partidos nacionales , desde el pacto de estado entre PP y PSOE , unir fuerzas, llamar a quienes si quieren unirlas . Entre ellos al PNV . Al menos Imaz, tiene muy claro también , que ETA es su peor enemigo. Unirle al Pacto Antiterrorista sería fundamental .Este PNV no es el que pacto con ETA en Lizarra. Por eso hay que dejar el puente para la vuelta al lado de los demócratas.

El lunes, Zapatero como presidente, y Rajoy como oposición, están obligado delante de todo el país. Tiene , ambos, una tremenda obligación con todos los ciudadanos .

Zapatero debe hablarnos claro de una maldita vez . Comprometerse con nosotros a enfrentar a ETA. Dejar de pedirnos “FE” y darnos confianza y seguridad.

Rajoy debe ser aquel que dijo que en la hora de la angustia y de apretar los dientes el sería quien estaría el primero, sería quien no fallaría. Pues bien ha llegado la hora y debe estar el primero. No es que lo necesite Zapatero, es que lo necesita España y alguien debe dar ese mensaje.

P.D. Lo peor del discurso de Zapatero: La intención. Resulta que en el discurso estaba la trampita. Párrafos enteros similares y hasta idénticos a los de Aznar. Pareciera que la preocupación de la “inteligencia de la Moncloa” no era como afrontar a ETA sino como confrontar al PP. Por ahí salieron Blanco y Chaves. El juegecito siniestro es prueba de la cortedad de miras. Lo esencial no es como recuperar la unidad, como enfrentar todos unidos a ETA sino como podemos echarle la culpa de algo, si se puede de todo, a la oposición. Vaya mierda de políticos, vaya necedad , vaya miserias. Y una vileza andar en eso en estos momentos de tribulación.

España: la hora de los ciudadanos
Francisco Rubiales Periodista Digital 7 Junio 2007

La tregua de ETA ha terminado y ha quedado demostrado, una vez más, que al totalitarismo asesino sólo se le vence con las armas. Creiamos que aquella lección había sido aprendida por Europa cuando los demócratas tuvieron que derramar sangre para vencer a los nazis, pero Zapatero no lo sabía y se empeñó en tratar a la bestia con halagos, concesiones y humillaciones. Ahora, tras el fracaso, ha llegado la hora del pueblo, el momento en que los ciudadanos deben hablar. Y, en democracia, los ciudadanos siempre hablan ante las urnas, con la papeleta en la mano. La legislatura debe terminar ya y Zapatero, derrotado e incapacitado para liderar la defensa de un Estado al que él colocó de rodillas, debe convocar elecciones.

ETA se dispone a matar de nuevo. El gobierno ha fracasado en lo que fue su apuesta central: acabar con el terrorismo por la vía de la negociación. Para detener el brazo asesino de ETA y ser premiados con otra victoria electoral y más años en la Moncloa, Zapatero y los suyos han hecho todas las concesiones posibles, incluso algunas de dudosa legalidad y humillantes para una democracia. En contra de la opinión mayoritaria de los españoles, ha interpretado la ley de manera favorable a ETA, ha dejado de perseguir y detener asesinos, ha escamoteado la información a la sociedad, ha permanecido indiferente ante el terrorismo callejero y hasta ha lavado la imagen internacional de la banda etarra. Todo eso sin conseguir nada a cambio.

El fracaso del gobierno es incuestionable y, en democracia, los errores de liderazgo deben corregirse y pagarse. Ahora, ese gobierno que jugó a la ruleta con ETA y perdió todo su capital político por haberlo apostado a la casilla del llamado "proceso de paz", queda desautorizado e incapacitado para liderar la lucha digna de los demócratas contra el crimen terrorista.

Es la hora de los ciudadanos, no la del gobierno. Tras haber quedado demostrado, por enésima vez, el principio de que "la política es demasiado importante para dejarla en manos de los políticos", son los ciudadanos los que deben hablar, como se hace en democracia, ante las urnas abiertas y con la papeleta electoral en la mano.

La legislatura ha terminado por agotamiento político y fracaso y el Zapatero perdedor debe convocar elecciones con urgencia y preguntar a los dueños de España, que son los ciudadanos, si desean que él siga siendo el jefe, si después del fracaso están o no de acuerdo con su gestión.

Esa es la democracia y así funciona. Ignorarlo es abuso de poder y constatación del dominio que la partitocracia degradada ejerce sobre la ciudadanía soberana.

Voto en Blanco

La hora de las policías
Por M. MARTÍN FERRAND ABC 7 Junio 2007

LA máquina propagandística de José Luis Rodríguez Zapatero, el único mecanismo, tan perverso como eficaz, que funciona en el entorno presidencial, se ha apresurado a lanzar el pregón de la unidad entre los demócratas como mejor medicina para poder acabar con ETA. «Gobierno y Oposición están obligados -pontifica El País- a dar una respuesta unitaria, sin fisuras y contundente al nuevo intento de ETA de condicionar la vida política española». Es decir, que lo mejor para impedir que los asesinos etarras condicionen nuestra vida política es condicionarla. Astuta observación que, amparada en el poder sugestivo de la unidad -la palabra que puede competir con el prestigio del amor-, no se puede poner de pie por falta de esqueleto.
Dando por cierto e indiscutible que la banda abertzale -¿patriota?- y cuantos la amparan, encubren, proyectan, financian o justifican son los grandes responsables de la situación, no se le puede negar un puntito de culpa a Zapatero, que, con su contumacia, ha proyectado unas esperanzas imposibles y -sin quererlo, supongo- ha propiciado que los etarras recuperen el resuello y estén más fuertes y dispuestos que cuando, a pachas, el Gobierno y sus ilegalizados interlocutores pusieron en marcha lo que ha resultado ser el gran chasco del «proceso de paz».

Parece demasiado sencillo que el Gobierno de Zapatero, después de más de tres años de empecinamiento, tras haber roto el «pacto antiterrorista» que le vinculaba con el PP, reclame ahora la unidad que ha venido rechazando machaconamente. ¿Busca una solución o un disimulo para sus concatenados errores en este doloroso asunto? Mariano Rajoy debe atender la llamada de la unidad -¡a buenas horas, mangas verdes!- únicamente si, en sus reencuentros con Zapatero, ambos líderes son capaces de llegar a un diagnóstico común del mal que nos afecta. Una voluntariosa adhesión ciega agrandaría el mal con el daño añadido de romper la alternativa de poder que, en las democracias, es el nombre que recibe la esperanza.

De tanto mirar a Irlanda, cuyo mal se parece más a las Guerras Carlistas que al planteamiento meramente delictivo de los etarras y sus amigos, hay una cierta tortícolis en los responsables de solucionar el problema. Es la hora de las policías del Estado -de hecho, siempre lo fue- porque tratar de curar el cáncer con cataplasmas acredita el rigor de quien lo intenta. Estamos ante una banda asesina, no frente a un proyecto político, y eso requiere leyes adecuadas, energía judicial, actividad policial y sistemas penitenciarios que no olviden su esencia punitiva previa a su hipótesis redentora. Mucho cuidado con la unidad. La sabiduría, muchas veces, está en la discrepancia y especialmente cuando el interés del Estado y la Nación se anteponen a los meramente electorales.

Zapatero, martillo de etarras de mentirijilla
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 7 Junio 2007

Si yo creyese a Zapatero podría decir que por fin podemos respirar tranquilos, se ha terminado el compadreo entre Zapatero y ETA, gracias le sean dadas a Zapatero. Podemos dormir sin sobresaltos porque Zapatero ha dado fin a la situación de vacaciones pagadas que gozaba el etarra asesino de Juana Chaos. Ahora ya solo nos tenemos que preocupar por la espantosa actitud del PP que se opone a que Zapatero combata a ETA y se convierta en el nuevo martillo de herejes terroristas. Pero no creo a Zapatero el mendaz.

Leo con detenimiento un artículo de El País que titula “Zapatero ofrece a Rajoy un pacto contra ETA sin rectificaciones ni condiciones previas”. Para empezar yo dudo que el pacto que ofrece Zapatero sea contra ETA y no contra el propio PP y eso de que no pone condiciones previas es una mentira más grande que la pirámide de Keops. Pone como condición para el pacto contra ETA que participe ETA en el pacto contra ETA.

“Zapatero enunció los tres principios por los que se guiará el Gobierno ante el nuevo desafío etarra, "los mismos que han estado siempre en la lucha contra el terrorismo". Además de la unidad de los demócratas, se refirió a la firmeza contra el terrorismo.”

Zapatero dice que entre los principios que guiaran a su gobierno está el de la unidad de los demócratas. Se entiende que para él demócratas son todos los partidos que democráticamente han participado en las últimas elecciones por ser demócratas, y entre ellos el ANV. Nos dice indirectamente que piensa incluir al ANV en el pacto anti ETA, pero claro, sabemos que ANV es ETA, de donde podemos concluir que Zapatero pone como condición para el pacto contra ETA el que ETA forme parte del pacto. Genial

Porque digo yo, si ANV no es un partido demócrata Zapatero lo intentará ilegalizar. Pero también digo yo que a otro perro con ese hueso, que Zapatero no moverá un dedo para ilegalizar al ANV porque sabe que en dos o tres días estará de nuevo parloteando con ETA aunque ETA haya matado. No sería la primera vez que Zapatero habla con ETA con muertos recientes encima de la mesa, recordemos la terminal de la T4 y los dos hombres volados con ella.

Para terminar una perla de la mendacidad inicua de Zapatero.
“El presidente recordó que tenía "acreditada" la voluntad política de trabajar por la unidad contra el terrorismo desde que en 2000, justo después de ser elegido secretario general del PSOE, ofreció su apoyo incondicional a José María Aznar en la lucha contra ETA cuando la banda terrorista, tras la tregua que finalizó en noviembre de 1999, volvió a matar.”

Zapatero el traidor acreditó su voluntad política felona pactando con Aznar que contra el terrorismo había que luchar sin compadreos con etarras ni con nacionalistas que viajaban parejo con ETA y justo estaba él negociando con ETA. Este es nuestro Zapatero. Estoy convencido de que esta ofreciendo a Rajoy un pacto contra ETA y que en estos precisos momentos está negociando con ETA imaginen ustedes qué.

Mi nombre en gallego
Xoán Xulio Alfaya Periodista Digital 7 Junio 2007

[Campo amarillo] Cuando me bautizaron en la iglesia de San Francisco de Tuy, me pusieron Juan por mi padre y Julio por mi tío materno, fusilado junto a su padre Serafín, mi abuelo, en octubre de 1936 por las tropas de Franco acusados ambos de la "construcción de bombas y parapetos en las calles de Tuy" que nunca llegaron a explotar porque, según consta en la sentencia, "se pierde el mechero que había de utilizarse para poner fuego a los artefactos". Me pregunto si el susodicho mechero no pudo elegir otro momento más oportuno para perderse, pues tiene su aquel que se pierda justo cuando "había de utilizarse para poner fuego a los artefactos". A lo mejor es que tenía miedo. No me extrañaría.

A mí la política partidista no sólo no me apasiona, sino que me produce un rechazo instintivo; pero hay que reconocer que el monopolio de la falta de imaginación lo tuvo, lo tiene y lo tendrá siempre la derecha. La izquierda, por supuesto, tiene otros defectos no menos graves en los que no voy a entrar ahora para no alargar indebidamente este articulillo, pero en cuanto a imaginación lo más habitual es que se pase tres pueblos y medio.

Si no recuerdo mal, fue en 1975 cuando se publicó la ley que permitía el cambio de nombre en el Registro Civil. Como yo de aquella era tan ingenuo como para creerme que el nacional-galleguismo era algo serio y progresista, no me lo pensé dos veces y me cambié el nombre a la "lengua propia" con todas las de la ley. De haber vislumbrado su ulterior evolución hacia la dictadura lingüística y la discriminación ciudadana, sin duda no lo hubiera hecho y me hubiera quedado en el Jota Jota con que acostumbraban a llamarme mis amigos; pero ya digo, de aquella todavía no había logrado curarme de esa ingenuidad endógena incrustada en mi ADN como garrapata en piel de perro.

Hubo un momento en el que me arrepentí de mi error y acudí de nuevo al Registro Civil de Tuy para recuperar mi nombre de pila original, pero me pusieron tantas trabas que desistí y opté por cambiar de estrategia a fin de sacarle la máxima rentabilidad a mi error. Ahora cuando entrego mi DNI con el nombre en gallego una escasísima minoría me felicita efusivamente, como si hubiera escalado el Everest, pero la mayoría me miran así como con desconfianza, lo que me permite aclararles:

-Mire usted, aunque mi nombre está en gallego, yo no soy nacionalista ni nada que se le parezca, así que no me ponga esa cara que la cosa no es para tanto. Lo mío fue un pecadillo de juventud cuya penitencia creo haber cumplido sobradamente con las dificultades burocráticas de todo tipo con las que me he topado en Galicia, nunca fuera de ella.

Y de este modo, como quien no quiere la cosa, a veces entablamos un diálogo muy constructivo y clarificador que me permite explayarme a mis anchas -y siempre educadamente- sobre lo que pienso acerca del nacionalismo y el nacional-galleguismo.

Cuando los errores no tienen solución, lo mejor es sacarles el mejor partido posible. Después de todo Xoán Xulio tampoco queda tan mal aunque algún amigo, como Pepín Calaza, me diga que es una mariconada.

© Xoán Xulio Alfaya, 2007

FIN DE LA FARSA
OSCAR RIVAS minutodigital 7 Junio 2007

Los esbirros de ETA han vuelto a engrasar sus pistolas. Secuencia lógica del principio de causalidad. Ahora que la banda terrorista ha conseguido lo que quería. Que gracias a la intercesión del Gobierno vuelve a estar presente en las instituciones. Que merced a la abogacía de la Fiscalía General, mama de nuevo de los presupuestos del Estado, o del bolsillo de los españoles. Y que el pleno uso y disfrute de los censos le permitirá asesinar a la carta, degustar a placer el menú de sus futuras víctimas. En definitiva, ahora que ya no precisa de los servicios cipayos del Gobierno de Zapatero -de ese Gobierno que durante tres años no ha dejado de prostituir su debida lealtad a España - ETA se deshace de él del mismo modo en que el señor se desentendía del esclavo cuando éste dejaba de serle útil.

Aunque el anuncio por ETA del fin de la tregua no se ha hecho esperar, tampoco ha supuesto una sorpresa. Quien más, quien menos, lo veía venir. Alumna aventajada de las tesis leninistas, la banda asesina acertó al aventurar que este Gobierno no tardaría en proporcionarle la soga con la que le ahorcaría. Nunca hasta hoy, un Ejecutivo de España se había mostrado tan sensible a las tesis de un grupo terrorista, tan receptivo a sus demandas, y por el contrario, tan abyecto hacia sus víctimas, como el de Zapatero. Desde que iniciara el proceso de rendición nacional, eufemísticamente conocido como proceso de paz, el Gobierno socialista no ha hecho otra cosa que ceder al chantaje terrorista. El hecho de que ETA incumpliera sistemáticamente todas y cada una de las condiciones exigidas, robando armas, extorsionando y cobrándose la sangre de tres nuevas víctimas, no logró conmover a un gobierno que, decidido a prolongar la farsa en su propio provecho electoral, no dudó en seguir alimentando el voraz apetito de la bestia.

Pero la farsa al fin ha concluido. ETA ha decidido bajar el telón. Recuperada, merced al proceso de paz, del estado vegetativo en el que la postró la implacable persecución policial del Ejecutivo Aznar, la bestia ya no precisará que la alimenten. A partir de ahora, como el letal depredador que fue, que es y que gracias a Zapatero, será, la bestia volverá a salir de caza. De nuevo, no tardará en fundir plomo y sangre. Como sólo ella sabe hacerlo. Con renovados bríos. En su depurado estilo de tiro en la nuca. Sin dar la cara. A sangre fría. Cobardemente. Hasta conseguir la independencia de su fantasmal Euskal Herría. O sea, lo de siempre. Pero entonces ¿de qué habrá servido la traición del Gobierno a España? ¿Para que habrán valido sus mentiras? ¿Y la denigración permanente a las víctimas del terror? Pregúntenle a Zapatero. Él es el indiscutible culpable de esta historia. Relato, de un fracaso salpicado de mentiras, jalonado de traiciones. Pero ante todo, la crónica de una infamia. Una infamia inimaginable en cualquier democracia. Sólo posible en la España de Zapatero.

Óscar Rivas Pérez

Historia de un escándalo
Por Edurne Uriarte ABC 7 Junio 2007

Seamos claros y llamemos a las cosas por su nombre. Si el escándalo de la negociación con ETA ha perdurado hasta el martes por la madrugada sin provocar una caída del Gobierno, lo ha hecho porque una parte significativa de la opinión pública estaba dispuesta a aceptar cualquier cesión, incluida la traición a los muertos, a cambio del fin de la amenaza. La historia de este escándalo gubernamental es incomprensible sin ese ingrediente del apaciguamiento y de la cobardía.

Hacía ya muchos meses que nadie creía en España al presidente cuando afirmaba que no estaba negociando políticamente con los terroristas o que todas sus acciones se atenían a la Constitución o a la ley. Quienes le han sostenido en sus tratos con ETA lo han hecho a sabiendas de que todos los preacuerdos negociados con la banda, la mesa de partidos, la inacción respecto al PCTV, muchas de las decisiones de la Fiscalía o la vista gorda con ANV ni se atenían a la Constitución ni a la ley. Pero han seguido el juego de la hipocresía gubernamental porque sí han creído a Zapatero en una cosa, en que era capaz de lograr el acuerdo de los terroristas y el fin definitivo de la violencia.

Por eso ha resultado patético que todos esos que han cooperado en esa negociación, con su participación activa, con su apoyo o con su silencio, a quien hayan pedido cuentas en las últimas horas es a la oposición. Es decir, a los que han denunciado lo que ellos ya sabían y a los que les habían advertido, además, que todas esas cesiones ni siquiera servirían para el fin de ETA. Que Zapatero no sólo carecía de principios firmes, sino también de los mínimos conocimientos necesarios sobre terrorismo. El problema para ellos es que reconocer el escándalo Zapatero es reconocer el suyo propio.

El problema para los demás, para los que hemos denunciado la negociación política, es que este presidente no tiene ninguna capacidad de rectificación porque carece de principios sobre los que sostenerla. Quien nunca creyó en la resistencia antiterrorista o en la firmeza del Estado no puede ahora metamorfosearse en lo que no es. Por eso su primera declaración tras la ruptura etarra ha sido una continuación del escándalo. Es decir, una reivindicación de su creencia de que el terrorismo es un conflicto político con dos partes en el que él, reivindicó de nuevo el martes sin el más mínimo rubor, «intentó abrir un marco de convivencia en el que todas las opciones pudieran defenderse y superara todo enfrentamiento».

Y el problema para todos, para los que han negociado y para la resistencia antiterrorista, es que las decisiones de Zapatero han destrozado la política antiterrorista más eficaz de la democracia y han permitido el fortalecimiento de ETA. ETA es ahora más peligrosa para todos nosotros que hace tres años. Se ha armado mejor, ha reorganizado comandos, se ha reforzado en las instituciones y ha hecho la mejor campaña de propaganda de su historia reciente. Es el último capítulo del escándalo.

Se acabó el simulacro
Por Irene Lozano ABC 7 Junio 2007

Comienza ETA el comunicado en que amenaza con «actuar» de nuevo diciendo que vivimos «momentos de aclaración». Sus crímenes darán sentido a la confusión, según parece. «Han desaparecido los disfraces», en boca de unos encapuchados, quiere decir que ellos tienen la verdad acerca de quiénes son los culpables. Pero como el ciego pueblo vasco no lo ve, la justicia sumaria de ETA despejará las dudas.

Si algo define a los terroristas mejor que sus atentados es su fracaso al tratar de dotarlos de racionalidad mediante la palabra. Su lenguaje recrea un mito en el que su única destreza política, el crimen, se convierte en herramienta de conocimiento, justicia y liberación. Hay mucha gente que mata y no está tarada. La demencia se revela en la fase de justificación de los asesinatos, pasados o por venir. Sólo un tarado considera que su alto el fuego rige hasta que él decida lo contrario, al margen de que entre tanto haya matado a tres personas. Sólo un imbécil cree estar dialogando mientras tiene sus pistolas sobre la mesa, remite cartas de extorsión y ordena quemar cajeros. Sólo alguien sumido en el desvarío llama por enésima vez a la rebelión a un pueblo que lo ha ido dejando más solo con el paso de los años.

La cuestión es cómo llegó el presidente a confundir el lenguaje de la esclavitud uniformada con el de la paz; cuándo tomó el chantaje por bravuconada y el delirio por pose; en qué momento se aventuró a descifrar el mensaje del crimen; en qué doblez sintáctica del fracaso vio señales de esperanza. La cuestión es por qué no percibió a tiempo el peligro de tomar en serio a quienes viven en un simulacro de realidad. Éstas son las aclaraciones que necesitamos.

Territorio liberado
KEPA AULESTIA El Correo 7 Junio 2007

La lectura del comunicado de ruptura de la tregua invita a preguntarse de qué han estado hablando durante tantos meses los enviados del Gobierno con ETA. Cómo es que, lejos de imbuir algún matiz pragmático en el discurso etarra, la banda parece haber alcanzado tal grado de seguridad en sí misma que se atreve a exigir sus objetivos máximos. Cómo es que ni siquiera su lenguaje ha experimentado el más leve cambio, fruto de las conversaciones. La doble hipótesis es que quien redactó el comunicado no estuvo en los contactos con el Gobierno, o participó en ellos y decidió redimirse ante su gente escribiendo el macabro anuncio.

Pero la causa última del amenazador ensimismamiento que trasluce la citada nota se encuentra en el delirio de vivir como si realmente contasen con un territorio liberado, separado por una zona de interposición de ese otro territorio que, en su cosmovisión, ocuparía el Estado. El territorio liberado disuade a ETA de ceder en sus postulados, porque nada de lo que pueda concederle el Estado podrá compararse nunca con el poder que ejerce dentro de sus límites. Sobre todo cuando se frustran sus intentos de penetrar libremente en la zona de interposición, cuyos custodios voluntarios -léase Rodríguez Zapatero o Josu Jon Imaz- acaban siendo el blanco de su ira porque dificultan sus incursiones.

El territorio liberado no es hoy una realidad compacta, sino que aparece cuarteado, atomizado en ámbitos de influencia a menudo desconectados entre sí, que requieren de un mensaje vago pero unificador para que sus habitantes se sientan partícipes de un todo. Hubo un tiempo en el que cualquier seguidor de ETA podía permanecer desde la mañana hasta la noche sin tener que relacionarse con gentes o realidades ajenas a las de su territorio liberado. Hoy es prácticamente sólo la existencia de la organización terrorista la que actúa de referencia simbólica y de soporte común. La que concede una dimensión unitaria a la panoplia de siglas, iniciativas, marchas y convocatorias que hacen del territorio liberado algo visible. Para que alguien en nombre de ETA redacte un comunicado así, y los portavoces de Batasuna tomen nota formal de la responsabilidad que la banda asume con semejante anuncio, no sólo ha de compartirse un mismo delirio.

Además, ese delirio ha de provocar en dichos protagonistas una sensación de mayor seguridad, de mayor confianza, que la que pudiera derivarse de un proceso interminable de contactos y conversaciones, de la exposición pública y reiterada de reivindicaciones, de amenazas veladas y de más conversaciones. Cuando la zona de interposición que ETA necesita dominar o condicionar se vuelve impenetrable o extremadamente incómoda para la organización terrorista, ante ella se abre un abismo que genera entre sus activistas un vértigo atroz. Un vértigo que sólo pueden superar apiñándose dentro de los límites del territorio liberado y recurriendo a las armas.

k.aulestia@diario-elcorreo.com

La paz catalana
Por Xavier Pericay ABC 7 Junio 2007

Como no podía ser de otro modo, el anuncio por parte de ETA del fin del «alto el fuego permanente» ha cogido a la clase política catalana -con la honrosa excepción del Partido Popular de Cataluña y de Ciutadans-Partido de la Ciudadanía- con el paso cambiado. Y digo que no podía ser de otro modo porque esta clase política se ha estado comportando en todo momento, a lo largo de estos casi quince meses de negociación, como si el proceso en curso llevara a alguna parte, como si no existiera indicio ninguno de que el Gobierno de España se había convertido desde muy pronto, y especialmente a raíz del atentado de Barajas, en un pelele al que la banda terrorista manteaba a placer.

Puestos a desentrañar las razones de semejante comportamiento, no hay duda que la transversalidad del nacionalismo ocupa, en cuanto a su importancia, un primerísimo lugar. En Cataluña, el nacionalismo manda en el Gobierno y manda en la oposición. En una palabra, es política y socialmente hegemónico. Y, aun cuando este nacionalismo haya rechazado de forma inequívoca la violencia, su insistencia en reclamar un diálogo que traiga la paz -no se olvide que la sacralización del diálogo como antídoto contra el terrorismo tiene denominación de origen catalana- parte siempre de la comprensión de los fines con que los criminales justifican los medios a que recurren. Es decir, parte siempre de una posición caracterizada hasta cierto punto por su debilidad. O por su fuerza -depende, claro, el color del cristal con que se mire-. Quizá por ello ayer mismo un columnista amigo del nacionalismo abogaba por negar a la violencia etarra el calificativo de «política», confiando en que al eliminar el adjetivo dejaría a los medios sin fines a los que servir. Por muy buena que fuera su intención, es evidente que, en el caso de ETA, medios y fines han formado y siguen formando un todo indivisible. Terroríficamente indivisible.
Con todo, Artur Mas, lejos de dar por concluida la negociación, ha aconsejado al Gobierno español que no cierre todas las puertas a un diálogo futuro. Y Josep-Lluís Carod-Rovira, ante la pregunta de si la ruptura del «alto el fuego permanente» afectaba también a Cataluña -para cuyo territorio, como recordarán, el propio Carod había pactado con la banda en Perpiñán una paz separada-, se ha abstenido de contestar y ha remitido al contenido de la declaración institucional hecha pública por su Gobierno, en la que, por supuesto, no se alude en modo alguno a tan espinoso precedente.

Aunque lo más significativo tal vez no sea la reacción de los líderes políticos, sino la de los propios ciudadanos. Cuando menos la de quienes ayer refrendaban con sus votos en la edición digital del diario catalán de mayor tirada que «el proceso de negociación con ETA debía continuar». A eso de las ocho y media de la noche, habían votado más de cuatro mil quinientas personas y el sí alcanzaba el 53 por ciento.

Y es que los catalanes, qué quieren, son gente de paz.

TERRORISMO
Lo que consiguió ETA en 1999 y lo que ha conseguido en 2007
Aquellos que han querido convertir a los que criticamos este proceso irresponsable y desleal de Zapatero en los malvados de la historia, -crispadotes que no queríamos la paz-, deberían reflexionar sobre las consecuencias de la barbaridad que han venido apoyando ciegamente.
minutodigital  7 Junio 2007

El fracaso de 1999
El 16 de septiembre de 1998, gobernando el PP, ETA declaró su penúltima tregua "indefinida". Aquel alto el fuego anunciado por ETA fue consecuencia de un pacto secreto firmado por la propia banda armada, PNV y EA en agosto de 1998 y finalizó el 3 de diciembre de 1999. El día 21 de enero de 2000, caía asesinando en Madrid con un coche bomba al militar Pedro Antonio Blanco García.

Por supuesto los terroristas usaron la tregua para intentar recuperarse de los golpes policiales que habían recibido, pero en ningún momento se bajo la guardia. El 9 de marzo de 1999 eran arrestados en París el jefe de los "comandos ilegales" José Javier Arizkuren Ruiz, "Kantauri", y otros cinco presuntos etarras. Horas después la Policía detenía en San Sebastián a los "liberados" del "comando Donosti" Sergio Polo y Kepa Echeverría y a otras siete personas. También eran detenidos en Francia, entre otros, la dirigente Belén González Peñalva, "Carmen", y Jon Bienzobas, "Karaka", acusado del asesinato del magistrado Francisco Tomás y Valiente. El 16 de diciembre la policía francesa detenía en la localidad gala de Roquefort a Aitzol Gogorza y al francés Patxi Guimon como presuntos integrantes del aparato logístico de ETA.

A nivel político la tregua se saldó con el fracaso del "Pacto de Estella" y de la propuesta por parte del PNV del famoso plan Ibarreche y su estado libre asociado. Ninguna concesión política obtuvo la banda por parte del gobierno, que en su declaración institucional dejaba bien claro que “La paz no puede estar sujeta a contrapartidas políticas, ni es un medio para alcanzar posiciones de ventaja". En ningún momento Aznar cedió a chantaje alguno ni se produjeron ostensibles cesiones a la izquierda abertzale.

El cerco a ETA se estrechó con la ilegaliciación de Batasuna y gran parte del entramado de apoyo financiero y propagandístico a los separatistas asesinos. La izquierda abertzale al final salió gravemente herida y consiguió el efecto contrario al perseguido, al cosechar el endurecimiento de la política antiterrorista y la creación de un frente unido de los principales partidos españoles para acabar con los etarras de una vez por todas.

El éxito de 2007
La tregua “permanente” declarada por ETA el 22 de marzo de 2006, se abrió también tras los contactos secretos de la banda, en esta ocasión con el PSE y PSOE, con el agravante de que los socialistas formaban parte del Pacto antiterrorista que vetaba tales practicas y que estaba dando tan buenos resultados.

Si a nivel policial han seguido produciéndose detenciones, no es menos cierto que se han detectado sospechosas actitudes, como el chivatazo que alertó a los terroristas de una operación contra su aparato financiero. La verdad es que después de tres años de Zapatero, ETA se ha fortalecido militarmente y la kale borroka se ha vuelto a adueñar de las calles del País Vasco, cuando estaba prácticamente controlada y erradicada.

Pero ha sido a nivel judicial donde las concesiones han sido más evidentes. No hace falta repetir que la actividad de Batasuna ha sido permitida deliberadamente por el gobierno, Conde Pumpido a la cabeza y alguno de sus jueces amigos, evitando aplicar la ley, llegando al extremo de excarcelar al más sanguinario de los etarras a consecuencia de su chantaje escenificado en huelga de hambre. Un comportamiento que ha dañado gravemente el crédito de las instituciones y el Estado de Derecho, todo un éxito para los etarras.

A nivel político los filo-terroristas han vuelto a las instituciones, venciendo el cerco social a que habían sido sometidos, recuperado prestigio e incluso aumentando seguidores, a la vista de los últimos resultados electorales, que además les facilitan dinero, influencia e información. Pero lo más grave es que si con anteriores treguas ETA nunca consiguió el papel de interlocutor político y mucho menos asociar el fin del terrorismo a la negociación del estatus del País Vasco, ahora si lo ha logrado, de tal amanera que buena parte de la opinión pública española ya no es renuente a aceptar una negociación en términos políticos con los terroristas.

Aquellos que han querido convertir a los que criticamos este proceso irresponsable y desleal de Zapatero en los malvados de la historia, -crispadotes que no queríamos la paz-, deberían reflexionar sobre las consecuencias de la barbaridad que han venido apoyando ciegamente.

Ahora nos vienen con las pamplinas de la unidad de los demócratas. Nunca les hemos visto invocar la unidad de España –esencia autentica del problema- ni defenderla por encima de todo, tampoco se acordaron de esa unidad de las fuerzas democráticas cuando Zapatero prescindió del principal partido de la oposición y de media España para seguir adelante con su negociación. Ahora, cuando hay que sacar las castañas del fuego al PSOE, es cuando demandan unidad y hacen llamamientos a la responsabilidad, con los tontos útiles de siempre dispuestos a no salirse de lo políticamente correcto siguiéndoles el juego. No, no hay unidad que valga mientras el responsable del desaguisado no se marche a su puñetera casa.

PROTESTA CÍVICA
España y Libertad realizará una concentración cívica mañana viernes en Bilbao contra ETA
España y Libertad entiende "que convocar una concentración de este carácter, en Bilbao y otra vez bajo la amenaza del tiro en la nuca dificultará la asistencia de ciudadanos que, con toda razón, temen por su integridad física. Así y todo, pedimos un esfuerzo a todos los demócratas para asistir a la concentración."
minutodigital  7 Junio 2007

España y Libertad realizará una concentración cívica en Bilbao, más concretamente en Plaza Moyúa, este viernes día 8 a las 20:00 horas de la tarde bajo el lema 'Todos juntos para derrotar a ETA'

La plataforma cívica ha informado de que "ante la completa reanudación de la actividad criminal de la banda terrorista ETA quiere hacer un llamamiento a todas todos los ciudadanos y a todas las fuerzas democráticas para que unidos derrotemos a los violentos, única forma digna y eficaz de terminar con el terrorismo."

La concentración, también servirá para pedir la inmediata dimisión del Fiscal General del Estado, Candido Conde Pumpido, responsable directo de la presencia de los pro-etarras en las instituciones y deliberado consentidor de la actividad pública de Batasuna.

Así mismo, en la concentración se pedirá la convocatoria de elecciones generales anticipadas.

España y Libertad entiende "que convocar una concentración de este carácter, en Bilbao y otra vez bajo la amenaza del tiro en la nuca dificultará la asistencia de ciudadanos que, con toda razón, temen por su integridad física. Así y todo, pedimos un esfuerzo a todos los demócratas para asistir a la concentración."

Más información en la sede de la plataforma en el número telefónico 902.445.450

AUTONOMÍAS
Piqué no sigue el ejemplo de Simancas
La estrategia que parece sustentar Mariano Rajoy, consistente en tender la mano a CiU de cara a apoyarse en los nacionalistas catalanes para la próxima legislatura, no parece apoyar una renovación en el PPC similar a la iniciada por el socialismo madrileño.
minutodigital 7 Junio 2007

Como todos sabemos Rafael Simancas dejó la secretaría general del Partido Socialista de Madrid (PSM-PSOE) después de siete años en el cargo, los cuatro últimos marcados por dos fracasos electorales consecutivos y un gobierno abortado en junio de 2003 por la traición de los entonces diputados socialistas Eduardo Tamayo y Teresa Sáez.

Piqué no ha cosechado mejores resultados para el PPC, sin embrago sigue aferrándose al cargo. Hoy se reúne el comité político del Partido Popular en Cataluña, donde presumiblemente se trataran los malos resultados de las últimas elecciones municipales, que según han recogido varios medios han hecho crecer las voces dentro del PP catalán que piden un relevo en la dirección, al considerar agotado el proyecto Piqué.

Vidal Quadras no se ha cortado a la hora de responsabilizar a Piqué de los malos resultados electorales: "El motivo es muy sencillo, cuando Cataluña está dominada por un nacionalismo muy agresivo que comparten todos los partidos, cuando es el denominador de todo el espectro político salvo el PP, el PP debe presentar batalla, ser muy contudente en el campo ideológico sin complejos y dejar meridianamente claro que es una alternativa fuerte a ese nacionalismo". Por eso, la política "suave, blanda y contemporizadora" de Piqué "se acaba pagando", ha afirmado en una entrevista concedida a LD.

Sin embargo la estrategia que parece sustentar Mariano Rajoy, consistente en tender la mano a CiU de cara a apoyarse en los nacionalistas catalanes para la próxima legislatura, no parece apoyar una renovación en el PPC similar a la iniciada por el socialismo madrileño.

UNA NOTA INTERNA DA INSTRUCCIONES A LOS CENTROS
Castilla-La Mancha amenaza a los objetores de Educación para la Ciudadanía
Varios centros educativos de Toledo han denunciado que la Consejería de Educación de Castilla-La Mancha les está dando instrucciones sobre cómo deben actuar ante casos de objeción de conciencia a Educación para la Ciudadanía. En una nota interna "se insta" a advertir a los padres que si el alumno no cursa la asignatura "no podrá ser evaluado, ni obtendrá la titulación correspondiente". Distintas asociaciones cívicas estudian ya acciones legales contra la medida.
SE ESTUDIAN ACCIONES LEGALES
Libertad Digital 7 Junio 2007

Una nota interior de la Consejería de Educación de Castilla-La Mancha ordena a las direcciones de centros educativos de Toledo recibir los formularios de objeción de conciencia que se presenten y trasladarlos a la Delegación Provincial.

Igualmente, "insta" a advertir a los padres que "si el alumno no cursa la materia Educación para la Ciudadanía, no podrá ser evaluado y, por tanto, no promocionará de curso ni obtendrá la titulación correspondiente".

Para el presidente de Profesionales por la Ética, Jaime Urcelay, "la nota evidencia una total falta de sensibilidad de la Administración educativa ante un problema real de millares de padres de familia". Añade que "es claramente inaceptable desde el punto de vista legal. Esta nota pretende negar a los ciudadanos un derecho constitucional como es la objeción de conciencia, amparado por el art. 16 de la Constitución Española y reconocido en diferentes sentencias por el Tribunal Constitucional".

En defensa de la objeción
Del mismo modo, Urcelay ha recordado que la Asociación Profesional de la Magistratura –mayoritaria entre los jueces– ha defendido a través de su portavoz, Antonio García, que "el Estado no debe imponer una moral pública; el paternalismo estatal está superado, y no puede quitarnos nuestra conciencia".

En este sentido ha recordado además que "el que no quiera recibir la asignatura, no la recibirá, porque lo que no se puede hacer es perder un derecho fundamental que está en la Constitución, ya que la libertad de conciencia está reconocida como un derecho básico, del que se deriva el ejercicio de la objeción de conciencia, aunque este derecho no esté desarrollado en una ley específica".

Así, varias asociaciones promotoras de la objeción de conciencia frente a la asignatura han puesto esta nota interna de la Consejería de Educación de Castilla-La Mancha en manos de sus servicios jurídicos, con el objetivo de "que ejerzan de inmediato las acciones legales pertinentes en defensa de los derechos de los padres frente a las coacciones ilegítimas de la Administración".

Profesionales por la Ética que, a día de hoy, se han producido objeciones de conciencia frente a la asignatura Educación para la Ciudadanía en Aragón, Cataluña, Castilla-La Mancha, Comunidad de Madrid, Extremadura, Galicia y Región de Murcia.

La Rioja y el Instituto Cervantes impulsarán la difusión del español en internet
SONIA BARRADO ABC 7 Junio 2007

LOGROÑO. El Instituto Cervantes y el Ejecutivo riojano estrecharán la colaboración que mantienen para difundir la lengua española en todo el mundo, mediante nuevos acuerdos conjuntos para promocionar y divulgar nuestro idioma, como puede ser su enseñanza a través de Internet.

Este fue el anuncio realizado por el jefe en funciones del Ejecutivo riojano y presidente de la Fundación San Millán de la Cogolla, Pedro Sanz, y por el director del Instituto Cervantes, César Antonio Molina, tras un encuentro mantenido en Madrid.
Durante el mismo, intercambiaron opiniones sobre los proyectos y actividades en las que colaboran ambas instituciones y abordaron otras posibles acciones de cooperación en pro de la lengua española.

Mayor unión
Así, Sanz destacó la posibilidad de unir más a las dos entidades con la participación del Instituto Cervantes en la difusión de algunos de los trabajos que ya se están desarrollando en el Centro Internacional de Investigación de la Lengua Española, Cilengua, inaugurado oficialmente en San Millán de la Cogolla, cuna de nuestro idioma, el pasado 9 de abril, pero inmerso en importantes proyectos desde su constitución hace dos años.

Además, calificó de «muy positiva» la reunión y felicitó a Molina por la labor que lleva a cabo el Instituto Cervantes al trasladar «a todos los hablantes de español la importancia del idioma y su trascendencia cultural, social, económica y política».

El director del Instituto Cervantes señaló, a su vez, que el «afán» de este organismo y del Gobierno riojano es «poner todos los medios» a su alcance para seguir avanzando en la enseñanza del español, a través de distintas iniciativas que permitan extender el idioma en el mundo.

Con las nuevas líneas de cooperación que se pretenden explorar, la intención es reforzar la colaboración existente hasta la fecha entre el Instituto Cervantes y La Rioja con futuros proyectos que ayuden a difundir nuestro idioma, un respaldo que se ha materializado en la fructífera relación mantenida por el Instituto y la Fundación San Millán -mentora de Cilengua- desde la creación en 1998 de ésta última.

Precisamente, sus Estatutos señalan en el artículo 14 que entre los miembros del Patronato necesariamente se encontrará, entre otros, el director del Instituto Cervantes y así ha sido desde su constitución.

Esta relación recibió un fuerte espaldarazo en 2001, cuando se aprobó en el Senado una moción del Grupo Popular, en la que se instaba al Gobierno central a apoyar el desarrollo y la difusión nacional e internacional del papel de la Fundación San Millán en la investigación y aprendizaje de la lengua española con la colaboración del Ejecutivo de La Rioja y en coordinación con las actividades desarrolladas por la Real Academia Española, el Instituto Cervantes y el resto de instituciones con competencia en la materia.

La consejería de Educación no aplicará el decreto de enseñanzas mínimas del Gobierno
bitácora Criterio  7 Junio 2007

El consejero de Educación, Ernest Maragall , no piensa aplicar el decreto de enseñanzas mínimas que el Gobierno aprobó el pasado mes de diciembre. PSC, ERC e ICV-EUiA acordaron ayer que la decisión última la tomarían los centros educativos.

En realidad, lo que han presentado el citado Maragall y el vicepresidente del Gobierno regional, Josep Lluís Carod-Rovira , que se ha jactado de no aplicar el decreto de obligado cumplimiento: "hemos encontrado una vía perfectamente legal que no incluye la tercera hora de castellano", no es más que una manera de saltarse la ley.

A partir del próximo año serán los centros educativos los que decidirán qué materias de Primaria aplican el decreto -de manera progresiva, el próximo curso será el primer ciclo de Primaria, al siguiente se aplicará a 3º y 4º, y al siguiente a 5º y 6º-, por lo que se podrán repetir casos como los que ya se están produciendo: que en la práctica se den asignaturas en catalán cuando sobre el papel se deberían explicar en castellano.

De igual modo, la nueva directriz de la consejería de Educación permite que sean las asignatruras de Religión, Eduación Artística o Eduación para la Ciudadanía las que se enseñen en castellano.

¡Parece mentira! A estas alturas del siglo XXI y en España no se puede escolarizar a los niños en español.

¿Por qué la Generalidad tiene tanto miedo a la libertad? ¿Por qué el Gobierno no recupera la competencia en educación? ¿Por qué los padres, en Cataluña, no pueden ejercer el derecho de elección de lengua oficial en el que quieran escolarizar a sus hijos? ¿Quién es el que obliga en materia lingüística?

Hoy, en las escuelas catalanas, como en el franquismo ...

CRITERIO / "Que todos los niños de Cataluña reciban instrucción de las primeras letras en su lengua materna, catalana o castellana" (Generalidad de Cataluña, 1978)
CRITERIO / Impedir el castellano
CRITERIO / Las leyes y la enseñanza del castellano
CRITERIO / Tres eran tres... las horas de castellano
CRITERIO / Este es el Gobierno socialista...
CRITERIO / PSC: Ni una hora más en castellano
CRITERIO / Que no lo apliquen
CRITERIO / Por 3 miserables horas a la semana

'Expulsados' en su propio país
bitácora Criterio 7 Junio 2007

Una de las mayores aberraciones que han cometido los partidos nacionalistas cuando han estado en el poder ha sido la de la limpieza de los ciudadanos que no fueron considerados puros .

En Cataluña, al llegar al poder regional Jordi Pujol puso en marcha la limpieza del funcionariado, con el beneplácito de las autoridades de la Administración central.

Recuperamos, a continuación, un telegrama -gracias a Acción Cultural Miguel de Cervantes - con fecha de 20 de febrero de 1985 en el que se "requiere" al remitente que "solicite" una plaza "fuera de Cataluña" porque "no ha superado la prueba de catalán":

Transcripción: "Estando obligado a participar en el concurso general de traslados y habiendo recibido su solicitud pidiendo solo vacantes en Cataluña se le requiere a fin de que en un periodo de 5 días naturales pida plaza fuera de Cataluña ya que no ha superado la prueba de catalán"

Se han hecho cálculos acerca del número de expulsados de Cataluña a otras regiones durante los primeros años de gobierno regional de CiU. Alrededor de 10.000 funcionarios tuvieron que dejar toda su vida en Cataluña para empezar otra nueva en otro punto de España. La mayoría de estos eran profesores de enseñanza primaria.

Estos casos, silenciados por la prensa en su momento, son únicos en toda la Europa democrática.


El castellano a la virulé
ALEX SALMON alex.salmon@ elmundo.es EL MUNDO 7 Junio 2007

Una vez más, el castellano es la lengua que sale mal parada a causa de un pacto o de un acuerdo entre fuerzas políticas catalanas. Siempre recibe el mismo idioma, y de lo que se trata es de que no reciba ninguno. Ayer, el PSC y ERC decidieron pactar el decreto de la tercera hora de castellano, que dejará a la dirección de los colegios la decisión de aplicarla o no. Sin poner en duda la eficacia y profesionalidad de la dirección de los colegios, la decisión última de que una tercera hora en castellano entre en las aulas, es abandonar una mínima, pero buena decisión, al albedrío de una decisión que será tomada desde la identidad, más que desde la cultura y la pedagogía.

En las escuelas catalanas sigue existiendo un imaginario difícil de transformar. Es el imaginario que normaliza ideas como la de los Països Catalans, cuando ese sueño sólo lo comparten unos pocos. No hay nada malo en perseguir esa idea, sí en convertirla en una realidad sacada del realismo mágico. Si para todos ellos el sueño del territorio es una realidad, no hay que perder el tiempo para concluir que esa tercera hora de castellano les será innecesaria.



Recortes de Prensa   Página Inicial