AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 14 Junio   2007

Proceso de rendición
Zapatero vuelve a esconderse
Ignacio Villa Libertad Digital 14 Junio 2007

Zapatero ha vuelto a las andadas. Ha tardado unos días más que cuando ETA asesinó a dos personas en Barajas, pero al final volvemos a estar donde estábamos entonces. El presidente del Gobierno, después de reunirse con todos los grupos parlamentarios, ha recuperado esa dialéctica perversa en el fondo y maliciosa en la forma que ya empleó entonces y que ha recuperado para intentar parar el golpe que ha supuesto la ruptura oficial del alto el fuego "permanente". Zapatero argumenta que el anuncio de ETA se debe a una decisión de una parte de la banda terrorista ETA, que ha catalogado como la de los descerebrados, frente a otra de gente cuerda y cordial, suponemos, que pretendía mantener esa tregua pactada con el Ejecutivo socialista.

El presidente del Gobierno no se baja de su ambigüedad y se sigue negando a ofrecer un discurso verdadero, en el que se hable con claridad de luchar contra el terrorismo. Pero Zapatero no menciona el final de la banda terrorista ETA, no se refiere a la posibilidad de acorralar a toda la estructura económica y social, no cierra las puertas de las instituciones democráticas a las franquicias etarras y no emplea todo el operativo policial y judicial contra las tramas terroristas. No ha pasado nada de lo que debería suceder en el momento en que los terroristas advierten que van a volver a matar. Nada de nada. Tan sólo análisis absurdos y discursos vacíos.

El presidente del Gobierno, diez días después de la ruptura del alto el fuego, está adoptando poco a poco la misma estrategia que ya le padecimos después del atentado de Barajas. Esconde la cabeza, no afronta la realidad y espera acurrucado a que pase la tormenta. Aunque en esta ocasión, lo tiene más complicado. El rostro de este gran fracaso no es otro que el de Rodríguez Zapatero. Es él quien ha apostado por la rendición encubierta, quien ha decidido imbuirnos en la barbaridad que supone ceder ante ETA. Dice ahora que la banda se ha equivocado. Es posible; nunca se sabe cuánta humillación era capaz Zapatero de hacer tragar a los españoles. Pero los terroristas han hecho lo que siempre hacen, lo que siempre advertimos que harían. Es el presidente del Gobierno quién se ha creído capaz de hacerles tragar sus triquiñuelas de gran pacificador. Y, como era previsible, ha fracasado.

Volver a la división de buenos y malos dentro de ETA es volver a tomar a los ciudadanos por tontos. Pero los españoles llevan años sufriendo a los terroristas y no necesitan lecciones de Zapatero sobre cómo acabar con el terrorismo. Mucho análisis de tres al cuarto pero ninguna reacción; mucha palabrería pero ningún cambio. Lo único que el queda por hacer es rectificar o irse, y no parece que ninguna de las dos opciones se contemplen en el Palacio de la Moncloa.

ETA y la democracia española
CARLOS MARTÍNEZ GORRIARÁN, Profesor de la UPV y portavoz de Basta Ya ABC 14 Junio 2007

CREO que una conclusión ineludible del fracaso del siempre mal llamado «proceso de paz» es que nuestra democracia ha demostrado graves deficiencias a la hora de garantizar la solidez de la clave de bóveda de cualquier democracia: el cumplimiento de las leyes. Más allá de los pésimos cálculos estratégicos de Zapatero y sus asesores, con la deleznable concepción de la política y la ética pública que esos malos cálculos revelan, el hecho es que para sostener la negociación política con ETA el gobierno ha podido burlar el sentido de las leyes o eludir su aplicación, y todo ello sin incurrir en una ilegalidad flagrante. Semejante facilidad abre la caja de Pandora en materias tan sensibles como la igualdad jurídica de los ciudadanos o las obligaciones de las instituciones del Estado de derecho, que deben asegurar por todos los medios a su alcance la vida, la seguridad y la libertad de los ciudadanos amenazados por cualquier causa, sea un grupo terrorista o una catástrofe natural. No es ningún secreto que muchas personas han acabado preguntándose si, en vez de confiar en la justicia, sus derechos no estarían mejor protegidos por una banda de pistoleros, lo que les permitiría negociar con el gobierno y recibir un trato privilegiado.

No soy jurista y sin duda ignoro cuestiones fundamentales de la especialidad, de manera que me limitaré a señalar el muy evidente fenómeno del vaciamiento de la Ley de Partidos, sin duda el mayor logro jurídico del Pacto Antiterrorista. ETA siempre lo ha entendido así, y por eso se ha volcado en conseguir la vuelta de su brazo político a las instituciones, por razones prácticas y políticas sobradamente conocidas. Incluso ha fingido que buscaba sinceramente un acuerdo de paz, engañando a muchos. Porque en cuanto ha conseguido su propósito -¡y a cambio de nada!- ha cancelado la farsa, volviendo a lo que es.

La opereta del caso De Juana, las idas y venidas de Otegi por los tribunales, la tolerancia de la kale borroka y de la extorsión, incluso del robo de armas y de movimientos de bandas armadas, palidecen frente al éxito de la vuelta a la legalidad de HB, ahora como el avatar ANV. Y la sentencia salomónica que legalizaba una parte del partido dejando fuera a la otra sólo ha empeorado las cosas: además de regalar a la banda una base territorial indispensable (bautizada ya como «territorio ANV»), le ha proporcionado gratuitamente la argumentación que buscaba -el «Guantánamo electoral»- para justificar su regreso al asesinato en respuesta a la discriminación de que es víctima, disparate llamado a tener un gran éxito en foros internacionales muy variados, para desgracia de todos.

Los etarras han explotado la capacidad de obstruir los procedimientos judiciales que el gobierno puede desplegar a través de la fiscalía general del Estado. Ha quedado demostrado, ante el pasmo general, que un gobierno decidido a negociar con ETA puede usar la fiscalía general para retirar cargos, paralizar procedimientos e impedir a un tribunal que dicte la sentencia que hubiera considerado más acorde al derecho, como le pasó al Tribunal Supremo en la demanda de ilegalización de las listas de ANV. Se ha observado, por otra parte, que las listas que la propia fiscalía postulaba como candidatas a la ilegalización eran en varios casos las más convenientes para las cábalas poselectorales del partido del gobierno en Navarra y País Vasco. Pero dejando ahora los aspectos más sórdidos e instrumentales del asunto, ¿estamos en condiciones de garantizar que las leyes aprobadas por el Parlamento sobrevivirán a la interpretación creativa de un gobierno que puede obstruir su aplicación en función de sus conveniencias? Parafraseando el famoso dicho cínico atribuido a Romanones -«ustedes hagan la ley y déjenme a mí el reglamento»-, el gobierno bien puede decir: «ustedes hagan la ley y déjenme a mí nombrar al fiscal general». El resultado: la Ley de Partidos ha sido vaciada como una bañera a la que se quita el tapón. La bañera sigue ahí, cierto, pero no sirve para bañarse en ella. Y es muy posible que acabe en la chatarra si el Tribunal de Estrasburgo hace suya la doctrina Conde Pumpido.

Si no estoy equivocado, es un problema constitucional. La Constitución concede demasiado poder al gobierno a través de la prerrogativa de nombrar al fiscal general (art. 124.4), lo que le permite llegar a burlarla, como ha ocurrido con la Ley de Partidos, simplemente con inhibirse y tolerar la actuación de Batasuna, que ha disfrutado de más libertad, y atención mediática, que los partidos democráticos vascos. La conexión jerárquica gobierno-fiscalía debilita la separación de poderes y limita la capacidad de actuación de los jueces. Ha quedado a la vista justamente cuando la negociación política con ETA emprendida por el gobierno reclamaba una actuación eficaz de la justicia para evitar la relegalización de hecho de Batasuna, primero, y luego la salomónica de media ANV.

Hay quien piensa que todo depende en última instancia de quién esté al frente del gobierno. Si se trata de alguien completamente contrario a la negociación con ETA, se alega, no habrá ningún problema en este sentido. Pero es un argumento débil. Para empezar, ese partido -de momento, sólo el PP entre los grandes- necesita una mayoría absoluta que le permita no sólo aplicar las leyes, sino exigir que hagan lo mismo las instituciones vascas, pongamos por caso, por lo que no debe depender de pactos con nacionalistas. Pero la debilidad argumental radica en que una democracia no puede depender, para algo tan serio como la aplicación de las leyes y la igualdad jurídica, de la personalidad de quien ocupe en un momento dado las instituciones fundamentales.

Siguiendo la saludable máxima liberal, la Constitución es el contrato que protege a los ciudadanos del excesivo poderío del Estado, de manera que lo necesario es reformar nuestro contrato constitucional para obtener garantías razonables de que la próxima vez que un gobierno o un parlamento procedan a ilegalizar a la rama política de ETA, o cualquier cosa semejante, no vendrá después otro gobierno con distinta visión de la jugada, capaz de deshacerlo todo para volver al punto anterior... como ha pasado esta legislatura.

En el PP algunas voces cualificadas abogan por la reforma de la Constitución, sobre todo en materia territorial, para hacer frente al vaciamiento constitucional de competencias estatales e igualdad territorial que ha impulsado el zapaterismo en otra de sus inspiraciones visionarias. En la izquierda renovadora hay gente que comparte esa idea, que probablemente prosperaría también en el PSOE de no ser por el zapaterismo. Pero es importante que nos percatemos de que el regreso del terrorismo total no es sólo la consecuencia de una mala política de gobierno, que lo es, sino de que esa mala política ha aprovechado ciertas insuficiencias constitucionales. Hay que abrir un debate de reforma constitucional que también aborde los profundos desafíos del terrorismo, de manera que no dependamos de líderes visionarios o fiscales guantanameros, pero tampoco de contrarios más lúcidos que no siempre estarán disponibles en el momento y lugar oportunos. La democracia es así. Y por eso, en este nuevo asalto contra ETA que deberá ser el definitivo, hay que hablarde la reforma de la Constitución.

Montilla niega a los niños su lengua materna
Antonio Robles Libertad Digital 14 Junio 2007

El Govern d’Entesa del converso y sin embargo honorable señor Montilla ha decidido incumplir el decreto de enseñanzas mínimas del Gobierno de España que obligaba a la Generalitat de Cataluña a impartir una tercera hora de castellano.

En realidad, esa tercera hora había sido hurtada de las estructuras comunes lingüísticas desde que se implantó la inmersión en catalán por el año 92. De esa manera, el castellano pasaba a tener 2 horas de castellano y el catalán 4, además de darse en esta última lengua todas las demás materias.

Ni con esas. El consejero Ernest Maragall, el hermanísimo, presionado por los mediocres resultados de ERC en las municipales, ha pasado del decreto del Gobierno de todos los españoles. Así se hacen las cosas en Cataluña en la España de Rodríguez Zapatero. Y su vicepresidenta De la Vega consintiendo y la ministra de Educación, la señora Cabrera, contemplando los atardeceres.

Cuando el 7 de diciembre de 2006 salió el decreto del Gobierno español y el señor Maragall mareó la perdiz, ya me mal fié en una intervención en el Parlamento de Cataluña de que tarde o temprano acabarían por inventarse algún truco para no dar la tercera hora de castellano a nuestros hijos. No hemos tenido que esperar mucho tiempo. Ya han encontrado la forma de conseguir sus fines "sin que se note el cuidado".

Es vergonzoso que en Cataluña nos pretendan convencer de que con dos horas a la semana los alumnos puedan adquirir el nivel de conocimiento de castellano que en el resto de España adquieren con cuatro horas semanales y veinticinco de vehiculares. El problema no es tanto que hurten una hora de forma vergonzosa, sino que no acaben de una vez con este sistema franquista carca de una sola lengua vehicular.

Desobedecen el decreto del gobierno y tratan de engañarnos con el cuento de que se dejará al criterio de los propios centros dar o no dar la tercera hora y cómo. Aunque ya nos ha dado una pista. El diputado y portavoz de ERC, señor Joan Ridao ha dicho que habrá de contarse: "Con la realidad sociolingüista del entorno de cada centro y previa autorización del Departament d’Educació."

Juegan con ventaja, porque saben que nadie se atreverá a dar la susodicha hora, pero si alguien se atreve, el Departament les sacará del error. Vean si no un ejemplo recién salido de un estudio en Gerona sobre la sexta hora: de todas las horas de libre disposición sólo se han dado al castellano el 1%.

Trucos legales para no cumplir con el decreto. De todas maneras, el entusiasmo excluyente del señor Joan Rigao lo ha dejado claro: "Hay que afirmar con rotundidad que no habrá tercera hora de castellano". La determinación es tan firme, que ya han amenazado con desplegar a los inspectores no sólo para velar que no se den más horas de las debidas de castellano sino que todos los libros de texto sean en catalán sin excepción alguna y la inmersión se cumpla a rajatabla. Se avecinan tiempos duros, basados en modelos represivos.

Por mi parte, este miércoles se lo reproché al conseller Maragall desde la tribuna del Parlament:

Se quejan ustedes del racismo que la Plataforma per Catalunya manifiesta contra la existencia de las mezquitas. ¿Y lo suyo que es? ¿Patriotismo, nacionalismo o más bien xenofobia veteada de racismo cultural camuflada en la defensa de la sagrada lengua de la patria?

No me miró bien y, a continuación concluí:

Señor conseller, cumpla con la ley y, con el tiempo que ya no perderá maquinando cómo hacer desparecer el castellano del sistema educativo catalán, construya una escuela con tres lenguas vehiculares para que cualquier padre de Cataluña pueda ofrecer a sus hijos un conocimiento perfecto de catalán, castellano e inglés sin necesidad de gastarse una fortuna. Eso es la civilización, eso es el futuro, señor conseller.

Los siete cerrojos de la democracia han saltado
Francisco Rubiales Periodista Digital 14 Junio 2007

Los siete cerrojos ideados por la democracia para mantener el despotismo encerrado para siempre en una jaula de acero han saltado por los aires en España. Los partidos políticos y los políticos profesionales han traicionado la democracia y, tras domesticar a la bestia Leviatán, le han abierto la jaula para ejercer, con ayuda del monstruo, el dominio sobre los ciudadanos.

La democracia nació con un miedo terrible al Estado y a las tendencias absolutistas del poder. La Humanidad padeció durante milenios el despotismo de los monarcas y el dominio de elites crueles que humillaban, explotaban y asesinaban. Durante los siglos XVII y XVIII, aquel "Antiguo Rñegimen" fue derrotado y empezó a ser sustituido por una democracia que tenía plena conciencia de que el Estado es el peor enemigo del ser humano.

Los filósofos y pensadores que idearon la democracia moderna en los siglos XVII y XVIII idearon siete cerrojos, aparentemente infalibles, para que el Estado absoluto y opresor, el monstruo Leviatán, quedara encarcelado para siempre.

Aquellos cerrojos eran los siguientes:

1.- La elevación del ciudadano a la categoría de rey y dueño de la soberanía y como el único ser capaz de dar o quitar legitimidad a los poderes públicos

2.- La proclamación y defensa de los derechos fundamentales del ser humano

3.- La separación de los poderes básicos del Estado, Legislativo, Judicial y Ejecutivo, que tenían que funcionar independientes y compitiendo entre si.

4.- La exaltación de la libertad, la igualdad y la fraternidad como valores democráticos fundamentales e irrenunciables,

5.- La instauración de las normas y leyes que configuraban el Estado de Derecho

6.- El equilibrio de las esferas pública y privada, con la consiguiente valoración del papel de la sociedad civil en la democracia, destinada a servir de contrapeso al Estado.

7.- El séptimo cerrojo, concebido como el más esperanzador y eficiente, como la última garantía del sistema, fue la creación de una prensa rabiosamente libre, cuya principal misión era buscar y difundir la verdad, fiscalizando y controlando de ese modo, con luz y taquígrafos, a los grandes poderes. La democracia, consciente del valor crucial de la libertad y la independencia de la prensa, dotó a los periodistas de prestigio y los convirtió en héroes populares, regalándoles derechos especiales como el uso casi ilimitado de la libertad para investigar y difundir la verdad y el derecho a preservar y proteger a sus fuentes. A cambio, sólo les pedía que buscaran la verdad y la difundieran a los cuatro vientos, sin renunciar nunca a la independencia y al deber de servir a la ciudadanía.

Esa alianza entre periodistas, democracia y ciudadanos, vital para el sistema democrático, es la que hizo nacer el periodismo moderno.

Edmund Burke definió el periodismo como el cuarto poder, "opuesto al Estado y a sus grupos de interés"; la escritora india Vandana Shiva celebra "la insurrección del saber subyugado" contra "el saber dominante" del poder; Bertrand Russel decía que un hombre honrado "debe estar siempre contra el gobierno"; Vargas Llosa afirma que el periodismo es el mayor garante de la libertad; Nosotros agregamos que "el auténtico periodista es siempre un opositor inveterado del poder dominante y no su parásito servil". que los medios de comunicación deben ser "la voz del pueblo", no "el comercio de la autoridad".

Pero hoy, aquellos siete cerrojos han sido abiertos y la bestia ha escapado de la jaula para volver a aplastar al hombre libre. Los partidos políticos la han liberado para, con su ayuda, restaurar el poder dominante que disfrutaban las viejas elites. La democracia ya no existe.

El ciudadano no sólo no es el ya el rey del sistema, sino que ha sido desplazado y relegado de la política; los derechos fundamentales se violan con pasmosa frecuencia; los partidos han ocupado y dominado los poderes básicos del Estado, que han dejado de ser independientes; la igualdad, la fraternidad y la libertad han sido adulteradas y violadas en una sociedad donde los elites vuelven a dominar; las leyes que configuran el Estado de Derecho se redactan de forma ambigua y se interpretan según convenga al poder dominante; no existe equilibrio alguno entre las esferas públicas y privadas porque el poder politico lo domina todo y la sociedad civil, acosada y ocupada por los partidos políticos, se encuentra casi en estado de coma; la prensa libre, por último, apenas existe ya en un mundo cuyos medios de comunicación han dejado de ser independientes, han sellado alianzas de intereses con los partidos políticos y han dejado de controlar y fiscalizar a los grandes poderes, que ahora campean sin control sobre los páramos desolados de una democracia que, traicionada, ha sido transformada en una despreciable partitocracia.

Voto en Blanco

ETA buena, ETA mala
EDITORIAL Libertad Digital 14 Junio 2007

Una cosa es que el líder de la oposición haya manifestado que "no es hora de reproches ni de hablar de la credibilidad del presidente del Gobierno" y otra, muy distinta, que Zapatero se crea que pueda utilizar al mismísimo Rajoy como nuevo anestésico para proseguir con esa alianza con los separatistas por la que negociaron y utilizaron la paz como coartada.

El hecho, sin embargo, es que tras la reunión de Zapatero y Rajoy fue cuestión de horas que el ministro de Justicia saliera a la palestra –él sí– para tildar de "toreros de salón" a quienes, como Rajoy, creen que todavía es posible impedir a los batasunos de ANV que tomen posesión de sus cargos.

Posteriormente, ha sido el ministro del Interior el que, no contento con respaldar a su "leal" fiscal general del Estado, ha mentido descaradamente al asegurar que Conde Pumpido no se refirió a la todavía burlada Ley de Partidos como un "Guantánamo electoral". Todo, para concluir que los únicos partidarios de Guantánamo son los miembros del PP.

Finalmente, la agencia Efe ha recogido unas declaraciones del propio Zapatero en las que el presidente ha hecho un nuevo guiño al diálogo con la banda, al afirmar que si la tregua se ha roto es por culpa de la parte "más descerebrada" de la organización terrorista.

Aquí los únicos descerebrados son los gobiernos que, al margen del Estado de Derecho, negocian tiempos de paz con unos criminales adquiriendo compromisos que no van a cumplir en su totalidad y que sería infame que terminaran cumpliendo. Así lo hizo tanto el Gobierno secesionista vasco en 1998 como el Gobierno colaboracionista de Zapatero, desde antes incluso del 14-M.

Puestos a distinguir entre criminales, habrá que decir que hay tantas ETAs como etarras y que si querremos asfixiarla de lo que tenemos que convencer a cada uno de los terroristas es de la certeza de las penas y de la esterilidad política de sus acciones. Puestos a buscar conversos, busquémoslos en la cárcel a través de la aplicación de la pena, y no con prófugos de la justicia a través de una cesión que envilece el mismo concepto del "dialogo" tanto como el de la "paz".

Talante ZP
Xoán Xulio Alfaya Periodista Digital  14 Junio 2007

[Franco ZP] Talante ZP: Diez facturas que tendremos que pagar los españoles
Isabel Ordóñez
Forum Libertas, 06/06/2007

Hasta diez argumentos, entre otros, se pueden enumerar para demostrar el fracaso del talante del presidente del Gobierno; diez facturas que de una manera u otra acabarán pagando los españoles.

1. País Vasco y ETA. El último comunicado de ETA pone en evidencia la capacidad de Zapatero para gestionar el conflicto abierto en el País Vasco, hoy más controvertido que nunca y con una ETA crecida y mucho más fuerte y peligrosa que antes del proceso. Cabe recordar que ya el 30 de diciembre de 2006, en pleno proceso, 24 horas después de que Zapatero dijera la siguiente frase: “hoy les expreso mi convicción: dentro de un año estaremos mejor que hoy”, ETA hizo estallar centenares de quilos de explosivos en el aparcamiento de la T-4 de Madrid provocando dos muertes.

2. Estatuto de Cataluña. La aprobación del Estatuto catalán generó en su momento y sigue generando controversia entre la opinión pública. Se trata de un estatuto cuyo referéndum sólo movilizó favorablemente a un 37 por ciento de los ciudadanos con derecho a voto en Cataluña. De hecho, todavía está pendiente de la decisión del Tribunal Constitucional, donde el Partido Popular tiene presentado un recurso desde el 31 de julio de 2006. Según manifestó Rajoy entonces, el nuevo texto “liquida unilateralmente el modelo de Estado”. Además, su contenido fue criticado e incluso dio pie a campañas en contra de determinados apartados, como la campaña que diversas organizaciones cristianas emprendieron contra el Título I.

3. Relaciones con la Unión Europea. Zapatero quiso crear un eje anti atlantista con Alemania y Francia que se vio abocado al fracaso. Sus posteriores apuestas electorales por Gerhard Schröder y Ségolène Royal se vieron truncadas con las victorias de Angela Merkel (Alemania) y Nicolas Sarkozy (Francia). La UE, además, ha advertido en diversas ocasiones a España criticando sus decisiones políticas en materia económica o de educación, entre otras.

4. Política internacional. El presidente del Gobierno español se lleva fatal con su homólogo estadounidense, George W. Bush, que llegó a la Casa Blanca tras la apuesta de ZP por el "desaparecido" John Kerry. De hecho, no ha sido hasta el pasado 1 de junio que la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, se ha reunido con Zapatero tras haber pospuesto esa reunión en tres ocasiones anteriores. Sin embargo, ZP no muestra reparos en simpatizar o aliarse con países donde están instalados regímenes dictatoriales o de dudosa práctica democrática, como Cuba, Venezuela o Bolivia, lo que no hace otra cosa que desacreditar a España ante los organismos internacionales. Sin ir más lejos, las recientes protestas por el cierre de Radio Caracas Televisión, llevado a cabo por Chávez, provocaron que el presidente de Venezuela enviara “al carajo” a las personalidades y organizaciones nacionales y extranjeras que lo han criticado. Entre sus ataques a los representantes de la “democracia representativa burguesa” no se encuentra su amigo Zapatero.

5. Ley de matrimonio y adopción homosexual. El Ejecutivo de Zapatero ha aprobado en los últimos años una serie de leyes sin suficiente consenso y con una más que dudosa eficacia social. La ley que modifica el Código Civil para que personas del mismo sexo puedan contraer matrimonio y adoptar niños es un buen ejemplo. Sólo en Holanda y Canadá han adoptado este sistema. De hecho, en un sistema bicameral "normal" no se habría aprobado. El rechazo del Senado español a la ley la habría tumbado en países como Alemania o Italia. Fue aprobada para contentar a los menos de un 2 por ciento de homosexuales que hay en España, de los cuales sólo se han casado alrededor de 1.300.

6. Ley Integral de Protección contra la Violencia de Género. Las cifras de mujeres muertas a manos de su pareja reflejan el fracaso de esta ley, aprobada el 28 de diciembre de 2004, que, además, ha puesto al límite la gestión de los juzgados por acumulación de denuncias, que restan eficacia a la protección de las víctimas reales. También ha provocado una situación de injusticia con miles de hombres acusados de malos tratos sin motivo.

7. Ley de Memoria Histórica. No ha hecho sino abrir viejas heridas y encrespar los ánimos en una sociedad que ya daba por zanjada la cuestión con la Transición. La iniciativa de Zapatero ha generado un intenso debate en el Congreso de los Diputados. Pero, mientras un 80 por ciento de los votantes de izquierda se apuntan al proyecto muy pocos son los que saben qué ocurrió o quienes eran los protagonistas, ni se sienten implicados, según una encuesta publicada por EL PAÍS.

8. Ley de Dependencia. Ha resultado ser un fiasco, al poner en marcha una ley para la que no se disponen de plazas suficientes para atender a todas las personas dependientes, ni se conoce el número exacto de afectados, ni se dispone de presupuesto suficiente. El Gobierno, además, sólo aporta 1 de cada 4 euros de la nueva inversión calculada.

9. Educación para la Ciudadanía. Es otra de las cuestiones que ha generado un intenso debate entre esa ciudadanía para la que está hecha esta asignatura; una asignatura implantada dentro de los planes de la LOE. Son muchas las organizaciones y asociaciones que han elevado sus protestas por la creación de lo que consideran un adoctrinamiento laicista con los niños por parte del Ejecutivo de Zapatero. Concapa, Foro Español de la Familia o Chequeescolar.org están entre ellas.

10. Situación económica. La única gestión de la que puede presumir Zapatero, el crecimiento económico español, se ve ya amenazado por el freno de la construcción de viviendas, que aumentará el paro en casi 400.000 personas. Además, se suman los problemas sobre los que ya ha alertado al Gobierno español la UE, como la baja productividad, el déficit exterior, la falta de inversiones en I+D o la deficiente competitividad.

La conclusión que se puede extraer de todas estas polémicas decisiones del Gobierno español es que el líder político que ha recurrido al "talante" como panacea de todos los males que aquejan a la sociedad española es el que más conflicto social ha generado en los últimos años de democracia.

La traición de las palabras
J. M. RUIZ SOROA El Correo 14 Junio 2007

Qué soterrada pulsión puso en boca de nuestro presidente del Gobierno la palabra con que definió su nueva postura ante ETA? «Seré implacable», dijo. Un adjetivo calificativo que se deriva del verbo 'aplacar' para formar un sintagma negativo: no me aplacaréis, es lo que dice. Pues bien, haber optado inconscientemente por el término 'aplacar' al intentar definir su decisión dice más que mil discursos y razones sobre su percepción de la realidad. Y verán por qué.

Al presidente le nace espontáneo ese verbo porque su conciencia le dice que, precisamente, eso es lo que ha estado haciendo desde hace muchos meses con ETA: intentar aplacarla mediante sacrificios (como hacían los judíos con Jehová, el Dios más iracundo que ha existido). Sacrificios que hoy se llaman gestos, mensajes, concesiones, pero que en el fondo no son sino ofrendas propiciatorias: De Juana Chaos, la retirada de la acusación de Otegi, las medio-listas de ANV, todo eran ofrendas. Y, lo que es más importante, eran ofrendas que se quemaban después de Barajas, no antes. Fue después del signo de la ira de ETA cuando nuestro presidente la intentó aplacar, como reconoce ahora, cuando aquélla añade a la bomba la displicencia, al retirar apresuradamente del fuego propiciatorio los restos chamuscados de las ofrendas hace tan poco depositadas.

El peor pecado que puede cometerse en un proceso político de negociación es perder el control de la agenda y los tiempos para cedérselo al contrincante. Al presidente esto le pasó pronto, pero (y eso es peor que un pecado, es un error) en lugar de retirarse de inmediato del juego prendió una hoguera para aplacar al iracundo contrario. Ahí queda el siniestro precedente para el futuro. Es un hito tan grave que no resulta extraño que ahora, con tardía e impostada firmeza, surja la conciencia invertida del mal paso que se ha dado: 'no me aplacareis' ('vosotros no os habéis aplacado').

Pero es que, además, ¿ha hecho por ventura ETA algún gesto para aplacar al presidente? Es patente que no; entonces, ¿por qué decirle con tanta solemnidad 'no me aplacaréis'? La altiva precipitación en el mensaje proclama la poca confianza del presidente en su propia firmeza al lanzarlo. Lo que está susurrando en el hondón de su espíritu es: 'Intentad aplacarme, por favor'. No sale de su diálogo.

Hay quienes creen que el proceso ha terminado. Yo creo que no, precisamente porque el ánimo de Rodríguez Zapatero ha quedado para siempre preso en él. Y que los ciudadanos no saldremos de las nefastas consecuencias de su mala gestión mientras el Partido Socialista no le busque un sustituto. Al tiempo.

Na-Bai y la derrota de eta
Edurne Uriarte ABC 14 Junio 2007

Nafarroa-Bai no es ETA, luego, no mezclen ustedes este debate con la política antiterrorista», dicen quienes consideran legítimo y aceptable el posible pacto del PSN con la coalición nacionalista. Tienen razón, a medias. Ciertamente, Na-Bai no es ETA. Pero el pacto con ella sí que tiene que ver, y mucho, con la política antiterrorista. Y, sobre todo, con la credibilidad de la política de derrota de ETA.

Por razones de fondo de largo alcance y otras más coyunturales. Sobre las primeras, la política de derrota de ETA se compone de policía y de ley, pero, igualmente, de deslegitimación del discurso terrorista, de sus justificaciones y de sus objetivos. La supervivencia de ETA se ha sustentado precisamente en el fracaso en esa segunda tarea, que no en la primera. Y resulta que los objetivos de Nafarroa-Bai, la formación de una Euskalherria con Navarra, son los mismos que los de ETA.

Toda alianza con partidos radicales que comparten el discurso, aunque no los métodos, de ETA, es nefasto para la política de derrota de ETA. El efecto es serio si ese partido es ERC, pero es letal si se trata de una coalición navarra integrada en buena medida por nacionalistas radicales. Por el reforzamiento y legitimación de los objetivos de ETA, y, obviamente, por la oposición de todos esos partidos a la política de derrota de ETA.

La política de negociación desarrollada hasta ahora por Zapatero era compatible con sus alianzas de gobierno con partidos nacionalistas radicales. La política de derrota de ETA no lo es, y mucho menos cuando esa alianza se produce en el corazón, según ETA, del problema, es decir, Navarra.

Sobre las razones más coyunturales, una parte significativa del voto etarra en Navarra se ha ido a Na-Bai, como un instrumento útil para conseguir sus objetivos, aunque sea de forma más lenta e incierta. Y, sobre todo, en la negociación fallida con ETA, la oferta del Gobierno sobre Navarra estaba fundamentada precisamente en esta vía, en la de la alianza socialista con los nacionalistas navarros. Si esa negociación está cerrada, ¿cómo cabe interpretar lo que es, a todas luces, un pacto ideológicamente antinatural?

Educación para la Ciudadanía
Consignas para siervos
Agapito Maestre Libertad Digital 14 Junio 2007

Dudo de que los jerarcas del ministerio de Educación sepan el significado de la objeción de conciencia para la construcción del sujeto ciudadano de una democracia desarrollada. También dudo de que conozcan el significado del primado de la conciencia en la historia moderna para la emancipación del individuo. Y, por supuesto, dudo de que les interese algo el perfeccionamiento del individuo a través de la educación, un concepto que ellos han reducido a mero didactismo sin otra función que socializar a los jóvenes en las perversiones del presente. Por el contrario, quienes están movilizándose para que se les reconozca el primado de la conciencia están dando una genuina lección de ciudadanía democrática.

Quienes sigan esa lección han de saber que el camino es duro. Es un camino ciudadano, porque nadie con conciencia se acostumbrará a convivir con gentes, salvajes, que no respetan la principal conquista del siglo XVIII, a saber, la conquista de la emancipación de los individuos a través de la extensión y secularización de uno de los más grandes legados de la cultura cristiana: la libertad de conciencia. Ésta ha quedado cuestionada por los imperativos de una concepción totalitaria de la educación socialista que pone al Estado por encima del individuo. Así lo evidencia las declaraciones despreciativas de la ministra de Educación contra quienes se niegan a cursar la asignatura por motivos de conciencia.

He ahí la principal prueba para pensar que este Gobierno sólo le preocupa la trampa de los nombres, o sea, el populismo barato, que confunde consigna con educación y siervo con ciudadano. Resulta terrible que al proceso de creación de consignas para siervos, para gentes sin conciencia de ningún tipo, este Gobierno le llame Educación para la ciudadanía. La reacción de la ministra de Educación ante quienes se niegan a cursar la asignatura de Educación para la ciudadanía por motivos de conciencia revela que esta mujer desconoce las bases mínimas de la compleja y política noción de ciudadanía. Por fortuna, la lección de ciudadanía, o mejor, de educación para la ciudadanía que están dando los objetores de conciencia y los que llaman a la desobediencia civil ante la nueva asignatura impuesta por el ministerio de Educación, debería ser el hilo vertebrador de esa materia en todos los centros educativos.

Son estos objetores de conciencia primero, desobedientes civiles después, el paradigma de la ciudadanía democrática. Por el contrario, la reacción de la ministra y sus cómplices, entre los que se cuentan perpetradores de manuales groseros y publicistas de miserias, despreciando la primacía de la conciencia individual y el deber ciudadano de rebelarse ante leyes injustas, tendría que ser la otra cara de la moneda, la parte negativa, de la nueva asignatura. Es un atentado, sin duda alguna, a la ciudadanía española despreciar su sacrosanto derecho a no aceptar una norma, o una acción, por motivos de conciencia. Sin ésta es imposible hablar de ciudadanos. Sin la admisión de la idea de objeción de conciencia nadie puede hablar de educación para la ciudadanía. Acaso por eso, por no reconocer la libertad subjetiva, la libertad de conciencia de los individuos, la nueva asignatura, según se desprende de los Decretos de contenidos mínimos de la asignatura elaborados por el Ministerio de Educación, no contempla el estudio de la objeción de conciencia y la desobediencia civil.

La beca Erasmus de ZP para conocer a ETA
Pedro Fernández Barbadillo Periodista Digital 14 Junio 2007

Después de tres años en la presidencia del Gobierno, ZP ya conoce un poco mejor a ETA. Ahora, después de la teoría, vienen las prácticas.

Reproduzco la entrada que un lector del blog de Santiago González ha dejado y que me parece tan divertida como acertada. El nick del ingenioso lector es Hemeroteco.

Si hay frases que merecen mármol, hay párrafos que merecerían una columna trajana.

Decía el presidente del Gobierno en el Comité Federal del PSOE del sábado pasado que había puesto «montañas de esfuerzo personal en este intento» [que metáfora tan cursi y tan propia de un adolescente]. Me consta. Se ha dedicado en cuerpo y alma y ha sufrido una notable decepción. La primera, el 30 de diciembre, pocas horas después de su optimista anuncio para 2007. Quizás por ello, quien antes que nadie ha aprendido una buena lección sea precisamente Zapatero, y ésta es la de conocer mejor a esta gente de ETA y Batasuna. A lo largo de estos años me ha sorprendido el tesón con el que el presidente sostenía el proceso. Es más, he admirado la intención con la que insuflaba confianza en la paz y la valentía de sus mensajes hacia el entorno violento. ¿Le han engañado? No lo creo, pero hoy los conoce mejor que ayer, sin duda. Primera lección.

Ramón Jáuregui, en El Correo Expañol

Y aquí la apostilla del lector: ¿Pues no resulta ahora que la Presidencia del Gobierno es una beca Erasmus para que el chico se despegue de las faldas de mamá, viaje un poco y eche un polvo para espabilar?

Después de reírse, la tribuna del diputado Jáuregui, que fue gobernador general en el País Vasco cuando operaban los GAL socialistas, merece leerse con detalle y asombrarse con el rostro pétreo de este profesional de la política.

--"Estamos recibiendo visiones antagónicas del proceso, casi todas simplificadas y maniqueas. Una de ellas es la que parte de 2004 con una ETA cuasiderrotada que emerge ahora, tres años después, rearmada y fortalecida por el oxígeno recibido de un proceso lleno de concesiones y errores del Gobierno". Un grupo de presos etarras propuso en 2004 el fin de actividad de ETA porque estaban convencidos de su derrota. ¿Qué piensan ahora?

--"Convencidos de que los dirigentes de la izquierda abertzale quieren que esto acabe". ¿Qué pruebas teníais?, ¿qué es esto?

--"una vez más -y son innumerables (sic)-, se ha puesto de manifiesto con claridad meridiana que es ETA la que manda". Ah, pero ¿acaso lo dudabas?

--ETA manda y al final, como siempre (sic), las pistolas imponen su lenguaje. ¿Por qué iba a hacer ETA una excepción ahora?, ¿porque ZP le ha caído muy bien a Otegui?

--"ETA y la izquierda abertzale, incluidos sus votantes, no han aprendido que sus objetivos políticos sólo serán posibles en paz y en libertad". Los objetivos de los etarras son la independencia de su Euzkadi, la limpieza étnica y la implantación de un régimen socialista. No creo que la Constitución los permita, aunque con un Tribunal Constitucional debidamente seleccionado cualquier aberración es posible.

--"Dos son las lecciones que cabe extraer de estos hechos: la primera es que la tregua se la cargan cuando les interesa". ¿No fue suficiente el precedente de la tregua-trampa de 1998 y 1999? Aquí la memoria histórica es para el capitán Rodríguez Lozano.

--"La durísima oposición que ha hecho el PP al Gobierno, en mi opinión, no es admisible. No hay justificación alguna". Ya salió el segundo villano de la opereta. ¿No avisó el PP de todo lo anterior: que ETA manda y que se carga las treguas cuando le conviene? La justificación está en que la negociación la estaba llevando un débil mental.

--"debemos acordar hoy un pacto de unidad frente a ETA que nos permita responder unidos a sus atentados". ¿Lo va a traicionar el PSOE como traicionó el anterior?, ¿qué garantías tenemos los españoles de que el PSOE lo cumpla? El maltratador de mujeres Jesús Eguiguren es presidente del PSE, en el que milita Jáuregui.

--'Perded toda esperanza': Esto lo estoy oyendo desde la época de UCD. Si no hubiese sangre y dolor sería para troncharse.

Cómo no va a ser el proceso un desastre si Rodríguez considera que su verdadero enemigo es un empresario privado que se opone a sus planes financieros, mientras que Arnaldo Otegui es un hombre de paz. Y, en consecuencia, dedica los servicios secretos a perseguir y acosar a Manuel Pizarro.

En la presidencia del Gobierno tenemos al niñato de la beca Erasmus y en el CNI a Mortadelo y Filemón.

Nacionalismo zombi
Juan Pedro Quiñonero ABC 14 Junio 2007

Las nuevas relaciones Zapatero-Rajoy y las maniobras navarras suscitan muchas preguntas sobre el futuro mismo de España.

En Burdeos, Le Journal du Pays Basque deja al descubierto las inquietudes nacionalistas vascas ante posibles acuerdos UPN y el Partido Socialista de Navarro. Por su parte, Sud Ouest se pregunta si el «entierro del hacha» entre Rajoy y Rodríguez Zapatero será duradero o «momentáneo».

En Buenos Aires, La Nación se frota los ojos, intentando ver claro sobre las nuevas relaciones Zapatero-Rajoy: «¿Se lo creen? ¿Confía el uno en el otro?». Silvia Pisani subraya que dentro del Partido Socialista y dentro del PP hay gentes que piensan de este modo: «Este no es el momento de tender la mano, si no de clavar la daga».

En Buenos Aires, igualmente, Perfil destaca un análisis de Fernando A. Iglesias titulado: «Nacionalismo zombi, versión vasca». Iglesias tiene una visión muy negra del nacionalismo y del terrorismo vasco: «ETA muestra una vez más el carácter zombi y destructivo que adquiere el nacionalismo en una era crecientemente global». Iglesias también habla de la «crisis de histeria» que atacó al PP, a su modo de ver, en el momento álgido de las «teorías conspirativas», pero insiste: «Lo más alucinante son las alucinaciones provocadas por los nacionalistas que consideran «de izquierda» a un grupo terrorista cuyo objetivo es el «restablecimiento» de una imaginaria unidad definida por la homogeneidad racial, recurriendo a la violencia contra una indefensa sociedad civil con los mismos métodos y objetivos del partido «nacional socialista» nazi». Iglesias concluye su artículo: «Sangre y terror por todos lados. Como si las lecciones del siglo XX hubiesen sido olvidadas en la mismísima Europa».

En París, sin salir del infierno histórico, Telerama habla de la reapertura de tumbas de la guerra civil. Al final del reportaje, el atónito lector se queda horrorizado ante la proliferación nada accidental de fantasmas guerrascivilistas, corriendo por las calles de España.

Los escritores catalanes en castellano plantan a la Generalitat en la Feria del Libro de Fráncfort
Destacados autores de las letras en español como Juan Marsé, Eduardo Mendoza, Javier Cercas y Carlos Ruiz Zafón rechazan la invitación del 'Govern' para acudir a la cita editorial alemana
«Al final se van a quedar solos. La sensación general en un bando y otro es de descontento»
El Mundo 14 Junio 2007

FRANCFORT. Los escritores catalanes en lengua castellana no quieren ir a la Feria de Fráncfort de la mano del Institut Ramon Llull (IRL). Y han decidido dar plantón a su director, el republicano Josep Bargalló, y rechazar su invitación para dar relevancia a «las obras escritas en catalán» en el encuentro dedicado a la cultura catalana, que se inaugurará el 9 de octubre.

Ayer, durante la presentación del programa catalán para la feria, Bargalló justificó la ausencia -no hay ni uno- de escritores en castellano explicando que se había reunido con ocho de ellos. Sólo aceptó Juan Goytisolo, que participará en un montaje audiovisual dentro de la exposición Cultura Catalana, singular i universal. Los demás -Javier Cercas, Juan Marsé, Enrique Vila-Matas, Carlos Ruiz Zafón, Enrique de Hériz, Núria Amat y Eduardo Mendoza- han rehusado, según Bargalló, «porque consideran que las obras en catalán necesitan ser tratadas con una relevancia especial en la Feria».

Ruiz Zafón, reconocido en Alemania por La sombra del viento (y que estará en la Feria con sus editoriales española y alemana), «prefiere ceder minutos de radio o presencia televisiva a otros autores aquí nuevos, como Jaume Cabré», dijo la comisaria de Fráncfort 2007, Anna Soler-Pont.

Bargalló remarcó que sigue abierta la invitación, y explicó que los escritores catalanes en lengua castellana están cansados «de encontrarse en el centro de un debate que no es tal, puesto que en Cataluña somos bilingües y los autores de ambas lenguas conviven con normalidad». Algo aceptado el director de la Feria, Juergen Boos, que hasta hace unos meses reclamaba a esos autores en castellano, precisamente por formar parte de la diversidad catalana. Ayer, Boos dijo haber entendido que éstos cedan su «protagonismo» a los representantes de una lengua minoritaria, desconocidos en Alemania.

La lista de convocados en el programa literario, todavía sin cerrar, cuenta con 101 nombres (el objetivo está en los 132), entre ellos Marta Pessarrodona, Albert Sánchez Piñol, Feliu Formosa, Julià de Jòdar, Emili Teixidor y Gabriel Janer Manila, pero no su hija Maria de la Pau. Quim Monzó pronunciará el discurso inaugural y Baltasar Porcel el de clausura, que tendrá lugar el 14 de octubre.

Pere Gimferrer, Carme Riera, Joan-Francesc Mira y Salvador Giner serán los encargados de abrir este programa literario, que se divide en una muestra de clásicos traducidos al alemán, obras actuales y diálogos entre autores catalanes y europeos, como György Konrad. Ni rastro por ahora de Gabriel García Márquez y Mario Vargas Llosa, que Bargalló también dijo que invitaría.

«Soy consciente de que esta presentación viene precedida de una fuerte polémica», empezó Bargalló su discurso, consciente de que la lista de autores iba cargada de pólvora. Pero, dice, se siente «orgulloso», ya que «el arte debe generar debate». Y se explicó: «Europa es una suma de periferias y la cultura catalana tiene conciencia de serlo; también es plural y rica, porque es transfronteriza».

Como ejemplo, representantes del Gobierno andorrano, del Ayuntamiento de Perpiñán y el alcalde del Alguer acudieron a la rueda de prensa. Faltó Janer Manila, presidente del Institut d'Estudis Baleàrics, a quien Bargalló excusó por encontrarse en pleno cambio gubernamental que, se apresuró a remarcar, «no afectarà a los acuerdos a los que hemos llegado». Otros comicios, éstos municipales, han abierto posibles convenios con algunos ayuntamiento valencianos, todavía sin concretar.

La conspiración del 'club de los ocho'
Bargalló invitó «demasiado tarde» a Marsé, Mendoza, Ruiz-Zafón, Cercas, Vila-Matas, de Hériz y Nuria Amat
IAURA FERNANDEZ BARCELONA El Mundo 14 Junio 2007

.- «¿Y ahora quieren que vayamos? Llevan dos años apalizándonos, ¿y ahora quieren que vayamos?». Nuria Amat opina que es absurdo. «Todos lo creemos», dice. Cuando dice «todos» se refiere a los ocho en discordia: Juan Marsé, Eduardo Mendoza, Javier Cercas, Enrique de Hériz, Juan Goytisolo, Carlos Ruiz-Zafón, Enrique Vila-Matas y ella misma. Son los ocho escritores catalanes que escriben en castellano elegidos por el Instituí Ramón Llull in extremis para representar también a la cultura catalana en la Feria de Frankfurt. Todos rechazaron la invitación «por cansancio». Goytisolo será el único que estará presente. Eso sí, vía virtual.

Hace 15 días, Josep Bargalló, director del Llull, les invitó a comer y les propuso sumarse a la lista de invitados a tan, presumiblemente, vital encuentro para el futuro literario catalán. Y siempre según Bargalló, todos se negaron, por considerar que «las obras escritas en catalán necesitan ser tratadas con una relevancia especial en la Feria». Pero lo cierto es que los autores esgrimieron otras razones.

«Si hace dos años nos hubieran dicho que nos quitáramos de en medio porque los escritores catalanes tienen menos ocasiones de este estilo (algo discutible), nada de esto estaría pasando. Pero no lo hicieron. Lo único que hicieron fue empezar a subvencionar traducciones de libros escritos en catalán por toda Europa a espaldas de todos nosotros y eso generó un clima bastante complicado entre los escritores», explica Enrique de Hériz, que no acudirá a la Feria porque no tiene ninguna razón especial para ir. «He sido editor durante muchos años y he ido 14 veces. Hoy todavía descorcho una botella de champán cuando los demás se van y yo me quedo». Es más, «mi novela ya ha sido traducida a las principales lenguas europeas y sí tengo que ír en representación de alguien a algún lugar quiero que sea en nombre de Enrique de Hériz y no de ninguna cultura», añade.

El autor de Mentira (Edhasa), un best-seller del tamaño de La sombra del viento (Planeta), de Carlos Ruiz Zafón, que precisamente también tiene como protagonista a una familia barcelonesa, opina como Amat que la invitación llegó «demasiado tarde» y que lo único que han conseguido así es perjudicarse a sí mismos. «Podríamos haber ido todos juntos y haber hecho algo grande. Ahora ellos se lo pierden», dice el escritor, que no se cree la excusa a la tardanza que dio Bargalló. «Nos dijo que los cambios en la dirección del Llull habían ralentizado el proceso». Pero no ocurrió lo mismo con las declaraciones al respecto. Hubo tiempo para generar polémica pero no para charlar.

«Hablé con Eduardo y Juan Goytisolo. Creímos que era bastante sensato rechazar la propuesta. Era lo más coherente, teniendo en cuenta como nos han tratado desde el principio. Y no saben lo que hacen, porque quien ha escrito la historia de ios últimos años de Cataluña somos nosotros», dice Nuria Amat. Hériz añade: «No importa. Los editores en Frankfurt ya saben lo que está pasando y saben qué libros van a comprar». Y eso enlaza con el artículo aparecido el lunes en el Frankfurter Allgemeine en el que se sospechaba que la cultura catalana iba a presentarse en la Feria con una segunda división de escritores.

«Nos invitaron porque sabían que diríamos que no. Porque saben que estamos cansados. Es muy duro enterarte que hay escritores que escriben en catalán que no quieren que vayamos. ¿Qué pasa? ¿Que si Kafka hubiese vivido en Cataluña no estaría invitado? Están cometiendo un grave error», asegura Nuria.

Javier Cercas, Juan Mareé y Carlos Ruiz Zafón se negaron ayer a hacer declaraciones al respecto y Eduardo Mendoza aseguraba hace unos días que le parecía «una lata» tener que ir a Frankfurt, pero que debía pensarse muy bien lo que hacía porque «ahora, cualquier decisión significa posicionarte, y eso es algo que tengo que pensar con calma». Tras la reunión con Bargalló lo pensó y se lo comunicó a Amat por teléfono. «Es lo más sensato que podemos hacer», dijo la escritora.

Por su parte, Enrique Vila-Matas, pidió expresamente a su editorial alemana que el programa de promoción de Doctor Pasavento (Anagrama) se aplazara para la semana siguiente a la Feria «con el fin de evitar cualquier posible malentendido». «Así pues, llegaré a Frankfurt una semana después de terminada la Feria. He sido invitado por la Litemturhaus de Frankfurt para presentar mi libro el 24 de octubre», explicó el escritor, y añadió que «cuando Bargalló, creo que demasiado tarde, me tanteó para saber si iría a ¡a Feria, le dije que, por motivos profesionales, no podría ir".

De la reunión que presuntamente mantuvieron ayer tarde algunos de los ocho invitados en la agencia literaria Carmen Balcells (que este año tendrá una mayor presencia en la Feria), nada se sabe, sólo que Amat afirmó haber participado en una ronda de llamadas entre los afectados que concluyó con un «no» rotundo. Pese a ello, Bargalló mantiene la convocatoria abierta. «Parece mentira que estemos en el siglo XXI», clamaba Amat.

Un siglo en el que los más prometedores novelistas norteamericanos nacieron en Lima y en Moscú (el último número de la revista literaria Granta lo certifica) «y aquí todavía estamos separando a unos de otros». «Al final se van a quedar solos», apuntó Hériz. «Tai y como están actuando es probable que se encuentren con rechazos de todos los bandos. La sensación general es de descontento. Los cambios de última hora no van a servirles», añadió.

Imma Monsó, quien glosó ayer la literatura catalana, apuntó: «Cuando oigo decir que lo que une a un grupo de escritores periféricos es la lengua, siento lo mismo que si un trompetista afirmara que lo que le une a otros trompetistas es la trompeta; como músico me parecerá sospechoso».

Recortes de Prensa   Página Inicial