AGLI

Recortes de Prensa     Lunes 18  Junio   2007

Encadenado a la banda terrorista ETA
EDITORIAL Libertad Digital  18 Junio 2007

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha mostrado finalmente que no rompe con el entorno de ETA, y se sigue aferrando a la negociación con la banda asesina contra cualquier otra consideración. Nosotros lo advertimos desde aquí: la piedra de toque del teatral cambio de actitud del Gobierno respecto de sus compañeros de mesa de negociación estaba en ANV. De haber hecho cumplir la ley, impidiendo que la marca electoral de ETA llegara tomar poder en ayuntamientos y concejalías, Zapatero hubiera roto definitivamente con la banda. Pero ha preferido no hacerlo.

No puede decir que no se tenía margen de maniobra, porque la tenía. Se le ha recordado desde distintas instancias que contaba con el tiempo y los instrumentos necesarios suficientes para hacer cumplir la ley. Por otro lado, el propio Gobierno ha demostrado con De Juana y Otegi que cuando quiere, puede. Y, por último, el mismo Gobierno que planta agentes del CNI frente a la casa de un empresario simplemente porque no se ha prestado a arrodillarse ante sus pretensiones no puede alegar que sea escrupuloso con la ley.

Mariano Rajoy se entrevistó con Zapatero para mostrarle su apoyo, pero siempre condicionado a que cambiara de estrategia de negociación a derrota de ETA. Y la calculada inacción de estos días, que se ha saldado con éxito al comprobar que la banda ha colocado a su gente en ciertos ayuntamientos del País Vasco y Navarra hace ver que las razones para mostrarse al lado de Zapatero se han desvanecido.

Que nada ha cambiado en realidad en la actitud del Gobierno es también evidente en la decisión de gobernar Navarra con los anexionistas de Nafarroa Bai, y al margen de la candidatura constitucionalista de UPN. Puras vuelve a hablar una vez más de "cambio", y al lado de los nacionalistas ya sabemos hacia dónde será.

En definitiva, ni el atentado del 30 de diciembre en la T-4 ni el anuncio de ETA de que no le satisface el grado de cumplimiento de los acuerdos y que volverá a atentar en cualquier momento, ni que la banda le saque los colores mostrando cómo y cuándo han estado negociando; nada aparta a Zapatero de su idea de pactar con ETA a toda costa. La necesita como coartada para justificar el cambio del régimen que acaba de cumplir una efeméride, o porque todavía hay más que pueden sacar a la luz y todavía no ha salido. Pero está claro que Zapatero no puede desengancharse de la banda, y que su voluntad no es autónoma ni cuenta con independencia respecto de los planes de ETA.

Menos PSOE
Germán Yanke Estrella Digital  18 Junio 2007

En Navarra, al menos en tres municipios los ediles electos de Nafarroa Bai no ocupan sus concejalías porque son “las que corresponderían” a la ilegalizada ANV. Responden, como se sabe, a la exigencia de este partido para que el resultado no sea el de las urnas sino el que, desde su totalitarismo fascista, consideran “la voluntad del pueblo”. Nafarroa Bai respeta esta decisión de sus militantes. Al fin y al cabo parece que para esta coalición nacionalista es más importante acercarse a la unificación con el País Vasco que el respeto a la democracia.

El ministro de Justicia dice que es “legal” y que también es “legal” la representación de ANV allí donde sus listas no han sido prohibidas y que no hay motivos para la ilegalización de este partido que todo el mundo sabe que es el disfraz permitido de Batasuna y que no quiere condenar ahora la violencia porque es una palabra maldita. Maldita significa que se opone a la voluntad terrorista de ETA.

El PSOE, por su parte, negocia con Nafarroa Bai el Gobierno de Navarra. Parece que es más importante no dejar gobernar a UPN que no ceder a las pretensiones de los nacionalistas. Con la disculpa de que no tiene nada que ver con Batasuna, parece que el programa tiene poca importancia.

El presidente del Gobierno se dispone a recibir al lehendakari Ibarretxe, en la ficción de que representa el PNV que no ha existido nunca. Ibarretxe se prepara para la entrevista, y para la “colaboración” con Rodríguez Zapatero, diciendo que hay que seguir explorando el diálogo final y que sigue defendiendo una consulta a los vascos, en esta legislatura autonómica, para saber “qué futuro quieren”. Los socialistas vascos, al mismo tiempo, pactan con los nacionalistas, incluso a costa de renunciar al Ayuntamiento de Getxo, que podrían haber conseguido con el apoyo del PP. Si el poder es importante en Navarra aunque sea en coalición con los nacionalistas, en este municipio no es importante si sirve para mantener acuerdos con los nacionalistas.

Éste es el panorama en el que inicia la semana el PSOE, diciéndose a sí mismo, para disimular, que sus muchos pactos con unos y con otros, desplazando las listas más votadas del PP, dan la “imagen” de quién ha ganado en las últimas elecciones locales. Quizá sea esa la paradoja: que haya más poder local a costa de que haya menos PSOE, de que se diluya lo que ha sido como colofón al modo en que ha venido diluyéndose el viejo programa socialista.

Epitafio para Zapatero
Manuel Martín Ferrand Estrella Digital 18 Junio 2007

Vaya por delante mi más sincero deseo de una larga vida para José Luis Rodríguez Zapatero. Ojalá llegue a conocer a los nietos de sus hijos y disfrute junto a ellos de una vejez serena y placentera mientras, en su cercanía, Sonsoles Espinosa, su mujer, toca la flauta o gorgoritea al calor de la lumbre de una casona de León. El epitafio que debiéramos ir buscando es para rematar la vida política del dirigente socialista que surgió de la paciencia y lleva camino de acabar con el Estado después de haber contribuido grandemente al destrozo de la Nación.

Aunque no esté de moda hablar de don Ramón de Campoamor, uno de los escasos escritores que han pasado a la Historia con el “don” delante —quizás porque fue gobernador civil de Alicante y Valencia—, he encontrado en una de sus Doloras un par de versos que le hacen al caso, incitan a pensar que el asturiano presintió a quien hoy nos gobierna y pueden servir para el esbozo del epitafio político que demando:

Inscripción sepulcral para cualquiera: “Fue lo que fue, sin ser lo que debiera”.

Zapatero, sin duda, es lo que es. Un líder sobrevenido en el que, sin negarle la plena legitimidad democrática cimentada en las urnas, sorprende la irresponsable resignación de su entorno. Si en el PSOE quedara un ápice de la democracia interna que la Constitución exige a los partidos políticos —incluso algún mínimo vestigio de instinto de conservación—, ya habrían sonado los truenos de la indignación de los militantes que, con esfuerzo y sacrificio, continúan a quienes hace más de un siglo levantaron la bandera del socialismo como hipótesis de remedio para los males obreros y españoles.

El espectáculo político que hoy ofrece España, afortunadamente muy poco concordante con la realidad social y la actividad económica, es sobrecogedor. Aterra. El todo nacional, como los quesitos en porciones, se sirve en una bandeja con diecisiete gajos diferentes en derechos y deberes, responsabilidades, educación, sanidad, policía, banderas... Un inmenso despropósito cuya génesis no se le puede atribuir, claro está, al actual presidente del Gobierno; pero que éste ha hinchado, desde el complejo de la memoria de un abuelo, para seguir subido en el machito de un poder que sólo se sostiene con la traición al espíritu que, tras el cataclismo del 11M, le elevó a la Moncloa.

Zapatero, gobernante sin programa, ha fiado su futuro político personal —arrastrando con ello al Estado— en un “proceso de paz” que, en sus inicios, ya parecía inalcanzable y que, en su final, resulta demoledor. A mayor abundamiento, ha troceado su partido en confusas franquicias regionales que, en comunión con lo peor de los nacionalismos separatistas, han contribuido a ir cuarteando la Constitución vigente con peregrinas modificaciones de los Estatutos de Autonomía que emanan de ella.

Además, confundido, también en solitario, con una extravagante política exterior, nos ha separado de Europa y de EEUU para acercarnos a los viejos y nuevos tiranos que, desde Castro a Chaves pasando por Morales, deshicieron los vestigios democráticos de sus respectivos países para retroceder a un Tercer Mundo vacío de contenidos y saturado de grandilocuentes proclamas de izquierda radical.

Todos aquellos a quienes no ciegue el papanatismo militante, o el interés inconfesable, podrán coincidir que Zapatero, el peor de cuantos jefes de Gobierno hemos conocido desde la Transición, es un mal para España y para los españoles que dicen serlo. Posiblemente se merezca un homenaje por parte de quienes quieren desertar, por el camino secesionista, de tan vieja y noble condición. De ahí que convenga ir buscando el epitafio político que cierre este triste y estéril capítulo de nuestra historia. A falta de alguna idea mejor propongo el de Campoamor: “Fue lo que fue, sin ser lo que debiera”. Lamentablemente y con graves daños colaterales.

Síndrome del negociador
f.dominguez@diario-elcorreo.com FLORENCIO DOMÍNGUEZ El Correo 18 Junio 2007

Seis de abril de 1989. Hace dos días que ETA ha anunciado el final de la tregua de Argel y la reapertura de «todos los frentes», pero el ministro de Interior, José Luis Corcuera, asegura que todavía existen condiciones para continuar las conversaciones con la banda terrorista. Al día siguiente estalla la primera bomba, a la que siguen otras ocho en apenas cuarenta y ocho horas. El Gobierno considera que esos atentados han sido cometidos sin órdenes expresas de la dirección de ETA, por comandos que actúan por su cuenta después de haber leído en los papeles que la tregua estaba rota. ETA tuvo que matar a un sargento de la Guardia Civil para que el Gobierno dejara de agarrarse a un clavo ardiendo y aceptara que se había acabado la tregua.

Tres de diciembre de 1999. Se acaba oficialmente la tregua iniciada por ETA catorce meses antes. El lehendakari, Juan José Ibarretxe, declara ese mismo día que «estamos en el inicio de un camino ilusionante». Un mes más tarde, después de fracasar el primer gran atentado preparado por ETA, Joseba Egibar afirma que la banda «ha asumido dejar las armas», aunque se llegue a romper la tregua, y que el proceso de paz es «irreversible». El 21 de enero de 2000, ETA asesina al teniente coronel Pedro Antonio Blanco, pero Ibarretxe todavía espera a que se cometa otro asesinato, el de Fernando Buesa, para romper su acuerdo parlamentario con Batasuna. Ya no hay ningún clavo al que agarrarse.

Seis de junio de 2007: a las cero horas ha terminado de manera oficial la tregua de ETA, que ha vuelto a declarar abiertos «todos sus frentes». El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, culpa de la ruptura a «los más descerebrados» de la banda y afirma que en su seno hay un importante debate. Lo de los «descerebrados» y los otros no es sino la forma de expresar hoy el viejo esquema de los dos sectores dentro de ETA, los negociadores y los duros, que patentó con tanto éxito como equivocación el PNV en los años ochenta. Y lo del debate interno en el seno de la banda es la forma de mantener abierta la esperanza, porque si hay debate puede que por una vez no ganen los de siempre. El clavo ardiendo del presidente.

Debe de ser el clásico síndrome del negociador, porque pasa siempre: a los que negocian con ETA les cuesta admitir el fracaso de sus esfuerzos y se aferran a cualquier excusa antes de tirar la toalla. No hay ningún clavo al que agarrarse cuando a uno lo han dejado colgado de la brocha y cuanto más cueste aceptar la realidad, más se tardará en adoptar las medidas necesarias para hacer frente a la nueva situación.

Perpiñán 2
La destransición
Isabel Durán Libertad Digital 18 Junio 2007

El humo procedente de los cigarrillos y los puros que se fumaban a placer sus señorías y se repartían con la complicidad de caminar juntos hacia el sendero de la democracia convertía el hemiciclo del Congreso de los Diputados hace 30 años en el epicentro de la política nacional. Hoy, la sede de la soberanía popular huele a ambientador y en ella destellan los ordenadores encendidos en cada escaño con nítidos aires de división y sectarismo y una fuerte sensación de mera labor funcionarial y administrativa, de trámite, ajena por completo al interés de los ciudadanos. Eso sí, con debatillos de colorín semanal de machaconas posiciones de uno y otro lado. Sin más.

La cuestión de fondo, sin embargo, no es el desprestigio al que viene sometiendo José Luis Rodríguez Zapatero al Parlamento porque, pregunten lo que le pregunten al Ejecutivo, éste responde lo que le viene en gana y "vale ya". No. El problema es que el presidente del Gobierno ha deshecho la laboriosa tarea de conciliación trabada a conciencia por los políticos de la Transición. Desde que se instaló en La Moncloa y se autoproclamó el "presidente rojo" no ha parado de torpedear la convivencia entre los españoles.

Ha blandido una falsedad tras otra intentando convertirlas en verdades históricas incontrovertibles, ha manipulado la historia de la República y la Guerra Civil a conveniencia y de manera tan falsaria que hasta alguno de los suyos le ha sacado los colores; por destrozar ha destrozado hasta el archivo de Salamanca para contentar a la bestia nacionalista. Empezó contando mentiras, las de su propio abuelo, el capitán Juan Rodríguez Lozano, a quien erigió un monumento en el lugar del frente republicano leonés donde nunca se incorporó, y ha acabado contándonos el cuento de la buena pipa con tal de no dar ni una sola explicación sobre sus pactos con la ETA.

Su política de todos contra el PP aunó entusiasmos sin par entre los radicales de la izquierda independentista, la rancia derecha nacionalista vasca, los apolillados gallegos del extremismo nacionalista, sus homónimos navarros e incluso a los variopintos y amables canarios. Aunque tres años después anda a tortas con casi todos sus socios, el engarce común sigue siendo todavía el cordón sanitario. Un cordón que ha vuelto a recalar en Perpiñán.

Y es que Jesús Eguiguren, el presidente de los socialistas vascos condenado por maltratar a su mujer, ha acudido a Barcelona a entrevistarse con Carod Rovira para que "le dé entrada" con sus contactos etarras en Perpiñán. Anda el Gobierno a la desesperada y, a pesar de los muertos, necesita que ETA se siente de nuevo a la mesa. Y piensa que antes o después lo conseguirá.

Zapatero busca un Perpiñán 2 mientras sus enviados abren el abanico de opciones con Ibon Arburu, el número dos de "Txeroqui", jefe de los pistoleros. ZP quiere consumar la destransicióny se volverá a sentar con los terroristas a espaldas de todos. Y si no, al tiempo

Zapatero y Rajoy
Esperpento democrático
Agapito Maestre Libertad Digital 18 Junio 2007

La alternativa ante la que se encuentra el actual régimen de libertades que vive España, que no sistema democrático, es sencilla: o se reforma la Constitución o la continuidad histórica de España desaparece. Las ambigüedades del texto constitucional nos han llevado a este escenario de tragedia burlesca, a saber, todo el mundo sabe que el Gobierno y ETA siguen negociando el poder, pero nadie hace nada para impedirlo. Unos porque no saben cómo hacerlo y otros porque tiene miedo de perder la confianza de los españoles que les apoyan. Esta es la fatalidad que vive la nación española. Este es el destino de quienes creen en la idea de ciudadanía española. Este miserable escenario político persigue a los españoles.

¿Quiénes son los principales impulsores de esta trama? Naturalmente, en primer lugar, el Gobierno que está dispuesto a seguir gobernando España con quienes quieren su destrucción. En segundo lugar, y lo digo con pesar, Rajoy, que se debate entre la oposición frontal al Gobierno o su ayuda a Zapatero para derrotar a ETA, que es, dicho sea para resaltar la deformación de lo real, el principal aliado que hoy por hoy sigue teniendo el Gobierno para mantenerse en el poder. La situación es peor que terrible. Es esperpéntica.

A este esperpento contribuyen con especial delectación los medios de comunicación socialistas, o sea, casi todos, que son especialistas en ocultar la realidad. A veces tampoco se salvan, por desgracia, periódicos cercanos a los medios populares, por ejemplo, las dos supuestas muletas sobre las que se apoyaría el PP para traer racionalidad allí donde reina el sinsentido, más parecen darle aire a los nacionalismos que a los defensores de la nación española; en efecto, El Mundo, cuando más acosado está el Gobierno, siempre le salva la cara al presidente diciendo que es un hombre bueno, de magníficas intenciones, en sus tratos con ETA; y el ABC nos sugiere de vez en cuando, por ejemplo, el domingo en su entrevista a Pujol, que el PP sólo le queda la salida de la negociación con el "nacionalismo moderado". Bravo.

El periódico de izquierdas que compra la derecha, El Mundo, y el periódico de derechas que aspira a ser comprado por la izquierda, ABC, apuestan más de lo debido por seguir manteniendo el esperpento. No me extraña que los dirigentes del PP estén enloquecidos ante sus supuestos amigos. Zapatero, por el contrario, observa estas contradicciones con fruición. Le dan vida. El día que ETA anuncio la ruptura del alto el fuego ha pasado definitivamente. Nadie recuerda ya esa crisis. Ahí estuvo la gran ocasión para expulsar a Rodríguez Zapatero de La Moncloa. Tendría que haber pedido perdón a la ciudadanía por negociar con ETA e inmediatamente convocar elecciones generales. No lo hizo. Ya no lo hará.

Por lo tanto, cada día que pasa está más fuerte. A Zapatero, ahora, sólo le toca esperar el deterioro de todas las instituciones; en efecto, cuánto más débiles lleguen las instituciones del Estado nacional a las elecciones generales, más fortalecido estará Zapatero, sin duda alguna. El Gobierno y ETA lo están haciendo perfectamente: llevarnos al borde del precipicio. No evaluaré, pues, si el PP desperdició una gran ocasión, más por ingenuidad que por estulticia, porque la cosa ya es irrecuperable. Pero sí afirmo que hemos llegado a una situación donde el Gobierno no gobierna y la oposición, el PP, no se opone con contundencia. Todos parecen aletargados y a la espera que las próximas elecciones generales consoliden esta pantomima. Y, por supuesto, el "pueblo" a tragar lo que le echen.

Aniversario del 15-J
Don Quijote, la Transición y la formación del espíritu progre
José Vilas Nogueira Libertad Digital 18 Junio 2007

Estamos de fastos oficiales, más o menos esplendorosos. Celebran, dicen, la recuperación de la democracia. Pero, entre nosotros, la fiesta de la democracia y la libertad civil tiene vida efímera: la esperanza de las vísperas sucumbe a la pesadumbre y el desengaño de la nona. No es que sea poco, pero 1977 sólo vivió unas elecciones limpias y competidas. La libertad civil y la democracia las requieren, pero no se agotan en eso. Sin sus necesarios complementos, cuanto más se repiten las elecciones, más se reducen a un disfraz sutil del despotismo. Los ciudadanos, conformados sobre la matriz del hincha deportivo, se convierten en súbditos rendidos a los demagogos.

La celebración de la transición va acompañada de la exaltación de la persona y la obra de don Adolfo Suárez. No me gustaría romper tan rara unanimidad. Pero, aun rendido a ella, subrayaría el aspecto trágico, tan evidente por otra parte, de la figura y obra del político abulense, ya que en Ávila, y no en olvidado lugar de la Mancha, nació el principal artífice de nuestra transición. Enloqueció Don Quijote a fuer de leer libros de caballerías, y hastióse don Adolfo de frecuentar caciques disfrazados de nacionalsindicalistas, mitad obreros, mitad patrones de yate de secano. Salióse el primero por los anchurosos campos, abruptas sierras y aun alguna ciudad espejo de cortesía, en busca de damas e infelices a quien socorrer con su fuerte brazo. Centróse el segundo en deshacer aun mayor entuerto: la procura de la concordia nacional y la paz civil.

Entre otras aventuras, aconteció a Don Quijote tropezarse con una cuerda de presos. Viéndoles ir tan mal de su grado, no vaciló el caballero en acometer a los guardas y liberarlos de sus prisiones. Mas como les demandase, en justa recompensa, fuesen a rendir homenaje a su dama, la excelsa Dulcinea, los bellacos, más encallecidos por el mal que por los grilletes, le robaron y molieron a palos.

Similar aventura vivió don Adolfo (que caballeros y villanos se igualan en no aprender en cabeza ajena). Topóse el de Avila con los socialistas y los comunistas, no propiamente en cuerda de presos, pero con no mejor semblante que Ginés de Pasamonte sujeto a sus cadenas, tal era su avidez de poder y su desnudez de ideales. Hízoles un lugar al sol don Adolfo, con la quijotesca condición de que se rindiesen a su dama, la soberanía nacional, en este caso. El pago es conocido: descalabraron a su benefactor y escarnecieron y escarnecen a la soberanía nacional.

Sin duda, 1947 es una efeméride más modesta que 1977. Sin embargo para mí tiene algún significado. En aquel año hice yo el primero de Bachillerato. Durante los seis siguientes y, después, los cinco de la Facultad, hube de afrontar la asignatura de Formación del Espíritu Nacional. Apenas recuerdo los contenidos de la disciplina. Sí a los profesores que la impartían, burócratas falangistas ayunos de la más mínima dotación intelectual. Fuera del mantenimiento de este personal, la asignatura carecía de cualquier utilidad. Incluso los estudiantes adictos al régimen se choteaban de tan patético intento adoctrinador.

Pero los déspotas progres que nos gobiernan quieren reeditar el invento. No les basta con el apoyo de la casi la totalidad de las televisiones, la mayor parte de la prensa escrita, la mayor parte de los intelectuales, artistas y titiriteros varios. Van a implantar la Educación para la ciudadanía. Naturalmente, no habrá alusiones al espíritu nacional, si acaso al espíritu anti-nacional, que es lo progre. Tampoco se referirá a la soberanía nacional, ni al régimen constitucional, ni a la decencia de los políticos (la ministra que la promueve es la esposa de un financiero enriquecido a la sombra de la Moncloa). Los grandes objetivos serán la promoción de las conductas alternativas a la heterosexualidad, el laicismo y el relativismo moral. Les deseo parejo éxito al que tuvo el adoctrinamiento franquista.
José Vilas Nogueira es profesor emérito de la Universidad de Santiago de Compostela

El amigo invisible
POR HERMANN TERTSCH ABC 18 Junio 2007

«Al igual que hace cuatro años, los ayuntamientos vascos fueron constituidos ayer entre imágenes de protestas populares y demandas de electos de ANV que vieron sus sillones ocupados. Pero el día tuvo dos novedades: por un lado, decenas de cargos quedaron sin ocupar, consistorios como Ondarroa no se constituyeron, y en Aretxabaleta se anuncia la reversión de los escaños a sus legítimos dueños; y por otro, la izquierda abertzale recuperó decenas de alcaldías». Como parte de guerra reconocerán que es sobria esta entradilla del diario etarra Gara de ayer. Certera.

Una vez más, ETA demuestra que tiene menos necesidad de mentir que la vicepresidenta del Gobierno y menos miedo a mirar hacia el pasado inmediato, las últimas semanas, que el Gobierno en pleno. Pero además, mira hacia adelante. Y de paso desmiente con alegría al triste Fiscal General del Estado, Conde Pumpido, que lloraba hace pocas semanas sobre su ajada y -de tanto laborar en los pozos sépticos de la paces conchabadas- ya muy hedionda toga, ante lo que llamaba un «Guantánamo electoral» para la izquierda abertzale. Alegre el ánimo el Fiscal General, aleje de sí toda preocupación, que sus sufridos protegidos están más contentos que Osama Bin Laden el 12 de septiembre del 2001. Nada alicaídos. No se preocupen el fiscal, ni el ministro de justicia ni el jefe de Gobierno tampoco, que todos esos enfados de ETA-Batasuna-ANV son tan simulados como su propio juego de los regalos y favores que después adjudican a la ley o a la justicia como se pueden adjudicar a la suerte. Es el regalo del amigo invisible.

El Fiscal General no va mucho por Ondárroa, ni por Lizarza, ni por Lequeitio pero tampoco por Leiza. Si fuera por allí sabría bien quiénes se sienten como en Guantánamo y que no son precisamente aquellos a quienes él tanto ha protegido durante todos su indigno mandato. Los perseguidos, aterrorizados y desposeídos allí son, por ejemplo, quienes han votado al único héroe de la vergonzosa jornada, ese hombre sencillo y ejemplar que es el concejal del Partido Popular, Germán López Bravo. Acosados, perseguidos y amenazados como están, los votantes del PP de Ondárroa pueden estar muy orgullosos, porque han hecho, con su concejal, una manifestación de dignidad como no la conocía ese pueblo desde hace mucho tiempo.

Fue el único concejal con el coraje cívico y democrático suficiente para presentarse a asumir su cargo ante la siniestra camada negra reunida en el ayuntamiento junto a la desembocadura del rio Artibai. Se quedaron en casa escondidos todos los «nacionalistas moderados», los patriotas vascos supuestamente democráticos y dirigidos por ese Josu Jon Imaz que algunos quieren presentar ahora como gran líder que hará del PNV -esta vez sí, de veras- algo más que una gestora de clientes y ventajas, reguladora y beneficiaria a un tiempo de la virulencia del ataque de los buitres. ¿Sancionará Imaz, autoproclamado valiente antifascista, a estos tristes personajes que huyeron como comadrejas ante los nazis ondarreses dejando solo al concejal electo del PP? Veremos.

En todo caso, se cumple de nuevo el cuadro general previsto por todos los que sabíamos que el presidente del Gobierno sigue jugando al «amigo invisible» con unos regalos que piden, demandan y mendigan contraprestación y son cargas de profundidad contra la democracia española. Resulta algo así como un ejemplo más de manual -un hito- del desmantelamiento de las defensas éticas y de dignidad política de la democracia española que lleva a cabo Zapatero con la cooperación y aquiescencia insólita de su propio partido. En Lequeitio, los militantes de ANV tiraron la urna por la ventana y en otros pueblos los electos no se presentaron por miedo. Como dice Gara «decenas de cargos quedaron sin ocupar, consistorios no se constituyeron (...) y la izquierda abertzale recuperó decenas de alcaldías».

Juego ANV-NaBai
Mientras el juego continuó. ANV, dice el PSOE, son gente con la que no puede pactarse en Pamplona. Pero sí se puede pactar con sus socios y cómplices, con quienes pactan y comparten objetivos. NaBai colabora con ANV en crear la situación de vacío en los consistorios y favorecer el asalto de los mismos de acuerdo con los intereses del independentismo y de ETA. Y el Partido Socialista juega al amigo invisible como si no supiera quiénes son los amigos de sus amigos. Cuando todos sabemos ya que intentan fraguar juntos todos ellos una profunda amistad.

España: la democracia ya no existe
Francisco Rubiales Periodista Digital 18 Junio 2007

Al cumplirse 30 años desde las primeras elecciones libres, tras la muerte de Franco, es plenamente constatable que la democracia española ya no existe.

Treinta años después de las primeras elecciones libres, tras la muerte del general Franco, la llamada "democracia" española ya no existe, tras haber sido cuidadosamente prostituida por los grandes poderes y transformada en una oligocracia donde los partidos políticos ocupan la cúspide y controlan casi la totalidad del poder.

La Constitución, garantía del sistema, apenas tiene vigencia en regiones como el País Vasco y Cataluña, mientras flaquea en el resto de un Estado donde el "demos" (pueblo) ha sido suplantado por el "oligo" de las élites dominantes.

Casi la totalidad de los controles que la democracia establece para limitar los grandes poderes han dejado de existir, hasta el punto de que en España los poderosos son prácticamente impunes. Los partidos políticos han acabado con la separación de los poderes; la sociedad civil ha sido invadida por los partidos políticos y está al borde del coma; las elecciones son escasamente libres porque son los partidos políticos, con sus listas cerradas y bloqueadas, los que realmente eligen a los representantes, no los ciudadanos; los elegidos en las urnas no responden ante sus electores, sino ante las poderosas élites de sus respectivos partidos; la ley, máxima garantía del sistema, es interpretada y aplicada según convenga al gobierno; las fuerzas de seguridad, más que al servicio de la ley parecen estar al servicio del partido que gobierna.

La situación de la "democracia" española es tan angustiosa, que sólo las capas más desinformadas y menos ilustradas de la población siguen creyendo en ella.

El deterioro del sistema ha traído consigo un similar deterioro de las costumbres y de los valores: la violencia ha penetrado en la vida cotidiana generando inseguridad ciudadana y desconfianza; la igualdad, virtud esencial en democracia, no existe en una sociedad donde los ricos y poderosos viven un mundo y los pobres otro; la imagen de lo público está por los suelos, tras el avance incontenible de la corrupción y el enriquecimiento ilícito de los poderosos; las alianzas bastardas dominan la vida mercantil, con un gobierno que otorga concursos y concesiones a los amigos y que margina a los adversarios; los políticos no dan ejemplo a nadie y están enfrentados entre sí no por razones ideológicas o por defender un modelo concreto de sociedad, sino porque todos quieren alcanzar y y controlar el poder.

Instituciones ausentes, ciudadanos marginados y asustados, políticos y magnates arrogantes y divorciados del pueblo y, sobre todo, partidos políticos insaciables y sin control son la fauna dominante de esta democracia degenerada española que se ha hecho anciana e inservible en tan sólo treinta años.

El terrorismo, una lacra que causa menos víctimas que el tráfico o la gripe, ha sido magnificado por el poder político y convertido en la gran bestia a combatir sin otro objetivo que evitar que el ciudadano fije su atención en los verdaderos dramas de su existencia: la desigualdad, la indefensión ante la enfermedad y la muerte, la vivienda inaccesible, la inseguridad frente a las bandas de delincuentes, la parálisis de la Justicia, etc, etc.

De la democracia española apenas quedan el nombre y una libertad de expresión que, controlada, apenas hace daño al poder porque, dueño o aliado de los grandes medios de comunicación, tiene capacidad suficiente para confundir, desinformar y controlar a las masas.

Con muchos de los empresarios plegados a la subvención y a los contratos y concesiones públicas, con casi la totalidad de los periodistas lejos de la independencia y trabajando no para la verdad sino para un partido u otro y con gran parte de los intelectuales y docentes acobardados o "empotrados" en el poder, ocupando sillones bien pagados a cambio de silencio o fabricando ideas y argumentos para el poder, la esperanza de regeneración en España es una utopía difícilmente alcanzable en las presentes circunstancias de deterioro y cobardía.

Apenas un escuadrón de ciudadanos libres estamos en la lucha, casi todos en los casi clandestinos hilos de Internet, mientras que la mayoría de la gente de bien ha sucumbido al miedo y rumia su rencor y rechazo al poder encerrada en sus casas, abrazada a la soledad, detrás de puertas blindadas.

FR Voto en Blanco

CARRERA A LA MONCLOA
ZP dobla su apuesta en Navarra
Antonio Martín Beaumont elsemanaldigital 18 Junio 2007

¿Tendrá pensado el presidente reanudar su "proceso" acercándose a los nacionalistas por el flanco navarro? El pacto entre socialistas y abertzales de NaBai abre perspectivas inquietantes.

El presidente del Gobierno ha autorizado el reparto de poder municipal entre el PSN-PSOE de Fernando Puras y la coalición independentista Nafarroa Bai, que dará el control de un buen número de Ayuntamientos de Navarra a los abertzales y de otros tantos a los socialistas. Una alianza que siendo legal, no cabe duda, abre perspectivas turbadoras.

La alianza en los Ayuntamientos vivida el sábado es el preámbulo de una alianza política entre PSOE y NaBai para gobernar la Comunidad Autónoma de Navarra; una posibilidad sobre la que UPN y Mariano Rajoy advirtieron en la campaña electoral, y que tanto Zapatero como Puras se negaron entonces a comentar amparándose en que el PSOE ha compartido el actual status de la Comunidad Foral. La respuesta va a llegar ahora: UPN -con el doble de votos que el PSOE o NaBai- será oposición.

Realmente no es noticia que la izquierda gobierne Navarra. Ya ha sucedido. Y en democracia es lógica la alternancia. Tampoco es excepcional de Navarra -aunque sí es un problema para el conjunto del sistema- que los perdedores gobiernen y los vencedores abandonen el poder. Lo realmente notable es que eso sucede, precisamente, ahora y, precisamente, en Navarra.

Precisamente ahora, cuando la tregua de ETA ha terminado y los terroristas vuelven a hacer lo que siempre han hecho, causar miedo y dolor. El precio pedido por ETA es una euskaldunización de Navarra. Pues bien, Navarra va a ser gobernada, porque Zapatero así lo quiere, por otros euskaldunes. Una Navarra que durante décadas ha sido un oasis de lealtad a España en el norte puede convertirse en un foco de tensiones y de independentismo a partir de este momento.

Si Puras y Zapatero querían poder, la mano tendida de UPN -que ha estado dispuesta al pacto en términos incluso humillantes para sus 140.000 electores- se lo hubiese dado; si han preferido el apoyo del ex batasuno Patxi Zabaleta tendrán sus razones. ¿Cuáles?

Una nace de Madrid: la voluntad de arrinconar al PP (en este caso a su franquicia Navarra: UPN). En el PSOE hay quien en vez de razonar en términos de beneficio para su propio partido lo hace en busca del aislamiento del centro derecha. Así es. Y para ello casi todo vale. Incluso aliarse con partidos descaradamente independentistas. Otra razón puede ser, por supuesto, que el PSOE se encuentre más a gusto de la mano de NaBai que de la de UPN. Claro. Si bien esas preferencias deberían examinarse a más largo plazo, cuando en un par de legislaturas la acción social de los euskaldunes -que reclaman el control de la cultura y la educación- comience a cambiar la faz de Navarra.

Otra razón, la más inquietante, no es posible descartarla tampoco: ¿tendrá pensado Zapatero reanudar su "proceso" acercándose a los nacionalistas esta vez por el flanco navarro? ¿"Proceso" con ETA o con el PNV? ¿Con qué límites? Porque de por medio hay unas elecciones generales. Y ningún político, menos aún ZP, deja de valorar los costes electorales de sus acciones.

Simplemente otra mentira... y un presidente gravemente enfermo
Alejandro Campoy Periodista Digital 18 Junio 2007

Ya se dijo en su momento, tras la "ruptura" del alto el fuego de ETA y el nuevo paripé monclovita entre Zeta y Rajoy, que las palabas ya no eran válidas, que ya no hay quien pueda creerse lo que dice el antipresidente del desgobierno, y que en esta ocasión sólo la validez de los hechos podía iniciar una tímida recuperación de la confianza.

Y se puso encima de la mesa: no dejen volver a ETA a los ayuntamientos, no pacten con los nacionalistas el Gobierno de Navarra. Y los hechos han desmentido una vez más la insoportable verborrea del antipresidente, cuyo rostro asomando a las pantallas ya empieza a producir efectos gástricos indeseados.

Como efectos nocivos produce también ver la imagen de un Pepito desmejoradísimo, ojiplático como si acabara de meterse tres rayujos de farlopa, hinchado el rostro, cada vez más larga su nariz y piñoncita su "boquiña", cargando la "culpa" de la pérdida del Gobierno de Navarra para UPN a Rajoy. Tanta barbaridad le ha afectado la salud, se le nota mucho en la cara.

Y esto no es prueba sino de algo mucho más terrible: el desgobierno del antipresidente Zeta se aferra todavía a un sofisma llamado "proceso de paz". El grajo Bermejo ya nos iba avisando a lo largo de la semana y este sábado se consumó la tragedia del retorno etarra a los ayuntamientos. Al día siguiente, el presidente en funciones de Navarra certificaba el acuerdo ya existente entre Puras y el ex-batasuno Zabaleta.

Pero no pashaaaa nadaaaa, acaba de anunciar Rajoy que sigue manteniendo su apoyo a Zeta, no pashaaaa nadaaaa, al parecer el Madrizzzzz es el nuevo campeón de liga, no pashaaaa nadaaaa, sólo somos un puñadito de millones los españoles que nos hemos quedado sin partido al que votar en las próximas elecciones generales.

Hoy en Ex-paña gobierna una banda terrorista, todos los partidos políticos sin excepción, incluído el PP, aplauden esta situación y trabajan por mantenerse unidos en torno a ella (lo importante es la unidad de los demócratas, ¡JA!), se reparten los pastelillos autonómicos y municipales a navajazos y se cachondean todos juntos del pobre ciudadano que mientras esto escribo pasa por la calle haciendo sonar la bocina de su coche y de esa marea humana que se dirige hacia Cibeles para celebrar tanta ignominia.

Mientras tanto, una joven mujer recorre con un autobús varias ciudades de Ex-paña tratando de explicar lo que significó el asesinato de su hermano hace diez años por los que hoy gobiernan el país; otros jóvenes regresan a sus casas protegidos por guardaespaldas tras un breve paseo en una tarde dominical que no parecía veraniega, sino más bien otoñal; hay en toda Ex-paña un tono crepuscular generalizado, una pesadumbre que no logran acallar tantos futboleros atronándome con sus claxons y sus berridos etílicos (y no soy del Barcelona, quede bien claro)

Y esta noche en la que ya empiezan a surcar el cielo cohetes y luminosos artificios pienso, por primera vez realmente en serio, en el exilio. Ya ni siquiera el PP. Se apuntaron también al cordón sanitario formado contra ellos mismos, locos idiotas, pendientes de erróneas estrategias electorales y sondeos de opinión, serán barridos por la historia y arrojados al baúl de los infames y los ingenuos, al menos como el pobre pero honesto Neville Chamberlain, cuando no como el traidor y ajusticiado Petain.

Por tanto, el loco, enfermo de gravedad, el alucinado, sigue adelante con su proceso de paz, y esta vez ya con el PP también uncido a su carro. Ya está ETA en los ayuntamientos, ya hay opciones reales de incorporar Navarra al País Vasco (pero sin priiiiiisas, de tranquiiiii, que no se note ahora al principioooooo). Y ETA preparando algún atentado. Y habrá algún atentado. Pero antes de las próximas elecciones generales, se "rendirán" y "entregarán sus armas" en un multitudinario acto con invitados internacionales de excepción como testigos. Y el enfermo continuará en la Moncloa. Pero ya no tendrá importancia. Tanto daría que fuera Rajoy. Ya todo da igual.

La traición de Puras
Enrique de Diego Periodista Digital 18 Junio 2007

Miguel Sanz y UPN han ganado las elecciones en Navarra con un porcentaje superior a la victoria de Sarkozy en Francia. Con nuestro nefando sistema electoral, la tercera fuerza política, tras su fracaso, se dispone a gobernar Navarra.

No sólo Puras se dispone a acceder a la presidencia de Navarra sino a perpetrar y consumar una completa traición a sus electores y a la Patria. Puras se va a coaligar con quienes quieren acabar con la foralidad de Navarra y quienes se proclaman anexionistas respecto al País Vasco. Con quienes, por decirlo más claro, quieren acabar con España y su unidad.

La traición de Puras es una más de las que vienen llevando a cabo Zapatero y el Partido Socialista.

Nafarroa-bai es en sí misma una coalición de partidos unidos por el interés electoral y por el enemigo común, que es no es otro que España.

Y Nafarroa-bai comenzó estableciendo como condición el acuerdo con ANV, con los proetarras, en el ayuntamiento de Pamplona. Nafarroa-bai está mostrando una postura muy complaciente respecto a ANV y el propio PSN está teniendo gestos de extraordinaria confusión.

Esta traición de lesa patria del socialismo navarro se enmarca dentro de la traición general de Zapatero, cuyo ejemplo más claro es el hecho de que este sábado los concejales de ETA tomarán posesión, para financiar a la banda terrorista, para tener acceso a los datos de los ciudadanos, para extender el clima de terror en zonas del territorio nacional.

No, no hemos vuelto a la unidad de los demócratas. Sólo, Zapatero ha ganado tiempo y pretende repartir responsabilidades que sólo a él le corresponden.

La traición del PSOE a Navarra ya tiene su prueba del algodón
Santiago Abascal elsemanaldigital 18 Junio 2007

A López Aguilar le escandaliza no tocar poder siendo la primera fuerza en las Islas Canarias. Y se entiende, pero al socialista navarro Puras le parece normal hacerse con la presidencia de la Comunidad Foral siendo la tercera fuerza política y habiendo retrocedido posiciones. Y además, le parece adecuado hacerlo apoyándose en una fuerza política que pretende la anexión de Navarra a Euskadi y la posterior separación de España. Casi nada.

Y es que Canarias es muy importante, pero no es allí donde se juega el futuro de España y se pone en tela de juicio la integridad territorial y social de la Patria. Sí se la juega España en Navarra y es allí donde los de Zapatero van a dar cancha a los que tienen exactamente el mismo objetivo político que los terroristas que le han roto la cara rompiéndole cada dos por tres el inexistente alto el fuego.

Fernado Puras ha anunciado su candidatura a la presidencia Navarra. Patxi Zabaleta ya adelantó en la campaña que apoyaría a los socialistas aunque quedarán por detrás de Na-Bai. Así va a ser. No ha valido para nada la "sugerencia" de Rajoy a ZP en la reunión imposible de la semana pasada. Tres tareas le puso Mariano Rajoy al presidente: no dar Álava a los nacionalistas, no aliarse con ellos en Navarra, y no dar paso a ANV este sábado. Nada de nada. Ni una.

Es cierto que con lo de los escaños de ANV el Gobierno podía parapetarse y ocultar su nula voluntad tras múltiples dificultades jurídicas. Pero en Navarra y en Álava la cosa era fácil: sólo había que demostrar buena voluntad. PP y UPN han ganado las elecciones en ambos territorios. Gracias a ZP y a sus sospechosas hipotecas el nacionalismo gobernará Navarra y Álava. El algodón no engaña.

Rajoy ha advertido de las "consecuencias nefastas para España" al ver el pacto que se avecina en Navarra. ¿Qué tipo de unidad es –entonces- posible con el actual PSOE?

Ante el 20º aniversario de la matanza de Hipercor, el día 19 de junio
Comunicado de la Asociación por la Tolerancia 20 Junio 2007

Cuando los asesinados salían por la puerta trasera de las iglesias y sus familiares y amigos tenían que sufrir la ignominiosa sospecha del “algo habrán hecho” así como la falta de apoyo institucional, aquí, en Barcelona, había una modesta asociación: "Ens movem", que convocaba una concentración –en la Plaza San Jaime– cada vez que se producía un atentado terrorista o un secuestro. Cuando ETA puso fin a su anterior tregua trampa y mató al teniente coronel Blanco García el 21 de enero de 2000, la Asociación por la Tolerancia, en vista de que aquella asociación pionera en su posicionamiento público en contra del terrorismo y a favor de las víctimas había desaparecido, se vio moralmente obligada a tomar el testigo.

En tres ocasiones mantuvo en solitario la convocatoria en el mismo sitio. En la cuarta, y hasta un total de 42 ocasiones más, se sumó la Asociación de Víctimas del Terrorismo (que hasta ese momento no había tenido la fuerza o el “atrevimiento” de convocarla por sí misma, ¡así estaba el contexto y no precisamente por culpa de dicha asociación!) y se trasladó el escenario a la Plaza de la Tolerancia, junto a Hipercor, como recordatorio de que allí ETA había perpetrado la mayor matanza de su historia. Un poco más tarde, la Asociación se adhirió a una plataforma contra el terrorismo que, incluyendo también a Foro Ermua, Foro El Salvador y Movimiento contra la Intolerancia, editaba un manifiesto común que era leído a la vez en distintas ciudades de España. Sin embargo, las últimas convocatorias volvieron a realizarse sólo en nombre de las dos entidades originales.

En la Plaza de la Tolerancia, intentamos involucrar a un número cada vez mayor de asistentes, invitando a leer el comunicado conjunto de las dos asociaciones a algún representante del colectivo al que pertenecía la víctima mortal de turno. Acudieron a la llamada policías, jueces, representantes sindicales o de partidos políticos, periodistas, intelectuales, empresarios, etc., pero sólo en ocasiones concretas o a título particular. Únicamente, Ágora Socialista, como colectivo, se sumó a esa causa de forma permanente.

Ahora, son muchas las personas que nos preguntan por nuestras convocatorias. A todas ellas, les comunicamos que hace siete años y medio tomamos la iniciativa de homenajear públicamente a las víctimas y sacarlas a la luz porque nadie en Barcelona lo hacía de forma sistemática. En la actualidad, hay diversas asociaciones de víctimas con fuerza suficiente para convocarlas sin nuestro concurso. Alguna incluso cuenta con el apoyo institucional del que entonces carecía la única existente. Son estas asociaciones las apropiadas para convocarnos a todos. De manera, que invitamos a nuestros afiliados, simpatizantes y a todas aquellas personas que siempre nos han acompañado a que acudan a estas nuevas concentraciones, en el bien entendido de que si alguno de estos colectivos volviera a necesitar nuestro apoyo explícito y nuestra intendencia, lo volverían a tener.

Así pues, este próximo martes, 19 de Junio, a las 19:30h, estamos todos convocados por la ACVOT a un acto de homenaje a todas las víctimas de aquella masacre (21 asesinados, múltiples heridos y múltiples familias rotas) ante el monumento a las víctimas del terrorismo (Fabra i Puig, confluencia con Avda. Meridiana).

Marita Rodríguez, presidenta

Zapatero ofrece Navarra para recuperar la tregua
POR PABLO SEBASTIÁN ABC 18 Junio 2007

SALIÓ Rajoy muy contento de su visita al palacio de La Moncloa porque, como confesó a un micrófono indiscreto, Zapatero no se esperaba, «ni de coña», el apoyo sin condiciones que le acaba de regalar el líder del PP para la lucha contra ETA. Se ufanaba Rajoy de haber sorprendido al presidente, convencido de ganar, además, a la opinión pública en vísperas del anunciado regreso de ETA a la violencia. Pero los hechos prueban que el sorprendido es Rajoy, cazado otra vez en la escena del sofá de La Moncloa, porque todo apunta a que Zapatero sigue negociando con ETA y que Navarra -la entrada de Nafarroa Bai en el gobierno foral- es la moneda de cambio o condición impuesta por ETA para aplazar -aunque sólo sea por unos días- su vuelta a la acción criminal.

De ahí que la única sorpresa que se llevó Zapatero en la reunión con Rajoy fue la de comprobar el despiste del PP, que no entendió que la negociación con ETA continúa, como ocurrió bajo el bombardeo de Barajas. Porque el presidente necesita comprar, al precio que sea, el retraso de la reaparición de ETA pactando con Nafarroa Bai en Navarra, porque para él lo esencial es ganar las elecciones generales y tener una segunda oportunidad.

Y para ello Zapatero necesita: que el PP abandone el uso del terrorismo como arma política de la campaña electoral, quitando a los populares su discurso -se comprobó en la última sesión de control al Gobierno donde Rajoy, Acebes y Zaplana no sabían qué preguntar-; y que ETA no ejecute el final de la tregua y espere a las elecciones generales, porque los nuevos crímenes darían la razón y la victoria al PP, como le dirán los negociadores de Moncloa a los etarras a ver si ablandan su corazón de plomo.

Puede que ETA sólo esté a la espera de lo que pase en Navarra, para no complicar el pacto del PSOE con Nafarroa Bai, coalición que incluye ex dirigentes de Batasuna, que pactó con ANV en varios ayuntamientos, y que abandera la unión del País Vasco y Navarra para su independencia. Y es posible que, una vez que se haya expulsado a UPN del gobierno navarro, los etarras vuelvan a matar, o exijan más concesiones mientras acarician el gatillo de sus pistolas, siguiendo el modelo que tan buenos resultados les dieron tras la bomba de Barajas, cuando consiguieron la excarcelación de De Juana -que goza de buen apetito- y la legalización a ANV que se ha hecho con 47 ayuntamientos, mientras mantiene amenazados otros tantos como el de Ondarroa, sin que se sonrojen Ibarretxe o Imaz.

El presidente del PNV que, en esto de las negociaciones con ETA es más pichón que paloma, y que ignorando la falta de libertad en el País Vasco, ha propuesto unas «bases mínimas» para acabar con la violencia terrorista, olvidando las fundamentales: que el Gobierno vasco rompa su neutralidad ante las amenazas de ETA; que los terroristas entreguen las armas antes de cualquier negociación; y que se reconozca la soberanía española como la única con capacidad de reforma territorial y constitucional. ¿Firma esto Imaz?

Los llamados nacionalistas moderados están desconcertados, como el PP, por el empeño de Zapatero de jugar a la ruleta rusa con el revólver de ETA, ante el asombro de muchos socialistas y la sonrisa de los terroristas. E Imaz teme que los contactos permanentes de ETA con el PSOE puedan llevar al PNV, en el País Vasco, a un aislamiento político similar al que CiU sufre en Cataluña por causa del entendimiento del PSC con la Esquerra, una vez que Zapatero engañó a todos, y sobre todo a CiU y Mas, mal que le pese a Pujol.

Aunque más preocupante es el desconcierto del PP, que no ha conseguido sacarle a Zapatero la firme promesa de que no negociará más con ETA, o que no pactará con Nafarroa Bai en Navarra, y que le regaló al presidente un cheque en blanco que pronto tendrán que anular, reconociendo que les han engañado en La Moncloa y explicando a los ciudadanos el alcance de lo que puede ocurrir en Navarra si es que quieren, aunque sea tarde y mal, reconducir la situación y tomar la iniciativa.

Sobre todo porque el parco triunfo electoral de las municipales no garantiza al PP la victoria final. Más bien al contrario, porque Madrid no votará igual en los comicios generales, porque el PSOE ha conquistado más ciudades y puede alzarse con las comunidades de Navarra y Baleares, y porque el PP sigue sin anunciar su Congreso del giro al centro, renovación de líderes y candidatos y, su rectificación obligada de errores sobre la guerra de Irak y la conspiración del 11-M. Porque los votantes del centro no le van a regalar al PP, ni a nadie, cheques en blanco -más bien votos en blanco o abstención- con la misma facilidad que lo hizo Rajoy en la Moncloa entusiasmado con el juego de las sorpresas, sin sospechar lo que en Navarra a la vista está. Y cuidado con esos jefes de la banda terrorista a los que Zapatero, desde su presunta estrategia «inteligente», ha llamado descerebrados, porque estos siniestros personajes suelen jugar al «cuanto peor, mejor», y si se cumple ese negro pronóstico el presidente nos habría metido a todos en una trampa infernal, con el regreso criminal de ETA, ANV en los ayuntamientos vascos y Nafarroa Bai en la Comunidad foral.
LA CRÓNICA DEL LUNES

Salteadores de alcaldías
POR IGNACIO CAMACHO ABC 18 Junio 2007

COMO cada cuatro años, el sábado se consumó en España el habitual asalto contra el sufragio universal, concelebrado a múltiples manos en la obscena ceremonia de un mercado negro. Los dirigentes de los aparatos políticos se repartieron el botín de alcaldías y delegaciones cuya rapiña habían planificado en los despachos, y luego se subieron muy contentos a los coches oficiales recién conquistados para celebrar en restaurantes de lujo el éxito de este pillaje de votos ajenos bendecido por la letra de la ley. No hubo excepciones: todas las fuerzas llamadas democráticas obtuvieron su parte en el saqueo.

Y aún quedan las autonomías. Canarias, Baleares, Navarra y Cantabria son el próximo escenario de este chalaneo en el que los intermediarios de la voluntad popular, sin distinción de siglas ni teóricos principios, se pasan por el forro la expresión soberana del sufragio para entregarse a la especulación con las cuotas de poder. Luego lamentan al unísono los vicios del sistema que en absoluto tienen voluntad de cambiar; todavía el sábado, Chaves prometía reformar la ley electoral en Andalucía mientras le birlaba al PP todas las alcaldías que habían quedado a su alcance. Como el capitán Renault de «Casablanca», se escandalizan de descubrir un casino al tiempo que se embolsan las ganancias.

Así hasta dentro de otros cuatro años, en que volverá esta infame molturación del criterio del pueblo en la almazara de los intereses particulares, de donde sale un aceite pringoso de fraude moral. Partidillos con dos o tres concejales han arramplado con más de una alcaldía, y formaciones con 25.000 votos se han quedado con un tercio del poder en alguna ciudad de 700.000 almas. Almas de cántaro que continúan consintiendo la timba de covachuela en que una casta de profesionales del engaño ha subvertido la dignidad de la política.

Con este sistema pervertido, alcanzar un solo escaño municipal se puede convertir en una inversión estratégica, amortizable como un fondo de capital/riesgo en los beneficios de cualquier gerencia de Urbanismo. Hay partidos que viven de asaltar cuotas clientelares en los pactos; en cada nueva elección pierden votos, pero crecen en influencia vendiéndolos al mejor postor en la subasta de alcaldes y presidentes de autonomías. A menos votos, más poder; se trata de una vergüenza tan evidente que no hay quien la defienda en público, pero nadie la va a cambiar mientras sepa que puede acabar beneficiándose de ella.

En Sevilla, un candidato despojado del triunfo se dirigió al alcalde recién investido con un desplante de dignidad tan soberbia como inútil: «Míreme: cada vez que lo haga verá al vencedor de las elecciones». El otro le miró acariciando el bastón de mando que acababa de realquilar en una coalición de perdedores. En las próximas elecciones votaré al partido con más proyección a la baja: al menos mi voto entrará en la Bolsa de especulación de prebendas antes de que lo tiren directamente a la basura.

Patria y Lengua, Venceremos
Manuel Molares do Val Periodista Digital 18 Junio 2007

Son los escritores más conocidos de Cataluña. Los más publicados. Famosos en toda España y en numerosos países. Pero son unos indeseables. Porque escriben mucho en castellano.

Eduardo Mendoza, Enrique Vila-Matas, Juan Marsé, Sergi Pàmies, Javier Cercas, Carlos Ruiz-Zafón –éste último un acontecimiento literario mundial-- y bastantes más no estarán como catalanes en la Feria del Libro que se celebrará en Francfort este otoño porque los patronos de la Generalitat los catalogan como algo peor que extranjeros: como españoles.

Debe valorarse lo que significa esa feria: es la más importante del mundo con casi 7.000 expositores –la de Madrid, la mayor de España, reúne 300--, que presentan 110.000 nuevas, novísimas obras. Para cubrir el acontecimiento acuden 12.500 periodistas de todo el mundo.

Cada año hay países y regiones invitados especiales. Los editores españoles, ayudando a una Generalitat que invierte grandes sumas en promocionar todo lo que esté en catalán incluyendo el porno, lograron que su región fuera durante unos días una gran estrella bibliográfica.

El honor lo consiguieron gracias, precisamente, a sus escritores bilingües, porque los que trabajan exclusivamente en catalán son poco traducidos, y la literatura en catalán no tiene mayores lumbreras que la de cualquier región española en la lengua que sea.

Pero el Instituto Ramón Llull, que promociona la literatura regional, es quien ha decidido que el castellano no es un idioma de Cataluña y que sólo apoyará a escritores en su idioma local: Patria y Lengua, Venceremos.

Poco rédito sacará así el Ramón Llull, pero las comidas y fiestas que dará para presentar a sus patrocinados servirán para promocionar algo más productivo que la literatura: cava, butifarra y productos charcuteros, de exquisita producción catalana.

Que para eso sirven las ferias, cualquiera que sea su motivo.

GRACIAS A LA FISCALÍA Y EL GOBIERNO
El CGPJ recuerda que ANV "ha llegado a las instituciones sin pasar todos los filtros legales"
El portavoz del Consejo General del Poder Judicial, Enrique López, ha negado que ANV haya pasado "todos los filtros legales" porque "el único que pasaron es el del fiscal y el del Gobierno" que "decidieron impugnar sólo una mitad". En La Mañana de la COPE ha explicado que el Tribunal Supremo no actuó de oficio porque estudió "sólo las listas impugnadas" ya que "los jueces no pueden hacer de fiscales como tampoco los fiscales de jueces". Por eso –ha añadido– "esa mitad del partido está absolutamente imprejuzgada, no ha habido ninguna declaración judicial al respecto" y la única vía que queda es la penal.
Libertad Digital 18 Junio 2007

El portavoz del Consejo General del Poder Judicial, Enrique López, ha empezado explicando que "al que le corresponde aplicar la Ley de Partidos es a los jueces y que le corresponde instar esa aplicación es al Gobierno y al Ministerio Fiscal".

En La Mañana de la COPE ha señalado que es un error generalizado cuando desde el Gobierno se dice "aplicaremos la ley" porque "se dice de una forma incorrecta. Lo que le corresponde es instar a que se aplique la ley, que es lo que no se ha hecho en la medida de que no se ha hecho".

Los filtros legales
Igualmente, López ha explicado que se comete habitualmente otro error como es decir que ANV ha pasado todos los filtros legales: "Eso no es cierto. El único criterio legal que pasaron es el del Gobierno y el del fiscal que decidieron que la mitad del partido no era ilegal y decidieron impugnar sólo la otra mitad".

En este sentido, ha añadido que se dicen además otras cosas que tampoco son del todo ciertas cuando se reclama que "el Tribunal Supremo no actuó de oficio" y por eso da la razón al Gobierno. El portavoz del CGPJ ha dicho que "el Tribunal Supremo decidió estudiar sólo las listas impugnadas por el Gobierno y el fiscal porque los jueces no pueden hacer de fiscales como tampoco los fiscales de jueces. Por eso esa mitad del partido está absolutamente imprejuzgada, no ha habido ninguna declaración judicial al respecto".

La vía penal
Enrique López ha apuntado que otra frase también bastante desafortunada que se dice por parte del Ministerio de Justicia que "el Tribunal Constitucional le ha dado la razón al Gobierno cuando dice que ilegalizar ANV es desproporcionado". Aquí, ha argumentado que "resulta que el Constitucional también estaba limitado en este caso porque sólo estudiaba los recursos de amparo frente a las listas anuladas, nunca respecto a las no anuladas".

De esta forma, ha señalado, "este partido ha llegado a las instituciones sin que haya ningún filtro legal y la duda que nos queda es cómo se puede penetrar en un partido por parte de otro ilegalizado sin el permiso de la dirección formal de ese partido". Ha explicado que "hay que tener en cuenta que las candidaturas políticas, a diferencia de las agrupaciones, no tiene personalidad jurídica, hay un solo representante del partido que es el que presenta las listas y en este caso el Gobierno entendió que eran ilegales y otras legales".

López ha llamado la atención de que "el simple hecho de que diga que vamos a vigilarles significa que hay una sospecha clara, por que si no, por qué hay que vigilar a un partido democrático legal". Ha insistido que cuando la Ley de Partidos se pacta se responsabiliza al Gobierno y al Ministerio Fiscal de la vigilancia de esta ley porque se supone que van a actuar y "van a ser congruentes" con el espíritu de la ley. De esta forma, López ha dicho que parece claro que "un sistema en el que se desconfía continuamente de sus instituciones es un mal sistema".

En cualquier caso, ha subrayado que "lo que cierto es que ANV está en las instituciones, lo que es cierto es que con esa especie de vigilancia que se ha dicho que se le va a aplicar se puede instar a su ilegalización, pero lo que también es cierto es los candidatos electos de ANV van a seguir en las instituciones hasta que haya otras elecciones". Así, aunque el partido se ilegalice, ese concejal va a seguir ahí, según la propia ley, pero existen otras posibilidades. Por esto, ha concluido que "si al final se demuestra que ANV pertenece a ETA, hay otras formas de perseguir al partido, como en su momento se hizo con Batasuna". Así, "lo que habría que hacer es instar la vía penal, pero con una mayor urgencia".

PONE EN DUDA MUCHAS DE LAS PRUEBAS PRESENTADAS
El abogado de la AVT: "No sabemos si ETA participó porque no se ha investigado"
En la sesión del juicio por el 11-M, el abogado de la acusación particular de la AVT, Juan Carlos Rodríguez, ha señalado en sus conclusiones que "no sabemos si está ETA" detrás de los atentados, "porque no se ha investigado" por lo que "no vamos a indultar a la serpiente". Además, ha querido subrayar que "el segundo día nos dijeron quiénes eran y ahí se paró la investigación, no se ha querido ir más allá". Sobre los explosivos mostró también sus dudas ya que "se ha pasado del 'vale ya' al 'da igual'".
Libertad Digital 18 Junio 2007

El abogado Juan Carlos Rodríguez ha querido dejar claro en la presentación de sus conclusiones que "no se ha querido ir más allá" en las investigaciones pese a que existe aún "muchos elementos para discutir" ya que "no se ha querido entrar en los pequeños detalles".

Además, ha apuntado que "esta parte hace suyas las pruebas que han tenido garantías" pero ha matizado que "hay otras que presentan dudas y que no pueden ser base de la acusación" apuntando que en el proceso "se debe traer todo lo que se tenga, tanto lo que ayude y perjudique".

Rodríguez mostró sus grandes dudas sobre algunos puntos presentados durante el juicio. Entre ellas las cadenas de custodia "que nos dijeron eran perfectas" y sin embargo "es la primera vez que no se pudieron hacer". También apuntó que "nunca se había ocultado informes y aquí sí". Para el letrado "hay fallos de gravedad que nos han impedido ver quiénes eran los inductores del atentado y resto de autores materiales" y sobre todo "a quién benefició de verdad este atentado".

Por todos estos problemas y respecto a ETA dijo que "nosotros no vamos a indultar a la serpiente hasta que no se haga una investigación seria sobre su participación al tiempo que apuntó que "estos islamistas no tenían la suficiente estructura para montar estos atentados".

ESPAÑA
ETA citó al Gobierno para una nueva reunión en julio días antes de romper la tregua
Óscar López-Fonseca El Confidencial 18 Junio 2007

Moncloa ha vuelto a tener problemas de interpretación. Los emisarios del Gobierno que mantuvieron a mediados de mayo una reunión de tres días con representantes de ETA concluyeron la misma convencidos de que la banda armada no rompería la tregua al menos hasta el verano. El motivo: los miembros de la banda armada les habían emplazado a julio para celebrar otro encuentro. Sin embargo, ETA hacía público en la madrugada del 4 al 5 de junio el comunicado en el que anunciaba la ruptura definitiva del “alto el fuego permanente”, declarado catorce meses antes.

Ésta es la segunda ocasión que los interlocutores enviados por José Luis Rodríguez Zapatero extraen erróneas conclusiones tras un encuentro con dirigentes de la organización terrorista. La primera vez se produjo a mediados de diciembre, cuando representantes del Gobierno y de la banda armada se sentaron a hablar en una localidad de los alrededores de Stuttgart (Alemania) para intentar reactivar un proceso de paz que para entonces ya había encallado.

Pese a los reproches y acusaciones mutuas, el mensaje que los representantes del Ejecutivo hicieron llegar a Moncloa fue también optimista: creían que la organización terrorista no volvería a corto plazo a las armas, ya que les habían emplazado a una nueva cita tras las Navidades. Sin embargo, ETA colocó el 30 de diciembre un coche bomba en la T-4 del aeropuerto de Barajas y mató a dos personas en un atentado que cogió a todos por sorpresa, incluida la izquierda abertzale.

Cita propuesta por la banda
A pesar de este antecedente, los emisarios del Gobierno que acudieron a mediados de mayo a una ciudad europea no desvelada para reunirse con ETA salieron de la cita de nuevo cargados de optimismo. El encuentro se había celebrado a petición de la propia organización terrorista y, aunque también estuvo repleta de reproches mutuos como la de diciembre, la banda accedió a celebrar una nueva reunión para el verano, en concreto en julio.

En esta ocasión, además, se produjo una circunstancia que terminó de convencer a los interlocutores del Ejecutivo socialista de que esta vez sí habían conseguido parar la vuelta de ETA a las armas: los representantes del Centro Henri Dunant, la ONG suiza que ha ejercido el papel de mediador durante el proceso de paz, recriminaron a los dirigentes de la banda la bomba de Barajas por lo tocado que dejaba al proceso de diálogo. Los etarras parecieron asentir.

Todo ello generó cierto optimismo en las filas socialistas y en las fechas previas de las elecciones municipales sus dirigentes vascos mostraban en privado cierta esperanza mal disimulada de poder recuperar el diálogo y, sobre todo, evitar una vuelta a las armas de ETA que para entonces casi todos daban ya como inevitable. En esas fechas, incluso, se intensificaron los contactos secretos con la izquierda abertzale.

La desilusión, el 2 de junio
Sin embargo, el 2 de junio, sólo seis días después de los comicios, Arnaldo Otegi -quien, según Gara, había estado presente en la reunión de mayo- adelantó a sus interlocutores habituales en el PSE que la banda armada iba hacer público “muy deprisa” el comunicado que ponía punto final al “alto el fuego permanente” del 22 de marzo de 2006 (ver El Confidencial del pasado 7 de junio).

La noticia cayó como un jarro de agua fría en Moncloa, que utilizó el mismo cauce para contestar a la izquierda abertzale que si ETA ya tenía tomada la decisión, cuanto antes la hicieran pública, “mejor”. El lunes siguiente, a primera hora de la noche, Otegi envió un segundo recado en el que le anunciaba que el texto ya había sido remitido a las redacciones de Berria y Gara, los dos diarios abertzales en los que finalmente se publicó el texto. De nuevo, los análisis de los emisarios del Gobierno se mostraban equivocados. Y van dos.

Se buscan trescientos escoltas
El fin de la tregua ha generado una demanda de servicios de protección que las empresas tienen dificultades para cubrir - Los candidatos creen que los sueldos no compensan los riesgos inherentes al trabajo, aseguran desde el sector
R. L. Vargas La Razón 18 Junio 2007

Madrid- Los máximos responsables de Interior de los Gobiernos central y vasco, Alfredo Pérez Ru-balcaba y Javier Balza, respectivamente; han prometido protección «inmediata» para todos los nuevos concejales del PSE y del PP en el País Vasco.

Pero la cuestión es que el martes pasado, Antonio Basagoiti, presidente de los populares en Vizcaya, desveló que no todos los ediles de este partido tienen escolta. Y no la tienen porque, según revela Vicente de la Cruz, presidente de la Asociación Española de Escoltas (ASES), les está resultando complicado encontrar voluntarios para cubrir las casi trescientas vacantes de guardaespaldas que la ruptura de la tregua ha generado. Porque no sólo los concejales necesitan protección: jueces, magistrados, empresarios...; todos son potenciales víctimas de ETA. Y todos tienen que estar escoltados.

Sólo para el País Vasco, donde ya trabajan 1.800 escoltas privados, el Ministerio del Interior y el departamento vasco del ramo han solicitado a las empresas otros doscientos profesionales, que están llegando con cierta lentitud. «No se puede mandar a cualquiera. Hay que formarlos, deben tener los permisos, y eso lleva tiempo», explica De la Cruz, que acusa al Ministerio del Interior y al Gobierno vasco de «imprevisión» ante el previsible aumento de la demanda.

Salarios
Los profesionales más veteranos, gente que lleva cuatro o cinco años haciendo de sombra de personalidades en el País Vasco, suelen cobrar unos 2.500 euros netos al mes, con los que deben pagar también su alojamiento y otros gastos. Deducidos estos pagos, la nómina adelgaza hasta unos 600 euros, muy poco, dicen muchos de ellos, para jugarse el pellejo, y muy especialmente para los candidatos a tan arriesgado desempeño. De la Cruz lo explica de manera gráfica: «El razonamiento que se hace la gente es sencillo: si trabajando de vigilante en el metro de tu ciudad, en Madrid o Barcelona, por ejemplo, puedes sacar unos 1.800 euros al mes y los riesgos son muy inferiores a los de trabajar de escolta, ¿qué necesidad tengo de complicarme la vida?», dice.

Ante la falta de voluntarios, se han impuesto las leyes del capitalismo, que como en casi todo, también mandan en el sector de la seguridad. «Las empresas han tenido que subir sus ofertas económicas hasta los 3.500 o 4.000 euros para atraer a nuevos escoltas», explica De la Cruz, que advierte del pernicioso efecto que ha tenido ese incremento para la moral de los más curtidos, que no acaban de entender que expertos como ellos vayan a tener menos soldada que los novatos.

Aunque no todo son penurias para estos veteranos. El nivel de amenaza que se cierne sobre el PNV es cada vez mayor, y aumentará todavía más si, como apuntan desde algunos sectores políticos, cristalizan una serie de acuerdos que los nacionalistas estarían negociando con los socialistas para evitar que ANV se haga con el control de aquellos municipios en los que la izquierda abertzale ha sido la más votada pero no tiene mayoría absoluta. Tanto, que es casi seguro que a algunos de sus concejales se les asigne un servicio de escolta, situación inédita en toda la historia. El Gobierno vasco es consciente de tan delicada situación y no está dispuesto a que a los suyos les proteja cualquiera, por lo que han pedido a las empresas privadas, según apuntan fuentes de las mismas, que les envíen guardaespaldas con oficio y conocimientos. «En el PNV saben que la cosa pinta mal y son muy conscientes de la diferencia entre la seguridad que pueden ofrecer unos y otros», añaden los consultados.

Esta súbita demanda de escoltas curtidos está agitando vertiginosamente el mercado. «Algunas empresas están ofreciendo hasta 7.000 euros más al año a los más expertos para que se vayan a su empresa, además de cinco días más libres al mes. Había una especie de acuerdo tácito en el sector para no quitarse gente entre ellos que no se está cumpliendo», aseguran las citadas fuentes empresariales consultadas.

Navarra
Las necesidades de nuevos escoltas privados para Navarra, donde ahora mismo trabajan unos 750, son notablemente inferiores a las del País Vasco. Para la Comunidad Foral, el Ministerio del Interior sólo ha solicitado a las empresas el envío de 25 nuevos profesionales. «En Navarra ha habido más previsión», apuntan los consultados. También ayuda el hecho de que el movimiento de concejales en esta autonomía ha sido menor tras las municipales del 27 de mayo. «Hay muchísimas menos caras nuevas que en el País Vasco, lo que obliga a montar muchos menos servicios nuevos», explica Vicente de la Cruz.

También en la Comunidad de Madrid se han demandado nuevos escoltas privados, una treintena, según el presidente de ASES, principalmente para proteger a empresarios. «Aquí, sin embargo, las cosas se hacen con más discreción, porque no existe la misma tensión que en el País Vasco», añade.

Una factura de 170 millones de euros
En los últimos años, los presupuestos que tanto el Ministerio del Interior como la Consejería de Interior vasca han destinado para pagar los servicios de protección privados en el País Vasco y Navarra no han parado de crecer. Desde que la necesidad de proteger a todos los cargos vascos y navarros del PP y el PSE se hizo perentoria hace unos años, ambas administraciones se han hecho cargo, a partes iguales, de costear los servicios de protección privada en el País Vasco.
Para este año, el departamento que dirige Javier Balza tiene presupuestados más de 70 millones de euros, de los que 60 se destinan a escoltas personales y la custodia de sedes de partidos. El ministerio, por su parte, tiene una partida de 99,2 millones de euros para estos fines, cantidad que ha ido creciendo progresivamente. En 2005 era de 92,2 millones y el año pasado de 94,6.

Podría pensarse, porque así parece concluirlo la lógica, que la declaración de tregua de marzo del pasado año traería aparejada una notable reducción de los servicios de escolta. Pero todo lo contrario: durante los catorce meses que duró el alto el fuego el número de guardaespaldas privados alcanzó cotas históricas, con algo más de 4.500 en toda España, cantidad que se verá ahora rebasada por la situación de alerta creada tras la ruptura de la tregua. Como explicaba hace unos días De la Cruz, «no había confianza en que las cosas salieran bien y, ante eso, la gente tomó sus precauciones».

20 años con el dolor a cuestas
POR IVA ANGUERA DE SOJO ABC 18 Junio 2007

BARCELONA. «A las 16:10 se produjo el estallido, abriéndose por la explosión un cráter en el suelo y un agujero en el techo, orificios que permitían el paso de una auténtica ola de fuego que a un tiempo abrasó y asfixió a los empleados y clientes del supermercado de alimentación e hizo caer sobre algunos el primer garaje, donde eran mayores el fuego y la humareda. La composición del explosivo hizo que los productos incendiarios se adhiriesen a los cuerpos de las personas».

Así describe la sentencia el atentado más sangriento de la banda terrorista ETA, que el 19 de junio de 1987 asesinó a 21 personas, cuatro de ellas niños menores de 15 años, y dejó 42 heridos en el Hipercor de la Avenida Meridiana de Barcelona, tras la explosión de un Ford-Sierra cargado con 25 kilos de amonal y abundante material inflamable.

A esas víctimas, y al resto de las 298 personas víctimas de atentados terroristas en Cataluña, fueran de ETA o de las otras siete organizaciones que han atentado en esta comunidad, se dedicará el homenaje convocado mañana con motivo del 20 aniversario de la matanza de Hipercor. Será el primer acto público de reconocimiento organizado por la Generalitat, junto a la Asociación catalana de víctimas de organizaciones terroristas (ACVOT).

Reconocimiento y apoyo
Un homenaje en el que también participará el Gobierno, representado por el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y el Ayuntamiento de Barcelona, a través de su alcalde, Jordi Hereu. Aunque más allá de reconocimientos institucionales, el objetivo de la ACVOT, tal y como puntualiza su secretario general, Roberto Manrique, es que «venga el máximo número de ciudadanos porque queremos agradecerles su respaldo, queremos que la gente que se manifestó hace 20 años vuelva el martes para recoger nuestro agradecimiento».

Lo dice el portavoz de una asociación que después de dos décadas batallando contra la indiferencia administrativa hacia las víctimas empieza a ver reconocido su trabajo y, sobre todo, a recibir respuesta.

El reconocimiento ha llegado hace apenas una semana, cuando la Generalitat otorgó a la ACVOT la Creu Sant Jordi, su más alto galardón. El propio Manrique y el presidente de la Asociación, Santos Santamaría, tuvieron conocimiento del galardón apenas un día antes, durante la última reunión de preparación del homenaje por el 20 aniversario con los responsables del Gobierno catalán.

La respuesta, más importante si cabe, es el reconocimiento que las administraciones empiezan a hacer de su responsabilidad ante las víctimas. Primero fue la Ley de solidaridad con las víctimas del terrorismo, aprobada en 2003 bajo Gobierno del PP y con la unanimidad de todas las fuerzas parlamentarias. Ahora están a punto de dar un nuevo paso con la Ley de reconocimiento y protección de las víctimas del terrorismo que prepara el Gobierno vasco, y que la ACVOT quiere extender más allá del País Vasco.

«Tenemos más de 80 víctimas de atentados en el País Vasco viviendo en Cataluña» argumenta Manrique para justificar su reclamación al Ejecutivo vasco.

Vía crucis judicial
Este reconocimiento sólo ha llegado después de una dura lucha contra la indiferencia, una batalla que sigue todavía hoy, con tres sentencias favorables recurridas por la Administración -en unos casos la abogacía del Estado y en otros la Seguridad Social-. La primera sentencia del Contencioso condenatoria del Estado como responsable civil subsidiario es de junio de 1995, pero el abogado del Estado recurrió el fallo y el Tribunal Supremo tuvo que volver a pronunciarse. En 1998 el TS falló a favor de los afectados y condenó al Estado a pagar un total de 106 millones de pesetas al colectivo de 13 víctimas que impulsaron la primera reclamación. Dos años antes, 33 víctimas abrieron un nuevo proceso de reclamaciones, que no fueron asumidas por la Administración hasta 2002, tras ser incluidas en el listado de víctimas durante el segundo juicio por el atentado.

En la actualidad, la ACVOT tiene 70 expedientes abiertos de víctimas de organizaciones terroristas residentes en Cataluña que no han sido reconocidas por la Administración y, por tanto, no pueden beneficiarse de las ayudas a las que tienen derecho.

Los empresarios aguantan sin protección el chantaje de la mafia etarra
M. LUISA G. FRANCO ABC 18 Junio 2007

BILBAO. ETA ha anunciado su vuelta, pero para los empresarios vascos y navarros nunca se fue. Ellos no van a tirar ahora la toalla. No lo hicieron cuando la banda asesinó, en agosto del año 2000, al entonces presidente de la patronal guipuzcoana, José María Korta, ni en tiempos aún más duros, entre 1976 y 1997, años en los que ETA asesinó a cuarenta empresarios, cuatro de ellos secuestrados previamente.

«El empresario vasco o navarro no se va a ir porque ETA anuncie la ruptura de la tregua; tienen asumido ese riesgo, pero creo que será muy difícil que en esta situación vengan nuevas inversiones», manifestó a ABC José Manuel Ayesa, presidente de la Confederación de Empresarios de Navarra, quien aclara que incluso la mayoría de los que se fueron en el pasado mantuvieron sus empresas en marcha en ambas comunidades.

La patronal vasca, Confebask, no quiso valorar para ABC la nueva situación a la que se enfrentan los empresarios, que han estado recibiendo cartas de extorsión sin interrupción, como si la tregua no les incluyera. Prefiere guardar silencio, como lo hizo cuando se descubrió que ETA mantenía abierto el chantaje, tras la declaración de alto el fuego.

Sin embargo, distintos empresarios vascos consultados coinciden en señalar que quienes han recibido las últimas cartas de extorsión están muy preocupados por la posibilidad de que ETA les considere objetivo de sus atentados, para forzar el pago del chantaje, que había obviado la inmensa mayoría durante la tregua.

Es evidente que ETA necesita dinero y que por ello el pasado abril incrementó su presión. «Nunca había conocido una oleada de cartas tan amplia como la recibida a lo largo del mes de mayo, y el Gobierno debería tener en cuenta que esto es un fenómeno muy extendido, que afecta a un número importante de personas», afirma Ayesa. Además, dice que se sienten desprotegidos porque el Gobierno «no pone los medios para proteger a los que están siendo extorsionados».

Muy pocos empresarios tienen ahora escolta oficial, y nadie hasta que hace unos días el consejero Javier Balza planteó la posibilidad de aumentar sus escasos niveles de protección. Frente a otros colectivos como los jueces o los cargos públicos, entre los que la protección está generalizada, la mayoría de quienes reciben las cartas de extorsión afrontan en solitario el problema de protegerse. La seguridad está sólo al alcance de empresas que tienen capacidad para atender el alto coste de la seguridad personal de los extorsionados, sus inversiones y propiedades, pero ETA no sólo exige dinero a quien puede costearse protección privada, sino a empresarios de todo tipo y muchos de ellos ni siquiera se plantean cargar los balances de sus empresas con plantillas de escoltas. Ayesa dice que «el nivel de firmeza de los empresarios es importante, pero evidentemente el hecho de no atender a los requerimientos de la banda supone un mayor esfuerzo». En una coyuntura económica positiva, los empresarios no creen que ese anuncio de la banda pueda afectar a un incremento de la deslocalización de las inversiones. Además, afirma que «la banda no sólo controla Navarra y el País Vasco, sino también las provincias limítrofes».
Recortes de Prensa   Página Inicial