AGLI

Recortes de Prensa     Lunes 25  Junio   2007

Negociación ZP-ETA
ZP miente hasta cuando desmiente
Isabel Durán Libertad Digital 25 Junio 2007

¡Dos mil doce! Dos legislaturas con ZP. Esos son los planes secretos del Gobierno con ETA. Por si alguien tenía duda alguna sobre el objetivo de Zapatero al pactar con los terroristas ya lo sabe. Ambos llevan largo tiempo planeando que estamos sólo al principio. Tanto a ZP como a ETA están en el mismo barco y han entablado su conjunción de intereses a cumplir en ocho años. Que nadie se lleve a engaño. Estamos sólo al principio.

Con Zapatero todo vale. Todo y todos menos el PP y los más de diez millones de españoles a los que quiere amordazar y expulsar de la vida política. Da igual que sea ETA que Al Qaeda, que Fatah o Hizbulá. Televisión Española llama ahora “suceso” al ataque terrorista que se ha cobrado la vida de cinco militares españoles. ¿Y luego nos escandalizamos porque los medios de comunicación internacionales llamen grupo independentista a los pistoleros etarras?

Estamos ante la mayor mentira continuada de la historia de España. Ante un presidente que miente hasta cuando desmiente. El gobierno del embuste sistemático, del engaño perenne, de las trampas y bolas chuscas no sólo en sus pactos con la ETA sino en todos los ámbitos de la política nacional. Da igual que sean las opas que los valeyás judiciales pasando por las detenciones ilegales.

Por perder, Zetapé y los suyos han perdido hasta el sentido del ridículo. López Garrido, explica en nombre del Gobierno que “el 99 por ciento de la Constitución europea ha salido adelante gracias a ZP”. Realmente lo intuíamos. Necesitábamos sólo la tranquilizadora y creíble confirmación socialista para suspirar de alivio. ¿Se darán cuenta los españoles de lo suertudos que son con un megapresidente, un supergobierno y un hiperPSOE dedicados todos ellos al bienestar y disfrute del pueblo?

Que se vayan preparando todos los ciudadanos de izquierdas, de derechas o mediopensionistas, porque el enjuague del presidente con los pistoleros abarca dos legislaturas zetaetarras y sólo estamos en los estertores de la primera. Aún nos queda mucho por padecer si las urnas no lo remedian.

Sentencia abierta
Luis del Pino Libertad Digital 25 Junio 2007

Como si se hubieran puesto de acuerdo (de lo cual no me cabe la más mínima duda), vienen insistiendo últimamente ciertos defensores de la mentira oficial (Ernesto Ekaizer, algún abogado de la acusación de Pilar Manjón, José Jiménez Villarejo) en la tesis de que los que cuestionamos esa mentira queremos una sentencia abierta, y que el juez Bermúdez no puede, no debe, dictar semejante sentencia.

Resulta curiosa la manía de esos muchachos por intentar fijarnos el terreno de juego. Lo llevan haciendo, con un éxito manifiestamente mejorable, en el tema de la posible implicación de ETA: insisten en que nosotros estamos empeñados en que fue ETA la autora del 11-M e intentan por todos los medios desmentir o ridiculizar esa tesis. Pues no se molesten en hacerlo, señores, porque nosotros lo que nos tememos es, precisamente, que no fue ETA. Lo que nos llevamos mucho tiempo preguntando es otra cosa: nos preguntamos si el 11-M fue la condición necesaria para poner en marcha la ronda definitiva de disgregación del Estado y de superación de la Constitución que estamos viviendo desde que aquellos trenes fueran volados.

En el caso de la sentencia del juicio, vuelven a intentar la misma táctica: nos atribuyen el deseo de que haya una sentencia abierta. Pues no, señores, nosotros tampoco queremos una sentencia abierta, así que, en eso, estamos de acuerdo con ustedes.

Lo que nosotros cuestionamos es otra cosa: lo que venimos afirmando (y demostrando) desde hace ya mucho tiempo es que todas y cada una de las pruebas que supuestamente ligaban a los acusados con la masacre de los trenes son pruebas falsas. Falsas pruebas utilizadas para presentar ante la opinión pública una falsa trama islámica a la que responsabilizar de los atentados. Una falsa trama con la que conseguir que los verdaderos autores no salgan nunca a la luz.

Incluso admitiendo que Leganés no hubiera sido un tétrico teatro (que lo fue), ¿me pueden ustedes decir, nos podría el tribunal decir, qué pruebas hay que vinculen a cualquiera de los acusados con la voladura de los trenes?

¿Una Goma2-ECO encontrada siempre fuera de los trenes y que no se puede demostrar que estallara en los trenes?

¿Una mochila-bomba que nadie vio en la estación de El Pozo, que estaba preparada para no estallar y que fue encontrada en una comisaría dirigida por un comisario condenado por falsificación de pruebas?

¿Una furgoneta en la que, al ser llevada a dependencias policiales, aparece un resto de explosivo que ningún testigo vio en Alcalá y que los perros no olieron?

¿Un coche Skoda que no estaba en Alcalá en la mañana del 11-M?

¿Una conversación telefónica grabada a ese sujeto que dice que dispone de un secador de pelo mucho más mortífero que todas las armas americanas?

Nosotros no reclamamos una sentencia abierta. De ninguna manera. Aquí lo que está dirimiéndose es otra cosa, así que no insistan en fijarnos un terreno de juego que no aceptamos en modo alguno. La cuestión, aunque sé perfectamente que ustedes ya la conocen, es la siguiente: probablemente muchos de los que se sientan en el banquillo merecen ir a la cárcel, pero ninguno de ellos participó en la voladura de los trenes. Al menos, eso es lo que se desprende de las pruebas existentes.

Probablemente muchos de ellos sean responsables de delitos tales como el tráfico de drogas, el tráfico de explosivos, el tráfico de coches robados o la falsificación de documentos. Varios de ellos son también, probablemente, culpables del delito de integración en banda armada, porque son auténticos islamistas que quizá no le harían ascos a la posibilidad de atentar contra Occidente. Hay, asimismo, algunos imputados que muy probablemente han participado de manera consciente en la gran mentira, declarando ante el juez y ante la Policía lo que les dijeron que tenían que declarar, para poder construir esa mentira oficial que gira en torno a El Chino y al resto de presuntos muertos de Leganés. Muchos de los imputados son, por tanto, culpables de graves delitos. Pero ninguno de ellos voló los trenes de la muerte.

La cuestión es precisamente esa: si el tribunal dictara lo que ustedes denominan "sentencia abierta", estaría culpando de la voladura de los trenes a alguno de los que actualmente se sientan en el banquillo, aunque luego añadiera que puede haber más implicados y que hay que seguir investigando. Y, para culpar de la voladura de los trenes a quienes actualmente se sientan en el banquillo, tendría que dar por buenas algunas de las pruebas que relacionan a esos imputados con los trenes: el Skoda, la Kangoo, los explosivos, la mochila de Vallecas... Y, si el tribunal hiciera eso, cometería una ignominia, porque estaría confirmando la validez de esas pruebas colocadas por nuestros propios servicios del Estado. ¿Cómo vamos a querer nosotros esa "sentencia abierta"? ¿Cómo vamos a creer nosotros que el tribunal puede ser capaz de cometer semejante tropelía?

No insistan en reclamar que no haya una sentencia abierta. Nosotros tampoco queremos ese tipo de sentencia. Así que pasemos al verdadero debate: ustedes quieren una sentencia cerrada; nosotros también. Pero nosotros queremos que esa sentencia haga justicia: si no se pueden determinar los verdaderos autores, por lo menos que no se encubra a esos autores condenando a ningún cabeza de turco. Ustedes, por el contrario, necesitan otra cosa: que el tribunal prescinda de las pruebas y, en virtud de un falso interés de estado, otorgue carta de naturaleza a la mentira oficial y condene a alguien, a quien sea, por la voladura de los trenes.

Ése es el verdadero dilema al que ha de enfrentarse el tribunal: dar validez a las pruebas o no. Todo lo demás son fuegos de artificio.

Ante la pesadilla
Pío Moa Libertad Digital 25 Junio 2007

El centro de los delitos de la banda de Zapo consiste en la liquidación de la Constitución, y precisamente de sus pilares fundamentales: la unidad de España, las libertades, la separación de poderes. La estrategia del PSOE para ocupar el poder se apoya en la alianza con los separatistas y los terroristas, es decir, con quienes tienen el designio, confesado y explícito, de disgregar la nación; y, más hipócritamente encubierto, de eliminar o desvirtuar las libertades (ya tan mutiladas en las Vascongadas y Cataluña) y la separación de poderes.

Los estropicios han sido ya enormes. Creen muchos que el remedio está en la victoria electoral del PP. Me temo que se trata de una ilusión, a estas alturas. Este partido ha claudicado ostensiblemente en la defensa de la Constitución, esto es, de la democracia española. De hecho se ha sumado al delictivo proceso de su arruinamiento. En cierto modo le interesa: la Constitución no deja de ser una barrera a los chanchullos de políticos y partidos, a su tendencia natural a formar mafias para repartirse cargos y prebendas y eludir el control ciudadano. La democracia no se basa en la palabrería halagüeña ni en los supuestos buenos sentimientos de los políticos, sino, precisamente, en esas barreras a unas tendencias sobradamente atestiguadas por la historia.

Cierto que la Constitución tiene serios defectos y debe ser reformada. Pero esa es otra cuestión y otro plazo. Se trata, como ha acertado a recordar el Rey, de la ley común con mayor consenso de la historia de España, y ha facilitado estos treinta años de convivencia en libertad, con muchas aristas y frustraciones, pero de balance claramente satisfactorio. Los políticos, cada vez más inmersos en sus inclinaciones mafiosas, de ninguna manera destacan este balance, de ninguna manera lo defienden, como si no tuviera importancia.

Pero no hay el menor vislumbre de un consenso parecido para una nueva Constitución, ni más alternativa que sustituir la ley por la mezcla de peleas y negociejos entre partidos… ya, hoy, colmo de la abyección, bajo la vigilancia de los terroristas. Nada nuevo en nuestra historia: algo parecido ocurrió en la fase final de la Restauración y en la República. La lección no se ha aprendido. Muchos, siguiendo la torpe y antidemocrática versión marxista, degradada todavía al nivel del tópico más pedestre, creen que el verdadero problema de aquellas épocas consistía en la pobreza, y que no pasará nada, o lo que pase no tendrá mayores consecuencias si la gente tiene bien llena la panza: el rebajamiento de la convivencia humana, libre, al nivel de los animales de granja; la utopía, en suma. Nunca ha funcionado, pero si llegase a funcionar sería la mayor pesadilla.

El gran mudo
FLORENCIO DOMÍNGUEZ El Correo 25 Junio 2007

Cuando se dieron los primeros pasos de la última tregua de ETA, alguien publicó que las actas de las conversaciones las guardarían los mediadores internacionales, pero nadie podía ser tan inocente de creer que la banda iba a abstenerse de dar su versión de las negociaciones por mucho que asépticos intermediarios guardaran en sus cajas suizas los papeles originales. ETA ha tenido siempre en su plantilla de negociadores un representante que se sienta en la mesa y no habla, pero lo apunta todo, especialmente aquello que dice la otra parte. Es el gran mudo. Lo hubo en Argel, lo hubo en Zurich, lo hubo en las conversaciones de HB con el PNV en 1992, lo ha habido en Oslo y hasta en Loyola. El gran mudo rubio que todo lo apunta.

A los etarras y a los líderes de su brazo político, cuando publican los papeles de las conversaciones, les gusta sacar pecho y demostrar a la parroquia que son más listos y tienen más nivel que sus interlocutores, a los que tienden a humillar. «La actitud de la parte española ha sido en todo momento evasiva, llena de excusas y ambigüedad», escribía ETA de los negociadores oficiales en Argel, mientras presumía de «la capacidad mostrada por la organización de realizar un discurso coherente, de gran altura política y dialéctica».

Los de HB también presumieron de mojarle la oreja al PNV en las reuniones 1992 indicando que les dieron «una pequeña lección de Derecho Internacional y no les queda otro remedio que rectificar», como si Floren Aoiz hubiera tenido nunca capacidad de darle una clase de Derecho a Juan María Ollora. «Ante este varapalo, (los representantes del PNV) intentan salvar la cara diciéndonos que están convencidos de que acertaron», añaden también las actas de aquellos encuentros.

ETA ofrece una versión parcial de las negociaciones, sin duda, y acercará el ascua a su sardina cada vez que le convenga. Es la suya una versión de parte, pero ello no quita para que las explicaciones que ofrece tengan una gran parte de veracidad y fundamento. Y si dicen que se reunieron tal día y enseñan el papel que presentó el Gobierno, esos datos no dejan de ser ciertos por el hecho de que la fuente sea un grupo terrorista.

Puede que, como en toda negociación, la interpretación que la banda haga de los datos sea distinta a la que hace el Gobierno, pero eso no tiene especial importancia porque, a fin de cuentas, la actuación de los terroristas no se guiará por las conclusiones que haya podido sacar la otra parte, sino por las suyas propias. Para ETA, lo que cuenta es lo que ha escrito su gran mudo en el papel, no lo que han escrito otros. Esa es la versión canónica de su historia. De nada sirve decir que no es cierto, porque su interpretación peculiar de la realidad es la que les lleva a volver a atentar.

f.dominguez@diario-elcorreo.com

Desde la cofa
Destransición y destruccionismo
José Carlos Rodríguez Libertad Digital 25 Junio 2007

El 14 de marzo de 2004 llegaba Zapatero al poder. Exactamente un mes después, el 13 de abril, escribí un artículo titulado “La destransición”, en que explicaba cuál era, a mi entender, la estrategia del nuevo presidente. Con el tiempo se han ido conociendo las distintas vetas de su planteamiento, pero la idea central sólo se ha ido confirmando con el paso del tiempo, y que Zapatero quiere romper con la transición española y enlazar con la II República es ya moneda de uso común.

El motivo no puede ser más claro. Con la Transición se cerraba una etapa de la Historia de España con un acuerdo que se resumía en dos puntos básicos: no miremos al pasado para no remover los odios fratricidas, y miremos al futuro desde el mutuo reconocimiento de que todos, incluido el PC, tenemos derecho de participar del poder en función del apoyo que logremos recabar en las urnas. El PSOE se opuso, como no podía ser de otro modo, y exigió la “ruptura”. Los españoles le dieron la espalda, y tuvo que aceptar a regañadientes una Transición que no aceptaba porque, formalmente, le daba tanto derecho al poder como al centro derecha.

Desde 1982 la cuestión perdió importancia para los socialistas, pero la victoria del PP en el año 2000 por mayoría absoluta les hizo ver que el centro derecha puede convencer a la mayoría de los españoles, y ocupar el poder sin su concurso, o el de los nacionalistas. Y no están dispuestos a aceptarlo. Por ahí, no pasan. Hay que volver a la “ruptura”, hay que llevar a cabo la destransición.

Pero hay un elemento en todo este proceso que parece escaparse a más de uno. Vemos los elementos aislados, pero parece que cuesta captar el sentido último de todo ello. La clave está en el destruccionismo. Mises dedicó toda una parte de su excelente obra sobre el socialismo al destruccionismo como elemento esencial de esa ideología. Pero él mismo se limitó a un aspecto concreto, el económico. Y sin embargo tiene una importancia fundamental en todos los órdenes de la vida social.

Los socialistas quieren someter a España a una auténtica transformación, y para ello es necesario romper todos los lazos de la solidaridad natural que dan vida y hacen fuerte a una sociedad: la familia, la unidad de España o el mantenimiento de consensos básicos como que todas las ideas políticas tienen igual derecho a batirse por el favor de los electores, todo ello es un estorbo para el cambio. Romper, para luego someter. Destruir, enfrentar y llamar al odio existencial (memoria histórica, marginación del PP de los pactos democráticos…), para actuar sobre una sociedad dividida y sin cohesión. Esta es la estrategia socialista del destruccionismo, que en España se plasma en la destransición.

Pero, como ya advirtió Adam Smith en La Teoría de los Sentimientos Morales, muchos políticos cometen el error de ver a los individuos como fichas de un tablero de ajedrez, ya que cada uno tiene un impulso propio, que no tiene porqué plegarse a los planes urgidos desde el poder. Y la violenta y radical política de destruccionismo del Gobierno Zapatero está despertando muchas conciencias, que sencillamente no están dispuestas a dejarse manipular. Las tornas están cambiando.

José Carlos Rodríguez es miembro del Instituto Juan de Mariana

ETA entrega por fascículos la información que el Gobierno nos debe
Santiago Abascal elsemanaldigitall 25 Junio 2007

El affaire entre Zapatero y la banda es ya "vox populi". Los aparentemente despechados suelen hacer estas cosas. Es lo que pasa cuando se juega a engañar a todo el mundo.

25 de junio de 2007. Y nos decían que con la T-4 el "proceso" había terminado. Pues bien; parece que era una mentira como una catedral. El Gobierno de España –o sus emisarios- siguieron los encuentros con ETA incluso en esta última campaña electoral municipal. Y por fin, el Gobierno tuvo que dejar de marear la perdiz y decir a los malos que lo que pedían no lo podía dar. Porque la política española es de los españoles, no de una cuadrilla de forajidos, asesinos y atracadores. El Gobierno, tras dos años de confundir a todos, tuvo que apearse de sus intenciones delicuescentes porque los españoles, el pueblo, la masa manifestante, se lo ha impedido, se lo ha prohibido una y otra vez como Dios manda.

Grave es lo que la ETA nos va contando a través de sus voceros del Gara en una asquerosa e impune entrega por fascículos. Grave es que el Gobierno nos haya engañado durante años negando la mayor a la vez que negociaba intensa y convulsivamente. Pero lo más grave es que unos sicarios y unos bandidos redacten los comunicados del Gobierno de España, que le hagan decir al presidente del Gobierno de la Nación española –en una suerte de eufemismo del derecho de secesión- que los vascos decidirán libremente su futuro. ¿Acaso no lo hacíamos ya democrática y constitucionalmente con las únicas cortapisas del terrorismo y del miedo atroces? Bien, pues precisamente los que han impedido a los vascos ejercer sus libertades individuales y colectivas en plenitud han sido los asesinos que ahora hacen balbucear al Gobierno la consabida y maldita fórmula de que "los vascos decidirán bla, bla, bla". Habrá quien objete que el Gobierno tenía que intentarlo incluso rozando la negligencia y la traición en el lenguaje, que había que tratar de engañar a los terroristas y ganar tiempo. Vale, aceptemos la estupidez por un segundo.

Pero, ¿por qué Zapatero volvió a utilizar la fórmula de marras al día siguiente de que ETA enviara su comunicado de fin del "alto el fuego" (expresión, por cierto, pactada con el Gobierno)? Sólo hay una respuesta: en el pensamiento mágico de ZP el proceso no ha terminado, lo ocurrido es un nuevo accidente y sigue siendo hora de hacer gestos y enviar mensajes a través de la contraseña consabida.

-¡Ehh! ¡Sigo aquí, dispuesto a dialogar!

Tal mensaje ha enviado Zapatero a los terroristas con la contraseña. Así que, señores, esto, por desgracia, no ha hecho más que empezar. El correr de los días da y quita razones. Al tiempo pues.

Sr. Rajoy: "usted va a perder las elecciones"
Alejandro Campoy Periodista Digital 25 Junio 2007

En una larga entrevista que hoy publica El Mundo, afirma Rajoy que "va a ganar las elecciones", si bien matiza al decir que durante este tiempo va a tener que enfrentarse a una campaña mediática terrible y que deberá ganarse la confianza de los españoles. Pues precisamente en este último punto es donde va a perder las próximas elecciones.

Ya cuenta Rajoy con que al Partido Popular se le vendrá encima una campaña mediática terrible, de un dóberman multiplicado por tres, según sus propias palabras. Pues bien, si ya da por supuesto que las diversas factorías productoras de excrementos de Ferraz (Pepiño's Factory, Rubalcaba Productions, Sopena's Vomits, etc...) están engrasando sus máquinas para lanzar contra su partido la más terrible campaña de destrucción mediática que haya conocido nuestra joven democracia, ¿a qué está esperando para ejercer la oposición que todos los españoles deseamos, con excepción de los adictos a la zetapina?.

¿A qué espera el Partido Popular para romper definitivamente cualquier asomo de apoyo a un presidente que ha dado lectura a comunicados redactados por la banda asesina ETA como si fueran comunicados del legítimo Gobierno de España? ¿A qué espera el Partido Popular para presentar inmediatamente una moción de censura que debió haber presentado hace ya muchísimo tiempo?

¿A qué espera el Partido Popular para denunciar no sólo ante toda la sociedad española la que quizás sea la mayor infamia de toda nuestra historia, sino ante todos los foros europeos e internacionales? ¿Me van a contar aquello del "sentido de estado" y la "responsabilidad institucional"? ¡JA! Pero ¿acaso no es evidente que la mayor cuestión de estado hoy consiste en dar por terminado lo antes posible este nefasto trienio zetapista, por una simple cuestión de supervivencia de ese mismo estado al que se invoca para justificar una demencial inactividad?

¿Acaso siguen paralizados por los miedos a las acusaciones que sin duda les lanzarán de "desleales", "infames", "colaboradores de ETA", "antidemócratas", "fachas", "nazis", "ultraderechistas", "derecha extrema" y demás imbecilidades para uso y consumo de los zetapeinómanos?. Pues bien, son ustedes los primeros que dan por supuesto que todo eso y mucho más se les vendrá encima en su momento, hagan lo que hagan, por lo que resulta completamente incomprensible su blandura y condescendencia con un gobierno sospechoso de alta traición.

Sr. Rajoy, tenga usted clarísimo que si esa gran mayoría silenciosa de españoles que esperamos normalidad, justicia e imperio de la ley en nuestro país seguimos viendo cómo el Partido Popular se dedica a coger margaritas en el campo, mientras el mundo entero asiste pasmado al terrible espectáculo de ver como todo un Gobierno soberano está siendo incriminado públicamente por una banda armada de delincuentes comunes, tenga clarísimo entonces que no habrá ganado la confianza de esos españoles y que usted perderá las próximas elecciones generales.

Y tenga muy claro que ni yo ni otros tantos millones de españoles sentiremos el más mínimo asomo de lástima por usted y su partido, sino únicamente por nuestro país vendido y descuartizado por un lunático al que un partido inane no supo poner en su sitio.

ETA desnuda a Zapatero y Rajoy hace el Don Tancredo
Pablo Sebastián ABC 25 Junio 2007

TODO está resultando una gran mentira. Los soldados que Zapatero retiró de Irak ahora mueren en el Líbano (cinco muertos y tres heridos) y Afganistán. El eufórico referéndum español sobre el Tratado de la Unión Europea ha regresado al Pacto de Niza y, gracias a Polonia, España ha recuperado los votos que consiguió Aznar y que, graciosamente, cedió Zapatero a su entonces amigo Chirac, como le concedió a Prodi el control de Endesa para que, al final de esta indecente batalla empresarial, con CNI de por medio espiando la vida de Manuel Pizarro, el «campeón español del sector eléctrico» fuera un italiano llamado Enel.

Zapatero «el de las mercedes», como aquí escribió el inolvidable Jaime Campmany, ha llegado al final de su escapada y exhibe su desnudez y su inagotable colección de mentiras, entre las que destacan las relativas a la negociación con ETA y su proceso de paz, que «Gara» va desvistiendo, día a día, confirmando que Zapatero relacionó el pretendido fin de la violencia etarra con la reforma territorial del Estado, admitiendo conversaciones sobre la unión de Navarra con el País Vasco y la autodeterminación, una misión imposible que quiso prolongar bajo el bombardeo de Barajas en el mes de mayo para evitar atentados durante la campaña de las municipales -legalizando a ANV y excarcelando a De Juana-, como en los últimos días la ha querido prorrogar in extremis con las negociaciones para incluir a Nafarroa Bai en el Gobierno de Navarra, mientras la caravana de la muerte de ETA paseaba por Ayamonte sin que pudiera ser capturada, un fracaso que el ministro Rubalcaba convirtió en gran éxito diciendo que los habían puesto en fuga (sic).

El cruel relato con el que ETA/«Gara» va desnudando al presidente confirma que Zapatero ya no les sirve después de haberlo implicado personalmente en las concesiones a ETA, obligándole a mencionar el llamado «derecho a decidir de los vascos», al que aludió el presidente cuando declaró el inicio de las negociaciones con la banda, y que repitió después del anuncio etarra del fin de la tregua, durante aquella patética declaración en la Moncloa del 5 de junio donde declaró: «El futuro de los vascos depende y dependerá de ellos mismos...». El último guiño, un S.O.S desesperado, a los negociadores de ETA para no romper.

Ahora se entienden muy bien los halagos de la vicepresidenta De la Vega a Rajoy por el silencio que el jefe del PP guarda sobre todo esto, víctima de una estrategia errónea que él impuso en su partido el día de su entrevista con Zapatero en la Moncloa. Esa mañana, sin escuchar la opinión de sus barones en la reunión de maitines, Rajoy les leyó el texto del comunicado que iba hacer público tras el encuentro con el presidente, al que pretendía «sorprender» ofreciéndole un cheque en blanco de apoyo a su política sobre terrorismo. Y ahora, ante la sorpresa general de los ciudadanos por todo lo que se va conociendo, Rajoy calla y ejerce el papel del Don Tancredo en el ruedo ibérico, meditando lo que dirá o no dirá en el debate sobre el estado de la nación.

Ahora que los hechos le dan la razón al PP, Rajoy está mudo en el debate crucial de ETA, y además presume de que va a permanecer así. Más aún, dice que seguirá de líder del PP y de la oposición incluso si pierde las próximas elecciones, una afirmación tan sorprendente como gratuita, como sorprende que a estas alturas el líder del PP declare -suponemos que para halagar a los promotores de la conspiración- que tiene dudas sobre la autoría de la masacre del 11-M, y que ya verá lo que hará -le faltó decir «ahora no toca», como Aznar- con el legítimo deseo de Gallardón (el gran triunfador de las elecciones municipales del 27M) de participar en las listas al Congreso de los Diputados, cosa a la que también se opone el «clan conspirador» del PP, que presume tener el control de la estrategia informativa y política de este partido -el doberman interior- para acabar haciéndole al PP más daño que esa presunta hidra de tres cabezas, de los canales de televisión, que Rajoy dice que se lanzarán contra él en la campaña electoral.

Vamos a ver cómo sale Rajoy de su laberinto, porque lo tiene difícil. Eso de disfrazarse de Don Tancredo en el soleado ruedo español no tiene un pase a estas alturas de la fiesta política nacional. Debe convocar un Congreso del PP, hacer la renovación de líderes y programas, huir de la conspiración del 11-M, del nuevo desafío episcopal sobre la Educación de la Ciudadanía y, si se atreve, reconociendo los errores de la guerra de Irak, exigirle ahora a Zapatero la retirada de las tropas de Líbano y Afganistán. Y acudir a las elecciones con Gallardón y Barberá, y a ser posible sin Acebes y Zaplana, porque no se trata de revalidar el resultado de las municipales, sino de poder gobernar, y no sólo por él o por el PP, sino por la obligación que tiene de evitar que Zapatero siga al frente del Gobierno cuatro años más. Y si piensa Rajoy que los votantes de centro, ante el espantajo de Zapatero, van a votar a un Don Tancredo, inmovilista y conservador, se equivocará, porque el suelo electoral del PSOE es muy alto y, además, tienen abiertos los puentes con los nacionalistas para gobernar.

NUEVA ENTREGA EN GARA. La negociación del Gobierno con ETA por capítulos.
El Blog de Rosa Díez 25 Junio 2007

El terrible drama de lo que está publicando GARA es que resulta verosímil. No porque normalmente ETA cuenta la verdad, por eso de que no tiene ningún honor que salvar con la mentira. Es verosímil porque viene a confirmar informaciones que provinientes de otras fuentes, algunas de ellas gubernamentales, se habían venido publicando en los últimos meses o semanas. Ahora GARA lo confirma con todo lujo de detalles. Y además busca echarle la culpa al Gobierno de la ruptura, lo que vaticina un doloroso atentado. Está preparando a sus bases para el drama.

Pero mientras responsabiliza al Gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero de la ruptura final de la tregua, va desgranando las claves de todo el proceso de negociación política. Una negociación en toda regla en la que el Gobierno ha perdido todo su crédito y todo su honor, rindiéndose a las pretensiones de la banda, accediendo a la constitución de dos mesas de negociación, accediendo a la presencia de observadores internacionales, negociando con los terroristas las listas de ANV que pasaban la criba, rindiendo a la justicia, utilizando la ley como un chicle, burlándose de la soberanía popular. Un Gobierno convertido en rehen de la banda por mor de sus mentiras a la opinión pública, ante la que nunca reconoció que el proceso seguía adelante tras el atentado de la T4.

La respuesta a la última entrega de GARA ha llegado por boca de Diego López Garrido. El Portavoz parlamentario del PSOE ha dicho de forma solemne que "el Gobierno no ha hecho ningún pacto político con ETA....". En esa declaración defensiva está la confirmación de lo publicado por GARA. Porque los españoles esperábamos que el gobierne negara que se reunió varias veces con ETA tras el atentado de la T4. Y no lo ha podido negar. Porque los españoles lo que hubiéramos querido es que el gobierno hubiera podido negar, sin faltar a la verdad, que esas reuniones se habían producido. Porque el Gobierno prometió solemnemente tras ese atentado que daba por finalizado el proceso; y faltó a la verdad.

Qué poco importa que no haya habido acuerdo... Ha habido negociación política; eso es la cesión. Por primera vez en la historia de la democracia española se cede a negociar políticamente con ETA, reconociéndole a la banda como un interlocutor, ante observadores internacionales. Por primera vez en la historia de la democracia un gobierno establece esa negociación mintiendo a los españoles, negando solmenemente que las negociaciones se estén produciendo, negando en plena campaña electoral que el proceso sigue en marcha. Por primera vez un gobierno democrático pone por encima de los intereses del estado los cálculos electorales del partido al que pertenecen sus dirigentes.

He revisado el blog del 21 de mayo, por ver de qué escribíamos mientras el Gobierno se reunía con ETA. Ese día hablábamos de la censura en El País a un artículo de Fernando Savater, La Casa Tomada. Y también nos hacíamos eco de unas declaraiones del Fiscal General del Estado, Conde Pumpido, en las que se preguntaba si no se había ido demasiado lejos en la ilegalización de las listas de ANV y hablaba de la Ley de Partidos planteando el riesgo de que se convirtiera en un "Guantánamo electoral". A la luz de las informaciones del GARA todo encaja; habían negociado los lugares en los que iban a dejar presentarse a ANV y el Gobierno se mostraba extrañado de que a ETA no le pareciera suficiente; por eso la fiscalía hacía un nuevo "gesto" verbal, descalificando su propio trabajo. ¿Resultado de la humillación? Portazo de los terroristas.

Todo esto me produce una enorme tristeza: observadores internacionales, reconocimiento de ETA como una "parte" de la negociación homologable con el gobierno, dos mesas paralelas, negociaciones durante la campaña electoral, negociaciones tras el atentado de Barajas, oferta del gobierno a ETA para negociar el número de listas que pasan el filtro....

Y luego está la propuesta de ETA, sus nueve puntos: territorialidad, auntodeterminació n, reconocimiento del conflicto político, presos, víctimas, marco institucional, ley de partidos, legalización de Batasuna... O sea, todo. Lo mismo que podían haber puesto sobre la mesa hace veinte años, en los mejores momentos de la banda terrorista, cuando estaban más fuertes en organización y en cobertura social, cuando asesinaban cada semana, cuando aún no habíamos sido capaces de ponernos de acuerdo entre nosostros los demócratas sobre el diagnóstico y sobre la accción común, cuando no teníamos cobertura internacional. .. Hoy, veinte años más tarde, todo lo logrado, todos los avances, todo... tirado por la borda por la irresponsabilidad y la falta de sentido de estado de un grupo de visionarios y aventureros. Sólo tengo tristeza. Tristeza por lo que ha ocurrido; tristeza por lo que se nos avecina. Tristeza por la falta de reacción de una sociedad que no muestra el suficiente cuajo democrático. No nos merecemos esto. O quizá sí; que sé yo. Un drama, esto es lo que vamos a vivir, lo que estamos viviendo. Pobres hijos nuestros.

Por supuesto que Gara tiene más credibilidad que ZP
LÍNEA EDITORIAL minutodigital 25 Junio 2007

Por mucho que desde el PSOE y sus mamporreros mediáticos se hagan los ofendidos ante las filtraciones sobre la negociación realizadas desde Gara, lo cierto es que cualquier persona honesta sabe muy bien que José Luís Rodríguez Zapatero aceptó pagar un precio político a la banda terrorista a cambio de su disolución.

La enormidad de las acusaciones de Gara, en buena lógica deberían, si son falsas, mover la acción del gobierno contra el periódico pro-etarra. Sin embargo Zapatero no ha movido un dedo en contra del diario abertzale... todos sabemos porque.
Es muy triste para una nación reconocer que tiene más credibilidad el órgano informativo de un grupo terrorista que el gobierno legal de su país. Pero este es el estado de degradación en que nos ha sumido el gobierno del PSOE.

Un Gobierno que ha dado por válidas cosas tan graves como pactar el futuro del País Vasco en España sin contar con los españoles ni los mismísimos vascos, o llamar accidentes a los atentados, aceptar tolerar a los batasunos en contra de la Ley de partidos, seguir negociando después de que ETA matase a dos personas en la T4 en Barajas, pedir que si no había desarme al menos se siguiese sin atentados que pudieran repercutir negativamente en los resultados electorales del PSOE. Un Gobierno que se comprometía a legalizar a la izquierda abertzale si el nuevo partido ASB adecuaba sus estatutos a la Ley de Partidos, sin necesidad de condena alguna de la violencia o repudio de los asesinatos cometidos, o prometer que el presidente de España haría una declaración “en términos de distensión bilateral”, para seguir con la negociación.

A un Gobierno que se acusa de todo este abanico de iniquidades, de toda esta lista de traiciones a su patria, a las víctimas del terrorismo y a la ley, no solo debería dar explicaciones, sino que en caso de ser ciertas, debería asumir también responsabilidades políticas y desde luego penales. Porque si lo que desvela Gara es cierto, los hechos cometidos por el gobierno socialista, no solo repugnan moralmente, sino que constituyen una gigantesca prevaricación sin precedentes en una democracia, que debería dar con los huesos de Rodríguez Zapatero y sus colaboradores implicados, Conde Pumpido a la cabeza, en el banquillo de los acusados.

La enormidad de las acusaciones de Gara, en buena lógica deberían, si son falsas, mover la acción del gobierno contra el periódico pro-etarra. Sin embargo Zapatero no ha movido un dedo en contra del diario abertzale... todos sabemos porque.

Una traición ya acordada. Hay un tercero en discordia
Vicente A.C.M. Periodista Digital 25 Junio 2007

Según dice el País, el PSN y Nafarroa-Bai han llegado al 70% del acuerdo final para formar un Gobierno en Navarra y mandar a UPN, la fuerza más votada con diferencia, a la oposición. Es solo cuestión de pocas horas que alumbren este parto del engendro que significa el que una fuerza, que se supone constitucionalista, se alíe solo por lograr el poder, con el conglomerado de fuerzas nacionalistas separatistas que representa Nafarroa-Bai. Para que luego acusen al PP de que es incapaz de acordar o consensuar. Desde luego con alguien que traiciona a sus propios votantes, como el PSN sería un verdadero deshonor.

Pero en el juego de la política hay que tener en cuenta todos los frentes y ahora surge el tercero en discordia ,IUN, que también reivindica su trozo de pastel en esta fiesta de la iniquidad parlamentaria. Resulta que,cosas de las matemáticas, si se suman los votos de UPN y CDN tendrían 24 escaños, los mismos que suman juntos PSN y Na-Bai. Así que queda como árbitro de la contienda IUN con sus escasos dos escaños.

Eso significa que si IUN decide abstenerse habría un empate de difícil solución. Si decide apoyar al candidato de UPN, por despecho del trato que está recibiendo del PSN, su formación afín natural, llevaría a UPN a mantener la gobernabilidad. Sé que esa posibilidad es una quimera y que IUN solo forzará el que el verdadero maestro de las llaves de la puerta al Gobierno Foral, lo tienen sus decisivos dos votos.

Lo que parece claro es que no nos pueden vender ese tripartito como un gobierno de izquierdas progresista, porque Nafarroa-Bai es todo menos izquierdista, salvo que se considere al PNV como tal. Podrán decir que es un Gobierno de cambio, pero ¿cambio hacia donde?. Desde luego no a donde han decidido la mayoría de los navarros, que es mantener la identidad Foral de su comunidad y su permanencia en España.

Por mucho que se esfuerce el PSN, si al final pacta con los nacionalistas separatistas de Nafarroa-Bai, estará haciendo un fraude a la confianza que sus votantes les dieron, pues en su programa, ni en sus manifestaciones, ha figurado nunca proponer el cambio de Estatus de Navarra y su entrega al nacionalismo imperialista de los vascos. La actitud de IUN es bien distinta, pues tampoco vería con malos ojos es integración, en su afán de promover un Estado federalista.

Así que tenemos al tercero en el baile y el PSN deberá en algún momento atenderle y bailar una pieza con la música que IUN escoja.

30 años después
Eduardo García serrano minutodigital 25 Junio 2007

España, 30 años después de las primeras elecciones democráticas, es hoy un país más opulento y con más calidad material de vida que hace seis lustros. ¡Pues claro!. Tan claro como que en 1975 se vivía mejor que en 1945. Si, a fecha de hoy, los españoles viviésemos no ya peor, sino igual que hace 30 años, España sería hoy un "corralito" argentino.

Que hoy se vive materialmente mejor que hace 30 años es indudable, pero no lo es todo aunque periodistas e intelectuales, ése puñado de serviles plañideras o de alegres palmeros, según quien pague, se empeñe en jalear ésa obviedad para ocultar otra evidencia: son los hombres los que hacen fuerte a una nación y no el oro.

En España hoy, 30 años después de las primeras elecciones democráticas, la relación entre el ciudadano y la Patria se ha destruído hasta tal punto que el español de hoy no venera nada excepto el propio statu quo. Nadie tiene hoy en España un propósito mayor que su propio yo, entendiendo como tal todo lo comprendido entre mi ombligo y la bandera de mi pueblo o, como mucho, de mi comunidad autónoma.

Hace 30 años los poderosos y los intelectuales bajaron cobardemente la cabeza ante los separatistas y se negaron a servir a España con alegría y sin complejos para adular a sus enemigos separatistas que ahora, 30 años después, les ponen un grillete al cuello para que sigan fomentando y fortaleciendo los destructivos elementos centrífugos que han convertido a España en una reliquia, porque la Historia ha confiscado su herencia y está condenada a extinguirse en unos pocos años más.

Ese grillete lo llevan el PP y el PSOE, tan perdidos en el ritual del consenso con los separatistas que crean la democracia a su propia imagen mezquina, desmembrando poco a poco un conglomerado de entidades separadas que carecen del sentido de la lealtad hacia la Patria y por supuesto, hacia la autoridad central del Estado.

Cuánta corrupción y debilidad se esconden tras esa fachada de opulencia, prosperidad y solidaridad en la que se refugian los españoles de hoy. Qué nociva ha sido su influencia y qué frágil se poder. Vivimos en la plácida y confiada decadencia de la Nación, de la Patria y del Estado y somos, ¡eso sí! un pueblo divertido y maleducado, encantador y satisfecho.........un pueblo sin la menor importancia.

Toda generación paga los errores de la anterior, por eso la España de hoy no es más quela eyaculación nocturna de un separatista con cuatro votos y dos cómplices, el PP y el PSOE

Uno de los nuestros
Javier Bleda minutodigital 25 Junio 2007

Santiago Carrillo, aturdido por tanta predisposición, llegó a creer que Adolfo Suárez formaba parte íntima de aquella fórmula política que quedó archivada tras la derrota en la Guerra Civil y que ahora, con el resurgir de una Constitución con apariencia de libertaria, veía de nuevo la luz en su versión de partido legalizado. Atónito porque el que fuera máximo representante del Movimiento, segundo en el escalafón después de aquél otro generalísimo que había dejado solo a José Antonio frente a las balas de los camaradas de Carrillo, fuera ahora su benefactor, no dudó en decir: “Suárez es uno de los nuestros”, frase arquetípica de las familias mafiosas que demuestra una vinculación tan fuerte como los lazos de sangre.

Suárez entonces, como lamentablemente ahora, ya sufría importantes lagunas en su memoria que le impedían saber quién había sido y qué había jurado, aunque este proceso bien podía venirle dado por mimetismo con el que ya fuera Rey, al cual le pasó exactamente lo mismo, es decir, otro de los suyos por olvido y omisión. Y es que no está mal que las personas evolucionen hacia pensamientos más avanzados, faltaba más, es una constante evolutiva de la Humanidad, pero nunca se puede evolucionar traicionando, sino buscando una mejora que, por la forma de hacerlo, los entonces legalizados magnificaron convirtiendo en victoria lo que hasta ese momento había sido derrota.

El hombre de la chaqueta blanca, ahora hombre de la surrealista y real orden de caballeros del Toisón de Oro, puede ser muy digno de encomio para quienes piensen que la democracia era y es la solución a todos los males, pero esa teórica solución nació viciada por la forma, por las formas y por quienes, como el toisonado duque, manipularon la realidad amparados por una suerte de espíritu de revancha hacia sus propias convicciones.

Y ahora, tantos años después, aquellos que fueron restablecidos por Suárez el magnífico, unos todavía con hoces y martillos, otros con rosa en el puño, es lo mismo, hacen que la famosa frase de Carrillo tome una inusitada forma de actualidad. Son los terroristas, los que quieren partir España, los que tienen atemorizados a sus propios vecinos, los que entonan: “Zapatero es uno de los nuestros”. Nadie como él ha sabido recomponer sus alas rotas, reubicarles en la más rabiosa actualidad y ponerlos al frente de una maquinaria, esa que ofrece la mencionada democracia, hasta el punto de hacerse valedor, tal vez algún día, de otro Toisón de Oro, como el otorgado a su compañero de familia por el padrino de semejante bufonada.

Cuando es la mafia, o sus más entrañables conceptos, quien maneja y manipula nuestras vidas, las de nuestro país, no queda más remedio que rebelarse y luchar. Hay quien piensa que rebelarse es votar a los contrarios como forma de castigo. Craso error, rebelarse es volver a recordar que, si hay que luchar, se luchará. Rebelarse es combatir por unos ideales y la propia identidad, si nos la quitan no seremos nadie. Y rebelarse, por último, es decir basta a quien se hace pasar por comandante supremo y permite, a sabiendas, que ocurra lo que está ocurriendo.

Muerte en El Líbano
EDITORIAL Libertad Digital 25 Junio 2007

Nos llegan desde El Líbano las peores noticias. Las últimas apuntan a la muerte de seis soldados españoles como consecuencia de un ataque contra nuestras tropas, desplegadas en el área. El ministro de Defensa, José Antonio Alonso, ha comparecido con prontitud ante la opinión pública y ha aclarado (aunque sin ofrecer mayores detalles) que se trata de un ataque premeditado contra nuestro ejército, que actuaba en la zona bajo el manto de Naciones Unidas.

El primer pensamiento que albergamos es para las víctimas del ataque, y para sus familiares y amigos, que estarán embargados por el duelo por los seres queridos, muertos en tierra extraña, y que no volverán a casa con vida. Murieron cumpliendo con su deber, y sabiendo que con la presencia del destacamento militar español, estaban contribuyendo a la pacificación de un área especialmente conflictiva del mundo. No queremos dejar pasar la ocasión para mostrar nuestra solidaridad con el resto de tropas desplegadas en El Líbano, así como en otras áreas del mundo que están viendo un conflicto armado y en las que el Ejército Español tiene presencia.

Por lo que se refiere al Gobierno, sólo cabe esperar a ver cuál será, en esta ocasión, la reacción que adopte tras el ataque a nuestras tropas. Lo más urgente es que adopte cuantas medidas sean necesarias y convenientes para asegurar la seguridad de nuestras tropas en el área. Pero también hay que exigirle que ofrezca una explicación cumplida y veraz de las circunstancias del ataque, premeditado, como ha declarado el ministro, contra nuestros soldados. Está aún muy vivo el recuerdo de las versiones contradictorias y oscuras que el anterior titular del Ministerio ofreció sobre el derribo del Cougar que resultó en la muerte de 17 miembros de nuestro Ejército.

También cabe preguntarse qué significación dará el Gobierno de Zapatero a este ataque. Es claramente un acto de guerra en un enconado enfrentamiento bélico. Zapatero ha preferido cubrir esta realidad, que nos recuerdan las trágicas muertes de nuestros soldados, llamándolo “misión de paz”. Pero sólo en el mundo de Alicia en que vive nuestro presidente se puede cambiar la realidad por las palabras. Nuestro Ejército está presente, asimismo, en Afganistán, Kosovo y Bosnia, y nosotros siempre hemos mostrado apoyo a la participación de nuestras tropas en estas misiones internacionales. Pero no se compadecen con el Gobierno autodenominado pacifista y que nos sacó del esfuerzo aliado para pacificar Irak, de mala manera y sin contar con nuestros aliados. Una contradicción que ya comprobamos cuando este Gobierno con infinitas ansias de paz no tuvo reparo en vender armas al expansionista régimen de Venezuela. Esperemos que en esta ocasión no intente vestir nuestra presencia militar en el exterior de lo que no es.

ASIGNATURA POLÉMICA
Varios colegios gallegos alientan la objeción a la asignatura de Ciudadanía
La polémica se retrasará en Galicia un año, ya que la materia no se implantará el próximo curso
Treinta y cinco alumnos del Cristo Rey de Ferrol han presentado una impugnación
Natalia Bore, Madrid La Voz 25 Junio 2007

La Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos se ha convertido en sinónimo de polémica. La asignatura, recogida en la Ley Orgánica de Educación (LOE) como obligatoria, se ha encontrado con una férrea oposición por parte de la Conferencia Episcopal Española (CEE), que la critica aduciendo una intolerable invasión del Estado en el campo de la formación de la conciencia, algo que el Ministerio niega, matizando que la materia no invade ningún ámbito privado, «sino que crea las condiciones necesarias para que el conjunto de ámbitos privados existentes puedan convivir entre sí».

Pero la batalla entre obispos y Gobierno se recrudece, ya que los primeros alientan a padres de alumnos y a centros escolares a oponerse la asignatura «con todos los medios legítimos para ello», incluyendo la objeción de conciencia, medida que parece estar multiplicándose. Uno de los casos más recientes está en el colegio ferrolano Cristo Rey, donde esta semana un grupo de 35 padres de alumnos objetaron de forma conjunta a la polémica materia.

Desde Internet se aviva la polémica. La página del colectivo Hazte Oír, www.hazteoir.org, incluye un mapa en el que localiza los centros que «promueven, o al menos, facilitan la objeción» (marcados en verde), los que «no ponen trabas a los objetores» (en amarillo) y los que «pretenden impedir el ejercicio de ese derecho» (en rojo). Los colegios ferrolanos Cristo Rey e Isaac Peral y el vigués Las Acacias figuran en amarillo, mientras que en verde lo hacen el colegio San José, de Lugo, y el Cabo da Area, de Laxe.

Pese a la polvareda que se está levantando en torno a la materia, lo cierto es que no comenzará a impartirse en los centros gallegos hasta el curso 2008/09, en el que se dará como asignatura obligatoria en 6.º de Primaria y en 2.º de ESO. El motivo no es otro que la elección de las propias comunidades autónomas del calendario de implantación que marca la LOE: y el próximo curso únicamente deberá darse en 1.º y 3.º de ESO.

CATALUÑA | ESTATUTO DE AUTONOMÍA
Cuatro millones de firmas contra el “estaut” para nada
Después de que Rajoy haya anunciado en una entrevista publicada por La Vanguardia que acatará lo que diga el Tribunal Constitucional sobre el estatuto catalán y que por tanto, cuando llegue al poder, no habrá que esperar iniciativa legislativa alguna ni referendum para deshacer lo mal hecho por Zapatero
minutodigital.com 25 Junio 2007

Muchas de las personas que participaron en la campaña de recogidas de firmas del PP en contra del estatut de Cataluña se preguntan para qué se hizo aquella campaña si las intenciones de oposición del PP se limitaban a la interposición del corresponderte recurso de inconstitucionalidad.

Deberemos buscar la explicación en los evidentes acercamientos del PP a CiU, que de momento se han materializado en el acuerdo en la Diputación de Tarragona, y que sin duda tantean el apoyo de CiU de cara a las próximas elecciones generales, en las que todo apunta a una ajustada victoria de los populares, que precisará de un nuevo del concierto con los nacionalistas para lograr un pacto de gobernabilidad.

Y el presidente de CiU, Artur Mas, no esta dispuesto a abdicar del estatut. Ha propuesto nada más y nada menos que el pueblo de Cataluña sea "llamado a consulta" si el Tribunal Constitucional (TC) recorta el Estatut, "Si el Estatut que aprobó el pueblo de Cataluña en referéndum es alterado, desdibujado, desfigurado o rebajado, el pueblo de Cataluña debe ser llamado a consulta otra vez", ha dicho Mas en declaraciones a TV3, preparando el terreno para que el PP pueda presentar como éxito que los nacionalistas acaten la decisión del TC y Rajoy olvide aquello del referendum y el lema “Todos tenemos derecho a opinar” o lo que Acebes decía “Que Cataluña sea una nación nos afecta a todos los españoles”.

Si añadimos que el presidente del PP catalán, Josep Piqué, ha pactado con ERC en algunos municipios de Cataluña como Roquetes de Mar, Montroig del Camp y Palau Solità i Plegamans, no es de extrañar que muchas de las personas que firmaron a favor del referéndum nacional para defender la unidad de España y no para aupar a Rajoy a La Moncloa, se sientan lisa y llanamente defraudadas y engañadas.

Objetar o vigilar, ese es el dilema en Ciudadanía
POR M. ASENJO / J. BASTANTE ABC 25 Junio 2007

MADRID. Cinco millones de alumnos de Educación Primaria, Secundaria y Bachillerato, más de un millón y medio de ellos escolarizados en centros privados y concertados, iniciarán en septiembre próximo el curso en que, parcialmente, se implantará la discutida asignatura de Educación para la Ciudadanía.

Desde el 16 de marzo pasado, al menos 7.000 familias, según Profesionales por la Ética -una de las organizaciones promotoras de la iniciativa- han recurrido a la objeción de conciencia para evitar que sus hijos cursen la nueva materia. A éstas objeciones, «hay que sumar aquellas que se están dando pero que no se hacen públicas», asegura Leonor Tamayo, portavoz de Profesionales por la Ética y primera madre que planteó la objeción de conciencia en la Comunidad de Madrid.

Todas las comunidades
Las cifras, con ser importantes, no resultan tan espectaculares como en un principio se esperaba. Los datos suministrados por las asociaciones en pro de la objeción de conciencia (la mencionada Profesionales por la Ética, la plataforma HazteOir, el Foro Español de la Familia, el Instituto de Política Familiar o la confederación católica de padres Concapa, entre otras), reflejan que «se han producido objeciones en todas las comunidades autónomas, aunque no en todas las provincias».
Los datos ofrecidos deparan que las provincias con mayor número de objeciones son Madrid (1.800), Toledo (1.500), Andalucía (600) y Murcia (unas 500). Destaca la afluencia masiva producida en algunas localidades como Lucena (Córdoba), donde se registraron 300 al mismo tiempo, o Cieza (Murcia), con 170 objeciones en un mismo acto.

La historia comenzó hace ahora un año, cuando aparecieron los borradores de los contenidos de la nueva asignatura. Los grupos más beligerantes con la Ley Orgánica de Educación (LOE) iniciaron una lucha contra Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos (nombre completo de la disciplina) que, lejos de desvanecerse, cobra cada día más dureza. Su punto álgido puede derivar en un otoño caliente en la escuela, objetivo que no ocultan las organizaciones que promueven las campañas contra la naciente disciplina. Mientras, intentan concitar el mayor número posible de objeciones para fortalecer la resistencia a la asignatura.

Leonor Tamayo considera que «se dan más casos de objeciones en pueblos que en ciudades». La inmensa mayoría de las presentadas lo han sido por iniciativa de los padres. Los alumnos mayores de 16 años pueden hacerlo por sí mismos, pero apenas 120 han utilizado este recursos para rechazar la asignatura. La primera en utilizar la fórmula de oposición a Ciudadanía fue Blanca María Díez Ponce, una estudiante de 16 años, de Madrid.

Los impulsores de esta iniciativa consideran que la objeción de conciencia es un derecho constitucional, ratificado por diferentes sentencias.

«No para mis hijos»
En este contexto, Samuel y Carmen han protagonizado uno de los últimos casos conocidos de objeción de conciencia, que encierra la singularidad de ser el primero de las islas Canarias.

Este matrimonio, con cuatro hijos en edad escolar -los chicos cursarán el próximo año 6º de Primaria, 2º, 3º y 4º de ESO- han decidido objetar «porque Educación para la Ciudadanía, tal y como está planteada en sus contenidos, objetivos, materiales de apoyo y forma de evaluación, tiene evidentemente como pretensión que el Estado suplante a los padres como primeros responsables de la configuración de la conciencia moral de los hijos».

Los primeros objetores canarios -él licenciado en Filosofía y ella doctora en Farmacia-, cuyos hijos acuden a un colegio de ideario católico, indican que «bajo el discurso de la tolerancia, el diálogo, el respeto a las diferencias... se encuentra un proyecto ideológico que impone desde el Estado el relativismo moral, el positivismo jurídico, la ideología de género y el laicismo que pretende arrinconar nuestras convicciones religiosas en la sala de estar de casa».

Aun en el caso de que el centro lograse adaptar la asignatura a su ideario, Carmen sostiene que continuaría a favor de la objeción, dado que «las consecuencias de impartir esta materia se notarán en toda la sociedad. Y en esa misma sociedad es en la que crecerán nuestros hijos. Y que el Estado tenga la responsabilidad de la educación moral de mis hijos, además de ser ilegal, es inaceptable», concluye.

Otros padres permitirán que sus hijos cursen Educación para la Ciudadanía aunque estarán vigilantes.

Pilar Ramírez forma parte de la Asociación de Padres de Alumnos (APA) de un colegio público de Madrid. De sus tres hijos, sólo la menor está en edad escolar y el próximo curso estudiará 2º de ESO. No objetará porque considera que «vivimos en una sociedad donde hay que enseñar valores éticos y democráticos». Además «no tengo razones -dice- para oponerme a los contenidos de la asignatura, no los veo mal».

Pilar resalta, no obstante, la necesidad de una estrecha relación entre la familia y el centro educativo para, como en el resto de las materias, hacer un seguimiento de los contenidos y de los profesores que los imparten. «Me entristece -asegura- que no se valore el que los alumnos se formen en la autoestima, el diálogo, la tolerancia o en el respeto a los demás, que conozcan el proceso de las sociedades democráticas o el devenir de las instituciones».

En esta polémica, las escuelas católicas, sus dirigentes, salen malparados. porque no se han sumado a la campaña por la objeción y reciben duros críticas de las organizaciones promotoras de la misma.

David Rasero, director del Colegio de la Sagrada Familia de Madrid, un centro con más de 2.000 alumnos, califica la asignatura de «innecesaria». Sin embargo, «una vez aprobada la ley, tenemos obligación de darla». Reconoce también el derecho inalienable de los padres a la educación de sus hijos y señala que los colegio son «delegados» de ellos. «Nos han confiado a sus hijos para que los eduquemos por delegación porque saben que tenemos un ideario que se ajusta a sus convicciones».

Cómo y quién la imparte
Para Rasero, «la clave está en el modo de impartir los contenidos y en quien lo haga». Es decir, «hemos de tener la posibilidad -y la tenemos porque hay varios libros en el mercado acordes con el ideario propio de nuestros centros- de elegir los textos adecuados». Asimismo, nadie nos debe imponer el profesorado que impartirá la asignatura y que debemos elegir de acuerdo con su titulación y formar adecuadamente». En definitiva, «el objetivo es garantizar el derecho de los padres a que sus hijos reciban la formación que han elegido para ellos. Y estamos en condiciones de garantizarlo, porque se nos ha reconocido la posibilidad de adaptar la asignatura al ideario del centro».

El Episcopado también se muestra inquieto con las consecuencias de las enseñanzas que se encierran en la controvertida materia y ha advertido reiteradamente de sus riesgos. El pasado jueves la Conferencia Episcopal reclamó la necesidad de luchar «con todos los medios legítimos» contra «una asignatura inaceptable, tanto en la forma como en el fondo». Pero, los responsables episcopales se cuidaron de citar expresamente la objeción de conciencia.

Como adelantó ABC, el Episcopado se muestra con cautela ante esta posibilidad. Así, la nota final de la última Comisión Permanente de la Iglesia española reconocía que «los medios concretos de actuación de los que disponen los padres y los centros educativos son diversos». Y continuaba: «No hemos querido ni queremos mencionar ninguno en particular».

Los cardenales de Madrid y Toledo (Antonio María Rouco y Antonio Cañizares) y los obispos de Córdoba (Juan José Asenjo) y Valencia (Agustín García-Gasco), entre otros, han apoyado expresamente la objeción de conciencia y han animado a los padres a utilizarla. En otros casos no se ha producido el apoyo explícito.

Unas 7.000 familias han recurrido a la objeción de conciencia para impedir que sus hijos cursen la asignatura de Educación para la Ciudadanía, obligatoria según la LOE. Otras optan por vigilar los contenidos
Recortes de Prensa   Página Inicial