AGLI

Recortes de Prensa     Lunes 16 Julio   2007

Crisis nacionalistas
Editorial HERALDO DE ARAGÓN 16 Julio 2007

Andan revolucionados los nacionalismos. El espaldarazo que Zapatero ha dado a estas formaciones, su imprevisto protagonismo gracias a los pactos que les ofreció en bandeja, parece que no han servido para estabilizarlos, tal vez porque alcanzar el poder de modo artificial los ha llevado a una inevitable crisis de identidad o de mero crecimiento. No de otra manera podemos entender las diferencias y aun las rebeldías que se observan en ERC y PNV. Puigcercós marca distancias con su superior, Carod, y además le hace un corte de mangas a Zapatero diciendo lo que, en realidad, siempre ha defendido, que el régimen autonómico ha tocado techo y que hay que ir lisa y llanamente al independentismo. Por su parte, el presidente del PNV, Imaz, en una deriva más sensata de su nacionalismo, le dice al lendakari Ibarretxe que su consulta sobre el futuro de Euskadi es improcedente, y una baza para que ETA, si no se alcanza acuerdo con el Estado, puede seguir "justificando" su existencia y sus acciones terroristas. Imaz, con un pragmatismo del que Ibarretxe carece, sabe los riesgos de esa consulta, que en vez de conseguir pacificar el País Vasco lo pondría sobre ascuas en momentos en que ETA, fortalecida por la torpe política de Zapatero, se haya inflamada de nuevo. Habrá que ver si estas crisis nacionalistas tienen consecuencias o se quedan en pasajeras tormentas veraniegas.

La Agencia Tributaria de Cataluña como síntoma
Luis de Velasco Estrella Digital 16 Julio 2007

Dos declaraciones importantes ayudan a situar la recién aprobada ley en el Parlamento catalán que establece la Agencia Tributaria propia. El consejero de Hacienda, Castells, del PSC, manifestó que “lo aprobado va más allá del Estatut”. El vicepresidente Solbes señaló su respeto por lo aprobado añadiendo, “pero tengo que cumplir lo que se ha aprobado en el Parlamento español”. Lo primero se sitúa en la estela de las declaraciones de políticos catalanes tras la aprobación del Estatut cuando insistieron en que era el comienzo para nuevas reivindicaciones. Lo segundo parece un reconocimiento implícito de lo opuesto de ambas normas. Pero, después de esto, el Gobierno no hará nada, podemos estar seguros.

El Parlament ha aprobado, con acuerdo sociovergente entusiasta, esta norma, cuando aún esta pendiente la decisión del Tribunal Constitucional sobre la constitucionalidad del Estatut. Está claro que hay un doble objetivo. Primero, presionar al Tribunal con hechos consumados. Segundo, combatir la política de freno echado por algunos ministerios en Madrid que, con buen criterio, tratan de discutir y ralentizar la aplicación del mismo, conscientes los altos funcionarios de la gravedad de estos temas y su impacto en el vaciamiento del Estado central con sus secuelas de ineficacia y desigualdad. Quizá más de un ministro no quiere pasar a la historia entre los responsables del desaguisado.

La gravedad de lo aprobado va más allá de su propia trascendencia, que es mucha pues se trata de dineros, de la Hacienda, una de las irrenunciables señas de identidad de todo Estado. Es grave, además, como síntoma y prueba de una carrera en la que ya participan todos los gobiernos autonómicos, sean del signo político que sean. No sólo en el campo hacendístico sino en otros absolutamente claves como el de la lengua y la educación (se reactiva y amplifica la “inmersión” del catalán, comienza en septiembre la del euskera y se anuncia la del gallego) o en declaraciones pintorescas pero sintomáticas como las recientes de varios nuevos consejeros en Baleares, aupados por los socialistas.

No es fácil hacer un balance del Estado de las Autonomías, pues los juicios de valor impregnan cualquier conclusión. Pero, sobre todo a partir de la aprobación reciente del Estatut, está claro que si ese balance “ha sido” (en pasado) hasta ahora beneficioso, a partir de ahí se está trasformando en su contrario, en algo muy perjudicial. El vaciamiento del Estado, ese convertirlo en “residual” como acertadamente diagnosticó uno de su responsables más directos, Maragall, tiene altísimos costes de todo tipo que gravan a todos los ciudadanos. Es hora no sólo de echar el freno sino de volver marcha atrás lo que, en algunos temas, es relativamente sencillo jurídicamente aunque los obstáculos políticos, por el objetivo de todos los nacionalistas o asimilados de alcanzar o mantener sus parcelas de poder, son formidables.

Toda construcción federal, véase por ejemplo el caso de Estados Unidos, se basa en la lealtad al Estado de todas las partes como requisito imprescindible. Eso aquí no existe y es lo que exige medidas drásticas y rápidas. Para empezar, una decisión del Tribunal Constitucional, campo de batallas de todo tipo, incluso jurídicas. Pero eso no exime a los dos principales partidos de su enorme responsabilidad al no ponerse de acuerdo para encarar seriamente y con responsabilidad histórica este tema. Inmediatamente después de la aprobación por el Parlamento del Estatuto catalán, un ministro escribió un artículo cuya tesis era ¿ven ustedes cómo España no se rompe a pesar de esa aprobación? Por supuesto que las cosas no se rompen inmediatamente sino que lo van haciendo, como iremos viendo si alguien no lo remedia, cuando esa y otras normas (y muchas prácticas administrativas) se van aplicando a lo largo del tiempo.

Uno recuerda aquella situación de la orquesta del Titanic que seguía tocando en cubierta mientras el barco se iba hundiendo…

Agencia Tributaria
Todo para Cataluña
Emilio J. González Libertad Digital 16 Julio 2007

La creación de la Agencia Tributaria catalana supone, por el momento, el último eslabón de una absurda cadena de acontecimientos encaminada a desequilibrar y sesgar las relaciones económicas entre Cataluña y el resto de España a favor de la primera. Desde que Zapatero llegó al poder, todo han sido cesiones y concesiones económicas que, además de empezar a romper la unidad de mercado, establecen un modelo de relaciones desiguales entre las distintas comunidades autónomas.

Cataluña quiere su propia agencia tributaria para gestionar sus impuestos, lo que supone un doble problema. Por un lado, se rompe uno de los elementos básicos de la unidad del mercado español justo en unos momentos en los que, a nivel de la Unión Europea, se pretende avanzar hacia un mercado unificado a escala continental. Por otro, no hay que olvidar que Cataluña es la región que concentra un mayor fraude fiscal, lo que abre las puertas a que la nueva administración catalana se concentre en que el fraude no le afecte a ella y sean los ingresos estatales quienes tengan que asumir las consecuencias. Eso es, al menos, lo que piensan los inspectores de Hacienda, que de esto de lucha contra el fraude saben, y mucho.

La hacienda catalana tiene un problema de fondo, y es que de un tiempo a esta parte viene recaudando menos recursos de lo que esperaba, debido tanto a que su economía ha dejado de ser la más dinámica de España como a que, silenciosamente y de forma paulatina pero firme, las empresas están marchándose de allí para instalarse en otros lugares de España donde no hay problemas con la inmersión lingüística ni inseguridades relacionadas con una posible separación en el futuro de Cataluña del resto del país.

La política adoptada por el tripartito desde que llegó al poder en 2003 está sembrando la desconfianza de los empresarios hacia el Gobierno catalán y eso, al final, se nota en su recaudación tributaria, que crece menos de lo previsto hasta el punto de que el 10% del presupuesto autonómico procede del fondo de suficiencia, esos recursos que aporta el Estado y las autonomías que recaudan más –fundamentalmente Madrid– para compensar a los Ejecutivos regionales por posibles pérdidas de recaudación como consecuencia del actual sistema de financiación autonómica. En este contexto, la creación de la agencia tributaria catalana hace pensar en una estrategia para cerrar ese déficit de recaudación a costa de los ingresos que la región tiene que aportar al presupuesto estatal.

De esta forma, en la creación de la agencia tributaria catalana se combinan elementos presupuestarios –el mayor gasto público por persona de España en contraposición con unos ingresos que no evolucionan como desearía la Generalitat– con factores políticos destinados a que Cataluña tenga una independencia económica cada vez mayor. Así se explican cosas como la OPA de Gas Natural por Endesa, la obligación bajo amenaza de sanción para las empresas de rotular y etiquetar en catalán, la reducción de las aportaciones de Cataluña al presupuesto del Estado fijadas en el nuevo estatuto, etc. Y todo ello bajo la fórmula de un federalismo asimétrico, aceptado por Zapatero, que establece relaciones desiguales con el resto de España. La política del presidente en este ámbito, por tanto, se puede resumir en tres palabras: todo para Cataluña.

Izquierda liberal
Las mentiras de Daniel Sirera
Antonio Robles Libertad Digital 16 Julio 2007

Querido Daniel, no basta con llamar mentiroso al otro para que el otro lo sea; es preciso demostrarlo. Repasemos tu mosaico.

Efectivamente, el señor Santiago del PP había incluido una enmienda al artículo 23. En ningún caso he sostenido que Ciudadanos se opusiera "en solitario" al apartado 3 del artículo 23 de la Ley de la Corporación catalana de Medios audiovisuales donde se consagra al catalán como único idioma de TV3 y Cataluña Radio, sino que, cuando yo me opuse a él, "el Partido Popular optó por pedir que se retirara del redactado". "Nuevamente me opuse", decía, porque "si se retiraba el artículo y no se hacía mención a la lengua, se aplicarían tanto la Ley de política lingüística como el Estatuto, en especial el artículo 6.1 donde consagra al catalán como la lengua propia de Cataluña e institucionaliza su uso como única lengua". Con lo cual, el PP lo único que hacía era taparse los ojos como los niños para hacerse invisible y no molestar. Apúntate una mentira, pero a tu favor.

"No logro entender que Ciutadans critique que el PPC haya llevado esta ley al Consejo Consultivo de la Generalidad", barrunta Daniel Sisera. ¿De dónde saca Ciutadans al PP por llevar la ley al Consell Consultiu? Al contrario, me parece un acierto, de hecho, de haber tenido los suficientes parlamentarios lo hubiéramos hecho nosotros hace meses, pero se hace con luz y taquígrafos, con lealtad, no dejando que el resto de grupos parlamentarios lleguen al acuerdo de llevar la proposición de ley al Parlamento y, al final, el más educado del grupo rompa el pacto. O sea, tu compañero de partido. (Aunque supongo que no ha sido él, que es una bellísima persona, sino la táctica del partido en el tiempo de descuento.) Podía haber hecho lo mismo desde el principio y no nos hubiera hecho perder el tiempo. Es eso lo que critico. Apúntate dos, también a tu favor. Mentiras, me refiero.

¿Quién ha dicho que presentar una iniciativa legislativa en el Parlamento para erradicar las sanciones lingüísticas... sea radical? Lee bien, contextualiza mejor y sé decente. Durante la etapa de Piqué, el PPC se había vuelto dulce con la política lingüística de la Generalitat y de pronto se radicaliza ("se vuelve de pronto radical", digo) a causa del desparpajo de Ciudadanos y se vuelve radical, el partido, me refiero, respecto a su etapa anterior. En ningún caso digo que sea radical pedir que no se multe por rotular en castellano o que los niños puedan estudiar en esta lengua. Tiene tan poco sentido decir tal cosa de mí, que basta ver mis intervenciones en el Parlamento o leer mis artículos para que te apresures a apuntarte otra mentira. Y van tres.

¿Cómo te atreves a decir que mientras el PPC trabaja en defensa de la libertad, nosotros nos quedamos en casa? ¿A quién vas a engañar? Y como no quiero sacarte del mismo párrafo dos mentiras, sigo con la siguiente: ¿Cómo que no hemos presentado enmiendas a los presupuestos de la Generalitat? Apúntate una más, la cuarta.

"Hoy los Ciudadanos vuelven a alinearse con socialistas, independentistas y comunistas contra el PP". No lo argumento: además de mentira, la quinta, es una chorrada.

¿Quién ha anunciado que de aquí a tres años me retiro de la política? Mientes de nuevo, lo que yo he dicho es que la sala de máquinas (eso que vosotros llamáis cocina) de la política no me gusta. Por eso no me presenté a la reelección en el Congreso de mi partido. Preferí quedarme completamente al margen. Lo había anunciado con antelación. Eso no es retirarse de la política, es optar por coherencia a menesteres que, hoy por hoy, me atraen más. El tiempo proveerá si vuelvo o no a las primeras filas de la dirección. ¿Tanto estorba al PPC mi presencia? Apúntate la sexta mentira.

Dices: "Os encierran en el Parlamento pero no te vi recibiendo las firmas de los 50.000 catalanes y catalanas que firmaron la iniciativa legislativa popular para que los padres puedan escolarizar a sus hijos en su lengua materna". Tienes razón, porque mientras tú esperabas como un señorito en las alfombras del Parlamento, yo, como tantos otros, me tiré meses recogiendo esas firmas en la calle. Una más y ya van siete.

Pero la peor de las mentiras, y la octava, es la voluntad de engañar a sabiendas que lo haces y asegurar que Ciudadanos miente (Las mentiras de Ciudadanos, titulas). Mira no, en todo caso las mías, que era yo quien firmaba el artículo, pero claro, lo que a ti y a Fernández Díaz os da miedo es Ciudadanos y a por él vais.

Sin embargo, para que salgas de dudas, aseguro sin reparos que el Partido Popular de Cataluña está tomando iniciativas en esta legislatura en materia lingüística que no las había tomado desde la decapitación de Alejo Vidal Quadras. Lo celebro y os felicito. Yo estoy seguro de que es por la presencia de Ciudadanos, como lo crees tú y, lo reconocerías aquí si no fuera porque esos riesgos electorales no pueden hacerlos los que viven profesionalmente de la política. Pero es evidente que el discurso lingüístico de Ciutadans os han obligado a decir ahora lo que nosotros ya hemos dicho hace mucho tiempo y seguimos insistiendo sin complejos. El último ejemplo es el artículo que publicaste el sábado, 14 de julio de 2007 en El Mundo bajo el título En defensa del castellano. Jamás te hubieran dejado hacerlo sin la presencia de Ciudadanos en el Parlament. Te quiero hacer publicidad, porque más vale tarde que nunca. Y me da lo mismo que las buenas ideas las defienda un partido distinto al mío; si son buenas, Ciudadanos las apoya. Y si os volvéis a dormir, ahí estaremos, denunciando los concubinatos. ¿Me entiendes ya? Una sugerencia: ¿por qué no hacéis alguna intervención en castellano?
¿Dónde están mis mentiras? Tú has construido un artículo con ocho, lo que no está mal para no haber asistido ni a una sola de las sesiones de las ponencias de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales donde se fraguó el contenido de mi artículo primero y de las cuales hablas con tanto desparpajo. Clarividente.
antoniorobles1789@hotmail.com

Enxiemplo de la Babel hispana
Fray Josepho Libertad Digital 16 Julio 2007

Fray Josepho ha vuelto a experimentar uno de esos extraños trances durante los cuales se siente poseído por el espíritu de un fraile medieval que le dicta en cuaderna vía peculiares historias del remoto pasado. En este caso, el misterioso rapto tuvo lugar en Toledo, donde el fraile se dirigió a los participantes en un simposio de la Federación de Asociaciones de Profesores de Español. Reproducimos estas estrofas, por su interés filológico y paranormal.

Grado a Santo Tomás, venerable e beato,
que de universidades e de bachillerato
es el santo patrono, e faremos acato
maguer los mandamases le dan mucho maltrato.

Si el d’Aquino me adjuva, contar he la desdicha
que sucede en Hispania, do el poder se encapricha
en maltratar la lengua, tanto escripta cual dicha.
Empeçar he, si un lío non me fago en la picha.

El romançe de Hispania más común de la xente,
en que se comunican el de acá et el de enfrente,
el sabidor juicioso al egual que’l nesçiente,
este es el castellano, al menos, al presente.

Tant’es el castellano común en Çeltiberia
que maguer que del çentro, se fabla en periferia,
e lo emplea el que es rico commo el que ha laçeria,
e siempre ennos estudios s’assigna qual materia.

Otrora el castellano llamábase español,
e dentro en sus dominios non se ponía el sol,
mas arribó un buen día un tal Jordi Pujol
e dixo: al castellano hay que poner control.

Tened presente, amicos, que d’un tiempo a esta parte
ya el noble castellano non es un estandarte,
e muchos lo denigran e lo dexan aparte,
et en muchas regiones quasi ya ni se imparte.

Sabet que en Catalonia, condado de Aragón,
el romanz de Castiella soffre desatençión,
abandono, descrédito, vilipendio e baldón,
e a los que lo fablaren les façen inmersión.

Non pueden castellano estudiar los infantes,
ca diçen que era lengua que se aprendía enantes,
et agora es idioma de vagos e maleantes,
e de xarnegos tachan a todos sus fablantes.

Otrosí en essas ínsulas que diçen Baleares,
do fablan paresçidos romançes familiares,
impedir han agora de guisas similares
que en romanz castellano te eduques e prepares.

Et travesando el piélago, unas leguas acá,
el reino de Valençia, que quasi enfrent’está
el romanz castellano muy poquiello se da,
ca priman la su fabla, que llaman valençiá.

Et en el Finis Terrae, do s’encuentra Galiçia,
cuia lengua el rey Sabio escribió con periçia
agora el castellano allí non se propiçia,
e grand sabeduría ansí se desperdiçia.

Et çerca, ennas Asturias, foméntase ya el bable,
e maguer toda vía non es inexcusable,
quiçab en unos años pudiera ser probable
que el romanz de Castiella mucho menos se fable.

Et essas industriosas provinçias Vascongadas,
las quales nunqua fueron mui bien romaniçadas,
de castellán-fablantes están abarrotadas,
maguer diçen que tienen que ser “normaliçadas”.

Por ende en Vascongadas la classe se efectúa
en rara jerigonza que le llaman batúa,
et si non la quisieres, pues fuye et evacúa,
ca agredir al reaçio por allí se habitúa.

Et enna Extremadura chamullan el castúo,
maguer en las escuelas aún no lo sitúo,
mas dadles presupuesto –lo qual non insinúo–
et cambiar ha, sin dubda, aqueste statu quo.

El panocho es la jerga de Murçia, la huertana,
do las gentes s’expresan commo les da la gana,
mas hogaño dan classes en lengua castellana,
quiçab las stultiçias esperan a mañana.

Et allá en Aragón inventaron la fabla,
enna qual quasi nadie conversaçión entabla,
mas por obra del diablo –o quiçab de la diabla–
accabar han poniéndola en classe a raxa tabla.

Ennas islas atlánticas, dichas Afortunadas,
quieren fablar el guanche, e más xilipolladas,
et non fallarás forma que d’esso los disuadas
ca todas las sandeçes están subvençionadas.

Enna tierra del Sur de nomme Andaluçía
non hay lengua vernácula, al menos toda vía,
mas ya hay quienes pretenden distinta ortographía
et quiçab que fablemos en torpe algarabía.

En Castiella-La Mancha, que antes era la Nueva
al egual que en la Vieja tal veç alguien promueva
alguna jerigonza commo agora se lleva…
¡Espero, de momento, que non caiga la breva!

Et allá en Magerit, do se encuentra la Corte,
que está, dende Toledo, un poquiello hacia el Norte,
non semeja que hoy tal usanza s’importe:
maguer fablan el cheli, en classe les da corte.

Aquí s’alza un dialecto, s’inventa allá una jerga,
e la lengua común se excluye o se posterga,
ca los naçionalismos son tediosa monserga,
do el despotismo siempre se cobija e s’alberga.

Si en el pasado buscan ilusorio botín,
quiçab non fuere malo regresar al latín;
mas si opinas aquesto, te farán un mohín,
ca su ennseñança es “light”, “baxa en cultura” e “sin”.

E vos, todos germanos, carísimos cofrades,
que adentro de la Hispania, mohínos, proffesades
en pueblos et aldeias, e villas e çibdades
ensennando la Lengua e las humanidades,

sabet que aunque la LOGSE nos sumió en la tristura
e fizo menoscabo de saber e cultura
et inventó la ESO, que agora nos tortura,
aún puede ponerse la cosa más oscura.

Ca, tras la triste LOGSE, truxéronnos la LOE,
que es una cosa infame que conçebió el PSOE,
con la qual la ensennança más aún se corroe,
maguer cumplirla hemos, ca ya salió en el BOE.

Se multiplican taifas en que están de barandas
consexeriellos duchos en vino e cuchipandas,
e cuios presupuestos se van en propagandas
e dan a los infantes ensennanças nefandas.

Agora nos engannan de nuevo con porfía,
e si es nuestra ensennança mui grande porquería,
nos quieren distraer con nueva fullería
llamada Educaçión pora Çibdadanía.

Estando ansí las cosas, ¿commo actuaremos nos?
¿Debemos, tras los contras, también de ver los pros?
Yo non lo sé, germanos, ca ya me da la tos…
Dar he un trago de vino. E nada más. Adiós.

Fracaso de los intelectuales
POR EDURNE URIARTE ABC 16 Julio 2007

El historiador José Álvarez Junco afirmaba hace días que los intelectuales catalanes se están distanciando del nacionalismo mientras que el vasco siempre careció de ellos. Sin intelectuales mediante, sin embargo, la realidad política española es que los nacionalismos están más fuertes que nunca. Y que un estatuto ultranacionalista como el catalán ha sido aprobado con el silencio de la mayoría de los intelectuales.

Las nuevas reformas nacionalistas del sistema político español son, en buena medida, un reflejo del fracaso de los intelectuales. La inmensa mayoría de ellos son profundamente críticos con ellas, pero los españoles no se han enterado. La única oposición que han conocido es sustancialmente política, la del PP. Incluso el fenómeno Ciutadans debe ser enmarcado en ese fracaso. En la experiencia de unos disidentes que han sido marginados por la inmensa mayoría de una izquierda intlectual callada y sumisa ante los nacionalismos y el nuevo liderazgo pro-nacionalista de Zapatero.

En términos intelectuales, se trata de un problema de la izquierda. La derecha intelectual sigue siendo una minoría frente al claro dominio numérico de los intelectuales de izquierdas. Ahora, de unas izquierdas calladas, críticas con el liderazgo de Zapatero, en muchos casos tanto como la propia derecha, pero completamente pasivas ante un proceso de reformas autonómicas con el que no se identifican.

La soledad del PP que tanto celebra el Partido Socialista, o la marginalidad misma de Ciutadans, son, en realidad, la otra cara del silencio de los propios intelectuales socialistas. Y de la experiencia de lo que es en la práctica una segunda transición con profundos efectos sobre nuestro sistema político que está siendo liderada por las minorías nacionalistas y por el socialismo populista de Rodríguez Zapatero.

Los intelectuales que lideraron la Transición y su construcción autonómica junto a los líderes políticos son incapaces ahora de alzar su voz crítica frente a la deriva nacionalista de la izquierda. Y lo que sea de España en estos próximos años nada tendrá que ver con su liderazgo.

Estamos enfermos
Xoán Xulio Alfaya Periodista Digital 16 Julio 2007

Hablar castellano en Galicia no sólo es un crimen de lesa patria, una deslealtad hacia nuestros ancestros, un delito de ingratitud o un síntoma de autoodio. Hablar castellano en Galicia, según la revista del Instituto Francisco Asorey de Cambados, publicada con el patrocinio de la Consellería de Educación de la Xunta de Galicia, es además una patología de la autoestima y un trastorno de la interacción con la cultura e identidad gallegas. O sea que los gallegos hispanohablantes estamos enfermos.

Lo que nos faltaba.

El modelo educativo de la Xunta considera enfermos a quienes no hablen gallego
minutodigital.com 16 Julio 2007

La lengua gallega es un medicamento, “especialmente indicado” para combatir trastornos de falta de autoestima, de déficit de interacción con la cultura e identidad gallegas. “Su uso está especialmente indicado para personas y colectivos que crean en la justicia social e identidad gallega”.

Estas son algunas de las recomendaciones que se hacen desde la revista “Jolichadas” del Instituto Francisco Asorey de Cambados, publicada con el patrocinio de la Consellería de Educación de la Xunta de Galicia.

Con motivo de la celebración del día de las letras gallegas (17 de mayo) desde la revista se usa el símil farmacéutico para identificar el uso habitual del gallego como una medicina beneficiosa para la población, que según parece lo cura todo, ya que los autores de la revista no se cortan al afirmar que “Su uso oral permanente comienza a relacionarse con el progreso económico del país”.

De esta manera tan burda se pretende manipular a los jóvenes y sus familias. Pero la consecuencia lógica de tal modelo educativo es la de considerar y señalar como enfermos a aquellos que no hablen en gallego.

La revista, siguiendo con la metáfora del prospecto farmacéutico describe como incompatibilidades: “Problemas con pacientes con trastornos ideológicos, proclives a la desaparición de las culturas minoritarias o indiferentes al proceso de desgalleguización. Para evitar, o minimizar los efectos de las incompatibilidades debe tenerse en cuenta que la lengua de la comunidad social propia es insustituible”.

En definitiva la idea que se pretende transmitir es que en Galicia los gallegohablantes son ciudadanos sanos, por el contrario de los castellanohablantes, que tienen algún tipo de trastorno.

Guerra abierta en el PNV
Editorial ABC 16 Julio 2007

EL presidente del PNV, Josu Jon Imaz, dio ayer un golpe estratégico definitivo contra Ibarretxe, al descalificar en un artículo publicado en la prensa vasca la consulta popular que nuevamente quiere convocar el lendakari. La dimensión de esta crisis es histórica, no sólo porque enfrenta abiertamente al presidente del PNV con el presidente del Gobierno vasco -algo que no es nuevo, pues ya sucedió con Carlos Garaicoechea-, sino también porque los argumentos esgrimidos por Imaz implican una ruptura con la línea soberanista radical de Ibarretxe y de un sector del PNV. Para Imaz, la clave del momento es que ETA condiciona la agenda política, «nos guste o no», lo que expresa una sinceridad a la que no ha llegado, en absoluto, Rodríguez Zapatero después de la revocación del alto el fuego etarra. Ese condicionamiento que impone la violencia a la sociedad vasca es lo que lleva a Imaz a rechazar, en las actuales circunstancias, la consulta popular soberanista que anunció hace pocos días, otra vez, Ibarretxe.

Para el presidente del PNV, tal consulta «puede ser el «plan b» al que se acoja una ETA, que declare un alto el fuego «permanente» como los anteriores, esperando que la misma se lleve a cabo». Se trata de una crítica directa y absoluta a la iniciativa del lendakari, tachada como coartada para los terroristas, pero también es una toma de posición frente al PSOE, porque la conclusión a la que llega Imaz es que la prioridad actual es hacer frente a ETA. Por esto mismo, con un ojo puesto en los contactos del PSE con Batasuna y del Gobierno socialista con ETA, Imaz afirma que «sólo la acción policial y la deslegitimación social y política de su entorno son los caminos que nos permiten trabajar por la paz y la libertad en Esukadi». Es evidente que el presidente del PNV quiere zafarse de la hipoteca del «plan Ibarretxe» y no caer, tampoco, en los mismos errores de fondo cometidos por los socialistas tras sus cinco años de contactos, negociaciones o conversaciones con ETA y Batasuna, es decir, de legitimación de aquellos a los que Imaz ahora propone marginar políticamente. Por paradójico que parezca, el diagnóstico de Imaz está más próximo a los planteamientos firmes de Rajoy que a la política oportunista de Rodríguez Zapatero.

El PNV se ha rebelado contra Ibarretxe porque el lendakari es una figura política sin contenido, que no tiene nada que ofrecer al nacionalismo, salvo el riesgo de perder el poder en el País Vasco. Además, Imaz utiliza un lenguaje inusual en el nacionalismo, porque el objetivo de la libertad se asocia a la derrota de ETA y porque apuesta por aislar a la izquierda proetarra. Con este discurso, aparte de derogar la estrategia del Gobierno tripartito de Vitoria, marca distancias con la gestión de Zapatero -que ha hecho lo contrario de lo que defiende Imaz ahora- y prepara al PNV para una nueva legislatura en la que, con estos planteamientos novedosos, se abre cualquier posibilidad de pactos, incluidos los que pudieran permitir a Rajoy llegar a La Moncloa. Hay suficientes lecciones históricas para recibir con escepticismo los movimientos de apertura del PNV, porque muchos de ellos han ido seguidos de profundas decepciones, como le sucedió al famoso «Discurso del Arriaga». Sin embargo, en esta ocasión, Imaz ha llevado la renovación de su partido a una encrucijada y sólo puede saldarse con su victoria o la del sector más soberanista del PNV. Además, el Ejecutivo de Ibarretxe se ha quedado sin programa de gobierno, porque la consulta popular era la iniciativa con la que el lendakari tapaba sus irreparables carencias como gobernante y la vacuidad de su equipo. Sin apoyo del PNV, el lendakari y su Gobierno están desahuciados, porque han perdido y su única opción es la disolución del Parlamento Vasco o la dimisión de Ibarretxe. Imaz ha dicho en el PNV a Ibarretxe lo que nadie ha dicho en el PSOE a Rodríguez Zapatero: cuando una apuesta se pierde, se paga. En democracia, esto consiste simplemente en llamar a los ciudadanos a las urnas.

Ahora bien, por favorable que sea la acogida que merecen las palabras de Imaz, quien muy seguro tiene que estar de su fuerza en el partido, al PNV hay que exigirle mucho más que olfato y astucia para superar sus crisis. La responsabilidad de Imaz no acaba en el PNV y sus palabras le obligan moral y políticamente a un cambio de actitud concreto y verificable frente a ETA y Batasuna, porque su partido es culpable en términos políticos de que no se haya conseguido antes lo que ahora -la deslegitimación social y política de ETA- reclama con tanto acierto. Si emprende este camino contra ETA, al PNV no le faltarán apoyos.

La España feliz de Zapatero y la cruda realidad nacional
POR PABLO SEBASTIÁN ABC 16 Julio 2007

EL fin del curso político discurre como una continuada bronca política que se inició en el pasado debate sobre el estado de la Nación, al que siguió la crisis del Gobierno y la jubilación anticipada del presidente del Congreso de los Diputados, Marín, una vez que el PSOE anunciaba el regreso de Bono como candidato a ese sillón que algunos también habían sugerido para Rato si aceptaba incorporarse a las listas de Rajoy, donde pretende estar Gallardón, mientras Aguirre llama la atención con su desafío a la legalidad por la Educación para la Ciudadanía y Aznar, truena desde FAES contra todo el que se mueve. Empezando con Zapatero, el gran ausente de Ermua, y siguiendo con De la Vega, la vicepresidenta que ha convertido la reseña del Consejo de Ministros en un mitin semanal contra el PP.

Por lo que se ve, el fantasma de unas elecciones anticipadas sigue presente e impide que nadie baje la guardia camino del mar -donde el fuel del buque «don Pedro», «el pequeño reguero» según la asombrosa ministra Álvarez, inunda las playas de Ibiza y amenaza su parque natural de Ses Salines-, o de la montaña, donde el Príncipe de Asturias acaba de inaugurar, en la isla de La Palma, el mayor telescopio del mundo para que los españoles puedan ver las más hermosas estrellas, aunque sean incapaces de detectar la crisis institucional que nos invade, porque vivimos disfrutamos de una inmensa felicidad según Zapatero.

El presidente, viajero de placer a México, a donde llegó convencido que se ha ganado el descanso y que puede marchar tranquilo, porque el ministro Rubalcaba no duerme y espera ojo avizor a los comandos de ETA, porque cree que lo de Navarra está atado y bien atado, porque sabe que los correos de la Moncloa imploran a ETA otra prórroga del alto el fuego, porque ha dejado a Bono con la bandera de España al pie del cañón de Agustina de Aragón, y porque los españoles ya están de vacaciones, aunque los jefes del PP y la Conferencia Episcopal sigan aporreando su liderazgo de cartón como si de una piñata se tratara.

Suponemos que, para empatar los 2.500 euros por nuevo hijo, Rajoy se sacó de la bocamanga una importante rebaja de la presión fiscal, al tiempo que solicita una reforma de la ley electoral municipal en beneficio de sus alcaldes. Un brindis al sol como la reiterada petición de las actas de la negociación con ETA para probar que el Gobierno mintió en ese templo de la mentira gubernamental en el que se ha convertido el Parlamento, una vez que parece claro que la ley, las instituciones y sus representantes no están para defender intereses generales de los españoles. La CNMV ha trabajado para el Gobierno de Italia (a favor de Enel y contra Endesa), la fiscalía general legalizó a Batasuna bajo en ANV, la abogacía del Estado irrumpió en el Tribunal Constitucional, a favor de los nacionalistas, la Generalitat monta su agencia tributaria y el juez Garzón parece guardar las espaldas a los negociadores de ETA, por lo que pudiera pasar.

Y si algo pasara y Zapatero se viera en apuros, ahí está Bono disfrazado de patriota y haciendo de esquirol españolista, bendiciendo a Nafarroa Bai, pero a la espera de que, si por un casual, el líder del PSOE se desvanece él estará en el Congreso de los Diputados presto a tomar el relevo. Que es lo mismo que piensa Gallardón si pierde Rajoy, y lo que debe imaginar Rato si el director del FMI está decidido a volver a la política y llega a tiempo -un adelanto electoral y le puede pillar en plena despedida del FMI-, aunque es posible que al liberal del PP le de pereza el salto por haber sido preterido por Aznar y desalojado por Rajoy. Aunque, visto lo que ocurre en España y en el PP, son muchos los que acuden a su sentido de la responsabilidad y a su instinto político para que regrese, junto a Rajoy y Gallardón, y fuerce el Congreso y la renovación del PP, si quieren ganar y están convencidos de que otros cuatro años de Zapatero serían una calamidad. Y que su derrota, con Bono sentado en los bancos del PSOE, permitiría la reconstrucción del consenso constitucional.

Porque para Zapatero estas elecciones no son, solamente, el trámite para la renovación del poder. Los comicios generales tendrán también una función plebiscitaria sobre las negociaciones con ETA y la reforma territorial del Estado. Y si Zapatero gana podrá presumir de que los ciudadanos revalidaron su gestión, e incluidos los nuevos Estatutos y el llamado proceso de paz con ETA, al que Zapatero podrá darle una segunda oportunidad si, de aquí a las elecciones, ETA no mata. Y ese es el mensaje que el Gobierno está enviando a la banda terrorista a ver si prorroga el alto el fuego, o al menos si se limita a los «atentados de baja intensidad» sin muertos, porque si ETA mata, en la Moncloa entenderían que la banda habría dado por agotado el tiempo de Zapatero, de las palomas, como negociador, y estarían dándoles alas a los halcones del PP. Los que hoy vuelan en desbandada, mientras Zapatero estira la sonrisa -como le ocurrió el pasado 29 de diciembre- a la espera que ETA permanezca inmóvil y confirme su predicción de que por ahora España es un paraíso tranquilo y feliz.
LA CRÓNICA DEL LUNES

España de vacaciones
LÍNEA EDITORIAL minutodigital 16 Julio 2007

Escuchábamos la semana pasada a uno de esos tertulianos que pueblan nuestras ondas, restar importancia a la creación de una Agencia Tributaria propia por parte de Cataluña, con el argumento de que lo importante es cuantos impuestos nos cobran y no quienes nos los cobran.

Y la verdad es que la noticia no ha preocupado en exceso a nuestra lustrosa población, ya instalada en las vacaciones y sólo preocupada de que nadie le estropee el placer de tomarse unas cañitas en los chiringuitos de la playa. Para muchos, poco importa ser español, alemán, senegalés o australiano con tal de tener a fin de mes el bolsillo repleto de billetes y plena libertad para gastarlos en lo que les plazca. Lo demás ¿a quién le importa?. Por un lado el individualismo liberal ha hecho del hombre y su cuenta corriente el centro del universo en torno al cual giran todos los derechos, quedando eso de la comunidad o la colectividad como algo accesorio que tenemos que aguantar y de lo que muchas veces también proteger. También la globalización ayuda a perder la identidad nacional, ciudadanos del mundo proclaman muchos pedantes en lo que creen un acto bohemio de suprema tolerancia, para al final acabar siendo ciudadanos de ninguna parte, mezclando patrones ajenos con egoísmos propios. La nación acaba siendo consecuencia de un pacto social, coyuntural y que hoy es, pero mañana puede dejar de ser a la conveniencia de pocos o muchos. La lógica consecuencia es que el concepto patria pierde toda su importancia y no encuentra causa alguna más allá del costumbrismo o el casticismo, para su mantenimiento.

España está de vacaciones, y parece que si no regresa a pocos les importa. La moral acomodaticia, la galbana mental, el buenismo, la complacencia que caracteriza a nuestra sociedad de nuevos ricos, solo deseosos de disfrutar de lo ganado, ha terminado por devastar a la nación y dejarnos huérfanos de patria. Todos somos dueños de una identidad y eso es incuestionable; sin embargo, no todos nos sentimos orgullosos de ella, ni la vivimos plenamente. Pertenecemos al estado español, vivimos en su territorio y estamos regidos por sus leyes, pero no somos conscientes de que nuestra prosperidad está garantizada, no por leyes, ni por las barreras geográficas de un terruño, sino por nuestra pertenencia a una comunidad nacional, que está por encima del estado y es condición sine qua non para que España haya llegado a donde se encuentra.

Realidad y lenguaje
POR HERMANN TERTSCH ABC 16 Julio 2007

Cuanto más llaman los tambores a agotar esta «exitosa legislatura», más verosímil se antoja que estemos ante la enésima añagaza e intoxicación del presidente. En todo caso, si claro está que hará lo que le venga en gana -lo que en este caso es incluso legítimo y legal- también lo está que mucho y muy pronto se ha lanzado a la orquestación de gestos preparativos si realmente tiene intención -ETA mediante- de llegar a marzo. Y hasta ahora no había destacado precisamente como gran previsor nuestro inmenso visionario. Aseguran quienes dicen saber que no habrá elecciones hasta el final porque los socialistas aún no han encargado su logística electoral. Escasa razón parece. Los socialistas -incluidos sus órganos directivos- se enteran ya por su periódico de lo que ha decidido su jefe. Como en Moscú a partir de 1934 después de la muerte de Kirov y como le pasa al Partido Comunista en Cuba que lleva una década sin organizar congresos. Todo lo que haya que saber se comunica por medio del Pravda o el Granma, -por email, sms, parte radiado o diario de la mañana-. También los candidatos a puestos públicos o cargos regionales.

Más allá de la desaparición de los socialistas como organización de debate interno y su conversión en aparato piramidal de funcionarios obedientes por devoción, interés o miedo, tiene interés sociológico ver cómo los nuevos nombramientos de ministros y la reactivación de José Bono, el gran comulgador por excelencia, generan tan poca individualización como si hubiera sido la elaboración de la «Biografía de robots» de Norman Manea. Apiñados todos en torno al caudillo muestran, justito, justito, el mínimo carácter necesario para dar credibilidad a su entusiasmo en la sumisión. Con esta estructura ya plenamente impuesta se presupone a todo buen soldado pierda el mínimo pudor en sus defensas de mentiras insólitas, obscenas manipulaciones y perversiones del lenguaje y la negación obstinada de realidades palpables. Una vez que, en el relativismo absoluto en el que toda la realidad puede ser interpretada y reinterpretada, queda marcada «la verdad del momento». Sus críticos han de ser descalificados, la desviación perseguida. No se admiten tibiezas. Porque la lógica de poder impuesta por Zapatero dentro del partido es sin duda la que quiere imponer a la sociedad si tiene ocasión con una segunda legislatura. Y si las amenazas e intimidaciones dentro del partido han tenido el éxito del que Zapatero presume y muchos socialistas se avergüenzan (eso sí, en silencio o la intimidad), nadie dude de la voluntad de aplicarlas también en aquellas comunidades del Estado en las que todavía existe resistencia.

Por eso un partido como el socialista puede permitirse una mascarada como la organizada para despreciar a Miguel Ángel Blanco, a su familia y al partido del que era miembro cuando murió, sin que se produzca una rebelión interna de dignidad con más cuerpo que el formado por aquellos socialistas ya represaliados en purgas pasadas para su escarmiento y advertencia a otros tras la llegada a la dirección de Zapatero. El ejemplo de Carlos Totorica es trágico. Ante el dilema, optó por la sumisión y el cargo. Es perfectamente comprensible además de ser probablemente la suya la conducta más generalizada. Las hay mucho peores por su celo en la militancia sectaria como han demostrado en el Parlamento Europeo.

Pero más allá de la catadura de su guardia pretoriana, el problema está en la ruptura del lenguaje común habido -y lo hubo por mucho que mientan hasta que Zapatero llegó al poder en el PSOE- entre los demócratas españoles. Eso sí, ha logrado un fluido diálogo con enemigos del orden constitucional español dentro y fuera. Ayer este periódico ya informaba que también Francia tiene las actas de la coordinación de intereses varios entre los socialistas y ETA. Es un consuelo que los tenga alguien decente. Porque pronto pueden aparecer en el tablón de la Bodeguita de En medio en La Habana.

Brasil: Pasión por el español
POR VERÓNICA GOYZUETA. CORRESPONSAL EN SAO PAULO ABC 16 Julio 2007

Son las diez de la mañana de un sábado en Nazaré, una villa humilde del nordeste brasileño, a 2.200 kilómetros de la capital. Los pequeños de la escuela Vicente Pinzón, en Nazaré, municipio de Cabo de Santo Agostinho, asisten a su ya tradicional clase de español. Son 200 alumnos que estudian una vez por semana, después de un acuerdo institucional firmado con Palos de la Frontera, en 1999. El acuerdo surgió porque el municipio es el único del país que reivindica que Brasil fue descubierto por Pinzón, un español, y no por el portugués Pedro Álvarez de Cabral, como enseñan los libros. La duda histórica convirtió a la escuela en pionera de una ola que comienza a sacudir a los brasileños: hablar el español correctamente y no el «portuñol», como ellos llaman al intento de comunicarse en el idioma sin estudiarlo.

Con la llegada a Brasil de las empresas españolas a finales de los años 90, la demanda de clases de español viene aumentando. «Antiguamente era normal engañar colocando en el apartado de idiomas del currículo el español como calificación básica, porque entendía todo, aunque no hablaba nada, ni mucho menos escribía», afirma Segundo Villanueva sobre una frase que ha escuchado a muchos brasileños. Segundo es profesor de español para ejecutivos en São Paulo y autor de la revista electrónica «España Aquí» (www.espanaaqui.com.br), que, con apenas cuatro meses de existencia, ya recibe 7.000 visitas al mes.

Periodista de la Universidad de Navarra, Segundo Villanueva descubrió su vocación por la enseñanza del español cuando llegó a São Paulo, una ciudad gigantesca y competitiva, donde para sobresalir en la carrera no basta con hablar inglés. «Cuando perciben que pueden hacer algo para distinguirse de su competidor, lo hacen. El español, hoy, distingue», dice el profesor, que llegó a Brasil en 1996, cuando empresas como Telefónica y el Banco Santander comenzaban a asomarse en el país. Pero con éstas vinieron otras, y hoy las empresas españolas, que son las que más invierten en el país después de Estados Unidos, son también grandes empleadoras.

Fue durante el contacto con empresas españolas, a las que presta servicios como asesor de prensa, cuando el brasileño Silvio Taretto decidió hacer el curso completo de español en el Instituto Cervantes, en São Paulo. «Fue fundamental para mi trabajo», dice el nieto de españoles, que ahora habla y escribe correctamente. Taretto cuenta que su experiencia en la escuela fue buena para aprender el idioma, pero también para relacionarse en el medio laboral. Pero la oportunidad de trabajo y de negocios para los brasileños no se restringe a España. Existe también el mercado suramericano al que Brasil dio siempre la espalda y comenzó a ver más objetivamente después de su entrada al Mercosur. Son millares las empresas que tienen algún tipo de negocio en Iberoamérica, sea como filial, exportadora, importadora o socia.

Con esa consciencia, el Gobierno brasileño aprobó en 2005 una ley que obliga a las escuelas secundarias a ofrecer el español como lengua extranjera en sólo cinco años. La medida permite que 12 millones de alumnos tengan la opción de estudiar el idioma si así lo desean y ha provocado una corriente en la que los profesores intentan prepararse para impartir esta materia. Es el caso de la profesora Deolinda Freire, que, con estudios en la Universidad de São Paulo (USP) en español y literatura hispanoamericana, ahora estudia una licenciatura que la habilite para dar clases.

Retraso burocrático
La iniciativa, sin embargo, está siendo boicoteada por la lentitud de la burocracia estatal. En São Paulo, donde se concentra el mayor número de alumnos, la Asociación de Profesores de Español del Estado de São Paulo (APEESP) viene reclamando la falta de acción del Gobierno para alcanzar la meta en las escuelas públicas. «No hubo aún concurso de selección en las escuelas y los profesores de español no están encontrando trabajo para dar clases», afirma Deolinda Freire, que es además catedrática de español de la Universidad Cruzeiro do Sul (UNICSUL), en São Paulo. La meta parece difícil, pero es sin duda un buen punto de partida.

El Instituto Cervantes es un excelente termómetro de cómo el interés por el español ha aumentado en los últimos años. Fundado en 1998 en São Paulo, inicialmente como un centro de actualización de profesores, abrió como centro cultural en Río de Janeiro en 2001 y desde entonces viene expandiéndose. Desde el inicio de sus actividades formó 10.000 profesores que ahora espera duplicar con la incorporación de las nuevas sedes que ahora inaugura.

«Brasil tiene una oportunidad importantísima para liderar toda Iberoamérica», dice Francesc Puértolas, jefe de actividades culturales del Instituto Cervantes en Brasil. «Así como los chinos entendieron la importancia de aprender inglés, los brasileños están entendiendo que necesitan mirar a América Latina. Ahora se han dado cuenta de la posibilidad de hacer negocios y de liderar», comenta Puértolas, que reside hace siete meses en Brasil.

La expansión del Cervantes
La sede de São Paulo es la más activa. En el primer semestre del año registró 2.367 alumnos regulares, 64 alumnos en clases especiales y 419 en los cursos para profesores. Se prevé que pasen por el centro 4.760 alumnos de todos los cursos hasta el fin del año. El Instituto también registra un incremento en la demanda de los exámenes de español como lengua extranjera, que este año tuvo 744 candidatos. En Brasilia, donde el Instituto comenzó a funcionar en enero, ya son 662 alumnos y podrían llegar a los 1.000 en diciembre.

El Instituto anunciará mañana su plan de expansión en Brasil, con la presencia del Príncipe de Asturias, y el ministro de Cultura, César Antonio Molina, ex director del Instituto Cervantes. Serán siete nuevas sedes, entre ellas, Brasilia, que ya está en funcionamiento; Salvador, Curitiba y Porto Alegre, que inician sus actividades en los próximos días. Las siguientes inauguraciones serán en Recife, a finales de año, Belo Horizonte y Florianópolis, que abrirán a comienzos de 2008. «Brasil tendrá el mayor número de Institutos Cervantes del mundo», dice Puértolas, que considera ése un destino lógico. «Es una especie de deuda histórica». Puértolas es el conductor de una intensa actividad que acompañará a estos centros, que comienzan con una programación intensa en Brasilia. La semana incluye la inauguración de la biblioteca Ángel Crespo, la exposición «Mientras Brasilia Nacía», con 18 obras de Artium (Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo), y la presentación del Centro Cultural Oscar Niemeyer de Avilés (Asturias), a la que está previsto que asista el miércoles el propio arquitecto, premio Príncipe de Asturias de las Artes 1989, que es además creador de los principales edificios de la moderna ciudad de Brasilia. «La idea no es sólo exportar nuestra cultura, sino establecer un diálogo», concluye Puértolas, entusiasmado con la programación, que promete ser grandiosa.

Recortes de Prensa   Página Inicial