AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 19 Julio   2007
Sobre la inconstitucionalidad de la declaración de principios de Galicia Bilingüe.
Nota del Editor 19 Julio 2007

Arropados en la plataforma www.tangallegocomoelgallego.es, ha surgido la asociación Galicia Bilingüe, (www.galiciabilingue.es), y a partir de su declaración de principios, es obligado mostrar su inconstitucionalidad para que no haya confusiones con los que defendemos la letra y el espíritu de la Constitución Española.

Dicen " 5. Consideramos que cuando en un territorio existan varias lenguas oficiales, su enseñanza debe ser obligatoria, como asignatura, en los correspondientes planes de estudio; pero de manera que exista libertad de elección por parte de los padres o, si es el caso, de los alumnos respecto de la lengua en que éstos han de recibir el resto de la enseñanza."

Según el Art. 3º de la Constitución Española "1. El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla", no existe deber de conocer la lengua regional, y por tanto, los estudiantes, al igual que cualquier otro ciudadano están exentos de tal obligación. El estudio de la lengua regional en la enseñanza preescolar y primaria obligatoria debe ser de libre elección, no puede ser  en caso alguno obligatoria.  Muchos profesionales de la política, han pretendido imponer el deber de conocer la lengua regional en los estatutos y el Tribunal Constitucional ha anulado tal pretensión. Los estudiantes de preescolar y primaria son ciudadanos con derechos constitucionales acordes con su edad, y por tanto no tienen obligación alguna de estudiar la lengua regional, y menos sin el acuerdo de sus padres.

Dicen " 2 Los ciudadanos deben tener derecho a utilizar cualquier lengua que sea oficial en el territorio en que residan en sus relaciones con la Administración, y ésta deberá dirigirse a los ciudadanos en la lengua oficial que éstos elijan. Esto debe reflejarse también en toda la información escrita elaborada por la Administración, que deberá estar disponible en ambas lenguas oficiales."

Según el Art. 3º de la Constitución Española "2. Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos.", los ciudadanos tienen derecho a dirigirse a la administración, en la lengua oficial que prefieran, pero de acuerdo con el Art. 3º.1 mencionado anteriormente, la administración no está obligada a responder en la lengua regional, al tener el ciudadano el deber de conocer la lengua española.

Dicen " 3 La Administración debe abstenerse de imponer hábitos lingüísticos a los ciudadanos, y de establecer cuotas mínimas de hablantes. Cualquier coacción o imposición en este sentido debe ser rechazada, por constituir una clara vulneración de su libertad individual."

Según el Art. 3º.1 de la Constitución Española, al tener el ciudadano el deber de conocer la lengua española, la Administración deberá esforzarse en asegurar su conocimiento por parte de todos los ciudadanos, por tanto no se puede tener libertad para negarse a cumplir el mandato constitucional.

Dicen " 4 Creemos que sólo los hablantes de las lenguas son sujetos de derecho, y no las lenguas en sí. En este sentido reiteramos nuestro más profundo respeto por todas las lenguas y sus hablantes"

El primer párrafo es sin duda formidable, pero el segundo párrafo encierra un imposible: ¿ que quieren decir con profundo respeto por todas las lenguas y sus hablantes, que si les hablan en cualquier lengua, van a aprenderla rápidamente para poder comunicarse o por el contrario que van a permitirles que la inoculen a la fuerza a otros hablantes, sujetos despojados de derecho, para que perdure un poco mas en la Torre de Babel ?.

Dicen " 6 Consideramos que la Administración debe limitarse a ofrecer a los ciudadanos las mayores facilidades para que éstos aprendan las lenguas oficiales del territorio sobre el que ejerce sus competencias. Esto incluye la realización de campañas de promoción para el aprendizaje de las lenguas, así como ayudas, subvenciones o incentivos a los particulares, individuos, empresas u otro tipo de asociaciones. A este respecto ha de tenerse en cuenta que la lengua gallega y sus hablantes han sufrido situaciones de agravio en el pasado, sin que ello pueda justificar la vulneración de los derechos lingüísticos de los que prefieren expresarse en castellano. Estas ayudas habrán de hacerse dentro de unos límites presupuestarios razonables."

Este punto parece la creación de un comité: en primer lugar, habrá que preguntar a los ciudadanos que lenguas prefieren estudiar; en segundo lugar, eso de repartir el dinero público,  sobre todo cuando su obtención es a base de los procedimientos confiscatorios de la administración, es muy poco democrático; en tercer lugar, eso de las situaciones de agravio en el pasado, es más bien una patraña, la gente siempre ha hablado en la lengua que le convenía para comunicarse con sus interlocutores, la escuela no era obligatoria como el servicio militar, a ver quien organiza un ejército con lenguas propias, y que pasa si vienen los fenicios a reclamar; en cuarto lugar, eso de sin que pueda justificar la vulneración de los derechos lingüísticos de los que prefieren  expresarse en castellano, suena a cánticos celestiales, pues ya me dirán como van a hacerlo: ¿ radio y televisión pública en dos idiomas ?, ¿ letreros bilingües (con el peligro para los conductores), prensa, etc. ?.

En resumen, defienden la imposición del bilingüismo obligatorio, lo que es claramente anticonstitucional, aunque sea políticamente muy correcto, como se dice ahora. Les deseamos muchos éxitos en su empeño, mejor el bilingüismo que el monolingüismo impuesto, pero no por ello podemos estar de acuerdo.

Carta abierta a Fernando Savater y al Partido de los Ciudadanos
NOA. Comunicado nº 16  19 Julio 2007

Como parte que sois del movimiento que combate la actual tiranía de los nazionalismos y sus cómplices, renegados gubernamentales, hemos seguido con mucho interés la creación y evolución de vuestras organizaciones, formadas por viejos compañeros nuestros de lucha.

Y como parte del movimiento que somos nos creemos en el derecho de la libre opinión.

El parcial fracaso en las elecciones municipales del Partido de los Ciudadanos (13 concejales frente a los 25 esperados, 3,88 % de votos en Barcelona frente al 4,51 % de las autonómicas) nos mueve a reiterar nuestro análisis: un partido nacido para denunciar la actual situación (merma de las libertades, degradación institucional, incentivación de la corrupción, disgregación nacional, saqueo económico, disolución social) no puede tener planteamientos de tibieza, de “buenismo”, de beatería política como son el “no-nacionalismo” (¿por qué no “anti”, o es que existen ideologías que se definan por lo que no son?) o el “federalismo” del proyecto de Savater (¿para qué federar lo que siempre ha estado unido?) que se traducen en posturas integracionistas en el sistema autonómico-nacionalista y en una cierta confusión en el mensaje, muy evidente en la dualidad de posturas de la militancia y los votantes sobre el tema del nacionalismo, muy visible en los foros de las secciones laborales y de barrio del partido.

Dualidad que el último anuncio electoral del partido no pudo, finalmente, paliar. Dualidad que también queda plasmada en las declaraciones contradictorias de Savater, y de otros intelectuales, “enfants terribles”, como Iván Tubau, siempre atentos a distanciarse del “nacionalismo español” que no existe ni existió, como bien ha indicado José María Marco.

Dualidad manifestada en las palabras de Rosa Díez en su artículo del 26 de Mayo, donde dice que "antes todos nos sentíamos escudados por la Constitución y por la ley. Antes sabíamos que el Estado respondería protegiéndonos". No lo dirá por los muchos guardias civiles y policías nacionales asesinados, enterrados casi clandestinamente, sin representación oficial para no molestar a los jerarcas del PNV y sus "proyectos de resolución del conflicto" en donde ya entraba la participación de ETA-HB, como hoy. Para todos ellos y para sus familiares, el estado no respondió protegiéndolos.

Sólo empezaron a moverse las iniciativas políticas de resistencia cuando los terroristas decidieron atentar contra la propia casta política.

Y no es que vuestras posturas no sean valientes, pero creemos que olvidáis que la formación de un partido, aunque largamente gestado (casi 15 años desde el "Foro Mogambo", ¡y cuánto esfuerzo para llegar a Ermua o a la AVT!), no es más que una etapa en el desarrrollo del movimiento de resistencia, y que el eje del problema, sobre el que giran los demás, es el poder de los nacionalismos, su misma existencia, y el sistema autonómico creado para ellos y para su expolio económico, y contra él se debe forjar el movimiento, y a partir de ese objetivo, de esa denuncia clara y contundente, se puede crear un proyecto de regeneración nacional, con todos los componentes y puntos que se quieran.

Cualquier desviación lateral diluye el problema, lo encubre, y esto es lo más perjudicial y desmovilizador para el movimiento que ahora sí está en marcha.

Cualquier intento de crear una organización "alternativa", "liberal", "centrista", "progresista" o de otro "ista" está condenada a la marginalidad o el fracaso. Porque no se coloca uno mismo en el antagonismo, te coloca el enemigo, su existencia. Recordad la resistencia al nazismo, a las dictaduras comunistas. No se elige el bando, él te elige a tí cuando la situación los forma. Y si algo es nuestro empeño es ANTAGONISTA.

Debemos de entender que sólo la construcción de una organización de oposición y contestación al orden existente en tanto que está creado para los nacionalistas desde la Transición, tal y como recientemente ha denunciado públicamente el ex-dirigente socialista Enrique Múgica Herzog, y en tanto que no es un orden sacrosanto sino producto del pactismo del sistema caciquil de los partidos imperante desde entonces.

No conocemos ninguna ideología que no se autodefina, autolegitime y cree su propio lenguaje.

Parece que nuestras organizaciones padezcan del síndrome de Estocolmo, siempre pidiendo perdón, matizando y utilizando el lenguaje y los conceptos del enemigo. De esa manera no hubiera existido jamás la AVT, el Foro Ermua, el Salvador, la Asociación por la Tolerancia, la VOP, Ciudadanos por la Constitución, los de Fundación por la Nación Española o Convivencia Cívica, y tantos otros.

Pues hay que dar otro paso al frente, y si no sabéis o queréis hacerlo, dejad que otros lo hagan facilitándoles el camino y los medios. Pero no frenéis, no estorbéis con vuestros complejos y prejuicios.

Meditad sobre esto, compañeros, en nuestras palabras no hay rencor, sólo amargura.

N.O.A. Núcleos de Oposición Antinacionalista
www.nucleosoa.org  oa@nucleosoa.org
Adheridos a la plataforma España y Libertad
Adheridos a la plataforma Comunidad Antiterrorista

El suicidio vasco
POR EDURNE URIARTE ABC 19 Julio 2007

Somos bastantes los vascos crecientemente persuadidos de que nuestra tierra se dirige inexorablemente hacia el suicidio social. En forma de sustitución de nuestra prosperidad por la decadencia económica, cultural y social. Por el terrorismo. Por el fin de la esperanza de cambio político con el abandono socialista de la alternativa constitucionalista. Y por la locura identitaria de un nacionalismo que sustituyó el afán de crear, de producir y de prosperar, aquello de lo que tanto nos enorgullecíamos, por el afán de ser.

El órdago de Imaz contra la radicalización de su partido y contra su creciente simbiosis con la estrategia del nacionalismo violento me suscita una pequeña esperanza. De rectificación del rumbo antes de que nos deslicemos por el precipicio. No sé si el giro de Imaz se debe a la constatación electoral de la trayectoria CIU en la que el PNV se está embarcando, es decir, su sustitución política por los radicales batasunos. Pero parece más bien, a juzgar por sus últimas reflexiones, que Imaz también ha percibido el precipicio.

Que ha constatado lo que muchos de sus votantes piensan en silencio desde hace mucho tiempo. Que los peneuvistas no pueden ir de la mano de los matones mientras los empresarios, bastantes de los cuales también les votan, reciben cartas de extorsión de esos mismos matones. O mientras sus hijos imitan la estética de Txeroki, de Jon Bienzobas o de De Juana, el retrato social de la juventud vasca es demoledor, y ponen delante de los ojos de los viejos nacionalistas las figuras que reemplazarán a los curtidos aldeanos, a los valientes pescadores y a los admirados emprendedores de antaño. La noble y trabajadora Euzkadi sustituida por los revolucionarios anarco-marxistas de la camiseta raída y el pendiente. Asesinos, por más señas.

El aspecto esencial del giro de Imaz es su claridad en la separación de esos asesinos. Que el presidente del PNV llame a la deslegitimacón social de los matones, no sólo a la lucha policial, es novedoso. Cuando tan entregado al radicalismo parecía, aún hay esperanza de que el PNV participe en la imprescindible regeneración vasca.

ETA, obsesión nacional
IGNACIO SÁNCHEZ-CUENCA El País 19 Julio 2007

Se afirma sin rubor que ETA constituye el principal problema de España, a pesar de que en los últimos cuatro años, entre julio de 2003 y julio de 2007, ETA ha asesinado a dos personas, frente a las 46 víctimas mortales de los cuatro años anteriores. Es evidente que no se trata sólo de comparar números, y que la coacción que ejerce ETA tiene múltiples ramificaciones (extorsión económica, acoso a políticos no nacionalistas). No obstante, también es verdad que si la actividad letal de ETA desaparece o se reduce mucho, el miedo que inspira esta organización criminal acabará desmoronándose.

Basta mirar el gráfico de evolución anual de víctimas de ETA, que este periódico publica con cierta regularidad, para darse cuenta de que estamos en la fase final de ETA. Se observa una caída clara en el número de víctimas mortales. Sin embargo, nunca como en estos últimos años se ha dicho tanto que los terroristas van a salirse con la suya y que van a conseguir, ni más ni menos, la rendición del Estado.

Muchos periodistas, intelectuales y escritores que nunca escribieron nada sobre ETA cuando ETA asesinaba de forma constante y sistemática, salen ahora a la palestra adoptando la postura del "resistente" y llamando a una lucha heroica contra los terroristas que sólo culminará con la llegada de la "derrota final", término de resonancias épicas cuyo significado nunca acaba de precisarse. Frente a su postura digna y ejemplar, está, dicen, un Gobierno "claudicante, pragmático, que se preocupa por la paz, no por la libertad". En el colmo de los despropósitos, se utiliza el prestigio social de las víctimas para triturar cualquier desviación de este guión perverso en el que el terrorismo es el comienzo y el fin de la política española.

Francamente, toda esta sobreactuación resulta un tanto ridícula. Lo más penoso es comprobar que tiene unas motivaciones políticas de fondo que apenas guardan relación con el problema del terrorismo. Como se muestra en el libro colectivo La Estrategia de la Crispación, publicado por la Fundación Alternativas, la derecha tiene buenas razones para convertir el terrorismo en el centro de la vida política. En España sigue habiendo muchas más personas de izquierdas que de derechas, personas que apuestan por políticas de igualdad de oportunidades, extensión de derechos sociales y reforzamiento del Estado del Bienestar como las que viene desarrollando el Gobierno del PSOE desde su victoria en marzo de 2004. El PP está en una clara posición de inferioridad si trata de competir en ese terreno. De ahí que necesite recurrir a otros asuntos, como el del terrorismo, que ensombrezcan la gestión del Ejecutivo en otras áreas y dividan a los electores de izquierdas. Cuanto más se hable de ETA y menos del plan de dependencia, mejor para la derecha. El PP rehúye la confrontación ideológica clásica sobre el papel redistributivo del Estado porque se sabe perdedor en esa batalla.

Más allá de este cálculo electoral, hay otra razón para avivar todo lo posible el asunto de ETA. La derecha, que en muchas de sus declaraciones y propuestas sigue arrastrando mala conciencia por su origen franquista y por su papel en la transición, obstruccionista en muchos temas, incluyendo el Título VIII de la Constitución, por fin se ha encontrado cómoda gracias a la política antiterrorista. Adoptando sin complejos el discurso que le han servido en bandeja grupos como ¡Basta Ya! o el Foro de Ermua original (no el actual, un reducto de la extrema derecha más cerril), el PP ha buscado monopolizar la firmeza del Estado contra el terrorismo, la representación de las víctimas y la defensa de las libertades y la Constitución. Se ha construido una imagen en este ámbito que conecta con amplias capas de la sociedad y que le ha permitido además revivir el nacionalismo español. Ante la amenaza del terrorismo secesionista, el PP ha sacado en sus manifestaciones la bandera nacional con el mismo entusiasmo con el que sacan las suyas los nacionalistas vascos o catalanes. Se ha recuperado asimismo un lenguaje patriótico de defensa de la nación que, cuando se adopta en una comunidad autónoma, es síntoma inequívoco de la fuerza atávica de la "tribu", pero que a escala nacional es "la conquista de la libertad".

No es sólo el PP el que se siente cómodo en la lucha contra ETA. Muchos periodistas e intelectuales, que por las circunstancias históricas de la dictadura franquista defendieron causas progresistas en su momento, han utilizado el banderín de enganche de la lucha contra el terrorismo para situarse en posiciones conservadoras cuando no abiertamente reaccionarias. El tránsito ha resultado menos gravoso gracias a la coartada del terrorismo. Como suele ocurrir en estos casos, estos personajes no soportan que no todos les hayan acompañado en su viaje: de ahí su agresividad verbal hacia quienes no comparten sus planteamientos.

Así hemos llegado a esta situación un tanto absurda a la que me refería al principio: hay intereses creados en seguir manteniendo la discusión sobre ETA en el centro de la vida pública a pesar de que ETA se esté extinguiendo. En las circunstancias actuales, lo razonable habría sido elaborar entre todas las fuerzas políticas un discurso ganador frente al terrorismo, que fuera desactivando la presencia agobiante de ETA en la política y en los medios. La derecha no lo ha querido. ¿De qué iba a hablar la derecha si bajara la intensidad del debate sobre el terrorismo?

Ignacio Sánchez-Cuenca es profesor de Sociología de la Universidad Complutense y coautor, con José María Calleja, de La derrota de ETA.

Aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco
El terrorismo y sus precursores
Ricardo Medina Macías Libertad Digital 19 Julio 2007

Hace diez años, el brutal asesinato de Miguel Ángel Blanco Garrido perpetrado por la banda criminal ETA despertó un espíritu cívico de firmeza contra el terrorismo y sus precursores que, a la postre, puso a los etarras al borde la extinción. Después llegó el contemporizador Zapatero con su vacua política de diálogo y los terroristas se fortalecieron.

Ninguna sociedad democrática puede darse el lujo de contemporizar con los terroristas. Por eso, ninguna sociedad democrática debería darse el lujo de ser complaciente con los precursores del terrorismo.

Son precursores del terrorismo, como lo ha demostrado claramente la historia de los últimos diez años en España, todos aquellos que, aprovechando las libertades de la democracia, se dedican sistemáticamente a minar el Estado de Derecho que hace posible la misma democracia, ya lo hagan en la actividad política o en los medios de comunicación.

Son precursores de la violencia y de la destrucción terrorista todos aquellos que gozan poniendo en entredicho la institucionalidad de la democracia, sea vituperando a las autoridades legítimas, sea exaltando la violencia, sea justificando conductas delictivas escudados en inflamada retórica ideológica. Son precursores del terrorismo aquellos que, perturbados por la ambición de poder, mandan al diablo a las leyes y a las instituciones que garantizan la convivencia civilizada y las libertades de todos.

Son precursores del terrorismo y de la extinción de la sociedad abierta todos aquellos que propagan deliberadamente falsedades escudados en la libertad de expresión. Son precursores de la violencia y del fin de la democracia quienes desde los medios de comunicación sacrifican las exigencias de veracidad y precisión a cambio de protagonismo y notoriedad.

El brutal asesinato de Blanco, en julio de 1997, en Ermua, comunidad del País Vasco en la que ese joven de 29 años era concejal por el Partido Popular, despertó en España un espíritu cívico y de defensa firme e intransigente contra los enemigos de las libertades y de la democracia. Se le conoce como el espíritu de Ermua y fue el origen de un eficaz pacto antiterrorista que logró poner en jaque a ETA…hasta que llegó Zapatero, el bobalicón contemporizador, y ETA volvió por sus fueros.

Lo dijo bien Karl Popper: no hay tolerancia posible con los intolerantes.

ONU y autodeterminación
La trola de Ibarreche
José García Domínguez Libertad Digital 19 Julio 2007

Ya lo estoy viendo. Primero saldrá Juanjo embutido en el traje de los domingos y convocará la "consulta" para que los vascos decidan el futuro de las vascas, y viceversa. Al día siguiente, un sesudo artículo publicado en El País y firmado por el ilustre jurisconsulto don Miguel Herrero y Rodríguez Por Un Vellón (más el IVA) nos recordará que ya la Asamblea General de las Naciones Unidas, en la resolución 5.214 del 14 de diciembre de 1960, estableció lo que continúa: "Todos los pueblos tienen el derecho a la libre determinación; en virtud de este derecho, establecen libremente su condición política y persiguen libremente su desarrollo económico, social y cultural".

Luego, a media tarde, Gemma Nierga le ordenará a Boris Izaguirre que se suba urgentemente los pantalones antes de dar paso, también urgentemente, a una conexión con Barcelona. Al punto, el vicepresidente de la Generalidad procederá a leer con voz tan emocionada como solemne el siguiente apartado del Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos de 1966: "Todos los pueblos tienen el derecho a la libre determinación. En virtud de este derecho, establecen libremente su condición política y proveen asimismo su desarrollo económico, social y cultural".

Antes de que Carod acabe de transmitir esa declaración institucional en nombre de José Montilla, Televisión Española interrumpirá su programación habitual para que Pepiño Blanco se dirija tal que así a la Nación: "Tenemos que comprender las razones de Juanjo. Sobre todo, considerando lo que ordena la resolución 2.625 de la ONU. Que yo de eso no entiendo mucho porque soy de ciencias, pero miren lo me ha apuntado aquí Eguiguren, en este papelín. Vean, vean lo que pone: 'En virtud del principio de igualdad de derechos y de la libre determinación de los pueblos, consagrado en la Carta de las Naciones Unidas, todos los pueblos tienen el derecho de determinar libremente, sin injerencias externas, su condición política y de procurar su desarrollo económico, social y cultural'."

Será ése el momento de acercarse a cualquier librería y buscar en sus estanterías Adiós al nacionalismo, el lúcido ensayo de Miquel Porta Perales que, entre otras perlas, reproduce lo que el mandato de la ONU añade a continuación de esos puntos y seguido que los nacionalistas y sus tontos útiles siempre quieren colar por puntos y aparte. O sea, esto: "Todo intento encaminado a romper total o parcialmente la unidad nacional y la integridad territorial de un país es incompatible con los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas".

Además de esto otro: "Ninguna de las disposiciones de los párrafos precedentes se podrá interpretar en el sentido de que autorice o fomente cualquier acción encaminada a romper o menoscabar, total o parcialmente, la integridad territorial de los Estados soberanos e independientes que se conduzcan de conformidad con el principio de igualdad de derechos y de libre determinación de los pueblos antes descrito, y estén, por tanto, dotados de un gobierno que represente a la totalidad del pueblo perteneciente al territorio, sin distinción por motivos de raza, credo o color".

Y, ahora sí, punto y final.

Zapatero y el mitridatismo
POR M. MARTÍN FERRAND ABC 19 Julio 2007

ES muy posible que José Luis Rodríguez Zapatero sea un magnífico esposo y padre de familia. Resulta incluso admisible -ellos sabrán- que ejerza con destreza y provecho para los suyos el empleo de secretario general del PSOE; pero decir de él que es un buen gobernante resulta tan injusto como calumnioso. Del mismo modo que, en la mitología cinematográfica, John Wayne ponía la bala de su Winchester allí donde había dirigido la mirada, nuestro Zapatero es capaz de colocar un error, sin riesgo de acierto alguno, en cualquier punto y circunstancia en los que pueda o quiera fijarse. Es infalible para el fracaso y solo nos queda por averiguar si esa es su naturaleza o si se trata de un fruto de la voluntad.

En coherente desarrollo de su pertinaz campaña para el fomento de la enemistad con los EE.UU., no ha dejado pasar la oportunidad de la cercanía para, en la solemne ocasión de la cena oficial que le ofreció en el Palacio Nacional el presidente mexicano, Felipe Calderón, decir que «no hay muro (...) que pueda imponerse al sueño de una vida mejor». Eso es eficacia, matar dos -o más- pájaros de un tiro. Sirve para afearle a Washington su política de fronteras y su persistente acción para el freno de la inmigración ilegal, algo muy en la línea que inició cuando permaneció sentado al paso de la bandera de las barras y las estrellas en un protocolario desfile militar, y, al tiempo, es una buena carta de acogida para cuantos desvalidos sin documentación quieran llegar hasta nosotros por tierra, mar o aire. Incluso saltando los muros que su Gobierno ha levantado en Ceuta y Melilla.

Cabe suponer que, en imitación de Mitrídates VI, rey del Ponto y enemigo de Roma, Zapatero tema ser envenenado y practique el mitridatismo. Cada día, su eficaz y ponzoñoso equipo de propaganda le suministra dosis no letales, pero crecientes, de todos los venenos políticos al uso. Así el líder que siempre sonríe va disponiendo su metabolismo para la insensibilidad frente a las sustancias mortíferas. Un ejercicio de cuerpo y espíritu que exige constancia. De ahí que no pase fecha sin que le veamos fabricar enemigos, ofender a los amigos, romper territorios, dilapidar oportunidades, fomentar deslealtades y, en suma, abundar en el error para habituarse a él.

La actitud antinorteamericana de Zapatero resulta especialmente sorprendente. Algo tiene que haber en sus experiencias infantiles que le dificulte, ya de mayorcito, la asimilación de los valores y méritos de la que es, gústenos o no, la primera potencia mundial y la que más puede afectar a nuestros intereses, incluidos los culturales. Quizás nunca pudo llegar a sheriff en el patio del colegio, cuando los vaqueros peleaban contra los indios, y es ahora cuando le sale el ramalazo. En ese caso, no debiera ignorar que Mitrídates, después de ser derrotado por Pompeyo, se retiró a Crimea y quiso suicidarse, pero no le valió ningún veneno. Tuvo que pedirle a un soldado que le alanceara. No creo que María Teresa Fernández de la Vega llegue tan lejos en su abnegación.

Galicia
Sexismo propiamente propio
Cristina Losada Libertad Digital 19 Julio 2007

Fue Montesquieu quien escribió que a los legisladores les debería temblar la mano antes de promulgar una nueva ley o modificar otra, y ha de ser por ello que quienes gobiernan en España desoyen el consejo. A fin de cuentas, al autor del Espíritu de las Leyes lo enterraron los dirigentes socialistas tiempo ha para sepultar su aportación capital a la teoría política: la separación de poderes, a fin de que el poder frene al poder. El PSOE, de frenar el poder cuando lo posee, no quiere saber nada. Y los nacionalistas, segundos personajes de esta historia, menos. Siendo profundamente intervencionistas ambos, es natural su afición por producir leyes como churros, dicho sea en los dos sentidos en que puede interpretarse la expresión. Y ello, al tiempo que conculcan otras, que son, por lo general, las que garantizan la libertad y la igualdad ante la ley.

Pero, además, los dos socios le dan a la manivela legislativa en la convicción de que una nueva ley constituye una gran oportunidad publicitaria; la ocasión para hacer creer que tienen la voluntad y la capacidad de resolver tal o cual problema. Si, como suele ocurrir, no los solventan sino que los complican o crean otros nuevos –que así las gastan las consecuencias impredecibles– buscan algún chivo expiatorio al que colgarle el fiasco.

Al Gobierno autonómico de Galicia, fiel a esa tradición, no sólo no le tiembla la mano a la hora de alumbrar leyes, sino que considera motivo de orgullo la fertilidad en ese ámbito. Así, Touriño acaba de jactarse de que su era presidencial ha sido la "más fecunda" por su generación de mamotretos legislativos, con un total de 32 en su haber desde su arribada en 2005. Como la cantidad importa, tiene otros nueve en ciernes para el semestre próximo. No fue posible, ay, el nuevo Estatuto, que prometía competir en extensión y prolijidad con el de Cataluña y, por tanto, con la Constitución norcoreana, pero nuestros próceres hacen por desquitarse.

En esa carrera por producir leyes y propaganda de una tacada se encuentra el sentido de la escena vivida en el parlamento gallego este martes, cuando se aprobó la Ley Gallega para la Prevención y Tratamiento Integral de la Violencia de Género. Sobran las preguntas impertinentes del tipo: ¿pero no existe una ley idéntica en España? ¿Y no la aplaudieron los partidos que ahora consideran necesario introducir esta otra? Y sobran, porque pasan por alto esa doctrina nacionalista que dicta que del mismo modo que hay "lengua propia", también existe lo "propio" en todo lo demás, y si no, se inventa. Por lo cual ya disponemos en Galicia de una "violencia de género" propia, fruto sin duda de un machismo propio –o noso machismo–, que es diferente del que se estila en Madrid o en Murcia, lugares que cito por ser aquellos de los que siempre quiere distanciarse el nacionalismo autóctono. Galicia tiene "características especiales" en la violencia contra las mujeres. Así lo ha declarado Quintana, quien cada día hace méritos para llegar a ser el Bismarck de Allariz, y punto.

La recién nacida norma ha venido con un pan debajo del brazo para el vicepresidente gallego, quien ha podido emular, por fin, a ZP en su pose para un retrato de varón rodeado de agradecidas féminas, así como en otras posturas de éxito. Verbigracia, la de consignar el "momento histórico" y colocarnos a la vanguardia de Europa, una Europa renuente –¿por qué será?– a ese tipo de leyes. Y en eso de la vanguardia llevan camino de acertar: desde que rige la ley que iba a acabar con la violencia contra las mujeres, esa lacra y los asesinatos, en particular, han aumentado vertiginosamente.

¿Contra qué se sublevó Franco?
Pío Moa Libertad Digital 19 Julio 2007

Aunque recordarlo no guste a muchos, en especial de derechas, el 18 de julio de 1936 marca una de las fechas decisivas en la historia de España, un antes y un después. Entonces concluyó el ciclo histórico comenzado con la Restauración y proseguido por los episodios epigonales de la dictadura de Primo de Rivera y la república; y comenzó la dictadura que, paradójicamente, ha dado lugar a la única democracia real, prolongada y estable que ha tenido España hasta ahora. Democracia puesta hoy en grave peligro por quienes se sienten herederos del Frente Popular.

Una versión absolutamente disparatada, pero propagada por una universidad, unos políticos y unos historiadores ridículos intelectualmente, pero temibles por su poder, pretende que el golpe del 18 de julio y la guerra subsiguiente destruyeron la democracia republicana. Fue exactamente al revés: la destrucción de la democracia republicana ocasionó la guerra, y quienes la destruyeron fueron, precisamente, las izquierdas y los separatistas. Esto puede darse hoy por firme y documentalmente establecido.

En un bandazo poco meditado, algunos autores niegan hoy legitimidad o carácter democrático a aquella república, pero es indudable que, aunque con serios defectos, fue legítima y democrática. Cierto que su legitimidad no provino de unas elecciones municipales que perdieron los republicanos, sino de la entrega del poder por parte de unos monárquicos plenamente abyectos. El mayor delito en aquel caso no corresponde a unos republicanos que explotaron una situación histórica favorable, sino a unas derechas dispuestas a menospreciar y traicionar a sus propios electores. Los monárquicos fueron los mayores delincuentes, porque se trató de un enorme delito –envuelto en pretensiones irrisoriamentre humanitarias– contra la libertad y la estabilidad de España.

Y si bien durante la república imperó casi siempre la censura y el estado de excepción, y la Constitución no era laica, sino anticatólica, se trató básicamente de una democracia. Como supo ver correctamente la CEDA, la Constitución permitía, pese a todo, las libertades y la alternancia pacífica en el poder, y sus graves defectos podían subsanarse mediante el ejercicio de la democracia. Claro que las izquierdas llegaban con una visión mesiánica de la política según la cual la república no era tal si no mandaban ellos, y las leyes podían vulnerarse y alterarse si ellas lo consideraban ventajoso. De ahí la insurrección de octubre de 1934.

Pero la derecha pudo ganar las elecciones de 1933 y derrotar en 1934 la insurrección izquierdista-separatista sin destruir, al contrario, defendiendo la legalidad republicana. Y la ruina final del sistema fue causada, no por las derrotadas izquierdas, sino por un presidente de derechas ansioso de pasar por progresista y congraciarse con los vencidos guerracivilistas, repitiendo en cierto modo la entrega del poder por los monárquicos en 1931: sin las maniobras de Alcalá-Zamora, las izquierdas no habrían vuelto al poder en 1936.

Conviene releer el comunicado de Franco justificando su rebelión: la Constitución era sistemáticamente pisoteada, no había ley y sí un proceso revolucionario abierto. Esto no era una justificación, sino la pura y evidente realidad. Él, que había admitido la democratización dentro del orden, y que había defendido la república en 1934, se sublevaba ahora con la idea, errónea pero comprensible, de que en España la democracia no funcionaba. Y no podía funcionar con tales "demócratas".

La democracia quedó así fuera de cuestión, tanto para las izquierdas totalitarias como para las derechas autoritarias. Franco fue el último en rebelarse contra la república, después de que lo hubieran hecho los anarquistas, Sanjurjo, Azaña, los socialistas, los nacionalistas catalanes, los comunistas y en alguna medida Gil-Robles. Fue también el único en triunfar, no sobre la democracia, ya inexistente, sino sobre un proceso revolucionario que no había ya demócratas capaces de parar. Él lo hizo.

Luego organizó una dictadura autoritaria –no totalitaria, afortunadamente–, pero esa es otra historia.

La «caja revienta»
POR E. VILLAREJO ABC 19 Julio 2007

VALENCIA. Como se encargó de augurar el propio ministro de Economía y Hacienda, el diseño de los Presupuestos Generales del Estado va camino de convertirse este año (y en lo sucesivo si el sentido común no impera) en un auténtico rompecabezas numérico, «un sudoku», que dijera Pedro Solbes.

¿Cómo reaccionaría cualquier ministro europeo de Hacienda si le indican de antemano (y por ley) que tiene que dedicar nada menos que el 36 por ciento de la inversión estatal en infraestructuras para los próximos siete años a tan sólo dos de las 17 regiones, länder o departamentos existentes (por no hablar de ciudades autónomas o territorios de ultramar)? Pues ese es el condicionante que se encontrará Solbes, que puede dejar por el camino un buen número de vociferantes damnificados.
Y es que el «melón» estatutario abierto por José Luis Rodríguez Zapatero va camino de convertirse en un «y yo más» en materia de financiación autonómica al exhibir y reclamar cada comunidad, en su recién aprobado estatuto de autonomía (o en vía de refrendo), su hecho diferencial y más favorable para exigir de la caja común presupuestaria el máximo posible. Como reconoce un alto cargo del Gobierno valenciano, «la suma de todas las peticiones no va a dar cien». O en otras palabras, la «caja» de los presupuestos «está que revienta».

Recorriendo el guirigay estatutario encontramos que Cataluña se atribuye una inversión del Estado en infraestructuras equivalente a «su participación relativa del producto interior bruto con relación al producto interior bruto del Estado», es decir, un 18,7 por ciento.

Por su parte, Andalucía no se sube al carro del «criterio PIB», con el que sólo obtendría el 14 por ciento, sino que prefiere hacer valer sus ocho millones de habitantes para esgrimir el hecho poblacional y conseguir así de la «caja» el 17,8 por ciento de la inversión.

Criterios «ad hoc»
Dos criterios elegidos «ad hoc» -sin reflexión y multilateralidad, lógica en un asunto que debiera afectar al conjunto del Estado- tuvieron su respuesta en otros textos, como el castellano-leonés, que incide en el «factor dispersión y baja densidad demográfica» (es la Comunidad más extensa) para no quedarse relegada a una región de segunda en cuanto a financiación. Este estatuto en ciernes apunta además a la masa forestal y al envejecimiento de su población como otros criterios a tener en cuenta. ¿Qué esgrimen Canarias y Baleares? Indicadores de insularidad. Para todos los gustos.

El Estatuto de la Comunidad Valenciana -el primero en aprobarse con consenso- mantiene en su artículo 69 el derecho de la comunidad a que el Estado «adopte las medidas de compensación oportunas» en caso de producirse «una reforma o modificación del sistema tributario español que implique una supresión de tributos o variación de ingresos de la Comunidad Valenciana».

Sin establecer en el texto ni el «criterio PIB» ni el poblacional, en sus últimas intervenciones el presidente valenciano, Francisco Camps, reclama una financiación acorde al número de habitantes, lo que supondría un 10,8% de la inversión estatal (según el PIB, ésta sería del 9,7%), pero atendiendo a los criterios de solidaridad que se subrayan en el artículo 158 de la Constitución española. A todo ello hay que sumar las promesas realizadas por Zapatero en las distintas Conferencias de Presidentes Autonómicos en cuanto a financiación sanitaria.

Tremendo «sudoku» el que se le presenta a Solbes, quien tiene ante así la verdadera patata caliente de la reforma estatutaria. ¿Qué diría un ministro europeo de Hacienda en su caso? «La caja revienta».

Dignidad y Justicia pide dos años de cárcel para Ibarretxe
M. L. G. F. ABC 19 Julio 2007

BILBAO. La asociación Dignidad y Justicia pide dos años de cárcel para Juan José Ibarretxe y uno para el secretario general del PSE, Patxi López, y para el coordinador de los socialistas vascos, Rodolfo Ares, por las reuniones mantenidas por estos dirigentes con representantes de la ilegal Batasuna.

Además, también en el escrito de acusación presentado ayer ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV), esta asociación pide tres años de cárcel para Arnaldo Otegi, dos para Rufino Etxebarria y uno para Pernando Barrena, Juan José Petrikorena y Olatz Dañobeitia. Dignidad y Justicia, que ejerce la acusación popular junto al Foro Ermua en este sumario, considera a los miembros de Batasuna autores de un delito de desobediencia previsto en el artículo 556 del Código Penal. Ibarretxe, López y Ares lo habrían cometido en calidad de cooperadores necesarios.

Recortes de Prensa   Página Inicial