AGLI

Recortes de Prensa     Viernes 20 Julio   2007

El carajal
Por Ignacio Camacho ABC 20 Julio 2007

España no se ha roto, proclama triunfalmente el zapaterismo para convencernos de que sus juegos estatutarios de aprendiz de brujo no han supuesto el derrumbe del Estado. Y es cierto, pero habría que añadir que por ahora. De momento no se rompe, es verdad, pero se cuartea, se casca, se agrieta bajo la insaciable presión de unas autonomías dispuestas a porfiar en esa subasta de competencias que ha abierto el Estatuto de Cataluña, al grito de centralista el último. Se apropian de atribuciones por el procedimiento del tirón, como los judíos se rifaban los jirones de la túnica del Cristo. Nacionalizan ríos, crean agencias tributarias, ponen fronteras al folclore y tienden la mano al Estado para que les financie el aquelarre. Cuando Borrell, el jacobino del tardofelipismo, habló del «carajal autonómico» escocido porque las taifas territoriales no le dejaban diseñar el trazado de las carreteras, ni se imaginaba que algo más de una década después los virreyes iban a poner la zarpa en la mismísima caja de la Hacienda Pública o a decretar la propiedad exclusiva de las aguas de la aldea, represándoselas a los de más abajo como los hoscos campesinos auverneses de «Manon des sources». España no se ha fracturado, pero se raja a través de un descosido de insolidaridad que apenas se sostiene gracias a los hilos invisibles de la Historia.

La crisis llegará más tarde, cuando acaso Zapatero no sea más que un mal recuerdo, ese paréntesis histórico del que hablan Gallardón y Rajoy sin acotar la duración de la pausa. Porque cada cesión es irreversible: no habrá en el futuro ningún Gobierno capaz de recoger el agua derramada. Y pasará como con la LOGSE, cuyos efectos perniciosos no se han hecho visibles hasta al cabo de unos ciertos años, cuando una generación de analfabetos funcionales va tomando los mandos del relevo de la pirámide social. Hoy por hoy, la rebatiña de competencias es sólo un pulso político de coyuntura, un campo de justas para que los presidentes de Madrid, Valencia, Andalucía o Baleares se suban al carro de las reivindicaciones electoralistas bajo el listón del demarraje catalán, pero mañana o pasado será imposible garantizar desde el Gobierno de España la igualdad de todos los ciudadanos de lo que quede de la nación. Y se abrirá la brecha que logró evitarse con el equilibrio de la cohesión constitucional, porque el presupuesto público es una suma cero en la que algunos tendrán que perder lo que otros salgan ganando.

Va a ser una tragedia diferida, que nunca inquieta a los políticos atentos sólo a los horizontes cortoplacistas de su mandato. Pero los edificios de la Historia rara vez se desploman de golpe; cuando eso ocurre se trata de una revolución. El proceso que ha abierto Zapatero actuará como una lenta carcoma en el interior de la viga maestra del Estado. Él ya no estará cuando comiencen a caer los cascotes y el carajal se convierta en una falla telúrica rodeada de arbitrarias fronteras de desigualitarismo.

Juventudes Socialistas
Dos vídeos, dos escalas de valores
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 20 Julio 2007

No hay más que comparar los vídeos promocionales de Nuevas Generaciones y Juventudes Socialistas para captar la esencia de lo que está sucediendo en España y descubrir las prioridades, estilo y trasfondo ético de dos modelos de juventud que, a su vez, reflejan dos formas radicalmente distintas de entender la política.

Al enfoque violento y destructivo de los socialistas pueden sumarse sin problemas –como de hecho se suman– tanto la alianza de comunistas y verderones llamada Izquierda Unida como los varios separatismos periféricos. En su tosca pieza audiovisual, en la franqueza con que muestran sus deseos de reventar literalmente a Rajoy y Aznar, hay mucho más que un desahogo; hay una clave definitoria: explica por qué socialistas, ecocomunistas y separatistas se adhieren con tanta facilidad en conglomerados cuyo pegamento único es el odio.

El odio a España en el caso de los periféricos. El odio al único partido que defiende sin complejos la idea de España en el de los socialistas. Odio que viene de antiguo y forma parte del ADN del PSOE, y que se recrudece por obra de un sentimiento colectivo de culpa perfectamente justificado. La base electoral de los socialistas está compuesta mayoritariamente por gente de izquierdas que no odia a España, así que el Gobierno y su partido han de ser forzosamente conscientes de que no están donde deberían estar y de que les acompaña quien no debería acompañarles.

A los socialistas con cargo hay que darlos por inútiles tras el espectáculo de sus intentos de rendición ante la ETA. Es de los socialistas sin un cargo de donde cabe esperar una contundente denuncia de la contradicción en que ha caído su partido. Pero cada vez que una voz izquierdista se planta ante los planes separatistas y defiende la unidad de España, el aparato y sus voces amigas emplean el mismo resorte defensivo: tales críticas favorecen estratégicamente al PP.

Se trata de pura demagogia; la unidad de España está por encima de partidos y cargos, conveniencias y cálculos. Acorralado por sus errores, recurre el PSOE a un viejo fantasma: el peligro de un supuesto nacionalismo español. Pero la nación que defiende el PP y defendemos muchos otros se parece tanto a la de los nacionalistas como un huevo a una castaña.

La nuestra no precisa hurgar en la oscuridad de la historia. Nos basta con Cádiz. Es la nación de la razón frente a la irracionalidad, de los individuos frente a los colectivos, de la igualdad ante la ley frente a las discriminaciones, de la libertad frente a la sumisión, el atropello y la ingeniería social. Como todo esto no es muy difícil de explicar ni de entender, los socialistas se han quedado en realidad sin argumentos, por eso se ponen guerreros. De momento lanzan un vídeo con el asesinato simbólico de los líderes del PP. ¿Qué vendrá luego?

Reforma de la ley electoral
Enterrar consensos
Jorge Vilches Libertad Digital 20 Julio 2007

Lo peor que le puede pasar a un sistema electoral es que genere la sensación de que crea desgobierno. Y esto sucede cuando el ciudadano tiene la percepción de que su voto no decide, en definitiva, quien gobierna y quien hace oposición. Porque el voto es, ciertamente, una evaluación de la legislatura pasada y una delegación limitada y finita de poder. Pero el baile de pactos postelectorales, imprevisibles en muchos casos, desvirtúa el sentido del voto.

Hay un evidente abuso del principio de consentimiento por parte de algunos partidos. Porque la voluntad nacional, autonómica o local no puede ser el inopinado y caprichoso reparto de consejerías entre formaciones políticas. Se llega, así, a gobiernos en los que el ciudadano no se puede ver representado.

La estabilidad gubernamental es menor, porque es falso que a mayor número de coaligados se consiga mayor aceptación ciudadana. De ser cierto, ¿por qué no institucionalizar los gobiernos de concentración como la fórmula más democrática y feliz? Suelen ser gobiernos más inestables y el grado de satisfacción popular es menor; primero, porque aumenta la imagen de la política como trapicheo; segundo, porque disminuye la identificación del elector con su gobierno.

El problema que tenemos en España es que nuestro sistema electoral no vertebra el país. Las fórmulas electorales están conformadas en las democracias asentadas para reflejar los cambios en la opinión pública y reforzar las instituciones nacionales. Aquí, los partidos estatales, por obra y gracia de la ley electoral, no mantienen un discurso único y un comportamiento igual, es decir, nacional, sino que lo adecuan a las diversas autonomías. Las consecuencias no son las mejores.

La primera es que los grandes partidos han ido acercando sus discursos a los de los nacionalistas con la creencia de que les reportaría más votos y más aliados postelectorales. El resultado ha sido el paroxismo de las patrias chicas y las nuevas nacionalidades. Esto, a su vez, ha dotado de mayor autonomía a las federaciones regionales o locales de los partidos, a los nuevos caciques, y ha debilitado el liderazgo nacional.

Los cambios en la legislación electoral no son, por tanto, descabellados. Caben en la Constitución, sin reformarla, y pasan por otro tipo de fórmula de reparto proporcional. Una fórmula que devuelva al ciudadano la sensación de controlar a sus políticos, de tener en sus manos la soberanía del país. Es preciso que la mayoría electoral se traduzca en mayoría de gobierno. ¿Cómo? Cambiando, por ejemplo, el tamaño de los distritos electorales. En Holanda es el país entero, mientras que en Alemania combina el distrito pequeño con el del Estado federal –la Comunidad Autónoma en España-. En Austria, Dinamarca o Suecia se refuerza el bipartidismo, pero hay un fondo de escaños para los pequeños partidos, o se establece un umbral electoral nacional para conseguir representación, lo que ocurre en Alemania. Incluso se puede contemplar una segunda vuelta, como se hace en Francia, o que el electorado elija directamente al presidente de la Comunidad o al alcalde. Y son todas fórmulas democráticas.

En definitiva, enterrar un consenso que ya no existe ni funciona no es un dislate sino todo lo contrario. La modernización del sistema electoral revitalizaría una democracia que va desligando al ciudadano del voto, y que sobredimensiona a minúsculos grupos políticos de los que hace depender la vida política de la comunidad.

Propuesta de Rajoy
Reforma electoral y consejos de sabios
Agapito Maestre Libertad Digital 20 Julio 2007

Me parece sugerente que Rajoy se haya atrevido a señalar que el sistema electoral está obsoleto. Hace tiempo que esta forma de selección de elites gobernantes está puesta en cuestión tanto en el ámbito nacional como en los autonómicos y locales. Más aún, según el parecer de la mayoría de analistas, ínfima es la calidad de nuestra democracia, si ésta es medida por nuestra ley electoral, que empieza a estar tan vacía como capítulos enteros de nuestra Constitución. Si estas leyes no se cambian rápidamente, corremos el riesgo de que el sistema muera por aburrimiento... La desafección ciudadana es cada vez más evidente. El caso de Cataluña es patético.

Ciertamente, la democracia española es cada vez menos representativa de su electorado; pues que, aparte de la arbitrariedad de un sistema proporcional que premia a las provincias menos pobladas y castiga a las más pobladas, de tal modo que el voto es mucho mejor valorado, o mejor, tiene un peso muy superior en las menos pobladas a la hora de elegir diputados que en las circunscripciones con mayor población, hay una dictadura tal de los partidos nacionalistas que pocos son los que no recomienden una reforma de la ley para terminar con la injusticia de la sobre-representación de los nacionalistas.

La ley electoral, se mire desde donde se mire, está tocada de muerte. Obsoleta. El problema es que su tasa de obsolescencia no será medida del mismo modo por el PSOE que por el PP, a pesar que también el PSOE ha sido perjudicado a la hora de formar gobiernos autonómicos, por ejemplo, el de Canarias. Pero, hoy por hoy, los mayores beneficiados de esta ley electoral son los partidos nacionalistas, los "ladrillistas" y, por supuesto, el PSOE de Zapatero que tanto en el Gobierno de la Nación como en la mayoría de los mesogobiernos regionales y locales gobierna en coalición con nacionalistas y ladrillistas, a veces, de modo tan forzado como en Baleares.

Sin embargo, porque no creo que, a la larga, al PSOE le haga mucha gracia hacer depender sus gobiernos de minorías, permítanme el sarcasmo, minoritarias, este partido debería tomarse en serio la iniciativa de Rajoy de llevar a cabo una reforma electoral. Fíjense bien que digo esto puede interesarle al PSOE y no a Rodríguez Zapatero. En efecto, quizá haya todavía hay dirigentes del PSOE que se toman en serio la democracia, pero Zapatero ha hecho de ésta una forma de alcanzar el poder por las vías de los nacionalistas, o mejor, por partidos que ponen al sistema permanentemente en cuestión. Por este camino, la propuesta de reforma de Rajoy sólo encontrará desprecio y desconsideración.

Ahora bien, la propuesta de Rajoy dirigida a los dirigentes serios del PSOE debería hacerse de otro modo más sistemático y nacional. ¿Cómo podría el PP plantear la cuestión para que el PSOE la tomara en serio o en cuenta? En primer lugar, saliéndose de los porcentajes del 30 y el 40 por ciento que ha propuesto Rajoy, porque parecen formulados únicamente para que el PP gobierne allí donde en los últimos comicios no ha logrado formar gobiernos. La reforma de ley tiene que hacerse de modo transparente. Y, sobre todo, en segundo lugar, si yo fuera Rajoy nombraría un comité de sabios al margen de los partidos, contando especialmente con figuras próximas al socialismo, que mostrasen la necesidad de ese cambio para reforzar el sistema. La verdad siempre tiene una función política. Por aquí la labor del PP no sólo es vital para el fortalecimiento democrático del partido, sino que tiene una función pedagógica para el resto de fuerzas políticas.

La forma de plantear esta reforma es, si cabe más que otras propuestas, tan importante como el fondo. Es menester que el PP consiga crear agencias de socialización política, instituciones que busquen la verdad de una democracia, al margen de los partidos políticos o de la arena electoral, especialmente para que eduquen tanto a sus electores comos a sus adversarios en que la democracia no se reduce a la regla de las mayorías, o de respetar minorías, sino a que es menester auto-limitarse en el ejercicio del poder. Auto-limitación, o mejor, mesura, que un día tras otro es pisoteada por quienes creen el poder es todo.

Los ‘nuevo rojos’ del PSOE producen miedo
Federico Quevedo El Confidencial 20 Julio 2007

Ya les he contado alguna vez que a Marx, al final de su vida, le llamaban el doctor terror rojo, sobrenombre que también he utilizado para señalar al actual inquilino del Palacio de La Moncloa, el presidente Rodríguez, que ha demostrado en estos más de tres años de legislatura que era capaz de dejar en mantillas a su maestro en lo que a killer político se refiere. El propio Rodríguez se calificó a sí mismo en cierta ocasión de ‘rojo’ –se le olvidó añadir un ‘peligroso’ que le iba como anillo al dedo-, y se ve que los jóvenes cachorros del socialismo patrio, queriendo ser más papistas que el Papa, han encontrado por fin su norte, la definición de su más profunda identidad, la máxima de su referencia ideológica encerrada en un balón de rugby: una pandilla de animales sin escrúpulos marcados por el odio y la violencia y movidos por una ambición visceral y totalitaria de aniquilación del contrario. O sea, la leche. Estalinismo en estado puro, la vuelta a lo más oscuro de esa ideología tenebrosa y exterminadora del ser humano llamada marxismo. Al doctor terror rojo le habría encantado. Nuestro doctor terror rojo seguro que ha sucumbido ante tal demostración de resentimiento.

No se si han visto el video. Si no lo han hecho, se lo recomiendo. Y si tienen un poco de tiempo y paciencia, vayan a la página de Nuevas Generaciones del PP y comparen el video de las Juventudes Socialistas con el de los chavales de la derecha, ya verán que diferencia. Si no lo han visto y les puede la curiosidad pero no tienen tiempo, se lo cuento en dos palabras: los New Reds son un equipo de rugby de fornidos muchachos socialistas que se dedican a darles de ostias, con perdón, al equipo contrario que se supone que es el PP –van de naranja- y al que identifican con ETA así como el que no quiere la cosa. Al final acaban –aniquilan- con los de Génova 13 mediante el lanzamiento, en plan misil teledirigido, de un balón de rugby que hace estallar en el aire dos globos aerostáticos, uno con la cara de Rajoy, y otro con la de Aznar. ¡Ojalá que hagan más videos como este, muchos más, cuantos más, mejor! Son la expresión más descarnada y violenta del verdadero rostro de estos chavales a los que Rodríguez ha alimentado con el odio, el rencor y el resentimiento.

Déjenme que les cuente algo. Hace unas pocas fechas tuve la ocasión de compartir, junto a otras personas, mesa y mantel con una joven concejala del PP en Getxo, llamada Nerea, miembro de Nuevas Generaciones de ese partido y a la que algunos de ustedes recordarán porque en la pasada campaña electoral fue agredida, junto a otra compañera suya, por los violentos que niegan la libertad y la vida en aquella región de España. Nerea es la imagen de la inocencia, de la fe en un sistema en el que cree a pies juntilla y que, sin embargo, es incapaz de protegerla y de garantizar su libertad porque esta viciado y corrompido. Nerea forma parte de las Nuevas Generaciones del PP, pero también de esas nuevas generaciones de españoles que no están conformes con lo que estamos viviendo y quieren cambiar las cosas, aunque eso suponga que, en muchas ocasiones, y así pude comprobarlo, disienta de las directrices que emanan de sus mayores en el partido. Eso forma parte de la naturaleza inconformista de alguien que todavía ve lejos la llegada de los treinta.

De la boca de Nerea, de su pensamiento y de sus convicciones surgían, sin embargo, palabras como libertad, democracia, pluralismo, respeto, consenso, tolerancia... Ninguna de esas palabras las encuentro en el video de las juventudes socialistas dedicado, única y exclusivamente, a convertir al PP en su gran bestia negra, en el enemigo a batir y aniquilar, no sé si dándose cuenta de que de esa manera enseñan el verdadero rostro de la incomprensión, la intolerancia, el racismo y la xenofobia, el odio y la violencia que llevan dentro... Y que hasta ahora todo lo que nos habían ofrecido era una mera entelequia, un engaño masivo, una farsa cruel e inhumana. No son demócratas. No pueden serlo quienes predican la exterminación de quienes no piensan como ellos. Lo grave es que estos jóvenes cachorros del socialismo real son los que, dentro de pocos años, mandarán en su partido, por lo que sólo cabe pensar que en el futuro surgirán nuevos Rodríguez Zapatero que volverán a hacer del odio su leit motiv, su razón de ser y de existir. Y eso, se lo digo sinceramente, me da miedo, porque la resurrección del doctor terror rojo implica el fin de la libertad.

El rojo color de la bisoña idiotez
José Luis Palomera Ruiz Periodista Digital  20 Julio 200

El rojo color de la bisoña idiotez: Estos demenciales jóvenes socialistas son tan pánfilos que ni tan siquiera el hedor de la sangre inocente, derramada ayer por todos para que hoy puedan vivir ellos a cuerpo de rey, les suprime el nauseabundo olor de sus alcaloides mentales.

La propia génesis de la corriente actual socialista acarrea, cual contagio del pasado, sentimientos de derrota ataviados de revancha hacia la derecha española. Este sentimiento, de venganza no consumada trasmitido de abuelos a padres y de padres a hijos, les provoca de antemano una gratuita agresividad mental hacia adversarios políticos a los que atribuyen la representación de dictadores pasados.

Actualmente son muchos los jóvenes socialistas que odian a todo aquello que preludie “la derecha que doblegó a los antecesores de sus políticas"
Este sentimiento de odio claramente repercute en sus manifestaciones actuales, basta con fijarse en sus políticas de imputaciones ajenas del pasado, que aunque les pese es el Pasado de Todos.

Por otra parte, están los jóvenes populares inmunizados ante cualquier caduco desquite, y comprometido a más no poder con construir el futuro, olvidando el pasado que jamás debió de producirse.

Y aunque lo dicho en título, no corresponde con la acullá del generalizar, son muchos los jóvenes que se llaman para sí socialistas, personeros y personajes, que a continuación consignaré.

Hoy mismo podemos ver como aquellos que se dicen juventud de juventudes socialistas en las resacas arduas de sus mentalidades, presentan un vídeo para promocionar el próximo congreso- de suyas conclaves neuronas rojizas- al estilo “almodo-ano” cambiando únicamente el morboso morral del ínclito personaje de la Mancha por un belicoso partido de Rugby donde los populares aparecen tildados de 'Intolerantes 'Retrasados', además de con las siglas de ETA impresas en sus carnes entre el rojo color de la bisoña idiotez

Estos demenciales jóvenes socialistas son tan pánfilos que ni tan siquiera el hedor de la sangre inocente, derramada ayer por todos para que hoy puedan vivir ellos a cuerpo de rey, les suprime el nauseabundo olor de sus alcaloides mentales.

En primer lugar he de decir que no pertenezco a más partidos o corriente lúdica política, que no sea la lógica que me dicte mi conciencia. Sesera propia que no admite himnos de sirenas, caras guapas, melindreros estadistas, pontificados de glamour, basílicas de oro, políticos encantadores, reyes de cunas, ídolos de silicona, y otros menesterosos de variopintos plumajes...

Y si osar por mi parte es atreverme a retratar a los protagonistas de este alegato, sabiéndome yo imperfecto de por vida, he de decir en mi descargo que la visión no me engaña, visión que ostento porque a nadie adulo, admiro o peloteo, ni tan siquiera a mí mismo, al cual aborrezco si lo hecho merece aborrecer.

Estas circunstancias personales me hacen ver con claridad el extracto social y sus premisas políticas.
Actualmente una buena parte de jóvenes que se dice socialista bien merece reflexión además de edicto. Edicto que merecerá neutralidad de lo que diga, o al menos intentaré que lo merezca.

En primer lugar he de decir que muchos de los que hoy se dicen socialistas, apenas saben qué significa sentir socialismo, aplicar socialismo, defender socialismo.

El estrato social que forman las juventudes socialistas española se divide en tres subgrupos al menos. El primero y más numeroso es el que componen aquellos jóvenes que se siente socialistas sobre todo porque está de moda ser socialista. Estos "presumen saber" que lo del 11 M fue culpa de un personaje con bigote, el cual representa a la extrema derecha española, cuyo dictador ya de estatuas caídas y polvo por carne, se comía crudos a los niños.
Por si fuera poco, también "saben" que la derecha engañó a los ciudadanos, ( Los de derechas son memos) además en evidente que a la derecha le interesa que siga el terrorismo para de esta manera meter el miedo en el cuerpo a las gentes y así lograr que les voten (Los de derechas son pánfilos)

En una palabra, para estos ignorantes socialistas de mocos imberbes y pardos lamparones en los gallumbos, aquellos que votan a la derecha son extremistas o estúpidos a más no poder.

Estos socialistas, interesados además de vagos, continúan creyendo que sus líderes, cual atañas consignas, despojarán a los más ricos de sus pertenencias para repartirlo entre los más pobres...Y así se pasan la vida esperando pacientes que sus colegas socialistas les despojen de sus casas y ahorros para así vivir ellos gratis a cuenta de los demás.

Craso error el suyo ya que los socialistas actuales para tal fin tendrían que robarse a ellos mismos no en vano pasan por ser los más adinerados de la Sociedad.

En un segundo lugar está el subgrupo de los " Socialistas de Mansión", los de; “Papá, cómprame un coche nuevo que el Mercedes tiene un mes y me aburre”.

Un ejemplo de los mismos bien pudiera corresponder con la diputada por Barcelona, Carme Chacón -hoy menestra de vivienda y otras verduras-

Esta niña pija, sin conocer el franquismo, ni mucho menos padecer los avatares de las gentes más humildes de aquellas décadas, se dice socialista como se podría haber dicho "Socia- osea".

Hay que reconocer que bien han sabido los rancios socialistas y demás nacionalistas catalanes instruirla en el odio hacia la derecha española, cual ( Diablo infernal que predica la unidad de España)

Estos privilegiados- que jamás entenderán que ser socialista significa vivir y morir, por, para, y con el prójimo- se autodenominan socialistas en virtud del adiestramiento de unas ideas que jamás ellos llevaron a cabo, ni tan siquiera en muchos casos quienes se las enseñaron.

Son socialistas de placentera existencia provenientes de familias pudientes que se codeaban en reputadas universidades de aquellos tiempos donde las vicisitudes de la vida, para casi todos los demás, eran difíciles y duras.

Se dicen socialistas cuando en realidad son privilegiados a cuentas de las carteras de los demás, no en vano tienen mansiones varias, los más lujosos coches, yates, incluso aviones privados cual crasos ricachones.
Artistas, directores, actrices y actores varios que hoy enarbolan la bandera del socialismo con miserable desfachatez mientras sus chequeras están atiborradas.

Y por último está el subgrupo de los jóvenes socialistas fanatizados por sus propias familias. Familias enteras de socialistas renegados de la historia, la cual les fue interesadamente narrada, ya que tanto unos como otros, derecha e izquierda, antaño derramaron su sangre por siglas que nunca fueron, por siglas que solamente existían entre intereses varios y políticas enfermas.

Socialistas que toman para sí las siglas mientras reclaman derechos, sepulcros y terrenos, sin haber puesto apenas otra cosa que los codos sobre los estrados de la lucha.
Estos aficionados de socialistas enarbolan banderas que jamás fueron suyas, ya que las mismas fueron hechas con la sangre de aquellos hombres que verdaderamente lucharon a muerte por los ideales de otros. Lideres interesados de poder y gloria y otras lisonjas pensativas de Presidentes y Generales que con toda cobardía raudos partieron cuando lo vieron mal dejándoles abandonados en los barracones a merced del enemigo.

Estos socialistas son los más peligrosos ya que son por trasmisión familiar de abuelos a padres y de padres a hijos. Y digo que son peligrosos por que fanatizan interesado socialismo casero.

Yo no soy, ni de derechas, ni de izquierdas, ni del centro, Y no lo soy ni lo seré puesto que estas premisas políticas -ni tan siquiera son ideas- únicamente existen para diferenciarnos, para hacer al rico del pobre, para medrar unos a cuenta de otros, en definitiva para aniquilarnos en guerras fraticidas sin piedad alguna.

Toda política se basa en consignas inamovibles que en la actualidad no dejan de ser premisas fanáticas en muchos casos.

Por poner un ejemplo de lo dicho, echemos mano de algunas glosas de la Biblia, en una dice: “María fue fecundada por mediación del Espíritu Santo” Si uno desea ser un buen seguidor, un ejemplo de obediencia, un buen cristiano en este caso, debe defender a ultranza y asimilar que el hecho fue así y es cierto.
Igual ocurre con las políticas si uno desea ser militantes socialistas, en primer lugar han de comulgar con las políticas de antaño y obedecer las consignas de sus líderes sin vacilar. Si los mismos dicen que la derecha es peligrosa, es peligrosa, si dicen que los de la derecha les van a fusilar- si consiguen el poder- es que les van a fusilar.
Todo partido predica ser la pura verdad, única verdad, no en vano-en este caso- son socialistas, es decir, los mejores, los legales, los valientes, los, al parecer, únicos fusilados...

Como reflexión de lo dicho, he de decir que verdad es “que quien esté libre de pecado que se meta a político” y aunque en todos los partidos cuecen albardas, de la juventud popular he de decir que poseen ciertas virtudes que yo pocas veces he visto en la socialista, cual es; la prudencia, el discernimiento y la templanza para asumir críticas o compromisos. Los jóvenes simpatizantes de esta formación en su inmensa mayoría son moderados en elocuencia, reflexivos y sobre todo, de sobra preparados para asumir disyuntivas sin hacer referencias al pasado de otras opciones políticas.

Muy mal estaría por mi parte acabar este artículo sin decir que existe una mínima parte de nazis, que muchos también denominan extrema derecha.
Pues bien, estos terroristas mentales, entiendo que en nada representan a la derecha actual además de ser ésta, flaco favor les hace, la que más deplora su actitud.
Estos minúsculos grupos ni son de derechas ni son de izquierdas, simplemente no son nada, absolutamente nada. Ni sesos, ni virtud, ni gloria, ni vida, nada poseen, de no ser carnes descompuestas entre heces mentales.
Por último existe un minúsculo grupo de maduros personajes que se dedican a echar flores a unos muertos y odio a otros, cual rémoras del pasado vestidos de falangistas. Hijos en algunos casos de uniformados franquistas y otras gentes eclesiásticas-que apenas tienen representación ni en sus casas- perduran en su radicalidad de una fuerza nueva podrida a más no poder en la vejez de sus enfermas neuronas.
Para acabar diré que la diferencia hoy en España entre socialistas y populares es sobre todo de educación.

La mayoría de los socialistas lo son a través del odio que les fue trasmitido hacia la derecha a la que - sus trasgredidas mentes, consideran alumnos e hijos de los “verdugos franquistas”

A diferencia los populares lo son por el convencimiento propio de que la moderación es la virtud más importante para evitar reyertas pasadas.
Pues, bien es preciso recordar y asumir el recuerdo, que todos los que participaron en la Guerra Civil fueron víctimas.

Hacinadas víctimas entre las arengas de unos y verborreas de otros nefastos gobernantes, líderes y generales, hastiados de ruines venganzas interesadas.
Venganzas y reyertas que para más desgracia del Pueblo Español fueron alimentadas con sus propios votos mezcla de azufre y odio al hermano.

No lo duden jamás, sin ninguna duda digo, que lo que más daño hace a España en su conjunto, después del terrorismo, es el excesivo número de fanáticos vasallos de políticos que habitan en ella con la agravante de que además los mismos votan.

La 'Educación para la ciudadanía' no forma ciudadanos
Francisco Rubiales Periodista Digital  20 Julio 2007

El objetivo declarado de la asignatura "Educación para la ciudadanía" es formar ciudadanos, pero los ciudadanos nunca podrán ser formados por el Estado, ni por los partidos políticos, más interesados en gobernar sobre esclavos y rebaños domesticados que sobre ciudadanos, que, por definición, son gente independiente, con capacidad de autogobierno, exigente, responsable, incapaz de delegar su voluntad política y celosa de su libertad.

Cada vez que el Estado ha intentado formar ciudadanos ha creado guardias rojos o camisas pardas. Los ciudadanos sólo pueden ser formados por otros ciudadanos, por gente que sepa lo que es la libertad y la democracia, no por servidores del poder y del dominio.

Convertir la escuela en un campo de entrenamiento social es una locura indecente porque la historia ha demostrado hasta la saciedad, en cada etapa histórica, sin excepción alguna, que el Estado siempre está más interesado en formar esclavos que hombres y mujeres libres.

Pretender que un gobierno forme a ciudadanos que, por naturaleza, son rebeldes y difíciles de someter, es como poner la zorra al cuidado de las gallinas. El Estado sólo ha demostrado tener capacidad para formar esclavos o servidores, los primeros para que formen parte del rebaño y los segundos para que actuen como pastores, pandilleros o represores.

No es enseñando las aventuras de "Alí Babá y los cuarenta maricones" como se forma a los ciudadanos, sino enseñándoles a reclamar, a tomar decisiones, a odiar la corrupción, a vigilar a sus representantes políticos, a controlar al poder, a participar activamente en la vida comunitaria, a exigir servicio y eficiencia a los representas públicos, a debatir en libertad y a ejercer el autogobierno como corresponde a quien es el soberano del sistema democrático. ¿pueden fabricar auténticos ciudadanos los mismos que los han expulsado de la política y les han arrebatado su soberanía?

Los ciudadanos, cada vez que surgieron en la Historia, nacieron siempre ayudados y formados por otros ciudadanos, que les transmitieron altas dosis de libertad y de responsabilidad en los raros espacios de libertad existentes, como la Atenas clásica y algunas ciudades medievales que lograron resistir y preservar su autonomía, pagando siempre una alta cuota de sangre,frente al poder opresor de los nobles, los clérigos y los reyes. Entonces y ahora, los auténticos ciudadanos siempre tuvieron claro que el mayor enemigo era el poder político y sus grandes poderes aliados, que nunca dudaron en utilizar los recursos del Estado para someter, aplastar por la fuerza y hasta asesinar a la gente libre.

FR Voto en Blanco

Ni la politica ni ETA cojen vacaciones
Antonio Pérez Henares Periodista Digital  20 Julio 2007

Ni la política ni, para mayor desgracia, ETA, se tomarán vacaciones este verano. Es más, los terroristas están en pleno frenesí que si -y toco madera al escribir estas líneas- no es aún de sangre es porque la policía ha impedido ya cinco atentados.

Pero la política y en especial todo lo que está relacionado con Euskadi y Navarra vive momentos de enorme efervescencia e interés. Y va a ser este verano cuando se perfilen situaciones que pueden dar grandes vuelcos en un sentido o en otro, abran esperanzas o por el contrario las cierren.

Lo más trascendental está siendo la cada vez más clara postura del máximo dirigente del PNV. Josu Jon Imaz ha decidido que su partido vuelva de Lizarra. Eso no significa que no sigan siendo nacionalistas y que tengan objetivos de soberanía . Pero lo que dice Imaz es muy diferente a lo que dicen Arzallus, Ibarretxe y Egibar. Lo que dice Imaz es que con ETA no va a ningún sitio, que es su enemiga y de todos los vascos y de los nacionalistas vascos del PNV en particular. Que ha llegado a su juicio la hora de recuperar unidad democrática de los que lo son en verdad y retrazar ahí la línea divisoria: entre demócratas y terroristas y no entre nacionalistas y no nacionalistas.

Va más allá. O mejor, quiere volver al viejo espíritu de un partido que muchos consideran han sacado de su madre. Imaz quiere “entenderse” con España, desde sus posiciones nacionalistas quiere ser diferente pero no extraño ni odiado ni imponer nada. Dice y escribe que el País Vasco no sólo es de los nacionalistas. Y eso es esencial para el futuro. Pero lo tiene muy difícil. Han sido muchos año de irse cada vez más al monte y de predicar el odio .Las fuerzas contrarias son muy poderosas e Imaz puede ser derrotado. En eso están muchos y puede que lo logren. Entonces la esperanza que ahora se ha abierto se cerraría de inmediato. El referendum de Ibarretxe reabriría todas las simas, los enfrentamientos y daría alas y excusas a ETA.

Esa es una partida que se está jugando en tablero. La otra se juega en Navarra. Y ya saben, hasta el 18 de agosto no se sabe ni quien da jaque, ni quien mueve la torre ni quien se corona reina del viejo Reyno. Lo de Puras ha sido y resultado a la postre un poco o un mucho esperpéntico. El pacto con Nafarroa Bai , a pesar de que no faltan razones para decir que sería muy interesante que ese radicalismo conceptual pero democrático se integrara normalmente en la vida política y que eso supone socavar de manera contundente las bases de ETA (no es baladí la cuestión) , es en el fondo indígerible. Incluso para el PSOE.

No es la cuestión si Nafarroa Bai respeta las normas democráticas. No. El problema es cuales son sus objetivos y principios. Y¿ como puede explicar el PSOE que pacta y gobierna con quien propone la anexión de Navarra al Pais Vasco y luego la independencia del conjunto?. Porque ese es exactamente el ideario de Nafarroa Bai. Y ese pacto , a nadie se le oculta, significaría –lo modulen o perpetren con mayor o menor cautela y disimulo- iniciar el proceso de euskaldunización –desde la escuela a las calles, los comercio, los medios de comunicación y el conjunto de la vida cotidiana, de Navarra entera . Empezando por la obligatoriedad del euskara hasta en el pueblo ya casi maño y más que maño de La Ribera.

Eso es en el fondo lo que ha hecho crisis. Que el PSOE teme que tal cuestión se convierta en un eje de la campaña de Rajoy y haga mella en su electorado. Por eso y en principio , Ferraz ha dicho no y Puras, tercera fuerza ha empezado a hacer un cierto ridículo. Pero habrá que esperar hasta el 18 de agosto. Y lo que muchos pueden desear , un gobierno estable y que supiera gobernar con cordura Navarra entre UPN y PSN, resulta casi un imposible metafísico. O habrá gobierno en minoría o habrá elecciones. Casi prefiero lo segundo. Va a ser en lo único que esté de acuerdo con Puras.

Here's the New Reds!
Alejandro Campoy Periodista Digital 20 Julio 2007

Si no fuera porque el periodo estival nos va dejando lentamente ayunos de noticias de interés, no me habría planteado escribir un artículo sobre una idiotez tan descomunal como la presente. No es que el vídeo de las Juventudes Socialistas sea malo, cutre, ofensivo o simplemente estúpido: es que ni siquiera es.

Sin embargo, pese a su ínfima calidad técnica, el escaso tiempo dedicado a su elaboración, su falta completa de mensaje y estética, su nula capacidad de transmisión y su vergonzosa puesta en escena, sí permite adivinar las principales caracterísitcas del nuevo socialismo que ha estado incubando la gallina zapatera desde el año 2000. Por lo que nos han logrado transmitir, las principales características de los "nuevos rojos" son las siguientes:

1.- Belicismo.- Una de las notas distintivas del desgobierno de Zetapé es la recuperación de la guerra civil. Y esta recuperación ha sido bien inoculada en sus jóvenes generaciones. El vídeo elaborado por ellos descubre la guerra como el eje principal de su programa, de su acción y de su proyecto. Se trata de la guerra contra media España, a la que no puede dejarse vivir ni existir en paz, se trata de la guerra civil.

2.- Ciudadanía.- El ejercicio de la ciudadanía responsable y participativa en la gestión de los asuntos públicos implica el aplastamiento de la diversidad, de la pluralidad y de la diferencia. Para ello, hay que presentar al "otro" (el del Pepé) como una amenaza, un radical, un violento. Se produce así un desplazamiento de todas las fuentes de inseguridad y amenaza desde sus orígenes ciertos hacia ese "otro" al que hay que eliminar para poder construir una ciudadanía homogénea, sin fisuras, soviética.

3.- Esquizofrenia.- Los "nuevos rojos", los sucesores del multiasesino de Paracuellos se han mirado al espejo, y todo lo que han visto en él se lo han adjudicado a la otra mitad de España, simbolizada en el PP: si ellos van de la mano de ETA con Zetapé al frente, les colocan a ETA en el brazo a los jugadores populares; si ellos generan crispación contínuamente mediante acciones de desgobierno como la liberación temporal de de Juana y la "legalización" de las listas de ETA a diversos Ayuntamientos, les colocan esa crispación a sus "rivales"; si ellos van de contínuo marcha atrás rumbo a 1936 para cambiar la Historia en memoria del "abuelito dime tú, porqué yo soy tan feliz", colocan junto a la imagen de Rajoy la palabra "retroceso" tan magistralmente puesta en práctica por Zetapé.

4.- Nihilismo.- Sobre este concepto en su sentido filosófico y/o político no diremos nada, sería como hablarle al vacío: por tanto, vamos a utilizar simplemente la etimología, mucho más pueril y accesible para los hijos de la LOE: nihil (latín) = nada. Y eso, nada, es lo que se pone de manifiesto en el vídeo. Si uno busca propuestas, proyectos, ideas, políticas de empleo, de vivienda, de bienestar, no encuetra NADA. El vídeo refleja la quintaesencia de los "nuevos rojos" del socialismo español: la nada como proyecto político, la nada como propuesta ideológica y programática, la nada como motor de la acción política. Tan acabada expresión de la nada no llegaron ni a imaginarla Dostoyevski o Nietzsche, cuanto menos los nihilistas rusos que asesinaron a Alejandro II.

5.- Infantilismo.- No sólo por el contenido argumental del vídeo, producto sin duda de la mente más potente de todo el mundo de habla hispana en la actualidad, la de Pepín el Gnomo, sino por haber encargado la realización de los dibujos a niños de cinco años, como demuestra el infantilismo en el tratamiento de los rostros y las desproporciones de las figuras humanas, así como el uso de colores planos y la ausencia completa de volumen en la figuración. Aparte de un caso flagrante de explotación infantil, esto sin duda viene motivado por un estudio del público al que va destinado el producto final: los propios cachorros socialistas, a los que han confinado en una edad mental permanente de cinco años, por lo que así les resultará mucho más familiar el contenido de este producto fruto de las úlimas tecnologías de animación de la factoría Pixar. ¡Qué calidades, qué acabados!.

Ahora bien, puede ser que Zetapé gane las proximas elecciones generales; en ese caso hay que plantearse muy seriamente si merece la pena seguir viviendo en una guardería que adopta la forma aparente de un Estado como si realmnete lo fuera del mismo modo que nuestros vecinos Francia, Italia, Alemania y demás. Hay juegos infantiles que pueden llegar a ser peligrosísimos, mortales incluso. Y yo no juego a eso. Ya veremos en su momento.

Los derechos históricos (II)
Editorial ABC  20 Julio 2007

La invocación de los derechos históricos colectivos es un mecanismo que destaca por su polivalencia. En la época premoderna, y frente al absolutismo, los derechos históricos fueron esgrimidos como constitución tradicional para frenar los excesos de la Corona con carácter defensivo; todo debía ser pactado sobre el reparto de poderes y funciones entre Rey y Reino, configurado este último en estamentos -nobleza clero, estado llano-. En el camino hacia el Estado moderno, el retorno de los derechos históricos fue un elemento para frenar la revolución liberal. Frente al constitucionalismo liberal, la razón última es acometer o asir fuertemente el poder por parte de la burguesía urbana, el clero rural, los patricios rurales y la nobleza terrateniente frente a la amenaza de una sociedad moderna asentada sobre la organización política del Estado unitario que les arrebata ese poder que poseen. Se apoyan en la identificación en la historia de unos valores como la lengua, la raza, el Derecho, el folclore, la música y el arte, expresión de un verdadero espíritu del pueblo, para invocar fueros y costumbres frente a la ley, reclamar la idea de ley-pacto, y afirmar un Derecho histórico frente al racionalizado, un Derecho consuetudinario frente al legal.

En España, la invocación de fueros frente a la ley, que es de donde viene cuanto ha existido en nuestro Derecho positivo y su arraigo en la historia, nada tiene que ver con el autogobierno, ya que una cosa es lo foral y otra bien distinta es la autonomía de una región o nacionalidad determinada. Sin embargo, nos encontramos con que el Derecho Foral Civil y los fueros administrativos y fiscales se van a transformar en derechos históricos, abriéndose paso en nuestro tiempo un nuevo proceso que discurre a través de una dialéctica autonomía-derechos históricos que es utilizada como impulso de un renovado movimiento en favor del autogobierno, y de la que nace un derecho tradicional a crear una situación constitucional especial o privilegiada.

En definitiva, el fenómeno ya no descansa sólo en la objetividad y contraste de las pruebas o fundamentos histórico-jurídicos. Los derechos históricos dejan de ser entonces un valor técnico-jurídico, ni tan siquiera histórico -¿por qué se invoca un momento de la historia y no otros mil del mismo territorio con significado diferente y aun contrario?-, para convertirse en un mecanismo de encubrimiento ideológico que los dota de una polivalencia funcional que es utilizada según las circunstancias políticas de cada momento, y llegado el caso, como fundamento de la autodeterminación.

En el régimen constitucional vigente en España no cabe que unos ejerzan autonomía y otros soberanía limitada. Y sin embargo, se abre paso un planteamiento que evidentemente instrumentaliza la Constitución y que nada tiene que ver con un modelo de la de 1978. Se trata de poner en marcha un proceso que cultiva una interpretación finalista tanto de la Constitución como de los estatutos. El recurso a los derechos históricos implica una puesta en cuestión del Estado nacional.

La invocación de los derechos históricos es la remisión a un «ámbito de soberanía», en último término, en la medida que la titularidad de unos derechos históricos son expresión de la dimensión existencial de un pueblo cuya integración como cuerpo político se autodetermina para asegurarse un ámbito de soberanía. En efecto, se trataría de que la Constitución, una norma abierta, y los estatutos darían cauce para modificar de acuerdo con sus propias cláusulas el régimen político, con la remisión a unos derechos históricos que legitimarían una situación constitucional especial, conduciendo al pacto político; y quien pacta se autodetermina.

Lo preocupante es que se termina por generalizar la utilización del Derecho con intención política, pues tiene mucho que ver con unos intereses creados por grupos que han atesorado un poder en un ámbito territorial limitado y que no están dispuestos a detenerse en su recorrido. Ante obstáculos jurídicos, se apela la idea misma de la historia como mito, que se convierte en el soporte del autogobierno de la comunidad y de su constitución. Y así, el derecho a la autonomía no nace de la Constitución (entendida como mandato concreto del poder político constituyente), sino que es específico de cada pueblo, como ocurre con el idioma, la cultura y las costumbres.

La noción de la historia objetivada en la definición de comunidades autónomas, que viene a sumarse así enfáticamente por la vía de la generalización al de los hechos diferenciales, es altamente problemática, pues los argumentos a la historia y la singularidad que invocan las reformas estatutarias, bajo el pretexto de exhumar cadáveres, lo que demuestra es que lo que ocupa y preocupa son los sentimientos localistas y el deseo insaciable de mayores cuotas de poder. Y la revisión del modelo autonómico, cuestionando el propio marco estatutario, implica un riesgo de desmantelar el Estado que aboca a una distribución territorial del poder político difícilmente viable, sin que en el fondo ello responda a un deseo consciente y responsable de la mayoría de los ciudadanos; y con el añadido de cuestionar el modelo constitucional, provocando inseguridad jurídica, ya que no respeta los límites del ordenamiento jurídico, ni de la racionalidad, ni de la eficacia, ni de la cohesión nacional y ni hasta del sentido común.

La guerra contra apóstatas y cruzados
Gustavo de Arístegui Periodista Digital 20 Julio 2007

El terrorismo no descansa y las fanáticas ideologías que lo alimentan llevan circulando en el mundo muchas décadas. Muchos pensaron que los regímenes totalitarios inspirados por el fanatismo y el odio cuando parecían ser amenazas imbatibles y perennes, cuando hoy en realidad es el terrorismo yihadista el que se ha convertido en una de las más graves lacras a las que se ha enfrentado la humanidad en su reciente historia.

El asesinato en el Líbano de seis soldados españoles por una nueva y agresiva filial de Al Qaeda en ese país, Al Fatah Al Islam, a la que se une el atentado que costó la vida a siete turistas españoles en el Yemen, perpetrado por la rama yemení de Al Qaeda a cuya cabeza se encuentra Abu Bahir Nasir Al Wahishi, o los atentados frustrados de Glasgow o de Londres, nos recuerdan de manera intensamente dramática hasta qué punto nos encontramos ante un desafío global, total e implacable, que ni da cuartel ni lo espera.

Occidente actúa muchas veces con la esperanza de que la tormenta pase, que las tragedias que un día sacuden todas las conciencias no se repitan. Otros creen que no haciendo nada se evita el riesgo, pues creen que incluso actuar como democracias, defendiendo los principios y libertades fundamentales en los que éstas se fundamentan, es poco menos que una provocación contra los fanáticos que se arrogan, falsa y torticeramente, la representación única y auténtica de mil quinientos millones de creyentes del Islam. Lo cierto es que el islamismo radical como ideología y el terrorismo yihadista al que alimenta no son en realidad una religión sino la manipulación, contaminante y altamente infecciosa, de una religión legítima y respetable a la que han secuestrado y en cuya bandera se han envuelto para conseguir todos sus objetivos.

Desde Europa algunos filósofos y analistas han cometido el gravísimo error de pensar que tras el terrorismo yihadista sólo existen las culturas de la muerte y del nihilismo, y no hay error más grave para curar una enfermedad que equivocar el diagnóstico. Para los yihadistas los objetivos están muy claros, en primer lugar derrocar a los regímenes y gobiernos que ellos consideran anti islámicos, corruptos, impíos y apóstatas; segundo, reconquistar cualquier país o territorio que haya estado en algún momento de su historia bajo el dominio del Islam; tercero, restablecer el califato abolido por Mustafa Kemal Ataturk el 3 de marzo de 1924 y, por último, conquistar el mundo entero y dominarlo desde el más implacable de los poderes absolutos.

Estos son los objetivos de los yihadistas que no de los musulmanes, y el que los tengan tan claros, que los hayan expresado en reiteradas ocasiones no significa que sean realizables, pero sí que son el principal motor de sus acciones y ambiciones. En consecuencia es importante subrayar que las primeras víctimas del islamismo radical y del terrorismo yihadista son los propios musulmanes y el Islam moderado, al que colocan en el mismo saco con los que consideran sus máximos apoyos y la única razón de su subsistencia, las democracias occidentales.

Al Qaeda lleva muchos meses reorganizando su estructura, su modus operandi y hasta su táctica terrorista para adaptarse a una estrategia de dominio y poder absoluto que, lejos de haber cambiado, se ha intensificado. Al Qaeda era plenamente consciente del serio daño que Occidente y los países islámicos moderados le habían inflingido tras el 11 de septiembre de 2001, razón por la cual su red propia había quedado seriamente debilitada y sus capacidades operativas notablemente mermadas. Sus otras dos redes, la de las filiales creadas o inspiradas por Al Qaeda, y el Frente Islámico Mundial formalizado el 23 de febrero de 1998 (una asociación de organizaciones terroristas más antiguas que Al Qaeda a las que ésta intenta coordinar), pasaron al primer plano operativo del terrorismo yihadista.

Empezaron a producirse acciones aisladas, descoordinados, deslavazadas, o simplemente espontáneas, inspiradas por la ideología yihadista, mas concretamente su variante salafista, sin que buena parte de ellas pudiesen ser atribuidas a la propia red madre. Desde hace unos meses se viene advirtiendo una tendencia constante hacia la concentración y la reorganización de las filiales y células, más o menos autónomas, inspiradas por Al Qaeda, para situarlas bajo un mando, hasta cierto punto coordinado, buscando un mayor impacto y eficacia en los atentados terroristas. Esto explica la creación de Al Qaeda en el Magreb islámico que aglutinaría, en principio, al Grupo Islámico Marroquí de Combate, al Grupo Salafista de Predicación y Combate (antes exclusivamente argelino, hoy transislámico), al Grupo Islámico Libio de Combate así como la franquicia de la red en Túnez.

Su eficacia no tardó en hacerse notar y esta nueva estructura de la red yihadista global se responsabilizó de los terribles atentados de Argel y Casablanca del pasado mes de abril. Otra consecuencia de esta reorganización operativa es la creación de Al Fatah Al Islam en el Líbano, cuya aparición se produce en el campamento de refugiados palestinos de Nahr Al Badr, cerca de la ciudad norteña de Trípoli, un feudo tradicionalmente suní.

El gobierno libanés consideraba incluso que las acciones de su ejército en ese campamento de refugiados tendrían un carácter ejemplar que evitaría que otras células detectadas en el sur del país fueran a actuar, lamentablemente el atentado contra las tropas españolas desmintió dramáticamente ese análisis. A todo esto viene a añadirse un factor catalizador de la inestabilidad, tanto en el Líbano como en el resto de la región, como son las ambiciones y negativa influencia en ese país de Siria y de Irán, que emplean a la pequeña república levantina como instrumento de presión o campo de batalla.

Todos los atentados mencionados tienen una perversa lógica: el del Líbano presionar a Occidente en un momento muy delicado de la región, el del Yemen azotar a un régimen que consideran apóstata y prooccidental, a pesar de su profundo carácter tradicional y conservador, y para ello han elegido sus más importantes fuentes de ingreso del país, el turismo: El ataque contra las fuentes económicas principales de los países considerados apóstatas es una constante del terrorismo yihadista en general y del de Al Qaeda en particular. Recordemos los atentados contra los templos de Luxor y Hatshepsut en el sur de Egipto, contra los turistas de la isla de Djerba en Túnez, contra turistas en Turquía, los secuestros de turistas y expatriados en Yemen y ahora este terrible episodio. Los atentados frustrados de Londres tenían, a mi juicio, el objetivo de poner a prueba al nuevo Primer Ministro británico, para ver si por medio de la amenaza y la muerte se les podía hacer cambiar de política exterior y debilitar su compromiso de lucha contra el terrorismo y el fanatismo.

çEl nuevo Primer Ministro ha superado la dramática prueba, que hubiese podido provocar quizá centenares de muertos, con matrícula de honor. Lo que es irresponsable es afirmar que Occidente en general y algunos países en particular no somos objetivo prioritario del terrorismo yihadista, además de Estados Unidos, el Reino Unido o Francia, la simbología que para el islamismo radical representa Al Andalus hace de España un objetivo de una singular importancia simbólica.

Sabemos que Occidente, otras democracias avanzadas y los países moderados del mundo islámico están en el punto de mira del terrorismo, no necesitan para ello ninguna excusa o razón mismamente sólida, pues el objetivo final es el dominio y el poder total, todos los argumentos que se esgrimen y blanden como afiladas espadas son, a mayor abundamiento y, en todo caso, les permiten consolidar y fortalecer su perversa ideología y mejorar su discurso de reclutamiento y, con ello, la eficacia de sus banderines de enganche terroristas.

No son pocos los países y sociedades que han decidido ignorar o minimizar los riesgos e impacto del terrorismo, ¿cuántas veces habremos oído que el terrorismo en realidad no existía, que se trataba de una conspiración de occidente, contra sí mismo, para justificar la existencia de sus inmensos servicios de seguridad o inteligencia o, en el mejor de los casos se trataba de una grosera exageración occidental. Pues ya ven, el terrorismo se confirma y reafirma de manera sangrienta y recurrente, y nos demuestra con cada atentado, o con cada intento de atentado, que para ser eficaces en la lucha y la derrota de esta lacra, se debe poner en marcha una verdadera estrategia multidimensional, que abarque los terrenos operativo, legal, judicial, de consensos políticos, de cooperación internacional, de acciones operativas y análisis de inteligencia, de lucha contra su financiación, o de educación en la tolerancia y la liberad y contra el fanatismo.

Algunos analistas en España, sin duda influidos por el gobierno, pensaron que la retirada de las tropas de Iraq blindaría a nuestro país de atentados terroristas y que la alianza de civilizaciones aplacaría los odios e iras de los radicales, sin tener en cuenta que nada de lo que en realidad se haga o diga tiene impacto cierto sobre los objetivos o la determinación del terrorismo yihadista, sino que, a lo sumo, puede provocar, como de hecho es el caso, un incremento del reclutamiento que cosechan en un terreno abonado por el odio, la ignorancia y la incomunicación. Ciertas políticas, aunque no tengan esa intención, son interpretadas por los ideólogos del terror como síntomas de debilidad y apaciguamiento de Occidente, que más que aliarse con regímenes que ni creen ni respetan los derechos y libertades fundamentales, es construir una sólida plataforma de moderados, que se enfrenten al fanatismo en todos los frentes antes mencionados.

Para ello se requiere fortaleza de las democracias, respeto escrupuloso a los derechos y libertades fundamentales, evitar las simplificaciones y los tópicos desviados de la realidad, y exigir a aquellos musulmanes moderados del mundo, que aún no se hayan comprometido en la lucha sin cuartel contra el fanatismo y la intolerancia, que lo hagan ya, puesto que, lamentablemente, el monstruo yihadista y sus aliados tanto activos como pasivos nos llevan, en este momento, varias traineras de ventaja, pues se aprovechan con diabólica eficacia de nuestros errores, divisiones y de los resquicios de nuestros sistemas democráticos.

BACIGALUPO SE RETRATA EN EL SUYO
El ejemplar voto de Marchena deja en evidencia al Supremo por la segunda sentencia del caso Bono
La sentencia del Supremo contra la emitida por el Tribunal de Madrid en el caso Bono reduce la causa a un problema en el ejercicio de la burocracia. Además, deja dos votos particulares –el concurrente de Bacigalupo y el discrepante de Marchena– que merecen un análisis detenido. La argumentación de Marchena, ampliamente documentada, resulta demoledora para la sentencia. Pero cobra aún más interés si se compara con la opinión de Bacigalupo, un mero énfasis del fallo con algunos elementos que definen su polémica trayectoria.
Libertad Digital 20 Julio 2007

Este jueves se publicó la segunda sentencia sobre el caso Bono, la emitida por el Tribunal Supremo y que absuelve a los condenados por el Tribunal madrileño y rechaza la existencia de los delitos de detención ilegal y falsedad documental. Los policías quedan absueltos pero, ¿hubo agresión al entonces ministro Bono? ¿La detención de los dos militantes del PP fue legal? ¿Fue limpio el proceso de redacción de los atestados? Para los magistrados del Supremo no importa si hubo o no agresión porque el intento sí existió y la actuación policial fue correcta. Además entienden que ni hubo falsificación en los atestados ni coacción alguna en el relevo de los inspectores que no convenían. Tan solo eran cuestiones burocráticas y organizativas.

Pero como en toda sentencia, el interés se centra en los votos particulares. Hay dos: uno discrepante emitido por el magistrado Marchena y otro por el magistrado Enrique Bacigalupo. En el caso que nos ocupa, la mejor lección –y cierto desasosiego– se obtiene al compararlos.

El de Enrique Bacigalupo Zapater ocupa cuatro folios y medio. Su argumentación, lejos de ser una aportación personal a la sentencia con la que concurre llega a alejarse de sus fundamentos y plantea razones como que "el intento de agresión está probado", lo califica de "tentativa de atentado que justifica la acción policial". Tan riguroso como de costumbre, Bacigalupo dice que "en el vídeo y en las fotos aparecen [los militantes detenidos] formando parte del grupo que se ve intentando agredir al ministro".

Los delitos de falsedad documental y coacción procedían de las irregularidades en la confección del atestado en el que se añadieron testimonios, se rehicieron otros o se ocultó al juez la destitución de uno de los inspectores. Para el tribunal todo ello es fruto de la burocracia. Para demostrar que tampoco se observan esos delitos, el magistrado Bacigalupo no duda en decir que no hay coacción ni amenazas en la destitución del inspector al que se le dijo que si no había detenciones "vamos a tener problemas" porque "el superior no empleó violencia sobre el subordinado al reemplazarlo". Además, añade Bacigalupo, "la expresión vamos a tener problemas no implica amenazas". En cuanto a las irregularidades en las fechas, el hispanoargentino se limita a decir que "son inocuas".

El voto particular discrepante, emitido por Manuel Marchena Gómez, ocupa algo más de 21 folios y desbroza de forma comparada los hechos acaecidos. Llega a provocar bochorno comprobar cómo el magistrado se apoya en la jurisprudencia y en los propios fundamentos del derecho para llegar exactamente a la postura contraria del tribunal.

Para Marchena, que considera que sí hubo detención ilegal, falsedad documental y coacción, "toda medida cautelar privativa de libertad (…) impone de forma ineludible la ponderación del riesgo de fuga. Si prescindimos de su exigencia o relativizamos su significación, corremos el riesgo de avalar injerencias injustificadas de los poderes públicos en la libertad de cualquier ciudadano".

En opinión del magistrado, "ni siquiera se dio por probada la existencia de una agresión física" al entonces ministro José Bono. Sin embargo, no se detiene en esa premisa y observa que ni en el caso contrario se encuentra una explicación a la sentencia:

"… aun aceptando la veracidad de la versión del Ministro acerca de la existencia de agresiones reales sobre su persona –como así hizo el acusado Rodolfo Ruíz Martínez cuando afirmó, según el factum, “...que si el ministro dice que le han pegado, le han pegado y eso no se cuestiona”-, el canon constitucional para la privación de libertad de dos ciudadanos sigue siendo inderogable".

Hasta 14 testimonios policiales se recabaron y en ninguno se halló la prueba de la agresión. Menos aún que se pudiera hallar la participación de los detenidos. Mientras Bacigalupo ni se ruboriza al decir que quedaba claro que "pertenecían al grupo", Marchena deduce que no existe "elemento de juicio alguno que permitiera individualizar la conducta de uno o varios protagonistas". En uno de los párrafos más significativos, el magistrado discrepante pinta la situación tal y como fue: el delegado del Gobierno, Constantino Méndez, se empeñó en que habría detenciones y llegó a anunciarlas. Pero, como dice Marchena:

"Ni la voluntad institucional favorable a la práctica de las detenciones ni, por supuesto, la militancia política de una persona, pueden integrar el tantas veces comentado presupuesto legitimante de la privación de libertad. Tampoco el simple hecho de estar allí, en el lugar del incidente, puede ser reputado suficiente a tales fines".

Son muchas las alarmas que despierta en el magistrado la sentencia absolutoria. En cuanto a las detenciones lamenta que, a la luz de la sentencia, "la detención policial está sometida a menos presupuestos de justificación que la detención acordada en el seno de un procedimiento judicial". Y también que "todo sospechoso de un hecho punible, por el solo hecho de serlo, puede ser legítimamente privado de libertad por los agentes de policía".

Estaba acordado detenerlos aunque comparecieran voluntariamente

Lamenta también Marchena que habiéndose ofrecido voluntariamente a declarar, los militantes fueran detenidos porque así se había decidido. "Pese a todo –explica–, el acusado Javier Fernández Gómez, actuando por orden del comisario Rodolfo Ruiz Martínez y aun constándoles a ambos la inminente presencia voluntaria de esas dos personas, indicó al instructor del atestado “... que cuando aquéllos llegaran les detuviera y leyera sus derechos”. La ulterior privación de libertad sufrida por dos ciudadanos, en ejecución de esa orden, colma las exigencias del tipo objetivo y subjetivo del delito de detención ilegal". No se puede decir con mayor claridad… o quizá sí: "Dicho de otra forma, todo detenido ha de ser previamente imputado, pero no todo imputado ha de ser necesariamente detenido".

Otro de los argumentos de la sentencia del Supremo es que los militantes del PP sólo estuvieron tres horas detenidos. Marchena no sale de su asombro: "la lesión al bien jurídico se produce con total independencia del tiempo durante el que se prolongue la pérdida de la capacidad ambulatoria. La detención o está justificada o es ilegal". Pero para arropar su opinión con antecedentes, el magistrado discrepante recuerda que "esta misma Sala ha estimado que una detención de 1 hora y 15 minutos, ajena a los presupuestos que la habrían justificado, integra el delito de detención ilegal".

Falsedad y coacción de libro
En cuanto a la actuación de los mandos que sustituyeron a unos de los inspectores por negarse a practicar una detención ilegal y que la sentencia del Supremo reduce a un mero problema organizativo, Manuel Marchena es igual de tajante y respetuoso con la Ley: "…la sustitución de los dos primeros instructores y secretarios y la decisión de ocultar a la autoridad judicial esa circunstancia, fue algo más que una mera decisión burocrática relacionada con la distribución de trabajo en la Comisaría". Quizá es aquí cuando el magistrado escribe la frase más dura de todas al rebelarse contra una sentencia que supone un precedente de impunidad: "No puedo suscribir tal entendimiento del delito falsario (…) nos conduce a una redefinición del delito de falsedad en documento oficial y, lo que es más peligroso, a la aceptación de la existencia de razones operativas que hacen legítima la ocultación al Juez de instrucción de la identidad de potenciales testigos".

Entiende Marchena que un superior puede asumir la responsabilidad de que se practiquen las detenciones a las que se niega un subordinado, pero sin ocultar el hecho porque, explica, "si al Juez de instrucción se le pone de manifiesto un único criterio –el favorable a las detenciones-, ocultándosele la voz discrepante, le estaremos privando de elementos de juicio básicos para conocer el verdadero alcance de los hechos". Y en el caso que nos ocupa, como dice el magistrado Manuel Marchena, "los acusados sustituyeron la identificación de los verdaderos instructores y secretarios por otra que no se correspondía con la realidad". Y eso es un delito tipificado en el Código Penal.

AFIRMA QUE LAS GALESCOLAS SON UN PROYECTO "CON IDENTIDAD Y COMPROMETIDO CON EL PAÍS"
Quintana cree que es "imposible" que un escolar no aprenda castellano
El vicepresidente asegura que la polémica sobre la enseñanza bilingüe es "absurda" y afirma que, los que tienen problemas, son los que quieren educar a sus hijos en gallego.
Agencias. Santiago La Opinión 20 Julio 2007

El vicepresidente de la Xunta, Anxo Quintana, aseguró ayer que resulta "totalmente imposible" que un niño no aprenda castellano y subrayó que las galescolas contribuirán a que el gallego "tenga el espacio que le corresponda".

En el acto de clausura de las primeras Xornadas de Formación en 1º Ciclo de Educación Infantil (Galescolas), que reunió en Santiago a casi un centenar de personas, Quintana abogó por actuar con "claridad y sin ningún complejo" dejando al margen "polémicas absurdas".

En este sentido, el vicepresidente del Gobierno gallego comentó que "si un padre quiere educar a su hijo en castellano no tiene problema sino que los tiene el que quiere que se eduque en gallego". Por ello, resaltó que las galescolas "suplirán ese problema".

Con todo, el vicepresidente gallego insistió en que la Xunta pretende dar una "educación de calidad" y poner en macha un proyecto "con identidad y comprometido con el país". De este modo, manifestó que las galescolas "nacen como proyecto educativo y de país".

Al respecto, indicó que las jornadas clausuradas ayer suponen el inicio de una etapa de trabajo en equipo y en red. Así, reiteró la necesidad de "crear una auténtica red de educación" y abogó por dejar en el pasado el concepto de guarderías y "pasar al de educación en red".

Asimismo, ante la presencia mayoritaria de mujeres en las jornadas, Quintana señaló que las galescolas -centros educativos para niños de 0 a 3 años - "sirven para fomentar el empleo femenino" que, según subrayó, "hace falta".

Por su parte, el vicepresidente del Consorcio Galego de Servizos de Igualdade e Benestar -que gestiona el funcionamiento de las galescolas- y alcalde de Cerdedo, el popular José Balseiro, apuntó la "clara apuesta" de las instituciones para dotar de servicios a los ayuntamientos "que por sí mismos no tienen".

En este sentido, comentó que se trata del "primer paso" para minorar las desigualdades de la Galicia rural y urbana. "Posibilitará la misma enseñanza, método y proyecto educativo", aseveró el regidor. Por otra parte, Vicepresidencia informó ayer de que hoy viernes se abrirá el plazo de preinscripción de los usuarios de galescolas de 23 localidades gallegas para el curso 2007-08. El plazo para materializar la preinscripción finalizará el 30 de julio.

Las localidades en las que se puede solicitar la inclusión en las listas son las de Cambre, Cerdedo, Coles, Crecente, Fene, A Fonsagrada, Ortigueira, Pantón, Portas, A Rúa, Taboada, Vilaboa, Boiro, Covelo, Rianxo, Pereiro de Aguiar, Ponteceso, Vilamarín, Poio, Zas, Xinzo de Limia, O Rosal y Campo Lameiro. El número de galescolas abiertas en Galicia se ampliará, además, de cara al siguiente curso 2008-2009.

Las verdades de Quintana
Nota del Editor  20 Julio 2007

Según el recorte de prensa anterior, Quintana dice "si un padre quiere educar a su hijo en castellano no tiene problema sino que los tiene el que quiere que se eduque en gallego", lo que es absolutamente cierto si se refiere a una familia domiciliada en Madrid, aquí en Galicia la verdad es que si un padre quiere educar a su hijo en castellano, tendrá que enviarlo a un colegio de Madrid o cualquier otra región sin lengua "propia", aquí es imposible.

Y yo me pregunto:  ¿ donde anda Núñez Feijóo mientras el alcalde de Cercedo, "el popular " José Balseiro, permite que implanten en su municipio una gallego-escuela ?

Empieza el plazo de inscripción en las galescolas para el nuevo curso
la voz | a coruña   20 Julio 200

El plazo de inscripción para entrar en las galescolas distribuidas en los distintos municipios durante el próximo curso 2007-2008 empieza hoy y estará abierto hasta el próximo 30 de julio. Las localidades en las que se puede solicitar plaza son Cambre, Cerdedo, Coles, Crecente, Fene, A Fonsagrada, Ortigueira, Pantón, Portas, A Rúa, Taboada, Vilaboa, Boiro, Covelo, Rianxo, Pereiro de Aguilar, Ponteceso, Vilamarín, Poio, Zas, Xinzo de Limia, O Rosal y Campo Lameiro. Las galescolas son los centros educativos de la red gallega de escuelas infantiles de 0 a 3 años.

SEPARATISMO | IMPOSICIÓN LINGUÍSTICA
La sociedad gallega se moviliza contra la imposición lingüística de la Xunta
Ahora la iniciativa popular se organiza en una asociación denominada Galicia Bilingüe
minutodigital  20 Julio 200

La llegada al poder del bipartito nacional-socialista en Galicia ha propiciado que las autoridades autonómicas quieran seguir los pasos de la inmersión lingüística que se lleva a cabo en Cataluña. La Xunta ha aprobado un Decreto que impone un mínimo del 50 % de las clases en gallego. Sin embargo obliga a impartir en gallego más de la mitad de las materias, ya que al ser troncales trae aparejada la consecuencia de que entre el 65 y el 70% de las clases se darán en gallego mientras que el resto quedan a criterio del profesor. A partir de ahí los diferentes centros podrán llegar incluso a impartir todas las asignaturas, menos lengua española, en gallego. El Decreto impulsado por PSOE y BNG se empezará a aplicar el próximo curso. En Galicia sólo uno de cada tres alumnos de infantil y primaria tiene como lengua materna el gallego.

Frente a esta imposición, la sociedad gallega se ha empezado a movilizar. En los meses previos a la entrada en vigor del Decreto un grupo de ciudadanos, principalmente padres y profesores de toda Galicia se han unido para rechazar el decretazo lingüístico de la Xunta. Más de 20.000 firmas en su contra fueron recogidas de forma espontánea, que se entregaron el pasado 29 de junio en la Consellería de Educación.

Ahora la iniciativa popular se organiza en una asociación denominada Galicia Bilingüe. El pasado miércoles se presentó en una rueda de prensa celebrada en Vigo. El principal objetivo de la nueva asociación es la reivindicación del derecho de los padres y, si fuese el caso, de los alumnos a elegir la lengua en la que deben recibir las clases de cualquier etapa educativa. En septiembre tienen previsto iniciar más movilizaciones. «Queremos ser el canal para que se escuchen las protestas de la gente», ha anunciado Gloria Lago, portavoz de la asociación.

La asociación se plantea como reto inicial la derogación de la normativa, para que se haga efectivo el derecho de padres y alumnos a elegir libremente la lengua en que desean recibir su educación.

CONTRATADO ANTES DEL 27-M POR EL AHORA CONCEJAL DE ANV
UPN denuncia la presencia en las fiestas de Berriozar de un grupo musical que hace "apología del terrorismo"
El grupo municipal de UPN en Berriozar ha anunciado que no participará en las fiestas de esta localidad navarra si se mantiene el contrato firmado con el grupo "Pantxo eta Peio". Le acusa de "hacer apología" del terrorismo y de los presos de ETA. Una de sus letras dice: "Nos espera Euskal Herria / los presos y los caídos también / Si eres abertzale eres nuestro hermano (…) Coge tu bastón / y dale al enemigo. No vayas en contra de tus hermanos, / dale con el bastón al lobo negro".
EFE Libertad Digital 20 Julio 2007

El portavoz regionalista en el Ayuntamiento navarro de Berriozar, Sergio Sayas, indicó en conferencia de prensa que la presencia de este grupo musical en las fiestas de agosto "supone una agresión a cualquier ciudadano demócrata y más si cabe a una víctima del terrorismo". Recordó, además, que en agosto se cumplirá el séptimo aniversario del asesinato a manos de ETA de un vecino de la localidad, el subteniente del Ejército Francisco Casanova.

"Es doblemente indigno que un pueblo que ha sufrido en sus propias carnes un atentado terrorista sirva a su vez de escenario para un grupo de música que defiende a aquellos que lo asesinaron", afirmó el portavoz de UPN.

A su partido, marca electoral del PP en Navarra, no le vale como justificación que se diga que este grupo musical fue contratado por el anterior Consistorio y que no pasó por el Pleno, que es el órgano competente. Únicamente la contratación recibió el visto bueno de la comisión de Cultura: su técnico es, tras el 27-M, concejal de la franquicia de Batasuna-ETA. Ahora el Ayuntamiento lo controla ANV, Nafarroa Bai e Izquierda Unida.

En la comparecencia, Sayas criticó también que el programa de fiestas incluya actividades para niños "sólo en euskera, cuando hasta ahora se hacían en bilingüe", lo que representa para UPN "una programación sectaria, que excluye a los niños que sólo hablan en castellano y que son la mayoría de los niños de Berriozar".

Un etarra deja dos bombas lapa en un taxi al advertir un control de la Benemérita
El etarra huido, Ander Múgica, pidió al taxista que parara porque iba a vomitar
JAVIER PAGOLA. MADRID. ABC  20 Julio 200

ETA volvió a fracasar en su enésimo intento de perpetrar un atentado tras anunciar el pasado 4 de junio la suspensión del «alto el fuego permanente». Esta vez fue en la localidad castellonense de Torreblanca, donde un sicario de «Txeroki», uno más, se vio obligado a abandonar material para confeccionar bombas lapa con las que pretendía matar, tras percatarse de la presencia de la Guardia Civil cuando viajaba en taxi con destino a Tarragona.

El terrorista, identificado por el taxista como Ander Múgica Andonegui, tenía el pelo corto y no llevaba barba. Llevaba gafas de sol y gorra y vestía unas bermudas. Cogió el taxi en la estación de Renfe de Castellón sobre las doce y media del mediodía, con la indicación de que lo trasladara hasta la ciudad de Tarragona, en concreto, a su casco antiguo.

Cuando el vehículo circulaba por la carretera Nacional 340, a la altura del kilómetro 1010, dentro del término municipal de Torreblanca, el etarra se percató de la presencia de varias patrullas de la Guardia Civil que habían coincidido en la zona. Visiblemente nervioso, pidió al taxista que se detuviera en el aparcamiento del hotel Miramar, situado a uno de los bordes de la carretera, aduciendo que se encontraba mal y tenía ganas de vomitar. Según la reconstrucción de los hechos, el terrorista entró por la puerta de recepción y salió inmediatamente por la del restaurante, para iniciar su huida en dirección al centro de Torreblanca.

Se fue sin pagar
A la vista de que su cliente no regresaba el taxista denunció ante los agentes de la Benemérita que se había ido sin pagar. Inmediatamente inspeccionaron el maletero, comprobando que el etarra se había dejado una bolsa de deportes. Dentro de ella, los agentes hallaron una fiambrera de color blanco, en cuyo interior había seis detonadores; dos artefactos de tipo lapa, preparados con ampollas de mercurio; una bolsa de plástico que contenía polvo blanco, posiblemente pentrita; una bolsa con cordón detonante, así como ropa y enseres. Además, se halló un manual sobre confección de explosivos con el anagrama de ETA, por lo que se requirió la presencia de los Tedax.

Los investigadores consideran que el hecho de que el etarra tuviera intención de trasladarse a Tarragona no significa necesariamente que planeara un atentado en esa ciudad. En el taxi no se han encontrado ni documentos de identidad, ni armas, lo que hace pensar que el etarra podría llevar también una bolsa de mano con estos efectos. El taxista ha relatado que su perverso cliente habló poco, lo justo, a lo largo de los 42 kilómetros recorridos, de los cerca de 190 que distan entre Castellón y Tarragona.

Las Fuerzas de Seguridad desplegaron de inmediato un amplio dispositivo, centrado en los alrededores de Torreblanca, pero que también se extendió al conjunto de la provincia e incluso a Tarragona, ante la posibilidad de que en esta ciudad le aguardara algún etarra para mantener una cita o que ETA tenga allí alguna infraestructura. La Guardia Civil mostró al taxista las fotografías de etarras reclamados por la Justicia. Al testigo le costó reconocer al sospechoso, ya que su siniestro cliente se había preocupado de ocultar suficientemente su rostro con la gorra y las gafas de sol de considerables proporciones, aunque, finalmente, el taxista le identificó como Ander Múgica Andonegui, según indicaron fuentes de la investigación.

Reconocen a su compinche
El Ministerio del Interior no descarta distribuir las fotos de otros etarras a fin de reconstruir los pasos de Múgica desde su llegada a Castellón y conocer los lugares en los que ha podido alojarse, como algún apartamento, pensión o camping, así como identificar a sus posibles compinches.

En este sentido, las Fuerzas de Seguridad ya están trabajando en la identificación y búsqueda del etarra que le acompañó a a coger el taxi en la estación de Renfe de Castellón. Las mismas fuentes de la investigación afirman que podría tratarse de Aitor Zubillaga Zurutuza, según el reconocimiento fotográfico realizado por el conductor, aunque el Ministerio del Interior no ha dado aún confirmación oficial sobre ambas identidades.

Ander Múgica Andonegui fue detenido la víspera de Reyes en 2002, junto a Garikoitz Fernández Beristain, Paul Garin Elósegui, Jon Olazábal Pardo, Aitor Peralta Goñi y David Aguilar Vaquero, en Irún, durante el desarrollo de una operación destinada a prevenir actos de violencia callejera. Todos ellos fueron acusados de delito de terrorismo por el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo. No obstante, Múgica fue puesto en libertad bajo fianza de 15.000 euros.
El Departamento de Interior del Gobierno vasco les acusó de formar parte de «un grupo organizado de “kale borroka"» que pretendía atacar entidades bancarias y la comisaría de Policía en Irún.

Por su parte, Aitor Zubillaga Zurutuza, nacido en Zumárraga (Guipúzcoa) en 1977, fue detenido por la Ertzaintza en Legazpia, el 24 de octubre de 2000, junto a otras dos personas, acusado de formar parte de un grupo organizado dedicado a la violencia callejera.

«Modus operandi»
El «modus operandi» adoptado por este etarra confirma la tendencia que están adoptando los terroristas que procedentes de Francia entran a España para cometer atentados fuera del País Vasco y Navarra. Utilizan el transporte público y se alojan en «camping», como en el caso de Aritz Arginzoniz, detenido el pasado día 10 en la estación de autobuses de Santander. Los etarras temen que las Fuerzas de Seguridad tengan controladas viviendas de alquiler y establecimientos hoteleros en estas zonas turísticas.

Recortes de Prensa   Página Inicial