AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 26 Julio   2007

Acoso lingüístico
Esperanza Guisán La Voz 26 Julio 2007

Primero fueron los topónimos que nos asaltaron en las carreteras y en los medios de comunicación. La Coruña perdió su L de libertad, y apenas hubo un murmullo de denunciantes.

Los protagonistas del acoso lingüístico son muy pocos, pero muy radicales y aviesos. Se levantan cada mañana y encuentran recursos y medios para lograr que nos «normalicemos». Es vergonzoso que nadie -muy pocos- tenga la valentía de decir algo al respecto. Sólo un silencio tenso, una palabra dura dicha en voz baja. Y, sin embargo, hay cientos de miles de gallegos que tienen como lengua materna el castellano. No sólo se les obliga en muchas ocasiones a aprender el gallego para conservar el puesto, sino que se les denigra. Más tarde nos uniformarán, nos harán colgar la bandera azul y blanca de nuestros balcones, o exhibirla en nuestras galerías.

Afortunadamente, hay un pequeño resquicio que nos permite pensar en una Galicia libre de prejuicios, abierta al mundo y deseosa del enriquecedor mestizaje. Hay veinte mil ciudadanos valientes que han presentado sus firmas para que la escuela gallega no sea un centro de nacionalización. Veinte mil firmas, veinte mil palomas mensajeras, que anuncian lo que parece imposible, que despertarnos de las servidumbres a los dogmas se pueda tal vez hacer un poco más próximo, un poco más real.

Juanjo el Lehendakari y la teoría de “las tres íes”
Raúl González Zorrilla Periodista Digital 26 Julio 2007

Le echábamos en falta. Ha pasado casi una semana fuera de España (perdón, quiero decir fuera de Euskadi), concretamente en Guatemala, y ha regresado con fuerzas para seguir haciendo lo que mejor sabe hacer: convertir en solemne plan de Gobierno (vasco) la vacuidad de su pensamiento y transformar en evangelio ejemplarizante la fatuidad de su comportamiento contra la violencia terrorista. Por cierto, no lo he dicho, y aunque estoy seguro de que ya lo han adivinado, les informo de que estoy hablando de nuestro siempre bien amado Lehendakari.

Por cierto que, hablando de viajes, hago un paréntesis en este post, para informar de que hay otras destacadas personalidades del Gobierno vasco haciendo periplos estivales por esos mundos de Dios. Concretamente, el máximo responsable del Departamento de Justicia, Joseba Azkarraga, el mismo que se encuentra en “espacios de centralidad” porque pone el mismo empeño en criticar a la banda terrorista ETA que al Estado español, se haya visitando Sudáfrica, donde ha marchado a contemplar “in situ” el territorio mágico donde los líderes de la ilegalizada Batasuna se han educado recientemente en “procesos de paz”. Por otro lado, otros destacados representantes del Ejecutivo autónomo se han desplazado hasta Chile, desde donde se acercarán a la Isla de Pascua para, no se lo pierdan, enseñar a los pascuences el “modelo de bilingüismo” implantado en Euskadi. Como se enteren los habitantes de este precioso arrecife chileno cuánto nos ha costado a los ciudadanos vascos la imposición fallida del euskera en nuestra sociedad, más de de un moai va a caer al suelo... del susto.

Cierro el paréntesis y sigo hablando del Lehendakari, pues decía que Juan José Ibarretxe ha vuelto cargado de revelaciones, bien es verdad que bastante indefinidas, que no ha tardado en transmitir a todos los ciudadanos. Durante los próximos cuatro años, ha dicho Juanjo, “este país va a ver grandes movimientos en términos políticos e iniciativas políticas de calado para definir nuestro futuro”. El Lehendakari podía haber dicho que durante los próximos cuatro años la Ertzaintza se va a dedicar a detener a etarras, o que durante los próximos meses los ciudadanos vascos no nacionalistas vamos a poder ejercer nuestros derechos básicos en libertad, o que en ejercicios venideros las víctimas del terrorismo, y no los terroristas, van a convertirse en los auténticos referentes morales de la sociedad vasca, o que, en fin, que próximamente el Gobierno vasco va regenerar moralmente a una sociedad que sigue disfrutando de uno de los niveles de vida más altos de Europa mientras convierte a asesinos en serie en hijos predilectos de algunos municipios y al mismo tiempo que bautiza algunas de sus calles con el nombre de etarras.

Pero no, como no podía ser de otro modo, el Lehendakari ha venido y no ha dicho nada de todo esto sino que ha declarado que tiene una tesis, a la que ha denominado como la de “las tres íes”. Les conozco a ustedes y ya sé que están pensando que la teoría de Juanjo se llama así por ser una Idiotez, una Imbecilidad y una Insensatez, pero, se equivocan radicalmente. La propuesta del Lehendakadi se denomina de esta forma porque, según le ha sido anunciado, su acción política debe basarse en la “innovación, identidad e igualdad”, ya que “la especie humana existe porque ha innovado y seguiremos existiendo si somos capaces de innovar”. Cualquier demócrata hubiera deseado que la teoría de “las tres íes” del Lehendakari hubiera consistido en la necesidad de Investigar los crímenes terroristas, para Imputar a los etarras y para Imposibilitar nuevos crímenes y nuevos atentados. Pero no, ya lo saben: “innovación, identidad e igualdad”.

Por cierto, que si todo esto les suena a chunga, burla, guasa, choteo o rechifla, lean las razones por las que al Lehendakari le resulta fundamental el “concepto de identidad” y lo ha convertido en uno de los pilares de su Gobierno: “Se puede amar lo que se es sin odiar lo que no se es, pero no se puede ser nada en esta vida si no amas lo que eres”. Juanjo también ha prometido seguir defendiendo la lengua, la cultura y las señas de identidad vascas para que “tengamos nuestro lugar en el mundo”. Y ha advertido: “No permitiremos que ni el Estado español ni ninguna otra entidad lo impidan”.
Juanjo terminó citando a Gandhi.
Blog de Raúl González Zorrilla

Padres y profesores se movilizan
Xoán Xulio Alfaya Periodista Digital 26 Julio 2007

Un hecho destacable de la historia de Vigo se produce durante la invasión francesa a comienzos del XIX. Ante el maltrato que sufría la población, se produce un levantamiento popular de los vecinos, que dirigidos por el militar Morillo y Cachamuíña, se enfrentan a las tropas francesas el 28 de Marzo de 1809 obteniendo la victoria. Como reconocimiento a ese valor, la villa fue nombrada leal y valerosa ciudad por Fernando VII.

¿No seremos capaces ahora de darle una patada en el culo a estos "normalizadores" de m... y echarlos a la ría para que se le refresquen las ideas?

Padres y profesores se movilizan contra la imposición del gallego
20 MINUTOS
MARÍA COLLARTE. 18.07.2007

* Han creado una asociación para canalizar las protestas por el Decreto de normalización lingüística.
* Ya han recogido más de 20.000 firmas en toda Galicia.
* El próximo curso el 50% de las clases de todos los centros educativos serán en gallego.

En los últimos meses, un grupo de ciudadanos, principalmente padres y profesores de toda Galicia se han unido en torno a una misma causa: el rechazo al Decreto de normalización lingüística que la Xunta pondrá en marcha el próximo curso.

Su principal objetivo es la reivindicación del derecho de los padres y, si fuese el caso, de los alumnos a elegir la lengua en la que deben recibir las clases de cualquier etapa educativa.

Fue en Vigo donde comenzó a surgir un movimiento ciudadano que ha cobrado fuerza en forma de una asociación llamada Galicia Bilingüe.

En pocos días, recogieron 20.438 firmas de apoyo al manifiesto de protesta, procedentes de toda Galicia, que entregaron el pasado 29 de junio en la Consellería de Educación.

En septiembre tienen previsto iniciar más movilizaciones. «Queremos ser el canal para que se escuchen las protestas de la gente», explica Gloria Lago, presidenta de la asociación.

Asegura también que sus esfuerzos no se centrarán tan sólo en el ámbito de la educación.

El Decreto, que pondrá en marcha la Xunta el próximo curso académico, obligará a que al menos el 50% de las clases de todos los centros educativos de la comunidad sean en gallego. La pretensión es conseguir que esta lengua se aprenda y se hable. La implantación de la medida se hará según el nivel educativo. «Es un decreto impositivo. No se puede imponer el uso de una lengua, hay que conciliar», afirma Gloria Lago. Los niños, por su parte, prefieren el castellano al gallego para expresarse. Y es que, sólo uno de cada tres alumnos de infantil y primaria utiliza la lengua gallega.

Gobierno y ETA
En manos de la suerte
Cristina Losada Libertad Digital 26 Julio 2007

El 12 de octubre de 1984, el IRA hizo estallar una potente bomba en el hotel de Brighton donde pernoctaba la cúpula del Partido Conservador británico, incluida la primera ministra Margaret Thatcher. Cinco personas murieron, entre ellas, un destacado parlamentario. Thatcher y su esposo escaparon por poco. Hubo, además, 34 heridos, algunos, muy graves. Poco después, la banda terrorista emitía un comunicado que incluía este mensaje: "Hoy no hemos tenido suerte, pero, recuerden, nosotros sólo hemos de tener suerte una vez; ustedes han de tener suerte siempre". La frase, que ha pasado a la historia de la infamia, merece, junto a la repulsa, un análisis. Pues al tiempo que mostraba la naturaleza del terrorismo, así como la dificultad de la labor de la Policía, la bravuconada, en su prepotencia, obviaba algo esencial: por mucho que los terroristas "tengan suerte", por mucho que asesinen y dañen, no pueden destruir la democracia. A menos, claro, que se deje.

El Gobierno de Zapatero renunció precisamente a ese elemento fundamental de la lucha contra el terrorismo. Le fue dando a la ETA toda clase de señales de su voluntad de desistir, llegando a adoptar compromisos y a realizar cesiones que, como era de prever, resultaron insuficientes. He escrito renunció, pero hay que decir que sigue renunciando. Lo único que el Gobierno ha recuperado, una vez rota la baraja, es la actividad policial. De ello hace gala, como si lo que debe ser normal –la detención de delincuentes– fuera extraordinario. Quiere dar imagen de "firmeza". Y ha desplazado el foco del habitáculo del "diálogo" al terreno de la actuación de las fuerzas de seguridad.

Frente a lo que sueltan los repetidores de dicotomías simplistas, la democracia no se halla condenada a elegir entre dos opciones para acabar con el terror: el acoso de la Policía o la negociación política. Ese combate no se libra en exclusiva en el frente policial. Estábamos aviados. En el momento en que fallara la capacidad de impedir atentados, todo estaría perdido. Es precisamente por la imposibilidad de evitarlos siempre que llegan a justificarse las tentaciones claudicantes. La noble pretensión de que no haya una víctima más sirve de anzuelo para caer en la trampa de una negociación indigna. Y para que, a la postre, como ha ocurrido aquí, no sólo tengamos el deshonor, sino también la guerra.

El Gobierno reconoce que los terroristas quieren atentar, pero se niega a aceptar que se han reorganizado y rearmado aprovechando el "alto el fuego". Pues en ello tiene una responsabilidad. Una que elude con patéticas anotaciones como esa de que tales explosivos fueron "robados antes". Ya. O con declaraciones como las de Mesquida: la Policía ha trabajado contra ETA durante la tregua con "más intensidad" que nunca. Si eso es cierto, ¿cómo en vísperas del atentado en Barajas minimizaba él mismo los indicios y negaba todo peligro? El 26 de diciembre: "No tenemos datos que hagan pensar en un rearme ni que pueda existir un comando operativo en el interior". ¿Carecía de información a pesar del "intenso trabajo" o engañaba a la opinión pública? Y, cuidado, porque el mallorquín acaba de decir algo similar en El Mundo: "No tenemos localizado ningún comando operativo de ETA en el interior".
Las detenciones constituyen un éxito. Pero el salto cualitativo en la lucha antiterrorista se produjo en España al acompañar la actuación policial de un conjunto de medidas: desde el cumplimiento íntegro de penas –al que el PSOE se resistió largamente– hasta la ilegalización de los tentáculos de ETA. Todo ello redujo el poder del terror. Zapatero se dedicó a arrojar por la borda gran parte, si no toda esa herencia. Ahora se coloca y nos coloca en la tesitura que el IRA expresaba de un modo tan repugnante como contundente.
Cristina Losada es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Reforma electoral
A largo plazo, todos muertos
José García Domínguez Libertad Digital 26 Julio 2007

Los grades proyectos a largo plazo sólo tienen un problema: cuando el largo plazo llegue, todos estaremos muertos. Y si no, don Mariano, arrímese al cementerio municipal de Sussex y pregúnteselo de mi parte a Keynes, que él fue el primero que lo tuvo claro. Más nos valdrá, pues, que ese propósito que acaba de susurrarnos casi a media voz, la idea de modificar la Ley Electoral con tal de acabar con el chantaje de las minorías centrífugas, sea algo más que lo que parece: un globo sonda para auscultar la reacción de los socialistas. Y es que si hemos perdido treinta años hasta descubrir, por fin, la deslealtad congénita de los nacionalistas "moderados" con el pacto constitucional, no dispondremos de otros treinta antes de empezar a hacer algo al respecto.

De empezar, por ejemplo, a sacudirnos de una vez esa rémora inconsciente de la escolástica marxista que, paradojas de la vida, acabó parasitando a cierto pensamiento conservador. Me refiero al determinismo histórico que disfrazado de fatalismo posibilista atenaza a los centristas y demás órdenes mendicantes. Esos que se ríen de las ucronías porque están persuadidos de que la historia no podría haber resultado distinta de lo que ha sido. Una fe que, al tiempo, no les impide comulgar con el mantra de que el futuro ya no es lo que era desde que González y Cebrián lo reescribieron con faltas de ortografía durante una noche de farra en la bodeguiya.

Sin embargo, ni el futuro balcánico está determinado en las estrellas, ni esta lenta metástasis del Estado era inevitable; ni inevitable ni irreversible. Porque para conseguir que nuestro destino colectivo sólo sea el que determine ese ochenta por ciento largo de españoles que vota a las dos grandes fuerzas nacionales, bastará con que el Partido Popular se decida de una vez a imitar a Zapatero. Así, si un cantamañanas irresponsable ha demostrado que podía derogar unilateralmente la Constitución, a un estadista serio no le debiera temblar el pulso antes de reinstaurarla mediante una simple ley del Parlamento.

Reza el artículo 68 de la Carta Magna: "El Congreso se compondrá de un mínimo de trescientos y un máximo de cuatrocientos diputados...". Cierto que con 350 escaños, los que la Ley Electoral le asigna ahora, Zapatero podría fundar la Confederación Ibérica de Estados Independientes, si la ETA no le organiza un "accidente" con muertos antes de marzo. Tan cierto como que con el presidente Rajoy elevando esa cifra a cuatrocientos, uno más por cada circunscripción, la eterna extorsión parlamentaria de los micronacionalistas vascos y catalanes al Gobierno de turno se terminaría de un plumazo y para siempre jamás.

Consúltelo con Keynes, don Mariano, y ya verá lo que le aconseja.
José García Domínguez es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Navarra, PSN y corrupción
Las lecciones de Felipe González
GEES Libertad Digital 26 Julio 2007

Nadie niega hoy que los gobiernos de Félipe González convirtieron la política española en una irrespirable ciénaga de corrupción y nepotismo. España se recuperó, pero los efectos de unos gobiernos cleptocráticos han resurgido a propósito de la entrega de Navarra a ETA. Hoy González da lecciones sobre el "proceso de paz", y nosotros no podemos menos que recordarle su directa relación con la crisis institucional que ha propiciado la venta de Navarra a ETA, que la reacción cívica ha conseguido al menos retardar.

La corrupción del PSOE de González hundió al Partido Socialista de Navarra. En veinte años ha pasado de ostentar el Gobierno foral a protagonizar una historia vergonzosa de ambición sin escrúpulos. Recordemos; Gabriel Urralburu fue presidente de Navarra entre 1984 y 1991. Formó gobiernos, legisló. En 1995 el funambulismo golferas de Juan Cruz Allí propició otro gobierno del PSN, que acabó en un estallido de corrupción semejante al del PSOE nacional y el predominio político de UPN.

Fueron condenados Luis Roldán (delegado del Gobierno), Antonio Aragón (consejero de Obras Públicas), y los dos presidentes forales, Javier Otano y Gabriel Urralburu. La cúpula del PSN fue condenada por el cobro de comisiones multimillonarias, para ellos y para el partido. Era el principio del fin. La corrupción galopante hundió cualquier posibilidad del PSN de volver al poder. Su apoyo popular descendió del 35,87% en 1983 al 21,28 en 1995 y al 20,77 en 1999. Zapatero ha sido incapaz de elevar la barrera del 22,4%. La corrupción felipista convirtió al PSN en un partido casi marginal, deslegitimado ante los navarros para gobernar.

Desde entonces, el PSN es un partido frustrado, que se ve incapaz de medirse en lid electoral a UPN. Ve como el nacionalismo vasco –bien organizado por los ex etarras de Aralar, y mejor pagado por el PNV–, le arrebata su condición de oposición. Esta es la causa del problema actual: Navarra como proyecto social ha funcionado mientras ha existido una alternativa constitucional en el Gobierno. Es el secreto de las democracias de nuestro entorno. Así ocurrió entre 1982 y 1995, entre UPN y PSOE. Hasta que la corrupción de los gobiernos de González hundió en la miseria a éste último. De esos polvos bienen estos lodos.

El PSN primero perdió los votos; después la posibilidad de poder. Incapaz, volcó su resentimiento contra los gobiernos interminables de UPN. Y empezó a buscar poder "como sea". Ahí comenzaron las primeras traiciones con el nacionalismo vasco, por pura ambición. Conforme ansiaba el poder, el PSN perdía los principios constitucionales, forales y morales. Bastó la llegada de Zapatero y su aceptación de las tesis anexionistas del PSE, PNV y ETA, para que el PSN se convirtiera en un muñeco roto en manos de la ingeniería electoral de Blanco, Zapatero o Patxi López. Pero que nadie se engañe, fue el mismo Felipe González que hoy da lecciones de historia el que convirtió al PSN en una chatarra de votos y de principios. Chatarra que Zapatero vende al mejor postor.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Deriva etarra
EDITORIAL El Correo 26 Julio 2007

Los dos artefactos que ETA hizo estallar ayer en la localidad navarra de Belagua coincidiendo con el paso del Tour constituyen el primer atentado perpetrado por la banda desde que anunciara la ruptura de la tregua el pasado 6 de junio. Sería superfluo detenerse en consideraciones sobre el significado preciso de la doble deflagración. Se trata, sencillamente, de que por fortuna los terroristas no han podido hasta ahora perpetrar un atentado de mayor magnitud y gravedad. Pero su irrupción en la ronda gala a su paso por Navarra refleja algo más que un intento de hacerse publicidad. Refleja cuán lejos están los etarras de la realidad si creen que con sus acciones criminales, en este caso un kilo de amonal repartido a ambos lados de la carretera que une el Valle del Roncal con Francia, harán temblar las estructuras del Estado español, inquietarán a Sarkozy, amedrentarán a la sociedad vasca o demostrarán a sus bases la rectitud de su vuelta a las andadas. Sin embargo, es precisamente esa radical carencia del mínimo sentido de la realidad, esa extrema sinrazón, la que confiere mayor peligro a la amenaza de ETA. Porque de igual forma que su debilidad está llevando a la trama terrorista a demostrar lo contrario, echando mano de la improvisación y el encuadramiento forzoso de sus activistas más bisoños, el desconcierto interno al que conduce su propia deriva incrementa el riesgo de que la huida hacia delante acabe en lo peor.

La acción de las fuerzas de seguridad del Estado y de la judicatura está consiguiendo desbaratar los intentos de ETA de destruir y matar. Perseverar en este esfuerzo preventivo no es sólo una obligación que emana de su propia función al servicio del Estado de Derecho. Es una necesidad especialmente acuciante ahora, cuando la mayor victoria que puede cosechar la sociedad democrática es impedir que ETA haga lo que desea hacer. Ese sería el principio de su derrota y es, por ello, el objetivo primordial que han de buscar cuantas fuerzas y cuerpos actúan bajo la dirección política del Gobierno y el mandato de los jueces. Por eso mismo resultan especialmente inconvenientes y del todo irresponsables las declaraciones que estos últimos días vienen haciendo tanto el lehendakari Ibarretxe como su consejero de Justicia Joseba Azkarraga. Porque cuando el primero se refiere al «final del ciclo de la violencia» para anunciar grandes cambios políticos, o cuando el segundo declara que «se puede retomar el proceso, porque «ETA aún no ha matado», contribuyen a alimentar aquello que la banda terrorista más anhela: la idea del trueque de la paz a cambio de concesiones políticas, auténtico combustible de la persistencia del terror.

La tecnología del terrorismo
POR JAVIER BARRACA MAIZAL ABC 26 Julio 2007

IMÁGENES digitales que llaman al odio, explosivos indetectables, virus de laboratorio y ordenador... Todo esto, en manos de los terroristas. La tecnología, como la ciencia, es universal, y su sentido se halla en el servicio a grandes valores. Pero la tecnología y la ciencia desde la óptica del terrorismo y los regímenes del odio desoyen esta humanista vocación, y se orientan a lo destructivo. Para ellos, la tecnología no es más que un simple instrumento, desprovisto de fines implícitos, que se ven forzados a utilizar. La consideran una prostituta, hija de la civilización enferma que anhelan destruir, a la que abandonarán tan pronto se hayan servido de ella. Ante esto, es lógico preguntarse quién será el próximo al que dañen con estos medios, y qué hacer para no ser el escogido. Las dos preguntas que ellos quieren que nos formulemos. Pero, dado que la onda expansiva del terror acaba por alcanzarnos, quizás debamos interesarnos por algo más que nuestra propia suerte.

¿Dónde estallará la próxima bomba nuclear no de ensayo (en EE.UU., Rusia, Israel, o el codiciado Al Andalus)? ¿La activará un Estado u otro tipo de organización?

Para anticiparlo, es sabio seguir el resbaladizo rastro del odio, que destruye cuanto no alcanza a sojuzgar. Sin embargo, hay otras preguntas más profundas que reclaman atención. Tienen también que ver con la relación entre la tecnología y el terrorismo. El terror jamás ha contado con una tecnología tan devastadora. La globalización ha hecho que resulte accesible a seres de la más variada índole. No se ha «democratizado», se ha expandido de modo planetario. Conviene que investiguemos cómo están llegando a manos del terrorismo el arma nuclear, química y biológica, y en qué condiciones serán empleadas.

Ha de inquietarnos la forma de neutralizar tal hecho o responder al mismo con eficacia y dignidad moral. Pero, además, existe un interrogante de gran calado para nuestro futuro: ¿cómo ha de orientar nuestra sociedad la ciencia y la tecnología?

Primero, urge el que nos libremos cuanto antes de ese doctrinario Positivismo, que nos ha acompañado demasiado tiempo (como en Europa advirtió Husserl). Esa ingenuidad de que la ciencia y la técnica son neutrales, y que su progreso nos conducirá por sí solo a la felicidad mundial, gracias al dominio total sobre la dimensión única y decisiva: la materia. Las versiones más ingenuas, como la marxista, de estos cantos de sirena ya han sido desautorizadas por la historia y la filosofía (Kuhn, Lakatos, Radnitzky). Menos incauto, Heidegger afirmó que la esencia de la técnica está en que no posee en sí misma su sentido. Pero esto sólo es cierto en parte, porque la técnica a la que se refiere está desligada de lo humano, y eso supone ya una perversión. Tampoco caigamos en el error de creer que el progreso es cosa sólo de unos pocos siglos recientes, del movimiento ilustrado o el iluminismo revolucionario. La ciencia y la tecnología actuales se deben, en gran medida, al conjunto de la historia de la civilización occidental. Se trata de un camino vinculado con la sociedad abierta, como expuso Popper. En él, lo judeo-cristiano ha jugado un papel decisivo, ya que ciencia y técnica no suponen, según ello, algo maldito, sino una respuesta a la llamada de los seres humanos a colaborar con la obra de la Creación, en una historia de esperanza, no circular.

Las mejores inteligencias han concebido la ciencia y la técnica como una inmensa fuente de posibilidades para nuestra realización (en España, hoy, López Quintás, Méndez, Ridruejo); no un puro incremento del saber-poder, para la dominación, como apuntó F. Bacon. La tecno-ciencia del terror conecta con los peores extremos de esto último, y la voluntad de poder de Nietzsche. Es una tecnología despersonalizada, no para la defensa o la seguridad, sino para la violencia indiscriminada y el pánico civil; no quiere informar, sino confundir; no fomenta la unidad, sino el odio y la separación. Retuerce la vocación humanista de la ciencia. El terrorismo incurre aquí en graves contradicciones. El integrista considera la técnica una idolatría, el deseo impío de ser como dioses, enemigo de la tradición. Pero la usa, contaminándose con ella, según muestra la paradoja de los talibanes destruyendo vidas y obras artísticas con misiles, o los videos de Al Qaida.

El terrorismo nacionalista, al utilizarla, viola también sus raíces, pues en la ciencia y la técnica hay un aspecto «universal», que rompe toda frontera y exclusivismo nacional o racial (los nazis mentían cuando hablaban de una ciencia alemana). El terror materialista ateo, de signo progresista, promete una ciencia y técnica liberadoras de los pueblos, y luego las orienta al control totalitario, estatalizante, que anula el valor de la persona.

Nosotros debemos examinar con criterio nuestra forma de plantear la ciencia y la técnica. Nuestra civilización las desarrolla gracias a relaciones. Pues bien, atendamos a considerar con quiénes y en qué ámbitos las trazamos. El fundamento ha de ser la búsqueda común de la verdad y el respeto a la dignidad de la persona. No nos reservemos nuestra ciencia y técnica con egoísmo, pero tampoco seamos imprudentes. Un mundo donde todo se compra y se vende, ofrece un teatro magnífico a seres deseosos de transferir su poder al mejor postor. Hay que configurar lugares de encuentro en los que científicos y tecnólogos se asocien con lazos de amistad en valores auténticos. El arma más poderosa es la comunicación. Pero la tecnología de la comunicación se está utilizando ya por el terrorismo como su principal forma de conquista. Los terroristas ven en ello una ironía, pues nos destruyen con nuestro diálogo y apertura. La ciencia y la técnica se concretan en personas determinadas, que las desarrollan. Por eso, se ha convertido en una cuestión vital, desde hace centurias, formar a nuestros profesionales de un modo integral, ampliando sus horizontes humanísticos. No cabe ya soportar perfiles hipertrofiados, romos para las relaciones humanas, indiferentes a los otros. Nuestros científicos y tecnólogos han de crecer en inquietudes, apreciar lo estético y lo ético, adquirir una cultura dotada de reflexión y exquisito respeto a las personas. Sólo ello puede salvaguardarlos de las manipulaciones que ya están acechándolos. La palabra tiene, aquí, un papel central, pues nada más humanizador que ella (Aristóteles, Frankl, Gadamer). Su vocación no se opone a lo espiritual, como revelan las más egregias figuras de la historia, y recientemente los nombres de Einstein o Heisenberg, quien fue contrario al uso militar de la energía atómica.

El nihilismo terrorista y el odio en que se fragua representan un enemigo, que anhela destruirnos, aún a costa de infectarse con nuestro saber. Pero hay otro nihilismo más peligroso, que crece dentro de nosotros. Ese que, con un complejo de culpabilidad «suicida», nos pide que abandonemos la senda del desarrollo y sus logros, porque muchos los utilizan irresponsablemente. Estos impulsos están viciados de síndromede Estocolmo. Lo peor es que son blandidos por quienes pretenden destruirnos. Arrepentirnos de nuestro progreso, porque algunos lo usan para golpearnos, es el colmo del absurdo. Renunciar a él, implicaría ponernos en las manos de nuestros verdugos, mucho menos puritanos.

Crónicas Bárbaras
Manuel Molares do Val Periodista Digital 26 Julio 2007

Roldán era bobo e inexperto. Saquear una sociedad como la española no debe hacerse en solitario. Hay que protegerse tras la masa, decenas de personas que esquilman al pueblo felizmente entretenido con triunfalistas discursos gubernamentales.

Quien tenga escrúpulos hará el tonto, y cuando quiera darse cuenta no le quedará ni la calderilla. Y ahora vivimos mejor época para enriquecerse que cuando Carlos Solchaga decía que España era el país donde cualquiera podía hacerse millonario rápidamente.

La gente está adormecida con el talante amable de un presidente que va rompiendo los candados, controles y cauciones sobre los poderes regionales y locales, tras los cuales aparecen patrióticas manos ávidas para vaciar las cajas.

Del “España va bien” aznarista, hemos pasado al “Vivimos en el Paraíso” zapaterista. Tenemos alcaldes, concejales, policías, delegados del Gobierno, inspectores de las haciendas regionales, notarios e incluso jueces que saquean esta Isla del Tesoro.

Nace la Agencia Tributaria Catalana, la primera tras la navarra y la vasca, esta última cargada de inspectores que favorecían a los compañeros nacionalistas y a sus propios intereses.

Traladar a los funcionarios estatales por España trataba de evitar la corrupción secular de los burócratas nacionales. Ahora, se acabarán esos cambios y ningún inspector de Hacienda regional multará a su vecino.

Hasta hay jueces vueltos quinquis tras llevar mucho tiempo en puestos donde hacen amigos que se vuelven socios: Marbella.

Mientras, los políticos más hábiles reptan por los partidos para ser alcaldes, especialmente. Como son sus propios patrones y controlan el dinero público se suben sueldo y comisiones.

Hay concejales que ganan más que ministros. Y emplean a familia y amigos. Engordan nóminas que ya habían inflado los anteriores y los anteriores de los anteriores.

Puestos así, ¡a robar todos, e imbécil el último!

ETA ha tardado 50 días en cometer el primer atentado tras el final de la tregua
Dos artefactos de escasa potencia hicieron explosión cerca de una carretera de Navarra por la que ayer pasó el Tour de Francia ? Las bombas estaban alojadas en recipientes de plástico y fueron colocadas a 50 metros de la calzada
J.M.Zuloaga La Razón 26 Julio 2007

Madrid- ETA ha tardado 50 días en cometer el primer atentado tras anunciar el fin del alto el fuego, el pasado 5 de junio. Ha enviado a España a varios «comandos» para que perpetraran acciones criminales pero hasta ayer no lo había conseguido y su «estreno» consistió en la explosión de dos bombas de escasa potencia en el trayecto que el Tour de Francia realizó ayer por el interior de nuestro país. Fuentes antiterroristas consultadas por LA RAZÓN han subrayado la necesidad de no minimizar la amenaza de ETA ya que su voluntad de provocar víctimas mortales, y causar destrucción con coches bomba, ha quedado demostrada tras las últimas operaciones desarrolladas contra la organización criminal. Los dos artefactos, de escasa potencia, hicieron explosión a primera hora de la tarde en la carretera entre Isaba y Belagua, por donde discurría el Tour de Francia, sin que produjeran daños personales ni materiales. Las dos bombas estaban alojadas en sendos «tupperwares» de plástico e hicieron explosión en el kilómetro 51,450 de la carretera N-1370, a un kilómetro de la frontera.

Una persona, que dijo hablar en nombre de ETA, avisó a la DYA de Navarra. Uno de los artefactos, que estalló a las 13.22, estaba situado a tres metros de altura en un alto de difícil acceso y a 50 metros en horizontal de la carretera.El otro explosionó a las 13.55 horas y se hallaba también en un promontorio, a seis metros de altura y a cuatro metros en horizontal de la calzada. En el momento de producirse las explosiones no había tráfico. La caravana publicitaria del Tour ya había pasado y todavía no había llegado al lugar el pelotón ciclista. Las bombas provocaron un pequeño levantamiento de tierra.

Tras el aviso de ETA a la DYA, que se produjo a las once de la mañana, la Guardia Civil inspeccionó la zona para garantizar que los artefactos no se encontraban en la carretera ni en los lugares en los que se iba a situar el público. A media tarde de ayer, se desconocía la composición de los artefactos aunque se creía que podría tratarse de amonal. Identificada la huella de Múgica Por otra parte, las fuentes consultadas informaron de que la huella del presunto etarra Ander Múgica, identificado como uno de los integrantes del «comando Andalucía» que dejó abandonada una furgoneta en Ayamonte (Huelva), han aparecido también en la mochila que un miembro de la banda llevaba en un taxi en el que viajaba de Castellón a Tarragona. La huella de este individuo estaba también en el manual de uno de los temporizadores que iban en la citada mochila.

Recortes de Prensa   Página Inicial