AGLI

Recortes de Prensa     Viernes 27 Julio   2007

Gobierno Zapatero
Desánimo ciudadano y comparecencia de ZP
Agapito Maestre Libertad Digital 27 Julio 2007

Es difícil que Rodríguez Zapatero haga una sola autocrítica a su tarea de gobierno, cuando el viernes, después del Consejo de Ministros, comparezca ante la prensa para hacer balance de lo llevado a cabo por su Ejecutivo. La carencia de autocrítica será una señal importante para saber que la democracia española sigue degradándose. Si un Gobierno no hace autocrítica, o sea, no se autolimita en determinadas acciones que han sido contestadas ampliamente por los ciudadanos, estamos ante la mejor prueba de su intolerante destino. Zapatero, como los peores déspotas, nunca ha querido oír los gritos de protesta de la calle. Zapatero hace lo que le da la gana. Ahí reside su coherencia. Es un hombre al margen de los mecanismos más elementales de la democracia. Ésta es sólo un nombre a su servicio. En estos años de gobierno lo ha demostrado con creces.

Nada, pues, dirá sobre su salvaje política "antiterrorista", a pesar de los millones de ciudadanos que salieron a la calle para protestar contra sus negociaciones con ETA. Guardará silencio sobre los engaños y fracasos de su cacareada "alianza de civilizaciones", porque los soldados españoles han caído en acciones de guerra contra el fundamentalismo islamista. Esconderá el totalitarismo que conlleva su política laicista, a pesar de los millones de cristianos que protestan un día sí y otro también para que se tenga en cuenta que son ciudadanos españoles. Pasará de largo sobre el destrozo de la Constitución que él mismo ha propiciado al alentar una reforma de Estatutos de todo punto innecesaria. Nada dirá de su fracaso en la política internacional. Y, por supuesto, se mantendrá inflexible para imponer a millones de niños la asignatura de Educación para la ciudadanía, que es todo un engendro de mal gusto y peores intenciones políticas.

Rodríguez Zapatero no hará ninguna autocrítica a su Gobierno, porque se considera un revolucionario. ¿Un revolucionario? Sí, sí, alguien dispuesto a empezar de cero sin contar con la tradición y, sobre todo, sin respetar lo que opinan los otros. Rodríguez Zapatero ya ha pasado a la historia por su coherencia ideológica, por su terrorífico y cruel programa de gobierno, que se resume en el odio a la oposición. Porque no encuentra motivos para estimarse a sí mismo, busca "razones" y "argumentos" para desprestigiar cualquier excelencia que venga de la oposición o de la protesta ciudadana. En la historia democrática de España, pocos gobiernos hallaremos, quizá ninguno, que hayan logrado menos acuerdos con la oposición que el actual de Rodríguez Zapatero. Desde que llegó al poder Rodríguez Zapatero tuvo una obsesión: borrar todas las huellas, en realidad, todos los bienes públicos que habían conseguido los anteriores gobiernos del PP, e incluso ha puesto en cuestión la capacidad política, o sea, de acuerdos con la oposición que el PSOE de Felipe González practicó en su época.

Así las cosas, porque no creo que este viernes Rodríguez Zapatero haga autocrítica alguna de su gestión, deberíamos recordar cuál es el principal defecto de este Gobierno, a saber, negar la vida política, la vida de los acuerdos y las negociaciones entre el Gobierno y la oposición, para instalarse en la subversión de los valores comunes, o sea, democráticos de todos los españoles. Denunciar este ataque a la democracia es vital para salir del desánimo en que Rodríguez Zapatero quiere instalar, al menos, a la mitad de la población.

En otras palabras, contra un revolucionario, naturalmente, en los antípodas del poder democrático, que ha utilizado el mecanismo de la elección para acceder al poder y mantenerse sin ningún tipo de autocrítica y autolimitación, propongo que todos los días se le recuerde a los socialistas que su "poder" sólo puede funcionar en un conciencia pública degenerada. Sí, sí, degenerada, porque la regla de las mayorías no es suficiente para legitimar la tarea de un gobierno. Es menester el pacto y la negociación con la oposición. Imponer "propuestas" y "medidas" sin contar con el otro, con la oposición, tal y como hace todos los días Zapatero, es la muerte de la democracia.

Creo, en fin, que la actitud de Rodríguez Zapatero sólo puede explicarse en términos nietzscheanos, o sea, prepolíticos, con el término ressentiment, que nuestro Ortega desarrolló con precisión: "Cuando un hombre se siente a sí mismo inferior por carecer de ciertas calidades –inteligencia, valor o elegancia– procura indirectamente afirmarse ante su propia vista negando la excelencia de esas cualidades. No se trata del caso de la zorra y las uvas. La zorra sigue estimando como lo mejor la madurez del fruto, y se contenta con negar esa estimable condición de las uvas demasiado altas. El 'resentido' va más allá: odia la madurez y prefiere lo agraz. Es la total inversión de los valores: lo superior, precisamente por serlo, padece una capitis diminutuio, y en su lugar triunfa lo inferior."

El espíritu del Dos de Mayo
Alfonso Basallo Periodista Digital 27 Julio 2007

EL Dos de Mayo, cuyo bicentenario va a marcar el próximo curso político, nos dejó tres regalos inestimables: La carga de los mamelucos pintada por Goya; el pueblo levantándose contra el invasor, y el concepto moderno de nación, cristalizado en la Pepa. Arte, azadones y Carta Magna, esto es, los mimbres de la España contemporánea.

La efemérides encierra un fuerte simbolismo, al coincidir con un curso electoral que puede tener mucho de cambio de ciclo tras el anómalo paréntesis de Zapatero. Si hace 200 años España entró en la modernidad, en 2008 puede recuperar la cordura tras el pinchazo de la legislatura ominosa.

Atención a los paralelismos.
Hoy como ayer tenemos un problema de despotismo ilustrado (despotismo analfabeto en el caso del zapaterismo); hoy como ayer está en juego la identidad nacional de España (los doceañistas sentaban los cimientos de un edificio que el Indeseable desmonta para que sirva de pasto a las termitas nacionalistas); hoy como ayer se dirime la independencia de la sociedad civil frente al intervencionismo estatal, que invade alcobas tan sagradas como la educación o el pensamiento, con la misma chulería que los coraceros franchutes…

Y hoy como ayer es preciso desalojar del poder al indocumentado que nos lleva a la ruina.

Claro que sin invasión napoleónica España no hubiera progresado. Y Zapatero ahora, como Pepe Botella en 1808, ha resultado ser el involuntario homeopático que puede hacer reaccionar al organismo. Con su mezcla de irresponsabilidad y sed de poder, el penene leonés ha puesto de relieve las contradicciones y lagunas de la Transición.

Al llevar a cabo su proyecto totalitario (ayudado por sus compinches nacionalistas), romper el consenso y empujar a la cuneta al primer partido de la oposición, deja en evidencia el pecado original de la democracia española.

La fatal combinación de una Ley Electoral que daba alas a las formaciones nacionalistas y de la inclusión del término "nacionalidades" en la Constitución del 78 explica muchas cosas. Preocupados por el comunismo, nadie a finales de los años setenta imaginaba que la carcundia nacionalista saldría de su madriguera del siglo XIX. Pero se le abría una rendija al monstruo al permitir que Herri Batasuna se presentara como un partido más a las elecciones de 1979, cuando el anterior había sido uno de los años más sangrientos de ETA. Y se reeditaba el Anschluss (o anexión de Austria), al introducir en la Carta Magna la disposición transitoria cuarta, que condiciona el futuro de Navarra.

Aquellas cesiones trajeron estos lodos. Los efectos de tan chapucero diseño no podían ser más perversos: todo reposaba sobre la lealtad nacional del PSOE. Y como apuntó el historiador José Mª Marco en ÉPOCA, "la lealtad (de los socialistas) duró mientras el centro-derecha fue incapaz de llegar al poder. En cuanto el PP demostró que podía gobernar en solitario, el PSOE se lanzó en brazos de las minorías".

Diagnosticada la dolencia, es posible ensayar la terapia. El Consejo de Estado ya advirtió que no se puede reformar la Constitución a través de los Estatutos y que se deben fijar las competencias del Estado, para evitar la deconstrucción de España.

Y crece, por otro lado, el clamor contra una Ley Electoral que burla, en la práctica, la voluntad popular expresada en las urnas, al permitir el trapicheo de pactos entre listas-mindundi para hacerse con el poder. La reforma del sistema resulta imperiosa…

Pero al tiempo que ha dejado al descubierto las vergüenzas de la Transición, el PSOE zapateril ha destapado las suyas propias. Su manía por invadir la esfera privada responde a su horror al vacío, una vez que la caída del Muro dejó sin sentido el quimérico proyecto de la izquierda.

Desnudos de coartada ideológica, los socialistas han tratado de disfrazar sus intereses económicos con proteicos ropajes, casi siempre acabados en -dad (solidaridad, igualdad, sostenibilidad, paridad). Y desde el impostado púlpito, la izquierda se ha dedicado a chantajear a buena parte de la ciudadanía, llenando la faltriquera y viviendo del cuento.

El proceso discurre paralelo al de los nacionalismos: se trata de convertir el timo en mito y de encubrir su inanidad intelectual, su falta de proyecto, convirtiéndose en garrapatas del sistema.

Pero el chollo no puede durarles eternamente.
Como hace dos siglos el pueblo de Madrid, la sociedad civil ha reaccionado ante la caradura de los parásitos. Las manifestaciones en la calle de los dos últimos años, en defensa de las libertades; la aparición de plataformas ciudadanas -vehiculadas a través de Internet-, o la rebelión cívica de los objetores ante Educación para la Ciudadanía son síntomas sumamente alentadores.

Sería ingenuo pensar que estos brotes pueden regenerar el sistema por sí solos. Precisan de una traducción política y, hoy por hoy, el empeño se antoja una verdadera carrera de obstáculos. Uno, el PP, que teóricamente puede enarbolar esa bandera, debe ganar las elecciones y no perder el norte en su obsesión por el centro… lo cual no resulta sencillo cuando se viaja con la brújula del relativismo. Dos, Zapatero debe perder y desaparecer de la escena. Tres, esa parte sensata y -cada vez más irritada- del electorado socialista debe reaccionar y aupar a un líder dispuesto a sanear el sistema. Cuatro, los dos grandes partidos nacionales deben reformar la Ley Electoral para evitar que España sea abducida por la plaga nacionalista…

Aunque urgente, el proyecto no es cortoplacista. Lo importante es que responde a una creciente demanda social: el anhelo de libertad, la reclamación de más sociedad frente a la invasión del Estado, la exigencia de que no manejen nuestro destino y nuestro dinero para esquilmar derechos medulares: como el de la vida o el de pensar por libre sin necesidad de catecismos totalitarios; la regeneración de España como nación. Sólo hacen falta líderes sin complejos capaces de ponerse al frente de la manifestación.

Buena parte de esos ideales han sido recogidos en El manifiesto de las clases medias, de Enrique de Diego, una apelación al sentido común, la menos común de las ideologías; a la rebelión cívica, pacífica pero valiente; a la defensa de los valores de la civilización occidental que amenazan ruina…

Como apunta John Steinbeck en los párrafos finales de Las uvas de la ira, el motor fecundo de los países no son los New Deals, ni las reformas económicas, ni los grandes tratados… sino el pueblo llano. Las anchas espaldas de quienes, sin coartada ideológica para vivir del maná presupuestario, se levantan cada mañana y sacan, con su trabajo, a una familia adelante.

Ellos, ustedes, son los verdaderos protagonistas.

El PSOE demuestra en Álava de qué madera está hecho
Editorial Elsemanaldigital 27 Julio 2007

Una de los leit motiv socialistas en todas las instituciones donde cosechan un fracaso electoral pero el PP no obtiene mayoría absoluta, es alegar la "voluntad de cambio" del electorado, entendida como suma de minorías. Con ese criterio se han vendido los pactos en Galicia o en las Baleares y se ha intentado vender el acuerdo, luego frustrado, con Nafarroa Bai.

El argumento deja de regir cuando perjudica al PSOE: es el caso de Canarias, donde Juan Fernando López Aguilar habría debido aceptar de mejor grado el acuerdo entre populares y Coalición Canaria, aunque fuera como resultado de la "voluntad de permanencia" de los canarios.

En la Diputación General de Álava el razonamiento socialista es todavía peor, porque los dos grupos mayoritarios, el PP de Javier de Andrés y el PSE de Juan Carlos Prieto, disponían, juntos, de una mayoría holgada que, según la doctrina citada, podría entenderse como "voluntad constitucionalista" de los electores.

Así lo entendía De Andrés, pero ya desde meses antes del 27-M los socialistas boicotearon la labor de gobierno del popular Ramón Rabanera, aun sin atreverse a arrebatarle el cargo en pacto con los nacionalistas. Y cuando se cerraron las urnas en las pasadas elecciones municipales en el País Vasco, ni siquiera entraron a considerar seriamente la reedición del doble acuerdo en el Ayuntamiento de Vitoria y en la Diputación General de Álava, que durante ocho años ha impedido que ambas instituciones estuviesen en manos nacionalistas. Lo cual ha supuesto uno de los peores hándicaps para los planes soberanistas manifestados durante esta legislatura por Juan José Ibarretxe.

Ahora, al elegirse el cargo en segunda votación y mantener su voto socialistas y populares a sus candidatos, por mayoría simple la Diputación General de Álava cae en manos de Xabier Aguirre, un dirigente del PNV próximo al sector más radical de Joseba Egibar.

El PSE ha explotado hasta el último momento la tesis del "cordón sanitario" contra el PP vasco: para el partido de Patxi López un diputado general nacionalista no supone ya una preocupación esencial, porque los tiempos de Nicolás Redondo Terreros y Rosa Díez pasaron y ya no se trata de levantar un valladar institucional contra el cada vez más descarado independentismo de Ajuria Enea.

Corren para los socialistas tiempos de entendimiento con el nacionalismo, y falta ver ahora si lo sucedido en Álava, contra toda razón y sentido (porque quien obtuvo más votos fue el PP, y por tanto a De Andrés le correspondía el gobierno en un hipotético pacto con los socialistas), es un anticipo de lo que sucederá con el gobierno foral navarro, o bien marca camino para NaBai el comportamiento del juntero de Aralar, que facilitó el triunfo de Aguirre en detrimento de Prieto.

Izquierda liberal
La portada negra
Antonio Robles Libertad Digital 27 Julio 2007

El 23 de julio de 2007 pasará a la historia de Barcelona como uno de los días más negros de su historia. Un accidente eléctrico enterró a la ciudad en un agujero negro. Peor que la noche, negro como el fondo de un pozo negro. Días durará la reparación; las caceroladas se multiplican y las pérdidas económicas son incalculables. Las causas y las consecuencias de semejante disparate deberían ser el objeto de este artículo. Pero lo será un hecho más trivial. Me refiero a la portada del día siguiente de El Periódico de Catalunya.

Portada negra al completo, dos fotografías, un antetitular: "Las compañías eléctricas dejan Barcelona a oscuras"; un titular: "No es de recibo" y de subtitular lo siguiente: "Catalunya paga el 25 % de la factura eléctrica española pero recibe el 15 % del dinero destinado a mantener la red de distribución".

¡Increíble! Hace meses, Félix de Azúa acusó a ciertos medios y a algunos políticos nacionalistas de ejercer la "pedagogía del odio" contra todo lo que no fuera nacionalista o se vinculara con la cultura española. Esta es una de tantas muestras.

Como en todas las catástrofes, siempre deambulan carroñeros en busca en fortuna. La portada de El Periódico es una perfecta muestra de ello. ¿A qué viene culpabilizar a España de la tragedia que ha provocado un accidente y que depende de empresas eléctricas privadas?

Reparen, la abultada factura eléctrica de Cataluña (el 25%) no necesariamente ha de ser un mal. Si Cataluña paga un 25% es porque tiene mucho consumo y si lo tiene es porque hay más actividad empresarial y bienestar que en algún otro lugar de España. Comparar la facturación con el montante que recibe para el mantenimiento de la red (15%) es cuanto menos pintoresco. Podría ser discutido con todos los datos sobre la mesa. Tampoco es este el objeto de este artículo. Sólo quería resaltar que en Cataluña cualquier circunstancia sirve para sacar a pasear a la Inquisición nacionalista lanzándola contra la pérfida España. No es la responsabilidad de una empresa eléctrica privada, ni un fatal accidente los que provocan esa terrible tragedia, sino la puta España que nos roba el 10% de la factura que pagamos y no recibimos. Y todo en portada.

El Periódico nos tiene acostumbrados a eso. No es el único, pero sí el peor por mucho que se empeñe el Avui en su editorial con la teoría de la conspiración: a Renfe y Aena ahora se le ha sumado Red Eléctrica Española. Y como un mecano, ERC a través de Portabella asegura un día después que la absorción de Fecsa por Endesa y "el desplazamiento de los centros de decisión de Cataluña a Madrid" son las causas del desastre.

¡Qué feliz es la infancia! Achacar una y otra vez a España los desastres del sistema educativo, las deslocalizaciones de empresas, la mala gestión de cercanías y la derrota en la liga del Barça puede ser muy literario, pero la ciudadanía acabará por hartarse. Tiene razón El Periódico: "No es de recibo", pero por cosa distinta a lo que cuenta su literatura nacionalista. Lo que no es de recibo es que se deje a miles de ciudadanos sin luz, a miles de hoteles y restaurantes sin energía y se arruinen ganancias y seguridades.

Otro ejemplo. Hace unos días, daban la vuelta al mundo unas imágenes a través de Youtube del derrumbe de la Sagrada familia. No es objeto de este artículo tampoco el fondo del problema, sino esa obsesión para arremeter contra todo lo español como epicentro del mal. Decía así el texto: "El Estado español quiere construir un túnel para un tren de alta velocidad que pasará por debajo de la obra del catalán, Antonio Gaudí, la Sagrada Familia. Eso pone en grave peligro este edificio declarado patrimonio de la humanidad. Evitémoslo, ayúdanos a difundirlo en todo el mundo". Lo firmaba sossagradafamilia.org.

Si en la portada de El Periódico se utiliza el imperialismo, el robo, el timo, etc. para arrojar el descontento del apagón sobre el imaginario de España, en el caso del vídeo de la Sagrada Familia aprovecha el descontento y el miedo de miles de barceloneses para concretarlos nuevamente en España (en esta ocasión "Estado español"), mientras la víctima una vez más es Cataluña ("la obra del catalán, Antonio Gaudí").

Son sólo dos ejemplos, pero cada día fabrican miles. Un grano no hace granero, pero si un ciento.
antoniorobles1789@hotmail.com

El espíritu de Ermua ya no existe en una España acobardada
Francisco Rubiales Periodista Digital 27 Julio 2007

El hedonismo, la degeneración y la cobardía han acabado con el espíritu de Ermua.

Al cumplirse recientemente el décimo aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco y de aquel exultante y enardecedor "Espíritu de Ermua", todos hemos comprobado que aquel espíritu está muerto ya en una España que hoy es mucho más rica, cobarde y desarmada frente a los abusos y los grandes poderes.

El Espíritu de Ermua era una protesta y la protesta ya no es fácil en una sociedad cada día más conservadora, más frustrada y más cobarde, capaz de soportar ofensas, humillaciones, esclavitudes y hasta la degeneración de la democracia y su sustitución silenciosa por una oligocracia, perpetrada por los todopoderosos partidos políticos españoles.

Ermua fue una manifestación de ciudadanos libres y los ciudadanos son hoy en España una especie en peligro de extinción, sustituida, como han querido los políticos y los grandes poderes, por gente acobardada, acomodaticia, encerrada en sus hogares y más interesada en el hedonismo y en ver la televisión que en la defensa de valores y principios.

El espíritu de Ermua, en realidad, ha sido asesinado por los partidos políticos, por todos, incluso por los que ahora dicen que lo añoran, que prefieren gobernar sobre rebaños acomodados que sobre ciudadanos libres que cooperan en torno a ideas y proyectos comunes.

La única manera de conseguir que el Espíritu de Ermua resucite es creando ciudadanos, gente libre y celosa de sus derechos, con capacidad de autogobierno, con espíritu rebelde, odio al déspota y conciencia activa de que los poderes públicos, en democracia, deben ser controlados no por los partidos políticos, sino por la ciudadanía soberana.

FR Voto en Blanco

Apagón olímpico
POR IGNACIO CAMACHO ABC 27 Julio 2007

Quince años exactos después de la inauguración de los Juegos Olímpicos, el apagón de Barcelona ha certificado con gran fuerza simbólica el agotamiento del rutilante esplendor del 92... y el fracaso de una creciente autonomía que, cada vez con más competencias y recursos, permanece a oscuras incapaz de gestionar el desarrollo de Cataluña más allá de un discurso reivindicativo que viene a demostrar su propia impotencia.

El victimismo nacionalista culpa al Estado de sus males sin pararse a mirar su propia responsabilidad en el abotargamiento de una metrópoli que hace tres lustros era un modelo de pujanza y ahora anda sumida en una crisis patente de personalidad, progreso y liderazgo. En este tiempo, la autonomía catalana no ha dejado de crecer en poder y autogobierno, hasta dotarse de un Estatuto cuyo carácter soberanista lo vuelve probablemente inconstitucional, pero sigue sin disponer de soluciones para los problemas ciudadanos y en cada crisis se vuelve hacia la Administración central con un tic reactivo que es su única respuesta para tratar de exonerarse a sí misma. Es posible que el balance de inversión estatal resulte insuficiente para las necesidades derivadas del crecimiento catalán, pero si el estatus cuasi confederal alcanzado por las instituciones autonómicas no basta para encontrar algún remedio a los desafíos cotidianos, habría que preguntarse para qué ha servido la centrifugación de un Estado que en Cataluña apenas tiene ya, según el anterior presidente de la Generalitat, una presencia meramente «residual».

Se trate del desastre del Carmel, del colapso del aeropuerto del Prat, de la plaga de robos domiciliarios o de este ignominioso «black out» sobre los restos del sueño olímpico, las instituciones catalanas no disponen de otro recurso político que la exigencia llorosa a ese Estado cuya estructura se han aplicado a desmantelar en su territorio. Mientras, por ejemplo, el AVE se acerca -con retraso indiscutible- a las puertas de una Barcelona incapaz de acordar el modelo urbano con que ha de acogerlo. Pero el nacionalismo que impregna a toda la clase política, incluido un socialismo progresivamente asimilado, sólo encuentra consuelo en la perpetua reclamación, entre reivindicativa y lacrimógena, de mayores techos competenciales que probadamente no sabe gestionar en beneficio de unos ciudadanos que no parecen -al menos en sus respuestas electorales- tan concienciados de la demanda soberanista.

Sensu contrario de este discurso victimista, habría que concluir que si el autogobierno catalán no halla el modo de demostrar mayor eficacia y camufla su debilidad en la delegación de responsabilidades, el régimen autonómico está naufragando en su endogamia, aplicado a la construcción ficticia de una nacionalidad que, en el fondo, constituye su prioridad política más allá de la necesidad de un buen gobierno. El apagón de Barcelona es la metáfora de un fracaso colectivo enzarzado en la mutua atribución de culpas mientras la gente se alumbra como puede para sobrevivir en medio del caos. El único punto objetivo de acuerdo es que Cataluña se ha estancado, pero visto su nivel de autogestión, algo tendrá que ver en ello la obsesiva cerrazón de un particularismo ensimismado.

La Paradoja de Finulah
POR RAFAEL L. BARDAJÍ ABC 27 Julio 2007

Dícese de la creciente colaboración entre las fuerzas de la FINUL e Hizbolah, el grupo terrorista creado en el Líbano por Irán allá por 1982, causante de la guerra del año pasado con Israel y para cuyo desarme se desplegó hace nueve meses un nuevo contingente bajo la ONU.

Mientras que en Nueva York, en la sede de las Naciones Unidas, Londres y París redactan un borrador de resolución que condene el tráfico de armas a través de la frontera Siria hacia Hizbolah -exigiendo que Damasco e Irán respeten el embargo internacional adoptado por la resolución 1701-, las tropas sobre el terreno se acercan a Hizbolah tanto para pedirle información como garantías para su propia seguridad.

La semana pasada se publicaba en el Líbano que patrullas españolas iban acompañadas de militantes armados de Hizbolah en funciones de escolta. Hasta la fecha nadie en el Ministerio de Defensa español ni en la ONU ha desmentido la noticia.
No deja de ser paradójico que quienes tenían que ser desarmados pasen a ser los guardianes de los encargados de desarmarlos, pero es que la misión de la FINUL está llena de paradojas. Por ejemplo, sus integrantes pueden patrullar por el campo, caminos y carreteras, pero no en los pueblos y ciudades que es, precisamente, donde Hizbuláh esconde sus misiles y armas.

La FINUL ha sufrido dos ataques en el último mes, el coche bomba donde murieron seis soldados del Ejército español, y una trampa bomba contra unos soldados de Fidji. Su vuelco hacia Hizbolah en busca de ayuda para esclarecer los hechos y para evitar que se repitan no sólo pone de relieve la falta de inteligencia y el desconocimiento del terreno donde se opera. También un grave error estratégico, venderse al enemigo.

Más valdría que nuestros militares viajaran a Tel Aviv y aprendieran de quienes más saben de lo que se cuece en el Sur del Líbano. Depender de la buena voluntad de Hizbolah y de sus servicios significa, de hecho, renunciar a la misión para la que se ha ido. Y por la que, no lo olvidemos, se muere.

CUESTIONA LA ENMIENDA CASAS SOBRE LOS MANDATOS
El PP presenta un recurso de inconstitucionalidad contra la reforma del TC
La iniciativa de los populares se centra en dos puntos de la reforma del Tribunal Constitucional. El primero es el conocido como la "enmienda Casas", introducido a última hora por el Gobierno para asegurarse el voto de la presidenta María Emilia Casas (en la imagen) cuando haya un pronunciamiento sobre el Estatuto catalán. El segundo impone al Alto Tribunal unos miembros presentados por las Comunidades Autónomas, saltándose las competencias del Senado.
Agencias Libertad Digital 27 Julio 2007

El recurso de inconstitucionalidad que ha presentado este viernes el PP contra la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional se centra en sus artículos, el 16.1 y el 16.3. El primero obliga al Senado a proponer para el Alto Tribunal, entre el tercio de miembros que le corresponde, a unos candidatos impuestos por Comunidades Autónomas. El segundo artículo, conocido como "enmienda Casas", altera la duración constitucional del cargo de presidente del Tribunal, que podría sobrepasar los ters años.

En el recurso, los populares sostienen que estas modificaciones “vulneran frontalmente y sin género de duda” los artículos 159.1 y 160 de la Constitución Española.

Con respecto al que limita las competencias del Senado, la Carta Magna recuerda que:

“El Tribunal Constitucional se compone de 12 miembros nombrados por el Rey; de ellos, cuatro a propuesta del Congreso por mayoría de tres quintos de sus miembros; cuatro a propuesta del Senado, con idéntica mayoría; dos a propuesta del Gobierno, y dos a propuesta del Consejo General del Poder Judicial”. (artículo 159.1)

Sobre la "enmienda Casas", el PP incluye en su recurso otra referencia a la Constitución:

“El Presidente del Tribunal Constitucional será nombrado entre sus miembros por el Rey, a propuesta del mismo Tribunal en pleno y por un período de tres años”. (artículo 160)

Esa enmienda introducida a última hora por el Gobierno y ahora recurrida podría ser determinante en las discusiones sobre la inconstitucionalidad del Estatuto de Cataluña. Con esta maniobra, y contando con que la decisión sobre el texto catalán siga retrasándose, el Ejecutivo podría asegurarse la permanencia de María Emilia Casas al frente del TC. Su voto de calidad terminaría desequilibrando la balanza a favor de las tesis de Zapatero.

Detenido el jefe de «logística» de ETA tras alquilar un piso a un gendarme
Juan Cruz Maiza, de 56 años, arrestado junto a dos de sus colaboradores, cometió un error de principiante al desconocer la condición de funcionario policial del propietario - El agente sospechó e informó a sus superiores
J. M. Zuloaga La Razón 27 Julio 2007

Madrid- Las Fuerzas de Seguridad francesas, en colaboración con la Comisaría General de Información del Cuerpo Nacional de Policía, asestaron ayer un importante golpe a ETA al detener al jefe del «aparato logístico» de la banda, Juan Cruz Maiza Artola, alias «Pintxo», y a dos de sus colaboradores inmediatos: Iker Iparraguirre Galagarra y Galder Biotz Cornago.

Cruz Maiza, de 56 años, la misma edad que tiene otro de los máximos cabecillas aún en libertad, José Antonio Urruticoechea, «Josu Ternera», estaba al frente de la «logística» de ETA que se encarga, entre otras cosas, del suministro de materiales a los otros «aparatos» de la organización criminal y su almacenamiento en depósitos clandestinos.

Serio revés
La detención, el pasado noviembre, de Zigor Garro, que estaba al frente de la «logística militar», ya supuso un serio revés para esta sección etarra que se completó con la operación llevada a cabo ayer en Rodez.

Fuentes antiterroristas consultadas por LA RAZÓN informaron de que en el piso, situado en la avenida Burdeos de la citada localidad, había varias maletas y bastantes bolsas, cuyo contenido se desconoce pero que seguramente contendrán «cosas de interés». El apartamento, que había sido alquilado recientemente, fue registrado a lo largo del día de ayer en presencia de los tres presuntos etarras. El arresto de los tres terroristas, que estaban siendo vigilados, se efectuó en dos tiempos: primero fueron capturados Iparraguirre y Cornago en un coche tras salir del inmueble y luego los agentes detuvieron a Maiza Artola en el piso. La Policía decidió actuar al ver que la pareja abandonaba la casa con bolsas, lo que les hizo temer una marcha inminente de los tres individuos, que no opusieron resistencia.

El origen de las pesquisas está en el propietario del inmueble, un gendarme, al que los etarras alquilaron la vivienda, desconociendo la condición de funcionario policial del arrendador. El agente, sin embargo, sospechó de sus inquilinos por lo que notificó el hecho a sus superiores de la Gendarmería. El cuerpo militar francés se encargó de realizar las primeras pesquisas sobre los tres sospechosos, que condujeron a los investigadores a confirmar los recelos del agente ya que los indicios apuntaban a que los dos hombres y la mujer eran miembros de ETA.

A partir de ese momento, la Subdirección Antiterrorista de París se hizo cargo de las investigaciones con el apoyo a la Comisaría General de Información para tratar de identificar a los tres ocupantes de la vivienda. El primero en ser identificado fue el más veterano, Juan Cruz Maiza Artola, a quien los servicios franceses habían detectado años atrás ejerciendo las funciones de jefe de los «zulos» de ETA y, en calidad de tal, introduciendo y sacando material en los escondites secretos de la organización terrorista.

Por eso sus huellas habían aparecido en varios de estos «zulos», entre ellos el conocido como Chernobil, descubierto en julio de 2002 en la localidad de Riviere (Las Landas). Este almacén contenía uno de los mayores arsenales intervenidos a la organización terrorista.

El «aparato de logística» es uno de los once con los que cuenta en la actualidad el organigrama de la banda: los otros son el militar; información; captación; investigación y desarrollo; político; falsificación; cárceles; reserva; internacional y negociación.
Maiza Artola forma parte, según las citadas fuentes, del «comité ejecutivo» de la banda, que es el que fija, junto con la dirección «en la sombra» integrada por etarras encarcelados, la estrategia de la organización criminal.

Juzgado en rebeldía
Este individuo fue en juzgado en rebeldía en Francia en 2005 y condenado a nueve años de cárcel, en el macrojuicio celebrado por el Tribunal Correccional de París.

Iker Iparraguirre Galarraga, nacido en Azpeitia (Guipúzcoa) en 1978, figura en la lista de terroristas más buscados y está huido desde el año 2005, cuando logró eludir el cerco policial en la operación que desmanteló parte del «aparato de captación» de la organización terrorista.

Natural de San Sebastián, aunque residente en Rentería hasta su huida a Francia, Cornago Arnaez está acusada de formar parte del «aparato logístico» de ETA desde hace unos cuatro años. Fue identificada en 2004 como integrante de la estructura encargada del suministrar armas y explosivos a la banda terrorista. Su nombre, al igual que el de su Iparraguirre, apareció en la abundante documentación que le fue incautada al cabecilla Ibón Fernández , «Susper».

El arresto de los tres eleva ya a catorce el número de supuestos etarras detenidos en Francia en las últimas siete semanas. El miércoles fue capturado Pablo Aperribai Bediaga en la localidad de Lennemezan, cerca de Tarbes, por agentes de la policía municipal y luego fue trasladado a la comisaría de Bayona. Al no llevar papeles falsos ni ir armado, Aperribai podría ser entregado pronto a España, donde tiene causas pendientes, una decisión que está ahora en manos de la Fiscalía de París. Iker Mendizábal Cubas y José Juan García González, supuestos miembros del «aparato militar» de ETA, fueron arrestados el pasado día 11 en Angulema.

El 2 de julio fueron detenidos, cerca de Saint Jean de Pied dePort, José Antonio Aranibar, Ekaitz Aguirre y Ángel Cardaño, con una furgoneta con explosivos para cometer un atentado en España. Ese mismo día, pero por la noche, fueron arrestados Iker Beristain Gutiérrez y Liher Rodríguez Aretxabaleta en un control a unos 30 kilómetros de París. Pertenecían al «aparato de falsificación». El 7 de junio fueron detenidos en un piso de la localidad de Bagnères de Bigorre, Alaitz Areitio Azpiri, Aitor Lorente Bilbao e Igor Igartua Echeverria.

«Fuerte pérdida»
El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, se congratuló ayer por la «excelente» operación desarrollada por la policía francesa, que llevó a la detención de tres presuntos etarras en el Sur de Francia. A un día del encuentro entre el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y el primer ministro francés, François Fillon, Rubalcaba expresó su agradecimiento a las Fuerzas de Seguridad del país vecino por su estrecha colaboración con las españolas en la lucha contra ETA. Y destacó la «fuerte pérdida» sufrida ayer por la banda etarra, tras la detención del jefe de su aparato logístico. Por ello, calificó de «muy importante» esa operación desarrollada por la policía francesa en colaboración con la española, informa I. G. de M.

Condena a la AVT por "atacar" a la fiscalía en el ´caso Otegi´
 minutodigital 27 Julio 2007

El Tribunal Supremo ha condenado a la Asociación Víctimas del Terrorismo y al Centro de Estudios Jurídicos Tomás Moro a pagar las costas del proceso que iniciaron contra el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido

Esas asociaciones acusaron a los fiscales de haber cometido un delito de prevaricación y omisión del deber de perseguir delitos. Sin embargo, el alto tribunal rechaza esa pretensión. Para los jueces, la fiscalía actuó correctamente cuando decidió retirar la acusación contra Otegi por entender que no había cometido ningún delito. Por ello, les recrimina que hayan buscado "a todo trance" un tipo penal que encaje en su "idea vertebradora" de que la fiscalía es culpable. El alto tribunal rechaza que la fiscalía haya hecho una dejación de sus funciones, ya que la ley "no le obliga" a mantener una acusación "si estima que no debe sostenerla".

Por su parte, la izquierda aberzale ha abierto una página web para recoger firmas que apoyen la libertad de Otegi, preso desde junio para cumplir una pena de 15 meses de cárcel por enaltecimiento del terrorismo.

Pleitos tengas y los ganes
Nota del Editor  27 Julio 2007

Lo expresa claramente el dicho gitano: "pleitos tengas, y los ganes"  pues el hecho de tener me meterse en un pleito ya es en sí una maldición. Si el asunto se tiene que dirimir en los tribunales españoles, el resultado depende de dos parámetros: riqueza y poder del contrario y miembros del tribunal y de una variable aleatoria: la suerte, por eso si alguien quiere ganar algún pleito, deberá jugar muchos. Estamos hartos de leer sentencias en las que minoritarios votos particulares tumban las pretendidas razones de la sentencia, pero ahí queda la ingnominia.

El último ejemplo nos lo han dado con las detenciones ilegales por la falsa denuncia de Bono, y más antiguo, aunque no sea una sentencia del Tribunal Supremo, sino del Tribunal Superior de Justicia de Galicia, que desestimaron nuestra demanda para que las recetas del Servicio Gallego de Salud fueran expedidas al menos en castellano (ahora que las imprimen por medios informáticos, volveremos a la carga).

Recortes de Prensa   Página Inicial