AGLI

Recortes de Prensa     Viernes 10 Agosto   2007

Nacionalismo
Cataluña y el porvenir
Agapito Maestre Libertad Digital 10 Agosto 2007

Al año de entrada en vigor del Estatuto de Cataluña pocos son los que no reconocen su fracaso. Ni siquiera sus principales defensores confían en una "ley" que, aunque bajo sospecha, tiene como función primordial maltratar al resto de España. Su anticonstitucionalismo, independientemente de lo que diga el "asilvestrado" Tribunal Constitucional, ya ha pasado a la historia como modelo de hostilidad a la nación española. En ese contexto de odio a España de la mayoría de la clase política catalana, no creo que sea un sinsentido, una quimera, preguntarse por el futuro político de Cataluña. El perverso presente no augura nada bueno. Más bien, como dice el tópico, todo en esta sociedad indica que puede ir a peor.

Pero, porque en una sociedad, permítanme la metáfora, hay muchas sociedades, nunca es fácil hablar del porvenir político de una determinada comunidad. El caso de la sociedad catalana es, sin embargo, una excepción, una anormalidad de la nación española. Su porvenir es imprevisible por inexistente. Una sociedad montada sobre unos políticos "victimistas", o sea, sobre unos gestores que, en vez de responsabilizarse de sus errores, culpabilizan al otro, a España, de sus miserias niega cualquier expectativa de mejora. Es una comunidad política sin porvenir. Es imposible que lo tengan unos políticos que son incapaces de hacer, ante la crisis de infraestructuras y mal funcionamiento de los servicios públicos de las últimas semanas, una mínima autocrítica sobre su gestión.

El mal funcionamiento de los servicios de electricidad, metro, aeropuerto, etcétera, puede suceder, y de hecho pasa, en cualquier otra comunidad autónoma, pero lo que es inaudito es que los políticos tarden tanto tiempo en dar la cara y, cuando salen a la palestra pública, no sólo ignoren sus responsabilidades, sino que culpen al PP, primero, y después a Madrid, o sea, al Gobierno de la nación, de su ineficaz gestión. Pero, peor que esa cantinela victimista, es que hay muchísima gente que se la cree. El engaño es obvio, pero el personal traga. Es la misma masa de población que volverá, ojalá me equivoque, a votar a los nacionalistas y socialistas en las próximas elecciones. ¡Nunca mejor dicho que este pueblo tiene los gobernantes que se merecen!

El nacionalismo y el socialismo catalán no sólo han agotado algunas buenas expectativas de los mejores de la sociedad catalana, sino que están terminando de arruinar definitivamente las legítimas ilusiones que pudieran albergar quienes están alejados del ideario del nacionalismo y el socialismo catalán. En efecto, el desánimo cunde entre los sectores más preparados de la sociedad española. Empresas, profesionales, jóvenes y, en fin, gentes que buscan un porvenir, unas buenas expectativas de vida ciudadana, huyen de Cataluña. El demócrata español sabe que el asunto es irresoluble. La cuestión catalana, como en tiempos de Ortega, no puede solucionarse. Sólo podemos aspirar a conllevarla.

Paciencia y legalidad democrática son nuestros asideros. En fin, porque el odio catalán a España es una enfermedad incurable, creo que es imposible hablar para Cataluña de un porvenir liberado de angustia, de un porvenir maduro para la democracia y la libertad.

Gobierno de España
Daniel Martín Estrella Digital 10 Agosto 2007

En el verano los biorritmos se ralentizan. Tanto los humanos como los sociales. Por eso, quizás sólo en apariencia, hay menos publicidad en televisión y radio. Sólo se mantiene constante el número de anuncios de la llamada publicidad institucional, es decir, aquella que pagan los fondos públicos del Estado central y sus desviaciones autonómicas. Así, parece, relativamente, más frecuente que durante el resto del año. En cualquier caso, uno se pregunta si este dinero, que es de todos nosotros, invertido en publicidad convierte a lo público en el primer anunciante del país por encima, incluso, de las grandes empresas nacionales.

Lo peor de esta publicidad es que suele, más que informar, alabar la buena labor de este o aquel gobierno. Ya sea en Madrid, Cantabria o Cataluña, hay un anuncio que nos recuerda qué bondadoso y eficaz es el presidente autonómico de turno. Esta propaganda financiada con nuestros impuestos resulta, a priori, escandalosa. Pero ya se sabe que en España el escándalo lo provocan Belén Esteban, Ana Obregón o Alessandro Lecquio, y no los asuntos realmente importantes. Carencia social adecuadamente mantenida y aumentada por los nuevos planes de estudios.

Bien pensado, en estas democracias nuestras de poca enjundia, ninguna idea y aún menos buenas intenciones, parece obligado que, entre las labores del gobierno, se encuentre la del “autobombo”. Si la esencia de nuestros partidos políticos, en lugar del bien común, es el mantenimiento o ascenso al poder a cualquier precio... ¿qué menos que unos cuantos millones de euros para financiar los medios de comunicación al tiempo que se da publicidad de la gestión y del alma caritativa de los diferentes jefes de los dieciocho ejecutivos y pico que conforman la España autonómica? ¿Hay alguna manera mejor de asegurar la fidelidad –o, por lo menos, la no excesiva enemistad– de una radio, televisión o periódico? Seguramente no, y esto encaja a la perfección con ese sistema que algunos consideramos ni democrático ni de Derecho.

El asunto de la publicidad pública no es nuevo. Lo que este verano me llama la atención es que el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero ha elegido un gran eslogan para los anuncios que nos ayudan a ser mejor ciudadanos según su visión despótica de la sociedad. Ya sea para aconsejarnos que no debemos correr en carretera, hacer barbacoas en el bosque ni atropellar linces en Doñana, el anuncio siempre termina diciendo “Gobierno de España”, el mejor eslogan desde los tiempos de Franco.

Resulta chocante que esta campaña la haya iniciado el Gobierno que ha dado carta libre a la reforma de los estatutos de autonomía, el ejecutivo que, desde 1978, más ha insistido en despojar al Estado central de competencias para dárselas a las comunidades autónomas. Y, desde luego, esta campaña propagandística resulta mucho más eficaz que la enorme bandera que el gobierno anterior colocó en la madrileña plaza de Colón. Ahora todos los españoles escuchamos constantemente el sonsonete “Gobierno de España” que nos recuerda que, a pesar de sus rencores, odios y envidias, Zapatero es el presidente de todos los españoles, menos de las Fuerzas Armadas.

Lo más irónico del asunto es que, tratándose de un gobierno que alardea de amante de la libertad, toda esta publicidad nos recuerda la esencia del socialismo, que no es otra que la del control absoluto del ciudadano. Parafraseando la polémica asignatura Educación para la Ciudadanía, todos estos anuncios nos recuerdan cómo debemos comportarnos en el patio español y que todas nuestras acciones están vigiladas por las distintas campañas policiales. Agradecidos deberíamos estar, porque con estos anuncios es imposible olvidar que actualmente el ciudadano honrado y legal está más perseguido que el infractor sistemático de la ley.

Me pone de los nervios ver incontables controles de alcoholemia en las carreteras cuando se sabe que a unos pocos kilómetros hay un camello pasando droga. O que te pongan una multa por velocidad un poco excesiva cuando hay por ahí cientos de conductores que efectivamente nos ponen en peligro a todos, cruzándose de carril, dando frenazos o realizando otras maniobras temerarias. Y las carreteras con más baches que kilómetros sin defectos. Papá Estado nos tiene bien vigilados, y hay de aquel que se descuide.

Tiene gracia que con Zapatero no dejemos de oír “Gobierno de España” en todos los medios de comunicación. Es un alarde de caradura y un síntoma claro de los dejes franquistas de la actual administración. Lo que no la tiene tanto es la persecución constante y sistemática a la libertad ciudadana. Tal y como funcionan las cosas, a uno le dan ganas de pasarse al otro lado de la ley, comenzar a pertenecer a algún grupo marginal o, directamente, emigrar a un país donde compense ser buen ciudadano.

dmago2003@yahoo.es

Menos bla bla y más gestión
POR YOLANDA GÓMEZ ABC 10 Agosto 2007

Apagones, colas interminables en los aeropuertos, incendios, basuras tiradas por las calles... las páginas de los periódicos y los informativos de radio y televisión están estos días llenos de noticias que ponen en entredicho la labor de nuestros gobernantes. Tenemos concejales y alcaldes, consejeros y presidentes autonómicos, ministros y presidente del Gobierno, parlamentarios regionales y nacionales y miles de funcionarios y empleados públicos a los que pagamos con nuestros impuestos, se supone que para que velen por nuestra salud, nuestra educación, nuestras infraestructuras y, en general, para hacernos la vida un poco más fácil, no para todo lo contrario.

Y es que cuando ocurren cosas como el apagón de Barcelona, que uno no se puede explicar en pleno siglo XXI; cuando circulamos por carreteras llenas de parches, que nadie arregla porque no se sabe si son competencia del ayuntamiento, la comunidad o el Ministerio de Fomento; cuando se produce un incendio y las administraciones no son capaces de ponerse de acuerdo de forma inmediata para coordinar todos los recursos disponibles, es cuando más queda claro todo el tiempo que pierden nuestros gobernantes en el bla bla bla, en hacer política, como ellos le llaman, y qué poco en preocuparse por los problemas reales de los ciudadanos. Si todas las energías que los políticos catalanes derrocharon en cambiar un estatuto de autonomía que a nadie interesaba más que a ellos mismos para conseguir más poder, las hubieran usado en hacer una mejor gestión de los recursos públicos; si todo el tiempo y el dinero que están dedicando a imponer el catalán a costa del castellano, para beneficio no se sabe de quién, se utilizara en mejorar la calidad de la educación; si en lugar de tanto victimismo y tanto mirarse al ombligo se dedicaran a hacer una buena gestión de inversiones, infraestructuras, y un largo etc., otro gallo cantaría.

Pero no, a los gobernantes sólo les interesan los problemas de los ciudadanos cuando les sirven para hacer política. Esperemos que los lamentables episodios que se están viviendo este verano hagan reflexionar a más de uno.

RTVE, manipulación en negro sobre blanco
EDITORIAL Libertad Digital 10 Agosto 2007

Radio Televisión Española es, seguramente, la institución pública que más ha cambiado sin haber cedido un ápice, no obstante, a los objetivos que la inspiraron, y que pasan por la defensa del discurso oficial. Claro es que no juega el mismo papel en una dictadura que en una democracia. No es lo mismo la defensa de un régimen que la del partido en el poder y del gobierno sustentado por éste. Pero el servilismo al poder ha permanecido director tras director. Lo que ha cambiado es la posición monopolística que ocupaba y que más tarde de lo que correspondería a una verdadera democracia ha acabado perdiendo.

La última reforma de la Corporación, filtrada al órgano oficioso El País, promete, como no podía ser menos, mantener la independencia informativa del poder político. Como el criterio al respecto se ha mantenido igual desde el comienzo, nada cambiará al respecto. Pero llama la atención que se prescriba, sin rubor alguno, no ya prestar especial atención a las actividades de la Corona, que casi parece una amenaza proviniendo de La Moncloa, sino la "cobertura" del presidente del Gobierno y demás miembros del gabinete.

Si esta prescripción pone en negro sobre blanco el hecho de que, a base de mirar y amplificar la estrategia del Gobierno y de separarse, por ende, del verdadero devenir de la sociedad, hay otro punto que resulta igualmente significativo. Una cláusula permite a los responsables de la información ocultar cualquier aspecto de lo que ocurra simplemente considerando que reflejarlo puede "perturbar la convivencia". Resulta llamativo cómo los viejos conceptos reaparecen aunque sea con palabras distintas. Qué duda cabe de que a juicio de TVE, de Moncloa, en definitiva, las numerosas y multitudinarias manifestaciones de los españoles contra su política "perturbaban la convivencia" tal como la entiende el Gobierno. La sumisión, en suma.

Otro pasaje glorioso del Mandato-marco es el que prevé "contribuir a la construcción de la identidad y la vertebración de España", palabras que están elegidas para servir exactamente a lo contrario. En otro punto se proscribe cualquier contenido que pueda provocar en los televidentes un sentimiento de discriminación o vejación "por razones de edad, discapacidad, raza, religión, sexo u orientación sexual" o evitar recrear lo que entiendan los tópicos regionales o de clase. En primer lugar porque el sentimiento pertenece a cada espectador y es imposible de controlar, por lo que en realidad sirve para acudir al amparo de este bodrio cuando quieran filtrar la mercancía averiada del progresismo. Porque no mencionan a que nadie pueda sentirse discriminado por razón de ideología. No existe más que la oficial y quienes tengan un pensamiento independiente no tienen ni derecho a quejarse.

Los planes del Gobierno pasan por apuntalar una realidad cotidiana y que es consustancial al medio público. La manipulación al servicio de los intereses del poder.

Caos en Cataluña
Un año de Estatut y de fastidio
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 10 Agosto 2007

Pobre Montilla. Quien le haya escrito el artículo de El Periódico podría haberse esmerado más, al fin y al cabo da la cara el honorable president. Aunque lo presidido sea un razonamiento circular, pues no otra cosa es lo que el estatuto dedica a su naturaleza metafísica: "El Parlamento de Cataluña, recogiendo el sentimiento y la voluntad de la ciudadanía de Cataluña ha definido de forma ampliamente mayoritaria a Cataluña como nación". Que nadie se engañe; la torticera fórmula es, con mucho, lo más relevante de la vergonzante constitución catalana. Aunque contenga más mentiras que palabras. A ver.

El sentimiento no viene a cuento en una ley. La voluntad no se ha recogido: o se representa institucionalmente, cual es el caso, o no. Aunque cosas tan inadecuadas se "recogieran" con amplia mayoría en el Parlament, esta pasó a ser reducidísima al someterse la pieza a referéndum; tan reducida fue que la legitimidad es discutible. Por fin, ¿qué hace una ley (¡del bloque de constitucionalidad!) consignando un hecho legislativo menor a sí mismo (el parlamento ha hecho tal cosa) para vitalizar un preámbulo que determinará innumerables interpretaciones futuras?

Sirvan estas reflexiones de sincero homenaje en el aniversario de pieza tan meritoria como para haber provocado varios conflictos institucionales, sembrado la inseguridad jurídica en los catalanes, encabronado el ambiente político, mostrado con crudeza el divorcio insalvable entre unos políticos y la sociedad cuyos intereses deben defender, alentado a los separatistas, atizado la insolidaridad territorial, excitado el furor centrífugo de otras tierras de España (resueltas a que nadie la tenga más grande que ellas, la autonomía), acorralado al Tribunal Constitucional y enloquecido definitivamente a los viejos amigos de Terra Lliure cuando una corbata granate sobre camisa negra, un traje de Armand Basi , un chófer y unos metros cuadrados de moqueta habían logrado sedarlos.

Consideren los cuatro ciudadanos que votaron a favor de la pieza, mientras Cataluña se echaba la siesta, lo mucho que les ha aportado el estatuto. Pero háganlo cuando vuelva la luz, hayan echado a la basura los congelados y la esperanza, se reduzca el hedor, el ruido y el sofoco de los generadores eléctricos que salpimentan el verano barcelonés, logren escapar del vagón de cercanías tras varias horas de ahogo y lipotimias, recuperen las maletas perdidas en El Prat, transiten la caravana de setenta kilómetros en la autopista y superen la furia de ver a la ministra de Fomento pidiéndoles paciencia. Y de leer al negro de Montilla echándole la culpa al PP, que invirtió en infraestructuras catalanas mucho más que Felipe González y bastante más que Rodríguez. Sus conmilitones.
Juan Carlos Girauta es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Cultura nacional
Radio Teleidentidad Española
José García Domínguez Libertad Digital 10 Agosto 2007

Dicen por ahí que la nueva misión de Radio Televisión Española consistirá nada menos que en promover "la construcción de la identidad y la vertebración de España". En fin, que ese enunciado esté llamado a constituirse en –otra– mentira piadosa no le resta un ápice de gravedad teórica al asunto. Y es que he de confesar que lo que más atrae de España como idea es que tiene muy poco que ver con lo identitario. En realidad, uno ha devenido en españolista más o menos militante precisamente por eso: porque no es capaz de concebir ninguna forma canónica de ser español. Es más, si España como concepto se redujese a abrazar algo lejanamente parecido al sentimentalismo nacionalista, con total seguridad se hubiera ingeniado cualquier excusa con tal de postularse alguna otra cosa distinta.

Pero, por suerte, jamás nadie le ha exigido que se rebaje a comulgar con atavismos gregarios con tal de ganarse la vitola de patriota. Y precisamente ahí se esconde el secreto del poder seductor del hecho diferencial español: en que no exista. Así, uno se quiere español porque eso es lo que aparece impreso en su DNI. Aunque, también y sobre todo, porque se siente íntimamente unido a maestros como, por ejemplo, Albornoz o Madariaga, contemporáneos eternos que le han ayudado a conocerse sin por ello remitirlo a la gleba espiritual del terruño, ni encadenarlo –todavía más– a las lindes de su pequeña aldea doméstica.

"Tres mendas hay en España: Solyenitsin, Albornoz y Madariaga". Era el pegadizo estribillo de una canción de Víctor Manuel que siempre provocaba grandes carcajadas entre los idiotas que nos dedicábamos a corearla en las primeras fiestas públicas del recién legalizado Partido Comunista. Ése el genuino drama de esta España que nos ha caído en desgracia: no que la televisión vaya a seguir fabricando encefalogramas planos, sino que ya nadie sabe quiénes fueron Albornoz o Madariaga. Porque aquellos alegres muchachos que se buscaban a sí mismos mientras celebraban entre risotadas aquella letra, ahora, ocupan todos los despachos del Palacio de La Moncloa. Pero siguen sin encontrarse.

Crecieron sin verdaderos maestros, sin ningún pilar sólido sobre el que poder izarse por encima de la nada ambiente. La genuina cultura nacional, a la que se tendrían que haber aferrado para construir sus señas de identidad colectivas, les es por completo ajena. La mejor España, ésa que desprecian, la de Albornoz y Madariaga, la depositaria de una tradición liberal y nacional sin la que sólo es posible el sinsentido cotidiano de nuestra deriva colectiva, para ellos sigue siendo la España de los mendas. De ahí que, al igual que aquellos personajes tragicómicos de las novelas de Milan Kundera, hayan terminado convirtiéndose en alegres aliados de sus propios sepultureros.

Mas no nos inquietemos por el futuro: Mira quién baila y Cine de barrio están llamados a salvarnos.
José García Domínguez es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Hirientes homenajes
EDITORIAL El Correo 10 Agosto 2007

La manifestación anunciada para este sábado en Amorebieta (Vizcaya) en homenaje al histórico dirigente de ETA Sabin Euba, 'Pelopintxo', ha vuelto a desafiar la capacidad de respuesta de las instituciones frente a la voluntad de los terroristas y su entorno de anteponer su intolerable discurso a la sociedad democrática y, sobre todo, a la memoria herida de las víctimas. La convocatoria ha estado precedida por otros dos actos de reconocimiento, en los que la izquierda abertzale ha atribuido la muerte por enfermedad de Euba nada más y nada menos que a la «impunidad de los métodos represivos» de los Estados español y francés para «negar los derechos de los ciudadanos vascos». La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha pedido al juez que prohíba la marcha, tras constatar que el convocante está vinculado a la organización ilegal Segi y ante la posibilidad de que se esté promoviendo la comisión de un delito de enaltecimiento del terrorismo; al tiempo, Interior del Gobierno vasco ha confirmado que actuará si se producen mensajes amenazadores o alusiones a ETA. Sin menoscabo del respeto a los procedimientos jurídicos y administrativos, cabe preguntarse si el hecho de que el protagonista del homenaje sea un etarra no condiciona, por sí mismo, la pretendida normalidad legalizada con que pretende celebrarse. Pero lo que sí parece incuestionable es que los poderes concernidos, y de manera especial los ejecutivos central y autonómico, no han reaccionado con la debida presteza ante una situación predecible por lo reiterada y que, por añadidura, ya había sido denunciada públicamente por las víctimas.

El olvido social y político de quienes han padecido directamente la violencia se ha visto intensificado por el insoportable oprobio que han supuesto los gestos de exaltación de los asesinos, incitados en muchos casos desde las corporaciones municipales controladas por la izquierda abertzale; es decir, desde la legalidad instituida. La contemporización con esos comportamientos ahondó durante años la invisibilidad de las víctimas, un baldón colectivo que ahora requiere el esfuerzo intenso y continuado por parte de las instituciones para poder corregir tanta desafección. Una actitud evasiva que tampoco ha redundado, si ése era el propósito inconfensable, en el desistimiento definitivo de los violentos. Pero, sobre todo, los actos para honrar a los terroristas y la perpetuación de su fanática retórica han contribuido decisivamente a construir un inaceptable relato justificador del delito que las instituciones tienen el deber ético de combatir con firme determinación. Lo contrario debilita la efectividad del compromiso de las distintas administraciones con los afectados, cuestiona el alcance de las actuaciones aprobadas por las fuerzas democráticas en el Parlamento vasco y relativiza la promesa, plasmada en el Plan de Paz y Convivencia del Gobierno de Vitoria, de impedir que la historia se escriba «al dictado del verdugo».

Caos en Cataluña
La política ya no se ocupa de ti
Maite Nolla Libertad Digital 10 Agosto 2007

En ningún lugar como en Cataluña tiene más sentido aquella magnífica frase, "si tú no te ocupas de la política, la política se ocupará de ti". En dura pugna con la ridícula participación en el famoso referéndum andaluz, en apenas un año, los votantes en Cataluña han tenido tres oportunidades de pronunciarse y el resultado siempre ha sido el mismo: mayoría absoluta de la abstención y con el resto, los políticos hacen y deshacen. Por ejemplo, Esquerra gobernará en la diputación de Lérida con el 17% de los votos, es decir un poco más del 10% del censo, y otro tanto sucede en la diputación de Gerona. Les recuerdo que, como primera providencia, el nuevo presidente de esa diputación se ha subido el sueldo por encima de lo que cobra el presidente del Gobierno, algo que viene siendo costumbre en ese partido, preocupados como están de su propio bienestar y el de sus familiares más cercanos. Al que no está acostumbrado a bragas...

En estas diputaciones los socialistas no han tenido ningún problema en pactar con los nacionalistas y entregarles el poder. Oyendo a José Blanco no estaría mal que nos diera cuenta de esas condiciones que no se dan para pactar con los nacionalistas en Navarra. Mejor dicho, que nos explique cuál es la diferencia entre pactar con Esquerra, el BNG o los de Baleares y hacerlo con Zabaleta y sus colegas. Dicho sea con todos los respetos, no sé cual es peor. Lo que no se atreven a hacer en Navarra hasta pasado marzo, no tienen ningún inconveniente en hacerlo en Lérida. Esto no es más que un cálculo electoral, no sé si con consulta previa a la experta en numerología Olga Sánchez, pero sólo eso.

Desde hace unos días a los catalanes se nos ha colgado el sistema. Todo lo que se podía estropear, colapsar, retrasar o fastidiar en general lo ha hecho a la vez. Lo peor es que otras muchas infraestructuras penden de un hilo. Por ejemplo, si se repite un incidente como el de este invierno en el túnel de Viella, las obras en el puerto de la Bonaigua provocarán que el Valle de Arán quede bloqueado, sin acceso desde el resto de España. Crucemos los dedos.

A los ciudadanos les queda la sensación de que se están riendo de ellos y con su dinero. Y eso, dejando a un lado la actitud de los gobernantes, la mayoría de vacaciones. Los que han venido a ver el desastre, para las bobadas que han dicho se podían haber quedado en Doñana oyendo dosis de Carlinhos Brown. Ya habrá tiempo y quizás no sea el momento de recordar ahora que lo que necesitaba Cataluña no era un nuevo Estatuto, como exigió el beduino Lara, sino unos servicios decentes. No puedo estar más de acuerdo con el editorial del otro día de Libertad Digital sobre la descomposición del oasis.

En contra de lo que he dicho al principio, el desprecio que tienen los votantes por los políticos es recíproco. La política en Cataluña ya no se ocupa de ti. Pasa abiertamente.

Otro año perdido con el Estatuto
Editorial ABC 10 Agosto 2007

LA discusión sobre el Estatuto catalán concentró todos los esfuerzos de la legislatura anterior en el Parlamento autonómico y absorbió buena parte del debate político a escala nacional. Las maniobras de Zapatero, incluido el sorprendente pacto con Artur Mas, dejaron a Pasqual Maragall en fuera de juego y permitieron aprobar un texto legislativo que estaba a punto de hundirse. El presidente del Gobierno utilizó la reforma para poner en marcha un modelo territorial que altera los fundamentos jurídicos y políticos del sistema vigente. Pasado el tiempo -se cumple ahora un año de su entrada en vigor-,parece que el Estatuto no era la panacea de todos los males porque ni los nacionalistas radicales han renunciado a su discurso victimista, ni se ha resuelto el problema imaginario del «encaje» de Cataluña en el conjunto de España. Y lo que es peor, los ciudadanos no han percibido ninguna mejora en la gestión de los asuntos públicos. Muy al contrario, la sociedad catalana es consciente de que la pérdida de tiempo sobre el reparto de competencias y problemas de identidad era un simple pretexto para la lucha por el poder. Definir a Cataluña como nación, aunque sea de forma indirecta y en el preámbulo de la norma, podía ser útil para los intereses de la clase política, pero no importaba ni importa a la gran mayoría de los ciudadanos.

En espera de que se pronuncie el Tribunal Constitucional, el Estatuto ha entrado en una especie de letargo. Más de noventa leyes autonómicas siguen pendientes y sólo se han puesto en marcha -parece que sin prisa- algunas regulaciones tan discutibles como la creación de una Agencia Tributaria propia o de un Tribunal de Garantías estatutarias. Tampoco se acuerda nadie de la modificación pendiente de muchas leyes orgánicas, entre ellas la del Poder Judicial. La incertidumbre que provoca esta falta de seguridad jurídica ha sido denunciada por muchos sectores sociales y empresariales, así como por juristas muy relevantes. Pero los partidos políticos están pendientes de las próximas elecciones y en este momento Zapatero no tiene ningún interés por hacer guiños hacia los nacionalistas porque sabe que esta actitud puede tener un coste en las urnas. Por su parte, José Montilla bastante hace con mantener los equilibrios internos de un gobierno que resulta incapaz de ofrecer ni un solo proyecto atractivo, por no hablar de la gestión lamentable en muchos ámbitos del Ejecutivo catalán y del pésimo funcionamiento de los servicios públicos en aquella comunidad autónoma. A la vista del nulo respeto que unos y otros han mostrado por la Constitución, es absurdo pensar que se trata de una espera prudente hasta que el TC dicte sentencia. La única explicación de esta pasividad general es que el Estatuto no era necesario y que no aporta nada a la solución de las cuestiones que interesan de verdad a la gente.

Zapatero se comprometió personalmente en que saliera adelante una norma que choca con la Constitución en aspectos esenciales: la definición nacional de Cataluña, el sistema privilegiado de financiación o la bilateralidad en las relaciones con el Estado son aspectos incompatibles con los principios constitucionales de unidad, autonomía y solidaridad. El Estatuto apunta hacia una soberanía más o menos compartida que el PSOE alentó en su día con una grave falta de responsabilidad. Con este estatuto en vigor, Cataluña no ha ganado nada y la España constitucional en su conjunto sufre las consecuencias de una aventura oportunista que no conduce a ningún sitio. Es de esperar que -más pronto que tarde- el TC ponga rigor en el complejo enfoque jurídico de la cuestión. En el plano político la desidia general sobre el desarrollo estatutario es buena prueba del fracaso sin paliativos de los dirigentes que lo impulsaron.

La reforma electoral resulta necesaria, pero no es la panacea
Luis Miguez Macho elsemanaldigital  10 Agosto 2007

Rajoy lanzó la idea, pero sin concretarla, y ahí está el problema: no puede ser idéntica para los casos municipal, autonómico y nacional ni favorecerá siempre al mismo.

8 de agosto de 2007. Cuando parecen haberse apagado los ecos que produjo el anuncio formulado por Mariano Rajoy de que el programa del PP para las próximas elecciones generales incluiría la reforma electoral, es el momento de analizar con frialdad lo que supone esta propuesta. Sobre todo porque el líder del PP en ningún momento ha dejado claro los detalles técnicos de su propuesta, a pesar de que es justamente en esos detalles donde reside la clave del éxito o del fracaso de la misma.

Es necesario dejar sentadas algunas cuestiones preliminares antes de profundizar más en este asunto. En primer lugar, hay que tener claros los objetivos de la reforma, que no pueden ser otros que corregir el peso desmedido que las minorías con arraigo territorial tienen en la gobernabilidad del país y evitar que coaliciones que no se presentan como tales ante los electores, sino que se forman después de los comicios con el único fin de alcanzar el poder, puedan desplazar a la lista más votada por los ciudadanos.

En segundo lugar, conviene advertir también que la reforma electoral no se puede plantear en los mismos términos en los tres ámbitos en los que se vota en España, el nacional, el autonómico y el municipal (si dejamos a un lado las elecciones europeas).

Por último, al abordar el tema que nos ocupa se debe dejar de lado toda ingenuidad. Ya sé que un hombre de la inteligencia y la formación de Mariano Rajoy no se lo ha planteado así, pero podría existir la tentación en su partido de pensar que una reforma de este tipo es para que el PP gane todas las elecciones o gobierne siempre; pues bien, toda reforma electoral puede acabar jugando tanto a favor como en contra de quien la propuso, por lo que vale más pensarla bien y en términos de interés nacional y no de partido.

En el ámbito municipal, elección directa del alcalde
Técnicamente, donde menos problemas suscita una eventual reforma electoral es en el ámbito municipal. La propia Constitución contempla la posibilidad de elección directa del alcalde, por lo que no habría mayor dificultad para implantar un sistema como el que tan buenos resultados está dando en Italia, y que explico en dos palabras.

El sistema italiano consiste en que al alcalde lo eligen directamente los ciudadanos por un sistema de doble vuelta, si ningún candidato obtiene más de la mitad de los sufragios en la primera votación. Esto se complementa con el llamado "premio de mayoría", que consiste en que a la lista o listas (pueden ser varias, para hacer posibles las coaliciones) vinculadas al candidato elegido se le otorga automáticamente el sesenta por ciento de los concejales.

Con este sistema se asegura el respeto a la voluntad democrática de los ciudadanos, la transparencia de las opciones que se presentan a las elecciones y la estabilidad de los gobiernos locales. Pero, como ya he advertido, no significa que vayan a ganar siempre los que serían más votados en solitario, porque se permiten las coaliciones; pero las coaliciones se hacen antes y no después de que voten los ciudadanos.

En el ámbito nacional, listas nacionales al lado de las provinciales
Para las elecciones generales, el ilustre constitucionalista y antiguo presidente del Tribunal Constitucional, Manuel Jiménez de Parga, ha desempolvado recientemente la idea de adaptar a nuestro país el sistema electoral que rige en Alemania para la cámara baja o Bundestag, que sería el equivalente a nuestro Congreso de los Diputados.

También en dos palabras y sin descender a detalles demasiado técnicos, consistiría en que, al lado de los diputados elegidos en las circunscripciones provinciales que impone la Constitución, habría otros elegido en listas nacionales que se votarían en todo el país. Así se intentaría reducir el peso de las minorías con arraigo territorial, como son las nacionalistas, fortalecer a los grandes partidos nacionales y facilitar incluso la aparición de partidos-bisagra de ámbito nacional, como son los liberales y los verdes en Alemania.

Con todo, este sistema podría no ser la panacea absoluta. Ya hay unas elecciones en las que votamos en circunscripción nacional única, las del Parlamento Europeo, y los nacionalistas consiguen igual representación por el sencillo método de presentar listas conjuntas en todo el país. Así que podrían igualmente arañar diputados en esas hipotéticas listas nacionales actuando de igual modo; no obstante, es muy probable que, en conjunto, acabasen perdiendo poder decisorio, que es de lo que se trata.

En el ámbito autonómico, no hay nada que hacer
Si alguien está pensando en que la reforma electoral que propone Rajoy evitaría casos como el que está viviendo en Navarra, que pierda toda esperanza. La legislación electoral general que aprueban las Cortes Generales, y que es la que podría ser modificada por una futura mayoría popular, no se aplica a las elecciones autonómicas, que se rigen por cuatro principios constitucionales, por lo que dicen los Estatutos de Autonomía y por la legislación electoral de cada Comunidad autónoma.

Además, ninguna de las recetas anteriores sería aplicable a las elecciones autonómicas, aun suponiendo que se lograse reformar las diecisiete legislaciones electorales de las Comunidades autónomas. Quizá la solución sería introducir un "premio de mayoría" que otorgase la mayoría absoluta a la lista que superase un determinado porcentaje de votos, pero es una solución que resultaría, como es evidente, extremadamente polémica.

¿Y qué hay de las listas abiertas?
Tradicionalmente, en nuestro país cuando se habla de reforma electoral, sale el tema de las listas abiertas. No así en la reciente propuesta de Rajoy, y me parece lógico. Ya tenemos listas abiertas en las elecciones al Senado, y no se ve que sirvan para mucho; los electores siguen votando a los partidos, y si algún candidato dentro de la misma lista lleva más votos que los demás, suele ser por el azar del orden en el que aparecen en aquélla.

Si se quiere acercar realmente los representantes políticos a sus representados y romper el monopolio que los partidos ejercen en este terreno, probablemente la única receta válida sea el sistema uninominal mayoritario, al estilo inglés: en cada circunscripción se elige un solo diputado. Pero esto es imposible con nuestra Constitución, al menos para las elecciones generales, por lo que es mejor concentrase en las reformas viables, como las que aquí se han expuesto.

La rebelión del turista español
Antonio Pérez Henares Periodista Digital 10 Agosto 2007

Aunque la gente se crea lo contrario las vacaciones son una creación muy reciente. Como el turismo . Y una cosa tiene que ver íntimamente con la otra. Cuando los sindicatos plantearon a principios del siglo pasado que los patronos concedieran días de descanso pagados lo que se oyó por el mundo capitalista fue para no contarlo. Aquello pareció una atrocidad, la ruina sin remedio ,el fin de los tiempos casi. Luego resultó ,¡que cosas! Que lejos de la hecatombe económica anunciada, las las vacaciones de los trabajadores se acabaron por convertir en una de las industrias más pujantes del mundo y una de las fuentes de bienestar, intercambio, conocimiento y riqueza de la tierra: el turismo.

Porque de la misma manera que no había vacaciones no había turismo. Lo que habían eran gentes ricas que viajaban-sobre todo si eran ingleses-y pobres que emigraban de un sitio a otro huyendo de hambrunas, guerras o miserias. Pero turismo tal y como hoy lo entendemos y conocemos no había. Eso es cosa reciente, ya digo.

El turismo ha traído cosas buenas y cosas malas, como todo. Entre las buenas la más comentada fue la liberación sexual de los españoles. Entre las malas y las más denostada ahora el encarcelamiento del paisaje y del litoral español por un continuo muro de cemento. Ahora el turismo para los españoles es ya una tradición y lo consideramos algo tan enraizado con nuestro suelo como nuestras más arraigadas costumbres, sean estas paganas como los encierros de San Fermin o cristianas como la Semana Santa. Es más , en no pocas ocasiones, hemos puesto esas fiestas al más directo servicio del turismo.

Pero hay algo que los españoles aún no terminamos de entender: los turistas no solo son los demás. Nosotros somos, en realidad, los primeros turistas de España. Que no contamos en las cifras de fronteras pero si lo hacemos y de manera determinante en las económicas.

Y el español como turista en su propio país es algo digno de estudio y que no se ha querido estudiar nunca. Quizás porque nos da un poco de vergüenza.
El viajero español por el mundo es considerado uno de los mejores clientes: es generoso, se queja poco y suele aguantar lo que le echen allá donde un alemán ya ha reclamado prusianamente el cumplimiento de la última letra de su contrato.

O sea, que por el mundo suelen gustar los turistas españoles. Pero aquí, en nuestra propia casa, es de los que más se abusa. El turista exterior es tratado con mimo, subvencionado, abaratado y protegido. Con el autóctono se ceban. Desde el hotel al restaurante, desde la playa a la montaña y desde Cadiz a La Coruña. Es el que paga más caro, recibe menos atención , es peor tratado y considerado. Y ya no le digo si es castellano parlante y cae en zona de nacionalismo lingüístico periférico. Ya se puede dar por eso. Y todo por ser turista en su propia tierra.

Por ello yo creo que nuestra rebelión como turistas españoles en nuestro propio país ha de comenzar cuanto antes. En realidad es muy simple: exigir que nos traten como a los extranjeros. En todos los aspectos, incluido el de la lengua. Asi, por ejemplo, que si el hostelero es catalán sector talibán y nosotros, un suponer, de Peñafiel o de Puertollano, pues que nos hable en nuestra propia lengua. O sea, como a cualquier extranjero.

El giro españolista
POR BENIGNO PENDÁS ABC 10 Agosto 2007

ESTAMOS en agosto pero no conviene bajar la guardia. Al regreso, empieza el curso electoral. ¿Cómo está el panorama? Hace poco murió Richard Rorty, icono de la teoría posmoderna. El pensador americano acuñó una fórmula brillante para definir la filosofía del siglo XX: «linguistic turn», el giro lingüístico. Con sus propias ínfulas, Zapatero recupera una «nueva vía», como suelen llamar a sus corrientes internas los socialistas de aquí y de fuera. Secreto a voces: el PSOE emprende un giro españolista con manifiesta vocación electoral. Véase Navarra, incluida la puesta en escena. De Juana está donde merece estar. También Otegi, efímero «hombre de paz».

Sin equívocos ni entelequias, el Gobierno de España firma los anuncios que propagan las buenas noticias. Estrategas de Ferraz, quizá más bien de Moncloa, descubren a estas alturas que España existe y que a la gente le gusta. De paso, birlan el discurso a la oposición. Los aliados tácticos reciben el mensaje en forma de moratoria nuclear: primero, ganar las elecciones; luego, ya hablaremos. A veces la política parece sencilla.

Cuidado, sin embargo, con el espejo mágico y los halagos interesados. Quien siembra vientos pretende ahora recoger bonanzas. Esta sociedad presentista consume mercancías averiadas, pero cuando el perro de Pavlov recibe mensajes contradictorios su reacción deja de ser previsible. ¿Zapatero patriota? ¿El mismo que negociaba con ETA? El pueblo soberano no se distingue por su finura intelectual, pero tampoco cambia de opinión cuando le mandan los amigos del jefe. Es el riesgo natural de las falacias racionalistas.

En el imaginario socialista, pragmatismo constitucional y leve inclinación progresista configuran lo más parecido a una mayoría natural. O sea, Felipe González en sus mejores tiempos. El error de Zapatero ha sido promover un nuevo poder constituyente material, izquierda puritana con nacionalistas dogmáticos, suma de radicales con el objetivo de recluir a la Transición en el museo arqueológico. Experimento fallido.

La realidad es terca: con sus grandezas y servidumbres, el modelo de 1978 sigue vigente, más allá de catástrofes presentidas o deseadas. Las pruebas son concluyentes: para ganar votos, el Gobierno de España -otra vez aquí - recurre al viejo truco que funciona (casi) siempre. El pretexto es ETA, nuestra eterna desgracia. No quiso aprovechar esta oportunidad, la más favorable en su larga trayectoria de infamia. ¿Por qué? Lógica perversa, propia de asesinos: siempre se puede conseguir más. Mejor no hacer cábalas sobre su presencia en el proceso electoral.

A estos efectos da lo mismo octubre que marzo. Lo único seguro es que el presidente contempla con fruición la foto de Stormont. No renuncia a los planes de fondo. Nadie le convence de que Irlanda y el País Vasco son realidades casi antagónicas. La tierra es una esfera, recordaba Kant, y eso favorece la integración universal a modo de paz perpetua. El filósofo mayor ya no está, pero los acólitos cultivan la letra pequeña. Mientras sigan en primera línea, la puerta quedará abierta, acaso entornada -como ahora- por razones tácticas. Mira hacia Europa y sólo encuentra políticos laboriosos, antítesis de aquella simpatía oportunista que ya pasó de moda. Merkel, enérgica y austera. Sarkozy, hiperactivo, quizá demasiado. El mismo Brown, seco, honrado y trabajador. Nuevas formas del «marketing» electoral, genuina forma de gobierno en las democracias de masas. Leída la prensa del día, este año también Zapatero suspende sus vacaciones cuando hace falta. Inquietud propia de los políticos que intuyen las urnas. Trabajar mucho, o al menos que lo parezca.

He aquí el mandato universal de los votantes que disfrutan cuando los líderes bajan a pie de obra, aunque saben de sobra que sólo sirve para sacar la foto. La sociedad del malestar difuso, dueña ya del escenario, reclama gestores con buenas maneras e ideologías «ad hoc». Los socialistas tienen que optar, porque el nuevo modelo es incompatible con la tentación radical. ¿Hasta dónde les influye el virus dogmático? Son cosas de la educación sentimental. Necesitan demostrar que la derecha es torpe, autoritaria y antediluviana. Cuestión generacional, incluido el presidente como epígono tardío.

La maniobra es muy simple: poner el trapo (memoria histórica, Educación para la Ciudadanía, ciencia «progresista») y esperar que alguien embista. La practican una y mil veces. De vez en cuando da resultado. ¿Qué hacer? El problema no está en el fondo: existen muchas y buenas razones para la discrepancia. Es cuestión de estilo. Ciertas actitudes públicas espantan al voto centrista, mucho más exigente con la derecha que con la izquierda. Guste o no guste, la vida es así.

Eterno dilema. Disolución anticipada, sí o no. Desde Chirac en adelante, pocos gobernantes se atreven a correr el riesgo. Los datos objetivos favorecen el anticipo. Hábil en la distancia corta, el PSOE ha dado la vuelta -más o menos- al fracaso del «proceso» y a la derrota aritmética en las municipales. La economía que importa a la gente real agota poco a poco sus efectos benéficos. Las encuestas son aceptables, y no es probable que lleguen a ser mejores. Los presupuestos pueden ser una sangría. Las leyes pendientes son de puro trámite.

Los nuevos ministros tienen poco que decir. Alguno de los antiguos va camino del desguace político. Los aliados futuros pueden perder la paciencia. Las sentencias pendientes no estorban mientras no se dicten. Después, nunca se sabe. El adversario estará igual más o menos en otoño que en invierno, pero el adelanto tal vez le sorprenda con ciertas tensiones sin resolver. Si la política fuera una ciencia exacta... Zapatero propondría al Rey la disolución de las Cámaras el mismo día de la «operación retorno». No lo hará, supongo. Sobrevivir es ejercicio difícil que funciona mejor en el plazo corto.

La vida es breve, y seis meses en la cuenta de beneficios son mucho tiempo para los partidos concebidos como empresas políticas. Por eso amaga y no termina de dar. A lo mejor se arrepiente cuando ya sea tarde. ¿Qué hace mientras el PP? Está ahí, que no es poca cosa después de tanta maniobra gubernamental para conseguir su expulsión hacia los márgenes del sistema. De hecho, el empate persiste y puede pasar cualquier cosa. En el duermevela veraniego convendría dejar resueltas unas cuantas dudas, por si luego llegan las prisas. Sumar, pero no mezclar fórmulas heterogéneas. El PP sigue fuerte en el terreno de los principios, pero debe revisar algunas opciones estratégicas. Rajoy ejerce el liderazgo a su manera y no tiene intención de cambiar. Quizá considera que los tiempos no son propicios para hacer mudanza. Así será, porque cada uno juzga con acierto aquello que mejor conoce. Queda claro, no obstante, que mucha gente pide cambios y que no hace falta un terremoto interno para destacar algunas prioridades. Es fundamental concentrar los esfuerzos: la atención del público es un bien escaso, dicen los economistas de moda. Mucho más cuando toca jugar el papel de oposición.

Hay que seguir apostando por el espíritu de la Transición, un producto estrella que el centro-derecha transmite mejor que nadie. Valga la referencia para recordar con afecto al amigo Gaby Cisneros, uno de losmejores de aquella generación estupenda. Es importante no dejar toda la iniciativa en manos del Gobierno. Si no hay otro remedio, conviene ofrecer una respuesta rápida. Física y política guardan muchas relaciones entre sí.

Aplíquese, por tanto, la tercera ley de Newton: «cada fuerza genera por necesidad una reacción igual, pero opuesta».

Hechos y contradicciones
REGINA OTAOLA El Correo 10 Agosto 2007

José María Calleja, en su artículo 'Los socialistas entregan Navarra' (EL CORREO, 8-8-07), incurre en varias y notorias contradicciones, o más bien es contradicho por los hechos, que es la manera más tajante en la que un periodista puede ser desmentido.

En primer lugar, al denigrar el presunto «cerrilismo» de los «ultras» del PP, que «ha impedido, por ejemplo, un gobierno constitucionalista en la Diputación de Guipúzcoa», como escribe sin despeinarse. Pues bien, resulta que ni la aritmética postelectoral ni el interés del candidato Miguel Buen (PSE) apuntaban en dicha dirección. Repase las hemerotecas, señor Calleja, para constatar cómo el PSE de Guipúzcoa (16 junteros) dio prioridad a EA (7), mientras lanzaba guiños al PNV (16), ambos partidos no precisamente 'constitucionalistas', para acabar intentando un pacto a la desesperada con EB (4), a la que buscó 'rescatar' para el día de la investidura. Así, tenemos a un PSE presuntamente defensor de la Constitución de 1978 que intentó pactar por separado con todos y cada uno de los partidos miembros de un Gobierno vasco tripartito que busca 'superar' de continuo, desde los tiempos del siniestro Pacto de Estella, los límites legales y democráticos establecidos por la Constitución, generalmente a través de contubernios con ETA-Batasuna en 'mesas' al margen del Parlamento, que es la sede donde los ciudadanos depositan su representación legal y democrática.

En segundo lugar, al defender un «gobierno constitucionalista» para Guipúzcoa, cuando no lo parece defender para Álava ni, sobre todo, para Navarra, donde a usted sí le parecería bien que gobernara el representante de la tercera lista, la del PSN, de la mano de los nacionalistas de NaBai, en vez de permitir que la fuerza más votada, UPN, con el doble de escaños que cualquiera de los otros dos partidos, se hiciera con la presidencia de la comunidad foral. El PP no criminaliza programas, como el de Aralar o el de NaBai, pero de nada vale que usted se desparrame en elogios hacia Patxi Zabaleta cuando de lo que hablamos es de favorecer 'gobiernos constitucionalistas', ¿en Guipúzcoa sí, pero en Álava y Navarra no? Porque al margen de la oposición compartida de PSN y NaBai a UPN en Navarra, esta actitud de exclusión del PP se ha visto reflejada claramente en Álava, donde los socialistas sí han permitido gobernar al PNV, quedándose fuera del Ejecutivo foral en vez de compartir gobierno apoyando a la lista más votada, la del PP, mientras que en Guipúzcoa, en cualquier caso, ni los votos del PP (6) habrían permitido gobernar a Buen frente a la coalición PNV-EA (16+7).

En tercer lugar, al defender la firmeza del Gobierno socialista ante ETA, cuando ha permitido concurrir a ANV a las elecciones municipales y forales. Nosotros reclamamos la ilegalización de todas las candidaturas de ANV por ser organización tapadera de ETA-Batasuna, como el propio Calleja sabe bien y como ahora de hecho admiten todos los partidos, del PSOE al PNV. Sin embargo, publica su artículo un día después de que Odón Elorza acudiese a Sartaguda a respaldar al alcalde socialista que logró su cargo con el apoyo de ANV, en detrimento de la lista más votada, la de UPN. Además de este hecho significativo, en tiempos recientes, señor Calleja, ha sido precisamente el PSE del guipuzcoano Jesús Eguiguren, avalado por el Gobierno socialista de Rodríguez Zapatero, el que ha buscado reeditar el Pacto de Estella con el nuevo 'pacto de Loyola' (al que no se invitó a EA y EB, y al que el PNV sólo acudió para 'salvar la situación'), precisamente con el fin de 'superar' la Constitución de 1978 y negociar políticamente con los terroristas un nuevo marco político para la CAV y Navarra, por supuesto al margen del Congreso y ajeno a la voluntad popular.

Finalmente, me gustaría recordarle a José María Calleja el dato de que el PSOE conocía por la propia ETA la ruptura del 'alto el fuego permanente' una semana antes de las elecciones municipales y forales, y aun y todo se lo calló para recoger en votos lo que había sembrado en falsas esperanzas. Tras las elecciones, sin embargo, su primera opción fue el pacto con los nacionalistas, tanto en Guipúzcoa como en Álava, en Vizcaya como en Navarra, pero son los nacionalistas los que han dejado al PSE al margen, como el PSE dejó a los nacionalistas al margen de las recientes negociaciones con ETA. En consecuencia, siendo todo ello de conocimiento público, la actual actitud del señor Calleja cuando acusa al PP de poner trabas a 'gobiernos constitucionalistas' y de 'utilizar irresponsablemente el terrorismo como herramienta de desgaste del Gobierno' sólo merece un calificativo: cerril.

Multiculturalismo unidireccional
Un secuestro más grave que el de El Jueves
Mark Steyn Libertad Digital 10 Agosto 2007

¿Cómo perderemos la guerra contra "el islam radical"?

No será en una batalla clásica. Ni en el Triángulo Sunita, ni en las cavernas de Bora Bora. No perderemos porque los terroristas empotren tres aviones contra el Despacho Oval, el Palacio de Buckingham o la Basílica de San Pedro en la misma mañana de un martes.

La guerra se perderá poco a poco porque somos incapaces de invertir la radicalización en curso de las poblaciones musulmanas del sur de Asia, Indonesia, los Balcanes, Europa Occidental y, sí, América del Norte. ¿Y quién está detrás de esa radicalización? ¿Quién financia las mezquitas y los centros islámicos que durante los últimos 30 años han abierto en cada una de las calles principales del planeta?

Para dar respuesta, recurramos a un fascinante libro llamado Limosna para la yihad: caridad y terrorismo en el mundo islámico, de J. Millard Burr, un antiguo coordinador de la ayuda humanitaria de USAID, y el académico Robert O. Collins. ¿No lo puede encontrar en su librería local? No importa, vayamos a Amazon. Allí hay de todo. Y con certeza, llegará a la página de Limosna para la yihad y descubrirá un torrente de críticas de aprobación de publicaciones respetablemente aletargadas: "El examen más exhaustivo de la red de organizaciones islámicas de caridad que han financiado conflictos en todo el mundo", según el Globe And Mail de Canadá, que es como el New York Times, pero sin los chistes.

Desafortunadamente, si usted intenta entonces comprar Limosna para la yihad, descubrirá que el libro no está "disponible actualmente, no sabemos cuándo o si este artículo estará otra vez en stock". Espere, apenas fue publicado el año pasado. En Amazon, los artículos son enviados en cuestión de 24 horas o, si es un poco especializado, entre 4 y 6 semanas, pero no muchos libros del 2006 dejan de estar disponibles sin reposición a la vista. (Nota del editor: en estos momentos han retirado también la página del libro).

Crucemos ahora los miles de kilómetros de océano que separan el almacén de Amazon del Tribunal Superior de Justicia de Londres. La semana pasada, Cambridge University Press accedió a retirar todos los ejemplares no vendidos de Limosna para la yihad y triturarlos. Además, ha solicitado a miles de bibliotecas de todo el mundo que retiren de sus estantes el volumen. Esta acción tan inusual fue acompañada de una carta al jeque Jalid bin Mahfouz, a la atención de sus abogados ingleses, explicando sus motivos:

A lo largo de todo el libro, hay alegaciones serias y difamatorias sobre su familia y usted, alegando que apoya el terrorismo tanto a través de sus empresas, familia y organizaciones de caridad como directamente.

Como resultado de lo que sabemos ahora, aceptamos y reconocemos que todas esas alegaciones sobre usted, su familia, sus empresas y sus organizaciones de caridad son completa y manifiestamente falsas.

¿Quién es el jeque Jalid bin Mahfouz? Es un rico e influyente saudí. Vaya cosa, dirá usted, ¿acaso los hay de alguna otra clase? Lo sé, lo sé, pero incluso dentro de los estándares de los saudíes muy ricos e influyentes, este tío está montado en el dólar: fue el banquero personal de la familia real saudí y director del Banco Nacional de Comercio de Arabia Saudí hasta que lo vendió al gobierno de su país. Tiene un casa de postín en Londres y un pasaporte irlandés y múltiples conexiones empresariales en Estados Unidos, incluyendo a Thomas Kean, el presidente de la Comisión del 11 de Septiembre.

No estoy diciendo que la Comisión del 11-S sea una operación saudí encubierta, simplemente hago la observación de que cada vez que te topas con un pez gordo saudí, hay siempre mucho menos de seis grados de separación entre él y los pilares más respetables del estamento político norteamericano.

En cuanto a si las alegaciones sobre el apoyo al terrorismo por parte del jeque y "su familia, empresas y organizaciones de caridad" son "completa y manifiestamente falsas", Cambridge University Press está yendo mucho más allá de lo que iría Estados Unidos o la mayor parte de los gobiernos extranjeros. Sobre la financiación al terrorismo de su banco, el abogado del jeque Mahfouz ha dicho: "Como sucedería entre los principales directivos de cualquier otra institución bancaria importante, Jalid bin Mahfouz no era, por supuesto, consciente de cada transferencia que pasaba por el banco. De haber sabido de alguna estaba yendo a financiar al terrorismo o a al-Qaeda, no la habría autorizado". Suena bastante razonable. Excepto en que, en este caso, el banco de Mahfouz estaba transfiriendo fondos a la principal organización de caridad de Mahfouz, la Fundación Muwafaq ("Ayuda Bendita"), que a su vez transfirió los fondos a Osama bin Laden.

En octubre de 2001, el Departamento de Hacienda calificó a la Muwafaq de "fachada de al-Qaeda que recibe financiación de acaudalados empresarios saudíes" y a su presidente como "un terrorista internacional especialmente destacado". Como concluía Hacienda, "los empresarios saudíes vienen transfiriendo millones de dólares a bin Laden a través de Ayuda Bendita". De hecho, su "organización de caridad" no parece tener otro propósito que financiar la yihad. Allí donde opera, siembra el islamismo.

En Chechenia, ayudó a transformar una lucha nacionalista razonablemente convencional en una avanzadilla de la yihad. En los Balcanes jugó un importante papel reemplazando el islam tradicionalmente moderado con una forma de wahabismo centroeuropeo. No hay más que escoger una sede de la Muwafaq en cualquier parte del planeta y obtendrá una interesante muestra de la típica labor de caridad saudí. El anterior gerente de su misión en el Zagreb, Croacia, por ejemplo, es un tipo llamado Ayadi Chafiq bin Mohammed. Bueno, así se llama la mayor parte del tiempo. Pero tiene cuatro alias al menos y residencia en al menos tres países (Alemania, Austria y Bélgica). Fue acusado por el Gobierno norteamericano de ser el financiero de Bin Laden y se esfumó del Reino Unido poco después del 11 de Septiembre.

De modo que, ¿por qué iba Cambridge University Press, una de las casas editoriales más respetadas del planeta, a absolver a Jalid bin Mahfouz, a su familia, sus empresas y sus organizaciones de caridad hasta un grado que ni el gobierno norteamericano, ni el francés, ni el albanés, ni el suizo ni el pakistaní (elija al azar el que más le guste) estarían dispuestos a hacerlo?

Porque la ley británica de libelo favorece de manera aplastante al demandante. Y al igual que otros peces gordos saudíes, el jeque Mahfouz se ha hecho adicto a utilizar tribunales extranjeros para censurar a autores americanos, es decir, a utilizar jurisdicciones distantes para anular la Primera Enmienda. Podrá ser un hombre agraviado, pero su uso de lo que los británicos llaman la "histeria del libelo" no está diseñado para limpiar su buen nombre, sino para acallar el debate, que es por lo que Cambridge University Press no hizo ningún intento serio de presentar una defensa. Es uno de los hombres más ricos del planeta y ellos editores académicos con márgenes de beneficios muy reducidos. Pero incluso si tienes entre manos un bestseller es improbable que tus bolsillos sean lo bastante profundos: Casa de Saud, Casa de Bush supuso un exitazo entre el colectivo anti-Bush en Estados Unidos, pero no hay edición británica porque el jeque Mahfouz había avisado que estaba dispuesto a gastar todo lo necesario para desafiarlo ante el tribunal, y Random House decidió que no merecía la pena.

Nos hemos acostumbrado al multiculturalismo unidireccional: el mundo acepta que no puedas abrir una iglesia episcopaliana o congregacional en Jedda o Riyadh, pero todas las semanas los saudíes abren mezquitas y madrazas fundamentalistas e instituciones pro-saudíes en Londres y Toronto y Dearborn, Michigan y Falls Church, Virginia. Y su alcance global se amplía un poco más cada día, centímetro a centímetro, en las alargadas sombras mientras las luces se apagan una a una en todo el mundo.

Suponga que tiene usted un manuscrito sobre los saudíes. ¿Dónde va a venderlo? ¿Cree que Cambridge University Press publicará algo sobre el particular dentro de poco?
© Mark Steyn     Alms for Jihad: Charity and Terrorism in the Islamic World.  J. Millard Burr

O galego: o idioma do futuro
Xoán Xulio Alfaya Periodista Digital

Cartas al Director
Faro de Vigo, 5 agosto 2007

La estrategia de la Xunta en materia de educación al imponer el gallego como única lengua en la enseñanza tiene su explicación, porque el gallego, como todo el mundo sabe, es la lengua del futuro.

Ya que ZP nos puede dar la independencia en cualquier momento (sin hacer muchos aspavientos porque al Presidente del Gobierno no se le mueve un pelo por hacer trizas España), hay que estar preparados para la "Conquista do Imperio Galego". Y en breve vamos a hacernos con las Islas Británicas, Estados Unidos, Francia, Alemania, parte de Rusia, todo China y parte de Japón. Y claro, el que no sepa gallego, no va a ningún lado. Todo empresario que se precie y quiera hacer negocios tendrá que saber hablar gallego. En ninguna parte del mundo se tendrá en cuenta ningún currículum en el que el aspirante a un puesto de trabajo no domine este idioma.

Por otra parte, como es sabido por cualquier persona con una cierta cultura, ya tenemos conocimiento de que todo el compendio de la ciencia, la literatura, el arte, la filosofía y la cultura universal están en lengua gallega. De hecho se dice que Cervantes escribió el original de "El Quijote" en gallego, lo que sucede es que Felipe II era muy facha y le obligó a traducirlo al español. Se comenta que el propio Tomás de Aquino (¡con la Iglesia hemos topado!) escribió la "Suma Teológica" en gallego. También Einstein, Isaac Newton, Pascal, Shakespeare, Homero, Aristóteles, Madame Curie y Ramón y Cajal escribían y hablaban gallego habitualmente, pero la "derechona" se encargó de liquidar este dato para torturar al nacionalismo galleguista.

De esto es comprensible admitir que para adquirir la ciencia y la cultura es obligado saber gallego.

Por estos motivos y otros muchos, no podemos dejar pasar la estupenda oportunidad que nos brinda la Xunta (tan preocupados ellos por el futuro profesional de nuestros hijos), de tener el gallego como lengua única en la enseñanza (y en todo lo que se menee). Y nosotros debemos agradecerles la posibilidad de que decidan por nosotros y no tener que elegir idioma vehicular para la educación porque lo hacen por nuestro bien. ¡Si es que tenemos unos políticos que no nos los merecemos...!

Virginia R. Mateos. Vigo

Vacaciones en Galicia (Carta en El País)
Nicomedes Pastor Díaz Periodista Digital 10 Agosto 2007

Carta al director en El País (28 de Julio de 2.007)
He pasado junto con mi marido unos días en la provicia de Orense disfrutando de sus monumentos, historia y paisajes. Lo primero que nos llamó la atención en sentido negativo fué que, salvo honrosas excepciones, tanto la literatura turística como las placas de los monumentos explicando su historia, solo están en gallego, con la consiguiente dificultad de traducción para los castellanohablantes.

Lo segundo y más insólito, nos ocurrió a bordo de un autocar turístico que hace la ruta guiada de la Ribeira Sacra. El primer destino era la visita al Monasterio de Santo Estevo de Rivas do Sil y cual fué nuestra sorpresa al ver que en la entrada de la carretera que lleva al Monasterio había un control de la Guardia Civil, que después de inspeccionar el autobús por fuera y por dentro, le comunican al guía que no podemos hacer la visita, ya que en el parador hay dos ministros. Creí que habíamos retrocedido en el tiempo al menos 40 años.

Señores políticos, si quieren hacer política váyanse a sus despachos y si quieren hacer turismo, lo hacen como cualquiera de los ciudadanos. Señores de la Xunta, un poquito más de respeto con el turismo.......
Pepa Aparicio. Madrid

Javier Martínez Blanco, Secretario general de la Unión Federal de Guardias Civiles en Galicia
«Que nos obliguen a redactar multas en gallego va contra la Constitución»
 Miguel Álvarez Periodista Digital 10 Agosto 2007

El Bloque Nacionalista Gallego acaba de presentar una iniciativa en la Cámara Baja del Congreso que obligaría a los guardias civiles de Galicia a redactar las multas en gallego. La Unión Federal de Guardias Civiles (UFGCS) no ha tardado en pronunciarse en contra de esta propuesta. Y es que, tal y como afirma Javier Martinez, director general de la UFGCS en Galicia, la Guardia Civil en un cuerpo con "movilidad geográfica" y no puede pedírseles que aprendan las lenguas cooficiales de cada destino al que vayan. Como medida principal en contra de la propuesta amenazan con apoyar las campañas de desobediencia que comienzen los agentes de forma "activa".

PD se ha puesto en contacto con Javier Martínez para analizar la iniciativa.

¿En qué consiste el proyecto que ha presentado el Bloque Nacionalista Galego?
Es una iniciativa parlamentaria del diputado de BNG, Francisco Rodriguez, que lo que intenta es que el legislador saque una norma que obligue a redactar la multas en gallego. Nosotros no tenemos nada en contra del gallego, de hecho hay agentes que lo usan habitualmente, pero lo que no podermos permirtir es el hacer de ello una norma obligatoria. La Guardia Civil es un cuerpo de caracter nacional, estatal. Sus funcionarios tienen movilidad geográfica. No podemos obligarles a que hablen todos los idiomas del Estado Español, hay que tener un poco de sentido común. El castellano es el idioma que nosotros oficialmente debemos usar y creo que todo el mundo tiene obligación de entenderlo. Si un ciudadano se quiere expresar y poner una denuncia en una lengua cooficial no hay ningún problema, se le admite y punto. Tiene que ser así de natural. Lo que no podemos es imponer una lengua que solo es oficial en una autonomía, no en el resto del Estado.

¿Qué posibilidades ven de que el proyecto siga adelante?
Hombre, si impera el sentido común y la lógica, esperemos que no prospere. Pero en política nada es previsible. Yo tengo ya mis dudas. Más que nada estoy a la espectativa y esperando acontecimientos.

¿En qué consistirían las "campañas de desobediencias" con las que han amenazado?
Sencillamente dejamos a la voluntad del agente acatar la norma o no. Nuestra idea es que si un agente decide usar solamente el castellano le apoyaremos incondicionalmente porque la Constitución le reconoce ese derecho. Si es por imperativo legal me parece que esa norma no sería constitucional.

¿Qué posibles consecuencias habría para los agentes que siguan la campaña de desobediencia?
En principio expedientes, expedientes por falta grave incluso muy graves. Pero bueno la Guardia Civil, aunque sea un cuerpo militar se rige por el Derecho, que es común a militares y no militares. Notros creemos que esa norma, si se llega a legislar, llevada al Tribunal Constitucional lo ganaríamos porque no se ajusta a la Constitución Española. Para nosotros se sale de la lógica y del sentido común.....

previsto para el sábado en amorebieta
La Fiscalía insta al juez a prohibir el homenaje a un histórico de ETA muerto de cáncer
Teme que el acto en honor de 'Pelopintxo' sirva para «enaltecer a la banda» Askatasuna mantendrá la cita al margen de la decisión del magistrado
A. SANTOS a.santos@diario-elcorreo.com El Correo 10 Agosto 2007

La Fiscalía insta al juez a prohibir el homenaje a un histórico de ETA muerto de cáncer
Sabino Euba, en 1996.
LOS ANTECEDENTES

LAS VALORACIONES
5 de agosto: Sabino Euba, 'Pelopintxo', fallece a los 70 años víctima de un cáncer. Por la tarde simpatizantes de la izquierda abertzale le recuerdan frente a su domicilio.

6 de agosto: antes de su funeral en Amorebieta, una manifestación recorre el centro del municipio.

8 de agosto: plataformas de víctimas y el PP exigen actuar después de conocer que la izquierda abertzale promueve un tercer homenaje a 'Pelopintxo' para mañana.

El juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo, en funciones de guardia durante esta semana, deberá decidir en las próximas horas si autoriza el homenaje previsto para mañana en Amorebieta en recuerdo del ex dirigente etarra Sabino Euba, 'Pelopintxo', fallecido el domingo pasado víctima de un cáncer. La Fiscalía ha instado al magistrado a prohibir el acto por tener fundadas sospechas de que podría dar pie a un «delito de enaltecimiento del terrorismo». La cita cuenta con el respaldo de las asociaciones de apoyo al colectivo de presos Etxerat y Askatasuna al considerar que su muerte por enfermedad «es consecuencia de la política de persecución asesina» de España y Francia. Esta última organización mostró ayer su voluntad de recordar al histórico etarra sea cual sea el dictamen del juez.

El Ministerio Público, que el miércoles había descartado tomar medidas de oficio, cambió de parecer tras recibir minutos antes de las dos de la tarde un informe que las fuerzas de Seguridad habían preparado por encargo de la Delegación del Gobierno en Euskadi sobre los «pormenores» del evento. El documento sostiene que la convocatoria está firmada por una persona vinculada a Segi -organización juvenil proscrita por el Tribunal Supremo al estar integrada en el entramado de ETA- y que el acto tiene como objetivo «homenajear a una persona que ha sido condenada por delitos de terrorismo».

El contenido de este informe llevó al fiscal de guardia Fernando Rey a presentar su escrito dos horas y media después ante el Juzgado Central de Instrucción número tres, dirigido por Fernando Grande-Marlaska, que se encuentra de vacaciones. Rey también reclama que se dé orden a la Ertzaintza para que impida la celebración de ese acto, en el caso de que los organizadores no atiendan a las indicaciones de la Audiencia Nacional, y para que emita un informe por si de su actuación se derivaran consecuencias penales.

Euba falleció el domingo, a los 70 años, en su domicilio de Amorebieta, localidad vizcaína a la que había regresado este mismo verano tras permanecer en Francia durante los últimos 27 años. 'Pelopintxo' fue el máximo responsable del aparato de finanzas de ETA entre 1986 y 1992, año en el que fue detenido en el aeropuerto de París cuando intentaba huir a México con un pasaporte falso. Su arresto se produjo un mes después de que la Policía francesa desmontase la cúpula de la banda en Bidart.

AVT y Foro Ermua
Diferentes colectivos han realizado desde su muerte varios homenajes, el primero horas después del óbito y el segundo antes del funeral que se celebró el lunes, y que incluyó una manifestación por el centro del municipio. El anuncio de la tercera cita en su honor, prevista para la tarde de mañana, provocó la movilización de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, del Foro Ermua y del Partido Popular. Todos ellos exigieron a la Fiscalía y al Gobierno vasco dar los pasos para impedir su celebración al considerar que «mancillaba» la memoria de los damnificados por ETA.

El Departamento de Interior del Ejecutivo autónomo ya había advertido a los convocantes, antes incluso de conocer la iniciativa de la Fiscalía, de que aun permitiendo el acto quedaban prohibidas «pancartas, lemas o eslóganes» que pudieran interpretarse como «amenaza o intimidación» o aludieran a «personas u organización terrorista». Además, indicaba a los promotores de «una manifestación» por Amorebieta que podría suspenderse en el mismo momento en que se apreciaran «ilícitos penales con peligro para las personas y bienes».

Varios partidos políticos insistideron ayer en la necesidad de prohibir este homenaje. El Partido Popular, desde la mañana, y el PSOE, ya por la tarde, se mostraron a favor de no permitir un acto que «humilla» a las víctimas. Así lo aseguró el secretario general de los populares, Ángel Acebes, al recordar que el Código Penal recoge «claramente» que el homenaje a un miembro de ETA conlleva un evidente «delito de apología del terrorismo». Por su parte, el portavoz parlamentario del PSOE, Diego López Garrido, consideró que hay razones «muy contundentes» para prohibir esa cita y confió en que el juez Del Olmo atienda la petición «plenamente justificada» de la Fiscalía.

DENUNCIA
La AVT anuncia que se querellará contra el concello de Ferrol si permite la actuación del grupo «Banda Bassotti

Redacción digital | EFE La Voz 10 Agosto 2007

La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) asegura en un comunicado que presentará en los próximos días una querella contra el grupo de música «Banda Bassotti» por enaltecimiento del terrorismo y menosprecio y humillación a las víctimas del terrorismo.

Además, advierte en el texto que si finalmente este grupo actúa con «sus canciones proetarras» durante el concierto que se celebrará el próximo sábado en Ferrol, la querella se extenderá contra el Ayuntamiento por responsabilidad civil subsidiaria.

La Junta Directiva de la AVT y su delegada en Galicia remitieron el lunes una carta al alcalde de Ferrol, el socialista Vicente Luis Irisarri, pidiéndole que suspenda la actuación de este grupo de música para que las víctimas del terrorismo «no sean humilladas y pisoteadas de nuevo». Además, le expusieron que «es absolutamente inmoral permitir que unas personas que vitorean a ETA tengan cabida en algún lugar».

En el escrito también le recordaron que el PP y el PSOE se comprometieron a finales de 2004, en el marco de una reunión del Pacto Antiterrorista, a poner todos los medios posibles para evitar que estos grupos musicales actuaran en los ayuntamientos donde gobernaran.

Por último, le adjuntaron al responsable del consistorio la letra de una canción de «Banda Bassotti», en la que dicen, por ejemplo, según la AVT, : «¡Te vitoreamos ETA, tu eres el brazo del pueblo! ¡Grande es tu fuerza, el pueblo está protegido!»

«Ante la gravedad de los hechos, el silencio del alcalde hacia la AVT y la más que probable presencia los proetarras en el concierto del sábado, nuestra asociación pondrá todos los medios que estén en su mano para que se haga justicia, el Estado de Derecho se imponga a los cómplices de los asesinos, y se preserve la memoria y la dignidad de todas las víctimas del terrorismo», concluye la nota.

Los colegios gallegos impartirán el próximo curso 281 asignaturas bilingües
Los centros coruñeses Liceo La Paz, Adormideras, Grande Obra de Atocha y Compañía de María enseñarán Plástica, Música, Naturaleza, Conocimiento del Medio y Educación Física en inglés.
REDACCIÓN/ AGENCIAS A Coruña/ Santiago La Opinión 10 Agosto 2007

Un total de 170 nuevas secciones bilingües permitirán a estudiantes de 93 centros de toda Galicia -42 de Primaria y 51 de Secundaria; Bachillerato y Formación Profesional específica- cursar materias no lingüísticas en otros idiomas, la mayoría en inglés. Estos centros se sumarán a los incluidos en este programa en años anteriores y, en total, los colegios de la comunidad autónoma impartirán un total de 281 asignaturas en castellano o gallego y un idioma extranjero.

El listado con los centros y las asignaturas en las que se impartirá la enseñanza bilingüe se publicó en la edición de ayer del Diario Oficial de Galicia (DOG) después de la convocatoria del programa el pasado mes de junio. En esta relación, aparecen los colegios de A Coruña Liceo La Paz, Compañía de María, Adormideras y La Grande Obra de Atocha. En estos colegios se darán clases en inglés de Plástica, Música, Conocimiento del Medio, Educación Física y Ciencias de la Naturaleza.

Las secciones bilingües anunciadas ayer se añaden a las 99 secciones europeas que ya estaban autorizadas este curso en 39 centros de Secundaria de toda Galicia, así como a los 12 centros de Primaria que ofertaban aulas bilingües, según informó ayer la Consellería de Educación.

Así, el próximo curso en total serán 281 las secciones en funcionamiento. De las nuevas autorizadas en Primaria, 70 se impartirán en inglés, una en francés, y una en portugués. Los estudiantes cursarán en estos idiomas materias como Música, Plástica, Conocimiento del Medio, Educación Física y Matemáticas.

En los centros que imparten Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato y FP, serán 80 las secciones impartidas en inglés, y 18 en francés. En cuanto a las materias, el alumnado podrá estudiar en estos idiomas las asignaturas de Educación Plástica, Educación Física, Ciencias de la Naturaleza, Religión, Tecnología, Ciencias Sociales, Matemáticas, Biología y Geología, Música y Física y Química, entre otras.

Una sección bilingüe es la enseñanza de un área o materia no lingüística de Educación Primaria, Secundaria o Bachillerato, o de un módulo de formación profesional específica, de manera bilingüe; en gallego o castellano, según corresponda con la normativa, y en una lengua extranjera hablada en la Unión Europea.

La finalidad se centra en reforzar el aprendizaje de la lengua extranjera a través de la incorporación parcial y de su uso como vehículo de comunicación en el área, materia, o módulo en el que se desarrolla, así como la adquisición de terminología específica. La incorporación de la lengua extranjera en la sección bilingüe se hará progresivamente.

El profesorado del área, materia o módulo no lingüístico que inicie el proyecto deberá tener destino definitivo en el centro y acreditar la competencia lingüística en el idioma extranjero a través de unos diplomas oficiales de cada idioma. Además, todo el profesorado deberá participar en las actividades formativas diseñadas por la Xunta para el aprendizaje integrado de contenidos e idioma foráneo. Para ello, Educación impulsará, dentro del plan de formación, actividades específicas para los docentes implicados en esta experiencia.

La Consellería ha creado, además, una red a través de internet en la que los profesores ya han empezado a colgar el material de las asignaturas en otros idiomas (www.edu.xunta.es/contidos/rede_linguas) y ha anunciado que realizará controles periódicos para confirmar que se cumplen los objetivos del programa.

El Gobierno autonómico pretende, con este programa, generalizar unas experiencias que comenzaron en el curso 1999-2000 como un proyecto experimental, que se extendieron en 2002 a decenas de centros de Secundaria y públicos integrados (los ubicados en localidades de pocos habitantes donde se imparten todos los niveles educativos en el mismo centro) y que llegó a la enseñanza Primaria con diez programas piloto en el año 2005.

"Visto el creciente interés de los centros de la comunidad en este tipo de enseñanza se debe ampliar el número de centros de Educación Primaria participantes y unificar los planes actuales bajo una misma nomeclatura", se podía leer en la convocatoria publicada en el Diario Oficial de Galicia el pasado mes de junio.

«Traducir la Casa de las Ciencias es como cambiar una marca ya instaurada por otra desconocida»
En directo | Los idiomas en los recintos culturales coruñeses
Javier Becerra La Voz 10 Agosto 2007

A Coruña | Un libro solicita firmas en el Museo Arqueológico San Antón para declarar la torre de Hércules patrimonio de la Humanidad. Se piden nombre, DNI, firma y lugar de residencia. Si miramos a estos últimos, la lista apenas cuenta con localidades gallegas. Madrid, Murcia, Barcelona o León son algunas de las últimas inscripciones. De ello se deduce que un porcentaje muy alto de los visitantes del museo vienen de fuera de Galicia.

A estos visitantes los saluda un letrero trilingüe sobre el castillo. Gallego, castellano e inglés son los idiomas. Sin embargo, una vez en el interior, todos los indicadores aparecen escritos exclusivamente en gallego. Sólo en algunos casos las vitrinas incluyen inscripciones bilingües. De este modo, los no gallegos tienen que intuir qué es una capela, un foxo o un valado de mampostería.

Otro de los museos emblema de la ciudad, la Casa del Hombre, recibía ayer la afluencia de 1.000 visitantes, en su mayoría foráneos. En la primera planta, varios tableros explicativos surgen en castellano con una llamada al final con la leyenda «entre nós» escrita en gallego y que complementa con información diferente al texto principal. Sin embargo, en las plantas superiores predominan los textos bilingües en gallego y castellano, si bien todas las numerosas citas de autores repartidas por el edifico (de James Joyce a Umberto Eco pasando por Napoleón Bonaparte) se recogen en la lengua de Cervantes.

Continuando por la ruta de los museos científicos, llegamos al Aquarium Finisterrae, donde el idioma predominante en la mayoría de las salas es el castellano. Apenas existen unas llamadas, escritas en gallego sobre un fondo amarillo, hechas también a modo de complemento de la información principal. El único lugar en el que se apuesta por lo bilingüe es en la terraza de las focas, donde las explicaciones sobre la fauna se ofrecen en ambos idiomas.

El recorrido termina en la Casa de las Ciencias, en la que planta a planta se varía el criterio idiomático. En la baja, el monopolio del castellano es total; en la segunda y la tercera se apuesta por la opción bilingüe; y en la tercera incluso se recurre al inglés.

Nomenclaturas
La Casa de las Ciencias ha sido objeto, esta semana, de otra nueva polémica respecto a su posible cambio en su nomenclatura. En zonas de la ciudad ya ha aparecido como «Casaciencias» y, desde los sectores nacionalistas del Ayuntamiento, se propone el nombre de «Casa das Ciencias». Los ciudadanos vacilan entre la desidia y el escepticismo. «¿La verdad? Yo creo que no lo van a cambiar, está tan arraigado el nombre que es imposible que lo hagan», explica Ramón Penela.

«Es un cambio insignificante -piensa Domingos Álvarez-.?Lo pongan como lo pongan, todo el mundo lo va a entender igual. A mí me da lo mismo». María Cernadas ve con buenos ojos la galleguización del nombre del museo: «Pienso que es mucho mejor en gallego. Los catalanes también lo hacen y mira qué bien les va. Nosotros deberíamos hacer lo mismo». Esa opinión choca con la de Isabel Jorge: «Mira, soy votante del BNG, pero estoy en contra de que se llame Casa das Ciencias, porque ya es un referente. Así es como se la conoce en todas partes, es como si cambiamos una marca ya instaurada por otra desconocida», dice.

«Yo soy poco amigo de los cambios y, en este caso, no creo que sea necesario, porque esto debe hacerse con normalidad y no forzándolo», sostiene Paulino Sainz. «No debe hacerse de este tipo de cosas -continúa- un caballo de batalla. Estas historias me parecen politiquilla con la que evitar entrar en las cosas realmente importantes».

DICE QUE PROVOCA DESIGUALDADES ENTRE CCAA
La revista de Alfonso Guerra utiliza los argumentos del PP contra el Estatuto catalán
Uno de los argumentos que empleó el PP para oponerse a la reforma del Estatuto de Cataluña fue que provocaba desigualdades entre las comunidades. Es el mismo que ahora esgrime la revista Temas, cuyo Consejo Editorial preside Alfonso Guerra. El ex vicepresidente del Gobierno sigue sin ocultar su postura crítica con el texto catalán aunque en el momento de su aprobación en el Congreso votó a favor.
Europa Prees Libertad Digital 10 Agosto 2007

El último número de la revista Temas no pasa por alto el primer aniversario de la entrada en vigor del Estatuto de Cataluña. A esto dedica un editorial en el que advierte que la petición de las comunidades autónomas más ricas para que la inversión del Estado sea en función del Producto Interior Bruto agudizará las desigualdades.

El artículo que marca la opinión de la revista, titulado "La cohesión social y territorial de España", sostiene que esta circunstancia, unida "al parón" de los fondos de cohesión europeos, aumentará previsiblemente las desigualdades "entre las dos Españas de la desigualdad y el bienestar social". Un argumento que recuerda a lo dicho por el PP en su oposición al Estatuto catalán.

La revista, cuyo Consejo de Redacción está presidido por Alfonso Guerra, aprecia que en España se están apuntando tendencias regresivas "y perspectivas inquietantes de cara al futuro" en cohesión social. Además, considera que es en el plano interterritorial donde las perspectivas de retrocesos se apuntan "con mayor crudeza" debido al final de los beneficios de los fondos europeos y el desarrollo de unos modelos autonómicos "que cuestionan los criterios redistributivos y solidarios en la asignación de recursos y cargas fiscales".

Una política de cohesión territorial
Subraya que "la persistencia de notables desigualdades territoriales y las perspectivas de su agudización" deben hacernos tomar conciencia de que la lucha por una mayor igualdad social "tiene una importante proyección interterritorial". Según el editorial, el objetivo de la cohesión social debe situarse así en una perspectiva "más amplia" de comprensión del problema de las desigualdades que debe ubicar las políticas sociales "en un marco distributivo más complejo".

Concluye haciendo una defensa de las políticas de compensación con recursos presupuestarios suficientes y que sean administradas por el Gobierno "con criterios de cohesión social, redistribución y equilibrio". Según apunta, la izquierda debe reivindicar los criterios de cohesión territorial como parte central "del ideario solidario" y teniendo en cuenta que las desigualdades territoriales constituyen "uno de los elementos primordiales de la desigualdad". A su juicio, estas políticas deberían aplicarse, al menos, por razones de "egoísmo o interés inteligente" si no se hace siguiendo criterios de solidaridad y sentido de la equidad.

LAS PRESIONES IMPIDIERON CONSTITUIR EL AYUNTAMIENTO
Proetarras asaltan el pleno de Ondarroa con insultos y gritos contra la gestora
Los incidentes han marcado el estreno de la gestora municipal de Ondarroa. Ya el fin de semana pasado los proetarras dejaron huella de su presión con ataques a la sede del PNV, el Juzgado de Paz y varios bancos. Este viernes, simpatizantes de Batasuna-ETA tras las siglas de ANV han irrumpido en el primer pleno. Lo han hecho como es habitual en ellos: con insultos y gritos. Esta vez también han llegado a escupir a una representante del PNV.
Europa Press Libertad Digital 10 Agosto 2007

Los simpatizantes de ANV interrumpieron el primer pleno de la gestora municipal de Ondarroa (Vizcaya) con gritos de "ladrones" e increpando a sus miembros, entre ellos, a la secretaria de la Ejecutiva del PNV, Josune Ariztondo, a la que incluso llegaron a escupir.

El pleno de la gestora, creada tras no poderse constituir el Ayuntamiento porque los cargos de PNV, EA y EB no tomaron posesión de sus cargos por las presiones proetarras, se inició poco antes de las ocho de la mañana. A la reunión asistieron los nueve integrantes del PNV, ya que el de EB y el de PP se encontraban de vacaciones, mientras que EA finalmente no nombró su representante en la gestora.

Al salón de actos sólo se permitió la entrada de 30 personas y cuando se trataba el quinto punto de los seis previstos en el orden del día accedieron al lugar un grupo de entre cuatro o cinco simpatizantes de ANV, la franquicia de Batasuna-ETA que ene ste municipio sí que fue ilegalizada.

Estas personas empezaron a corear gritos de "ladrones" y "fascistas" y a reprochar que formaran parte de la gestora de Ondarroa. Los simpatizantes de ANV dirigieron sus reproches a todos los miembros de la gestora y, entre ellos, a la secretaria de la Ejecutiva, Josune Ariztondo a la que también increparon e incluso llegaron a escupir.

Ante estos incidentes, el presidente de la gestora Félix Arambarri decidió que el pleno, en el que se nombraban los directores de las distintas comisiones, continuase en un despacho municipal y los miembros de ANV finalmente abandonaron el Consistorio. En el exterior del Ayuntamiento, también se encontraban otros simpatizantes e integrantes de la formación como Unai Urruzono, la persona que se presentó como cabeza de lista por este partido en Ondarroa.

Recortes de Prensa   Página Inicial