AGLI

Recortes de Prensa     Viernes 17 Agosto   2007

Izquierda liberal
Madrid es un caos
Antonio Robles Libertad Digital 17 Agosto 2007

Madrid se retrasa, se para, se colapsa, Madrid se apaga. Es la capital del caos, una aldea de medio pelo tercermundista. No hay día en que los metros no se paren y sus obsoletas infraestructuras se desconchen. Sus redes no llegan a los barrios periféricos, sus autovías y autopistas se colapsan cada fin de semana, ya nadie confía en los desplazamientos aéreos; para colmo, la red eléctrica se desploma dejando empresas, restaurantes y oficinas fuera de servicio durante semanas.

¿Qué hubiera pasado si el caos de Barcelona hubiera sido en Madrid como describo más arriba? Pues algo así: "¿Hasta cuando tenemos que sufrir los catalanes esta afrenta? ¿Por qué nos hemos de resignar a vivir en África, pudiendo ser europeos? España es un mal negocio. Madrid, corte y villa de militares y curas, aristócratas y arrendatarios, todas gentes ociosas y rentistas. Cataluña ha de desengancharse de regiones enteras viviendo del paro y del cuento a costa del saqueo de la balanza fiscal catalana. El abuso histórico se hace tan insoportable que uno de nuestros mayores patriotas, Xirinacs, se acaba de quitar la vida para dejar de ser 'un esclavo en unos Països Catalans ocupados por España, Francia e Italia'."

Ante los reveses o catástrofes de ciudades o comunidades autónomas, el Estado reacciona ayudando; en cambio, la actitud del nacionalismo ante las desventuras o fracasos del proyecto español es la de largarse.

Demasiado tiempo creyéndonos el ombligo del mundo, en Cataluña hemos ido de sobrados, mirando por encima del hombro a la España tercermundista en la que todo nacionalista tiene necesidad de creer. No se han dado cuenta que hoy las Hurdes están en los túneles del barrio barcelonés del Carmelo y las fábricas y liceos de principios del siglo pasado en cualquier bosque de grúas de Madrid, Valencia o el desierto del Ejido.

Esta retahíla de estereotipos ya no se los cree casi nadie, ni siquiera quien aún los sigue utilizando en Cataluña. Alguna cosa buena tenía que tener el caos que estamos viviendo en Barcelona. Es el primer fracaso real del nacionalismo. Suele pasar: toda mentira colectiva convertida en realidad virtual acaba por desmoronarse ante la realidad a secas. Y como no hay mejor cuña que la de la misma madera, han debido ser los números del presidente de Endesa, Manuel Pizarro, quien, en comparecencia en el Parlament de Cataluña el pasado 13 de agosto, desmintiera con sus cifras el constante victimismo del nacionalismo empeñado en acusar al Estado de expoliar la economía de Cataluña: FECSA-Endesa realizó en Cataluña el 40% de sus inversiones, la mayor del Estado, a pesar de que los beneficios dejados han sido del 22%.

Son ya demasiados años perdidos en la obsesión nacional, demasiadas energías políticas concentradas en cuestiones menores como la identidad y la lengua. Tanto autismo nacionalista nos ha impedido centrarnos en los problemas reales de cualquier sociedad: el paro, la vivienda, la sanidad, la educación, los transportes, la seguridad, las infraestructuras, etc. Y ahora, después de 27 años de abuso, el exceso comienza a pasar factura. Mientras Barcelona dilapida su fama de ciudad productiva, europea, cosmopolita, abierta, tan costosamente construida durante más de un siglo y medio, Madrid se abre al mundo, construye kilómetros de metro para unir la capital con el cinturón rojo, crea y descentraliza hospitales, proyecta peatonalizar todo el centro o sotierra la M-30 bajo el río, recupera la Ribera del Manzanares, construye tres veces más pisos de protección oficial que en Cataluña y se convierte, más que nunca, en el rompeolas de todos los exiliados de España.

El problema no es de los catalanes, sino del nacionalismo. De cualquier nacionalismo. Sirva para demostrarlo una anécdota: En el artículo de hace dos semanas: Vinos de Arribes del Duero, donde trataba de reivindicar viñedos, paisajes y formas de vida de una región muy empobrecida, recibí varios correos indignados por situar a la tal región de los Arribes en el "extremo oeste de la meseta castellana". A los leonesistas les ha parecido una afrenta a su identidad. Era todo lo que les preocupó del artículo. Mientras, el problema vital y real de esta región no les mereció ni un solo comentario.

Esta obcecación por las señas de identidad y el ombligo lleva al nacionalismo a crear problemas donde no los hay y a dejar de resolver los que merecerían atención. Si en vez de abrir embajadas en el extranjero, dedicaran ese dinero a liberar peajes en las autopistas, o si en vez de repartir cientos de millones públicos a asociaciones independentistas en Baleares, Valencia, el Alguer o Québec, los dedicaran a revisar las infraestructuras eléctricas tendrían para bien poco, pero al menos su atención estaría centrada en los problemas reales.

Barcelona y Cataluña han de aprender de los hechos. Durante décadas una y otra han estado a la cabeza del bienestar en España. Su declive ha comenzado con los nacionalistas. Rectificar es de sabios.
antoniorobles1789@hotmail.com

El victimismo no era un invento
POR CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 17 Agosto 2007

El victimismo catalán sigue ganando batallas. Esta vez gracias al PP. Al pedir Rajoy la dimisión de la ministra de Fomento, por considerarla responsable del mal funcionamiento de Cataluña, está salvando la gestión de CiU durante casi un cuarto de siglo y del tripartito en los últimos años. Está justificando la razón de ser del Estatuto y trata de reconciliarnos con la escandalosa medida que ha supuesto garantizar por adelantado a Cataluña siete años de infraestructuras. La petición de dimisión de la ministra, que ha hecho Rajoy en su milagrosa reaparición, es una forma de salvar la entrega de los nacionalistas y del PSC a la obsesión de la nación catalana con olvido de las tareas prácticas. Con razón han escrito algunos analistas catalanes que el PP ha tenido un cuidado sumo en centrar sus críticas en la ministra sin tocar a los nacionalistas.

Esta última victoria del victimismo de los nacionalistas catalanes ni siquiera atemperará su insaciabilidad en terreno alguno. Al contrario. Hasta las concesiones son interpretadas por ellos como algo debido que viene a confirmarles en su conciencia de nación negada y perseguida desde siempre. ¿Cuándo terminará el largo viaje hacia la liberación, cuándo terminará esta larguísima y penosa «vuelta a Ítaca»?

Esta actitud colectiva le ha resultado siempre especialmente inaceptable al resto de los españoles, no sólo por considerar que Cataluña ha sido la región más favorecida durante el franquismo y más mimada en la democracia, sino al comprobar que nada es suficiente para contentarla. Cataluña necesita vitalmente la persecución. El suicidio de Xirinacs ha sido interpretado como un testimonio heroico por parte de los militantes más radicales del independentismo pero también por los «juiciosos» seguidores de Artur Mas. Y por el propio Jordi Pujol. Ayer, un lector de «La Vanguardia» valoraba el suicidio del sacerdote en estos términos: «... t´has immolat per la causa i en part ens has redimit a tots... Plorarem la teva mort, peró també la celebrarem per ética y estética...» ¿Está también de acuerdo la dirección del PP con la inmolación de Xirinacs?

Acerca de la guerra
POR RAFAEL L. BARDAJÍ ABC 17 Agosto 2007

Clausewitz es comúnmente recordado por su frase «la guerra es la continuación de la política por otros medios». Sin embargo su pensamiento quedó mucho mejor condensado en otra de sus sentencias: «La guerra es un choque de voluntades».
Hace unos años, el mundo occidental inventó el término «coaliciones de los que quieren» y la Alianza Atlántica se reinventó como un gran almacén de donde sacar los elementos para una operación. Quien quería contribuía y quien lo deseaba actuaba. Eran los años 90 y la seguridad se había vuelto algo divisible. No todas las amenazas afectaban a todos por igual.

Llegó el 11-S pero ni la OTAN ni la comunidad internacional supieron encontrar en el terrorismo islámico el enemigo común. De hecho, si uno mira a Afganistán hoy más que una coalición de voluntarios de la OTAN lo que se puede ver es, precisamente, lo opuesto: una «coalición de reticentes»: Se contribuye con lo mínimo, si se puede evitar entrar en combate se evita. Los mandos militares de la OTAN claman por más helicópteros de transporte desde hace años, pero nadie de entre quienes se ha pedido, incluida España, está dispuesto a responder con sus aparatos. Que los pongan otros es el lema.

La guerra del futuro ya ha llegado y está aquí entre nosotros. Pero no se quiere ver. Una cadena de atentados terroristas no es más que una secuencia de actos inconexos, sin significado estratégico, cuando en realidad es la expresión de un combate mayor; unos ataques dispersos de los talibanes, unos «disparos de fusilería», como los ha calificado un militar español de la máxima graduación. Napoleón también dijo lo mismo de los españoles, a quien sólo veía como bandoleros y no como los elementos de la guerra de guerrillas que en realidad fue.

Las guerras no se pierden cuando un bando se queda sin armas, sino cuando sus gentes creen que ya no tienen opción alguna de ganarla. El éxito es una cuestión de voluntad sobre todo. Lamentablemente, para muchos aliados de la OTAN, incluida España, la voluntad es lo que falta.

Atascados y a oscuras
MIQUEL PORTA PERALES ABC 17 Agosto 2007

El problema de Cataluña es el nacionalismo catalán. Ese nacionalismo de vocación modernizadora en sus orígenes que deviene una rémora. Ese nacionalismo que combina la afirmación heráldica con la cultura de la queja. Ese nacionalismo que se esfuerza en construir una sociedad diferente, pero no una sociedad mejor. Para entender qué ocurre hoy en Cataluña, para entender por qué ocurre, conviene detenerse en un nacionalismo que brinda un ejemplo -un mal ejemplo- de cómo conducir un territorio al atascadero. Después de bucear brevemente en la historia -ahí encontraremos la virtud y el vicio iniciales del nacionalismo catalán-, regresaremos al presente para constatar cómo la virtud inicial se transforma en vicio final y el vicio inicial continúa existiendo un siglo después.

En el año 1877, el Ayuntamiento de Barcelona convocó un premio al mejor estudio que tratara -por decirlo en el catalán prenormativo de la época- sobre Barcelona, son passat, son present y son porvenir. El primer premio fue para Antoni de Bofarull i de Brocà, un historiador y archivero relacionado con ese movimiento de recuperación de la cultura catalana -la lengua, la literatura, la historia, el folclore- que se conoce con el nombre de Renaixença. Para entendernos, una suerte de Romanticismo alemán -«el espejo de la nación» de Herder y «la frontera interior» de Fichte- pasado por el cedazo catalán.

El proyecto de Bofarull -por cierto, escrito en castellano-, cuyo subtítulo era Barcelona, como Ave Fénix de la regeneración de Cataluña, giraba alrededor de tres ejes. En primer lugar, el autor señalaba que Barcelona debía alcanzar una masa demográfica crítica tal -cosa que se conseguiría absorbiendo los pueblos del entorno- que posibilitara su desarrollo económico. En segundo lugar, el autor indicaba que la ampliación del puerto de Barcelona era imprescindible para competir con el de Marsella y encauzar el comercio español con Oriente aprovechando la apertura del Canal de Suez. En tercer lugar, el autor reclamaba que la economía catalana se abriera a Europa a través de una línea de ferrocarril que uniera Barcelona y París. Gracias al proteccionismo económico de los gobiernos de la Restauración, a la repatriación de capitales coloniales después del desastre del 98, a los efectos positivos de la neutralidad española durante la Primera Guerra Mundial, a la inversión en infraestructuras del Directorio Civil de Primo de Rivera, a los esfuerzos de un empresariado emprendedor, al talante pactista de un catalanismo moderado que no renunciaba a intervenir positivamente en la política española, gracias a todo ello, la economía catalana -en la línea sugerida por Bofarull- se transformó e industrializó. La virtud de la modernización, decíamos. Pero, también, el vicio de la afirmación heráldica y el de la cultura de la queja. La afirmación heráldica: las Bases de Manresa de 1892 que hablan de la preeminencia de la legislación antigua catalana, de la lengua catalana como única oficial en Cataluña, de Cataluña como soberana de su gobierno interior. La cultura de la queja: el Tancament de Caixes de 1899 mediante el cual los comerciantes e industriales, con el beneplácito de las autoridades municipales, se niegan a pagar los impuestos mientras no se conceda el Concierto Económico a Cataluña. Ambas, se traducen en la marginación y exclusión de lo español y en un victimismo que atribuye la culpa de las frustraciones y fracasos de Cataluña -de los políticos nacionalistas catalanes, para ser exactos- a ese otro llamado España.

En los inicios del siglo XXI, la modernización brilla por su ausencia y el vicio brilla por su presencia. La modernización brilla por su ausencia, porque el empresario catalán de hoy ve limitadas sus iniciativas por unos políticos locales y regionales que tardan décadas -no es una exageración retórica- en ponerse de acuerdo sobre el trazado del AVE, la localización de la ampliación del aeropuerto del Prat, la instalación de la línea de muy alta tensión, o la construcción del cuarto cinturón y los túneles de Bracons y Horta. Y por si ello fuera poco, resulta que la Generalitat de Cataluña ni invierte en infraestructuras, ni ejerce con diligencia -a eso se llama negligencia- las competencias de inspección y sanción de servicios públicos que le otorgaba el Estatuto de 1979 y le sigue otorgando el de 2006. Pintoresco: exigen unas competencias que luego no ejercen. Eso debe ser la afirmación «nacional».

Pero, ni hacen, ni dejan hacer. Y, por supuesto -el vicio continúa brillando-, la culpa es siempre del Estado. El victimismo goza en Cataluña de una mala salud de hierro. El nacionalismo catalán -gobernante o no- necesita, hoy como ayer, inventarse un enemigo a quien atribuir todos los males. Cosa que ahora ocurre con el estado de unas infraestructuras que, con la inapreciable colaboración de Magdalena Álvarez, se explica gracias a la pésima gestión -un mal gestor no es un enemigo- de los gobiernos de Rodríguez Zapatero y Montilla. El victimismo tiene, en Cataluña, un valor añadido: el político no dimite, porque la responsabilidad es siempre de un «Madrid» centralista que se desarrolla a costa de una Cataluña fiscalmente explotada y en la cual el Estado nunca invierte lo que debería.

¿Cuál es la preocupación de los políticos catalanes con mando en plaza? En lugar de fomentar con empeño la calidad, la excelencia, la educación meritocrática, la investigación e innovación, la competitividad, el liderazgo directivo, las fusiones empresariales o el capital riesgo; en lugar de construir infraestructuras y enfrentarse a quien se opone a su construcción; en lugar de satisfacer las necesidades e intereses de un ciudadano que con frecuencia se ve obligado a moverse al margen de las prioridades oficiales; en lugar de eso, se pierde el tiempo elucubrando sobre la nación y la identidad catalanas, reivindicando unos derechos históricos preconstitucionales, encajando en España una Cataluña que ya está encajada desde hace siglos, obligando al etiquetado y rotulado en catalán, arrinconando el bilingüismo real de la población, fomentando el uso de unas energías alternativas que por sí solas no suplen a las convencionales.

En definitiva, la irresponsabilidad de unos políticos que han conducido a Cataluña al atascadero en el que hoy se encuentra. Y cuando el propósito de enmienda aparece, viene del brazo del oportunismo y la conservación del poder. Y aparece, culpando, otra vez, al Estado explotador. Lo curioso del caso es que esos políticos siempre dispuestos a cargar las culpas al Estado, no tienen ningún inconveniente cuando se trata de apoyar al Gobierno que hoy los maltrata. ¿Paradoja? ¿Contradicción? La clave está -otra vez- en el oportunismo. De un lado, el oportunismo de un nacionalismo catalán que, al plantear determinadas reivindicaciones imposibles de satisfacer en su totalidad, juega el papel de víctima. De otro lado, el oportunismo de un Gobierno que reafirma su autoridad por haber cedido únicamente a parte de las demandas. En definitiva, el interés mutuo. El rédito político obtenido por ambas partes. El historiador y archivero Antoni de Bofarull i de Brocà quería modernizar y desarrollar Cataluña. Sus herederos, en cambio, con el discurso identitario como excusa, están fundamentalmenteinteresados en el mantenimiento del poder. Su objetivo -más nación que gestión- no es tanto la construcción de una sociedad mejor, sino diferente. Mientras tanto nos tienen atascados y a oscuras.
MIQUEL PORTA PERALES ABC
Crítico y escritor

Polémica absurda en Navarra
Editorial ABC 17 Agosto 2007

LA polémica sobre la posibilidad de que Unión del Pueblo Navarro tenga grupo parlamentario propio en el Congreso de los Diputados ha empañado el acierto político del PP y de UPN consistente en la renovación de Miguel Sanz como presidente del Gobierno Foral de Navarra. Hasta hace pocas semanas, la alternativa a un Ejecutivo foralista formado por UPN y Convergencia de Demócratas Navarros era una coalición de socialistas, nacionalistas panvasquistas y extrema izquierda, que habría respondido a una estrategia general de arrinconamiento del PP y a un intento agónico de mantener con vida el proceso de diálogo político con ETA. Gracias a la presión realizada por el PP, en el ejercicio legítimo de su labor de oposición, y al rechazo general en el resto de España de un pacto con nacionalistas independentistas, el PSOE dio marcha atrás, Zapatero se desdijo de su preferencia por el acuerdo con Nafarroa Bai y los socialistas navarros quedaron sin crédito alguno, descabezados y sin rumbo, después de haberse decidido unánimemente por conformar un gobierno con el nacionalismo panvasquista. No ha habido tanto sentido de Estado como cálculo de costes electorales en la decisión del PSOE de facilitar la investidura de Miguel Sanz como presidente de Navarra. Tacticismo electoral, que es el que justifica la sospecha de que esta nueva legislatura tenga una vida tan corta como convenga al PSOE una vez celebradas las elecciones generales de 2008.

Ahora bien, la súbita propuesta de que UPN constituya un grupo parlamentario propio en el Congreso de los Diputados introduce un debate de dudosa necesidad y manifiestamente inoportuno. Tiempo ha habido para plantear esta iniciativa en las anteriores legislaturas y tiempo habrá de cara al nuevo Parlamento que surja de las próximas elecciones generales. Que haya o no un grupo propio de UPN debe ser, en todo caso, el resultado de una valoración interna entre este partido y el PP, y en función de lo que más convenga a su concertación. Pero plantear esta segregación parlamentaria en el momento actual -más aún si da lugar a que pueda ser interpretado como una especie de premio al PSOE por facilitar a Miguel Sanz la presidencia de Navarra- tiene unas connotaciones negativas para el PP, porque da a entender que este partido es una rémora para UPN y que la verdadera crisis política en Navarra está ubicada en estos dos partidos, y no en el Partido Socialista de Navarra, que sí tiene motivos para pensarse dos veces cómo debe ser su relación con la dirección del PSOE.

Los mensajes equívocos distorsionan la realidad y la presentan como no es. Las decisiones que se toman sobre estos errores agravan, a su vez, las consecuencias. UPN ha ganado holgadamente las elecciones forales, cuenta con el apoyo de CDN y juntos suman 24 escaños, a dos de la mayoría absoluta. Frente a este bloque foralista, el PSN ha pasado de gobernar la comunidad hasta hace doce años a ser el tercer partido de la comunidad, dejándose en el camino dirigentes implicados en casos de corrupción y sufriendo, desde el 27 de mayo, fracturas internas sin precedentes. Y todo ello, sin contar con el extraordinario favor que han hecho al nacionalismo legitimando, de manera más o menos ambigua y velada, sus aspiraciones panvasquistas.

Hoy, la estabilidad de Navarra está más y mejor garantizada por UPN. Sanz y el PP han mantenido una posición coherente y firme y, gracias a ella, el PSOE ha tenido que desistir de su peligrosa aventura filonacionalista en Navarra. El problema en Navarra lo tiene Zapatero, no Rajoy ni el PP ni UPN, aunque hayan dado pie de forma innecesaria a que se especule sobre una inexistente crisis entre ambos. Crisis inexistente que se encargó ayer de aclarar muy expresivamente el líder del PP, quien por fin hizo un alto en sus vacaciones para acudir al acto de toma de posesión de Sanz: «Jamás hemos tenido un problema ni lo vamos a tener en el futuro», dijo para zanjar el asunto. Fórmulas hay para que Miguel Sanz y su partido remarquen sus perfiles propios en materia de programas, de gestión política, de voz autónoma e, incluso, de relación institucional con los socialistas navarros, en la que UPN deberá contar con un amplio margen de maniobra. Pero el don de la oportunidad es fundamental para no causar daños innecesarios y dar oxígeno a quien sí está sumido en una crisis de envergadura.

Dos gallos desplumados
POR M. MARTÍN FERRAND ABC 17 Agosto 2007

DADO que cualquier situación, por mala que fuere, siempre es susceptible de empeorar, en Navarra se ha conseguido la auténtica cuadratura del círculo: el deterioro parejo y simultáneo de las dos grandes, y únicas, fuerzas políticas que mantienen en su ideario y en su conducta un mínimo sentido de la Nación española. La toma de posesión de Miguel Sanz como presidente de la Comunidad Foral cierra un largo y estéril debate; pero, como ocurre siempre que hay pelea en el gallinero, los dos gallos protagonistas han salido desplumados. Eso sólo es bueno para los pollos de menor envergadura que, además, ignoran su condición y se suponen águilas imperiales.

Los socialistas se han desgastado mucho en el innecesariamente largo proceso postelectoral navarro y el PSN y sus líderes, fácticamente desautorizados por el alma jacobina que, por principio, parece inseparable de una idea clásica de la izquierda, han hecho el ridículo frente a sus bases y, lo que arrastra más coste, ante quienes les votaron ocasionalmente y por razones tácticas fácilmente comprensibles. Fernando Puras vale menos hoy que antes de que se abrieran las urnas y sus escaramuzas para demostrar que 12 más 12 suman más de 24, que así puede ser en las reglas de la suma que establece nuestro pintoresco sistema electoral, se le han venido abajo por razones que nada tienen que ver con el ámbito de su responsabilidad en el territorio de su representación. Primero son los intereses electorales de José Luis Rodríguez Zapatero y después los de las distintas franquicias del PSOE.

Tampoco el PP, aparentemente victorioso en la contienda navarra, sale airoso y pimpante de la situación. Su marca local -UPN, la más votada- vive los complejos que son propios en las sucursales políticas. Para hacer boca, a modo de tanteo, ya ha sugerido tener un grupo parlamentario propio y diferenciado en el Congreso de los Diputados. Sanz quiere fortalecer su situación precaria con exhibiciones de poder; pero no es eso, en vísperas de unas elecciones legislativas, lo que más le conviene a Mariano Rajoy, el líder que despertó de su larga siesta canicular para acudir, precisamente, al Parlamento navarro y ser testigo del momento de gloria que Zapatero le ha regalado a Sanz para no tener que cargar con el espectro de Nafarroa Bai cuando, a la vuelta de las vacaciones, comience la confrontación electoral en una campaña en la que los dos principales contrincantes se juegan el ser o el no ser.

Aunque nuestras costumbres y tradiciones den por bueno el llegar a tuerto siempre que el vecino se quede ciego, la situación en Navarra, tan inestable y provisional, no es la mejor de las posibles ni para el PP ni para el PSOE. Sanz podrá cacarear contento cada nuevo amanecer; pero, en ese ambiente, serán pocos los huevos que, para bien de sus vecinos, produzca su granja de centro derecha. Pocos y pequeños.

ZP profetiza su victoria
Lorenzo Contreras Estrella Digital 17 Agosto 2007

En su reciente escapada desde Doñana a Jerez, mientras en el congreso de los Diputados su ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, rechazaba la idea de presentar la dimisión “para no esconderse de los problemas”, que era precisamente lo que había estado haciendo cuando la crisis de infraestructuras azotaba a Barcelona, el presidente Zapatero ha aconsejado a Mariano Rajoy que vaya preparándose para intentar ganar las elecciones generales de 2012. Es una frase reveladora. ZP cuenta con ganar en marzo de 2008 pese a los tropiezos que se le han acumulado durante la primera legislatura de su mandato.

Este optimismo zapateril, que en realidad es expresión de su triunfalismo vigente, puede ser algo más que una minusvaloración del adversario. Si sospechamos, por ejemplo, que cuenta con que ETA no le estropeará los planes, acaso estemos en lo cierto. La banda sigue golpeando con ese terrorismo de segundo grado que permite a Zapatero presumir todavía de que no ha pasado al primer grado, el de los asesinatos y secuestros, porque su Gobierno es lo bastante eficaz como para contener los excesos extremos del terrorismo etarra.

Entretanto, la policía y en general las fuerzas de seguridad del Estado mantienen un considerable nivel represivo, ilustrando así, de manera impecable, la retórica oficial dirigida a demostrar que no se pagaron precios políticos en las negociaciones —que no sólo diálogos— con los dirigentes de ETA. Los activistas siguen cayendo en las redes de la policía, sus arsenales —no todos, ni mucho menos— siguen siendo desmantelados, y la creencia de que la reelección de Zapatero, y de sus listas, es cosa hecha, funciona como pre-propaganda de campaña o, si se prefiere, como propaganda de precampaña.

Pero, ¿qué ocurrirá si estas premisas preventivas se van al garete? Sería difícil entonces, si el terrorismo vuelve con su antigua intensidad, o algo suficientemente aproximado, que Zapatero estuviese en condiciones de afrontar el reto de las urnas con la seguridad triunfalista que ahora aplica a sus expectativas.

Pero la cuestión es que lo hace, que los activistas etarras caen prisioneros en proporción posiblemente calculada, que Otegui sigue en la cárcel de momento, y que, curiosamente, ETA no ha vuelto a lanzar las explosivas advertencias de anteriores comunicados. Precisamente este temporal silencio podría interpretarse como la calma que precede a las tormentas. Hay razones para pensar que la banda, por una parte, mantiene en “baja intensidad” el suficiente activismo para que su presencia se note, y por otra elude cavarle a Zapatero la posible tumba política que supondría su derrota electoral en marzo próximo. A ella no le conviene.

El otro frente de peligrosidad para Zapatero está lejos de nuestras fronteras, allá en Afganistán y Líbano, donde cualquier grave “contratiempo”, con bajas por medio, es siempre posible e incluso probable. Ahora bien, ZP es un personaje con “baraka”, aunque se trate en el caso vasco de una fortuna más o menos negociada a cambio de lo que eventualmente pueda venir después de marzo de 2008. Parece legítimo considerar extraño que no se haya producido algo tan fácil para ETA como aplicar el tiro en la nuca a más de un personaje público, y más ahora que tanta efervescencia ha desatado en las calles vascas y navarras. Ese tipo de acciones aisladas, y tremendamente perturbadoras según de quién se trate, no necesita acumulación de arsenales. Un sicario es siempre un sicario, y más si se encuentra suficientemente motivado por la sacrosanta causa de la independencia de Euskadi.

El caso es que ETA sigue sin matar —al menos hasta el momento de escribir estas líneas— y que Zapatero prepara su otoño caliente con la imperturbabilidad que le caracteriza y tal vez el optimismo que, curiosamente, Felipe González le ha reprochado en estos últimos días.

Miguel Sanz
La posesión
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 17 Agosto 2007

Antes de la toma de posesión propiamente dicha, una presencia extraña ya se alojaba en él. Íncubos, súcubos, no sé que demonuelos ataviados a la navarra. Así como algunos posesos hablan lenguas muertas o se pegan al techo, a este le ha dado por una lengua, más que muerta, mortífera. La de los apaciguadores que apoyan la política antiterrorista (ja) de Rodríguez; la de los equidistantes, tribu exasperante y supersticiosa que se cree muy justa: no me siento rehén ni del PSOE ni del PP; Esperanza Aguirre erró, pero ya se ha disculpado... Variantes político-festivas de una murga de pesado típico: como te digo una cosa te digo la otra y tal y tal.

No sé si tras la posesión al hombre le gira la cabeza 360 grados (para no perderse nada del espectro político) o se ha encaramado a la lámpara de araña de su despacho oficial (¡Aquí me quedo!) Pero tomen buena nota los exorcistas de un nuevo registro sonoro en la historia de las posesiones. Si las voces en latín o en arameo son un clásico, ahora suena con fuerza "la voz navarra". La voz a ti debida, Sanz. Una voz navarra en el Congreso que suponemos acompañada de voces extremeñas y castellano-manchegas. ¿Por qué no una voz barcelonesa o granadina?

Con este "guiño" –el poseso no deja de guiñar– se ha equivocado de foro. Sanz sabe perfectamente que todos y cada uno de los diputados representan a la totalidad del pueblo soberano. La cantinela de la voz Navarra en quien representa allí al PP es un nuevo paso hacia el abismo de la España fragmentaria e insolidaria, de la desvirtuación de la Constitución y de las instituciones del Estado. Predicar voces locales en las Cortes queda para los nacionalistas. ¡Señor, que complicadas son ciertas posesiones!

Lo que salva al poseso es que el resto es peor. Empezando por su segundo, autor de aquel adagio moral de resonancias meteorológicas: en la zona norte se respeta la palabra dada, dijo por alabar a Blanco. Y acabando por todos los terceros. De los filoterroristas maquillados y enemigos de España declarados, evitaré la glosa. Pero, ¡ah!, los socialistas... Como ese que exigía a Rajoy que no fuera a Navarra. ¡Qué basurientos prismas ha dado el PSOE de tanto morrearse con quien no debe! Chivite, majo, mira, Rajoy, como cualquiera de nosotros, se planta en Navarra, Ceuta, Galicia o Cataluña cuando le parece oportuno. Y tú no eres nadie para impedírselo. Ni para nada, por otra parte.

Relación PP-UPN
Exageración de Rajoy
Agapito Maestre Libertad Digital 17 Agosto 2007

No creo a Rajoy cuando dice que el PP no ha tenido y nunca tendrá problemas con UPN. Falso. Él sabe que eso es una exageración y todos los sabemos, pero intenta ocultar que se ha abierto una brecha no sólo en las relaciones entre UPN y el PP, sino también acerca del rol que deberá desempeñar el PP en el Congreso de los Diputados, por no decir nada sobre a quién le corresponderá ejercer en el futuro inmediato el liderazgo en Navarra, por ejemplo, en la campaña de las próximas elecciones generales ¿quién correrá con los gastos, las gentes de UPN o las del PP? O mejor, ¿cederá de buen grado el señor Sanz su liderazgo para que todo el protagonismo sea del señor Rajoy?

Por lo tanto, claro que ha habido problemas en el pasado, sobre todo de liderazgo, y los habrá en el futuro, sobre todo por la presión nacionalista y terrorista sobre los partidos constitucionalistas. Sí, sí, esta presión nacionalista ha hecho entrar en crisis a UPN y su relación con el PP. Porque nadie lo olvide el verdadero problema no es que Sanz gobierne con el consentimiento del PSOE, eso es un asunto meramente coyuntural o temporal, sino que el partido de Zapatero está dispuesto a pactar con los nacionalistas y terroristas de Nafarroa Bai, saltándose la Constitución, cuando le venga en gana. Este es el verdadero problema. Es la causa dramática que explica los movimientos tácticos, un tanto obscenos y atrabiliarios, de Sanz; que por supuesto genera conflictos en el pacto firmado entre UPN y el PP.

Así las cosas, que nadie se engañe con la exageración de Rajoy. Existen discrepancias entre los dos partidos hermanos. Pues que si UPN representase genuinamente al PP en Navarra, lo lógico sería que el PP hiciera lo mismo con UPN en el Parlamento de la nación. Cualquier otra consideración al respecto, diga lo que diga Rajoy, tiene que sonar, en principio, rara. Y, sin duda alguna, rara es la petición del señor Sanz al PP sobre la necesidad de tener UPN un grupo parlamentario en el Congrego. Esgrimir esa pretensión, ahora, exactamente cuando está atrapado en las marrullerías del PSOE, no nos debería sonar a rara, sino que debiera hacernos sospechar de los pactos entre UPN y el PP, por un lado, y de lo hablado entre Sanz y Blanco por otro lado.

Desconozco los términos exactos del pacto de colaboración existente entre UPN y PP, pero sospecho que quizá no sea compatible la existencia de un grupo parlamentario de UPN al margen del PP; y si lo fuera, me parece que el PP haría bien en dejar claro que el liderazgo en esa comunidad o lo ejerce Rajoy o no lo ejerce nadie. Por otro lado, exigir un grupo parlamentario para UPN un día antes de la toma de posesión de la presidencia de Navarra me hace sospechar que detrás de la abstención socialista, forzada por el señor Blanco y el grupo dirigente del PSOE, para que gobierne Sanz hay, desgraciadamente, más opacidades que transparencias, más cesiones que críticas a la política pro nacionalista de Rodríguez Zapatero.

Propuesta desafortunada
Enrique de Diego minutodigital 17 Agosto 2007

Miguel Sanz afronta su cuarta legislatura al frente de la presidencia de Navarra. En primer lugar, resulta de cortesía y de justicia darle la enhorabuena. Ha tenido que sortear la difícil situación, marcada por los resultados electorales.

Hay que reconocer que Miguel Sanz ha jugado bien sus cartas, en interés de Navarra y en el suyo propio, lo cual es de lógica en todo buen político, y Miguel Sanz lo es. A tenor de los datos que han ido aflorando, Sanz ha negociado directamente con Zapatero, puenteando a los socialistas navarros y al margen del Partido Popular, con el que está coaligado. De esa manera se ha conseguido evitar la peor de las opciones posibles, como era el pacto del PSN con Nafarroa bai, muy inquietante para la unidad de la nación.

Esa negociación directa ha generado una situación harto curiosa. De alguna manera, Sanz se ha convertido en el hombre de Zapatero en Navarra, muy por encima de Carlos Chivite. Por ello, Sanz viene multiplicando los guiños hacia los socialistas. Ha conseguido, a cambio, acceder al poder y desactivar a la oposición, situarla en una posición vicaria y seguidista. No sería de extrañar que, en el inmediato futuro, las buenas relaciones Zapatero-Sanz se escenificarán con gestos y fotos, muy bien recibidas, en los tiempos presentes preelectorales, por los equipos de propaganda de Moncloa.

Los beneficios para Zapatero no son menores. Consigue, con Navarra de por medio, lavar, en parte, su negociación con ETA y clarificar que no ha asumido compromisos con la banda terrorista.

Es preciso recordar que UPN es un partido autónomo, coaligado con el PP, pero no una franquicia. Esa condición ha prestado indudables servicios a Navarra, desde la misma fundación de UPN, que se enfrentó a la posición claudicante de UCD. Además, Navarra se ha blindado a cualquier tentación, por parte del PP, de desactivar el discurso foral frente a los nacionalistas. No ha ocurrido lo mismo en Cataluña, que fue sacrificada en aras del pacto con CiU.

Sin embargo, Sanz corre el riesgo de excederse en el coqueteo con su nuevo aliado monclovita y también de oscilar hacia curiosas posiciones de supuesto nacionalismo navarro que están muy alejadas del sentir de su electorado. La propuesta de generar un grupo parlamentario propio resulta altamente desafortunada. Ni tan siquiera con la excusa de poder confrontarse en la Cámara con Nafarroa-bai. UPN no ha tenido nunca ningún problema en hacer escuchar su voz en el Congreso, con todo el respaldo del PP. UPN necesita al PP tanto o más que el PP a UPN, y esa propuesta cuestionaría el activo popular de decir lo mismo en todos los territorios. Al margen de que sería interpretada como un factor de distanciamiento cuando no de división, sometería a UPN a tentaciones estériles para marcar diferencias y, en un momento en que el centroderecha navarro debería marchar hacia la más completa unidad, a tensiones internas. El PP y Mariano Rajoy han adoptado una posición prudente, abiertos a negociar y sin hacer apenas declaraciones.

Es comprensible que Sanz esté agradecido a su nuevo aliado Zapatero, pero quizás convendría que no lo manifestara tanto. La situación aconsejaría sosiego, distancia y, sobre todo, ponerse a trabajar.

Locos profetas políticos
Manuel Molares do Val Periodista Digital 17 Agosto 2007

Estos días hemos tenido noticias trágicas de dos visionarios de patrias desgraciadas, según ellos, uno un exsacerdote que se suicidó porque Francia, España e Italia han esclavizado a Cataluña, y otro un etarra que mendigaba aparentemente desorientado por el aeropuerto de Barajas.

Tristes personajes cuyo destino parece ser consecuencia de sus obsesiones, de sus mentes febriles, de sus pasiones incontroladas, no compartidas por la mayoría de sus conciudadanos.

Aunque, cuando uno de ellos se mata, como Xirinacs, vienen otros patriotas que lo despreciaban a sacar beneficio de la autoinmolación.

Para los nacionalistas catalanes el excura y exsenador Lluís Maria Xirinacs era un chiflado. Así lo definían quienes lo conocían y que habían observado su deriva mental. Jordi Pujol, que huía de él cuando lo veía, dice ahora que era un profeta, un padre de la patria.

Sufría crecientes obsesiones enfermizas y monotemáticas. Veía nubes negras, y decía que las tormentas se fabricaban en Madrid y París para destruir Cataluña. Ahora, resulta que es un mártir.

En realidad, era una versión algo exagerada y caricaturesca de los gobiernos y políticos catalanes que le atribuyen a los españoles su sospechoso caos regional, situación que ya quisieran para si las comunidades pobres, porque no tienen servicios del primer mundo de los que quejarse.

Lo que indica que el victimismo nacionalista es una chifladura como la de Xirinacs, aunque atenuada, y ocasionalmente con similares tendencias suicidas.

Hay demasiada gente que mata o que se mata para aparecer como víctima de otros. Que enloquece porque su pasión no es comprendida ni correspondida.

A esta clase de personajes pertenecen los chantajistas, los maltratadores o asesinos de mujeres por celos. Incluso los islamistas radicales. Qué peligrosos para todos son estos visionarios, y más si sus visiones son políticas.

El etarra indigente encontrado en Barajas también era así, según parece: de tanto soñar con su loca patria, se le secó el seso.

ZAPATERO INTENTA ANESTESIAR A LA SOCIEDAD ESPAÑOLA
Mayor Oreja advierte de que el proceso de negociación con ETA "no ha terminado"
El miembro de la dirección del PP Jaime Mayor Oreja ha advertido de que el proceso de negociación con ETA "no ha terminado", sino que se encuentra en "el descanso del partido". El popular entiende que Zapatero se ha visto obligado a este parón para intentar anestesiar a la sociedad española y, utilizando un símil futbolístico, ha avisado también de que si el PSOE vuelve a ganar las elecciones, Navarra "vivirá una segunda parte" y "ni siquiera ellos saben cuál va a ser el final". Miguel Sanz reconoce que "Si ETA no hubiese roto la tregua es muy posible que yo no estuviese sentado aquí".
Europa Press Libertad Digital 17 Agosto 2007

El presidente del Grupo Popular en el Parlamento Europeo y miembro de la dirección del PP, Jaime Mayor Oreja, ha explicado que José Luis Rodríguez Zapatero se ha visto obligado a este parón para intentar anestesiar a la sociedad española y consideró que si el PSOE vuelve a gobernar continuará una "ofensiva nacionalista" con ETA o con los propios nacionalistas vascos.

"Utilizando un símil futbolero yo diría que estamos en el descanso de un partido, en el descanso de un proceso, de una negociación, en el descanso de una unión temporal de empresas que tuvieron un día ETA y Zapatero", dijo. No obstante consideró difícil hacer previsiones sobre la segunda parte tras el descanso del partido. "Ni siquiera ellos saben cuál va a ser el final en este descanso en el que sin duda ETA va a matar. Esto terminará siendo la historia de la gran chapuza y nadie sabe exactamente lo que va a suceder después".

El proceso no ha terminado
Mayor Oreja fue tajante al considerar que el proceso no ha terminado, siempre y cuando el PSOE vuelva a ganar los comicios de 2008: "El proceso continuará después de las elecciones generales y después de que unos y otros constaten sus respectivas fortalezas: ETA matando y el Gobierno tratando de ganar las elecciones".

En este sentido, auguró que "si Zapatero gana las próximas elecciones generales, el proceso de paz, la negociación con ETA se mantendría. Hemos vivido una suspensión. Es circunstancial lo que vivimos. Es un descanso. Habrá segunda parte". Así, tras el descanso, según Mayor Oreja, Navarra vivirá "una segunda parte" dentro del proceso de negociación entre el Gobierno y ETA, si Rodríguez Zapatero vuelve a ganar las elecciones generales.

El ex ministro del Interior declaró que los socialistas han dado esperanzas a los nacionalistas vascos de que se puede conformar una mayoría en Navarra que favorezca la integración de la Comunidad Foral en el País Vasco. "Como yo estoy convencido de que habrá una segunda parte entre ETA y el Gobierno, estoy convencido de que Navarra tendrá una segunda parte", apostilló.

Esperanzas a los nacionalistas
En opinión de Mayor Oreja, en Navarra "las cosas no han terminado" porque a su juicio, el socialismo ha devuelto la esperanza a muchos nacionalistas porque creen posible una mayoría que facilite y favorezca el proceso de integración de Navarra en el País Vasco.

"Ellos saben que tienen la mayoría para hacerlo, y por eso en Navarra no han acabado las cosas. Habrá una segunda parte, salvo que los navarros en las elecciones le den la mayoría al UPN", sentenció.

A la pregunta de si Sanz ha hecho bien aceptando ser presidente de la Comunidad Foral con el apoyo socialista, el ex ministro del Interior se mostró cauto cuando dijo que hay que tener un "respeto infinito por todos los que están en la vanguardia del problema".

Descanso hasta las generales
Sobre si el fracaso del proceso tendrá efectos electorales para Zapatero, Mayor Oreja consideró que el presidente del Gobierno ha dado un parón por primera vez a este mal llamado proceso de paz, exclusivamente para las elecciones generales.

"Creo que la decisión de ETA de hacer pública la ruptura de esta negociación aconsejaba a Zapatero no avanzar, no ir más allá con el tema de Navarra. Si ha hecho esto es pensando que está anestesiando a la sociedad española. Creo que está intentado engañar y sobre todo está tratando de reutilizar a todos aquellos que están haciendo diseños del mal llamado proceso de paz. Es todo una estrategia preelectoral", dijo

En cuanto a esa supuesta anestesia que sufre la sociedad española, el ex ministro advirtió de que su efecto dependerá de los españoles. "Hay de todo, hay quienes quieren creer que no está sucediendo nada, hay quienes quieren creer que esto nos saldrá gratis, que no es una segunda transición". En ese sentido reconoció que es más cómodo vivir en una sociedad que considere que no ha pasado nada, pero dijo confiar en que haya muchísimos españoles "que quieran buscar la verdad en este proceso".

Ofensiva nacionalista
El presidente del PP en el Parlamento Europeo se mostró convencido de que la que denominada "ofensiva nacionalista" va a continuar y el proyecto de Zapatero va a seguir mantenido.

"Por el momento el protagonista de la ofensiva nacionalista ha sido ETA, pero a medida que pasan los meses creo que esto al final está muy claro que va a ser la historia de una gran chapuza. Y hay quienes empiezan a darse cuenta de la chapuza en la que estamos: se ve en Cataluña, se están dando cuenta con la actitud de ETA que sigue siendo la autodeterminación", aseveró.

En el caso vasco, Mayor Oreja dijo que en esa segunda fase de ofensiva nacionalista un Gobierno de Zapatero lo volvería a intentar con ETA, sin descartar la fórmula tradicional de nacionalistas con socialistas. "Y por eso estamos asistiendo ya a un enaltecimiento de Josu Jon Imaz al frente del PNV y de pronto Felipe González y articulistas empiezan a darse cuenta de que Imaz se ha convertido en el gran genio de la política vasca".

El PP pondría fin a la negociación
A este respecto, el ex ministro del Interior dijo que si gobierna el PP, pondrá fin a la estrategia equivocada e injusta del diálogo y la negociación.

Mayor Oreja rechazó cualquier paralelismo entre los procesos de negociación establecidos por los Gobiernos de José María Aznar y de Rodríguez Zapatero. "Me molesta la mentira cuando comparan ambos procesos y el papel de ambos gobiernos. Lo que hay que comparar es al PNV con el gobierno de Zapatero. Los dos pactaron la tregua, los dos han sido protagonistas de la tregua. El gobierno del PP lo que hizo fue estar de espectador, siempre más pasivo que activo", aseguró.

En cuanto a la actitud del PP si llega al Gobierno, quien fuera primer ministro de Interior con Aznar consideró que a ETA no le importó que el PP ganara las elecciones porque creían que iban a obtener del gobierno del PP lo que no estaban terminando de conseguir con Felipe González.

"Es evidente que ese sentimiento se produjo ya en el mundo de ETA, lo que pasa es que en el mundo de ETA los sectores nacionalistas próximos se llevaron una enorme decepción con el PP. Nosotros decepcionamos a ETA. Ellos creían que iban a alcanzar con nosotros lo que políticamente nunca alcanzaron en la historia española". "A ETA lo único que les importa es la autodeterminación. Y ellos saben que el PP está muy lejos de una negociación", concluyó.

DECIDIRÁ "EN BREVE PLAZO" SI ABANDONA EL PSOE
Díez tacha de "impresentable" que Uriarte "equipare a víctimas con verdugos"
La eurodiputada del PSOE, Rosa Díez tachó de "impresentable" la actitud de parte de la jerarquía eclesiástica en el País Vasco. En concreto se refirió a la homilía de este miércoles del obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte, que abogó por llegar a un "acuerdo" con ETA aunque "todas las partes tengan que recortar sus legítimas aspiraciones". Díez señaló que "lo que está haciendo es equiparar víctimas con verdugos" y que este tipo de mensajes "envenenan a una sociedad". Sobre su futuro político, Rosa Díez dijo que "en breve plazo" decidirá si deja el PSOE para incorporarse al nuevo partido de Basta Ya.
Agencias Libertad Digital 17 Agosto 2007

Las repugnantes declaraciones que el obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte, pronunció este miércoles en la homilía de la Asunción de la Virgen siguen suscitando el rechazo de quienes luchan por la libertad en el País Vasco.

La última en hacerlo ha sido Rosa Díez que consideró "impresentable" que el obispo abogue por "buscar un acuerdo", para llegar a la paz, "aunque para ello tengan todas las partes que recortar sus legítimas aspiraciones". Según la eurodiputada, "lo que está haciendo Uriarte es equiparar víctimas con verdugos". "Cada día se celebran misas en el País Vasco, centenares de sacerdotes que hacen homilías basadas en el discurso del obispo", denunció, al considerar que "esto envenena a una sociedad de por sí insolidaria".

Asimismo, Díez se manifestó en contra de buena parte de la jerarquía eclesiástica en el País Vasco por ser "cómplice desde la perspectiva política". "El silencio o la complicidad terminológica ha favorecido que mucha gente siga viendo a ETA como unos chicos equivocados pero con un objetivo digno de ser defendido", señaló.

Por otro lado, sobre la acusación de filtración de datos del censo a ETA, por parte de los empresarios a la izquierda abertzale, Díez instó al ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo a "decirles a los terroristas que no va a descansar hasta que les pille a todos y decirles a los empresarios que pagar es un delito porque ETA utiliza ese dinero para matar a los que no pueden pagar". A su juicio, "la filtración es más que evidente porque se ha probado hasta en los juicios a terroristas". "Hemos sabido que la información y los datos provenían de concejales de ETA disfrazados de Batasuna", continuó.

Subrayó que "ETA ha vuelto a estar en las instituciones" y explicó que "tiene los datos de los domicilios más privados y protegidos de los ciudadanos hasta datos de las cajas de ahorros".

Preguntada por Navarra, la eurodiputada explicó que "el problema es que uno de los partidos tradicionalmente constitucionalistas ha abandonado la vía constitucional", en referencia al PSOE, ya que según ella, "ha estado a punto de hacer un acuerdo de gobierno con un partido que no cree en el modelo de Estado".

A su parecer, no ha habido acuerdo entre PSOE y Nafarroa Bai, "porque las encuestas han indicado que por la cercanía de las elecciones generales no había que hacerlo"."Después de las elecciones pasará lo mismo. Si el PSOE gana y necesita a los nacionalistas para formarlo, tratará de hacer un acuerdo en Navarra", sentenció.

En "breve plazo" decidirá si se incorpora al partido de Basta Ya
En cuanto a su futuro político, Rosa Díez se comprometió a decidir "en breve plazo" si opta por abandonar la militancia en el PSOE e incorporarse al nuevo partido político impulsado por miembros de la plataforma Basta Ya como el filósofo Fernando Savater o el profesor de la UPV Carlos Martínez Gorriarán.

El pasado mes de mayo se creó, en el seno de la organización Basta Ya, una plataforma para la creación de un nuevo partido político de ámbito nacional que funcionase como una "alternativa" a las políticas de PP y PSOE. Según explicó Savater, uno de sus principales impulsores, la formación nacería con el objetivo de atraer a "los desencantados" de los dos grandes partidos nacionales a un proyecto político "progresista" que no esté "al servicio de los nacionalismos".

Rosa Díez –muy crítica con la política antiterrorista del Gobierno socialista– defendió en declaraciones a Onda Cero recogidas por Europa Press que "es un buen proyecto" tener en España un tercer partido "que defienda sin complejos un mismo modelo" para todo el país. Así, aunque recordó que ella sigue militando en el PSOE, reconoció que "en breve plazo" debe tomar una decisión sobre su posible incorporación a la nueva formación.

En una entrevista publicada en la página web de Basta Ya, Díez reiteró la necesidad de crear un tercer partido que sea alternativa a PP y PSOE, aunque explicó que su incorporación a él debería someterse a "un proceso de reflexión personal y político que es doloroso y complicado". Así, se preguntó si "los errores" del PSOE pueden tener arreglo "desde dentro".

En la fecha en la que se anunció el proyecto de creación de un nuevo partido, Rosa Díez publicó un artículo en su blog personal lamentando que los terroristas se viesen "victoriosos" en la campaña de las pasadas elecciones municipales al haber conseguido "colarse" en las instituciones. En él no hacía ninguna referencia a la plataforma para la creación de la formación y criticaba la "permisividad" del Gobierno con la denominada izquierda abertzale.

Basta Ya anunció esta semana que definirá su propuesta de nuevo partido político a finales del próximo mes de septiembre "en un gran acto público" en Madrid, en el que además intervendrán algunos de los promotores de la plataforma, formada ya por alrededor de dos mil personas en toda España.
Cuando se planteó la idea de esta nueva formación, se barajó la posibilidad de que unir su proyecto al de Ciutadans-Partido de la Ciudadanía, presidido por Albert Rivera. Éste manifestó que la incorporación de personalidades de Basta Ya haría "más consistente" su partido de cara a las próximas elecciones generales.

Sin embargo, la crisis interna de Ciutadans enturbió este proyecto y el portavoz de Basta Ya, Martínez Gorriarán, les acusó de haber "fracasado en toda regla" comprometiendo su posibilidad de convertirse en el partido que "impulse otro modo de hacer política transparente y abierto a escala nacional". Pese a ello, los miembros de Basta Ya reiteraron su intención de trabajar con Ciutadans para propiciar un acuerdo.

ETA utiliza el censo, el registro mercantil y el padrón para obtener los datos para chantajear a los empresarios vascos
Si los trabajadores pagan el “impuesto revolucionario”, la banda les pasa a una segunda lista en la que ya se les empieza a tener más controlados
Tras la ruptura de la tregua, la banda ha recuperado el tono amenazante habitual, tratando de intimidar a los empresarios avisando de que si no pagan irán contra su persona y sus bienes
Estrella Digital/Ep 17 Agosto 2007

Madrid
La banda terrorista ETA utiliza el censo, el registro mercantil y el padrón para obtener los datos que luego utiliza para chantajear a los empresarios vascos y navarros y pedirles el llamado "impuesto revolucionario". Según las fuentes consultadas, los terroristas cruzan los datos del censo electoral con los del registro mercantil y los que obran en el padrón municipal para recabar las direcciones a las que luego envían las cartas del "impuesto". De esta forma, según los datos policiales, obtienen miles de direcciones a las que hacen envíos masivos.

Estas cartas, en muchas ocasiones van dirigidas al empresario a la sede social de su empresa y también a su casa. A veces se la remiten a su mujer y en otros casos hacen constar en el remitente la dirección de alguno de los hijos que no vivan en el domicilio familiar.

Así consiguen dar la impresión, a muchos de los que las reciben, de que pueden estar controlados por la organización terrorista y les hacen levantar la sospecha, incluso, de que puede ser alguien cercano quien filtra los datos.

Sin embargo, en muchos casos, estos datos se obtienen cruzando los que obran en varios registros públicos, con los que consiguen direcciones para realizar envíos masivos, que además, suelen repetir varias veces, incrementando así la presión para conseguir que los destinatarios respondan.

Si estos lo hacen, la banda les pasa a una segunda lista en la que ya sí les tiene más controlados, por el hecho de que comienzan a pagar el chantaje al que les someten los terroristas.

Han abierto mucho el abanico
Las fuentes consultadas precisaron que es muy dificil que la banda pueda controlar a todos los empresarios a los que envía cartas, entre otras razones, porque hay ocasiones en las que los envíos son muy masivos y porque también han abierto mucho el abanico, reclamando el impuesto a muchos profesionales liberales, además de los empresarios.

Esta suele ser, según las fuentes consultadas, la fórmula que utiliza ETA para intentar extorsionar y obtener fondos para la actividad terrorista.

El tono de las cartas
El tono de las cartas que envía ha ido variando en función de la situación. Durante la última tregua, lo que la banda ha llamado "alto el fuego permanente", los terroristas no cesaron de enviar cartas, aunque el tono era "más amable", en el sentido de que pedían el dinero para colaborar en la resolución de lo que ellos llaman el "conflicto" de "Euskal Herría".

Pero tras la ruptura de la tregua, la banda ha recuperado el tono amenazante habitual, tratando de intimidar a los empresarios avisando de que si no pagan irán contra su persona y sus bienes.

TOPÓNIMOS
La página web de la Guardia Civil emplea topónimos incorrectos en la provincia de Lugo

Lucía R. Insua La Voz 17 Agosto 2007

lugo | Buscar en Internet el teléfono de algunos puestos que tiene la Guardia Civil en la provincia no es tan sencillo. A estas alturas, la relación de unidades que aparece en la web oficial (www.guardiacivil.es), auspiciada por el Ministerio del Interior, presenta al menos 16 graves errores toponímicos que, además de incumplir la normativa, dificultan las búsquedas de los usuarios. De este modo, la página hace referencia a los puestos de la Benemérita que se ubican en localidades como Jove (Xove), Germade (Xermade) o Pedrafita del Cebrero (Pedrafita do Cebreiro). La arcaica castellanización que sigue vigente en la web del instituto armado indica que existen unidades en lugares como Puentenuevo (A Pontenova), Puertomarín (Portomarín), Seoane del Caurel (Seoane do Courel) e incluso Ferreira del Valle (O Valadouro). Curioso es el caso de Los Nogales (As Nogais), concello en el que se asienta un puesto auxiliar de la Guardia Civil. Castro de Rey (Castro de Rei), Palas de Rey (Palas de Rei) e Incio (O Incio) son otras de las denominaciones que precisan ser rectificadas. La situación también se produce en la web de la Policía Nacional (www.policia.es), igualmente dependiente de Interior, donde se habla de la Comisaría Local de Vivero.

El nomenclátor oficial a través del que se establecieron legalmente los topónimos gallegos fue elaborado por la Comisión de Toponimia de la Xunta de Galicia. Concretamente, el decreto que se refiere a los nombres oficiales de los municipios, territorios y núcleos de población de la provincia de Lugo fue publicado por el Diario Oficial de Galicia, con fecha 25 de enero del 2000.

Errores habituales
Los errores relacionados con las denominaciones legales de provincias, concellos, parroquias y lugares de Galicia no son extraños. Hasta no hace mucho, las webs del Instituto Geográfico Nacional (IGN) y del Centro Nacional de Información Geográfica (CNIG), dependientes del Ministerio de Fomento, también presentaban problemas lingüísticos en el uso de la toponimia gallega en algunos servicios. Otero del Rey, Germade, Pedrafita del Cebrero o Jove son algunos topónimos que han sido corregidos.

Graves problemas que merecen la atención de la prensa
Nota del Editor 17 Agosto 2007

Vaya notición. Pero ante la sistemática erradicación del español no podemos permanecer con los brazos cruzados.

En primer lugar, es absolutamente anticonstitucional que los topónimos en las comunidades autónomas con lengua "propia" sean en tal lengua los únicos oficiales, por mucho que digan algunos miembros del tribunal constitucional, pues según el artº.3º, al no haber deber de conocer las lenguas "propias", no pueden imponerse los topónimos en tales lenguas, y menos aún cuando esos topónimos se utilicen en otras partes.

En segundo lugar, hay topónimos que no se han traducido a la lengua propia, por ejemplo, Santiago de Compostela, y nadie se queja.

En tercer lugar, es absolutamente anticonstitucional que los accidentes geográficos en las comunidades autónomas con lengua "propia" se utilicen en tal lengua, por las mismas razones que en el primer punto.

En cuarto lugar, es absolutamente anticonstitucional que las denominaciones de las entidades regionales así como sus cargos políticos y administrativos en las comunidades autónomas con lengua "propia" se utilicen en tal lengua,  por las mismas razones que en el primer punto.

En quinto lugar, es una irresponsabilidad financiar los medios de comunicación de las regiones con lengua "propia" para que se dediquen a estas gilipolleces. No tarderemos en ver a la policía autónoma y a la policía municipal de estas regiones con lengua "ropia", acompañados por elementos en nómina pública de los servicios inquisitoriales y "normalizadores" lingüísticos,  imponer multas a los ciudadanos por decir La Coruña, Arteijo y así está lo que queda de España.

A los creyentes, que Dios les coja confesados.

ETA termina su reestructuración
Periodista Digital 17 Agosto 2007

En el complicado mundo de la clandestinidad es frecuente que una instrucción tarde un tiempo considerable en llegar al destinatario último. Esto es lo que le ha ocurrido a ETA con la orden imperativa de reactivar de inmediato la Kale Borroka.

Como ya avancé en exclusiva en Periodista digital, y posteriormente comentaron otros medios, la banda terrorista se encuentra en este momento en una fase de parón técnico, cuyo objetivo es reorganizar las estructuras dañadas por los últimos golpes policiales, analizar las causas de dichas caídas, seleccionar uno o varios atentados de impacto y transmitir nuevas instrucciones. En tanto este proceso, ya avanzado, se culmina, era previsible que se activara la kale borroka, cosa que ocurre en cada momento de inactividad voluntaria o forzosa de los terroristas.

ETA está totalmente desorientada. Su miedo a las infiltraciones hace que todos desconfíen de todos. Las autoridades francesas tienen como objetivo golpear a la banda con dureza, ya que desde hace unos meses, y sin que el hecho haya trascendido en gran medida a los medios de comunicación española, las localidades turísticas del departamento de los Pirineos Atlánticos, lo que ETA llama País Vasco francés, está sufriendo una auténtica oleada de actos de kale borroka contra bienes relacionados con el turismo, producidos por grupos cercanos a la rama francesa de ETA, Iparretarrak. La ministra de interior francesa, que es natural de la zona y conoce como nadie el problema, está impulsando instrucciones al respecto, cuyo común denominador es la tolerancia cero. Todo ello va asfixiando a ETA en su otra hora santuario francés.

Mientras, ETA intenta reorganizarse. Los problemas ahora son más importantes que nunca. Los miembros de la banda están dispersos en distintas localidades, a menudo distantes entre ellas y alejadas de sus tradicionales feudos del País Vasco Francés con lo que su sentido de identidad y sus posibilidades de comunicación se complican.

Tienen repartidas entre los miembros una considerable cantidad de armamento, sobre todo armas cortas, pero el grueso del material está escondido en una serie de zulos hasta ahora considerados seguros, y que con la caída de Juan Cruz Maiza han dejado de serlo. Los etarras sospechan que las fuerzas antiterroristas controlan ya parte de estos emplazamientos, y que sustraer de los mismos cualquier material puede suponer una nueva serie de caídas en cadena.

En estas circunstancias, deberán hacer uso del material acumulado en el segundo grupo logístico. Los aparatos de ETA suelen estar toscamente diseñados con el objeto de que si cae parte de de infraestructura, en un tiempo relativamente corto existan sustitutos que cojan las riendas. En el caso de la logística, a este grupo de personas se les suele dotar de una parte del material disponible para su custodia en nuevos escondites desconocidos por la estructura principal del aparato de logística, lo cual permite mantener una cierta operatividad a pesar de las caídas.

Las fuerzas de seguridad buscan ahora una pieza clave de la estructura terrorista: Su laboratorio. ETA se ha esmerado en la producción de explosivos a partir de elementos relativamente comunes y fáciles de conseguir. Estos productos, una vez tratados debidamente en un laboratorio, pueden convertirse en potentes explosivos. La existencia del laboratorio ha quedado confirmada en los vídeos propagandísticos incautados a la banda antes del fin de la tregua. Golpear a este sub aparato supondría dar un revés importantísimo a ETA.

Entretanto, ETA intenta formar a los acólitos huidos de las últimas operaciones para cubrir las bajas. Estudia la posibilidad de hacer llegar a algún grupo “limpio” instrucciones y armamento para atentar sin ser detectados. Hace frente a los nuevos problemas logísticos que supone tener a la militancia dispersa en varios países, muchas veces desconectados entre sí, y esperan con avidez que le llegue la autocrítica de los últimos detenidos para saber qué han declarado y qué parte de la estructura y militancia ha quedado tocada.

Por su lado, la Guardia Civil y la Policía Nacional prosiguen con su trabajo. No es de extrañar que pronto se descubra algún otro almacén de explosivos, e incluso que se produzcan nuevas y significativas detenciones. También se avanza en la línea de los implicados en la Kale Borroka. El próximo otoño será muy movido.

Juan Frommknecht Lizarraga, experto en materia antiterrorista

Ley de banderas: todos contra el PP, todos contra Basagoiti
Redacción MinutoDigital 17 Agosto 2007

Basagoiti ha cometido, según nacionalistas y socialistas, uno de los pecados más graves que se pueden cometer en terrirotio separatista: pedir que se cumpla la ley y que la bandera de España se coloque en la fachada de los edificios públicos del País vasco.

Hace unos días, Basagoiti decía que ‘la bandera de España era tan bilbaína como la Ría o el Pagasarri’ y que siendo así, debería colocarse permanentemente en la fachada del Ayuntamiento de Bilbao.

“Pedir el cumplimiento de la ley no es crispar”, considera Basagoiti, quien destaca que “la Junta de Gobierno está obligada” a acatar la resolución del Tribunal Supremo con relación a la colocación de la bandera española en los edificios públicos. “Si no, tendrán que responder a las consecuencias judiciales que puede provocar no hacer caso de la legislación”, ha advertido.

Basagoiti ha asegurado que “una decisión de este tipo no es” algo “particular de Azkuna y sí del partido” (PNV), por lo que, avanzó, el PP “responsabilizará de las consecuencias de la decisión” final a “la Junta de Gobierno en su conjunto y no al alcalde únicamente”. En ese sentido, ha señalado que el Tribunal Supremo dicta que la bandera española “debe utilizarse siempre, con carácter permanente y obligatorio, fuera y dentro de los edificios oficiales, también de la administración municipal e independientemente de que al mismo tiempo se exhiba o no la correspondiente bandera local y autonómica”.

LOS RADICALES
Miembros de ANV han instado al alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, a no izar la bandera española en el Ayuntamiento puesto que “nadie la quiere” y “muy pocos bilbaínos la tienen en su casa”, y han pedido que sea la ikurriña la que ondee “porque la aceptan todos, incluidos los del PP”. En una rueda de prensa celebrada a pie de calle en Bilbao, los miembros de ANV Zuriñe Zorrozua, Borja Sarrionandia-Ibarra y Txetxu Rojo, los tres primeros nombres de la candidatura para el Ayuntamiento de Bilbao anulada en las pasadas elecciones del 27 de mayo, han indicado que izar la bandera española generaría “un enfado entre la ciudadanía que nadie desea”.

“La bandera española no tiene ninguna relación con Bilbao y mucho menos con la Ría y el Pagasarri”, ha señalado Sarrionandia-Ibarra en referencia a unas declaraciones realizadas por el portavoz del PP en Bilbao, Antonio Basagoiti, en las que estableció dicha unión. “Todos los vascos sabemos de sobra lo que significa la bandera española. Representa la represión y la negación al derecho a decidir”, ha añadido Sarrionandia-Ibarra, quien ha afirmado que “es la única que acarrea confrontación”.

LOS SOCIALISTAS
El delegado del Gobierno en el País Vasco, Paulino Luesma, ha apelado a que se cumpla la ley en relación a la colocación de banderas en los edificios oficiales, pero promoviendo una “convivencia sosegada y evitando encrespar los ánimos con polémicas de este tipo”.

Feijoo anuncia que el PP pactará con los nacionalistas
Redacción MinutoDigital 17 Agosto 2007

Alarma que el PP esté dispuesto a colaborar en la conversión del Congreso en una cámara donde no esté representada la soberanía nacional del pueblo español, sino los diversos territorios de España. Si la dirección del PP no ha rechazado la propuesta de Miguel Sanz para que su formación tenga un grupo propio en el Congreso de los Diputados, en lo que no es más que una aceptación de los principios del nacionalismo, bajo la disculpa de que “la voz de Navarra en el Congreso no puede estar exclusivamente en el representante de Nafarroa Bai”, alarma aún más la postura de Núñez Feijoo.

El líder del PPdeG ha invitado de nuevo al BNG a pactar con los populares. Esta es la doctrina que parece triunfar dentro del PP de Galicia y por lo que se ve, no sólo en Galicia. “CIU, PNV y Coalición Canarias lo tiene asumido desde hace mucho y pactan con quien gana las elecciones, y aquí una parte del BNG estaría dispuesta a aceptar este supuesto”, manifestó Feijoo. En este sentido, aludió directamente al BNG, al que invitó a “decidir si quiere ser el camillero y flotador del PSdeG o ser un actor político en la comunidad”. Así, afirmó que la política de alianzas “va a depender mucho de la madurez de los partidos”.

Teniendo en cuenta que el PP difícilmente obtendrá una mayoría absoluta en las siguientes elecciones generales, sería conveniente para los electores conocer si Rajoy secunda la postura de de Núñez Feijoo, que da por buenos los pactos y alianzas del PP con los nacionalistas, con tal de volver a recuperar el poder.

Buesa tacha a Uriarte de «colaboracionista» de ETA
S. E. ABC 17 Agosto 2007

MADRID. La homilía pronunciada el miércoles por el obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte, ha caído como una losa. Defendía el prelado un «acuerdo» con ETA en el que «todas las partes tengan que recortar sus legítimas aspiraciones», como si la banda terrorista y el Gobierno (o la sociedad española) pudieran colocarse exactamente a la misma altura. Las reacciones a estas palabras, tan contradictorias además con las pronunciadas el mismo día en Bilbao por el obispo vecino, monseñor Ricardo Blázquez, no se han hecho esperar y llegan desde distintos sectores sociales.

El historiador y miembro del Foro de Ermua, Fernando García Cortázar, considera que las declaraciones de Uriarte son más propias de un «político nacionalista» que de un prelado, por lo que, en su opinión, la Conferencia Episcopal debería «desautorizarle», informa Servimedia.

García Cortázar, sacerdote jesuita, mostró su sorpresa ante el lenguaje empleado por el prelado de San Sebastián, pues «recoge las aspiraciones de los terroristas» y «no oponerse a la barbarie es una forma más de barbarie, y en ésta -denunció- incurre Uriarte». «Una organización terrorista no tiene aspiración legítima alguna y, por supuesto, nunca podrá hablarse de una organización que mata como interlocutora de un proceso de paz», añadió.

«La encarnación del mal»
El presidente de esta misma plataforma, Mikel Buesa, tachó a Uriarte de «colaboracionista de ETA» por defender una solución al terrorismo en el que se dé satisfacción a las aspiraciones de la banda.

Buesa recordó que las palabras del prelado son contrarias a la doctrina de la Conferencia Episcopal, que ha identificado el terrorismo con la «encarnación del mal». «Ninguna persona con una mínima decencia y conciencia, y menos un obispo de la Iglesia Católica, debería convertirse en defensor de los terroristas, pero, lamentablemente, en este caso es así», sentenció.
Por su parte, el ex párroco de Maruri (Vizcaya) y miembro del Foro El Salvador, Jaime Larrínaga, se sintió «apenado» ante el hecho de que Uriarte «anteponga el nacionalismo a nuestra sensibilidad cristiana» y no tenga en cuenta que no se puede «ni negociar ni hablar» con los terroristas.

Desde el mundo de la política, la eurodiputada del PSOE Rosa Díez calificó de «impresentable» la actitud de Uriarte por «equiparar víctimas y verdugos». En una entrevista concedida a Onda Cero, Díez criticó a la jerarquía eclesiástica vasca: «El silencio o la complicidad terminológica -dijo- ha favorecido que mucha gente siga viendo a ETA como unos chicos equivocados pero con un objetivo digno de defensa».

El Instituto de Derecho Público, contra los «blindajes» del agua Advierte del «problema político» que se avecina con los estatutos
ABC 17 Agosto 2007
MADRID. La incorporación de la problemática del agua a las reformas estatutarias podría «constituir un problema de orden político», si continúa primando la lucha por la propiedad de este recurso, en lugar de que se imponga por encima de todo lo demás un «uso racional y solidario», según un informe del Instituto de Derecho Público, informa Efe.

Esta es la tesis principal que aparece recogida en la valoración general -escrita por el catedrático de Derecho Administrativo Joaquín Tornos-, que introduce el Informe de las Comunidades Autónomas 2006 elaborado por dicho instituto,
Si bien, el catedrático puntualizó que «en ocasiones» las cuestiones estatuarias quedan reducidas a meras declaraciones de voluntad sobre cómo gestionar el agua. Sin embargo, Tornos advierte de los problemas políticos que podrían aparecer en el momento en el que esas ideas se pongan en práctica. Un momento crítico que pondrá en evidencia a los órganos competentes que deberán decidir cómo deben adoptarse «decisiones concretas sobre su administración».

En esta línea, Tornos subrayó que las reformas estatutarias han generado un «efecto de emulación y de confrontación entre comunidades limítrofes o con intereses sobre las mismas cuencas». Un enfrentamiento que ha quedado en evidencia ante los números recursos de inconstitucionalidad contra estatutos que ya habían sido aprobados, consideró el catedrático. Asimismo, la guerra política en la intención, hecha pública por varios Gobiernos autonómicos, de impugnar las previsiones que aparecen en los proyectos de las nuevas reformas.

Todos quieren «su» agua
El autor del informe recuerda que en la actualidad ya hay cuatro estatutos (Comunidad Valenciana, Cataluña, Andalucía y Aragón), que ya han sido aprobados, así como el de Castilla-La Mancha, que continúa su trámite en el Congreso, incluyen en su articulado alusiones directos a este tema desde diversas perspectivas, muchas veces hablando del agua como una propiedad. En un análisis comparativo sobre la cuestión del agua, el informe destaca que Andalucía reclama como competencia exclusiva la cuenca del Guadalquivir que transcurre por su territorio, Aragón establece una cantidad mínima del caudal del Ebro que debe quedar garantizada para la Comunidad.

Por otra parte, frente al artículo 17 del Estatuto de la Comunidad Valenciana, que se limita a «garantizar el derecho de disponer de abastecimiento de agua de calidad», el artículo 117 del catalán certifica la participación de la Generalitat «en la planificación hidrológica y en las cuencas de gestión intercomunitarias». En el caso de la reforma del estatuto castellano-manchego, se fija el año 2015 como fecha de caducidad para el trasvase Tajo-Segura.

Por todo ello, el catedrático concluyó que la «atención especial» prestada por las nuevas reformas estatutarias al tema del agua supone, en la práctica, que la reivindicación «de la propiedad de este recurso» prime sobre el interés general. La Federación Nacional de Comunidades de Regantes (Fenacore) coincidía la pasada semana, como ya publicó ABC, con la tesis de Tornos. En un análisis sobre los estatutos, Fenacore advertía que es «inadecuado» dividir los ríos con carácter artificial por tramos autonómicos, -como establece el estatuto andaluz con el Guadalquivir- estableciendo cada región un régimen diferente para el caudal que atraviesa su territorio, o los plazos impuestos, hasta el 2015, como fecha que ponga fin al acueducto del Tajo-Segura.

Recortes de Prensa   Página Inicial