AGLI

Recortes de Prensa    Miércoles 29 Agosto   2007

Nada de rendir cuentas
Lorenzo Contreras Estrella Digital 29 Agosto 2007

Una de las grandes cuestiones políticas irresueltas durante el mandato de Zapatero ha sido la rendición de cuentas ante la institución parlamentaria. Ante ella se han tramitado numerosos asuntos, leyes y proyectos, pero la sistemática petición de que el Gobierno confiese al Parlamento una parte sustancial de lo que negocia con ETA, por ejemplo, o de lo que emprende en política exterior con carácter polémico, ha sido desoída. Ahora acaba de saberse por el primer ministro francés François Fillon que Zapatero le ha confesado haber cometido un grave error con su política de regularizaciones masivas de inmigrantes, generadoras del temible “efecto llamada” que ha convertido a España, y en buena parte también a Europa, en una falsa tierra de promisión.

El ministro Moratinos ha neutralizado esta confidencia presentando con las mejores tintas y los mejores perfiles del acierto esa desventurada equivocación. Y, naturalmente, el Parlamento se ha tenido que enterar por los medios de comunicación de los verdaderos estados anímicos de los gobernantes, sin previo debate aclaratorio.

El ministro del Interior, Pérez Rubalcaba, por su parte, cuando confiesa que Batasuna no puede ni encargar un café sin permiso de ETA, no descubre nada que no se sepa o se sospeche con pleno fundamento, pero sí acredita el auténtico origen del fracaso de las conversaciones, negociaciones o diálogos secretos del Gobierno con la banda terrorista, es decir, la base falsa en la que han venido sustentándose y, por tanto, condenándose al fiasco, los llamados intentos de pacificación. Al Parlamento se le ha contado lo que algunos llaman “milongas”, con lo cual la opinión ciudadana se ha encontrado completamente en ayunas.

Alguien podría preguntarse si no habría sido más lógico, y con posibilidad de cobertura dialéctica, haber planteado estas realidades ante el Congreso. Pero no. Lo lógico ha sido la práctica de una política de ocultación por parte del Gobierno y concretamente de Zapatero, predispuesto siempre a delegar en su entorno ministerial o en su escudero Pepiño Blanco la versión parcialmente mentirosa de lo que acontece. Falsa explicación, por supuesto, digan lo que digan Moratinos o especialmente la vicepresidenta Fernández de la vega, ya que se trata de modalidades del mutismo oficial, evasivas y retorsiones de lo que sucede en las profundidades del poder, mientras Zapatero se esconde en sus repliegues.

En la actualidad impera un delicado asunto: qué hacer con la Asociación nacionalista Vasca (ANV), convertida cada día con mayor evidencia en una franquicia de ETA. El argumento que defiende el actual “statu quo” es que conviene andarse con pies de plomo, no cometer resbalones en la ejecución de una política represiva, no ilegalizar la totalidad de la sucursal etarra hasta que la presente evidencia se convierta en evidencia oficial reconocida, Harán falta más bombas, qué duda cabe. El Gobierno, evidentemente, tiene miedo a manifestar su verdadera imagen errática a sólo unos meses de las elecciones generales. Si el presidente del Gobierno tuviera desgraciadamente que empezar, cosa probable, a presidir entierros de víctimas de ETA, su deterioro político sería manifiesto. Y en la actualidad, ilegalizar lo que de ANV queda tras su entrada a medias en el mundo institucional, representaría para el Gobierno no tanto una lúcida rectificación, sino la más clara expresión de que la opinión pública española ha venido siendo estafada, naturalmente en detrimento general de la nación española.

La peligrosa amistad de Zapatero
JAVIER ZARZALEJOS EL Correo 29 Agosto 2007

Lo mejor que ha tenido Rodríguez Zapatero en esta legislatura han sido sus amigos. No me refiero a sus aliados parlamentarios oficiales como Izquierda Unida, Esquerra Republicana, el Bloque Nacionalista Gallego, mimbres todos ellos de las combinaciones de gobierno tejidas por los socialistas. Me refiero a quienes han demostrado ser sus amigos de verdad, ésos que a uno le acompañan en los momentos difíciles, le sacan de un apuro si llega el caso, comparten horas de confidencias, no piden nada, ni siquiera cuentas de aquello por lo que pagan. De esos amigos verdaderos que nada esperan a cambio, Rodríguez Zapatero ha tenido dos: uno, Josu Jon Imaz; otro, Artur Mas. Líderes ambos de los llamados nacionalismos moderados vasco y catalán, han sido acompañantes insustituibles del presidente del Gobierno en sus grandes y fallidas apuestas de la legislatura, por orden de aparición, la revisión estatutaria en Cataluña y el extravagante proceso de paz a cuenta del alto el fuego de ETA basado en la negociación política con la banda, vía Batasuna.

Aunque la historia está ahí, ahora cuesta creer que fuera Artur Mas el que salvara 'in extremis' el proyecto de nuevo Estatuto catalán rescatando de esta forma a Rodríguez Zapatero del pantanal en el que se había metido. Recuérdese que no mucho antes, en la campaña electoral catalana, Rodríguez Zapatero se había venido arriba asegurando que aceptaría lo que viniera del Parlamento de Cataluña. Mas, que había empezado su gestión como líder de CiU teniéndose que defender de la acusación de corrupción al 3% lanzada por Pasqual Maragall, pareció apoderarse de la escena política catalana con su acuerdo con Rodríguez Zapatero después de encuentros no publicados entre ambos y de una larga sesión negociadora en La Moncloa, famosa ya por los muchos cigarrillos que los interlocutores quemaron en el empeño. Mas creyó entender que, en aquella tarde en La Moncola, su apoyo a Rodríguez Zapatero en semejante trance alumbraba la 'sociovergencia', de modo que CiU volvería al poder a costa del cambio de pareja de los socialistas en Cataluña.

Con la perspectiva que da el tiempo, hoy puede decirse que Artur Mas ha demostrado ser un amigo de Zapatero particularmente sacrificado. Los compromisos que creyó contraídos por el presidente no se materializaron, algo que, por otra parte, no debía sorprender a Mas, pues si él estaba negociando en La Moncloa era precisamente porque el jefe del Gobierno había incumplido un compromiso anterior de decir amén a lo que le viniera de las instituciones catalanas. El caso es que Artur Mas se ha encontrado con que de 'sociovergencia', nada, sino vuelta al tripartito con ERC -contenida hasta después de las elecciones generales-, habiendo sostenido este partido el 'no' al nuevo Estatuto. Tampoco el ascenso fulgurante en el liderazgo de Mas que aquel acuerdo parecía impulsar ha sido tal. Bien al contrario, Mas está presidiendo la sistemática expulsión de todas las escasas parcelas de poder que retenía a manos de un tripartito implacable, su liderazgo nunca ha estado más puesto en duda en medio de tensiones en la coalición con Unió Democrática, que se han hecho evidentes. En tales circunstancias, hay que reconocer que lo que tuvo más mérito fue que el líder de Convergència acudiera al notario para dar fe de que no pactaría con el Partido Popular. Por otra parte, aún hoy, para salvar a Zapatero y de paso la cara, se sigue alimentando -también desde CiU- esa leyenda urbana que habla del 'montillazo', el supuesto golpe de mano del candidato socialista, José Montilla, para reproducir el tripartito en contra de los deseos de Rodríguez Zapatero y que a estas alturas de la trayectoria del presidente del Gobierno forma parte de los relatos inverosímiles tejidos en torno a él para acolchar sus responsabilidades.

Nada habría que objetar a la alternancia en Cataluña y menos todavía si la alternancia traslada a la oposición a un nacionalismo con vocación de constituirse en régimen, incompatible con la pluralidad y victimista hasta el tedio. Lo que ocurre, sin embargo, es que el tripartito catalán no ha sido la alternativa a CiU, ha sido su heredero, y que Rodríguez Zapatero ha llevado a cabo esta operación promoviendo al nacionalismo guerracivilista, independentista de plano, desleal y radicalmente insolidario de ERC. Ni Mas, ni CiU -y tampoco Durán Lleida por más que lo intente- tienen cabida en el proyecto radical promovido por Rodríguez Zapatero allí donde las combinaciones parlamentarias lo permitían matemáticamente. De ahí el atractivo que el precedente catalán ejerce sobre los socialistas vascos y la manera en que éstos han venido fantaseando con la reproducción de un tripartito en Vitoria en el que la izquierda abertzale se pondría la barretina. Lo explicaba en tiempos mejores un destacado dirigente socialista vasco para quien un «escenario de pacificación» podía conducir a que «el PSE lidere coaliciones más transversales sin el PNV ni el PP».

Desde esta perspectiva puede contemplarse el caso de Josu Jon Imaz y el paralelismo con Artur Mas que presenta su trayectoria en relación con Rodríguez Zapatero. Porque se trata de otro líder nacionalista que ha rendido al presidente del Gobierno servicios impagables pero que, de nuevo, tocado por la mano de aquél, afronta un futuro extremadamente problemático. Imaz ha resultado decisivo para que Rodríguez Zapatero pudiera desarrollar su estrategia -si es que la tenía- en la negociación con ETA. Imaz aportó a Zapatero credibilidad, escoltó a los socialistas en su negociación política con la banda a través de Batasuna y, ya roto el alto el fuego, ha contribuido en no pequeña medida a limpiar la escena para limitar el daño político al Gobierno. Su fluida relación con el presidente del Ejecutivo fue presentada como una garantía de que las cosas iban por el buen camino. A ello contribuían los elementos modernizadores que Imaz ha aportado al discurso soberanista del nacionalismo marcado por el pacto de Lizarra, y la voluntad del presidente del EBB de poner orden en la patológica relación de su partido con la izquierda abertzale y el terrorismo de ETA.

En el caso de Imaz es cierto que el PNV no ha perdido poder. A diferencia de Cataluña, aquí el tripartito lo tiene Ibarretxe registrado a su nombre, Batasuna no parece camino de convertirse en la ERC vasca que desean los soñadores de coaliciones transversales y, además, la representación con que cuenta el PP limita la capacidad de movimiento de los socialistas. El problema para Imaz es que su partido retiene o incluso aumenta su poder -ahí está el caso de Álava- pero en dirección contraria al proyecto que parece defender para el nacionalismo el actual presidente del EBB. Hay mucho de paradójico en la comprobación de que Imaz -un indiscutible activo que Zapatero no ha dudado en utilizar- es una especie política demasiado vulnerable al cambio climático en la política vasca que ha provocado la política del presidente del Gobierno. No es casualidad que las dificultades de Imaz se hayan manifestado en toda su crudeza cuando la izquierda abertzale proetarra vuelve a las instituciones precedida por las invectivas de ETA contra el presidente del PNV en más de un comunicado. Le guste o no, el liderazgo de Imaz es producto de una situación en la que ETA-Batasuna había dejado de estar presente en las instituciones, de manera que ni el PNV sentía su amenazador aliento en la nuca, ni podia contar para los planes soberanistas de los jelkides más excitables.

Siendo esto así, Josu Jon Imaz se encuentra ahora como víctima de la 'batasunización' de la política vasca -'jaiak eta borroka', ya se sabe- de la mano del retorno de ETA-Batasuna a las instituciones. Y la lógica interna de esta situación provocada por la recuperación de la presencia institucional de la izquierda abertzale resulta clara: si éste es el nuevo decorado, los actores que han de protagonizar la representación son los nostálgicos de Lizarra con la esperanza recuperada. En eso están.

El Gobierno amaga contra ANV
Editorial ABC 29 Agosto 2007

EL atentado de ETA en Durango ha movido por fin al Gobierno y a la Fiscalía General a reabrir el debate sobre la vinculación entre Acción Nacionalista Vasca y Batasuna y, por ende, sobre su sumisión a los fines y objetivos de la banda terrorista. En los últimos días, y a la vista de que ANV se ha negado a condenar ese atentado, relevantes miembros del Gobierno han coordinado sus mensajes para lanzar a ese partido, de forma más explícita que velada, una doble advertencia: primero, que se puede abonar el terreno para instar su ilegalización al Tribunal Supremo por medio de las correspondientes demandas al amparo de la ley de Partidos; y, segundo, que queda activada la vía penal a través de la Fiscalía de la Audiencia Nacional para determinar si existen indicios de lo que es una evidencia en el ánimo de muchos millones de ciudadanos, que ANV es una formación manejada por el complejo terrorista ETA y que, en efecto, ahora -como antes- hay elementos suficientes para justificar la suspensión judicial de sus actividades, como ya ocurrió con Batasuna en 2002.

Bienvenido sea este mensaje de aparente firmeza del Gobierno, que debe plasmarse cuanto antes en las «consecuencias jurídicas» auguradas por el ministro del Interior para el futuro de ANV. Bienvenido sea pese a que la reacción del Gobierno ha resultado tardía y con ANV cómoda e irreversiblemente instalada en muchos ayuntamientos. Lo malo es que, una vez más, la reacción del Gobierno parece condicionada a intereses exclusivamente «políticos» y no a motivaciones jurídico-técnicas basadas en el cumplimiento estricto de la ley. Sólo cuando José Luis Rodríguez Zapatero ha constatado -ahora sí- el retorno de ETA al coche-bomba (no así a otras facetas de su actividad terrorista, como su rearme o la extorsión, porque jamás las abandonó ni tuvo intención de hacerlo) y sólo cuando ha asumido que los efectos de su errática política antiterrorista y de su ingenuo «proceso» pueden resultar demoledores para los intereses electorales del PSOE, ha decidido cambiar de rumbo, al menos en apariencia.

Como primera providencia, y si su propósito es recuperar la credibilidad perdida, el Gobierno tiene ahora la obligación moral de demostrar a la opinión pública que la ofensiva que hoy bosqueja contra los herederos de Batasuna no es un farol estratégico con fines electoralistas, ni un amago inofensivo para no golpear a la hora de la verdad. Zapatero debe dar un paso adelante y demostrar que las advertencias tampoco son un espejismo basado en simples gestos con el único objetivo de lavar su imagen por los errores cometidos. Hace ya tiempo que Zapatero debió haber aprendido la lección de que ante ETA son inútiles el tacticismo de corto plazo, los movimientos reactivos y oportunistas, la complacencia, las cesiones y la falta de firmeza, la utilización caprichosa de la ley, el desdén hacia las instituciones y, sobre todo, el desprecio a las víctimas.

Ahora, aunque sea de manera retardada, Zapatero tiene una ocasión perfecta para admitir que se equivocó.
Pero aun en la hipótesis de que el debate sobre la suspensión o la ilegalización de ANV no haya sido reabierto en falso por el Ejecutivo -lo que se verá durante las próximas semanas-, Zapatero seguiría en deuda con la sociedad. Aún tiene muchas explicaciones que dar sobre los argumentos de peso jurídico que ahora enarbola y que antes arrinconó de manera irresponsable, cuando el diálogo con ETA era prioritario sobre la aplicación rigurosa de la ley, o sobre la lealtad con la oposición. También debe explicar la contradicción en que incurren quienes hoy parecen intuir con nitidez el fondo real de ANV y ayer, en cambio, justificaban la imposibilidad jurídica de actuar contra todas y cada una de las listas ese partido. O explicar cómo es posible que el Gobierno llegara incluso a nutrir de argumentos victimistas a los proetarras, como lo fue la torpe equiparación de la ley de Partidos a un «guantánamo» electoral. Y desde luego, cabe preguntarse qué explicación merecen las víctimas del terrorismo, o el Partido Popular, que durante tres años han sido acusados de utilizar espuriamente el terrorismo como arma arrojadiza para hacer oposición «desde las vísceras», cuando resulta que ahora el PSOE alcanza la misma conclusión que ellos. Para saciar sus «ansias infinitas de paz», Zapatero inició el más errado de los caminos. Los españoles pagarían muy caro que ahora se equivocara de nuevo.

Suspense y terror
POR CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 29 Agosto 2007

ETA juega macabramente al suspense. Terrible triángulo el que va de Huelva a Durango y Castellón. Las acciones no culminan o se resuelven casi testimonialmente. Se trata de actores imberbes, se dice. ¿Críticas, formas de consolarse...? El comando cruzó la piel de toro hasta la frontera con Portugal y desistió al advertir controles. Dejaron la firma de ETA. Lo mismo que, días después, el usuario de un taxi. La carga de Durango habría podido causar daños comparables a los de los más graves atentados... La provocación ha sido obvia. La exhibición, calculada. La carga ha estallado en el terreno de la Guardia Civil. Un aviso demoniaco. La explosión de Castellón ha sido más que retórica: como si se hubiera querido ganar un récord.

En unos días, la sociedad española ha pasado de pensar en la impericia «técnica» de los jóvenes criminales a considerar los hechos como el peor de los augurios. Como si ETA quisiera decirnos cuáles son sus poderes una vez disfrutado el «proceso de paz». ¿Acaso no habíamos llegado a enterarnos de los robos de enormes alijos de pistolas y material explosivo? Incluso no es descabellado pensar que ha habido aprovisionamientos, de los que no hemos llegado siquiera a tener conocimiento.
Rubalcaba se pone la venda antes de la tragedia. Y Zapatero profetiza que el destino de ETA es el fin de la violencia. No aclara si ganando ella o nosotros. Con este modo de terminar con el alto el fuego, propio de un autor de guiones de terror, ETA/Batasuna está consiguiendo que la sociedad española, de norte a sur, de este a oeste, esté en vilo. A mí me gustaría pensar que todos estos crímenes fallidos no responden a un cálculo, aunque, pensándolo bien, ¿quién podría convencerme de que no va a tener «éxito» el próximo intento? Quiero decir que, en todo caso, esta organización que lleva años negociando y dialogando con el Gobierno, y a la que éste ha permitido entrar en los ayuntamientos a través de Acción Nacionalista Vasca, ha vuelto a aterrorizar a la sociedad española al crear un clima de suspense que, en cualquier momento, puede resolverse una vez más en masacre, sin que ello nos libere de otros nuevos y terribles temores..

Rubalcaba
Vuelve el ministro suicida
GEES Libertad Digital 29 Agosto 2007 29 Agosto 2007

Alfredo Pérez Rubalcaba ha vuelto de vacaciones de la misma forma en que se fue: inmolando su prestigio político por los apaños de ZP con los terroristas. Esta vez ha sido a propósito de la legalización de ANV, tema en el que de nuevo el ministro sirve de escudo humano. Mientras ZP aún sestea de vacaciones, Rubalcaba sigue quemando el prestigio que, pese a todo, aún le quedaba en medios políticos y periodísticos.

HB fue creada por ETA en 1978 con dos objetivos estratégicos. En primer lugar, atraer, aglutinar y controlar el voto nacionalista radical, muy fragmentado después del rosario de escisiones que culminó en la crisis de ETA-pm. En segundo lugar, HB nació para desestabilizar desde dentro las instituciones democráticas. Su presencia en las instituciones busca minarlas, deslegitimarlas y paralizarlas. Rubalcaba lo sabe bien; defendía esto durante los años en que ZP permanecía silente en su escaño, y los socialistas usaban el crimen de Estado contra el entramado etarra.

Ni una sola de las personas que han participado y participan en la lucha antiterrorista ponen en duda que HB, EH, Batasuna o ANV son el frente institucional de ETA. El Ministerio del Interior rebosa de informes al respecto. Informes que Zapatero despreció: legalizó ANV, no por imposibilidad policial o judicial, sino por los pactos suscritos voluntariamente con ETA. En vez de usar los resortes del Estado contra los etarras, ZP los usó a favor del frente institucional de ETA. Y a la cabeza de esta maniobra puso a su ministro suicida, aquel capaz de sacrificar cualquier resto de prestigio político o profesional que pudiera quedarle para tapar los inconfesables apaños de su jefe con los asesinos etarras.

De la virtud cívica de Rubalcaba lo sabíamos casi todo, especialmente tras los tres días de marzo de 2004. Ahora tenemos la certeza de su afán por inmolarse por un presidente que pasará a la historia como uno de los más nefastos de la historia de España. Tras regresar de las vacaciones de verano, Rubalcaba vuelve a unir su figura a la de ZP hasta las últimas consecuencias y responsabilidades: Sean éstas del tipo que sean, Rubalcaba no podrá decir que la cosa no iba con él.

Por detrás de ANV
TONIA ETXARRI EL Correo 29 Agosto 2007

Se han torcido tanto las cosas desde que ANV, ese partido republicano que condenó una vez la violencia en 1977, decidió hacerle el favor a Batasuna, este año, y ocupar el espacio electoral que la Justicia le denegaba al grupo de Otegi, que ahora la Fiscalía de la Audiencia Nacional quiere pasar los deberes a limpio. La Justicia podría haberse puesto a trabajar sobre el terreno de ANV, a partir del minuto uno en que esta formación decidió presentarse a los comicios en los que, por cierto, ganó 187.000 votos (contabilizados entre los válidos y los nulos) pero el ambiente político marcaba otra dirección. No eran pocos los que pedían al Gobierno que la Justicia actuase contra lo que ya se consideraba el 'señuelo' de Batasuna, entre otras cosas porque los propios dirigentes de la ilegalizada formación reivindicaban su padrinazgo político sobre ANV. Pero el Gobierno alegaba, entonces, la falta de pruebas mientras que la oposición se quedaba con la sensación de que esas pruebas no se estaban buscando.

Pero en cuanto ETA rompió su tregua con las arcas llenas de explosivos, intentando matar en cinco ocasiones frustradas por la acción policial, ANV se quitó el maquillaje electoral y ahora no sólo desfila detrás de Permach en las manifestaciones y no condena las últimas salvajadas terroristas sino que las justifica hablando de la agresión de los Estados español y francés.

Parece evidente que el atentado de Durango y los posteriores intentos de la banda de provocar una matanza, han provocado cierta corrección en los mensajes políticos contra ANV. Sólo el Gobierno vasco insiste en que la ilegalización de esta formación no va a servir más que para alejarnos de la solución. Pero el ejecutivo de Zapatero tiene esa posibilidad en estudio sobre la mesa, a la espera de que se tengan «elementos» de prueba, como dijo el ministro Rubalcaba.

Dice el Gobierno, el de aquí y el de allí, que la negativa a condenar el último atentado de ETA es insuficiente para proceder a su ilegalización. Y, desde el punto de vista jurídico, tienen razón. Tanto es así que, de hecho, la condición que pesó, en su día, sobre la ilegalización de Batasuna, no fue su justificación de los actos terroristas sino su pertenencia al entramado de la banda terrorista. Quizás por esa razón, ahora la Fiscalía quiere ir más allá del estudio de las declaraciones de los representantes de ANV para investigar las actividades de sus cargos. Unos portavoces que, con sus 716 asientos electos más 437 concejales, llevan ya unos cuantos kilómetros de delantera a la acción de la Justicia y la política democrática. Han sido meses de vacilación.

Ahora el Ministerio del Interior quiere cerrar todos los caminos a ETA. Tendrá que recordar que el negociado terrorista está integrado por varios frentes: el de la dirección, las acciones propiamente dichas, la recaudación, la información. Y, por supuesto, la política. t.etxarri@diario-elcorreo.com

La serpiente del verano: ¡el himno gallego, "hit parade" de guardería!
Luis Miguez Macho elsemanaldigital 29 Agosto 2007

El himno gallego no tiene nada de ofensivo, pero enseñarlo en las guarderías desde los tres meses es un nuevo despropósito nacionalista

29 de agosto de 2007. En el viejo lenguaje periodístico, una serpiente de verano es una falsa noticia o pseudo-noticia que arrastra su espúrea barriga por la actualidad carente de novedades del mes de agosto. En Galicia, como por fortuna y gracias al cambio climático al revés que estamos sufriendo, este año no hemos tenido incendios forestales (ni otras catástrofes dignas de mención, que suelen ser la causa por la cual salimos en los medios de comunicación nacionales), nos hemos dado el gusto de resucitar la especie del ofidio veraniego.

Lo que dice el himno gallego
En realidad, la cosa ha venido de Madrid, pero aquí nos hemos ocupado de alimentarla. En el diario El Mundo (que en Galicia se vende "conjunta e inseparablemente" por un solo euro con el periódico de Santiago El Correo Gallego) salió hace un par de semanas un artículo de denuncia, trufado con alguna inexactitud, contra el himno gallego, el poema "Os pinos" del autor decimonónico Eduardo Pondal, con música de Pascual Veiga.

Es comprensible que para la mentalidad actual algunas actitudes y versos que ha dejado escrito el "bardo" Pondal susciten rechazo. No me voy a extender en ello, porque quiero centrarme en el asunto del himno, pero, por ejemplo, Pondal padecía de cierta manía, bastante común en aquella época del romanticismo tardío, acerca de las razas humanas, que llevaba a algunas personas a hacer taxonomías fantásticas de sus conciudadanos, atribuyéndoles ésta o aquélla pertenencia racial según la forma y el tamaño de su cabeza y similares.

Como digo, nada del otro mundo a finales del siglo XIX y principios del XX. El caso es que el himno gallego tiene una primera estrofa, que es la única que normalmente se canta (porque tampoco vamos a quedarnos en pie y firmes cantando hasta desgañitarnos), y de la que parece imposible, por quisquilloso y susceptible que uno sea, extraer algún motivo de ofensa o rechazo.

En ella, el autor se pregunta qué es lo que susurran los pinos que, en su época, poblaban la costa gallega de la que era natural (hoy serían más bien los eucaliptos, para irritación de los nacionalistas y los ecologistas, que los odian con ardor xenófobo por ser foráneos, igual, por lo demás, que a los propios pinos). La respuesta en esta primera estrofa es una exhortación a Galicia para que no olvide "de la injuria el rudo encono" y espabile.

Ah, pero el himno tiene una segunda estrofa donde los murmullos de los pinos suben de tono para decir que sólo los "imbéciles y oscuros" no les entienden y acaban llamando a Galicia "nación de Breogán" (el tal Breogán es un supuesto personaje mitológico celta del que, desde luego, no hay rastro alguno en la verdadera tradición gallega: es la "tradición inventada" de la que hablaba Hosbawn).

Una polémica artificial por un himno nada ofensivo
Les voy a confesar un secreto. A los nacionalistas modernos del Bloque el himno de Pondal nunca les ha gustado mucho, precisamente porque en él hablan en nombre de Galicia los pinos y no los carballos u otros árboles autóctonos con mejor pedigrí, y también porque no es lo bastante ofensivo. Lo que lo redime a sus ojos es esa segunda estrofa, pero el problema radica en que, como he dicho, casi nadie se la sabe y casi nunca se canta.

Y ahora, la serpiente de verano: el artículo de El Mundo, que ni pone bien el nombre de Eduardo Pondal y se centra en lo de "imbéciles y oscuros" para sacar punta a un poema al que es bien difícil sacársela, provoca que el mundo de la cultura gallega subvencionada ponga el grito en el cielo y es aprovechado por el hiperactivo vicepresidente de la Xunta, el nacionalista Anxo Quintana, para proponer que el himno gallego se enseñe desde los tres meses en las galego-escolas, unas guarderías dependientes de su departamento en las que la educación se impartirá íntegramente en gallego.

En definitiva, el himno gallego acaba así convertido en hit parade de guardería, al lado de "Conejo Pepito" y "Pipón es un muñeco". Para mí, lo mejor de la polémica ha sido la ingeniosa respuesta del líder de los populares gallegos, Alberto Núñez Feijoo: que los niños a los tres meses lo que tienen que aprender es a tomarse el biberón y a eructar bien después. Ante lo cual, como cabía esperar, Quintana sólo ha sido capaz de soltar la facilona ocurrencia de que Núñez Feijoo equipara el himno gallego a un eructo.

Por supuesto, el himno gallego no es un eructo, sino un símbolo que debería unirnos a todos los gallegos. Pero si los nacionalistas (18% de los votos en Galicia, no se olvide) se lo quieren apropiar para llamarnos "imbéciles y oscuros" a los que no pensamos como ellos y para tirarnos a la cabeza la delirante "nación de Breogán", entonces en las escuelas lo van a memorizar sus hijos y los demás diremos "yo no", que es la suprema y última expresión del imprescriptible derecho de resistencia frente a la opresión y la tiranía.

Una última reflexión. La doble vara de medir que se aplica en la política española aparece también en este caso: los nacionalistas no respetan la bandera nacional (Quintana hace poco ordenaba que se retirase de los lugares donde iba a intervenir), y por no respetar, no respetan ni el nombre oficial de Galicia, a la que se empeñan en llamar "Galiza", pero todos tenemos que guardar la máxima reverencia por los símbolos que a ellos les gustan, como la segunda estrofa del himno gallego. ¿Hasta cuándo seguiremos soportando este abuso?

Dimisión de Regás
Misión de la bibliotecaria y del ministro de Cultura
Agapito Maestre Libertad Digital 29 Agosto 2007

Por desgracia para la cultura española, la misión que le fue encargada a la directora de la Biblioteca Nacional es la misma que seguirá el nuevo ministro de Cultura. Por lo tanto, estoy en total desacuerdo con la opinión del ministro de Cultura, César Antonio Molina, cuando dice que la directora general de la Biblioteca Nacional no ha hecho nada durante los tres últimos años. Falso. Ha cumplido escrupulosamente con los objetivos marcados por el Gobierno socialista. Es uno de los pocos cargos de la administración socialista que refleja la quinta esencia del Ejecutivo de Zapatero. Atroz nacionalismo, sectarismo cruel, dogmatismo intelectual, relativismo vital y, sobre todo, odio a la excelencia que lleva adentro la tradición histórica y cultural española.

Odio, pues, contra la nación española ha sido el mensaje de la directora que se marcha. Y odio a España traerá, no les quepa la menor duda, el nuevo cargo que elija el amigo César Antonio Molina. Aquí no valen engaños. Hace tiempo que nos conocemos todos. ¿O es que acaso cambiará el nuevo ministro la política pro nacionalista de Zapatero? Me explico. Creo que la señora cesada ha hecho mucho y malo contra la nación, pero mucho y beneficioso a favor de la política de los nacionalismos, es decir, de la política programada por Rodríguez Zapatero para fragmentar España en una extraña confederación de naciones.

Más aún, la conducta de la directora general de la Biblioteca nacional no es tan noble y edificante, desde el punto de vista nacionalista, como la ministra que la nombró, doña Carmen Calvo Poyatos, que tiene en su haber el dudoso honor de haber roto el Archivo Nacional de Historia de Salamanca, pero se acerca al encargo que el presidente del Gobierno encomendó a todos sus altos cargos: cumplir con arrestos y decisión la misión, la cruel misión, de romper España por todas partes.

En eso está el propio César Antonio Molina, sí, su labor será más aséptica, incluso a veces más elegante, a la hora de limpiar, sí, sí, limpiar y eliminar a quien se enfrente a su proyecto de construir una horrorosa confederación de naciones culturales. Este César Antonio Molina, como quien lo ha nombrado, cree tanto en la cultura nacional española como yo en la confederación de naciones de España. Si no es verdad lo que digo, querido César Antonio Molina, aquí me puedes objetar lo que quieras. Así las cosas, Molina, lejos de trazar una política nacional, tratará de satisfacer al jefe programando una día sí y otro también acciones a favor de los nacionalismos catalán, vasco y gallego sin importar los costes contra la cultura española. Arañazos de esa política nacionalista son visibles en su paso por el Instituto Cervantes.

Porque Rodríguez Zapatero sólo quiere que sus ministros y altos colaboradores cumplan con su misión de Gobierno, y no con sus misiones personales –sin la cuales, según Ortega, no hay hombre ni, por supuesto, mujer–, el ministro que acaba de llegar, como la señora que se marcha, sólo hará lo que tiene que hacer de acuerdo con la línea marcada por Rodríguez Zapatero: la creación de una confederación de naciones que mate la idea de España. De esa "misión" socialista y nacionalista César Antonio Molina no se saldrá ni una sola vez del guión dictado por Rodríguez Zapatero.

Eso es todo. Nadie se llame a engaño con la retórica del nuevo ministro de Cultura.

El que prohíbe se cree progre; al que defiende la libertad, le llaman facha
Nicomedes Pastor Díaz Periodista Digital 29 Agosto 2007

"Miente el señor Barreiro porque nosotros no estamos en contra del gallego en la escuela, ni en contra de que nadie hable gallego. Los gallegos tenemos todo el derecho a hablar gallego y/o castellano. Las lenguas tienen únicamente el fin de comunicarnos, y en Galicia no tenemos –de momento- problemas de comunicación. "

Réplica de Teresa Vargas, portavoz de Tan gallego como el gallego al artículo de Xosé Luis Barreiro Rivas en La Voz de Galicia.

Somos muchos los que estamos alzando nuestra voz contra la galeguización forzosa que está viviendo la sociedad y, en particular la escuela. Muchos de los que no están de acuerdo con nosotros han optado por combatirnos. Combaten porque agreden –cito: "asquerosa campaña"- y agreden porque mienten al poner en nuestra boca lo que no hemos dicho.

Miente el señor Barreiro porque nosotros no estamos en contra del gallego en la escuela, ni en contra de que nadie hable gallego. Los gallegos tenemos todo el derecho a hablar gallego y/o castellano. Las lenguas tienen únicamente el fin de comunicarnos, y en Galicia no tenemos –de momento- problemas de comunicación. Estamos en contra de crear "reservas artificiales" del gallego, a entrar en la Administración y que en ella se pisoteen los derechos lingüísticos de una parte de la población en nombre de la patria, se ésta una u otra. Recuerde la historia y no la repita: la imposición lingüística es mala con independencia de su color.

Miente también al intentar convencer desde su tribuna pública de que quienes están en contra del "prohibicionismo del español" provienen de Madrid y escuchan cadenas ultraderechistas. Y así se atreve a decir que si no estás a favor de que se prohíba o censure el español, entonces es que estás en contra del gallego, "de la cultura y la identidad" (es usted quien confunde la tríada). ¿Todavía alguien escucha estas viejas consignas "si no estás conmigo estás contra mí"? Algo funciona mal cuando el que prohíbe se cree progre; al que defiende la libertad, le llaman facha, y cuando el periodismo está con el poder y deja de escuchar al pueblo y a los movimientos ciudadanos espontáneos. Dejen de utilizar a la gente y sus lenguas con fines políticos. Dejen de jugar a médicos que inventan enfermedades y sugestionan a la gente para que sienta esos síntomas.

Y recuerde, señor Barreiro, los versos de BRECHT: "se llevaron a los obreros pero a mí no me importó porque yo no lo era; (...) Ahora me llevan a mí, pero ya es demasiado tarde". Usted ejerce una libertad –al escribir su columna en español- que quiere quitársela a los demás. Hoy somos unos pocos los "llevados", pero mañana serán los periodistas, y los tenderos, y los amantes, y los padres en sus casas... Defendamos la libertad en cuanto la hieran, para no tener que llorar su muerte.

Interponen un recurso ante el TSXG contra el decreto de normalización lingüística
Agencias Periodista Digital 29 Agosto 2007

La asociación 'Galicia Bilingüe'(http://www.galiciabilingue.es/), autora del manifiesto 'Tan gallego como el gallego'(http://www.tangallegocomoelgallego.es/), anunció que su abogado interpondrá un recurso Contencioso Administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de Galicia (TSXG) contra el Decreto 124/07 que regula el uso y la promoción del gallego en el sistema educativo, al considerar que el mismo "atenta" contra la Constitución Española, el Estatuto de Galicia y la misma Ley de Normalización Lingüística.

Este decreto establece que a partir de este curso se impartirán en gallego un mínimo del 50% de todas las asignaturas del sistema educativo, no fijando ningún límite para su ampliación por cada centro, salvo en lo referido a la asignatura de lengua castellana. También establece el gallego como lengua de uso general en las relaciones alumno-profesor, así como en las comunicaciones de los padres con los centros de enseñanza.

'Galicia Bilingüe' denunció que el decreto es un intento de inmersión lingüística "contrario a los principios de libertad e igualdad, que rigen como referencias supremas del Ordenamiento Jurídico". Asimismo, reprobó que "elimine toda posibilidad" de ejercer el "deseable derecho a la libre elección de lengua por parte de padres y alumnos en el ámbito educativo".

Asimismo, alertó que el decreto pretende "impedir" el uso del castellano en la elaboración de todo tipo de documentos por parte de los funcionarios. Ante este hecho, recordó que tanto el gallego como el castellano, son las dos lenguas cooficiales, que tanto Estatuto de Autonomía como Ley Normalización Lingüística reconocen como tales dentro de la Comunidad, así como que la Constitución garantiza el derecho a su uso, "sin que quepan discriminaciones".

UNA PLATAFORMA EXITOSA
La iniciativa ciudadana Tangallegocomoelgallego ha recibido numerosas llamadas y correos en los meses de verano, instándoles a continuar con la labor del pasado curso escolar, en el que iniciaron la protesta contra el polémico decreto que, por razones ajenas a las necesidades pedagógicas de los niños, establece un reparto arbitrario y absurdo de las materias escolares entre las dos lenguas oficiales, ocultando bajo la mentira del 50 % un proceso de imposición y substitución de una por la otra.

Muchas de estas llamadas son de padres y madres alarmados ante la realidad que se encuentran al recoger los libros de texto para el curso entrante, pues están todos ellos, o la inmensa mayoría, en gallego (excepto español e inglés). Lo cierto es que, de esta manera, muchos niños tendrán que estudiar y realizar todo su aprendizaje individual con un libro que no está en su idioma, y con padres a los que les resulta así más difícil ayudarles. Se han atendido casos de todos los cursos de todas las etapas educativas, desde niños de 3 años que no tienen ninguno de sus 4 libritos en español, hasta 2º de Bachillerato en los que se da exactamente el mismo caso.

Desde la iniciativa Tangallegocomoelgallego se defiende algo tan básico como que cada alumno pueda tener sus libros de texto en su idioma materno, sea este el español o el gallego. Que no se permita algo tan elemental como que los niños puedan tener sus libros en español o en gallego, según su preferencia, no responde a ningún fin pedagógico sino a fines políticos y económicos.

El decreto es manifiestamente ilegal en la imposición de la lengua de uso a los niños, tanto en las clases como en los libros, excepto los del idioma correspondiente. Esta iniciativa ha promovido un proceso judicial contra el decreto e invita a los padres a apoyar el recurso, para lo que estudia la manera menos gravosa de personación.

La sociedad gallega reacciona contra el Decreto de la Xunta que impone el gallego en las escuelas
Redacción MinutoDigital 29 Agosto 2007

La Xunta de Galicia, presidida con al coalición PSOE-BNG ha seguido la senda de la Generalidad catalana con un Decreto que profundiza en la política de inmersión lingüística, que quiere excluir el español de la enseñanza.

Antes del comienzo del curso se recogieron más de 20.000 firmas de forma espontánea entre los padres oponiéndose a este decreto. Ahora los ciudadanos se han organizado a través de la asociación Galicia Bilingüe que ha interpuesto hoy un recurso contra el decreto y solicitado que se suspenda su aplicación.

En un comunicado de prensa “Galicia Bilingüe entiende que el Decreto es un intento de inmersión lingüística contrario a los principios de libertad e igualdad, que rigen como referencias supremas de nuestro Ordenamiento Jurídico, eliminando toda posibilidad de ejercer el deseable derecho a la libre elección de lengua en el ámbito educativo. Galicia Bilingüe recuerda que tanto el gallego como el castellano, son las dos lenguas cooficiales, que tanto Estatuto de Autonómia como Ley Normalización Lingüística reconocen como tales dentro de la Comunidad, así como que la Constitución garantiza el derecho a su uso, sin que quepan discriminaciones”.

La asociación ciudadana entiende “que con la nueva normativa se va a forzar la voluntad de una gran mayoría padres y alumnos” y solicita “que se suspenda cautelarmente la aplicación del Decreto en tanto no se resuelva el recurso, o la administración autonómica recapacite y corrija una medida que ha despertado un importante rechazo dentro de la sociedad gallega”.

LA ILEGALIZACIÓN, EN MANOS DEL GOBIERNO Y LA FISCALÍA
El Gobierno de los jueces insiste en que si hay voluntad, sobran motivos contra ANV

Se comprende por qué el Gobierno tiene tanto interés en relevar cuanto antes al CGPJ y disfrutar de una nueva correlación de fuerzas, más cómoda: el actual Gobierno de los Jueces no se calla ante la pasividad del Ejecutivo de Rodríguez Zapatero con el apéndice político de ETA. El portavoz de los jueces ha insistido este miércoles en Onda Cero en que, si el Gobierno tiene voluntad política, hay motivos suficientes para emprender el trámite de ilegalización de ANV.
Europa Press Libertad Digital 29 Agosto 2007

Enrique López, portavoz del CGPJ, ha recordado este miércoles en Onda Cero que "la gota que colmó el vaso" para instar la prohibición de Batasuna-ETA fue su negativa a condenar el atentado de Santa Pola, el 4 de agosto de 2002, en el que fueron asesinadas dos personas. "Entonces no era una no condena, sino que era una nueva no condena", ha subrayado el juez López.

López recordó así que Acción Nacionalista Vasca (ANV) ha evitado condenar el atentado cometido por ETA el pasado viernes en Durango y criticó que sólo se califique como atentado terrorista este acto y no "todos los que se sufren en el País Vasco todos los fines de semana" con acciones de violencia callejera.

A su juicio, todos estos ataques son atentados terroristas y, por lo tanto, "oportunidades de condenar el terrorismo se producen todas las semanas".

Limpieza democrática
En declaraciones al mismo canal de radio, argumentó que la posibilidad de instar la ilegalización de ANV "depende de la voluntad política" del Gobierno y la Fiscalía General del Estado porque, según explicó, la Ley confió en ellos la responsabilidad de "velar por la limpieza democrática" de los partidos políticos.

Además, recordó respecto a la petición de la fiscalía de la Audiencia Nacional de informes sobre la actividad de ANV que "una cosa" es que el partido participe en actividades terroristas, caso en el que sí sería competencia de la Audiencia Nacional, y "otra cosa es que ANV esté intentando suceder y esté actuando como heredera de Batasuna", ya que en este caso la competencia correspondería a la Sala 61 del Tribunal Supremo.

Además, aunque los concejales de ANV no podrían ser destituidos en caso de que la formación fuese ilegalizada, el portavoz del CGPJ indicó que pasarían a formar parte del Grupo Mixto, donde "no reciben tanta subvención", y subrayó que "lo importante" es que "ANV dejaría de existir".

"Efectivamente habría que convivir con esos electos durante un tiempo, pero lo importante es que, si es sucesora de Batasuna, deja de existir", reiteró.

Con voluntad es más fácil
En este sentido, recordó la importancia de que se siga "todo un proceso" para la ilegalización de un partido y evitar así que sea anulado por instancias europeas. Sin embargo, sí quiso defender que "si hay voluntad las cosas son más fáciles" y recordó que se han visto "procesos muy fáciles y procesos muy difíciles". "Todo depende de que coincidan esas voluntades comunes", aseveró.

Así, comprendió que la ciudadanía "pueda estar perpleja" con todo el proceso seguido con ANV porque "es muy difícil concebir que un partido político con una sola dirección pueda ser timado por la mitad sin el consentimiento de esa dirección". López recordó que el Gobierno y el fiscal General del Estado limitaron así la acción del Tribunal Supremo.

"No podemos seguir encerrados en el pasado y tenemos que pensar en el futuro, y en el futuro tenemos un partido político actuando en la vida política que, aunque es un partido político muy antiguo, esto es muy relativo porque su actividad política real es la que se ha producido desde que se ha activado hace unos meses [argumentó] Y la historia política de este partido todos la conocemos y el último colofón es la no condena de este atentado".

Ayer, López afirmó en declaraciones a Europa Press que "existen los indicios suficientes para que tanto el Gobierno como la Fiscalía del Estado estudien "como mínimo", la posibilidad de ilegalizar a ANV.

Señaló que, si bien estos indicios no son suficientes "de forma aislada", sí conforman "una serie de argumentos para que se plantee el estudio de la viabilidad de instar la ilegalización de ANV", si se interpretan "de una forma conjunta".

LOS NACIONALISTAS LE ACUSAN DE "MALA FE"
Un concejal socialista dice que la pretensión de que los niños gallegos aprendan el himno le recuerda a cuando le obligaban a cantar el "Cara al sol"
El concejal de Cultura del Ayuntamiento de La Coruña, Carlos González Garcés ha levantado ampollas por poner el dedo en la llaga sobre la polémica del himno gallego. Ha dicho que la pretensión del BNG de que los niños de menos de tres años aprendan en la escuela el himno gallego le recuerda a cuando le obligaban a cantar el "Cara al sol". Para el nacionalista Enrique Tello y teniente de alcalde del consistorio estas declaraciones son una "falta de respeto" y "mala fe".
Agencias Libertad Digital 29 Agosto 2007

"Cosas de Garcés", dijo también a continuación Tello para restarle importancia, ya que aseguró que esta "famosa frase" ya ha sido apropiada por las propias filas socialistas en referencia a las declaraciones que suele hacer este edil. Tello atribuyó estas declaraciones a una "desubicación política". "Hay personas que no se dan cuenta de que nuestra realidad política tiene diferentes sensibilidades, que unas personas piensan una cosa y otras otra y que hay que respetar", argumentó.

"Se trata simple y llanamente de una falta de respeto propia de personas desubicadas políticamente que no se dan cuenta de que en Galicia y en A Coruña existe una situación política diferente que la hace la sociedad con sus votos", insistió. Finalmente y, para concluir "sin alimentar más la polémica", Tello consideró que es el Gobierno gallego quien está "legitimado para opinar". "Todo lo demás son faltas de respeto, ocurrencias y mala fe", zanjó.

La polémica sobre el himno gallego se desató hace pocas semanas cuando a los nacionalistas gallegos les entró la vena patriótica y decidieron que este canto lo tenían que aprender los niños en la escuela como algo fundamental para su formación. El presidente del PP, Mariano Rajoy, que es gallego, no consideró que fuera algo imprescindible para la formación de los gallegos y dijo que prefería que en la escuela se aprendiera inglés. Los nacionalistas contestaron que los niños podían aprender inglés y el dichoso himno al mismo tiempo.

EN UNA SEMBLANZA DEL ESCRITOR MANUEL MURGUÍA
Una web de la Xunta concede que "Galicia es heredera de la raza superior celta"
En el "Xornal Educativo" de la página web de la Consejería de Educación de la Xunta de Galicia, Henrique Rabuñal, doctor en filología gallega, escribe una semblanza del escritor gallego Manuel Murguía en la que afirma que "Galicia es una nación heredera de la raza superior celta".
Libertad Digital 29 Agosto 2007

En pleno debate sobre la conveniencia de la implantación de Educación para la Ciudadanía, en Galicia, la Consejería de Educación de la Xunta no se lo ha pensado dos veces y ha recogido en una de sus páginas web una afirmación que habla de la superioridad de los Gallegos por provenir de "la raza superior celta"

Concretamente la cita es la siguiente: "optando por el rigor documentalista, la apelación a textos escritos y el uso de una bibliografía solvente, (Murguía) ofrece ya, según las concepciones orgánico-historicistas, una sólida teoría nacional: Galicia es una nación natural y espontánea, heredera de la raza superior celta, hablante de un idioma propio, habitante de un territorio definido, y poseedora de unas costumbres, una mitología, unas instituciones y un folclore señalados". Una afirmación que recoge en español y en gallego el blog de uno de los lectores de Libertad Digital.

Una opinión de esta naturaleza no tendría mayor relevancia si se tratara tan sólo de una opinión emitida por cualquier librepensador. En cambio cuando es la administración de una comunidad autónoma quien da cabida a afirmaciones como esta entre sus publicaciones, el asunto se torna algo más peliagudo.

El texto en el que se recoge esta afirmación es una semblanza que hace el doctor en Filología Gallega, Henrique Rabuñal, del escritor también gallego Manuel Murguía, marido de Rosalía de Castro. Una semblaza publicada por el "Xornal Educativo" de la página web de la Consejería de Eucación de la Xunta de Galicia.

Algo parecido sucede con algunas de las lecturas que el Ministrio de Educación ha recomendado como material para la polémica asignatura Educación para la Ciudadanía (EpC). Valga recordar, como ejemplo, el comic "Alí Ba Ba y los cuarenta maricones", o el libro "Educación para la Ciudadanía" que invita a las chicas a que pierdan la virginidad antes del matrimonio, tacha a Federico Jiménez Losantos y César Vidal de "racistas militantes" o asegura que la "transición" fue preparada por los "verdugos" del franquismo para que los ciudadanos votaran "a los que Franco había dejado vivos".

Educación
Los catedráticos de instituto denuncian que Ciudadanía «nace ya muerta»
Creen que los profesores serán reticentes a impartirla por su función «sacerdotal y de psicólogo»
M. Carbonell La Razón 29 Agosto 2007

Madrid- Nueva vuelta de tuerca contra la polémica asignatura de Educación para la Ciudadanía ideada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, esta vez por parte del profesorado. La Asociación Nacional de Catedráticos de Instituto (Ancaba) ha manifestado que la materia, que se empieza a impartir en septiembre a unos 200.000 alumnos de 14 años, nacerá «muerta» y «fracasada» porque «enfrenta a la sociedad».

A juicio de su presidente, Julián Martín, la mayoría de los profesores serán «reticentes» a impartir la nueva disciplina, porque «no entienden por qué deben asumir una función sacerdotal y de psicólogo». «Algunos la defenderán, pero muchos tendrán dudas», primero en la selección del libro de texto, ya que «están todos ideologizados», y después en el hecho de arrogarse funciones «propias del ámbito familiar», como es la formación de la conciencia y de «comportamientos y actitudes, que corresponde sólo a los padres». Para Martín, catedrático de Literatura Española en el Instituto de Bachillerato Zurbarán de Badajoz, «el Estado viene ahora a educar con prejuicios a una sociedad que ha vaciado a través de la televisión», porque «los jóvenes vienen faltos de valores, vacíos de principios» y el instituto «va a convertirse en un hospital de almas adolescentes».

«Vale que la asignatura verse sobre Derechos Humanos y Constitución, como en la mayoría de los países europeos, pero lo que no puede hacer es entrar en valores morales, en concienciar a los alumnos ni entrar en los asuntos personales, que deben enseñarse en casa y que cada alumno debe asimilar y elegir por sí mismo», asegura el presidente de Ancaba, que cuenta con unos 3.000 socios en toda España.

Rellenar vacíos sentimentales
«Al profesorado le da miedo hacer de psicólogo -prosigue Martín-, rellenando los vacíos sentimentales de los alumnos», ya que en la asignatura, que no es «objetiva ni académica, como debería ser», «se juega con asuntos de conciencia». «El Estado no debe educar a los ciudadanos; los ciudadanos tienen que educarse a sí mismos con las pautas paternas, no con el ‘‘dirigismo’’» de los gobernantes.

En cuanto a las objeciones de conciencia, Martín aseguró que la nueva asignatura obligatoria ha generado un «conflicto gratuito donde no lo había», tanto en la sociedad como en la comunidad educativa. «Entiendo a los padres que desconfían, porque es muy fácil que los profesores vuelquen su ideología o su opinión personal» en las clases de Educación para la Ciudadanía...

Para el docente, el Ministerio de Mercedes Cabrera ha cometido «una falta de decoro» que supone un problema para los institutos y escuelas públicas, porque, en su opinión, «los privados podrán adaptarse sin mayores dificultades». «Puede ser que la disciplina llegue a convertirse en una asignatura ‘‘maría’’ [que no supone un gran esfuerzo intelectual para los alumnos], pero, de momento, es una patata caliente».

Profesores de Filosofía
Para Ancaba, los profesores de Filosofía serían los más adecuados para impartir la materia, que comienza a enseñarse desde septiembre a estudiantes de tercero de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) en Andalucía, Aragón, Asturias, Cantabria, Cataluña, Extremadura y Navarra.

La controvertida asignatura ha provocado toda una «revolución» entre los padres de alumnos, 13.000 de los cuales se han declarado ya objetores de conciencia en todo el país, aunque las asociaciones calculan que serán muchos más cuando empiece el curso en los centros públicos, entre el 10 y el 17 de septiembre próximos. Además, se han presentado 14 recursos en los juzgados de lo Contencioso Administrativo en Andalucía.

Concapa llama a la rebelión del profesorado
La Confederación Católica de Padres de Alumnos (Concapa) llamó ayer a la rebelión de los profesores frente a Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos. Según Luis Carbonel, responsable de la asociación, los profesores deberían objetar porque el Gobierno «muestra una gran desconfianza hacia ellos» al imponer esta asignatura. «Pedimos a los profesores que objeten a la asignatura y que reivindiquen la libertad de cátedra». En cuanto a la «gran manifestación» anunciada por las asociaciones que se oponen a la materia, Carbonel aseguró que no se decidirá hasta la vuelta de las vacaciones, pero que, «de seguir todo igual, la plantearemos para el final del cuatrimestre, antes de Navidades». Según el presidente de Concapa, la protesta irá dirigida «contra las amenazas a los padres objetores, que sólo ejercen su libertad de oponerse a un estilo de gobernar más parecido aHugo Chávez y Evo Morales que a un país democrático europeo».

Recortes de Prensa   Página Inicial