AGLI

Recortes de Prensa    Viernes 31 Agosto   2007

Coruña Liberal ha presentado recurso  contra el decreto de imposición del gallego en la enseñanza
Nota del Editor 31 Agosto 2007

Nos informan de Coruña Liberal que han presentado un recurso contra el decreto de imposición del gallego en la enseñanza, siguiendo el procedimiento normal y atendiendo algunos flecos que se habían dejado en el recurso de AGLI. Y también tenemos noticias de que se ha presentado otro recurso por un grupo de vigueses. A nivel judicial, se ha solicitado la acumulación de todos.

Izquierda liberal
Rosa Díez, ¡al fin!
Antonio Robles Libertad Digital 31 Agosto 2007

No por esperada, resulta menos dichosa la decisión de la eurodiputada Rosa Díez de dejar el PSOE para dar el espaldarazo definitivo al nuevo partido que ha de nacer de Plataforma Pro, una iniciativa política impulsada por Fernando Savater y Carlos Gorriarán. Aunque puede que ahora no se vea aún así, es un acontecimiento de dimensiones históricas. El centrar excesivamente la vista en lo inmediato y en los numerosos desencuentros de andar por casa impide fijarse en el lento curso de los cambios fundamentales.

La historia y sus amanuenses a veces parecen eternos. Nuestro insuficiente tiempo vital para percibir perspectivas y la persistencia del poder en su empeño por domeñar cualquier cambio nos impiden ver las constantes históricas. Y, sin embargo, estas son más cambiantes de lo que nuestra corta vida y escaso conocimiento nos dejan ver. Y si no atiendan a los últimos 300 años. Si nuestra vida biológica durase lo suficiente hubiéramos visto caer a las monarquías absolutas, la revolución francesa, el cambio de paradigma científico, la irrupción de la teoría darwinista, la expansión del colonialismo y su disolución, el auge, apogeo y derrota de Napoleón, la invención de la energía eléctrica o de la penicilina, la revolución bolchevique y su caída sesenta años después, la insufrible emergencia de los fascismos, la primera y segunda guerras mundiales, el triunfo del liberalismo y los estados democráticos de derecho, el hombre en la luna y el descubrimiento al completo del código genético, el triunfo y disolución de Unión de Centro Democrático... Sin embargo, creemos que la irresponsabilidad de PSOE y PP y los pesadísimos nacionalistas son fatalidades con las que hemos de acostumbrarnos a vivir.

No es el caso que nos ocupa. Déjenme que les recuerde: el partido que nacerá hunde sus raíces no más allá de quince años, cuando en Cataluña, y posteriormente en el País Vasco, fueron creciendo costosa y lentamente movimientos cívicos contra el nacionalismo. Sólo quince años. En tiempo histórico, es un lapso insignificante. Sin embargo, su acción ha comenzado a erosionar los cimientos de un partido centenario como el PSOE. Costó sangre, sudor y lágrimas que intelectuales de la talla de Iván Tubau, Albert Boadella, Félix de Azúa, Arcadi Espada, Francesc de Carreras u Horacio Vázquez-Rial dieran el paso de criticar la impostura del nacionalismo a combatirlo con la acción política. Ahora lo hacen desde el País Vasco intelectuales de la talla de Fernando Savater, políticos consagrados en el PSOE como Rosa Díez o profesores como Carlos Gorriarán. Ya no es la sociedad civil anónima, son intelectuales que no se han avenido a ser orgánicos y políticos que ponen en cuestión la autoridad de sus respectivas iglesias. Bienvenidos a la disidencia.

Son momentos cruciales para el "progreso" en España. Un segundo Concilio de Trento en versión nacionalista nos amenaza. O nos atrevemos a defender el espíritu ilustrado que recorre España desde la Constitucional liberal de 1812 hasta la España constitucional de 1978 o acabaremos replegándonos a la concepción reaccionaria de los nacionalismos y aceptando sus chantajes territoriales con derechos históricos y mangoneos propios del caciquismo del siglo XIX. Y hablo de "progreso" frente a "reacción", en el sentido certeramente dado por Fernando Savater el pasado 4 de agosto en las páginas de El País en su artículo Regreso al progreso:

Será progreso cuanto favorezca un modelo de organización social en el que el mayor número de personas alcancen más efectivas cuotas de libertad. (...) Y es reaccionario cuanto perpetúa o reinventa privilegios sociales, descarta los procedimientos democráticos en nombre de mayor justicia o libertad de comercio, propala mitologías colectivas como si fueran verdades científicas, etcétera...

Es la Tercera España, la que es capaz de aceptar las ideas por lo que valen, no por quién las sostiene; la que pone en el individuo el objeto del derecho, no en los territorios; la que deja en la acción del librepensamiento, de la razón y del laicismo de Estado el universo donde la sociedad española dirima sus cuitas. Es la España que resalta lo que une frente a lo que separa.

No es tarea fácil reunir las mimbres para conseguir esos fines.

En cualquier proyecto, también en éste, no todas las ideas tienen cabida. En Ciudadanos se cometió precisamente ese error por un exceso de optimismo asambleario, propio de una formación adolescente: se corrió el rumor de que en ese proyecto cabían todas las ideas. Y se llegó a convertir en una virtud lo que a todas luces era una estupidez. Exagerando, ¿cómo van a tener cabida ideas estalinistas o nazis? ¿Cómo van a poder entrar en una formación democrática que nace para generar más transparencia, más racionalidad, más libertad, más librepensamiento, más progreso comportamientos sectarios, ideas profundamente reaccionarias, integrismo religioso, nacional o ideológico? Dicen que nadie nace enseñado, pero si lo que va a nacer está advertido, el riesgo se minimiza. No bastará con la trayectoria inequívocamente socialista de Rosa Díez, la maquinaria mediática de sus ex compañeros la falsificarán hasta la náusea; no bastará la inequívoca lucha cívica de Carlos Gorriarán o el librepensamiento de nuestro Bertrand Russell nacional, Fernando Savater; muchos de los futuros partidarios los tomarán por lo que no son. La mayoría de las veces, de buena fe.

En cualquier caso, el partido será de sus militantes, como no podría ser de otra manera, pero si una mayoría de ellos apuntan en la dirección contraria por la que precisamente nació, el fracaso del proyecto no será del equívoco de estos militantes, sino de la ingenuidad de quienes lo dirigieron.

Es mi pequeña aportación desde Ciudadanos a un proyecto nacional sin complejos que ha de conseguir unir las voluntades de tantos otros esfuerzos para evitar que España sea un zoco de trileros.

Hoy es un día feliz para la libertad. Bienvenida, Rosa.
antoniorobles1789@hotmail.com

Rosa Díez
Pedagogía política
Agapito Maestre Libertad Digital 31 Agosto 2007

Por encima de consideraciones estratégicas y tácticas sobre el futuro del nuevo partido anunciado por Rosa Díez, es menester alabar la inmensa lección de pedagogía política que esta mujer ha dictado en su rueda de prensa. Viva, pues, el nuevo partido político de Rosa Díez. Llega un poco tarde, pero con tiempo suficiente para dinamizar el tejido político y, por supuesto, para traernos un soplo de aire fresco al ambiente putrefacto, casi de muerte democrática, producido por el Gobierno de Rodríguez Zapatero. ¿Muerte democrática? Sí, este Gobierno no ha tenido otro objetivo que matar la nación, España, ese lugar real y simbólico que aloja al Estado democrático. Matar la nación a través del pacto con los nacionalistas, esa gente que quiere convertir cada una de sus autonomías en una nación a costa de la desaparición de España, sigue siendo la gran traición de los socialistas a sus afiliados, simpatizantes y votantes.

Rosa Díez ha tenido buen cuidado a la hora de presentar su dimisión del PSOE, a la vez que anunciaba la aparición del nuevo partido político, de destacar que esa traición, ese engaño urdido por Rodríguez Zapatero con los nacionalistas, es el principal motivo para abandonar el PSOE. La falsificación, el engaño y, por supuesto, el olvido de una parte de la historia política del socialismo español, primero, la relativización de un ideario partidista con respecto a la defensa de la nación española después, y, sobre todo, la traición a los ciudadanos que habían votado a un partido porque defendía España, son los principales motivos han llevado a Rosa Díez a salir del PSOE. Traición, sí, ha sido el vocablo más utilizado por Rosa Díez... Por cierto, ¿se pondrá alguna vez en funcionamiento la figura jurídica de alta traición al Estado contenida en nuestra Constitución? Si no se pone en funcionamiento ahora con Rodríguez Zapatero, mi escepticismo sobre la plausibilidad de esta categoría jurídica no tiene límites.

Muy pronto sabremos cuáles son las dimensiones de la escisión del nuevo partido político anunciado por Rosa Díez, pero, sin duda alguna, nadie negará que este partido surge de una escisión del PSOE. Lo digo para que algunos "jeremías" del PP no se asusten, aunque les vendrá bien para que afilen sus armas ideológicas. En cualquier caso, los votos a este partido le vendrán, en primer lugar, de los caladeros socialistas. Es innegable, a pesar de lo que digan algunos perversos socialistas, que el nuevo partido es una escisión, ya veremos de qué dimensiones, primero, porque la principal imagen del nuevo póster electoral era, nada más y nada menos, que la cabeza de lista del PSOE a las elecciones europeas. También uno de sus máximos animadores, Fernando Savater, ha sido hasta hace poco un colaborador del PSOE; incluso apoyó la política "antiterrorista" de Rodríguez Zapatero... Han tenido que pasar casi tres años para que Savater criticara la política de negociación de los socialistas con ETA.

En fin, el partido de Rosa Díez surge de una escisión del PSOE provocada por Rodríguez Zapatero. Era previsible. La pregunta, ahora, es: ¿conseguirá el PSOE y sus múltiples terminales mediáticas que, en los próximos meses, no se produzcan más bajas y, sobre todo, conseguirá descalificar por completo con su política totalitaria a la nueva formación política? Aquí reside el principal reto democrático del emergente partido político. Por lo demás, poco importa que no seamos capaces de predecir cuántos diputados sacará en las próximas elecciones generales. Lo decisivo, por el momento, es mostrar su triunfo discursivo, democrático, frente a la traición del PSOE a la nación española. La crítica a esa traición contiene la primera lección de Rosa Díez al PSOE. Ahí está su coherencia política. Una lección moral que será difícil de olvidar.

Marcha de Díez
Otras rosas socialistas
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 31 Agosto 2007

Claveles y puños aparte, los socialistas también cultivan rosas. Algunas tan espinosas como la Regás, riega que regarás. La izquierda ha regado generosamente, para su desgracia y para la de Ptolomeo, ese tipo de flores carnívoras porque desde que llegó Rodríguez y mandó a parar, ser de izquierdas no quiere decir nada. Apenas un furor sectario y una defensa del prejuicio y la prebenda a coces y mordiscos. Otras flores, como Rosa Díez, se agostan en el rosal de la nada.

Se ha marchado del PSOE pero no de la izquierda, y carece de sentido criticarla por lo segundo; el ropaje sectario le cae mejor a ellos, no vayamos a olvidarlo. Justamente por ser progre, el partido que impulsa Savater marcará distancias insalvables con el PP en asuntos con un común denominador: el alcance del papel del Estado. En la educación, en la economía, en la cultura, en lo que sea.

Y va a coincidir con el PP en aquello sin lo cual una nación está condenada a desaparecer: su propia conciencia, plasmada en una unidad soberana y en una comunidad de individuos, elementos que sólo un nacionalista periférico puede denunciar como "nacionalismo español", pues apuntan en sentido contrario al nacionalismo: libertad individual frente a derechos colectivos, razón ilustrada frente a irracionalidad romántica, igualdad ante la ley frente a privilegios (leyes privadas, como el reciente y ruidoso estatuto catalán).

Ojalá más partidos coincidieran en estas coordenadas, que son superiores y anteriores a perfiles ideológicos como conservadurismo, liberalismo o socialdemocracia. Fascistas y comunistas no entran en el cuadro. Ni en ningún sitio, por otra parte. Tampoco entran, por definición, los nacionalistas, madre de un problema cuya solícita niñera es un PSOE que ha perdido lo único digno que le quedaba: la defensa de la unidad de España.

De esa pérdida calculada vienen estos lodos, de su abrazo obsceno al separatismo filoterrorista y del guiño más obsceno aún al simple terrorismo. Rosa Díez no podía respirar en semejante vertedero, y no concibo intenciones ocultas en quien ha dedicado todas sus energías a denunciar la indignidad de los atajos "antiterroristas", que, por ser atajos, siempre acaban perdiendo el prefijo.

No creo que con esto el PP tenga nada que temer, y sí mucho que celebrar. Principalmente, que se acabó la estupidez de identificar España con derecha. Y que mientras Blanco magnifica anecdóticas fisuras en el PP, a la izquierda le nace la Tercera Vía. O sea, que el PSOE se está cayendo a pedazos.
Juan Carlos Girauta es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

La verdadera ANV
Germán Yanke Libertad Digital 31 Agosto 2007

Dejemos a un lado, por el momento, a la versión vasca de Izquierda Unida, porque su larga marcha hacia la contradicción formal y el liberticidio es merecedora de atención más detallada. Detengámonos hoy en ANV. Sin excesos, con una cierta melancolía, es decir, con la rabia contenida por el tiempo perdido y el recuerdo de las simplezas que se dijeron cuando apareció como segunda marca, o tercera, de Batasuna y se pidió su ilegalización o, al menos, la impugnación de todas las listas presentadas.

Si, recordemos aquello de que el único mal legal eran algunas listas contaminadas, las que tenían alguna persona con vinculación directa con Batasuna. Y toda la verborrea sobre el pasado glorioso de ANV, como seria escisión —laica, izquierdista— del PNV. Sin olvidar los discursos sobre la posibilidad de que “ese mundo” de la Izquierda Abertzale sea el que empuje a ETA al abandono de las armas. Hemos escuchado tantas veces cómo se nos decía, entre la ingenuidad y la indignidad, que no podía ser criminalizada, que precisaba una oportunidad, que no todo es lo mismo, etc.

Pues ahí tenemos a ANV. No entra en su legal ideario condenar la violencia, pero sí enfrentarse a las normas democráticas y al respeto a los requisitos más elementales del Estado de Derecho. ¿Era el dogmatismo su enemigo? Parece que ellos han elegido, como enemigos a amenazar y extorsionar, a los representantes democráticos y la legalidad misma. Ahora, para que se vea hasta qué punto era una tontería aquello de la “implosión” de la Izquierda Abertzale y los distingos de entomólogos, los concejales de ANV organizan en diversos municipios “comisiones” de presos de ETA para analizar la “vulneración” de sus derechos. Es lo más serio que se les ha ocurrido después de insultar y amenazar a ciudadanos y representantes.

Con esta avalancha, el Gobierno dice que, cuando haya pruebas, se iniciarán en su caso el proceso de ilegalización. Se plantea, curiosamente, como una cuestión de eficacia: se va a los tribunales, sólo cuando se va a ganar. Mientras espera, el Gobierno y la Fiscalía deberían reconocer, al menos, que nada de lo que dijeron ha terminado siendo cierto. Se quedaron a medio camino porque estaban confundidos, porque ninguna de las previsiones sobre ANV respondía a la realidad, porque no se podía romper el hilo de un posible y futuro “final dialogado”. El hilo, ya se ve, es una soga.

¿Obligará ‘Plataforma Pro’ a cruzar por fin el Rubicón antinacionalista al PP?
Redacción MinutoDigital 31 Agosto 2007

Desde MD siempre hemos expresado nuestro deseo de ver nacer en España una izquierda nacional. Con esas intenciones parece que nace “Plataforma Pro”, iniciativa política impulsada por Basta Ya para conformar un nuevo partido de cara a las próximas elecciones generales.

Parece que el nuevo partido no sólo quiere ser una alternativa para los votantes del PSOE, que discrepan con la deriva nacionalista de Zapatero y a la vez siguen pensando en clave de izquierdas. Según Savater el nuevo partido tendrá como ejes “el progresismo y la unidad”. La propuesta que ha atraído a sus filas a Rosa Diez parece que quiere seguir al estela de Ciutadans, y aparecer como una tercera vía, aunque como sabemos aquella experiencia se nutrió de los apoyos de los electores de la derecha. Suponemos que en este caso la nueva formación no contará con la decisiva ayuda propagandística que Jiménez Losantos prestó a Ciutadans, ya que la misma sería toda una puñalada a la derecha española.

Pero se nos antoja que la nueva formación poco daño puede causar al PSOE a costa de sus votantes habituales, y que su futuro está más en configurarse como una formación transversal, que pesque entre los decepcionados de uno y otro de los grandes partidos, especialmente entre los que están hartos de Zapatero y los nacionalismos, pero no se ven atraídos por el PP debido a su imagen demasiado ultraliberal y alejada del pueblo llano. Esa parece ser la intención de “Plataforma Pro”, ya que el partido estará integrado básicamente por personas que provienen de los movimientos cívicos, no sólo de Basta ya, que es de donde ha salido la idea, sino también “de diferentes grupos cívicos del resto de España”. A los que, Rosa Diez confirmó que, se han sumado gente que viene del PSOE y también algunos que vienen del PP.

Así que no sabemos quien de los dos grandes partidos tiene que estar más preocupado. Por un lado no parece que desde la cúpula del PP, y especialmente desde ciertos sectores mediáticos, se quiera dar cabida a la derecha social para que aporte esa cercanía al ciudadano de a pie que podría atraer a otros votantes que no se sienten identificados con el ultraliberalismo, por otro, a nadie se le oculta que existe un amplio sector de votantes del PP que demanda una mayor beligerancia contra los nacionalismos.

Y debido a ello, por mucho que desde el PP se quiera presentar la nueva formación, que curiosamente comparte sus mismas siglas (PP), como una escisión socialista, sin duda su mensaje puede privarle de los votos necesarios para vencer al PSOE.

Sobre todo porque la nueva formación, reivindica para sí esa cercanía social de la que es deficitario el PP y sobre todo, aparece mucho más nítidamente antinacionalista que un PP, cuya imagen de garante de la unidad de España tiene visibles grietas. Pesan los pasados pactos con los nacionalistas, pesa que el PP haya profundizado en las transferencias a las autonomías, pesa que se haya apuntado al carro de las reformas estatutarias, y pesa que de momento sólo quiera reformar la Ley electoral para asegurar que la lista más votada sea la que gobierne, en vez de evitar que las minorías nacionalistas se erijan en árbitros de la política nacional. El PPdeG y el PPC siguen representando la imagen del partido que quiere ante todo llegar al poder, aún a costa de ceder a los nacionalistas y sacrificar principios.

En manos de Rajoy está cruzar el Rubicón y alzarse de verdad, como ha hecho Sarkozy en Francia, como el autentico regenerador de España.

El PSOE y ‘la mujer adúltera’
Lorenzo Contreras Estrella Digital 31 Agosto 2007

Ya se da por seguro que Rosa Díez se lanza a la arena electoral y que, por tanto, en marzo se somete a una temeraria experiencia frente a Zapatero o, si se prefiere, frente al PSOE zapaterista. El ensayo de cambio de la situación en cuanto a la introducciñón de una nueva fuerza política en el marco de relaciones entre partidos, no causa, de entrada, ningún especial optimismo entre sus eventuales adeptos. Hay que tener presente que el electorado español es rígido. En España se votan marcas sobre todo, y mucho menos, o casi nada, ejecutorias políticas. Los programas inspiran poca fe o no interesan simplemente, y, en cambio, el clientelismo electoral se alimenta de una peligrosa inercia. No hace falta subrayar con ningún énfasis que Rosa Díez, si persevera en su aventura, tendría que luchar contra los elementos como la Armada Invencible frente a los ingleses. Los elementos son en este caso el ya citado clientelismo, un sensible grado de indiferentismo ciudadano y una importante ignorancia del peligroso trance que atraviesa la unidad de la patria. Queda flotando al fondo, tal vez, entre los españoles, un patrioterismo inoperante, pero nunca lo bastante un patriotismo sereno y eficiente. Un patriotismo que llame a las cosas por su nombre, que valore la esencia de los hechos y que, en consecuencia, sepa sentenciar con el voto ante la certeza de los riesgos históricos que atravesamos.

Contra esos riesgos, que no hace falta detallar alza su voz la hasta ahora eurodiputada Rosa Díez, a quien los socialistas sumisos, cuya mayoria parece abrumadora, van a lapidar —ya han empezado a hacerlo— por “adulterio” político. Y no es fácil que aparezca nadie recordando a los lapidadotes que deben, por lo menos, guardarse las piedras para una ocasión más noble o para una causa que merezca la pena. Algo que difícilmente harían, siempre con la vista fija en las nóminas o el pensamiento en la comodidad de no tener que pensar demasiado.

Rosa Díez, la “mujer adúltera”, puede mirar a los ojos al batallón de sus ejecutores dialécticos, que no le resistirían un debate cara a cara. Ahora dicen estos pajarracos que la pecadora ha asumido el ideario del PP. O sea, que le atribuyen además un mero sentido de la imitación interesada. Por lo visto, la pura coincidencia en cuestiones elementales va contra el decálogo zapaterista. Para ellos hace mucho tiempo que dejó de tener vigencia el añejo aforismo según el cual la verdad es la verdad, aunque no la diga Agamenón.

Los miembros del Sanedrín zapaterista aseguran que la actitud de Rosa Díez es irrelevante. Y puede que lleven razón en eso. En su fuero interno están persuadidos de que sus clientes electorales no cuestionarán los errores del gran fariseo aunque estén convencidos de que, en efecto, son numerosos. Confían además en que el pagano de la aventura electoral de la pecadora sea precisamente, sobre todo, el mismísimo PP, la formación política que ha tenido la ocurrencia de introducir en su propio seno una polémica sobre el liderazgo de su actual presidente. Todo un gran sentido de la inoportunidad, cuando ZP, el gran veraneante de la política, ofrece flancos vulnerables que, según algunos iluminados, sabría aprovechar maravillosamente un tal Gallardón, ahora reforzado por el padrinazgo del fundador del partido, el insigne Fraga.

Entretanto, en la España de los incendios, no todos ellos forestales, renace una cierta unidad general gracias a la muerte del futbolista Antonio Puerta, algo que el malogrado jugador sevillista jamás habría imaginado. Pero no todo es unidad en lo deportivo. Ahí tenemos a Cataluña compitiendo oficialmente, con marchamo de estado, en un campeonato mundial de fútbol-sala. Ahora bien, eso es todavía mínimo. Ya vendrán otros mundiales, y no de sala, para que nos enteremos, mientras entierran políticamente a la pecadora Rosa Díez.

Las maletas de Rosa Díez
Ignacio Camacho ABC 31 Agosto 2007

QUÉ gran número dos sería Rosa Díez en una candidatura encabezada por Mariano Rajoy. Qué gran fichaje para cerrar con imaginatividad y arrojo los absurdos debates sobre Rato o Gallardón y componer un equipo ganador a lo Sarkozy, un proyecto de cambio reformista avalado por la derecha liberal y respaldado por una izquierda razonable y valiente, encontradas en el territorio común de la firmeza nacional y el constitucionalismo. Pero no resulta probable, por desgracia, aunque tampoco es imposible que Rajoy haya acariciado la idea. Ocurre sin embargo que esto no es Francia (ni Rajoy es Sarko, para qué nos vamos a engañar), donde la derecha lleva dos siglos desprendida de adherencias confesionales, y donde la izquierda comienza a soltar lastre de sus propios prejuicios dogmáticos. Y que en nuestra política aún impera un excesivo fulanismo personalista que contamina las ideas y nubla de prejuicios el debate de los programas.

De modo que Rosa, la valerosa, rebelde y cimarrona Rosa Díez, irá si nadie lo remedia a las elecciones por su cuenta, jugando a ser bisagra de una puerta de dos caras tan opuestas que sus goznes chirrían en el más agudo de los desencuentros.

Le separa del PSOE su concepción antinacionalista, su bizarra defensa de la dignidad frente al chantaje del terrorismo y los soberanismos excluyentes, y le aleja del PP un incómodo escrúpulo sobre sus concepciones sociales. Sus treinta años de militancia socialista le impiden a su conciencia un salto transversal directo. Pero llegará un momento en que, si la aventura electoral de Basta Ya sale aceptablemente bien, tendrá que elegir y mancharse las manos con una opción de pacto, o de acuerdo, o de respaldo, o de apoyo. Y hoy por hoy, lo que importa de verdad en el debate político español no son los derechos de los homosexuales, el programa de Educación para la Ciudadanía o los porcentajes de reducción fiscal, sino la actitud ante la cuestión esencial de España, del modelo constitucional, de la resistencia ante el chantaje y de la pervivencia de una nación de ciudadanos iguales frente a la tentación de una comunidad de territorios diferentes.

Hasta que llegue ese momento decisivo, la peripecia tercerista tendrá el encanto esperanzado de la novedad entre el hastío trincherizo de esta batalla goyesca de gigantes inmóviles dándose garrotazos, que ha generado un espacio de descontento tan evidente como para convertirse en un apreciable banco de pesca electoral. Rosa Díez, a quien yo he visto salir a menudo aclamada por el público de Telemadrid, puede quitarle votos a la derecha si se presenta en la capital, o llevarse las simpatías y el sufragio de gran parte de la izquierda constitucionalista vasca si opta por una candidatura en su tierra. La cuestión no es a costa de quién va a armar su propio equipaje, que será sin duda a cuenta de quien más se lo merezca, sino que más pronto o más tarde tendrá que colocarlo en un armario prestado. Pero en política, como en todos los viajes, las maletas parecen siempre más pequeñas después de haberlas deshecho

Las "trincheras" enfilan a Savater y a Rosa Díez
Antonio Pérez Henares Periodista Digital 31 Agosto 2007

Las “trincheras” ya han comenzado a disparar. Las terminales mediáticas del PP y del PSOE con la entusiasta colaboración de sus “cazarecompensas” y esa pleyade cada vez más creciente que asume su función como batallón a las órdenes de uno de los bloques y ha resucitado en España la idea leninista de la Agriprop (Agitación Prensa y propaganga) , apuntan sus armas a un blanco por una vez compartido: el nuevo partido en trance de alumbramiento encabezado por Fernando Savater y Rosa Díez.

Las “trincheras” afirman como esencial argumento que ese nuevo partido puede poner en peligro el triunfo o las posibilidades de los suyos. Pueden quitarles votos. Los partidos y sus voceros descubren con tal expresión su creencia de que los votos (al igual que tantas cosas que tambien supone suyas como poder, cargos y hasta la misma democracia) les pertenecen. Y no. Los votos son de la gente, de cada uno, de los ciudadanos. El voto es libre, no es propiedad de ninyuin partido. Es casi lo único que nos queda y desde luego no tiene la obligación de votar al PP o al PSOE o al nacionalista que campea por la zona con la cuchara de rebañar.

Pero ese es le argumento esencial que unos y otros utilizan. Que ese “partidillo” les va a “quitar” votos a ellos. Y en eso se van a pasar el dia calculando , maquinando y discutiendo. Como si ellos fueran los propietarios de nuestros votos. Pero la estupidez se repite tantas veces, que como la basura de televisión, acabamos por enteder el desproposito como normal.
El partido que está por anunciarse y al que Rosa Diez, con coherencia, dignidad y honradez (su renuncia al escaño le honra tanto a ella como averguenza a mas de uno que ahora la critica pero que huyo con el suyo en el bolsillo) se incorporca, es un intento inequívoco de izquierdas, (algo que habrá de aclarar Ciudadanos por Cataluña cuanto antes) , un grito que exige el derecho de ya veremos cuantos ciudadanos a SER de Izquierdas sin tener que renunciar a los principios esenciales que para ellos supone la izquierda, sin tener que abjurar de una idea de Nacion, sin tener que avergonzarse de España, ni de su lengua, ni de su historia y que quiere asumir un pasado común por muy traumatico que fuera para todos, una Constitución generosa y feraz que lo ha superado y un futuro por en el luchar por la justicia , por la igualdad como ciudadanos de un mismo Estado. Y aunque pueda resultar sorprendente, en la Europa del siglo XXI , tambien por la libertad, por plantar cara al crimen terrorista y a sus complices sin ningun complejo y con toda la fortaleza de seres humanos pacíficos, demócratas y libres.

Eso es lo que pretende el partido nuevo. Y tiene todo su derecho. Pero ya hasta se lo niegan. Desde el PSOE les llaman renegados y traidores, “tontos útiles” de la derecha. Les llamaran cosas peores y no me extrañara que resuene de aquí a nada el anatema de los muecines progres: “fachas”.

La reacción es arisca y desabrida. Hay razón: descubre y señala, desde la izquierda, la genuflexión de un partido como el PSOE ante la ideologia nacionalista, su sumisión ante sus imposiciones y exigencias e incluso su conversión ya no en aliados sino incluso en protaestandartes, como en el caso de Cataluña, renegando de raices, principios, señas de identidad y de las gentes que les votan. Duelen Savater y Diez porque saben que no valdrá la vieja cantinela. Que son denuncia y expresión viva que no son reaccionarios ni regresivo los que combaten las reaccionarias ideas del nacionalismode los privilegios y de las desigualdades, sino ese PSOE que se ha rendido a ellos. Duele porque sabe que en efecto puede tener votos, puede convecer y servir de levadura. Como pasó en Cataluña. Y que son votos en su mayoria de gentes que sienten y piensan como izquierda.

Desde el PP han enfilado tambien las baterias y han comenzado el fuego de artilleria porque partiendo de ese mismo principio de que los votos les pertenecen (pocas cosas hay más ridículas es un político explicando una derrota por la abstención, porque "sus votos" se han quedado en casa), enfilan al que yaestán dispuestos a declarar como nuevo enemigo de la causa , porque consideran sacrilegio que alguien que combata los excesos y despropositos del Gobierno suponga que ello puede hacerse desde otro lugar que desde sus filas, que debían simplemente de unirse a la mesnada, que fuera del PP no hay salvación posible. Suponen como los otros que no estar con ellos es ya estar contra ellos. O sea, la misma tentanción absolutista y maniquea que sus íntimos rivales. Quizas algún dia y algún iluminado piense que tal vez sería interesante poder hablar con alguien y hasta pactar una alcaldia.

A Savater y a Rosa Díez y a todos los que cometan la osadía de apoyarles les espera fuego graneado desde todas las trincheras y no les digo nada de los señoritos nacionalistas, esos intocables señores a los que unos y otro rinden pleitesia. El tiroteo no ha hecho más que comenzar. Y claro, ante tal granizada casi no queda otro remedio que compartir las balas. Pues es, que me apunten.

PD. Hay colgado en el blog sendas entradas tanto sobre el nuevo partido como sobre Rosa Díez que enlazo aquí por si alguien tiene la tentación de visitarlos, hacerselo más facil. Una era "El partido de los huérfanos" y otro "Rosa Díez".

Bienvenido Basta Ya.
Paco Sande Periodista Digital 31 Agosto 2007

Una de las voces más críticas dentro del PSOE, Gotzone Mora, ha valorado la creación de un nuevo partido nacional por parte de sus ex compañeros de Basta Ya, Fernando Savater y Carlos Martínez Gorriarán, así como la más que posible incorporación al mismo de la socialista Rosa Díez.

Y cree que: los postulados del nuevo partido ya los defiende el PP.
Doña Gotzone: vaya por delante que tiene vd todo mi respeto, todo mi apoyo incondicional y toda mi admiración por su arrojo y valentía, pero desgraciadamente los postulados del nuevo partido no están todos defendidos por el PP, por lo menos, no en todos los sitios.

El PP defiende lo que defiende, cuando le interesa y cuando no, hace casi como el PSOE, y digo casi. Porque para hacerlo tan mal como el PSOE de ZP y de Pepiño hay que tenerlos bien puestos.

Pero la verdad es qué el PP ya ha dejado de defender lo mismo en toda España, y silenciosamente se desliza por el camino que hace ya tiempo tomó el PSOE. Véase si no el estatuto de Andalucía. Véase las Baleares o Galicia, y véase Cataluña, -y esperemos que Gallardon nunca consiga ser el líder o lo tenemos crudo- se moldea, es bizcóchable y trata de encámelar a los nacionalistas para que lo voten, cediendo a todas, o casi todas, sus pretensiones, sin darse cuenta de que los nacionalistas, haga lo que haga el PP, nunca lo van a votar.

¿O que se cree, por ejemplo, el Sr. Telmo Martín aquí en Pontevedra, que porque escribía un blog en gallego en un periódico nacional, y cuando hablaba en público, siempre lo hacia en gallego, los nacionalistas lo votaron? ¡Y un jamón hombre!, lo votamos los de siempre, bueno no todos, porque algunos asqueados de tanta tontería y tanto pelotilleo, no fuimos a votar.

Y además si el PP ganase con mayoría simple las próximas elecciones ya lo tendríamos pactando con CiU, que como primera medida para su apoyo exigirá la retirada de los recursos interpuestos ante el TC contra el nuevo estatuto de Cataluña, que es a todas luces inconstitucional.

El PSOE ya hace tiempo que dejo de defender, tanto en Galicia,-donde gobiernan en un pato con los nacionalistas- como en Las Vascongadas, - aquí, desde que echaron a Nicolás Redondo Terreros- o Cataluña, el derecho de poder aprender y hablar libremente el castellano.

Pero ahora en ninguno de estos lugares, tampoco en el PP, -en Cataluña desde que se fue Alejo Vidal Cuadras- mueven un dedo en defensa del castellano (español). Así que necesitamos otro partido que si lo haga para que los defensores del castellano y de la nación española tengamos alguna opción.

Y además si alguno de los dos grandes partidos, necesitase hacer una coalición, la pudiese hacer sin tener que recurrir a los nacionalistas. Así que bien hecho Rosa, de todas formas vigílame a Sabater, porque por desgracia, él que era una persona a la cual muchos españoles confiaríamos la vida, nos ha defraudado al entrar por el aro de don Jesús de Polanco, igual que Javier Marías, -¡que pena! Con lo que yo los admiraba a ambos- De todas formas y como se que él es alguien muy, muy inteligente, estoy seguro que sabe cuando frenar antes de llegar el abismo. A ver.
De momento, bienvenido Basta Ya.

Un nuevo partido
POR GERMÁN YANKE ABC 31 Agosto 2007

Rosa Díez deja el PSOE, según explica, para defender «con más libertad y eficacia las ideas por las que me afilié hace treinta años». Ya veremos la eficacia, pero en lo de la libertad tiene razón porque en los últimos años el PSOE ha mudado su doctrina y estrategia aunque, hay que reconocerlo, con cierta eficacia. Se ha hablado de un cambio generacional en el partido gubernamental pero, más bien, se trata del triunfo de un sector -mayoritariamente de la generación de José Luís Rodríguez Zapatero, pero no exclusivamente- que, bajo la capa de una meliflua «doctrina republicana», ha cambiado las coordenadas intelectuales del socialismo español dejando arrumbadas la trayectoria de sus antecesores y las resoluciones de sus congresos, incluso aquel en el que el actual presidente del Gobierno fue elegido secretario general enfrentándose entre otros, por cierto, a la propia Rosa Díez.

Si han desaparecido de la escena Francisco Vázquez, Nicolás Redondo, Rodríguez Ibarra y muchos otros, si Alfonso Guerra parece encapsulado en la ironía crítica, si Felipe González dice que Pasqual Maragall no le habría propuesto lo que propuso a Rodríguez Zapatero (y que no habla más de algunas cosas para no favorecer al PP), etc. no es porque todos ellos -y muchos más que no cito- pertenezcan a una generación del pasado, sino porque el PSOE ha cambiado y ha perdido, entre otros signos de identidad, el tradicional concepto de la nación democrática. Aun más, si José Bono sale y entra sabemos muy bien por qué sale (la doctrina) y por qué entra (la eficacia).

Esta pérdida ha llevado al PSOE a replantearse la actitud ante los nacionalismos y, en el caso vasco, la actitud ante la propia ETA. El fiasco de la última se compagina con el entusiasmo por el caos de la otra, como si de un desordenado festejo juvenil se tratara. El dirigente socialista Rodolfo Ares respondió ayer a Rosa Díez que su abandono «no afecta a la política» del PSOE y que venía «defendiendo las tesis del Partido Popular». La eficacia -estar en el poder y sacar adelante proyectos con ayuda de los nacionalistas- no debe ofuscar a la dirección del partido gubernamental: hay un discurso nacional en la izquierda que se ha visto defraudado, que dio origen a Ciudadanos en Cataluña, que va a propiciar el nacimiento de un nuevo partido promovido por Basta Ya!, y que puede ser el germen de la desafección de muchos votantes. De algún modo lo intuyen algunos cuando las críticas del PP al «proceso» o a lo que se ha dado en llamar eufemísticamente la «política territorial» se califican de «electoralista», pero, por el momento, el PSOE parece atrapado en su deriva.

Rosa Díez, tan cuidada antaño por la dirección de un PSOE que no era como el de ahora, tiene, por tanto, razón al quejarse del cambio y preferir defender lo que defendía con tanto corazón fuera del partido. Parece, sin embargo, que lo va a hacer en otro y ahí se va a encontrar, junto al resto de promotores de Basta Ya!, con la complicada cuestión de la eficacia. El sistema electoral no les favorece, salvo debacle de los demás. Son contadas las circunscripciones en las que, en las próximas generales, pueden obtener representación y, en caso de éxito, la presencia en el Congreso de un pequeño puñado de diputados se logrará a cambio de restar votos en la mayoría de provincias. Nada puede oponerse a ello: es una opción respetable, atractiva, avalada con nombres que tienen consideración pública. Ellos tienen derecho a presentarse y los ciudadanos que lo deseen a votarles. Pero es sugerente aventurar cómo puede afectar el nuevo partido al mapa de la política española.

Sin duda conseguirán votos en la izquierda, entre los desencantados, y quizá hasta algunos cuadros del PSOE. Pero, como ocurrió en las autonómicas catalanas con Ciudadanos, el daño electoral puede ser similar en el PP. De hecho (y si recordamos la campaña catalana lo constataremos), la campaña socialista de aislamiento del PP ha tenido sus frutos y es una realidad que un sector de la opinión pública, refractaria al PSOE actual, se resiste a votar al PP. El PSOE ha cambiado y ha perdido, entre otros signos de identidad, el tradicional concepto de la nación democrática, en que no son ni una cosa ni otra.
Naturalmente, sería absurdo que dijeran que son algo ya existente, pero el peso que el PP tiene todavía encima convierte en probable que un cierto voto socialista defraudado -que los populares quieren y, sobre todo, necesitan- podría ir gustoso a la nueva formación. Quizá por ello puedan hacer más daño a la derecha que a la izquierda. Por eso sorprende que un cierto sector del PP celebra esta iniciativa, como antes la de Ciudadanos de Cataluña, con tanto entusiasmo.

Advierte Rosa Díez
POR CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 31 Agosto 2007

La advertencia más eficaz que cabía imaginar a la política de pactos que viene anunciando Rajoy en relación con los nacionalismos «moderados», ha sido el surgimiento del partido de Rosa Díez. A partir de ahora va a resultar electoralmente muy peligroso para el PP jugar la baza de CiU como futuro socio parlamentario o de gobierno. En este sentido el nacimiento de «Basta Ya» es una buena noticia: es un «basta ya» a la hegemonía de los nacionalismos periféricos, es decir, a la desproporción entre la representación real de estos y la que deberían tener si nuestro sistema electoral no fuera tan absurdo e injusto y tan favorecedor de todo tipo de oportunismos. Por fin, ha surgido una formación política que hace del cambio de modelo electoral una parte sustancial de su programa.

Rosa Díez levanta entusiasmos en el PP aunque no ciertamente en el vasco. Aquí los «populares» no la echan de menos. Para defender la idea de la nación española se bastan ellos solos bajo la dirección de María San Gil. ¿Qué posibilidades electorales tiene entonces Rosa Díez en su propio terreno? A mi entender muy escasas. Allí mandan Patxi López, Eguiguren, Elorza... Los que negocian con ETA. Allí Rosa Díez clama en el desierto. Tampoco parece que en otras partes de España su voz tenga un especial interés para la izquierda, socialista y comunista, fiel seguidora de las tesis plurinacionales que les viene proponiendo Zapatero. ¿Y en relación con el electorado del PP? ¿Puede ser éste un buen caladero para Rosa Díez? Depende de Rajoy. Si de aquí a las elecciones éste sigue vendiendo un pacto de gobierno con CiU, e incluso con el PNV de Imaz, es muy probable que eche a muchos votantes «populares» a los brazos de Rosa Díez.

Mientras Zapatero intenta ahora levantar tímidamente la bandera de España y corregir de alguna manera su imagen antinacional, Rajoy corre el peligro de malgastar lo mejor de su patrimonio al tratar de convencernos de que el futuro pasa por el pacto con los autores del Estatuto catalán. Si esa salida siempre habría merecido el calificativo de temeraria, en estos momentos, después del nacimiento de «Basta Ya», equivaldría a un suicidio.

Nuevos partidos
Pío Moa Libertad Digital  31 Agosto 2007

¿A quién quitará votos Rosa Díez? No parece la forma adecuada de plantear la cuestión. ¿El PP es la única alternativa al PSOE? Solo de manera formal, en realidad no es alternativa. Para saber lo que hará solo hay que ver lo que ha hecho en la oposición.

El terrorismo nacionalista vasco (TNV) ha sido la piedra de toque de los partidos y los políticos desde la transición, y, salvo, en parte, el PP de Aznar, todos han demostrado su escasa valía, que actualmente ha llegado a la ruina. PP y PSOE han naufragado ideológica y políticamente, como la DC y el PCI en Italia. ¿Entonces? Harían falta otros partidos, que empezaran por sacar la experiencia histórica de estos treinta años y no solo expresasen descontento por lo que pasa y ansias de llenar algún hueco electoral. ¿Van a surgir? No parece probable. Tanto Ciudadanos como Basta Ya reflejan esa necesidad de relevar a los viejos partidos, y, desde luego, sería magnífico que salieran adelante como depuración y regeneración de la izquierda, pero no se les aprecia suficiente impulso ni claridad. Y en la derecha no se ve nada, sencillamente.

Con la subida de Zapo y su pandilla al poder hemos asistido a un proceso de sustitución del espíritu democrático de la transición por los viejos mitos guerracivilistas; un proceso de auge de los partidos separatistas y de recuperación política (no solo política) del terrorismo. La putrefacción del país y de la democracia continuará, por tanto, lo mismo con el PSOE que con el PP. Muchos países, España desde luego, han padecido largos procesos de ese tipo.

En “Una historia chocante” he intentado extraer la experiencia de estos años. Se trata de un simple esbozo, discutible por demás. Pero, obsérvese: nadie parece sentir necesidad de discutir sobre ello.

Irak, bush y teherán
POR RAFAEL L. BARDAJÍ ABC 31 Agosto 2007

Este martes, el presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad, dio una rueda de prensa en la que dejó claro una de las convicciones que sustenta toda su estrategia. Según sus propias palabras, los Estados Unidos están abocados a dejar Irak sin haber alcanzado ninguno de sus objetivos, creando un total vacío de poder, toda vez que las facciones iraquíes, divididas sin remisión, serán incapaces de ponerse de acuerdo sobre la gobernabilidad del país. Irán, según Ahmadinejad está dispuesto y en condiciones de llenar ese vacío.

Las ambiciones de Teherán no pueden explicarse más claramente. Es más, dan sentido a la permanente intromisión iraní en el día a día de Irak de catastróficas consecuencias. Ninguna otra cosa podía esperarse de armar a milicias opuestas, teledirigir a algunos políticos radicales y alimentar la idea de que Irak debe ser controlado por los chiíes.

El mismo martes llegó la respuesta de la Administración norteamericana. Por un lado la denuncia del propio Bush y su aviso de lo que podría ser la región del Golfo bajo el liderazgo hegemónico del Irán de Mahmud Ahmadinejad. Por otro, la detención en suelo iraquí de ocho ciudadanos iraníes que transportaban un cargamento de armas. No es la primera vez que las fuerzas de la coalición se topan con diplomáticos iraníes alimentando directamente acciones terroristas.

En realidad da igual lo que estuvieran haciendo los iraníes ahora detenidos. El mensaje de la Casa Blanca es también muy claro: lejos de aceptar una derrota, los Estados Unidos creen que pueden pararle los pies a Irán. Se acerca el momento en el que el general Patraeus presente su esperado informe al Congreso norteamericano sobre los resultados de la llamada nueva estrategia estadounidense hacia Irak, y Bush no puede permitirse ningún signo de debilidad.

Con todo, en Washington se sabe que la llave última del futuro de la zona la tiene en estos momentos Arabia Saudí, la única que podría inclinar la balanza hacia uno u otro lado. De ahí el nuevo cortejo vía contratos militares. Habrá que esperar qué les ofrece Irán.

Rosa Díez abandona las filas del PSOE para poder defender con «más libertad» sus ideas
Confirma la entrega de su acta de eurodiputada y su incorporación al partido que «¡Basta Ya!» presentará el 29 de septiembre en Madrid - Rajoy asegura que su marcha demuestra que Zapatero «no es una persona de fiar»
Iker Moneo La Razón 31 Agosto 2007

BILBAO- «Me voy del PSOE para poder defender con más libertad y eficacia las ideas por las que me afilié hace 30 años al partido». Con estas palabras la hasta ahora eurodiputada socialista , Rosa Díez, explicó su salida del PSOE y la renuncia a su escaño en el Parlamento europeo. Rodeada de una gran expectación mediática, la veterana dirigente vasca compareció en el hotel Ercilla de Bilbao para confirmar una decisión que formalizó el miércoles y que toma ahora después de «tres años» de discrepancias con la senda iniciada por José Luis Rodríguez Zapatero al constatar la inutilidad que supone defender «desde dentro» el programa socialista.

Con la intención de seguir defendiendo los valores que ahora considera «incompatibles» con su militancia socialista y que le han valido duras críticas en el seno del que ha sido su partido, Rosa Díez anunció que se incorpora al proyecto político que impulsa el filósofo Fernando Savater desde la plataforma cívica Basta Ya y cuya presentación oficial se realizará el 29 de septiembre en Madrid.

Rosa Díez aseguró que la grieta que ha terminado por resquebrajar su pertenencia al PSOE ha surgido por «cumplir con el programa socialista» -con el que se presentó a las pasadas elecciones- en cuestiones como el modelo de Estado y la política antiterrorista. Y puso como ejemplo la deriva nacionalista del presidente Zapatero, a quien acusó de haber pactado un diseño de Estado «con unos partidos que no creen en el Estado Constitucional español». «Siempre he defendido y practicado las ideas tradicionales del PSOE, pero ha llegado un punto en que considero inútil hacerlo dentro del partido», argumentó.

Rosa Díez lo tiene claro. Ante la tesitura de obedecer a las exigencias de la formación o de cumplir el compromiso adquirido con quienes le han dado su voto, «los ciudadanos son lo primero». Es a ellos, añadió, a los que se debe un partido, «no es propiedad de sus dirigentes, ni de sus afiliados». En un momento de la rueda de prensa Rosa Díez exhibió su carné de periodista para señalar que no lo iba a romper, dado que las siglas a las que ha pertenecido hasta ahora con «orgullo» van más allá de «la dirección presente». «Es una historia centenaria de hombres y mujeres que han dado lo mejor de su vida para defender las ideas de libertad, igualdad y progreso», aclaró. Rosa Díez tuvo palabras de cariño para los «compañeros y amigos» que deja en el PSOE y de disculpa para los militantes o votantes que se han podido sentir «molestos» por sus divergencias con la dirección del partido y el Gobierno.

Con la mirada puesta en el futuro, indicó que se reincorporará a su puesto como funcionaria en la Administración y que trabajará «a tiempo completo» en la Plataforma Pro que promueve la creación de un nuevo partido. Sin confirmar si encabezará su candidatura en las generales de marzo, avanzó que la formación tiene vocación «nacional» y no nacerá para «disputar el voto» a nadie, sino para dar respuesta a quienes no se sienten representados por la actual oferta política. Quien habló del futuro papel de Rosa Díez fue Fernando Savater, quien consideró que la dirigente vasca será «un banderín de enganche» de la nueva iniciativa. El filósofo definió esta iniciativa como una formación que estará presidida por «el progresismo y la unidad» y en la que «cabrán todos».

Según explicó Savater, no estuvo presente en la rueda de prensa en la que Díez anunció su salida del PSOE porque ella «tiene que explicar su propio camino y no necesita ayudas para eso».

También quiso dejar claro que el nuevo partido estará por encima de los nombres. «No es el partido de Rosa Díez ni el mío ni el de nadie, el papel de Rosa igual que el mío es servir de banderín de enganche que oriente hacia dónde vamos a ir», proclamó. Ayer se conoció la noticia de que el presidente del Foro Ermua, Mikel Buesa, también se había sumado a la nueva formación política.

Mientras, para el presidente del PP, Mariano Rajoy, la espantada de Díez evidencia «que el presidente del Gobierno no es una persona de fiar» y «que no sabe cuáles son sus proyectos de futuro ni qué es lo que quiere hacer con su país». Y mientras, desde la otra acera, la socialista, lejos de sentirse abandonados por Díez hay como una cierta sensación de alivio. Rajoy comentó que dentro de las filas socialistas hay personas que no tienen claro cuál es el proyecto de futuro de Zapatero «ni qué es lo que quiere hacer con el país». Así, recordó que el presidente del Gobierno «ha dicho que la nación, España, es un concepto discutido y discutible, y no cree que preservar y garantizar la igualdad de los españoles independientemente de su condición económica y social».

CON ARTEFACTOS INCENDIARIOS
Terroristas callejeros atacan sedes del PSN y UGT en Navarra y una inmobiliaria en Álava
Unos desconocidos, alrededor de la medianoche, rociaron con líquido inflamable y prendieron fuego a la fachada de la sede del PSN y la UGT de Sangüesa (Navarra). Mientras que en la localidad alavesa de Amurrio, otro grupo de desconocidos rompieron la luna de la oficina y lanzaron en su interior varios cócteles molotov. Los hechos se produjeron sobre la una de la madrugada, según informó la policía autónoma vasca.
EFE Libertad Digital 31 Agosto 2007

La Delegación del Gobierno en Navarra informó que el ataque se produjo alrededor de la medianoche en la sede ubicada en la calle Genaro Vallejos de Sangüesa y como consecuencia del mismo la fachada del inmueble quedó ennegrecida.

La Guardia Civil se ha hecho cargo de la instrucción de las diligencias, según la Delegación, que condenó de manera "rotunda" este ataque y se solidarizó con los organismos afectados.

Al mismo tiempo la Delegación del Gobierno calificó este hecho como un "acto estéril a los efectos de amedrentar a la sociedad y de condicionar la actividad de los agentes económicos, políticos y sociales en Navarra".

Ataque a una inmobiliaria en Amurrio (Álava)
Desconocidos atacaron la pasada madrugada una agencia inmobiliaria en la localidad alavesa de Amurrio sin que se registraran daños personales, informó la Ertzaintza. Sobre la una de la madrugada, los proetarras rompieron la luna de la oficina, ubicada en la calle Landako, y lanzaron cócteles molotov en su interior.

Según la misma fuente, los propietarios de este establecimiento no tienen ninguna relación con la política.

En el mismo edificio vive Santiago Abascal, histórico del PP
En el piso inmediatamente superior al local, que ocupa la inmobiliaria incendiada por los terroristas callejeros, vive Santiago Abascal, histórico del PP en el País Vasco, juntero de las Juntas Generales de Álava y padre de Santiago Abascal, presidente de la Fundación DENAES.

Recortes de Prensa   Página Inicial