AGLI

Recortes de Prensa    Martes 4 Septiembre   2007

Galescolas o lavado de cerebro para los niños gallegos.
Paco Sande Periodista Digital 4 Septiembre 2007

Galicia contará con 23 galescolas en donde más de 1.000 niños serán educados sólo en gallego.

Guarderías para niños de hasta 3 años. El material didáctico será exclusivamente en gallego, así como la lengua que utilizarán. Este proyecto –impulsado por los socios de gobierno del PSOE en esta comunidad, los nacionalistas del BNG– contará, en un principio con 23 centros, a los que se añadirán otros 23 en el primer trimestre de 2008, según informa El Mundo. Y es precisamente en estas galescolas donde el vicepresidente de la Xunta, Anxo Quintana, quiere que se enseñe el himno gallego.

El plan de las galescolas es bien emblemático del proyecto de inmersión lingüística inspirado en Cataluña o el País Vasco que siempre ha deseado el BNG y que ahora implanta el PSOE. El delirio del BNG y su afán por adoctrinar a los niños en el odio a lo español cuando apenas saben andar.

Y es que los nazi-onalistas siguen apretando la tuerca. Y como buitres siguen acechando y acercándose cada vez mas, y ahora nos están atacando en el punto mas débil, van contra los niños pequeños, cuanto mas pequeños mejor, que así son mas maleables y es mucho mas fácil inculcarle la doctrina que ellos quieran, y mucho me temo que el fin esta cerca, que casi nos tienen listos para darnos la puntilla. Pues veo que estos nacionalistas dictadores bastardos están llevando a los niños de Galicia al analfabetismo, al aldeanismo y a la ruina total.

En todas y cada una de las acciones de los nacionalistas se puede ver como todas las razones que explican la razón de la libertad y la democracia y que es algo tan sencillo, en este caso, como que cada cual, pueda escoger la lengua o idioma en que quiere educar a sus hijos, esto es: a los hijos de UNO; se encuentran siempre con la sinrazón y sin argumentos del fanatismo dogmático, -y de hazlo y no lo pienses ni lo argumentes ni lo razones-, que con el dogma de que en Galicia se tiene que hablar en gallego, -sin querer darse cuenta de que hasta la fecha Galicia también es España-se cierra en banda ante cualquier razonamiento lógico, pidiendo igualdad de derechos tanto para ellos como para nosotros, los que no nos oponemos a que ellos eduquen a sus hijos, y hablen, en el idioma que quieran sin negarnos a nosotros el mismo derecho, -Como que también haya escuelas solo en castellano-, cosa que ellos hacen, y se siguen creyendo que están en su derecho y además que ellos son los justos y nosotros, tan gallegos como ellos, los españolistas injustos y, amantes del dictador, y de ahí no los quita nadie.

Y es que el hombre nace engañado y muere desengañado.
El fanático, nace engañado y muere engañado, no cambia nunca, no es que no quiera es que no puede. El fanatismo no es una costumbre, es una enfermedad.

Como mis hijos, gracias a Dios, ya están fuera de sus garras- Yo por mi parte solo puedo decir que tratare de que mis nietos no vayan nunca a una galescola, si no encuentro una escuela que les de clase en castellano, tendré que mandarlos a otra región o país a un que yo tenga que cambiar el lugar de residencia para poder hacerlo.

No importa emigre una vez y puedo volver a hacerlo.

La Galicia paleta de las galescolas
Xoán Xulio Alfaya Periodista Digital  4 Septiembre 2007

Han perdido el sentido común. Este lunes comienzan a funcionar en Galicia las galescolas, la nueva red de guarderías públicas que ha implantado el bipartito que integran el Partido Socialista y el BNG. Allí, en esos reductos de la "pureza", se hablará a los niños y se impartirá todo el material didáctico exclusivamente en gallego.

Si el asunto tuviera que ver sólo con el idioma, el asunto tendría un pase, aunque muchos pensemos que eso, a la larga, contribuirá a estancar Galicia, haciéndola cada vez más parroquiana y menos cosmopolita. Pasa ya en Santiago de Compostela, que podría haber sido un foco del saber, como los son Harvard, Oxford o Stanford y que va camino de reducirse a una Universidad pueblerina, preciosa en su continente y cateta en su contenido. Una Universidad a la que serán pocos los pensadores, creadores y líderes que acudan, porque el gallego se ha convertido en lengua vehicular.

Lo que la Xunta, apoyado con costosas campañas de difusión del gallego, presenta como medidas para equipararlas dos lenguas oficiales existentes en Galicia, no es otra cosa que un intento camuflado por erradicar el castellano del espacio público. El drama, el peligro de las galescolas es que es -aunque parezca mentira tratándose de niños de 0 a 3 años- una operación ideológica.

El pasado 18 de agosto, el nacionalista Anxo Quintana, vicepresidente del Gobierno autonómico, afirmó que los niños saldrían de estos nuevos centros conociendo el himno gallego, letra y melodía, pues «es un lenguaje que agita el despertar de Galicia como nación». Sin embargo, lo que hacen en realidad las rimas del himno es llamar a la resistencia contra el invasor y decir que quienes no entienden el gallego son «crueles» o «imbéciles».

Este objetivo demuestra el delirio del BNG y su afán por adoctrinar a los niños en el odio a lo español cuando apenas saben andar. Pese a que los socialistas reaccionaron de forma tibia restando importancia a la idea de Quintana, a día de hoy ningún nacionalista se ha retractado de la pretensión y son ellos los que controlan estos centros.

Con himno o sin himno, el plan de las galescolas es bien emblemático del proyecto de inmersión lingüística inspirado en Cataluña o el País Vasco que siempre ha deseado el BNG y que ahora implanta el PSOE. El pasado mes de julio, ambos aprobaron un nuevo decreto lingüístico que establece que en Primaria y ESO se impartirá un mínimo del 50% de las clases en gallego -sin establecer un máximo- y será obligatorio enseñar en la lengua autonómica las materias troncales, relegando el castellano a las popularmente denominadas marías: Gimnasia, Plástica o Música.

Se da además la paradoja de que en Galicia, al contrario de lo que aún ocurre en Euskadi, no hay tres modelos educativos para elegir, de manera que este sistema de inmersión lingüística es obligatorio para todos los alumnos. El plan, como es evidente, no responde a la realidad bilingüe de Galicia ni tampoco al programa electoral del PSOE, y de ahí que ya haya surgido una reacción ciudadana que en menos de mes y medio ha reunido 20.438 firmas en defensa de su derecho constitucional a elegir.

Rosa Díez
Falacias al descubierto
Cristina Losada Libertad Digital 4 Septiembre 2007

Con un solo gesto, con pocas palabras, Rosa Díez ha desmontado dos fundamentales falacias que ha propagado ad nauseam el PSOE a fin de mantener prietas y firmes las filas de sus votantes. La una consiste en presentar la oposición a la negociación política con ETA y a las cesiones que la han acompañado, como una desleal y malévola actitud de un PP deseoso de extraer réditos electorales. Es la archiconocida “utilización política del terrorismo” en boca de quienes no esperaron 24 horas para aprovechar electoralmente la masacre de Atocha. La otra sostiene que las “reformas” de Estatutos que reconocen naciones, liquidan la igualdad ante la ley y rompen la cohesión, no perpetran ningún atentado contra la letra y el espíritu de la Constitución, no nos llevan por la senda de la balcanización sino todo lo contrario, y que oponerse a ellas sólo demuestra las pulsiones centralistas que latirían en la derecha cavernaria de su caricatura.

La salida de Rosa Díez del PSOE, su decisión de crear un partido de ámbito nacional, precisamente desde la negativa a los cambalaches con la ETA, a las cesiones a nacionalistas y secesionistas, a la quiebra de la Carta Magna y al despiece de la nación, desenmascara esos dos mensajes-consigna que han repetido con la machaconería propia de la casa, los dirigentes del partido gobernante y el propio presidente. He ahí a una dirigente socialista, que podía vivir como tantos de las rentas que proporciona la obediencia, diciendo que no aguanta un minuto más en un partido que marcha a tumbos en sentido contrario al que, a su juicio, marcan su tradición y el programa con que acudió a las elecciones. He ahí a un grupo de personas que no son clasificables en “la derecha reaccionaria”, que no encajan en los toscos pero eficaces esquemas propagandísticos que manejan recaderos y bufones, mostrándose lo suficientemente alarmado como para postular una nueva opción política, que podría –otra cosa es si lo conseguirá– romper la dinámica predominante desde la Transición; la que ha llevado a los dos grandes partidos a transigir con los nacionalistas, a no contrariarlos, a contagiarse de su obsesión identitaria o, ya en el colmo, a eso que hace ZP: entregarles todo –y si presume de alma, ésta también– a cambio de la perpetuación en el poder.

Y he ahí, claro, el aluvión de reprobaciones previsible. Las mentiras requieren de otras para sostenerse. Era obligado que para mantener en pie aquellas falacias necesarias para encubrir el desguace, tengan ahora que introducir a toda prisa a Díez y sus compañeros en una cuna mecida por la derecha. Esto de la cuna, aparte de título de película de terror, es la expresión que utilizaba Alfonso Guerra, cuyos chascarrillos huelen a naftalina y sus posiciones a servidumbre voluntaria: quien criticaba el Estatuto de Cataluña, votaba a favor del bodrio anticonstitucional y salía con el rabo entre las piernas. Y es natural que quienes perciben en la marcha de la europarlamentaria el contrapunto de sus miserias políticas y personales, traten de mancillarla presentándola como resentida, ambiciosa y oportunista. Un típico episodio de character assasination para el que ha unido fuerzas la tríada zapaterista, nacionalista y filoterrorista.

Hay quienes hubieran preferido que Rosa Díez y los suyos dieran apoyo público al PP, a fin de fomentar el “voto útil”. Entonces no los hubieran metido en la cuna, sino en la cama. Es imposible acabar en unos meses con prejuicios ideológicos arraigados, que la propia derecha no ha hecho nada por desterrar en las décadas pasadas. La utilidad de esta nueva fuerza radica en ser efecto y testimonio de la descomposición del PSOE y en que como decía aquí Girauta, acaba con la estupidez de identificar España con la derecha. Y a la izquierda o algo parecido, con la anti-España.

Bombas sin sentido
FLORENCIO DOMÍNGUEZ El Correo 4 Septiembre 2007

Una vez cerrado el último episodio negociador del Gobierno con ETA, la banda se enfrenta al problema de determinar cuál es el sentido que tiene la continuidad de la violencia y cuál es el objetivo a corto y medio plazo que persigue, sabiendo que el propósito final de las armas es conseguir la independencia del País Vasco. El terrorismo pervive porque quienes lo practican perciben que tiene sentido y que es eficaz para su causa política. Cuando se ha perdido ese sentido es cuando dentro de las filas de ETA han aparecido voces que cuestionan la continuidad de las armas. Ahí está el caso de 'Pakito' y otros cinco presos críticos de hace tres años.

Durante mucho tiempo, el objetivo a medio plazo del terrorismo etarra fue forzar una negociación política, con el Estado español, en la confianza de que en esa mesa conseguiría imponer sus reclamaciones políticas. Aquella estrategia tuvo un gran efecto movilizador en la base social de ETA e, incluso, en sectores más amplios del nacionalismo para los que la demanda del diálogo político, aunque se hiciera a tiros, parecía algo razonable.

Cuando flaquearon las fuerzas de ETA, en los noventa, el objetivo a corto cambió y con él la forma de aplicar la violencia. Se buscó entonces formar un frente nacionalista que avanzara por la senda del soberanismo hacia la independencia, marginando a quienes no eran nacionalistas. Aquel intento también fracasó, aunque mucha de la chatarrería ideológica sobre la que se levantó todavía está en uso en una parte del nacionalismo. Al abrirse de nuevo las puertas a la negociación con el actual Gobierno, ETA y los suyos dejaron en el cajón del olvido los instrumentos frentenacionalistas que habían ido creando. Es el caso del Foro de Debate Nacional, tan activo en su momento y del que nada se ha sabido en los últimos tiempos. Los compañeros de viaje reclutados en los momentos difíciles fueron licenciados sin agradecerles los servicios prestados.

ETA ahora tiene que decidir si la vuelta al terrorismo es para restablecer la negociación con el Gobierno dentro de algún tiempo o para volver a la tesis de la unión sagrada del nacionalismo. Puede optar por una cosa o por otra, pero si la otra parte no secunda sus iniciativas, el esfuerzo etarra será baldío y su violencia quedará sin sentido. ETA y su entorno lo saben y por eso las críticas más duras las están personalizando contra dos dirigentes políticos, el presidente del PNV, Josu Jon Imaz, y el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, porque perciben que sus discursos cierran el paso a una vuelta a la estrategia de unidad nacional y a la negociación, respectivamente. Si hay una actitud firme en el PNV y el Gobierno, la violencia de ETA quedaría sin sentido y en su seno se abrirían, a medio plazo, las puertas de la duda y de la crisis.
f.dominguez@diario-elcorreo.com

Irán nuclear
Zapatero y Ahmadinejad
GEES Libertad Digital 4 Septiembre 2007

Mahamud Ahmadinejad, sonriente presidente de la República Islámica de Irán, acaba de anunciar que su país cuenta ya con tres mil centrifugadoras funcionando en el enriquecimiento de uranio. Uranio, cuyo único propósito sólo puede ser una bomba atómica. Es su desafío a la comunidad internacional.

Bush y Sarkozy ya han mostrado su desagrado y repulsa. Sin ir más lejos, la semana pasada Nicolas Sarkozy, ese nuevo amigo del presidente español según el gobierno socialista, lo dejó bien claro: para él, un Irán nuclear es y será inaceptable. Sólo más sanciones y el cumplimiento por parte de Teherán de sus obligaciones podrían evitar lo que entendía era una alternativa del diablo. La bomba iraní o bombardear irán.

¿Qué ha dicho nuestro presidente al respecto? Nada. Ni siquiera la diplomacia española bajo Moratinos. Silencio absoluto. Podría explicarse, como hace la canciller alemana, porque Rodríguez Zapatero está atrapado por su agenda doméstica, desde convencer a ETA de que vuelva al camino del diálogo a contentar a los separatistas. Pero también por la convicción más profunda de que no le importa nada que Irán sea una potencia nuclear. Rodríguez Zapatero es de los que piensa que si la tienen los israelíes, por qué no la van a poder tener los árabes (aunque los iraníes sean persas que odian a los árabes).

La retórica agresiva de Ahmadinejad ha seguido subiendo de tono en estas semanas de asueto estival en las que el presidente socialista se ha dedicado a correr posando para El País, tomar camarones de la bahía en un chiringuito de izquierdas o revolucionar una silenciosa aldea con su falsa visión del turismo rural. El mundo no se ha detenido ni un ápice aunque en España no se nos deje verlo.

No es imaginable que en estos momentos nadie esté interesado en bombardear Irán, que es el fantasma que agitan desde la izquierda y quienes se dedican a estos asuntos en los aledaños de Ferraz. Pero si es seguro de que se está estrechando el cerco internacional sobre Irán. A todos los niveles. Cada día hay más países que están dispuestos a incrementar sus sanciones contra el régimen de los ayatolas, cada vez más frágil y lleno de problemas como hemos podido comprobar con los cambios de gobierno de la semana pasada.

Y eso es algo que si no le interesa a Zapatero sí debería empezar a interesas a las pocas –pero significativas– empresas españolas que comercian o tienen negocios con Irán. Cada vez les va a ser más difícil zanjarse de un mayor escrutinio público y escapar a las iniciativas privadas que empiezan a volar con fuerza, como es la de la desinversión en las compañías que tengan tratos comerciales con Irán. El presidente español pude apoyarlas y venderles confianza, pero si Bush es un pato cojo, zapatero es un pato muerto en este tema. Él solito se ha puesto del lado de Ahmadinejad. Al menos hasta que diga lo contrario.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

La derrota de los confederados
Pablo Sebastián Estrella Digital 4 Septiembre 2007

De la temeraria siembra confederal propuesta por Zapatero al inicio de la legislatura para ofrecerle a ETA un territorio favorable a su desembarco en la política han nacido en el interior del PSOE y de los partidos nacionalistas sus particulares reyezuelos confederados que creyeron en el ímpetu centrifugador del presidente y que, con esas alas en las que escrito estaba que la nación española era discutida y discutible, se lanzaron al vacío de sus aspiraciones confederadas e independentistas, ajenos al duro y obligado frenazo que los poderes fácticos del PSOE, con Rubalcaba como controlador de la rectificación en el seno del Gobierno, han impuesto a Zapatero, provocando las naturales crisis de los socialistas en Navarra, Cataluña y País Vasco.

De la misma manera, el discurso confederal del presidente Zapatero ha provocado una fuga hacia delante de los más radicales de ERC, PNV y CiU, desconcertados con sus promesas iniciales y sus posteriores e inmediatas rectificaciones, como se ve en la lucha por el poder que se registra en el seno de la Esquerra, entre Carod-Rovira y Puigcercós, inmersos en una demencial carrera independentista que ya está fuera de su tiempo. O entre los cachorros ultranacionalistas de CiU, que alentaba Artur Mas y a los que hacía frente Josep Antoni Duran Lleida. De la misma manera que en el PNV su presidente, Josu Jon Imaz, también pisaba el freno, dejando fuera de tono y de lugar al lehendakari, Juan José Ibarretxe, y a sus adversarios interiores, que capitanean Egibar y Arzalluz. Por decirlo de una manera popular, los confederados “se han quedado colgados de la brocha” mientras el presidente Zapatero, obligado por los suyos y temeroso de los efectos electorales de semejante disparate de la España confederal, les retiraba la escalera, abriendo batallas internas entre los nacionalistas —que ahora coinciden al decir que Zapatero “no es de fiar”— y heridas internas en el PSOE, como las que permanecen abiertas en Navarra, el País Vasco y en Cataluña, donde los nombres y andanzas de Puras, Díez y Maragall dan ejemplo de lo ocurrido por causa del desvarío presidencial.

Naturalmente, Zapatero cree que hizo bien y que lo volvería a hacer, y culpa a ETA y al PP de lo ocurrido. A la banda terrorista por no haberse conformado con el pacto hallado en Loyola entre el PNV, PSOE y Batasuna —que admitía con una literatura tan ambigua como perversa el llamado “derecho a decidir” de los vascos, la creación de un órgano de coordinación de Navarra y el País Vasco y el reconocimiento de Euskadi como nación—; y al PP por la agitación social y política lanzada contra su política de pacto con ETA. Sin reconocer el presidente que, en las circunstancias de debilidad de ETA y de su entorno político en las que se encontraban la banda y Batasuna, se lanzó a negociar sin las necesarias garantías (de rendición etarra) y comprobaciones —del alto el fuego—, y sobre todo sin el previo apoyo del PP y de las víctimas de ETA, cosa que nunca hicieron Suárez, González o Aznar en sus respectivos intentos de solución al terrorismo etarra.

Y puede que ETA se haya equivocado —como lo dirán ahora Otegi y Ternera dentro de la organización—, porque con Zapatero habrían tenido la más fácil oportunidad de salir airosos creándole de paso un inmenso problema al Gobierno y al PSOE. Aunque la negociación estaba condenada al fracaso porque sin el apoyo del primer partido de la oposición era imposible avanzar en el proceso confederal del Estado, como objetivo de la negociación política, y mucho menos en lo que a la llamada negociación técnica se refiere, que incluía la liberación y reinserción social de los presos y comandos etarras, entre otras cosas porque para poder culminar semejantes desafíos hacía falta mucho más que la vista gorda que sobre la legalidad habían practicado el Gobierno y la Fiscalía General a las órdenes de Zapatero.

Sólo el anuncio unilateral de ETA de la entrega de las armas y final de la violencia hubiera permitido al jefe del Gobierno justificar sus concesiones políticas a la banda y buscar el apoyo del PP y de las víctimas del terrorismo. Pero eso suponía la rendición de ETA y el reconocimiento de que sus ochocientos crímenes fueron mucho más que un error, y eso es sobre todo lo que no quiere reconocer ETA, sino más bien lo contrario: justificar sus cuarenta años de terror y presentarse ante la sociedad vasca como los verdaderos impulsores de un Estatuto confederal camino de la independencia vasca.

La derrota de los confederados estaba anunciada desde el inicio de la demencial y solitaria cabalgada de Zapatero por el precipicio del nacionalismo violento, y falta por ver si este fracaso, que es toda una realidad, ha llegado con nitidez a los ojos de todos los españoles en vísperas de las elecciones generales. O si los esfuerzos denodados de los socialistas y de sus medios de comunicación por enterrar el rastro del crimen federal han surtido efecto y se pueden paliar a base de regalos de índole económica y social, como los que ya han empezado a anunciar desde la presidencia del Gobierno.

En todo caso hay una lección positiva de todo ello, que deja de manifiesto no sólo la directa irresponsabilidad de Zapatero y del PSOE, sino también la de los partidos nacionalistas con más peso y tradición, PNV y CiU, que se lanzaron a la piscina confederal sin probar la temperatura del agua, colaborando en el fracaso de una intentona que difícilmente se les volverá a presentar. Porque a partir de ahora el argumento de la paz etarra como la gran palanca para justificar el vuelco confederal español ya no les servirá, pues en el horizonte político y policial sólo prima la derrota de ETA sin precio político a pagar.

Estrategia de Zapatero
Poner cara de bueno no es suficiente
Ignacio Villa Libertad Digital 4 Septiembre 2007

El primer día laborable del mes de septiembre siempre se califica como el de la inauguración del curso político. Algo que ciertamente no es verdad, puesto que el verano siempre tiene informativamente un claro contenido político. Aunque este año tiene el claro condimento de las elecciones generales que en un curso político es claramente definitivo.

El calendario legislativo sugiere que las elecciones previsiblemente serán en el mes de marzo, aunque con Rodríguez Zapatero es mejor no hacer previsiones, puesto que juega intencionadamente al despiste, a la trampa y a la mentira. Pero desde luego ha ido demasiado lejos como para ahora adelantar estrepitosamente las elecciones; ha sido tan machacón en agotar los plazos que ahora no se entendería un cambio de planes. En todo caso, la fecha se convierte en una anécdota. Zapatero está en campaña y el espectáculo está servido.

¿Cuál va a ser la campaña del presidente del Gobierno? Pues sencillamente, la campaña del hombre feliz. Es verdad que ha comenzado a hacer promesas electorales; es verdad que ha utilizado medidas sociales como propaganda política; es verdad que utiliza la mentira para tapar sus errores; es verdad que ha tapado todo lo que tenga que ver con los atentados del 11 de marzo; es verdad que utiliza la trapisonda para hacer olvidar sus políticas que han puesto en duda la estabilidad institucional. Todo eso es verdad. Pero al mismo tiempo, estas reacciones no son el cogollo de la estrategia. La estrategia electoral de Zapatero va por otro lado bien diferente.

El presidente ha diseñado un claro perfil político. En el 2004 fue el talante; en esta ocasión va a ser la felicidad, la tranquilidad y la responsabilidad. Esa es la imagen que el presidente ha querido transmitir en la entrevista de este fin de semana en el diario El País, y esos son los mensajes en los que se empeñan desde Moncloa.

Durante los próximos meses vamos a asistir a una borrachera de éxitos, de propaganda, de locura y de barbarie. Pero por encima de todo vamos a ver a un presidente encantado de haberse conocido, con carita de bueno y con la imagen de no haber roto un plato en su vida. El objetivo de ese cambio de imagen es hacer olvidar la inestabilidad institucional, el proceso de rendición ante ETA, la ley de memoria histórica, la persecución de la religión, la imposición del pensamiento único, el desprecio a las víctimas del terrorismo o la renuncia a un proyecto nacional. Piensan que con seis meses de "niño bueno" los españoles se van a olvidar de las "políticas malas"; y eso como mínimo significa que en el Gobierno se creer que los españoles se convierten en borregos en unas elecciones.

Zapatero se ha convertido en el "presidente bueno" que hace lo que puede por sacar a España adelante. Es el "presidente bueno" que intenta echar una mano para arreglar el desaguisado que heredó del Partido Popular. Es el "presidente bueno" que nunca se equivoca. Y eso, sinceramente, ya no cuela. Zapatero ha gobernado cuatro años y el resultado salta a la vista: desastre institucional, cobardía ante el terrorismo y desmontaje del Estado. Poner "cara de bueno" no es suficiente, por más que las estrategias así lo apunten. Lo del talante sirvió una vez, pero la bondad ya no vale.

Rajoy, paso al frente
Editorial ABC 4 Septiembre 2007

EL nuevo escenario político, marcado por el giro copernicano de la política antiterrorista del Ejecutivo, obliga al PP a intensificar sus esfuerzos y mensajes para subrayar que la rectificación de Zapatero no es otra cosa que la confirmación del diagnóstico que de la lucha contra ETA hizo durante meses Mariano Rajoy. El brusco y súbito cambio de dirección del presidente del Gobierno avala las tesis del presidente del Partido Popular, que debería impedir que Zapatero le arrebate su discurso más certero y lo exhiba como si fuera suyo sin ningún pudor. El máximo dirigente del PP - que ayer pasó al contraataque, anunciando reformas para apuntalar y fortalecer el crecimiento económico y el bienestar social- no puede fiarlo todo a la percepción que la opinión pública haga del «proceso de paz», convencido de que su fracaso se convertirá en la segura derrota electoral de Zapatero. Porque si bien es cierto que ETA no sólo no se ha entregado a la seducción del talante, sino que ha vuelto a la violencia con un frente político reorganizado y reinstalado en los ayuntamientos vascos, no lo es menos que Zapatero ha sabido rentabilizar su rectificación en materia antiterrorista con un mensaje tan cínico como eficaz en términos de opinión pública: «Mi obligación era intentarlo». El discurso de Rodiezmo ha abierto un curso político que desembocará en las elecciones generales de 2008 y que ya está marcado por la clara rectificación de los mensajes principales del presidente del Gobierno. Junto a la utilización electoralista de las pensiones y de otras medidas «sociales», Rodríguez Zapatero ha confirmado su nueva apuesta táctica de disputar al PP dos de sus principales argumentos de oposición: la idea de España y la lucha antiterrorista. Zapatero tiene a favor dos factores: la falta de pudor con la que es capaz de pasar de un planteamiento a su contrario y la predisposición de un amplio sector de la sociedad española a no ser muy exigente con sus gobernantes.

Las razones por las que Zapatero no deja de hablar de España y de su implacabilidad frente a ETA se resumen en el diagnóstico de que la situación actual no es, en absoluto, la que había diseñado al comienzo de legislatura para renovar, cuatro años después, su victoria. En definitiva, Zapatero está terminando su mandato y ha comprobado que la pirotecnia radical de sus decisiones más polémicas no ha abierto la brecha que esperaba respecto del PP. Por eso el presidente del Gobierno no duda en asociarse constantemente a España, desde la marca oficial de su Gobierno a la redacción de sus discursos, y lo hace quien durante tres años ha descalificado a Rajoy como «patriota de hojalata», quien ha dicho que la nación es un concepto «discutido y discutible» y quien tiene de socios al Bloque Nacionalista Gallego y a Esquerra Republicana de Cataluña, los nacionalismos más independentistas. Lo mismo sucede con la lucha antiterrorista, protegida por éxitos policiales con los que el Gobierno quiere hacer olvidar toda una estrategia de negociación política basada en la negación de la eficacia policial y en el ataque al PP y a las víctimas -con juicios de intenciones en ocasiones perversos- por pedir que el Ejecutivo hiciera exactamente lo que ahora hace y de lo que se jacta.

Sin la oposición del PP, esta rectificación evidente de Zapatero no habría sido posible, pero, una vez producida, los populares no deben confiar en que los ciudadanos sepan sacar por sí solos la conclusión de que siempre es más fiable quien no tiene que rectificar. Rajoy puede y debe legítimamente atribuirse el mérito de que Zapatero, hoy, hable de España -sin adjetivos- y trate de acabar con ETA, porque el presidente del Gobierno no lo ha hecho en tres años, hasta que ha comprobado que muchos ciudadanos, los suficientes para decidir en las urnas, se identifican más con una política de cohesión nacional que de fragmentación y con la derrota de los terroristas antes que con una negociación humillante. El PP tiene ante sí la prueba de que tenía razón en los aspectos fundamentales de su actividad opositora. La tarea que le queda pendiente a Rajoy es trasladar a los españoles la idea de que, además de tener razón en el diagnóstico de los asuntos de Estado, el PP es mejor opción de gobierno que el PSOE, objetivo que exige liderazgo, presencia pública, suma de voluntades y empatía con unos ciudadanos cada día más preocupados por su futuro.

Otra vez la ‘baraka’ de ZP
Lorenzo Contreras Estrella Digital 4 Septiembre 200

A ETA le está saliendo mal la ruptura de la tregua. En Cahors (Francia) ha caído uno de sus principales comandos operativos, después de varias fallidas intentonas de grandes atentados. Algunos observatorios políticos interpretan que la banda, con esa “interrupción” de la tregua, pretende condicionar el resultado de las elecciones generales de marzo. Pero si es así, va a ser en sentido contrario a la línea de sus intereses, porque las bajas que está sufriendo son significativamente importantes. Sólo en un aspecto va a salir beneficiada: le está ofreciendo en bandeja a Zapatero, con los espectaculares golpes que la propia organización terrorista está sufriendo, una victoria en las urnas. ETA siempre ganará más con ZP que con un Rajoy eventualmente triunfador en marzo. Tenía otra opción para facilitarle la reelección al líder del PSOE: mantener la tregua, sin víctimas ni atentados. Pero ha preferido su propia afirmación, con la vista puesta más en el PNV, que es su directo competidor en Euskadi, que en el PSOE, el PP o en cualquier otra formación rival que pueda surgir.

Sin una ETA en actitud beligerante, Zapatero habría tenido casi aseguradas todas las bazas de la partida. Ahora, con las operaciones exitosas de la Policía, en colaboración con la Gendarmería francesa, se da la circunstancia de que también sale favorecido. Probablemente ETA hizo mal sus cálculos.

En cualquier caso, la organización terrorista no ha cerrado del todo mal su balance en la etapa zapaterista. Ha conseguido, en efecto, regresar de manera notable a las instituciones a través de Acción Nacionalista Vasca (ANV), una descarada máscara de Batasuna, que podría ir mejorando todavía más sus posiciones. Ha logrado recuperarse financieramente tras la etapa de ilegalización de su tradicional brazo político. Ha incrementado sus efectivos, aunque ahora experimente menguas numerosas en comandos sorprendentemente localizados. No se puede decir, por tanto, que ETA está derrotada. Cuando Zapatero, en la entrevista torrencial que le ha concedido a El País, manifiesta que la democracia ha ganado la batalla, pero, aunque la banda no va a conseguir nada, “cabe pensar cuánto va a durar”, lo que está declarando es que tenemos ETA para rato. Y eso significa muerte, destrucción, algunos atentados sin frustrar y probablemente, a la larga, recuperación del diálogo ventajoso con el Gobierno, si es que éste gana las lecciones, como parece que va a suceder.

En la entrevista concedida a El País observamos a un Zapatero tremendamente seguro de sus posibilidades de victoria. Con la ayuda de un cuestionario pactado soslaya, como siempre, grandes estafas al electorado y a los intereses de España. Ahora, el personaje presume de haber lanzado al mercado político, y por supuesto electoral, la marca “Gobierno de España”, que naturalmente catalanes, vascos y otros nacionalismos emergentes se van a tomar a chunga por mucho que los medios de comunicación que el Gobierno controla —la mayor parte— enarbolen esa bandera verbal.

Como salvador de la patria (confederal si acaso) y gran pacificador a precios ruinosos, Zapatero va obteniendo que su antigua baraka (esa fortuna que le hizo ser primero inesperado secretario general del PSOE y, como consecuencia, cabeza de cartel para las elecciones del 2004, la del “descarrilamiento”) vaya proyectando una nueva luminaria de éxito sobre su camino. Ahora entre Sarkozy y la baraka, podemos tener ZP para rato. Igual que esa ETA pronosticada por el mismísimo salvapatrias de León o de Valladolid. Puede tocarle la lotería en el 2008, compartiendo algo de esa suerte con Gallardón, su benevolente sombra perseguidora. Sin prisas, ¿eh?, sin prisas. Tomándose —Gallardón— el tiempo suficiente para no dejar en la actual jefatura del PP títere con cabeza.

Crisis
Francisco Rubiales Periodista Digital 4 Septiembre 2007

La política española está en crisis porque el franquismo nunca ha podido ser sustituído por una auténtica democracia. Una nueva oligarquía, esta vez integrada por partidos políticos y políticos profesionales, ha ocupado el lugar del viejo franquismo, lo que significa, simplemente, que una oligocracia más inteligente y astuta, disfrazada con ropajes democráticos, ha sustituído a otra que estaba agotada.

Gramsci decía que "La crisis consiste precisamente en que muere lo viejo sin que pueda nacer lo nuevo, y en ese interregno ocurren los más diversos fenómenos morbosos”.

España está en crisis porque ocurre precisamente eso, que ha muerto el viejo franquismo sin que lo nuevo, la democracia, haya podido nacer.

La democracia no ha podido nacer en España porque los que hicieron la Transición no eran auténticos demócratas. Cuando Franco dijo que todo quedaba "atado y bien atado" tal vez se refiriera a que el franquismo había penetrado hasta la médula en la sociedad española, incluso en el alma de la oposición política, la cual, cuando llegó la hora de construir la democracia, sólo pudo parir una nueva oligocracia, la de los partidos políticos, sustituyendo así la cultura franquista de partido único por otro sistema de varios partidos.

¿Era Suárez un demócrata? ¿Lo eran Fraga, Carrillo, Felipe González, Alfonso Guerra o nacionalistas recorosos y agazapados en la Historia como Pujol, Arzallus o Garaicoechea?

Un análisis riguroso arroja la firme conclusión de que ninguno de ellos era demócrata, entre otras razones porque ninguno conocía la democracia, ni había vivido en sus fuentes. Suarez procedía del franquismo, en cuya cultura se educó, pese a lo cual fue el más parecido a un demócrata de todos aquellos dirigentes que hicieron la Transición. Carrillo era un totalitario empedernido que, como buen marxista, odiaba la democracia, aunque sabía que tenía que convivir con ella para sobrevivir en Occidente, pero la asumió siempre como un enemigo infiltrado, como un pernicioso quintacolumnista. Fraga era, de todos, el que más conocía lo que era la democracia, pero sólo en el plano teórico, como profesor de derecho, porque su educación y su talante eran autoritarios. Felipe González y Alfonso Guerra eran dos tipos hábiles que soñaban con sustituir el franquismo por un socialismo con patente europea, pero desconocedores plenos de que la democracia era una cultura, de la importancia del ciudadano o del valor del debate y del discernimiento. Además, eran marxistas y, en consecuencia, autoritarios y mesiánicos. De los nacionalistas poco hay que decir porque el nacionalismo es incompatible con la democracia, ya que se basa en la diferencias, la reivindicación y el privilegio, mientras que la democracia es una cultura para la igualdad, la convivencia y la paz.

De gente que no era demócrata no podía surgir la democracia. En consecuencia, construyeron un sistema en el que todo el poder del franquismo, casi intacto, pasó a los partidos políticos, que irrumpieron en la sociedad y se apoderaron de todo, limitándose a ocupar los espacios dejados vacíos por el anterior régimen. Ninguno de ellos sabía que el voto es menos importante que el consenso y ni uno de ellos conocía aquello que dijo Victor Hugo de que “nada tan estúpido como vencer; la verdadera gloria está en convencer”.

Nadie se ocupó de explicar que la democracia era una cultura; nadie sabía que una sociedad civil fuerte era vital para el sistema de libertades; nadie formó a los ciudadanos en la convivencia; nadie se preocupó de establecer controles al poder político, sin los cuales la democracia no existe, ni de garantizar la soberanía del ciudadano, ni la separación de los poderes legislativo, judicial y ejecutivo. Ni siquiera nos dotamos de una ley electoral que garantizase el sagrado derecho ciudadano a elegir y controlar a sus representantes. Con las listas cerradas y bloqueadas, los que realmente elegían eran los partidos, casi del mismo modo que Franco nombraba a sus procuradores en Cortes.

Los Suárez, González, Fraga, Carrillo y compañía construyeron una oligocracia de partidos y, comportándose como oligarcas, irrumpieron sin escrúpulos en la sociedad civil, en la cultura y en en el Estado, ocupándolo todo ante la inocente bisoñez de una ciudadanía que aplaudia estúpidamente entusiasmada ante lo que iba a ser su exilio de la política y su marginación absoluta del poder.

Ahora, tres décadas después, el mundo se sorprende ante el vertiginoso y profundo envejecimiento sufrido por la llamada "Democracia Española", sin advertir que la clave del problema es que esa "democracia" jamás ha existido porque, en realidad, nunca llegó a nacer.

España necesita ya afrontar su democratización, cuando todavía es posible. Si nuestros políticos se empeñan, de manera irresponsable, en prolongar la agonía de este sistema desprestigiado y degradado, cada día será más dificil democratizar el país, entre otras razones porque los ciudadanos empiezan a desconfiar ya del liderazgo y también de un sistema que acogió con entusiasmo hace un cuarto de siglo, pero que hoy aparece ante sus ojos como un confuso y feo nido de corrupción, de privilegios, abusos e ineficiencias.

FR  Voto en Blanco

Ingobernable Bélgica
EDITORIAL El País 4 Septiembre 2007

Cada vez parece más difícil formar gobierno en Bélgica. Las elecciones parecían haber arrojado un claro mandato en favor del democristiano flamenco Yves Leterme y una mayoría de centro-derecha, la llamada "naranja azul". Pero las tensiones entre flamencos y valones van creciendo a medida que pasa el tiempo. El sistema federal no basta para contener unas tendencias centrífugas, al menos por parte de los flamencos, que son los que más han prosperado en los últimos tiempos en un país que se mantiene unido por la religión católica, la monarquía, y el hecho de que Bruselas alberga las instituciones europeas. Cada vez menos flamencos hablan francés, y menos valones flamenco.

Leterme tiró (al menos temporalmente, pues todo es temporal en la política belga) la toalla tras dos meses de intentar formar gobierno con los democristianos valones y los liberales de ambas partes, a los 90 días de las elecciones. Consideraba que había recibido un mandato para un programa de reformas radicales en muchos aspectos de la vida económica, pero también en materias básicas de descentralización como el impuesto sobre las personas físicas, la justicia, los convenios laborales e incluso algunas normas de tráfico entre otras dimensiones. Los valones democristianos y liberales declararon que era inaceptable esta acentuación de la división real, y tampoco fueron admitidas sus demandas de que las reformas federales fueran sólo válidas si se conseguían dos tercios de los votos en el Parlamento.

Probablemente, al final se llegue a un acuerdo, so pena de tener que acudir a nuevas elecciones legislativas. Pero lo ocurrido refleja las dificultades de mantener a Bélgica con un sentido de unidad. Los flamencos, entre los que han crecido las opciones independentistas y las de extrema derecha, quieren nuevas reformas en el sistema federal para alcanzar mayores cotas de autogobierno, acercándose a la idea de una confederación, mientras los valones, perdedores económicos, salvo en la región, federalmente con entidad propia, de Bruselas, donde predomina el habla francesa, se resisten. Bélgica es muy suya, aunque cada vez sea menos belga.

Partidos
El himno gallego aterriza en las Galescolas
Socialistas y nacionalistas se enfrentan por la pretensión de Anxo Quintana, vicepresidente de la Xunta, de enseñar los versos de Eduardo Pondal incluso en las escuelas de Educación Primaria
Xabier R. Blanco La Razon 4 Septiembre 2007

LA CORUÑA- El himno gallego ha provocado un lío de dimensiones descomunales en el bipartito gallego. El presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, y el vicepresidente, Anxo Quintana, andan desde hace una semana a la gresca por la intención del nacionalista de que los niños entre cero y tres años aprendan los versos del poeta EduardoPondal, en las Galescolas, que son de su competencia, para fijar las señas de identidad.

Los dos políticos han decidido enterrar una polémica que «calificaron de estéril», después de llamarse «acomplejados» para dedicar sus esfuerzos a «temas más sustanciales y complejos» pero el presidente cerró antes de ayer cualquier posibilidad de cumplir los deseos de su socio en el bipartito gallego.

Pérez Touriño argumentó que «este país vive bajo el imperativo de la ley» y ésta otorga la «competencia de fijar currículos de los niveles educativos a la consellería de Educación», gestionada por los socialistas. «Y esto es importante que quede claro taxativamente», subrayó el presidente de la Xunta. Y para no dejar una rendija a que se malinterpreten sus palabras, añadió: «No hay ningún sitio en el que se enseñen himnos o cosas semejantes conceptualmente» a los niños de las guarderías, de cero a tres años.

Casi todos se han sumado a la fiesta del himno, que celebra endiciembre su centenario. Y todavía no ha soltado la lengua FranciscoVázquez, ex alcalde de La Coruña y embajador en el Vaticano.

Curiosamente, el político más preocupado por la unidad de España y gran defensor de que el topónimo de La Coruña sea en castellano, inauguró en el Centro de Gallego de la Habana que conmemora que en ese lugar se interpretó por primera vez los versos de Pondal y con músicade Pascual Veiga.

Primero fue Núñez Feijoo el que enjuició la idea de Anxo Quintana, aunque casi se lo tomó a coña: «Lo que tienen que hacer los niños en las guarderías es aprender a tomar el biberón».

El presidente del Partido Popular también opinó que «los niños tienen que aprender inglés e informática».

Emilio Pérez Touriño, en su competición con su socio de Gobierno por salir en la foto y por pescar titulares, llegó tarde a la polémica y entró con mal pie, según un asesor del vicepresidente: «Es increíble, le estamos haciendo el jugo al Partido Popular. En vez de dejar correr el asunto, se puso en contra, cuando él, como presidente, debería ser el máximo defensor de los símbolos de Galicia». El presidente se ha comprometido a viajar a Cuba para festejar la efeméride por el primer centenario, pero, desde el primer momento, fue la voz que más se opuso a su enseñanza en las galescolas.

Y en ese rebumbio, ajeno a la sociedad civil, casi todos los políticos han entrado al trapo. El concejal de Educación de La Coruña, el socialista Carlos González Garcés, famoso por un desliz, al declarar que «los bomberos de La Coruña están muy bien dotados», para contrarrestar sus reivindicaciones laborales, acuñó otra frase lapidaria para referirse a la propuesta de Quintana: «Me recuerda a cuando me obligaban a cantar el ‘Cara al Sol’ en el colegio».

Le respondió el primer teniente de alcalde de la ciudad herculina, el nacionalista Henrique Tello, que gobierna en coalición con el PS de G: «Son cosas de Garcés». A renglón seguido añadió: «Es una falta de respeto y de mala fe. No se da cuenta de que hay otras sensibilidades».

La población asiste atónita a un debate hueco, que ni le va ni le importa. «Es una tontería» afirma, Álex, un empresario coruñés. Pedro, marinero de El Grove, galleguista y simpatizante del BNG, opina algo parecido: «Háblame de cosas serias». De las que se han comprometido a hablar Pérez Touriño y Anxo Quintana.

Esquelas, barras de pan y un kit de embarazadas en gallego
Anxo Quintana estaba la pasada Navidad consternado: «He recorrido toda Galicia buscando un muñeco que hable en Gallego para regalárselo a mis hijos (tiene gemelos) y no lo he encontrado».

Ante la preocupación del Jefe, el diputado nacionalista Bieito Lobeira propuso subvencionar a empresas de juguetes que hiciesen muñecos parlantes en gallego.
Lobeira, también es el padre de la idea de desgravar las esquelas y las lápidas escritas en lengua de Rosalía de Castro. Lobeira argumentó en su petición que si hubiera un holocausto y los extraterrestres llegaran a la Tierra, no sabrían que había existido un pueblo gallego, con una cultura propia. Según Lobeira, sólo 1 de cada 1.000 lápidas de la comunidad están escritas en gallego.

Otra de las iniciativas del BNG para difundir la lengua gallega fue financiar una campaña en las panaderías, entregando bolsas con unpoema de seis insignes domadores de la palabra.

Los funcionarios públicos tampoco han podido escapar a los tentáculos nacionalistas y deben ser un instrumento de la Xunta para «popularizar» el uso de nombres gallegos.

Además, de la red de Galescolas, montadas por la vicepresidencia que gobierna Anxo Quintana, en la que a los niños se educan los primeros años en gallego, hace unos meses también se pergeñó un «kit» para embarazadas para que el bebé al nacer escuchase sus primeras palabras en... sí, gallego.
Curiosamente, en Galicia el 66 por ciento de la población habla y se comunica en la lengua que el BNG intenta por todos los medios potenciar.

La galescola de A Barcala se queda pequeña para la demanda de plazas
La galescola de A Barcala se inaugurará a mediados del mes de septiembre, en un acto al que asistirá el alcalde de Cambre, Antonio Varela. Sin embargo, este centro educativo antes de abrirse ya se ha quedado pequeño, porque la demanda de plazas, por parte de las familias, supera la oferta.
REDACCIóN> CAMBRE El Ideal  4 Septiembre 2007

A falta de escasas semanas para que se inaugure oficialmente la galescola del municipio, el Consorcio Galego de Servizos de Igualdade e Benestar y el Ayuntamiento de Cambre ultiman los preparativos para la apertura oficial de sus puertas.

En este momento, con las 82 plazas cubiertas, se llevan a cabo los trabajos burocráticos de matriculación, así como otro tipo de obras en el centro, sobre todo de dotación de mobiliario.

Según explica la concejala de Asuntos Sociais, Carmen Tato, el Ayuntamiento tan sólo se hará cargo del mantenimiento de las instalaciones del centro, así como de la limpieza y acondicionamiento de los alrededores y de los gastos corrientes.

El Consorcio Galego se encarga por su parte de llevar a cabo las tareas de selección de personal y de la de los niños que serán admitidos en el centro, de edades comprendidas entre los 0 y 3 años. Los interesados en obtener una plaza como trabajadores del centro tuvieron que superar con éxito una serie de pruebas, entre ellas un examen tipo test y una prueba escrita de gallego en el caso de no presentar el certificado de realización del curso de iniciación o perfeccionamiento de lengua gallega. Además, tuvieron que enfrentarse a una entrevista personal desarrollada íntegramente en gallego sobre los contenidos propios del puesto de trabajo, tanto teóricos como prácticos.

Inauguración > Este nuevo centro de educación infantil, ubicado en A Barcala. cuenta con una superficie de 622,8 metros cuadrados, y está formado por dos plantas en las que se distribuyen las distintas salas, entre otras, un comedor, seis aulas, dormitorios y aseos.

Aunque todavía no se ha fijado una fecha, la primera galescola del municipio será inaugurada aproximadamente a mediados del mes de septiembre en un acto que contará con la presencia del alcalde, Antonio Varela Saavedra, y también de la concejala de Asuntos Sociales.

El centro educativo infantil de A Barcala es el primero de estas características del ayuntamiento cambrés pero también del área metropolitana, ya que municipios como Culleredo o Carral todavía están licitando las obras de construcción de los edificios.

Otros, como podría ser el de Arteixo, según manifestó en su momento la alcaldesa, Pilar Souto, está entablando negociaciones con Vicepresidencia de Benestar Social e Igualdade para adherirse al Consorcio Galego do Benestar para incluir su guardería en la red de galescolas.

Todos los españoles pagamos la lluvia de millones con que la Xunta pretende sustituir el español por el gallego
Redacción MinutoDigital 4 Septiembre 2007

Desde la Asociación Galicia Bilingüe se denuncian los abusos de la política de normalización lingüística que esta llevando a la practica la Xunta de Galicia presidida por socialistas y nacionalistas: las galegoescolas o la imposición forzosa del gallego en el sistema educativo, son el principal caballo de batalla de la asociación ciudadana.

Pero también denuncian la lluvia de millones con que la administración pública suple la falta de inquietud popular en Galicia por expandir el gallego. Unos millones que salen del erario público y que todos los españoles pagamos con nuestros impuestos. Sin duda un negocio redondo para las asociaciones e iniciativas culturales controladas por nacionalistas, dedicadas a promover el uso del gallego con exclusión del castellano en Galicia.

Veamos algunos ejemplos de en qué se emplea el dinero que todos pagamos, con un montante que podría superar los 10 millones de euros, que han sido recopilados por Galicia Bilingüe:

50.112 euros para la elaboración y puesta en marcha de una web con un trivial gallego, concedidos a la “Asociación sociopedagóxica galega”.

La Secretaria Xeral de política lingüística de la Xunta gastó 20.000 euros en la edición de 25.000 guías para enseñar a los turistas que visitan Galicia que la comunidad autónoma tiene “ su idioma propio que constituye su principal seña de identidad y un atractivo turístico”.

Subvenciones a editoriales que editen libros de texto en gallego, preferentemente de asignaturas que no sea obligatorio impartir en gallego. Se subvencionarán 185 proyectos con hasta 9.500 euros cada uno, es decir casi 2 millones de euros.

30.000 euros para la “Mesa pola Normalización Lingüística”, controlada por el BNG, para el fomento del uso del gallego en las tramitaciones de compra de vivienda. La Mesa visitará las notarías y animará a los ciudadanos a pedir los documentos en gallego. Otras de las campañas de esta asociación han consistido en “presionar” a los empleados del Corte Inglés para que se dirijan en gallego a los clientes. Se sugiere a los colaboradores que soliciten primero de forma educada que el empleado se dirija a ellos en gallego, y de no ser así, se les anima a que presenten una queja contra él y que se lo comuniquen a la Mesa

3.900.000 euros en subvenciones para producciones o coproducciones audiovisuales en gallego, 150.000 para promocionar guiones de cine en gallego, más otros 425.000 euros para apoyar la producción de cortometrajes en lengua gallega y 150.000 euros más para promocionar su difusión. Además otros 33.000 euros para festivales de cine en gallego.

200.000 euros en subvencionar al desarrollo de proyectos de contenidos digitales e interactivos en lengua gallega, más 80.000 euros para la promoción de producciones audiovisuales a través de Internet.

799.000 euros para “galleguizar” las relaciones de los ayuntamientos con la Administración Autonómica y los ciudadanos. Se incluye la contratación de personal que realice las funciones de traducción al gallego.

780.000 euros a empresas, comercios y autónomos relacionados con actividades artesanales, hasta un máximo del 55 % de la inversión, siempre y cuando empleo de la lengua gallega en todas las relaciones que la entidad interesada mantenga con la administración así como del uso y posterior empleo de la lengua gallega en las acciones subvencionables, es decir con los clientes.

850.000 Euros. a entidades privadas sin ánimo de lucro que fomenten el uso del gallego en los ámbitos de la familia, la infancia y la juventud, como asociaciones de amas de casa, de micólogos, agrupaciones católicas, de pura raza cabalo galego, o para la promoción y desarrollo del ciclista .

La Xunta amonesta al Modelo por vulnerar la ley lingüística
Una mujer denunció el pasado mes de junio que una pediatra del centro les obligó a ella y a su hijo a hablar en castellano.
Pablo López. A Coruña La Opinión 4 Septiembre 2007

La Xunta amonestó mediante una carta al hospital Modelo por el caso de la pediatra que, según la denuncia de una mujer, obligó a un niño a hablar en castellano. El BNG pide a la Secretaría Xeral de Política Lingüística que sancione al centro por considerar que la doctora vulneró los derechos de un paciente, que además es menor de edad.

Tras la petición del partido nacionalista, la Secretaría Xeral redactó un comunicado en el que manifiesta tener conocimiento de los hechos, que califica como "especialmente graves por ser un menor quien vio vulnerados sus derechos", y en el que asegura haber enviado un escrito al gerente del hospital para pedirle que los trabajadores del centro respetaran la legislación en materia lingüística.

La amonestación de la Xunta al centro hospitalario, sin embargo, no contenta al BNG, cuyo portavoz de Lingua pide medidas más severas que vayan "más allá del envío de escritos".

Los hechos que desencadenaron la polémica entre la institución sanitaria y el partido nacionalista ocurrieron el pasado mes de junio, cuando la madre del niño presentó una reclamación ante la dirección del Modelo en la que decía sentirse discriminada por la pediatra. Según la denunciante, que acudió a la Mesa pola Normalización Lingüística para exponer su caso, la médico "visiblemente alterada y con malos modos" les pidió a ella y a su hijo que utilizaran el castellano.

Los responsables del hospital no quisieron hacer declaraciones y se remitieron a lo que habían manifestado tras conocerse la denuncia, cuando justificaron lo sucedido explicando que la pediatra nació fuera de Galicia y que, por tanto, desconoce la lengua vernácula. La dirección del Modelo afirmó también para defenderse que la política de contratación del personal médico se realiza mediante "criterios profesionales y no lingüísticos".

Hacer ruido
Nota del Editor 4 Septiembre 2007

Me gustaría ver la carta que la Junta de Galicia, supuestamente, ha enviado al hospital Modelo, pues al tratarse de un negocio, no tienen obligación legal de atender en la lengua regional, y en cambio los pacientes, ciudadanos españoles, sí tienen obligación legal de conocer el idioma español. Esto parece humo y ruido, para tratar de asustar a los empresarios.

DOS REOS VINCULADOS CON EL 'COMANDO BARCELONA'
Una nota interna de la Generalitat llama 'presos políticos' a colaboradores de ETA
EL MUNDO 4 Septiembre 2007 4 Septiembre 2007

BARCELONA.- Un documento interno del Departamento de Justicia de la Generalitat de Cataluña califica de "presos políticos" a los dos colaboradores del último comando de ETA en Barcelona, según publica EL MUNDO.

El comunicado fue remitido el pasado 20 de agosto al Hospital Penitenciario de Terrassa, en el que dos días antes había dado a luz Laura Riera. Ella y su compañero sentimental, Diego Sánchez Burria, están condenados a nueve años de cárcel por colaborar con el 'comando Barcelona' de ETA.

"Os comunico que el martes 21 de agosto está prevista una concentración a las puertas del Hospital de Terrassa a las 14.30 horas en solidaridad con los presos políticos Diego Sánchez y Laura Riera que han sido padres recientemente", reza el documento, que cuenta con el anagrama oficial de la Generalitat y la firma del Área de Información y Seguridad de Servicios Penitenciarios, Rehabilitación y Justicia Juvenil. La concentración se llevó a cabo sin ningún incidente.

Sánchez Burria recibió un permiso extraordinario para acompañar a su pareja durante el parto, un hecho "sin precedentes" según fuentes penitenciarias, que hablan de un agravio comparativo porque los presos suelen visitar a su hijos recién nacidos días después. Esas mismas fuentes hablan de un trato de favor que se suma a otras polémicas decisiones que ya motivaron la queja de otros reclusos ordinarios y los propios funcionarios de prisiones. Entre ellas, encuentros vis-à-vis, régimen de vida ordinario o una carta sin revisar, como ordena la ley para condenados por

Interior
«Banda Bassotti» no actuará en el «Lumbreras Rock» tras la queja de la AVT
Redacción La Razon 4 Septiembre 2007

MADRID- «Banda Bassotti» ya está fuera del cartel del Festival «Lumbreras Rock». Una decisión que ha tenido una buena acogida en la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) que llevaba un tiempo luchando para que la banda italiana no actuara más.

La AVT quiso expresar ayer su satisfacción por las gestiones que tanto el Ayuntamiento de la localidad como el Instituto de la Juventud de la Región de Murcia han realizado hasta la retirada definitiva del grupo «Banda Bassotti» de este festival que tiene lugar en la localidad murciana de Puerto Lumbreras los días 28 y 29 de septiembre.

Ahora, la AVT estudia emprender acciones legales porque consideran que «Banda Bassotti» menosprecia a las víctimas del terrorismo en las letras de sus canciones. En ellas se pueden leer versos como: «Te vitoreamos, ETA/ tú eres el brazo del pueblo/ grande es tu fuerza/ el pueblo está protegido».

En declaraciones a Ep, el alcalde de Puerto Lumbreras y portavoz del PP en Murcia, Antonio Sánchez», también se mostró satisfecho con la decisión. «Estoy de acuerdo en que no actúe ningún grupo de música que con sus letras pueda herir la sensibilidad de las víctimas del terrorismo y favorezca de alguna manera o no condene la violencia o acaso, la justifique», señaló.

Las víctimas del terrorismo llevan ya un tiempo luchando para que en ningún festival o concierto «se oigan ni exhiban letras o comportamientos que dañen su honor, dignidad, libertad o integridad moral» y hacen un llamamiento a la ciudadanía española para que colabore en esta tarea.

El caso Peri
David Gistau, EL MUNDO 4 Septiembre 2007

La lástima es que Cristina Peri Rossi haya necesitado ser excluida para darse cuenta de que vive y trabaja en un ambiente excluyente en el que vivir y trabajar se hace más fácil cuando se pronuncia, a modo de pago por el salvoconducto, lo de la «puta España» de Rubianes. La pena es que sólo al descubrir una víctima en su pequeño yo agraviado se haya animado a arrojar expresiones que suenan como una mascletá al percutir contra el asfalto: «Fascismo», «Limpieza lingüística». Si bajo el tripartito hay fascismo y limpieza lingüística, desde luego el primer síntoma no es la purga de Cristina Peri. Pero hasta ahora nada dijo porque no vinieron a por ella, y aquí cabe evocar el poema de Niemöller: «Primero vinieron a por los judíos...». Y aun ahora, si no le hubieran interrumpido el suministro, Cristina Peri no convocaría abajofirmantes, sino que acudiría a su tertulia tan complaciente como el tío Tom en su cabaña y sin colgar en su blog manifiestos para denunciar evidencias tan groseras de fascismo y de limpieza como el retrato con una bala en la frente que le enviaron a Rivera dos militantes de un partido que gobierna. Queda consultar a la ministra Salgado si a ambos, a Peri Rossi y a Rivera, se les está enseñando a convivir.

En el artículo publicado en EL MUNDO después de su despido, Peri Rossi no insinúa escándalo porque existan métodos de limpieza, sino porque se los hayan aplicado a ella. ¡A mí, que me refiero a Cataluña como una nación, que apoyé la cultura catalanista, que fui obediente e integrada, y no como esos cavernarios oficiales de los que siempre fue legítimo limpiarse!

Acaso se creyera inmune, dueña del salvoconducto oficial. Y por ello su pasmo de ahora, compartido por su escolta de intelectuales arrebolados porque de pronto descubren que no hay indulto para su endogamia, es el del doctor Frankenstein cuando se le vuelve en contra el monstruo que primero creó. Y entonces sí, a firmar los mismos manifiestos que deberían haber aparecido hace tres o cuatro versos de Niemöller.

Peri Rossi es un personaje tardío que llegó, en la estela del boom iberoamericano, a aquella Barcelona de la gauche divine que iba a ser un faro literario opuesto a la caspa mesetaria. Se nos cayó del guindo, ahora que ha descubierto que en ese mito de promisión no se vive sino de la resignación ante los dogmas de un régimen que cada vez achica más los espacios, tanto que los huidos del Cono Sur vuelven a sentirse perseguidos, inadaptados, regurgitados. De pronto es en los aledaños del Bocaccio donde se ha depositado una capa de caspa que incluso a los antaño acomodados les huele a fascismo y limpieza lingüística. Por eso se quejan: porque les está pasando a ellos, y no sólo a los paracaidistas de la Meseta a los que no hace mucho se advirtió con una mano que remedaba el degollamiento de los segadors.
A buenas horas,

Recortes de Prensa   Página Inicial