AGLI

Recortes de Prensa    Miércoles 5 Septiembre   2007

Las razones de Rosa
ANTONIO ELORZA El Correo 5 Septiembre 2007

En algo acertaron los comentarios socialistas al abandono por Rosa Díez de su viejo partido: era una decisión anunciada desde hace tiempo. Sería preciso añadir que necesaria, desde el punto de vista de la democracia, y la renuncia simultánea al escaño en el Parlamento europeo refuerza este aspecto. No es que Rosa Díez se haya convertido en el clásico enemigo del partido al que abandona, sino que es la restricción de la vida democrática en el interior del PSOE lo que ha impedido e impide que el pensamiento crítico actúe en el interior de sus filas. Fue Alfonso Guerra, después de la crisis del 'marxismo', quien impuso el famoso principio de 'el que se mueva no sale en la foto', o dicho de otro modo, que la política trazada por la dirección era indiscutible y que la información y el debate internos, por muy estatutarios que fuesen sus modos, resultaban excluidos, de manera que al disconforme, convertido en disidente, le tocaba sólo elegir entre irse o esperar la expulsión.

Nuestro gran partido socialdemócrata reguló su funcionamiento de acuerdo con los saludables principios del centralismo burocrático de conocido origen e infeliz memoria. Obviamente, cuando la dirección era firme, la cohesión interna quedaba, más que asegurada, blindada; en momentos de vacío de poder, surgía el caos. De una situación así surgió el ascenso a la dirección de un desconocido de nombre José Luis Rodríguez Zapatero, quien una vez en el poder puso en práctica la mencionada regla de hierro, con mayor firmeza aún que sus predecesores, por cuanto la información desde el vértice, tanto hacia dentro del partido como al conjunto de la sociedad, se vio reducida a la mínima expresión, hasta convertirse en pauta por todos aceptada y reconocida. A nadie le ha extrañado que el hoy presidente no informe sobre los datos de que disponía al emprender la negociación con Batasuna/ETA, el alcance de las concesiones rechazadas por la banda, las características de la chapuza montada en torno a De Juana Chaos o las razones para la disparatada admisión parcial de ANV-Batasuna en la legalidad. El episodio navarro ha sido el último de semejante trayectoria antidemocrática, alcanzando niveles de ridículo: la decisión final denegatoria de la alianza con NaBai fue tomada, según dice ZP, en pro del «bien común».

Así que si falta la información, no hay cauces de debate interno y el discrepante, por muchas y poderosas que sean sus razones, sólo puede elegir entre la mordaza o el abandono, resulta evidente que no ha habido un problema de Rosa Díez, sino que la salida de Rosa Díez pone de manifiesto un gravísimo problema del PSOE, con nada desdeñables consecuencias de cara a un futuro inmediato. Sólo un improbable e indeseable desastre electoral del partido de Gobierno podrá poner en cuestión el mantenimiento en el poder de ese gran organizador de derrotas en cuanto a la política de Estado que es el presidente Zapatero. No existe ni sombra de pluralismo interno en el partido y por consiguiente tampoco cauce alguno para gestar alternativas a la gestión de un líder autoritario, cuyo orden de prioridades tiene al frente la meta de seguir mandando, relegados a la sombra los fracasos que se han sucedido o puedan sucederse. Resulta lógico que un hombre tan seguro de si mismo, y al mismo tiempo tan pobre de ideas, defina su tarea histórica con palabras que recuerdan aquello del Reich de los mil años. Bajo su mando tendrá lugar «la modernización definitiva de España», nos asegura Zapatero en una reciente entrevista. Si cuando ZP salga del poder existe España, podría comentar un mal intencionado.

Acierta, pues, Rosa Díez al declarar que su seña de identidad política sigue siendo el socialismo. Pequeño detalle que suelen olvidar las plumas a sueldo empeñadas en fijar como origen de su disidencia el fracaso de Rosa Díez para acceder a la dirección del PSOE: no es ella, sino Zapatero, quien con su política catalana o vasca ha traicionado los planteamientos federalistas del documento de Santillana o el programa electoral de marzo de 2004. Por eso, desde mi punto de vista personal, el nuevo partido en ciernes, competidor a corto plazo del PSOE, lleva en el caso de cuajar el germen de una posible rectificación de su trayectoria en las grandes cuestiones de la política de Estado y de la democracia. No sería la primera vez en que un partido político anquilosado, o conducido hacia un callejón sin salida por un líder o un grupo dirigente incapaces, logra su transformación mediante una convergencia con quienes durante un tiempo aparecieran como competidores o como disidentes.

Más aún cuando no todo en la política del Gobierno Zapatero y del PSOE forma parte de un museo de horrores. Amplios aspectos de la acción económica, política o cultural son, o perfectamente aprovechables, o susceptibles de un acompañamiento crítico. Sería un ejemplo el tratamiento dado a la memoria histórica, de recuperación tardía pero imprescindible del legado republicano por Zapatero, para nada cuestionable por un imputado 'guerracivilismo', pero sí con errores como no entrar en el tema de la violencia en el bando legal durante la guerra civil. Por supuesto, el nuevo partido ha de rehuir la tentación y el engaño de convertirse en partido-trasbordador, como fueran los demócratas de izquierda para mayor gloria y provecho de Diego López Garrido. Hoy por hoy, sólo desde una definición abierta, crítica, marcando las diferencias, cabe esperar que el nuevo grupo puesto en marcha por dos personalidades de reconocidas nobleza y autenticidad, Rosa Díez y Fernando Savater, alcance una difícil consolidación en un sistema político que tenderá a cerrarse a cal y canto frente al recién llegado.

Sería, en fin, conveniente que tal definición huyera en toda circunstancia de las expresiones y los acentos apocalípticos. No es que España por ahora vaya a romperse. Es que, como advierte Rosa Díez, el caos creado por Zapatero, al ir respondiendo a las demandas nacionalistas una a una, apunta a una configuración, más que organización, de tipo confederal, ineficaz, propicia a conflictos en cascada y a la afirmación creciente de tendencias políticas pura y simplemente secesionistas. «Ni el PSOE ni el PP, el uno porque ha renunciado y el otro porque no se atreve, se comportan como partidos de Estado», resume. Hasta ahora, las palabras y los escritos de Rosa Díez y de Fernando Savater vienen marcando una pauta saludable en estos preliminares, con un discurso constructivo, tanto en la crítica como en el diseño de una política de Estado alternativa a la actual, con un consiguiente replanteamiento de la democracia en aquellos puntos que han sido abiertamente vulnerados, tanto por el anterior gobierno de José María Aznar, como por el de Zapatero. No basta la sucesión de procesos electorales. La democracia exige la isegoría, el libre acceso a la información y a la palabra, cosas ambas que la actual dirección del Gobierno y del PSOE, como antes Aznar, negaron y niegan, sustituyéndolo por un permanente ejercicio de manipulación. Tenga o no éxito, en las circunstancias actuales de España y de Euskadi, la opción tomada por Rosa Díez se inscribe inequívocamente en lo que Nelson Mandela definió en su autobiografía como «el largo camino hacia la libertad».

Un nuevo partido, una vieja historia
Juan Francisco Martín Seco Estrella Digital 5 Septiembre 2007

Frente al optimismo histórico, el filósofo Nietzsche proclama su creencia del eterno retorno. El presente ha sucedido ya, y retornará un número infinito de veces. Concepción circular de la historia. Yo creo, sin embargo, que sería más exacto asumir la espiral como figura explicativa del tiempo. Todo cambia, panta rei. Los hechos jamás se repiten; las situaciones, sí. Es lo mismo, pero distinto.

Estos días pasados Rosa Díez ha ocupado las primeras páginas de los periódicos. Motivo: su salida del partido socialista. Es de suponer que no sea la única, aunque sí la más conocida de un grupo de militantes (con toda seguridad no será muy grande) que han decidido que ya no tenían nada que hacer en esa formación política. Tiempo atrás escribí que con Zapatero se estaba produciendo la segunda transmutación del PSOE. La primera fue con González, principalmente en materia económica y social, cuando se abandonaron los principios de la izquierda y se asumieron muchos de los postulados del neoliberalismo económico. Ahora, la mutación se ha consumado en la política territorial, pasando de ser un partido nacional a convertirse en buena medida en un haz coaligado de formaciones políticas que han adoptado los postulados nacionalistas.

Una alteración como la sufrida por el partido socialista en su ideario por fuerza tiene que provocar hoy, al igual que lo hizo ayer, estupefacción y desconcierto en un buen número de militantes. Habrán sido muchos los disconformes y los críticos con la nueva orientación, pero también al igual que ayer, la mayoría únicamente se habrá atrevido a mostrar su discrepancia en voz baja y en charlas de café, y poco a poco —como no se puede vivir permanentemente con mala conciencia— se irán acomodando a la nueva situación, terminando por hacer suyos los nuevos planteamientos, hasta el punto de asegurar que son los de toda la vida y que son otros, la pequeña minoría que se rebela, la que ha cambiado de doctrina.

A Rosa Díez ya se lo dicen abiertamente. Item mas, y para que todo se repita, la acusan de hacer el juego y defender las posturas del PP. ¿Recuerdan ustedes la pinza? Es un viejo recurso. Atribuir a todo aquel que critique la política del PSOE connivencia con la derecha. No ha faltado quien haya acusado a la ex dirigente socialista de deslealtad e incoherencia. La cosa no deja de tener su gracia proviniendo tal descalificación de un partido que ha premiado con la portavocía del grupo parlamentario a quien tuvo como mérito hacer de caballo de Troya en otra formación política.

La creación de un nuevo partido tiene todo el sentido. Es absurdo pretender que todo el espacio ideológico de los ciudadanos pueda ser cubierto únicamente por dos formaciones políticas. Es por ello por lo que aun cuando el partido naciente tenga su origen fundamentalmente en una fractura del PSOE, no tendría nada de extraño que pueda recoger también militantes y electores del PP, tanto más cuanto que las diferencias en materia económica y social de las dos grandes formaciones son cada vez más pequeñas.

Pero precisamente ahí va a radicar también su debilidad, porque si bien existe espacio político, no cabe decir lo mismo del espacio electoral. Todo, absolutamente todo, va a conspirar en su contra. A nadie, absolutamente a nadie (me refiero del establishment político y mediático) le va a interesar que la aventura tenga éxito. Y una vez más, se repetirá la historia. Pasados los primeros momentos de novedad, cosecharán el ostracismo por parte de algunos medios y la beligerancia de los restantes. Además, tanto la ley electoral como el sistema de financiación de los partidos opondrán una barrera insalvable al despegue. Es el mismo problema con que se han encontrado en Ciudadanos por Cataluña. El éxito es relativamente factible cuando se circunscribe a una Comunidad, pero resulta inviable si se quiere extrapolar a toda España.

Rosa Díez afirma que abandona el PSOE porque le resulta imposible defender sus ideas dentro del partido. “Era un esfuerzo inútil”. Tiene razón. Hoy los partidos son monolíticos, marcados por la ideología —o la falta de ideología— del líder de turno, que en un golpe de suerte o de astucia ha sabido hacerse con el aparato. Cualquier discrepancia se ve condenada al fracaso. Pero no es difícil pronosticar que dentro de poco Rosa Díez llegará a la conclusión de que fuera del partido también es un esfuerzo inútil. El sistema no lo permite.

La expulsión —ya que hay muchas maneras de expulsar— no es solo del partido socialista sino, antes o después, también de la política. De nuevo se cumplirá la ley de Gresham, que en tantas ocasiones he citado, aplicada a la política: “La moneda mala expulsa a la buena”. A esto se debía de referir Rodolfo Ares cuando hablaba de que el tiempo pone a cada uno en su sitio.

Menos razón tiene la hasta ahora eurodiputada al afirmar que seguirá defendiendo las ideas socialistas. Las ideas socialistas hace tiempo que dejaron de existir.
www.telefonica.net/web2/martin-seco

Carlos M. Gorriarán explica las líneas del nuevo partido "Plataforma Pro"
Nicomedes Pastor Díaz Periodista Digital 5 Septiembre 2007

"¿Pueden perder PSOE o PP? ¿Y qué, si pierden? Los votos no son suyos, y les conviene un poco de competencia para hacerlo mejor. Quien ganará, si la sociedad apoya un partido nuevo con sus votos, es la democracia española."
Por Carlos Martínez Gorriarán, doctor en Filosofía y licenciado en Historia, es profesor de la Universidad del País Vasco desde 1992. Es miembro del comité de redacción de la revista Bitarte y colaborador de El Correo, El Diario Vasco y El País y portavoz de Basta ya!

La noticia de que Rosa Díez abandona el PSOE y su cargo de europarlamentaria para incorporarse a la propuesta de creación de un nuevo partido de la Plataforma Pro, lanzada por Basta Ya, debería forzar un debate considerable sobre la situación de la democracia en España. Aunque sólo fuera por eso, la iniciativa ya habría merecido la pena.

¿Por qué?
La pregunta, por tanto, es ésta: ¿cómo es posible que los demás partidos, aparte del propio, sean traidores, gentuza o inútiles, y que sin embargo sean los únicos indispensables para el funcionamiento del sistema y no haya razón alguna para crear nuevos partidos? En otras palabras, ¿a quién molesta que uno o más partidos nuevos aumenten la oferta política presentada a los electores españoles, de manera que mejoren la representatividad y el debate político?

¿Están de acuerdo la mayoría de los ciudadanos españoles con un sistema de partidos improvisado hace treinta años, durante la transición, que instaura esa extravagancia denominada, irónicamente, «bipartidismo imperfecto»? He leído en un diario importante, escrito con gran aplomo y seguridad, que tal es el sistema decidido y apoyado por lo ciudadanos. Sistema consistente en que los grandes partidos nacionales deben, inevitablemente, pactar concesiones que afectan al bien común -libertades, igualdad, solidaridad-, con pequeños partidos separatistas que convierten el empobrecimiento de la democracia en su gran negocio político.

3 millones sobre 20
¿De verdad sostienen que los ciudadanos españoles apoyan mayoritariamente un sistema en el que dos o tres partidos, que apenas suman tres millones de votos entre todos, pueden imponer sus condiciones definitivas e irreversibles a los otros veinte millones o más que votan a los grandes partidos? ¿Sostienen que los ciudadanos estamos de acuerdo en perder nuestros derechos constitucionales cuando debemos trasladarnos a vivir a Cataluña, País Vasco o Galicia? ¿Se creen que los padres están de acuerdo en renunciar al derecho de sus hijos a ser educados en su lengua materna sólo porque así lo diga un Estatuto de autonomía a la medida de una pandilla de burócratas de las llamadas «políticas identitarias»? ¿Quieren hacernos creer que la ciudadanía está encantada con un sistema torticero, al servicio de los partidos y contrario a los votantes, que permite espectáculos tergiversadores del sentido del voto como el de Baleares? ¿Suponen que vamos a soportar los experimentos de funcionarios y políticos sin principios que negocian con ETA y terroristas semejantes, sólo para su mayor gloria y satisfacción si -imposible- sale bien? [...]

Las respuestas
[...] Por supuesto, las responsabilidades son diferentes. El PSOE, con Rodríguez Zapatero y el apoyo sumiso de todo el partido, se ha embarcado en experimentos demenciales e insostenibles de centrifugación del Estado, guerracivilismo y disparatada negociación política con la banda ETA. Pero te queda el PP, te dicen: sí, un Partido Popular que disputa acumular más poder local a los nacionalistas en Valencia, Baleares o Andalucía -¿en Navarra?-, vaciando al Estado e instaurando un sistema clientelar y caciquil que nos retrotrae a los tiempos de Cánovas y Canalejas... Gran cosa: regionalitis aguda.
[...]
Lo que está en riesgo en España es el sistema democrático; hay demasiadas instancias partidarias empeñadas en su despedazamiento en un conjunto de taifas, competencias, aparatos y demás creaciones mantenidas a costa de lo realmente importante, la igualdad y la mejora de la libertad comunes a todos.

Contra la regionalitis
[...] ¿Pueden perder PSOE o PP? ¿Y qué, si pierden? Los votos no son suyos, y les conviene un poco de competencia para hacerlo mejor. Quien ganará, si la sociedad apoya un partido nuevo con sus votos, es la democracia española. Todos los interesados en esta mejora deberían estar a favor.

Jordi Pujol
El precio de ser español
José García Domínguez Libertad Digital 5 Septiembre 2007

Lo de ayer, señores, significó un pequeño paso para el president Montilla pero un gran salto para la Humanidad. Así, sepa el lector inadvertido que, hace apenas veinticuatro gloriosas horas, Cataluña ha sido admitida como miembro de pleno derecho, es decir con rango de Estado soberano, en la Federación Internacional de Bolos. Se comprende, pues, que, enfermo de envidia por la hazaña libertadora del iznajarí, Jordi Pujol haya tratado de eclipsar el eco de la epopeya, sacando a colación ese asunto de las cajas. Que de ahí viene, nadie lo dude, su muy honorable ocurrencia de promover “una huelga fiscal, ya que estos señores del Gobierno estatal [sic] no cumplen con sus obligaciones elementales”.

A la vejez, viruelas. Ahora resulta que Pujol ansía emular al célebre Doctor Robert, el alcalde de Barcelona que hacia 1898 promovió el “tancament de caixes” e instauró con aquel desplante torero la leyenda urbana del “expolio fiscal” que ejerce sobre nosotros la malvada entelequia llamada Madrit. Por cierto, el mismo Doctor Robert, gran patriarca del catalanismo germinal, que en 1900, y tras concienzudos análisis científicos, estableció de modo irrefutable que la configuración ósea de la raza catalana resulta ser dolicocéfala, frente a la simiesca braquicefalia del resto de los españoles.

Y sin embargo… a un madritleño le sale infinitamente más caro ser español que a un catalán. En concreto, a Jordi Pujol y a mí, España nos cuesta 391 euros al año –más la inflación–, montante al que habría que conceder un margen de error del tres por ciento en el caso del fundador de CiU. Tranquil, Jordi, tranquil, que justo ése es el saldo neto per cápita de restar a todo lo que los ciudadanos de Cataluña apoquinamos al fisco lo que el Estado nos devuelve en forma de gasto público. Pero si fuésemos madritleños, ambos saldríamos a 1.286 euros por barba. Y es que, contra lo que barrunta nuestro padre de la pàtria, conocer es cuantificar; o sea, hacer números en vez de montar números, la especialidad de la casa.

Números como los que hizo el catedrático Ezequiel Uriel en su informe “Las balanzas fiscales de las Comunidades Autónomas”, que publicó en 2003 la Fundación BBVA. Por él también sabemos que los catalanes –todos, braquicéfalos incluidos– transferimos anualmente el 3,32 por ciento de nuestro PIB doméstico a otras regiones, mientras que, sin ir más lejos, en el caso de los baleares ese porcentaje sube hasta el 6,99 por ciento. Un desprendimiento de su riqueza superior al nuestro, pero muy inferior al que sufren los malditos madritleños, que alcanza el 10,88 por ciento de su PIB.

¡Resulta que Madrit le roba más a Madrid que a nosotros, don Jordi! Pero qué más da, si en los próximos Mundiales de Bolos los vamos a arrasar.
José García Domínguez es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Jordi Pujol
Con estos que pacte su prima
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 5 Septiembre 2007

Mientras Mas fantasea con una “casa común del catalanismo” contra la “españolización” de Montilla y Carod (!), Jordi Pujol se muestra no menos inquieto. En la última de sus fiebres insomnes le ha dado por postular un nuevo tancament de caixes. Más de un siglo después. El “cierre de cajas” fue la reacción de los comerciantes catalanes a la subida de impuestos y a los presupuestos restringidos con que el gobierno Silvela trató de solventar el déficit de la guerra de 1898.

La protesta que anacrónicamente reivindica Pujol fue encabezada en 1899 por el Dr. Robert, que no es el generoso proveedor de pastillas de la canción de los Beatles sino un alcalde de Barcelona que aún cuenta con estatua, quizá por el mérito de haber sido amigo de la frenología y haber divulgado una crucial información: la raza catalana es dolicocéfala; los españoles, braquicéfalos. Que nadie se escandalice; por época y por vocación, el origen del catalanismo político está tan contaminado de racismo como cualquier otro nacionalismo romántico. De hecho, Arana se formó en Barcelona.

Volviendo al tancament de caixes que Pujol quiere reeditar, lo cierto es que en aquella época se aplicó mayor presión fiscal a los barceloneses que a los madrileños. Pero las raíces de la desafección son más anchas y profundas. Así lo resumió en sus Memorias Francesc Cambó, fundador de la Lliga en 1901… y financiador de Franco durante la Guerra Civil. Hombre prudente:

“Diversos hechos ayudaron a la rápida difusión del catalanismo. La pérdida de las colonias, después de una sucesión de desastres, provocó un inmenso desprestigio del Estado. El rápido enriquecimiento de Cataluña, fomentado por el gran número de capitales que se repatriaban de las colonias perdidas, dio a los catalanes el orgullo de las riquezas improvisadas, cosa que les hizo propicios a la acción de nuestra propaganda dirigida a deprimir el Estado español y a exaltar las virtudes y merecimientos de la Cataluña pasada, presente y futura.”

Obviando su franquismo final, Cambó ha marcado a fuego el nacionalismo pujoliano. Don Francesc se estará removiendo en su tumba al ver cómo al padre al nacionalismo “moderado” de finales del siglo XX le tiene que recordar La Vanguardia, nada menos, en su editorial, que “Hay un camino, pero ese no es el del radicalismo”.

Si Matrix los ha enfermado a todos, cómo no iba a afectar al gran programador (o “gran arquitecto”, por seguir la jerga de la trilogía y del mandil). Cree Pujol, a la distorsionada luz de Cambó, que en pleno siglo XXI, en la Unión Europea, en una Cataluña que ya no es locomotora de la economía nacional, y con el proteccionismo destartalado, se dan las condiciones de “orgullo” y “riqueza” (improvisada o no) para desempolvar propagandas “dirigidas a deprimir el Estado español”. Porque de eso se ha tratado siempre, ¿verdad, señor Pujol?
Juan Carlos Girauta es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Cuestión de credibilidad
TONIA ETXARRI El Correo 5 Septiembre 2007

Si las mentiras en política acaban pasando factura a nuestros representantes, aquí y en Estados Unidos, habrá que sopesar el grado de influencia que puedan tener, en los electores, los bruscos virajes de nuestros candidatos en cuestiones tan importantes como el concepto de Estado o la política antiterrorista. Por ejemplo. Cuesta lo suyo, hay que reconocerlo, atender impasibles las proclamas que ahora hace el presidente Zapatero sobre España después de haber asistido a la polémica elaboración de los Estatutos de nueva generación en lo que llevamos de legislatura, en la que se ha generado una máxima confusión en torno a la soberanía de la «nación de naciones». Pero en donde se ha dado mil vueltas de peonza es en torno a la política antiterrorista. En cuestión de semanas, el Gobierno socialista se ha aplicado una corrección severa de la que suele dar cuenta, mejor que nadie, el ministro Rubalcaba.

Pero como estamos comenzando una larga campaña preelectoral, y el refranero popular recuerda que nunca se miente más que después de una cacería, durante una guerra y antes de las elecciones, queda la duda de si este cambio gubernamental, que ha pasado de la comprensión hacia el entorno de ETA al acoso judicial y policial contra los terroristas, tiene que ver con una rectificación con todas sus consecuencias, después del atentado de Durango, o se debe a la proximidad de las fechas electorales.

Hasta el lehendakari, que suele mantenerse de piñón fijo con su plan del referéndum, empieza a exhibir las primeras contradicciones. Su portavoz Miren Azkarate, ayer, al insistir en blindar la idea de la convocatoria de la consulta, pasó por encima de los propios compromisos gubernamentales. Si la vuelta de ETA supone un obstáculo para que el lehendakari siga adelante con sus planes, hacemos como si ETA no existiera y asunto arreglado. Y donde antes se decía que «la ausencia de violencia» era una condición indispensable para celebrar el referéndum, se sustituye por un «no necesariamente», y que después venga Imaz e intente arreglar el disparate.

Se quejan en el PNV de que las discrepancias internas en su partido son un invento de los medios, pero tendrán que reconocer que los que primero tiran la piedra, en esta cuestión, son el lehendakari y su gobierno.

Decía Aristóteles que el castigo del embustero es no ser creído aun cuando diga la verdad. Algo de eso le puede pasar, también, al socialista Buen, que insinúa que si el lehendakari insiste con la consulta, su partido podría retirarle el apoyo de los presupuestos. Pero ¿hombre! si todo el mundo sabe que el apoyo socialista al Gobierno vasco depende, como ocurrió el año pasado, de las necesidades del presidente Zapatero!

Tal como está el nivel, tendrán que contenerse en el momento de las promesas. La pérdida de credibilidad suele provocar abstención electoral.
t.etxarri@diario-elcorreo.com

Ibarretxe e Imaz a través del espejo
Javier Ybarra* El Confidencial 5 Septiembre 2007

El PNV afronta sus elecciones internas en medio de una división muy parecida a la que vivió cuando España perdió la guerra con los Estados Unidos, ocasión que los nacionalismos periféricos aprovecharon para elevar el listón de sus reivindicaciones, dispuestos a desmarcarse de un Estado que entraba en decadencia.

La similitud es tan cierta que se puede afirmar sin miedo al error que Ibarretxe e Imaz defienden hoy, en el seno del Partido Nacionalista Vasco, las mismas posiciones que, entre 1898 y 1906, propugnaron los aranistas radicales, por un lado, y la Sociedad Euskalerria que lideraba Sir Ramón de la Sota, antiguo marqués de Llano, por otro.

El radicalismo del Sabino Arana de la primera época (1893-1898) le llevó a dar con sus huesos en la cárcel en dos ocasiones. La primera en 1895, debido a unos artículos publicados en el Bizkaitarra; la segunda en 1902, por culpa de un telegrama dirigido al presidente Roosevelt, a quien felicitaba por el triunfo de los EEUU en la guerra contra España.

Para el joven Sabino de finales del XIX, como para muchos nacionalistas de hoy, España era y es la causa de todas las desgracias del País Vasco. Abanderado de un proyecto político que aspiraba a lograr un Estado Vasco Confederal, decidió cambiar el tradicional nombre de Euskalerria (pueblo que habla euskera) por el de Euzkadi (pueblo de raza vasca). Raza y catolicismo representaban el colmo de sus aspiraciones. “Bizkaia, dependiente de España –sostenía-, no puede dirigirse a Dios”.

En 1898 comenzaron a cambiar las cosas. Frente al aranismo radical imperante hasta entonces, el ingreso en el PNV de Ramón de la Sota supuso la entronización en el partido de un pactismo que, muchos años antes, ya habían practicado los liberales fueristas y los comerciantes de Bilbao. Las tesis pactistas de Sir Ramón, que ahora defiende Imaz frente a Ibarretxe y Egibar, no debieron pasar inadvertidas a los ojos de un Arana que en su último año de vida (1902-1903) evolucionó hacia el españolismo, hasta el punto de proponer la desaparición del PNV y la creación de un partido regionalista al que denominó ‘Liga de Vascos Españolistas’.

Los nacionalismos periféricos suelen vivir mirando al pasado. Para ellos, el futuro consiste en lograr el sueño que un día alumbraron los padres fundadores: la independencia. Imaz representa en el PNV del siglo XXI lo que Sir Ramón de la Sota en los siglos XIX y XX, mientras que Ibarretxe y Egibar, el contrincante de Josu Jon a la presidencia del PNV, equivalen a los Arana de la primera época, los Sabinos de 1893-1898.

Los nacionalismos se forjan en las raíces y convierten la ideología en creencia, de forma que si aquélla evoluciona, ésta suele permanecer inalterable, aferrada al cogollo de fé. No se puede ser nacionalista con la misma facilidad con que se es, por ejemplo, socialista. Al nacionalismo se accede desde la lactancia o por casamiento, por amor a la etxekoandre (ama de casa). El nacionalismo imprime carácter desde la cuna. Se adquiere con la papilla, con la leche materna, un nutriente que, a tan tierna edad, llega al estómago convertida en creencia más que en simple ideología.

El Estado de las Autonomías nació para atender las continuas reivindicaciones nacionalistas y amansar la pelea de gallos surgida en el corral de las razas. Probablemente, los constitucionalistas españoles de 1978 debieron tener muy en cuenta el subtítulo –“Los vicios privados hacen la prosperidad pública”– de la famosa obra –The fable of the bees o private vices, public benefit- que en 1.714 publicó el jansenista holandés Bernard de Mandeville: “Todos aspiramos a ser más de lo que somos y tan rápidamente como podemos procuramos imitar a aquellos que de alguna manera son superiores a nosotros”.

* Javier Ybarra Ybarra es abogado y autor de Nosotros los Ybarra

Toda la Memoria Histórica
Manuel Molares do Val Periodista Digital 5 Septiembre 2007

Condenar las atrocidades franquistas negándose a hacerlo también con las republicanas alegando que Franco ya las aireó, como pretende el Gobierno, es volver a dividir a los españoles en buenos y malos, según quien manda en cada momento.

Quizás por eso Convergencia i Unio (CiU), heredera de la burguesía catalana masacrada por anarquistas y comunistas y muchos años aliada de Franco, le exije ahora a Zapatero que su Ley de Memoria Histórica recuerde las brutalidades republicanas.

Su tesis es que ninguna ley sobre la historia puede ocultar que las dos Españas de la guerra civil fueron igualmente asesinas.

Una verdad que se comprueba leyendo, además de a los grandes cronistas que hicieron buenos a los republicanos y malos a los franquistas, a periodistas anónimos como el estadounidense Edward Knoblaught, de la Agencia Associated Press (AP), que evitaron maniqueísmos y se mostraron neutrales y menos ideologizados en sus noticias.

Lógico: desde su fundación en 1846 la AP le exige a sus redactores controlar sus emociones y narrar friamente los hechos.

Algo que cumplió durante la guerra Knoblaught, cuyo libro “Correspondent in Spain” acaba de publicarse por primera vez aquí, aunque se editó en EE.UU. en 1938.

Retitulado “¡Última hora: Guerra en España!” (Áltera), el libro de Knoblaught, elaborado tras abandonar España amenazado de muerte en zona gubernamental, es un documento esencial para entender cómo fue aquella colisión entre españoles.

Cuenta Knoblaught que a finales de 1937 en la retaguardia de la zona republicana ya se había asesinado, fusilándolas, a unas 140.000 personas, según cálculos “conservadores” de los gobiernos americano, francés e inglés ( pág. 96), algo que ocultaron periodistas famosos como como Hemingway, Orwell o Dos Passos. Los dos últimos lo aceptaron después discretamente.

Quizás por esta razón las democracias, que simpatizaban con la República, dejaron de mostrarle el aprecio inicial y se negaron después a darle apoyo militar.

Vieron que los líderes de aquellas dos Españas eran igualmente brutales, y siendo así, los descendientes de ambos bandos no deben maquillar a esos criminales haciendo buenos a unos y malos a los otros.

Plataforma Pro denuncia al PSOE por no creer en España y al PP por estar hipotecado por sus intereses autonómicos
Redacción MinutoDigital 5 Septiembre 2007

Rosa Diez comienza su andadura en Plataforma Pro poniendo el dedo en la llaga de los dos grandes partidos nacionales. Rosa Diez reprocha al PSOE haber renunciado a tener un proyecto común para España. La política de Zapatero es “perjudicial para España” porque apuesta por “un modelo confederal que se inició con el Estatuto de Cataluña, sin haberlo debatido internamente en el PSOE”, y advierte de que “pagaremos un precio por ello”.

Rosa Diez reconoce que coincide con el PP en política antiterrorista, pero critica a los populares por haber hecho “seguidismo del PSOE, al meterse a proponer modificaciones estatutarias en Valencia, Andalucía, Galicia o Baleares con el discurso de que era preciso hacerlas, pero sin atreverse a decir: ‘Debatamos sobre lo que realmente es un problema para los ciudadanos”. Igualmente denuncia que PP tiene “tantas hipotecas de presiones de sus comunidades autónomas y de sus jefes territoriales, que no se atreve a comportarse en algunas materias como un partido nacional”.

En relación con la reforma constitucional que propone ‘para garantizar ‘más libertad y más igualdad a todos los españoles”, apuesta por ‘revisar los techos autonómicos y los Estatutos’ y califica de ‘grotesco’ el debate que actual sobre la asignatura de Educación para la Ciudadanía.

Para Díez, el Estado debería ‘quizás’ recuperar competencias que hoy no tiene, ‘en el verdadero sentido de control democrático’, aunque elude detallar cuáles son esas competencias ‘desde el punto de vista de Euskadi’. ‘No debo ir al detalle. Estamos construyendo un partido y tenemos que hacer un programa’, justifica.

No obstante, recalca que ‘no sólo hay que igualar los techos competenciales, sino plasmarlos dentro de la Constitución’, al tiempo que defiende la necesidad de ‘entrar en un proceso de regeneración democrática que obligue a modificar el sistema electoral para obtener más igualdad en el peso del voto de cada ciudadano y para garantizar un mayor control de los políticos’.

Por parte del PSOE ya sabemos que la respuesta a las propuestas de Rosa Diez será el silencio y la descalificación personal. No en vano El Plural se dedicaba a vender no se sabe bien que vida de molicie diferente al resto de europarlamentarios de Rosa Diez.

La expectación se centra en si el PP tomará nota de unas propuestas que desde sus bases se llevan demandando desde hace tiempo y que ahora Plataforma Pro, parece atender.

ETA usó Cataluña como base operativa durante la tregua pactada en Perpignan
Periodista Digital 5 Septiembre 2007

En febrero del 2004 ETA anunció una tregua para Cataluña, entre otras cosas, para utilizar el territorio catalán como lugar de paso de los activistas que van a cometer atentados en otras comunidades, como punto de entrega de explosivos para sus comandos e, incluso, como lugar de descanso de algunos terroristas, según datos recopilados por La Vanguardia.

La banda terrorista ha elegido desde la cita en Perpignan el el territorio catalán como lugar de paso de los activistas que van a cometer atentados en otras comunidades, como punto de entrega de explosivos para sus comandos e, incluso, como lugar de descanso de algunos terroristas.

El 18 de febrero de 2004, ETA anunció una tregua en Cataluña, después de haberse entrevistado en Perpignan (Francia) con el líder de ERC, Josep Lluís Carod-Rovira. Aunque el PP acusó a éste de haber pactado un alto el fuego sólo para la comunidad autónoma catalana, en el encuentro que mantuvo con los terroristas Mikel Albizu, 'Mikel Antza', y José Antonio Urrutikoetxea, 'Josu Ternera' Carod-Rovira lo desmintió. Cabría preguntarse quién protegió a estos asesinos que se pasearon a sus anchas por Cataluña con total desvergüenza. ¿Eso también se pactó en Perpignan?

Según publica hoy Florencio Domínguez en La Vanguardia, en teoría, y hasta el anuncio de reapertura de "todos los frentes" del pasado 5 de junio, Cataluña gozaba de una tregua especial de ETA. Su comunicado del 18 de febrero del 2004 así lo anunciaba. Este anuncio se efectuó después de que se hubiera conocido que el 4 de enero los dirigentes etarras Josu Ternera y Mikel Antza se habían reunido en Perpiñán con el líder de Esquerra Republicana de Catalunya, Josep-Lluís Carod-Rovira, reunión que - cuando trascendió- suscitó una gran polvareda política.

En realidad, esta información no es ninguna sorpresa para las Fuerzas de Seguridad del Estado que seguían las pistas de ETA en Cataluña y que sabían que los etarras se instalaron en Cataluña como «base logística» para cometer atentados en otras comunidades autónomas, en especial en Aragón y Valencia. La célula entró en España, procedente de Francia, en octubre de 2004 para perpetrar acciones criminales en cuanto tenga ocasión.

Los pistoleros han reconocido, en diversos documentos internos a los que han tenido acceso las Fuerzas de Seguridad del Estado, que uno de los propósitos de Perpignan era buscar además de la desestabilización de España, conseguir un territorio de esta comunidad para preparar atentados en otras zonas.

Una nueva plataforma escindida de Ciutadans trabajará a favor de Basta Ya
MARÍA A. PRIETO ABC 5 Septiembre 2007

BARCELONA. El futuro partido de Rosa Díez, Fernando Sabater y Carlos Martínez Gorriarán -que se presentará oficialmente el próximo 29 de septiembre- sigue ganando adeptos en Cataluña. Hoy se presenta la asociación Alternativa Ciudadana Progresista, nacida de una escisión de Ciutadans e integrada por una cincuentena de miembros. La que fuera el ala izquierdista del partido de Albert Rivera centrará su actividad en el ámbito cultural y ciudadano, pero está dispuesta a echar una mano a Basta Ya para que la nueva formación logre implantarse en Cataluña. Desde una posición ideológica «situada en la izquierda progresista», Alternativa Ciudadana Progresista quiere aportar al nuevo proyecto «una visión de la política que gire en torno a los valores de ciudadanía, igualdad, libertad y justicia social».
Además de estos apoyos, «Plataforma Pro» -el nombre provisional de la futura formación- cuenta con la adhesión inquebrantable de Regeneración Democrática, otra plataforma escindida de Ciutadans tras al traumático segundo congreso de esta formación. El liberal Luis Bouza-Brey, secundado por intelectuales como Albert Boadella, Xavier Pericay, Arcadi Espada o Teresa Giménez Barbat, plantó cara a Rivera en el cónclave precisamente haciendo bandera de la fusión con Basta Ya. Bouza-Brey salió derrotado y abandonó el partido con unos 50 militantes. La actual dirección de Ciutadans, empeñada en mantener su marca en Cataluña, no quiere ni oír hablar de una fusión con el nuevo partido, pero sí apuesta por una coalición electoral.

‘La vida de los otros’ para saber lo que es el totalitarismo
Redacción MinutoDigital 5 Septiembre 2007

Hace unos días con motivo de la polémica sobre Educación para la Ciudadanía Esperanza Aguirre manifestaba que “tenemos pensado que en nuestra Comunidad se proyecte la película “La vida de los otros” que según Aguirre, es muy reveladora de lo que es una dictadura comunista, para ilustrar a los alumnos sobre en qué consiste el totalitarismo.

Recordemos que la película en cuestión, es uno de los pocos films que ofrece una documentada visión de lo que era la vida real de los ciudadanos en la Alemania oriental bajo la implacable persecución de todo tipo de libertad de expresión. Debido al frecuente compromiso de la “cultura” europea de la postguerra con el marxismo, escasean las obras de denuncia social o política contra los regímenes comunistas del telón de acero.

Entre 1946 y 1987 más de 70.000 personas murieron víctimas de la represión comunista en la sarcásticamente llamada República “Democrática” de Alemania. La tristemente famosa Stasi que retrata “La vida de los otros”, bajo la dirección del ministro para la Seguridad del Estado, Erick Mielke, un hombre que se jactaba de ser chequista y discípulo de Beria, que gozaba de la confianza de Erich Honecker, se encargó de la tarea de crear un aparato policial gigantesco dedicado a espiar a todo ciudadano alemán y a eliminar a los llamados enemigos del pueblo.

Quizás la faceta represiva más conocida de esta siniestra ceración del comunismo alemán, fue su actuación en el Muro de Berlín. La Stasi, recomendaba a sus agentes en un documento recientemente publicado, “no duden en hacer uso de las armas, ni siquiera si la transgresión fronteriza se produce en compañía de mujeres y niños, algo que los traidores utilizan con frecuencia”. 270 personas perdieron la vida a consecuencia de los disparos cuando intentaban cruzar el Muro.

Hoy uno de los enclaves de la maquinaria represiva comunista puede ser visitado en Berlín. Es el Memorial Hohenschönhausen, antes checa central de la Stasi. En el edificio de Hohenschönhausen, que había albergado un comedor social creado por los nazis, instalaron los soviéticos, tras la conquista de Berlín en 1945, un centro de detención de su policía política. Con la creación de la República Democrática Alemana en 1951, se le traspasaron a aquella el local y sus funciones.

La Justicia alemana lleva más de 10 años persiguiendo a los responsables de las muertes del Muro de Berlín, y ante los tribunales han desfilado desde soldados rasos que dispararon contra fugitivos, hasta antiguos jefes de Estado que diseñaron la implacable política de fronteras de la Guerra Fría. Desde la unificación alemana, en 1990, se han celebrado más de 50 juicios contra guardafronteras y cuatro grandes procesos contra altos responsables políticos y militares.

Sin embargo muchos se preguntan por qué no se persigue a los criminales comunistas con la misma dureza que a los nazis. El juicio más sonado fue el que se celebró entre 1992 y 1993 ante la Audiencia Territorial de Berlín contra el último dirigente comunista de la extinta República Democrática Alemana (RDA), Erich Honecker. El proceso acabó prematuramente y sin sentencia para Honecker, porque un tribunal superior ordenó su puesta en libertad por motivos de salu —tenía 80 años y un cáncer de hígado—, y el líder comunista marchó a Chile, donde vivía su familia, y donde murió en 1994. Algo impensable en el caso de un alto responsable nazi.

Tampoco han recibido el mismo trato que los criminales nazis responsables comunistas de más bajo rango El primer juicio contra los guardias fronterizos había terminado con penas de prisión con libertad provisional, porque los jueces habían considerado que los soldados estaban en un escalafón demasiado bajo como para poder ser plenamente responsables de aquellos actos. Los acusados de alto rango también alegaron que tenían una autoridad superior y pidieron que testificara el ex presidente de la URSS, Mijail Gorbachov, así tres ex dirigentes comunistas fueron absueltos porque sólo estaban acusados de “homicidio por omisión”.

Tan sólo Egon Krenz, miembro del Politburó comunista, recibió una condena digna de tal nombre, y con seis años de prisión, muy lejos de las condenas a muerte, cadena perpetua o 20 años de prisión con que todos los jerarcas nazis fueron castigados.

VIOLENCIA CALLEJERA
Dos personas sufrieron serias quemaduras en un ataque en el que no se informó de heridos
El sabotaje contra un autobús de San Sebastián, hace tres semanas, abrió una polémica entre Elorza y Balza
JAVIER ROLDÁN El Correo 5 Septiembre 2007

Dos personas resultaron heridas el pasado 14 de agosto al intentar quemar un autobús urbano un grupo de encapuchados en la esquina de la calle Legazpi con el Boulevard de San Sebastián. En un principio no trascendió que hubiera damnificados por este ataque en plena Semana Grande donostiarra, ya que en el interior del vehículo no había ningún pasajero. La existencia de los heridos se descubrió días más tarde, cuando los propios afectados se dirigieron a la Oficina de Víctimas del Terrorismo para comunicar su situación.

Dos vecinos de Elgoibar, una mujer de 76 años y un hombre de 54, sufrieron quemaduras de carácter «muy serio» cuando un grupo de encapuchados lanzó varios 'cócteles molotov' contra el autobús. Al impactar uno de los artefactos incendiarios en el suelo se desprendió líquido inflamable que afectó de lleno a los dos elgoibarreses, suegra y yerno, que paseaban por la zona, muy transitada en esas fechas festivas.

La mujer sufrió importantes quemaduras en ambas piernas de las que en la actualidad está siendo tratada médicamente, según fuentes conocedoras del caso. Su yerno también resultó afectado con quemaduras de diferente grado en una de sus piernas, al pegarse el pantalón que llevaba a la piel. Los afectados residen en verano en la capital guipuzcoana.

Después de producirse el ataque contra el autobús, los dos heridos fueron atendidos en la Casa de Socorro, unidad médica de urgencias situada a pocos metros de donde se produjo la acción de kale borroka. Al parecer, un guardia municipal que se encontraba en el lugar sugirió a los afectados que presentasen la correspondiente denuncia, que al final formalizaron en la comisaría de la Ertzaintza del barrio de El Antiguo.

Programa de ayudas
La Oficina de Atención de Víctimas del Gobierno vasco ha iniciado las pertinentes gestiones para la inclusión de los dos heridos en el programa de ayudas a personas afectadas en este tipo de acciones violentas. Nada más conocerse la existencia de los damnificados, el departamento de Derechos Humanos del Ayuntamiento de San Sebastián se puso en contacto con la familia para interesarse por su estado, así como para ponerse a su disposición para solventar cualquier problema que pudieran tener. El alcalde, Odón Elorza, transmitió personalmente su solidaridad y su afecto a los afectados.

Dos jóvenes de 20 y 21 años, vecinos de Azpeitia y Barcelona, respectivamente, fueron detenidos durante los incidentes de aquella jornada y, tras pasar a disposición judicial, fueron puestos en libertad a la espera de juicio. A los arrestados se les acusó de un delito de desórdenes públicos y de atentado contra agentes de la autoridad. Las detenciones se produjeron después de que el autobús fuera atacado.

Tras este episodio de violencia callejera, Elorza realizó unas duras declaraciones en las que reclamó al lehendakari, como máximo responsable político de la Ertzaintza, mayor eficacia contra la kale borroka en San Sebastián. Las manifestaciones del alcalde fueron replicadas al día siguiente por el consejero de Interior, Javier Balza, quien le tachó de «demagogo».

POLÍTICA
El último juntero de UA devuelve 90.000 euros al desaparecer el partido
EL CORREO 5 Septiembre 2007

90.000 euros. Ésta es la suma de dinero que Ernesto Ladrón de Guevara, un ex cargo de Unidad Alavesa, acaba de devolver a las Juntas Generales de Álava. Se trata de una parte importante de las cantidades económicas que recibió de la Cámara foral durante los dos últimos años en concepto de asignación por grupo y por escaño. El último juntero de las desaparecidas siglas foralistas ha optado por desprenderse de estos quince millones de las antiguas pesetas al carecer de partido. «Ya sé que no hay precedentes de devolución de dinero, pero yo me siento genial por haberlo hecho, aunque tenga cierto complejo de bobo», ironiza.

UA desapareció de la política vasca en el verano de 2005, tras el fracaso sufrido en las elecciones autonómicas de abril de ese año, en las que no obtuvo ningún parlamentario. Esta debacle llevó a la líder de la formación, Enriqueta Benito, a disolver el partido que surgió en 1989 de una escisión del PP. Con la desaparición de UA, Ladrón de Guevara se quedó 'huérfano', pero decidió agotar el mandato como único representante alavesista en las Juntas. Hasta esa fecha, los 6.886 euros que recibía al mes eran para el partido.

Desde entonces y hasta la constitución, el pasado 20 de junio, de las nuevas Juntas Generales el dinero iba a una cuenta corriente a nombre del Grupo Mixto de las Juntas. Con él -unos 165.000 euros en total-, Ladrón de Guevara ha complementado con 300 euros al mes sus emolumentos de juntero liberado hasta alcanzar el sueldo que tenía como profesor.

Otra parte la ha destinado a la edición de folletos y a financiar una serie de actos para divulgar Innovación Democrática, un nuevo partido del que es coordinador en el País Vasco y que en los pasados comicios municipales y forales no logró representación en las instituciones. El ex dirigente de UA también ha utilizado parte de este dinero para pagar la edición de 'Educación y nacionalismo', un libro del que es autor «en el que denuncio los abusos del nacionalismo». La cantidad sobrante -90.000 euros- ha sido ingresada mediante transferencia bancaria en la cuenta de las Juntas.

Auditoría
Antes de dar este paso, Ernesto Ladrón de Guevara ha encargado una auditoría que facilita a todo aquel que se la pide en la que detalla el destino del dinero recibido de las Juntas «hasta el último céntimo». Además, pidió informes a las propias Juntas y al Tribunal Vasco de Cuentas Públicas -TVCP- respecto a qué debía hacer con el remanente del grupo juntero Mixto. Mientras la Cámara alavesa eludió responder porque su reglamento no contempla esta situación, el órgano fiscalizador de las entidades públicas apuntó la posibilidad de devolverlo a la institución que se lo dio. Dicho y hecho: Ladrón de Guevara se ha desprendido del dinero.

El veterano político alavés -militó en el PSE, partido con el que tuvo varios cargos públicos- ha querido predicar con el ejemplo. Y es que antes de la disolución de UA requirió notarialmente a Enriqueta Benito que aportase datos sobre las cuentas del partido. Al no conseguirlo, tres afiliados llevaron a los tribunales a la líder de UA para saber si había actuado legalmente al liquidar el partido. El juez consideró que Benito no había cometido ninguna ilegalidad. Pese a este fallo, Ernesto Ladrón de Guevara -miembro de la Plataforma Pro que impulsa Basta Ya para crear un nuevo partido- ha preferido devolver el dinero que no ha utilizado en su actividad política.

La patronal de los colegios privados incita a saltarse la clase de Ciudadanía
Educación les acusa de "irresponsables" por hacer un "llamamiento a la ilegalidad"
J. A. AUNIÓN - Madrid El País 5 Septiembre 2007

La guerra contra Educación de la Ciudadanía continúa. Un nuevo órdago llegó ayer desde la patronal CECE, que agrupa a cerca de un 6% del alumnado. Esta organización aconseja a los colegios que permitan a sus alumnos faltar a esta asignatura y, en su lugar, propone organizar clases para aprender nociones sobre la Constitución, precisamente uno de sus contenidos. El Gobierno recordó que Ciudadanía es obligatoria y lanzó un mensaje de tranquilidad para los alumnos. Los sindicatos educativos reaccionaron con más contundencia. Pidieron que se acate la ley aprobada por mayoría y solicitaron sanciones para quienes se declaren en rebeldía. La fiscalía no admitió el recurso presentado por cinco padres para paralizar la asignatura en Andalucía.

La patronal de colegios privados Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE) ha recomendado a sus centros en una circular que permitan el boicoteo a la nueva asignatura de Educación para la Ciudadanía, una materia obligatoria por ley.

Esta organización propone que, durante esa hora de clase, los alumnos cuyos padres rechacen esta asignatura sean conducidos a otro aula para realizar tareas "como lectura o trabajos acerca, por ejemplo, de la Constitución o la Declaración de los Derechos Humanos" -precisamente la base de la nueva materia-, aseguró ayer Isabel Bazo, presidenta de la patronal CECE y autora de las recomendaciones enviadas a sus colegios.

"Es una irresponsabilidad llamar al incumplimiento de una ley, al absentismo en una asignatura obligatoria", aseguró un portavoz del Ministerio de Educación. Además, se quejó de que esta medida está transmitiendo intranquilidad a los padres de los colegios de CECE, aunque de momento no se pronuncia sobre las posibles medidas a tomar: "Cuando tengamos la circular, la analizaremos y tomaremos las decisiones oportunas y adoptaremos medidas", añadió este portavoz del ministerio que dirige Mercedes Cabrera.

La responsable de CECE, Isabel Bazo, aseguró que ellos, como centros, "no entran a juzgar" la decisión de los padres de boicotear la asignatura de Educación para la Ciudadanía -aunque la han promovido desde hace meses-, pero que la decisión de no obligar a los chicos a dar esa materia (obligatoria) es "la mejor solución para el amplio abanico ideológico" que representan, dijo, desde colegios "religiosos a laicos o cooperativas".
Consecuencias académicas

Esta patronal, miembro del Consejo Escolar del Estado, representa a unos 1.200 centros de enseñanza obligatoria (infantil, primaria y secundaria) y posobligatoria (bachillerato o FP). Esto representaría algo más del 5% de todos los colegios, lo que vendría a significar unos 350.000 alumnos. Sobre todo, tienen representación en la enseñanza concertada, según fuentes cercanas al Ministerio de Educación. Entre los colegios pertenecientes a CECE hay centros vinculados al Opus Dei, como el Tajamar; religiosos de los Agustinos, como El Buen Consejo, o laicos como el Alkor, de Alcorcón. La circular a los centros de CECE de siete comunidades autónomas, en las que comienza a impartirse la semana que viene la materia de Ciudadanía, decía que se debía ofrecer a los alumnos objetores ese trato especial "mientras se resuelve el problema", es decir, hasta que se resuelvan en los tribunales los recursos interpuestos y los previsibles recursos posteriores. Además recuerdan que, aunque estos chicos suspenderán la asignatura por no cursarla, si no reprueban en total más de dos pueden pasar de curso igualmente.

Sin embargo, según ha recordado el Ministerio de Educación, al final de la enseñanza obligatoria, aunque vayan pasando de curso, no obtendrían el título. En cualquier caso, se trata de una asignatura obligatoria recogida en la ley y, por tanto, no existe posibilidad de no cursarla.

La principal patronal de la enseñanza concertada, la Federación Española de Religiosos de la Enseñanza (FERE), recordó a sus centros el curso pasado que si no impartían Ciudadanía corrían el riesgo de perder las subvenciones públicas y la autorización para enseñar. La FERE impartirá la asignatura adaptada al ideario católico.

Recortes de Prensa   Página Inicial