AGLI

Recortes de Prensa    Sábado 8 Septiembre   2007

Uno y lo mismo
POR XAVIER PERICAY ABC 8 Septiembre 2007

A lo largo del último año, y como si lo nacido en Cataluña no pudiera valer sino para Cataluña misma, se ha insistido a menudo en que Ciutadans-Partido de la Ciudadanía nada tenía que hacer políticamente en el resto de España. No hay duda que este convencimiento se ha sustentado en gran medida en las circunstancias que concurrieron en su día en la gestación de la nueva fuerza política: eso es, la necesidad de dar voz a una parte significativa de la sociedad catalana que contemplaba, medio atónita, medio indignada, como el conjunto de los partidos con representación parlamentaria se hallaban enfrascados en un proceso de reforma del Estatuto de Autonomía que nadie o casi nadie había reclamado como una prioridad y que sólo parecía servir a los propios intereses de esos partidos.
Pero no ha sido éste el único factor que ha abonado la percepción de Ciutadans como una formación de ámbito estrictamente catalán. También ha influido, por ejemplo, la creencia, bastante extendida en España, de que un movimiento regenerador de la vida política peninsular no podía surgir en modo alguno de la periferia, y menos aún de la periferia catalana. Y también, cómo no, el profundo escepticismo -por no decir el considerable desprecio- con que suele afrontarse, en los altos hornos de la opinión pública española, la aparición de una nueva fuerza partidista, sobre todo cuando esta fuerza, lejos de conformarse con circunscribir su acción política a una parte del territorio, aspira a disputar a los demás partidos y coaliciones todo el pastel electoral.

Pues bien, aun cuando no pocas veces la percepción -interesada o no- haya sido otra, lo cierto es que Ciutadans-Partido de la Ciudadanía se constituyó, ya desde el principio, como un partido de ámbito nacional. Y lo hizo, entre otros motivos, porque quienes promovimos entonces su creación sabíamos que, por muchos votos que obtuviera la formación en las distintas elecciones a las que concurriera en Cataluña, por grande que fuera el éxito, difícilmente íbamos a lograr el objetivo de desalojar al nacionalismo del poder autonómico. Y lo que, seguro, no íbamos a lograr es que este mismo nacionalismo, y el vasco, y el gallego, y cuantos han germinado aquí y allá a imagen y semejanza de los llamados históricos, dejaran de influir decisivamente en la política española. Estábamos y estamos, en el fondo, ante un problema de escala. En la medida en que el nacionalismo se ha convertido en un asunto de Estado, no hay forma de luchar eficazmente contra su preeminencia en Cataluña o en cualquier otra parte de España si no es desde el propio Estado. Y para esto hace falta un nuevo partido, un nuevo partido de ámbito nacional.

¿Es que acaso no sirven los ya existentes?, se preguntará sin duda el lector. Pues claro que sirven. Pero no bastan. Y es que cuando uno de esos dos grandes partidos gana las elecciones generales sin alcanzar la mayoría absoluta, se ve obligado, para gobernar, a buscar el apoyo de otras formaciones. Y las únicas que están en condiciones de ofrecérselo -por obra y gracia, en buena medida, de una ley electoral que prima su representación- son las nacionalistas. Y se lo cobran, por supuesto. Quienquiera que se entretenga repasando las facturas emitidas por el nacionalismo de toda laya en lo que llevamos de democracia en España, comprobará fácilmente lo cuantioso del montante. Aun así, lo más grave es que esa dependencia se da incluso cuando los dos grandes partidos nacionales obtienen la mayoría absoluta. Por un lado, en un sistema tan complejo como el nuestro, siempre hay por ahí algún pacto autonómico vigente y condicionante; por otro, uno nunca sabe lo que va a precisar en la siguiente legislatura en caso de que los votos cosechados no le alcancen, por lo que más vale curarse en salud y conservar las amarras. Si bien se mira, después de tres décadas de tira y aflojas, la transacción entre el Estado y los nacionalismos se ha convertido ya en un fenómeno estructural. Y con un costo -sobra decir para quién- que empieza a resultar de todo punto insostenible.

Pero la existencia de un nuevo partido nacional en el mapa político español no sólo permitiría que PSOE o PP tuvieran una fuerza no nacionalista con la que pactar la gobernabilidad del Estado; también supondría un revulsivo para ambos partidos. A qué engañarse: el nacionalismo es contagioso, y ni socialistas ni populares han sido inmunes a sus efectos -el contagio, claro está, ha afectado muchísimo más a los primeros que a los segundos-. La España de las Autonomías, tan descentralizada, tan generosa en el reparto de toda suerte de competencias, tan reacia a aplicar en sus pactos el principio de reversibilidad, se ha ido construyendo poco a poco -y hasta cierto punto era inevitable- sobre la desmembración del Estado. Y así sigue, sin que se atisbe final ninguno en el proceso. De momento, ninguno de los dos grandes partidos, atrapados en la lógica interesada de unas estructuras regionales -cuyo funcionamiento recuerda a menudo el de una baronía o un reino de taifas- y en las deudas contraídas con el nacionalismo, ha creído conveniente replantearse la situación. En este sentido, la mera aparición de un competidor electoral tan ligero de equipaje como enteramente decidido a coger el toro por los cuernos debería representar por fuerza un acicate para socialistas y populares.

Por todo ello, la noticia de que Rosa Díez, Fernando Savater, Carlos Martínez Gorriarán y cuantos les secundan han resuelto, por fin, lanzarse a la arena política y constituir ese tercer partido nacional merece ser recibida con todos los honores. Un simple repaso a las líneas maestras del proyecto, llamado circunstancialmente «Plataforma Pro», ayudará a corroborarlo: un ámbito de actuación inequívocamente nacional; una reforma de la Constitución que suponga, entre otras cosas, el cierre definitivo del modelo territorial; una reforma de la ley electoral tendente a reducir la sobrerrepresentación de los nacionalismos periféricos; una política de Estado para luchar contra ETA, y una serie de medidas de regeneración democrática para dotar a los partidos y al sistema político en general de una mayor transparencia. Puede afirmarse, en consecuencia, que no estamos únicamente ante un nuevo partido, sino también ante el esbozo de un partido nuevo. Cuando menos por estos pagos.

Hace algo más de un año, Ciutadans encendió la llama. Ahora, Plataforma Pro toma el relevo. En el fondo, son uno y lo mismo, por lo que cabe esperar que ambos proyectos se fusionen lo antes posible. Digo bien: se fusionen. Cualquier otra fórmula de concurrencia electoral, ya sea mediante una coalición, ya sea -aunque a algunos nos resulte inconcebible- mediante candidaturas distintas, supondría un sonoro fracaso. O, si lo prefieren, una nueva victoria del nacionalismo, pues habría primado, una vez más, lo particular sobre lo general.

Se avecinan, por tanto, unos meses apasionantes. En lo político y en lo ciudadano. Habrá que ver cómo se mueven las piezas, las del nuevo partido en curso y las de los dos grandes partidos nacionales. Y a esperar, en marzo, el veredicto. Eso sí, dados los orígenes geográficos del movimiento y a poco que las urnas le sean propicias, ya me imagino a algunos listillos hablando de una segunda reconquista. En fin,mientras sea democrática...
XAVIER PERICAY
Escritor y fundador de Ciudadanos

La marca España de UPD
POE EDURNE URIARTE ABC 8 Septiembre 2007

El partido de Rosa Díez, la nueva UPD, tiene y tendrá un problema. El mismo que afectó al llamado constitucionalismo vasco. La identidad. España sí, España no. Estado a secas, Constitución sin apellido, identidad puramente legal, o identidad nacional. El nuevo partido quiere fortalecer el Estado, recuperar lo esencial del modelo de 1978, lo explicaba ayer Mikel Buesa, pero, ¿figurará el fortalecimiento de la nación, España, en ese proyecto, o habrá únicamente Estado?
Este nuevo partido es obra del ala izquierda del constitucionalismo vasco, un movimiento que surgió de la confluencia histórica entre el PP y el PSOE para resistir a ETA y ofrecer, además, una alternativa al nacionalismo dominante. Pero el constitucionalismo también tenía un problema. Carecía de alma. O sea, de identidad. Ofrecía ley pero no una nación a los ciudadanos a quienes mataban, o silenciaban y arrinconaban por la nación. Por la nación innombrable, España.

El problema lo tenía la izquierda más que la derecha, aunque la derecha tampoco fuera completamente inmune. El mensaje de consenso fue por eso la Constitución, que no era solamente el punto de encuentro entre la izquierda y la derecha, sino también entre la derecha que quería hablar de nación española y la izquierda que se sentía reacia. Por creer que todo tipo de nacionalismo, por muy político y poco étnico que sea, encierra un germen antidemocrático.

Aquel constitucionalismo vasco reprodujo en sus entrañas la carencia esencial de todo el Estado de las Autonomías, la escasa presencia de la identidad. En todas las regiones, no sólo en la vasca. El Estado se vacía, en Cataluña, en Andalucía o en la Comunidad Valenciana, porque no hay alma identitaria que lo sostenga. Y esto es un problema incluso para el PP, el partido que ha ido más lejos en la reivindicación de ese alma y que, sin embargo, no ha podido evitar la sangría regionalista en las propias comunidades que gobierna. La respuesta está, con toda claridad, en la incorporación de la izquierda a la construcción de una identidad para el modelo de 1978. Pero para eso hace falta que quiera algo más que Estado y Constitución.

EL FORO ERMUA CONSIDERA QUE EL OBJETIVO FUNDAMENTAL ES DESALOJAR DEL PODER A UN PARTIDO SOCIALISTA CAUTIVO DEL NACIONALISMO
Bilbao Foro de Ermua. 8 Septiembre 2007

El apoyo de Mikel Buesa a la formación de un partido liderado por Rosa Díez hecho público hoy es una decisión estrictamente personal tomada dentro de la libertad que todos los miembros del Foro Ermua tenemos. Esta decisión no afecta en absoluto a la posición institucional del Foro Ermua que mantiene su tradicional apoyo a todos los partidos que defiendan realmente la Constitución, que se opongan al nacionalismo identitario y busquen la derrota sin contrapartidas de ETA. En estos momentos tanto el Partido Popular, como Ciudadanos, Partido de la Ciudadanía, como el proyecto de un partido que lideraría Rosa Díez cuentan con el apoyo del Foro Ermua.

Al mismo tiempo, hay que recordar que desde su creación en 1998 la dirección del Foro Ermua ha mantenido en todo momento una posición de independencia
respecto a los partidos políticos. En consecuencia, ningún miembro de la Junta Directiva del Foro Ermua ha ostentado nunca una responsabilidad destacada en ningún partido, lo que es distinto a apoyar a alguno de ellos o tener una militancia de base. Esta independencia del Foro Ermua frente a los partidos políticos va a seguir siendo respetada estrictamente como defendemos todos los miembros de la Junta directiva, incluido su presidente.

Por otro lado, el Foro Ermua considera que el objetivo esencial e irrenunciable en las próximas Elecciones Generales es desalojar del poder al Partido Socialista de Rodríguez Zapatero, el cual ha roto el consenso constitucional sobre la estructura de España para satisfacer las aspiraciones nacionalistas, se ha adentrado en una aventura negociadora con ETA mintiendo a la población respecto al alcance de la misma, haciendo ofertas políticas a la banda mientras paralizaba la actividad de la
Fiscalía, la Delegación del Gobierno y hasta la policía y rompiendo el pacto antiterrorista que había dado lugar a la política antiterrorista más ética, democrática y eficaz de la historia de España, liderada por el Partido Popular.

Por este motivo la salida del Sr. Rodríguez Zapatero de la Presidencia de la Nación es el primer objetivo a corto plazo y por ello, con el fin de minimizar las consecuencias para España de la legislatura iniciada en 2004, el Foro Ermua dará prioridad a las opciones democráticas que hagan más
probable este resultado.

UPD y los demás
Nota del Editor 8 Septiembre 2007

Ahora o nunca. Los españoles tenemos la oportunidad de resolver los problemas que los políticos "democráticos" han y están creando. A mí me parece estupendo que el Foro de Ermua tenga como meta el desalojo de actual PSOE de poder y del (des)gobierno, pero no es suficiente, la alternancia del actual PP no es la solución, es una parte importante del problema. Muchas personas, a nivel individual y desde diversas asociaciones cívicas hemos intentado que los dos partidos políticos mayoritarios cumpliesen la letra y el espíritu de la Constitución Española, sin resultado, y tales partidos se sentían muy tranquilos mientras las asociaciones cívicas no se atrevieran a dar el salto a la pólítica que es donde se pueden arreglar los problemas que nos han obligado fundarlas.

Por ello, todas las personas que sientan preocupación por sus derechos civiles y los de sus hijos, tienen ahora el deber de apoyar UPD, Unidad, Progreso y Democracia, consiguiendo que se incluyan todas las medidas necesarias para que todos los ciudadanos tengamos los mismos derechos constitucionales, los mismos derechos civicos, que no nos impongan lengua regional, ni bilingüismo regional, ni justicia regional, ni educación regional, ni políticos que se preocupen de sus ingresos en vez de trabajar para resolver los problemas de sus representados y mejorar los servicios públicos y no en esquilmar a los contribuyentes, políticos que trabajen por responsabilidad social y no como profesionales de la política, políticos que les suponga un coste estar en política y no un beneficio, políticos que cuando consideren cumplido su servicio a la sociedad, retornen a su ocupación productiva habitual, sin otro beneficio que el del deber cumplido.

Por otro lado, me parece estupendo que Mikel Buesa, actual presidente del Foro de Ermua, manifieste su apoyo y se muestre dispuesto a emprender el duro y tortuoso camino que tiene UPD, ejerza de catedrático en la UCM, y aún le quede tiempo para participar en tertulias, pues en todos los casos supone un elevado y calificado activo, que ninguna de ellas debería despreciar.

Es como si los presidentes de las asociaciones cívicas estuviesen recibiendo sueldos, dietas y otros regalos a costa de sus asociados, cuando lo que hacen es dar la cara, perder tiempo y dinero, sufrir inconveniencias, simplemente por responsabilidad cívica.

Si AGLI no se ha tranformado en grupo político, no es por que los actuales regentes no hayan deseado, sino por las condiciones político-social que nos ha tocado sufrir, y siempre estamos esperando que venga alguien pidiendo nuestro relevo para dar paso al siguiente ciudadano responsable. Por ello, debemos aprovechar la oportunidad que nos ofrece el nacimiento de UPD, para mostrar que para defender nuestros derechos cívico-constitucionales estamos dispuestos a entrar en política, a la vista de que como asociaciones cívicas nuestros criterios, nuestros derechos, no los defiende nadie donde hay que hacerlo, en el ruedo político.

Los partidos políticos actuales solo buscan el poder, ni siquiera el gobierno, y para ello trapichean todos nuestros derechos cívico-constitucionales y los numerosísimos impuestos que nos esquilman sin piedad, y encima nos tratan como borregos, porque una buena parte de la población, se conforma con sol y football, quizá porque se dan cuenta de que su voz, su voto, es papel mojado.

Terrorismo en Lizarza
EDITORIAL Libertad Digital  8 Septiembre 200

Si un extranjero tuviera como primer acercamiento a nuestro país la entrevista que el diario El País le hizo a José Luis Rodríguez Zapatero, le parecería absolutamente chocante la noticia de que la alcaldesa de un pequeño pueblo está amenazada de muerte por celebrar las fiestas de la localidad y hacer cumplir la ley en un aspecto tan inmediato como el alza de la bandera de la nación. ¿Cómo es posible que el presidente del Gobierno no mostrara su preocupación, su congoja, porque algo como lo ocurrido este viernes en Lizarza no sólo sea excepcional sino que forme parte de los relatos habituales de los medios de comunicación? ¿Será por un exceso de entrañas? ¿Será que le resulta demasiado doloroso como para hablar de ello? ¿Le avergüenza presidir un país en que la alcaldesa del primer partido de España por número de afiliados esté seriamente amenazada por la organización política de un grupo terrorista?

Por desgracia estamos tan acostumbrados a la injusticia que nos dejamos arrastrar por ella. La indignación se acuna con la repetitiva sucesión de ignominias, y se adormece. Pero si cada uno hace el ejercicio de plantearse cómo deberían ser las cosas y qué comportamientos no merecen la más mínima tolerancia, su condena y combate el más breve receso, vuelve a quemarnos la llama de la indignación ante la injusticia, el acoso, el crimen.

Pero la de Zapatero ha sido una legislatura de recesos y de treguas, en la que se llamaba crispación a la indignación de las víctimas y de toda una sociedad. A la permisividad práctica, táctica ante ETA se ha unido otra de carácter moral. Sus objetivos se pusieron sobre la mesa, se reconocieron, se hicieron válidos, aunque fuera para intentar aminorarlos durante la negociación. El Gobierno ha legitimado a la banda terrorista, fuera esta o no su intención. Y el complejo mundo etarra, que había pasado por las horas más bajas de su ensangrentada historia, ha recobrado con Zapatero su impulso y su iniciativa.

Por eso siguen produciendo actos de terrorismo. Como el de la T-4. Como la mal llamada Kale Borroka, que son actos de terrorismo callejero. Su frecuencia no ha dejado de acrecentarse. También es terrorismo el chantaje a los empresarios, y han renovado sus esfuerzos de un modo aparente. Y si terrorismo es acabar con la vida de una persona, también lo es decirle que antes o después se asegurarán de que la naturaleza no se les adelante en su muerte.

ANV, la marca electoral de la banda terrorista que el Gobierno, por mantener una negociación que estaba fracasada de antemano, ha logrado mantener dentro de la ley, no ha vacilado. Ha sido clara, explícita. Irán “con las escopetas cargadas”. “Vas a morir”, dicen a Regina Ortaola, heroína de la localidad de Lizarza. Una amenaza que extienden a todo el pueblo, al que llaman a ser partícipes de su violenta actitud. Causar el terror con amenazas respaldadas por las pistolas de ETA.

¿No es eso terrorismo? ¿Cómo es que el presidente no se ha presentado en la localidad para advertir que él no tolerará actitudes como esa en su país? Ni se le pasa por la cabeza. Porque no tiene ni el coraje ni la fuerza moral para hacerlo. Y porque este país, España, sólo le interesa como futura plasmación de sus ensoñaciones radicales.

La aventura del comienzo
TONIA ETXARRI El Correo 8 Septiembre 2007

Será porque ETA sigue amenazando a la sociedad, pero el caso es que se adivina cierto propósito de la enmienda en el comienzo de curso político. Algunos medios de comunicación radiofónicos anuncian, como novedad, que van a dejar a un lado la crispación y los insultos. En Euskadi, todos pendientes del inicio del debate político en el pleno del Parlamento, a finales de setiembre, después de que el lehendakari haya seguido insistiendo en la convocatoria del referéndum sobre el derecho de autodeterminación. O lo tomas o lo dejas. Esa es su vara de medir.

Se podrá dar mil vueltas a la peonza, pero si Ibarretxe y el núcleo duro de su Gobierno se instalan en la idea de convocar la consulta popular, independientemente de que ETA actúe o no, el PNV, que no es Houston, tiene un problema. Porque a Imaz, como Urkullu, el propio alcalde de Bilbao, Azkuna, y unos cuantos notables nacionalistas más, se les caería la cara de vergüenza si tuvieran que defender la celebración del polémico referéndum en un ambiente de coacción terrorista.

Puede ocurrir que, en diciembre, los nacionalistas aparquen sus matices y dejen para el momento de la designación del candidato a lehendakari el destape del tarro de sus esencias. Y que Imaz vuelva a pasearse por los pasillos del Parlamento de Vitoria después del discurso del lehendakari para decir, como ha ocurrido en anteriores ocasiones, que le ha parecido magnífico y que no les separan, en realidad, grandes cuestiones. Pero habrá que ver por dónde se decanta un partido que, aunque no tenga la ambición de influir en la política española, como la exhibida por sus homólogos de Cataluña, CiU, tampoco querrá pasar a la historia como un comparsa más del gobierno socialista en el Congreso de los Diputados.

En este campo parlamentario de bipartidismo imperfecto, ha aterrizado el grupo de Rosa Díez con una intención manifiesta de influir en el debate político. Y para desterrar los fantasmas del robo de votos al PP o al PSOE, venía muy a la medida la definición que hacía el dirigente de Ciutadans, Rivera, sobre las nuevas aventuras: nacen estos nuevos grupos para que ni el PSOE ni el PP tengan la excusa de pactar con los partidos nacionalistas. Pues es toda una razón. Les sobran los motivos.

A María San Gil le parece que lo que defiende Rosa Díez ya lo defiende ella. Y puede ser, a grandes rasgos. Pero los dirigentes del PP saben de la existencia de un segmento de población progresista que se queda en casa. Por eso, se ha detectado, en general, cierta resignación en la dirección de los grandes partidos, con excepciones (como el mal encaje del socialista Ramón Jáuregui o de la popular Celia Villalobos). Las urnas dirán si UPD tiene futuro pero que ya se haya convertido en un revulsivo para el debate, indica que esta aventura puede ser un buen comienzo.

t.etxarri@diario-elcorreo.com

Totalitarismo en las aulas
Educar para la violencia
GEES Libertad Digital 8 Septiembre 2007

Animamos a nuestros lectores a consultar la legislación que sienta las bases de la nueva asignatura de “Educación para la ciudadanía”,
en educación primaria y en educación secundaria (http://www.boe.es/boe/dias/2006/12/08/pdfs/A43053-43102.pdf). Ya alertamos anteriormente del proyecto que se esconde detrás del engendro, una formación del espíritu progre (http://www.gees.org/articulo/4323). Y ahora, cuando los manuales ya se han perfilado y se inicia el curso escolar, queremos señalar otra característica; se trata de una asignatura peligrosa, de la que emana una hostilidad absoluta hacia el que es ideológicamente “otro”.

La nueva asignatura impone a nuestros hijos una forma de ver el mundo y la sociedad, y un comportamiento moral que se deriva de ello. La asignatura señala unos males; la guerra, la pobreza, la discriminación; un culpable, la sociedad europea y española, es decir, los padres y los niños escolarizados; unos redentores, los pedagogos socialistas de ZP, la señora de Arenillas y Peces Barba –ya saben, el amordazador de víctimas–. Y un método; sumergir desde la más tierna infancia a los españoles en un método de lavado de cerebro donde se les enseñará dos cosas: a odiarse a sí mismos, y a odiar a quien no se odie a sí mismo.

El odio hacia sí mismo, el rechazo de unos valores transmitidos de abuelos a padres e hijos, dejará la puerta abierta a que hagan de nuestros hijos cualquier cosa, sin límite alguno en el uso de la violencia. Ya no se tratará de ejercer ésta sobre el criminal o el delincuente, sino contra todo aquel que no se sume al “minuto del odio” contra la historia de España, contra Israel, contra el cristianismo, contra Bush o contra Aznar. Y esto, desde la más tierna infancia.

En relación con la paz, no sólo no la predica, sino que “Educación para la ciudadanía” destila hostilidad por los cuatro costados. Ningún padre debiera llamarse a engaño. No busca ni extender la paz ni eliminar el odio de los corazones de nuestros hijos; lo que pretende es crear odio y encauzarlo en la dirección adecuada.

La polémica sobre las selecciones catalanas tapa los problemas reales
Editorial Elsemanaldigital 8 Septiembre 2007

Periódicamente, saltan a los medios de comunicación noticias relativas a los intentos más o menos subrepticios (y a veces rocambolescos) que sobre todo en Cataluña se llevan a cabo para conseguir el reconocimiento internacional de sus selecciones autonómicas, con la finalidad declarada de que algún día lleguen a competir con la nacional española. El objetivo último es conseguir escenificar así ante la opinión pública la extraña contradicción de que esa Comunidad autónoma es una nación en pie de igualdad con la propia España de la que forma parte.

El último episodio de esta pugna lo ha provocado un partido amistoso que la Federación Catalana de Fútbol había organizado con la selección nacional de los Estados Unidos, y que la Real Federación Española se ha negado autorizar por su proximidad con un encuentro oficial que la selección española juega el día anterior al elegido para el mencionado amistoso. A raíz de esto, el presidente del F.C. Barcelona, Joan Laporta, ha reavivado la polémica sobre el reconocimiento oficial de las selecciones autonómicas, defendiendo del carácter nacional de Cataluña.

El grado de politización nacionalista con el que Laporta está ejerciendo la presidencia del club azulgrana no es de recibo, como no lo es cualquier clase de politización del deporte. En particular, es preciso recordar que el F.C. Barcelona ha forjado su gloria deportiva en las competiciones nacionales españolas, liga y copa, y representando a nuestro país en las competiciones internacionales. Fruto de sus éxitos es, por lo demás, el contar con un nutridísimo número de socios y seguidores en todo el país y no sólo en Cataluña.

El caso del fútbol es especialmente representativo del dislate que supone la defensa de la oficialidad de las selecciones autonómicas. En el Reino Unido, ejemplo que suelen citar los nacionalistas en apoyo de sus pretensiones, hay cuatro selecciones nacionales dentro del mismo Estado; pero no es posible un enfrentamiento entre ninguna de ellas y la del Reino Unido, sencillamente porque esta última no existe. El equivalente en España del supuesto británico no sería, así pues, que hubiese selecciones "nacionales" vascas y catalanas que se pudiesen enfrentar a la española, sino que no existiese la selección española y hubiese diecisiete, una por Comunidad autónoma (o diecinueve, si añadimos Ceuta y Melilla).

Pero no acaban aquí las precisiones que hay que hacer en relación con esta cuestión. En el Reino Unido no sólo hay cuatro selecciones nacionales de fútbol, sino también cuatro ligas distintas. El presidente del F.C. Barcelona debería explicar a los socios y seguidores de su equipo si está defendiendo que éste deje de competir en la liga española y lo haga en una exclusivamente catalana.

Al final, la reivindicación de la oficialidad de las selecciones catalanas se está deslizando cada vez más por la resbaladiza pendiente del ridículo y del esperpento. Al principio de este verano, la opinión pública descubría que por fin los nacionalistas catalanes habían conseguido un enfrentamiento España-Cataluna... en una competición no oficial de fútbol-sala celebrada en un lugar perdido de Siberia. Acabando el verano, los nacionalistas han dado un nuevo paso, al lograr el ingreso de Cataluña en la Federación Internacional de Bolos.

Por desgracia para los catalanes, está tendencia de sus políticos no se reduce al deporte. Su mayor símbolo es el fiasco que ha representado la aprobación de un nuevo Estatuto de Autonomía que se está revelando inaplicable, por motivos que cualquier persona con mínimos conocimientos jurídico-constitucionales podía haber anticipado. Así, mientras en el mismo se garantizan a los catalanes derechos superiores al del resto de los españoles, esta verano se vivía en Cataluña la tercermundista situación de que servicios públicos esenciales, como el transporte de cercanías o el suministro de electricidad, dejaban de funcionar durante días.

Esto, evidentemente, no es culpa de Madrid. Es culpa de una clase política que desde hace mucho tiempo ha dado la espalda a los problemas reales de los ciudadanos para encerrarse en el "bucle melancólico" nacionalista y negarse a asumir cualquier responsabilidad con la fácil excusa del victimismo.

Política
Díez y Savater presentan el nuevo partido en una cena en San Sebastián
R. N. La Razon 8 Septiembre 2007

San sebastián- El nuevo partido impulsado por la ex socialista Rosa Díez, el filósofo Fernando Savater y Carlos Martínez Gorriarán echó a andar anoche con una cena-coloquio celebrada en San Sebastián. En la velada se analizaron los apoyos recabados por el nuevo partido, que, según apuntan las primeras informaciones, se llamará Unidad, Progreso y Democracia (UPD), aunque no será hasta el próximo día 29 de septiembre cuando le denominación se haga oficial. Por el momento, y según ha detallado Martínez Gorriarán, la nueva formación ya ha recibido más de 2.500 adhesiones, «unas 60 diarias».

Ayer mismo, los responsables de la formación Ciutadans de Menorca admitieron contactos con el entorno de Savater y Rosa Díez para estudiar la posibilidad de presentarse conjuntamente a las próximas elecciones generales. El concejal de Ciutadans en el Ayuntamiento de Mahón, Carlos Salgado, reconoció en declaraciones a la Cadena Ser que podrían estar «interesados en formar parte del partido de Savater y Rosa Díez», aunque todavía no han iniciado las negociaciones a fondo. «De momento, algunos miembros de nuestro equipo han mantenido alguna conversación informal con estas personas, pero todavía no hemos ido más allá, ya que el partido de Rosa Díez aún no dispone de un ideario concreto. Ahora ellos están muy ocupados y, por tanto, de momento hemos dejado aparcada para más adelante una posible reunión con ellos», apuntaron.
El número uno de la lista de esta formación, Carlos Salgado, recordó que continúan «los contactos con Ciutadans».

SE HABLA DE QUE ABANDONE LA PRESIDENCIA
Buesa levanta ampollas en ciertos sectores del Foro Ermua
Elsemanaldigital 8 Septiembre 2007

Buesa, dispuesto a acudir en las listas del partido de Díez y Savater

El "notición" de que Buesa respaldará el partido de Díez y Savater, con artículo estelar en "La tercera" de ABC, ha resultado "escandaloso" para algunos sectores del colectivo cívico.

7 de septiembre de 2007. En el Foro Ermua se sabía, pero esperaban que el asunto se tratara con la suficiente discreción para conseguir minimizarlo. Difícil estrategia después de comprobar que Mikel Buesa decidió anunciar este viernes a bombo y platillo (información avanzada por Elsemanaldigital.com) su respaldo al nuevo partido impulsado por Basta Ya y encabezado por Rosa Díez y Fernando Savater, nada menos que con un artículo en La Tercera del diario ABC, lo que para muchos ha resultado "escandaloso".

El asunto ha sentado realmente mal en ciertos sectores del Foro, al que pertenecen entre otros Germán Yanke, Jon Juaristi, Iñaki Ezquerra, Hermann Tertsch o Edurne Uriarte. La propia vicepresidenta del Foro, Inmaculada Castilla de Cortázar –que dice "respetar la decisión de Mikel"- ha señalado en declaraciones a los medios, que Buesa "debería asumir que debe renunciar" a la presidencia "dependiendo del grado de implicación" que tenga con Unidad, Progreso y Democracia, el partido recién salido de la Plataforma Pro, promovida por Carlos Martínez Gorriarán, y que ya ha sumado apoyos de un sector crítico del PSC.

García de Cortázar advierte que el Foro Ermua "va a ser siempre lo que ha sido: una organización suprapartidista e independiente, por lo que si el grado de implicación de Mikel Buesa perjudicara esa independencia, evidentemente plantearíamos la incompatibilidad entre la Presidencia del Foro y sus responsabilidades o representatividad en el partido".

En un comunicado remitido este viernes a los medios, el Foro manifiesta que el objetivo "esencial e irrenunciable" en las próximas elecciones generales es "desalojar del poder" a José Luis Rodríguez Zapatero, propósito por el que el colectivo cívico "dará prioridad a las opciones democráticas que hagan más probable este resultado", en alusión –aunque no directa- al PP. En la nota también se deja claro que esta organización siempre ha sido independiente respecto a los partidos políticos y que ningún miembro de la Junta Directiva ("incluido su presidente", precisan) "ha ostentado nunca una responsabilidad destacada en ningún partido, lo que es distinto a apoyar a alguno de ellos o tener una militancia de base".

Pero el malestar se ha dejado sentir en privado entre algunos miembros del Foro que lamentan que Buesa no haya sabido medir lo que ha supuesto su anuncio. Fuentes consultadas insisten que se trata de una decisión "personal" que no debe afectar a la "independencia" de la organización que seguirá manteniendo su respaldo al PP de Mariano Rajoy. En la reunión que este jueves mantuvieron en Génova, Buesa ya comunicó sus intenciones al dirigente popular ante un más que molesto Ángel Acebes.

Las primeras reacciones han llegado del PP vasco. El diputado Santiago Abascal ha asegurado en declaraciones a LDTV que la decisión de Buesa le "sorprende", ya que "no acabo de ver qué tiene que ver Buesa con Fernando Savater", al que "le importa un bledo España –ha seguido- mientras que Buesa es uno de sus defensores más lúcidos". El dirigente popular afirma además que a Buesa "no se le habría ocurrido decir, como acaba de hacer Savater, que sería posible a medio plazo aliviar las condenas a asesinos de ETA".

«Defenderemos la bandera de España, por la que ha sido asesinada tanta gente»
BLANCA TORQUEMADA SAN SEBASTIÁN. ABC 8 Septiembre 2007

El acto celebrado anoche en San Sebastián fue mucho más que la «puesta de largo» de Rosa Díez como miembro activo del partido impulsado por «Basta Ya». Las doscientas personas que llenaron la sala del hotel que acogió la convocatoria volvieron sus miradas a la madre de Joseba Pagaza, Pilar Ruiz Albisu, en cuanto pisó el recinto, revestida del inmenso coraje que siempre la acompaña. Llegó con su nuera, Estíbaliz Garmendia, viuda del jefe de la Policía Municipal de Andoain asesinado en 2003. Las dos quisieron testimoniar con su presencia que los promotores de esta nueva vía política han estado siempre a su lado, el de las víctimas. En otras ocasiones han demostrado ese mismo reconocimiento al PP asistiendo a actos de homenaje a víctimas organizados por ese partido. Su inquebrantable firmeza viene a decir que el de los demócratas es un solo bando. Pero no sólo eso: una emocionadísima Pilar Ruiz explicó que se sumaba a esta reunión «para representar a mi hijo, porque él hubiera estado aquí. No está porque lo mataron. Pero yo le digo «hijo, perdiste la vida, pero no perdiste la dignidad»». Arropada por cálidos aplausos y con la voz quebrada, tuvo que ser confortada por Rosa Díez.

La que se perfila como líder del futuro partido quiso mostrar brío y empuje, después de dejar el PSOE, y cerró las intervenciones iniciales (por algo Fernando Savater comentó que Carlos Martínez Gorriarán y él asumen su condición de «teloneros») con un discurso contundente y desacomplejado. Primero ironizó Díez sobre la opinión de sus ex compañeros («cuando estaba, me decían que me fuera, y ahora que me he marchado, me critican por irme»), y aludió a su tan reiterado mensaje de que la nueva fuerza perjudica sólo al PP: «Si así fuera, sus medios afines nos estarían dando entrevistas de cuatro páginas, y ocurre más bien lo contrario».

El momento más vibrante de su intervención llegó cuando reivindicó la creación de una nueva fuerza política con sentido de Estado: «El Partido Socialista ha renunciado a él, y el PP dice que sólo él lo va a defender. Y no va a ser así». Por ello, alentó «la defensa de los símbolos constitucionales. De la bandera, sí. Porque defenderla es defender derechos y libertades en un país en el que por los símbolos se ha asesinado a mucha gente. Y para los que nos dicen que «para eso ya estamos nosotros» (en alusión al PP) les diría que no puede haber sólo un partido que defienda al Estado».

Unidad de España
Antes, Fernando Savater había argumentado que la formación defiende la unidad de España «no en clave metafísica, sino porque sólo así se consigue la igualdad de los ciudadanos». Comentó también que antes de final de mes la Plataforma Pro difundirá un comunicado explicativo de las razones por las que da este paso al frente. Carlos Martínez Gorriarán, por su parte, explicó algunos pormenores de la creación de un partido cuyas demandas girarán sobre tres ejes: «La reforma de la Constitución mucho más allá de la sucesión de Infantes e Infantas, la reforma de la Ley Electoral y medidas de regeneración democrática. No puede ser que ahora un fiscal general tenga la potestad de vaciar el contenido de una ley, como así ha ocurrido».

Estos días los impulsores del nuevo proyecto político han colgado en la web de «Basta Ya», precisamente, una fotografía tan elocuente como desgarradora en respuesta a las invectivas que desde las filas del PSOE se han lanzado contra la nueva fuerza política, referidas todas ellas a su connivencia o concomitancia con el PP. En ella se ve a Rosa Díez, Fernando Savater y María San Gil en el Ayuntamiento de Andoain, en el pleno que siguió al asesinato de «Pagaza». Allí estaban también otros muchos militantes socialistas y del PP; todos juntos, como una sola voz, movidos por la indignación y solidarios frente al terror. Esa imagen es la más nítida respuesta a los socialistas, según se volvió a refrendar anoche en los discursos de Díez, Savater y Gorriarán: Unos principios que llevaron a Pilar Ruiz (que ayer volvió a dejar patente que es un espíritu lúcido, y no un alma ofuscada) a decirle a Patxi López al principio del «proceso», hace dos años: «Harás y dirás cosas que me helarán el corazón».

La cena-coloquio celebrada anoche estaba diseñada en principio como un acto interno de la «Plataforma Pro», para intercambio de pareceres sobre el futuro partido que probablemente terminará bautizado con el nombre que ya se ha inscrito de Unión, Progreso y Democracia. Esa «upedé» que, dicha así, en siglas, trae connotaciones positivas. «Suena a ganas de consolidar la libertad. A «ucedé», claro», decía alguno de los asistentes. El acto, desbordado por la repercusión pública que está alcanzando el proyecto, consolidó una fórmula de presentación a tres bandas con Rosa Díez, Savater y Martínez Gorriarán: «La líder, el intelectual y el estratega», apuntó un miembro avezado de la «Plataforma Pro».

Expectación
La expectación generada por la noticia de la creación del nuevo partido atrajo a esta reunión a simpatizantes de toda España: desde catalanes miembros de Regeneración Democrática (formación escindida de Ciutadans) a grupos de Madrid, Zaragoza, Vizcaya, Santander, Álava o Navarra. Con estas citas sucesivas, muy abiertas al intercambio y la participación, la futura UPD va tejiendo sus mimbres; una reunión fundamental tendrá lugar el próximo día 15 en Madrid. En ella se perfilarán el programa y la estrategia y se adoptará una decisión definitiva sobre el nombre del partido.

Regina Otaola / Alcaldesa de Lizarza
«Sentí alegría al izar la bandera española, las amenazas no nos dan miedo»
Los simpatizantes de ANV la abuchearon ayer y la señalaron al grito de «¡Otaola, vas a morir!»
Iker Moneo La Razon 8 Septiembre 2007

VITORIA-Cuando apenas ha comenzado su singladura como nueva alcaldesa de la localidad guipuzcoana de Lizarza, la popular Regina Otaola ha sido amenazada de muerte por el entorno de ANV. Ya tomó posesión de su cargo en julio entre insultos de los integrantes de la candidatura ilegalizada que reclamaban los puestos de los siete electos del PP, único partido que se presentó en el municipio. Pero nunca antes habían atentado verbalmente contra su vida. No obstante, no se rinde. Está decidida a gobernar el feudo abertzale que acabó por hacer tirar la toalla a su anterior regidor, el peneuvista Joseba Egibar, quien no celebró ni un solo pleno en Lizarza.

–¿Cómo se desarrollaron los acontecimientos?
–Todo comenzó cuando la corporación llegó al ayuntamiento para celebrar su segundo pleno. Una veintena de personas nos estaba esperando. Cuando finalizamos la sesión, en la que condenamos el atentado de ETA en Durango, procedimos a izar las banderas de Lizarza, el País Vasco y España en la balconada de la casa consistorial en cumplimiento de la legislación vigente. En ese momento nos empezaron a gritar: «Ladrones», «Iros a Madrid, que allí os quieren»... Entonces, uno de los simpatizantes de ANV que estaban concentrados me espetó «Otaola, vas a morir». Acto seguido, pedí a la Ertzaintza que le identificase porque esto no se puede permitir. Lo hizo y se abrieron las diligencias pertinentes, que serán tramitadas ante los juzgados contra esa persona y contra otra acusada de injurias que portaba un cartel que rezaba: «Otaola, cabrona».

–¿Es la primera vez que sufre una amenaza de muerte?
–En Lizarza y desde el entorno de ANV, sí. Siempre me insultan cuando acudo al municipio. Se puede decir que cuento con ello, pero amenazas de muerte, nunca antes. Cuando lo escuché, insté a su autor a que repitiese lo dicho, pero se calló. Imagino que se dio cuenta de la gravedad de sus palabras. Muchos de los presentes eran integrantes de la candidatura de ANV ilegalizada en Lizarza.

 –Parece imposible no sentir miedo...
–Pues no sentí miedo. Durante la izada de la banderas, lo que experimentó la corporación fue alegría por haber logrado algo que se debería hacer en todos los ayuntamientos del País Vasco, incluso de Cataluña, que es izar la bandera de España junto a la local y la autonómica. Sentimos satisfacción porque hemos cumplido la ley y hemos marcado un hito al izar la enseña española en Lizarza.

–¿El ambiente de hostigamiento alcanza a los propios vecinos?
–Sí. Esta semana se nos hizo llegar que el entorno proeatarra del municipio ha amenazado a los vecinos conminándoles a que no vayan a la misa que con motivo de las fiestas patronales se celebra hoy. De hacer caso omiso, les dijeron que les esperarían con las escopetas cargadas. Su objetivo es que dejen al PP solo, ya que tenemos intención de acudir al acto. Creo que hay que ir a la misa porque se ha celebrado toda la vida durante las fiestas y unos energúmenos no van a impedirlo. La Ertzaintza velará por la seguridad de los asistentes.

–Pero no ha habido sólo palabras, también se han registrado agresiones físicas...
–El jueves, dos concejalas del Partido Popular, Begoña Pereira y Julia Tercero, acudieron a la iglesia y se encontraron con que un grupo de radicales les estaba esperando a la salida. A Begoña una señora de avanzada edad que portaba una bandera del País Vasco la agredió. Otros la increparon y golpearon el coche en el que abandonó el pueblo escoltada. Este hecho se denunció ayer [por el jueves] ante la Ertzaintza.

–¿No hace mella en el ánimo semejante hostilidad?
–Para nada. Los siete concejales del PP trabajamos por que en la Lizarza haya libertad e igualdad para todos.

Dignidad y Justicia recurrirá la decisión de la Audiencia sobre Udalbiltza
R. Coarasa La Razon 8 Septiembre 2007

Madrid- La asociación Dignidad y Justicia (DyJ) recurrirá la decisión de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional de no prorrogar la suspensión de actividades que pesaba sobre tres entidades que, supuestamente, financiaban a Udalbiltza-Kursaal, la Asamblea de Electos de Batasuna. El pasado lunes, la Sala–presidida por el magistrado Javier Gómez Bermúdez– dictó un auto en el que, esgrimiendo los mismos argumentos que la Fiscalía, rechazaba extender un año más la medida cautelar que afectaba a Udalbiltzaren Elkartea, el Consorcio Udalbiltza y el Fondo Vasco de Cohesión y Desarrollo, que presuntamente habrían sostenido económicamente al entramado puesto en marcha por la formación abertzale para burlar su ilegalización por el Tribunal Supremo (TS) en marzo de 2003. El juez Baltasar Garzón suspendió de actividades a las tres entidades en junio de 2003, una medida que renovó por otros dos años en junio de 2005 su sustituto al frente del Juzgado de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, Fernando Grande-Marlaska. Pese a que la ley permite extender esa suspensión hasta un máximo de cinco años, cuando el pasado 25 de junio expiró el plazo prolongado por Grande-Marlaska, ni la Fiscalía ni la Sala de lo Penal promovieron la prórroga, por lo que esa disposición dejó de estar en vigor.

«La ley está para aplicarla»
Según el Ministerio Público, un argumento que comparte la Sala de lo Penal, no hay constancia de que las tres entidades desarrollen en la actualidad actividades delictivas (pese a que los informes solicitados a las Fuerzas de Seguridad no obran todavía en poder de la Audiencia Nacional). Además, recalcan, el embargo de sus cuentas bancarias no está sujeto a ningún plazo y no se ve afectado por el final de la suspensión.

Daniel Portero, presidente de Dignidad y Justicia –hijo del fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Andalucía Luis Portero, asesinado por ETA– aseguró ayer que «si la ley te permite cinco años de suspensión no entiendo qué problema hay para prorrogar la suspensión hasta ese máximo». «La ley está para aplicarla y no se ha hecho», se queja–. Portero recuerda, además, que Acción Nacionalista Vasca (ANV) «dejó claro que una de sus directrices al llegar a los ayuntamientos era, precisamente, reactivar Udalbiltza».

Recortes de Prensa   Página Inicial