AGLI

Recortes de Prensa    Domingo 9 Septiembre   2007

Nuevo partido y dolores de cabeza
Jorge del Corral La Voz 9 Septiembre 2007

El nuevo partido anunciado por Rosa Díez, Fernando Savater y Carlos Martínez Gorriarán está dando dolores de cabeza en el PSOE y el PP. El nacimiento de un partido nacional que sigue la estela del inicial Ciutadans autonómico y defiende como éste la unidad de España y la igualdad de todos los españoles, sea cual sea su lugar de residencia, puede hacer un buen roto al PSOE y al PP, como la formación catalana lo hizo en su ámbito al PSC (cinco escaños) y, en menor medida, al PP (un escaño). Otra cosa será su andadura más allá de la próxima legislatura.

¿Cuántos españoles votantes están cansados de que tres millones de votos (los que suman los partidos independentistas y nacionalistas) se impongan sistemáticamente a los 20 millones del PSOE y PP? ¿Cuántos padres aceptan renunciar al derecho constitucional de sus hijos a ser educados en su lengua materna sólo porque así lo dice un estatuto de autonomía? ¿Cuántos están disconformes con la política territorial y con la cambiante política de lucha contra ETA?

Me atrevo a decir que no son pocos. Y pueden ser multitud si sumamos aquellos con ideas liberales y reformistas, con libertad de juicio y hartos de la política al uso; preocupados por el retroceso de la solidaridad y la cohesión nacional y disconformes con el mapa de taifas que se construye sin descanso mientras se centrifuga el Estado y se ignora al ciudadano, al que se adula en campaña electoral para luego hacer con sus votos lo contrario de lo que se le ha dicho.

Suficientes, en cualquier caso, para estar en la Carrera de San Jerónimo, equilibrar desequilibrios y hacer reflexionar al PSOE y al Partido Popular. El primero, sobre su errática y acomplejada deriva; y el segundo, sobre su permanente insuficiencia y su empeño por disputar más poder local a los nacionalistas, hasta convertirse en uno de ellos o lograr con sus políticas iguales e indeseadas consecuencias.

En honor de Mikel Buesa
Alejandro Campoy Periodista Digital 9 Septiembre 2007

La noticia de la incorporación, a título personal, de Mikel Buesa a los órganos de coordinación de la Plataforma Pro, que parece que ya adopta un nombre más acorde con su nuevo carácter de partido político, UPD (Unidad, Progreso y Democracia), es una magnífica noticia y supone una revalorización aún mayor del prestigio y la autoridad moral que desde sus inicios acompañan el devenir de este nuevo proyecto.

Mikel, sin lugar a dudas, se ha convertido en el principal referente de la sociedad civil movilizada en la presente legislatura. Sobre otras figuras no se da el mismo grado de acuerdo, sea el caso de Alcaraz, que ha sido sometido a una de las mayores operaciones de linchamiento público y mediático de la reciente historia de España, con momentos que han rayado en lo criminal y que demuestran la bajeza y total amoralidad de los lacayos del actual gobierno, sea el caso del propio Savater, cuyas idas y venidas respecto a un proceso y un gobierno infames y viciados desde su raíz, y su escasa fiabilidad como referente ético dado su innegable sectarismo anticlerical.

Sin embargo, Mikel reúne en su persona, a través de una trayectoria pública impecable e irreprochable, a través de un trabajo riguroso y serio de denuncia de las mentiras del Gobierno mediante la permanente revisión con datos e infomes de las supuestas "verificaciones" anunciadas por el Ministerio del Interior y, sobre todo, a través de una permanente coherencia en su mensaje y sus actos que le han hecho invulnerable a cualquier intento de linchamiento de las terminales de la Gestapo zapateril, todas las características necesarias para ser el referente moral que el nuevo proyecto necesita.

Mikel Buesa ha dirigido y protagonizado la mayor rebelión ciudadana de la Historia de nuestra democracia; ha conseguido recuperar el uso y el orgullo de los españoles de unos símbolos que jamás debieron haber sido pervertidos en su significado por ninguna fuerza política, como hizo el PSOE desde el mismo momento de la muerte del dictador; ha recuperado para todos los españoles la bandera y el himno, ha recuperado la palabra España y ha aplastado para siempre los complejos y verguenzas que anteriormente nuestros símbolos generaban entra los ciudadanos con mayor debilidad mental que seguían asociándolos al pseudoconcepto de "fachas". Hoy la bandera es símblo de la nación y el estado español como únicos garantes del verdadero valor que ha sido el norte de toda la rebelión ciudadana: la libertad individual.

Como es lógico, no ha sido únicamente Mikel el autor de esta verdadera "revolución": por su parte, aunque siempre de la mano con el Foro de Ermua, la AVT con Alcaraz al frente ha movilizado en inmensa medida las conciencias de millones de ciudadanos; el Foro de Ermua cuenta con personas tan excepcionales como Inma Castilla de Cortázar, Iñaki Ezquerra, Gustavo Jaso, Antonio Aguirre, Rubén Múgica, Nerea Alzola, Carmen Ladrón de Guevara y tantísimas otras con las que personalmente he tenido el privilegio de compartir una pequeña parte de estos históricos momentos de la historia de España, y aún son muchas más las que olvido. En Mikel quedan resumidas y representadas todas ellas.

Personalmente tengo que alabar un aspecto en Mikel que me parece esencial hoy en día y más en lo referente al nuevo proyecto de Rosa Díez: la total libertad y grandeza de espíritu que han caracterizado en estos años su actuación pública. Como todos lo que nos hemos opuesto a la miserable política de claudicación, Mikel ha tenido que soportar innumerables ataques y calumnias sobre su persona; Mikel ha sido capaz de no asistir a los funerales en el décimo aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco para no alimentar la estúpida controversia generada por Carlos Totorika y el Ayuntamiento de Ermua en pleno, cuando él habría estado al lado de Mari Mar en esos momentos. Sobre lo que ha tenido que sufrir con relación a los homenajes a su hermano Fernando mejor callo por no ahondar heridas demasiado profundas.

Mikel jamás ha tenido problemas en aparecer al lado de Alcaraz y compartir tribuna con él, mientras simultáneamente era capaz de participar junto a Savater y Basta Ya en algún otro acto una semana después; Mikel es símbolo del abrazo, del encuentro entre posturas y personas aparentemente irreconciliables y antagónicas, Mikel ha sido y es, en fín, un hombre cuyo hermano fué asesinado por una panda de bestias y que procedente del socialismo más noble, no ha tenido ningún problema en fotografiarse sentado junto a la cúpula dirigente del PP.

A Buesa no le ha temblado el pulso a la hora de recibir el premio a la persona más destacada del año en la categoría de sociedad civil otorgado por la (paso a terminología "Sopena") ultraconservadora, megaintegrista, hiperderechista, ultramegafundamentalista y talibán plataforma HazteOír.org, a la que con orgullo pertenezco, mientras a los pocos días compartía mesa con el partido Unificación Comunista de España: Mikel es, en fin, la referencia moral que desde todos los rincones de España es capaz de aglutinar en torno a la nueva formación política todos los votos de los que ya no aguantamos más el actual estado de cosas.

¿Que ése era el papel que debería haber desempeñado el PP?. Pues sí, debería haberlo hecho, pero al final se han equivocado sin remedio posible ya: reaparición de Rodrigo Rato con intenciones ocultas nada claras, eterna candidatura de Gallardón para desplazar a Rajoy; idioteces catalanistas tanto en la propia Cataluña como en Baleares, y para rematar el pastel, parece que el hombre fuerte de toda la estrategia venidera va a ser Nuñez Feijoo, el del "galleguismo genético", y esto por no mencionar la posición incalificable de UPN en Navarra. Si su pusilanimidad, Sr. Rajoy, ha consentido en que la línea caciquil que representa las ambiciones inmediatas y estrechas de miras de los baroncitos regionales y locales se imponga en la dirección nacional del partido, entonces aténgase a las consecuencias venideras.

El anuncio de Rosa Díez de abandonar el PSOE e incorporarse a Plataforma Pro ya empezó a hacer vacilar mi voto; las contínuas idioteces de la dirección nacional del PP continuaron en esa línea, pero la incoportación de Buesa al nuevo partido hace que mi voto esté prácticamente decidido ya a favor del nonato UPD: yo sí me fío de Buesa, a mí sí me representa Buesa, sea cual sea el futuro papel que desempeñe, y donde hasta ahora lo único que me impedía acercarme a tan noble proyecto era el excesivo protagonismo de un individuo que no me parece trigo limpio y al que tengo por un sectario resentido, Fernando Savater, la presencia de Buesa compensa con creces esa tara incial de la Plataforma Pro. Savater, al igual que Alcaraz, generan polarización y enfrentamiento (en el caso de Alcaraz sin culpa por su parte); Buesa, al contrario, suscita reconciliación y encuentro. Mi voto se irá tras de tí, Mikel, y el de millones de personas más si consigues dar templanza a los exabruptos de un Savater demasiado sectario y al que, ninguno lo olvidamos, "España se la suda".

Y en última instancia, todos tenemos muy claro que la necesidad y el objetivo último, como nos ha recordado la última nota de prensa del Foro de Ermua, es desalojar a Zetapé del poder. España lo necesita, pero no vamos a caer más en el engaño según el cual eso sólo puede hacerse votando al PP. Ojalá UPD sea el nuevo partido bisagra que permita arrinconar para siempre a los carroñeros nacionalistas y permita despertar de sus podredumbres tanto al PP, como sobre todo y muy especialmente, al PSOE.

Un fuerte abrazo, Mikel.

Las cuentas de la plataforma
POR IGNACIO CAMACHO ABC 9 Septiembre 2007

EN democracia los votos no son de los partidos sino de los ciudadanos, que cada cuatro años se los dan -o se los prestan, más bien- a las fuerzas que según su criterio más se lo merecen, o se los guardan por desconfianza en los intermediarios de la soberanía popular. No procede, por tanto, sugerir que la nueva Plataforma Pro -cabe suponer que sus promotores habrán caído en la cuenta de que esas siglas coinciden con las del Partido Popular- le va a «quitar» votos al PP o al PSOE, porque el sufragio es para el que lo trabaja, porque su titular no es quien lo recibe sino quien lo otorga y porque a camarón que se duerme se lo lleva la corriente. A partir de esta obviedad, necesaria en medio de un debate interesadamente confuso, se puede especular sobre quién puede perder los escaños, no los sufragios, que eventualmente saque la nueva candidatura, pero incluso en este trance conviene aclarar que el sistema proporcional español no produce una asignación automática de diputados, sino que en muchas ocasiones depende de la atribución de los restos arrojados por los cocientes de la regla De Hont por la que se rige el escrutinio.

Hecha esta aclaración, y hasta que las primeras encuestas dibujen la reacción de la opinión pública, las perspectivas de la nueva formación no resultan en absoluto devastadoras. Carlos Martínez Gorriarán, hombre honesto e inteligente, las ha situado de manera sensata y cautelosa en tres escaños, y aun esta cifra parece posible sólo si los novatos concurren coaligados o fusionados con la plataforma de Ciudadanos de Cataluña y arraciman votos de quienes ahora mismo están dispuestos a abstenerse. Dos o tres diputados entre Madrid -si la lista la encabeza Rosa Díez- y Barcelona, más otro en el País Vasco, constituirían un resultado para que se diesen con un canto de felicidad en la sonrisa. El segundo en el País Vasco sería una sorpresa, y una propina en cualquier otro sitio -llave del grupo parlamentario propio- entraría simplemente en el ámbito del prodigio.

Con estas cuentas, lo razonable es colegir que los eventuales escaños de Madrid y Barcelona serían restados del resultado del PP, mientras que la cosecha del País Vasco pueden obtenerla a costa del balance socialista. En cualquier caso lo importante es que de cumplirse esta previsión la Plataforma se hallará lejos de su intención de evitar la bisagra nacionalista, a menos que uno de los dos grandes partidos quede al mismísimo borde de la mayoría absoluta. Con la fotografía que dibujan los sondeos más recientes, el nacionalismo catalán -e incluso el vasco- continúa perfilándose como elemento necesario para la gobernabilidad de España, por más que esta paradójica recurrencia se haya vuelto indeseable para tanta gente que parece abrir un hueco a quienes se proponen explícitamente rechazarla. El intento de cuestionarla ya merece, desde luego, una simpatía por el coraje de quienes lo intentan, pero no quisiera estar yo en su pellejo si sus votos resultasen decisivos para la investidura de un candidato... que para obtenerla necesitase además los de CiU y/o el PNV.

Pro
POR JON JUARISTI ABC 9 Septiembre 2007

EL nuevo partido impulsado por Rosa Díez, Fernando Savater, Carlos Martínez Gorriarán y Mikel Buesa -entre otros- pretende combatir, en el futuro próximo, la deriva confederal de la izquierda y la deriva clerical de la derecha. Eso dicen, al menos, sus promotores. O sea, que la formación neonata se inserta en la tradición de lo que en España fueron los partidos republicanos, cuya cultura política común consistía precisamente en el nacionalismo progresista, tan bien estudiado por Andrés de Blas, y en el laicismo (o anticlericalismo, a secas). A mí, con independencia de la simpatía que me suscitan ciertas figuras de dicha corriente (no todas), me parece que la historia del republicanismo español es una sucesión de chapuzas y fracasos debidos a la manía de poner las ideas por encima de los intereses y problemas concretos de la gente. Me alegraría mucho que el nuevo partido eludiera un destino semejante, pero la fórmula escogida no presagia resultados muy distintos. Las formaciones republicanas del pasado, que fueron legión, se vieron siempre rebasadas por la izquierda o por la derecha y sus breves trayectorias terminaron todas de modo cómico o trágico.

Cuando hablo de republicanismo, no me refiero, naturalmente, al ingrediente antimonárquico, que ya no es esencial. En lo referente a la forma de gobierno, el republicanismo de nuevo cuño puede permitirse el lujo de ser accidentalista, como lo fueron los socialistas de la época de Felipe González, antes de que Rodríguez se hiciera un lío con su memoria ancestral y las recetas de Petit. El republicanismo consiste hoy, como ayer, en la mezcla habitual de nacionalismo demótico y laicismo, que a estas alturas de la película necesita justificarse recurriendo a una ficción: el clericalismo de la derecha.

Primera constatación: la derecha española actual, mayoritariamente católica, no es clerical. Por ejemplo, el PP apoyó la intervención americana en Irak, contra lo que era entonces la posición de la Iglesia. Se puede estar en rotundo desacuerdo con esa política, pero sería estúpido calificarla de sumisa al Papa. Ni en política territorial ni en política antiterrorista parece que el PP haya esperado nunca a que la Conferencia Episcopal se pronuncie, y no ha desarrollado legislación alguna en materia de costumbres, algo que a los socialistas les chifla. Otra cosa es que el PP resista al anticristianismo primario de los progresistas, lo que también hacemos otros que ni siquiera somos cristianos (y más, cuando el anticristianismo y la judeofobia vienen en el mismo paquete). Segunda constatación: el clericalismo es hoy un fenómeno fundamentalmente de izquierda, vinculado a la compulsiva imposición de las doctrinas del clero laicista en materia de sexualidad, salud, educación, multiculturalismo y corrección política al conjunto de la sociedad. Los clérigos abusones no están hoy en los templos y en los púlpitos, sino en las universidades, en los medios de comunicación y en los equipos ministeriales.

El objetivo declarado del nuevo partido es la regeneración de la izquierda. Con todos los respetos, me parece una ilusión teñida del rancio clericalismo del sesenta y ocho, que produjo tantos grupúsculos de clérigos maoístas, trosquistas, consejistas, situacionistas, etc., empeñados en regenerar a las masas comunistas aburguesadas y en proponerse como alternativa a las burocracias traidoras de los grandes partidos. No regeneraron a nadie, sobra decirlo. Como escribió de ellos Pasolini, obedecieron desobedeciendo. No otro es el riesgo de PRO: consolidar la hegemonía de la izquierda degenerada, ofreciendo a sus descontentos un sumidero electoral que sin duda restará apoyos a la única alternativa real, hoy por hoy, al bloque zapaterista. Lo digo con pena, porque quienes auspician el proyecto son gente valiosa y honesta. Probablemente, los mejores de la izquierda española. Me habría gustado ver en ellos la decisión y el realismo de los mejores de la izquierda francesa, que han desafiado el antisemitismo rampante y el antioccidentalismo suicida de la progresía, sin miedo a ser tachados de reaccionarios (pues de eso se trata, de reaccionar eficazmente contra la estupidez). Pero los nuestros han optado por la endogamia neorrepublicana, que es más abrigadita. Rodríguez debe estar bailando jotas.

Lightcidad
Nota del Editor 9 Septiembre 2007

Andar a estas alturas del partido, siglo xxi, en España, dándole vueltas a la religión, me parece muy espumoso, light, y no laico. Los verdaderos problemas
están en los nacionalismos y su arma fundamental son las lenguas regionales. Sin ellas, cualquiera puede pretender crear su propia nación, de ahí la importancia
de no dejarse marear por los temas light-laicos y centrarse en lo importante, ciudadanos españoles en cualquier parte de España. Separatistas sin lengua regional igual a Zero Patatero.

Un partido de caballeros
POR FERNANDO IWASAKI ABC 9 Septiembre 2007

He decidido apoyar la iniciativa promovida por Fernando Savater, porque considero que sus principales señas de identidad son la sensatez, el conocimiento y la decencia. Y aunque en España no existe un debate ideológico, en este momento urgen propuestas más razonables que ideológicas. Así, teniendo en cuenta lo que están haciendo desde el gobierno y lo que dejaron de hacer cuando gobernaron, ninguno de los dos grandes partidos nacionales parece estar en condiciones de plantear una reforma radical de la ley electoral o de restaurar las competencias del Estado en materia de Educación.

Estoy de acuerdo con reformar la ley electoral para evitar que los votos de unos individuos que apenas llenan un campo de fútbol sigan condicionando la política nacional; estoy de acuerdo con la convocatoria de una segunda vuelta electoral que impida los pasteleos parlamentarios, y estoy de acuerdo con la existencia de listas abiertas y votos preferenciales que nos permitan a los ciudadanos elegir directamente a nuestros representantes. ¿Por qué se rompió el consenso en la lucha contra el terrorismo? Entre otras cosas, quizás porque no existían las condiciones reivindicadas en las líneas anteriores.

Por otro lado, me alarma la deplorable situación de nuestra Educación, que ha dejado de ser competitiva a nivel europeo y que malvive erosionada por la indisciplina, la mediocridad y la violencia. ¿Por qué cuando se habla de Educación, los grandes partidos siempre lo hacen o en clave confesional o en clave autonómica? Tal vez porque no les interesa el conocimiento y así se explica que asignaturas como Religión y Educación para la Ciudadanía les preocupen mucho más que las ciencias, los idiomas y las humanidades. Por eso decidí afiliarme a UPD, porque también estoy a favor de devolverle al Estado las competencias en materia de Educación, restaurar la autoridad de los maestros, combatir la indisciplina y entronizar la excelencia.

A estas alturas de mi vida -es decir, con tantas cosas vistas, leídas y vividas- nadie podrá convencerme de que la militancia en un partido, la creencia en determinada religión o la asunción de cierta identidad nacional, garantiza la excelencia de los individuos. ¿A qué Dios rezan los pederastas? ¿A qué partidos votan los maltratadores? ¿A qué patria traicionan los corruptos? Ninguna persona es mejor que otra por su nacionalidad, su religión o su ideología, porque lo que realmente hace a unos mejores que otros no es la solidaridad sino la generosidad, no es la tolerancia sino el respeto y no es la corrección religiosa o política sino la decencia. Siempre he reconocido estos valores en Fernando Savater y sé que apoyando la opción que él representa no me voy a sentir avergonzado jamás, porque los que nos avergüenzan nunca son quienes no piensan como nosotros, sino los que supuestamente piensan como uno.

Por último, saber que no existe la obligación de ganar me hace sentir que estoy ante un partido de caballeros, porque aprendí de Borges que los caballeros siempre defienden las causas perdidas.

La Plataforma Pro siembra la división en el constitucionalismo vasco
Editorial Elsemanaldigital 9 Septiembre 2007

El nacimiento de la "Plataforma Pro" a partir del movimiento cívico "Basta ya" como núcleo de un nuevo partido político se está viendo acompañado de una serie de fuertes polémicas que, de momento, han conseguido sembrar la división en el constitucionalismo vasco. Al asombro que a miembros y simpatizantes del Foro Ermua les ha producido la noticia de que su presidente, Mikel Buesa, pretende integrarse en la nueva formación política sin renunciar a su cargo se le unen ahora los durísimos ataques y descalificaciones dirigidos por el catedrático Carlos Martínez de Gorriarán desde su blog en la página web de "Basta ya" contra los dirigentes del PP del País Vasco María San Gil y Santiago Abascal.

Dejando a un lado la irresoluble cuestión de a quién restará votos, si se los restará a alguien, el partido que se quiere fundar, parece claro que, aun antes de nacer, está produciendo un beneficio objetivo al mundo nacionalista. Después del duro golpe que supuso para el constitucionalismo vasco el cambio de orientación del PSE con la sustitución de Nicolás Redondo Terreros al frente del mismo, la brecha que se abre ahora dentro de las organizaciones cívicas y entre un sector de éstas y el PP amenaza con deshacer definitivamente el "espíritu de Ermua" y devolver a los constitucionalistas a la marginalidad política y social.

Tan grave consecuencia, que no cabe imaginar que sea buscada de manera premeditada por los promotores de la nueva iniciativa política, es probablemente consecuencia de una interpretación equivocada por parte de aquéllos de lo que debe ser la relación entre el movimiento ciudadano y los partidos políticos. En toda democracia pluralista, hay una clara diferencia entre el uno y los otros: los grandes partidos nacionales buscan captar los votos de la mayoría de la población atendiendo en general a todo lo que pueda interesar o preocupar a los ciudadanos; las organizaciones cívicas, en cambio, suelen perseguir fines sectoriales y su objetivo es sensibilizar a los partidos para que los asuman.

De esta manera, ni es sano que las organizaciones cívicas traten de sustituir el papel que corresponde desempeñar a los partidos políticos, ni lo es el que éstos intenten convertir a aquéllas en simples apéndices suyos. Lo cual no quita, por supuesto, que puedan existir organizaciones cívicas que se identifiquen más con un determinado sector ideológico y por ello se muevan en la órbita de los partidos pertenecientes al mismo.

Nadie le niega a personas como Rosa Díez el derecho que tienen a fundar un nuevo partido si consideran imposible su permanencia en el PSOE y no se identifican con el ideario y el programa del PP. Tampoco es incompatible la militancia política con la acción en el movimiento cívico. Pero servirse de organizaciones sociales en las que participan ciudadanos de distintas tendencias ideológicas como trampolín para entrar en la lucha partidista tiene muchos riesgos: el primero, como se está viendo, es quebrar el propio movimiento cívico desde dentro.

Muditos cívicos
Nota del Editor 9 Septiembre 2007

Como ya escribía ayer, las asociociaciones cívicas somos nada más que eso, tampones que absorbemos las demandas de los ciudadanos, con derecho al pataleo,
porque no somos capaces de transformarnos en grupos políticos para conseguir resultados. Por eso los partidos políticos estaban tan tranquilos hasta que algunas han conseguido dar el salto. Así que ¡Ciudadanos españoles, ahora o nunca, a la política para defender nuestros derechos cívico-constitucionales ! (constitucionales según la C.E. actual, cívicos haciendo los cambios oportunos en ella para que los profesionales de la política no nos tomen el pelo como ahora).

"DESDE LUEGO, NO CREO QUE ESTUVIERA CON SARKOZY"
Martínez Gorriarán dice en su blog que Abascal estaría "mucho mejor con Le Pen"
El portavoz de Basta Ya y miembro de Plataforma Pro, embrión del partido de Díez y Savater, vincula en su blog personal al parlamentario vasco Santiago Abascal con la extrema derecha. Gorriarán afirma que Abascal, en Francia, "estaría mucho mejor con Le Pen". Y apostilla: "No creo que estuviera con Sarkozy". En declaraciones a Libertad Digital, el presidente de DENAES se ha mostrado "sorprendido" con este "ataque furibundo" y lo ha atribuido al "nerviosismo" de los impulsores del nuevo partido, quienes, en su opinión, "reniegan de España".
Libertad Digital 9 Septiembre 2007

En el último artículo que Carlos Martínez Gorriarán publica en su blog personal, el portavoz de Basta Ya habla del Partido Popular, al que acusa de intentar "adaptarse a la marea y sacar algún beneficio" en materia territorial y lingüística. Casi al final del artículo, Gorriarán se centra en uno de los miembros del partido, el parlamentario vasco Santiago Abascal. "Basta con leer a Santiago Abascal para darse cuenta de que con gente así puedes encontrar mucho parentesco biográfico pero casi ninguno ideológico".

Continúa diciendo del parlamentario, al que califica de uno de los "más aguerridos muchachos" del PP, que "este chico estaría mucho mejor con Le Pen, añorando a Juana de Arco". "Desde luego, no creo que estuviera con Sarkozy", añade. Además, en el artículo se refiere irónicamente a la colaboración prestada por Abascal al colectivo del que Gorriarán es portavoz: "¡Otro que presume de servicios prestados a Basta Ya! Con haber tenido la décima parte, nos habríamos salido del mapa".

En declaraciones a Libertad Digital, Santiago Abascal ha respondido a Carlos Martínez Gorriarán aludiendo, precisamente, a la colaboración que ha mantenido con la plataforma cívica. El presidente de DENAES, tras mostrarse "bastante sorprendido" por el "ataque furibundo" del que es objeto en el blog, ha recordado que desde Basta Ya le han invitado con frecuencia a participar en actos o a viajar con su autobús. Por ello, ahora le asombra que los mismos que le solicitaban su presencia "se descuelguen" con esto.

Ataques parecidos, ha afirmado Abascal, "sólo se me han hecho desde Gara". El parlamentario se ha preguntado qué es "lo que le parece facha" a Gorriarán, si su presidencia de la Fundación de la Defensa de la Nación Española o su defensa de la enseña nacional. Si a él le identifican con Le Pen, "me pregunto con quién identificarán a Savater", ha manifestado Abascal, antes de recordar que el filósofo manifestó en el pasado que "se la suda" España.

Para Abascal, reacciones así son fruto del "nerviosismo" de quienes antes "han abanicado a Zapatero". En su opinión, los impulsores del nuevo partido UPD "reniegan de España" y "olvidan que la España democrática ha nacido de la España histórica".

Notas y avisos
El blog de Carlos Martínez Gorriarán www.bastaya.org 9 Septiembre 2007

La edición gallega de El País ha publicado una breve nota, con pretensión de noticia, relativa a nuestros compañeros de allí de Plataforma Pro: “Activistas contra el gallego en las aulas integran el partido de Savater”, previene el firmante desconocido. Se queda corto en la presunción de miembros de Plataforma Pro en Galicia, 13 según El País. ¡Como si fueran la santa compaña! Pues no, son muchos más. Y nosotros estamos encantados de que algunos grupos cívicos gallegos se incorporen a esta empresa, máxime si son capaces de reunir miles de firmas contra el atropello lingüístico iniciado en Galicia, que no es otra cosa que la progresiva supresión del blingüismo en la enseñanza, según el acreditado modelo catalán que pisotea el derecho elemental a la escolarización en lengua materna (que no lengua propia, un concepto seudolingüístico y fascista).

Convendrá decir dos cosas al hilo de esta poco delicada enseñanza de la garra:

Primero, que ETA ha usado argumentos semejantes a los de esa “noticia” contra Plataforma Pro para preparar y justificar atentados contra “enemigos del euskera” o “enemigos de Euskal Herria”; nadie, y menos un periódico como El País, puede ignorar semejante precedente. Que en Galicia el riesgo de ataque terrorista sea pequeño no disculpa el uso de según qué sintagmas que llevan la exclusión, la persecución y el homicidio gravados a sangre y fuego. Si a ellos se les olvida, a nosotros no.

Segundo, que el atropello lingüístico fue iniciado en Galicia con los gobiernos del PP, que simplemente se limitó a no aplicar, de momento, la legislación aprobada en el parlamento gallego bajo sus mandatos para aplacar a los “galleguistas” y traérselos a su sombra. Doy fe, por mi parte, de que las universidades gallegas utilizan el gallego como lengua única administrativa desde hace muchos años. Así que los nacionalistas de BNG y los compañeros de viaje del PSG se han encontrado el trabajo legislativo que ellos querían muy avanzado, si no estoy mal informado. Es una inversión aproximada de la situación que el PP propone para toda España: usted vóteme para echar a Zapatero, y no le digo más, porque todo seguirá igual. En Galicia: usted vóteme para apoyar el galleguismo, pero no se preocupe que no lo pondré en marcha. Esa es una diferencia neta entre la estrategia que sigue el PP en materia de nacionalismo y regionalitis y la que proponemos nosotros: ello intentan adaptarse a la marea y sacar algún beneficio; nosotros proponemos ponerle un dique constitucional. ¿Es lo mismo?: en absoluto.

Aunque la estupenda María San Gil no acabe de creérselo, su partido no defiende con tanta claridad y unanimidad, ni mucho menos, lo que ella sí defiende en el País Vasco –nadie lo ponemos en duda; no estaría mal un poco de reciprocidad-, de modo que deberá esforzarse y encontrar mejores razones para justificar la absurda consigna de que Plataforma Pro es una imitación socialista del PP. Basta con leer a Santiago Abascal, uno de sus más aguerridos muchachos, para darse cuenta de que con gente así (¡otro que presume de servicios prestados a Basta Ya!: con haber tenido la décima parte, nos habríamos salido del mapa) puedes encontrar mucho parentesco biográfico –la persecución por parte de los etarras, que se ha cebado bárbaramente con su valiente familia-, pero casi ninguno ideológico. En otro país con otro sistema de partidos, por ejemplo en Francia, este chico estaría mucho mejor con Le Pen, añorando a Juana de Arco. Desde luego, no creo que estuviera con Sarkozy.

Les saluda atentamente
POR IRENE LOZANO ABC 9 Septiembre 2007

En cuanto Savater y compañía dieron un paso al frente con el anuncio de su nuevo partido, la curia de los viejos partidos salió despavorida, escaleras abajo, a los sótanos de Ferraz y Génova. Respectivamente. Se cuenta que aquellos prohombres aterrados descendieron tan aprisa que las alfombras quedaron levantadas a su paso y un polvo añejo flotó durante días por las estancias alborotadas.

Sobre el moho del subsuelo opaco se arremolinaron secretarios y apparatchiks. Respectivamente. Contaban con urgencia los votos que hasta ese mismo día eran suyos. Los ojos desorbitados, las manos frenéticas, y un balbuceo atropellado: estos mil son nuestros, estotros mil nos los quitan. ¡Nos los roban! Con el dedo metódico yendo de la lengua al sufragio, contaban votos como el avaro cuenta sus caudales bajo la luz mortecina de una bombilla de veinte vatios, una y otra vez, antes de asumir un inesperado desembolso. Una avería de la lavadora, una endodoncia. Respectivamente. Sólo otro avaro sabe cuán doloroso es desprenderse de un fajo de billetes. De ahí que todo ocurra igual en sendos sótanos.

Por infundir ese pequeño pavor a la curia de la partitocracia, por recordar a los avaros que los votos no son suyos, respectivamente, sino de los votantes; por empujarles a reciclar a los abstencionistas arrojados al vertedero; por guardar a la democracia de los demócratas de carrera, por fruncirle el bótox al último arribista de diseño; por poner en evidencia a los burócratas que en vez de corazón tienen una piedra pómez; por todo eso y por creer que las ideas son la materia prima de que está hecha la política, saludo a los fundadores de ese partido. Díganles que les deseo el triunfo.

España, problema y solución (El volantazo de Zapatero)
POR JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS ABC 9 Septiembre 2007

RODRÍGUEZ Zapatero destituyó a la ministra de Cultura, Carmen Calvo, para «dar la mayor fortaleza a la identidad de España» y nombró a César Antonio Molina -sin duda, un acierto- porque éste tiene «un perfil idóneo» para abordar determinados eventos «que tenemos por delante como la mejor manera de proyectar España». También ha dicho el presidente que «aquí de lo único que no se habla es del Gobierno de España y resulta que es el que dispone de más presupuesto y el que más responsabilidades tiene». Basten estas breves citas para sustentar la vieja tesis según la cual, la clase política e intelectual española ha jugado con la entidad nacional -con España- en un doble sentido: a veces como problema, otras, como solución.

Semejante manipulación política de la concepción nacional es anterior al «España como problema» de Pedro Laín Entralgo. El problema de España según Laín lo describe a la perfección el académico e historiador Carlos Seco Serrano, prologuista de la obra, al sostener que consiste «en definitiva, en la guerra civil, caliente o fría, latente siempre en la España contemporánea entre tradicionalistas y progresistas; y heredera de esa ancestral tendencia a la confrontación sin paliativos (...) problema que debía, por fin, superarse mediante los valores efectivos albergados en uno y otro campo, abriendo paso a una generosa voluntad asuntiva y superadora (...).

El autor de «Descargo de conciencia» se pregunta: «¿No era posible asumir en una forma cultural nueva las múltiples exigencias -respeto a la tradición, actualidad verdadera y eficaz, crítica perfectiva de las lacras pasadas y presentes, calidad intelectual y estética- que ambas mitades de España, la tradicionalista y la innovadora, permite discernir un examen no sectario y discretamente sensible? La primera lección de nuestra guerra civil ¿podía ser otra cosa que una resuelta decisión de integrar a todos los españoles de buena voluntad en una España fiel a sí misma y al nivel de nuestro tiempo?».

La realidad es que hay un rédito político en convertir a España en una patología política -y nadie como Rodríguez Zapatero lo ha hecho con su insensata política territorial que ha exacerbado los nacionalismos más radicales-, y se produce otro rédito político al normalizar el concepto y la idea de España. El presidente del Gobierno, durante tres años y medio ha hecho que la nación sea «discutida y discutible» y a seis meses de las elecciones se presenta como adalid de la cohesión, valedor de la referencia nacional de su Gobierno y hasta militante de la causa española. España problema y España solución, he aquí la ecuación sencilla para estar en el poder con los nacionalistas que quieren lo primero, y regresar luego a la sensatez -España como solución, que quiere la mayoría- para así estar en condiciones de ganar las elecciones.

Los españoles no son como los «pingüinos» que Enric Juliana describe en su magnífico libro («La España de los pingüinos»). No somos como los yugoslavos, unos «raros» -apenas una minoría como en los Balcanes- que antes que atribuirse esa condición se identificaban como croatas, bosnios o serbios. Ha habido un tiempo -especialmente bajo el mandato actual de los socialistas- en el que la regresión de la identidad nacional ha sido clara y preocupante. Identificarse como español -antes o al tiempo que catalán, vasco o gallego- era, en palabras del historiador Ricardo García Cárcel (ABC 4/9/07) «como un signo ideológico conservador de viejas resonancias franquistas» y, en consecuencia como un baldón, o, en el mejor de los casos, como un anacronismo insoportable. La identidad, según el filósofo Manuel Cruz («Las malas pasadas del pasado», página 82) «es una forma de ser aceptados por los demás, en concreto por esos demás que más nos importan» de tal manera que «tener identidad es existir socialmente». Pues bien: la política de desnacionalización del Gobierno ha sido sistemática, convirtiendo la identidad española en un auténtico problema, descalificando a aquellos que propugnaban la unidad nacional y la identidad que conllevaba, de tal suerte que presentarse como español podía suponer no existir -caso del País Vasco o Cataluña- o hacerlo estigmatizadamente.

Los estrategas -quizás sea mejor definirlos como tácticos- de Moncloa le han dicho al presidente que hay que volver a la E de España, recuperar la denominación de origen («El Gobierno de España») y hablar de la nación porque por esa fisura desnacionalizadora -profundamente divisora e irritante para la mayoría- se le estaba yendo el electorado hacia la abstención, hacia el PP y, ahora, eventualmente, hacia el nuevo partido de Rosa Díez, Fernando Savater y Carlos Martínez Gorriarán. Y con la facundia que le distingue, Rodríguez Zapatero ha pegado el volantazo -el giro españolista descrito aquí por Benigno Pendás- y se ha convertido de la noche a la mañana en el propalador de la España como solución -electoral-, después de haber hecho enfermar de nuevo a la nación reiterando la España como problema para gobernarla con los que, de verdad, la desearían dinamitada.

Aunque la manipulación de la entidad española -de España- sea una práctica perversa en la política española -a la que contribuyó el franquismo de forma activa y letal, disuadiendo la posibilidad de una izquierda nacional que ahora se intenta desde el nuevo partido de Díez y en los términos nítidos expuestos en esta página el pasado viernes por el admirable luchador Mikel Buesa-, es lo cierto que el regreso a la sensatez ante el electorado se produce siempre de la mano de los valores de la cohesión, la unidad, la común identidad y la naturalidad de la españolidad como elemento vertebrador de una convivencia en libertad. Porque lo que garantiza la pertenencia nacional común es, precisamente, la libertad -la nación es la patria de las libertades- de tal suerte que cuando España como entidad histórica ha pretendido ser destruida se han cernido sobre la sociedad española las peores amenazas. Lo estamos viendo: desde Cataluña y el País Vasco -en modos diferentes- se produce ya una reclamación explícita de soberanía; desde Galicia, se intenta un nacionalismo cultural y lingüístico que, como el vasco y el catalán, sea una forma de reproducción y amplificación nacionalista y desde otras comunidades -la última propuesta de la Junta de Andalucía sobre el acceso a la vivienda, por ejemplo- se rompe, se quiebra, se destroza la igualdad de los españoles que es el valor nuclear de la ciudadanía.

Ésta -la cuestión nacional- es la esencial en el debate electoral, muy por delante de la económica, vinculada a la lucha antiterrorista que, como excrecencia nacionalista, pretende con violencia criminal expropiar a los vascos la condición de españoles. En torno a la recuperación de la solidez del Estado -sus facultades, sus competencias, su autoridad- y a la cohesión socioeconómica se va a librar el debate electoral. Rodríguez Zapatero lo ha intuido -o se lo han hecho intuir- y después de más de tres años de desnacionalización activa nos abruma con el eslogan «El Gobierno de España». Mi temor y el de muchos es que ese adjetivo gubernamental no sea sino, precisamente, un eslogan, una engañifa, una táctica bajo la que sigue subyaciendo la percepción «discutida y discutible» de la nación española. O sea, que siga siendo una manipulación de España.
JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS
Director de ABC

La eterna crisis catalana
Editorial ABC 9 Septiembre 2007

LA Cataluña neoestatutaria está atravesando un tiempo de crisis política y discordias sociales que son incompatibles con los efectos taumatúrgicos que se le atribuían al nuevo estatuto soberanista, contra el que aún penden numerosos recursos en el Tribunal Constitucional. El nuevo tiempo prometido para Cataluña es una reedición de escenarios pasados, marcados por el victimismo nacionalista, la confrontación artificial con Madrid, la ineficacia en la gestión de los recursos públicos y el hartazgo de una parte importante de la sociedad, cuya constante y desmesurada abstención electoral merma legitimidad a las instituciones y gobiernos de la comunidad. La única diferencia con la era «pujolista» es que el nuevo proceso de frustración se está desarrollando bajo un gobierno autonómico socialista desde 2003, con un Estatuto que no es de autonomía, sino confederal, y con un PSC transferido al nacionalismo. En manos de la misma clase dirigente de siempre, Cataluña transmite la imagen de que cualquier cambio político envejece de forma inmediata. De hecho, nadie con criterio objetivo puede esperar que el desarrollo del nuevo estatuto vaya a mejorar la situación. Más bien, cabe lo contrario.

Las fórmulas de apaciguamiento y cesión hacia el nacionalismo empleadas por José Luis Rodríguez Zapatero en Cataluña han sido un fracaso. La coalición de Convergencia y Unió Democrática camina por el filo de la navaja, tras la deriva soberanista de Artur Mas y la decisión de Durán Lleida de no secundarla. Es más: Durán no asistirá a los actos de la Diada, el próximo martes, haciendo públicas, de manera explícita, unas diferencias que o bien se reconducen para no perder más cuotas de poder o bien pueden provocar un cisma en el nacionalismo realmente inédito. Por su parte, Jordi Pujol lanza la idea de una «huelga fiscal» de Cataluña frente al Estado que es apoyada por el socialista Pasqual Maragall y, como si no hubiera nada más importante, la Generalidad presidida por el también socialista Montilla anima a la selección catalana a jugar un partido de fútbol con el equipo nacional de Estados Unidos en lo que consideran «un acto de soberanía» extradeportivo. Al mismo tiempo, Esquerra Republicana de Cataluña pone fechas al referéndum por la independencia, y lo hace desde su condición de miembro del Gobierno catalán y de socio preferente de Rodríguez Zapatero en el Congreso de los Diputados.

El debate catalán, lógicamente, hastía a la mayoría de los catalanes y confirma que hay espacio para un proyecto político no nacionalista y moderado. Ahora bien, esta Cataluña oficial que se enreda en selecciones, desafíos e independencias tiene su punto de apoyo inmediato en la política territorial de Rodríguez Zapatero, quien reprochó a Aznar aquello de que «era una fábrica de nacionalistas» y cuyas decisiones han povocado que hoy los nacionalistas sean más radicales, los socialistas se comporten como nacionalistas en Cataluña, Galicia y País Vasco y el Estado tenga menos fuerza sin recibir a cambio lealtad y respeto por parte de los nacionalismos.
España, como Estado y como nación, no es más fuerte hoy que en 2004, sino más vulnerable, porque el nacionalismo tiene más poder -pese a no tener en conjunto más votos que años atrás- y porque el PSOE ha suministrado a las fuerzas nacionalistas más radicales instrumentos de control y de decisión -el nuevo estatuto catalán, por ejemplo- cuyos primeros efectos confirman los peores temores. Todo esto se concentra en un contexto de carencia de políticas dignas de ser llamadas nacionales, es decir, comprensivas de una visión de conjunto de España como una unidad, pues no son tales las leyes destinadas a satisfacer minorías, a provocar el enfrentamiento ciudadano por la enseñanza, o a dar propaganda sin soluciones efectivas.

Exhibir apresuradamente y a última hora la marca «Gobierno de España» como señuelo de distracción sólo está consiguiendo remarcar el más grave problema de esta legislatura: la ausencia de un gobierno realmente dedicado a España.

Una patriota en Lizarza
Editorial ABC 9 Septiembre 2007

EN estos tiempos pusilánimes, cuando todo son excusas para no dar un paso al frente, para esconderse frente a la adversidad o para justificar lo que es, pura y simplemente, el complejo y la sumisión ante el nacionalismo, la alcaldesa de la localidad guipuzcoana de Lizarza, Regina Otaola, del Partido Popular, ha encarnado la valentía que se necesita para demostrar que cuando se quiere, se puede llevar la bandera de España al corazón mismo del País Vasco. A pesar de los insultos y las amenazas de muerte directas recibidas por parte de los proetarras que impunemente se exhibían como matones de los terroristas, Otaola izó la bandera nacional en el balcón del consistorio, haciendo noticia lo que, en realidad, es un drama: el heroísmo que demanda defender la bandera española en el País Vasco. Lo que otros, incluidos los socialistas, han evitado con la perversa excusa de no «encrespar los ánimos» -los ánimos de los proetarras-, Regina Otaola lo ha hecho para demostrar, por un lado, que la enseña nacional sólo encrespa a los que están acostumbrados a imponer su dictadura en los pueblos vascos con coacción y amenazas y a los que llevan treinta años aprovechándose de esta situación, aunque se autodenominen nacionalistas democráticos; y, por otro, que tanto ella como sus compañeros y el partido en el que militan representan en el País Vascola la opción política de la España constitucional, que es aquella en la que se aplica la ley en todo el territorio nacional y a todos por igual, y en donde los símbolos nacionales no deben pedir permiso a nadie para ser expuestos en los edificios oficiales.

No es este un «patriotismo de hojalata», frase que el presidente del Gobierno usa a menudo para criticar a Mariano Rajoy por decir lo que Otaola ha hecho en el balcón del Ayuntamiento, sino un patriotismo que conmueve, de carne y hueso, hecho con los mejores sentimientos de quienes aman a España sin reservas y sólo se defienden de la violencia con la palabra y la ley en la mano. Eso sí, un patriotismo que exige, literalmente, arriesgar la vida cada minuto del día. Mientras el alcalde socialista de Lérida ha anunciado que no izará la bandera nacional durante la Diada del próximo martes, el gesto valiente y generoso de la alcaldesa de Lizarza es un argumento irrebatible para desnudar la falacia de los que siempre proponen la tolerancia como coartada para no molestar a los violentos y a los extremistas. Trabajar por la libertad, la legalidad, la democracia y la Constitución en el País Vasco es hacer lo que ha hecho Otaola, porque ese es el significado de la bandera nacional, más aún allí donde se la desprecia por ser el símbolo de la España que quieren destruir.

El castellano, contra la pared
El castellano, contra la pared
S. R. MADRID. ABC 9 Septiembre 2007

Alumnos cuatrilingües, distintos planes de estudio en función de la lengua o lenguas elegidas, horas de asignaturas troncales sacrificadas... Hablando se entiende la gente, aunque, en algunas comunidades, la política educativa (o la educación sacrificada por la política) ha convertido los planes de estudio en un batiburrillo algo confuso en el que lo único claro es que el castellano no cotiza al alza, se empeñen o no los padres.

Cataluña: polémica tercera hora
En Cataluña, el nuevo curso escolar arrancará el próximo miércoles con el eterno debate de la lengua sobre la mesa, aunque reavivado en esta ocasión por el decreto de enseñanzas mínimas que aprobó el Gobierno, y que obliga a impartir una hora más de castellano a la semana -hasta ahora se hacían dos-, en este etapa educativa, informa Janot Guill.

La irrupción de la normativa estatal puso a prueba, una vez más, la cohesión del gobierno tripartito catalán, sobre todo entre el PSC y ERC. Finalmente, se acordó hacer frente común y la Generalitat presentó un recurso en el Tribunal Constitucional contra el decreto de mínimos de Primaria -también contra el de secundaria y otros derivados de la LOE-, aunque se aseguró que era por la invasión de competencias que les otorga el Estatut y no por la famosa tercera hora. Además, el Ejecutivo catalán aprobó un preceptivo decreto propio de Primaria que debía desarrollar la norma estatal, pero que, a la postre, parece contradecirla -aunque el Gobierno central ya ha dicho que no la recurrirá-, puesto que no impone de entrada la hora extra de castellano. Según el decreto, los centros educativos decidirán si creen necesario aplicar o no la tercera hora, en base a la configuración lingüística de su alumnado, y luego la Generalitat deberá aprobar o no su decisión. Todo esto, con el curso ya empezado. Así pues, se mantiene la incógnita de si se aplicará el decreto.

Paralelamente, el tripartito ya ha anunciado que en este curso se propone reforzar la aplicación de la inmersión lingüística en la etapa de secundaria. La citada inmersión fue fruto de la Ley de Política Lingüística de 1983, que fue reformada en 1998 y que instaura el actual «statu quo» del catalán en las aulas, tan criticado por partidos como el PP o como Ciutadans. A saber: el catalán debe ser la lengua vehicular de la enseñanza obligatoria en Cataluña, y sólo hasta los ocho años los alumnos tienen garantizado recibir su educación en castellano, aunque a través de un trato personalizado por parte del profesor.

Baleares: proteger al catalán
El nuevo Ejecutivo autonómico, que preside el socialista Francesc Antich, no tiene previsto llevar a cabo cambios sustanciales en el curso escolar que ahora empezará con respecto a la enseñanza de la lengua catalana. Cabe recordar que en la anterior legislatura autonómica, que presidió el popular Jaume Matas, se puso en marcha un sistema en favor del trilingüismo, para que la enseñanza en los colegios e institutos pudiera llevarse a cabo en catalán, castellano e inglés de una forma proporcional, informa Josep María Aguiló.

Este modelo fue instaurado por el anterior consejero de Educación, Francesc Fiol (PP), y en una primera fase será mantenido por la nueva consejera, Bárbara Galmés (PSOE), si bien en el curso 2008-2009 podría haber cambios importantes, que aún no han sido dados a conocer, para una mayor protección de la lengua catalana, que es uno de los puntos en que se basa el acuerdo del actual Gobierno balear, formado por seis partidos, el PSOE, el Partido Socialista de Mallorca, Izquierda Unida, Los Verdes, Unión Mallorquina y Esquerra Republicana.

C. Valenciana: sin conflictos
La Comunidad Valenciana es quizás el ejemplo más palmario de cómo la cooficialidad de una lengua regional no tiene por qué trasladar sus conflictos al sistema educativo. La Generalitat valenciana contempla tres programas de aplicación lingüística a la docencia en colegios e institutos: impartiendo todas las asignaturas en castellano, todas en valenciano, o mediante un sistema mixto, informa Marta Moreira.

Es el consejo escolar de cada centro el responsable de la adhesión a uno u otro plan, aunque los padres de los alumnos siempre cuentan con libertad para decidir en qué lengua quieren que se eduque a sus hijos. En previsión de los casos en los que la decantación de los padres no coincide con la del consejo escolar, la mayoría de los municipios de esta Comunidad acogen centros educativos de distintas líneas. Los conflictos lingüísticos en el ámbito educativo son, en consecuencia, puntuales y esporádicos.

Casi el 25 por ciento de los alumnos de Primaria y Secundaria escogen un programa valenciano o mixto -especialmente en Castellón y poblaciones del interior-, mientras que al 75 por ciento de los estudiantes -sobre todo Alicante y Valencia-, se les imparte la totalidad de las asignaturas en castellano.

País Vasco: castellano, apartado
El curso escolar se inicia en el País Vasco con la incertidumbre respecto a si el próximo año los padres podrán optar por escolarizar a los niños que empiecen la Educación Primaria en castellano. Se está preparando la reforma de los modelos lingüísticos pactados en los años ochenta, con la intención de que haya una única opción de escolarización, con el euskera como lengua de aprendizaje. Según manifestó a ABC el parlamentario vasco del PP Iñaki Oyarzabal, su partido tiene previsto presentar en el Parlamento vasco una serie de iniciativas para intentar salvar el derecho de los padres a escolarizar a sus hijos en castellano, mientras que se preparan plataformas de padres y centros concertados en defensa de que se mantenga la opción de la enseñanza en castellano, con el euskera como asignatura, informa M. Luisa G. Franco.

Esta opción, denominada modelo A, ha sido arrinconada casi hasta su desaparición en los centros públicos vascos, pero persiste con fuerza en los concertados, desde donde se está intentando que el Gobierno vasco garantice la presencia del castellano en modelos educativos trilingües y hasta cuatrilingües. La responsable de Educación del PSE, Isabel Celá, manifestó a nuestro periódico que el debate lingüístico en el País Vasco está «empantanado» por la situación interna del ejecutivo de Ibarretxe, que ralentiza toda la actividad del Gobierno. De momento, en este curso escolar se mantienen los tres modelos lingüísticos, aunque de hecho a los padres les ofrecen mayoritariamente la enseñanza bilingüe (modelo lingüístico B), o en euskera (modelo D).

En el pasado curso escolar hubo múltiples denuncias de inmigrantes de países suramericanos, que pretendían que sus hijos fueran escolarizados en castellano y sólo se les ofertaba la enseñanza en euskera. Los socialistas llevaron el tema a los tribunales y lo ganaron a favor de los inmigrantes que pedían la enseñanza en castellano para sus hijos. No obstante, todo indica que cuando se modifique la ley de los modelos lingüísticos, ni ellos, ni nadie en el País Vasco podrá optar por la escolarización en castellano, con el euskera como asignatura.

Navarra: apuesta por el inglés
En Navarra también existen varios modelos educativos. Los padres pueden escoger para sus hijos una enseñanza totalmente en castellano (modelo G) o con el euskera como asignatura (modelo A), aunque también pueden elegir la opción D, en el que todas las disciplinas se imparten en euskera, salvo una asignatura de castellano, informa F. Pérez. Hay también un modelo B, aunque con una implantación anecdótica, pensado para la zona vascófona, en el que la mayor parte de la educación se recibe en euskera y algunas asignaturas en castellano. Según datos de la Consejería de Educación, 20.100 alummos navarros (24,8 por ciento) estudian en euskera, otros 17.500 (21.7 por ciento) tienen la asignatura en su plan de estudios, mientras que 43.300 (53,4 por ciento) del total cursan sus estudios sólo en castellano.

La extensión de la enseñanza del euskera siempre ha sido una arrojadiza arma política en la Comunidad Foral. De hecho, era una de las principales exigencias de Nafarroa Bai al PSN durante las negociaciones frustradas para formar el nuevo gobierno regional. Desde luego, no es esa la apuesta de futuro del Gobierno del reelegido Miguel Sanz (UPN), que pretende extender durante los próximos cursos el denominado «modelo british» para potenciar el aprendizaje temprano del idioma inglés.

Asturias: desinterés general
El bable no será lengua oficial en Asturias ni obligatorio en los colegios. Al menos, a corto plazo. Esa es una de las promesas del Ejecutivo Socialista y uno de los principales puntos de fricción que echaron al traste con las negociaciones con IU para formar gobierno, informa F. P. La enseñanza del asturiano es voluntaria, aunque está garantizada por ley, se imparte dentro del horario escolar y forma parte del currículo. La asignatura fue seguida el pasado curso por menos de veinte mil alumnos.

El consejero de Educación del Gobierno asturiano, José Luis Iglesias Riopedre, ya dejó claro unos días antes de las elecciones autonómicas del pasado mes de mayo su postura contraria a que el bable se convierta en «una asignatura obligatoria». «Nosotros sabemos que el 85 por ciento de los padres y madres de alumnos no están de acuerdo con que sea enseñanza obligatoria», sentenció.

Buesa desmiente a Inma Castilla y dice que no abandonará el Foro Ermua
S. E. ABC 9 Septiembre 2007

MADRID. El presidente del Foro Ermua, Mikel Buesa, desmintió ayer que vaya a abandonar la presidencia de esta asociación, a pesar de su intención de integrarse en el nuevo partido promovido por Rosa Díez y Fernando Savater. Además, Buesa denunció que el PP trata de «quitarse los competidores de encima» con fórmulas «que no son de recibo».

En declaraciones a Servimedia, Buesa afirmó que «es radicalmente falso que haya planteado mi dimisión en la dirección del Foro», tal y como había asegurado la vicepresidenta de la asociación, Inma Castilla de Cortázar. «Todo este revuelo no es más que el producto de los intereses lamentables de Inma Castilla de Cortázar y de su vinculación con el PP», aseveró el presidente del Foro de Ermua.

Buesa dijo que no entiende «la obsesión del PP por anular la posible presencia electoral» del nuevo partido y aseguró que lo que tendrían que hacer los populares es «dejar un mensaje claro de que se han acabado las veleidades nacionalistas y que no va a gobernar ni con el PNV ni con CiU».

En este sentido, denunció «las maniobras» del PP para conseguir que «yo me echara atrás (en su incorporación al partido de Rosa Díez) antes de que la decisión se hiciese pública». Según explicó, «hace más de una semana» comunicó «claramente» a los miembros de la junta directiva del Foro su decisión de integrase en el nuevo partido y subrayó que en esa misma reunión se le indicó «que debía seguir como presidente» de la asociación.

El presidente del Foro Ermua reiteró su intención de participar en la Plataforma Pro, iniciativa promovida por Rosa Díez y Fernando Savater y que ha desembocado en el partido Unidad, Progreso y Democracia (UPD), y señaló que lo hará «como miembro de su grupo promotor», mientras que seguirá «por supuesto» siendo presidente del Foro Ermua.

Asimismo, Mikel Buesa añadió que el nuevo partido «no apoyará al PP» ni tampoco «al PSOE, y menos aún mientras lo dirija José Luis Rodríguez Zapatero».

El BNG arranca la maquinaria para «galleguizar» a los niños y el PSOE fija el reparto de idiomas por materias
ÉRIKA MONTAÑÉS ABC 9 Septiembre 2007

SANTIAGO. El proyecto estrella del ariete nacionalista en Galicia, Anxo Quintana, echó a andar el lunes día 3. Las primeras 23 de su red de 121 «galescolas» o guarderías para niños de 0 a 3 años que implantará por toda la comunidad abrieron sus puertas con el 85% de sus plazas cubiertas, unos pequeños a los que se busca «galleguizar» desde la infancia para lograr dar un vuelco al informe del Consejo Escolar en Galicia, que dictaminó el «preocupante» nivel de uso en que se sitúa la lengua de Rosalía de Castro por parte de los jóvenes.

Quintana, líder del BNG y que ostenta las competencias de Igualdad y Bienestar, pero no de Educación (en manos del PSOE) ha chocado con sus socios y también con la oposición en dos de sus propuestas más osadas: la enseñanza del himno gallego y el uso por parte de los niños de mandilones que signifiquen la identidad gallega. Tras la gran polvareda que levantaron, sin uno ni otros ha comenzado a funcionar esta experiencia piloto. «Se quiere que todos los niños piensen y vistan igual», denuncia la portavoz del ramo del PP gallego.

Otro proyecto que se estrena este curso, que en Galicia arranca el miércoles, es el Decreto de Enseñanza en Lengua Gallega, que se traducirá en la enseñanza de todas las materias al 50 por ciento entre el castellano y el gallego. Pese a que la iniciativa contó con el respaldo de los tres partidos la pasada primavera, ahora se presenta como un auténtico campo de minas, sacudido por varias entidades detractoras y la oposición de padres y alumnos que ven en el «fifty-fifty» serios peligros. El más grave: el reparto de áreas entre un idioma y otro que ha fijado la Consejería de Educación, con la intención de que «como mínimo, la mitad de la enseñanza sea en gallego».

En la etapa Infantil, la docencia se inclinará del lado de la lengua «predominante» entre el alumnado, aunque se fomente la adquisición progresiva de la lectura y la escritura en el idioma de Cunqueiro. El gallego se reservará, en Primaria y Secundaria, para Matemáticas, Conocimiento del Medio Natural, Social y Cultural, Ciencias Sociales, Geografía e Historia, y la controvertida Educación para la Ciudadanía. Desde este curso, también se impone el 50% en FP, enseñanzas de adultos y Bachillerato.

La Iglesia tiene un problema

POR GERMÁN YANKE ABC 9 Septiembre 2007

Comienza el curso con la polémica -o la batalla- por la asignatura llamada Educación para la Ciudadanía. El nombre que le han dado ya es particular, basado quizá en la idea de que no basta con ser ciudadanos, que es algo que la ley y el Estado deberían reconocernos, sino que hace falta, para que las instituciones funcionen, para que la democracia sea verdadera, un tipo concreto de ciudadanos. Aquella broma de que la democracia tiene de bueno que podemos elegir a nuestros gobernantes y de malo que no podemos elegir a nuestros conciudadanos parece querer ser rectificada con un programa educativo. Bertolt Brecha, que había escrito un poema bastante regular en elogio del «partido», ironizó después sobre la necesidad de cambiar de militantes cuando los militantes se oponen a las directrices de los jefes.

Desde luego, leyendo los criterios (legales, no de los comentaristas) con los que se plantea la asignatura, no se trata de enseñar a los alumnos el funcionamiento de la democracia, las instituciones del Estado y los valores constitucionales, sino de algo más. Todo esto estaría muy bien, pero lo demás resulta impresentable y ciertamente hortera: una educación de «las emociones», una suerte de mermelada antropológica que antepone un determinado concepto de la «ciudadanía» sobre el concepto de ciudadano y sus derechos, un trasfondo ideológico que da paso a una moral determinada y, además, una caja de Pandora: ahora, al parecer, la educación vial también va a ser parte del programa.

Se comprende, por tanto, que muchos padres, a los que corresponde constitucionalmente el derecho a la educación moral de sus hijos (hasta el punto de que el Tribunal Constitucional estableció que los centros públicos deben ser «ideológicamente neutros»), se opongan a este intento de imponer obligatoriamente unas enseñanzas, por muy caóticas que sean a la vista de la disparidad de los manuales, que no responden al papel que el Estado debe jugar y que sobrepasan el sentido común con el que debe ser explicado el funcionamiento de las instituciones democráticas. Si a ello se añade la idea latente de que la democracia sería imperfecta o insuficiente sin unos ciudadanos «adecuadamente enseñados», es lógica la oposición no sólo de muchos padres, sino de muchos ciudadanos que no lo son.
En esta polémica, la Iglesia española ha entrado de lleno, como continuación a una preocupación ya manifestada reiteradamente de la Conferencia Episcopal sobre la imposición gubernamental de un «laicismo» que va más allá o, sencillamente, contradice la aconfesionalidad del Estado. Pero los modos en los que se ha mostrado la oposición de la Iglesia a la asignatura son dispares. Unos, como el cardenal Rouco, desde un serio punta de vista jurídico, o monseñor Blázquez, más a pie de tierra, han defendido la libertad de los padres a elegir una educación basada en los valores cristianos que no sería compatible con el curioso guiso de «ropa vieja» de los presupuestos de la asignatura oficial. Aunque a la Iglesia española le falte un punto de habilidad (estos días se recordaba, por ejemplo, la diplomacia desplegada por el cardenal Lustiger, el trato personal y la discusión intelectual con los políticos franceses en sus muchas discrepancias en materia educativa), no hay nada que oponer a esas protestas. De hecho, aunque a mucho progresista inculto sorprenda, no se trata de la defensa de «un derecho de la Iglesia», sino de una concepción moderna en la que el cristianismo ha tenido un papel histórico importante, como ha estudiado Marcel Gauchet: el paso de la heteronomía -la razón determinada por algo ajeno- a la autonomía personal.

El problema estriba, sin embargo, en otras propuestas, que parecen encarnarse en el cardenal Cañizares: querer que los ciudadanos católicos y sus organizaciones educativas se opongan a la asignatura de un modo que la propia Iglesia no quiere adoptar, con una contundencia que eluda una cierta capacidad de negociación para que esta enseñanza, sin incumplir la ley, no desborde los criterios de libertad de elección y el sentido común. Está por ver, en este escenario, la voluntad de los poderes públicos, que son los que se han inventado el «ciudadano» conveniente, pero no por ello puede considerarse el intento como un abandono de principios hasta convertirse en algo manipulable o «instrumentalizable».

El cardenal Cañizares, en una carta pastoral del pasado mayo, reclama la reacción de los católicos, plantea tácitamente como conveniente la objeción de conciencia, y añade que las escuelas de su diócesis tienen la obligación de ofrecer esa asignatura por imperativo legal aunque busquen los medios para no traicionar el ideario. La paradoja del obispo pidiendo objetar lo que el obispo avala en sus centros es el problema. Si la Iglesia fuera realmente independiente económicamente del Estado, si los católicos hubieran apostado por un sistema educativo igualmente independiente, basado en el cheque escolar o en la desgravación fiscal y no en la concertación, quizá el cardenal no tendría que colocar delante y contra la ley a sus fieles para quedarse él detrás cumpliéndola.

Regina Otaola devuelve la bandera nacional a Lizarza
Pedro Fernández Barbadillo Periodista Digital 9 Septiembre 2007

¡Cómo les ha sentado a los proetarras ver la bandera rojigualda en Lizarza! Como la cruz a un vampiro.

¡Qué asco de país... y de pueblo! De los españoles actuales sólo se salva una minoría, que está encabezada por los concejales y los 27 votantes del PP de Lizarza. Casi treinta años ha estado ausente de un trozo de España la bandera nacional, y con ella la libertad y el honor. Todos los Gobiernos nacionales (de UCD, del PSOE y del PP), así como los Gobiernos autonómicos, han permitido que afrentas como ésta sucedan y se extiendan por Expaña. Ya que Pujol, el de Banca Catalana, ha hablado de una rebelión fiscal, creo que debemos ser los ciudadanos los que dejemos de pagar impuestos a las Administraciones que vulneran las leyes.

He aquí lo que se consigue con agallas. ¡Con candidatos como Regina Otaola para las elecciones generales en vez de los Matas, Piqué y María de la Pau Janer, el PP no tendría que preocuparse por la competencia del partido de Rosa Díez! ¿No podrían los concejales del PP en Bilbao, Guecho o San Sebastián izar la bandera por las bravas? De los socialistas de carné no espero nada, ni compasión humana.

Los que gritaban amenazas de muerte contra Otaola y sus compañeros eran miembros de ANV, ese partido que Rodríguez no considera parte de ETA.

¿Y dónde estaban las autoridades encargadas de hacer cumplir las leyes y de amparar a los ciudadanos y a los cargos electos? Juan José Ibarretxe acaba de volver de un viaje a Santo Domingo, donde habló del derecho a decidir. El consejero de Interior, Javier Balza, escondido en comisaría. Iñaki Azkuna, quemando los mástiles de las banderas que serró en Bilbao para no izar la rojigualda. Los dirigentes del PNV, del PSE, de IU y de Aralar, desaparecidos. Joseba Egibar, cagao. El obispo Uriarte, en la sacristía, con su sobrina la abogada etarra Juana Goiricelaya. Las Rosas Blancas, gastándose la subvención. Rosa Regadera, digiriendo la bilis que le ha causado su despido. Los jueces, de fin de semana. La Vicevogue, o Fashionaria, de compras. Rubalcaba, espiando aunque no sabemos a quién. Rodríguez, durmiendo. El pegamujeres Eguiguren, quizás tomando zuritos con algún etarra. Y el Rey, ¿sigue con sus merecidas vacaciones?

Ah, los ertzainas, los que van armados, los que tienen que protegernos, tienen tanto miedo que se cubren con verduguillos.

¡Que vengan los foreros que dicen que España es el mejor país del mundo y que me lo cuenten en Lizarza y en otros cientos de pueblos españoles, como Ondárroa, o Vic, o Solsona, o Barcelona, donde la gente habla de sus ideas en voz baja por miedo!

EL PP VASCO EN SU PUNTO DE MIRA
Martínez de Gorriarán arremete con dureza contra San Gil y Abascal
Elsemanaldigital 9 Septiembre 2007

El catedrático, alma mater de Basta Ya, ha entrado en liza contra los dos dirigentes populares vascos después de las declaraciones de éstos. "Todo seguirá igual con el PP", asegura.

8 de septiembre de 2007. Continúan los intercambios dialécticos a raíz de la inminente creación de Unidad, Progreso y Democracia (UPD). El último ha sido protagonizado por uno de los cerebros del nuevo partido, Carlos Martínez de Gorriarán, que desde su blog en la página de Basta Ya ha puesto proa a María San Gil y Santiago Abascal, dirigentes del Partido Popular en el País Vasco.

Martínez de Gorriarán comienza su artículo señalando que "el atropello lingüístico fue iniciado en Galicia con los gobiernos del PP" y, a nivel nacional, lo que propone para toda España es "usted vóteme para echar a Zapatero, y no le digo más, porque todo seguirá igual". Y es que el profesor señala que los populares hicieron el juego al galleguismo y ahora exigen el voto acrítico.

A partir de ahí, el responsable de Plataforma Pro lanza sus dardos sobre San Gil y Abascal. De la primera, afirma: "Aunque la estupenda María San Gil no acabe de creérselo, su partido no defiende con tanta claridad y unanimidad, ni mucho menos, lo que ella sí defiende en el País Vasco –nadie lo ponemos en duda; no estaría mal un poco de reciprocidad-, de modo que deberá esforzarse y encontrar mejores razones para justificar la absurda consigna de que Plataforma Pro es una imitación socialista del PP".

En cuanto al segundo, su artillería dialéctica es más contundente: "Basta con leer a Santiago Abascal, uno de sus más aguerridos muchachos, para darse cuenta de que con gente así (¡otro que presume de servicios prestados a Basta Ya!: con haber tenido la décima parte, nos habríamos salido del mapa) puedes encontrar mucho parentesco biográfico –la persecución por parte de los etarras, que se ha cebado bárbaramente con su valiente familia-, pero casi ninguno ideológico."

"En otro país con otro sistema de partidos, por ejemplo en Francia, este chico estaría mucho mejor con Le Pen, añorando a Juana de Arco. Desde luego, no creo que estuviera con Sarkozy", remacha Martínez de Gorriarán.

Buesa no dejará la presidencia del Foro Ermua y denuncia maniobras del PP
R. N. La Razon 9 Septiembre 2007

madrid- El presidente del Foro Ermua, Mikel Buesa, no abandonará su cargo, a pesar de que su decisión de integrarse en Unión, Progreso y Democracia (UPD), el partido que lidera Rosa Díez, haya levantado ampollas en en la plataforma cívica. Y es que, según recalcó, inicialmente no va a ocupar ningún cargo político dentro de la nueva formación, sino que únicamente ha aceptado formar parte del grupo promotor.

Buesa denunció, en declaraciones a Ep, la existencia de «maniobras» por parte del PP para que el nuevo partido no le perjudique electoralmente. «Si el PP cree que esto es así, en vez de tratar de difundir, a través de personas como la vicepresidenta del Foro Ermua (Inma Castilla de Cortázar), ideas que no se corresponden con la realidad, debería ocuparse de hacer una política que le consolide como líder electoral y como alternativa real al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero». Dicho esto, el líder de la citada organización cívica desmintió que en el Foro de Ermua hayan planteado la posibilidad de su dimisión en el caso de que su participación en el proyecto de Rosa Díez hiciera incompatible su cargo como presidente.

Críticas al comunicado
De hecho, apuntó que cuando comunicó a la Junta Directiva de la plataforma su disposición a formar parte del grupo promotor de UPD, dejó claro que si había una verdadera incompatibilidad de ambos cargos, sería él el que plantearía su renuncia. No obstante, la contestación de la plataforma fue que «de ninguna manera». Por todo ello, Buesa criticó que el comunicado hecho público ayer desde el Foro Ermua en el que se planteaba que si su implicación en UPD afectaba la independencia de la asociación, plantearía la incompatibilidad de ambos cargos, «no responde a una decisión de carácter corporativo», sino a «un interés personal o político» de su vicepresidenta, Inma Castilla de Cortázar.

Mikel Buesa quiso dejar claro que el Foro de Ermua es una organización cívica en la que la militancia o la simpatía política de sus integrantes es «irrelevante». «Lo relevante son los fines de la asociación: la preservación de los valores cívicos y democráticos», apuntó. Buesa cree que la nueva formación no va a perjudicar al PP. «Arrastrará el voto de los ciudadanos de izquierda o de centro izquierda que están descontentos con el PSOE», dijo.

NO DEJARÁ LA PRESIDENCIA
Buesa denuncia un boicot del PP contra el partido de Díez y Savater
Servimedia elsemanaldigital  9 Septiembre 2007

El presidente del Foro Ermua ha negado que piense dimitir de su cargo en dicha asociación, achacándolo a un rumor interesado de Inma Castilla de Cortázar y su vinculación al PP.

8 de septiembre de 2007. El presidente del Foro de Ermua, Mikel Buesa, dijo que no abandonará la presidencia de esta asociación, a pesar de su intención de integrarse en el nuevo partido promovido por Rosa Díez y Fernando Savater, y denunció que el PP trata de "quitarse los competidores de encima" con fórmulas "que no son de recibo".

En declaraciones a Servimedia, Buesa dijo no entender "la obsesión del PP por anular la posible presencia electoral de este partido", y aseguró que lo que tendrían que hacer los populares es "dejar un mensaje claro de que se han acabado las veleidades nacionalistas y que no va a gobernar ni con el PNV ni con CiU".

Afirmó que "es radicalmente falso que haya planteado mi dimisión en la dirección del Foro", tal y como había asegurado la vicepresidenta de la asociación, Inma Castilla de Cortázar.

"Todo este revuelo no es más que el producto de los intereses lamentables de Inma Castilla de Cortázar y de su vinculación con el PP", aseveró el presidente del Foro de Ermua.

En este sentido, denunció "las maniobras" del PP para conseguir que "yo me echara atrás (en su incorporación en el partido de Rosa Díez) antes de que la decisión se hiciese pública".

Buesa explicó que "hace más de una semana" comunicó "claramente" a los miembros de la junta directiva del Foro su decisión de integrase en el nuevo partido y subrayó que en esa misma reunión se le indicó "que debía seguir como presidente" de la asociación.

El presidente del Foro de Ermua reiteró su intención de participar en la plataforma Pro, iniciativa promovida por Díez y Savater y que ha desembocado en el partido Unidad, Progreso y Democracia (UPD) y señaló que lo hará "como miembro de su grupo promotor" mientras que seguirá "por supuesto" siendo presidente del Foro de Ermua.

Buesa detalló cómo Rosa Díez, persona en quien dijo tener "una completa confianza", le llamó por teléfono para pedirle que se sumara a su proyecto después de explicarle "la orientación del partido, sus pretensiones y su línea política".

El presidente del Foro de Ermua aseguró que el nuevo partido "no apoyará al PP" ni tampoco "al PSOE, y menos aún mientras lo dirija José Luis Rodríguez Zapatero".

"Esto se lo he contado a los miembros de la junta directiva del Foro, sobre todo para que aquellos que están tan influidos por el PP no tengan ese temor", indicó Buesa, quien también criticó que parezca que "lo único que importa es que el PP gane las elecciones por mayoría absoluta".

Por otro lado, Buesa se mostró convencido que la discusión sobre si la creación de este nuevo partido perjudicará más a los socialistas o los populares "es un falso debate" porque "nadie tiene ninguna información sobre la que fundamentar una opinión al respecto".

"No es verdad la idea de que hay gente desencantada con el PSOE que va a votar al PP si no encuentra otra alternativa, seguramente se irán a casa y se meterán en la cama el día de las elecciones", indicó.

Por último, Buesa señaló que Díez le dijo personalmente al presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, que "los votos no son del PP, son de la gente".

Rosa Díez será portavoz de su nuevo partido, que por ahora no tendrá cargos orgánicos
BLANCA TORQUEMADA MADRID. ABC 9 Septiembre 2007

Nada de cargos orgánicos, al menos en esta primera fase. Los mimbres del nuevo partido político que encabezará Rosa Díez se están tejiendo desde la base, con participación muy activa de sus casi 2.800 «militantes» (aunque sea aún prematuro darles ese nombre), quienes están aportando músculo al «esqueleto» de las ideas fundacionales lanzadas por los promotores intelectuales del proyecto, Carlos Martínez Gorriarán y Fernando Savater.

Sobre esos cimientos se está levantando la que aspira a ser una formación con una organización novedosa, apartada de la de los partidos tradicionales, a los que los impulsores de esta «tercera vía» consideran de «estructura leninista» por su «férrea centralización» y su «mastodóntico aparato» que los convierte en «endogámicos y clónicos», según el diagnóstico de la «Plataforma Pro».

Decisiones colegiadas
El modelo alternativo propuesto, que alentará una toma de decisiones colegiadas, se desarrollará en dos etapas: en la primera se creará un consejo político amplio (se propone que cuente con un número significativo de miembros de todos aquellos lugares en los que el partido tenga implantación) y un comité de dirección, reducido, que será el que se encargará de la gestión ordinaria. En este periodo inicial, en ese comité (una especie de Ejecutiva) no habrá cargos unipersonales con responsabilidades concretas, aunque todo apunta a que Rosa Díez asumirá la función de portavoz, pues se estima que su «pegada» y su popularidad son la gran baza para «rascar» representación parlamentaria en las elecciones generales, un reto a cortísimo plazo.

Después, ya sin la presión de estos comicios, está planteada la convocatoria de un congreso «dentro de dos, o como mucho, tres años» del que saldrá el modelo definitivo de organización y el reparto interno de funciones. El ambiente de entusiasmo que ahora se respira en el seno de la «Plataforma Pro» está alimentando el discurso de que, incluso en caso de catástrofe electoral, esos planes seguirán adelante, en un alarde de voluntarismo que corre el riesgo de chocar después con la realidad.

De momento, en las reuniones celebradas por los promotores en diversos puntos de España se ha comunicado a los integrantes de la fuerza embrionaria que no hay un afán específico por integrar a «fichajes de relumbrón» y, de hecho, el viernes Rosa Díez comentó a los participantes en la cena-coloquio celebrada en San Sebastián que «nuestro gran fichaje tiene que ser nuestro mensaje, lo que proponemos a los ciudadanos». Consciente de que ya no se va a producir en la opinión pública otro gran impacto como el que generó la noticia de su propia implicación en el proyecto, busca ahora administrar bien los réditos de esa acogida y de la repercusión de otras adhesiones sonadas, como la de Mikel Buesa, anunciada por él mismo en ABC, o, ahora, la del escritor sevillano Fernando Iwasaki, quien explica también sus razones en un artículo en esta misma página.

La «transversalidad»
Los promotores del partido están interesados en lograr apoyo de gente «con prestigio y experiencia en la sociedad civil» que contribuya a forjar su calidad de fuerza «transversal» que supere la tradicional parcelación del espacio político. Esa «transversalidad» la traduce Carlos Martínez Gorriarán como «el lugar de encuentro de gente con sentido de Estado, defensora de la unidad de España porque esa unidad genera igualdad y libertad. Esas personas puede tener diferencias en otros aspectos ideológicos: por ejemplo, unos querrán dar más peso al ecologismo y otros al objetivo de lograr el déficit cero. Pero coincidirán en las políticas de Estado, por lo que nuestro partido se puede nutrir de la horquilla que va del liberalismo a la izquierda renovada».

En el empeño de hacer llegar ese mensaje, este mismo mes la Plataforma Pro difundirá un manifiesto (en el que están trabajando, básicamente, Carlos Martínez Gorriarán y Fernando Savater) que será el banderín de enganche para lograr «apoyos cualificados», antes del gran acto público de presentación que tendrá lugar el 29 de septiembre en Madrid, en la Casa de Campo, sin que hayan faltado chanzas de algunos miembros de la Plataforma sobre el eco histórico de las fiestas del PCE en ese recinto.

De momento, los muñidores de esta novedosa y arriesgada iniciativa política están muy satisfechos de la procedencia diversa de esa «protomilitancia» del provisionalmente llamado «Unidad, Progreso y Democracia» (UPD): «Hay gente de todas las provincias, e incluso de Ceuta y Melilla», por lo que consideran probado que «hay sustrato y espacio para un partido de carácter nacional».

Mikel Azurmendi / Miembro del Foro Ermua
«Tras la ruptura del Pacto Antiterrorista, las plataformas cívicas no tienen sentido»
«Lo que las sostenía, que era un espíritu de confraternización, ha desaparecido» . «Sólo nos queda destruir la dinámica que ha establecido Zapatero y hacer que el PSOE pase a la oposición»
D. Mazón La Razon 9 Septiembre 2007

Madrid-¿Cómo valora la decisión de Buesa de unirse a Rosa Díez?
-No hay más que respetar la voluntad de cada cual. Buesa ha decidido él, no lo ha decidido el Foro. Desde ese punto de vista puede producirse un colapso al tomar uno una decisión más allá del organismo que está presidiendo y defendiendo. Estoy en contra de esas tomas de decisión sin haber hablado, sin haber planteado un debate.

- ¿Y qué pasa ahora con el Foro?
-Tras la ruptura del Pacto Antiterrorista, las organizaciones cívicas no tenían ningún papel, dado que lo que las sostenía, que era un espíritu de confraternización de los dos principales partidos en contra de todos los demás, que están a favor del diálogo con ETA, ha desaparecido. Una vez que el pacto se ha roto, sólo nos quedaba discutir el porqué y consolidarnos en torno a algún asunto nuevo.

- A raíz de la ruptura, ¿los movimientos cívicos se polarizan?
-Lo que había que discutir era si se apoyaba la maniobra de Zapatero o no. Y si era que no, establecer unos ligámenes con el otro partido que mantenía posiciones afines a las nuestras. Ahora nos han salido con un nuevo partido que son las compulsiones ideológicas de unos compañeros nuestros. Aquí van a encontrar una plataforma cómoda los progresistas que han aceptado durante un año las posiciones de Zapatero y luego han dado un paso atrás hacia las posiciones que habían mantenido siempre en contra de esa postura del presidente. A mí me parece extraño que hayan dado un paso tal sin que nadie haya explicado en qué se equivocaron.

- ¿Entonces, la salida es el PP?
-Yo comparto, con estos que han dado ese paso, la crítica al PSOE, pero no la crítica al PP porque con este partido se podían establecer unos puntos mínimos en común, que eran los que tenían las plataformas: la ayuda ante la ciudadanía y el seguir actuando. Incluso con esos puntos comunes podríamos cambiar algunos otros con los que no estuviéramos de acuerdo. Así seríamos mucho más activos en el cambio del PP, en la renovación de la vía que se ha demostrado buena, la vía por la libertad, la patriótica. Esta gente sería mucho más importante criticando al PP desde cerca que estableciendo una frontera distinta desde otro partido. Ahora el nuevo partido va a caer en lo que ellos mismos critican, es decir, en una política de pragmatismo de yo te doy algo y tú qué me das.

-¿La politización de las plataformas les ha hecho perder su sentido?
-Bueno, los movimientos nunca han sido apolíticos. El sentido de estas plataformas lo da su final y el final de «¡Basta Ya!» es lastimoso porque no han sido capaces ni de criticar las condiciones de balbuceo que ha tenido. Esto indica dos cosas: que el futuro difícilmente va a ser bueno y que el pasado no fue tan glorioso como creíamos.

-¿Temen en el Foro que les pase lo mismo que con «¡Basta Ya!»?
-El Foro, como una organización cívica que ha basculado entre el PP y el PSOE, se apoya en un pacto de consenso y fuera de eso no puede captar militantes. Ninguna organización cívica tiene ya razón de ser porque no existe el sustento que las cimenta, que es siempre un pacto que atraviesa los partidos y que enlaza a los militantes y hace que la ciudadanía se impregne de ese espíritu de lucha más allá de partidismos. Sólo nos queda destruir la dinámica que ha establecido Zapatero y hacer que el PSOE pase a la oposición. Aquí se equivoca también el nuevo partido porque su estrategia no es que el PSOE se marche, es hacer un polo en el cual ellos emerjan independientemente de cuál sea la suerte de Zapatero. A ellos lo que les importa es sacar dos o tres parlamentarios, para servir de llave. Lo que está a la orden del día es la destrucción de un proyecto de gobierno socialista. Si no se destruye no hay nada que hacer.

-¿El Foro Ermua está abocado a acabar también como partido político?
-O como una plataforma que haga eco al PP, a la política justa, ya que no es la del nuevo partido. Éste puede tener una política justa en lo que acontezca en la lucha contra ETA, en la lucha por la salvación de la única nación de los ciudadanos, en la lucha contra el guerracivilismo, puede tener razón, pero luego su política no se va a diferenciar ni un ápice de la que hace el PP. El único papel que pueden tener las plataformas cívicas es plantear otros problemas más que los que no plantea el PP, por ejemplo hacer críticas al PP de por qué va a pactar con los nacionalistas. Es decir, ser una especie de conciencia, de Pepito Grillo del PP.

-¿La decisión de Buesa ha creado algún tipo de división en el Foro?
-Cuando uno toma una decisión de ese tipo hay que respetarla. Más que división, yo creo que ya es hora de que el Foro se plantee cuál es su función. Está para desplazar a Zapatero y en esa medida apoyará al PP.

-¿Y va a trabajar en esa línea?
-Habrá que tomar ahora alguna determinación. El Foro Ermua ya no tiene un papel. Lo importante es establecer puntos más allá que desplacen al PSOE y purifiquen las posiciones del PP en lo concerniente a Educación, a las relaciones Iglesia-Estado, etc. Las plataformas podíamos haber tenido un papel dinamizador de las posiciones más allá de la lucha antiterrorista y no hemos sabido. Entonces, lo mejor es cerrar el chiringuito.

«¡Otaola, asquerosa, fuera de aquí!»
La alcaldesa de Lizarza es increpada en la misa de la fiesta patronal un día después de que varios seguidores de ANV la amenazaran de muerte  «No nos van a amedrentar», responde la regidora
Iker Moneo La Razon 9 Septiembre 2007

Vitoria- Las amenazas y el hostigamiento volvieron a repetirse en Lizarza, pero también el coraje de su alcaldesa, la popular Regina Otaola. La localidad guipuzcoana amaneció ayer salpicada de carteles con cruces gamadas contra la regidora, fotos de los presos de ETA, pintadas a favor de los terroristas y una pancarta en el balcón del consistorio en la que aparece la bandera vasca junto a la leyenda en euskera «La nuestra», que ocultaba las enseñas española y local.

Cumplimiento de la ley
Los proetarras respondieron de esta forma a la izada el viernes, por parte de la corporación municipal, de la bandera de España junto a las de Lizarza y la autonómica, imagen inédita en este pueblo de 600 habitantes gobernado siempre por la izquierda abertzale hasta su ilegalización en 2003. Otaola se limitó a cumplir la ley tras celebrar el segundo pleno de su mandato y le costó una amenaza de muerte proferida por uno de los seguidores de ANV concentrados frente al ayuntamiento para hostigar a los siete ediles del PP, cuyos cargos reclaman tras ser impugnada su candidatura.

La tensión vivida entonces se reprodujo en la misa que se ofició ayer a las once de la mañana en la ermita del municipio con motivo de las fiestas patronales. Otaola y los cuatro ediles del PP que asistieron a la homilía tuvieron que ser escoltados desde el puente que da acceso al templo por un fuerte dispositivo de seguridad compuesto por tres furgonetas y varios coches de la Ertzaintza. En la entrada a la iglesia les esperaban una treintena de simpatizantes de la izquierda abertzale que se cebaron con ella. «¡Franquista!», «¡ladrona!», «¡asquerosa!», «¡fuera de aquí!», le gritaron.

Otaola, que siguió la misa desde los últimos bancos de la iglesia, asegura que el acto religioso transcurrió «con normalidad» y que «lo importante» fue que muchos vecinos habían acudido al mismo pese a haber sido amenazados por los proetarras días antes con la advertencia de que les esperarían en el puente «con las escopetas cargadas». Según Ep, sin embargo, una mujer que se sentó a su lado la llamó «asquerosa». Sin embargo, la alcaldesa muestra su satisfacción por haber cumplido con su deber y haber dado ejemplo a los ciudadanos, algunos de los cuales, «contentos al ver que estaba presente», le mostraron su apoyo.

La tranquilidad duró algo más de media hora. Al acabar la misa y abandonar la ermita, de nuevo llovieron los insultos. Otaola y sus ediles tuvieron que abandonar el municipio con protección policial. Sin embargo, este alud de amenazas no calan en la fortaleza de la alcaldesa. «No nos van a amedrentar. Vamos a demostrar que con la ley queremos conseguir la paz y la libertad», dice.

La próxima semana ordenará retirar el cartel que tapa la bandera española , así como de las pintadas a favor de ETA. «El PP no está haciendo nada malo», explica. «Quienes avasallan son otros, que creen que todo el mundo comulga con ellos. Pero la gente es más madura de lo que piensan».

Pese a que el miedo impera en el pueblo, indica que los vecinos «se acercan poco a poco a nosotros, aunque no sean del PP. Eso sí, fuera de Lizarza», puntualiza.
Ante la pregunta de si merece la pena seguir, responde: «¡Cómo no vivir conforme a tus principios y convicciones y sí con los que tratan de imponerte los proetarras! Sería triste», concluye.

El suicidio soberanista de CDC y ERC
POR ÁNGEL MARÍN ABC 9 Septiembre 2007

BARCELONA. La crisis del catalanismo sacude con virulencia a las cúpulas de CDC y ERC, que en los últimos días han elevado el tono soberanista de sus reivindicaciones para intentar apagar la crisis interna en ambas formaciones, una crisis que tiene mucho que ver con su propio ADN. Han emprendido, en suma, una huida hacia adelante. Con un tono netamente reivindicativo y catastrofista, no parece que hayan aprendido del desistimiento ciudadano, que se traduce en la inédita indiferencia electoral y el desdén demostrado hacia el Estatuto (la ridícula participación en el referéndum).

Según sus dirigentes, las bases de los partidos (que no el gran cuerpo electoral catalán, según los estudios de opinión) apuestan por la independencia de Cataluña con el objetivo de superar el síndrome «post-estatutario» en que están inmersas. La celebración de la Diada el próximo martes será la plataforma perfecta para esas arengas, que incluso invaden el ámbito deportivo.

Aunque con menos virulencia, el PSC no se libra del debate interno. Al descontento del sector catalanista se han unido esta semana nuevas andanadas del ex presidente de la Generalitat Pasqual Maragall, quien ha secundado el giro radical que se gasta ahora Converg_ncia aplaudiendo la propuesta de huelga fiscal de Jordi Pujol y la regeneración catalanista que impulsa Artur Mas, a la que está invitada ERC y PSC

El presidente José Montilla, ajeno por principios a esta escalada de verborrea independentista que tanta abstención y desafección ha provocado entre los ciudadanos catalanes en las últimas citas electorales, no ha podido evitar, sin embargo, que sus socios de Gobierno hayan convertido algo tan anodino como un partido de fútbol amistoso entre Cataluña y Estados Unidos como una cuestión de Estado.

Convergentes y republicanos están sumidos en una crisis interna por culpa del poder. Unos porque perdieron el gobierno de la Generalitat pese a ganar las dos últimas elecciones autonómicas y los otros porque con su apoyo al tripartito de Maragall, primero, y al de Montilla, después, sacrifican sus aspiraciones independentistas.

El malestar de la militancia convergente, azuzado por el caos de las infraestructuras ha provocado este verano la aparición de dos corrientes independentistas en Converg_ncia.

Ruptura con UDC
«Desfederémonos» propone la ruptura con Unió porque es un partido «conservador» y «españolista», mientras que «Plataforma por la Soberanía» apuesta abiertamente por un gobierno catalán entre CiU y ERC en 2008. Artur Mas ha respondido a estas corrientes internas con un proyecto de partido transversal basado en su concepto de «casa común del catalanismo» y que, al parecer, se ha fraguado a espaldas de UDC, que se opone totalmente a cualquier pacto con los republicanos o movimiento que le aleje de la centralidad que siempre caracterizó a CiU.

Tal es el enojo de los socialcristianos que su líder, Josep Duran Lleida -«No me interesa el soberanismo», aseguró días atrás-, no desfilará junto a Artur Mas el 11 de septiembre en la ofrenda floral ante el monumento a Rafael Casanova. Por primera vez en 31 años, Duran no asistirá a la Diada.Un viaje oficial a Chile es su coartada.

El principal objetivo político de esa virtual alianza entre nacionalistas y republicanos sería convocar un referéndum de autodeterminación antes de dos legislaturas. Una propuesta que coincide con la proclama soberanista lanzada por el líder de ERC y vicepresidente del ejecutivo catalán, Josep Lluís Carod-Rovira, que propone celebrar una consulta popular en 2014 para que los catalanes decidan si quieren un Estado propio para Cataluña. La aparición de las corrientes soberanistas en CDC no han despertado demasiado interés en la dirección de ERC, más preocupada por su debate interno -también ha sufrido escisiones-, pese a que la propuesta convergente sobre el referéndum de autodeterminación coincida en la forma y en el tiempo, no en el fondo.

«Un pacto estéril»
El acuerdo entre CiU y ERC para formar gobierno en Cataluña sería «un pacto estéril» porque ambas formaciones pugnan por la hegemonía del catalanismo, según afirmó Joan Ridao. El portavoz y cabeza de lista de Esquerra en las generales rechazó con diplomacia la oferta de la «buena gente» de CDC porque aseguró que «el proyecto independentista de ERC avanzará más con el PSC» y que el proyecto regenerador de Mas no es más que «una liga de fracasados». Y en este clima de rivalidad soberanista se celebrará la fiesta de Cataluña. El nuevo Estatuto será de nuevo objeto de reivindicación nacionalista: para cumplirlo o para superarlo. O ambas cosas.

75 años del «Estatut» de la República, más autonomista y menos secesionista
M. J. C. ABC 9 Septiembre 2007

BARCELONA. Hoy se cumple el 75 aniversario de la aprobación en las Cortes del Estatuto de Cataluña de 1932, conocido como el Estatuto de Núria. Fue tramitado en la convulsa época de la República y, pese a sus ambiciosas pretensiones, el texto presentado por el «president» Francesc Macià sufrió importantes enmiendas.

De la configuración de Cataluña como «Estado autónomo» se pasó a la categoría de «región autónoma dentro del Estado español». Asimismo, de la propuesta de oficialidad única del catalán se pasó a la cooficialidad del catalán y del castellano. La Generalitat se atribuía el nombramiento de jueces e importantes atribuciones en materia de sanidad, enseñanza y justicia.

El texto aprobado en 2006, donde se habla de «nación», es, en este sentido, mucho más rupturista que el de Núria, pero carece del amplio consenso que obtuvo aquél. Con un 75% de participación en el referéndum, el proyecto de 1932 fue aprobado por el 90% de los votantes. En el plebiscito de 2006 sólo participaron el 48% de los catalanes y dieron el «sí» el 73%. Aquel emblemático «Estatut» de Núria, invocado reiteradamente por ERC, fue seguido de una declaración de independencia por parte del sucesor de Macià, Lluís Companys. La guerra civil pondría fin a todo ello.

Concapa invoca a Gandhi y Luther King para objetar contra Ciudadanía
SERVIMEDIA MADRID. ABC 9 Septiembre 2007

El presidente de la Confederación Nacional Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos (Concapa), Luis Carbonel, reiteró ayer su llamamiento a los padres a plantear una objeción «en masa» a la asignatura de Educación para la Ciudadanía y a convertirse en «disidentes educativos», pese a las advertencias formuladas ayer por la ministra de Educación, Mercedes Cabrera.

Tras el Consejo de ministros, Cabrera advirtió a los objetores de que faltar a clases de Educación para la Ciudadanía será considerado «absentismo escolar», con todas las consecuencias que ello puede tener, porque se trata de una asignatura «como otra cualquiera». Por ello, calificó de «irresponsable llamar a la objeción sin informar al mismo tiempo de esto».

«Un talante dictatorial»
Y el presidente de Concapa, replica: «Si el Gobierno tiene un talante dictatorial y pretende imponer a la fuerza sus ideas sancionando incluso a los disidentes, habrá que convertirse en disidente educativo». Carbonel animó a persistir en su actitud a los padres que ya han objetado en contra de la asignatura, porque «están haciendo lo más importante que puede hacer una familia, que es defender la libertad y la educación de sus hijos de acuerdo con sus criterios». Tener un criterio es lo que reclama Carbonel, aunque sea contra la legalidad vigente: «En el mismo caso estuvieron en su día Gandhi o Martin Luther King, que también estuvieron en contra de algunas leyes aprobadas por los Estados respectivos, y sin embargo defendieron su ilegalidad y consiguieron demostrar que tenían razón».

LA BANDA ASUME LOS ÚLTIMOS ATENTADOS EN UN COMUNICADO
ETA amenaza con seguir "golpeando al Estado en todos los frentes"
La banda terrorista ETA ha asumido la autoría del atentado de Durango, la explosión de Castellón y la colocación de artefactos explosivos al paso del Tour de Francia y en una carretera riojana en un comunicado el que amenaza con seguir matando. En la nota, enviada a su portavoz habitual, el diario Gara, los etarras advierten que "seguirán golpeando las estructuras del Estado español en todos los frentes" con el objetivo de lograr la constitución de "un Estado vasco".
EFE Libertad Digital 9 Septiembre 2007

En el primer comunicado de ETA desde que anunció la ruptura de la falsa tregua, la banda terrorista reconoce ser la autora de los atentados perpetrados el pasado 25 de julio en Belagoa (Navarra), al paso del Tour de Francia; el 24 de agosto, contra el cuartel de la Guardia Civil en Durango (Vizcaya); el 26 de agosto, con la explosión de un vehículo en Castellón, y el 2 de septiembre, con el anuncio de la colocación de artefactos en carreteras de acceso a Euskadi, uno de los cuales estalló en Fuenmayor (La Rioja).

Según el comunicado enviado a Gara que recoge Efe, la banda advierte que "seguirá golpeando las estructuras del Estado español en todos los frentes" hasta conseguir "unas condiciones democráticas que permitan defender todos los proyectos políticos" en el País Vasco.

ETA se refiere también a la ruptura de su falso alto el fuego y atribuye el fracaso de la negociación al Gobierno del PSOE, de quien afirma que "busca desactivar el proyecto independentista vasco" y que quiso llevar adelante un proceso "sin contenido político, en definitiva, un proceso de rendición". Según el comunicado, esta "dinámica" ha llevado tanto al PSOE como el PNV a una crisis, que en el caso de la formación liderada por Josu Jon Imaz "les ha colocado al borde la ruptura del partido".

"Pasos" hacia el "Estado vasco"
Sobre Navarra, critican que para el PSOE "han prevalecido los intereses del Estado" por encima de los de Euskadi" y también que ha habido partidos "que se consideran a sí mismos progresistas, demócratas y abertzales –en alusión a Nafarroa Bai– pero su preocupación ha sido cómo repartirse unas migajas de poder y justificar la estrategia de guerra del Gobierno español".

En el texto se afirma que "este pueblo no tiene futuro en el actual marco" y se añade que "para asegurar su existencia, Euskal Herria debe dar pasos hacia la constitución de un Estado vasco".

Francia presiente la sombra de ETA en los ataques más graves de kale borroka
La banda muestra su voluntad de imponer de forma «cruda y violenta» sus reivindicaciones al Gobierno galo La inquietud ha calado hasta en la jefatura del Estado
FERNANDO ITURRIBARRÍA El Correo 9 Septiembre 2007

Las autoridades galas vislumbran la sombra de ETA en los ataques más graves de kale borroka cometidos sin firma este verano en el País Vasco francés. A falta de pruebas irrefutables, los servicios antiterroristas fundan sus sospechas en recientes pronunciamientos públicos y documentos internos que teorizan la apertura de una «fase de lucha» para imponer a París de manera «cruda y violenta» reivindicaciones clásicas de la izquierda abertzale como el combate contra la especulación inmobiliaria. El salto cualitativo representado por el empleo de potentes explosivos en algunos sabotajes alimenta la inquietud francesa por una importación de los atentados etarras, siguiente peldaño en la escalada de acciones armadas en su territorio inaugurada con los atracos con toma de rehenes y continuada con el secuestro de turistas a quienes se roba la furgoneta para transformarla en coche bomba.

Las investigaciones encomendadas por la Fiscalía antiterrorista de París a la Gendarmería de Pau y a la Policía Judicial de Bayona no han decantado hasta ahora una pista única y precisa sobre la autoría de la treintena de ataques a objetivos turísticos e inmobilarios registrados desde comienzos de año en el País Vasco francés. Los sabotajes, perpetrados con artefactos caseros incendiarios o explosivos, no han sido asumidos por ningún grupo concreto y tienen como común denominador la aparición del lema 'El País Vasco no está en venta' en los pasquines o comunicados redactados por sus anónimos autores.

La serie de atentados, similar en sus objetivos a los protagonizadas por Iparretarrak en los años 1990, comenzó en noviembre de 2003 con una tentativa contra el complejo hotelero en Bidarray del cocinero Alain Ducasse, que terminó por arrojar la toalla tras sufrir otros tres ataques. De 2004 a 2006 se registraron una veintena de sabotajes y esta primavera se han contabilizado una docena. De todos ellos, sólo siete han sido rubricados con una firma, Irrintzi, que se caracteriza por arremeter contra domicilios y locales de políticos cuando no dispara contra el reloj de la estación de Boucau, una forma literal de matar el tiempo.

La actual campaña, que ya ronda la treintena de atentados fallidos o consumados, se amplificó tras la publicación el 8 de abril de una entrevista con ETA en la que anunciaba «una fase de lucha para proclamar alto y fuerte las reivindicaciones de los ciudadanos vascos ante el Estado francés». «Lo más importante es hacer ver a la quinta potencia mundial que Euskal Herria debe vivir», añadía un portavoz autorizado en el diario 'Gara'.

Un documento de estrategia, elaborado por ETA a finales del año pasado con la tregua aún en vigor, afirma que «hay que utilizar la presión para explicarle (a Francia) que tiene un conflicto con Euskal Herria. Sacudiendo los pilares económicos, organizativos y políticos. Profundizando en el marco de confrontación/denuncia de la política del Gobierno francés». El escrito, divulgado por la agencia Vasco Press, invita a la izquierda abertzale a convertir la problemática del suelo y de la vivienda en el eje principal de su actuación reivindicativa. «Situaremos el tema de la especulación en el centro del debate político de forma cruda y violenta. Es un verdadero problema social, económico y político», escribe ETA.

Estos pronunciamientos, tanto públicos como internos, sustentan las tesis de los sectores antiterroristas galos que ven la mano de ETA en los atentados acaecidos el 3 de julio en Guéthary, los más graves en los anales vascofranceses de la kale borroka. Aquella noche un par de artefactos de fuerte potencia, mucho más devastadoras de lo habitual, destrozaron dos viviendas de vacaciones con muros de piedra de 60 centímetros de grosor. «Cuidado, bomba», alertaba un aviso colocado junto a los artilugios.

'Intervención indirecta
«A mi juicio es ETA con una nariz postiza, pero no sé cual», confía una personalidad de la lucha en Francia contra la organización del hacha y la serpiente. «No creo que sea ETA, pero nunca se sabe», comenta entre escéptico y cauto un responsable judicial. Desde el punto de vista policial «ETA no es la pista» aunque no se descarta una intervención indirecta, a través del suministro del explosivo o el adiestramiento de los autores, por ejemplo.

El riesgo nunca tan patente a una importación de los atentados para demostrar a París que «el conflicto está en toda Euskal Herria», como escribe ETA, se percibe hasta en la propia cúspide del Estado francés. El presidente Nicolas Sarkozy se desplazó a finales de agosto a la región, en compañía de la ministra del Interior, la vascofrancesa Michèle Alliot-Marie, para interesarse por la situación y prometer el refuerzo de medios materiales y humanos contra los violentos.

Esta misma semana, en una comparecencia excepcional, Jean-Claude Marin, fiscal jefe de París, admitió que la eficacia de la colaboración antiterrorista con España «constituye una amenaza para ETA, que un día podría considerar que la República Francesa es también un objetivo y una diana». «Lo que nos importa es que, sea cual sea el lugar de los atentados, la lucha antiterrorista es indivisible», proclamó a modo de advertencia.

Recortes de Prensa   Página Inicial