AGLI

Recortes de Prensa    Sábado 15 Septiembre   2007

El TSGJ desestima la suspensión cautelar del decreto del imposición del 50% del gallego.
Nota del Editor 15 Septiembre 2007

El TSJG desestima la suspensión cautelar del decreto del imposición del 50% del gallego que había solicitado AGLI en su recurso contencioso administrativo.

Los argumentos esgrimidos, basados en diversas sentencias, no tienen razón alguna si se tiene en consideración la base de toda jurisprudencia que es la Constitución Española, que establece el deber de conocer el idima español, no establece el deber de conocer lengua regional alguna y consiguientemente no impone bilingüismo con ellas. No es lógico ni jurídicamente ético que con el devenir del tiempo, la jurisprudencia no tenga nada que ver con el espíritu y la letra de la C.E.

Es inadmisible que a los estudiantes se les conculquen sus derechos constitucionales obligándoles a estudiar en y una lengua regional que los demás ciudadanos no tienen el deber de conocer.

Quien quiera estudiar en y la lengua regional, en las primeras etapas educativas, tiene el derecho, inseparable con el deber de conocer el idioma español, pero no existe derecho alguno a inocular la lengua regional a los demás.

ADMINISTRACIÓN DE JUSTCIA
SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO
Recurso n° 3/2007 (Derechos fundamentales)
Recurrente: ASOCIACIÓN GALLEGA PARA LA LIBERTAD DEL IDIOMA
Procurador: Dª Paloma Pérez Cepeda Vila
Demandado: XUNTA DE GALICIA
Letrado de la Xunta de Galicia

13 SET.2007
AUTO
ILMOS. SRS.
DON FERNANDO SEOANE PESQUEIRA
DON FRANCISCO JAVIER CAMBÓN GARCÍA
DOÑA MARÍA DOLORES GALINDO GIL
En la Ciudad de A Coruña a siete de septiembre de dos mil siete.

ANTECEDENTES
PRIMERO: La Procuradora doña Procurador Dª Paloma Pérez Cepeda Vila en representación de la Asociación Gallega para la libertad del idioma interpuso ante esta Sala recurso contencioso-administrativo contra los artículos 2 y 13 del
Decreto 124/2007, habiendo solicitado mediante otrosí la suspensión de los preceptos impugnados.

SEGUNDO: Por diligencia de ordenación de 26 de julio de 2007 se tuvo por formada la pieza separada en
relación con la solicitud de medidas cautelares y se acordó oír sobre la misma, por el plazo de diez días, a la
Administración demandada, quien se opuso a la misma.

FUNDAMENTOS JURÍDICOS

PRIMERO: La suspensión del acto impugnado es una excepción al principio general de la ejecutividad de los
actos administrativos recogido en el artículo 56 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre de Régimen Jurídico de las
Administraciones Públicas.

El artículo 130 de la Ley de la Jurisdicción Contencioso administrativa establece que podrá acordarse la
medida cautelar solicitada, una de las cuales puede ser la suspensión, cuando, previa valoración circunstanciada de
todos los intereses en conflicto, la ejecución del acto o la aplicación de la disposición pudiera hacer perder su
finalidad legítima al recurso, pudiendo denegarse la medida cuando de ésta pudiera seguirse perturbación grave de los
intereses generales o de tercero que el Tribunal ponderará en forma circunstanciada.

SEGUNDO: La asociación recurrente, en este procedimiento especial de protección de derechos fundamentales, solicita la suspensión de los preceptos impugnados, concretados en el 2 y 13 del Decreto 124/2007, relativos el primero al uso, con carácter general, de la lengua gallega en la Administración educativa, y el segundo sobre la elaboración y publicación de materias curriculares en gallego, asimismo con carácter general, por estimarlos vulneradores del principio de igualdad previsto en el artículo 14 de la Constitución y discriminatorios por razón de lengua, mencionando asimismo la vulneración del derecho de libertad de opción lingüística. En apoyo de dicha solicitud se alega que la suspensión no puede ocasionar perjuicio alguna la Administración ni al interéspúblico y que existen indicios de vulneración de los derechos fundamentales aducidos.

Ha de tenerse muy presente que la solicitud de medida cautelar se deduce en el ámbito de un procedimiento especial de protección de derechos fundamentales, por lo que los argumentos que, en cuanto al "fumus boni iuris", se esgrimen, han de tener presente aquella consideración, de modo que no pueden ser valorables las alegaciones relativas a la legalidad ordinaria. Y en dicho aspecto relevante hay que tener en cuenta que la cuestión lingüística en el ámbito educativo (en concreto el derecho de los padres a que sus hijos reciban educación en la lengua de preferencia de sus progenitores) no es residenciable en el articulo 27 de la Constitución (sentencia Tribunal Constitucional 195/1989, de 27 de noviembre), mientras que el derecho a la libertad de elección en materia de educación no entra en la materia lingüística (sentencia Tribunal Constitucional 88/1983, de 27 de octubre).. Por lo demás, la sentencia del Tribunal Constitucional 337/1994, de 23 de diciembre, ha declarado que el uso normal de la lengua propia de la Comunidad Autónoma no vulnera el principio de cooficialidad porque no excluye el uso de la otra lengua oficial, con lo que, con toda la cautela que ha de ser propia de este incidente cautelar y sin perjuicio de lo que se decida sobre el fondo, se desactiva la alegación de vulneración del principio de igualdad que se esgrime por asociación accionante. Se añade en dicha sentencia que "no puede ponerse en duda la legitimidad constitucional de una enseñanza en la que el vehículo de comunicación sea la lengua propia de la Comunidad Autónoma y lengua cooficial en su territorio, junto al castellano (STC 137/1986, fundamento jurídico 1.), dado que esta consecuencia se deriva del art. 3 C.E. y de lo dispuesto en el respectivo Estatuto de Autonomía" y que "El derecho de todos a la educación, no cabe olvidarlo, se ejerce en el marco de un sistema educativo en el que los poderes públicos -esto es, el Estado a través de la legislación básica y las Comunidades Autónomas en el marco de sus competencias en esta materia- determinan los currículos de los distintos niveles, etapas, ciclos y grados de enseñanza, las enseñanzas mínimas y las concretas áreas o materias objeto de aprendizaje, organizando asimismo su desarrollo en los distintos Centros docentes; por lo que la educación constituye, en términos generales, una actividad reglada. De este modo, el derecho a la educación que la Constitución garantiza no conlleva que la actividad prestacional de los poderes públicos en esta materia pueda estar condicionada por la libre opción de los interesados de la lengua docente. Y por ello los poderes públicos -el Estado y la Comunidad Autónoma- están facultados para determinar el empleo de las dos lenguas que son cooficiales en una Comunidad Autónoma como lenguas de comunicación en la enseñanza, de conformidad con el reparto competencial en materia de educación".

Además, tal como se desprende de la sentencia del Tribunal Supremo de 25 de octubre de 1994,. las hipotéticas vulneraciones del derecho contenido en el artículo 3 de la Constitución no pueden convertirse en infracciones del artículo 14 de la Constitución, además de su diferente rango y de que es éste y no aquél el que cabe en el ámbito de este proceso especial

A lo anterior ha de añadirse que al impugnarse un Decreto autonómico, como el de autos, conviene poner de manifiesto que como pauta o criterio general el Tribunal Supremo deniega la medida cautelar solicitada con el argumento genérico de que los intereses generales inherentes a la adopción de una disposición general suponen que el interés en la ejecutividad de la medida aprobada prevalece sobre el interés del recurrente en conseguir paralizar la entrada en vigor de la norma, de modo que la ponderación de intereses se inclina a favor de la aplicación inmediata de la norma (autos de 3 y 4 de julio de 1996, 6 de abril de 1999 y 17 de septiembre de 2003).

Como ha declarado el auto de la Sala 3a del Tribunal Supremo de 8 de octubre de 2004, con cita de los autos del mismo Tribunal de 17 de octubre de 1986, 8 de julio de 1998, 22 de febrero de 1996 y 17 de septiembre de 2003, la suspensión de la ejecución de una disposición de carácter general ya supone un grave perjuicio del interés público, fijando los siguientes criterios jurisprudenciales, de directa incidencia en el tema examinado:

a) En principio, existe un indudable interés público en la aplicación inmediata de unas normas que se promulgan para integrarse en el ordenamiento y ser cumplidas por todos los afectados.

b) Como ya ha tenido ocasión de manifestar el propio Tribunal Supremo con reiteración (así, en Autos de 29 de marzo de 1993 y 21 de marzo de 1994), la valoración del interés público adquiere un singular relieve cuando está en juego, como ahora es el caso, la efectividad de una disposición general, en que un colectivo determinado pretende privarla temporalmente de efectos y teniendo en cuenta los intereses que con la solicitud de suspensión se pretenden defender, debe entenderse preponderante el público interés, por lo que procede no acceder a lo solicitado.

c) En otros casos de impugnaciones de disposiciones generales, la vigencia de las mismas está revestida de un indudable interés público, puesto que se trata de normas sujetas a un riguroso procedimiento de elaboración, que se promulgan para integrarse en el ordenamiento y ser cumplidas con carácter de generalidad por los afectados, interés público que, salvo circunstancias verdaderamente excepcionales, que en el asunto abordado no concurren, requiere el mantenimiento de la vigencia de la disposición reglamentaria impugnada.

En el caso presente existe un indudable interés público en la normalización del uso del gallego en el ámbito de la Administración educativa, que, de todos modos, no se establece con carácter exclusivo sino general, lo que margina todo riesgo de discriminación a los efectos del artículo 14 de la Constitución con arreglo a la doctrina del Tribunal Constitucional.

Por lo demás, tampoco se ha acreditado la pérdida de la finalidad legítima del recurso o perjuicio irreparable que entrañaría la entrada en vigor inmediata de los preceptos impugnados del Decreto, siempre desde la perspectiva, que ahora os atañe exclusivamente, de la protección de los derechos fundamentales invocados, por lo que no existe base para acordar la suspensión que se postula.

TERCERO: No es procedente hacer imposición de costas, conforme al artículo 139 de la Ley Jurisdiccional.

LA SALA ACUERDA: Denegar la suspensión de artículos 2 y 13 del Decreto 124/2007 a que se ha hecho mención en el antecedente fáctico primero de la presente resolución, interesada por la recurrente ASOCIACIÓN GALLEGA PARA LA LIBERTAD DEL IDIOMA; sin hacer imposición de costas.

Recreo en catalán
Contra la falta de libertad, resistencia
Carmen Leal Libertad Digital 15 Septiembre 2007

Otra prohibición nacional-socialista, otra vuelta de tuerca. Y yo recuerdo los versos de Calderón de la Barca en La vida es sueño cuando el personaje principal, Segismundo, se lamenta de su falta de libertad: "qué ley, justicia o razón / negar a los hombres sabe / privilegio tan suave / exención tan principal...". No hay justicia, ni razón, ni por supuesto "ley" que justifique semejante desatino: prohibir a los niños utilizar en el recreo el castellano, lengua materna de la mayoría de ellos y cooficial en Cataluña. Pero es algo que ya se venía haciendo de forma solapada, ahora elevada a rango de "ley".

Cataluña es una sociedad moderna, plural, y equilibrada entre los dos grupos con distintas lenguas, catalán y castellano, aunque la mitad de la población se ve obligada a abandonar su lengua en la enseñanza. Es el único caso en la historia de la humanidad en el que el 50% de los ciudadanos, hablantes de una lengua internacional y oficial (castellano), abandona "voluntariamente" su idioma para emplear la lengua minoritaria y oficial de la otra mitad (catalán) sin rechistar. Así llevamos 30 años de "normalización" para elevar a la nación catalana a la categoría de Estado (asociado o independiente). Pero hete aquí que los niños y adolescentes hablan en el recreo en su lengua materna, el castellano. El Diccionario de la Real Academia define recreo en su primera acepción como "acción de recrearse o divertirse" y, en su segunda, como: "En los colegios, suspensión de la clase para descansar o jugar". Es evidente que la traducción al catalán de la palabra castellana "recreo" para los niños y para la mayoría de catalanes de bien (que, por cierto, dicen al pati) tiene el mismo significado. Los puristas y nacional-socialistas la traducen como esbarjo o esplai y no tiene la misma significación. Para ellos quiere decir "espacio de tiempo aprovechable para inducir (¿coaccionando, quizá?) a los niños a expresarse en catalán y solamente en catalán". Por tanto, el recreo queda convertido en clase práctica y social de catalán.

El uso social de la lengua catalana es la asignatura pendiente del nacional-catalanismo y va a ser muy difícil alterar este uso social si no es a base de coerción. Ahora mismo el catalán es la lengua de estudio, de cultura, de aprendizaje; la única lengua en la que se aprende la terminología técnico-científica, Es el idioma que permite ascender en la escala social y económica dentro de Cataluña, pero con los compañeros y amigos se pasa muy bien en castellano. Se divierten en castellano, lengua que no es "propia" de Cataluña aunque sea oficial, hablada y sentida "bien propia" por mas de la mitad de los ciudadanos que pagan los mismos impuestos sin tener los mismos derechos lingüísticos que los catalanohablantes, que son la otra mitad.

La lengua española que hablan en el recreo los escolares es una lengua llena de vulgarismos, incorrecciones, expresiones procaces y tacos.Es la lengua coloquial, la de la calle y la de la marginalidad. Se ha perdido el castellano culto en las últimas generaciones de catalanes hasta el punto de tener serias dificultades de comprensión de la Literatura española porque solamente en la escuela se aprende la lengua culta. El castellano es la lengua en la que se propagan los chismes de las revistas del corazón, las canciones ligeras y en la que los niños y adolescentes se sienten liberados de reglas y corsés. Es creativa, vivaz, rápida, la lengua de la libertad. El castellano sirve para embromarse, para reírse, para burlarse. Pertenece al mundo de la intimidad, de los afectos, de la amistad, del amor o del odio. En resumen, del sentimiento. Hay que trabajar, estudiar y producir en catalán., pero la gente se divierte y disfruta en castellano. Nada nuevo: el latín fue la lengua de las universidades, el romance el de la calle. Pervivió y se consagró el romance. Y este hecho histórico preocupa enormemente al nacionalismo.

Gracias a la política lingüística ha sido un éxito el uso exclusivo del catalán en los ámbitos de poder: parlamento, administración, escuela y entidades que dependan del Gobierno autonómico. Pero el uso de la lengua castellana, el uso social de la lengua, ha invadido recreos, calles y plazas, bares y discotecas, bailes y jolgorios. Todos los ámbitos libres del impuesto nacionalizador. La lengua castellana es dominante allí donde hay libertad, en el entorno de lo privado, del sentimiento, y en el de la creatividad.

Por eso el cambio es cualitativo. El nacionalismo ha entrado en el ámbito de la libertad privada. Se ha comenzado por restringir un ámbito importante de libertad para un niño: el recreo ¿Cuál será el próximo? ¿Se pondrán en los bares y discotecas, en las calles y plazas un comisario lingüístico como en los centros educativos? Yo apelo a la Ley de Newton: "Si un cuerpo ejerce una fuerza sobre otro (acción), este segundo reacciona ejerciendo una fuerza sobre el primero igual y de sentido contrario (reacción)". Resistencia, resistencia, resistencia.
Carmen Leal es secretaria de la Asociación de Profesores por el Bilingüismo.

Zapatero
El Gobierno de España que no defiende a España
Ignacio Villa Libertad Digital 15 Septiembre 2007

Las últimas acciones de los nacionalistas no son ninguna sorpresa. Son simplemente los efectos de una política de inestabilidad institucional que ha venido cultivando el Gobierno Zapatero desde los inicios de la legislatura. Una inestabilidad que es el resultado de la hipoteca del presidente del Ejecutivo con los nacionalismos periféricos. Una hipoteca cuyas letras hemos visto vencer constantemente durante toda la legislatura.

Lo que hemos vivido en Lizarza con Regina Otaola y la bandera de España o lo ocurrido en Gerona con las fotografías de los Reyes tienen su origen en el radicalismo y el extremismo del nacionalismo. Pero que nadie se engañe: la forma en que Zapatero y su Ejecutivo han tratado a España, a la Constitución y a la estabilidad institucional en los últimos tres años y medio han sido el perfecto caldo de cultivo que les ha permitido crecer y desarrollarse. La irresponsabilidad del presidente, junto a la fuerte carga ideológica de sus decisiones, ha debilitado al extremo la imagen y la robustez de la España actual. Una vez Zapatero envía el mensaje de que España es un concepto discutible y renunciable, se da carta blanca a los nacionalismos y a todo lo que quieran hacer para imponer su ideología.

Durante estos tres años el Gobierno ha pretendido que nos acostumbremos a que el panorama habitual sea un paisaje convulso, donde la nación es insultada a diario y en el que no existe nada que fortalezca la unidad y la estabilidad constitucional. Zapatero ha vapuleado tanto la normalidad democrática que los cimientos de nuestra convivencia, construidos durante estos treinta años, se han visto debilitados hasta límites insospechados. Los insultos a España, las humillaciones a la Monarquía y los ultrajes a la bandera no han sido nunca contestados ni combatidos por el Gobierno Zapatero, que ha presentado en cambio una actitud más cercana a la complicidad que al pasotismo.

En este contexto resulta casi ridículo que Zapatero pretenda arreglar esa imagen, labrada con tanto esfuerzo, con un logotipo del Gobierno de España copiado del alemán. Es un logotipo de un Gobierno que no gobierna; un logotipo encargado para decorar el parapeto tras el que se esconde un presidente cobarde que no defiende a España ni a los españoles. Para comprobarlo no hay más que escuchar a la vicepresidenta De la Vega, que ha quitado importancia a los ocurrido en Lizarza y Gerona, calificando lo ocurrido inicialmente de cuestiones menores; un calificativo que ha tenido que rectificar por el de minoritarios. En fin, un lapsus que nos enseña lo que piensa de verdad el Gobierno. Un Gobierno que ha renunciado a los principios constitucionales y que ha cedido el espacio ideológico a los nacionalismos.

Tras la salida de Imaz, el cadáver nacionalista vasco hiede aún más
Enrique de Diego Estrella Digital 15 Septiembre 2007

La dimisión de Imaz como presidente del PNV tiene una indudable relevancia política. Viene precedida de un pulso con ese personaje mediocre, presidente del País Vasco.

15 de septiembre de 2007. Era, pues, una opción previsible. Podría decirse, irónicamente, que Imaz es una más de las víctimas del gafe zapateril, pues fue alabarle el presidente del gobierno y encontrarse en arenas movedizas, rodeado de dificultades.

Vaya por delante mi reconocimiento, en lo personal, a Imaz. El gesto de dimitir es tan inusual en la política española que parece síntoma de cordura y de altura moral. Además, hay consenso generalizado respecto a que se trata de persona leída y viajada, racional e ilustrada, con amplia trayectoria en el sector privado. Todo ello hace asombroso no que dimita sino que haya militado en el PNV, un partido que ya no es de este siglo, ni tan siquiera del anterior, sino que hunde sus raíces en la misma caverna prehistórica.

El nacionalismo es un cadáver ideológico que, paradójicamente, debe su supervivencia al franquismo. Fue la hibernación de las ideas que produce toda dictadura –al proscribir el debate- lo que permitió al nacionalismo sobrevivir tras la descongelación. Porque, en propiedad, el nacionalismo identitario fracasó con el desembarco de Normandía y la caída del nazismo.

La dimisión de Imaz marca la radicalización del Partido Nacionalista Vasco, que, como efecto colateral, deja de ser una opción para las posibles alianzas del PP, como algunos ingenuos de Génova habían especulado. El ganador del pulso es ese insufrible político profesional de Ibarreche, aunque es la suya una victoria pírrica. No es descartable que Ibarretxe inice una huida hacia delante convocando ese referéndum ilegal, que sería un suicidio colectivo y haría aflorar todas las contradicciones del sistema salido de la sacrosanta transición.

La carta de dimisión de Imaz muestra esa incapacidad del nacionalismo para renovarse y transitar por los tiempos nuevos. Como reflexión intelectual, tiene sumo interés, porque Imaz concibe Euzkadi como una sociedad abierta, cuando el nacionalismo es su enemigo. En esa imagen poética del árbol con sus raíces en lo propio que se abre al mano hay una completa contradicción con el nacionalismo identitario. Esa imagen sugiere un equilibrio entre las fuerzas centrípetas y centrífugas, y un espíritu abierto, cuando el nacionalismo es exclusivamente centrípeto y excluyentemente cerrado.

Dice Imaz que "el mundo está cambiando aceleradamente y, al igual que otras generaciones han hecho un esfuerzo ímprobo por modernizar y actualizar nuestro proyecto, también nuestra generación ha de llevarlo a cabo. Conceptos como Estado-nación, soberanía o independencia adquieren hoy tintes necesariamente diferentes de lo que en el pasado representaban. Las fronteras se debilitan e incluso desaparecen en nuestro entorno". Pero el nacionalismo añora las fronteras, las alambradas de espino.

El nacionalismo es un cadáver ideológico. Imaz se ha dado cuenta. Nunca es tarde si la dicha es buena. Será más feliz fuera de un proyecto romo y totalitario como el del partido fundado por el protonazi Sabino Arana. Y como el nacionalismo es un cadáver ideológico hemos de ser ejercer con él la obra de misericordia de enterrarlo. El nacionalismo hiede en su podredumbre totalitaria.

El cortafuego (y ii)
POR JON JUARISTI ABC 15 Septiembre 2007

LOS promotores del NP constituyen magníficos ejemplos de valentía cívica. Como María San Gil, Regina Otaola o Laura Garrido, ni más ni menos. O sea, que el temple heroico común a todos ellos y que nadie les discute no debería considerarse pertinente a efectos de una serena valoración de los distintos papeles que les van a corresponder al NP y al PP en las próximas elecciones. Mi tesis, como quedó claro en la primera parte de este análisis, es que al NP se le reserva el de dificultar la alternancia, y ello, añado ahora, con independencia de las buenas intenciones de Savater, Rosa Díez, Mikel Buesa y Carlos Martínez Gorriarán.

Pero, antes de seguir, creo necesario definir la posición desde la que intervengo en una controversia que se ha desatado porque era imposible evitarla. No milito ni he militado en el PP. Nunca he formado parte de sus listas electorales (Mikel Buesa, sí, lo que le honra), pero, si apoyo a Rajoy, no es por consideraciones pragmáticas, como lo hace alguna gente que, siendo de izquierda, recomienda —muy sensatamente, en mi opinión— el voto útil a la derecha democrática en los próximos comicios. Votaré al PP por afinidad política y, por tanto, no voy a defender mi opción como un quiebro estratégico para salvaguardar los auténticos valores de una izquierda teóricamente traicionada por Rodríguez Zapatero.

El presidente del Gobierno no ha traicionado a la izquierda: es la izquierda. Por eso, porque la izquierda es así, quiero que gane la derecha.

Ahora bien, es obvio que, como los promotores del NP, procedo de la izquierda del 68. En España, la nueva izquierda nacida en los años sesenta constaba de tres sectores: la extrema izquierda leninista, el nacionalismo revolucionario y la izquierda libertaria. Yo transité del nacionalismo revolucionario al leninismo, siempre dentro de un universo ideológico totalitario. De ahí que mi incorporación a la democracia se produjera tras una recapitulación crítica y amarga de mis ideales de juventud. Savater, por ejemplo, nunca vivió una experiencia parecida. Pasó de la izquierda antiautoritaria a la democracia sin tener que arrepentirse de nada (cuando leí sus memorias, sentí una sana envidia de su buena conciencia). Por eso, Savater no es como Orwell, ni como Solhenitsyn ni como Octavio Paz, y, también por eso, aunque nunca he dejado de admirar a Savater, aunque sigue conmoviéndome su presteza en responder a la mínima interpelación ética, hay en él algo que me resulta decepcionante y que es el corolario fatal de la buena conciencia en política: la ingenuidad.

En mayor o menor medida, ésta es una característica extensiva al resto de los promotores del NP. Lo curioso es que Savater admite, en teoría, el principio de que la ética y la política son cosas distintas (ha escrito bastante sobre este asunto), pero, cuando se ha metido en política, ha tendido a moverse exclusivamente por imperativos éticos, encomiable conducta con resultados generalmente catastróficos.

Entiéndase, no defiendo una política separada absolutamente de la ética (soy mucho menos moderno que Savater en ese aspecto), pero sé que en política hay que negociar incesantemente con los propios principios éticos, cosa que, en la práctica, Savater es incapaz de asumir. El radicalismo ético permite conservar la buena conciencia, pero a costa de no enterarse de los problemas que la política plantea. En realidad, el propio Rodríguez Zapatero es una versión de este fenómeno llevada al absurdo (triunfe el bien y perezca el mundo). San Agustín, un filósofo sin pizca de buena conciencia y bastante pesaroso de sus extravíos de juventud, sostenía que la cantidad de mal que cada uno puede desarrollar es proporcional a la cantidad de bien que cree poseer sustantivamente, y, mira por dónde, esto es algo que la tradición conservadora nunca ha olvidado y que una buena parte de aquella izquierda del 68 que ardió en la locura totalitaria aprendió de su desoladora experiencia (los menos cínicos se volvieron conservadores), pero que resulta extraño e incomprensible para los que, como Savater o Cohn Bendit, vienen de la izquierda antiautoritaria.

Por supuesto, la izquierda actual es pródiga en oportunistas y mangantes. También los hay en la derecha, cierto, pero, curiosamente, en menor proporción (como todo converso procedente de la izquierda constata con horrorizada sorpresa, la gente de derecha tiende a ser más virtuosa). Los Savater no abundan en la izquierda, pero suscitan infinidad de remedos más o menos espurios, precisamente por su indiscutible condición heroica. Es más, me atrevería a decir que el PSOE buenista de Rodríguez Zapatero es producto de una pulsión mimética generalizada respecto a Savater (en tal sentido, difiere mucho del PSOE de Felipe González, que temía al filósofo). Es terrible, pero Savater debería ser consciente de que le ha tocado representar en España el mismo papel de modelo de la izquierda bondadosa, hedonista, transgresora, humanitaria, antitotalitaria, cooper</CW>ante, etc., que desempeñó en Francia Bernard Kouchner antes de pasarse con botiquines y bagajes a las filas de Sarkozy (un cambio de destino como el que, sobra decirlo, deseo fervientemente para Savater).

Visto el perfil del personaje, vayamos a sus consecuencias políticas. Si estuviéramos en el México del PRI, un fenómeno como el del NP no requeriría una explicación muy prolija. El PRI pasó, de la destrucción física o moral de sus disidentes, a permitirles crear inofensivos partidos «trosquistas» que duraban a lo sumo una primavera, pero, tras la emergencia del PAN en los años ochenta, comenzó a utilizar este tipo de formaciones como cortafuegos del voto priista descontento. Martínez Gorriarán, ingenuamente, aduce que el trato hostil que el NP está recibiendo del PSOE demuestra que no es (o no será) un partido ancilar de los socialistas. Error: en el México de los ochenta, el PRI cargaba la mano contra sus hijos díscolos, porque tal actitud favorecía el prestigio de éstos ante el voto fugitivo, desviándolo del PAN.

La contradicción genética del NP de Savater y Rosa Díez me recuerda mucho la de aquellos encantadores micropartidos de la disidencia mexicana. Se creían heroicos rebeldes y, cuando se daban cuenta de que le habían hecho al PRI el trabajo sucio, ya era demasiado tarde. Este tipo de comportamiento tiene un nombre español y universal, quijotismo, y fue literariamente descrito por un conservador agustiniano que se quedó manco combatiendo en defensa de la Ciudad de Dios. Es muy sintomático que Savater deteste la Novela y ame la Narración —o sea, el Romance—, donde la tarea del héroe alcanza siempre (al contrario que en la Novela y en la Vida) los objetivos que se propone.

El primer efecto de la irrupción en escena del NP, antes incluso del parto, ha sido la implosión del Foro Ermua, hazaña que el zapaterismo no había podido lograr en tres años y medio de acoso. No sé si esto dará algo que pensar a mi querido Fernando Savater. En fin, como soy de derechas en mi presente reencarnación, no voy a regalar consejo alguno a la izquierda antiautoritaria devenida azañista, lerrouxista o pimargalliana, y me conformaré con recomendar a los humillados y ofendidos por el gobierno de Rodríguez que, si de verdad desean desalojar a éste de La Moncloa, eviten los cortafuegos. No hay otra.

La calle y la ley, es la hora de UPD
Nota del Editor 15 Septiembre 2007

Vuelve Juaristi a la carga, olvidándo que el PP es una parte importante del problema, que junto al PSOE han chalaneado con los nacionalismos-separatismos para erradicar los derechos civiles de la ciudadanía.

Los partidos políticos han permitido, apoyado en algunos casos que determinadas asociaciones cívicas salieran a la calle, donde no molestan, no tienen efecto sobre la política, donde cuentan los votos de los congresistas, elegidos por los propios partidos y sin participación ciudadana.

Es la hora de UPD, de pasar de tener voz sin valor, a tener voz y voto, el sueño imposible de cualquier asociación civica .

Cómo decapitar ETA
POR JAVIER FERNÁNDEZ ARRIBAS ABC 15 Septiembre 2007

El Gobierno dice no saber quién manda en ETA de verdad, más allá de «Josu Ternera» o de Garikoitz Aspiazu, «Txeroki». Siempre ha sido complicado certificar las suposiciones construidas tras las detenciones de activistas. Después de la ruptura de la tregua el pasado 6 de junio y la celebración, entre junio y noviembre de 2005, de varios contactos frustrados que llevaron al fracaso un proceso gestionado de una manera excesivamente personalista por el propio Zapatero, la incertidumbre e ignorancia sobre por qué, cuándo y cómo se toman las decisiones en la banda terrorista preocupa al Ejecutivo en vísperas de unas elecciones generales ante la certidumbre de que alguno de los intentos de asesinato de la banda pueda tener éxito. Además, la pérdida de Josu Jon Imaz al frente del PNV representa un golpe fundamental contra uno de los pilares de la estrategia frente a ETA, de un perplejo Zapatero, que una vez más tendrá que improvisar superado por los acontecimientos. En la balanza electoral está que los ciudadanos podrían pasar factura si se demuestra que se crearon demasiadas ilusiones sin el debido fundamento. Sobre todo, porque no se adoptaron las precauciones indispensables a la hora de valorar la situación interna de la banda y el funcionamiento de sus estructuras que han cambiado: menos ideología, más fanatismo mafioso y agresividad gratuita.

El presidente Rodríguez Zapatero no hizo caso en julio de 2006 de un informe de los servicios de inteligencia que le advertía de que los etarras no estaban dispuestos a seguir adelante con las propuestas planteadas por sus intermediarios. Después del verano se comprobaron todos los resortes para verificar la información del informe ante la exigencia y el malestar de Moncloa; el resultado fue el mismo: los etarras iban a romper el proceso, algo que tuvo triste y trágica demostración en la T-4 de Barajas. Ahora, esa desconfianza hacia los profesionales que llevan años luchando contra ETA se ha vuelto consideración por los últimos éxitos con la detención de 26 etarras y el desmantelamiento del centro de Cahors. Sin embargo, el Gobierno está preocupado porque la actuación policial y la colaboración francesa son los únicos instrumentos actuales de la lucha antiterrorista, justo lo que ha defendido siempre el PP.

La imposición a los socialistas navarros de permitir a UPN la formación de Gobierno en minoría destroza de un golpe la estrategia electoral de Mariano Rajoy, ya no podrá acusar a Zapatero de haber entregado Navarra a los terroristas. Es la compensación más evidente aunque haya provocado una profunda crisis entre los socialistas navarros.

Maciá ataca de nuevo
POR M. MARTÍN FERRAND ABC 15 Septiembre 2007

A partir de la gran inconsistencia de sus raíces históricas, y dejando a un lado el uso de la violencia como herramienta política, existen dos grandes diferencias entre el separatismo vasco y el catalán: la amplitud de sus bases sociales, notablemente más extensas y profundas en Cataluña que en el País Vasco, y la perseverante contundencia en el uso de la propaganda que marca a quienes tienen su cuartel general en Barcelona. En esto último los vascos son mucho más españoles que los catalanes, que tienden a compensar esa carencia patriótica con el fomento y el desarrollo del también nacionalísimo victimismo.

Sin parar en gastos, y siempre con cargo a la caja común del Presupuesto, los soberanistas catalanes, incluido en ellos el mutante PSC que, tras la transformación germinada por Pasqual Maragall, puede vérselas de tú a tú con ERC y CiU, no dejan pasar un solo día para, con gran lujo de medios, predicar que Cataluña es una nación mediterránea en busca de un Estado propio. La última pieza en ese machacón despliegue propagandístico consiste en la distribución por el resto de España, unos meses después de su estreno en Barcelona, de una película rebosante de ayudas públicas, desde el Institut Catalá de Industries Culturals a la Fundació Caixa Catalunya, que, curiosamente, obtiene la mitad de sus recursos en provincias no catalanas.

La película, «El coronel Maciá», dirigida por el muy veterano Josep Maria Forn, empieza con su título por ascender un grado a Francesc Maciá que era teniente coronel cuando, como repulsa al asalto de La Veu de Catalunya y el Cu-Cut!, abandonó el Ejército español. Ni la dedicación de esta columnilla ni mi gusto personal discurren por la crítica cinematográfica; pero sí es de notar, y políticamente relevante, un intento de reivindicar ahora a quien después de haber fundado, en 1922, el Estat Catalá y tras un brillante ramillete de intentonas golpistas, fue también fundador de Esquerra Republicana de Catalunya y llegó a proclamar, aunque sólo fuera por un ratito, la República catalana, reconducida después a Generalitat.

El estreno de la película en Madrid, al que no faltó el president Montilla, es una anécdota más, producida con dinero público y sin público en sus proyecciones, que evidencia la deslealtad constitucional que acarrea el separatismo en cualquiera de los grados, de moderado a tonante, con el que se reparten los papeles los integrantes de un Govern que, al tiempo, incumple las obligaciones con quienes les llevaron al poder, en un territorio desarbolado de servicios y más atento a una definición soberana que a la atención de la demanda social. Esa sobredosis propagandística no modificará el ánimo de quienes no queremos dejar de ser españoles, pero está desvirtuando el análisis de quienes no quieren seguir siéndolo.

Preguntas sobre Imaz
POR EDUARDO SAN MARTÍN ABC 15 Septiembre 2007

LAS viejas polémicas dentro del nacionalismo vasco sobre independentismo y estatalidad siempre se resolvieron a favor del pragmatismo (Josu Jon Imaz, enero de 2005). El presidente del PNV afrontaba la papeleta de acompañar a Ibarretxe a la presentación del plan que lleva el nombre del lendakari en el Congreso de los Diputados. Y se esforzaba, ante un grupo muy reducido de interlocutores, en explicar por qué no había razones para temer al lobo. La espantada protagonizada por el presidente del EBB, dos años y medio después de aquella sentencia, deja en el aire dos hipótesis sobre los augurios del Imaz profeta: o bien estaba totalmente confundido y había extraído conclusiones equivocadas de la historia de su partido; o, como sugieren algunos optimistas, nos encontramos en el descanso de un partido cuyo resultado final favorecerá a la línea pragmática del PNV.

No es mi pretensión en estos momentos ilustrar a nadie sobre las secuelas que están por venir tras la retirada de Imaz. Otros lo harán con muchas más luces y un conocimiento menos superficial. Sí me interesa destacar la absoluta convicción con la que el Imaz a quien conocí defendía un modelo de nacionalismo que estaba a años luz del que estábamos sufriendo, por desgracia, desde que el PNV se echara al monte de Lizarra tras la insurrección ciudadana que siguió al asesinato de Miguel Ángel Blanco.

«Hace diez años dije en una entrevista que no soy partidario de un estado vasco, y hoy sigo pensando lo mismo». Con esta afirmación, Imaz acaso trataba de despejar en sus contertulios la sospecha de que su muy benévola explicación sobre el plan Ibarretxe -«no es una propuesta separatista sino un proyecto para quedarnos»- escondía en realidad el propósito de una separación por etapas: nos quedamos, pero sólo por ahora, y ahí tenemos el preámbulo y el artículo 13 para cuando decidamos marcharnos. Ahora pienso que Imaz era absolutamente sincero, y que esa es una de las razones por las que ha tenido que hacer las maletas. Lo corroboran estas líneas de su carta de despedida: «Conceptos como estado-nación, soberanía o independencia adquieren hoy tintes necesariamente diferentes de lo que en el pasado representaban. Las fronteras se debilitan e incluso desaparecen en nuestro entorno, y desde el nacionalismo vasco democrático tenemos que ser pioneros en la reflexiones de actualización de nuestro bagaje fundacional». Directo al corazón. Ningún nacionalismo sin estado, esa fantasmagoría tan evocada este 11 de septiembre por el geriátrico nacionalista catalán, puede soportar pasivamente que le hagan diana en la santabárbara.

No es frecuente que un político apele al sentido común. Sólo Solbes parece hacerlo en estos tiempos. Imaz lo invocaba con frecuencia. Era uno de los tres argumentos que utilizaba para despejar el tufillo secesionista que desprendía el tocho del lendakari. Los otros dos: la constatación de que el concepto de estatalidad, como ha recordado el miércoles en su carta de agur, está en proceso de relativización acelerada en el mundo actual; y la certeza de que «nuestros hijos ya no hablarán de estas cosas». También por entonces, año y medio antes de que ETA declarase su última tregua hipnótica, aceptada por tantos otros sin mayores garantías y sin comprobaciones fiables, Imaz sostenía con absoluta claridad que por «ausencia de violencia» no podía entenderse simplemente que ETA dejara de matar, sino que tenía que significar «una renuncia a las armas total y definitiva». Se lo hemos oído repetir durante la tregua y después de ella, lo que le ha valido el honor de convertirse en blanco preferente de los libelos terroristas; y de ganarse la desconsideración pública del aitite Arzallus.
¿Un personaje real o un producto de marketing político en tiempos de zozobra?, me preguntaba entonces. ¿Un ingenuo o un embaucador?, se han interrogado otros. Cada cual piense lo que le pete, aunque su retirada despeja bastantes dudas. Yo veo en el Imaz de la despedida a la misma persona de principios de 2005. E idénticas convicciones. Y no me hago más preguntas.

Revuelo en los «batzokis»
POR CHARO ZARZALEJOS ABC 15 Septiembre 2007

Las bases nacionalistas han estado perplejas. Algunos sospechaban «cosas raras» pero no lo que ha ocurrido. En los «batzokis», sedes sociales del PNV, hay opiniones para todos los gustos, percepciones distintas, pero son los afiliados nacionalistas la mayor certeza de este partido. Son bases que más allá de opiniones personales ven en el partido su segunda casa, toda una forma de entender la vida y la política. Ahora, pasado el susto, están a la espera de lo que decidan sus dirigentes y lo que digan les parecerá bien. Será aprobado y apoyado siempre y cuando algunos de los actuales referentes continúen en activo. Una cosa es que se vaya Xabier Arzalluz y le suceda Josu Jon Imaz. Y otra muy distinta que, además de irse Imaz, se vaya Joseba Egibar que nunca se ha ido.

Se habla de un supuesto pacto según el cual, ya que Imaz se ha ido, también debe hacerlo Egibar. Pero, ¿por qué se va a ir? ¿Por qué se va a ir si tiene el apoyo de una parte importante de la militancia? ¿Por qué se va a ir si él no es el cuestionado? Los contactos para llegar a una posición de consenso sobre las personas pueden deparar sorpresas y una de ellas, para muchos, sería que Egibar efectivamente se retirara.

Ayer por la tarde no era este el escenario que describían muchos nacionalistas y mucho menos después de que Arzalluz se haya mostrado en contra de una eventual retirada. El colmo del desconcierto para las bases nacionalistas sería un banquillo totalmente nuevo, en el que no hubiera continuidad alguna y esta continuidad no es ajena a Egibar.

Los que conocemos a Imaz desde hace muchos años nos vimos sorprendidos por su repentina aunque meditada marcha. Pero nos sorprenderíamos más si, como se dice, su marcha ha sido no sólo un movimiento meramente táctico, sino además el resultado de un pacto. «Me voy yo, aquí te quedas tú y tú apoyas al otro». Su carta de despedida fue escrita en solitario y en solitario tomó la decisión. Su concurrencia a las elecciones hubiera abierto más la herida, aún no cerrada, de hace cuatro años. Nunca son iguales los partidos cuando el que ha sido referente se va y si viene Íñigo Urkullu el partido volverá a sus formas tradicionales. Nada de artículos en prensa. Nada de discursos que abran la menor rendija para sospechar un cierto distanciamiento con el lendakari y, mucho menos, el irse a través de un carta abierta a los medios «y qué medios», ha dicho Arzalluz. Urkullu es, a estos efectos, el perfecto militante: trabajo callado, discreción y eficacia interna.

Postura ante ETA
Moncloa ha confirmado que Imaz ha hablado con el presidente del Gobierno y le ha dado garantías de la posición del PNV frente a ETA. Desconocemos el contenido de la conversación pero ¿alguien se imagina a Felipe González dando garantías sobre la política de su partido cuando otros buscaban sucesor? Desde una posición de claro rechazo a la violencia de ETA, difícil será escuchar un discurso como el de Imaz.

Tiempo al tiempo para ver los derroteros por los que va a transitar el PNV, pero ¿hay algún motivo para que Juan José Ibarretxe retroceda? ¿Se desprende de la ponencia política que las tesis de Egibar hayan salido cuestionadas o mermadas? Una cosa se puede dar por segura y es que el PNV, con más de cien años de historia, siempre ha tenido un sexto sentido para no poner en riesgo el poder al que tanto se ha acostumbrado. Haga lo que haga tendrá aliados para salir del atolladero.
En la noria vasca, el PNV volverá a ser el que siempre ha sido e Imaz, que se ha ido de verdad, en seis meses será un recuerdo. Y lo será, sobre todo, para ese amplísimo sector nacionalista-del PNV y de fuera del partido- que en el fondo de su alma y memoria se resiste a que la semilla sembrada en Lizarra muera de manera definitiva. No se trata de reeditar pactos pero si de guardar su memoria.

¿Es Maragall socialista?
POR EDURNE URIARTE ABC 15 Septiembre 2007

A la Segunda Transición para la paz territorial de Zapatero le han pasado dos cosas. La primera, que el nacionalismo es más radical que hace tres años. Y la segunda, que algunos socialistas, como el ahora independentista Maragall, se han hecho nacionalistas, sin que la cúpula socialista haya expresado palabra alguna de discrepancia o de protesta.

Tras su reivindicación del Estado catalán, Maragall sigue siendo, a día de hoy, socialista. Y, además, independentista, lo que no es una extravagancia particular de Maragall, sino el resultado de la Segunda Transición. Éste es precisamente el problema de esa política territorial, que el derecho de autodeterminación, su negociación con ETA o la reivindicación de un Estado catalán se han hecho compatibles con el socialismo.

La Segunda Transición es el origen del problema y la razón de su enquistamiento. El origen, porque su propuesta de alternativa a la política territorial de Aznar no se basaba en una apuesta por un mejor diálogo con los nacionalistas sino en una mera aceptación de todas sus reivindicaciones. Por razones estratégicas, la alianza para el aislamiento del PP, e ideológicas, la creencia del PSOE de Zapatero en la legitimidad de las exigencias nacionalistas.

Y el enquistamiento, porque no es posible ninguna política de contención de la radicalización nacionalista hoy en marcha en todas las comunidades con partidos nacionalistas, si el PSOE asume la legitimidad de ese discurso o, incluso, caso de Maragall, el mismo discurso.

Cuando Pío García-Escudero achacaba esta semana a Zapatero su responsabilidad en la radicalización nacionalista, el presidente contestó con el mensaje de que la radicalización realmente importante de esta legislatura es la del PP. Ése es su concepto de radicalidad. No se relaciona con ERC, ni con el vocal independentista del CGPJ, ni con el radicalismo vasco, ni con las reivindicaciones de las consultas por la autodeterminación. Ni con el independentismo de Maragall. Se relaciona con la defensa de la unidad de España.

La marca Gobierno de España que ahora exhibe Zapatero es el envoltorio de esa política y de esas ideas.

Nacionalismos por doquier
POR KATIA BALLANO GÖRING ABC 15 Septiembre 2007

AUNQUE en España proliferen los movimientos independentistas, por desgracia no es el único país que adolece de falta de cohesión nacional. También en Bélgica subyacen nacionalismos que desde las elecciones del 10 de junio se han exacerbado. Le Monde publicaba ayer, bajo el título «Bélgica: los orígenes de una fractura», un análisis del trasfondo de los enfrentamientos entre francófonos y flamencos. Apuntaba que «la reivindicación de respeto por la lengua flamenca ha servido de carburante a un movimiento nacionalista que se atiene frecuentemente a «la arrogancia francófona» para justificar su llamamiento a la autonomía». «El esquema actual, con sus tres regiones y sus tres comunidades, se basa en un «doble federalismo» de una infinita complejidad», debido a que ha «mezclado la reivindicación inicial de los flamencos -la autonomía cultural- y la de los valones -el federalismo económico-». «La Flandes mayoritaria, de derecho, empresarial y en plena prosperidad, atormentada por un fuerte interrogante identitario, se adapta mal a una Valonia de centro-derecha que tarda en modernizarse, confía primero en los poderes públicos y en un partido, el PS, marcado por los escándalos». El periódico belga Le Soir, por su parte, informaba de unas polémicas imágenes del 21 julio que han colgado en su página web las juventudes del Partido Nacionalista flamenco (NVA). «Una decena de fotografías -tomadas durante un fin de semana de «formación»- muestran a miembros de las juventudes del NVA alrededor de un fuego, quemando con júbilo una bandera belga».
¿Se trata de una versión flamenca de la «kale borroka»?
REVISTA DE PRENSA

Novedades en Educación
El proyecto de los monstruos
José María Marco Libertad Digital 15 Septiembre 2007

Cuando los niños hablan de la vuelta al colegio, como ahora lo hacen en todas las televisiones, dicen cosas interesantes. Unos están contentos porque piensan que hay "demasiadas vacaciones", es decir, que quieren trabajar. A otros les gusta el orden que impone un horario: "Lengua, Sociales, Recreo, Ciencias", he oído decir a uno de ellos con los ojos brillantes, casi relamiéndose, como quien recita los platos de la carta de un gran restaurante. Hay niños que expresan su ilusión por lo mucho que van a aprender. Y otros que están contentos de volver a ver a sus amigos.

Todo se lo van a frustrar Rodríguez Zapatero y su Gobierno de frikis retroprogresistas, como los ha calificado Iñaki Ezquerra.

Como nuestros pedagogos desprecian el esfuerzo, el mérito y la competencia, se les inculcará a los niños que el trabajo no vale la pena, algo destinado a los tontos, a los imbéciles.

En cuanto al orden, no hay categoría más represiva. ¿Qué mejor que el desorden creativo de donde surgen los instintos primeros, los más creativos e innovadores del ser humano?

Lo de aprender es una broma. La escuela socialista sigue inspirada en lo que los institucionistas llamaron la "enseñanza intuitiva", un asunto que ya los enfrentó, en los años ochenta del siglo XIX, a todo un congreso de maestros nacionales. Hoy la "enseñanza intuitiva", que se desarrolló en Occidente a partir de los experimentos anticulturales de 1960, está de capa caída en todo el mundo. En los países nórdicos y en Gran Bretaña dieron marcha atrás en la "escuela comprensiva", que viene a ser algo parecido. En Estados Unidos la reacción ha venido de la propia sociedad, con el movimiento de la educación en casa –es decir una objeción masiva a la totalidad de la escuela pública– y con los tests de control impuestos desde el Gobierno federal. En Francia, Sarkozy acaba de publicar su Carta a los Maestros. Denuncia el desprecio por la personalidad del niño propia de la educación de los últimos años y aspira a poner el punto y final definitivo, histórico, a la degradación de la enseñanza pública. En España, vamos al revés, empeñados en lo que el resto del mundo considera un fracaso.

Quedan los amigos, los amigos de los niños. Tampoco aquí los chiquillos están de suerte. Los nacionalistas les perseguirán en el recreo con pegatinas y les inducirán a denunciar a quienes sean distintos, exactamente como ocurrió en el Tercer Reich. Hasta ahí aspiran a llegar las políticas desarrolladas al amparo de Rodríguez Zapatero.

Por si fuera poco con todo esto, la "asignatura" de Educación para la ciudadanía inculcará a los niños el odio hacia ellos mismos, hacia las familias en las que se han criado, hacia sus padres, hacia lo que son. Es un paso más, de enorme importancia, en el proceso de batasunización de sectores enteros de la sociedad española que han puesto en marcha los socialistas.

El proyecto de Rodríguez Zapatero, fundamentalmente ideológico, sigue una de las grandes líneas de la ideología propia del siglo XX: negar la naturaleza humana. Eso ayuda a entender uno de sus motivos –el rencor, el rencor inagotable– y su capacidad para crear aberraciones, monstruos... frikis.

Es Educación para la Ideología, y ya tengo la prueba: ¡entre!
Alejandro Campoy Periodista Digital 15 Septiembre 2007

Abra y escuche con todo detalle la entrevista recogida en el siguiente vídeo:

Cortesía de Elentir http://www.youtube.com/watch?v=Kq6tyk6HqLE&eurl=http%3A%2F%2Fwww%2Eoutono%2Enet%2Felentir%2F

¿Y quién es ese Victorino Mayoral?. Pues ni más ni menos que el Presidente de la Fundación Cives y diputado socialista en el Parlamente español. Uno de los padres de la asignatura Educación para la Ciudadanía y uno de los que han elaborado el currículo de la misma. Ellos sí saben muy bien lo que han hecho y de lo que trata la cosa. El papel de Zetapé, Cabrera de Arenillas y el resto de la recua es negarlo, mientras el rebaño agita sus cencerros y bala en señal de aprobación.

Pues bien, si aún necesitan más evidencias de que en esta asignatura se introducen los elementos de ciertas ideologías y se deslegitiman los de otras, lo cual es absolutamente ilegal, anticonstitucional y dictatorial, es que el problema pasa a ser ya de tipo clínico. Entiendo que existan lacayos al servicio de los Zetapés y el resto de sus secuaces, pero esos al menos cobran, y seguro que bastante. Pero lo que no tiene ya ningún tipo de excusa es que gente que no recibe absolutamente nada de la mafia monclovita todavía siga sin agitar un poco las neuronas y se informe en serio de cómo le están convirtierndo en un simple siervo del poder.

El Sr. Mayoral lo dice claramente: la ideología liberal-conservadora es responsable de una serie de males que hay que erradicar mediante la Educación para la Ciudadanía: individualismo, consumismo, etc. Naturalmente, y como la entrevista era para la Cadena COPE, el Sr. Mayoral hacía hincapié en aquellos aspectos que también son duramente criticados desde la Iglesia Católica, como los ya citados; lo cual deja al descubierto dos de las mentiras de este debate: que la oposición a la Educación para la Ciudadanía procede de la Iglesia Católica, falsedad evidente en cuanto se comprueba la terrible división e incluso enfrentamiento que hay entre instituciones como FERE-CECA y CONCAPA, entre unos obispos y otros, así como dentro del clero en general y entre los propios laicos incluso, y sobre todo que la citada asignatura no es adoctrinante. Mayoral, uno de sus padres, demuestra en la entrevista que sí que lo es.

Por tanto el discurso anticlerical lo arrojamos directamente a la basura por falso, demagógico y cavernícola: el Sr. Mayoral lo que está deslegitimando es una ideología que libremente siguen millones de españoles, a la que define como liberal-consevadora. Pero mientras esos millones de votantes del PP sigan pensando como lerdos que esto es cosa de curas y permanezcan tan tranquilos sentaditos en sus butacas como si no pasara nada, ya que a ellos las cosas de la Iglesia les importan una higa como a todo buen liberal que se precie, sus hijos irán siendo orientados subliminalmente hacia otra ideología, que los que la profesan llaman "progresismo demócrata" o simplemente "socialismo" y que servidor llama "criptonazismo".

Si bien la dirección del PP parece haberse dado cuenta de esto, pues ya está comprometido Rajoy a derogar la maldita asignatura si alcanza el poder, en cambio millones de sus votantes siguen pensando que esto es cosa de los ultracatólicos, reaccionarios e integristas de la extrema derecha, mientras que ellos son también muy laicos como buenos liberales y no le van a hacer el juego a una Institución retrógrada como la Iglesia Católica, toda vez que ellos, tan liberales, tampoco profesan ninguna creencia religiosa y les gusta como al que más el "sex, drugs and rock "n" roll". Es el llamado "Síndrome de Gallardón", que es más progre que los progres del PSOE. Y más tonto también, mucho más.

Pues ahí les dejo la prueba de lo contrario. Y si siguen creyendo que los demás les vamos a estar librando sus batallas por siempre y sacándoles las castañas del fuego cada vez que amenaza tormenta, mejor que vayan desengañándose, "derecha" de salón y de sillón, porque pueden terminar quedándose en la oposición hasta que ya no haya ningún Gobierno al que puedan aspirar. Ahora bien, los que luchamos no lo hacemos para que ustedes lleguen al poder: lo hacemos porque ningún Gobierno, ni del PSOE ni del PP va a manipular a nuestros hijos en su formación moral sin nuestro consentimiento. Lo dice la Ley, y el Gobierno tiene que cumplirla. Y aquí no hay nada más, por mucho que desde las terminales mediáticas pepiñizadas se inventen lo contrario.

Presentación del Partido de la Ciudadanía en Galicia
Xoán Xulio Alfaya Periodista Digital 15 Septiembre 2007

Apreciados afiliados y simpatizantes,

El próximo miércoles día 19 Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía realizará un acto de presentación del proyecto en Galicia. Sois muchos los que nos habéis hecho llegar vuestro deseo de participar en el proceso de implantación del Partido. En Galicia contamos con un importante número de afiliados pero hasta el momento no se había emprendido acciones tendentes a la creación de una Agrupación de Ciudadanos en Galicia.

Desde la Secretaría de Implantación se han establecido contactos con algunos afiliados para determinar la viabilidad de constituir la Agrupación. La respuesta e ilusión mostrada ha superado las expectativas previstas.

Como sabréis Ciudadanos ya en su Congreso fundacional declaró de manera inequívoca su carácter y vocación de partido de ámbito nacional. La excelente respuesta por parte de la ciudadanía ha hecho posible que en apenas un año de existencia, y aún a pesar de la escasa cobertura prestada por los medios de comunicación, Ciudadanos sea ya una realidad en el panorama político nacional con presencia en las 17 CCAA y con estructura organizativa constituida o en vías de constituirse en 14 de ellas. Este logró sólo ha sido posible por el compromiso de muchos ciudadanos desencantados de una forma de hacer política orientada únicamente por intereses partidistas y en el que los ciudadanos han pasado a ser un mero objeto del codiciado voto, alejados de la posición de sujetos centrales de toda acción política.

Ciudadanos nació como respuesta cívica ante el hartazgo de una buena parte de la sociedad catalana del uso y abuso de las políticas nacionalistas. Pero el origen de su nacimiento no condiciona su papel de alternativa nacional a la orientación política de los partidos existentes.

Ciudadanos tiene como objetivo convertirse en un instrumento. Un instrumento para que los ciudadanos puedan participar en aquellos asuntos que les afectan directamente. Un instrumento para que su voz no sea ignorada. Un instrumento que acerque la política a la ciudadanía, que pueda recoger sus preocupaciones reales y que las defienda en aquellas instituciones en las que consiga presencia. A través de la participación directa se podrán canalizar las propuestas de las reformas legislativas necesarias para asegurar una libertad efectiva de oportunidades y reducir el peso de los partidos nacionalistas para que no condicionen las necesarias políticas de Estado que siempre han de estar orientadas por el principio de igualdad de todos los ciudadanos. Actualmente esa igualdad efectiva no existe.

Es por ello que os animamos a formar parte de este gran proyecto cívico en la seguridad de que vuestra participación podrá contribuir a un cambio histórico en el panorama político español y que entre todos conseguiremos una nueva forma de hacer política basada en el sentido común y la defensa de los intereses de la ciudadanía, bajo el principio de igualdad y solidaridad necesario.

El acto contará con la presencia de Albert Rivera Presidente de Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía, Albert Roig Secretario de Organización, Antonio Mulero Secretario de Implantación y una representación del Comité Ejecutivo del Partido.

El acto constará de dos partes diferenciadas. Una primera convocatoria fijada a las 18:00 horas a la que estáis todos invitados en la que se abordará la posibilidad de constituir en el propio acto la Agrupación. Asimismo podrán formalizarse solicitudes de afiliación y adscripción a la nueva agrupación.

Posteriormente se efectuará la segunda parte del acto al que asistirán como invitados diferentes Asociaciones Cívicas y Partidos Políticos de origen ciudadano. Si fuera el caso se oficializaría públicamente la constitución de la Agrupación. Esta segunda parte está prevista para una hora después, es decir, a las 19:00 horas.

El acto tendrá lugar el próximo miércoles día 19 a las 18:00 horas en el Hotel Barceló Coruña, C/Enrique Mariñas, s/n. La Coruña.

Contamos con vuestra presencia.
Atentamente,
Antonio Mulero Castañón
Secretario de Implantación
Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía

Consejo de Ministros
Manuel Molares do Val Periodista Digital 15 Septiembre 2007

Compañeros ministros y ministras: ya se que os preocupan Pujol y Maragall por haber pedido la independencia de Cataluña en la Diada, igual que el PNV la exige en Euskadi al echar a Imaz.

Os disgusta que la derecha me culpe de ese envalentonamiento nacionalista. Pues debo deciros que lo de Pujol era previsible. Es de derechas. El PP también es de derechas. Las derechas tienen intereses comunes, ¿no? Luego la culpa es del PP.

En cuanto a Maragall: la culpa es de Felipe González, que lo mantuvo como dirigente mientras él gobernaba. Los culpables son él y, sobre todo, al PP por provocador al no ser afín al nacionalismo catalán, y por eso lo amenazan de muerte, como bien dice Elena Salgado.

Montilla también dijo en la Diada que “los catalanes serán lo que quieran”. Exigió la independencia sin intervención española, basándose en que yo creé esa frase. Pero yo soy el Presidente y sólo quería pacificar a los nacionalistas. Montilla no supo interpretarme e hizo propuestas tontas como si fuera yo, que no cumplo ninguna.

Ante este desbarajuste los del PNV han echado a su presidente, el moderado Josu Jon Imaz. También es culpa del PP porque al denunciar que le dábamos a ETA la soberanía del País Vasco, no nos dejó concedérsela a Josu Jon. Ahora, el PNV y ETA van a liarse a palos entre ellos. Vamos a contemplar un guerra a muerte entre la NBA y la Champions.

Un último mensaje para todos: tenéis barra libre para hacer promesas. Por ejemplo, Bernat, aparte de ortodoncia para los niños, puedes regalar liposucciones y silicona para aumentar pechos. Chacón: Canalsatélite gratis para cada solución habitacional y que nadie pague las hipotecas: anuncia que las abonamos nosotros. Caldera: entradas al fútbol donadas para todos y todas.

Solbes, tranquilo. Hago promesas, del latín pro y misa, creo. Traduzco: que quien se crea algo, que vaya al Papa de Roma.

Susceptibilidades lingüísticas
Juan Carrasco de las Heras Periodista Digital

¿Español o castellano? Vivimos la época del políticamente correcto en el país de las susceptibilidades, y tanto tacto a veces se torna en chaladura colectiva. Parece que hayamos llegado a un punto que uno deba tener reparos a la hora de utilizar la palabra España o alguna relacionada. Viva la naturalidad.

El tema del idioma no se escapa de la psicosis, y la sombra de los radicalismos unida a la desinformación hace que el desconcierto y el miedo a meter la pata nos invada a la hora de hablar de la lengua en la que nos expresamos muchos millones de personas. La extensión popular de los términos “castellano” y “español” para denominar al idioma en el que oficialmente habla todo el país (con perdón por la palabra) ha acabado haciendo que se usen por igual casi sin distinción, sea esto correcto o no, que es hierba de otros pastos. Personalmente, me trae sin cuidado el tecnicismo que se utilice, mientras yo también goce de la libertad de nombrar las cosas como me dé la real gana, pero de puertas para afuera, más allá de nuestras fronteras, toda esta corrección se hace más confusa todavía, ya que mucha gente en España habla de castellano como el idioma que se utiliza en Latinoamérica para no ofender y no apropiarse de un código de comunicación compartido por otros muchos países además del nuestro, cuando la mayor parte de los centro y suramericanos dicen con absoluta normalidad hablar en español sin rubor y sin entrar en polémicas territoriales que les son bastante lejanas y extrañas.

Según el "políticamente incorrecto" y "obsoleto" diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, “español es la lengua común de España y de muchas naciones de América, hablada también como propia en otras partes del mundo”, y castellano es definido como “lengua española, especialmente cuando se quiere introducir una distinción respecto a otras lenguas habladas también como propias en España. Dialecto románico nacido en Castilla la Vieja, del que tuvo su origen la lengua española”. Qué sabrán ese atajo de viejos puntillosos que no están al día de la “diversidad política y social de nuestra asociación territorial de identidades nacionales”.

Mi admirado Luís Sepúlveda, escritor y director de cine chileno, menciona en su libro Moleskine lo siguiente sobre este asunto: “No hay fiesta mayor que una reunión de hispanohablantes llegados de todos los confines de nuestra lengua (...) porque el español -y esto lo sabemos los que conocemos otras lenguas- no se defiende con la exclusión y es un idioma para comprender y nombrar el universo.

Que algunos insistan en llamar castellano al idioma que liga sentimentalmente a gente de tres continentes me parece un desconocimiento, o un afán conservador destinado a avejentar al idioma más joven y dinámico de todos los que se hablan sobre la Tierra.

El castellano es un dulce recuerdo que conservamos con amor, pero el idioma que nos hace, que nos explica, que nos otorga categoría universal se llama, y para siempre, Español”.

Lo dice un hispanohablante, iberoamericano y, por encima de todo, un hombre sencillo.

Nafarroa Bai, Batasuna y ETA obtienen una victoria decisiva
Pascual Tamburri Periodista Digital 15 Septiembre 2007

Ustedes recordarán, más o menos vagamente, qué ha pasado en Navarra a lo largo de los últimos meses y años. El nacionalismo vasco, unido en sus variantes democráticas y acechante en las asesinas, sigue queriendo construir una nación y un Estado vascos; unos matando y otros matando a abrazos. Parte esencial de ese proyecto es la subversión de la identidad cultural navarra, extendiendo el eusquera y convirtiéndolo, además de en lengua de toda la provincia (cosa que jamás fue) en vehículo de difusión del proyecto separatista (cosa que es desde hace unas décadas) .

Desde que llegó Zapatero al poder hemos temido que el PSOE estuviese dispuesto a pactar una alianza con los abertzales, y que pudiese pagar ese precio. Que esa posibilidad era real se ha demostrado este verano, y sólo el cambio de ETA y el miedo electoral general han detenido a ZP. Ese miedo lo han generado el PP de Mariano Rajoy y los miles de navarros dispuestos a salir a la calle con banderas de España el 17 de marzo, en torno a Miguel Sanz. Reacción imprevista por unos y temida por otros, que triunfó en las urnas y que, desde luego, rechazaba de plano todo el programa abertzale y cualquier concesión a él, porque las concesiones ya han demostrado ser siempre y sin excepción contraproducentes.

Este miércoles 12 de septiembre, en torno al comienzo de curso, el consejero de Educación de CDN, Carlos Pérez Nievas, anunció que la Diputación Foral –legalmente aún se llama así- extenderá a los grandes municipios de la Cuenca de Pamplona el modelo D de enseñanza, es decir la enseñanza íntegramente en vascuence en centros públicos, sin modificar la Ley del Euskera pero aplicándola con "talante". Mucho, mucho talante en las latitudes del CDN, por eso y por las ansias normalizadoras de Juan Cruz Alli, que quiere que toda la Administración se rotule, para empezar, en vascuence.

Podríamos preguntarnos dónde lleva ese camino, pero ya lo sabemos; ya hemos experimentado en el Norte, y más aún en Álava, Guipúzcoa y Vizcaya, las consecuencias políticas, culturales y sociales de estas cosas. A corto plazo el consejero, y quien lo aplauda, se sentirá moderno, feliz y progresista. A medio y largo plazo ni su partido, ni los aliados de su partido, ni el programa política de sus electores, ni la Navarra foral y española obtendrán ningún beneficio de esta concesión. Concesión a los complejos, porque representa un triunfo gratuito de los abertzales que jamás pagarán la deuda contraída. Y como bien saben todos los gobernantes acomplejados desde Rodolfo Martín Villa en adelante, la primera víctima del enemigo al que uno alimenta suele ser uno mismo.

Yo no sé qué quería ese ajustado 3% de navarros que votó al partido de Carlos Pérez Nievas. Estoy convencido de que no hay navarros "contra el euskera", pero también de que somos una inmensa mayoría los contrarios a su manipulación y politización, a la que los abertzales y los rendidos a su lógica llaman "normalización". Un 43% de los navarros, por lo menos, no ha votado para que el euskera se "normalice" en Cizur o en Noáin, pero a veces partidos derrotados o minúsculos deciden en políticas esenciales. Si la democracia es esto, tendremos que aprender a defender nuestras ideas, proyectos y principios en ella.

La Generalitat adiestra a los maestros para que induzcan a los niños a usar sólo el catalán
BARCELONA.- La Generalitat de Catalunya ha decidido iniciar el curso escolar con una decidida apuesta por la inmersión lingüística en las aulas. La iniciativa, que se ha justificado en la llegada masiva de inmigrantes a Cataluña, supone un endurecimiento de la política lingüística en la enseñanza que ha tenido su reflejo en la elaboración de un decreto que regula por primera vez esta medida.
EL MUNDO  15 Septiembre 2007

Paralelamente, el nuevo plan de inmersión, que tiene como horizonte el año 2010, prevé la formación específica de profesores para que aprendan estrategias que persuadan a los alumnos de que utilicen el catalán.

El decreto 142/2007 de 26 de junio del Departament d'Educació regula «la inmersión lingüística», un sistema de enseñanza que pusieron en marcha los gobiernos de CiU pero que nunca antes había tenido eco en una normativa educativa. Los motivos de la inmersión también se recogen en el redactado del decreto: «La mayor complejidad y la diversidad lingüística y cultural de la sociedad catalana actual hacen necesario potenciar desde la escuela a la lengua propia, que se tiene que convertir en lengua común y factor de cohesión social de toda la población».

En el capítulo que regula las disposiciones de carácter general, el artículo 5.1 señala que, «en función de la realidad sociolingüística del alumnado, se implementarán metodologías de inmersión lingüística en lengua catalana con la finalidad de potenciar el aprendizaje».Se trata, en definitiva, de un nuevo impulso a un sistema que, desde el principio y aduciendo cuestiones de cohesión social, huyó de la doble vía que sí se aplica en los centros escolares del País Vasco.

Pero, ¿con qué excusa dar ese empujón a la inmersión lingüística? La Generalitat encontró en la inmigración la justificación perfecta.

El conseller Ernest Maragall se apoyó en la nueva realidad de las escuelas catalanas, que han pasado en siete años de albergar un 2,18% de inmigrantes a un 12,65%, para hacer cambios en el sistema. La Generalitat formará en técnicas de enseñanza de catalán a 3.000 profesores de «unos 500 centros», hasta 2010, como parte de la actualización del plan de inmersión lingüística, el principal objetivo del texto.

En una primera fase, se escogerán 20 maestros con «experiencia en la inmersión lingüística». A partir del segundo cuatrimestre, esos mismos profesores formarán a seis colegas de cada centro seleccionado, de entre los que concentran a un mayor número de alumnos inmigrantes. Es decir, la Generalitat formará en «seminarios» a profesores para enseñarles las técnicas que hay que utilizar para que los niños hablen en catalán. «Actualizamos el plan para que ni un solo chico o chica quede fuera de lo que significa el dominio lingüístico», dijo Maragall en la presentación del plan.

Cuando la ministra de Educación, Mercedes Cabrera, acordó que las escuelas catalanas pasaran en Primaria de dar dos horas de clase a la semana de Lengua Española a tres, Maragall se mostró en principio de acuerdo con cambiar la situación en las escuelas.Pero sucumbió a las presiones de sus socios de gobierno y CiU.En junio, PSC, ERC e ICV llegaron a un preacuerdo para dejar la tercera hora en manos de los colegios, que deberían tener en cuenta su entorno sociolingüístico.

El decreto que presentó Maragall en junio busca, según él, «conseguir la adhesión voluntaria, sensible e inteligente del alumnado» a la lengua catalana. Aseguró que «no se trata de una imposición», un defecto del que sí acusó a una propuesta que ERC preparaba en paralelo.

El nuevo plan, que costará 2,3 millones de euros a los catalanes, tiene como objetivo, según Maragall, «paliar los déficit a la hora de incorporar a los nuevos ciudadanos [inmigrantes] al dominio de las lenguas del país».

El plan se centrará en las zonas de Cataluña que han recibido en los últimos años un mayor número de inmigrantes. «El área metropolitana de Barcelona, como en los 80, sigue siendo un objetivo, y ahora además incluiremos a la mayoría de capitales comarcales, los alrededores de las ciudades de Lleida, Girona y Tarragona y la Cataluña central», dijo, a grandes rasgos, Maragall.

Así las cosas, los cambios que pretendía Maragall se han dado la vuelta. Como todo queda en manos de los colegios, es muy probable que la tercera hora de lengua castellana no llegue a aplicarse más que en un reducido número de centros.
Y los alumnos, en barracones

La inmersión lingüística se convierte en uno de los principales ejes de la política educativa de Cataluña pese a que desde la oposición al Govern se ha puesto de manifiesto la existencia de graves deficiencias en el servicio educativo. Así, el Partido Popular ha denunciado que el curso escolar se inicia con 800 barracones repartidos por toda la geografía catalana, que lejos de ir decreciendo en número, aumentan: desde diciembre del año pasado, ha aumentado en 52 el número de dependencias en precario.La oposición también recrimina al Govern el abandono de las políticas sociales en favor de las políticas más identitarias, como demuestra que no se haya planteado un plan de choque para combatir el bajo rendimiento escolar en las aulas. Carina Mejías, diputada 'popular', alerta de los «altísimos» índices de fracaso escolar en Cataluña y denuncia el esfuerzo político en la inmersión lingüística como contrapunto a las reales necesidades educativas.

CATALUÑA Y «OTROS PAISES»
En uno de los libros de texto que se emplean este año en las aulas catalanas, editado por SM, se señala en la primera unidad del manual de quinto de Primaria, dedicada a conocer «el medio social y cultural», que «Cataluña es un país mediterráneo como lo son Italia, Grecia o Marruecos». A continuación, apunta que al acabar la lección, el alumno será capaz de «reconocer algunos países mediterráneos» y «localizar Cataluña en el mundo». El diseño curricular educativo de este año también contiene expresiones que han sido puestas en tela de juicio por Ciutadans y Convivencia Cívica Catalana. Así, en los contenidos de ciclo inicial se potencia «el interés por el conocimiento de las manifestaciones populares y tradicionales de Cataluña y de su imaginería y de las culturas de los compañeros con experiencias diferentes», en alusión a otras nacionalidades.O se señala, en los contenidos de ciclo medio, que se ha de trabajar «en la interpretación de canciones y danzas tradicionales catalanas y canciones y danzas de otros países, en especial de donde proceden compañeros de clase».
Una inmersión lingüística que se convierte en una obsesión enfermiza

La vuelta al cole en Cataluña ha sido también la vuelta a la inmersión lingüística y al conflicto acerca del papel que ha de desempeñar la Administración en la enseñanza escolar. Este año, Educació ha tensado aún más la cuerda al poner en marcha un nuevo plan de inmersión lingüística que tiene por objeto renovar y fortalecer los mecanismos que han de llevar a los niños a usar el catalán, además de conocerlo. Pero una cosa es fortalecer el conocimiento y la otra utilizar métodos exagerados para que el catalán se convierta en la única lengua en la sociedad, como ya lo es en la educación. El Partido Popular denunció ayer la irresponsabilidad política que hay detrás de una acción educativa que prima la inmersión lingüística en la escuela sobre graves problemas como el fracaso escolar o las deficiencias en las instalaciones donde se imparten clases, demasiadas en barracones. No se quedó sólo en la denuncia, asociaciones como Convivencia Cívica vienen denunciando la actitud de la Generalitat en materia lingüística y ayer mismo anunció que planteará un recurso contra el decreto del pasado mes de julio que convierte en horario lectivo el tiempo de recreo de los estudiantes. Si es tiempo lectivo, de acuerdo con el contenido del mismo decreto, debe someterse al proyecto lingüístico del centro. Y ese proyecto se basa en el impulso del catalán como lengua vehicular en la escuela. Desde CiU, en la oposición pero solidaria con el Govern a la hora de defender la inmersión al catalán, se ha restado importancia al decreto por entender que es una mera intepretación pensar que los niños serán obligados a usar el catalán en el patio. Con todo, la formación que recibirán algunos maestros para motivar a los niños a utilizar el catalán sólo hace que reafirmar esa «interpretación».

EL NUEVO CURSO EN CATALUÑA (III)
Un instituto de Ripollet exige a los maestros que insten a los alumnos a usar el catalán
Un centro de Ripollet establece en un documento que los alumnos se dirijan al maestro en lengua catalana. La escuela ha diseñado ya el proyecto lingüístico que reclama la Generalitat en un decreto de aplicación en todos los colegios.
EL MUNDO  15 Septiembre 2007

BARCELONA.- Los profesores de un centro educativo de Secundaria de Ripollet, en el Vallès Occidental, tienen entre sus funciones la de persuadir a los alumnos para que utilicen el catalán en sus conversaciones. La iniciativa es una consecuencia más de la aplicación del controvertido decreto del Departament d'Educació que busca potenciar la inmersión lingüística en las aulas y que entra en vigor con su aplicación en este curso escolar.

En el nuevo decreto que elaboró el gobierno catalán para desarrollar el del Gobierno español se instaba a todos los centros catalanes a elaborar un «proyecto lingüístico» propio, acorde con su «realidad sociolingüística».

En principio, la idea del conseller d'Educació, Ernest Maragall, era que la tercera hora de castellano fuera aprovechada por los colegios situados en las zonas más fuertemente catalanohablantes para mejorar la competencia de los alumnos en español. En el resto de centros, el proyecto lingüístico debería servir para detectar las carencias en castellano, catalán o inglés y actuar en consecuencia.

Pero en la práctica, las encuestas demuestran que muy pocos colegios van a hacer uso de la potestad que les dio la Generalitat de aumentar las horas de castellano. Sin embargo, la creación de los proyectos lingüísticos sí va a provocar algunos cambios.Por ejemplo, un instituto de Ripollet (Barcelona) detecta que «el medio social» en el que está instalado «no tiene mayoritariamente a la lengua y la cultura catalanas como propias». Para remediarlo, el proyecto lingüístico afirma que el centro «tiene que actuar como núcleo potenciador».

El documento, al que ha tenido acceso EL MUNDO, consta de cinco páginas, cuyo objetivo es casi por entero delimitar la utilización de las lenguas en el instituto. El denominador común: todo debe hacerse en lengua catalana. Y una misión, explicitada en la portada: «Que el alumnado, tanto dentro como fuera del aula, nos responda y se nos dirija en catalán para que consigan un buen dominio y fluidez».

Como la comisión lingüística del centro -una figura también obligatoria, encargada de elaborar el proyecto lingüístico- no se fía de las instrucciones entregadas al principio del curso les pide a los profesores que tengan muy presente el hecho de «no cambiar de lengua cuando los alumnos se les dirijan en castellano, tanto dentro como fuera del aula».
Orientar el uso de idiomas

Porque el proyecto lingüístico no se limita a «orientar» el uso de los idiomas dentro de las clases. Regula también, por ejemplo, las actividades extraescolares. Según el texto, el personal del instituto debe velar por que «los anuncios y programas de las actividades» y «sus contenidos» sean en lengua catalana, así como por que «se programen, entre otras, actividades extraordinarias que ayuden al conocimiento y profundización de la cultura catalana».

La biblioteca -se priorizan las adquisiciones de libros en catalán- y la revista del centro, que se elaborará también en esa lengua, son otros de los ámbitos en los que se fija el proyecto lingüístico.

Tampoco las asignaturas de lenguas extranjeras quedan fuera del ámbito de actuación del proyecto lingüístico: «En caso de pedir [los profesores] traducción inversa, por ejemplo de vocabulario o de frases, la lengua utilizada será la catalana, atendiendo a que ésta es la lengua vehicular del centro educativo Los diccionarios recomendados de traducción serán, preferentemente, Inglés-Catalán/ Catalán-Inglés y Francés-Catalán/ Catalán-Francés».

Además, el proyecto se preocupa, haciendo caso de las directrices del conseller d'Educació, Ernest Maragall, por los conocimientos lingüísticos de los alumnos inmigrantes que llegan al centro.

Hay que «agilizar su conocimiento de la lengua catalana como lengua vehicular y de aprendizaje». Pero «también, en la medida que lo permita la disponibilidad del centro, habrá que potenciar la ayuda individualizada para estos alumnos por parte del profesorado de lengua catalana en horas lectivas».

Los profesores que lo deseen, señala el decreto, podrán acogerse a los cursos de «actualización lingüística» que programará el instituto, porque se considera «una prioridad que todos asuman los niveles de conocimiento y fluidez necesarios en catalán».

Todo esto se hace en beneficio de la educación de los chicos.Eso se indica al menos en el texto que figura en el controvertido documento: «No olvidemos que, en última instancia, el objetivo es beneficiar al alumno en el aprendizaje de una lengua que la gran mayoría sólo puede aprender y practicar aquí en el instituto.Les tenemos que pedir que hagan este esfuerzo pensando que contribuye a su formación».

USO DEL CATALAN
Convivencia Cívica catalana (CCC) ha elaborado un informe que determina que los alumnos de Cataluña presentan un dominio del castellano sensiblemente inferior al de catalán. Los principales problemas que presentan al finalizar el ciclo de primaria es en morfología y sintaxis, aunque también en comprensión. Según la asociación, los datos demuestran el fracaso del modelo educativo catalán.
El trecho que va de la inmersión a la sumersión lingüística
El requisito esencial de la inmersión a una lengua es "la voluntariedad"

BARCELONA.- La coordinadora de Educación de Ciutadans, Pilar Barriendos, no se plantea el debate sobre el modelo vigente de inmersión lingüística porque sus dudas van más allá: cuestiona la misma definición de inmersión que aplica la Generalitat al modelo de educación en Cataluña.

«El modelo actual no es el de la inmersión, en Cataluña no se está desarrollando, no es el modelo de Canadá como se ha dicho», explica Barriendos.

Estudios sobre el bilingüismo y la inmersión lingüística han sido desarrollados por expertos como Ignasi Vila, Catedrático de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Universitat de Girona.

Para Vila, los programas de inmersión lingüística son los que están dirigidos a escolares «que tienen como lengua propia una distinta a la que emplea la escuela como lengua vehicular de contenidos y, especialmente, como lengua de aprendizaje de la lectura y la escritura». Así, los alumnos, independientemente de su lengua familiar, se escolarizan en la segunda lengua, la que es objeto de aprendizaje. Según Ignasi Vila, «el éxito de estos programas se relaciona con su carácter voluntario y con el empeño de asegurar, además del aprendizaje de la segunda lengua, el dominio de la propia lengua».

En cualquier caso, la existencia de «actitudes sociales positivas» hacia la lengua que se aprende son esenciales , ya que, como apunta Vila, la voluntariedad «es la primera condición para poder realizar un cambio de lengua hogar-escuela».

Así las cosas, el éxito de la inmersión lingüística depende en gran parte de la predisposición de la familia y del niño para aprender el catalán, «y estas actitudes sólo son posibles en la medida en que esté garantizado el derecho a escolarizarse en la propia lengua», algo que se lleva a cabo en Canadá y que se había ejercido con la Ley de Normalización Lingüística de 1983, que ahora no está en vigor.

En la misma línea, Pilar Berriendos señala que para que se produzca realmente la inmersión «de libro», se han de cumplir tres requisitos: la voluntariedad de las familias para que sus hijos se formen en la nueva lengua; que la lengua materna debería respetarse en la enseñanza al menor hasta los ocho años de edad del niño; y que no se debe, bajo ningún concepto, desprestigiar la lengua materna.

«Si esos requisitos no se cumplen, no hay inmersión, sino sumersión», apunta la especialista de Ciutadans en materia de educación.Para Barriendos, «las dos lenguas deberían coexistir en equilibrio, pero partiendo de un respeto a la enseñanza de la escritura, que debería impartirse en la lengua materna o en la que prefieran los padres». Y luego, en el recreo o en otras asignaturas, «que la escuela haga lo que crea más conveniente», añade.

Esta lingüista reivindica otra forma de inmersión, la que supone que los niños reciban la educación al 50% en las dos lenguas oficiales, con una parte más destinada a un tercer idioma, «a partir de los ocho años de edad».

Otro asunto es el prestigio de la lengua. Según Barriendos, la lengua castellana, con el actual modelo de política lingüística llevado a la enseñanza, ha sufrido un serio desprestigio, ya que los niños interpretan de los métodos educativos que el castellano no se tiene que hablar, que no es lengua de comunicación, y que todos los alumnos han de esforzarse en hablar en catalán para satisfacer los objetivos pedagógicos del centro.

«Vas a un festival escolar y resulta que cantan canciones catalanas, alguna en inglés o incluso bailes africanos, pero no oirás ya un villancico en castellano como 'Los peces en el río'».

Para Pilar Barriendos, lo más grave de la política educativa que se aplica en Cataluña es que, por primera vez, la inmersión lingüística se normaliza, se hace visible y se plasma por escrito en un Decreto de principios generales del desarrollo.

«La Generalitat lo justifica ya abiertamente, y lo hace apelando a su papel de elemento cohesionador de la sociedad». Y aquí es donde esta lingüista se plantea el por qué de la lengua, como «eje vertebrador» de la cohesión social. «Podrían haber elegido la religión o cualquier otro aspecto, es totalmente arbitraria, la elección de la lengua».

ANTE LA QUEMA DEL RETRATO DEL REY Y LAS AMENAZAS DE MUERTE
El PP: "Zapatero ni está ni se le espera para defender la unidad de España"
Que el Gobierno tache de "normalidad democrática" o de "incidentes recurrentes y minoritarios" la quema del retrato del Rey o las amenazas de muerte a miembros del PP ante la pasividad de la policía, demuestra, en opinión de los populares, que "el Gobierno cree muy poco en España, en sus símbolos e instituciones". Para el portavoz de justicia del PP en el Senado, Agustín Conde, a "Zapatero ni está ni se le espera para defender la Unidad de España y el imperio de la Ley".
Libertad Digital 15 Septiembre 2007

En declaraciones a La Mañana del Fin de Semana de la COPE, el portavoz de justicia del Partido Popular en el Senado, Agustín Conde, no ha mostrado sorpresa por la actitud del Ejecutivo ante los atentados contra la libertad de expresión, contra los símbolos nacionales o las amenazas de muerte en Cataluña. Que el Ejecutivo se refiera a estos "incidentes" como algo "recurrente y minoritario" o que lo califique "de normalidad democrática" y que acuse al PP de ser "ellos los que están instalados en la crispación", no hacen más que demostrar para Agustín Conde que "este gobierno no cree en la unidad de España, en sus símbolos e instituciones".

En opinión de este senador popular, estos atentados contra la unidad de España que violan la Ley exigen la actuación de la justicia pero, advierte que, "a los tribunales hay que ir desde la fiscalía pidiendo la acción de la justicia y la ejecución de las sentencias". Agustín Conde recuerda que "eso lo tiene que hacer la Fiscalía General del Estado y lot tiene que hacer siguiendo órdenes de José Luis Rodríguez Zapatero".

También se refiere conde a los últimos intentos del jefe del Ejecutivo por atribuirse los símbolos nacionales a cuenta del logotipo de "Gobierno de España", una actitud que Conde considera un tanto hipócrita en tanto en cuanto denuncia que "Zapatero se está arropando con la bandera de España para fingir lo que no es" porque "está haciendo caso omiso a criterios como la Unidad de España o el imperio de la Ley", valores para los que el presidente del Gobierno "ni está ni se le espera".

Este Gobierno ha "tomado posesión de la justicia como un botín político"
En este sentido, Agustín Conde considera que "lo que está haciendo mal el Gobierno es tomar "posesión de la justicia como si fuera un botín político, como parte del premio de ganar las elecciones". En su opinión, el Ejecutivo "cree que estar en el poder les da derecho a manipular la justicia", ha tomar la Ley "como una herramienta más para el proyecto de Zapatero".

Sobre Conde Pumpido, recuerda que "llegó a decir, en sede parlamentaria," que era "necesario hacer un reequilibrio ideológico en la Justicia". Algo que no tiene sentido para el senador popular que recuerda que "el mérito y la capacidad" son los criterios que deben guiar el nombramiento de este tipo de cargos públicos y no la ideología. Por estos motivos Agustín Conde se muestra convencido de que "el Gobierno se ha querido posesionar de la justicia". Otro ejemplo que ha empleado el senador popular es que "el Ejecutivo dijo que los tribunales no debían ni obstruir ni obstaculizar" el proceso de negociación del Ejecutivo con ETA. En este sentido, Agustín Conde recuerda que "la justicia no está para obstruir ni dejar de obstruir sino para hacer cumplir la Ley ".

Educación para la Ciudadanía
Preguntado por la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía de admitir a trámite la denuncia de los padres andaluces contra Educación para la Ciudadanía, Conde ha recordado que "la constitución dice con claridad que los que tienen el derecho en exclusiva de la educación moral de sus hijos son los padres". En este sentido, ha señalado que "no podemos aceptar que el Gobierno eduque moralmente a nuestros hijos según su criterio", de hecho, dice Conde "yo no voy a aceptar que a mis hijos se le inculque una moral diferente a la que yo creo conveniente".

Educación
La Justicia admite que Ciudadanía puede «vulnerar los derechos fundamentales»
El Tribunal Superior de Andalucía tramitará la reclamación de los objetores como procedimiento urgente
F. Velasco / J. Brandoli La Razón 15 Septiembre 2007

Madrid- Los objetores a Educación para la Ciudadanía han conseguido una primera victoria en su batalla por conseguir que sus hijos puedan evitar dar la asignatura. El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha admitido a trámite el recurso presentado por cinco padres en el que exigen que se les deje objetar. Pero no sólo han conseguido llevar su pretensión ante la Justicia, si no que el proceso se hará tal y como ellos pretendían: procedimiento de protección de derechos fundamentales. Un proceso más rápido que acelerará su resolución. Carlos Seco, uno de los abogados de los objetores, explicaba que «ahora la sentencia puede conocerse antes de Navidad».

«Libertad de enseñanza»
El TSJA considera que existen motivos que justifican un pronunciamiento judicial para determinar si los contenidos de Educación para la Ciudadanía, y los Decretos de la Junta de Andalucía que la regulan, suponen una vulneración de determinados derechos fundamentales, entre ellos el relativo a la libertad de enseñanza y derecho a de los padres a elegir el tipo de enseñanza que desean para sus hijos. El motivo que esgrimen los magistrados es igualmente significativo, al concluir que «existe apariencia de tal vulneración en medida suficiente para la admisión a trámite del recurso interpuesto», aunque sin que ello suponga «un juicio anticipado» sobre la decisión final.

En todo caso, la resolución unánime de los magistrados de la sección tercera de la Sala de lo Contencioso-Adminstrativo del TSJ andaluz supone un duro varapalo tanto a la Junta de Andalucía como a la Fiscalía y a la propia representación de los servicios jurídicos del Estado, quienes se opusieron a la tramitación del recurso al entender que el procedimiento especial para la protección de los derechos fundamentales por el que se tramita el recurso de los padres no era el correcto y que, además, de los Decretos impugnados no se desprendían las vulneraciones denunciadas, cuestiones que «serán debidamente examinadas en su momento» al afectar al fondo del recurso. Esta decisión puede ser recurrida ante la misma Sala en un plazo de cinco días.

En la impugnación de los padres se denuncia que el contenido de la asignatura, que entre otros aspectos «impone la denominada ideología de género», y su carácter obligatorio, vulnera los derechos fundamentales a la libertad de enseñanza y derecho de los padres a elegir el tipo de enseñanza que desean para sus hijos, así como los relativos a la libertad ideológica y religiosa.

El abogado Manuel Seco aseguraba que la decisión judicial «nos satisface, pero que habrá que esperar a que luego nos dé la razón el tribunal». De hecho, quedan aún algunos flecos procesales que pueden retrasar un poco más la resolución. «Nosostros hemos pedido una solicitud de ampliación del recurso a las órdenes de desarrollo. Ahora hay que dilucidar si se amplía la demanda. Hasta que eso ocurra todo estará parado». Lo que sí parece que puede ocurrir es que esta primera batalla ganada conlleve que haya nuevas demandas por otros padres y en otras provincias. «Me han llamado padres y abogados de Castilla-La Mancha, Cataluña, Aragón y Galicia, para interesarse por la forma en la que hemos llevado nuestra reclamación».

Las reacciones a la noticia se sucedieron ayer desde distintos ámbitos, tanto políticos como educativos. Para la asociación Profesionales por la Ética, «la decisión supone una varapalo judicial a la Junta de Andalucía y a la Fiscalía (que se había opuesto al recurso por vulneración de derechos fundamentales) y a las pretensiones socialistas de minimizar el problema y relegarlo a cuestiones no relacionadas con derechos constitucionales», informa Ep.

El PP pide diálogo
Desde el Partido Popular de Andalucía, su presidente, Javier Arenas, afirmó que lo que tiene que hacer el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, es «dialogar y consensuar y no amenazar a los padres». En este sentido, instó al presidente de la Junta a que llegue a un acuerdo con los padres para que esta asignatura «deje de ser una manzana de la discordia» en Andalucía o que haga «lo que se ha hecho en otras comunidades, aplazar la aplicación de esta asignatura hasta que haya un diálogo sincero, con sentido y profundo que permita unos mínimos acuerdos».

Por su parte, el diputado de IULV-CA Ignacio García calificó ayer de «normal» que el TSJA admita a trámite el recurso, ya que «se trata de una decisión que corresponde al derecho garantista». García advirtió de que la decisión del Tribunal no es «una victoria de nadie», ya que «no entra en el fondo de la cuestión».

Recortes de Prensa   Página Inicial