AGLI

Recortes de Prensa    Viernes 12 Octubre   2007

España, nación de ciudadanos libres e iguales
Jaime Ignacio del Burgo EL MUNDO 12 Octubre 2007

Jaime Ignacio del Burgo es diputado de UPN en el Congreso.

Los españoles volvemos a estar inquietos por el futuro de nuestra nación. Parece como si España padeciera un siniestro maleficio y estuviéramos condenados a replantearnos una y otra vez lo que fuimos, lo que somos y lo que queremos ser.

Presumimos, y con razón, de ser uno de los países más prósperos del mundo. Hemos alcanzado cotas de bienestar inimaginables hace unas décadas. Somos la octava potencia industrial, al menos según las estadísticas. Disfrutamos de un régimen de libertades fruto de la voluntad de concordia y entendimiento de nuestro pueblo. Llevamos 30 años de democracia ejemplar. Y, sin embargo, los gérmenes de la disgregación y el desencuentro han anidado entre nosotros. ¿Qué nos ocurre?
Somos la nación más antigua de Europa. Pronto se cumplirán 500 años de vida en común. En todo este tiempo ha habido momentos de gloria de los que podemos sentirnos orgullosos. Pero cuando nuestra estrella declinó en el concierto europeo, nos aislamos del mundo exterior y vino un largo periodo de discordia interior. La memoria histórica nos recuerda terribles episodios de enfrentamiento civil. Entre 1808 y 1936 fueron demasiadas las veces en que los españoles tratamos de resolver nuestras contiendas políticas a garrotazos.

Todo ese triste pasado creíamos haberlo enterrado en 1978. El Rey Juan Carlos, a la cabeza del pueblo español, y la nueva clase política de la democracia demostraron que se había aprendido de los errores del pasado. Hubo acuerdo en la forma de gobierno -la Monarquía parlamentaria-, en los símbolos nacionales -la bandera-, en la plena subordinación del Ejército al poder civil, en la separación de la Iglesia y el Estado, en la garantía de los derechos y libertades fundamentales -entre ellos, la libertad de enseñanza-, en la economía social de mercado y, por último, en la sustitución del viejo centralismo por un Estado autonómico compatible con la igualdad básica de todos los españoles. Recuperamos así la confianza en nosotros mismos y en la capacidad de nuestra nación para transformarse en una sociedad moderna y avanzada. Poco a poco, nuestro prestigio creció en un mundo cada vez más globalizado e interdependiente, y después de ingresar con fuerza y determinación en la Europa unida salimos del rincón de la Historia.

La unidad de España, lejos de toda imposición, se convirtió en el fundamento del orden constitucional democrático. Todo el edificio institucional del nuevo régimen democrático, comenzando por la Monarquía parlamentaria, se asienta en ella. La unidad nacional ha sido la clave de la estabilidad política y del progreso económico, social y cultural de la nación española en las últimas décadas.

Sólo un grupo de españoles, herederos de lo peor de nuestro pasado, siguió enfrentado a la voluntad popular y a los anhelos de libertad. Cuanto más avanzaba la democracia, más nos golpeaba el terrorismo criminal de los últimos totalitarios de nuestro país. Después de 30 años asistimos todavía a los últimos coletazos de quienes se creen legitimados para matar en nombre de una nación que sólo existe en su imaginación calenturienta y enloquecida.

No contábamos, sin embargo, con que ciertos nacionalismos iban a aprovecharse de una ley electoral, llena de buena voluntad pero manifiestamente injusta, para condicionar la vida política española. Digo injusta porque no tiene sentido que en el Congreso haya formaciones políticas nacionales con casi un millón y medio de votos que sólo cuente con un minúsculo grupo parlamentario mientras partidos nacionalistas, numéricamente insignificantes en el conjunto nacional, constituyen poderosos grupos parlamentarios, lo que les ha permitido imponer su voluntad al gobierno de turno si no está sustentado por una mayoría absoluta difícil de alcanzar.

No contábamos tampoco con que ciertos gobiernos nacionalistas acabaran haciendo uso y abuso de sus profundas competencias autonómicas para imponer su peculiar visión de la Historia y, so pretexto de promover las lenguas vernáculas, hayan implantado auténticas barreras lingüísticas que amenazan con convertirse en fronteras políticas capaces de hacer saltar por los aires el fundamento mismo de la Constitución.

Resulta paradójico que el lehendakari Ibarretxe presuma ante el Parlamento vasco de que la renta per cápita del País Vasco supera en un 28% a la media europea y de que los niveles de calidad de vida alcanzados son los más elevados de toda su Historia, para, a renglón seguido, plantear un nuevo desafío al Estado con el anuncio de la convocatoria de un ilegal referéndum secesionista. Y no menos esperpéntico es que el presidente vasco proclame que la única Constitución de su «país» son los imaginarios «derechos históricos» de un País Vasco que nació políticamente a la Historia en virtud del Estatuto de Guernica, anclado en la Constitución española de 1978, gracias a la cual el pueblo vasco ha podido llegar hasta donde está.

En Cataluña, a la que muchos envidiábamos en otro tiempo por ser el lugar más europeísta y abierto de España, brotan grupúsculos, cada vez más agresivos y radicales, fruto del adoctrinamiento nacionalista, que para demostrar su odio a España queman retratos del Rey. Olvidan que bajo su reinado democrático y constitucional los catalanes han protagonizado la verdadera renaixença de sus instituciones de autogobierno. Es una lástima que el seny catalán haya hecho mutis por el foro. Mirar hacia otro lado, como lo hace buena parte de la clase política catalana, no sirve para resolver los problemas, sino para agravarlos.

Conviene recordar que en las Cortes constituyentes, y en nombre del nacionalismo catalán, Jordi Pujol defendió la Constitución por haber alumbrado un Estado fuerte y eficaz, compatible con la autonomía política de Cataluña. Y acabó diciendo que España no podía permitirse un nuevo fracaso colectivo.

Con ocasión de la celebración de la Fiesta Nacional del 12 de octubre, la propaganda gubernamental está empeñada en hacer creer a la opinión pública que el mensaje de «España se rompe» es un engaño a los españoles lanzado por espurios motivos electorales. Olvida el presidente Zapatero que el nacionalismo secesionista pone en marcha un proceso a medio o largo plazo avanzando siempre hacia la puerta de salida a nada que se lo permita la ingenuidad o la debilidad de los gobiernos de «Madrid».

En este último sentido, lo ocurrido en esta legislatura no puede ser más negativo. Se ha despojado al Estado de competencias vitales para mantener la cohesión nacional y la igualdad básica de los españoles. Se han introducido elementos soberanistas en el Estatuto catalán y se tiene a Cataluña por nación. Se ha negociado con ETA y se ha transmitido la idea de que esa ensoñación llamada Euskal Herria podría ser reconocida como nación, aunque en el último minuto y por razones electoralistas se hubiera puesto freno y marcha atrás. Se ha llegado al asombroso extremo de proclamar ante el Parlamento europeo que el «final dialogado» es la única forma de resolver el «conflicto vasco». Todo eso han sido cargas de profundidad que el buenismo del presidente intenta ahora desactivar al menos hasta después de las próximas elecciones, excepción hecha de la desdichada recuperación de la memoria histórica con orejeras de izquierda.

Aún estamos a tiempo de evitar un nuevo fracaso colectivo. España debe ser ajena a la dialéctica izquierda-derecha. Si el presidente Zapatero fuera sincero, debería convocar al líder de la oposición para reivindicar juntos el espíritu de la Transición y asumir la defensa de la unidad nacional, de la Monarquía de todos, de los símbolos de la nación; en suma, de la Constitución. No estaría de más una gran convención constitucional para reforzar los factores de cohesión y garantizar que somos una gran nación de ciudadanos libres e iguales.

España es diferente. (Hechos y pruebas de la esquizofrenia nacional)
Antonio Pérez Henares Periodista Digital 12 Octubre 2007

Y no hace falta que se escriba en inglés ni ser extranjero para pensarlo.

Debemos ser el único país del mundo donde la única bandera que no puede aparecer en manos ciudadanas en un acto masivo, festivo, reivindicativo, manifestativo o hasta de celebración de la fiesta nacional sea la propia del Estado, del conjunto de la Nación. Pueden lucirse sin problemas cualquier otra bandera que en el mundo sea, incluso de las más diversas organizaciones de todo tipo, pelaje y condición y por supuesto enaltecer con toda pasión las baderas de autonomías, provincias y localidades, o sea de partes del territorio. Pero exhibir la bandera nacional supone la sospecha de ser un peligroso retrógrado.

Debemos ser el único pais del mundo donde en algunos lugares de su territorio está perseguido, hasta en los recreos, el empleo de la lengua propia de todo el Estado.

Debemos ser el único pais del mundo donde mucha gente antes de llamar a la Nación por su nombre prefiere decir “estepais”. A España se le llama más “Espeais” que España por lo cual no sería descabellado proponer una reforma constitucional para cambiarle el nombre.

Debemos ser el único país del mundo en el cual declarar ser español supone ser tachado de españolista. No se nos ocurre llamar a un frances francseista, ni a un alemna alemanista, ni a un italiano italianista, ni a un ruso rusista ni a un chino chinista, ni siquiera a australiano australianista. Pero si dices y lo dices sin vergüenza que eres español, serás acusado de inmediato de españolista. Y eso con suerte, porque sin ella o con poca te pueden llamar "facha".

Debemos ser el único pais del mundo cuya historia, cultura, descubirmientos , epopeyas y cualidades son mucho más reconocidos por el resto del mundo que por los propios nativos cuyas tendencias masoquistas les llevan a ignorar, despreciar y avergonzarse de su pasado y hasta de su presente considerado por los demas como un auténtico milagro.

Debemos ser el único pais del mundo donde se diga que la mejor manera de unirnos es separándonos.

Debemos ser el único pais del mundo donde sus habitantes consideran que como en el no se vive en ningun sitio y que sin embargo sientan complejo de serlo.

Desde luego España es diferente. Y más que la estamos haciendo.

P.D. Bastantes lios tenemos como para meternos ademas en ponerle letra al himno. La liaremos seguro. Pero si hay que meterse en el lio me apunto a la propuesta que un día me adelanto mi amigo Jose Manuel Patón y que hoy tambien despues a Sanchez Dragó. “Suspiros de España”, musica y letra podía quedar fantástica. Total como liase se va a liar seguro contribuyamos en lo posible a liarla un poco más.

LA PRUEBA DE LA ESQUIZOFRENIA LA TENEMOS NEGROS SOBRE BLANCO EN EL DIA DE HOY Y LA PAJARRACA MONTADA
HECHOS Y PALABRAS

Mariano Rajoy, lider del primer partido de la oposición representante de los votos de 10 millones de españoles, ante el dia de la Fiesta Nacional dice:

"Me siento orgulloso de ser español y se que lo españoles también lo están"
"La bandera es símbolo de la nacion libre y democratica que forma los españoles"

Y anima a los ciudadanos a honrarla y exhibirla ya que es de "todos" y constituye "junto con la Corona el símbolo que mejor representa a España en el mundo" y acaba por instar a todos a que "todos, por encima de cualquier diferencia ideológica, lo manifiestaen con franqueza y hagan algún gesto que muestre lo que guardan en su corazón en casa o en la calle, de forma individual o con la famiulia y amigos, sin aspavientos pero con la cabeza bien alta" Eso es todo. Me quieren decir que hay de reproblable en ello, que incitación que provocación, que agitación, que elemento perverso y delictivo excepto el hecho afirmado de ser español.

Pues bien estas son las respuesta
Jose Blanco, PSOE :"El PP intenta apoderarse de los símbolos y usarlos como instrumento de agitación"

"Rajoy busca lio. Pretende agitar a los suyos para que haya lio el día de la Fiesta Nacional que es una fiesta de todos"

Y tanto él como el secretario del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso, Villarubia, le culpan por anticipado de los posibles "incidentes" que puedan suceder.
Eso es lo que dice el partido del Gobierno.

Pero que dicen los otros grupos. Pues aparece de inmediato y meridianemnte claro cual es su actitud hacia España, hacia sus simbolos y hacia los españoles, aunque ellos sean tambien parte de la Nación, del Estado y de su ciudadania.
CiU (los presuntamente moderados: "Instan a una huelga a la japonesa" acudiendo hoy al trabajo

Coincide en ello con el sindicato ELA, vinculado al PNV, y con los alcaldes filoetarras de ANV que "incitan" a trabajar en el dia de hoy,

Carod-Rovira,ERC, socio de los socialistas en el gobierno catalán afirma que el mensaje contiene expresiones propias de "nacionalismo extraparlamentario" y que "Si el vídeo lo llegan a hacer en blanco y negro pensaría que es el No-Do". Gaspar Llamazares de I.U descubre y acusa que el mensaje pretende "fomentar la fiesta de la raza y el patriotismo de cortijo".
Y el remate lo pone un señor, presidente de la federación catalana de futbol sala quien proclama , tras la asonada del intectual Porta, ¿que libro a escrito? en la astracana que se ha montado en la Feria de Frankfurt: "Jugamos hoy aprovechando que el pais vecino celebra una conquista".

A mi me parece delirante.
Cual es el delito ¿Afirmar en españa que se es español y que el dia de la Fiesta Nacional?.
Porque es o es lo que parece.

En el caso del PSOE no va por ahí el tiro sino por otro . Porque ahora ZP y los socialistas quieren aparecer , despues de haberse pasado la legislatura afirmando que el concepto de Nacion "es discutido y discutible", envuelto en la bandera.
Su estado de ánimo lo ha captado a la perfección el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardon: "Se ha puesto así porque no se les ha ocurrido a ellos antes". Vamos que el PP, en impacto mediatico , y por una vez , les ha ganado por la mano.
En cuanto a los nacionalistas han demostrado, a las claras, sin tapujos, sin careta alguna que desprecian a España, a susciudadanos y a sus simbolos, aunque ellos sean parte de ese todo. Ha bastado la simple afrimación de que se es "español" para que la entiendan como el pero de los ataques.

Pero quienes el que ataca, agrede o quema. ¿Cuando desde el conjunto del pueblo español se ha tacado a los simbolos de Cataluña o el Pais Vasco que logicamente son parte de un todo?. ¿Cuando se ha quemado una bandera de una de esas autonomias, cuando se ha insultado a uno de sus simbolos o a su lengua?.

Esos son los hechos. Y bastado una palabra , un mínimo gesto, el decir que "somos españoles" para destar tan tremenda reaccón.

Que es lo que se predente entonces : Pues parece que sólo y a la luz de los hechos y las palabras se nos exige una cosa : Que debamos callar que lo somos y que agachemos vergonzantemente la cabeza por serlo.

Hasta en el dia de nuestra propia fiesta.
Nota: He avisado al portal de la imposibilidad de colgar comentarios. Me incluye a mí. De todas formas si quieren mandenlos a traves del comntacto y hasta esta tarde, que me marcho intentare colgarselos.

Nota de prensa
Coruña Liberal invita a todos los coruñeses a unirse al acto que con motivo de la Fiesta Nacional tendrá lugar el día 12 de octubre a la una de la tarde en la Coraza del Orzán (P. Marítimo).
Coruña Liberal 12 Octubre 2007

La conmemoración de la Fiesta Nacional, práctica común en el mundo actual, tiene como finalidad recordar solemnemente momentos de la historia colectiva que forman parte del patrimonio histórico, cultural y social común, asumido como tal por la gran mayoría de los ciudadanos.

Ante la sorprendente constatación de que ni el Ayuntamiento de La Coruña ni la Delegación de Gobierno en Galicia organizan para la Fiesta Nacional de España un acto en conmemoración, la Asociación cívica Coruña Liberal invita a todos los coruñeses a acercarse a Coraza del Orzan para homenajear a nuestra bandera.

Consideramos que hoy más que nunca es necesario rendir un solemne recuerdo a la efeméride histórica del Descubrimiento de América por parte de España y el día de la Virgen del Pilar Patrona de España, celebración que en 1981, tras la restauración democrática y en vigor la Constitución Española de 1978, el Real Decreto 3217/1981, publicado en el primer Boletín Oficial del Estado del año 1982, refrendó el doce de octubre como Fiesta Nacional de España y Día de la Hispanidad.

Cuando la bandera española ha desaparecido de muchos ayuntamientos gallegos, Coruña Liberal quiere recordar en esta festividad a mujeres valientes como Regina Otaola, alcaldesa de Lizarza, que se atreve a cumplir la ley en determinadas zonas de nuestro territorio, jugándose la vida por España mientras otros prefieren callar cobardemente para no incordiar a los partidos secesionistas. Este es el momento en que nuestra Patria nos pide defender nuestros símbolos, esos que nos unen desde hace siglos, nuestra Bandera, nuestro himno, nuestra lengua, nuestra historia, nuestra identidad como Patria común e indivisible de todos los españoles.

Coruña Liberal anima a todos a que el día 12 de octubre pongan la enseña nacional en sus balcones, porque será mucho más que recordar una festividad más del calendario: será un homenaje a quienes fueron asesinados por el fanatismo separatista, un homenaje a aquellos que viven su españolidad en silencio y con miedo en Lizarza, Hernani o Mondragón, donde sentirse español es una batalla diaria contra la xenofobia y el atavismo excluyente.

Invitamos a aquellas personas que viven su españolidad sin complejos a que se acerquen a compartir con nosotros este austero homenaje a nuestra Bandera que representa un espacio de Libertad llamado España y que tiene más de 1.500 años de conciencia propia, al menos desde que San Isidoro de Sevilla de padre hispanorromano y madre visigoda definiera a nuestra Patria como Nación.

¡Mientras el mundo aliente, mientras la esfera gire,
mientras la onda cordial aliente un ensueño,
mientras haya una viva pasión, un noble empeño,
un buscado imposible, una imposible hazaña,
una América oculta que hallar, vivirá España!
Rubén Darío

Pilar Pato Alonso, Presidente de Coruña Liberal
Tef 659 21 00 96

12 de octubre: España y libertad
EDITORIAL Libertad Digital 12 Octubre 2007

La propuesta de Rajoy, en un país medianamente normal, no se hubiera producido por resultar completamente innecesaria. No hace falta esperar al 4 de julio en Estados Unidos ni al 14 en Francia para sus ciudadanos saquen a pasear su bandera, que puede verse ondeando en numerosos lugares –no oficiales– cualquier día del año. Tampoco es preciso que el líder político de uno de los dos principales partidos pida a los ciudadanos que celebren la fiesta de la nación mostrando sus símbolos; lo

El problema en España lo ha inventado la izquierda o, para ser más exactos, la fracción de ésta a la que se suele llamar progresía; no la más importante numéricamente, pero sin duda la más influyente. En la victoria de Felipe González de 1982 –la "otra época" que mencionaba la vicepresidenta, suponemos–, los socialistas sacaron la bandera española para celebrar el éxito. Tras años de esfuerzo pedagógico –es decir, de llamar "facha" a todo aquel que luciera cualquier rastro rojigualda–, ha tenido que ser la AVT en sus manifestaciones la que recuperara la bandera y el Foro Ermua en la suya la que permitiera que de nuevo se escuchara el himno fuera de los eventos deportivos.

Ante esto, los socialistas, que habían logrado con éxito imponer a casi toda España el sentimiento de vergüenza ante los símbolos de su Nación, acusan al PP de apropiarse de los símbolos de todos, como si no fuera el expreso desprecio de la izquierda hacia ellos lo que ha llevado a Rajoy a pedir a los españoles que porten su enseña este 12 de octubre. Pero es normal que, después de una legislatura sectaria en la que han procurado dividir a los españoles tanto ideológicamente como territorialmente, la posibilidad de que las cámaras de televisión recojan un país orgulloso de lucir un símbolo de su unidad les provoque temblores de todo tipo.

Para intentar que no sea esa la imagen que les quede a los españoles en la retina, la artillería socialista se ha dedicado en la víspera de la Fiesta Nacional a quejarse de que el PP se dedica a caldear el ambiente y a generar un caldo de cultivo propicio a toda clase de tropelías contra ellos. Es de esperar y desear que este 12 de octubre tampoco haya ningún tipo de incidente, aparte de los abucheos y pitidos que, casi con total seguridad, le esperan a un presidente que ahora que se acercan elecciones se dice del Gobierno de España, pero que ha despreciado a la Nación desde que tomó posesión del cargo. No los ha habido hasta ahora en las manifestaciones que durante esta legislatura ha convocado la derecha, que han demostrado a la izquierda cómo pueden expresarse en la calle las ideas políticas sin agredir al adversario ni apedrear sus sedes, y no tendría por qué haberlas en la Fiesta Nacional. Pero siempre cabe la posibilidad de que algún descerebrado le haga un favor al PSOE, especialmente al ver la impunidad con que los independentistas amenazan de muerte en este país.

Es natural que unos políticos que se han dedicado durante más de tres años a despreciar los símbolos de la Nación, a destruir sus bases mediante los estatutos de autonomía, a traicionar la memoria de quienes han muerto por ella negociando con sus verdugos, a contemporizar con quien ha planteado su destrucción con fecha fija, teman ahora el rechazo de los ciudadanos a los que más importa España. Pero resulta de un especial cinismo que pretendan, como si del departamento de precrimen de Minority Report se tratara, achacar la culpa del PP de unas agresiones que no se han producido aún por denunciar sus ataques a nuestra Nación y pedir algo tan inocente como que se vean banderas españolas en la Fiesta Nacional.

Este 12 de octubre, los ciudadanos de bien deben salir a la calle a celebrar que España siga siendo una realidad viva y vigente, por más que este año lo sea menos que el pasado. Porque es la única garantía que tenemos de nuestras libertades. Porque en aquellos lugares donde hay menos España, hay también menos libertad. Es un motivo más que suficiente para enseñar con orgullo su bandera.

¿Orgullo de ser español?
Pío Moa Libertad Digital 12 Octubre 2007

En todos los países se invoca, con más o menos intensidad, el orgullo de pertenecer a él. Supongo que es una expresión algo torpe de un sentimiento de contento o satisfacción con la propia tierra y cultura. En rigor, uno puede estar orgulloso, y sin pasarse, de algún mérito propio, pero haber nacido en España o en cualquier otra parte no es ningún mérito, y por ello no justifica ningún orgullo. Tampoco puede decirse que sea una intranscendente casualidad (salvo en la medida en que nuestra propia existencia es un azar) y que uno podría haber nacido en cualquier otro punto, pues si usted hubiera nacido en otro país y época no sería usted, sino alguien completamente distinto. Nuestro origen y época son hechos constitutivos: somos españoles y de nuestro tiempo de modo inevitable, inescapable. Forma parte de nuestra personalidad tanto como todo lo que hemos hecho y aprendido por nuestra cuenta.

Otra cosa es que ese hecho nos guste o no. La actitud normal es la de satisfacción y algo así como agradecimiento hacia una comunidad histórica que nos da una cultura y nos permite vivir como seres humanos, a la cual debe cada uno, evidentemente, mucho más de los que está en condiciones de pagar. En todo caso, uno debe asumir y aceptar su origen, tal como debe asumir y aceptar muchas otras condiciones de su vida, so pena de vivir de forma histérica. La aceptación no excluye un descontento razonable, que lleva, precisamente, a hacer algo por mejorar esas condiciones. Uno no puede estar orgulloso de ser español, pero sí de hacer algo en beneficio de España.

Sin embargo, así como hay personas que no se soportan a sí mismas, las hay en España que no soportan ser españolas (otra manera de no soportarse a sí mismas). En todas las naciones existe gente muy crítica con su propio país, y ello ayuda a veces a corregir algunos males. Pero en España ese descontento alcanza unas proporciones histéricas, en el doble sentido de que es autodestructivo y perfectamente estéril. Esa gente nunca ha hecho nada que valga la pena, solo transmite su propia confusión, su boba furia y su vanidad pueril: España es una porquería para lo que ellos, al parecer, merecen. A menudo su actitud se disfraza de fría indiferencia: ser español “les da igual”. Por supuesto, no les da igual, pues aprovechan sin tregua, parasitan en ese sentido, los enormes beneficios que han recibido de nuestra sociedad y sus logros colectivos a lo largo de los tiempos, la libertad y el bienestar económico. Con no menor frecuencia se recrean en poner bien de relieve las carencias de España, como su escasa contribución científica. Dada la suficiencia con que hablan, uno creería hallarse ante importantes científicos que quizá van a poner remedio a esa penuria hispana; pero no hay nada de ello, solo la hinchada exhibición de desdén del necio improductivo.

La actitud de los pepiños blancos y demás corrutos lo refleja muy bien: por algo se proclaman herederos del Frente Popular, de la misma gente que en la república llegó a considerar a España una especie de pesadilla madura para terminarse, tarea que ellos iban a rematar sin demasiado esfuerzo; de los que gritaban ¡viva Rusia! o ¡viva la república!, para oponer esa república a España, para acabar con los ¡viva España!, que adquirieron carácter subversivo. A aquella gente la retrató Azaña como políticos de compadreo y de botín, sin ninguna idea alta, y resumió con amargura, en plena guerra: “A muy pocos nos importa la idea nacional, pero a qué pocos”. Para esos personajes defender España es propio de "fascistas", o, como dicen ahora más finamente, de "extrema derecha".

Aunque estas actitudes vienen de muy atrás, cobraron verdadera fuerza a raíz del desastre del 98. Lo expresaba inmejorablemente Menéndez Pelayo: “Presenciamos el lento suicidio de un pueblo que, engañado por gárrulos sofistas emplea en destrozarse las pocas fuerzas que le restan, hace espantosa liquidación de su pasado, escarnece a cada momento las sombras de sus progenitores, huye de todo contacto con su pensamiento, reniega de cuanto en la Historia hizo de grande, arroja a los cuatro vientos su riqueza artística y contempla con ojos estúpidos la destrucción de la única España que el mundo conoce, la única cuyo recuerdo tiene virtud bastante para retardar nuestra agonía. Un pueblo viejo no puede renunciar (a su cultura) sin extinguir la parte más noble de su vida y caer en una segunda infancia muy próxima a la imbecilidad senil".

Así pues, no se sienta usted orgulloso de ser español: siéntaselo de hacer algo que valga la pena por España; y de afrontar a quienes amenazan su unidad y la libertad de todos.

No Hispanidad, sino Fiesta
Lorenzo Contreras Estrella Digital 12 Octubre 2007

Hoy, Día de la Fiesta Nacional, no es, como es obvio reconocerlo, un día cualquiera. Se trata de una fecha marcada por una larvada crisis de la Corona, cuyo titular, el rey Juan Carlos, acaba de presidir, en el palacio de La Zarzuela, la primera reunión plenaria del recién nacido Consejo de Defensa, órgano asesor del presidente del Gobierno para asuntos militares.

Todo lo que de alguna manera realce el papel del monarca resulta oportuno en las presentes circunstancias políticas. Pero aun así no se trata de que el rey pueda cobrar protagonismo con el nacimiento de la nueva institución. En realidad Don Juan Carlos, que ha reclamado “expresamente” la presencia del príncipe de Asturias en dicha reunión, sigue siendo objeto de constantes humillaciones, por más que el presidente Zapatero y sus inmediatos adláteres hayan procurado en los últimos tiempos enaltecer su figura para compensar actitudes negativas de diverso origen, incluido el gubernamental.

El retroceso de imagen que el monarca ha experimentado ha sido hasta cierto punto brusco y también inesperado. Cuando se cumplió el XXX aniversario de su proclamación como rey de España, diversas personalidades fueron requeridas para manifestar en la publicación “España Real”, revista de la Fundación Institucional Española, juicios sobre la personalidad del Jefe del Estado. Merece la pena recordar algunas de estas opiniones en la medida en que manifiestan puntos de vista que a estas alturas parecen reflejar simpatías extinguidas. Así, por ejemplo, Gaspar Llamazares llegó a decir por escrito: “Somos republicanos, pero también sabemos valorar en su justa medida estos últimos treinta años de intensa vida política”.

En el mismo sentido, se expresó su correligionaria Rosa Aguilar, alcaldesa de Córdoba. He aquí algunos de los conceptos que suscribió para la citada revista: “Nadie puede negar que el Rey ha sido el mejor “embajador” de España. Imágenes como las que dieron la vuelta al mundo con motivo de las Olimpiadas del 92, en Barcelona, demostraron que la Familia Real había logrado entrar en el corazón de los españoles como institución cercana, querida y respetada”.

Esto se manifestaba en 2005, hace justamente dos años, por boca de estos dos reconocidos republicanos, nada emparentables con un Carod Rovira, por ejemplo, ni con otros aventureros de la política catalana. Es evidente que Don Juan Carlos necesitaba cobertura institucional más allá de la que representa la propia Corona. Precisamente cuando en enero de 2006, con motivo de la Pascua Militar, el teniente general MENA, hizo referencia en Sevilla a los contenidos del “Estatut” de Cataluña, se complicó la vida al recordar que la Constitución, en su artículo octavo, dice lo que bien se sabe sobre la misión de las Fuerzas Armadas en defensa de ella misma como norma suprema del estado, y, naturalmente, en defensa también de la soberanía e integridad territorial de España.

Por supuesto, Don Juan Carlos no movió un dedo, ni hizo un mínimo ejercicio de lengua, en respaldo o comprensión del teniente general MENA, fulminantemente destituido por José Bono, a la sazón ministro de Defensa, de acuerdo con el criterio, suyo por supuesto, de que la opinión del general no respondía al sentir del Ejército.

Ahora, con motivo de la Fiesta Nacional, el monarca ha tenido una hora de protagonismo desde la presidencia del tradicional desfile. El Día de la Fiesta Nacional se llamaba en 1918, bajo el reinado de Alfonso XIII, “Fiesta de la Raza”. En 1931, Ramiro de Maeztu influyó con un artículo en la sustitución de esa expresión por la de “Día de la Hispanidad”. Al final, ya se sabe, los antiguos términos han perdido su plaza en la terminología oficial. Ahora, con Don Juan Carlos, todo es simplemente Fiesta Nacional. Como los toros.

A mucha honra
IGNACIO CAMACHO ABC 12 Octubre 2007

A los jóvenes de mi generación, que ahora frisamos el medio siglo, nunca nos conmovieron demasiado el patriotismo ni las banderas. Nos había vacunado el franquismo con su retórica de nostalgias imperiales, con su matraca de la España grande y libre, que nosotros veíamos pequeña y cautiva, encerrada en un oscurantismo mediocre y rancio que nos tapiaba las puertas de una Europa luminosa y abierta acostumbrada a mirarnos por encima del hombro. Pero todo eso cambió con la democracia y con el desarrollo, que no casualmente vinieron el uno después de la otra, y nos empezamos a sentir cómodos en un país capaz de concederse a sí mismo la oportunidad tantas veces negada por los demonios de la Historia, en cuyo pesimismo moral habíamos mamado una educación anclada en hondas decepciones intelectuales. Quizá no pueda decirse que nos embargara el orgullo, pero al menos dejamos de sentir vergüenza.

Y así andábamos, más o menos contentos, sensatamente satisfechos con nuestra autoestima colectiva, razonablemente integrados en un marco normalizado de convivencia democrática, cuando de pronto se desató un desvarío quejoso y victimista en el que gentes excitadas comenzaron a reclamar privilegios de desigualdad en nombre de no se sabe qué derechos históricos, y a apostrofarnos a los demás españoles como supuestos represores de sus fantasmales delirios identitarios. Amparadas en la pasiva inepcia de un Gobierno desorientado y torpe, contemplativo o desidioso, cuando no cómplice, se han empeñado en crear una crisis que compromete un proyecto de libertad tan sereno que ni siquiera necesitábamos reivindicarlo.

Y entonces se nos ha despertado en la conciencia una vaga cosquilla de orgullo, más cabal que fervoroso, más reactivo que nacionalista. Yo jamás me he planteado guardar en mi casa una bandera, ni colgarla en un balcón, ni pasearla por la calle, ni menos pelearme contra nadie a palos con su mástil. Pero me cabreo si vienen unos fanáticos tribales agitando sus excluyentes banderas, a las que yo no he ofendido, a pasármelas por la cara y a esconder o quemar de paso la mía y la de mis conciudadanos. Y siento la obligación de proclamar, sin alharaca ni tremendismo, que esa enseña impugnada, escondida y ultrajada, no sólo simboliza un complejo acervo histórico y un incuestionable hecho nacional, sino que representa la Constitución en torno a la que desde hace tres décadas convivimos con relativa justicia y notable libertad, y merece un respeto y un homenaje en nombre de quienes se sacrifican por los valores que encarna y de los que en ella encuentran el amparo contra la exclusión en su propia tierra. Que se llama España.

El patriotismo moderno no surge de una sacudida emocional sino de una racional convicción democrática. No se proyecta contra nadie, ni es menester sacar pecho ni sentirnos furiosamente españoles para saber que lo somos con todas las consecuencias. Herederos de un pasado convulso de glorias y fracasos, de vilezas y heroísmos, de horribles tragedias y espléndidas hazañas. Pero, a día de hoy, ciudadanos de una nación libre, integradora y abierta hasta para quienes pretenden liquidarla. Españoles, sí, y a mucha honra.

Hispanidad
CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 12 Octubre 2007

«Es la tercera Fiesta de la Raza que celebramos en plena guerra», escribía A. Machado en el número XXI de «Hora de España», la revista de los intelectuales republicanos, que, en la siguiente entrega, dedicaría un artículo a la Hispanidad.

¿Entenderá esto la izquierda de hoy entregada al asesinato de la realidad histórica de España? Fue la del 36 una guerra que tuvo como causa principal la religión y secundarias lo social y nacional, mientras que la confrontación que vivimos hoy encuentra su motivo principal en la negación de la nación. Por ello, en las mismas páginas de «Hora de España» Antonio Machado podía confiar en que su defensa de la idea de «patria» pudiera ser entendida por la mayor parte de quienes militaban en la izquierda. Así, en el número sexto escribía: «De aquellos que dicen ser gallegos, catalanes, vascos, extremeños, castellanos, etcétera, antes que españoles, hay que desconfiar siempre. Suelen ser españoles incompletos, insuficientes...» ¿Y un andaluz andalucista? «Un español de segunda y un andaluz de tercera», respondía Mairena...

Hoy, en la «paz» de Zapatero, las divergencias ante la idea de Nación son más radicales que en los tiempos de la guerra civil. Son plenas e, incluso, han quedado institucionalizadas ya en el Estatuto catalán mientras luchan por estarlo en el vasco. Hablar de agravamiento respecto al 36, en este punto, es una obviedad. Setenta años después los perdedores ganan la guerra especialmente gracias a la llamada cuestión nacional. Están reescribiendo la Historia para tratar de ordenar la convivencia a partir de ella y de forma totalitaria.

La gota fría del antiespañolismo castiga mortalmente la Península, las Islas y Ceuta y Melilla. En mi refugio releo a Ramiro José Alloza: «España es un glorioso ente que, sin traumas ni aspavientos, está suicidándose ante la expectación pasota de un rebaño humano idiotizado» (1980). ¿Y tiene razón al explicar la revuelta de las regiones por la humillación de saberse hechas por la mísera Castilla? («No llores por ser mediocre»).

Amnesia histórica
Daniel Martín Estrella Digital 12 Octubre 2007

“Señores, hijos y hermanos: hoy es el día que se han de acordar del valor y gloriosas acciones que en todos tiempos ha ejecutado nuestra nación. No diga la malicia o la envidia que no somos dignos de ser catalanes e hijos legítimos de nuestros mayores. Por nosotros y por la nación española peleamos. Hoy es el día de morir o vencer. Y no será la primera vez que con gloria inmortal fuera poblada de nuevo esta ciudad defendiendo su rey, la fe de su religión y sus privilegios”.

Estas palabras fueron pronunciadas por Rafael Casanova el día en que fue nombrado conseller en cap de Barcelona para defenderla del sitio al que estaba sometida por las tropas de Felipe de Anjou, futuro Felipe V de España. Casanova era partidario del archiduque Carlos en la guerra de Sucesión española. Cada 11 de septiembre Cataluña le conmemora como liberador de la nación catalana. Pocos recuerdan su apasionada mención a la nación española y que, tras la caída de Barcelona, Casanova fue perdonado por el régimen borbónico y vivió, ejerciendo la abogacía, hasta 1743.

La Historia es una asignatura preciosa de la que España, lamentablemente, siempre ha sido mala alumna. Nuestra sociedad apenas sabe nada de su pasado y por eso, cuando algún energúmeno la tergiversa, se cree cualquier cosa que se vaya diciendo por ahí. Quizás por eso el Congreso, siempre tan atento a las necesidades nacionales, ande ocupado en la ley de Memoria Histórica antes que en otras urgencias aparentemente más preocupantes. Nuestros diputados, siguiendo las órdenes del presidente del Gobierno, siempre amante de la verdad histórica, quieren que recuperemos esta asignatura, desde siempre pendiente.

En 2007, aquí, apenas nadie recuerda la figura del rey felón, la ajetreada vida de alcoba de la de los tristes destinos, la grandeza de la España de Felipe II, lo discontinuo y poco meditado de la Reconquista, la capitalidad visigoda de Toledo, el protagonismo patriota y magnífico del general Prim, los magnicidios de éste, Cánovas, Canalejas y Eduardo Dato, siempre a manos de la izquierda, la crisis del 98, la guerra de Marruecos y la Semana Trágica de Barcelona, la dictadura de Primo de Rivera, los desmanes de la Segunda República y los horrores de la guerra civil en que desembocó, etc. Sin embargo, casi todos recordamos quién fue Francisco Franco y, salvo las excepciones de siempre, todos estamos de acuerdo en que su dictadura fue cruenta, totalitaria y reprobable.

Sorprende entonces que la ley de Memoria Histórica se dedique principalmente a recordar lo que aún resulta inolvidable. Hace sólo 32 años en España no teníamos libertad. Ahora, si bien de modo parcial e incompleto, la disfrutamos para condenar aquel régimen e intentar salir adelante. El PSOE y sus socios parlamentarios quieren, además, dejar sin efecto miles de sentencias judiciales de la época franquista e indemnizar a todas las víctimas de la guerra y la dictadura. ¿Eso incluye a José Calvo Sotelo y el teniente José del Castillo, asesinados poco antes del golpe militar del 18 de julio? Ya puestos, ¿por qué no honrar la memoria de Riego e indemnizar a su familia por su ejecución en la plaza de la Cebada de Madrid?

El Congreso, ¡bendito sea!, quiere hacer una ley para dejar sin efectos jurídicos muchas de las cosas del franquismo. Seguro que eso es positivo para el bienestar de nuestro sistema judicial, caracterizado por su velocidad y escasa carga de trabajo. Miles de ciudadanos, gracias a la ley, podrán pedir que se les indemnice como víctimas de la dictadura. Bien pensado, que lo hagan todos los españoles, que una dictadura afecta a todo un país.

Mejor aún resulta la contradicción que demuestran nuestros poderes Ejecutivo y Legislativo. Su obsesión por la historia de España choca con el nuevo plan de estudios, que en la enseñanza obligatoria deja para un solo curso, 2º de la ESO, toda la historia de España y alrededores desde el Paleolítico hasta la Revolución Francesa. Es decir, muy poco de la Edad Media, aún menos de la época del imperio, de nuestra mejor época, quizás —¡qué buenos son!— para que no conozcamos un pasado próspero y unido que choque frontalmente con el presente y futuro del proyecto autonómico, lleno de nacionalismos excluyentes. Ante todo, proteger al ciudadano, sobre todo del conocimiento.

Ahora en serio. Tenemos problemas más graves y urgentes que atender. Pero Zapatero anda obsesionado con este proyecto estéril, innecesario y de precio dudosamente calculable, y su partido y apoyos parlamentarios le siguen la corriente. “Es el mal de estos tiempos, los locos guían a los ciegos”, dice el bufón del Rey Lear. Aquí, cuando hemos perdido la memoria e ignoramos nuestro pasado, algunos hombres desquiciados por el rencor, el oportunismo y la hipocresía quieren rehacer la historia. Un imposible. Una membrillada. Y los demás, ciegos en nuestro egoísmo a todo lo público, les dejamos hacer. Nos merecemos, entonces, que el Ché Guevara sea un ídolo de masas y que Largo Caballero sustituya a Franco en calles y plazas. El problema de la ignorancia es que es osada, parcial y despótica.

dmago2003@yahoo.es

ROMPIÓ EL PROTOCOLO PARA EVITAR A LA GENTE
Zapatero huye del Desfile de la Hispanidad en medio de una gran pitada
El presidente del Gobierno ha llegado y abandonado el recinto del Desfile de la Hispanidad "por la puerta de atrás", en un intento de evitar los intensos abucheos que le han acompañado durante la ceremonia. La protesta ha sido incluso mayor que la del año pasado. TVE, prevenida, ha cortado esta vez la transmisión del programa justo después de retirarse la Familia Real, sin esperar a que saliera Rodríguez Zapatero. Vea aquí la pitada a Zapatero durante el desfile.
Agencias Libertad Digital 12 Octubre 2007

Los Reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía y los Príncipes de Asturias llegaron a la madrileña Plaza de Colón a las 10.30 horas para presidir junto al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el desfile con motivo de la Fiesta Nacional, en el que participarán más de 4.700 militares, 205 vehículos y 86 aeronaves.

Sin embargo, en esta ocasión, no se escucharon los ya tradicionales abucheos a Zapatero al comienzo del desfile. El Gobierno ha evitado esta imagen "escondiendo" al presidente que ha llegado a la tribuna, acompañado por su mujer, Sonsoles Espinosa, por uno de los laterales e hizo su aparición justo en el momento en el que llegaron los Reyes. Sin embargo, el presidente sí fue abucheado cuando subía al estrado para recordar a los caídos por la Patria. Entonces se llegó a escuchar un "¡Fuera Zapatero!".

No fue el único momento en el que el presidente tuvo que agachar la cabeza. Cuando dijeron su nombre por megafonía, un estridente abucheo recorrió toda la Castellana. "Dimisión, dimisión" proclamaban cientos de personas. Según la Cadena Cope, estos gritos se prolongaron hasta Recoletos.

Por su parte, TVE, para evitar retransmitir los abucheos al finalizar el desfile, optó por cortar la emisión en directo justo cuando se marcharon los Reyes de España. El año anterior, la señal se mantuvo algunos minutos más y fue entonces cuando se escucharon las mayores críticas hacia el presidente Zapatero.

Invitados y "ausencias"
En las tribunas de invitados se han situado los presidentes de diferentes Comunidades Autónomas, excepto el lehendakari, Juan José Ibarretxe, el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, y el presidente de la Región de Murcia, Ramón Luis Valcarcel.

Tras su llegada, don Juan Carlos, ataviado con el uniforme de capitán general del Ejército de Tierra, recibió los protocolarios honores de ordenanza por parte de un batallón de la Guardia Real y pasó revista a la fuerza.

Posteriormente, Su Majestad, acompañado por la Reina doña Sofía, el Príncipe don Felipe, que vestía el uniforme de capitán de Corbeta de la Armada, y la Princesa doña Letizia saludaron a las autoridades militares y civiles y se incorporaron a la tribuna de autoridades, en la que les esperaban los miembros del Gobierno, excepto la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona.

Por parte del PP, se encontraban en las tribunas de autoridades el presidente del partido, Mariano Rajoy, y los portavoces del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso y el Senado, Eduardo Zaplana y Pío García Escudero, respectivamente. Los actos ya han finalizado.

Finaliza el desfile
La llegada de la Familia Real dio paso al comienzo del desfile con el izado de la bandera, portada por un paracaidista, y el tradicional homenaje a los que dieron su vida por España.

Las principales novedades de la parada militar este año han sidola participación de un avión AWACS de la Flota de Alerta Temprana de la OTAN y el homenaje a la Fuerza Interina de Naciones Unidas, representada por su comandante, el general italiano Claudio Graziano, y por los abanderados de los 28 países que la integran, encabezados por la enseña de Naciones Unidas, que estará acompañada por la de Estados Unidos, en calidad de país anfitrión de la organización multinacional.

CRITICAN A "LOS JÓVENES SECTARIOS DEL VÍDEO DEL PSOE"
Otra plataforma estudiantil pone en marcha una recogida de objeciones de alumnos a EpC
La plataforma de estudiantes Novillada.Org ha comenzado su recogida de objeciones de alumnos a la asignatura Educación para la Ciudadanía en centros escolares de Andalucía, Madrid y Castilla y León. Se suma así a las campañas emprendidas por la UDE y Mójate.es. El objetivo es recoger un millar de objeciones estudiantiles antes de fin de año para llevárselas "en persona a la ministra". Además, los estudiantes de Novillada.Org preparan una protesta seria frente al adoctrinamiento y "las burdas campañas de los jóvenes sectarios del vídeo del PSOE".
Libertad Digital

La plataforma de estudiantes Novillada.Org ha comenzado su recogida de objeciones de alumnos a la asignatura Educación para la Ciudadanía en centros escolares de Andalucía, Madrid y Castilla y León. De esta forma, se suman a las de otras asociaciones como la de Unión Democrática de Estudiantes (UDE) y la Plataforma Mójate.es.

En un comunicado enviado a Libertad Digital, la plataforma estudiantil explica que el objetivo de esta iniciativa de objeciones es el de sumar 1.000 objeciones más a las ya presentadas a nivel individual en varios lugares de España antes de final de año. El portavoz nacional de Novillada.Org, Pablo Paredes, señala: "En cuanto tengamos un número considerable de rechazos estudiantiles a EpC se los llevaremos en persona a la ministra".

Sobre el vídeo de JJSS
En referencia al vídeo de las juventudes del PSOE, Paredes afirma que "los jóvenes que hemos salido a la calle a defender nuestra propia libertad de pensamiento ya hemos demostrado que somos ciudadanos y los vídeos de las juventudes del PSOE sólo demuestran que Manipulación para la Ciudadanía no apuesta por la libertad ni por el pluralismo".

Los estudiantes de Novillada.Org preparan una protesta seria frente al adoctrinamiento y frente a "las burdas campañas de los jóvenes sectarios del vídeo del PSOE".

Los proetarras dejan en tierra a miles de viajeros
Atacan en 24 horas tres líneas de tren, el metro de Bilbao y el Ayuntamiento de San Sebastián
J. López/ I. M. La Razón 12 Octubre 2007

Bilbao- Amenazaban con una «jornada de lucha» y cumplieron. Los radicales consiguieron ayer dejar en tierra a miles de viajeros, volver a ensuciar fachadas con cócteles molotov y atemorizar a cientos de vecinos. La noche del miércoles al jueves fue especialmente dura en las calles del País Vasco.

- 23:05 horas. Primer ataque: Varios desconocidos rociaron con líquido inflamable la puerta giratoria de acceso al Ayuntamiento de San Sebastián y lanzaron varios cócteles molotov. El ataque provocó un incendio que fue sofocado por los Bomberos, aunque causó daños en la puerta y en la alfombra.

- 03:08 horas. Llamas en la Casa del Pueblo: los violentos colocaron un neumático junto a la Casa del Pueblo de Amurrio, situada en la calle Dionisio Aldama, para posteriormente prenderle fuego. Los agentes de la Ertzaintza lograron sofocar las llamas con sus propios extintores pero el fuego provocó daños en la puerta y la persiana del local.

- 05:40 horas. Arde un cajero: un grupo de desconocidos roció con líquido inflamable un cajero de la Kutxa de la Avenida de Zarautz de San Sebastián, que quedó totalmente calcinado.

- 06:25 horas. Cortado el tráfico ferroviario: los violentos lanzaron una cadena contra la catenaria de la línea de Renfe en Sestao, lo que obligó a cortar el tráfico ferroviario hasta las 7:15 horas, cuando el servicio volvió a la normalidad.

- 08:30 horas. Nuevo ataque a Renfe: la catenaria de Renfe entre Villabona y Anoeta fue cortada y afestó a la circulación en ambos sentidos. El corte de las contrapesas afectó a tres trenes de larga distancia (los de Barcelona, Madrid y Coruña y Vigo), así como varios de cercanías, para los que se establecieron servicios alternativos. Renfe tuvo que establecer un Plan de Transporte con servicio de autobuses entre las estaciones de Tolosa y San Sebastián, funcionando con retraso el resto de la red. Para los trenes de larga distancia, el servicio alternativo de autobuses organizado por Renfe transbordó a los pasajeros del tren Barcelona-Irún entre Tolosa y dicho municipio guipuzcoano. En el sentido inverso, los pasajeros de los trenes Intercity Irún-Madrid e Irún-Coruña y Vigo fueron transbordados por carretera.

- 10:50 horas. El Metro, también víctima de los violentos: finalmente, también se registró un ataque contra la línea de Metro Bilbao, entre la estación de Algorta y Bidezabal, aunque el tráfico de trenes no se vio afectado. Un grupo de desconocidos cortaron «algún cable» dentro del recinto del metro, a 30 metros de la estación de Bidezabal.

Por otra parte, agentes de la Policía vasca detuvieron en San Sebastián a dos jóvenes acusados de participar en los incidentes ocurridos en la zona de Ibaeta tras haber sido disuelta una manifestación en protesta por el arresto de los miembros de la Mesa Nacional de Batasuna. Según informó el Departamento de Interior, un grupo de personas que intentaba realizar el itinerario desde la zona de Universidades hasta el Boulevard donostiarra cortó la carretera. A la altura de la calle Elhuyar, la Ertzaintza impidió el paso y al ir a identificar a los manifestantes se produjeron incidentes y se procedió a la detención de dos personas, Ibai Esteibarlanda e Idoia Arraiza, según Askatasuna. En el transcurso de las detenciones, el grupo de manifestantes lanzó objetos contra los agentes que tuvieron que disolverlos, infoma Vasco Press.
Además, alrededor de cuatrocientas personas se manifestaron en Bilbao para reclamar la liberación de los integrantes de la Mesa Nacional de Batasuna. Dos centenares de personas protestaron por idéntico motivo en San Sebastián.
Por último, encapuchados cruzaron anoche varios contenedores, a los que prendieron fuego, en la zona de Rekalde en Bilbao, según informaron fuentes del Departamento vasco de Interior a Europa Press.

Presentación iniciativa "Por una Administración también en español"
Acción cultural Miguel de Cervantes  12 Octubre 2007

- Descárgate la solicitud al Ayuntamiento de Barcelona aquí
- Descárgate la solicitud a la Generalitat aquí

ACCION CULTURAL MIGUEL DE CERVANTES ha lanzado una interesante iniciativa con el objetivo de solicitar las comunicaciones de la Generalitat y de los Ayuntamientos en castellano. Son muchos los ciudadanos que se encuentran con que la información que les llega del Ayuntamiento o de la Generalidad está sólo en catalán y no la entienden o simplemente quieren que se respete sus derechos lingüísticos a recibir la información de la administració n en su lengua, el castellano.

Esta asociación ha elaborado, junto con unos abogados, unos documentos muy sencillos, que puedes descargar arriba (en ellos únicamente tendrás que llenar los espacios del nombre, DNI, domicilio, fecha y firma ), con estos documentos se solicita al ayuntamiento o la Generalidad que se nos dirija en castellano en cualquier comunicación.

¿qué hacer con los documentos ya rellenados?
Se pueden hacer llegar a ACCION CULTURAL MIGUEL DE CERVANTES (dirección postal y electrónica mas abajo) o entregarlo uno mismo en una Oficina de Atencion Ciudadana de la Generalitat o del Ayuntamiento ( ¡ siempre es recomendable quedarse fotocopia con sello de registro, para demostrar que se ha entregado !).

Si lo prefieres, puedes rellenar los documentos, imprimirlos y entregarlos a miembros de ACCION CULTURAL MIGUEL DE CERVANTES el próximo 17 de octubre a las 16:00 horas en la Plaza San Jaime de Barcelona , donde van a hacer un acto de presentación de esta campaña. Ya disponen de bastantes solicitudes y cuantos más seamos mejor.

Se ruega la máxima difusión de estos impresos de solicitud (en papel o electronicamente) a todos aquellos que creas que pueden estar interesados. Texto completo de la iniciativa.

“POR UNA ADMINISTRACIÓN TAMBIÉN EN ESPAÑOL”
El próximo miércoles 17 de octubre en la Plaza San Jaime de Barcelona la asociación ACCIÓN CULTURAL MIGUEL DE CERVANTES presentará la campaña “ Por una administració n también en español ”, en el transcurso de la cual realizará en las Oficinas de Atención Ciudadana de nuestra ciudad la entrega pública ante los medios de comunicación de las primeras solicitudes de ciudadanos que requieren oficialmente las comunicaciones de la administració n en español.

En contra de lo establecido en la Constitución Española, en muchos ayuntamientos catalanes y, sobre todo, en la administració n autonómica de Cataluña, el derecho a recibir la documentación pública en español es sistemáticamente conculcado.

Cada vez son más los ciudadanos castellanohablantes que se quejan de que no pueden acceder en su lengua a todo tipo de información administrativa: impresos, comunicaciones oficiales, documentaciones legales, notificaciones, etc

En ACCIÓN CULTURAL MIGUEL DE CERVANTES creemos que los ciudadanos que tienen como lengua propia el español tienen derecho a ser atendidos por las administraciones públicas en su lengua al igual que los ciudadanos que tienen como lengua propia el catalán.

En este sentido, para acabar con la discriminació n lingüística de las diferentes administraciones públicas contra los castellanohablantes , ACCIÓN CULTURAL MIGUEL DE CERVANTES ha emprendido una campaña de asesoramiento legal a los ciudadanos y de entrega de peticiones legales de comunicaciones en español en ayuntamientos y oficinas de la administració n autonómica en Cataluña.

ACCIÓN CULTURAL MIGUEL DE CERVANTES invita a sumarse a esta campaña a todos aquellos ciudadanos castellanohablantes que deseen hacer valer sus derechos lingüísticos ante la administració n. Para ello pueden ponerse en contacto con nuestra asociación presencialmente, por correo postal o electrónico.
Presentación campaña “Por una administració n también en español”
LUGAR: Plaza San Jaime (Barcelona)
DIA: Miércoles, 17 de octubre de 2007
HORA: 16:00 horas
Más información:
ACCIÓN CULTURAL MIGUEL DE CERVANTES (ASOCIACIÓN FUNDADA EN 1.983 Y PREMIO NIETO LÓPEZ DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA)
Calle Guitard, 45, ático 2ª 08014 BARCELONA
Teléfono 93 330 59 92
info@cervantina. org
http://www.cervantina.org

Acción cultural Miguel de Cervantes, Convivencia Cívica Catalana, Asociación por la Tolerancia

JUNTA DE GALICIA
C/ Otero Pedrayo s/n
15704 SANTIAGO DE COMPOSTELA (LA CORUÑA)

 D./Da…………………………………………………………………………………………………………….

con DNI …………………………………..……

con domicilio en …………………………………………………………………………………………………………………

ciudadano con residencia en la Comunidad Autónoma de Galicia 

EXPONE que en virtud de: 

·   el principio de cooficialidad de las lenguas castellana y gallega en la Comunidad Autónoma de Galicia consagrado en la Constitución Española y el Estatuto de Autonomía de Galicia y de lo dispuesto en los artículos 9.1 y 9.2 de la Constitución Española, esto es, de la sujeción de los poderes públicos a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico, así como de su obligación de promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas, de remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social;

 

·   el derecho general recogido en el ordenamiento jurídico vigente y, específicamente, en el artículo 36 de la Ley 30/1992 de 26 de noviembre, a ser atendidos los ciudadanos por la Administraciones Públicas en la lengua oficial de su elección;

 

·   lo dispuesto en el artículo 35i) de la referida Ley, esto es, a ser tratados los ciudadanos con respeto y deferencia por las autoridades y funcionarios, que habrán de facilitarles el ejercicio de sus derechos y el cumplimiento de sus obligaciones, y con el fin de evitar reiteraciones en las peticiones, de acuerdo con lo previsto en el artículo 35f) de la sobredicha Ley, esto es, del derecho de los ciudadanos a no presentar documentos que ya se encuentren en poder de la Administración,

 y para que conste esta petición con carácter general en sus archivos y de lo resuelto por el Tribunal Constitucional en sus Sentencias 82, 83 y 84, de 26 de junio de 1986, según las cuales todo español puede alegar válidamente el desconocimiento de las lenguas oficiales distintas del castellano.

 Por todo ello,  

SOLICITA: 

 Que, de conformidad al ordenamiento legal, a partir de la fecha de hoy todas y cada una de sus notificaciones, comunicaciones y cualquier otra documentación oficial me sean remitidas en lengua castellana, o sea, en la lengua común española.

 En   ………………………………………….,  a  …....  de …………………………….  del 2007 

Firma:

AYUNTAMIENTO DE _________

D./Da…………………………………………………………………………………………………………….

con DNI …………………………………..……

con domicilio en …………………………………………………………………………………………………………………

ciudadano con residencia en la Comunidad Autónoma de Galicia

 EXPONE que en virtud de:

 

·   el principio de cooficialidad de las lenguas castellana y gallega en la Comunidad Autónoma de Galicia consagrado en la Constitución Española y el Estatuto de Autonomía de Galicia y de lo dispuesto en los artículos 9.1 y 9.2 de la Constitución Española, esto es, de la sujeción de los poderes públicos a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico, así como de su obligación de promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas, de remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social;

 

·   el derecho general recogido en el ordenamiento jurídico vigente y, específicamente, en el artículo 36 de la Ley 30/1992 de 26 de noviembre, a ser atendidos los ciudadanos por la Administraciones Públicas en la lengua oficial de su elección;

 

·   lo dispuesto en el artículo 35i) de la referida Ley, esto es, a ser tratados los ciudadanos con respeto y deferencia por las autoridades y funcionarios, que habrán de facilitarles el ejercicio de sus derechos y el cumplimiento de sus obligaciones, y con el fin de evitar reiteraciones en las peticiones, de acuerdo con lo previsto en el artículo 35f) de la sobredicha Ley, esto es, del derecho de los ciudadanos a no presentar documentos que ya se encuentren en poder de la Administración,

 y para que conste esta petición con carácter general en sus archivos y de lo resuelto por el Tribunal Constitucional en sus Sentencias 82, 83 y 84, de 26 de junio de 1986, según las cuales todo español puede alegar válidamente el desconocimiento de las lenguas oficiales distintas del castellano.

 Por todo ello,

 SOLICITA:   

Que, de conformidad al ordenamiento legal, a partir de la fecha de hoy todas y cada una de sus notificaciones, comunicaciones y cualquier otra documentación oficial me sean remitidas en lengua castellana, o sea, en la lengua común española.

 En   ………………………………………….,  a  …....  de …………………………….  del 2007

 

Firma:


Recortes de Prensa   Página Inicial