AGLI

Recortes de Prensa    Miércoles 17 Octubre   2007

El nacionalismo lingüístico y otras macanas
Amando de Miguel Libertad Digital 17 Octubre 2007

Fernando se queja amargamente de las restricciones que se colocan sobre el uso del idioma español en algunas regiones españolas. Su lamento se manifiesta así:

¿Qué idea de lo que son los derechos (no hablemos de las obligaciones) tiene una persona que me obliga a hablar en otro idioma distinto al que tenemos en común, y que está sancionado por la Constitución, aludiendo a su derecho a hablar en el idioma que quiere; pues claro que tiene derecho a hablar en el idioma que quiera, ... ¡pero no conculque mi derecho a hacer lo mismo!

José E. Fernández Vidal se queja de lo mismo. Su argumento es sencillo: "Estamos en España y queremos que nuestros hijos se eduquen en español". Para resolver esa espinosa cuestión, don José propone la creación de "un colegio español en Barcelona" y que podría ser financiado por la Comunidad de Madrid. Hombre, más impuestos no. Me sumo a la idea de "colegios españoles" en las regiones donde sea difícil escolarizar a los niños en español, pero que los financie el Estado. Alguna vez propuse que en las capitales catalanas, vascas y gallegas deberían alzarse sendas sedes del Instituto Cervantes. No creo que me vayan a hacer caso.

Aitor Egía (Vizcaya) me escribe un apasionado alegato sobre la cuestión vasca. Me informa que "sin el plácet de Euskaltzaindia [la Academia Vasca de la Lengua] no cabe registrar ningún nombre euskérico en el Registro Civil". Supongo que, si esa potestad la tuviera la Real Academia Española para los nombres en español, se alzarían voces clamando contra el centralismo de los Borbones o de Franco o de Madrid.

Me acusa don Aitor de que yo aplique "la ley del embudo a toda pastilla" al haberme callado la circunstancia de que un antepasado de Loyola de Palacio se cambió el apellido Jáuregui por el de su equivalente en castellano. Pero, hombre de Dios, da la casualidad de que la historia del señor Jáuregui la he comentado aquí; me la contó la misma Loyola sin ningún complejo. Concluye don Aitor (es decir, don Dios, traducido al castellano) con esta advertencia: "Si me permite el consejo, lo que pese a su enfermiza obcecación nacionalista española y pavorosa parcialidad intelectual jamás debiera usted indulgir en pensar, maese Amando, es que los vascongados son de ninguna manera diferentes del resto de los mortales."

Nunca había oído ese verbo indulgir; imagino que será alguna traducción del vascuence. Lo que sí pienso es que los vascongados (sobre todo los nacionalistas de los varios partidos) son algo diferentes del resto de los españoles. La prueba es el fenómeno del terrorismo vasco y otros concomitantes. ¿O es también una "pavorosa parcialidad intelectual" el reconocimiento de ese hecho? Hay otras peculiaridades, como el de la sorprendente industrialización de la ría de Bilbao, que tan bien supo ver ese gran intelectual vasco que fue Ramiro de Maeztu. Al análisis de ese fenómeno he dedicado una monografía recogida en el libro Economía y Literatura, coordinado por Luis Perdices y Manuel Santos (Editorial de El Economista). Prosigue don Aitor desvelando mi "afán de denostar a los vascos porque prefieren referirse a sus localidades con las denominaciones propias y no con topónimos exógenos impuestos por poderes foráneos, sean españoles o franceses".

Yo no denuesto el hecho de preferir los nombres en vascuence. Simplemente recuerdo que la mayor parte de los vascos, durante los últimos 500 años, más o menos, han hablado y sobre todo escrito en castellano. Tengo derecho a criticar el sesgo nacionalista que supone ignorar ese hecho.

Iñigo Martínez-Labegerie (Pest Megy, Hungría) vuelve a la carga con su tema:

Veo que el tratamiento que hace del inglés es impecablemente lingüistico, completamente respetuoso, sin cesión a comentarios retóricos que tiene por jocosos, como suele hacer cuando trata del vasco, ni a valoraciones de indole politica. Ni un solo comentario de esos que le remiten con badulaquerias respecto del euskara que tan diligentemente reproduce.

Francamente, no me reconozco. El sentido de la ironía lo vierto contra el vasco, el castellano o el inglés, según se tercie. Tengo dicho y redicho que hablamos para comunicarnos, pero también para incomunicarnos y para "descomunicarnos", si se me permite el palabro. Don Iñigo me proporciona munición suficiente para lo de "descomunicarnos", gracias a Dios.

Agradezco lo de la "impecabilidad" lingüística en mi caso, más que nada porque no me tengo por lingüista. Precisamente el recurso a la ironía permite ocultar las ignorancias, así, en plural, pues son más de una. Los comentarios jocosos respecto al vascuence los tengo vistos en dos de los escritores españoles que más aprecio: Pío Baroja y Miguel de Unamuno. Y ya entre nosotros, añado la ironía de un Jon Juaristi, este sí que es verdaderamente euskaldún, como lo fuera Xavier Zubiri. La suprema ironía es que los falangistas introdujeron el "¡Arriba España!" del vascuence, idioma en que no se dice "¡viva!" como exaltación sino gora (= arriba). Esperemos el próximo libro de Fernando Sánchez Dragó que se va a titular Arriba España, no sé si con puntos de admiración, de interrogación o de asombro.
Contacte con Amando de Miguel fontenebro@msn.com

Una obra de misericordia
Enrique de Diego Periodista Digital 17 Octubre 2007

El nacionalismo es un cadáver. Hiede. No es que sea preciso certificar el óbito del nacionalismo, porque el fatal desenlace no es de hoy, ni de ayer. Aunque nació deforme y produjo grandes desastres, el nacionalismo identitario o de ‘estado nacional’ sucumbió a mediados del siglo pasado, en las playas de Normandía. En España sobrevive destructivo, beneficiado, como veremos, por un malhadado proceso de hibernación. Ese nacionalismo obsesivo con la esencia perdida que nunca existió es un error -y grosero- en la evolución del hombre, una estupidez colosal, se mire por donde se mire. Es, por encima de todo, un lastre; insulso y aburrido parasitismo identitario, coartada en nombre de ensoñaciones –oscuras pesadillas- para la expoliación compulsiva de las clases medias. Las sociedades, como las personas, han de soltar, por necesidad, lastre si quieren avanzar. Dar sepultura a los muertos es obra de misericordia. Ha llegado la hora de enterrar al nacionalismo. Hemos de ser, por completo, misericordiosos. No ceder nunca. La cesión se ha experimentado de todas las formas posibles, durante tiempo prolongado, y el remedio ha sido peor que la enfermedad.

Puedes leer el editorial de A Fondo y otros artículos de Enrique de Diego en su página web personal: www.enriquedediego.com

Nos hemos reunido en la Plaza de España
Nos hemos reunido en la Plaza de España. No necesita explicación. Tenemos una Patria y no nos la vamos a dejar arrebatar. Ni un solo grado de libertad, ni un solo centímetro de territorio. Tenemos muchas razones, históricas, jurídicas, políticas, de todo tipo, pero tenemos también sentimientos, y nos sentimos orgullosos de nuestro patriotismo, orgullosos de ser españoles.

Nos hemos reunido en este día de indignidad nacional, por responsabilidad personal. Para iniciar un camino de regeneración, y desde el principio queremos dejar claro que no estamos dispuestos a ceder, que no nos vamos a dejar engañar con retóricas, porque estamos hartos.

Hartos del deterioro del Estado de Derecho.

Estamos hartos de que no se cumplan las leyes ni las sentencias. De que los nacionalistas tengan patente de corso para situarse al margen del Estado de Derecho.

Estamos hartos de que no se respete nuestra bandera y no ondee ni en Ajuria Enea ni en otros lugares gobernados por nacionalistas.

Estamos hartos de la provocación constante, del amedrantamiento, de la coacción.

Estamos hartos de que se persiga a quienes tienen el castellano como lengua materna y que se impida a los padres ejercer el derecho a la educación de sus hijos.

Estamos hartos de la provocación constante, del radicalismo estúpido, de la dejación de los tribunales, de la complicidad de los fiscales, de la debilidad del Gobierno.

Estamos hartos de que la inmensa mayoría de los españoles esté sometida a minorías radicales que quieren destruir la nación.

Estamos hartos de que ese cadáver ideológico del nacionalismo deteriore los pilares de la nación y las bases de la libertad.

Y estamos hartos de que eso se haga con nuestro dinero. Se nos oprime al tiempo que se nos expolia.

Hoy se ha producido un nuevo gesto de indignidad nacional, al recibir en Moncloa a quien ha anunciado su voluntad de separarse, arrogándose de hecho funciones de Jefe de Estado, convocando de facto un referéndum. Se pretende indicar que no pasa nada, cuando se han sobrepasado los límites y es el momento de desarrollar y aplicar el artículo 155 de la Constitución. Si el gobierno no lo hace, contraerá muy graves responsabilidades de cara al futuro. Y los ciudadanos se las exigiremos.

El intento de acabar con la unidad de España y de someter a las ensoñaciones ideológicas de ese cadáver que es el nacionalismo no se circunscriben al País Vasco. A la espera de la decisión del Tribunal Constitucional, en Cataluña se perpetran a diario graves lesiones a la libertad personal que exigirían la aplicación del artículo 155 de la Constitución. No hay nacionalismo bueno, ni nacionalismo moderado. Nosotros no aceptamos esas monsergas, ni tenemos compromisos que nos hagan mirar para otra parte ni ahora ni en el futuro.

Esto ha de quedar muy claro: No hay derecho a la secesión, ni espacio para cosoberanías, ni puede ser aceptado nada que rompa el principio de igualdad de todos ante la Ley. La soberanía reside en el pueblo español, en la nación preexistente. Este movimiento cívico de la Plataforma de las Clases Medias, incipiente pero ya en desarrollo por toda España, ha mantenido su primera reunión en Madrid. Traigo a nuestra memoria el ejemplo de los héroes del 2 de mayo de 1808, que supieron luchar por su Patria. Su recuerdo es un ejemplo.

De su amor a España extraemos fuerzas.
Muchas gracias a todos por venir. Tenemos que ser millones para darle la vuelta a la situación.
Fuerza y honor
¡Viva España!
Discurso pronunciado por Enrique de Diego, presidente de la Plataforma de las Clases Medias.

ETA y la financiación del terrorismo
MIKEL BUESA (Catedrático de la Universidad Complutense) ABC 17 Octubre 2007

UNO de los aspectos de la política antiterrorista en los que más se ha insistido desde Naciones Unidas es el referido a la financiación de las organizaciones que hacen de la violencia el medio de expresión de su política. El terrorismo requiere por lo general pocos recursos para la materialización de sus acciones violentas, pues éstas se basan en el uso de armamento ligero, explosivos y vehículos cuyo coste es relativamente bajo; pero también necesita mantener a los militantes que emplean las armas y a los que se ocupan de la proyección política de sus pretensiones. Y, para ello, es preciso contar con un flujo continuo de dinero con el que afrontar los gastos organizativos y operativos. Las fuentes de la financiación correspondiente pueden ser muy variadas y, de hecho, han ido adquiriendo una diversificación y sofisticación creciente. De ahí que el Consejo de Seguridad, en su último informe sobre esta materia, haya puesto el énfasis en que «las medidas de lucha contra la financiación del terrorismo se adapten mejor a la forma en que los terroristas costean actualmente sus operaciones».
Vista desde la perspectiva española, esta recomendación del alto organismo internacional no parece que haya encontrado demasiado eco entre las autoridades responsables de la conducción de la lucha contra ETA, aun cuando la financiación de esta organización terrorista ha experimentado importantes variaciones en los últimos años. La política antiterrorista en lo que atañe al terreno financiero sigue siendo, por ello, notablemente ineficaz y apenas contribuye a reducir la amenaza de la violencia.

Para comprobarlo conviene hacer referencia a los cambios en el modelo de financiación de las actividades que desarrolla el conjunto que forman ETA y su entorno civil. Aunque los datos de que se dispone sobre esto son incompletos, se puede señalar que, con anterioridad a la ilegalización de Batasuna, el entramado terrorista venía a utilizar unos 24 millones de euros al año, de los que un 55 por ciento procedían de subvenciones públicas -dos tercios de ellas concedidas por el Gobierno vasco-; otro 22 por ciento, de la extorsión a los empresarios; y el resto, de otras actividades, principalmente de carácter mercantil, a las que se añadía una presencia simbólica -sólo el 1 por ciento- del saqueo. El modelo financiero gravitaba, como se ve, sobre la captación de recursos públicos, para lo que resultaba esencial la gestión política que realizaba Batasuna gracias a su presencia institucional en el Parlamento vasco y en un amplio grupo de Ayuntamientos.
Ese modelo se deshizo en 2003, como fruto de la ilegalización, con la expulsión de Batasuna de las instituciones municipales. Tres años más tarde, en 2006, el gasto anual de ETA se había reducido a un tercio de la cifra antes indicada, de manera que, valorado a precios de 2002, apenas superaba los siete millones de euros -8,3 millones en términos corrientes-.

Esa cantidad se obtuvo, básicamente, a partir de cuatro fuentes: en primer lugar, del ejercicio de la violencia para extorsionar a los empresarios -25 por ciento de la financiación- o para saquear almacenes de explosivos y otros materiales, así como para robar vehículos -19 por ciento-; en segundo término, del sostenimiento de las actividades mercantiles en las herriko tabernas -que pudieron proporcionar algo más de un tercio de los recursos, pues la intervención judicial sobre ellas había sido incapaz de controlar sus ingresos-; en tercer lugar, de las cuotas recaudadas entre los militantes de Batasuna -con un 10 por ciento-; y finalmente, las subvenciones del Gobierno vasco y algunos ayuntamientos al PCTV y las organizaciones de familiares de presos -con otra décima parte-. Sobre este nuevo modelo financiero, en 2007 se han producido algunas variaciones dignas de mención para sostener un gasto estimado en 8,7 millones de euros a precios de 2002 -10,4 millones a los precios actuales-. Por una parte, ha aumentado la importancia de la extorsión hasta llegar al 37 por ciento, a la vez que casi ha desaparecido el saqueo, seguramente por su elevado riesgo. Por otra, los municipios controlados por ANV se han hecho cargo de la contratación y sostenimiento de una buena parte del personal político, a la vez que han empezado a financiar actividades de reclutamiento y propaganda, de tal manera que el conjunto de los recursos públicos implicados se aproxima a una cuarta parte del total. Y se mantienen los negocios y la recaudación de fondos entre la militancia. Recapitulemos. En su configuración actual, la financiación del entramado etarra reposa sobre tres pilares fundamentales: extorsión, negocios y subvenciones. ¿Qué hace el Gobierno de España para combatir a ETA en esta vertiente financiera? Poco, casi nada.

La lucha contra la extorsión parece que se ha atascado en el interior de algunos sumarios judiciales de progresión imperceptible. Además, la más reciente operación policial en este terreno -que tuvo lugar hace más de un año- se vio obstaculizada por una filtración, al parecer procedente del Ministerio del Interior, que aún no ha sido esclarecida. Y nada se ha hecho en materia legal para extender el reproche penal de la sociedad hacia aquellos empresarios que ceden al chantaje terrorista y pagan a ETA. Es más, los empresarios que, de forma organizada, han exigido públicamente medidas para combatir la extorsión, no han encontrado más que el desprecio del gobierno nacional y su silencio. Y por parte del Gobierno vasco, como se puso de relieve en el caso de los cocineros, los que pagan son presentados como ciudadanos responsables, mientras que a los que no lo hacen se les reprocha su falta de patriotismo. En cuanto a los negocios de ETA, las medidas de intervención judicial sobre las herriko tabernas no han podido ser menos eficaces. Además, el Tribunal Supremo se ha encontrado con la oposición de la Fiscalía, a instancia del Gobierno, a que se resuelva su embargo y clausura dentro del procedimiento de liquidación de Batasuna. Y todo ello no hace sino facilitar que continúen siendo lugares en los que se aglutina la «izquierda abertzale», se recaudan fondos, se gestionan las cuotas de los militantes, se comercializa el merchandising terrorista y se obtiene un excedente mercantil que coadyuva a la financiación de ETA.

Y, finalmente, el empleo de fondos públicos bajo la apariencia legal de programas presupuestarios de subvenciones o de contratación de funcionarios, carece de respuesta. El Gobierno de España se empeña en ignorar que la ley de prevención y bloqueo de la financiación del terrorismo -que ha dado algún juego en la represión de las organizaciones yihadistas- es aplicable en esa materia y le faculta para exigir de cualquier Administración pública la comunicación previa, con vistas a su bloqueo, de las operaciones que beneficien a personas o entidades vinculadas o simplemente relacionadas con ETA, Batasuna, Segi o cualquier organización terrorista reconocida. Yendo más lejos aún, la Leyde Partidos Políticos deposita en ese mismo Gobierno la competencia exclusiva para instar la ilegalización de partidos como el PCTV y ANV, que se han acabado convirtiendo en gestores de los recursos públicos que se canalizan hacia el entramado etarra. Y también es factible la disolución de los Ayuntamientos que gobierna el último de esos partidos.

En resumen: la política antiterrorista en materia financiera se encuentra inédita. Parece como si el Gobierno no quisiera ahogar económicamente a ETA, tal vez porque ello ha podido favorecer su negociación con esa organización y porque su inacción en esta materia no encuentra el reproche de la sociedad. Ana Arendt observó una vez que «la opinión pública se siente peligrosamente inclinada a condonar todas las transgresiones políticas que no lleguen al asesinato». Rodríguez Zapatero ha aprendido bien esa lección.

Zapatero no frena a Ibarretxe
Editorial ABC 17 Octubre 2007

TRAS la reunión mantenida ayer en La Moncloa, la única conclusión segura es que el lendakari Ibarretxe se lleva el «no» de Zapatero a su cadena de consultas populares, pero también el «sí» a iniciar un proceso de negociación con los socialistas vascos para reformar el estatuto de Guernica, sin la condición previa de que ETA sea erradicada. Zapatero se mostró firme en lo obvio y ambiguo en lo importante. Al final, su discrepancia con Ibarretxe es de procedimiento y competencia, discrepancia que no exige energía política alguna porque, como el propio lendakari reiteró, sólo el Estado puede convocar un referéndum vinculante. Zapatero siquiera fue capaz de concretar qué medidas aplicará en caso de que el Gobierno y el Parlamento vascos consumen su desafío de celebrar una consulta en octubre de 2008. Por tanto, Zapatero se opuso a lo más fácil, a decir que el Gobierno vasco no puede asumir competencias del Estado ni instar un proceso de referéndum ilegal. Pero con esta enfática y retórica negativa de Zapatero a la usurpación de funciones que, más o menos, pretende el lendakari, no descarta lo fundamental, que es la pretensión del nacionalismo de derogar el actual estatuto de Guernica y sustituirlo por un nuevo marco jurídico de relación con el Estado. Pocas demandas unen más al PNV y a ETA.

Así es como el lendakari se volvió a Vitoria con algo más importante para los nacionalistas que la improbable aceptación de un farragoso calendario de consultas y referendos ilegales. Ibarretxe ya sabe que Zapatero acepta un acuerdo político «transversal y plural», no una iniciativa unilateral. La aparente firmeza con la que uno y otro mantuvieron sus posiciones de partida puede actuar como un peligroso señuelo a la opinión pública para que no repare en la puerta abierta por Zapatero a la exportación de la fórmula catalana al País Vasco. Porque cuando Zapatero emplaza a Ibarretxe a lograr un acuerdo «transversal y plural», está proponiendo un pacto entre socialistas y nacionalistas para dar por liquidado el Estatuto de Guernica, sin más exclusión segura que la del PP.

Ayer, el nacionalismo vasco no recibió ningún portazo, sólo se le cambiaron unas expectativas por otras. La posterior declaración institucional de Mariano Rajoy acertó al enmarcar esta nueva ofensiva nacionalista en la confusion general provocada por la negociacion política entre el Gobierno y ETA. El problema para la estabilidad futura de España radica en cuáles sean tales expectativas. Por lo pronto, el apoyo socialista a una reforma estatutaria no tranquiliza en absoluto sobre el resultado, ni por el antecedente catalán ni por lo que los socialistas vascos han dicho y aprobado al respecto. En diciembre de 2004, el PSE elaboró un documento de reforma del estatuto de Guernica en el que defendía la existencia del «proyecto nacional» y definía a la sociedad vasca como una «comunidad nacional». El mimetismo nacionalista del PSE es un mal punto de partida para ese acuerdo «transversal», que en Cataluña ha mutado la identidad del socialismo en una franquicia del nacionalismo. Lo que merece atención no es lo que Zapatero rechaza, sino lo que acepta. En 2005, forzó un debate en el Congreso para rechazar el primer plan Ibarretxe, y meses después ETA y el Ejecutivo central iniciaban negociaciones formales bajo el auspicio de una organización internacional. Ahora, Zapatero vuelve a decir «no» a lo que le conviene -el protagonismo unilateral del Gobierno vasco- y a proponer lo que le interesa: el pacto nacionalistas-socialistas vascos.

Cuestión distinta es que Ibarretxe acepte negociar con el PSOE, teniendo en cuenta que, como recordó ayer el lendakari varias veces, su propuesta soberanista tiene la mayoría en el Parlamento vasco, si se suman los votos del Partido Comunista de las Tierras Vascas. Parece también que el lendakari está dispuesto a rentabilizar la debilidad moral del Gobierno provocada por sus negociaciones con ETA, aumentando la dosis de victimismo que tan bien prodiga cuando reprocha a Zapatero que haya preferido negociar con etarras y rechace ahora negociar con el presidente legítimo del Gobierno vasco. El horizonte político que se abre tras la reunión de ayer se complica. Zapatero acepta la exigencia nacionalista de levantar la veda de Guernica, hace suyo el diagnóstico de que en el País Vasco es necesario un nuevo acuerdo político y ya no pone como condición previa -al menos ayer no lo hizo- la desaparición de ETA. El presidente del Gobierno vuelve a equivocarse al creer que el problema vasco tiene algo que ver con el marco jurídico estatutario y no únicamente con las compulsiones totalitarias del nacionalismo y con el terrorismo de ETA.

Bien, pero... ¿y si lo intenta?
IGNACIO CAMACHO ABC 17 Octubre 2007

VALE, demos por buena la versión oficial. Aceptemos que para decirle a Ibarretxe que su pesado raca-raca soberanista no va a ninguna parte hagan falta dos horas de charla en privado. Admitamos que no se ha hablado de ningún plan B para después de las elecciones. Pasemos por alto cualquier suspicacia sobre la posibilidad de que Zapatero esté dispuesto a pactar una vía confederal «a la catalana» mediante una reforma del Estatuto de Guernica negociable entre el PNV y el Partido Socialista. Obviemos la carga de profundidad del lendakari sobre la negativa del presidente a hablar con él lo que ya habló con ETA. Omitamos la dolorosa evidencia de que el portador de un desafío a la Constitución haya sido recibido en Moncloa antes que el líder de una oposición que representa al 40 por ciento de los españoles. Adoptemos una actitud constructiva y patriótica de buena fe en la palabra mántrica del autoproclamado portavoz de la España Serena. Convengamos en su impecable negativa, y si hace falta reconozcamos pulpo como animal de compañía. Pero continúa pendiente de respuesta la gran interrogante de todo este ejercicio de confianza sin contrapartidas: si el obstinado inquilino de Ajuria Enea insiste como ha prometido en convocar su parodia de referéndum, o si se le ocurre hacerlo al mismo tiempo que las elecciones autonómicas vascas, pongamos que colocando urnas en paralelo a las oficiales... ¿cómo demonios piensa impedirlo el Gobierno?

Ésta es la cuestión clave que Zapatero se niega a contestar. Rehúye la pregunta con elusivas perífrasis, y se agarra a la teórica imposibilidad de convocar una consulta que la ley no contempla. Pero ocurre que Ibarretxe manifiesta exactamente lo contrario, esto es, que piensa hacerlo de cualquier manera. Y lamentablemente, su trayectoria de obsesiva obstinación es más creíble que la ambigüedad proverbial de nuestro primer ministro. Es decir, que existen bastantes probabilidades de que lo intente. Hipótesis de inquietante verosimilitud ante la que los españoles tenemos derecho a saber qué piensa hacer el representante legítimo del Estado.

Y como no hay manera de sacárselo, cabe colegir que o no lo sabe o no lo quiere decir. Cualquiera de las dos posibilidades es pavorosa. La suspensión de la autonomía vasca por el artículo 155 de la Constitución parece provocarle alergia a Zapatero, aunque entre sus defensores figuren Alfonso Guerra y el propio Bono -o precisamente por eso-. El uso de la fuerza le repugna de manera fehaciente. En todo caso, se resiste denodadamente a contemplarlo en voz alta. Y, sin embargo, se trata de un punto clave. ¿Hay o no hay un Plan B? ¿Contempla ese Plan B medidas límite o se trata de una negociación alternativa con el nacionalismo vasco? ¿Recorre ese presumible itinerario alguna vía ya explorada en los contactos trilaterales con el PNV y Batasuna? ¿O piensa esperar a que el lendakari tome la iniciativa y luego ver de resolver la papeleta «como sea? Todo eso hay que saberlo sin casuismos ni vaguedades ni rodeos. Antes de marzo. Porque en marzo hay elecciones y los ciudadanos tenemos el derecho de saberlo antes de votar. Y el presidente la obligación taxativa y terminante de aclararlo.

Zapatero propone y Bermejo dispone
EDITORIAL Libertad Digital 17 Octubre 2007

Falta más de un año para el referéndum que Juan José Ibarretxe pretende celebrar en el País Vasco y la convocatoria, ilegal, por supuesto, ya está levantando una considerable polvareda en la arena política. Zapatero se mantiene, por ahora, firme en su convicción de que esa consulta no puede tener lugar bajo ningún concepto. Lo hace, evidentemente, porque la idea de Ibarretxe es tan abiertamente inconstitucional que decir lo contrario sería motivo para pedir su dimisión de inmediato.

Pero no sólo por eso. El presidente del Gobierno se encuentra inmerso en una anticipadísima precampaña electoral en la que intenta limpiar de un plumazo una legislatura catastrófica para España y lo español, en la que se ha consumado la entrega total del Gobierno a los intereses de los nacionalismos periféricos. Tres años y pico en los que hasta la palabra España se ha convertido en asunto incorrecto y todos los ultrajes a sus símbolos han tenido cabida y han recibido el alborozado aplauso de los socios del Ejecutivo. Como Zapatero sabe bien que su mayoría en las cámaras, la misma que le permite gobernar, procede de millones de españoles de a pie que en nada comulgan con el aldeanismo insolidario de los amigos del Gobierno, ha decidido dar un pequeño giro propagandístico para presentarse como paladín de la idea y la supervivencia de la Nación.

En esta coyuntura se inscribe su negativa ante Ibarretxe que, dicho sea de paso, nunca fue su socio preferente en el País Vasco. Muy al contrario, desde que se aupase al poder en 2004 el Gobierno socialista ha tratado de forjar un tripartito a la vasca con comunistas y batasunos de comensales dejando a los peneuvistas como convidados de piedra, compartiendo destino con los convergentes catalanes. De ahí que Zapatero suspirase en el pasado por el Estatuto catalán ignorando a un tiempo el famoso Plan Ibarretxe, cuya trayectoria fue frenada en seco por el Congreso hace más de dos años ante la displicencia de la mayoría socialista.

Pero los cálculos políticos de Zapatero no tienen por qué alcanzar necesariamente a todo su Consejo de Ministros. Un gabinete poblado por lo peor y lo más sectario que ha dado la política española en los últimos años. Así nos encontramos con que la presunta firmeza del presidente flaquea en apenas unas horas en su ministro de Justicia. Mariano Fernández Bermejo, que no es hombre de demasiadas luces pero que cumple con dilección su papel de izquierdista fanático dentro del Gobierno. Él no ve tan grave la convocatoria del referéndum. De hecho ni siquiera lo ve grave, dependerá de lo que diga la letra pequeña con la que se anuncie la consulta popular. Semejante disparate sólo cabe en la cabeza de Bermejo porque, diga lo que diga la letra pequeña y la interprete como la interprete el ministro, el hecho es que la convocatoria en sí es ilegal por la sencilla razón de que las comunidades autónomas no pueden convocar referéndums bajo ninguna circunstancia.

Haría bien el Gobierno en aclararse respecto a este tema, aunque sólo sea para que los ciudadanos sepan a qué atenerse cuando lleguen las próximas elecciones generales. Para entonces el órdago secesionista de Ibarretxe estará aun más cerca y los ejercicios mentales de los que, como Bermejo, dicen ser "más juristas que políticos" carecerán de todo sentido. El tiempo pondrá a cada uno en su sitio, a Zapatero y a Bermejo. O a los dos en el mismo.

El inacabado acoso al Tribunal Constitucional
EDITORIAL Libertad Digital 17 Octubre 2007

Como recordarán los lectores, una de las últimas maniobras del gobierno de Zapatero para obtener del Tribunal Constitucional un fallo favorable al soberanista e inconstitucional "Estatuto" de Cataluña, fue proponer una reforma de la Ley Orgánica que regula este órgano (LOTC), que, entre otras cosas, permite prorrogar el mandato a su actual presidenta, María Emilia Casas, concluido a mediados del pasado mes de junio.

La continuidad de Casas –una magistrada designada a propuesta del PSOE, proclive a las reivindicaciones nacionalistas y esposa de uno de los asesores contratados por la Generalitat para la elaboración del entonces proyecto estatutario– puede ser decisiva si tenemos en cuenta tanto la fragilidad del equilibrio de fuerzas que coexisten actualmente en el alto Tribunal como el voto (doble) de calidad de quien lo preside en caso de empate.

Ignoramos la causa del evidente enfado, con aspecto de reprimenda, que la vicepresidenta Fernández de la Vega mostró ante la presidenta del Alto Tribunal, y que las cámaras de Libertad Digital TV captaron durante el reciente desfile militar del Día de la Hispanidad. Lo que es un hecho es que gracias a las abstenciones de Casas y del magistrado Guillermo Jiménez Sánchez se ha podido admitir a trámite el recurso del PP contra esta reforma de la LOTC, que afectaba directamente a ambos magistrados. Que Casas y Jiménez Sánchez, en esta ocasión, se hayan limitado con su abstención a respetar un principio tan elemental como no ser juez y parte en la cosa juzgada es algo que no debe comprender muy bien un Gobierno como el de Zapatero, que también designó para el cargo de magistrado del Constitucional a Pérez Tremps, otro de los asesores contratados por la Generalitat para la redacción del proyecto de reforma estatutaria.

En cualquier caso, que nadie crea que este Gobierno da la batalla por perdida. Por mucho que hasta uno de los impulsores políticos de este engendro soberanista, Maragall, haya terminado por reconocer que este "estatuto" era inviable sin una previa reforma de nuestra Carta Magna, el Gobierno de Zapatero moverá cielo y tierra con tal de que el Alto Tribunal, en la sentencia más trascendental de toda su historia, acepte al pulpo como animal de compañía.

Reunión ZP-Ibarretxe
Entre pillos anda el juego
GEES Libertad Digital 17 Octubre 2007

Cada vez está más claro que estamos asistiendo a una partida subterránea a tres bandas entre Zapatero, ETA y el PNV. Cada uno tiene sus propios intereses particulares en juego, sus propias necesidades y objetivos. Pero todos están de acuerdo en la necesidad de que el PSOE siga en el poder tras las elecciones generales. Todos tienen claro que, pase lo que pase, hay que mantener al PP lo más alejado posible de La Moncloa.

Asistimos a una tensión entre lo que interesa a Zapatero, a Ibarretxe y a ETA, y lo que a todos interesa: mantener a Rajoy al margen del poder. Para ello se escenifica un juego de pillos en el que de lo que se trata es de engañar a la opinión pública; Zapatero a la opinión pública española presentándose como garante de una Constitución que no le interesa lo más mínimo. Ibarretxe a la opinión pública nacionalista, presentándose como líder nacional. Y ETA a unos y a otros, ahora que ve más cerca que nunca la posibilidad de avanzar en sus pretensiones gracias al "ansia infinita de paz" de ZP.

Cada uno de los tres tira de la cuerda hacia sí, con la seguridad de que los otros dos cederán para que el juego no llegue a su fin y no se acabe el chollo iniciado en 2004. A veces rozan el límite, pero por ahora la cuerda no se ha roto. Hoy no sabemos si es ZP, Ibarretxe o los dos quien se marca el farol. Pero no hay duda de que en lo fundamental están de acuerdo; superar el régimen constitucional-pluralista español. Para ello, en los próximos meses asistiremos a una ceremonia de confusión entre lo que se puede y lo que no, lo que se hará y lo que no y lo que es constitucional y lo que no. Y ambos tendrán razón, porque son tan ambiguos en el lenguaje que harán lo que les venga en gana para sacarle los cuartos al otro y que la partida continúe. Este es el juego que se traen entre ambos.

Y a todo esto, Zapatero recibe un día después a Miguel Sanz, la víctima propiciatoria de todo este siniestro apaño entre el PSOE, ETA y el PNV. Aquí tendremos la prueba inapelable. Si el presidente navarro no recibe de ZP una garantía pública y formal de que gobernará toda la legislatura, tendrá la prueba de que está sentenciado. A nosotros no nos cabe duda: en este juego de pillos, Zapatero, ETA y el PNV volverán a dialogar sin disimulo sobre los temas que llevan negociando a escondidas desde antes incluso del "alto el fuego". No se admiten apuestas; las ganaríamos seguro.

El bueno, el feo y el malo
Roberto L. Blanco Valdés La Voz 17 Octubre 2007

El título de la inolvidable cinta de Leone, que encabeza esta columna, podría ser de utilidad para repartir papeles en el espectáculo de desafío a la Constitución y a las reglas democráticas que Ibarretxe ha venido protagonizando desde que, en el 2003, presentó el primero de sus planes.

El bueno -¿quién lo duda?- no podría ser otro que el líder mismo del buenismo, el presidente Zapatero, quien, durante años, ha tratado de convencernos de que las deformes iniciativas de Ibarretxe -que oficiaba así de feo en la película- no eran sino la inevitable consecuencia de los ataques de Aznar, el auténtico malo de la historia, contra los nacionalismos periféricos.

Cobró de este modo paulatina verosimilitud una teoría que no pasaba de ser, en realidad, una interesada tontería que la nueva dirección del PSOE propagaba con la esperanza de obtener el correspondiente dividendo electoral: la de que las exigencias políticamente delirantes y jurídicamente inconstitucionales del PNV, el Bloque o ERC, no nacían de su decisión inconmovible de irse acercando a su auténtico objetivo -convertir a sus comunidades en Estados- sino sólo de su lógica reacción frente a los embates de la derecha españolista.

Aunque la aceptación de esa teoría exigía desconocer el papel que han jugado en todas partes los nacionalismos interiores, es lo cierto que, por ignorancia o por puro sectarismo, muchos españoles compraron la película del bueno, el feo (los feos, en realidad) y el malo, encantadísimos de poder añadir otra culpa más en su bien nutrido cuaderno de agravios contra Aznar.

La cosa hubiera ido de perlas de no haber sido por la dura realidad, es decir, por aquello que ya Hegel llamó en su día «las duras réplicas de la historia».

Tan duras, que el presidente Zapatero se ha visto obligado a hacer ayer lo mismo que en su día hiciera Aznar: decirle a Ibarretxe que se olvide de su plan para la autodeterminación. Una negativa esa que constituye una refutación en toda regla a la teoría de que la culpa de los excesos de los nacionalistas la tiene la derecha, pues tales excesos se mantienen cuando quien gobierna es el PSOE.

No le faltan a la derecha, desde luego, culpas que purgar, pero entre ellas no está la de ser responsable de las pretensiones inconstitucionales de los independentistas, para las que ellos se valen bien solitos. Ibarretxe lo demostró ayer con su habitual cazurrería, cuando tras dos horas de entrevista, en la que Zapatero le dijo lo único que podía decirle el presidente del Gobierno (que no), amenazó con tachar de malo al bueno («Espero que el talante no se transforme en un desplante al diálogo»), lo que anuncia la segunda entrega de una película que ya todos hemos visto.

Con guante de seda
TONIA ETXARRI El Correo 17 Octubre 2007

El tiempo dirá si las dos horas empleadas por Rodríguez Zapatero para decir que no a Ibarretxe tienen una trastienda que se desconoce y de la que recela el primer partido de la oposición. Pero lo que parece evidente es que, después de la escenificación de esa negativa, estamos donde estábamos. Seguramente si Ibarre-txe se hubiera presentado con un acuerdo parecido al del Parlamento catalán (es decir, con los socialistas en la firma) la actitud de Zapatero habría sido otra. Pero como la idea de Ibarretxe sobre la pluralidad y transversalidad empieza con los nacionalistas y termina en Izquierda Unida, el presidente siguió el guión que esperaba de él ese segmento de votantes decepcionados con la política antiterrorista y de consentimiento con los incumplimientos de la legalidad por parte de las fuerzas nacionalistas, que ha llevado a cabo en los tres últimos años: una negativa rotunda, aunque sea inconcreta. El único margen que tenía Zapatero era poner el broche final a su política de corrección. Y eso fue lo que hizo augurando un fracaso al plan de Ibarretxe.

El PP no se fía y está receloso a pesar del mensaje conformado de Rajoy. Es cierto que, puestos a compararnos con el proceso irlandés, el presidente podría haber utilizado la posibilidad de anunciar el suspenso de la autonomía, si se complicase la situación (como ocurrió en Irlanda en dos ocasiones). Pero ésa es una posibilidad que, con ETA reactivada, ni se le pasa por la cabeza.

Ayer, Zapatero salió mejor parado que Ibarretxe. El lehendakari escucha pero luego obra como le parece. Los empresarios vascos, que en este nuevo órdago, por cierto, permanecen manifiestamente callados, se emplearon a fondo, en el año 2001, en sus críticas a la primera parte del plan nacionalista. Y se reunieron con Ibarretxe, entonces, para manifestarles sus críticas. Su sorpresa fue mayúscula cuando, al terminar la sesión, el lehendakari les dijo: «Muchas gracias por vuestra colaboración». Se miraron y se preguntaron: «¿Pero nos ha escuchado?». Del «no» que le dijo ayer Zapatero se ignora cuál es la parte que no habrá entendido, pero lo que dejó claro es que él sigue. ¿No puedo celebrar consulta? Pues entonces... consulta. ¿Para qué sirve, si no, un lehendakari?

A Ibarretxe le fue peor. No puede escudarse en el estribillo del «portazo» de Madrid para fomentar el victimismo porque tuvo todo el diálogo que quiso. De entrada, el «golpe bajo» de comparar este diálogo con los mantenidos por el Gobierno con ETA y su entorno quedó desactivado como un 'dislate'. La ciudadanía está más madura de lo que el lehendakari cree. No se le puede engañar con la idea de que ETA dejará de matar cuando se lo pida el pueblo, a través de un referéndum. En las últimas elecciones autonómicas, el PNV ganó, pero perdiendo votos y porcentajes. La participación fue diez veces menor. Todo un síntoma.

t.etxarri@diario-elcorreo.com

¿Consulta o plebiscito?
Xoán Xulio Alfaya Periodista Digital 17 Octubre 2007

Ernesto Ladrón de Guevara, al que le han retirado la escolta dejándolo totalmente indefenso frente a los terroristas de ETA, explica en este artículo cómo no hay verdadera consulta al electorado si no se dan unas condiciones ineludibles de libertad democrática.

Lo que propone Ibarreche no es una consulta, sino un plebiscito, es decir, su verdadera intención no es consultar nada, sino reforzar, mediante una ficticia consulta al pueblo, su política secesionista.

El plebiscito se considera hoy en día un instrumento de legitimación de un poder dictatorial o totalitario, según los casos. En función del momento histórico, el sentido de plebiscito ha ido variando desde la antigua Roma (plebiscitum viene de plebe) hasta ahora. En la actualidad, el término "plebiscito" se relaciona siempre con regímenes autoritarios.

El mal llamado referéndum de 1966 por el que fue aprobada la propuesta de Ley Orgánica del Estado de D. Francisco Paulino Hermenegildo Teódulo Franco Bahamonde (así lo bautizaron, lo siento) no reunía las condiciones de libertad democrática para merecer tal nombre. Fue, por lo tanto, un plebiscito, lo mismo que el que ahora propone Ibarreche.

Mr. Spock, a otro perro con ese hueso.

¿Consulta o plebiscito según modelo franquista?
Ernesto Ladrón de Guevara
Vistazoalaprensa.com

He leído en un medio de comunicación que Nico Gutiérrez, uno de los afectados por la posible eliminación de la protección que el Gobierno de Ibarretxe pretende poner en marcha, con la anuencia de Zapatero, se va del País Vasco. A Nico le conozco por sus profundas convicciones democráticas y por su firmeza de principios. Le tengo un gran respeto y afecto pues es uno de los que ya no tienen mucho que demostrar. Poco más se le puede pedir.

En este contexto, y con la huída de decenas de miles de vascos presionados por la sinrazón, yo discuto legitimidad al lehendakari para convocar consulta alguna. No ya por razones legales, que también, sino por razones morales y legitimidad democrática. No le acepto la más mínima legitimidad democrática a un señor que se ha caracterizado por dar la espalda a las víctimas, por ayudar al victimario y por dejar con el “culo al aire” a la gente que hemos luchado por conservar la dignidad de los vascos de bien, por erradicar esa lacra que nos llena de oprobio y mancha la imagen del País Vasco; y por lograr una democracia pluralista, lo cual es como una redundancia pues la democracia o es plural o es otra cosa.

Por tanto, toda consulta que se nos haga a los vascos en un contexto de presión, de persecución y de amenaza, donde la gente se tiene que marchar de su tierra para poder desarrollar su existencia en paz y libertad es ilegítima por tener en su raíz el mal de todo sistema opresor que es el que limita la libertad de expresión, el que marca a la gente según ideologías y la segrega de forma más o menos sutil, con la tenaza de ese grupo paramilitar que es ETA. Y donde sólo son libres los que comulgan con las ideas separatistas. El resto se tiene que callar o que esconder para no ser señalado y estigmatizado. Lo mismo que en Cataluña sólo que aún allí no han llegado al punto de formar ese “movimiento de liberación nacional” que siembra el terror por doquier con derramamiento de sangre. Por ahora.

Hace tiempo que llevo pensando que las elecciones en el País Vasco están lastradas por ese déficit de legitimidad y que debieran ser suspendidas mientras no haya garantías democráticas.

Lo que no entiendo es que gente como Zapatero no vea que se está acometiendo desde hace décadas una limpieza sistemática, efectiva, en tierras vascas, empujando a la gente que no es nacionalista a que nos vayamos. Y que estamos en una nueva fase en la que se va a crear el ambiente propicio para que se tenga que marchar una nueva oleada de vascos no nacionalistas. Y que eso no es casual ni episódico, sino que forma parte de una estrategia bien calculada en el tiempo y en un proceso bien programado.

¿A qué juegan los socialistas?

Manifestación de la AVT
De nuevo, la libertad
Ignacio Villa Libertad Digital  17 Octubre 2007

La convocatoria realizada por la Asociación de Víctimas del Terrorismo para el próximo 24 de noviembre vuelve a reclamar la presencia de la rebelión cívica en nuestras calles. Muchos españoles quieren seguir gritando alto y claro que este Gobierno, el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero ha convertido la presente legislatura en la legislatura de la rendición, y ese día tendrán la oportunidad.

Cuando estamos ya en la recta final de estos cuatro años que se iniciaron con los atentados del 11 de marzo no podemos olvidar ni esconder bajo tierra el retroceso cruel que ha significado para las víctimas la presencia de Zapatero en el Palacio de la Moncloa. Cuatro años de persecución, ignominia, desprecio, insultos, chantajes, burlas. Cuatro años en que el principal empeño del presidente del Gobierno parece haber sido destruir el respeto y el reconocimiento del que gozaban las víctimas de ETA. Cuatro años con el objetivo de que volvieran a la puerta de atrás de las iglesias, para que no molestaran al milagroso, y fracasado, proceso.

¿Qué hubiera sido de España, de la libertad, de la democracia, del recuerdo y de la justicia sin esa rebelión cívica? ¿Que hubiera ocurrido sin esas manifestaciones multitudinarias que han ocupado las calles en repetidas ocasiones? ¿Dónde estarían las víctimas del terrorismo si hubieran sucumbido a las amenazas del Gobierno para que cedieran ante los terroristas? Esta legislatura, inestable como pocas y turbulenta como ninguna, no se puede entender sin la rebelión ciudadana ante un Gobierno cobarde ante los terroristas y mezquino con los demócratas.

Las víctimas del terrorismo vuelven a salir a la calle. Lo van a hacer el próximo mes de noviembre. Y, desde luego, cuentan con muchas y muy buenas razones para hacerlo. La permanente tibieza del Gobierno hacia la banda terrorista ETA, la ambigüedad de las frases vacías de Zapatero, el desmantelamiento de la lucha contra el terrorismo, la puesta en marcha del proceso de rendición, el ataque sistemático hacia los que defendían la libertad y la democracia y el desprestigio constante de las víctimas del terrorismo son algunas de ellas.

Las víctimas del terrorismo vuelven a convocar la rebelión cívica, por la libertad y contra ETA, con un solo mensaje: España no se puede rendir ante las cesiones de Zapatero con los terroristas.

El "llionés" se cuela en la Torre de Babel autonómica
Pedro Vicente elsemanaldigital 17 Octubre 2007

El pacto "socialeonesista" con el que el PSOE y la Unión del Pueblo Leonés gobiernan el Ayuntamiento de León sigue amenizándonos. Tras el fallido intento de barnizar el nuevo Estatuto de Autonomía con determinadas enmiendas de signo leonesista, el siguiente numerito no se ha hecho esperar.

La Concejalía de Educación y Cultura Leonesa acaba de declarar de facto la cooficialidad de la lengua castellana y del idioma "llionés", este último no reconocido ni en el actual ni en el próximo Estatuto de Castilla y León. Una "cooficialidad" ni siquiera en términos de igualdad, sino de "inmersión", ya que en los documentos en que se utiliza predomina el "llionés" sobre el castellano.

El episodio es relativamente sorprendente habida cuenta de la personalidad del concejal de Educación, Abel Pardo, dirigente de Conceyu Xoven, la rama juvenil de la Unión del Pueblo Leonés y punta de lanza del sector más abertzale del leonesismo. De hecho, Pardo ya fue concejal entre 1995 y 2003, etapa en la que impulsó -con el beneplácito del entonces alcalde del PP, Mario Amilivia- la Escuela de Formación Tradicional y otras muchas iniciativas en defensa del "llionés". En esos años la Concejalía de Juventud ya introdujo la utilización de la lengua "vernácula", aunque nunca relegando al castellano a un segundo plano.

Justificación "a la finlandesa"
La respuesta del alcalde socialista, Francisco Fernández, a las críticas del Partido Popular ha estado ciertamente a la altura de las circunstancias. Para "Paco Raquetas", el asunto lo ha sacado de quicio el PP: "El problema sería preocupante si los impresos en cuestión estuvieran escritos en finlandés, por lo que no le daré importancia mientras sea algo nuestro y esté escrito junto al español, es un motivo de enriquecimiento cultural".

Fernández se ha mostrado incluso más condescendiente que el vicealcalde Javier Chamorro, de la UPL, quien, sin desautorizar directamente a Pardo, ha señalado que él hubiera utilizado en esos impresos el "llionés" como segundo idioma, al tiempo que ha anunciado que esa cooficialidad no se extenderá a las demás áreas de la gestión municipal.

Trasfondo electoral
Todo esto se produce en medio de una crisis interna dentro de la Unión del Pueblo Leonés, que el próximo 25 de noviembre celebrará un congreso extraordinario para elegir nueva dirección y redefinir la estrategia a seguir. Una vez que el todavía secretario general, Joaquín Otero, ha anunciado que no optará a la reelección, se ha abierto el frente de la sucesión. Y el primero en mover ficha ha sido precisamente Abel Pardo, quien ha hecho publico su apoyo a la posible candidatura de Lázaro García Bayón, el único representante con cuenta la UPL en la Diputación leonesa.

Por otra parte, lo más probable es que en dicho congreso la UPL opte por no concurrir a las elecciones generales de marzo, hecho este que explica como un libro abierto la extremada complicidad del PSOE, que se dispone a seguir faenando en las aguas leonesistas.

ETA es el enemigo común
Jesús Salamanca minutodigital 17 Octubre 2007

El Partido Socialista de Euskadi sigue estando en entredicho para la sociedad vasca, como lo está el PSOE para la sociedad española. Ambos son sospechosos de creer que la ‘serpiente’ podía ser tratada en igualdad de condiciones. De ahí que desde el entorno del mundo socialista se harten de desmentir a GARA, aunque con el ‘rabillo’ del ojo miren sonrientes a la otra parte. Son conscientes de que están en un atolladero a pocos meses de las elecciones generales. No hay duda que el aturdimiento ha obnubilado el camino a los más insensatos.

Nos gustaría saber por boca de Jesús Eguiguren qué es lo que comprometió en nombre del Estado de Derecho, saltándose todas las estructuras de poder y de sentido común, como nos gustaría conocer las cortapisas puestas a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para bajar la guardia en su momento. Hoy, por suerte para la ciudadanía, las cosas parecen haber cambiado cambiado. El PSOE ha ‘caído del burro’ tres años después, justo cuando ha comprobado que la ‘serpiente’ a la que ‘amamantó’ se ha vuelto a declarar su enemiga –– incluso Pernando Barrena ha declarado que PSOE y PNV son los principales culpables del ‘problema político’ ––y de toda la ciudadanía española.

Ha quedado suficientemente demostrado, por otra parte, que cuando a la Policía y a la Guardia Civil se les deja actuar en nombre del Estado de Derecho, ETA tiene sumamente complicadas sus posibles actuaciones, como se está demostrando en los últimos días y como se verá en las próximas semanas. Lo que no acaba de digerir el Ejecutivo de Rodríguez, y mucho menos de entender, es la continuidad de la ‘Kale Borroka’; sin llegar a comprender que el miserable intento de negociación es lo que ha dado alas al entorno abertzale.

El camino para la “negociación” que, dicho sea de paso, no han cerrado ciertas fuerzas democráticas del País Vasco, pasa necesariamente por la rendición de la banda terrorista, la entrega de las armas y el cumplimiento íntegro de las penas. Y si es posible el alejamiento de los presos y el fin de las ayudas y subvenciones a las organizaciones que dicen representarlos, habremos dado un paso trascendental, como sucedió en su día. No nos cansaremos de repetir esta misma ‘cantinela’, a pesar de los ataques e insultos que recibimos a diario en nuestro correo y por medios diversos. Estamos con las víctimas y contra los verdugos. Reverenciamos y colaboramos con casi todas Fundaciones pro víctimas y no nos cansaremos de denunciar la vitalidad que han recobrado los violentos y las organizaciones que sustentan a los mismos. A partir de ahí, quienes vivimos en la red sabemos que estamos en el disparadero y, para evitarlo, ya ponemos nuestros medios.

Y no nos cansaremos, como decía antes, porque sabemos que en ese empeño también están comprometidas ahora, después de la burda manipulación socialista de estos últimos años pasados, los ya citados Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Hoy hay más conciencia que nunca respecto a que ETA debe ser vencida por y con el Estado de Derecho y ese Estado no puede negociar con asesinos irredentos, como no puede tratar igual a las víctimas y a los verdugos, a pesar de los premeditados engaños del Ejecutivo presidido por Rodríguez. Por cierto, muchos de esos miembros empiezan aponer chinitas en el camino del presidente, como veremos en los próximos días.

Se ha negado lo evidente hasta la saciedad. La mentira ha sido la estrategia del mal llamado ‘proceso de paz’. Las numerosas reuniones han empezado a pasar factura y lo van a seguir haciendo durante el tiempo que precisen en el entorno abertzale. Con ello marcaban cada pauta y escribían la hoja de ruta de los más estúpidos y miserables. Recuérdese que desde numerosas instancias se intentó convencer al presidente Rodríguez para que no entrase en terreno de ETA, pero solo la ignorancia, el desconocimiento y el mal asesoramiento abrieron la puerta a la ‘serpiente’; una serpiente con la que coquetearon los más imprudentes y menos preparados. Los resultados a la vista están: ETA, ANV y Batasuna no se han movido ni un solo centímetro en sus pretensiones y el Estado de Derecho sigue amenazado y, hasta el momento, sin reaccionar con contundencia. Nunca como ahora ha habido tantas pruebas para ilegalizar a ANV, nuevo brazo político de ETA, junto con el colaboracionismo del PCTV que suele hacer de recaudador ‘legal’ en las instituciones. Batasuna, al estar ilegalizada y decapitada, se limita a hacer de claque ocasional y, muchos de sus miembros, a cobrar mensualmente del dinero recaudado por ANV bajo el paraguas de concejales, diputados forales y demás figuras con apariencia legal.

El Gobierno Rodríguez aún no se ha percatado de lo fascinante que es la política, porque no ha sabido verla con las gafas adecuadas. Ha caído en la ignorancia y esa no es otra, según Confucio, que la noche de la mente; pero una noche sin luna ni estrellas. Sería injusto no dejar constancia de que esa ‘noche de la mente’ se extiende a muchas otras facetas del Gobierno Rodríguez, donde la descoordinación es la nota predominante, el insulto su actividad diaria, la mentira su objetivo secundario, la irresponsabilidad su bandera y la falta de planificación su característica más vistosa.

Un Guggenheim «lacerante»
BLANCA TORQUEMADA. MADRID ABC 17 Octubre 2007

«Es una serie de imágenes que podría estar colgada en cualquier herriko taberna. Los ingredientes, incluso en la utilización de las palabras, son los de siempre: «militantes de ETA» muertos, enfrentamientos con la Ertzaintza, padecimientos de los familiares de los presos, coches incendiados y un afán apenas disimulado de presentar a la Guardia Civil como ejército de ocupación... En suma, el Guggenheim, después de diez años de existencia en los que no ha abordado la lacra del terrorismo, ahora ha mordido el cebo del pretendido «conflicto»».

Esta denuncia de Cristina Cuesta, portavoz de Covite y gerente de la Fundación Miguel Ángel Blanco, preludia que «las víctimas no nos quedaremos de brazos cruzados» ante la recopilación de instantáneas del fotógrafo navarro Clemente Bernad incluida en la exposición «Chacun à son goût» («Cada uno a su gusto»), que hoy se inaugura en el afamado museo bilbaíno, caja de resonancia mundial de cuanto en él se exhibe.

El hondo malestar de la Fundación arrancó con una carta dirigida por el propio Bernad a Mari Mar Blanco, presidenta de la entidad, hace un par de semanas. Tras un preámbulo cortés («Estimada Señora: Le escribo en mi condición de artista participante en la exposición «Chacun à son goût» que se exhibirá en el Museo Guggenheim Bilbao...»), el fotógrafo planteaba a bocajarro a la hermana del edil asesinado por ETA en 1997 su intención de exponer, en un amplio formato (120 x 80) la reproducción de la radiografía del cráneo de Miguel Ángel agonizante, con la horrenda huella del plomo de los dos balazos de «Txapote». Superado el desgarramiento anímico, sólo cupo una respuesta de la familia Blanco: un no tajante e indignado.

Así, la muestra (que, por otra parte, es muy amplia y recopila obras de creadores vascos contemporáneos, algunos muy prestigiosos) quedará finalmente inaugurada sin esa ofensa macabra, pero con otras instantáneas «de la misma línea», según Cuesta. Algo que, en su opinión, es «un agravio injustificable. Respetamos el hecho de que el Guggenheim, en sus diez años de existencia, se haya mantenido al margen de la lacra del terrorismo, pero exigimos que, si ahora aborda la cuestión, aunque sea de refilón y en el marco de una exposición con otros muchos contenidos, lleve a cabo algo correcto, digno y coherente».

«Crónicas vascas»
Bajo el ampuloso título de «Basque Chronicles» («Crónicas vascas»), el autor había seleccionado catorce instantáneas de su trabajo como reportero, entre ellas las radiografías «atrapadas» con su cámara en la rueda de prensa ofrecida por los médicos del Hospital General de Aránzazu después de que Miguel Ángel Blanco ingresara en urgencias, ya al borde de la muerte. «Es una humillación para todos los ciudadanos, no sólo para las víctimas, que se presente, con ínfulas artísticas, algo tan lacerante. El solo hecho de que se haya planteado la posibilidad de que esa radiografía se colgara en el Guggenheim, aun supeditando esa posibilidad a una autorización de la familia, revela la esquizofrenia y la perversidad moral que se ha instalado en buena parte de la sociedad vasca».

La exposición permanecerá abierta hasta el 3 de febrero, un periodo de tiempo «demasiado largo», en opinión de la gerente de la Fundación, «para que miles de turistas se marchen a sus casas con esa visión sesgada. De los etarras muertos, se muestran los cuerpos destrozados, los llantos sobre los ataúdes; de los guardias civiles, la estampa marcial del general Galindo, en una de las fotos, y en otra, un impersonal féretro en la distancia, con la silueta del fusil de un agente en primer término».

Si en su carta a Mari Mar Blanco el autor de esas imágenes proclama que siempre ha intentado llevar a cabo el ejercicio de su profesión «con el respeto más absoluto a la dignidad humana y con el fin de transmitir los hechos de la forma más coherente posible», sus argumentos «quedan anulados por su falta de empatía ante el sufrimiento ajeno», según diagnóstico de Cristina Cuesta.

Hace tan sólo unos días se honró junto al Guggenheim al ertzaina Txema Agirre, asesinado por ETA cuando abortó el intento de los terroristas de sembrar muerte, con lanzagranadas, en la solemne inauguración del museo, en octubre de 1997. «Ésa es una foto -recuerda Cuesta- que nunca ha estado en una exposición».

Exposición insultante para las víctimas en el Museo Geggenheim de Bilbao
Redacción MinutoDigital 17 Octubre 2007

España y Libertad iniciará una campaña que durará hasta el final de la exposición durante la que se entregarán 25.000 folletos informativos en español e ingles que informarán a los visitantes del contenido de la exposición. Uno de los textos será el siguiente:

La exposición Chacun á son goût –Cada uno a su gusto que usted esta a punto de ver no refleja en absoluto la realidad de lo que sucede en el País Vasco. Los vascos somos parte de España, nación que hemos contribuido durante siglos a formar, junto a otros muchos españoles. No existe un pueblo vasco oprimido por España, sino una minoría violenta que ha privado de libertad a este pueblo para imponer su demente deseo de independencia.

ETA, no es un movimiento de liberación. Ni la Guardia Civil es un ejército de ocupación.

Por ello cuando vean las fotografías de ahí dentro, no olviden que ETA y Batasuna son una banda terrorista que ha asesinado en España a más de 800 personas, incluidos niños recién nacidos.

No se dejen engañar, las únicas víctimas que existen en Euskadi son las víctimas del terrorismo de ETA.

CONCENTRACIÓN EN MUSEO GUGGENHEIM DE BILBAO
España y Libertad 17 Octubre 2007

España y Libertad se concentrará en Bilbao, frente al Museo Guggenheim en Bilbao, a las 18:00 horas de mañana en protesta por la exposición Chacun á son goût –Cada uno a su gusto

17, Octubre de 2007.- España y Libertad se concentrará en protesta por la exposición insultante para las víctimas del terrorismo Chacun á son goût –Cada uno a su gusto

A su vez, iniciaremos una campaña que durará hasta el final de la exposición durante la que se entregarán 25.000 folletos informativos en español e ingles que informarán a los visitantes del contenido de la exposición. Uno de los textos será el siguiente:

La exposición Chacun á son goût –Cada uno a su gusto que usted esta a punto de ver no refleja en absoluto la realidad de lo que sucede en el País Vasco. Los vascos somos parte de España, nación que hemos contribuido durante siglos a formar, junto a otros muchos españoles. No existe un pueblo vasco oprimido por España, sino una minoría violenta que ha privado de libertad a este pueblo para imponer su demente deseo de independencia.

ETA, no es un movimiento de liberación. Ni la Guardia Civil es un ejército de ocupación.

Por ello cuando vean las fotografías de ahí dentro, no olviden que ETA y Batasuna son una banda terrorista que ha asesinado en España a más de 800 personas, incluidos niños recién nacidos.

No se dejen engañar, las únicas víctimas que existen en Euskadi son las víctimas del terrorismo de ETA.

Hacemos un llamamiento a los movimientos cívicos para que se sumen a esta campaña en defensa de las víctimas y participen, en igualdad de condiciones, junto a nosotros, en esta protesta cívica que solo pretende la defensa de la memoria de las víctimas del terrorismo.

Mas información
gsm: 678.61.61.77
info@e-libertad.es
http://www.e-libertad.es

El desafío del terrorismo islámico. ¿Han sido adecuadas las respuestas?

Gustavo Morales minutodigital 17 Octubre 2007

Las comunidades islámicas se instalan en países europeos que les brindan los derechos políticos, económicos y sociales de los que carecen en sus países de origen. Ahí comienza una acción que les llevará de su presencia como invitados ajenos a otro nivel donde reivindicarán la total hegemonía, sin espacio para otras religiones. Cuando los musulmanes poseen una parte importante de la población o reivindicaciones históricas, como es el caso de Andalucía, pasan de considerar el territorio donde están de dar el ahd, tierra de kafar, infieles, donde no pueden reclamar la aplicación de la Shariá o ley islámica, a dar al hard, territorio por conquistar donde los mahometanos pueden llevar a cabo la yihad, la guerra santa, hasta conseguir dar el Islam, territorio del Califato donde sí se aplica únicamente la jurisprudencia coránica. Las comunidades pasan de llevar una vida cerrada, de espaldas a la sociedad, a intervenir en la vida pública. Esto ya ha ocurrido en Francia.

Pero ni siquiera dar el ahd es un seguro para los occidentales. Los centros de edición y distribución de la prensa radical, ya sea de los islamistas armados argelinos como los paquistaníes, se centran en Londres, París y Berlín donde aprovechan las libertades de expresión y publicación que niegan donde ellos reinan. Es necesario recordar, como dice Gustavo Bueno, que la Filosofía y el Derecho sólo se desarrollaron en territorio cristiano, en las zonas sometidas al Islam sólo existe la teología de la media luna.

Las autoridades europeas cometen un error básico: prefieren tratar con los ulemas o líderes de estas comunidades a tratar con los musulmanes como individuos, un ciudadano más. Refuerzan el liderazgo musulmán y dan carta de naturaleza a las comunidades de esa religión totalitaria, permitiéndoles menoscabar los derechos de sus mujeres y aplicar en sus áreas la normativa coránica. Esto se evidenció en las protestas de padres mahometanos contra la presencia de crucifijos en colegios. De hecho, el edicto de Jomeini contra Salman Rushdie, los furibundos ataques contra las naciones cuya prensa caricaturizó a Mahoma o las violentas protestas contra el Papa cuando disertó en la Universidad alemana son muestras de que no renuncian a intervenir directamente en áreas ajenas a su fe.

Los defensores de la guerra santa contra el Cristianismo, los yihadistas, carecen de un Estado, están repartidos por medio centenar de naciones y diluidos entre casi mil millones de musulmanes. La poderosa maquinaria de guerra occidental no puede dañarles porque carece de una cabeza a la que golpear.

Donde sí se ha producido una intervención militar, en las naciones iraquí y afgana, la rápida victoria de los ejércitos occidentales se ensombreció con la ocupación. Los combatientes que iniciaron su singladura en 1980 luchando contra el ateismo soviético en Afganistán, agrediendo a India en Cachemira o bañando Argelia en sangre, se han concentrado de nuevo en aquellos dos países. En Irak el caso es más sangrante porque el baasismo laico de Saddam Hussein, destruido por el presidente Bush, fue durante mucho tiempo un muro de contención contra el islamismo. Baste citar la guerra de ocho años que mantuvo Bagdad para derrocar, sin éxito, la teocracia persa de Teherán.

La acción constante, aunque no resolutiva, de guerrilleros y terroristas debilitan el apoyo de la opinión pública norteamericana, y la opinión pública es esencial en una democracia (El rey de Arabia Saudí no tiene ese problema). Es imposible eternizar la presencia de ejércitos occidentales en Irak y Afganistán. Y son esas tropas anglosajonas y polacas en su mayoría, más las empresas de soldados corporativos, las que sustentan ambos raquíticos Estados cuya autoridad no alcanza su propio territorio. El aparato del terrorismo yihadista lo sabe; ataca a las naciones ajenas al Islam y fuerza su política, como ha sido el caso de los cristianos coreanos en Afganistán. Antes o después, irán a la guerra civil para conquistar el poder, en el momento que los marines de EE.UU. se marchen.

Al Qaeda, la cabeza de turco de Washington, no es una organización internacional terrorista sino un centro fanático de apoyo económico, organizativo y de entrenamiento para cientos de grupos musulmanes indígenas instalados en sus propias naciones o en la emigración. Su discurso va contra Occidente, abanderado de los derechos humanos y la democracia. Los yihadistas denuncian sus contradicciones como el apoyo a regímenes autocráticos como los de la Península Arábiga o a Israel. La acción terrorista sólo distingue entre los suyos y los demás. Los atentados yihadistas buscan matar al mayor número de personas, ya sean infieles: Nueva York, Madrid, Londres, París, El Cairo, Yemen; como “malos musulmanes”: Irak, Afganistán, Indonesia. El mayor número de víctimas de los yihadistas siguen siendo musulmanes.

En el caso de un Estado islámico radical, como Irán, la respuesta a su agresivo programa nuclear es el tímido bloqueo de los foros políticos y económicos occidentales. Nadie parece comprender que la financiación saudí al movimiento deobandi también contempla, como Ben Laden ha demostrado, el exterminio de los “herejes” chiítas. Teherán intenta generar un ecumenismo islámico para recuperar el liderazgo del renacimiento musulmán que tuvo en 1979. Es difícil, sólo uno de cada diez mahometanos es partidario de Alí, chiíta, y sus seguidores, como los hazaras afganos, han sido blancos frecuentes de los yihadistas y de sus aliados talibán. Irán, más práctico que Al Qaeda, abre nuevos frentes, profundiza una relación iniciada por Jomeini, con el envío de su hijo Ahmed en los años 80 a Cuba y Nicaragua estrechando lazos y firmando acuerdos. La vieja Persia sigue creando alianzas basadas en su común enemistad con Estados Unidos, sin exigir un sometimiento estricto al Islam como hacen sus ofuscados rivales yihadistas. El presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, ratificó la alianza con el boliviano Evo Morales, tras asistir a la 62 Asamblea General de la ONU y antes de partir para reunirse con el venezolano Hugo Chávez. En esa asamblea de Naciones Unidas el presidente Kirchner solicitó la entrega de los iraníes reclamados por la justicia argentina por el atentado de la AMIA en Buenos Aires, el más importante que se haya cometido contra la comunidad judía desde la Segunda Guerra Mundial.

La extensión del Islam ha estado históricamente ligada a la guerra. Mahoma fue un guerrero que expandió su religión con las armas. En la mayor parte de los Estados musulmanes están prohibidas otras religiones. Personalmente sólo he podido asistir a misa en una iglesia en Teherán. La conversión de un musulmán a otra religión está penada con la muerte. Algunos pretenden fomentar un Islam moderado frente al Islam radical, cuando aquel nunca ha combatido a éste. El yihadismo encuentra un terreno abonado en una Europa con una diáspora de millones de musulmanes, cuyos jóvenes se sienten marginados y buscan reconstruir su identidad. A los actos terroristas no les han seguido movilizaciones masivas yihadistas todavía pero los extensos incidentes en Francia preconizan un cambio cuyo eje son las mezquitas donde se predica el salafismo y otras formas extremas de Islam sunnita, el mayoritario. Las aspiraciones frustradas de los más pobres en el continente más rico pasarán del terrorismo radical a movilizaciones sociales donde el componente religioso de los agitadores supone un factor de confusión para los países receptores, desarmados ante este fenómeno gracias al laicismo que heredamos de la Revolución francesa.

Frente a ello se toman medidas cortas de miras y erróneas en su aplicación. Las actuaciones de inteligencia se basan en la tecnología, sin ocultar el déficit de agentes de campo en el mundo islámico. La especificad del sujeto a estudiar, el islamista, por la asunción de una serie de roles y ritos desde la infancia, dificulta la penetración de agentes de campo foráneos. Los movimientos deobandi, la secta chiíta o ismaelí, los wahabies o salafistas, realizan un proceso de aculturación imposible de imitar durante largos periodos de tiempo. Esta respuesta policial produce colateralmente un debilitamiento del Estado del bienestar por dos vías: Un incremento no calculado de sus beneficiarios, con la pérdida de derechos de los sustentadores históricos de la seguridad social, los indígenas europeos. También se produce un debilitamiento de los derechos civiles de los ciudadanos occidentales por la razón de Estado: la lucha contra el terrorismo.

En cuanto al mensaje, los medios de masas yerran cuando se preocupan de distinguir el Islam de los islamistas, más que por justicia para no provocar una mayor extensión con persecuciones. Su éxito se hace notorio con un sencillo ejemplo: En España no hubo ni un incidente con la comunidad marroquí por el 11 de Marzo.

Entre las medidas económicas contra este estado de cosas, el capitalismo fomenta el desarrollo de las naciones musulmanas pobres, como Marruecos, Egipto o Mauritania. Tras la presentación sociopolítica está la verdad, la desconcentración de empresas está impulsada, en realidad, por la inexistencia de poder sindical en aquellos países y la mano de obra barata, además de los incentivos fiscales y el acercamiento a las materias primas y a nuevos mercados. Sólo el crecimiento de la acción directa islámica ha frenado la llegada de muchas empresas occidentales.

Finalmente los gobiernos occidentales apoyan un desarme ideológico. En realidad, asignaturas como la Educación para la Ciudadanía sólo tendrían sentido en los colegios donde hay una fuerte presencia de inmigrantes de culturas autoritarias y antidemocráticas a los que sí hay que adoctrinar.

Andre Malraux tenía razón: el siglo XXI será religioso o no será.

ACEPTA LAS ABSTENCIONES DE LA PRESIDENTA Y EL VICEPRESIDENTE
El Constitucional admite a trámite el recurso del PP contra la ley que prorroga el mandato de Casas
El Tribunal Constitucional ha acordado la admisión a trámite del recurso de inconstitucionalidad interpuesto por el PP contra la reforma de la Ley Orgánica que regula este órgano. Esta ley prorroga el mandato de Casas hasta diciembre de 2007, pese a que debería haber abandonado en junio de este mismo año. Fruto de esta decisión, se admite que la presidenta María Emilia Casas y el vicepresidente Guillermo Jiménez se abstengan en la votación que decidirá su propia continuidad al verse directamente implicados.
Europa Press Libertad Digital 17 Octubre 2007

La aprobación de las abstenciones precisó del voto de calidad del presidente accidental del Pleno, Vicente Conde, para deshacer el empate creado después de que los cinco magistrados del denominado sector conservador del TC votaran a favor de las mismas y los cinco magistrados de izquierdas lo hicieran en contra, informaron a Europa Press las mismas fuentes. El auto sobre las abstenciones, que cuenta con varios votos particulares, así como la providencia en la que se admite a trámite el recurso, serán hechas públicas en los próximos días, tras ser notificadas a las partes.

La fuerte división que el asunto había provocado entre los magistrados del alto tribunal había impedido la aprobación, en sesiones anteriores del Pleno, del escrito en el que debía plasmarse el alcance de las citadas abstenciones.

A partir de ese momento, y una vez el Estado sea tenido formalmente como parte en este litigio, es muy probable que el Ministerio de Justicia, a través de la Abogacía del Estado, trate de apartar del debate de este asunto a dos magistrados del sector conservador –Jorge Rodríguez Zapata y Roberto García Calvo– por entender que ambos están "contaminados" tras remitir el pasado mes de junio una carta a la presidenta Casas en la que se posicionaban en contra del contenido de la propia reforma legislativa.

El Ministerio de Justicia ya ha dado los primeros pasos para actuar en esta dirección, mediante la aprobación el pasado jueves de un acuerdo por parte del Consejo de Ministros que habilita al abogado general del Estado, Joaquín de Fuentes Bardají, a actuar frente al Constitucional en lo relativo al recurso contra la LOTC.

No obstante, la decisión final de recusar o no a los magistrados conservadores –sería la primera vez que un Gobierno trata de apartar de un asunto a magistrados del TC–, precisará de otro acuerdo específico por parte del Ejecutivo, según aclaró el Ministerio de Justicia el pasado jueves.

El "papel" del ponente
En cuanto a las abstenciones, la causa del "bloqueo" había que buscarla en el hecho de que el ponente del acuerdo, el magistrado de izquierdas Pablo Pérez Tremps, debía redactar un texto conforme a las abstenciones a pesar de que desde el principio ha manifestado una postura contraria a apartar a Casas del debate.

El borrador de auto presentado al Pleno por Pérez Tremps en la sesión celebrada el pasado día 8, pese a dar el visto bueno a las abstenciones presentadas, no fue del agrado de los cinco magistrados del sector conservador, que rechazaron su contenido. Este miércoles volverá a discutirse una nueva versión del acuerdo, según las mismas fuentes.

Durante la sesión en la que se trató inicialmente este asunto, el pasado 1 de septiembre, los cinco magistrados adscritos al sector conservador, con el voto de calidad del presidente accidental de este órgano, Vicente Conde, vetaron la propuesta realizada por el ponente de la cuestión, el magistrado progresista Pablo Pérez Tremps, que era favorable a rechazar las abstenciones.

Por qué se abstienen
A principios de septiembre, Casas y Jiménez justificaron su abstención en el hecho de que los artículos de la LOTC recurridos por el Partido Popular les afectan directamente. Uno de ellos, el 16.3 de la nueva ley, permite prorrogar su mandato, que concluyó a mediados del pasado mes de junio, hasta el próximo mes de diciembre.

La importancia de esta contienda judicial radica en la fragilidad del equilibrio de fuerzas que coexisten actualmente en el alto tribunal de cara al estudio de recursos clave en el terreno político, como los promovidos por el Partido Popular contra el nuevo Estatuto de Cataluña o la Ley de Paridad.

Al admitirse la abstención, el sector de izquierdas en el Alto Tribunal deja de contar con el voto de calidad de Casas como presidenta y, en caso de empate, dicho voto doble podría ser emitido por el magistrado conservador Vicente Conde, que asume en principio la presidencia por ser el más antiguo.

La AVT convoca una manifestación para el 24 de Noviembre
Redacción MinutoDigital 17 Octubre 2007

La Junta Directiva de la Asociación Víctimas del Terrorismo ha decido convocar una gran concentración en Madrid debido a la estrategia fraudulenta que sigue mostrando el Gobierno en su política antiterrorista. Tras el pleno celebrado hoy en el Congreso de los Diputados y los acontecimientos ocurridos antes, durante, y después del falso “alto el fuego permanente” anunciado por ETA, es evidente que el Ejecutivo no está poniendo todos los medios que tiene a su alcance para derrotar a la banda terrorista.

Los atentados perpetrados por la banda terrorista durante los últimos años y las recientes declaraciones de José Luis Rodríguez Zapatero, en las que ha asegurado que no descarta volver a negociar con los asesinos, son una muestra clara de lo expresado anteriormente. Por este motivo, las principales exigencias de la AVT al Gobierno en esta nueva convocatoria son las siguientes:

* Primera: Instar a la ilegalización de ANV y el PCTV. Y disolver de manera inmediata los ayuntamientos en los que gobierna ANV. Estos dos partidos siguen sin condenar los atentados de ETA.

Las víctimas consideramos indignante que los representantes políticos de los terroristas estén en las instituciones porque supone, entre otras cosas, una traición y un insulto para aquellos que han sido asesinados y heridos por defender la libertad y la democracia en España. El Gobierno ya cometió el gravísimo error de permitir la presencia de ANV en las últimas elecciones municipales y, como mínimo, debería tener presente la Ley de Partidos y rectificar su postura. Además, hay que tener en cuenta que la presencia de estos dos partidos en los ayuntamientos y el Parlamento vasco supone un claro riesgo para la seguridad de los españoles.

* Segunda: Retirar la resolución aprobada en el Congreso de los Diputados que habilita al Gobierno a dialogar con ETA y recuperar el Pacto por las Libertades y Contra el Terrorismo.

El Gobierno socialista no cumplió dicha resolución porque negoció antes y después de ésta sin que ETA dejara las armas, incluso con atentados, muertos y heridos. La actitud del Ejecutivo ha sido una traición en toda regla a las víctimas y a todos los españoles. Además, es necesario retirarla porque a ETA se la vence, no se la convence. El Ejecutivo debe ser valiente y volver al Pacto por las Libertades y Contra el Terrorismo, que situó a la banda terrorista contra las cuerdas.

El lema de esta convocatoria es “Por un futuro en libertad. Juntos, derrotemos a ETA”. La sociedad española tiene el derecho y la necesidad de vivir en libertad. Y es obligación y responsabilidad del Gobierno garantizar las medidas necesarias para derrotar a quienes nos coaccionan y chantajean mediante el asesinato, la extorsión y la actividad terrorista.

La concentración se celebrará el sábado 24 de noviembre en la madrileña plaza de Colón y dará comienzo a las cinco de la tarde. La AVT pide que todos los ciudadanos de bien, las víctimas, los colectivos y organizaciones ciudadanas, hagan suyo este nuevo acto de la REBELIÓN CÍVICA, la fomenten y difundan

Atacan con un artefacto la vivienda del delegado del Gobierno en Navarra e incendian el coche de la hija del alcalde de Andoain
Efe - Pamplona/San Sebastián. La Razón 17 Octubre 2007

La vivienda que el delgado del Gobierno en Navarra, Vicente Ripa, tiene en la localidad de Miranda de Arga ha sido atacada con un artefacto explosivo poco antes de las dos de la madrugada sin causar daños personales, informaron fuentes de la delegación del Gobierno.

El artefacto era mixto explosivo-incendiario y estaba compuesto, entre otros elementos, por dos botellas de cámping gas, cuatro petardos pirotécnicos de gran potencia y una lata de pintura de 4 kilos.

El artefacto fue colocado junto a la puerta del garaje y con su explosión se generó un incendio que fue apagado con mangueras por el propio delegado del Gobierno, que esta pasada noche pernoctaba en su pueblo, y algún otro miembro de la familia antes de la llegada de los bomberos y la Guardia Civil, que se ha hecho cargo de la investigación.

Esta rápida actuación, indicaron las mismas fuentes, impidió que se produjeran daños mayores, «con riesgo incluso para todo el inmueble», ya que únicamente la puerta del garaje y la fachada fueron quemados parcialmente.

La delegación del Gobierno subrayó su condena por lo sucedido, «como en todos los ataque de violencia callejera a personas físicas y jurídicas y a bienes públicos o privados», y advirtió que los mismos «resultan de todo tipo inútiles a los efectos de amedrentar a la sociedad y de condicionar la actividad de los agentes políticos, económicos y sociales de Navarra, cuya población desprecia a los violentos».

«En el caso del delegado, este ataque no va a menguar ni un ápice su compromiso con la sociedad navarra y española, ni su firme determinación de contribuir en la medida de sus posibilidades a la consecución de una convivencia plenamente pacífica y en libertad, donde caben todas las ideas defendidas con la palabra», destacó.

Señaló también que el delegado del Gobierno «agradece encarecidamente todas las muestras de apoyo que está recibiendo de vecinos y de instancias sociales, políticas, económicas, sindicales, judiciales, educativas y periodísticas».

Además, el vehículo particular de la hija del alcalde de Andoain, José Antonio Pérez Gabarain (PSE/EE), ha sido incendiado premeditadamente la pasada noche cuando se encontraba estacionado en esta localidad guipuzcoana, informó el departamento vasco de Interijor.

Los hechos sucedieron minutos antes de la medianoche, cuando un grupo de desconocidos colocó un artefacto incendiario en el vehículo y le prendió fuego.

Las llamas, que afectaron a la parte trasera del turismo, una rueda y los asientos, fueron sofocadas por los bomberos, con ayuda de la Ertzaintza y la Guardia Urbana de Andoain.

El coche pertenece a una joven de 23 años, uno de los tres hijos del alcalde socialista de la localidad.

Se trata del tercer ataque de estas características perpetrado en Andoain en los últimos cuatro meses, desde que el pasado 6 de julio los violentos intentaran quemar con un artefacto incendiario varios vehículos de la Policía Municipal.

El siguiente intento de incendiar un vehículo ocurrió el 14 de septiembre, cuando unos desconocidos colocaron una garrafa con líquido inflamable, que no llegó a explotar, bajo el vehículo particular de un ertzaina.

La Diputación financia el uso del gallego en la administración local
El diputado provincial responsable de área de Normalización Lingüística, Xoán Manuel Sande firmó ayer en la sede de la Diputación el convenio de financiación de los servicios de normalización lingüística para ayuntamientos con los representantes locales de 43 municipios de la provincia.
M.RAMOS > A CORUñA El Ideal 17 Octubre 2007

La Diputación destinará este año 500.000 euros a financiar servicios de normalización lingüística en 43 municipios de A Coruña. El diputado provincial responsable del área de Bienestar Social, Políticas de Igualdad de Género y Normalización Lingüística, Xoán Manuel Sande Muñiz, firmaba ayer el convenio con los alcaldes y representantes municipales en la sede de la Diputación.

Los ayuntamientos que participarán en este programa de normalización serán, entre otros, Cerceda, Ponteceso, Ortigueira, Cee, Laracha, Ordes, Oleiros, As Pontes, Abegondo, Ames, Arteixo, Betanzos, Boiro, Carballo, Carnota, Culleredo, Fene, Ferrol, Melide, Miño, Muros, Muxía, Pontedeume, Santiago, Teo, Val do Dumbra, Vimianzo o Ribeira

Del total de municipios que han firmado el convenio 19 lo hacen por primera vez, mientras que 24 lo prorrogan.

Cada ayuntamiento percibirá entre 12.000 y 6.000 euros para poner en marcha el servicio.

Participación > Sande Muñiz recordó en el acto de firma del convenio que la Diputación participará con la Xunta de Galicia en el Consorcio para la Planificación Lingüística: "Consideramos que é necesario dar estabilidade e continuidade á política lingüística e aos servizos de normalización, sen que dependan de puntuais subvencións".

Anunció la organización de jornadas dirigidas a los responsables políticos y técnicos de normalización lingüística que tendrán lugar en el Pazo de Mariñán el 28 de noviembre.
 

Recortes de Prensa   Página Inicial