AGLI

Recortes de Prensa    Jueves 18 Octubre   2007

El Gobierno encizaña al TC
Editorial ABC 18 Octubre 2007

EL Tribunal Constitucional vive una situación de crisis interna de confianza que no encuentra precedentes, y su causa es la politización ilimitada con la que está siendo tratado por el Gobierno socialista. La abstención de la presidenta y del vicepresidente de este órgano es una consecuencia de la irrupción brutal del Ejecutivo en las reglas de funcionamiento del TC, vigentes desde su fundación. Las futuras recusaciones que pudieran presentarse contra otros dos magistrados por parte de la Abogacía del Estado serían el remate de una estrategia de asalto a las instituciones fundamentales del Estado. Todo arranca del temor, cada día menos disimulado, del PSOE a que el TC derogue total o parcialmente algunas de las principales leyes de este mandato: la del matrimonio entre homosexuales, la integral contra la violencia de género y, sobre todo, la que aprueba el estatuto de autonomía de Cataluña.

Los socialistas quieren hacer con el TC lo mismo que con el Consejo General del Poder Judicial cuando cambiaron a toda prisa la mayoría necesaria para nombrar a los magistrados del Tribunal Supremo: intentar someter a su dictado a las instituciones independientes. Por eso han aprobado una reforma de la Ley Orgánica del TC con una enmienda sorpresiva que prorroga el mandato de su presidencia más allá del plazo previsto inicialmente. De esta forma, el PSOE quiere asegurarse el voto de calidad de la actual presidenta del TC, María Emilia Casas, perpetrando así una agresión incalificable al prestigio de esta jurista, tratada como si fuera una afiliada socialista y no como la máxima responsable de una institución del Estado. El crispado monólogo de la vicepresidenta del Gobierno con la presidenta del TC, durante el desfile de la Fiesta del Doce de Octubre, resume mejor que nada esta tensa relación.

Lógicamente, tanto la magistrada Casas como el vicepresidente, Guillermo Jiménez, decidieron abstenerse para no participar en el trámite de admisión del recurso del PP contra la reforma de la ley del TC, porque ésta afecta directamente al régimen jurídico de sus cargos. Nadie sabe mejor que el propio juez si está o no en condiciones de actuar sin sombra de parcialidad. El problema nunca debió ser, por tanto, si se aceptaban o no estas abstenciones, cuya mejor defensa es la decisión misma de abstenerse tomada por ambos magistrados. El problema está en la nueva correlación de fuerzas internas, pues desde el momento en que el Pleno del TC aceptó el pasado martes la abstención de la magistrada Casas, la presidencia ha pasado a un magistrado encasillado en el bloque «conservador», quien puede utilizar el voto de calidad en caso de empate para resolver este recurso del PP.

Por tanto, la partición del TC y su inestabilidad interna responden a una manipulación previa de sus reglas de funcionamiento por el interés particular del Gobierno de salvar unas leyes que se han hecho sin atender a una elemental prudencia constitucional. El PSOE ha utilizado la potestad legislativa del Parlamento como una herramienta de cambio político partidista o, en el mejor de los casos, de mera propaganda, evitando los dictámenes incómodos de los órganos consultivos y retorciendo la letra y el espíritu de la Constitución. Ahora pretende conjurar el riesgo de que el TC, al hacer su trabajo, ponga de manifiesto las carencias de una legislación irreflexiva o partidista. La estrategia del Gobierno es convertir el TC en un avispero para poder desacreditar anticipadamente unas posibles sentencias contrarias a sus intereses.

La irresponsabilidad con la que desde el PSOE y el Gobierno se anima a encizañar a magistrados «progresistas» con magistrados «conservadores» demuestra que están dispuestos a pasar por encima de cualquier consideración institucional con tal de lograr sus objetivos. El coste de esta política destructiva está siendo muy alto, porque daña el crédito social de algunas de las instituciones más importantes del Estado. No sólo se ha perjudicado al TC, también al Consejo General del Poder Judicial, que lleva un año en funciones, o al Consejo de Estado, órgano absolutamente despolitizado, pese a lo cual su autorizada opinión ha sido muchas veces desoída o directamente ignorada. El Gobierno ha pretendido gobernar como si no hubiera otros poderes en el Estado y éstas son las consecuencias.

La bronca y el Tribunal Constitucional
Pablo Sebastián Estrella Digital  18 Octubre 2007

El espectáculo partidario que ofrece el Tribunal Constitucional al conjunto de la sociedad española y a los más cualificados observadores y actores, de dentro y fuera de España, del ámbito jurídico y constitucional, es no sólo fiel reflejo de la vigente confrontación política sino que forma parte de la temeraria estrategia confederal de Zapatero, que el presidente espera poder completar en una segunda legislatura si gana las elecciones del 2008. Y a no olvidar que todo lo que ocurre en torno al TC —o al Consejo General del Poder Judicial— pone en el escaparate nacional e internacional la ausencia en España de la separación de poderes del Estado, imprescindible en toda democracia. La reciente bronca que la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, le montó en la tribuna del desfile de la Fiesta Nacional a la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, fue prueba repugnante y humillante de esta intromisión del poder Ejecutivo en el ámbito judicial y constitucional español.

El objetivo del presidente Zapatero no es otro que conseguir que el TC, en primer lugar, no decida antes de las elecciones sobre la constitucionalidad del nuevo Estatuto catalán, y que, cuando lo haga, no toque un solo artículo de dicho Estatuto, porque ello pondría en riesgo la unidad del PSC-PSOE, la estabilidad del Gobierno tripartito de Montilla y el futuro de la reforma del Estatuto vasco, que es la base de la negociación con ETA que el presidente querrá reabrir si revalida el poder el año próximo, como lo declaró ayer, sin disimulo, el ministro Bermejo en el Congreso de los Diputados.

Zapatero sabe que su pretendido modelo confederal del Estado no se puede poner en marcha a través de una reforma de la Constitución que vetaría el PP. Y por ello necesita tener abierta la puerta de las leyes orgánicas para colar, como hecho consumado, las reformas confederales de los estatutos catalán y vasco, sin limitaciones del Tribunal Constitucional. De ahí toda la polémica y las presiones políticas que el Gobierno ejerce sobre el TC, como la reciente reforma de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional, con la que se pretende prorrogar la actual presidencia de María Emilia Casas —de la que se dice que ha pretendido dimitir, además de abstenerse en el debate que la afecta—, para que prevalezca su voto de calidad; como también se pretende que las Comunidades Autónomas puedan proponer en el Senado candidatos a los sillones de este Alto Tribunal, para dar sitio a los partidos nacionalistas, que es lo mismo que Zapatero quiere hacer en el Consejo del Poder Judicial.

Dos iniciativas que son de todo punto inconstitucionales, porque la Carta Magna dice expresamente que al presidente del TC sólo lo pueden elegir sus propios magistrados; como no menciona que las Comunidades puedan proponer a los miembros de esta Corte. De ahí que, con suma facilidad, se haya admitido a trámite el recurso contra las reformas de la Ley Orgánica del TC.

El Gobierno ha perdido los nervios, como los va a perder con su nuevas recusaciones a magistrados con apoyo conservador, de la misma manera que podría perder mucho más si el TC, pronto y bien, recorta las muchas inconstitucionalidades del Estatuto catalán, empezando por el preámbulo. Lo que, de ocurrir —tras la exclusión del magistrado recusado Pablo Pérez Tremp—, echaría abajo el castillo de naipes confederal de Zapatero, y su regreso al llamado “proceso de paz” con ETA. Y lo que es peor, con esta apresurada tentativa, los nacionalistas habrían facilitado de una manera prematura —y sin tener previamente un amplio respaldo social y político— la delimitación de su autogobierno. Algo que los nacionalistas deberían haber evitado con un Estatuto más razonable y de amplio consenso, intentando que su texto no llegara al hoy trastornado Tribunal Constitucional.

Outsiders y gambas
Luis del Pino Libertad Digital 18 Octubre 2007

Hay algo en lo que no puedo evitar estar en desacuerdo con Federico Jiménez Losantos, y es en su teoría de que el español come gambas compulsivamente, desentendiéndose de cuanto le rodea. No creo que sea cierto. A una gran parte de españoles le importa lo que sucede en su Nación, y mucho. Cuando los españoles han sido convocados a la calle, se han echado al asfalto dos millones de personas, lo cual es una auténtica barbaridad en un país de 45 millones de habitantes.

La culpa de la deriva que está viviendo España no radica en los españoles de a pie, sino en el fracaso total y absoluto de unas elites (política, financiera, empresarial y periodística) que son, con honrosísimas excepciones, las que en efecto actúan como si vivieran en un país donde nunca pasa nada y donde vale cualquier cosa.

Ayer vivimos una jornada de enorme significación. Tres acontecimientos distintos hacían que el 16 de octubre fuera un día especial:

* la entrevista de Zapatero con Ibarreche, para hablar de los planes de secesión de la comunidad autónoma vasca
* la discusión en el Tribunal Constitucional sobre la admisión a trámite del recurso que el PP ha presentado contra la Ley Orgánica que regula el funcionamiento del tribunal y en la que se prorroga ilegalmente el mandato de María Emilia Casas al frente del mismo
* la discusión en el Parlamento de la Nación sobre la propuesta del PP para que se ilegalice a ANV

La entrevista de Zapatero con Ibarreche terminó en un cruce de declaraciones en el que si algo queda claro es que los planes de los nacionalistas que recogen las nueces del árbol que ETA sacude siguen adelante, ante la pasividad de un Gobierno que supuestamente debería defender, y no lo hace, los intereses de la Nación.

La discusión en el Tribunal Constitucional se saldó con la admisión a trámite del recurso del PP, que, de ser aceptado, permitiría desbancar a María Emilia Casas al frente del Tribunal Constitucional, poniendo en riesgo la precaria mayoría dispuesta a liquidar la Constitución del 78 por la vía de la aprobación del ilegal Estatuto catalán. Pero el Gobierno contraataca amenazando con recusar a dos magistrados para evitar perder esa mayoría.

La discusión en el Parlamento se saldó con la derrota de la propuesta de los populares. El Gobierno y sus aliados parlamentarios no ven motivo para ilegalizar a los herederos de una formación ilegal como es Batasuna.

Ante este cúmulo de hechos, que ponen de manifiesto que el 11-M se abrió un proceso definitivo de disgregación de España, en el que quienes han secuestrado la voluntad de la izquierda están dispuestos a ir de la mano hasta el final con todos aquéllos que buscan la destrucción de la Nación, incluidos los asesinos, ¿están los españoles escandalizados? Por supuesto que lo están. ¿Están los españoles a favor de la estrategia de destrucción de la Constitución de 78? No lo están en absoluto, como todas las encuestas demuestran.

Los que no se enteran no son los españoles de a pie, cuyo sentido común es mucho mayor del que algunos aprendices de brujo querrían. Quienes no se enteran son buena parte de los componentes de nuestra clase política, que siguen considerando a los españoles de a pie como meros números en las encuestas. Quienes no se enteran son buena parte de los miembros de la clase financiera y empresarial, que parecen incapaces de ver nada que no tenga relación con la recogida de beneficios a la sombra del poder. Quienes no se enteran son buena parte de los componentes de la profesión periodística, que siguen analizando la situación como si la Nación, la Constitución y el Estado de Derecho no estuvieran en trance de desaparición.

Hace mucho que mucha gente no se entera de nada. Por ejemplo, de que el futuro del país no discurre ya por los despachos, sino en la calle. Por ejemplo, de que mucha gente ha perdido ya la fe en quienes antes pensaba que eran garantes de la estabilidad del sistema. Por ejemplo, de que cada vez son más las personas que perciben la urgencia de la situación y simplemente aguardan disciplinadamente a que aquéllos en quienes aún confían les digan qué hacer.

El mejor síntoma de ese alejamiento entre unas elites ciegas y la gente de la calle es la aparición de "outsiders", personas que no forman parte de la elite y que, sin embargo, tienen una influencia sobre el discurrir de los acontecimientos muchísimo mayor que la que disfrutan los componentes de esa elite. Me refiero a personas como José Alcaraz, o como el propio Federico, o César Vidal: personas que han llegado a convertirse en auténticas referencias morales ante una situación que muchísima gente percibe como crítica y en la que no encuentran a nadie más que les transmita un mínimo de esperanza y les hable de los problemas tal como ellos los ven, y no como nos los quieren presentar. Sólo cuando se produce un alejamiento radical entre la elite y la calle puede llegar a formarse un "hueco de mercado" (en el sentido más amplio del término) capaz de dar lugar a la aparición de este tipo de outsiders.

Ante una situación donde ya no se guarda el más mínimo pudor a la hora de desactivar las instituciones, de pisotear la Constitución, de seguir adelante con los planes soberanistas pactados entre un partido supuestamente socialista y los nacionalistas de todo pelaje y condición, ¿qué puede hacerse?, se pregunta mucha gente. Y hay algunos que, por su condición de comunicadores, se convierten involuntariamente en protagonistas de una labor de denuncia cotidiana y perseverante. Y hay otros que, por su constancia y su firmeza, son capaces de poner en marcha una rebelión cívica y trastocarle los planes a los que no han entendido que una inmensísima mayoría de españoles no quieren dejar de serlo, ni están dispuestos a consentir que terminen saliéndose con la suya los asesinos de tantos españoles.

Ayer, la AVT anunció que el próximo 24 de noviembre volveremos a salir a la calle. Ese día, llenaremos de nuevo el asfalto y las aceras. Y volveremos a demostrar que quienes creen que pueden llevar adelante sus planes contra los españoles, o al margen de los españoles, han perdido el contacto con la realidad. Ante el ataque frontal a todas las instituciones de la Nación, no queda otro camino que la Rebelión Cívica en defensa de la Justicia y del Estado de Derecho.

Y esa rebelión no van a poder pararla.

Bermejo compromete a Zapatero
Editorial ABC 18 Octubre 2007

EL ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, dejó abierta la puerta a un nuevo proceso de negociación con los etarras al afirmar ayer, en la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados, que «la política podrá volver a contribuir al fin de ETA». Incluso, se atrevió a vaticinar que la declaración parlamentaria de mayo de 2005 -que permitía al Gobierno iniciar el «final dialogado de la violencia»- «volverá a tener vigencia». Estas declaraciones son sumamente graves y el Gobierno debe desautorizarlas, salvo que revelen las verdaderas intenciones del jefe del Ejecutivo. Lo que afirmó ayer Fernández Bermejo es, en definitiva, que el Gobierno está dispuesto a volver a negociar con ETA. Si esto es falso, Rodríguez Zapatero debe desmentirlo sin rodeos. Pero cabe la posibilidad de que el ministro de Justicia se haya dejado llevar otra vez por su incontinencia verbal y haya desvelado una posible estrategia del Gobierno para después de las elecciones generales de 2008.

Sea cual sea la explicación de las palabras de Fernández Bermejo, el Gobierno debe asumir la responsabilidad de dar la cara ante la opinión pública y aclarar qué va a hacer en el hipotético caso de que ETA repitiera la trampa de una nueva tregua, no sea que Fernández Bermejo simplemente se haya soltado en exceso la lengua, destapando anticipadamente el proyecto de una segunda vuelta de la negociación. Hace pocos días, ETA quiso asesinar a un escolta, y ayer el ministro de Justicia -y no otro- tuvo la osadía de decir que habrá más diálogo con los terroristas, ante la seguridad de que volverán a darse las condiciones de la resolución de mayo de 2005. Ahora se explica por qué Moncloa no quiere revocar esta declaración del Congreso de los Diputados, pues es la excusa que guarda el jefe del Ejecutivo para volver a escudarse en el Parlamento si los socialistas reinician la negociación con los terroristas.

Así no se puede derrotar a los terroristas, ni es posible que la sociedad tenga la certeza moral y política de que el Gobierno de Rodríguez Zapatero está realmente comprometido con la erradicación incondicional del terrorismo. En realidad son estas declaraciones, y no las peticiones de justicia y legalidad que hacen el Partido Popular o las víctimas del terrorismo, las que alejan la paz, porque están avisando a los etarras de que sus crímenes de hoy volverán a no ser obstáculo para abrir mañana, o cuando sea, una negociación política con ellos. Para Zapatero, Bermejo es un problema únicamente porque habla demasiado. Para la opinión pública, su sinceridad es alarmante porque se trata, sin rodeos de ninguna clase, de la sinceridad de un testigo de cargo

Negociación con ETA
Bermejo y la rendición a medias
Ignacio Villa Libertad Digital 18 Octubre 2007

No pasa un día sin que Bermejo no saque los pies del tiesto. Ni siquiera se restringe a las materias que se suponen de su competencia; habla de todo y de todos aunque, eso sí, siempre insultando y buscando molestar a su adversario político, para él enemigo. El ministro de Justicia cumple al pie de la letra el papel para el que lo nombró Zapatero: llevarle la contraria al PP en todo con la simpleza típica de sus argumentos pero con el estilo barriobajero que le caracteriza.

Este miércoles, sin embargo, Bermejo ha ido más allá de lo que se esperaba de él. Habla tanto y lo hace con tanta pesadez argumental que al final termina diciendo lo que no debe, colocando al Gobierno en muy mala situación. El ministro Bermejo desveló en la sesión de control que en la próxima legislatura "se volverán a dar las condiciones" para que Rodríguez Zapatero vuelva a negociar con la banda terrorista ETA, en una señal inequívoca de que el actual Gobierno se niega a dar por cerrado el proceso de rendición ante los terroristas. Ya sea por imprudencia, por incontinencia verbal o por una estrategia diseñada ha dejado escrito en el diario de sesiones del Congreso el programa electoral del PSOE en materia antiterrorista para las próximas elecciones de marzo: retomar públicamente el proceso de rendición.

Pudiera ser que el ministro de Justicia tenga dotes proféticos de los que no somos conscientes los españolitos de a pie. Pero creo que en este caso no es cuestión de adivinos; Bermejo se ha limitado a decir con franqueza lo que las acciones del presidente del Gobierno venían contando desde hace tiempo a cualquier espectador atento. El proceso de rendición ha sido el proyecto central de esta legislatura y Zapatero no está dispuesto a abandonarlo. Sigue empeñado en lo mismo, negándose a aprender una lección evidente: con los terroristas no se puede hablar; a los terroristas sólo se les puede derrotar.

Por más que, en este final de legislatura, Zapatero haya decidido recuperar simbólicamente la palabra España y alejarse de cualquier atisbo de radicalismo nacionalista, lo cierto es que sólo lo hace para poder reeditar su mandato y así continuar con sus planes. Pero las palabras de Bermejo han descubierto el pastel. El Gobierno va a mantener el proceso de rendición ante los terroristas, poniendo así en peligro una vez más la libertad de todos los españoles.

Sanz, anestesiado
EDITORIAL Libertad Digital 18 Octubre 2007

Que una reunión entre dos dirigentes políticos transcurra en un "ambiente agradable" y "sin tensiones de ningún tipo" es una buena noticia, siempre y cuando –claro está– la cortesía sea compatible con la valentía y no mera muestra de servilismo. Vistas las declaraciones del presidente de Navarra, tras su entrevista con el presidente del Gobierno, parecería que a Miguel Sanz le ha bastado la ya de por sí dudosa palabra de Zapatero de garantizar "la gobernabilidad" de Navarra para no querer ver ni el pasado ni el presente de este Gobierno, ni tampoco los riesgos de futuro que, para España en general y Navarra en particular, supondría una nueva legislatura de Zapatero.

Para empezar, Sanz ha dicho compartir con Zapatero una "firme oposición" a cualquier iniciativa o proyecto político que sea contrario a "la cohesión de España o la Constitución". ¿Le parece a Miguel Sanz una "firme oposición" a los planes de Ibarretxe irse de la mano de miembros de PNV y EA a negociar con ETA un nuevo marco político, tanto para el País Vasco como para Navarra, a cambio de una tregua, tal y como ya hizo Zapatero la primera vez que el lehendakari lanzó su órdago soberanista?

El caso es que Sanz ha llegado a afirmar ahora que "nunca he dicho que Navarra se fuera a entregar, sino que formaba parte del proceso". En primer lugar, claro que lo dijo; convocó, incluso, una exitosa manifestación con el lema "Navarra no se vende", de la que el presidente navarro parece haberse olvidado tanto como de sus votantes. En segundo lugar, si Navarra "no se ha entregado" es precisamente porque no se ha consumado dicho proceso; un proceso del que, por cierto, Sanz ahora tampoco quiere hablar ni criticar porque "en este momento no existe proceso de negociación y, como no existe negociación, no tengo motivos para criticar algo que no existe".

La irresponsabilidad que Sanz muestra al encarar el futuro olvidando el pasado más inmediato, se supera todavía si tenemos en cuenta el poco afán de enmienda que en estos mismos momentos muestra el Gobierno de Zapatero al no derogar la resolución del Congreso que ilegítimamente le permite negociar con los terroristas, así como su elocuente permisividad ante los batasunos del PVTV y ANV. ¿Cómo no calificar de servil la ceguera voluntaria de Sanz si no ha querido tener en cuenta siquiera las propias declaraciones del ministro de Justicia en las que aseguraba que "se volverán a dar las condiciones" para negociar con ETA?

Bien es cierto que no debemos olvidar que UPN gobierna sin tener mayoría absoluta. Pero menos aun ignorar que si los socialistas, con su abstención, han permitido en Navarra gobernar al partido más votado se debe exclusivamente al coste electoral que para Zapatero tendría, en estos momentos preelectorales y de actividad criminal de ETA, formar gobierno en Navarra con los anexionistas vascos de Nafarroa Bai. Nada garantiza, y menos aún la palabra de Zapatero, que socialistas y los anexionistas vascos no retomen su proyecto conjunto para después de las elecciones generales y tumben al Gobierno de UPN al que ahora Zapatero ofrece estabilidad. A no ser, claro está, que Sanz se disponga a comulgar con ruedas de molino ante un proceso de negociación con ETA que hasta el ministro de Justicia no duda que se va a reanudar.

Esperemos que la miope fijación de Sanz en el presente no encierre cosas peores en el futuro.

Memoria histórica
El psicodrama del antifranquismo tardío
Cristina Losada Libertad Digital 18 Octubre 2007

Cada vez que el coro de oportunistas y conversos entona enfebrecido la condena del franquismo con años de retraso me da la risa. Imagino que lo mismo le ocurriría a cualquiera que participara de algún modo en la oposición a una dictadura, si se encuentra con que personas que nada arriesgaron entonces, que vivieron confortablemente, que medraron en los establos de aquel poder y hasta le deben su actual fortuna, que todavía eran muy niños o no habían nacido siquiera, se presenten décadas después del final de aquel régimen como los más acérrimos luchadores... contra su fantasma. Uno puede indignarse y exclamar un despectivo "¡A buenas horas!", seguido de un "¡Menuda pandilla de farsantes!" igualmente cargado de desprecio. Pero no puede dejar de apreciar la ironía de la historia.

Al mismo tiempo, es posible sentir una satisfacción egoísta. A mí, por ejemplo, me complace comprobar que unos cuantos conciudadanos tienen un problema que yo no tengo. Pues se da el caso de que algunos no necesitamos condenar el franquismo, toda vez que fue el franquismo quien nos condenó a nosotros, mientras que esas pobres criaturas han de hacer ahora confesión pública de su reprobación de la dictadura porque la dictadura nunca tuvo razones para condenarlas. Nada hicieron contra ella, fuese por falta de voluntad o de edad. De manera que esta puesta en escena de un combate que no libraron y esos grititos de guerra que lanzan, como si el franquismo fuera un peligro actual y real, tiene sentido para aquellos que tratan de rellenar un vacío, de tapar un yugo con flechas o de realizar alguna otra operación de rediseño de su pasado personal. El convoluto de la memoria histórica les permite salir de la indignidad con una simple declaración y sin que se le miren los antecedentes. Con la gran ventaja, ya observada por Revel en los revivals franceses de la lucha contra el nazismo, de que en la batalla contra los espectros la victoria está asegurada y no hay riesgo alguno.

Obviamente, el montaje de la memoria histórica, concepto disparatado, no se ha hecho para resolver los problemas de esas personas, sino para instrumentalizar políticamente la historia, pero ese aspecto no es desdeñable. He ahí, por ejemplo, como paladines de la oposición a la dictadura a los dirigentes de un partido que, con excepciones contadas, estuvo de vacaciones durante los cuarenta años. Ahora derrochan unas energías contra el franquismo que ya hubieran querido ver en los tiempos duros los que entonces se la jugaban. Que, por otro lado, no eran en su mayoría demócratas, sino comunistas de una u otra clase. De ahí, tal vez, la indiferencia y la hostilidad con que los veían muchos españoles de entonces. Desde luego, la ley no se hace para reparar a las víctimas, necesidad que ya estaba cubierta, ni para facilitar la exhumación de restos, que ya podía hacerse, ni para contribuir al conocimiento de los errores pasados, sino para canonizar una versión de la historia que ahonda en esas equivocaciones al tratarse de un simple guión de buenos y malos. Como el franquista, pero a la inversa.

La cuestión ahora es si se va a obligar a todo quisque a condenar retrospectivamente el franquismo y a enseñar sus credenciales, en la estela de los Kaczyinski en Polonia. Estamos impacientes a la espera. De momento, la negativa de Mayor Oreja a condenar el franquismo ya ha sido comparada al rechazo de ANV a condenar los crímenes de ETA. Y es que en la España de ZP puede llegar a ser más escandaloso abstenerse de juzgar a un régimen odioso que ya ha periclitado que colaborar con una banda terrorista que sigue cometiendo crímenes, continúa privando de libertad a muchos y constituye una amenaza real y actual para todos.
Cristina Losada es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Independentismo y nacionalismo
Carod-Rovira miente
José García Domínguez Libertad Digital 18 Octubre 2007

La suprema paradoja de la puesta de largo de Carod frente no sé cuántos millones de espectadores fue que todos parecían empeñados en comulgar a pies juntillas con su gran mentira y, al tiempo, en desconfiar de su única verdad. Patético el respetable obcecándose una y otra vez en la tontería de negarle nombre y apellidos al caudillo de los indigenistas, mientras se tragaba con candidez digna de mejor causa la trola descomunal que le vendía Josep-Lluís. Y es que lo falso de toda falsedad en este Rovira no es su Carod sino su independentismo.

"Yo no soy nacionalista, soy independentista", perjuró con teatral regodeo ante las cámaras. He ahí su más elaborado embuste, el que nadie acertó a echarle en cara. Porque nada se compadece menos con la verdad de la Esquerra que ese frasecita. Al contrario, para Carod y los que comparten su enfermedad, la meta no es la soberanía política de Cataluña y la construcción de un estadito propio entre el Ebro y el Mediterráneo. Eso sólo son medios; instrumentos para un fin que no es político sino metafísico hasta el delirio: recuperar la pureza primigenia de una identidad tribal, mística y eterna, contaminada desde hace un siglo y medio por el estigma de la lengua y la idiosincrasia castellana.

¿Independentista Carod? En absoluto. Por mucho que ahora pretenda disfrazarse de lagarterana posmoderna, Josep-Lluís no es más que lo que ha sido durante toda su vida: un vulgar nacionalista. Porque sí cabe ser independentista y no nacionalista; lo eran, por ejemplo, los Estados del Sur de Norteamérica en 1861. Igual que se antoja posible decirse nacionalistas no independentista; no otra cosa fueron, sin ir más lejos, los camisas rojas de Garibaldi. Pero estos castellers de la Esquerra, aunque se nos avergüencen de sí mismos en público, son lo que son: nacionalistas de piedra picada. Y punto.

Escribía Prat de la Riba, que tampoco era independentista: "Cataluña tiene ese espíritu nacional misterioso que al correr de los siglos va engendrando y renovando el derecho y la lengua (...) Un mismo espíritu que se manifiesta uno y característico bajo la variedad de toda la vida colectiva (...) Cataluña es, pues, una Nación". Esas palabras, aquí y en la China popular, retratan psiquiátricamente a un nacionalista catalán de cualquier época. Sólo alguien que delira así, como Rovira, osa, por ejemplo, llamar "turco" a cualquier vecino de escalera que no pronuncie la ese sorda según su gusto.

¿Independentista Carod? Qué más quisiéramos.

«Arte» contra las víctimas y ética
Editorial ABC 18 Octubre 2007

DIEZ años después de su inauguración, el museo Guggenheim de Bilbao es una referencia arquitectónica a escala mundial y mantiene una programación artística de notable calidad en el marco del arte contemporáneo. Por ello, es lamentable que la exposición que abrió ayer sus puertas en el famoso edificio de Gehry incluya imágenes distorsionadas de la realidad en el País Vasco, con grave daño para las víctimas del terrorismo y para cualquier ciudadano capaz de discernir entre el bien y el mal. En algunas fotografías expuestas se ofrece el contraste entre el dolor de los familiares de etarras y la actitud altiva de los miembros de la Guardia Civil, presentados en la muestra artística como un supuesto ejército de ocupación. Por fortuna, la negativa rotunda de la familia ha impedido que se mostrara una reproducción de la radiografía del cráneo del concejal del PP Miguel Ángel Blanco en el momento de su agonía en aquel dramático mes de julio de 1997. Dado el perfil de los visitantes del museo, muchos de ellos extranjeros, y el aparente respaldo institucional que supone exhibir las fotografías en sus salas, está claro que se presenta al visitante una visión sesgada y radicalmente falsa de la realidad. En el País Vasco sólo existe una banda de asesinos que hace chantaje al Estado democrático en nombre de su obsesión totalitaria. En cambio, la exposición convierte a las víctimas en verdugos y viceversa, en contra del más elemental respeto a la verdad y a la moral de las personas decentes.

En efecto, la cuestión debe plantearse desde una perspectiva ética. Esta exposición está muy por debajo del nivel habitual de las muestras que suelen pasar por el Guggenheim, que ha exhibido obras de grandes maestros internacionales. Se trata, por tanto, de una muestra impropia de un museo de sus características. Sin embargo, lo peor de todo es la falta de sensibilidad humana que refleja este planteamiento. La creación artística no es -o no debe ser en ningún caso- concebible a espaldas de la ética. Los artistas más brillantes pierden su condición cuando actúan al servicio de una ideología totalitaria: en efecto, hubo artistas de primera fila en el nazismo o el estalinismo, pero su obra queda marcada sin remedio por el oprobio. El mensaje de una obra artística no tiene necesariamente por qué ser arte en sí mismo. Al contrario, en ocasiones es precisamente la expresión del odio lo que distorsiona y desvirtúa su aparente plasticidad. Y mucho más en este caso, porque se trata de un fotógrafo con escaso relieve a nivel nacional y rigurosamente desconocido fuera de nuestras fronteras. Tal vez busca, como algunos otros, ganar un protagonismo efímero a través del escándalo, pero esa es precisamente la actitud que el museo no debe admitir para mantener la marca de calidad exigible. La indignación de las víctimas del terrorismo es comprensible ante estas imágenes, que califican con razón de «lacerantes». Los responsables del Guggenheim deben ser conscientes del error cometido y adoptar las medidas pertinentes al servicio de la verdad y del prestigio de la propia institución.

Feria de Frankfurt
Cuénteselo a Tentadero
Maite Nolla Libertad Digital 18 Octubre 2007

Tentadero http://www.tentadero.com/ es una editorial recién nacida en Barcelona y que dirige José María Albert. Tentadero ha publicado libros de autores consagrados como Arcadi Espada y Xavier Pericay y también otros de escritores noveles. La colección Vuelta de Hoja cuenta con obras publicadas en castellano y en catalán. He oído hablar mucho de la Barcelona de los 70 y, por lo que me cuentan, creo que Tentadero encajaría allí perfectamente. Pese a ello, no ha estado presente en la Feria de Frankfurt.

El organismo de turno de la Generalitat no le ha enviado el tarjetón para el convite con toda la razón. Para empezar, el nombre. En una ciudad como Barcelona, designada oficialmente como antitaurina, es una provocación. Además va presumiendo por ahí de que este año ha doblado viendo a José Tomás. Y por si fuera poco lo de los toros, encima no tiene otra cosa que hacer que publicar libros de los fundadores de Ciudadanos. Además es perico y le encanta el pop español.

Si ya con todo esto sus posibilidades eran escasas ab initio, encima comete la osadía de publicar en castellano, y eso es causa de exclusión en esa Feria en la que la cultura catalana ha estado representada por el presidente del Barça. Un niño pijo que juega a ser independentista, con dinero de origen muy español y al que no se le conoce ningún escrito, excepto el discurso que pronunció en la presentación de Ronaldinho. Pues bien, a esa misma Feria no han invitado a una editorial catalana, de Barcelona y que publica libros de escritores catalanes en catalán.

Esa es la realidad, por más que le pese al señor Lara y al ministro de Cultura. Lara, empeñado como está en convencer al mundo que Cataluña es un oasis, no ha criticado que no se invite a escritores en castellano o, mejor dicho, que únicamente se invitara a siete que, por supuesto, declinaron la invitación. No, lo que ha censurado es que ese hecho haya generado polémica.

Lo del ministro ha sido peor. No se puede negar que la destitución de la directora de la Biblioteca Nacional fue un gran avance, pero el sábado se publicaban unas declaraciones suyas diciendo que “sólo he visto editores en todas las lenguas en pluralidad y convivencia”. Además ha dicho que él es bilingüe y que no tiene ningún problema en escribir en castellano y en gallego. Al hilo del video de sus juventudes, señor ministro, con la “m”: cosa que te pone el Gobierno socialista en Cataluña si rotulas en castellano o en gallego. Multa.

Déjeme decirle, señor ministro, que está usted mal, mal de la vista, o es usted un mentirosillo. De hecho, en cuanto se ha visto libre de altos cargos de la Generalitat, ha manifestado que no le ha gustado como se ha organizado el evento, pero claro, esas cosas hay que decirlas allí.

Mal andamos si el Gobierno de España, como reza el logotipo, se empieza a poner de canto. Si usted ha visto en Frankfurt pluralidad y convivencia, cuénteselo a Tentadero.

Zapatero y las comedias de enredo
José Luis González Quirós* El Confidencial 18 Octubre 2007

La política española es intensamente monótona y, a diferencia de las sucesiones matemáticas que estudiábamos en el bachillerato, escasamente convergente. Como para compensarnos de esta nula creatividad, esa sensación que dan los políticos de que ellos están a lo suyo y nosotros deberíamos dedicarnos a lo nuestro mientras la Banca se ocupa de los negocios, algunos políticos, y señaladamente nuestro ingenioso presidente, se dedican a practicar comedias de enredo. Comedias que se caracterizan porque su comicidad depende de unas situaciones que todo el mundo entiende que están forzadas, pero sirven para provocar la risa, normalmente a través del ridículo. Yo no creo que en la política española abunden las situaciones cómicas, pero, en lo que se refiere a situaciones ridículas somos, sin duda alguna, unos auténticos líderes globales.

Piénsese, por ejemplo, en el sketch de anteayer en la Moncloa: Ibarretxe le vino a decir a Zapatero que va a hacer algo que no puede hacer y Zapatero adelantó que no le iba a decir eso, que le iba a hablar de un suponer; entonces Ibarretxe contraatacó diciendo que lo que va a hacer no es referéndum y que casi no es una consulta, a lo que Zapatero, con tono de firmeza, respondió que no se va a hacer lo que no se puede hacer y además no se hará. Hasta aquí, más o menos lo que nos han contado, aunque a ellos les llevó un par de horas de diálogo. Es evidente que ambos han creído que esta escena del sofá les convenía: el vasco representando la muy recia figura de lehendakari que no se rinde, y ZP haciendo de presidente del Gobierno de España, conforme indican los anuncios y aconsejan los arúspices electorales.

Nadie sabe lo que uno va a hacer y lo que otro va a decir para que no se haga, pero se sabe que ZP no va a hacer nada (aparte, claro está, de negar que nadie vaya a hacer nada que no deba hacerse) para evitar que el otro haga lo que quiere hacer, aunque diga que lo que quiere hacer no es nada que no se pueda hacer.

Pues bien, tras la cortina de humo que representa esta clase de enredos, ocurre que los nacionalistas vascos siguen a lo suyo, barriendo para adentro, esto es, saliéndose del mapa, mientras ZP prosigue su comedia de la España serena. Pasa lo mismo con la memoria histórica, ley que los nacionalistas catalanes van a aprobar a cambio, al parecer, de unos edificios que imagino no serán poca cosa, porque así es como deben ser las cosas: nosotros a la ensoñación, los listos a hacer caja. Esto es como la colonización de América pero al revés y en más grave: según el relato clásico, a los indios les dimos espejitos a cambio de su oro; aquí, por el contrario, los nacionalistas se quedan con la pasta y además nos dicen que los espejitos no valen para nada, y que nadie saque la bandera a relucir porque eso tensa las cosas.

Lo único claro es que quienes protagonizan esta clase de enredos consideran que el público es memo y hacen lo posible para que progrese adecuadamente en su memez. ZP está yendo muy lejos en su afición por encubrir con palabras lo que no le conviene y seguirá haciéndolo mientras le dejen y le dejarán mientras no sea un peligro cierto para los que viven de hacerle la ola, es decir, hasta que no pierda las elecciones.

ZP ha roto el consenso constitucional al fomentar, a sabiendas o a ignorandas, el ansia infinita de poder de los partidos nacionalistas. Ha quebrado el respeto que cualquier Estado tiene que sentir por sí mismo al iniciar unas negociaciones con ETA en las que parecía dispuesto a ceder cosas que ahora se asegura que no ha cedido, aunque es evidente que hubiera sido el colmo ceder algo sin conseguir nada (a costa, eso sí, de un ansia infinita de paz un tanto indistinguible de una cobardía cósmica). ZP ha conseguido superar a Mister Bean en sus relaciones internacionales, ha conseguido que aprobemos en referéndum una Constitución europea que los franceses han enviado al limbo sin el menor respeto, y está intentando disfrazar de misión de paz nuestra presencia en una guerra lejana, mediante argumentos propios de teatro del absurdo.

Esta serie de contribuciones de ZP al pensamiento político contemporáneo pueden no ser justamente valoradas por los electores, que a lo mejor le revalidan la situación precaria en que se encuentra para que los Carod y los Ibarretxe le sigan sacando edificios, inversiones y declaraciones ambiguas e incomprensibles. Decía Bertrand Russell que en una democracia los elegidos no pueden ser nunca peores que los electores, porque cuanto peores sean los electos peores aún serían quienes les hubiesen elegido. Claro que Russell no tenía en mente la posibilidad de que la democracia degenerase en una comedia de enredo.

En esta clase de comedias juegan papel muy relevante las promesas insensatas y las llamadas a la prudencia: es el rol clásico del pirómano-bombero, el que primero atiza la llama y luego pega grandes voces para que el fuego se aplaque. Pongamos el numerito de la vivienda: primero se promete que se va a arreglar, que va a haber viviendas para todos y luego, si la demanda se contrae, se dice a los bancos que no sean tacaños con el crédito, porque ya sabemos que a los bancos les gusta tener los cuartos en la piscina del Tío Gilito y zambullirse en ella. ZP es más serio que todo eso: se ha limitado a decir que aquí no hay problemas, y a continuación ha contratado a unos cientos de miles de funcionarios para que vigilen el estanque dorado y suba la productividad, porque esa sí que ha sido una pesada herencia del dramático pasado.

* José Luis González Quirós es filósofo y analista político.

Bermejo dice que Zapatero está sexando etarras otra vez.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 18 Octubre 2007

Lo ha dicho el ministro de injusticia Bermejo, "la política puede y debe contribuir al fin de la violencia" y para que no hubiesen dudas ha insistido en que volverán a darse las condiciones para que se reactive la resolución del Congreso para la negociación con ETA. Traducido del zapaterés al castellano lo que Bermejo ha dicho es que de nuevo Zapatero está verificando etarras, o mejor dicho, sexándolos para ver si son pacíficos o violentos y poder así volver a meterse en camita con la ETA para hacer sus cosas que no son otras que las de siempre, tu dejas de matar un rato y yo te doy lo que pides y sabes que no puedo darte pero te voy a conceder.

Debemos reconocer la gran habilidad que posee Zapatero para sexar etarras, pues de todos es sabido que se pasó 5 años tocándole los atributos violentos a los etarras para informarnos a todos los españoles que el burro etarra es macho porque para dejar de matar refinitivamente hay que darle a cambió lo de la independencia, lo de Navarra y lo de los presos a la calle y otras cositas como unas pensiones mollares para sus integrantes.

Pero por si acaso el burro etarra se ha operado de cambio de sexo y ahora son ángeles de la paz, Zapatero está dispuesto a tocarles de nuevo los testículos independentistas para verificar que se dan las condiciones que permitirán reactivar los escarceos amorosos de Zapatero con la ETA.

Son zopencos en extremo estos chicos de Zapatero, encabezados por Bermejo, para decir antes de las elecciones lo que siempre hemos sabido, que la ruptura con ETA ha sido algo pactado y que pactado está el que tras las elecciones, si tenemos la desgracia de que las gane Zapatero, volverá la cosa al lugar donde estaba y que Zapatero le dará a ETA lo que le niega a Ibarreche.

Nunca nadie había publicitado tan bien la hoja de ruta de Zapatero al infierno como lo hizo ayer el ministro bocazas Bermejo. Gracias ministro.

Documentación.

Artículo de El País titulado “Bermejo prevé que la resolución del Congreso sobre ETA "volverá a tener vigencia"”

El tocapelotas
IGNACIO CAMACHO ABC 18 Octubre 2007

EN una política desierta de talento, deshabitada de liderazgo, huérfana de personalidad, vacante de carisma y apagada de brillos, cualquier tipo mediocre y anodino puede sentirse protagonista encaramado a la cúpula de su más alto nivel de incompetencia, en virtud de la extraña eficacia que el principio de Peter adquiere en esta escena pública demediada y empobrecida. Basta ver la sobrada arrogancia, la insolencia desafiante de un Carod-Rovira encantado de su papel de tocapelotas -torracollons- alzado sobre el encogimiento pusilánime de una clase dirigente apocada y medrosa, para darse cuenta de hasta qué punto el fulanismo ha adquirido en nuestra dirigencia la desproporcionada cuota de una predominancia preocupante.
Consentido, enchulado y hasta temido por una nomenclatura timorata incapaz de ponerlo en su sitio -cuando no proclive, como Maragall, a reírle las gracietas y sobrevalorarle su supuesta inteligencia política-, Carod ha asumido con gusto el papel de bestia negra del españolismo que durante una década y media se arrogó en exclusiva el bronco, áspero y desagradable Arzalluz. Como en su tiempo el italiano filofascista Umberto Bossi, desde esa plataforma de presunto enfant terrible que nadie se atreve a cuestionar por temor al valor aritmético de su puñado de votos en la subasta del poder, administra con medido énfasis provocador el victimismo y la susceptibilidad de una parte de la sociedad catalana para profundizar con eficacia en la zanja del distanciamiento y la fatiga mutua, ahondando el desencuentro para favorecer la lejanía sentimental que conviene a sus intereses secesionistas. Y lo mismo se erige en portavoz de un rampante catalanismo con el que arrolla el menguado coraje de un Montilla secuestrado como un rehén político, que se engalla en la televisión con cualquier ciudadano de Valladolid para corregirle con pendenciera impertinencia -«me llamo Josep Lluís aquí y en China»- la pronunciación de su nombre de pila.
Aquí y en China, un político como Carod-Rovira sólo debería merecer el juicio despectivo, castizo y no poco engreído que le dedicó Felipe González: «No es más tonto porque no se entrena». Aquí y en China, los políticos como Carod-Rovira son excrecencias de un sistema en declive que permite en su degradación el florecimiento ensoberbecido de osadas medianías encumbradas por la ausencia de talla moral y valía cívica en las que confrontarse. Aquí y en China, una clase política sólida y competente, consistente y capaz, reduciría el maniobrero tacticismo de estos oportunistas y los espejaría en la muy respetable dimensión de concejales de pueblo. Aquí y en China, unos gobernantes con principios habrían fulminado para siempre de la escena a un tipo capaz de irse a tomar café por su cuenta -¿por su cuenta?- con el jefe de los terroristas durante el ejercicio oficial de un alto cargo público. Pero claro, ni aquí ni en China, ni desde luego en ninguna potencia occidental democrática, suele ser normal que el designio ventajista de un outsider marginal se convierta en la bitácora que guíe la hoja de ruta de todo un presidente del Gobierno. Que sí se entrena y además se fotografía haciéndolo.

Cuerda al extremista
EDURNE URIARTE ABC 18 Octubre 2007

Sólo en un país anestesiado como el nuestro por el miedo reverencial a los nacionalismos se puede entender que la farsa de la buena educación y del diálogo se pueda repetir tantas veces y tan impunemente. Que el presidente de la nación reciba con todos los honores del Estado a un extremista que anuncia su plan de ataque contra ese Estado y contra todos los que, se supone, estamos defendidos por él. Y que alegue buena educación y modos dialogantes para explicar los honores de la nación al anunciado delincuente.
Imagino al presidente de la nación recibiendo en las escalinatas de La Moncloa al líder de un movimiento por el fin del Estado autonómico, a otro del movimiento por la supresión de la cooficialidad del catalán o del euskera, a otro por la expulsión de todos los inmigrantes, o a otro por el desarrollo de una legislación especial, con sharia incluida, para la comunidad musulmana. Y así una larga lista de líderes y propuestas a los que Zapatero podría saludar efusivamente en La Moncloa y ofrecerles la deferencia del diálogo en nombre de todos los españoles.
Pero tengo la impresión de que la buena educación de Zapatero es selectiva. Lo mismo que la anestesia de los españoles. Funcionan exclusivamente con los nacionalistas. A los únicos extremistas a los que se da cuerda en La Moncloa es a los nacionalistas. Se les recibe como a jefes de Estado y se les invita a dialogar para encontrar una fórmula intermedia, un poco más legal y un poco menos extremista, que es lo que le ha dicho Zapatero a Ibarretxe.
Con esta mascarada de la buena educación se logran dos cosas. Sobre todo, fortalecer a los extremistas y dar legitimidad a su pretensión de que existe un conflicto que el Estado está obligado a resolver. O sea, que sí, que si nos ponen la sharia encima de la mesa, tenemos que darle estatus de conflicto y dialogar sobre ella. Si la pone Ibarretxe, por supuesto. O la propia ETA. Y Zapatero sigue adelante con su proyecto. Mantiene abierto el diálogo con los extremistas. Y, si gana las elecciones, vuelve a la mesa de partidos, a buscar un acuerdo sobre eso que ahora, ha dicho, no se puede hacer.

No sólo Ahmadineyad
Problemático Irán
GEES Libertad Digital 18 Octubre 2007

Tenemos Irán para rato. Los ayatolás y sus partidarios no quieren hacer mutis bajo ningún concepto, y si a sus conciudadanos no les gusta, peor para ellos. El alza imparable del precio del oro negro les asegura un seguir al mando, aunque la economía sea un desastre. Mandamases y mandados tienen un alto concepto de sí mismos como nación y de su papel en el área del mundo que les ha tocado. País varias veces milenario, con un respetable potencial demográfico, casi setenta millones y muy jóvenes, y una clase media educada, mira por encima del hombro a sus vecinos árabes y piensa que, por exigencias de seguridad y por los derechos que le otorga una condición superior, debe ejercer una primacía sobre su entorno.

Para asegurar este papel de hegemón y blindar el régimen, nada mejor que unas cuantas bombas atómicas. Nada porque cualquier alternativa es del todo insuficiente y no alcanza ni a garantizar el régimen ni a satisfacer sus aspiraciones regionales. Por lo demás, el objetivo nuclear goza de una aceptable popularidad, imposible de cuantificar. Al menos no repugna, en general, a los iraníes. Más bien los llena de orgullo. "¿Por qué nosotros no?", es la respuesta a todas las objeciones. Incluso los más renuentes son sensibles al argumento defensivo: "Sufrimos una tremenda agresión por parte de Irak con el apoyo de todos los árabes. Sadam empleó armas químicas y misiles contra nuestras ciudades y nadie nos echó una mano". Ese "nos" era el jomeinismo en todo su rabioso esplendor, lo que lo explica todo, pero los iraníes contabilizan la amargura de la insolidaridad en términos nacionales, no ideológicos.

Aunque la ambición nuclear no suscite un rechazo per se entre los opositores al régimen, que son mayoría, se tiende a pensar que el tema no merece un enfrentamiento con la comunidad internacional y que el precio a pagar por el desafío resulta demasiado alto. Tampoco les hace gracia que el asunto lo capitalice el poder islamista como victoria y cauce para llevar el orgullo nacional a su molino, pero nadie está en condiciones de medir la amplitud e intensidad de estos sentimientos de disidencia, por más que constituyan el sueño de oro de los occidentales, con americanos e israelíes en cabeza. La mejor solución es que la solución viniera de dentro. No es metafísicamente imposible pero no parece que pase de una ilusión. El régimen está más que dispuesto a impedir que los sueños no se conviertan en realidad.

Dado que el tema nuclear es visto por el liderazgo como cuestión de supervivencia y le permite incluso ganar algunos puntos entre la población, a la que, por lo demás, no se le da ninguna vela en este entierro, no se ve la más mínima posibilidad de que cedan. El programa nuclear y la numantina diplomacia que lo ampara está directamente en manos del Guía de la Revolución, el gran ayatolá Ali Jamenei, sucesor de Jomeini, y poder último en un intricado sistema institucional. Los genocidas exabruptos del presidente Ahmadineyad hay que tomárselos, pues, con algún descuento, pero no desecharlos de plano. El amenazador personaje está muy bien conectado con los Guardias de la Revolución, los pretorianos del régimen, que en algún momento podría pretender pasar de guardianes a amos.

Con estas realidades los llamamientos a una diplomacia más esforzada, amplia, densa e intensa suenan a música celestial. ¿Qué se les puede ofrecer que los induzca a tirar por la borda lo que ven como su derecho y su solución perpetua y por lo que tanto han bregado? Es tabú, pero cualquiera diría que sólo una amenaza creíble de algo mucho peor.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

DEBATES EN LIBERTAD: "MANIOBRAS EN EL TC"
Manzanares advierte de la "inconstitucionalidad" de prorrogar a Casas en el TC
El Tribunal Constitucional, por ser el guardián de la Ley de leyes, es un órgano clave en la organización del Estado. De ahí, el interés y la preocupación con la que se está siguiendo los últimos movimientos en el Alto Tribunal, cambios que corren en paralelo al recurso de inconstitucionalidad del Estatuto de Cataluña. Bajo el título: Maniobras en el Constitucional, el programa Debates en Libertad, de Libertad Digital TV, ha contado con la presencia de tres expertos jurídicos de la altura de José Luis Manzanares, ex vicepresidente del CGPJ; José Gabaldón, ex vicepresidente del TC; y Jaime Montalvo, ex presidente del CES, para abordar esta compleja situación. VEA DENTRO distintos gráficos sobre los delicados equilibrios de poder en el TC.
Libertad Digital 18 Octubre 2007

Esas maniobras, a las que se refiere el programa de esta semana de Debates en Libertad, emitido este miércoles en el prime time nocturno de Libertad Digital Televisión, hacen referencia a la modificación de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional 6/2007 (LOTC) mediante una enmienda impulsada por el Gobierno en el Congreso, por la cual se ha prorrogado, por la puerta de atrás, el mandato de la Presidencia de Maria Emilia Casas, que debería haber concluido en junio pasado.

La primera pregunta surgida en el debate televisivo moderado por Javier Somalo, redactor jefe de Libertad Digital, es si esta reforma de la Ley que regula la institución y con la que se retrasa la sucesión de la presidencia hubiese acaecido si no estuviera pendiente el recurso de inconstitucionalidad del Estatuto de Cataluña presentado por el Partido Popular.

José Gabaldón, ex vicepresidente del Tribunal Constitucional (1995-1998), apuntó la anomalía de la situación y atribuyó el enrarecimiento al proceso abierto sobre el texto catalán.

Gabaldón aseguró que en los ocho años en los que fue magistrado del Alto Tribunal, tres de ellos en calidad de vicepresidente, asistió a "dos renovaciones", y las dos se resolvieron "por votación interna".

"¿Cuál es el motivo por el que ahora se modifica un aspecto tan importante?", se preguntó el también antiguo Consejero Electivo del Consejo de Estado para responderse: "el Estatuto de Cataluña".

José Luis Manzanares, por su parte, ahondó en la inconstitucionalidad de la enmienda introducida en la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional en mayo 2007 a un mes de que concluyese el mandato de la presidenta. "Esa ley no es constitucional", remarcó.

No en vano, el nombramiento de la presidencia se sostiene en el artículo 160 de la Constitución y el artículo 9 de la reformada LOTC; pero no se modifica ninguno de estos puntos sino que se amplía el artículo 15. Con esta maniobra se habilita un segundo proceso por el que se regula la presidencia del alto tribunal.

La Constitución y el artículo 9 de la LOTC, 2/1979 por una parte, en la que se restringe el mandato a tres años y en el artículo 15 de la reformada Ley Orgánica del Tribunal Constitucional 6/2007 en el que se permite la prorroga del mandato de la presidencia hasta que se renueve el TC "y tomen posesión los nuevos Magistrados".

En el caso de la presidenta Maria Emilia Casas y el vicepresidente Guillermo Jiménez supone una ampliación de seis meses, hasta diciembre 2007.
La existencia de este segundo canal, al margen de la Ley de leyes ha despertado las suspicacias y recelos de muchos. Es más, la reforma no se hubiese realizado si los considerados de izquierdas en el alto tribunal no se hubiesen quedado en minoría con la recusación de Pérez Tremps en relación al Estatuto catalán por haber elaborado un informe en el proceso de redacción de el texto y haberse lucrado con éste.

Albert Boadella considera que
“Cataluña va camino de la secesión, pero no será ERC quien liderará ese proceso”

El nuevo libro del dramaturgo, ‘Adiós Cataluña. Crónica de amor y de guerra’, ataca con crudeza a los políticos y no deja títere con cabeza
Ana Mendoza/Efe Estrella Digital 18 Octubre 2007

Madrid
Albert Boadella El dramaturgo Albert Boadella, director de la compañía "Els Joglars", cree que Cataluña "va camino de la secesión, como lo va también el País Vasco", aunque, en su opinión, "no será Esquerra Republicana quien liderará ese proceso" en la comunidad catalana. "Hay una secesión por delante, y yo la veo irreversible", aseguró ayer Boadella en una entrevista con Efe, en la que ha hablado de su nuevo libro, Adiós Cataluña. Crónica de amor y de guerra, una obra que mereció el Premio Espasa de Ensayo y en la que ataca con crudeza a los políticos catalanes, sean nacionalistas o no, y, en líneas generales, no deja títere con cabeza.

Sonriente y relajado, a pesar de que le esperan por delante días de entrevistas y presentaciones, Boadella afirma que en Cataluña "está muy instalada la idea del revanchismo frente a España" y hay "una paranoia importante" en ese sentido, que afecta a varias generaciones.

"Hay una juventud catalana que ya ha vivido bajo ese clima, y es muy difícil recomponer lo que sería el sentido familiar español", asevera Boadella, que utiliza el término "epidemia" para describir lo que sucede en Cataluña, porque "los pueblos enferman igual que las personas".

"Lo que le pasa a un individuo le ocurre a un colectivo. Si no, no nos podríamos explicar el nacionalsocialismo alemán en un territorio tan culto y extraordinario como era Alemania", subraya este dramaturgo, quien, "con toda tranquilidad", asegura que "Cataluña está enferma", y por eso él entona su particular adiós a su tierra y no quiere tener "ningún contacto" con sus conciudadanos.

Responsabilidad de los ciudadanos
Boadella (Barcelona, 1943) mantiene un duro enfrentamiento con los nacionalistas desde hace años, y son bien conocidas sus críticas hacia Jordi Pujol, ex presidente de la Generalitat y "máximo responsable de todo lo que ha pasado en Cataluña". "En el fondo siempre ha sentido un enorme resentimiento hacia España", asegura el dramaturgo, que no soporta oír decir que "Pujol es un hombre de Estado".

Pero el escritor cree que, en "esa epidemia", "la ciudadanía tiene una enorme responsabilidad. Unos pocos por acción y los más por omisión, por silencio". Cuando alguien no comparte "los principios fundamentales de la tribu, automáticamente está marginado", como le ha sucedido a él, que poco a poco ha visto cómo el pueblo catalán le ha ido dando "la espalda" a Els Joglars.

Boadella había decidido que Cataluña fuera para él "como Birmania", pero su "espíritu guerrero" lo llevó a impulsar el partido Ciutadans-Partido de la Ciudadanía, con la intención de "estimular" a esos ciudadanos catalanes" que no forman parte de la "tribu nacionalista y que están un poco al margen del sistema".

Este partido "logró meter tres diputados en el Parlamento catalán", aunque Boadella se ha desvinculado de él y ya no se hace "responsable ni de los aciertos ni de los errores".

"La era Pujol"
La "era Pujol" fue "muy negativa" para Cataluña, pero el dramaturgo tampoco está de acuerdo con lo que hicieron después los socialistas, ni bajo el mandato de Pasqual Maragall, "un hombre de mente poco precisa", ni bajo el del actual presidente, José Montilla, que, en su opinión, "ha actuado con la ferocidad del converso", porque ha nacido fuera de Cataluña y "debería tener un sentido de lo español mucho más arraigado".

Boadella cree que los incidentes protagonizados por grupos de jóvenes en Cataluña, que quemaron retratos del Rey Juan Carlos, "son propios de la juventud, y cuando uno es joven puede quemar lo que sea, porque está dentro de la insensatez propia de la edad".

Pero el dramaturgo catalán está en desacuerdo con que ese tipo de actuaciones se aproveche "para volver de nuevo a poner en tela de juicio al Estado", y recuerda que Cataluña, "en todo caso, no es especialmente monárquica. La República es como una especie de utopía para los catalanes".

La España más cerril en ‘Tengo una pregunta para usted’
Redacción MinutoDigital 18 Octubre 2007

El programa de TV1 “Tengo una pregunta para usted” del pasado martes fue uno de esos programas que retratan a una sociedad a través de su líderes. Allí se juntó lo más granado de una generación que se ha empeñado en hacer añicos 20 siglos de historia y destruir a España como nación. Llamazares, Carod Rovira, bautizado por sus padres como José Luis, y Duran y Lleida, sólo faltaba Ibarreche y Otegui para el repoker de ases de la antiespaña.

Todo un espectáculo ver a Llamazares insultando a las inteligencias más sensibles cuando llamó demócratas a sus camaradas comunistas, estalinistas en los años 30, que lucharon en la guerra civil.

Pero dejando aparte la revancha histórica a que parece que Llamazares ha reducido todo el programa político capaz de ofrecer Izquierda Hundida, lo reseñable es que todo este plantel de radicales, bien ultraizquiedistas, bien separatistas o ambas cosas a la vez, se dedican, no a trabajar por el bien común de todos los españoles, sino por la construcción de sus demenciales estados soberanos.

Llamazares apostó por un estado federal, de convivencia de todos los pueblos (es decir el pueblo español no existe) , incluido el vasco y Carod Rovira, proclamó el fracaso de España como proyecto plural, “porque no quiere ser de otra forma”, mientras Duran y Lleida hacía una cerrada defensa del nuevo Estatuto de Cataluña.

Aplicación art. 155 C.E.
Ante toda esta deriva nacionalista son ya muchas las voces que abogan por la aplicación del art. 155 de la C.E. para frenar iniciativas secesionistas como la planteada por Iberreche. La Plataforma de las Clases Medias celebró bajo el lema ‘Por España por la aplicación del Artículo 155 de la Constitución’, una concentración en repulsa a la iniciativa de Ibarreche el mismo día que se reunía con zapatero. “Buscamos romper de una vez el tabú que se ha generado sobre ese artículo de la Constitución que prevé el caso de un autonomía que no cumpla las leyes, y ningún caso tan claro como la secesión, que es la apuesta directa por el conflicto”, fue el argumento principal de la iniciativa popular capitaneada por el conocido periodista de Intereconomia Enrique de Diego.

Pero desgraciadamente de nuevo la derecha vuelve a mostrar su individualismo y falta de coordinación, ya que incompresiblemente Alternativa Española, que coincide en su visión católica de la política con Intereconómia reduplica una convocatoria, en esta ocasión para este viernes, para pedir exactamente lo mismo que pedía la Plataforma de las Clases Medias el pasado martes.

Al igual que sucedió con la ilegalización del entorno de ETA, tendrá que llegar un político como Aznar, y un partido bien organizado y asentado como el PP para de una vez por todas poner fin a un debate estéril y reducir el papel hoy sobredimensionado de los partidos nacionalistas, -verdadera raíz del problema- a su verdadera representación popular, mediante la correspondiente reforma de la Ley Electoral.

A las bases de la derecha español nos corresponde impulsar ese cambio en el PP para que se atreva a rebelarse contra los nacionalismos y renovar la vida política española, dirigiendo los destinos de España hacía un futuro común y no hacía la incertidumbre de un estado fragmentado, ineficaz e insolidario.

Moción a debatir por el Ayuntamiento de Etxarri:
VECINOS DE PAZ 18 Octubre 2007

Sra. Alcaldesa del Ayuntamiento de Etxarri Aranatz:
Hace unos días tuvimos conocimiento por los medios de comunicación que su Ayuntamiento aprobó una moción al parecer presentada, según la prensa, por ANV, grupo declarado ilegal en el consistorio por ser sucesor de Batasuna ETA.

En dicha moción se pedía que la Delegación del Gobierno pagara los gastos ocasionados por una carga de la Guardia Civil, el apoyo a los presos de ETA y la marcha de la Población de la Guardia Civil. La moción, repetimos, presentada por ANV fue aprobada por ustedes.

Este colectivo quiere empezar mostrando su repulsa por la moción aprobada, por dos motivos:

1- El primero porque sirvió para dar voz a unas siglas declaradas ilegales en la población por los Tribunales de Justicia, por su vinculación con el entramado Batasuna ETA. En definitiva, entendemos que ustedes cedieron la voz a ETA.

2- Porque mostramos nuestro total apoyo a la Guardia Civil por la labor que desempeñan en nuestra tierra, condenamos los asesinatos de ETA que son los que han llevado a esta banda terrorista a tener presos y apoyamos sin fisuras a sus víctimas.

Pero puesto que parece ser que ceden la voz a los ciudadanos para debatir los problemas del pueblo, queremos que sean tan amables de debatir en el próximo pleno el siguiente punto.

“El ayuntamiento de Etxarri Aranatz aprobó hace años el nombramiento de hijo predilecto de su vecino Vicente Nazabal. Dado que el mencionado señor Nazabal fue juzgado y condenado por el asesinato del también vecino de la Villa señor Ulayar, y que éste fue asesinado por haber sido alcalde, y por tanto máximo responsable y representante de la villa, este grupo pide que se someta a votación el siguiente acuerdo:

Anular, dejando sin efecto, el nombramiento de hijo predilecto de la Villa llevado en su día a cabo a favor del señor Nazabal, al entender que el mismo puede suponer una falta de respeto para otra familia de Etxarri, la familia Ulayar, cuyo padre fue asesinado por dicho señor, teniendo en cuenta especialmente la consideración de éste último como alcalde del Municipio”.

Al mismo tiempo, pedimos que se someta a aprobación el siguiente texto:

Nombrar a Jesús Ulayar Liciaga, alcalde que fue de Etxarri Aranatz, Hijo predilecto de la villa, a quien dedicó su vida y esfuerzos”.

Les estaremos muy agradecidos
VECINOS DE PAZ www.vecinosdepaz.es

Ciudadanos se ofrece a Rosa Díez para concurrir juntos a las elecciones generales
Virginia Martínez y Juan C. Osta Periodista Digital 18 Octubre 2007

"Es mucha la afinidad, la sintonía, con el partido de Rosa Díez". Tanta sintonía, tanta afinidad, que Albert Rivera ha planteado públicamente a Unión, Progreso y Democracia presentarse juntos a las elecciones generales de marzo. Ciudadanos quiere que, junto a UPD, niegen la función típica de visagra de los nacionalistas.

El presidente de Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía, Albert Rivera, se ha presentado en la sede madrileña del partido para dar la noticia de que el ofrecimiento está hecho a UPD.

"Sería una oportunidad plantear un gran acuerdo para las generales donde lo que se diga se cumpla. Creemos que con una alianza con el partido de Rosa Díez podríamos llegar a más gente".

Rivera, con "la vista puesta en las elecciones generales", ha afirmado que "sería bueno que empezásemos a trabajar para la sociedad española tenga en marzo una única lista electoral. Ciudadanos da el primer paso".

"Es importante que haya una lista electoral, una fuerza elecotral como Ciudadanos, porque hace falta que alguien ponga encima de la mesa algunos asuntos que no se están llevando a cabo".

Rivera ha justificado el ofrecimiento por la necesidad de que "el siguiente Gobierno de la nación tenga bien claras cuáles son las líneas a no transpasar".

Además, el presidente de Ciudadanos ha contado que "en los próximos días vamos a hablar con el PP, PSOE e IU para que nos digan si están de acuerdo a apoyar un Gobierno constitucionalista al margen de quién gane las elecciones".

"En breve vamos a intentan tener contactos con todos los países constitucionalistas. No queremos que el Gobierno de España dependa de independentismo, ni de inestabilidad, ni de retos a la democracia como los que planea el señor Ibarretxe".

Ciudadanos, "un partido de centro-izquierda liberal", da, pues, el primer paso. Lo único claro es que ellos quieren compromisos con partidos que no estén dispuestos a "pactar con los nacionslitas. Y el único que lo dice es Unión, Progreso y Democracia".

Bilingüismo: la diferencia infranqueable entre el planteamiento de Ciudadanos y UPD.
Nota del Editor 16 Octubre 2007 (repetido)

El bilingüismo de hecho que defiende Ciudadanos, además de no tener respaldo constitucional, pues en la Constitución Española no aparece tal palabra y el Art. 3º. establece el deber de conocer el español, y no las lenguas regionales, supone la negación de los derechos constitucionales de los hispanohablantes en las regiones donde por tener una o más lenguas regionales, el español ha sido relegado por los estatutos y leyes de normalización lingüística claramente anticonstitucionales a lengua a erradicar, al establecer como lengua de uso general de la administración la lengua regional, y por tanto no pueden optar a trabajar en puestos de la función pública, sus hijos se ven obligados a estudiar en la lengua regional, contraviniendo
preceptos de los derechos humananos y constitucionales, y se ven sometidos a toda la maquinaria de progaganda e indoctrinación de los agentes inmersores lingüísticos.

UPD defiende la igualdad de todos los españoles, la educación en lengua materna en los primeros años y luego en español,
el libre establecimiento en cualquier parte de España, como dice Carlos Martínez Gorriarán ¿Sostienen que los ciudadanos
estamos de acuerdo en perder nuestros derechos constitucionales cuando debemos trasladarnos a vivir a Cataluña, País Vasco o Galicia? ¿Se creen que los padres están de acuerdo en renunciar al derecho de sus hijos a ser educados en su lengua materna sólo porque así lo diga un Estatuto de autonomía a la medida de una pandilla de burócratas de las llamadas «políticas identitarias»?

Hay muchos asuntos en lo que hay coincidencia, pero el aspecto lingüístico constituye una limitación infranqueable.
Por ejemplo, me imagino que UPD estaría dispuesto a apoyar la derogación de las leyes de normalización, inmersión
y política lingüística, pero ello tiraría por tierra el planteamiento de la administración bilingüe de Ciudadanos.

Queman el coche del presidente de la gestora de Ondarroa en una ola de sabotajes
Apenas dos horas después, varios desconocidos colocaron un artefacto mixto explosivo incendiario, junto a la puerta del garaje de la vivienda del delegado del Gobierno en Navarra, Vicente Ripa
EL CORREO  18 Octubre 2007

El coche del presidente de la gestora municipal que gobierna Ondarroa, ha resultado calcinado./ EFE
La operación policial desarrollada en Vizcaya contra la kale borroka coincidió en el tiempo con una oleada de acciones violentas que supuso, anoche, la quema del vehículo del presidente de la gestora municipal de Ondarroa, además de la colocación -entre las últimas horas del martes y la madrugada de ayer- de sendos artefactos incendiarios en el coche de la hija del alcalde socialista de Andoain y en la puerta del garaje del delegado del Gobierno en Navarra.

Félix Aranbarri (PNV) encabeza la gestora que dirige el Ayuntamiento ondarrés desde que los ediles surgidos en las últimas elecciones renunciaran a sus cargos por la presión de la izquierda radical. Anoche, sobre las 21.40 horas, presenció impotente cómo un grupo de encapuchados roció su vehículo particular, un todoterreno que se hallaba aparcado en un parking de la calle Txorierreka, y le prendieron fuego con un artefacto de fabricación casera. El coche quedó calcinado, y aunque una patrulla de la Ertzaintza consiguió desplazarlo para evitar que las llamas se extendieran a otros automóviles, no pudo evitar que uno de ellos resultó parcialmente afectado.

Poco después del ataque, Aranbarri recordó que ya hace diez años le quemaron otro vehículo, por lo que lo ocurrido no le ha sorprendido. En todo caso, le parece que «ha venido pronto, demasiado rápido». Esperaba que algo así sucediera «a lo largo de la legislatura». El responsable municipal responsabilizó del sabotaje a «una docena de gente joven que está constantemente en guerra» y advirtió que no lograrán que renuncie a sus responsabilidades.

Sabotaje en Andoain
Con anterioridad a este ataque, un grupo de desconocidos colocó a última hora del martes un artefacto incendiario en el automóvil de la hija del regidor del PSE-EE en Andoain, José Antonio Pérez Gabarain, y le prendieron fuego. Las llamas afectaron a la parte posterior del turismo antes de ser sofocadas por los bomberos con la ayuda de la Ertzaintza y la Guardia Urbana.

Apenas dos horas después, varios desconocidos colocaron un artefacto mixto explosivo incendiario, compuesto por dos botellas de camping gas, cuatro petardos pirotécnicos y una lata de pintura, junto a la puerta del garaje de la vivienda del delegado del Gobierno en Navarra, Vicente Ripa, en Miranda de Arga. La deflagración provocó un incendio en la puerta del garaje que fue sofocado con mangueras por el propio Ripa, con la ayuda de algún otro miembro de su familia.
Los ataques de los violentos fueron respondidos por una larga lista de condenas, a la que, como es habitual, no se sumó ninguna de las organizaciones de la izquierda abertzale.

El alcalde de Andoain expresó su temor por las secuelas que su hija, «una jovencita machacada», puede sufrir por el acoso. Gabarain recordó que él y sus compañeros del PSE han visto morir en esta localidad, asesinados por ETA, a «cinco amigos», por lo que están «acostumbrados a aguantar», pero no así sus familias. En este sentido, explicó que la joven, de 23 años, sufrió mucho en la escuela por las amenazas que recibía por ser hija del alcalde. Alguna vez llegó a plantearle que «quería marcharse de aquí». No obs- tante, Pérez Gabarain advirtió a los violentos de que no lograrán que él se vaya del País Vasco.

BETANZOS
Miño exige un profesor de inmersión lingüística para alumnas chinas
El Concello prevé respaldar en el próximo pleno la reivindicación del centro Castro Baxoi, que pide un profesor de apoyo para Infantil y otro fijo para el grupo de extranjeros.
MARTA VILLAR.BETANZOS La Opinión 18 Octubre 2007

El Colegio Público Integrado (CPI) de Castro-Baxoi, en el casco urbano de Miño, cuenta con más de 400 alumnos este curso pero carece de profesor de apoyo. La directiva del centro considera imprescindible que se cubra esta plaza de docente porque existen seis unidades de Educación Infantil y la única profesora de apoyo que existe se ve obligada a dar más clases debido a la implantación de una reducción del horario laboral del profesorado este curso.

Este centro también solicita a la Xunta la dotación de un profesor fijo de inmersión lingüística para atender a un grupo de alumnas de origen chino. Ahora mismo cuentan con una profesora itinerante, que acude al centro tres horas a la semana, lo que consideran insuficiente.

La directiva del Castro-Baxoi solicitó el apoyo del Ayuntamiento de Miño a sus reivindicaciones y el Gobierno local llevará al pleno del próximo sábado una propuesta para que la Corporación respalde las demandas de la comunidad escolar ante la Consellería de Medio Ambiente.

El centro de Infantil y Primaria (Ceip) Francisco Vales Villamarín de Betanzos también denuncia desde hace tiempo la carencia de profesores de apoyo. La directiva del colegio, que ya había presentado su dimisión a principios de curso ante la falta de profesorado, se reúne hoy con el delegado de la Consellería de Educación, José Manuel Mouriz, para exigir que por lo menos se conceda a este centro un profesor de apoyo, porque existen doce aulas de Infantil, que en total suman unos 300 niños, y no hay ningún docente de este tipo para atenderlos. La legislación establece que debe haber un profesor de apoyo por cada tres aulas.

La dirección del Vales comunicó ayer a la asociación de padres de alumnos (Anpa) que era "imprescindible" por lo menos un profesor de apoyo para el buen funcionamiento del centro escolar e iban a exigir que se cubriese esa plaza. "Hay dos profesores de Infantil en la directiva del centro y las cuentan como profesoras pero al tener las labores de dirección, no pueden estar a todo", explicó la presidenta del Anpa, María José Ferreño.

Este colegio exigió a principio de curso profesores de apoyo para Infantil, cubrir la plaza de docente de inglés, y la dotación de un orientador. El delegado de Educación concedió el orientador, incorporado desde el pasado día 9, pero aseguró que no habría más personal.

La responsable del Anpa asegura que si la Xunta mantiene su negativa y no concede al menos un profesor de apoyo como demanda la directiva, a partir de mañana podrían retomar las movilizaciones de protesta.

Recortes de Prensa   Página Inicial