AGLI

Recortes de Prensa    Viernes 19 Octubre   2007

Tedio
CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 19 Octubre 2007

Hace ya bastantes años, Antonio Muñoz Molina, hastiado ya de los nacionalismos y sus pretensiones, dijo algó así como «que se vayan, que se separen de una vez por todas y nos dejen en paz». En seguida rectificó. Pensó que un escritor no tiene derecho a caer en una reacción tan incorrecta políticamente. La verdad es que hoy son cada vez más los que están haciendo suya la salida del novelista.

El tedio que produce la coexistencia con los nacionalismos se debe especialmente al hecho de que la inmensa mayoría de los españoles ha ido tomando conciencia del problema de un modo excesivamente tardío. Así, un buen día un ensayista descubre las razones totalitarias que hay tras la utilización discriminatoria de un idioma; otro día un diputado del PP puede llegar a escandalizarse por la violación de los derechos del niño a ser enseñado en la lengua materna cuando su partido ya es incapaz de modificar la situación en Cataluña; otro, se asombra a estas alturas de que no se pueda decir Lérida cuando se habla en castellano; otro, pone el grito en el cielo porque Batasuna persigue a un concejal del Partido Popular; muchos han comenzado ahora a reaccionar ante el desprecio a los símbolos españoles; otros, se asombran de que ETA tenga una presencia instituticional a través de franquicias como ANV, cuando los terroristas vienen siendo representados por Batasuna desde hace tantos años y, de este modo, cobrando de los presupuestos públicos; llama la atención que Laporta mezcle fútbol e independentismo cuando eso forma ya parte de una tradición... En resumen, podemos decir que la capacidad de los que se consideran españoles para encajar la larguísima batalla de los nacionalistas es muy superior a la capacidad de éstos para escandalizar y desestabilizar...

Por lo mismo es posible que cuando la inmensa mayoría llegue a tener conciencia de «la cuestión nacional» opte por darla por zanjada y como hizo Muñoz Molina en su día diga aquellos de que «se vayan de una vez por todas y nos dejen en paz».

El castellano que llamó José Luis a Carod es un "inculto multilingüe"
José Manuel Negro elsemanaldigital 19 Octubre 2007

Palabrotas feas y de niño malo son las que ha empleado Josep Lluís Carod Rovira contra dos castellanos y leoneses a los que se les ocurrió llamar "de forma confusa" al líder de Esquerra. Le llamaron por el nombre que creían que tenían que llamarle. Tal vez se equivocaron cuando se dirigieron a él, pero nunca en las formas; creo recordar que incluso le trataron de Don. Pero él, en castellano clarito, ha dicho en un programa de radio que fue premeditado y que "fueron a joder". Para mí que a eso no fueron.

Un café con Lorenzo
He estado esta semana con Lorenzo Guerra Salcedo, el castellano de la cuestión que cabreó al catalán; he podido hablar con él y me asegura que la pregunta la tenía preparada, pero no la forma de dirigirse a Carod. Eso sí, la sorna castellana estaba presente en su gesto; sin embargo el vice de la Generalitat tenía claro que del programa saldría vivo y a hombros, al menos a hombros de sus simpatizantes. Con su actitud ya tiene media campaña electoral hecha, y de paso se ha encargado de desprestigiar la imagen de Castilla y León en Cataluña. A los dos vallisoletanos que le llamaron José Luis a José Luis, perdón a Josep Lluís, les ha llamado incultos multilingüista por no saber catalán. Yo también soy inculto multilingüista, no sé catalán, ni gallego ni vasco, e intento mejorar cada día con el castellano. ¡Ah!, y él tampoco sabe pronunciar bien el nombre de Schwarzenegger.

Falta una respuesta
Todavía falta una respuesta a la pregunta de Lorenzo. Dejando a un lado cómo se llama el señor don, lo que preguntó Lorenzo es por qué un castellano y leonés no puede acceder a las oposiciones en Cataluña si no sabe catalán, mientras que un catalán lo tiene fácil si las pruebas son en Castilla y león. Pues después de varios días, de muchos comentarios y de llamarnos incultos a los castellanos y leoneses, todavía no lo sabemos. Y tranquilo Carod que aquí no vamos a quemar su foto, no la tenemos. Por cierto, mi corrector ortográfico me subraya en rojo el nombre de Josep Lluís; ¡Será inculto!

El hombre-masa
El vídeo de ZP a la luz de Ortega
Agapito Maestre Libertad Digital 19 Octubre 2007

El 19 de octubre de hace 52 años fue enterrado Ortega y Gasset, el pensador político más importante de la España contemporánea. Aunque muchos no le perdonaron que regresara a su patria después de la Guerra Civil, su entierro fue un acontecimiento nacional. La despedida que le rindieron alcanzó la categoría de genuino acto político, entre otras razones porque fue la ocasión para que muchos hombres y mujeres allí congregados recordaran el afán de su búsqueda de bienes en común, de acuerdos fundamentales entre ciudadanos, para superar los enfrentamientos bárbaros entre los españoles. A la sombra de ese espíritu que presidió la obra y la vida de Ortega, incluso alguien leyó unas cuartillas reclamando tímidamente libertades al régimen de Franco.

Desde entonces hasta hoy, la obra de Ortega ha crecido tanto que incluso es imposible comprender lo que está pasando en España sin recurrir a su pesimista diagnóstico sobre la principal enfermedad de España, a saber, su desnacionalización por el empuje salvaje y criminal de los nacionalismos. En este punto el pensamiento de Ortega, o mejor, su filosofía política y de la historia de España, está hoy más vigente que en su época. Hay, sin embargo, una relativa novedad histórica entre nuestra época y la de Ortega: el nacionalismo separatista tiene su principal patrocinador en un Gobierno socialista. En efecto, hace un lustro ningún separatista hubiera creído que rodando el tiempo el PSOE no sólo sería su mejor aliado sino también su patrocinador.

Todos conocemos al protagonista fundamental de ese giro novedoso y criminal contra España. Todos sabemos cómo se llama. Todos intuimos, e incluso conocemos, sus imposturas para destrozar la nación. También intuimos sus intereses inconfesables. Pero, en mi opinión, creo que nunca llegaremos al alma putrefacta y perversa, si se me permite hablar así, de este dirigente, en realidad, de ese partido, el PSOE, sin utilizar la categoría básica de la sutil teoría política de Ortega: hombre-masa. Su jefe político ha infeccionado de tal manera a ese partido que ya nadie en esa agrupación es capaz de distinguir lo sano de lo enfermo, lo normal de lo patológico, la política del espectáculo bochornoso.

Sí, ZP es el mejor representante del hombre-masa, que describe y descuartiza Ortega, en la tradición de Nietzsche, como principal culpable de una sociedad incivil, sectaria y cruel. El hombre-masa es el que apela al diálogo, al consenso y la bondad de boquilla, porque en la realidad es un extremista radical. El hombre-masa es, sobre todo, un impostor: sustituye el estudio de un libro por la lectura de su solapa; sonríe para matarnos; habla de negociación con los terroristas para ocultar su entrega a los dictados de ETA; y, en fin, se ríe de sí mismo con toda naturalidad, si con ello consigue mantenerse en el poder. El hombre-masa, en verdad, ha conseguido, como dijera Ortega, "la total inversión de los valores: lo superior, precisamente por serlo, padece una capitis diminutio, y en su lugar triunfa lo inferior".

A la luz de la categoría de hombre-masa, sin duda alguna, cualquier persona decente puede comprender el significado antipolítico, de enfrentamiento, del vídeo de Zapatero para la campaña electoral. Zapatero con este vídeo ha hecho visible, como dijera Ortega, "no que el vulgar crea que es sobresaliente y no vulgar, sino que el vulgar proclame e imponga el derecho de la vulgaridad, o la vulgaridad como un derecho".

Sin novedad en el frente
Lorenzo Contreras Estrella Digital 19 Octubre 2007

La mayor parte de los comentarios imparciales que han circulado con relación a las tensiones de ZP con ETA o de ETA con ZP han estado cargados de reticencias. Quiérese decir que lo manifestado por ambas partes ha dado sensación de ocultación y falsedad de fondo. O sea, que “las partes” han seguido entendiéndose. Y Zapatero, que siempre delega en alguien de su entorno cuando suena la hora de expresar alguna difícil verdad, ha recurrido esta vez a Mariano Fernández Bermejo, el flamante ministro de Justicia, según el cual persisten las condiciones para mantener o reanudar las negociaciones políticas con la banda terrorista.

El comentarista político se ve obligado a repetirse. En mi caso recurriré a la vanidad de la autocita. El pasado 10 de octubre, por sólo mencionar una fecha cercana, me vi en la precisión de escribir esta reflexión: “Zapatero sigue siendo para ETA la mejor baza posible”. Y también esto, a propósito de los “diálogos” supuestamente rotos: “Más sensato sería no descartar una nueva incursión del zapaterismo hacia los terrenos del diálogo bajo cuerda”. Y también: “La vuelta a las andadas por parte del zapaterismo formaría parte del negocio político. Atribuir al Gobierno de Zapatero una caída en la tentación del juego limpio sería tanto como cometer un imperdonable pecado de ingenuidad”.

Esa ingenuidad tampoco se debe trasladar al encuentro del presidente del Gobierno con el lehendakari en la Moncloa. La versión oficial que ha trascendido habla de la tajante negativa de ZP a aceptar los términos de la propuesta de referendo, o de consulta, formulados por el dirigente vasco. No se ha sabido, o se ha sabido poco, que Ibarretxe citó al presidente israelí, Simon Peres, para afirmar que “toda negociación comienza con un encuentro titubeante que las dos partes niegan”.

Si en el caso que nos ocupa utilizáramos el vocablo “ambigüedad” para describir una situación que presenta a Zapatero en actitud de haber rechazado la oferta de pactar un “Downing Street a la vasca”, seguramente estaríamos más próximos a la certeza de lo conversado. Conviene tener en cuenta que Ibarretxe no se ha ido derrotado de la Moncloa, sino todo lo contrario. Entre otras razones porque el Gobierno vasco no tiene prisa a la hora de negociar y pactar. Las palabras del dirigente nacionalista, a propósito de su cita con Zapatero, no pueden ser más elocuentes: “Tenemos tiempo de aquí a junio, después de la investidura”.

Esto significa, además, que en el seno del nacionalismo, y en el núcleo de ETA y su entorno, se abriga el convencimiento de que Zapatero va a ganar las elecciones de marzo. Esa referencia a “después de la investidura” implica, naturalmente, que el plan independentista pasa por la confirmación del actual líder socialista como inquilino de la Moncloa.

Hay, por consiguiente, dos expectativas: la vuelta a las negociaciones sobre autodeterminación y territorialidad, por una parte, con el PNV de interlocutor, y, por otra, los mismos objetivos en el paquete de los diálogos con ETA.

Fernández Bermejo, traduciendo con fidelidad las intenciones del presidente del Gobierno, dice que “se volverán a dar las condiciones” para los contactos, por supuesto ya sin elecciones pendientes, sino con Zapatero confirmado en su sillón monclovita. Pero la hipócrita predicción del ministro es eso, hipócrita en la medida en que las condiciones para la negociación no se volverán a dar, sino que se están dando, que no han dejado de darse a partir de la falsa ruptura creada por el atentado de Barajas y la reapertura, por parte de ETA, de “todos los frentes”. En otras palabras: no hay novedad en la escenificación de los pasos pendientes de darse. Todo está previsto y, desde luego, prenegociado. ETA sólo debe procurar no matar demasiado.

Ocurrencias vascas
Germán Yanke Estrella Digital 19 Octubre 2007

Lo siento mucho —mucho más que otros—, pero en el País Vasco corre un viento de locura, o más bien, de indigencia intelectual. No es nuevo, que ya el Fuero entendía que el viento sur podría ser atenuante de los delitos, pero ahora se ha disparado.

El PNV (el PNV que manda más allá de sus arrasados dirigentes formales) no cede un paso y, tras el paso de Ibarretxe por la Moncloa, su escudero Joseba Egibar plantea un referendo en el País Vasco para ratificar la Constitución española y dice estar tan seguro de que no sería ratificada que, con el habitual estilo de chulo de barrio, añade que si lo fuera él no plantearía de nuevo la cuestión “en veinte años”. Todas estas bravuconadas nacionalistas se fundamentan en dos principios antidemocráticos que han anidado en el PNV. El primero, el desprecio a los procedimientos del sistema democrático y al principio de legalidad por el que su funcionamiento normal no les parece el camino político adecuado. El segundo, vinculado a aquél, es el desprecio a la soberanía de los españoles, que es una soberanía de ciudadanos, para dar paso a la del “pueblo vasco” que los nacionalistas administran y que no es una soberanía de ciudadanos sino la propuesta de una nación étnica.

El desafío de este sector fascista junto al sector terrorista del nacionalismo vasco hace recordar la advertencia de Mario Onaindía sobre la inexistencia, en el País Vasco, de proyectos democráticos en el nacionalismo vasco. Pero el socialismo de hoy parece encarar esta situación o con tibieza o con tonterías. Sobre la tibieza, anótese el empeño por reemplazar las bravuconadas no con la ley, sino con “otro” acuerdo que modifique el estatus constitucional actual. Sobre las tonterías, ayer mismo el secretario de los socialistas de Vizcaya, José Antonio Pastor, dijo que ante la “ocurrencia” de Egibar él iba a proponer otra, como si el asunto fuese de risa o un concurso de bebedores de cerveza, que también tiene una zeta.

Pastor le dijo a Egibar dos cosas que, si no son contradictorias, son dos bobadas seguidas. La primera, que Ibarretxe disuelva el Parlamento vasco y convoque elecciones, algo que podría sonar a propuesta racional, guste o no, si el Partido Socialista de Euskadi no fuera a apoyar los presupuestos del ocurrente para facilitarle las cosas, no pensar en adelantar los comicios y esperar su “negociación” para junio del 2008. La segunda, que convoque una consulta pero preguntando claramente a los vascos si apoyan el “Estado de Nación Vasca”. El modo en que Pastor parece no darse cuenta de que entra en el juego de Ibarretxe y Egibar es paradigmático.

Si la oposición al nacionalismo es de este tono, de esta incoherencia y de similar indigencia intelectual, se entiende que, tan tranquilos, los del PNV planteen una tras otra “ocurrencias” para comprobar, al menos, el nivel de despiste de las huestes de Patxi López.

Redoblar la violencia
EDITORIAL El Correo 19 Octubre 2007

Los ataques perpetrados contra el delegado del Gobierno en Navarra, la hija del alcalde socialista de Andoain y el presidente de la gestora municipal de Ondarroa -militante del PNV- recrudecen el inquietante rebrote de la violencia callejera, que vuelve a complementar la amenaza de ETA contra los cargos de los partidos democráticos. Una estrategia decidida por la propia banda en una reciente asamblea donde acordó redoblar su ofensiva criminal, para incrementar la presión sobre la sociedad, y reclamó más 'acción' a su entorno. Los dos últimos sabotajes resultan particularmente graves, porque sus autores persiguen amordazar la democracia local eligiendo dos significativos objetivos: el grupo del PSE en la localidad guipuzcoana -donde el compromiso personal de los concejales ha permitido durante años contener la presión de los violentos- y el actual responsable del Ayuntamiento ondarrés, después de que los electos peneuvistas renunciaran a su cargo por el hostigamiento de la izquierda abertzale. En ambos casos, los saboteadores refuerzan su acoso para tratar de que aquéllos que ya viven amedrentados acaben desistiendo. Una pretensión que ETA y su entorno consiguieron con 77 candidatos democráticos en las últimas elecciones municipales. Así consta en un boletín interno de Batasuna incautado a Asier Imaz, quien engrosó ayer, junto a Gorka Díaz, la lista de dirigentes de la formación ilegalizada encarcelados por presunta integración en ETA.

Es revelador cómo el auto de Garzón identifica las advertencias lanzadas por la banda tras romper la tregua con las realizadas por la cúpula de Batasuna, y cómo vincula «las incitaciones» de la misma al repunte de la 'kale borroka'. La resolución vuelve a desmontar la interesada ingenuidad de quienes siguen trazando, en el seno del nacionalismo, una línea divisoria entre la violencia de ETA y las aspiraciones políticas de la izquierda abertzale; una frontera que la pervivencia del terror y el seguidismo, cuando no probada complicidad, del entramado radical han diluido hasta la plena identificación. Las declaraciones de un portavoz de ANV, asegurando que su formación trabaja para que los sabotajes se puedan circunscribir a «una gamberrada más», además de un hiriente sarcasmo para las víctimas, deberían engrosar los elementos indiciarios sobre los nexos de unión con Batasuna de un partido que tolera y alienta el creciente hostigamiento contra sus oponentes políticos. Pero lo que también resulta censurable es la renuncia de las instituciones, con el Gobierno vasco al frente, a encabezar la respuesta social contra unos ataques que no sólo tratan de atemorizar a representantes públicos legítimamente elegidos, sino que intentan aislarlos ante sus conciudadanos con el estigma de la amenaza. De ahí que ante el regreso de ETA a los atentados y el incremento de la tensión violenta en las calles, resulte insuficiente que el Ejecutivo de Ibarretxe apele a la necesaria solidaridad de la sociedad, escudándose en un llamamiento que no puede eludir su intransferible responsabilidad en el liderazgo de ese arropamiento.

Memoria histórica en Antena 3
Un debate con heridas y una revelación
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 19 Octubre 2007

Las dificultades del moderador de 360 grados (Antena 3) para poner orden en el debate del pasado martes demuestran hasta qué punto la Ley de Memoria Histórica divide y crispa. O, como confirmó el 90% de la audiencia votante, "reabre heridas".

Por desgracia, nadie le recordó a Santiago Carrillo –en realidad el único participante para el que esa historia es también memoria– que existen leyes sobre el genocidio, y que el asesinato en masa cometido en Paracuellos del Jarama siendo él consejero de Orden Público de la Junta de Defensa de Madrid no prescribe. Una oportunidad perdida. No es imposible que Carrillo se ausentara a medio programa por temor a que el recordatorio acabara llegando. Pudo haber venido de Hermann Tertsch, que desplegó elocuencia y contundencia, o de Fernando García de Cortázar, que mencionó el cargo de don Santiago en noviembre de 1936 mirándole a los ojos.

Estremeció escuchar a dos nonagenarios espectadores de plató, uno por cada bando de la guerra: José Luis Rodríguez Vinyals y Rosario Sánchez, a quien cantó Miguel Hernández (Rosario, dinamitera / sobre tu mano bonita / celaba la dinamita / sus atributos de fiera). Las interrupciones de "la dinamitera" cuando su vecino evocaba la quema de una iglesia con cuarenta y ocho personas dentro ("me extraña, me extraña") no sólo crispaban; ofendían, dolían, indignaban. Todavía hay quien duda de que aquí se mató a españoles por su fe, como vimos en el monje trampa de Montserrat.

Quien no pudo ofender fue Pilar Rahola. Y bien que lo intentó con Jorge Fernández Díaz, a quien acusó sin más de franquista. La respuesta del popular catalán empezó como autodefensa para convertirse en demoledora contraofensiva: "mi primera militancia fue en UCD; a los treinta años, como gobernador civil, defendí la democracia en el 23-F; en realidad a ti no te tengo que dar explicaciones, tú no tienes categoría moral..." Y siguió hasta donde debía. La insensata, por lo general un hueso duro de roer, ya no levantó cabeza.

Lleva Jorge Fernández mucho tiempo fuera de los focos, por eso su veteranía no excluye el descubrimiento. Si la calumnia de la independentista permite comprender el verdadero sentido de la maldita ley, la brava y eficaz respuesta del hermano mayor de Alberto Fernández revela dotes valiosas y muy poco comunes en la derecha. Sumándoles su excelente formación, su larga experiencia junto a Rajoy y su visible calidad humana, obtenemos el perfil óptimo del cabeza de lista por Barcelona para las próximas elecciones generales, cuyos resultados dependen en gran medida del comportamiento de la máquina que gobierna Daniel Sirera.

¿¿¿Nafarroa Orinez???
Ïñigo de Garés Periodista Digital 19 Octubre 2007

Pues nada, oye. Si Dios no lo remedia, este domingo se perpetrará un nuevo atentado contra la identidad de Navarra. Es eso que se llama Nafarroa Oinez que cumple veintisiete años de agresión a la voluntad mayoritaria de nuestra tierra, a la voluntad de sus gentes y a sus usos y costumbres. ¿¿¿Nafarroa Orinez??? Sí, hija, tal como dejan nuestra esencia...

Veintisiete años de pretendida "defensa del euskera en la Comunidad Foral", donde no sabía yo que estuviera ni amenazado, ni perseguido, ni prohibido. ¿Qué vienen a defender éstos? ¿No será que, otra vez, aprovechan la circunstancia para seguir dándole vueltas a lo de siempre, a su irredentismo nostálgico, a su apetito colonial, a su desordenado deseo de Navarra?

Al diario vasquista de noticias de nuestra tierra no le cabían los cíceros de orgullo al destacar que el invento "este año cobra un carácter especial" porque se celebra en una zona no vascofona. O sea, que van en plan colonización, con la cruz del Gorbea, el escapulario de Sabino y el trágala de Pernando.

¿Qué hace a todo ésto el Gobierno de Navarra? Subvencionarlo, oiga. SUBVENCIONARLO, que no sé si se veía bien. Llevamos veintisiete años todos los navarros, (la mayoría de los cuáles no hablamos euskera, no tenemos mayor inquietud por hablarlo hasta que no dominemos, qué te digo yo, el chino o el árabe, que tienen bastante más salida; ni pensamos que sea buena idea que lo hablen nuestros hijos) dándoles a esa cuadrilla una pasta loca para que vengan a montar su fiestecica, con trikitixas y payasos de esos que hay a todas horas en la ETB1.

Y miren lo que les digo: por buena daba yo la subvención si de los 100.000 euskaltzales que dicen que irán el domingo -a ver si les jarrea-, sólo un diez por ciento fueran navarros. Y hasta el doble les daría si de ése diez, quince (pero quince personas, ¿eh? no quince por ciento) fueran todo lo eukarazes que quisieran, pero supieran distinguir Navarra de Euzkadi y las identidades y personalidades respectivas. Lot lo tenía mucho más fácil.

Iñigo de Garés

Post Scriptum: Esto me lo machaca la actualidad antes de publicarlo, pero ¿a que nos hubiera gustado saber de qué iba a hablar Sanz con Zapatero? ¿A que hubiéramos querido saber que no iba sólo a escuchar? ¿A que estaríamos más tranquilos si tuviéramos claro qué hay entre esos dos?

Desde Suiza con esperanza
El nacionalismo es paleto
Yolanda Alba Libertad Digital 19 Octubre 2007

Tenía que tomar una decisión. Estaba aburrida ya de la halitosis televisiva de nuestras cadenas tradicionales, empachada de "famosos sin causa", de la miserable industria televisiva del cotilleo, del realismo sucio y sórdido que nos bombardea desde las pantallas; harta de los ataques a nuestra Monarquía, símbolo y garantía de nuestra querida y plural matria España; cansada de las gilipolleces anticonstitucionales del presidente del Gobierno vasco, ese doctor Spock de los desvaríos del terruño; apabullada por la incesante y creciente llegada de pateras a nuestras costas insulares y peninsulares, ante la cual Caldera se toca las narices, viendo como se desperdigan después cuando los traen a Madrid para soltarlos en las calles. ¡Pobres indigentes sin casa ni trabajo! Quizás Chacón haga un plan para alojarlos en casas-baratas... ¡Qué va! ¡Si no votan! Pero estaba, sobre todo, hastiada del fundamentalismo patriarcal de nuestra cultura monológica que, entre otros desafueros, vivifica la violencia contra las mujeres, que persiste... (perdonen la insistencia: es autoconciencia de especie). En fin, que, como les digo, decidí viajar a la Suiza liberal, exótica, sin euro y capitalista sincera, siguiendo consejo de Bienvenido Cabello, dueño de la tienda de pelucas de mi distrito.

Desde aquí exhorto a las víctimas del terrorismo doméstico: "Mujer, Si tu marido, tu maromo o tu compañero te pega, entérate: es que no te quiere. Quiérete tú, denúnciale. Mujer golpeada, rézale a la diosa Rosmerta que te conceda valor ante la adversidad, ruégale a Santa Leonor de Temiscira inspiración en el golpe certero, coge tu labrix y dale fuerte. No te reprimas. No hay más cera que la que arde." Después de todo, ¿qué se puede esperar de maridos que comen gallinejas y ven fútbol con los amigotes? Ya decía Martí: "Hay que querer con la razón y con el cariño."

Aquí, lejos de la Europa de las Patrias y de los odios nacionalistas, una se siente anónima en medio de este mestizaje cultivado, creativo, plurietnicidad exuberante y pansexualidad elegante, contemplando, sin más, este cosmopolitismo de país desarrollado y cabal, sin complejos, donde se valoran las lenguas comunes como vehículo de entendimiento general y se debate de las cuestiones que atañen a toda la comunidad. Aquí huele a Europa, en este país plural pero no asimétrico, sin territorios enfrentados, porque sería radicalmente contrario al principio democrático de igualdad. No es un Estado de Derecho uniforme ni mucho menos uniformado pero sí, desde luego, unitario. Aquí tienen las banderas, perdón, las cosas, claras.

No es como en nuestra querida España, que cantaba nuestra Cecilia, donde el fetichismo de la diferencia a ultranza es una majadería política. De esta locura llamada nacionalismo viven muchos y muchas iluminados y mangantes de la política, digamos, periférica. Y esto es claramente caciquismo. Sí, señores y señoras, caciquismo. Si no lo creen escuchen a los Ibarretxe, Carod o Quintana de turno y a muchos de sus secuaces. Hablan como señores feudales de su región y provincias; se creen los amos de sus territorios. Lo suyo es un narcisismo localista y paleto, a fin de cuentas, donde se imponen y fomentan lenguas que no usan más allá de dos millones de personas y se detestan los idiomas universales que llevan al entendimiento. O sea, paletismo. Sinceramente, sería deseable desde todos los partidos una mayor firmeza contra el nacionalismo obligatorio y no hacer más concesiones que ataquen la igualdad de la ciudadanía española en materia lingüística, educativa, fiscal y de servicios públicos.

Como decía Proust, a veces estamos dispuestos a creer que el presente es el único estado posible de las cosas. Pero no. Siempre queda la esperanza de que España no siga siendo una gran corrala de comedia. Podemos y debemos ilusionarnos para cambiar las cosas. Para derrotar a la banda ETA exigiendo medidas para combatir el terrorismo y a los otros terrorismos callejeros que vociferan contra la unidad constitucional quemando fotos. El terrorismo nunca debe ser aceptado como una forma justificable de acción política. Debe ser proscrito, y proscritos y detestados los que con él negocien o hayan negociado. Por eso y por mucho más, nos queda la esperanza de echar a Rodríguez Zapatero del Gobierno de España. Y en Madrid, desde luego, nos queda Esperanza.

Contra un artículo de El País
¿Expulsar nuestro idioma de la ciencia?
Pío Moa Libertad Digital 19 Octubre 2007

Un caso del que puedo dar fe: en nuestras universidades, y con pretensiones científicas, se ha enseñado y se enseña que el Frente Popular, compuesto por los partidos que destrozaron la legalidad republicana, representaba a la república. Y que representaba a la democracia aquel frente compuesto de estalinistas, marxistas radicales, anarquistas, racistas y golpistas. Sobre este absoluto disparate se ha querido construir, y últimamente oficializar, la historia de España desde los años 30, enseñada en la mayoría de las universidades sin apenas contradicción. Una ciencia a la lisenka. La resistencia a poner en cuestión, simplemente a poner en cuestión, un dislate tan evidente y fenomenal ha sido y sigue siendo fanática, con decisión de ignorar cualquier tesis que lo discuta y hasta de dar "un escarmiento" a los disidentes. Y así estamos.

No creo que sea un caso aislado. En general, el nivel técnico en España es bastante aceptable, pero no así el científico, que, con muy contadas excepciones, oscila entre la mediocridad y la práctica nulidad. Se trata de un fallo en la misma concepción de la enseñanza, fallo sin duda remediable aunque no fácilmente, pues su posible remedio choca con la desesperada resistencia de una universidad deforme, repleta de intereses creados y con mentalidad a tono. Muy propio de esa mentalidad son las soluciones simplonas. Por ejemplo, renunciar al idioma español y "hacer la ciencia" en inglés. No hay duda de que la ciencia que hagan en inglés será de tan baja calidad como la que hacen en español, probablemente peor todavía, pues es de suponer que estos señores se expresarán en su idioma materno con mayor soltura que en uno extranjero.

Así, uno de esos medianos científicos patrios, Javier López Facal, ha escrito un artículo en El País defendiendo que en España se obligue a emplear el inglés en las universidades y en los centros de investigación, empezando por el CSIC. Nadie le impide emplearlo a él, si le da por ahí, pero el hombre tiene mucha más ambición y, muy propio, apela de inmediato a la imposición burocrática:

Al fin y al cabo, ya la Ley 30/1980 de medidas para la reforma de la función pública y el más reciente Estatuto básico del empleado público de 29 de marzo de 2007 reconocen que los profesores universitarios y los científicos podrán dotarse de normas específicas debido a sus peculiaridades laborales. Pues bien, señor legislador, una de esas peculiaridades es, precisamente, que deben realizar su trabajo en inglés, por lo que habría que desactivar ya todas las triquiñuelas administrativas que hacen del español la única lengua reconocida por la Administración.

Obsérvese: "Deben realizar su trabajo en inglés". El Estado español, la administración española, sostenida con el dinero de todos los ciudadanos para fomentar o facilitar la cultura española, debe tomar medidas a fin de liquidar nuestro idioma como idioma científico y suplantarlo por un idioma extranjero. Paso clave para eliminar el español como idioma de cultura superior, tanto por la importancia creciente de la ciencia como porque la argucia usada al respecto –la comodidad de usar una sola lengua– vale para cualquier otra cosa, sea la literatura, la economía, el pensamiento o el arte. En fin, una estafa gigantesca a la ciudadanía, pero en nombre de la ciencia, no se equivoquen.

Obviamente este argumento no hace mella en nuestros facales, pues lo consideran expresión de un patriotismo español que ellos tienen muy superado y del que se burlan con arrogante frivolidad: para realizar su designio, dice el articulista, "hay que proceder con mucha cautela, porque las lenguas comparten con algunas otras invenciones humanas, como Dios, la Patria o la Revolución, la capacidad de generar unas intensidades emocionales que pueden llegar a conducir a la gente, en especial a los varones, a dejarse matar o, preferentemente, a dar muerte a sus prójimos". Buenas tonterías y lugares comunes para un científico. El señor Facal, va de suyo, también supone que la religión cristiana obstruye la ciencia. ¿Deberán nuestros facales su mediocridad a la Iglesia? ¿Se convertirían en grandes científicos si la Iglesia desapareciera? Vaya usted a saber.

Que se burle del patriotismo español no quiere decir que el señor Facal no sea patriota: lo es, algo así como un oficioso e innecesario patriota de USA, con los correspondientes anhelos de imposición. La hegemonía del inglés en la ciencia y en otras cosas no ha caído del cielo, se la han ganado a pulso USA e Inglaterra dedicándole grandes empeños e inversiones, productos de un espíritu definido y una voluntad tenaz. Ese envidiable espíritu, audacia y visión a largo plazo son por completo ajenas a nuestros facales, cuyo espíritu romo y aldeano toman por cosmopolitismo y lo exhiben con satisfecha prepotencia. Pues su visión apenas va más allá de su pedestre interés particular, de su plato de lentejas, sentido, eso sí, con la mayor intensidad emocional. Los anglosajones saben defender muy bien sus intereses sin precisar la oficiosidad de nuestros mediocres, pero tampoco van a desdeñar su ayuda. Los facales son más peligrosos que los separatistas, a quienes complementan muy bien en su aversión a cuanto suene a español (se estremecen, como diría el Corruto).

Dejemos de lado la otra argucia de que a los científicos les interesa que los lean, y si no escriben en inglés no les leerán. Como sabemos desde hace muchos siglos, los idiomas no son tan estancos entre sí que impidan la traducción, y un trabajo en español puede ser vertido al inglés y viceversa con esfuerzo escaso, sobre todo en la época de Internet. Por otra parte, nuestro idioma no es insignificante: lo hablan cerca de 400 millones de personas, según se dice, y cabe suponer que entre tanta gente pueda tomar forma un mundillo científico relevante si se aplica una política adecuada y orientada a largo plazo. Quiero decir que, entre otras cosas, la enseñanza y el trabajo científico debieran plantearse en relación con todo ese enorme ámbito, y no restringirse a España.

En el terreno científico la presencia del mundo hispánico es muy poco significativa, lo cual nos plantea un reto de gran envergadura: o procedemos a liquidar nuestra propia cultura a plazos cortos, como pretenden los facales, o imitamos a los useños, que, según expresión propia, suelen reaccionar a las patadas en el trasero que reciben de la realidad con esfuerzos redoblados por ponerse a la altura. El ámbito cultural hispánico procede de la iniciativa y el esfuerzo de nuestros antepasados; quizá no estemos a la altura de ellos, como los griegos actuales no lo están de la Grecia clásica, pero en todo caso constituye nuestra herencia y responsabilidad histórica. Renunciar a nuestro idioma y a nuestra cultura por algunos platos de lentejas no nos va a salvar de nada, al contrario. Claro que, volviendo al principio, si se hubiera escrito en inglés toda esa historia de chiste que enseñan en nuestras facultades, por ejemplo, tampoco se habría perdido gran cosa.

Izquierda liberal
La ley del embudo, según Carod-Rovira
Antonio Robles Libertad Digital 19 Octubre 2007

Para mí lo ancho y para ti lo estrecho. O sea, la ley del embudo. En esto se podría resumir la más impúdica de las imposturas que el vicepresidente del Gobierno de la Generalidad, Josep Lluís Carod-Rovira, tuvo la desvergüenza de largar el martes en el programa de TVE Tengo una pregunta para usted. Ante la pregunta impertinente de un espectador que le castellanizó su nombre (en vez de llamarle Josep Lluís, insistió en dirigirse a él como José Luis), el vicepresidente le espetó irritado: "Yo me llamo así (Josep Lluís) aquí y en la China, y usted no tiene ningún derecho a modificar mi nombre". Y tiene toda la razón del mundo el vicepresidente de la Generalidad; en la forma y en el fondo. Sólo tiene una disculpa el telepreguntador: que desconozca la importancia que tiene para un catalanista el reconocimiento en su propia lengua. Es verdad que puede ser un problema menor, incluso se podrá argüir que para la mayoría de catalanes le importa un carajo si le llamas José o Josep, pero quien ha decidido ser reconocido por su nombre exacto tiene derecho a ser respetado. Y ese impertinente preguntador no respetó al ciudadano Josep Lluís Carod Rovira.

Cayó en ese mismo error, pero aumentado, una señora madura cuando le dijo con cierto desprecio: "No tengo ningún interés en aprender catalán". No venía a cuento, no formaba parte de su pregunta, no aportaba nada y, sin embargo, tenía la voluntad de herir, de despreciar. La señora puede carecer de interés por aprender catalán, árabe o el resto de idiomas del mundo; está en su derecho, pero su desinterés no le da derecho a despreciar de manera tan gratuita la lengua de su interlocutor. Aquí también tuvo razón el vicepresidente: con esas actitudes no se ganan amigos, se inventan conflictos.

¿Dónde está, por tanto, la ley del embudo de Carod Rovira? "Us-ted no tie-ne nin-gún de-re-cho a mo-di-fi-car mi nom-bre", dijo, recalcando cada palabra para dejar meridianamente claro el derecho que le asiste ante cualquier intento imperialista de cambiarle el nombre. Pero, entonces, ¿por qué su Gobierno, como todos los gobiernos anteriores de Jordi Pujol, le cambia el nombre a todos los niños de Cataluña cuando llegan a la escuela? ¿Sabían ustedes que, desde hace muchos años, la administración educativa de la Generalidad catalaniza todos los nombres de todos los niños sin excepción al llegar al sistema escolar público? Y no hay queja que valga, porque el sistema de inmersión llega hasta a los nombres; es preciso cambiar su seña de identidad para marcarle como a una res desde su más tierna edad. Y no proteste: ningún derecho será reconocido. Sólo el sentido común de algunos profesores permite recuperar el nombre real de los niños y niñas en sus relaciones orales, pero vuelven a catalanizarse en cuanto hay un libro de escolaridad oficial o el certificado médico.

¿Cómo se atreve a dar lecciones de respeto político, quien está dirigiendo ese mismo sistema que roba el nombre a cientos de miles de niños en Cataluña? Doctor Jekyll y Mister Hyde, esquizofrenia, quizás cara dura; no puede ser que nuestros propios dirigentes nos tomen por idiotas. Esas vestiduras desgarradas con razón se convierten ante este hecho indubitable en chulería y despotismo de un dirigente dogmático que es incapaz de ver la viga en el propio ojo y se indigna con la paja en el ajeno.

Se atrevió también a exigir la pluralidad a España que él mismo y sus huestes nacionalistas son incapaces de garantizar en Cataluña: "España tiene que salir del armario y aceptar su diversidad". ¡Qué morro! Esto del nacionalismo es inaudito. ¿Cómo se puede estar tan ciego? (Sólo se puede explicar por el síndrome del forofo del fútbol, que es incapaz de ver mala fe en su equipo pero toda en el equipo contrario.) España ya salió del armario vestida con la Constitución española del 78 y desde entonces respeta, ampara y difunde las lenguas españolas injustamente relegadas durante la dictadura; garantiza que el señor Josep Lluís Carod-Rovira pueda llevar el nombre que quiera (a pesar de que él se la salte al no respetar ese mismo derecho a los niños catalanes), avala la igualdad de derechos de todos los españoles vivan donde vivan (aunque él se la salte e impida estudiar en su lengua materna a los niños castellanohablantes) y garantice el bilingüismo en todas las instituciones que dependen todavía del Estado central, mientras él impone el monolingüismo en cada una de las instituciones que dependen de su Gobierno.

Cínica indignación. Algún día se recordará esta época como la persistencia de las actitudes falangistas de la posguerra española encarnadas en el nacionalismo de siempre. Lo más difícil será plantarles ante el espejo sin que lo rompan a fuerza de tanta contradicción.
antoniorobles1789@hotmail.com

El TC justifica la abstención de Casas en la "pérdida de su imagen de imparcialidad"
El Pleno del Tribunal Constitucional considera que "la imagen de posible pérdida de imparcialidad" de la presidenta y el vicepresidente de este órgano –María Emilia Casas y Guillermo Jiménez, respectivamente–, en el caso de que ambos participen en las deliberaciones sobre recurso presentado por el PP contra la nueva Ley Orgánica del propio Tribunal Constitucional (LOTC), es "objetiva, suficiente y legítimamente justificada" para determinar la abstención de ambos en este asunto. La resolución ha sido comunicada este jueves al PP y al Ministerio de Justicia.
Europa Press Libertad Digital 19 Octubre 2007

Así los señala el auto apoyado el pasado martes por los cinco magistrados de tendencia conservadora en el alto tribunal, que salió adelante con el voto de calidad del presidente accidental de este órgano Vicente Conde.

La resolución fue comunicada este jueves tanto al PP como al Ministerio de Justicia junto con la providencia de admisión a trámite del recurso, que otorga 15 días a las partes para formular las alegaciones que consideren oportunas.

La resolución ha merecido dos votos discrepantes, uno del magistrado Eugeni Gay y otro suscrito por los otros cuatro magistrados de izquierdas, que consideran que la interpretación hecha por el resto sobre la aplicación de abstenciones de los miembros del TC puede propiciar que la composición de este órgano quede alterada "por presiones externas, políticas, mediáticas o de cualquier otro tipo".

Imagen ante la sociedad
Los magistrados conservadores Conde, Javier Delgado, Roberto García-Calvo, Jorque Rodríguez-Zapata y Ramón Rodríguez Arribas estiman que en este caso –la Ley permite a Casas prorrogar su mandato mientras siga siendo magistrada–, existen datos objetivos que "podrían ser percibidos por la sociedad como una apariencia de pérdida de imparcialidad". Añaden que dicha imparcialidad es "especialmente exigible" cuando lo que el TC juzga es su propia Ley Orgánica.

"Podría ponerse aquí punto y final a esta resolución –continúa el auto–, si bien las especiales circunstancias del caso aconsejan profundizar más detenidamente en su análisis".

Restringir abstenciones y recusaciones
Dentro de este análisis, el auto destaca las especiales características del Tribunal Constitucional, "compuesto por doce únicos magistrados sin posibilidad alguna de sustitución interna". Esta circunstancia "conduce a una interpretación estricta o no extensiva de las causas de recusación o abstención previstas en la ley (...) habida cuenta de la existencia de un interés constitucional prevalente en mantener, salvo que resulte imposible, la composición del Pleno de este Tribunal".

Subrayan también la necesidad de que la aplicación del régimen de recusación y abstención no afecte a la constitución del propio Pleno del TC, que requiere un quórum de al menos dos tercios de sus miembros, según lo establece la propia LOTC.

A lo largo del auto se citan hasta dieciséis resoluciones anteriores del Tribunal constitucional en los que se declaró justificada la abstención de alguno de sus miembros. No aceptar las abstenciones supondría "primar la garantía institucional del órgano sobre la garantía de imparcialidad real y aparente a favor de las partes en el proceso (...) lo cual sería difícilmente comprensible por la ciudadanía, añade el auto.

Además, la resolución distingue entre abstención (presentada por el propio magistrado) y recusación (solicitada por las partes) al señalar que en el caso de las primeras "se trata de decisiones adoptadas por magistrados, respecto de los cuales no es discernible ningún interés personal, ni imaginable siquiera ninguna posible sospecha de intento de alterar la composición del tribunal o de impedir su funcionamiento, a diferencia de lo que podrá quizás suceder con la recusación".

Este punto es el más criticado por los discrepantes en sus respectivos votos particulares. El escrito suscrito por Elisa Pérez Vera, Pascual Sala, Manuel Aragón y Pablo Pérez Tremps califica de "artificiosa" la distinción hecha en el auto entre abstención y recusación y lamenta la "naturalidad" con la que el Pleno acepta las abstenciones.

Afectación actual de Casas
Otro de los puntos que más discrepancia ha provocado entre los dos bloques que conforman actualmente el Constitucional ha sido el relativo a la especial situación de los actuales presidenta y vicepresidente "que está condicionada por la norma impugnada de modo presente, no futuro, real y directo, no hipotético, y singular y exclusivo, pues no existe un interés actual discernible del resto de los magistrados que pueda entrar en juego".

A este respecto, los magistrados discrepantes señalan que de aceptarse las abstenciones de Casas y Jiménez se puede decir que todos los magistrados del Pleno incurren en la misma causa de inhabilitación "en la medida que todos son electores y elegibles para la presidencia y vicepresidencia". Critican también que determinados planteamientos del auto entren en el fondo del recurso contra la LOTC.

A juicio de todos los discrepantes, la justificación dada por los conservadores para aceptar las abstenciones es "laxa" y su aplicación equivaldrá a propiciar que la composición del TC "pudiera quedar alterada, simplemente, por presiones externas, políticas, mediáticas o de cualquier otro tipo, lo que resulta de todo punto inaceptable por contrario a las indicadas garantías de imparcialidad, dignidad e independencia de los magistrados constitucionales".

En su voto particular, el magistrado Gay añade que el hecho de que prospere en este órgano una abstención o una recusación de uno de sus componentes "provoca una mutilación del tribunal", ya que le priva de la composición querida por la Constitución. De ahí que, a su juicio, "el criterio restrictivo" sea el que debe presidir las causas de apartamiento del proceso.

Gay también dice en su voto particular que el hecho de que la imparcialidad sea considerada algo "externo y conectado con la impresión y la imagen que la ciudadanía pueda tener", como hace el Pleno en su auto", la convierte en "una razón no justificada en Derecho (...)tanto para los casos de abstención como los de recusación".

A partir de ahora, una vez el Estado es tenido como parte en este litigio, es previsible que el Ministerio de Justicia trate de apartar del debate de este asunto a dos magistrados del sector conservador -Jorge Rodríguez Zapata y Roberto García Calvo- por entender que ambos están "contaminados" tras remitir el pasado mes de junio una carta a la presidenta Casas en la que se posicionaban en contra del contenido de la propia reforma legislativa.

El Ministerio de Justicia ya ha dado los primeros pasos para actuar en esta dirección, mediante la aprobación el pasado jueves de un acuerdo por parte del Consejo de Ministros que habilita al abogado general del Estado, Joaquín de Fuentes Bardají, a actuar frente al Constitucional en lo relativo al recurso contra la LOTC.

El nacionalismo vasco (I)
José Barros Guede La Opinión 19 Octubre 2007

El nacionalismo es una ideología y un movimiento político de apego, sentimiento e interés que los naturales de un país tienen y sienten por su tierra y por sus gentes en base a su territorio, lengua, costumbres, usos, religión, cultura y forma de ser, vivir y actuar en relación con los demás países en orden a su autogobierno y régimen político propio.

El nacionalismo nació a principios del siglo XIX en los reinos y naciones europeos contra las invasiones napoleónicas, al pretender Napoleón apoderarse de su poder político y gobernarlos. Un ejemplo de este nacionalismo es la guerra de la Independencia Española, de 1808, frente al intruso francés.

La Revolución de 1848 en Francia, Alemania y en el Imperio austriaco, afianza la burguesía e impulsa el nacionalismo en toda Europa, dando lugar a la reunificación alemana e italiana; y en España a los nacientes nacionalismos catalanes, vascos y gallegos. En Iberoamérica da lugar a las actuales Naciones americanas. En la segunda mitad del siglo XX, en África, a la independencia de las actuales Naciones africanas, y en Asia y Oceanía a la de determinadas Naciones asiáticas frente al colonialismo de Naciones extranjeras.

El nacionalismo vasco (PNV) nace en ese marco nacionalista europeo del siglo XIX, concretamente, impulsado por un lado, por la forma de ser del carácter individualista español, y por otro lado, por el carlismo y los fueros vascos muy arraigados en este pueblo. El carlismo era y es movimiento político conservador religioso, partidario de Carlos Isidoro, como rey de España, frente a la reina Isabel II, hija del rey Fernando VII, su hermano, a la que defendían los liberales. Su lema es "Dios, Patria y Rey".

La fueros vascos son un régimen especial fiscal concertado entre el Reino de España y las provincias de Vizcaya, Guipúzcoa, Álava y Navarra, por el cual estas provincias recaudan directamente los impuestos y administraban sus finanzas en todos estos territorios, a cambio de dar a la Hacienda española una determinada cantidad de dinero, llamado cupo. Originariamente, fueron gracias y privilegios concedidos por los reyes castellanos y por los reyes españoles de la casa de los Austrias y mantenidos por los reyes de la casa de los Borbones.

Estos fueros vascos fueron abolidos en el siglo XIX por los gobiernos de los liberales progresistas mediante ley del 25 de octubre de 1837; y restablecidos, en parte, por gobiernos de los liberales moderados. Son de nuevo, abolidos por el gobierno conservador de Cánovas del Castillo a las provincias de Vizcaya, Guipúzcoa y Álava, suprimiendo sus diputaciones provinciales, por ley del 21 de julio de 1876, como consecuencia de haber perdido el carlismo la guerra, y manteniendo los fueros de Navarra de 1841. En adelante, los diversos gobiernos conservadores y liberales establecen convenios económicos con estas provincias vascas abonando cada una cupo de ingresos dinerarios que irá en aumento cada año.

En estas circunstancias políticas y fiscales, Sabino Arana Goiri funda el partido nacionalista vasco, (PNV) de Vizacaya. Sabino nace en 1865 dentro de una familia profundamente carlista y católica, se convierte al nacionalismo a sus dieciséis años. Se traslada a Barcelona a estudiar derecho en su universidad, donde conoce y trata con los nacionalistas catalanes, quienes le infunden el nacionalismo vasco.

De regreso a Vizcaya, cuyo término cambia por Bizcaya, estudia la lengua vasca que no conocía, la purifica de palabras castellanas y latinas y la adapta a la vida moderna. En 1893, funda el periódico nacionalista, Bizkaitarra y la revista Euskadi. Adopta como divisa de su movimiento y partido nacionalista "Dios y nuestros fueros, (Jaungoikoa eta lege zarra), palabras que integran el carlismo y los fueros vascos.

En 22 de julio de 1903 publica en su periódico, La Patria, un artículo donde expone la necesidad de un programa nacionalista, a la vez vasco y español, pero no tuvo tiempo de poder llevarlo a cabo. Quería una Bizcaya independiente del Estado español, de Guipúzcoa y de Álava, para las cuales deseaba, también, la independencia.

En 1917, las Diputaciones vascas promueven un movimiento autonomista que no consigue arrastrar a Navarra, temerosa a perder el status de 1841 concedido por los gobiernos liberales del Reino de España. La Asamblea de Municipios vascos, celebrada en Estella el 14 de junio de 1932, aprueba un proyecto de Estatuto de Autonomía, redactado y presentado por la Sociedad de Estudios Vascos, donde reconoce a las provincias de Vizcaya, Guipúzcoa, Álava y Navarra como un Estado autónomo dentro de la totalidad el Estado español. Presentado en las Cortes españolas para su votación y aprobación no fue aceptado.

El nacionalismo catalán, vasco y gallego consigue que la Constitución de la segunda República, del 9 de diciembre de 1931, autorice el régimen de autonomías para las Regiones del Estado español, estableciendo "El Estado español estará integrado por Municipios mancomunados en provincias y por las regiones que se constituyan en régimen de autonomía presentando su Estatuto, que aprobado será la ley básica de la organización político-administrativa de la región autónoma" (Arts. 18 y 11).

El 21 de diciembre de 1933, el partido nacionalista vasco integrado por quince diputados presentan un proyecto de Estatuto a las Cortes españolas, donde manifiestan que "las provincias Álava, Guipúzcoa y Vizcaya en cuanto provincias limítrofes con características comunes étnicas, históricas culturales y económicas, acuerdan constituirse dentro del Estado español en un núcleo administrativo autónomo que se denominará en castellano País Vasco y Euskalerria o Euskadi en legua vasca". Por una serie de circunstancias políticas dicho proyecto es archivado.

Con zeta de... zoquete, Zapatero se da un baño de ‘vanidaz’

Con Z de Zapatero
Federico Quevedo El Confidencial 19 Octubre 2007

“Lealtaz, solidaridaz, humildaz... Si, la verdaz es que uso mucho la zeta. Debe ser cosa de familia, o quizás de mi tierra...”. Pues si es cosa de familia, allá se las compongan ellos con Rodríguez por haberles tratado de tarugos, pero no creo que a los castellano-leoneses les haya hecho mucha gracia que este tío les haya puesto de zoquetes, con zeta –zoquete: persona torpe e ignorante-, por no saber pronunciar la ‘d’ al final de palabras como barbaridad. Si Rodríguez no sabe hablar, es cosa suya, pero que no le atribuya a su tierra culpa alguna, porque si hay un lugar donde el castellano se expresa en toda su riqueza de vocabulario y pronunciación ese es, precisamente, Castilla, cuna de una de las lenguas más antiguas y hermosas que conocemos, a pesar de que zotes como este la estropéen cada vez que abren la boca, para recochineo de José Luis Pérez Caroz.

Pero, en fin, el caso es que ya tenemos a este zabazala del amor universal dedicado a hacernos zabordar en las virtudes de este Gobierno que él dirige cual zamacuco. Con tal fin, Rodríguez encargó a sus chicos del zaguanete de Ferraz una campaña de publicidaz cuyo eje central será un video bastante zaborrero del que ayer presumía el zaborro de Pepiño como si le fueran a dar un Oscar al mejor cortometraje de humor. La campaña, ya se pueden ustedes suponer, bajo el lema de Con Z de Zapatero, pretende hacernos creer que casi cuatro años de este Gobierno han supuesto para España uno de los periodos más fructíferos en lo que a todo lo habido y por haber se refiere porque, obviamente, no ha lugar a la más mínima autocrítica. Claro que a estas alturas no hace falta ser un zahorí para darse cuenta de que todo es una inmensa zalagarda orquestada por esta pandilla de zaragateros sin escrúpulos.

De la farsa, me quedo con una frase que compendia la filosofía barata de este presidente zaíno y zalamero: “Todo se puede decir con una sonrisa”. Pues estamos aviados. Todo se puede decir, pero no todo se debe, y menos cuando a base de zamarrear al personal se lleva cuatro años provocando divisiones y enfrentamientos que han acabado en un auténtico zamarrazo para el país, dedicado desde desde el 14 de marzo de 2004 a un constante zipizape. ¿Con una sonrisa negoció con ETA? ¿Con una sonrisa nos va a contar como vamos a llegar a fin de mes? ¿Con una sonrisa puede afirmar que los pisos son hoy más baratos? ¿Con una sonrisa puede decir que nuestra renta ha crecido respecto a la media europea? ¿Con una sonrisa nos va a vender las innumerables reformas estructurales que ha llevado a cabo en la Economía? ¿Con una sonrisa nos va a explicar por qué hay comunidades autónomas en las que el Estado no pone un euro mientras favorece a Andalucía y Cataluña? ¿Con una sonrisa dará cuenta del por qué de esa asignatura de adoctrinamiento socialista en las escuelas? ¿Con una sonrisa va a defender cómo los ladrones de la SGAE se forran a nuestra costa mientras aumenta el retraso tecnológico respecto a la UE? ¿Con una sonrisa nos va a decir que lo del PSOE en Marbella fue una casualidad? ¿Con una sonrisa lleva cuatro años buscando la exclusión y el arrinconamiento de la mitad del país?

Puestos a bailar la zamba que nos propone Rodríguez, y a riesgo de quedarnos zambos, habría que explicarle a este buen hombre que no ha hecho más que zangolotear durante toda la legislatura, y que de tan zanguango que ha sido, hoy no tenemos más remedio que lamentarnos por lo que ha de venir, que no es otra cosa que el inicio de una crisis en todos los sentidos, no sólo económico, pues en crisis está, lo quiera o no este pedante zancarrón y zampatortas, el modelo de Estado, la Transición, la España Constitucional, la bandera, la Monarquía, la Carta Magna, la cuenca del Segura, el Vinalopó, el himno nacional, la solidaridaz interterritorial, la ría de Vigo, la familia y la Sagrada Familia, la Justicia con mayúscula y con minúscula, la unidaz de la Nación, la vertebración de España, el Carmel, la vivienda, el empleo de nuestros jóvenes, la Política Exterior, nuestra credibilidad como país, la Educación y la educación, la Fiesta Nacional, la selección española, la reconciliación nacional... La libertaz... No, la Libertad.

Rodríguez nos ha gobernado a base de ponernos zancadillas y ha emponzoñado tanto la vida política y social de este país que nos ha dejado a todos zanquilargos y zanquituertos, mientras él se dedica a cavar la zanja que separa la España resentida y rencorosa, de la España orgullosa y malherida por el zurriagazo asestado con su política de palo y tentetieso con sonrisa beatífica. Pero este zángano se ha quedado zapatero, pues sus cartas marcadas ya están todas –o casi- boca arriba, y por mucha zaragata que azuzen, y por mucha zarracatería que exhiban, y aunque se empeñen en hablar de zarandajas, los ciudadanos de este país han aprendido a usar la zaranda y separar el grano de la paja, y ya no hay engaño ni zorrería con que este zascandil pueda convencer a quienes quieren huir de la zozobra a la que nos conduce este presidente y los zulús que le bailan las gracias. Y, si por mi fuera, que le zurzan.

Todo ze puede dezir con una zonriza
Alejandro Campoy Periodista Digital 19 Octubre 2007

¡Magnífica interpretación!. ¡Genial guión que sólo puede deberse a una mente prodigiosa como la de Pepito el Mínimo!. Ya han captado mi voto, como el de todos los zubnormales que podamos poblar esta desgraciada piel de toro. La clave del buen gobierno de toda una nación soberana radica en una zonriza. ¡Zonriamoz todoz, por tanto, y zeamoz felizez bajo el manto protector de nuestro zoberano Zetapé!

Con una zonriza se puede decir que después de las elecciones volveremos a negociar con ETA, para poder conseguir la tan ansiada pazzzzzzz que necesitan los vascozzzzz, y de rebote, el resto de los españolezzzzz. No pazza nada, el referéndum anunciado por Ibarretzzze es "políticamente zólido", por lo que zonriendo como demócrataz y con una gran doziz de talante le permitiremos realizarlo en la fecha prevista.

Zigamoz zonriendo, y de esta forma también podremos decir que nos parece muy bien el referéndum anunciado por Carozzzz Rovira, (Joze Luiz), el cual ha sido tan tonto que por buscar un simbolismo de historia-ficción se ha ido nada menos que hasta el 2014, cuando su oportunidad es ahora en la próxima legislatura, ziempre y cuando gane otra vez el "Jocker" zonrizaz. ¡Cuan largo me lo fías , Carozzzz!. ¡Anda con ojo, no vaya a ganar Rajoy, y te joda tu referéndum conmemorativo de la atrozzzz invasión de Catalun-lla por parte de las tropaz francezaz de Felipe V y su abuelito Luiz XIV!. ¡Hay que ser mas listo, Carozzz, y convocar para ya, como ha hecho Ibarretzzze.

Con zonrizaz ze puede dezir cualquier coza; ze puede dezir que Ezpaña ya no existe, que nos zalimos de la OTAN, que noz integramoz en la UMA (Unión del Magreb Árabe), que zuben loz impueztoz o que los ciudadanos de a pié no vamoz a llegar a fin de mes de aquí a dos meses; ze puede dezir que la "Educazión para la Ziudadanía" ez una beatífica azignatura inzpirada en loz zanoz prinzipioz del budismo "zen" que zólo pretende proporcionar a los alumnozz una formazión que les permita fusionarse con la inmenzidad cózmica al modo de loz vegetalezz.

Ze puede dezir cualquier coza: lo importante ez la zonriza de la Monna Liza. Podemos volver a fuzilar curaz y obizpoz en nombre de la Memoria Hiztérica, ziempre y cuando el pelotón de fuzilamiento no olvide zonreír mientraz dizpara; no paza nada, Mengele ziempre zonreía cuando separaba a loz prisioneros de Auschwitz, a la derecha, a la izquierda... zu roztro era beatífico y zu zonriza angelical, de ahí el apodo de "angel de la muerte"... lo importante ez zonreír.

¡Viva Miguel Sanz, el traidor, cuyo apellido termina en zeta!. ¡Viva Zumalacárregui, carlista predecesor del Movimiento de Liberazión Vazco y fuente de inzpirazión de Zabino Arana!. ¡Viva Aznar... ¡¡¿¿??!! (Pepiño, ezto no eztaba en el guión, Aznar también lleva zeta, a ver como zoluzionamoz el problema... preveo dificultades también con Zaplana, a ver cómo me arreglas el azunto)

¡Zetapé ha muerto, viva con Zeta de Zapatero!. ¡la Pé ze la regalamoz a loz del PePé, que el gafe va con ella! ¡Vota PZOE, y tendráz el mundo a tuz piez, zeráz feliz, nunca tendráz accidentez de tráfico, ni te pillaraz cáncer por fumar, ni zirroziz por beber, ni ziquiera moriráz! ¡El Nuevo Mezíaz Zapatero cuidará de tí y de tuz circunstanciaz! ¡Vota PZOE y vive!.

PS: Molares, esta vez va en serio: sácame de este país de locos, consígueme un puesto en algún carguero aunque sea de grumete, pero que no vuelva a tocar tierra hasta dentro de diez años por lo menos. Y si puede ser que haga la ruta del Cabo de Hornos, mejor todavía.

Zapatero miente con una sonrisa y con una Z de mendaz.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 19 Octubre 2007

Ya tenemos un nuevo capítulo para la asignatura de Educación para la progresía. La nueva unidad didáctica versa sobre las cualidades propias idiosincrásicas de nuestro presidente con Z. La profesora o profesor se dirige al aula: “Veamos chicos, la zeta con la a es.... zaaaaaaaaaa, la pe con la a es... paaaaaaaaaaaaaa, la te con la e es.... teeeeeee... la ere con la o es.... roooooo... bien chicos entonces que dice aquí....mendazzzzzzzzzzzzzz” Sabemos, según palabras del propio Zapatero que “ todo se puede decir con una sonrisa”, gran verdad esa pues en ese todo van incluidas las decenas y decenas de mentiras que nos ha dicho el señor de la zeta y la sonrisa.

Zapatero mintió con una sonrisa cuando fue diciendo a los directores de periódicos que había un terrorista suicida en los trenes del 11M.

Zapatero mintió con una sonrisa cada vez que dijo que no estaban negociando con ETA cuando ya llevaban años de compadreos con los terroristas.

Zapatero mintió con una sonrisa cuando dijo, poco antes del atentado mortal contra la T4 de Barajas, que el próximo año iba a ser muchísimo mejor en lo del terrorismo.

Zapatero mintió con una sonrisa cuando dijo repetidamente que los asesinatos de la T4 eran accidentes.

Zapatero mintió con una sonrisa cuando dijo que había verificado que ETA había abandonado definitivamente la violencia y que ya podía negociar con ella siguiendo el mandato parlamentario.

Zapatero mintió con una sonrisa cuando afirmaba que el fin de la violencia no tendría precio político, y ahí tienen legalizada a ETA por medio del ANV y el PCTV.

Zapatero mintió con una sonrisa cuando tras el atentado de la T4 dijo que combatiría a ETA con determinación y firmeza y siguió reuniéndose con los asesinos varias veces después del atentado.

Zapatero mintió con una sonrisa cuando dijo que se había roto toda negociación con ETA y su ministro de justicia ha dicho hace unos días que en cuanto se den las condiciones se volverá a la negociación política para el fin de la violencia.

Con Z de mendaz, así veo yo a este hombre que miente con una sonrisa.

La «levedaz» de ZP
IGNACIO CAMACHO ABC 19 Octubre 2007

FALTAN zetas. Bien está que Zapatero, para vender amabilidaz y sencillez, se ría un poco de sí mismo en ese vídeo clintoniano con que la Blanco Factory continúa su eficaz serie de estrenos de agit-prop electoral, pero convendría que no tratara de burlarse de los ciudadanos abusando de su buena voluntaz. Porque ya es casualidaz que de todo el ceceo final hiperenfático con que autoparodia su gestión se haya olvidado del más célebre, el de esa pazzzzzzz que durante tres años ha repetido con el adormecedor soniquete de un mantra hasta que la evidencia de la realidaz le arrastró al abismo del fracaso. Mentarlo ahora en su propia publicidaz era, obviamente, una temeridaz y una flagrante inoportunidaz política, pero omitirlo representa una manifiesta deshonestidaz que causa perplejidaz por su absoluta falta de seriedaz, de ecuanimidaz y de veracidaz. Y convierte al vídeo en un vacuo ejercicio de locuacidaz repleto de fatuidaz disfrazada de espontaneidaz pero carente de la mínima credibilidaz. Una desfachatez.

Ha querido la casualidaz que el ministro Bermejo, con su habitual carencia de humildaz, haya puesto el dedo en la llaga de la sinceridaz al confesar con la mayor naturalidaz que el Proceso será reabierto en cuanto se dé la menor oportunidaz. Por la boca muere el pez. En Bermejo, al que gusta dárselas de enterado, son frecuentes los ataques de vanidaz. Con su extemporánea claridaz, ha puesto en solfa la ambigüedaz de un presidente que ahora se aferra a la inflexibilidaz y a la firmeza para tratar de compensar el desgaste de tres años de debilidaz, permisividaz e impunidaz con el terrorismo que han triturado su confianza hasta dejarla en condiciones de franca precariedaz.

Acuciado por la necesidaz, Zapatero apela ahora a la cordialidaz de una impostada informalidaz para superar el naufragio de la hueca solemnidaz retórica con que se empeñó en pasar a la Historia. Su grandilocuente Proceso de pazzzzzzz acabó en una auténtica calamidaz política, llena de falsedaz, deslealtaz, indignidaz e impopularidaz. El vídeo es indudablemente, simpático, pero falaz, porque ésta no ha sido una legislatura de estabilidaz ni de modernidaz sino de insolidaridaz y de acrituz, de hostilidazy de agresividaz, de animosidaz y de accidentalidaz, de fragilidaz y de pasividaz, de labilidaz y de mediocridaz, de temeridaz y de insensatez.

Y ahora que toca resolver ante las urnas, el Gobierno, a falta de otra cosa que vender, apela a la banalidaz de una frivolidaz divertida pero inane, trufada de insustancialidaz, puerilidaz e ingravidez. Una memez que mueve a hilaridaz: la insoportable levedaz de ZP.

Los ruidos de un rockero
M. MARTÍN FERRAND ABC 19 Octubre 2007

AL titular de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, le gustan las machadas. No pierde la oportunidad, venga o no venga a cuento, de abroncar a la derecha. ¿Será esa su forma de ser de izquierdas? Confiemos en que su finura jurídica discurra por cotas más altas que sus maneras sociales porque su tono, muchas veces abrupto y pendenciero, no cuadra con el que debiera corresponderle a un fiscal de carrera y, menos todavía, a un ministro señalado por el dedazo de José Luis Rodríguez Zapatero que -todo hay que decirlo- sabe atemperar con un talante cortés sus disparates de fondo y contenido. ¿Tendrá que hacer méritos Fernández Bermejo para que los suyos, divididos entre el aprecio y el menosprecio, le tomen en mayor consideración? Se ha desgastado en sólo ocho meses, desde que Juan Fernando López-Aguilar se fue a Canarias, mucho más que sus compañeros de Gabinete en toda la legislatura, Magdalena Álvarez incluida.

Dejándose llevar por su gusto pendenciero o siguiendo las instrucciones de sus mayores, que poco importa, el ministro se fue al Congreso para decir que «la política debe contribuir al fin de la violencia», lo que está muy bien, y anunciar después que volverán a darse las condiciones para que el Gobierno vuelva a negociar con ETA. Ayer, en RNE, donde las entrevistas políticas siguen el turno del corro de la patata y evitan el hierro que proporciona la actualidad, Mariano Rajoy aprovechó su presencia ante los micrófonos para calificar de «irresponsables» las palabras de Fernández Bermejo. «La negociación política con ETA, dijo el líder del PP, fue un error y sería un error aún más grave que se volviera a hacer».

La negociación política con ETA fue, más que un error, un gran fracaso de Zapatero que, al evaporarse su inconsistente «proceso de paz», se quedó en puritito recuerdo de su abuelo republicano. ¿Qué sentido tiene que el Gobierno, aunque sea por la boca no muy autorizada de su eventual discontinuo en Justicia, insista en presumir de un fracaso y subraye su afán de volver a repetirlo? Tengo la sensación de habernos perdido algún episodio en este culebrón buenista de Zapatero porque cuando los actores de la política no marchan desde la inspiración de una ideología cognoscible, como es el caso, ni reaccionan según las reglas del interés propio, el seguimiento de la acción se torna brumoso e ininteligible.

Lo que sí parece cierto es que estas broncas que organizan, con mucho ruido y pocas nueces, los políticos del estilo -o de la falta de estilo- de Fernández Bermejo, rockero sin gloria ni discografía, tienen un efecto de distracción y desvío de la opinión pública que sirven con eficacia al poder instalado en cada momento. Derivar el debate hacia lo accesorio impide que se centre en lo fundamental. ¿No es ese el truco de Zapatero?

VOLVER A LAS ANDADAS
POR RAMóN PI El ideal 19 Octubre 2007

Si Rodríguez Zapatero ganase las elecciones próximas volvería a negociar con la ETA a la primera oportunidad. Eso lo sospechaban muchos desde siempre, también desde el atentado de la T4, incluso después de que la banda declarase roto el proceso de negociaciones.

Había buenos motivos para esta sospecha a pesar de lo grandilocuente de las proclamaciones gubernamentales de ruptura, de liquidación del proceso, de ser implacables con los terroristas y de repetir una y otra vez lo del Estado de derecho. Los hechos no se acomodaban a las palabras. Mucho implacables, mucha Constitución y muchas esdrújulas, pero luego, cuando el Partido Popular proponía al Congreso dar por derogado el acuerdo de 2005 que permitía al Gobierno negociar con los terroristas, hala, a votar en contra. Muy sospechoso todo, sí.

A partir de ahora, sin embargo, ya no hace falta sospechar nada porque el ministro de Justicia, Mariano Fernández bermejo, lo ha dicho con todas las letras. Y lo ha dicho, además, de forma bastante temeraria: sin movérsele un músculo de la cara afirmó en el Congreso que si el Partido Popular llegase al Gobierno, lo haría también. Qué suerte hemos tenido con este ministro, que además nos ha salido adivino.

Lo que no ha dicho el señor Fernández Bermejo, aunque probablemente no era necesario, es que Rodríguez, si gana las elecciones, volverá a las andadas de negociar con los asesinos ocurra lo que ocurra, con muertos o sin muertos sobre la mesa, con violencia o sin ella, con kale borroka o sin kale borroka. Digo que no era necesario que hiciera esta precisión porque eso ha sido lo que ha hecho Rodríguez la primera vez.

El acuerdo del Congreso de 2005 establecía unas condiciones para que el Gobierno entrase en contacto con la ETA. Ninguna de esas condiciones se cumplió nunca, y la negociación existió, porque en realidad las cosas sucedieron al revés de cómo aparentan: la apariencia es que primero hubo un acuerdo del Congreso, luego la ETA cumplió las condiciones, y después el Gobierno empezó los contactos. La realidad, en cambio, ha sido que primero hubo contactos, luego negociaciones, y al final se vistió el muñeco con el acuerdo parlamentario, aunque la ETA no hubiera cumplido nunca ninguna condición.

¿Hay alguna razón para pensar que, si Rodríguez Zetapé gana las próximas elecciones, vaya a comportarse de otra manera? La respuesta, sencillamente, lamentablemente, es no.

Jordi y Enriquito
CARLOS HERRERA ABC 19 Octubre 2007

LOS nombres propios no se traducen. Vale. Usted se llama Imanol aquí y en la China. Sí. Pero también se llama Manuel en Almería y en Cataluña. Si en Almería Manel es Manel, no veo porqué en Cataluña Pablo tiene que ser Pau, cosa que ocurre automáticamente con todos los documentos que la administración autonómica le dirige a usted si es ciudadano del Principado, quiera llamarse Pablo o Teodoro. Veamos.

La irritación tabernaria que exhibió Carod Rovira en televisión es la propia de un chulo intolerante que transmite la suficiencia de quien se sabe protegido por el poder de sus escasos pero transcendentales votos. Pero ahora se trata de otra cosa. En Cataluña tienen tendencia a traducir los nombres propios mediante dos mecanismos: el primero es meramente acogedor y lo realiza, para entendernos, un grupo de amigos con un recién llegado como una forma de integración simpática; el segundo es una imposición administrativa sin ningún tipo de gracia. Un compañero de ferrocarriles, de nombre Jorge, era conocido en nuestro círculo sevillano como «Jordi» merced a un tiempo pasado en Gerona, de donde importó el nombre con el que en forma cariñosa allí le rebautizaron. Con «Jordi» se quedó y nunca supuso ningún problema, antes al contrario. «Jordi» por aquí, «Jordi» por allá. Un buen amigo catalán que realizó estudios junto a la Basílica de la Macarena, de nombre «Enric», siempre fue y es conocido entre nosotros como «Enriquito», siendo así que cuando nos llama desde su Granollers natal al efecto de anunciarnos una visita feriante siempre lo hace advirtiendo «Enriquito llega en cuatro días, enfriad el vino». No pasa nada. Y no pasa nada porque no hay mala leche. Otra cosa sería que la Facultad de Medicina de Sevilla le hubiese emitido el título de doctor a nombre de «Enriquito Tal y Cual», momento en el que, supongo, Enric hubiese recordado que no es exactamente así como fue bautizado. Pero eso no ha pasado, evidentemente. Como supongo que tampoco pasaría en la Central de Barcelona, en la que uno siempre fue Carlos y nunca «Carles».

Pero esa buena voluntad que se manifiesta en las relaciones personales -siempre que no aparezca en pleno baile un mamarracho como «Josep Lluis»-, se convierte en una pequeña ley del embudo cuando se trata de aplicar toponímicos concretos en organismos oficiales. En la televisión pública catalana, la muy noble y aragonesa ciudad de Zaragoza es escrita siempre como «Saragossa», cosa lógica cuando se habla en catalán; sin embargo, la televisión andaluza es recriminada cariñosamente cuando para nombrar a Gerona utiliza la forma castellana en virtud del idioma oficial de la Comunidad. Aquí, «Girona»; allí, «Saragossa». El afán traductor del libro de estilo de TV3 llega hasta la barbaridad de traducir, incluso, el nombre de entidades de derecho privado como son los clubs de fútbol. Si usted sigue los resultados de la liga española a través de la televisión de la Generalitat observará cómo el equipo de fútbol de la ciudad de Córdoba es escrito como «Córdova» y el de Cádiz como «Cádis», tontería parecida a titular la Unió Esportiva Lleida como «Lérida». O a llamar «José Luis» a un histérico que se llama «Josep Lluis». Pues no hay manera. En Andalucía, «Lleida»; en Cataluña, «Córdova». Atendiendo a ello, me gustaría saber, por ejemplo, cuál es la forma políticamente correcta de utilizar el gentilicio de «Girona» cuando se habla en castellano: ¿«Gironinos», tal vez?, ¿O puede utilizarse «Gerundenses»? ¿Acabaremos cambiándole el título a los Episodios Nacionales de Galdós, sin ir más lejos?. Otrosí: ¿Por qué la Comunidad Valenciana siempre es titulada en la misma pantalla como «País Valenciá» cuando ese no es su nombre oficial?
No se me antoja imposible llegar a un acuerdo global entre ciudadanos cuando de llamar a las cosas por su nombre se trata. Un elemental respeto de parte a parte hace que todo sea mucho más fácil, pero los embudos tienen difícil aplicación, sobre todo cuando siempre le toca al mismo la parte estrecha. «Jordi» y «Enriquito», estarán, a buen seguro, plenamente de acuerdo con lo que escribo.
www.carlosherrera.com

"HAY QUE RESCATAR AL PSOE DE ZP"
Vidal Quadras, sobre pactos con los nacionalistas: "Nadie en el PP lo volverá a decir"
El eurodiputado del PP Alejo Vidal Quadras ha propuesto una profunda reforma de la Constitución española para neutralizar la amenaza nacionalista. En declaraciones a "La Mañana" de la Cadena Cope, ha asegurado que "ya no hay nada más que darles salvo la rendición, que España se parta a trozos y deje de existir". Por este motivo, ha exigido a sus compañeros de partido que nadie vuelva a decir que se pactará con los nacionalistas porque "el siguiente paso es entregarles la Nación entera". Según Quadras "hay que rescatar al PSOE de la manos de ZP".
Libertad Digital 19 Octubre 2007

El dirigente del PP se ha mostrado preocupado por las ansias de los nacionalistas porque España se "parta a trozos" y "deje de existir". Por este motivo, ha propuesto una reforma de la Carta Magna "después de treinta años de rodaje". "Hemos presentado una reforma que retoca los 40 artículos de la Constitución", ha apuntado ya que "se puede hacer una reforma completa y detallada".

En declaraciones a la Cope, Vidal Quadras ha destacado que hay que garantizar una España en la que se garantice "la lengua común" y los "mismos derechos y libertades para todos". Un panorama que requiere de una reforma constitucional ya que la actual no puede controlar esta "situación" de división.

Cuestionado sobre quién podría llevar a cabo esta reforma, el eurodiputado se mostró convencido de que el líder del PP, Mariano Rajoy, es la única solución para parar los pies a los nacionalistas. "No se lo pedimos a ZP porque no nos gusta perder el tiempo", ha ironizado. En este sentido, ha exigido a los populares que se comprometan "con esta reforma constitucional".

Según el dirigente popular, "ya no hay nada más que darle a los nacionalistas salvo la rendición". Por este motivo, ha exigido a sus compañeros de partido que nadie vuelva a decir que se pactará con los nacionalistas porque "el siguiente paso es entregarles la Nación entera".

Al realizar un análisis de la actual agenda política, apuntó que "hay que rescatar al PSOE de las manos de ZP" y destacó que la condición inmediata para evitar la amenaza nacionalista es "la desaparición de Zapatero y eso se soluciona en Marzo". Según Quadras, hay que votar al PP, "para salvar al PSOE de las garras de ese inaguantable".

Candidatura por Cataluña
Por último, y ante la posibilidad de que se convierta en el candidato del Partido Popular por Barcelona, Vidal Quadras ha asegurado que, a día de hoy, "nadie me lo ha pedido". Sin embargo, ha apuntado que si finalmente se lo piden "yo iré por supuesto".

El eurodiputado popular también hizo referencia a la aparición de Ciudadanos en Cataluña, una situación que se debió "a la era Piqué en el PP". Vidal Quadras espera que ahora que ha cambiado de líder se pueda alcanzar "algún tipo de acuerdo" entre ambas formaciones políticas.

BERMEJO, FIEL AL PRIMER DISCURSO DE ZAPATERO
El incunable de la paz: cuando "Z" encontró a ETA
El anuncio del ministro de Justicia de que el Gobierno volverá a negociar con ETA no es cosecha propia. Gobierno y PSOE han escenificado un desmarque y el propio ministro ha culpado a la Prensa de saltarse "la Cátedra de Ética Periodística" y malinterpretarle, matizando que la nueva negociación con los terroristas se producirá "en lontananza", y no necesariamente por un Gobierno socialista. Sin embargo, la doctrina de la negociación es la divisa de Rodríguez Zapatero desde el primer día de su mandato, como demuestra un discurso en la Escuela de Verano de la Universidad Complutense, del 16 de julio de 2004, que Libertad Digital ha rescatado por su significado, a la luz de la indiscreción del ministro de Justicia.
Zapatero, 16 de julio de 2004: "Es imprescindible fomentar el diálogo, la búsqueda de soluciones pactadas, la apuesta por la solución pacífica de conflictos"
Víctor Gago Libertad Digital 19 Octubre 2007

El 16 de julio de 2004, José Luis Rodríguez Zapatero clausuró el curso La lucha contra el terrorismo y sus límites, de los Cursos de Verano de la Universidad Complutense de Madrid, dirigido por el magistrado de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón.

Sus palabras de entonces iluminan como doctrina lo que PSOE y Gobierno intentan hacer ver en las últimas horas como una simple opinión personal del ministro de Justicia.

Como se sabe, Mariano Fernández Bermejo ha revelado el pasado miércoles en el Congreso de los Diputados que el Gobierno volverá a negociar con ETA.

Luego, lo ha matizado, diciendo que esa segunda o tercera parte será "en lontananza" y ha culpado a la Prensa de una mala interpretación de sus palabras.

El cúmulo de indicios y evidencias de que Zapatero ha apostado en todo momento por la negociación con los terroristas, incluso después del ataque terrorista del pasado 30 de diciembre en Madrid, en el que fueron asesinados dos trabajadores ecuatorianos, es de sobra conocido por la Opinión Pública.

El presidente, sin embargo, ha cambiado de discurso ante la cercanía de la fecha electoral, y como consecuencia del fracaso de su primera intentona de diálogo con ETA. En su vídeo promocional, Con Z de Zapatero, habla de su gestión sin referirse en ningún momento al llamado "proceso de paz", uno de los ejes fundamentales de su mandato.

Hay un propósito de borrar las huellas del pensamiento de Zapatero a favor de la negociación con ETA, que Mariano Fernández Bermejo ha perturbado con sus indiscretas palabras de hace cuarenta y ocho horas.

Pero la doctrina de la negociación está impresa en el discurso público de Rodríguez Zapatero desde el primer día de su mandato, como demuestra su intervención en los Cursos de Verano de la Complutense en julio de 2004.

Otros indicios – revelaciones de ETA a Gara – han venido a señalar, además, que Zapatero y su partido, el PSOE, podrían haber estado involucrados en un proceso de negociación secreta con la banda terrorista desde 2001, es decir, al mismo tiempo que el secretario general de los socialistas postulaba lealtad a la lucha anti-terrorista del Gobierno de José María Aznar y promovía la firma de un solemne Pacto Anti-terrorista.

El presidente lo tuvo claro desde el primer día
La conferencia ante Garzón y un nutrido grupo de alumnos de los Cursos de Verano es, sin embargo, el primer y temprano documento que prueba la voluntad inequívoca con la que Zapatero llegó al poder: negociar con los terroristas.

En aquella intervención del 16 de julio de 2004, el presidente, recién llegado al cargo, repasaba la política anti-terrorista basada en el acuerdo de las fuerzas constitucionalistas y, aunque reconocía su eficacia, también empezaba diciendo que en el campo de la lucha contra el terror ocurre "algo singularmente curioso": es posible –dijo entonces– compartir una estrategia y tener "tácticas divergentes en la práctica".

Por otra parte, su balance del Pacto Anti-Terrorista era favorable, pero también matizaba que "para que la lucha contra el terrorismo tenga realmente éxito, hay que plantearse algunas cosas".

Con estas dos sutiles apostillas, Zapatero emprendía la revisión del Pacto Anti-Terrorista y abría la puerta a la negociación con ETA. Los hechos posteriores han demostrado que no eran palabras espontáneas, sino toda una justificación apriorística de su política de apaciguamiento y concesiones.

El presidente ya se mostraba partidario en aquella temprana ocasión, ante Garzón y otros, de reconsiderar la denuncia de la evidente identidad de objetivos del nacionalismo vasco y del terrorismo. El Preámbulo del Pacto Anti-Terrorista no es excluyente con el PNV, sino que ésta agrupación política se niega a reconocer la identidad de ETA y Batasuna y a actuar en consecuencia, proscribiendo al partido terrorista.

Sin embargo, Zapatero acusa en su conferencia, veladamente, al Gobierno del PP de confundir terrorismo y nacionalismo, lo que considera una "utilización electoral y partidista del terrorismo".

El presidente no dudaba en romper una lanza por el PNV: "ha habido acusaciones intolerables de complicidad", dijo. También denunció "apropiaciones individuales de valores, normas e instituciones que son de todos", una idea que ha venido repitiendo, recientemente, para disimular el incumplimiento de la Ley de Símbolos en instituciones gobernadas por el PSOE.

En este contexto, Zapatero se lanzó a enunciar, por primera vez en su mandato, el que es su proyecto político con ETA: "fomentar el diálogo, la búsqueda de soluciones pactadas, la apuesta por la solución pacífica de conflictos. Esto supone una opción por la diplomacia preventiva".

Esta declaración formal, ante un auditorio académico, es la primera exposición documentada del propósito de Rodríguez Zapatero de negociar con ETA. Tiene el valor de probar que se trata de una voluntad presente, prácticamente desde el primer día de su mandato. Y a la luz de la historia de los hechos posteriores, permite entender la insistencia del presidente en la negociación, incluso con dos muertos aún calientes sobre la mesa, y proporciona nuevos elementos de juicio sobre las palabras recientes de Mariano Fernández Bermejo.

Bajo el foco de la conferencia de Zapatero, lo declarado el pasado miércoles en el Congreso por el ministro se revela, no como un desvío espontáneo, sino como una expresión fiel de la doctrina marcada por el presidente.

Otro fragmento cargado de significación de aquella conferencia, leída a través del cristal de los acontecimientos posteriores, es la profesión que hace Zapatero de su compromiso con lo que llama "legalidad objetiva", que distingue con puntillosidad de "la legalidad a la carta", de "la legalidad a posteriori" y de "la legalidad que diferencia entre lo que es aplicable a nosotros y a ellos".

Esta declaración tiene un alto valor, si se la compara con hechos y declaraciones posteriores, como el doble rasero sobre ANV –la mitad ilegal, la mitad en los Ayuntamientos–, Otegi –de "hombre de paz" a preso preventivo– e Ignacio De Juana –excarcelado y vuelto a encarcelar, en función de la marcha de la tregua– o la célebre doctrina del fiscal general, Conde- Pumpido, y del propio Bermejo de "adaptar la Ley a las circunstancias cambiantes".

“Por la Concordia Nacional y la Reforma Constitucional”
Santiago Abascal, presidente de DENAES  19 Octubre 2007

Queridos Amigos de la Nación
“Por la Concordia Nacional y la Reforma Constitucional”, esta es la propuesta en la que hemos estado trabajando durante el último año junto a las entidades Convivencia Cívica Catalana, Foro Ermua, Fundación Concordia y Fundación Papeles de Ermua. Esta propuesta conjunta para reformar la Constitución será presentada el 25 de octubre en el Casino de Madrid a las 19.30 horas.

Tanto el Gobierno como el primer partido de la oposición, así como diversas voces en los ámbitos político y académico, se han referido a lo largo de los últimos tiempos a la posibilidad de una reforma de la Constitución de 1978. Sin embargo, ninguno de estos planteamientos se ha concretado en un texto completo y detallado, limitándose a establecer principios y orientaciones generales. Tampoco se ha explicado por parte de las dos principales fuerzas parlamentarias cuál sería el método para llevar a cabo este proceso ni qué tipo de acuerdo entre ellas lo haría posible.

Las organizaciones que presentamos la propuesta estamos convencidas de que el nuevo Estatuto de Cataluña y el rosario de reformas estatutarias que lo han seguido se apartan peligrosamente del concepto de Nación española en el que se fundamentó el gran pacto civil de la transición materializado en la Constitución vigente, y de que la única forma de preservar su espíritu es la actualización de su letra según los procedimientos previstos en la propia Carta Magna. Desde esta perspectiva, hemos redactado en común el contenido preciso y articulado de la que entendemos es la respuesta a tan grave problema. En próximas fechas os daremos a conocer el camino práctico que se debería seguir, a nuestro juicio, para asegurar el éxito de esta iniciativa de cara a las próximas elecciones generales.

Santiago Abascal, presidente de DENAES
http://www.papelesdeermua.com/html/documentos/Documentos2.pdf

DENAES, CONCORDIA, FORO ERMUA Y CONVIVENCIA CÍVICA CATALANA
LOS EJES DE LA PROPUESTA DE REFORMA CONSTITUCIONAL
Francisco Caja la califica de alternativa seria y elaborada que hace frente a la situación creada por los nacionalistas gracias al actual presidente del Gobierno y al “horizonte de amenaza a la que ya han puesto fecha Ibarretxe y Carod Rovira”. Se trata, en suma, de “plantear a los españoles cómo quieren vivir los próximos años porque la soberanía reside en el pueblo. Son amenazas reales las que motivan esta iniciativa”.
Libertad Digital 19 Octubre 2007

La reforma es amplia y ambiciosa pero también escrupulosa en su elaboración que ha sido asesorada por reconocidos juristas que, de momento, se mantendrán en el anonimato.

La plataforma cívica que lanza la propuesta a toda la sociedad española deja muy claro que no se trata de una ruptura, sino todo lo contrario. El proyecto se inspira y es completamente fiel a lo que fue el espíritu de la Transición. El problema, explican, no es que la Constitución se haya quedado obsoleta por los cambios sociales. Quienes se han apartado de los principios esenciales que vertebran la Carta Magna han sido, en mayor o menor medida, los partidos políticos. Son los efectos de la presión nacionalista y su sobrerrepresentación –que tras las últimas reformas estatutarias han terminado por descuartizar la soberanía nacional– los que se quieren neutralizar con esta propuesta.

Estamos, sostienen desde la plataforma "Por la concordia nacional y la reforma constitucional", ante una realidad jurídica, institucional y política incompatible con los principios constituciones. De ahí la importancia que adquiere en el texto presentado la consolidación definitiva y estable del sistema autonómico.

Para ello, se plantea desde el Preámbulo se vuelva a definir la unidad indisoluble de la nación española. Propone la reforma que se incluya una referencia al proceso de formación de la unidad nacional española: La unión de las antiguas Coronas de Castilla y León y Aragón y las sucesivas incorporaciones de los territorios históricos vascos y del Reino de Navarra. No podía faltar una referencia a las Cortes de Cádiz que en 1812 aprueban la Constitución que proclama por primera vez la soberanía de la nación española.

También propugna, por necesario, eliminar la distinción entre nacionalidades y regiones. Además, se delimitarán inequívocamente las competencias del Estado y de las Comunidades Autónomas. A grandes rasgos, los puntos más importantes de la reforma serían los siguientes.

* Regulación del castellano que garantice su uso en la educación y en la toponimia en el marco de la verdadera cooficialidad.
* Expresa inclusión de los preceptos de la Ley de partidos.
* Reforma del Senado para convertirla en una auténtica Cámara de representación territorial.
* Reforma electoral y aumento del número de diputados en el Congreso.
* Reforma del sistema de distribución de competencias entre el Estado y las Comunidades autónomas fijando las que sean intransferibles.
* Reforma del proceso de aprobación de reformas estatutarias que exija una mayoría de dos tercios de las cámaras autonómicas y de las Cortes Generales.
* Reforma equivalente en el proceso de elección de los miembros del Consejo General del Poder Judicial.
* Recuperar el recurso previo de inconstitucionalidad como garantía y que no sea un instrumento sujeto a futuras modificaciones en función de quién gobierne.
* Capacidad para legislar con leyes estatales emanadas de las Cortes en aquellas comunidades que se resistan a cumplir la Constitución.

PROPUESTA DE REFORMA CONSTITUCIONAL: una voz discordante
(primer borrador) Nota del Editor  19 Octubre 2007

No voy a entrar por el momento en la lección de historia lejana y cercana que tratan de dar con la propuesta de reforma constitucional ni con la imposición de la monarquía, ni con la defensa de las autonomías, y otras concesiones que los monárquicos y nacionalistas-separatistas consiguieron en la constitución de 1978 y que ahora tratan de consolidar como mal menor. Me voy a centrar en el Art.3º., que constituye el punto fundamental de ataque de los separatistas, el idioma común español.

Consitutución Española "vigente" (si, porque la incumplen sistemáticamente)

Artículo 3.1. El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla.
2. Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos.
3. La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es unpatrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección.


Propuesta de reforma:

1.“El castellano o español, como lengua común de los españoles, es la lengua oficial del Estado. Todos los ciudadanos tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla.

2. El Estado garantizará el uso normal y oficial del castellano o español por parte de los poderes públicos. A ninguna persona podrá exigírsele el uso de una lengua distinta en sus relaciones con los poderes públicos. El conocimiento de otra lengua no podrá constituir un requisito para el acceso a funciones públicas, sin perjuicio de poder valorarse a tal fin como mérito preferente.

3. Las demás lenguas de España serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos. En tales casos se usarán simultáneamente con el castellano o español en la toponimia y en las publicaciones oficiales de carácter autonómico y local. No obstante, las Comunidades Autónomas y las Corporaciones locales en cuyo ámbito territorial exista otra lengua oficial deberán utilizar en los procedimientos administrativos que se tramiten directamente con los interesados la lengua libremente elegida por éstos. Para el uso, junto con el castellano o español, de las demás lenguas oficiales en el sistema educativo y en las actuaciones judiciales se estará a lo dispuesto, respectivamente, en los artículos 27, 8, y 120, 4.

4. Las distintas modalidades lingüísticas de España constituyen un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección porparte tanto del Estado como de las Comunidades Autónomas en cuyo respectivo territorio se hallen.

27.8 El Estado garantizará en toda España el derecho de los alumnos a recibir la enseñanza en castellano o español. No obstante, en las Comunidades donde exista más de una lengua oficial podrá establecerse el aprendizaje de ésta, junto con el castellano o español, en los planes de estudio de la educación primaria y secundaria. En estas Comunidades se
reconoce, asimismo, el derecho de los alumnos a recibir la enseñanza en la lengua que sea también oficial en ellas en todos los niveles del sistema educativo, sin menoscabo de su deber de aprender y conocer el castellano o español.

Del Poder Judicial Artículo 120
1. Las actuaciones judiciales serán públicas, con las excepciones que prevean las leyes de procedimiento.
2. El procedimiento será predominantemente oral, sobre todo en materia criminal.
3. Las sentencias serán siempre motivadas y se pronunciarán en audiencia pública.

Propuesta de reforma:
Se añadirá al texto actual del artículo un nuevo apartado 4 del siguiente tenor:4. “La lengua de las actuaciones judiciales será la oficial del Estado.
No obstante, cuando exista acuerdo entre las partes se utilizará en las actuaciones judiciales que se desarrollen exclusivamente en el ámbito territorial de las Comunidades Autónomas en que exista más de una lengua oficial, la lengua oficial que aquéllas escojan, sin perjuicio del deber de recoger por escrito dichas actuaciones en castellano o español.”

Punto 1:“El castellano o español, como lengua común de los españoles, es la lengua oficial del Estado. Todos los ciudadanos tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla. Sobra lo de castellano, y si terminase aquí el artículo seía estupendo, pues cuanto menos se legisla sobre las lenguas, mejor.

Punto 2: El Estado garantizará el uso normal y oficial del castellano o español por parte de los poderes públicos. A ninguna persona podrá exigírsele el uso de una lengua distinta en sus relaciones con los poderes públicos. El conocimiento de otra lengua regional no podrá constituir un requisito para el acceso a funciones públicas, sin perjuicio de poder valorarse a tal fin como mérito preferente. Si no hay requisito, no puede ser mérito preferente, salvo en los concursos de traslados. De todos modos, este punto no sería necesario si se cumpliera el punto 1.

Punto 3: Las demás lenguas de España serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos. En tales casos se usarán simultáneamente con el castellano o español en la toponimia y en las publicaciones oficiales de carácter autonómico y local. No obstante, las Comunidades Autónomas y las Corporaciones locales en cuyo ámbito territorial exista otra lengua oficial deberán utilizar en los procedimientos administrativos que se tramiten directamente con los interesados la lengua libremente elegida por éstos. Para el uso, junto con el castellano o español, de las demás lenguas oficiales en el sistema educativo y en las actuaciones judiciales se estará a lo dispuesto, respectivamente, en los artículos 27, 8, y 120, 4. Este punto sobra, pues contradice los puntos 1 y 2, y menos aún dejándolo en manos de las Comunidades Autónomas y sus estatutos, que como hemos visto con la Constitución vigente, se lo han saltado con el beneplácito del Tribunal Constitucional. Regular en la constitución los topónimos es un disparate, y si no hay deber de conocer, no puede haber imposición de los topónimos en lengua regional. Todos los procedimientos administrativos deben estar al alcance de todos los ciudadanos y por tanto su desarrollo en lengua regional, impide su conocimiento.

Punto 27.8: El Estado garantizará en toda España el derecho de los alumnos a recibir la enseñanza en castellano o español. No obstante, en las Comunidades donde exista más de una lengua oficial podrá establecerse el aprendizaje de ésta, junto con el castellano o español, en los planes de estudio de la educación primaria y secundaria. En estas Comunidades se reconoce, asimismo, el derecho de los alumnos a recibir la enseñanza en la lengua que sea también oficial en ellas en todos los niveles del sistema educativo, sin menoscabo de su deber de aprender y conocer el castellano o español. Si se cumple el punto 1, este punto es innecesario. Si no hay deber de conocer la lengua regional, no puede establecerse su aprendizaje. Lo que sí hay deber de conocer es el español, y por tanto, ofrecer la enseñanza en la lengua regional en todos los niveles educativos no está justificado,  lo que si está justificado, según la Declaración de Derechos Humanos, es ofrecer a los padres que lo deseen, la enseñanza infantil en lengua regional, con obligación de terminarla en condiciones de seguir los niveles sucesivos en español.

En caso de tratarse de lenguas maternas en idiomas extranjeros, los centros de enseñanza inflantil, organizarán de acuerdo con la demanda y posibilidades, cursos de apoyo.

Punto 120.4: “La lengua de las actuaciones judiciales será la oficial del Estado.
No obstante, cuando exista acuerdo entre las partes se utilizará en las actuaciones judiciales que se desarrollen exclusivamente en el ámbito territorial de las Comunidades Autónomas en que exista más de una lengua oficial, la lengua oficial que aquéllas escojan, sin perjuicio del deber de recoger por escrito dichas actuaciones en castellano o español.”

Si existe deber de conocer el español, no pueden arbitrarse mecanismos para obviar esta obligación. Está claro que si cualquier persona que no conozca el español lo suficiente como para demostrar indefensión, tiene derecho a ser ayudada, como que ya ocurre en la actualidad. Este punto está imponiendo un bilingüismo de hecho en la administración, lo que es contrario al punto 1, a la igualdad de oportunidades y libre circulación y establecimiento.

Punto 4: Las distintas modalidades lingüísticas de España constituyen un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección por parte tanto del Estado como de las Comunidades Autónomas en cuyo respectivo territorio se hallen. Las lenguas son para comunicarse y son las personas las que deben ser objeto de respeto y protección.

Albert Rivera: “Ir separados del partido de Rosa Díez sería una irresponsabilidad”
Julia Pérez El Confidencial  19 Octubre 2007

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera (Barcelona, 1979), propuso ayer a la ex socialista Rosa Díez, líder del nuevo partido Unión, Progreso y Democracia (UPD), iniciar conversaciones formales para concurrir coaligados a las elecciones generales de marzo de 2008. “Sería lo razonable y lo responsable. Ir separados sería una irresponsabilidad porque dividiríamos el voto en ciudades clave, como Madrid o Barcelona”.

En un desayuno celebrado ayer con la redacción de El Confidencial, Rivera considera esa alianza como una oportunidad única para que exista en el Congreso una fuerza política que defienda el ideario que une a ambos partidos. Para ello, propone elaborar un proyecto común sobre doce puntos que ayer envío a Díez.

Entre ellos están: la defensa de la Constitución, el respeto a las reglas del juego democrático, el combate al nacionalismo en la Cámara Baja, el rechazo a todo pacto con los nacionalistas a cambio de una cuota de poder; defender las preocupaciones reales de los ciudadanos, la igualdad de los españoles al margen del lugar donde residan, devolver al Estado las competencias en Educación, la defensa del laicismo o apostar por una regeneración democrática y la reforma electoral.

Rivera está convencido de que Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía podrá lograr al menos un diputado, porque “la deriva del PSOE nos ha dejado un espacio”, aunque UPD quiere también captar votos provenientes de la derecha. Un espacio formado por los españoles que, como ellos, creen en la solidaridad de España y la igualdad de oportunidades. Y no podría aceptar nunca que, a causa de los personalismos, el voto de los desencantados quede huérfano o dividido al repartirse entre ambos partidos. “Antes de que ocurriera eso, lo dejaría todo”.

Este joven dirigente, que ha llevado el inconformismo al Parlamento catalán y sufre allí el boicot de los medios de comunicación (“me conocen más en Madrid que en Cataluña”), quiere tomar la iniciativa política ante las próximas elecciones generales. Así, pretende solicitar una entrevista con los líderes de PP y PSOE para hacerles una propuesta inusual: “El compromiso de apoyar a la lista más votada en los comicios y que los partidos constitucionalistas lo voten para impedir que los nacionalistas sean determinantes”. No en vano, las encuestas auguran casi un empate técnico entre populares y socialistas.

Ciudadanos inicia ahora un proceso de primarias para designar a su candidato a las elecciones generales, pero todo apunta a que su cabeza de lista será el propio Rivera, a no ser que luego pacten otra cosa con Díez y los suyos. Aspira a compatibilizar ese destino con su cargo de portavoz de su partido en la cámara catalana, donde hace preguntas incómodas para desenmascarar el victimismo nacionalista. Por ejemplo, preguntar al Gobierno autónomo que, si tanto se queja de los peajes, que construya autovías públicas en paralelo como hacen otros Ejecutivos. Sin olvidar la denuncia de los 504 millones de euros al año que cuesta la televisión pública.

El oasis catalán se desmorona
A sus 28 años, Rivera siempre se sintió un “huérfano político”, aunque estuvo en Socialistas en Positivo, una corriente de opinión del PSC. Se define como liberal, con un perfil de izquierdas pero que rechaza a esa izquierda “paternalista, intervencionista y ligada al buenismo” tan en boga.

Niega tajantemente que su partido pretenda para el futuro una consulta de tinte autodeterminista, como ha propuesto uno de los principales fundadores de Ciudadanos, el constitucionalista Francesc de Carreras. “Nunca lo propondremos. Cada afiliado es libre de opinar sobre lo que quiera, y otra cosa es el partido… Aunque se le ha entendido mal”, sentencia Rivera mientras defiende la figura de Carreras, perseguido por el nacionalismo. O la del dramaturgo Albert Boadella, otro fundador, que ha sido “tan maltratado, marcado y boicoteado que no va a hacer ni un solo acto político en Cataluña. Así me lo dijo: ‘fuera, lo que haga falta, pero aquí nada’”. El director de teatro ha optado por no estrenar en esa comunidad autónoma ninguna de sus obras.

“El oasis catalán empieza a desmoronarse porque la ciudadanía está hasta las narices de que siempre responsabilice a otros de sus errores”, sentencia Rivera mientras acusa al presidente de esa comunidad, José Montilla, de “tener de español sólo su nombre, porque su política es claramente nacionalista. El problema es que el PSC ha asumido el rol de que para gobernar Cataluña hay que ser nacionalista, y yo estoy convencido que no es así”.

Presentes en once autonomías
Rivera sostiene que atrás han dejado sus disensiones internas y que ya cuentan con cerca de cuatro mil militantes y unos 15.300 simpatizantes. Han iniciado una expansión por España, debido a que los problemas son comunes, como la concepción del Estado y la solidaridad entre españoles. Están presentes en once comunidades autónomas: Aragón, Asturias, Andalucía, Baleares, Cataluña, Castilla y León, Comunidad Valenciana, Galicia, Murcia y Navarra. Y creciendo, porque en Canarias ya hay militantes que quieren constituirse en partido.

Saben que no pueden competir con los partidos poderosos en las próximas elecciones generales, pero aspiran a ser conocidos con la ayuda de un lema “que va ser provocador” (aunque Rivera no aclara si esta vez se desnudará para el cartel publicitario, como hizo en los comicios catalanes que lo catapultaron a la política). Su clave de difusión masiva estará en Internet, como los blogs y el marketing viral. Otra pata será el buzoneo y la instalación de mesas en las calles, que tanto éxito le reportó para conseguir 80.000 votos sólo en Barcelona de los 90.000 que lograron en las autonómicas de 2006 en sólo cinco meses de vida.

Recortes de Prensa   Página Inicial