AGLI

Recortes de Prensa    Jueves 22 Noviembre   2007

El que esté libre de pecado…
Lorenzo Contreras Estrella Digital 22 Noviembre 2007

Es lógico que Ibarretxe se defienda de la acusación judicial que le imputa haber mantenido contactos con ETA, al igual que lo hicieron los socialistas Patxi López y Rodolfo Ares. Lo que es presuntamente punible para él tendrá que serlo también para quienes igualmente, antes de estos episodios, mantuvieron contactos con representantes de la banda y con la ilegalizada Batasuna. En la petición del dirigente nacionalista van incursos Zapatero y Aznar. Esto ya se sabía y es incontestable. Pero existen entre los diversos casos algunas diferencias, no tal vez determinantes para los tribunales pero más que presumibles para cualquier observador ajeno que se precie de imparcial. Todo depende de las pretensiones de los dialogantes no abertzales ni terroristas. No parece lo mismo el animus de Ibarretxe, por ejemplo, que el de José María Aznar, de idéntica manera que son diferentes los momentos en que los respectivos diálogos se produjeron. El lehendakari estaba contaminado por los acuerdos de Lizarra y casi adquiría cierto aire de cómplice de la banda terrorista en la aspiración de un País Vasco independiente. Los pactos de Lizarra (Estella) desbordan por su clandestinidad conspirativa la gravedad que pudieran encerrar otras “operaciones” político–separatistas. No se trata de que Ibarretxe estuviera personalmente en Lizarra, pero es evidente que avaló los compromisos que allí se establecieron y que, por supuesto, alejaban las expectativas de pacificación.

José María Aznar ordenó y respaldó las gestiones de Jaime Mayor Oreja y de Javier Zarzalejos, su secretario general de la Presidencia. Podría decirse que su “caso” sería semejante al de Zapatero, que propulsó los “servicios” de Rubalcaba y estaba perfectamente al tanto de las andanzas de Patxi López y Rodolfo Ares. Pero Zapatero, sobre todo, con mucha antelación y no poco sigilo, conocía las gestiones negociadoras del personaje que de manera más discreta y en plan pionero se acercó a los dirigentes etarras, no otro que el presidente del PSE, Jesús Eguiguren.

Los representantes de Aznar, desplazados a Suiza para sondear las posibilidades de alcanzar algún tipo de entendimiento pacificador con ETA, llevaban un encargo muy limitado que seguramente no incluía rendirse a la banda en aspectos sustanciales que el zapaterismo sí ha negociado y probablemente, si gana las elecciones de marzo, seguirá negociando. El mayor error de Aznar consistió en un cierto entusiasmo verbalista que le llevo a catalogar a ETA como Movimiento de Liberación de Euskadi.

Todo lo que se está cociendo desde el punto de vista de la legalidad conculcada, o de la política excesivamente entendida como instrumento válido para la paz en medio de un terrorismo acechante, posiblemente acabará en nada. Lo que existe es una especie de torneo de presuntos culpables dispuestos a defenderse a costa del vecino. En esta historia, como en otras muchas, juega la dialéctica del “tú más”. Y en esa dialéctica, extremando la argumentación, podría incluirse la postura del Congreso de los Diputados, que al autorizar el “final dialogado” de la llamada violencia, que no terrorismo puro y duro, lo que estaba avalando era un tiempo de contactos con ETA, y, más que contactos, negociaciones. Y no hay negociación sin precio, como tampoco hay comercio que no lo lleve aparejado. ¿Y qué cabe entender por precio?

Al final, tal vez, se imponga el lema del pecado y la piedra. Ya se sabe, el que esté libre del primero que tire la segunda.

El valor de las palabras
Pablo Sebastián Estrella Digital 22 Noviembre 2007

Los sexadores de pollos de la política, esa clase casi científica de analistas de prensa y políticos que hacen del mármol filigranas como si fuera metal maleable, esa distinguida troupe de sabios y astrónomos que leen en el firmamento al paso de un comenta el acontecer inmediato español, o que cuando Otegi guiña un ojo y tose adivinan si ETA va a matar, se va a rendir o va a negociar. Pues bien, semejante élite del saber político español ha encontrado en las últimas declaraciones de Artur Mas, en las que exigió para Cataluña el derecho de autodeterminación, una colección de matices y voces casi imperceptibles, cacofonías, como las que se cuenta que suenan en el fantasmal palacio de Linares de Madrid.

O sea, que Mas pide autodeterminación como Ibarretxe, Otegi, Carod y ETA pero, como dicen los catalanes hispano mal hablantes, “de aquella manera”. Como si en semejante exigencia pudiera haber matices. Se está o no se está a favor de la autodeterminación, que es inconstitucional y fuera de lugar porque España es un hecho objetivo e histórico. Y como si esta exigencia del líder de CiU, con la que hace una pobre y un tanto cobarde imitación de ERC, no tuviera nada que ver con su pensamiento oculto de la independencia de Cataluña. ¿Para qué, si no, se quieren autodeterminar? ¿Acaso para que los catalanes opinen sobre la colección de corbatas de Duran Lleida, otro que disimula porque es incapaz de decir la verdad y de reconocer su sumisión a los independentistas de Convergència?

Entonces, los de CiU quieren la autodeterminación, pero ya veremos en qué condiciones y cuándo, pero no para independizarse sino para bailar todos, un poco más sueltos, la sardana, o para que los mossos d'escuadra tengan barra libre en sus interrogatorios, o reforzar su autonomía fiscal, pero, eso sí, oiga, todo el IVA de lo que venden en el resto de España para Cataluña, y nada de autonomía comercial y de negocio, porque su negocio está sobre todo en el consumidor español, del que se quieren autodeterminar.

Y, otro sí, que nadie toque un pelo en el Tribunal Constitucional al Estatuto catalán, que por cierto ya se les ha quedado obsoleto porque no se habla de la nación plena, ni de la autodeterminación, porque los magistrados —a los que acaba de insultar Artur Mas— no tienen el nivel, por ejemplo, de aquel gánster que CiU nos envió a Madrid como su representante en el Consejo General del Poder Judicial, el tal Pascual Estevil. Ojo, cuidadito con tocar el Estatuto catalán que sólo aprobó el 36 por ciento del pueblo catalán, porque Mas no admite la Constitución, ni al Tribunal Constitucional, y por eso en caso de retoque no acatará la sentencia sino que armará la Mari-Moreneta.

Quienes, desde el limbo, piden la independencia de Cataluña merecen más respeto que Artur Mas, con su discurso cobarde y enrevesado que sólo a él ha podido engañar. Porque lejos de dar la impresión de una refundación del catalanismo, Mas lo que pretende refundar es su liderazgo en CiU, que está al caer si el 9 de marzo del 2008 se vuelve a estrellar. En unas elecciones a las que quiere acudir con una pretendida y calculada ambigüedad, entre el independentismo y el autogobierno. La que hará que le abandonen sectores moderados, y la que pondrá a los radicales en manos de ERC.

El problema de Artur Más no es que le quieran más o menos los españoles, es que no lo quieren los catalanes por su irresponsabilidad, de ahí desapego y desinterés de sus paisanos a la hora de votar. Además, ¿no se hizo en la Moncloa unas fotos exultantes de triunfo y de alegría con Zapatero a raíz de su acuerdo con el PSOE sobre el Estatuto catalán? Pues qué más quiere el señor Mas.

Independentismo catalán
CiU se echa al monte
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 22 Noviembre 2007

Cansa recordar de nuevo el precio de la “construcción nacional” de CiU durante su cuarto de siglo de poder. Hay quien no se ha enterado todavía del masivo despliegue de políticas contrarias al individuo, llenas de furor identitario y desconfianza en la sociedad. Hay quien sigue engañado, y cuando dice “Cataluña” piensa en la realidad virtual levantada a golpe de presupuesto. Desconocen la clientelización de todos los sectores influyentes a fin de solapar, primero, y suplantar, después, a la sociedad catalana. Hay quien aún no se ha enterado de que CiU es una formación antimoderna, que nace en 1974 para enraizar con el nacionalismo romántico, con todos sus lastres y prejuicios.

Hay quien ignora, a estas alturas del desgajamiento catalán de España, que si los Montilla y los Carod pueden hacer lo que hacen es porque, previamente, CiU amamantó una generación en el resentimiento y el victimismo. De paso, patrimonializó la administración que le correspondía desarrollar, identificó sus siglas con Cataluña y Cataluña con Jordi Pujol. Lo que es peor, hay quien cree que la “U” de CiU representa la sensatez y la lealtad: Duran, un hombre moderado.

El documento presentado el 20-N por Artur Mas propone la refundación del catalanismo. La visión que lo informa queda clara al evocar las raíces: "España había perdido sus colonias exteriores, pero no estaba dispuesta a perder sus 'colonias interiores'." Por muchas comillas que le ponga, colonia quiere decir colonia: territorio dominado y administrado por una potencia extranjera. Considera Mas, con todo, que el catalanismo ha conseguido lo que se había propuesto, y es de agradecer que reconozca que “en su nombre se han dicho sandeces (bestieses), se han cometido errores e incluso se ha hecho el ridículo en más de una ocasión”.

Sin embargo, Mas no advierte el error capital de su propuesta de refundación, la inviabilidad de la primera y última de sus bases:

Primera: “Donde el catalanismo buscaba la pervivencia de la nación, hemos de sustituirlo por la nación plena”. (Si alguien no entiende el significado de “nación plena”, lo doy por inútil).

Última: “Allá donde se hablaba de autonomía o autogobierno, hemos de hablar del derecho a decidir por nosotros mismos sobre aquello que nos es propio” (Por nuestra propia parte, podría añadir para acabar de enfocarse el ombligo.) Significa autodeterminación.

¿Qué? ¿Todavía no? Pues vea cómo despacha Mas la relación de poderes institucionales que establece la Constitución: “La decisión de un pueblo expresada democráticamente en las urnas [se refiere al Estatuto] está en manos de un tribunal incompetente y groseramente manipulado [se refiere al Tribunal Constitucional]”. Previendo la sentencia adversa, anuncia una consulta popular y, si no se autorizara, una resolución del Parlament y un govern de concentración. O sea, CiU se echa al monte, si es que alguna vez bajó de él.
Juan Carlos Girauta es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Independentismo catalán
Conveniencia i Unió
José García Domínguez Libertad Digital 22 Noviembre 2007

Uno de los lugares comunes más extendidos sobre esta España descoyuntada que nos ha tocado padecer es el que quiere vincular al movimiento catalanista con la burguesía doméstica. Y sin embargo, nada más falso. Ese prejuicio, esa fe ciega en un tópico secular, la presunción de que CiU constituiría la genuina encarnación política de los fogoneros de la vieja locomotora industrial de España, es lo que condena a los conservadores hispanos a no entender las claves de la política catalana. Así, cuando el Juan Costa de turno se tropieza con el Artur Mas de guardia cree tener delante a su alter ego, un clon perfecto que apenas se distinguiría del molde original por perorar en lemosín. Craso error. Pues justamente ése es el gran drama de la derecha española: que por mucho que se le explique, deviene incapaz de adivinar la verdadera naturaleza de lo que se cuece en la Barcelona bienpensante desde hace justo un siglo.

De ahí que, al modo de lo que ocurría en las puertas del infierno de Dante, a esos consejeros áulicos de Rajoy que siguen fantaseando con gobernar con Conveniencia alguien debería susurrarles al oído: "Perded toda esperanza". Porque Conveniencia no va a pactar con el PP, bajo ningún concepto, jamás de los jamases. Y no lo hará precisamente porque CiU encarna, hoy más que nunca, la verdadera esencia del catalanismo político. La esencia de un magma social de raíz menestral e interclasista que, desde sus orígenes, incorpora rasgos más próximos a un movimiento indigenista que a cualquier otra cosa. Un indigenismo por lo demás muy cuco, como diría el maestro Pla. Tanto que hasta ha logrado imponer su propio relato histórico a esos pardillos de Madrid.

Y es que la tropa de Génova aún tiene metido en la cabeza que el germen del catalanismo "moderado" nació de una respuesta razonable a los desequilibrios estructurales de la primera industrialización de España. Esforzados fabricantes de Sabadell, aranceles, proteccionismo y modernización frente a librecambio, rentistas con chistera y funcionarios ociosos comiendo bocadillos de calamares en la Puerta del Sol. Parece mentira, pero a estas alturas del partido todavía siguen confundiendo al orate de Prat de la Riba con el protagonista de La saga de los Rius.

He ahí la razón última de que nunca entiendan nada. Ni esa obsesión paranoica por expulsar a la lengua castellana de la vida civil por parte de unos señores que, en apariencia, saben defenderse con la paleta del pescado. Ni su pedagogía del odio visceral hacia todo lo que aún nos una con el resto de España. Ni que, postulando un programa socio-económico más o menos similar al del Partido Popular, siempre duden entre acudir al notario o al juzgado de guardia cuando se les insinúa la mera posibilidad de sumar fuerzas. Ni su fijación única, exclusiva y excluyente por recuperar el virreinato vitalicio en la Ínsula Barataria. El pobre Juan Costa no consigue verlo, pero lo que tiene delante no es su escuálida silueta reflejada en un espejo, sino Evo Morales con una barretina calada hasta las cejas.
José García Domínguez es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

La crisis de Mas
Germán Yanke Estrella Digital 22 Noviembre 2007

Cuando las cosas van mal se puede tratar de resolverlas o de levantar la voz, aunque sea para no decir nada serio, y disimular así la crisis. Algo de esto último parece que le ha ocurrido a Artur Mas que, en plena crisis de identidad política y con resultados tan malos que van dilapidando la herencia que recibió en CiU, sale ahora con lo de la “refundación del catalanismo” y la mandanga del “derecho a decidir”. El asunto es tan patético que, viendo como con cosas tan similares como atrabiliarias se va yendo abajo Ibarretxe, llega Mas y nos dice que quiere seguir la misma senda.

El personaje lanza su piedra y luego se pasa el día siguiente explicando aquí y allá que su “paso adelante” no es “radical”. Más que no asustar a nadie, lo que busca, y eso es la demostración de su debilidad política (y la de CiU) es un pequeño y pasajero ratito en radios y televisiones.

Se podría tomar el texto de la conferencia de Mas y hacer una serie de humor negro. Sólo quisiera ahora, como prólogo, subrayar que en el programa ideológico del candidato nacionalista no existe el más mínimo respeto al principio de legalidad, que es no sólo fundamental sino consustancial a la democracia. Las alusiones despectivas al Tribunal Constitucional como instancia que comete el desafuero de analizar lo que “el pueblo catalán” ha aprobado y que incluso pueda dictaminar que esto o aquello no se ajusta al texto constitucional suponen, se quiera o disimular, un atentado democrático. No es la defensa de la voluntad de la mayoría, sino la defensa de que la mayoría puede cargarse la ley vigente, los procedimientos democráticos y los derechos individuales o de las minorías. Todo ello, además, sin querer reparar en que ese texto aprobado en Cataluña por referéndum con los resultados lamentables que obtuvo puede sustentarse en una “mayoría” (¿qué demonios es eso del “pueblo catalán”?) porque se respeta el principio de legalidad y una minoría se convierte procedimentalmente en una mayoría.

Aún más, la referencia a que el “derecho a decidir” debe aplicarse progresivamente en función “de la propia evolución democrática de la sociedad” revela hasta que punto muchos responsables políticos, como Mas, han abandonado la idea de una democracia real. Se diría que la sociedad “evoluciona” democráticamente en función de si se aproxima o no a sus postulados y que el “derecho a decidir” —que ya tiene una formulación absurda— no es propiamente un derecho, sino un “destino”, al estilo en el que el falangismo concebía el destino.

Pero esto de las crisis políticas es un plano inclinado y todavía veremos caer más bajo a Mas y sus refundadores.

Aznar y Mayor como coartadas
EDURNE URIARTE ABC 22 Noviembre 2007

Esto de que Ibarretxe quiera usar a Aznar y Mayor Oreja de coartada para sus acuerdos con ETA es algo así como un neonazi juzgado por exaltación del nazismo pidiendo de coartadas a los estudiosos del nazismo o a sus perseguidores. Porque llegaron a hablar con los criminales. Ridículo, grotesco, delirante. Con un problema añadido en el caso de Ibarretxe, que su historia de la coartada es real. Acaba de ocurrir. Y con otra diferencia no menos sustancial. El neonazi no se atrevería a tal despropósito. Además de neonazi, se convertiría en un idiota. Y bastante tendría con lo de neonazi, al menos, delante de los tribunales. Con ETA y los nacionalistas de por medio, los idiotas somos los demás. De opositores de ETA a sostenedores de sus tratos con Ibarretxe.

Claro que ese papel de idiocia obligada ha sido ampliamente cultivado por los más variados sectores, no sólo por el infinito cinismo de los nacionalistas. La conversión de los principales artífices de la lucha del Estado contra ETA en testigos de Ibarretxe se produce por una constante y ampliamente compartida frivolización de la negociación con el terrorismo. Por la disolución de las fronteras entre la ley y los delincuentes, entre los principios del Estado de Derecho y la ciénaga terrorista.
Situándonos en el más benévolo de los supuestos, en el de la ignorancia, la negociación de Zapatero ha constituido la culminación de esa frivolización, la ruptura de todos los límites éticos y legales en el tratamiento del terrorismo. Por ese motivo, Zapatero sí es una coartada para Ibarretxe. Ha hecho lo mismo que él. Lo que ocurre es que ya hay dos subordinados suyos imputados por ello. Por el delito de desobediencia al Supremo. Por avalar públicamente a un partido ilegalizado. El PSOE, como Ibarretxe, se ha esforzado por convencernos de que eso es lo mismo que hicieron Aznar y Mayor. Pero entre los contactos de Estado con criminales y la negociación política con ellos existe una diferencia legal y democrática esencial que es la que se está juzgando en la sociedad y, ahora, también en los tribunales.

Revisión convergente
Kepa Aulestia El Correo 22 Noviembre 2007

La existencia de algo llamado catalanismo, que hacía coincidir a sectores políticos y sociales diversos en la defensa de un interés común, llevó hace algunos años a que distintas voces en Euskadi expresasen su deseo de que aquí se abriera paso el vasquismo como una realidad transversal. No fue posible. La dialéctica entre nacionalismo y no-nacionalismo se impuso generando, además, un abismo de separación que hacía prácticamente imposible tender puentes que pudieran unirlos.

Como si circulara en sentido contrario, la interpretación que Artur Mas hizo del catalanismo el pasado martes lo convirtió en sinónimo de nacionalismo. Una intervención pública del líder convergente no podría transformar la realidad hasta, en una sola noche, refundar el catalanismo en clave moderadamente soberanista. Pero su alocución invita a pensar que la competición partidaria en torno al Estatut ha podido acabar con tan envidiable aglutinante.

Fue Artur Mas quien, en lo que pareció un golpe magistral, pactó con el presidente Rodríguez Zapatero el contenido del Estatut que sería refrendado por los catalanes. Es verosímil que lo hiciera viéndose como presidente de la Generalitat, a la cabeza de un gobierno socioconvergente. Una posibilidad que el PSC sólo admitiría como hipótesis de futuro si no tuviera más remedio; pero que la versión nacionalista que Artur Mas ofreció del catalanismo invalida como opción. Aunque está visto que todo dependerá de la sentencia que dicte el Tribunal Constitucional respecto al Estatut.

El nacionalismo -sea vasco o catalán- tiende a subrayar sus objetivos últimos como reacción al agravio. Pero en este caso convendría recordar dos elocuentes detalles de la trayectoria 'pujolista'. El primero, que los convergentes nunca se animaron a proceder a la reforma del Estatut del 79. El segundo, que la mezcla de pragmatismo y victimismo con que trufaron sus relaciones con la Administración central durante veintitrés años no resultó tan eficaz, dados los déficits que presenta Cataluña. Es probable que ambos datos estén actuando como mala conciencia colectiva y como estímulo para la revisión de la herencia de Pujol por parte de los convergentes. Pero en tanto que la sociedad catalana no parece haber formulado un reproche muy severo hacia CiU por su gestión de dos décadas, quizá los convergentes deberían pensar en que el cambio del catalanismo por una llamada a la unidad nacionalista podría dejarles sin lo uno ni lo otro.

Ibarretxe tiene razón
Alejandro Campoy Periodista Digital 22 Noviembre 2007

La comparecencia del Lehendakari Ibarretxe ante la justicia por mantener reuniones con una formación fuera de la ley se ha convertido desde el proncipio en un juicio político. Es una obviedad manifiesta que estas reuniones aparecen prohibidas desde la ilegalización de Batasuna en marzo de 2003, y que la violación de la norma conlleva consecuencias. Pero no es menos evidente que Ibarretxe no ha sido ni el primero ni el último en mantener estas reuniones.

Pongamos en primer lugar cada cosa en su sitio: la ilegalización en firme se produjo mediante Sentencia del Tribunal Supremo de 28 de marzo de 2003:

F A L L A M O S:
Que debemos estimar y estimamos íntegramente las demandas interpuestas por el Sr. Abogado del Estado, en representación del Gobierno de la Nación, y por el Ministerio Fiscal y, en su consecuencia:

PRIMERO.- Declaramos la ilegalidad de los partidos políticos demandados, esto es, de HERRI BATASUNA, de EUSKAL HERRITARROK y de BATASUNA.

SEGUNDO.- Declaramos la disolución de dichos partidos políticos con los efectos previstos en el art. 12.1 de la Ley Orgánica 6/2002 de Partidos Políticos.

TERCERO.- Ordenamos la cancelación de sus respectivas inscripciones causadas en el Registro de Partidos Políticos.

CUARTO.- Los expresados partidos políticos, cuya ilegalidad se declara, deberán cesar de inmediato en todas las actividades que realicen una vez que sea notificada la presente sentencia.

QUINTO.- Procédase a la apertura de un proceso de liquidación patrimonial de Herri Batasuna, Euskal Herritarrok y Batasuna en la forma que se establece en el art. 12.1.c) de la Ley Orgánica 6/2002, de Partidos Políticos, lo que se llevará a cabo en ejecución de la presente sentencia.

Todo ello sin efectuar especial pronunciamiento respecto de las costas procesales causadas en los procesos acumulados que enjuiciados quedan.

Notifíquese esta sentencia a las partes personadas y a las declaradas rebeldes en la forma prevenida en la Ley, haciéndoles saber que la misma es firme, definitiva y ejecutiva, así como que contra la misma, de conformidad con lo establecido en el art. 11.7 de la Ley Orgánica 6/2002, de Partidos Políticos, no cabe recurso alguno, sin perjuicio, en su caso, del recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional.

Cualquier reunión posterior con los miembros de estas formaciones o sus sucesoras quedaba prohibida de hecho por el imperativo de la cesación de todas sus actividades. Sin embargo, hoy sabemos que miembros del PSE-PSOE se reunieron no sólo con Batasuna, sino con la propia ETA con posterioridad a esta sentencia, con conocimiento directo del secretario general de este partido, Sr. Z.

Estos contactos han continuado de forma pública y notoria tras las elecciones del 14 de marzo de 2004, siendo famosa la foto de la reunión de Paco López y Rodolfo Ares con Arnaldo Otegui y Joseba Permach. Estas personas también están encasuadas por una querella interpuesta por el Foro de Ermua, si bien el Gobierno español les ha aplicado distinto rasero que el usado con el Lehendakari Ibarretxe.

No sólo eso, sino que además se ha constatado que las reuniones de dirigentes socialistas con ETA-Batasuna continúan todavía hoy, una vez roto el alto el fuego y suprimida cualquier posibilidad legal y real de diálogo. Resulta evidente y de sentido común que en mayor medida y con mucha mayor gravedad en sus responsabilidades sean el Presidente Z y el Ministro Rubalcaba los primeros que deban ser puestos a disposición judicial. Y en este punto la defensa del Sr. Ibarretxe tiene toda la razón del mundo.

Otra cosa distinta es el brindis al sol de citar como testigos también a Aznar y a Mayor Oreja, ya que la propaganda tanto del Gobierno vasco como sobre todo de la factoría pepiñesca engañan sistemáticamente al esconder la fecha clave: 28 de marzo de 2003. Insistamos un poco en este pequeño detalle para un correcto entendimiento del mismo por parte de los cerebros lavados por Pepito:

1.- Antes del 28 de marzo de 2003: Batasuna, ORGANIZACIÓN LEGAL. NO DELITO REUNIRSE CON ELLA.

2.- Después del 28 de marzo de 2003: Batasuna, ORGANIZACIÓN ILEGAL. DELITO REUNIRSE CON ELLA.

Es posible que algún pepiñómano todavía no lo pille, por lo que la única solución será que lo copie cien veces. Otro tanto para la portavoz del Gobierno Vasco, Miren Azcárate.

Cataluña a la cola de España en educación
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 22 Noviembre 2007

Este titular no es mío, solo lo copio de La Vanguardia y dice “Catalunya, a la cola de España y la UE en la calidad del sistema educativo”. Evidentemente ese artículo es un ejercicio de anticatalanismo ramplón y soez que al decir semejante cosa demuestra que el anticatalanismo cuando campa por sus respetos solo intenta crispar, herir sensibilidades, ahondar en la fractura entre Cataluña como nación y el resto del estado. Poner a Cataluña a la cola de España es un insulto a todos los catalanes que no se puede consentir y menos dicho por un diario que se dice catalán aunque todo en él esté escrito en español.

Este atentado a las esencias nacionales catalanas le pasará factura a quienes lo difunden. Es evidente, que si se analiza el informe que da pie a tamaña felonía, se dice que una de las causas de la mala situación de la educación en Cataluña es la escasa inversión por puesto escolar, en el País Vasco es de 5.000 euros al año mientras que en Cataluña solo alcanza los 3.500 demostrando con ello el fenomenal agravio que como tantos otros hace Madrid que penaliza a Cataluña primando otros intereses, y no decimos nada si lo comparamos con Madrid porque no tengo datos de Madrid.

Está visto que Madrid y España quieren condenar a Cataluña al atraso y convertirla en un país tercermundista fácilmente colonizable. Pero lo más grave de ese informe es que, aun dando por sentado que fuesen verdad sus conclusiones, queda de manifiesto que vuelve a ser Madrid y España quienes buscan poner a Cataluña en el furgón de cola enviando miles y miles de inmigrantes que con su fracaso escolar hacen que las estadísticas den para Cataluña los resultados que dan, cuando la realidad es que el sesgo estadístico es inducido por Madrid con la aviesa intención de perjudicar a Cataluña como hace en tantos otros temas.

Luego quieren que los catalanes no pidan, demanden y exijan el poder ejercer el derecho de autodeterminación y acceder a la independencia, cuando queda claro que con España solo consigue Cataluña estar a la cola en educación y a nada que pase en otros muchos campos.

Dicho todo eso, que seguro dirán los nacionalistas catalanes, verán como ninguno se parará a analizar que es lo que están haciendo mal para la educación vaya en Cataluña como va. Madrid tiene la culpa, y vale ya.

Nota intrigante: por más que el estudio que comenta La Vanguardia en su artículo habla de que el estado de la educación en Cataluña es alarmante, por ningún lugar aparece la posible influencia que en esa situación tiene el hecho de que muchos chavales tengan que estudiar obligatoriamente en una lengua que no es la suya. Seguro estoy que ese aspecto ni se ha tenido en cuenta a la hora de investigar.

Documentación.
Artículo de La Vanguardia titulado “Catalunya, a la cola de España y la UE en la calidad del sistema educativo”

La sentencia incumplida
Editorial HERALDO DE ARAGÓN 22 Noviembre 2007

PARECE que empieza a cobrar cuerpo la idea de ampliar el foco para solventar cuanto antes el interminable y laberíntico litigio de los bienes de las parroquias del Aragón Oriental. El nudo gordiano al que ha conducido el litigio entre obispados se debe deshacer instando la ejecución de la sentencia vaticana, según reiteradamente se ha señalado en estas páginas, pues el Reino de España hace legalmente suyas sentencias de este tipo emitidas por la Santa Sede... aunque no lo parezca. Hay un leve síntoma de que ha empezado a entender el quid del problema el ministro de Cultura, César Antonio Molina, quien, en su respuesta al senador José María Mur sobre la opinión del Gobierno y las medidas por adoptar sobre el reintegro a las parroquias aragonesas de sus bienes retenidos en Lérida contra derecho, plantea la posibilidad de una actuación del Ejecutivo. El ministro explicó que, al tratarse de un asunto que no está sujeto a jurisdicción estatal, el Estado podría actuar «si se solicitase la intervención estatal en ejecución de una sentencia dictada por los tribunales eclesiásticos». La cuestión es quién podría solicitar esta intervención. Y la solución que ofrece el ministro es respetar «las resoluciones de los órganos jurisdiccionales competentes», lo que permite insistir en la posición aragonesa. Podría solicitar esa intervención estatal en primera instancia la diócesis de Barbastro-Monzón, y, en su caso, la responsabilidad podrían asumirla el Senado y las Cortes, convertida la propuesta del senador en moción al Gobierno. Punto que sin duda tendrá en cuenta la asesoría jurídica de la DGA, que estudia el asunto.

¿Sexo con Cataluña?
IRENE LOZANO ABC 22 Noviembre 2007

Todo lo que siempre quise saber sobre el sexo y la política, y nunca me atreví a preguntar lo escribió ayer Ignacio Camacho. Él, como si no supiera que es obligado leer su columna a diario para estar al tanto de la vida política, además la escribe hermosa para que la gocemos. Admiro su espíritu de sacrificio: teniendo desde sénecas hasta lorcas en su biblioteca -no la he visto, pero se le transparenta-, va y se toma la molestia estomacal de leer Democracia a sangre fría, de un tal David Madí.

¿Es que no le quedan otros libros, como al redicho de Mallarmé? No, es que quiere ilustrarnos sobre el nacionalismo ya inmoderado de CiU. Por eso lo lee y nos regala esta perla del brazo derecho de Artur Mas: «No sé si alguna vez ha habido amor; pero en la relación con España sólo nos queda el sexo». ¿Sólo? ¿Le parece poco? Yo no entiendo del tema más que a nivel de usuario, pero he oído a los expertos decir que muchas rupturas se deben a la espantada del erotismo que sobreviene a los siete años. Pues bien, aquí siguen España y Cataluña brincando después de siglos, e inventando posturitas con rango de Estatut para que la cosa no decaiga. La atracción es sin duda profunda, mal que le pese al Madí éste. Pero me preocupa su concepción del sexo como un acto interesado, de explotación, que se puede realizar despreciando al otro: ése es el camino que recorre el burgués hasta llegar al burdel.

Como el sexo platónico no existe, sino que su práctica cobra formas concretas, me queda la duda de si la relación descrita por el tal Madí se materializa con gente de mentalidad afín a la suya. Porque en ese caso la que empieza hoy mismo una campaña por el derecho a decidir soy yo. Sólo faltaría.

El virrey
IGNACIO CAMACHO ABC 22 Noviembre 2007

UN ciudadano llamado Felipe González le preguntó en la tele a Manuel Chaves si pensaba abdicar algún día su largo reinado autonómico. Se trataba de un truco efectista porque el verdadero Felipe González ha tenido siempre para el presidente andaluz más respuestas que preguntas, y a menudo también consignas y órdenes, pero además erraba ligeramente en el concepto. Chaves no es el rey de Andalucía, sino el virrey; un procónsul felipista que ha sobrevivido incluso a su patrocinador a base de construir un régimen propio, un califato, una taifa, un microestado en el que se perpetúa a sí mismo con una arrogancia casi dinástica.

La legitimidad democrática de su longevo poder plantea un incómodo interrogante para los andaluces, toda vez que esa viciada persistencia se apoya en la complaciente anuencia de un pueblo amodorrado. Sus limpias victorias consecutivas representan también un nítido mensaje para una oposición incapaz de encontrar el antídoto contra el veneno clientelar que sostiene la hegemonía socialista. A lo largo de 17 años, más los ocho de Escuredo y Borbolla, el PSOE andaluz ha tejido una porosa trama de dependencia que ha permeabilizado todas las capas de la sociedad, neutralizando cualquier atisbo de disidencia; desde el empresariado a los sindicatos, desde las asociaciones vecinales a las cofradías, desde las universidades a las cooperativas, toda la vida comunitaria se mueve en torno al núcleo de un poder que distribuye recursos, subvenciona actividades, multiplica los funcionarios, controla y amedrenta a los medios de comunicación y acolcha la discrepancia con una derrama perenne de influencia y de dinero.

Ese clientelismo universal, amparado en la recepción de transferencias, ha permitido a Chaves construir un pequeño estado de bienestar basado en la perpetuación de la inferioridad. La Junta ha dedicado en los últimos tres lustros unos 200.000 millones de euros a rellenar ese pozo sin fondo de gasto clientelista, cuya continuidad se ha convertido en el fin unívoco de la gestión de la autonomía. Ni se ha estructurado la región, ni se ha favorecido la iniciativa industrial, ni se ha estimulado el despegue; Andalucía continúa al final de todos los rankings nacionales de renta, crecimiento y convergencia, y casi dobla la media nacional de desempleo. Aunque ya no pueda hablarse de subdesarrollo, el pecado imperdonable del chavismo es que ha comprado la hegemonía política a base de fomentar el quietismo social. El mensaje que ha enviado a los andaluces es de un devastador paternalismo inmovilista: no hagáis nada, sólo confiad vuestra mediocre comodidad en nuestras manos.

La autonomía que nació de una sacudida rebelde contra la desigualdad territorial ha acabado convertida en un marasmo de renuncias. La confortable pax chaviana descansa sobre un colchón de pastueñas resignaciones. Al cabo de 17 años de poder omnímodo -¡al que al principio se resistía como destino político!- de un hombre y 25 de un partido, la alternancia debería ser una cuestión de salud pública, pero el horizonte social andaluz está minado de conformismo. El virrey ni siquiera ha pensado en la sucesión; tiene tiempo de esperar, si lo desea, hasta que pueda convertir su cargo en una herencia.

Otro mito nacionalista que cae: 'descentralización siempre implica optimización'
BITÁCORA CRITERIO 22 Noviembre 2007

José Montilla, presidente de la Generalidad de Cataluña, interpelaba a un ciudadano este martes en TVE: "¿Usted está de acuerdo en que desde aquí, desde el gobierno de Cataluña, se puedan decidir la mayoría de las cosas que afectan a su vida cotidiana, a la educación, a la sanidad, a las infraestructuras? Usted cree que las cosas se pueden hacer mejor ¿desde aquí o desde Madrid?"

La respuesta aparece hoy en todos los diarios, que se hacen eco del informe 'El estado de la educación en Cataluña' presentado ayer por la Fundación Jaume Bofill y que resumimos a continuación:

El gasto público en educación no universitaria en Cataluña en 2004 fue del 2,14% del PIB, la media española fue del 3,28%. La media de la UE fue del 3,98%, Portugal el 4,47%, Turquía el 2,53% y, por ejemlo, Rumanía el 2,59%. Si nos comparamos con otras Comunidades Autónomas, en 2005, Cataluña se situaba en el 2,22% del PIB en cuanto a gasto público en educación no universitaria, la media española en el 3,01%, y sólo Madrid, con el 1,78%, está por debajo de nuestra Comunidad.

Cataluña presenta también la 'tasa de graduación' más baja de España en ESO en los colegios públicos (2003-2004), el 61,1%, frente al 68,4% de Madrid, el 78,5% del País Vasco, o el 70,9% de Extremadura.

En cuanto al 'abandono educativo prematuro', en porcentaje de población de 18 a 24 años que abandona el sistema educativo sin estudios secundarios postobligatorios finalizados (2005), Cataluña sólo es superada en toda Europa por Malta y Portugal. Y si hablamos del porcentaje de población que ha superado la educación secundaria postobligatoria, a pesar de estar en la media española, Cataluña sólo supera a Islandia, Portugal y Malta en el conjunto de países europeos en 2005.

La tasa neta de escolarización a los 17 años en Cataluña es la tercera más baja de las Comunidades Autónomas en 2006, aventajando únicamente a Baleares y Valencia. Y respecto al resto de países europeos (2004), sólo superamos a Grecia y Malta.

Tras estos datos poco nos queda que añadir. Tan sólo felicitar al nacionalismo que durante casi tres décadas lleva gobernando nuestra Comunidad. Enhorabuena, por fin lo habéis conseguido, ya estamos a la cola de España y de la Unión Europea en la calidad del sistema educativo...

Por otra parte, al igual que ante el mal funcionamiento de las cercanías de RENFE en Cataluña los nacionalistas han reclamado su transferencia a la Generalidad para mejorar su gestión, ¿reclamarán ahora la transferencia de la Educación al Estado con el mismo argumento?

MANIFESTACIÓN DE LA AVT: SÁBADO, 5 DE LA TARDE
Jiménez Becerril ruega a Zapatero que se aleje de ETA y se una a las víctimas
La hermana del concejal sevillano del PP asesinado junto a su mujer por la banda terrorista ETA, Teresa Jiménez Becerril, ha llamado a todos los españoles a manifestarse el próximo sábado a las cinco de la tarde por las calles de la capital. En declaraciones a "La Mañana" de la Cadena Cope, ha rogado al presidente Zapatero que deje de "tender la mano" a los asesinos para "acercarse a las víctimas". Jiménez Becerril ha agradecido el apoyo del Partido Popular a la marcha de la AVT.
Libertad Digital 22 Noviembre 2007

A pesar de residir en Italia, la hermana del concejal fallecido acudirá a la manifestación de la AVT el próximo sábado. "Hay miles de razones" para asistir a la marcha, destacaba a la par que se preguntaba: "¿Por qué ese empeño del PSOE de intentar ganarse la confianza de ETA?".

En este sentido, Teresa Jiménez Becerril ha exigido la ilegalización de las formaciones ANV y PCTV ya que "son ETA y no condenan la violencia". "No deberían estar sentados en los Ayuntamientos", sentencia.

"Estamos por encima de la oportunidad política, aunque no lo crean y hablen de manipulación", apunta.

En declaraciones a la Cope, esta víctima de ETA afirma que "nuestra manifestación no va dirigida a favorecer o a perjudicar" a ningún partido político aunque "a mí me gustaría (que los políticos) estuvieran en la calle con nosotros". Por este motivo, "agradece" que muchos dirigentes del PP ya hayan confirmado su presencia a la marcha aunque recalca que "cualquier español que vaya a la manifestación vale tanto como Rajoy".

"Estaremos en la calle pidiendo firmeza... no entiendo ese acercamiento del Gobierno con ETA, donde se ha visto que se acerquen a ETA y no a las víctimas", destaca.

Por último, Jiménez Becerril ha agradecido el "emocionante apoyo" de los miles de ciudadanos que siempre apoyan a las víctimas en todas sus marchas. "Ellos no tienen ni idea de lo que eso vale", concluye.

Francisco José Alcaraz / Presidente de la AVT
«Sabemos que el PP está con la AVT» «Coincidimos en los objetivos y cada uno los defendemos en nuestro terreno»
R. L. Vargas La Razón 22 Noviembre 2007

Madrid-La rebelión cívica vuelve a la calle. ¿Qué espera la AVT de esta nueva manifestación?
-Mantener viva la memoria del mal llamado proceso de paz, que no caiga en el olvido, porque puede recobrar toda la vida que tenía si Zapatero vuelve a salir elegido presidente y no atiende a las demandas que hace la sociedad, y las víctimas en concreto: la ilegalización del PCTV y ANV y la retirada del Congreso de la autorización para negociar.

-¿Tiene indicios que le hagan pensar que esta vez el Gobierno sí va a ser sensible a sus demandas?
-El éxito de la rebelión cívica no radica en la actitud que adopte el Gobierno. Lo importante es el hecho de que millones de ciudadanos seamos conscientes de la situación que vivimos, que nos impliquemos en la defensa de esa memoria y esa justicia. A partir de ahí, si el Ejecutivo se lo toma en serio será problema suyo de cara a las elecciones, porque sabrá que se enfrenta al voto de una sociedad que tiene las cosas muy claras sobre el terrorismo.

-Tanta protesta, ¿no puede conducir al hastío de los propios simpatizantes de las víctimas y a su desmovilización?
-No sé si siete son muchas manifestaciones. Para algunos una es suficiente, y para otros siete son insuficientes. Lo cierto es que en 39 años de terrorismo en España se han hecho muy pocas manifestaciones en pro de las víctimas. Que las personas de bien reivindiquemos ahora lo que es justicia es fruto de haber vivido muchos años de espaldas a las víctimas y con gran indiferencia hacia ellas.

-¿Espera una asistencia tan masiva como en las anteriores?
-A mí la única manifestación en la que me ha preocupado el número de asistentes ha sido la primera, porque no había ninguna confianza en que la gente estuviese preparada para salir a la calle a demandar los mensajes de la AVT. Ahora, no me preocupa si son 100.000 o 2.000 los que salen. Creo que, al final, son muchos más los españoles que están representados en las manifestaciones porque la multitud silenciosa es aún mayor que la que se puede concentrar en las calles.

-Usted le ha reprochado a Rajoy su falta de apoyo expreso a la marcha. ¿Se han enfriado las relaciones entre el PP y la AVT?
-No. Eso se encuadra en el contexto de unas declaraciones que aparecieron pidiendo al señor Rajoy que se desmarcarse de la manifestación. El hecho de que Rajoy, ante su público, no hiciese ninguna mención a la marcha me preocupó en el sentido de pensar que eso pudiera haberle influido en su posicionamiento. No obstante, hubo menciones a la marcha de Mayor Oreja, Acebes y Esperanza Aguirre. Sabemos que el PP, y lo que es más importante, sus bases, están ahí. Yo no tengo que reprochar a nadie que no asista a la manifestación de las víctimas, porque los que van lo hacen porque creen en los valores que defendemos.

-¿La ausencia de Rajoy el sábado, por tanto, es más anecdótica que significativa?
-A estas alturas Rajoy no tiene ningún problema en ser fotografiado junto a la AVT. He visto cosas exageradas en Prensa, como que el PP y la AVT rompían amarras. El PP, con la propuesta que hizo en el Congreso sobre ANV y el PCTV, que coincide con los objetivos de la manifestación, demuestra lo erróneo de esta afirmación. Coincidimos en los objetivos, y ellos los defienden en el Congreso, y las víctimas en nuestro espacio, que es la calle.

Con la negociación por sispecha
Aunque el Gobierno ha dado por zanjado cualquier contacto con ETA, Francisco José Alcaraz no se fía de su palabra. Es más, cree que miente; que los de Zapatero y los de «Txeroki» -o quien quiera que mande en ETA- siguen hablando, negociando; que el llamado «proceso de paz» sigue vivo.

¿Y la ruptura oficial de la tregua? Pura fachada, afirma Alcaraz, una parada técnica consensuada por ambas partes antes de retomar oficialmente los contactos. Y es esta convicción la que ha llevado a la AVT por séptima vez en dos años a tomar las calles para pedir, otra vez, que cese todo contacto con ETA.

Educación para la Ciudadanía
Los objetores a Ciudadanía ya son 21.000
Más de la mitad de los opositores a la asignatura «censados» se sitúa en Castilla La Mancha, Madrid y Andalucía - Grupos de padres en desacuerdo con la materia han creado 17 plataformas en toda España
J. Rodríguez La Razón 22 Noviembre 2007

Madrid- El arranque del curso escolar está ya demasiado lejos y, sin embargo, el número de objeciones a la polémica asignatura de Educación para la Ciudadanía sigue aumentando. Así lo reflejan los datos que baraja la asociación Profesionales por la Ética que, a día de hoy, han contabilizado cerca de 21.000 oposiciones formales de padres de alumnos a la materia. Aunque todavía no han podido clasificar 2.000 casos que han llegado a sus manos, Castilla- La Mancha sigue acaparando el mayor número de objeciones por comunidades autónomas. En concreto se han computado 6.228, seguidas de las 4.862 registradas en Madrid, de las 3.786 de Andalucía y de las 1.875 de Murcia.

Sin embargo, la oposición frontal de los padres que han dado de lado a la asignatura -consideran que vulnera sus derechos constitucionales- podría materializarse en nuevas objeciones a largo plazo, en tanto en cuanto todavía no se imparte en la mayoría de las comunidades autónomas.

Pero este rechazo no sólo se ha limitado a presentar el correspondiente escrito ante las autoridades educativas. Así, y según Profesionales por la Ética, la asignatura está consiguiendo que muchos padres creen sus propias plataformas locales con la finalidad de informar sobre todos aquellos aspectos que consideran inaceptables y, por otra parte, prestar asesoramiento a los progenitores que hayan dado o vayan a dar un paso al frente.

En la actualidad, esta asociación tiene «censadas» 17, repartidas a lo largo de la geografía española. Pedro Mejías es el portavoz de «Plataforma de padres objetores isleños». No se trata, según aseguró a este periódico, de un movimiento organizado. Se constituyó de forma informal como movimiento ciudadano a raíz de los casos de acoso que llegaban a sus oídos. Las «víctimas», alumnos y padres que no han transigido con la asignatura y que, asegura, están sufriendo todo tipo de presiones y amenazas para que desistan en su empeño. «Son muchos los colegios que han intentado de todas las maneras posibles convencer a los padres de que sus hijos asistan a clase. Intentamos apoyar a todos los progenitores que tienen problemas de este tipo, dándoles cobertura a través de Profesionales por la Ética», asegura Mejías.

Mientras tanto, los recursos se suceden en comunidades autónomas como Asturias. Allí, según el Foro Español de la Familia, se han presentado ya un total de 18 y se encuentran en trámite otros 20 más. Según esta organización, la campaña de objeción continuará hasta que desaparezca la asignatura.

Oriol Pujol ya tutela la deriva radical de CDC: «El PP no es una fuerza catalanista»
MARÍA JESÚS CAÑIZARES. BARCELONA. ABC 22 Noviembre 2007

Empeñados en decidir quién es catalán y quién no, la nueva generación de líderes convergentes profundizó ayer en su proyecto de regeneración catalanista, esbozada por Artur Mas en su conferencia del martes. Y para aquellos que consideraron ambiguo el discurso del dirigente nacionalista, allí va un par de aclaraciones: la independencia es el punto final del «derecho a decidir» y un Gobierno de concentración no puede incluir al PP porque «no es una fuerza catalanista».

Estas reflexiones fueron realizadas, respectivamente, por Artur Mas y Oriol Pujol, ese nuevo tándem soberanista que ha colocado a CDC en la senda de la autodeterminación, concepto que el propio presidente de CiU no se atrevió a pronunciar en su conferencia pero que, a fuerza de insistir, ha admitido como vía para que, en un futuro, Cataluña sea independiente.
Insistió en que, para avanzar en ello, es necesario lograr amplias mayorías, que no unanimidades. Pues en ese proyecto abierto, el PP está excluido. Así lo dijo Oriol Pujol, protagonista y portavoz de esa nueva Converg_ncia contraria a pactar con los populares porque, Pujol dixit, «el PP no es una fuerza catalanista». Una declaración que se une al proceso de exclusión emprendido por el núcleo duro de Mas en las anteriores elecciones autonómicas, cuando el candidato a la presidencia de la Generalitat firmó ante notario que nunca pactaría con el partido que lidera Mariano Rajoy.

Pujol ejerce ya, por tanto, de cabeza visible de un partido que intenta hacer una OPA amistosa a ERC, pero es incapaz de lograr la complicidad de su socio de su socio de gobierno, UDC. El líder de este partido y candidato de CiU en las generales, Josep Duran Lleida, está dispuesto a admitir los coqueteos soberanistas de Converg_ncia, siempre y cuando no se hable de independencia. Un alto dirigente de UDC confesaba ayer a este diario que la ambigüedad de la conferencia estaba «perfectamente calculada», pues un pequeño resbalón verbal que hiciera caer a CiU en un escenario rupturista colocaría a Duran en un callejón sin salida. De hecho, la situación del líder socialcristiano no es fácil, pues sabe que durante la próxima campaña electoral sus adversarios políticos explotarán esas desavenencias políticas hasta poner en cuestión la capacidad de CiU para negociar con PP o PSOE un hipotético pacto de Gobierno.

Este mismo dirigente de Unió admite que es un error no haber invitado al PP a la conferencia de Mas. «Es Converg_ncia la que cursó las invitaciones. Ellos sabrán lo que hacen», asegura. No es un secreto que Duran Lleida siempre ha defendido el derecho a la autodeterminación, pero niega que ese concepto equivalga a independencia.

Tampoco están de acuerdo con ese augurio catastrófico sobre el futuro del Estatuto catalán y su posible recorte en el Tribunal Constitucional. Porque, a diferencia de CDC, los socialcristianos acatarán la resolución judicial.

No hay plan B por parte de UDC. Y en el caso de Converg_ncia, planes hay muchos: consulta popular, votación en el Parlamento catalán, gobierno de concentración o convocatoria de elecciones autonómicas. Artur Mas se ha quedado solo en su proyecto regenerador. Por defecto o por exceso. ERC, a la que iba dirigida el convite, trató a los dirigentes nacionalistas como unos advenedizos en el terreno del independentismo y les retó a hablar explícitamente de Estado propio. «En ese caso, sí podríamos sentarnos a hablar», dijo el portavoz republicano, Joan Ridao.

Para el PP, queda claro que CiU se ha radicalizado e incluso ha superado a ERC, y ve con preocupación que Unió no se haya desmarcado del todo. Y entiende que Artur Mas ha demostrado que no quiere pactar con los populares.

Inquietud en el PSC
Por su parte, PSC e ICV ampliaron la distancia que ya marcaron anteayer al no acudir a la conferencia de Mas. Los socialistas equiparan la propuesta de CDC con el plan Ibarretxe y rechazan embarcarse en un nuevo ciclo plebiscitario, tras la traumática experiencia vivida con la reforma estatutaria. Pero el PSC no ignora que un sustancial recorte del Estatuto le obligaría a tener un plan B, es decir, reaccionar y enfrentarse de nuevo al PSOE para satisfacer a su socia, ERC, por lo que, de forma indirecta, Mas habría puesto el dedo en la llaga. Tanto PSC como ICV tienen puestas sus esperanzas en una posible renovación del Tribunal Constitucional después de las generales de marzo para ahorrarse nuevas reivindicaciones territoriales.

Gobierno y PP mantienen el bloqueo del TC al insistir en su «guerra» de recusaciones
NATI VILLANUEVA.MADRID ABC 22 Noviembre 2007

Lejos de acercar posiciones e intentar buscar una solución a la situación de bloqueo del Tribunal Constitucional (TC), la carta suscrita por seis magistrados que desvirtúa las recusaciones presentadas por el PP no ha hecho sino ahondar en las diferencias entre Gobierno y PP. En las alegaciones presentadas ayer ante el TC ambos se reprochan haber puesto la función jurisdiccional de este órgano al borde del precipicio.

Tras las abstenciones, ya admitidas, de la presidenta y vicepresidente del TC, y ante la imposibilidad de resolver las cinco recusaciones planteadas por ambas partes (tres por el PP y dos por el Gobierno) sin que participen los propios afectados (el quórum mínimo es de ocho vocales), el Pleno del TC había puesto la pelota en el tejado de los que habían promovido esas impugnaciones para que aportaran alguna solución a la situación de bloqueo. Contaban para ello con un elemento nuevo: la carta que seis magistrados (la presidenta, el vicepresidente, el vocal conservador Ramón Rodríguez Arribas y los tres recusados por el PP) enviaron al presidente en funciones Vicente Conde negando los motivos de las recusaciones planteadas por el PP. Los populares las habían basado en que, según un texto supuestamente periodístico, Pascual Sala, Pablo Pérez Tremps y Manuel Aragón habrían anticiparon su opinión acerca del recurso presentado contra la reforma de la Ley Orgánica del TC en una reunión con Casas. Estaban, por tanto, «contaminados».

Una prueba «artificial»
Y como elemento nuevo, ha sido precisamente esta misiva la que no ha contribuido al acercamiento entre Gobierno y PP. Si el primero esperaba que este desmentido en forma de misiva iba a servir al PP para reconsiderar sus recusaciones, se equivocaba de plano. Dicen los populares que con esta carta «se constituye artificialmente un medio de prueba» que, además, «ha devenido falso». Se amparan para ello en un escrito del conservador Rodríguez Arribas, pese a que este vocal ha confirmado que en aquella reunión (en la que participaron los tres recusados) «no se habló de la constitucionalidad de la ley reformadora de la LOTC». El PP mantiene que el asunto tratado en esa cita fue «la cuestión de fondo que el recurso principal plantea», es decir, «el mecanismo más adecuado para proceder ante el término del mandato de la presidenta y el vicepresidente».

«Todos o ninguno»
En sus alegaciones, los populares mantienen que el asunto tratado en esa reunión es el mismo que ha motivado la recusación (por parte del Gobierno) de García Calvo y Rodríguez Zapata, lo que les lleva a asegurar que «o son todos los magistrados recusables o no lo es ninguno, porque todos han formado o manifestado opinión sobre el asunto de fondo sometido a enjuiciamiento».

Por ello, el PP opta por la acumulación de las recusaciones, es decir, que sean los cinco magistrados afectados los que decidan sobre sus propias recusaciones en un Pleno que estaría integrado por diez vocales (todos menos la presidenta y el vicepresidente, cuyas abstenciones han sido admitidas). Además, muestra su disconformidad con que las recusaciones no se vean por orden cronológico y se haya decidido someter a debate primero las tres promovidas por ellos y no las dos presentadas por el Gobierno. (La hipotética inadmisión de esas tres garantizaría el quórum necesario para poder estudiar las de Rodríguez Zapata y García Calvo sin necesidad de contar con su presencia en el Pleno, lo que supondría, comentan algunas fuentes, el «triunfo» de los progresistas). «La excepcionalidad motivada por los problemas de quórum en la composición del Tribunal no puede servir de paraguas para el olvido manifiesto de todas las normas procesales (...)», sostiene el Partido Popular.

El partido no ahorra críticas a la presidenta del Tribunal, a la que culpa de haberle puesto en el punto de mira de esta crisis, «cuando es claro quién comenzó el incidente: el Gobierno». Además, califica las declaraciones de Casas sobre los «intentos intolerables de desestabilizar el TC» de «insólitas», y critica su «inusitado activismo, que primero le lleva a recabar internamente las opiniones predeterminantes, luego se abstiene y otro día le lleva a firmar una carta preconstituyendo prueba (...)». Precisamente por su condición de abstenida, el PP le recomienda «que permanezca cuando menos silente y fuera de este proceso salvo cuando sea emplazada para prueba».

Por su parte, la Abogacía del Estado asegura que el presidente del Pleno (Vicente Conde, en funciones) tiene potestad para decidir el orden de tramitación de las recusaciones. En este caso «es la recusación presentada posteriormente (las tres del PP) la que realmente pone en peligro el ejercicio de la función jurisdiccional constitucional, puesto que es la que impediría reunir el quórum» necesario.

«Manifestaciones rechazadas»
El Gobierno diferencia unas y otras impugnaciones, pues si las suyas «se fundamentan en las manifestaciones contenidas en un documento escrito que es remitido oficialmente» a la presidenta del Tribunal, las del PP se basan «en supuestas manifestaciones vertidas en una reunión de magistrados (...) y han sido radical e indiscutiblemente rechazadas como contrarias a la verdad de los hechos por todos y cada uno de los intervinientes en dicha reunión». Por este motivo, prosigue el Gobierno, las recusaciones del PP contra Sala, Aragón y Pérez-Tremps han de ser rechazadas «ad limine» al ser «inciertos o ficticios» los motivos que las justifican.

Montilla justifica que sus hijas acudan a uno de los colegios más caros de Barcelona
Redacción MinutoDigital 22 Noviembre 2007

Ser de izquierdas es gozar de impunidad completa. Puedes hacer lo que te dé la gana, porque eres de izquierdas. El andaluz José Montilla, el político mejor pagado de España, impone el catalán en la enseñanza, en la Administración y en las relaciones con los ciudadanos, pero de la obligación quedan excluidos él y su familia. Sus hijos acuden al Colegio Alemán de Barcelona, donde aprenden español, inglés y alemán.

¿Pensó alguna vez el andaluz José Montilla que iba a ser presidente de la Generalidad catalana y que sus hijos iban a asistir al Colegio Alemán, donde estudió Jordi Pujol antes y después de la guerra civil española?, ¿pensó que iba a cobrar más de 160.000 euros anuales?

El día 19, Montilla acudió al programa Tengo una pregunta para usted. Los ciudadanos se cebaron en las diferencias entre su ideología, socialista y catalanista, y los actos de su vida privada.

A la pregunta de por qué lleva a sus hijos pequeños a una escuela privada, el andaluz respondió: “Es una opción personal”, replicó y añadió que, como presidente, su objetivo es lograr el más alto nivel para la enseñanza pública. pero, mientras tanto, sus hijos van al Colegio Alemán y así están en mejores condiciones para superar a los antiguos vecinos de sus padres.

Las hijas de Montilla así están libres de inmigrantes, de profesores incapaces, de inmersión lingüística y de falta de disciplina. ¿Por qué Montilla niega a los catalanes lo que él hace? ¿Estudian las niñas Educación para la Ciudadanía?, ¿están exentas de la prueba de catalán en la selectividad?

DOS SUELDOS PÚBLICOS EN CASA
Los Montilla son una familia que vive desde hace décadas a costa de los contribuyentes. Aparte del sueldo de José, que supera los 30 millones de pesetas, su segunda esposa, Anna Hernández, que es concejala del Ayuntamiento de Sant Just Desvern y diputada provincial de Barcelona, mete otro sueldo público en casa. O sea que el dinero, gracias a los contribuyentes catalanes, no es un problema en el hogar de los Montilla.

Otro asunto de interés fue el referido a la imposición del catalán como elemento de discriminación. Una mujer le dijo: “Se puede ser ‘president’ sin tener el nivel C de catalán, como es su caso, pero no se puede trabajar en la Generalidad si no lo tienes”. Montilla recordó que los funcionarios han de poder atender a los ciudadanos en sus respectivas lenguas. Otra invitada reprochó que el catalán sea el idioma exclusivo en la correspondencia de la Generalidad con los ciudadanos y el andaluz le precisó que la lengua catalana sigue siendo la más débil y que por ello necesita ayudas.

Montilla definió el PSC como partido “catalanista, pero no nacionalista” y no subordinado al PSOE. Insistió en que Cataluña tiene “una historia, una cultura y una lengua propias”, los argumentos habituales de los nacionalistas.

La contradicción ha molestado tanto a los catalanes que el secretario de organización del PSC, José Zaragoza compareció al día siguiente del programa en rueda de prensa para apoyar a su jefe. Zaragoza dijo que una cosa “son las opciones personales y otras las políticas”, y ha lamentado que se confunda “lo que defiende un partido y un gobierno con las opciones personales y familiares”.

El tripartito centra en los inmigrantes sus esfuerzos para promocionar el catalán
IVA ANGUERA DE SOJO ABC 22 Noviembre 2007

BARCELONA. El mapa sociológico catalán se ha transformado radicalmente en el último lustro con la llegada de la inmigración masiva, que ya representa más del 11% de la población catalana. Una situación que afecta también a la salud del catalán y su implantación social, una de las preocupaciones del tripartito catalán y en especial de su vicepresidente, el republicano Josep Lluís Carod-Rovira. Por ello, la población inmigrada, tanto los niños como los adultos, se ha convertido en objetivo prioritario de la Secretaría de Política Lingüística de la Generalitat, dependiente de Carod, que se propone en su memoria política de 2006 la «acogida y captación lingüística de la población» recién llegada.

El Consejo Social de la Lengua Catalana debatió ayer este informe y fijó de nuevo como objetivos de la Generalitat la promoción del catalán en este ámbito, así como la búsqueda de nuevas vías para impulsar el uso de esta lengua entre los jóvenes, uno de los sectores más impermeable a las políticas públicas de promoción de la lengua por la falta de penetración del catalán en ámbitos como internet o el cine.

En este programa es básico el trabajo de las «aulas de acogida» en los colegios, a través de las cuales se enseña catalán a los niños inmigrantes para garantizar su integración en un sistema escolar que utiliza el catalán como única lengua vehicular. En el curso 2006-7 se crearon 1.081 aulas de acogida en toda Cataluña, con un coste de 36 millones.

Con los adultos como objetivo la Generalitat realizó además 3.231 cursos de catalán, 1.874 de ellos de catalán básico para 42.177 alumnos. La mitad de ellos eran inmigrantes, un 22,2% del resto de España y el 27,6% catalanes.

Estos son los principales datos del Informe de Política Lingüística 2006 debatido ayer por el Consell Social de la Lengua, ante el que el presidente de la Generalitat, José Montilla, advirtió de próximos ataques contra el catalán en el marco de la campaña electoral de las generales. El catalán «volverá a ser objeto de ataques» afirmó Montilla, que pidió «responsabilidad y firmeza» para rechazarlos. «Responsabilidad para evitar que el catalán sea un elemento de confrontación y firmeza contra quienes nos acusan de perseguir» el uso del castellano. Montilla se refería así a las críticas del líder del PP, Mariano Rajoy el pasado fin de semana.

La UPV no investigará a la profesora que presuntamente ‘señaló’ a la candidata del PP
Julia Pérez El Confidencial 22 Noviembre 2007

La Universidad del País Vasco-EHU no investigará a la profesora de esta institución que presuntamente ‘señaló’ a una de sus alumnas como candidata del PP en las pasadas elecciones y que ha sufrido cinco agresiones desde septiembre protagonizadas por radicales enmascarados. Portavoces del centro académico reconocen que no se ha abierto investigación alguna porque “nadie ha presentado una denuncia”, ni en el propio centro ni ante la comisaría, respecto a la existencia de esta presunta identificación.

La víctima, estudiante de Relaciones Laborales, es una simpatizante de ese partido que aportó su nombre para completar la lista en la localidad de Leioa (Vizcaya) y que el pasado lunes interpuso su segunda denuncia en la comisaría de la Ertzaintza después de ser agredida por seis desconocidos que la llamaban por su nombre y gritaban “española, no has aprendido la lección, te vamos a matar”, mientras la zarandeaban y escupían, según relató la víctima a El Confidencial.

La cadena Cope informó el pasado lunes que había sido una profesora la que le había ‘señalado’ ante los alumnos como candidata del PP en las elecciones municipales. Información que ha ido luego circulando entre diversos medios radiofónicos y tertulias. Sin embargo, el centro académico considera que no es suficiente una información periodística para abrir una investigación ya que se requiere de la existencia previa de una denuncia interna administrativa.

Protocolo de Seguridad
La víctima desconoce si una profesora la señaló o si alguien la identificó ante los alumnos. Diversos medios de comunicación, entre ellos este diario, se han dirigido a la profesora que es señalada por los rumores como origen de tal señalamiento sin obtener respuesta. Por motivos legales no se revela su identidad.

La Universidad del País Vasco, que hasta el martes desconocía la existencia de tales agresiones, ha puesto todos sus medios a disposición de la alumna y ha establecido un protocolo de seguridad para cuando acuda al campus. La víctima no acudió ayer a clase: está siendo tratada con tranquilizantes.
Recortes de Prensa   Página Inicial