AGLI

Recortes de Prensa    Sábado 24 Noviembre   2007

¡TODOS A LA MANIFESTACIÓN!
Pío Moa Libertad Digital 24 Noviembre 2007

Dice la vicetiple que la manifestación de la AVT va en realidad contra el gobierno, y no le falta razón. Porque si la AVT defiende a las víctimas directas de la ETA, ha de denunciar, implícita o explícitamente, al gobierno que colabora con los asesinos no solo en perjuicio de dichas víctimas, sino del estado de derecho y la sociedad entera; contra el gobierno que ha legalizado la organización política de los pistoleros, que ya ha anunciado oficiosamente su intención, si gana las elecciones, de continuar el proceso de demolición de la Constitución y la unidad de España compinchado con los terroristas; el gobierno que intenta silenciar a la AVT e intimidarla con denuncias totalitarias; el gobierno que se identifica con los chequistas en su Ley de falsificación histórica… ¡Qué sería la ETA sin gobiernos parecidos!

Una manifestación contra la ETA es forzosamente una manifestación contra el gobierno colaborador de ella aun si de momento parecen estar peleados, pues también a la ETA le conviene el triunfo electoral del gobierno.

Si los ciudadanos no defendemos nuestra libertad y nuestros derechos terminaremos perdiéndolos. Por eso es necesario acudir a la manifestación.

----------
¿Quiénes son las víctimas del terrorismo?

La Asociación Víctimas del Terrorismo se constituyó en 1981 para socorrer a los afectados más directos por esta barbarie, ante el abandono y marginación a que las relegaban tanto el Estado como muchos sectores de la sociedad española. Hoy suena increíble que una sociedad y un Estado que se proclaman democráticos hayan podido despreciar a las víctimas directas del terror totalitario, y otorgar simétricamente un plus de crédito y prestigio a bandas de asesinos cuyo propósito declarado, nada oculto, consiste en destruir la democracia y la unidad de España. Sin embargo así ha sido. Durante muchos años la Asociación de Víctimas ha sufrido un talante oficial de sospecha, mirada desde determinados poderes públicos con abierto desagrado, y hasta privada de ayudas concedidas en cambio a asociaciones pintorescas, por no decir más.

El trabajo tenaz de la Asociación ha logrado ir cambiando tal estado de cosas. Ha impulsado medidas políticas, sociales y judiciales que han permitido mejorar la situación de las víctimas inmediatas, y con ello la calidad democrática de nuestra sociedad. Denunciando los crímenes ha conseguido diluir la demagogia que presentaba y aún presenta a los terroristas como luchadores por algún fin noble, mostrando su verdadera naturaleza de barbarie fanática y delincuente. Ha contribuido a probar, al compás de una larga experiencia, que las llamadas "soluciones políticas" eran en realidad soluciones mafiosas que no hacían otra cosa que legalizar el crimen y premiar a los criminales, a costa del estado de derecho y de la libertad y seguridad de los ciudadanos. Cuantos amamos la libertad tenemos una deuda contraída con esta Asociación.

Pero en la actualidad asistimos a un grave retroceso hacia el ambiente turbio que hizo necesario crear la Asociación. Desde diversos poderes y medios de masas los terroristas vuelven a ser presentados como interesados en la paz y en una causa política digna de reconocimiento; mientras, paralelamente, menudean las maniobras para dividir a las víctimas o negarles la condición de tales, o para desacreditarlas identificándolas con la "extrema derecha", o para culparlas indirectamente de la pervivencia del terrorismo por exigir la más elemental justicia y defender las libertades.

Por esta razón, y por la deuda que todos tenemos contraída con ellos, todos debemos movilizarnos y manifestar nuestro firme apoyo a esta Asociación, a la democracia y al Estado de derecho, y nuestro enérgico rechazo a todas las maniobras de supuesta pacificación a costa de la libertad y de la unidad de España. Porque la víctima del terrorismo, en definitiva, es toda la sociedad... con la excepción de los recogenueces: los Zapatero, Ibarreche, Carod y sus partidos. Las cosas están llegando demasiado lejos, y sería un error mantener las supercherías. O entre todos detenemos esta deriva o todo lo adelantado desde la Transición se hundirá, por obra de demagogos irresponsables, volviendo al país a la inestabilidad, la involución democrática y propiciando con ello la violencia, so pretexto de conseguir lo que, con típica perversión del lenguaje, llaman "la paz".

----------
Un punto clave de la situación de mentira e injusticia que vivimos se revela en la Ley de reivindicación de los chequistas, disfrazada como “memoria histórica”, que corrompe la política y la cultura (¡cuánto arte, literatura e historiografía estragados por la pretensión de que quienes destruyeron la legalidad republicana defendían la democracia!).

¿Qué puedes hacer? Una o varias de estas cosas:

a) Firmar el Manifiesto por la verdad histórica (ya van más de 4.200 firmas).

b) Fotocopiarlo y difundirlo en tu entorno familiar, de amigos y compañeros de trabajo (solo ocupa un folio por una cara).

c) Formar algún pequeño círculo o tertulia para discutir y hacer más efectiva la labor de información.

d) Colaborar económicamente en la cuenta que abriremos próximamente, a fin de sufragar la inserción del manifiesto en diversos medios de masas.

El deber de estar con las víctimas
EDITORIAL Libertad Digital  24 Noviembre 2007

La rebelión cívica comenzó un ya lejano 22 de enero de 2005. Aunque entonces no recibía aún ese nombre ni se dirigía contra el Gobierno, sino contra la injusticia de que un asesino en serie llamado De Juana Chaos saliera de la cárcel. Pero pocos días después Peces Barba le comunicó a un atónito Francisco José Alcaraz que las víctimas tendrían que tragar con reinserciones y amnistías; fue la primera noticia que tuvimos de la puesta en marcha del proceso de rendición. Desde entonces, las víctimas del terror de ETA –lideradas por la asociación que aglutina a la mayoría de ellas, la AVT– han manifestado una y otra vez su rechazo a semejantes componendas.

Semejante afrenta fue contestada por el Gobierno y sus medios afines con una campaña por tierra, mar y aire destinada a destruir la imagen pública de las víctimas. Sin duda, entre aquellos que, en lugar de pensar, obedecen, han tenido un gran éxito. No sólo Alcaraz, sino todas las víctimas de ETA que hasta la fecha habían contado con el afecto de sus conciudadanos, se vieron repentinamente vejadas e insultadas. Ayer, sin ir más lejos, por José Blanco, que las acusó de ultraderechistas porque varias organizaciones de extrema derecha se han sumado. Como se sumaron muchas de ellas a la manifestación de apoyo a Z organizada por los socialistas tras el atentado de Barajas, sin que por ello quepa acusar de fascistas a sus convocantes ni a sus manifestantes, a no ser que empleemos la doctrina de ese gran pensador que es Pepiño.

Para un Gobierno tan sectario y liberticida como el que tenemos la desgracia de padecer, cualquier manifestación en su contra será siempre un "espectáculo irresponsable", por emplear las palabras de la vicepresidenta De la Vega. Lo ha dejado claro el principal portavoz del proceso de rendición: el "lugar de las víctimas" es estar calladas en su casa, llorando a sus muertos y sin protestar ante la traición a su memoria. Pocas actitudes hay más reveladoras de la podredumbre moral que suponían los tejemanejes de Zapatero con ETA que el blanqueo de los terroristas, "hombres de paz" en el lenguaje aún menos respetuoso con la verdad que con la ortografía de Z, y la denigración continua de las víctimas, a las que ayer mismo se les acusó de tener "propósitos oscuros".

Sin embargo, nunca ha habido en España manifestaciones con propósitos y convocantes más claros y decentes. El lema de la manifestación que tanto espanta a la izquierda –no toda, pues la decente, la representada por Ciudadanos y UPyD, la apoya– no dice nada más que: "Por un futuro en libertad. Juntos, derrotemos a ETA." ¿Qué es lo que tanto molesta? ¿Pensar en la libertad, y no en la servidumbre del nacionalismo obligatorio? ¿La derrota de ETA, y no un final "sin vencedores ni vencidos"? ¿O el mero hecho de pensar en luchar "juntos"? No, o no sólo; lo que les horroriza son las reivindicaciones. Porque anular la decisión del Congreso de apoyar el diálogo con ETA y, sobre todo, ilegalizar ANV y PCTV supondría cerrar las puertas de la rendición ante el terrorismo. Porque supondría un punto final, no un mero paréntesis electoral.

Tras una legislatura dedicada al entendimiento con el terror y la destrucción social de las víctimas, es el deber de todas las personas de bien estar con ellas mañana. Porque estamos en deuda con ellas, una deuda que no ha hecho sino aumentar por su tajante negativa a plegarse a los deseos del Gobierno de premiar a los terroristas con concesiones penales y políticas de todo tipo. Una deuda que la asistencia a la manifestación no podrá pagar, pero que, al menos, permitirá compensar siquiera una pequeña parte.

Manifestación de la AVT
La actitud de Rajoy
José María Marco Libertad Digital 24 Noviembre 2007

La confusión montada por Mariano Rajoy sobre la presencia del Partido Popular en la manifestación contra la negociación con los terroristas etarras tiene al menos una virtud. La de clarificar la relación de los españoles que se manifiesten y buena parte de la clase política que dice representarlos.

La manifestación tiene por objetivo expresar la solidaridad con las víctimas del terror nacionalista. Muy en particular, en este caso, con el presidente de la AVT, el gran Francisco José Alcaraz. También se acude a exigir el final de un proceso de negociación que no se ha cerrado del todo y de hecho va a continuar en el futuro próximo.

Mientras gobierne el PSOE el proceso seguirá a pesar de la violencia que ha desencadenado, a pesar de los incentivos que ha suscitado para la radicalización nacionalista, a pesar de las ventajas que ha concedido a los terroristas y a pesar de las mentiras (o patrañas, como gusta de decir Rubalcaba) del Gobierno.

Quienes se manifiestan saben perfectamente que en este proceso se juega, tanto como la dignidad de las víctimas y la decencia de la sociedad en que vivimos, la propia estructura del Estado democrático español y, en virtud de ello, la continuidad de la Nación española tal como la hemos conocido hasta ahora.

Es lógico que quienes han hecho de este cambio radical su principal objetivo político torpedeen la manifestación. Lo es menos que quienes tienen en su programa político el mantenimiento de la nación democrática y de la Monarquía parlamentaria española no hagan acto de presencia en ella.

Lo que se está dando a entender con esta actitud es que después de las elecciones podrá continuar no el proceso de negociación con los terroristas –inequívocamente rechazado por el PP–, sino el segundo, el de cesión de competencias a los nacionalistas. Y al afirmar eso se está asegurando también que este segundo proceso no romperá el Estado democrático ni, al final –final cada vez más cercano–, la unidad de la nación. Lo cual equivale a negar la evidencia misma.

Así que la manifestación en apoyo a las víctimas y contra la negociación con los terroristas será también la ocasión de exigir una política de consenso y unidad nacional contra los intereses particulares que ahora prevalecen en buena parte de la clase política española.

Manifestación de la AVT
Un Gobierno sin norte es un Gobierno derrotado
Ignacio Villa Libertad Digital 24 Noviembre 2007

No falla. Nunca fallan. Al final, por la boca muere el pez. Este viernes, en vísperas de la manifestación convocada por la Asociación de Víctimas del Terrorismo, el Gobierno y el PSOE han salido como toros bravos. Han dedicado toda clase de insultos, bravuconadas y descalificaciones a los miles de españoles que este sábado van a volver a salir en las calles de Madrid para decirle al Gobierno que en democracia no cabe la rendición y las concesiones a los terroristas; no se puede vender la libertad.

En esta ocasión De la Vega y Blanco han sido los encargados del ataque. Han vuelto a sacar a pasear la chulería, el desprecio, la tosquedad y la zafiedad. Son, además, completamente hipócritas. Dicen respetar a las víctimas mientras cargan contra el Partido Popular por apoyarlas, en unos términos que demuestran los nervios que a este Gobierno le provoca la manifestación.

Y es que la convocatoria de este sábado es la última gran oportunidad de esta legislatura para decirle al Gobierno: ¡Basta ya! Los ya cerca de cuatro años de Gobierno de Zapatero han sido una auténtica tortura. Una traición humillante a los españoles. La destrucción del equilibrio y la estabilidad. Han sido años de sobresaltos, puñaladas y sectarismo. Un periodo al que los españoles pueden poner fin en las urnas el próximo mes de marzo. Y el Gobierno, que se encuentra desde hace mucho tiempo fuera de la realidad, ha comenzado a darse cuenta de que ese final está a la vuelta de la esquina, que los encantamientos y trucos de imagen de Zapatero no dan para más.

Por eso el PSOE, que sabe que este sábado la calle va a volver a ser un clamor, está tan nervioso. Madrid se va a convertir en un grito multitudinario, en una nueva muestra de la rebelión cívica contra un Gobierno que ha centrado gran parte de su gestión en la destrucción de las víctimas del terrorismo. Este sábado los españoles vuelven a la calle para demostrar al Gobierno que su camino ha llegado al final. No hay tiempo para más. Su descrédito es absoluto y el daño que ha hecho demasiado grande; su margen se ha agotado.

La manifestación de este sábado nos permitirá apoyar una vez más a las víctimas del terrorismo; es más necesario que nunca. Cuando un Gobierno intenta laminar así uno de los fundamentos básicos de una sociedad democrática es que ha caído a la más profunda de las simas morales. Cuando se persigue a las víctimas es que se ha perdido el norte. Y sin él su destino lógico es ir dando tumbos hacia la derrota final. En esas están Zapatero y los suyos.

¿Espectáculo irresponsable?
Vicente A.C.M. Periodista Digital 24 Noviembre 2007

La frase de la Sra.de la vega como Vicepresidenta del Gobierno de España al tachar de "espectáculo irresponsable" la manifestación convocada para hoy por la AVT y apoyada por el PP, sí que es una irresponsabilidad, no solo política sino éticamente. Las víctimas del terrorismo tienen toda la legitimidad para denunciar el trato especial que, durante toda la legislatura, se le ha estado dando al mundo de ETA. Su petición de la anulación de los partidos ANV y PCTV, está basada en las mismas bases jurídicas e informes policiales que se usaron par semi legalizar a las candidaturas. Lo que es claro es la falta de voluntad, ya expresada por el Fiscal General al decir que no existen datos objetivos para hacerlo.

Deberíamos estar acostumbrados al uso partidista de la Sra. Vicepresidenta de la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros. Deberíamos estar acostumbrados a oír forzados sus descalificaciones. Pero esta vez el espectáculo, lo ha dado la Sra. de la Vega en su crítica descarnada hacia la manifestación. Es claro que los nervios terminan por hacer mella en todos los niveles y que esta manifestación es otro nubarrón sobre el idílico panorama que se nos quiere presentar desde el PSOE.

La única verdad es que parafraseando a lo dicho por el Sr. Blanco, tras las declaraciones de la vicepresidenta se esconde algo oscuro y turbio. La razón, sin embargo, es clara, las verdades ofenden y la AVT pone de manifiesto que se está queriendo ocultar que la negociación con ETA seguirá si Zapatero vuelve a ganar las elecciones.

Tachar de irresponsables a los que vayamos a asistir a la manifestación, es una falta de respeto por la libertad individual, es un insulto. Porque lo verdaderamente irresponsable es querer seguir negociando con los terroristas. Lo verdaderamente irresponsable es mantenerse en el error de una negociación política cuyas bases ETA ya las ha marcado y no han variado en nada de lo que provocó su retirada de la falsa tregua de alto el fuego. Si se está dispuesto a sentarse otra vez, es porque se está dispuesto a conceder, no a derrotar.

Y esa es la diferencia. El PSOE irresponsablemente no descarta seguir negociando "como sea". Por el contrario, la AVT y los que les apoyamos lo que deseamos es la derrota de ETA, que sus integrantes sean detenidos y llevados ante los jueces y condenados. Por eso, esta manifestación lo va a decir con voz alta y clara, aunque el Gobierno quiera hacer oídos sordos y mirar a otro lado.

El fracaso de Cataluña
M. MARTÍN FERRAND ABC 24 Noviembre 2007

GROUCHO Marx solía matizar la gran diferencia que existe entre quienes padecen complejo de inferioridad y los que, sencillamente, son inferiores. Es algo que, cuando se habla de los victimismos separatistas, suele venírseme a la cabeza. Ahora andan consternados en Cataluña porque un estudio de la Fundación Jaume Bofill ha puesto en evidencia que la Autonomía que rige el tripartito presidido por José Montilla, la misma en la que Artur Mas, el hereu de Jordi Pujol, trata de refundar el catalanismo (!), está en la cola de España y Europa en la mayoría de los indicadores con los que suele medirse la calidad de los sistemas educativos. No es, por supuesto, el fruto de una lamentable casualidad, ni la nefasta influencia de un Madrid prepotente, jacobino y centralista, ni cosa por el estilo.

Hace unos años, el lingüista Juan Ramón Lodares publicó un libro interesante -«El paraíso políglota»- en el que se reseña como Mariano Luis de Urquijo, «un afrancesado al que la Inquisición perseguía por traducir a Voltaire», escribió al capitán general de Castilla en 1808: «Nuestra España es un edificio gótico compuesto de trazos heterogéneos con tantos gobiernos, privilegios, leyes y costumbres como provincias. No tiene nada de lo que en Europa se llama espíritu público. Estas razones impedirán siempre que se establezca un poder central lo suficientemente sólido para unir todas las fuerzas nacionales». El libro de Lodares no alcanzó mucho eco; pero en él se reseña, con solvencia histórica, el uso que la burguesía catalana ha hecho, a través de los siglos, para dosificar el uso del castellano y el catalán según sus variables intereses políticos y económicos.

El fracaso de la enseñanza en Cataluña que, después de las transferencias constitucionales y estatutarias, ya no es atribuible «a Madrid» era previsible. La Generalitat de CiU y, por inercia continuista, la del PSC y sus socios centrífugos, han utilizado la educación y el idioma como una herramienta clientelista. Gracias a ello quienes ahora tienen menos de cuarenta años son «más» catalanes, algo que no se sabe bien en qué consiste; pero, a cambio, resultan ignorantes en dos idiomas. Así seguirá siendo, por mucho que escandalice el trabajo de la Fundación Bofill, mientras el objetivo principal de la educación en Cataluña, o en donde fuere, no resida en la formación de los niños y jóvenes para que alcancen su plenitud como ciudadanos. Los idiomas son herramientas para el conocimiento y la convivencia. Convertidos en signos de identidad -de diferenciación- pasan a generar dramáticos efectos secundarios que van desde la ignorancia hasta la xenofobia. El «espíritu público», de cuya ausencia se lamentaba hace dos siglos Mariano Luis de Urquijo, el hombre que nombró a Francisco de Goya pintor de Cámara, es algo que es unitario o no es nada. No funciona en porciones.

25 ANIVERSARIO DE LA LEY DEL EUSKERA
Consensos manipulados
Joseba Arregi El Correo 24 Noviembre 2007

Los 25 años de la Ley de normalización del euskera obligan a reflexionar sobre la situación que la hizo posible, pero también sobre los cambios producidos desde entonces. No es cierto que fuera una norma aprobada por unanimidad, incluso fue recurrida ante el Tribunal Constitucional en alguno de sus apartados. Pero sí que fue una ley que tuvo un soporte más amplio que la tradicional división entre nacionalistas y no nacionalistas. Hasta contó con el voto favorable de la entonces existente Alianza Popular a alguna de sus previsiones. No hubo consenso, pero sí un acuerdo amplio y generalizado en torno a las previsiones generales de la ley. Como lo hubo sobre la ikurriña o sobre el mismo Estatuto. Existía una voluntad de sentar unas bases sólidas para el desarrollo estatutario en las cuestiones más importantes.

Ya entonces fracasó el intento del PNV de convertir el himno del partido en el de toda la sociedad: si había sido asumida la ikurriña, que era la enseña de los nacionalistas, lo mismo debería pasar con el himno, pensaban. El intento no prosperó, pero puso de manifiesto cómo veía el desarrollo del Estatuto el nacionalismo que gobernaba: debía permitir construir una sociedad en la que se asumiera con normalidad lo que no dejaba de ser señal y símbolo exclusivo, y excluyente, del nacionalismo. En estas circunstancias, quienes no eran nacionalistas hicieron un gran esfuerzo a favor de la cohesión social asumiendo la necesidad de compartir cuestiones que hasta entonces habían sido exclusivamente nacionalistas, pero sin tragar con todo lo que el nacionalismo se creía en el derecho de imponer. Los no nacionalistas asumieron el euskera como patrimonio de todos, sin poner obstáculos a su recuperación, a que las generaciones futuras tuvieran la oportunidad de conocer la lengua, llamada equívocamente 'propia' por el Estatuto, pero en cualquier caso específica de la comunidad autónoma. De ahí su posición favorable a elementos sustanciales de la Ley del Euskera de 1982.

Los políticos nacionalistas se han acostumbrado a afirmar que la norma fue aprobada gracias a un acuerdo, si no total, muy amplio, y que su desarrollo ha sido también producto del consenso en torno al euskera. Pero, en realidad, en esta afirmación confunden lo que quieren con lo que el resto de la sociedad ha tenido que asumir a regañadientes porque se trataba de un tema especialmente sensible. Un consenso falso que se limita a decir que el euskera debe quedar fuera de la lucha partidista porque es patrimonio de todos. Y en base a ese planteamiento, todas las decisiones concretas que se adoptan deben ser de obligado cumplimiento, en general por parte de quienes no conocen el euskera: los vascoparlantes son poseedores de derechos, los no vascoparlantes son portadores de obligaciones. Ya es hora de poner de manifiesto la falsedad de ese consenso y de enunciar los verdaderos problemas.

Uno de los elementos sustanciales de la ley de 1982 es que fijaba en el final de la enseñanza primaria -a los 14 años, según la estructura escolar de entonces- el momento en que los alumnos debían alcanzar una competencia similar en ambas lenguas oficiales. Para hacer posible este objetivo se crearon los modelos lingüísticos. Tras este esquema se encontraba una idea de sociedad bilingüe, en la que todos los ciudadanos poseyeran la misma capacidad de manejarse en cualquiera de las dos lenguas. Una sociedad de bilingüismo perfecto. Medidas complementarias, relativas sobre todo a los medios de comunicación públicos y a la salvaguarda de los derechos de los vascoparlantes en sus relaciones con la Administración, debían asegurar un contexto en el que el euskera se aprendiera con garantías de que fuera posible un uso adecuado que consolidara lo aprendido en la escuela.

Veinticinco años después, se descartan los modelos lingüísticos y se apuesta por que el euskera sea lengua principal en la educación, aduciendo el escaso rendimiento del modelo A, aunque, a la luz de los resultados, es proporcionalmente tan malo el del B y el del D. El simple hecho de que un porcentaje nada desdeñable de los que estudian en la variante que tiene como lengua vehicular exclusivamente el euskera no alcance el conocimiento requerido es argumento suficiente para replantearse su idoneidad. Y para cuestionar que una mayor exclusividad del euskera como lengua vehicular sea la mejor solución posible. Debemos plantearnos, de una vez por todas, cuáles son los derechos inalienables de los padres y valorar si una ley como la del euskera, o un decreto regulador del uso vehicular de las lenguas en la escuela, pueden estar por encima de ellos, incluso anulándolos. Si el resultado escolar de los alumnos depende -y no hacían falta muchos estudios para constatarlo- del nivel socioeconómico de la familia y de que sean escolarizados en la lengua materna, en la lengua de los padres, las reflexiones a llevar a cabo han de ser múltiples y no pueden estar dirigidas por el dogma de que el cumplimiento de la ley de 1982 depende de la desaparición de los modelos A -lengua vehicular en la escuela el español- y B -ambas lenguas oficiales son lenguas vehiculares-. Por mucho que se revista con la concesión de una mayor autonomía a los centros lo que, en realidad, no es sino la manera de que se aplique lo que quiere la Administración sin que se le puedan pedir responsabilidades.

Es una falsedad completa que, en estos asuntos, haya un consenso social en torno a la política lingüística. Lo que existe es un intento de anular cualquier debate esgrimiendo este supuesto compromiso. Porque lo que debe sustentar cualquier consenso en torno a la política lingüística es el acuerdo sobre lo que entendemos por sociedad bilingüe. Ya el primer Consejo Asesor del Euskera formado en 1982 afirmaba que existían cuatro acepciones diferentes de lo que era una sociedad bilingüe. Para algunos, una sociedad es bilingüe sólo cuando todos los ciudadanos son capaces de manejarse de forma igualmente competente en ambas lenguas. El primer Consejo Asesor del Euskera decía en su informe inicial que una sociedad así es prácticamente imposible. Por eso habría que hablar de una sociedad asimétricamente bilingüe, pues siempre habrá quienes se manejen mejor, con más competencia, en una lengua que en la otra. El ideal sería que dicha asimetría no impidiera la comunicación.

Pero en lugar de fomentar el debate sobre el fondo de la cuestión, se sigue afirmando un consenso inexistente para impedirlo. Un reduccionismo que se explica por la convicción de algunos de que el euskera no tiene futuro si no es como lengua mayoritaria, relegando al español a un segundo plano. Y que sobre todo oculta el debate sobre la relación entre la política lingüística y la libertad. Sin libertad se conseguirá que se aprenda el euskera, pero difícilmente se logrará que se use. Los virus no se adquieren voluntariamente. Cuando son inoculados, tendemos a desarrollar defensas contra ellos. Pero nadie quiere debatir ni el fondo de la cuestión ni los problemas reales. Seguimos empeñados en aparentar que el 'casi consenso' de 1982 existe, cuando no es verdad.

La España humillada de Zapatero
RAFAEL L. BARDAJÍ ABC 24 Noviembre 2007

RODRÍGUEZ Zapatero no se merece volver a ganar las elecciones. No sólo ha emponzoñado al país en lo doméstico, sino que en estos cuatro años ha hecho, con su acción exterior, que España no cuente en el plano internacional, que sea ninguneada y que, finalmente, acabe siendo humillada por dirigentes de tres al cuarto, desde Chávez a Evo, pasando por Idriss Déby en el Chad.

La diplomacia que dirige Miguel Ángel Moratinos no ha estado muy acertada en su gestión últimamente como, por desgracia para nuestros intereses nacionales, nos ha tocado ver. En este último mes, cuatro han sido los fiascos del gobierno de Rodríguez Zapatero en el ámbito internacional: el primero, el encarcelamiento sin garantías jurídicas por parte de las autoridades del Chad de los tripulantes españoles del avión fletado por la ONG «El arca de Zoé». Y no se trata sólo de que Nicolás Sarkozy se presentara en Torrejón cual salvador de las azafatas españolas (que ya de por sí tiene bemoles la cosa). Lo más grave es que el intransigente gobierno del Chad se estaba preparando para que España desplegara un contingente militar en el sureste de ese país como apoyo a sus propias fuerzas armadas. Y aún peor, el gobierno español, incluido el Ministerio de Defensa en este caso, siguió con su planeamiento de ayuda armada sin hacerlo valer cara a la liberación de nuestros compatriotas. Pronto estarán en el Chad los militares españoles como si nada hubiera pasado.

La segunda cosa, la pésima preparación diplomática de la visita de Sus Majestades los Reyes a las ciudades de Ceuta y Melilla, esas que en un descuido nuestro ministro de Exteriores ha colocado ya en Marruecos (como antes ya lo hiciera su compañero de carrera y filas socialistas Máximo Cajal). Cuando en Exteriores se confiaba en que la inevitable crítica por parte de Marruecos estaba adecuadamente negociada y se iba a mantener en los mínimos imprescindibles, Mohammed VI y sus ministros pillaron desprevenidos a nuestros dirigentes, con una retórica encendida y la subsiguiente retirada de su embajador de Madrid (a quien aún se está esperando). ¿Improvisación? ¿Ingenuidad? Puede que también desprecio por el horizonte de las dos ciudades españolas sobre las que Rabat exige negociar.

Tercero, la ya famosa y bronca Cumbre Iberoamericana. No sólo el ejecutivo dejó solo a Su Majestad el Rey, ofreciéndole como pararrayos de los populistas e indigenistas de la zona, sino que ha abierto una dicotomía entre gobierno y Estado (pues no olvidemos que el Rey asiste como Jefe de Estado del Reino de España) que ya veremos cómo se cierra. De momento, lo que sabemos por el dictador venezolano es que la diplomacia española anda a la carrera por arrancarle un comunicado conjunto para calmar los ánimos. Lejos de conseguirlo, el gobierno español, disfrazando su humillación como talante, no hace sino provocar más bravuconerías del dirigente venezolano, que acumula insulto tras insulto contra nuestra principal institución.

Por último, el affair Félix Sanz, el actual JEMAD. Tras habernos vendido el ministro Alonso que la candidatura del alto militar español contaba con los apoyos necesarios para ocupar el puesto de presidente del comité militar de la OTAN, lo que venía a ser, en su zafio marketing político, algo así como la demostración de la excelente sintonía entre España y Estados Unidos, el pobre JEMAD no sólo es derrotado en la primera vuelta al obtener tres tristes votos (de Luxemburgo, Portugal y Turquía), sino que en su derrota se ve abandonado por el gobierno al que sirve. Olvidando la venta previa del puesto al que aspiraba, Moratinos suelta que todo era un empeño personal del teniente general Félix Sanz, falsedad ante la que el ministro de Defensa calla, dándola por buena en un buen ejemplo de lealtades mutuas, pero no para con su principal subordinado.

Nada de esto es sorprendente, por desgracia. Rodríguez Zapatero llegó a La Moncloa motivado por hacer todo lo contrario que Aznar y creyendo en que podría él solito humillar al presidente norteamericano. También creyó que escudado en su antiamericanismo ramplón sería mejor recibido por los líderes europeos del momento, Chirac y Schröder, sin darse cuenta de que en lugar de volver al corazón de Europa, como no se cansaba de repetir, en realidad se estaba poniendo bajo la bota de nuestro vecino francés. No sólo era George W. Bush quien ninguneaba al gobierno, París hacía lo mismo en contra de nuestros intereses a la primera de cambio.

Aún más grave la levedad de España en Europa desde que los supuestos amiguetes de este gobierno desaparecieron víctimas electorales de sus políticas. Angela Merkel sustituyó a Schröder (con la célebre metedura de pata de nuestro presidente de por medio, alegrándose de la derrota de la misma) y Chirac cayó ante el empuje de Nicolás Sarkozy, ambos en los antípodas de lo que sostiene el gobierno español. Así, de grandes amigos de la Constitución Europea, emperrado Moratinos en atraer al máximo número de países a favor de un texto plus, más ambicioso, acabará resignado y aceptando un texto que empeora la posición de España respecto a nuestros socios en la UE.

En la OTAN el gobierno español es conocido como el Frente Sur, ya que demasiadas veces somos quienes más problemas creamos a los aliados. No sólo nos negamos a levantar las restricciones en el empleo de las fuerzas en Afganistán, sino que criticamos a los americanos y a las acciones de la Operación Libertad Duradera y abogamos por un sistema que limite el margen de maniobra de los soldados de la coalición. También ponemos pegas al escudo antimisiles y, desde luego, estamos muy lejos de cumplir el compromiso de llegar al 2 por ciento del PIB en gasto de defensa. Seguiremos en la Alianza, pero de forma muy poco colaborativa.

El problema de Rodríguez Zapatero es que nada de lo que buscaba lo ha conseguido. Para compensar la huida de Irak, se ve forzado a aguantar el riesgo de Afganistán y a estar dispuesto a enviar tropas donde nunca se había imaginado. Los Estados Unidos lejos de salir derrotados de Irak, han aguantado y están cambiando los términos de la guerra allí; el antiamericanismo en Iberoamérica se ha acabado por revelar también como anti-españolismo; la buena relación con Marruecos sigue tan sujeta a vaivenes como antes.

¿Y todo a cambio de qué? ¿En qué nos hemos beneficiados los españoles de este giro de nuestra política exterior? España está hoy más sola y aislada que hace cuatro años; España no es escuchada en casi ningún sitio y a España la calla un militarote golpista y con modales de matón. Lejos del eslogan de Rodríguez Zapatero, España no ha vuelto a ninguna parte, sino que se ha ido de todas. El único y mejor apoyo del actual gobierno socialista resulta ser el dirigente islamista de Turquía, Recep Tayip Erdogan, quien con su progresiva islamización social se aleja a velocidad de la luz de Europa.

Rodríguez Zapatero ha puesto en marcha una política internacional inspirada en principios erróneos y que, para más inri, sus ministros ni siquiera han sabido gestionarla bien, acumulando fracaso tras fracaso. No hace falta ser un aznarista para comprender que esto no es lo que se merece España. Basta con hablar con nuestros empresarios e inversores, con aquellosque aspiran a estar presentes en el mundo de la globalización, escuchar a nuestros científicos, a nuestros militares.

No es viable un país serio con dirigentes que no lo son. La factura a pagar es demasiado alta. Rodríguez Zapatero no debe volver a ganar las elecciones. Por el bien de España.

Prueba de cargo contra ANV
Editorial ABC 24 Noviembre 2007

EL Gobierno socialista tiene a su disposición pruebas suficientes, en número y en eficacia, para presentar de manera inmediata la demanda de ilegalización contra Acción Nacionalista Vasca al amparo de la Ley Orgánica de Partidos Políticos. Las dudas, más artificiales que reales, en las que se escudaron el Ministerio de Justicia y la Fiscalía General del Estado para pedir y obtener del Tribunal Supremo la anulación de sólo una parte de las listas que presentó ANV en las pasadas elecciones municipales, han quedado completamente disipadas con la información que el pasado jueves publicó ABC, según la cual, Batasuna está seleccionando a los candidatos proetarras que se presentarán a las elecciones generales de 2008. En realidad, la participación de ANV en los pasados comicios municipales fue utilizada por el Gobierno como moneda de cambio en el proceso de negociación con ETA, cuando éste ya se encontraba en fase terminal. La Fiscalía y la Abogacía del Estado alegaron entonces algo tan inverosímil como que ETA/Batasuna se había hecho con el control de sólo una parte de las listas electorales de ANV, como si fuera posible una colonización terrorista por fases. Aquel absurdo criterio dio lugar a graves problemas procesales y materiales para la estimación de las demandas de anulación de las candidaturas y sólo gracias a una oportuna reconducción de las acciones legales por parte del Supremo el Gobierno no recibió un revés judicial.

Ahora ya no es posible seguir defendiendo que ANV no está infiltrada por ETA/Batasuna. La «jugada», como diría el ministro de Justicia, ya está clara y lo único admisible en este momento, desde el punto de vista político y legal, es que la Fiscalía General del Estado inste la ilegalización de ANV, sin esperar a la presentación de candidaturas y al análisis individual de las mismas, porque el problema no es si tal o cual candidato tiene vínculos con ETA/Batasuna. El problema es que ANV está absorbida por la organización terrorista. De hecho, el control preelectoral que Batasuna está ejerciendo sobre ANV para la selección de sus candidatos es la prueba definitiva de que este partido carece de autonomía para el desarrollo de un proyecto propio, está sometido a la estrategia general de la banda terrorista ETA y su funcionamiento orgánico es decidido directamente por el entramado batasuno, ilegalizado por sentencia del Supremo como consecuencia de su integración en la organización etarra. Es más, la información que publicó ABC debería dar lugar a una investigación penal contra los responsables de ANV, como posibles autores de un delito de integración en banda armada, vía judicial compatible con la que establece la Ley de Partidos Políticos.

El Gobierno ha administrado a su conveniencia el principio de legalidad y las funciones del Ministerio Fiscal, despojándolos de su significado constitucional en un Estado de Derecho y convirtiendo la persecución judicial antiterrorista en una sucesión de frenos y avances que acompañaban a las decisiones políticas en la negociación con ETA. El resultado no ha podido ser más rechazable porque ha supuesto, entre otros perjuicios, la vuelta de los proetarras a las instituciones vascas. Ahora el propósito es volver también al Congreso de los Diputados, probablemente con la intención de hacer visible la nueva «acumulación de fuerzas» nacionalistas que va a propiciar el enésimo anuncio del lendakari Ibarretxe de celebrar consultas o referendos de carácter autodeterminista. Puede que el PNV ahora mismo no quiera dar pie a una imagen de unidad con los proetarras, pero es evidente que, como anunció Josu Jon Imaz, el lendakari ha lanzado una propuesta que supone para ETA el «plan B», tras el fracaso del proceso de negociación. Por tanto, PNV y Batasuna, a través de ANV, preparan procesos paralelos, pero cuyo desenlace natural será coincidir nuevamente, como ha sucedido desde el Pacto de Lizarra y cada vez que los nacionalistas han planteado ante las instituciones un envite soberanista contra la Constitución. Coincidencia de estrategias que reafirma el pleno acierto del preámbulo del Acuerdo por las Libertades y contra el Terrorismo, al incluir en la política antiterrorista el repudio a la actitud políticamente cómplice del nacionalismo gobernante hacia ETA.

2ª parte: Ni PP ni PSOE ganarán las elecciones
José Luis Palomera Ruiz Periodista Digital 24 Noviembre 2007

Continua de la 1ª parte:

Ni PP ni PSOE ganarán las elecciones, las perderemos todos por “memos de los cojones”.

Algunos ejemplos de los males que este sistema continúa generando son el fanatismo, el religiosismo, los nacionalismos, el terrorismo, el multilingüismo, el territorialismo etc., cual lacras mentales hereditárias que pretenden demostrar al prójimo que somos mejores, únicos, los genuinos seres sabios...

En resumen, múltiples formas absurdas y pensamientos excretores con los que nos regimos actualmente.

Yo que no voy a votar, hace dos legislaturas que no voto, precisamente desde que comprendí que votar apresaba toda libertad de pensar por uno mismo, les pediría a los que sí deseen hacerlo que piensen antes de introducir su voto lo que el mismo supone.

Si votan PSOE y éste gana, el resultado será que el de los ojos azules siga gobernándonos junto al buda de Marruecos, la señora de los trenes -acabe con la chapuza o la chapuza con todos-, la otra magistrado de gesto crudo a la vez que chic siga dándonos lecciones de moda y modales, además de padecer al compungido pepiño de Lugo, amén del pasiego burlón y otros especimenes.

Esto no sería malo del todo si además no trajese consigo, que va a ser que sí, que seres inocentes sean dados en adopción cual conejitos de laboratorio para ver si entre parejas del mismo sexo el niño sale rana, ranito o ranura, prueba que bien valen un millón de votos. Por no hablar de la ley de “La memoria de los buenos y los malos de la guerra civil”, amén de mantener amistades peligrosas con dictadores y otros moros venidos a menos.

Mención aparte merece el actual poder judicial y sus ínclitos fiscales y magistrados los cuales llevan la venda de la justa justicia pero no juzgan ciegos del todo siempre tienen el ojo de sus entretelas a medio guiñar. Para mayor desatino mental pretenden impartir justa ley a la vez que se catalogan como progresistas, moderados, nacionalistas, etc.

Y qué decir del "pasotismo" de estos gobernantes sinvergüenzas, como dice Reverte, con relación al crucial asunto del cambio climático al cual hay que hacer frente con medidas urgentes ya.

Y para qué hablar de la ley de educación para la ciudadanía, la cual únicamente esta pensada para incitar a los más jóvenes a seguir manteniendo el actual sistema, es decir, el sistema de donde los políticos pacen y chupan, además, y esto es lo gravísimo, sistema que nos lleva al exterminio moral y físico.

Pero es que si votan al PP les ocurrirá muchas de las cosas ya dichas y otras, como por ejemplo que Don Mariano quiera hacer una reforma fiscal, yo también la hago, eso es gestión, pero la pregunta es quién pone el dinero: Mariano o el PP.

Y qué decir de la traición del para mí nefasto economista, aunque de apellidos y amistades sobrado, Rodrigo Rato, el cual permitió que a más de medio millón de españoles les arruinara telefónica con la adquisición casi regalada de su filiar Terra, por no hablar de la inútil y fatídica guerra, según algunos, en la que nos metió, según algunos, Aznar.

Pues bien, a todo esto dicho hay que unirle el poder que también se da cuando se vota para que el rey viva como ídem, los vascos y catalanes sean decisivos para formar gobierno aprovechándose, como siempre, para trincar “tres platos y postre para casa” en detrimento de otras comunidades.

En resumidas cuentas: votar con el sistema actual supone ceder nuestra libertad, ley, y vida, a unos pocos atrevidos con bonitas corbatas y cancha además de labia, que son fichados por partidos políticos con intereses varios y aficiones muchas.

El sistema actual no es ni mejor ni peor que otros de antaño, es más democrático, pero se sigue dando un poder no correspondido a determinados reyes, gobernantes y otros adalides, principales y únicos artífices de todas las guerras habidas entre los pueblos desde el principio de nuestra existencia.

El sistema que yo predico es el sistema de gestión, únicamente gestión del patrimonio nacional en todas sus vertientes; libertad, justicia, economía, oportunidades, derechos, obligaciones etc., pero hecho entre todos y revisable por todos: El poder lo ha de tener siempre el pueblo en su conjunto, sin que ninguno individualmente obtenga más poder que el que le corresponde de parte, esa es la única manera de que todos seamos parte del todo y no sólo voto interesado para los que desean ostentan el poder.

La solución del gravísimo problema que nos llevará la extinción en pocas décadas es la gestión de todos por todos a través de gestoras y gestores pagados y censados por el pueblo en todo momento, lo demás es seguir asesinándonos como siempre hemos hecho por una bandera más o menos, un político más o menos, un rey o reina, un adalid, un revolucionario, un presidente, incluso algún loco como lo fue Hitler por citar al más cercano.

El dilema no es tal si se asume que en apenas un siglo hemos avanzado tanto que además de asesinarnos como siempre, lo retransmitimos. Que además de fundir el corazón entre comodidades, fulminamos el poco oxígeno que queda. El dilema no es tal dilema, el dilema es ver quién asume hoy hacer un pequeño Stop en el veloz camino que nos conduce al exterminio de la raza.

José Luis Palomera Ruiz
Doctor en filosofía y licenciado en pensamiento.
www.arteivanla.com

Simetría de la barbarie
IGNACIO CAMACHO ABC 24 Noviembre 2007

UNO de los mayores aciertos de la democracia fue la abolición práctica del extremismo político. La vacuna contra el virus del fascismo la trajo el silencioso hartazgo de la dictadura, y la cordura de los ciudadanos liquidó a la ultraizquierda devorando la sopa de letras de los primeros años de la Transición para crear un arco parlamentario razonablemente civilizado. La violencia revolucionaria quedó fuera del sistema, aunque asomara la hidra batasuna, y la nostalgia franquista apenas dio para el bostezo efímero de Fuerza Nueva. En el fondo resulta casi asombroso que la pertinaz existencia de ETA no haya alumbrado un escuadrismo de signo opuesto, si se exceptúa el artificial invento de los GAL, zanjado con ejemplar limpieza por un Estado capaz de depurarse a sí mismo de la excrecencia de sus propias cloacas. De algún modo, el éxito moral de nuestra sociedad puede medirse a través de la generosa integridad con que ha delegado en la justicia y las fuerzas del orden el monopolio de la respuesta al terrorismo.

Ha sido bajo la crispada confusión del zapaterismo cuando han comenzado a brotar peligrosas semillas de fanatismo extremista. Un magma de neofascistas de bate y banderola, nihilistas xenófobos tipo «Taxi Driver» y hoolligans cerriles de cabezas tan rapadas como sus cerebros se está disputando las calles contra una turba de elementos antisistema compuesta de nacionalistas radicales, marxistas de botellón, pacifistas de garrote y devotos de la kale borroka, entre una batahola de cristales rotos en la que de vez en cuando se oye el crujido de algún hueso o brota el borbotón sangriento de una puñalada. Los fascistas, racistas y demás bárbaros se adornan con apelativos democráticos, mientras que sus primos de la acera opuesta han dado en denominarse a sí mismos «antifascistas», siendo así que todos ellos hozan como coleguitas en la misma charca de salvajismo e intolerancia. De este modo asistimos a una orgía de violencia gemela en la que ambos bandos utilizan igual dialéctica rompecrismas disfrazada de sedicentes ropajes ideológicos, que esconden la más absoluta y exaltada desnudez de un totalitarismo analfabeto.

A este Gobierno tan aficionado al buen rollito parece repugnarle la idea de poner pie en pared del único modo posible, que es preservando la calle como espacio de libertad y descargando el peso de la ley con la misma eficacia que acabó acojonando a los batasunos. Se diría que hasta le complace el tumulto, en la medida en que siempre ha soñado con un extremismo que dañe a la derecha democrática, y le falta energía para reprimir a un radicalismo de ultraizquierda en el que al fin y al cabo aspira a pescar algún voto. Pero a estos cafres simétricos no se les puede ir con el flower power, porque te meten la flor por salva sea la parte y además te endosan un estacazo; hay que entrarles por derecho, primero con los guardias y luego en el juzgado. El debate sobre su ilegalización es superfluo por ahora; con la legalidad vigente sobraría para ponerles freno si se aplicase con la determinación necesaria. Lo que ocurre es que en tiempos de elecciones hasta los ríos revueltos son propicios para echar la caña.


¿Prepara CiU listas negras de 'malos catalanes'?
Pedro Fernández Barbadillo Periodista Digital 24 Noviembre 2007

Hoy salimos a protestar por la condescendencia del Gobierno Rodríguez con ANV y el PCTV. Pero los enemigos de la libertad no están sólo en los partidos proterroristas.

La concejal de CiU en el ayuntamiento de Calella Montserrat Candini ha exigido al equipo de gobierno los nombres de los ciudadanos que han pedido se ondee la bandera nacional en el Ayuntamiento. El texto original, en su blog. Al menos el alcalde (PSC), aunque ha retirado la senyera para no colgar la nacional, le ha respondido que no le va a dar esos nombres.

¿Para qué los querrá la señora Candini? Si recordamos que un tal Huguet (ERC), que ahora es consejero de Industria, amenazó con una guerra civil si fallaba la reforma estatutaria y que empiezan a extenbderse las amenazas de muerte a los catalanes que disienten de la dictadura nazi, su afán inquisitorial es preocupante.

Ya que estamos en tiempos de memoria histórica, recordemos que los asesinos del Frente Popular (socialistas, comunistas, anarquistas y esquerristas) usaban los ficheros de asociaciones religiosas y de suscriptores de periódicos para seleccionar a los burgueses que había que exterminar.

En los años 40, cuando el PNV creía que los Aliados iban a derrocar a Franco, su organización encubierta Euzko Naia también elaboró listas negras de gente a la que vigilar por si... Las viejas costumbres perduran. ETA colocó a docenas de txibatos en la Administración para disponer de datos sobre sus objetivos.

En Expaña pedir el cumplimiento de una ley te hace sospechoso para los políticos que cobran de tus impuestos y a cuyo servicio están, según la Constitución. ¡El país de ZP! ¡La España serena!

¿Sería capaz Juan Costa de pactar con esta individua y sus jefes? Seguramente sí. ¡Qué pregunta más tonta!

Van desnudos
EDUARDO SAN MARTÍN ABC 24 Noviembre 2007

JUAN José Ibarretxe busca desesperadamente una causa política, y no el Estado. La portavoz del Gobierno vasco, cuando esta semana hablaba de «juicio político» por la entrevista del lendakari con Batasuna, hacía en realidad una confesión de parte. No es la Justicia (y menos el Gobierno, como insinúan dirigentes del PNV que sólo creen en la división de poderes cuando juega a su favor), sino Ibarretxe y su partido quienes sitúan la cuestión en esos términos en virtud de un muy elaborado cálculo que busca transferir al ciudadano vasco de a pie (y de ahí a las urnas) un síndrome de persecución y de agravio que no resiste el menor análisis.

Somos muchos no nacionalistas los que estaríamos dispuestos a discutir sobre la idoneidad de la aplicación de la norma en el caso de la entrevista de Ibarretxe, no de la falta de fundamentos democráticos de una ley de partidos que no es una excepción en Occidente; también argüiríamos a propósito de la oportunidad de un procedimiento cuyas consecuencias políticas pueden ser, en estos momentos, contraproducentes; y no nos cuesta admitir que todo este asunto puede concluir, consumidas todas las etapas procesales, en una absolución.

Sin embargo, no nos dejamos arrastrar a una discusión sobre dos principios básicos del estado democrático: que los gobernantes están sometidos, como el resto de los ciudadanos, al imperio de la ley y al escrutinio de los tribunales; y que no se puede deslegitimar la acción de un fiscal y unos jueces que han respetado escrupulosamente las normas del enjuiciamiento y los derechos del encausado, y ello aunque se equivoquen (el propio sistema ofrece suficientes instancias correctoras). Por no hablar de que los representantes públicos son los primeros obligados a defender la autoridad de la instituciones del Estado; las mismas que les confieren a ellos el poder que ejercen. Sirva de modelo, a este respecto, la actitud de los dirigentes del PSE encausados por los mismos motivos que el presidente vasco.

Pero, lo dicho. Es Ibarretxe el que quiere un juicio político. Y probablemente ya lo buscaba cuando recibió a los proscritos jefes de Batasuna en un edificio del Estado, a tambor batiente y con la tele en directo. No «para hablar», como argumentan él mismo y sus sostenedores. Para ello no hace falta montar un aquelarre de micrófonos y de cámaras; se puede hacer con discreción y sin proyectores. Suele dar más resultado. De lo que trataba era de situarse públicamente en un margen de la ley para echar un pulso a los servidores del Estado. Por eso, quienes creen de verdad en los tribunales de justicia, cuando están de acuerdo con sus decisiones y cuando no, deberían evitar caer en ese debate. Las tajadas sólo puede caer de un lado de la mesa.

Como tampoco deberíamos jugar la partida que nos propone ahora Artur Mas, exhibiendo sobre la mesa las gastadas bazas de la autodeterminación y la independencia, que es lo que esconde ese estúpido eufemismo del «derecho a decidir». Él mismo sabe que va de farol. Miremos a Escocia. En mayo, el líder nacionalista Alex Salmond se convirtió en primer ministro con la promesa de un referéndum de independencia para 2010. Los ingleses dijeron: vale, hablemos. Y, para empezar, pusieron sobre la mesas dos cartas: primera, ¿quién paga la broma?; y, segunda, si los ingleses no podrán decidir sobre el futuro de Escocia, qué demonios hacen casi 60 diputados escoceses en el Parlamento de Westminster. Resultado: ya no hay cita precisa para el referéndum y la última fecha sugerida por Salmond para la independencia es 2017.

Así que. menos lobos, señor Mas. Él sabe, como Ibarretxe, que una secesión es materialmente inviable en un país de la Unión Europea. Por lo tanto, agitar el espantajo de la autodeterminación sólo puede conducir a la frustración, o a la melancolía, a un pueblo al que se promete lo que, con toda probabilidad, no se va a poder cumplir. Y ese pueblo contrito pasará factura por ello. Como en Québec. Igual que el rey del cuento, Ibarretxe y Mas se han encargado unos trajes muy aparentes, pero en realidad van desnudos.

Las víctimas y la política
EDURNE URIARTE ABC 24 Noviembre 2007

El solo planteamiento de la pregunta sobre la politización de las víctimas me parece perverso. Denota, como poco, un profundo desconocimiento del terrorismo. Por supuesto que las víctimas están politizadas. Lo estaban antes de ser víctimas. Por eso pasaron precisamente a ser víctimas, porque representaban unas ideas políticas, un Estado, una comunidad política. La nación española, el Estado español, la comunidad de los ciudadanos españoles. La condición política es consustancial a las víctimas del terrorismo.

Quienes la cuestionaban eran hasta ahora los nacionalistas. Por la sencilla razón de que ellos se sienten más cercanos a la condición política de los terroristas. Lo nuevo es que ahora también la cuestionan los socialistas. Porque decidieron pactar con la condición política de los terroristas. No quieren víctimas politizadas porque han renunciado a resistir defendiendo las razones políticas de esas víctimas. Las razones de muchos millones de españoles cuya única diferencia con las víctimas es que no cayeron bajo las garras de los terroristas.

Francisco Laporta escribía ayer en «El País» el que es seguramente el artículo más radical jamás escrito en contra de la voz e influencia de las víctimas en la política y la estrategia antiterrorista. Por su parcialidad, alega Laporta, la que lleva a que todo lo que no sea pasión vengativa y represión policial parezcan políticas entreguistas. Si siguiéramos las sugerencias del profesor Laporta tendríamos que abominar de toda la movilización política y ética protagonizada por los judíos desde que fueran víctimas de los crímenes nazis. Por su parcialidad. Por su incapacidad para valorar objetivamente el nazismo. Por su tendencia a la pasión vengativa. Y lo mismo debería aplicarse a cualquier comunidad política, étnica o religiosa objeto de persecución por su pertenencia a esa comunidad. Que renuncien a denunciar el genocidio y la persecución, a reivindicar la libertad, la democracia, la justicia. Por parciales.

Hace algunos años, las víctimas eran completamente ignoradas. Por los largos efectos del antifranquismo. Llegan ahora los efectos del socialismo Z.

Rio Cabe
Plaza de la Libertad
Serafín Fanjul Libertad Digital 24 Noviembre 2007

Hace unos días, en una ciudad castellana, buscaba un restaurante y pregunté a una señora por la dirección que el folleto publicitario indicaba: Plaza de la Libertad. Mi amable interlocutora, compungida, confesó no tener la menor idea de por dónde caía aquel rumbo. Añadí el nombre del establecimiento y entonces estalló sonriente y triunfal: "¡Ah, la Plaza del Cordón!". Después, comprobé in situ que el lugar había recibido diversas denominaciones, como Plaza del Mercado Viejo, entre otras.

La pátina de exhibiciones democráticas que nos aquejan ha falsificado nombres, ha intentado hacer olvidar otros y ha metido con calzador unos cuantos, aguacero nada fértil, al pensar acomplejados y cursis que traerían aires de modernidad y caretas democráticas para todos. Los unos, los de la autotitulada izquierda, porque creían y creen estar así cumpliendo una venganza histórica por agravios que, a ellos personalmente, nadie les hizo (¡esos ministros de Rodríguez con padres requetefranquistas!) y los otros por su indeclinable prurito de ocultarse u ocultar un pasado con el que, ahora, querrían no haber tenido relación alguna. Pero la tuvieron. Y fructífera, tanto como la de los papás de los progres de mesa y olla.

Ya hemos comentado en otras ocasiones la que nos viene encima con la Ley de Memoria Histórica y su aneja catarata de histeria reivindicadora contra topónimos, callejeros urbanos y lápidas conmemorativas, de las pocas que van quedando relacionadas con el franquismo. Cualquier día arremeterán contra el general carlista que presta su apellido a mi calle: los conocimientos históricos y la prudencia no son el fuerte de tan pugnaces luchadores. A grosso modo, esto es falsear la historia, porque significa obstinarse en negar que ocurrió lo que ocurrió. Para bien y para mal, aunque ellos no lo entienden así, convencidos como están de que con prohibir las versiones contrarias, o simplemente distintas, la suya ya ha triunfado. Hasta como testimonio vivo y subsistente de aquel pasado, convendría a los rojos (los verdaderos, los cuatro supervivientes) que se conservaran estas muestras de las imposiciones que el franquismo practicaba. Demasiado sutil, excesiva apelación a reflexiones y raciocinios, cuando lo suyo es el alarido, las quemas de cabinas telefónicas o cajeros automáticos y el exterminio del contrario, si se puede. Una seguidora de Chávez nos lo resumía bien, hace unos días, en su pancarta, digna de Izquierda Unida: "Vivan los hijos del pueblo, muerte a los hijos de la burgecia (sic)". Todo un programa.

Pero en el afán falsificador y vengativo –ellos lo llaman justiciero– no se conforman con agredir a la mismísima Macarena o con quitar las estatuas de Franco, también quieren asaltar aquellas placas que recuerdan a víctimas de derechas. Imagino qué genialidad estarán urdiendo para sustituir a "Mártires de Paracuellos": ¿Despenados de Paracuellos? ¿Calle de los que perdieron la verticalidad por impactos infortunados pero letales en un pueblo madrileño? ¿O se irán directamente al lógico Calle del Doctor (por la UAM) Carrillo? ¿Tendrán compasión con la tragedia familiar de los García Noblejas, de haber muerto tantos hermanos (como lo del Soldado Ryan, pero en serio) entre la Guerra Civil y la Campaña de Rusia? ¿Los Caídos de la División Azul alcanzarán el perdón por perder la vida tan lejos de España (en pos de sus ideas, las que fueran, como hicieron los republicanos que combatían en los ejércitos aliados) y no en combate con la Segunda República?

Nos tememos que no. La mezquindad y la saña no se paran en barras y si pretenden convertir el Valle de los Caídos en un parque temático, con Llamazares vendiendo los boletos y el dúo de pensadores Rodríguez-Pepiño de muñidores ideológicos, ¿por qué habrían de atender a misericordias o compasiones que, encima, ni siquiera dan dinero? Seguirán proliferando las calles y plazas de la Libertad, de la Constitución, de García Lorca, de Cataluña, Andalucía (omito las otras quince), de la Equidad, la Fraternidad, etc. Y del Che Guevara. Las señoras indígenas seguirán sin saber dar razón de las direcciones que se les preguntan y algunos visitantes mascullaremos un recuerdo –malo– para esta mezcla de necedad y miseria que Rodríguez ha desenterrado, con el entusiasmo –todo hay que decirlo– de no pocos aspirantes a censores y verdugos de su misma talla moral.

Es la educación, estúpido
FÉLIX DE AZÚA, EL PERIÓDICO 24 Noviembre 2007

Se agradecen, pero no eran necesarias las cifras que ha hecho públicas la Fundación Bofill sobre la catástrofe educativa catalana. Cualquiera que haya frecuentado la universidad en los últimos decenios se lo habría podido explicar a algún miembro del Gobierno, de haber habido alguno interesado por el asunto. No obstante, la verdad es mucho peor que las estadísticas: a ningún Gobierno de la Generalitat le ha importado la educación. La formación del espíritu nacional, sí. La así llamada política lingüística, mucho. Todo lo relacionado con la ideología, como la Historia, bastante. Lo demás es ornamental, a menos de que dé dinero.

Las causas de que Catalunya sea la autonomía peor educada de España, siendo España la nación peor educada de Europa, forman parte de lo más rancio de su clase dirigente. El país es una finca de comerciantes, pequeños industriales, negociantes, ejecutivos ancilares, gente práctica. Aquí la vida intelectual ha tenido siempre un vuelo gallináceo. Obsérvese que todavía se vegeta de lo que hicieron unos burgueses de 1900. Y que el moderno Olimpo internacional catalán se reduce a un músico que tocaba el violonchelo y un pintor balear. No hay más, porque ni siquiera el escritor Josep Pla entra en el canon de los comisarios nacionales. Y a Gerhard lo ha editado Caja Madrid. A propósito, comparen la programación de conciertos de Barcelona con la de Madrid. Verán que en Barcelona aún no existe el siglo XX. El siglo XXI comenzará, supongo yo, dentro de 10 generaciones.

Los que profesamos en la universidad estamos abatidos. Es insoportable ver a esos chavales, tan inteligentes como cualquier otro grupo

de jóvenes, percatarse del fraude que se ha cometido con ellos. Los años perdidos. La sistemática trivialidad que aquí llaman educación. La conciencia de que ya es demasiado tarde. Saben que, con alguna excepción, nunca tendrán la formación de sus colegas europeos. Seguirán representando, con griegos y portugueses, a ese invitado a quien todos tratan con aire paternal: el simpático descerebrado que trae las bebidas.

El 'derecho a decidir'
 JAVIER PÉREZ ROYO, EL PAÍS  24 Noviembre 2007

Después de haber sido puesto en circulación por el nacionalismo vasco, le ha llegado el turno al nacionalismo catalán, que a través de su portavoz más autorizado, Artur Mas, acaba de convertir el derecho a decidir en el eje de su propuesta política de refundación del catalanismo.

Creo saber qué es el derecho a decidir. Es el derecho constitutivo de la democracia. Ni más ni menos. Democracia es el ejercicio de la autonomía personal con el límite de la voluntad general. Los ciudadanos disponemos de derechos constitucionales para poder orientar nuestra conducta de la manera que nos parezca oportuno en todos los órdenes de la vida en sociedad sin más límites que los que nos ponemos a nosotros mismos mediante la ley, aprobada por representantes democrática y periódicamente elegidos en condiciones de absoluta igualdad.

En democracia no hay ningún ciudadano, mejor dicho, no puede haber ningún ciudadano que esté privado del derecho a decidir. Democracia y privación del derecho a decidir son proposiciones incompatibles. En consecuencia, presentar el derecho a decidir como un objetivo a conseguir es un sinsentido.

Si España es un Estado social y democrático de derecho, ningún ciudadano puede estar privado del derecho a decidir y si alguno o algunos estuvieran privados del ejercicio de tal derecho, entonces tendríamos que cuestionarnos el carácter democrático de nuestra fórmula de gobierno.

El derecho a decidir tiene que estar ordenado normativamente porque, de lo contrario, su ejercicio conduciría al caos. En todas las democracias dignas de tal nombre el ejercicio de tal derecho se regula de la siguiente manera: en primer lugar, se garantiza que cada individuo pueda ordenar su vida privada y su vida social sin interferencias de los poderes públicos; y en segundo lugar, se garantiza que cada individuo pueda participar en condiciones de igualdad en el proceso de constitución de los poderes públicos en los diferentes niveles de gobierno que presiden la convivencia.

Los ciudadanos ejercemos el derecho a decidir todos los días en nuestra vida privada, familiar, profesional, etcétera y lo ejercemos periódicamente en la selección de las mayorías y minorías estatales, autonómicas o municipales, a través de las cuales se expresa la voluntad general, límite de nuestra libertad particular.

Así es como hemos convenido los españoles que se ejerce el derecho a decidir. Esa es la Constitución de España. Y nadie está privado del ejercicio de ese derecho. Todos los ciudadanos españoles ejercemos el mismo derecho en condiciones de igualdad. En consecuencia, no es admisible que nadie diga que está privado del ejercicio del derecho a decidir.

A mí me gustaría que Artur Mas me dijera en qué se diferencia su ejercicio del derecho a decidir del mío. Ambos hacemos con nuestra vida lo que nos parece apropiado, ambos votamos en las elecciones municipales en el municipio en el que estamos empadronados, en las elecciones autonómicas en la comunidad en la que vivimos y en las elecciones generales del Estado del que somos ciudadanos. No creo que sea discernible la más mínima discriminación en el ejercicio del derecho.

Si esto es así, está claro que el derecho a decidir como objetivo a alcanzar tiene que significar algo distinto de lo que entendemos por derecho a decidir en una democracia constitucionalmente ordenada.

En qué consiste ese algo distinto es lo que tiene que ser explicado. La Constitución española no priva a nadie del derecho a decidir. Al contrario. Es el presupuesto indispensable para el ejercicio de tal derecho. Nadie puede reprocharle a la Constitución que le esté privando del ejercicio de algún derecho.

Es verdad que el marco que supone la Constitución es el mismo para todos los ciudadanos. Con la reivindicación del derecho a decidir no se puede querer decir que se está privado del ejercicio de tal derecho, porque eso es tan disparatado que nadie que esté en su sano juicio puede decirlo, sino que se tiene que querer decir que no se quiere tener un marco común con los demás ciudadanos españoles para el ejercicio de tal derecho.

O dicho con otras palabras: que no se quiere ser titular y ejercer los derechos conjuntamente con los demás ciudadanos españoles sino independientemente de ellos. En términos de derecho a decidir no puede caber otra interpretación. Obviamente, Artur Mas, como antes Juan José Ibarretxe, tienen todo el derecho del mundo a formular una propuesta de esta naturaleza.

Pero que no la disfracen. Que la formulen tal como es. Presentarla como lo hacen es un insulto para los demás. Se nos está lanzando una acusación, que en modo alguno podemos aceptar. Tienen derecho a decir que quieren ser independientes, pero no porque los demás le estamos privando de algún derecho, sino porque quieren ser independientes.

PP e Irak
Atreverse a ganar
GEES Libertad Digital 24 Noviembre 2007

En España hay dos tipos de personas. Primero aquellas que desean una derrota americana en Irak y una guerra civil permanente. Ustedes ya saben a quién nos referimos. La izquierda española quiere y espera la derrota aliada en Irak. Busca usarla contra el PP, anotando los muertos de la postguerra en el debe del partido de Rajoy. Lo ha hecho, lo hace y lo hará.

En segundo lugar, están aquellos que desean la pacificación, la derrota islamista y un régimen digno en Bagdad. Es decir, la victoria. ¿Se encuentra el PP entre ellos? Incomprensiblemente, en los últimos años ha aceptado la propaganda izquierdista, que se caracteriza por dos cosas: ver la derrota americana como irremediable y considerar al PP como el culpable máximo de la misma.

En los últimos años, el PP ha admitido las dos, tratando de rehuir el tema. Pero cuanto más ha escapado de Irak, más de cerca le ha perseguido el PSOE con el fantasma de la derrota. Muy a su pesar, ni un solo día se ha librado de ello. Lo que muestra que huir de una decisión tomada no garantiza el éxito. Más bien garantiza lo contrario; el derrotismo conduce a la derrota.

Pero ahora la situación está cambiando; la derrota en Irak está dando paso a la victoria. Victoria que ni El País ni el PSOE desean. Así que si el PP hubiese hecho suya la decisión tomada, la victoria que hoy se perfila le correspondería por derecho, la izquierda se tragaría sus palabras y a los principios se unirían los resultados. Eso es ganar.

Hasta que el Partido Popular se decida de una vez por todas a aceptar que hizo lo correcto desde el punto de vista moral, político y estratégico, la izquierda le seguirá persiguiendo allí donde se esconda. El PP tomó una decisión incomparablemente más decente que la huida y la rendición que pregona el periódico que le leyó la cartilla a Juan Costa el jueves pasado. Ahora la victoria de unos podría ser la derrota de otros. Es cuestión de creer en la capacidad de vencer sin tener que pedir permiso a nadie para ello. Cuestión de atreverse a ganar.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

La Rosa Blanca se pone a disposición de nueve blogs censurados por Industria.
Alejandro Campoy Periodista Digital 24 Noviembre 2007

Es lo que faltaba por ver. Varios blogs contarios al nacionalismo van a ser cerrados por orden del flamante Ministro de Industria, Juan Clos, que recoge mediante una orden ministerial una sentencia del juzgado de lo Mercantil nº 2 de Barcelona. Todos estos blogs se caracterizan por su oposición al nacionalismo excluyente catalán, y muchos de ellos promueven el boicot a los productos originarios de Cataluña.

El boicot a los productos catalanes es una medida con la que nunca he estado de acuerdo, simplemente porque carga de razones a los radicales de ERC, y por lo tanto alimenta su discurso victimista engordándolo mucho más y favoreciendo que éste se extienda entre sectores cada vez más amplios de la sociedad catalana, sobre todo entre la juventud. Quede por tanto, meridianamente clara mi postura: estoy completamente en contra del boicot a los productos catalanes.

Sin embargo, estoy completamente a favor de la libertad de expresión, y en un panorama mediático en el que lo que predomina es la información monocorde y átona de las seis cadenas de ámbito nacional, en las que se presenta al espectador un país de ciencia-ficción, de color rosa o de color verde, según sea el punto de vista adoptado, Internet es el último espacio de libertad para la difusión libre de ideas, lo cual no está exento de los peligros inherentes a esa libertad, como son el tráfico de información de redes pederastas, terroristas y de diversos tipos de actividades nocivas y delictivas.

Persígase pues, como ya se viene haciendo, todo lo que pueda ser constitutivo de delito, y manténgase el resto de la red a salvo de las interferencias de los poderes públicos, de los intereses partidistas y de los mangoneos de los grandes grupos mediáticos. Internet ha supuesto la posibilidad de que el ciudadano de la calle se abra su pequeño hueco en el espacio público y pueda hacer oir su voz en el mismo, con mayor o menor repercusión en las actividades de los que tienen la responsabilidad y la obligación de gestionar nuestro recursos con eficacia y transparencia.

Por eso no se puede tolerar la intromisión de esos poderes en el espacio público virtual, pues es el único reducto de libertad que queda en las supuestas "democracias" occidentales que se caracterizan sobre todo por intentar por todos los medios mantener al ciudadano lo más lejos posible de los centros de toma de decisiones políticas y económicas, y aquí es donde Internet se ha convertido en el más formidable enemigo de ese oscurantismo y opacidad al que tiende la política sobre sus propias actividades.

Por tal motivo, pongo a disposición de los nueve sitios que van a ser bloqueados por el Ministerio de Industria este blog, para que puedan seguir publicando todo lo que deseen salvo una sóla excepción: no publicaré nada que tenga que ver con boicots a productos catalanes. Sobre todo lo demás, cualquier artículo o noticia que me quieran hacer llegar lo publicaré con el nick del propietario de cada uno de los sitios bloqueados. La relación de blogs censurados es la siguiente:

Stop Nacionalismo
Boicot Ya
Stopnacionalismos
Nacionalismo No
El Boicot
Catalanes No Gracias
Hasta Los Huevos
Estatuto.

Mi especial solidaridad con el blog de "Hasta los Huevos", con cuyo autor tengo mayor relación virtual.

Zaplana recuerda al PSOE que respaldar a las víctimas es "una obligación moral"
La Comunidad de Madrid ha cifrado en 550.000 mil las personas que acompañan a las víctimas en la manifestación que se celebra este sábado. Bajo el lema "Por un futuro en libertad. Juntos, derrotemos a ETA", los asistentes exigen al Gobierno que inste la ilegalización de ANV y el PCTV y que revoque la resolución que abría la puerta al diálogo con los terroristas. Acompañan a la AVT dirigentes del PP como Eduardo Zaplana y Esperanza Aguirre, que han lamentado, en declaraciones a LDTV, la ausencia del Gobierno. Los discursos de Ortega Lara, Mar Blanco y Francisco José Alcaraz cerrarán el acto.
Libertad Digital 24 Noviembre 2007

Desde primera hora de la tarde, miles de ciudadanos han acudido a las inmediaciones de la plaza del Pintor Sorolla para acompañar a las víctimas en esta nueva manifestación. Como en las anteriores citas, los ciudadanos portan banderas españolas. Un portavoz de la Comunidad de Madrid ha cifrado en 550.000 personas la asistencia a la manifestación.

Los manifestantes de AVT cuentan con el apoyo del Partido Popular (PP), aunque ni su presidente, Mariano Rajoy, ni su antecesor en el cargo, José María Aznar, están presentes por problemas de agenda. Sí han acudido otros dirigentes del partido como Eduardo Zaplana, Ángel Acebes, Esperanza Aguirre, Jaime Mayor Oreja y María San Gil.

Además de AVT y PP, las plataformas Foro de Ermua, Fundación Miguel Ángel Blanco, Fundación Gregorio Ordóñez y Peones Negros también han anunciado su presencia en la movilización.

El lema de la manifestación es "Por un futuro en libertad. Juntos, derrotemos a ETA" y durante la misma se exigirá la ilegalización de ANV y del PCTV, la disolución de los ayuntamientos gobernados por la primera de estas formaciones y que se revoque el acuerdo del Congreso que autorizaba al Ejecutivo a dialogar con ETA si ésta mostraba voluntad de abandonar la violencia.

Alcaraz pide al Gobierno que le devuelva la esperanza a los españoles
Franciso José Alcaraz, nada más comenzar la manifestación, ha afirmado que "hay que pedir al gobierno que saque al brazo político de ETA de las instituciones". "Queremos que el gobierno devuelva la esperanza a los españoles y se la quite a ETA, que la tiene gracias a la resolución del Congreso que les permite negociar”, recordaba el presidente de la AVT, quien fue más allá al exigir que fuera retirada.

Preguntado por cómo se siente ante la querella por la que tendrá que responder ante el juez, Alcaraz se ha mostrado "emocionado" por el apoyo que le muestran los ciudadanos, aunque confiesa sentirse “indignado” por un proceso que "no sólo va contra mí, sino contra todos y cada uno de los españoles que se han concentrado hoy aquí".

Aguirre lamenta la ausencia del Gobierno
En declaraciones a la Cadena COPE al inicio de la manifestación, Esperanza Aguirre ha celebrado que el "pueblo de Madrid ha respondido siempre y en este caso no iba a hacer una excepción". La presidenta de la Comunidad de Madrid ha dicho que desde el PP de Madrid hicieron "un llamamiento" para acudir a la protesta. El motivo, que desde su partido quieren "testimoniar que tenemos una deuda impagable de gratitud por nuestros compañeros y que han sido asesinados". "Siempre que nos llamen, acudiremos", ha prometido Aguirre al recordar que las víctimas murieron "por defender España".

Después, en declaraciones en LDTV, Aguirre ha lamentado que "el gobierno de España no apoye la manifestación". "Nuestro gobierno es el gobierno de todos, ese partido tiene tambien víctimas, tiene asesinados por defender las libertades", ha dicho Aguirre en alusión al PSOE. "El Gobierno tendría que estar aquí diciendo a ETA que ya está bien".

También en LDTV, María San Gil ha dicho que manifestaciones como éstas son "enormememtne gratificantes", tanto para las víctimas como para "quienes militan en el PP. "Hace que sintamos que nuestra tarea sirva para algo", ha indicado San Gil. También sirve, ha dicho la dirigente popular, para que las víctimas "sientan que somos millones los que estamos con ellos y tienen nuestro cariño y solidaridad".

Zaplana: "nos insultan por estar con las víctimas"
En declaraciones a LDTV, el portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Eduardo Zaplana, destacó que su partido ha respondido, como siempre, a hacer efectivo el apoyo a las víctimas. Esa, dijo, “es y será una constante en el PP desde siempre”. Enseguida, destacó que las críticas vertidas por el PSOE en contra de su partido por apoyar a la AVT, destacó que “nos podrían insultar pro cualquier cosa, pero es una tragedia que no insulten porque apoyamos a las víctimas”.

Zaplana dijo que el PP siempre ha defendido y defenderá la dignidad de las víctimas mientras que el Gobierno mantiene un diálogo abierto con los terroristas. Enseguida, insistió: “Nos insultan porque estamos dónde debemos de estar: con las víctimas del terrorismo”.

Rivera: "Aquí hay gente que cree en esto"
Albert Rivera, presidente de Ciudadanos, está en la manifestación porque "su lema no admite ningún tipo de dudas". "Estamos aquí para apoyar la ilegalización de PCTV y ANV", señaló Rivera antes de lamentar la ausencia de representantes del partido del gobierno. "Aquí hay gente de diferente sensibilidad y hay gente que cree en esto, independientemente de las ideologías", afirmaba el líder del Partido de los Ciudadanos.

Rivera, además, ha pedido "la unión de todos los constitucionalistas en la lucha contra ETA", a la vez que ha cargado contra "el único que provoca enfrentamientos", José Blanco, quien inventó "intereses oscuros" detrás de la multitudinaria manifestación de este sábado. "Lo único oscuro que hay" es José Blanco, sentenció Rivera, quien a su vez quiso apoyar la causa de la marcha "al margen de que haya elecciones". "Lo que importa es que los ciudadanos han pedido la unidad y pedimos volver al pacto por las libertades", sentenció.

María Jesús González, víctima de ETA y madre de Irene Villa, se ha mostrado "encantada" de estar en la manifestación, "como en todas". Además, ha advertido que "nos jugamos la dignidad no sólo de las victimas, sino del pueblo español". Sobre las palabras de José Blanco tratando de enturbiar el ambiente de la marcha, cree que "no hay que hacerle ni caso". "No hay intereses oscuros, ni partidos que nos manipulen", afirmó, a la vez que pidió "respeto para la memoria de las víctimas y de todo el pueblo". “No queremos ninguna negociación con asesinos”, sentenció González.

Los protagonistas, las víctimas
El ex funcionario de prisiones secuestrado por ETA Ortega Lara y la hermana del concejal asesinado Miguel Angel Blanco, Mari Mar Blanco, serán los encargados de leer sendos discursos al término de la manifestación de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT).

Una vez que los manifestantes lleguen a la madrileña Plaza de Colón, donde se encuentran instaladas dos pantallas gigantes y un escenario, todos los congregados guardarán un minuto de silencio, durante el cual se soltarán más de mil globos blancos al cielo, uno por cada víctima del terrorismo.

Después, se proyectará un vídeo elaborado por la AVT en el que las víctimas del terrorismo agradecerán el respaldo ofrecido por los ciudadanos y recordarán las marchas y concentraciones que se han celebrado contra ETA y la política antiterrorista del Gobierno desde enero de 2005.

El punto final de la manifestación lo pondrán tres discursos. En primer lugar, hablarán Ortega Lara y Mari Mar Blanco y por último tomará la palabra Francisco José Alcaraz.

POR UN FUTURO EN LIBERTAD. JUNTOS, DERROTEMOS A ETA
www.avt.org 24 Noviembre 2007

La manifestación comenzará a las 17:00 horas y recorrerá las calles de Santa Engracia y Génova, desde la Glorieta información sobre los autobuses qlo 91 129 90 73 oe cuadro.

La Junta Directiva de la Asociación Víctimas del Terrorismo ha decido convocar una gran concentración en Madrid debido a la estrategia fraudulenta que sigue mostrando el Gobierno en su política antiterrorista. Tras el pleno celebrado hoy en el Congreso de los Diputados y los acontecimientos ocurridos antes, durante, y después del falso “alto el fuego permanente” anunciado por ETA, es evidente que el Ejecutivo no está poniendo todos los medios que tiene a su alcance para derrotar a la banda terrorista.

Los atentados perpetrados por la banda terrorista durante los últimos años y las recientes declaraciones de José Luis Rodríguez Zapatero, en las que ha asegurado que no descarta volver a negociar con los asesinos, son una muestra clara de lo expresado anteriormente. Por este motivo, las principales exigencias de la AVT al Gobierno en esta nueva convocatoria son las siguientes:

* Primera: Instar a la ilegalización de ANV y el PCTV. Y disolver de manera inmediata los ayuntamientos en los que gobierna ANV. Estos dos partidos siguen sin condenar los atentados de ETA.

Las víctimas consideramos indignante que los representantes políticos de los terroristas estén en las instituciones porque supone, entre otras cosas, una traición y un insulto para aquellos que han sido asesinados y heridos por defender la libertad y la democracia en España. El Gobierno ya cometió el gravísimo error de permitir la presencia de ANV en las últimas elecciones municipales y, como mínimo, debería tener presente la Ley de Partidos y rectificar su postura. Además, hay que tener en cuenta que la presencia de estos dos partidos en los ayuntamientos y el Parlamento vasco supone un claro riesgo para la seguridad de los españoles.

* Segunda: Retirar la resolución aprobada en el Congreso de los Diputados que habilita al Gobierno a dialogar con ETA y recuperar el Pacto por las Libertades y Contra el Terrorismo.

El Gobierno socialista no cumplió dicha resolución porque negoció antes y después de ésta sin que ETA dejara las armas, incluso con atentados, muertos y heridos. La actitud del Ejecutivo ha sido una traición en toda regla a las víctimas y a todos los españoles. Además, es necesario retirarla porque a ETA se la vence, no se la convence. El Ejecutivo debe ser valiente y volver al Pacto por las Libertades y Contra el Terrorismo, que situó a la banda terrorista contra las cuerdas.

El lema de esta convocatoria es “Por un futuro en libertad. Juntos, derrotemos a ETA”. La sociedad española tiene el derecho y la necesidad de vivir en libertad. Y es obligación y responsabilidad del Gobierno garantizar las medidas necesarias para derrotar a quienes nos coaccionan y chantajean mediante el asesinato, la extorsión y la actividad terrorista.

La concentración se celebrará el sábado 24 de noviembre en la madrileña plaza de Colón y dará comienzo a las cinco de la tarde. La AVT pide que todos los ciudadanos de bien, las víctimas, los colectivos y organizaciones ciudadanas, hagan suyo este nuevo acto de la REBELIÓN CÍVICA, la fomenten y difundan
(Información sobre autobuses 91 129 90 73)

Recortes de Prensa   Página Inicial