AGLI

Recortes de Prensa    Lunes 26 Noviembre   2007

Resignación, reacción y abismo moral
HERMANN TERTSCH ABC 26 Noviembre 2007

Eran tan humanas, tan tradicionales y tristes, las excusas esgrimidas durante la última semana para justificar distanciamiento o indiferencia de tantos hacia el enésimo grito de indignación de las víctimas del terrorismo etarra -de forma abrumadora integradas en la AVT- que no podían sino recordar a quienes en el siglo XX decían que en tiempos difíciles cada uno ha de buscar la propia supervivencia sin conflictos, la vida cómoda de los allegados y esa armonía premiosa en la que subsistir sin sobresaltos. Unos tenían frío, otros, miedo al viento serrano o a la foto, muchos a la gripe y otros, hartazgo de política. Al final, y pese a las miserables campañas de quienes ya ignoran los límites de la decencia y traicionan los principios que dieron sentido a su existencia como periódicos y periodistas, como políticos y analistas, en Madrid hubo el sábado una gran comunidad de personas libres, sencillas, con muchas dificultades en su vida cotidiana, frustradas por mil avatares y temerosas por otras, que desafiaron al frío, a la gripe y las difamaciones y decidieron que las víctimas del terrorismo etarra no podían estar solas. El hecho de que el PP, la UPD de Rosa Díez, Ciudadanos y otros estuvieran allí, honra a organizadores y presentes. Honra a una sociedad acosada que tiene un núcleo que no se resigna y prefiere mil insultos a una vergüenza.

«No podemos dejar sola a esta gente», decía poco después de que se disolviera el mar de banderas nacionales en Colón, una octogenaria sin filiación política que volvía a su casa emocionada por haber cumplido con unas normas mínimas que han marcado desde su niñez su existencia. «Lo mío es indignación. No hay derecho». Está dispuesta a votar al PSOE en cuanto este partido se haya deshecho de unos líderes de una secta que no sabe de dónde viene pero que se ha hecho notoria en cuatro años por insultar y humillar a los españoles que sufren por el destino común de todos.

«No hay derecho», insiste, y habla especialmente del de aquéllos que no tienen la necesaria e inexcusable protección de los poderes y símbolos del Estado y han sido degradados a súbditos del caciquismo nacionalista o nacionalsocialista en cada vez mayores zonas de nuestro país. ¡Cuánto habrán aún de insultar los compañeros de viaje del mensaje único totalitario a la vista de su fracaso en impedir la movilización de los ciudadanos dignos!

Ya no dudan en proferir denuestos contra Ortega Lara o la familia de Miguel Ángel Blanco. O contra las novias y novios, esposas e hijos, hermanos y parientes de guardias civiles, policías, militares y políticos que ayer marchaban pidiendo tan sólo dignidad y que el Gobierno de España deje de considerar socios para su proyecto a los asesinos y enemigos a aquéllos que comparten su sufrimiento y suponen un fundamento inexcusable en la construcción de un Estado de Justicia. ¡Cómo es posible que la radio más oída en España permita que se descalifique a Ortega Lara sugiriendo que se aprovecha de sus casi dos años de cautiverio para irritar al Gobierno! ¿Harían lo mismo con Primo Levi o Ana Frank? ¿Son mejores los verdugos de unos que los de otros? ¿Por qué? ¿Porque estos nazis nuestros son sus socios en un proyecto futuro?

Abismo moral
¡Cómo se puede caer en el abismo moral de descalificar a una víctima, a un trabajador enterrado bajo una máquina herramienta de toneladas durante casi 600 días, por sus críticas a la política de apaciguamiento y acuerdo con quienes lo enterraron! ¡Cómo es posible que los dos trágicos protagonistas del mayor drama en la lucha contra el terror y el totalitarismo sean despreciados por los voceros del Gobierno!

Es posible. En España hay hoy más cobardes que nunca. Este Gobierno los produce porque los necesita. Son cada vez más los que temen represalias o simples inconvenientes y prefieren no hablar en voz alta en su redacción u oficina, en la administración o fuera de ella, en su puesto de trabajo. Ni para reivindicar el honor y compromiso con el sufrimiento del cautiverio de Ortega y la muerte de Blanco.

En el País Vasco nos sucede desde el 77. En Cataluña, hoy la represión de la libertad de opinión quizás ya sea aun mayor. En Galicia se acelera la imposición de la mentira totalitaria sin precedentes. Andalucía es prisionera de caciques financiados por la subvención exterior. Y el resto de España deriva hacia la obediencia cómoda ante lo peor, elegido en el sistema de la selección negativa que ha llevado a una secta a secuestrar al PSOE y quiere secuestrar a la nación para hacer irreversible la deriva e imposible la alternancia.

Las víctimas son ahí una resistencia que les duele. Los tontos en la oposición pueden pensar que tendrán otra oportunidad. Los listos en el proyecto totalitario saben que, si vencen, no tendrán problemas para imponer la sumisión como sistema de vida a una sociedad que, si no reacciona, quizás no merezca otra cosa.

La España "soñada" de Zapatero
EDITORIAL Libertad Digital 26 Noviembre 2007

Rodríguez Zapatero está desatado, y ha pronunciado un discurso como candidato socialista a la presidencia del Gobierno de lo que quede de España que es una mezcla entre un folleto turístico y una charla de Pangloss. "El mejor es el tiempo presente. Y aún mejor el futuro", ha dicho el iluminado del presidente. El discurso de Zapatero es una sucesión de desprecios al rubor, un sentimiento que, por mínimo que fuese, le habría impedido pronunciar cosas como que "es verdad que viviendo en este país no nos sorprende que no nos queramos morir". Él no se morirá de vergüenza, eso es evidente. Un poco de atención a la realidad le habría hecho ver que el atávico instinto de querer vivir se repite en otros países e incluso en otras culturas. Pero lo que no hay en sus palabras es, precisamente, la más mínima atención a la realidad de nuestro país.

Con todo lo largo y tedioso que ha sido su discurso, lo más destacado de él son las ausencias. Tiene el descaro de hablar en primera persona de "aislar a ETA", cuando él no sólo no la ha aislado, sino que ha convertido a esta banda de asesinos en actores políticos reconocidos y los ha invitado a negociar. A negociar nuestras instituciones y nuestro futuro. Nada de ello aparece en sus palabras. Tampoco menciona los estatutos catalán y andaluz, o los demás, y de la política exterior sólo menciona la vergonzante escapada de Irak.

Apenas habla de los problemas reales de los españoles, y eso que no ha dejado de referirse a sí mismo. Prefiere decir que trabaja para "una España que se presiente a sí misma, que se sueña". España no es una realidad oculta que sólo deje lugar a un presentimiento, ni un sueño en la mente de un iluminado como el propio Zapatero. Es una realidad histórica que ha sido negada y traicionada por el Gobierno que él preside y por el partido que le sustenta.

Con este planteamiento su propuesta de futuro para nuestro país no podía ser muy brillante. Su primer gran objetivo, de tres con que nos ha amenazado, es alcanzar el pleno empleo. Y lo hace prometiendo una medida que provoca paro: aumentar el salario mínimo. El tercero pasa por "garantizar una convivencia mejor". Viendo su ejecutoria en esta legislatura, esa mejor convivencia pasa por la marginación de la oposición y por echar sal a las heridas del pasado, avivar los odios de las dos Españas y desenterrar nuestros peores errores. El día en que su idea de convivencia quede garantizado volveremos a ver escenas que creíamos superadas.

Y el segundo de sus grandes objetivos es, señores, el cambio climático. Son pocos los que se percataron hace tiempo de la significación política que tiene este asunto, a la cual nuestro periódico lleva años prestando atención. Que se atreva a lanzar esta campaña el presidente del país que más incumple Kioto no deja de tener miga. Zapatero, el que prefiere soñar con España a mirarla a la cara, siempre ha hecho uso de las cortinas políticas, de las falsas soluciones a los falsos problemas, para tapar sus verdaderas intenciones, que de un modo u otro pasan por sentarse frente a la ETA a negociar. Hacia ella sí que ha mostrado una de las palabras que más se repiten en su discurso de candidato: "tolerancia". Esperemos que no pueda seguir por ese camino, al menos desde el Gobierno.

El candidato vacío
Editorial ABC 26 Noviembre 2007

RODRÍGUEZ Zapatero dedicó ayer el discurso de su proclamación como candidato a un mensaje central: pedir votos para una reelección que no tiene asegurada. El resto de su alocución fue una sucesión de tópicos contra el Partido Popular, sin la más mínima autocrítica y con la exhibición de una España tan idílica que resulta incomprensible que las encuestas no le den una ventaja ya irreversible. Es cierto que en actos de este tipo todo candidato a la reelección se entrega al ensalzamiento de su gestión, pero Rodríguez Zapatero está incurriendo excesivamente en el error de confundir la ilusión con el ilusionismo y el resultado es la fabricación de un discurso cada día más ficticio y alejado de la realidad social a la que tantas veces apela para intentar desgajar al PP de los ciudadanos. Hace una semana, Mariano Rajoy asestó un golpe letal a la estrategia preelectoral socialista con una oferta histórica de reforma del sistema fiscal español por la que más de siete millones de españoles dejarán de pagar el impuesto de la renta de las personas físicas. Pocos días después, el Centro de Estudios Sociológicos, dependiente del Ministerio de la Presidencia, situaba al PP sólo 2,3 puntos porcentuales por detrás del PSOE, en un sondeo en el que los encuestados ya conocían el «cheque-bebé» y las ayudas al alquiler de vivienda, pero no el anuncio de la rebaja fiscal hecho por Rajoy. Para más precisión del alcance político de esa encuesta, el PP lograba recortar distancias en una coyuntura en la que el terrorismo pasaba a ser la cuarta preocupación de los españoles, demostrándose que para la oposición de los populares también hay opciones más allá de la crítica a la política antiterrorista.

Pues bien, frente a estos datos que confirman que, en efecto, el PSOE no tiene ganadas las elecciones porque el PP le pisa los talones, Rodríguez Zapatero no fue capaz ayer de plantear un programa de futuro con alguna -sólo alguna- propuesta concreta que desmienta la apariencia de que se ha quedado sin ideas para España. Zapatero y el PSOE están reescribiendo a marchas forzadas una historia virtual de esta legislatura, en la que han desaparecido la indigna negociación política con ETA, el aislamiento internacional de España, el declive de los principales indicadores económicos, la dislocación del Estado autonómico por el Estatuto confederal de Cataluña, las discordias cívicas por el revisionismo histórico, la irrupción desmedida en la estructura de valores con reformas como el matrimonio homosexual, las reformas sociales que no cuajan -como la ley de dependencia o la lucha contra la violencia machista- o la devaluación del sistema educativo. Pero, sobre todo, Zapatero está incurriendo en el error del que siempre dijo que no cometería: ha dejado de conocer el estado real de los ciudadanos, quienes, más allá de cuál sea la orientación de su futuro voto, ya no se identifican con un Gobierno que ha optado por ignorar las dificultades de las economías familiares para usos tan cotidianos como poder llenar la cesta de la compra con productos básicos.

Cualquier Gobierno puede despistar -en el peor de los casos, hasta engañar- a los ciudadanos cuando los problemas del país se sitúan en niveles ajenos al bienestar de cada uno de ellos. Pero España no está ahora mismo en esa situación. Los problemas han llegado, y más de lo que cree el Gobierno, a los hogares españoles. Por eso, las críticas al PP, tan de manual como repetitivas, serán insuficientes para sumar esos votos que reclama Rodríguez Zapatero, entre otras razones, porque es pura hipocresía lamentar la supuesta «obstrucción» practicada por el PP, cuando la estrategia de Zapatero ha sido, desde 2003, el aislamiento y la marginación de la derecha democrática. Frutos de este diseño sectario de la dinámica democrática fueron el Pacto del Tinell, sin precedentes en España, y todas las rupturas de consensos provocadas directamente por el PSOE, en cumplimiento de ese «cinturón sanitario» que forjó con minorías que ahora le van abandonando y, sobre todo, con los partidos más extremistas. Zapatero ha visto el saldo de su mandato y necesita un culpable exterior al que endosárselo para recuperar la iniciativa y tapar su fracaso.

Esquizofrenia y coherencia
Luis del Pino Libertad Digital 26 Noviembre 2007

Ernesto Ekaizer afirmaba ayer en El País que "el juez Bermúdez se siente perseguido por los derrotados en su sentencia". Esa persecución utilizaría como excusa, siempre según Ekaizer, el libro escrito por la mujer de Gómez Bermúdez, que será presentado hoy. Teniendo en cuenta que, hasta el momento, los únicos que han anunciado o presentado quejas formales por el contenido del libro son el juez Guevara y Pilar Manjón, y teniendo en cuenta que la Fiscalía acaba de volver a pedir que se anule el nombramiento de Gómez Bermúdez como Presidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, ¿está sugiriendo Ekaizer que a quien ha derrotado la sentencia es a la Fiscalía, a Pilar Manjón y a los propios compañeros de tribunal del juez Gómez Bermúdez?

Gabriel Elorriaga declara hoy en El País, por su parte, que está claro que lo ideal sería que no hubiese habido comisión de investigación del 11-M. ¿Está sugiriendo el Secretario de Comunicación del PP, entonces, que su partido se equivocó al solicitar la apertura de esa comisión de investigación, ya que fue el PP el partido que primero la propuso?

Zapatero pidió ayer, en el acto donde se le proclamó candidato a las elecciones generales, que se pase página del 11-M y nos quedemos, tan sólo, "con el abrazo y apoyo permanente a las víctimas y a sus familias". No explicó Zapatero cómo se concilia eso con la búsqueda de los aún no identificados autores intelectuales del 11-M. Como tampoco explicó por qué el Gobierno niega ese "abrazo y apoyo permanente" a las víctimas de ETA y a sus familias, que se manifestaron el sábado en Madrid, junto con centenares de miles de ciudadanos, para pedirle, entre otras cosas, que revoque la resolución parlamentaria que permite al Gobierno seguir negociando con los asesinos.

Horas después, el ex-ministro de defensa José Bono concretaba en qué consiste el "abrazo y el apoyo" reservados por el PSOE para las víctimas de ETA: los socialistas no van a las marchas de la AVT "porque les pegan", ha dicho Bono. Dejando aparte lo indigno de su mentira, que no puede retratarle más porque ya está muy retratado, el señor Bono ha perdido una ocasión de oro para aclarar, a continuación, por qué los socialistas sí se sientan a la mesa de negociación con quienes lo que les "pegan" son tiros en la nuca.

Miguel Sanz, Presidente de Navarra, afirma que el PSOE ya no negocia con ETA, contradiciendo así a sus compañeros de filas del País Vasco, que vienen denunciando sistemáticamente, desde hace semanas, que nos encontramos tan sólo en el intermedio del partido, y que las negociaciones con los etarras volverán a aflorar después de las elecciones. Tampoco explica Sanz qué es lo que le impide al Gobierno retirar la autorización parlamentaria para unas negociaciones que, según el político navarro, no existen.

Siguiendo con José Bono, el político manchego declara en una entrevista en el diario La Razón que "antes de soportar golpes separatistas, prefiero un Gobierno con el PP". No nos ha aclarado el ex-ministro por qué no abogó entonces, al principio de la legislatura, por un gobierno de coalición entre los dos grandes partidos nacionales, para ahorrarnos así cuatro años de "golpes separatistas" estatutarios.

Los mensajes esquizofrénicos se multiplican. Cada vez más personajes están presos de un discurso en el que la ausencia de lógica conduce inevitablemente a contradicciones internas insalvables. Un teatro político del absurdo en el que esos personajes no carecen de autor, ni tampoco de guión, pero corren cada vez más riesgo de quedarse sin decorado y sin público.

Frente a quienes tienen que recurrir al método Ollendorf para elaborar sus mensajes políticos, otros muchos siguen haciendo de la coherencia su principal arma, lo que los convierte, a la larga, en indestructibles.

Es el caso, por ejemplo, de la AVT, que representa a la inmensa mayoría de las víctimas del terrorismo y que, con su presidente Francisco José Alcaraz a la cabeza, volvió a llenar las calles de Madrid para pedir el fin de la negociación con ETA y la ilegalización de los partidos que actúan como brazo político de los asesinos y que han vuelto a las instituciones gracias a Zapatero.

Es el caso, asimismo, de los Peones Negros, también presentes en la manifestación del sábado y que celebraron este domingo su primer Congreso Nacional con la asistencia de 130 representantes de todas las provincias españolas. En ese Congreso se valoró la situación creada tras la primera de las sentencias del 11-M, que ha echado por tierra la mitad de la versión oficial de los atentados, y se discutieron las líneas programáticas de actuación para los próximos meses, que irán encaminadas a echar por tierra la otra mitad que aún se mantiene en pie.

Es el caso, también, del Foro de Ermua, que tampoco faltó el sábado a la cita con las víctimas y cuyo presidente, Iñaki Ezquerra, ha resumido perfectamente, en La Mañana de la Cope, esa radical diferencia entre quienes se dirigen a los ciudadanos con la verdad por delante y quienes los tratan, tan sólo, como un objeto permanentemente manipulable: "Cuando se dice la verdad", ha afirmado Ezquerra, no necesitas "estrategias extrañas".

Ni mensajes esquizofrénicos, añadiría yo.

Gobierno Zapatero
Más escaños para la ETA
Isabel Durán Libertad Digital 26 Noviembre 2007

Zapatero ya no engaña a nadie. Y no sólo por las desacreditadas encuestas del CIS que revelan la espectacular caída libre de su imagen y la de todo su Gabinete, sino por el reguero de destrozos y averías que hacen tambalear su gestión y su credibilidad, minada por las sucesivas traiciones, incluso a sus propios socios. Zapatero sabe que las elecciones se juegan en la movilización de los votantes suyos que, aunque decepcionados, desmotivados, hastiados o asqueados, nunca votarían al PP y prefieren quedarse en casa. Y lo último que desea es que el terrorismo que le aupó al poder irrumpa en el debate electoral.

De nuevo, el presidente del Gobierno ha anunciado su compromiso para no incluir el terrorismo en la campaña electoral y repite cual disco rayado la petición de "pasar página" del 11-M. Zapatero no quiere que nadie recuerde a De Juana entrando victorioso en el hospital donde murió asesinado Miguel Angel Blanco. Afortunadamente este fin de semana una nueva macromanifestación de víctimas del terrorismo ha dado un nuevo ejemplo de civismo y democracia que deja en evidencia al Gobierno del juego sucio, la traición y la ruptura de las reglas de juego.

ZP necesita golpes de efecto, pero va de mal en peor. Debería ilegalizar ANV, el PCTV o cualquiera de las marcas que la propia ETA diseña –en connivencia incluso con los socialistas– para colar en las instituciones. Debería hacerlo, pero no puede. En lugar de ilegalizar ANV, el Ejecutivo se regodea con la posibilidad de sentar en el banquillo al presidente de la AVT al tiempo que estrangula su financiación reduciéndola a la misma cantidad que la minoritaria de Pilar Manjón mientras que gracias a él, el Ayuntamiento de Elorrio, gobernado por los proetarras, dedica 400.000 euros para a subvencionar las visitas, gastos de teléfono y las compras de zapatos o revistas de ocho terroristas.

En el País Vasco y en Navarra no sólo no hay libertad sino que ser terrorista, gracias a Zapatero, confiere un plus de legitimidad. Todos saben ya que, a partir de ahora, lo que queda por venir son más escaños para la ETA con el silencio de Z.

La libertad del esclavo
Pío Moa Libertad Digital 26 Noviembre 2007

Aun no estando el problema bien resuelto, demos por supuesto que la libertad existe, a pesar de los ciencistas y de la dificultad de definirla. Entonces la libertad sería un elemento constitutivo de la condición humana y habría que estar de acuerdo con Sartre en que el hombre está condenado a la libertad. Incluso el esclavo puede optar por suicidarse, por matar al amo, por intentar huir o por unirse a otros y rebelarse; y de hecho todas esas opciones se han materializado históricamente, y otras más. También puede aceptar su situación como preferible a perder la vida, que considera un mal mayor; ejemplo extremo de la necesidad de elegir y renunciar a unas opciones en función de otras que juzgamos más ventajosas. La esclavitud sería entonces una opción libre, aun si con un grado de libertad muy bajo y casi paródico.

La idea de la libertad nos lleva a la concepción, digamos orteguiana, del hombre como biografía y no solo ni predominantemente como estructura orgánica y conjunto de funciones fisiológicas, como con más o menos claridad propugnan los ciencistas. Concepción que ha llevado de cabeza, históricamente, a regímenes totalitarios. No por casualidad ni por error, cabe sospechar.
--------
Dos partidos en el PP

La manifestación de la AVT ha tenido la virtud de mostrar la realidad política con que nos enfrentamos: el gobierno colaborador de la ETA y glorificador de los chequistas la saboteó, lógicamente, desde su misma convocatoria, mientras intentaba intimidar a Alcaraz con una denuncia temeraria y antidemocrática. El PP tuvo que fingir su apoyo –sigue habiendo ahí un caladero de votos-- mientras en la práctica la saboteaba igualmente. Nada más embarazoso para Rajoy y sus bajos perfiles que las movilizaciones ciudadanas contra la política balcanizante del gobierno. Apenas pasada la molesta manifestación, ya olvidada: Rajoy ni ha vuelto a mencionarla, y a continuación Elorriaga, en éxtasis futurista, proclama el deseo de competir con el PSOE por los favores de CiU y el PNV, convirtiéndolos una vez más en eje de la política española. Y la traición, cada día menos desembozada, al mejor legado de Aznar. El PP ha degenerado en puro oportunismo, un partido sin política propia, sin ética y sin estética.

No todo ese partido es igual, pero está cada día más claro quiénes mandan, mientras, como pasó a Rosa Díez y otros en el PSOE, el sector sano se halla cada día más marginado. Marginado y acobardado, incapaz de plantar cara dentro del partido o de seguir el ejemplo de la ex dirigente socialista y de arrostrar algunas dificultades temporales. Hasta en el PSOE, con bocazas como Bono o Ibarra, hay en ese sentido más pluralismo y un poco más de valor. También persiste en muchos votantes del PP la esperanza gregaria de que el partido cambie, de lo cual hay muy pocos indicios. Ese tipo de esperanza que ha solido llevar a la perdición.

-------
-- De nuevo, lean el artículo de García Domínguez, un retrato del PP catalán.
-- Elorriaga, como Costa, se rinde a los encantos del diario fascistoide "El País". ¿No había dicho Rajoy que rompía sus relaciones con el periódico más manipulador de España?
-- El gorila rojo, compinche de Zapo, no entiende de bajos perfiles.
---------
Un punto clave de la situación de mentira e injusticia que vivimos se revela en la Ley de reivindicación de los chequistas, disfrazada como “memoria histórica”, que corrompe la política y la cultura (¡cuánto arte, literatura e historiografía estragados por la pretensión de que quienes destruyeron la legalidad republicana defendían la democracia!).

¿Qué puedes hacer? Una o varias de estas cosas:

a) Firmar el Manifiesto por la verdad histórica (ya van más de 4.200 firmas).
b) Fotocopiarlo y difundirlo en tu entorno familiar, de amigos y compañeros de trabajo (solo ocupa un folio por una cara).
c) Formar algún pequeño círculo o tertulia para discutir y hacer más efectiva la labor de información.
d) Colaborar económicamente en la cuenta que abriremos próximamente, a fin de sufragar la inserción del manifiesto en diversos medios de masas.

Miguel Sanz: solo ante el peligro de un terrorismo que avanza
Pascual Tamburri Periodista Digital  26 Noviembre 2007

Pamplona ha vuelto a ser noticia por lo que menos nos gusta a los navarros que lo sea: por el terrorismo.

¿Terrorismo? Sí, terrorismo, porque eso que piadosamente llaman "violencia callejera", y traducen "kale borroka", no es más que una forma de terrorismo, y en este caso no pasa de ser un instrumento de lucha de los nacionalistas de ETA contra la Navarra foral y española. ETA quiere imponer por la fuerza algo que los navarros no quieren y jamás han querido; tampoco pueden quererlo, por cierto, ya que es libre diseñar un futuro pero no lo es inventar un pasado para justificarlo. En cualquier caso, incluso quienes crean las entrañables leyendas abertzales sobre nuestra historia e identidad coincidirán en que no se puede matar, herir, secuestrar, mutilar, chantajear, amenazar, quemar y destruir por ellas.

O quizás sí. Es políticamente correcto hablar hoy de la culpabilidad de los menores delincuentes de estos días, y también de la responsabilidad de los padres y tutores. Pero no debe detenerse ahí la responsabilidad, porque los hechos apuntan en otra dirección. Un menor puede delinquir, y debe responder de sus actos conforma a su madurez, seguramente con leyes más rigurosas que las vigentes –de las que por cierto tan responsable es el PP como el PSOE-; sus padres deben responder también de los daños causados, y además comparten la responsabilidad de haber maleducado a su hijo hasta el punto de permitir sus delitos. Pero hoy en día un menor no se forma sólo en casa, y ni siquiera en casa.

Un joven se forma en sus horas de ocio, y en Navarra hay múltiples opciones proterroristas para esa parte esencial de la educación de los jóvenes. Algunas autoridades las toleran, las autorizan y ocasionalmente las subvencionan y hasta las promocionan. Un joven se forma también en el sistema de enseñanza, y todo él está sometido al control de las autoridades, de manera que en ellas recae una parte de la responsabilidad. No es lo más importante el libro de texto –pese al excelente análisis del tema en El Mundo de la pasada semana-, como ya demostró en el siglo XIX la polémica de los textos vivos, sino e ambiente, y éste ha generado una nueva generación de terroristas callejeros.

El tema merece un análisis más detenido, pero mi primera impresión es ésta: que Miguel Sanz, representante de todos los navarros, no debe quedarse solo frente a esta nueva ofensiva. Necesita sentirse arropado por todos los navarros, lo que es mucho más que esa "Gran Coalición" que algunos desean, y nunca tendrán, después de haber recibido unos cursillos y algunas subvenciones alemanas, donde estas cosas se inventaron. Necesita ser respaldado por todos los navarros, lo que es mucho más que el respaldo de unas decenas de cargos digitales y de unos cuantos partidos de plexiglás. Se acercan tiempos difíciles, una nueva generación llega a la lucha (callejera) y Sanz necesita más apoyos. Quizás haya que buscarlos sin prejuicios.

Independentistas ante el juez
Discriminaciones, ni una
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 26 Noviembre 2007

Me acusan últimamente de adoptar posiciones diferentes según la lengua que uso en mis artículos. Por supuesto, no es así. Lo mismo que sostengo en la columna que están a punto de leer –y que es una traducción de la publicada originalmente en catalán en el diario e-noticies– lo sostuve en la COPE. Y hoy aquí.

En realidad no me preocupan esas acusaciones, sino el éxito del nacionalismo al identificar idioma con ideología, una verdadera catástrofe para la lengua catalana. En catalán se tiene que poder ser nacionalista, no nacionalista y hasta anti nacionalista. Que el catalán "suene" ya siempre a lo primero es muy alarmante.

Por otra parte, en castellano, y en Libertad Digital, he condenado el boicot a los productos catalanes (con el apoyo de otros opinadores de la casa) y he defendido la unidad de la lengua catalana. Pero los nacionalistas no renuncian fácilmente a sus caricaturas.

Como sólo persigo ilustrar la tesis defendida supra, he optado por la traducción literal (incluyendo el taco, más expresivo y menos duro en catalán), y sacrificado la prosodia castellana. Sacrificio tan grande que no volveré a pasar por él.

Del juez central de lo Penal de la Audiencia Nacional uno espera más sensatez y más coherencia. O bien los acusados pueden declarar en cualquiera de las lenguas oficiales de España, o bien no pueden. No es admisible que una cuestión tan sensible quede sometida a la improvisación del juez, a la arbitrariedad.

Ahora, el foco de atención se ha desplazado de los actos juzgados a las cuestiones de procedimiento. El disparate es acumulativo. De entrada, Vázquez Honrubia invoca con escasa fortuna el artículo tercero de la Constitución, que se resume en el deber que tiene todo español de conocer el castellano, y en su derecho a usarlo, a hablarlo. De acuerdo con esto, el juez no tenía que poner intérprete a los acusados para que entendieran a sus interlocutores (deber de conocer), pero tampoco podía obligar a los acusados a hablar en castellano (derecho a hablarlo). Por consiguiente... tenía que poner intérprete.

¿Por qué? Pues porque sin intérprete se puede vulnerar el derecho a la defensa cuando los acusados optan, como hicieron, por hablar en catalán. Se ha enviado un mensaje terrible: hay intérpretes para los etarras, pero no para ellos. Es decir, si en vez de haber quemado una foto del Rey hubieran quemado al Rey, quizá sí habrían tenido intérprete.

En fin, una contrariedad más para quienes denunciamos las políticas educativas de la Generalidad, que incumplen la ley y las sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña respecto a la obligación de permitir a los padres escoger la lengua de educación de sus hijos. Una adversidad más para quienes rechazamos las sanciones a los comercios catalanes por razones de lengua. ¡La improvisación de la Audiencia Nacional, la discriminación en este caso del catalán, tendrá cien veces más eco que nuestras quejas, cojones! ¿Es que no lo entienden? Qué país, Señor...
Juan Carlos Girauta es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Discurso como candidato del PSOE
Zapatero y el terror
Agapito Maestre Libertad Digital 26 Noviembre 2007

Atribuir crispación y engaño sobre el terror a otros, por ejemplo, a la oposición y las víctimas de su política de negociación con ETA, ha sido la principal contribución que en su presentación como candidato socialista hizo Zapatero a su peculiar manual de "arte de la mentira política". Un manual que, dicho sea de paso, está más cercano al feísmo totalitario que al genuino arte de la política. El mayor agente crispante de la vida política española exige en tono amenazante que no crispemos. Nadie debe contestar sus políticas crispantes. Nadie debe combatir su violencia institucionalizada. Nadie debe discutir su política cuartelera, sí, su obsesión por reducir España a una granja y una fábrica. He ahí la quintaesencia del político que, hoy por hoy, mejor maneja su manual de la mentira política, cuando se sube a una tribuna partidista con la única intención de reducir al ciudadano a votante primero, y a individuo que sólo sirve a su partido y a su Gobierno después. Quien no se someta a su disciplina será estigmatizado. La excelencia de la crítica, de la diferencia, es arrinconada por mentira calumniosa.

También ha dicho ZP que tenemos que pasar página del 11-M. Pero eso es imposible, mientras haya alguien dispuesto a construir una memoria colectiva como Dios manda, o sea, con piedad y crítica. ¿Cómo olvidar a tantas víctimas del 11-M y, sobre todo, cómo no recordar que esa fecha trágica llevó a Zapatero al poder? Pero, en mi opinión, hay algo más grave aún que ese pasar página; me refiero a esa insistencia caprichosa y burda de un presidente de Gobierno de un país democrático sobre su lucha contra el terrorismo. Si no fuera retorcida y falsa, parecería ocioso que un presidente de un Gobierno democrático tenga que "justificar" su lucha contra el terrorismo. Se lucha y punto.

Cuando algo tan obvio, tan evidente, tiene que ser justificado en un mitin político es por alguna oculta "motivación". Cuando un gobernante apela tan insistentemente, casi tan retóricamente, a que siempre ha estado en la lucha contra el terror, es que está ocultando alguna gravísima responsabilidad con las víctimas del terrorismo. Cuando un político como Zapatero sólo habla de un tipo de víctimas, sí, las del 11-M y olvida los mil asesinados de ETA, es que algo grave sucede en su mente y en su partido. Su discurso del domingo mueve a la sospecha. O Zapatero tiene mala conciencia por no haber luchado lo suficiente contra el terror, de ahí la apelación constante a su lucha contra el terrorismo, o Zapatero sabe que las próximas elecciones las perderá, precisamente, porque los ciudadanos han descubierto sus juegos con el terror.

PP catalán
Respuesta a doña Carina Mejías
José García Domínguez Libertad Digital 26 Noviembre 2007

Apreciada Portavoz Mejías:

Por la presente acuso recibo de la muy airada indignación que le ha suscitado un artículo mío en el que, por uno de esos arbitrarios olvidos que a veces se dan en la vida, ni su nombre ni su figura ni su sombra aparecían mencionados en rincón alguno. Mas, como sentenciara en cierta ocasión el del Ferrol, no hay mal que por bien no venga. Y es que sólo con la mitad de los oscuros recovecos inexplorados del alma humana que me ha iluminado con su impagable carta de réplica, no únicamente demuestra ser acreedora de protagonizar una modesta columna periodística. Pues, créame Portavoz Mejías, gracias a ella he caído en la cuenta de que a usted no se le habrá hecho justicia hasta que sus iniciales adornen la portada del informe anual de la Sociedad Psicoanalítica de Viena y la Universidad se pliegue a incluirlas, junto a las de Valle-Inclán, en todas las antologías canónicas del teatro del esperpento.

Me afea en su misiva mi falta de rigor profesional y mi poca compasión por la verdad en relación al menosprecio de los diputados regionales del PP hacia una de las dos lenguas de los catalanes. Es más, me acusa abiertamente de mentir a los lectores, ya que la locución "falta a la verdad" no significa otra cosa en castellano viejo. Así, a modo de brillante refutación de mis falaces escritos, opone que usted misma se rebajó a mascullar en sede parlamentaria el idioma proscrito con ocasión de sendas recepciones a ciertos invitados foráneos. En concreto, ante un señor de Teruel –don Manuel Pizarro–, otro de Madrid –el cortocircuitado Luis Atienza– y un tercero oriundo de las Vascongadas –el sociólogo Javier Elzo–. Queda claro entonces que usted, la Portavoz Mejías, lejos de abjurar de su idioma materno, no se priva de recurrir a él cuando hay que tratar con las visitas o con el servicio. De lo primero da testimonio expreso y lo segundo se infiere del arrogante desparpajo con que trata de amonestar a un opinador al que supone "de los nuestros".

En fin, como la verdad es la verdad, la diga Agamenón o la Portavoz Mejías, no me queda más remedio que aprovechar este punto y aparte no sólo para entonar un sincero mea culpa, sino para proponer que usted, doña Carina, figure a partir de ahora en los anales que recuerdan a las más grandes luchadoras por España y la Libertad, junto a Agustina de Aragón, Manuela Malasaña y Mariana Pineda. La temeraria gallardía de esos espectaculares gestos suyos en defensa de la lengua común no merecen un premio menor. Por lo demás, habrá de excusarme por no perder el tiempo glosando el resto de sus "argumentos". Mejor expóngaselos usted a su compañero de filas don Alberto Fernández Díaz. Con un poco de suerte, quizá lo convenza para que él y sus concejales dejen de utilizar con absoluta naturalidad las dos lenguas de Cataluña en todos y cada uno de los plenos del Ayuntamiento de Barcelona. Inténtelo. Igual él tiene más paciencia que yo y hasta le contesta.
José García Domínguez es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Sin la oposición del PP ¿Qué nos queda?
Vicente A. C. M. Periodista Digital 26 Noviembre 2007

Las declaraciones de determinados dirigentes del PP a los "boicoteados" medios de PRISA, solo siguen la estela marcada por D. Mariano Rajoy. En lo que parece una renuncia real a la oposición, el PP se ha puesto en paralelo con el mensaje de "mirada positiva" o en este caso "mirada al futuro". Es decir, pasar página como quiere el PSOE. ¿A qué viene este repentino giro de 180 grados?.

Parece que hay un sector del PP empeñado en alejarse de lo que ahora consideran "amistades peligrosas". Entre ellas se encuentra sin duda el propio Presidente de la AVT, Sr. Alcaraz o la COPE y sus comunicadores principales. La ausencia del Sr. Rajoy de la manifestación fue un acto premeditado que debió corregirse a última hora para dar un apoyo casi forzado, ante la avalancha de adhesiones que acudieron a la llamada de la AVT. Esa actitud no ha pasado desapercibida y ha creado una preocupación en amplios sectores de su base.

¿Y cual es la explicación a este repentino viraje?. Pues es simple, que los vaticinios de votación no son muy prometedores y que se ha impuesto la tesis de que la culpa es de haber mantenido una actitud radical en determinados temas.

Nada más lejos de la realidad, porque no se puede considerar radical a quien está al lado de la dignidad de las víctimas y no en conversaciones con los terroristas. No se puede considerar radical a quien antepone la legalidad de la Constitución y no ceder ante los chantajes nacionalistas secesionistas. No se puede considerar radical a quien defiende conocer la verdad y no se conforma con el bloqueo a la investigación del mayor atentado terrorista de España.

Se equivoca el PP y se equivoca el Sr. Rajoy. La respuesta la tiene en la asistencia a la manifestación del sábado en Madrid de quienes no sentimos vergüenza en estar otra vez al lado de las víctimas. La respuesta la tiene en que para promesas electoralistas ya tenemos a Zapatero y su cohorte. Para gestores tanto da unos que otros, pero para defender los principios en primer lugar hay que creer en ellos. Si el PP deja de creer en sus propios principios, perderá la confianza que los nueve millones de votantes depositaron en las últimas elecciones. No se puede aparentar lo que no se es y si insisten en el error, la respuesta la tendrán el próximo 9 de marzo en las urnas.

En defensa de "Jose" Alcaraz, frente a tantas incomprensiones sufridas
Santiago Abascal Periodista Digital 26 Noviembre 2007

Sería cicatero no agradecer al presidente de la AVT -sin reservas- su determinación para sacar a los españoles a la calle a defender su dignidad nacional, pisoteada por el Gobierno.

"Jose" Alcaraz es un hombre excepcional, es un ciudadano modelo y es un español ejemplar. Sáquenle pegas si quieren, encuéntrenle fallos y adjudíquenle desaciertos si lo creen necesario. Pero "Jose" es un tipo único, genial, al que los españoles debemos mucho más de lo que pensamos y cuyo arrojo y determinación ha movilizado masivamente a un pueblo en casi una decena de manifestaciones multitudinarias. Lo que Alcaraz ha hecho, en soledad, contra corriente, en vanguardia, durante estos cuatro años de Zapatero pasará a la Historia.

Discutan -si tienen tiempo que perder- si tal o cual manifestación no fue oportuna, si eran mejor siete que ocho. Debatan sobre si las manifestaciones las llena tal o cual partido o tal o cual emisora. Pero no seamos cicateros; seamos justos y precisos con Francisco José Alcaraz. Démosle las gracias por su entrega, reconozcámosle su desprendimiento, alabemos su acierto, su decisión y su éxito (que es de todos los españoles), y condenemos la brutal campaña de difamación -contra Alcaraz y su familia- liderada por el poder y materializada por alguna prensa lacaya y por esbirros con la licenciatura de Derecho. A la pesada carga del asesinato de su hermano y sobrinas, Alcaraz tendrá que añadir –de por vida- el ominoso trato y la persecución nauseabunda a la que le sometieron los poderosos y sus bufones. Pero "Jose", que es, además de un hombre fuerte y recio, un tipo listo capaz de analizar la realidad aunque ésta se disfrace de Peces-Barba, sabe que muchos españoles le queremos, le respetamos y le estamos agradecidos por su compromiso y liderazgo personales.

Porque, sin José Alcaraz, y mientras se discutiesen las fechas adecuadas para protestar, o las conveniencias personales o partidarias de turno, muy probablemente aun permaneceríamos sentados ante el televisor viendo cómo Zapatero entregaba España a una organización terrorista, regalando Navarra, institucionalizando el derecho de secesión, y liberando a angelitos como De Juana.

Pero Francisco José Alcaraz nos sacó a la calle y los planes de Zeta se interrumpieron. Sí, fue "Jose" Alcaraz, un español ejemplar. Hoy, cualquier otra consideración es pura cicatería.

Porque el sábado, otra vez, "Jose" sacó a España a pasear de bracete; la rojigualda y el himno, recuperados en esta legislatura al calor de la defensa de las víctimas, volvieron a inundar Madrid; y Alcaraz acertó de nuevo con la compañía elegida, la de la resistencia humana ante el chantaje del terror: María del Mar Blanco y José Antonio Ortega Lara. Gracias, "Jose".

¿No sería peor que Zapatero le hiciera caso a la AVT?
Rafael González Rojas Periodista Digital 26 Noviembre 2007

Como la cotización de José Bono en la "bolsa" política ha descendido tanto, sus recientes declaraciones respecto a que prefiere un entendimiento con el PP antes de soportar golpes o amenazas separatistas no van a tener, creo yo, la repercusión que hubieran tenido si las hubiera formulado otro líder del PSOE mejor valorado (aunque, honradamente, en estos momentos no encuentro a quién citar).

Pero lo de Bono no es ninguna singularidad. Hay muchos socialistas o votantes del PSOE que en su fuero interno piensan eso mismo. Y piensan, además, aunque no lo proclamen, que el Gobierno debería prestarle más atención a la Asociación de Victimas del Terrorismo a la hora de llevar a cabo su política antiterrorista, si es que puede llamarse así a una política de mano tendida a Batasuna y a ese empecinamiento en no ilegalizar a Acción Nacionalista Vasca (ANV) y al Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV). Se lo viene pidiendo con insistencia el Partido Popular y se lo han pedido cientos de miles de ciudadanos que, por séptima vez, se han unido a AVT para reclamar memoria, dignidad, justicia y libertad para cuantos han sufrido el zarpazo criminal de ETA.

Y lo han reclamado masivamente, pero sin odio. Y al margen de escasos desmadres irrelevantes, que algunos magnifican al tiempo que minimizan la cifra de participantes, la manifestación fue, como las otras seis que la han precedido en los tres últimos años, un modelo de civismo y serenidad. Muy acertado estuvo ese símbolo del cruel sufrimiento ocasionado por ETA que es Ortega Lara, cuando emocionado y emocionante puso el énfasis de su discurso en subrayar que las víctimas del terrorismo ni han demandado nunca venganza ni se han tomado la justicia por su mano. Todo lo contrario: han mantenido, junto con la dignidad y la entereza, la defensa del Estado de Derecho, en quien siempre han puesto la esperanza de que derrotará a ETA.

Ésa es la noble causa que defienden las víctimas del terrorismo. Es la que comprobaron que perseguían los Gobiernos anteriores al de Rodríguez Zapatero. Lo recordaron en sus discursos finales José Francisco Alcaraz y Mari Mar Blanco, quien no sólo acusó al Gobierno de haberse sentado a negociar con ETA sino también de haber arruinar el espíritu de Ermua, surgido tras el asesinato de su hermano.

Se ha pretendido hacer creer, por los mismos que minimizan la importancia de la manifestación del sábado, que ésta no venía a cuento. Todo lo contrario. Se sabe que el Partido Socialista de Euskadi continúa sus contactos con la banda criminal, y Rodríguez Zapatero –por muchas detenciones que diga Rubalcaba que se practican- no ha rectificado lo más mínimo su política de acercamiento a ETA ni ha hecho nada contra el Partido Comunista de las Tierras Vascas ni contra Acción Nacionalista Vasca, gracias a los cuales los proetarras han vuelto a tener acceso a las instituciones.

Es, pues, oportunísima esta nueva manifestación. Y oportunísimo el momento elegido para recordar qué es lo que piden las víctimas del terrorismo, que coincide con los deseos de una gran mayoría del pueblo español, incluso de los que votan al PSOE y muchos de sus militantes. Porque, vamos a ver: ¿quién vería mal que se ilegalicen las organizaciones encubiertas de ETA? ¿Quién no vería bien que se disuelvan los ayuntamientos gobernados por proetarras? ¿Quién, a estas alturas, no desea que el Gobierno renuncie a la negociación con los terroristas? Hasta Bono se ha manifestado en contra. "El único contacto con ETA, el de las esposas para llevarles a la cárcel", ha dicho.

Aunque, pensándolo bien, no sé si será estratégico seguir insistiéndole a Zapatero en que haga todo eso que le piden la AVT y una gran mayoría de españoles. Porque si lo hiciera, ganaba las próximas elecciones por goleada. Y eso tampoco es plan.

Carta al señor Montilla
email  26 Noviembre 2007

Tiene usted razón señor Montilla, me siento «desapegao» de España. Hace más o menos treinta años, los partidos que en aquella época manejaban el «cotarro» político, entre ellos y muy principalmente el suyo, nos dijeron que nacionalismo era sinónimo de democracia y que ejerciéndola había que rehabilitar el catalán, largamente perseguido. Me engañaron, con este pretexto birlaron, cual trileros, mi lengua de escuelas, calles, medios informativos y hasta de la factura de la luz. El país del cual yo era nacional, según mi DNI, pasó a denominarse «El Estado». La banderita, «tu eres roja tu eres gualda», la tuvimos que guardar en el altillo con alcanfor. El AVE no pudo traspasar los altos de Fraga hasta que se trasformó en «tren de alta velocidad», descargando en los Monegros la E de, perdón señor Montilla, puedo escribirlo sin ser tachado de «facha», español. Muchos ayuntamientos de Cataluña delinquen impunemente obviando colgar el trapo que la Constitución votada democrática y mayoritariamente, incluso aquí, adoptó como enseña.

El tinglado clientelar que usted preside, Generalitat, se gasta nuestros dineros en mantener un cuerpo de policía que sólo se preocupa de que el detenido hable el catalán. En la Justicia y la Sanidad sólo han traducido sus papeles, pero sigue igual de lenta y mala que antes de su traspaso competencial. En fin, ¡qué más le voy a explicar! Sin duda Cataluña ha querido desapegarse de España, no al contrario. Creo que para curarme del desapego que me embarga, me voy a dar una vuelta por Soria, donde, por cierto, la gasolina es más barata que en esta parte del país por que no tienen que pagar consulados del mar ni subvencionar a equipos de rugby de la Cataluña Nord. Con gran desapego, reciba un cordial saludo.

Fernando Blázquez

Estudiar en castellano en Cataluña, misión imposible
La enseñanza en inglés, francés o alemán, en cambio, no supone dificultades para los alumnos catalanes
Rajoy se ha comprometido a legislar para que se pueda estudiar en castellano en cualquier colegio español. Ahora no es posible en Cataluña. En Baleares crecen las dificultades. LA RAZÓN publica mañana los problemas en País Vasco y Galicia.
J. Planes/J. Manuel Martínez La Razón 26 Noviembre 2007

Madrid- La propuesta de Mariano Rajoy tendría, ahora, serias dificultades Cataluña. La denominada inmersión lingüística en las escuelas catalanas está muy arraigada -comenzó con los gobiernos de CiU con Jordi Pujol de presidente- y con la llegada del tripartito el entramado legal aún lo hace más difícil. Para decirlo en una frase, no hay ni un colegio en Cataluña donde las clases se impartan en castellano. En la anterior legislatura el Departamento de Educación cayó en manos de ERC y ello conllevó la creación de la figura de un supervisor que controlaba los idiomas en los que se expresan los menores, incluso en el patio. Tras llegar José Montilla a la presidencia de la Generalitat, la consejería pasó a ser competencia del PSC, pero con cambios ínfimos respecto a sus predecesores.

Es una situación que el PP catalán lleva mucho, demasiado tiempo denunciando, con respuestas nulas por parte de los distintos gobiernos autonómicos. Lo más curioso es que el artículo 21.2 de la Ley de Política Lingüística, aprobado por CiU, recoge para los padres «la libertad de escoger la lengua para los hijos». Hace años, existía en las hojas de los impresos de matriculación una opción para poder escoger el idioma, pero de repente desapareció. Ahora no hay opción y sigue sin aplicarse el citado artículo.

La responsable de educación del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Maria Àngels Esteller, lamentó esta situación a LA RAZÓN. “Siempre hemos incorporado la libertad de elección para los padres en nuestros programas electorales; señaló. El problema son los obstáculos legales y la inexistente respuesta por parte de la Generalitat, mande quien mande. «La situación actual no es buena», añadió Esteller, que denunció que muchos niños «no saben ni leer ni escribir en castellano».

Por increíble que parezca, en Cataluña no hay colegios en castellano, pero si franceses, ingleses, italianos o franceses, e incluso de otras nacionalidades e idiomas. Pero aún resulta más chocante que la única manera de que unos padres escolaricen a sus hijos en este idioma es que un país latinoamericano inaugure un centro.

Pero hay más. El PP denuncia que les consta que muchas familias españolas no residentes en Cataluña no se instalan en Barcelona por el simple motivo de que no quieren que sus hijos pierdan un curso por culpa de las dificultades en el aprendizaje del catalán debido a la inmersión lingüística. También existen protestas desde dentro de Cataluña y que se focalizan en entidades como Convivencia Cívica Catalana, Asociación por la Tolerancia y la recientemente creada Plataforma de Padres por el Bilingüismo. Incluso se dio el caso de un padre, Carmelo Gómez, que realizó una huelga de hambre protestando por no poder escolarizar a sus hijos en castellano.

Quejas sin respuesta
Según informó Asociación por la Tolerancia a este diario, cada día reciben dos quejas de familias por el mismo motivo. Los mismos padres se han manifestado en numerosas ocasiones frente al departamento de Educación, pero sin obtener respuesta.

El recientemente aprobado Pacto Nacional para la Educación en Cataluña puede complicar aún más las cosas. Tiene que servir de base para la futura Ley Catalana de Educación, que tiene que ser aprobada por el Parlament en 2008, y deja muy claro el asunto: el catalán tiene que ser la lengua vehicular en la escuela para «fomentar la cohesión social». Y existe otra figura, las conocidas como Aulas de Acogida. Son para niños inmigrantes recién llegados y forman una especie de escolarización paralela. Básicamente sirven para que los pequeños extranjeros aprendan catalán.

Por su parte, la Plataforma Padres por el Bilingüismo quiere llevar a cabo diversas iniciativas y campañas contra la política lingüística de la Generalitat. Lo que piden es, simplemente, lo que reflejan los números de la calle, que la escolarización sea al 50 por ciento en cada uno de los dos idiomas oficiales de Cataluña.

Todos estos colectivos han acogido con entusiasmo el anuncio del líder del PP, que se compromete a impulsar, mediante una ley, el derecho a elegir el castellano como lengua en cualquier etapa de la enseñanza, en todo el territorio español. Una ley que acabaría con la odisea que para algunos padres ha supuesto el pretender que sus hijos estudien, como lengua vehicular, en castellano.

Como dijo Rajoy al anunciar la citada propuesta de ley, realmente sorpredente que las dificultades para estudiar en la lengua más hablada del mundo se presenten precisamente en la propia casa.

Los intentos de la Generalitat de Montilla de reconducir las imposiciones lingüísticas, en favor del catalán, ha caído en saco roto. El vicepresidente de la Generalitat, Josep Lluís Carod-Rovira, no permite que se suavice la situación. Además, sabe que cualquier paso a favor del castellano tendría una penalización electoral para ERC y no están precisamente en una situación boyante.

Sin tercera hora
Precisamente, los republicanos se han jactado públicamente de que no haya tenido éxito la propuesta de una tercera hora en castellano en los colegios.

Las condiciones restrictivas que se imponía a los colegios para ampliar de dos a tres horas semanales la posibilidad de impartir asignaturas en catellano ha dado al traste con esta medida.

Unidos en la imposición de los rótulos
Los comercios de Cataluña ya se han visto afectados por la normativa de la Generalitat de obligar a rotular exclusivamente en uno de los dos idiomas oficiales, el catalán. Ahora, los comerciantes de las Baleares se preparan para que se aplique la existente Ley del Comercio, promulgada por la anterior edición del «pacto de progreso». Esta norma prevé multas de hasta 15.000 euros para quienes no rotulen en catalán o no atiendan en este idioma. Comercios de Cataluña y Baleares se ven unidos, nuevamente, por motivos lingüísticos que no favorecen, precisamente, su estrategia comercial. En Cataluña, los comerciantes de la Rambla esperan que no se reintente la pretensión del anterior consejero de Comercio, de ERC. Josep Huguet propuso que dejaran de venderse en los comercios de souvenirs, de la vía más turística de Barcelona, las muñecas vestidas de sevillana o los toros. Huguet pretendía desterrar de la Rambla todos los productos que no fueran estrictamente catalanes. La medida no llegó a aplicarse pero con cierta frecuencia planea en el ambiente.

Televisión autonómica como reflejo del modelo lingüístico
Una potente herramienta lingüística en las comunidades con lengua propia es la televisin pública autonómica. TV3, la televisión de Cataluña, ha sido claro ejemplo de la marginación del castellano. Entrevistas a dirigentes políticos españoles con traducción simultánea, veto a comentaristas que no hablen catalán...Sólo se ha aceptado en algunas ocasiones publicidad en castellano. «Cuestión de pelas», como se suele decir. En la etapa de CiU, los responsables de la Corporación Catalana de Radio y Televisión pusieron un gran empeño en la inmersión lingüística. Un logro que tras pasar la Generalitat a manos del tripartito no se ha visto alterado. Es más, en el reparto del poder, los republicanos han puesto un gran empeño en mantener un cierto control de los medios públicos.

En las Islas Baleares, el gobierno de Jaume Matas puso en marcha el Ente Público de Radio y Televisión. Se creó IB3, la marca de radio y televisión públicas. Se optó por un modelo similar al de Canal 9, de la Comunidad Valenciana, donde se alternaba sin problemas el catalán y el castellano. Ahora, en multipartito gobierno balear, Maria Antònia Munar, líder de Unió Mallorquina, puso como condición hacerse con la televisión pública. IB3 ha desterrado el castellano de su programación. Ha optado por el modelo de TV3 y ha sufrido una caída en picado de la audiencia.

Defender la lengua común
Eugenio NASARRE* La Razón 26 Noviembre 2007

Si Usbek y Rica, los dos persas imaginados por Montesquieu, viajaran hoy por España no saldrían de su asombro.

¿Cómo describirían que niños españoles de Galicia, País Vasco, Cataluña o Baleares no pudieran recibir las enseñanzas en la escuela primaria en su lengua materna, que, además, es la lengua oficial del Estado, es la lengua de comunicación de todos los españoles desde hace siglos y la hablada por cuatrocientos millones de personas?

¿Qué pensarían al leer la Constitución por la que se rige la vida de los españoles? ¿No dice esa Constitución que «todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla»? ¿Y se les prohíbe recibir las enseñanzas en esa lengua? ¿Y no puede haber colegios -preguntarían- que puedan libremente impartir las enseñanzas en la lengua materna de sus alumnos? Pues no, sería la respuesta. Pero habrían observado que en esos lugares hay colegios que imparten enseñanzas en alemán o inglés. ¡Extraño país éste -exclamarían- en el que puede haber colegios que impartan sus enseñanzas en lenguas extranjeras, pero no en la que proclaman como oficial del Estado!

Acaso preguntarían: «¿Si los españoles tienen el deber de conocerla (la lengua oficial), cuánto tiempo dedican en la escuela a aprenderla?» Y recibirían por respuesta: «Dos horas de las veinticinco lectivas a la semana que tienen establecido». Su interlocutor quizás añadiría pesaroso: «Pero es la lengua del recreo, lo que evidentemente preocupa a las autoridades educativas».

La ofensiva nacionalista en materia lingüística está convirtiendo a España en un país imposible de explicar con cualquier parámetro razonable. La situación se ha hecho insostenible. El modo de aplicar la «inmersión lingüística» en las autonomías gobernadas por los nacionalistas con la complicidad de los socialistas está conculcando de modo flagrante derechos humanos básicos y está vulnerando la Constitución. La lengua se ha convertido en un factor clave para la «construcción nacional» y se intenta transformar la situación de bilingüismo natural, en el que han vivido hasta ahora las comunidades en que conviven dos lenguas.

Hemos ido soportando los avances de las pretensiones nacionalistas con demasiada paciencia y pasividad. Pero cada día está más claro que hay derechos fundamentales vulnerados y sectores de población (los más desfavorecidos social y económicamente) notoriamente perjudicados por la locura de estas políticas. Si no se las corrige, el daño puede ser inmenso para el futuro de España. Por eso, ha llegado la hora de defender la lengua común de los españoles y restituir la posición que debe ocupar en el espacio público de las autonomías, en la escuela o en cualquier institución pública. Todo ello es posible en el marco de un bilingüismo equilibrado e integrador.

*Portavoz de Educación del PP

El Gobierno balear copia las medidas restrictivas catalanas
Antich deja en manos del Bloc y ERC los asuntos de la lengua
J. Manuel Martínez/J. Planes La Razón 26 Noviembre 2007

MADRID- El gobierno de Baleares, que preside el socialista Francesc Antich, se mira al espejo de la política lingüística de Cataluña. El anterior ejecutivo de Matas, defensor del bilingüismo, había proyectado incorporar el inglés para conseguir una enseñanza trilingüe. Los nuevos gestores preparan una norma con esta medida, pero con con la particularidad que van a reducir una lengua en la enseñanza; el castellano.

En el actual reparto de poder en Baleares, la política lingüística en esta comunidad ha caído en manos del Bloc y Esquerra Republicana. Dos formaciones que no se han mostrado, precisamente, defensoras de la libertad lingüistica, sino radicalmente a favor de las imposiciones del catalán .

Josep Lluís Carod-Rovira hizo recientemente una visita a Palma y se anunció la colaboración entre la Generalitat y el Gobierno balear en materia lingúistica.

Baleares aprobó en 1997 un decreto para que la enseñanza fuera bilingüe. Castellano y catalán al 50%. Como recuerda el ex-consejero de Educación y actual portavoz del PP en esta materia, Francesc Fiol, «hemos mantenido este principio y habíamos anunciado que se optaría por el modelo trilingüe». Si el PP hubiera continuado al frente del gobierno de las Islas, se había preparado un nuevo decreto para incorporar el inglés al sistema, con un porcentaje del 33% para cada lengua.

Según explica Francesc Fiol, «el Gobierno actual quiere también incorporar el inglés, pero sin que se reduzca el porcentaje del catalán. Por lo tanto, que lengua resultará minimizada? Evidentemente, el castellano».

Dos legislaturas anteriores, el primer gobierno tripartito balear ya hizo una profunda labor en el sistema educativo en detrimento del castellano. Sin necesidad de reformas legislativ as, se hizo una interpretación a medida de las existentes
Ahora, el nuevo gobierno de Francesc Antich y compañía pretende reproducir modelo. Evitan sembrar alarma desde el punto legislativo, pero la aplicación de la norma siempre se decanta del mismo lado. Al igual que le sucede a Montilla en Cataluña, Antich no tiene margen de maniobra con socios de gobierno nacionalistas de Esquerra Republica, Bloc, PSM y Unió Mallorquina.

Multitudinario acto de Galicia Bilingüe en contra de la inmersión lingüística
Redacción MinutoDigital 26 Noviembre 2007

Cerca de 800 personas se reunieron en Pontevedra en el Auditorio Caixanova este viernes pasado, para asistir a la presentación de Galicia Bilingüe en dicha localidad. Esta asociación reclama del Parlamento de Galicia una de política lingüística que “garantice la igualdad de derechos lingüísticos de todos los ciudadanos de Galicia”, ya sean gallego o castellano hablantes.

La movilización ciudadana ha tenido como punto de partida un decreto educativo de la Xunta de Galicia que pretende seguir los pasos de la política educativa en Cataluña, preocupada esencialmente, no por la calidad de los contenidos, sino por la imposición forzada en las aulas de la lengua autonómica en detrimento de la lengua común de todos los españoles.

Galicia Bilingüe denunció los abusos de esta política, cómo la discriminación en las subvenciones a centros educativos y empresas que empelan el castellano, o la dilapidación de más de 23 millones de euros en actividades de fomento del gallego, cuando en las escuelas el único instrumento al alcance de los alumnos para aprender un idioma extranjero, como el inglés, son radiocasetes de apenas 40 euros para toda la clase.

Galicia Bilingüe aboga por la plena libertad del ciudadano a la hora de usar el gallego o el castellano en su vida privada y pública, sin interferencias por parte del poder político. La asociación se muestra conforme con el reconocimiento de la lengua gallega como instrumento normal de comunicación entre los ciudadanos y la Administración en todos los ámbitos de la vida oficial, pero este fin, no debe servir de disculpa para la elaboración de otras normas que, bajo pretexto de promocionar el gallego, en realidad tratan de arrinconar al castellano como lengua oficial, restringiendo su uso a la posibilidad de que los propios ciudadanos lo soliciten de manera expresa, y ni aun así en igualdad de condiciones con el gallego.

La notable afluencia de público en la más pequeña de las capitales de Galicia, revela la preocupación de la sociedad gallega por el proceso de inmersión lingüística que desde las esferas del poder se ha iniciado con el fin de excluir al español de Galicia. La llegada al poder del BNG de la mano del PSOE, ha permitido que un área tan sensible a este tipo de políticas lingüísticas coercitivas esté bajo el dominio de los nacionalistas, en efecto la Conselleira de Educación y Ordenación Universitaria de la Xunta ,dirigida por Laura Elena Sánchez Piñón, y la Conselleria de Cultura y Deporte, dirigida por Angela Bugallo son dos de las cuatro que el PSOE ha dado a los nacionalistas.

Entrevista a José María Barreda, presidente socialista de Castilla-La Mancha
Nicomedes Pastor Díaz Periodista Digital 26 Noviembre 2007

«El 'Estatut' y el disparate de De Juana estaban ocultando toda la labor política del Gobierno»
Dice alto y claro que eliminar de los libros de texto que se explican en Cataluña la palabra España es un «disparate político, científico e historiográfico» y que, si fuera necesario, se debería regular por ley el uso del castellano en esa tierra. Señala que el único destino de ETA es la cárcel e insiste en que los impuestos se relacionan con los derechos.

(El Mundo) El presidente de Castilla-la Mancha es uno de los pocos socialistas con poder regional y mando en plaza que se aleja de la ortodoxia que se impone desde ferraz en asuntos como la cuestion territorial, el auge del nacionalismo, la lucha antiterrorista o los simbolos constitucionales

Pregunta.- Su partido ha dado el pistoletazo de salida a la campaña electoral con la presentación del candidato. Parece que el PSOE es cada vez más presidencialista de José Luis Rodríguez Zapatero y menos crítico en sus filas, ¿no?
Respuesta.- Todas las campañas electorales han sido muy presidencialistas. Pero es cierto que Zapatero tiene ahora un apoyo en el PSOE como jamás había tenido ninguno de sus secretarios generales. Nunca ha habido tanta unanimidad.
[…]
P.- Cuando habla de interferencias, ¿se refiere al Estatuto de Cataluña o al proceso de paz?
R.- Sin duda. Me refiero al Estatut y todos los líos en torno a la figura de Pasqual Maragall. Y también me refiero a José Ignacio de Juana Chaos como ejemplo de disparate absoluto, de cómo el caso de una persona estaba ocultando la labor política de todo un Gobierno y monopolizando la agenda informativa. Y también me refiero al proceso de paz. Ha habido demasiados monotemas, y el espacio que ocupan esos asuntos no los ocupan otros. Y cuando eso ocupa los titulares, las tertulias y el tiempo de los informativos es complicado.
[…]
P.- O, tal vez, ha fallado la ambigüedad. ¿Cree que su partido no retomará el proceso de paz si gana?
R.- La única posibilidad para los terroristas es la cárcel y que tomen la decisión de entregar las armas y disolverse de una vez y para siempre. Con los terroristas no hay nada que hablar.
[…]
P.- ¿Qué le parece que haya socialistas que se avergüencen de la enseña nacional y se nieguen a cumplir la Ley de Banderas?
R.- No hay ningún motivo para avergonzarse, ni ninguna justificación para que la bandera española no figure donde la ley prescribe que debe figurar. Las comunidades autónomas son una parte de un todo que es España. Tenemos autonomías porque tenemos Constitución, donde se dice claramente que España es la patria común e indivisible, y eso no se discute. No debemos perder, y menos los socialistas, esa dimensión constitucional de las cuestiones.

P.- Eso dígaselo a los nacionalistas con los que han pactado...
R.- Los socialistas, en la historia reciente de España, hemos luchado por que hubiera una Constitución cuando no había libertad ni democracia. Fuimos fundamentales en la redacción de la misma y su aprobación y, por tanto, tenemos que seguir siendo los primeros en defenderla y en ponerla en valor, con todas sus consecuencias. El problema del Estado de las autonomías estriba en los partidos nacionalistas que no quieren que sus comunidades autónomas sean como las demás. Pero eso son los nacionalistas. Los socialistas no debemos en ningún caso incurrir en esa deformación, que es grave.

P.- Ya no sólo Juan José Ibarretxe quiere hacer un referéndum ilegal. Ahora Artur Mas defiende lo mismo.
R.- Son dos disparates, que carecen de sentido y fundamento. Frente al anuncio del lehendakari y a la idea de Mas no se puede admitir ningún tipo de resquicio para que puedan entrever, ni siquiera remotamente, ninguna posibilidad en esa dirección. Esos referendos no se celebrarán, y hay que decirlo así de claro.

P.- Vamos, que para los socialistas, como dicen algunos de sus compañeros, ¡ahora toca España!
R.- Toca la España constitucional, que no ha dejado de tocar en ningún momento y, por tanto, no hay que tener ningún complejo, ningún temor, ninguna vergüenza, ni ningún sentido negativo en relación con la idea y el concepto de España.
[…]
P.- Ya pueden ponerse manos a la obra, porque los niños vascos y catalanes ni siquiera pueden leer en sus libros de texto la palabra España.
R.- Eso es un disparate, político y científico o historiográfico, que carece de sentido, porque no se corresponde con la realidad. Hay que recordar que la primera vez que en una lengua romance se utiliza la palabra y el concepto de España no es en castellano, es en catalán, y aparece en los textos en catalán. Durante toda la Edad Media hay cronistas catalanes que se refieren permanentemente a España, como Bernat Desclot o Ramón Muntaner. El concepto de España se hereda de la Hispania romana y visigoda. Negar hasta el nombre es negar unas raíces muy profundas y, sobre todo, cometer una barbaridad histórica.

P.- Lo malo es que se niega hasta la legitimidad del Estado de las Autonomías...
R.- Esa es otra barbaridad. A mí me gusta formular que España está unida, integrada, por 17 CCAA. En algunos de esos torpes manuales he leído una frase que parece que es igual, pero que no es lo mismo: «España está divida en 17 CCAA». No, el concepto es otro: España está integrada por 17 CCAA.

P.- ¿Cree que sería necesario garantizar por ley el derecho a la enseñanza en castellano en el sistema educativo en toda España?
R.- Yo quiero que mis paisanos que viven en Cataluña y que son catalanes y castellanomanchegos puedan estudiar en su lengua materna todo el ciclo educativo.

P.- ¿Y garantizarlo por ley?
R.- Si ésa fuera la única posibilidad de garantizarlo, lo prefiero a que ese derecho no sea efectivo.

P.- ¿Cómo se ha sentido al saber que la foto de la manifestación por el asesinato de Francisco Tomás y Valiente ha sido eliminada de los libros de texto en el País Vasco?
R.- Mal. Es incomprensible, sobre todo que esté en toda España y no en el País Vasco, como si se pudieran decir unas cosas en toda España menos allí. Es verdad que la presencia del Estado español en el País Vasco es complicada. Allí ni en los puertos, ni en ningún lugar, hay nada que recuerde al Estado, y eso es hacer una dejación que no es razonable.
[…]
P.- ¿Le ha preguntado a Manuel Marín si ha tirado la toalla porque Bono puede ocupar su puesto si gana?
R.- Relacionar su salida con Bono es inapropiado. Manolo y Pepe son amigos. Ninguno de los dos ha provocado esta situación y a ninguno de los dos le gusta.

P.- ¿Bajar los impuestos es de izquierdas?
R.- Según cómo, según qué impuestos y según el conjunto de la política fiscal. Acabo de suprimir el impuesto de sucesiones, por ejemplo.

P.- ¿Qué le parece la propuesta del PP de excluir del IRPF a quienes ganen menos de 16.000 euros?
R.- No soy neoliberal, sino socialdemócrata. Insisto en esa idea general de que los derechos se relacionan con los impuestos, y sin impuestos no se puede garantizar que haya derechos constitucionales efectivos.

P.- ¿Cuántos símbolos franquistas serán retirados en su región por la Ley de Memoria Histórica?
R.- Ninguno. No está en mis prioridades. No he hecho el cálculo ni he pensado en ello. Y ese tema no compete a la comunidad autónoma.

P.- ¿Le ha gustado esa ley?
R.- Por deformación profesional, yo distingo entre la historia y la memoria. En la memoria prevalece lo subjetivo y a mí me rechina el concepto de memoria histórica. La memoria no se regula por ley.

Ciudadanía: háztelo con tíos y tías
Alejandro Campoy Periodista Digital 26 Noviembre 2007

Reproduzco a continuación la nota de prensa enviada por Profesionales por la Ética en relación a casos prácticos que ya están sucediendo en las aulas en la materia Educación para la Ciudadanía. Habrá que repetirlo una vez más: una educación que permita a los alumnos conocer nuestro marco constitucional e institucional la queremos todos. Pero lo que hay es otra cosa bien distinta.

Nota de prensa de Profesionales por la Ética:
Clase de Educación para la Ciudadanía (14 años):
"Debes tener relaciones sexuales con personas de todos los sexos para poder elegir tu género"

Aumentan las objeciones de los padres frente a Educación para la Ciudadanía y los motivos para objetar
Dos meses después de su implantación en siete comunidades autónomas (Andalucía, Aragón, Cantabria, Cataluña, Extremadura, Comunidad Foral de Navarra y Principado de Asturias), la asignatura Educación para la Ciudadanía sigue dando motivos a los padres para objetar en conciencia y negarse a que sus hijos acudan a esta clase de moral impuesta por el Gobierno.

Así, en un instituto de educación secundaria de la provincia de Granada, en clase de Educación para la Ciudadanía para 3º de ESO, se habló de educación afectivo-sexual (uno de los contenidos de la asignatura). Ante una pregunta de una alumna, la profesora recomendó a los alumnos tener relaciones con personas de todos los sexos para poder elegir el género que uno elija. En otro instituto, también andaluz, un grupo de alumnos de 14 años se sale de clase acompañando a un alumno objetor porque se sienten violentos ante las preguntas que el profesor les hace, planteándoles cuestiones de carácter estrictamente personal e íntimo.

Estos son solo dos ejemplos de cómo Educación para la Ciudadanía, lejos de tratar sobre la Constitución y el sistema político español, se introduce de lleno en la educación moral de los alumnos.

En un breve informe (que se adjunta), Profesionales por la Ética explica los datos de objeciones de las que ha tenido noticia en el período abril-noviembre de 2007. En síntesis, el informe recoge los siguientes datos:

Frente a la asignatura Educación para la Ciudadanía se han producido casi 21 000 objeciones de conciencia, es decir declaraciones escritas de padres, presentadas en los centros educativos o en las Consejerías de Educación. Los datos han sido recogidos por el Observatorio para la Libertad de Conciencia y 17 plataformas, colectivos y asociaciones de padres y ciudadanos que se están movilziando por toda España.

De las 21 000 objeciones, Profesionales por la Ética ha analizado 19 046 y ha publicado la distribución de las objeciones por provincias y comunidades autónomas. Entre estas últimas, sobresale Castilla-La Mancha (6 228 objeciones), Comunidad de Madrid (4 862), Andalucía (3 786) y Región de Murcia (1 875).

El Gobierno y las administraciones educativas a menudo no reconocen los datos de objeciones porque no quieren tomar conciencia del problema o porque desconocen los datos reales debido a que los colegios e institutos no notifican a las consejerías que han recibido declaraciones de objeción de conciencia. Con esta omisión, los centros educativos obstaculizan un derecho constitucional de los padres y ocultan información relevante a la Administración.

Los datos proporcionados por www.hazteoir.org demuestran que se han presentado declaraciones de objeción de conciencia en 255 centros educativos de toda España. En el Anexo del Informe se adjunta la relación completa de centros y la localidad en la que se encuentran.
En opinión de Leonor Tamayo, coordinadora de la campaña de objeción de Porfesionales por la Ética, las objeciones superan, con seguridad, las 21 000 pero la cifra exacta no la podemos dar porque hay muchos padres que objetan y no lo hacen público; también hay padres, sobre todo de las comunidades autónomas en las que se está impartiendo Educación para la Ciudadanía, que objetan con el curso ya empezado, al ver los libros de texto o al conocer los verdaderos contenidos de la asignatura.

Profesionales por la Ética continúa desarrollando una intensa campaña a favor de la objeción de conciencia frente a Educación para la Ciudadanía mediante charlas informativas (ha impartido 230), distribución de la guía informativa Los padres elegimos (90 .000 ejemplares) y la formación de conferenciantes (80 personas formadas).

SE ACUMULAN DENUNCIAS DE EXTRALIMITACIONES
Una profesora de EpC recomienda "tener relaciones con todos los sexos" antes de elegir
Dos meses después de su implantación en siete Comunidades, las clases de Educación para la Ciudadanía confirman las peores sospechas sobre su misión adoctrinadora. Las denuncias de casos de extralimitación del programa sobre preceptos constitucionales –que es lo que, según Rodríguez Zapatero, se transmite en esta materia– empiezan a acumularse. En un instituto de Granada, una profesora de EpC ha recomendado a alumnos de 3º de la ESO "tener relaciones con personas de todos los sexos para poder elegir el propio género" . En otro instituto, también andaluz, un grupo de alumnos de 14 años ha salido de clase en protesta por las preguntas "íntimas y personales" que les hacía el profesor de EpC.
Libertad Digital 26 Noviembre 2007

La plataforma Profesionales por la Ética recoge, analiza y, en su caso, canaliza a través de su asesoría jurídica las denuncias de padres y alumnos que empiezan a llegar tras los primeros meses de aplicación de la nueva asignatura de Educación para la Ciudadanía en centros de siete comunidades autónomas: Andalucía, Aragón, Cantabria, Cataluña, Extremadura, Comunidad Foral de Navarra y Principado de Asturias.

Los primeros casos confirman las peores sospechas del movimiento cívico de objeción a EpC. En un instituto de Granada, en clase de EpC para alumnos de 3º de la ESO, se abordó el tema de la educación afectivo-sexual, incluido en el programa de la asignatura aprobado por el Ministerio de Educación y desarrollado por las Comunidades Autónomas con competencias educativas.

Ante una pregunta de una alumna, la profesora recomendó a la clase "tener relaciones con personas de todos los sexos para poder elegir el propio género".

Es sólo una de las denuncias sobre experimentos pedagógicos concretos amparados por la nueva asignatura de adoctrinamiento.

En otro instituto, también andaluz, un grupo de alumnos de 14 años se sale de clase acompañando a un alumno objetor porque se sienten violentos ante las preguntas que el profesor les hace, planteándoles cuestiones de carácter estrictamente personal e íntimo.

"Estos es solo dos ejemplos de cómo Educación para la Ciudadanía, lejos de tratar sobre la Constitución y el sistema político español, se introduce de lleno en la educación moral de los alumnos", denuncia Profesionales por la Ética a través de un comunicado al que ha tenido acceso Libertad Digital.

Mientras tanto, el número de objeciones de conciencia no deja de aumentar. Profesionales por la Ética ha elaborado un análisis de las declaraciones de objeción presentadas durante los meses de abril a noviembre de 2007.

Son casi 21.000 declaraciones de objeción formalizadas por padres y alumnos en todo el país. La dimensión de este movimiento cívico es aún más relevante si se tiene en cuenta que la nueva asignatura de adoctrinamiento moral e ideológico se imparte sólo en 7 de las 17 comunidades autónomas en este curso académico.

Castilla-La Mancha (6.228), Madrid (4.862), Andalucía (3.786) y Murcia (1.875) son las regiones que acumulan más declaraciones de objeción de conciencia ante las direcciones de colegios e institutos.

EL ESCANDALO SILENCIOSO QUE VA MINANDO ESPAÑA (I) -- (VII)
Las editoriales manipulan los libros de texto a gusto de los nacionalistas
20/11/2007 - MANUEL ROMERO. Especial para EL MUNDO 26 Noviembre 2007

En la versión para el País Vasco del libro de Historia de 4º de ESO de la Editorial Santillana la foto del Rey proclamando la Constitución ante las Cortes es sustituida por una imagen de Aitana Sánchez-Gijón en el Festival de San Sebastián

En el libro de Etica de esa editorial, también para 4º de ESO, la misma foto del Rey que en otras comunidades ilustra el capítulo «¿Quién tiene autoridad?» es reemplazada por una imagen del Palacio de Justicia de Bilbao

El libro de Historia de la editorial catalana La Galera dedica dos líneas a hablar de la Constitución, pese a que su estudio es uno de los capítulos obligatorios dentro del 55% de materias básicas comunes fijado por la LOE

Ese mismo libro pide a los alumnos comentar las palabras de Don Juan Carlos cuando dijo que «a nadie se le obligó nunca a hablar en castellano», después de ponerles como ejercicio que pregunten a sus padres en qué lengua hablaban en casa y en cuál eran educados

MADRID.- De la Prehistoria a la Transición, de la extensión de las lenguas a los sentimientos deportivos, nada se resiste a la adaptación localista de los contenidos de los libros escolares con los que siete millones de niños y jóvenes estudian en España. La diferencia se ensalza, lo que une y acerca se reduce o desaparece. Es el escándalo silencioso que, curso tras curso, va minando la unidad educativa de España. Las principales editoriales se prestan a esta manipulación.

Un joven de 16 años de Bilbao puede concluir sus estudios sin que en sus libros hayan mencionado la Constitución Española, la figura del Rey, los símbolos del país al que pertenece o las protestas contra el terrorismo de ETA. También es frecuente que se le oculte la existencia de los yacimientos cercanos de Atapuerca y Altamira, el Camino de Santiago y la participación de los vascos en el Descubrimiento de América.

A menos de 100 kilómetros, un chico de Santander puede que nunca se entere de la primera vuelta al mundo de Juan Sebastián Elcano, o de que la industrialización de España se produjo a través del puerto de Bilbao.

En Barcelona, un joven puede rebuscar en su libro el Siglo de Oro y no hallarlo. O interesarse por los Juegos Olímpicos del 92, el mayor acontecimiento internacional y deportivo celebrado en su ciudad, y sólo encontrar que «fueron el punto álgido en la reconstrucción nacional [de Cataluña]». De la lluvia de medallas y del oro que España logró en fútbol en el Camp Nou, ni una palabra. Pero sí un extenso ejercicio para la asignatura de Lengua Catalana con la simulación, por parte del alumno, de la retransmisión radiofónica de la final de la Copa del Mundo entre Brasil y Cataluña.

En otro extremo de España, una chica de Huelva estudiará la Guerra Civil como si se tratara de una invasión de Andalucía por parte de fuerzas de ocupación y, simultáneamente, un niño de La Coruña leerá en su manual de Lengua que en Cáceres el gallego no goza de protección.

El resultado es una abismal fragmentación educativa, un puzzle de libros de texto que no encajan entre sí: conocimientos diferenciados, sentimientos de agravios entre comunidades autónomas, odio hacia lo español, imposibilidad para compartir un mismo sistema escolar y universitario y dificultad para converger dentro de un mismo mercado laboral.

Un trabajo de investigación realizado por EL MUNDO ha analizado los diferentes manuales de las 17 comunidades autónomas. El resultado pone al descubierto graves deficiencias. La Constitución, la estructura del Estado, el sistema democrático, la Transición, el terrorismo de ETA... desaparecen o se modifican en libros escolares de las más importantes editoriales.

Aunque el Ministerio de Educación y Ciencia regula las materias a incluir en los 50 millones de libros anuales de Primaria, Secundaria y Bachillerato, no establece la extensión que ha de dárseles.

Así, sucede que a Lady Di se le dedique en un manual de Cataluña cuatro fotografías, mientras que la Constitución se despache en dos breves menciones. O que un mismo libro de Historia reemplace para el País Vasco el navío colombino La Vizcaína, con bandera de Castilla, por la de un acto promocional de Chocolates Valor en San Sebastián.

Aunque las competencias de la Enseñanza están transferidas a las comunidades autónomas, el Ministerio de Educación y Ciencia, por medio de la Dirección General de Cooperación Territorial y Alta Inspección, tiene como misión comprobar que los contenidos se ajustan a los reales decretos sobre materias mínimas.

LA CONSTITUCION
El conocimiento de la Carta Magna es obligatorio en 4º de ESO. Así lo establece el Real Decreto 1631/2006, publicado el 5 de enero de 2007. La Transición política y configuración del Estado democrático en España aparece como uno de los capítulos del temario escolar. El apartado 6º de los Criterios de evaluación de ese Real Decreto incluye la Constitución de 1978. Pero el contenido de algunos libros de texto difiere de lo establecido por el Ministerio de Educación y Ciencia.

La Editorial Santillana incluye la Constitución en su libro de Historia de 4º de ESO, para alumnos de 16 años. Dos páginas con ilustraciones del Preámbulo, los siete ponentes de la Carta Magna e, incluso, una viñeta del dibujante Forges. De un tronco común con los colores de la bandera de España nacen frutos con las banderas autonómicas.

Las dos páginas dedicadas a la Constitución desaparecen de la edición destinada a los estudiantes del País Vasco, incluida la proclamación de la Soberanía de la Nación Española y el dibujo del propio Forges, colaborador habitual del Grupo Prisa, a cuyo conglomerado pertenece Santillana.

En Cataluña, una de las editoriales con mayor presencia en los pupitres escolares es La Galera, perteneciente al grupo Enciclopèdia Catalana. Su libro de Historia de 4º de ESO dedica una página completa al estudio de los grafiti, con ejercicios extraescolares incluidos. También se explaya en el género de la entrevista con cuatro fotografías de una llorosa Lady Di ante las cámaras de televisión. Pero a la Constitución Española sólo se le dedican dos escasas referencias. Entre las 28 actividades que se le proponen a los alumnos en ese capítulo se incluye descifrar las siglas SEAT, buscar información sobre las marcas catalanas Derbi, Bultaco y Montesa y sobre el movimiento de la Nova Cançó. De la Constitución, ni palabra.

EL REY
El libro de 4º de ESO de Historia de Santillana ilustra el capítulo España: del franquismo a la democracia con una fotografía del Rey Juan Carlos, acompañado por la Reina y el Príncipe, firmando la Constitución en el estrado del Congreso de los Diputados. El pie de foto hace referencia al consenso y al espíritu democrático de todas las fuerzas políticas que la hicieron posible.

Sin embargo, ésta no es la imagen que ilustra el mismo libro en el País Vasco. El título del capítulo es idéntico, pero la fotografía del Rey ha sido sustituida por la de una eufórica Aitana Sánchez-Gijón en el Festival de Cine de San Sebastián. El pie es todavía más sorprendente: «La primera edición contó con la presencia, entre otros, de Luis Mariano, Carmen Sevilla y Marujita Díaz». También se extiende sobre la celebración de «concursos de tiro y festejos taurinos». El texto se esfuerza en justificar que el Festival «refleja, en cierta medida, numerosos episodios de nuestra historia más cercana».

La sustitución de la figura del Rey y la del Congreso de los Diputados no es excepcional en ese libro de Santillana. Se repite en su manual de Etica de 4º de ESO. El capítulo ¿Quién tiene autoridad? se ilustra con la intervención del Rey ante las Cortes tras sancionar la Constitución. Un ejercicio pide a los alumnos buscar «valores de la Constitución».

En la edición del País Vasco, el Rey es sustituido por el edificio del Palacio de Justicia de Bilbao y la actividad escolar consiste en buscar valores dentro del «Estatuto de Gernika o, en su defecto, de alguna otra norma legal vigente».

El libro de Historia de la editorial catalana La Galera para 4º de ESO da más relevancia a la imagen del subcomandante Marcos que a la del Rey Juan Carlos. Anexo al capítulo de la Guerra de Sucesión, se indica a los alumnos que pregunten a sus padres en qué lengua les enseñaban en la escuela y cuál hablaban en casa. También se les pide que declaren cuál es «la primera lengua del alumno, la de sus padres y la de sus abuelos». A renglón seguido, se les marca que comenten el fragmento del discurso del Rey en la entrega del Premio Cervantes a Francisco Umbral: «Nunca fue la nuestra una lengua de imposición, sino de encuentro; a nadie se le obligó nunca a hablar en castellano».

LA DEMOCRACIA
El Congreso de los Diputados no se escapa a la tijera del editor. Mientras que en el libro de Etica de Santillana aparece la imagen de una sesión extraordinaria en la que los escolares tratan sobre la explotación infantil, en la versión para el País Vasco desaparece. Sin embargo, la imagen de la apertura del Congreso Nacional Chino se mantiene en ambos libros. Paradójicamente, China es uno de los países del mundo con mayor explotación infantil.

Los libros explican abrumadoramente el sistema parlamentario autonómico. La Democracia surge a partir del Estatuto de Autonomía y raramente de la Constitución.

La Historia de Bachillerato de Vicens Vives para Extremadura abunda tanto en el desarrollo de la política autonómica que califica incluso de «gran novedad en el panorama de partidos» en los años 80 la creación, por parte de Pedro Cañada, de la formación regionalista Extremadura Unida.

Cañada es conocido por haber regalado un cerdo a cada mujer que daba a luz en su municipio. En los comicios locales de 2003 obtuvo 201 votos y perdió la Alcaldía. En las últimas elecciones autonómicas concurrió en coalición con el Partido Popular. Logró un diputado en la Asamblea Regional y un concejal en el ayuntamiento de Cáceres. Los jóvenes extremeños siguen estudiando el fenómeno político de Pedro Cañada en sus libros escolares.

Siete millones de niños y jóvenes en España estudian en sus libros escolares una Historia, una Geografía y una Literatura diferentes, según la comunidad donde vivan. A muchos de ellos se les ocultan materias importantes, a otros se les transforman de acuerdo a los idearios nacionalistas. Una investigación realizada por EL MUNDO desvela cómo un mismo libro elimina para el País Vasco la Constitución, las protestas contra ETA y la figura del Rey, a la vez que reemplaza ese espacio con la imagen de Aitana Sánchez-Gijón y menciones a Luis Mariano, Carmen Sevilla y Marujita Díaz. Todos legislan, nadie supervisa

--------------------------------------------------------------------------------
La Ley Orgánica de Educación (LOE) ha sido promulgada bajo el gobierno de Zapatero, y sustituyó a la LOCE del Gobierno de Aznar.

No se modificó el punto sobre los porcentajes de materias básicas comunes en las distintas CCAA: «Los contenidos básicos de las enseñanzas mínimas requerirán el 55% de los horarios escolares para las comunidades [...] que tengan lengua cooficial y el 65% para aquéllas que no lo tengan».

Aparentemente garantiza enseñanzas comunes, pero la especificación de que se refiere a porcentajes horarios, y no de contenidos en los libros, deja a las editoriales vía libre para determinar la extensión de los mismos.

El desarrollo de la LOE se produce por medio de reales decretos en los que se describen las materias comunes. Las CC.AA. emiten a su vez decretos propios que determinan las materias en su territorio.

El Ministerio, por medio de la Dirección General de Cooperación Territorial y Alta Inspección, debe inspeccionar los contenidos. Para ello dispone de delegaciones en las CCAA.

María Antonia Ozcariz, directora general de la Alta Inspección, ha rechazado, «por motivos de agenda», manifestarse sobre los incumplimientos en numerosos libros de texto. En comparecencias públicas ha rehuido la responsabilidad aduciendo que la Educación está transferida y que son los claustros de profesores los que eligen los libros. En un fax enviado por Fátima Rojas, directora de comunicación del Ministerio al autor del reportaje, menciona que «la supervisión de los libros de texto y otros materiales curriculares constituirá parte del proceso ordinario de inspección que ejerce la Administración educativa [...] que debe velar por el respeto a los principios y valores contenidos en la Constitución y a lo dispuesto en la presente Ley [LOE]».

--------------------------------------------------------------------------------
Un negocio de 736 millones de euros al año

En España se venden cada año cerca de 50 millones de libros de texto (48,43 millones en 2006) para las enseñanzas de los seis cursos de Primaria, los cuatro de Secundaria y los dos de Bachillerato. La facturación por esa venta asciende a 736 millones de euros cada año.

Los niños y jóvenes escolarizados en esos 12 cursos totalizan 7,2 millones de alumnos. A cada uno le corresponde la compra media de siete libros cada curso. Las educaciones Primaria y Secundaria concentran el mayor número de libros vendidos y también de facturación (65%).

El precio medio de un libro de Educación Primaria asciende a 15 euros, mientras que los de Secundaria y Bachillerato se encuentran en los 21 euros.

Teniendo en cuenta que se trata de un mercado cautivo -el comprador está obligado en septiembre de cada año a pasar por caja, sin posibilidad de elección de compra-, las editoriales tiene unos ingresos garantizados con muy bajo porcentaje de devolución.

Aunque teóricamente un libro de texto debe garantizar una validez de cuatro años, la inclusión en los mismos de información perecedera, especialmente en el área de Ciencias Sociales (elecciones autonómicas, formación de gobiernos y otros), lo convierten en un bien cultural con fecha de caducidad.

Con las versiones diferentes que cada editorial imprime para las 17 comunidades autónomas, las posibilidades de que un mismo libro sirva tras un desplazamiento geográfico son nulas.

Santillana, SM, Anaya, Vicens Vives, Edebé, Teide, Oxford Educación y McGraw-Hill se reparten el negocio editorial. Santillana y Edebé presentan sus libros en algunas comunidades autónomas con un sello local, lo que les permite una presencia más cercana a las autoridades autonómicas. Santillana Promotor (Cataluña), Santillana Obradoiro (Galicia), Santillana Zubia (País Vasco) y Santillana Voramar (Comunidad Valenciana), son marcas que exteriormente no diferencian su presentación, pero que interiormente adaptan el contenido a las políticas locales.

Lo mismo sucede con la editorial Edebé, que en Galicia pasa a llamarse Rodeira, aunque a primera vista el volumen es idéntico.

Otras editoriales con importante presencia en sus respectivas comunidades son La Galera, Barcanova y Castellnou, en Cataluña; Xerais, en Galicia; Ibaizabal y Elkar, en el País Vasco; y Algaida (Grupo Anaya), en Andalucía.

--------------------------------------------------------------------------------
LA 'TRANSFORMACION' DEL REY EN EDIFICIO.

El libro escolar de Etica de Santillana de 4º de ESO elimina en el País Vasco la figura del Rey Juan Carlos y del Congreso de los Diputados durante la sesión con motivo de la proclamación de la Constitución. En su lugar, aparece el edificio del Tribunal de Justicia de Bilbao.

--------------------------------------------------------------------------------
DOS LINEAS PARA LA CONSTITUCION, CUATRO FOTOS PARA LADY DI.

El libro de Historia de La Galera de 4º de ESO para jóvenes de 16 años dedica un par de líneas a mencionar la Constitución Española. El mismo manual concede un amplio espacio a las lágrimas de la difunta Lady Di.
--------------------------------------------------------------------------------
LA CARTA MAGNA SE ESFUMA.
El libro de Historia de Santillana de 4º de ESO elimina, en su versión para el País Vasco, las dos páginas destinadas a la Constitución que aparecen en el resto de España. Los niños vascos que estudian con este manual sólo aprenden el Estatuto de Guernica.
--------------------------------------------------------------------------------
CHINA, SI; ESPAÑA, NO.
El libro de Etica de Santillana para el País Vasco elimina de sus páginas la sesión infantil del Congreso de España. El Congreso Nacional Chino corre mejor suerte y se mantiene en ambas ediciones.

EL ESCANDALO SILENCIOSO QUE VA MINANDO ESPAÑA (II)
Los libros de texto para el País Vasco minimizan o ignoran los crímenes de ETA
21/11/2007 - MANUEL ROMERO, AGUSTIN YANEL, ROBERTO BENITO, EL MUNDO 26 Noviembre 2007

En las demás ediciones del libro de 4º de ESO de Santillana se incluye la foto de la manifestación contra el asesinato de Tomás y Valiente - En la edición catalana se sustituye por la marcha que siguió al asesinato de Lluch y se resalta que fue «a favor del diálogo» - En la edición vasca se cambia por una protesta antirracista en San Sebastián

Los 833 asesinatos de ETA, los secuestros, las extorsiones, la destrucción de infraestructuras, las amenazas políticas y el exilio obligatorio de decenas de miles de personas a lo largo de los últimos 50 años apenas se ven reflejados en los libros escolares. El largo historial criminal se limita a una frase o, incluso, se llega a eliminar cualquier referencia si el libro va destinado al propio País Vasco. Los manuales pasan de puntillas sobre el terrorismo, adaptando su tratamiento a las posiciones de las autoridades autonómicas a las que dirigen sus contenidos.

MADRID.- Los atentados y crímenes de la banda terrorista ETA constituyen un pasaje de la Historia de España que a los libros escolares les cuesta abordar. En la mayoría de los casos, son despachados en los manuales con media línea; en otros, simplemente los eluden y los ocultan.

El libro de texto de Santillana de Historia de 4º de ESO para el País Vasco llega a eliminar la imagen de una protesta estudiantil tras el asesinato de Francisco Tomás y Valiente en 1996, que sí aparece en la edición de ese mismo libro que se utiliza en el resto de las comunidades autónomas, y la sustituye por una de una manifestación contra el racismo. Sigue en página 14

Los 833 asesinatos de ETA, los secuestros, las extorsiones, la destrucción de infraestructuras, las amenazas políticas y el exilio obligatorio de decenas de miles de personas a lo largo de los últimos 50 años apenas se ven reflejados en los libros escolares. El largo historial criminal se limita a una frase o, incluso, se llega a eliminar cualquier referencia si el libro va destinado al propio País Vasco. Los manuales pasan de puntillas sobre el terrorismo, adaptando su tratamiento a las posiciones de las autoridades autonómicas a las que dirigen sus contenidos.

Casi 50 años de terrorismo de ETA con 833 asesinatos, centenares de coches explosionados, edificios destruidos, miles de amenazas, extorsiones económicas y secuestros, empresas arruinadas y decenas de miles de personas huidas del País Vascos no se ven reflejados en los libros de texto.

Excepcionalmente, el manual escolar de Historia de 4º de ESO de Santillana, en el epígrafe ¿Cómo ha evolucionado la democracia?, en su versión general, muestra una fotografía de una manifestación de jóvenes universitarios contra ETA tras el asesinato, en 1996, del catedrático Francisco Tomás y Valiente. Su muerte puso en marcha el movimiento de repulsa Manos Blancas, que se extendió por toda España.

Sin embargo, ésa no es la imagen que aparece en el mismo libro de Santillana con el que se estudia en el País Vasco. La protesta contra ETA ha sido eliminada y su lugar lo ocupa una manifestación en San Sebastián «a favor de la igualdad de derechos y en contra del racismo».

En la versión vasca, Santillana introduce dos páginas que titula ¿Cómo ha sido la historia más reciente de Euskadi? Desde el Pacto de Bayona hasta la construcción del Palacio Euskalduna, pasando por gráficos sobre la evolución de la población y la reconversión industrial, se hace un repaso del País Vasco en 1.200 palabras. Pero ni una sola mención a ETA ni al terrorismo.

La edición del libro para Cataluña muestra la habilidad de la editorial para adaptar el contenido a las posiciones políticas autonómicas. En esta ocasión, la fotografía que aparece es la de la manifestación en Barcelona que siguió al asesinato del profesor y político socialista Ernest Lluch. Aunque la imagen muestra un mar de carteles de ETA no y el símbolo de manos blancas con la expresión ¡Basta ya!, el pie de la fotografía hace su propia interpretación: «Manifestación contra ETA y a favor del diálogo».

En la versión de la Historia para las Islas Baleares, Santillana resuelve el baile de imágenes de forma drástica: su lugar lo ocupa un gráfico con los resultados de las elecciones municipales de 1979 en Palma.

En su edición general, el libro de Santillana alude muy brevemente a ETA: en relación al asesinato de Carrero Blanco, al nacimiento de los GAL durante el Gobierno de Felipe González, y al anuncio de tregua coincidiendo con el periodo de Aznar. Ningún rostro de algún asesinado, ninguna estadística de crímenes, ningún ejercicio de reflexión sobre las consecuencias terroristas.

Por el contrario, el libro se extiende sobre las costumbres del siglo XVII: los jóvenes de Madrid estudian El vestido de las nobles españolas; los de Barcelona, La ciudad y sus estamentos; y los de San Sebastián, Las actitudes ante la muerte en el País Vasco. De las posiciones de los vascos ante ETA en el siglo XX, ninguna línea.

La editorial catalana La Galera, en su libro de Historia de 4º de ESO, dedica dos páginas al bandolero Serrallonga -«heroi del poble català, oprimit pels virreis castellans»- en el siglo XVII. Entre los ejercicios se pide al alumno que averigüe si la canción El bandoler de Lluis Llach se refiere a Serrallonga. El mismo libro dedica una sola línea a ETA, a la que, junto al Grapo, describe como «grupos radicales».

El manual de Historia de 4º de ESO de la editorial Barcanova califica a ETA de «organización armada independentista», mientras que el de Haritza (Anaya) le dedica una sola mención.

El libro de Historia de Vicens Vives para Cataluña describe los años 60 mencionando el nacimiento de Comisiones Obreras (seis líneas), los grupos cristianos (cinco líneas), el Sindicato Democrático de Estudiantes (cinco líneas) y la Asamblea de Cataluña (seis líneas). Finalmente, despacha a ETA con dos líneas: «En aquellos años se produjo también el nacimiento de ETA (1959) a partir de un sector radical del nacionalismo vasco».

Es la tónica común de los libros escolares: enmarcar el nacimiento de ETA en el franquismo y soslayar su actividad terrorista desde la Transición democrática hasta la actualidad, su época más sangrienta.

UN MISMO LIBRO Y TRES CARAS DISTINTAS CONTRA ETA.
El manual de Historia de Santillana ofrece tres imágenes diferentes de las protestas contra la banda, dependiendo del lugar al que vaya destinada la edición. Arriba, la versión general muestra a jóvenes con manos blancas manifestándose tras el asesinato del catedrático y constitucionalista Tomás y Valiente. En el centro, Santillana ha reemplazado la imagen para Cataluña por la de la protesta tras la muerte de Ernest Lluch, pero apostilla que, además, fue «a favor del diálogo». Abajo, el libro con el que estudian los jóvenes en el País Vasco, donde ha desaparecido cualquier protesta contra ETA, que es sustituida por una manifestación contra del racismo.
En Cataluña, ni 11-M ni Terra Lliure

La masacre del 11-M sólo aparece en el libro de Historia de la Serie Itaca de Santillana de 4º de ESO en su edición general. La versión para los alumnos de Cataluña no recoge la fotografía del atentado más sangriento perpetrado en España. Lo impide la imagen de Jordi Pujol con motivo de la victoria en las primeras elecciones autonómicas, que no deja espacio gráfico. La versión balear del libro de texto -también en catalán- ofrece, sin embargo, la imagen de la masacre islamista.

Los manuales escolares en Cataluña descienden a detalles tan minuciosos como la actividad de Quico Sabaté y Josep Lluís Faceiras al frente de grupos anarquistas a finales de los 50; al nacimiento de Comunitat Catalana en los 60 o, con posterioridad, al surgimiento de .pi.mnium Cultural. Pero Terra Lliure y sus atentados no aparecen en ningún capítulo, párrafo o mención.

En Galicia y Andalucía los libros escolares hacen descripciones detalladas de los grupos guerrilleros durante el franquismo, con nombres de los cabecillas, como 'O Founcellas', pero no profundizan en el fenómeno terrorista actual, pese a que numerosos atentados han afectado a esas dos comunidades.

Excepcionalmente el FRAP, los Guerrilleros de Cristo Rey, la Triple A y el Batallón Vasco-Español aparecen mencionados en el libro de Historia de Bachillerato de Edebé. Sólo este manual incluye un cuadro con los asesinatos perpetrados por los terroristas. En su última página y a tamaño reducido realiza la única alusión al atentado de ETA en Hipercor, que causó 21 muertos, así como al del cuartel de la Guardia Civil de Vic, con 10 fallecidos (entre ellos, cinco niños).
Eric, el niño modelo nacionalista

Su caso de envío de anónimos es leído en clase y representado para estudiantes

Èric Bertran está considerado un héroe por el nacionalismo catalán. Actualmente tiene 17 años y vive con sus padres y su hermano mayor en Lloret de Mar (Gerona). El 24 de septiembre de 2004 envió por internet mensajes anónimos a Mercadona, Leche Pascual y supermercados Dia exigiéndoles que rotularan sus productos en catalán o les enviaría el Exèrcit del Fènix. «Entonces no les pediré otra vez a las buenas, les vendrá mi organización y no creo que muy simpáticamente [sic]», añadía en su correo-e.

Dia denunció lo que consideraba una amenaza anónima. La Guardia Civil localizó el ordenador desde el que se había enviado el mensaje y descubrieron, seis días después, que se trataba de la obra de un adolescente. Se incautaron de la CPU y pidieron a ric que fuera a declarar al cuartel al día siguiente, después de salir de clase en el instituto Vidreres.

En diciembre de ese mismo año compareció ante el Tribunal de Menores de la Audiencia Nacional de Madrid y, tras una charla con una psicóloga, el caso fue archivado.

Pero al nacionalismo catalán le había nacido un mártir. Tres entrevistas en un mismo día en TV3 pusieron en marcha la maquinaria mediática que produjo una página web y, luego, un libro del propio ric en el que contaba su experiencia.

El volumen está editado por Proa, del grupo Enciclopèdia Catalana, a cuya colección pertenece Una reflexión necesaria, del ex presidente de la Generalitat Jordi Pujol. Enciclopèdia Catalana también es propietaria de los libros escolares La Galera, con contenido nacionalista.

Después llegó ric i el Exèrcit del Fènix. L'obra de teatre, escrita por Víctor Alexandre. A continuación, Pere Planella llevó el libreto a escena en el Teatro Borrás de Barcelona, con el apoyo del Departamento de Cultura de la Generalitat, TV3, El Periódico de Catalunya, Òmnium, la Fundación Catalunya y otras organizaciones nacionalistas.

La obra ha sido vista en colegios e institutos. Después ha comenzado a recorrer toda Cataluña. Unos guardias civiles malos y tontos interrogan con acento chulesco y andaluz a un indefenso niño que sólo quiere expresarse en catalán. La obra de Víctor Alexandre lleva como subtítulo ¡Di que eres español o te encierro! La bandera española, la Constitución y la Corona son objeto de burla. España es presentada como un enemigo odioso y opresor, producto del franquismo. El propio ric aparece en la obra y habla desde una pantalla de ordenador y, en ocasiones, sobre el mismo escenario.

Por si fuera poco, el libro de Lengua Catalana y Literatura de 3º de ESO, para jóvenes de 15 años, de la editorial Castellnou, incluye dos páginas con una entrevista con ric Bertran, tomada de El Periódico de Catalunya, como lectura complementaria para los alumnos.

Las ilustraciones que acompañan el texto muestran a guardias civiles con pasamontañas, despreciando la bandera catalana, y a una juez-bruja de la Audiencia Nacional, con la bandera española a su espalda, encarándose con malos humos ante el ingenuo ric. Los promotores de la representación quieren llevarla ahora al País Vasco «por la afinidad que podemos encontrar allí», según el director de la obra de teatro.

Con el nombre de ric Bertran aparece en la página YouTube de internet un vídeo en el que se simula, con una réplica de metralleta, un asalto armado.

DE LECTURA ESCOLAR A REPRESENTACION TEATRAL.
El libro de Lengua Catalana de Castellnou recoge en su capítulo Leer por el gusto de leer una entrevista con Eric Bertran. Las ilustraciones fabuladas muestran malvados guardias civiles y temibles jueces. A la derecha, el cartel de la obra de teatro que recorre Cataluña, institutos incluidos.
Una víctima sin lección escolar

En la clase de Jéssica López, sorda por el atentado de Hipercor de Barcelona, nunca se habló sobre terrorismo

Jéssica López tiene 19 años y ha nacido dos veces. Una el 22 de enero de 1988 y otra el 19 de junio de 1987, el día del atentado de Hipercor de Barcelona. Su madre, Milagros Rodríguez, trabajaba como cajera del centro comercial en el momento en el que Domingo Troitiño, Mercedes Ernaga y Rafael Caride decidieron cumplir la orden de Santi Potros de hacer estallar una bomba en el garaje del hipermercado.

Veinticinco kilos de amonal y 200 litros de líquido inflamable estallaron bajo los pies de 500 clientes y 100 empleados. Milagros Rodríguez estaba embarazada de tres meses. «Cuando estalló la bomba, lo primero que pensé fue en lo que llevaba dentro», comenta Milagros. Veintiuna personas murieron en el atentado, la mayoría vecinos de la avenida de Meridiana, donde se encuentra el centro comercial. Afortunadamente, la cajera salió ilesa, aunque aturdida por el estallido, y se marchó a la casa de sus padres. El embarazo se complicó y tuvo que ser ingresada. Seis meses después vino al mundo Jéssica, que nació sorda.

Roberto Manrique era carnicero en Hipercor cuando estalló la bomba. Sufrió graves heridas y quemaduras. Cuando se recuperó inició el contacto con los supervivientes del atentado. Actualmente es el secretario general de la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas, que tiene 600 miembros.

Un largo proceso judicial iniciado por Roberto Manrique permitió a Jéssica ser reconocida como víctima del terrorismo y obtener las ayudas económicas establecidas.

Jéssica estudió el ciclo de Secundaria en el instituto Juan Manuel de Zafra, de Barcelona. Se acostumbró a sentarse en primera fila para leer mejor los labios de sus profesores y no perderse detalle de lo que explicaban en clase.

Sin embargo, Jéssica nunca tuvo la ocasión de ver salir de sus bocas las palabras ETA, terrorismo o Hipercor. Con la dificultad de una joven tímida y sorda, expresa que «nunca se habló de ETA en clase; tampoco los profesores me preguntaron por lo que me había sucedido». En el patio del instituto sólo algunas compañeras se interesaron por el origen de su sordera.

Nacor es hijo de Roberto Manrique. Tiene 21 años y desde pequeño se preocupó por el terrorismo. Estudió hasta 4º de ESO en el instituto Menéndez Pidal, en Barcelona. «En los cuatro años que estuve allí nunca se habló de bandas terroristas. Cuando algún profesor pedía un tema de debate yo sugería el del terrorismo, pero me decían que habláramos de asuntos más lógicos para nuestra edad. Es como si fuera un tema que había que esconder», dice. En ningún libro de texto de los que usó vio mencionado el atentado de Hipercor ni ningún otro. «Tampoco mis amigos, que iban a diferentes institutos, debatieron sobre el terrorismo».

SEMBRANDO LA DIFERENCIA / Las reacciones
El PP pide al Gobierno que prime la «igualdad de todos en educación»

El PSOE acusa a EL MUNDO de «agitar la rancia idea de 'se rompe España'»

MADRID.- El debate sobre las diferencias educativas en las comunidades autónomas, en el que ha irrumpido el informe elaborado por EL MUNDO sobre los libros de texto, llegó ayer al Congreso de los Diputados. El portavoz del Partido Popular en la Cámara Baja, Eduardo Zaplana, reclamó la comparecencia en el Parlamento de la ministra de Educación, Mercedes Cabrera, «para que explique las medidas que piensa adoptar para garantizar la igualdad de todos los españoles en el derecho a la educación».

Para el PP, el Ejecutivo tiene la responsabilidad de que los alumnos reciban una explicación similar de aquellos contenidos que están marcados desde el Ministerio como «comunes», y para preguntar sobre ello solicita la comparecencia de Cabrera en la Comisión de Educación del Congreso.

«Ya está bien del sometimiento de la educación a los intereses ideológicos de partidos nacionalistas», que obliga a «ir adaptando los contenidos» de los programas y de los libros de texto según el «criterio de estas formaciones», que en muchas ocasiones ni siquiera «ven con agrado el marco constitucional», declaró el portavoz popular.

Desde el Partido Socialista se reaccionó de forma totalmente contraria. En un comunicado en el que se recogían las declaraciones de la secretaria de Educación del partido, Eva Almunia, y en cuyo encabezado se leía «en respuesta a la información de EL MUNDO sobre los libros de texto», los socialistas se dieron ayer por aludidos y denunciaron las «noticias tergiversadoras que tratan de agitar la interesada y rancia idea del se rompe España».

En el comunicado, el PSOE no niega las diferencias existentes en asuntos como la Constitución o la Monarquía y se limita a señalar que «el libro de texto ya no es el único instrumento sobre el que gira el desarrollo de la clase», que «los docentes utilizan diversos materiales» y que en este curso se están utilizando los mismos manuales «del pasado curso, cuyo contenido marcó el Gobierno del PP».

Lejos de manifestar cualquier intención de solventar las diferencias existentes entre los libros de texto de unas comunidades autónomas y los de otras, Eva Almunia asegura que «reclamar un control previo» significa «volver la vista hacia la censura franquista». «Todos los gobiernos han coincidido en desestimar la supervisión de los manuales», dice el comunicado.

En opinión de la secretaria de Educación del PSOE, las críticas a la actual situación de la educación en España sólo responden a un intento de «devaluar el Estado de las Autonomías». Por ello, pidió «mayor rigor» y «respeto» para los profesores, que son los únicos «profesionales con la formación adecuada como para decidir qué materiales utilizar para la enseñanza».

«Hay que recuperar las competencias»
MADRID.- La portavoz de Unión, Progreso y Democracia (UPD), Rosa Díez, fue ayer un paso más allá y pidió la recuperación de las competencias de Educación por parte del Estado. El problema que ayer denunció EL MUNDO tiene su origen en que «no hay una autoridad que controle el contenido de los libros de texto», con lo que «se destaca lo que nos diferencia por encima de lo que nos une».

La ex dirigente socialista, que será cabeza de lista de UPD para las generales, considera que la Educación es «un asunto básico, lo más importante para el futuro» y, como tal, debería estar «dirigida desde la Administración central». La existencia de «17 leyes educativas» lleva a la situación actual, en la que «en 14 comunidades, los niños no aprenden que las cuevas de Altamira están en España porque los políticos locales deciden que estudien las cuevas de su región».

La recuperación de competencias permitiría también que «el español no sea una lengua más, sino el idioma de todos». «Un Estado necesita una lengua propia», continuó, «y esa situación no se da cuando en varias comunidades es imposible que los hijos se eduquen en su lengua materna».

La dirigente de UPD protagonizó ayer un encuentro en la asociación cultural Zayas. En la misma, explicó que UPD nace para «defender lo que nos une» y para «regenerar la democracia». Díez fue especialmente dura con el PSOE y con José Luis Rodríguez Zapatero. A cuenta de la Ley de Memoria Histórica, le acusó de «intentar ganar la Guerra Civil con efecto retroactivo» porque la norma es «excluyente» y sólo busca «dividir» y «provocar».

El escándalo silencioso que va minando España (III)
La marea nacionalista impone sus símbolos
22/11/2007 - MANUEL ROMERO y otros. EL MUNDO 26 Noviembre 2007

Las banderas autonómicas disfrutan en los libros de texto de un mejor trato que la enseña nacional española. Incluso los símbolos estadounidenses, alemanes y franceses se estudian con mayor profundidad que los de nuestro país. La palabra España se cae de los capítulos de la Historia. Y hasta el Cara al sol y las canciones republicanas merecen más atención que el Himno de España, que jamás es mencionado. La Fiesta Nacional del 12 de Octubre no existe y ni siquiera Madrid es presentada como capital del país.

MADRID.- Un mar de banderas catalanas al viento, mayoritariamente independentistas, abre la unidad 14ª del libro de Historia de 4º de ESO de la editorial Teide. El título del capítulo es aún más espectacular: Democracia y autonomía. El nuevo orden mundial. Este manual, específico para los alumnos catalanes de 16 años, es un ejemplo del tratamiento que los libros de texto conceden a sus respectivas comunidades autónomas en toda España: orgullo patriótico local, exaltación de los símbolos autonómicos, reivindicación y sentimiento de diferencia frente al resto de España y del mundo.

Como contraste, los manuales muestran con frecuencia a España como una reliquia del pasado o una entelequia administrativa. La bandera española aparece escasamente y, cuando lo hace, casi siempre está relacionada con el franquismo.

Los libros escolares muestran las enseñas autonómicas en las manos de los sindicalistas reivindicando mejoras salariales, en las de los subsaharianos reclamando su regularización y en las de los aficionados deportivos aclamando a su equipo. Por el contrario, la imagen que se ofrece de la bandera de España es la que dan los falangistas desfilando en 1939 por las calles de Bilbao y la de los simpatizantes del Partido Popular celebrando la victoria electoral de José María Aznar en 1996.

El libro de Geografía e Historia de La Galera, para alumnos catalanes de 2º de ESO, es un ejemplo de esta práctica. El capítulo La estructura de la sociedad se ilustra con una senyera gigante en manos de los aficionados del Barça. La página correspondiente al Paro Obrero muestra la cabecera de una manifestación de CCOO repleta de senyeras. El ejercicio de lectura La expedición de los almogávares se complementa con un dibujo de un caballero protegiéndose con un escudo cuatribarrado.

En este mismo libro, la lección La organización política de la sociedad muestra «las banderas de cuatro comunidades autónomas del Estado español». Son las de Aragón, Cataluña, Baleares y País Valencià [sic]. Se plantea el siguiente ejercicio: «Explica por qué se dice que Cataluña es una nación histórica».

La enseña catalana aparece una docena de veces más en ese mismo manual escolar. Sin embargo, hay que buscar con esfuerzo la bandera española: en una ocasión se encuentra mezclada con las de otros 200 países ante una institución internacional y, en la segunda, acompaña a la catalana en el Parlament y en la Generalitat.

En el libro de Vicens Vives de 4º de ESO de Historia se repite la proporción. Senyeras en la Diada, en un cartel de inspiración europeísta, en una pegatina de reivindicación del catalán, en un carné de la Asamblea de Cataluña... Mientras, la bandera de España aparece en dos ocasiones: en manos de Franco con camisa de falangista en un óleo de posguerra y, en otra, tras José María Aznar en la fotografía de las Azores.

En la Historia de Barcanova de 2º de ESO, decenas de africanos marchan ondeando senyeras y reclamando la integración. En la de 4º de la misma editorial se explican los orígenes de la ikurriña y de la bandera gallega. El libro de SM de 4º de Ciencias Sociales para Andalucía muestra que «los símbolos de la comunidad autónoma son la bandera, el escudo y el himno». También da a conocer los escudos de las dos Alemanias antes de la unificación. De los símbolos de España, nada.

El manual de Historia de 4º de ESO de Vicens Vives hace lo mismo con la evolución de la bandera estadounidense. Explica la sustitución de la cruz de San Jorge y San Andrés por las 13 estrellas de las ex colonias. Sin embargo, no existe una sola línea de la historia de la bandera española.

Los libros tratan con especial atención los símbolos de Francia. La Historia de Santillana de 4º de ESO muestra en todas sus versiones -incluidas las destinadas al País Vasco y Cataluña- el desfile del Ejército francés por los Campos Elíseos mientras nueve aviones dejan sobre el Arco del Triunfo de París estelas de humo con la bandera tricolor en la Fiesta Nacional gala del 14 de julio. Ninguno de los libros consultados muestra una imagen similar de la Fiesta Nacional de España del 12 de Octubre, ni siquiera la existencia de esa celebración.

El manual de Santillana abunda aún más en la iconografía francesa: sello postal con el gallo, busto de la Marianne, el gorro frigio y la formación cromática de la escarapela, óleo de Delacroix... La Revolución Francesa sirve para exhibir todos los símbolos vigentes del país galo. Incluso se enseña a los estudiantes españoles la letra de La Marsellesa. En ese mismo libro, los símbolos nacionales de España, establecidos por la Constitución de 1978, no son siquiera mostrados. La bandera, el escudo, el Himno, la Fiesta Nacional y la capitalidad de Madrid no aparecen.

Sorprendentemente, las canciones con las que los dos bandos se enfrentaron en la Guerra Civil sí son recogidas. Al Puente de los Franceses se contrapone el Cara al sol, del que se ofrece su letra completa. Incluso se explica cómo había que cantarlo: brazo en alto y con los gritos de rigor.

Un único libro, el de Anaya de Historia de 2º de Bachillerato, muestra las tres banderas que han ondeado en España, «la republicana, la franquista y la constitucional». Las acompaña un pasaje del libro Así se hizo la Transición, de Victoria Prego, en el que Santiago Carrillo acepta la bandera bicolor.

El libro de Anaya de Geografía de 3º de ESO despliega, tanto en su página 194 como en un apéndice final, las banderas y cuadros estadísticos de cada una de las 17 comunidades autónomas, sin que aparezca la bandera española, ni los datos globales de la nación.

Esto sí sucede en el libro de Geografía de Santillana de 3º de ESO, que muestra en un apartado final la bandera, el mapa y las cifras generales de España. Le siguen seis páginas con los datos y símbolos de las comunidades autónomas. Sin embargo, este capítulo ha sido eliminado en la edición en euskara del País Vasco, con la que también estudian algunos jóvenes de Navarra.

LA AMENAZA DE ESPAÑA.
La bandera española se muestra asociada continuamente al franquismo. El cartel aparece de forma abrumadora en los diferentes manuales escolares de las editoriales Santillana, Teide y Edebé, no sólo en sus versiones para Cataluña, sino de toda España. En ocasiones, hasta dos veces en un mismo libro.

'SENYERAS' AL VIENTO.
Las banderas autonómicas, especialmente la senyera en los libros de Cataluña, son mostradas insistentemente en los manuales escolares. Arriba, el libro de Historia de 4º de ESO de Teide, que titula Democracia y autonomía: el nuevo orden mundial sobre un mar de banderas catalanas, mayoritariamente independentistas.
Dos caminos hacia la independencia

Los libros nacionalistas realzan los lugares con aspiraciones soberanistas como Quebec y Montenegro

Quebec y los Balcanes, los dos ejemplos internacionales más utilizados por los nacionalistas en España para marcar la senda de la independencia, aparecen destacados en los libros escolares.

El manual de Geografía de 3º de ESO de Teide incluye para los escolares catalanes un dossier de dos páginas dedicado a Quebec, la provincia francófona canadiense.

La creación del Frente de Liberación de Quebec, el apoyo de De Gaulle con su visita a Montreal en 1968 y la creación del Partido Quebequés abren un apartado titulado La reivindicación soberanista.

Los resultados de los referendos para la independencia son mostrados en gráficos, a la vez que se exponen las distintas etapas propuestas por los nacionalistas, con un estatus intermedio de «soberanía asociada».

Los jóvenes catalanes estudian la modificación de la Constitución de Canadá y el reconocimiento de la provincia francófona como «sociedad diferenciada», así como la proclamación de Quebec como nación por parte del Parlamento de Ottawa. Los ejercicios prácticos incluyen definir el término autodeterminación y explicar el motivo por el que se mantiene el sentimiento nacionalista en Quebec.

El libro de Ciencias Sociales de Geografía e Historia de 2º de ESO de la editorial Barcanova, que se estudia en Cataluña, recurre igualmente a Quebec para encabezar el capítulo titulado El derecho de los pueblos. El manual pide a los alumnos que consulten en «una enciclopedia, un atlas o internet dónde está situado Quebec y cuál es su lengua». Ninguna otra zona del mundo es mencionada en este capítulo, aparte del poble catalá. Se menciona que «muchas veces el derecho de estos pueblos a la existencia, a la conservación de sus costumbres, cultura y organización económica y social no son reconocidas por el Estado del que forman parte».

El libro añade que los principales documentos que reconocen el derecho de los pueblos «a escala internacional» son la «Declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales y el Convenio sobre pueblos indígenas y tribales en países independientes».

El libro escolar de Geografía de Santillana de 3º de ESO para Cataluña recurre a un artículo del diario Avui para explicar la proclamación de la independencia de Montenegro, con ocho ejercicios anexos.

El manual de Geografía e Historia de 2º de ESO editado por La Galera dedica dos páginas a La Europa de los pueblos. Se afirma que «las naciones sin Estado han luchado por su reconocimiento internacional. Algunas, como Noruega en 1905, Finlandia en 1917 o Irlanda en 1937, consiguieron la soberanía durante la primera mitad del siglo XX; otras como Cataluña, el País Vasco o Galicia, han obtenido parcelas de autogobierno». Además, destaca que Escocia y Gales tomen parte en competiciones deportivas internacionales «con toda normalidad».

DE CANADA A LOS BALCANES.
Los manuales en Cataluña enseñan ampliamente las experiencias independentistas en el mundo y las relacionan con la situación de España. Arriba, el libro de Teide; abajo, el de Santillana.
La eliminación de 'España'

Edelvives-Baula evita la mención en Cataluña cambiando hábilmente los encabezamientos de su libro de Historia

Las diferencias entre la versión general del libro de 2º de Bachillerato de Historia de Edelvives y la de su edición para Cataluña (Baula) comienzan en la portada. La palabra España se cae. El editor va eliminando el término con tenacidad hasta convertir el manual en la Historia de un país sin denominación. Como el resto de editoriales, sigue las instrucciones de la Generalitat de Cataluña, que marca que la asignatura se denomine Història a secas.

En el interior, La formación de España pasa a llamarse Dels orígens a la modernitat. España en la Europa moderna se convierte en De l'Antic Règim a la revolució liberal. España en el mundo de entreguerras se transforma en De la Restauració a la guerra civil. España durante el franquismo se sustituye por El franquisme, la transició i la democràcia. Más adelante, La España democrática se transforma en La democràcia.

La palabra España desaparece y se reduce su Historia. Las 398 páginas de la edición nacional se convierten en 270 en la edición catalana.

La versión general destaca la Expo de Sevilla como el acontecimiento que «difundió una imagen de España como Estado moderno y democrático», sin mencionar los JJOO de Barcelona. En cambio, en la edición catalana, es la Expo la que no existe y son los Juegos los que «va a difondre una imatge de Catalunya com nació moderna i democràtica».

SEMBRANDO LA DIFERENCIA / Reacciones
Ciutadans cree que se usan libros de texto para «cambiar el marco de convivencia»

Albert Rivera propone un «pacto de Estado en materia educativa» para evitar las modificaciones

BARCELONA.- No puede decirse que en Cataluña exista un clamor político por las diferencias que se están detectando entre los libros de texto según se dirijan a escolares de una u otra Comunidad Autónoma. Ayer, en el Parlament, sólo un partido político escapó a la indiferencia general y mostró su preocupación por esas modificaciones. El presidente de Ciutadans -un partido que ha hecho bandera del derecho a decidir la lengua en que se reciben las clases en Cataluña-, Albert Rivera, dijo ayer que «se están utilizando los libros de texto para modificar el marco de convivencia».

Se refería a la Constitución, pero también «al Estatuto catalán». Los preceptos de ambas leyes, considera el presidente de Ciutadans, son puestos en entredicho por algunas de esas modificaciones en los libros de texto catalanes.

Rivera se mostró a favor de que se utilice «la inspección» para que los diferentes territorios de España no tengan contenidos diferentes en unos libros en principio idénticos, de la misma editorial y curso.

El presidente de Ciutadans afirmó que su grupo es partidario de «buscar la igualdad de oportunidades» y escapar del «sesgo» que supone, a su parecer, que en unas comunidades exista un tratamiento de ciertos asuntos y en otras se sustituya por otro.

Rivera también reclamó, como lleva haciendo su partido desde que accedió al Parlamento catalán, que «determinadas competencias estén controladas por el Estado», en referencia a la Educación. Por ello, adelantó que Ciutadans planteará en las próximas generales «un pacto de Estado en materia educativa».

En la Generalitat, sin embargo, no se mueve nadie. El consejero de Educación de la Generalitat, Ernest Maragall, dio ayer la callada por respuesta a las preguntas sobre las informaciones de EL MUNDO. Maragall sí que opinó sobre la reclamación de la portavoz de Unión, Progreso y Democracia (UPD), Rosa Díez, de centralizar de nuevo las competencias en Educación: «Vamos en la dirección absolutamente contraria a esos comentarios y los nuevos centros que abrimos apuestan por la innovación, la calidad y que sean una referencia».

Cumplir con la legislación
El presidente de la Asociación Nacional de Editores de Libros y Material de Enseñanza (Anele), José Moyano, envió ayer esta carta al director de EL MUNDO para aclarar que las editoriales se limitan a seguir la legislación elaborada por las comunidades autónomas y explicar así que los contenidos de los manuales no los marcan los editores, sino los responsables políticos.

Moyano se refiere en concreto al titular 'Las editoriales manipulan los libros de texto a gusto de los nacionalistas', con el que EL MUNDO tituló el pasado martes la primera entrega de un estudio sobre los libros de texto que se utilizan en España.

Bajo el epígrafe 'El escándalo silencioso que va minando España', se muestran las diferencias que existen entre unas comunidades y otras en contenidos que deberían ser idénticos.

ACLARACION DE ANELE
«En relación al titular de portada del día 20 de noviembre en el que el diario EL MUNDO manifiesta 'Las editoriales manipulan los libros de texto a gusto de los nacionalistas', firmada por Manuel Romero, me dirijo a usted como presidente de la Asociación Nacional de Editores de Libros y Material de Enseñanza (Anele) para rogarle que publique la siguiente aclaración que, sin duda, el autor del reportaje ha suprimido por desconocimiento o por omisión de la legislación:

Las empresas editoriales de libros de texto y material de enseñanza realizan los proyectos editoriales a partir de los decretos de enseñanza que legislan cada comunidad autónoma, quien a su vez debe respetar el 55% o el 65% (según tengan lengua propia o no) de los reales decretos de enseñanzas mínimas del MEC. Le indico aparte el listado de decretos de cada comunidad autónoma para su conocimiento».

Gracias.
Un cordial saludo.
José Moyano. Presidente de Anele.

Radiografía del escándalo silencioso que va minando España (IV)
El Hombre de Atapuerca, 'non grato' en Euskadi
23/11/2007 - MANUEL ROMERO. Especial para EL MUNDO 26 Noviembre 2007

Atapuerca, Altamira, la romanización, el Camino de Santiago... nada se escapa a la visión localista que aplican los libros de texto en cada una de las 17 comunidades autónomas. La Historia de España que estudian más de siete millones de escolares en los ciclos de Primaria, Secundaria y Bachillerato sufre importantes modificaciones y amputaciones, según dónde se imparta. Los contenidos que ofrecen una imagen global del país se diluyen para dejar paso a los particularismos que se imponen desde el actual mapa autonómico.

MADRID.- Antes de que un niño de 12 años en Santander comience a estudiar en su libro de Santillana de Ciencias de la Naturaleza la formación del Universo, el editor le ofrece una lección cero, denominada Unidad de Bienvenida, que arranca afirmando que «Cantabria es un paraíso natural. La belleza de nuestros paisajes está marcada por un color predominante, el verde, alimentado por un clima benigno».

La visión localista de la Historia de España en los libros escolares se remonta al Big Bang. La selección, interpretación o eliminación de los contenidos, de acuerdo al mapa autonómico actual, se inicia con el homo antecessor, hace un millón de años.

La Prehistoria comienza a estudiarse en 1º de ESO. Existen varios lugares comunes que muestran las primeras actividades conocidas del hombre: el yacimiento de Atapuerca (Burgos), las pinturas rupestres de Altamira (Cantabria) y el crómlech de Stonehenge (sur de Inglaterra). Con los cráneos encontrados en Etiopía, Kenia y China, los restos del poblado de Çatal Hüyük (Turquía) y el estudio de las tribus yanomami en la Amazonía, la visualización de la Prehistoria queda resuelta.

Así lo entienden las editoriales Anaya, Teide, McGraw-Hill, Bruño, Edelvives, Vicens Vives y La Galera. Todos muestran de forma sistemática las imágenes de Atapuerca, Altamira y Stonehenge. Ocasionalmente echan mano de alguna imagen que extiende la Prehistoria al resto del mundo.

Pero el caso de Santillana rompe la norma de la unanimidad de los investigadores. Inicialmente, en su edición general de Geografía e Historia de 1º de ESO recurre a los lugares comunes y universales con los que se enseña la Prehistoria. El capítulo correspondiente a ese periodo se ilustra con una fotografía del yacimiento de Atapuerca, junto a una extensa descripción de sus hallazgos. Incluso menciona la concesión del Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica. Gran parte de los ejercicios de la unidad se refiere al descubrimiento como uno de los más relevantes realizados por los historiadores.

Sin embargo, Santillana no mantiene esa opinión en el libro de Geografía e Historia que distribuye en el País Vasco, ya que elimina la imagen y el texto de Atapuerca y los sustituye por los del yacimiento guipuzcoano de Deva, de trascendencia casi exclusivamente local.

La consideración de que Atapuerca es ajena al País Vasco, además de «una aberración histórica», según el historiador y catedrático de la Universidad de Deusto Fernando García de Cortázar, choca con la obviedad de que las agrupaciones de homínidos que habitaron aquellos parajes lo hacían incluso dentro del territorio que actualmente ocupa el País Vasco.

Al margen de la relevancia de Atapuerca y de que, complementariamente, pudiera estudiarse la cueva de Deva, existen colegios en el País Vasco a menor distancia de la localidad burgalesa que de la guipuzcoana.

Las pinturas rupestres de Altamira y Cogull (Lérida), corren la misma suerte que Atapuerca en el libro de Historia de Santillana: son eliminadas de la visión de los escolares. Aunque Altamira es calificada por la editorial, en sus libros de la serie Itaca, como «uno de los yacimientos de pinturas rupestres más importante del mundo», es reemplazada por otra fotografía de Deva, mientras que las figuras negras de Cogull son sustituidas por la cueva de Jócano (Alava).

En este mismo libro, el crómlech de Stonehenge, elegido en una votación internacional como una de las Siete Maravillas del Mundo, es eliminado y sustituido por un texto sobre los dólmenes en el País Vasco. Los menhires de Carnac (Francia) son reemplazados por los de Aralar (Guipúzcoa) y la historia del pueblo amazónico yanomami, que mantienen costumbres prehistóricas, cambiado por un artículo sobre la metodología arqueológica.

Definitivamente, los estudiantes vascos que utilizan este libro de Santillana no tienen posibilidad de conocer la actividad que desarrollaba el hombre prehistórico más allá de las fronteras de su comunidad autónoma actual.

Además de los cambios que aplica Santillana a los capítulos comunes de la Prehistoria en la Península Ibérica y en el mundo, añade dos páginas más exclusivamente sobre el País Vasco. En ellas describe hasta el último dolmen descubierto dentro de los límites de la Comunidad, que localiza, uno a uno, en un mapa anexo. Sorprendentemente, el Condado de Treviño -territorio burgalés incrustado en Alava- se encuentra vacío de hallazgos arqueológicos, pese haberse encontrado allí, entre otros, un importante túmulo funerario neolítico por parte de la Universidad del País Vasco.

Los diversos libros de Santillana también hacen distinciones cuando se refieren a los pueblos que habitaron la Península Ibérica antes de la romanización. En la actividad Repaso de lo esencial de la edición general, se pide al alumno que rellene las dos casillas correspondientes a los asentamientos de iberos y celtas. En la edición vasca han añadido una tercera casilla referida a las euskal tribuak.

En los libros de Historia para Cataluña también impera la visión exclusivamente local marcada por el actual mapa autonómico. La editorial Edelvives-Baula titula La Prehistoria en Cataluña, incluyendo la región francesa del Rosellón, y Teide se refiere a «La Cataluña neolítica». La denominación Cataluña no surgió hasta 5.500 años después, 1.000 años más tarde que Hispania.

Mientras que el libro de Teide se refiere a Cataluña como un concepto existente desde la Prehistoria, al término España se le aplica todo tipo de sinóminos con la excusa de que no surgió hasta mucho tiempo después. De hecho, la expresión Península Ibérica como sustituto de España, dentro de los manuales de Historia, llega casi hasta la actualidad.

El libro escolar de 1º de ESO de la editorial Teide titula «Fenicis i grecs arriben a la península Ibèrica» (página 244), pero más adelante destaca que «Els romans ocupen Catalunya» (página 248), como si hubiera habido una invasión de Hispania por comunidades autónomas.

Ese mismo sistema es el que emplea Edelvives-Baula, cuyo capítulo Els romans a Catalunya titula en el resto de ediciones como La Hispania romana. La editorial La Galera no se queda atrás. La unidad El dominio romano en Cataluña engloba un apartado menor que denomina El control de la Península Ibérica.

Los conceptos van imponiéndose desde los orígenes más remotos de la Historia: Cataluña existe desde el principio de la Humanidad, la Península Ibérica es una coincidencia geográfica y España un conglomerado que no se convertirá en entidad forzada hasta la imposición borbónica en la Guerra de Sucesión.

Pero la visión localista de la Historia es común en los libros de todo el país. Se multiplican los capítulos como La presencia romana en Extremadura o Pueblos prerromanos de Castilla-La Mancha .

Excepcionalmente, en el caso del centro peninsular, los libros escolares siempre se refieren al «territorio que hoy ocupa la Comunidad de Madrid» o «en la provincia que siglos más tarde se llamaría Madrid» (Editorial Bruño).

Según los historiadores, se trata de una visión mucho más objetiva que la actitud beligerante con la que se trata la romanización en los libros del País Vasco: «La conquista militar de Euskadi se produjo en el siglo I antes de Cristo» (Santillana, Geografia eta Historia, 1º ESO, página 258).

APOYOS
Cataluña, un Estado con 1.000 años de antigüedad

Orígenes de Cataluña como Estado es el título del capítulo siete del libro de Historia de 2º de ESO de Vicens Vives. El manual lleva la firma, entre otros, de Carles Viver i Pi-Sunyer, ex magistrado y vicepresidente del Tribunal Constitucional y catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona. Pero, además, es miembro de la Comisión Jurídica Asesora de la Generalitat de Cataluña.

El libro tiene dificultades para denominar a los Reyes de Aragón, bajo cuya Corona se encontraban los condados catalanes. Alfonso II de Aragón completó la reconquista del noreste peninsular, «però a Catalunya se'l coneix com Alfons I el Cast», reconduce el manual escolar. Fernando El Católico es denominado en muchos libros catalanes como Ferran de Catalunya i Aragó.

Los condados catalanes -independientes entre sí- son presentados como una entidad política unitaria. En la mayoría de los manuales aparecen ajenos a la Corona de Aragón; en otras ocasiones, compartiendo denominación con el Reino al que pertenecen. Por ejemplo, La Galera y Barcanova, en sus mapas, se refieren a la «Corona Catalanoaragonesa» o «Corona de Catalunya i Aragó», respectivamente. La editorial Teide, en su Historia de Bachillerato, hace alusión a la confederación catalanoaragonesa. Edebé utiliza terminología similar.

Algunos conceptos son remarcados con intencionalidad. En el libro de Barcanova, Guifré El Pelós (897-947) puso en marcha la soberanía. En La Galera resaltan El naixement d'un país, y, finalmente, de nuevo en Barcanova, surge La independència de la Catalunya Vella.

El Camino de Santiago pierde sus huellas
El Camino de Santiago es la vía de intercambio cultural entre los reinos hispánicos y el resto de los territorios europeos. Santillana lo explica en su libro de Geografía e Historia de 2º de ESO, no sólo en el capítulo '¿Cómo era la Península en la Edad Media?', sino en el apartado complementario 'Inmigración en el Camino de Santiago'. El historiador J. L. Martín afirma que esta ruta sirvió para incrementar la repoblación y la actividad urbana en el norte de la Península.

Un mapa muestra la ramificación inicial del Camino en el sur de Francia hasta converger en Estella (Navarra) y atravesar las principales localidades del norte peninsular. Así lo estudian los escolares de 13 y 14 años, incluidos los jóvenes canarios, que se encuentran a 3.000 kilómetros del Camino. Pero no sucede así en el País Vasco, donde el capítulo del libro es eliminado.

Otra constatación de que el Camino de Santiago es reemplazado en los libros de Santillana del País Vasco se encuentra en la página 83 de Geografía de 3º de ESO. En el capítulo 5, dedicado a 'Los espacios turísticos y de ocio', aparece una guía de viajes editada por El País-Aguilar -del mismo grupo que Santillana- que, sin embargo, es reemplazada en la versión para Euskadi por un folleto sobre 'Rutas Naturales'.

Por el contrario, Santillana realiza, en su edición gallega, un gran despliegue del Camino de Santiago. Las dos páginas dedicadas a la conquista de Jerusalén son sustituidas por 'Santiago en Galicia'. Otras dos sobre los viajes de Marco Polo se convierten en 'Os pobos do camiño de Santiago', una adaptación del 'Códice Calixtino'. En él se relata el paso del Camino por el País Vasco: 'Esta terra é bárbara pola súa lengua [...] carente de pan e viño e de todo alimento do corpo'. También se denuncia que en ese tramo del Camino 'cobran pola forza inxustos tributos. E se algún viaxeiro se nega a dáselle-los diñeiros que le pedieron, bátenlle cos dardos e quítanlle o censo, insultándoo e rexistrándolle ata as calzas'.

El tratamiento del Camino de Santiago en Cataluña es dispar. Algunos manuales, como el de Santillana de Historia 2º de Bachillerato, ni siquiera lo mencionan. El de La Galera de 2º de ESO lo hace en una ocasión y con un cuerpo de letra tan pequeño que es casi imperceptible por el ojo humano. Por el contrario, el de Vicens Vives, igualmente para Cataluña, le dedica dos páginas con abundantes apoyos e ilustraciones.

Pies de fotos tituladas

NI COMO GUIA TURISTICA.
En la imagen de la izquierda (libro de arriba), el manual de Santillana del País Vasco muestra la ruta de Marco Polo, pero no la del Camino de Santiago. Sobrepuesta, la edición gallega. A la derecha, un capítulo sobre el turismo: en la edición vasca ha sido eliminada la guía del Camino.

ADIOS AL BISONTE DE ALTAMIRA.
Las pinturas de Altamira tampoco se resisten a la tijera de Santillana. Deva se impone en el País Vasco cada vez que surge un yacimiento fuera de sus actuales fronteras regionales.
DE ATAPUERCA AL LOCALISMO DE DEVA.
Aunque los historiadores e investigadores de todo el mundo están de acuerdo en la relevancia del yacimiento de Atapuerca, el libro de Santillana de Historia para el País Vasco lo elimina y sustituye por el más local de Deva. Atapuerca se encuentra a menos de 100 kilómetros del País Vasco.

Radiografía del escándalo silencioso que va minando España (V)
Colón encalla en los libros de Historia
24/11/2007 - MANUEL ROMERO y ROBERTO BENITO. EL MUNDO 26 Noviembre 2007

La presencia de vascos junto a castellanos en el Descubrimiento de América, el nombre dinástico de Fernando de Aragón, la Guerra de Sucesión, la de la Independencia e, incluso, la Revolución Industrial, plantean problemas a las editoriales de libros escolares, que quieren diferenciar sus contenidos en cada una de las comunidades autónomas. Siguiendo las doctrinas nacionalistas, también la Guerra Civil Española adopta dimensiones regionales para explicar cómo los ejércitos intervinientes invadían y ocupaban la propia comunidad.

MADRID.- ¿Qué comparten la carabela La Vizcaína de Colón y la promoción de Chocolates Valor en San Sebastián? La preocupación de la editorial Santillana por evitar que los estudiantes vascos conozcan que las tripulaciones colombinas las formaban marinos procedentes de toda España, bilbaínos incluidos.

Ambas imágenes aparecen por separado en el libro de Historia de 4º de ESO de Santillana. La Vizcaína, en la edición general; Chocolates Valor, en la versión modificada para el País Vasco. Exteriormente los manuales son iguales, incluso tienen el mismo encabezamiento para el capítulo. Pero la editorial ha decidido contar dos historias diferentes bajo el título «La génesis del mundo moderno».

La edición general introduce a los escolares en el Descubrimiento de América por medio de La Vizcaína, cuyos restos fueron localizados en 2001. El nombre de la carabela aporta la información de su origen vasco. Esta circunstancia la inhabilita, a ojos de los nacionalistas, para ser dada a conocer a los estudiantes de Euskadi. El navío evidencia que los navegantes vascos formaban parte de las expediciones castellanas bajo una sola bandera. La editorial Santillana reemplaza la imagen en su libro para el País Vasco por una fotografía publicitaria de Chocolates Valor y un texto sobre el descubrimiento del cacao.

Este cambio de fotografía sería una anécdota si no fuera porque, a partir de ese primer capítulo, Santillana realiza decenas de cambios en el libro de Historia para diferenciar el pasado del País Vasco del de España.

La versión destinada a los escolares vascos aborda el Descubrimiento de América de forma indirecta. Bajo la imagen publicitaria de Chocolates Valor, la editorial introduce un texto alusivo al «V Centenario del descubrimiento del cacao por los europeos», y añade: «En el siglo XVIII la artesanía del chocolate se desarrolló con gran éxito en Guipúzcoa, gracias a la Real Compañía Guipuzcoana de Caracas, fundada en el año 1728».

A continuación, el libro plantea diferentes preguntas a los alumnos para asegurarse de que han entendido el texto: «Imagina que eres un artesano vasco del siglo XVIII dedicado a la elaboración de chocolate: a) ¿Cuál sería la forma de abastecerte de la materia prima? ¿Por qué? b) ¿Qué importancia crees que tendría ese producto para la sociedad de la época? c) ¿Qué productos elaborarías?».

El ejercicio comercial y gastronómico corresponde a la primera lección de Historia del curso, que trata de eludir que castellanos y vascos formaban un solo equipo, emprendían unas empresas comunes y morían por una misma causa. Santillana no oculta a Colón, cuyo diario de abordo se ofrece en dos páginas, sino la relación estrecha entre vascos y castellanos.

La editorial realiza otro nuevo cambio a la hora de explicar el Descubrimiento de América «por los europeos». Sólo la edición para Euskadi ofrece el perfil biográfico de Juan Sebastián Elcano -nacido en la localidad guipuzcoana de Guetaria-, quien cubrió la primera vuelta al mundo. La versión destinada a los alumnos del resto de España elimina al personaje, considerado universal por los historiadores, y que acostumbraba a añadir a su firma la divisa de Un castellano de Guetaria.

Por su parte, el manual escolar de Teide para Cataluña relata el Descubrimiento asignando a cada protagonista su procedencia: el genovés Cristóbal Colón, el vasco Juan Sebastián El Cano, los extremeños Hernán Cortés y Francisco Pizarro, hasta convertir el acontecimiento histórico en un combinado autonómico.

En su ámbito, algo similar sucede con Fernando El Católico, que pasa a denominarse Ferran de Catalunya i Aragó en numerosos manuales escolares supervisados por la Generalitat. Su nombre siempre antecede al de Isabel I de Castella. Ni su mayor poder ni su condición femenina le abren paso en los libros de Cataluña.

Los mapas en los libros de Historia mantienen latente la división de España entre las Coronas de Castilla y de Aragón. La edición catalana del manual de Santillana de 4º de ESO confunde a los escolares al presentar en su página 93 un mapa unificado con el Reino de España y, dos páginas más adelante, otro marcando la separación entre las coronas castellana y la «catalanoaragonesa» [sic], como si la Historia hubiera retrocedido en el tiempo.

La extensión de cada época histórica o movimiento artístico en los libros de texto es relativa. La editorial La Galera no menciona el Siglo de Oro en su Historia de 4º de ESO para escolares catalanes. El mismo libro concede, sin embargo, un capítulo completo a los grafitis, con clasificaciones, análisis y actividades extraescolares. La editorial Teide, en su Historia de Bachillerato para Cataluña, titula con una comparación victimista: «Segle d'Or castellà i decadència literària del català».

La Guerra de Sucesión es el acontecimiento más estudiado en los libros de Historia en Cataluña. El manual de Teide inicia esa unidad afirmando que «el establecimiento de la dinastía de los Borbones significó el final del Estado catalán».

La Guerra de la Independencia tampoco concita unanimidades. Santillana le dedica cuatro páginas de su libro de Historia de 4º de ESO, frente a las dos de su versión para el País Vasco.

APOYOS
ELCANO, SOLO PARA VASCOS.
El navegante de Guetaria sólo aparece en el libro de Santillana destinado a alumnos del País Vasco (en primer término). Detrás, el manual para escolares del resto de España.

LA CARABELA 'LA VIZCAINA' SE CONVIERTE EN CHOCOLATE.
Santillana elimina de su libro de Historia para el País Vasco la imagen del navío La Vizcaína, que participó en los viajes de Colón (arriba). La editorial la sustituye por publicidad de Chocolates Valor (en primer término), políticamente más correcta en Euskadi.

¿Son españoles los banqueros vascos?
La editorial Santillana muestra únicamente la revolución industrial en el norte de España a los escolares vascos. Al resto -excepto los de Baleares y Navarra, que disponen de breves anexos locales- la transformación económica del siglo XIX se les explica por medio de ejemplos alemanes, franceses, ingleses y norteamericanos.

El conocimiento del empresariado vasco, cuyo éxito consistió en extender su actividad por toda la geografía española, no está presente en la edición general del manual de Historia de 4º de ESO de Santillana.

El libro marca esa diferenciación desde la apertura del capítulo dedicado a la Industrialización. La versión para Madrid y para Cataluña introduce ese periodo con la disputa entre Graham Bell y Antonio Meucci por la invención del teléfono. Por el contrario, en el País Vasco se explica con la construcción del muelle de Santurce, que habría de convertirse en la puerta de la industrialización de España.

El manual escolar de Santillana para el País Vasco reproduce la imagen centenaria de varias factorías junto a la ría de Bilbao, mientras que en el resto de las ediciones la sustituye por la de una fábrica francesa con niños produciendo clavos.

Los escolares vascos disponen de lecturas complementarias sobre la industrialización del norte de España y sus posteriores crisis, escritos por autores españoles, como González Portilla, Fernández de Pinedo, M. Montero, Luis María Bilbao y Alzola y Minondo.

Por el contrario, los jóvenes del resto de España -entre ellos, los de Cantabria y La Rioja, muy cerca de la influencia de la industrialización vasca- estudian las relaciones entre patronos y obreros del París del siglo XIX; las desventuras de la minera Betty Harris, de Little Bolton (Lancashire, Inglaterra), y la salud de los trabajadores de Manchester, con informes de autores como E. P. Thomson, R. M. Hartwell y P. Deane.

En el libro del País Vasco, un apoyo didáctico indaga en la dinastía fundada por José Antonio Ybarra y continuada hasta la actualidad por Emilio Ybarra, ex presidente del Banco Bilbao Vizcaya.

En cambio, para el resto de España -excepto Baleares-, Santillana recurre al exterior para cubrir ese periodo con referencias a empresas como Bayer, Benz, Michelin o Siemens, que reemplazan a las estirpes vascas. Mientras los estudiantes de Vitoria reciben la tarea extraescolar de averiguar la historia del Banco de Bilbao, los de Logroño tienen un encargo similar, pero sobre la Banca Morgan.

BELL CONTRA EL PUERTO DE BILBAO.
JOSE AYMA

El libro de Historia de 4º de ESO de Santillana muestra la Revolución Industrial de manera diferente a los estudiantes vascos que a los del resto de España. Arriba, Bell; abajo, el puerto bilbaíno.
La Guerra Civil, una invasión de la propia región

La batalla del Ebro en los libros de Cataluña, el bombardeo de Guernica en los del País Vasco, la represión de Badajoz en los de Extremadura... son los acontecimientos que más se destacan de la Guerra Civil, dependiendo de la comunidad autónoma donde se estudie.

La visualización del conflicto se realiza con mapas autonómicos en los que los ejércitos ocupan la propia comunidad. La región se convierte en el principal centro de operaciones.

El libro de 4º de Historia de SM para Andalucía propone el siguiente ejercicio: «La guerra comenzó y terminó en nuestra comunidad. ¿Puedes señalar con qué acontecimientos? ¿Por qué era importante para los nacionales el control de Andalucía? ¿De qué forma intervinieron otros países en Andalucía durante la Guerra Civil?».

El libro de Historia de Teide para Cataluña presenta un mapa regional con los movimientos «de ocupación» procedentes del exterior. Un ejercicio propone describir las consecuencias de la “entrada de les tropes franquistas a Catalunya”. El capítulo concluye con que «el 10 de febrero el ejército franquista alcanzó la frontera. La guerra había acabado en Cataluña».

Los autores de los libros toman partido a través del lenguaje. Frases como «el 31 de marzo de 1939 cayó Almería» (SM), «la rendición total de nuestra comunidad fue negociada por el alcalde granadino Francisco Menoyo» (SM), «la caiguda de Catalunya» (Teide, Vicens Vives, Edebé) o «els vencedors es van comportar com un exèrcit d'ocupació» (Teide) están redactadas desde la posición del que ha perdido la guerra.

La Academia de la Historia ya alertó en 2000 sobre los libros

Denunció en un informe la «visión parcial del proceso histórico español» en los manuales El PSOE respaldó entonces la tesis del estudio

MADRID.- La investigación que esta semana está publicando EL MUNDO sobre los libros de texto no es la primera denuncia que se ha hecho sobre el asunto. En junio de 2000, la Real Academia de la Historia ya publicó un informe, elaborado tras estudiar los manuales de la asignatura de varias comunidades autónomas, en el que alertaba sobre las notables diferencias que se apreciaban en los libros que se utilizaban en Galicia, el País Vasco y Cataluña.

En aquel informe, que provocó fuertes reacciones en contra por parte de los partidos nacionalistas, la Academia afirmaba que «el panorama» de la enseñanza de la Historia en España era «sumamente preocupante». Y la razón principal residía en «la heterogeneidad de los textos», que provocaba que los alumnos tuvieran una «visión parcial y vaga del proceso histórico español».

«En la ESO, el tratamiento del proceso histórico español aparece sumamente desdibujado, cuando no superado claramente por la visión particular del pasado de esta o aquella comunidad autónoma», decía el texto del estudio.

El propio director de la Real Academia de la Historia, Gonzalo Anes, afirmó en la presentación del informe que los libros estaban llenos de «tergiversaciones tendenciosas» y que «la palabra España» había sido «prácticamente liquidada en infinidad de materias», y lanzó una advertencia: «El papel de los políticos debe ser el de aprender, y no el de ponerse a escribir la Historia».

En el estudio, se ponía el ejemplo práctico de manuales de Galicia y del País Vasco. «De la Historia de España no se trata, salvo, a lo sumo, en algunas brevísimas referencias aisladas. En cambio, la Historia de Galicia tiene un indudable protagonismo», decía sobre los manuales gallegos.

Más dura era la crítica sobre las ikastolas del País Vasco, de las que se decía que «la Historia que se enseña es de contenido parcial y tendencioso, inspirado en ideas nacionalistas favorecedoras del racismo y de la exclusión».

Los partidos nacionalistas reaccionaron con dureza, manifestando que el informe era una «campaña» enmarcada en «plena ofensiva» contra el nacionalismo (Iñaki Anasagasti, entonces portavoz del PNV en el Congreso) y se trataba «de un paso más en la vorágine xenófoba y españolista» (Josep Bargalló, de ERC).

Curiosamente, y al contrario de lo que ha dicho esta semana, el PSOE respaldó el informe y, a través de su diputado Victorino Mayoral, aseguró que en España se impartía «una educación sesgada hacia la construcción nacional, igual que en etapas anteriores se utilizó y manipuló la Historia».

El pasado martes, los socialistas, ahora en el poder, acusaron a EL MUNDO de «tergiversar» la realidad por la publicación de una investigación sobre los libros de texto que pone de manifiesto muchos de los problemas que hace siete años ya denunció la Academia de la Historia.

Entonces, los académicos consideraban «necesario y urgente romper el círculo vicioso establecido entre la supuesta pugna nacionalismo españolista-nacionalismos periféricos» y finalizaban el informe afirmando que «la Historia de España es una realidad innegable que tiene que estar presente en el currículo» educativo.

Impresiones
La Real Academia de la Historia ya lo advirtió

La Real Academia de la Historia ya advirtió en 2000 la manipulación educativa que padecemos y que viene denunciando EL MUNDO en la serie Radiografía del escándalo silencioso que va minando España. 350 historiadores participaron en un informe en el que se alertaba de «tergiversaciones tendenciosas» en los libros de texto y de la gravedad que suponía que la falsificación de la Historia adquiriera carta de naturaleza en la enseñanza. El análisis comparado de los manuales en los que se educan 7,2 millones de niños y adolescentes permite comprobar hasta qué punto la descentralización educativa ha degenerado en una concepción patrimonialista de la enseñanza por parte de las comunidades. El fenómeno no es privativo de los gobiernos nacionalistas, aunque es en estas autonomías donde el fraude intelectual adquiere su dimensión más grotesca. Tal como mostramos hoy, se hacen filigranas para evitar la palabra España y se adultera la Historia para escamotear la presencia de marineros vascos en las carabelas de Cristóbal Colón, o para convertir a Fernando El Católico en Ferran de Catalunya i Aragó. Las principales editoriales se prestan a esta manipulación para conseguir los contratos de un suculento mercado cautivo cada curso. El Gobierno fija el mínimo horario de materias comunes en la enseñanza, pero hace la vista gorda sobre los contenidos. Urge corregir tanta falsificación y evitar así que la reinvención del pasado perturbe el mañana.

El Gobierno ha detectado «contenidos omitidos»
MADRID.- El Gobierno reconoció el pasado mes de septiembre haber detectado «contenidos o criterios de evaluación no recogidos de manera adecuada u omitidos» en el currículo educativo del País Vasco.

Lo hizo en una respuesta a una pregunta escrita realizada en el Congreso por el diputado de UPN-PP Carlos Salvador, en la que el popular pedía al Ejecutivo que aclarara si creía «acertado desde el punto de vista educativo el que sea obligatorio para los menores de edad tener que aprender un currículo que falsea la realidad».

La pregunta se enmarcaba en una serie de peticiones del diputado al Gobierno para que explicara qué medidas estaba adoptando y cómo estaba actuando la inspección para asegurar el buen funcionamiento de la educación en la comunidad autónoma.

El Gobierno respondió afirmando que en «todos» los casos en los que se han localizado irregularidades «se ha procedido a formular el correspondiente requerimiento a la Consejería de Educación» para que proceda «a la corrección de los incumplimientos detectados».

Asimismo, el Ejecutivo detalla el funcionamiento de la Alta Inspección y afirma que funciona con normalidad tanto en el País Vasco como en las otras comunidades.

Radiografía del escándalo silencioso que va minando España (VI)
Catalán, vasco y gallego extienden su imperio
25/11/2007 - MANUEL ROMERO, especial para EL MUNDO 26 Noviembre 2007

Los idiomas cooficiales en las comunidades bilingües de España no se sienten a gusto dentro de sus actuales límites. Catalán, vasco y gallego extienden sus dominios más allá de sus fronteras legales. Engullen al valenciano como un dialecto del catalán, invaden la franja de Aragón, el Rosellón y Alguer (Italia) y se lamentan de que el bilingüismo dé carta de naturaleza al castellano en Cataluña. Los libros gallegos saltan a Extremadura para poner una pica, mientras que el euskara desempolva viejos mapas imperiales que llegan hasta Perpiñán.

MADRID.- Los libros de texto de Lengua catalana, vasca y gallega no se conforman con los límites de sus comunidades autónomas, sino que extienden su presencia fuera de ellas para ensalzar un pasado de gloria y reivindicar franjas limítrofes e, incluso, zonas lejanas.

Es el caso del manual de 1º de Bachillerato de la editorial Ibaizabal, del grupo Edelvives, que muestra un mapa evolutivo del euskara desde Cantabria a Perpiñán y de Zaragoza a Burdeos. La descripción del gráfico afirma que se trata de la extensión territorial de los denominados «Países Vascos».

El manual escolar establece en el Cáucaso el origen de la etnia euskaduna, que habría llegado a la Península Ibérica durante el Neolítico. Esta teoría es la que probablemente asume la editorial Santillana para eliminar en sus libros de Historia en el País Vasco las imágenes de los yacimientos de Atapuerca y Altamira. El hombre vasco actual nada tendría que ver con el resto de habitantes de la Península Ibérica y, por lo tanto, no serían dignos de estudio los orígenes de otros pueblos.

La página previa del libro es más humilde. Adapta la extensión del euskara al mapa político reivindicado actualmente por los nacionalistas: las tres provincias vascas, Navarra y el País Vasco francés. Sin embargo, el manual echa mano de los topónimos del Pirineo, hasta Andorra, para convertir esa franja en una aspiración euskalduna.

Los jóvenes vascos que estudian con el manual de Lengua y Literatura de la editorial Ibaizabal emplean más tiempo y esfuerzo en revisar los movimientos de las fronteras históricas del idioma que en analizar sus estructuras gramaticales o las obras de sus escritores.

El libro de 2º de Bachillerato de Lengua y Literatura Vasca de la editorial Elkar presenta un mapa lingüístico con una mayor incursión hacia el oeste, llegando a las puertas de la actual Galicia. Ambos manuales se debaten entre el internacionalismo de incluir el mapa de Argentina y México como países donde se han publicado obras en euskara y el localismo que conlleva ofrecer misales y diccionarios como únicas referencias literarias a lo largo de los siglos.

En los libros de Lengua Vasca unos ejercicios prácticos frecuentes para los alumnos son la lectura de convocatorias oficiales y ofertas de puestos de trabajo, además de la redacción de currículos.

Los manuales dedican amplio espacio a los medios de comunicación nacionalistas, aunque estén publicados en castellano, como Gara, Egin y Deia. Se adjudica el papel de la implantación del idioma a los canales autonómicos de televisión, incluido el proyecto virtual Galeusca.

Los libros de Lengua Catalana también amplían sus fronteras idiomáticas. De forma unánime abarcan el territorio que se extiende desde el Rosellón (Francia) al interior de Murcia y desde la franja oriental de Aragón a Cerdeña (Italia).

La Historia, la política y la iconografía nacionalistas se muestran y se funden en los libros de Lengua. El estudio gramatical, sintáctico o morfológico parece tener menos relevancia. Ejemplo de los contenidos reivindicativos en los manuales es la inclusión del texto Quin futur hi ha per a la llengua catalana?, de A. Rafanell y A. Rossich, que describen un panorama apocalíptico del catalán, «que puede quedar sentenciado de aquí a 50 años (...) cuando lo hable la última generación». El texto repudia el bilingüismo porque da carta de naturaleza al castellano en Cataluña y afirma que «el catalán está ahora peor que en la época más oscura del franquismo». El texto aparece ilustrado con una fotografía de un rótulo de carretera en castellano que ha sido convertido al catalán por medio de un spray.

El libro de Lengua de 2º de Bachillerato de la editorial Castellnou sólo alude al castellano como vehículo represor del franquismo. Abundantes decretos y discursos del dictador, de militares y del propio Manuel Fraga, aparecen íntegros y sin traducir al catalán. Del antiguo ministro de Información y Turismo publican una carta de respuesta al editor J. B. Cendrós: «Cataluña fue ocupada por Felipe V, que la venció, fue bombardeada por el general Espartero, que era un general revolucionario, y la ocupamos en 1939 (...) y aquí tengo el mosquete para volverlo a utilizar». Para equiparar la situación, el libro incluye un decreto en francés de Luis XVI, ilustrativo de La persecución en la Cataluña Norte.

Una de las diferencias más destacadas en los manuales escolares de todas las comunidades autónomas es la falta de reciprocidad en la utilización de los topónimos. Mientras que a un joven de Córdoba le aparece Bizkaia en su libro de Geografía de 3º de ESO de la editorial Teide, uno de Bilbao encuentra Kordoba en el suyo de Santillana.

De esta diferencia de trato también es víctima la ciudad de Madrid. Los nacionalistas, que reivindican que toda España use la versión en euskara de los nombres de las ciudades vascas, se refieren, sin embargo, a la capital de España como Madril. Así aparece frecuentemente en los libros de texto del País Vasco.

Lo mismo sucede en Cataluña. Mientras las fuerzas locales consideraron un reconocimiento político que toda España se refiriera a Lérida como Lleida, los libros escolares utilizan Saragossa en vez de Zaragoza.
El valenciano, dialecto del idioma catalán

Los libros de Castellnou, McGraw-Hill, Vicens Vives y Santillana consideran que el valenciano es un dialecto del catalán. Pero eso sólo sucede si se trata de un manual para Cataluña.

En la página 206 del libro de Santillana de Lengua y Literatura de 4º de ESO se afirma: «El valenciano es el segundo gran dialecto catalán en extensión territorial y en población». Por el contrario, en la Comunidad de Valencia, Santillana borra esa aseveración en sus libros. La modificación se aplica a capítulos, gráficos y mapas.

Santillana tiene dos maneras de referirse a la Comunidad Valenciana. En los libros de Cataluña la denomina País Valencià. En los de Valencia respeta su nombre oficial. En ocasiones, el término empleado en Cataluña se escapa del control de los editores e inunda los manuales de toda España.

Un recurso muy frecuente para fijar en los alumnos de Lengua el concepto de Països Catalans es mostrar un mapa meteorológico que incluye, con continuidad territorial, a Cataluña -denominada cada vez con más insistencia por los medios nacionalistas como Principat de Catalunya- a la Comunidad Valenciana y a las Islas Baleares. Las editoriales Castellnou y McGraw-Hill practican este método pedagógico. TV3 muestra a diario un mapa similar para sus previsiones meteorológicas.

El libro de Lengua y Literatura Vasca de 2º de Bachillerato de la editorial Elkar utiliza el mismo sistema: un mapa del tiempo correspondiente al territorio reivindicado por los nacionalistas, con Navarra y el sur de Francia incluidos.

En los libros de texto de Cataluña se acusa con mucha frecuencia a los gobiernos de Aragón y de Murcia de falta de reconocimiento legal del catalán en esas comunidades. Pero son Francia e Italia las que salen peor paradas por la carencia de oficialidad de ese idioma en el Rosellón y en el municipio de Alguer, en Cerdeña.

Teide, en su Geografía de 3º de ESO, realiza una distribución de lenguas en el mapa de España que no coincide con la legalidad ni con el texto que le acompaña. Establece que el idioma de toda la franja mediterránea es el catalán, a la vez que marca amplias zonas de Extremadura con la lengua portuguesa: la zona de Olivenza (Badajoz) y el Valle de Elijas [sic] (Cáceres). Por el contrario, los libros de Galicia aseguran que lo que se habla en esos territorios es gallego. Por su parte, los lugareños no identifican su fala con ninguna de esas dos denominaciones.

EL EUSKARA, DESDE EL CANTABRICO HASTA EL MEDITERRANEO.

Los mapas escolares muestran la amplitud imperial del idioma vasco en un pasado glorioso. No se ponen de acuerdo sobre si la franja euskalduna comenzaba en Galicia o en Santander. Pero sí coinciden en que llegaba hasta Perpiñán, en la costa mediterránea.

Extremadura, en la mira de los nacionalistas gallegos

Las fronteras del gallego son inabarcables, igual que su denominación, que frecuentemente es la de gallegoportugués. Así lo transmiten los libros de Lengua a los escolares en su Comunidad. Se recalca que «as fronteiras administrativas non coinciden coas lingüísticas». Incluso se reivindica el gallego en Argentina, Brasil, Suiza y Reino Unido a través de la presencia de emigrantes. La teoría es polémica por las demandas que podrían presentar los alemanes en Baleares y los británicos en la Costa del Sol. Y también los castellanohablantes en la propia Galicia.

Los mapas de los manuales escolares muestran la continuidad territorial del gallego en Asturias, Zamora y León. El tono que emplean no es meramente didáctico, sino político. Los libros de Bachillerato de las editoriales Xerais y Rodeira (Edebé) repasan los estatutos de autonomía de las regiones vecinas para acusarlas, una a una, de la falta de reconocimiento oficial del gallego.

El enfrentamiento más sonado provocado por esta intromisión se ha producido en Extremadura. En la esquina noroccidental de Cáceres, en el valle de Jálama, en la frontera con Portugal, se encuentran tres pequeños municipios que suman 4.500 habitantes. Mantienen una fala sin documentos escritos, cuyo origen es desconocido por los especialistas, pero que apuntan a una procedencia astur-leonesa.

Sin embargo, los libros de Galicia han hecho suyo este fenómeno lingüístico y han comenzado a denominarlo gallego, acusando a la Junta de Extremadura de falta de reconocimiento oficial. A los libros escolares les han seguido romerías de políticos del Bloque Nacionalista Gallego, de equipos de la televisión autonómica y de autobuses repletos de turistas que quieren comprobar el prodigio. El alcalde de San Martín de Trevejo, Máximo Gaspar Carretero (PSOE), ha sido llevado a los estudios de la Televisión de Galicia para que afirmara que lo que él hablaba era gallego. Pero no pudieron doblegarle e insistió que lo de sus vecinos es una fala de origen indeterminado, que «no es gallego, aunque me parece muy bien que vengan a vernos desde tan lejos».

Ante el interés provocado, el alcalde ha rotulado las calles de su localidad con términos en mañegu, como denominan a la fala en el pueblo (en Valverde del Fresno lo llaman valverdeiro y en Eljas, lagarteiro) y ha contagiado a sus vecinos la hospitalidad ante la avalancha de visitantes.

Ningún libro de Lengua en Extremadura recoge este fenómeno lingüístico. Aunque la Consejera de Educación de la Junta de Extremadura, Eva María Pérez López, procede de Valverde del Fresno, uno de los pueblos con esa fala, ningún colegio del valle de Jálama realiza actividad alguna para su conservación, por lo que quedan expuestos a la utilización por parte de los nacionalistas y de sus libros escolares.

Tras surgir la polémica lingüística, la respuesta de la Junta durante el último mandato de Rodríguez Ibarra fue contundente: «La fala no es gallego y, en consecuencia, rechazamos que las instituciones gallegas deban tomar medidas o establecer políticas sobre esta peculiaridad lingüística extremeña, como pretendía el BNG». Rechazaba también las «fantasiosas premisas sobre las que se asienta el delirio imperialista de los nacionalistas gallegos», y lamentaba que «un partido con responsabilidades de gobierno pueda perder su valioso tiempo en fantochadas tan ridículas como ésta». Confiaba «en que la Xunta de Galicia desoirá los torpes cantos de sirena de estos aprendices de brujo con los que les ha tocado gobernar esa tierra hermana». Consideraba la afirmación de que en Extremadura se habla gallego equivalente a «que en Galicia se habla a fala. O decir que en Francia se habla rumano en vez de francés, sobre la base del origen latino de ambas lenguas».
Algunos libros escolares de Galicia afirman, igualmente, que se habla gallego en Olivenza (Badajoz) de donde es el actual presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara.

SEMBRANDO LA DIFERENCIA / Radiografía del escándalo silencioso que va minando España (y VII)
26/11/2007 - EL MUNDO 26 Noviembre 2007

Deporte y nacionalismo se abrazan en los libros de texto. La euforia por una victoria virtual de la selección catalana de fútbol en un Campeonato Mundial y la coronación de las cumbres del Everest, por parte de montañeros vascos, son aprovechadas por los manuales escolares para forjar el espíritu nacionalista de sus jóvenes alumnos. Los triunfos de España quedan olvidados o relegados. Fernando Alonso sólo aparece en los libros en castellano. Los Juegos Olímpicos de Barcelona son descritos como el gran hito político del nacionalismo.

Un sueño llamado Cataluña-Brasil
Los libros de texto recuerdan los JJOO de Barcelona como el inicio de la 'reconstrucción nacional' de Cataluña y alientan el deseo de que una selección propia alcance la final del Campeonato Mundial de Fútbol

MADRID.- Sólo faltan tres minutos para que se produzca el pitido final del Campeonato Mundial de Fútbol. El estadio ruge en medio de la angustia porque el marcador sigue sin determinar qué selección se alzará con la copa. Brasil, la eterna favorita, lo ha intentado una y otra vez pero no puede doblegar a Cataluña, la gran sorpresa del campeonato. Ahí está la selección nacional catalana, orgullosa y crecida, iniciando el que, probablemente, será su último ataque. Y de pronto...

El gol resuena en los oídos y las mentes de los jóvenes de 16 años que estudian Lengua Catalana y Literatura de 4º de ESO, de la editorial Santillana. La heroicidad deportiva es imaginaria, pero el ejercicio escolar es real y está planteado para que sea escenificado en medio de la clase. La página 166 del libro es precisa: «Haz la narración de la retransmisión radiofónica de los últimos minutos de la final de la copa del mundo de fútbol. Se enfrentan Cataluña y Brasil. Piensa que el resultado es muy ajustado y que Cataluña puede ganar el campeonato».

La unidad del libro de Santillana se titula Citius, altius fortius... hasta ganar? y no advierte de que Cataluña no dispone de selección nacional ni reconocimiento deportivo internacional.

La selección española de fútbol sólo existe en un libro de Historia, como ilustración en blanco y negro de un partido en La Línea de la Concepción reivindicando Gibraltar en los años 60. La victoria de la final olímpica de Barcelona 92, como el resto de triunfos españoles en aquellos Juegos, se pierden de la memoria de los ejercicios de Lengua.

Santillana sólo se atreve a incluir en su manual de Lengua y Literatura Castellana de 3º de ESO imágenes y textos periodísticos del conductor español de Fórmula 1 Fernando Alonso, y de Paul Gasol vistiendo la camiseta de la selección nacional y levantando la copa del Campeonato del Mundo de Baloncesto. Cuando la editorial Castellnou muestra al baloncestista en su libro de Lengua Catalana, la camiseta que luce es la de los Grizzlies y la crónica pertenece a un encuentro de la NBA.

Los conceptos de deporte y nación se funden en el manual de Historia de 2º de Bachillerato, de la editorial Teide, en su versión catalana: «La celebración de los Juegos Olímpicos de Barcelona de 1992 fue, seguramente, el punto álgido de la reconstrucción nacional, que ya no va a detenerse».

Por su parte, Edelvives-Baula ofrece una visión casi calcada de la anterior: «La celebración en 1992 de los Juegos Olímpicos de Barcelona constituyó una gran ocasión para reforzar el papel internacional de Cataluña y de la cultura catalana. Se difundió una imagen de Cataluña como nación moderna y democrática, con una vida cultural rica y propia».

La editorial Edebé rescata en su libro de Historia de 2º de Bachillerato, para alumnos de Cataluña, el anuncio que insertó la Generalitat en los principales diarios del mundo, con motivo de los Juegos Olímpicos de 1992. Sobre una página en blanco del periódico preguntaba al lector en qué país situaría la ciudad de Barcelona. La página siguiente ofrecía la solución: «In Catalonia, of course».

En el libro de Historia de 4º de ESO de la editorial La Galera, para jóvenes nacidos en 1992, no se menciona una sola línea de los Juegos Olímpicos, pero sí existe un ejercicio práctico indirecto: «Comenta la respuesta de Juan Antonio Samaranch, ex presidente del Comité Olímpico Internacional: 'Franco tiene cosas desfavorables, quizá, pero también tres cosas positivas: escogió su sucesor, creó una clase media y evitó que España entrara en la Segunda Guerra Mundial'. Piensa y escribe qué consecuencias negativas tuvo el franquismo para la nación catalana».

Los alumnos no cuentan con ninguna otra referencia de Samaranch en su libro. Ni siquiera la de artífice o padre de los Juegos de Barcelona.

El nacionalismo deportivo en los libros escolares del País Vasco se muestra a través de la sustitución de imágenes que realiza la editorial Santillana en su libro de Geografía e Historia de 1º de ESO. La versión general ofrece la fotografía de la expedición del programa Al filo de lo Imposible, de TVE, coronando la cumbre del Everest. Esa imagen es reemplazada en la edición de Euskadi por las de los montañeros vascos Juanito Oiarzabal y Félix Iñurrategui. Ambas versiones están incluidas en el capítulo Medios pocos poblados, sobre territorios polares. Las acompaña la fotografía de una estación científica que lleva la descripción de «Observatorio meteorológico en la base española Juan Carlos I (Antártida)». La editorial Santillana recorta la frase en su edición para el País Vasco y la reduce a «Observatorio meteorológico en la Antártida».

Los Cuatro Motores de Carod-Rovira
Los libros de texto de Cataluña destacan la acción internacional de la Generalitat por medio de la iniciativa interregional denominada Cuatro Motores de Europa. Se trata de la alianza creada en 1988 por Catatuña, Baden-Württemberg (Alemania), Lombardía (Italia) y Rhône-Alpes (Francia), con objeto de presionar a los organismos comunitarios.

El manual de Geografía de 1º de Bachillerato de Barcanova destaca el proyecto con la iconografía nacionalista de escudos y banderas. Por medios gráficos compara los indicadores económicos de las cuatro regiones, un club de territorios ricos en busca de ventajas en la Unión Europea.

El libro de Historia de 2º de Bachillerato de Edebé señala que «Cataluña ha sido históricamente una nación europeísta» y menciona su presencia en el grupo Cuatro Motores.

Sin embargo, el camino de la iniciativa se ha difuminado. Hoy quedan testimonios en una página web en la que sólo Cataluña aparece sin referencia a la nación a la que pertenece. El link de proyectos no se renueva desde hace años y en la versión alemana se encuentra vacío de contenido. El calendario de actividades muestra todavía una foto de Jordi Pujol.

Sin embargo, Josep Lluís Carod-Rovira, vicepresidente de la Generalitat, enmarca sus viajes internacionales dentro de la actividad de Cuatro Motores. Así lo destacó en la India en febrero de este año. Acompañado de una delegación de 21 personas, reivindicó «un discurso propio para Cataluña en las relaciones exteriores», coincidiendo con la presentación del diccionario catalán-sánscrito.

Recortes de Prensa   Página Inicial