AGLI

Recortes de Prensa    Viernes 30 Noviembre   2007

 

El PSOE y la imagen
El rojo orgulloso y el socialista manso
Jorge Vilches Libertad Digital 30 Noviembre 2007

Hemos asistido a una legislatura de violencia verbal programada, en la que el enfrentamiento ha constituido un elemento calculado. Ha sido un estilo propicio para lograr la adhesión de los radicales nacionalistas y de izquierdas, y tapar el vacío ocasionado por la ausencia de una política de Estado. Sin más programa que aguantar en el poder, los zapateristas han buscado las alianzas necesarias para conservarlo moldeando las iniciativas gubernamentales al ansia de los aliados parlamentarios.

La crispación premeditada y los pactos del Tinell han servido para marginar a la oposición y provocar una imagen del PP como un residuo filofranquista. Porque treinta y cinco años después de la muerte del dictador, la gran baza zapaterista ha sido la resurrección de los tópicos sedicentes de la Segunda República y la Guerra Civil. A esto han unido ese confederalismo inopinado e impensable, y el llamado "proceso de paz". Y los zapateristas y sus medios afines la han llamado "derecha extrema" a los que han protestado por esta política, llegando incluso a criminalizar a la AVT.

La errante política doméstica del Gobierno, y no hace falta referirse a los Chávez, Castro y Mohamed VI, ha generado un malestar en el electorado de izquierdas. Por un lado, los radicales siempre han entendido, históricamente, que un periodo de gobierno propio o afín es una etapa de ajuste de cuentas, de revolución inmediata, y cualquier medida por extrema que parezca siempre les parece poco. Tan es así que la Ley de Memoria Histórica resulta para este radicalismo una ocasión perdida. Pero, por otro lado, los socialistas no zapateristas han visto que este Gobierno ha desperdiciado la ocasión para construir una opción de izquierdas moderna y sólida, nacional y europea, equiparable a la de Tony Blair.

La verbena palabrera del zapaterismo y su política errada se paga en las urnas. Por esto, el ingente comité de sabios reunido en Ferraz ha decidido que ha de darse una nueva imagen, no una nueva política, porque esto podría separarla de sus valiosos aliados nacionalistas. Esa cara novedosa que quieren presentar ahora se basa en reforzar la identificación del PSOE con Zapatero, al que se le adorna con las virtudes del líder beatífico, siguiendo la vieja tradición de la izquierda: honesto, solidario, adelantado a su tiempo, ecologista, feminista, científico, sensato, educado, tranquilo, sonriente... vamos, un verdadero santo laico. Y se le rodea de hombres moderados y españolistas, españolistas pero modernos, como Solbes y Bono.

Y en frente, la turbamulta, el hedor franquista, el títere de Aznar, del Gobierno invisible de FAES y los neocons, el Bush español, la crispación, el catastrofismo, las tinieblas... El zapaterismo, en fin, sigue siendo lo que fue desde el año 2000, cuando Alfonso Guerra y Maragall decidieron que aquel diputado silente impidiera el paso a José Bono: nada. Esa especie de frentepopulismo que "inventó" Zapatero, que le llevó a decir de forma tan anacrónica como carca que era un "rojo", ahora trocarse en socialismo manso. Pues, aún así, pudiera parecer que este viaje zapateresco llega tarde, pero estamos en la sociedad de la memoria frágil y el Gobierno lo sabe. Atentos.

¿Condena usted el franquismo?
Pío Moa Libertad Digital 30 Noviembre 2007

Esta trampa para elefantes, que tanto miedo causa al PP, es muy fácil de desactivar, pero si no se hace con energía y despliegue de medios, siempre tendrán ventaja los tramposos (por describirlos con suavidad). Ayer, en la conferencia de Nuevas Generaciones del barrio de Salamanca, un periodista de un diario ultramanipulador de extrema izquierda –por desgracia no hay una izquierda normal en este país: UP y D y Ciutadans son de momento minorías muy pequeñas—, preguntó si los presentes, Isabel San Sebastián, García de Cortázar y yo, o Nuevas Generaciones, condenábamos el franquismo. Yo me iba ya, con prisas, e improvisé la siguiente respuesta: “No condeno al franquismo porque libró a España de la revolución, de la guerra mundial y de un nuevo intento de guerra civil que fue el maquis. Estoy más bien con Marañón y con Besteiro, que aceptaban aquel régimen, con todos sus defectos, porque salvaba al país de algo mucho peor. Y de la izquierda, la que me parece respetable es la de Besteiro, no la de Largo Caballero o Prieto. Y ustedes, ¿condenan al Frente Popular? ¿Condenan las checas?”.

Amplío aquí la respuesta: “No pienso en modo alguno enrolarme en el amplio coro de antifranquistas que une en un haz, en un fascio, a Josu Ternera, a Otegui, a Carod, a Ibarreche, a Maragall, a Zapo, al portavoz de la corrupción y el terrorismo gubernamental Rubalcaba… No, no pienso agregarme a ese coro que condena al franquismo y lucha contra él cuando ya no existe. A ese coro que no condena, en cambio, las quemas de iglesias y bibliotecas, preludio del holocausto de clérigos y creyentes; que no condena la insurrección guerracivilista del 34; que no condena el proceso revolucionario abierto por el Frente Popular, y otros hechos que fueron, precisamente, los causantes de la guerra civil y la dictadura franquista. No me uno a quienes imponen una ley totalitaria y golpista que exalta a los asesinos de las checas, tipo García Atadell, denigra en la misma proporción a los inocentes como Besteiro y derruye las bases de la convivencia en libertad. Esa gente que con el pretexto del antifranquismo está socavando la independencia judicial, intentando meter en la cárcel a los discrepantes, y con su “memoria” absolutamente perturbada está liquidando la herencia de la transición y la democracia real que todavía tenemos.

“Cierto, habría sido preferible una democracia a la dictadura autoritaria (no totalitaria) de Franco, pero para que haya democracia tiene que haber demócratas, y tras la devastación intelectual, moral y política causada por el Frente Popular, casi todo el mundo había dejado de creer en la democracia en España. Una situación a la que nos están llevando de nuevo los enterradores de Montesquieu, los políticos tipo Filesa y GAL, ahora compinchados con los terrorismos y los separatismos, y todos ellos, eso sí, muy “antifranquistas”.

“No condeno el franquismo porque de él y no del antifranquismo -- totalitario y terrorista en su mayoría--, de la paz y prosperidad legadas por el franquismo, han nacido la democracia y la monarquía constitucional que estos antifranquistas retrospectivos están echando abajo”

Veo ahora que el periodista sinvergüenza escribe que “tuvo miedo de una agresión” porque mis palabras fueron aplaudidas por los asistentes al acto, cuando a él no solo se le permitió expresarse, sino que se me indicó que permaneciera en el acto unos minutos más, cuando ya me iba, a fin de contestar a su pregunta. Este tipo de envenenadores profesionales de las conciencias, que tanto denunció Besteiro, predomina hoy en los medios de masas. Y su responsabilidad es enorme.

Insisto: a nuestra generación se le presenta un desafío muy grave, que debemos resolver. Es preciso responder con la máxima energía para frenar el proceso que nos lleva a la liquidación de las libertades y de la misma España. Generación miserable la que lo consintiera o se arrugase ante los perpetradores del crimen.

------
YA ESTÁ LA CUENTA PARA RECAUDAR FONDOS A FIN DE INSERTAR EN LA PRENSA EL MANIFIESTO. LA CUENTA, EN EL BANCO DE SANTANDER, PLAZA DE CASCORRO 23, MADRID 28005, A NOMBRE DE MOSAND 2007 ES: 0049 5104 15 25160566920. Como veis, ¡es una tercera cuenta!, fallo debido a inexperiencia en cuestiones burocráticas (el dinero recaudado en las otras dos pasa a esta).

IMPORTANTE: AL HACER EL INGRESO INDICAR QUE ES PARA "MANIFIESTO VERDAD HISTÓRICA".
Si además de firmar el Manifiesto (más de 5,000 firmas ya), colaboras económicamente (necesitamos en torno a 20.000 euros), lo copias y difundes en tu entorno, también si lo discutes o formas algún círculo para darle mayor difusión, estarás haciendo algo muy importante: expresarte y ejercitar tu libertad, único modo de defenderla. Los liberticidas cuentan con tu pasividad. No les hagas el juego.

-------
Vstavai insertó, días atrás, creo que merece muy amplia difusión:
CARTA ABIERTA DE UN CHARNEGO A UNOS CATALUFOS

Hace unos días, en un bar, oí cómo despotricaban tres de ustedes sobre muchos “charnegos” que habían venido a Cataluña porque en su país no tenían qué comer, y aquí se llenaron la barriga, y en vez de estar agradecidos se mostraban soberbios y descontentos. Como acababa de leer una encuesta entre escolares, en la que muchos de éstos no querían ser españoles porque sus maestros, ¡menudos maestros!, les decían que España era un país atrasado y pobre, sentí deseos de soltarles a ustedes unas cuantas verdades. Me contuvieron dos realidades: en primer lugar, la dificultad de que nos entendamos, porque manejamos conceptos básicos distintos; y en segundo lugar la violenta agresividad que manifiestan muchos de ustedes contra la libertad de expresión ajena, siendo en este caso, además, varios contra uno. Pero si no podría esperar el mínimo de entendimiento civilizado, sí puedo exponer algunos datos útiles para tantas personas a quienes ustedes se empeñan en embrollar con sus disparates.

Mis padres vinieron a finales de los años 50 de una aldea de Orense a Barcelona, donde yo he nacido. Nunca tuvieron la menor idea de estar trasladándose de un país a otro, sino de una región a otra de un mismo país, de una misma nación. Entre ellos hablaban corrientemente gallego, pero tampoco tuvieron el menor problema para entenderse con los catalanes en el idioma común español. Y siempre se sintieron en su casa en Cataluña, tal como los catalanes se sienten en su casa en Galicia, o en Canarias o en Andalucía, aunque algunos de ellos --los catalufos o nacionalistas-- pongan gestitos ridículos haciéndose los extraños o los superiores. Y yo, nacido aquí, no voy a tolerar que me hagan sentir extranjero o agradecido, a mí o a mis padres.

Mis padres vinieron aquí porque en aquel entonces había en Galicia menos trabajo (no hambre ni mucho menos), y su mejora económica se la han labrado con su sudor, no la deben a ninguna limosna, y menos de gente como ustedes. Por el contrario, de gente como ustedes recibieron algún que otro desaire al que han sabido contestar con dignidad o, simplemente, haciéndoles el caso que en general merecen, es decir, ninguno.

Hace ya largo tiempo que el nivel de ingresos per capita se ha igualado bastante en España, y, quitando algunos matices, en cualquier región se vive con desahogo y de manera muy parecida (ustedes sostienen que es gracias al dinero que el estado le quita Cataluña, tiene gracia su soberbia). Barcelona prosperó mucho, y con ella toda Cataluña, y el resto de España, por el carácter emprendedor y pionero de muchas de sus gentes (la célebre industria conservera gallega debe mucho a los empresarios catalanes, por decir algo) y también por la protección que se le otorgó desde Madrid y por el mercado del conjunto del país. Es decir, hubo una simbiosis entre la industria barcelonesa y el resto. Tanto deben otras regiones a Cataluña como a la inversa. Este hecho no borra otro menos agradable, y es que aquel proteccionismo excesivo desde Madrid frenó la competencia y dificultó la expansión industrial de otras regiones. Hasta que la abolición del Arancel Cambó --y Cambó era un nacionalista catalán--, a principios de los sesenta cambió el panorama y facilitó un gran avance en los niveles de producción y consumo de todo el país.

Yo distingo bien entre catalanes y catalufos, y entre Cataluña y Catalufia, y también constato la nefasta influencia de ustedes sobre los demás. Los catalufos –o nacionalistas, separatistas en el fondo --, no son los creadores de la riqueza catalana, sino los que han aprovechado esa riqueza, con mentalidad de nuevos ricos, para tratar de infundir al catalán de a pie una soberbia perfectamente idiota y un complejo de inferioridad a algunos venidos de otras regiones. Su técnica, la misma de los nazis, eficaz, pero miserable: el narcisismo por un lado (“somos superiores”, hoy no se atreven a decir que son una “raza superior”, como hacían antaño, pero se les entiende) y el victimismo por otro lado (“no podemos subir tanto como quisiéramos porque España o Castilla nos pone plomo en las alas y siempre nos está perjudicando”).

Tampoco han contribuido ustedes nada a las libertades de que todavía disfrutamos. En cambio nunca dejaron de parasitar la democracia con sus insidias, exigencias y rencores inútiles, con sus imposiciones chulescas, su bilis y sus ofensas contra sus compatriotas de otras regiones, unas veces agresivas, otras en plan hipócrita, sus pequeñas pero muy significativas violencias, sin descartar el terrorismo, con sus “diálogos”, como gustan llaman al compinchamiento con ETA, a ver qué nueces cosechan, y sobre todo con su incansable siembra de ese degradante victimismo y narcisismo del que hablaba.

Miren, catalufos: ustedes siempre han sido una plaga para Cataluña. Ustedes han contribuido mucho al resentimiento y las convulsiones del siglo XX. Unas veces se aliaban con los pistoleros anarquistas, otras se peleaban con ellos, pero siempre atacaban a las libertades. Ustedes atacaron el sistema liberal de la Restauración y ayudaron a destruirlo y a provocar la dictadura de Primo de Rivera, que tan bien acogida fue en Barcelona. Luego, ante la dictadura, ustedes no hicieron nada, quitando el irrisorio esperpento de Macià en Prats de Mollò. Pero su inhibición, vergonzosa para ustedes, fue una bendición para Cataluña, que prosperó como nunca antes. Después, durante la II República, ustedes se alzaron contra la legalidad, trataron de lanzar a los catalanes a una aventura criminal, a una guerra civil, y los catalanes les rechazaron aquel 6 de octubre de 1934. Y cuando la guerra en 1936, ustedes presidieron el peor período de crímenes y robos que haya vivido Cataluña en toda su historia, y traicionaron de paso a sus propios aliados anarquistas, comunistas y socialistas.

Llegó la dictadura de Franco, a la que ustedes, catalufos, contribuyeron con sus provocaciones, traiciones y manejos, y nuevamente les faltaron a ustedes arrestos para luchar, y nuevamente Cataluña prosperó, sobre todo cuando se eliminó el famoso Arancel, que parecía proteger la industria catalana y en realidad la estorbaba, como estorbaba la de toda España. Si quitamos algún que otro gesto testimonial, solo muy al final del franquismo se unieron ustedes… con los comunistas y terroristas, así de demócratas eran. ¡Verdaderamente, señores! Su historia sería una deshonra para Cataluña si ustedes de verdad la representasen, como pretenden.

Ustedes no paran en su reivindicación del idioma catalán, y me parece muy bien, menos por dos cosas: que llenan ustedes este idioma con una propaganda y una literatura ínfimas, muy mal favor le hacen a la lengua; y porque oponen el catalán al llamado castellano, que es en realidad el español común, que nos une a todos y nos permite comunicarnos con cientos de millones de personas más. El idioma que también han ido formando tantos catalanes desde hace siglos. El idioma en que se ha escrito la mayor parte de la literatura catalana, muy posiblemente la de más valor. Ustedes se quejaban con razón de la mutilación que suponía excluir el catalán de la vida oficial bajo el franquismo (aunque bien poco hicieron por resistirla), y ahora imitan ustedes al franquismo a la inversa y mutilan una parte fundamental de la cultura catalana, so pretexto de que el español común no es idioma “propio de Cataluña”.

No, ustedes no representen a Cataluña ni a los catalanes: son más bien un desastre para ellos. La historia de ustedes, al contrario que la de Cataluña, es estéril y vergonzosa, y su habilidad principal ha sido la siembra de vientos que han terminado ya varias veces en tempestades. Me gustaría que reflexionasen, pero no soy optimista: persistirán en sus provocaciones, falsedades y violencias. Pero deben saber también que encontrarán una resistencia creciente.

F. N. S., economista.

AL DR. HONORIS CAUSA
Carta escrita por un superviviente del 36. Realmente impactante.
Lean y juzguen sin prejuicios:
direccion.salvemos.espanya@gmail.com  30 Noviembre 2007

Sr. Don Santiago Carrillo Solares
Madrid

Creo que me conocerás. Yo sí te recuerdo mucho. Hoy soy vecino de Aranjuez, tengo 85 años. En el año 1.936 fui enterrador del cementerio de Paracuellos de Jarama. También estuve en la checa de la ESCUADRILLA DEL AMANECER, de la
calle del Marqués de Cubas nº 17 de Madrid, donde presencié los más horribles martirios y crímenes.

También estuve en el Cuartel de la Guardia de Asalto de la calle Pontones, en la Puerta del Sol, donde tú, Santiago Carrillo, mandabas realizar toda clase de martirios y ejecuciones en las checas de tu mando. Yo soy Pionero, al que llamaban 'EL ESTUDIANTE', que llevaba la correspondencia a las diferentes checas a cambio de la comida que me dabas.

¿Me conoces ahora, Santiago Carrillo?
¿Te acuerdas cuando tú, Santiago Carrillo, acompañado de la Miliciana SAGRARIO RAMÍREZ y de SANTIAGO ESCALONA y RAMIRO ROIG alias 'EL PANCHO', en la era de Fuencarral, Kilómetro 5, el día 24 de agosto de 1.936 alas
7 de la mañana, asesinasteis al Duque de Veragua y tú, Santiago Carrillo, mandaste que le quitaran el anillo de oro y piedras preciosas que llevaba?

¿Recuerdas que no se lo podías quitar y tú, Santiago Carrillo, ordenaste que le cortaran el dedo?

¿Te acuerdas, Santiago Carrillo, la noche que llegaste a la checa del Fomento, en el coche Ford, matrícula de Madrid 984, conducido por el comunista JUAN IZACU y los chequistas MANUEL DOMÍNGUEZ alias 'EL VALIENTE' y el Guardia de Asalto JOSÉ BARTOLOMÉS y en el sótano mandaste quemar los pechos de la monja Sor Felisa del Convento de las Maravillas de la calle Bravo Murillo, y así lo hizo 'EL VALIENTE' con un cigarro puro? Esto sucedió el 29 de agosto de 1.936 alas 3 de la madrugada.

¿Me recuerdas ahora, Santiago Carrillo? Con 24 años que tenías, ¡cuántos asesinatos cometiste!¡Cuánta sangre tienes derramada en España! No quiero molestarte más, Santiago Carrillo, CRIMINAL.

Se despide de ti el enterrador de Paracuellos del Jarama, alias 'EL ESTUDIANTE', que presenció los martirios y asesinatos que tú, Santiago Carrillo, mandaste que se realizaran en España.

¡¡ VIVA ESPAÑA, MI PATRIA ¡!
A este asesino criminal lo homenajean con todos los honores mientras el infame y asqueroso Peces-Barba dice que no han asistido 'los malos', en alusión a los miembros del Partido Popular.

A este asesino criminal le cantan el Cumpleaños Feliz en vivo y en directo en el 'programa radiofónico' 'La Ventana' en la Cadena Ser.

A este asesino criminal le aplaude toda la progresía Española de pleno: grupo PRISA, el 'gobierno', los comunistas, los nazis de ERC, PNV..., Maria Antonia Iglesias y demás fauna animalística.

Y lo peor de todo: este ASESINO CRIMINAL no ha sido juzgado por sus crímenes y pasea libremente por la calle.

¿NO QUERÉIS MEMORIA HISTÓRICA? ¡¡¡PUES TOMAD MEMORIA HISTÓRICA!!

El Gobierno no busca la derrota de ETA
Regina Otaola Libertad Digital 30 Noviembre 2007

Estos días hemos asistido a la renuncia final del Gobierno a enmendar su errática política de negociación con los terroristas. Tenía una última oportunidad para adherirse al consenso contra ETA: respaldar a las víctimas del terrorismo y proceder, en consecuencia, a ilegalizar ANV y PCTV y a revocar la autorización del Congreso para dialogar con la banda.

Pero el Gobierno ha renunciado porque espera que ETA se contenga antes de las próximas Elecciones Generales, de modo que pueda vender a los ciudadanos que con la negociación se pueden evitar los atentados terroristas. No ha sido así, tampoco en esta legislatura, porque no podemos olvidar que ETA asesinó a dos personas hace apenas un año, pese a lo cual el Gobierno continuó negociando, y de hecho dejó que ANV se presentara a las elecciones municipales.

Ahora, los representantes políticos de los terroristas, los que los apoyan y amparan, siguen en los Ayuntamientos vascos ganando poder y zonas de influencia en la sociedad, a la que buscan desarticular con el discurso del odio y de la legitimidad del terrorismo. Todo ello con el visto bueno del Gobierno Vasco, y con la permisividad del Gobierno socialista.

Además, vemos todos los días cómo los profesionales juveniles de ETA actúan en las calles del País Vasco y Navarra, cómo continúa la extorsión a los empresarios y cómo los proetarras intentan sabotear el TAV, dentro de una estrategia que no obtiene respuesta por parte del Gobierno Vasco porque ni siquiera dos de los tres partidos que conforman el Ejecutivo apoyan la construcción de una infraestructura tan importante para el territorio.

En el PP seguiremos sosteniendo que sólo la aplicación de la Ley de Partidos podrá garantizar la democracia y la libertad en el País Vasco, porque sólo con la Ley de Partidos se puede expropiar a ETA-Batasuna de los feudos que controla, cuyos vecinos viven sometidos al yugo de la organización criminal.

Pero este Gobierno prefiere arremeter contra las víctimas del terrorismo en vez de aplicar el Estado de Derecho contra los terroristas. ¿Qué considera el presidente del Gobierno que le debe a ETA, “la Paz” o el Poder?

Kosovo y lo que vendrá
La atomización de Europa
Antonio Sánchez-Gijón Libertad Digital 30 Noviembre 2007

El apoyo de una mayoría de países de la Unión Europea a la "independencia supervisada" de Kosovo (España, de momento, no la apoya) es la demostración de que, hoy día, lo que se favorece en Europa es el esfuerzo hacia abajo, hacia la diferenciación, la separación, la discriminación entre pueblos, etnias y lenguas. Se impone la atomización de Europa. Ayer fueron Croacia, Eslovenia, Bosnia, Montenegro, Eslovaquia. Hoy son los nichos identitarios formados inadvertidamente en las sociedades europeas bajo los efectos del cloroformo multicultural. Pronto puede ser Bélgica. En España, tenemos las corrientes separatistas del País Vasco, Cataluña, Galicia y el incipiente caso de Canarias. Se suponía que el ideal europeo era de unión y encuentro, de renuncia a aspiraciones particularistas, y disposición a entrar en compromisos para alcanzar grandes objetivos e ideales. Así se hicieron el Mercado Común, la Comunidad Económica Europea y la Unión Europea.

El separatismo kosovar entra con paso marcial. Ya tienen el ejército preparado, sin más instrumento legal que le dé soporte que la tolerancia y la pasividad europeas. El primer ministro kosovar, Hashin Thaci, es un tipo imperativo: "No podemos aceptar un compromiso respecto de la independencia de Kosovo". Si el día 10 de diciembre, fecha tope para que la cuestión sea resuelta en las Naciones Unidas, Serbia no accede a la secesión, "dos días después declararemos la independencia", amenazó el pasado día 28 el antiguo guerrillero, sospechoso de violencias contra los serbios de Kosovo. Thaci ha perdido la paciencia: "Esta será la última vez que nos reunamos con los representantes de Serbia", dijo al final de una sesión negociadora en Baden, Austria, el pasado día 26.

Ya se sabe que la cláusula de estilo de la diplomacia europea es "negociar, negociar y negociar". Veremos qué hace ante una declaración unilateral de independencia. En el caso de Kosovo, la UE ha negociado, junto con Estados Unidos, con una buena dosis de hipocresía, porque sus bazas están desde hace tiempo predeterminadas: "independencia supervisada". Así que, Serbia, la tomas o la tomas. En realidad esta postura no es más que una enmienda unilateral a la resolución de las Naciones Unidas que dejaba claro que la hipotética independencia de Kosovo sólo sería posible con el consentimiento de Serbia. Y Serbia da todo el autogobierno concebible menos el título de independencia, por buenas razones. En Kosovo queda, aún después de las expulsiones masivas de que fuera objeto, una importante minoría de población serbia, que tiene motivos de temor. Aún en marzo de este año, y bajo la ocupación de la fuerza internacional, se han quemado iglesias ortodoxas en territorio kosovar. Por otro lado, no hay ningún derecho de la mayoría albano-kosovar que pudiera verse limitado si aceptase la autonomía que Belgrado ha prometido y que Europa podría garantizar con poco esfuerzo.

Naturalmente, Rusia tiene motivos para estar indignada por esta flagrante introducción de la enmienda euro-americana. Y espera, con la escopeta cargada, a que la propuesta llegue al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Así que se avecina una crisis político-diplomática con Rusia, que no hará sino dar argumentos a las tendencias nacionalistas y autoritarias de Putin. Un Putin que, por lo demás, no está escaso de medios de retorsión: ¿por qué no aplicar la doctrina euro-americana sobre Kosovo a las poblaciones de Abjasia y Osetia del Sur en Georgia, y Transnistria, en Moldavia, que quieren integrarse en Rusia?

Las guerras de desmembramiento de Yugoslavia abrieron la puerta a una nueva época europea de división, haciendo de las más nativistas pulsiones étnicas una fuente inagotable de derechos. Desde entonces Europa apunta hacia abajo, no hacia arriba. Como España.

¿Qué más les espera a las víctimas?
EDITORIAL Libertad Digital 30 Noviembre 2007

Con ocasión de la bochornosa querella socialista que trata de criminalizar y cercenar la libertad de expresión del presidente de la Asociación Víctimas del Terrorismo, el diputado del PP Alejandro Ballesteros ha afirmado que "hoy concluye la hoja de ruta del señor Zapatero con las víctimas del terrorismo". Nosotros, sin embargo, nos decantamos más por ese interrogante de futuro que se ha planteado el propio Alcaraz al preguntarse "qué es lo próximo que le tiene preparado" este Gobierno.

Ciertamente, ¿qué más pueden esperar Alcaraz, las víctimas y, con ellas, todos los españoles, de este Gobierno empeñado en maquillar de paz sus alianzas políticas con los secesionistas?

¿Qué se puede esperar de un Gobierno que ha devuelto a la legalidad y a la subvención pública a los proetarras y que ya compartió con ellos la alegría de ver aprobada en Estrasburgo una resolución que daba interlocución a los pistoleros?

¿Qué se puede esperar de un Gobierno que prenegoció una tregua y que maquilló de "comunicado de paz" lo que nunca fue otra cosa más que un chantaje a la espera del cumplimiento de toda una serie de compromisos? ¿Qué esperar de un Gobierno que dijo haber verificado una "voluntad de paz" que contradecían incluso las propias advertencias y amenazas de los terroristas y que llegó a cuestionar la existencia de cartas de extorsión a empresarios vascos y navarros, a pesar de que los propios etarras las justificaban por razones de financiación?

¿Qué se puede esperar de un Gobierno que ha silenciado –si no ordenado– un chivatazo policial que advertía a los extorsionadores de ETA de que estaban siendo vigilados por orden de un juez? ¿Qué se puede esperar de un Gobierno que, a través de la Fiscalía General del Estado, hizo suya la reivindicación de ETA de "que la ley no sea obstáculo" en un mal llamado y no repudiado "proceso de paz"?

¿Qué se puede esperar de un Gobierno que llegó a llamar a jueces y fiscales a "ensuciar sus togas por el polvo del camino"? ¿Qué se puede esperar de un Gobierno que trató de excarcelar al sanguinario e irredento Ignacio de Juan Chaos o que instó a la fiscalía a retirar sus denuncias contra Arnaldo Otegi? ¿Qué esperar de quien califica a Arnaldo Otegi o Josu Ternera como "hombres de paz"?

No creemos que el Gobierno tenga ya "preparado" su próximo paso, entre otras cosas porque todo dependerá de la docilidad o resistencia que encuentre. Pero lo que es seguro es que de este Gobierno se puede esperar muchas más cosas –y todavía peores– que las que ya llevan sufridas las víctimas del terrorismo en esta sucia ruta que José Luis Rodríguez Zapatero no piensa abandonar.

De error en error
Luis del Pino Libertad Digital 30 Noviembre 2007

De error en error, lo cierto es que la sentencia constituye una auténtica bomba de relojería. Para la metedura de pata del teléfono con el que los presuntos suicidas de Leganés se despidieron, el tribunal ha tenido que cometer un doble error. Me explico: como ya denunciamos en el Enigma 26, los primeros informes policiales hablaban de que los de Leganés se despidieron usando tres tarjetas telefónicas. Sin embargo, los informes posteriores dejaron caer una de esas tarjetas, porque los datos de Amena revelaban que el teléfono correspondiente seguía funcionando después de la explosión. En consecuencia, el tribunal comete un primer error (rescatar esa tercera tarjeta que había sido ya descartada por la Policía), que además se mezcla con otro (confundir el número de la tarjeta).

El auto de aclaración corrige el segundo de los errores, pero el que ya no se puede corregir es el primero. La razón de que no se pueda corregir es que afectaría a la propia argumentación de la sentencia, porque la existencia de esa tercera tarjeta de los "suicidas" y el hecho de que pertenezcan al mismo lote que la de la mochila de Vallecas se utilizan como indicio inculpatorio contra los acusados y se utilizan también como soporte para la peregrina idea de que los muertos de Leganés colocaron las bombas en los trenes.

En consecuencia, ese doble error del tribunal tiene una consecuencia curiosa: queda demostrado, como Hecho Probado, que al menos una parte de las llamadas "de despedida" de los muertos de Leganés se realizaron usando un teléfono que no apareció en el desescombro del piso y que seguía operativo después del atentado. Lo cual equivale a reconocer, con todas las bendiciones jurídicas, que alguien hizo esas llamadas "de despedida" desde fuera del piso.

La metedura de pata es tan garrafal, que sólo se me ocurren dos explicaciones:

1. Que el tribunal no se haya molestado en leerse a fondo el sumario. Ni tampoco los artículos publicados por los medios de comunicación que hemos estado escrutando ese sumario, donde hemos señalado bien claritas todas las contradicciones, incluida ésta en que ahora incurre el tribunal.
2. Que no sea una metedura de pata, sino un "seguro" en forma de espoleta retardada, que se podría activar en el futuro en caso de que alguien flaquee. ¿Es posible que estemos ante una sutil puñalada dirigida hacia quienquiera que realizara esas falsas llamadas de despedida? Tendría una cierta lógica, porque el pacto a varias bandas conseguido en la sentencia es inherentemente inestable: depende de que todas las partes contratantes se tengan suficientemente agarradas unas a otras.

La segunda posibilidad me parece improbable, pero es que la primera también me resulta difícil de creer. A no ser, claro, que fueran muy sobrados y les diera igual que los detalles cuadraran o no.

Para Jaguar: muchas gracias por el testimonio del reencuentro de Pilar y Antonio. Me parece que mucha gente tendría que leerlo:

http://www.letraslibres.net/testimonios%20victimas.htm#REENCUENTRO

Izquierda liberal
Balanzas fiscales y nacionalismo carca
Antonio Robles Libertad Digital 30 Noviembre 2007

Con los dineros del Estado, los nacionalistas cometen cuatro falacias. La primera es la más conocida, la de afirmar eso de que "España nos roba". La eterna cantinela catalanista. Esta matraca la hemos tenido que soportar durante años. Se suponía que Cataluña sólo aportaba al Estado y éste le devolvía una miseria. Mientras tanto, Madrid y el resto de España vivían a costa de los catalanes. Aunque parezca grosero, así se transmite y así se ha instalado en el inconsciente colectivo de millones de personas en Cataluña.

Tragado el sapo, ahora se disponen a explotarlo metabolizado en el dret a decidir (o sea, "derecho a decidir"). Este lema, inventado por los vascos para reivindicar la autodeterminación, ha sido adaptado por los catalanistas más independentistas con la chulería de quienes no necesitan dar razones ni cuentas a la ley. Pero con una sutil diferencia; mientras los vascos van de frente y exigen todo por el mero hecho de ser vascos, los nacionalistas catalanes lo empiezan a utilizar como señuelo para camelar el descontento social por las infraestructuras y montar manifestaciones con el "derecho a decidir". Ese será el lema de la del sábado en Barcelona. Y allí estarán todos los nacionalistas, más todos los que se crean que asistiendo a la manifestación estarán pidiendo decidir sobre las infraestructuras.

Es un error doble: el de confundir cualquier descontento provocado por una mala gestión con la forma del Estado (¿habremos de pedir la devolución de la seguridad al Estado porque la Generalitat la esté gestionando mal?) y el caer en la misma trampa de la transición. Y es que entonces, aprovechándose del rechazo generalizado al franquismo, el catalanismo abanderó las reivindicaciones nacionales como si fueran la antítesis democrática al régimen y, en una década, convirtieron las organizaciones políticas y sindicales en lacayos de una de las ideas más rancias del siglo XIX: el nacionalismo. En Cataluña no conocemos otro gobierno desde entonces.

Pues bien, con la publicación de las balanzas fiscales realizado por el BBVA, la falacia se desvanece: Madrid paga el doble que Cataluña; o sea, cada madrileño aporta 3.247 € a la caja común del Estado, frente a los 1.489 € que paga cada catalán, datos que corresponden al quinquenio económico 2001-2005.

La segunda falacia es el empeño de los nacionalistas en dar carácter de sujeto jurídico a lo que sólo es una realidad de geografía física (las regiones) o política (las comunidades autónomas) en cuestiones fiscales. Quienes pagan los impuestos son las personas físicas, y todas pagan exactamente lo mismo en cualquier lugar de España, dependiendo de su renta personal. Así, un catalán que gane 50.000 euros al año pagará exactamente igual que un madrileño, un gallego o un murciano que gane esa misma cantidad. No es, por tanto, su comunidad quien paga sus impuestos, sino cada uno de ellos, y por eso pagarán más las comunidades que tengan un mayor número de ciudadanos con rentas elevadas y afincadas muchas y grandes empresas. Es el caso de Madrid, Cataluña, Baleares y la Comunidad Valenciana, que son contribuyentes netas a la solidaridad interterritorial.

Hay en esta confusión un enorme error: España es una nación de ciudadanos concretos, libres, con iguales derechos y deberes; no un conjunto de comunidades cuyo imaginario sujeto jurídico suplanta esos derechos individuales.

La tercera falacia es que para definir la contribución de las comunidades al Estado para que éste distribuya dicha renta en función de las necesidades de cada una de ellas se ha impuesto el concepto de solidaridad. De ahí nacen todos los agravios. No es solidaridad, es justicia distributiva. No se trata de que unos se apiaden de otros, sino de que el Estado por el poder que le confieren las leyes distribuya esa riqueza recaudada de forma equitativa entre todos los españoles. De la misma manera que una empresa o un ciudadano individual no puede disponer ser solidario con el dinero que ha de aportar a Hacienda porque es una obligación legal hacerlo, no lo son las comunidades que, además, no aportan nada.

Si permitimos que se llame solidaridad a lo que es una obligación legal, se podrá llegar a exigir, como pasa ahora, por parte de las comunidades más ricas, que esa solidaridad sea ésta o la otra. Si hablamos de justicia distributiva, serán los responsables políticos de cada momento y las reglas legales que nos hemos otorgado entre todos los que decidan donde y en qué cantidad deben ir los dineros de todos.

Pero la cuarta falacia es la peor. Si la propaganda nacionalista hubiera tenido razón, es decir, si las balanzas fiscales concluyeran que era Cataluña la que más pagaba, no cambiaría nada. Porque de la misma manera que un rico paga más que un pobre y eso no le da derecho a exigir al Estado que sus calles estén mejor asfaltadas, las regiones económicas que más producen han de pagar, pero no por eso pueden exigir gestionar el montante total de lo que pagan. Porque si así fuera, todos los ricos querrían gestionar sus impuestos, es decir, ninguno pagaría nada, porque la gestión de lo que pagasen repercutiría de nuevo sólo en ellos. ¿Quién pagaría entonces la seguridad social de todos, el colegio público, los transportes, las carreteras, las fuerzas armadas etc.? Simplemente no habría Estado.

Si se fijan, ni las políticas más conservadoras de la derecha más rancia se atreverían hoy a defender ese egoísmo fiscal. Y sin embargo, hoy, en España, el Partido Socialista de Cataluña, ERC, CiU e ICV, defienden esa política fiscal: quieren gestionar "sus" impuestos. Quieren tener "derecho a decidir" sobre todas las rentas que son de todos los ciudadanos españoles. Lo que nadie se atrevería a exigir como persona individual, lo exigen como nación. Nunca un argumento había definido tan nítidamente lo que es un comportamiento ideológico carca.

A propósito, un día u otro habrán de desaparecer esas antiguallas medievales llamados Fueros. Con perdón.
antoniorobles1789@hotmail.com

El nacionalismo gallego (IV)
José Barros Guede La Opinión 30 Noviembre 2007

En diciembre de 1931, varias organizaciones galleguistas reunidas en Asamblea de Pontevedra, dirigidas por Alfonso Rodríguez Castelao y Alejandro Bóveda, fundan el Partido Galleguista, que recoge la doctrina nacionalista de las Irmandades da Fala y del grupo Nós bajo la siguiente declaración programática y política, "Galicia é unha unidade cultural afincada na súa lingua, arte e sprito; Galicia é un pobo autónomo e pide autodeterminación política dentro da forma de goberno republicano; Galicia é una comunidade cooperativa sendo a terra para o traballo i o traballo para terra; i Galicia é cédula de universalidade antiimperialista, internacional y pacifista".

El Partido Galleguista recoge y une las dos corrientes del nacionalismo gallego, que a partir de la Asamblea de Monforte, de 1922, se habían dividido. Centra su actividad en la ampliación de su partido a diversos sectores sociales y lucha por la autonomía de Galicia y por un nacionalismo interclasista de masas dentro de los límites de la Constitución republicana.

En 1934, crea las Mocedades Galeguistas, organización nacionalista juvenil. Se integra en el Frente Popular español de izquierdas, lo que da lugar a su escisión en nacionalistas políticos de izquierdas, dirigidos por Alfonso Rodríguez Castelao, y en nacionalistas culturales de derechas encabezados por Vicente Risco.

No obstante esta escisión, el Partido Galleguista consigue redactar un Estatuto de autonomía para Galicia. Es aprobado por las tres cuatro partes de los ayuntamientos gallegos, en 1932, en Santiago de Compostela, y por las tres cuatro partes de los electores del censo de Galicia, el 28 de junio de 1936.

Presentado por Alfonso Rodríguez Castelao a Manuel Azaña, presidente de la República, el 15 de julio de 1936, para su aprobación por las Cortes españolas, toma entrada en las mismas en la sesión de Monserrat del 1 de febrero de 1938; pero su aprobación no verá la luz, debido al estado de guerra civil iniciada en el 18 de julio de 1936.

Dicho proyecto estatutario establecía, "Galicia se organiza como región autónoma en el Estado español con arreglo a la Constitución y al presente Estatuto" (Art. 1- pt.1). "Serán idiomas oficiales en Galicia, el castellano y el gallego; pero las relaciones oficiales de la Región con autoridades de otras Regiones y con las del Estado se usará siempre el castellano. Todo escrito que se presente a los Tribunales y Autoridades redactado en gallego será reproducido en castellano cuando lo pida la parte interesada; y lo mismo se hará en cuanto a resoluciones y notificaciones de todas las clases. Los funcionarios que se designen para actuar en la Región deberán acreditar conocimientos de lengua gallega" (Art. 4- pts.1, 2 y 4).

Ganada la guerra civil por la España Nacional del general Franco, los militantes nacionalistas de derechas, partidarios de un nacionalismo cultural en torno al grupo Nós de Vicente Risco, siguen viviendo en Galicia; mientras que los militantes nacionalistas de izquierdas, partidarios de un nacionalismo político, unos fueron fusilados, tales como Alejandro Bóveda o Casal, y otros huyen al extranjero, tales como Alfonso Rodríguez Castelao, Suárez Picallo o Alonso Ríos.

Durante los años de 1940 a 1950, el nacionalismo gallego hace una política de resistencia interior por medio de sus militantes participando en diferentes reuniones y acuerdos en Francia que la oposición republicana realizaba contra el régimen del general Franco; y de resistencia exterior por medio de la emigración, principalmente en Argentina, por medio de Alfonso Rodríguez Catelao y otros exilados políticos gallegos.

En 1944, fundan el Concello de Galicia, en Buenos Aires, que tenía por objeto defender la autonomía gallega ante los diversos organismos de la República española en el exilio y desarrollar una labor cultural gallega por medio de la publicación de libros y por la realización de conferencias, teatro y folclore gallego. En este aspecto, resalta el libro, Sempre en Galicia de Alfonso Rodríguez Castelao.

En los años 1950, muerto Alfonso Rodríguez Castelao y disuelto el Partido Galleguista, algunos militantes del mismo y los supervivientes del grupo Nós, entre ellos, Vicente Risco, F. López cuevillas, y sobre todo Ramón Otero Pedrayo y Ramón Piñeiro, promueven de nuevo la teoría política de la identidad cultural de Galicia por medio de la editorial Galaxia, que aglutina a la resistencia galleguista.

A principios de 1960, nacen diferentes asociaciones culturales galleguistas, tales como, O Galo, de Santiago de Compostela, O Facho, de A Coruña, y el Concello da Mocedade, en 1963, que reúnen a diferentes corrientes nacionalistas, que darán lugar a diferentes partidos nacionalistas, que incorporan la estrategia de la liberación nacional frente al colonialismo y aceptan la asunción de ciertos postulados marxistas-leninistas.

En 1964, nace el partido de la Unión do Pobo Galego (UPG) que propugna como primer principio político, "Galicia é unha nación e como tal ten dereito á súa autodeterminación", incorpora la estrategia nacionalista gallega frente a Estado español y asume algunos principios marsistas-lenistas. La UPG da una orientación radical izquierdista al nacionalismo gallego y se convierte en su fuerza más importante.

En la década de los años 1960, nace el Partido Socialista Galego y el Partido Comunista de Galicia, constituido en París, en 1968. En la década de los años 1970, nacen otros partidos nacionalistas de carácter social-demócrata y demócrata-cristiano, procedentes del Concello da Mocedade.

La suerte tenía un precio
Roberto Blanco Valdés La Voz 30 Noviembre 2007

En la política, como en la vida, hay un precio que no se debe pagar nunca: el de admitir que todas las cosas tienen precio. Por eso, más allá de las concesiones concretas realizadas por el Gobierno para evitar la reprobación por el Congreso de la ministra de Fomento, el precio que ha pagado Zapatero en términos de pedagogía democrática y de funcionamiento de nuestro régimen político ha sido inmenso.

Por empezar por lo segundo, ahora sabemos que el criterio con que el Gobierno acepta o no transferir una u otra materia a esta o aquella autonomía nada tiene que ver con la racionalidad del sistema autonómico español. Tampoco con el hecho, que da lugar siempre a discursos ministeriales tan lustrosos como falsos, de que la cohesión del Estado exige que sus instituciones centrales conserven ciertas competencias.

Muy por el contrario, este Gobierno acaba de demostrar, con una impudicia suicida, que cuando dice que una competencia no debe transferirse lo que quiere decir, en realidad, es que no la transferirá salvo que se le ofrezca a cambio un buen negocio. El chalaneo entre el PSOE y el BNG -salvar a Magdalena Álvarez a cambio de una entrevista en la Moncloa, seis competencias e inversiones por 10 millones de euros- constituye una caricatura del tipo de acuerdos (apoyo político a cambio de más autonomía) sobre los que se han sostenido los Gobierno de España cuando no han disfrutado de mayoría absoluta en el Congreso.

¡Imagínense qué no estará dispuesto a hacer el presidente Zapatero por seguir en el poder si ha sido capaz de dar este espectáculo penoso solo para evitar una reprobación que hubiera carecido de toda consecuencia jurídica y que no afectaba en realidad más que a una vanidad -la suya- que, por lo que se ve, no para de crecer!

El pasteleo del martes del PSOE, PNV y BNG -que impedirá al Bloque volver a criticar a un ministro del Gobierno, no vaya a ser que tenga que salvarlo a cambio de las ofertas que se le puedan hacer llegado el caso- resulta, por lo demás, demoledor desde el punto de vista de la pedagogía democrática, pues enseña a la sociedad que todo sirve para conseguir el objetivo perseguido.

¿Cuánto valdrán a partir de ahora las protestas de un ministro de Administraciones Públicas hablando del interés de España para negarse a transferir una materia a la autonomía que la pida? ¿Y cuánto las críticas al centralismo de un BNG que puede mañana desdecirse con la misma desvergüenza con que lo hizo hace dos días?

¿Quién nos convencerá a partir de ahora de que, en el mundo de la política, además de intereses, hay principios, cuando todos acabamos de ver en pantalla panorámica la película La suerte (de la ministra) tenía un precio ?

Un grave desaire que exige respuesta
Editorial HERALDO DE ARAGÓN 30 Noviembre 2007

LA pasividad de la jerarquía eclesiástica ante la actitud de rebeldía de los sucesivos obispos de Lérida unida a la prepotencia con que las autoridades políticas catalanas abordan la legítima reclamación de Aragón sobre unos bienes que pertenecen, inequívocamente, a las parroquias de Barbastro-Monzón, ha propiciado que se consume, hoy, un escarnio público. Porque si hasta ahora la diócesis de Lérida podía, en último extremo, refugiarse en la afirmación de que disponía de dichas obras en calidad de depósito, a partir de este momento, es decir, desde el instante en que disponen de obras que no son de su propiedad integrándolas en el Museo Diocesano e incluyéndolas en su catálogo, están arrogándose, de hecho, la propiedad de bienes ajenos reclamados por sus legítimos dueños.

Es un paso de gravedad dado con plena consciencia e intención. Debería, por eso, ser acicate para que la Iglesia aragonesa, en primer lugar; el Gobierno aragonés, ya que son bienes enraizados en la Comunidad; los partidos políticos y la sociedad civil activasen todas las medidas a su alcance hasta lograr que la sentencia se cumpla. El Justicia de Aragón, tras subrayar ayer que la Iglesia ha de ejecutar la sentencia, aconsejó al Gobierno de Aragón pedir al Estado que exija a la Santa Sede el cumplimiento del fallo. Es evidente, a estas alturas del largo y bochornoso litigio, que hace falta una acción tenaz, decidida y coordinada entre la diócesis de Barbastro-Monzón y el Pignatelli para que se haga justicia y para que quienes están menospreciando la razón histórica y judicial que asiste a los aragoneses y lesionando su dignidad comprendan que, en un Estado de derecho, la Justicia debe imponerse. Que este vergonzoso comportamiento provenga de la Iglesia y se vea amparado por los mismos políticos que reclamaron y obtuvieron del Gobierno de Zapatero el retorno de los documentos de la Generalitat catalana archivados en Salamanca es un motivo más de indignación. Pero han de ser el derecho y la inteligencia los que muevan las acciones de los litigantes aragoneses. Frente a la tentación del desistimiento y el pasteleo, que buscan por todos los medios los amigos de lo ajeno, está la poderosa baza de la razón. La aparatosa exhibición de hoy, basada en un remedo de catalogación legal viciado en su origen, es, al fin y al cabo, la definitiva prueba de cargo contra quienes disponen de lo que no es suyo.

Educación
La guerra contra Ciudadanía se libra en los tribunales Cambiar el tamaño del texto
Cuatro entidades catalanas presentan recursos contra la asignatura en el TSJC
Los padres recurren a la justicia para evitar que Educación para la Ciudadanía vulnere la libertad de enseñanza.
S. R.La Razón 30 Noviembre 2007

Madrid- Cuatro entidades han presentado recursos en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) contra la asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC) y «próximamente» se presentarán tres más, según ha indicado la asociación Profesionales por la Ética.

El presidente de la asociación en Cataluña, Ramon Novella, explicó que los recursos demuestran «el incremento del movimiento contra Educación para la Ciudadanía», un fenómeno que consideró «imparable». Novella criticó al Gobierno y a distintas autonomías, que no reconocen las cifras reales de objeciones porque quieren «minimizar el alcance» del problema, pero también admitió que «muchos centros no notifican» las declaraciones de conciencia a las consejerías, informa Ep.

Adhesiones
Sobre el recurso interpuesto por la Fundación Abat Oliba, E-Cristians y Juristas Cristianos de Cataluña, animó a los ciudadanos a adherirse a esta iniciativa y ponerse en contacto con cualquiera de los tres centros.

Esta misma semana, catorce padres han presentado un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco para reclamar la protección de derechos fundamentales contra el decreto del Gobierno Vasco que regula esta asignatura. Estos padres entienden que esta asignatura vulnera el derecho fundamental de los menores a su intimidad personal y el de los padres a educar a sus hijos conforme a sus propias convicciones sin injerencias del Estado o de la Administración.

El recurso presentado en el País Vasco se suma al interpuesto por cinco padres andaluces ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía por considerar que el decreto que desarrolla Educación para la Ciudadanía en esta comunidad autónoma vulnera sus derechos fundamentales. El recurso andaluz ha sido admitido a trámite por el Tribunal.

A estas acciones jurídicas contra los decretos andaluces hay que sumar las casi 21.000 declaraciones de objeción de conciencia presentadas por padres de toda España. Además, 38 padres asturianos y cuatro catalanes han presentado recursos contra un escrito de sus administraciones autonómicas en el que rechazaban su objeción de conciencia.


Galicia Bilingüe presenta sus reivindicaciones ante 500 simpatizantes
La plataforma reclama el derecho de los padres?para escoger la lengua docente para sus hijos
La Voz 30 Noviembre 2007

«Galicia es bilingüe y cada gallego tiene derecho a ser lo que quiera». Bajo este lema, la asociación Galicia Bilingüe congregó ayer a medio millar de simpatizantes en Palexco con el objetivo de continuar con su proceso de recogida de firmas contra el decreto actual de normalización lingüística de la Xunta, que regula el uso y promoción del gallego en la enseñanza y que, según los miembros de esta plataforma, «en realidad es una norma destinada a arrinconar el uso del castellano en el sistema educativo, lo que conduce a una práctica inmersión lingüística en gallego».

Intervinieron en esta conferencia Gloria Lago y José Manuel Pousada, presidenta y vicepresidente del colectivo, respectivamente, que explicaron su postura, que reclama el derecho de los padres o de los propios alumnos a elegir libremente la lengua docente. Lago llegó a asegurar que en algunos ámbitos de la educación «se somete a los niños a un adoctrinamiento terrible». Por eso, reclaman que cese la «situación de discriminación» de los alumnos castellanohablantes.

TRAS LOS INSULTOS DEL PSOE AL PRESIDENTE DE LA AVT
Ezquerra: "La repugnancia por Alcaraz es la que deberían sentir por Otegi o De Juana"
El presidente del Foro Ermua, Iñaki Ezquerra, ha salido en defensa de Francisco José Alcaraz, descalificado por el PSOE como "lenguaraz". Ante tales "ataques personales", Ezquerra ha mostrado su máximo apoyo al presidente de la AVT y ha criticado la deriva del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero que "en cuatro años ha cambiado de chip". En declaraciones a Libertad Digital, ha asegurado que "esa repugnancia por Alcaraz es la que deberían sentir por Otegi y De Juana".
Libertad Digital 30 Noviembre 2007

Iñaki Ezquerra ha mostrado su indignación por el ataque del PSOE al presidente de la AVT, Francisco José Alcaraz, y ha calificado de "indignante" que tuviera que acudir como acusado a la Audiencia Nacional por expresar lo que siente, en referencia a la política de negociación del presidente Rodríguez Zapatero.

"Expreso mi apoyo a la AVT y creo que la presencia de Alcaraz en la AN es el remate de este Gobierno" ha afirmado a Libertad Digital a la par que ha asegurado que le asquea "la politización de Zapatero ha hecho de la Justicia".

Sobre la actual situación de la Justicia, Ezquerra ha apuntado que es "realmente repugnante" la impunidad con la que el Gobierno "está actuando".
En este sentido, ha puesto como ejemplo "el linchamiento sin precedentes" que está sufriendo el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco por sentar en el banquillo a Ibarretxe, Ares y López. "Hasta Conde Pumpido se ha mostrado en contra", ha aseverado.

"En todo este contexto demencial, el juicio contra Francisco José Alcaraz es la guinda de la indignidad", recalcó.

El PSOE "ha cambiado el chip"
El presidente del Foro Ermua ha lamentado el "cambio de chip" que ha sufrido el PSOE en "los últimos cuatro años" y ha criticado que no compartan "el sentimiento de la sociedad" y que lleguen de sentir "repugnancia" y caer en "ataques personales" contra el presidente de la AVT.

Álvaro Cuesta "expresa perfectamente lo que siente el PSOE por las víctimas" que es "repugnancia", ha sentenciado Ezquerra a la par que ha argumentado que "lo que pasa es que el PSOE no ha conectado con el sentir de la sociedad".

Por último, el máximo dirigente del Foro Ermua se ha congratulado por el "éxito" de la manifestación del pasado sábado, en la que más de medio millón de personas exigieron al Gobierno contundencia contra la banda terrorista ETA.

Reforma de los estatutos y de la Constitución
Andrés de Blas Guerrero El País 30 Noviembre 2007

Cuando se planteó el inicio de la reforma de los Estatutos de Autonomía, se manifestó en la vida académica y política española una opinión significativa a favor de la reforma de la Constitución. Si se trataba de poner al día el Estado de las Autonomías, la opción más racional, se argumentaba, era llevarla a cabo mediante el ajuste del texto constitucional. Contra esta opinión, se perfiló la de aquellos otros que veían en riesgo el carácter razonable de una opción que abría un debate político-constitucional de inciertos resultados. Mejor limitarse, si era inevitable la puesta al día de la organización territorial del Estado, a unas reformas estatutarias que introdujeran aquellos cambios institucionales y aclaraciones en materia de competencias que algunas Comunidades Autónomas demandaban.

La opción a favor de la reforma de los Estatutos necesitaba de la existencia de unos claros límites a la misma. No tratándose de una reforma constitucional, no podía verse erosionado un modelo de organización territorial del Estado realmente existente, por mucho que resulte condicionado por la vigencia de un principio dispositivo, no solamente en punto a la fijación de las propias Comunidades Autónomas, sino también por lo que hace a su nivel competencial. El proceso de reforma de los Estatutos necesitaba además unas precondiciones políticas que finalmente han estado ausentes en nuestra vida política. En primer lugar, el acuerdo de los dos grandes partidos políticos españoles actuando como tales, y no como fuerzas políticas confederadas, capaces de albergar en su seno distintos grupos políticos definidos a escala de las Comunidades Autónomas. En segundo lugar, resultaba indispensable la coincidencia en el mantenimiento de un federalismo cooperativo que cortase el camino al avance de las relaciones bilaterales entre el Estado central y diecisiete potenciales negociadores. En tercer lugar, era necesario el acuerdo sobre un sistema fiscal en que el principio de la solidaridad alcanzase toda la importancia concedida por la Constitución.

El no cumplimiento de estas precondiciones y la superación de los objetivos obvios y razonables de unas reformas estatutarias, son las razones que abren el camino a una hipótesis de reforma constitucional, no en la forma presentada en su día por el Gobierno de Rodríguez Zapatero, sino con el objetivo más ambicioso de clarificar definitivamente el modelo de organización territorial de nuestro Estado. Los hechos parecen dar la razón a los partidarios de esta reforma. Si con los cambios estatutarios se pretende alterar los rasgos fundamentales del Estado autonómico, parece llegado el momento de adelantarse a un cambio propiciado por la iniciativa de las Comunidades Autónomas y plantearse directamente la reforma de las reglas de juego.

Mediante esta reforma se pretendería alcanzar objetivos bien concretos. El primero, impedir que la reforma de los Estatutos pueda afectar a la organización y competencias del Estado, ni siquiera por vía negativa o interpretativa. El segundo objetivo será fijar el núcleo esencial del poder del Estado, expresivo de su soberanía y de la organización unitaria indispensable para la vida del mismo. Como se ha señalado en distintas ocasiones, parece evidente que esta cuestión no puede quedar al arbitrio de los pactos y de las mayorías políticas coyunturales. Un tercer objetivo de la reforma constitucional habría de ser la especificación de las facultades de titularidad estatal que no pueden ser transferidas a las Comunidades Autónomas. Un cuarto y último objetivo mínimo, sería la especificación de las competencias atribuidas al Estado para dictar la legislación básica.

Los objetivos de esta reforma constitucional, presentes en las páginas del Informe del Consejo de Estado sobre la reforma de alcance más limitado propuesta por el Gobierno, podrían conseguir paliar la parcial desconstitucionalización en que se ha desarrollado la vida de nuestro Estado autonómico, corregir los riesgos del segundo efecto aludido del principio dispositivo en la vida de nuestras Comunidades Autónomas y reforzar el modelo de peculiar federalismo por el que ha optado España en el desarrollo de nuestra Constitución. Un federalismo en el que no caben otras asimetrías que las derivadas de los datos de la realidad social del país.

Mi impresión es que, en los próximos meses, crecerá el ambiente favorable a este tipo de reforma constitucional. Y que perdida la oportunidad de un proceso razonable de reforma de Estatutos, cada vez existirán menos argumentos que oponer a sus defensores. A la espera de la decisión del Tribunal Constitucional sobre el recurso de inconstitucionalidad en relación al Estatuto de Cataluña, lo cierto es que el sistema parece reclamar una revisión que tiene su vía más efectiva en el cambio del texto constitucional. Los partidos nacionalistas cada vez acentúan más los rasgos radicales de su comprensión de la vida de España. Quizá sea llegado por ello el momento de que el grueso de la sociedad española ofrezca una alternativa a una deriva que amenaza a medio plazo la estabilidad indispensable del Estado y la nación de los españoles.

Andrés de Blas Guerrero es catedrático de Teoría del Estado en la UNED.

El PP estudia la reforma constitucional que propondrá en su programa electoral
Juan Cruz Osta Periodista Digital 30 Noviembre 2007

El PP propondrá una reforma "limitada" de la Constitución. El partido de Mariano Rajoy prepara el documento que llevará en su programa, "para garantizar un Estado viable y establezcer un núcleo básico de competencias del Estado que sean intransferibles". Sin ambages, crear un dique para frenar el torrente nacionalista, crecido en tiempos de ZP como nunca.

El PP inaugura este viernes una conferencia sobre el modelo de Estado, en la que presentará su propuesta de reforma constitucional y que en esta primera jornada contará con tres mesas redondas sobre la viabilidad del Estado, la construcción de un nuevo consenso y la solidaridad entre los territorios.

El secretario general del PP, Ángel Acebes, el portavoz parlamentario, Eduardo Zaplana, el coordinador de la campaña electoral, Pío García Escudero, y la secretaria ejecutiva de Política Autonómica y Local del partido, Soraya Saénz de Santamaría, serán los encargados de inaugurar hoy esta conferencia, que se celebra hasta el sábado en el Centro de Convenciones de Ifema.

"Poner a punto el Estado de las Autonomías: Hacía un Estado viable" es el título de la primera mesa, que está presidida por el líder del PP andaluz, Javier Arenas, y que contará con la participación de distintos catedráticos de Derecho y del portavoz del CGPJ, Enrique López, junto a otros dirigentes populares.

La presidenta del PP de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, preside la mesa "Construir el nuevo consenso", en la que tomarán parte el rector de la Universidad Rey Juan Carlos, Pedro González Trevijano, el secretario ejecutivo de Comunicación del PP, Gabriel Elorriaga, y la presidenta del PP vasco, María San Gil.

"España, un proyecto de solidaridad" será la tercera mesa, dirigida por el presidente del PP gallego, Alberto Núñez Feijoo, en la que intervendrán el ex secretario de Estado de Economía, Luis de Guindos, el diplomático Rafael Arias Salgado, y el presidente del PP extremeño, Carlos Floriano, entre otros.

En esta conferencia, que será clausurada este sábado por Mariano Rajoy, el líder del PP dará a conocer su propuesta para abordar una reforma "limitada" de la Constitución con el fin de garantizar un Estado viable y fijar un núcleo básico de competencias del Estado que sean intransferibles.

La propuesta estrella de este acto será una reforma "limitada" de la Constitución, que estará en el programa electoral del PP, tal y como ya ha anunciado Rajoy, quien pretende que ésta sea fruto del consenso con el resto de partidos.

El presidente del PP ha señalado que esa reforma persigue "corregir los problemas territoriales" creados por el jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y evitar así que éste "siga traficando con la estructura del Estado".

Para el PP es oportuno delimitar un núcleo básico de competencias intransferibles e indelegables por el Estado, basándose en la eficacia y la coordinación entre Administraciones Públicas.

«Yihad» y doble discurso
SERAFÍN FANJUL. Catedrático de la UAM ABC 30 Noviembre 2007

EN el mundo occidental ya no hay creencias religiosas ni movimientos políticos de peso que legitimen el uso de la fuerza (fines defensivos aparte), sino más bien una inquisición y condena contra nuestra propia historia y nuestro derecho a subsistir como comunidades organizadas, con frecuencia tan desmesuradas que se exceden en la autoflagelación mientras, por omisión, se desliza la idea de que otras civilizaciones jamás rompieron un plato. Hace unas semanas, en esta misma página Hugh Thomas recordaba -algo muy necesario en la coyuntura que vivimos- la inmensa responsabilidad de los mismos africanos en la trata de esclavos. Es sólo un caso, pero hay otros que no le van a la zaga.

En los recurrentes simposios y congresos islámicos que se celebran en España en los últimos años, con mayor profusión que en ningún otro país occidental - ¿por qué será?- el lema estelar es siempre el mismo: la palabra paz. A medida que unos musulmanes -digo «unos musulmanes», no «el islam», que sólo es una abstracción- ejercen más violencia en más lugares del mundo, otros musulmanes se esmeran en reiterar sus deseos de paz -lo cual no es malo- y el carácter pacífico de su fe, extremo más discutible. Sea enmascaramiento táctico o mero contrapeso ingenuo (en las intenciones verdaderas no podemos entrar), el contraste entre la realidad visible, o la aprehendible del pasado, y la relamida exposición de discursos, no puede ser más chocante.

Me echo a temblar cada vez que oigo, o leo, desideratas como «hay que recuperar el espíritu de Córdoba y Toledo» (Bahig Huech, Valencia, 12-04-07, I Congreso Islámico Internacional) y sopeso, sin bromas, la necesidad de exiliarme -como infinidad de españoles- en un país civilizado, si tal bendición del cielo nos cayera encima y no perderemos el tiempo explicando de nuevo cuán alejada estaba aquella sociedad de los cuentecillos rosa que sobre ella circulan en los medios de comunicación; pero en la misma ocasión el Secretario General de la Feeri (Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas) se descuelga asegurando: «Hay una gran confusión, pues siempre se relacionan islam y terrorismo, cuando son términos totalmente ajenos. El Libro Sagrado prohibe matar a cualquier persona, sea de cualquier raza o religión. Prohibe matar a cualquier ser humano, porque es un gran pecado que no tiene perdón» (ABC, 13 - 04 - 07).

Como no es la primera vez que leo algo así, ni será la última, mi perplejidad es infinita. O más bien mi aburrimiento. ¿El periódico habrá transcrito mal sus declaraciones? ¿A qué Libro Sagrado se refiere? ¿Será, por ventura, el Corán? ¿Lo habrá leído? ¿Pensará, con nulo respeto para ellos, que a los españoles se les puede encasquetar cualquier cosa porque aquí da todo lo mismo? Descartadas la posibilidad primera (por ausencia de puntualización ni desmentido) y cuarta, por altamente improbable, no se me alcanza más alternativa que la última. Y dejemos las fintas retóricas: en la sola azora IIª del Corán, La vaca (y son 114) aparecen 39 alusiones violentas, de las cuales 9 se refieren a «combatir por Dios». Lo de combatir sin matar a nadie es un hallazgo exegético sin parangón en la historia de las religiones. Y un solo botón de muestra en medio de la botonería: «Matadles donde deis con ellos y expulsadles de donde os hayan expulsado» , Corán, 2 - 191 (Esta, por cierto, es la base argumental para recuperar al-Andalus). Ya no estamos ante la violencia o pacifismo del islam, sino ante un discurso repetido y fijo ajeno a la realidad, en paralelo al de Sami Naïr (ABC, 30 - 04 - 07) cuando afirma tan tranquilo que «el 98 por ciento de los musulmanes están integrados en Europa». Desconozco a qué llama integración o a qué musulmanes se refiere, pues no son ésos los que yo veo, como también ignoro a qué Libro Sagrado alude el mentado representante islámico, desde luego no al que yo conozco y está al alcance de cualquiera en las librerías y, a propósito: ¿cuántas Biblias se venden en las librerías de La Meca? No obstante, y dado que el Corán lo mismo vale para un roto que para un descosido, se puede aducir la alternancia de versículos de incitación al combate con otros que más bien entrarían en la llamada «guerra defensiva». Y ahí acuden los exégetas y escoliastas de ojo de buen cubero dilucidando a su antojo según les conviene mientras los hechos van por otro camino. Como sucede con el yihad.

Si no nos conformamos con las amplias exposiciones de Gilles Kepel o Gustavo de Arístegui y consultamos cualquier diccionario árabe serio, encontraremos que yihad significa «lucha», «lucha interna» (religiosa, social, moral), «lucha por Dios contra los infieles» y que se distingue entre Yihad Menor (la guerra religiosa) y Mayor (lucha espiritual entre las virtudes y los vicios), pero no nos dejemos engañar por los adjetivos porque son mera coartada terminológica -utilizada muy a posteriori, en la actualidad- de manera en la que jamás pensaron los tratadistas medievales ni modernos. Apoyándose en la autoridad de Ibn Taymiyya, al-Yahiz, Rashid Rida, Juynboll, Goldziher, Gaudefroy-Demonbynes, etc., E. Tyan describe bien el panorama en su artículo de Encyclopédie de l´Islam -que no es un manualito escolar sino una obra monumental redactada por infinidad de arabistas-, con el matiz añadido, e importante, de haberlo publicado hace más de treinta años, de suerte que no se trata de un texto ad hoc, inspirado por el malvado imperialismo para el momento actual, sino escrito cuando se carecía de conciencia alguna de enfrentamiento con el islam. Dice Tyan: «Etimológicamente, significa «esfuerzo tendente a conseguir un objetivo determinado», pero con gran diferencia, la palabra yihad designa el «esfuerzo menor» o lucha por la fe. En el plano jurídico, según la doctrina clásica general y la tradición histórica, el yihad consiste en la acción armada para lograr la expansión del islamismo o, eventualmente, su defensa. Se basa en el principio fundamental de la universalidad del islam, ya que como religión y en cuanto implique de poder temporal debe extenderse a todo el universo, si es necesario por la fuerza (...). Hoy en día, con carácter por completo apologético se sostiene la tesis de que el islam, para difundirse, sólo acude a la persuasión y a otros métodos pacíficos y que el yihad sólo está autorizado en defensa propia, desconociendo toda la doctrina anterior y la tradición histórica, así como los textos del mismo Corán y de la Sunna». Y en un plano más folclórico-popular, pero bien indicativo de hasta qué punto está asimilada la idea de lucha a la palabra yihad, no más recordaremos que en Egipto al Servicio Militar se denomina, entre otras formas, al-gihadiyya. Blanca y en botella.

Es comprensible que los musulmanes recién llegados a Europa -sabedores de lo bien que se vende por aquí la palabra «paz»- traten de eludir, o posponer, un asunto tan espinoso y que tan mal ambiente les puede crear, pero, con inmigrantes musulmanes o sin ellos, pese a sus lacras y fallos, la civilización occidental ha sido la única capaz de generar desde dentro su propia autocrítica y está por ver que la islámica haga otro tanto. No necesitamos resucitar imaginarios espíritus benéficos del pasado, sino cumplir y hacer cumplir a cuantos vienen a vivir entre nosotros nuestras normas legales y políticas, e invitarles a disfrutar de nuestras costumbres, sumándose a ellas sin reservas: se aburrirán menos y de verdad nos dejarán en paz. No pedimos mucho.

Recetario del PP contra el nacionalismo radical
Federico Quevedo El Confidencial 30 Noviembre 2007

“Nos hemos pasado treinta años construyendo el Estado de las Autonomía, ahora se trata de afianzarlo”. Con estas palabras resumía la secretaria Ejecutiva de Política Autonómica y Local del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, el pasado lunes en el Club Siglo XXI el contenido de la Conferencia sobre el Modelo Territorial y Reforma de la Constitución que su partido celebra hoy y mañana en Madrid. Se trata, en definitiva, de poner fin a la permanente reivindicación autonómica.

Este va a ser, sin duda, uno de los ‘platos fuertes’ del programa electoral del PP y, de hecho, se espera para el sábado algún anuncio importante por parte del presidente de este partido, Mariano Rajoy, en la línea de reforma de la Constitución con el objetivo, como también señalaba Sáenz de Santamaría en su conferencia, de hacer del Estado autonómico un modelo “estable y sostenible”. Cosa que ahora, según parece, no lo es, a tenor de lo que en el PP se califica de “deriva nacionalista radical” (Acebes dixit).

Y es que en el PP no están dispuestos a hacer olvidar cuatro años de permanente tensión nacionalista favorecida por el Gobierno de Rodríguez Zapatero, apoyado por formaciones nacionalistas de tendencia radical, como ERC, y las idas y venidas de reformas estatutarias que, en algunos casos, están pendientes de sentencia en el Tribunal Constitucional. ¿Cómo hacerlo? De la única manera posible: blindar las competencias exclusivas del Estado para evitar reivindicaciones sobre las mismas.

Hoy por hoy, el Título VIII de la Constitución deja abiertas muchas puertas a la reivindicación nacionalista sobre competencias que en cualquier país del mundo forman parte de la identidad nacional, como la política exterior, la Defensa, etcétera. Pero no solo eso. En el PP se trabaja para ofrecer alternativas a problemas que en estos últimos años se han mostrado de manera muy palpable, como son los conflictos de competencias ante situaciones de crisis.

Experiencias como la del Prestige, el incendio de Guadalajara y otros desastres naturales han llevado al PP a considerar la necesidad de crear algún tipo de organismo centralizador pero, sobre todo, la de recalcar la “supremacía” legislativa de las Cortes Generales sobre los parlamentos regionales. Esto es válido, por ejemplo, para competencias como la de Educación. Es decir, el PP no va a proponer que el Estado recupere esa competencia, pero sí que pueda legislar sobre ella y que esas normas sean de obligado cumplimiento en todo el territorio del Estado.

Expertos de relieve
De cómo se van a ‘blindar’ las competencias y, sobre todo, de cómo se va a cerrar de manera definitiva el modelo territorial, disertarán durante dos días en los pabellones de Ifema miembros del PP e invitados ajenos como los catedráticos de derecho administrativo Santiago Muñoz Machado y Tomás Ramón Fernández, el portavoz del CGPJ, Enrique López; el rector de la Rey Juan Carlos, Pedro González Trevijano y empresarios como Mario Armero, Rodríguez Pina y Luis de Guindos.

La Conferencia se va a centrar en el Título VIII de la Constitución y nada se va a decir de otros asuntos como la sucesión en la Corona. La reforma que propondrá el PP tiene un triple objetivo: primero, garantizar la estabilidad competencial del Estado señalando aquellas competencias que son irrenunciables y reconociendo el papel reformista del Estado. Segundo, establecer los mecanismos que garanticen la igualdad entre todos los españoles. Y tercero recuperar el consenso como forma de tratar los asuntos de Estado, para lo que se propondrán medidas como que los estatutos solo puedan aprobarse por 2/3 de la Cámara Baja.

Prostitución política
IGNACIO CAMACHO ABC 30 Noviembre 2007

SABEMOS, aunque a menudo finjamos ignorarlo, que en política todo tiene un precio, y las más de las veces nos conformamos con que nuestros representantes nos oculten pudorosamente la procaz compraventa de decisiones y se tomen la molestia de disimular u ocultarse en el crudo momento del toma y daca. Sobre todo habida cuenta de que la Constitución suprimió ingenuamente el mandato imperativo en un sistema de listas cerradas, lo cual venía a suplantar la voluntad de los electores por la de los partidos, que tejen sus trapicheos en el Congreso sin que los diputados tengan que someterse de hecho al escrutinio de quienes los han elegido. Así se pueden ver espectáculos más bien indecorosos como el del cambalache de la reprobación de Magdalena Álvarez, salvada in extremis mediante una negociación impúdica en la que ciertas minorías y algunos tránsfugas exprimieron con oportunismo y codicia el mercado negro de la aritmética parlamentaria.

Esos tipos del BNG gallego o del PNV vasco que votaron a favor de la ministra lo hicieron, sin duda, con la nariz tapada ante la evidencia de que le estaban dando el visto bueno a una gestión que a ellos también les repugna por su arrogante ineficacia. A cambio le pegaron un mordisco al pastel presupuestario, trincando en un caso tela para inversiones en Galicia y en el otro nada menos que la autorización para un banco público, en el que acaso manejarán los nacionalistas los fondos que se ahorran en solidaridad con el resto del Estado. Mediante este impúdico regateo quizá salven la cara ante sus electores más pragmáticos o menos escrupulosos, pero han dejado clara su concepción de la política como una caja registradora, escabroso tejemaneje en el que se subordinan los principios a la cuenta de resultados. Aunque no se trate de nada que no se sepa de antiguo, ha resultado algo descarnada la genuflexa prostitución con que han resuelto el expediente, retratados ante la nación entera con los pantalones de la dignidad bajados por una partida de euros.

Falta por saber cuánto ha costado el voto de los dos tránsfugas, uno canario y otro del PP, que acabaron a la postre por decidir la escaramuza. El transfuguismo mercenario es uno de los abusos más deshonestos posibles del mandato representativo, que convierte la sagrada libertad decisoria del elegido en una herramienta para incrementar su cotización en la bolsa de los favores. Estos dos simplemente se despojaron de su precaria vestimenta ideológica para arropar a una ministra en apuros, gesto que sólo desde la más ufana ingenuidad se podría interpretar como caballeroso en medio del chalaneo que se organizó para evitar el descalabro gubernamental en una votación ciertamente apurada. Si tuviesen gallardía explicarían a los ciudadanos que los eligieron a cambio de qué se prestaron a salvar a Álvarez, qué imprescindibles inversiones para su circunscripción arrancaron del Gobierno en trance tan comprometido. Porque lo que no cuela es que nadie se crea que consideren el honor de Magdalena tan valioso como para taparle las vergüenzas a cambio de dejar las suyas al descubierto.

Vuelve Bono a poner el rostro populista y totalitario de la oferta electoral de Zapatero
Federico Quevedo El Confidencial 30 Noviembre 2007

A pocos puede haber sorprendido que José Bono haya aceptado la oferta de Rodríguez de ser cabeza de lista por Toledo y presidente del Congreso de los Diputados en potencia. A pocos, porque si alguien se creyó alguna vez que Bono había dejado la política de verdad, porque de verdad le invadían sentimientos paterno-filiales incompatibles con una profesión que exige una entrega de veinticuatro horas al día, trescientos sesenta y cinco días al año, no era más que un iluso. Bono es, sin duda, uno de los mayores mentirosos que pueda uno echarse a la cara, es un mentiroso compulsivo, un populista nato, amigo íntimo del tirano Chávez a quien vendió armas de guerra y para lo que puso en Caracas un embajador controlado por él, Raúl Morodo: ese que afirmaba sin tapujos que Venezuela era una democracia avanzada y que Chávez era un demócrata como no había otro.

Es curioso, fíjense, que el ‘fichaje’ de Bono haya venido acompañado de una de las manifestaciones más elocuentes de la prepotencia y la ambición totalitaria de este Gobierno que preside Rodríguez: sin esperar al veredicto de las urnas, el presidente ya ha nombrado a Bono sustituto de Marín al frente del Palacio de la Carrera de San Jerónimo. ¡Hombre! Demuestran muy poco respeto por la soberanía popular y por la democracia estos señores del PSOE, todo sea dicho. Pero tratándose de Bono, este tipo de gestos, estos tics totalitarios, son perfectamente reconocibles. Lo que no sé es si a estas alturas al personaje le sigue surtiendo efecto esa imagen populista y bananera que ha creado en torno a sí.

Y es que a día de hoy ya todo el mundo debe saber que ese que presume de socialista y, como Rodríguez, de amor universal por los pobres y los humildes, negocia con joyas –bueno, negocia su mujer, seamos rigurosos-, se contruye casoplones, viaja en cruceros de lujo y encima cobra por dar conferencias en los mismos, y empareja a sus hijos con los más granado de la beautiful patria, sea económica o pertenezca al famoseo. Vamos, como cualquier obrero de una mina asturiana. Y eso por no hablar de sus cuadras, de sus terrenos en Toledo, de... En fin, dejémoslo, porque hay a quienes por sus hechos se les conoce a la perfección. Bono forma parte de todo eso que deberíamos desterrar de la política si queremos devolverle la dignidad que merece como profesión de servicio público y entrega al ciudadano. Bono es cinismo e hipocresía en estado puro, es vicio por la política en lugar de virtud, es manifestación grotesca de tan noble labor, es caricatura de sí mismo y de todo lo que él mismo detesta.

Bono ha aceptado la oferta de Rodríguez porque no puede vivir un día más sin que las cámaras de televisión le sigan a todas partes. No lo ha hecho porque Rodríguez sea su amigo... Esa es una más de sus mentiras. ¿Cómo puede ser su amigo quien le robó la secretaría general del PSOE y le obligó a dimitir como ministro de Defensa porque eran evidentes sus desencuentros? Y es que ni siquiera eso que podría ser apreciable en Bono, su supuesto sentido de Estado y amor a su patria, sirven como referentes positivos para valorar su nuevo paso a la política: lo ha hecho renunciando a sus principios y traicionando todo aquello que él mismo dice que es sagrado con el único fin de volver a ocupar un escaño en el Congreso, y a ser posible, el puesto de tercera autoridad del Estado. Porque, en definitiva, eso es lo único que mueve a un político como Bono: el poder. El poder y la fama.

Alcaraz declara ante la Audiencia que sus ataques a Zapatero son metáforas
BLANCA TORQUEMADA. MADRID. ABC 30 Noviembre 2007

Un centenar de personas alzó ayer su voz junto a la sede de la Audiencia Nacional en defensa del presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, Francisco José Alcaraz, que compareció ante el juez Ismael Moreno para declarar como imputado por un presunto delito de injurias contra el Gobierno, tras la admisión a trámite de la querella presentada por la Asociación de Abogados Demócratas para Europa (Adade). Casi «uniformados» con la camiseta diseñada para la ocasión (la del ya conocido lema «De la A a la Z, todos somos Alcaraz») y vehementes en sus reivindicaciones, los congregados a primera hora de la mañana en la calle Génova lograron repeler los intentos de apropiación «ultra» de la convocatoria, un amago que no pasó a mayores.

El férreo blindaje policial, que cortó el paso a los peatones por la acera de la Audiencia y evitó que se ocupase una de las calzadas, fue recibido con cierto malestar por algunos de los miembros de la directiva de la AVT, quienes lo consideraron un agravio añadido a la «humillación» infligida a su presidente: «Cuando vienen los autocares de los familiares de etarras -comentaban-, ni la mitad de la mitad».

Se encontró con Peces-Barba
Los gritos de apoyo arreciaron cuando, hacia las diez menos cuarto, Alcaraz llegó a las dependencias judiciales acompañado por su esposa Mamen y por un nutrido grupo de víctimas y simpatizantes, entre quienes se vio a María Jesús González, la madre de Irene Villa, al diputado autonómico del PP en el País Vasco Santiago Abascal y al ex párroco de Maruri Jaime Larrínaga. La ajetreada jornada había arrancado minutos antes en una cafetería de Colón donde, antes de presentarse para la declaración, Alcaraz y los suyos se toparon (no de bruces, pero sí de refilón) con el ex Alto Comisionado para la Atención a las Víctimas, Gregorio Peces-Barba, una personaje anatemizado por la AVT .

Tras este encontronazo incómodo para las dos partes, Alcaraz fue calurosamente aclamado, calle arriba, hasta que entró en las dependencias judiciales. Después, confesó que se había sentido confortado, en presencia del juez, al comprobar que también dentro del despacho del magistrado se escuchaba el fragor de la calle. Pocos en esta ocasión pero sobradamente entusiastas, algunos de los fieles a la causa de la AVT lamentaban que «bien podrían haber estado aquí más jubilados o esos jóvenes que sólo tienen clase por la tarde. A la hora de la verdad somos unos cómodos».

Ante Ismael Moreno y con una semana de retraso sobre la fecha inicialmente prevista (la declaración estaba fijada para el día 21 y se retrasó después), Alcaraz sólo contestó a las preguntas del juez y a las del abogado de la AVT. Admitió ser el autor de las declaraciones sobre el Gobierno que han dado lugar a su imputación (entre las que se recoge la de que «Zapatero es el embajador de ETA») y explicó que hay que entenderlas en el contexto del proceso de negociación con los terroristas. Además, estimó que algunas de ellas son «metáforas» que no pretendieron injuriar ni al Ejecutivo ni a su presidente. A la salida, y ante los micrófonos, sin embargo, fue menos mesurado: «El Gobierno compartirá hoy alegría con los terroristas y con el brazo político de ETA, al ver al presidente de la AVT entrando por la puerta de la Audiencia Nacional. No sé qué será lo siguiente que me tienen preparado».

De momento, con lo que se encontró fue con los abrazos y parabienes de la gente, mientras sus colegas de la AVT digerían el trámite judicial con recobrado optimismo: «Tienen que archivar la querella. Sería aberrante que después de absolver a los de «Soziedad Alkoholika» lo inculpasen a él». Pero la sesión matinal del presidente de la AVT en la Audiencia Nacional no terminó con su declaración: volvió para asistir al juicio contra el etarra «Kantauri». Apenas se marchó, hacia las doce, llegó Pilar Manjón, que tenía cita en la Fiscalía. Sus caminos no se cruzaron. Lo de siempre.

El Parlamento foral insta al Gobierno vasco a respetar la voluntad de Navarra
A.LARDIÉS. PAMPLONA. ABC 30 Noviembre 2007

Tras el anuncio por parte del Gobierno de Navarra de la interposición de un recurso contencioso-administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) contra el decreto de Educación del Gobierno vasco en que se incluye a Navarra dentro de «Euskal Herria», parece que el Parlamento foral se suma a la causa de defender la identidad de la Comunidad foral. Y es que en el próximo Pleno se votará una moción al respecto presentada por el PSN.

Si la moción se aprueba -algo más que probable, ya que está asegurado el apoyo por parte de los socialistas y de los partidos del Gobierno, UPN y CDN-, el Parlamento foral pedirá al Ejecutivo vasco que «modifique su comportamiento hacia la Comunidad foral de Navarra, respetando la voluntad de su ciudadanía, que ha decidido formar parte de una comunidad política propia y diferenciada».

«Falta de reconocimiento»
Al presentar la moción, el portavoz socialista Roberto Jiménez censuró al Ejecutivo vasco por «la falta de reconocimiento de la realidad institucional y política de la Comunidad foral de Navarra» y recordó que «tanto el Ministerio de Educación como el Gobierno de Navarra ya están trabajando en plantear algunos recursos legales para corregir y adecuar la situación a lo que nuestras normas orgánicas y constitucionales señalan».

Como no podía ser de otra manera, en el otro lado están los nacionalistas vasquistas de Nafarroa Bai, que han solicitado la comparecencia del presidente Miguel Sanz, ante la comisión de Régimen Foral del Parlamento, para que explique los argumentos «jurídicos y políticos» que han motivado la decisión de recurrir el decreto aprobado por el Gobierno vasco.
Para el nacionalista vasco y líder de EA, Maiorga Ramírez, el decreto no es «ilegal y anticonstitucional» y no supone una «injerencia» en la realidad institucional de Navarra y su régimen foral.

Intromisión
Todo lo contrario, ya que Ramírez cree que es el Gobierno de Navarra quien se entromete en la actividad del Gobierno del País Vasco y critica que el Ejecutivo de Miguel Sanz dedique sus sesiones de gobierno «a hablar sobre los decretos de una Comunidad vecina, a pesar de que la CAV simplemente pretende ampliar el conocimiento mutuo entre dos comunidades que comparten, objetivamente, importantes rasgos históricos y culturales». En opinión de Maiorga Ramírez, con esta medida el Ejecutivo navarro, presidido por los populares, «tan sólo busca crear una confrontación política con la CAV, incluso poniéndole un recurso contencioso administrativo a pesar de que sabe que lo acabará perdiendo», aseguró.
Recortes de Prensa   Página Inicial