AGLI

Recortes de Prensa    Jueves 13 Diciembre   2007

El hondero manchego
IGNACIO CAMACHO ABC 13 Diciembre 2007

ENTRE las numerosas habilidades propagandísticas del PSOE se cuenta la de defender al mismo tiempo una cosa y la contraria. Hablar de la derrota de los terroristas y mantener abierta en el Congreso la autorización para negociar con ellos, pactar con los nacionalistas más radicales y hacer prédica oficial de españolismo, sostener un discurso europeísta y beber los vientos por Hugo Chávez, enaltecer el equilibrio medioambiental y propiciar en autonomías o ayuntamientos grandes recalificaciones de territorio. En eso debe de consistir la famosa «alma doble» del socialismo español, la de Zapatero y Guerra, la de Pedro Zerolo y Paco Vázquez, la de Sebastián y Solbes, la de Carme Chacón y José Bono. Se trata de una suerte de versión laica y pragmática del precepto evangélico: que tu mano derecha no sepa lo que hace la izquierda. O sí lo sepa, pero disimule.

A veces incluso parece que se trata de disonancias sinceras, y hasta puede que lo sean hasta que llega el momento de taparse la nariz y defender la causa común, que es el poder. Tal ocurrió con la oposición del guerrismo a los nuevos estatutos de autonomía, y algo similar viene a suceder con el populismo activista de Bono. A Bono lo ha rescatado Zapatero para que tape con su enaltecido discurso españolista las brechas de la deriva confederal, pero el ex ministro lo hace con tanto denuedo y complacencia que abre otros agujeros por su propio ímpetu antinacionalista. Aunque se le vea el cartón de las intenciones, no pierde ocasión de jugar bazas a favor de sí mismo. Nunca da puntada sin hilo; por eso cada vez que cose un argumento contra el nacionalismo, como la otra mañana ante Artur Mas, le propina un alfilerazo en el trasero a sus compañeros del tripartito catalán, y de paso a quien ha propiciado el remonte soberanista. Montilla, que es cazurro, se aguanta los pinchazos, y ZP ni pestañea, pero Carme Chacón ha saltado ante la punzada que en realidad iba, probablemente, dirigida más hacia lo alto.

Yo no sé si, como sostiene Chacón, el discurso de Bono es minoritario en el partido, pero desde luego no lo es en la sociedad española, cuyo latido ausculta el manchego con perspicacia de demagogo y olfato de populista. En todo caso se trata de una disputa de mentirijillas porque el presidente, que tiene manifiestas sus complacencias en la ministra de Vivienda, necesita a los dos para diversificar su oferta ambivalente y rebañar votos a la vez en Barcelona y en Toledo. Llegado el caso, utilizará los votos que Bono recaude vestido de patriota para mandarlo a la hornacina del Congreso, y lo convertirá en un santón rodeado de prosopopeya institucional mientras él prosigue por la línea del confederalismo estatutario. Pero como no cuadren las cuentas, cada papeleta españolista le va a rebotar en la cabeza como una pedrada, y ya sabemos quién será el hondero que le apunte al entrecejo. Porque las ambigüedades en política tienen un recorrido relativo. Y con ellas se puede engañar a mucha gente poco tiempo o a poca gente mucho tiempo, pero no a todo el mundo todo el tiempo.

Momento de incertidumbre
Pablo Sebastián Estrella Digital 13 Diciembre 2007

Llevamos más de tres años de campaña electoral permanente, de tensiones reales y ficticias, de enfrentamientos continuos entre el PSOE y el PP, entre los nacionalistas y españolistas, dando vueltas y tirones a la Constitución y a los altos tribunales del Estado, dañando incluso a la monarquía y los pactos de la Transición y temerosos de la economía familiar y macroeconomía, perdidos en la política exterior, crispados en manifestaciones callejeras y desconcertados ante el renacer de ETA. Demasiadas cosas han pasado en este tiempo, y no aparece en el horizonte ni una alternativa clara y estable, del PSOE o del PP, para cuando se celebren las elecciones generales. Porque todo anuncia que el próximo Parlamento dejará las cosas más o menos como están, y que no habrá una mayoría suficiente que permita adivinar un tiempo nuevo de firmeza y estabilidad, que facilite al futuro Gobierno ocuparse de asuntos corrientes que interesan a los ciudadanos, restablecer el dañado prestigio del poder judicial y la plena normalidad constitucional, y cuidar la preocupante situación económica y social, sobre la que llueven promesas electoralistas de mejoras económicas, mientras crecen las malas noticias que los optimistas llaman desaceleración de la economía y los pesimistas inicio de la recesión.

Y lo que es todavía peor, no se atisban en el panorama nacional dirigentes políticos que ofrezcan garantías de eficacia y serenidad, sino más de lo que ya tenemos y conocemos y que, entre unos y otros, nos ha conducido a la vigente y desastrosa situación, lo que aumenta, más si cabe, las tensiones y la incertidumbre, porque resulta imposible imaginar que los que pasaron cuatro años tirándose los trastos a la cabeza se vayan a convertir, en un abrir y cerrar de urnas, en buenos gobernantes o jefes de la oposición con voluntad y capacidad de diálogo y entendimiento. Por lo que cabe pensar que los perdedores serán barridos del mapa político por sus compañeros de partido, y que los ganadores tampoco tendrán una mayoría suficiente como para escapar de las ínfulas y las presiones nacionalistas, otro territorio de la política donde la sensatez y la capacidad de liderazgo de los dirigentes en presencia deja mucho que desear.

Naturalmente, el presidente Zapatero tiene la mayor responsabilidad de todo esto, porque lo ocurrido pasó bajo su mandato, que no fue generoso, ni acertado, ni amparó al conjunto de los españoles. Pero la oposición no supo, a su vez, dar respuesta inteligente a la crisis política e institucional planteada, ni ofrecer programas alternativos y equipos de gobierno con la necesaria credibilidad. Y lo que es peor, se ha pasado cuatro años sin decir cuál es su alternativa y ahora, en unas semanas, nos quieren contar todo lo bueno que traen bajo el brazo sus particulares Reyes Magos, o futuros gobernantes, que si son los mismos que ha dirigido la oposición del PP ya podemos decir que carecen de la menor credibilidad, por cuanto llevan en la frente —desde los últimos días del Gobierno de Aznar— la marca de la mentira y de la incapacidad, cualidades de las que hicieron gala durante la nefasta gestión de los atroces atentados de Madrid del pasado 11 de marzo del 2004 y que han repetido desde la oposición.

En cuanto a los equipos de Zapatero, pues más de lo mismo, con Bono de quita y pon, y sin que el presidente sea capaz de anunciar qué piensa hacer con ETA en la próxima legislatura, o cómo piensa abordar la nuevas e inquietantes noticias de la economía, o las demandas de autodeterminación que ya plantean sus socios del nacionalismo vasco y catalán, y todo ello adornado con el anclaje de ERC en el gobierno de la Generalitat, a medias con un débil y enrarecido PSC. El problema, en esto de Zapatero, no es que ya no esté en el PNV Josu Jon Imaz, por el que llora en el Congreso. El problema de Zapatero es que está sometido a Carod-Rovira, desde hace más de tres años, y si gana las elecciones seguirá en esa misma situación.

De manera que cualquier elector razonable y no marcado por el fanatismo que se ponga a pensar sobre lo que se nos viene encima, y que busque entre los partidos en liza una opción, lo va a tener muy difícil, salvo que de aquí al próximo 9 de marzo se produzcan cambios de liderazgos y noticias que asombren al cuerpo electoral. Pero es de temer que eso no va a ocurrir, y menos aún cuando llevamos casi cuatro años hablando todos los días de lo mismo y escuchando todos los días a los mismos. Ni ha surgido, en este tiempo, una tercera vía poderosa —incapaces de pactar entre ellos han sido los de Ciudadanos y Rosa Díez— y novedosa, que tampoco se aprecia en los grandes medios de comunicación, divididos y enfrentados con los propios políticos y alineados a uno y otro lado de la batalla global como apéndices propagandísticos de cada bloque electoral. De manera que “incertidumbre” es la palabra que mejor define el momento actual y, lamentablemente, la que seguirá imperando tras las votaciones de la jornada electoral.

Kosovo como “hoja de ruta”
Lorenzo Contreras Estrella Digital 13 Diciembre 2007

Se avecina, por paralelismo, un nuevo problema nacionalista. En efecto, Kosovo, que todavía depende de Serbia, al menos sobre el papel, pretende ser, salvando la barrera de la autonomía, una “nación con Estado”. O lo que es igual, un Estado independiente. Serbia, apoyada como siempre por Rusia, se opone a ello. La cuestión sería, dada la distancia geográfica, ajena a España. Pero no afecta por analogía. Todos los nacionalismos europeos de las llamadas “naciones sin Estado”, que las hay empezando por Flandes y sus flamencos en Bélgica, se sienten concernidos o sensibilizados ante el ejemplo que se plantea. Pero de todos los casos posibles, el más inquietante por su más que presumible conflictividad es el de España. Aquí tenemos dos grandes candidatos a seguir los pasos de Kosovo: Cataluña y el País Vasco. Y además, por contagio, Galicia y otros “reinos Taifas” que no hace falta citar.

El País Vasco y Cataluña han estado siempre con la atención prendida de los casos paralelos que han ido surgiendo en las últimas décadas dentro de Europa. Observaron con ojos envidiosos y ávidos la separación entre Chequia y Eslovaquia. Luego, en el conflicto-guerra de los Balcanes, les sedujo el destino de Croacia y más tarde el de Montenegro. En realidad, la desintegración de la antigua Yugoslavia fue para los nacionalismos de España (ellos dicen Estado español) algo así como “la hoja de ruta” que la suerte les ofrecía. Les daba y les sigue dando igual que históricamente no encajen esos casos en la realidad. A fin de cuentas, y ahí están los historiadores “a sueldo” brotando como hongos en las hoy llamadas “nacionalidades del Estado español”, el pasado ya no es, para algunos, lo que era. Los planes de estudio respaldados por normativas autonómicas han iniciado la adulteración de cinco siglos, más sus antecedentes hispano-romanos y visigóticos. Estamos los españoles en condiciones de empezar a no saber si somos de los nuestros.

Para nuestra desgracia, España no cuenta con ninguna Rusia que le respalde. La Unión Europea, que forma con Estados Unidos y Rusia la “troika” llamada a mediar en el conflicto de Kosovo, va constituyendo parte del papel mojado en que promete convertirse esa mediación. Y para nosotros, la UE no es necesariamente una garantía cuando llegue, si llega, la maduración del conflicto que las circunstancias nos preparan y el zapaterismo casi nos asegura, sobre todo si se hace con el poder para otros cuatro años a partir de marzo.

Dicen en el mundo nacionalista vasco que el “Gobierno español” (nada del eslogan “Gobierno de España”) es reticente ante la cuestión kosovar, pero que no hará casus belli (¿y cómo?) en el asunto, sino que se inclina a prestar su apoyo a la futura misión comunitaria en el antiguo territorio de la extinta federación yugoslava. En cambio se da por hecho que Chipre no reconocerá un Kosovo independiente, tal vez porque son más lúcidos y sensibles, por vecindad geográfica, los chipriotas que nuestros responsables políticos.

Rusia, por su parte, se inclina a definir el escenario con claridad. Su ministro de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov, ha puesto el dedo en la posible, o probable, llaga. Ha manifestado que la independencia de Kosovo “provocaría una reacción en cadena en los Balcanes y más allá” ¿Más allá? ¿Nos suena de algo esa referencia alusiva?

Serbia, mientras tanto, promete resistir a su desguace definitivo. Prefiere que sea el Consejo de Seguridad de la ONU quien tome cartas en el asunto y “de ninguna manera la UE”. Probablemente será inevitable un “modelo de transición” hasta la independencia. Una idea que hace felices a ciertos interesados de por acá.

Suicidas
Luis del Pino Libertad Digital 13 Diciembre 2007

Hajime Fujii era teniente en la Fuerza Aérea japonesa. Había comenzado como soldado raso en el Ejército de Infantería, pero se pasó al arma de aviación después de conseguir la graduación de oficial. Se presentó tres veces como voluntario a piloto kamikaze, pero rechazaron su candidatura una vez tras otra, porque estaba casado y tenía dos hijas.

El 4 de diciembre de 1944, Fumiko, la mujer de Fujii, se vistió sus mejores galas. Vistió también de gala a su hija Chieko, de un año, y a su hija Kazuko, de cuatro. Una vez vestidas como la ocasión requería, Fumiko se ató a Chieko a la espalda y ató fuertemente su propia mano a la de Kazuko. Las tres mujeres, así juntas, se dirigieron al río Arakawa, al que Fumiko se arrojó.

Cuando el teniente Fujii regresó a su casa, encontró una carta de su mujer que decía: "Sé que por nuestra causa no puedes hacer aquello que más quieres por tu país. Por ello, permítenos dejar el mundo antes de que te unas a nosotros. Por favor, lucha sin que nada te retenga".

Los cadáveres de la mujer y las dos hijas de Fujii fueron encontrados por policías de la comisaría de Kumagaya a la mañana siguiente. El río había arrojado los cuerpos a la orilla. Según cuentan los hombres de su compañía que fueron con él hasta el Arakawa, el teniente Fujii se dedicó a limpiar de arena con infinito cuidado los pies de su esposa, mientras lloraba desconsoladamente delante de los cadáveres de las tres personas que más quería y que ahora estaban muertas.

Cinco meses después, el teniente Fujii, al frente de nueve cazas biplaza, despegó al amanecer de la base aérea de Kyushu y realizó un ataque kamikaze contra un destacamento americano en la costa este de Okinawa. Cada uno de los nueve aviones llevaba dos pilotos e iba cargado con dos bombas de 250 kg. El nombre del escuadrón de aviones comandado por el teniente Fujii era Kaishintai, que quiere decir "Unidad Espiritualmente Satisfecha".

A los japoneses no les gusta que se efectúe esa comparación, pero lo cierto es que (salvando las enormes distancias) el fenómeno del terrorismo suicida islamista tiene uno de sus muchísimos antecedentes históricos en las unidades kamikaze japonesas que operaron durante la Segunda Guerra Mundial. Los japoneses señalan, con toda la razón, que las unidades kamikaze participaban en un combate contra efectivos militares armados, mientras que el terrorismo suicida ataca, casi exclusivamente, objetivos civiles indefensos. Eso es precisamente lo que diferencia, según los historiadores y estudiosos japoneses, una unidad militar de un grupo terrorista puro y duro.

También existen evidentes diferencias en cuanto a la motivación de unos y otros tipos de suicidas. En el caso japonés, eran conceptos como el de la defensa de la Patria, el Honor o la lealtad al Emperador los que empujaban al kamikaze a una acción de guerra que llevaba aparejada la muerte casi segura. En el caso del fundamentalismo de carácter islámico, pueden ser la defensa de la Fe musulmana o el odio a un Occidente al que se percibe como enemigo del Islam los que impulsan a un terrorista a cometer un atentado suicida.

Pero, prescindiendo de esas evidentes diferencias, ambos fenómenos tienen un nexo de unión en la similitud de actitudes entre unos y otros suicidas. Por supuesto, en ambos casos existe algo, sea esto lo que sea, que para el candidato a suicida es mucho más importante incluso que la propia vida, algo sin lo cual la propia vida carece de sentido, algo por lo que merece la pena arriesgar esa vida e incluso perderla: Honor, Patria, Religión o cualquier otro concepto de carácter abstracto. Pero, desde este punto de vista, la actitud de esos suicidas no es diferente de la de cualquier combatiente, suicida o no, que haya empuñado las armas por un ideal a lo largo de la Historia: todos ellos luchaban y arriesgaban su vida por un determinado concepto que para ellos era valioso.

Lo que diferencia a esos suicidas, independientemente de la valoración moral que nos merezcan sus acciones, de otros tipos de combatientes (y pido perdón por englobar a los terroristas dentro del término genérico de "combatientes") es la conciencia de la muerte segura, la conciencia de que van a acometer una acción que lleva aparejada, casi indefectiblemente, su propia destrucción. El suicida no realiza su acción aceptando un grado más o menos alto de riesgo, como hace cualquier otro combatiente, sino estando completamente seguro de que va a morir como resultado de esa acción. No existe riesgo, sino certeza del propio fin.

Eso hace que, para el suicida, su acción se convierta en algo netamente espiritual. Y el resultado de la acción es algún tipo de recompensa de carácter espiritual. Así era en el caso de los kamikazes japoneses y así es en el caso de los terroristas islámicos. Para un kamikaze japonés, su muerte en combate implicaba convertirse en uno de los espíritus protectores de la Nación y pasar a ser venerado en el santuario de Yasukuni, en Tokyo. Para un terrorista islámico, su acción le lleva a ese Paraíso que le prometió su Profeta. Y ese viaje final sólo puede ser acometido en un estado de pureza. Es por eso que la última acción de uno de estos suicidas sobre la tierra forzosamente se ve precedida de algún tipo de ceremonia o rito de preparación o purificación. Igual que es frecuente que el suicida se vista de alguna manera especial, que muchas veces está prescrita por el propio rito. La ceremonia que precede a la muerte no tiene otro objetivo que convertir al suicida, antes de su acción, en una "Unidad Espiritualmente Satisfecha".

Ayer, en el programa "11-M: La sentencia", entrevistamos a Jesús Riosalido, ex-embajador de España en Siria y Kuwait, buen conocedor de los países árabes y de la cultura, la lengua, la religión y el derecho islámicos. Jesús Riosalido señalaba cómo en el 11-M, y en el episodio de Leganés, no hay nada que se asemeje, ni de lejos, a un atentado fundamentalista. Nada hay de espiritual en quienes nos dicen que cometieron los atentados. No hay nada de fundamentalista en las andanzas de aquéllos a los que se ha juzgado en la Casa de Campo. No existe en todo el episodio de Leganés nada que cuadre con lo que sería la actitud normal de un terrorista suicida. La Versión Oficial del 11-M no es, en el fondo, más que un mal remedo de una trama fundamentalista de opereta, pasada por el tamiz de un guión de película barata.

¿Qué fue lo que pasó realmente en Leganés? Tal como desvelamos hoy en la noticia que publicamos en exclusiva en Libertad Digital, las intoxicaciones deliberadas, dirigidas a confundir al Gobierno en funciones del PP acerca de lo que estaba sucediendo en Leganés en la tarde del 3 de abril de 2004 fueron no sólo numerosas, sino bastante elaboradas. Y en ellas participaron, voluntaria o involuntariamente, mandos policiales diversos, los cuales tuvieron que recibir la información o las órdenes de alguien concreto.

¿Qué pasó entre el 11-M y el episodio de Leganés? ¿Quién diseñó el guión de ese "cierre oficial de archivo" representado por la explosión del piso de la C/ Carmen Martín Gaite?

¿Y qué papel jugaron los servicios secretos marroquíes, si es que jugaron alguno, en la elaboración de las cortinas de humo posteriores al 11-M, con las que se ha pretendido encubrir a los verdaderos autores del atentado? Como dato curioso, tal y como revela la noticia de Libertad Digital, una semana después del 11-M se celebraba en Madrid una reunión secreta entre Moratinos y el viceministro marroquí de Asuntos Exteriores. ¿De qué se trató en esa reunión? ¿Qué había tan urgente que tratar que no pudiera esperar a la toma de posesión de Zapatero, prevista para unas semanas después? ¿Qué había tan secreto que tratar, para que esa reunión se ocultara al Gobierno en funciones del PP y a la Embajada española en Rabat?

Nota: El episodio del teniente Fujii está extraído del libro "Kamikazes", de Albert Axell e Hideki Kase, publicado en España por La Esfera de los Libros.

LOS ENIGMAS DEL 11-M. CAPÍTULO 40
El viceministro de Exteriores de Marruecos se reunió en secreto con Moratinos una semana después del 11-M
Con el Gobierno presidido por José María Aznar todavía en funciones y la investigación policial sobre la masacre de marzo apenas arrancando, se produjo en Madrid una reunión entre el número dos del ministro de Exteriores marroquí y el que, un mes después, se convertiría en ministro de Exteriores en España. Ni nuestra Embajada en Rabat ni el Gobierno –todavía en manos del PP– tuvo conocimiento alguno de ello. Fue un encuentro secreto. Días después se produjo la explosión de Leganés, asunto que ni el sumario ni la sentencia han conseguido aclarar. Sin embargo, indagando en los movimientos diplomáticos de aquellos días aparecen nuevos interrogantes.
Luis del Pino Libertad Digital 13 Diciembre 2007

El sumario del 11-M está plagado de intoxicaciones, pero quizá sea el episodio de Leganés el que ostenta el récord de intentos de intoxicación. Así, por ejemplo, a la hora de explicar cómo se localizó aquel piso, el sumario recoge varias versiones policiales distintas. Una de ellas afirmaba que el piso se localizó debido a que fuerzas policiales entablaron un tiroteo en Zarzaquemada con un vehículo conducido por unos árabes, que terminaron refugiándose en el piso de la C/ Carmen Martín Gaite. Esa historia del tiroteo entraba en contradicción con otros informes en los que se aseveraba que el piso de Leganés se localizó siguiendo el rastro de las tarjetas telefónicas usadas por los miembros de la trama del 11-M.

El juez Del Olmo intentó indagar de dónde había salido la información del tiroteo en Zarzaquemada y la contestación que recibió fue que se había dado cuenta de ese tiroteo a través del 091. Pero, cuando Del Olmo pidió las cintas donde quedan grabadas las comunicaciones del número de emergencias de la Policía, lo que le dijeron es que esas cintas ya habían sido borradas.

La Fiscalía llegó a incluir en su escrito de acusación esa versión falsa de cómo se había localizado el piso, pero finalmente tuvo que dejar caer la historia después de escuchar los testimonios de los mandos policiales en la sala del juicio. Por ejemplo, el del comisario Gómez-Menor, que corroboró que a Leganés se había llegado por el rastro de las tarjetas telefónicas, no por ningún tiroteo.

Sin embargo, la eliminación de esa historia del tiroteo de Zarzaquemada hubiera debido tener consecuencias, y no las ha tenido. Si la historia era falsa, ¿por qué se incluyó en el sumario? ¿Quién inventó esa historia y con qué objeto? Está claro que alguien se inventó una falsa explicación para tratar de justificar cómo se había llegado al piso de Leganés, así que lo normal hubiera sido indagar quién creó esa intoxicación y cuál era su propósito al hacerlo, pero el tribunal del 11-M ha optado por mirar hacia otro lado, no sea que lo que encontremos no nos guste. Porque lo que está claro es que ese tipo de intoxicaciones no han podido ser creadas ni por ETA, ni por Al Qaeda, sino por personas vinculadas a los aparatos del Estado. Y está claro también que no hubiera habido necesidad ninguna de inventar intoxicaciones si el episodio de Leganés hubiera sido tal como nos lo han contado.

Las llamadas imposibles
Ya hemos señalado en artículos anteriores que una de las mejores corroboraciones de que en Leganés no hubo ningún suicida es el enorme esfuerzo que se puso en inventar datos falsos que permitieran "demostrar" a la opinión pública el carácter suicida de los supuestos habitantes del piso.

Hemos mencionado en otros artículos, por ejemplo, la falsa carta de despedida de Abdenabi Kounjaa, tan chapuceramente realizada que al "lumbreras" que la colocó no se le ocurrió otra cosa que incluir la firma en caracteres latinos de Kounjaa en un manuscrito árabe. ¿Para qué iba un árabe a firmar en caracteres latinos un manuscrito en árabe dirigido a su familia en Marruecos?

Hemos mencionado también los faxes amenazantes presuntamente enviados por los "suicidas" de Leganés en la tarde del 3 de abril al periódico ABC y a Telemadrid. Esos faxes, manuscritos por El Tunecino, fueron enviados, como el propio sumario demuestra y como la sentencia del 11-M recoge, desde Madrid, a muchos kilómetros de ese piso de Leganés que en aquellos momentos estaba rodeado por la Policía. ¿Quién envió esos faxes en nombre de esos "suicidas" que habitaban el piso?

También denunciamos hace ya tiempo que al menos una parte de las supuestas llamadas de despedida presuntamente realizadas por los "suicidas" habían sido hechas desde fuera del piso. La sentencia del 11-M ha venido, de nuevo, a corroborar este aspecto de nuestras investigaciones, al reconocer que varias de esas llamadas se hicieron desde un teléfono que no fue encontrado en el desescombro del piso de Leganés y que siguió funcionando después de la explosión. ¿Quién estuvo haciendo falsas llamadas de despedida desde fuera del piso, en nombre de esos presuntos "suicidas"?

Desgraciadamente, a pesar de que la sentencia constata como hecho probado que una parte de las "llamadas de despedida" tuvo que hacerse desde fuera del piso, tampoco se extraen las consecuencias jurídicas obligadas: si alguien efectuó falsas llamadas de despedida en nombre de los "suicidas", será necesario investigar quién fue. Como también será necesario extraer la única conclusión lógica posible: en aquel piso no había ningún suicida; si lo hubiera habido, nadie habría tenido la necesidad de efectuar falsas llamadas en su nombre.

La embajada
Pero las intoxicaciones referidas a Leganés no acaban aquí. De hecho, uno de los episodios más flagrantes de intoxicación se refiere también, aunque desde otro punto de vista, a esas falsas llamadas de despedida efectuadas en la tarde del 3 de abril.

En enero de 2005, el periódico El Mundo se hacía eco, en una crónica de su corresponsal en Marruecos, Ali Lmrabet, de una escena que presuntamente tuvo lugar en la Embajada española en Rabat aquella misma tarde del 3 de abril de 2004. Según la crónica de Ali Lmrabet, las llamadas telefónicas efectuadas a Marruecos por los presuntos suicidas fueron interceptadas por personal de los servicios secretos españoles. El CNI, a través de la Embajada en Marruecos, pidió ayuda a las autoridades marroquíes, que enviaron a varios funcionarios de sus propios servicios secretos a la Embajada española. Allí, en un despacho de la Embajada, esos funcionarios marroquíes, junto con sus colegas españoles, se dedicaron a grabar y traducir en tiempo real las conversaciones que los suicidas estaban manteniendo con sus familias.

La revista marroquí Le Journal Hebdomadaire relata esa escena en uno de sus artículos con algo más de detalle. Según este medio de comunicación marroquí, los terroristas rodeados en el piso de Leganés aquel sábado 3 de abril utilizaron sus móviles para despedirse de sus familias; cuatro de ellos hablaban el dialecto marroquí. La policía española interceptó las conversaciones, pero necesitaban que alguien tradujera lo que iban diciendo. Siempre según ese artículo, a las tres de la tarde la policía española pidió ayuda a las fuerzas de seguridad marroquíes. Habían dispuesto un sistema que permitía transmitir las conversaciones telefónicas en tiempo real hasta la sede del Ministerio de Interior marroquí, en el bosque de Temara. A su vez, los marroquíes interceptaron los teléfonos del norte de Marruecos que recibían las llamadas procedentes de Leganés.

El comisario Enrique de Federico, agregado del Ministerio de Interior de la Embajada española en Rabat, se hacía traducir las conversaciones por los agentes marroquíes y las retransmitía en Madrid. Los marroquíes, al escuchar las conversaciones, quedaron convencidos de que sus compatriotas encerrados en Leganés estaban dispuestos a todo. "Parece que no van a tardar en suicidarse", le dijeron a Enrique de Federico. Entonces, Jamal Ahmidan, alias el Chino, le dijo a su madre: "En nueve minutos iré a encontrarme con Dios". Y repetía que ése era su destino, mientras que su madre lloraba en Tetuán, desesperada. La hermana de Jamal Ahmidan intentó disuadirlo, pero éste le respondió: "No puedo echarme atrás". Poco después de las 9 de la noche, Leganés fue sacudido por una terrible explosión que causó la muerte de un miembro del GEO, Francisco Javier Torronteras, y de siete terroristas, entre ellos cinco marroquíes.

Una interesante historia
La historia resulta muy interesante. Y lo sería más si no fuera falsa. Basta con analizar lo que se nos cuenta en ella para ver que hay muchos aspectos completamente absurdos.

En primer lugar, si la Policía española había interceptado los teléfonos, entonces forzosamente tenía que conocer los números españoles desde los que se estaban efectuando las llamadas. ¿Para qué iba a necesitar entonces efectuar la intercepción y grabación de las conversaciones en la Embajada de Rabat? Podían perfectamente hacer esa tarea en España, sin más que efectuar una llamada a las operadoras telefónicas correspondientes. O sin más que decirle al CNI que se encargara de la tarea.

En segundo lugar, la Policía y los servicios secretos españoles disponen de traductores de árabe. No había ninguna necesidad de recurrir a las autoridades marroquíes para que tradujeran las conversaciones en tiempo real. ¿O es que nos van a decir que para traducir los documentos o conversaciones en árabe recopilados en Marruecos por nuestros servicios secretos le piden ayuda a los propios marroquíes? Si no estuviéramos hablando de algo tan trágico, daría para un capítulo de Mortadelo y Filemón: sería algo así como si los servicios de inteligencia rusos tuvieran que pedir ayuda al FBI para traducir los documentos secretos que se agenciaran en Estados Unidos.

En tercer lugar, ¿cómo es posible que la Policía española pidiera ayuda a la marroquí a las 3 de la tarde, según dice el artículo de Le Journal, para traducir unas conversaciones que no tuvieron lugar hasta cuatro horas después?

Pero la demostración más palpable de que se trata de otra intoxicación es el hecho de que ese episodio no ha dejado la más mínima huella en el sumario del 11-M.

Si se grabaron las conversaciones a los terroristas cuando se estaban despidiendo de sus familias, ¿dónde están esas conversaciones? ¿Por qué no se han incorporado al sumario? ¿Por qué no hay ni siquiera una mísera transcripción? ¿Por qué el sumario del 11-M no incorpora esa supuesta conversación entre Jamal Ahmidan, su madre y su hermana, de la que el artículo de la revista marroquí incluye supuestas frases textuales entrecomilladas? ¿Por qué no hay en todo el sumario del 11-M la más mínima mención a ese episodio de la Embajada española en Rabat? ¿Por qué no consta el nombre de quienes solicitaron la ayuda de las autoridades marroquíes? ¿Por qué no consta el nombre de los funcionarios españoles o marroquíes que participaran en el operativo? ¿Por qué no consta qué números telefónicos se intervinieron y a qué números marroquíes llamaron? ¿Por qué nadie ha llamado a declarar al comisario Enrique de Federico durante la instrucción de la causa, ni en el juicio?

Está claro, puesto que la propia Policía no ha incluido nunca la más mínima mención a ella en sus informes, que esa escena de la Embajada de Rabat no puede ser sino inventada.

El comisario
Pero lo más inquietante de este episodio es que esa intoxicación no es una invención tardía, no es una elaboración efectuada meses después del atentado. Porque lo cierto es que la historia de la intercepción de las llamadas de los presuntos suicidas en la Embajada española de Rabat empezó a circular el propio día de la explosión de Leganés.

Aquel día, en efecto, el comisario Enrique de Federico le informó el embajador español, Fernando Arias-Salgado, mientras la Policía rodeaba el piso de la C/ Carmen Martín Gaite, de que habían interceptado esas llamadas y le dijo, incluso, que dos funcionarios marroquíes habían acudido a la Embajada para ayudar en la traducción. El periódico El Mundo y la revista marroquí Le Journal no estaban, por tanto, sino haciéndose eco de una historia que ya había sido puesta en circulación el propio 3 de abril.

¿Existió realmente esa intercepción de las llamadas y existieron esos funcionarios marroquíes que acudieron a la Embajada? El embajador español no llegó a ver nunca esos funcionarios, de cuya existencia tiene tan sólo la referencia que le dio el comisario Enrique de Federico. En cuanto a lo de que las llamadas se interceptaran en la Embajada, ya hemos puesto de manifiesto que no tiene ningún sentido.

Cabe deducir, por tanto, que la escena entera es falsa, igual que era falso el tiroteo de Zarzaquemada. Como también cabe deducir que ambas escenas, la de Zarzaquemada y la de la Embajada de Rabat, tenían el mismo objetivo: intoxicar, en lo referente al episodio de Leganés, a ese gobierno en funciones del PP que, noqueado como estaba después del atentado, se encaminaba ya hacia el traspaso de poderes.

¿Quién decidió, dentro de la estructura de mando policial, poner en marcha esas intoxicaciones dirigidas al que todavía era el Gobierno legítimo de la Nación? Porque resulta difícil de creer que la decisión de inventar esas intoxicaciones se tomara por parte de responsables de segunda o tercera fila.

¿Qué papel jugó el comisario Enrique de Federico en la creación de esa intoxicación referida a las conversaciones presuntamente intervenidas en la Embajada? ¿Participó conscientemente en la creación de esa historia, o alguien le condujo también a él a una trampa? Desde luego, el que era agregado del Ministerio de Interior en Rabat disponía de buenos canales de comunicación con sus colegas en Madrid, porque una hora antes de que la SER comenzara a difundir el bulo de los terroristas suicidas en la noche del 11-M, Enrique de Federico ya le había avanzado el embajador español en Marruecos que habían aparecido suicidas en los trenes, dato que luego se demostró que era falso. Seguramente, le debió de informar alguna de las "tres fuentes de la lucha antiterrorista" que la Ser invocaba para refrendar su "información" de los suicidas.

El extraño viaje
El de las llamadas falsamente interceptadas el día de la explosión del piso de Leganés no es el único episodio extraño vivido en aquella Embajada española en torno al 11-M.

Una semana después del atentado del 11-M, y dos semanas antes de la explosión de Leganés, el embajador español en Rabat recibía una llamada desde una de las bases aéreas cercanas a Madrid, en la que le comunicaban que Taieb Fassi-Fihri, adjunto al Ministro de Exteriores marroquí, acababa de salir desde Madrid hacia Marruecos en un avión de las Fuerzas Aéreas marroquíes que había ido a recogerle.

El embajador español se quedó estupefacto. El segundo del Ministerio de Asuntos Exteriores marroquí había acudido a Madrid a entrevistarse en secreto con Moratinos, sin conocimiento del Gobierno del PP, ni tampoco de la Embajada española en Rabat. ¿Por qué Moratinos mantuvo una reunión secreta con las autoridades marroquíes tan sólo una semana después de los atentados del 11-M, sin informar al Gobierno de Aznar, que todavía estaba en funciones? ¿Qué tenía Moratinos que tratar o negociar con tanta urgencia que no pudiera esperar a la toma de posesión del nuevo Gobierno, prevista para escasas semanas después? ¿Quién más participó en aquella reunión?

Y, sobre todo, ¿qué otras conversaciones se mantuvieron desde el Partido Socialista con las autoridades de Marruecos entre la fecha del atentado y el día de la explosión del piso de Leganés? ¿Se trató en algún momento con las autoridades marroquíes, sin conocimiento del Gobierno del PP, del asunto de la marcha de las investigaciones del 11-M?

Porque hay que recordar que, en torno a aquellos días, la versión oficial del 11-M estaba aún gestándose, y que no terminaría de adoptar su forma definitiva hasta bastante más adelante, después de aquella explosión de Leganés de la cual se intentó, por todos los medios, vender al PP una falsa versión.

Nación y nacionalismo
Pío Moa Libertad Digital 13 Diciembre 2007

Se ha extendido la idea de la nación como invento de los nacionalismos, los cuales reflejarían, a su vez, intereses económicos burgueses. Así, no existirían naciones hasta después de la revolución francesa.

La historia ofrece un panorama muy distinto: vemos naciones efectivamente inventadas por movimientos nacionalistas o creadas por estados (las naciones americanas, por ejemplo, o las africanas y muchas asiáticas); y naciones que a su vez han creado estados mucho antes de la época llamada burguesa, como diversas naciones europeas, en particular la española, la francesa o la inglesa. Los ejemplos son muy variados y nacen de una doble y contradictoria tendencia a la unidad y a la diferenciación, presente en todas las sociedades humanas.

Por nacionalismo suele entenderse una especie de hiperpatriotismo o patriotería, pero realmente es la doctrina según la cual la soberanía pertenece a la nación, al pueblo, desplazándola de los monarcas. Idea democrática en principio. Y así como existen naciones desde muy antiguo, el nacionalismo es muy reciente, se remonta a la Revolución francesa. Una vez establecida la doctrina, han proliferado los movimientos reivindicativos del derecho a constituir nuevos estados nacionales, nuevas “soberanías”. Esos movimientos expresan en unos casos diferenciaciones profundas y aspiraciones políticas con sólida base histórica y cultural, y en otros casos constituyen invenciones sin cimiento histórico (el cual suele ser falseado a conciencia). Un nacionalismo inventado en este sentido puede parecernos ilegítimo o destructivo, pero ello no le impedirá imponerse si encuentra condiciones favorables.

Así pues, no todos los nacionalismos son iguales. Y tampoco lo son en otro sentido: algunos tienen rasgos democrático-liberales, mientras que otros entienden la nación en sentido totalitario, al estilo de la “voluntad general” (equivalente a nacional) de Rousseau y sus sucesores intelectuales.

-----------
Hoy, en "El economista":
¿DE CATALUÑA A CATALUFIA?
Pío Moa

El libro de Jiménez Losantos La ciudad que fue, expone muy bien cómo se produjo la degradación de la democracia en Cataluña a manos de los separatistas, con la colaboración del PSUC primero y de los socialistas después. Particularmente ilustrativo es el relato del atentado terrorista que sufrió el autor por defender los más elementales derechos ciudadanos, y la complicidad de Pujol y los comunistas, aliados en la infame tarea de redondear la hazaña criminal con campañas de descrédito y burlas. O las oleadas de embustes y calumnias –a quien había luchado contra la dictadura osaban llamarle franquista una tanda de trepadores que de pronto veían en el antifranquismo un modo de encubrir sus ataques a las libertades… y seguir trepando, claro–. Anguita definió la demagogia de Pujol: “Siembra el odio con palabras suaves”. Palabras suaves nunca ajenas a las violencias de otras ramas nacionalistas, tampoco al terrorismo (el asesinato, repulsivamente sórdido, del empresario Bultó marcó época) ni a las “nueces” etarras.

Hoy percibimos cómo la libertad de expresión se encuentra allí reducida a casi nada entre las agresiones físicas de los energúmenos y la mucho más efectiva agresión solapada del silencio, la ley del silencio practicada por un periodismo corrupto, de la que personalmente he tenido malas muestras. Amén de una presión administrativa que ha logrado sembrar un miedo difuso entre la gente: “mejor no meterse en problemas”. De hecho la democracia está muy seriamente recortada en el “oasis catalufo” en que quieren convertir a Cataluña, como lo está, hasta reducirse a casi nada, en las Vascongadas. Y esa tendencia va extendiéndose a toda España de la mano del actual gobierno. El dilema consiste en resolverse por la democracia, y con ella la unidad de España, o bajar la cabeza ante unas fórmulas nacionalistas que balcanizan y latinoamericanizan el país.
-----------
Aunque los jefes del PP apenas le han prestado atención ni la han denunciado en todo su significado, la Ley de falseamiento de la memoria histórica constituye un ataque en profundidad al espíritu y a los logros de la Transición, a la Constitución y a la convivencia democrática. El falseamiento del pasado envenena el presente, y los muertos pueden matar a los vivos, como en la tragedia clásica.

El manifiesto por la verdad histórica forma parte de una campaña de opinión pública, para contrarrestar la continua tergiversación de nuestro pasado realizada con intenciones políticas actuales. No se trata de un asunto menor ni secundario, pues los autores de la ley, perdida su anterior legitimación ideológica, fundamentalmente marxista, buscan sustituirla por una legitimación histórica... identificándose, precisamente, con el espíritu de la checa y organizando una verdadera involución antidemocrática.

Todos los demócratas debieran contribuir a esta campaña, no solo firmando sino dando a conocer el manifiesto y procurando nuevas firmas, y aportando al fondo para la inserción del manifiesto en la prensa, que le daría una difusión mucho más vasta. El paso siguiente sería plantear la inconstitucionalidad de la ley.

CUENTA PARA RECAUDAR FONDOS A FIN DE INSERTAR EN LA PRENSA EL MANIFIESTO: BANCO DE SANTANDER, PLAZA DE CASCORRO 23, MADRID 28005, A NOMBRE DE MOSAND 2007 ES: 0049 5104 15 2516056920.

IMPORTANTE: AL HACER EL INGRESO INDICAR QUE ES PARA "MANIFIESTO VERDAD HISTÓRICA".
-----------
En el mundo de lo grotesco.

Unos hechos de los que dudo existan muchos precedentes, excepto en países tercermundistas:

Una sentencia sobre el atentado más sanguinario de la historia de España que deja en la oscuridad los motivos, intenciones y grupo organizador del mismo: unos chiflados a los que un buen día les dio por hacer lo que hicieron.

Unos medios de “información” que, con las muy escasas excepciones de rigor, acepta la grotesca sentencia.

La esposa del juez principal que explota el filón del juicio escribiendo un libro al respecto “desde dentro”, con la anuencia del juez. El cual explica aprobatoriamente que su esposa quería “realizarse”.

¿Qué decir? Retrato de un país cada vez más grotesco bajo un grotesco gobierno, en plena involución.
-----------
Iniciativas

El Presidente de la Fundación Universitaria San Pablo-CEU,
D. Alfredo Dagnino Guerra,
tiene el placer de invitarle al acto

“España es Libertad”
por la Concordia Nacional y la Reforma Constitucional que se celebrará el próximo 13 de diciembre a las 20:00 horas en el
Colegio CEU San Pablo, C/ Claudio Coello, 141.

Intervendrán

Santiago Abascal Conde
Francisco Caja López
Inma Castilla de Cortázar Larrea
Iñaki Ezkerra Gereño
José Manuel Otero Novas
Alejo Vidal-Quadras Roca

Patología
Kepa Aulestia El Correo 13 Diciembre 2007

La imputación de graves acusaciones y el riesgo de que éstas puedan desembocar en una sentencia condenatoria lleva a quien se siente amenazado por tal situación a actuar públicamente para mostrar su inocencia. La excepción a tan lógica regla se llama izquierda aber-tzale, en sus distintas variantes. Cuando asoma la posibilidad de que la Audiencia Nacional -léase Garzón- tome la delantera a la Fiscalía General y proceda a la suspensión de actividades de ANV y EHAK, y cuando las constantes noticias sobre un proceso de ilegalización inminente de ambas formaciones apuntan hacia algo irreversible, la marca que representa a la izquierda abertzale en el Parlamento vasco se pronuncia brindando a jueces y fiscales dos o tres argumentos más para que procedan contra ella.

Así lo hizo EHAK ayer al secundar las movilizaciones convocadas por familiares e imputados del sumario 18/98 contra la «estrategia de guerra» de los estados español y francés, a pesar de que este último nada tenga que ver ni con la instrucción seguida por Garzón, ni con el desarrollo de la vista oral ni con el tribunal que emitirá sentencia presumiblemente en pocos días.

Pero lo que ya resulta digno de acabar consignado en una causa contra EHAK es que el Partido Comunista de las Tierras Vascas denuncie la contradictoria vileza de PNV, EA y Nafarroa Bai por mostrarse abiertamente críticos con la ilegalización de las organizaciones de la izquierda abertzale mientras condenan el doble asesinato de Capbreton y respaldan al Gobierno en la acción contra ETA.

El terrorismo de ETA ha segregado la «ética de la violencia» más sofisticada que haya existido. Y ello porque durante tres décadas ha tenido que justificar lo injustificable frente a la democracia. Estamos acostumbrados a un argumentario de causas, efectos, culpas, eximentes y omisiones que resulta correoso y eficaz en la alienación de quien se presta al devaneo batasuno. Pero lo que caracteriza a estos últimos años en los que la izquierda abertzale ha ido perdiendo su impunidad de antaño es su proclividad a la autoinculpación: a demostrar y demostrarse que todo cuanto se dice de ella es verdad.

No se trata sólo de la consabida renuncia a la emancipación respecto al núcleo etarra. Indica la existencia de una curiosa patología por la que el acusado intenta redimirse haciendo lo posible por cargar de razones al acusador. En un mundo que ha sido capaz de diluir dentro de una misión histórica y colectiva las culpas personales de los asesinos se produce este último movimiento solidario, tendente no a insistir en la inocencia de los procesados, si no a recabar del tribunal la sentencia que demuestre que el Estado español y el francés han declarado la guerra a Euskal Herria.

k.aulestia@diario-elcorreo.com

Chacón versus Bono
¿Lo ven?
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 13 Diciembre 2007

Confirmado. Chacón es la candidata nacionalista. Como tal, se planta ante su compañero José Bono en defensa de su adversario Artur Mas. El nacionalismo catalán es transversal y prioritario, y ha generado una casta que ya lo ocupa todo, a excepción del PP y Ciutadans. No sé si doña Carme ha calculado el coste de su arremetida. Probablemente sí, y asume que su futuro político depende de la pervivencia de Z como líder socialista. En un PSOE de Bono, que es el que posiblemente sobrevendrá si el PP gana las elecciones, el nombre de Carme Chacón será un recuerdo. Se abraza pues a Z con más ahínco que nadie, le recuerda a Bono el Congreso perdido, le mete el dedo en el ojo, lo tilda de minoritario y de desconocedor de Cataluña.

El mensaje central es que para poder hablar de Cataluña hay que pertenecer a aquella casta, percibida cada vez más como un partido único. La ministra de la Vivienda de España es, cómo no, parte de ella. No en vano conoce los códigos compartidos. No la creo al tanto de las razones de la perversión que sigue, pero conoce y acepta sus implicaciones: si eres candidato por Barcelona y vienes contaminado de Madrid, lo urgente es hacer todo tipo de guiños a los medios locales para que no te trituren, y al adversario para que no te arroje al infierno del españolismo, de donde ningún esfuerzo dialéctico, pedagógico o aclaratorio te sacará jamás.

El misterio es, entonces, por qué los muchos votantes socialistas del cinturón industrial, que de nacionalistas tienen menos que poco, siguen votando al PSC. Y la respuesta es varia, fragmentaria, incompleta. Pero ahí va un intento. Primero: está por ver que siga siendo así; el cinturón industrial se ha desentendido ampliamente de la política catalana mientras el obsceno revoltijo nacionalista se fraguaba y Matrix se implantaba; lo ha hecho absteniéndose en las autonómicas desde hace tiempo; en generales, no votan a la Chacón de turno: votan al Zapatero de turno. Segundo: lo anterior vale para un volumen demográfico decreciente, pues la corona metropolitana de Barcelona ha empezado a votar al PP a niveles respetables, como lo demuestra su crecimiento en las últimas municipales, con muy respetables resultados en Hospitalet o Badalona; en Barcelona ciudad recoge un buen apoyo porcentual.

En conclusión, y si las anteriores premisas son válidas: esta vez puede fallar el modelo habitual, que es el secuestro del no nacionalismo. Puede fallar por abstención y por fuga al PP. Pero ni el PSC ni Carme Chacón tienen otro modelo, pues los principales rehenes son ellos. Rehenes voluntarios, claro está. Ya se encargará Bono de limpiar, espero.
Juan Carlos Girauta es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Chacón versus Bono
De pillos y caspas
Cristina Losada Libertad Digital  13 Diciembre 2007

Ha dicho Carme Chacón que el pensamiento de Bono es "absolutamente minoritario" en el PSOE y ello me ha dejado absorta. Lo primero, por descubrir que el ex ministro de Defensa tiene "pensamiento", cuando lo suyo se reduce a una pose, y trufada de incoherencias. Pero es natural que una dirigente socialista confunda una cosa con la otra. Las españoladasde Bono han dado pie a tomarlo por el representante cualificado de una corriente favorable a la unidad de la nación, frente a las prácticas disolventes del zapaterismo. Y sus bravuconadas contra ETA, como signos de que ahí tenemos a un partidario de la firmeza, frente a la debilidad que ha demostrado el Gobierno. Imagen ésa que ha podido cultivar pese a que fue pionero en el castigo a las víctimas del terrorismo, cuando tras aquella primera manifestación, en enero de 2005, armó el pastel de que le habían agredido y se organizó, como en los viejos tiempos franquistas, la detención de dos personas que pasaban por la foto.

Bono se retrató en aquella ocasión, pero también en otras. Su "pensamiento" quedó expuesto para el análisis en la explotación política del accidente del Yak 42, en la desaparición de los restos del helicóptero derribado (por el viento) en Afganistán con 17 soldados muertos, en los negocios de armas con el gorila Chávez y en la retirada del lema de una academia militar que molestaba a los nacionalistas catalanes. Por no hablar de su técnica con los relojes. En fin, que la única posición de Bono que puede acreditarse es que asume la que en cada momento le conviene. O sea, Bono sólo piensa en Bono. Es un pillo al que se ve venir y hasta sus declaraciones de amor al presidente delatan su intención de presentarse como recambio para el caso de que Zeta se la pegue en las urnas. El último pensamiento que se le conoce se lo propinó a Artur Mas y rezaba tal que así: "Todas las naciones son un invento". Se supone que, desde esa premisa teórica, don José defendía a la nación española.

Sin embargo, hay indicios de que, en efecto, la pose de Bono es minoritaria en el PSOE. Aunque no lo fuera hace siete años. La ministra de Vivienda no sabe echar las cuentas o sufre prematuramente, ay, de fallos de memoria. Pues lo que quedó "archidemostrado" en el Congreso del partido que elegiría a Zapatero es que obtuvo 414 votos, es decir, sólo nueve más que los emitidos a favor de Bono. Ciertas taifas socialistas y el PSC se aliaron para encumbrar a un desconocido que pronosticaron manejable. Y, con el tiempo y las mañas habituales, el PSOE de los Pepiños se ha convertido en un organismo obediente, que come y traga de todo. La única rebelión que le ha estallado fue por no pactar con los secesionistas en Navarra. Los socialistas contrarios a esas alianzas y al pacto con la ETA han tenido que emigrar y montar otro partido o malviven silenciados. Nada de lo cual impide que, si ZP se la da, nos encontremos con que el PSOE era un vivero de disidentes tan fieros como callados.

Es lógico que Chacón defienda a Zapatero, aunque menos que lo proclame ideólogo, otra vez confundiendo las ideas con las ocurrencias. Pero, en fin, gracias a él ha sido promocionada y, por él también, el PSOE luce sobre sus hombros, y en lujuriosa abundancia, la caspa nacionalista, que es materia que el PSC ya lleva en la sangre. Si hay algo revelador de la degradación del partido con el que Chacón, por cierto, insiste en no identificarse, es que la alternativa se halle entre dicha caspa y la que suelta Bono.
Cristina Losada es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

La misión secreta de Moratinos
Vicente A.C.M. Periodista Digital 13 Diciembre 2007

Por si la deslealtad del Sr. Zapatero con el Gobierno del PP no bastara, firmando el Pacto por las Libertades y contra el terrorismo mientras al mismo tiempo permitía reuniones con representantes de Batasuna-ETA, ahora se descubre que tras los atentados del 11M el Sr. Moratinos tuvo un encuentro secreto con el viceministro de exteriores de Marruecos.Tan secreto, que no lo supo ni el propio gobierno en funciones del PP, ni los círculos diplomáticos, como el embajador en Rabat.

¿A qué fue el Sr. Moratinos a Rabat?¿Quien le dio la orden para hacer este viaje y no comunicarlo a nadie, ni siquiera al Gobierno de España? ¿En qué contexto se enmarca este viaje?.

Este asunto no huele nada bien, como tantos otros inmersos en el Sumario del juicio del 11M y que no parece haber voluntad de solucionarlos y explicarlos hasta las últimas consecuencias. Que el Sr. Moratinos solo actúa bajo ordenes expresas del Sr. Zapatero es un hecho irrefutable. Lo que debe haber es una explicación de ese comportamiento tan fuera de lugar y tan irrespetuoso con el Gobierno de España, aunque estuviera en funciones. El que lo estuviera no significaba que se le pudiera ningunear y tomar atribuciones que aún no les correspondían por no haber jurado sus cargos.

Con el tiempo nos hemos ido acostumbrando a la deriva de este Gobierno en las relaciones exteriores de España, donde se nos ha rebajado al nivel de país sin ningún tipo de relevancia política tanto en la UE como en otros foros internacionales. Es vergonzoso ver que nuestras relaciones más destacadas son con regímenes totalitarios como Cuba, Venezuela o Bolivia. Una política exterior que ha abandonado las reivindicaciones del pueblo saharaui, dando por buenas las pretensiones anexionistas e imperialistas de Marruecos. Un gobierno que nos ha alejado de las relaciones de cooperación y preferentes con los USA, a la que el Sr. Zapatero personalmente insultó al no levantarse protocolariamente a saludar su bandera.

Cada día una noticia sale a la luz desvelando aspectos oscuros de unos días en que España aún intentaba recuperarse del mayor atentado terrorista, y en el que las dudas de unas maniobras desleales y políticamente intencionadas, crean un manto de sospecha que deberá ser aclarado.

Plantar cara al nacionalismo
El centro de estudios públicos Poder Limitado nace en A Coruña apadrinado por Arcadi Espada con el objetivo de promover el debate contra la "apisonadora" nacionalista.
Isabel Bugallal.A Coruña La Opinión 13 Diciembre 2007

Una tercera España. Esa es la idea que propugna el periodista barcelonés Arcadi Espada, que ayer apadrinó en A Coruña el nacimiento de Poder Limitado, una plataforma ciudadana que promueve el debate antinacionalista.

El presidente de Poder Limitado, Luis Valcarce, un periodista argentino afincado en A Coruña, presentó este foro como un espacio desde el que "plantar cara a la apisonadora nacionalista".

Valcarce definió Poder Limitado como "un centro de estudios que ofrece recomendaciones en torno a las políticas públicas para Galicia".

"Nos proponemos ser una factoría de ideas para la región aplicando los principios que maximizan los derechos de propiedad, el gobierno limitado y la responsabilidad individual", señala en su página web.

Arcadi Espada, destacado miembro de la plataforma electoral Ciutadans, apadrinó el nacimiento con la defensa de una España concebida como "una trama de afectos" en la que "el discurso de la diferencia" no se imponga a lo que puede haber de común.

Espada se proclamó al principio del acto como "español", por ser oriundo de distintas partes de España, lo que provocó fuertes aplausos en el auditorio.

El periodista barcelonés, profesor de Lengua Española en la Universidad Pompeu i Fabra de Barcelona y colaborador de distintos diarios -actualmente de El Mundo-, explicó las razones por las que la idea de España entró en decadencia, ante el éxito cada vez mayor del "hecho diferencial", después de treinta años de democracia y de haber pasado por una dictadura.

A su juicio, han engordado el nacionalismo, el franquismo, que "se envolvió con la idea de España"; la decadencia de España y su atraso, el hecho de que "el paradigma de la izquierda saltase en mil pedazos", poniendo de moda "la diferencia", y el terrorismo, "que ha provocado esa especie de quiebra en los sentimientos entre españoles". Frente a ello, Espada defendió su idea de España como "trama de afectos", basada en los elementos de unión.

"Los españoles no nacionalistas, los que como yo somos declaradamente antinacionalistas, hemos subvalorado el poder de las ideas malignas, y el nacionalismo lo es. El nacionalismo es maligno, banal y delirante, lo cual no obsta para que se haya apoderado de muchísimos españoles", dijo Espada, quien agregó: "Y es una idea tan poderosa que domina España".

Espada llamó a "plantar cara a la irracionalidad del nacionalismo" desde plataformas al margen de los partidos tradicionales como Poder Limitado, Ciutadans o el movimiento Unión, Progreso y Democracia, promovido por la ex diputada vasca Rosa Díez y Fernando Savater

"Ha llegado el momento de estar en contra del nacionalismo", reiteró, y de defender "la idea de una tercera España".

"Les animo a intentar devolver a lo común el prestigio que nunca debió haber perdido, acabar con el fetichismo de la taifa e intentar devolver a la vida española la superioridad del afecto sobre el desdén", proclamó Espada, que se mostró de acuerdo con la "unión Ibérica" propuesta por Saramago "en un extraño rapto de lucidez política".

Espada calificó de "absurdo y grotesco el proyecto de ley de la memoria histórica", criticó la utilización de "la Guerra Civil como industria cultural" y se refirió a la "decadencia de Cataluña", que, después de haber pretendido regenerar España y modernizarla, ahora se ha mostrado "incapaz de llevar el tren a Barcelona". Responsabilizó de ello en buena parte a Jordi Pujol, que "puso todo el empeño antes en tener una televisión que un país".

Auguró el final del terrorismo, aunque siga habiendo asesinatos de ETA: "La democracia ha vencido al terrorismo", afirmó.

Un informe jurídico recalca que la ley ofrece a los padres fórmulas para evitar la clase de Ciudadanía sin repetir - La Justicia asturiana respalda a los alumnos objetores
No asistir a clase de Ciudadanía no puede ser equiparado de ninguna forma con el absentismo, según un informe.
J. R. La Razón 13 Diciembre 2007

MADRID- Primero la Justicia y, después, las propias leyes. Los padres que han optado por objetar a la polémica asignatura de Educación para la Ciudadanía empiezan a ver una luz al final del túnel. La propia LOE ofrece un salvavidas a estos progenitores. Así lo destaca un informe jurídico elaborado por el doctor en Derecho y experto en protección jurídica de los derechos fundamentales José Luis Bazán.

Y es que, según el jurista, y echando mano de la Constitución, el Estado tiene la obligación de reconocer la legitimidad del ejercicio de un derecho constitucional y de «promover activamente su presencia real y efectiva». Esto significa no sólo que se trata de un derecho, sino que no se puede perjudicar ni sancionar a quien ha optado por hacer uso de él.

Laguna jurídica
Además, en la LOE no se recoge la «inasistencia por razones de conciencia», por lo que no cabría asimilar esa postura al «absentismo». Según el experto, si la legislación no ha previsto este caso, tampoco puede asimilarlo al absentismo y tipificar una sanción después de aprobada la LOE. Por todo ello, mientras que no haya resoluciones judiciales o normas legales que llenen la laguna jurídica, los hijos de padres objetores están amparados por el régimen general de evaluación establecido por la propia LOE.

La ley contempla que los alumnos repetirán curso si tienen tres o más materias suspendidas, aunque podrán promocionar excepcionalmente si obtienen el beneplácito del equipo docente.

De todo ello se desprende que, dado que la inasistencia a clase de los hijos de objetores es consecuencia del ejercicio de los derechos constitucionales de los padres, en ningún caso puede considerarse injustificada dicha asistencia.

Mientras tanto, los padres que han dado un paso al frente también están encontrando el respaldo de los tribunales de Justicia. Así, un auto emitido por la sala de lo contencioso administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Asturias -TSJA- decreta que se adopte la medida cautelar de suspender las resoluciones del Gobierno regional con respecto a los padres objetores -les habían denegado el derecho a la objeción de conciencia a la asignatura-. Según el presidente del Foro Español de la Familia, Benigno Blanco, «este auto pone de manifiesto que las amenazas dirigidas a las familias objetoras por la ministra de Educación y algunos consejeros autonómicos carecían de todo fundamento: frente a las amenazas de los políticos se alzan las resoluciones de los tribunales en defensa de los padres de familia».

Hasta ahora, los colectivos que están trabajando en el apoyo a estos padres han computado un total de 21.000 objeciones. Sin embargo, las previsiones que barajan hablan de que el número será aún mayor en los próximos meses.

Golpe al «adoctrinamiento» de EpC
La ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, afirmó ayer que «prefiere no comentar» la medida cautelar del Tribunal Superior de Justicia de Asturias -TSJA-. En un breve encuentro con los medios de comunicación, al término de su intervención en la Comisión de Educación y Ciencia del Congreso, la ministra aseguró que no opinó hace unos días sobre la sentencia del Tribunal Superior de Cataluña y tampoco lo iba a hacer ahora con el asturiano. «Es una sentencia judicial y no hay comentarios», aseveró. Por su parte, el diputado del grupo parlamentario del Partido Popular Emilio Rodríguez manifestó que este es «un rechazo frontal a la propuesta partidista y de adoctrinamiento que pretende introducir el Gobierno de Zapatero». Con esta decisión, precisó, «prevalece la libertad de las familias sobre la imposición de adoctrinamiento partidista que pretende el Gobierno de Zapatero». Recordó que las familias no están en contra de la educación en valores cívicos, de tolerancia y libertad, sino que están en contra y rechazan el contenido ideológico de la asignatura.

El Gobierno estudiará que las teles portuguesas emitan en Galicia
Rodríguez Zapatero y Rajoy protagonizan un acalorado debate sobre el uso del gallego en el penúltimo pleno de control al Ejecutivo antes del final de la legislatura.

AGENCIAS.MADRID La Opinión 13 Diciembre 2007

El anuncio del presidente del Gobierno de estudiar la posible emisión en Galicia de televisiones portuguesas en formato digital provocó un nuevo rifirrafe con el líder del PP, Mariano Rajoy, sobre el uso del gallego. Leonés y pontevedrés protagonizaron un acalorado debate en la sesión de control del Congreso: Mariano Rajoy se manifestó extrañado por la intención del Ejecutivo de estudiar la petición del BNG para facilitar la emisión en Galicia de televisiones lusas diciéndole que "su primera obligación era garantizar que los gallegos pudieran estudiar en castellano". Más "sorprendido", aseguró sentirse José Luis Rodríguez Zapatero, al afirmar que él, como leonés, se preocupe más por el gallego que Rajoy.

En el penúltimo pleno de control al Gobierno antes del fin de la legislatura, el presidente del Gobierno manifestó su voluntad de estudiar la posibilidad de "planificar y desplegar" un sistema adicional en Galicia para que los gallegos puedan ver la televisión de Portugal. Zapatero respondió así al diputado del BNG Francisco Rodríguez, que le reclamó otorgar un "mulitplex adicional" a la Xunta "por razones lingüísticas y culturales" conforme a lo estipulado en la Carta Europea de las Lenguas Minoritarias.

El diputado nacionalista señaló la necesidad de "salvar el espíritu colectivo y la historia común" del norte de Portugal y Galicia. Sin embargo, Zapatero aludió a "dificultades técnicas, jurídicas y económicas"que podrían complicar esta concesión y remitió a futuros informes que analicen las cuestiones sociales y culturales que posibilitarían la emisión de las cadenas portuguesas.

Según el presidente del Gobierno, Galicia ya cuenta con un multiplex para la televisión autonómica y ha solicitado un segundo para la emisión de cuatro canales privados.

En ese sentido, el jefe del Ejecutivo advirtió de que "no habría espacio radioeléctrico posible" para acoger más canales de televisión y que, de momento, habría que estudiar la superposición de ambas redes de difusión en zonas fronterizas, el coste de la infraestructura y las dificultades de los derechos de emisión y la gestión de publicidad.

En el debate también intervino el presidente del PP, Mariano Rajoy, que comenzó su intervención con una pregunta de carácter económico al presidente del Gobierno. Pero el tono de su intervención cambió tras el anuncio de Rodríguez Zapatero de estudiar la posible emisión en Galicia de televisiones portuguesas. El líder del PP se extrañó diciéndole que "su primera obligación era garantizar que los gallegos pudieran estudiar en castellano". Mientras, el jefe del Ejecutivo consideró sorprendente que él, que es leonés, se preocupe más por el gallego que Mariano Rajoy, que es de esa comunidad.

"Esto sí que es sorprendente, lo cual dice mucho de lo que entendemos cada uno por el respeto a la identidad de cada comunidad autónoma", sentenció el jefe del Ejecutivo, que aprovechó la ocasión para decir al líder del PP que su deseo de comentar las preguntas de otros portavoces se debe a su "discurso fallido sobre la cohesión, vertebración y futuro de España", informa Europa Press.

Por lo que Zapatero perderá las elecciones
Enrique de Diego Minuto Digital 13 Diciembre 2007

Zapatero perderá las elecciones del 9 de marzo de 2004 -ya queda menos- porque las sociedades no se suicidan y porque las clases medias lo han identificado como su enemigo. Me baso para el diagnóstico no sólo en los deseos, sino en las líneas fundamentales de la última encuesta del CIS, esas que se refieren a tendencias y que muestran que una parte del electorado socialista en las pasadas elecciones no piensa repetir.Frente a quienes, con histeria habitual y conocida, han iniciado, en los últimos tiempos, una feroz e insidiosa campaña contra Mariano Rajoy, es preciso reconocerle el exitoso y titánico esfuerzo para mantener unido a su partido, en condiciones adversas y haber desarrollado una labor de oposición, con errores, sin duda, clara en algunas cuestiones de fondo fundamentales.

Zapatero perderá las elecciones porque los tres primeros años de su legislatura han sido una irresponsable apuesta por la destrucción de la unidad nacional, una cesión constante a los nacionalistas y un entreguismo absurdo a los etarras, estableciendo con ellos una curiosa sintonía de izquierdas.

Pero, sobre todo, las perderá porque está llevando a la proletarización a las clases medias y ese es el horizonte que los ciudadanos perciben ya con mucha claridad, y que está haciendo que la confianza de los consumidores se hunda o que los niveles de pesimismo aumenten en las mismas encuestas oficiales.

El PSOE perdió las elecciones en 1996 por la economía y las perderá en el 2008 por lo mismo, porque la economía es ese ámbito objetivo y racional en el que la demagogia naufraga. El pasado mes de noviembre hubo 45.896 parados más, el peor dato en ese mes desde 2003, y un indicativo claro de que la crisis está llegando al terreno del empleo. Más parados implica, además, más gasto público y más problemas para la cohesión social.

La inflación se ha disparado hasta el 4,1%, lo que nos hace a todos más pobres, pero sobre todo más pobres a los más pobres, pues la inflación es un impuesto al que nadie se sustrae. La friolera de 23 de los 60 alimentos básicos han crecido más de un 20% desde 2004. Aunque nuestro crecimiento sigue siendo alto, no se han introducido correcciones que permitan competir a nuestra economía. Las previsiones son que España será la economía más inflacionista en los próximos años de los países desarrollados y eso afectará a las economías domésticas, contraerá el consumo y nos hará menos competitivos.

De hecho, en nuestra balanza exterior por cuenta corriente, las transferencias, principalmente de la UE, y los ingresos por turismo son cada vez menos capaces de colmar la brecha creciente del déficit comercial. Se prevé que el déficit exterior llegue al 9,3% del PIB en 2007 y bajará algo en 2008, hasta el 8,8%, que contrasta con el superávit del 0,1% que se prevé en ambos ejercicios en la eurozonas.

Todo esto no son esotéricas cifras macroeconómicas, porque tienen un reflejo terrible en la cesta de la compra y en el paro. Ante lo que estamos es ante la extenuación de las clases medias, ante los últimos estadios del sistema de expoliación de los sectores más activos y productivos, aquellos que -con mérito y esfuerzo- generan progreso y mantienen la estabilidad de la sociedad. No haberlo entendido es el gran error de Zapatero y le pasará factura.

La vergüenza de España
HERMANN TERTSCH ABC 13 Diciembre 2007

Angela Merkel ha vuelto a marcar la diferencia clara frente a aquellos gobernantes en Europa que, con una óptica que procede menos de la «realpolitik» que de un concepto colonial y de desprecio eurocentrista, niega las libertades a los súbditos de regímenes dictatoriales que dicen defender para los ciudadanos propios. Merkel ha anunciado una política hacia Cuba que tendrá muy en cuenta el carácter totalitario del régimen y su trato a presos políticos, disidentes y población en general. Es una buena noticia que, para nuestra vergüenza, aleja aún más a España del núcleo de las democracias europeas. Son muchos los países europeos, especialmente aquellos que han sufrido la dictadura comunista como la República Checa o Polonia, que llevan ya casi cuatro años escandalizados ante la actitud del Gobierno socialista español que actúa como cómplice del castrismo y saboteador de todos los intentos de presionar al régimen cubano a poner fin a su implacable política de represión.

Si Angela Merkel ha sabido impregnar su política exterior con la suficiente carga ética para criticar la represión en gigantes económicos como China y Rusia, y advertir hace unos días en Lisboa al anciano déspota de Zimbabue, Robert Mugabe, que la violación de los derechos humanos y la represión de las libertades sí tienen, y con razón y peso, relevancia en las relaciones internacionales, era lógico que llegara el momento en que se pronunciara sobre Cuba y las miserables condiciones de vida de los presos políticos y toda la ciudadanía cautiva. Es muy triste que hoy la dictadura de La Habana tenga en el Gobierno de España su principal valedor para soslayar sus abusos y evitar represalias ante las tropelías de su policía política y sus escuadrones de matones. Quienes se niegan a galopar sobre el cinismo o a la indolencia frente al dolor ajeno y la persecución política del totalitarismo solo pueden adscribirse al desprecio o a la ira al comprobar, una vez más, el silencio cómplice -contumaz y obsceno- del susodicho «Gobierno de España», que se preocupa en su despilfarro de propaganda por el acné juvenil o los humores en la intimidad y desprecia la agonía de los presos cubanos y el miedo permanente de los disidentes ante la escalada de la represión en Cuba.

La nueva oleada de detenciones en Santiago y La Habana, las renovadas y reforzadas amenazas a aquellos que reclaman dignidad y libertad, no parecen interesar nada al ministro de Asuntos Exteriores de España, Miguel Ángel Moratinos, ya con razón considerado en la UE el máximo valedor de la dictadura de Fidel y Raúl Castro. Mientras, nuestro embajador Carlos Alonso Zaldívar, en su día supuesto adalid de la democracia en España desde las filas de un partido comunista que condenaba la dictadura de la URSS, se ha convertido en La Habana en una especie de segunda línea de defensa de la dictadura, que ofende diariamente a la dignidad de los cubanos con su obsequiosidad a la tiranía.

La actitud del Gobierno de España hacia la ciudadanía cubana o hacia la venezolana, donde ha tenido hasta hace poco a un Raúl Morodo de embajador con el mismo cometido de apuntalamiento del proyecto totalitario de experimentación política y social, revela hasta qué punto Zapatero y sus ilusiones son un peligro y no sólo para las aspiraciones de libertad y democracia en el Caribe. Si en España ha dejado claro el talante que prefiere hablar con ETA que con las víctimas, nada más lógico que en La Habana se hable solo con los carceleros que además alimentan bien a algunos de los mayores apologetas periodísticos del nuevo socialismo español. Favores recíprocos, se llama.

Ahora, en un nuevo acto de cinismo, el ministro cubano de Exteriores, Felipe Pérez Roque, dice que Cuba se va a adherir a las convenciones de la ONU de derechos humanos. Es obvio que Moratinos y «Charly» Zaldívar aplaudirán esta enésima farsa. Es evidente que Angela Merkel no se dejará engañar. Y es de desear que Nicolas Sarkozy, ese presidente francés en el que confían los ciudadanos españoles como nunca en sus antecesores, se una al proyecto de demostrar que Europa defiende la libertad en Cuba y no el cómplice de su policía política, su dictadura, sus miserias y mentiras.

Otra oleada de terror
VALENTÍ PUIG ABC 13 Diciembre 2007

EL terror mata en España, atenta contra la ONU en Argelia, desestabiliza en Irak, busca el caos en Líbano. Es la celebración prenavideña de los hombres de mala voluntad. Cercena vidas humanas, deja numerosos heridos, destroza familias, altera la convivencia, corroe instituciones, destruye vida y libertad. En España es ETA, en Argelia es una rama de Al Qaida. El objetivo de los dos coches-bomba en la capital de Argelia era una sede las Naciones Unidas, además del Tribunal Supremo y el Consejo Constitucional. Han muerto once representantes de la ONU y un número indeterminado -entre 26 y 70- de ciudadanos argelinos. En abril, los suicidas de Al Qaida ya asesinaron a 33 argelinos. Cuando el fundamentalismo radical ganó las elecciones argelinas, que fueron anuladas en 1992, se presentaba diciendo de forma explícita que era la última vez que los argelinos iban a votar. Impuesta la teocracia, la intención era acabar con el sistema democrático. En los noventa, el islam radical impuso en Argelia una matanza permanente que la opinión pública internacional interpretó con sordina. Fue algo de una crueldad sanguinaria sin límites. Llega otra oleada.

En Líbano, la bomba ha pulverizado el coche de quien posiblemente iba a ser general en jefe de las fuerzas libanesas. En plena crisis por la octava dilación en elegir presidente de la nación, los libaneses quizás estén pagando las consecuencias insospechadas de la cumbre de Anápolis, que iba a procurar la paz en Oriente Medio. El magnicidio es atroz fruta del tiempo en Beirut. Los asesinos no quieren que Líbano tenga un Ejército consistente -uno de los pocos garantes de estabilidad en el país- y fomentan el pánico institucional. El terror anula con sangre la ya difícil reconciliación nacional, como el año pasado liquidó al ex primer ministro Rafik al Hariri. La coalición antisiria acusa a Damasco: Siria niega estar detrás del atentado con coche-bomba. Libanizar, balcanizar: verbos que todavía se conjugan a principios del siglo XXI. Asoma el sombrío precedente de la guerra civil de 1975-1990. El militar asesinado había dirigido una operación contra los terroristas de inspiración pro-Al Qaida resguardados en un campo de refugiados palestinos.

En Irak, tres coches-bomba han causado 40 muertos en el sur chiíta, en la frontera con Irán. En la zona del asesinato ya no quedan tropas extranjeras. No es demasiado suponer que Al Qaida de nuevo ha actuado en Irak contra la endeble democracia y contra la población civil. Aunque en Europa se dé la interpretación candorosa de una insurgencia contra la intervención de los Estados Unidos, el embate terrorista en Irak mantiene otros objetivos: su finalidad es aniquilar la tan difícil concordia entre facciones y aprovecharla para su beneficio propio. Un Irak que, pese a todas las dificultades, se estructure al fin como democrático y moderado es la peor de las perspectivas para las redes de Osama bin Laden. En el año 2003, Al Qaida convocó a los jihadistas en Irak.

Argelia representa un norte de África codiciado por la estrategia de Al Qaida y la pesadilla del nuevo califato. La reaparición del terrorismo activo lo confirma: hace poco más de un año, los islamistas radicales reconocían sus vínculos con la red de Osama bin Laden. El reclutamiento de suicidas se activa por internet. Hace unas semanas, el líder de la Al Qaida magrebí llamaba a sus seguidores a efectuar atentados en todo el norte de África, especialmente contra el Gobierno argelino, considerado aliado del mundo occidental en la lucha contra el terrorismo.

El último mensaje de Bin Laden fue para Europa: el reproche era haber secundado a los Estados Unidos en la operación contra el poder de los talibanes en Afganistán. En su vídeo, Osama bin Laden amenazaba a Europa. Prepara una jihad global que comience en tierras europeas. Se diría que, al contrario de quienes prefieren mirar para otro lado, la batalla sólo ha hecho que empezar. Ayaan Hirsi Ali, ex diputada holandesa acosada por la jihad, argumentaba estos días en «The New York Times» que lo que llamamos islam moderado es hoy por hoy más un deseo que una realidad. Secuestrada en su germen por la oleada del terror, la hipótesis de un islam moderado se aleja en el horizonte. El totalitarismo islamista marca territorio con el terror.
vpuig@abc.es

«El peso del humo negro»
ÁNGEL COLLADO ABC 13 Diciembre 2007

La vicepresidenta del Ejecutivo, María Teresa Fernández de la Vega, habla del «peso del humo negro» y sostiene, sin ningún rubor, que la invasión de anuncios marca «Gobierno de España» «no es propaganda, es información»; su jefe Zapatero lee como cita de autoridad a un ex presidente de un partido, pero no del PSOE, del PNV, Jon Josu Imaz. Además, el vicepresidente económico, Pedro Solbes, abandona su escaño sin haber terminado de contestar las preguntas que tiene en el orden del día y le tienen que llamar la atención para que no se vaya. Las equivocaciones, los despistes o la falta de reflejos de los miembros del Gobierno, con su presidente a la cabeza, en el penúltimo pleno de la legislatura llamaron la atención en una Cámara que, después de más de un año sin proyectos legislativos de fuste, pide la disolución a golpe de discursos vacíos y torpezas oratorias.

Zapatero quiso tener un detalle con los portavoces de sus mejores aliados de este otoño de despedida y cierre, PNV y BNG, y se hizo un flaco favor al meterse en el conflicto interno de los nacionalistas vascos con la cita de Imaz sobre la «convivencia de identidades». Josu Erkoreka, portavoz revelación, devolvió la ocurrencia con muy mala idea al recordar a Zapatero que igual no se sienta en el banco azul en la próxima legislatura.

Como, además, el presidente del Gobierno se mostró muy comprensivo con el interés de los nacionalistas gallegos en que el idioma portugués se escuche en esa comunidad, Rajoy pudo después recordarle que más le valía como jefe del Ejecutivo de España ocuparse en garantizar la enseñanza del español en todo el territorio nacional.

Confirmar la intimidad y comprensión con los nacionalistas y favorecer el lucimiento de la oposición no es el mejor epílogo de la legislatura para los intereses de los socialistas. La frialdad de los diputados del PSOE, pese al brío que le puso De la Vega en sus respuestas, contrastó con la pasión manifestada desde los escaños del Grupo Popular.

Entre que están ahora convencidos de que la victoria en las próximas elecciones es posible y que los jefes les tienen en ayuno de noticias sobre su futuro en las listas. los parlamentarios del PP viven en vilo y muy animosos las últimas sesiones en la Cámara. Hasta Mariano Rajoy, modelo de mesura, parece contagiado. Ayer remató todos los balones en los dos minutos y medio de su turno de intervención: salió en defensa del español, remachó la promesa electoral de subir las pensiones mínimas y se mofó del lío que tiene el Gobierno con las previsiones de crecimiento económico. Un trasteo brillante antes de la hora de la verdad de la campaña electoral.

Permitidme tutearos, imbeciles
ARTURO PÉREZ-REVERTE, EL SEMANAL 13 Diciembre 2007

Cuadrilla de golfos apandadores, unos y otros. Refraneros casticistas analfabetos de la derecha. Demagogos iletrados de la
izquierda. Presidente de este Gobierno. Ex presidente del otro. Jefe de la patética oposición. Secretarios generales de
partidos nacionales o de partidos autonómicos. Ministros y ex ministros -aquí matizaré ministros y ministras- de Educación y
Cultura. Consejeros varios. Etcétera. No quiero que acabe el mes sin mentaros -el tuteo es deliberado- a la madre. Y me
refiero a la madre de todos cuantos habéis tenido en vuestras manos infames la enseñanza pública en los últimos veinte o
treinta años. De cuantos hacéis posible que este autocomplaciente país de mierda sea un país de más mierda todavía. De
vosotros, torpes irresponsables, que extirpasteis de las aulas el latín, el griego, la Historia, la Literatura, la Geografía,
el análisis inteligente, la capacidad de leer y por tanto de comprender el mundo, ciencias incluidas. De quienes, por
incompetencia y desvergüenza, sois culpables de que España figure entre los países más incultos de Europa, nuestros jóvenes carezcan de comprensión lectora, los colegios privados se distancien cada vez más de los públicos en calidad de enseñanza, y los alumnos estén por debajo de la media en todas las materias evaluadas.

Pero lo peor no es eso. Lo que me hace hervir la sangre es vuestra arrogante impunidad, vuestra ausencia de autocrítica y
vuestra cateta contumacia. Aquí, como de costumbre, nadie asume la culpa de nada. Hace menos de un mes, al publicarse los
desoladores datos del informe Pisa 2006, a los meapilas del Pepé les faltó tiempo para echar la culpa de todo a la Logse de
Maravall y Solana -que, es cierto, deberían ser ahorcados tras un juicio de Nuremberg cultural-, pasando por alto que durante dos legislaturas, o sea, ocho años de posterior gobierno, el amigo Ansar y sus secuaces se estuvieron tocando literalmente la flor en materia de Educación, destrozando la enseñanza pública en beneficio de la privada y permitiendo, a cambio de pasteleo electoral, que cada cacique de pueblo hiciera su negocio en diecisiete sistemas educativos distintos, ajenos unos a otros, con efectos devastadores en el País Vasco y Cataluña. Y en cuanto al Pesoe que ahora nos conduce a la Arcadia feliz, ahí están las reacciones oficiales, con una consejera de Educación de la Junta de Andalucía, por ejemplo, que tras veinte años de gobierno ininterrumpido en su feudo, donde la cultura roza el subdesarrollo, tiene la desfachatez de cargarle el muerto al <<retraso histórico>>.

O una ministra de Educación, la señora Cabrera, capaz de afirmar impávida que los datos están fuera de
contexto, que los alumnos españoles funcionan de maravilla, que <<el sistema educativo español no sólo lo hace bien, sino que lo hace muy bien>> y que éste no ha fracasado porque <<es capaz de responder a los retos que tiene la sociedad>>, entre ellos el de que <<los jóvenes tienen su propio lenguaje: el chat y el sms>>. Con dos cojones.

Pero lo mejor ha sido lo tuyo, presidente -recuérdame que te lo comente la próxima vez que vayas a hacerte una foto a la Real Academia Española-. Deslumbrante, lo juro, eso de que <<lo que más determina la educación de cada generación es la educación de sus padres>>, aunque tampoco estuvo mal lo de <<hemos tenido muchas generaciones en España con un bajo rendimiento educativo, fruto del país que tenemos>>. Dicho de otro modo, lumbrera: que después de dos mil años de Hispania grecorromana, de Quintiliano a Miguel Delibes pasando por Cervantes, Quevedo, Galdós, Clarín o Machado, la gente buena, la culta, la preparada, la que por fin va a sacar a España del hoyo, vendrá en los próximos años, al fin, gracias a futuros padres felizmente formados por tus ministros y ministras, tus Loes, tus educaciones para la ciudadanía, tu género y génera, tus pedagogos cantamañanas, tu falta de autoridad en las aulas, tu igualitarismo escolar en la mediocridad y falta de incentivo al esfuerzo, tus universitarios apáticos y tus alumnos de cuatro suspensos y tira p'alante. Pues la culpa de que ahora la cosa ande chunga, la causa de tanto disparate, descoordinación, confusión y agrafía, no la tenéis los políticos culturalmente planos. Niet. La tiene el bajo rendimiento educativo de Ortega y Gasset, Unamuno, Cajal, Menéndez Pidal, Manuel Seco, Julián Marías o Gregorio Salvador, o el de la gente que estudió bajo el franquismo: Juan Marsé, Muñoz Molina, Carmen Iglesias, José Manuel Sánchez Ron, Ignacio Bosque, Margarita Salas, Luis Mateo Díez, Álvaro Pombo, Francisco Rico y algunos otros analfabetos, padres o no, entre los que generacionalmente me incluyo.
Qué miedo me dais algunos, rediós. En serio. Cuánto más peligro tiene un imbécil que un malvado.

Recortes de Prensa   Página Inicial