AGLI

Recortes de Prensa    Lunes 17 Diciembre   2007

Carta de una madre a una profesora (en Galicia)
MESA  POR LA LIBERTAD LINGÜÍSTICA 17 Diciembre 2007

Querida profesora:

            Todos los días te entrego a mi tesoro más preciado para que continúes con la educación que en casa intentamos darle. Ya sé que cometo errores, que le hago más dependiente de lo que debiera, que intento que su vida sea feliz y para eso consiento más de lo prudente, pero es que soy madre.

            Quisiera pedirte un favor, aconséjame como profesional de la educación que eres, cómo puedo mejorar día a día para que mi hijo sea un buen alumno y una buena persona por lo tanto. Yo humildemente y con gran interés seguiré tus consejos porque sé que quieres el bien de mi hijo.

            Sé que intentas que sea reflexivo, que se esfuerce, que no pierda la curiosidad, que tenga información sobre todos los saberes, que sepa cómo encontrar la solución a las dudas que se le presenten, que sea buen compañero, tolerante y respetuoso… y tantos otros cometidos que tienes y que son tan hermosos y tan difíciles.

            Trabajes en un centro privado o público sé que es un trabajo solitario, lleno de dificultades y poco valorado en general. Yo te animo. Enseñar y ver la cara de los chiquillos cuando aprenden deber ser maravilloso.

             Hoy te voy a hacer un ruego.

La Administración os utiliza para ser agentes galleguizadores de tus alumnos, nuestros hijos -según dice.

He leído que con el Decreto que entró en vigor este curso, pregonado como el del 50%, los profesores estáis obligados a impartir casi todas las asignaturas en gallego, y que tendríais problemas de no imponer su uso también a vuestros alumnos en esas asignaturas. Me imagino como te debes sentir. Tú que intentas que tengan criterio propio, que aprendan en un ambiente de libertad, de sinceridad, de respeto, ¡tú misma, tienes que ser agente de la imposición! Te ves limitada a proponer libros de texto de editoriales que sólo trabajan con el idioma gallego y no sabes cómo hacer para elegir aquellos que puedan adquirir en los dos idiomas.

            Por favor, y vuelvo al principio, si te dejo mi más preciado tesoro, defiende sus derechos por mí cuando yo no estoy presente. Sé que para ti lo importante es que aprendan las materias que les impartes, no el idioma en que te las explique.

            Te prometo que voy a ayudarte si la Inspección quisiera incordiarte por defender la libertad de mi hijo y no estoy sola, hay mucha gente detrás dispuesta a dar la cara por ti.

(Una familia cualquiera a cualquier profesional de la educación. Si te sientes identificado como padre, dedícasela al tutor de tu hijo, muchos te lo agradecerán, desean respetar la lengua de tus hijos, pero necesitan apoyo frente al Decreto ilegal).

P.D. Asignaturas que se imparten obligatoriamente en gallego, y asignaturas que se pueden impartir en gallego o en castellano, según el decreto de normalización lingüística en la enseñanza que está en vigor en este curso 2007-08

 I - En educación primaria 

en gallego

en gallego o en castellano

en castellano

en inglés

Lengua y literatura gallegas

Educación física

Lengua y literatura castellana

Lengua inglesa

Conocimiento del medio

Educación artística

Matemáticas

Religión/alternativa a religión

Educación p. la ciudadanía

 II - En educación secundaria
 

en gallego

en gallego o en castellano

en castellano

en inglés

Ciencias naturales

Educación física

Lengua Castellana

 

 

Geología

Educación plástica

 

 Biología

Música

 

Física

Religión/alternativa a religión

 

Química

Tecnología

Lengua inglesa

Matemáticas

Cultura clásica

 

Ciencias sociales

 

 

 

 

 

 

Geografía e Historia

 

Educación p. la ciudadanía

 

Lengua gallega

 

Cuadro de texto: hablo
castellano

 Le pedimos que haga Ud. mentalmente esta pequeña encuesta:

 

NO

¿Le molesta a usted que le hablen en gallego?  

 

X

¿Le molesta a usted que le hablen en castellano?

 

X

¿Cree que quien quiere expresarse en gallego debe tener libertad para hacerlo? 

X

 

¿Cree que quien quiere expresarse en  castellano debe tener libertad para hacerlo? 

X

 

¿Cree que en Galicia nos entendemos aunque  unos hablamos gallego y otros hablamos castellano?

X

 

 

Si ha contestado como nosotros, entonces  usted está de acuerdo con la Mesa por la Libertad Lingüística

NO a la Imposición lingüística

SÍ a la Libertad

POR UNA LIBRE CONVIVENCIA DE LAS LENGUAS

Yo no estoy de acuerdo con la Mesa por la Libertad Lingüística
Nota del Editor 17 Diciembre 2007

A mi no me pueden hablar en gallego, ni en catalán, ni en vasco, ni en bable, porque no está entre mis deberes constitucionales entender estas lenguas.

A mí no puede molestarme que en España me hablen en castellano y fuera de España, puede sorprenderme.

Quien quiera expresarse en cualquier lengua regional tiene el derecho que le otorga la constitución, pero no puede pretender que para ejercer ese derecho pueda imponer su conocimiento a otros.

Quien quiera expresarse en castellano en España tiene toda la libertad para hacerlo, lo mismo que en cualquier otro idioma, claro que para entenderse con los demás tendrán que ponerse de acuerdo en uno que todos conozcan.

En Galicia no nos entendemos porque la administración sigue con su programa de erradicación del idioma español, y los ciudadanos castellanohablantes somos ciudadanos de cuarta: no podemos optar a puestos de trabajo de la administración que además conculca sistemáticamente nuestros derechos constitucionales, y a nuestros hijos les inoculan una neolengua, extraña, cambiante y sin fundamento social, sometiéndoles a un terrible empobrecimiento intelectual que les margina para toda la vida.

Y por aquello del mal menor, mejor bilingüismo que monolingüismo en lengua regional, a continuación copio su paradoja.

PARADOJA DEL MAL MENOR
Partido Nacional Republicano 17 Diciembre 2007

Ante la política de disgregación nacional impulsada por el gobierno de Rodríguez Zapatero, hay españoles que piensan votar al PP, aunque sea tapándose la nariz. Es el mal menor, piensan. Sobre esta cuestión del voto al mal menor, conviene seguir la reflexión de un miembro del foro “Los enigmas del 11-M”, dirigido por Luis del Pino en Libertad Digital

PARADOJA DEL MAL MENOR
Hela aquí:

Tengo que elegir entre "A" y "B".
"A" me jura que me sacará los ojos.
"B" me asegura que sólo me sacará uno.

Yo pienso "Con un ojo todavía puedo ver". Elijo "B" y me quedo tuerto.

Nuevamente debo elegir entre "A" y "B".
"A" promete sacarme el ojo que me queda y arrancarme además la lengua.
"B", siempre más moderado y al amparo de sus asesores centro-reformistas, me tranquiliza diciéndome que sólo me sacará el ojo que antes me había perdonado.

Reflexiono: "Me quedo ciego, pero por lo menos aún podré hablar".
Elijo, pues, a "B".

Sucesivas elecciones terminan con el resultado que se puede prever: ni ojos, ni lengua, ni manos, ni pies.

Lo gracioso del caso es que mi elección ha sido siempre, no sólo legítima, sino verdaderamente racional y razonable.

Pero, no es necesario decirlo, algo ha fallado.

¿Tiene esto algo que ver con un sistema político donde existen dos partidos principales uno que lleva a cabo un programa político dirigido a la destrucción de la soberanía nacional de España como nación democrática y el otro lo único que hace es ralentizar ese programa político sin que en ningún caso trate de impedirlo, por “razones de Estado”?

¿Serán "A" y "B" el Psoe y el PP respectivamente?
¿En esas estamos desde diciembre de 1.973 y ETA sólo es la liebre del canódromo?

Enviado por Baldo198 el día 10 de Diciembre de 2007 a las 09:53)

Diciembre de 2007
www.tercerarepublica.org
pnr@tercerarepublica.org
676 090 121

Lenguas comunes
BLOG DE CARLOS MARTÍNEZ GORRIARÁN 17 Diciembre 2007

La política de “inmersión lingüística” propugnada y practicada por los nacionalismos españoles gobernantes (son españoles aunque les fastidie, qué le vamos a hacer) puede tener malos efectos en el plano educativo, como veíamos ayer, pero sería poco inteligente esperar un cambio de actitud de los nacionalistas y de sus socios progres esgrimiendo el argumento de que están formando una generación de indocumentados. Esto puede importarles poco o mucho, como al conjunto de la opinión pública –al fin y al cabo, España es un país donde los indocumentados consiguen hacer carreras prodigiosas-, pero el caso es que su políticas educativas persiguen otra cosa bastante diferente, a saber: tratar de eliminar, o al menos de debilitar al máximo, los vínculos políticos (y de todo tipo) que establece compartir una lengua común. Si los escolares vascos, catalanes, gallegos, baleares y valencianos comienzan a considerar que el castellano o español es una lengua extraña, una asignatura más del difícil y sobrecargado currículo educativo, se conseguirá de paso que se sientan extraños a sus compañeros madrileños, castellanos o andaluces. Es un objetivo bastante perverso en términos democráticos, pero muy astuto políticamente hablando.

El problema se entiende mejor cambiando de perspectiva. Consideremos las dificultades a las que se enfrenta la construcción europea, cuya última expresión ha sido el lamentable abandono de la proyectada Constitución multinacional para todos los países de la Unión, una idea realmente revolucionaria. Una de las dificultades que se oponen a la constitución de una genuina ciudadanía europea es que Europa carece de una lengua común, de una koiné conocida y empleada por la inmensa mayoría de sus ciudadanos con la suficiente calidad expresiva. Conviene advertir que una lengua común es algo bastante distinto de conocer una segunda lengua internacional más o menos a fondo, como el inglés. Para que consideremos que una lengua es común, compartida por una amplia comunidad de hablantes y usuarios, dicha lengua debe dejar de ser considerada extranjera en el seno de esa comunidad. No por voluntarismo, sino porque el idioma en cuestión sea también el soporte habitual de la comunicación sobre aquellos asuntos de todo tipo que se consideren comunes, cosa pública o de la república. Es obvio que hablar mejor o peor inglés para leer un periódico o pedir una cerveza por esos mundos de dios no es lo mismo que utilizar ese idioma para comunicarnos habitualmente con otras personas sobre los asuntos que nos interesan personalmente, tanto desde un punto de vista intelectual como afectivo y emocional. Además, y dadas las características de la sociedad actual, ya no basta, como antaño, con que una minoría ilustrada maneje con fluidez el inglés (antes, el latín, el español, el italiano o el francés y el alemán) para relacionarse entre ellos a la hora de hacer negocios, trabajos científicos o políticos. Es necesario que una parte considerable de la sociedad esté en condiciones de hacer lo mismo porque posee el mismo dominio de esa lengua, que considera tan suya como la materna. Y aunque en Europa se haya progresado en ese sentido, sobre todo en los países nórdicos, lo cierto es que seguimos sin contar con una lengua común europea que permita a Europa avanzar hacia una forma política basada en la ciudadanía, no en los gobiernos.

Tener una lengua común no es suficiente para desarrollar una democracia, pero sí es condición necesaria (el último ejemplo, el de Bélgica, partida por la mitad entre flamencos y francófonos; cuando se repartieron a medias la antigua biblioteca de Lovaina, ya se vió venir esta situación surrealista). Es cierto que comunidades políticas con la misma lengua se han atacado con saña –nuestras guerras civiles, sin ir más lejos-, pero también que sin una lengua común apenas es posible hablar de una democracia real. El castellano es la lengua común que, desde el siglo XVI por lo menos, ha servido de lengua española común para los hablantes tradicionales no sólo del catalán, gallego y vasco, sino de formas dialectales antiguas (romances aragonés, navarro, leonés y otros) que se fueron disolviendo –e impregnando de paso- en la koiné formada a partir del castellano de Castilla (que ya no es el del Mío Cid, claro está). Los nacionalistas han entendido mejor que sus adversarios la función política de esa lengua común de un país con diversas comunidades lingüísticas tradicionales (condición compartida por otros estados europeos: Francia e Italia, por ejemplo), y por eso les parece de perlas avanzar en la erosión de la lengua común. Piensan, con razón, que si consiguen que las nuevas generaciones dejen de considerar al castellano la lengua que comparten con los demás españoles, pasando a considerarlo un idioma similar al inglés (conocido pero ajeno, extraño), la españolidad política y la democracia se desharán como un azucarillo en el agua. Lo fastidioso es que todavía cueste tanto que algunos se den cuenta que defender la lengua común es, en cualquier lugar del mundo, defender la ciudadanía y la democracia. Y atacarla lo mismo, pero al revés.

Nacionalismo catalán
Manca finezza!
Toda la población castellanoparlante menor de cuarenta años conoce ahora la otra lengua de Cataluña pero no la usa nunca. Han sido tan torpes al vincular innecesariamente la lengua al nacionalismo que sus conejillos de indias han terminado por creerles.
José García Domínguez Libertad Digital 17 Diciembre 2007

Si el asunto dependiese de la actitud de elites políticas, mediáticas y culturales de Madrid, Cataluña ya sería independiente a estas horas. Pero, gracias a Dios, nuestro destino no sólo está en sus manos. Y es que los cuatro gatos que aún nos queremos catalanes y españoles contamos con un aliado estratégico fenomenal, de valor inestimable: la miopía crónica de los nacionalistas. Sin ella, estaríamos perdidos.

Acabo de escribir independencia y no separación porque eso último, la separación, simplemente, ya se ha consumado. Así, desde la óptica psicológica y sentimental, para la única Cataluña que cuenta, la civil y políticamente activa, España apenas representa un arcaico e incómodo corsé del que cabrá desprenderse en cuanto las circunstancias lo propicien. Mas precisamente ahí reside la gran contradicción del catalanismo contemporáneo. Pues eso que un marxista llamaría la confluencia de las condiciones objetivas y subjetivas rema descaradamente a su favor. En un país de gallinas a dieta de conejo inserto en esta Europa de abuelas pendientes del colesterol, ya nadie está dispuesto a disparar un solo tiro contra Herder y en defensa de Voltaire. Ergo, por primera vez en la historia contemporánea, la idea de la secesión no constituye un delirio insensato propio de mentes iluminadas.

Sin embargo, la paradoja reside en que ante escenario tan inopinadamente óptimo, los únicos que se muestran decididos a hacer algo en verdad eficaz con tal de frenar la ruptura definitiva de España son los propios independentistas. Y lo bueno es que, además, obran en consecuencia. Nadie lo dude, sin la desinteresada complicidad de su profunda estupidez, hace muchos años que tendríamos que haber tirado la toalla. Pero ahí están ellos para demostrarnos con su praxis cotidiana que no debemos perder toda esperanza.

Consecuentes con su propia inconsecuencia, esta semana, todos juntos y en unión evitarán la supresión en el Parlament de uno de los escasos cortafuegos que aún dificulta la definitiva adhesión de la gran masa de origen inmigrante al proyecto soberanista: el Decreto de Inmersión Lingüística. La inmersión ha constituido el mayor fracaso histórico del catalanismo. Eso lo afirma alguien que sabe de qué habla, aunque sólo sea por haber ejercido como profesor de instituto en Barcelona durante trece años. Porque tan verdad es que toda la población castellanoparlante menor de cuarenta años conoce ahora la otra lengua de Cataluña como cierto que no la usa nunca. Han sido tan torpes al vincular innecesariamente la lengua al nacionalismo que sus conejillos de indias han terminado por creerles. De ahí que esa Cataluña indiferente a la cosa pública que sólo se manifiesta a través del abstencionismo estructural desprecie hoy no tanto el nacionalismo como el propio idioma.

Claro que otro gallo cantaría si hubiesen tenido la habilidad de aceptar el bilingüismo en las aulas. En fin, por algo Andreotti soltó lo que soltó cuando le interrogaron sobre esa tropa: Manca finezza!
José García Domínguez es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

EpC, la destructiva moda de los asesores
Federico Fijo Minuto Digital 17 Diciembre 2007

No es de extrañar que Zapatero haya acudido a catorce “megaexpertos” para que le asesoren en la construcción del acabose español y en la panacea de la “superprogre-democracia” del futuro de España que será para ca…erse. Primero, porque ni siquiera él confía en la capacidad de sus ministros y la gente de su partido, que, por supuesto, se llevarían el pecunio más rebajado de lo que nos va a salir a todos los españoles. Segundo, porque los hijos de la LOGSE, y los que creen en la bondad de la misma no están a la altura de un programa tan maravilloso para España como el que presentará el PSOE para las elecciones del 2008. Y eso es lo que ocurre cuando el papel no responde ni hace honor a una realidad que es mucho más fría y cruel.

Los “megaexpertos” nos pintarán una España idílica, mientras ésta se convierte en una tierra baldía repleta de comisiones y expertas deposiciones, no porque no sean expertos, sino porque no tienen ni idea de lo que viven los ciudadanos de a pie. Y mucho menos los españoles.

Los fundadores de la LOGSE la hicieron y nos la impusieron, porque nunca habían entrado en un aula y no sabían cuáles eran las demandas reales de los jóvenes españoles. Eso sí, eran todos pedagogos, psícologos, y grandes “megaexpertos” en educación. Pero una educación al servicio del poder, no del progreso.

Y en este contexto, de personas que nos dicen lo que es mejor para nosotros sin saber siquiera qué es lo que queremos, se enmarca la Educación para la Ciudadanía. Cuando lo más importante para los ideólogos es crear una nueva sociedad, surgen engendros como la tan criticada Formación del Espítiu Nacional y su emulación progre, Educación para la Ciudadanía.

Ésta es la España que quiere Zapatero, una España de papel, en la que se impide a los españoles estudiar en su lengua y en la que se impide a los mismos, los españoles, formarse como merece su propia dignidad. En la que se impide pasar de curso por no estudiar oficialmente una asignatura que defiende, precisamente, la libertad (en el papel) , aunque el suspendido sea un pequeño ciudadano brillante. Esto se llama hipocresía y manipulación.

Y es que esta España de Zapatero, se fía más de los dichos que de los hechos. Se fía más de la propaganda que de los datos reales. Y se fía más de lo que dicen otros, por expertos, que de una experiencia sufrida por todos, llámese progresía, llámese imposición institucional de una moral y una escala de valores que sólo valen para destruir a la persona y dejarla más sola ante sí misma, lo que se traduce en personas enfermizas y en personas incapaces de ser ciudadanos con un mínimo de educación.

La ciudad que fue
El libro de FJL
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 17 Diciembre 2007

Las desiguales reacciones al último libro de Jiménez Losantos tienen el común denominador de la ansiedad. Ante la certeza de que el turolense ha dejado establecido para siempre el marco intelectual-sentimental de un lugar y una época claves, desátase la carrera por existir, por asomar la cabeza, por eludir la nada. Críticas favorables y adversas comparten la extraña conciencia de que esa personalísima crónica queda grabada en mármol. Algo que no debía estar en la voluntad del autor.

Como no estaría en la de su avatar periodista que las gentes, a su paso, se vieran compelidas a confiarle: "Usted dice lo que yo pienso". Como no prevería ser el mojón que separa dos épocas catalanas, dos actitudes ante el nacionalismo, dos Barcelonas. Ni operar como mecha palpitante de un éxodo. Ni que de pura adoración una muchedumbre lo elevara a indeseados altares, lo aturdiera a halagos y lo despedazase a besos. Nada de eso puede haber deseado el veinteañero que, tres décadas y una ciudad después, nos invita a asomarnos a su vida.

En vez de aceptar educadamente la invitación, amigos y enemigos corren a confirmar su propia existencia, no en balde lo han nombrado demiurgo por aclamación. Ya hay un debate en marcha acerca de las lecturas marxistas, estructuralistas y postestructuralistas que nos confundieron. Ya ha empezado asimismo la ridícula lid para situarse en Barcelona y en los setenta, para vencer la disolución: "¡Ahí estuve yo!"

Que corran y debatan. A mí la lectura me ha llenado de melancolía. Focos largo tiempo apagados vuelven a iluminar los rincones de un escenario hoy destartalado. Son los escondrijos que cita y los que omite, no logro discernirlos cuando apago el más importante de todos los focos, el de la lámpara de lectura, y trato de dormir. Una pirueta del duermevela trae versos del poema a Kempis de Amado Nervo, que el capricho transforma: "Ha muchas horas que estoy enfermo / y es por el libro que tú escribiste."

Se habían quedado congelados en el alma y en la decepción y en la madurez el Pastís y Les Enfants del adolescente golfo, las granjas de Petritxol del enamorado, el rambleo a los quioscos del insomne, el aderezo del léxico marxista y psicoanalítico del intelectual en formación, las horas perdidas y las horas ganadas. No compito en la carrera de los inexistentes ni he de hacer ningún esfuerzo por situarme en Barcelona.

El enfrentamiento al nacionalismo, la cosa lingüística, la traición de una generación y la estulticia de las siguientes no son ahora el centro de interés. Permítanme el relajo, a esos asuntos he dedicado demasiadas columnas. Dejo simple constancia de un arañazo en el corazón: las muchachas de cabello lacio y pantalones negros. De Angie y Mercè. Es conmovedor, me atañe y, dulcemente, me duele. Otra lectura no hago, ni para ensalzar ni para abatir, esas cosas de la envidia.
Juan Carlos Girauta es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Qué y cómo (2)
NOA 17 Diciembre 2007

Comunicado nº 21
A lo largo de la veintena de comunicados de los NOA hemos insistido en la importancia fundamental de la unidad en la constitución y afianzamiento del movimiento antinacionalista por la regeneración democrática y de resistencia contra la tiranía de los nacionalismos disgregadores, al que todos pertenecemos. Lo hemos reiterado hasta la extenuación y lo seguiremos haciendo.

Pero consideramos que, tras el camino recorrido -que ha visto aparecer organizaciones cívicas de oposición firme a las actuales tiranías políticas y de los saqueadores económicos, e incluso la formación de nuevos partidos regeneracionistas y no abiertamente antinacionalistas- se impone expandir el ámbito de la resistencia, extender nuestro mensaje a todos los niveles y en todo el territorio nacional, al margen del apoyo o la simpatía por opciones parlamentarias concretas.

Hay que lanzar un mensaje claro pero multiforme, básico, que exprese la oposición al presente estado caótico y entreguista de desgobierno nacional, las complicidades mediáticas y la dictadura de los nacionalismos, pero sobre todo que genere movimiento, que movilice a todos los grupos y los haga sentirse partícipes de algo vivo y a la ofensiva. Por la libertad.

Esa movilización debe ser “permanente”, independiente de partidos y de sus condicionamientos electorales y parlamentarios, y debe se antagonista sin tapujos con la dictadura de los nacionalismos, sus cómplices gubernamentales y la actual configuración estatal a ellos favorable.

Por ello, una vez más, insitimos en que no bastan las exaltaciones momentáneas, ni siquiera la presencia en la red.

Nuestro movimiento es necesario, imprescindible, para lanzar esas grandes ideas de que hablábamos en nuestro Comunicado anterior, que los partidos llamados “nacionales” dejan languidecer arrinconándolas. Unos por pura vesanía y otros por cobardía, intereses espúreos y cálculo político. Unos más agresivos y directamente destructivos, y otros actuando como anestesistas de la sociedad, que se contentan con, aceptando lo inevitable, propiciar la “muerte dulce”, sin estridencias ni violencias, casi “sin que se note”.

Nuestro movimiento es necesario para impulsar decididamente la defensa de la unidad de nuestra Nación y sociedad, la libertad y la igualdad de todos los españoles, ante la defección de los partidos del “sistema”.

Nadie, ninguno de ellos, lo hará por nosotros. Una vez más, puro pueblo.

Todos y cada uno de nosotros debe ser un agitador y un propagandista activo. Debemos ser conscientes de que esa actividad ha de ser sistemática y constante, y debe realizarse con empecinamiento, sabedores de que sus resultados no son ni inmediatos ni visibles.

Todos, incluso con los medios más elementales, hemos de estar en la calle constantemente. Todos, hemos de desarrollar y propagar una actitud y un discurso antinacionalista. Y, todos, hemos de iniciar el contacto regular entre nosotros, con el objetivo de coordinar la unidad de acción y estructurar nuestro movimiento.

Hacemos un llamamiento a todos los grupos para que pasen a la propaganda, agitación y denuncia abiertas, para que salgan de sus círculos e implanten el mensaje de libertad, unidad y progreso: lo que es España.

Saludos:
N.O.A. Núcleos de Oposición Antinacionalista
www.nucleosoa.org
oa@nucleosoa.org
Adheridos a la plataforma España y Libertad
Adheridos a la plataforma Comunidad Antiterrorista



Gobierno Zapatero
Pillos e irresponsables
Agapito Maestre Libertad Digital 17 Diciembre 2007

El socialismo español nunca fue demasiado responsable con sus actos. Pero, a veces, reconoció sus errores, y aunque volviera a caer en ellos, es justo reconocer que alguna vez tuvo el sentido de la realidad justo para abrir un proceso crítico a los mismos. El propósito de enmienda fue, en algunos casos, tan evidente que condujo directamente a la renovación de algunas cúpulas dirigentes. El ejemplo reciente de Madrid es una prueba de lo que digo, pero, aparte de esas excepciones, empieza a ser ya un tópico que el PSOE y, sobre todo, el Gobierno no reconozca error alguno en sus políticas. No me refiero a la práctica perversa de gobernar con un discurso de oposición. Tampoco quiero hablar ahora de la obsesión totalitaria de los socialistas por buscar constantemente una víctima de todos sus problemas; por ejemplo, Aznar sería para los socialistas no sólo el personaje a batir, sino la víctima que tiene que ser, otra vez, sacrificada, aunque ahora ya no sea físicamente sino civilmente.

En los últimos tiempos, se le ha dado una nueva vuelta de tuerca a este "victimismo", que siempre ha caracterizado al Gobierno de Zapatero desde que llegó al poder. Tiene un nuevo componente que procede de su trato con el independentismo catalán. Los nacionalistas catalanes llevan toda la vida eludiendo sus propias responsabilidades y cargando todas las culpas en Madrid, y si por un "casual" los independentistas lograran su objetivo, seguirían con la misma cantinela, o sea, sin Madrid, siempre podrían echarse las culpas a Bruselas. Pues algo de eso está ya pasando con el Gobierno de España: o echa la culpa a Bruselas, o peor, echará la culpa de todos sus males al propio pueblo español.

Zapatero y su Gobierno no sólo tratan de culpabilizar a otros de sus problemas, especialmente al PP, sino que tampoco quieren responsabilizarse de nada, a veces ni siquiera de lo que podrían sacar cierta rentabilidad electoral. Este victimismo está llevando hasta el ridículo más esperpéntico al Gobierno que, incluso, ha terminando acusando de la subida de los precios a los ciudadanos porque no sabrían cuál es el valor real de "un euro". ¡Hay que ser muy estulto, quizá tanto como el ministro de Economía, para decir que los españoles somos unos patanes porque damos propinas de un euro cuando pagamos un café de 80 céntimos! Esta gente está tan enloquecida que han terminado por acusar al pueblo de sus desmanes.

Patético es el asunto, como ha dicho Javier Arenas; pero este patetismo, que debería de transmitir el PP a los ciudadanos para que el personal se entere de cuál es la ralea de su Gobierno y, de paso, cambie sus expectativas de votos hacia el PP, dista mucho de ser compartido por los ciudadanos de a pie, según siguen indicando las encuestas. De todos modos, si queremos aprender algo de la política francesa, miremos al gran cambio de Sarkozy respecto a Chirac y Mitterrand. En efecto, Sarkozy asume sus propias responsabilidades como gobernante, mientras que sus antecesores, Jacques Chirac y François Mitterrand, especialmente en su segundo mandato, las eludieron sistemáticamente refugiándose en los condicionantes exteriores, ya fuera la globalización, ya fuera Europa. Sarkozy, por fortuna, parece haber vuelto a colocar la política en el puesto de mando. La política no es cuestión de excusas sino de responsabilidades, o sea, de reconciliar voluntad y poder. Eso, precisamente, es lo que debiera asumir Rajoy durante esta campaña: responsabilizarse, y venirse un poquito arriba, para mostrar con nitidez a todos los españoles que tenemos un Gobierno de irresponsables.

Inflación
No doy propinas; exijo mi recompensa
José Vilas Nogueira Libertad Digital 17 Diciembre 2007

Pedro Solbes, ministro de Economía y vicepresidente del Gobierno, ha explicado las causas de la subida de la tasa de inflación, que tiene alarmada a mucha gente, aunque no a su presidente Zapatero, que sigue habitando el feliz mundo de Alicia, que diría el profesor Gustavo Bueno. Pero Solbes, político con tan dilatada experiencia en la gestión económica, nacional e internacional, debe saber de estas cosas. Según esta autoridad, entre las causas de la elevada tasa de inflación está la generalizada manía española de dar generosas propinas. Una mente simplista entendería que como la tasa de inflación ha subido abruptamente el último año en parecida proporción habrá subido el importe de las propinas. Sin embargo, un amigo camarero me dice que no; que los clientes cada vez son más tacaños, y que la propina está más demodée que el charlestón. No cuestionaré los argumentos del experto económico en base a la experiencia de un vulgar camarero, que sería innoble agravio para político de tanta prosopopeya.

Otro es mi propósito. Pues, estando muy en su punto la regañina de Solbes a sus administrados por su comportamiento manirroto a la hora de dar propinas, sería de equidad que fuésemos recompensados los que nos atenemos estrictamente a pagar el precio justo. Yo no doy una propina aunque me aspen. Pensarán los lectores irreflexivos que esto no tiene mérito. Se equivocan: no saben la determinación y el coraje que se necesitan para resistir este pernicioso hábito. Por consiguiente exijo una recompensa. No en metálico, claro, no fuese a subir más la tasa de inflación. Pero una retribución simbólica me es debida. Me conformaría con uno de esos anuncios de publicidad institucional: "Haga como Pepe Vilas. No dé propinas. Gobierno de España." (Ni siquiera pido que me pongan la foto.)

Solbes admite que el aumento de la tasa de inflación no se debe únicamente a las propinas. Hay también otras causas: el petróleo y el incremento del precio de algunos productos básicos (el petróleo no debe ser producto básico). Total, que según el sabio económico del Gobierno la inflación ha subido porque han subido los precios. Como las tasas de inflación se determinan sobre índices de precios no podría ser de otro modo. Esto ya lo dijo hace muchos años Perogrullo, un sabio antecesor del sabio Solbes. La cuestión que importa, a la que ni el uno ni el otro responden, es ¿por qué suben los precios? ¿No tendrán nada qué ver en ello los escandalosos niveles de gasto consuntivo del Gobierno y la Administración estatales y de los (con pocas excepciones) Gobiernos y Administraciones autonómicas? Por no hablar de patentes despilfarros: megalómanas obras inútiles, costosas campañas de lavado de cerebro de la población para convertirlos en dóciles borregos de los pastores socialistas-nacionalistas, ejércitos crecientes de parásitos mantenidos como "asesores" de los responsables políticos, etc., etc.

Como ilustración, y para terminar, les cuento un episodio de estos días. La Consejera de Sanidad de la Junta de Galicia, correligionaria de Solbes, en el Gobierno de coalición con los nacionalistas soberanistas del Bloque, ha decidido emplear un buen puñado de millones para sustituir las batas del personal sanitario y los pijamas destinados a los enfermos. Estarían viejas las anteriores, pensarán ustedes. Pues, no; el problema estaba en el bordado. Llevaban el anagrama SERGAS. Ahora llevarán la inscripción completa: Servicio Galego de Saúde. En la eventualidad de tener que ingresar en el hospital, no vean la tranquilidad que me produce este adelanto.

Los consumidores de café, según Solbes, no han interiorizado el valor del euro. Nuestros gobernantes no lo necesitan; han interiorizado los valores de los bandoleros de Sierra Morena.

CIA e Irán
Inteligencia con bemoles
GEES Libertad Digital 17 Diciembre 2007

Con tantos bemoles que el asunto sigue coleando casi dos semanas después y con razón, pues reverberará a lo largo del año y mes que le queda a Bush de mandato. Le han desarbolado su política exterior, como bien se ha mostrado en estas mismas páginas. No es que el texto haya cambiado nada esencial. El enriquecimiento de uranio va como una moto y eso ha sido siempre lo peligroso y lo va a seguir siendo, y la Estimación de Inteligencia no dice otra cosa. Eso ha concentrado todos los esfuerzos internacionales hasta ahora. Sobre eso versaban las negociaciones de la terna europea con los delegados de Teherán. Sobre ello es sobre lo que han recaído las dos rondas de sanciones contra Irán decididas por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y a ello se refiere la tercera serie propuesta por Estados Unidos y que ahora ha sufrido una mortal andanada de plomo.

¿Entonces qué? Sucede que la política es a veces como una pelea de escupitajos. El "¿dónde están las armas de Sadam?" ha resultado un arma de desconcierto masivo de gran efectividad. No importa que todos los servicios de inteligencia las dieran como seguras y que los generales de Sadam también. No importa que nadie, nadie, absolutamente nadie sepa qué sucedió con lo que se sabía con certeza que estaba en su poder y no se ha encontrado. No importa que se haya demostrado que tenía docenas de programas de investigación en marcha. El gargajo ha hecho impacto y no hay quien se lo acabe de limpiar.

Ahora otro más, con los mismos efectos. "Juzgamos con un alto grado de confianza que en otoño del 2003 Teherán detuvo su programa de armas nucleares". Al cuerno con el enriquecimiento de uranio que hasta ahora ha absorbido todas las preocupaciones internacionales y que es, con mucho, la parte más difícil de un programa nuclear. Al cuerno con el programa misilístico de cada vez mayor radio. ¿Para qué quieren misiles de largo alcance, altamente imprecisos, si no llevan una cabeza nuclear? Pero un misil no es un arma, sino un vehículo, así que técnicamente no pertenece al "programa de armas nucleares". Como un fusil sin balas. Nada de preguntas de por qué la CIA se equivocó de medio a medio en su estimación del 2005 y debemos creer que hace ahora pleno. Nada de preguntas. Sólo el proyectil: ¿dónde está el programa nuclear iraní, si hasta la CIA dice que lleva parado desde el 2003?

Frente a eso de nada vale que Bush y Sarkozy hagan de la necesidad virtud y citen el documento donde se refiere a que las presiones internacionales han sido efectivas y por tanto, concluyen ellos, hay que intensificarlas para desactivar lo que por encima de todo es peligroso en relación con futuras armas atómicas. Esa aplastante lógica es al parecer contraintuitiva y será aplastada por todo el complejo aparato del antibushismo o antiamericanismo. Olvidémonos de China o Rusia votando nuevas sanciones en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Ni siquiera aplicando las aprobadas.

Dado que todo eso era perfectamente previsible, ¿fueron tontos los redactores del documento o buscaban ese efecto? ¿Es una venganza de los servicios de inteligencia contra Bush y su gente? Obvio es que podían haber dicho lo mismo de otro forma, poniendo por delante que los iraníes han concentrado sus esfuerzos en lo más difícil y decisivo en el proceso de adquisición de armas nucleares, el material fisible, paralizando, no se sabe por cuánto tiempo, el diseño de una cabeza nuclear. Por otro lado, precisamente esa tarea es la más fácil de ocultar. ¿Cómo pueden estar tan seguros los espías americanos?

Pero el documento es secreto, lo que se ha revelado es un pequeño pero decisivo fragmento del mismo, las conclusiones más importantes, y está redactado para sólo los ojos de ciertas cabezas del Congreso americano. ¿Por qué la administración lo ha hecho público? Sin duda porque estaba convencida de que se filtraría y sería acusada de haberlo ocultado, con un daño público todavía mayor. Pero ¿por qué lo ha hecho tan torpemente? ¿Cómo no tomó medidas previas? ¿Cómo no se enteró con tiempo de lo que le estaban preparando? ¿Cómo no avisó a los aliados europeos a los que deja ahora con el trasero a la intemperie? Condolezza Rice, absorta en el intratable tema israelo-palestino, y la Casa Blanca, a por uvas. Mientras tanto, el efecto disuasorio de una intervención militar creíble se ha esfumado. Y recordémoslo, la disuasión no es para hacer la guerra sino para evitarla. Paradójico, pero lógico.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

PREMIADA POR CONCAPA
Gotzone Mora, sobre EpC: "Que no nos roben a nuestros hijos"
La Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos (Concapa) entregó el pasado sábado sus premios anuales a Gotzone Mora, secretaria de Inmigración de la Generalidad valenciana, Francisco Camps, presidente de la misma Comunidad Autónoma; el grupo Intereconomía, la revista Chesterton y la familia creada por el matrimonio Alejandro Campoy y Mónica García, en quienes Concapa ha simbolizado el movimiento de objeción de conciencia a Educación para la Ciudadanía.
V. Gago Libertad Digital 17 Diciembre 2007

El presidente de Concapa, Luis Carbonel, entregó el pasado sábado los premios anuales de la asociación católica de padres de familia y padres de alumnos. El acto se celebró en un hotel del centro de Madrid y culminó en una cena en honor de los distinguidos.

Concapa ha reconocido la acción a favor de la libertad educativa y de conciencia del presidente de la Comunidad valenciana, Francisco Camps; de la revista Chesterton; del grupo Intereconomía, de la ex concejal socialista y actual secretaria de Inmigración de la Generalidad valenciana, Gotzone Mora, y de la familia Campoy-García, pionera de la objeción de conciencia a Educación para la Ciudadanía en España.

Gotzone Mora pronunció una conferencia en la que defendió el derecho y el deber de las familias de educar a sus hijos de acuerdo con el acervo de valores tradicionales. "Que no nos roben a nuestros hijos", exhortó, ante la injerencia del Gobierno socialista en la Educación en valores, por medio de la política educativa y de imposiciones como Educación para la Ciudadanía.

El presidente Camps delegó en el consejero de Educación de la Generalidad, Alejandro Font, criticó el despotismo de las medidas educativas del Gobierno presidido por Rodríguez Zapatero y transmitió el compromiso del presidente valenciano con la calidad y la libertad educativas.

La familia creada por el matrimonio de Mónica García y Alejandro Campoy fue distinguida como un símbolo de la resistencia cívica a la imposición gubernamental de Educación para la Ciudadanía. Campoy, miembro de la plataforma Hazte Oir, dedicó el premio a todas las familias objetoras y reconoció a su esposa, profesora en el instituto donde estudian sus hijos, como "la auténtica pionera" del movimiento cívico por la libertad educativa y de conciencia, y contra la nueva asignatura de adoctrinamiento.

También recogieron sus distinciones el vicepresidente del grupo Intereconomía, Sr. Vilarich, y el director de la revista de ideas Chesterton, José Antonio Fuster.

El programa concluyó con una cena en honor de los premiados por Concapa.

ETA clarifica su territorio
Pablo Sebastián Estrella Digital 17 Diciembre 2007

Mientras el consejero de Justicia del Gobierno vasco y dirigente de Eusko Alkartasuna, Joseba Azkarraga, condenaba el último atentado de ETA en Sestao y lamentaba que Batasuna no condenara la violencia y hablara de derechos humanos, en San Sebastián sus compañeros de partido aclamaban al líder batasuno Pernando Barrena en su congreso provincial y ante la dirección y presidenta de este partido, Begoña Errazti, lo que confirma que EA camina por la senda del entorno de ETA, abandonando los principios fundacionales y la trayectoria socialdemócrata lanzada en su día por Carlos Garaicoechea, dando alas políticas a la banda terrorista. Y ya veremos si esto es sólo el principio y si EA no acaba, en caso de ilegalización de ANV, ofreciendo sus listas electorales al mundo de Batasuna, lo que sería un fatal acontecimiento de la mayor gravedad.

Sobre todo porque el espectáculo de EA ayer en San Sebastián, a pocos días del doble crimen de Capbretón y horas después de la bomba de Sestao, prueba que ETA cuenta con el apoyo decidido del llamado nacionalismo más moderado —el PNV no anda lejos de estas posiciones si recordamos las últimas declaraciones de su presidente Urkullu—, en un tiempo en el que la banda terrorista acaba de dejar en evidencia su firme decisión de matar, en España o en Francia. Lo que debería ser motivo de reflexión de quienes, tras el último doble asesinato de ETA en Francia, provocaron comentarios en el Ministerio de Interior y en ciertos medios de comunicación —Gil Calvo en El País— hablando o escribiendo, respectivamente, de los encuentros fortuitos, o de “atentado casual” (no se sabe bien qué tienen de casual los tiros en la nuca de dos inocentes), lo que ha sido radicalmente desmentido por ETA en su último comunicado donde, abiertamente, confirma que va a matar cuando sea y donde sea.

Lo ocurrido en Sestao es otro dato más, y puede ser preámbulo de otras Navidades sangrientas o destructivas como las del pasado año, lo que suele ser una manera de la banda de festejar las Navidades a sus presos, aunque la bomba de Barajas del pasado año incluyó la novedad de castigar a Zapatero y su Gobierno por haber bloqueado el tramo final de todas las negociaciones políticas que el Gobierno y el PSOE mantenían con ETA y Batasuna.

Ahora, sin embargo, ya sabemos que habrá nuevos atentados y puede que más muertes inocentes sin que el Gobierno se atreva a declarar que no está decidido a renunciar, para siempre, a la negociación con ETA y a revocar el mandato que recibió, para esa negociación, del Congreso de los Diputados. Y todo ello mientras se ralentizan los trámites para ilegalizar a ANV, no se sabe bien si intencionadamente o por dificultades políticas y jurídicas, lo que le está dando al PP la plena razón política en esta crisis en la que ETA ofrece continuas pruebas de su determinación terrorista. La que ayer contó con el aplauso de EA, un partido en decadencia que pisa la raya de lo legal y que, a lo mejor, está pensando en mezclarse con Batasuna para reactivar su presencia institucional.

Kosovo y Euskadi
Manuel Molares do Val Periodista Digital 17 Diciembre 2007

Los nacionalistas vascos desean parecerse a las autonomías exyugoslavas que han ido emancipándose, pero su caso tiene poco que ver con el de ese país creado tras hundirse el imperio otomano en el siglo XIX dejando atrás poblaciones que arrastran odios seculares por motivos religiosos.

Yugoslavia fue, quizás, lo que habría resultado España si la conquista de Granada en 1492 se hubiera demorado hasta mediados del siglo XIX y no se hubiera decretado la expulsión de los moriscos en 1609: un territorio de pueblos belicosos suicidándose en guerras religiosas.

Los nacionalistas vascos, que antes decían sentirse reflejados en Eslovenia, Macedonia o Estonia, ahora consideran "muy positivo" para su secesionismo que la UE y EE.UU. reconozcan la autodeterminación-independencia unilateral de Kosovo, aun sin el aval de la ONU.

Y con el apoyo de Rodríguez Z, que afirmaba que no se movería un milímetro sin esa organización internacional, hicieran lo que hicieran los aliados de la UE o la OTAN.

Dicen los peneuvistas que la esperanza de esa autonomía, algo más grande que Euskadi y con 300.000 habitantes menos, es similar a la suya, pero existen entre ellas enormes diferencias: el 92 por ciento de los kosovares son musulmanes pobres y los vascos son católicos y proporcionalmente riquísimos.

Las luchas y los odios con los serbios vienen especialmente desde 1499, cuando los otomanos conquistaron Zeta --qué curioso--, la última plaza cristiano-ortodoxa de Serbia, y permanecieron imponiéndose con gran crueldad hasta que fueron expulsados en 1867.

Vencidos los musulmanes en la Reconquista España quedó bajo control cristiano. Durante siglos, obispos y burócratas fueron mayoritariamente vascos, los únicos españoles que no tenían que demostrar limpieza de sangre: la idea sabiniana del Rh viene de ahí, precisamente, de los “cristianos viejos”.

Guerreros y curas vascos llevaron la espada y la cruz a las conquistas españolas.
A veces los nacionalistas hacen recordar la historia del escorpión que envenenó a la rana que le ayudaba a pasar un río. Ahogándose los dos, el arácnido se justificaba: “Es mi naturaleza”.

Fernando Savater: "Los medios nacionales nos someten a un silencio ominoso"
Periodista Digital 17 Diciembre 2007

Define al Congreso como el teatro más importante de la democracia. Lidera, con Rosa Díez un nuevo partido que espera aportar voces nuevas entre los diputados de la cámara baja. En Unión Progreso y Democracia toman lo que consideran mejor tanto de la izquierda como de la derecha. Fernando Savater lamenta que hoy hayamos llegado a un pensamiento cero en el mundo de la política.

Recuerda cómo durante los primeros días después de nacer Unión Progreso y Libertad los medios de comunicación se volcaron con el proyecto. Pero pasados los fastos de la inauguración, Fernando Savater lamenta el silencio ominoso al que están sometidos.

Se debe a que los medios de titularidad pública están al servicio del Gobierno y los privados ya han apostado por su caballo.

Define su partido como progresista. No cree en el esquema cerrado de izquierda- derecha.

Es progresista quien lucha contra la tiranía, la pobreza, o la ignorancia sea de izquierdas o de derechas.

Sobre el estado actual de la clase política, Fernando Savater es pesimista y por eso quieren hacer llegar nuevas voces al Congreso de los Diputados.

Hemos llegado a un grado cero en pensamiento en la política. Se ha establecido la idea de que los votantes son tontos lo que es una tremenda falta de respeto de sus representantes hacia los ciudadanos.

Ya no han discurso político, sólo la capacidad de unos de denigrar a los otros.

Silencio:No molestar a ETA.
Vicente A.C.M. Periodista Digital 17 Diciembre 2007

El lema de campaña bien podría ser ese. Silencio:no molestar a ETA. Con la excusa de que ETA no marque la vida política, el Presidente Sr. Zapatero no es capaz de hacer ni una ligera alusión a la escalada terrorista de ETA con atentados de todo tipo. Se ha impuesto un silencio y adoptar la pose de una cariátide, soportando el peso de las críticas a su cada día más insostenible actitud de no condenar a ETA.

Pero ese silencio solo puede corroborar su decidida apuesta por seguir con la negociación con esa banda terrorista y su entorno. Ese silencio solo reafirma el engaño de un mensaje falso, de una inexistente voluntad de consenso que solo intenta ganar tiempo y votos para reemprender la rendición del Estado y las cesiones a ETA.Un silencio vergonzante que muestra la verdadera cara de quien parece estar atado por unos lazos invisibles y secuestrado en su libertad de acción.

No se puede explicar que no se den continuos mensajes de firmeza y de aliento a quienes se juegan la vida en la desactivación y labores de preservación de las vidas de los ciudadanos ante esos avisos trampa de bomba, que buscan víctimas directas en esos profesionales.No se puede explicar que no se pierda ni un solo minuto en cada acto ya sea de Estado o de Partido, para manifestarse en la línea de la lucha sin tregua contra esa banda de asesinos y hacerles perder la esperanza de obtener cualquier rédito por sus actos.

Por eso, ante este silencio culpable hay que preguntarse ¿por qué?. ¿Cual es el motivo que mantiene al Sr. Zapatero en esa actitud pasiva y hermética?.¿Acaso sigue manteniendo algún tipo de contactos con ETA?¿Hay ya acuerdos secretos que ETA desvelará cuando crea oportuno y si Zapatero no gana las elecciones?.

Los silencios nunca son inocentes, sino cómplices. Callar ante la agresión a la libertad es asumir el dictado de la violencia y los métodos terroristas de amedrantamiento. Si el Sr. Zapatero calla, los ciudadanos deberán expresar con su voto su voz de repulsa ante esta actitud de sumisión y de entrega de la libertad. Votar a Zapatero es votar el silencio de los corderos.

Zapatero calla y ETA marca de nuevo la agenda del Gobierno
EDITORIAL Elsemanaldigital 17 Diciembre 2007

Durante el fin de semana ETA ha irrumpido con fuerza y sin cambiar de estilo en la precampaña electoral. El sábado el diario abertzale Gara publicó un comunicado de la banda terrorista en el que recordaba su existencia y sus objetivos, incluso fuera de España, al tiempo que amenazaba a las instituciones democráticas y reivindicaba los crímenes más recientes. El domingo, como demostración práctica de la fuerza e intenciones de ETA, estalló una bomba en Sestao.

ETA ha colocado y hecho estallar una bomba junto a los juzgados de paz de Sestao, un artefacto que contenía amonal y que ha causado daños materiales importantes. El pasado 11 de noviembre la banda colocó otras dos bombas en los juzgados de Guecho, que en aquella ocasión hirieron a uno de los artificieros de la Policía autonómica vasca. Los terroristas han demostrado sobradamente su capacidad de acción, y la consistencia de su infraestructura, financiación e información en Vizcaya. Esas bombas, y atentados mucho más graves a los que los terroristas se refieren en su comunicado, requieren una respuesta política por parte del Gobierno.

El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, cuando ETA asesinó el pasado 1 de diciembre a los agentes de la Guardia Civil Raúl Centeno y Fernando Trapero en Capbreton (Francia), dio por buena la hipótesis de una "atentado fortuito", es decir que la banda habría asesinado sin premeditación para cometer los crímenes. Sin embargo, en su comunicado ETA reivindica esos dos asesinatos –cuya investigación parece excluir la idea de un encuentro casual- y otros atentados, anunciando que éstos seguirán y confirmándolo a continuación el domingo en Sestao.

El Gobierno, además, es mencionado expresamente en el comunicado de la banda, según la cual durante el diálogo y negociación que mantuvieron ETA ya habría advertido de que los atentados volverían en todo caso si no se garantizaba la seguridad política y jurídica de Batasuna y si se proseguía con las detenciones de terroristas. De esa manera, siempre según la banda, los cuatro muertos y los incontables daños causados después del final de los contactos entre los terroristas y los colaboradores de Zapatero ya habrían sido previstos por los etarras y no responden a atentados "fortuitos".

Las acciones de ETA y sus afirmaciones no pueden dejar indiferente al Gobierno. Es su dignidad, al margen de quién ocupe La Moncloa, la que se pone en tela de juicio. Por eso es especialmente significativo que en la misma mañana de la última bomba, en su primera aparición pública tras el comunicado, Zapatero clausurase lleno de buenas intenciones la Conferencia Sectorial de Educación y Ciencia celebrada en la sede del PSOE en Ferraz, y que lo hiciese sin mencionar la grave situación que se vive en el País Vasco y en Navarra. Sencillamente, no dijo nada.

Frente a una banda que afirma con orgullo su intención de matar policías y guardias civiles "sea donde sea" los ciudadanos tienen derecho a pedir al Gobierno una respuesta eficaz. Tras décadas de experiencia en democracia es notorio que las negociaciones sólo refuerzan a ETA, y por esa razón el Gobierno debe renunciar a su intención de dialogar con la banda; frente a ETA sólo se han demostrado útiles la unidad democrática y la aplicación estricta de las normas penales de nuestro Estado de Derecho. El resto, como se ha visto, sólo lleva a más dolor y a más atentados, sean o no "fortuitos".

La legislatura más negativa
Editorial ABC 17 Diciembre 2007

CON los plenos del Congreso y del Senado convocados para esta semana termina la VIII legislatura, calificada de «dura y ruda» por Manuel Marín en su despedida anticipada como presidente. Es probable que el Gobierno logre sacar adelante, con el apoyo de tránsfugas y minorías diversas, los presupuestos vetados en la Cámara Alta, pero el mensaje político se entiende fácilmente: después de cuatro años practicando la misma estrategia, el PSOE no ha conseguido aislar al PP, entre otras razones porque ni siquiera puede confiar en sus aliados radicales.

El Congreso se despide con las mismas cuestiones que han marcado una agenda dominada por la tensión permanente. Política antiterrorista y modelo territorial han sido los ejes del debate parlamentario, a los que a última hora se suma también -muy a pesar del Gobierno- un horizonte económico cargado de malos presagios. Es el final lógico de una etapa que muchos ciudadanos desean que no vuelva a repetirse: en efecto, con independencia del resultado electoral de marzo, crece la marea social que exige a los grandes partidos nacionales la recuperación del consenso en los asuntos de Estado. Un mensaje, por supuesto, cuyo destinatario principal es Rodríguez Zapatero, responsable de la ruptura de los acuerdos que hicieron posible la Transición. En este sentido, más allá de los giros precipitados y oportunistas, el periodo que comenzó el 14 de marzo de 2004 está marcado por el mal llamado «proceso de paz», por la distorsión del modelo de Estado a través del estatuto catalán o por la desafortunada ley de la memoria histórica. Como no podía ser de otro modo, la vida parlamentaria se ha visto afectada por la puesta en cuestión de los principios constitucionales básicos, creando así un ambiente de confrontación y discordia.

Una vez más, los grupos parlamentarios no han sido capaces de alcanzar el acuerdo para reformar un reglamento obsoleto, que necesita modificaciones para mejorar el procedimiento legislativo y perfilar los instrumentos de control al Gobierno. No sirve de nada presentar estadísticas según las cuales el Ejecutivo ha respondido a casi 200.000 preguntas escritas, porque no es un problema de cantidad sino de calidad democrática. Modernizar la Cámara no consiste en introducir medios tecnológicos auxiliares. Es imprescindible, en cambio, cambiar el funcionamiento de las comisiones de investigación: esta vez, el Congreso ha defraudado a la opinión pública con la fallida comisión sobre el 11-M. Los debates sobre el estado de la Nación pierden viveza y se desvanecen en una confusa votación sobre propuestas casi siempre inútiles. Por el contrario, la sesión de control de los miércoles mantiene la atención a través de un intercambio dialéctico entre Gobierno y oposición que ha deparado buenos momentos a lo largo de la legislatura.

El Senado termina esta etapa con un pleno «escoba», fiel reflejo de la vida lánguida que desarrolla bajo la apariencia de una representación territorial. La presencia de Rodríguez Zapatero una vez al mes ha proporcionado a la Cámara un protagonismo fugaz: entre otras cosas, fue allí donde el presidente dijo que España es un concepto «discutido y discutible», tal vez su frase más desafortunada en estos cuatro años. Fallida de nuevo la reforma constitucional, el Senado sigue pendiente de una solución que otorgue sentido institucional a una Cámara que sobrevive multiplicando las comisiones de estudio o actuando como anfitrión pasivo de la Conferencia de Presidentes y otros foros similares. Las Cortes Generales echan el cierre después de una legislatura que ofrece un balance claramente negativo. En el moderno estado de partidos, las grandes decisiones se toman fuera del Parlamento, pero no sirve de nada ocultar la realidad recordando el alto número de leyes aprobadas o las muchas horas de debate en plenos y comisiones. El Congreso de los Diputados y el Senado representan al pueblo español, y es precisamente el titular de la soberanía quien exige un Parlamento que sepa estar a la altura de una sociedad moderna y desarrollada.

Menú de España
HERMANN TERTSCH ABC 17 Diciembre 2007

No se irriten, ciudadanos. No se atraganten. Aquí no pasa nada. Huyan de catastrofismos y crispaciones. Háganlo ahora en Navidades -perdón, durante el solsticio de invierno- o después, cuando baje la inflación y ETA tome conciencia de que Alfredo Pérez Rubalcaba, ése que no sabía quien roba las armas en Francia y piensa que los zulos y las cartas de extorsión son sólo proyectos, es la «bestia negra» que los ha derrotado.

Al fin y al cabo, casi todo el mundo en este santo país se acostumbra pronto o tarde a tragar de todo y con todo. Aunque sea conejo. Peores bocados se digieren a diario: «Gobierno de España». No tiene ya la menor importancia que el secretario general de Agricultura y Alimentación, un tal Joseph Puxeu, recomiende a los españoles una «carne sana, ligera, muy apetecible y barata» de roedor.

A estas alturas ya la mayoría de los españoles no parecen percibir la falta de respeto de todos y cada uno de los anuncios y consejos que financian con sus impuestos para castigarse y para supuesta mayor gloria de un Gobierno de España que cada vez se asemeja más a una banda convocada por el Tempranillo.

Que la ministra de educación les diga a los padres de familia españoles que los colegios están en el mejor momento de su historia es una mentira casi elegante a estas alturas. El pijerío progresista que lleva a sus hijos a colegios extranjeros o de elite se parten de risa ante las calamidades de la escuela pública, la sistemática dinamitación del futuro personal, intelectual, profesional y académico de los niños obligados a actuar siempre como el peor de la clase.

Que el director general de tráfico, un tal Pere Navarro, que amenaza a los conductores españoles con la cárcel y el control total absoluto y continuo sobre su vida y hacienda, siga en su cargo -y dando consejos sobre conducción- sin haber mostrado la decencia de dimitir tras ser grabado su coche oficial infringiendo masivamente las ordenanzas de tráfico, no parece tampoco crear ningún resquemor. Lo espectacular habría sido el gesto de dignidad de la dimisión o de sus superiores de anunciar su cese. Pero donde no hay demanda carece de sentido la oferta.

Tampoco tiene importancia que el ministro de Interior, el fiscal general y el jefe de la Policía pretendan hacernos creer que los últimos años no han existido. Y que ha sido una obra de sabiduría, perspicacia y firmeza democrática su política de apaciguamiento de la banda terrorista y de sus terminales políticas y financieras -que en muchas otras sociedades democráticas antes homologables a la nuestra se calificaría como pura traición al Estado que juraron defender-. No se trata siquiera ya de lamentar la falta de principios, la demagogia o el posibilismo temerario y la abismal irresponsabilidad dolosa en la defensa de la seguridad de los españoles. Porque los resultados oprobiosos superan, si cabe, la ofensa a la dignidad del Estado y de la ciudadanía.

En Madrid, por donde Chamberí va a encontrarse con Argüelles, hubo dos cementerios muy activos hasta finales del siglo XIX, si no me equivoco. Allí se desarrolló después una colonia chabolista muy dinámica con muchos menos problemas de integración que las promovidas hoy en día por el ministro Caldera del Gobierno de España con su política de inmigración.

A la caza del conejo
Muchos aprovechaban las ruinas de panteones, tumbas y nichos. Allí floreció también la cultura de la caza del conejo con hurones. Se solía practicar debajo de Cuatro Caminos, en la Dehesa de la Villa. No excluyo que, de repetir, este Gobierno de Z,Z,Z por todas sus TVZs y por las cadenas privadas beneficiadas por sus favores o aterradas ante sus represalias, nos recomiende que pongamos «un hurón en nuestra vida», bicho cariñoso, nada facha y cazador de conejos. A unos, como a los cubanos, les dicen desde España, que deben considerarse felices bajo el castrismo y les reprochan que quieran huir a un país que elige a un facha como George Bush. Siempre haciéndo el menú a los demás, los liberticidas.

Hace más de veinte años, un miembro de la Stasi, la policía política de la RDA, que tuvo la desgracia de ser mi escolta y vigilancia con frecuencia, me aseguraba que el miserable coche que producía aquel estado socialista, el Trabant, era más adecuado para sus compatriotas que el Saab con el que yo le metía en tantos aprietos desafiando a los Pere Navarros del régimen aquél.

Ceaucescu pretendía que sus súbditos eran más felices comiendo las pezuñas de cerdo, la única pieza del animal que no exportaba y que por ello los rumanos llamaban «patriotas». «Baja y compra unos patriotas», decía Ceaucescu. Sólo falta la coletilla: Gobierno de España.

Cuando las elecciones se juegan a cara o cruz entre Rajoy y ZP
-Podíamos pedir ahora la unidad de los demócratas contra la subida de los precios, a ver si los del PP pican también en esto y no nos hacen oposición.
PABLO SEBASTIÁN ABC 17 Diciembre 2007

Anunciadas están las justas televisivas entre el presidente Zapatero y la alternativa de Rajoy, un mano a mano entre paladines de los respectivos partidos, para que diriman el título de campeón y presidente del Reino de España. Un torneo a dos vueltas ante una mayoría de ciudadanos que serán convocados para ver quién, a su juicio, parece merecedor de la confianza para gobernar.

Resulta sorprendente que un partido que gana las elecciones, como ocurrió en 2004 con el PSOE, no tenga clara la renovación del poder al menos por otros cuatro años. De ello tiene toda la responsabilidad Zapatero, autor de los destrozos causados en la legislatura, por lo que tampoco se entiende que la oposición de Rajoy haya sido incapaz de construir una alternativa clara con expectativas de victoria, y que haya dejado todo para el final, para este cara o cruz en televisión del que podemos imaginar un ensayo general.

En la economía, Zapatero, como la cigarra del cuento, anunciará un corto invierno que dará paso a una esplendorosa primavera que garantizará dos millones de empleos, el crecimiento y la renta por los cielos, fin de la fiebre inflacionista, viviendas gratis, créditos moderados y el control del gasto familiar. Sobre todo cuando los españoles aprendan, como ha dicho Solbes, que no deben dejar un euro de propina, cuando se pagan dos cafés por 1,60 euros, que es lo que suele pagar Zapatero. Y si esto no funciona será por causa del petróleo internacional. El gobierno no se da por enterado del inicio de la recesión y sólo admite una desaceleración temporal.

Rajoy ve las cosas desde el punto de vista de la hormiga ahorradora y dice que Solbes dilapidó la despensa que les dejó el PP y no se preparó para los tiempos de las vacas flacas. Pero, a la vez, propone su rebaja de impuestos y subida de pensiones y, mientras subrayan la caída del poder adquisitivo en los hogares españoles, critica la subida del salario mínimo.

El debate territorial y la paulatina centrifugación del Estado será un asunto central del encuentro. Zapatero justificará como pueda la reforma soberana de los Estatutos autonómicos, y acusará al PP de doble moral al criticar el Estatuto catalán y avalar los de Andalucía y Valencia, que, en su opinión, son similares al de Cataluña. Y no dirá nada del pretendido futuro estatuto vasco, ni explicará por qué, después de la reforma reciente, el nacionalismo catalán reclama ahora la autodeterminación.

Rajoy acusará a Zapatero de abrir sin consenso nacional la caja de los truenos territoriales; del fin del principio de solidaridad entre regiones; de la ausencia de igualad de derechos y deberes entre españoles, y de devaluar España como nación. Subrayando que los pactos -en Cataluña y España- del PSOE con ERC, partido independentista, contrario a la Constitución y que apoya ETA y Batasuna, está en el origen del caos nacional. Y Zapatero le preguntará a Rajoy ¿cómo piensa pactar con los nacionalistas si no logra una mayoría suficiente y si, en ese caso, retirará el recurso interpuesto por el PP contra el Estatuto catalán?

La fracasada negociación con ETA será otro plato fuerte del debate. Rajoy culpará a Zapatero de hablar con ETA de política, de negociar sin el apoyo del PP y las víctimas -lo que no hicieron González, ni Aznar- y legalizar al brazo político de ETA. Y le pedirá que diga públicamente si piensa volver a negociar con la banda en caso de victoria electoral. Mientras, Zapatero insistirá en que el PP utiliza el terrorismo como arma electoral, y que no apoyó al gobierno en esta política. En el aire estará la ilegalización de ANV, así como la vista gorda de la fiscalía durante el proceso negociador con ETA, lo que dará paso al debate judicial.

Zapatero acusando al PP de haber jaleado la conspiración del 11-M y de no acatar la sentencia de la Audiencia Nacional, de boicotear la renovación del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Constitucional. Y Rajoy de abroncar, en público, a la presidenta del Constitucional para colar, como leyes orgánicas, la reforma constitucional encubierta del Estatuto catalán, y de conducir el Estado hacia un modelo confederal, abriendo la puerta de la confrontación nacional, con la ley de memoria histórica y la revisión de la Guerra Civil. Y distorsionando el sistema educativo, ahora suspendido en Europa, y aquí incluido el uso y la divulgación del idioma español, asuntos que Zapatero querrá evitar, acusando, por su parte, al PP de fomentar en la calle la crispación y de apropiarse de los símbolos de la unidad nacional.

La guerra de Irak regresará a la discusión sobre política exterior, pidiendo Zapatero a Rajoy que reconozca el error del PP y luciendo sus prioridades europeas frente al atlantismo popular. Y Rajoy reprochará al presidente la crisis con Venezuela, y su relación con Cháves, Fidel y Morales, de los que Zapatero dirá que no son peores que Gadafi y otros líderes árabes, africanos y asiáticos, a la vez que presentará el cambio climático -una vez enterrada la Alianza de las Civilizaciones- como nuevo juguete electoral. Y concluirá pidiéndole a Rajoy la lista de su futuro gobierno. Y el líder del PP replicará diciendo que no le será difícil mejorar el nivel del gobierno actual.

Y si los debates se producen en estos términos, sin agresiones especiales ni sorpresa particular, seguiremos en el empate técnico a la espera de la noche electoral.
LA CRÓNICA DEL LUNES

La bofetada europea
EDURNE URIARTE ABC 17 Diciembre 2007

Europa sigue siendo una entelequia en casi todo. Y desde luego en asuntos de terrorismo. Admitir a trámite la demanda de un grupo terrorista, Batasuna, es una bofetada a las víctimas, a los ciudadanos españoles, a la libertad y a los derechos humanos que está precisamente obligado a defender el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Que la admisión a trámite no prejuzgue el resultado no le quita un ápice de gravedad a la decisión. En la medida en que considera que sí puede haber una vulneración de la libertad de expresión y de asociación de Batasuna, el Tribunal deja a un lado el hecho sobradamente probado en España de la condición terrorista de los demandantes. Lo pone en duda, algo que jamás haría ante la demanda de un dictador, de los grupos terroristas que sí reconoce con claridad, Al Qaeda, por ejemplo, o, simplemente, del nazismo, el único movimiento criminal al que Europa parece sensible. Para ello tuvieron que ser asesinados seis millones de judíos. Para que los tribunales no dedicaran un solo minuto a la libertad de expresión de los grupos que abogan por el exterminio de los judíos.

El problema de Europa es que aún se empeña en no conocer nada sobre terrorismo etarra y lo que conoce lo hace a través del Estado español. Y el Estado le ha dicho durante los últimos cuatro años que pone en duda todo aquello que le había transmitido el Gobierno anterior, las víctimas del terrorismo o los movimientos cívicos. Que Batasuna es ETA, pero menos, por lo que el PSOE va a formar una mesa de partidos con ella, que ETA quiere la paz, que sus votantes, aunque no lo parezca, repudian la violencia y necesitan un partido legal para expresarse, que lo del PCTV y ANV no está claro y que no se sabe qué es peor, si los extremistas de Batasuna o los extremistas de la resistencia.

Ése es el fondo político que sustenta la decisión de Estrasburgo. Si no existiera, el Tribunal no se habría avenido a deliberar sobre el derecho a la libertad de expresión de un grupo terrorista. No elimina la responsabilidad de ese Tribunal, pero sí sirve para entender, nuevamente, que la clave de la lucha contra ETA es puramente nacional.

Chivatazo a ETA
Los GAL al revés de Z
Isabel Durán Libertad Digital 17 Diciembre 2007

Jamás nadie imaginó que los maniobreros sin escrúpulos del socialismo gobernante llegaran a convertirse en "socios" de esos terroristas a los que otrora mataban y enterraban en cal viva al margen de la ley. Una década después de los GAL, las cloacas de Interior se han convertido en compañeras de viaje de los etarras al punto de darles el soplo para que escampen antes de la llegada las fuerzas de seguridad por orden de un juez "díscolo" con el proceso de rendición de Zapatero. Y es que el escándalo del chivatazo desde un teléfono de la Policía y del jefe de seguridad del PSOE a los miembros de la trama de extorsión de la ETA no tiene parangón en la historia de la democracia. Son los GAL al revés de Z.

Los hechos conocidos hasta ahora resultan estremecedores. El 6 de mayo de 2006, el juez Grande Marlaska ordena la detención de Joseba Imanol Elosúa, en una importante operación para desarticular la trama de extorsión a empresarios en el País Vasco. Esa mañana se iba a proceder a la entrega de dinero procedente del mal llamado impuesto revolucionario. Noventa minutos de que se inicien las detenciones, el responsable de seguridad de la formación del PSOE, Fernando Mariscal –ex coordinador en Francia de la lucha contra ETA en la etapa de Aznar–, telefoneó desde Ferraz al comisario jefe de San Sebastián en las inmediaciones del bar El Faisán donde dirigía el operativo. Al mismo tiempo, desde un teléfono que pertenece a la Comisaría General de Información, se da el chivatazo a Elosúa y todo el operativo se da al traste.

¿Quién dio la orden para que se produjera la llamada que impidió que les cogieran a los etarras in fraganti? ¿Zapatero, Rubalcaba o los dos en comandita? Porque, desde luego, a estas alturas de la película nadie se cree que la decisión la tomara un comisario político cualquiera. ¿Y qué decir de los socios parlamentarios del Partido Socialista? ¿No son acaso cómplices por su falta de exigencia de explicaciones y de responsabilidades del Gobierno, apoyando así que familias enteras sean víctimas de un chantaje infame y criminal? ¿Dónde queda la decencia de la Cámara? Todavía están a tiempo sus señorías, aunque sea por mera coartada electoral, de enmendar la legislatura de la ignominia, del cordón sanitario no contra el terror sino contra sus víctimas y el Partido Popular.

El PSOE y el Gobierno deben dar explicaciones sobre estos atentados contra el Estado de Derecho. Todos los datos antes citados proceden de informes elaborados por la Guardia Civil, convenientemente edulcorados por el juez Garzón para eximir al partido de Zapatero de culpa alguna. Los GAL al revés de Z cuentan ahora con el inestimable apoyo del juez que instruyó los sumarios del terrorismo de Estado como venganza contra Felipe González. Estos nuevos comandos policiales de Z, que evidentemente no actúan por iniciativa propia, han sido capaces de manipular informes policiales para proceder a la detención de inocentes, de dar el chivatazo a terroristas y quién sabe de cuantas cosas más.

¿Quién fue el chivato de ETA? También eso lo "queremos saber"
Santiago Abascal elsemanaldigital 17 Diciembre 2007

Mientras Garzón compite con el Tribunal Supremo para colgarse la medalla de la ilegalización, dormita entre sus papeles el secreto mejor guardado: ¿de dónde vino el aviso al Bar Faisán?

El Bar Faisán permanecerá en la memoria colectiva de los españoles como un icono de la traición de las instituciones a la sociedad española. Hace más de un año, un etarra -cuya detención era inminente- fue avisado, Dios y Garzón (presuntamente) saben por quién, para evitar su captura.

Los medios de comunicación han barajado muchas hipótesis. Algunas fuentes apuntaban a mandos policiales, otras a responsables de seguridad de partidos políticos y otras a representantes políticos. Los informes de la Guardia Civil en relación con el chivatazo al máximo sicario del aparato de extorsión de ETA, el terrorista Elosúa, analizaron el tráfico de llamadas telefónicas en torno al Bar Faisán, en Irún (Guipúzcoa), en el que el susodicho terrorista recibió una llamada (contada por él a su cuñado, lo que fue grabado por la policía) en la que se le advertía de que iba a ser detenido y se le trasladaba la idea de que el chivatazo pretendía salvar el "proceso de paz".

El tráfico policial de móviles en torno al Bar Faisán en la hora del chivatazo detectaba una llamada desde la sede del PSOE al teléfono de un mando policial que estaba en la zona. Era el día de su cumpleaños y el jefe de seguridad del PSOE, un tal Mariscal, le llamaba para felicitarle un día tan feliz. Vamos, una casualidad. Eso es lo que le han contado a Garzón y lo que él nos ha contado a nosotros.

Poco más sabemos del suceso. Lo que sí sabemos es que el juez Marlaska tuvo que apartar al Comisario General de Información, Telesforo Rubio, por ocultarle el chivatazo durante seis días. Y también sabemos que el asunto ahora dormita entre los legajos de Garzón, poco interesado en su resolución, y mucho en ganar su particular carrera para suspender las actividades del PCTV y ANV con los mismos informes de la Guardia Civil que en su día no le parecieron suficientes. Tenemos al juez pensando en sus medallas y en no perjudicar para siempre a algún que otro politiquillo corrupto y a algún policía sin respeto a su placa y su juramento constitucional.

Los teléfonos han ardido durante este proceso entre los de Zapatero y ETA. El celular de algún político socialista fue el esgrimido por un etarra en su detención en Francia para decir que tal político daría cuenta de que éste (el etarra) formaba el aparato negociador. Haría bien el juez en mirar si ese teléfono –directa o indirectamente- sonó también en torno al Bar Faisán.

Por ahora, lo único que podemos afirmar a ciencia cierta es que, si Garzón no resuelve tan espinoso asunto, la mancha y la sospecha de la traición caerán colectivamente sobre las instituciones: gobierno, policía y jueces con poco interés según para qué. Si, por el contrario, el juez estrella desenreda la trama, tal mancha sólo la portarán individualmente los supuestos culpables de tan infame chivatazo, de tan odiosa traición al pueblo español y a las instituciones democráticas.

El oportunismo electoral del PSC: recurre al castellano para Navidad
 Periodista Digital 17 Diciembre 2007

El Ayuntamiento de Barcelona, presidido por el PSC, nunca se ha mostrado muy sensible hacia los barceloneses castellanohablantes. Casi como que no existen. Pero llegan las elecciones y el partido que encabeza José Montilla se "acuerda" de los catalanes de segunda. Por motivos navideños, Jordi Hereu (PSC), alcalde de Barcelona, se dirige en español a sus votantes y aparca sus habituales desplantes al castellano.

Como publica hoy el blog Criterio, basta con recordar los carteles sobre comportamiento cívico, los luminosos sobre normas de circulación o, por ejemplo, las inserciones publicitarias en prensa escrita para ver que los del PSC han venido ignorando a los castellanohablantes desde hace tiempo. Pero estamos cerca de elecciones y algunos tienen mala memoria.

Partidos
Fortalecer la enseñanza del castellano... fuera de España
  La Razón 17 Diciembre 2007
Zapatero anunció la puesta en marcha del Centro Nacional de Artes Visuales y de la Agencia de las Industrias Culturales, así como el fortalecimiento de la enseñanza del castellano en el mundo y el desarrollo del turismo cultural. Además, abogó por hacer de la cultura un campo de «convivencia y no de confrontación».

Autonomías
Baleares impulsa con Cataluña y Andorra la expansión del catalán
Antich, Carod-Rovira y Bargalló se reúnen hoy para refundar el Institut Ramon Llull
El Gobierno balear perteneció a la institución desde su fundación, pero Jaume Matas la dejó en 2004.
R. B.  La Razón 17 Diciembre 2007

Barcelona- El vicepresidente de la Generalitat, Josep Lluís Carod-Rovira, el presidente del Gobierno balear, Francesc Antich, y el ministro de Cultura andorrano, Juli Minoves, se reunirán hoy en Palma de Mallorca para abordar la refundación del Institut Ramon Llull (IRL).

La reunión, a la que también asistirá el director del IRL, Josep Bargalló, tiene lugar después de que el pasado mes de octubre el vicepresidente catalán, el jefe del Ejecutivo balear y el ministro andorrano acordasen refundar la institución para dar cabida a los tres gobiernos. Los tres Ejecutivos quieren acordar una fórmula jurídica para convertir el Institut Ramon Llull en el principal instrumento para la proyección exterior de la lengua y la cultura catalanas. En la actualidad, el IRL es un consorcio integrado por la Generalitat y el Institut d?Estudis Catalans.

El Gobierno balear perteneció a la institución en su fundación, pero en 2004 abandonó el Llull por divergencias con la Generalitat por el nombramiento de su director, que finalmente fue el editor Xavier Folch. Sin embargo, en el programa electoral del presidente Antich ya figuraba la voluntad de refundar la institución para que Baleares volviera al Llull. Baleares -a través del Institut d?Estudis Baleàrics- y Andorra ya tuvieron representación institucional en el programa literario de la pasada Feria del Libro de Frankfurt, donde la cultura catalana fue la invitada de honor, gracias a un acuerdo con el Llull.

A este respecto, nadie pone en duda que el desembarco catalán en la última edición de la Feria del Libro de Fráncfort fue el mayor que se ha vivido de una cultura invitada en el certamen alemán. Pero hacer las cosas a lo grande tiene su precio y, en este caso, fue tan abultado como la expedición que inundó Fráncfort los primeros días de octubre. Sólo el presupuesto gestionado por el Institut Ramon Llull para el Proyecto Fráncfort ascendió a 12.107.555 euros. El grueso del Proyecto Fráncfort 2007, como lo bautizó esta institución, corresponde a la Feria, aunque el Llull que capitanea Josep Bargalló ha organizado actividades literarias en otras ciudades, como Leipzig, Colonia o Berlín. En una respuesta parlamentaria a una pregunta de Ciutadans sobre el gasto global de la participación catalana en Fráncfort, el director del Llull informó que el presupuesto gestionado por esta institución es de 12.107.555 euros. Añadió que «una vez efectado el cierre del ejercicio se procederá a la liquidación definitiva de las cuentas». Los gastos a los que tuvo que hacer frente el Ramon Llull fueron muchos y de los más dispares. En cuanto a cultura propiamente dicha se refiere, la comitiva de escritores en lengua catalana que llevó al certamen superó el centenar de autores, a pesar de la ausencia de los que han optado por el español como lengua literaria. La partida por la presencia de autores dentro del Proyecto Fráncfort asciende a 449.750 euros.

El Senado vota a favor del dominio .ct para Cataluña, destinado solo a estados
Criterio.es 17 Diciembre 2007

El pleno del Senado ha aprobado una moción de CiU, con el increíble apoyo del PP, y del PNV, para que el Gobierno nacional proponga que Cataluña tenga el dominio territorial de primer nivel en internet, con el dominio .ct, que está destinado solo a los estados. Todos los demás dominios son temáticos. Por ejemplo el .cat. Pero los de dos letras son los reservados a los estados: .es, .fr, .it, .us... Los senadores del PSOE, PSC, ERC, e ICV han votado en contra, pero la propuesta ha sido aprobada. La enmienda de separatismo digital se ha incluido en la Ley de Medidas de Impulso de la Sociedad de la Información y el texto asegura que "el Gobierno incorporará, en el plazo máximo de seis meses, a Cataluña en el listado ISO 3166-1 alpha2, que le permitirá disponer de un dominio territorial de primer nivel".
La primera reacción del PP ha sido decir que se han equivocado y han asegurado que en el Congreso -a donde va ahora la ley, según el trámite legal- votarán en contra. Para dejar más si cabe en evidencia a algunos de los senadores, la ponente del PSOE, Lourdes Muñoz, no ha negado que en un futuro el PSOE vote a favor de que Cataluña tenga el dominio .ct, aunque, de momento lo han descartado porque el .cat no está todavía implantado.

Hay que recordar que para la aprobación del .ct, lo aprobado en el Senado es imprescindible, aunque no es el único paso para que sea efectivo el dominio de primer nivel dedicado a los estados. De hecho, para la aprobación del .cat fue necesario una autorización del ministro de Industria apoyando la propuesta. José Montilla era entonces el ministro de esa cartera que muy sutilmente, como suele actuar el nacionalismo en Cataluña y en todos los ámbitos que estén a su mano, firmó una autorización con el explícito "el Ministerio de Industria no se opone al dominio.cat", que es lo mismo que decir: sí, está a favor.

El portavoz de Cultura de CiU y ponente de la ley en el Congreso, Jordi Vilajoana, ha valorado la aprobación de esta enmienda en el Senado porque con ello "se da a Cataluña un espacio propio como país en el dominio de Internet".

Una muestra más de la torpeza de los senadores y diputados ante las propuestas de los nacionalistas. Así llevamos 30 años.

España, siglo XXI.
Por Virgulilla

La nación sin ciudadanos: el dilema del País Vasco
Fernández de Casadevante, Carlos 17 Diciembre 2007

Lugar y fecha de edición: Madrid 2006
Editorial: DILEX, S.L.
Páginas: 223
Encuadernación: Rústica
Medidas: 24 cm. Idioma: Español
ISBN(13): 9788488910752
Contraportada:

Después de cuatro décadas de terrorismo y de ausencia de libertades, el País Vasco continúa con su eterno dilema: la imposibilidad de un proyecto incluyente, aglutinador, compartido por todos los vascos, como consecuencia de la opción deliberada del nacionalismo por un País Vasco basado en la etnia -el «pueblo vasco»- y en el derecho de autodeterminación. Es también esta opción la que explica la pasividad con la que el nacionalismo ha abordado la lucha contra el terrorismo y la frialdad que ha caracterizado su actitud frente a las víctimas del terrorismo; frialdad también presente en el seno de la Iglesia local del País Vasco -y en particular en la de Guipúzcoa- respecto de esas mismas víctimas.

Se sostiene desde el nacionalismo vasco que el acceso a la independencia y la creación de un Estado Vasco son posibles en España a través de la vía de los derechos históricos y que tanto la Unión Europea como el Derecho Internacional amparan su reivindicación relativa al ejercicio del derecho de autodeterminación. Invocan en este sentido ejemplos tan dispares y contradictorios entre sí como los de Timor Oriental, Gibraltar, Andorra, Eslovenia, Eslovaquia, la República Checa, Lituania o Montenegro, entre otros. Sin embargo, el examen de la práctica internacional revela precisamente lo contrario: la vigencia del Estado y la inexistencia de un derecho de autodeterminación que ampare secesiones de Estados democráticos, respetuosos de los derechos humanos y del Estado de Derecho. Tampoco el recurso a los derechos históricos amparados por la Constitución de 1978 permite secesión alguna.

En pleno siglo XXI el País Vasco continúa siendo una sociedad fracturada en la que, como han denunciado órganos internacionales, la democracia, la libertad, la igualdad entre los ciudadanos y el disfrute de los derechos fundamentales no existen para aquellos de sus miembros que no son nacionalistas. Otorgada la prioridad al sujeto colectivo -«el pueblo vasco»- la nación que predica el nacionalismo vasco respecto de Euskadi es una nación imposible porque le falta el elemento fundamental: los ciudadanos. Ciudadanos libres e iguales en derechos.

CARLOS FERNANDEZ DE CASADEVANTE ROMANI (Irún, 1956) es Catedrático de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales de la Universidad Rey Juan Carlos. Antes lo fue de la Universidad del País Vasco.
Índice

PRIMERA PARTE: LOS HECHOS DIFERENCIALES
1. Que los áboles no impidan ver el bosque, a modo de recordatorio.
2. La pasividad de la iglesia local del País Vasco.
3. El más dificil todavía, la construcción de un País Vasco común.
4. La trampa del lenguaje como instrumento de seducción.

SEGUNDA PARTE: LOS PILARES DEL EDIFICIO, ENTREMOS EN LA MATERIA
5. La consideración de los derechos históricos como fundamento de la soberanía originaria de los vascos.
6. El derecho de autodeterminación.
7. Europa como excusa.
8. Ni todas las ideas, ni todos los proyectos políticos.
9. Ciudadanos, no vasallos, derechos y libertades en el País Vasco.
La reseña del libro en Foro Ermua

Otorgada la prioridad al sujeto colectivo, la nación que predica el nacionalismo vasco es una nación imposible porque le falta el elemento fundamental: los ciudadanos.

La reseña del libro en www.reei.org

Es éste, ciertamente, un libro de investigación, de análisis, de pensamiento. Recoge datos contrastados y aporta propuestas y valoraciones meditadas. Pero es también éste un libro de emoción, de sentimientos, muy distante de la asepsia, desasimiento que suelen rezumar los libros científicos (a veces, aun cuando hablen de las miserias engendradas por el sistema internacional). Estamos, por consiguiente, ante una obra de razón y de corazón a la vez. No es para menos si consideramos su objeto: la filosofía que inspira al nacionalismo vasco, que, en su acepción violenta, tantas vidas ha segado y angustiado y tanto ha procurado presidir y desestabilizar la flamante y, por muchos conceptos, modélica democracia española. El rigor científico y también el componente emotivo de la obra deriva igualmente de la personalidad de su autor: vasco no nacionalista, catedrático de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, y anteriormente de la Universidad del País Vasco.

El trabajo constituye, en efecto, una diatriba contra el nacionalismo vasco, probablemente más dirigido en este caso hacia el pacífico o democrático, que hacia el terrorista. Ambos tipos de nacionalismo comparten, dice el autor, objetivos finales (al cabo, la independencia de Euskal Herria), si bien, lo que no es pequeña diferencia, sus métodos son distintos. El libro está en buena parte escrito al calor de la “Propuesta de Estatuto Político de la Comunidad de Euskadi” –“Plan Ibarretxe”, popularmente-, aprobado en 2004, que planteaba un estatuto de libre asociación con el Estado español, y que constituye la primera gran formulación jurídica de los fines, intermedios, del principal partido político en Euskadi. Al autor lógicamente le duele la idea de que su tierra se separe de España, pero también le duele, y la fustiga, la condescendencia pasiva –falta de respeto y afecto para las víctimas, dejación de los deberes institucionales del Gobierno vasco en la lucha contra el terrorismo etarra- observada en todos estos años de administración autonómica.

El libro aborda, sin ánimo por supuesto de exhaustividad, diversos vectores de la “cuestión vasca” no directamente relacionados con el campo exterior: así, reprocha a la Iglesia católica vasca, en especial la guipuzcoana, su “caridad selectiva” con este problema; la contradicción en que cae el nacionalismo vasco al no prolongar la descentralización hacia los municipios de la comunidad autónoma o, desde luego, su manipulación de la historia, que provoca un sistema educativo sectario. Esa historia se refiere a la de la época democrática (negando el carácter pactado del Estatuto de Gernika) o a la más distante (sosteniendo que los derechos históricos corresponden al pueblo vasco, y no, como es la realidad, a sus provincias y Navarra). Por tanto, el profesor Fernández de Casadevante aparece en muchos epígrafes simplemente como un ciudadano concienciado y comprometido más que como un internacionalista propiamente. De ahí que el lenguaje del libro sea más ágil y vivo que formalista; que varios epígrafes se separen de cánones academicistas; y que la bibliografía manejada sea variada y muy personal.

Pero la parte principal de libro, y sin duda la más técnica y especializada, es la dedicada a rebatir las falsedades y medias verdades blandidas por el nacionalismo vasco para sustentar su causa en el sistema internacional y europeo en la idea de que hay un auténtico conflicto entre el Estado y Euskadi. A tal efecto, se buscan referentes comparativos: repúblicas bálticas, Irlanda del Norte, Puerto Rico, más recientemente Montenegro, quizá pronto Kosovo o Escocia. Incluso se hurga en la jurisprudencia comparada, en esencia la dimanante de la Sentencia del Tribunal Supremo canadiense sobre Quebec pronunciada en agosto de 1998, que en el acertado criterio de Fernández de Casadevante desmonta, más que afianza, la tesis a favor de la libre determinación de la provincia (por cierto, reconocida como nación por el Parlamento de Canadá, es decir por el conjunto del Estado y no unilateralmente, en noviembre de 2006. Esta declaración institucional, empero, no disipa, como es de comprender, las interpretaciones divergentes sobre el futuro).

El preámbulo del llamado “Plan Ibarretxe” invoca como argumento para sus fines el derecho a la autodeterminación reconocido en Derecho internacional, en el marco de un tiempo pretendidamente presidido por la libre adhesión y asociación. Se trata de una tesis falaz, como el libro sostiene. En realidad, el Derecho internacional está elaborado fundamentalmente por y para Estados, y tutela la integridad territorial de aquellos Estados que se organizan de forma democrática. Por lo demás, los pueblos sin Estado a los que se les confiere el derecho a la libre determinación están ya contados y se encuentran aherrojados por la ocupación colonial, racista o extranjera. Nada que ver, claro, con la situación de Euskal Herria, a la que no se le otorga una subjetividad internacional propia, un derecho a la secesión, que además se encuentra obstaculizado en su caso por la circunstancia de que el País Vasco francés no tiene un reconocimiento político propio en su Estado y por la pretensión de incorporar a la causa a una comunidad autónoma distinta: Navarra. Evidentemente, sin embargo, el Derecho internacional se orienta también por el principio de efectividad, y un hipotético País Vasco independiente quedaría sometido para su despliegue verdadero al reconocimiento por parte de la comunidad internacional. Todo lo dicho, ciertamente, confirma la importancia de llamarse y ser llamado Estado (soberano) en las relaciones internacionales, pues sólo adquiriendo ese estatus se puede participar de veras en la gobernanza internacional.

En consecuencia, el País Vasco carece del derecho, internacionalmente reconocido y protegido, a la autodeterminación externa. La otra autodeterminación, la interna –concebida como un derecho a la democracia, a la elección popular de los representantes- está amparada y desarrollada por el ordenamiento español. Paradójicamente, los estragos del nacionalismo son los que cercenan el libre ejercicio del derecho de sufragio universal (candidatos exiliados, asesinados, amenazados e intimidados, etc.). Dice Fernández de Casadevante que los partidos no nacionalistas no pueden hacer política real en Euskadi, y todos sabemos que esto es muy cierto, de manera que asistimos a un deterioro de las libertades en el subsistema político vasco.

A raíz de estas argumentaciones, se justifica el título y la portada (el “Saturno devorando a sus hijos” de Goya) del libro: el nacionalismo enfatiza los derechos colectivos articulados en torno a la nación, el pueblo, la etnia, el territorio, y menosprecia paralelamente los derechos individuales. Desde luego, hay que priorizar las libertades ciudadanas sobre las tribales. Consecuentemente, en Euskadi se asiste a una inobservancia, por pasividad, de los derechos ciudadanos por parte del Gobierno autonómico, que se encuentra, como se recuerda oportunamente, al ser parte del Estado español, vinculado por los instrumentos internacionales de protección de los derechos fundamentales ratificados por España. De ahí el razonable reproche dirigido contra el Gobierno vasco, y por extensión contra España, por el Comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa en su Informe al respecto de 2001. (Esta condición del Gobierno autónomo vasco como parte del Estado justificó que su demanda contra la Ley de Partidos Políticos ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos fuera desestimada ratione personae).

Fernández de Casadevante no es nada sospechoso de ignorar (en el doble sentido de desconocer y de despreciar) los derechos humanos en el campo internacional, a los que ha dedicado una parte importante de su producción científica. Sostiene que el Estado de Derecho tiene derecho a defenderse de sus enemigos y a tomar las medidas que sean “necesarias en una sociedad democrática”, por tomar la frase recurrente utilizada por el TEDH. No todas las ideas valen ni deben competir electoralmente, si aspiran a violentar (en toda la extensión de la palabra) las libertades civiles, incluido el derecho elemental a la vida. En tal sentido, explica, con más detenimiento científico, la jurisprudencia emanada del Tribunal de Estrasburgo referente a la ilegalización de partidos políticos (especialmente centrada en casos suscitados en Turquía).

Evidentemente, la integración europea, estructurada en torno a la UE, merece también un buen número de ideas. La “cuestión vasca” es desde luego una extravagancia en un proceso que ha abolido la pena de muerte, que pretende poner el acento en el ciudadano y que aspira a superar las fronteras y la discriminación por razón de la nacionalidad. Así las cosas, la Unión se reserva el derecho de admisión (y, correlativamente, el candidato carece del derecho a la adhesión) sobre la base de los principios democráticos.

Ciertamente, la Unión está formada por ciudadanos y Estados, no tanto pueblos, idea corroborada en la nonata Constitución europea. De ahí que no sea contradictoria, a mi juicio, la pretensión de los entes subestatales de potenciar la “Europa de los pueblos”, aun aspirando algún día a constituirse en Estados. El ejemplo de Malta o Luxemburgo, con su importante representación institucional, confirma que la pretensión de convertirse en Estado no es irrelevante en el estado actual y previsible futuro de la Unión Europea. Lo que sí es infundado, como se explica en la obra, es lo estipulado en el artículo 65, 1, del “Plan Ibarretxe”, que impone al Estado español la incorporación al ámbito europeo de lo dispuesto unilateralmente en la propuesta: establecer un Estado libre asociado a España en Euskadi.

He terminado de leer y estoy tecleando estas líneas entristecido y enrabietado por la ruptura del falso “proceso de paz”, del que este autor descreía (¡esos dos jóvenes ecuatorianos muertos en Barajas…!). Siento tanto que pueda verificarse en este caso la terrible frase de Raymond Aron de que el optimismo responde normalmente a un error intelectual…

Acabo: estamos ante un libro valiente, verdaderamente (y no sólo retórica, estéticamente) comprometido. Muchas vidas han sido arrebatadas o mutiladas por defender ideas parecidas a las recogidas en “La nación sin ciudadanos”. En realidad, también han sido muchas segadas sin tener ideología conocida o por profesar ideas más contemporizadoras con el nacionalismo vasco (recuerdo ahora a Ernest Lluch…). De manera que este libro y su autor merecen, aunque sólo fuera por ello, un respeto y una admiración profundos, aunque se pueda discrepar, naturalmente, de algunos de sus planteamientos concretos (el autor no puede ser acusado de indeciso ni de ambiguo). El flagelo terrorista en España ha convertido en víctimas y héroes a personas que en una democracia normal serían sólo personas normales, y en muchos casos vivas. Por consiguiente, en este libro hay mucho más en juego para el autor que un prestigio académico y que un tramo de investigación.

Javier ROLDÁN BARBERO Catedrático de Derecho Internacional Público Universidad de Granada.
reseña en www.agapea.com

La Academia de la Llingua insta al PP asturiano a liderar el consenso sobre la cooficialidad
ABC 17 Diciembre 2007

OVIEDO. La presidenta de la Academia de la Llingua Asturiana, Ana Cano, ha asegurado que el PP «podría jugar un papel de liderazgo» en la consecución de un consenso a favor de la cooficialidad de esta lengua por parte todos los grupos políticos. La también decana de la facultad de Filología de la Universidad de Oviedo se refirió en declaraciones a Ep a las últimas palabras de destacados representantes políticos del PP favorables a una mayor protección de la «llingua», como dijo el alcalde de Oviedo, Gabino de Lorenzo, o un nuevo marco legal «sin obligatoriedad», según el diputado autonómico Joaquín Arístegui.

Cano aseguró no estar sorprendida en relación a la postura expresada por el PP, porque «es normal que los partidos políticos tengan una actitud cada vez más favorable con la lengua asturiana». «Lo raro», añadió, «es que los partidos que representan al pueblo asturiano estén en contra de la lengua de este pueblo». «Yo espero que la oficialidad sea un elemento de unión y de consenso de todas las fuerzas políticas representadas en la Junta General, y en este sentido, el PP podría jugar un papel de liderazgo y de elemento fundamental, porque representa a buena parte de la sociedad asturiana».

Marco de obligatoriedad
Descartó sin embargo, cualquier otro marco legal que no sea la obligatoriedad. «No puede ser otro que la oficialidad explícita en el próximo estatuto de autonomía de Asturias», porque desde su punto de vista «no hay otra posibilidad». Recordó además que «fue así como se hizo en otras comunidades del Estado con lengua propia y Asturias no puede ser una excepción».

Cano recordó que »la declaración de oficialidad no conlleva obligatoriedad en el empleo de la «llingua» para el ciudadano que no la quiera emplear». «Sólo establece los cauces legales para que los que sí quieran puedan expresarse en asturiano», añadió, matizando que "«ello no quiere decir que al día siguiente de la aprobación del estatuto toda la Administración tenga que ser bilingüe».

ETA se pone nostálgica
Iñaki Ezkerra La Razón  17 Diciembre 2007

El último comunicado de ETA confirma una estrategia que ya se había visto insinuada en los más recientes atentados de la banda: atentará “contra las fuerzas represivas del Estado español sea donde sea”. Con ese comunicado queda claro el sentido que tenían los explosivos colocados hace unas semanas contra la Ertzaintza y antes al escolta Gabriel Ginés, así como el de las balas que acabaron con Raúl Centeno y Fernando Trapero. Con ETA es fácil equivocarse en los diagnósticos y en los pronósticos porque demasiado a menudo actúa más por lo que “le pide el cuerpo” que por sus intereses prácticos, pero todo indica que está intentando provocar una regresión de la ciudadanía española en el comportamiento social ante el asesinato; una vuelta a la insolidaridad de los años de plomo; un “revival” de la indiferencia de aquel tiempo triste en el que -como todavía no se había hecho del todo efectiva “la socialización del sufrimiento” propuesta por la “ponencia Oldartzen” de 1994- nuestra sociedad no reaccionaba ante el tiro a un miembro de las Fuerzas de Seguridad como lo haría una vez entrados en el año 2000 cuando la amenaza ya se había extendido a toda la población civil.

ETA sabe que, por desgracia, es sólo el miedo lo que moviliza a esta España aún democráticamente inmadura así como envilecida por la telebasura y un falso izquierdismo que no nos ha hecho mejores sino que nos ha halagado en nuestros peores defectos. ETA ha resucitado para la moda de otoño-invierno el viejo atentado contra los policías nacionales, los guardias civiles, los militares, los ertzainas, los profesionales en el uso de las armas (por eso hoy también entra el colectivo de los escoltas, que antes no era tan relevante como lo es ahora) para ver si ese tipo selectivo de asesinatos cuelan y se puede restaurar “la normalidad de la muerte” que hubo antes del Pacto por las Libertades. ETA siente nostalgia por aquellos años y nos está probando, como hace siempre.

El regreso del crimen como rutina dependerá de la manera en que reaccionemos, de que demostremos si la anestesia zapateril nos ha hecho efecto o no. Si asumimos como normal que tras un atentado mortal se nos llame a una concentración por la unidad a la que no acude quien la convoca, o que después de esa concentración y de un comunicado amenazante de ETA no se anule la moción del 17 de mayo de 2005 para la negociación con los terroristas y se deshoje caprichosamente la margarita de la ilegalización de ANV mientras la del PCTV ni se nombra; si admitimos que un Gobierno se deje secuestrar por ETA y deje su triunfo electoral al arbitrio de una decisión de la banda, ésta seguirá asesinando y quizá ya no tácticamente. ¿Tan difícil es imaginar la felicidad que para ETA puede suponer volver a ver tambalearse a todo un presidente de la Nación española por una bomba como le pasó a Aznar?

Recortes de Prensa   Página Inicial