AGLI

Recortes de Prensa    Sábado 22 Diciembre   2007

Izquierda liberal
Iniciativa popular por el bilingüismo
Antonio Robles Libertad Digital 22 Diciembre 2007

Durante años, los diferentes gobiernos nacionalistas de Cataluña han venido sosteniendo que nadie se opone a la inmersión lingüística. Bien, desde el pasado 19 de diciembre de 2007 no lo podrán volver a repetir: una iniciativa popular avalada por 50.000 ciudadanos de Cataluña y promovida por Convivencia Cívica Catalana ha llevado al Parlament una proposición de ley para la enseñanza en lengua materna y el bilingüismo escolar. El profesor de filosofía Francisco Caja ha sido el encargado de defenderla en un hemiciclo con la ausencia total del Gobierno Tripartito, a excepción del Conseller de Educación. Y de los 69 diputados que forman parte de ese Gobierno, sólo 8 estuvieron presentes en la mayor parte de las intervenciones. Una verdadera vergüenza. Seguro que si la iniciativa hubiera sido para reivindicar las selecciones catalanas o exigir una embajada en Liechtenstein, hubiera asistido el gobierno en pleno, el presidente del Barça y la plana mayor de los jefes de informativos de TV3 y Catalunya Radio. Un suponer.

La petición de "inmersión recíproca" de la iniciativa popular dejó claro desde el principio que no se trataba de exigir derechos para la lengua castellana, sino de alcanzar un sistema educativo donde "todos los escolares de Cataluña reciban una educación bilingüe". Ni caso. No era la primera vez que el Parlament rechazaba un modelo pedagógico contrastado a nivel internacional por su alta efectividad educativa: en interpelación parlamentaria, Ciudadanos había pedido parecido modelo, aunque trilingüe (catalán, castellano e inglés), y también lo rechazaron. Como rechazaron el modelo de inmersión lingüística de Finlandia, una vez comprobado que aceptarlo sería el fin del sistema de apartheid lingüístico que hoy padecemos en Cataluña.

Les cuento lo de Finlandia, que se conoce poco. Hace unos meses, el conseller Ernest Maragall recurrió al modelo educativo finlandés para justificar el desastre educativo del sistema catalán de la comprensividad y de la inmersión lingüística. Al fin y al cabo, es el mejor sistema educativo del mundo. Lo hacía obligado por una interpelación de Ciudadanos que se adelantaba al estudio de la Fundación Bofill y al Informe Pisa 2006, que han confirmado los temores entonces denunciados. Tan entusiasmado estaba con el modelo finés que fue a estudiarlo in situ junto al vicepresidente, Carod Rovira, y un séquito de chamanes de la inmersión. Pero desde que volvieron de Finlandia, ni pío. Es como si les hubiera comido la lengua el gato. ¿Por qué? Muy sencillo. El modelo de inmersión del mejor sistema educativo del mundo es una flagrante acusación contra el catalán.

Marita Rodríguez, presidenta de la Asociación por la Tolerancia nos lo explica: en Finlandia, cualquier municipio con un 8% de hablantes o la existencia de 3.000 personas de la lengua minoritaria, sea ésta la sueca o la finesa, ha de ser bilingüe por ley. Y las autoridades tienen la obligación de proporcionar servicio en ambas lenguas sin que nadie lo solicite. Además, la práctica del bilingüismo (sueco-finés) es real, desde la rotulación de calles a la documentación oficial, hasta los usos políticos; sin trampa. La enseñanza, por principio, se realiza en la lengua materna desde preescolar hasta el equivalente de 3º de primaria. A partir de ahí, se va pasando a la segunda lengua, cruzándose con los niños del otro grupo lingüístico hasta acabar con un programa común equilibrado.

A pesar de que en el conjunto del país el finés es la lengua mayoritaria, tienen programas de inmersión voluntaria en sueco. Para acceder a ellos, los niños han de demostrar previamente un nivel apropiado en su lengua materna y, aunque pasan unos cursos totalmente inmersionados, el finés se va introduciendo progresivamente hasta llegar a un 50%. Si se encuentra que un niño tiene dificultades para seguir los estudios en una lengua que no es la suya, se le integra al sistema finés, como decisión del colegio, previa autorización de los padres.

Ahora se puede entender por qué el Gobierno de l’Entesa nacionalista no ha vuelto a referirse a Finlandia: es eficaz y respetuoso con las dos lenguas. Un desastre, vamos.

A los nacionalistas les importa un carajo la eficacia del sistema educativo y los modelos pedagógicos para el aprendizaje de lenguas. Lo único que les interesa es el fin que han preestablecido para hacer del catalán la única lengua oficial de Cataluña y ésta el instrumento para la construcción nacional. Y todo lo que no conduzca a ese fin es rechazado con cualquier disculpa victimista basada en la debilidad de la lengua catalana. Un verdadero chantaje emocional. Mientras tanto, este sistema de inmersión de las escuelas públicas catalanas y concertadas –inmovilizadas por las subvenciones que reciben–, ha llevado a la educación de Cataluña a la cola de España y de Europa.

Y yo me pregunto cuál es la razón por la que el ciudadano corriente ha de creer en un sistema de inmersión lingüística que rechaza su presidente. Si tan bueno es el sistema de inmersión público, ¿por qué el señor Montilla lleva a sus tres hijas al colegio alemán, donde no existe inmersión en catalán? ¿Por qué va a ser bueno para los hijos de los obreros del cinturón industrial de Barcelona y malo para sus hijas? ¿Comería usted en un restaurante donde su propietario lo hiciera siempre en el restaurante de la competencia?

El miércoles 19 de diciembre fue un día histórico: la sociedad civil se levantó por primera vez contra la dictadura de la inmersión. Afuera, en la calle, mientras el señor Francisco Caja, la portavoz del PPC (la diputada Carina Mejías) y yo mismo por Ciudadanos defendíamos el modelo de inmersión recíproco, cientos de personas aguantaban el frío en apoyo a la iniciativa popular. Aparentemente, los 111 votos contra la tramitación de la ley a favor del bilingüismo (PSC, CiU, ICV-EUiA y ERC) contra los 15 a favor de la Iniciativa Popular (PPC y C’s) podrían movernos al pesimismo. Pero no, porque nunca nada volverá a ser igual; la sociedad civil se ha puesto en marcha. Ahora esperan instancias internacionales: el Parlamento Europeo y el Defensor del Pueblo Europeo. Así lo ha afirmado el promotor de la Iniciativa, Francisco Caja, el mismo que el miércoles afirmó en el hemiciclo que los nacionalistas han convertido "la escuela en un correccional lingüístico".
antoniorobles1789@hotmail.com

La Justicia, el legado de mi padre
DANIEL PORTERO ABC 22 Diciembre 2007

Ha sido una semana intensa y de grandes emociones para la familia Portero. Comenzamos el martes con la primera sesión del juicio contra el inductor del asesinato de mi padre, es decir, contra el dirigente de ETA Olarra Guridi, que ordenó el atentado mortal desde Francia, y finalmente ayer se celebró la última sesión de las vistas. Este terrorista ordenó a Harriet Iragi e Igor Solana que mataran a mi padre. Sin embargo, se equivocaron al no valorar las consecuencias de lo que, tras 7 años de mucho esfuerzo, mi familia junto con Sonsoles Arroyo, Carmen Ladrón y muchas otras personas hemos trabajado para luchar contra el terrorismo a raíz del atentado.

Lo primero que hicimos fue valorar que la mera aplicación de la justicia a los autores materiales del atentado (Iragi y Solana) no era suficiente para dignificar y hacer justicia a mi padre. Hacía falta llegar más lejos. Necesitábamos juzgar al que ordenó el atentado (Olarra Guridi) y, definitivamente lo hemos conseguido. Sin embargo, queremos llegar aún más lejos.

Queremos que todos los implicados en el asesinato de Luis Portero estén donde deben estar, en la cárcel. Porque lo más importante que mi padre nos dejó como legado fue la importancia que tiene la aplicación de la Justicia como uno de los máximos principios y valores del respeto a la vida. Cuando Olarra Guridi organizó el atentado de mi padre desde Francia, lo hizo en compañía de Ainhoa Múgica y Javier García Gaztelu («Txapote») como miembros dirigentes de ETA, individuos que todavía no han sido juzgados por el atentado de Luis Portero. Ésta será nuestra siguiente batalla y siempre con el objetivo de abrir un camino jurisprudencial que impida que salgan impunes los terroristas que no han sido autores materiales de un atentado pero que formaron parte de su planificación.

Paralelamente al juicio de mi padre, este miércoles se ha dado a conocer la sentencia más importante que, contra la estructura civil de ETA, se ha dictado en la Audiencia Nacional. Me refiero a la sentencia condenatoria contra los 47 responsables de múltiples organizaciones civiles de ETA.

Dignidad y Justicia ha estado presente en todas las vistas orales de este gran macrojucio haciendo un seguimiento extremadamente minucioso e imparcial de cada acontecimiento que se producía. Una asociación que nació tras un compromiso que adquirimos algunas personas que simplemente queremos una sociedad más justa y en la que se dignifique a todas las víctimas del terrorismo. Ciudadanos que hemos trabajado «codo con codo» con la acusación popular y particular contra todas las estructuras civiles de ETA, es decir, el macrojuicio de Jarrai-Haika y Segi en 2005 y el macrojuicio de EKIN en 2006 y 2007 -sumario 18/98- contra las estructuras políticas alegales KAS-EKIN, contra su aparato internacional XAKI, contra la Fundación Joxemi Zumalabe (sucesora de ASK) y contra las empresas del periódico Egin y empresas del aparato internacional y de la organización KAS (Grupo Ugao, Gadusmar, Ganeko, etc.). Las sentencias del Supremo contra los dirigentes de Jarrai-Haia-Segi y de la Audiencia Nacional contra los 47 responsables de las estructuras civiles de ETA suponen un éxito de la democracia y de la justicia y, lo que es más importante, van a sentar los cimientos doctrinales para poder condenar al resto de dirigentes de las organizaciones Batasuna-Herriko Tabernas, ANV, PCTV,Gestoras-Askatasuna, Udalbiltza, Egunkaria y GEZI (aparato de extorsión de ETA), es decir, contra los que lideran la red y corazón civil de ETA.

Desde esta asociación celebramos que nuestro trabajo y tesón, junto al de Pedro Cerracín (abogado de la acusación en todos los macrojuicios hasta 2005), y al pundonor del fiscal Enrique Molina y de muchos otros sirvan para cerrar las heridas que provocó ETA cuando mataron a nuestros familiares y que nunca cicatrizarán hasta que no se acabe con sus estructuras civil y militar.

Zapatero y las víctimas
Editorial ABC 22 Diciembre 2007

EL anuncio del IV Congreso sobre Víctimas del Terrorismo, que tiene como sede la Universidad San Pablo CEU, es fiel reflejo de que una parte de la sociedad es consciente de la deuda moral contraída con quienes sufren más que nadie por causa de la libertad de todos. Más allá del oportunismo coyuntural, los poderes públicos y los partidos democráticos deberían estar a la altura de las circunstancias en su relación con las víctimas. No es un problema de asociaciones ni de grupos más o menos afines, sino del reconocimiento individual y colectivo a personas a las que nadie podrá compensar de una pérdida irreparable. El terrorismo no conseguirá sus fines porque la sociedad democrática y el Estado de Derecho son más fuertes que cualquier agresión sanguinaria. Sin embargo, puede causar, y causa de hecho, un daño inmenso a miles de seres humanos de carne y hueso, porque trunca vidas y rompe una cadena de afectos que alcanzan a los sentimientos más profundos. Por desgracia, no siempre los políticos saben estar en el lugar que les corresponde. Una vez más, Rodríguez Zapatero no ha confirmado su presencia y podría ausentarse de nuevo de un congreso que el Gobierno valora en función de criterios que se refieren a su propia imagen y conveniencia, cuando debería pensar en términos de apoyo moral y sentido de Estado.

La frialdad o incluso la desatención hacia las víctimas cuentan entre los errores más graves del Ejecutivo a lo largo de la legislatura que termina. El Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo tuvo éxito -fugaz, pero indiscutible- porque supo sacar del anonimato a quienes lloraban en silencio y les ofreció un mínimo reconocimiento en nombre de la sociedad decente. Esta actitud digna y valiente fue abandonada, como tantas otras cosas, para desarrollar el diálogo con ETA y el mal llamado «proceso de paz», cuyo fracaso resulta evidente a estas alturas. La rectificación a medias del Gobierno, marcada por un irremediable tono oportunista, ni siquiera alcanza para realizar algún gesto hacia las víctimas, concebidas siempre como un estorbo respecto de planes reales o potenciales de cara al futuro. Las convocatorias anteriores de este congreso han servido para mantener viva ante la opinión pública la llama de la esperanza en que la sociedad sea capaz de hacer honor a sus responsabilidades. Merecen el máximo elogio las entidades que organizan y participan en el evento, especialmente la Comunidad de Madrid, cuya presidenta, Esperanza Aguirre, se ha volcado con las víctimas del terrorismo en un gesto que contrasta con la actitud de quienes están dispuestos a cerrar los ojos para no ver una realidad que les resulta incómoda. Rodríguez Zapatero prefiere no saber nada del presente más doloroso. Si no le afectan los argumentos humanos o morales, tendría al menos que ser consciente de que dar la espalda a las víctimas deteriora su imagen ante la gran mayoría de los ciudadanos.

El consenso como trágala
EDITORIAL Libertad Digital  22 Diciembre 2007

Como suele ocurrir al final de todas las legislaturas, presidente, vicepresidente y ministros hacen recuento de su labor en el Ejecutivo y, sorprendentemente, encuentran un montón de cosas positivas que decir de sí mismos. No es raro que al hacerlo se contradigan casi en la misma frase, como ha hecho el ministro Solbes al presumir de su gestión al frente de la economía española –al menos cuando le han dejado hacerlo Sebastián y Taguas–, mientras reducía dos décimas la previsión de crecimiento para el año que viene, al día siguiente de aprobar unos Presupuestos que acaba de reconocer como falsos.

Lo que se sale un poco de lo habitual es que un político se burle tan descaradamente de la inteligencia de los ciudadanos como ha hecho la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, que dentro del resumen de virtudes del Gobierno de las que ha jactado ha dedicado una especial atención al "consenso" logrado por los socialistas en esta legislatura. Hay que reconocerles a los socialistas una especial habilidad en el uso de palabras plenas de connotaciones positivas para definir realidades bastante más oscuras, pero hablar de consenso cuando se quiere decir "cordón sanitario" se sale, por lo burdo, de los límites habituales.

Desde ya antes de llegar al poder, Zapatero se ha caracterizado por su afán por destruir todos y cada uno de los grandes consensos que permitieron construir la Transición y que nos han acompañado desde entonces. El principal ha sido su ofensiva contra el modelo de Estado, que ha sustituido por una subasta entre nacionalistas en la que se ha apartado a la gran mayoría del pueblo español, que ha pasado desde entonces a apoyar, incluso, una reforma constitucional que restaure el consenso perdido e impida que se rompa en el futuro. Pero no ha sido, ni de lejos, el único ejemplo. Todas las semanas ofrece alguno nuevo; el último, el de reabrir el debate sobre el aborto, un asunto cuya regulación actual no deja contento a casi nadie, pero que había quedado más o menos fuera de la refriega política hasta que Zapatero ha decidido que había que "reflexionar" sobre ello.

Especialmente notorio ha sido el afán del Gobierno por negociar con los terroristas un final negociado al crimen político, rompiendo el consenso –este sí– que él mismo había propuesto y que prohibía no sólo esto, sino incluso pactar con organizaciones que, como el PNV, habían optado por echarse al monte. Para cubrirse las espaldas pidió, y recibió, el apoyo de los mismos grupos que se negaron a incorporarse al Pacto Antiterrorista y así disimular su ruptura en la cortina de humo de "la soledad del PP". Pero en ningún lugar del mundo se puede calificar de consensuada una decisión que cuenta con el rechazo de la mitad de su población, especialmente si estos ciudadanos dejan claro que ese rechazo no se limita a sus representantes políticos, expresándose claramente mediante una rebelión cívica que ha llenado las calles una y otra vez estos cuatro años.

Así, De la Vega ha vuelto a quejarse hoy de que la oposición ha roto el consenso en materia antiterrorista, cuando ha sido su Gobierno el único que se ha movido del acuerdo al que llegaron los dos principales partidos de no dejar jamás de aplicar el Estado de Derecho contra ETA. Durante esta legislatura, los socialistas y sus socios han repetido una y otra vez eso de que "el PP se ha quedado sólo". Luego, cuando los terroristas asesinan a dos guardias civiles, acudieron todos con las orejas gachas a refugiarse bajo el lema que sólo Mariano Rajoy y los suyos han defendido en sede parlamentaria. Y es que da lo mismo estar solo si se tiene la razón. Pero, sobre todo, es imposible estar solo cuando se tiene detrás a diez millones de votantes.

Se podrá discutir sobre las virtudes y defectos del consenso, sobre si es la mejor manera de solventar las diferencias políticas o no. Pero lo que resulta indiscutible es que requiere del acuerdo entre los dos grandes partidos españoles y, luego, de los que quieran apuntarse. El Gobierno ha procurado durante la legislatura aislar al PP y aprobar leyes y adoptar medidas que fueran en contra de sus principios y los de sus votantes. Así que, al menos, sería de agradecer que al sectarismo que han demostrado durante estos cuatro años no añadan el sarcasmo de calificarlo de consenso.

Vomitorio
Fernando Savater El Correo 22 Diciembre 2007

Habrá algún otro lugar en el mundo en el que se hable más de comida que en el País Vasco? No hay semana sin una celebración relacionada con el paladar y el estómago: el concurso de quesos, el festival de los pintxos, el día del chuletón, la feria de las piparras o la morcilla, la Alubiada sin Pecado Concebida y por ahí todo seguido hasta reventar. Cada dos por tres se festeja a los santones de la cocina y todo se nos llena de gastrónomos, magos de los pucheros y triperos ilustres que realizan, teorizan y profetizan con las cosas de comer. Tenemos cocineros en todas partes: en la televisión, en los ayuntamientos, en las fiestas patronales, en la universidad, en la korrika donde quiera que sea, salvo en las concentraciones contra el terrorismo etarra. Y por supuesto el banquete -aunque no precisamente platónico- es el acto cívico central más importante de nuestra hambrienta ciudadanía: para demostrar qué bien nos llevamos y qué entrañables somos, no hay más que ir a nuestras sociedades gastronómicas y comprobar cuánto comemos juntos. Aquí no nos reunimos para hablar o discutir, porque eso provoca acidez de estómago cuando no cosas peores (que se lo digan a algunos a quienes han matado con la cuchara en la mano en plena degustación), sino para tragar y deglutir: la convivencia no consiste en expresarse sino en masticar al unísono. Si en Euskadi alguien dice 'pienso, luego existo', tengan por seguro que no está citando a Descartes sino sólo celebrando lo que le echan en el pesebre.

Yo, en cuestiones de apetito, soy muy 'de aquí', como suele decirse: lo tengo excelente, incluso demasiado bueno cuando por razones higiénicas debo vigilar mi peso. Salvo la cocina científica y deconstruida me gusta todo lo que puede llevarse a la boca, de modo que en principio nada tengo que objetar sino todo lo contrario a las festividades culinarias de esta tierra. En cuanto llaman '¿a comer!', allí estamos mi barriga y yo. Más patriota, imposible. Sin embargo, últimamente voy teniendo cada vez más dificultades para concentrarme en las alegrías de la mesa. Parece que los acontecimientos conspiran para quitarme las ganas de comer: y lo que sobre todo me vuelve más inapetente es que empieza a parecerme que tanto entusiasmo por la pitanza no es tan espontáneo ni tan inocente como parece, que se trata de una especie de entretenimiento para que no le demos importancia a lo que verdaderamente la tiene con perdón del estómago.

Por ejemplo: ¿no se le revuelven a uno las tripas cuando lee en la prensa que el diputado general de Álava, el peneuvista Xabier Agirre, ordenó volver a izar las banderas oficiales que los servicios de la Diputación habían arriado a media asta tras la muerte del guardia civil Raúl Centeno? Quizá sea un malentendido pero no he leído ni oído que la instancia interesada haya negado esa incalificable vileza que se le atribuye. Ya les digo, uno no puede digerir a gusto cuando hay que tragar sapos todos los días. Sigo con los ejemplos. La portavoz del Gobierno vasco, Miren Azkarate, pide muy convencida firmeza contra ETA después del asesinato de los guardias civiles: pero el día antes figuras institucionales del tripartito muy cualificadas aseguraban que la condena a miembros del entorno etarra no era jurídica sino política, cosa del pasado y un obstáculo para la paz. Y el inefable e incansable Azkarraga aseguraba que el Ejecutivo vasco no contempla más hipótesis que la participación de ANV, es decir Batasuna, es decir ETA, en las próximas elecciones. ¿Es eso firmeza? Pues entonces Himmler debió de ser un firme pero incomprendido perseguidor de los antisemitas.

Lo que más favorece la dispepsia es el escuchar un día tras otro mentiras y más mentiras, aunque las bombas vuelen juzgados y los criminales asesinen defensores de la Ley. Una mentira y de las gordas gordísimas es eso de que 'ilegalizar ideas no es la solución'. Vamos a ver: las ideas no pueden ilegalizarse mientras son sólo ideas, es decir cosas que tiene uno en la privacidad de su cabeza. Si las cabezas fuesen transparentes, con las ideas que tengo yo cada vez que veo a nuestras dignas autoridades en televisión bastaría por encerrarme de por vida en el más remoto penal. Pero cuando las ideas se exteriorizan, se expresan y se forman grupos políticos para defenderlas en la sociedad, claro que pueden ser prohibidas, faltaría más. Si se forma un partido que no condena la violencia antisemita porque según él 'los judíos son un problema político', será prohibido: aquí y en cualquier lugar de Europa. Si aparece un partido que no condena la violencia de género porque según él 'las mujeres son muchas veces un problema en la familia', será prohibido: aquí y en cualquier país no sometido a la teocracia islámica. Y los partidos que no condenan el asesinato de adversarios políticos o los estragos terroristas, que comprenden la lucha armada contra el Estado por razones separatistas, que apoyan o celebran a los asesinos porque aprueban la razón de sus crímenes (aunque se manifiesten paradójicamente contrarios a la violencia) deben ser prohibidos: en España y en cualquier país democrático. En caso contrario, se estaría incitando a que imitásemos esas prácticas los demás.

Por favor, para que podamos tragar en paz: basta de mentiras oficiales. Ya está bien de tratar de inculcarnos que los etarras obstaculizan la consulta popular propuesta por Ibarretxe, como si dicho señor tuviese otro argumento para justificar su referéndum ilegal que lograr la paz, es decir el final de la violencia terrorista acordando un precio político a pagar por quienes la padecen. Ya está bien de que nuestro lehendakari acompañe sus condenas de ETA porque no representa al pueblo vasco con la apostilla de que tampoco lo representa el PP de María San Gil, como si fuese lo mismo el atentado contra la democracia que la disidencia democrática. ¿O es que el lehendakari y todos los otros nacionalistas no saben que vascos tan vascos como ellos se oponen a la 'construcción nacional' que proponen porque la vemos como una efectiva destrucción nacional del Estado de Derecho en que vivimos y que ellos tan mal representan?

La última indigestión, por el momento, me la ha producido una noticia según la cual el Eustat, Instituto Vasco de Estadística, ha decidido que el País Vasco ocupa el tercer puesto en el índice de desarrollo humano, por detrás sólo de las cálidas y próximas Islandia y Noruega. ¿De dónde se saca el Eustat semejante notición estadístico? De un estudio realizado por la Oficina para el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), basado en los datos de 178 Estados. Ah, dirán ustedes, pero es que Euskadi no es un Estado y no ha sido por tanto estudiado por el PNUD. No importa, qué más da: el Eustat se ha encargado de extrapolar (¿?) los datos del informe, a fin de que el País Vasco esté en el tercer lugar mientras que España, pobrecilla, figura en el catorce. Ya se ha dicho muchas veces que en este mundo hay mentiras, mentiras grandes, mentiras enormes y estadísticas. El Eustat ha decidido, con brío profesional, optar por estas últimas. Y probablemente su manipulación, que no sólo es indecente sino ridícula (las dos características habituales del nacionalismo) querrá pasar ante los indocumentados por 'científica'. Pues bien, sin pretender ser científico y a ojo de buen cubero, me atrevo a decir que si no fuera porque el País Vasco es parte del Estado español no sólo no estaríamos avanzados en desarrollo humano sino que habríamos vuelto a la época de la Edad de Piedra, o sea de Caín y Abel. Que se lo pregunten a los no nacionalistas o incluso a los miembros del PNV castigados en Ondárroa.

¿Gran placer la comida, sin duda! Pero cuando se come en libertad, sin soportar coacciones ni mentiras. De modo que para la mitad de los vascos, tanto hablar de forraje y de bebida no es más que una incitación a la indigestión y la úlcera sangrante. O por lo menos a la náusea y el vómito.

Diario de un precio político
EDURNE URIARTE ABC 22 Diciembre 2007

Txiki Benegas ha publicado un libro titulado «Diario de una tregua» que yo rebautizaría como «Diario de un precio político». Todas las claves de la negociación política con ETA, del precio político, están ahí. Con una radical sinceridad. Porque Benegas cree en la negociación política al igual que el Gobierno, pero, a diferencia de él, no teme los efectos electorales que su admisión pueda provocar en su persona.

Como no los teme, la principal virtud de su trabajo es la transparencia de sus argumentos a favor del precio político. Y para todos que condenamos ese precio, la admisión de todos y cada uno de nuestros argumentos sobre la verdadera naturaleza de la negociación que el Gobierno ha negado.

La posición moral y política de Benegas contra ETA también está clara. Por eso lleva escolta desde 1977. Igualmente lo está su estrategia. Si no hemos sido capaces de derrotar a ETA en 40 años, no hay otro camino, piensa, que la negociación. Coincide en la conclusión con Zapatero, con la diferencia de que Benegas lo sabe casi todo del terrorismo y Zapatero casi nada, lo que no le impide respaldar al presidente en el completo fiasco del proceso.

Con otra diferencia respecto a Zapatero, que Benegas lo revela todo, empezando por la clara percepción del PSE de la integración completa de Batasuna en ETA, aunque se reunieran públicamente con ella como si tal cosa fuera dudosa. De sus contactos con Batasuna en la tregua anterior, tuvo claro que Batasuna no decide. Manda la «empresa», relata Benegas, el eufemismo que utilizaban para referirse a ETA.

Precisamente porque Batasuna es ETA, la Mesa de Partidos le parece un elemento esencial de la negociación. Por supuesto que hay que darles algo. Lo que pasa es que no hay que contarlo, aconseja. Las cesiones deben ser secretas, recomienda. Y luego se verá cómo se hacen públicas. Claro que hay que hablar de política con ETA, pero sin decirlo. Y se le llama diálogo y no negociación.

Olvida la inevitable conclusión. Tampoco la negociación ha acabado con ETA, pero le ha dado nueva legitimación política y social, una nueva fuerza para seguir matando.

"CASI TODOS SE MARCHARON" EN SU INTERVENCIÓN
Francisco Caja denuncia el "desprecio" del Parlamento catalán al castellano
Tan sólo 43 diputados se quedaron para escucharle. El presidente de Convivencia Cívica Catalana, Francisco Caja, ha denunciado la marginación del castellano en Cataluña después de que, durante su intervención en el Parlamento de dicha comunidad en defensa del bilingüismo, el gobierno en bloque, salvo el consejero de Educación, y la mayor parte de los representantes abandonaran el hemiciclo."Despreciaron la voz de 50.000 ciudadanos, fue indignante" ha recalcado en declaraciones a Libertad Digital. Caja defendió ante el Pleno una iniciativa legislativa popular para garantizar el uso de las dos lenguas en el sistema escolar.
Libertad Digital 22 Diciembre 2007

Francisco Caja se ha mostrado "asombrado" a la vez que "indignado" después de que la mayoría de diputados del Parlamento catalán se marcharan cuando comenzó su intervención en defensa del bilingüismo en las escuelas de dicha comunidad.

El presidente de Convivencia Cívica Catalana acudía al Pleno para defender una legislativa popular (apoyada por más de 50.000 ciudadanos) para garantizar que los estudiantes de habla castellana en Cataluña no se sienta marginados. Sin embargo, se topó con la indiferencia de las formaciones políticas, cuyos representantes (excepto 43) abandonaron en pleno el hemiciclo. Sólo un miembro del Gobierno autonómico, el consejero de Educación Ernest Maragall, se quedó para escucharle.

"Es claramente inaceptable, una vergüenza, el desprecio demostrado a más de 50.000 ciudadanos" ha asegurado en declaraciones a Libertad Digital. "Mucho más que eso, fue un absoluto divorcio entre la Cámara de representantes y los representados", insistió.

Ante este panorama, Francisco Caja no dudó en afirmar, ante los pocos diputados presentes: "Veo ausencias significativas. Parece que ser terrorista para ser escuchado, que haya que ser Josu Ternera, para que cojan el coche oficial y se vayan a negociar con los terroristas".

Según ha argumentado a este periódico, la lengua castellana está "excluida socialmente y segregada" en Cataluña. De hecho, a los niños que sólo saben hablar en castellano, se les excluye "en un rincón de clase" en un claro ejemplo de "marginación social".

El presidente de Convivencia Cívica Catalana respondía así a la dirigente de ERC, María Merc Roca, quién aseguró que el castellano es la lengua "que corta el bacalao" en Cataluña.

LOS PADRES CONSIDERAN LA MEDIDA COMO UN AVISO Y UNA AMENAZA
El castigo a los objetores a la Ciudadanía llega en forma de suspenso
La Razón publica este sábado que decenas de alumnos objetores a la polémica asignatura de Educación para la Ciudadanía han sido suspendidos en las notas de diciembre a pesar de no haber acudido a clase y, por tanto, no haberse presentado a ningún examen sobre la misma. En otros colegios, todos los alumnos han recibido un sobresaliente. Todos, excepto los objetores que se ausentan del aula.
Libertad Digital 22 Diciembre 2007

Los casos varían según las distintas Comunidades Autónomas y dentro de éstas, según sea el carácter del centro educativo, público o privado. En algunas comunidades los suspensos se reparten, principalmente, desde los centros públicos, y en otras en los privados.

Entre los distintos casos que se han dado, hay ejemplos significativos. En un centro privado de Navarra la solución que han adoptado es diferenciar entre los objetores que se quedan dentro de la clase y los que no. Los primeros, los llamados objetores testimoniales, sólo se diferencian del resto de sus compañeros en que no hacen examen. Los otros objetores, sin embargo, se retiran a otra clase cuando se va a impartir en la suya la asignatura de Educación para la Ciudadanía. Sin embargo, la medida que ha decidido adoptar el colegio es sorprendente. Todos han sacado un sobresaliente, incluidos los objetores que no han pasado ningún examen, menos los cuatro alumnos que se ausentan del aula, que han sido suspendidos.

Algunas notas llegan con comentarios que critican al alumno por no mostrar interés por una asignatura en la que, los profesores saben perfectamente, se ha declarado oficialmente objetor de conciencia. En algunos colegios privados de Andalucía, donde la presión de la Junta ha sido particularmente dura, se ha optado por una "insurrección a escondidas". "Hay colegios privados que van a calificar como ‘no evaluado’ a los objetores", se asevera desde la Asociación de objetores en esta Comunidad Autónoma.

En Asturias, sin embargo, se ha seguido fielmente lo dictado por el Tribunal Superior de Justicia, que a falta de resolución final dictó que debía darse la materia como no evaluada.

Todos los movimientos de objetores están de acuerdo en que evaluar a un alumno por una materia que no ha cursado es "inconstitucional". El portavoz de los objetores en Andalucía, Carlos Seco, pone un ejemplo: "Es como si a un médico se le echara del trabajo por ejercer su derecho de objetar a practicar un aborto".

El acoso judicial a ETA reaviva el terror callejero en Navarra
A. LARDÍES. PAMPLONA ABC 22 Diciembre 2007

Diversos actos de terrorismo callejero se han registrado en Navarra en respuesta a la histórica sentencia de la Audiencia Nacional que condena a los grupos de la trama civil de ETA, no como organizaciones satélites, sino como las «entrañas» y «el corazón» de la banda. Una noche más de cócteles molotov, de barbarie y de amedrentamiento.

En Pamplona, los proetarras atacaron un cajero de la Caja de Ahorros de Navarra y quemaron varios contenedores. Además, en la localidad de Barañáin también fue atacada la oficina de Correos.

Según la Delegación del Gobierno en Navarra, alrededor de la medianoche fue rociado con líquido inflamable, al que posteriormente se prendió fuego, el cajero de la CAN en la calle Miravalles 8, instalación que quedó «seriamente dañada». Minutos después fueron lanzadas dos botellas incendiarias contra la oficina de Correos en Barañáin, local que quedó ennegrecido.

La Policía Nacional y la Guardia Civil, respectivamente, se han hecho cargo de las investigaciones y ahora analizan restos y recaban testimonios para poder identificar a los autores de estos actos de violencia callejera. Tras condenar ambos ataques y mostrar su solidaridad con las empresas afectadas y sus trabajadores, la Delegación del Gobierno también subrayó en su comunicado que estos actos resultan «inútiles» si con ellos se pretende amedrentar a la sociedad.

Además, en pleno centro de Pamplona, en el casco viejo, tres contenedores fueron incendiados sin que se produjeran detenciones ni la identificación de los autores, según informó Policía Municipal. Los hechos se produjeron a la una y media de la madrugada, en las calles Campana y Mayor.

Como es habitual en estas ocasiones, el presidente del gobierno foral, Miguel Sanz, condenó los ataques y expresó que estos altercados «forman parte de una estrategia en la que está inmersa la banda para sembrar nuevamente el pánico».

Echarse a la calle
Mientras, Arantza Urkaregi, de Acción Nacionalista Vasca, ha augurado que en los próximos meses se van a repetir «agresiones» como las del caso 18/98 o la detención de la «mesa» de Batasuna, pero dijo que esto «no va a acabar con el movimiento independentista» y llamó a «responder como pueblo. Podrán encarcelar personas, pero nunca podrán encarcelar ideologías y pensamientos y somos miles de ciudadanos». Sus palabras son idénticas a las pronunciadas por el día anterior por el consejero vasco de Justicia, Joseba Azcárraga.

El Constitucional reitera que los Estatutos pueden enunciar derechos
N.V. MADRID ABC 22 Diciembre 2007

El Pleno del Tribunal Constitucional reitera que los Estatutos de Autonomía pueden enunciar derechos subjetivos que sirvan como principios rectores o mandatos a los poderes públicos de cada comunidad. Estos serán, en última instancia, los encargados de hacerlos efectivos. Así, las declaraciones de derechos en los textos autonómicos sólo tienen un límite: la propia Constitución y las leyes.

En la resolución del recurso presentado por Castilla-La Mancha contra el artículo 17.1 del Estatuto Valenciano (relativo al agua de las cuencas excedentarias), el TC reproduce los argumentos con los que acordó la inadmisión, el día anterior, del recurso del gobierno de Aragón contra este mismo precepto. Mientras la sentencia de Castilla-La Mancha se hizo pública ayer, la de Aragón se notificó el jueves.

Una y otra resolución son, por tanto, idénticas, salvo en lo que se refiere, lógicamente a los antecedentes de hecho. También en este caso, cinco de los vocales próximos al sector conservador han formulado votos particulares al no estar de acuerdo con el hecho de que la mayoría admita la posibilidad de que los Estatutos recojan derechos exclusivos para los ciudadanos que residen en una región concreto. Estos magistrados consideran que era muy importante que, en lo que ha sido el primer pronunciamiento del Tribunal Constitucional sobre una reforma estatutaria, la mayoría debería haber sido más clara, pues se trata de una sentencia que sentará precedente en la revisión de los estatutos que el TC tiene aún pendientes (Cataluña y Andalucía).
 

Recortes de Prensa   Página Inicial