AGLI

Recortes de Prensa    Miércoles 26 Diciembre   2007

¿Unidad para qué?
EDITORIAL Libertad Digital 26 Diciembre 2007

Suele ser tradición que el mensaje navideño del Rey reciba tantas interpretaciones como intérpretes. Su lenguaje comedido suele contener referencias suficientes como para contentar a todos, que naturalmente intentan llevar el agua a su molino. Así, cuando el año pasado el Rey se refirió a la necesidad de la unidad en la lucha contra ETA, y aseguró que la única respuesta al terrorismo era "la primacía de la Ley y el Estado de Derecho", Diego López Garrido le reinterpretó en clave Tinell afirmando que el Pacto Antiterrorista seguía vigente y se cumplía con sólo "una excepción", que ya pueden imaginar todos ustedes cuál era. Fue una de tantas ocasiones en que el portavoz socialista decidió tomar a los ciudadanos por idiotas y hacer caso omiso del claro tirón de orejas que el monarca hacía al proceso de rendición.

Este año no había, oficialmente, proceso que denunciar, aun indirectamente. De modo que Don Juan Carlos ha vuelto a referirse a la unidad de las fuerzas políticas, pero precisando que el mismo supone "un deber frente a las víctimas y sus familias". Dado que éstas han dejado bien claro durante estos cuatro años qué consideran que se les debe –Memoria, Dignidad y Justicia–, no cabe duda del tipo de unidad que el Rey considera necesaria, la misma que Zapatero propuso y que luego destruyó, la que ponía en el Estado de Derecho y las fuerzas del orden la responsabilidad de acabar con el terrorismo sin atajos de ningún tipo y en los partidos mayoritarios la de eliminar los apoyos políticos que lo sustentaban.

Las víctimas no se han manifestado una y otra vez, produciendo no pocas incomodidades incluso en la calle Génova, para que los partidos se unan, sin más. Lo que exigían era un regreso al Acuerdo por las Libertades y Contra el Terrorismo, no porque fuera expresión de una unidad más o menos abstracta, sino porque fue clave para poner contra las cuerdas a la ETA. Y lo logró precisamente porque el pacto venía a decir que, ganara quien ganara las elecciones, la presión contra la banda terrorista seguiría igual. Por eso fue tan importante la unidad, y por eso los socialistas han procurado durante todo el proceso de rendición ganarse el apoyo de todas las fuerzas políticas, para dar sensación de "unidad", porque el consenso anterior sí había logrado réditos y necesitaban que la opinión pública transfiriera la sensación de éxito que les había dejado el pacto a esta nueva fase, por más que fuera su radical negación.

El problema es que Zapatero no sólo destruyó ese pacto sino que el efecto que sobre los etarras pudieran tener acuerdos futuros similares seguramente sea menor, pues les permite concluir que el PSOE siempre traicionará cualquier compromiso al que llegue con el PP, incluso el más sagrado. Pero incluso con eso nuestra mejor alternativa sigue siendo un nuevo consenso en torno al verdadero camino para derrotar al terrorismo, y es de ese tipo de unidad del que habló Don Juan Carlos, al vincularlo con tanta claridad con las víctimas del terrorismo.

Por eso sorprende que en esta ocasión hayan coincidido López Garrido y Elorriaga en su valoración del discurso del Rey, centrándose en su mención a la unidad. No en el socialista, que ha hecho su trabajo de diluir el significa de lo dicho realmente por el monarca, pero sí en el popular, que no ha puesto el dedo en la llaga de la unidad a la que de verdad se refirió Don Juan Carlos. Aunque asombra menos en cuanto se recuerda la trayectoria del político del PP, a quien se puede aplicar aquello que dijera de los palestinos Abba Eban, ministro de Exteriores de Israel de 1966 a 1974. Gabriel Elorriaga nunca pierde la oportunidad de perder una oportunidad.

Discurso del Rey
Majestad, por Irún
Agapito Maestre Libertad Digital 26 Diciembre 2007

Obviamente no comparto el triunfalismo de PP y PSOE sobre el discurso navideño de Juan Carlos. La regañina del Rey a los partidos políticos es más aparente que real. El Rey intenta poner cordura en el delirio, razón en la sinrazón, pero creo que llega demasiado tarde. La realidad, la historia, parece que lo ha desbordado. El discurso de Juan Carlos I fue la sombra de una sombra. Sus palabras eran sombras, sombras y formas chinescas proyectadas sobre un muro iluminado por las antorchas de quienes habían quemado, hace unos meses, su retrato puesto boca abajo. El Rey quería hablar sobre lo real, pero no lo conseguía, porque esta "realidad" sólo puede ser expresada, dicha, a través de un compromiso que Juan Carlos I no está dispuesto a dar.

Por lo tanto, mientras el jefe del Estado no se atreva a comprometerse con su nación denunciando a quienes la están poniendo a los pies de los caballos, no le resultará fácil hablar sobre lo real. Todo quedara oscuro. Serán palabras llenas de énfasis y pobres de mediaciones. El drama está a la vista: en tanto que el Rey persista en mantenerse al margen de lo real, de la política cotidiana, sus diagnósticos se moverán en el ámbito de la retórica y la banalidad. El Rey no quiere matizar y menos aún dar a cada uno lo suyo. El PSOE, por traicionar a la nación, y el PP, por su pusilanimidad a la hora de oponerse al Gobierno, deberían haber recibido por parte del Rey críticas más serias y contundentes.

Creo que hay demasiado tópico en un discurso que requería alguna originalidad, sobre todo si tenemos en cuenta que su legitimidad ha quedado muy dañada en el último año. Creo que el Rey ha dejado pasar otra oportunidad para introducir, de verdad, prudencia en la acción de un Gobierno, el de Zapatero, que ha dejado a la nación española más rota y fragmentada que cuando llegó al poder. Otra vez, como en años anteriores, el Rey ha vuelto a pedir consenso entre los partidos políticos. Y otra vez, como en años anteriores, el jefe del Estado parece olvidar que ese compromiso existe entre todos los nacionalistas y el PSOE, entre todos los enemigos de España y el Gobierno. El pacto antipolítico por excluir a la oposición, el PP, de las grandes decisiones de la vida colectiva es el hecho básico de esta legislatura, pero el monarca parece obviarlo exigiendo tan retórica como estérilmente un pacto entre todos los partidos políticos para las cuestiones referentes a los grandes temas de Estado.

El monarca también ha pasado por encima de que su propia figura, sí, la cabeza visible de la jefatura del Estado, ha sido maltratada, vejada y pisoteada por los nacionalistas catalanes con la aquiescencia de partidos que gobiernan con los socialistas en Cataluña, o le prestan sus votos en el parlamento nacional. Los olvidos del Rey provocan tristeza. El discurso del Rey produce melancolía. Porque lleva adentro melancolía y tristeza. Y, sobre todo, revela una falta de memoria propia de quien prefiere la despreocupación y la alegría, o sea, una cierta incapacidad para el rencor, que recordar lo que ha sucedido realmente durante el año pasado. Pide consensos, o sea, política, entre los dos grandes partidos sobre los grandes temas de Estado, cuando sabe que eso es imposible, porque el PSOE y los nacionalistas niegan cualquier viabilidad al proyecto del PP. Hay algo de "farisaico" en el Rey cuando pide unidad entre los partidos políticos para vencer al terrorismo, pero no quiere recordar, o mejor, criticar que el Gobierno ha estado negociando con ETA, mientras le negaba todo a las víctimas del terrorismo y al partido de la oposición.

En fin, durante esta legislatura se han cometido las mayores tropelías que cabe esperar de un Gobierno contra la unidad de la nación, especialmente a través de la reforma del Estatuto de Cataluña, pero el Rey no quiere reconocerlo abierta y contundentemente. Menester es que lo haga cuanto antes, porque quizá, cuando recurra a quienes lo amparan simbólicamente, oiga una voz democrática que le señale el camino: "Por favor, Majestad, por Irún".

Conceptualmente pobre y políticamente miope

Sobre el discurso del Rey
Jesús Cacho El Confidencial26 Diciembre 2007

Flor de un día. El espíritu del discurso navideño pronunciado por Su Majestad el Rey Juan Carlos el año pasado ha resultado ser flor de un día. Los lectores de este diario recordarán la confidencia que el 26 de diciembre de 2006 hicimos en esta misma columna, relativa a Alberto Aza. Resulta que, en días previos al 24 de diciembre, el jefe de la Casa del Rey se permitió aconsejar a algunos amigos muy particulares seguir con atención el discurso del Monarca porque “esta vez no te va a defraudar”.

Y ciertamente no defraudó porque, comparado con años anteriores, el mensaje leído por el Rey hace justamente un año se convirtió en algo parecido a un hito, una piedra en un camino que el Monarca nunca debió haber abandonado, entre otras cosas porque, dijimos entonces, “si el Rey de todos los españoles no defiende la esencia y existencia misma de España, es decir, la unidad de España, que es su principal obligación constitucional, entonces sobra el Rey y sobra la Monarquía”.

El dardo real del año pasado debió, por obvias razones, gustar muy poco en La Moncloa. En realidad, debió gustar tan poco que da la impresión de que Presidencia del Gobierno ha entrado esta vez en el texto real como burro en cacharrería, ha metido la mano hasta el corvejón para dar a luz una cosa plúmbea, salida del magín de un contable poco leído, con una sintaxis impropia de alguien capaz de expresarse con elegancia y soltura en español. Un discurso conceptualmente pobre y políticamente miope, tan torpemente redactado que no me extrañaría nada que su autor haya sido el mismísimo Moratinos o alguien de su talla.

Por no acompañar, ni la propia vestimenta del Monarca –chaqueta de un indefinible color oscuro y corbata naranja- era la adecuada para la ocasión. La verdad es que da un poco de pena que, en su momento estelar del año, el Jefe del Estado no sea capaz, en casi 200 líneas largas de discurso, de elevarse sobre los tópicos y los lugares comunes para embarcar a los españoles de buena voluntad en un mensaje ilusionante cargado de futuro, sobre la base de un adecuado análisis del presente, un análisis realista, tan duro como la ocasión lo requiera, pleno de esas verdades del barquero capaces, a veces, de causar dolor pero cuya relación, en figura tan prominente, termina por reconfortar a cualquier cabeza justamente amueblada.

En su lugar, el juego del escondite, el gato y el ratón con unos españoles a quienes se presupone menores de edad o cortos mentales sin remedio, con alusiones mojigatas a un futuro deslumbrante que nadie acierta a entrever. “Me parece de especial importancia reclamar de nuevo a nuestros partidos políticos mayores esfuerzos, para alcanzar el necesario consenso en los grandes temas de Estado”. ¿A qué temas de Espado se refiere, Majestad? ¿Nos está hablando de la reforma de la Constitución del 78? ¿En qué dirección? ¿Qué hacemos con la Nación Española y sus tironeros, cada día más envalentonados? ¿Qué piensa usted de ese Estado Federal o Confederal con el que viene tonteando el señor Zapatero desde hace cuatro años? ¿Es un tema de Estado, por ejemplo, conseguir que en todas las CC.AA se enseñe una cierta, por mínima que sea, idea de España común a todos los niños españoles? Y así hasta el infinito.

Pero no. El Rey pone el huevo del “consenso” y se larga con la música a otra parte, en concreto a la lucha contra el terrorismo, a saber: “La lucha contra el terrorismo reclama, sin duda, unidad” (...) “Necesitamos cuanto antes una cultura de unidad que haga efectivo el compromiso de todos los demócratas para acabar definitivamente con el terrorismo”. La monserga de la unidad de siempre, en una Legislatura donde la inmensa mayoría de los españoles hemos vivido ignorantes, de espaldas a la estrategia urdida por el señor Zapatero con los embajadores del separatismo vasco en la trastienda del Poder, el famoso “proceso”, todo de espaldas a un pueblo dizque soberano aunque en realidad más pastueño rebaño que nunca.

El hombre que llegó al Poder como abanderado de la democratización del mismo, del cambio de usos y costumbres, del acercamiento de las instituciones al pueblo, ha protagonizado a lo largo de la Legislatura un absolutamente hermético ejercicio de poder en asunto tan trascendental para el futuro colectivo como el final del terrorismo vasco. El proceso ha fracaso, obviamente, y ahora es el propio bombero pirómano leonés quien reclama unidad, unidad que a su vez replica el Monarca en su discurso navideño.

Y se acabó lo que se daba. Se acabó el mensaje del Rey. Porque el resto fue un pot-pourri, una olla podrida en la que se mezcló el crecimiento económico –naturalmente en plan reparto de excedentes-, la alta calidad de nuestra educación -¿Ha oído el Rey hablar del informe Pisa?-, los contenidos televisivos e infancia –¿por qué no sienta un día a su mesa, Señor, a un tal Paolo Vasile y le lee la cartilla?-, las drogas, los malos tratos, los accidentes de tráfico y el medio ambiente... Un discurso propio de las rebajas de enero, muy del gusto de la progresía local.

Del resto, de las relaciones de amistad con los países mediterráneos –a Franco le gustaba más hablar del Magreb-, y del cariño que debemos profesar a nuestros hermanos –¿o eran hijos?- iberoamericanos, prefiero correr un tupido velo, porque toda esa parte despedía un inconfundible aroma a mercancía rancia, cuando se han cumplido ya 32 años de la muerte del en su tiempo llamado Generalísimo. Discurso, en suma, pobre, propio de final de Régimen.

El rey de España con Alicia en el país de las maravillas
José Catalán Deus Periodista Digital 26 Diciembre 2007

El mensaje navideño del rey de España fue más trillado y convencional que nunca. Esta oportunidad para tratar los grandes problemas del país sin tapujos, se está desperdiciando y convirtiendo en una repetitiva y cansina ceremonia. Uno tiene la impresión de que el día menos pensado el rey Juan Carlos va a despertarse en un país desconocido. Uno tiene que recordar a Luis XV escribiendo en su diario 'Hoy, ninguna novedad' el día de la toma de la Bastilla, o al zar de todas las Rusias ignorando el pleno de los soviets de obreros, soldados y campesinos.

Y no porque estemos en vísperas de una convulsión social de ese estilo, sino porque estamos en vísperas de la ex-España, una vieja nación europea que en menos de una década va a disgregarse en tres o cuatro realidades nacionales diferentes.

En un mensaje trivial, burocrático y absurdamente concreto en trivialidades y abstracto en trascendencias, el Rey habló de todo y no habló de nada. Apenas algunas cosas que destacar.

'Me parece de especial importancia reclamar de nuevo a nuestros partidos políticos mayores esfuerzos, para alcanzar el necesario consenso en los grandes temas de Estado', dijo. Con seguridad, ningún medio recogerá este ruego: los grandes temas de Estado por encima de partidismos. Ese tren ya lo hemos perdido.

'Creo también necesario solicitar el debido apoyo para nuestras instituciones y poderes en aras de su más eficaz funcionamiento. Todo ello, conforme a las reglas y principios de nuestra Constitución', añadió. Las instituciones han sido abandonadas ante los caballos desbocados de la disgregación. No se ve en el horizonte posibilidades de reacción.

'Necesitamos cuanto antes una cultura de unidad... Siempre he afirmado que es un objetivo urgente e imperativo para el Estado, un deseo de los ciudadanos, una obligación de todas las fuerzas democráticas... Pongamos los medios para ello... Esa debe ser la respuesta ... de una sociedad democrática y avanzada como la española'. Demasiado tarde para una cultura de unidad. El Rey puede creer que aún reina sobre una nación unida. Pero la realidad es otra.

'El año que viene celebraremos el Trigésimo Aniversario de nuestra Constitución. Tres décadas de progreso que deben avalar nuestra plena confianza en el porvenir de España. Plena confianza en nuestra capacidad para seguir edificando un país moderno, unido y diverso, justo y solidario, con mayor bienestar para todos. Trabajemos con entrega y generosidad, sin egoísmos. Pensando en lo que cada uno con su esfuerzo puede aportar al servicio de toda la sociedad. Conscientes del valor de la unidad para seguir progresando' dijo. Sin embargo, en estas Navidades de 2007 emerge más amarga que nunca la constatación de que hemos fracasado en todo salvo en los logros consumistas y el incremento del producto nacional bruto -nunca mejor dicho-.

'El bien de España y de los españoles debe ser nuestro mayor anhelo, el compromiso colectivo que día a día hemos de reafirmar', dijo también sin un rictus de amargura, como si a este país desnortado, de todos contra todos, de individualismo feroz, pudieran ya servirle buenas palabras.

'Este es un momento asimismo para reafirmar nuestros sentimientos de hermandad con todos los países y pueblos iberoamericanos. Para subrayarles de corazón, nuestra cercanía, nuestra admiración y respeto hacia sus respectivas y sólidas identidades y, sobre todo, nuestra apuesta solidaria con su futuro. Nada de lo que afecta a América nos es ajeno. Tampoco podemos dejar de resaltar la intensidad de los vínculos que nos unen a nuestros vecinos del Mediterráneo, nuestra amistad y plena cooperación con sus legítimas ambiciones de mayor desarrollo y bienestar'. Finalmente, entre Chávez y Mohamed VI, el indigenismo ignorante y el islamismo fanático, un brindis al sol intraducible a los hechos.

Majestad, supongo que usted lo sabe, pero la situación no es buena, es pésima. Estos discursos no sirven para nada.
------------------------------------------------------------------------
(NOTA: Si desea recibir un aviso diario de las informaciones nuevas que publicamos, introduzca su dirección de correo en el recuadro 'Suscribirse a Infordeus-Blog' de la columna de la izquierda de las páginas de Infordeus. Gracias por su interés).
http://blogs.periodistadigital.com/infordeus.php
--------------------------------------------------

Balance de una desgraciada legislatura
 Minuto Digital 26 Diciembre 2007

Cerramos el año y aunque la legislatura no ha concluido oficialmente, después de Reyes entraremos en periodo preelectoral. Ya nada se puede esperar y pedir, salvo propaganda, a los partidos y al gobierno.

Zapatero llegó al poder con la desgracia debajo del brazo, en una inesperada victoria socialista, que por mucho empeño que se ponga desde los mamporreros mediáticos del PSOE, sólo se explica debido a los atentados de Atocha.

Y la legislatura ha transcurrido con igual signo desgraciado, entre la inutilidad y la nadería o la crispación y el deterioro de la convivencia nacional.

La negociación de ZP con ETA nos ha hecho retroceder en vez de avanzar en la lucha contra el terrorismo. Sus coqueteos y debilidades con los nacionalismos han ahondado el problema separatista, convertido el erario público en una casa de subastas y chantajes, a la vez que ha ahondado la desigualdad entre españoles según vivan en un el territorio u otro.

Por si fuera poco ZP ha dividido a la sociedad como no lo estaba desde los prolegómenos de la guerra civil. Leyes innecesarias y agresivamente laicistas alejas del consenso con una sociedad que aún mayoritariamente se declara católica, como el matrimonio entre homosexuales y educación para la ciudadanía, o la última propuesta de cara a legalizar el aborto libre. Leyes sectarias como la de memoria histórica que reabre heridas del pasado, y mucha, pero que mucha demagogia en todos los asuntos públicos, especialmente en materia de inmigración, que nos ha puesto a la cabeza de Europa a la hora de recibir ilegales y también a la cabeza en proporción de inmigrantes, llegados sin control, sin animo de integración y con imprevisibles consecuencias en caso de estallido social. Ninguna iniciativa en política económica nos ha preparado para una más que previsible desaceleración económica y el paro, la precariedad laboral, la perdida de poder adquisitivo de los asalariados o el precio de la vivienda siguen, evidentemente no ya sin resolverse, sino sin avances positivos. Sólo la Ley de dependencia parece ser el único punto positivo a resaltar de esta legislatura.

En definitiva Zapatero ha dado mucho espectáculo, su gobierno ha pecado de mucho autobombo, del que la ministra Maleni puede dar buen testimonio, pero hacer, lo que se dice hacer, ha hecho bien poco. Mucho ruido y pocas nueces. Que De la Vega haya resaltado en su balance que los populares hayan hecho de la confrontación su ‘única estrategia de oposición’ con ‘todo’ y, particularmente, con dos temas especialmente sensibles como la unidad de España y la lucha contra el terrorismo, resume bien a las claras los pocos logros que este gobierno puede poner encima de la mesa como aval.

En definitiva, una legislatura sin ningún avance. Cuatro años perdidos para todos

ANV y PCTV
El escandaloso proceso de una justa ilegalización
Jaime Ignacio del Burgo Libertad Digital 26 Diciembre 2007

La batalla política para conseguir la ilegalización del Partido Comunista de las Tierras Vascas y de Acción Nacionalista Vasca llevada a cabo por el Partido Popular a lo largo de la legislatura que acaba de concluir está a punto de dar su fruto. La prensa gubernamental anunció hace un par de semanas que el Fiscal General del Estado habría dado ya la orden de redactar la demanda de ilegalización de ambas formaciones políticas. Al parecer se estaría a la espera de que el juez Garzón, tras la recepción de sendos informes de la Policía o de la Guardia Civil, decrete la suspensión de actividades por considerar que tanto el PCTV como ANV no son otra cosa que una sucesión de Batasuna.

Si todo esto se confirma, estaríamos ante una gran victoria del Estado de Derecho. Sin embargo, no por ello dejaremos de calificar de escandalosa la actuación del Gobierno y de la Fiscalía General del Estado.

Los que vivimos en el País Vasco y Navarra no necesitábamos de grandes investigaciones para concluir que el PCTV no era más que una tapadera de ETA-Batasuna permitida por el Gobierno para que la llamada izquierda abertzale pudiera estar presente en las elecciones autonómicas vascas que siguieron a la fracasada presentación en el Congreso del "plan Ibarreche".

También sabíamos todos que ANV era el instrumento acordado durante el llamado proceso de paz para permitir la recuperación por la izquierda proetarra de buena parte del poder municipal perdido en el año 2003 a causa de la ilegalización de Batasuna. La decisión de permitir a unas candidaturas de ANV presentarse a las elecciones forales y autonómicas de 2007 y de negar a otras su comparecencia fue claramente arbitraria y rayana en la prevaricación.

El diario El País presentaba el día de Nochebuena como prueba inequívoca de la vinculación de ETA con el PCTV y ANV que al menos veintidós dirigentes de Batasuna están a sueldo del PCTV, "según la documentación que maneja la policía".

Pues bien, toda esta información supuestamente inédita se encontraba ya en poder del Gobierno cuando menos desde mediados del año 2005. Un informe de la Guardia Civil de 5 de junio de 2005 demostraba hasta la saciedad que el PCTV formaba parte del entramado etarra. Pero en lugar de remitirlo a la Audiencia Nacional, el Ministerio del Interior encargó a la Policía la redacción de otro informe que concluyó que no había pruebas que pudieran incriminar a la tapadera batasuna.

Hace varios meses formulé al Gobierno en el Congreso una serie de preguntas orales y escritas sobre el PCTV. Entre ellas había una en la que se solicitaba confirmación del Ministerio sobre si era cierta la información de que una veintena de miembros del aparato de la ilegalizada Batasuna cobraban su sueldo y cotizaban a la seguridad social a través del fantasmagórico partido de los comunistas vascos. Tanto el ministro del Interior como el de Justicia me acusaron entonces de sabotear el proceso de paz y me calificaron de novelista de éxito y enredador.

El juez Garzón también ha colaborado eficazmente al desarrollo de esta mascarada hasta que el Gobierno decidió dar marcha atrás y ha ordenado combatir a ETA hasta su derrota final.

El ministro Bermejo ya reveló que la ilegalización de ANV se produciría, y cito textualmente, "cuando toque". No hace falta ser un lince para interpretar que "tocaría" cuando se acercaran las elecciones generales. Y ya estamos en vísperas.

Quede claro que el día en que el juez Garzón anuncie la suspensión de actividades de los partidos abertzales y el Ministerio Fiscal ponga en marcha el proceso de su ilegalización seré el primero en aplaudir. Pero no deja de ser triste que hayan tenido que convocarse las elecciones para que se haga lo que debió hacerse en su momento y que habría evitado la presencia de los candidatos del nacionalismo proetarra en las instituciones vascas y navarras.

Jaime Ignacio del Burgo es diputado por Navarra. Representa a UPN en el Comité Nacional del PP

Etarras en Navidad
Florencio Domínguez El Correo 26 Diciembre 2007

Hubo un tiempo en el que los miembros 'liberados' de ETA encuadrados en comandos aprovechaban estas fechas para hacer un alto en sus campañas de atentados y regresar a Francia para celebrar las fiestas. En víspera de la Navidad de 1980, por ejemplo, los miembros del 'comando Eibar-Urko', tras perpetrar el asesinato de un policía, enviaron un mensaje a sus jefes solicitando permiso para cruzar la frontera y pasar estos días con los suyos. El día 19 de diciembre, 'Txikierdi', jefe directo de la célula etarra, les comunicó que podían regresar y celebrar las navidades.

Desde hace algunos años, sin embargo, las fiestas de Navidad se han convertido en un incentivo para los terroristas empeñados en no dejarlas pasar sin hacernos ver el poder de las bombas. Lo hicieron el pasado año con la voladura de Barajas que costó la vida a dos ciudadanos ecuatorianos; lo intentaron en 2003 cuando pretendieron volar el tren que une San Sebastián con Madrid y sembrar de bombas la estación de esquí de Baqueira Beret; lo habían intentado un año antes, cuando planearon colocar una cadena de bombas en centros comerciales de Madrid. La voladura del tren la impidió la policía al detener a los etarras y desactivar las bombas que habían introducido ya en el convoy ferroviario, y los atentados en centros comerciales los evitó una pareja de la Guardia Civil de Collado Villalba que sorprendió a los terroristas cuando manipulaban los explosivos.

Este año ETA ha pretendido castigar al PSOE atacando una de sus sedes en Balmaseda y lo que ha conseguido es amargar la Nochebuena a un grupo de vecinos de la localidad vizcaína, que han tenido que abandonar sus hogares dañados por la bomba etarra.

Quizás sea el momento de recordar las palabras que el pasado sábado pronunciaba el dirigente de Batasuna Pernando Barrena cuando advertía a los par- tidos democráticos lo de 'hasta aquí habéis llegado' y llamaba a los suyos a responder y trazar líneas rojas que los demás no deberían atravesar. Es el momento de que Barrena explique a los vecinos de Balmaseda y al resto de los ciudadanos vascos si los cinco kilos de explosivo que había en la bomba colocada en la casa del pueblo eran una de las líneas rojas que reclamaba.

En el paisaje navideño están presentes también todos los años las movilizaciones de los familiares y allegados de los presos de ETA que intensifican en estas fechas sus actividades de apoyo a los terroristas encarcelados. Este año, como otras veces, un grupo de personas se ha encerrado en el Buen Pastor de San Sebastián para reclamar la libertad de casi doscientos reclusos. El mejor favor que podían hacer los familiares a sus allegados presos no consiste en asumir las causas políticas de los terroristas, sino en persuadirles para que sean capaces de promover el abandono de las armas por parte de ETA. Es la única hipótesis en la que los presos podrán ganar algo.

f.dominguez@diario-elcorreo.com

Nacionalismo vasco
El Olentxero
Juan Morote Libertad Digital 26 Diciembre 2007

Llegué a San Sebastián el pasado domingo y me llamó la atención que se habían reducido considerablemente las fotos de etarras en los balcones de los alrededores de la calle Matía, una calle bullanguera, comercial, del barrio del Antiguo. Esto siempre alegra al visitante de buena voluntad.

Había leído en la prensa que la cabalgata de los Reyes Magos iba a ser sustituida por la cabalgata, o lo que fuere, en honor del Olentxero, un personaje caracterizado por una cara ancha, sonrisa abierta, mofletes sonrosados, de complexión ligeramente gruesa, barba hirsuta, boina calada y vestimenta oscura. Reza la tradición que baja de la montaña el día de Navidad con regalos para los niños; diríase que es la versión euskalduna de Papa Noel.

Llegada la Nochebuena en la calle Matía, oigo acercarse por el centro de la calzada una fanfarria cadenciosamente triste, me aposto en la acera para verla pasar: un grupo de gente vestida toda de negro, con blusones típicos de las labores del campo, llevan en un anda al Olentxero. A su alrededor se arremolinan unos cuantos niños, pero los viandantes bajan la vista y callan. Cuando me fijo descubro que los niños, y los mayores que los acompañan, portan una especie de estandartes, al menos una treintena, con las fotos de los etarras encarcelados, convirtiendo la fiesta en una macabra procesión de la Santa Compaña, versión euskalduna, claro.

Decía Ortega en su discurso pronunciado en las Cortes del treinta y dos, con ocasión del debate sobre el Estatuto de Autonomía de Cataluña, que lo lamentable de los nacionalismos es que cuando alguien no coincide con las formulas políticas que traducen el sentimiento, entonces no se atreven a manifestarlo, porque no hay nada más fácil que los exacerbados los tachen, en este caso, de antivascos.

Los proetarras han ganado otro espacio de la cultura popular politizando en su interés una tradición arraigada en la ilusión de los niños.

De esta guisa los viandantes cabizbajos, casi afrontados por el espectáculo entorno al Olentxero, no dicen nada; lo importante es que la Real remontó frente al Tenerife. Todos vuelven en sí al cabo de un rato, la cena es de nuevo lo importante, iremos todos a misa del gallo, porque aquí nunca pasa nada.

Lo que no se pregunta nadie es si las sacas de odio que llevaban aquellos que trasportaban al Olentxero contenían el explosivo que se utilizó horas más tarde en el atentado contra la sede del PSE-PSOE de Balmaseda.

La procesión discurre lentamente y se va alejando agitando las fotos que otrora colgaban de los balcones, con su tañido lúgubre, dejando un aroma de hiel en la Nochebuena de la calle Matía.

La tragicomedia vasca.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 26 Diciembre 2007

Una región española que padece desde hace décadas la dictadura opresiva del terrorismo, donde hay que ser un héroe para ser concejal, o alcalde no nacionalista, donde hay que ser un valiente para ser profesor en la universidad si no eres nacionalista, donde hay que andar con guardaespaldas si no eres nacionalista, donde la libertad de expresión se expresa casi únicamente con dianas pintadas en paredes patriotas, pues bien, para los nacionalistas separatistas, y para casi toda la iglesia vasca lo único realmente trágico que allí acontece es que la dispersión de presos etarras obliga a las familias de esos presos a tener que coger el coche para visitarlos y a veces les ocurre un accidente de carretera que inmediatamente pasa a ser la tragedia vasca por antonomasia.

Un obispo como el de San Sebastián, Juan María Uriarte, en cuya prédica nos dice que es igual de trágico el que ETA asesine a dos jóvenes que el accidente de tráfico que afecta a una familia de un preso etarra al que van a visitar a Teruel, será obispo, pero también es un pringao acojonao salvo que sea simplemente un obispo nacionalista separatista. Será obispo, pero también es un hombre perverso, desalmado y retorcido que iguala el sufrimiento de las víctimas con el de los asesinos, aunque soy piadoso con el obispo porque tengo la convicción de que para Uriarte es más trágico lo que les pasa a las familias de los asesinos que lo que les pasa a las familias de los asesinados.

Lo que cuenta el obispo es más tragicomedia que otra cosa, más montaje que otra cosa, más lavado de cara del terrorismo que otra cosa, simplemente, y a pesar de ser obispo, mas obra de un caradura que otra cosa.

¡Tiene bemoles el dichoso obispo!
Documentación.
Artículo de La Razón “Uriarte llama a los feligreses a «no olvidar» a las familias de los presos”


Agencia Tributaria y presión al TC
Editorial ABC 26 Diciembre 2007

EL presidente de la Generalitat catalana ha anunciado que el próximo 2 de enero inaugurará «con toda solemnidad» la Agencia Tributaria de Cataluña. Se trata, tal y como se ha encargado de recordar el conseller de Economía, Antoni Castells, de «un paso más» hacia el Consorcio tributario entre la administración autonómica y la estatal, que debe empezar a funcionar en agosto de 2008. Si bien en un principio este Consorcio pretende hacerse cargo de la gestión de los impuestos compartidos, lo cierto es que la Generalitat ve en él una puerta abierta para gestionar en el futuro todos los tributos, sean cedidos o no. En total, la nueva Agencia Tributaria gestionará 5.000 millones de euros desde enero, una cantidad nada desdeñable si se tiene en consideración que, como tantos y tantos preceptos del Estatuto, los que regulan los nuevos organismos tributarios están aún pendientes del juicio de constitucionalidad que debe emitir -cuanto antes y sin más dilaciones- el Tribunal Constitucional. Es significativo además que el anuncio de la Generalitat se haya realizado sin una previa reunión con los representantes del Gobierno central en la correspondiente Comisión Bilateral.

Es cierto que está prevista una reunión de ese órgano para mediados de enero. Pero es de esperar que la Generalitat utilice la cita para forzar más si cabe la máquina del desarrollo estatutario. El tripartito, convencido de que Moncloa busca ralentizar el desarrollo del Estatuto por temor a que el PP rentabilice en el resto de España -y en periodo prelectoral- su insolidaria política de cesiones a Cataluña, querrá conseguir como mínimo la elaboración de un calendario para el traspaso de las competencias de Cercanías de Renfe y de la Inspección de Trabajo. La estrategia del Ejecutivo catalán es por tanto diáfana: su pretensión es recuperar parte del mucho crédito dilapidado en los últimos meses -tanto el PSC como ERC perdieron muchos miles de votos en los últimos comicios autonómicos- a costa de crear nuevas hipotecas al Tribunal Constitucional. Desde esta perspectiva, la Generalitat está engordando deliberadamente un problema que ni el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ha observado con criterios de racionalidad porque lo generó de modo irresponsable, ni para cuya solución el Tribunal Constitucional ha ofrecido todavía una respuesta en tiempo y forma. Cuando la Generalitat impone sus criterios políticos, adornados con la falsa excusa de «una gestión más eficaz» de los impuestos, no sólo desnuda al Gobierno por su evidente pérdida de control sobre esta fase del desarrollo estatutario, sino que somete al Tribunal Constitucional a una inadmisible presión con el fin de que, a la hora de dictar sentencia, se sienta persuadido de que revocando muchas de las medidas puestas en marcha resultaría peor el remedio que la enfermedad. Con el recurso previo de inconstitucionalidad en vigor se evitarían muchos de estos abusos. La experiencia demuestra que el ventajismo de algunos políticos en el presente a menudo redunda en el futuro en un serio perjuicio para los ciudadanos.

Entrevista a Del Olmo
Luis del Pino Libertad Digital 26 Diciembre 2007

El juez Juan Del Olmo dice, en una entrevista concedida a El País, que estuvo tentado de abandonar el caso del 11-M "quince o veinte veces". Desafortunadamente, parece que supo resistirse a esa sana tentación.

Si hubiera leído a Oscar Wilde, Del Olmo sabría que el mejor modo de evitar la tentación es caer en ella, y a lo mejor nos habría ahorrado una no investigación que ha conseguido que los españoles sigamos sin saber, casi cuatro años después de la masacre, quién hizo estallar cuatro trenes tres días antes de las anteriores elecciones generales.

Yo fui, durante mucho tiempo, defensor de la buena voluntad del juez Del Olmo. Pensaba que quizá le venía el caso grande, que quizá le asustaba el abismo, que tal vez no se atrevía a plantar cara en solitario a quienes habían sembrado la investigación de pruebas falsas desde el principio, pero que en el fondo sí que quería llegar hasta donde pudiera, dentro de las limitaciones existentes. Pero hace ya mucho que dejé de concederle el beneficio de la duda a Del Olmo. Concretamente, cuando el juez comenzó a rechazar de manera sistemática todas las solicitudes de diligencias que los abogados de las partes le fueron planteando una vez que una porción sustancial del sumario dejó de ser secreta. Ni quería investigar, ni estaba dispuesto a permitir que otros interfirieran en la pantomima.

A partir de aquel momento, comprendí que Del Olmo no estaba ahí para intentar investigar hasta donde le dejaran, sino para dar apariencia de legalidad a lo que no era sino una monumental estafa, destinada a presentarnos a unos autores materiales e intelectuales que nada tenían que ver con quienes decidieron provocar una masacre para conseguir unos determinados efectos políticos.

No creo en su buena voluntad, por tanto. Aunque tampoco cometeré el error de achacarle a él toda la culpa o de pensar que le animaba la mala voluntad: igual que creo que no trató de investigar realmente, creo también que no tuvo voluntad consciente de ocultación. En el fondo, Del Olmo no ha sido más que alguien que no ha tenido en ningún momento la voluntad o las narices de enfrentarse a quienes de verdad han dirigido las fraudulentas investigaciones.

Su gran pecado ha consistido en limitarse a ser simplemente otra pieza de la maquinaria, una pieza que fue manchándose más y más de grasa a medida que iban quedando al descubierto las maniobras de falsificación de pruebas en que el sumario se basaba.

Dice Del Olmo, en esa misma entrevista, que abandona la Audiencia Nacional. No creo que se le eche en falta.

Vaya con Dios el juez Del Olmo. Y llévese con él toda mi consideración hacia su persona y mi profunda censura a su nefasta labor como juez del 11-M.

P.D.: Dice Pablo Ordaz, el periodista de El País que firma la entrevista a Del Olmo, que "una oscura asociación de ultraderecha, los Peones Negros" son quienes han actuado de guionistas de El Mundo, de la Cope, de Telemadrid, de Libertad Digital y del PP... a lo largo de las investigaciones del 11-M. Muchas gracias por lo de guionistas, señor Ordaz, aunque supongo que en Cope, en Libertad Digital, en el PP, en Telemadrid y en El Mundo estarán partiéndose de la risa con el "ascenso" que usted ha concedido a los Peones Negros. Pero lo que más gracia tiene es lo de "oscura asociación de ultraderecha". Si quiere usted buscar ultraderechas, señor Ordaz, no tiene más que preguntar a alguno de los abogados que han estado presentes en la causa y cuya labor ha alabado usted mucho, y que curiosamente defienden las mismas tesis que usted. O no tiene más que ver cómo en las webs de ultraderecha se utilizan, para criticarnos a los medios "conspiranoicos", los mismos argumentos que usted emplea. Es usted, y no los peones negros, el que coincide en las tesis, aunque no en el lenguaje, con la extrema derecha de este país. Usted sabrá a qué se debe esa coincidencia.

ESPAÑA TIENE EL GOBIERNO QUE SE MERECE
Francisco Rubiales Periodista Digital 26 Diciembre 2007

Algunos ilusos creen que el Gobierno Zapatero es un accidente y que todo volverá a ser igual después, cuando ZP sea derrotado, pero ignoran que muchos de los cambios son ya irreversibles y que el país y el sistema democrático han quedado ya seriamente dañados y pervertidos.

Muchos españoles se han autofabricado un cuento simple o quizás una leyenda urbana, que creen fervorosamente, según la cual un grupo minoritario, heterodoxo y pervertido ha tomado el poder en el socialismo español y en el gobierno de España, con José Luis Rodríguez Zapataro al frente, y ha llevado a la izquierda española y a la nación por caminos insólitos, equivocados e indeseables. Según esa leyenda, perturbadora pero menos que la realidad, el drama de esa política gubernamental que consiguió eludir los controles de la Constitución y tensionar hasta límites desconocidos la convivencia y la concordia, es un mal pasajero que terminará cuando Zapatero sea derrotado en las urnas. Entonces --continúa la leyenda-, milagrosamente, el socialismo español se hará democrático, justo, se regirá por principios nobles y tomará el camino correcto, mientras España curará sus heridas y se salvará de todas sus amenazas.

Los que creen esa especie de benévolo cuento de hadas se equivocan en lo esencial y doblemente: en primer lugar porque muchos de los cambios y transformaciones perpetrados por el gobierno Zapatero son irreversibles y, en segundo lugar, porque quien ha tomado el poder en el socialismo español y en la nación no es un grupo pervertido sino toda una izquierda que se ha evolucionado mal, que se ha desprendido de los remilgos y dudas propias de la socialdemocracia y que ha decidido sumergirse en sus fuentes originales, más próximas al totalitarismo que a la democracia.

El cuento o la leyenda cumple una misión terapéutica y narcotizante en una sociedad española que no quiere asumir la cruda realidad de que quien ha tomado el poder en España es simplemente una izquierda distinta a la que creíamos que existía y que esa tragedia es, mas o menos, obra de todos.

Las raíces históricas de la izquierda son totalitarias y parten del principio (genuinamente leninista) de que la sociedad sólo avanza cuando un gobierno consciente y preparado toma el poder y la conduce con mano firme.

Eso es, precisamente, lo que piensan Zapatero, su gobierno, sus asesores y, mientras no se demuestre lo contrario, los socialistas españoles en masa.

La izquierda, que cree menos en la igualdad que la derecha, que tampoco cree en ella, no quiere perder más tiempo y está decidida a transformar la sociedad desde el poder, con mano firme, sin remilgos , "como sea", sin pamplinas igualitarias como la democracia y desde el convencimiento leninista de que sólo un gobierno profesional y preparado puede conducir a la Humanidad hacia el "paraiso"..

La democracia –según esta izquierda que nos gobierna-- no es otra cosa que un obstáculo que hay que soportar en una etapa histórica concreta y del que hay que desprenderse lo antes posible porque la sociedad necesita con urgencia transformaciones eficaces que sólo son posibles si son impulsadas desde el poder por un liderazgo osado y decidido a asumir el cambio.

Sólo desde esta perspectiva pueden entenderse aspectos que el cuento oculta y que la mayoría de la sociedad española se niega a asumir y procesar, como el cambio de las amistades internacionales, sustituyéndose a las democracias por totalitarismos pervertidos como los de Cuba, Venezuela, Irán, Bolivia y otros; las alianzas selladas entre un socialismo que se supone español y democrático con partidos nacionalistas extremos que ni son españoles ni demócratas; el acoso político a la oposición, a la que se le quieren cerrar las vías que conducen al poder, lográndose así, por la vía pacífica y a través de la perversión de las reglas del juego democrático, la misma permanencia perpetua en el poder que impuso Lenin a través del golpe de estado bolchevique; el estilo de gobierno impuesto, donde las decisiones se toman al margen de la los criterios mayoritarios de la ciudadanía; el acoso a las víctimas del terrorismo y a todos los que se opongan al “régimen”; el desprecio que supone a las reglas clásicas de la democracia aprobar leyes fundamentales como los estatutos de Cataluña y Andalucía mediante dos consultas populares fracasadas, en las que triunfó la abstención y la propuesta gubernamental resultó vergonzosamente aprobada por apenas un tercio de los votantes, etc., etc.

La única manera de intentar curar las durísimas heridas causadas por el "Zapaterismo" en España es admitir que su obra es la de una izquierda que ha sido votada y aupada hasta el poder por la mayoría de los españoles y también asumir que algunas de las políticas de esa izquierda, como el haber desenterrado los odios del pasado entre las dos Españas, o haber dado alas al nacionalismo para que se transforme en independentismo, o haber desprestigiado la política y la democracia, difícilmente pueden tener marcha atrás.

Rubén
Voto en Blanco http://www.votoenblanco.com/

Sobre el argumento de la «cercanía» del poder
GRACIÁN ABC 26 Diciembre 2007

VISTAS las cosas con la perspectiva que el tiempo nos proporciona, no alcanzamos a entender cómo, a la hora de redactar la Constitución, los dirigentes de los grupos parlamentarios no nacionalistas pudieron creer que, conformándose con adoptar unas formulaciones ambiguas y dejando para posteriores momentos las decisiones clarificadoras, resolvían los problemas, siquiera momentáneamente.

Cualquiera que se entretenga en revisar los diarios de sesiones de los debates parlamentarios puede apreciar la reserva mental con que actuaron los representantes de los grupos vasco y catalán en todo lo referente a la organización territorial del Estado y a la distribución de competencias entre éste y las comunidades autónomas.

En el inacabable proceso para ello entonces iniciado, uno de los argumentos en los que, tópicamente, se ha venido justificando la mayor extensión de las facultades atribuibles a las autoridades y organismos autonómicos es el de que el poder se ejerce con mayor propiedad y eficacia en la cercanía en que éstas se encuentran respecto del ciudadano y el territorio, que desde la lejanía en que se hallan los poderes estatales centrales.

La generalización de esta opinión puede que arranque del encendido elogio que Tocqueville hizo en La democracia en América del sistema de organización americano y de la forma ascendente de imbricación de las distintas instancias de poder, desde las municipales hasta la superior federal de la Unión, pasando por las de los condados y las de los estados federados.
El propio Lord Acton, nada entusiasta de Tocqueville, recelaba de la democracia «a la francesa» por su efecto centralizador y uniformador. Pero Acton, crítico de los nacionalismos, nunca enfocó la distribución de poderes entre las distintas instancias del Estado sino como una forma de evitar la corrupción; de ahí que nos advirtiera en su conocida sentencia de que «el poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente».

En España la relación proporcional legitimidad/cercanía del poder fue reiteradamente encarecida por Gumersindo de Azcárate en muchos de los ensayos, artículos periodísticos y discursos en su larga vida parlamentaria. Y, antes y después de él, por los nacionalistas de todo tiempo y lugar.

Mas lo que aquí interesa es dilucidar la cuestión de si acercar el poder a las instancias políticas y administrativas que más próximas se hallan al ciudadano es una forma de ejercicio más democrático y eficaz del mismo que la consistente en su confinamiento en las más remotas y alejadas del administrado.

Ello debería lógicamente ser así. Es razonable pensar que el mejor conocimiento de los problemas que propicia la cercanía e inmediatez a los mismos de las instancias intermedias e inferiores favorece su más acertada solución, tanto en la fase de toma de decisiones como en las posteriores de ejecución y control de las mismas. Pero todo tiene su haz y su envés, y lo que a priori puede comportar ventajas, puede acarrear también ciertos inconvenientes. Se trata de ver cuáles pueden ser éstos y decidirse a actuar conforme al menor de los males.

El no menor de ellos es el del mayor control que sobre todas y cada una de las circunstancias personales de los administrados facilita la cercanía, así como la natural tendencia de todo administrador a ensoberbecerse, inversamente proporcional de otra parte, en términos generales, a su propia importancia y entidad. La proclividad a abusar del poder es mayor cuanto menor es la altura institucional del abusador y la distancia que le separa de su víctima. Esto lo sabe bien el pueblo llano, que en la Edad Media prefería que su villa o lugar dependiera directamente de la Corona (localidades de «realengo») antes que de la nobleza, y que fueran jueces y funcionarios dependientes directamente de aquélla los que juzgaran sus conflictos y administraran sus intereses, en vez de los designados por un señor feudal. Numerosos son los topónimos que, con orgullo, aluden a dicha dependencia directa de la realeza.

De otro lado, la propia cercanía a las materias sobre las que se deben adoptar decisiones, favorece la posibilidad de existencia de conflicto de intereses; y la tentación de que aquéllas no sean tomadas sólo en consideración a la defensa de los generales. Cuanto más cercano sea el poder, más alta será la probabilidad de que el administrador se vea personalmente afectado por la decisión que haya de adoptar y más peligro correrá de incurrir en prevaricación y cohecho.

De cualquier modo, jamás deberá consentirse que la cercanía en la ostentación del poder redunde en menoscabo de su más adecuado ejercicio, y para ello habrán de tenerse en cuenta los efectos de la creciente tendencia a la llamada globalización, primero porque la complejidad de las cuestiones excede, cada vez más frecuentemente, de la limitada capacidad de las autoridades intermedias para resolver eficazmente sus propios problemas, pero también porque éstos cada vez afectan más a colectivos o materias que exceden de la propia competencia funcional o territorial de tales autoridades. Son tantos los ejemplos (catástrofes, comunicaciones, racional aprovechamiento de los recursos, etcétera) que a diario ponen de manifiesto que esto es así, que lo mismo insistir en ello, que negarse a reconocerlo, resultarían esfuerzos ociosos.

Sólo decir, para concluir, que plantear la cuestión en términos de tener que pronunciarse sobre la dicotomía poder cercano / poder lejano, al elegir la mejor fórmula para organizar nuestras instituciones intermedias, es incurrir en un erróneo y peligroso reduccionismo.

¿Poder cercano o poder lejano? En todo caso, poder adecuado a las circunstancias de cada tiempo y momento. Y, por supuesto, poder no absoluto, sino limitado; poder dividido entre las diversas instancias políticas y administrativas, en función de sus respectivas razones de ser y finalidades, y por ello poder interdependiente; y poder también siempre controlado por medios eficaces.

"TRAERÁ CONSECUENCIAS MUY PERNICIOSAS"
Aznar advierte que la independencia de Kosovo alentará los nacionalismos
El ex presidente José María Aznar asegura que ante los peligros que para España suponen los nacionalismos, la "solución" es "cambiar la orientación política" Ésa, dice, es una condición necesaria para que el país no esté bajo la amenaza de "aquellos que quieren acabar con la continuidad histórica". Y es que, en una entrevista concedida a ABC, Aznar no niega que la posible independencia de Kosovo vaya a ser un "pistoletazo" de salida para otras reivindicaciones nacionalistas en Europa. En el nacionalismo, advierte, "es una posibilidad real" de que la "libre de autodeterminación" acaba convirtiéndose en "la independencia". Por ello, y contrario a la opinión de EEUU, el ex mandatario se declara en contra de la separación de la provincia serbia de mayoría albanesa.
Libertad Digital 26 Diciembre 2007

En una entrevista concedida al periódico ABC, el ex presidente José María Aznar se declara "totalmente contrario a la independencia de Kosovo", la provincia serbia de mayoría albanesa. Explica que "es un grave error cambiar las fronteras" de Europa en estos momentos históricos.

Además, Aznar subraya que reconocer un principio de libre determinación, "como se quiere hacer en Kosovo", es "otro error que traerá consecuencias muy perniciosas en Europa". Y es que, dice, "en los Balcanes no se luchó para crear estados basados en un criterio étnico, sino para garantizar lo contrario". Por cierto, recuerda, que en el caso de las contiendas balcánicas, "ahí sí que España participó en una guerra sin autorización de las Naciones Unidas, sólo directamente a través de la OTAN".

Recordó que España participó en esa guerra "para garantizar la estabilidad en los Balcanes, evitar una limpieza étnica y organizar estados multiétnicos; y no para que Kosovo fuera independiente".

El ex presidente Aznar insistió en que "cambiar ahora las fronteras de Europa, en mi opinión, traería consecuencias y muy graves para el futuro". La responsabilidad, en todo caso, explicó, no podría ser achacada a los ciudadanos sino a los "dirigentes políticos de diferentes países, y en mi opinión están equivocados".

Al ser cuestionado sobre la posibilidad de que la autodeterminación de Kosovo pueda ser un "pistoletazo" de salida para otras reivindicaciones nacionalistas, Aznar dijo que "el nacionalismo es una posibilidad real" porque ahora, los "viejos partidos nacionalistas que `presumían de´, se han convertido en partidos que defienden la libre autodeterminación, Y la libre autodeterminación es la independencia. Pero no quieren llamar a las cosas por su nombre".

Para Aznar, en el tema de los nacionalismos, especialmente en Cataluña y el país vasco, actualmente existe un "riesgo para la continuidad histórica de España". El peligro, añade, radica en la convocatoria para la celebración de un referéndum en el País Vasco o en las "coacciones intolerables" de las que está siendo víctima el Tribunal Constitucional a propósito del estatuto de Cataluña. Pero, afirma, "tenemos motivos para estar preocupados" cuando el "jefe de tu Gobierno dice que no sabe si existe la nación".

La solución, para el caso de nuestro país, concluye Aznar, es "cambiar la orientación política. Es la condición necesaria para que el país no esté condicionado por aquellos que quieren acabar con la continuidad histórica de España".

UNA MUJER AFECTADA POR HUMO Y 30 VECINOS DESALOJADOS
ETA se hace notar en Nochebuena con una bomba e incendios callejeros
ETA ha irrumpido en la Nochebuena con una bomba contra una sede del PSE y nuevos actos de terrorismo callejero. Una mujer ha resultado afectada por la inhalación de humo en uno de los incendios provocados durante la tarde de este lunes contra tres sucursales bancarias en el barrio de Algorta (Guecho). En Balmaseda (Vizcaya), ETA ha hecho estallar hacia las nueve de la noche una bomba junto a la sede socialista. No ha habido daños personales, aunque 30 vecinos fueron desalojados previamente.
Agencias Libertad Digital 26 Diciembre 2007

La explosión de una bomba colocada por ETA provocó en esta Nochebuena daños materiales en la sede socialista ubicada en la calle Estación de la localidad vizcaína de Balmaseda. No hubo daños personales ya que 30 vecinos del inmueble donde se ubica la Casa del Pueblo fueron desalojados previamente, según informó la Ertzaintza.

Sobre las ocho y cuarto de la tarde de este lunes, se recibió una llamada telefónica en nombre de ETA alertando de la colocación de un artefacto explosivo en la parte trasera de la sede social del PSE-EE ubicada en la calle Estación.

Inmediatamente, la Policía vasca procedió a desalojar a 30 vecinos de sus viviendas y la bomba explotó a las nueve y diez de la noche. Los vecinos tuvieron que realojarse en viviendas de familiares.

Por su parte, artificieros de la Ertzaintza investigan los restos de la explosión y evalúan los daños sufridos por la sede socialista.

Terrorismo callejero en Guecho
En Guecho, una mujer ha resultado afectada por inhalación de humo en uno de los incendios causados en la tarde del lunes por desconocidos que han lanzado cócteles molotov contra tres sucursales bancarias en el barrio de Algorta, en la localidad vizcaína, según han informado testigos.

Los ataques han sido llevado a cabo sobre las 19:15 horas contra las oficinas que la BBK, la Caja de Ahorros de Navarra y el BBVA tienen en las calles Torrene y Amezti, de Algorta, contra las que los autores han arrojado varios artefactos incendiarios.

Como consecuencia de uno de los incendios una mujer ha resultado afectada por inhalación de humo y ha debido ser atendida por sanitarios.

El fuego, que ha sido apagado por bomberos del parque de la Diputación de Vizcaya, ha destrozado los cajeros automáticos de las sucursales y en algún caso también han causado daños en el interior de las oficinas.

Interior
Requero cree que la ilegalización de ANV se está retrasando por «criterios políticos» Cambiar el tamaño del texto
El vocal del CGPJ considera que el Gobierno no ha iniciado todavía los trámites para ilegalizar ANV por "criterios políticos", en el sentido de que no se ha tomado aún esta decisión para que coincida con la proximidad de las elecciones generales.
Servimedia - Madrid. La Razón 26 Diciembre 2007

José Luis Requero, vocal del CGPJ, considera que el Gobierno no ha iniciado todavía los trámites para ilegalizar ANV por "criterios políticos", en el sentido de que no se ha tomado aún esta decisión para que coincida con la proximidad de las elecciones generales.

Requero sostuvo que siempre ha entendido "que respecto a ANV lo que ha habido es un planteamiento más político que jurídico", puesto que "razones para instar a su ilegalización ha habido prácticamente desde que se reactivó una formación política que llevaba años durmiendo".

Este vocal del Consejo valoraba así que distintos medios de comunicación estén dando a conocer en los últimos días nuevos datos que apuntan a la conexión de ANV y el PCTV con la ilegalizada Batasuna.

A este respecto, Requero señaló que desde las elecciones municipales "era evidente que estábamos ante una tapadera de lo que antes era Batasuna", de manera que "lo que hemos conocido en los últimos días no hace sino confirmarlo".

Por este motivo, este miembro del CGPJ destacó que, en lo que se refiere a la ilegalización de ANV, "los tiempos se administren no desde una estrategia política, sino que no haya ninguna administración de tiempos" por motivos electorales.

Cataluña se llama García, aquí y en la China
Época Periodista Digital 26 Diciembre 2007

Carod y sus correligionarios podrán o no conseguir la ansiada independencia, pero lo que no podrá evitar es que su Cataluña se llame García. ¿Dónde está el hecho diferencial? La lista de los apellidos más comunes en las provincias catalanas apenas se diferencia de las de las provincias mejor integradas en España y menos nacionalistas, como Burgos y Palencia.

Así, cuenta Carlos Esteban en Época, de los apellidos más comunes de la provincia de Barcelona listados por el INE, el primero reconociblemente catalán, Ferrer, ni siquiera figura entre los 20 primeros: ocupa el puesto 32 del ranking, con 2.300 titulares. Antes y después, los castizos apellidos terminados en -ez (Martínez, López, Sánchez…) arrasan. En Gerona, la más pura de las provincias catalanas, el primer apellido autóctono de la lista -Vila- aparece en el sexto puesto, con 6.200 titulares, precedido, eso sí, de un González y seguido de un Ruiz. En Lérida hay que esperar al noveno puesto -Solé-, mientras que en Tarragona, el primer apellido catalán, Martí, aparece en el puesto 14.

Multas por rotular en español
La idiomática es una faceta integrista que, una vez extendida, exige fidelidades y unanimidades en otros terrenos. Lo saben bien en la Cataluña de José Montilla donde la persecución lingüística de los castellanohablantes está a la orden del día. Así lo demuestra el hecho de que la Agencia Catalana de Consumo sancionado en 2006 a 170 comercios y empresas por “incumplir la ley de política lingüística”.

Mantener puros ante la mezcla los genes nacionales es una forma de hacer caja para la Generalitat. Lo denuncia la revista Época en un informe de César Sinde: Sumando la cantidad recaudada en 2006 a las pagadas en la primera legislatura del tripartito, los comerciantes y empresas han abonado en multas lingüísticas 261.025 euros. De esta tarea se encargan cachorros de ERC, borrokas catalanistas que recorren como las juventudes hitlerianas comercios donde se rotule en castellano para amenazarlos.

Una de los mecanismos de segregación de los nacionalistas es instalar a los "forasteros" en ámbitos donde no tengan poder de decisión. La defensa de la identidad lingüística es una defensa de las relaciones económicas y de rango social. Prueba de ello es que en algunos ayuntamientos, el inspector de Consumo trata de persuadir al díscolo comerciante diciéndole que existen subvenciones para cambiar los rótulos al catalán.

Sin cartelito en catalán no hay licencia. Y es que, según denuncia Convivencia Cívica Catalana, “cuando se entrega el proyecto de una nueva tienda, o se consigna claramente qué rótulo se le va a poner al comercio o no se le entrega la licencia”. En ese proyecto, el cartelito debe estar escrito en catalán, naturalmente. De lo contrario, no ha licencia. Un auténtico caso de guateque lingüístico.

Cuenta Época el chantaje al que se han sometido a las líneas aéreas con las imposiciones lingüísticas:

En esta persecución lingüística, las líneas aéreas que operan en aeropuertos catalanes tampoco se han librado de la persecución al idioma español. Así, en 2007, Consumo ha impuesto multas a 19 aerolíneas que ascienden a 43.500 euros por ausencia de rotulación fija en catalán en sus dependencias del aeropuerto y en los aviones, así como en los billetes de embarque, en los contratos y en sus páginas web.

Pero si el panorama en el comercio no es nada halagüeño, en la escuela pintan bastos. Los niños que están ahora mismo en los colegios de Cataluña no dominan el español. Es más, ya hay zonas de Cataluña donde ni saben hablarlo. Y es que, según datos del Informe PISA, de las 5.250 horas lectivas de primaria, 4.830 se imparten en catalán y sólo 420 horas se dan en la lengua común de España.

Para el comediógrafo Albert Boadella, “el nacionalismo está hecho precisamente para alejar a la gente de la realidad”, y recuerda que quien creó la sardana a finales de siglo XIX se llamaba Pepe Ventura. “En Cataluña el nacionalismo se sostiene con una serie de fantasías, de delirios, de invenciones”, resume Boadella. “El nacionalismo está hecho precisamente para alejar a la gente de la realidad”

El futuro se llama Mohamed
 Periodista Digital 26 Diciembre 2007

LA inmigración interior ha tenido por efecto reducir al ridículo los argumentos del nacionalismo indigenista, pero la exterior promete anegar definitivamente el elemento autóctono.

Desde principios de siglo, cada año se registran en Cataluña más Mohameds que Jordis, aunque los inmigrantes sólo representan un 10% de la población.

La alta proporción del colectivo magrebí se debe, en parte, a la política de CiU en sus años de gobierno,consistente en favorecer la inmigración procedente del Norte de África magrebí sobre la iberoamericana, dado que ésta, con el castellano como idioma materno, tendría menores incentivos para aprender catalán.

Cataluña tiene ya la mayor proporción de población musulmana, el 19,9% del total de inmigrantes, que suman 999.371, según datos de la Generalitat.

Es comprensible que los independentistas catalanes tengan prisa por alcanzar su meta de una Cataluña soberana, porque se están quedando a toda prisa sin catalanes de pura cepa, que apenas tienen hijos.

La tasa de fecundidad de los catalanes autóctonos, en 1,2%, es de las más bajas de España, que a su vez tiene la tasa de fecundidad más baja del mundo. Eso explica que, en una sola década, Cataluña haya recibido tantos inmigrantes extranjeros como inmigrantes de otras regiones de España se establecieron en Cataluña entre 1950 y 1975, y ya el 41% de los partos habidos en el Hospital Clínico de Barcelona son de extranjeros.

Cataluña registró el pasado año un total de 72.980 nacimientos, un 6,8% más que el año anterior, en el quinto año consecutivo en el que crecen los natalicios en esta comunidad, donde uno de cada cinco recién nacidos son hijos de inmigrantes.

En los años ochenta y noventa, Jordi Pujol intentó estimular tímidamente la natalidad entre los catalanes.

Ahora, Cataluña tiene 7.200.000 de habitantes. Algo más de un millón son inmigrantes establecidos en Cataluña.

Ciudades catalanas como Salt, en Gerona, han alcanzado un 36% de inmigración y barrios de Barcelona como el Raval y la Ribera se sitúan a la cabeza de la inmigración en España con un 70% de población foránea.

CiU pone precio al próximo gobierno: “Retirar los recursos contra el Estatut (PP) y hacer públicas las balanzas fiscales (PSOE)”
Luisa Casal El Confidencial 26 Diciembre 2007

“El precio para garantizar un gobierno de España estable será más alto que hace cuatro años y mucho más que hace ocho años. España pagará cada año un precio más caro por las actitudes de PP y PSOE. Lo que antes era razonable, ahora es impensable; y lo que antes era posible, ahora no merece ni sentarse a la mesa”. Así se expresa Francesc Homs, diputado de Convergència i Unió (CiU) en el Parlamento catalán y presidente de la comisión de refundación del catalanismo que impulsa el líder nacionalista Artur Mas, en declaraciones a El Confidencial.

Homs es uno de los máximos exponentes del sector llamado soberanista de Convergència y un hombre muy cercano al máximo líder nacionalista. “En estos momentos, es difícil que podamos pactar con el Partito Popular, pero también lo es que podamos pactar con el PSOE. El primero, porque ha recurrido el Estatuto; el segundo, porque no lo aplica y, además, porque actualmente dicta leyes que van contra el Estatuto -añade Homs-. Por citar sólo algunos ejemplos, tenemos la Ley de Dependencia, las inversiones en infraestructuras, el desarrollo rural o el plan de estímulo del alquiler de viviendas que promueve la ministra Carmen Chacón y que ha sido recurrido incluso por la Generalitat”.

“Nos han fallado todos”
El dirigente convergente señala que “hay gente en España que se extraña de nuestra postura, pero después de 30 años de comprensión y de dar estabilidad a los gobiernos de UCD, PSOE y PP, nos han fallado todos. Se pelean entre ellos ya sea con la política antiterrorista, con la estrategia internacional o haciendo demagogia de cualquier cuestión, incluyendo el desarrollo autonómico. Y luego los malos somos nosotros”.

Los nacionalistas catalanes creen que pueden ser decisivos tras las elecciones legislativas de marzo, pero entonces están dispuestos a desquitarse. “Nos han fallado y ahora nuestro apoyo pasa por llegar a un gran acuerdo, que se firme y del que se ha de controlar su aplicación. Para empezar, si gana el PP, ha de retirar el recurso contra el Estatuto. Y si gana el PSOE, ha de hacer públicas las balanzas fiscales. Pero eso es sólo para que nos sentemos a hablar. Sin esas premisas, no habrá conversaciones siquiera. Luego ya hablaremos de los compromisos de gobierno. Pero como hasta ahora nos han demostrado que son unos morosos, aquí se cobra ya por adelantado. La única manera de hacer tratos con estos morosos es cobrar antes, porque luego jamás cumplen nada”, afirma Homs.

Y recuerda que el propio Artur Mas dijo hace sólo unos pocos días, en una conferencia celebrada en Madrid, que el único partido que ha cumplido siempre el 100% de lo que había pactado es CiU: “Resulta que ERC, que lleva apoyando al PSOE desde el inicio de la legislatura vota contra los Presupuestos Generales del 2008 y resulta que la culpable de que no se aprueben es CiU. Nosotros no somos socios del Gobierno de Zapatero ni le habíamos prometido nada. Que les voten ellos. Lo que prometemos lo cumplimos, como en el 95, cuando el Gobierno estaba en una situación dramática, con el gobernador del Banco de España, Mariano Rubio, en la cárcel, el director de la Guardia Civil, Luis Roldán, fugado y el vicepresidente Narcís Serra asediado por las acusaciones de escuchas telefónicas. Y como España había de tener la presidencia de la UE, pactamos y votamos a favor del Gobierno. Pero ahora es diferente, porque no nos hemos comprometido con nadie”. Y remata la faena con una frase de antología: “Nuestra receta es camboniana, es decir, como decía Francesc Cambó, ni monarquía ni República: Cataluña”.

Iniciativa Legislativa Popular para la LA ENSEÑANZA EN LENGUA MATERNA Y EL BILINGÜISMO ESCOLAR
fuentes: www.convivenciacivica.org, www.izquierdaliberal.es, Asociación por la Tolerancia, Parlament de Catalunya

MEMORIA EXPLICATIVA DE LAS RAZONES QUE JUSTIFICAN LA TRAMITACIÓN Y APROBACIÓN DE LA INICIATIVA LEGISLATIVA EN FAVOR DE LA ENSEÑANZA EN LENGUA MATERNA Y EL BILINGÜISMO ESCOLAR EN CATALUÑA

Desde 1996 diversos organismos internacionales vienen denunciando la vulneración del derecho de los niños a recibir la enseñanza en lengua materna en Cataluña. Así El Comité para la Eliminación de la Discriminación racial de la O.N.U. en informe de septiembre de 1996 y posteriores, observaba como un motivo de especial preocupación que en Cataluña y en el País Vasco “a los niños de la minoría castellana les puede resultar difícil recibir la educación en su lengua materna”. De igual manera, y en fecha más reciente, el Informe de la Comisión contra el Racismo y la Intolerancia del Consejo de Europa en enero de 1999 denunciaba las dificultades a las que, a veces, se enfrentan los niños de lengua castellana residentes en Cataluña y el País Vasco, “cuando se trata de recibir una educación en castellano en las escuelas”. Lo mismo advertía La Oficina de Democracia, Derechos humanos y Trabajo del Departamento de Estado de los Estados Unidos de América en su informe del año 2000 sobre derechos humanos en el mundo.

Desde entonces y hasta la fecha, en un proceso gradual pero inexorable, el Gobierno de la Generalidad de Cataluña, haciendo caso omiso de esas denuncias y de la voluntad de sus ciudadanos, ha venido implementado políticas lingüísticas escolares que han extendido, si cabe aun más, la discriminación de los niños castellanohablantes. A pesar de que en Cataluña el castellano y el catalán son lenguas cooficiales, el gobierno catalán ha impuesto, mediante el llamado sistema de “inmersión lingüística”, una de esas dos lenguas, la lengua catalana, como la lengua exclusiva de la escuela en todos sus niveles, marginando y finalmente excluyendo del ámbito escolar la lengua materna de más de la mitad de los ciudadanos en Cataluña, el castellano.

A pesar del reconocimiento legal del derecho de los niños a recibir la primera enseñanza en su lengua materna y de la obligación legal de la Generalidad de Cataluña de garantizar ese derecho y poner los medios para su ejercicio efectivo, el gobierno autonómico ha suprimido de facto ese derecho obstaculizando su ejercicio, como recientes Sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña acreditan, y otorgando a los niños castellano hablantes un trato discriminatorio, la llamada “atención individualizada”, en los casos en los que sus padres han llegado a solicitar la efectividad de ese derecho.

La situación actual es que sólo los niños catalanohablantes reciben sin ningún obstáculo, y sin que tengan que solicitarlo, la totalidad de la enseñanza en su lengua materna, mientras que los castellanohablantes, en el caso de que lo soliciten expresamente, obtienen, en el mejor de los casos, lo que se que denomina “atención individualizada” que consiste en que el profesor, en el interior de la clase exclusivamente en catalán, “explica individualmente al niño castellanohablante lo que no ha entendido”. Tal procedimiento ha de ser calificado de inequívocamente discriminatorio, puesto que implica un trato desigual, e incluso humillante, para los niños castellanohablantes respecto a los catalanohablantes.

En los demás niveles escolares el castellano se halla absolutamente excluido como lengua vehicular o de aprendizaje, limitándose su enseñanza a la de una lengua extranjera. Con lo cual se priva a los todos escolares de Cataluña, catalanohablantes y castellanohablantes del aprendizaje y dominio de la lengua castellana, lengua común de todos los españoles y lengua de ámbito internacional, con el consiguiente perjuicio de su formación.

Esta situación, como sostiene los expertos y los organismos internacionales (UNESCO desde 1953) ocasiona a los niños castellanohablantes muchos problemas y retrasa su aprendizaje. Los últimos informes (PISA 2003) proporcionan cifras alarmantes sobre el fracaso escolar de los niños castellanohablantes en Cataluña: frente a un índice de fracaso escolar de los niños catalanohablantes del 18,6%, los niños castellanohablantes alcanzan la cifra de 42,6%, una diferencia porcentual del 24%. Una situación de grave desigualdad social que discrimina a los niños castellanohablantes y que no parece importar a los responsables de la política educativa del gobierno autonómico. Todo lo contrario: las declaraciones al respecto de los responsables del gobierno autonómico son inequívocas: “No basta con que toda la enseñanza se haga en catalán: debemos recuperar el patio, el pasillo, el entorno” (Josep Vallcorba, 2004).

Para conseguir que los escolares castellanohablantes abandonen el uso de su lengua materna y asegurar la erradicación del castellano en la escuela, el gobierno catalán recurre a métodos coactivos que, se concretan en el llamado “Plan para la lengua y la cohesión social”, que entre otras medidas, incluye creación de la figura del llamado “Coordinador lingüístico de interculturalidad y cohesión social del centro”, un verdadero comisario político-lingüístico, que asegura en cada centro escolar que profesores y alumnos utilicen en todo momento y de manera exclusiva la lengua catalana y abandonen el uso de la lengua castellana.

Que la imposición coactiva del monolingüismo en una sociedad bilingüe como la catalana se encubra además con apelaciones retóricas a la multiculturalidad y la igualdad y diversidad sociales no es sino expresión cínica de una ideología de naturaleza etnicista que no puede concebir la educación sino en términos de adoctrinamiento y encuadramiento, que hace depender la cohesión social de la uniformidad de la conciencia de los ciudadanos y que, consecuentemente, prohíbe la libertad lingüística, concibiendo el bilingüismo o la diversidad lingüística de una sociedad como amenaza para la “convivencia”.

El modelo educativo actualmente implantado en Cataluña, que se concreta finalmente en los proyectos lingüísticos de los centros, se sostiene por lo tanto, en la discriminación de los alumnos castellanohablantes, colocándolos en una posición de inferioridad social, con la consiguiente vulneración del derecho a la educación y la negación del su fin principal: el libre desarrollo de la personalidad del niño.

Es conocida la posición de la UNESCO en materia de lengua de enseñanza La UNESCO, reconoce el alto valor cognitivo y la beneficiosa influencia sobre la personalidad del niño que posee la enseñanza en lengua materna y el bilingüismo escolar. La posición de la UNESCO al respecto se resume en los principios recogidos en el reciente documento: “Educación en un mundo multilingüe” (Education in a multilingual world. Education Position Paper, UNESCO, 2003), a saber:

I.- La UNESCO respalda la instrucción en lengua materna como medio de mejora de la calidad educativa al desarrollar el conocimiento y la experiencia de escolares y profesores. La instrucción en lengua materna es esencial en la enseñanza inicial y la alfabetización, y debiera ser extendida en los demás niveles educativos todo cuanto sea posible .

II.- La UNESCO respalda la educación bilingüe y/o multilingüe a todos los niveles de la educación como medio de promoción simultánea de la igualdad social y de género como un elemento clave de las sociedades lingüísticamente diversas.

III.- La UNESCO respalda la lengua como un componente esencial de la educación intercultural con el fin de fomentar el entendimiento entre diferentes grupos de población y asegurar el respeto a los derechos fundamentales.

Estos principios contradicen de forma frontal la política lingüística del gobierno de la Generalidad de Cataluña en la enseñanza confirmando su carácter discriminatorio y contrario a los derechos de los niños. La mayoría de la ciudadanía catalana ha mostrado de forma constante y reiterada su disconformidad con la política lingüística escolar de la Generalidad de Cataluña. Diversos estudios, entre los que cabe destacar: el estudio 2.2298 de C.I.S. sobre Usos de lenguas en comunidades bilingües: Cataluña, La familia española ante la educación de sus hijos dirigido por el sociólogo Víctor Pérez-Díaz y Cataluña en la España actual: percepciones y actitudes ciudadanas, encargado por la Generalidad de Cataluña, vuelven a poner de relieve la grave diferencia entre las preferencias lingüísticas de los padres sobre la lengua en la que sus hijos deben recibir la educación y la realidad de la escuela en Cataluña. El estudio de Pérez Díaz pone, en efecto, de relieve, una vez más, el inequívoco deseo de la ciudadanía catalana de un “reequilibrio” (el término es de los autores del estudio) entre las lenguas común y vernácula, confirmando así – si no en el detalle, al menos en cuanto a lo esencial- los datos de la última encuesta del C.I.S. En este estudio el grado de desacuerdo con la política lingüística escolar del gobierno de la población catalana es de tales dimensiones que debería causar verdadero escándalo: ante la afirmación de que en las escuelas públicas de Cataluña la enseñanza debe impartirse sólo en catalán, el 27,5 % de los encuestados afirma estar más bien de acuerdo, mientras que un 69,9%, se muestra más bien en desacuerdo. En el estudio de Pérez-Díaz, el 39% de los padres afirma preferir el catalán como lengua “vehicular” exclusiva o preferente, un 24% una enseñanza bilingüe, y un 30%, el castellano, exclusiva o preferentemente. Por su parte, en la encuesta de la Generalidad sobre la imagen de Cataluña en España, antes citada, el 44,7% de los encuestados en Cataluña sostiene que “la enseñanza del catalán debería ser voluntaria”, frente al 52% que avala su obligatoriedad.

CONVIVENCIA CÍVICA CATALANA viene luchando desde su fundación contra estas prácticas discriminatorias promoviendo el derecho a la educación en lengua materna en el inicio de la instrucción y el bilingüismo real en las escuelas catalanas. Creemos que ha llegado el momento de incrementar nuestros esfuerzos y comprometer a la ciudadanía de una manera definitiva en la erradicación de una situación incompatible con una sociedad democrática. Y para ello iniciamos una recogida de firmas, que serán presentadas en todas las instancias políticas españolas e internacionales, con el fin de que sean abolidas todas las normas que limitan el derecho de los niños a recibir la primera enseñanza en su lengua materna y todas las prácticas discriminatorias por razón de lengua en las escuelas de Cataluña, para que se reinstaure el modelo de “conjunción lingüística o de bilingüismo integral”, en el que la primera enseñanza del niño sea impartida en su lengua materna, siendo la segunda lengua introducida progresivamente en la segunda enseñanza, sin que en ningún caso ninguna de las dos lenguas, el castellano y el catalán, sean excluidas como lenguas vehiculares, para asegurar a todos los escolares, al final del proceso educativo, una igual competencia lingüística en las dos lenguas oficiales como medio para el libre desarrollo de la personalidad del escolar y la evitación del fracaso escolar.

PROPUESTA DE ARTICULADO PARA LA ILP
PROYECTO DE LEY PARA LA ENSEÑANZA EN LENGUA MATERNA Y EL BILINGÜISMO ESCOLAR


Exposición de motivos

Desde 1996 diversos organismos internacionales vienen denunciando la vulneración del derecho de los niños a recibir la enseñanza en lengua materna en Cataluña. Así El Comité para la Eliminación de la Discriminación racial de la O.N.U. en informe de septiembre de 1996 y posteriores, observaba como un motivo de especial preocupación que en Cataluña y en el País Vasco “a los niños de la minoría castellana les puede resultar difícil recibir la educación en su lengua materna”. De igual manera, y en fecha más reciente, el Informe de la Comisión contra el Racismo y la Intolerancia del Consejo de Europa en enero de 1999 denunciaba las dificultades a las que, a veces, se enfrentan los niños de lengua castellana residentes en Cataluña y el País Vasco, “cuando se trata de recibir una educación en castellano en las escuelas”. Lo mismo advertía La Oficina de Democracia, Derechos humanos y Trabajo del Departamento de Estado de los Estados Unidos de América en su informe del año 2000 sobre derechos humanos en el mundo.

Desde entonces y hasta la fecha, en un proceso gradual pero inexorable, el Gobierno de la Generalidad de Cataluña, haciendo caso omiso de esas denuncias y de la voluntad de sus ciudadanos, ha venido implementado políticas lingüísticas escolares que han extendido, si cabe aun más, la discriminación de los niños castellanohablantes. A pesar de que en Cataluña el castellano y el catalán son lenguas cooficiales, el gobierno catalán ha impuesto, mediante el llamado sistema de “inmersión lingüística”, una de esas dos lenguas, la lengua catalana, como la lengua exclusiva de la escuela en todos sus niveles, marginando y finalmente excluyendo del ámbito escolar la lengua materna de más de la mitad de los ciudadanos en Cataluña, el castellano.

A pesar del reconocimiento legal del derecho de los niños a recibir la primera enseñanza en su lengua materna y de la obligación legal de la Generalidad de Cataluña de garantizar ese derecho y poner los medios para su ejercicio efectivo, el gobierno autonómico ha suprimido de facto ese derecho obstaculizando su ejercicio, como recientes Sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña acreditan, y otorgando a los niños castellano hablantes un trato discriminatorio, la llamada “atención individualizada”, en los casos en los que sus padres han llegado a solicitar la efectividad de ese derecho.

La situación actual es que sólo los niños catalanohablantes reciben sin ningún obstáculo, y sin que tengan que solicitarlo, la totalidad de la enseñanza en su lengua materna, mientras que los castellanohablantes, en el caso de que lo soliciten expresamente, obtienen, en el mejor de los casos, lo que se que denomina “atención individualizada” que consiste en que el profesor, en el interior de la clase exclusivamente en catalán, “explica individualmente al niño castellanohablante lo que no ha entendido”. Tal procedimiento ha de ser calificado de inequívocamente discriminatorio, puesto que implica un trato desigual, e incluso degradante, para los niños castellanohablantes respecto a los catalanohablantes.

En los demás niveles escolares el castellano se halla absolutamente excluido como lengua vehicular o de aprendizaje, limitándose su enseñanza a la de una lengua extranjera. Con lo cual se priva a los todos escolares de Cataluña, catalanohablantes y castellanohablantes del aprendizaje y dominio de la lengua castellana, lengua común de todos los españoles y lengua de ámbito internacional, con el consiguiente perjuicio de su formación.

Esta situación, como sostiene los expertos y los organismos internacionales (UNESCO desde 1953), ocasiona a los niños castellanohablantes muchos problemas y retrasa su aprendizaje. Los últimos informes (PISA 2003) proporcionan cifras alarmantes sobre el fracaso escolar de los niños castellanohablantes en Cataluña: frente a un índice de fracaso escolar de los niños catalanohablantes del 18,6%, los niños castellanohablantes alcanzan la cifra de 42,6%, una diferencia del 24%.

El modelo educativo actualmente implantado en Cataluña se sostiene, por lo tanto, en la discriminación de los alumnos castellanohablantes, colocándolos en una posición de inferioridad social, con la consiguiente vulneración del derecho a la educación y la negación del su fin principal: el libre desarrollo de la personalidad del niño.

Es conocida la posición de la UNESCO en materia de lengua de enseñanza. La UNESCO, reconoce el alto valor cognitivo y la beneficiosa influencia sobre la personalidad del niño que poseen la enseñanza en lengua materna y el bilingüismo escolar. La posición de la UNESCO al respecto se resume en los principios recogidos en el reciente documento: “Educación en un mundo multilingüe” (Education in a multilingual world. Education Position Paper, UNESCO, 2003), a saber:

I.- La UNESCO respalda la instrucción en lengua materna como medio de mejora de la calidad educativa al desarrollar el conocimiento y la experiencia de escolares y profesores. La instrucción en lengua materna es esencial en la enseñanza inicial y la alfabetización, y debiera ser extendida en los demás niveles educativos todo cuanto sea posible .

II.- La UNESCO respalda la educación bilingüe y/o multilingüe a todos los niveles de la educación como medio de promoción simultánea de la igualdad social y de género como un elemento clave de las sociedades lingüísticamente diversas.

III.- La UNESCO respalda la lengua como un componente esencial de la educación intercultural con el fin de fomentar el entendimiento entre diferentes grupos de población y asegurar el respeto a los derechos fundamentales.

Por otra parte, situación y la función de los idiomas en el plano internacional han sido objeto de numerosos acuerdos, declaraciones y recomendaciones, algunos de los cuales revisten especial pertinencia en cuanto al tema de los idiomas y la educación, en primer lugar: los acuerdos y los instrumentos normativos de las Naciones Unidas, las declaraciones y convenciones de la UNESCO y los resultados de conferencias internacionales.

Con el fin de adecuar la actual legislación a esos principios y los convenios internacionales en materia de educación y derechos humanos, se somete al Parlamento de Cataluña para su aprobación el siguiente texto legal, que tiene como objetivo la abolición de todas las normas que limitan el derecho de los niños a recibir la primera enseñanza en su lengua materna y todas las prácticas discriminatorias por razón de lengua en las escuelas de Cataluña, y la reinstauración del modelo de “conjunción lingüística o de bilingüismo integral”, en el que la primera enseñanza del niño sea impartida en su lengua materna, siendo la segunda lengua introducida progresivamente en la segunda enseñanza, sin que en ningún caso ninguna de las dos lenguas, el castellano y el catalán, sean excluidas como lenguas vehiculares, para asegurar a todos los escolares, al final del proceso educativo, una igual competencia lingüística en las dos lenguas oficiales y la evitación del fracaso escolar.

ARTÍCULO 1
El castellano y el catalán, como lenguas oficiales en Cataluña, son lenguas vehiculares y de aprendizaje en todos los niveles y modalidades educativos en los centros sostenidos con fondos públicos.

Ninguna de las dos lenguas oficiales podrá ser excluida como lengua vehicular o de aprendizaje.

La obtención de subvenciones de la Administración Pública por cualquier centro docente vendrá condicionada por el cumplimiento de las disposiciones de la presente ley.

ARTÍCULO 2
Los niños tienen derecho a recibir la enseñanza preescolar y primaria en su lengua materna.

Las Oficinas de Preinscripción Escolar dispondrán de formularios en los que los padres puedan especificar la lengua materna de sus hijos, a fin de que las redes educativas locales puedan crear grupos en los que se garantice la enseñanza en lengua vehicular oficial que se corresponda con lengua materna de los educandos.

En cualquier caso, las materias consideradas elementales para el buen desarrollo de las capacidades cognoscitivas del educando serán impartidas en lengua materna.

Tendrán la consideración de materias elementales para el buen desarrollo de las capacidades cognoscitivas del niño las que enseñen a éste los elementos esenciales del cálculo y la geometría, las estructuras básicas de la lengua y la comunicación y las bases metodológicas y de conocimientos de las ciencias naturales y sociales.

La segunda lengua vehicular se irá introduciendo progresivamente, primero en el resto de asignaturas no consideradas elementales, en los primeros dos años de la enseñanza primaria, correspondientes al primer ciclo, introduciéndose en el segundo ciclo de la enseñanza primaria en las asignaturas que traten sobre las bases metodológicas y de conocimientos de las ciencias naturales y sociales. A partir del tercer ciclo de la educación primaria, el uso de las lenguas podrá variar en función de las necesidades educativas, respetando siempre el principio del artículo 1.2 de la presente ley.

ARTÍCULO 3
Se contemplará la posibilidad de crear, en zonas donde la demanda la justifique, grupos de educación primaria en los que se utilice una lengua vehicular que no sea oficial, con el fin de otorgar la máxima efectividad al principio de enseñanza en lengua materna entre las minorías.

Se exigirá al menos para crear grupos con lengua vehicular distinta de las dos oficiales la cifra de más de veinticinco estudiantes con la misma lengua materna en un mismo ámbito local.

En estos casos, las dos lenguas vehiculares oficiales se irán introduciendo paulatinamente, haciéndose uso educativo de la lengua materna sólo en el primer ciclo de la educación primaria en las materias del artículo 2.4. En el segundo ciclo se introducirán las dos lenguas vehiculares oficiales en las asignaturas que traten sobre las bases metodológicas y de conocimientos de las ciencias naturales y sociales y en las que traten de estructuras básicas de la lengua y la comunicación.

En el tercer ciclo de educación primaria y cursos posteriores, se aplicará el régimen ordinario, con la posibilidad, si la demanda lo justifica, de mantener una asignatura que estudie su lengua materna.

ARTÍCULO 5
En la Educación Secundaria Obligatoria, las autoridades educativas tratarán de promover que el calendario lectivo cuente con un cincuenta por ciento de clases en catalán y un cincuenta por ciento de clases de castellano, excluyendo del cómputo las clases en que se estudie un tercer o cuarto idioma.

La aplicación de lo anterior en la Educación Secundaria excluirá del cómputo de horas en las que se realiza el reparto de horas en catalán y castellano las que se dediquen al estudio de una lengua extranjera o las que se dediquen al estudio de las estructuras de la lengua castellana o catalana.

En los casos en los que se justifique por la demanda, se habilitará el estudio de lengua materna de los educandos diferente a las dos vehiculares, conforme a los principios establecidos en el artículo 2.

ARTÍCULO 6
En la Educación Secundaria No Obligatoria, primará el principio de Libertad de Cátedra a la hora de impartir las clases.

Los centros educativos sostenidos con fondos públicos, en la Educación Secundaria No Obligatoria, dentro del respeto a la Libertad de Cátedra y a la no discriminación de profesores por motivos lingüísticos, tratará de hacer un reparto de alumnos por asignaturas y clases en el que al menos ninguna de las dos lenguas oficiales vehiculares tenga una presencia inferior al 25 por ciento de las clases.

ARTÍCULO 7
Se garantizará la existencia de Programas de Garantía Social y análogos en ambas lenguas oficiales vehiculares.

La determinación de la lengua en la que se impartirán los Programas de Garantía Social y análogos se hará conforme a la demanda existente.

Los formularios de inscripción en Programas de Garantía Social y análogos contarán con una casilla en la que los interesados en inscribirse puedan solicitar en que lengua vehicular oficial desean que se imparta en curso.

ARTÍCULO 8
El principio de Libertad de Cátedra primará a la hora de determinar la lengua en las que se efectúan las clases en los Ciclos Formativos de Grado Superior.

La Generalidad garantizará en sus centros de Formación Profesional de Grado Superior la existencia de al menos una línea en cada idioma vehicular oficial, posibilitando a los estudiantes el elegir la lengua en la que desean recibir las clases.

El mismo principio deberán seguir para organizar sus clases aquellos centros privados que reciban subvenciones a cargo del presupuesto de la Generalidad y que tengan al menos dos líneas educativas de ese ciclo formativo de Grado Superior.

ARTÍCULO 9
La Universidad, de acuerdo con su autonomía, se regirá por sus propias normas emanadas en sus órganos de gobierno.

En todo caso, la Generalidad garantizará la existencia de dos grupos, uno en cada lengua vehicular oficial, de cada asignatura en todas las universidades catalanas.

ARTÍCULO 10
La lengua no será un requisito indispensable para ejercer el magisterio en Cataluña, excepto para ejercer de profesor de lengua y dentro de las acreditaciones pedagógicas y de titulación que se determinen.

La lengua sólo será un requisito indispensable dentro de lo que determinen los planes de estudios concretos de la licenciatura de magisterio y para obtener el título.

DISPOSICIÓN ADICIONAL
La contratación de profesorado para los supuestos previstos en los artículos 3 y 5.3 se hará de acuerdo con el Ministerio de Educación y mediante convenios de colaboración con los Ministerios de Educación de los países de procedencia de la minoría en cuestión.

DISPOSICIÓN FINAL
Con la presente ley queda derogado el artículo 2 y el Capítulo III de la Ley 1/1998, de 7 de enero de Política Lingüística.
Los Planes Lingüísticos de Centro se adaptarán a la presente Ley.

Legalización de la tropelía cometida por el Tribunal Constitucional
Nota del Editor 26 Diciembre 2007

Esta propuesta es una imposición pura y dura del bilingüismo obligatorio y por tanto es absolutamente anticonstitucional.

Es inadmisible que por una errónea concepción de lo políticamente correcto, concepción que consite en la cesión de los propios derechos constitucionales, se defienda la inoculación de una lengua regional a los niños castellanohablantes.

No estamos en contra de los derechos de los que tienen una lengua materna distinta al español, estamos en contra de la imposición de cualquier lengua regional a los castellano hablantes, en contra de la letra y el espíritu de la constitución española, como claramente establece en contra de cualquier interpretación bastarda que el Tribunal Constitucional utilice para sortear el principio que establece que no hay igualdad de derechos entre las lenguas regonales y la lengua española, y que existe deber de conocer la lengua española y derecho a utilizar en circunstancias muy determinadas la lengua regional.

Las Lenguas Hispánicas
http://secviccentarticulo.blogspot.com/2006/06/las-lenguas-hispnicas-munamuno.html

Discurso de Unamuno en el Congreso sobre las lenguas hispánicas y a propósito de la oficialidad del castellano
Miguel de Unamuno
Diario de Sesiones.
18 de septiembre de 1931

El Sr. Unamuno:

Señores diputados, el texto del proyecto de Constitución hecho por la Comisión dice: «El castellano es el idioma oficial de la República, sin perjuicio de los derechos que las leyes del Estado reconocen a las diferentes provincias o regiones.»

Yo debo confesar que no me di cuenta de qué perjuicio podía haber en que fuera el castellano el idioma oficial de la República (acaso esto es traducción del alemán), e hice una primitiva enmienda, que no era exactamente la que después, al acomodarme al juicio de otros, he firmado. En mi primitiva enmienda decía: «El castellano es el idioma oficial de la República. Todo ciudadano español tendrá el derecho y el deber de conocerlo, sin que se le pueda imponer ni prohibir el uso de ningún otro.» Pero por una porción de razones vinimos a convenir en la redacción que últimamente se dió a la enmienda, y que es ésta: «El español es el idioma oficial de la República. Todo ciudadano español tiene el deber de saberlo y el derecho de hablarlo. En cada región se podrá declarar cooficial la Lengua de la mayoría de sus habitantes. A nadie se podrá imponer, sin embargo, el uso de ninguna Lengua regional.»

Entre estas dos cosas puede haber en la práctica alguna contradicción. Yo confieso que no veo muy claro lo de la cooficialidad, pero hay que transigir. Cooficialidad es tan complejo como cosoberanía; hay «cos» de éstos que son muy peligrosos. Pero al decir «A nadie se podrá imponer, sin embargo, el uso de ninguna Lengua regional», se modifica el texto oficial, porque eso quiere decir que ninguna región podrá imponer, no a los de otras regiones, sino a los mismos de ella, el uso de aquella misma Lengua. Mejor dicho, que si se encuentra un paisano mío, un gallego o un catalán que no quiera que se le imponga el uso de su propia Lengua, tiene derecho a que no se les imponga. (Un señor diputado: ¿Y a los notarios?)
Dejémonos de eso. Tiene derecho a que no se le imponga.

Claro que hay una cosa de convivencia -esto es natural- y de conveniencia; pero esto es distinto; una cosa de imposición. Pero como a ello hemos de ir, vamos a pasar adelante. Estamos indudablemente en el corazón de la unidad nacional y es lo que en el fondo más mueve los sentimientos: hasta aquellos a quienes se les acusa de no querer más que vender o mercar sus productos -yo digo que no es verdad-, en un momento estarían dispuestos hasta a arruinarse por defender su espíritu. No hay que achicar las cosas. No quiero decir en nombre de quién hablo; podría parecer una petulancia si dijera que hablo en nombre de España. Sé que se toca aquí en lo más sensible, a veces en la carne viva del espíritu; pero yo creo que hay que herir sentimientos y resentimientos para despenar sentido, porque toca en lo vivo. Se ha creído que hay regiones más vivas que otras y esto no suele ser verdad. Las que se dice que están dormidas, están tan despiertas como las otras; sueñan de otra manera y tienen su viveza en otro sitio.
(Muy bien.)

Aquí se ha dicho otra cosa. Se está hablando siempre de nuestras diferencias interiores. Eso es cosa de gente que, o no viaja, o no se entera de lo que ve. En el aspecto lingüístico, cualquier nación de Europa, Francia, Italia, tienen muchas más diferencias que España; porque en Italia no sólo hay una multitud de dialectos de origen románico, sino que se habla alemán en el Alto Adigio, esloveno en el Friul, albanés en ciertos pueblos del Adriático, griego en algunas islas. Y en Francia pasa lo mismo. Además de los dialectos de las Lenguas latinas, tienen el bretón y el vasco. La Lengua, después de todo, es poesía, y así no os extrañe si alguna vez caigo aquí, en medio de ciertas anécdotas, en algo de lirismo. Pero si un código pueden hacerlo sólo juristas, que suelen ser, por lo común, doctores de la letra muerta, creo que para hacer una Constitución, que es algo más que un código, hace falta el concurso de los líricos, que somos los de la palabra viva.
(Muy bien.)

Y ahora me vais a permitir, los que no los entienden, que alguna vez yo traiga aquí acentos de las Lenguas de la Península. Primero tengo que ir a mi tierra vasca, a la que constantemente acudo. Allí no hay este problema tan vivo, porque hoy el vascuence en el país vasconavarro no es la Lengua de la mayoría, seguramente que no llegan a una cuarta parte los que lo hablan y los que lo han aprendido de mayores, acaso una estadística demostrara que no es su Lengua verdadera, su Lengua materna; tan no es su verdadera Lengua materna, que aquel ingenuo, aquel hombre abnegado llegó a decir en un momento: «Si un maqueto está ahogándose y te pide ayuda, contéstale: «Eztakit erderaz.» «no sé castellano.»» Y él apenas sabía otra cosa, porque su Lengua materna, lo que aprendió de su madre, era el castellano.

Yo vuelvo constantemente a mi nativa tierra. Cuando era un joven aprendí aquello de «Egialde guztietan toki onak badira bañan biyotzak diyo: zoaz Euskalerrira.» «En todas partes hay buenos lugares, pero el corazón dice: vete al país vasco.» Y hace cosa de treinta años, allí, en mi nativa tierra, pronuncié un discurso que produjo una gran conmoción, un discurso en el que les dije a mis paisanos que el vascuence estaba agonizando, que no nos quedaba más que recogerlo y enterrarlo con piedad filial, embalsamado en ciencia. Provocó aquello una gran conmoción, una mala alegría fuera de mi tierra, porque no es lo mismo hablar en la mesa a los hermanos que hablar a los otros: creyeron que puse en aquello un sentido que no puse.

Hoy continúa eso, sigue esa agonia; es cosa triste, pero el hecho es un hecho, y así como me parecería una verdadera impiedad el que se pretendiera despenar a alguien que está muriendo, a la madre moribunda, me parece tan impío inocularle drogas para alargarle una vida ficticia, porque drogas son los trabajos que hoy se realizan para hacer una Lengua culta y una Lengua que, en el sentido que se da ordinariamente a esta palabra, no puede llegar a serlo.

El vascuence, hay que decirlo, como unidad no existe, es un conglomerado de dialectos en que no se entienden a las veces los unos con los otros. Mis cuatro abuelos eran, como mis padres, vascos; dos de ellos no podían entenderse entre sí en vascuence, porque eran de distintas regiones: uno de Vizcaya y el otro de Guipúzcoa. ¿Y en qué viene a parar el vascuence? En una cosa, naturalmente, tocada por completo de castellano, en aquel canto que todos los vascos no hemos oído nunca sin emoción, en el Guernica Arbola, cuando dice que tiene que extender su fruto por el mundo, claro que no en vascuence. «Eman ta zabalzazu munduan frutua adoratzen raitugu, arbola santua» «Da y extiende tu fruto por el mundo mientras te adoramos, árbol santo.» Santo, sin duda; santo para todos los vascos y más santo para mí, que a su pie tomé a la madre de mis hijos. Pero así no puede ser, y recuerdo que cantando esta agonía un poeta vasco, en un último adiós a la madre Euskera, invocaba el mar, y decía: «Lurtu, ichasoa.» «Conviértete en tierra, mar»; pero el mar sigue siendo mar.

Y ¿qué ha ocurrido? Ha ocurrido que por querer hacer una Lengua artificial, como la que ahora están queriendo fabricar los irlandeses; por querer hacer una Lengua artificial, se ha hecho una especie de «volapuk» perfectamente incomprensible. Porque el vascuence no tiene palabras genéricas, ni abstractas, y todos los nombres espirituales son de origen latino, ya que los latinos fueron los que nos civilizaron y los que nos cristianaron también. (Un señor diputado de la minoría vasconavarra: Y «gogua» ¿es latino?) Ahí voy yo. Tan es latino, que cuando han querido introducir la palabra «espíritu», que se dice «izpiritué», han introducido ese gogo, una palabra que significa como en alemán «stimmung», o como en castellano «talante» es estado de ánimo, y al mismo tiempo igual que en catalán «talent», apetito. «Eztankat gogorik» es «no tengo ganas de comer, no tengo apetito».

(Un señor diputado interrumpe, sin que se perciban sus palabras.- Varios señores diputados: ¡Callen, callen!)

Me alegro de eso, porque contaré más. Estaba yo en un pueblecito de mi tierra, donde un cura había sustituido -y esto es una cosa que no es cómica- el catecismo que todos habían aprendido, por uno de estos catecismos renovados, y resultaba que como toda aquella gente había aprendido a santiguarse diciendo: «Aitiaren eta semiaren eta izpirituaren izenian» (En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo), se les hacia decir: «Aitiaren eta semiaren eta Crogo dontsuaren izenian», que es: «En el nombre del Padre, del Hijo y del santo apetito.> (Risas.) No; la cosa no es cómica, la cosa es muy seria, porque la Iglesia, que se ha fundado para salvar las almas, tiene que explicar al pueblo en la Lengua que el pueblo habla, sea la que fuere, esté como esté; y así como hubiera sido un atropello pretender, como en un tiempo pretendió Romero Robledo, que se predicara en castellano en pueblos donde el castellano no se hablaba, es tan absurdo predicar en esas Lenguas.

Esto me recuerda algo que no olvido nunca y que pasó en América: que una Orden religiosa dió a los indios guaraníes un catecismo queriendo traducir al guaraní los conceptos más complicados de la Teología, y, naturalmente, fueron acusados por otra Orden de que les estaban enseñando herejías; y es que no se puede poner el catecismo en guaraní ni azteca sin que inmediatamente resulte una herejía. (Risas.)

Y después de todo, lo hondo, lo ínfimo de nuestro espíritu vasco, ¿en qué lo hemos vertido?

El hombre más grande que ha tenido nuestra raza ha sido Iñigo de Loyola y sus Ejercicios no se escribieron en vascuence. No hay un alto espíritu vasco, ni en España ni en Francia, que no se haya expresado o en castellano o en francés. El primero que empezó a escribir en vascuence fue un protestante, y luego los jesuitas. Es muy natural que nos halague mucho tener unos señores alemanes que andan por ahí buscando conejillos de Indias para sus estudios etnográficos y nos declaren el primer pueblo del mundo. Aquí se ha dicho eso de los vascos.

En una ocasión contaba Michelet que discutía un vasco con un montmorency, y que al decir el montmorency: «¿Nosotros los montmorency datamos del siglo.., tal», el vasco contestó: «Pues nosotros, los vascos, no datamos.» (Risas.) Y os digo que nosotros, en el orden espiritual, en el orden de la conciencia universal, datamos de cuando los pueblos latinos, de cuando Castilla, sobre todo, nos civilizó. Cuando yo pronunciaba aquel discurso recibí una carta de D. Joaquín Costa lamentándose de que el vascuence desapareciese siendo una cosa tan interesante para el estudio de las antigüedades ibéricas. Yo hube de contestarle: «Está muy bien; pero no por satisfacer a un patólogo voy a estar conservando la que creo que es una enfermedad.»

(Risas.- El señor Leizaola pide la palabra.)

Y ahora hay una cosa. El aldeano, el verdadero aldeano, el que no está perturbado por nacionalismos de señorito resentido, no tiene interés en conservar el vascuence.

Se habla del anillo que en las escuelas iba pasando de un niño a otro hasta ir a parar a manos de uno que hablaba castellano, a quien se le castigaba; pero ¿es que acaso no puede llegar otro anillo? ¿Es que no he oído decir yo: «No enviéis a los niños a la escuela, que allí aprenden el castellano, y el castellano es el vehículo del liberalismo»? Eso lo he oído yo, como he oído decir: «¡Gora Euzkadi ascatuta!» («Euzkadi» es una palabra bárbara; cuando yo era joven no existía; además conocí al que la inventó). «¡Gora Euzkadi ascatuta!» Es decir: ¡Viva Vasconia libre! Acaso si un día viene otro anillo habrá de gritar más bien: «¡Gora Ezpaña ascatuta!» ¡Viva España libre! Y sabéis que España en vascuence significa labio; que viva el labio libre, pero que no nos impongan anillos de ninguna clase.

(Un señor Diputado: Muchas gracias, en nombre del pueblo vasco.)

Pasemos a Galicia; tampoco hay aquí, en rigor, problema. Podrán decirme que no conozco Galicia y, acaso, ni Portugal, donde he pasado tantas temporadas; pero ya hemos oído que Castilla no conoce la periferia, y yo os digo que la periferia conoce mucho peor a Castilla; que hay pocos espíritus más comprensivos que el castellano (Muy bien.)

Pasemos, como digo, a Galicia. Tampoco allí hay problema. No creo que en una verdadera investigación resultara semejante mayoría. No me convencen de no. Pero aquí se hablaba de la lengua universal, y el que hablaba sin duda recuerda lo que en la introducción a los Aíres da miña terra decía Curros Enríquez de la lengua universal:

«Cuando todas lenguas o fin topen
que marca a todo o providente dedo,
e c'os vellos idiomas extinguidos
un solo idioma universal formemos;
esa lengua pulida, idioma úneco,
mais qu'hoxe enriquecido e mais perfeuto,
resume d'as palabras mais sonoras
qu'aquela n'os deixaran como enherdo.
Ese idioma, compendio d'os idiomas,
com'onha serenata pracenteiro,
com'onha noite de luar docísimo
será -¿que outro sinon?- será o gallego

Fala de minha nai, fala armoñosa,
en qu'o rogo d'os tristes sub'o ceo
y en que decende a prácida esperanza,
os afogados e doloridos peitos.
Falta de meus abós, fala en q'os párias,
de trevos e polvo e de sudor cubertos,
piden a terra o grau d'a cor'a sangue
qu'ha de cebar a besta d'o laudemio...
Lengua enxebre, en q'as anemas d'os mortos
n'as negras noites de silencio e medo
encomendan os vivos as obrigas,
que, ¡mal pecados!, sin cuprir morreron.
Idioma en que garula nos paxaros,
en que falan os anxeles, os nenos,
en qu'as fontes solouzan e marmullan
Entr'os follosos albores os ventos»

Todo eso está bien; pero que me permita Curros y perntitidme vosotros; me da pena verle siempre con ese tono de quejumbrosidad. Parias, azotada, escarnecida..., amarrada contra una roca..., clavado un puñal en el seno...

¿De dónde es así eso? ¿Es que se pueden tomar en serio burlas, a las veces cariñosas, de las gentes? No. Es como lo de la emigración. El mismo Curros, cuando habla de la emigración -lo sabe bien mi buen amigo Castelao-, dice, refiriéndose al gaitero:

«Tocaba..., e cando tocaba,
o vento que d'o roncón
pol-o canuto fungaba,
dixeran que se queixaba
d'a gallega emigración.

Dixeran que esmorecida
de door a Patria nosa,
azoutada, escarnecida,
chamaba, outra Nai chorosa,
os filliños d'a sus vida...

Y era verdá. ¡Mal pocada!
Contr'on peneda amarrada,
crabad'un puñas n'o seo,
n'aquella gaite sembrada
Galicia era un Prometeo.»

No; hay que levantar el ánimo de esas quejumbres, quejumbres además, que no son de aldeanos. Rosalía decía aquello de:

«Castellanos de Castilla,
tratade ben os gallegos;
cando van, van como rosas;
cando veñen, como negros.»

¿Es que les trataban mal? No. Eran ellos los que se trataban mal, para ahorrar los cuartos y luego gastarlos alegre y rumbosamente en su tierra, porque no hay nada más rumboso, ni menos avaro, ni más alegre, que un aldeano gallego. Todas esas morriñas de la gaita son cosas de los poetas.
(Risas.)

Vuestra misma Rosalía de Castro, después de todo, cuando quiso encontrar la mujer universal, que era una alta mujer, toda una mujer, no la encontró en aquellas coplas gallegas; la encontró en sus poesías castellanas de Las orillas del Sar.

(Denegaciones en algunos señores diputados de la minoría gallega.)

¿Y quiénes han enriquecido últimamente a la Lengua castellana, tendiendo a que sea española? Porque hay que tener en cuenta que el castellano es una Lengua hecha, y el español es una Lengua que estamos haciendo. ¿Y quiénes han contribuido más que algunos escritores galleros -y no quiero nombrarlos nominativamente, estrictamente-, que han traído a la Lengua española un acento y una nota nuevos?

Y ahora vengamos a Cataluña. Me parece que el problema es más vivo y habrá que estudiarlo en esta hora de compresión, de cordialidad y de veracidad. Yo conocí, traté, en vuestra tierra, a uno de los hombres que me ha dejado más profunda huella, a un cerebro cordial, a un corazón cerebral, aquel gran hombre que fue Juan Maragall. Oíd:

«Escolta, Espanya le veu d'un fill
que't parla en llengua no castellana,
parlo en la llengua que m'ha donat
la terra apra,
en questa llengua pocs t'han parlat;
en l'altra..., massa.

En esta Lengua pocos te han hablado, en la otra... demasiados.

Hon ets Espanya? No't veig enlloc,
no sents la meva veu* atronadora? (* estaba escrito ´ven´)
No entensa aquesta llengua que't parla entre perills?
Has desaprés d'entendre an els teus fils?
Adeu, Espanya!»

Es cierto. Pero él, Maragall, el hombre qué decía esto, como si no fuera bastante lo demasiado que se le había hablado en la otra Lengua, en castellano, a España, él habló siempre, en su trabajo, en su labor periodística; habló siempre, digo, en un español, por cieno lleno de enjundia, de vigor, de fuerza, en un castellano digno, creo que superior al castellano, al español, de Jaime Balmes o de Francisco Pi y Margall. No. Hay una especie de coquetería. Yo oía aquí, el otro día, al señor Torres empezar excusándose de no tener costumbre de hablar en castellano, y luego, me sorprendió que en español no es que vestía, es que desnudaba perfectamente su espíritu, y es mucho más difícil desnudarlo que vestirlo en una Lengua. (Risas.)

He llegado -permitidme- a creer que no habláis el catalán mejor que el castellano. (Nuevas risas.) Aquí se nos habla siempre de uno de los mitos que ahora están más en vigor, y es el «hecho». Hay el hecho diferencial, el hecho tal, el hecho consumado. (Risas.) El catalán, que tuvo una espléndida florescencia literaria hasta el siglo XV, enmudeció entonces como Lengua de cultura, y mudo permaneció los siglos del Renacimiento, de la Reforma y la Revolución. Volvió a renacer hará cosa de un siglo -ya diré lo que son estos aparentes renacimientos-; iba a quedar reducido a lo que se llamó el «parlá munisipal». Les había dolido una comparanza -que yo hice, primero en mi tierra, y, después, en Cataluña- entre el máuser y la espingarda, diciendo: yo la espingarda, con la cual se defendieran mis antepasados, la pondré en un sitio de honor, pero para defenderme lo haré con un máuser, que es como se defienden todos, incluso los moros. (Risas.) Porque los moros no tenían espingardas, sino, quizá, mejor armamento que nosotros mismos.

Hoy, afortunadamente, está encargado de esta obra de renovación del catalán un hombre de una gran competencia y, sobre todo, de una exquisita probidad intelectual y de una honradez científica como las de Pompeyo Fahra. Pero aquí viene el punto grave, aquel a que se alude en la enmienda al decir: «no se podrá imponer a nadie».

Como no quiero amezquinar y achicar esto, que hoy no se debate, dejo, para cuando otros artículos se toquen, el hablar y el denunciar algunas cosas que pasan. Algunas las denunció Menéndez Pidal. No se puede negar que fueran ciertas.

Lo demás me parece bien. Hasta es necesario; el catalán tiene que defenderse y conviene que se defienda; conviene hasta al castellano. Por ejemplo, no hace mucho, la Generalidad, que en este caso actuaba, no de generalidad sino de panicularidad (Risas.) dirigió un escrito oficial en catalán al cónsul de España en una ciudad francesa, y el cónsul, vasco por cierto, lo devolvió. Además, está recibiendo constantemente obreros catalanes que se presentan diciendo: «No sabemos castellano», y él responde: «Pues yo no sé catalán; busquen un intérprete.» No es lo malo esto, es que lo saben, es que la mayoría de ellos miente, y éste no es nunca un medio de defenderse.

(Rumores en la minoría de Izquierda catalana.- Un señor diputado pronuncia palabras que no se perciben claramente.)

Eso es exacto.

(Un señor diputado: Eso es inexacto.- El señor Santaló: Sobre todo su señoría no tiene autoridad para investigar si miente o no un señor que se dirige a un cónsul.- Otro señor diputado pronuncia palabras que no se perciben claramente.- Rumores.)

¿Es usted un obrero?

(Rumores.- Varios señores diputados pronuncian algunas palabras que no se perciben con claridad.- Continúan los rumores, que impiden oír al orador.)

... que hablen en cristiano. Es verdad. Toda persecución a una Lengua es un acto impío e impatriota.

(Un señor diputado: Y sobre todo cuando procede de un intelectual.)

Ved esto si es incomprensión. Yo sé lo que en una libre lucha puede suceder. En artículos de la Constitución, al establecer la forma en que se ha de dar la enseñanza, trataremos de cómo el Estado español tendrá que tener allí quien obligue a saber castellano, y sé que si mañana hay una Universidad castellana, mejor española, con superioridad, siempre prevalecerá sobre la otra; es más, ellos mismos la buscarán. Os digo aún más, y es que cuando no se persiga su Lengua, ellos empezarán a hablar y a querer conocer la otra.

(Varios señores diputados de la minoría de la Izquierda catalana pronuncian algunas palabras que no se entienden claramente.- Un señor diputado: Lo queremos ya.- Rumores.)

Como sobre esto se ha de volver y veo que, en efecto, estoy hiriendo resentimientos...

(Rumores.- Un señor diputado: Sentimientos; no resentimientos.)

Lo que yo no quiero es que llegue un momento en que una obcecación pueda llevaros al suicidio cultural. No lo creo, porque una vez en que aquí en un debate el ministro de la Gobernación hablaba del suicidio de una región yo interrumpí diciendo: «No hay derecho al suicidio.» En efecto, cuando un semejante, cuando un hermano mío quiere suicidarse, yo tengo la obligación de impedírselo, incluso por la fuerza si es preciso, no tanto como poniendo en peligro su vida cuando voy a salvarle, pero sí incluso poniendo en peligro mi propia vida.

(Muy bien, muy bien.)

Y tal vez haya quien sueñe también con la conquista lingüística de Valencia. Estaba yo en Valencia cuando se anunció que iba a llegar el señor Cambó y afirmé yo, y todos me dieron la razón, que allí, en aquella ciudad, le hubieran entendido mejor en castellano que si hablara en catalán. porque hay que ver lo que es hoy el valenciano en Valencia, que fue la patria del más grande poeta catalán, Ausias March, donde Ramón Muntaner escribió su maravillosa crónica, de donde salió Tirant lo Blanc.

El más grande poeta valenciano el siglo pasado, uno de los más grandes de España, fue Vicente Wenceslao Querol. Querol quiso escribir en lemosín, que era una cosa artificial y artificiosa y no era su lengua natal; el hombre en aquel lenguaje de juegos florales se dirigía a Valencia y le decía:

«Fill so de la joyosa vida qu'al sol s'escampa
tot temps de fresques roses bronat son mantell d'or,
fill so de la que gusitan com dos geganta cativa
d'un cap Peñagolosa, de l'altre cap Mongó,
de la que en l'aigua juga, de la que fon por bella
dues voltes desposada, ab lo Cid de Castella
y ab Jaume d'Aragó.»

Pero él, Querol, cuando tenía que sacar el alma de su Valencia no la sacaba en la Lengua de Jaime de Aragón, sino en la Lengua castellana, en la del Cid de Castilla. Para convencerse no hay más que leer sin que se le empañen los ojos de lágrimas.

El valenciano corriente es el de los donosos sainetes de Eduardo Escalante, y algunas veces el de aquella regocijantes salacidades de Valldoví de Sueca, al pie de cuyo monumento no hace mucho me he recreado yo. Y también el de Teodoro Llorente cuando decía que la patria lemosina renace por todas partes, añadiendo aquello de...

«... y en membransa dels avis, en penyora
de la gloria passada y venidora,
en fe de germandat,
com penó, com estrella que nos guía
entre llaus de victoria y alegría,
alsem lo Rat-Penat.»

«Lo rat penat»; alcemos «lo rat penat», es decir, el ratón alado que, según la leyenda, se posó en el casco de Jaime el Conquistador y que corona los escudos de Valencia, de Cataluña y de Aragón; ratón alado que en Castilla se le llama muerciélago o ratón ciego; en mi tierra vasca, «saguzarra», ratón viejo, y en Francia, ratón calvo; y esta cabecita calva, ciega y vieja, aunque de ratón alado, no es más que cabeza de ratón. Me diréis que es mejor ser cabeza de ratón que cola de león. No; cola de león, no; cabeza de león, sí, como la que dominó el Cid.

Cuando yo fui a mi pueblo, fui a predicarles el imperialismo; que se pusieran al frente de España; y es lo que vengo a predicar a cada una de las regiones: que nos conquisten; que nos conquistemos los unos a los otros; yo sé lo que de esta conquista mutua puede salir; puede y debe salir la España para todos.

Y ahora, permitidme un pequeño recuerdo. Al principio del Libro de los Hechos de los Apóstoles se cuenta la jornada de aquello que pudiéramos llamar las primeras Cortes Constituyentes de la primitiva Iglesia cristiana, el Pentecostés; cuando sopló como un eco el Espíritu vivo, vinieron lenguas de fuego sobre los apóstoles, se fundió todo el pueblo, hablaron en cristiano y cada uno oyó en su Lengua y en su dialecto: sulamitas, persas, medos, frigios, árabes y egipcios. Y esto es lo que he querido hacer al traer aquí un eco de todas estas lenguas; porque yo, que subí a las montañas costeras de mi tierra a secar mis huesos, los del cuerpo y los del alma, y en tierra castellana fui a enseñar castellano a los hijos de Castilla, he dedicado largas vigilias durante largos años al estudio de las Lenguas todas de la Patria, y no sólo las he estudiado, las he enseñado, fuera, naturalmente, del vascuence, porque todos mis discípulos han salido iniciados en el conocimiento del castellano, del galaico-portugués y del catalán. Y es que yo, a mi vez, paladeaba y me regodeaba en esas Lenguas, y era para hacerme la mía propia, para rehacer el castellano haciéndolo español, para rehacerlo y recrearlo en el español recreándome en él. Y esto es lo que importa. El español, lo mismo me da que se le llame castellano, yo le llamo el español de España, como recordaba el señor Ovejero, el español de América y no sólo el español de América, sino español del extremo de Asia, que allí dejo marcadas sus huellas y con sangre de mártir el imperio de la Lengua española, con sangre de Rizal, aquel hombre que en los tiempos de la Regencia de doña María Cristina de Habsburgo Lorena fue entregado a la milicia pretoriana y a la frailería mercenaria para que pagara la culpa de ser el padre de su Patria y de ser un español libre. (Aplausos.)

Aquel hombre noble a quien aquella España trató de tal modo, con aquellos verdugos, al despedirse, se despidió en Lengua española de sus hijos pidiendo ir allí donde la fe no mata, donde el que reina es Dios, en tanto mascullaban unos sus rezos y barbotaban otros sus órdenes, blasfemando todos ellos el nombre de Dios. Pues bien; aquí mi buen amigo Alomar se atiene a lo de castellano. El castellano es una obra de integración: ha venido elementos leoneses y han venido elementos aragoneses, y estamos haciendo el español, lo estamos haciendo todos los que hacemos Lengua o los que hacemos poesía, lo está haciendo el señor Alomar, y el señor Alomar, que vive de la palabra, por la palabra y para la palabra, como yo, se preocupaba de esto, como se preocupaba de la palabra nación.

Yo también, amigo Alomar, yo también en estos días de renacimiento he estado pensando en eso, y me ha venido la palabra precisa: España no es nación, es renación; renación de renacimiento y renación de renacer, allí donde se funden todas las diferencias, donde desaparece esa triste y pobre personalidad diferencial. Nadie con más tesón ha defendido la salvaje autonomía -toda autonomía, y no es reproche, es salvaje- de su propia personalidad diferencial que lo he hecho yo; yo, que he estado señero defendiendo, no queriendo rendirme, actuando tantas veces de jabalí, y cuántos de vosotros acaso habréis recibido alguna vez alguna colmillada mía. Pero así, no. Ni individuo, ni pueblo, ni Lengua renacen sino muriendo; es la única manera de renacer: fundiéndose en otro. Y esto lo sé yo muy bien ahora que me viene este renacimiento, ahora que, traspuesto el puerto serrano que separa la solana de la umbría, me siento bajar poco a poco, al peso, no de años, de siglos de recuerdos de Historia, al final y merecido descanso al regazo de la tierra maternal de nuestra común España, de la renación española, a esperar, a esperar allí que en la hierba crezca sobre mi tañan ecos de una sola Lengua española que haya recogido, integrado, federado si queréis, todas las esencias íntimas, todos los jugos, todas las virtudes de esas Lenguas que hoy tan tristemente, tan pobremente nos diferencian. Y aquello sí que será gloria.
(Grandes aplausos.)
 

Recortes de Prensa   Página Inicial