AGLI

Recortes de Prensa    Jueves 27 Diciembre   2007

De Vitoria a Barcelona
Pablo Sebastián Estrella Digital 27 Diciembre 2007

Mientras en Madrid, y tras el llamamiento del Rey a favor de la unidad de las fuerzas políticas para luchar contra el terrorismo, el PSOE y el PP se lanzan mutuos reproches sobre la responsabilidad de la ruptura de dicha unidad, en el País Vasco el lehendakari Ibarretxe, que se ha hecho con el control del PNV tras la derrota y salida de Josu Jon Imaz, continúa dando pasos en el acercamiento de su Gobierno y su partido a favor de Batasuna. Al mismo tiempo, el lehendakari ha lanzado una campaña para deslegitimar las decisiones judiciales con el claro objetivo de apoderarse de los votos del entorno de ETA, en pugna abierta con EA, y veremos si para la formación, de cara a las próximas elecciones generales, de un frente nacionalista vasco que incluya a candidatos del entorno de ETA.

Además, Ibarretxe está intentando que los nacionalistas catalanes se sumen a su estrategia de intento de autodeterminación y afrenta a la legalidad, tal y como se desprende de la estrategia de actuaciones conjuntas de los partidos nacionalistas, que podrían ampliarse al marco de los dos gobiernos si las cosas siguen como van, en un intento claro de echar un doble pulso al Estado. La iniciativa del Gobierno de Montilla de crear, por su cuenta, una Agencia Tributaria propia va en ese mismo sentido, y se puede ampliar a otros campos como el de la anunciada, por Ibarretxe, consulta popular para el 2008. Y ya veremos si la colaboración entre gobiernos y partidos —ERC ya está en ello— alcanza, también, a otros campos de la legalidad, si el Gobierno de Zapatero impulsa, finalmente, la ilegalización de ANV y PCTV, como parece que va a ocurrir una vez que el PSOE empieza a darse cuenta de los efectos electorales negativos que puede producirles su fallida negociación política con ETA, que ahora pretenden rectificar antes de que comience la campaña electoral.

Es en esta negociación con ETA y en los muchos problemas surgidos en torno al nuevo Estatuto catalán, que aún está pendiente del Tribunal Constitucional, de donde parten todos los problemas que a lo largo de los pasados cuatro años han surgido entre Cataluña y el País Vasco con el resto de España. En especial, por la disposición demencial de Zapatero de pactar con los nacionalistas vascos (ETA ahí incluida) y los catalanes cuestiones relativas a la soberanía nacional, al margen del marco constitucional.

La novedad en los plantes de Ibarretxe consiste en decir que sus demandas de autodeterminación no pueden estar condicionadas por la violencia de ETA y que, en contra de lo afirmado por el PNV en tiempos de Imaz, su Gobierno y su partido están decididos a avanzar en el camino que piensan que les lleva a la independencia en pleno acoso terrorista de ETA. Y ello por dos razones esenciales: en primer lugar porque Zapatero aceptó abrir negociaciones políticas con ETA —en el santuario de Loyola—, lo que podría ofrecerle a la banda terrorista un histórico triunfo político —incluso sobre el PNV— que, por otra parte, legitimaría su lucha armada y sus cerca de mil asesinatos; y en segundo lugar, y como consecuencia de esta primera premisa, el Gobierno vasco y el PNV exigen a Zapatero que la negociación de soberanía que les estaba ofreciendo a los etarras —en presencia del PNV— también la deben abrir con el Gobierno de Vitoria, con el argumento nada desdeñable de que ellos representan mejor y en mayor manera a los vascos y además no practican la violencia.

Y razones no les faltan a los nuevos dirigentes del PNV y a Ibarretxe para sus nuevos planteamientos y la consiguiente conclusión, por causa del gran error y temeridad de Zapatero de aceptar un diálogo político con ETA y de unir la negociación del fin de la violencia con cuestiones de soberanía. Que es, en cierta manera, lo mismo, aunque sin violencia, que le ha ocurrido al PSOE en Cataluña, además de abrir una crisis en el seno del PSC.

Pero se equivocarían los nacionalistas catalanes si enganchan su carro de las reivindicaciones nacionalistas al de Ibarretxe, porque bajo el carromato del lehendakari —a quien le importa un pimiento el terrorismo y el recorte de las libertades y de la democracia en la Comunidad que él gobierna— viaja ETA, y porque sus continuos desafíos a la legalidad, tarde o temprano, le pueden costar muy caros si no miden bien sus pasos. Aunque, por el momento, unos y otros, vascos y catalanes, tienen que esperar a ver cómo quedan PSOE y PP en las próximas elecciones de marzo, y si PNV, EA, CiU y ERC consiguen mantener en sus manos las llaves del gobierno de Madrid con las que piensan abrir la puerta de la autodeterminación en el caso de que Zapatero vuelva a gobernar.

El autorretrato del PSOE
EDITORIAL Libertad Digital 27 Diciembre 2007

El Partido Socialista ha vuelto a cometer un vídeo promocional, en el que a fuer de querer describir la idea que desean que tengamos los españoles de la evolución de España en los últimos años, ha vuelto a retratar exactamente no esa realidad, sino al propio PSOE. Sus siglas perdieron su sentido hace muchos años. Parece más bien una partida que una organización política, lo de obrero casi produce risa y lo de español hace tiempo que dejó de ser una realidad. Queda aún lo de socialista, no en la medida en que se concibió en su origen, aunque sí se mantiene en el deseo de transformar la sociedad española en algo que no es.

La E del PSOE fue la primera sigla en caerse. Es claro el caso de Cataluña, donde el PSOE traicionó a sus votantes naturales, vendiendo el aparato del partido a los nacionalistas de izquierda. Hasta el punto de que el PSOE no existe en esta región, sino que su espacio lo mantiene el PSC, que incluso ha mantenido grupo parlamentario propio al margen del PSOE. El PSC ha hecho suya la mitología y los objetivos nacionalistas hasta el final, alejado de los postulados que representarían a un PSOE en Cataluña. El nacimiento de Ciudadanos no se entendería sin esa traición, que no obstante no es reciente, sino que se viene cometiendo desde los primeros años de la democracia.

Este abandono de una verdadera vocación nacional del PSOE se ve claramente en los dos vídeos paralelos de promoción de los éxitos de Zapatero, que como sabemos son incontables. Son el que está dirigido al público español en general y el que se centra en cantar las alabanzas al Gobierno en Cataluña. Los dos salen de Ferraz, pero uno de ellos, el pensado desde la sede del PSOE para Cataluña, se oculta sistemáticamente a España, aunque para ello tenga que caer en elipsis y hacer verdaderas piruetas con el lenguaje. La idea de España ligada al progreso, aunque sea en el falaz imaginario de los publicistas del PSOE, está proscrita por los nacionalistas catalanes y por tanto por el PSC. Si quería vender los supuestos avances de los socialistas en el Gobierno, tenía que ocultar a España como fuere. Eso sí, hablan de la "soberanía del pueblo catalán" y hablan del Estatuto como "un compromiso hecho realidad".

Quedan apenas tres meses para las elecciones, y a la luz de las encuestas, es lógico que el Gobierno redoble sus esfuerzos propagandísticos, que son ya de por sí descomunales. Sencillamente, no tiene tiempo para rectificar en política económica o en la gestión de las infraestructuras. Y cuando tuvo la ocasión, decidió no hacerlo, de modo que España está en el sitio en que le ha dejado el Gobierno, cumpliendo sus propios deseos. Pasaron los momentos en que cualquier cortina de humo echada sobre la opinión pública por el Gobierno tenía eficacia. Quedaron atrás los días en que los esfuerzos de propaganda de los socialistas podían tener algún efecto. Ahora, precisamente cuando se acerca el momento del voto, se ve que la gente se traga peor las manipulaciones del Gobierno. Estos vídeos sólo servirán para que el PSOE se vuelva a retratar a sí mismo, y en uno de los elementos que más daño le hacen: la falta de un mensaje igual para todos los españoles que, sin embargo, sí tiene el Partido Popular.

Agencia Tributaria catalana
Acotar la mala descentralización
José Enrique Rosendo Libertad Digital 27 Diciembre 2007

Por mucho que Rodríguez Zapatero se gaste el dinero ganso que dice el PP en propaganda de su Gobierno con énfasis en la palabra España, el algodón no engaña y a la mínima las fuerzas centrífugas, a decir de Felipe González, vuelven a poner las cosas en su exacto lugar. O sea, que el dos de enero los catalanes van a contar con su propia Agencia Tributaria, conforme lo previsto en la hoja de ruta marcada por el Estatut.

Desde luego la descentralización del poder, como ya nos previno Tocqueville al observar la génesis de los Estados Unidos, es un elemento necesario e imprescindible, uno más de otros tantos, para que la democracia no derive en aquéllos "efectos involuntarios" de un utopismo devastador.

Pero la radicalización de esa descentralización que estamos viviendo en España está enfatizando los efectos negativos más que los positivos, de modo que el aumento del autonomismo, enfocado como una vía hacia el futuro soberanismo e incluso independentismo, está construyendo sociedades sometidas a poderes intervencionistas cada vez más amplios e invasores que, a la postre, deterioran la calidad democrática de nuestro país y sin duda la libertad de las personas.

Zapatero en esta legislatura ha hecho caso omiso del sabio principio de Thomas Jefferson que afirma que las grandes innovaciones no deben basarse en pequeñas mayorías. Es más, ha hecho, imprudentemente, todo lo contrario: ha desbaratado los andamios sin reparar en los costes futuros con la única intención de prolongarse en el poder.

El fenómeno español viene empujado, claro está, por ciertas peculiaridades de nuestro sistema político, la más importante de las cuales es la generalización de partidos de corte nacionalista en diversas comunidades autónomas que se benefician de un sistema electoral manifiestamente mejorable. A ello se une, claro está, el título VIII de la Constitución, pactado en una mesa camilla por Alfonso Guerra y Abril Martorell, que para solucionar el encaje en el nuevo régimen de los catalanistas y los vasquistas consiente un proceso abierto que se puede exprimir, como estamos viendo, como un cítrico inagotable.

El vaciamiento semántico del Estado se está produciendo por la vía de duplicar las instituciones y los organismos. Un ejemplo de ello es la Agencia Tributaria de Cataluña y dentro de poco las que tendrán otras muchas comunidades autónomas para no ser menos. Al final de todo este proceso, alguien hará las cuentas, y la resultante será que uno de los problemas de nuestra economía será el excesivo peso de lo público, de lo burocrático, y terminará proponiendo el adelgazamiento de una de las dos estructuras. Por supuesto, le tocará la china a la estatal. Sobre todo si la estabilidad de los gobiernos de España sigue dependiendo de los apoyos parlamentarios de los nacionalistas, de manera que al final de todo este proceso lo que tendremos será un confederalismo basado en que quien recauda será la periferia y quien mendigue asignaciones para los programas nacionales será el Estado. Algo definitivamente atroz, equivalente a inocular una polilla en la madera constitucional.

El PSOE y el PP podrían poner freno a esta espiral diabólica. Pero no lo hacen porque no lo pueden hacer. Porque están atrapados, literalmente, por el sistema electoral y la conformación parlamentaria. De modo que, cuando traten de enmendar todo este embrollo, será demasiado tarde. Hemos generado, inconscientemente, ese fenómeno del "efecto de la rueda dentada" de la que hablaba Keith Joseph, el ideólogo de cabecera de Margaret Thatcher.

En la próxima legislatura todo apunta a que el PSOE y el PP estarán muy igualados. Mala cosa en una situación económica como la que vamos a vivir, sobre todo si sumamos que el PNV y los catalanes van a aprovechar esa coyuntura para redoblar el reto al Estado generando aún más inestabilidad institucional. Justo lo contrario, ya digo, de lo que necesita el mundo del dinero para invertir y generar riqueza. Pero si las cartas vienen dadas de esa manera, como parece probable, lo más inteligente, lo más patriótico, lo mejor que podrían hacer los dos grandes partidos es consensuar una nueva ley electoral que acote definitivamente a los nacionalismos e, inmediatamente después, proceder a la nueva convocatoria de elecciones.

Ustedes convendrán conmigo que soñar es gratis. Pues eso.

Terrorismo
Los accidentes como atentados
Cristina Losada Libertad Digital 27 Diciembre 2007

Con la misma desenvoltura que empleó el Gobierno de España, el de los anuncios, para hacer pasar por fortuitos hasta los asesinatos cometidos por ETA, incluidos los dos últimos –los de los guardias civiles Raúl Centeno y Fernando Trapero–, se han empeñado el Gobierno vasco, el obispo Uriarte y el coro nacionalista al completo en realizar una operación inversa. Así, amparados en las festividades navideñas, han tenido el cuajo de meter en el mismo saco, o sea, de darles idéntico rango a los atentados de la banda criminal y a los accidentes de tráfico que afectan a familiares de presos etarras cuando van a visitarlos a cárceles que están allende el terruño. Y el caso es que en un país donde se han tomado los atentados terroristas por accidentes, no puede resultar extraño que los accidentes se tomen por atentados. Son dos formas de perversión moral y política que se complementan.

El PNV, sus socios y parte de la Iglesia vasca, después de haber escarnecido y desprotegido a las víctimas del terrorismo y facilitado la vida a sus verdugos, se han hecho fuertes en el subterfugio de la equidistancia. Ya sólo se aproximan al fenómeno terrorista con una balanza en la mano. Como el platillo en que descansan las víctimas de ETA pesa mucho y no deja de llenarse, andan a la busca de material para echar sobre el otro y hacer ver que hay sufrimiento en "ambos lados". Naturalmente, esto de los accidentados no ha sido ocurrencia suya. No hacen más –ni menos– que asumir el discurso de la banda criminal, cuyos partidarios consideran a los familiares de etarras muertos o heridos en el asfalto, no víctimas del tráfico, sino de la dispersión penitenciaria. Pues el objetivo de este selectivo martirologio de las cuatro ruedas es conseguir el traslado de los presos a las cárceles vascas, como si las desgracias automovilísticas no pudieran ocurrir tanto entre Baracaldo y Martutene como entre Sestao y Soria.

Los nacionalistas vascos, socios y obispos amigos, presentan la común característica de ser incapaces de condenar los atentados de ETA sin ofrendarle acto seguido a la banda su cuota de comprensión y respaldo, sea protestando por que los jueces dictan sentencia contra los terroristas y su entramado, sea lamentando la pena de las familias que no tienen al hijo en casa sino en prisión, sea fabricando víctimas políticas donde sólo hay víctimas del tráfico. Pero ni son capaces ni quieren serlo y probablemente ya es tarde para que lo sean. La cercanía física y política con el terrorismo ha destruido en ese conglomerado los resortes morales que permiten hacerle frente. Proclaman, en ocasiones, que están hartos de ETA y que debe desaparecer, pero ¿por qué iba a hacerlo cuando cuenta con ellos como colchón que absorbe y absuelve sus crímenes? Lo suyo no tiene remedio.
Cristina Losada es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Gobierno vasco
La traición a la libertad
Ignacio Villa Libertad Digital 27 Diciembre 2007

Primero Ibarretxe y luego la portavoz Azkarate en un comunicado oficial han comparado el dolor de las familias de los etarras con el de las víctimas del terrorismo. Una equiparación repleta de vileza, miseria e inmoralidad, que pone en un mismo plano moral a víctimas y verdugos. Esta insistencia del Gobierno vasco, además de indignante, impide encuadrar al PNV dentro del típico doble rasero; ha llegado ya a extremos inaceptables para un Ejecutivo que se define a sí mismo como democrático. No se puede aceptar esa comparación desde ningún punto de vista, desde ninguna posición política, desde ninguna interpretación de la realidad. Por muy cierto que sea que a estas alturas no nos podemos sorprender por nada de lo que salga de Ajuria Enea, también es verdad que nadie que defiende de verdad la libertad y la democracia puede acostumbrarse a escuchar barbaridades de ese calibre.

Nunca, en ninguna situación, es aceptable decir algo así; no hay excusa ni existe justificación alguna para hacerlo. En ocasiones se ha acusado al Gobierno vasco de estrategias interesadas, se ha hablado de Ibarretxe como de un político visionario, se ha acusado al Ejecutivo de Vitoria por su constante mezquindad. Pero era difícil llegar a estos límites. No estamos ante una situación de indigencia política, sino ante algo mucho más grave. Esta declaración sitúa al Ejecutivo de Vitoria del lado de los intereses y las inquietudes de los terroristas y su entorno.

Ante estas palabras del Gobierno vasco publicitadas a los cuatro vientos era necesaria la exigencia de una rectificación inmediata. Algo que ya ha hecho la Asociación de Víctimas del Terrorismo. Cuando un Gobierno salido de las urnas se comporta de esta forma con las víctimas del terrorismo y se posiciona junto a todo el entramado etarra es que vive atrofiado por su propia connivencia con los terroristas. Y es que junto a la defensa del llamado "sufrimiento de las familias de los etarras" también han criticado a la Justicia por condenar a todo el entramado social, económico e internacional de Batasuna como parte integrante de la banda terrorista.

¿Qué hace un Gobierno democrático defendiendo de esta manera los intereses directos e indirectos del terrorismo? ¿Como se puede comparar el sufrimiento de las víctimas del terrorismo con la crueldad de sus verdugos? Un Gobierno que sigue una estrategia así está dilapidando la libertad, laminando la democracia y abriendo las puertas al terror. Un Ejecutivo con semejantes objetivos traiciona a los ciudadanos, pone en peligro la convivencia y adultera la normalidad.

En política se pueden cometer muchos errores, se pueden caer en trampas fruto de la imprevisión e incluso se puede actuar con fuertes dosis de hipocresía. Pero cuando un Gobierno llega tan lejos que defiende de esta manera "el sentimiento del entorno terrorista" se está situando en la línea roja de la traición. El Gobierno vasco acaba de sobrepasar esa línea, en un gesto que le inhabilita en el sentido más estricto del término.

Nacionalismo catalán
El enigma de los García
José García Domínguez Libertad Digital 27 Diciembre 2007

Desde ese pertinaz desconocimiento que en el caso de lo catalán siempre suele oscilar entre lo oceánico y lo enciclopédico, un par de publicaciones madrileñas han ocupado sus portadas navideñas con sendas sensacionales exclusivas acerca de los otros garcías. "Cataluña, una nació de garcías", proclamaba la primera con gran asombro tipográfico; mientras pareja perplejidad patronímica venía a expresarse en la segunda. Parece, pues, que a Madrid ya ha llegado la nueva de que García, Martínez, López, Sánchez y Fernández son, por ese orden, los apellidos más comunes en Cataluña desde hace medio siglo. En fin, se ve que algo vamos avanzando.

Mas guárdese el lector de creer que nuestro particular asunto, el de los garcías con barretina, supone anécdota baladí, apenas una distorsión del orden natural en el listín telefónico fruto de la inmigración posterior al Plan de Estabilización. Muy al contrario, tras la hegemonía de los garcías se esconden las claves sin las cuales se antoja imposible comprender el catalanismo político desde su mismo nacimiento, hace ahora cien años. Y es que sólo la constante afluencia de tanto García a la región puede explicar los dos aspectos más desconcertantes de la intrahistoria de la Cataluña contemporánea. Por un lado, esa obsesión casi enfermiza de los nacionalistas con la cuestión del idioma; por otro, la aparente paradoja de que la gran masa castellanohablante jamás se haya sublevado, a pesar de su evidente marginación lingüística.

Ocurre que el catalán no alcanzó el que era su destino seguro, o sea la extinción y el olvido, precisamente por nuestra culpa. Al cabo, fuimos nosotros, los García, los Pérez y los Martínez quienes logramos sacarlo de la UVI cuando ya todos los filólogos le habían impartido la extremaunción junto a su primo hermano, el difunto provenzal. Cataluña, conviene no olvidarlo, es uno de los mayores melting pot del planeta. Aquí, si se rasca un poco, hasta la tercera generación, no se salva ni la Moreneta: todos somos charnegos. "Cataluña quizá sea una nación milenaria, pero los catalanes somos unos recién llegados desde otra parte", suele repetir Jesús Royo Arpón, ese catedrático de lengua catalana al que su propio partido le mandó a la Policía con tal de impedir que distribuyese Argumentos para el bilingüismo (Montesinos, 2000), su último libro, en el congreso del PSC.

Bien, pues basta un solo párrafo de ese texto para descifrar todas las claves del enigma: "La lengua, que estaba en las últimas y a punto de ser abandonada como un trasto inútil, de repente se tornó muy útil: funcionó como marca diferencial entre los nativos y los forasteros. Y eso, evidentemente, tenía consecuencias en cuanto al reparto de los bienes sociales, o sea, del poder (...) Los que tienen el catalán como lengua materna lo valoran como una marca entre ‘nosotros’ y ‘ellos’. Y el inmigrante lo valora aún más, como el medio para ascender un peldaño en la escala social."
Así de simple. Así de chusco. Así de triste.
José García Domínguez es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

La respiración asistida de ETA
Andrés Montero Gómez El Correo 27 Diciembre 2007

Cuando un comunicado oficial del Gobierno vasco sobre una resolución judicial se parece tanto a lo que bien pudiera haber sido un comunicado de ETA publicado en el 'Zutabe' es que estamos ante un problema. De muchas maneras se ha escrito, se ha dicho y se ha constatado que la comprensión, por expresarlo suavemente, del nacionalismo vasco hacia la 'causa' etarra representa el oxígeno para la supervivencia de un patógeno social como ETA que, aún débil, continúa asesinando con las respiración asistida del abertzalismo. Ésa es la auténtica desnormalización política de Euskadi, tan planteada como raíz originaria de un conflicto a resolver. Cuando el gobierno de una comunidad autónoma se expresa como pudiera haberlo hecho ETA es que, francamente, existe un problema político.

El conflicto vasco, no obstante, no tiene la fisonomía que desde ETA y el abertzalismo se nos está vendiendo. Algunos argumentarán que los síntomas de desnormalización política en Euskadi son el efecto de una enfermedad, enfermedad que responde al diagnóstico de nacionalismo. A mi modo de ver, el nacionalismo es una opción política que tiene cabida en la democracia y que, después, nos puede parecer más o menos paleta, estrecha o narcisista. Lo que más bien parece, por el contrario, es que el nudo gordiano de la disfuncionalidad política vasca no es la mera existencia del nacionalismo, sino el hecho irrefutable de que desde su propio seno germinara un grupo de individuos que decidiera asesinar para imponer el totalitarismo ideológico en la sociedad vasca. Desde los años cincuenta, ése es el problema de Euskadi, puesto que el PNV no ha sido capaz en todo este tiempo de enfrentarse con claridad a individuos que pensaban en abertzale, igual que el PNV, pero que querían obligar a otros a adoptar ese pensamiento por la violencia.

En todo lo referente a planteamientos políticos, cuando el PNV ataca a ETA se ataca a sí mismo. Por eso no lo hace. Es natural que la sentencia del juicio 18/98 haya escocido tanto al PNV y a EA, al abertzalismo vasco en genérico. Lo extraño hubiera sido lo contrario. Conviene recordar que el año en que se inician las investigaciones de la Audiencia Nacional que han determinado la condena penal, los partidos jeltzales habían suscrito un acuerdo que pretendía ser un pacto con las ideas, con el frente político, de ETA. En un auténtico ejercicio disociativo de negación de la realidad, el PNV pretendía rescatar con Lizarra esa porción sentimental del discurso político abertzale que comparte con ETA y desvincularlo de la violencia. Era esa pretensión imposible la que se reflejaba en el rostro de los responsables peneuvistas de la época cuando se extrañaban tanto de que el resto del planeta humano no entendiera que ellos únicamente estaban intentando proteger las ideas etarras, las ideas abertzales compartidas, al tiempo que reprobaban sus métodos. Nadie lo entendía porque no puede entenderse. No puede entenderse porque los métodos de ETA son indisolubles de sus ideas. Los miembros de ETA tienen unas ideas sobre política y sociedad en Euskadi y han decidido, como cualquier otro totalitarismo, que deben ejercer la violencia para obligar a otros a adoptarlas.

Una de las imposibilidades, bastante objetivas, en todo el tratamiento que el peneuvismo más ortodoxo hace de ETA es el intento de desligar los argumentos al servicio de la violencia de los instrumentos terroristas puestos al servicio de esos argumentos. No es posible porque la combinación de ambos, instrumentos violentos y argumentos, es lo que conforma la naturaleza de ETA. La desvinculación dejaría a ETA sin existencia. El argumentario abertzale separado de la violencia es equivalente al PNV. De hecho, así expuesto, es dificilísimo que el PNV pueda entender la sentencia 18/98 porque la identificación con el reo en su plano mental es tan elevada que el abertzalismo jeltzale se siente agredido por ella, por encima del cuestionamiento jurídico que toda sentencia puede y debe tener. O sea, dicho muy claramente, si ETA no fuera una organización terrorista y la violencia no estuviera presente, en su plano político podría ser una corriente crítica dentro del propio PNV. Por eso llegó Lizarra, por eso se ha ido Imaz.

En el momento en que se inicia la causa 18/98 el abertzalismo suscribía un pacto de hermandad al que se ha renunciado nominal pero nunca sentimentalmente. Lizarra es natural, porque abertzales son todos quienes lo firmaron. La misma familia, algunos de cuyos primos son antisociales y otros asesinos . ¿qué hacer con ellos?, ¿expulsarlos de la familia?, ¿tratar de reconducirlos?; ante todo, evitar que sean extinguidos desde el exterior hasta que se encuentre la manera de hacerlos entrar en razón; porque son de los nuestros.

El sumario 18/98 supone tal avance del Estado de Derecho en su concepción del terrorismo que ni siquiera los ponentes de la sentencia ni el aparato legislativo han alcanzado todavía la pericia jurídica para dotarlo de la elegancia matemática que se requiere en un sistema garantista. El ejemplo más claro son las circunvoluciones alrededor de la Fundación Josemi Zumalabe, destinada por ETA a la desobediencia civil contra el Estado. El análisis que se hace sobre la sentencia en ese punto es que se está condenando el propio acto de la desobediencia civil o que se está criminalizando la opinión de unos ciudadanos. Oiga, es que la desobediencia civil en este caso es un ingrediente más del terrorismo, por eso se condena. Igual que las relaciones internacionales de ETA a través de Xaki no se condenan por xenofobia, sino porque es un instrumento al servicio del terrorismo. La complicación legal es que todavía no hemos afinado la técnica jurídica para contextualizar bien, tipológica, procesal y penalmente, que las conductas al servicio del terrorismo, por muy legítimas que sean cuando se realizan en otro ámbito social, en cuanto vinculadas y sirvientes de la violencia son penalmente, deben ser penalmente sancionables. A los desobedientes civiles de ETA se les acusa no por su desobediencia, sino porque está puesta al servicio del terrorismo, es decir, es una conducta no suficiente pero sí necesaria para el mantenimiento de ETA. Por tanto, delictiva.

Se acabaron los días de vino y rosas: la derrota del Barça presagia el fin del régimen de ZP
Federico Quevedo El Confidencial27 Diciembre 2007

Ya pueden gastarse cientos de millones de euros en falsa propaganda de una gestión penosa e ineficaz para tapar los jirones que ha dejado en la convivencia entre todos los españoles, pero este Gobierno amenaza con el derrumbe. Y no porque todo a su alrededor sea un caos hasta el punto de que el AVE parezca una tortuga y la ministra de Fomento siga un día más sin dimitir. No. Aquí lo importante, lo más importante, es que el equipo del régimen está de capa caída. Yo lo siento por mi jefe, que es del Barça porque hasta los santos cometían en su vida algún pecadillo que otro, pero el otro día el equipo culé dio toda una lección de despropósitos, más o menos como el Gobierno de Rodríguez, y anuncia males mayores en el futuro.

Lo de menos es que le ganara el Madrid. Eso es anecdótico y forma parte de las peripecias de la Liga de Futbol. La cuestión es que el otro día en el campo solo había un equipo, porque los blaugranas estaban como en las nubes, igual que Rodríguez, que pone esa cara de no haber roto nunca un plato aunque después de esta legislatura haya dejado el país como un erial. El Barça es el equipo de Rodríguez y éste nunca ha ocultado su pasión por esos colores, hasta el punto de que, de alguna manera, el Barca se había convertido en una especia de emblema del régimen de ZP. Un emblema con mucha más significación que la simple pasión futbolística porque, de alguna manera, Cataluña –y ya dicen los culés que el Barca es más que un club, es una seña de identidad catalana- es el origen y el final de todos los males de estos cuatro años.

Bueno. No. Perdónenme los catalanes de bien, sean de la ideología que sean. Vaya por delante mi admiración hacia esa tierra que tanto ha dado a la Nación Española y que tanto ha recibido de ella. Por eso siempre he estado en contra de boicots y otras majaderías que no benefician a nadie. Pero en el origen de todos los males de esta legislatura se encuentra una manera muy sectaria, excluyente y con tendencia al autoritarismo de entender la llamada ‘cuestión catalana’, y con la que Rodríguez ha comulgado desde el primer momento. Ya de entrada Rodríguez le debe a Cataluña parte de su victoria, no a toda Cataluña, sino a esa Cataluña excluyente y aldeana, radical y sectaria, que le brindó los votos que necesitaba para ganar el 14 de marzo de 2004. A partir de ahí vino una serie de catastróficas desdichas en forma de tripartito, por un lado, y de Gobierno sin principios, por otro, que acabaron dando forma a la peor de todas, un Estatuto de Autonomía que amenazaba la esencia misma de la Constitución y del que ya reniegan todos sus hacedores a favor de la independencia definitiva del Estat Catalá.

En Cataluña y en su aspiración soberanista reconocida por Rodríguez en aquella famosa frase –“respetaré el Estatuto que apruebe el Parlamento Catalán”- que tanto le han recordado los nacionalistas y que llevó a muchos de los suyos –empezando por Guerra y González- a tirarse de los pelos y rasgarse las vestiduras, estaba el embrión de esa idea confederal de España que tanto le gusta a Rodríguez y a los pelotas que le rodean, como Suso del Toro, de cuyas estupideces mama el presidente del Gobierno. Eso llevó a la negociación con ETA porque todo formaba parte de lo mismo y porque así se pactó en Perpignan en aquella oprobiosa visita que hizo Carod-Rovira a la pandilla de canallas en nombre de Rodríguez y a espaldas de Maragall, ¿se acuerdan? Es que han pasado tantas y tantas cosas que corremos el riesgo de perder la memoria y es muy importante acordarse de todo. Como del Pacto del Tinell, que daba sentido a una legislatura dedicada a la exclusión y la marginación del principal partido de la oposición y todo lo que representa.

Gracias a Dios... Sí, sí, gracias a Dios, las cosas no han salido como quería Rodríguez, porque a pesar de las muchas carencias de esta democracia, algunas de sus instituciones –no precisamente la Monarquía, no señor- permanecen fuertes aunque comienzan a flaquear por el asalto continuado del Gobierno y el PSOE. La izquierda, como tiene una vara de medir muy peculiar y solo ve las cosas por su particular canuto, se ‘olvida’ de sus propios ejercicios de imperdonable autoritarismo.

El otro día publicaba una sábana de las suyas el director de El País, Javier Moreno, de esas que conviene guardarse para una clase de la facultad de Periodismo: cómo manipular la verdad y quedarse tan ancho. Acusaba al PP de querer asaltar el Tribunal Constitucional –y hacía una referencia inicial a Lerroux- por su recusación a tres magistrados. Lo que no contaba Moreno -¡ay, qué olvidadizos son algunos!- es que esa recusación es consecuencia de otra anterior del Gobierno que inclinaba la balanza del TC a su favor, y de la famosa enmienda Casas por la que la presidenta, puesta por De la Vega, ha extendido ilegalmente su mandato. Pero el que quiere hacerse con el control del TC es el PP, claro, como siempre.

A poco más de dos meses de las generales, todo el proyecto rupturista de Rodríguez parece naufragar en la propia inconsistencia de su líder. Es lógico que quien no tiene ni ideas ni principios acabe al borde de la ignominia y la desmemoria. Los regímenes que tienen cerca su final ofrecen una imagen patética, sufren de una descoordinación apabullante... Todo les sale mal, hay improvisación y entre los propios miembros del régimen se percibe una situación de temor y de querer salvarse de la quema... Algo parecido a lo que le ocurrió el otro día al Barça, viva imagen del proyecto de Rodríguez y de su decadencia. Ojalá sea un presagio, porque una nueva legislatura de agonía puede ser un tormento.

Bye, Bye, Spain
Manuel Molares do Val Periodista Digital 27 Diciembre 2007

Desde que Rodríguez Z cede incansablemente a las exigencias nacionalistas a cambio de su apoyo coyuntural, Antonio Elorza, centroizquierdista, catedrático de Ciencia Política y uno de los intelectuales más cercanos al PSOE, alerta sobre la deriva de estos aliados, antes moderados, hacia el independentismo.

Viene a decir que los nacionalistas siguen el dicho de que se les da la mano y cogen el brazo, lo que convierte al PSOE en tonto útil en un proceso secesionista difícil de parar.

En su último artículo, publicado en “El País”, Elorza advierte que no debe creerse al Gobierno ni a sus medios afines –entre ellos mismo el diario donde escribe- cuando afirman que esa actitud nacionalista nace de “la irritación suscitada por la política de Aznar en el pasado; y además no hay que ser alarmista”.

Pero en realidad esa irritación sería poco importante si Rodríguez Z no hubiera cedido tanto poder estatal sólo para mantenerse en el Gobierno.

Y se acumulan cada día síntomas secesionistas que no tienen que ver con el PP o Aznar, como la reciente manifestación en Barcelona por problemas de infraestructuras que derivó en independentista, con Pujol y Maragall en cabeza.

O la caída en el País Vasco del presidente del PNV, el razonable Josu Jon Imaz, y la toma del poder por los radicales de Urkullu e Ibarretxe.

Lo que le escandaliza a este intelectual tan cercano al PSOE es que se vayan transfiriendo trozos de soberanía estatal a cambio, por ejemplo, de que los nacionalistas no reprueben a la ministra de Fomento: Elorza sugiere que nunca se vendió tan barato un país.

El problema ahora es que este PSOE amaestrado y pactista justificará cualquier secesión como inevitable y fruto de un proceso democrático..., por culpa de Aznar.

Los verdaderos demócratas españoles
Francisco Rubiales Periodista Digital 27 Diciembre 2007

Los verdaderos demócratas españoles son los parias de la democracia, toda una paradaja indecente. Son pocos, en torno al 5 por ciento del electorado, lo que representa poco menos de un millón y medio de ciudadanos, según los cálculos más fiables. Son gente crítica y reflexiva que se siente frustrada ante la ineficacia del poder político, el incumplimiento de las reglas del juego democrático y los trucos y abusos de los grandes poderes, pero que sigue soñando con regenerar el sistema.

No son una tribu porque están dispersos, casi atomizados, y el único lugar común que tienen es Internet, una herramienta que para ellos es de uso creciente, casi imprescindible para retroalimentar su libertad, para leer prensa libre, dotarse de opinión independiente y para desarrollar su personalidad y ciudadanía en espacios que todavía están libres del control del Estado.

Son gente crítica, culta, ávida de lectura, individualista y muy consciente de sus derechos y deberes. Suelen ser lectores de prensa dfigital y de blogs, pero siguen comprando prensa escrita, aunque la consideren vendida al poder, porque disfrutan con los artículos de fondo y análisis.

Cada día se sienten más lejos de la política oficial y se saben marginados por el poder. Muchos de ellos se sienten ciudadanos, aunque la mayoría considera la ciudadanía como un rango difícil de alcanzar porque requiere la práctica rigurosa y constante de valores y principios superiores, como son la libertad, la solidaridad, la tolerancia, la fraternidad, la justicia, la lealtad, la participación en la vida de la comunidad, el apoyo mutuo y la formación e información permanentes.

Los políticos los desprecian y les temen porque son indomables y difícilmente manipulables, y porque al poder siempre le resulta más fácil dominar a masas de analfabetos radicalizados que a demócratas libres y celosos de sus derechos y deberes.

De hecho, la política española actual vive en una constante paradoja que más bien es un escándalo intolerable: la democracia no se diseña para fascinar a los demócratas sino para embaucar a las masas incultas y fanatizadas, que son las que proporcionan los votos y el poder.

Los temas que más preocupan a los demócratas ni siquiera forman parte de la agenda del poder, ni se tocan en las campañas electorales, que se diseñan para atraer a la gente más primaria. Mientras que a las masas incultas son sensibles a las pasiones y al odio y se interesan sólo por la economía, la vivienda, el trabajo y la sanidad, a los demócratas les interesan, también la calidad de la democracia, la participación en los procesos de toma de decisiones, que se facilite el control ciudadano del sistema, que se eliminen las listas cerradas y bloquedas y que los partidos políticos y el Estado pierdan poder y dejen de aprisionar a la ciudadanía con su peso y abrumadora presencia en la vida cotidiana.

Ante las urnas, los demócratas, frustrados porque no se sienten representados por partido alguno, suelen nutrir las filas de la abstención y del voto en blanco, pero la mayoría practica el voto de castigo y suelen votar a la oposición, sólo para castigar los errores, carencias y traiciones del gobierno de turno.

Voto en Blanco

El Ayuntamiento dictará una norma para convertir el gallego en su primer idioma
El borrador de la normativa no incluye sanciones para los que la incumplan. El Gobierno local pretende que el gallego sea "el idioma propio" del Concello, sus empresas y sus concesionarias.
Marcos Mosquera.A Coruña La Opinión 27 Diciembre 2007

El Ayuntamiento pretende hacer del gallego su "idioma propio" con la aprobación de una ordenanza de "impulso" de esta lengua. El borrador de la norma, redactado por el área de Normalización Lingüística, establece en su primer artículo que "el gallego es el idioma propio del Ayuntamiento de A Coruña de acuerdo con la normativa vigente". Los 33 artículos siguientes concretan ese uso del gallego, que limita la utilización del castellano en la Administración municipal coruñesa a las relaciones directas con los ciudadanos que demanden ser atendidos en ese idioma.

El anteproyecto no recoge sanciones para los que incumplan la norma porque, según la concejala de Normalización Lingüística, la nacionalista Ermitas Valencia, su objetivo es dar "medidas y pautas a seguir" en el uso del gallego, no obligaciones para su empleo. Por instrucción del alcalde, el socialista Javier Losada, la edil ha enviado el borrador de ordenanza a todos los concejales del Gobierno local, tanto del PSOE como del BNG, para que presenten sugerencias, aunque aún no ha recibido ninguna. Su idea es que la Junta de Gobierno Local apruebe inicialmente la ordenanza a lo largo del primer trimestre de 2008.

-Objetivo. "El gallego es el idioma propio del Ayuntamiento de A Coruña de acuerdo con la normativa vigente". Esta frase, que compone el primer artículo, resume el objetivo de la ordenanza. En la exposición de motivos, figura que el Ayuntamiento "debe asumir la responsabilidad delante de la ciudadanía" en la normalización del uso del gallego.

-Ámbito. La Concejalía pretende que el empleo de la lengua gallega como primer idioma se extienda también a los organismos, empresas y fundaciones en las que participe el Ayuntamiento, y a las compañías a las que éste les adjudique contratos o concesiones de servicios, como ORA y parkings.

-Uso en el Ayuntamiento. El borrador de la ordenanza que prepara Normalización Lingüística marca que el Ayuntamiento redactará en gallego las convocatorias, actas de sesiones e informes de sus órganos colegiados, como la Corporación y la Junta de Gobierno Local. Ese será el idioma de sus formularios, rótulos de despachos, cuños, impresos y sellos.

-Relación con el ciudadano. El gallego será "la lengua de los procedimientos tramitados por el Ayuntamiento". En su relación diaria con los ciudadanos, el personal municipal "empleará el gallego como lengua normal", un precepto "también de aplicación a las empresas o entidades que presten servicios públicos municipales". La única excepción se contempla para el caso de las personas que "demanden expresamente ser atendidas en castellano" cuando acudan a estas dependencias.

-Toponimia. El anteproyecto de ordenanza recurre a la Lei de Normalización Lingüística para recordar que "la única forma oficial de los topónimos del Ayuntamiento es la gallega". Esto afecta al callejero y a la red viaria municipal, que serán traducidos donde figuren nombres en castellano. También al parque móvil del Ayuntamiento, como el de la Policía Local y los bomberos, y al de sus concesionarias.

-Exenciones fiscales. Normalización Lingüística pretende que el Ayuntamiento, en el momento de otorgar subvenciones de cualquier tipo, valore "que las actividades realizadas contribuyan a normalizar el uso de la lengua gallega". En aplicación de la Lei de Normalización Lingüística, el borrador de la ordenanza establece que el Ayuntamiento "podrá otorgar reducciones o exenciones" en las tasas municipales a las entidades o personas que organicen "actuaciones singulares relacionadas con la normalización lingüística".

-Normas para el personal. "La condición del gallego como idioma propio del Ayuntamiento de A Coruña exige que todo el
personal al servicio de la Administración municipal esté en condiciones de emplearlo con corrección de forma oral y escrita", determina el anteproyecto de ordenanza. Para acceder a un empleo en el Ayuntamiento, los aspirantes deberán demostrar un conocimiento del gallego acorde con el puesto de trabajo.

EZQUERRA ELOGIA LA REFERENCIA DE DON JUAN CARLOS
El País reanuda su campaña contra las víctimas tres días después del mensaje del Rey
Apenas tres días después de que el Rey recordase en su mensaje navideño: "Nos debemos a las víctimas", el diario pro-gubernamental ha reanudado su visceral campaña contra la AVT. Todo tipo de descalificaciones y medidas caben en El País para quitar de en medio a este incómodo foco de oposición a la política seguida por Rodríguez Zapatero para entenderse con ETA. Si el catedrático Francisco J. Laporta propuso excluir a las víctimas de la vida pública, ahora es el locutor José María Calleja quien relaciona a la AVT con la extrema derecha. Calleja no tiene otro insulto en la boca, últimamente, contra cualquiera que discrepe del Gobierno. Hace poco lo utilizó en su variante de "golpista" contra Isabel San Sebastián. El Foro Ermua ha elogiado este jueves el mensaje navideño del Rey, especialmente en su llamamiento a enfocar la derrota de ETA desde al unidad y el deber de justicia con las víctimas.
Europa Press Libertad Digital 27 Diciembre 2007

El presidente del Foro de Ermua, Iñaki Ezkerra, elogió y suscribió este jueves las palabras del Rey Don Juan Carlos sobre la lucha antiterrorista, y consideró que, en su discurso navideño, el Monarca "fue llamativamente preciso y explícito a la hora de definir cómo debía combatirse a ETA y qué clase de unidad es la necesaria por parte de la sociedad y de los partidos: unidad para usar todos los resortes del Estado de Derecho en esa lucha".

En el diario pro-gubernamental El País, mientras tanto, han reanudado su campaña contra las víctimas. El turno le corresponde ahora, desde las páginas de Opinión del periódico, a José María Calleja.

Su tesis es que la AVT se ha convertido en un apéndice de la extrema derecha. En realidad, es la única idea que demuestra tener últimamente el locutor de CNN+, que recientemente llamó "golpista" a la periodista Isabel San Sebastián, por discrepar en un programa de televisión sobre la política de diálogo con ETA seguida por Rodríguez Zapatero.

También ha destacado el presidente del Foro Ermua la referencia explícita que hizo Don Juan Carlos a las víctimas del terrorismo. El Rey recordó que "nos debemos a las víctimas y a sus familias", como principio rector de una política anti-terrorista justa.

Ezkerra señaló que, aunque "los discursos del Rey suelen ser, por lo general, bastante imprecisos y suelen adoptar una previsible vaguedad institucional ya clásica, explicable para no comprometer a la Corona en posibles interpretaciones partidistas", en esta ocasión "ha sido de una claridad absoluta" en cuanto al modo de combatir a ETA.

"Las alusiones a la unidad y a las víctimas no fueron buenistas ni vaporosas ni evanescentes, sino que antecedían a un mensaje claro y a una llamada concreta para derrotar a ETA. El Rey no dejó puerta abierta a negociaciones ni habló de diálogos, sino que invocó con nitidez todos los medios coercitivos", dijo, para referirse a "la abnegada y eficaz labor de las Fuerzas de Seguridad", a "la acción de la Justicia", el apoyo a las instituciones "en defensa del imperio de la Ley" o "el recurso a todos los instrumentos del Estado de Derecho y de la cooperación internacional".

A su juicio, también "la alusión a la cooperación internacional era más que oportuna en un momento crítico en el que las graves torpezas cometidas por el Gobierno de Zapatero en Estrasburgo, internacionalizando 'el proceso de paz' han permitido que sea admitido a trámite el recurso contra la ilegalización de Batasuna por el Tribunal de Derechos Humanos".

"El Rey podía haber hablado de paz vaporosamente, pero no lo ha hecho. Ha dicho que responder a ETA poniendo en marcha todos los mecanismos del sistema, en su conjunto, 'debe ser la respuesta a la barbarie terrorista de una sociedad democrática y avanzada como la española'", dijo.

Iñaki Ezkerra señaló que "es importante esa alusión a recurrir a 'todos los instrumentos del Estado de Derecho', no a unos pocos instrumentos, ni a una dosificación en el uso de éstos como la que el Gobierno está practicando".
"Otro punto importante en el discurso del Rey es la alusión a la defensa de las instituciones. No se puede luchar contra ETA cuestionando las instituciones que ETA desea destruir. Eso es hacerle a ETA el trabajo", apuntó.

Además, alabó la referencia que realizó a las víctimas porque "no se trata sólo de ser leales con los estigmatizados por el terrorismo, sino con nosotros mismos y con nuestros principios". "El 'no' al chantaje de ETA no es un 'no' desde las víctimas únicamente, sino desde la ciudadanía y desde la democracia", afirmó.

Por último, precisó que el Monarca "no podía criticar la política de Gobierno, pero sí podía hacer lo que ha hecho, que es señalar el camino adecuado". "Y ese camino está en las antípodas de esa insensata y ciega unidad que invoca Zapatero, que sería unidad para respaldar su política negociadora, aunque se equivoque", señaló.

Por ello, aseveró que, "las palabras del Rey, aunque no sean críticas con el Gobierno, son exactamente lo contrario a un espaldarazo en los errores o desviaciones perversas de éste".

"Y el Foro Ermua valora y suscribe ese discurso porque es el nuestro", concluyó.

EL PAÍS REANUDA LA CAMPAÑA CONTRA LAS VÍCTIMAS
La AVT achaca los insultos de Calleja a que "necesita vivir del terrorismo en las tertulias"
La AVT encaja como "parte del guión" la nueva remesa de insultos que el diario pro-gubernamental dedica a los opositores a la política de negociación con ETA seguida por Rodríguez Zapatero. En declaraciones a Libertad Digital, Francisco José Alcaraz, ha comentado que le parece "normal que alguien que vive del terrorismo en las tertulias, alguien que primero estuvo a favor del Pacto por las Libertades y luego a favor de la negociación con ETA y mañana a lo que diga el Gobierno que toque, es normal que ahora descalifique a las víctimas, porque es lo que toca", refiriéndose al locutor de CNN+ José María Calleja, que este jueves identifica a la AVT con la extrema derecha.
V. Gago Libertad Digital 27 Diciembre 2007

El escritor Javier Marías caricaturizó el pasado domingo 23 de diciembre como "el jubilado iracundo" a quien asiste a las manifestaciones por la derrota de ETA y contra el diálogo con los terroristas, que se han celebrado en los últimos cuatro años, mientras el Gobierno negociaba en secreto o a media luz con la organización criminal.

Un día después del artículo de Marías en El País, el Rey hizo esta referencia a las víctimas del terrorismo en su tradicional mensaje de Nochebuena: "La lucha contra el terrorismo es un deber frente a las víctimas y sus familias, a quienes nos debemos".

El Foro Ermua, una de las asociaciones de víctimas que se oponen a la política de apaciguamiento y negociación seguida por Rodríguez Zapatero, ha reconocido este jueves la claridad del discurso de Don Juan Carlos.

Tres días después, El País vuelve a la carga en su campaña de repudio a las víctimas del terrorismo y, en particular, a la AVT. El método sigue siendo la dosificación de artículos de opinión en los que, invariablemente, se presenta a las víctimas como un colectivo extremista y se propone quitarles la voz en el debate sobre la política anti-terrorista.

Ésta exclusión de la vida pública, en concreto, ha sido la medida propuesta por el catedrático de Filosofía del Derecho, Francisco J. Laporta, desde la Tribuna de Opinión del diario gubernamental.

Este jueves le toca el turno al locutor de CNN+, José María Calleja, que se aferra al único argumento que ha demostrado tener para descalificar a los opositores a las medidas de Rodríguez Zapatero: identificarlos con la extrema derecha.

Recientemente, Calleja llamó "golpista" y "anti-etarra de discoteca" a la corresponsal político de El Mundo, Isabel San Sebastián, durante una emisión del programa de TVE, 59 segundos. El incidente acabó con el abandono del plató por parte de la periodista, en plena realización.

Francisco José Alcaraz, presidente de la AVT y blanco de todos los ataques personales de El País, encaja esta nueva entrega como "parte del guión" de la feroz campaña contra el colectivo de víctimas del terrorismo, del que es portavoz.

"Que El País me insulte, a mí o a la AVT, no me extraña, teniendo en cuenta que nos hemos posicionado firme y claramente en contra de la política de negociación con ETA y de cesiones a los terroristas llevada a cabo por el Gobierno del señor José Luis Rodríguez Zapatero", ha comentado este jueves a Libertad Digital.

Sobre la participación de Calleja en el serial de repudio a las víctimas, Alcaraz lo acepta también con realismo: "Es un empleado del grupo Prisa y, después de todo", observa Alcaraz, "alguien que vive del terrorismo en las tertulias, alguien que defendió en su día del Pacto Anti-terrorista, hoy defiende la negociación con los terroristas y mañana estará a lo que diga el Gobierno que toque, es normal que descalifique a las víctimas, porque es lo que ahora toca".

En su artículo del pasado domingo en El País, Javier Marías se jactaba de que Alcaraz amagó hace un año con presentar una querella contra él y, finalmente, ha desistido. Su conclusión es que "si Alcaraz, la AVT, teledragó, Tele-Madrid y allegados mienten sobre sí mismos y lo que han hecho, ¿cuánto no habrán de mentir sobre lo demás?".

Alcaraz ha negado, en declaraciones a LD, haber desistido de la iniciativa contra Javier Marías, que hace un año imputó a "manifestantes convocados por la AVT" el acoso y hostigamiento de una amiga suya por comprar El País. El escritor, que no ofrecía ninguna prueba de lo que decía ni identificaba a su supuesta amiga, utilizó el caso para abundar en la línea propagandística marcada por el diario pro-gubernamental: describir machaconamente a las víctimas del terrorismo con un grupo extremista.

La AVT va a denunciar a Marías por aquellas imputaciones, "si es que no lo hemos hecho ya, porque nuestros Servicios Jurídicos llevan decenas de casos, y no sé exactamente", dice Francisco José Alcaraz a LD, "si la denuncia contra el Señor Marías se ha presentado ya o está a punto de presentarse, pero lo que le puedo garantizar es que no sólo no hemos desistido, sino que gracias al recordatorio del autor, podremos interesarnos por su caso y darle prioridad, en el caso de que no hubiésemos presentado ya la denuncia".

DENAES VE "UN PARTIDO EN DESCOMPOSICIÓN"
Daniel Sirera: el PSOE "se quita la careta" al proclamar la "soberanía de Cataluña"
El PP señala que el PSOE "se ha quitado la careta" en Cataluña con el vídeo electoral afeitado de la palabra España, en el que el partido del Gobierno proclama "la soberanía del pueblo de Cataluña". Daniel Sirera, presidente del PP catalán, afirma que "lo que ha hecho el PSC con este vídeo es reconocer su intención y sus objetivos, que son los de una fuerza nacionalista más", según ha comentado a Libertad Digital. Para Santiago Abascal, presidente de la Fundación para la Defensa de la Nación Española (DENAES), el vídeo "muestra muy claro hasta qué punto afecta al PSOE la descomposición de España, y hasta que punto afecta a España la descomposición del PSOE".
V. Gago Libertad Digital 27 Diciembre 2007

Las primeras reacciones al vídeo del PSC-PSOE sobre Zapatero, en el que se censura la palabra "España" y se proclama la "soberanía del pueblo de Cataluña" conseguida por el nuevo Estatuto, coinciden en constatar que se trata del "auténtico proyecto del PSOE de Rodríguez Zapatero", una fuerza política "en descomposición para una España en descomposición" por la política de ruptura del orden constitucional aplicada por el presidente.

Daniel Sirera ha interpretado este jueves, en declaraciones a Libertad Digital, que "lo que ha hecho el PSC con este vídeo es reconocer sus intenciones y sus objetivos. Han hecho un Estatuto que proclama la soberanía catalana y ahora, de manera consecuente, presumen de ello. Claramente, el PSC está abrazando las teorías más independentistas".

Para Santiago Abascal, diputado del Grupo Popular en el Parlamento vasco y presidente de la Fundación para la Defensa de la Nación Española, –también consultado por LD–, el espot electoral supone "una clarísima confesión de la subversión del orden constitucional llevada a cabo por el Gobierno de Rodríguez Zapatero".

La evidencia es "desoladora", opina Abascal, porque "muestra hasta qué punto afecta al PSOE la descomposición de España, y a España la del PSOE".

Daniel Sirera, por su parte, señala que "el PSOE se ha quitado la careta", ése es el valor del vídeo, a juicio del presidente del PP de Cataluña. Algo de lo que había múltiples evidencias, señala, ahora es "proclamado abiertamente por el partido del señor Rodríguez Zapatero", a saber: que "el PSC defiende la autodeterminación y se ha convertido en un partido nacionalista más".

Algo que a los populares no ha cogido por sorpresa. "Desde el momento en que aprueban el Estatuto donde se proclama a Cataluña como una nación, a nadie puede sorprender que, ahora, que el PSC-PSOE proclame, de manera consecuente, la soberanía del pueblo de Cataluña", indica Sirera a LD.

Santiago Abascal aprecia el valor de evidencia de la verdadera agenda del PSOE, que tiene su vídeo electoral afeitado para Cataluña. "Hay que acabar con esta deriva en marzo", exhorta el presidente de DENAES.

Las elecciones representan, a su juicio, la oportunidad de "expulsar a Zapatero y a su camarilla y recuperar al PSOE para España".

El País da por fin el visto bueno a ZP para que ilegalice a ANV y al PCTV
Juan Cruz Osta Periodista Digital 27 Diciembre 2007

Si no fuera por lo ofensivo resultaría "ocioso". PRISA, en cada uno de sus tentáculos, ha sido el mamporrero oficial de Zapatero a la hora de encubrir sus andanzas con la ETA. Muchos ciudadanos -"la extrema derecha", decían sin rubor- no quisieron tragarse el sapo; gran número de analistas defendían que todo era muy desvergonzado; y el PP, sobre el que cayó todo tipo de descalificaciones. Ahora, año y medio después, El País cae en que ANV y el PCTV son ETA, y mirar al pasado, dicen, es "ocioso".

Lo grave de este debate "ocioso" es que los terroristas están sentados en las instituciones, con los censos y demás documentación a su disposición y con sueldos millonarios a cargo de sus potenciales víctimas. Y Zapatero es el responsable. Y los medios amigos sus cómplices.

Ha sido una legislatura marcada -pese a los intentos denodados del Gobierno por hacer parecer que lo que España vivió nunca existió- por la negociación del Gobierno de Zapatero con la banda de asesinos de ETA, y sus consecuencias derivadas. Legalización de parte de ANV, el sanguinario De Juana Chaos dando paseítos con su novia por San Sebastián, "hombres de paz",...

Y cuidado el que se atreviera a no tragarse la mercancia. Han sido años de insultos, de insidias, de técnicas barriobajeras -se llegó a acusar a determinados miembros del Partido Popular y a algunos analistas políticos de desear que ETA volviera a asesinar- para defender a capa y espada los trapicheos descarados e inmorales de Zapatero con ETA. Y recordar todo esto, dice este martes navideño el diario de PRISA, es "ocioso".

Era más que obvio. El País se creyó (?) a pies juntillas las argucias legales del Gobierno y del Fiscal General del Estado, valga la redundancia, para que ANV-Batasuna-ETA se sentara después de las elecciones municipales en las instituciones locales. El Parlamento Vasco ya contaba con el Partido Comunista de las Tierras Vascas, no le hacía falta más.

Ahora ya no. Dice el editorial de El País que tienen "la prueba del nueve". Ya les ha costado. Para que no quepa ninguna duda, hacen hincapié en que son "los últimos y más novedosos datos de la investigación oficial".

"Los últimos y más novedosos datos de la investigación oficial sobre las actividades de Acción Nacionalista Vasca (ANV) dejan las cosas muy claras sobre su vinculación directa con la ilegalizada Batasuna y el Partido Comunista de las Tierras Vascas (EHAK), y a la postre con ETA. El hecho de que haya sido descubierta la existencia de una cuenta bancaria central, que actúa como caja común de las tres formaciones, debería ser prueba suficiente para, al menos, facilitar la demanda de ilegalización tanto de ANV como de EHAK".

Y, pese a que hasta ayer el Fiscal General del Estado era autónomo y no era el Gobierno el que debía instar, sino él solito, hoy es otro panorama:

"El Gobierno parece ya decidido a no demorar más sus movimientos y a que el Fiscal General del Estado eleve esa petición al Tribunal Supremo, a fin de que ambos grupos no puedan presentar candidaturas en las elecciones generales del próximo 9 de marzo".

Volver a la senda, sí, pero dar la razón al "enemigo", nunca:

"Se podrá afirmar, como insiste el Partido Popular, que ese paso tendría que haberse dado antes de los comicios municipales y forales del pasado mayo, lo cual hubiera impedido la presencia de ediles de esas formaciones abertzales en diversos ayuntamientos vascos. E igualmente se podrá cuestionar la trabada decisión de la Fiscalía y de la Abogacía del Estado de impugnar sólo la mitad de las listas de ANV y dejar pasar el resto".

"En cualquier caso, ese debate resulta ahora ocioso".
Impulsados a caerse el caballo con los datos de "la versión oficial", estos son los novísimos datos:

"La investigación oficial parece indicar que la conexión financiera permite sin problemas la recepción y distribución de fondos entre los dirigentes de los tres partidos. Como ya sucedió con el atentado mortal de dos guardias civiles el pasado 1 de diciembre en Francia, ANV y EHAK tampoco han condenado la última acción etarra, ocurrida el pasado lunes contra una sede socialista en la localidad vizcaína de Balmaseda".

Aprovechando las vacaciones de Navidad, hay alguna sagaz lector se dará un paseo por la hemeroteca buscando editoriales y columnas del diario de PRISA que descalificaban a quien decía lo que ahora dicen en El País. Así, en plan "ocioso".

LIBRO DE BATALLA
"España desquiciada", receta de Laínz para acabar con el zapaterismo
Carmelo López-Arias elsemanaldigital 27 Diciembre 2007
Un repaso a Almodóvar, el botellón, el indigenismo abertzale, un nuevo franquismo, el despeño del 78, el género tonto, la estupidez progre, los esdrújulos zetapéricos o el "n´asturianu".

Jesús Laínz. España desquiciada. Apuntes sobre el desasosiego nacional. Encuentro. Madrid, 2007. 231 pp. 15 €

Jesús Laínz deslumbró a miles de lectores con su gran éxito Adiós, España, que sigue siendo el más profundo análisis sobre los nacionalismos (y en particular sobre el vasco y el catalán) publicado desde su despuntar en la Transición. Luego ofreció en La nación falsificada una entretenidísima sucesión de pequeñas biografías sobre la peripecia de esos vascos y esos catalanes de renombre que han contribuido de manera singular a engrandecer la Patria común.

Y ahora llega España desquiciada. Apuntes sobre el desasosiego nacional, su tercer libro en Ediciones Encuentro. Una obra especialmente querida para Elsemanaldigital.com, dado que buena parte de los textos aquí recogidos aparecieron en primera instancia en nuestro periódico. A ellos se añaden colaboraciones en La Razón y artículos inéditos. En conjunto, un volumen con una precisión importante que apunta el autor: "Fueron escritos durante la legislatura que arrancó el 14 de marzo de 2004, tres días después de aquella espantosa madrugada madrileña".

Ha expurgado los más vinculados a cuestiones de actualidad coyuntural, y el conjunto desvela una clara línea directriz: "El eterno problema separatista que padece España desde hace un siglo".

Sobre tal asunto se ha escrito mucho, pero la originalidad de la perspectiva de Laínz es doble.

Por un lado, su formidable carga lógica. El éxito de sus libros anteriores, y el que le auguramos a éste, reside en que, una vez planteada su tesis, resulta muy difícil encontrar huecos por donde atacarla. Y así el lector no sólo queda convencido, sino nutrido de un buen armero argumental con el que rebatir el continuo bombardeo de las falacias nacionalistas.

Por ejemplo, y por hacer referencia a polémicas de la legislatura: el que dedica al expolio del Archivo de la Guerra Civil en Salamanca resume en dos trazos las posiciones respectivas hasta concluir que "de esa concepción fraudulenta que hace de la guerra en Cataluña no una guerra civil sino una invasión de un país extranjero, nace el absurdo de que la documentación en cuestión sea considerada un botín de guerra", lo cual podría valer con ese criterio para cualquier otro papel allí almacenado.

Pero además, en los artículos de Jesús Laínz destaca el desparpajo. Dicho de otra forma: dice lo que quiere decir sin los eufemismos a los que el lenguaje políticamente correcto nos intenta obligar. Y así, no le importa defender un "patriotismo aconstitucional", porque asegura sin complejos que el problema de los nacionalismos no es la idea de nación. Las supuestas naciones vasca y catalana son producto "de una descomunal falsificación", pero "la española es verdad": "No hay que atacar a las falsas construcciones identitarias por ser identitarias sino por ser falsas".

Y aunque respeta, como amante de todo lo que en el suelo patrio ha surgido, las variedades dialectales -en este caso el bable asturiano-, critica el despilfarro de dinero público para rotular Rede regional de carreteres en vez de Red regional de carreteras, y lo califica como una "idiotez". Que es lo que piensan incluso quienes cobran por rotular así, pero no está mal que haya alguien que grite que el rey está desnudo.

Tampoco es de los que halagan al respetable. El español es el "pueblo más sumiso al poder" que pueda encontrarse, pese al "orgullo espartaquista" de quienes le atribuyen una cualidad innata para la rebeldía. ¡Lo peor es que lo demuestra con algunos ejemplos!

Además rescata joyas como la conferencia de Claudio Sánchez Albornoz oponiéndose a la creación de la comunidad autónoma cántabra, o un curso impartido por la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) donde se enseña "cómo gestionar las carreras de los concejales salientes y de los concejales que seguirán".

Vamos, que vale la pena sentarse un sábado o un domingo a ventilarse sin respirar estas doscientas y pico páginas. Habrá momentos de cabreo, otros de risa y -por qué ocultarlo- demasiados de angustia. Pero, en fin, si hasta España es perecedera, como Zapatero se empeña en demostrar, no digamos nada del zapaterismo, al que le ha salido un grano (el dónde lo ponen ustedes) con los libros de Laínz.

Las víctimas exigen que se elimine ya el «callejero etarra»
J.A. MADRID. ABC 27 Diciembre 2007

Mientras las víctimas del terrorismo claman para que el Estado de Derecho impida que calles, plazas y parques de localidades del País Vasco y Navarra lleven el nombre de etarras acusados de horribles crímenes, el portavoz del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Enrique López, aboga por una reforma legislativa que acabe con esa ofensa, aunque considera que con los actuales instrumentos la Fiscalía podría intervenir por constituir un delito de enaltecimiento del terrorismo.

La revista que edita la Fundación Víctimas del Terrorismo, en su último número, se hace eco de la información publicada en su día por ABC sobre las calles, plazas y parques que llevan el nombre de sanguinarios pistoleros de ETA. Y la acompaña con una entrevista al portavoz del CGPJ, en la que propone reformas legislativas, así como con el testimonio dramático de algunas personas que, además de perder a un familiar a manos de uno de estos asesinos en serie que integran el callejero etarra, parecen ahora condenadas de por vida a sufrir la infamia, si el Estado de Derecho no lo impide.

Apología del terrorismo
Ana Velasco es huérfana desde hace 27 años, porque el pistolero «Pana» y varios compinches asesinaron a su padre, el comandante Jesús Velasco. Pues bien, el tal «Pana» da nombre a un parque infantil de Hernani, «territorio Txeroki» de ANV. «Es indignante que se sigan produciendo infamias de este tipo contra las víctimas», comenta Ana a la revista de la Fundación. «La Fiscalía o quien corresponda tendrían que actuar rápidamente para impedir estos delitos flagrantes de apología continuada del terrorismo». «Lo más lacerante y escandaloso -denuncia- es que partidos que se dicen democráticos permitan esto, miren para otro lado, y no hagan nada para impedirlo».

Otra doble víctima de ETA es Salvador Ulayar, primero porque le mataron a su padre, Jesús, y, después, porque el Ayuntamiento de Echarri-Aranaz puso a la plaza principal del pueblo el nombre de «Gudaris» (Soldados), en homenaje a los asesinos de su ser querido. «Es un insulto póstumo mediante el que asesinan de nuevo su memoria», declara Salvador a la revista de la Fundación.

Por su parte, el portavoz del CGPJ, Enrique López, recuerda que «la potestad de poner nombres a las calles corresponde a las corporaciones locales por mayoría de voto de sus integrantes. Para ello -añade-, tienen en cuenta el deseo de mantener viva la memoria de la persona a la que se pretende destacar en el municipio por sus virtudes, su aportación social....en fin, por poner un ejemplo que todos podamos entender: calle de Velásquez». Ahora bien, añade, «cuando la calle lleva el nombre de un miembro de ETA que ha cometido delitos, entre ellos asesinatos, está claro que el fin no es mantener vivos sus valores, sino la actividad terrorista de ese delincuente. Considero que eso es inmoral».

En su opinión, habría que proponer una reforma legislativa que impidiera poner nombres de etarras a las calles de las ciudades y pueblos. No obstante, según López, la Fiscalía podría tener en cuenta que «poner el nombre de un etarra condenado por delitos de terrorismo a una calle supone el enaltecimiento de la figura de ese terrorista, y eso es un delito».

50.000 catalanes exigen el bilingüismo en la escuela para rescatarla del fracaso
M. ASENJO ABC 27 Diciembre 2007

MADRID. Más de 50.000 ciudadanos catalanes avalan con sus firmas una iniciativa promovida por Convivencia Cívica Catalana en la que se exige un modelo lingüístico escolar de «inmersión recíproca», que emplee «paritariamente» las dos lenguas -castellano y catalán- como lenguas vehiculares. Esta iniciativa, que cobró rango de Legislativa Popular (ILP) por venir avalada por 50.000 firmas, llegó la semana pasada al Parlamento autonómico, donde se debatió y se rechazó. Sólo el PP y Ciutadans hicieron suyo el bilingüismo que estos ciudadanos piden en la escuela, pero no cejarán en su empeño. Su promotor es Francisco Caja, quien considera que el actual modelo lingüístico en Cataluña lleva a un elevado fracaso escolar.

Caja apoya la defensa de su propuesta en que un estudio del CIS que -según sus palabras- revela que un 69 por ciento de los padres catalanes se muestra en desacuerdo con que la enseñanza sea exclusivamente en catalán y que un 54 dice preferir la enseñanza bilingüe o sólo en castellano. «No venimos a reivindicar -asegura Caja- el derecho de los padres a escoger, elegir, la lengua de enseñanza para sus hijos, o los derechos de los castellanohablantes... Queremos que todos los escolares catalanes reciban una educación bilingüe».

El grupo defensor sostiene que la inmersión lingüística «discrimina gravemente a los niños cuya lengua materna es el castellano», porque sólo ellos son «inmersionados» y la «atención individualizada» que se les ofrece es para Caja «exclusión social» o «desigualdad». Además, «por el aberrante sistema de la inmersión lingüística, a los niños catalanohablantes se les niega con ese sistema de monolingüismo la posibilidad de un conocimiento adecuado del castellano».

Analiza también las consecuencias pedagógicas del actual sistema lingüístico en la escuela catalana. «La escuela catalana es la escuela del desmadre; no lo les importa el desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos. La escuela catalana tiene un objetivo superior: nacionalizar a los niños».

En el ámbito pedagógico, la iniciativa parlamentaria llama la atención sobre un grave problema que sufre el Gobierno catalán y que han padecido gobiernos autonómicos anteriores. Es el fracaso escolar, que presenta en los últimos años unos resultados muy preocupantes en Cataluña, con una tasa cercana al 41 por ciento en la red pública y un 20 en la privada. En definitiva, según las cifras que manejan los promotores de la iniciativa legislativa, el fracaso escolar de los castellanohablantes (42,62%) supera en 24 puntos al de los catalanohablantes (18,58%), lo que lleva a Caja a asegurar que «uno de cada dos escolares castellanohablantes está condenado». Y entienden que el bilingüismo escolar que propone Convivencia Cívica Catalana permitiría reducir en un 9 por ciento el fracaso de los castellanohablantes, «aminorando la diferencia entre castellanohablantes y catalanohablantes como mínimo de 24 a 14 puntos».

Programas de lengua dual
Ante estos hechos, Convivencia Cívica Catalana defiende la «inmersión recíproca», que llevaría a «una perfecta bilingüización», a la participación de los alumnos en «programas de lengua dual», que depararía resultados académicos «comparables o superiores a los de los alumnos escolarizados en una sola lengua». Con el modelo se vislumbra un descenso del abandono escolar prematuro.

Francisco Caja pide al Gobierno catalán que rectifique. «Arránquense la costra mental nacionalista» para acabar con un modelo que «condena al fracaso escolar, al desconocimiento de la lengua castellana, que vulnera derechos y libertades fundamentales». Entiende que el Gobierno de «una sociedad bilingüe, si es democrático, debe considerar como propias las lenguas que hablan los ciudadanos a los que representa, y debe garantizar una escuela bilingüe». Y concluye: «Dejen de sacrificar las mentes y el futuro de los niños catalanes: la Cataluña que dicen construir es la Cataluña del fracaso escolar, de las desigualdades sociales, la Cataluña del pasado y no del futuro».

El Gobierno vasco gastará once millones en la euskaldunización de sus empleados
ABC 27 Diciembre 2007

VITORIA. El Gobierno vasco aprobó ayer una partida para el próximo ejercicio destinada al desarrollo del convenio suscrito entre IVAP y HABE para la euskaldunización de los empleados de las administraciones públicas en la Comunidad autónoma vasca.

En concreto, el Ejecutivo regional invertirá cerca de once millones de euros en la euskaldunización de unos 5.000 empleados de las administraciones públicas de la Comunidad autónoma vasca en 2008, informa Ep.

El Gobierno recordó que, en ese proceso de normalización del uso del euskera en las administraciones públicas vascas, viene organizando, a través del Instituto Vasco de Administración Pública, diversas actividades y proporcionando herramientas y ayudas que sirven para alcanzar los objetivos de normalización lingüística de las administraciones públicas vascas.

Cursos de euskera
Entre las diferentes acciones formativas que se organizan, la más importante la constituyen los cursos de euskera ofertados mediante las convocatorias anuales destinadas a la euskaldunización de los empleados públicos.

En estas convocatorias se ofertan cursos de euskera destinados a la superación de los distintos perfiles lingüísticos, organizados en colaboración con HABE, e impartidos en diferentes niveles, módulos horarios y grados de intensidad, mayoritariamente de tipo presencial pero también mediante sistemas de autoaprendizaje.

Un centenar de organismos
En concreto, durante el próximo año participarán alrededor de 5.000 empleados públicos en estos cursos de normalización lingüística pertenecientes a cerca de un centenar de administraciones de la Comunidad autónoma vasca, incluyendo administraciones locales y mancomunidades como es el caso concreto de las Diputaciones Forales, departamentos y organismos autónomos del Gobierno vasco, Osakidetza, Universidad del País Vasco, Tribunal Vasco de Cuentas Públicas, Consejo de Relaciones Laborales, las Juntas Generales de los Territorios Históricos, el Parlamento vasco, el Ararteko, el Consejo Económico y Social Vasco y la Agencia Vasca de Protección de Datos.
Recortes de Prensa   Página Inicial