AGLI

Recortes de Prensa    Miécoles 2 Enero 2008

Un Gobierno más ocupado en cambiar el Estado que en gestionar bien sus recursos
José Luis González Quirós El Confidencial 2 Enero 2008

A lo largo de la legislatura han sido frecuentes las voces que han dado por finiquitado el sistema nacido de la Constitución de 1978. Creo que hay que considerar esas voces más como advertencia que como constatación, pero sería necio ignorar que se está poniendo en cuestión su legitimidad, algo que todo el mundo habría considerado tan inútil como insensato hace muy poco tiempo. Es necesario, por tanto, plantearse cuáles son los límites que no habría que sobrepasar sin poner en riesgo el mencionado sistema y enjuiciar, a la luz de esos límites, el significado de la presente legislatura.

¿Qué ha pasado en realidad? La suplantación de un período de plena identificación con la Constitución por un proceso de reinterpretación y/o de ruptura de la misma, no es algo que suceda milagrosamente ni en un instante. Hay que hacer algo de historia para entender el fenómeno. El primer paso en ese proceso de deslegitimación fue la relectura de la transición que, todo hay que decirlo, tal vez había sido mitificada en exceso. Un sector muy significativo de la izquierda intelectual no supo digerir la mayoría absoluta del PP y, en alianza con una dura oposición (Prestige, No a la guerra), comenzó una labor de zapa haciendo ver que, para poner en pie la democracia, la izquierda había cedido más de lo debido a consecuencia de la presión militar.

Se piense lo que se piense de esa interpretación, es claro que creó el escenario preciso para que Zapatero pudiese concebir un nuevo orden político no basado en la alternancia con el PP, sino sustentado en una coalición con los nacionalistas que, como de propina, permitiría estabilizar el sistema un poco más a la izquierda. El Pacto del Tinell y la proclamación de un apoyo incondicional a la reforma del Estatuto catalán anunciaron lo que iba a pasar en caso de victoria electoral del PSOE, que fue exactamente lo que pasó tras el salvaje atentado de Madrid y las elecciones del día 14 de Marzo.

Un balance negativo de legislatura
Tanto si nos atenemos a lo ofrecido a los socios de Zapatero como a los intereses del Estado, el balance negativo de la legislatura está fuera de discusión. Los nacionalistas están más insatisfechos que nunca y muestran su afán separatista con desenvoltura nunca vista; la economía no da signos de bonanza; se han roto las reglas del equilibrio territorial; se ha quebrado el consenso contra el terrorismo; la posición y la visibilidad internacional de España han experimentado una mengua rotunda; el terrorismo ha vuelto por sus fueros y muchas de las funciones básicas del Estado, tal que educación, diplomacia o infraestructuras, se realizan de modo deficiente, como, por otra parte, es inevitable cuando un Gobierno piensa más en cambiar el Estado que en administrar bien sus recursos. Por último, la Monarquía, pieza clave en el equilibrio institucional, se ha visto sometida a toda clase de tensiones, lo que, si somos optimistas, tal vez pueda servir para que mejore su rendimiento en el futuro.

Hemos pasado del confort de un país que merecía elogios universales, tanto a derecha como a izquierda, tanto aquí como fuera, a vivir en un sistema puesto en cuestión por unos y otros, un sistema sometido a toda clase de pruebas. Estos son los hechos, los perfiles de una situación peligrosa pero no definitiva, porque son muchas las cosas que se pueden hacer a partir de esta constatación, teniendo en cuenta que en política no hay nada definitivo.

Las elecciones generales supondrán un hito fundamental en el destino de nuestro sistema político. Creo que se puede descartar por completo una victoria rotunda del PSOE, porque es evidente que el conjunto de lo que está pasando no gusta a una gran mayoría de españoles, tanto a la izquierda como a la derecha. Si el PSOE pierde las elecciones, es decir, si obtiene aún menos votos y escaños que los que tiene, parece obvio que el PP debería de propiciar un acuerdo con el nuevo líder socialista para poner límites claros al envejecimiento forzado del sistema. Por el contrario, si el PSOE repite, debería pasar algo muy similar, aunque no habría que descartar que ZP, como González tras las elecciones de 1993, diga que “ha entendido el mensaje”, pero siga actuando como si no lo entendiese.

Los españoles deberíamos plantear nuestro voto conforme a este panorama de posibilidades, teniendo en cuenta que los límites del sistema no se pueden modificar a capricho, porque no son infinitamente elásticos. Lo más grave que podría suceder en la próxima legislatura es que se siguiese procediendo a una voladura de la Constitución sin advertirlo a los electores y sin pensar a fondo un sistema alternativo sobre el que se debería pronunciar el pueblo soberano. Es inquietante que se pueda estar pensando en alterar los planos del edifico mientras la gente, más o menos distraída, piensa que se está procediendo a pequeñas reformas. Caben alternativas al sistema vigente, y es incluso posible que algunas sean mejores. Lo que es intolerable es que seamos llevados a donde seguramente no querríamos ir a base de equívocos, de improvisación, de cintura y de optimismo insensato.

*José Luis González Quirós es analista político y escritor

La lengua viva
A vueltas con los nacionalistas
Amando de Miguel 2 Enero 2008

Iñigo Martinez-Labegerie (sin acentos) me echa en cara que yo haya escrito Euskalherría con minúscula. Lo siento, no era mi intención. Don Iñigo insiste en que esa palabra no existe; se debe decir Euskal Herria (= País Vasco). No estoy muy de acuerdo, pues el País Vasco está constituido por tres provincias de la antigua corona de Castilla: Álava, Guipúzcoa y Vizcaya. Lo de Euskal Herria (que yo prefiero transcribir como Euskalherría o mejor, Euscalerría) es una creación ideológica posterior que incluye el País Vasco, Navarra y las tres provincias del País Vascofrancés. Puede que ese conjunto sea una unidad política en el futuro, pero no lo ha sido en el pasado.

Precisamente don Iñigo (sin acento) me aclara que Zuberoa es el nombre de una de las provincias del País vascofrancés, por lo que considera una "badulacada" mi afirmación de que era un nombre pagano. La verdad es que no me parecía Zuberoa un nombre del santoral, pero no será esa mi única ignorancia. Lo de zubi me sonaba a "puente", pero nada más. Seré ignorante, mas no badulaque. Por ignorante, aprendo.

Raúl de Gastéis me aclara que Zuberoa sí es un nombre propio y cristianísimo: "es la advocación mariana del pueblo roncalés de Garde". Otra cosa más que aprende uno. Algo más me documenta don Raúl: Egoitza es nombre propio y significa "hogar". Me congratulo, pero santo, santo tampoco es.

Joan Pontí Recasens confiesa que tanto l’Avui como Libertad Digital son dos periódicos que "tienen un sospechoso interés en sembrar odio". Por lo visto, don Joan está en el tertius gaudet (el tercero que se beneficia) al buscarse los dos extremos que se enfrentan. Pero se equivoca por lo que respecta a Libertad Digital, si es que puedo hablar en nombre de los compañeros de pantalla. No es cierto lo que percibe don Joan, que en LD: "intentan crear una imagen de una Catalunya intolerante, xenófoba, que discrimina al castellanohablante". No señor. Realmente hay una Cataluña que manda y decide, o una parte de ella, que es xenófoba, intolerante y discriminadora respecto a los castellanoparlantes. Naturalmente, en Libertad Digital –para hacer honor a nuestro nombre– criticamos a cualquier persona o grupo que odie a los extranjeros y sea intolerante. Nuestra opinión solo puede beneficiar a la Cataluña que amamos, archivo de la cortesía con los de fuera (por recordar a Cervantes) y tolerante. Conozco a muchos catalanes que entrarían en esas categorías, algunos incluso, nacionalistas. ¿Por qué no puedo amar yo a esa Cataluña que forma parte de mi vividura?

Jaume Orio empieza así su mensaje: "Muy Sr. Mío: Pretende hacer ver en su blog que habla de lengua, pero en realidad solamente se desprende rencor de sus frases". Y termina: "Me despido sin saludarle". ¿Qué quiere que le diga don Jaume? Usted mismo se retrata. No obstante, le agradezco mucho lo de "muy señor mío".

Cándido Montero aporta su parecer sobre la batallona cuestión del nacionalismo lingüístico:

No le dé más vueltas al asunto de los nacionalistas, es su odio a España lo que les mueve, como usted muy bien sabe. Y tampoco les dé el placer de llamar castellano a nuestro hermoso idioma español. Mire: si un día alguna de estas "patrias" consiguiese ser independiente ya no les importaría llamar español a nuestro idioma: sería un idioma extranjero más como el francés o el alemán. Su problema es que hoy por hoy pertenecen a España y decir español es asumirlo como propio. Llamándole castellano quedan más tranquilos porque entienden que es un idioma forastero que tienen que aprender por obligación o conveniencia. A mí siempre me han recordado a una solterona forzosa frustrada por no haber tenido hijos, es decir, por no haber podido expandir su lengua. Al pensar en el español, lleno de hijos, se ponen histéricos y de mal humor.

Estoy de acuerdo con "el odio a España" como espuela de los nacionalismos. La paradoja está en que solo un español puede odiar verdaderamente a España. Siempre me ha parecido que los terroristas vascos son el alcaloide de los españoles, su quinta esencia amarga.
Contacte con Amando de Miguel mailto:fontenebro@msn.com

Nacionalismo
La Agencia Tributaria Catalana
José García Domínguez Libertad Digital 2 Enero 2008

Lograr perder unas elecciones desde la oposición no es tarea tan sencilla como muchos suponen. Y menos aún si lo que se tiene delante es un figura empeñado en dispararse un tiro en el pie cada mañana. No obstante, existe un método suficientemente contrastado como para garantizar el éxito seguro en el empeño. Trátase de una técnica muy simple que consiste en plantear la campaña al modo de una cata. En un vaso se le ofrece al votante un sorbo de Pepsi Light y en otro, un trago de Coca-Cola Zero. Así dramatizado el dilema, la ancestral fuerza telúrica que rige la voluntad soberana de las masas, o sea la inercia, se pondrá en marcha con tal de lograr que nada cambie y todo reste igualito a como estaba.

En fin, cuando no sólo existe sino que gobierna la estrategia de un partido, esa pulsión suicida suele racionalizarse apelando al muy sobado mantra de que lo importante es tratar de los problemas que realmente preocupan al ciudadano: el subidón en el precio de los yogures, el temible efecto del cambio climático sobre los bosques del Congo y otros graves asuntos por el estilo. O sea, a imagen y semejanza de lo que predicaba el del Ferrol, lo fundamental sería no andar metiéndose en políticas. En consecuencia, el candidato afectado por el síndrome en cuestión debería abstenerse muy mucho de, por ejemplo, comentar esa nueva con la que tiene previsto estrenar la añada el tripartito: la Agencia Tributaria Catalana.

Como es sabido, al ciudadano le traen sin cuidado los alumbramientos espontáneos de agencias tributarias silvestres. Los ignora, entre otras poderosas razones, porque nadie ha gastado su precioso tiempo explicándole qué riesgos comportan; los unos, por el lógico temor a perder las elecciones; y los otros, por ese pánico escénico sobrevenido ante el riesgo de ganarlas que venimos comentando. En ningún caso, pues, habrá de incurrir el aspirante que se sueñe vencido en hacer el menor ruido con lo establecido en el artículo 204 del Estatut.

A saber, que "se deberá constituir, en el término de dos años, un consorcio, o un ente equivalente, con participación paritaria de la Agencia Estatal de Administración Tributaria y de la Agencia Tributaria de Cataluña. El Consorcio se puede transformar en la Administración Tributaria de Cataluña". Dicho en román paladino: El Estado era Hacienda y la Guardia Civil. A los picoletos ya los hemos echado por la puerta de atrás y lo otro, la plena soberanía fiscal, podremos lograrlo, con el Estatut en la mano, extorsionando al Gobierno de turno a partir de 2009.

Mas callemos. Silencio absoluto, que en casos así toda prudencia siempre es poca.
José García Domínguez es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Discurso de Aguirre
España, 2008
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 2 Enero 2008

En la reivindicación del espíritu del 2 de mayo que colorea el mensaje de Año Nuevo de la presidenta Aguirre se encuentra la respuesta simbólica a muchas de las incertidumbres del momento español. Y lo simbólico deviene esencial en ciertos trances colectivos, como bien saben los que trabajan por disolver a golpe de simbolismo la idea de España, aquella Nación de los libres e iguales que decora los desvelos y las esperanzas de los liberales. Y como lamentablemente ignoran demasiados tecnócratas igualmente liberales.

No es que sobren los tecnócratas, ni mucho menos. Avant la lettre, la casta ha sido benéfica en nuestra historia desde que apareció bajo el nombre despectivo de arbitrismo hace varios siglos. De ahí a los tecnócratas del López Dei, que favorecieron la economía española, y por fin a los tecnócratas de hoy, a quienes sólo cabe reprochar el sesgo economicista. Pero ese ligero defecto es fatal cuando está en juego un imaginario colectivo, pues los aquejados asisten al arrasamiento de los fundamentos culturales de la comunidad en que están insertos sin darse cuenta siquiera de la calamidad.

Destaca más su ingenuidad que su soberbia de especialistas. No comprenden que sin la argamasa simbólica, sin el conglomerante cultural, sin esos intangibles que los nacionalistas vienen sustituyendo meticulosa e incansablemente a base de selecciones deportivas, historia-ficción y marchas con antorchas, no hay ciclos económicos que valgan, no hay estabilidad ni expectativas, ni confianza ni riqueza posibles. El nexo, evidentísimo en la historia, entre mitología civil y curso económico, sigue escapando a demasiados listos con tres carreras.

Tal como vienen los tiempos, o bien izamos nuestra bandera gaditana irguiendo y apuntalando un imaginario español y liberal que a todos acoge, o la España del 2008 y la de los años siguientes no será común, no será libre, no será próspera y no será justa. Como diría Miguel Hernández, dejadme la esperanza. A poder ser, la que se apellida Aguirre, que, hablando para el pueblo de Madrid, nos apela a todos. A cada uno de nosotros concierne su llamada, que es la de la conciencia de España. Algunos le llaman a esto nacionalismo español, pero es porque no han leído. Que se ilustren.
Juan Carlos Girauta es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Antes de votar, queremos la verdad
Luis del Pino Libertad Digital 2 Enero 2008

Pues ya estamos en 2008, así que le deseo un Feliz Año Nuevo a todo el mundo.

Este será un año bastante duro, con unos dos primeros meses especialmente intensos, ya que el 9 de marzo tenemos elecciones. Quedan menos de setenta días, por tanto, para que tengamos que depositar nuestros votos en las urnas.

Ando estos días repasando lo que fue el transcurso del juicio del 11-M, y he de confesar que es un ejercicio bastante deprimente. Deprimente por la sensación de inutilidad que deja.

Tomemos, por ejemplo, el caso de la furgoneta Kangoo encontrada en Alcalá y que fue llevada al complejo policial de Canillas. Son cuatro los testigos que confirmaron delante del tribunal que en la parte trasera de aquella furgoneta no había nada o casi nada. Son dos los testigos (incluyendo al ex-jefe de los Tedax, Sánchez-Manzano) que confirmaron durante la vista oral que aquella furgoneta había entrado en Canillas entre 30 y 60 minutos antes de lo que el acta oficial de registro indica. Otro testigo, el guía canino que introdujo a su perro en la furgoneta, declaró tajantemente que es imposible que en esa furgoneta se transportaran explosivos. A pesar de los pesares, el tribunal decidió dar por buena el acta oficial de registro, y no anular la prueba en su conjunto.

O tomemos el caso de los análisis de explosivos. La secuencia de acontecimientos vivida durante el juicio es la siguiente:

1. Llegamos al juicio sin saber qué componentes concretos se habían encontrado en las muestras de los trenes, pero sabiendo que fuera de los trenes había aparecido Goma2-ECO.
2. Se detecta dinitrotolueno en las muestras de los trenes.
3. Como consecuencia, se vuelve a someter a análisis las muestras de fuera de los trenes, y en varias de ellas aparece un dinitrotolueno que no había aparecido en los análisis anteriores.
4. Se detecta nitroglicerina en una muestra de polvo de extintor recogida en los trenes.
5. Como consecuencia, se vuelve a someter a análisis por tercera vez las muestras de fuera de los trenes y aparece en algunas de ellas una nitroglicerina que no había aparecido ninguna de las dos veces anteriores.

Y ante esta secuencia de manipulaciones descaradas, el tribunal concluye que queda demostrado que todo o parte de lo que estalló en los trenes era Goma2-ECO procedente de Mina Conchita.

O tomemos el coche Skoda Fabia, que el tribunal elimina directamente como prueba. El coche en sí desaparece del relato de los hechos, pero no se nos dice nada de qué medidas se piensan adoptar para ver quién "plantó" aquel coche. Como tampoco se nos dice nada de qué pasa con las "pruebas" encontradas dentro del vehículo (por ejemplo, las prendas de ropa). Como tampoco se nos responde a la pregunta de cómo pudo alguien obtener ropa con el ADN de los presuntos islamistas para introducirla en ese coche.

Y así tema tras tema: mochila de Vallecas, asalto al piso de Leganés, análisis iniciales de los explosivos, destrucción de los trenes y las prendas de ropa de las víctimas, casa de Morata, viaje a Asturias, ....

Desde luego, si la versión oficial ha logrado mantenerse parcialmente, aunque sea a costa de eliminar el carácter islamista de los atentados y de sacrificar el Skoda Fabia, no será porque el tribunal careciera de elementos para haber mandado toda la historia a tomar viento fresco. Resulta difícil ponerle a un tribunal las cosas más fáciles de lo que se le pusieron a éste. A pesar de lo cual, el tribunal estableció como "verdad judicial" cosas absolutamente inverosímiles y se lavó las manos a la hora de tirar de los hilos que hubieran permitido aclarar la trama de ocultaciones.

En los días previos a las elecciones del 14-M, algunas personas salieron a la calle al grito de "Antes de votar, queremos la verdad". ¿Tendremos la verdad, efectivamente, antes de acudir a votar de nuevo? Pues no lo sé, pero lo que está claro es que la podíamos haber tenido ya. Y las oportunidades perdidas generan melancolía, aunque no seamos nosotros, sino el tribunal, quienes hayamos desperdiciado esas oportunidades.

De todos modos, y como lo que toca es hablar de los propósitos para el año entrante, he de decir que nosotros vamos a seguir poniendo datos sobre la mesa. No sé si llegaremos a saber toda la verdad antes de las elecciones, pero, desde luego, trataremos de aproximarnos lo más que podamos a la misma. Por nosotros no va a quedar que la gente acuda a votar con el mayor conocimiento de causa posible.

Algunos sí que creemos que los ciudadanos tienen derecho a conocer la verdad antes de votar. Como también sabemos que existe una pequeña diferencia entre conocer la verdad en 72 horas y disponer de cuatro años para decirles a los ciudadanos quiénes son los responsables de la masacre del 11-M.

EL CONSTITUCIONAL, EN GUERRA, SIGUE SIN HABLAR
Empieza a funcionar la Agencia Tributaria de Cataluña, que emana de un Estatuto recurrido
Mientras en el Tribunal Constitucional se suceden las maniobras para dilatar la sentencia, el Estatuto de Cataluña sigue generando los efectos negativos por los que fue recurrido. Este miércoles se pone en marcha uno de los pilares contra el consenso constitucional: la Agencia Tributaria de Cataluña. Se hace por todo lo alto, con inauguración de sede y visita del presidente de la Generalidad.
EFE Libertad Digital 2 Enero 2008

La Generalidad pone en marcha la nueva Agencia Tributaria de Cataluña con la visita del presidente, José Montilla, a las instalaciones de su sede en Barcelona, situada en la calle Fontanella.

De esta forma, la Generalidad de Cataluña se convierte en la primera comunidad autónoma que gestiona sus tributos a través de una Agencia Tributaria propia, un organismo cuya creación contempla el nuevo Estatuto, recurrido por el PP, y cuyo reglamento se aprobó en el Consejo Ejecutivo del pasado 24 de diciembre.

La inauguración simbólica de las instalaciones del nuevo organismo será mañana por parte del presidente de la Generalidad, José Montilla, en un acto al que también asistirá el director del nuevo ente, Josep Costa, y el secretario general del departamento de Economía y Finanzas y presidente de la Agencia Tributaria de Cataluña, Martí Carnicer.

La Agencia Tributaria de Cataluña será un organismo adscrito a la consejería de Economía y su relación con ésta se determinará a través de un contrato programa de carácter plurianual que marcará la orientación estratégica y el criterio de actuación.

El reglamento aprobado el pasado día 24 de diciembre también determina la política de personal de la Agencia Tributaria de Cataluña que "podrá variar a efectos retributivos dependiendo del grado de ejecución de los objetivos fijados", según una nota oficial de la Generalidad.

La Agencia Tributaria tendrá un presidente, la junta de gobierno, que será como un consejo de administración; también habrá un director de la agencia que llevará el día a día del organismo y el comité ejecutivo, que dirigirá la nueva agencia.

Además, habrá un mecanismo de control financiero y de gestión y el presupuesto de la Agencia será de unos 32 millones de euros, con una plantilla de 347 personas que gestionarán más 5.000 millones de euros en tributos propios y de los impuestos totalmente cedidos.

La nueva sede será la de la Dirección General de Tributos, en la calle Fontanella de Barcelona si bien podría trasladarse a una sede más amplia para dentro de tres años, según fuentes de la Generalidad.

RIcardo Benedi / Fundador de la Sociedad de Empresarios Vascos
«Si no te posicionas, el nacionalismo nadará siempre a favor de las olas» Cambiar el tamaño del texto
«En el País Vasco hay quienes temen a ETA, los que se sienten amenazados y los que temen al PNV y las consecuencias de no ser nacionalista» - «He rechazado mediaciones para pagar a la banda terrorista»
Carmen Gurruchaga La Razón 2 Enero 2008

MADRID- Este empresario vasco, miembro del Foro Ermua, ha creado recientemente, y presentado en sociedad, un foro de opinión político: la Sociedad de Empresarios Vascos.
-¿Qué expectativas tiene con este nuevo Foro de Empresarios Vascos recién creado?
-En primer lugar, confío en que se adhieran al mismo los empresarios vascos que están hartos de pagar y de callar. De momento, la estrategia es la de no dar a conocer los nombres de quienes se han sumado, pero en febrero saldrá a la luz un grupo importante. Nuestro plan estratégico es cerrar el año 2008 con cien personas dispuestas a dar su nombre y a presentarse en público.

-Usted trata de que sus compañeros luchen contra la inercia natural de conservar los patrimonios y la vida.
-El otro día estaba con un empresario vizcaíno, que vive lejos de Bilbao, que ha tenido que trasladar a la familia fuera de su tierra, pero que semanalmente tiene que viajar al País Vasco para atender su empresa. Eso es lo realmente duro. Hay que pelear para que no se produzcan esas situaciones.

-A cualquier persona que venga de otro país le resultará extraño ver al empresariado posicionándose políticamente.
-No tendríamos por qué hacerlo, pero en Euskadi no queda otro remedio. De lo contrario, el nacionalismo nada siempre a favor de las olas, porque aquí hay mucho «surfero».

-Usted habrá escuchado decir como gran insulto aquello de «éste es un empresario pepero» o «es más español que un botijo».
-Sí, es como si ser del PP o español fuera un estigma, una marca. Los que queremos ser vascos y españoles estamos en minoría y por eso hay quien declina posicionarse públicamente, ante el temor de que le cueste el negocio por el boicot que le puedan hacer los nacionalistas. Si no piensas como ellos, te califican de «mal vasco». Estas personas reparten carnés todos los días.

-Su postura radicalmente antinacionalista, ¿no le ha afectado profesionalmente?
-Hasta ahora no, pero tenga en cuenta que yo acabo de crear una nueva fábrica, he invertido muchos millones y he generado 200 puestos de trabajo.

-Eso significa que el PNV le está dejando tranquilo, pero ¿ETA?
-He recibido cuatro cartas en dos años. La última en julio. Cada seis meses recojo una, así que en breve llegará otra.

-Cuando le llegaron las misivas, ¿le llamó alguien para ayudarle a contactar con los «cobradores»?
-Algunas personas de mi entorno que están próximas al mundo nacionalista y de Batasuna se ofrecieron a interceder por mí, a hacer alguna gestión para «solucionar» mi problema. Me quedé perplejo. Obviamente, rechacé la mediación.

-¿Tiene miedo?
-No, aunque sí miro mucho alrededor. No me fío. Tengo la sensación de que me pueden matar, pero no lo digo en tono dramático. Procuro no meterme en lugares en los que esté indefenso.

-El miedo atenaza, inmoviliza e impide seguir adelante, ¿cómo lo ha superado?
-He sabido aislarme y abstraerme de la amenaza y procuro hacer una vida lo más normal posible. Yo sé que soy un objetivo fácil, pero todos somos un objetivo fácil. No pienso en ello y lo que quiero es luchar por el País Vasco, por mi familia.

-¿Cómo vive su familia esta situación?
-Con preocupación y recomendándome prudencia. En casa nos respetamos y, además, pensamos igual. Discutimos de muchas cosas, pero no de política.

-Usted, como otros muchos vascos, lucha por ser libre, pero de momento ha perdido su libertad, dado que vive «escoltado».
-Así es. Solicité escolta a raíz de mi decisión de involucrarme con el Foro Ermua.

-¿Pasa por su cabeza la idea de trasladarse a vivir a otro lugar?
-Soy supervasco y abandonar el País Vasco sería abandonar el campo de batalla y no quiero hacer eso. Quiero defender los intereses de mucha gente que piensa como yo, que tiene mucho miedo, pero que también cree que merece la pena luchar por el País Vasco. Salvo que la situación resulte insostenible, de aquí no me mueve nadie.

-¿Se siente solo?
-Sí, siento muchísima soledad, sobre todo en el trabajo; pero no desesperación ni desolación.

-Hace unos días se ha conocido la sentencia del «caso Ekin», condenatoria para quienes forman el entramado político y social que apoya a ETA, ¿qué supone en su opinión?
-Una victoria con mucha trascendencia. A ETA, como tal, no la vemos nunca, porque los que están en la sociedad y se mezclan con nosotros son los que han sido condenados. La sentencia se ha cargado toda estructura de gestión política, económica y social. Es un palo tan importante como privar a ETA de representación institucional y quitarle de esta manera una de sus fuentes de financiación.

-¿Cree que esta sentencia puede afectarle mortalmente?
-Después de una Legislatura tan espantosa y con las pegas que ha puesto el Gobierno para evitar que este juicio saliera adelante, la noticia ha sido doblemente buena. Si se acaba con el entorno de ETA se termina con la organización terrorista. Si a eso se le suma la presión policial y judicial, podremos hablar del principio del fin.

-ETA pervive, entre otras cosas, porque parte de la sociedad vasca lo permite, ¿por qué lo hace?
-Hay gente que es de Batasuna o nacionalista, pero también están los vendidos, que comulgan con ruedas de molino con tal de que les vaya bien. Además, hay quien puede tener miedo a ETA porque vive en poblaciones rurales y, finalmente, están los que sienten temor porque han sido amenazados. Otros temen al PNV y las consecuencias que pueda tener no ser nacionalista.

-¿Cómo califica a quienes pagan el denominado «impuesto revolucionario»?
-Yo creo que quien paga es un inmoral; me explico. Si a esa persona le dicen que por motivos de salud tiene que irse a vivir a Teruel, lo hace y, en cambio, no está dispuesto a marcharse cuando con su actitud pone en riesgo la vida de terceros. El dinero que él entrega a ETA sirve para comprar balas con las que luego se asesina ¿Usted ha visto alguna organización que funcione sin dinero?

-El PNV ha perdido a Imaz, ¿cómo ve a su sustituto, Íñigo Urkullu?
-El rechazo de Imaz, al flirteo frívolo e inmoral que ha existido entre el PNV y ANV le ha costado el puesto. Urkullu está más en sintonía con Egibar, pero no lo parece porque tiene un aspecto menos aldeano. Sus planteamientos políticos están en sintonía con el Plan Ibarretxe.

-¿Cree que el Gobierno debería instar a la Fiscalía para que trabaje en la ilegalización de ANV?
-Sí, y también en la del PCTV. Es lo que harían Sarkozy o Angela Merkel, pero aquí tenemos unos gobernantes que dan vergüenza. Sarkozy sí tiene ganas de acabar con ETA y va a contribuir en esa dirección, siempre que el Gobierno español quiera aceptar su contribución.

-¿Significa esto que usted no cree que Rodríguez Zapatero sienta deseos de derrotar a ETA?
-Zapatero quiere pasar a la Historia como el político que consiguió neutralizar a ETA y todo lo que le reste protagonismo en ese sentido, es para él una mala noticia. Quiere alcanzar el final del terrorismo en una nueva negociación, en una mesa. No le importa la frustración de las víctimas. Es inmisericorde.

-Está claro que su opinión no coincide con la de Zapatero en su estrategia antiterrorista, ¿pero en el resto de su quehacer gubernamental?
-En mi opinión, Zapatero, como gobernante, no ha hecho una a derechas. Ha destrozado España sin permiso de una mitad y ha gobernado sólo para la otra mitad que piensa como él. Sin embargo, en este final de Legislatura, curiosamente, pretende que olvidemos casi todo y se presenta envuelto en la bandera española y como el gran combatiente contra ETA.

-Su punto de vista actual es pesimista, pero ¿cómo ve el futuro inmediato?
-Todo va a depender de quién gane las elecciones. Si vence Zapatero, habrá más negociación y más Batasuna. Y si gana Rajoy, ETA desaparece en tres años. De cualquier forma, se acabará con la banda, pero se tardará más tiempo.

-¿Cree que al final habrá que negociar la salida de los presos?
-Sólo si lo permiten las víctimas. Siempre hay que tener en cuenta su opinión. Si ellas quieren ser generosas, yo no me opongo, pero a priori, soy partidario de que cada cual pague sus culpas.

-¿No considera la posibilidad de que exista alguna concesión para cerrar este negro capítulo de la historia del País Vasco?
-Si no tenemos ninguna consideración y nadie nos pide que la tengamos con un delincuente como, por ejemplo, «El Vaquilla», que desde su nacimiento lo ha tenido todo en contra, sin la más mínima oportunidad, ¿por qué hemos de ser misericordiosos con un terrorista que sabe perfectamente lo que hace?

«No estoy de acuerdo con la política de ambigüedad de Confebask»
-La Sociedad de Empresarios Vascos que ha creado, ¿pretende hacerle la competencia a Confebask?
-Pertenezco a Confebask, donde tengo muchos amigos que son gente estupenda, pero no estoy de acuerdo con su política ambigua. Sus dirigentes son nacionalistas y jamás critican esta ideología. Condenan a ETA, pero lo hacen con tibieza, sin la rotundidad que yo querría. Nunca se posicionan con las víctimas, ni han acudido a ninguna manifestación convocada por la AVT. Además, ya han anunciado que no se van a pronunciar sobre el Plan Ibarretxe.

-¿Le pareció especialmente conformista la actitud de esta asociación empresarial durante el alto el fuego de la banda terrorista?
-En todo el alto el fuego, ETA ha enviado cartas de extorsión y, sin embargo, el presidente de Confebask, Miguel Lazpiaur, excelente persona, minimizaba la gravedad de la situación con comentarios del tipo de «podría haber alguna, pero en ningún caso es una remesa generalizada». Siempre con esa tibieza que le permita poner al mismo tiempo una vela a Dios y otra al Diablo.

-Sin embargo, ahora sí ha asumido que existen esas cartas.
-Tras el atentado de la T-4 y tras la ruptura del alto el fuego, cuando sus declaraciones ya no afectaban al llamado «proceso de paz», sí aceptó que se estaban produciendo envíos periódicos de misivas. Ahora hay que decir que no sólo afectan a grandes empresarios, sino también a empresarios menores y a comerciantes.

-¿Cuál es en su opinión el motivo que genera esta postura en parte del empresariado vasco?
-Yo entiendo que con las cuotas de los afiliados sólo se cubre el 10% de los gastos y que el resto llega por subvenciones, vía Madrid (Zapatero) o vía Vitoria (Ibarretxe). En estas circunstancias, prefiere callar para no poner en riesgo las subvenciones. Pero ya somos dos los que no nos callamos, Ayesa en Navarra y yo en la Comunidad Autónoma Vasca.

Una voz contra la izquierda abertzale
Benedi es un empresario de Bilbao, miembro del Foro Ermua al que el nacionalismo no le ha amilanado. Curiosamente, en 2003, fue elegido mejor empresario del año, un galardón que concede el Ejecutivo vasco. Casado y padre de cinco hijos, está al frente de un grupo de empresas asentado en la margen izquierda del Nervión, el Grupo Benedi, que se dedica a la fabricación de componentes para la automoción. Está orgulloso de ser bilbaíno, pero matiza que también se sentiría orgulloso de pertenecer a cualquier otro lugar de la geografía española. Pese a las reiteradas amenazas de ETA y los reproches de algunos conciudadanos, no se calla y denuncia los silencios cómplices con la izquierda abertzale. En Vizcaya tiene a su familia, importantísima para él, su patrimonio y sus intereses. Ha creado junto a otras personas y preside el Foro Humanismo y Empresa y, recientemente, la Sociedad de Empresarios Vascos.

Autonomías
Seis estatutos pendientes del 9-M
Castilla-La Mancha, Asturias, Extremadura, Murcia, La Rioja y Canarias prevén aprobar las reformas la próxima Legislatura ? Madrid y Cantabria lo descartan
Galicia, País Vasco y Navarra desistieron de sus proyectos de reforma tras intentarlo sin éxito en esta Legislatura.
Redacción La Razón 2 Enero 2008

madrid- Las comunidades de Castilla-La Mancha, Extremadu- ra, Asturias, Murcia, La Rioja y Canarias prevén ver reformado su estatuto de autonomía durante la próxima Legislatura siguiendo el camino iniciado por la Comunidad Valenciana y concluido también por otras cinco comunidades a lo largo de estos últimos cuatro años de Gobierno socialista.
El proyecto de reforma de Castilla-La Mancha es el único que se encuentra ya en el Congreso para ser aprobado por las Cortes Generales después de haber superado todos los pasos en el Parlamento autonómico. Todos los trámites necesarios para la aprobación de una reforma estatutaria y el colapso de la Comisión Constitucional de la Cámara Baja impidieron que el texto saliera adelante esta Legislatura.

Sin embargo, el estatuto castellanomanchego llega al Parlamento nacional consensuado por PSOE y PP, por lo que no se esperan cambios sustanciales durante su tramitación y saldrá adelante a los pocos meses de constituirse las nuevas Cortes surgidas de las elecciones generales de marzo de 2008, según Ep.

Los parlamentos autonómicos de Extremadura y Asturias también han empezado ya a debatir sus respectivas reformas y esperan poder remitirlas a las Cortes Generales la próxima Legislatura. En Extremadura, un comité de expertos está elaborando un documento de propuesta, que se prevé esté concluido entre abril y junio de 2008 para que el trámite parlamentario concluya a lo largo de 2009. Al igual que en otras autonomías, todo este proceso ha sido acordado entre las dos fuerzas de la Cámara extremeña -PP y PSOE-, que mantienen un consenso total sobre este tema.

Mientras, en Asturias el pasado mes de octubre fue constituida la ponencia encargada de redactar la reforma del Estatuto y en este momento está analizando un amplio volumen de información relativo a otras reformas y recursos jurídicos sobre las mismas. En principio, la voluntad es la de alcanzar un consenso entre las tres fuerzas mayoritarias, aunque un acuerdo entre PSOE y PP permitiría sacar la reforma adelante sin apoyo de IU-BA-LV, que mantiene importantes discrepancias en materias como la lengua. De reforma estatutaria también se habla en La Rioja y Murcia, aunque en estos dos casos el proceso se encuentra en una fase muy inicial. En Murcia se constituyó en octubre de este año una Comisión especial para la reforma del Estatuto de Autonomía de la Región, mientras que en La Rioja se espera que el próximo año se forme la ponencia parlamentaria para debatir el tema.

La última de las comunidades que tiene previsto que la reforma de su Estatuto de Autonomía sea aprobada durante los próximos cuatro años es Canarias, después del intento fallido sufrido esta Legislatura. El Parlamento canario ya aprobó un texto que fue remitido al Congreso, pero la falta de consenso entre los partidos hizo imposible que saliera adelante y tuvo que ser devuelto al Parlamento autonómico para su revisión. Durante el debate de retirada del texto de la Cámara Baja, el presidente de Canarias, Paulino Rivero, anunció su intención de presentar una nueva propuesta de reforma en el año 2008 que contenga las materias en las que sí existía acuerdo entre PP, PSOE y Coalición Canaria, algo para lo que reclamó «un esfuerzo de generosidad» a sus adversarios políticos.

Los proetarras «reciben» el nuevo año con cuatro ataques
Un edificio oficial de Vitoria fue atacado con nueve artefactos
La Razón  2 Enero 2008

Vitoria- Los proetarras aprovecharon la Nochevieja para dar su particular bienvenida a 2008 en forma de acciones de «kale borroka» en las calles del País Vasco y Navarra.

En Vitoria, en torno a las cuatro menos cuarto de la madrugada, un grupo de ocho individuos encapuchados atacaron la subdelegación del Gobierno en Álava, situada en la calle Olagibel de Vitoria. El ataque se produjo en concreto en la parte trasera de su edificio, causando pocos daños materiales. Se trató de una acción muy rápida, ya que lanzaron hasta nueve artefactos incendiarios en pocos segundos. Al menos seis de los ocho artefactos lanzados impactaron contra la garita y el fuego que provocaron ennegreció la fachada sin causar mayores daños materiales ni personales, según informa Ep.

Unas horas antes había sido atacada la sede del PNV en Zumárraga, situada en la Avenida de Euskadi de la localidad. El fuego causado por los artefactos incendiarios fue sofocado rápidamente con un extintor, informó la Ertzaintza.

En el pueblo navarro de Villava, varios desconocidos colocaron un artefacto explosivo simulado en la puerta del domicilio del concejal de UPN Alfonso Úcar, quien lo consideró un «nuevo intento de amedrentarme y asustarme» pese a que son «objetivos que no van a conseguir». Así lo señaló a Efe el propio Úcar, quien relató que al salir de su vivienda, sobre las 9:30 horas de ayer, advirtió la presencia del paquete, del que salían «un montón de cables por todos los lados y con uno de ellos de unos dos metros de largo cuyo extremo no se veía si estaba enganchado a algo o no». Ante las sospechas de que pudiera tratarse de un artefacto explosivo, Úcar y un vecino con quien coincidió en el lugar dieron aviso a la Policía Foral, cuyos efectivos acordonaron la zona, examinaron el paquete y comprobaron que contenía cuatro tubos de cartón unidos entre sí con cinta aislante negra, con un cable a modo de mecha, aunque su interior estaba vacío.

El serial de sabotajes se inició en la madrugada del lunes, cuando varios desconocidos incendiaron la zona de expedición de billetes de la estación del FEVE de la localidad guipuzcoana de Rentería causando cuantiosos daños materiales. El fuego afectó a dos máquinas expendedoras de billetes, a un ordenador y a la taquilla de la estación.

La utilidad de la violencia: el caso vasco (1ª parte)
FERNANDO SAVATER, BASTA YA DIARIO 2 Enero 2008

“La domesticación es el proceso mediante el cual las especies depredadoras han conseguido que las especies presa acaten su voluntad dócilmente.” (Michael SWANWICK, Atrapados en la prehistoria)

La intimidación ha sido un procedimiento de control político a lo largo de toda la historia humana. Para influir sobre los colectivos sociales, quien aspire al poder debe prometer a los individuos lo que apetecen o amenazarles con lo que temen. El primer método presenta dos problemas básicos: uno, que dentro de los deseos hay una notable diversidad en cuanto se va más allá de las necesidades elementales de alimento, cobijo y seguridad; dos, que incluso los más crédulos desconfían de que las autoridades sean capaces de satisfacer las apetencias multitudinarias sin serias contrapartidas... o de que vayan a seguir intentándolo pasado el periodo electoral. Estas objeciones no entorpecen, por el contrario, el segundo procedimiento, o sea el basado en inspirar miedo. En el campo de lo terrorífico reina una confortable unanimidad. Todos los temores humanos se reducen fundamentalmente a uno, el de la muerte. Los sufrimientos y la falta de libertades alarman en mayor o menor grado, pero la privación de la vida concita acuerdo en el universal escalofrío. Quien se hace dueño verosímil de la administración de la muerte conseguirá así la obediencia más o menos renuente de la mayoría de la población. Pero además este tipo de amenaza resulta especialmente creíble: se duda de la eficacia o de la buena voluntad del benefactor pero rara vez de la capacidad ejecutiva del asesino. Cuando se tiene la fuerza, es mucho más fácil liquidar al prójimo que garantizar su contento... El tirano y el terrorista hablan un lenguaje que todos comprenden: diezmar, es decir ejecutar a uno de cada diez, significa en todas las lengua someter a nueve.

En concreto el terrorismo es un fenómeno de la sociedad de masas, como los campos de exterminio. Ataca preferentemente a los miembros de la “muchedumbre solitaria” de Riesmann, a cualquiera de los que se afanan y difuminan en las rutinas del gran hormiguero. Ayer buscaba ante todo acabar con los grandes prebostes, con los dueños del poder y de la riqueza, como para demostrar a los amos del mundo que por alta que sea su posición siempre están al alcance de alguien desesperado por la ausencia real o supuesta de justicia: de un vengador temerario de la igualdad humana conculcada. Aunque no faltan hoy tampoco los magnicidas, en general la moda de los atentados prefiere la cantidad a la calidad. A las democracias consumistas, en las que todo el mundo tiene voto y la opinión pública es el partido político mayoritario, se las amedrenta mejor golpeando a ciegas en supermercados, discotecas o rascacielos de oficinas. En tales casos, según ha explicado García Márquez, la primera bomba que produce víctimas anónimas despierta universal indignación contra los asesinos y apoyo a quienes prometen castigarlos con mayor rigor; la segunda o quizá la tercera ya empiezan a suscitar quejas contra los que deberían garantizar la seguridad y no lo logran (primero se duda de su celo, luego de su competencia, después de su legitimidad); a la sexta o séptima gran número de voces exige tomar en consideración las reivindicaciones de los terroristas y acusa al gobierno de ciega intransigencia...

Por supuesto, esta deriva nada tiene que ver con que los criminales actúen por unos u otros motivos. El procedimiento de intimidación asesina siempre es abominable, pero las democracias sólo pueden defenderse eficazmente contra él estudiando las causas ideológicas y sociales que lo originan en cada caso: en el buen entendido de que explicar las raíces de un movimiento terrorista no implica la obligación de aceptarlo comprensivamente ni de excusarlo, mucho menos todavía comenzar a ceder frente a él. Lo que resulta absurdo es convertir al terrorismo en algo único e idéntico en todas partes, un rostro superlativo de Mal que se manifiesta agrediendo de formas múltiples contra el Bien representado por los diversos gobiernos y sistemas político-sociales establecidos. Creer que sólo existe el Terrorismo es como creer que sólo hay que combatir contra la Enfermedad, sin discriminar si ésta procede de una infección o de un mal régimen higiénico, si afecta a los pulmones, al hígado o a la vista. Siempre es malo estar enfermo, pero nadie se cura si se aplica en todos los casos la misma terapia de choque. Por mucho que uno esté convencido de que el procedimiento criminal que toma a la población civil como rehén para atacar a sus gobernantes es invariablemente infausto, despreciable y agrava los defectos reales que pretende combatir, es imposible aceptar que el término “terrorismo” pueda aplicarse de modo explicativamente unívoco y sin mayores averiguaciones en Palestina y en Córcega, en Chechenia y en Colombia, en Nueva York, en Irak, en Madrid, Londres o en el País Vasco. Hay terrorismos que se inspiran en la arrogancia fanática y otros que se aprovechan de la desesperación famélica; unos se rebelan contra leyes que los marginan y otros sacan partido oportunista de leyes que les conceden no sólo garantías sino incluso privilegios; en algunos lugares provienen de agravios históricos auténticos que algunos se niegan a olvidar mientras que los hay que aspiran a reeditar odios teológicos o étnicos atávicos para encubrir demasiado actuales ambiciones de poder. Etc, etc...

Violencia instrumental y violencia expresiva
Quizá la taxonomía más elemental pero no por ello la más desdeñable aconseje clasificar la violencia terrorista en dos grandes grupos: instrumental y expresiva. La primera responde a demandas más o menos concretas, a reivindicaciones políticas, incluso a exigencias económicas de corte mafioso; la segunda no utiliza el terror como medio sino como un fin en si mismo, por el que aspira a demostrar de modo tan espectacular como sangriento la grandeza admirable de la propia causa: ¡que tiemblen quienes aún no les toman suficientemente en serio! La violencia instrumental admite en algunos casos transacciones y regateo entre lo que se concede y lo que se niega (si es que se considera prudente o posible pagar algún tipo de precio para recobrar la tranquilidad sobresaltada): a veces, tras alguna reforma, es posible incorporar a los propios terroristas a la vida legal y civilizada. Después de todo, los que recurren al terror como mera herramienta están por lo común deseosos de obtener lo buscado y quieren renunciar a los riesgos de la clandestinidad. En cambio, quienes utilizan la violencia para expresarse y autoafirmarse se convierten en verdaderos adictos a ella: son, ay, insobornables. No hay peor criminal que el criminal desinteresado, el que mata para que advenga el Reino de los Justos que ya está próximo y que él no verá. Entre estos activistas se da con frecuencia el asesino suicida, el que se inmola gustoso con sus víctimas con tal de que éstas alcancen un número suficientemente alto. Es difícil combatir contra ellos porque quien no teme a la muerte se vuelve efectivamente invulnerable, el arma más perfecta y letal que cabe imaginar para amedrentar a la multitud dentro de la que se disimula. También es cierto que en muchas ocasiones, tras el idealismo fanático del activista, se encuentran astutos burócratas que lo mueven como un peón para obtener ventajas que en principio no confiesan: el golpe terrorífico no es rentable para el suicida que lo lleva a cabo pero seguro que tras su barbaridad hay al acecho algún instigador que no piensa en inmolarse sino en cobrar. Lenin decía que el terrorismo nihilista de su época era “un puño sin brazo”; y no cabe duda de que él estaba dispuesto a dotarlo del brazo rector imprescindible para que resultase útil a sus intereses...

Recortes de Prensa   Página Inicial