AGLI

Recortes de Prensa    Jueves 10 Enero 2008

Política lingüística
El mejor momento del español
Cristina Losada Libertad Digital 10 Enero 2008

Guardo, mejor dicho, atesoro unas declaraciones del ministro de Cultura que demuestran los estragos que causa, incluso en personas cultas e inteligentes, entre las que imaginamos al citado, la inmersión en la charca zapaterista. La primera víctima de tal zambullida es, probablemente, la honradez intelectual. Negar la realidad, con un par, se les vuelve condición sine qua non hasta a aquellos pocos, poquísimos, que en caso de que los echaran no se quedarían, como barrunta Leguina, en medio de la calle, con una mano delante y otra detrás. Si el político en el poder tiende de por sí a minimizar grietas y socavones, tormentas y nubarrones, defectos y pifias, el político de la galaxia Z se caracteriza por negarlo todo con obsceno desparpajo. Nada ni nadie le sacará de la cantinela de que vivimos en el mejor de los mundos. Ni el informe PISA ni los indicadores económicos ni los actos terroristas ni los aquelarres nacionalistas ni los anuncios de secesión con fecha fija. Y si no somos felices, la culpa es de los curas, del PP, de la COPE, de Bush o directamente nuestra, que no estamos a la altura de Zetapé, a quien, pese a sus ínfulas de redentor, no se le puede llamar salvapatrias.

El ministro César Antonio Molina decía, en el pleno del Congreso, el 17 de octubre pasado, que el idioma español no sólo no padece ningún tipo de marginación en Cataluña o en otros lugares, sino que "vive el mejor momento de su historia dentro y fuera de España". El actual Gobierno, apostilló, está siendo "el más decidido impulsor" del castellano. Bien mirado, sí que está impulsando este Gobierno la lengua común, pero hacia el exterior del recinto. O sea, que la está expulsando. En las zonas donde hay dos idiomas que sólo sobre el papel son cooficiales, se concluye el proceso de poner al español de patitas en la calle. Fuera del espacio público y, con particular vehemencia, fuera de las aulas. El empujón que se le ha dado con Z en La Moncloa es de los que, en efecto, hacen historia. Aunque por una vez y sin que sirva de precedente, esta historia no empieza con él. Ha sido un largo recorrido, los dos grandes partidos han colocado tramos de la vía, y con Zapatero nos acercamos, como en otros asuntos, a la estación-término y terminal.

Pero la cuestión no es el estado de salud del español. No es el idioma el que sufre o deja de sufrir marginación. La cuestión son los derechos. Los de las personas, los individuos, los ciudadanos. La madre catalana que quiere enviar a su hijo a un colegio donde se impartan asignaturas en español no está velando por el futuro de la lengua de Cervantes, sino por sus derechos y por el futuro de su hijo. Igual que los padres gallegos, vascos y de otras regiones que han sido despojados de tales derechos en nombre del presunto derecho de unas lenguas que se utilizan como herramientas de poder. Las castas dirigentes autonómicas, allí donde han podido, se han atrincherado tras el fetiche del idioma y con ellas, la tropa de presupuestívoros que, de otro modo, estarían como los zapateristas echados a la rue: sin oficio y, sobre todo, sin beneficio. Y para el nacionalismo es un arma. El arma. La viga maestra de la fantasmagoría de sus naciones lingüísticamente puras. El idioma como sustitutivo de la etnia.

Tal mejunje de intereses y de doctrinas retrógradas nos ha conducido aquí: a que en este momento, el mejor que vive el idioma español en toda su historia –según el titular de Cultura– el único derecho que todavía se respeta es el de aprenderlo a través de la televisión. Así nos va.

Cristina Losada es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

ETA: Verificación de un encubrimiento
EDITORIAL Libertad Digital 10 Enero 2008

Junto a la noticia de que los dos etarras detenidos el pasado domingo en Mondragón planeaban colocar un coche bomba en un aparcamiento público de Madrid, la información facilitada sobre la actividad que venían desarrollando estos etarras –también durante la tregua- ha dejado tan involuntaria como claramente en evidencia hasta qué punto el gobierno del 14M mintió en la llamada “fase de verificación” del no menos engañoso “proceso de paz”.

El mismo concepto de “verificación” inducía a engaño. Bastaba simplemente leer los comunicados de tregua de la organización terrorista para saber que el gobierno mentía y que no estábamos ante esa oferta de entrega de las armas “sin letra pequeña y sin contrapartidas políticas, con la única condición de que se dé salida a los terroristas presos”, que Zapatero aseguró a Fernando Savater haber recibido de ETA meses antes del primer comunicado de “alto el fuego”. Por el contrario, estabamos ante un descarado chantaje en el que los terroristas claramente condicionaban el cese de la violencia a la consecución de los objetivos totalitarios por los que han venido matando.

ETA advirtió desde el primer momento de lo “reversible” que era todo ese mal llamado “proceso de paz” si el gobierno de Zapatero no cumplía todos y cada uno de sus “compromisos adquiridos”. El Gobierno, por su parte, quiso desde el primer momento hacer creer a los españoles que los etarras estaban en mejor disposición de la que estaban.

De hecho, uno de los etarras ahora detenido no sólo era uno de los que perpetraron ese “accidente” -Zapatero dixit- que costó la vida a los dos ciudadanos ecuatorianos en Barajas, sino también uno de los que, meses antes, leía encapuchado y dando tiros al aire la enésima advertencia sobre lo reversible de la tregua si el gobierno no cumplía lo acordado.

El gobierno de Zapatero dijo haber verificado una “voluntad de paz” que no sólo contradecían de manera pública los términos de los comunicados de ETA, sino tambien la extorsión a los empresarios vascos y navarros o los robos de explosivos y armamento llevados a cabo durante la tregua. Toda una mentira y un encubrimiento institucional para justificar el inicio oficial de unas negociaciones con ETA que, en realidad, habían comenzado mucho antes del primer comunicado de alto el fuego y que proseguirían meses después de que ETA diera oficialmente por concluida la tregua.

Ahora sólo cabe advertir de cómo Zapatero sigue recurriendo a la mentira cuando afirma, respecto a ANV, de “que nadie se va a saltar la ley”. ¿No es esto acaso una forma de encubrir que los proetarras de ANV se saltaron y se siguen saltando la ley de partidos desde el momento en que ETA escogió sus siglas como recambio para Batasuna?

ETA engaña a algunos partidos democráticos y medios de comunicación
EDITORIAL Elsemanaldigital  10 Enero 2008

El pasado domingo fueron detenidos en Arrasate (Guipúzcoa) Igor Portu Juanena y Martín Sarasola, dos miembros navarros de la izquierda abertzale acusados de ser terroristas en el seno de la banda ETA. Las investigaciones posteriores han ido revelando la importancia de la detención, que ha permitido aclarar la autoría de acciones pasadas de la banda, conocer algunos de sus planes actuales e incautar abundante material, incluyendo explosivos y armas de guerra. Las Fuerzas de Seguridad merecen una felicitación de todos los demócratas por este éxito.

Los ciudadanos tardarán en conocer la importancia de las detenciones, porque las operaciones policiales continúan. El lunes se localizó un arsenal en un zulo de Sabiñánigo (Huesca) con 125 kilos de material explosivo, incluyendo 107 kilos de nitrato, 18,9 de polvo de aluminio, 83 gramos de pentrita, cinco temporizadores, 12 detonadores y nueve rollos de cordón detonantes. El martes, en otro zulo localizado junto a la casa de la familia de Sarasola en Lesaca (Navarra), se encontraron otros 70 kilos de explosivos, destinados a causar muertes, dolor y terror.

No hay que olvidar este dato: estos dos ciudadanos españoles, Portu y Sarasola, están acusados de ser terroristas en activo, y las investigaciones de la Guardia Civil –que como se ve tiene pruebas consistentes- los vinculan al atentado de la T-4 en el aeropuerto de Barajas, que causó dos muertos el 30 de diciembre de 2006 y a un plan para un gran atentado en Madrid, con una explosión en los bajos del centro Azca. La Justicia podrá ahora juzgarlos y verificar su culpabilidad e inocencia, con la seguridad de que ese nuevo atentado no se producirá y de que ese material requisado no será utilizado para romper la paz pública.

A Portu y a Sarasola se les ha aplicado, como a todos los terroristas de cualquier tipo desde la Transición, la Ley Antiterrorista, que prevé básicamente un período de detención en dependencias policiales más largo de lo habitual, para facilitar las investigaciones. La necesidad de esa medida se deriva de la especial peligrosidad de los delitos terroristas, y no supone un límite excepcional para los derechos de los detenidos sino una garantía necesaria para los derechos de los ciudadanos pacíficos.

ETA y sus organizaciones satélites fomentan desde hace décadas una campaña acusando a las Fuerzas de Seguridad de malos tratos contra los terroristas detenidos. Esa campaña propagandística se ha reanudado en el caso de Portu y de Sarasola, a raíz de las lesiones producidas durante su detención y de su período legal de incomunicación. Las explicaciones dadas por el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, deberían haber sido suficientes, y no tiene justificación alguna que medios de comunicación y fuerzas políticas democráticos estén avalando con sus declaraciones las infamias contra la Guardia Civil. PNV, ICV-IU, Nafarroa Bai y EA han solicitado la presencia de Rubalcaba en el Congreso para dar explicaciones, negando la versión oficial de los hechos. Mal camino el elegido por quienes sin dudar y hasta que no se pruebe lo contrario, deberían ponerse incondicionalmente al lado de aquellos que velan por la libertad y la seguridad del Estado. Las dudas han tenido una inesperada repercusión mediática, por razones hasta el momento incomprensibles y que deberían ser explicadas por sus responsables, que en nada favorece la lucha antiterrorista. Una lucha que, como ha reiterado el Partido Popular, ha de conducirse "con todos los medios del Estado de Derecho", y sin renunciar a ninguno de ellos porque lo primero es la libertad y la seguridad de los españoles.

El brazo ejecutor
Florencio Domínguez El Correo 10 Enero 2008

La desarticulación del comando etarra formado por varios vecinos de la localidad navarra de Lesaka supone un golpe importante para la organización terrorista tanto por la antigüedad de la célula, que había sido constituida en 2001, como por el hecho de que sea la autora material del atentado del 30 de diciembre de 2006, que puso fin a un periodo de tres años y medio sin asesinatos y echó por tierra las esperanzas que el Gobierno había puesto en el diálogo con ETA.

La caída de este grupo supone culminar otra operación que se llevó a cabo el 1 de septiembre del pasado año en Francia gracias a las investigaciones desarrolladas por los servicios de información galos en colaboración con la Guardia Civil. Aquel día se descubrió una casa donde ETA fabricaba explosivos y montaba coches bomba, que luego eran enviados a España para cometer atentados. Se cree que de aquella 'factoría' salieron el coche bomba de la T-4 y el que iba a utilizarse en Castellón el pasado mes de agosto.

La operación permitió detener entonces a uno de los lugartenientes de 'Txeroki', al jefe de los artificieros de ETA y a varios etarras más sospechosos de integrar una célula que había realizado en Francia los secuestros de cuatro personas para apoderarse de las furgonetas utilizadas en los dos atentados mencionados. Entonces, quedó pendiente de aclarar la 'pata española' de la trama de Cahors: identificar y detener al comando etarra que recogía los vehículos preparados en Francia y los utilizaba para atentar. Desde ayer esa incógnita ha quedado resuelta y la operación policial ha sido culminada.

La caída de Cahors tuvo una gran importancia en los intentos de la banda de hacer efectiva la ruptura de la tregua: en los tres meses que van desde que el 5 de junio anunció que volvía al terrorismo hasta el 1 de septiembre, la banda intentó llevar a cabo cinco atentados con coche bomba de los que sólo consumó uno. Con posterioridad a esa fecha sólo se ha registrado un atentado de este tipo que, además, falló al no funcionar el artefacto.

En los tres meses previos al 1 de septiembre, el explosivo utilizado por ETA en las bombas elaboradas o el entregado a los comandos para que lo utilizaran ascendió a unos 540 kilos, cifra que se duplica si a ella se le añaden los 400 kilos que fueron intervenidos en la casa de Cahors. En los cuatro meses posteriores hasta fin de año, sin embargo, la banda sólo ha utilizado 87 kilos.

Al efecto demoledor que tuvo aquella operación se le suma ahora la desarticulación del brazo ejecutor de los atentados que preparaba la trama etarra de Cahors. Se trataba de un comando reservado por los jefes de ETA para las operaciones más importantes. Al margen de ese grupo, durante el pasado año la banda sólo ha tenido una estructura de cierta eficacia en Vizcaya que todavía no ha sido desmantelada, aunque hayan sido identificados por la Ertzaintza dos de los 'liberados' que la integran.

En los siete primeros meses de 2000, tras la ruptura de la tregua del año anterior, ETA cometió siete asesinatos, mientras que en el mismo periodo tras la ruptura de la última tregua la banda ha perpetrado sólo dos crímenes. La diferencia de actividad entre los dos periodos es un dato revelador de la menor capacidad terrorista de la banda.

f.dominguez@diario-elcorreo.com

El País viene a decir que Zapatero es un analfabeto mentiroso.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 10 Enero 2008

Aún recordamos a Zapatero repitiendo aquello de que se había verificado que el alto el fuego permanente de ETA era permanente y se daban las condiciones para iniciar el diálogo con los asesinos porque encima se iba a conseguir el fin de la violencia a cambio de nada y que ETA no iba a reclamar lo que siempre ha venido reclamando, la independencia. Resulta que hoy El País publica un artículo en relación con los dos etarras recién detenidos que pusieron la bomba en la T4 de Barajas y nos dice que esos tipejos se dedicaron durante la tregua, siguiendo instrucciones de la dirección de la banda, a montar numeritos violentos para lanzar un mensaje a Zapatero para dejarle claro que seguirían luchando “con las armas en la mano hasta conseguir la independencia y el socialismo.”

O sea que nos dice El País que Zapatero es un analfabeto de tomo y lomo que no sabe leer los mensajes de ETA y que es un mentiroso compulsivo que se hartó de decirnos que el había verificado que el alto el fuego era permanente cuando ETA estaba diciéndole que no solo no era permanente sino que ni siquiera era temporal.

Lo de independencia ya lo sabíamos, lo del socialismo, que significa que quieren convertir al País Vasco en una Cuba del Cantábrico siempre lo han dicho los de ETA y sin embargo nuestro presidente, sabiéndolo, porque sabemos que lo sabía, mintió a todo el país y se metió en la cama con ETA.

ZP quiere hacerse el tonto y darnos a entender que nunca se enteró ni se ha enterado de que ETA está en lo que está para conseguir la independencia y montar una dictadura comunista en el País Vasco, y lo triste, terrible, y reprochable es que aún no haya admitido Zapatero que se equivocó y que no volverá a negociar más con ETA, manteniendo incluso en vigor la autorización parlamentaria para negociar con los asesinos, a lo que volverá seguro si gana a pesar de que ETA no cambiará en nada si no se da la independencia.

Zapatero, mentiste antes de la tregua al decir cientos de veces que no estabas contactando con ETA cuando lo hiciste durante años, mentiste durante la tregua al decir que habías verificado que el alto el fuego era permanente sabiendo, porque ETA lo decía, que de permanente no tenía nada, mientes ahora al decir que vas a acabar con ETA cuando estas esperando ganar para volver a negociar con ella, y mentiras en el futuro cuando vuelvas a decirnos que por fin ETA ha abandonado la violencia cuando sabemos, porque ETA así lo dice y lo demuestra que no dejará el terrorismo hasta haber conseguido la independencia. Lo único que me entristece un poco es verte impedido, Zapatero, porque tienes que estar cojo de ambas piernas ya que se te cogen tus mentiras sin esfuerzo.

Y la hoja de ruta de Zapatero al infierno sigue en vigor. Más del 60% de los españoles estamos convencidos de que si gana las elecciones volverá a magrearse con ETA refocilándose en el proceso.

Documentación.
Artículo de El País, “El comando nieve heló la tregua”

Eran los de la T-4
EDITORIAL El País 10 Enero 2008

Todos los medios del Estado de derecho contra ETA: ésa es la más eficaz política antiterrorista

Hay que agradecer a las fuerzas de seguridad que nos hayan librado de una posible matanza en la que -como en Hipercor, hace 20 años- el número de víctimas habría sido dejado por ETA en manos del azar; y que hayan conseguido (seguramente tras meses de investigaciones calladas y arriesgadas) identificar al comando autor de buena parte de las acciones etarras más importantes del último periodo, detener a la mitad de sus miembros y requisar 150 kilos de explosivos.

El destino de la mayoría de los pistoleros de ETA es la cárcel, aunque a veces pase algún tiempo entre sus delitos y su detención. Desde el atentado de Barajas han sido capturados 92 activistas, 45 en España y 41 en Francia. El año anterior los detenidos fueron 17 en España y 24 en Francia. Es significativo que este remedo de comando itinerante estuviera formado por residentes en España, y no por ciudadanos franceses desconocidos, como el que tanto mató en los años ochenta. Francia no es ya un territorio seguro para ellos, y ésa es una de las manifestaciones mayores de la decadencia de ETA. Otro síntoma de su debilidad, pese a sus eufóricas declaraciones y amenazas del pasado domingo en Gara, es el desconcierto con que las bases de Batasuna han acogido la ruptura del alto el fuego y la incapacidad de ETA para explicarla.

La policía ha revelado que la preparación del atentado de Barajas se inició en junio de 2006, cuando se verificaba la voluntad real de abandono de las armas. Ahora es evidente que esa voluntad no existía: algo que habrá que tener en cuenta en el futuro, si volviera a presentarse una oportunidad de final dialogado. Pero el desenlace no significa que no debiera haberse iniciado. Hay una cierta contradicción en algunos dirigentes del PP cuando dicen que ETA estaba derrotada en 2004 y que la receptividad de Zapatero a sus ofertas de diálogo la reactivó. Si estaba derrotada (o sea, si era ya incapaz de condicionar la política), era el momento de intentar su retirada pactada, a cambio de medidas de reinserción. El problema es siempre calibrar a partir de qué grado de debilidad del terrorismo se puede convertir su derrota en retirada.

Hoy existe un consenso de fondo sobre la imposibilidad de dar pasos en cualquier dirección que no sea la de utilizar "todos los medios del Estado de derecho" para "derrotar la estrategia terrorista", como propugna el Pacto Antiterrorista. Ésa es la base para recomponer la unidad de los demócratas (cuya ruptura fue la única victoria de ETA) frente a la ofensiva que preparaba y tal vez todavía pretende el terror en vísperas de las elecciones.

¿De qué se puede debatir?
Germán Yanke Estrella Digital 10 Enero 2008

La que termina ha sido una legislatura en la que, ya sea por el cumplimiento del programa electoral del PSOE (como el Gobierno insiste) o por el empeño o la necesidad de llevar a cabo una política radical (conforme a los pactos con sus socios), se han llevado a cabo, con velocidad vertiginosa e incluso rompiendo consensos que habían funcionado hasta el 2004), reformas y cambios de rumbo fundamentales. El próximo mes de marzo podrán ser juzgadas por los electores, aunque algunas son casi irreversibles. No sólo en materia de lo que eufemísticamente se ha dado en llamar “política territorial”, sino también en cuestiones económicas, que ahora toman un papel principal en el debate, ya que buena parte del gasto público reciente es estructural, no coyuntural, y afecta a los parámetros de la discusión sobre política económica y fiscal.

Al mismo tiempo, el Gobierno ha convertido el “talante”, el buen talante, que quiso ser símbolo de un nuevo modo de hacer las cosas, en algo que se exige a la oposición y a los discrepantes en vez de una actitud propia. Se argumentaba que, como a base de compromisos y cesiones, se había conseguido el apoyo de nacionalistas y otras izquierdas, ésa era la demostración de un comportamiento abierto, negociador y pactista, pero el asunto no resiste el más elemental análisis. El talante es lo que se exigía a la oposición, aunque no se consiguiera, para que mostrara comprensión y silencio hacia la política gubernamental y no molestara.

Se inició el “proceso” para buscar un “final dialogado” al terrorismo de ETA, que comenzó cargándose el Pacto Antiterrorista y terminó como terminó, y se exigió al PP que callara porque sus críticas mostraban deslealtad a una política cuya dirección corresponde al Gobierno. No sólo al PP. También a la prensa se le demandaba que callara y que, ante asunto tan delicado, obviara los hechos y las interpretaciones.

Se puso en marcha, no hay duda que en conexión con lo anterior, la “reforma territorial”, con el nuevo Estatuto de Cataluña como punta de lanza, y también el PSOE pretendió que lo lógico era minimizar el asunto y el debate. Para ello, la oposición debía mostrarse “responsable” y no “inmovilista” y los críticos en el propio Partido Socialista tenían que apagarse por el bien de la causa.

Cualquier crítica a la política exterior del Gobierno de Rodríguez Zapatero, que no respondía a ningún consenso pero sí a un populismo de izquierdas más que rancio, ha sido considerada por el PSOE como una deslealtad en una materia de Estado. Si no se podía discutir sobre la política antiterrorista por si, por casualidad, salía bien el “proceso”, tampoco se debía meter la vara entre las ruedas de la acción exterior porque suponía el desprestigio de España. Sin ninguna “memoria histórica”, por cierto, se nos ha pretendido convencer de que el PSOE, en los ocho años de Gobierno de Aznar, fue como un niño bueno y obediente, leal hasta el exceso, callado con el buen talante que se ha exigido estos años al discrepante.

En el episodio reciente de las críticas de la Iglesia católica a determinadas reformas legales que, a su juicio, atacan a la familia y responden a un relativismo moral, el Gobierno y el PSOE, en vez de argumentar en contra, han terminado por querer negar a los católicos el derecho a la discrepancia con una suerte de papilla intelectual en la que se pretende distinguir entre la fe y el Parlamento.

Parece que en esta campaña electoral se va a hablar de economía. Las previsiones oficiales han ido siendo rebatidas por la realidad y los ciudadanos notan, más de lo que se podía prever hace unos meses, la disminución de su capacidad de compra. Y en esas circunstancias, el presidente Rodríguez Zapatero, ayer mismo en el Foro Nueva Economía, pide —por “patriotismo”— que no se cree alarmismo.

¿Qué permite el talante que el Gobierno predica para sus críticos? ¿De qué se puede discutir?

La verdad de ETA
EDITORIAL El Correo 10 Enero 2008

La desarticulación del comando etarra que perpetró el doble asesinato de Barajas, y que preludió en las campas de Aritxulegi y confirmó en Castellón la ruptura del 'alto el fuego permanente' anunciado en marzo de 2006 por la banda, constituye un motivo de especial felicitación para la labor desarrollada en este caso por la Guardia Civil. La identificación policial de los autores no prejuzga su culpabilidad que, en todo caso, deberá ser señalada o descartada por los tribunales. Sin embargo, contribuye a impedir que esa responsabilidad difusa tras la que se escudan ETA y la izquierda abertzale, dando a entender cínicamente que las bombas y los asesinatos son la consecuencia inevitable de un conflicto histórico, llegue a calar indirectamente en la opinión pública y, sobre todo, agudice el terrible dolor de los allegados de Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio, para quienes su muerte resulta tan inconcebible. Además, tanto la revelación de la actividad presuntamente desarrollada en el pasado por los cuatro vecinos de Lesaka como la noticia de que planeaban un atentado de gran envergadura en el corazón de Madrid obligan a quienes desde el nacionalismo gobernante no han dudado en acusar a la Guardia Civil de las lesiones que padece uno de los detenidos, yendo en sus manifestaciones más allá de la lógica solicitud de una investigación del caso, a no soslayar la gravedad de las imputaciones que recaen sobre ellos.

Pero las pesquisas posteriores a las detenciones de Mondragón también revelan hasta qué punto un grupo reducido de activistas fue capaz de mofarse de la estrategia voluntarista auspiciada por el presidente Rodríguez Zapatero, que se resistió a admitir que la inercia continuista de ETA podría imponerse en cualquier momento a la simulación dialogante de sus interlocutores. De confirmarse el relato de los hechos avanzado ayer por el ministro Rubalcaba, se evidenciaría que mientras el Gobierno participaba de una ceremonia de contactos y conversaciones dilatada en el tiempo, cinco activistas que mantenían vínculos personales muy estrechos se dispusieron a tensionar primero y a quebrar después las expectativas generadas en torno a la tregua. Una cruda descripción de la voluntad de ETA de perpetuarse en el terror y del poder que sobre ella ejerce siempre el núcleo de irreductibles.

Éxito policial contra ETA
Editorial ABC 10 Enero 2008

EL ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, confirmó ayer que los dos miembros de ETA detenidos el pasado domingo por la Guardia Civil en Mondragón son, con seguridad, los autores del atentado de la T-4 del aeropuerto de Barajas en diciembre de 2006 y, por tanto, los asesinos de los ciudadanos ecuatorianos Diego Armando Estacio y Carlos Alonso Palate. Estos terroristas formaban parte de un comando al que se atribuyen otras múltiples acciones delictivas y, según los datos de que dispone Interior, se disponían a cometer un atentado en la concurrida zona comercial de Azca, en Madrid, con la intención segura de causar más muertes. También se les atribuye la autoría de la explosión, el pasado 26 de agosto, de una autocaravana cargada con cien kilos de explosivos en la localidad castellonense de Cuevas de Vinroma, y son dos de los tres miembros de ETA que, encapuchados y con armas en sus manos, leyeron un comunicado de la banda en septiembre de 2006 durante un acto de homenaje con motivo del Gudari Eguna celebrado en el monte Aritxulegi de Guipúzcoa. Se trata, por tanto, de uno de los grupos de etarras más activos en los últimos tiempos, cuya localización y captura presentaba serias dificultades al formar parte de la «nómina» de terroristas considerados «legales».

Indudablemente, el conjunto de la sociedad española dispone de razones poderosas para sentirse muy satisfecha de la eficacia de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad que, con grave riesgo personal, luchan en primera línea contra criminales muy peligrosos y con notable capacidad para hacer año. En este caso, el éxito de la puesta a disposición judicial de los detenidos para concretar su responsabilidad en el atentado en el que perdieron la vida dos ciudadanos ecuatorianos se une a la naturaleza preventiva de una operación que, por fortuna, ha impedido a los terroristas consumar sus nuevos planes en la capital de España. Una vez más, y por encima de otras muchas consideraciones, queda demostrado que la primera y principal fórmula para derrotar a ETA es la eficacia policial. En este sentido, la detención de miembros de la banda siempre tranquiliza a una sociedad que se siente mucho más segura cuando funciona la acción de las Fuerzas de Seguridad que cuando se emprenden irresponsablemente aventuras negociadoras de final incierto. Así pues, los responsables de esta operación contra ETA merecen el sincero elogio de todos los ciudadanos de bien.

Independientemente del éxito que en materia de seguridad pública ha representado esta operación contra la banda, las investigaciones puestas en marcha para esclarecer las circunstancias en que se produjeron las detenciones de los etarras Martín Sarasola e Igor Purtu, así como el propio testimonio de uno de ellos y de familiares de ambos, van confirmado el rigor con el que actuaron las Fuerzas de Seguridad. Cualquier circunstancia que haya podido concurrir en este caso, como en cualquier otro, está sujeta a las reglas propias del Estado de Derecho, cuya vigencia en España queda plenamente asegurada por una legislación clara y un poder judicial independiente. La protección de los derechos fundamentales en nuestro ordenamiento jurídico está a la altura de los sistemas más exigentes del mundo. Por tanto, sería un error dar pábulo a operaciones de propaganda planteadas desde el entorno de los terroristas con la intención evidente de convertir una brillante actuación policial en una supuesta prueba de falta de garantías jurídicas. El imperio de la ley ha funcionado y seguirá funcionando para clarificar cualquier actuación de los poderes públicos. En todo caso, y con la única salvedad de quienes no ocultan su apoyo a ETA, es seguro que la inmensa mayoría de los ciudadanos sabe expresar su reconocimiento a los méritos y la eficacia de las Fuerzas de Seguridad en su objetivo de garantizar la vida y los derechos de todos en el marco de nuestro Estado Derecho.

La costilla de Caín
POR IGNACIO CAMACHO ABC 10 Enero 2008

DEMOCRACIA deliberativa: que hagan una encuesta. Pregunta: ¿Le importa a usted mucho, poco, regular o nada la costilla rota del asesino de la T-4? Y que hable el pueblo soberano. Es probable que muchos, muchos ciudadanos -entre los que desde luego no me cuento- diesen incluso por aceptable que esa costilla se la hubiesen partido al etarra en cuestión en el calabozo. Sí, ya sé, el Estado de Derecho no se puede someter a la demoscopia. Pero tampoco se puede someter la presunción de inocencia de unos agentes de la seguridad nacional a la malintencionada duda basada en la denuncia de un terrorista. Que, además de ser responsable (presunto, por favor) de dos asesinatos y de varios atentados más, iba armado y almacenaba en dos zulos una cantidad de explosivos más que suficiente para celebrar con una traca el Año Nuevo.

Es aburrido y triste discutir sobre lo evidente. Pero vale, pongámonos estupendos para solemnizar lo obvio. Ningún éxito práctico justificaría moral ni legalmente que los detenidos hubiesen sido apaleados -aun sin demasiada contundencia, a tenor del carácter poco grave de sus lesiones según el parte forense- en el curso de su interrogatorio. Hasta ahí todos estamos de acuerdo. Pero también lo estaremos, espero, en que en ninguna parte está escrito que los guardias civiles deban dejarse matar en el cumplimiento de su deber. Y existen indicios razonables de que se trató de un incidente ocurrido en el fragoroso y nada sereno curso de la detención, momento en que los guardias civiles no tienen obligación de suplicar con buenos modales a dos sospechosos de terrorismo que llevan sendos revólveres a cuestas. Sí, se les debió escapar algún puñetazo, y alguna patada, y acaso más de una y más de dos. ¿Y qué? Se habría tratado, como la muerte de los dos ecuatorianos en Barajas, de un accidente. Un lamentable accidente que merece una disculpa como la que ETA dio a los familiares de Estacio y Palate en un comunicado: Ha sido sin querer, perdonen las molestias.

Si hubieran muerto en el trance los agentes, como en Capbreton, habría grandes y heroicos homenajes, contritos pésames y caras compungidas, incluso las de esos mismos próceres del Gobierno vasco que prefieren dar crédito inicial a la palabra de los terroristas antes que a la de los representantes de la ley. Para algunos parece que los guardias buenos son sólo los guardias muertos. Pero, vaya por Dios, en Mondragón hubo unos que prefirieron detener a los asesinos en vez de morir ellos como por lo visto manda el reglamento.

El final feliz del episodio, con el apresamiento de los criminales y el desmantelamiento de sus planes inmediatos, supone para algunos quisquillosos pescadores de aguas turbias un modo de achicar la democracia. La democracia, según parece, es ancha y grande en el País Vasco, donde miles de ciudadanos viven amenazados y privados de sus derechos elementales. La democracia se expande amparando antes a los terroristas que a sus víctimas. La democracia no sufre ni se quiebra cuando se pisotea la libertad y se conspira contra la vida, sino cuando se fractura la delicada costilla de un (presunto, por supuesto) asesino. Que no es precisamente la costilla de Adán, sino la de Caín.

Economía del terror
Kepa Aulestia El Correo 10 Enero 2008

La revelación de que un comando radicado en una pequeña localidad navarra se ha mantenido activo durante seis años, sin que sus integrantes fuesen identificados y con un amplio despliegue de tareas, ofrece un buen ejemplo de lo que ETA ha pretendido desde principios de los setenta: obtener el máximo de resultados con el mínimo esfuerzo. La quimera insurreccional nunca contó entre los planes de sus dirigentes. Entre otras razones porque el encuadramiento masivo de activistas resultaba operativamente ineficaz y constituía una fuente potencial de disensiones internas. De ahí que la organización de una especie de 'ejército guerrillero' haya pertenecido sólo a la literatura residual de los aledaños de ETA; nunca al meollo de sus decisiones.

Bastaría con comparar los votos cosechados en cada momento por Herri Batasuna o Batasuna con el número de activistas requeridos por la banda para cerciorarse de que la dirección etarra nunca dejó de contener el alistamiento. La lógica principal, antes y después de la aparición de los llamados 'comandos itinerantes', fue siempre la misma: gente, la justa, compartimentada y sin margen para el diletantismo ocioso. Pero además el dirigente que demostraba contar bajo su mando con un grupo tan versátil como el ahora desarticulado se hacía con un plus de poder interno que le permitía condicionar, al final, la conducta de toda la organización. Algo de esto ha debido de ocurrir con los de Lesaka.

La evaluación sobre la capacidad operativa de ETA en términos de debilidad y fortaleza debe tener siempre presente lo que dicta la economía del terror. Que la banda terrorista cuente sólo con -por poner un ejemplo- dos comandos puede ser interpretado como signo de debilidad por todos menos por la propia ETA. De hecho, en determinadas circunstancias, la reducción de las estructuras operativas a su mínima expresión ha llegado a constituir la garantía de continuidad del terrorismo etarra. Sobre todo desde que a partir de 1993 la kale borroka pasara a complementar la acción o a suplir la inacción de los comandos.

Por lo revelado, algo de esto ha ocurrido también durante el último año y medio. Resulta simplemente tendencioso y fuera de toda razón afirmar que ETA está hoy más fuerte que nunca. Pero es imprescindible recordar que donde los demás, por lo general, tendemos a ver indicios de debilidad ETA cultiva su fortaleza: una economía de medios que sólo puede resultar eficaz cuando lo que se persigue es la perpetuación del terror

k.aulestia@diario-elcorreo.com

Operaciones de la Guardia Civil
Cerco a ETA, pese a ZP
GEES Libertad Digital 10 Enero 2008

La operación protagonizada en Mondragón y Lesaca por la Guarda Civil es una prueba más del grado de penetración que ha logrado la Benemérita dentro de ETA. Una eficacia que contrasta con la pertinaz sequía operativa del Cuerpo Nacional de Policía que lleva meses sin lograr un éxito relevante en la lucha antiterrorista. El daño infringido por el sectarismo de Telesforo Rubio –anterior Comisario General de Información– es mucho, y la parálisis policial que impuso el Gobierno al CNP durante la falsa tregua han supuesto un altísimo coste para la eficacia de este cuerpo policial. Algo lamentable.

Todo lo contrario a lo que ocurre con la Guardia Civil. Sus últimas detenciones tienen una enorme importancia, especialmente tras el traspié de Capbreton en el que dos agentes fueron asesinados por la banda terrorista en el transcurso de una importante operación. Lo característico de los últimos tiempos es que ETA lo está intentando todo para zafarse del cerco a la que le somete la Guardia Civil, pero cada nueva vía que ensaya es cercenada por la Benemérita con enorme rapidez. Si por la Guardia Civil fuese, la lucha antiterrorista iría incomparablemente mejor. Sólo el aliento político otorgado por Zapatero a los asesinos durante la tregua mantiene viva a una organización que de otro modo es muy posible que hubiera ya claudicado.

Las últimas operaciones de la Guardia Civil muestran que la derrota de ETA sigue siendo posible sin necesidad de ofrecer precio alguno en una mesa de negociación. Pero alcanzar ese objetivo sería necesario sumar a la eficacia demostrada por la Guardia Civil la determinación política del Gobierno. La negación absoluta de un nuevo proceso de negociación en el futuro, la ilegalización de las siglas políticas de los terroristas y su expulsión de las instituciones democráticas son pasos imprescindibles para lograr esa derrota. O sea, acabar con cualquier tipo de esperanza en ellos.

La última operación ha sido cuestionada sin embargo por algunos, para variar por el Gobierno vasco del PNV, por supuestos malos tratos. El problema es que Rubalcaba ha contado tantas mentiras que cuando dice una verdad nadie le cree. Es lo que ha sucedido con las lesiones sufridas por los terroristas en el transcurso de la detención. Nadie debería haber puesto en duda la versión facilitada por la Benemérita, pero cuando quién da las explicaciones es un político que perdió hace tiempo toda credibilidad, las dudas resultan inevitables. Este es el "favor" que Zapatero le ha hecho a la Guardia Civil: Las dudas vertidas sobre la operación son la consecuencia de colocar como ministro del Interior al político que más ha mentido, manipulado y ocultado de la historia reciente de España.

El Gobierno haría bien en mandar un mensaje de firmeza en el respeto escrupuloso al Estado de Derecho, justo lo contrario de lo que ha hecho el candidato in pectore a presidir el Congreso de los Diputados por el PSOE y exministro José Bono. Algo que aún está por demostrar: los gobiernos de Felipe González pusieron en evidencia como los socialistas son capaces de simultanear la negociación con la guerra sucia en la lucha contra el terrorismo. En 1996 ya vimos que ninguna de esas vías sirve para derrotar al terror. Hoy, en 2007, estamos en las mismas con otro gobierno socialista. A partir de marzo, será necesario recordar que sólo la firmeza del Estado de Derecho puede conducir a la victoria de la libertad.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

El PSOE considera una ´imposición´ la ordenanza del gallego del Bloque
Losada asegura que no va a apoyar que los concejales tengan que realizar exclusivamente sus comparecencias en gallego. Esteban Lareo afirma que nadie va cambiar sus "costumbres".
Ana Rodríguez.A Coruña La Opinión 10 Enero 2008

El alcalde Javier Losada insiste en defender el bilingüismo como alternativa a algunas de las disposiciones del borrador de la futura ordenanza de Normalización Lingüística que propondrá el Bloque Nacionalista Galego. Sin embargo, algún concejal socialista ya se ha atrevido a tildar de "imposición" la norma, principalmente cuando le recuerdan que todas sus intervenciones públicas, tanto ante la prensa como en las sesiones plenarias, tendrán que ser en gallego. Uno de ellos ha sido el edil de Infraestructuras, Esteban Lareo, que ayer aseguró que no va a cambiar su "costumbre". "Y menos por imposición", añade. El regidor, por su parte, asevera que la futura ordenanza no está creando ninguna fisura entre los dos socios del equipo del Gobierno de María Pita, pero que su partido no va a apoyar "medidas que vayan únicamente en una dirección".

"Yo no voy a cambiar mis costumbres y las propuestas son propuestas", defiende el concejal Esteban Lareo frente a la propuesta de los nacionalistas para adaptar la ley de normalización lingüística a la Administración local coruñesa. Cree que "ya se ha luchado bastante para defender las libertades, como para que ahora volvamos a tener polémica". "Mi costumbre no la voy a cambiar y menos por imposición, lo cual no quita que, obviamente, hay que defender el gallego", dice.

"Estamos en una ciudad abierta en la que, siempre que se cumpla la legislación, cada uno puede actuar como mejor le parezca", añade el edil de Parques, que cree que a este tema "se le está dando más importancia de la que tiene".

También ayer, el alcalde aseguró que el BNG, como partido nacionalista, está preocupado por la lengua, algo que para el PSOE no es una prioridad. Losada afirmó, en una entrevista concedida a la Cadena Ser, que la defensa del gallego no es un asunto tan "preferente" para los socialistas como otros como, por ejemplo, "el bienestar social, las políticas sociales, educativas o formativas". El regidor reiteró además que "nadie va a apoyar medidas que vayan exclusivamente en una única dirección", en referencia a la disposición del borrador que obligaría a los concejales a realizar sus comparecencias públicas en gallego, ante ciudadanos, medios de comunicación o en el día a día de la vida municipal, como por ejemplo, en los plenos.

El primer edil recuerda que realizan ruedas de prensa o participan en tertulias en gallego y en castellano, y que hay concejales que usan ambos idiomas o exclusivamente uno de los dos. "La ciudad habla en gallego y en castellano", constata.

Losada se siente "partidario de potenciar todos los idiomas, tanto el gallego como el castellano", y quiere que la futura ordenanza de normalización lingüística garantice que cualquier ciudadano pueda relacionarse con la Administración en ambas lenguas.

"Hay que asegurar que quien quiera pueda tener una relación en gallego, tanto a nivel administrativo como político", aboga, "que tenga su libertad para recibir, leer y escribir en gallego". "Es bueno avanzar", asumió en la entrevista radiofónica.

Sin embargo, entiende que de dicha garantía deben beneficiarse también los castellanoparlantes, "de acuerdo con el Estatuto de Autonomía y la Constitución". El primer edil manifiesta que "siempre es partidario del cumplimiento de las leyes".

Finalmente, el alcalde volvió a criticar la actitud de la oposición en torno al tema de la futura ordenanza municipal, que la concejala de Normalización Lingüística, Ermitas Valencia, quiere aprobar antes de que finalice el primer trimestre del año. Pidió a los populares que renuncien a crear "una falsa confrontación" en la ciudad y les recomendó "coherencia" para votar y opinar de igual manera en el Parlamento de Galicia y en el Ayuntamiento de A Coruña.

Respuesta a Fernando Savater
Albert Branchadell - Barcelona - 10/01/2008

He leído con gran interés la carta que Fernando Savater (Sofismas lingüísticos, 8 de enero de 2008) dedica a mi artículo La lengua como arma arrojadiza (EL PAÍS, 5 de enero de 2008). Por un lado, celebro que Savater, un verdadero referente para un modesto licenciado en Filosofía como yo, se distancie de los planteamientos de UPD respecto a la lengua común. Donde UPD dice que una lengua común es imprescindible como vehículo de entendimiento general y debate de las cuestiones que atañen a toda la comunidad, Savater simplemente la considera políticamente útil, que es cosa muy distinta. En otras palabras, Savater y yo estamos de acuerdo en que el entendimiento general y el debate de las cuestiones que atañen a toda la comunidad son posibles (aunque Savater no lo considere deseable) utilizando más de una lengua.

Por otro lado, me entristece que Savater me acuse de incurrir en sofismas, que es una técnica de argumentación que detesto especialmente. Desgraciadamente, su carta sólo señala un ejemplo, relativo a la enseñanza en lengua materna, que no sé si realmente merece semejante acusación. En el artículo digo que si Rosa Díez fuera consecuente debería defender la enseñanza en catalán / valenciano o euskera en Madrid para los ciudadanos interesados; ahora sabemos que Savater la defendería si algún día "hubiera una demanda suficiente", pero no está claro que el partido de Rosa Díez la vaya a defender en el Congreso.

Hablando de artimañas, lo que sí que me parece un sofisma indisputable es que el manifiesto de UPD reclame "el escrupuloso cumplimiento del derecho a la escolarización en la lengua materna, atacado y negado en varias comunidades", a sabiendas de que la Constitución española no reconoce tal derecho.

Constitución Española y Tribunal Constitucional
Nota del Editor 10 Enero 2008

Imagínese que Vd. tiene un buen conocimiento de varias lenguas, por ejemplo inglés, francés, alemán y el español como lengua materna, y que tiene que debatir con otra persona que análogamente conoce sueco, noruego, danés finlandés, ruso y español como lengua materna y que los dos utilizan en el debate expresiones enriquecedoras de cualquiera esas lenguas extranjeras: ¿ he dicho enriquecedoras ?, por tanto eso de que el debate utilizando más de una lengua, es un disparate.

Cada persona tenemos el conocimiento forjado a través de las lenguas en las que lo hemos adquirido, y cualquier utilización de lenguas en las que nuestros interlocutores no entiendan no tiene sentido.

Eso de que la Constitución Española no reconoce el derecho a la escolarización en lengua materna, sobre todo si tal lengua es la española, y se trata de regiones donde tal lengua es "impropia", es absolutamente falso, pues según establece la misma en su Art. 3º, hay deber de conocer el español y por tanto éste debe ser el idioma vehicular. Otra cosa es la "sentencia interpretativa" del Tribunal Constitucional que sujeto a la voluntad de las minorías nacionalistas y separatistas por el trapicheo del gobierno en contra de la mitad de la ciudadanía, haya dicho, en contra de la letra y el espíritu de la C.E. que los niños no tienen derechos constitucionales ni son sujetos particulares que puedan dirigirse al estamento educativo en la lengua española.

En cuanto a la enseñanza en lengua materna, en los primeros años de adquisición del lenguaje, habría que utilizar reglas del sentido común:

1º) si un niño tiene como lengua materna una lengua regional, fuera de la región donde es cooficial, no tiene derecho especial alguno, lo mismo que ocurre en el resto del mundo si la lengua materna no es la lengua oficial del país.

2)º si un niño tiene una lengua materna regional pero está siendo escolarizado fuera de su región o una lengua materna extranjera deberá recibir la ayuda complementaria en lengua española que el estamento educativo, los padres u otras asociaciones puedan brindarle, teniendo en cuenta criterios racionales.

Los socialistas presionan a los colegios privados y concertados para que sólo enseñen en gallego
 Minuto Digital 10 Enero 2008

El gallego normalizado es la lengua ‘propia’ de Galicia, aunque no de los gallegos, y la Junta presidida por el socialista Emilio Pérez Toruiño (hijo de militar franquista) quiere erradicar el castellano de la enseñanza. La consejería de Educación empieza a presionar a los colegios privados para que empleen sólo el gallego. La voluntad de los funcionarios y los ideólogos por encima de la lógica y de las familias.

La Junta gallega, controlada por un pacto nacional-socialista entre el PSOE y el BNG (partido aliado de tal forma con los socialistas que ha llegado a votar en contra de la reprobación de la ministra Álvarez), dictó en febrero pasado un decreto por el que la enseñanza no universitaria se desarrollaría a partir de septiembre en castellano y gallego. Al 50%, dijeron los socialistas y los separatistas: un modelo ideal. El decreto, sin embargo, contenía una trampa: el 50% para el gallego era un mínimo, mientras que el 50% para el castellano era un tope; es decir, se permitía que los colegios aumentasen las horas dedicadas al gallego. Ahora empieza a aplicarse la letra pequeña.

Según ha publicado ‘El Faro de Vigo’, la consejera de Educación, la socialista Laura Sánchez Piñón, ha solicitado a los centros escolares no universitarios que incrementen el uso del gallego en las aulas por encima de ese 50% a fin de convertir el gallego en la lengua vehicular de enseñanza. El castellano, la lengua materna de la mayoría de los gallegos, sostiene la Junta, se puede aprender en casa, en la calle y en los medios de comunicación. ¡El mismo argumento del nacional-socialismo catalán!

Los colegios gallegos deben elaborar un Proyecto Lingüístico de Centro y presentarlo a la Consejería para su aprobación y si a ésta no le gusta puede imponer medidas. La Consejería ha remitido ejemplares de la Guía Práctica para la Planificación Lingüística en los Centros Educativos para asesorarles en la redacción del citado Proyecto Lingüístico.

La Guía ‘recomienda’ a los centros concertados y privados, donde el castellano es la lengua dominante y la consejera socialista denuncia “prejuicios o actitudes negativas” hacia el gallego, “incrementar de manera significativa el uso del gallego como lengua de la docencia, más allá de los mínimos que señala el decreto y convertir el gallego en “el idioma base del aprendizaje”.

En los centros públicos, donde la presencia de los profesores militantes del BNG y del sindicato CIG es mayor, la imposición del gallego normalizado por encima de los deseos de los padres y del interés de los alumnos se está haciendo de manera imparable.

La consejería, controlada por los socialistas, propone también que el gallego se convierta en “la lengua principal de la vida de los centros escolares”, de tal modo que los carteles en las paredes, las páginas webs de los centros, los boletines de notas, la megafonía y las actividades extraescolares estén o se desarrollen en gallego. Al menos indica que ese cambio no debe ser por imposición, sino “un proceso voluntario”. El siguiente paso será la obligación.

Educación también recomienda la organización de campañas para combatir el rechazo al gallego, dirigidas no sólo a los alumnos, sino también a sus familias y a los profesores. Para este plan de ‘inmersión lingüística’ sí habrá fondos públicos.

En Galicia, existen más de 3.750 centros educativos que forman a más de 371.000 alumnos.

Los etarras detenidos en Mondragón cometieron el atentado de Barajas
El jefe y otro miembro del `comando´ desarticulado el domingo viajaron en diciembre a la capital para inspeccionar el lugar en el que pretendían atentar este mes.
AGENCIAS.MADRID La Opinión 10 Enero 2008

Los dos etarras detenidos el pasado domingo en Mondragón (Guipúzcoa), Igor Portu y Martín Sarasola, integraban un comando de cuatro miembros legales (no fichados) formado en 2001 y que cometió, entre otros atentados, el de la T-4 de Barajas, el 30 de diciembre de 2006. Junto a otros dos etarras huidos comenzaron a atentar en 2005 y el pasado verano hicieron estallar un coche en un olivar de Castellón. Fuentes de la investigación informaron de que Portu y Sarasola planeaban atentar en Madrid contra los aparcamientos de la zona comercial de Azca.

Este centro comercial y de negocios cuenta con grandes almacenes y las sedes centrales de varias entidades bancarias y de empresas constructoras y de servicios, así como del estadio Santiago Bernabeu. Los bajos de Azca tienen aparcamientos y están recorridos por diversos túneles abiertos al tráfico, que conectan esta zona de la capital con el Paseo de la Castellana. A escasos 200 metros, están localizadas las sedes de los Ministerios de Fomento, Medio Ambiente y Vivienda.

El comando de ETA que pretendía atentar en Madrid había viajado el pasado mes de diciembre a la capital para inspeccionar la zona comercial de Azca, decidir la colocación del coche bomba y marcar las posibles rutas de huida. Sarasola, el jefe del grupo, se desplazó en un fin de semana del pasado mes a la capital de España en compañía de otro miembro del comando.

La fecha del atentado aún no había sido marcada por los supuestos terroristas aunque, según fuentes de la investigación, los preparativos ya habían comenzado y el atentado podría haberse cometido antes de finalizar el presente mes de enero.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, confirmó ayer que el etarra Martín Sarasola confesó en su declaración ante las Fuerzas de Seguridad ser autor material, junto a Igor Portu y el huido Mikel San Sebastián, del atentado contra el aparcamiento de la T4 de Barajas en diciembre de 2006, en el que murieron Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio y que puso punto final al alto el fuego anunciado por la banda en marzo de ese año. "Sabemos que ha dicho la verdad porque nos ha contado detalles que sólo podría saber él", aseguró Rubalcaba.

Entre las acciones mas importantes que las fuerzas de seguridad del Estado atribuyen a este comando, además del atentado de Barajas, destaca la explosión el 26 de agosto de una autocaravana cargada con 100 kilos de explosivo en Cuevas de Vinroma (Castellón), cuyos supuestos autores materiales fueron los dos detenidos, Igor Portu y Martín Sarasola.

Rubalcaba destacó que se trata de un comando importante por ser responsable de los atentados mas graves de los últimos tiempos y subrayó que ha sido especialmente activo y "clandestino", puesto que eran miembros legales de la banda terrorista, lo que dificultaba aún mas su identificación por parte de las fuerzas de seguridad. No obstante, recalcó que la operación sigue abierta y que poco a poco "irán saliendo más cosas". "Hoy ETA no tiene ni fábrica de bombas ni comando especial", se felicitó el ministro del Interior, informa Europa Press.

Los propios etarras desbaratan la patraña de las torturas
POR CRUZ MORCILLO. MADRID. ABC 10 Enero 2008

El etarra Martín Sarasola aseguró al forense de la Audiencia Nacional que lo examinó tras su traslado a Madrid desde San Sebastián que la Guardia Civil no lo maltrató y que las heridas que presentaba se las produjo durante la detención. Así consta en el informe elaborado por el médico forense de la Audiencia, según explicó ayer el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Rubalcaba insistió en este testimonio, que no sólo avala la versión que los agentes dieron desde el primer momento al juez Juan del Olmo, sino que además supone una diferencia radical respecto a la postura habitual de los etarras, que como medida obligada declaran haber sido maltratados después de cada arresto.

El forense ha certificado que las lesiones de Sarasola son compatibles con «maniobras en una detención violenta y con fuerza» como la que tuvieron que practicar los guardias civiles, dado que este etarra y su acompañante, Igor Portu iban armados, se resistieron, forcejearon e intentaron huir, según reiteró Rubalcaba. A Sarasola lo había examinado previamente un forense en San Sebastián, el mismo que envió a Portu al hospital Donostia por las lesiones que presentaba.
Rubalcaba, muy molesto con algunas informaciones publicadas y con declaraciones como la del Ejecutivo vasco, explicó que los padres de Igor Portu estuvieron presentes durante el registro de la casa del etarra en Lesaca. Portu no está en la UCI y reposa en planta.

Ambos han asegurado que su hijo, en ese momento -el registro acabó a las dos y media de la madrugada- estaba bien. A continuación no se han cansado de repetir que Portu fue torturado entre esa hora y las cuatro menos cinco de la madrugada, cuando ingresó en el centro hospitalario. «La versión no se sujeta -apuntó Rubalcaba-, porque la Guardia Civil tenía orden del juez Juan del Olmo de llevar a los etarras para que los examinara el forense de San Sebastián antes de trasladarlos a Madrid. «¿Qué lógica tendría -ironizó Rubalcaba- que los agentes le dieran una paliza diez minutos antes de que lo viera el forense?». El titular de Interior insistió, como ya hiciera el lunes, en que desde el primer momento de la detención la Guardia Civil comunicó a la Audiencia Nacional que habían tenido que emplear la fuerza porque los etarras intentaban huir.
«El horario reconstruido llena todas las horas. Todo lo demás es rigurosamente falso. Los hechos conocidos hasta ahora confirman punto por punto la versión de la Guardia Civil», dijo el ministro.

Rubalcaba volvió a explicar que fueron cuatro agentes los que inmovilizaron a los dos terroristas y que todos los hechos se produjeron bajo control judicial. A continuación, el ministro pidió prudencia y el cese de las críticas porque se están vertiendo «sin pruebas; se está atacando el funcionamiento del Estado de derecho por parte de personas con responsabilidades políticas, y eso supone que se estreche la democracia».

La campaña nacionalista
Sin embargo, según informa María Luisa G. Franco, el Gobierno vasco y el PNV no han realizado ninguna rectificación de las manifestaciones que durante dos días pusieron en duda la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Incluso EA mantuvo ayer su campaña contra la Guardia Civil, afirmando que «hay una duda más que razonable»de que el presunto etarra había sufrido «torturas», algo que había sido desmentido previamente por el informe forense.

El consejero de Justicia del Gobierno vasco, Joseba Azkarraga, desconfió de la palabra de los ministros de Interior que, según dijo, «siempre niegan la posibilidad de malos tratos». Sin respetar las diligencias judiciales abiertas, dijo que en la versión oficial «hay cosas que no cuadran». También la portavoz del Ejecutivo de Ibarretxe, Miren Azkarate, puso en duda la actuación de la Guardia Civil al asegurar que «la violencia de ETA no se combate achicando la democracia, sino cumpliendo y respetando todos los derechos humanos».

Nada más conocerse el ingreso del terrorista Igor Portu en el hospital, todos los partidos nacionalistas vascos se pusieron del lado de los detenidos y reaccionaron como una piña contra las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.
Al tiempo, el concejal del PNV en Lesaca Juan Fermín Mitxelena reconocía que el «ambiente en el pueblo es de tristeza y rabia. El ingreso hospitalario ha dolido más en el pueblo. Ha complicado más el tema. Estás pensando que, en la época que estamos, que haya gente que recurra a esos modos o formas, no es de recibo».

ETA, en clave electoral
Iñaki Ezkerra La Razón  10 Enero 2008

Con su comunicado-discurso de Año Nuevo y su entrevista en exclusiva para Gara ETA ha entrado en campaña electoral y es en clave electoral en lo que hay que interpretar tanto sus mediáticas apariciones estelares como sus palabras. Esto quiere decir que si ETA puede mentir perfectamente, pese a aquella célebre afirmación de Rubalcaba que rozaba ya la deificación -”ETA siempre dice la verdad”-, en estos días en los que habla para la galería -la galería somos nosotros- está mintiéndonos más que nunca. El primer indicio de su impostura nos lo da la exageración, la extraordinaria y sobreactuada manera en que carga las tintas contra el propio Gobierno vasco. Un poco de contención quizás habría hecho algo más verosímil su “crítica” ya que no ese histriónico “asco” que dice profesar al Lehendakari que pactó con ETA en Estella, que comparte con ETA esos mismos fines que al ser profunda e ideológicamente antidemocráticos se confunden con los propios medios; que ayuda a ETA siempre que puede y que emula a ETA en sus desafíos al Estado de Derecho. ¿Muerde ETA de verdad la mano que le da de comer o ayuda más bien a esa mano a esconderse después de haber tirado la piedra secesionista y aldeana? La otra mentira se deduce de la primera. ¿Por qué iba a ser real la furia que muestra hacia Zapatero si es claramente falsa la que muestra hacia Ibarretxe? ¿No les estará ayudando a uno a que continúe una negociación que no es presentable tras los asesinatos del 1 de diciembre y que, sin duda, le ha desgastado políticamente así como a otro a que prosiga su estrategia de desgaste al Estado como si ésta no beneficiara a la banda?

No es la primera vez que ETA ayuda con un comunicado al PSOE y al PNV. Como no es la primera vez que ataca al mobiliario de los batzokis. Lizarra se caracterizó por esa clase de ayuda que ahora ETA hace extensible a este Gobierno. No es que uno no tenga corazón para llorar por el mobiliario ajeno sino que repara en que mientras a unos les queman los muebles a los guardias civiles los asesinan directamente. Uno simplemente no está para tonterías ni aunque sean tonterías de asesinos, que son tan tontas como las de quienes no matan ni a una mosca. Mucho me temo que durante esta campaña electoral va a haber muchos muebles quemados de los batzokis y las sedes socialistas, pero mientras Ibarretxe no renuncie a su referéndum y no detenga a nadie con su Ertzaintza o mientras Zapatero no revoque la resolución del Congreso del 17 de mayo del 2005 ni ilegalice a ANV y al PCTV -mientras siga haciendo como que no oye cuando se le habla del PCTV y poniendo la cara del colegial esquivo al que se le ha pillado con el tarro de la mermelada- uno no se cree esas furias de alcoba de ETA.

Queridos etarras, grafómanos iletrados y actores de pacotilla, ¡a otro perro con ese hueso!

Recortes de Prensa   Página Inicial