AGLI

Recortes de Prensa    Sábado 12 Enero 2008

Aznar llama a defender el castellano en el País Vasco y Cataluña
El ex presidente del Gobierno propone reformar las políticas lingüísticas de las autonomías con lengua propia
EFE - Barcelona El País 12 Enero 2008

Aznar llama a defender el catellano en las comunidades con lengua propia
El ex presidente del Gobierno, José María Aznar, durante la presentación del libro '¿Libertad o coacción? Políticas Lingüísticas y nacionalismos en España'- EFE

El ex presidente del Gobierno José María Aznar ha propuesto este sábado "reformar" las políticas lingüísticas de las autonomías con lengua propia, en especial las del País Vasco y Cataluña, que a su juicio se han convertido en "instrumentos de coacción" contra los castellanohablantes. Aznar ha ha asegurado que "no es posible asumir nuevas vueltas de tuerca en contra de nuestra lengua común, la de todos, como las que se proponen en el País Vasco y Cataluña".

El ex presidente popular ha aprovechado la presentación en Barcelona del libro ¿Libertad o coacción? Políticas lingüísticas y nacionalismos en España, editado por la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), que él mismo preside, para arremeter contra las políticas lingüísticas desarrolladas hasta ahora por algunas autonomías y ha hecho un llamamiento a "revisarlas a fondo".

Aznar ha hecho referencia al sistema educativo en Cataluña y ha calificado de "inaceptable" que "se niegue el principio mismo de elección a padres y alumnos", dado el método de inmersión lingüística en catalán que impera en las escuelas."Ha llegado el momento de evaluar el efecto de décadas de políticas de supuesta normalización y de aportar las propuestas de reforma que aconsejan tanto la experiencia pasada como el futuro que preparan unos nacionalismos radicalizados, intervencionistas e insensibles a las exigencias del respeto a la pluralidad, la igualdad y los derechos inderogables de todo ciudadano español", ha dicho.

"Un problema de libertad"
También ha denunciado que las políticas promovidas "por los nacionalismos" plantean "un grave problema de libertad" y "acentúan su peso como instrumentos de coacción". En concreto, ha hecho referencia al caso del País Vasco y Cataluña, donde, a su juicio, "se aborda un proceso de revisión" de las políticas aplicadas que pretende "incorporar a las políticas lingüísticas en estas comunidades nueva dosis de coacción". En estas comunidades, los gobernantes no han sido capaces, a su entender, de ofrecer modelos lingüísticos "eficaces y respetuosos con la pluralidad".

Aznar ha denunciado que en estos momentos "se gobierna buscando el silencio del disidente" y "todo el que discrepa de la acción gubernamental es objeto de críticas, es tildado de antipatriota y de anticatalán, cuando no de acoso".

Ensayos sobre políticas lingüísticas
Bajo la coordinación de Xavier Pericay, el libro presentado hoy recoge una serie de ensayos sobre las políticas autonómicas en materia lingüística de personas como Joan Juaristi, Armando de Miguel y Valentí Puig. Los autores concluyen que los nacionalistas utilizan las políticas lingüísticas como un instrumento más al servicio de su proyecto político, incumpliendo el artículo 3 de la Constitución, cuando dice que el castellano es la lengua oficial del Estado.

El libro asegura, en relación a Cataluña, que "la población castellanohablante no goza de ningún derecho que la ampare en el uso del español" y que "los socialistas y sus socios reservan este derecho únicamente a los catalanohablantes". Los autores defienden que el Estado recupere la competencia en la promoción y defensa de la lengua española.

SUPONE UN "GRAVE PROBLEMA DE LIBERTAD"
Aznar denuncia junto a Sirera la "coacción" de las políticas lingüísticas en el País Vasco y Cataluña
El ex presidente del Gobierno ha presentado este sábado el estudio de FAES '¿Libertad o coacción? Políticas lingüísticas y nacionalismos en España', un análisis que denuncia que las políticas lingüísticas de Cataluña y el País Vasco son "instrumentos de coacción". Aznar ha denunciado, además, que "todo el que discrepa de la acción gubernamental es objeto de críticas, cuando no de acoso". Junto a él ha estado Daniel Sirera, que esta semana presentó un vídeo que prueba la imposibilidad de estudiar en castellano en Cataluña.
Europa Press Libertad Digital 12 Enero 2008

"Coincido con todos los que creen que llegado el momento de evaluar el efecto de décadas de políticas de supuesta normalización", dijo Aznar, en el acto de presentación en Barcelona del libro '¿Libertad o coacción? Políticas lingüísticas y nacionalismos en España'.

Por ello, abogó por "aportar las propuestas de reforma que aconsejan tanto la experiencia pasada como el futuro que preparan unos nacionalismos radicalizados, intervencionistas e insensibles a las exigencias del respeto a la pluralidad, la igualdad y los derechos inderogables de todo ciudadano español en cualquier parte del territorio nacional".

Aznar aseguró que el libro de la FAES detecta que "a pesar de la habilitación que le confiere el artículo tres de la Constitución, el Estado ha sido tan confiado como generoso, porque lo ha dejado en mano de los gobierno autonómicos". En el caso de Cataluña y el País Vasco, ambos ejecutivos han optado por el principio de "la negación de la realidad".

Para el ex presidente del Gobierno, "tanto en el País Vasco como en Cataluña se aborda un proceso de revisión de las políticas aplicadas hasta la fecha", cuyo objetivo es "incorporar nuevas dosis de coacción" en dichas comunidades autónomas. "No es posible asumir nuevas vueltas de tuerca en contra de nuestra lengua común, la de todos, como las que se proponen en el País Vasco y Cataluña", dijo Aznar, quien también consideró que "no es aceptable" que los padres que lo deseen no puedan escolarizar en castellano a sus hijos en Cataluña.

Se gobierna "buscando el silencio de disidente"
Aznar aseguró que, a día de hoy, se gobierna "buscando el silencio del disidente", y en este sentido, añadió: "Todo el que discrepa de la acción gubernamental es objeto de críticas, cuando no de acoso". "Se exige silencio a la representación institucional y democrática de millones de españoles, a organizaciones cívicas, a los analistas económicos, a los que se manifiestan por causas legítimas", añadió.

El libro que presentó Aznar analiza los diversos modelos lingüísticos que hay en cada una de las comunidades en que hay más de una lengua oficial. El trabajo, coordinado por Xavier Pericay y que cuenta con colaboraciones de varios autores, entre ellos de Valentí Puig es, para Aznar, "una reivindicación de la libertad", por lo que es "necesario" y "pertinente". En el acto, acudieron los dirigentes del PP de Cataluña, como el presidente del partido, Daniel Sirera; su vicesecretario, Xavier Garcia Albiol; y el presidente del grupo municipal de los populares en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández Díaz.

Aznar y rebuznar
Nota del Editor 12 Enero 2008

A raíz de ver en la prensa la noticia de la presentación del libro de FAES sobre la política lingüística, www.fundacionfaes.es, he estado hojeando el discurso de Aznar y la parte de Galicia, y veo con sumo desagrado que siguen sumidos en la misma estulticia, quizás condicionados porque ellos fueron los culpables del desastre, ellos lanzaron contra España y sus ciudadanos, la ley de normalización lingüística en Galicia.

Dice Aznar "¿Es uno un provocador por plantear que los Gobiernos, nacionales y autonómicos, deben respetar el derecho de los padres a elegir que sus hijos reciban educación, además de en la lengua autonómica, en la lengua común de todos los españoles?"...

Y contesto: es anticonstitucional obligar a los niños a que reciban educación en la lengua autonómica, y resalto obligar.

Dice Aznar "¿Es uno un peligroso subversivo por afirmar que es bueno que los jóvenes no pierdan las oportunidades profesionales que brinda el bilingüismo?"

Y contesto: si el bilingüismo se refiere al español y a la lengua regional, si, pues está dando a entender que los que no conocen la lengua regional tienen menos oportunidades legales.

Dice Aznar "¿Es uno un radical por afirmar que en ningún país del mundo, salvo el nuestro, se niega a los padres el derecho a que sus hijos sean escolarizados en la lengua oficial común?"

Y contesto: cuando Aznar era "centroman" según lo denominaban algunos intelectuales de la época en la que además tenía mayoría en el "gobierno de España", como dicen a buenas horas los del PSOE, (que ni es P, ni S ni O ni E), han tenido que transcurrir muchos años para que aquél acuerdo mafioso con los nacionalistas haya caducado y ahora pueda decir algo sensato, pues en aquella época, en el bole1398 de AGLI  copiabamos una de sus respuestas...La utilización de las lenguas autonómicas en los respectivos territorios ha sido objeto de regulación a través de las Leyes de Normalización Lingüística de diferentes Comunidades Autonómicas (Cataluña, Valencia, País Vasco, Galicia, etc.) y, sobre este tema, se ha pronunciado en repetidas ocasiones nuestro Tribunal constitucional, siendo el principio fundamental en esta materia el del reconocimiento a los ciudadanos del derecho a utilizar indistintamente cualquiera de las lenguas oficiales en su territorio, sin que nadie pueda ser discriminado por la lengua que utilice.

A la vista de lo señalado, puedo asegurarle que existe un marco jurídico adecuado para garantizar el uso constitucional de las distintas lenguas, y desde luego, el Gobierno está permanentemente atento al necesario respeto a los derechos y obligaciones derivados del bilingüismo; agradeciendo para ello, las valiosas aportaciones de los ciudadanos, que como la suya, son de gran utilidad en el ejercicio de nuestra tarea.

Y la correspondiente Nota del Editor decía: Esta respuesta, a mí no me parece un insulto, pues como esclavo que soy de estos políticos, no puedo pensar, sólo pagar impuestos y tratar de resolver, financiando (doblemente), por la ineficacia del sistema público, también el privado (sanidad, seguridad, educación, pensiones, autopistas, etc.), los problemas cotidianos que me van creando para tenerme ocupado y que siga siendo esclavo hasta que los esclavos se rebelen y borren de la faz de la tierra a casi todos los políticos profesionales, y entonces podremos decir que además nos trataban como idiotas.

En el mismo boletín, de Vidal-Quadras copiábamos ... El Gobierno central ha tenido que hacer con los nacionalistas un pacto necesario, pero a costa de un precio a medio y largo plazo que no podemos pagar: el silencio ideológico como parte no escrita del pacto, es decir que el partido nacional tiene que estar callado respecto a la idea de España, a pesar de que José María Aznar lo tiene bien trillado en sus libros "La España que yo creo" y "La España de la transición", pero ahora ha enmudecido, ya que de otro modo, CDC y PNV romperían los acuerdos.

Decía,os también que llevamos nueve años trabajando para conseguir ser ciudadanos españoles y con cada vuelta de tuerca nacionalista nos van aplastando más. Se ha terminado la moderación. Se ha terminado la comprensión. No podemos luchar con la pluma ni con la ley, el gobierno y los nacionalistas tienen a los medios a su disposición y a la justicia arrodillada. Hay que saltar a la política para conseguir defender unos derechos refrendados por la Constitución. Ya no hay esperanza en la clase política, la carta que en nombre del presidente del gobierno hemos recibido dice bien claramente “siendo el principio fundamental en esta materia el del reconocimiento a los ciudadanos del derecho a utilizar indistintamente cualquiera de las lenguas oficiales en su territorio, sin que nadie pueda ser discriminado por la lengua que utilice” es decir que si enciende la TVG,  utiliza el gallego y si hace lo mismo con la CNN Noticiero Internacional utiliza el español, si utiliza la TVE1, según el horario, utiliza el gallego o el español, indistintamente; si compra La Voz, El Ideal, El Mundo (Galicia), utiliza el idioma que corresponda según la página, si escucha las emisoras de radio, según la hora y según el locutor y/o entrevistado, si va al colegio o a la universidad, sus hijos utilizarán indistintamente el gallego y el español, según le apetezca al claustro o profesores, si escribe en español al Defensor del Pueblo en Galicia, la respuesta la tendrá que leer en gallego. Si el presidente quiere otra interpretación, que la defienda, que es lo que queremos.

El español y las nuevas tecnologías
Editorial ABC 12 Enero 2008

LA lengua española es una riqueza cultural de primer orden, con una notable proyección en el ámbito económico. Cuatrocientos millones de hablantes en España y en Iberoamérica, una demanda creciente como segundo idioma y una literatura del más alto rango universal son la mejor prueba de una realidad ya consolidada. Las nuevas tecnologías son el reto al que se enfrenta ahora nuestra lengua en el marco de una globalización exigente y competitiva. De ahí que merezca el mayor elogio la creación de wikilengua, un ciberespacio abierto a la consulta y la participación de todos aquellos que sienten la inquietud por compartir sus conocimientos. La iniciativa, promovida por la Fundación del Español Urgente, ha sido desarrollada por la agencia EFE, con el patrocinio del BBVA y el aval científico que le otorgan la Real Academia Española y el mundo universitario. Se trata, en definitiva, de un instrumento ágil y eficaz, concebido como una auténtica enciclopedia «participativa» en la que el usuario no se limita a actuar de forma pasiva, sino que se constituye en el auténtico protagonista de la lengua real. La suma de esfuerzos entre los poderes públicos, las instituciones financieras, los expertos más prestigiosos y el conjunto de la sociedad invita al optimismo acerca de un proyecto cuya evolución habrá que seguir con todo interés.

La sociedad de la información y del conocimiento es a día de hoy una realidad que nadie puede ignorar: los datos comparativos del uso de internet en España respecto a otros países europeos no siempre son satisfactorios, pero las cosas no han dejado de mejorar razonablemente en los últimos tiempos. La red ofrece a la lengua unas posibilidades excepcionales, porque es la única forma de responder en tiempo real a la dinámica imparable del habla cotidiana. Permite, además, acercar los usos del español en nuestro país y en Iberoamérica, un ámbito determinante para el presente y el futuro del idioma de todos. Wikilengua.org es un mecanismo interactivo para compartir conocimientos y poner en común experiencias, ya que está abierto no sólo a los usuarios registrados como tales, sino también a quienes desean permanecer en el anonimato, que tendrán también la posibilidad de formular propuestas y comentarios. Ojalá se confirmen las buenas expectativas que ha suscitado en la opinión pública la presentación del nuevo ciberespacio en un marco tan apropiado como la Casa de América y en un ambiente de optimismo contagioso. La lengua española se beneficia así de las nuevas tecnologías, todo ello al servicio de una función de alto interés social y cultural que abre las puertas a un siglo marcado por la revolución de las comunicaciones.

Permitidme tutearos, imbéciles (Pérez-Reverte)
Nicomedes Pastor Díaz Periodista Digital 12 Enero 2008

Cuadrilla de golfos apandadores, unos y otros. Refraneros casticistas analfabetos de la derecha. Demagogos iletrados de la izquierda. Presidente de este Gobierno. Ex presidente del otro. Jefe de la patética oposición. Secretarios generales de partidos nacionales o de partidos autonómicos. Ministros y ex ministros –aquí matizaré ministros y ministras– de Educación y Cultura. Consejeros varios. Etcétera. No quiero que acabe el mes sin mentaros –el tuteo es deliberado– a la madre. Y me refiero a la madre de todos cuantos habéis tenido en vuestras manos infames la enseñanza pública en los últimos veinte o treinta años.
De cuantos hacéis posible que este autocomplaciente país de mierda sea un país de más mierda todavía. De vosotros, torpes irresponsables, que extirpasteis de las aulas el latín, el griego, la Historia, la Literatura, la Geografía, el análisis inteligente, la capacidad de leer y por tanto de comprender el mundo, ciencias incluidas. De quienes, por incompetencia y desvergüenza, sois culpables de que España figure entre los países más incultos de Europa, nuestros jóvenes carezcan de comprensión lectora, los colegios privados se distancien cada vez más de los públicos en calidad de enseñanza, y los alumnos estén por debajo de la media en todas las materias evaluadas.

Pero lo peor no es eso. Lo que me hace hervir la sangre es vuestra arrogante impunidad, vuestra ausencia de autocrítica y vuestra cateta contumacia. Aquí, como de costumbre, nadie asume la culpa de nada. Hace menos de un mes, al publicarse los desoladores datos del informe Pisa 2006, a los meapilas del Pepé les faltó tiempo para echar la culpa de todo a la Logse de Maravall y Solana –que, es cierto, deberían ser ahorcados tras un juicio de Nuremberg cultural–, pasando por alto que durante dos legislaturas, o sea, ocho años de posterior gobierno, el amigo Ansar y sus secuaces se estuvieron tocando literalmente la flor en materia de Educación, destrozando la enseñanza pública en beneficio de la privada y permitiendo, a cambio de pasteleo electoral, que cada cacique de pueblo hiciera su negocio en diecisiete sistemas educativos distintos, ajenos unos a otros, con efectos devastadores en el País Vasco y Cataluña. Y en cuanto al Pesoe que ahora nos conduce a la Arcadia feliz, ahí están las reacciones oficiales, con una consejera de Educación de la Junta de Andalucía, por ejemplo, que tras veinte años de gobierno ininterrumpido en su feudo, donde la cultura roza el subdesarrollo, tiene la desfachatez de cargarle el muerto al «retraso histórico». O una ministra de Educación, la señora Cabrera, capaz de afirmar impávida que los datos están fuera de contexto, que los alumnos españoles funcionan de maravilla, que «el sistema educativo español no sólo lo hace bien, sino que lo hace muy bien» y que éste no ha fracasado porque «es capaz de responder a los retos que tiene la sociedad», entre ellos el de que «los jóvenes tienen su propio lenguaje: el chat y el sms». Con dos cojones.

Pero lo mejor ha sido lo tuyo, presidente –recuérdame que te lo comente la próxima vez que vayas a hacerte una foto a la Real Academia Española–. Deslumbrante, lo juro, eso de que «lo que más determina la educación de cada generación es la educación de sus padres», aunque tampoco estuvo mal lo de «hemos tenido muchas generaciones en España con un bajo rendimiento educativo, fruto del país que tenemos». Dicho de otro modo, lumbrera: que después de dos mil años de Hispania grecorromana, de Quintiliano a Miguel Delibes pasando por Cervantes, Quevedo, Galdós, Clarín o Machado, la gente buena, la culta, la preparada, la que por fin va a sacar a España del hoyo, vendrá en los próximos años, al fin, gracias a futuros padres felizmente formados por tus ministros y ministras, tus Loes, tus educaciones para la ciudadanía, tu género y génera, tus pedagogos cantamañanas, tu falta de autoridad en las aulas, tu igualitarismo escolar en la mediocridad y falta de incentivo al esfuerzo, tus universitarios apáticos y tus alumnos de cuatro suspensos y tira p’alante. Pues la culpa de que ahora la cosa ande chunga, la causa de tanto disparate, descoordinación, confusión y agrafía, no la tenéis los políticos culturalmente planos. Niet. La tiene el bajo rendimiento educativo de Ortega y Gasset, Unamuno, Cajal, Menéndez Pidal, Manuel Seco, Julián Marías o Gregorio Salvador, o el de la gente que estudió bajo el franquismo: Juan Marsé, Muñoz Molina, Carmen Iglesias, José Manuel Sánchez Ron, Ignacio Bosque, Margarita Salas, Luis Mateo Díez, Álvaro Pombo, Francisco Rico y algunos otros analfabetos, padres o no, entre los que generacionalmente me incluyo.

Qué miedo me dais algunos, rediós. En serio. Cuánto más peligro tiene un imbécil que un malvado.

¿CAMBIAR DE GOBIERNO? ¡CAMBIAR DE RÉGIMEN!

Partido Nacional Republicano 12 Enero 2008

 

Difícilmente se hallarán argumentos de peso que justifiquen la opción entre el voto al PSOE o al PP. Son matices de lo mismo: el voto al régimen juancarlista. Ningún gobierno de este régimen puede hacer otra cosa que sostener la podrida institución monárquica, proseguir la balcanización de España y la persecución de nuestra lengua común, avanzar en la anulación de nuestras libertades, someternos a las sentencias de jueces dependientes de los partidos y descargar las crisis capitalistas sobre los trabajadores. Tanto más cuando de las elecciones del 9 de marzo sólo pueden surgir un gobierno del PSOE apoyado por separatistas, o un gobierno del PP apoyado por separatistas.

 

Los hechos son claros: se nos convoca elegir principalmente entre dos fracciones del partido único de régimen, enzarzadas desde luego en agria concurrencia por las prebendas del poder, pero unidas por unos consensos básicos. 

 

PRIMERO. De acuerdo con lo previsto por los “autores intelectuales” del 11-M, desconocidos para el juez Bermúdez, Zapatero se encaramó en el gobierno. El PP, tras intentar primero arrimar el ascua a su sardina, culpando sin pruebas serias a ETA, terminó aceptando la otra patraña, la de autoría islamista, urdida por los golpistas, e incluso se avino a “cerrar el tema” con ellos mediante los “suicidios” de Leganés.

 

SEGUNDO. Zapatero, una vez en el gobierno, se dispuso a cumplir el encargo que los grandes poderes le habían encomendado: una reforma subrepticia del actual marco constitucional que reemplazase la unidad de la Nación española por una confederación de “naciones” étnicas. Las modificaciones estatutarias se orquestaron en esa dirección. El PP alzó su protesta, recogió millones de firmas contra el estatuto de Cataluña…y a continuación se zambulló en la “hoja de ruta” zapaterina, apoyando la "realidad nacional andaluza" y aprobando el estatuto valenciano. Este último no proclamaba abiertamente "nación" a Valencia, pero la implica forzosamente, pues suponía una significativa privación de sustancia política, esto es, de poder y soberanía, a la nación española.

 

TERCERO. Paralelamente, Zapatero desplegó un "proceso de paz" con ETA (y de guerra contra las victimas del terrorismo). El PP se limitó a mendigar la vuelta al Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo, aun a sabiendas de que Zapatero, que fue quien lo propuso, lo hizo para ocultar que ya había comenzado su contubernio con ETA. Y que en dicho pacto se prevén beneficios penitenciarios para los terroristas que repudien la violencia.  Tras el atentado de Barajas, en diciembre de 2006, Zapatero se vio cada vez más forzado, para no perder votos, a fingir firmeza contra ETA, aunque siguió manteniendo expectativas de negociación con ella y ha considerado un  "encuentro fortuíto" el reciente asesinato de dos guardias civiles desarmados. Ante ese giro “patriótico”, y bajo las presiones del rey en pro del “consenso anti-terrorista”, el PP ha tendido la mano al gobierno y se halla dispuesto a "derrotar a ETA" junto con Zapatero, Rubalcaba y Pepiño Blanco, sin ninguna condición previa.

 

CUARTO. El juez Gómez Bermúdez dicta una sentencia sobre el 11-M que considera "hechos probados" la mayoría de mentiras de la versión del PSOE. El PP acata esta sentencia de “punto final”  y llama a girar página en torno al asunto.

 

QUINTO. Zapatero ordenó la retirada de tropas de Iraq por motivos puramente electorales, pues a continuación reforzó nuestra presencia en Afganistán. A ello sumó el envío de contingentes a Sarajevo (Bosnia), Marjayún (Líbano), Istok (Kosovo), Manas (Kirguistán) y República Democrática del Congo. Todas esas iniciativas, obedientes a los designios de las grandes potencias y completamente ajenas a nuestros intereses nacionales, han contado con el apoyo entusiasta de Rajoy. Lo mismo ha sucedido con el apoyo al sí en el referéndum sobre la Constitución de la Eurolandia de los monopolios.

 

SEXTO. Zapatero ha llevado adelante una política económica basada en el ladrillo y el consumo privado,  brutal endeudamiento familiar, precariedad laboral, estancamiento de los salarios que, junto con el resto de condiciones de trabajo han sido presionados a la baja por la entrada masiva de inmigrantes, y crecimiento de las desigualdades sociales. Frente a esta política, que hoy desemboca en el auge del paro y de la inflación y en un colosal déficit exterior, el PP no tiene nada serio que decir pues es, precisamente, la política que inauguró Aznar.  Sólo le resta mostrar alborozo cuando Zapatero acentúa el carácter regresivo de nuestro sistema fiscal suprimiendo el impuesto de Patrimonio.

 

No hay, por tanto, motivos para votar a favor de ningún gobierno del juancarlismo. Existen en cambio cada vez más motivos para derrocar a ese régimen antinacional, antidemocrático y antisocial. ¿En nombre de qué? Lo ha dicho Esperanza Aguirre: en nombre de “la Nación española de hombres libres e iguales”. Pero aclaramos a la Sra. Aguirre que esto sólo puede ser la república española única e indivisible. Y que sólo hay un camino hacia esa meta: el de las movilizaciones populares, situándolas a un nivel superior a las desarrolladas en los últimos años y, sobre todo, depurándolas de los engaños constitucionalistas del 78.

 

Ello implica un esfuerzo de deslegitimación del todos los partidos del régimen, y las elecciones del 9 de marzo pueden ser excelente ocasión para ello.  El voto en blanco es el instrumento adecuado. Es la forma política activa de oponer la ruptura democrática al consenso de la partitocracia coronada. 

 

Al llamar a votar en blanco en las elecciones generales y andaluzas del 9 de marzo, el Partido Nacional Republicano no desea sembrar falsas ilusiones. El incremento de los votos en blanco –que en los últimos comicios municipales han sumado cuatrocientos mil y pico- no va a resolver de inmediato la crisis nacional global que padecemos. Pero sí facilitará el agrupamiento de las fuerzas que pueden comenzar a resolver esa crisis frente a cualquier gobierno que salga de las urnas del 9 de marzo. 

 

Secretaría General del

Partido Nacional Republicano

Enero de 2008

www.tercerarepublica.org

pnr@tercerarepublica.org

676 090 121

Actualidad de la "memoria histórica"
Pío Moa Libertad Digital 12 Enero 2008

La Ley de memoria histórica tiene cuatro rasgos principales: a) Falsea radicalmente la historia al presentar como legítimo y democrático al Frente Popular. b) Lleva la falsedad al punto de glorificar a los chequistas y poner a su nivel a las víctimas inocentes. c) Intenta establecer por ley, totalitariamente, una versión de nuestro pasado, y precisamente la versión antedicha. d) Constituye la base ideológica de la izquierda actual, una vez perdida oficialmente la referencia marxista: la base, en particular, de su política de alianza con el separatismo y el terrorismo, que de varios modos vuelve, precisamente, a aquel Frente Popular que destruyó a la república y con el que se identifican todos esos políticastros, vergüenza de la democracia.

Dicha Ley, que podría denominarse con justicia Ley de la Checa, tiene, por tanto, consecuencias actuales y trascendencia para nuestro futuro más que suficientes para justificar un amplio y profundo debate a fin de clarificar un panorama cada vez más complicado para el país. Sin embargo ha pasado casi inadvertida en el mísero paisaje, en el páramo intelectual y político español actual, con el Futurista Solemne llamando a pensar en otras cosas y en medio del deliberado silencio de la mayoría de los historiadores, intelectuales y periodistas. La Ley de la Checa define perfectamente a sus autores, sus métodos y sus objetivos. Como tal debe ser reconocida en la sociedad, si esta quiere defenderse.

En tal situación, y siguiendo la recomendación de Julián Marías, “por mí, que no quede”, unos pocos hemos hecho lo que estaba a nuestro alcance, y seguiremos haciéndolo. Toda campaña de este género tiene dos aspectos: su elaboración intelectual y su difusión para crear opinión pública. Además de en "Libertad Digital", "El Manifiesto" y y otros medios digitales, el Manifiesto por la Verdad histórica ha podido salir en dos periódicos de papel de considerable difusión, "El Economista" y "El Mundo", gracias a las aportaciones de entre 5 y 600 euros por parte de varios centenares de lectores. Así se ha ampliado grandemente su audiencia. Cada uno puede hacer mucho, y por esa vía debemos seguir.

-------
***
Tiene gracia , por decir algo, que los promotores de la Ley de la Checa y colaboradores políticos de la ETA acusen a Fraga de tener las manos manchadas de sangre. Pero ahí estamos.
***
Y tiene gracia, también por decir algo, que Elorriaga, personificación del oportunismo del grupo de Rajoy, denuncie "el oportunismo despreciable" del gobierno por buscar "la fecha que más le conviene" para la ilegalización de ANV y PCTV. Ya ve el señor Elorriaga, a listillo puede que le gane Rubalcaba.
***
Según una idea profundamente asentada entre los jefecillos y programadores del PP, el único punto que realmente importa a la gente es su bolsillo. Pues ahí lo tienen crudo, porque la economía es el único campo en que el PSOE lo ha hecho bastante bien. Los números cantan, y aunque el horizonte actual se va oscureciendo, Rajoy tendrá grandes problemas para demostrar que él lo haría mejor. En todo lo demás (Constitución, justicia, familia, etc.) el Futurista y su equipo solo siguen la línea de Zapo, con algunos matices.
-------
Étnicamente, la población española guarda una notable homogeneidad. Se trata de un pueblo fundamentalmente mediterráneo, con una pequeña aportación céltica y germánica. Al despuntar la historia, los pobladores de la península se distribuían, según la tradición, en “íberos, celtas y celtíberos”. Los primeros, de lengua no indoeuropea, se extendían desde el Ródano hasta el sur de Portugal; en el resto de la península las lenguas parecen ser indoeuropeas, pero muy posiblemente se trataba del resultado de una aculturación de una población anterior sometida por tribus celtas, que conformarían las oligarquías, algo que acaso ocurriera también con los íberos. Se trataba de etnias muy fragmentadas en tribus diversas. En todo caso es esta población anterior a la llegada de Roma la que sigue configurando la base étnica española, pues las variadas aportaciones externas posteriores probablemente no llegaron en ningún caso al 5% de la población local, aunque la matizaran notablemente.

Así vinieron semitas fenicios y cartagineses, griegos, contingentes bastante más significativos de romanos y, con ellos, grupos de judíos, sirios o galos. Otra aportación considerable llegaría de las invasiones germánicas que destruyeron el imperio romano y de la posterior invasión de beréberes y árabes; también llegó un número de eslavos, generalmente en condiciones de esclavitud, sobre todo a Al Ándalus. A lo largo de la Reconquista entraron contingentes de franceses y de otros lugares de Europa, y posteriormente los gitanos. Desde el siglo XVII no se producen más entradas importantes de grupos étnicos distintos hasta finales del siglo XX y principios del actual. Cabe señalar que todos esos grupos humanos se disolvieron cultural y étnicamente en la masa originaria hispánica, con la excepción de los judíos, los gitanos y los moriscos, que siempre permanecieron como comunidades aparte, habiendo sido expulsados en gran parte los judíos y los moriscos, a finales del siglo XV y principios del XVII respectivamente. Hoy el país recibe una nutrida inmigración de Hispanoamérica, el Magreb, Europa oriental y el África negra, y también, en otras condiciones, de Europa occidental, sin poder predecirse su grado de permanencia e influencia demográfica y cultural.

Harto mayor relevancia han tenido otros movimientos migratorios internos que han borrado los límites de la época prerromana, uniformizando profundamente la población. Sin duda un intenso proceso de mezcla y cambio demogeográfico ocurrió durante los seis siglos largos de dominio latino, a través del comercio, la milicia y otras interrelaciones facilitadas por la vasta red de calzadas construidas por Roma, disolviéndose con ello la vieja división de íberos, celtas y celtíberos. Durante la Reconquista, se produjo una considerable emigración de sur a norte (mozárabes) y otra mucho más prolongada e intensa de norte a sur, con la repoblación de las dos Castillas y Andalucía, Canarias, en menor medida Levante y las Baleares, por gentes de la cornisa cantábrica y subpirenaica, también algunos del norte de los Pirineos. Estos movimientos y fusiones continuaron de modo menos espectacular, pero permanente y continuo, durante la Edad Moderna, hasta que a finales de los siglos XIX y durante el XX se producen nuevos y masivos desplazamientos del campo a la ciudad y de unas regiones a otras, que aumentan la homogeneidad predominante heredada del pasado.

El aspecto físico de los españoles es muy similar en todas sus regiones, y entre los antecesores de cualquier persona de cualquier lugar de España encontraremos casi siempre a individuos llegados de los más variados puntos del país. El caso de un “íbero” un “celta” o un “vascón”, cuyos antepasados hayan permanecido todos sin mezcla y en la misma región o provincia desde tiempos prerromanos debe de ser excepcional, si acaso existe alguno. Una idea de este proceso, algo tosca pero indicativa, puede dárnosla el hecho de que los apellidos predominantes en todas las provincias españolas, sin excepción, son los mismos: García en primer lugar, seguido de López, Martínez, Rodríguez, González, Fernández, Sánchez, Pérez, etc., en uno u otro orden. Los apellidos terminados en –ez parecen tener, curiosamente, origen visigodo, significando “hijo de”: la gran mayoría de esas terminaciones se añaden, en efecto, a nombres germánicos. Según otras teorías, el sufijo tendría origen prerromano.

¿Quién tiene las manos manchadas?
EDITORIAL Libertad Digital 12 Enero 2008

“Operación psíquica por medio de la cual el sujeto expulsa de sí y localiza en el otro cualidades, sentimientos o deseos que se niega a reconocer en sí mismo”. Así definen los expertos la proyección psicológica. O dicho de forma castiza, “cree el ladrón que todos son de su condición”.

Que el diputado de ERC Joan Tardá, miembro de un partido político que como prueban los contenidos de algunos libros sobre los que informábamos ayer, se jacta de contar entre sus filas con antiguos miembros de la organización terrorista Terra Lluire y se enorgullece de los asesinatos y secuestros cometidos por estos delincuentes, base su defensa del brazo político de ETA en los supuestos crímenes de Manuel Fraga cuando fue ministro de Franco es sin duda el hecho más grave acontecido en el Congreso de los Diputados durante esta legislatura. El incidente ocurrió ayer en el transcurso del debate de una petición del Partido Popular para que, antes de su disolución, las Cortes celebraran un pleno extraordinario sobre la ilegalización de ANV. Huelga decir que esta propuesta fue rechazada gracias al voto negativo del PSOE, que una vez más rehuye el consenso en aras de su alianza con los radicales.

A esto hay que sumar la deleznable actitud de la vicepresidenta del Congreso, la socialista Carmen Calvo, quien no sólo reprimió las legítimas protestas del portavoz del Partido Popular, Eduardo Zaplana, sino que en un acto de dudosa legalidad suprimió de las actas las gravísimas injurias proferidas por el independentista catalán. Si bien la Constitución Española establece que “los Diputados y Senadores gozarán de inviolabilidad por las opiniones manifestadas en el ejercicio de sus funciones”, también garantiza la interdicción de la arbitrariedad de los poderes públicos, un principio fácilmente extensible a la grave irregularidad cometida por la ex ministra.

Concluye así una legislatura caracteriza por el matonismo fascistoide de algunos de los aliados de Rodríguez Zapatero, cuya tolerancia del estilo rastrero y antidemocrático de sus socios pasará a la historia como una mancha en el devenir de nuestra joven democracia. Por si esto no bastara, en las últimas horas hemos sabido que el Presidente del Gobierno ha rechazado la invitación a participar en el IV Congreso de Víctimas del Terrorismo, que se celebrará en Madrid los próximos días 22 y 23 de enero.

Cientos de víctimas mortales, miles de heridos, decenas de miles de desplazados y cientos de miles de familias rotas y arruinadas, éste el triste balance de las acciones criminales de ETA, Terra Lluire y otras organizaciones terroristas en las últimas cuadro décadas de nuestra historia. ¿Qué mas les tenía que haber pasado a las víctimas y qué más les tiene que pasar todavía para que el actual Gobierno de la nación las escuche?

Libertades
El derecho a orientar
José T. Raga Libertad Digital 12 Enero 2008

¿Cuál era la pretensión que condujo a la comparecencia de la señora vicepresidenta del Gobierno ante el Congreso de los Diputados? Nada nuevo reveló, que no supiéramos ya. Proclamar, con aire enfático, que "No toleraré tutelas morales" era algo innecesario, por evidente. Baste con repasar el conjunto de normas que a lo largo de cuatro interminables años de legislatura han salpicado el Boletín Oficial del Estado, para concluir en que, no sólo no tolerará tutelas morales, sino que no utilizará ningún referente moral en la acción de Gobierno.

La señora vicepresidenta y el Gobierno al que pertenece prefieren los referentes efímeros, tales como las conveniencias con los minoritarios nacionalistas, vascos, catalanes, gallegos, que amordazan acciones y opiniones. Y que hoy son de un tenor y mañana de otro, mucho más exigente, –véase la advertencia del Presidente Montilla al inicio de este año, llamando la atención de que, ahora que ya está implantado el Estatuto, habrá que negociar un nuevo modelo de financiación para Cataluña– es decir, insaciable. Pero, como bien recuerda el refranero, carga con gusto no pesa; y éste debe ser el caso.

Pero, dado que esto es así, y es de suponer que el pueblo español (nada necio, contra lo que puedan suponer los políticos), es consciente de ello, la cuestión sigue sobre el tapete: ¿A qué vino la comparecencia? Si al menos supusiéramos que la señora vicepresidenta pretendía amarrar a algún posible dubitativo de la izquierda, el motivo estaría de sobra justificado. De no ser así, no sería más que el reflejo de tibieza y debilidad, razones no faltan para ello, que tratan de resolverse mediante proclamas reafirmativas de lo que de sobra está constatado.

La llamada a que la Iglesia Católica no puede amordazar al Gobierno está también fuera de lugar; además, ya hemos dicho quién le amordaza. La Iglesia, que no es tan infantil ni tan ingenua como la señora vicepresidenta estima, que por ello no consiguen que muerda el anzuelo, ni ha pretendido y jamás pretenderá sojuzgar la capacidad legislativa del Parlamento. Ni la juzgadora del Judicial, ni la ejecutiva del Gobierno. Para eso ya hay otras instancias. Es más, no comprendemos la preocupación de la segunda autoridad del Gobierno, cuando si no se siente católica basta con que no escuche las palabras de la Jerarquía de los católicos.

Lo que sí debería de tener en cuenta la señora vicepresidenta, anotándolo en la lista de derechos de los ciudadanos de cualquier pueblo, es el derecho de los Obispos a orientar en la moral católica a aquellos que profesan esta fe. Uniendo a este derecho, el que asiste a los fieles católicos a ser orientados por sus pastores en las verdades emanadas de las Sagradas Escrituras en aplicación al orden temporal de las cosas, es decir, a la convivencia en una comunidad que quiere guiarse por lo permanente y no por lo efímero, porque quiere construir un camino coherente con su proyecto de vida que le lleva desde su singularidad a la vida en sociedad, para cuyo aprendizaje es esencial la vida en la célula más simple y restringida en tamaño, aunque grande en espiritualidad y comunión, que es la familia.

Si hay carencias en cada uno, tanto en una visión introspectiva como en el compromiso con los demás miembros de la comunidad, es un problema que cada cual está llamado a buscar su solución, no acusando a los obispos de interferir en sus decisiones personales. Quien se sienta incómodo con las orientaciones de la Iglesia, lo tiene bien fácil: no leer las pastorales, no conocer los mensajes y no entrar en las encíclicas, es quizá la primera recomendación que se nos ocurre. Pero no nos impida, a los que queremos conocer lo que la Iglesia opina sobre un determinado aspecto de la vida humana, personal y comunitaria, conocer lo que nuestros pastores tienen que decirnos. Ya nos gustaría a muchos poder ignorar en la misma medida el contenido de ciertas leyes y decretos, que nos obligan coactivamente a su riguroso cumplimiento.

Señora vicepresidenta: que le molesta que haya una voz distinta a la que el Gobierno emplea, sembrando confusión (cuando no engaño deliberado) en buena parte de la sociedad, es algo de lo que nos hacemos cargo. Pero esto no autoriza a poner manga por hombro la estructura de la verdad exigible. Como usted dice, hay que respetar todos los derechos: el del Gobierno para gobernar como considere adecuado, no está en riesgo; el de orientar y ser orientados, por lo visto, corre un serio peligro.

Marín sobre el 14-M
Carta abierta al presidente del Congreso de los Diputados
Gabriel Morís Libertad Digital 12 Enero 2008

Señor Marín,

Como víctimas del mayor atentado que hemos sufrido en España queremos expresarle nuestra impotencia y frustración. El próximo 14 de enero se disolverán las Cortes que usted ha presidido sin responder a las innumerables incógnitas que envuelven la masacre que destrozó nuestras vidas.

No pretendemos ser activistas políticos, pero como víctimas del 11-M queremos expresarle que no entendemos por qué tras el once de marzo de 2004, el terrorismo –que era un enemigo común al margen del color político– se utiliza como fuente de división y de intriga. No creemos que fuera ése el objetivo de los votos que se depositaron en las urnas y que sirvieron para formar la Cámara que usted ha presidido. Muy al contrario, entendemos que el resultado de las urnas expresaba el deseo de los españoles de profundizar en el esclarecimientodelaverdad y en la unión de los dos grandes partidos para, desde ella, enfrentar a los que nos quieren doblegar sirviéndose del crimen y la amenaza.

Jamás olvidaremos el comportamiento de casitoda la sociedad española en los momentos más trágicos de nuestra vida. No descubrimos nada nuevo. Nuestro pueblo, unido y cohesionado, siempre ha demostrado estar con los que más sufren. Sin embargo, casi cuatro años después de la masacre, nuestra situación y nuestra interpretación de la misma han cambiado drásticamente. Los hechos transcurren por derroteros que, en el mejor de los casos, y desde las más benévolas interpretaciones de los mismos, van en dirección contraria a lo que nosotros creemos que tendrían que orientarse.

Señor Marín; según ha declarado usted recientemente, la comisión de investigación que trató de investigar el 11-M fue innecesaria. No es cierto. A pesar de que no respondió a nuestras expectativas no podemos coincidir con usted. Siempre es necesario tratar de explicar lo inexplicable con intención de corregir los errores que ayudaron a que la barbarie destrozara nuestra vida. No sólo entonces era necesario investigar, también lo es ahora; más, cuando lo que supuestamente se creó para investigar se cerró desde la división y la falta de la más mínima y coherente de las explicaciones a las que, como víctimas, tenemos derecho.

La Comisión que ahora usted califica de innecesaria, se clausuró en contra del sentir de muchísimos de nosotros, que desde el estupor y la impotencia hemos visto cómo, lejos de depurar responsabilidades, se han producido ascensos y premios totalmente injustificados. Nadie nos ha podido explicar cómo desde una eficacia policial del cien por cien se pudo pasar a una ineficacia en la misma medida. Los nombres y los hechos concretos se pueden encontrar en los medios de comunicación. Sin embargo, en lugar de preguntarles por sus errores, se ha premiado a muchos de los que, aún no sabemos por qué, no pudieron evitar la masacre. No lo entendemos. Ni nosotros como víctimas, ni muchos de los ciudadanos que nos expresan su apoyo.

No sabemos por qué, pero creemos que sus señorías han preferido no conocer la verdad, o, al menos, no difundirla. A nosotros la verdad no nos hará daño. Necesitamos saber. Tenemos derecho a saber. Lo que nos daña es la mentira. Lo que nos daña es que no se investigue la masacre que mató a nuestros hijos. Queremos que no se repita. Y a usted ha de constarle que, si no se investiga, y sus señorías no lo han investigado, los atentados pueden volver a servir de arma electoral.

Por lo que sabemos usted no volverá a presidir el Congreso de los Diputados. Le deseamos lo mejor. Como habrá podido leer, no le exigimos nada, sólo quisimos expresarle, como pudo leer al principio de esta carta, nuestra impotencia y nuestra frustración. Usted se equivoca. Sí era necesaria una Comisión que investigara el 11-M. Y sigue siendo necesaria. Hasta ahora, sus señorías han preferido no responder a nuestras preguntas y no depurar responsabilidades, pero eso no impedirá que nosotros continuemos preguntando y exigiendo lo que como víctimas merecemos. No es sólo nuestro derecho, es también nuestra obligación. Muy pronto comenzará una nueva legislatura. También entonces será necesaria una Comisión que nos ayude a saber quiénes, cuándo y por qué decidieron asesinar a 192 inocentes y herir a casi 1900.

Atentamente,
Gabriel Moris y Mª Pilar Crespo, víctimas del Terrorismo.

El estatuto catalán y la Constitución
Gala, jurista
Emilio Campmany Libertad Digital 12 Enero 2008

Desde "La Tronera" que hay en el torreón izquierdo del diario El Mundo dispara todos los días Antonio Gala rosas y lilas literarias. Últimamente, el autor de "La pasión turca" dedica sus flores a la política de José Luus Rodríguez Zapatero, su nuevo ídolo.

Abrumado por la probabilidad de que el Tribunal Constitucional tumbe buena parte del estatuto de Cataluña, buscó el escritor entre los que saben una solución al disparate. Finalmente, la halló en los artículos que sobre el asunto viene publicando Javier Pérez Royo en El País. Sostiene don Javier, tan ilustre por otros motivos, como diría don Ibrahim de Ostolaza, que los estatutos de autonomía forman parte del edificio constitucional, de ahí su especial proceso de reforma, que exige la intervención de dos parlamentos, el nacional y el autonómico, y la ratificación en referéndum de los ciudadanos de la región en cuestión. Un proceso, dice el constitucionalista, esencialmente político, cuyo resultado no debiera estar sometido al control del Tribunal Constitucional. Dicho de otro modo: los estatutos son Constitución y, si se reforman respetando el procedimiento para ellos previsto, su legalidad debiera ser inherente a su aprobación.

Es cierto, continúa el jurista andaluz, que la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional encomienda a esta alta instancia el control de la constitucionalidad de los estatutos de autonomía, pero eso es, según él, un error que habría que enmendar porque, de hecho, el Tribunal Constitucional carece de legitimidad para declarar la inconstitucionalidad de un estatuto aprobado por dos parlamentos y refrendado por el pueblo de la Comunidad Autónoma que ha de regirse por él. En consecuencia, para evitar males mayores, lo mejor sería que se retiraran todos los recursos de constitucionalidad que pesan sobre el nuevo estatuto catalán.

No ha tenido, que yo sepa, muy feliz acogida la brillante ocurrencia de Pérez Royo. Pero hete aquí que, en cambio, ha sido capaz de despertar el entusiasmo del escritor cordobés, que recogió la tesis para dispararla desde su tronera, eso sí, atribuyéndose su autoría en la creencia de que nadie lee los que para él serán "pestiños jurídicos del bueno de Pérez Royo".

Francamente, importa poco que Antonio Gala se haya "inspirado" o no en los artículos del constitucionalista sevillano. La tesis, por brillante que pueda parecer, es insostenible. Admitamos que los estatutos son Constitución y que su reforma no puede ser controlada por el Tribunal Constitucional cuando modifican la Constitución misma. Pero entonces, tal o cual reforma estatutaria, que llevara en su seno una reforma constitucional, sólo sería legítima, haciendo improcedente el control judicial de constitucionalidad, si se hubiera llevado a cabo con las mayorías que la misma Constitución exige para su propia reforma, o sea, con el voto del Partido Popular.

¿Creen Gala o Pérez Royo que si el texto del estatuto catalán hubiera sido consensuado con el PP estaríamos ahora encerrados en el callejón sin salida en el que su aprobación nos ha metido? De modo que el culpable de la situación, ilustres izquierdistas, no es la reticencia del Partido Popular, sino el testarudo e insensato empeño de Zapatero de llevar adelante una imposible reforma constitucional al margen de la derecha española, no tanto para debilitar al estado, que también, como para aislar a esa derecha y alejarla del poder definitivamente. Resulta ignominioso que personas supuestamente independientes utilicen, unos su prestigio y otros su ciencia, para, ya que no pueden hacerlo de su legalidad, defender la legitimidad de una política tan peligrosa, ruin y mezquina.

Bochorno en la Comisión Permanente del Congreso
Vicente A. C. M. Periodista Digital 12 Enero 2008

Bochorno y vergüenza se vivieron ayer en la Comisión Permanente del Congreso. Nunca antes se habían pronunciado unas acusaciones tan graves y tan miserables. El Sr. Tardá y me cuesta decir lo de "señor", dijo que el Presidente Honorífico del PP, D. Manuel Fraga, tenía las manos manchadas de sangre. El bochorno fue ver como esas palabras lejos de ser censuradas por la Presidenta, la Sra. Calvo del PSOE, se limitó a cortar las protestas de los del PP, con el Sr. Zaplana.

Para colmo, además de amonestar a los parlamentarios del PP y amenazarles con tomar otras medidas disciplinarias, mandó borrar del Diario de Sesiones tanto las manifestaciones del Sr. Tardá, como las protestas posteriores del PP. Es insóltio y mezquino que una situación así no haya sido cortada desde el primer momento por esa Presidencia, y que se dejara llegar a la situación de tensión extrema que esas infamias produjeron.

También es irónico que sea el representante de ERC, un partido en cuyas filas están la mayoría de los integrantes de la banda terrorista Terra Lliure, el que diga que otros tienen las manos manchadas de sangre. Quizás se olvida de los actos que esos militantes de su partido,alguno con alto cargo, cometieron mientras la banda terrorista estuvo activa. Entre otros el atentado terrorista con disparo en la rodilla incluido al Sr. Jiménez Losantos.

Pero este comportamiento en la Presidencia de la Cámara, no es nuevo y hemos sido testigos de similares actuaciones a lo largo de la legislatura. Contra el PP todo vale y su aislamiento y provocaciones han sido constantes, incluso dejando que energúmenos se introdujeran en el Congreso para intimidar e insultar a los Diputados del PP.

La de ayer fue otra esperpéntica muestra del talante revanchista y sectario de una legislatura, en la que el PSOE se ha apoyado en socios de la catadura moral del tipo del Sr. Tardá y otros de ERC. En dos meses los españoles podrán decidir si quieren que estos sectarios continúen y avalan este proceder o les mandan de vuelta a una oposición. La única mancha que no se puede limpiar es la del Congreso que ha sido testigo de estas infamias.

Zapatero improvisa con Cataluña
Editorial ABC 12 Enero 2008

EL Gobierno quiso compensar ayer el fracaso de la Comisión Bilateral Estado-Generalidad de Cataluña anunciando la adjudicación del túnel por el que el AVE atravesará Barcelona. Sin embargo, el apresuramiento de esta polémica decisión -que cuenta con una amplia oposición social y política por los riesgos que representa para la seguridad de la Sagrada Familia- no es suficiente para ocultar las desavenencias que se pusieron de manifiesto en la citada comisión, fundamentalmente en el traspaso de competencias sobre la red de Cercanías. Es posible que el desacuerdo entre los gobiernos central y catalán también se haya amplificado por ambas partes para generar una mayor apariencia de tensión que permita a cada cual cultivar sus propias estrategias electorales: a Zapatero, la de no ser obsequioso con el tripartito presidido por Montilla, y a éste, la de no ser un subalterno del PSOE en Cataluña.

En todo caso, la situación actual no es la prometida por el presidente del Gobierno, sino todo lo contrario: el jefe del Ejecutivo asumió el poder con la vocación casi taumatúrgica de poner fin a la discordia de Cataluña con el Estado. Lo cierto es que su mandato termina con un escenario especialmente conflictivo en la comunidad catalana. Su socio preferente, Esquerra Republicana de Cataluña, está convertida en el «hooligan» de la política española y se ha sumado a la moda separatista de poner fecha a una consulta por la autodeterminación. Al mismo tiempo, el PSOE desliza el mensaje de que, después del 9 de marzo, querrá pactar con Convergencia i Unió, la oposición a Montilla. No se cumplen los plazos del AVE -«ya mismo», dijo la ministra de Fomento, hace unos días, que iba a llegar a la capital catalana- y la red de Cercanías no conoce un día sin parones, retrasos o incidencias. En este contexto, el nuevo estatuto de autonomía -hibernado incomprensiblemente por el Tribunal Constitucional- ya parece superado por la polémica permanente de la clase política catalana, reincidente en su victimismo, sin autocrítica y atrapada en los tópicos anticentralistas de siempre.

A dos meses de las elecciones generales, cabría preguntarse no sólo por la idea que Zapatero tiene de España -una incógnita sin despejar a pesar de sus cuatro años de Gobierno-, sino también del modelo de relación que quería establecer entre Cataluña y el Estado, porque lo que hay ahora no funciona, con el agravante de que el Estado ha sido despojado por el estatuto catalán de recursos legales y financieros para asegurar políticas solidarias y de cohesión. Tanto más preocupante es la duda por cuanto a Zapatero parece importarle poco el impacto de su política territorial en la estabilidad institucional del Estado mientras el juego de alianzas con los nacionalismos extremistas le garantice la mayoría parlamentaria. Este diseño de un poder político afianzado sobre el deterioro del Estado es uno de los factores que habrán de juzgarse en las urnas de los próximos comicios generales.

20 AÑOS DEL PACTO DE AJURIA ENEA
Lo que va de ayer a hoy
Pedro Luis Arias Ergueta El Correo 12 Enero 2008

A lo largo de la década de los ochenta del pasado siglo la sociedad vasca experimentó numerosas transformaciones de muy variado carácter. Alguna de estas transformaciones tuvo que ver con la reacción social frente a la violencia terrorista. ETA continuó generando muerte y sufrimiento, pero la condena ética, social y política de esta lacra pasó de mantenerse en ámbitos casi siempre privados a expresarse con fuerza de manera pública. La calle, que hasta entonces había estado monopolizada por manifestaciones de la minoría social que daba cobertura al terrorismo, pudo comenzar a ser recuperada con fuerza por la mayoría ciudadana que exigía y exige la desaparición de esa violencia con pretendidos fines políticos. Organizaciones sociales como la Coordinadora Gesto por la Paz nacieron por entonces y realizaron contribuciones significativas en este proceso.

En esa misma década, tras la configuración de la Comunidad Autónoma Vasca (y de la Comunidad Foral Navarra), un proceso de diálogo y negociación entre los partidoss políticos que representaban a toda la ciudadanía contraria a la persistencia del terrorismo permitió alcanzar el conocido como Pacto de Ajuria Enea. Allí se le negaba cualquier legitimidad a la estrategia violenta de ETA y se exigía su final. También allí se acordaba que los conflictos derivados de las diversas sensibilidades identitarias presentes en la sociedad vasca podían y debían ser gestionados en ausencia de violencia. Aquel Pacto supuso la escenificación de que entre casi todos los partidos políticos vascos resultaba posible un acuerdo de hondo calado que reivindicaba la necesidad de consensos políticos previos a los siempre necesarios y enriquecedores debates y disputas políticas.

La creciente movilización social y la consecución de aquel acuerdo político no fueron procesos independientes. Entre ambos se produjo una realimentación positiva. El desarrollo del protagonismo ciudadano en la denuncia y condena del terrorismo dio una cobertura importante e impulsó a los responsables políticos en su trabajo de buscar y alcanzar el consenso que permitió alcanzar el Pacto. De la misma forma que ese trabajo y la firma del propio acuerdo supuso un muy importante acicate para el movimiento pacifista vasco y para la mayoría social contraria a la violencia. Ciudadanía y clase política se articularon en un doble movimiento que reconocía la problematicidad de la plural realidad social vasca y que condenaba sin paliativos la persistencia de ETA y de cualquier violencia con ella relacionada.

Transcurridas dos décadas desde el despegue en la sociedad vasca de la movilización ciudadana contra el terrorismo y de la firma del Pacto de Ajuria Enea la situación que vivimos es diferente. La amenaza violenta persiste, aunque debilitada: menor apoyo social y capacidad operativa disminuida. También en lo que se refiere a los dos procesos sinérgicos que se produjeron hace veinte años se detectan cambios significativos. Así, aunque todas las encuestas ponen de manifiesto que la inmensa mayoría de la ciudadanía vasca exige el final incondicional de ETA, la expresión pública de esta postura en todo tipo de movilizaciones no se encuentra en su mejor momento. Por otro lado, si nos detenemos a analizar el actual debate político sobre esta cuestión y todas las con ella directamente relacionadas, también se detectan diferencias importantes: aquel consenso prepartidista ha dado paso a la utilización de la persistencia del terrorismo etarra como elemento de confrontación permanente por parte de algunos partidos políticos.

Nuevamente estos dos procesos, la pérdida de una cierta capacidad de movilización ciudadana frente a atentados y amenazas terroristas y la ausencia de un mínimo diagnóstico compartido por una amplia mayoría de la clase política ante esta problemática, no creo que sean independientes. Me temo que una de las causas -ciertamente no la única- de la dificultad creciente para que la ciudadanía exprese compromisos públicos contra la amenaza terrorista tiene algo que ver con el desconcierto que generan debates políticos en los que no se alcanzan acuerdos mínimos de carácter prepartidista. Como también opino que la actual situación del debate político sobre estas cuestiones tiene que ver no tanto con la irreductible pluralidad de la sociedad vasca cuanto con la abundancia en su seno, no sólo entre su clase política, de planteamientos identitarios excluyentes que se enfrentan intentando ser, unos u otros, hegemónicos en la definición del futuro de todos.

Estoy persuadido de que la comparación de estas dos coyunturas sociales y políticas, separadas por veinte años de historia reciente, permite extraer alguna lección para el futuro. Conviene no repetir el pasado miméticamente, pero sin olvidar lo que en él hemos podido ir aprendiendo. Para este objetivo me parece pertinente plantear algunas preguntas. Comparando ambas coyunturas: ¿Cuándo ha sido mayor la deslegitimación ética, social y política de ETA? ¿Cuándo se han sentido las víctimas más reconocidas y la memoria de su sufrimiento ha recibido una mejor valoración? ¿Cuándo han existido menos riesgos de que se intente rentabilizar la violencia terrorista al servicio de algún proyecto político concreto? ¿Cuándo han estado más alineados el debate político y la gestión pública con el necesario reconocimiento de la plural configuración de la sociedad vasca?

Creo que se puede argumentar con solidez que tanto en los años ochenta como en el presente las respuestas a estas preguntas presentan luces y sombras. Para ir construyendo ese futuro en el que se ensanche definitivamente la libertad de todos, especilamente de quienes hoy siguen amenazados, y para avanzar por caminos sólidos de reconciliación que hagan justicia a todas las víctimas no podemos volver al Pacto de Ajuria Enea ni menos aún otros como el de Lizarra, pero estoy convencido de que las claves que más y mejor nos orientarán hacia un futuro en paz y libertad son aquellas de carácter inclusivo que conjuguen la deslegitimación más rotunda de la violencia con la valoración positiva y no reduccionista de todo el patrimonio social y cultural que vamos acumulando en una sociedad que deseo cada vez más abierta, acogedora y solidaria. Y esta música me recuerda mucho a la melodía que acompañó al proceso que hizo posible aquel Pacto de Ajuria Enea.

Recortes de Prensa   Página Inicial