AGLI

Recortes de Prensa    Jueves 17 Enero 2008

Zapatero
La mentira y el miedo
Cristina Losada Libertad Digital 17 Enero 2008

En estos cuatro años se han creado, tal y como subrayan los dirigentes socialistas, nuevos derechos. Uno de ellos es el derecho del Gobierno a negociar con una banda terrorista. Otro, el derecho del Gobierno a mentir en el ejercicio del derecho anterior. En virtud de esos derechos instaurados de facto por el zapaterismo, la prueba fehaciente de que el presidente mentía cuando aseguró que suspendía todo diálogo con ETA tras el doble asesinato en Barajas, ha sido ya desechada por parte de la opinión pública que fue víctima del engaño. Platón regresa: "Si hay alguien con derecho a mentir éste sólo puede ser el gobernante de la ciudad, a fin de engañar a sus enemigos y a sus propios conciudadanos en beneficio de la comunidad". Pero actualizado: antaño, la mentira política servía para embaucar a los demás gobiernos; ahora, a los votantes.

Un observador de esos que no existen salvo en la imaginación del columnista, se preguntaría cómo es posible que en España, donde, según las noticias, cayó un Gobierno por mentir, la revelación de este embuste presidencial apenas haya alterado el pulso de la nación. Nuestro observador, ciertamente, leyó en 2004 la prensa extranjera y nacional, escuchó a Rubalcaba el 13 de marzo y ha visto los miles de textos que aseguran que el PP perdió las elecciones por mentir respecto a la autoría de la masacre de Atocha. Pero, lamento decirlo, no se ha enterado. Si ha extraído la conclusión de que millones de españoles castigaron al PP por la presunta mentira y que, por lo tanto, son criaturas que vigilan con especial rigor la veracidad de sus gobernantes, no conoce el percal. Sólo es preciso echar la vista atrás, posarla sobre los triunfos electorales del partido del GAL y la corrupción, para percatarse de la indiferencia de un sector del electorado hacia la mentira y la falta de honradez de sus representantes. Subráyese el "sus", o sea, los que son de los "suyos".

Contra lo que se contó en tantas crónicas, Zapatero no debe su victoria en 2004 a una reacción contra la mentira, sino al miedo. La mentira fue el lema presentable, la justificación para la indignación rugiente, pero los votos los levantó, singularmente, el pánico. El mismo pavor al terrorismo que está pudriendo, desde hace tiempo, la capacidad de autodefensa de un Occidente claudicante hasta el suicidio frente a los enemigos declarados de la sociedad abierta. Y que, en España, se junta y revuelve con un odio al PP atizado por socialistas y nacionalistas, que también explota el miedo. Pero si esta retrospectiva tiene interés hoy, cuatro años después, es por su trascendencia en la negociación de Zapatero con ETA. El presidente comprendió que había sido elegido por los apaciguadores. Más aún: él mismo es uno de ellos. Conectó con ese mandato y se dispuso a cumplirlo como sea. Esto es, cediendo ante los terroristas lo que hiciera falta. Para aquella parte de la sociedad que se muestra dispuesta a plegarse ante la amenaza, el precio y el proceso son pormenores sin importancia. El fin justifica los medios y adelante. En ese contexto, Z ha interiorizado que sus mentiras sobre las reuniones y las componendas con los terroristas pasarían el filtro una vez al descubierto. La mentira triunfa cuando la verdad no interesa.
Cristina Losada es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Último discurso parlamentario
Lucha contra ETA y Estado de Derecho
Jaime Ignacio del Burgo Libertad Digital 17 Enero 2008

Cualquiera que haya sido nuestra discrepancia con el Gobierno en la lucha contra ETA, el Grupo Popular ha expresado siempre su pleno apoyo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Desde la instauración de la democracia tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil han sido objeto permanente de la furia criminal de la banda terrorista. El gran número de asesinados por ETA pertenecientes a ambos cuerpos policiales demuestra hasta qué punto se han cebado contra ellos las alimañas que se creen con derecho a eliminar a cuantos rechazan sus objetivos políticos y condenan de raíz sus métodos liberticidas.

Esta actitud de afecto y admiración sin límites hacia quienes –como los guardias civiles Fernando Trapero y Raúl Centeno, últimos asesinados por ETA– perdieron su vida para garantizar la integridad física y la libertad de los demás nos lleva a proclamar que jamás nos encontrarán en el camino cuantos, en una actitud de cínica e hipócrita equidistancia, dicen condenar toda actuación violenta, venga de donde venga, para al final prestarse a servir de instrumento propagandístico de la banda terrorista.

Señorías, no hay ninguna equidistancia entre la actuación de los asesinos y la de los garantes de la libertad. Entre otras cosas porque no existe ningún conflicto vasco. El único conflicto es el provocado por una banda de asesinos que ha declarado la guerra a la sociedad democrática y de forma totalitaria se atribuye la representación del pueblo vasco para mancillar su buen nombre. ETA es el único déficit democrático del País Vasco, la única torturadora de nuestra sociedad.

Señorías. La violencia en el País Vasco acabará de un plumazo si los terroristas aceptan las reglas del juego democrático y reconocen que nadie les ha dado licencia para matar a sus semejantes. Y mientras eso no ocurra o, mejor dicho, para que eso ocurra cuanto antes las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado deben continuar su infatigable y abnegada labor y contar con el respaldo de la sociedad.

Dicho lo anterior debo hacer una precisión. La lucha contra el terrorismo ha de ajustarse en todo momento a las exigencias del Estado de Derecho. No hay atajos en la lucha contra el terrorismo. Por eso la actuación de los cuerpos policiales ha de respetar siempre los derechos fundamentales de todos por mucha que sea la chulería provocadora de los terroristas que, en el colmo del sarcasmo, no dudan en aplastar los derechos de sus víctimas para después ser los primeros en reclamar respeto para sus propios derechos. Quede claro que en España no puede haber lugar para la tortura. Pero si hubiera alguna extralimitación los tribunales de justicia son los únicos encargados de juzgarla y, en su caso, condenarla. Mientras eso no ocurra la presunción de inocencia –que es un derecho fundamental de nuestra Constitución– ampara a quienes arriesgaron su vida en una acción policial como la llevada a cabo el día de Reyes que –no lo olvidemos– ha permitido evitar una nueva masacre en Madrid.

Señorías. Es bien sabido que el manual de instrucciones de los etarras incluye la obligación de denunciar sistemáticamente torturas físicas o psíquicas en caso de ser detenidos. Y lo cierto es que en la inmensa mayoría de los casos las denuncias han sido rechazadas por la Justicia. Por eso, en este episodio de la lucha contra ETA que tanto preocupa a los grupos que han propuesto la iniciativa que debatimos hay que ser muy prudentes y esperar al pronunciamiento de los tribunales. Entre tanto, no estamos dispuestos a secundar el linchamiento de ningún agente policial ni vamos a permitir, al menos con nuestro voto, que el Congreso de los Diputados sirva de plataforma propagandística para los terroristas entre otras cosas por el respeto que nos merecen las víctimas de sus crímenes horrendos.

Termino, Sr. Presidente. No me gusta alardear de ello, pero en esta me siento impulsado a hacerlo. Desde el día 22 de diciembre de 1977 el Gobierno me puso escolta por haber tenido la osadía de defender el derecho de Navarra a conservar su identidad en el seno de la nueva España libre y democrática. Gracias a mis ángeles custodios he podido representar a Navarra y ejercer a lo largo de estos últimos treinta años el derecho a combatir sin otras armas que las de la palabra y la razón, el terrorismo de ETA, aunque a veces haya tenido la sensación de vivir en régimen de libertad vigilada que no deja de ser una forma de tortura. En todo este tiempo he sostenido el buen nombre de nuestras fuerzas y cuerpos de seguridad en su lucha contra ETA incluso en épocas donde muy pocos lo hacían. Por eso, me siento muy gratificado por el hecho de que el Grupo Parlamentario Popular me haya permitido poner punto final a mi vida parlamentaria con una intervención en defensa del honor de la Guardia Civil.
Muchas gracias.

Jaime Ignacio del Burgo es diputado por Navarra. Representa a UPN en el Comité Nacional del PP

Sobre lenguas y libertades
XAVIER PERICAY, Escritor ABC 17 Enero 2008

CUANDO apenas se cumplían cien días del comienzo de nuestra guerra civil, C_sar-August Jordana -escritor, traductor, corrector de estilo y abnegado propagandista de la causa catalanista y republicana- se felicitaba en el semanario «Mirador» de que cada vez fueran menos las voces dispuestas a combatir la enseñanza en catalán. Los tiempos habían cambiado, ciertamente. Y no sólo por el estado de guerra que afectaba a todo el país, sino porque este estado, en el caso concreto de Cataluña, había permitido a la Generalitat borrar de un plumazo el viejo sistema de enseñanza instaurado con la República -dos líneas independientes: una autonómica en catalán, otra estatal en castellano- y sustituirlo por un modelo unitario, basado en el derecho de todas las criaturas a ser escolarizadas en su lengua materna. La satisfacción de Jordana estaba, pues, más que justificada. Gracias al decreto que el presidente del Gobierno de Cataluña acababa de firmar, y a menos que las cosas volvieran a torcerse, en adelante ningún niño catalanohablante iba a verse obligado, por causa de fuerza mayor, a recibir la primera enseñanza en castellano.

En su edición de 22 de septiembre de 1936, «La Vanguardia» había recogido con todo detalle el decreto en cuestión. Merece la pena detenerse en él. Ya desde el mismo preámbulo, que arranca con estas palabras: «Ninguna convención puede justificar la violación de los derechos del niño, que encarna los derechos de la naturaleza. Entre esos derechos, el del niño a usar la propia lengua -la lengua en que ha nacido- es reconocido por todos y consagrado por las autoridades mundiales en los Congresos de Bilingüismo». Y si el preámbulo no tiene desperdicio, la parte correspondiente al articulado no le va a la zaga. Por ejemplo, en el punto primero, donde se lee: «La enseñanza pre-maternal, maternal y primaria en las escuelas de Cataluña, se hará basada en la lengua del niño, dividida en grupos en aquellas escuelas en que la matrícula lo permita. El maestro utilizará el idioma del niño allí donde la distribución en grupos no sea posible». O en el punto segundo, donde se insiste en que «es preciso no hacer nunca violencia en el alma del niño. La escuela en este punto será un reflejo de la calle, donde, generalmente, los dos idiomas oficiales conviven». O en el tercero, donde se indica que en cuanto «se vea que el niño está suficientemente formado en la propia lengua comenzará intensamente el aprendizaje de la segunda lengua, en catalán para los niños de habla castellana y en castellano para los de habla catalana».

Se trata, sin duda, de un decreto ejemplar. Cuando menos para la época. Dejemos ahora a un lado la visión romántica del lenguaje que impregna todo el texto y en especial el preámbulo -ese «nacer en una lengua» que recuerda en su irracionalidad el «vivir en una lengua» de las políticas lingüísticas contemporáneas-, y centrémonos en las disposiciones estrictamente pedagógicas. Estamos ante un modelo que garantiza, por una parte, el derecho del niño a ser escolarizado en su lengua materna y, por otra, el aprendizaje ulterior de la otra lengua hablada en la comunidad. Respeto, pues, a la «naturaleza lingüística» del educando -y a la voluntad de sus progenitores, que se supone concordante con esta naturaleza- y respeto a la legalidad, en la medida en que una y otra lengua eran entonces -como ahora- oficiales en Cataluña. Y todo ello en un tiempo en que la población catalanohablante era considerablemente superior a la castellanohablante y en que el Gobierno de la Generalitat no estaba ya obligado, por la situación de excepcionalidad creada por el golpe de Estado y la guerra civil consiguiente, a dar cuentas de nada a nadie.

Pues bien, al cabo de más de setenta años, con una población donde el número de catalanohablantes y el de castellanohablantes es más o menos parejo, con un régimen democrático felizmente vigente y con unas instituciones autonómicas que, hasta que no se disponga lo contrario, sí deben dar cuentas de sus actos, una iniciativa legislativa popular impulsada por Convivencia Cívica Catalana y encaminada a sustituir el actual modelo de inmersión lingüística en la llamada lengua propia -o sea, en catalán- por un modelo bilingüe basado en la enseñanza de la lengua materna ha sido rechazado por el voto de una inmensa mayoría de los representantes políticos de Cataluña. Ocurrió el pasado 19 de diciembre en el Parlamento autonómico. De 124 diputados presentes -la Cámara tiene 135-, únicamente 13 -pertenecientes todos al Partido Popular o a Ciutadans- votaron a favor de una propuesta de sistema educativo que en nada desmerece, ni en sus principios ni en su formulación, el que la Generalitat de Companys implantó en 1936 en la retaguardia republicana. Y no sólo eso. Durante el debate que precedió a la votación, una gran parte de los 111 diputados que votaron en contra, y entre ellos casi todos los miembros del Gobierno, abandonaron de forma ostentosa el salón de plenos, con lo que no sólo evidenciaron su desprecio hacia los impulsores de la iniciativa, sino también hacia los 50.000 ciudadanos que, con su firma, la habían hecho posible.

Que la clase política catalana desprecie a sus representados no constituye ya, por desgracia, ninguna novedad. Es más, la desafección empieza a ser mutua, y buena prueba de ello son los altos índices de abstención de las últimas elecciones y referendos celebrados en la Comunidad. Pero que esta clase política rechace un modelo de enseñanza que siete décadas atrás había hecho, como reconocía C_sar-August Jordana, las delicias de sus antepasados -no olvidemos que el Gobierno de entonces, encabezado por Esquerra Republicana, agrupaba a todas las fuerzas de izquierda y nacionalistas-, y lo haga con el burdo pretexto de que fomenta la segregación; esto, aparte de un desprecio a los ciudadanos, es un insulto a la inteligencia. Y una agresión manifiesta a la libertad. Porque lo que subyace en esta iniciativa legislativa popular promovida por Convivencia Cívica Catalana -y lo que legitimaba, sin duda, el decreto que el Gobierno de la Generalitat promulgó en septiembre de 1936- no es otra cosa, al cabo, que el incuestionable derecho de todos los padres a elegir la lengua en que quieren que se eduque a sus hijos -siempre y cuando, por lo menos en el sistema público, dicha lengua tenga carácter oficial-.
En este sentido, la apelación a que el niño sea escolarizado en su lengua materna cabe entenderla como una variante de este ejercicio de la libertad. Y, por supuesto, así debería ser entendida también la apelación contraria; eso es, que unos padres deseen que su hijo reciba la primera enseñanza en una lengua distinta de la materna. El fundamento, en ambos casos, es la libertad. La libertad de elegir. O el derecho a decidir, por usar una expresión muy en boga en estos tiempos. Lástima que quienes la usan y la pasean, suplicantes, por las calles barcelonesas sean precisamente los mismos que niegan al conjunto de la sociedad catalana la posibilidad de ejercer, en relación con la educación de sus hijos, este mismo derecho. Será que, en lo tocante a la libertad, no las tienen todas consigo.

Líneas independientes, autonómica en catalán, estatal en castellano en la República.
Nota del Editor 17 Enero 2008

Tengo que reconocer que el arículo de Xavier Pericay lo he leído con cierto detenimiento pero sin olvidar que ha sido el editor del estudio que la FAES ha hecho sobre las lenguas en la España de hoy y donde el estado que muestra del gallego no tiene que ver con la imposición e inmersión que sufren padres, alumnos y ciudadanos en general.

Hay que ver lo bien que suena este sistema de enseñanza " instaurado con la República -dos líneas independientes: una autonómica en catalán, otra estatal en castellano-", libertad de elección, libertad de idioma. En cambio la siguiente propuesta " El maestro utilizará el idioma del niño allí donde la distribución en grupos no sea posible» no deja de ser  bilingüismo impuesto puro y duro. " La escuela en este punto será un reflejo de la calle, donde, generalmente, los dos idiomas oficiales conviven» No es lo mismo, en la calle cada cual habla en elidioma que le conviene, uno pasea por ahí y oye cientos de idiomas, grupos que se comunican entre sí en español, gallego, catalán, vasco, chino, árabe,. ruso, polaco, sueco, pero muy curiosamente, cada grupo utiliza el mismo idioma, con la excepción de los que hablan la lengua regional al dirigirse a los españoles, como los fumadores, que creen que los demás también lo son y tenemos que tragarnos sus humos.

Y por eso llega el párrafo siguiente "en cuanto «se vea que el niño está suficientemente formado en la propia lengua comenzará intensamente el aprendizaje de la segunda lengua, en catalán para los niños de habla castellana y en castellano para los de habla catalana»,  pero que manía de querer imponer su lengua regional, sin respeto alguno a las libertades individuales, puro y duro bilingüismo impuesto.

Y sigue con el modelo, es un decir, porque de modelo, de ejemplar no tiene nada, tendría que decir inoculación forzada de la otra lengua "modelo que garantiza, por una parte, el derecho del niño a ser escolarizado en su lengua materna y, por otra, el aprendizaje ulterior de la otra lengua hablada en la comunidad. Respeto, pues, a la «naturaleza lingüística» del educando -y a la voluntad de sus progenitores, que se supone concordante con esta naturaleza- y respeto a la legalidad, en la medida en que una y otra lengua eran entonces -como ahora- oficiales en Cataluña. total, deber de conocer la lengua regional, como pretenden con el estatuto trapicheado con Zapa I el difuso, y totalmente anticonstitucional, de momento

En cuanto a la " iniciativa legislativa popular impulsada por Convivencia Cívica Catalana y encaminada a sustituir el actual modelo de inmersión lingüística en la llamada lengua propia -o sea, en catalán- por un modelo bilingüe basado en la enseñanza de la lengua materna ha sido rechazado por el voto de una inmensa mayoría de los representantes políticos de Cataluña", sólo recordar que esta iniciativa esun mal menor inadmisible, al aceptar la imposición de la lengua regional que es claramente anticonstitucional. Esta postura políticamente correcta es inadmisible en España, con la constitución actual, lo mismo que en el resto mundo con un poco de sentido común.

Y finalmente algo parcialmente interesante "que el incuestionable derecho de todos los padres a elegir la lengua en que quieren que se eduque a sus hijos -siempre y cuando, por lo menos en el sistema público, dicha lengua tenga carácter oficial", claro, y yo pregunto y que pasa con la enseñanza primaria, secundaria, profesional y universitaria: ¿ doble circuito, uno en español y otro en lengua regional, o el tutum revolutum del libertinaje donde cada  cual utiliza el lenguaje que le conviene (bilingüismo forzado) ?.

Crónica y fotografías de la presentación de ¿Rendirse ante ETA? Veinticinco voces contra la negociación
 Minuto Digital 17 Enero 2008

El director de La Mañana Fin de Semana de COPE, Alfonso Merlos, presentó su último libro, ‘¿Rendirse ante ETA? Veinticinco voces contra la negociación’, en Bilbao.

El popular periodista estaba acompañado por Antonio Basagoiti, presidente del PP de Vizcaya, Regina Otaola, alcaldesa de Lizarza, Adolfo Careaga, ex-diputado y Presidente de Honor de España y Libertad y Yolanda Morín.

Los bilbaínos no quisieron perder la oportunidad de acompañar al periodista que, durante la presentación, desgranó fielmente, aportando datos de todo tipo, lo que ha sido el proceso de rendición de Zapatero ante ETA. Merlos destacó que el PSOE negoció antes, durante y después de los asesinatos de la T4 y confirmó que “pase lo que pase en las póximas elecciones, gane o pase a la oposición Zapatero, seguirá negociando con los terroristas”.

El periodista confirmó las presiones que se han producido, “en público y en privado”, contra los periodistas de COPE, y anunció, entre aplausos, que los periodistas de la cadena radiofónica no “se rendirán” y seguirán informando libremente a los ciudadanos.

Durante sus intervenciones, tanto Regina Otaola como Antonio Basagoiti y Adolfo Careaga, destacaron la importancia del Libro de Alfonso Merlos que plasma de forma inmejorable el testimonio de los ciudadanos que resisten ante el terrorismo. Basagoiti destacó que “en el libro aparecen personas que, desde posiciones ideológicas distintas, demuestran que se puede estar de acuerdo en lo esencial”.

Regina Otaola llamó a mantener la esperanza y consideró que la obra de Merlos es un documento esencial a la hora de analizar el mal llamado proceso de paz de Zapatero.

Adolfo Careaga recordó con cariño durante su alocución a Federico Jiménez Losantos, César Vidal, Nacho Villa y “todos los profesionales de la COPE”, recuerdo que fue acompañado por el aplauso de todos los presentes.

Cerró el acto Yolanda Morín, presidenta de España y Libertad, que agradeció la presencia de los ciudadanos bilbaínos. El acto se cerró, como ya es habitual en plataforma España y Libertad, con el himno de España -”sin letra”- y la firma de ejemplares del autor.

Mas información
gsm: 678.61.61.77
info@e-libertad.es
http://www.e-libertad.es

El 'Elurra' trasladó a ocho etarras y entregó bombas en seis provincias
El comando responsable del atentado contra la T-4 llevó explosivos junto al aeropuerto de Loiu y a Gernika
ÓSCAR B. DE OTÁLORA o.b.otalora@diario-elcorreo.com El Correo 17 Enero 2008

El 'comando Elurra' repartió entre 2002 y 2006 mochilas con explosivos por seis provincias y ayudó a cruzar la frontera a ocho terroristas, según figura en las diligencias realizadas por la Guardia Civil a partir de su detención. El grupo estaba formado por Igor Portu y Mattin Sarasola, arrestados el 6 de enero en Mondragón, y por Josu Iturbide y Mikel San Sebastián, ambos huidos.

Los datos recopilados por los investigadores revelan que el grupo era una pieza clave en el intento de mantener engrasada la maquinaria etarra en las fechas anteriores a la tregua de 2006. La sospecha policial es que los principales atentados perpetrados en esas fechas contaron con la participación del 'comando Elurra' en alguno de sus preparativos. El talde, en este sentido, era el encargado de hacer llegar mochilas con explosivos a distintos zulos repartidos por toda la geografía española para que allí los recogieran los comandos operativos.

De la misma forma, los traslados de etarras a través de la frontera hispano-francesa se corresponden con los momentos de mayor presión de las fuerzas de seguridad hacia los comandos desplegados en nuestro país. Según la hipótesis que manejan los expertos antiterroristas, la banda quería reforzar la seguridad de todos sus movimientos para evitar las continuas caídas de células. Con el fin de asegurarse que no fueran detectados en un momento crucial como el paso de fronteras, recurrió a un grupo de 'legales' -terroristas no fichados y sin antecedentes policiales- que conocían perfectamente la muga por ser vecinos de Lesaka.

Según los documentos policiales, el comando fue creado por José Antonio Aranibar en 2001, un huido que con el tiempo se convertiría en el lugarteniente del actual jefe militar de la banda, Garikoitz Aspiazu, 'Txeroki'. Aranibar reclutó a Sarasola, quien a su vez buscó a Igor Portu y José Iturbide para que le ayudasen. Este primer grupo se denominó 'talde Goiztiarrak'. Sus primeras misiones consistieron en trasladar a etarras desde el monte Bianditz, cerca de la frontera vascofrancesa, hasta la localidad guipuzcoana de Urnieta. En junio y en otoño de 2002 ayudaron a pasar la muga a pie a tres hombres y una mujer. En junio de 2003 y en el invierno de ese año volvieron a ayudar a cuatro personas. En la primera fecha llevaron a un hombre y una mujer en bicicleta desde el Bianditz hasta Martutene. Más tarde se encargaron de llevar a dos hombres, también en bici, a Pamplona.

Aritxulegi
Para esas fechas, Igor Portu -aficionado al ciclismo- había relevado a Sarasola en el liderazgo del grupo. Aranibar les propuso entonces dedicarse a trasladar explosivos, lo que aceptaron. El grupo pasó a denominarse 'Elurra' e incorporó a Mikel San Sebastián. Su actividad se multiplicó. En julio de 2004 llevaron dos mochilas con explosivos a Valencia y a un punto fronterizo entre Palencia y Asturias. A finales de ese año trasladaron varias bombas -ya preparadas- a Tarragona y en los comienzos de 2005 hicieron otro viaje con los mismos fines a Zaragoza. A finales de ese año entregaron una mochila en Sacedón (Guadalajara). Su último traslado tuvo lugar en 2006, cuando llevaron un paquete con explosivos hasta Dima, junto al aeropuerto de Loiu y al Balcón de Vizcaya, cerca de Gernika.

En 2005 el 'Elurra' pasó a encargarse directamente de los atentados. Ayudaron al ataque conta la discoteca Bordatxo y en los preparativos de la exhibición armada de Aritxulegi, en plena tregua. En otoño de 2006, el propio 'Txeroki' les pidió que preparasen el atentado contra la T-4, perpetrado el 30 de diciembre y en el que murieron dos ecuatorianos. En agosto fallaron en un atentado conta Marina d'Or, en Castellón. Al ser detenidos preparaban un ataque contra el parking exterior de Azca, en Madrid.

ETA ORDENA QUE SE MATE "CON PISTOLAS"
Los etarras de la T-4 sembraron España de explosivos antes y durante la tregua
Mientras el Gobierno socialista se afanaba por mantener viva la negociación con ETA tras el bombazo de la T-4, los terroristas encargados de dicho atentado repartían mochilas con explosivos en varios puntos de España. Según desvela el diario El Mundo, los etarras de las nueva terminal realizaron, a menos, seis entregas antes y durante la tregua en lugares tan dispares como Valencia, Asturias y Zaragoza. Por su parte, La Razón informa que la banda asesina ha ordenado a sus "cachorros" que comentan atentados con pistola. Según fuentes antiterroristas, la dirección de ETA ha entregado armas a sus grupos y ha decidido dar un salto cualitativo en sus crímenes.
Libertad Digital 17 Enero 2008

El grupo terrorista desmantelado por la Guardia Civil el pasado día de Reyes en Mondragón sigue ofreciendo información a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Según informa el diario El Mundo, los asesinos de la T-4 repartieron seis mochilas cargadas de explosivos antes y durante la tregua por diferentes ciudades españolas.

El primer traslado se realizó, según fuentes de la lucha antiterrorista, en julio de 2004. Entonces, los terroristas trasportaron dos mochilas con explosivos a Valencia y al límite entre Palencia y Asturias. Posteriormente, harían lo propio a finales de 2004, durante 2005 y durante 2006, cuando se produjo la última entrega.

ETA ordena que se atente con pistolas
Por otro lado, y según publica La Razón, la banda asesina ha ordenado a sus grupos terroristas que comentan atentados con pistola, motivo por el cual ha entregado armas a sus "cachorros". De hecho, los propios terroristas de la T-4 acababan de recoger dos revólveres, que intentaron usar contra la Policía, antes de ser detenidos.

Según expertos de la lucha antiterrorista, la dirección de ETA ha decidido dar un salto cualitativo en sus acciones criminales. A pesar de ello, fuentes policiales auguran que la banda no abandonará la estrategia de la colocación de bombas.

Los inmigrantes rechazan centros separados para alumnos extranjeros
Los profesores están divididos ante la anunciada experiencia piloto
S. T. - Barcelona El País 17 Enero 2008

Los colectivos de inmigrantes están en contra de que los alumnos extranjeros llegados cuando ha empezado el curso puedan estar temporalmente en espacios distintos de las actuales escuelas e institutos, separados del resto de alumnos, hasta que tengan un dominio suficiente del catalán y castellano como para integrarse en las aulas comunes. Así lo declararon ayer a este diario varias entidades de colectivos de inmigrantes.

El Departamento de Educación de la Generalitat tiene previsto presentar hoy un plan piloto al respecto para los alumnos recién llegados sin suficiente cominio lingüístico. La Generalitat recalca que las estancias de estos alumnos en estos espacios serían siempre temporales.

Varios profesores consultados tienen opiniones distintas. Unos, claramente en contra; otros dicen que tener separados a estos alumnos hasta que asuman competencia en lenguas puede ayudar a que se integren mejor después en las aulas comunes. En Cataluña hay 133.000 alumnos extranjeros, el 12,5% del total, desde la escuela Primaria a la Formación Profesional. Hay centros donde el flujo de recién llegados es constante.

Ya hay aulas de acogida para los alumnos que llegan sin conocer bien las lenguas de Cataluña, pero dentro de los centros escolares. Los sindicatos de profesores ya se han mostrado en contra de cualquier plan que avance hacia la separación de los alumnos.

El secretario general del Ministerio de Educación, Alejandro Tiana, dijo ayer que prefiere esperar a que la Generalitat presente su propuesta para pronunciarse sobre ella, informa J. A. Aunion. Aun así, Tiana recordó que la nueva ley de educación (LOE) ha flexibilizado las formas de atender a los alumnos con necesidades especiales, lo que incluye a los inmigrantes. En cualquier caso, la propuesta no tendría ningún problema, dijo, "si es un sistema transitorio y que no impide la inclusión", añadió.JOSÉ VERA / Ecuador "Mi hijo no tuvo problema"

"¿Por qué quieren cambiar las cosas? No lo sabemos, pero no vemos que una medida así vaya a favorecer la integración. Mi hijo llegó a Cataluña con seis años y ahora que tiene 12 domina perfectamente el catalán. Tener a los alumnos en centros distintos a los habituales será peor para su integración", asegura José Vera, presidente de las Asociaciones Ecuatorianas en

Cataluña.
DIEGO ARCOS / Argentina "Queremos igualdad"
"Hay que estar atentos a ver cómo lo explica la Generalitat, pero en principio crear cosas distintas para un sector social, sean inmigantes o no, es un error. Queremos igualdad. Es cierto, sin embargo, que las aulas de acogida actuales no funcionan bien. A veces, perjudican a los alumnos extranjeros y también a los de aquí", afirma Diego Arcos presidente de los

Colectivos de Inmigrantes de Cataluña.
MAWA NDIAYE / Senegal "No lo veo la necesidad"
"No veo la necesidad de que los alumnos inmigrantes recién llegados vayan a otros centros. Es cierto que los que se incorporan con el curso empezado en diversas tandas pueden ser un problema para el resto de la clase porque van retrasados con relación a los otros, pero las aulas de acogida que ahora existen han funcionado bastante bien", declaraMawa Ndiaye, vicepresidente de la Asociación Catalana de Residentes Senegaleses.

JAVED ILYAS / Pakistán "No es bueno para integrar"
"Las aulas de acogida en los propios colegios me parecen bien, pero que estén en otros espacios no nos gusta. ¿Qué pensarán los alumnos que llegan si se le coloca en un espacio educativo distinto del resto? No creo que eso vaya a facilitar su integración", explica Javed Ilyas, presidente de la Asociacion de Trabajadores Paquistaníes de Cataluña.

ISIDRO CABELLO / Profesor "Puede ser positivo"
"La medida podría ser buena si se aplica bien. Ahora hay alumnos que se sienten incómodos y discriminados en las aulas de acogida. No tienen suficientes conocimientos lingüísticos. Si se les prepara en espacios distintos, no se sentirán así cuando se integren en los centros. Además, hay un goteo constante de nuevos alumnos que perjudica a las clases", dice
Isidro Cabello, profesor del Instituto Investigador Blanxart, de Terrassa.

ENRIC ROMERO / Profesor "Sólo en casos concretos"
"Hay que andarse con cuidado con este tipo de medidas. Las aulas de acogida funcionan, pero tener alumnos fuera de los centros podría ser bueno en casos muy concretos de alumnos que vienen de países con una raíz cultural muy distinta de la nuestra y que no tienen red de apoyo aquí", dice Enric Romero, profesor del Instituto Sant Andreu, en el barrio de Nou Barris, en Barcelona. "Extender la medida a todos los alumnos no sería bueno porque los estudiantes perderían las relaciones con sus iguales".

SILVIA CARRASCO / Investigadora "Sería un error"
"No hay que segregar. Hacerlo sería un error", dice esta profesora titular de Antropología de la Educación de la UAB. Investiga las relaciones entre la educacion, la infancia y la inmigracion, a través del Proyecto Emigra. "Separar alumnos no sería un buen modelo. Debemos tener centros educativos integradores, no segregadores", defiende esta docente e investigadora de las relaciones entre la educación, la infancia y la inmigracion, a través del Proyecto Emigra.

JOAQUIM CORTÉS / Maestro "No hay que descalificar"
"Primero tenemos que saber con exactitud qué propone la Generalitat, pero la medida no de be ser descalificada de entrada ni debe ser una panacea", recalca Joaquim Cortés, jefe de estudios de la escuela Pau Sans, de L'Hospitalet. "Los alumnos de hasta tercero de primaria tienen una edad en la que absorben muy bien las lenguas, pero luego no tanto. Los alumnos de aquí ya saben escribir y los que llegan quedan en situación de cierta inferioridad y a veces llegan cuando está cercano el final de curso".

MAITE GÓRRIZ / Profesora "No tenemos problemas"
"Hay que ver cómo se concreta la medida", señala Maite Górriz, directora del Instituto Priorat, de Falset. "En zonas rurales como la nuestra, la marginación de los inmigantes puede ser mayor que en otras. Nosotros no tenemos poblemas en las aulas de acogida, pero en centros donde hay un 40% de inmigrantes puede haberlos".

EL CONSEJERO DE EDUCACIÓN QUIERE DESPLEGAR EL ESTATUTO
CiU, PP y C's piden a Maragall que rectifique y no recorte las horas de castellano y catalán
Los tres partidos de la oposición, CiU, PP y C's, han pedido al consejero de Educación, Ernest Maragall, que rectifique y no recorte las horas de Lengua castellana y Lengua catalana en Bachillerato a partir del próximo curso, tal y como establece la propuesta de su departamento para desplegar el decreto estatal. Esta petición se produce un día después de que Albert Rivera enviara a Zapatero tres sentencias que demuestran que en Cataluña "se excluye" al castellano.
Europa Press Libertad Digital 17 Enero 2008

La diputada de CiU y ex consejera de Educación Irene Rigau lamentó que el Ejecutivo catalán actúe "como si no tuviera competencias" y recomendó a Maragall que cambie su propuesta, recordándole que la federación rectificó en su momento cuando también se planteó esta reducción horaria.

Rigau apuntó que entonces CiU planteó esta reducción pero se produjo un debate importante en el mundo educativo y se dieron cuenta de que "es necesario el dominio lingüístico" en cualquier modalidad de Bachillerato.

Respecto a la Religión y al hecho de que se imparta fuera del horario lectivo, Rigau indicó que es una propuesta que se debe estudiar, abogando por que toda familia que pida formación religiosa la tenga, aunque sea a fuerza de "repensar el horario".

Por su parte, la portavoz del PP en el Parlamento, Carina Mejías, consideró "negativo" para los alumnos el recorte del castellano y del catalán y opinó que, en cualquier caso, deberían "incrementarse" las horas dedicadas a la lengua.

Además, insistió en que debe ser "opción de los padres" que los escolares cursen la asignatura de Religión. Por eso, anunció que el PP buscará que se "redefinan algunos aspectos de la ley" con el objetivo de que "dé respuesta" a los problemas del actual sistema educativo.

En un sentido similar se pronunció el portavoz de C's en el Parlamento catalán, Albert Rivera, que opinó que los cambios legislativos buscan "una ciudadanía sin capacidad crítica". Reclamó la "equiparación" de las horas lectivas para el Castellano, el Catalán y el Inglés, y añadió que el recorte de horas dedicadas a lengua va "en detrimento del dominio de las lenguas oficiales" de los escolares.

Educación para la Ciudadanía
Los objetores se arman ante las elecciones
Presentarán en Bruselas un informe contra Educación para la Ciudadanía y convocarán una protesta en Madrid ? Una guía jurídica dirigida a cuatro millones de padres explica cómo recurrir
Los miles de padres contrarios a Ciudadanía alzan su voz para plantar cara a la materia ante la campaña electoral.
Miguel Carbonell La Razón 17 Enero 2008

Madrid- Los objetores de conciencia a Educación para la Ciudadanía se ponen en forma de cara a las elecciones. Ayer presentaron una serie de acciones que representan su primera línea de combate: una guía para orientar a los padres que quieran objetar, la presentación de un informe-denuncia ante el Parlamento Europeo y la convocatoria de una reunión en la capital que congregará a miles de objetores.

Así lo expusieron los responsables de la plataforma Profesionales por la Ética, una de las más combativas contra la polémica asignatura. Su coordinador jurídico, José Luis Bazán, detalló que la guía plantea una setentena de preguntas a las que suelen enfrentarse los padres, con información sobre qué derechos les amparan, a quién dirigirse en caso de que los consideren vulnerados y todos los pasos a seguir para objetar, desde la presentación de escritos y sus plazos, hasta la solicitud de amparo de los defensores del Pueblo de doce comunidades autónomas, y del Menor, en las tres que lo tienen.

Suspender y pasar de curso
El manual incluye cuestiones legales, instrucciones sobre cómo crear asociaciones de padres objetores y cómo acudir a las instancias disponibles, incluido el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. También entra en el campo del absentismo escolar, la posibilidad de recibir un suspenso por no asistir y de no pasar de curso debido a ello, cuestiones que, en todo caso, «quedan al criterio del claustro de profesores», según aclara la guía.

La plataforma objetora está dispuesta a inundar las consejerías de Educación de las comunidades autónomas de más objeciones, que se sumarán a las 22.000 ya presentadas (19.000 registradas): «Prestamos gratuitamente todo el apoyo jurídico a los padres que lo necesiten, para lo que contamos con una extensa red de abogados y procuradores en toda España», aseguró Bazán, quien recordó que se han admitido a trámite decenas de recursos contencioso-administrativos presentados por centenares de padres en Andalucía (Sevilla, Málaga, Córdoba y Huelva), Asturias y País Vasco, mientras que los registrados en Cataluña se han desestimado. «Algunos recursos han pasado a la vía judicial, y, al tratarse de derechos fundamentales, van directamente a los tribunales superiores de justicia», explicó el jurista.

Uno de los padres objetores, el abogado sevillano Carlos Seco, se felicitó porque el recurso de súplica que presentaron los sindicatos en Andalucía para personarse en la causa ha sido rechazado, lo que, a su juicio, supone «un aviso para navegantes de que los contenidos morales no pueden impartirse con carácter obligatorio». El escrito desestimado reunía a la Confederación Andaluza de Asociaciones de Madres y Padres del Alumnado por la Educación Pública (Codapa), a Comisiones Obreras y a la Unión General de Trabajadores, favorables todos ellos a la nueva materia.

Campaña internacional
En cuanto a las próximas acciones de Profesionales por la Ética, su máximo responsable, Jaime Ucelay, adelantó que el miércoles de la semana que viene presentarán un informe ante el Parlamento Europeo, titulado «La batalla por la libertad», para el que contará con el «apoyo» de varios eurodiputados, dentro de la «campaña internacional» que los objetores están realizando en el continente.

También convocó a todos los objetores a participar en la reunión que tendrá lugar en Madrid el próximo 16 de febrero y que supondrá el primer «encuentro nacional de objetores», en el que espera reunir a cientos de padres de toda España.

Gustavo de Arístegui, portavoz de exteriores del PP
«La sociedad nos exige que saquemos a España del abismo en el que la ha metido ZP»
Por Sandra Remón y Juan C. Osta Periodista Digital 17 Enero 2008

Gustavo de Arístegui asegura que Zapatero ha mentido de forma reiterada a los españoles "cuando decía que no había hablado con ETA" y que debería haber informado a la opinión pública en sede parlamentaria aunque "no tuvo el apoyo de ningún organismo internacional" como se atrevió a decir "en todo caso, de alguna ONG". "El terrorismo es ETA, no un conflicto político en el que haya que negociar". Con respecto al nombramiento de Pizarro, el portavoz de exteriores popular está muy agradecido.

Zapatero dijo que tras el atentado de la T-4, organismos internacionales le apoyaron para que siguiera conversando con ETA. ¿A qué organismos se refiere el presidente?

Me gustaría saber qué organismos son. El señor Zapatero, siendo Presidente del Gobierno y un responsable político, tendría que actuar con responsabilidad y no con irresponsabilidad y hacérselo saber a la Comunidad Internacional y sobre todo a la opinión pública española, que tiene derecho. Tenía que haberlo hecho en sede parlamentaria.

Me parece extraordinariamente que durante meses ha mentido de forma reiterada. El PP ha contado más de veinte ocasiones en las que negó haber tenido contactos con ETA después de dos asesinatos el 30 de diciembre de 2006. Me parece especialmente grave que durante meses haya mentido de forma reiterada y tan descaradamente

Y en segundo lugar, no creo que sean organismos internacionales, en todo caso alguna ONG que, como en otras ocasiones, ha tratado de mediar pero es que no hay conflicto entre ETA y España, no hay conflicto entre vascos y españoles: hay una banda terrorista que intenta imponer sus puntos de vista fanáticos y totalitarios a la mayoría de los españoles y de los vascos. Eso es el terrorismo, no es un conflicto político que haya que negociar entre las partes. Nada tiene que ver esto con lo que ocurrió en Irlanda del Norte donde había dos comunidades con sendos grupos terroristas enfrentados y que mataban a la sociedad civil de los de en frente.

¿Cómo valora el nombramiento de Pizarro?
Nos felicitamos todos los miembros del Partido Popular. Estamos extraordinariamente contentos. El señor Pizarro es una de las personas más competentes, más brillantes y con la cabeza mejor amueblada que se conocen con una dilatadísima experiencia política y una persona que está consagrando un principio que tenía que haberse impuesto en España hace mucho tiempo como es el caso de la gente que de lo público se va a lo privado y de lo privado a lo público y vuelve con una experiencia renovada y aportando lo que ha ido aprendiendo a lo largo de los años.

El señor Pizarro ha tenido un éxito espectacular tanto como secretario de Estado en tiempos de la UCD como como presidente de diferentes empresas y no olvidemos que además de presidente de Ibercaja y de la Confederación de Cajas de Ahorros, con una excelente gestión, también lo ha sido de Endesa donde además ha demostrado tener principios y coraje.

¿Cómo ve al partido a dos meses de las elecciones?
El PP está especialmente bien situado y con unas posibilidades muy ciertas de ganar. Tenemos que ganar porque la opinión pública y la sociedad española nos exige que saquemos a España del abismo en el que la ha metido Zapatero.

 

Recortes de Prensa   Página Inicial