AGLI

Recortes de Prensa    Sábado 19 Enero 2008

La importancia de unas listas
Luis del Pino Libertad Digital 19 Enero 2008

Desde el punto de vista de la resolución del 11-M, el proceso de elaboración de candidaturas por parte del PP no podía haber salido mejor.

A la defenestración de Piqué hace unos meses, y su sustitución por un Daniel Sirera que nunca ha ocultado su compromiso con la búsqueda de la verdad y que ha devuelto la ilusión al PP de Cataluña, se une ahora la neutralización de Gallardón, que no ha vacilado, en los últimos años, en pedir por activa y por pasiva que se pasara página en lo que respecta a las investigaciones sobre el mayor atentado terrorista que ha sufrido la ciudad de la que él es alcalde.

Los dos defensores más destacados, dentro del PP, de la mentira oficial se han quedado, por tanto, en el camino. Ninguno de ellos podrá influir en la estrategia futura que el PP adopte respecto al 11-M.

A ello se une la confirmación, en puestos destacados de las listas, de los dos personajes que más se han caracterizado por respaldar, dentro del partido, la necesidad de seguir investigando. Zaplana irá de número 4 por Madrid y Acebes repite de cabeza de lista por Ávila. La única pena es que personas como Jaime Ignacio del Burgo o Alicia Castro hayan decidido abandonar la política. Si hubieran repetido, casi habríamos tenido un auténtico pleno al quince.

Algunas personas, y algunos medios, han estado criticando al PP en estos cuatro años por mantener en sus puestos a ese dúo en el que se concreta la cara pública que el Partido Popular ofreció entre el 11 y el 14 de marzo de 2004: Acebes y Zaplana. Esas críticas se fundamentaban en el temor de que el electorado castigara la permanencia de dos políticos a los que se consideraba "quemados". Resulta curioso comprobar ahora en qué ha quedado aquella crítica: el hecho de considerarlos "quemados" se debía al temor que suscitaba que el electorado pudiera recordar, al verlos, todo lo sucedido a raíz del 11-M. En el fondo, ese temor no era más que la interiorización de la versión oficial, la interiorización de que, en efecto, Zaplana y Acebes se habían equivocado en su actuación después de la masacre.

Cuatro años después, ¿qué queda de aquellos temores? Afrontamos la campaña con un Acebes y un Zaplana que han venido, en los últimos meses, de menos a más. Encaramos los comicios con un cambio radical en las actitudes respecto al 11-M, porque ahora es el PSOE, y no el PP, el que teme que se hable de 11-M durante la campaña. Nos acercamos a las urnas, por ejemplo, con un Acebes que no se recata en recordar al PSOE que España se merece un Gobierno que no mienta. Lo que cambian las cosas, ¿verdad?

Porque lo que ha quedado claro, después de cuatro años, es que no fueron los dirigentes del PP los que mintieron a raíz del atentado. A Acebes pudieron engañarle, pero no mintió. Aznar o Zaplana pudieron no gestionar bien la crisis, pero resulta dudoso, a la vista de cómo se desarrollaron los acontecimientos en aquellas jornadas aciagas del 11, del 12, del 13 y del 14-M, que nadie hubiera podido hacer frente a aquel auténtico golpe electoral. Estuviera quien estuviera en aquel momento al frente del PP, habría sido arrollado por los acontecimientos.

Durante mucho tiempo, el PP interiorizó una culpa que no le correspondía, asumiendo la falsa tesis del atentado islamista, de la cometa que a alguien se le fue de las manos. Han hecho falta cuarenta y ocho meses de investigaciones para que aquella tesis se fuera desdibujando hasta desaparecer, para dar paso a la imagen, mucho más tétrica, del auténtico horror. A fecha de hoy, la sentencia del 11-M representa un punto temporal de equilibrio que ha echado por tierra la mitad de la versión oficial. Un punto de equilibrio que habría sido imposible de conseguir si no hubiera habido personas, y medios de comunicación, poniendo el dedo en la llaga de la falsificación masiva de pruebas que comenzó en la misma mañana del atentado.

Ahora, es sólo cuestión de tiempo que la inestabilidad de ese punto de equilibrio termine por imponerse y que la versión oficial reanude su camino de descomposición. Y, cuando eso suceda, no habrá voces significativas, dentro del PP, que aboguen por el paso de página. Antes al contrario, seguirán ahí Acebes y Zaplana. Que supongo que también tendrán algunas preguntas que hacer a determinados personajes. Cuando llegue el momento. Es decir, pronto.

El Cervantes y el bachillerato
Jorge del Corral La Voz 19 Enero 2008

Anda atareada la directora del Instituto Cervantes, Carmen Caffarel, según me consta, en dotar de contenidos a las nuevas sedes del Instituto Cervantes abiertas con profusión en los últimos meses por diversas partes del mundo, merced al impulso del anterior responsable y actual ministro de Cultura, César Antonio Molina.

Entre los retos del Cervantes, su nueva responsable ha dicho que están el de que el español «tenga la misma categoría que otras lenguas comunitarias» y el de «conseguir que se asocie al progreso económico», ya que más de 500 millones de personas lo hablan en todo el mundo, con una expansión tan creciente que ha llamado la atención a la propia Unesco, organismo que prevé que en 45 años la cuarta parte de la población mundial hable español (¡unos 3.000 millones!).

Quizás no sería mala idea que el Instituto Cervantes añadiese a sus actuales cometidos el de impartir Primaria, ESO y Bachillerato y concediese los correspondientes títulos académicos a aquellos escolares residentes en algunas partes de España cuyos padres reclaman infructuosamente el derecho constitucional a que sus hijos sean escolarizados en la lengua oficial del Estado. El nuevo encargo evitaría, entre otras cosas, que solo los más pudientes y decididos lleven a sus hijos al Liceo Francés, al Liceo Italiano, al Instituto Goethe o al Instituto Británico, porque se oponen a que sus hijos sean escolarizados por obligación en España en una lengua distinta al castellano.

Es verdad que eso sería crear un sistema paralelo de educación general básica, pero evitaría la situación actual, denunciada por muchos padres y convertida en materia de campaña electoral por el PP. Tampoco haría falta reformar la Constitución, como piden ya el 53% de los españoles, que reclaman que la educación vuelva a ser competencia exclusiva del Estado. Además, sería una medida de indudable alcance social porque la realidad de ahora está provocando nuevas desigualdades para el acceso a la cultura y a los mejores puestos de la sociedad. Naturalmente, este objetivo solo sería factible si el Cervantes sigue siendo competencia exclusiva del Gobierno, porque si entran en él los independentistas ya sabemos cuál sería su modelo de enseñanza.

UPD o los secesionistas
Pío Moa Libertad Digital 19 Enero 2008

Una reflexión táctica: creo que si en estos años Rajoy hubiera tomado la iniciativa y puesto a la defensiva al PSOE, para lo cual tenía todas las posibilidades, pero no la voluntad, el PP podría ganar unas elecciones por amplia mayoría y llevar a cabo reformas esenciales. Al limitarse a intentar conservar su electorado, ampliándolo ligeramente por lo que llaman el centro y tratando de no alarmar a la izquierda para evitar la movilización de su voto, lo más probable es que el actual empate técnico entre los dos grandes partidos permanezca hasta las elecciones. Entonces los grupos separatistas podrán decidir el desempate, a un precio demoledor.

Salvo que UPD surja con fuerza suficiente para sustituir a esos grupos: un argumento de peso para plantearse votar al partido de Díez y Buesa, pese a sus notorias deficiencias. Algunos opinan que ello es peligroso, porque este partido arrancará votos al PP. Algunos les arrancará, cierto (aunque también está obligando a Rajoy a definirse un poco más), pero también los arrancará a la izquierda. Pensar lo contrario es mantener la superstición de que todos los votantes de izquierda son antiespañoles como los líderes del PSOE.

Una clave electoral fácil de entender para todo el mundo: el PSOE liquidó el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo, sustituyéndolo por el Pacto con el Terrorismo y el Separatismo contra las Libertades. Se trata de volver a ese pacto, tan temido por los secesionistas. Lo cual solo puede asegurarlo un triunfo relativo de UPD, que arrastraría, con toda probabilidad, la caída de la pandilla de Zapo en el propio PSOE.

Imposturas
Sobre la "derecha liberal"
GEES Libertad Digital 19 Enero 2008

No sorprende tanto ver a De la Vega, Llamazares, Blanco, Bermejo y la galaxia mediática que acompaña al Gobierno de Zapatero hablando de "derecha liberal y moderada", como escuchar a más de uno que, desde la derecha, repite las homilías socialistas sobre la moderación, el liberalismo y la derecha. Porque escuchar a Llamazares o López Garrido hablar de "moderación" entra dentro de la tragicomedia histórica; ambos son herederos de una ideología homicida como pocas, y le tienen alergia a la libertad del hombre. Tampoco el rigor intelectual de José Blanco da para mucho más, qué se le va a hacer; de De la Vega aún esperamos que nos hable de luchar democráticamente contra el terrorismo, y de Bermejo que nos explique lo democrático de ANV. En fin, la izquierda es así.

Lo que extraña es lo de cierta derecha arrugada y que parece dispuesta a peregrinar en procesión a Ferraz y Moncloa de rodillas en señal de penitencia. Pocos –ni siquiera Zapatero–, niegan ya que en esta legislatura se ha puesto en marcha un proyecto político de redefinición cultural, social y política de España. En este proyecto se enmarcan la "Educación para la Ciudadanía", el Pacto del Tinell, los "derechos sociales" y el diálogo con ETA para sustituir la Constitución y el Estatuto por vaya usted a saber qué. Así que cuando oímos hablar de "derecha liberal y moderada", a nosotros nos entra la risa floja.

En España tenemos un régimen que es constitucional y pluralista; constitucional porque instaura el Imperio de la ley, la igualdad de todos ante ella. Y pluralista porque entiende que todos tienen derecho a expresar sus opiniones y llevarlas al foro público. A uno le puede gustar más o menos, pero lo que está claro es que es homologable a las de las democracias liberales de nuestro entorno, y pese a sus insuficiencias, nosotros lo celebramos.

Claro que a Zapatero no le gusta, porque está pensando en otra cosa. Durante esta legislatura se ha dedicado a socavar los cimientos de la Constitución; veremos si la remata en la siguiente. Así que nosotros nos preguntamos al respecto de esa "derecha liberal y moderada": ¿Se puede ser "moderado" en la defensa de la igualdad de todos los españoles ante la ley? ¿Cómo? ¿Se puede exigir "moderadamente" que la ley rija para unos y no para otros? Con Zapatero avanzamos hacia un régimen donde no todos los españoles son iguales ante la ley, como dicen no sólo los socios de Zapatero, sino los documentos del PSC o del PSE. Ahora va a resultar que ser liberal va a ser no denunciar una política que rompe el cimiento mismo del liberalismo.

En relación con el pluralismo constitucional, recordemos el "Pacto del Tinell", la "Educación para la Ciudadanía", el intento de cerrar medios de comunicación a causa de sus opiniones. Y en relación con esto, que fue Zapatero quien habló de un proyecto para refundar la sociedad española. Proyecto donde media España deberá callar para siempre o ser reeducada. Así que a los partidarios de la "derecha liberal y moderada" queremos preguntarles; ¿se puede ser "moderado" en la defensa del derecho de todos a expresar públicamente sus ideas? ¿Defendemos moderadamente el carácter plural de la sociedad española, de sus medios de comunicación? ¿Somos liberales por pagar y subvencionar a grupos de presión que se declaran antiliberales? ¿Cómo se puede ser "moderado" en la defensa del pluralismo que Zapatero lleva al exterminio? Ahora resulta que ser liberal es disimular ante el despotismo de lo políticamente correcto.

Seamos al menos serios; la izquierda española, capitaneada por Rodríguez Zapatero está llevando a cabo una política antiliberal de cabo a rabo. Desde luego que se puede contemporizar con ella, ponerse de medio lado, silbar mirando para otro lado como si la cosa no fuera con uno. Pero denominar a esto liberalismo es una broma de mal gusto, o un desconocimiento teórico digno de José Blanco. Hoy en España, ser liberal y moderado es reivindicar la igualdad de todos ante la ley y el derecho de expresar libremente las ideas. Lo contrario es otra cosa.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Por un nuevo sistema
La reforma electoral y la constitución (II)
José Enrique Rosendo Libertad Digital 19 Enero 2008

Me permitirán que siga con mi análisis del sistema electoral eslañol. El actual sistema de partidos ha sido fiel producto, como es natural, de la aplicación práctica del régimen electoral a lo largo del tiempo que transcurre desde las primeras generales, en 1977, a las últimas de 2004. Las características básicas de esta evolución son las siguientes:

1º.- La participación en elecciones generales es superior de forma constante a la de las autonómicas, europeas e incluso municipales, lo que da medida de que la sociedad española sigue considerando el Congreso de los Diputados y el Senado como el epicentro de la naturaleza política, con independencia de la pérdida de competencias del Estado operada por la espiral autonomista y nacionalista.

2º.- Las elecciones con un menor porcentaje de abstención coinciden con cambios de ciclo electoral (así, 1977: primeras elecciones; 1982: el ascenso de los socialistas al poder; 1993: pérdida de la mayoría absoluta del PSOE; 1996: primera victoria de Aznar; y 2004: victoria socialista).

No es cierto que la alta participación beneficie siempre a la izquierda. Las cuatro elecciones con más participación fueron las de 1982, 1977, 1996 y 1993, en las que ganaron, respectivamente, PSOE, UCD, PP y PSOE de nuevo. Las cuatro con menos participación fueron las de 1979, 2000, 1989 y 1986, en las que obtuvieron la victoria UCD y PP en las dos primeras, y PSOE en las dos siguientes.

3º.- A pesar de que a veces se dice que el sistema electoral español favorece al centro–derecha nacional, ya que consigue más escaños con menos votos, lo cierto es que, con la única excepción de las generales de 2004, el partido más votado de ámbito nacional es el que ha tenido los escaños más baratos en términos de escrutinio, si exceptuamos al PNV que es la formación que tradicionalmente sale más beneficiada con diferencia del actual sistema.

De otra parte, es innegable que los partidos nacionalistas han tenido siempre una sobrerrepresentación parlamentaria respecto de su fuerza electoral en términos absolutos y relativos.

4º.- Se ha producido una inexorable tendencia al bipartidismo, es decir, a la concentración del voto en las dos grandes formaciones políticas. Así, en las generales de 1977 y 1979, UCD y PSOE sumaban el 63,7 por ciento y el 61,2 por ciento de los votos respectivamente; en 1986, PSOE y AP sumaban el 70 por ciento; en 1993, PP y PSOE representaban el 73,5 por ciento, cuatro años más tarde, en 2000, el 76,4 por ciento y en 2004, nada menos que el 80,7 por ciento.

5º.- Esta tendencia al bipartidismo ha venido acompañada de otro fenómeno no menos importante: la diferencia entre estas dos grandes formaciones también se ha venido reduciendo desde 1986, pero especialmente desde 1993. Incluso la distancia entre PSOE y PP cuando Aznar logró su mayoría absoluta, era bastante menor que las que van de 1982 a 1989, con Felipe González. Desde principios de los noventa, el techo del partido mayoritario ha venido reduciéndose un 4,5 por ciento mientras que el suelo de la segunda formación se ha incrementado un 12,7 por ciento.

6º.- Se ha producido una tendencia imbatible a favor de que la bisagra parlamentaria sea nacionalista. Este fenómeno ha caracterizado de modo dramático tres de las últimas cuatro legislaturas, y su explicación radica en que, como ya hemos apuntado, el sistema electoral con base provincial favorece extraordinariamente a las opciones nacionalistas. Baste poner un ejemplo: a los nacionalistas les ha costado de media, invariablemente, y como mínimo la mitad de votos obtener un escaño que a los partidos bisagras nacionales (AP en 1977 y 1979; CDS entre 1982 y 1989; y PCE-IU desde 1977).

Sólo en dos legislaturas los nacionalistas han tenido más votos en conjunto que las fuerzas nacionales minoritarias. Sin embargo en todas, menos en dos legislaturas, los nacionalistas han dispuesto de más de un 40 por ciento de escaños que aquéllos.

7º.- Como consecuencia de este doble fenómeno de tendencia al bipartidismo y de consagración de los nacionalistas como bisagra, los partidos pequeños y medianos de ámbito estatal han tendido a desaparecer, porque la gente no está dispuesta a ‘tirar el voto’.

Un ejemplo sería lo ocurrido en la legislatura de 1982, cuando los partidos nacionales sin contar los dos mayoritarios, sumaron 2.875.917 sufragios y 17 escaños, mientras los nacionalistas acopiaban 24 actas de diputado con sólo 1.617.427 votos.

Desde 1977 y hasta las elecciones de 1993, cuando desaparece CDS y la bisagra queda inservible ya que está únicamente en la izquierda (IU), los partidos nacionales excluyendo a los dos mayores, habían perdido en conjunto un 55 por ciento de sus votos.

8º.- El sistema ha integrado progresivamente a buena parte de los electores, reduciendo la cuota electoral promedio de los partidos extraparlamentarios de un 8 por ciento en los primeros diez años de democracia, a poco menos del 5 por ciento en los últimos diez años.

La lengua viva
Variaciones regionales en el habla de los españoles
Amando de Miguel Libertad Digital 19 Enero 2008

José Antonio Martínez Pons me envía un trabalenguas mallorquín: dins cap cap no hi ha un cap de corda(en ninguna cabeza cabe un cabo de cuerda). Añade don José Antonio que en Mallorca "un cabo del Ejército recibe el nombre coloquial de cabo y en lenguaje culto "caporal".

Decía yo aquí que el "cabo de año" es el aniversario de un difunto y que también tiene ese significado el "cap d´any" en catalán. Me escribe Jordi Tremosa: "soy catalán, nacionalista, mi pensamiento político está muy alejado al [sic] de usted, pero sigo habitualmente sus escritos sobre lengua". Muchas gracias, don Jordi, aunque me eche en cara mi "desconocimiento absoluto de la lengua catalana". La prueba, asegura don Jordi, es que "el cap d´any en catalán es el primer día del año, no el aniversario de un difunto". Pues las dos cosas, don Jordi, siento disentir. Me remito al Pompeu Fabra, para el que "cap d´any" es "el primer día de l´any" y también el "aniversari". Lo que ocurre es que en toda España, incluida Cataluña, se está perdiendo la tradición del cabo del año.

Otras demostración de mi "desconocimiento absoluto de la lengua catalana", según don Jordi, es que "al cap d´una estona" (al cabo de un rato, decía yo) lo dirán los colonos españoles residentes en el Baix Llobregat que chapurrean el catalán y hablan mal el español. En catalán la forma correcta es d´aquí a una estona". Resulta un comentario racista, pero es que, de nuevo la autoridad del Pompeu Fabra nos dice que la locución correcta es al cap d´una estona. Es decir, don Jordi, aparte de racista, es usted setciències. De nuevo acudimos al Pompeu Fabra para su definición: setciències: que presumeix de saber molt.

Juana Caparrós, catalana y castellanoparlante, casada con un asturiano, está hecha un lío. No sabe si es catalana, española o las dos cosas. "Siempre defendí a capa y espada que el catalán también era español y usted ahora me lo echa por tierra". No sé si me he explicado. Claro que el catalán es un idioma español y posiblemente más antiguo y más pegado al latín que el castellano. Pero el castellano o español es hoy un idioma de comunicación internacional, mientras que el catalán es un idioma étnico. No es ningún desdoro para el catalán. Ser bilingüe es una gran riqueza. Se puede ser catalán y español al mismo tiempo, como se puede ser también judío y europeo sin menoscabo de lo anterior. Lo que no debe hacer un nacionalista catalán es impedir que los catalanes castellanoparlantes reciban la enseñanza en el idioma materno, incluso en el hipotético caso de que Cataluña llegara a ser independiente.

Continúa abierto el certamen para encontrar la palabra adecuada que indique "el que cansa a los demás", según pedía José Mª Navia-Osorio. Alfonso Martínez aporta la voz sevillana jartible (hartible), esto es, el pesado, el que cansa o harta a los demás. Añado que ese sufijo –ible es muy andaluz. Por ejemplo, mandible (que se deja mandar, servicial).

Las variaciones locales del habla andaluza se ilustran muy bien con la información que me remite Víctor M. Jiménez (oriundo de Sanlúcar de Barrameda y residente en Sevilla). En Sanlúcar llaman chícharos a los guisantes, mientras que en Sevilla (a menos de 100 km) los chícharos son las habichuelas (judías blancas o frijones). Añado que los frijones son los que en mi tierra se llaman fréjoles (judías verdes).

María del Pilar López Sánchez (Sevilla) me confirma que, si bien se mira, no existe el habla andaluza, sino las distintas hablas de las provincias y aun de las ciudades o comarcas. Aun así, mi comentario es que tampoco son esas variaciones tan exageradas que no se entiendan los de unas u otras provincias. Cita doña María del Pilar el término malafollá, que en Granada no es malsonante, pero que se puede oír en toda Andalucía e incluso en el resto de España.
Contacte con Amando de Miguel mailto:fontenebro@msn.com

Gabriel Albiac
Reeducación para la ciudadanía
Pablo Molina Libertad Digital 19 Enero 2008

El programa dirigido y presentado por Gabriel Albiac que recientemente ha puesto en antena Libertad Digital Televisión es prácticamente la única respuesta contundente a la intención del gobierno del gobierno de adoctrinar a nuestros niños en su agenda política. Al menos en el medio televisivo lo es. Sólo por eso, el esfuerzo de Albiac y de Libertad Digital Televisión merece el aplauso de los ciudadanos (que queremos ser) libres, especialmente de los que tenemos niños en edad escolar.

Pero es que además el espacio es muy bueno. Si Libertad Digital Televisión es una de las pocas razones que justifican encender el televisor, "Reeducación para la ciudadanía" es motivo suficiente para invertir media hora de tu vida frente a la pantalla.

La elección del Protágoras de Platón para iniciar esta andadura televisiva no pudo ser más acertada. El sabio de Abdera, en el diálogo platónico que lleva su nombre, pretende enseñar una especie de "educación para la ciudadanía" a los hijos del rico Calias (cobrando una pasta, por supuesto), algo ante lo que Platón, por boca de Sócrates, se muestra sorprendido, consciente de que nadie puede enseñar a otro a ser ciudadano ni, mucho menos, cobrar por ello. Siglos más tarde, Santo Tomás repetiría los argumentos para criticar la vulgarización de la fe y el adoctrinamiento catequético con abandono de la teología.

Y en este estado de la cuestión transcurrieron casi veintiséis siglos de Historia... hasta que llegó José Antonio Marina para enmendarle la plana al griego y al aquinaetense, ese par de metomentodos. Para Marina, uno de los principales ideólogos de la asignatura zapaterista, es imprescindible que el estado enseñe a los niños la virtud ciudadana, como Protágoras pretendía hacer con los hijos de Calias. La justificación para esta manipulación de las conciencias infantiles es terrible. Dice Marina: "¿Tienen razón los padres que reclaman su derecho a educar moralmente a sus hijos? Sin duda. Y si todos los hicieran con una maravillosa eficacia, la escuela podría dedicarse a otra cosa".

Cualquier persona con un mínimo apego a su libertad y a su derecho a formar a sus hijos debería espantarse ante semejante panorama. De hecho así está ocurriendo, a tenor de la negativa de muchos padres a que sus hijos sean sometidos a estas sesiones de adoctrinamiento preparadas por el gobierno. Pero nos faltaba un Platón que explicara a los protágoras contemporáneos que lo suyo no es educación, sino tiranía. Ahora ya lo tenemos. No tiene las espaldas tan anchas como el ateniense y su melena difícilmente podría calificarse de leonina, pero nadie es perfecto. Es una lástima que Albiac no tenga televisor en casa. Le gustaría mucho el programa.

Pablo Molina es miembro del Instituto Juan de Mariana.

Víctima
MIKEL BUESA ABC 19 Enero 2008

SER víctima del terrorismo constituye un acontecimiento inesperado y desconcertante. A mí me sorprendió hace casi ocho años, en una fecha aciaga que no olvidaré nunca, mientras grababa una entrevista con una radio local de San Sebastián, cuando tres asesinos de ETA accionaron el coche-bomba con el que mataron a mi hermano Fernando y a su escolta Jorge Díez. En mi familia todos sabíamos que sobre Fernando pesaba la amenaza terrorista, pero nunca habíamos querido creer que ese desafío fuera a hacerse realidad, seguramente porque ocultarlo en algún recóndito lugar de nuestra mente era la única manera de poder vivir en libertad. Y no es que no tuviéramos miedo; es que nunca dejamos que el miedo se trocara en cobardía.

Aquella tarde invernal y desapacible cundió en mí el desconcierto, todo fue turbador: ¿cómo llegar a comprender que, en un instante, alguien, un ser humano, ha sido capaz de decidir acerca de la suerte vital de otro hombre, matándolo? Uno puede saber muchas cosas, es verdad. Y ha oído la vieja historia del Génesis: de cómo el conocimiento del bien y del mal da al hombre la posibilidad de reproducirse, de crear vida, pero también de perpetrar con sus manos la muerte. Adán y Eva, Caín y Abel; la historia que hace participar al hombre del mismo saber que tiene Dios cae como una pesada losa sobre nosotros.

Uno tiene noticia de que se han cometido crímenes, de que tal o cual persona, a la que no conoce, ha sufrido un atentado. Y se ha indignado con ello. Y ha recordado tantas veces la sentencia de Castellio: «Matar a un hombre no es defender una doctrina, sino matar a un hombre». Pero cuando llega el momento en el que tal acontecimiento le roza a uno tan de cerca, cuando, como yo, se afronta el hecho mientras las televisiones lo retransmiten en directo, entonces no se sabe qué decir ni qué pensar; las palabras fallan y no sirven para expresar ese saber que sólo es aprehensible a través del sufrimiento y que, primero, de una manera fugaz y, más tarde, de un modo invasivo, te hace penetrar en el Mal y te revela la soledad radical con la que se afronta la existencia humana.

Es entonces cuando uno se siente abandonado, desamparado. Cuando percibe que se ha roto ese vínculo esencial que nos une a todos los seres humanos y nos hace esperar de los otros su ayuda en los momentos de dificultad. Es entonces cuando me invade un sentimiento de desconfianza que aún persiste; cuando percibo el pesaroso silencio de Dios y de los hombres.
Sé que para algunas de las personas con las que comparto la experiencia victimal, ésta les ha reafirmado en su fe. Veo en ellos el reflejo del judío Yósel Rákover y podrían ser de ellos las palabras con las que éste apela a Dios: «Tú haces todo lo posible para que yo no crea en Ti... De nada Te valdrá. Por más que me ofendas, por más que me fustigues, por más que me despojes de lo más preciado y de lo más sublime que tengo en la tierra... siempre creeré en Ti». Yo, en cambio, carezco de esa certidumbre y constato que Dios se ha retirado de la Historia, que su silencio es insondable y que, entre nosotros, se ha abierto un abismo.

No sólo Dios guarda silencio. También lo hacen los hombres, sobre todo cuando miran deliberadamente a alguna otra parte para no afrontar la radical reclamación de justicia que, día tras día, presentamos los que hemos sido víctimas del terrorismo. Una demanda que es penal, pero también política, pues a los que nosotros quisimos no los mataron por haber soportado una culpa. Más bien sus asesinos buscaron en ellos su inocencia con objeto de amedrentar a toda la sociedad y de imponer su voluntad sobre las ruinas del miedo. Ellos fueron víctimas políticas y nuestra exigencia es también política: sólo cuando los que justifican, participan o ayudan a las organizaciones terroristas, los que comparten su ideología totalitaria o se aprovechan de su violencia, se vean apartados de la sociedad, sólo entonces se habrá alcanzado la justicia.

El de los hombres es un silencio interesado. Extiende su manto hasta los rincones más insospechados y muchas veces resulta tan doloroso como el propio atentado. He percibido ese silencio en algunos jerarcas de la Iglesia, principalmente en el País Vasco, pero también fuera de él, para quienes la angustia, la pena o la atribulación son sólo abstracciones y no sentimientos atormentados de personas como yo, de carne y hueso. También en ciertos políticos, incluso los que se decían amigos, para los que nada, ni la vida humana, vale tanto como el poder. Políticos que, en su momento, se acercaron a mí, seguramente para ver qué rédito podían sacarme, y que luego me ignoraron, cuando no acabaron ofendiéndome o pagando voceros para insultarme.

Silencio ha sido también el de los amigos perdidos o el de los familiares alejados, incapaces de percibir que las diferencias ideológicas, incluso las partidarias, no tienen por qué anular el afecto. Es éste el silencio para mí más desgarrador, pues contrasta con lo que, desde la infancia, aprendí de la familia de mi padre. Una familia muy extensa, en la que, entre los dieciséis hermanos que poblaban la casa de mi abuelo Ricardo, coexistían importantes diferencias políticas. En la coyuntura de los años treinta, ello dio lugar a las más variadas opciones: unos combatieron en el bando vencedor de la Guerra Civil y otros en el derrotado. Unos conocieron la victoria y otros el destierro o la prisión; pero nada de esta diversidad tan radical hizo mella en su cariño y respeto mutuo. En la carta que, en conmemoración de la muerte de su padre, desde el destierro al que fue condenado, enviaba el 21 de febrero de 1946 mi tío Antonio a su madre y hermanos, se expresa esta lección tan admirable. Refiriéndose a aquél, a mi abuelo, dice: «De conversación agradable, no perdía ocasión para enaltecer a su familia...; dando con ello ejemplo a todo el mundo de cómo deben ser las relaciones familiares, y la prueba es que todos nosotros, a pesar de ser tantos, habremos podido discrepar en cuanto a nuestras ideas políticas..., pero jamás esta diferencia ha servido para alejarnos unos a otros, ya que anteponemos el concepto de hermandad a los demás sentimientos».
Lamento este silencio. Lamento que, después de tantos años, de tanto sacrificio, no hayamos aprendido nada. Y resuenan en mi cerebro las palabras de Yahvé a Abraham: «Vete de tu tierra, y de tu patria, y de la casa de tu padre...».

Ilegalización de ANV-PCTV
El tiempo se acaba
Ramón Villota Coullaut Libertad Digital  19 Enero 2008

Si con la Ley Orgánica de Partidos Políticos nos dotamos de un instrumento para evitar la existencia de partidos políticos que intenten destruir el régimen democrático y nuestras libertades es extraño que no se intente utilizar esta vía para evitar que tanto ANV como el PCTV sigan en funcionamiento y se logren presentar a las elecciones de marzo, como ya ha anunciado este 12 de enero ANV. Pero esta misma Ley Orgánica obliga a que sea el Gobierno y el Ministerio Fiscal quienes insten esta ilegalización, algo que no parece terminar de concretarse.

Si bien es cierto que aún hay tiempo, puesto que vía cautelar la Sala Especial del Tribunal Supremo puede suspender las actividades del partido político objeto del procedimiento de ilegalización, no hubiera estado de más que se hubiera presentado ya esta demanda por la fiscalía, y más cuando en el acto de este sábado se rindió homenaje a los dos últimos detenidos de ETA, la semana pasada en Mondragón, homenaje que no deja de ser una manifestación más, otra más, de la relación entre ANV y el entorno terrorista.

En cualquier caso, además de esta vía, con su posible suspensión cautelar e imposibilidad de presentarse a las elecciones mientras no se decida sobre su posible ilegalización, queda abierta la vía de entender que ANV o PCTV no son más que sucesores de la extinta y ya ilegalizada Batasuna, lo que puede dar lugar a que el Tribunal Supremo, vía artículo 12 de la citada Ley Orgánica de Partidos Políticos, declare “la improcedencia de la continuidad o sucesión de un partido disuelto”. Todo ello sin perjuicio de la utilización de la vía penal, de conformidad con el ya utilizado artículo 129 del Código Penal, que puede conllevar igualmente la suspensión de actividades tanto del PCTV como de ANV.

Pero, como he indicado más arriba, la vía más correcta hubiera sido iniciar con tiempo suficiente el proceso de ilegalización tanto del PCTV como de ANV, con el fin de tener ya resuelta la ilegalización de estas formaciones con anterioridad al periodo electoral, y más cuando el sentido común nos indica que ambas formaciones no son más que sucesores de la marca política de ETA, es decir, de Batasuna, y su existencia actual ha tenido el efecto de hacer que nuevamente existan plataformas políticas que apoyen a la organización terrorista.

Ramón de Villota Coullaut es abogado, puede contactar con él aquí. mailto:rdevillota@telefonica.net

El as en la manga del prestidigitador
Vicente A.C.M. Periodista Digital 19 Enero 2008

La ilegalización de ANV y del PCTV por el Gobierno se va pareciendo a una serie venezolana donde en cada capítulo parece llegar el desenlace, pero siempre hay algo que lo complica. Que la ilegalización está siendo manejada como un arma electoralista, nadie lo puede dudar. Como en el "proceso de paz", se miente, se calla, se oculta la información y no se actúa.

La realidad es que es duro digerir el golpe que ha supuesto la entrada en el PP por la puerta grande de un enemigo tan señalado y respetado por la opinión pública como D. Manuel Pizarro. Por ello hay que dosificar las actuaciones que contrarresten este gran varapalo para el PSOE, que lo ha dejado noqueado sujeto a las cuerdas.

Parece que la presión mediática está empeñada en hacer creer a la opinión pública del gran error cometido por el PP al rechazar al Sr. Gallardón. La acusación machacona de que el PP se ha escorado aún más a la derecha, como si no hubieran estado durante toda la legislatura insistiendo en que el PP era ya la derecha extrema. ¿A quienes quieren engañar?. Se acude incluso a la prensa extranjera para apoyar semejante bulo.

Para contrarrestar el impacto de las manifestaciones del Sr. Zapatero a P.J. Ramírez, se ha editado un vídeo de lavado de imagen, intentando convencer de que el Sr. Zapatero no miente, sino que cumple sus promesas. Nada más lejos de la realidad reconocida por él mismo, no sé si incosnscientemente o por su propia arrogancia de creerse en posesión de la verdad.

Este gran nerviosismo del Gobierno y del PSOE y sus dirigentes, demuestra hasta qué punto la decisión de D. Mariano Rajoy ha sido la que más convenía, no solo al PP sino a la propia campaña electoral. Del Sr. Pizarro se podrá decir que es un hombre duro en la defensa de los intereses de aquellos a los que representa, pero ¿es eso un defecto o una virtud?. Desde luego es una virtud de la que carece el actual Presidente Sr. Zapatero que si ha demostrado algo es que no ha gobernado para todos los españoles, sino contra la mitad de ellos.

Lo que no es de recibo es que se juegue con la Ley y que el tema de la ilegalización sea un as en la manga del prestidigitador monclovita, que sacará cuando considere más oportuno para sus intereses.

El País y Garzón dicen que si ETA se desmarca de ETA, ETA será legalizada.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 19 Enero 2008

Con ese título que he puesto a mi comentario parece que me he levantado, le he metido mano a fondo a la botella de JB y me he puesto a escribir en pleno desvarío etílico. Pero para nuestra desgracia como nación eso es lo que ha establecido Garzón en un auto o como se diga sobre el cese de la suspensión cautelar de Batasuna que decretó hace unos años. Este hombre es juez, este hombre se supone que además de saber de leyes sabe leer, yo al menos supongo que sabe leer, pues o bien no sabe o bien sigue con el pampaneo que se lleva hace tiempo con Zapatero respecto a la ETA. Para Garzón Batasuna no es ETA por más que lo estableciese así la sentencia del Supremo, que como veremos lo dejó bien claro, para Garzón Batasuna, si se desvincula o desmarca claramente de ETA dejará de estar ilegalizada. Luego traducido del garzonés al español ha dicho que si ETA se desvincula de ETA, ETA será legalizada. ¡Toma garzonada¡

Es la llamada línea de Zapatero de legalización de ETA, cuando se pasó meses y meses recomendando, insistiendo, explicando y detallando a ETA lo que tenía que hacer para que legalizasen a la parte de ETA llamada Batasuna, llegó a decirles que si usaban el ANV colaría. Les importa una higa la sentencia del Supremo, hoy El País insiste en lo mismo, que Batasuna no es ETA solo que esta vinculada a no se que red y si se desmarca pues ¡ale!, a legalizarse. El Supremo dejó claro que no existían tales vinculaciones, estableció que todo es ETA. Pero claro Garzón y El País rehacen sentencias del Supremo a su gusto.

Podemos ver los datos y llegar a la conclusión de que aún están intentando hacer el caldo gordo a ETA, buscando la forma de que ETA se presente a toda elección que se celebre, a pesar de que mañana insten la ilegalización de la franquicia de ETA llamada ANV y hoy digan que Batasuna puede ser legal si se desmarca de ETA.

O yo no se castellano o esta gente quiere embaucarnos una vez más. ¿Cómo puñetas va a desvincularse la ETA de la ETA?, que me lo explique Garzón, que me lo aclare El País y sobre todo que me lo detalle Zapatero que vaya trío de la ignominia. El Supremo declara que todos esos partidos, Batasuna, Herri Batasuna, Euskal Herritarrok no son más que “un único sujeto real, que es la organización terrorista ETA, que se oculta tras esas apariencias”, eso está clarito hasta para un analfabeto en temas leguleyos como yo, pero no lo esta para zapateros, garazones y priseros, bueno, claro lo tienen y claro tienen lo que tienen que hacer para que los demás nos creamos que ETA no es ETA.

Si me quedaba alguna duda de que jamás han dejado de estar en contacto con ETA y de que jamás han dejado de velar por sus intereses, esta es la prueba, esta forma de intentar embaucarnos diciéndonos que ETA no es ETA porque si ETA se desmarca de ETA ya no es ETA y por tanto ETA puede legalizarse. ¡Que gente!

La hoja de ruta de Zapatero al infierno nunca ha dejado de estar vigente y de marcar su rumbo hacia la debacle traidora.

Datos que confirman una ignominia
Sentencia del Supremo de ilegalización de Batasuna.
“En definitiva, todos estos aspectos de esencial coincidencia entre los tres partidos políticos demandados entre sí y de todos ellos, a su vez, con ETA, ponen de manifiesto una identidad sustancial entre las tres formaciones en los ámbitos mencionados (personal, de fines, de estrategias y de actividad), y, asimismo, un riguroso control de todos ellos por la citada banda criminal. Por esta razón podemos concluir afirmando la existencia en el presente caso de un único sujeto real, que es la organización terrorista ETA, que se oculta tras esa apariencia de diversidad de personalidades jurídicas creadas en diferentes momentos en virtud de una “sucesión operativa” previamente diseñada por aquélla.”

El diario Vasco informó ayer sobre la decisión de Garzón:
“Al margen del final de la suspensión cautelar de actividades, Baltasar Garzón deja claro en su escrito que sus imputaciones contra la coalición abertzale siguen siendo las mismas: «Batasuna, en tanto no se desvincule en el futuro de forma clara y palpable de ETA, continúa formando parte del entramado terrorista».”

El País, editorial de hoy.
“En tanto no se desmarque claramente de la banda, se trata, según señala el auto de Garzón, de un partido ilegalizado que "continúa formando parte del entramado terrorista". Y no parece, como se ha demostrado en el llamado proceso de paz, que tenga capacidad o siquiera voluntad de desvincularse de esa red.”

La conclusión está clara. Sigue el tejemaneje con la ETA. La conclusión que debemos sacar y que nos quieren trasmitir es que si ETA no es ETA pues resulta que ETA es una organización de hombres de paz, como el Otegi y el Chaos.

Documentación
Diario Vasco 18 enero 2008. “Garzón advierte que encarcelará a los dirigentes de Batasuna que ignoren su ilegalización”
Sentencia del Tribunal Supremo de ilegalización de Batasuna.
Editorial de El País,19 enero 2008, “Batasuna y compañía”

Sobre la negociación con ETA: Un error y una inmoralidad
Sancho Michell de Diego Minuto Digital 19 Enero 2008

El Diario El Mundo publicaba estos días una entrevista dosificada en una primera y una segunda parte con José Luis Rodríguez Zapatero, a cargo ésta de Pedro J. Ramírez; se nos hace ver que Zapatero dice ahora la verdad, lo cual supone una tácita admisión de que nos ha mentido a todos los españoles, reconociendo que siguió negociando con ETA después del atentado de la T-4.

Estamos ante una confirmación de lo que ya vaticináramos tiempo atrás: Zapatero mintió una vez tras otra a la opinión pública, ya fuera en los medios de comunicación, ya en las Cortes Generales, siempre que aseguró que tras el atentado del pasado 30 de diciembre de 2006 acabó la negociación con la banda terrorista.

Ésta es la razón por la cual se nos presenten múltiples interrogantes a cerca de la credibilidad que suscita ahora el Jefe del Ejecutivo, próximamente en funciones. Si es que todos sabemos que lo volverá intentar; sobre todo si gana las elecciones generales el 9 de marzo.

Zapatero reconoce algo que es evidente, por mucho que lo haga público a estas alturas, y es que nunca tuvo elementos de juicio para emprender el proceso negociador con los asesinos; reconoce que no había verificado absolutamente nada, que incumplió su compromiso de llevar al Parlamento el debate de la autorización para abrir la negociación, y que se conformó con una declaración en un pasillo del Congreso; reconoce que negoció sin ninguna transparencia; que sus pronósticos estaban equivocados; que el error inmenso de creer que ETA negocia como cualquier otra organización y no como lo que es, una banda de criminales.

Todo esto podríamos resumirlo en el reconocimiento manifiesto de Rodríguez Zapatero de que intentó engañarnos cuando dijo que primero sería la paz y luego la política. Mentira. Muchos lo vaticinábamos desde el principio, pero miren por dónde el propio Presidente nos lo ha reconocido en su entrevista al prestigioso rotativo.

Si recuerdan, quienes dijimos que Zapatero seguía negociando con ETA fuimos objeto de una campaña brutal desde el propio Gobierno. A los medios de comunicación se les pidió que tuviesen cuidado con “el veneno que escupían determinados periodistas y el Partido Popular”. Pues bien, no era veneno, sino la pura verdad.

Millones de españoles desean que el próximo Presidente del Gobierno no negocie ni por asomo con ETA; frente a ésta tan sólo cabe la lucha policial y judicial, la cooperación internacional y la referencia permanente de las víctimas del terrorismo. Y es que si negociar con los terroristas es un error. Mentir sobre ello una inmoralidad.

Doce pakestaníes y dos indios.
Detenida un célula islamista en Barcelona con explosivos para cometer atentados
Efe/Ep - Barcelona La Razón 19 Enero 2008

Los quince detenidos en Barcelona por su presunta relación con el terrorismo islamista habían adquirido material susceptible de fabricar explosivos y se planteaban abastecerse de otros elementos con los que realizar eventualmente atentados.

A primeras horas de la tarde, los detenidos estaban siendo trasladados desde Barcelona hasta la Dirección General de la Guardia Civil en Madrid, donde en las próximas horas pasarán a disposición judicial del Juzgado de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional.

La Guardia Civil ha detenido a primeras horas de esta noche a otro hombre en Barcelona, con lo que son ya quince los arrestados. Fuentes de la Guardia Civil han informado de que la detención se ha producido sobre las 20.40 horas en una panadería-pastelería llamada Ayub y situada en el número 95 de la calle Hospital, en el barrio del Raval, junto a la mezquita donde esta madrugada se han practicado registros.

Las mismas fuentes han explicado que el detenido es un hombre de entre 58 y 65 años, al parecer propietario del establecimiento donde se ha producido el arresto, del que no se ha facilitado aún su nacionalidad.

Los agentes han intervenido material, aunque las mismas fuentes, que no han descartado que se produzcan en breve nuevas detenciones, no han detallado aún su naturaleza.

No obstante, de ampliarse el plazo de detención al tratarse de delitos relacionados con terrorismo, no comparecerían ante el titular de dicho juzgado, el juez Juan del Olmo, hasta el próximo martes, según informaron fuentes jurídicas.

Los presuntos terroristas islamistas estaban «aprovisionándose de material susceptible de formar parte de explosivos» y «estaban ya en la fase de actividad». Así lo ha explicado hoy el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, en una rueda de prensa en la que ofreció algunos detalles sobre la operación practicada en las últimas horas en Barcelona y que se ha saldado con la detención de doce paquistaníes y dos hindúes y el registro de cinco domicilios.

En estos registros se ha hallado diverso material, que, según el ministro, «puede formar parte de explosivos o puede ser utilizado para fabricar explosivos», como cuatro temporizadores.

Este grupo, que mantenía reuniones en algunos lugares no precisados y del que se desconoce hasta ahora si tenía contactos con grupos radicales islamistas, estaría planteándose adquirir nuevos medios para fabricar explosivos y por tanto, según el ministro, «eventualmente realizar atentados violentos».

Lo que sí han podido acreditar las fuerzas de seguridad hasta el momento es que este grupo estaba «un paso más allá de la radicalización ideológica», que mostraban otros detenidos en otras operaciones policiales desarrolladas en los últimos años, que tenían que ver más con la financiación y la captación de personas.

«Cuando alguien tiene en su casa temporizadores, no hay más remedio que pensar que está planteándose acciones de tipo violento», ha subrayado el ministro, quien no obstante ha recalcado que por el momento no hay datos que permitan concluir que los arrestados planeaban un atentado inminente.

«No tenemos datos para decirlo, ni lugares de atentados, ni atentado inminente», ha destacado el titular de Interior, quien cree que no se puede decir que este tipo de terrorismo tenga preferencia por una Comunidad Autónoma respecto de otra.
La operación todavía no está cerrada y las fuerzas de seguridad tienen pendiente realizar análisis químicos, estudiar los teléfonos móviles incautados, además de examinar diverso material informático.

Esos análisis permitirán determinar la veracidad de las informaciones que le llegaron a la Guardia Civil del Centro Nacional de Inteligencia y de otros servicios europeos sobre la posibilidad de que se estuviera preparando alguna acción terrorista en Barcelona.

«Encontramos lo que hay y ahora estamos analizando», ha señalado el ministro, quien se mostró prudente sobre las intenciones y el grado de preparación de este grupo hasta que concluyan los trabajos de las fuerzas de seguridad.

Pérez Rubalcaba ha recordado que España aparece como objetivo en los comunicados de Al Qaeda, al igual que otros países europeos, y ha subrayado que para combatir esta amenaza las fuerzas de seguridad mantienen una alerta permanente, que ha permitido realizar operaciones como la desarrollada en las últimas horas.

Durante el desarrollo de la operación, el ministro, según ha explicado, ha estado en permanente contacto con el conseller de Interior de la Generalitat de Cataluña, Joan Saura.

La Guardia Civil ha desarrollado esta operación en colaboración con el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y 12 de los 14 detenidos son de nacionalidad paquistaní y estarían relacionados con un grupo de compatriotas desarticulado en 2004, segúm han informado fuentes próximas a la investigación.

Concretamente, estos detenidos tendrían vinculación con los cinco paquistaníes que fueron condenados por la Audiencia Nacional a penas de hasta nueve años de cárcel por pertenecer a un grupo terrorista relacionado con Al Qaeda llamado Sunni Therik.

La Guardia Civil ha realizado registros en una mezquita, un centro de culto no oficial, domicilios particulares y otros locales.

Según informaron hoy fuentes próximas a la investigación, en dicho centro de culto no oficial se llevaban a cabo encuentros clandestinos en los que se practicaban rezos y labores proselitistas.

El BNG promoverá una norma para priorizar el gallego en la Diputación
El socialista Salvador Fernández Moreda, que gobierna en coalición con el Bloque, se opone a una ordenanza similar que los nacionalistas tramitan en el Ayuntamiento.
Marcos Mosquera.A Coruña La Opinión 19 Enero 2008

El BNG pretende dotar a la Diputación de un reglamento al estilo de la ordenanza que plantea en el Ayuntamiento para convertir el gallego en el primer idioma de la Administración municipal. El área provincial de Normalización Lingüística, responsabilidad del nacionalista Xoán Manuel Sande, promoverá ese reglamento para el fomento del gallego en la Diputación y para que esta lengua sea usada "de forma sistemática" en esta institución, según aseguró este diputado del Bloque. Antes, previsiblemente tendrá que superar el rechazo del presidente provincial, el socialista Salvador Fernández Moreda, que considera "una imposición" el anteproyecto de ordenanza municipal.

El reglamento, por ahora, no es más que una idea que el BNG se empeña en que vea la luz. No hay propuesta ya redactada, ni siquiera un borrador, pero el documento, según el diputado de Normalización Lingüística, recogerá "lo que dicen la ley y el acuerdo marco" firmado entre PSOE y Bloque para ponerse al frente de los municipios gallegos. Ese pacto dice: "Los gobiernos municipales vinculados a este acuerdo cumplirán y harán cumplir la legislación en materia lingüística, empleando nuestra lengua de forma sistemática en todas las comunicaciones orales y escritas, y promoviendo su uso normal en los servicios de la Administración local".

"Lo lógico -defendió Xoán Manuel Sande- es trasladar al reglamento lo que dice el acuerdo marco, con el que hay que ser coherente". El responsable provincial de Normalización Lingüística afirmó que "habrá que ver" si el reglamento final establece que los diputados deben hablar gallego en sus intervenciones públicas, un aspecto que el borrador de ordenanza municipal de A Coruña sí determina para los concejales.

Xoán Manuel Sande advirtió de que, en cualquier caso, los políticos deben "dar ejemplo" en el uso y promoción del gallego.

El área de Normalización, según su responsable, analiza en la actualidad qué contenidos debe incluir el reglamento. Sande aseguró que tratará de buscar el consenso "con todos los grupos políticos provinciales y con el personal" de la Diputación.

Ese consenso tendrá que encontrarlo en su socio de Gobierno, el PSOE. En alusión a la ordenanza de uso del gallego que el BNG, aliado de los socialistas en el Ejecutivo municipal, promueve en el Ayuntamiento, Salvador Fernández Moreda ha afirmado: "Creo que de la imposición nunca nada bueno sale". El presidente provincial ha apostado esta misma semana por que el idioma sea un elemento de comunicación, "no un instrumento político". "Si me habla en castellano, le hablo en castellano; si me habla en gallego, le respondo en gallego; y si me habla en inglés, le respondo en inglés. Los idiomas son para entendernos", ha dicho.

Xoán Manuel Sande ha evitado responder expresamente a estas declaraciones de Salvador Fernández Moreda, pero ha remarcado que "la ley es la ley, no una imposición". El responsable de Normalización Lingüística se plantea por ello dar un paso más en la circular interna emitida por la Diputación en el año 2004 para convertir el gallego en el idioma propio en esta administración.

A su juicio, "los derechos que no se están respetando ahora no son los de los castellanohablantes, sino los de los gallegohablantes". "Esto es muy fácil de contrastar -afirmó-. Sólo hace falta llamar por teléfono a la Diputación".

Al igual que en el Ayuntamiento de A Coruña, en el que Salvador Fernández Moreda es concejal, la cuestión normativa de la lengua amenaza con suponer un punto de fricción en una coalición de Gobierno entre socialistas y nacionalistas que el presidente provincial ha considerado que va "con tranquilidad".

"Lo estamos haciendo bien, sin problemas. No sé si somos los mejores de Galicia; no me corresponde a mí decirlo", ha manifestado el político del PSOE en declaraciones a una emisora de radio. El secreto del funcionamiento del Gobierno provincial, según su máximo responsable, estriba en que los socios están "hablando poco y haciendo mucho". "Todo el mundo habla -ha afirmado- y lo que hay que hacer es trabajar. Yo no soy polémico, nunca levanto polémicas y salgo poco en los periódicos. Los ciudadanos no me pusieron para eso, sino para invertir en los ayuntamientos".

Recortes de Prensa   Página Inicial