AGLI

Recortes de Prensa    Jueves 24 Enero 2008

Vestales de la resistencia
POR IGNACIO CAMACHO ABC 24 Enero 2008

QUIZÁ el error más doloroso, el despropósito más triste del malogrado y mal llamado «proceso de paz» haya sido el desencuentro con las víctimas, orilladas hasta la humillación por un designio gubernamental tan soberbio como torpe; si malo e inútil era intentar la negociación con los terroristas sin el consenso de la oposición, hacerlo sin la anuencia de los depositarios de la memoria del dolor significaba algo tan simple como una derrota moral y una gratuita fractura -otra más- de la conciencia democrática. Al alejarse de las víctimas, al tratar de pasar por encima de su desconsuelo, Zapatero no sólo despojaba a su proyecto de legitimidad ética sino que lo abocaba al fracaso convirtiéndolo en un interesado tejemaneje político ejecutado a espaldas de las únicas personas moralmente capaces de administrar el perdón.

El presidente no ha entendido jamás la condición de vestales de la democracia que las víctimas ejercen en una sociedad sacudida por el horror. No lo puede entender porque representan el sentido agónico de la libertad, el concepto de la lucha y el sufrimiento, términos que chirrían en su modelo acomodaticio y relativista. En el diseño zapaterista del poder y de la política, las víctimas resultan un engorro porque permanecen ancladas en el principio irrenunciable de la dignidad y no se muestran dispuestas a someter su combate a ninguna clase de transacción táctica; como ya han perdido lo esencial, defienden el valor de su sacrificio y se erigen, desde su desamparo, en el incómodo testimonio de la aspiración a la justicia y de la resistencia ante los enemigos de la sociedad abierta.

La ausencia vergonzante de Zapatero en los congresos de las víctimas del terrorismo es la fotografía de un penoso revés democrático. Un Gobierno sin coraje para dar la cara ante los testigos de nuestro mayor drama colectivo representa un amargo desengaño. Refugiado en el burladero de un discurso maniqueo y esquemático que trata de etiquetar políticamente a los deudos de la tragedia, el zapaterismo se esconde de sus propios remordimientos en una huida inaceptable de su responsabilidad que no es sino la confirmación de este desalentador naufragio.

En una de las manifestaciones registradas a lo largo de esta desdichada legislatura, Teresa Jiménez Becerril interpeló públicamente al presidente reclamándole con dramatismo una razón que pudiese explicar a sus sobrinos huérfanos. Ésa sigue siendo la cuestión pendiente, más allá de pretextos retóricos y de huecas necesidades pragmáticas: un motivo convincente para que las familias de los asesinados no lleguen a la desalentadora conclusión de que sus allegados murieron por nada. Zapatero, como la mayoría de nosotros, puede elegir su bando, su estilo, sus convicciones y sus prioridades; pero las víctimas no eligieron ser lo que son. Las condenó un delirio de sangre y de infamia y lo único que desean es la esperanza de saber que su drama y su angustia tienen o pueden tener un sentido. Tan difícil no debería resultar comprenderlo.

Electoralismo contra ETA
Editorial ABC 24 Enero 2008

TODOS los mecanismos se activan a la vez. Hay que ser muy ingenuo para aceptar sin sospecha alguna que donde antes no había pruebas suficientes aparezcan ahora todas juntas, cuando sólo falta mes y medio para las elecciones. Baltasar Garzón da el primer paso para la suspensión de actividades de ANV y PCTV, citados a una vista previa los días 4 y 5 de febrero, de la que podría resultar la adopción de medidas cautelares para impedir la concurrencia a las urnas de ambos partidos. El rotundo informe policial que maneja el magistrado de la Audiencia Nacional establece claramente que ANV, PCTV y ETA-Batasuna forman parte de un «entramado común», que funciona con criterios de «caja única» y que los dos primeros están plenamente subordinados a las decisiones de la banda. La aplicación del artículo 129 del Código Penal es la vía más rápida para desactivar a estas marcas secundarias. Con insólita celeridad, la Abogacía del Estado ha estudiado el informe y llega a conclusiones similares. A toda prisa, el ministro de Justicia anuncia en rueda de prensa que el Consejo de Ministros autorizará mañana a los servicios jurídicos a que presenten ante el Tribunal Supremo las correspondientes demandas de ilegalización, por considerar que ANV y PCTV están «al servicio de ETA». Se pone así en marcha el procedimiento previsto en la ley de Partidos, de manera que el Gobierno se sitúa como protagonista de la iniciativa. Es llamativo que Rodríguez Zapatero haya apurado todos los plazos legales, después de que el PSOE rechazara una y otra vez -la última, hace un par de semanas- la propuesta parlamentaria del PP para que el Congreso de los Diputados tomara el acuerdo de instar la ilegalización, lo que habría ofrecido una imagen muy conveniente de unidad en la lucha antiterrorista.

El éxito del Pacto por las Libertades y Contra el Terrorismo se debió precisamente a la fortaleza que transmite el Estado democrático cuando los partidos actúan en común contra sus enemigos totalitarios. Esta vez, las cosas son muy diferentes. Hay que felicitarse, por supuesto, de que las leyes se cumplan y de que los terroristas no lleguen a estar presentes en la sede de la soberanía nacional a través de sicarios de segundo orden. El Estado de Derecho está basado en que sólo las personas honorables que actúan en el marco de la ley estén presentes en las instituciones representativas. El Gobierno consintió la presencia de lo que ahora llama «entramado» terrorista en los ayuntamientos vascos para mantener vivo un proceso de negociación con ETA que ha terminado con un rotundo fracaso. Cuando le conviene a efectos electorales, Zapatero realiza un giro españolista y promete la máxima firmeza contra los asesinos. De un día para otro, De Juana Chaos e incluso Arnaldo Otegui, el supuesto «hombre de paz», ingresan en prisión, que es naturalmente el lugar que les corresponde de acuerdo con las leyes vigentes. Ahora llega el momento de pisar el acelerador en esta operación electoralista contra ETA y los suyos, logrando titulares que interrumpen además la avalancha de malas noticias en el terreno económico que tanto preocupan al Gobierno.

Es evidente que el momento ha sido elegido con todo cuidado. Mariano Fernández Bermejo, que todavía tenía dudas algunas horas antes, ha recibido de golpe la inspiración jurídica que le faltaba. Es de suponer que el Ministerio Fiscal se sumará de un momento a otro a estas convicciones repentinas que se manifiestan todas al mismo tiempo. Hay que insistir en que es una buena noticia que la ley se aplique como corresponde. Sin embargo, la operación política resulta muy burda. Los ciudadanos saben de sobra cuál ha sido la política de Zapatero a lo largo de la legislatura en esta decisiva cuestión y es lógico que manifiesten dudas fundadas sobre la seriedad de sus intenciones. El Congreso tendría que haber tomado la iniciativa con el acuerdo de la inmensa mayoría de los diputados. Perdida la ocasión, estas maniobras de última hora ya no convencen a nadie y es muy dudoso que tengan repercusión en las urnas.

Una buena noticia que llega tarde por la desidia de un Gobierno mentiroso y falso
Federico Quevedo El Confidencial 24 Enero 2008

Dice el refrán que nunca es tarde si la dicha es buena, pero en este caso, aunque la dicha sea, en efecto, buena, lo cierto es que es tarde. Y esa tardanza tiene consecuencias, graves consecuencias, porque durante todo este tiempo el Gobierno de Rodríguez ha permitido, a conciencia, que PCTV y ANV engorden sus arcas con el dinero de personas honradas y decentes, arcas que son las arcas de ETA, y que acumulen información que puede ser vital para muchas personas cuya seguridad es hoy, más que nunca, prioritaria. No se me caen los anillos al afirmar que, de alguna manera, el Gobierno de Rodríguez, el ministro Bermejo, el fiscal Conde Pumpido y todos los que han amparado esta farsa de cuatro años, son colaboradores necesarios de las actividades ilicitas de ANV y PCTV, porque se les ha permitido aprovecharse de la buena fe de la democracia y de los demócratas sabedores como eran de que detrás de ellos estaba, y está, ETA.

Exixte, al menos, un posible delito de prevaricación por parte de quienes tienen que hacer cumplir la Ley de Partidos pues, a la vista de las pruebas que ahora tiene la Fiscalía contra estas dos formaciones políticas dependientes de ETA-Batasuna, no cabe en ninguna cabeza con un mínimo de sentido común que hace poco menos de un año hubiera listas de ANV ilegales y listas de ANV legales. Si había listas ilegales por su conexión con ETA-Batasuna, es que toda ANV tenía conexión con ETA-Batasuna, y por lo tanto debía de haberse impedido su participación en las elecciones municipales. No fue así, y por culpa de este Gobierno incompetente y mentiroso los cargos electos de ANV ya han tomado posesión de sus cargos, y ahora vamos a ver si es posible arrebatárselos por el bien de la democracia, porque es posible que la ilegalización de ANV no sea suficiente según la doctrina del Supremo.

PCTV y ANV son los dos precios políticos más evidentes que el Gobierno de Rodríguez pagó a ETA a cambio de las negociaciones con las que Rodríguez hundio en la miseria, en su miseria moral, el Pacto Antiterrorista y la unión de los demócratas frente a la pandilla de canallas. El mismo Rodríguez que ayer no se atrevió ni a pisar el Congreso de Víctimas del Terrorismo porque, en el fondo, no tiene nada que compartir con ellas y sí con el mundo de lo que él llamaba izquierda abertzale, con el que sigue manteniendo abiertas puertas que le permitan retomar la negociación con ETA si gana las elecciones generales. Durante todo este tiempo nos han mentido, de manera pavorosa. Se nos ha engañado y tomado por idiotas. El otro día, en una entrevista en Telemadrid, Elena Valenciano (PSOE) me reprochaba que estuvíeramos hablando de terrorismo cuando lo que teníamos que hacer era estar unidos en lugar de enfrentarnos, y en un arranque de osadía me comparó la transparencia del proceso de Rodríguez con el oscurantismo del proceso de Aznar.

Por eso, porque el de Aznar fue un proceso oscuro, el entonces presidente informó al Parlamento con todo lujo de detalles del único contacto que tuvo con ETA, y supimos, además, quienes habían sido los interlocutores por las dos partes. En este proceso tan transparente lo que ha hecho el Gobierno ha sido negar todas las evidencias, negar que hubiera habido contactos incluso antes de ganar las elecciones, cuando negociaba el Pacto Antiterrorista con el PP, contactos que están perfectamente documentados. No informó de ningún detalle de los diversos encuentros que hubo hasta el atentado de la T-4, no sabemos qué se negoció, ni siquiera sabemos quienes negociaron, pero lo que si sabemos es que tuvo consecuencias en forma de menor presión sobre la banda y concesiones políticas como la de ANV y el trato humanitario a De Juana Chaos, así como la disposición del PSOE a pactar con los independentistas el futuro de Navarra. Y luego negaron, por activa y por pasiva, que hubiera habido más contactos tras el atentado de la T-4, y es ahora cuando Rodríguez reconoce que sí los hubo.

¿Y a esto le llaman transparencia? Tiene bemoles. Yo a esto lo llamo mentira tras mentira, y la constatación de que hay motivo, hay muchos motivos, para mandar a este Gobierno a su casa y despedirlo con cajas destempladas, que es como se despide a quienes han hecho un uso fraudulento de la confianza de los ciudadanos y han manipulado, tergiversado y retorcido la ley a su antojo y conveniencia. Los que ahora piden unidad, durante todo este tiempo se dedicaron a poner contra las cuerdas a la oposición y a las víctimas, dando más crédito a los asesinos que a quienes se oponen a ellos. A las víctimas se las ha insultado, humillado, se ha hecho escarnio de ellas, se han pisoteado sus derechos, se ha mancillado su dignidad, se las ha convertido en conejillos de indias del proyecto rupturista y antidemocrático de Rodríguez Zapatero. Las víctimas, de las que este Gobierno debería de aprender, al menos, a tener un poquito de humildad y algo más de decencia.

Ahora instan a la ilegalización de ANV. Bien. Vale. Mostremos nuestra satisfacción por la rectificación del Gobierno, pero digámosle a Rodríguez que no nos engaña más. Que sabemos que esto lo hace por conveniencia electoral, y no por convicción, ni mucho menos por que crea que debe resarcir a las víctimas del trato vejatorio con que las ha obsequiado. Sabemos que, si pudiera, no lo haría, porque en el fondo sigue creyendo que la mejor vía para la paz, para su paz, es la negociación con los terroristas. Y si no fuera así, no tendría sentido mantener viva la resolución que le autoriza a hablar con ETA. Y si no fuera así, el Programa Electoral del PSOE recogería la voluntad de volver al Pacto Antiterrorista, donde se establece que nunca se le dará la oportunidad a ETA de obtener un precio político por la paz. Y sin embargo, Rodríguez ha querido, expresamente, sacar el Pacto de su programa, porque no tiene ningún interés en volver a la unidad de los demócratas. No quiere saber nada de acuerdos con el PP, es decir, con diez millones de votantes. Solo quiere hablar con los radicales... Y luego tienen la osadía de decir que el PP se ha escorado a la derecha... Bueno, visto desde la izquierda más radical y totalitaria, es posible, pero los demócratas lo llamamos dignidad.

La compleja ilegalización de ANV
Lorenzo Contreras Estrella Digital 24 Enero 2008

Se da por seguro que ANV y PCTV, los partidos-máscara de Batasuna, van a ser ilegalizados, pero no está claro el cuándo. Una cosa es ilegalizar y otra suspender actividades, que es lo que parece probable para los primeros días de febrero. Como ha advertido el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, el proceso de ilegalización tiene “plazos más largos”.

Mientras la ilegalización de esas formaciones que enmascaran a Batasuna no se produzca, pendiente la resolución judicial de unas investigaciones policiales que, según se anuncia, requieren “largos plazos”, los ingresos institucionales de sus actuales cargos electos seguirán vigentes y, por tanto, Batasuna continuará percibiendo el dinero que aquellas formaciones le transfieren, ya que el sistema organizado por la “constelación” filoetarra es de tesorería común. En resumidas cuentas —o no tan resumidas—, la gran beneficiaria será, por supuesto, la propia organización matriz, es decir, ETA.

Todos los pretextos o argucias para retrasar la ilegalización de las dos formaciones jurídicamente fantasmales han sido puestos en marcha. La Guardia Civil ha entregado ya a la Fiscalía un informe de unos trescientos folios, donde las famosas relaciones contables o trasvases dinerarios de ANV-PCTV a Batasuna quedan acreditados. Pero se arguye desde el ámbito judicial de Garzón que las documentaciones son muy complejas y el proceso de ilegalización no debe estar vinculado a periodos electorales. Por su parte, el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, habla de la necesidad de acopiar “el máximo de pruebas”, ya que la ilegalización, que sería la determinación decisiva, tiene que pasar previamente el filtro del Tribunal Constitucional.

O sea, que el asunto va para largo en sus trámites finales, porque además queda en última instancia la palabra del Tribunal de Estrasburgo. Garzón ha declarado recientemente, a la vista de las versiones habidas en el sentido de una pronta “extinción” de los sucesores-suministradores de Batasuna: “A lo mejor la gente no sabe que una vez que se alce el secreto del sumario tiene que darse un plazo razonable a las partes para que conozcan aquello que hay dentro del sumario, porque, de lo contrario, se atentaría al derecho de defensa de las partes”.

Con su estilo tosco, el magistrado parece dar a entender que el Gobierno no es amigo de las prisas, sino que hace de los escrúpulos formales su instrumento de espera y de ganancia de tiempo, a la vista seguramente de lo que decidan las urnas del 9 de marzo. El concepto de prisa se refleja muy bien en las palabras de la vicepresidenta del Gobierno, Teresa Fernández de la Vega, cuando dijo hace un par de días que en el mismo momento en que los informes, fruto de la investigación, sean entregados y el juez haya decidido sobre el caso, con traslado a las partes, “el Gobierno actuará de inmediato”. Vamos, que no perderá un segundo en su “vertiginoso” ritmo de velocidad. Todo va a depender de lo que el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, con un tono aparentemente irónico, ha denominado “el famoso informe policial”.

Quien no parece en absoluto condescendiente con las perezosas formalidades del procedimiento es Arturo García Tizón, el abogado del Estado que tanto contribuyó con sus demandas a la ilegalización de Batasuna. García-Tizón vuelve ahora a la política para competir con José Bono en las elecciones generales. Ambos, como se sabe, van por Toledo. El primero, abogado del Estado, fue secretario general de Alianza Popular allá por los años 80. Y ahora opina, en relación con las ilegalizaciones de los partidos filoetarras, que prohibir a ANV es “una obligación de Estado”, que ello no se puede plantear como un factor electoral y que el PSOE no pisa el acelerador en estas semanas previas al 9-M. García-Tizón piensa que esta lentitud no debe tener una traducción electoralista y que, en definitiva, la voz política de ETA no debe sentarse en ningún ayuntamiento.

Una ilegalización deseada y necesaria, que llega mal y tarde
EDITORIAL Elsemanaldigital 24 Enero 2008

El ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, anunció este miércoles que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero instará ante el Tribunal Supremo la ilegalización del Partido Comunista de las Tierras Vascas y Acción Nacionalista Vasca. Según Bermejo, ANV y PCTV incurren en lo previsto por la vigente Ley de Partidos ya que "forman parte del entramado de Batasuna y por tanto están al servicio de ETA". Es una buena noticia para todos los españoles respetuosos con el Estado de Derecho, pero es una decisión que en opinión de millones de ciudadanos llega tarde y, más aún, en el peor momento posible.

Según Bermejo, la detención en octubre de 2007 de la cúpula de Batasuna aportó pruebas decisivas sobre la condición etarra de ANV y PCTV, como la existencia de "una caja única" para todas las siglas. Sin embargo, el Gobierno ha quedado en evidencia porque disponía desde 2005 de elementos para proceder a esta misma demanda de ilegalización, y porque no presentarla desde entonces fue una decisión política.

Las hemerotecas rebosan declaraciones de Zapatero, de Bermejo, del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y del fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, defendiendo la legalidad del PCTV primero y de ANV después. Cuando los medios de comunicación y el PP señalaron las evidentes relaciones entre ANV y los herederos de Batasuna, el presidente del Gobierno las desdeñó. ¿Por qué en enero de 2008 se ha hecho posible lo que sólo hace unos meses era imposible?

La diferencia no está en las pruebas que vinculen las siglas abertzales con ETA. Tales pruebas ya existían, y forzaron –cosa insólita- una ilegalización parcial de ANV en sus candidaturas para las elecciones de mayo de 2007. ¿Por qué las pruebas afectaban a una parte y no al todo? En aquellas fechas Zapatero aún se esforzaba en lograr resultados de su "proceso de paz" con ETA, a través de "hombres de paz" como el batasuno encarcelado Arnaldo Otegi. Ahora, en cambio, se acercan unas elecciones generales en las que el PSOE puede temer que los españoles le hagan pagar el precio de aquellos errores, con una ETA siempre en pie de guerra.

La nueva demanda de ilegalización tiene un irremediable tufo electoral y eso no es bueno para la credibilidad de nuestras instituciones. ANV y PCTV deben quedar fuera de la legalidad, como otras organizaciones batasunas que siguen actuando, no por los cálculos electorales del Bermejo y de Zapatero, sino porque lo exigen la Ley y la Justicia. De mera justicia, en realidad, habría sido que la ilegalización se hubiese producido mucho antes, y este uso partidista de los Tribunales no es una buena noticia. El partidismo no estará en el resultado, sin duda deseable, sino en el manejo de los tiempos y de las normas por el Ejecutivo, impropio de una democracia sólida y avanzada como la nuestra.

Garzón descubre la pólvora
Iñigo de Garés Periodista Digital 24 Enero 2008

¡Qué poderío! ¡Qué eficacia deductiva!¡Qué mente preclara y privilegiada! Hallazgo, descubrimiento. ¿Revelación? ¡Maravilla! Cuán Pablo de Tarso, Garzón se ha caido del caballo, ha bajado de la higuera y decidido que, oye, sí, ANV tiene relación con ETA y es de suyo ilegalizable. Que son de los malos, vaya. ¡Qué prodigio, la rara pericia del extraño animal!

¿Acaso? ¿Albur? ¿Coincidencia? ¡No tal!: habilidad, experiencia, trabajo intenso, inferencia y hasta un qué sé yo de clarividencia, que han permitido que, apenas unas horas después de recibir un cargamento de informes -más de dos mil folios y diversos anexos-, el juez Garzón tuviera el firme convencimiento, la conciencia firme y clara de la relación entre la parte autorizada de ANV (autorizada por el mismo fiscal pomposo, el mismo ministro matasietes) y las facciones políticas ilegalizadas de los terroristas, llámense HB, Batasuna o como sus mercedes plazcan.

Con la revelación nítida ya en su cacumen, nada mejor que filtrar la primicia para velar el eco de la presencia real en el acto de las víctimas del terrorismo y que los voceros oficiales, oficiosos o avenidos la difundan como si de un nuevo arribo a la luna se tratará.

Lo cual estaría muy bien si no fuera por ese tufo a electoralismo que las formas y el momento delatan. ¿No estaban buena parte de esos datos en anteriores informes de la polícía, por ejemplo los que se utilizaron para permitir que se presentaran a las elecciones autonómicas y locales? ¿O es que ahora resultaría inconveniente que hubiera quien restara votos a quienes pueden tener los escaños necesarios para poder formar gobierno? (sí, doña María, me refiero al PNV)

Porque no será que no se ha dicho, insistido y demostrado, por activa y por pasiva, hace diez meses ya, esa relación. Sólo en este blog se denunciaron tales concomitancias dos veces el pasado mes de abril. El 28 lo hacía Carlos de Viana. El 26, con nombres y apellidos de los implicados, el que suscribe. Luego, además, Reportero Digital en Navarra hizo un magnífico trabajo con la comparación de listas electorales, nombres y siglas, que denunciaban claramente que ANV acogía a sujetos y sujetas de Batasuna y todas sus ramificaciones.

Pero entonces no convenía al gobierno socialista. Eran tiempos de buen rollo, de conversaciones encubiertas y desmentidas, de ocultación y engaño a navarros y españoles sobre lo que se cocía en los sórdidos pucheros del "proceso".

Por desgracia, otra vez, como con la presencia de Navarra en el menú de la negociación, como cuando dijimos que Zapatero mentía, el tiempo nos da la razón: ANV=Batasuna=ETA. Nos alegraremos con su ilegalización, nos satisface que no puedan usar nuestra democracia para alimentar a su serpiente. Pero qué distinto hubiera sido todo ¡ay! si no hubieran hecho oídos sordos o no jugarán siempre a torcer la ley en beneficio de sus resultados electorales...

Iñigo de Garés

Post Scriptum: Le llaman "la tonta" y no aluden con ello a ninguna de sus integrantes femeninas. La motejan así porque, dicen, vista la composición, el orden y las formas con que se ha montado, no hay quien le llame "la lista" ¿Me siguen?

¿Dónde está la metralla?
EDITORIAL Libertad Digital  24 Enero 2008

Una vez más Libertad Digital y Libertad Digital TV, fieles a su compromiso de seguir investigando los hechos del atentando terrorista del 11 de marzo de 2004, les ofrecen datos que indican que la verdad legal alcanzada por el tribunal que juzgó el caso sigue estando incompleta. Ayer por la noche Carmen Baladía, directora del Instituto Anatómico Forense en el momento de los asesinatos y responsable de las autopsias realizadas a los cadáveres, negó tajantemente en el programa 11-M: La sentencia, que dirige y presenta Luis del Pino, que en los cuerpos de las víctimas mortales hubiera metralla.

Este hecho, que por alguna razón no fue tomado en consideración por el instructor del caso ni reflejado en la sentencia redactada por el juez Javier Bermúdez, es de suma importancia, ya que cuestiona la validez de una de las pruebas que el tribunal aceptó para basar sus conclusiones: la mochilla repleta de metralla que según la versión oficial fue encontrada en IFEMA entre los efectos personales de las víctimas llevados al recinto ferial tras la masacre, la conocida como "mochila de Vallecas".

Si, tal y como afirma el tribunal, existe un vínculo "preciso y directo" este esta bolsa y el resto de las bombas creadas y usadas por los terroristas para cometer sus crímenes, ¿cómo se explica que ni uno solo de los cadáveres contenga resto alguno de la metralla? De nuevo los datos aportados por los especialistas, en este caso las evidencias suministradas por la encargada del examen de los cuerpos de las víctimas del atentado, contradicen uno de los argumentos más importantes de la sentencia y arrojan nuevas dudas sobre la supuesta arma del crimen.

Confiamos en que el testimonio de Carmen Baladía, cuya labor en las horas siguientes al atentado sólo cabe calificar de encomiable, y que ya fue objeto de una brutal e insidiosa campaña por parte de los medios de Prisa al desmentir rotundamente la existencia de un suicida entre los perpetradores del crimen, no caiga en saco roto. Guste o no, lo cierto es que ni el explosivo ni el mecanismo usados para la comisión del atentado distan de haber sido esclarecidos más allá de toda duda razonable.

En este caso, son las leyes de la física elemental las que actúan en dirección contraria a la del tribunal, que debería haber sido prudente al usar ciertos términos categóricos para definir presunciones y conjeturas como si de verdades incontestables se tratara. A no ser que los terroristas sufrieran un despiste masivo, y que por alguna extraña casualidad la mochila que se dice fue encontrada en IFEMA fuera la única provista de metralla, y para colmo la única que no estalló, algo francamente inverosímil, las revelaciones ofrecidas ayer exigen que las partes del caso, pendiente de apelación ante el Tribunal Supremo, hagan un esfuerzo por averiguar la verdad más allá de indicios y conveniencias. Como demuestran las detenciones practicadas en Francia y en Barcelona en los últimos días, España sigue estando amenazada por terrorismos de diverso signo. Renunciar a la clarificación de los atentados del 11-M equivaldría a bajar la guardia ante los riesgos que se ciernen sobre los españoles, un lujo que ningún Gobierno ni tribunal se debe permitir. Con la seguridad, ni se juega ni se transa. Menos aún con la verdad.

Por un nuevo sistema
Una propuesta de reforma electoral (y III)
José Enrique Rosendo Libertad Digital 24 Enero 2008

La actual situación política pone en evidencia, a mi juicio, al sistema electoral español muy por encima de las conclusiones a que hice referencia en mi anterior artículo. La crisis institucional derivada de la demanda de los nacionalismos y la crisis económica en ciernes constituyen dos importantes retos que debiéramos abordar con una energía que ninguno de los dos grandes partidos parece que vaya a obtener de las urnas. De ahí que el sistema electoral suponga a mi juicio tan grave inconveniente previo que, si fuéramos sensatos, cosa nada común en la política de hoy, su reforma debiera constituir una prioridad inmediata.

Sobre la crisis institucional se ha dicho ya casi todo. Y pocos dudan de que el exagerado peso parlamentario de los nacionalismos, unido a una coyuntura en la que las dos grandes fuerzas políticas tienden a disponer de una diferencia cada vez menor en términos electorales, ha precipitado una espiral interminable de demandas centrífugas que tiene visos de quebrar definitivamente la unidad de España. Podría parecer exagerado, pero desde luego no lo es. Baste medir las diferencias en los sistemas sanitario y educativo, en la fiscalidad, en la apabullante normativa que regula buena parte de nuestra economía real y en la burocratización excesiva de nuestros aparatos administrativos.

Sobre la crisis económica, que el pasado lunes asomó su auténtico rostro en el parqué, sólo tenemos que echar cuentas en el calendario. En vez de estar tomando medidas, tratamos de disimular la crisis y sus efectos por pura conveniencia electoral, y de aquí a que se constituya el Gobierno, habremos dilapidado algo más del primer cuatrimestre de este año, un tiempo que se me antoja vital para tomar las medidas necesarias para que nuestra economía enderece el rumbo cuanto antes: primero las elecciones, luego la constitución de las Cortes, la negociación entre las fuerzas políticas (no parece que ni PSOE ni PP vayan a obtener mayoría absoluta el 9 de marzo), luego la investidura y conformación del nuevo Gobierno y finalmente el nombramiento de los escalones medios del ejecutivo.

El Gobierno que resulte desde luego tendrá un margen proporcional a la diferencia de escaños que tenga en relación con el obtenido por el principal partido de la oposición. Pero en todo caso, dependerá de las alianzas parlamentarias con los nacionalistas, que constituirán una importante traba para las reformas económicas necesarias.

Visto el análisis sobre el sistema electoral español en la Constitución, y sus efectos en las últimas elecciones, si el resultado entre PSOE y PP es tan ajustado como se presume por los demoscópicos, lo conveniente sería desde luego que ambas formaciones alcanzaran un acuerdo nacional para la reforma electoral, a resultas de la cual se garantizase de alguna manera que la fuerza política victoriosa de futuras elecciones dispusiera de una mayoría parlamentaria absoluta con la que poder realizar su plataforma programática sin necesidad de obsequiar con dádivas a los minoritarios nacionalistas.

Mi propuesta es muy simple. Consiste no en cambiar la Constitución, que es algo bastante complejo y debería enmarcarse en un proyecto más amplio el día que fuera necesario el cambio de la Carta Magna, sino en aprobar una nueva ley electoral, con las siguientes modificaciones básicas:

1. Los partidos que concurran a las elecciones deberán obtener al menos el 1% en el cómputo nacional, porcentaje a partir del cual una formación política puede tener representación parlamentaria, eliminando las exigencias provinciales.

2. Garantizar dos escaños mínimos a cada provincia, independientemente del número de habitantes. Esto, unido a los escaños de Ceuta y Melilla, computaría 102 diputados, que irían a parar directamente al partido con más votos en cada provincia, siempre que se reúna el requisito anterior.

3. Distribuir proporcionalmente el resto de los escaños a las candidaturas presentadas en cada provincia, conforme a la fórmula de la denominada Ley D’Hont.

Con esto conseguiríamos ponderar adecuadamente la fuerza electoral de los nacionalistas y su representación parlamentaria; reduciríamos el coste de votos por escaño a las fuerzas políticas nacionales distintas a PSOE y PP; y dotaríamos con facilidad de mayoría absoluta al partido que gane las elecciones.

Derecho natural
Kepa Aulestia k.aulestia@diario-elcorreo.com El Correo 24 Enero 2008

El silencio que durante las horas posteriores a la publicación de la nota del Tribunal Supremo embargó al Gobierno vasco, al PNV y a sus socios parecía indicar que no se esperaban un veredicto condenatorio de Juan María Atutxa, Gorka Knörr y Kontxi Bilbao y que, azuzados por la sorpresa, estaban pensando en una respuesta contundente. Es decir, una manifestación. El disgusto del ex presidente del Parlamento vasco resulta comprensible. Más difícil de entender es que, conocida la actuación del Tribunal Supremo en el caso, pudiese gente bien informada dar por descontada la aplicación de la 'doctrina Botín'. Pero lo verdaderamente inquietante es tanto la convocatoria del próximo sábado como los argumentos ofrecidos para la movilización general de las bases jeltzales. Al salir de nuevo a la calle contra una resolución judicial, cuyo contenido no ha sido expuesto aún por el tribunal, los socios que conforman el Ejecutivo vasco incurren en un acto de deslegitimación infinitamente superior al que ellos mismos denuncian por parte del Supremo contra nada menos que el autogobierno vasco. Además, siendo el veredicto recurrible ante el TC, y dado que los condenados han expresado su propósito de defenderse ante el mismo, la cita del sáado introduce un factor indeseable en el procedimiento que se abra con el recurso. Al encarnar a la ciega Justicia, los magistrados del Constitucional deberán obviar el recorrido de la manifestación abarrotado por gente convencida de que hay jueces que son utilizados «como partisanos, como ariete de choque contra la voluntad de la ciudadanía».

Si, además, la mayoría parlamentaria que Ibarretxe desea imperecedera considera que la decisión del Supremo «rompe el pacto de convivencia de la Transición» será muy difícil que el partido de Iñigo Urkullu pueda administrar políticamente las consecuencias de sus propias palabras, si no es mediante su conversión en energía que revalide y acelere el calendario del lehendakari. Probablemente, la fricción institucional no alcance la incandescencia a la que se llegó en el inicio de este conflicto, cuando él sólo parecía conducir al desenganche constitucional de Euskadi. Pero su coincidencia en el tiempo con la apertura de los procedimientos de ilegalización de EHAK y de ANV, con las elecciones generales tan próximas, no sólo puede reeditar las secuencias vividas en torno al grupo parlamentario Sozialista Abertzaleak, sino que lastrará con el discurso del agravio la ya incierta disposición jeltzale a una campaña más abierta.

Una vez descubierto que hay magistrados 'partisanos' y jueces 'ariete', toda resolución judicial que choque con esa especie de derecho natural que con tanta naturalidad defiende Atutxa está abocada a caer en el saco de un victimismo compartido que prolongará el inmovilismo de la izquierda abertzale.

España y Libertad propone a la corporación de Lizarza para el premio Premio Ascensión por la Paz
Nota  España y Libertad 24 Enero 2008

Con motivo del VII Premio Ascensión por la Paz, concedido por la FUNDACIÓN ALBERTO JIMÉNEZ BECERRIL, nuestra asociación, España y Libertad, ha propuesto como candidato a dicho honor a la Corporación Municipal de Lizarza.

A juicio de España y Libertad, que recoge el sentir de muchas otras asociaciones adheridas, el consistorio de Lizarza es sin duda una ejemplificante isla en el estado general de excepción que rige en gran parte del territorio del País Vasco debido a la violencia terrorista de ETA y a las coacciones de su entorno político, que quieren impedir la vida en libertad de quienes no son nacionalistas, la normal convivencia democrática y la aplicación de la ley en las mismas condiciones que en el resto del territorio nacional.

Los valientes gestos de la Corporación Municipal de Lizarza, sin duda han provocado la admiración de muchos españoles de bien, y creemos que también la satisfacción de las víctimas del terrorismo, que han visto como por fin, una de esas plazas y calles dedicadas a asesinos, en el caso de Lizarza al etarra «Txirrita», se llama ahora «de la Libertad», o han podido comprobar que la Ley en efecto es igual para todos con independencia del lugar de residencia cuando se ha dado aplicación de la llamada Ley de banderas. Estos gestos y en general el respeto por la legalidad Constitucional que ha guiado a la Corporación Municipal de Lizarza, son sin duda un ejemplo de normalidad democrática y de defensa del Estado de Derecho que desearíamos para todos los municipios vascos.

Pero para conseguirlo, sus ediles con su alcaldesa a la cabeza, tienen que soportar la constante amenaza de ETA sobre sus vidas y el acoso de las alimañas que desde el entorno etarra hacen todo lo posible por amedrentar a los demócratas.

Por ello entendemos que en atención a la íntima dedicación a la vida municipal del fallecido ALBERTO JIMÉNEZ BECERRIL y su compromiso con los valores democráticos que está defendiendo la Corporación Municipal de Lizarza, en esta edición del Premio Ascensión por la Paz, dicha candidatura sería muy idónea para optar por dicho honor.

Mas información
gsm: 678.61.61.77
info@e-libertad.es
http://www.e-libertad.es

DECIMOTERCER ANIVERSARIO DE SU ASESINATO
La viuda de Gregorio Ordóñez: "Desde su asesinato, hay muy pocas cosas que hayan cambiado"
Un centenar de personas acudió este miércoles a los actos en homenaje a las víctimas del terrorismo y a quienes siguen defendiendo "la libertad en condiciones muy duras" que organizó la Fundación Gregorio Ordóñez con motivo del decimotercer aniversario de la muerte del edil del PP, asesinado por ETA en San Sebastián en 1995.
Agencias Libertad Digital 24 Enero 2008

La presidenta de la Fundación Gregorio Ordóñez, Ana Iríbar, viuda del edil asesinado por los terroristas, se lamentó por que muchos concejales siguen amenazados ya que ETA sigue activa. "Desde su asesinato, hay muy pocas cosas que hayan cambiado, especialmente en el País Vasco", comentó Iríbar, quien no obstante agradeció que "mucha gente siga defendiendo la libertad en condiciones muy duras, como hizo Gregorio hasta su muerte".

Asimismo, resaltó el "ejemplo de convicción en los principios democráticos y de defensa de la convivencia pacífica, en pluralidad y libertad" que representa la figura de Ordóñez para la "mayoría de españoles y madrileños". Tras las palabras de Iríbar, un centenar de personas rompieron en el silencio con un aplauso y, posteriormente y a petición de la organización, rezaron un Padre Nuestro, seguido de vivas a España y consignas contra ETA.

A la ofrenda floral en memoria de Gregorio Ordóñez en los jardines que llevan su nombre acudieron, entre otros, el ex presidente de Endesa y número dos en la lista del PP por Madrid, Manuel Pizarro; el eurodiputado popular Jaime Mayor Oreja; el vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo; y el número dos por Madrid de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) y ex presidente del Foro Ermua, Mikel Buesa.

Tras finalizar el acto, los asistentes se desplazaron hasta la Iglesia de Nuestra Señora de la Concepción, donde se ofició una misa en memoria de las víctimas del terrorismo. Ambos actos se organizaron en colaboración con el PP del distrito de Salamanca, donde se encuentran los Jardines de Gregorio Ordóñez.

El Pleno del Ayuntamiento de Madrid, en la conmemoración del X aniversario del asesinato del político vasco, aprobó la denominación de Jardines de Gregorio Ordóñez al parque situado en la confluencia de las calles de Juan Bravo, Príncipe de Vergara y Maldonado.

CARMEN BALADÍA, DIRECTORA DEL ANATÓMICO FORENSE EN EL 11-M
"Ni clavos, ni tuercas, ni tornillos; no había metralla entre nuestros 191 muertos"
¿En los cuerpos de las víctimas del 11-M había metralla, clavos, tornillos? "Nada, nada en absoluto. No había metralla entre nuestros 191 muertos". Así de tajante se ha mostrado Carmen Baladía, la que fuera directora del Instituto Anatómico Forense en una entrevista concedida a Luis del Pino.
Libertad Digital 24 Enero 2008

Carmen Baladía detalla cómo coordinó y supervisó las labores de identificación y las autopsias de las víctimas. La mochila de Vallecas, que para el Tribunal es una prueba válida enlazada con las demás bolsas-bomba de manera "directa y precisa", sí portaba gran cantidad de metralla de origen terrorista.

La que fuera directora del Instituto Anatómico Forense durante el 11-M ha vuelto a relatar con detalle cómo trabajó su equipo para identificar a los 191 muertos en la morgue instalada en Ifema. Carmen Baladía ha explicado en el programa de Luis del Pino, 11-M: La sentencia, cómo trabajaron a contrarreloj aquellos días. La profesionalidad mostrada por el equipo de forenses en una tragedia de tal magnitud impide pensar en otras cosas o venirse abajo por el dolor que a todos los ciudadanos causó el atentado: "Me daba miedo que se estropearan los cadáveres. Yo recuerdo el 11-S donde no se pudieron hacer muchísimos estudios de ADN porque las muestras estaban estropeadas , no se habían conservado a la temperatura idónea". Fue lo primero que, como directora, pensó ya que la labor forense es, o debería ser, clave en la investigación.

Desde el principio se puso de manifiesto que el Instituto Anatómico Forense no reunía las condiciones necesarias para afrontar una masacre sin precedentes. El lugar elegido para llevar a cabo las labores de identificación fue Ifema. Cuando Baladía llegó el panorama que encontró fue "dantesco". Pero en seguida se estableció una magnífica organización. Se colocaron, en un principio, cinco mesas de autopsia. A cada cuerpo se le asignaba un "numero correlativo" porque "me daba mucho miedo cometer errores de duplicidad", ha dicho Baladía. Ese número acompañaba a las letras C de catástrofe y a la inicial del lugar de procedencia (A: Atocha; T: Téllez; P: Pozo y S: Santa Eugenia).

"Nuestro trabajo en Ifema lo terminamos aproximadamente 41 horas después. A las nueve de la noche del día 12 de marzo ya habíamos entregado 155 cadáveres a sus familias", recuerda la jefa de los forenses. Junto con los forenses permaneció también Carlos Corrales, ex comisario general de Policía Científica.

Sin embargo todavía quedaban cuerpos sin identificar. "Necesitábamos cámaras frigoríficas, y el tiempo era nuestro peor enemigo, para poder mantener lo que allí teníamos en buenas condiciones y se decidió trasladarlos a La Almudena donde teníamos esas cámaras y se nos dieron todos los medios". Allí las labores se prolongaron hasta el 17 de marzo y el 18, ya de vuelta al Anatómico Forense, se terminaron de organizar los diferentes informes.

"No sé lo que se hizo con las pertenencias de las víctimas"
Preguntada qué hicieron con las pertenencias de las víctimas, Carmen Baladía sólo ha podido responder dónde las depositaron los médicos forenses: "en una gran bolsa de plástico" colocada "a los pies de cada mesa de autopsia". En los borradores, los forenses apuntaron los adornos que portaban las víctimas: cinturones, marcas de relojes, etc. Pero de esas bolsas "se hizo cargo la Policía Científica, de manera que no sé lo que se hizo con aquellas pertenencias". Sí consta en el sumario que centenares de efectos recogidos en los trenes fueron destruidos dos meses después del 11-M.

El bulo de los suicidas
Carmen Baladía se ha mostrado especialmente molesta con las informaciones que lanzó la SER horas después de la masacre comprobadas, según ellos, por tres fuentes distintas de la luchaantiterrorista. "Me indigna la información que se dio en su momento, y después de casi cuatro años me sigue indignando". La que fuera directora del Instituto Anatómico Forense ha explicado los pasos que precedieron a tener la certeza absoluta de que no había terroristas suicidas en los trenes:

* "Certeza moral: Es una convicción que viene a ser el resultado de la suma de una serie de datos objetivos y otros subjetivos valorada por el individuo en cuestión, en este caso por mí. La certeza moral la tuve en las primeras horas del día 12 de que no existían terroristas suicidas entre nuestros muertos y la tuve por cómo se habían ido desarrollando las autopsias en aquellas 12 horas, del cotejo que íbamos realizando entre las fichas pre-morten policiales y los resultados de nuestros estudios necróxicos. Y tuve esa certeza moral tras ver los resultados que iban arrojando las identificaciones dactiloscópicas".

* "Certeza legal: Es una verdad que sin ser absoluta es suficiente para administrar justicia porque hay toda una serie de datos objetivos que permiten crear una conclusión como definitiva basada en conocimientos, datos científicos y lógicos. Esa certeza legal la tuve el 13 de marzo".

* "Certeza absoluta: Es la verdad irrefutable. La tengo el día 17 de marzo".
A pesar de que ella era la jefa de los forenses y la que estuvo en todo momento presente en las labores de identificación, "nadie se puso en contacto conmigo". "Quien lanzó esa información mentía, y yo tengo conocimiento de que corría esa mentira el día 15 de marzo". "Lo dije en muchas ocasiones: no había ningún signo indiciario, ninguna huella, ninguna huella, ninguna traza que nos hiciera pensar que entre nuestros muertos había terroristas suicidas". Después de casi cuatro años, Baladía no entiende qué intención tuvo la persona que dio esa falsa noticia. "En ningún momento, y no puedo comprender qué intención había para esa información, se pensó que podría haber terroristas suicidas".

"Ni clavos, ni tuercas, ni tornillos"
Pero lo más llamativo y que ha pasado desapercibido, sobre todo en el juicio ya que ninguno de los abogados defensores incidió sobre este asunto, fue el relativo a la metralla de origen terrorista. Este asunto es de capital importancia. En la sentencia se afirma que entre el explosivo hallado en la mochila de Vallecas y el de la Kangoo, el de Leganés, el de "Chinchón" y hasta el de los trenes hay un "enlace múltiple, unívoco preciso y directo". Sin embargo, en la bolsa de Vallecas, a la que el Tribunal dio carta de naturaleza, había gran cantidad de metralla: clavos, tornillos, etc. Diez mochilas como esa han segado la vida de 191 personas según la sentencia.

"¿En los cuerpos de las víctimas del 11-M había metralla, clavos, tornillos?", preguntó Luis del Pino a Baladía. "Nada, nada en absoluto. De los 191 cuerpos solamente creo que en uno se encontró un fragmento metálico, que debía ser, lógicamente, de los trenes. Pero ni clavos, ni tuercas, ni tornillos. No había metralla entre nuestros 191 muertos", contestó tajante.

Aviso de bomba
A pesar de que los forenses no estaban en la misma sala donde se depositaron las pertenencias recogidas de las diferentes estaciones, sí escuchó algo sobre la posibilidad de que en Ifema pudiese haber una bomba. La respuesta de Carmen Baladía manifiesta su alto grado de profesionalidad: "Una compañera que se acercó a mí me habló de un aviso de bomba. Yo le contesté: no te preocupes, nosotros a lo nuestro, ya nos dirán si nos tenemos que marchar". Finalmente no fue necesario desalojar a nadie.

El próximo miércoles Libertad Digital Televisión emitirá la segunda parte de la entrevista de Luis del Pino a Carmen Baladía, médico forense que dirigió las labores de autopsia en los atentados del 11 de marzo. Sintonícenos.http://www.libertaddigital.tv/ldtv.php/ldtv/como-sintonizarnos/

El Concello sondea entre los vecinos en qué idioma quieren ser atendidos
El Ayuntamiento pregunta a los coruñeses, en plena precampaña electoral, qué creen que debe mejorarse en la ciudad y si están satisfechos con los servicios municipales.
Rubén García.A Coruña La Opinión 24 Enero 2008

El Ayuntamiento realiza un sondeo puerta a puerta para conocer la opinión de los vecinos sobre la ciudad y que sirve también como estudio sociológico. Entre las preguntas del estudio hay dos en las que el Gobierno local quiere saber en qué idioma quieren ser atendidos los encuestados cuando se dirigen a la Administración y al Concello. Las entrevistas a los ciudadanos se realizan en plena precampaña electoral de cara a los comicios generales de marzo y coinciden en el tiempo con el polémico borrador de la Concejalía de Normalización Lingüística para aprobar una ordenanza que prioriza el uso del gallego entre los funcionarios y los concejales.

Los encuestados deben responder, primero, si utilizan el gallego o el castellano en su trabajo, en casa, con los amigos y cuando se dirigen a la Administración. La segunda pregunta sobre la lengua hace referencia a cómo cree que debe ser la atención en la Administración y en el Ayuntamiento. En este caso, los entrevistados tienen tres posibles respuestas: gallego, castellano o ambos.

El cuestionario, con membrete del Ayuntamiento, es una especie de estudio demográfico. Además de las preferencias idiomáticas de los coruñeses, los entrevistadores preguntan sobre las principales preocupaciones de los vecinos y en qué creen que se deben priorizar los esfuerzos: vivienda, movilidad, medio ambiente, servicios sociales, educación, infraestructuras... Los encuestados deben puntuar también los servicios municipales; a cuánta distancia se encuentra el centro de salud más próximo, los jardines y otros espacios públicos; y decir si, en general, están satisfechos o no con la ciudad.

La encuesta del Concello tiene un apartado especial para el uso de las nuevas tecnologías en casa, si los coruñeses conocen la web municipal y si utilizan internet para realizar cualquier trámite administrativo. El estudio se adentra también en cuestiones más propias del ámbito doméstico: cuántas personas viven en la casa; cuáles trabajan y qué formación académica poseen; cómo se reparten las tareas del hogar; y si compran productos procedentes de la agricultura ecológica y en establecimientos de comercio justo.

El Ayuntamiento, con la encuesta, trata de conocer, por un lado, qué idioma utilizan los ciudadanos y, por el otro, si les gusta el funcionamiento y el estado actual de la ciudad. El estudio coincide justo con las discrepancias políticas en el Gobierno municipal entre PSOE y BNG sobre la propuesta nacionalista de fomentar el uso del gallego en el Concello. El anteproyecto redactado por la Concejalía de Normalización Lingüística, presentado en diciembre, no fue bien acogido por los ediles socialistas. Varios concejales incluso tacharon la propuesta de "imposición" y defendieron su derecho al bilingüismo. El alcalde, Javier Losada, llegó a asegurar que el borrador estaba "muy verde" y que iban a modificar "lo que se tenga que modificar".

El estudio sociológico del Gobierno municipal se está llevando a cabo justo en el inicio de la precampaña electoral y con los partidos políticos calentando motores de cara a las elecciones del próximo 9 de marzo.

El PP fuerza a Montilla a debatir las propuestas de Rajoy sobre el castellano
I. ANGUERA ABC 24 Enero 2008

BARCELONA. El presidente de la Generalitat, José Montilla, acusó ayer al PP de intentar «segregar» a los alumnos catalanes y de «crear problemas donde no los hay», cuando el líder de esta formación en Cataluña, Daniel Sirera, le reclamó que su gobierno «cumpla la ley» y respete el «derecho de los niños a recibir la primera educación en su lengua materna».

Sirera trasladó a la sesión de control parlamentario al presidente catalán la propuesta del líder del PP, Mariano Rajoy, y reclamó al tripartito que «acate la ley y las sentencias» del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, que avalan el derecho de los padres a escoger la lengua de la primera escolarización del niño. Sin embargo, Montilla respondió a la interpelación acusando a los populares de «demagogia irresponsable» y de abrir el debate de la lengua «por mero interés electoral».

LAS ACUSAN DE "ANTICATALANAS"
Los nacionalistas de Omnium vuelven a la carga señalando a empresas españolas
Consum Catalá se presenta como la Asociació Catalana de Consumidors. En realidad depende de la subvencionada Omniun Cultural, los que proponían boicotear a los productos que no etiquetasen en español con aquello del compreu y no compreu. Ahora culpan a las empresas españolas, como Renfe o Endesa, de los apagones o el caos de las cercanías, porque "están dirigidas por personas contrarias a los derechos" de los catalanes.
Agencias Libertad Digital 24 Enero 2008

Consum Catalá un grupúsculo más del entramado de asociaciones del régimen nacionalista que viven, vía subvención del Gobierno catalán, de los impuestos de los contribuyentes catalanes, nacionalistas o no. Según dicen es su página web son dependientes de Òmnium Cultural, la Plataforma per la Llengua y la Coordinadora d'Associacions per la Llengua.

Los lectores de Libertad Digital recordarán a Omnium Cultural por aquel listado de los productos que se debían comprar y los que no, en función de si etiquetaban en catalán o en español.

Consum Catalá ha culpado este viernes de los apagones a "empresas estatales como Renfe o Correos, o dirigidas por anticatalanes convencidos, como Endesa". "Recordemos quién era el presidente de Fecsa-Endesa hasta hace muy poco, y por qué partido político se presenta en las próximas elecciones", señala en un comunicado, en alusión al ex presidente de Endesa y número dos del PP por Madrid, Manuel Pizarro.

Esta es la valoración que hace este colectivo después de que más de 70.000 personas se hayan quedado sin luz durante más de seis horas por culpa de un incendio en la subestación eléctrica de Fecsa en Badalona. Según este colectivo que vive de las subvenciones del gobierno catalán, "sólo con unas infraestructuras controladas por un gobierno catalán –el que les paga– y fuerte podremos evitar los casos de negligencia y dejadez que presentan las infraestructuras".

Este grupo nacionalista culpa de esta situación a "empresas que están dirigidas por personas contrarias a los derechos y a los sentimientos de los catalanes, y que no tienen otros objetivos que hacer dinero a costa de los catalanes con la mínima inversión".

Puerta y camino
Iñaki Unzueta El Correo 24 Enero 2008

El primer libro de la Biblia, el Génesis, relata la historia de los orígenes del mundo, de los patriarcas y de las generaciones. En uno de los pasajes se dice que, «en un principio... la tierra era caos y confusión... y dijo Dios 'haya luz'... y apartó la luz de la oscuridad, y llamó Dios a la luz 'día' y a la oscuridad la llamó 'noche'» (Génesis 1, 1-5). La lucha contra el desorden se libraba entre caos y tinieblas para dotar al mundo de significado y, así, interpretarlo y entenderlo. En esa suerte, Yahvé se valió de distinciones: Espíritu y materia, noche y día, hombre y mujer, día sagrado y de labor... Aunque de un modo algo más complejo, es también el caso que todo grupo humano cuando en el diario oficio de vivir se ve impelido a interpretar el mundo que tiene delante, utiliza una lógica binaria que convierte los hechos brutos en islas de significado. Distinguir entre amigo y enemigo, limpio y sucio, agradable y repugnante o interior y exterior, es clasificar los elementos de la realidad, establecer límites, definir un territorio moral. Y si las distinciones son tajantes, ello dará lugar a esquemas clasificatorios rígidos que persiguen la homogeneidad y la pureza, rechazando la indeterminación, la variabilidad, la flexibilidad y la ambivalencia. De esta suerte, todo elemento, ya sea éste cultural, económico, científico, deportivo o de la naturaleza que fuere, es analizado y sometido a una férrea lógica binaria que lo admite o lo rechaza sin paliativos. Todas las comunicaciones son filtradas y codificadas por un centro que las expulsa o las acepta según sirvan o no al mantenimiento y cohesión de la totalidad. Las sociedades de esquema rígido se encuentran permanentemente ocupadas en el marcado y etiquetaje de los límites del nosotros -labelling-, e invierten incontables recursos en labores de limpieza para detectar y, si es el caso, eliminar la suciedad, la desviación, la anomalía.

De otra parte, la modernidad comienza cuando la sociedad toma conciencia de que su existencia no es natural y de que actuando sobre sí misma puede modificar su naturaleza y trayectoria. En efecto, en el siglo XVII con la crisis de la agricultura en Inglaterra y la aparición de los primeros vagabundos, se tomó conciencia de que el orden social no era natural y de que las cosas podían ser de otra manera. La modernidad significa tomar conciencia de que la sociedad es autónoma y que no depende de instancias sobrenaturales. Pero, si el futuro se encuentra en manos del hombre y, además, se aplican esquemas rígidos en la construcción del orden social, la consecuencia inevitable será la aparición de excedentes, de desperdicios humanos. Y en efecto, en la construcción del nuevo orden, España produjo sus excedentes y los arrojó a Europa y América; Inglaterra, a Asia, África y América; y en fin, Francia, a África, Caribe y Polinesia. La coronación de esta escalada alcanzó su cenit unos siglos más tarde cuando la combinación diabólica de autoritarismo y confianza en el saber, razón identificante y pureza, dieron lugar al Holocausto y el Gulag. Hoy, cuando el reguero de dolor lancinante que estremeció Europa se va secando, sabemos que existe otra cara de la modernidad, conocemos las consecuencias perversas de la ingeniería social. Por ello, si como decía Horkheimer, «sólo podemos señalar el mal, pero no lo absolutamente correcto» y, además, estamos condenados a ser modernos, tenemos que seguir adelante y avanzar, pero de espaldas y con humildad, sin perder nunca de vista los horrores del pasado.

El nacionalismo vasco está inseminado por la misma razón identificante de cualquier vástago de la modernidad. Su praxis, orientada a la construcción de un nuevo orden nacional, se ha caracterizado, sobre todo en las últimas décadas, por la utilización de esquemas más bien rígidos de clasificación y estrategias emic de tratamiento de residuos, esto es, identificación y anulación de los elementos más recalcitrantes y molestos. Adorno, en un ensayo de 1965 sobre la pregunta '¿Qué es alemán?' decía que «... la formación de esencias colectivas nacionales (...), obedece a una conciencia cosificadora, incapaz de toda experiencia», para señalar más adelante que «lo verdadero y lo mejor en todo pueblo es más bien lo que no se ajusta al sujeto colectivo, y que, llegado el caso, se le opone». Y Offe, al referirse a la barbarie moderna, dice que se funda en la existencia de una «constelación triangular» compuesta de dos sujetos -los verdugos y los espectadores- y un objeto -las víctimas cosificadas-.

En el caso vasco, el modelo triangular de Offe ha adquirido rasgos canónicos y aunque la conciencia ante la barbarie ha crecido, aún una mayoría autosatisfecha observa a las víctimas desde una distancia insalvable, pues es de suyo que la cosificación, la distancia social y la producción de desechos, hacen inviable la identificación y el reconocimiento. El desecho se produce cuando alguien contraviene el orden y disturba, cuando se ocupa el lugar no asignado y se contamina a los demás. La suciedad es, así, lo que está fuera de lugar. El lector recordará las imprecaciones de un prócer vizcaíno hacia unos ciudadanos que habían osado manifestar pacíficamente sus opiniones; pues bien, el preboste barbotaba los insultos porque los vejados no ocupaban su lugar, el busilis de los improperios era la eliminación de la suciedad. Avishai Margalit dice que la «sociedad decente» es aquella cuyas instituciones no humillan a los ciudadanos. Cuando desde las más altas magistraturas se señala a una parte de la población y se la estigmatiza y ensucia, cuando desde algunas instituciones se ponen en un mismo plano terrorismo y medidas constitucionales del Estado de Derecho, se humilla a los ciudadanos. A nadie se le desea dolor gratuito, pero el sufrimiento de Heinrich Himmler en el banquillo de Nuremberg no pudo ser el mismo que el de Jorge Semprún en el lager de Mauthausen o el de Primo Levi cuando caía por el hueco de la escalera de su casa de Turín. La pena de los verdugos voluntarios no puede tener la misma cala moral que la de las víctimas inocentes.

George Simmel publicó en 1909 'Puente y puerta', un texto que aborda la dialéctica entre relación y separación. Dice el autor que en todas las operaciones humanas se conjugan unión y escisión: «En un sentido inmediato como simbólico, corporal como espiritual, somos en cada momento aquellos que separan lo que está unido o que unen lo que está separado». La figura de la puerta es una forma de comunicación que con el adentro y el afuera sugiere escisión, división, cierre, repliegue. En la correlación entre división y reunión «el puente pone el acento en la reunión». Tender puentes es unir orillas, conectar personas. La puerta, si está abierta, provoca inquietud; si está cerrada, rechazo. El puente transmite seguridad. Sin embargo, no ha de olvidarse que si bien el puente enlaza, siempre están presentes las dos orillas y la amenaza de la separación. Foca, Mostar y Visegrado; Ivo Andric e Ismael Kadaré; un puente sobre el Drina. El puente es el elemento arquitectónico de los Balcanes, su figura sociológica y uno de los grandes temas de su literatura.

El lehendakari ha utilizado la metáfora de la llave como clave de resolución de lo que llama «conflicto vasco». La llave sería la mayoría que coloca el centro de decisión en la propia sociedad. Mas la llave nacionalista es -nota bene- el triunfo del patriota, la prosternación del ciudadano al colectivo nacional, y está pensada para clausurar el espacio, poner mojones y cerrar puertas. Pensemos en los que se quedan dentro y ven las puertas condenar. Al lehendakari hay que exigirle responsabilidad: no colocar a los vascos en el punto de partida de un camino que no pueden transitar. Frente a la caja negra de Ibarretxe está el puente y, aún mejor, el camino, probablemente, la más sencilla, noble y grande construcción humana. Como aquél que cruzaba Briviesca y que Blanca de Navarra recorrió para desposarse con el hijo del rey Juan II. La crónica de la ciudad señala que, «gremio tras gremio de artesanos se presentaron ante la princesa, cada uno adornado con el uniforme distintivo de su actividad, llevando el estandarte de su corporación; y detrás de ellos marchaban los judíos portando su Torá y los musulmanes con el Corán». Aunque, también es verdad que la barbarie tardó poco en llegar.
 

¿Cuatro años más de Zapatero?
POR JOSÉ MARÍA LASSALLE ABC 24 Enero 2008

ACOSADA por la pésima gestión de los asuntos públicos, la izquierda «zapateril» trata de salvar la inane vaguedad de su líder como sea. Instalados en una deriva demagógica que desanda la sensatez de la izquierda ilustrada y racional que tanto contribuyó a la modernidad democrática de España desde la transición, los corifeos de la astucia populista utilizan desde los medios de comunicación toda la munición que tienen a su alcance para caricaturizar torpemente a quienes hemos sido su oposición durante esta legislatura.

En vez de pensar cómo tejer complicidades con el oponente derrotado tras el 14-M, los actuales dirigentes del PSOE han tratado durante toda la legislatura de anatemizar a quienes podíamos haber estado a su lado si se lo hubiera propuesto la persona en la que ha descansado la iniciativa de Gobierno. Con un poco menos de imprudencia adánica y algo más de generosidad política hacia el vencido, la legislatura que ha concluido hubiese podido discurrir, sin duda, con otro estilo y, sobre todo, podía haber ofrecido otro balance. Sin embargo, la lógica de los diseñadores del Pacto del Tinell ha dominado buena parte de los discursos del PSOE durante estos años de gobierno socialista. Resulta sorprende que esto suceda a manos de quienes dicen esgrimir la disposición del republicanismo cívico. De hecho, han evidenciado esa autocomplacencia que, según Laporta, es el mayor peligro que arrastra consigo la izquierda, y que en el caso que nos ocupa ha desdeñado los puentes hacia quien era su imprescindible interlocutor: el principal partido de la oposición.

Los dirigentes del PSOE han buscado la confrontación con el PP hasta agotar la paciencia de las clases medias y los sectores más prudentes de una izquierda que se ha visto rebasada y desposeída de los referentes que identificaron a los socialistas como una fuerza de progreso durante buena parte de los gobiernos de Felipe González. En este sentido, a lo largo de la legislatura han sustituido los argumentos de racionalidad igualitaria por una teatralidad irracional que ha apelado, incluso, a la historicidad de pasiones que algunos creíamos que estaban afortunadamente olvidadas tras la experiencia colectiva de la transición democrática. De este modo se ha impedido cualquier marco de consenso con un adversario al que se ha mirado por encima del hombro, negándole incluso su legitimidad democrática al hacerlo injustamente heredero de aquella oprobiosa dictadura franquista que toda la sociedad española sufrió por igual.

Sin embargo, por mucho que insistan al respecto, el Partido Popular en el que militamos más de 700.000 españoles no es una fratría enardecida y deseosa de practicar una especie de Apocalipsis ritual. La maniobra, por torpe y gruesa, ofende. El integrismo conservador del que habla el presidente Zapatero únicamente está en boca de éste y de quienes aplauden su ingravidez intelectual. La inmensa mayoría de las personas que formamos parte del proyecto que lidera Mariano Rajoy somos gente de principios liberales y de disposición centrista. Por formación y orígenes practicamos en todas las facetas de nuestra vida la moderación y la tolerancia, defendiendo fórmulas de convivencia colectiva que son abiertas y respetuosas hacia el pluralismo de la sociedad abierta en la que creemos.

Bajo el liderazgo de Mariano Rajoy todos los populares nos hemos visto reconocidos, tanto en nuestras ideas como en nuestra sensibilidad. El Partido Popular se asienta sobre una amplia base centrista en la que confluyen cómodamente las diversas familias que han alimentado las ideas y planteamientos de la derecha democrática española desde su tradición decimonónica hasta hoy. De hecho, somos un partido que se reconoce a sí mismo en la herencia del liberalismo de las Cortes de Cádiz tal y como reconocen nuestros fundamentos programáticos. El centro político es, y seguirá representándolo en España, el Partido Popular que lidera Mariano Rajoy. Pensar otra cosa es faltar a la verdad. De esto último, por cierto, sabe mucho el señor Rodríguez Zapatero que se ve en la necesidad de esconder su falta de principios y sus difusos asideros ideológicos practicando una demagogia que daña la inteligencia de quienes le secundan. A lo mejor piensa que los españoles van a olvidar la gestión que hizo del Estatut o la negociación política con ETA. Quizá cree que puede evitar la censura igualitaria de su electorado entregándose a una audacia expresiva y una imprudencia política que son inadmisibles en alguien que es el líder de un partido de la izquierda democrática europea.

Que alguien que ha sustituido el temple socialdemócrata del PSOE por un «collage» de inquietantes superficialidades programáticas e ideológicas pretenda ahora dar lecciones de respetabilidad centrista es preocupante. No en vano él, y sólo él, es la persona que ha dirigido los destinos de nuestro país durante estos años de ruido y furia política vividos desde el 14-M. Él, y sólo él, ha demostrado que la seriedad y el éxito del proyecto democrático español estaban cogidos de alfileres. Que la persona que ha diseñado la agenda de nuestro país y que ha seleccionado quiénes eran sus compañeros de viaje, pretenda ahora apelar a la sensatez y la moderación, es algo inasumible para cualquiera que afronte la tarea de repasar con objetividad y distancia lo sucedido desde las pasadas elecciones generales. Que alguien que ha desaprovechado los mejores años de la economía mundial en el último medio siglo, que nos ha situado en sintonía internacional con líderes caribeños o que ha minimizado la idea de España como nación de ciudadanos libres e iguales, quiera sacar pecho de responsabilidad y respetabilidad modernizadora, es una triste desfachatez que agudiza la crisis de un socialismo que no ha sabido rediseñar el éxito que representó la izquierda democrática que encarnó el PSOE en los años 80.

Y es que sin idea del límite ni apenas asideros reflexivos, la izquierda que dirige en estos momentos los destinos del socialismo español no sólo ha despreciado, como apuntaba Joaquín Leguina, el pensamiento y la academia, sino que arrastrados por «la endogamia política y unos curricula poco presentables, donde brillan por su ausencia las experiencias laborales ajenas a la política», han gestionado nuestro país de cualquier modo y, lo que es más grave aún, sin importarles cómo reconducir la tensión generada tras el shock que supuso para el conjunto de la sociedad española el atentado del 11-M. La pregunta que cabe ahora es: ¿alguien se imagina qué nos espera si vuelve a ganar las elecciones un Partido Socialista liderado por José Luis Rodríguez Zapatero?

Soy padre de una niña de cuatro años
Cartas al Director LA VANGUARDIA  24 Enero 2008
ANTONIO ORTIZ

Soy padre de una niña de 4 años y vivo en Cataluña desde hace uno. Cuando la matriculé en la escuela pública más cercana solicité que la escolarizaran en castellano con una carta manuscrita, ya que en los formularios de matriculación no se nos preguntaba en qué lengua queríamos que estudiara. Mi hija es la única niña de su clase que tiene el libro en castellano, aunque dado que todavía no sabe leer ni escribir, esto no le sirve de mucho.

Conforme avanza el primer trimestre compruebo con tristeza que todo el vocabulario que mi hija aprende en el colegio es en catalán y todas las canciones que canta son en la misma lengua.

He hablado con la directora del colegio y con la profesora de mi hija, y ambas me han explicado con mucha amabilidad que esto es normal, ya que al ser nosotros los únicos padres que han solicitado la enseñanza en castellano (“¡como si los otros padres la hubieran solicitado en catalán!”, pensé yo para mis adentros) lo que se hace en clase es que la profesora explica algo en catalán para toda la clase, y luego lo explica en castellano para mi hija, de manera que es normal que oiga mucho más catalán que castellano.

Después hablo con la jefa de estudios, quien muy amablemente me explica que con la ley en la mano, eso es lo único que se puede hacer, que la situación no es trágica, ya que el castellano lo va aprender de todas maneras con nosotros (¿para qué van los niños a la escuela en el resto de España? me pregunto), y que si después de todo no estamos satisfechos siempre la podemos llevar a una escuela privada.

La Constitución garantiza el derecho de mi hija a recibir la enseñanza en castellano, igualmente me ampara el dichoso Estatut y las Instrucciones de matriculación de principio de curso. ¡Y todo lo que consigo es que mi hija oiga algo de castellano en medio de una clase!

Pero eso no es todo: yo soy profesor de instituto, y estoy obligado a redactar mis programaciones didácticas en catalán, incluidas las de castellano, a dar mis clases en catalán, con la excepción de las de castellano y a dirigirme siempre a los padres de mis alumnos en catalán, así vengan de Albacete o de Guayaquil.

Si todos somos iguales ante la ley, ¿por qué unos son “más iguales que otros”? ¿Por qué tiene un padre tantas facilidades para escolarizar a sus hijos en catalán (y no me parece mal que así sea), y yo tantas dificultades para que mi hija reciba sólo la primaria en castellano ya que en la secundaria ni siquiera ese derecho me asiste? ¿Por qué tienen unos padres el derecho a que el profesor se dirija a ellos en catalán y yo no lo tengo a que se dirijan a mí en castellano?

¿Me puede alguien explicar el sentido de todo esto? ¿Hay una solución, o es mejor que me vaya de esta “terra d’acollida”?
 

Recortes de Prensa   Página Inicial