AGLI

Recortes de Prensa    Miércoles 30 Enero 2008

Artículo 3. La lengua del Estado es el español.
Propuesta de reforma constitucional para UPyD
Nota del Editor 30 Enero 2008

Los franceses, con más experiencia democrática que nosotros, lo tienen muy claro, “Artículo 2. La lengua de la República es el francés.” Y nosotros deberíamos hacer lo mismo. Las lenguas hay que dejarlas que sigan su curso, pues para alargar su vida o agonía no se puede imponer una lengua regional a la ciudadanía, menos inocularla a los niños y en caso alguno utilizarla para marginar a los ciudadanos.

Las ventajas del español como lengua común son múltiples y perder cualquiera de ellas sería un desastre para la viabilidad de España.

El español como lengua oficial en la sanidad, seguridad, administración, justicia, defensa, emergencias, educación, etc., permitiría optimizar los servicios, la movilidad de todo el personal, y a todos los ciudadanos a optar a los puestos de trabajo en función de mérito y capacidad. Especialmente en la educación y con un modelo educativo común para toda España, permitiría la optimización de los recursos educativos.

Cualquier país que tenga que duplicar la educación primaria, secundaria, universitaria y profesional por razón de tener un idioma regional oficial está abocado a su desaparición.

Las lenguas regionales no deben ser obligatorias, su aprendizaje y conocimiento son un derecho regional, pero no un deber. Es inadmisible que haya regiones donde se imponen modelos educativos de inmersión lingüística en lengua regional, vulnerando las libertades y derechos individuales.

Que “La lengua del Estado es el español”, no impide atender a los derechos humanos en lo que se refiere a la educación infantil en lengua materna cuando no sea el español, mediante enseñanza reglada caso de haber suficiente demanda o mediante apoyo complementario atendiendo a sus circunstancias individuales, según posibilidades de cada centro.

La educación no es para el fomento de las lenguas regionales, ni para el adoctrinamiento por determinados grupos políticos que desfiguran la realidad histórica y cultural española al objeto de poder ejercer su control totalitario.

Para ello se propone recuperar para el Estado los principales instrumentos de ordenación, regulación y gestión del sistema educativo.

Es terrible que tengamos que leer “Asimismo, se le ha informado de la creciente preocupación del Defensor del Pueblo ante datos deducidos de las quejas que se le plantean, que hacen pensar en una minoración de los derechos lingüísticos de los castellanohablantes, específicamente en el ámbito educativo y llevaron a esta Institución a proponer la inclusión en el texto legal -entonces en tramitación y ya aprobado como Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación- que debía dar nueva regulación a nuestro sistema educativo, de previsiones dirigidas a garantizar los derechos lingüísticos de quienes optan por el uso del castellano, entre otros ámbitos en el educativo, sin que, lamentablemente, la referida iniciativa haya obtenido un resultado positivo”.

Referencias:
Plataforma por la Libertad
Innovación Democrática
Jaime Ignacio del Burgo


Inmersión lingüística
Contra la convivencia
José García Domínguez Libertad Digital 30 Enero 2008

Leo por ahí que la ministra cabrera se ha dejado caer en Barcelona con tal de explicarnos que la inmersión lingüística constituye un “pilar sólido de convivencia”. Su Excelencia podría haber añadido que la prohibición del español en nuestras aulas representa, además, un cimiento estable de armonía espiritual, un arquitrabe firme de serenidad zen y un contrafuerte robusto de energía cósmica, por ejemplo. Aunque, vaya usted a saber por qué, ha preferido gastar un par de billetes del puente aéreo sólo para aleccionarnos con la buena nueva de la convivencia solidamente apilada en los colegios.

Debe ser que la pobre cabrera barrunta que los catalanes andamos todo el día a pedradas por las calles a causa de nuestras lenguas gemelas. Y que cuando las dos gramáticas propias se cruzan por casualidad en los comercios, en las barras de los bares o incluso en la cama, tiran de arma blanca hasta que las separa una patrulla de los Mossos d´Esquadra. Pero si tal es la idea que anida en esa cabecita de chorlito, lo lógico sería prohibir el castellano también en la sociedad, y no limitar los balsámicos efectos civiles del monolingüismo obligatorio a los pupitres escolares. ¿O no, Excelencia?

Por lo demás, y dejando al margen la anécdota de que la inmersión viola flagrantemente las sentencias del Constitucional, existe un pequeño problemilla. A saber, que los catalanes no enviamos a los niños al colegio para que aprendan a convivir, sino a que aprendan matemáticas, química, física, gramática y geografía. Ya ve, cabrera, por aquí somos así de raros. Sin embargo, resulta que hay un grupo que aprende poco, muy poco; casi nada en realidad. Un grupo en modo alguno despreciable aunque sí muy despreciado, entre otros miserables, por usted. Son los que estarán condenados el resto de sus vidas a convivir atados al sólido pilar de los empleos subalternos, los bajos salarios y la precariedad indefinida. ¿Hace falta que le diga ahora quiénes y cuántos son esos niños o de sobras lo sabe la señora ministra?

Porque, sin duda, usted no ignora que en Cataluña convivimos plácidamente con una tasa de fracaso escolar que ronda el cuarenta por ciento en la red de los centros públicos. Ni que semejantes datos nos colocan en la cola de España, sólo por delante de la demencial Andalucía en vías de subdesarrollo crónico del compañero Chaves y sus cuates. Ni que, en el caso de los alumnos castellanoparlantes, esa vergüenza colectiva se concreta en un 42,62 por ciento del total, frente a un porcentaje de apenas el 18,58 por ciento en el segmento de sus iguales catalanohablantes. Es decir, que bajo la muy negra sombra del solidísimo pilar de la ignominia que usted ha venido a cantarnos, existen nada menos que veinticuatro puntos de diferencia entre las derrotas académicas de unos y otros.

Entonemos, pues, el aleluya, feliz cabrera.
José García Domínguez es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Cuando el diputado se escaquea
POR CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 30 Enero 2008

Durán Lleida insiste: CiU no apoyará gobierno alguno del PP. Ni siquiera le permite a Rajoy jugar con esa posibilidad. Por lo demás tampoco éste podría hacerlo sin escandalizar a una buena parte de su electorado. Los dos partidos están presos en sus propias dinámicas. Uno ha apostado por la nación catalana, la ruptura del mercado y del poder jurisdiccional, el expolio del poder central, el monolingüismo excluyente, la reducción del Estado a la razón monarquía... Entre el PP y CiU está el abismo del Estatuto.

Los electores del PP, lógicamente desconfiados, hartos de la distancia entre las proclamas de unidad nacional y las cesiones en la realidad administrativa, jurídica, económica, simbólica y cultural... quieren saber si los dirigentes del PP están tan locos como para pensar en CiU como compañera de viaje. Y se lo preguntan entonces a los candidatos al Congreso y éstos se escaquean. ¿Qué podría decir que se lo permitiera Durán Lleida? Han quedado atrás las experiencias de González, de Aznar. Todo eso ha sido superado. Se toca ya con los dedos la España confederal. Con los apoyos parlamentarios a González y Aznar, los nacionalistas hicieron el camino. Gracias a ellos Pujol hizo su ascensión y Maragall coronó el proceso institucional. El final de la construcción nacional es obra ya de charnegos y marginales como Montilla y Durán Lleida.Cuando Rajoy (con Piqué todavía) aceptó la propuesta de Zapatero sobre el cambio de modelo de Estado echó todo a rodar. Víctima de su autoestima galleguista fue cayendo en todas las trampas. Como le sucedió con la política antiterrorista. Zapatero le engañó mil veces. Una trampa tras trampa. Hasta aquella bochornosa del final del Estado de la Nación en que pudo enterarse de las negociaciones de Patxi López y Otegi.

El PP podría haber recogido ahora una buena cosecha electoral si hubiera mantenido una política de contestación radical a las propuesta de Zapatero. Desde la que le aconsejaba el Pacto del Tinell hasta hoy. Desde la ruptura del Pacto por las Libertades hasta hoy. Si hubiera sido así, quizá los diputados del PP no tendrían ahora que estar escaqueándose cuando se les pregunta por el posible y necesario socio de Gobierno. Estarían tocando la mayoría absoluta.

Una verdad para apuntalar una mentira
EDITORIAL Libertad Digital 30 Enero 2008

Parecería que a Zapatero le ha bastado reconocer en El Mundo que autorizó nuevos contactos con ETA tras el criminal atentado de Barajas para que a algunos les pase desapercibida la sarta de mentiras que el presidente del Gobierno sigue manteniendo respecto a todo ese "proceso de paz" que ya en su día bautizamos, no por nada, como la "alianza del crimen y la mentira".

Ciertamente, algo más que complejos padece una oposición política y mediática cuando espera a denunciar que Zapatero miente sólo en aquello en que el presidente reconoce públicamente haber faltado a la verdad. Lo cierto es que Zapatero empezó a mentir respecto al diálogo con ETA desde antes incluso de llegar al Gobierno, como atestiguan los intentos de mediación con el ex jefe de ETA Madariaga y los contactos que tuvieron Otegi y Eguiguren mucho antes del 14-M. Eso, por no hablar de las posteriores reuniones con Josu Ternera –ya fuera en Elgoibar, Azpeitia o Suiza– que mantuvieron antes del comunicado del "alto el fuego"; antes incluso de que el presidente del Gobierno pidiera permiso en el parlamento para perpetrar algo ya tan practicado y tan ajeno al Estado de Derecho como reunirse con criminales prófugos de la Justicia con la excusa de verificar su futura "voluntad de paz".

Llegado el comunicado de "alto el fuego" –que hasta el diario El País llegó a apuntar que había sido consensuado con el Gobierno– bastaba leerlo, sin embargo, para verificar que ETA seguía en sus trece. Lo novedoso es que el recordatorio de los "compromisos adquiridos" que ETA hacía en sus comunicados no tenía como destinatario a los nacionalistas, como en la tregua del 98, sino al Gobierno de la nación.

Ni siquiera las públicas advertencias de ETA de que el proceso era "reversible" si el PSOE no cumplía y no avanzaba hacia la consecución de aquello por lo que los terroristas han matado y proclamado siempre sus treguas, alteraron las mentiras del Gobierno sobre la supuesta "voluntad de paz" de los etarras. La mentira llegó incluso a quitar importancia o a negar la existencia de unas cartas de extorsión a empresarios navarros, que tanto victimas como verdugos habían denunciado y justificado, respectivamente.

Otro tanto podríamos hablar de la acreditada mentira del Gobierno al sostener que no ha tenido hasta ahora pruebas que demostrasen la naturaleza proetarra de PCTV y ANV. Sin embargo, no vamos a reproducir ahora todas las mentiras en las que este Gobierno ha incurrido con tal de sostener ese espejismo de la paz, que no era sino un anestésico temporal para hacer políticamente digeribles sus alianzas con los nacionalistas.

Con lo que queremos concluir es señalando que Zapatero miente incluso hasta para justificar esa única verdad que ha pronunciado al reconocer que los contactos con ETA prosiguieron tras la criminal advertencia de Barajas. Zapatero acaba de justificar dicha repugnante autorización porque "no quería poner en peligro" a sus emisarios.

Además de creerse que puede tomar a los ciudadanos por idiotas y de olvidar que es la negociación lo que pone en riesgo no sólo a los emisarios sino a la larga a todos los ciudadanos, Zapatero debe creer que hemos olvidamos su supuesto lapsus al referirse como "accidente" a aquel criminal atentado de Barajas.

Es ese lapsus el que delata, aunque sea de forma inconscientemente, la voluntad de negociación con ETA contra viento y marea. Y eso si lo de "accidente" se trata ciertamente de un lapsus, y no de un término acordado con la banda terrorista para referirse, tal y como aseguró el diario proetarra Gara, a los incumplimientos puntuales de las garantías mutuas como forma de reconducir el proceso.

Mentiras de Z
Lo que vale la verdad
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 30 Enero 2008

Ningún país decente dejaría de exigir responsabilidades a un presidente que miente de forma tan flagrante como mintió el nuestro tras los atentados de la T-4. Sorprende que reconociera aquella falsedad atañendo a un asunto que había sacado a millones de personas a la calle y que había concentrado durante años las más severas críticas de la oposición y de los medios no estabulados. Quizá tenía motivos para pensar que las actas se harían públicas de todos modos, o simplemente tuvo un ramalazo de sinceridad inducido por Pedro J. Ramírez. Nunca lo sabremos.

Más allá de las razones de su autoinculpación, el hecho es que existió. Amparándose en presiones de fantasmagóricas instancias internacionales, se puso a los pies de los caballos. Y con él a su partido y a su Gobierno, empezando por el ministro Rubalcaba, que había negado con particular contundencia el mantenimiento de contactos de cuya existencia conocía. Se trata del mismo Rubalcaba que durante la jornada de reflexión de las pasadas elecciones había atizado la crispación social –mientras se acorralaba a los populares en decenas de sedes– acusando al ejecutivo Aznar de… mentir.

El líder socialista se cree por encima del bien y del mal. Acostumbrado a transgredir las leyes sin consecuencias –desde la ley de partidos hasta la Constitución entera con su Estatut (pues suyo fue)–; progresivamente convencido de poseer extraordinarios poderes –poder para reinventar la historia, poder para llevar su ideología a la escuela–, este Adán persuadido de ostentar capacidades tales como acometer una alianza de civilizaciones –nada menos– concluyó que también podía decir una cosa y su contraria.

Ahora trata de explicar lo inexplicable aduciendo riesgos para los negociadores. Sería pues la seguridad de sus enviados la que hizo afirmar al ministro del Interior que el proceso estaba “finiquitado, liquidado y acabado” mientras continuaba en marcha, siendo los únicos finiquitados y liquidados Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio.

Naturalmente nadie cree ya en la palabra de Rodríguez. Ni los suyos pueden hacerlo, aunque el PSOE ha dejado de considerar la verdad un valor apreciable. Con dos versiones irreconciliables de lo mismo, cuanto más repita el presidente que no nos engañó, más se hundirá en el fango. Queda por ver si aquí es posible mentir de forma tan obscena sin pagarlo en las urnas. El 9 de marzo no sólo se examina al Gobierno; España se examina a sí misma sobre el valor que le da a la verdad.
Juan Carlos Girauta es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Promesas de Z
Votos a 400 euros
Ignacio Villa Libertad Digital 30 Enero 2008

La promesa de Rodríguez Zapatero de regalar a cada español 400 euros a cambio de su voto se puede convertir en el gran error estratégico y electoral del presidente del Gobierno ante las elecciones del 9 de marzo. Este populismo en estado puro ha sido percibido como una medida injustificada políticamente y que roza la ilegalidad electoral. Tan comprometida se ha visto la apuesta que el propio jefe del Ejecutivo ha tenido que acudir este martes a Televisión Española, de forma imprevista, para intentar frenar la bola de nieve. No lo ha conseguido.

Nadie ha podido explicar qué motivos confesables tiene esta promesa de Zapatero, una tosca manera de comprar los votos de los españoles. Es verdad que estas formas de hacer política las habíamos visto muchas veces en Andalucía, que Manuel Chaves ha convertido en un rígido régimen feudal de señores y vasallos. Zapatero ha intentado imitar ese modelo, pero lo ha hecho de tal manera y con tanto descaro que se le ha visto demasiado el plumero.

Estamos ante un caso claro de intento de compra de votos de los ciudadanos. No hay ninguna otra interpretación posible. Hay que reconocer que, en esta ocasión, Zapatero no se ha andado por las ramas ni ha efectuado sus habituales piruetas dialécticas. En esta ocasión, el presidente ha sido sincero. Ha venido a decir que, si le votamos, veremos nuestra confianza recompensada en nuestra cuenta corriente con 400 euros. No importa nuestro nivel de renta, ni tampoco son importantes nuestras necesidades. El voto vale 400 euros y será puntualmente pagado después de marzo.

Esta promesa, este paso en falso del PSOE a cuarenta días de las elecciones, puede suponer un error de calibre suficiente como para convertirse en un factor decisivo en los resultados electorales. Estas cosas son las que ciertamente llegan a los ciudadanos y las que pueden decidir el voto en una dirección concreta. Zapatero ha tocado hueso, ha hecho el ridículo y ha evidenciado su pavor a perder las elecciones generales. Tres como ésta dejarían fuera del poder al más pintado. Los socialistas no están nada afortunados. Sin aciertos ni iniciativa, están ofreciendo una imagen de pura desesperación electoral.

Zapatero no se puede volver a permitir errores como el de la oferta de 400 euros. No puede colocarse en una situación tan lamentable en el arranque de la campaña y con dos debates a la vista. Al final, esta operación tan chusca de compra de votos será la que arrastre fuera de la Moncloa a un Gobierno que nos ha dejado como herencia la legislatura más destructiva de la democracia española.

400 euros
Conciencia cínica
Agapito Maestre Libertad Digital 30 Enero 2008

400 euros por un voto. Esa es la concepción de la "democracia" de Rodríguez Zapatero. Es difícil hallar en Europa un gobernante con menos escrúpulos ilustrados que Rodríguez Zapatero. Es imposible encontrar un político que mienta tanto desde una supuesta conciencia ilustrada. Moderna. Se diría que el presidente de España ha hecho del cinismo clásico, o sea, de decir lo contrario de lo que piensa un ideal para él inalcanzable. Ojalá este hombre redujera su tarea de engaño a ese tipo de cinismo. No, su cinismo va más lejos. Es aún más peligroso, porque niega lo contrario de lo que dice y hace. Terrible. Rompe toda lógica. Ya es malo que alguien nos engañe intentado persuadirnos de algo en lo no cree, por ejemplo, hablar de "educación para la ciudadanía", "alianza de civilizaciones", etcétera, pero es muchísimo peor que, una vez descubierto su bellaquería, la niegue, o peor, atribuya su maldad a "ciudadanos" malpensados.

El último ejemplo destilado por su falsa conciencia resulta de libro. Es todo un arquetipo de algo que viene sucediendo en España desde el 11-14 de marzo de 2004 hasta hoy. En efecto, su propuesta de atraerse el voto de los españoles a través de la promesa de una extraña "devolución" de 400 euros a cada contribuyente este año ha sido criticada por ciudadanos y personas cualificadas, incluidos algunos socialistas y comunistas, como una manera "tradicional" de comprar el voto, pero el presidente del Gobierno ha salido inmediatamente no tanto para negar tal pretensión cuanto para acusar a sus críticos de malos ciudadanos. ¿Quién puede pensar, dice Rodríguez Zapatero, en que yo trato a los españoles como menores de edad, o peor, como si no fueran ciudadanos? He ahí el ejemplo máximo de falsa conciencia: responsabilizar a la víctima de su dolor. Niega hasta la posibilidad de ser criticado. Es el cinismo redoblado.

Él, el presidente del Gobierno, la conciencia sucia de una alevosa ilustración, alguien que se considera en posesión de la verdad sólo por llamarse progresista, persiste en perseguir a quien lo critique. Este cinismo sería imposible en determinadas sociedades democráticas. No es el caso de la española. No digo que existan sociedades sin mentiras, engaños y falsificaciones; por supuesto que eso está a la orden del día en las democracias occidentales, pero a la vez también hay rectificaciones, castigos para el infractor en forma de ceses, dimisiones y rechazo de millones de electores. Aquí, sin embargo, la crítica de la "razón cínica", por decirlo en términos nietzscheanos, no es que no funcione, sino que no existe. Basta leer la prensa para hacerse cargo de la inmoralidad ambiente.

La crítica política que en otros lugares funciona con relativa normalidad, es decir, tiene efectos más o menos inmediatos, aquí ha desaparecido. La irregularidad, la contradicción, el engaño y la mentira han sido elevadas a norma Lo ominoso es aceptado como algo corriente y normal; incluso el jefe de la oposición, y por supuesto cientos de dirigentes, mantienen que otras sociedades no aguantarían las mentiras de Rodríguez Zapatero, pero la gente no sólo no se solivianta sino que lo acepta con "normalidad".

¿Por qué es posible todo eso? ¿Por qué es posible que un presidente del Gobierno tan evidentemente cínico no baje en las encuestas? ¿Por qué una campaña socialista basada en el cinismo más atroz tiene tantos réditos en las encuestas de opinión? Porque vivimos en una sociedad envilecida. Podrida. Rodríguez Zapatero es su mejor producto.

Un voto a 400 euros
Manuel Muela* El Confidencial 30 Enero 2008

La promesa electoral del jefe del gobierno, devolver 400 euros a cada contribuyente si es reelegido, nos retrotrae a las viejas prácticas del caciquismo de la Restauración canovista. En aquella época el cacique solía pagar un duro por voto, pero por adelantado. Si se aplican los coeficientes de inflación de los años transcurridos, más de 100, puede que el precio sea análogo, solo varía que se pagará a posteriori y además con fondos públicos. Parece increíble que los responsables políticos tengan tan poco aprecio a los ciudadanos y un sentido tan laxo de los fondos públicos que administran. Es una vieja fotografía en sepia de un país en el que la democracia y la exigencia pública están todavía por venir.

La legislatura que ahora finaliza ha estado marcada por la ruptura del acuerdo constitucional entre los partidos nacionales. Ha sido la consecuencia de largos años de deterioro del poder público y de abandono de las políticas integradoras, sacrificadas en el altar de un neofeudalismo doctrinal que se ha instalado en la política española. El favorecimiento de lo pequeño y el olvido del horizonte más ambicioso de lo nacional se ha trocado en el ensalzamiento de lo individual, la falta de solidaridad y la desatención de los problemas de amplias capas sociales, jóvenes y mayores, que observan primero asombrados y luego escépticos la deriva de los responsables públicos. Entre las consecuencias de ello está el “sálvese quien pueda” y el alejamiento de la participación política, algo que en España ha sido difícil conseguir y muy fácil arruinar.

Las encuestas, aunque en España no son demasiado fiables, indican el cansancio de los españoles con las políticas imperantes: el empleo, la vivienda y las atenciones sociales no desaparecen de la preocupación de los ciudadanos, ahora agravada con la percepción de una ruptura abrupta de la bonanza económica de los pasados diez años que, sin pretenderlo, ha hecho posible la ligereza y frivolidad de algunas acciones de gobierno. Los tiempos venideros estarán marcados por la exigencia y el rigor en el reparto patrimonial y será necesario que los gestores públicos recuperen la confianza de la sociedad para poner en marcha iniciativas que ayuden a restaurar los equilibrios perdidos o a punto de perderse. Y, entre otras cosas, eso es lo que se ventila en marzo de 2008.

Los esfuerzos fiscales de los ciudadanos y las ayudas de la UE han sido determinantes en la tarea de modernización de España. En cambio, la maquinaria pública, que ha continuado recibiendo recursos humanos y materiales en cantidades desconocidas en nuestra historia – en quince años se han creado más de 800.000 empleos públicos y los presupuestos no han dejado de crecer - camina con demasiada lentitud y con bastante frecuencia ofrece la imagen de estar desbordada por los acontecimientos. Eso crea la inseguridad y el desapego de la población, lo que no deja de ser negativo para el interés general.

Los diferentes problemas que inquietan sobremanera a los ciudadanos españoles, ponen sobre la mesa una cuestión poco debatida y que es urgente abordar: la capacidad gestora de los poderes públicos tanto nacionales como regionales para hacer frente a las necesidades, problemas y exigencias de una sociedad desarrollada. En España el poder central se ha afanado durante años por descargarse de responsabilidades, bien traspasándolas a la sociedad y a las empresas, para estimular la modernización y la competencia, bien transfiriéndolas a las Comunidades Autónomas con una interpretación muy generosa y abierta de la propia Constitución, con unos resultados bastante magros en materia de eficacia: fracasos en educación, colapso de infraestructuras en Cataluña, inoperancia ante algunas calamidades públicas...

Pues bien, los candidatos en la pugna electoral, es verdad que no todos, sobrevuelan por los problemas reales y se recrean en promesas, muchas de ellas imposibles de cumplir por la falta de competencias del poder central. Hasta cierto punto entra dentro de lo habitual que en las campañas electorales haya algo de cinismo y de propuestas engañosas, pero siempre se había cuidado de enmascararlas en un contexto de reformas fiscales y legislativas que les daban una apariencia de seriedad. Pero eso también ha cambiado: el gobierno que aspira a ser reelegido ha decidido sin pudor prescindir de la parafernalia de las propuestas reformadoras, apelando al voto con la promesa de pago de 400 euros. Si a ello se une que tal propuesta procede del PSOE la confusión, y me imagino que la decepción, será enorme en el conjunto del centro izquierda español. Se renuncia a reformar y mejorar la gestión pública, utilizando los recursos fiscales de forma indiscriminada para obtener la permanencia en el poder. Se comenta por sí solo.

*Manuel Muela es economista.

Elecciones 2008: la democracia española no es 'sostenible'
Francisco Rubiales Periodista Digital 30 Enero 2008

España no sólo necesita con urgencia una reforma de sus leyes para llegar a ser una verdadera democracia, sino que necesita también, con la misma urgencia, un severo plan de adelgazamiento de su Estado, el más obeso y pesado de toda la Unión Europea y uno de los menos sostenibles del Occidente desarrollado.

La democracia española no para de incrementar sus estructuras de poder y burocracia, y lo hace como un cáncer, engordando sin control y creando nuevas consejerías, instituciones, empresas públicas, departamentos, comisiones y burocracias inútiles que convierten al Estado en un monstruo nada sostenible.

Los parlamentos regionales operan como órganos legislativos durante todo el año y, para justificar su existencia, aprueban leyes innecesarias. Las autonomías, obsesionadas con incrementar su poder, son ya enormes estructuras estatales injustificadas y costosas, impuestas por los políticos a unos ciudadanos que no las necesitan.

Con gobiernos y parlamentos en cada región e inútiles gobiernos provinciales radicados en las diputaciones, con miles de instituciones y empresas públicas y con legiones de servidores contratados para incrementar el clientelismo político, sin que sus funciones sean necesarias, la estructura del Estado español es un despilfarro tan superfluo como monstruoso e irracional. Para encontrar otro país donde el peso del Estado resulte tan intenso como en la España actual habría que compararse con las ya desaparecidas repúblicas del socialismo real, con la URSS y sus aliados en el Este de Europa, o con los actuales regímenes dictatoriales o muy pobres de paises del Tercer Mundo. Sólo Italia, con un Estado ridículamente hinchado y burocratizado, se asemeja a España entre los paises ricos y desarrollados de Occidente.

La "sostenibilidad", que las administraciones predican como panacea e imponen al sector empresarial privado, no es respetada por el Gobierno, que está convirtiendo la burocracia y la organización del Estado en un monstruo insostenible. Si el Estado español no abandona con urgencia su enfermiza obesidad mórbida, pronto será inviable.

De todas las autonomías españolas, Andalucía, Extremadura, Cataluña y Castilla la Mancha son las que tienen más Estado, siendo Andalucía la primera, con diferencia. La Junta de Andalucía es la primera economía de la región y la que tiene más empleados, pero apenas aporta riqueza al PIB. Las comunidades en las que el Estado tiene un peso menor son Madrid, Valencia y Castilla León, aunque la ciudad de Madrid sea una excepción, por causa del excesivo intervencionismo de su ayuntamiento.

Para escapar a los controles financieros impuestos por la Unión Europea, los gobiernos autonómicos crean nuevas empresas públicas, que se endeudan sin control y pagan las facturas que el gobierno no puede pagar por ley. Esa vía truculenta constituye una manera tan legal como ilícita de burlar la normativa y un pésimo ejemplo del poder político que contamina al mundo empresarial.

No existen estadísticas fiables que midan el peso del Estado porque al poder no le interesa, pero si existieran revelarían sorpresas inquietantes como que en algunas regiones más de la mitad de la economía está controlada por las administraciones públicas, empeñadas en no privatizar y en mantener bajo control unos servicios esenciales como la educación, la sanidad y otros, que, según la experiencia histórica, jamás funcionan con eficiencia cuando están en manos del Estado.

La existencia del enorme Estado improductivo español no sólo genera servicios ineficientes, sino que impide que los ciudadanos sean más ricos. El Estado español es intervencionista y avaro cobrando impuestos, pero demuestra ser un maniroto ineficiente que, en su afan de poder y de control, no para de generar clientelismo y de crecer inecesaria y desordenadamente.

Zapatero tiene un centenar de asesores más en La Moncloa que Aznar, pero el próximo presidente tal vez supere a Zapatero. La Junta de Andalucía tiene más funcionarios y empleados que Felipe II en todos sus reinos y posesiones en los cinco continentes, donde "nunca se ponía el sol". El ayuntamiento de Sevilla tiene casi los mismos funcionarios y empleados que Felipe II en toda España, sin contar las fuerzas militares del emperador.

El Estado español es el menos "sostenible" de la Unión Europea y uno de los mas costosos de todo el occidente democrático. Sólo es superado por algunas repúblicas bananeras americanas, como Cuba, y por unos pocos Estados subdesarrollados del profundo Tercer Mundo asiático o africano.

La sostenibilidad es la capacidad de crecer de manera continuada y ordenada, sin que ese crecimiento implique morir o desaparecer. El Estado español no es sostenible porque, si continúa creciendo al mismo ritmo o si tuviera que enfrentarse a una dura crisis económica, tendría que desaparecer, víctima de sus propios excesos.

El Estado español padece obesidad mórbida en grado extremo y necesita una urgente cura de adelgazamiento que permita a sus ciudadanos mayores márgenes de libertad, creatividad, libre pensamiento, libre expresión y desarrollo general.

El Estado español es una maquinaria agobiante que pesa como una losa de plomo sobre la sociedad y que se parece poco a una verdadera democracia moderna.

Voto en Blanco

Jiménez Becerril murió de infarto
POR ANTONIO BURGOS ABC 30 Enero 2008

NO sé si sigue usted la actualidad de esta ópera de los tres centavos, perdón, de este sainete de los 400 euros. Según la cual, aquí nunca nadie habló del Proceso de Paz, ¿quién ha levantado ese infundio? Y aquí nunca se negoció con la ETA. Y mucho menos cuando la ETA puso el triquitraque en Barajas y logró inventar una triste realidad digna de Libro Guinness: la tregua con muertos. ¿Usted ha visto alguna vez una tregua con muertos? Pues en España la hubo. Pero no se lo crea. Son falseríos del canallerío del facherío. Que no saben qué inventar. Aquí nunca nadie se sentó a pactar con los asesinos ni se bajó ante ellos los pantalones propios y los del Estado de Derecho, porque usted sabe que siempre lo que han querido ha sido ilegalizar al Partido Comunista de las Nekanes Vascas y a la ANV. Aquí nunca estuvimos a papitos con un etarra en huelga de hambre, ni nunca se retrasó comparecencia alguna en la Audiencia Nacional esperando que llegara un gachó que el hombre tenía problemas a causa de la nieve en las carreteras, para ponerlo inmediatamente de patitas en la calle.

Por eso me extraña lo que esta chica que vive en Italia y que habla tan bien y con tanta emoción y garra, Teresa Jiménez Becerril, ha organizado para esta tarde en mi pueblo, que es el de ustedes, Sevilla, para lo que gusten mandar. ¿Pues no que ha organizado un homenaje cívico en memoria de su hermano Alberto Jiménez Becerril, concejal del Ayuntamiento de Sevilla, y de su mujer, Ascensión García Ortiz, fallecidos hace ahora justamente diez años? ¿Que cómo fallecieron? Pues no lo tengo muy por seguro, pero a juzgar por cómo tantos, durante diez años, han mirado para otro lado cada vez que nombraban estas muertes, me imagino que debió de ser en accidente de carretera o algo así. ¿Víctimas del terrorismo, dice usted? Por favor, no levante infundios, tenga un poco de memoria: aquí las víctimas del terrorismo no existen. Aquí los que existen son unos hombres de paz, como Otegui, el otro y el de la moto. Lo que pasa es que como el facherío lo aprovecha todo con tal de cargarse nuestro proyecto de modernidad, de progreso, de futuro y de por aquí te quiero ver, se han inventado eso de las víctimas, que es como lo de los obispos y la familia, pero sin Virgen de la Almudena.

Y lo que más me sorprende es la tenacidad de esta chica, Teresa Jiménez Becerril, que está empeñada en demostrar que a su hermano lo mató la ETA, vamos, que no murió de infarto, como el médico militar Muñoz Cariñanos, o de embolia cerebral, como el fiscal Portero, y así sucesivamente hasta mil. Murió en el peor de los casos en atentado, pero nunca de la ETA. Tengo delante la esquela mortuoria, grandecita, modelo 4, que ponen el Ayuntamiento de Sevilla y la oficialista Fundación Jiménez Becerril en el décimo cabo de año de su muerte. Y lo dice bien clarito: «Fallecieron en nuestra ciudad, víctimas de atentado». ¿Atentado de quién? Ah, pues no sé: de Al Qaeda a lo mejor. ¿Pero de la ETA dice usted, y que descorcharon champán por su asesinato? Por favor, no me estropee el pasodoble, que estamos en vísperas de elecciones, y como diga usted que a Jiménez Becerril lo mató la ETA puede que luego no podamos continuar, como queremos, el proceso de usted ya me entiende...

Porque el acto cívico de esta tarde en el Hotel Meliá Sevilla tiene que ser algo relacionado con el mundo de los espectros y de la güija. Van a asistir unos señores que no existen, como no existe la ETA. Va a asistir José Antonio Ortega Lara, que como bien sabe usted es un personaje del «Cuéntame», que nunca estuvo en un zulo secuestrado por la ETA ni nada. Y va a asistir Mari Mar Blanco, que es la hermana de otro que tal, de un pueblo que como usted bien sabe nunca existió, de Ermua: un pueblo con Espíritu que se han inventado, algo así como el Macondo de García Márquez, pero en facha. Y Consuelo Ordóñez, hermana de Gregorio, otro español de las Vascongadas que tampoco existió nunca. Y no sigo, porque voy a tener que citar a Francisco José Alcaraz, y me van a decir entonces los procesos que tiene pendientes por inventarse precisamente estas historias para no dormir, con lo tranquilos que dormimos nosotros, porque sabemos que Alberto Jiménez Becerril murió de infarto y lo demás son patrañas del facherío de España; perdón, del Estado Español, que lo de España es ahora propiedad del Gobierno para su propaganda de la mandanga.

Los días de plomo
POR IGNACIO CAMACHO ABC 30 Enero 2008

ERA un zumbido siniestro que se clavaba en las entrañas como una amarga punzada de frío y de congoja. En el espeso silencio funeral de las calles atestadas, el pájaro gris volaba sobre las cabezas de una multitud sobrecogida por el desconsuelo y la zozobra, rasando los tejados, y dibujaba arabescos invisibles en aquel cielo plomizo y ceniciento que presagiaba un futuro de luto, desasosiego y pesadumbre. Recuerdo las miradas perdidas, los puños apretados, el estremecimiento afligido que sacudía la atmósfera como un espasmo eléctrico. Y el miedo, y el estupor, y la angustia, y la rabia. Sobre todo, la rabia, áspera, mortificante y destemplada como un puñetazo en el alma.

Desde hace diez años, cada vez que un helicóptero sobrevuela la ciudad siento de nuevo en las tripas el hormigueo atormentado de aquellos días de plomo en que el cielo lloraba lágrimas de espanto. Vuelvo a ver las manos anónimas que se alzaban para tocar los féretros, los montes de flores húmedas al pie de la esquina maldita, las velas rojas de una vigilia estéril, las caras vueltas para ocultar el llanto. Vuelvo a evocar las horas desgarradas de aquella madrugada que parecía no amanecer nunca, las luces azules de la policía titilando al alba, el paso quedo de la gente que afluía sin despegar los labios, el espontáneo duelo cívico que fue brotando en medio de la desolación y la herrumbre moral como un árbol de dignidad y de coraje. Y la lluvia, helada como un cuchillo de desamparo, caudalosa como un río de tristeza. No habrá lluvia capaz de borrar tanta ignominia, ni tormenta de tiempo que arrastrar pueda los arenales resecos de toda aquella infamia.

Porque, mientras Sevilla lloraba por unos huérfanos a los que alguien trató de preservar con dibujos animados de la terrible certeza de los telediarios; mientras España aguantaba el aliento para no sucumbir a la cólera; mientras un arzobispo clamaba en la catedral, como un nuevo Becket, por el hermano muerto de un Caín sempiterno; mientras millones de personas de bien se descorazonaban en el sinsentido del horror, alguien se regocijaba desde la cárcel ante el dolor de una sociedad convulsionada. Porque dejaron escrito que nuestros lloros eran sus sonrisas y nuestro sufrimiento su alegría. Porque no sólo quisieron, aunque jamás lo lograsen, asesinar nuestra libertad, sino también pisotear nuestro honor, mortificar nuestra serenidad y derretir nuestra esperanza.

Por eso, y por la limpia fortaleza truncada de Alberto, y por la dulce paz segada de Ascensión, y por la inocencia que les robaron a sus hijos, y por la irreversible amargura de una madre, y por la confianza que perdimos y por el desaliento que hallamos, y por la mirada abatida de Teresa, y por la tragedia inútil, y por la alevosía del crimen, y por la pena padecida, y por la ira acumulada, y por estos diez años de soledad insondable, desconsolada y yerma, no olvido ni perdono. Y no reconozco a nadie, repito, a nadie, el derecho de administrar en mi nombre el perdón ni la memoria.

Ofensiva legal contra ANV-PCTV
Lorenzo Contreras Estrella Digital 30 Enero 2008

Sobre las franquicias de ETA acaba de caer, como estaba anunciado, el primer efecto del paquete de acciones legales que el Gobierno tiene a su disposición para reducir totalmente las posibilidades económicas de aquélla. Si el Tribunal Supremo atiende la demanda de la Abogacía del Estado, PCTV y ANV se van a quedar sin recursos procedentes de la financiación pública, que hasta ahora han venido disfrutando como formaciones con asiento en los ayuntamientos y en el Parlamento vasco.

Se trata de una determinación claramente política que el Gobierno emprende cuando las candidaturas tienen que formalizarse. La suspensión de actividades de las dos formaciones citadas y el vacío económico en que caen llevan aparejados su no participación en las elecciones ni la gestación de listas electorales. Es tanto como decretar la inexistencia práctica de esas marcas que ETA organizó para reemplazar en las instituciones a su brazo político, es decir, a Batasuna.

Todo hace prever un aumento de la tensión política en el País Vasco y el recrudecimiento de la clásica violencia acompañante, hasta ahora manifestada, con las excepciones de la T–4 de Barajas y los asesinatos de guardias civiles en Capbreton, bajo la modalidad del llamado terrorismo de baja intensidad o kale borroka. Para el mundo proetarra y la izquierda abertzale, un determinado sector de la población censada va a quedarse sin objeto político al que dirigir su voto. El hecho de que la violencia desarrollada por tales formaciones, por ahora en vías de “congelación”, les haga merecedoras del vacío legal, no impide la expansión violenta del victimismo. Se trata de dos mundos incomunicados, el legal y el admitido como legal, hasta que la conculcación de las reglas de juego y de la propia Ley han convertido en inviable y ficticio su concurso.

La violencia terrorista, en su diversa intensidad, tiene su turno. El grado dependerá de lo que la estrategia de ETA disponga o establezca. De momento conserva PCTV y ANV un margen de posibilidades de “hacer ruido” institucional ya que, a menos que así siga constando, el juez Garzón, titular del Juzgado número 5 de la Audiencia Nacional, se había reservado para los días 4 y 5 de febrero próximos las vistas en las que le corresponda decretar la suspensión de actividades de aquéllas. ¿Cinco días de margen?

En su día trascendió, por informe policial, que las transferencias dinerarias desde cuentas del PCTV a Batasuna superaron la cifra de un millón de euros. Ahora parece que se manejan cifras menos escandalosas. En realidad la libre utilización de las oportunidades disponibles ha sido también objeto de irritantes comprobaciones, como, por ejemplo, la contratación de cerca de medio centenar de militantes de ANV y sus correspondientes altas en la Seguridad Social.

Todo ese marco de realidades va a desaparecer, con lo cual el Gobierno reforzará su propaganda como Ejecutivo firme, dispuesto a borrar su fama de condescendiente. Lo que se extiende por los ambientes políticos y por los círculos próximos a la Seguridad del Estado es la versión de que numerosos efectivos policiales vienen siendo desplegados por Madrid en prevención de las tensiones presumibles y de los peligros que ETA pueda desencadenar. Desde el punto de vista de la política antiterrorista, el Gobierno y el PSOE van a tropezar con amplias dificultades para justificar el retraso de las medidas puestas en marcha. En este aspecto, la campaña electoral va a encontrar uno de sus puntos calientes y, por tanto, más aprovechables por la crítica mitinera de la oposición.

El Gobierno mira al tendido
Pablo Sebastián Estrella Digital 30 Enero 2008

Hace ya varios meses que el Gobierno de Zapatero no existe, no actúa, no gobierna. Está mirando al tendido de unas elecciones generales que, de no mediar los disparates de la legislatura, las tenían que ganar con facilidad, tal y como siempre ha ocurrido en España con el partido que alcanza el poder, porque en nuestro país el poder que se logra, por causa de nuestro pésimo sistema político, es inmenso en beneficio del triunfador: ejecutivo, legislativo, judicial, medios de comunicación, banca y grandes empresas. Pero Zapatero ha despilfarrado el impulso de su victoria y, aunque aún se cree ganador, no se fía y lleva meses rectificando errores —ahora están con la ilegalización de ANV y PCTV— y bloqueados ante la crisis económica que no cesa (el FMI acaba de rebajar la tasa de crecimiento para el 2008), y sin saber qué hacer, amén de sacar conejos de todos los colores desde la chistera electoral.

El Gobierno está paralizado, y lleva así varios meses, son, como dirían en el baloncesto, no ya los minutos basura, sino los meses basura del juego de la legislatura, algo así como lo del “pato cojo” que ahora adorna el final de la presidencia de George Bush, a quien el Congreso de Estados Unidos recibe y despide con aplausos en su último discurso sobre el estado de la nación. Algo impensable en este país, y menos aún en este fin de legislatura marcada por la división y los enfrentamientos, donde Zapatero no fue el presidente de todos los españoles sino del PSOE —ni siquiera el presidente de la izquierda— y de los nacionalistas, y por eso pasa lo que está pasando.

Y por eso ahora está anunciando cheques regalo de 400 euros para todos por igual, ricos y pobres, y cero para los verdaderos pobres, algo en lo que tiene toda la razón Rajoy y donde ha sido cazado en plena compra de votos por una iniciativa que luego ha intentado rectificar, ampliar y vestir como sea, porque no debe de tener muy claras las cosas ni el resultado electoral cuando recurre a semejante disparate, nunca visto en campaña electoral. Porque si las encuestas que tienen en el palacio de la Moncloa fueran, de verdad, como las victoriosas que filtran a los medios de comunicación, ¿a cuento de qué estos regalos de última hora?

O ¿a cuento de qué esta urgente ilegalización de ANV y PCTV, cuando se sabe desde hace meses y años que estos partidos eran la tapadera de la ilegal Batasuna? O ¿por qué lo del “Gobierno de España” y el homenaje a las Fuerzas de Seguridad? O las visitas encadenadas a Madrid de dirigentes de otros países para llenar telediarios, mientras este Gobierno es excluido de la cumbre europea de Londres sobre la crisis financiera internacional.

Hay nervios en la Moncloa, muchos nervios, porque se acuerdan de lo que les pasó en las recientes municipales y temen que el centro izquierda le dé la espalda a Zapatero, a quien González no deja de sermonearle pidiéndole moderación y que favorezca un clima de confianza y entendimiento como el que el propio presidente rompió con el pacto del Tinell y la negociación política con ETA, incluso tras la bomba de Barajas, lo que le ha llevado a Rodríguez Ibarra a proponer que nunca se vuelva a negociar con la banda sin el acuerdo del otro gran partido nacional.

El cúmulo de errores y disparates de Zapatero en la legislatura que ahora se acaba es muy elevado, y son la causa principal de que en este momento no tenga nada clara la renovación del poder. Lo que tampoco quiere decir que no lo consiga porque también hubo muchos errores de la oposición del PP, aunque ése es otro cantar que no tiene la importancia ni la incidencia del actual bloqueo y electoralismo del Gobierno de la nación.

Al descubierto
EDITORIAL EL Correo 30 Enero 2008

La Fiscalía General del Estado abrió ayer, con su demanda ante el Tribunal Supremo, el camino para ilegalizar a EHAK, la marca de la izquierda abertzale que más ha logrado hacer perdurar su actividad política e institucional desde que los tribunales proscribieran a Batasuna. EHAK se ha conducido en el Parlamento de Vitoria desde 2005 como una formación protegida por el paraguas de la legalidad, hasta que la Fiscalía ha acumulado indicios suficientes para actuar contra ella por su «comprobada subordinación» a los dictados de ETA y su «intensa instrumentalización» por parte de Batasuna. Las pruebas documentales aportadas constatan más allá de la sospecha la conexión económica y operativa entretejida no sólo entre EHAK y Batasuna, sino entre ambas y ANV, al cobijo de una utilización progresivamente fraudulenta de la legalidad institucional. Especialmente sangrante resulta al respecto que en la relación de dirigentes y cualificados militantes de la izquierda abertzale a los que EHAK tenía en nómina desde julio de 2006 figure un etarra condenado en su día por planear el asesinato de un concejal socialista.

Pero es la contundencia de ese relato probatorio el que siembra dudas sobre los verdaderos motivos de las vacilaciones que ha exhibido la Fiscalía antes de formalizar su demanda y el que lleva a cuestionar su convicción final de que EHAK no emergió en las autonómicas de 2005 como un vehículo para suceder a Batasuna, sino que le ha prestado un «auxilio valioso» con una estructura diferenciada. El Ministerio Público justifica en esa distinción que haya optado por requerir la ilegalización en vez de recurrir al trámite más ágil de ejecución de las sentencias ya dictadas, solicitando al tiempo medidas cautelares para impedir que EHAK prosiga con su actividad política y siga disfrutando de sus cauces de financiación institucional. Será el Supremo el que resolverá en último extremo sobre la disolución o no del grupo parlamentario de EHAK. Pero la gravedad de las imputaciones y la sistemática constatación de cómo la izquierda abertzale ha colocado la legalidad que la amparaba al servicio del terror apelan desde este momento a la inexcusable responsabilidad del tripartito vasco para no alentar iniciativas que acaben concediendo una interesada cobertura al victimismo abertzale, incidiendo en la censurable resistencia frente a la acción judicial que desembocó en la condena de Juan María Atutxa.

Pruebas comprometedoras
Tonia Etxarri El Correo 30 Enero 2008

Si la ilegalización de EHAK, por vinculación con Batasuna, recorre el mismo camino que inició el grupo de Otegi y que ha culminado con la condena del ex presidente Atutxa y otros dos miembros de la Mesa del Parlamento vasco por desobedecer la orden de disolución del grupo, a la Cámara de Vitoria le esperan sesiones de intensa confrontación. No parece que la actual presidenta del Parlamento, dado el caso, vaya a actuar de forma muy distinta a la de su antecesor.

Pero, esta vez, el Gobierno de Ibarretxe no quiere cargar a solas con semejante peso. Por eso ha pedido que si el alto tribunal ordena la disolución del grupo de las 'Nekanes', sea el pleno quien tome las decisiones por mayoría absoluta. Es cuestión de repartir responsabilidades. Nos esperan sesiones tensas.

Desde la tribuna de oradores volveremos a oir protestas contra la Justicia que «criminaliza las ideas» y la bronca, sin duda, estará servida. Pero, como todo el mundo sabe ya, las pruebas demuestran los vínculos no sólo políticos sino económicos y logísticos. Fueron los papeles requisados a Permach los que pusieron la 'guinda' a toda la información que la Guardia Civil había ido enviando al juez Garzón y al Ejecutivo del presidente Zapatero, hace ya algunos meses. Antes de las elecciones municipales.

El tiempo suficiente para actuar, con las pruebas en la mano, contra una formación como ANV que, de tener cuatro militantes y un txistu, ha pasado a formar parte de la 'caja única' de Batasuna, como EHAK, con sedes sociales y consignas incluidas. Todo en el mismo lote. En fin, que Batasuna diseñó ANV a su imagen y semejanza, como hizo con EHAK, era un secreto a voces que el fiscal Conde Pumpido y el ministro Bermejo se empeñaron en quitar importancia.

Seguramente, al presidente Zapatero se le estará haciendo eterna la campaña hasta el 9 de marzo. No sólo por el desconcierto extendido entre la ciudadanía ante la desaceleración económica sino porque su giro en política antiterrorista (aplicando, ahora, lo que le pedía el PP ) no consigue borrar el pasado inmediato.

Existió un largo paréntesis de consentimiento hacia el entorno de ETA pero ahora el ministro Rubalcaba dice que el Gobierno está empeñado en que «no haya ni un solo dinero público para organizaciones ilegales». La memoria reciente sigue aquí. Y la sombra del entorno de ETA es alargada y vuelve a reaparecer. Casi toda la dirección de Batasuna está encarcelada pero queda, entre otros, Barrena para anunciar que las actas de las reuniones mantenidas durante el proceso de negociación, en Loyola, se harán públicas. Quizás por eso el presidente Zapatero se adelantó a contar que después del atentado contra la T-4, siguieron los contactos. El impacto es distinto si lo reconoce el presidente o si lo cuenta Batasuna. Pero los hechos son los mismos.

t.etxarri@diario-elcorreo.com

Una ilegalización por fascículos
Vicente A.C.M. Periodista Digital 30 Enero 2008

La primera parte se ha consumado. La Fiscalía del Estado ha presentado ante la Sala 61 del Tribunal Supremo la demanda de ilegalización de EHAK, es decir el PCTV. Parece ser que en unos días presentará la demanda la Abogacía del Estado. En la demanda de la Fiscalía se pide al TS además como mediadas cautelares impedir la presentación de candidaturas en las próximas elecciones generales del 9 de marzo, así como el embargo de sus cuentas bancarias.

Ya tenemos en marcha el primer fascículo de la representación del cambio de actitud en la lucha anti terrorista del Gobierno. El caso es pasarle la pelota ahora al Tribunal Supremo y obligar a que se pronuncie sobre la documentación presentada que supera los diez mil folios y que avala la demanda. Los plazos son cortos, excesivamente cortos y aún no se ha hecho efectiva la demanda contra ANV, la otra organización ligada a BATASUNA-ETA.

Quedan 40 días para las elecciones y mucho tendrán que esforzarse Sus Señorías para poder tomar una decisión que no sea considerada política y se base realmente en pruebas irrefutables. Pero sabiendo que lo que importa es el momento cuando convenga a la jugada, es de temer que si el TS se ve forzado en conciencia a oponerse a la medida de ilegalización, por defectos de forma o por la precariedad de las pruebas presentadas, sea aprovechado por el Gobierno como un perfecto lavado de imagen y de paso no enturbiar sus futuras relaciones con los nacionalistas.

No son creíbles las razones aducidas de que no se disponían de informes policiales, cuando las pruebas aportadas por los medios de información como EL MUNDO lo desmienten. Estas actuaciones tan apresuradas y a última hora, casi al final de la partida, es la jugada que convenía a sus intereses políticos y electoralistas. Estas actuaciones vienen ya pasado el plazo porque no ha habido voluntad de aplicar la Ley durante estos tres años de negociaciones.

Esperemos que el Tribunal Supremo pueda actuar y no solo con estas formaciones, sino con aquellas otras marcas "blanqueadas" que van a ser presentadas de forma inmediata por el frente abertzale. Si no es así, volveremos a asistir a una burla del Estado de Derecho.

El BNG se retrata
EDITORIAL Libertad Digital 30 Enero 2008

El nacionalsocialismo alemán de los años treinta y los bloques de progreso que mandan en ciertas autonomías españolas y que son, a su modo, también nacionalsocialistas, comparten fantasmas familiares. Hace ochenta años los jerarcas del partido nazi echaban pestes del judaísmo y del liberalismo político y del capitalismo como sistema económico. Tan pronto como se aferraron al poder liquidaron los tres ismos en Alemania desencadenando una brutal y cruentísima guerra de alcance mundial. La comunidad judía fue prácticamente exterminada, la democracia liberal se deshizo en las elecciones que auparon a Hitler a la cancillería y el capitalismo alemán, antaño pujante, dinámico y padre de una prosperidad extraordinaria, sucumbió ante los monopolios, las corporaciones y el asfixiante control del estado nazi.

Los actuales combinados regionales de izquierda nacionalista, inspirados en el modelo tripartito catalán y forjados sobre la consigna de todos contra el PP, padecen fobias semejantes. Exaltando lo colectivo, lo tribal, aborrecen de la soberanía del individuo y de la sociedad abierta, divisa de la democracia liberal, y se declaran sin sonrojo anticapitalistas participando en todo tipo de aquelarres políticos propios de los regímenes totalitarios del siglo pasado. El antisemitismo, tan ubicuo en la izquierda de hoy como en la de los tiempos de Stalin, no se muestra abiertamente, sino escondido tras el espantajo del estado de Israel.

El odio a Israel actúa de cebador para los instintos más bajos del paleoprogresismo de nuestros días. La pequeña nación de Oriente Medio, construida con esfuerzo e ilusión por un puñado de idealistas a lo largo de sólo medio siglo concentra todo lo que, conforme al manual de odios, el buen izquierdista debe abominar. Aplica y promociona el capitalismo con singular ingenio y dedicación, lo que le ha convertido en una potencia económica en miniatura que quintuplica el PIB per cápita de sus vecinos. Es un país democrático en medio de una marea negra de dictaduras militares e islámicas de las que ha tenido que defenderse en varias ocasiones. Padece la lacra del terrorismo desde hace dos generaciones y, lejos de rendirse, lo combate con más convicción que ningún otro país en todo el mundo. A pesar de ello, sigue creyendo en la democracia y en la libertad con la misma fe que los pioneros que lo fundaron en 1948.

Credenciales de un éxito tan arrollador en la zona más caliente del planeta no pueden pasar desapercibidas para la desnortada izquierda occidental, nostálgica de tiranías pasadas y devota de las presentes. En estas coordenadas es donde se entiende la negativa de BNG a condenar el nazismo. En un acto moralmente repugnante y digno de la reprobación más absoluta e incondicional, pretenden comparar la barbarie nazi con los denodados esfuerzos de Israel por luchar contra el terrorismo criminal y desatado que asola sus campos y ciudades en nombre del fanatismo más nauseabundo.

El BNG –partido que, como el nazi, es nacionalista y socialista a un tiempo– se retrata dejando en carne viva de qué está compuesta la ideología que profesa. No hay ni trampa ni cartón. El desafortunado episodio que hace no mucho protagonizó un alcalde de extrema izquierda en la localidad gallega de Oleiros no fue casualidad. Esta es la izquierda que tenemos, estos son sus poderes y hasta aquí llegan cuando se sienten dueños del discurso. Para tomar nota.

Elecciones como acción política
Núcleos de Oposición Antinacionalistas 30 Enero 2008

Hemos reiterado hasta la saciedad la necesidad imperiosa de que el movimiento de resistencia a la presente tiranía de los nacionalismos y sus aliados en la destrucción de nuestra nación, se reconozca como tal y se estructure.

Que parte de esa estructura debe ser un partido político abocado a la lucha parlamentaria es una conclusión lógica, sin desdeñar otras formas de movilización política y de relación entre los diversos grupos y sectores del movimiento.

Empezamos por el Partido de los Ciudadanos. Ya hemos dicho que miembros de los NOA participaron en las asociaciones que prefiguraron el partido: el Foro Babel y el Foro Mogambo. Y también hemos dicho que su trayectoria se ha visto truncada por los personalismos y las ridículas luchas de poder, que además dañan su imagen.

Imagen ya un tanto ambigua por su falta de perfil político, que debería de ser el de antinacionalista, que la élite del partido ha intentado difuminar, víctima del “síndrome de Estocolmo” que siempre sufren las organizaciones existentes en territorios controlados por nacionalismos. Últimamente están intentando compensar este defecto en su labor parlamentaria, pero entre la militancia no cunde ese espíritu.

Después tenemos a la UPD de Rosa Díaz. Por fin un partido que no tiene miedo de construirse a nivel nacional y de defender la unidad. Pero la UPD tiene un claro perfil de salvador de la autenticidad de la izquierda democrática que, evidentemente ahuyenta a los votantes conservadores.

Tampoco creemos que sea ese su papel. UPD no nace para restarle votos al PP, muy al contrario prestaría sus votos a una actitud de regeneración nacional y oposición firme al actual penoso estado de postración ante los separatistas, por parte de un gobierno de ese partido.

Y llegamos al PP, uno de los grandes, con un caudal fijo de votos y que lidera la actual oposición al “gobierno de demolición caótica” del ZPSOE y sus corrosivos aliados.

Pero no todo son rosas. El PP ya gobernó. Y el PP si vuelve a gobernar volvería a pactar con los que ellos llaman sus aliados naturales (¿?): CyU y PNV. Más equivocado no se puede estar.

El enemigo son esos, y “el sonrisas” es su (destructivo) aliado circunstancial.

El movimiento ha de tener su propia voz. Sin excluir a nadie. Pero la condición ineludible deber ser batir al enemigo, lo demás es posponible y accesorio.

Saludos fraternales:
N.O.A. Núcleos de Oposición Antinacionalistas
www.nucleosoa.org
oa@nucleosoa.org
Adheridos a la plataforma España y Libertad
Adheridos a la plataforma Comunidad Antiterrorista

Los jueces, un poder y una casta
BONIFACIO DE LA CUADRA El País 30 Enero 2008

Los licenciados en Derecho que superan la memorística oposición a judicatura se convierten, sin apenas más trámites, en titulares de un poder del Estado, con capacidad para disponer de la libertad y hacienda de los ciudadanos, paralizar la actividad administrativa e incluso anular las decisiones del legislador.

Tamaño poderío, acorde con la división de poderes propia de la democracia, debería implicar un cuidadoso sistema de selección de los jueces, que alejara el riesgo de que entre quienes ejercen tanto poder prevalezca la conciencia de pertenecer a una casta intocable.

El sistema español de acceso a la judicatura por oposición, establecido en la Constitución de 1869 -¡hace 140 años!-, está pidiendo a gritos una reforma sustancial, congruente con los tiempos que vivimos y con la necesidad de reclutar para esa función pública básica a quienes cuenten con los conocimientos y habilidades precisos para encarnar el poder judicial que, como los otros poderes del Estado, "emana del pueblo" (artículo 1.2 de la Constitución). Son precisas garantías de que el ejercicio de la jurisdicción subsanará la falta de legitimación democrática de origen.

La memorización de 360 temas y la exposición oral de los que le toquen al opositor, en un periodo tasado de 15 minutos para cada tema, es un procedimiento absurdo para seleccionar unos apoderados del Estado que van a tener que resolver, con imparcialidad e independencia, complicados conflictos interpersonales, ejercer la coerción penal, arbitrar entre la Administración y los particulares, aplicar la Constitución y las leyes.

Todo ello en un mundo jurídico que dispone de bases de datos de legislación y jurisprudencia que hacen estéril la memorización individualizada de las normas y principios del Derecho, acaso útil en el siglo XIX, pero definitivamente inservible hoy.

La Fundación Alternativas presentó hace unas semanas un documento con algunas propuestas para La reforma del acceso a la carrera judicial en España, muy crítico con el que denomina "modelo decimonónico de oposición memorística", por el que han sido reclutados más del 85% de los casi 4.500 jueces y magistrados actualmente escalafonados. El autor del documento, el catedrático de Derecho Constitucional Alejandro Saiz Arnaiz, recuerda que la Constitución de 1978 no impone el sistema de oposición, que él considera "insostenible". Según explica, la existencia de la Escuela Judicial no aminora los males de la oposición, porque los 18 meses de estancia en ella no sirven para seleccionar -en los últimos 10 años, sólo uno de los más de 1.500 alumnos quedó excluido-, sino, más bien, para acrisolar la conciencia de casta y crear entre los futuros jueces "vínculos firmes de solidaridad corporativa".

Algo similar ocurre con la industria de los preparadores, pilar del sistema de oposición. Son entre 300 y 500 y ayudan a los varios miles de opositores para que canten bien los temas. La relación preparador/opositor genera una curiosa empatía, por encima de diferencia de edades, trayectorias e ideologías. Según Saiz, los preparadores suelen recibir de cada opositor entre 2.500 y 3.600 euros al año, cantidades que, por lo general, no tributan a Hacienda, de igual modo que la dedicación que requiere esta actividad no es tenida en cuenta a efecto de incompatibilidades. Se trata de corruptelas arraigadas en la entraña del sistema de oposiciones. De ahí que la Fundación Alternativas propone, por lo pronto, "regularizar la actividad de los preparadores y su régimen de dedicación, haciendo posible de este modo la normalidad fiscal de sus ingresos".

El cambio radical en la selección de los jueces exige conocer si son capaces de tomar decisiones y de razonarlas, argumentarlas, explicarlas, motivarlas en suma. El derecho comparado muestra que son frecuentes los exámenes psicotécnicos, la valoración de la experiencia profesional y las pruebas prácticas. Especialmente atractivo es el modelo holandés, que se inicia con una prueba de inteligencia y otra de personalidad. Después, los seleccionados van a la Escuela Judicial durante seis años, con duros exámenes cada dos años, en los que han de superar pruebas teórico-prácticas. Quienes aprueban la fase formativa son nombrados jueces, pero sólo serán jueces titulares tras unos años de buen rendimiento.

Con las elecciones a la vista, ¿acometerá el PSOE una reforma del acceso a la carrera judicial propia de una democracia y homologable con nuestro entorno europeo, o eludirá ese reto -casus belli para la derecha judicial- y en su programa electoral se limitará a abrir un debate sobre la materia, como probablemente hará respecto al aborto y a la configuración de un Estado laico? El problema no es sólo viajar hacia el centro, sino hacerlo sin frenos, guiado por la inercia.

10º ANIVERSARIO DEL ASESINATO POR PARTE DE ETA
Jiménez Becerril: "Lo que se ha intentado con este Gobierno es que la gente mire a otro lado"
Sevilla acoge hoy los actos conmemorativos del décimo aniversario del asesinato del concejal del PP Alberto Jiménez Becerril y de su esposa, Ascensión García, a quienes se les rendirá homenaje en una visita al cementerio de San Fernando, una misa fúnebre en la Catedral y un acto –al que no asistirá ningún representante del Gobierno– en la calle en la que fueron tiroteados por terroristas de ETA. Teresa Jiménez Becerril, hermana de una de las víctimas, ha señalado en "La Mañana" de la COPE que "lo que se ha intentado con este Gobierno es que la gente mire a otro lado, como pasa en el País Vasco" y ha advertido que "si nosotros no lo contamos, aquí la gente se olvidará".
Libertad Digital 30 Enero 2008

Teresa Jiménez Becerril señaló este miércoles que a diez años del vil asesinato de ETA, "noto el apoyo de la gente, mis sobrinos viven bien, nadie los señala y son niños sanos". Sin embargo, agregó que "lo que se ha intentado con este Gobierno es que la gente mire a otro lado, como pasa en el País Vasco" y ha querido aclarar que "nosotros vamos contra ETA, no contra el Gobierno o algún partido político".

Asimismo, Jiménez Becerril ha apuntado que "si nosotros no lo contamos, aquí dentro de nada pasará como con el presidente de Irán que dice que el Holocausto no existió.. la gente se olvidará". Por dice, subrayó que "la gente tiene que aceptarlo y no pensar que nosotros hacemos cosas en contra y metemos cizaña; Es el arma de las palabras libres, la palabra… tenemos la presencia" y ha concluido diciendo que "estamos haciendo es hablar y cada uno quiere hacer lo que quiera. A mi hermano lo mataron porque era español y porque era libre".

Actos conmemorativos sin nadie del Gobierno
Los actos comenzarán con una visita de la familia y los miembros del Grupo Popular en el Ayuntamiento hispalense al camposanto que guarda los restos mortales de las víctimas del atentado, el cementerio de San Fernando. Por la tarde, a las 17:00 horas, la Catedral de Sevilla albergará la celebración de una misa fúnebre en memoria de Alberto Jiménez Becerril y Ascensión García, un acto que al que asiste la corporación del Ayuntamiento hispalense al completo con la previsión de que el propio cardenal arzobispo de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo, oficie la ceremonia.

Al término de la misa, la familia y la Corporación municipal visitarán la calle Don Remondo para, al igual que otros años, realizar una ofrenda floral colocando una corona en la placa que recuerda a Alberto Jiménez Becerril y Ascensión García en la calle que les vio morir, en un acto en el que también intervendrá la periodista Mercedes de Pablos.

Por último, Teresa Jiménez Becerril ha organizado, con el apoyo del PP, un acto cívico abierto a "toda la ciudadanía" en el hotel Meliá Sevilla, donde a partir de las 19:30 horas se honrará la memoria de los difuntos con un homenaje que contará con la participación del ex ministro y actual eurodiputado del Partido Popular, Jaime Mayor Oreja; la presidenta del PP vasco, María San Gil; el presidente del PP andaluz, Javier Arenas; y el portavoz del PP en el Ayuntamiento hispalense, Juan Ignacio Zoido.

Igualmente, el acto contará con la participación del funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, secuestrado por la banda armada ETA durante 532 días hasta su liberación el 1 de julio de 1997, así como la hermana del concejal del PP de Ermua (Vizcaya) Miguel Ángel Blanco (asesinado en 1997), Mari Mar Blanco; el presidente del Foro de Ermua, Iñaki Ezquerra; y el presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Francisco José Alcaraz. También está prevista la asistencia de la portavoz del Colectivo de Víctimas del terrorismo (Covite), Cristina Cuesta, y de Consuelo Ordóñez, hermana del concejal del PP de San Sebastián Gregorio Ordóñez, asesinado por ETA en enero de 1995.

“Sin duda lo que menos me gustó del Congreso fue que no asistiera el presidente de todos los españoles ni nadie de su Gobierno, esgrimiendo el cínico argumento de que no quieren utilizar a las víctimas del terrorismo electoralmente”
Entrevista a Inma Castilla de Cortázar, Vicepresidenta del Foro Ermua
 Marta Gómez de Castro, especial para Libertad Digital 30 Enero 2008

- El Foro Ermua está un poco callado, o quizá es mi percepción. ¿A qué se debe?
- En periodos electorales la tradicional actitud de Foro Ermua es la discreción. Nosotros no pedimos ser votados. Nuestro papel está en que no se ceda en los principios elementales en la lucha antiterrorista y en la defensa de la libertad, que tantas veces el nacionalismo llamado democrático violenta, atropella. Estos días hemos asistido en pleno al IV Congreso Internacional de Víctimas del Terrorismo, acompañando a nuestros mejores amigos, y estamos muy contentos de pasar desapercibidos haciendo lo que debemos hacer.

¿Cuáles han sido sus impresiones sobre el Congreso de Víctimas?
- Lo que más me satisface es que se vuelva a poner en evidencia que ninguna nación como España tiene el patrimonio moral de unas víctimas del terrorismo que han dado colectivamente el más extraordinario ejemplo de comportamiento cívico al no tomarse la justicia por su cuenta, delegando en el Estado de Derecho la aplicación de la ley y la administración de la justicia. Esto no ha ocurrido en ninguna otra parte del mundo. Te sientes todavía más orgulloso de ser español, en mi caso de ser vasca y española.

Me impresionó la mesa redonda con testimonios de las víctimas del 11-M. El Foro Ermua nunca se ha pronunciado sobre el 11-M porque no tenemos datos y nuestros pronunciamientos siempre versan sobre datos y pruebas. No puedo ocultar que para mí fue estremecedor oír los testimonios de las víctimas del 11-M, con gravísimas acusaciones al Gobierno de Rodríguez Zapatero. ¿En manos de quién estamos? No pude contener las lágrimas, ni la indignación.

Sin duda lo que menos me gustó del Congreso fue que no asistiera el presidente de todos los españoles ni nadie de su Gobierno, esgrimiendo el cínico argumento de que no quieren utilizar a las víctimas del terrosismo electoralmente, cuando el Sr. Rodríguez Zapatero no ha hecho otra cosa desde el 11-M. Su decepción se debe a que la inmensa mayoría de las víctimas del terrorismo en España no son manipulables.

¿Es usted víctima del terrorismo?
- La inmensa mayoría de los miembros del Foro Ermua no somos victimas directas del terrorismo de ETA, sólo somos ciudadanos "indignados" con ETA, con el nacionalismo que ha propiciado que ETA no haya sido derrotada, y con todos aquellos, incluido el Gobierno en pleno de Rodríguez Zapatero, que con su penosa política en materia terrorista han facilitado el rearme de ETA, su envalentonamiento, su legitimación como interlocutor político, su vuelta a las Instituciones y su consiguiente refinanciación.

- Parece que por fin Rodríguez Zapatero ha comprendido que debe modificar su política antiterrorista: ilegalizar ANV, asegurar la eficaz acción policial, hasta el Fiscal General del Estado parece otra persona.
- No nos engañemos... Estamos asistiendo únicamente a una operación mediática, circunstancial, para recabar votos de cara a las próximas elecciones. Algo que hay que reconocer que hace formidablemente bien el Gobierno de Rodríguez Zapatero es el marketing, la comunicación de lo que "conviene", quiero decir de lo que "le conviene". Comprendió que "España" vende tras las manifestaciones multitudinarias convocadas primero por la AVT, luego, el punto de inflexión del 3-F en la manifestación con el Himno nacional convocada por el Foro Ermua, donde se hizo una operación "rescate" de todo los símbolos usurpados por el nacionalismo y después vino la manifestación con un océano de banderas nacionales sin que la organización (en aquel caso del PP) lo hubiera previsto. Zapatero entendió –decía– que España vende y se aplicó a una operación –por cierto, carísima– con el slogan de "El Gobierno de España".

¿Quiere usted decir que la firmeza frente a ETA del Gobierno no es real?
- Mientras no se derogue la resolución del Congreso de Mayo de 2005 donde se autoriza a dialogar con ETA todo es virtual, sólo aparente. Nada de la nefasta política relativa al terrorismo (porque no es "antiterrorista", sino pro-terrorista: a los hechos me remito) de Rodríguez Zapatero ha cambiado con respecto a esta legislatura que acaba de concluir.

¿Entiende Ud. a Rodríguez Zapatero? ¿A qué responde que gane unas elecciones con el "Pacto Antiterrorista" en el programa electoral y luego haga exactamente todo lo contrario?
- A Rodríguez Zapatero sólo se le puede entender desde una perspectiva de alguien que silencia su propia conciencia moral, ese órgano de conocimiento que todos tenemos que nos permite discernir lo que está bien, de lo que está mal, lo que es digno o indigno de un hombre, de una persona. ¿Por qué Rodríguez Zapatero ha conseguido fracturar una sociedad que estaba articulada, en una convivencia en concordia, con acuerdo o sin él, desde la Transición? Precisamente porque no atiende a la conciencia moral, que es un extraordinario órgano de consenso.

¿Se está Ud refiriendo a la crispación social a la que asistimos?
- El Sr. Rodríguez Zapatero y sus amigos (políticos y mediáticos) acusan de crispadores a los que no se someten a su criterio. Cuando él, y sólo él, está violentando los elementales principios en los que se asienta la democracia: respeto a la ley, a la igualdad, a la libertad y a la solidaridad. Decía Natan Sharasnsky, judío, superviviente del Gulag soviético: "Para mi, la disputa nunca ha sido entre la izquierda y la derecha, sino entre lo que está bien y lo que está mal". Rodríguez Zapatero miente, violenta la realidad, prioriza a los asesinos sobre sus víctimas, aplica caprichosamente la ley según su conveniencia partidista y a los que se revelan, sean socialistas, populares, liberales, víctimas, les acusa de crispadores.

No tiene Ud. una buena opinión del actual Gobierno de España, entiendo.
- No tengo problema en confesarle que el Sr. Rodríguez Zapatero y sus colaboradores, no incluyo en absoluto a las bases del partido socialista que están muy bien representadas en el Foro Ermua con Antonio Aguirre y tantos otros, actúan como termitas en las instituciones democráticas: todo lo destruyen.

¿Algún ejemplo de esa destrucción?
- En primer lugar, el intento de aniquilación del espíritu de la Transición Española que estuvo presidida por la claridad moral y que Zapatero dilapida. Claridad moral que atiende ante todo, al sentido de la alteridad, de la reciprocidad: ahí está el otro, el de "la otra España", al que debo respetar, con el que me debo entender, con el que he de convivir, en concordia, con acuerdo o sin él, pero en concordia. Desde el relativismo moral, el sectarismo más radical preside las actuaciones del actual Presidente de Gobierno. Y en segundo lugar el retroceso en la lucha por la derrota de ETA: Zapatero con su Fiscal General y otros colaboradores ha propiciado que ETA con el PCTV volviera al Parlamento Vasco, sencillamente ocultando datos, que presentó para dar la apariencia de legalidad con "Aukera Guztiak". El primer paripé de legalidad al que le ha seguido una retahíla de otras actuaciones similares. Todo el proceso de negociación, en contra de la opinión de la mayoría de los españoles, no sólo de las víctimas. Ningún acontecimiento en la historia de España ha provocado tantas manifestaciones multitudinarias. Hasta el fraude de ley para conseguir que ETA (con ANV) volviera a la Instituciones Vascas y Navarras. Ahora el paripé de la "aparente firmeza", ¡un poco de respeto que no somos tontos!

Las víctimas se querellan contra los alcaldes que dan a sus calles el nombre de etarras
TELEPRESS Parque infantil dedicado al etarra José Manuel Aristimuño, «Pana», en la localidad guipuzcoana de Hernani ABC ABC denunció el 15 octubre de 2007 el «callejero etarra»
J. PAGOLA. MADRID. ABC 30 Enero 2008

Familiares de víctimas del terrorismo, a través de la Asociación Dignidad y Justicia, han presentado en el juzgado de guardia de la Audiencia Nacional querellas por un presunto delito de enaltecimiento y justificación del terrorismo contra diez alcaldes que insisten en mantener el nombre de pistoleros de ETA para designar algunas de las calles de sus municipios.

El pasado 15 de octubre, ABC desvelaba que decenas de calles, plazas y parques del País Vasco e incluso Navarra llevan el nombre de sanguinarios etarras. Los familiares de las víctimas de esos terroristas han querido liberarse de esa humillación y poner fin a la enorme injusticia, consentida durante demasiados años.

Con este objetivo, el 27 de diciembre remitieron cartas a estos alcaldes en las que se les solicitaba que retiraran de sus callejeros los nombres de los etarras. Se les daba un plazo de 15 días para que atendieran esta reclamación de justicia y, en caso contrario, se presentarían querellas. Los regidores destinatarios, entre los que figuran algunos del PNV, son los de Hernani -parque José Aristimuño, «Pana»-; Lejona -avenidas «Txabi eta Joseba Etxebarrieta» y Eustaquio Mendizábal, Txikia»-; Cizúrquil -plazas «Joseba Arregi» y «Oker»-; Durango, Amorebieta y Echebarria -plazas «Txiki y Otaegi»-; Arrigorriaga -plaza «Argala»-; Tolosa -monumento a «Txabi Etxebarrieta»-, y Echarri Aranaz -recuerdo a «Peio», «Axio» y «Josu»-. Ninguno de ellos ha respondido a la petición de que se restituya la dignidad de las víctimas, salvo el alcalde de Durango, Juan José Ziarrusta, del PNV, y todo para decir que los etarras «Txiki y Otaegi», según su visión de la ética, no son terroristas.

Como botón de muestra, en la misiva enviada a la alcaldesa de Hernani, Marian Beitialarrangoitia, la asociación promovida por los hermanos Daniel y Luis Portero le recuerda que precisamente su objetivo es «defender la memoria y los intereses de las víctimas del terrorismo, así como velar por su dignidad y justicia». Así pues, con la fuerza moral que le ampara, denuncia que en ese municipio existe el mencionado Parque dedicado a «Pana», antiguo jefe del «comando Araba» de ETA, lo que «hiere gravemente la sensibilidad de las víctimas del terrorismo, además de provocar un importante daño moral y psicológico a las víctimas del terrorismo de ETA, en especial a los familiares» a los que el citado pistolero «asesinó o hirió a lo largo de su sanguinaria pertenencia a ETA».

Retirada de símbolos
«Por ello -añade-, rogamos encarecidamente» que de manera personal o a través del pleno de su corporación, «proceda a ordenar la inmediata retirada de todos los símbolos, nombres de calles, nombres de plazas, de parques y cualesquiera otras referencias públicas que existan en su municipio» al etarra «Pana», así como a otros integrantes de la banda. En caso de no atender esta demanda de justicia en un plazo que concluía el pasado 15 de enero, la Asociación Dignidad y Justicia «se vería obligada a tomar las medidas legales oportunas».

Superado, en efecto, el plazo y tras certificar en cada municipio que persisten las referencias-homenaje a los etarras, los familiares de las víctimas han dado ya el paso de presentar las correspondientes querellas que han quedado distribuidas entre diferentes juzgados de la Audiencia Nacional. En la querella se solicita una serie de diligencias. Por ejemplo, se piden informes de la Policía, Guardia Civil y Ertzaintza para que corroboren que los etarras que dan nombre a las calles son terroristas, ya que no existen condenas firmes porque fallecieron antes de ser juzgados.
 

Recortes de Prensa   Página Inicial