AGLI

Recortes de Prensa    Domingo 3 Febrero 2008

Sí, Galicia es bilingüe
Roberto Blanco Valdés La Voz  3 Febrero 2008

Bajo el lema que titula esta columna, la asociación Galicia Bilingüe ha lanzado una campaña explicando sus principios y objetivos, que pueden consultarse también en Internet: www.galiciabilingue.es. Para entender la oportunidad de una iniciativa que respira tolerancia -cosa rara cuando se habla de la lengua- no es necesario asumir todos los planteamientos de un grupo de gallegos a los que une la constatación de algo elemental: que en Galicia se hablan dos idiomas diferentes.

Yo, por ejemplo, no comparto el supuesto derecho de los padres a elegir la lengua en que sus hijos deben estudiar -derecho que conduciría a segregar dos comunidades lingüísticas dentro del país- aunque reconozco, desde luego, que exigir el respeto a ese derecho será lo único que les quedará a los ciudadanos si las autoridades siguiesen empeñadas en imponer un sistema de inmersión que solo tiene en cuenta la distribución real de los hábitos lingüísticos con la finalidad de alterarla de un modo artificial y obligatorio.

Ese es, de hecho, el nervio de un asunto que preocupa a miles de personas, casi todas asustadas por salirse de lo políticamente correcto y temerosas de ser tachadas de enemigas del país: que la existencia de una Galicia bilingüe no es una patología a eliminar, sino una realidad que todo demócrata debería respetar.

No ha sido esa, sin embargo, la actitud determinante de la política lingüística de una gran variedad de instituciones, que han decidido desconocer por completo la realidad bilingüe de Galicia: el gallego es la única lengua real de la Universidad de Santiago (creo que también de las de Vigo y A Coruña), de la Televisión de Galicia, del Parlamento gallego o de la Xunta, pese a que profesores y estudiantes, telespectadores y políticos tengan en un porcentaje elevadísimo como primera lengua el castellano.

Los partidarios de intensificar tal situación -que supone una clara violación del principio constitucional de cooficialidad entre gallego y castellano- alegan como justificación de sus políticas que lo que está en riesgo en Galicia es el gallego y no el castellano. No seré yo quien niegue la evidencia: es verdad.

Tan verdad como que existe un límite infranqueable para hacer frente a esa deriva negativa: el de respetar los derechos personales. Porque, como proclaman los de Galicia Bilingüe con toda la razón, son los hablantes, y no las lenguas, los que gozan de derechos. Partir de lo contrario ha conducido a todo tipo de abusos y de excesos: los que vivimos bajo el inicuo régimen de Franco sabemos bien de lo que hablamos como para no temer los nacionalismos lingüísticos de hogaño tras la atroz experiencia de los nacionalismos lingüísticos de antaño.

Las gafas de los "bilingües" o el síndrome de los conversos

Nota del Editor 5 Febrero 2008

Esto ya es el colmo, que un profesor de derecho constitucional defienda la imposición de la lengua regional.
A ver si se entera de que las lenguas no son iguales y menos a nivel constitucional, que hay deber de conocer el español y derecho a emplear la lenguar regional, derecho que desaparece en cuanto se franquea la frontera regional, y que dentro de la región, el derecho se refiere únicamente respecto a las relaciones del ciudadano hacia la administración, que no puede imponerse a los ciudadanos español hablantes, que el ciudadano español hablante no tiene deber alguno de conocer la lengua regional y por tanto el derecho del hablante de la lengua regional desaparece en cuanto enfrente tiene a un español hablante.

Es curioso, echando un vistazo a los que defienden la imposición de la lengua regional, veo que son todos "bilingües", no veo a ningún español-hablante, parece todos sufren el síndrome de los conversos, a ellos les impusieron alguna de las lenguas fuera la española o la regional y ahora pretenden que los demás sufran, en general, a la inversa, que a los español-hablantes se les imponga la lengua regional.

En cuanto al "bilingüismo" entre comillas, porque para ser perfecto bilingüe hay que vivir dos vidas, mucho más que los gatos, que sólo las tienen, hay que resaltar el caso práctico de este profesor que en casa habla con su familia en español  y para que sus sus descendientes puedan practicar la lengua regional, tienen la asistenta que además de las laboras propias de su oficio, les habla en la lengua regional.

Carnaval electoral de Zapatero
ANTONIO BURGOS ABC 3 Febrero 2008

TODO el año es Carnaval, / que dijo el maestro Larra... / Y yo cojo mi guitarra / y le digo al personal / con aire chirigotero / que el Carnaval Zapatero, / picha, no se pué aguantá.

Mis coplas de la Caleta / les recuerdan que la ETA / era buena pá rabiá / cuando había que firmar / aquel Proceso de Paz / con los de la metralleta.

Los crímenes no existían / ni aunque estallara Barajas, / y con los muertos se hacían / estos gachós... un discurso.

El Estado de Derecho, / las leyes y sus legajos, / le importaban a estos tíos, / los pantalones abajo, / le importaban a estos tíos / exactamente un... catálogo.

Se trataba de ganar / como fuera un premio Nobel, / premio Nobel de la Paz, / paz que me sonaba a Franco... / Cuando el Nobel ya, pichita, / no se vende en el estanco. / Si no han armado ese taco / la culpa, claro, la tienen / las leyes antitabaco.

Y aquel Fiscal del Estado / que les decía a los jueces: / ¿Señores, no les parece / que aquí nos hemos pasado / poniendo penas con creces / a los que gloria merecen / en su pueblo vascongado?

Al que esté en huelga de hambre / para no cumplir la ley, / tratadlo a cuerpo de rey: / no dadle sólo fiambre, / porque como no se nota / mejor jamón cinco jotas. / Y pá rematar la historia / ponedle un colchón blandito / pá el polvete con la novia.

Como es un tío legal, / que se dé sus vueltecitas / por fuera del hospital. / Igual las alegrías: / a darse una vueltecita / por la muralla real. / Y que viva Euskalerría / pá lo que gusten mandar. / Y a esa Carod, lo que pida: / ¿la independencia? Aquí está. / ¿Estatuto? ¡Como éste! / ¿Desea usted algo más? / Porque yo me voy mañana / a ese Coto de Doñana, / jartito de trabajar, / porque en todos los trabajos / se para para fumar.

¿Víctimas del terro...qué? / No me tomo ese trabajo. / ¿Quién dice usted, que Alcaraz? ¡Alcaraz, a lo que rima/ con su sílaba inicial!

Y recuerden la Alianza / de las Civilizaciones, / que nos pusimos al lado / de las más grandes naciones, / de Venezuela y de Cuba, / de Mauritania y de Aruba / que así a los americanos / les tocamos los costados.

¿Y esa gran institución / que fue el matrimonio guey? / ¿Y la defensa que al Rey / le hicimos en la región / que quemaba sus retratos, / aplicando a los mecheros / las leyes antitabaco?

El mundo nos tiene envidia, / somos una gran nación. / El mundo nos tiene envidia... / envidia con roquefort.

Se respeta al adversario, / la tele no manipula, / y me cago en toas las mulas / del que diga lo contrario.

Nunca se usó el terrorismo / como arma electoral, / lo saben hasta en el Yemen, lo reconoce Astarloa. / Que yo no usé el Once Eme / pá llegar a la Moncloa,/ ese argumento es endeble. / Donde por cierto Sonsoles, / que es señora tela fina / pegó el cambiazo a los muebles, / y para sus inmersiones / fue y se hizo una piscina.

Por seguir en el poder / en absoluto pactamos / con ningún separatista, / como Gobierno de España, / pues eso es una patraña / que dicen cuatro fascistas, / el Rajoy y la compaña de los carcas del PP, / y eso es mentira, joé.

Así que nos presentamos, / en la presente ocasión / como la gran solución / al problema que creamos.

¿El euríbor, dice usted? / El euríbor, a reventá. / Y si está chungo el euríbor, / la culpa la tiene Aznar.

Y en mi análisis no marro: / si en España no hay un duro, / si toda España está tiesa, / es por culpa de Pizarro, / que le hizo una opa a Endesa, / pichita, chúpate esa, / que esto el Evangelio es, / como repite a diario / ese gran telediario / que ponemos a las tres.

De ahora a dentro de un mes / va a durar el Carnaval, / Carnaval electoral / del Gobierno Zapatero. / Lobos con piel de cordero: / dicen que acaban con ETA, / Nekanes a hacer puñetas, / que declaran ilegal / al partido A Ene Uve... / Porque al Proceso de Paz / se lo tiraron patrás / al pasar por la ITV: / que si no, no hay ná de ná. / Y en el momento que ganen / otra vez a negociar. / Porque éste quiere lograr / después de las elecciones / su premio Nobel de Paz, / y ganarlo por cojones. /

Mil muertos, ¿qué más les da / a ustedes, si a subvenciones / es que los voy a jartar? / Si tó lo malo de España /es por culpita de Aznar, / que nos metió en la campaña / de aquella guerra de Irak, / y yo tengo regimientos / mandados a Afganistan, / y como soy de los nuestros, / pues nadie me dice ná. / Y esto-sí-que-es-Car-na-val.

Las amistades peligrosas de Zapatero

EDITORIAL Libertad Digital  3 Febrero 2008

Curioso laicismo el del PSOE, que fustiga todo lo que huela a catolicismo, pretendiendo incluso que en Cataluña los actos religiosos se sometan al consentimiento de las autoridades, mientras que recibe con alegría el apoyo de cualquier movimiento de corte islámico. Más que un Estado laico, consagrado en el artículo 16 de la Constitución, lo que los socialistas pretenden, a golpe de restricción de los derechos de expresión, reunión, asociación, prensa y culto, es ahogar cualquier institución social contraria a sus designios.

Como es tradicional, tanto la Conferencia Episcopal como la Junta Islámica han producido sendas declaraciones de cara a la celebración de las próximas elecciones generales. El documento de los obispos es la habitual guía de votantes, similar a la de ocasiones anteriores y en la que orienta a los católicos en una serie de asuntos que en su opinión deben ser tenidos en cuenta a la hora de votar (corrupción, terrorismo, aborto y eutanasia, familia, economía etc.). Al no existir recomendación ni veto partidista alguno, no cabe argumentar que la Iglesia se haya movido o que esté sugiriendo el apoyo a un partido determinado. Es el Gobierno que en los últimos años ha llevado a cabo políticas que chocan con las posiciones del órgano rector de de la Iglesia española después de el Papa.

Por su parte, la Junta Islámica aconseja el voto para la izquierda, algo que lleva haciendo desde el año 2000, e incluye una condena explícita contra el PP, partido al que acusa de ser un peligro para la libertad religiosa, y una crítica a los obispos católicos. Como en los casos de otras confesiones religiosas –también algunos grupos evangélicos apoyaron en el pasado al PSOE– la Junta Islámica se suma a la contienda electoral, una conducta legal y legítima aunque pueda repugnar a los defensores de la separación, que no incomunicación, entre las religiones y el Estado. A quien no incomoda es a los socialistas, abanderados del laicismo más radical pero que hasta la fecha no se han quejado del entusiasta respaldo recibido de algunos sectores del Islam.

Por si las amenazas contra la Conferencia Episcopal, emitidas en las últimas 48 horas por el Gobierno y sus medios de comunicación en un estilo afín al propio de regímenes totalitarios, no fueran suficientes, hace una semana un sonriente José Luis Rodríguez Zapatero firmaba un acuerdo electoral con Coalición por Melilla, una formación política creada por y para musulmanes y que en el pasado había llegado a alianzas similares con Gaspar Llamazares. El hecho, insólito en Europa, contradice la defensa de la igualdad que supuestamente propugna el PSOE. Muy mucho deberían pensárselo, por ejemplo, las mujeres y los homosexuales de toda España antes de apoyar a un PSOE aliado de personajes como Mustafá Aberchán, ex voluntario civil en Pakistán a las órdenes de los guerrilleros mujaidín (combatientes islámicos) afganos, muchos de los cuales terminaron en Al Qaeda. Tampoco creemos que los musulmanes españoles se sientan identificados con la trayectoria del político melillense.

La legislación española, garantista como pocas, permite la existencia de partidos de todo tipo, incluso los étnicos y confesionales. Lo que los votantes no deberían permitir es más imposturas del presidente del Gobierno, quien ayer negociaba con terroristas y hoy pacta con islamistas.

En conclusión, una de las servidumbres de las democracias de masas es la existencia de "extraños compañeros de cama" unidos por el poder. Sin embargo, el PSOE, con su ira "comecuras" y su entrega a los más radicales, es lo nunca visto en un país moderno y occidental. Rodríguez Zapatero está rebasando con creces las líneas rojas que imponen la moderación y la decencia en una sociedad libre y democrática. El 9 de marzo es la fecha ideal para recordárselo.

El plan secreto para liquidar durante la campaña la enseñanza pública
Pascual Tamburri elsemanaldigital 3 Febrero 2008

Hoy sería el día de la campaña electoral que una izquierda inteligente podría renacer en Navarra comentando la fotografía de Miguel Sanz el jueves en Fitur, con Antonio Catalán, Salvador Estébanez y el socialista Antoni Costa, todos ellos prósperos y sonrientes. Pero si no lo hace la oposición no seré yo quien lo haga a mayor gloria de Modem Press. Y por supuesto siempre hay decisiones polémicas del Consejero de Educación navarro, Carlos Pérez Nievas, que parecen concebidas para que UPN (partido al que no pertenece) pierda todos los votos posibles, extendiendo la enseñanza en euskera hasta los confines del mundo. Pero si se le deja hacer será porque es bueno, así que voy a limitarme a otra metedura de pata, suya y de quien se la refrende.

Nuestro modelo de función pública puede gustar más o menos pero es el que es: se basa en la selección por oposición de un profesorado comparativamente cualificado y, a cambio, inamovible. Podría hacerse de muchas otras maneras, pero con la Ley en la mano es así. Y 2008 es, además de año electoral, año de oposiciones en nuestros Institutos.

Tengo la impresión de que las oposiciones, si son tales, no gustan a nuestros sindicatos. Al fin y al cabo, los opositores "puros" (los que vienen de sus estudios o de sus casas) no están sindicalizados porque, justamente, en vez de afiliarse se han dedicado a estudiar. Es la vieja lógica de unas oposiciones, que consisten en dar el puesto a quien demuestra ser el mejor ante un examen celebrado en igualdad de condiciones, y no en regalarlo por años de servicio.

Ya están convocadas en Navarra las oposiciones para profesores de Secundaria de este año, y en ellas se ve con generosidad la mano del consejero del ramo, Carlos Pérez Nievas. Seiscientas plazas para profesores son más que todas las convocadas en los últimos quince años. Pero, bien, asumamos que hacen falta: ¿por qué esas plazas se hurtan a los licenciados jóvenes y se destinan a profesores interinos, ya entrados en años, que jamás han aprobado hasta ahora unas oposiciones normales?

Beneficiarios (pocos) y damnificados (todos)
El consejero Pérez Nievas y los sindicatos, mano a mano, han preparado una convocatoria sin precedentes entre nosotros. Más plazas que nunca, y más fácil que nunca, pero según para quién. Y todo, lamentablemente, con sus beneficiarios y con sus perjudicados.

Beneficiados: los que hasta ahora han dado clases en la enseñanza pública sin haber sido capaces de aprobar unas oposiciones. Se han recortado ejercicios y se va a puntuar la antigüedad en el fracaso, para que en Navarra baste para ser funcionario un papel firmado con una sonrisa por unos amigos y un tema mediocre y por escrito escogido entre cinco. ¿No es mucho, verdad? Antes fue más, en todo caso.

Perjudicados, muchos. Perjudicados son los profesores a los que durante demasiados años se han racaneado las plazas que ahora se regalan. Perjudicados son los licenciados recientes con méritos y capacidad a los que ahora adelantarán incompetentes añejos. Y perjudicados son, sin duda, todos los navarros jóvenes a los que van a impartir lecciones profesores hechos funcionarios sin capacidad opositada y contrastada como antes, y como en otras Comunidades. Sin duda los sindicatos y los políticos estarán contentos, pero los padres y también los alumnos mayores, si lo pensasen seriamente, deberían protestar con energía. Apuesto a que no osarán hacerlo.

Sotanas y chilabas
IGNACIO CAMACHO ABC 3 Febrero 2008

NO van a entrar al trapo. La consigna es quedarse quietos, mantenerse al margen, y dejar que sea el Gobierno el que se enrede en su enésima pelea con la Iglesia. Si alguien pregunta en la dirección del PP por el documento de orientación pastoral de los obispos sobre las elecciones, le dirán en voz baja que no lo consideraban necesario, que los católicos españoles que secundan a la Iglesia saben perfectamente a quién votar, y sobre todo a quién no votar, y que estratégicamente no les han hecho un favor, pero en público los populares se van a hacer a un lado. Rajoy dio ayer la larga cambiada: Zapatero busca camorra con unos y con otros para eludir el debate de la economía. El aspirante no necesita refugiarse bajo las sotanas: por ese lado, los votos están seguros, y la derecha sabe que la estrategia de su adversario consiste en tratar de identificarlos con la jerarquía eclesiástica para activar el viejo resabio comecuras y anticlerical de la izquierda.

El Gobierno está manoteando en el aire para alancear molinos de viento. Ningún ciudadano se puede escandalizar de que los obispos sugieran que no se vote a un partido que defiende el aborto y legaliza el matrimonio homosexual. Si hay algo que caracteriza el catolicismo español es la independencia de criterio de los fieles, incluso respecto a los propios preceptos de la Iglesia. El libre albedrío está intacto en la conciencia de los creyentes. Por eso los gestos del PSOE resultan de un victimismo poco digerible, que trata de crear una polémica interesada y presentar a la oposición como una fuerza secuestrada por el integrismo católico. Los socialistas quieren aprovechar la referencia episcopal a la negociación con los terroristas para tirarse en el área y pedir penalti, pero todo el mundo sabe en primer lugar que esa negociación ha existido, y en segundo que lo que los obispos digan irá a misa, pero no más allá. Es una polémica estéril, que puede acabar rebotando sobre la cabeza de quienes la provocan: en el electorado más templado y sensato provoca inquietud la idea de un Gobierno sectario liado a trompazos con la Iglesia.

Resulta, por lo demás, pintoresco el intento de cercenar la libertad de expresión de una institución que tiene como misión esencial la orientación espiritual y moral de sus fieles. La paradoja la ha acentuado, con suma inoportunidad para Zapatero, la Junta Islámica, al pedir de manera explícita el voto a la izquierda, y desaconsejar de modo igualmente manifiesto el respaldo al PP. ¿Tienen más derecho los musulmanes que los católicos a orientar a sus creyentes? ¿Por qué sotanas no y chilabas sí? ¿Qué clase de doble rasero es éste? ¿Qué laicismo es el que recorta los derechos de unos frente a los de otros?
Este debate tiene un recorrido limitado, aunque el Gobierno trata de sacar petróleo de cada sermón eclesiástico para excitar el laicismo radical y pintar a brochazos un panorama involucionista. Pero la cuestión más delicada no consiste en que la Iglesia oriente el voto católico, sino en que la confesión islámica apoye alborozadamente a un partido que llegó al poder tras un atentado de la yihad. Hay compañías más incómodas que otras.

Bloque
JON JUARISTI ABC 3 Febrero 2008

PODÍA haber transcurrido la legislatura sin que el BNG me arrancara una sola mención, ni siquiera honorífica. Pero la necia e infame negativa de sus parlamentarios a la condena formal del Holocausto exige, de mi parte, algunas consideraciones más que las dedicadas al caso -espléndidas y atinadísimas- por Hermann Tertsch, en su columna de ABC, el pasado jueves. Es innegable que, como sostiene Hermann, el Bloque ha cruzado su Rubicón hacia la orilla de la vergüenza, donde acampa la chusma antisemita del presente. Que esa categoría sea más numerosa de lo que cabría esperar seis décadas y media después del exterminio de los judíos de Europa no debería suponerles a los nacionalistas gallegos un consuelo, porque con su gesto han hundido y mancillado lo mucho de respetable que tenía el galleguismo histórico, arrastrándolo hacia el vertedero moral de la humanidad.

Las izquierdas nacionalistas parecen empeñadas en deslucir los escasos atisbos de limpieza y decencia que sobrevivían en las tradiciones de los nacionalismos clásicos. En el vasco se dieron más prisa que en los otros, pero nadie quiere quedarse rezagado en esta competición estúpida, bajo el signo de Procusto, cuya meta es la nivelación entrópica de la memoria en la iniquidad del presente. Hace unos días, en Gara, el improvisado historiador oficial de ANV -un tal Renobales (el ordenador protesta, como es lógico, y escribe Renovales)- sacaba de nuevo a pasear las sombras de los teóricos ancestros de lo que hoy no es más que un apéndice de ETA, enmascarado tras las siglas de un pequeño partido democrático y autonomista del período republicano. Pero ni el erudito médico vergarés Justo Gárate, ni el periodista barojiano José Olivares ni el arquitecto Tomás Bilbao Hospitalet, figuras destacadas de la auténtica ANV, la del pasado lejano, tenían nada que ver con el nacionalismo mafioso y asesino de ETA, ni tampoco con el nacionalismo cutre y ventajista de Ibarreche. Los tres formaron parte de lo mejor de la España peregrina y murieron en español y republicano (mi tío abuelo Tomás Bilbao, ministro de la República, soñando desde Méjico con estar «por San Isidro, en Madrid»). El Bloque, por el contrario (y sin pretenderlo), ha suscitado con su chapuza parlamentaria la infortunada reminiscencia de quien fuera a la vez uno de los pilares intelectuales del primer nacionalismo gallego y uno de los más venenosos voceros del antisemitismo español del siglo XX: Vicente Risco.

Los nacionalismos de anteguerra, sin excepción -incluyendo, claro está, el nacionalismo español de la derecha-, evolucionaron en poco tiempo del antijudaísmo religioso de raíz cristiana al antisemitismo moderno, bajo la influencia del antisemitismo finisecular francés, difundido con rapidez por Europa durante los años del affaire Dreyfuss (y cuya huella se advierte claramente en los escritos de Sabino Arana Goiri), y por el efecto deletéreo de los Protocolos de los Sabios de Sión, la famosa falsificación de la policía secreta zarista que produjo una paranoia de masas en torno al mito de la conspiración judía internacional. Los Protocolos proponían un antisemitismo de síntesis que arrastró a buena parte de las derechas católicas españolas, desarmándolas intelectualmente ante la ofensiva criminal del antisemitismo neopagano de los nazis. En el año 1932, marcado por la bronca entre laicistas y católicos a propósito del artículo 26 de la nueva constitución republicana, se publicaron en España cinco ediciones de los Protocolos (dos, en Bilbao), y José Antonio Aguirre Lecube, futuro lendakari del Gobierno vasco y gran esperanza blanca, por entonces, de la coalición católica -«el O´Connell español» del canónigo Pildain- no tuvo empacho en suscribir sus tesis. De esto hace ya muchos años, y el PNV se ha distanciado con prudencia de esa zona oscura de su pasado, aunque de vez en cuando le asome aquí o allá el pelo de la dehesa (por ejemplo, cuando el senador Anasagasti me moteja de «neojudío»). El BNG se ha empeñado en volver por do solía ir Risco. O peor: porque los negacionistas actuales niegan, como su nombre indica, el hecho del Holocausto. El Bloque lo reconoce, pero le debe parecer bien. Qué asco.

La voz de las víctimas
Luis del Pino Libertad Digital  3 Febrero 2008

Hace unos días, se celebró en Madrid el IV Congreso Internacional de Víctimas del Terrorismo. Allí, víctimas del terrorismo de todo el mundo pudieron elevar su voz para dar a conocer a la sociedad la terrible realidad que viven y han vivido.

Entre ellas, las víctimas del 11-M tuvieron también la oportunidad de contar su experiencia y de plantear cómo se sienten, ahora que la sentencia del primero de los juicios por la masacre de Madrid ha pretendido poner un falso punto y final a la investigación de aquel atentado.

Creo que poco cabe añadir a lo que en ese Congreso dijeron personas como Gabriel Moris, como Angeles Pedraza o como Angeles Domínguez. Éstos son los discursos que allí pronunciaron:

Intervención de D. Gabriel Moris:
En primer lugar quiero expresar mi felicitación y mi agradecimiento a la Universidad CEU San Pablo y a la Sergio Arboleda de Bogotá de la hermana Colombia, por fomentar la relación y la libre expresión de las víctimas del terrorismo. No dudo de que este tipo de encuentros y las conclusiones que de ellos se derivan podrán redundar en iniciativas mediante las cuales nos podamos defender mejor del terrorismo. Paradójicamente, a nivel de organismos internacionales, no se ha establecido aún una definición del término "terrorismo". Los que atiendan a los contenidos de este congreso podrán encontrar las claves para dar con una correcta definición del término. ¿Quiénes los podrían definir mejor que las personas que lo sufriremos el resto de nuestras vidas?

Mi familia ingresó en este club –como todas las otras, de forma involuntaria– el fatídico 11 de marzo de 2004; el más aciago jueves de la historia de España. Aquella mañana alguien decidió asesinar a muchas personas inocentes y herir a muchísimas más. Las causas aún no las conocemos. Eso sí, en España se celebraron elecciones legislativas tres días más tarde. Lo de Al Qaeda, lo de Irak y lo de las Azores que lo expliquen los que lo conocen a fondo. Yo ni sabía ni sé nada de todo eso. Lo que sí puedo jurarles es que de ser cierto tampoco lo veo razón para cargar de por vida con mi cruz.

Mi hijo Juan Pablo, 32 años cumplidos un mes antes, justo cuando retiraron la vigilancia a los aún presuntos asesinos, era una persona de paz, trabajadora, tolerante, deportista, amante de sus amistades, con sentido del humor, preocupado por los problemas del mundo, relacionado con Ingenieros sin Fronteras (ISF)... Sólo sentía repugnancia por los terroristas y sus apoyos. Lo que algunos calificarían de ironías del destino... Pero no. No me sirve la frase. No creo en el destino. En lo que creo es en la libertad humana para influir en él. El sentir contra los terroristas está muy generalizado, pero es necesario ser persona cabal para transmitir públicamente esos sentimientos y para llevar a cabo acciones contra sus agentes (el Lisboa-Dakar es una prueba). Después de que asesinaran a mi hijo, a los tres días, y como consecuencia del impacto emocional, murió mi hermano. Desde entonces mi otro hijo no puede trabajar en un puesto acorde con su formación como economista. Muy triste el balance para mi familia. Podría contar otras muchas consecuencias que el pudor me hace reservar. Nuestro sufrimiento no es el único ni el peor de los derivados de esta masacre terrorista.

Los daños que los terroristas produjeron en los inocentes que viajaban en los trenes fueron fortuitos. Ninguna de las víctimas directas era objetivo de sus asesinos. Y lo eran todas. Porque a mayor número de muertos y heridos, más fácilmente alcanzarían sus siniestros objetivos. Sólo así se entiende que eligieran la hora de mayor afluencia a los trenes. ¿Qué pretendían con tanto dolor? Seguramente lo que consiguieron, producir una convulsión general en la sociedad española. ¿Con qué finalidad? Seguramente, como pensamos la inmensa mayoría de los ciudadanos, la de influir en los resultados de las elecciones del día catorce. Esto no lo puede afirmar nadie con rotundidad, pero, al no conocer las causas reales, nos asiste el derecho de hacer cábalas sobre lo ocurrido. Otros tuvieron la ocurrencia de inventar historias que no han sido confirmadas hasta ahora (Al Qaeda, Irak, suicidas, metralla etc.).

Permítanme tener un recuerdo, una vez más, para una buena parte de la sociedad española, que reaccionó con rapidez, con buena intención, con profesionalidad y con generosidad; en algunos casos, próxima al heroísmo. Vaya para ella nuestro eterno agradecimiento por haberse comportado como "el buen samaritano". Este comportamiento, reconocido internacionalmente, evidencia las virtudes de un pueblo que casi siempre ha sabido vivir y morir con dignidad.

Como habrán podido comprobar, en el párrafo anterior he mostrado mi agradecimiento a "una buena parte de nuestra sociedad". Y lo he hecho de forma deliberada. Más adelante explicaré las razones que me impiden generalizar mi reconocimiento. Antes quiero transmitir un mensaje como víctima y como ciudadano; es decir, como persona a la que el terrorismo truncó su existencia arrebatando la vida de uno de sus hijos. Pueden ser muchas las razones que esgrima el terrorismo y sus compañeros de viaje, y algunas de ellas se difundieron impúdicamente en aquellos días, pero, por mucho que lo pretendan, no nos van a poder engañar nunca. Aunque intenten confundirnos, todos conocemos el único objetivo de sus crímenes no es otro que doblegar, a las sociedades donde operan, a sus indignas exigencias.

Han transcurrido casi cuatro años del macabro atentado, tiempo suficiente para hacer balance de la respuesta dada por la sociedad al citado acto terrorista. Las víctimas sólo deseábamos y deseamos conocer toda la verdad, identificar a los responsables y ejecutores, penalizar según las leyes en vigor los delitos cometidos y elaborar un plan de acciones preventivas para evitar, en lo posible, la repetición de crímenes de esta naturaleza. Por tanto, mi pregunta a los poderes públicos y a la sociedad es muy simple: ¿Alguien puede afirmar que se nos ha facilitado lo que en justicia pedimos? En caso afirmativo, los mencionados poderes públicos nos deben una información contrastada con los hechos probados. Si la respuesta a mi pregunta es negativa, exigimos, como víctimas y como ciudadanos, que nos digan formalmente qué acciones se van a llevar a cabo para facilitarnos lo que necesitaría cualquiera que pase por lo que nosotros estamos pasando.

Un país que sufre un ataque terrorista como el perpetrado el 11-M y, sólo sabe responder como hasta hoy han respondido los poderes públicos, es un país incapacitado para defender los derechos humanos de sus ciudadanos; por consiguiente, sus dirigentes carecen de la capacidad y de la responsabilidad necesarias para regir los destinos del pueblo que les confirió tales poderes. A ellos aludía cuando mostraba mi agradecimiento sólo a "una buena parte de la sociedad".

Sinceramente, mi deseo hubiera sido expresar todo mi reconocimiento tanto a la sociedad civil como a lo que califican de poderes públicos, pero los hechos son tozudos, y la realidad que vivimos cuatro años después de la masacre es la ya comentada: ni las investigaciones policiales, ni las parlamentarias ni las judiciales nos han permitido, a fecha de hoy, conocer quiénes, por qué y para qué asesinaron a tantos inocentes e hirieron de por vida a muchos más.

Nos dicen que existe la voluntad para esclarecer la barbarie causa de nuestro sufrimiento; de ser cierto, tengo el convencimiento de que si en la próxima legislatura contásemos con la unidad de los ciudadanos y sus representantes, seríamos capaces de hacer justicia y de prevenir nuevas tragedias. Expreso mi ferviente deseo de que esto sea una realidad en el próximo congreso de víctimas del terrorismo y de que gracias a ello podamos servir de un ejemplo de buen hacer para el mundo entero. Hoy, por las razones que sean, no ha sido posible.

Intervención de Doña Angeles Pedraza:
Hola a todos, buenas tardes,

Lo primero, quiero dar las gracias a la Universidad CEU San Pablo, a todos los organizadores de este congreso y en especial a Cayetano González por darnos voz a las víctimas. Gracias a todos los presentes y un abrazo muy fuerte a las víctimas del terrorismo de todo el mundo.

Como ya han dicho en la presentación, a Miryam, mi hija, la asesinaron el 11 de Marzo del 2004 en el mayor atentado perpetrado en España.

Pero esta vez no voy a hablar de cómo ocurrió ni de como yo viví esta terrible experiencia: hoy quiero contaros cómo me siento después de transcurridos casi cuatro años y de cómo hemos vivido este último.

Hace un año, en el Congreso de Victimas de Valencia, yo decía que el año 2007 iba a ser un año de esperanza, de saber quien o quienes habían pensado, preparado y ejecutado el terrible atentado. Por fin, después de tres años, íbamos a asistir al juicio, un juicio donde descubriríamos que pasó en el 11M.

Pues Miryam: te he fallado. Te he fallado yo, te ha fallado una parte de la sociedad española y, sobre todo, te ha fallado a ti, a los 191 fallecidos y a los casi 2000 heridos, el Gobierno de nuestro país.

He luchado por saber, te lo puedo asegurar, y ha habido muchos amigos que han estado y están conmigo en esa lucha, pero, Miryam, ha habido muchos más intereses para que no sepamos nada.

Hemos vivido casi 5 meses de juicio en los que hemos visto de todo, pero sobre todo hemos visto como han intentado callarnos, cómo nos han mentido y, sobre todo, cómo seguimos sin saber quién es el autor intelectual del atentado del 11-M, cuando lo mas importante en cualquier atentado es el cerebro, no el ejecutor.

Han sido casi 5 meses de desconcierto, de rabia, de impotencia, de dolor, mucho dolor, de críticas, de insultos, hasta de enfrentamientos entre las víctimas.

Hemos tenido que ver cómo en algunas sesiones ha asistido el Director General de la Oficina de Apoyo a las Víctimas, el Sr. José Manuel Rodríguez Uribe, y saludaba y daba su apoyo solamente a una parte de las víctimas. Hemos tenido que ver cómo un día asistió a una sesión el Presidente del grupo socialista en el Parlamento Europeo, Sr. Enrique Barón, para saludar y dar su apoyo solamente a una parte de las víctimas. Y hemos tenido que ver cómo otra parte de las víctimas que no hemos querido tragar con lo que nos decían, no hemos sido visitadas ni apoyadas por ningún representante político, ni del gobierno, ni de la oposición. Pero no importa: hemos tenido unos amigos y amigas que nos han dado su apoyo y su cariño a lo largo de todas esas sesiones.

GRACIAS AMIGOS

Unos cuantos familiares, desde una acusación particular, pedimos que no se condenara al Egipcio, que estaba acusado de autor intelectual, porque no había suficientes pruebas. Tampoco queríamos dejarle libre, simplemente queríamos que se siguiera investigando la verdad, y sólo les falto al Gobierno y a una parte de la prensa echarnos a los leones, algo que me extrañó muchísimo, porque nos critican por pedir más pruebas para condenar a una persona a 38.000 años de cárcel, cuando el señor Zapatero lleva 4 años reuniendo pruebas para poder ilegalizar a un partido del País Vasco amigos de los asesinos.

En la Comisión Parlamentaria de investigación, el señor Rodríguez Zapatero nos dijo: "Está todo claro, ha sido un grupo islamista radical". Sr. Zapatero: ¿un español y dos marroquíes con los perfiles humanos y delictivos que les acompañan son este grupo radical? ¿Es posible que estas tres personas hayan asesinado casi a 200 personas y ocultaran todas las huellas y pruebas del delito? Creemos que el mayor atentado terrorista perpetrado en Europa no se puede saldar con solo estas tres condenas: el ministro de Justicia debe ser valedor de causas justas, no el justificador de investigaciones incompletas, ¿o no?

Querida Miryam, hemos tenido que pasar este año viendo cómo día tras día nos mentían el Sr. Zapatero y su Gobierno, no el Partido Socialista, en el que sigo creyendo que habrá mucha gente honrada que también se ha visto engañada. Hemos visto a lo largo de este año cómo han cambiado las cosas, ahora los malos somos nosotros; hemos visto cómo las querellas se le ponen a un Presidente de la asociación de víctimas y a periodistas que nos defienden y, sobre todo, hemos visto cómo han querido cerrar el 11-M. Me hubiera gustado ver al Presidente del gobierno, el día que se dictó sentencia, dar la cara y decirle a los españoles: "Seguimos sin saber quién fue el autor intelectual del 11-M, pero vamos a seguir investigando y luchando por saberlo". Aunque ya no le creemos, hubiera estado bien. Pero no lo hizo. Dijo que había terminado esa etapa y que había que mirar hacia el futuro. ¿Qué futuro, el de negociar con los asesinos para mantenerse en el poder? Hemos tenido que oír como el ministro del Interior, el Sr. Rubalcaba, nos decía después de dictarse la sentencia que ya había terminado todo y que había que pasar página. ¿Qué pagina, Sr. Rubalcaba? Esto no es un best seller, esto es el asesinato de 192 personas, y hemos tenido que oír cómo el alcalde de Madrid defendía a la fiscal que increpó a las víctimas por pedir la verdad y nos decía que había que mirar adelante. Y yo le pregunto: ¿Cómo podemos mirar adelante, con lo que tenemos detrás?

Ahora, Miryam, dicen que las víctimas del Terrorismo creamos crispación en la sociedad. Pues, Sr. Zapatero, si pedir que se investigue el 11-M, si pedir memoria, dignidad y justicia para las víctimas, es sinónimo de crispación, le aviso que vamos a seguir crispando.

Quiero recordar que los escarnios del terrorismo los sufrimos, ante todo, las víctimas. Y el atentado incruento que día a día se comete, descalificándonos o sacando provecho de nuestra situación como víctimas, lo realizan los que tienen el deber y el encargo político de evitar el terrorismo, de investigar y poner a disposición de la justicia a los terroristas. Estamos como estábamos en marzo de 2004, seguimos sin saber quien decidió el 11-M y seguimos siendo engañados todos los días por un Presidente que ha estado todo su mandato negociando con terroristas. Y, lo que es peor, negándolo. Sr. Zapatero, si usted hubiera asistido a este Congreso, todo esto se lo hubiera dicho directamente, pero me han dicho que ha declinado la invitación, más o menos porque no quiere que le acusen de querer aprovecharse electoralmente por la cercanía de las elecciones. Hasta en esto nos miente, Sr. Zapatero: el año pasado en Valencia tampoco estuvo usted, y créame que he buscado y no he encontrado ninguna campaña electoral por aquellas fechas.

Hemos llegado al IV congreso de víctimas sin saber quien, por qué y para qué asesinaron a mi hija y a otras 191 personas. Por eso, desde aquí les pido que el día 9 de Marzo cuando gane las elecciones el partido que sea, elegido democráticamente por los españoles, no por sustos de última hora ni por una masacre, que por favor no se negocie con terroristas, que se investigue quien preparó el 11-M, que no nos mientan mas y, sobre todo, que no nos escondan e intenten hacernos desaparecer: que no somos peligrosos; que nuestro pecado es ser de víctimas del terrorismo, pero que de verdad nunca hubiéramos querido tener esa condición; que sólo pedimos que no se olviden las mil y pico personas que han muerto en España en los últimos 40 años a manos de terroristas; que se haga justicia y, sobre todo, que no se nos persiga a nosotros, que hay perseguir a los asesinos.

Pero Miryam, yo voy a seguir luchando, voy a seguir saliendo a la calle siempre que tenga que exigirle a este Gobierno, y al que venga, que investigue quién te asesino y, sobre todo, quién dio la orden y por qué, y espero que en el próximo congreso podamos por lo menos, si no saber toda la verdad, saber que lo están intentando y no callando. Porque nosotros, señores del Gobierno, somos los perdedores: hemos perdido, como en mi caso, TODO. Por eso, no se confíen, porque precisamente por esto, lo único que nos queda en la vida para ganar es saber la verdad. Y les aseguro que vamos a luchar por ello, no lo duden.

Muchas gracias.

Intervención de Doña Angeles Domínguez:
Señoras y señores, buenas tardes a todos.

Me gustaría iniciar mi intervención agradeciendo la cariñosa invitación que se me ha brindado para participar en este IV Congreso Internacional de Víctimas del Terrorismo. Gracias a la Universidad San Pablo CEU, que se ha convertido en el medio para que se escuche la voz de las víctimas y, en concreto, de las víctimas que yo represento, a través de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M.

También gracias a todas las autoridades y representantes institucionales que han tenido la deferencia de acudir a este Congreso. Su sola presencia constituye, en sí misma, un apoyo inestimable para las víctimas del terrorismo, apoyo que apreciamos y valoramos. Muchas gracias.

Agradezco también su presencia a todos los que han querido acompañarnos hoy. Me gustaría deciros que vuestro apoyo es imprescindible y necesario para las víctimas del terrorismo en España y en el resto del mundo. Sabed que contáis con toda nuestra gratitud.

Yo me convertí en víctima del terrorismo el 11 de marzo de 2004 …

Recuerdo la primera explosión y cómo el vagón se tambaleaba en la penumbra, iluminado sólo por los chispazos como bengalas de la catenaria que caía junto a las ventanas. Traté de ayudar a varias personas sin saber que, tan sólo tres metros detrás de mi, otra carga explotaría veinte segundos después. Los supervivientes huían hacia el otro extremo del vagón para recibir un segundo impacto aun mas mortífero, que lanzaría a varios de ellos a decenas de metros hacia el exterior por un enorme boquete.

Yo quedé atrapada entre los restos durante 15 minutos y fui trasladada al hospital de campaña, donde una intervención acertada me salvó la vida.

Cuando me mostraron mi imagen tendida en las vías junto a la calle Téllez, fui consciente de lo cerca que estuve de haber muerto…

Yo sobreviví, pero otros muchos perecieron en aquellos trenes.

Nosotros, los heridos, no podremos nunca olvidar lo sucedido aquella mañana y, como el conjunto de la sociedad española, siempre recordaremos a los fallecidos en los atentados.

Ésa es nuestra obligación, porque "en esos trenes íbamos todos" y así lo hemos gritado siempre a los terroristas.

Porque todos somos víctimas potenciales del terrorismo, y creedme si os digo que nadie está exento de ver cómo un día puede cambiar tu vida de forma radical sin que, como hasta ahora , puedas encontrar un motivo o una explicación…

Afrontar una situación así, tan brutal, nos llevó a algunas víctimas a crear la Asociación que presido. Desde los inicios hemos querido trabajar para los familiares de los asesinados y para los heridos. Para todas las víctimas.

Hemos puesto a su disposición psicólogas y trabajadoras sociales para satisfacer sus necesidades. Hemos realizado estudios a los 18 y a los 36 meses de los atentados, en una tarea inédita hasta ahora en España. Con ese trabajo, hemos buscado y detectado las necesidades de las víctimas y hemos querido poner a su disposición todas nuestras herramientas para su ayuda y recuperación.

Nos hemos personado en el juicio como acusación particular y ofrecido asesoramiento legal a todas las víctimas que nos lo han requerido… Pero insisto que nada de esto hubiera sido posible sin el apoyo de las instituciones ni del conjunto de la sociedad.

Hace casi tres meses , los españoles asistimos a la lectura de la sentencia. Nuestra fe y confianza en la Justicia se han mantenido pese a las graves irrregularidades surgidas en la investigación oficial, en la instrucción del sumario, en la Comisión de Investigación Parlamentaria y, finalmente, en el propio Proceso Judicial. Así que podemos afirmar aquí que, lejos de salir del túnel, nos encontramos aún en él, sin referencia exacta del lugar que ocupamos en este instante, tras constatar que aquella luz que observamos no era la del final del túnel, sino la de otro tren que circulaba en dirección contraria.

Podría parecer que el 31 de octubre, fecha de la sentencia, marca un punto y final para todos nosotros, pero este razonamiento no es válido.

Las víctimas convivimos a diario con nuestros recuerdos, con nuestro dolor, pero al mismo tiempo, junto al resto de los ciudadanos, tenemos que exigir a los poderes públicos que lleven a todos los autores y responsables ante la Justicia.

Ni nosotros, ni el conjunto de la ciudadanía, podemos aceptar que no se investiguen los puntos oscuros del atentado ni que queden sin despejar las incógnitas que lo rodean.

No debemos olvidar que el 11-M ha sido un producto mediático, una herramienta electoral capaz de modificar la decisión de muchos ciudadanos.

Por primera vez en nuestra Historia, una masacre ha servido para obtener un resultado electoral que nunca se hubiese producido, sometiendo a shock a gran parte del electorado y movilizando a un sector abstencionista.

La semana pasada, el Sr. González Casanova, catedrático de Derecho Constitucional, afirmaba :

"Sería triste que hiciera falta otro 11M para que la gente fuese a votar como la otra vez "

Desgraciadamente, muchos españoles hoy se harán esa misma reflexión, pero lo terrible es pensar si antes del 11-M otros ya la hicieron.

Quienes se han beneficiado del 11M están bajo sospecha y sólo ellos hubiesen podido disiparla si su actitud hacia las víctimas hubiese sido otra.

La ausencia del Presidente del Gobierno, así como la de todos los ministros del Gobierno de España, en este IV Congreso Internacional de Víctimas del Terrorismo es muy significativa,

pues ratifica de forma definitiva el desprecio de quienes mas se han favorecido de nuestro dolor.

La sentencia no ha despejado ninguna de las incógnitas que se ciernen sobre el 11M sino que ha añadido mas preguntas inquietantes:

¿Quiénes han ideado, planificado y ordenado los atentados?

¿Quiénes son los autores intelectuales?

Todavía no tenemos respuesta, a pesar de tener que leer a nuestro Presidente del Gobierno que la sentencia "ha dejado las cosas en su sitio". Eso dijo en una entrevista hace 10 días…

aunque también reconoció habernos engañado manteniendo conversaciones con terroristas a pesar de afirmar públicamente que los contactos habían terminado…

Al final, el tiempo pone a cada uno en su sitio y eso también deberían saberlo los terroristas que por el momento han quedado fuera del alcance de la Justicia.

Sabemos que el tiempo juega a nuestro favor y en su contra. Por eso, no vamos a parar hasta poner nombres y apellidos a los autores y responsables, para sentarlos en el banquillo de los acusados.

Pero esta empresa va más allá de las víctimas y nuestras asociaciones.

Averiguar la verdad, hacer justicia, tiene que ser un empeño compartido por los poderes públicos, por los medios de comunicación y por el conjunto de la sociedad española.

La Libertad y la Democracia de nuestra más que nunca querida España estarán secuestradas hasta no saber la verdad de lo acaecido aquella mañana fría de marzo.

Ya lo dijo Jesucristo hace dos mil años: La verdad os hará libres

Muchas gracias.

EL ARMA ARROJADIZA DE LA LENGUA QUE ALGUNOS DESENFUNDARON
José Luis Castro UPyD 3 Febrero 2008

En su artículo titulado “La lengua como arma arrojadiza” (El País del 05/01/2008), el profesor Albert Branchadell embiste contra las propuestas lingüísticas del partido UPD (Unión, Progreso y Democracia) y, como miembro de ese partido, en turno de réplica, me es dado contestar amablemente al Sr. Branchadell, a quien conozco desde hace tiempo por sus escritos sobre la materia y a quien ya tuve oportunidad de contestar en su día con un artículo mío sobre el mismo tema(Canal NW nº 17, julio 2007, La Coruña; canalnw@gmail.com), a uno suyo publicado en El País del 08-04-2006.

Todos los ejemplos que nos pone en este nuevo artículo son los conocidos y manidos: Finlandia, Bélgica, y Suiza. En realidad, estos pequeños países son los ejemplos de laboratorio histórico, de casos singulares, los que los propios manuales sobre la materia tratan de casos raros y, como tal rareza, no hacen categoría. Finlandia (que con Luxemburgo forma el ejemplo extraño del llamado “plurilingüismo institucional”) existe como país independiente desde 1919. Bélgica, que lo es desde 1830, como país resultado de las tensiones entre los países circundantes, tiene un régimen denominado de “federalismo lingüístico”, pero ¡ojo!, en gran parte de Bruselas existen dos comunidades totalmente separadas (la flamenca y la francófona), tanto en sus relaciones sociales, como en la enseñanza, en la que, y ¡ojo! de nuevo, existen dos sistemas educativos totalmente separados en todos los niveles, según la lengua, y no creo yo que el Sr. Branchadell quiera esto para Cataluña. Y Suiza es ciertamente antigua, pero es la única Confederación pura existente en el mundo democrático, raro en el concierto mundial, tan “sui géneris” que nadie con un poco se sensatez analítica lo utiliza como ejemplo. Tan raro, y de esto debe tomar nota el Sr. Branchadell, que allí la lengua no es cuestión identitaria, de forma que el plurilingüismo no afecta al patriotismo suizo, digo suizo, y no cantonal, ya que es sabido que “los suizos son muy suizos”, es decir, muy “nacionalistas de estado” como creo diría el Sr. Branchadell. Así que, esos ejemplos que nos pone están totalmente fuera de lugar. Analizados como aquí se hace, incluso se vuelven contra su mentor, y traerlos aquí sólo puede obedecer a la necesidad de sacar precedentes de “lo suyo” de debajo de las piedras. Como ejemplos, son mucho peores si se pretende compararlos con países “mas grandes que pequeños” como España con nación-estado con mas de 500 años, y con fronteras definidas desde entonces.

No puede hacer el Sr. Branchadell referencia a ningún país democrático “de mediano a grande” europeo, ni siquiera a Italia o Alemania, a pesar de que nacieron hace poco mas de 100 años (Italia en 1870, Alemania en 1871) aglutinando unidades inferiores, y oculta, porque debe saberlo, el esfuerzo hecho por los sucesores de Garibaldi para crear el italiano como lengua común (lengua de estado) a partir del toscano, y olvidar todos las demás lenguas regionales de la península italiana. Salvando los ejemplos raros y no traíbles del Sr. Branchadell (al que habría que añadir Luxemburgo), España es hoy, con mucho, el país de la UE que mayor estatuto y protección dispensa a las llamadas lenguas vernáculas o minoritarias. Que se dé el Sr. Branchadell una vuelta por Francia, Reino Unido, Alemania, Italia (excepto unas pequeñitas zonas), Grecia, Portugal, Holanda, Austria, etc. (países ejemplo, estos sí) para que vea como las gastan ahí en esta materia de las lenguas minoritarias. Lo que pasa es que la actitud nacionalista periférica española, dentro de la que se encuentra la deriva con la lengua vernácula es, como dicen, “un niño caprichoso, que cuanto más se le da más pide”. Y seguramente UPD se ha apercibido de que ya es hora de negarle, con la ley en la mano, el siguiente juguete al niño.

Pero fíjense que Branchadell incurre en otra contradicción mas, por no decir perogrullada, al decir en barroca expresión: «En fin, el postulado de la lengua común también niega la realidad de nuestra Unión Europea, para la cual el "instrumento político para la realización dialéctica de la democracia" es precisamente el multilingüismo. Pero lo más remarcable de este postulado no es que contradiga la actividad de Rosa Díez o la de los actuales eurodiputados del PP, que debaten sobre cuestiones que atañen a todos los europeos en ausencia de una lengua común europea; lo más remarcable es que nos lleve sin demasiado disimulo de la estricta igualdad entre los ciudadanos españoles a su estricta jerarquización». Y lo calificamos así, de perogrullada, porque: 1) En la UE se sigue el multilingüismo porque no hay otra posibilidad, ya que no existe una lengua común que conozcan todos los europeos miembros de la UE, de forma que, como se dice en biología, los parlamentarios europeos son multilingüistas estrictos, no facultativos; 2) Ya le gustaría a Rosa Díez, y a todo hijo de vecino con sentido común, hablar en una lengua común europea si la hubiese; 3) Si no hablan en Bruselas en la lengua oficial de su Estado (el español se dice en Bruselas) ¿en qué pueden hablar?; 4) Que en español hablan en Bruselas no solo Rosa Díez y los diputados del PP, sino también los diputados del PSOE, CIU, PNV, etc., ¿cómo es que el Sr. Branchadell no los cita?. En fin.

Lo que si realmente está lejos de todo sentido común es lo que pretenden algunos (no sé si el Sr. Branchadell está en esa misma línea): hablar en lengua vernácula en un foro en el que sí hay una lengua común (como en el Congreso de los Diputados Español, cuestión que yo traté en otro artículo, Canal NW nº 10, diciembre 2006). Otra cosa es que el Sr. Branchadell quiera que a la larga, con los actuales sistemas educativos existentes en aquellas Comunidades Autónomas inicialmente llamadas “históricas” (Galicia, País Vasco, Cataluña), algunos españoles de algunas zonas de España no conozcan lo suficientemente bien (dicen que ya empieza a notarse esto) el castellano (el español, que decía Octavio Paz), para así justificar después un multilingüismo “a lo parlamento europeo” en el Congreso de lo Diputados, y más cosas.

Al decir el Sr. Branchadell que “deberíamos encontrar a Rosa Díez defendiendo el derecho a escolarizarse en catalán/valenciano, gallego o euskera a los españoles de esas lenguas maternas residentes en Madrid -un derecho, por cierto, que hasta ahora no había demandado nadie”, de nuevo está enmarañando las cosas, y aquí no sé si por desconocimiento o con intención. Porque la cuestión es que la tesis que plantea es una falacia, porque tal cuestión no existe. Y es que los derechos lingüísticos de los ciudadanos existen en relación con las lenguas que sean oficiales en el ámbito físico de una determinada Comunidad Autónoma y, que yo sepa, el catalán, el valenciano (que dicen los valencianos, ¿o debo decir catalán/valenciano, como el Sr. Branchadell?), el gallego y el euskera no son lenguas oficiales en Madrid. No sé si con esto el Sr. Branchadell está haciendo campaña de la vieja propuesta de ERC (Izquierda Republicana de Cataluña), de que dichas lenguas vernáculas sean oficiales en toda España.

Pero lo que no puede negar Branchadell es un dato que nadie discute: que antes de las leyes de normalización y demás disposiciones de “implantación-inmersión” de las lenguas vernáculas, es decir, antes de la intervención política sobre las lenguas, no existía problema alguno en la ciudadanía, y la gente era mas feliz que ahora en esta materia, que al final es lo que importa. No había la movida insana de hoy. Que otee pues el Sr. Branchadell en torno a si a ver si ve a los que desenvainaron el arma que dice. Y no negará el Sr. Branchadell que desde las instituciones autonómicas de las tres Comunidades Autónomas citadas existe una preferencia total de la lengua vernácula sobre el castellano, que empieza: 1) por el calificativo de llamarle “propia”, 2) sigue con la legislación vigente, en la parcela de la redacción inicial de esa legislación que ha superado los Tribunales de Justicia y al Tribunal Constitucional; 3) continúa en la parcela de esa legislación que no ha superado esos instrumentos de control del estado de derecho – esto es muy importante, y es cuestión que el Sr. Branchadell pretende desconocer - y que se aplica en gran parte, por la vía de hecho, de la coacción, de la prebenda o puesto de trabajo, o de la subvención (entre las que está la publicación de literatura en gallego para que después se apolillen los libros en los almacenes de las distribuidoras, que me consta). Cientos y cientos de datos podíamos aportarle al Sr. Branchadell. Pero no tenemos espacio ni tiempo.

De forma que, un partido fresco como UPD, con las ideas claras sobre los derechos de los ciudadanos, tiene que hacer: 1) oponerse manifiestamente a lo que decíamos se hace por la vía de hecho; 2) aceptar lo que es legal, como corresponde a un proceder democrático aunque no se esté de acuerdo con la Ley o el Decreto de turno, pero recurrirlos en la vía institucional que fuere; 3) apoyar a todas las instituciones asociativas civiles que defienden, con gran esfuerzo propio, cuestiones similares; 4) y, allí donde el recurso a la legislación y a la Constitución no sea suficiente, promover la reforma de la Carta Magna a estos fines.

De todas formas, no es malo que Branchadell hable de UPD, aún cuando sea para atacarla. Favor que le hace. Y, en todo caso, recordar el episodio del Quijote: «¿ladran?, ¡luego cabalgamos!». Amablemente, de verdad.

José Luis Castro Núñez es Técnico Facultativo Superior de la Administración Pública y candidato de UPD al Senado por La Coruña.

LA REFORMA CONSTITUCIONAL, PRIORIDAD DE UPyD
Rosa Díez augura el fin del "bipartidismo" en su proclamación como candidata
Con la reforma constitucional para cerrar, de una vez, el modelo de Estado, y la eliminación del cupo vasco y navarro como propuestas más llamativas, Unión Progreso y Democracia aprobó el programa electoral y confirmó oficialmente a Rosa Díez, como candidata a la presidencia del Gobierno.
Europa Press Libertad Digital 3 Febrero 2008

Rosa Díez ha sido proclamada este sábado por unanimidad como candidata a la presidencia del Gobierno en las elecciones generales del próximo 9 de marzo por Unión, Progreso y Democracia (UPyD) tras una reunión del consejo político del partido en Madrid, informó la formación en un comunicado.

Díez, que se convierte en la primera mujer que opta a la presidencia del Gobierno y que se ha marcado como objetivo convertirse en la tercera fuerza política en España, afirmó que "se avecina un cambio de ciclo que romperá con la actual tendencia del bipartidismo y se producirá un cambio en el pacto imperfecto", en alusión a los acuerdos que se alcanzan con los nacionalistas.

Además, entre otras decisiones, el consejo político de UPyD aprobó el programa electoral tras debatir más de 14 ponencias y más de 50 enmiendas. Una de las prioridades del programa será la reforma constitucional dirigida a cerrar el modelo territorial del Estado, para delimitar las competencias que habrán de ser de las autonomías y las del Estado, recuperando para éste algunas como la relativa a educación.

También la formación política apuesta por el impulso de medidas encaminadas a reformar la legislación electoral, "para corregir la situación actual que tiende a otorgar el papel de árbitros de la política nacional a formaciones que sólo persiguen el beneficio de una parte, cuando lo la liquidación misma del conjunto de la nación", señaló.

En los fogones de UPyD
POR BLANCA TORQUEMADA. MADRID. ABC 3 Febrero 2008

Los mimbres con los que Unión, Progreso y Democracia (UPyD para los iniciados y «el partido de Rosa Díez» para los legos) está tejiendo el cesto en el que espera recoger los votos suficientes para entrar en el Congreso son, esencialmente, carretadas de trabajo «gratis et amore» y una moral incombustible. No queda otra, en vista de las dificultades de financiación con las que se está topando una fuerza política en pañales a la que los bancos miran como a un mileurista que les pidiera crédito para un chalé en La Moraleja.

Así, cerrado el grifo de las entidades financieras nacionales, los militantes de UPyD (ya más de cuatro mil) no sólo no renuncian a sacar cabeza, sino que, espoleados por una encuesta que les atribuye cuatro diputados (en Madrid, Sevilla, Valencia y Barcelona) esgrimen empuje y entusiasmo.

No hay más que asomarse, para comprobarlo, a la que es desde hace un par de meses la sede madrileña del partido y «central de operaciones», ya en plena ebullición. Un piso en la calle Orense que se convierte en un camarote de los hermanos Marx con trasiego constante y aforo insuficiente en los momentos críticos.

Irrumpe Rosa Díez, pañuelo magenta al cuello, después de una sesión de fotos electorales. Realzada por ese toque del color «corporativo» del partido, el que tiñe su logo, la ex dirigente socialista describe el abismo que separa el «transatlántico» del PSOE en que ha estado embarcada más de media vida de este modesto pero ilusionado empeño: «Aquí te da el viento en la cara, y sabes quién controla el rumbo. Lo otro era subirse a un mamotreto en el que no te dan explicaciones de hacia dónde se va y en el que todos van uniformados».

En su despacho, muebles funcionales un punto por encima del «estándar Ikea», y un sofá casi cúbico rojo pasión. Las estanterías, aún casi vacías por recién estrenadas, exhiben los premios que ha consechado en los últimos años en reconocimiento a su coraje cívico, y una foto escolar.

Con la líder, su «guardia pretoriana», aunque en el partido impera un sentido flexible y distendido (que no laxo) de la jerarquía. Carlos Martínez Gorriarán acaba de llegar de Valencia, la circunscripción en la que será cabeza de lista. Dispara ideas con claridad pasmosa, marca distancias tanto con el PSOE como con el PP, y repasa las finanzas, ya no tan precarias como hace un mes: «Hemos recaudado unos 300.000 euros a través de los bonos suscritos por particulares y unos 100.000 en donaciones. Ahora estamos en conversaciones con Bancos extranjeros. Creen más en nosotros en Europa».
Resume el dircurso del partido en sus puntos esenciales: reforma de la Constitución y una reforma de la ley electoral que corrija el excesivo peso de los nacionalismos en el sistema. «Nuestra campaña dará sorpresas -comenta-, pero será sencilla».

«El mensaje cala con facilidad porque la mayoría de los ciudadanos comparte este discurso, pero lo complicado es llegar a ellos», reflexiona Rosa, consciente de que su concurso les resultaba más atractivo a los grandes medios como disidente del PSOE que como cabeza de UPyD.

Internet, vital
Pero no ceja, y se declara optimista: «Esto quizá no hubiera sido posible hace unos años, sin internet. Ahora los medios digitales y los periódicos gratuitos son una oportunidad para nosotros. Y la queremos aprovechar». Ante el comentario de que ya sería un éxito que únicamente ella, número uno en la candidatura por Madrid, lograse acta de diputada, salta inmediatamente: «Ya hablaremos el día después de las elecciones. Vamos a tener grupo parlamentario, seguro».

Paco Pimentel, miembro también de la dirección de UPyD, es el coordinador de la campaña: «Soy guionista de profesión. Y como la mía es una profesión «discontinua», que permite paréntesis, me he volcado en este trabajo a tiempo completo. Sin cobrar, claro». Es el caso, también, de Ramón Marcos, «ex» del PSC, en el que se asfixió cuando comprobó, junto a otros compañeros, que la reivindicación del bilingüismo en Catañuña era una causa perdida en del socialismo.

En su diseño de campaña, tienen el reto inmediato de la presentación del programa electoral, la semana próxima: «Ha llevado tiempo elaborarlo -explica Gorriarán- porque ha estado abierto a las aportaciones de todos los afiliados y ha habido 12 ponencias y 500 enmiendas». Satisfechos por la «eclosión» del partido en algunas provincias, los dirigentes de UPyD explican cómo van saliendo al paso de las estrecheces económicas para articular su funcionamiento: «Algunos miembros o simpatizantes del partido nos ceden su segunda vivienda para reuniones o jornadas de trabajo, otros nos prestan una sala de un hotel... Así, ya tenemos un nuevo local disponible en Madrid, en la calle José Abascal».

A los impulsores de UPyD lo que les espolea, en medio de tantos obstáculos, es la gente: «Recibimos tan buena respuesta en la distancia corta, en la calle, que pensamos pateárnosla todo lo que podamos». Así, boca a boca y «e-mail» a «e-mail» han ido fichando a un elenco variopinto de candidatos: «Se habla más de Álvaro de Marichalar, nuestro cabeza de lista en Soria, por razones que no vienen al caso. Pero tenemos representantes estupendos en tantos otros sitios... Los del País Vasco son heroicos».

«No viven de la política»
Los miembros de UPyD son de todas las edades y todas las condiciones, «con la ventaja -esgrime Díez, encaramada en la silla de su despacho, con las piernas recogidas sobre el asiento- de que más de un 80 por ciento de nuestra militancia tiene su trabajo y su forma de vida consolidada. No está aquí para medrar en la política. Hay gente de todas las edades».
Aparece en ese momento Mikel Buesa, recién llegado de una entrevista televisiva. Al número dos por Madrid se le ve a sus anchas entre sus compañeros de la dirección del nuevo partido, y dispuesto a batallar donde sea. Un entusiasmo casi adolescente ha cuajado en biografías tan curtidas como la de Buesa, Gorriarán y Rosa Díez. UPyD es su apuesta.

Los serbios eligen hoy presidente entre un candidato europeista y un ultranacionalista
La independencia de Kosovo y la posible entrada en la Unión Europea han sido los ejes centrales de la campaña
AGENCIAS - Belgrado El País 3 Febrero 2008

Casi siete millones de serbios están llamados a las urnas para elegir en una crucial segunda vuelta presidencial entre el candidato ultranacionalista y pro ruso Tomislav Nikolic, y el actual presidente, el reformista europeista Boris Tadic.

Los colegios electorales han abierto a las 7.00 hora local para los que los ciudadanos con derecho a voto llamados a las urnas elija a presidente del país en una segunda vuelta. El 39,9% de los votos de la primera ronda fueron a parar a Tomislav Nikolic, frente al 35,4% obtenido por el actual presidente Boris Tadic.

El ultranacionalista Tomislav Nikolic, uno de los fundadores del Partido Radical Serbio (SRS) y ex miembro del antiguo régimen autoritario de Slobodan Milosevic, ha pedido el voto para ser presidente serbio y cambiar el país.

Nikolic encabeza el opositor SRS desde febrero de 2003, cuando el entonces líder del partido, Vojislav Seselj, se entregó al Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) tras ser inculpado de crímenes de guerra supuestamente cometidos en Croacia, Bosnia y la Voivodina, provincia del norte de Serbia.

Sus críticas, con un marcado acento coloquial, a los reformistas complacen al pueblo, descontento por las lentas mejoras del nivel de vida que éstos les proporcionaron en los últimos años. Nikolic presume además de no ser un ilustrado.

Pero lo que define a este líder ultranacionalista es su discurso sobre la posible independencia de Kosovo. "Nuestro mensaje a los países que reconozcan la independencia de Kosovo será: con vosotros a la distancia, porque nos habéis sacado nuestro corazón", declaró en referencia a que para muchos serbios esa provincia es el símbolo de su identidad nacional. Por ello, Nikolic mira más a Rusia que a la Unión Europea, precisamente la baza que juega el actual presidente serbio, Bors Tadic.

Tadic, líder del Partido Democrático (DS), es el contrapunto a Nikolic: antiguo periodista, profesor universitario y psicólogo, gracias a su imagen moderada y su inclinación por las soluciones de consenso se ha ganado el título del político más popular del país, pero desgastado por una futura independencia de Kosovo.

El primer presidente serbio procedente de las filas de la oposición democrática que derrocó al autoritario presidente Slobodan Milosevic en 2000, se ha tenido que enfrentar al aumento del nacionalismo en Serbia por el problema de Kosovo ha elevado también las posibilidades de que su rival se imponga en las elecciones de hoy.

Para contrarrestar el efecto nacionalista de su rival, Tadic ha esgrimido la entrada del país en la Unión Europea: "Nadie puede impedirnos que defendamos Kosovo y la integridad del país y que a la vez optemos por nuestro futuro europeo. Esta es nuestra política y nuestro plan".

Recortes de Prensa   Página Inicial