AGLI

Recortes de Prensa    Viernes 8 Febrero 2008

Mitos de la «excepción» nacionalista
POR GERMÁN YANKE ABC 8 Febrero 2008

Sobre ETA, Batasuna y compinches de la misma estructura hemos conocido muchos mitos falsos. Uno de ellos, el del «empate infinito»: el Estado democrático no podría terminar con él y se vería abocado a la negociación. Otro, conectado con el anterior: que el imperio de la ley -y por lo tanto la persecución de los pistoleros y sus colaboradores- produciría en el País Vasco la revuelta y una grave inestabilidad. Se pronosticó cuando se inició el proceso de ilegalización de Batasuna y en esta tesis temerosa no estaban sólo los nacionalistas no violentos, sino también otros como los obispos vascos. Se comprobó entonces que era un falso mito como se viene comprobando ahora cuando el Estado de Derecho, liberado del mito de la necesaria negociación (que pasmosamente se había convertido en algo gubernamental buena parte de la legislatura), persigue al entramado de la banda, encarcela a dirigentes de Batasuna o promueve la ilegalización de los alias de ésta como ANV y el PCTV.

Lo que consiguen todas las estrategias basadas en estos falsos mitos es facilitar la fortaleza de la banda y su entramado. Lo que logra el imperio de la ley es colocar a cada uno en su sitio. Al fin y al cabo, hay una mentira según la cual estaríamos ante un «conflicto» político subyacente, en el que ETA sería un agente, y que estallaría en cuanto el Estado actúa ignorándolo. Pero en un escenario democrático no hay otro conflicto que el empeño totalitario de una banda terrorista para subvertir la voluntad de los ciudadanos. Lo que consigue la legalidad es proteger a los ciudadanos ajenos a la delincuencia nacionalista y fortalecerlos ante quienes quieren atentar contra sus derechos y libertad.

Cuando se aplica la ley tal cual es, sin desvirtuarla, es decir, cuando se cumple la voluntad ciudadana, no aparece el «conflicto» político o histórico inexistente, sino que se normaliza la vida ciudadana. No desaparece por arte de magia el empeño totalitario de los violentos, pero ni se produce un contagio general ni se les facilitan las cosas a éstos. Por el contrario, de la mano de los mitos de la posible rebelión ciudadana o de la imposibilidad de que el Estado de Derecho termine con ETA, se les fortalece. La reacción de ANV a su proceso de ilegalización y/o de suspensión judicial de actividades aúna ambas cuestiones: de un lado, la amenaza de los disturbios, de otro la apelación a un diálogo futuro que no podrá ser posible si el peso de la ley cae sobre los que, en nombre de la banda, tendrían que negociar. Es un círculo vicioso pero, desgraciadamente, se ha perdido mucho tiempo, energías y eficacia en la lucha contra el terror mientras el Gobierno se enredaba en los falsos mitos.

Hay otra derivada de la falsa mitología que termina siendo también reveladora. En momentos de confusión y arbitrariedad, el Estado -de la mano del Gobierno- se ha retraído de su obligación de cumplir la ley para conseguir que el nacionalismo no violento se sume a sus propósitos. Pero el drama del nacionalismo vasco es que sólo pervive deslegitimando el Estado de Derecho, el sistema constitucional y la ley.

Si pide «su normalización» es porque su empeño es desmontar las normas democráticas, abrir huecos para sus pretensiones más allá de las instituciones democráticas. Su drama es que precisa a los violentos para forjar mayorías que de otro modo no existirían -como ocurrió en el Parlamento vasco con la aprobación del Plan Ibarretxe- y que la ley democrática juega en contra. Las reacciones contra la persecución legal del entramado de ETA responden a esa tragedia. Hay un perverso uso de las palabras al hablar ahora, ante las encarcelaciones y las ilegalizaciones, de «estado de excepción», como ha hecho el Gobierno autonómico. La única «excepción» sería no aplicar la ley por desesperación o miedo y dejar el terreno expedito a esa mezcla de ensoñación étnica y violencia. Es por eso que apartar a los que vulneran la ley hace al sistema democrático más fuerte y a los ciudadanos más libres.

La insistencia socialista en el diálogo con ETA
EDITORIAL Libertad Digital 8 Febrero 2008

La bochornosa negativa de los socialistas a derogar la resolución parlamentaria a favor de ese eufemismo de la "búsqueda dialogada del fin de la violencia" ya es de por sí lo bastante elocuente. Más, por si lo fuera poco, este jueves, el secretario general de los socialistas guipuzcoanos, Miguel Buen ha afirmado textualmente que "José Luis (Zapatero) y los socialistas lo hemos intentado, y no sólo no nos arrepentimos de ello, sino que estamos orgullosos, y les puedo asegurar que si se diesen nuevamente las circunstancias necesarias volveríamos a intentarlo, pero es obvio, por desgracia, que ahora mismo esas circunstancias no se dan". Una nota posterior del PSE ha venido a ratificar las palabras de Buen, insistiendo –eso sí– en que "en estos momentos, no hay ninguna posibilidad de retomar el diálogo con ETA".

Por mucho que el Gobierno de Zapatero haya negociado con ETA antes, durante y después de la tregua terrorista, y por mucho que pudiera estar haciéndolo también en "estos mismos momentos", no dejemos que las mentiras de los dirigentes socialistas nos impidan ver la triste verdad que entreveran en sus declaraciones. A saber, que hay una disposición confesa –"orgullosa", por lo visto– por parte de los socialistas a jugar un "segundo tiempo" en su negociación con el terror.

¿Hace falta algo más para darse cuenta de que lo de la supuesta confrontación actual del Gobierno de Zapatero con la organización terrorista es, en el mejor de los casos, sólo algo temporal, sólo una "fase", tal y como dijo el propio Rubalcaba?

Zapatero
Sólo los payasos viven de sonrisas
Jorge Valín Libertad Digital 8 Febrero 2008

Los fundamentos económicos de un país, por más vueltas que le queramos dar, no radican en el optimismo, el patriotismo ni la responsabilidad económica de los periodistas nacionales e internacionales, economistas, grupos de presión ni partidos políticos. En estas últimas semanas el presidente del Gobierno y su corte han tildado, con toda la mala baba de la que han sido capaces, de antipatriotas, irresponsables, "cenizos" y pesimistas a todo aquel que se niegue a profesar el mensaje oficial de triunfalismo económico del Gobierno.

Talante, sonrisas y buen rollo son la solución mágica a todos los males de la sociedad civil española según Zapatero. Nadie espera de un político, y menos del Gobierno, que sea profundo, meticuloso o cauto en sus acciones, decisiones ni discursos, pero el presidente del Gobierno ha llevado su enfoque electoral a una situación grotesca y kafkiana. A estas alturas, donde los datos de empleo, confianza del consumidor, producción industrial, inflación, consumo y endeudamiento de las familias se han descontrolado y auguran un futuro nada esperanzador, no tiene sentido seguir pintando un mundo que no existe y que nadie se cree.

Cuando empezaron los primeros indicios de crisis, el Gobierno apostó a la carta de que tales datos no eran más que un bache dentro de una tendencia alcista de la economía y siguieron con su habitual mensaje optimista, pero ahora ya se le ha ido de las manos. Esto es algo que suelen hacer todos los gobiernos del mundo. Por ejemplo, Estados Unidos también actuó de la misma forma ante la crisis subprime.

Todo y así, dentro de todas las barbaridades económicas que ha llevado a cabo el Gobierno Bush, algo positivo se le ha de reconocer, y es que al menos ha aceptado que están pasando por una mala situación económica y que podrían toparse con una recesión. El mensaje ya es oficial. El presidente americano, aliándose con la Reserva Federal, ha presentado un programa de choque de tipo keynesiano, que como demuestra la historia de poco les va a servir y sólo les traerá más inflación. Hemos de tener en cuenta que con la última bajada de tipos oficiales, han dejado los tipos reales en aproximadamente el -1%, el endeudamiento del país es superior al 130% del PIB y la inflación oficial ya duplica el objetivo de la propia Reserva Federal. Expresado de otra forma, se han vuelto más locos de lo que ya estaban, pero al menos son sinceros.

Aquí el presidente del Gobierno no llega ni a eso. Nos dice que todo va a pedir de boca y, a la vez, se contradice prometiendo 400 euros para aliviarnos del mal momento económico, que según él, no existe. Además, aún no sabemos si el dinero prometido será de esa cantidad ni quien lo recibirá. Al final pasará como la renta básica de emancipación, que sólo la percibirá poco más del 5% de las personas que la solicitaron.

El presidente del Gobierno tendría que darse cuenta que el único que vive de sonrisas es el payaso de McDonald's, y que éste no es el más indicado para gobernar un país. Su estrategia electoral de sonrisas, alegría y descalificaciones para quienes no piensan como él podría tener sentido si todos nadásemos en la abundancia, pero los ciudadanos, ahora mismo, estamos en la situación completamente opuesta. El elector puede aguantar muchas cosas, pero suele castigar las mentiras descaradas. El PSOE tendría que saberlo. Una de las causas por la cual ahora gobierna fue el lema: "No nos merecemos un Gobierno que nos mienta". Aplíquenselo.
Jorge Valín es miembro del Instituto Juan de Mariana

Nacionalismo
El humor negro de Zapatero
Jaime Ignacio del Burgo Libertad Digital 8 Febrero 2008

La afirmación del presidente Rodríguez Zapatero de que no se ha detectado ninguna falla o grieta en la cohesión nacional de España no es otra cosa que una muestra del humor negro del presidente.

El presidente Rodríguez Zapatero tiene sentido del humor. Lo demostró en uno de sus últimos mítines cuando dijo: "He pedido un informe al organismo que controla los movimientos sísmicos, y me ha confirmado que en la Península Ibérica no se ha detectado ninguna grieta, ninguna falla y que, por lo tanto, España no se rompe como vienen pronosticando". Al contrario, añadió, "está más fuerte y unida que nunca porque los ciudadanos tienen más derechos y más confianza".

Por desgracia, esta humorada del presidente no puede ocultar que la realidad española es bien distinta. Ocurre que los procesos independentistas no se producen de un día para otro. Lo cierto es que el presidente, en esta legislatura, ha contribuido como nadie a la exacerbación de los sentimientos nacionalistas entre otras cosas porque ha gobernado con el apoyo de los separatistas catalanes, con quienes comparte además gobierno en Cataluña. El Estatuto catalán ha consagrado la existencia de la nación catalana y envalentonado al vicepresidente de la Generalidad de Cataluña que se ha atrevido a poner fecha (2012) para celebrar un referéndum de autodeterminación.

Los republicanos catalanes, al amparo de la permisividad del presidente, calientan motores convencidos de poder arrastrar a los ciudadanos del Principado hacia su aventura secesionista. Los viajes al extranjero del vicepresidente catalán, José Luis Carod Rovira, que se presenta como representante del Gobierno de Cataluña, son cada vez más audaces y transmiten por donde pasa la sensación de que España es una olla a presión a punto de estallar. Sin ir más lejos, hace unos días estuvo en Edimburgo, flanqueado por una representación de Eusko Alkartasuna, para organizar un frente común que agrupe a los nacionalistas vascos, catalanes, gallegos, escoceses, galeses y flamencos (que están a punto de hacer saltar por los aires la nación de los belgas) con la finalidad conseguir de la Unión Europea su pretensión de ser tratados como Estados soberanos. Previamente, había asistido con el presidente del Gobierno Vasco, Juan José Ibarreche, al acto de afirmación separatista en que se convirtió el partido jugado en San Mamés entre las selecciones "nacionales" del País Vasco y Cataluña.

Recordemos que Ibarreche ha lanzado a su vez un órdago al Estado español al anunciar la celebración de una consulta popular para el otoño de este mismo año, tanto si llega a un acuerdo con el futuro inquilino de la Moncloa como si no, para la conformación de un nuevo estatus político para el País Vasco que contemple el derecho a decidir de los vascos. El presidente vasco, con un razonamiento cartesiano, no llega a comprender por qué Rodríguez Zapatero se resiste, por ahora, a negociar con él si, en el marco del proceso de paz, llegó a sentarse con ETA para sustituir el Estatuto de Guernica por un nuevo marco político y conseguir con ello la disolución de la banda terrorista.

Por su parte, los nacionalistas gallegos –también en coalición de gobierno con los socialistas– hacen sus pinitos soberanistas, aunque no hayan llegado todavía al grado de sus homólogos vascos y catalanes.

Con estos hechos –incontrovertibles– y otros muchos que podríamos citar (como, por ejemplo, el desacato a la sentencia dictada en el caso Atucha por el Tribunal Supremo y que ha sido protagonizado por el Gobierno vasco en pleno, el establecimiento de fronteras lingüísticas en virtud de los procesos de inmersión lingüística en detrimento del idioma común de todos los españoles, la quema de retratos del rey, la negativa a dar cumplimiento a la ley de banderas en numerosos municipios gobernados por los nacionalistas y aun por el propio PSOE, o la ofensiva internacional separatista de los gobiernos catalán y vasco) la afirmación del presidente Rodríguez Zapatero de que no se ha detectado ninguna falla o grieta en la cohesión nacional de España no es otra cosa que una muestra del humor negro del presidente.

Cruzada contra los obispos
Las comparaciones de Arcadi
Pío Moa Libertad Digital 8 Febrero 2008

Decide Arcadi Espada en su blog que "la Iglesia no debería tener opiniones políticas y mucho menos recomendar el voto en una u otra dirección. Pero la Iglesia española tiene la fea costumbre de hacerlo y gobierne el que gobierne plantea cíclicamente sus exigencias". Digamos de entrada que esta curiosa tesis la mantenían Hitler y Goebbels ante las "intromisiones" eclesiásticas a raíz de la carta encíclica Mit brennender Sorge. Por supuesto, los jefes nazis podían acertar, en principio, en esta cuestión concreta, pero no fue así: solo revelaban su carácter totalitario. Y, por supuesto también, la Iglesia puede tener opiniones políticas y expresarlas (o no), como cualquier otro ciudadano o asociación.

Lo indignante de Setién o Uriarte, por ejemplo, no es que expresen tales opiniones, resulta preferible que lo hagan del modo más claro y desembozado posible; lo indignante es que defiendan la política de la ETA y el PNV. Pero la mayoría de los obispos (no toda la Iglesia, por desgracia) mantiene, afortunadamente, una posición muy distinta. El señor Espada debiera reparar asimismo en que la Iglesia se ha convertido, a través sobre todo de la COPE, en escudo de las libertades frente a unos políticos que las atacan o no las defienden. Llevamos ya mucho tiempo de campaña mafiosa para silenciar a Jiménez Losantos y a César Vidal, con la complicidad de tantos que, fingiendo situarse en la imparcialidad, critican a los célebres comunicadores e intelectuales en lugar de apoyarlos resueltamente frente una ofensiva tan peligrosa para la libertad general. Contra todos los tópicos cultivados por la izquierda, la Iglesia –es decir, el sector mayoritario de ella, por ahora– defiende la democracia frente a las asechanzas de unos políticos y medios corruptos, afectados o infectados de inclinaciones totalitarias al parecer irreprimibles. Y ese es el hecho evidente, por el que Espada debiera felicitarse.

Espada argumenta así su tesis: "Es curioso comprobar cómo hay críticos muy rígidos de la teocracia islamista que cuando la jerarquía católica interviene en el debate político abjuran por un momento de su rigidez y defienden la libertad de expresión de los obispos. Su contradicción flagrante se ve muy bien con alguna analogía supuestamente trivial. Por ejemplo, la del fútbol. Es fácil imaginar en qué lugar del cielo pondrían el grito si la directiva del F.C. Barcelona llamara al voto independentista. Desde luego no se les ocurriría decir eso tan gracioso de la libertad de expresión ni tampoco eso más gracioso aún: que el Barça sólo habla para sus cofrades."

La comparación no vale, por tres razones. En primer lugar los católicos no denuncian a los islámicos por hablar de política, sino por auspiciar una política totalitaria y antioccidental (y antiespañola, como el gobierno y los secesionistas); en segundo lugar, la directiva del F.C. Barcelona impulsa desde hace tiempo el separatismo, no es ningún secreto; y si no llama abiertamente a un voto determinado, menos aún lo hacen los obispos, que no han incitado a votar a ningún partido, sino a no votar opciones contrarias a la moral cristiana.

Pues, sobre todo, hay una diferencia esencial entre los objetivos y contenidos de la Iglesia y del Barça, morales en un caso, deportivos en el otro. Imaginemos que las autoridades o los jefes de algunos partidos propugnasen la supresión o fuertes restricciones a los clubs deportivos y al deporte. Sin duda las directivas del Barça y de cualquier grupo deportivo tendrían el derecho, y hasta el deber, de oponerse y expresarse contra tal política con la mayor contundencia. Pues bien, a juicio del sector mayoritario de la Iglesia, numerosas iniciativas del actual Gobierno atacan a la moral cristiana (una evidencia, por lo demás), y aquel sector expresa su opinión al respecto. Y como da la casualidad de que esas iniciativas del gobierno –como las de Hitler criticadas por Pío XI– atacan además los principios de la democracia, los demócratas debemos alegrarnos de esta posición mayoritaria entre los obispos.

La izquierda española ha adolecido siempre de un pavoroso vacío de pensamiento, mal rellenado con adaptaciones pedestres y contradictorias de ideas concebidas en el exterior, a menudo en y para circunstancias muy distintas de las hispanas. Ha sido y sigue siendo una izquierda orientada por tópicos simples, cuando no por reflejos condicionados. Uno de ellos, el único que siempre ha unido a todos los izquierdistas –por lo demás enfrentados entre sí hasta la persecución y el asesinato–, es la aversión incondicional a la Iglesia, el deseo incontrolable de excluirla de la sociedad y hasta, retroactivamente, de la historia de España. Ese deseo causó, desde el siglo XIX, incontables crímenes, expolios, destrucciones culturales y una de las persecuciones más sangrientas de la historia. Hechos estos tan dignos de reflexión como faltos de ella en una izquierda, ya digo, casi huera intelectualmente. Defecto de no imposible corrección, esperemos.

Perspectivas (III). Las mayorías absolutas
Pío Moa Libertad Digital 8 Febrero 2008

Parece claro, observando con realismo el panorama político, que la mayoría absoluta de uno u otro partido es muy improbable, aun si no descartable (siempre hemos de movernos en el terreno de las probabilidades y no en el de las profecías, y sin olvidar el aviso de Keynes: “suele suceder lo inesperado, y no lo ineluctable”). Pero en ningún caso una mayoría absoluta despejaría los nubarrones tormentosos que oscurecen nuestro horizonte, formados por la conversión del Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo en su contrario y por la insuficiente denuncia de esa involución antidemocrática del gobierno por parte de Rajoy (insuficiencia, cuando no colaboración). Ganase de ese modo uno u otro partido, la situación tendería casi seguramente a empeorar.

En estas circunstancias, muchos conservadores adoptan una actitud meramente negativa: lo único importante es que Zapo y su banda salgan del poder. No prestan atención a cómo convencer a la mayoría de los votantes y, sobre todo, al hecho de que la alternativa rajoyana no es tal. Actitud típica de las “democracias” a la latinoamericana, favorecedora de los bandazos y la demagogia: solo cuenta echar al contrario.

La colaboración (no rendición) del gobierno con la ETA y los separatistas no viene impuesta por una desgraciada necesidad ni nace de ingenuidades, sino de tópicos ideológicos muy arraigados en nuestra izquierda. De modo similar, la política de Rajoy y los suyos tampoco viene de complejos o ingenuidades. Estos políticos del PP se consideran muy “modernos” y opinan que la modernidad consiste en la primacía de la gestión económica. Sobre ella gira lo esencial de su discurso, olvidando que es precisamente lo único que ha hecho bastante bien el PSOE. Los demás problemas le estarían subordinados y, a decir verdad, los jefes del PP no creen mucho en ellos. Nadie ha podido ver en su partido a un defensor enérgico y claro de las libertades, de la independencia judicial, de la AVT, de la integridad de España… En la práctica han mezclado asuntos importantes y baladíes, han replicado con sordina a las iniciativas anticonstitucionales de Zapo y, finalmente, las han imitado.

Inmediatamente después de las elecciones de 2004 escribí el siguiente artículo. Puede apreciarse que entonces atribuía ingenuamente a ingenuidad la política de Rajoy (otra cosa es que a veces el líder de la derecha parezca vivir en la nubes).

CONTRIBUCIONES A LA DERROTA (15-III-2004)
Pío Moa

En estos momentos me gustaría poder decir que todo lo que he escrito sobre el PSOE estaba dictado por la pasión y era más o menos falso. Pero no. El PSOE no sólo tiene una historia nefasta, sino que lleva tiempo empeorado en la mala vía. Casi hubiera sido preferible que ganara por mayoría absoluta para que, al menos, mermase su dependencia de los partidos nacionalistas. Pero no va a ser así. Las tendencias antidemocráticas y antiespañolas, siempre presentes en el PSOE, difícilmente dejarán de acentuarse, a no ser que una sensación del peligro le lleve a apoyarse en el PP para las cuestiones importantes. Aun así, Cataluña se va a presentar como el gran problema, sumado al de Vascongadas. Porque, no debe olvidarse, el partido de Maragall no es realmente el PSOE. Es otro partido, de corte nacionalista. Y aunque Zapatero ha empezado con palabras conciliadoras, el socialismo español está más radicalizado que en los últimos años, y también más dividido internamente.

Se dice que al resultado de una batalla contribuyen tanto el vencedor como el vencido. Sobre los méritos del vencedor no hace falta hablar: se han basado en la demagogia más agresiva y desvergonzada, confirmando que en España la izquierda sigue siendo extrema. Pero ésta no tendría por qué haber triunfado si no le hubiera ayudado tanto el PP. Ya señalamos algunos en diversos artículos anteriores la increíble estupidez de negarse al debate cara a cara, de presentarse en el mismo plano que el PSOE, el plano de las promesas sin apenas referencias a los logros del pasado. El PSOE sólo podía prometer, porque su pasado es nefasto, y al PP le habría bastado comparar insistentemente ambos pasados para abrir los ojos a muchos, en especial a los jóvenes. Pero no. ZP ha sabido tomar la iniciativa y atraerse a buena parte de los nuevos votantes, frente a la inane respuesta de su contrincante.
El golpe decisivo tiene que ver con la guerra de Iraq. El PP creía que la guerra apenas tendría influencia y que el PSOE cometía un error al recordarla. También aquí ha sido insuficiente, a lo largo de estos meses, la explicación del PP, que, con la excepción de Aznar y pocos más, mostró una cobardía excepcional en su momento y después intentó simplemente olvidar el asunto. La guerra podría haber tenido, de todas formas, una incidencia secundaria si no hubiera sido por el salvaje atentado, tan bien aprovechado por la izquierda contra un PP que se ha defendido tan mal, perdiendo lamentablemente, una vez más, la iniciativa. Le hubiera bastado, en vez de lamentarse de las calumnias y agresiones, con haber señalado con claridad y firmeza que el atentado se dirigía contra España y contra la democracia, causa común de la ETA y Al Qaida, y que quienes pretendían exculpar a la ETA y presentar a Al Qaida como víctima y al PP como asesino, actuaban como cómplices del terrorismo, recordando de paso los métodos de los gobiernos del PSOE al respecto.

Pero los dirigentes derechistas, al margen de su mala explicación previa de la guerra de Iraq, han tenido miedo a “crispar” la situación replicando con la dureza necesaria y poniendo a la defensiva a los acusadores. No se han percatado aún de que, por mucha mansedumbre que mostrasen y mucha información que suministrasen, iban a ser tachados igualmente de asesinos, franquistas, autoritarios, mentirosos y crispadores. Han ignorado la capacidad de la demagogia para enturbiar la percepción de millones de personas. Le conviene a esta gente repasar la historia de la CEDA, que conserva cierta actualidad, como estamos viendo.

El PP representaba en estas elecciones los intereses de la democracia y de la unidad de España. Los representaba, pero no ha sabido defenderlos bien. ¿Vale la pena recordar ahora estas cosas? No se trata de caer en recriminaciones, sino de señalar errores, quizá corregibles. Entender el pasado ayuda a afrontar el futuro.

Negociación con ETA
El trapicheo continúa
GEES Libertad Digital 8 Febrero 2008

"José Luís y los socialistas lo hemos intentado y no sólo no nos arrepentimos de ello sino que estamos orgullosos y les puedo asegurar que si se diesen nuevamente las circunstancias necesarias volveríamos a intentarlo, pero es obvio, por desgracia, que ahora mismo esas circunstancias no se dan". Las palabras de Buen no son ninguna anomalía dentro del PSOE. Más bien representan la posición oficial del partido de Zapatero, que con las afirmaciones de "no existen las circunstancias", no "hay expectativas" reconoce implícitamente lo que ya sabemos; que el diálogo continúa de cierta manera y que continuará de otra en el futuro.

Desde que Zapatero llegó a la secretaría general del PSOE, los contactos con ETA han sido masivos. El diario Público –que ya es decir– ha documentado 66 reuniones entre el año 2002 y mediados de 2007. A efectos de publicidad, éstas han sido de dos maneras. Por un lado las "oficiales", las que se produjeron entre primavera e invierno de 2006, durante la supuesta "tregua". Son las que reconoce el Gobierno. En ellas se produjo el distanciamiento entre Zapatero y ETA que repite machaconamente el Gobierno como prueba de su inocencia. La cosa acabó con el doble crimen de Barajas.

Pero éstas son minoría en relación con el total real. Zapatero negoció masivamente con ETA antes de la tregua; son las reuniones realizadas totalmente en secreto, a escondidas, furtivamente, encubiertamente en España y fuera de nuestro país. Por eso llamamos a este tipo de reuniones trapicheo. Se mercadeó, se negoció y se regateó con multitud de temas a espaldas de los españoles. Zapatero trapicheó con ETA y llegó a compromisos respecto a ANV, a la voladura constitucional y estatutaria y a la anexión de Navarra. Incluso se cambalacheó con toda una declaración institucional de un presidente del Gobierno. Cuando este trapicheo llegó a buen fin, se pasó a las reuniones "oficiales".

Este trapicheo no ha dejado de producirse desde el 30 de diciembre de 2006. En el año 2007 hay documentadas varias reuniones, en las que, entre otras cosas, los representantes de Zapatero han pedido a ETA un nuevo comunicado "aperturista". Y nada ha cambiado con el nuevo año. En 2008, el trapicheo continúa. Como informaba La Gaceta, ya están negociando furtivamente otra vez, todo lo a escondidas que pueden.
A lo que se refiere el PSOE con eso de que "no hay expectativas" o "no se dan las condiciones" es al show de la negociación "oficial", no al trapicheo encubierto que se sigue realizando. Lo que ni Buen, ni Rubalcaba ni Zapatero dicen es que están trabajando activamente para que esas condiciones se den. Y esas condiciones, conviene no olvidarlo, no son ni más ni menos que otro comunicado etarra que el Gobierno pueda vender a la opinión pública como una muestra de buena voluntad de ETA. Mientras tanto siguen trapicheando con los terroristas, a ver si en vez de poner una bomba sacan un comunicado.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Elecciones 9-M
Centristas crispantes
Jorge Vilches Libertad Digital 8 Febrero 2008

La estrategia del zapaterismo es hablar de un PP que ha perdido el centro. Este argumento forma parte del discurso de la izquierda para pretender la deslegitimación de la derecha; un ardid al que recurre con frecuencia incluso desde que hay democracia.

Pero, ¿qué es el "centro"? Ignacio Sánchez-Cuenca ha escrito (El País, 7 febrero 2008) que las dos características principales del centro son "su alta sensibilidad hacia cuestiones no ideológicas [,] y su dificultad para encajar otras dimensiones en el esquema tradicional izquierda/derecha". Pero claro, según ese esquema dado por el citado autor cualquier nacionalista, desde un batasuno hasta un escamot de la Ezquerra, sería de "centro", pero el PP no. La intención del autor –denostar a la derecha– marca el despliegue de conceptos e interpretaciones. No importa, por tanto, la inconsistencia de la definición, sino hacer un llamamiento al electorado de la izquierda: el PP no es de centro, que es tanto como decir subliminalmente que constituye una opción antisistema.

Entonces, ¿qué se entiende por "centro"? Y ya no valen las referencias a organizaciones políticas como la UCD o los democristianos, cuya relevancia en España es actualmente nula. Tampoco son aceptables esos estudios basados en la autoubicación del encuestado entre 0 y 10, ya que funcionan sobre un enorme artificio en el que se utilizan conceptos profundos –libertad, igualdad, derecha, izquierda- con total ligereza y desparpajo. Con lógica, las respuestas suelen ser engañosas porque actúan bajo el dictado de lo políticamente correcto. Y he aquí el "centro".

El "centrismo" sería, entonces, el conjunto de los planteamientos del mundo dialéctico conocido como "lo políticamente correcto". La clave es que ese mundo es un conglomerado superficial y contradictorio que ha configurado la izquierda y, en los últimos años, el universo que abrió Zapatero en 2004. El resultado es que para parecer de centro hay que reproducir el discurso progre y adoptar su pose. De esta manera, cuando se dice que el PP pierde el centro, en realidad, que se aleja de las maneras y los planteamientos del PSOE. La moraleja zapaterina sería: "Usted ha perdido el centro porque no dice lo mismo que yo, que soy de izquierdas."

El meollo de la cuestión es que el PSOE desempolva el fantasma de la extrema derecha e integrista porque crispar y alimentar miedos le consigue el voto de la izquierda radical. Por esto, IU debería denunciar ahora mismo que los socialistas son de centro, porque su existencia depende de ello. Y es que el zapaterismo, ya desde 2002, basa la movilización de su electorado en un discurso alarmista y agresivo, demagógico y superficial. Lo lamentable es que en toda esa estrategia y literatura política zapateresca no queda lugar para un debate sobre propuestas de gobierno o en torno a los modos de gestionar lo público. Sólo hay trazo grueso y degradación de lo político.

Divididos entre varios abismos
Daniel Martín  Estrella Digital 8 Febrero 2008

“Españolito que vienes
al mundo te guarde Dios.
Una de las dos Españas
ha de helarte el corazón”.

Pocas veces se ha retratado tan bien el abismo de ser español como Antonio Machado en esta famosa copla. Obcecados en la incomprensión y ninguneo del contrario, ignorantes de qué sienten o piensan los “propios”, siempre hemos estado perdidos entre las dos Españas, esos conceptos difusos que han impedido que exista una unidad fértil y acogedora. En 2008 la situación es aún peor: a los dos viejos bandos se ha unido un grupo de localismos caciquiles, paletos y separatistas que fragmentan aún más la siempre frágil piel de toro. Por si fuera poco, nunca como ahora las dos Españas se diferenciaron tan poco, nunca sus líderes fueron tan ineptos, nunca las ganas de pertenecer a alguna fueron tan escasas.

La última legislatura, la de José Luis Rodríguez Zapatero, ha sido disparatada. A las viejas ínfulas despóticas del socialismo se ha unido la incapacidad de unos gobernantes de dudosa moral y cierta estulticia. Esta ha sido la legislatura del acoso y derribo de los fumadores, de los librepensadores, de la excelencia, de la exigencia educativa, de los conductores... y de la discriminación positiva a favor de los homosexuales, de las mujeres, de los delincuentes comunes, de los independentistas, incluso de los terroristas, a menudo a costa de dañar los derechos de terceros. Hasta tal punto que el intervenido Tribunal Constitucional da por válida una ley que impone una cuota sexual en las listas electorales; es decir, que para ser candidato se cuenta antes el sexo que la capacidad para el puesto. ¿Para cuándo las cuotas por sexualidad, raza o religión?

Con Zapatero el absurdo español ha llegado a su límite. Estos días se puede oír en la radio anuncios de la Dirección General de Tráfico donde nos advierten que si somos demasiado temerarios al volante o si conducimos borrachos seremos delincuentes cuyos juicios se tramitarán en tan solo 72 horas. Las mismas en las que un chorizo que, por ejemplo, robe el bolso de una señora, tardará en volver a la calle. Hoy en día vale más la pena ser ladrón que conductor. Se ha quebrado el espíritu de la ley penal, la presunción de inocencia y el proceso garantista que se aplica al resto de delincuentes.

Los desmanes del Gobierno del muy rencoroso Zapatero han sido innumerables, sus consecuencias, que se presumen catastróficas, aún de difícil análisis. Pero el próximo 9 de marzo, frente a él se encontrarán los mismos sujetos que perdieron hace cuatro años tras los cuatro días más negros, tristes y pérfidos de la historia reciente de España. Nada ha cambiado desde entonces. Y esa es la única alternativa.

Mariano Rajoy, Ángel Acebes y Eduardo Zaplana pertenecen a la lista de los peores ministros de la Transición: José María Maravall, José Luis Corcuera, José Barrionuevo, Narcís Serra, Celia Villalobos, Pilar del Castillo, Magdalena Álvarez, Miguel Ángel Moratinos, Elena Espinosa, Elena Salgado y un infinito etcétera. Rajoy, como Ministro, nunca hizo, literalmente, nada. Acebes es la cara y la ofuscación del 11M. Y Zaplana es la asunción expresa y grabada de que la política sirve bien al enriquecimiento personal. Tres malos ministros que, sin embargo, sirven de mascarón de proa a un partido político que aspira a regresar a La Moncloa sin sus mejores hombres: Rodrigo Rato, Francisco Álvarez Cascos y Alberto Ruiz Gallardón.

Y el españolito medio, aquel que huye de fanatismos y adhesiones inquebrantables, aquel que posee espíritu crítico y es consciente de lo que todos nos jugamos en las próximas legislativas, se encuentra perdido en un lugar inimaginable, un foso perdido entre numerosos e insondables abismos. Definitivamente, no hay mucho que hacer, salvo jugar a la ruleta rusa de Ciudadanos y el partido de Rosa Díez. Pero, ¿podemos creer que esto servirá de algo?

Afortunadamente, estos ya no son tiempos donde se nos pueda helar el corazón. Ni sentimos a España como lo hacían Manuel y Antonio Machado, ni hace tanto frío como entonces. Las dos Españas no existen de veras, tan solo en las propias necesidades de dos partidos que, aparte de en la asignatura de Religión, no distan prácticamente nada el uno del otro. Su única ideología es el poder, su única ética el nihilismo maquiavélico.

Para consolarnos, también podemos pensar en las elecciones andaluzas. La oposición presenta al perdedor de siempre y el imperator perenne, un peso muy pesado, tiene la impresión de luchar contra una mosca. En Andalucía, menos española ahora gracias a un Estatuto cuya competencia abarca incluso algunos ríos, ni siquiera tienen democracia figurada. Claro que cuando las barbas del vecino veas cortar...

dmago2003@yahoo.es

Pido disculpas a todo el mundo por las mentiras de Zapatero.
Antonio Javier Vicente GilAntonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 8 Febrero 2008

Cada día estoy más seguro de cual es la solución correcta al dilema de si Zapatero es un tonto que se hace el listo o un listo que se hace el tonto. Para mi que la solución es una mezcla de ambas como no podía ser menos, es decir Zapatero es un tontolisto. A veces tiene brillantes ideas, o asume ideas magníficas, o pone en practica cosas sobresalientes pero a las que siempre se les puede buscar la revuelta para entender mejor al personaje. Es brillante proclamar que mentir por el bien de la sociedad y para salvar vidas es un hecho meritorio, aunque confirme de paso que es un mentiroso.

Es una excelente idea elegir como eslogan de campaña lo de “Motivos para creer” porque asociado a su anterior luminosa idea de declararse mentiroso de estado podemos decir que tenemos motivos para creer que ZP es un mentiroso como la copa de un piano. Hoy nos da otra súper mega maxi hiper giga extra cojonudísima idea, pedir lacrimosamente disculpas a los ofendidos por las ofensas de sus adversarios del PP. Eso da mucho juego.

Yo hoy voy a pedir disculpas a muchas gentes por las ofensas de Zapatero a esas gentes.

Pido disculpas a las víctimas de la AVT por todos los machaques que han sufrido por parte de Zapatero y sus mamporreros tipo Peces Barba.

Pido disculpas a los norteamericanos por el insulto que les profirió Zapatero cuando hizo el feo de permanecer sentado al paso de la bandera de USA mientras que se levantó al paso de las restantes.

Pido disculpas a todos los españoles por la perversión mendaz de Zapatero que les ha mentido negando más de 234 veces sus negociaciones con ETA, antes del pacto antiterrorista, en el pacto antiterrorista y después del pacto antiterrorista habiendo dirmado en el pacto no negociar con los de ETA.

Pido disculpas a todos los valencianos por el pitorreo de la vicepresidenta de la Vega empadronándose en una casa vacía en la que no ha vivido, ni vivirá.

Pido disculpas a los ciudadanos de Cataluña que han sufrido la ineptitud de la ministra Alvarez y su jefe Zapatero en la gestión de las infraestructuras de aquella comunidad.

Pido disculpas a todos los parados por la odiosa habilidad de Zapatero para conseguir batir records de paro duplicando el número de parados en un mes de enero desde que se tienen registros.

Pido disculpas a los ciudadanos que buscan alquilar un piso y tienen más de 35 años porque nadie quiere alquilárselo ya que buscan aprovecharse de los 6.000 euros que Zapatero les paga si alquilan su piso a menores de 35 años.

Este tontolisto de Zapatero es una caja de sorpresas, ya solo le falta hacer algo bien y no es que todo lo haya hecho mal, que no es cierto, porque recuerdo una vez que hizo una cosa que fue estupenda, cuando hizo aquello de...... vaya leche, que no me acuerdo.

La vulneración del principio de la jerarquía normativa
Xoán Xulio Alfaya Periodista Digital 8 Febrero 2008

Artículo 9.3 de la Constitución Española de 1978: “La Constitución garantiza el principio de legalidad, la jerarquía normativa, la publicidad de las normas, la irretroactividad de las disposiciones sancionadoras en el favorables el restrictivas de derechos individuales, la seguridad jurídica, la responsabilidad y la interdicción de la arbitrariedad de los poderes públicos”.

El reconocimiento del principio de la jerarquía normativa significa que una norma inferior en el puede contradecir otra de rango superior, de tal manera que si se produce un desajuste entre una norma respeto de otra de rango superior, habrá que resolver la cuestión acudiendo siempre a la norma de rango superior.

En el sistema jurídico español este principio está reconocido en el artículo 9.3. de la Constitución Española, en el artículo 1.2 del Código civil español vigente y en el articulo 6 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, que establece que: “Los jueces y tribunales en el aplicarán los reglamentos el cualquier otra disposición contrarios a la Constitución, a la Ley, el al principio de jerarquía normativa”.

El reconocimiento del principio de la supremacía de la ley es la concreción del principio anterior. En virtud de este principio la ley se impone a cualquier otra norma. También se le denomina principio de “legalidad mínima”, porque exige únicamente que la Administración respete la ley vigente, pero sin que ello suponga que ésta dispone de un ámbito material de reserva.

El principio de supremacía de la ley está reconocido en nuestro sistema jurídico español en tres artículos de la Constitución de 1978:

1. El artículo 9.3 que reconoce el principio de jerarquía normativa.

2. El artículo 97 que establece el sometimiento de la potestad reglamentaria a la Constitución y a las leyes.

3. El artículo 103.1 que impone la sujeción de toda actuación administrativa a la Ley y al Derecho.

La administración pública gallega, sin embargo, conculca a diario el principio de jerarquía normativa e impone a los ciudadanos sus propias normas.

Veamos algunos ejemplos.

Servicio de Normalización Lingüística del Ayuntamiento de Vigo

Vigo, 12 de julio de 2004

A continuación aportamos un pequeño compendio de legislación sobre el uso de la lengua gallega por la administración. Este texto está compuesto por la Ordenanza municipal de normalización lingüística, la Lei del uso del gallego por las entidades locales, la Lei de normalización lingüística, y los artículos relacionados con el derecho al uso del gallego que aparecen en la Lei 30/1992, en el Estatuto de autonomía de Galicia y en la Constitución. Con este texto queremos resolver las dudas de muchas y muchos funcionarios sobre cual debe ser el uso del gallego tanto oral como escrito en el Ayuntamiento de Vigo.

Estos textos fueron enviados a todos los departamentos. Ahora disponemos de ellos en la intranet del ayuntamiento así como de otros archivos con información sobre la lengua y su uso.

También tenéis a vuestra disposición el correo electrónico
ofi.normalizacion@vigo.org
en el que podéis enviar vuestras dudas relacionadas con la lengua, legislación, terminología, uso del gallego, textos para su corrección...

Entendemos que la normalización lingüística es tarea de todas y todos nosotros por lo que confiamos en vuestra contribución personal para su consecución.

1. LEGISLACIÓN DEL AYUNTAMIENTO DE VIGO: ORDENANZA DE NORMALIZACIÓN LINGÜÍSTICA
BOP 17 de mayo de 1989

INTRODUCCIÓN
La principal manifestación de la identidad cultural de un pueblo es su lengua. La Constitución española establece en el artículo 3 que como tal patrimonio cultural “será objeto de especial respeto y protección”.

El artículo 5.3 del Estatuto de autonomía desarrolla todavía más el precepto al encomendarle a los poderes públicos de Galicia que garanticen el uso normal y oficial de la lengua gallega -junto con el castellano - y potencien el empleo del gallego en todos los órdenes de la vida pública, cultural y informativa “y dispondrán –añade- los medios necesarios para facilitar su conocimiento”.

Cuando un estatuto de autonomía otorga carácter oficial a su lengua, está imponiendo obligaciones a los poderes públicos autonómicos. A los poderes públicos se les impone el reconocimiento de la lengua como medio normal de comunicación en y entre ellos y en su relación con los sujetos privados, con plena validez y efectos jurídicos. Ésta es la jurisprudencia del Tribunal Constitucional recogida en el fundamento jurídico segundo de la Sentencia 82/1986.

La Ley de normalización lingüística de Galicia en el artículo 6.4 establece que “La Xunta dictará las disposiciones necesarias para la normalización progresiva del uso del gallego. Las corporaciones locales deberán hacerlo de acuerdo con las normas recogidas en esta Ley”.

En virtud de lo dispuesto en aquel precepto legal el Parlamento de Galicia aprobó la Ley 5/1988, de 21 de junio, del uso del gallego como lengua oficial de Galicia por las entidades locales, que da cumplimiento al mandato estatutario.

En Galicia, donde la inmensa mayoría de la población habla o entiende su lengua, las corporaciones locales poden y deben desarrollar acciones encaminadas a recuperar el uso de nuestro idioma para los usos administrativos. La lengua gallega necesita el reconocimiento oficial previsto en las leyes para que los complejos lingüísticos presentes en nuestra sociedad desaparezcan.

Las corporaciones locales por ser las administraciones más próximas a los ciudadanos son las que más de cerca viven la marginación de la lengua gallega. Es preciso, pues, que los regidores municipales, en primer lugar, corrijan los hábitos lingüísticos existentes del predominio exclusivo de la lengua castellana.

Por considerar que las razones expuestas son suficientes para cambiar las actitudes lingüísticas se le propone al Pleno del Ayuntamiento la aprobación de la siguiente ORDENANZA DE NORMALIZACIÓN LINGÜÍSTICA.

ORDENANZA DE NORMALIZACIÓN LINGÜÍSTICA del AYUNTAMIENTO DE VIGO
CAPÍTULO I
ARTÍCULO I.- 1. El gallego, como lengua propia de Galicia, es el idioma oficial del Ayuntamiento de Vigo.

2. Las actuaciones administrativas realizadas en gallego en el territorio municipal tendrán plena validez y eficacia.

3. Los ciudadanos tienen derecho a ser atendidos y obtener copia o recibir notificaciones de la documentación municipal en el idioma oficial de su elección.

ARTÍCULO II.- El Ayuntamiento de Vigo empleará normalmente el gallego en sus actuaciones administrativas internas y en las relaciones con los ciudadanos y con las entidades públicas sitas en Galicia.

En las relaciones con las personas o entidades radicadas fuera del territorio de nuestra comunidad autónoma, el Ayuntamiento empleará normalmente el castellano u otra lengua oficial del lugar donde residan aquellas.

CAPÍTULO II
DE LAS RESOLUCIONES Y DE LA DOCUMENTACIÓN ADMINISTRATIVA

ARTÍCULO III.- Serán redactadas en gallego:

a). Las convocatorias de las sesiones de todos los órganos colegiados de la Corporación y en especial las del Pleno, Comisión de Gobierno, comisiones informativas, consejos sectoriales y tribunales de oposición y concursos.

b). Las actas de las sesiones de dichos órganos municipales.

c). Las resoluciones del alcalde, de los concejales-delegados y su Libro de Registro.

ARTÍCULO IV.- La documentación de los expedientes administrativos que den lugar a la adopción de los acuerdos y resoluciones referidos en el artículo anterior también serán redactadas y tramitadas en gallego, idioma en el que se elaborarán los modelos de documentos e impresos.

En los planes y procesos de informatización y racionalización administrativa debe tenerse en cuenta dicho objetivo.

ARTÍCULO V.- Los documentos contractuales suscritos por el Ayuntamiento serán redactados en gallego.

Si la otra parte contratante lo solicita o el negocio debe producir efecto fuera del territorio de la comunidad autónoma, también será redactado en castellano.

ARTÍCULO VI.- Sin perjuicio del que para los registros públicos establece el artículo 9 de la Ley 3/1983, en los registros administrativos de las oficinas del Ayuntamiento de Vigo los asientos se harán siempre en gallego, independientemente de la lengua en la que estén escritos.

CAPÍTULO III
ATENCIÓN AL PÚBLICO

ARTÍCULO VII.- Los servicios de la Oficina de Información y demás unidades administrativas que tengan una relación con el público más intensa, promoverán el uso del idioma gallego mediante su utilización como lengua normal de comunicación y información a los ciudadanos de sus derechos lingüísticos, de acuerdo con los criterios de máximo respeto y no discriminación.

Lo dispuesto en el presente artículo también es de aplicación a las empresas o entidades que presten servicios públicos municipales por concesión, arrendamiento o concierto.

CAPÍTULO IV
RELACIÓN CON LAS EMPRESAS PRIVADAS

ARTÍCULO VIII.- Los estudios, proyectos y trabajos semejantes que el Ayuntamiento encargue a terceros dentro del ámbito territorial gallego tendrán que ser redactados en gallego, aunque su finalidad exija la redacción en otra lengua.

CAPÍTULO IV
ANUNCIOS Y PUBLICACIONES

ARTÍCULO IX.- Los anuncios oficiales de la Corporación que se publiquen en el Boletín Oficial de la Provincia, Diario Oficial de Galicia o cualquier medio de comunicación radicado en el territorio de nuestra Comunidad Autónoma, serán redactados en gallego.

Fuera del ámbito lingüístico gallego, la publicidad se hará generalmente en versión doble.

ARTÍCULO X.- Con carácter general, las publicaciones editadas por el Ayuntamiento, tengan o no carácter periódico, y las campañas de divulgación y publicidad, se realizarán en lengua gallega.

ARTÍCULO XI.- Los cargos del Ayuntamiento se expresarán normalmente en gallego en los actos públicos realizados en Galicia , siempre que la intervención sea por razón del propio cargo.

CAPÍTULO VI
TOPÓNIMOS, SEÑALIZACIONES Y RÓTULOS

ARTÍCULO XII.- Conforme a lo que dispone el artículo 10 de la Ley 3/1983 de normalización lingüística, la única forma oficial de los topónimos del territorio municipal del Ayuntamiento de Vigo es la gallega, al igual que la de los demás topónimos de Galicia.

ARTÍCULO XIII.- Los rótulos y señalizaciones de la Casa del Ayuntamiento, de los otros edificios y servicios públicos y de la red viaria municipal serán redactados en idioma gallego.

Cuando el interés general lo requiera, también se podrán redactar en castellano y en otros idiomas.

CAPÍTULO VII
DEL PERSONAL AL SERVICIO DE LA CORPORACIÓN

ARTÍCULO XIV.- 1. La declaración de la oficialidad del idioma gallego exige que todo el personal al servicio de la corporación esté en condiciones de emprearlo en los dos niveles, oral y escrito, en igualdad con el castellano y de acuerdo con la naturaleza de su puesto de trabajo.

2. Para alcanzar este objetivo, se establecen las siguientes reglas:

a). El personal que actualmente trabaja al servicio de la Corporación y no esté capacitado para el uso del gallego de acuerdo con lo dispuesto en el apartado nº 1 del presente artículo deberá adquirir tal conocimiento. Con ese fin el Ayuntamiento desarrollará un programa de actuación y perfeccionamiento.

b). En los procedimientos de selección del nuevo personal se incluirá siempre una prueba de conocimiento de la lengua gallega adecuada al nivel y contenido de la plaza convocada.

c). En los procedimientos de provisión de trabajo, el conocimiento de la lengua gallega tendrá la consideración de mérito preferente.

d). El personal al servicio de la Corporación que haya acreditado el conocimiento del idioma gallego o participado en los programas de formación o perfeccionamiento estará obligado a su utilización en el trabajo de acuerdo con las disposiciones que contiene la presente ordenanza.

CAPÍTULO VIII
RELACIÓN CON OTRAS ADMINISTRACIONES

ARTÍCULO XV.- Las actuaciones realizadas por el Ayuntamiento ante los órganos de justicia se harán en lengua gallega, consignándose siempre por escrito el cumplimiento del art. 7.2 de la Ley 3/1983, de normalización lingüística, referente a la utilización de la lengua gallega por parte de la Administración de justicia.

CAPÍTULO IX
DE LA CREACIÓN DEL SERVICIO MUNICIPAL DE NORMALIZACIÓN LINGÜÍSTICA Y LA RESPECTIVA COMISIÓN INFORMATIVA.

ARTÍCULO XVI.- Para dar cumplimiento al espíritu que anida en esta Ordenanza se creará un Servicio Municipal de Normalización Lingüística y una Comisión Informativa.

Con dos cojones.

In English, bitte. Obrigada
POR IRENE LOZANO ABC 8 Febrero 2008

A pesar de las apariencias, no vivimos en un país con una lengua oficial y otras tres o cuatro cooficiales, sino en la Unión Europea, con sus veintitrés idiomas oficiales a la puerta de casa.

Habrán notado que cuando las directivas de la UE tienen consecuencias incómodas, a nuestros gobernantes les basta con apostillar: lo manda Bruselas. Y chitón. Pues bien, si hay una política europea que ha cobrado un interés creciente con las décadas y las ampliaciones es la promoción del aprendizaje de idiomas. El multilingüismo se estimula por necesidades prácticas de comunicación, para facilitar la movilidad de los ciudadanos, el crecimiento económico y la integración. Pero no menos por cuestiones de principio. Forma parte de la filosofía de la UE el considerar que el multilingüismo tiene un significado político: es la medida de su transparencia y legitimación, ya que se considera imprescindible tanto para hacer llegar sus decisiones a los ciudadanos como para que un pescador maltés pueda dirigir una petición a los organismos europeos en su idioma.

Legitimar un proyecto político es una tarea excesiva para una lengua, incluso para veintitrés, a menos que se les atribuyan poderes curativos y se aspire a que ensalmos multilingües restañen el déficit democrático de la UE. Pero probablemente no seríamos europeos si no concediéramos a las lenguas, a la palabra, esa importancia, mágica o racional, que se puede rastrear desde la Grecia clásica, la cultura del logos por excelencia, hasta el psicoanálisis.

Resulta difícil pensar en otra política que suscite un mayor consenso nacional, ideológico o partidista en toda la UE, lo cual hace más desalentador que haya calado tan poco en España. En Europa una media del 50% de los ciudadanos conoce otra lengua, según afirmó recientemente el comisario europeo de Multilingüismo, Leonard Orban, a su paso por nuestro país. Más de un español sabe lo que se siente al preguntar por una dirección a un holandés o un danés que ofrece el inglés, el francés o el alemán como alternativa al lenguaje gestual, y tener que enmudecer impotente por miedo a que un yes, un oui o un ja -hasta ahí, más o menos, llegamos- desencadene una respuesta cabalística.

El 65% de los españoles no habla ningún idioma y sólo el 22% afirma conocer el inglés, según un estudio del CIS de 2007. Mayores son aún el desconocimiento del francés (77%), el italiano (91%), el portugués (94%) o el alemán (95%). Esta ignorancia no representa sólo una desventaja competitiva grave, es además un lamentable empobrecimiento cultural. El aislamiento histórico de España, la tranquilidad de hablar una gran lengua con la que somos entendidos en medio mundo, la cultura del doblaje, ayudan a explicar nuestra lejanía de Europa, pero no la justifican. Tomando como referencia el mejor de los casos, nos queda la mitad del camino para ponernos sólo a la altura de nuestros vecinos europeos. Partíamos de una situación pésima: los idiomas apenas se impartían en la escuela hace 30 años. Ahora hemos conseguido que se enseñen, sólo nos falta que se aprendan.

Hace seis años Bruselas puso como objetivo el dominio de dos lenguas además de la materna. Los ministros de Educación de la UE se reúnen este mes para discutir sobre multilingüismo y tienen sobre la mesa una nueva meta: que los ciudadanos adopten como materna una segunda lengua para que lleguen a manejarla con idéntica destreza. Cuando nosotros no hemos llegado aún al aprendizaje de los idiomas, en Europa se habla de adoptarlos. No tiene valor estadístico, pero entre los amigos de mi hijo que llevan nueve años -¡nueve años!- estudiando inglés en el colegio, sólo pueden mantener algo parecido a una conversación los que toman clases particulares. Esto tiene un solo nombre: fracaso. Ya es hora de que los ciudadanos sepan que la política lingüística de un país no se reduce a forcejear para colar en el Congreso un discursito en la lengua propia. La política lingüística que necesitamos es la que nos saque de estas estrechas fronteras geográficas y mentales. Y, por cierto, lo manda Bruselas.

ETA explosiona una mochila bomba en los juzgados de Bergara como respuesta al ingreso en prisión de Barrena y Urrutia
Un artefacto explosivo estalló a las 00.20 horas de esta noche en la puerta de los juzgados de la localidad guipuzcoana de Bergara, causando importantes daños materiales en la entrada del inmueble, según informó a Europa Press un portavoz de la Ertzaintza. De esta manera, ETA reaparece en el que supone su primer atentado en lo que va de año y después de que el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ordenara ayer el ingreso en prisión de los dirigentes de Batasuna Pernando Barrena y Patxi Urrutia, detenidos el pasado lunes, y en pleno proceso de ilegalización de Acción Nacionalista Vasca (ANV) y del Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV).
Europa Press Estrella Digital 8 Febrero 2008

Madrid
Agentes de la Ertzaintza inspeccionan esta mañana el juzgado de paz del municipio guipuzcoano de Bergara para recabar datos sobre el potente artefacto que explosionó de madrugada y causó importantes daños en la puerta de acceso del local, los comercios cercanos y vehículos aparcados en las inmediaciones.

Fuentes del departamento vasco de Interior han explicado que los agentes han acudido al citado juzgado a primera hora de la mañana para realizar una inspección ocular del lugar con la luz del día y recabar posibles evidencias sobre el atentado.

La explosión se ha producido sobre las 00:20 horas de hoy, veinte minutos después de que una llamada a los bomberos de Oñate alertara de la colocación de un artefacto en la sede del citado juzgado.

Sin embargo, para esa hora la Ertzaintza ya había desalojado el edificio del juzgado y otras viviendas de la zona puesto que los vigilantes de seguridad del inmueble se han habían percatado de la presencia de una mochila sospechosa junto a la puerta de acceso y habían alertado a la policía vasca.

El comunicante que avisó de la bomba, quién en ningún momento dijo hablar en nombre de ETA como sí ha ocurrido en otros atentados, aseguraba que la explosión se iba a producir en escasos minutos a medianoche, si bien, finalmente, se retrasó hasta las 00:19 horas.

Así, el edificio estaba vacío y no se produjeron víctimas, si bien los daños materiales han sido importantes tanto en el juzgado, como en establecimientos de las cercanías y turismos aparcados en la zona.

Además, la Ertzaintza ha dispuesto un dispositivo de seguridad en torno al edificio y ha iniciado la pertinente la investigación sobre este atentado.

Otras acciones
Una de las últimas acciones de la banda terrorista ETA tuvo también como objetivo unos juzgados. Así, el 16 de este mismo mes, ETA hizo explotar un artefacto de parecidas características contra el Juzgado de Paz de Sestao (Vizcaya), ocasionando cuantiosos daños materiales en las viviendas adyacentes de 31 familias de dicho municipio.

Anteriormente, el 24 de diciembre, a la hora en la que el Rey pedía en su tradicional discurso de Navidad unidad a los partidos políticos en la lucha contra el terrorismo, ETA colocó una bomba compuesta por 5 kilos de explosivo contra una de las dos casas del Pueblo que el PSE tiene en la localidad vizcaína de Balmaseda.

Además de reventar la sede socialista, los efectos del atentado alcanzaron de lleno a numerosas viviendas. Ambas acciones fueron reivindicadas por la organización terrorista en un comunicado el pasado día 2 de enero. Previamente, el 14 de diciembre, la banda terrorista amenazó a través de un comunicado a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y reivindicó el asesinato de los agentes de la Guardia Civil Raúl Centeno, de 24 años, y Fernando Trapero, de 23.

Ambos murieron tras ser tiroteados por tres etarras -dos hombres y una mujer- en Capbreton (Francia) el 1 de diciembre. ETA perpetraba de esta forma el primer atentado con víctimas mortales desde que la banda oficializara el 5 de junio a través de un comunicado la ruptura del alto el fuego permanente. Desde entonces, la banda terrorista ha cometido otros seis actos terroristas.

El último con heridos tuvo lugar el pasado 9 de octubre en Bilbao, cuando ETA colocó una bomba lapa en el automóvil que conducía el escolta Gabriel Ginés Colás, de 36 años y natural de Zaragoza, que sufrió quemaduras de segundo y tercer grado. Previamente, el 24 de agosto pasado, la banda terrorista perpetró un atentado con furgoneta-bomba contra un cuartel de la Guardia Civil en Durango (Vizcaya), en el que dos agentes resultaron heridos leves.

Las últimas víctimas mortales
Las últimas víctimas mortales de ETA se remontan al 30 de diciembre de 2006, cuando con la tregua aún vigente fueron asesinados en el aeropuerto madrileño de Barajas los ciudadanos ecuatorianos Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio. Tras el comunicado de ruptura del alto el fuego permanente, el 25 de julio ETA colocó dos pequeños artefactos en las inmediaciones del recorrido que ese día hacía el Tour de Francia por Navarra sin causar heridos ni daños materiales.

El 24 de agosto, la banda terrorista atentó con una furgoneta-bomba cargada con entre 80 y 100 kilos de explosivo contra el Cuartel de la Guardia Civil en Durango, ocasionando heridas leves a dos agentes del Instituto Armado e importantes daños materiales. Dos días después, el 26 de agosto, una furgoneta apareció destrozada en Castellón fruto de una explosión. Este vehículo pertenecía a un matrimonio de Orio (Guipúzcoa) que junto con su hijo fueron secuestrados en las Landas.

Los terroristas pretendían repetir el 'modus operandi' del atentado de la T-4 y mantener retenidos a los dueños hasta cometer un atentado y evitar que denunciasen el robo. El 2 de septiembre, un artefacto de escasa potencia explotó a la altura de Fuenmayor, en La Rioja, en la AP-68. En esa fecha, un comunicante que dijo hablar en nombre de ETA llamó a la DYA de San Sebastián para alertar de la colocación de cinco artefactos en otras tantas carreteras de la red nacional, coincidiendo con la operación de regreso de vacaciones.

El 9 de septiembre, ETA informó en una llamada al diario 'Gara' de la colocación de un artefacto explosivo en la sede de la delegación de Defensa de Logroño previsto para estallar a las 23.30 horas. Se trataba de un coche bomba que finalmente no explotó por un fallo del cordón detonante y que estaba cargado con 61 kilos de explosivo. El vehículo había sido robado el 3 de septiembre en Francia.

En la madrugada del 26 de septiembre, la banda terrorista hizo explotar un artefacto de escasa potencia frente a la comisaría de la Ertzaintza de la localidad guipuzcoana de Zarautz, que no provocó daños personales aunque sí importantes desperfectos. Días después, el 9 de octubre, ETA colocó una bomba lapa en el automóvil que conducía Gabriel Ginés Colás, de 36 años y natural de Zaragoza. El escolta, que sufrió quemaduras de segundo y tercer grado, protegía al concejal del PSE de Galdácano Juan Carlos Domingo, quien se encontraba de viaje.

El coche de Ginés estalló alrededor de las 13:30 horas en el barrio de La Peña (Bilbao). La onda expansiva causó heridas leves a otras tres personas que fueron atendidas en el lugar del atentado por los servicios sanitarios y que presentaban lesiones localizadas en los oídos. La explosión, que calcinó el coche del escolta, alcanzó también a otros vehículos y contenedores cercanos.

El último atentado tuvo lugar el 11 de noviembre, cuando la Ertzaintza desactivó dos bombas de cinco y tres kilos de cloratita colocadas por ETA en el exterior del edificio de los juzgados de Gexto (Vizcaya). Los terroristas avisaron previamente de la colocación de la primera, pero no así de la segunda, ubicada en una papelera cercana a los juzgados.

Un día después, un artificiero de la policía autónoma vasca sufrió la amputación de cuatro dedos de la mano izquierda cuando manipulaba dicho artefacto. La Ertzaintza identificó a Jurdan Martitegi Lizaso y Arkaitz Goikoetxea Basabe como los presuntos autores de este intento de atentado. Ambos habrían participado también en la acción terrorista del pasado agosto contra el cuartel de la Guardia Civil de Durango.

Aparte de estas acciones terroristas, el día 6 de enero fueron detenidos en Arrasate-Mondragón (Guipúzcoa) los etarras Igor Portu y Mattin Sarasola, que se encuentran en prisión por su relación con el atentado de la T-4 que acabó con la vida de dos ecuatorianos.

La detención de estos dos miembros del comando Elurra de ETA permitió además la localización de dos zulos de la banda terrorista con explosivos en Lesaka (Navarra) y Huesca. El zulo de Lesaka, en el que se hallaron 26 kilos de explosivo, estaba situado a 500 metros de la localidad navarra, en la casa que se estaba construyendo Martin Sarasola.

Asimismo, la noche del 7 de enero finalizó el registro de un primer zulo vinculado también a estos dos presuntos terroristas en Sabiñánigo (Huesca). En este lugar se encontraron más de 125 kilos para la fabricación de material explosivo. Además, el pasado día 31 de enero se localizó un barril de cerveza en la localidad vizcaína de Getxo que contenía unos 30 kilos de explosivo.

Rubén Múgica: ‘Hay una parte “muy sustancial” del PSOE que “ha renunciado” a combatir a ETA’
 Minuto Digital 8 Febrero 2008

Rubén Múgica, hijo de Fernando Múgica Herzog, el abogado y militante socialista asesinado a manos de ETA hace 12 años, ha afirmado que hay una parte “muy sustancial” del PSOE y del PSE que “ha renunciado” a derrotar a la banda terrorista ETA, y cuyos miembros desean que se vuelvan a dar las condiciones necesarias para retomar “al diálogo y a la negociación”.

En declaraciones a Onda Cero, Múgica ha apuntado que dentro de esta “parte sustancial” del PSOE se encuentran dirigentes como Jesús Eguiguren, presidente del PSE, o el secretario general del PSE-EE de Gipuzkoa, Miguel Buen, quien ayer defendió en el ‘Forum Europa Tribuna Euskadi’ que el Gobierno central “volvería a intentar” negociar con ETA si se diesen condiciones, que ahora “no se dan”, y horas después aclaró su intervención en un comunicado, donde dijo que “no hay ninguna posibilidad” de dialogar con ETA.

A juicio de Múgica “cuando uno se instala en la renuncia a combatir a la banda, se instala en esa política turbia del diálogo, la negociación y la conversación”. Y ha añadido que existe un sector político que “cuando ve que las cosas no salieron” como pensaba, “se pone a la cabeza de las manifestaciones contra” la organización terrorista, y al final, ha insistido, pierde “credibilidad”.

Refiriéndose a las palabras del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien en una entrevista en el diario ‘La Razón’ reconoció entender que a las víctimas del terrorismo “les resulte duro el proceso de diálogo” entre el Ejecutivo y ETA, Múgica ha confesado que “no ha sido tan doloroso el proceso” como “el trato que se ha brindado a las víctimas”. “Se nos ha insultado y despreciado por decir que nuestra apuesta no era la del apaciguamiento de la banda, sino la de su derrota, la de la victoria del Estado frente a los criminales”.

En cuanto al artefacto explosivo que ha estallado ante los juzgados de la localidad vizcaína de Vergara y colocado presuntamente por un miembro de ETA, ha considerado que si la organización terrorista “no asesina y no comete más atentados” es porque “no puede”. De este modo, ha recalcado que la “voluntad y determinación” de la banda es “estrictamente criminal”, y ha rechazado “que esté en algún cálculo, al que por cierto, pretende agarrarse algún dirigente del PSOE”.

En este sentido, ha celebrado la “política de firmeza” que se está realizando en estos momentos en la lucha contra el terrorismo y agregó que es la única vía que conducirá a “la derrota de la banda”.

Crean una plataforma en internet para evitar que Zapatero repita
D. P. ABC 8 Febrero 2008

MADRID. «¡Hola! Acabo de romper con Zapatero. Consciente de que ha sido el peor presidente de Gobierno de la historia de nuestra democracia, acabo de unirme al movimiento «Yo rompo». Haz posible el derrocamiento de Zapatero. Firma AHORA desde: http//www.yorompo.org».

Este mensaje ha empezado a circular por correo electrónico. Es el texto tipo que ofrecen los organizadores para adherirse a una campaña de comunicación «atípica y sin precedentes que pretende influir en el proceso electoral». Sus promotores -Ignacio Arsuaga, presidente de HazteOir.org, y Alejandro Campoy, portavoz de yorompo.org- la califican de «auténtica rebelión cívica para evitar que Zapatero repita como Presidente».

El lema elegido para la iniciativa es deliberadamente contundente: «Rompe con Zapatero. Tienes otras opciones». Y es que, como aseguran sus autores: «Queremos que la gente, cuando salga a votar el 9 de marzo, lo haga con pleno conocimiento de causa. Que sepan que cuatro años con Zapatero han marcado a España. Ha conseguido imprimir su marca imborrable en la familia española, en la vida de los no nacidos, en la imagen exterior de nuestra nación, en el sistema territorial, en la Educación y en la propia Constitución».

Sólo hace 24 horas que se ha puesto en marcha el proyecto y ya han recibido más de 600 donativos de ciudadanos anónimos y por encima de los 10.000 votantes se han inscrito a la plataforma.
 

Recortes de Prensa   Página Inicial