AGLI

Recortes de Prensa    Sábado 9 Febrero 2008

Es todo política
Mesa por la Libertad Lingüística libertadlinguistica.com 9 Febrero 2008

Cuando ayer iniciábamos los preparativos para la concentración convocada bajo el lema “Por la libertad lingüística. No a la imposición” fuimos recibidos por un grupo de individuos muy jóvenes, aunque parece que bajo la dirección de otro de mediana edad y poco pelo, que nos interpelaron y empezaron a insultarnos. Al parecer hemos invadido su tierra y no respetamos su idioma. Aquellos chicos no tenían callos en las manos. Tienen un concepto de tierra y un vínculo con ella verdaderamente espiritual.

En la comunicación preceptiva a la Subdelegación del gobierno habíamos hecho indicación sobre medidas de protección del derecho de reunión que íbamos a ejercer porque no podíamos imaginar que íbamos a merecer tanta atención de los enemigos de la libertad -y esto sí que no es una metáfora-

Sin embargo, la policía debía saber más que nosotros, pues ya media hora antes había una discreta vigilancia. Es amargo e inevitable recordar ahora que comentamos la seguridad que nos inspiró entonces aquella presencia, que no habíamos creído necesaria.

Mientras desplegábamos nuestros pobres preparativos -una megafonía ronca, inútil, y una pancarta con el lema anunciado- la presión de los jóvenes batasunos fue adquiriendo el aspecto que definitivamente iba a tener: una contramanifestación organizada, con el propósito y los medios para impedirnos el ejercicio de nuestro derecho.

Lo que no sabíamos entonces es que iban a contar con la pasividad gubernativa. La policía concentró en el lugar una fuerza notable, superior a la estrictamente precisa para neutralizar a los batasunos, estimados en cien por los propios agentes.

Sin embargo se limitó a seguir el modelo “ertzaino”: interponerse entre los ciudadanos que pretendíamos ejercer el derecho de reunión pacífica y sin armas en legal forma, previa comunicación a la autoridad competente -es un decir- y quienes se habían concertado en número y con medios suficientes para impedírnoslo. Actuó aquella 'fuerza de interposición' con la exquisita neutralidad propia de quien media entre dos extremismos equiparables: el de quienes pretenden ejercer un derecho fundamental, y el de quienes pretenden impedírselo, y se asegura de que los insultos, amenazas y coacciones de los segundos no pasen del sonido al tacto.

El sonido fue suficiente: imposible leer el comunicado de la organización a los ciudadanos que habían acudido a la convocatoria, bajo la fanfarria, la grita, la gaita y la pandereta de aquella centuria joven y vigorosa de voces y odio. Pero cuando ya abandonábamos por imposible la concentración programada y el “frente” se expandió demasiado para mantener el control, los batasunos pudieron demostrar lo que hubieran hecho sin la interposición policial, agrediendo a dos jóvenes brutalmente (¿o es que hay otra manera de agredir?). La noticia se propagó por la concentración centrifugada.

Cuando, vista la imposibilidad de desarrollar el acto manifestamos nuestra perplejidad al jefe de la fuerza de interposición por su pasividad ante la conculcación flagrante de un derecho ciudadano nos dijo “tienen ustedes todos los derechos del mundo ...” . Todos menos el que se nos había impedido ejercer ante sus narices.

La gente nos decía que debíamos llamar a la policía para denunciar lo que estaba pasando -las buenas gentes tienen una fe ciega en el estado de derecho, contra toda evidencia- pero es que la policía, o, al menos, un nutrido número de individuos de uniforme y medios antidisturbios, YA ESTABA ALLÍ. En consecuencia, tenemos un problema.

No es que el estado haya agotado sus recursos en normalización lingüística y ya no quede nada para seguridad ciudadana. No: al menos hubo allí medios más que suficientes para imponer el orden y restablecer el derecho. El problema es saber si la inhibición del chulo de bar con uniforme se debía a su propia iniciativa, o si, simplemente, simpatizaba con las instrucciones recibidas de la autoridad competente. Y tenemos un indicio: al final, atónitos por lo sucedido, preguntamos a un agente que custodiaba un furgón vacío si tenía noticias sobre la agresión que corría en boca de la gente: aunque muy parco en palabras nos dijo que uno de los agredidos había sido conducido a un centro médico, y que buscaban a los agresores. Aprovechando esta brizna de simpatía, le planteamos el esquema jurídico de los hechos que había presenciado y le preguntamos si siempre “actúan” igual.

Entonces nos obsequió con tres palabras de claridad cegadora: es todo política

Y ya no fue posible arrancarle ni una más. Ni falta que hizo.

1ª/5 alocución en la 1ª/5 concentración por la libertad, contra la imposiciòn lingüística
Mesa por la Libertad Lingüística libertadlinguistica.com  9 Febrero 2008

Ayer no pupdimos pronunciar las siguietes palabra ante los asistente a la concentración que habíamos convocado .Confiamos en que el próxmimo viernes podamos leer el comunicado correspondiente:

I/V
I Estimados conciudadanos: muchas gracias por haber venido a manifestar vuestra exigencia de libertad y vuestro rechazo a la imposición en un aspecto tan personal, tan propio de uno, como es el habla, la expresión mediante el lenguaje convencional, en todos los órdenes de la vida social.

Quienes se han erigido en jueces y censores de los usos y costumbres de los demás en este aspecto, llevan muchos años afeándonos la conducta, urgando en nuestro sentimiento de culpa, imputándonos autoodio, ofreciéndose a liberarnos de él con tal de que nos pleguemos a su capricho, y programando sistemáticamente la limpieza lingüística, ya mediante la coacción, como en la enseñanza, en la administración, y en todo lo que controlan desde el poder, ya mediante una propaganda ofensiva, que establece una lengua buena y otra que ni debe mencionarse.

Este plan totalitario no admite exenciones ni excepciones, lo abarca todo y se pretende imponer a todos, en toda ocasión; y donde no puede imponerse de golpe, empuja y presiona incesantemente.

El poder normalizador se ha arrogado una tarea ingente, inacabable, como los trabajos de Sísifo, porque cada gallego que nace, cada inmigrante que llega, es un presunto anormal, y debe ser normalizado, desde antes de nacer hasta después de su muerte:

El poder normalizador, con los impuestos que pagamos todos, se ocupa:

De adiestrar a las futuras madres como agentes de su paranoia
De los nombres que se deben poner a los niños,
de las canciones de cuna,
de los juguetes, las muñecas que desconocen la lengua propia,
de las guarderías, desde su mismo nombre concebidas por y para la lengua, y como instrumento explícito de substitución de la lengua materna si no es la “propia”, …

[A todo esto llaman “normalización sin complejos”, es decir, sin vergüenza]

Se ocupa de la escuela infantil, con inmersión coactiva en no menos del 50 % del tiempo lectivo de toda la escolarización obligatoria, con inmersión forzosa al menos en todas las materias troncales, es decir: en todas las que justifican la existencia de la escuela. de la enseñanza superior, con planes agresivos de propaganda en las tres universidades, tendentes a la deslegitimación del uso libre de la lengua española, para convertirla en excepcional, residual, socialmente rechazable en la mentalidad de generaciones enteras educadas en el colectivismo identitario,

Pervirtieron la inspección educativa, poniéndola al servicio de su linguomanía, mediante la amenaza al disidente lingüístico,
pusieron fuera de la ley a todo empleado público que no acatase el nuevo régimen linguocrático.

Se alzaron con el monopolio de la toponimia, expulsando e la oficialidad el nombre del lugar en el que hemos nacido o en el que vivimos, incluso en “la otra” lengua.

¿Con qué derecho?
No les importó contradecir a la Academia ni pisotear la gramática de la lengua innombrable, a la que ampliaron su incompetencia, inaugurando una legislación estúpida, que sólo puede producir desarrollos estúpidos, como todo lo que deriva de un principio gravemente erróneo:

que el estado pueda y deba intervenir en los hábitos lingüísticos de los ciudadanos mediante imposiciones, prohibiciones o incentivos, mientras descuida tareas esenciales que le son propias mediante esta crónica e incalculable malversación.

Condicionan el empleo de todos los trabajadores, no sólo de los empleados públicos, a consideraciones lingüísticas: a través de los pliegos de condiciones administrativas dan preferencia a las empresas que transmitan la presión normalizadora a su personal, relegando de la contratación a las que respeten su libertad,

Tienen un Plan. Un plan que no deja resquicio alguno, público o privado, al que el poder normalizador no extienda su mano, coactiva o insidiosa, para ejecutarlo incluso por encima de sus previsiones, como ha hecho con el decreto contra la educación.

III Estimados conciudadanos:
Pronto hará treinta años que muchos de nosotros, los que teníais edad para ello, respaldasteis con ilusión un pacto constitucional que nos abriría, en este aspecto, una libertad propugnada entonces por una minoría: el uso co-oficial de las lenguas regionales.

Entonces, una significativa mayoría de españoles y de gallegos participasteis en la decisión de oficializar, por primera vez en la historia, el uso de la lengua gallega.

Confiabais en que con ello se ampliaba nuestra libertad: poder usar cualquiera de las dos lenguas en los ámbitos oficiales de los que hasta entonces estaba excluida la lengua territorial.

Durante estos casi treinta años hemos visto como una minoría fanática y excluyente cuya demanda de oficialización muchos apoyasteis, no se ha conformado con la libertad y la igualdad que era de justicia reconocer, y no ha cesado de presionar por todos los medios contra la libertad de los demás cuando no les satisface el uso que hacemos de ella.

Para lograrlo necesitaron la complicidad de los representantes de los partidos mayoritarios, y estos se la otorgaron, primero por una mezcla errónea de cálculo y falso consenso, ahora simplemente por cuota de poder.

Lejos de conformarse con la erradicación de la discriminación por el uso de la lengua gallega, han desarrollado y llevado a efecto en muchos ámbitos un programa totalitario para construir un régimen de discriminación contra quienes votasteis a favor de su derecho, y contra quienes se lo reconocemos y respetamos.

A nuestro sentido de la justicia, a nuestro reconocimiento han correspondido con deslealtad e ingratitud: quisimos para sus hijos y para los nuestros la primera enseñanza en la respectiva lengua de preferencia, y ellos quieren imponernos a todos una sola, y privarnos del uso de la otra en todos los ámbitos de intervención pública quisimos que la administración reconociese la lengua territorial a todos los efectos, y ellos han expulsado a “la otra” por completo

Es la historia de una gran deslealtad, estamos hartos, y no vamos a consentir esta deriva.

La imprudencia desmedida del decreto contra la educación ha despertado a muchos de la modorra incívica, pero aún son muchos más los que no se han enterado o no se quieren enterar: La “normalización” coactiva va en serio: tienen el diario oficial, y descaro suficiente para escribir en él cualquier cosa, según han demostrado. Nosotros también vamos en serio:

Tenemos razón, tenemos derecho, y tenemos la voluntad de restablecer el régimen de libertad e igualdad que deriva de la Constitución, pervertido y erosionado durante casi treinta años de deslealtad al pacto constitucional

Estimados conciudadanos: el próximo viernes, a las ocho, estaremos aquí, y, como es natural, querríamos ser muchos más.
Dependemos de nosotros mismos.

Sí, Galicia es bilingüe (Roberto Blanco Valdés)

Nicomedes Pastor Díaz Periodista Digital 9 Febrero 2008

En La Voz de Galicia.- Bajo el lema que titula esta columna, la asociación Galicia Bilingüe ha lanzado una campaña explicando sus principios y objetivos, que pueden consultarse también en Internet: www.galiciabilingue.es. Para entender la oportunidad de una iniciativa que respira tolerancia -cosa rara cuando se habla de la lengua- no es necesario asumir todos los planteamientos de un grupo de gallegos a los que une la constatación de algo elemental: que en Galicia se hablan dos idiomas diferentes.

Yo, por ejemplo, no comparto el supuesto derecho de los padres a elegir la lengua en que sus hijos deben estudiar -derecho que conduciría a segregar dos comunidades lingüísticas dentro del país- aunque reconozco, desde luego, que exigir el respeto a ese derecho será lo único que les quedará a los ciudadanos si las autoridades siguiesen empeñadas en imponer un sistema de inmersión que solo tiene en cuenta la distribución real de los hábitos lingüísticos con la finalidad de alterarla de un modo artificial y obligatorio.

Ese es, de hecho, el nervio de un asunto que preocupa a miles de personas, casi todas asustadas por salirse de lo políticamente correcto y temerosas de ser tachadas de enemigas del país: que la existencia de una Galicia bilingüe no es una patología a eliminar, sino una realidad que todo demócrata debería respetar.

No ha sido esa, sin embargo, la actitud determinante de la política lingüística de una gran variedad de instituciones, que han decidido desconocer por completo la realidad bilingüe de Galicia: el gallego es la única lengua real de la Universidad de Santiago (creo que también de las de Vigo y A Coruña), de la Televisión de Galicia, del Parlamento gallego o de la Xunta, pese a que profesores y estudiantes, telespectadores y políticos tengan en un porcentaje elevadísimo como primera lengua el castellano.

Los partidarios de intensificar tal situación -que supone una clara violación del principio constitucional de cooficialidad entre gallego y castellano- alegan como justificación de sus políticas que lo que está en riesgo en Galicia es el gallego y no el castellano. No seré yo quien niegue la evidencia: es verdad.

Tan verdad como que existe un límite infranqueable para hacer frente a esa deriva negativa: el de respetar los derechos personales. Porque, como proclaman los de Galicia Bilingüe con toda la razón, son los hablantes, y no las lenguas, los que gozan de derechos. Partir de lo contrario ha conducido a todo tipo de abusos y de excesos: los que vivimos bajo el inicuo régimen de Franco sabemos bien de lo que hablamos como para no temer los nacionalismos lingüísticos de hogaño tras la atroz experiencia de los nacionalismos lingüísticos de antaño.

Respeto a los derechos personales
Nota del Editor 9 Febrero 2008

Manifiesta el autor "Yo, por ejemplo, no comparto el supuesto derecho de los padres a elegir la lengua en que sus hijos deben estudiar -derecho que conduciría a segregar dos comunidades lingüísticas dentro del país- aunque reconozco, desde luego, que exigir el respeto a ese derecho será lo único que les quedará a los ciudadanos si las autoridades siguiesen empeñadas en imponer un sistema de inmersión que solo tiene en cuenta la distribución real de los hábitos lingüísticos con la finalidad de alterarla de un modo artificial y obligatorio."

Pues yo discrepo y razono:  a pesar de lo que diga el Tribunal Constitucional, los padres tienen derecho a elegir la lengua en que sus hijos deben estudiar, especialmente si se trata del español, que además, y según establece el Art. 3º de la Constitución Española hay deber de conocer, deber que no existe para la lengua regional.

Los afortunados que viven en zonas con lengua regional donde es posible segregarse, han elegido esta opción,  prefieren que sus hijos estudien en centros internacionales con educación en español además de alemán, francés o italiano, y la gran mayoría que no puede hacer lo mismo, estan desesperados y desamparados por el estado español, (des)gobierno de España.

Hay que ver que manía tienen, no cejan de imponer la lengua regional,  vulnerando los derechos personales más fundamentales. Queremos libertad, queremos poder elegir el español para nuestros hijos y para nosotros, sin imposición de su lengua regional alguna. Quien quiera estudiar en y/o la lengua regional, está en su derecho, derecho que no puede constituir deber para los demás.

EL OBJETIVO: UN "BILINGÜISMO INTEGRADOR"
El PP garantizará por ley la enseñanza en castellano pero en menor porcentaje en las zonas con lenguas cooficiales
El PP establecerá por ley la garantía de la enseñanza en castellano en toda España y en todas las etapas del sistema educativo, pero teniendo en cuenta la "realidad lingüística de cada zona", de forma que en las comunidades con lenguas cooficiales la utilización del castellano será en un porcentaje menor. El caso es que es precisamente en estas comunidades donde hay problemas con la enseñanza en castellano.
Europa Press Libertad Digital 9 Febrero 2008

Así lo aseguró en una rueda de prensa el coordinador general del programa electoral, Juan Costa, quien señaló que el objetivo de su partido es fijar un modelo de bilingüismo integrador en las comunidades autónomas con lengua cooficial. "El castellano debe ser la lengua vehicular en todas las etapas del sistema educativo en todo el territorio nacional", recalcó.
Costa precisó que en las comunidades con lengua cooficial se tendrá que atender a la "realidad social de cada una de las zonas y a la realidad de los usos lingüísticos", de forma que se decida si la presencia del castellano alcanza una participación del 35, del 55 o del 60 por ciento.

En este sentido, el ex ministro insistió en que se establecerá "un porcentaje más alto o más bajo de utilización del castellano como lengua vehicular" atendiendo a la realidad sociocultural de cada zona geográfica. Asimismo, señaló que las asignaturas que se estudien en cada uno de los cursos lectivos podrán ser unas veces en castellano y otras en la lengua cooficial de la comunidad autónoma. Así, dijo por ejemplo que en la Comunidad Valenciana un año se podrá estudiar geografía o matemáticas en valenciano y al año siguiente en castellano.

El objetivo, prosiguió Costa, es que "exista una amplia utilización de las lenguas cooficiales en el ámbito de la comunidad autónoma en todas las etapas del sistema educativo". En materia educativa, Costa avanzó además que si Mariano Rajoy gana las próximas elecciones pondrá en marcha "un ambicioso" programa de aprendizaje del inglés, con "cursos de inmersión y más de 40.000 becas para la estancia en países de habla inglesa para alumnos y profesores".

En el capítulo de igualdad, Costa anunció una ampliación de los permisos de maternidad y de paternidad, así como un plan nacional de guarderías, si bien señaló que estos dos asuntos los concretará en los próximos días el presidente del PP. En materia de guarderías, el coordinador del programa electoral reiteró que el Partido Popular creará 400.000 nuevas plazas en los próximos cuatro años, para las que se utilizará tanto la vía pública como la privada.

"Se establecerán incentivos en el impuesto de sociedades para aquellas empresas que construyan guarderías para sus trabajadores o para aquellas empresas que contribuyan a mejorar el equipamiento de España en áreas como la construcción de nuevas guarderías o la dependencia", concluyó.

El PP es el problema
Nota del Editor 9 Febrero 2008

Vaya parida  "El PP garantizará por ley le enseñanza en castellano a los andaluces, aragoneses, extremeños, asturianos", e impondrá la lengua regional a los ciudadanos que residan en las autonomías cataluna, vascongada, gallega, navarra, valenciana o balear (de momento).

El PP está en contra de la libertad, en contra de que los ciudadanos escojan libremente el español, su lengua materna
para que sus hijos sean educados con ella. El PP pretende imponer el deber de conocer la lengua regional, en contra de la
letra y el espíritu de la Constitución Española. Para el PP los ciudadanos no somos iguales, un ciudadano en cualquier zona con lengua regional, si es español-hablante, no tiene derecho a elegir ser educado en español, deberá obligatoriamente estudiar en y la lengua regional.

Que conste que me encanta esta propuesta, pues además de demuestrar que el PP es un conjunto feudal con sus barones regionales sin sentido de estado, con el único objeto de conseguir el poder sin molestar al PSOE, ni a los nacionalistas con los que puede necesitar para (des)gobernar, esta propuesta obliga a los dos nuevos partidos, Ciudadanos y UPyD que pretenden defender los derechos de los español-hablantes, a posicionarse dentro de la constitución defendiendo la igualdad de todos los ciudadanos con su deber de conocer el español y la no obligación de conocer lengua regional alguna.

Súbdito del nacionalismo
Cartas al Director ABC 9 Febrero 2008

En relación con las declaraciones de Chaves, sobre que los andaluces estudien catalán para poder ir a trabajar a Cataluña, considero la propuesta deplorable por los siguientes motivos: el nacionalismo catalán exige el conocimiento del idioma catalán no porque sea necesario para entenderse -el idioma castellano es común y de obligado conocimiento-, sino que lo exige como arma para poder rechazar a los castellanohablantes y así imponer su idioma, al tiempo que sus ideas.
Con tal de no reconocer la legitimidad del idioma castellano, los nacionalistas son capaces de renunciar a su condición de bilingües, negándose a usar o entender una de sus lenguas. No lo hacen por capricho: Pujol y sus descendientes han convertido una comunidad de ciudadanos libres en otra de soldaditos que deben luchar por la nueva nación catalana. Y, mientras tanto, Chaves, en vez de defender los derechos constitucionales -raptados en Cataluña en favor del racismo lingüístico-, se convierte en el mejor súbdito del nacionalismo. Se burla de los que vemos cómo nuestro idioma está proscrito en Cataluña, al vender el beneficio del aprendizaje de los idiomas autonómicos en una comunidad monolingüe como Andalucía. No creo que Manuel Chaves ignore las humillaciones que han sufrido muchos andaluces por culpa de la imposición del catalán, ni que numerosas familias hayan preferido marcharse de Cataluña y que, como consecuencia de la educación nacionalista que han recibido, son muchos los hijos se enfrentan a sus padres.
Paloma León. Correo electrónico

Rio Cabe
El contrato
Serafín Fanjul Libertad Digital 9 Febrero 2008

Por fin, Mariano Rajoy ha hablado con claridad de un problema concreto que afecta a muchos españoles: ha propuesto un "contrato para la integración" de los recién venidos de allende nuestras fronteras. Por supuesto que el pago de la hipoteca, la política antiterrorista, la bajada de impuestos, la regeneración del sistema educativo o la adopción de medidas disuasorias frente a cuantas fuerzas centrífugas amenazan con romper nuestro país son asuntos de preocupación general y que el PP ha ido esbozando en los últimos meses, pero hasta el momento en términos demasiado vagos, en exceso abstrusos. Nada de ello sobra y seguramente ese partido irá pormenorizando y explicitando sus propuestas en las semanas venideras.

Sin embargo, es de agradecer la claridad del contrato de integración, máxime sabiendo de la jauría que, de inmediato, saldría a cerrar el paso a mejora o corrección de ningún tipo, en este terreno como en otros. La inepcia y la inercia no se paran en barras y prefieren continuar como hasta ahora, permitiendo, si no fomentando, que la situación se agrave y se pudra porque, a fin de cuentas, no son los dirigentes y burócratas de partidos, sindicatos, oenegés y demás pandilla que vive de la demagogia quienes sufren los conflictos cotidianos en barrios, escuelas, ambulatorios, puestos de trabajo, concesión de becas o el mero tránsito de chicas jóvenes fumando por el barcelonés barrio de El Raval, tomado por los integristas paquistaníes. Por citar unos pocos ejemplos.

Es irrelevante que a las medidas en cuestión se las denomine "contrato de integración" o de cualquier otra manera, como lo es igualmente si la idea se ha inspirado en otras parejas, de Sarkozy o de diversos países europeos. No es preciso copiar nada de otros para percatarse del panorama de nuestro país, paulatinamente agravada desde que los contingentes de extranjeros se han incrementado hasta constituir un 10% de la población total, porcentaje mayor que el de Alemania, que ya es decir. La similitud básica del intelecto humano produce este evidente caso de poligénesis: situaciones similares conducen a respuestas por igual semejantes. Nada nuevo. Tal vez, sí deba reconocerse que la existencia previa de intentos de solución comparables en otros países de Europa, refuerza, espolea y decide a un partido político español a formular tales propuestas. Bienvenidas sean pese a cuanto comentario colateral o matización se le puedan hacer.

Lo oído hasta el momento es sensato, moderado y respetuoso con los derechos de todos, autóctonos o foráneos: saber nuestra lengua común, adherirse sinceramente a los principios filosóficos y políticos que animan nuestra Constitución y conocer al menos a grandes rasgos las características de la sociedad en que viven. Participar de nuestro proyecto nacional, vaya. No parece demasiado.

No obstante, quienes imposibilitan, aplauden –o se inhiben– del arrinconamiento de facto del español en Cataluña o el País Vasco, ya han comenzado a rasgarse las vestiduras por la exigencia de que los inmigrantes radicados en Madrid, Almería o Santander sepan hablar la lengua de la tierra, en tanto aceleran la catalanización de marroquíes o rumanos en Lérida o Cornellá. El mismo doble juego de siempre, la misma hipocresía demagógica, idénticos raseros descompensados para según y cómo. En el fondo hacen un flaco favor a los extranjeros más pobres al pretender mantenerlos en los guetos de sus "peculiaridades" multiculturales, es decir fuera de la sociedad mayoritaria. Es la misma maniobra de conservar –entre berridos, banderas rojas y pancartas– a las clases populares españolas en el frigorífico de la alienación y la ignorancia: cuanto más ignorantes sean, menos preguntas se plantearán y menos protestas dirigirán a quienes los pastorean a manifestaciones "por la paz" o al embobamiento por la electrónica, convertida en fin en sí misma. En definitiva, ya se sabe: "Ya era hora de que nos tocase a nosotros, los pobres", era la máxima disculpa que corría en Sevilla entre pesoístas y similares cuando se destaparon los pufos del Guerra.

Mientras asociaciones de inmigrantes comprenden los efectos positivos que para ellos encierra la propuesta, los Pepitos Grillos de acá, modelo Llamazares o Pepiño, ya están arremetiendo. Porque la idea viene del PP y porque no debe tocarse por parte alguna a quienes suponen clientela de su propiedad, lo cual es mucho suponer: "los inmigrantes" no conforman un grupo homogéneo y no parece que los iberoamericanos –dada su ventaja natural de partida, que de nadie es culpa, sino bendición para todos– vayan a sentirse incómodos ni agredidos, ni tampoco los eslavos o rumanos, ni los negros africanos no musulmanes que, por el contrario, verán reforzado su estatus y el concepto que de ellos se tenga (los hemos visto en manifestaciones anti-ETA sumándose voluntariamente al sentimiento nacional: bienvenidos sean).

Sólo hay un grupo que puede oponerse frontalmente a la idea de integración; y no tanto por gusto o decisión individual, como por interés de "sus" líderes (¿quién y de qué manera ha elegido a los autotitulados representantes de la FEERI o la Conferencia Islámica?), que bufan ante la mera palabra "integración", vía segura para que ellos pierdan el poder sobre las comunidades de musulmanes, un poder acrecentado de día en día por Rodríguez y su camarilla. Con el inestimable concurso de necios y oportunistas –o ambas cosas– que blanden la noción multicultural como si fuera las Tablas de la Ley, desconocen adrede, antes y después de la propuesta de Rajoy, que ni éste ni nadie pretende evangelizar ni inducir a apostasía, ni obligar o impedir creencias, fiestas, consumos, ropas ni rasgo religioso o cultural ninguno. Ninguno.

Manteniéndose dentro de la ley, no es descabellado ni ofensivo para nadie que las niñas se escolaricen, que asistan a todas las actividades escolares o que disfruten de libertad para elegir con quién se relacionan o terminan casándose, algo indigerible para los musulmanes fanáticos, mucho más numerosos de lo que se cree. En definitiva, los españoles, o moros contrarios a la integración están contra la libertad –y lo saben– sin más armas, de hecho, que esgrimir el folklore, los insultos de xenofobia y racismo sin otra base que su propia mala fe y el peso contra el individuo de una comunidad tan cerrada como la islámica.

Enhorabuena, don Mariano: a la progresía no le ha gustado su propuesta, señal de que va por buen camino.

Nota bene. El Parlamento turco ha aprobado ayer por mayoría aplastante la introducción del velo en las universidades de su país. Antes de un año, todas las turcas cargarán la pañoleta: acepto apuesta de mariscada y Albariño a quienes no me crean. El islamismo "moderado" no pierde comba en su afán por la Alianza de Civilizaciones: a ver si se enteran mis amigos del PP.

altercado
La policía separa en A Coruña a dos grupos enfrentados por el uso del gallego
Nacionalistas organizaron una contramanifestación ante la protesta de la Mesa por la Libertad Lingüística
Javier Becerra La Voz 9 Febrero 2008

Una manifestación promovida por la Mesa por la Libertad Lingüística de A Coruña contra la imposición lingüística del gallego obtuvo la respuesta de unos 200 jóvenes vinculados a movimientos nacionalistas e independentistas, convocados de manera no formal. Debido a ello, hasta una veintena de agentes de la Policía Nacional acudieron al lugar de celebración, el Obelisco, que llegaron a cargar contra los contramanifestantes, aunque sin llegar a disolverlos.

La protesta de la mencionada mesa reunió a unas 150 personas que entonaron consignas como «Viva España» o «!Libertad, libertad!». Por su parte, los defensores del gallego gritaban «A cultura é a nosa alma» o «Na Galiza en galego», y se acompañaron de varias pandereteiras y bailarines de muiñeiras. Aseguraban no estar convocados por ningún partido político o asociación, sino que su presencia respondía al «boca a boca», los foros de Internet y a la acción espontánea de respuesta.

No a la normalización
«Suponíamos que podía pasar esto», confesaba Concha Pedrido, una de las portavoces de la mesa propulsora de la concentración. Según ella, con el acto pretendían «que se vea que en Galicia hay gallegos que hablan gallego y castellano. Estamos en contra de la normalización, porque nosotros ya somos normales. Nadie nos tiene que normalizar». Respecto a la respuesta con la que se toparon, comentó que le inspiraba «pena y ternura el ver a chavalitos jóvenes que quieren ofender y atacar a gente pacífica como nosotros».

Por su parte, Diego Bernal, que encabezaba la pancarta de los contramanifestantes detallaba sus motivos: «Hai unhas persoas que están aquí reunidas para que os mínimos dereitos que temos os galegofalantes sexan derogados, pretenden que na Galiza non teñamos escolla nin posibilidade de falar na nosa lingua». Bernal criticó también el hecho de que los agentes de la policía cargasen únicamente contra ellos.

Los integrantes de la mesa anunciaron que pondrán una denuncia contra la Policía Nacional por no haber disuelto a sus adversarios. Prometen repetir este tipo de concentraciones todos los viernes hasta el próximo 7 de marzo.

La Policía carga en el Obelisco durante dos manifestaciones sobre la lengua
La Policía cargó ayer contra centenares de jóvenes galleguistas que se concentraron en el Obelisco frente a la manifestación organizada por la Mesa por la Libertad Lingüística. La intervención de los agentes se produjo sólo momentos después de que comenzaran las concentraciones. Varios jóvenes acabaron por los suelos y con contusiones debido a los golpes propinados por los agentes, aunque no tuvieron que intervenir equipos sanitarios.
CAROLINA REGUEIRA > A CORUñA El Ideal Gallego

Ambos bandos se enzarzaron en una lucha dialéctica de insultos y en el momento en que los diferentes grupos se juntaron demasiado la Policía intervino por la fuerza contra los jóvenes de ideología galleguista que eran muchos más numerosos. La Mesa que tenía permiso legal para manifestarse sólo congregó a un centenar de personas mientras que los que asistieron a la cita por parte del grupo contrario doblaron el número. También la media de edad diferenciaba a ambos colectivos, si entre los gallego-hablantes la mayoría eran jóvenes menores de 30 años; entre los simpatizantes de la Mesa por la Libertad no se encontraba ninguna persona de esta edad a excepción de algún menor que acudía con sus padres.

La asociación alegaba que era injusto que no se disolviera al colectivo ya que no tenían permiso legal para la concentración. "Se ha presentado esta kale borroka para acabar con la que está autorizada", declaraba uno de los miembros de la Mesa, José Antonio Amado. Los jóvenes, como Lara Otero, se defendían declarando que no se trataba de una manifestación: "Estamos na rúa e non me poden dicir que non berre, ahí se ve a liberdade que piden". Por este suceso la Mesa por la Libertad Lingüística presentará como colectivo una denuncia contra el agente responsable del despliegue policial por no disolverlos.

Cuando la asociación llegó al Obelisco ya había un grupo de galleguistas esperando, pero fueron llegando más personas procedentes de diferentes grupos políticos y culturales como CIG, Briga, Asociación Cultural Alexandre Bóveda o Asociación Cultural Atreu. Tras el suceso violento, y mientras que una barrera policial separaba a los bandos, organizaron una foliada improvisada y cantaron el himno gallego antes de disolverse sobre las nueve de la noche.

En manos del enemigo
Nota del Editor 9 Febrero 2008

En la concentración de ayer, una redactora, no se de que medio (hoy en La Opinión aparece la noticia exclusivamente en gallego, en La Voz y en El Ideal Gallego en bilingüe impuesto) preguntó  en gallego a uno de los asistentes que al no ser gallego-hablante le rogó que utilizara el español y la redactora se negó, y fué a hablar con un gallego-hablante, asi que Vd. ya sabe de que lado está la prensa.

Habla de lucha dialéctica, cuando lo único que hubo fué gritos e insultos por parte de los filoterroristas y respuestas educadas de los ciudadanos: contra los gritos de "independenzia"  y "puta España" de los filoterroristas contestaban "inteligencia", contra "fuera de Galicia" contestaban "Libertad".

Y no se enteró de las agresiones que sufrieron dos jóvenes asistentes, que cuando se retiraban, después de la concentración, y ya lejos de la vigilancia policial,  fueron rodeados y brutalmente agredidos por los filoterroristas, lo que motivó que la policía peinase la zona buscando a los responsables, que al no estar autorizada su contramanifestación, pudo y debió haber identificado en cuanto aparecieron por allí "de casualidad" con carteles, panderetas y gaitas.

Batasunos
A la cárcel por elecciones
Emilio Campmany Libertad Digital 9 Febrero 2008

Desde el fin del alto el fuego, hemos asistido a una larga procesión de batasunos camino de la cárcel. El primero fue Arnaldo Otegi y los últimos han sido Pernando Barrena y Patxi Urrutia.

Los socialistas atribuyeron la derrota que sufrieron en las elecciones municipales de mayo pasado a su blanda actitud con ETA y, para evitar una ulterior derrota el próximo marzo, decidieron tratar con mano dura a los batasunos, por lo menos hasta las elecciones. Se sospecha que la encarcelación de algunos de ellos es consecuencia de esta decisión.

Las protestas han sido escasas. Desde luego, se han quejado los separatistas vascos, los de izquierdas y los de derechas, pero no lo ha hecho nadie más. Y es natural, porque Otegi, Permach o Barrena despiertan pocas simpatías y todos ellos han cometido delitos que les hacen merecedores de la cárcel. La cuestión es que los crímenes por los que se les priva de libertad no son de ahora y parece que las pruebas necesarias para condenarlos estaban disponibles hace tiempo. Por lo tanto, da la impresión de que, si es hoy cuando se les detiene, es porque es ahora cuando le interesa al Gobierno hacerlo para disfrazarse, de cara a las elecciones, con una solvencia de la que, por otra parte, carece.

Si las cosas fueran en efecto así, se daría igualmente una circunstancia agravante ya que, para actuar de esta forma, habría sido necesaria la colaboración de la Fiscalía del Estado que, aunque es verdad que está jerárquicamente sometida al Gobierno, no lo es menos que su función primordial es velar porque la ley se cumpla, sin más, no para que se cumpla cuando al Gobierno le conviene.

Y si todas estas sospechas fueran ciertas, y hay muchos indicios de que lo son, España, esa España en la que, según Zapatero, los derechos de los ciudadanos son cada día más y mejores, sería un país en el que se encarcela, no cuando se comete un delito, sino cuando al Gobierno, por motivos electorales, le interesa que sea castigado. Un estado en el que ocurrieran este tipo de cosas no puede ser considerado un Estado de Derecho. En un Estado de Derecho, los policías, los fiscales y los jueces persiguen los delitos cuando tienen noticia de que se cometen, no cuando conviene hacerlo para que el Gobierno gane unas elecciones que, de otro modo, podría perder.

A los socialistas españoles se les llena la boca cuando hablan de derechos. Mucho más si son derechos humanos. Pero, cuando tienen que elegir entre respetarlos o mantenerse en el poder, optan por éste. La derecha política, intelectual y mediática debiera denunciar lo que parece que se está haciendo con los batasunos, ciudadanos españoles que merecen ir a la cárcel en el momento, sea antes o después, en que haya pruebas de que han cometido un delito y no cuando al Gobierno le convenga porque hay elecciones.

Muchos españoles que no éramos socialistas estuvimos durante años haciendo la vista gorda con el GAL. No deberíamos volver a caer en el mismo error. Que Otegi, Permach y compañía merezcan estar en la cárcel no es excusa para desentenderse. Tenemos que ocuparnos de que España sea un país en el que los derechos humanos se respetan, y la experiencia enseña que, cuando los socialistas ostentan el poder, hay que estar especialmente alerta.

Garzón y Pumpido, verdugos del Estado de Derecho
EDITORIAL Libertad Digital 9 Febrero 2008

Si hay algo que merece destacarse de la política antiterrorista del PP es que descansó sobre el Estado de Derecho. Policía y Guardia Civil persiguieron con más eficacia que nunca a los terroristas, y no pararon ni siquiera cuando éstos se declararon en tregua trampa. La Ley de Partidos permitió a los jueces del Tribunal Supremo ilegalizar Batasuna y a sus sucesivos herederos concediéndoles todas las garantías legales en el proceso. Es la forma democrática de luchar contra ETA.

El PSOE, en cambio, ha sido incapaz durante sus dos etapas de Gobierno de confiar en el Estado de Derecho. Ya sea organizando una banda terrorista como el GAL o jugándose nuestras libertades y nuestro marco de convivencia con la ETA a cambio de que deje de matar, los socialistas nunca han apostado por la eficacia de las leyes y las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

Sin un marco legal que se aplique al margen de circunstancias y coyunturas políticas no existe democracia liberal. Por eso, la mayor amenaza que pueda existir a nuestras libertades son gobiernos que consideren que pueden pisotear el Estado del Derecho y, sobre todo, jueces y fiscales que se presten a ser el brazo armado de la política en la judicatura. Porque ningún Gobierno puede pervertir la Justicia si quienes la forman son hombres y mujeres libres que no permiten que la influencia política destruya el ideal al que sirven. Y muchos, seguramente la gran mayoría, lo son, pero bastan unos pocos para destruir la labor sorda de la mayoría.

Garzón ha ordenado la suspensión cautelar de las actividades de PCTV y ANV. Es una gran noticia, de la que nos alegramos. Pero es una noticia que debería haber llegado hace mucho tiempo, pues pruebas tenía de las actividades de estas formaciones. Pero prefirió que su toga se ensuciara con el polvo del camino, como por otra parte ha hecho siempre. El Tribunal Supremo, en cambio, tenía las manos atadas. Ya advirtió a Fiscalía y Abogacía del Estado que deberían haber presentado la ilegalización de ANV y no la anulación de una parte de sus listas. Ahora, en cuanto se lo han pedido, ha accedido, como lo hubiera hecho si en lugar de esperar hubiese presentado su solicitud antes de que estas organizaciones se presentaran a las elecciones.

Los proetarras, ante esa situación, se quejarán de que esto es una persecución política que nada tiene que ver con la Justicia. Lo han hecho siempre, como acusan siempre de torturas a los agentes que los detienen. Pero resulta especialmente triste tener que reconocer que, en este caso, tendrán razón. La obligación de los tribunales es actuar en cuanto se tiene conocimiento del delito, no esperar a que quede un mes para las elecciones y así favorecer la nueva imagen de su amo político. La de los fiscales, hacer cumplir la ley, no obedecer al Gobierno. Y, sin embargo, tanto Garzón como Conde-Pumpido y sus subordinados han preferido destruir la imagen de la Justicia española, convirtiéndose en sus mayores enemigos. Mucho tiempo costará reparar este daño, si es que se consigue.

Nuestras libertades no pueden sobrevivir sin un poder judicial separado e independiente de los vaivenes políticos. La alegría que supone que los proetarras no puedan presentarse en las elecciones generales queda así empañada, primero, por su permanencia en las instituciones vascas, pero sobre todo por la burla al Estado de Derecho que supone tener una Justicia que actúa según las necesidades electorales del PSOE.

Suspensión necesaria, pero tardía
Editorial ABC 9 Febrero 2008

LA Sala del 61 del Tribunal Supremo y el juez Garzón resolvieron ayer de forma parcialmente coincidente las peticiones de suspensión cautelar planteadas por el Abogacía del Estado y el Ministerio Fiscal contra el Partido Comunista de las Tierras Vascas y Acción Nacionalista Vasca. Si el juez Garzón acordó las suspensiones de actividades de ambas formaciones proetarras a todos los efectos legales, el Tribunal Supremo optó por matizar con mucha precisión el alcance de estas medidas cautelares, pues la Ley de Partidos Políticos prevé que la Sala del 61 establezca los límites de la citada suspensión.

Las resoluciones del Supremo y del Juzgado Central de Instrucción número 5 coinciden en excluir a ANV de las elecciones generales del 9-M y en cortar la financiación pública de ambas formaciones de la izquierda abertzale. Sin embargo, el TS ha rechazado la prohibición de actividades políticas de tal manera que PCTV y ANV podrán seguir ejerciendo el derecho de reunión y manifestación. Así como no habrá problemas en la ejecución de estos autos judiciales en lo referente a la expulsión electoral de ANV, el conflicto interpretativo se va a plantear con toda seguridad en relación con las demás actividades políticas de ambas formaciones abertzales, porque Garzón prohíbe lo que el Supremo autoriza. ¿Será ilegal la convocatoria la manifestación convocada por ANV para mañana?

Estos desajustes entre tribunales son una de las consecuencias de la defectuosa estrategia procesal de la Abogacía del Estado y del Ministerio Público que al emprender simultáneamente dos procesos distintos de jurisdicciones distintas para lograr los mismos objetivos estaba dando lugar a la posibilidad de lo que finalmente se ha producido, dos resoluciones contradictorias en parte. Si el Gobierno hubiera iniciado hace meses estos procesos por separado y sin estas absurdas premuras de tiempo la situación jurídica del PCTV y de ANV no estaría definida por autos de medidas cautelares, sino, probablemente, por sentencias de ilegalización. En principio, salvo que surja alguna de esas listas «durmientes» cuya existencia descartó el ministro del Interior, la organización terrorista no podrá comparecer a través de grupos satélites a las elecciones generales del próximo 9 de marzo, lo cual tiene un efecto más político que práctico, pues el escenario electoral que realmente disputa la izquierda proetarra es el vasco.

Ahora bien, los diputados autonómicos del PCTV y los alcaldes y concejales de ANV no perderán sus actas, por lo que ETA seguirá presente en el Parlamento de Vitoria y en los ayuntamientos vascos y navarros. Garzón esgrime el argumento de que, cuando ambos partidos concurrieron a las elecciones de 2005 y de 2007, lo hicieron «separadamente y sin hallarse integrados en Batasuna o en el complejo terrorista liderado por ETA». Esta afirmación suena a justificación de conductas propias o ajenas -o a ambas cosas a la vez-, pero no se corresponde con la notoriedad de los vínculos de esos partidos con el entramado etarra en ambos procesos electorales, ni con los informes policiales que ponían de manifiesto esas conexiones con tiempo suficiente para, al menos, haber resuelto mucho antes la ilegalización de estos grupos. ¿Cómo es posible que el Supremo anulara la mitad de las candidaturas de ANV en 2007 -la otra mitad no se anuló porque el Gobierno no quiso- por su vinculación con ETA si, según Garzón, este partido no estaba entonces integrado en el complejo terrorista liderado por ETA?

En todo caso, la eficacia política de estas suspensiones -total, según Garzón; parcial, según el Supremo- no se agota con las resoluciones judiciales que las decretan. Es necesario que ningún partido propicie la actividad de estos grupos sometidos a la medida cautelar: Batasuna fue también suspendida por el juez Garzón en agosto de 2002 y esto no impidió que el Partido Socialista de Euskadi empezara, ese mismo año, a negociar con Otegi la tregua de ETA. Por eso, las declaraciones del secretario y cabeza de lista de los socialistas guipuzcoanos, Miguel Buen -con desmentido a medias posterior-, en las que señaló que volverían a negociar con ETA si se dieran las mismas circunstancias, deberían haber merecido una contundente desautorización por parte de la dirección del PSOE.

Prohibición sentenciada
Editorial El Correo 9 Febrero 2008

El doble proceso abierto en la Audiencia Nacional y en el Supremo para dejar fuera de la ley a EHAK y ANV desembocó ayer en una decisión coincidente, por la que tanto el juez Baltasar Garzón como el Alto Tribunal prohíben la concurrencia de los aneuvistas a las elecciones del 9-M y ordenan suprimir toda financiación pública que reciban ambos partidos. Las dos resoluciones resultan coherentes jurídica y penalmente con la gravedad de la presunta actividad delictiva que se persigue, que no es otra que la instrumentalización por parte de ETA y de Batasuna de las siglas legales de la izquierda abertzale y la puesta al servicio de los intereses del terror de su presencia en las instituciones vascas y navarras. El silencio cómplice con que ANV respondió ayer al atentado perpetrado por la banda etarra contra los juzgados de Bergara añade justificaciones a los resortes movilizados por el Estado de Derecho, a través de la aplicación de las previsiones del Código Penal y de la Ley de Partidos, para impedir la posible continuidad de la actividad delictiva acreditada por firmes indicios probatorios que supondría la presentación de los aneuvistas a los comicios generales.

A la espera de que haga pública su argumentación y aun cuando una vía no repercute sobre la otra, la negativa del Supremo a proceder a la suspensión de actividades de los dos partidos y su contraste con la decisión en sentido contrario acordada por Garzón alimenta la confusión sembrada ya en la opinión pública por la actuación del Gobierno y de la Fiscalía General. Pero esa disparidad de criterio no puede obviar ni la coincidencia al apartar a ANV de la liza electoral, ni convertirse en un nuevo motivo para el victimismo o las manipuladoras interpretaciones de la izquierda abertzale ante la posición más garantista en la adopción de medidas cautelares por la que parece haberse inclinado el Supremo. Y, sobre todo, no puede enmascarar la realidad verificada por sucesivas sentencias judiciales por la cual se evidencia que, una vez promulgada la Ley de Partidos y adoptadas las primeras resoluciones para restringir sus actividades, las siglas sucesoras de Batasuna no han pretendido, en ningún momento, recuperar la legitimidad a través de su sometimiento a las reglas del Estado de Derecho. Por el contrario, han revelado su querencia por la sumisión al dictado de ETA, confirmando con su propia conducta las acusaciones que han sustentado su marginación legal. Lo que resulta ya incomprensible es la fingida ingenuidad con la que el nacionalismo gobernante insiste en solidarizarse con las siglas puestas fuera de circulación, deplorando que una parte de la sociedad quede excluida de la participación política cuando no es cierto. Porque a lo que se asiste es a una autoexclusión por la que la izquierda abertzale volverá a enrocarse en el voto nulo, dado que ni quiere ni puede romper abiertamente con el terror de ETA.

Contrato de integración
El burka y Zapatero
José Enrique Rosendo Libertad Digital 9 Febrero 2008

La izquierda española ya no es otra cosa que una combinación impúdica entre oportunismo, de un lado, y populismo pueril, de otro. A falta de un anclaje ideológico serio y dotado de coherencia, tras la abrupta hecatombe del comunismo y el fracaso del intento de rediseño de la socialdemocracia que la Internacional Socialista encargó en su día a Felipe González y un grupo de notables de medio mundo, sus dirigentes patrios han ideado una especie de Arcadia perfecta a cuyo servicio han puesto sin el menor pudor todo el aparato que les permite el Estado: regulación normativa, reeducación social, intervencionismo económico, revisionismo histórico, fiscalidad, medios de comunicación...

Y para ello, además, tienen la imperiosa necesidad de doblegar el pulso a quienes se alineen en la otra acera, bien sean empresarios con criterio propio, las instituciones cristianas o por descontado sus adversarios políticos y mediáticos. ¿Verdad, Federico?

La justificación perfecta para este accionar político lo presta un sencillo y efectivo alambique de razones difícilmente eludibles: el neoautonomismo, el cambio climático, la inmigración, la modernidad, la paz universal, el progreso e incluso la salud pública.

En esta suerte de estrategia, que Zapatero definió el pasado mes de agosto en una entrevista con el director de El País como la "definitiva modernización" de España, todo el que no comprenda, acepte y postule esa Arcadia perfecta se sitúa automáticamente en la extrema derecha o en la derecha extrema.

Y para ello cualquier argumento es bueno: basta con que hablen para que ese vogueprogresismo feliz de políticos, periodistas, pseudopensadores y artisteo variopinto se lance en tromba repitiendo goebbelianamente ese descalificativo, hasta que definitivamente cale en la población.

La situación, de tanto rizar, ha llegado al puro esperpento. De modo que ahí tenemos nada más y nada menos que al señor Llamazares defendiendo el derecho (más bien obligación) a que las mujeres islámicas luzcan el velo sin límite alguno. En poco tiempo, y siguiendo los argumentos de esta izquierda oportunista, llegaríamos a la misma conclusión asombrosa del arzobispo de Canterbury, y vindicaremos la aplicación de la sharia para uso exclusivo de esa minoría. Es simplemente una cuestión de número: que aumente la población de musulmanes en nuestro país hasta el punto de que se conviertan en una apreciable mayoría dentro de las minorías, que ya veremos.

No alcanzo a comprender muy bien cómo se puede combinar todo ese trasiego feminista de cuotas, eliminación del lenguaje de género, lucha contra la violencia sexista, etc., con el respeto a una serie de tradiciones islámicas que representan de forma atroz todo lo contrario.

Uno puede caer en el inmenso error de creer que existe un islamismo moderado y contemporáneo, al que debemos respetar, y otro radical e integrista, perfectamente condenable. Pero eso no es cierto. El islam, por definición, es integrista en la medida en que confunde necesariamente el ámbito religioso del político o el civil. Su propio ideario religioso es un detallado compendio de normativas que regulan todas las actividades del ser humano con una precisión casi soviética.

En cuanto a las cosas contrarias a nuestro sistema de convivencia, no hay más que echar un vistazo a alguno de los glosarios de los libros que al respecto ha escrito César Vidal, que las cita de modo textual, para estremecernos.

En la feliz Arcadia zapateril no estamos ante una confrontación de civilizaciones, sino ante la responsabilidad de construir una gran alianza entre ellas. La apuesta progrevoguesista ante la inmigración es la de la multiculturalidad y no la de la integración, cuyo pilar ideológico parece sacado de una canción (Mézclate conmigo) de la ex comunista y ahora muy zapateril Ana Belén. Todo candidez.

La idea de Zapatero parte de ese principio de que la izquierda se ha convertido simplemente en un artificio oportunista, dentro del cual no hay valores superiores a otros porque todos tienen el derecho a subsistir. Así, por ejemplo, Zapatero cree que los ciudadanos de un mismo país tienen derecho tanto a matrimoniar homosexuales, sin que nadie pueda osar a criticar esta medida, como a colocarle un burka a una niña de cinco años de edad. Daría igual un sistema de valores basado en la libertad, la democracia y el respeto al prójimo que aquel en que el prójimo sólo es la Umma (comunidad de creyentes musulmanes) y, dentro de ella, con preeminencia del sexo varón.

Lo que no parece comprender Zapatero es que los valores del humanismo cristiano que alumbran los derechos humanos y nuestro sistema occidental deben ser defendidos frente a quienes, poco a poco pero inexorablemente, tratarán de recortarlos y luego reprimirlos para poder cumplir así con los preceptos de su religión, que no es respetuosa con las minorías como sabe muy bien la señora De la Vega, que ha tenido que cubrirse la cabeza cada vez que ha acudido en visita oficial a algún país de mayoría musulmana.

Si el Estado, como nos dijo Friedrich Hayek, tiene alguna función que cumplir, esta es la de preservar la libertad del individuo y el elenco de costumbres que nos hemos dado espontáneamente a lo largo de los tiempos. Pero eso Zapatero no lo comparte y posiblemente ni siquiera lo entienda. Él sigue en su idea de la Arcadia feliz, en la convocatoria del aquelarre de lo más radical de la izquierda destructiva, dispuesta a eliminar sin tapujos cualquier resistencia al mesianismo presidencial: los católicos, por ejemplo. O los liberales, que como todo el mundo sabe son la extrema derecha.

Se terminó la ficción
Andoni Unzalu Garaigordobil El Correo 9 Febrero 2008

A menudo digo que intentar convencer a alguien que no es demócrata para que se convierta a la democracia suele ser habitualmente trabajo baldío. La mayoría de los antifranquistas -pues antifranquistas sí éramos pero demócratas había muy pocos- nos hemos hecho demócratas viviendo en democracia. Llevamos como treinta años haciendo de misioneros, pidiendo, intentando convencer a los del mundo de la izquierda abertzale para que acepten la democracia. Es como predicar en el desierto. Uno se hace demócrata, fundamentalmente, viviendo en democracia; es decir, cuando necesariamente -con independencia de nuestra voluntad- tenemos que respetar y acatar las normas democráticas.

El mundo de la izquierda abertzale es fundamentalmente antidemocrático, además de prestar cobertura al terrorismo (esto es un tema que se plantea pocas veces porque toda crítica que recibe del nacionalismo se limita a criticar su apoyo al terrorismo). Porque para ser demócrata no es suficiente no tener pistolas y presentarse a las elecciones. Hay que aceptar el imperio de la ley y respetar los procedimientos políticos y legales. Por poner un ejemplo, la izquierda abertzale no dice que en su opinión la 'Y' vasca es mala. Exige paralizarlo porque el pueblo vasco está en contra. Y le da igual que el Parlamento vasco mayoritariamente esté a favor. Tienen el tic clásico del dictador: mi opinión es la del pueblo y no se discute.

En Euskadi tenemos gentes que no son demócratas. Y es así porque ha habido -y sigue habiendo, aunque felizmente cada vez menos- ámbitos importantes en los que no se ha aplicado la ley. Hemos tenidos vacíos clamorosos de legalidad. Al comienzo de la Transición se optó por la vía del misionero: vamos a convencerles, poco a poco irán reconociendo la legalidad democrática. Estos días que parecen el fin del mundo, porque la izquierda abertzale que encubre al terrorismo no se puede presentar a las elecciones, sería bueno recordar que durante muchos años se negaron a ocupar sus asientos en el Parlamento aunque, eso sí, cobraban puntualmente sus sueldos. Eran tiempos en que se les rogaba que participaran en las instituciones democráticas. Durante 20 años se han rezado muchas avemarías. El argumento utilizado era elemental: 'Pero hombre, cómo vamos a aplicar esa norma: Euskadi se va a sublevar. Es mejor ir poco a poco, ya se irán integrando'. Pues no.

Ha resultado todo lo contrario; no se han integrado, y en la medida en que se ha comenzado a aplicar la legalidad, Euskadi se ha ido pacificando. Ya no es posible imaginar aquellas manifestaciones multitudinarias en las que se bramaba 'ETA, mátalos'. Durante bastantes años el Gobierno vasco estuvo beligerantemente en contra de las extradiciones de terroristas de Francia a España. Hasta los años 90 no se tomó ninguna medida contra la kale borroka. Se adoptó este término sólo cuando se empezó a actuar contra él. Antes había kale borroka, había mucha más, pero no tenía ni nombre; era la juventud alegre y combativa, y todo el mundo lo aceptaba como algo natural, aunque a veces molesto. (Por cierto, el primero en aplicar la ley contra la kale borroka -él los llamaba grupos 'y'- fue el consejero Atutxa, con poca colaboración de la Justicia de aquí, todo hay que decirlo. ¿Qué tiempos aquéllos!

Tras tantos años aplicando la ley a nuestra conveniencia, hemos llegado a creer que la ley misma era relativa. Hemos hecho normal no cumplir las normas que no nos gustan o no nos interesan. Por eso, cuando el Gobierno central decide que se ha terminado la fiesta y que en Euskadi también debe imperar el derecho, surgieron multitud de protestas. Me acuerdo de cuando encarcelaron a la Mesa Nacional de HB. Mucha gente auguraba violentas revueltas en Euskadi y, si no recuerdo mal, incluso los obispos redactaron una carta anunciando grandes calamidades. Y luego se ilegalizó Batasuna, por cierto una de las medidas más acertadas para luchar contra el terrorismo, y no ha pasado nada. En Euskadi no hay nadie tan necio que no sepa, ahora y antes, que HB, Batasuna, obedece de forma militar las órdenes de ETA, no hay nadie tan ciego que no sepa que los parlamentarios de EHAK son muñecos manejados por Batasuna. Y sin embargo hay un sector importante de la población vasca que se niega a sacar las conclusiones legales de esta verdad manifiesta.

Ayer, el juez Garzón decidió la suspensión de ANV y EHAK. Esta decisión del juez Garzón merece una explicación aparte. Yo habría preferido que fuera el Supremo, pero se manifestó en contra.

Como decía arriba, cuando el Gobierno central decide que se han terminado las vacaciones y empieza a aplicar la ley, también en Euskadi, comienza para los vascos, y me parece de lo más importante, la pedagogía del Derecho; la población, poco a poco, va aceptando la aplicación de las leyes. Por mucho que griten los del tripartito, a estas alturas para la mayoría de los ciudadanos vascos la ilegalización de Batasuna fue una medida acertada, otra cosa es que lo reconozcan en público. Por eso cuando con motivo del 'proceso de paz' de nuevo ponemos en cuarentena las leyes que molestan (y éste es para mí el punto negro del proceso, no las negociaciones), esto supone un retroceso importante en la pacificación de la sociedad vasca. Esto de dar vacaciones a las leyes lo expresó Arnaldo Otegi con claridad y arrogancia en Anoeta cuando, al comienzo de su mitin, dijo: «Aquí estamos, un partido ilegal en un acto ilegal».

Y hace poco, de nuevo, se pone en marcha la máquina de la legalidad. Me parece que las pruebas aportadas para la ilegalización son simplemente abrumadoras. La verdad, le cuesta a uno creer que sean tan pardillos; 40 personas de Batasuna dadas de alta en la Seguridad Social por EHAK, pagos entre las tres organizaciones con transferencias bancarias, etcétera. Un dicho castellano reza 'Mejor tarde que nunca'. Y es cierto. Aunque sea tarde, era una medida necesaria.

Pero la pregunta es: ¿Por qué ahora? Desgraciadamente, todos sabemos la respuesta. El Gobierno central debería explicar de forma algo más convincente el calendario de ilegalizaciones. Pero hay además otro tema que difícilmente puede entender la ciudadanía: un mismo caso se está dilucidando en dos juzgados diferentes. Ya sé que la ley prevé expresamente esta rara posibilidad. Pero a pesar de ello no era obligatorio. Y otro tema. La ilegalización o la suspensión de actividades de un partido es un tema serio, de la mayor importancia en democracia. Por ello se aprobó una ley. Pero que desde la vía penal, y como medida cautelar, se suspendan las actividades de un partido me parece excesivo e inaceptable. Ya sé que es legal, pero no es obligatorio. Si es un tema cautelar, el juez puede adoptar otras medidas, control judicial del partido, etcétera. La Constitución española del año 1931 preveía que ningún medio de comunicación pudiera ser cerrado sin sentencia firme. Yo lo reivindico, y también para los partidos. Dejar en manos de un mero juez de instrucción la capacidad de suspender partidos o cerrar periódicos me parece una desmesura. Me asusta esta actividad del juez Garzón de cerrar periódicos o suspender partidos como medida cautelar en una instrucción: demasiado poder para dejarlo en manos de uno solo. Pero me asombra también la inactividad de la Fiscalía. Todas las medidas adoptadas hasta la fecha contra los miembros de Batasuna por su actividad ilegal, incluidas las detenciones, no han sido consecuencia de la Ley de Partidos y la sentencia del Supremo que ilegalizó a la coalición. Han sido consecuencia de la suspensión cautelar dictada por Garzón y prorrogada por Grande Marlasca. ¿Quién puede entenderlo?

La Famosa Manifestación
Carlos Salvador Armendáriz Periodista Digital 9 Febrero 2008

Escucho de forma recurrente a los responsables del PSN criticar la manifestación que el día 17 de marzo de 2007 organizó el Gobierno de Navarra bajo el lema “Fuero y libertad. Navarra no es negociable”.

(También he escuchado a los nacionalistas vascos de navarra criticar la manifestación: nada nuevo. Sus quejas sólo reflejan el interés que tienen en solucionar “el conflicto” -su conflicto- en una negociación política entre Eta y el Estado del que siempre han esperado obtener unos réditos políticos que, como todos sabemos y ellos también, son incapaces de alcanzar a través de las urnas)

Es evidente que los socialistas navarros encajaron mal el éxito de la famosa manifestación. Hoy podemos pensar, que muchos de ellos, si hubieran sabido la información que ahora sabemos de las negociaciones políticas de su gobierno con Eta, habrían caminado sin complejos junto a las más de 100.000 personas que nos reunimos para pedir algo tan sencillo como que no se jugara con nuestro futuro en ninguna mesa secreta de negociación. Estoy seguro.

Los líderes del PSN lejos de pedir explicaciones ¡y responsabilidades! por las consecuencias de un proceso de negociación horriblemente planteado y peor gestionado por sus dirigentes nacionales, dirigen su malestar hacia UPN aprovechando con tono amenazante su apoyo parlamentario, intentando conseguir que alguien en UPN, si quiera se arrepienta públicamente de haber convocado la manifestación, o en el colmo de la paranoia, les pida perdón por haberles situado en una posición política, antes incómoda y ahora injustificable, por culpa de la actuación de sus propios jefes.

Vamos por partes.

¿Es mentira afirmar que representantes del PSE llevan desde el año 2000 dialogando con Batasuna -o sea con Eta-?

¿Es mentira afirmar que los mandatados del PSOE en esos contactos, fundamentalmente, el sr Eguiguren (amigo de Otegui) siempre han defendido –y lo han publicado así- que Euskal Herria es una realidad política que debería reconocerse para resolver el conflicto?

Si representantes del PSOE llevan desde el 2000 hablando con Batasuna (= Eta), ¿es mentira afirmar que, mientras se proponía, con una mano supuestamente tendida, el Pacto antiterrorista con el PP, con la otra el PSOE, libre de ataduras y Pactos, seguía dialogando con Batasuna (= Eta)?

¿Es mentira afirmar que esos contactos se mantuvieron inalterables durante toda la anterior legislatura? Y ¿es o no cierto que el Sr. Eguiguren no ha comentado públicamente nada de lo hablado con Otegui, ese gran hombre de paz?

En una mesa de negociación política entre un gobierno del PSOE y Eta, en la que se está planteando la posibilidad de reconocer la existencia política de Euskal Herria porque Eta así lo exige para solucionar el conflicto y alcanzar la paz, como ahora sabemos, ¿sería erróneo pensar que el Sr. Eguiguren, habrá estado en el lado de la mesa que desea su reconocimiento explícito? ¿Es mucho presumir esto o no?

¿Miente quien diga que, el Sr. Presidente y su Ministro del Interior, nos engañaron de forma continuada cuando afirmaron que habían verificado -¡hasta con tres informes policiales distintos! dijo Rubalcaba- la “voluntad inequívoca de abandonar la violencia” de Eta como requisito previo establecido en la declaración del Congreso de los Diputados para comenzar a dialogar? ¿Es mentira decir que nunca nadie dio explicación alguna del contenido de esos informes fantasma? ¿Es mentira, entonces, afirmar que el gobierno negoció sin verificar esa voluntad inequívoca como nos dijeron? Por tanto, ¿miente quien diga que el gobierno Z incumplió de forma grave el contenido de la Declaración del Congreso de los Diputados que servía de cobertura a la negociación? ¿Quién denuncia públicamente este hecho, tiene o no tiene motivos para hacerlo?

¿Es mentira afirmar que después del atentado de la T-4 el gobierno siguió negociando políticamente con Eta? ¿Es mentira proclamar que el gobierno de Z nos mintió cuando, el Ministro del Interior, días después, nos dijo que el proceso estaba absolutamente liquidado?

¿Es o no es prudente desconfiar de un gobierno que nos ha mentido tantas veces sobre este tema?

Si “la paz no tiene precio político”, y si el PSOE se creyó siempre aquello de “primero será la paz y luego la política” entonces, ¿de que han estado hablando con Eta desde el año 2000? ¿Qué se han dicho gobierno y Eta –también el PNV- en las más de ¡sesenta! reuniones que han mantenido en esta legislatura con todos ellos, si desde la primera reunión el gobierno sabía que no podía pagar precio político alguno? Algo no encaja aquí.

¿Alguno de los interlocutores en la negociación ha dado alguna explicación sobre el contenido de las reuniones? Porque las noticias que da la banda sobre este asunto, diga lo que diga el gobierno español, son muy poco tranquilizadoras. (También hace sospechar la actitud invisible -siempre pro final pactado- del omnipresente PNV, el gran beneficiado de una negociación política, no lo olvidemos)

¿Algún representante del PSOE ha pedido públicamente explicaciones de todo esto a sus propios líderes? (para luego explicárnoslo claro). Sí, algunos sí. Líderes como Rosa Díez y muchos otros, que no aguantaron tantas mentiras y decidieron, no sólo darse de baja del PSOE, sino montar un nuevo partido socialista ¡a nivel nacional!.

En el PSN, ¿nadie ha pensado que el gobierno de Navarra cuando se vio obligado a convocar la manifestación, alguna razón o información, tenía? ¿Porqué en vez de criticar tanto a los demás, “verifican” en su propio partido si en todo momento existió la “voluntad inequívoca” de no pactar políticamente con Eta un acuerdo que pudiera afectar a Navarra? ¡Pregúntenle a Eguiguren!. ¡Todavía más fácil, pregúntenle a D. Javier Moscoso!. … Y luego nos cuentan la verdad.

Ahora sabemos, por la supuesta indiscreción del Presidente en la megaentrevista de El Mundo, que después del devastador atentado de la T-4 el gobierno volvió a reunirse con Eta. Por cierto que la Vicepresidenta primero nos dijo que los representantes del gobierno se reunieron con Eta, a petición de tercero, para verificar si el atentado había sido ordenado por la cúpula criminal o era obra de descontrolados. Ahora ya sabemos que verificada la autoría intelectual (Eta pata negra), siguieron hablando, y que llegaron muy cerca de un acuerdo político de mínimos. Acuerdo que, más tarde que pronto, conoceremos en su literalidad.

¿Es normal pensar que después de la T-4, Eta hiciera llegar al gobierno español -a través de tercero si se quiere- un mensaje parecido a este: “¿Ring, Ring? …¿Sí? ¿Z? ¡Sí!. Soy Eta,…llamo para anunciar que la próxima vez no avisaremos antes … ¿nos sentamos o qué?. Agur.” (Esto es lo que impone la lógica negociadora criminal que Z aceptó al sentarse con los malos sin haber verificado su “voluntad inequívoca de abandonar la violencia”) Y, es que ¿es mentira afirmar que el gobierno, en esas condiciones, se volvió a sentar? Y ¿es mentira decir que nos lo volvió a negar?. No y no.

Finalmente, ¿podemos los navarros tener “motivos para creer” que en este tema un gobierno liderado por Z intentará volvernos a engañar después del 10-M si los resultados se lo permiten? Yo estoy convencido. Y, por cierto el Sr. Buen también, aunque lo manden callar desde Madrid.

La manifestación fue oportuna en el tiempo y en el slogan. Fue muy expresiva de un sentir mayoritario, y estoy seguro que algunos, sentados en mesas sin representación política legítima, tomaron buena nota de la dificultad de hacernos comulgar a muchos navarros con la idea de que la libertad por la que luchamos y la paz que deseamos debían depender de lo que una banda terrorista pueda, quiera o decida hacer o decir en un momento determinado de su macabra historia. Eso, es no conocer de qué materiales están construidos la dignidad, el orgullo y la personalidad de todo un pueblo.

Sí, al PSN le pudo más la disciplina a Blanco y a ZP que otras cosas. Pero ahora ya todos sabemos a qué jugaba Z.

De todas formas, estoy casi convencido de que en el PSN ni siquiera sabían lo que estaba haciendo el Presidente (salvo D. Javier Moscoso y un par más). …Prefiero pensarlo así. Pero ahora, que todos sabemos qué hacía y autorizaba Z por lo bajini y qué decía públicamente, lo que los socialistas navarros no nos pueden pedir a los demás es la misma ciega confianza en el que ha actuado con una absoluta falta de principios y transparencia en este tema. Y menos reprocharnos el haber denunciado y alertado de unos hechos graves que ahora todos hemos conocido y verificado. Los socialistas siguen molestos porque muchísimos ciudadanos salieron a la calle para decir alto y claro lo que ellos no tuvieron el valor de decirle abiertamente a Z aunque lo compartieran.

…Sólo se me ocurre una solución para su incontenible malestar. ¿Convocamos juntos otra macromanifestación? Seguro que coincidimos en el lema: ¡”Fuero y libertad. Navarra no es negociable”!

Si no, más vale que antes de pedir rectificaciones a algunos, se ocupen de: lo que maquinan sus compañeros en Madrid y en el País Vasco; de sus amistades peligrosas; de sus tejemanejes en la sombra; de las intermediaciones interesadas; de sus procesos de negociación política inconclusos y de sus mentiras. Pueden incluso, si le echan valor suficiente, pedirle cuentas de todo ello al Presidente Z, cuando el próximo día 18 venga a Pamplona.O ¿es que creen los socialistas navarros que de sus malos resultados son sólo ellos los responsables?

(Nota: El próximo artículo prometo que será más cortito. Disculpad)

Garzón suspende...a ANV y PCTV
Vicente A.C.V. Periodista Digital 9 Febrero 2008

El Auto del juez D. Baltasar Garzón lo mismo vale para un roto que para un descosido. Se ha decidido a "suspender" por tres años las actividades políticas de ANV y PCTV. ¿Y eso realmente qué significa? que siguen legalizadas hasta que el Tribunal Supremo se pronuncie si las ilegaliza y les quita las actas de concejales a los actuales miembros de los ayuntamientos y las de diputados a los del Parlamento Vasco.

El Auto del juez Garzón no impide, porque no puede, que se mantengan los derechos individuales de los componentes de ese partido, y por tanto presentarse a las elecciones como cualquier otro ciudadano. Estamos a punto de volver a ver aparecer como por arte de magia las agrupaciones de ciudadanos vascos. Guk Herriak Alde!, por ejemplo

Esta suspensión del juez Garzón solo es una pirueta legal para hacer como que resuelve pero sin resolver. Un capotazo en términos taurinos. Lo que es gratificante es ver con la celeridad que ha llevado a cabo tanto el encarcelamiento de los mahikides de Batasuna, como con la "suspensión temporal" de las actividades de los partidos satélites de ETA. desde luego cuando quiere es un torbellino sacando sentencias y Autos.

Lo que sería deseable es que misma dedicación la tuviera con los asuntos pendientes. Ahí sigue en espera en el sueño de los justos el asunto del chivatazo policial a ETA para que su cúpula de recaudación se escapara de la redada que se iba a ejecutar. La policía tiene manzanas podridas en su cuerpo, y deben ser identificadas y apartadas del servicio. No es admisible que este asunto siga parado por la inacción del juez Garzón.

La respuesta de los batasunos no se ha hecho esperar, tras el bombazo de ETA en los juzgados de Vergara, se han convocado manifestaciones y se llama a la "lucha" para defenderse del ataque contra el pueblo vasco. Es increíble y la desfachatez que esa parte minoritaria de unos cien mil votantes, se arroguen la representatividad de todos los vascos.

Habrá que esperar acontecimientos y ver si al final la Justicia impide la más que probable burla de la Ley. Sinceramente tengo poca fe .

Con ETA-ANV-PCTV somos un país de locos, gilipollas, imbéciles o lelos.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 9 Febrero 2008

El largo cuento que cuento no es cuento por eso cuento con que lo entiendan.

Habíase una vez en una zona muy cercana, muy cercana, un país harto extraño. En él una banda de asesinos además de matar, extorsionar, aterrorizar, y violentar personas y haciendas, se divertía tomando el pelo a toda la nación. La banda asesina tenía montado su negocio en diversas secciones, partidas de pistoleros del tiro en la nuca y de la bomba, partidas de analistas del mercado de posibles víctimas, partidas de bullanga terrorista callejera, partidas de aprovisionamiento, partidas de publicidad, y partidas seudo políticas preparadas para hozar en las instituciones del país, como ayuntamientos, parlamentos regionales, etc. Durante años, muchos años, las gentes del país, sus políticos, sus jueces, sus policías solo combatieron, persiguieron, detuvieron y condenaron a los miembros de la banda asesina de alguna de esas partidas, básica y casi únicamente la de pistoleros con bomba.

Un buen día a alguien se le ocurrió tapar el vacío legal que permitía a los asesinos ciscarse en el sistema democrático del país y legisló en tal sentido. A poco aplicó esa legislación y en sentencia de su Tribunal Supremo se estableció a todos los efectos que la partida de la banda dedicada a las cosas políticas y llamada por aquel entonces Batasuna era parte integrante de la propia banda asesina que se autodenominaba ETA. Por otro lado, los jueces, por la que llaman vía penal, llegaron a juzgar y condenar a la cúpula dirigente de la partida asesina política, aunque luego por no sé que mandangas su Tribunal Constitucional los puso de patitas en la calle, pero esa es otra historia.

Primer indicio de la locura agilipollada imbécil y alelada del país ese fue que sabiendo y siendo la tal Batasuna una sección de la banda ETA, se les dejó a sus etarras electos en las instituciones, como el parlamento regional, ayuntamientos y tal, y seguir con su papel como si tal cosa, a nadie se le pasó por la cabeza, como poco, el botarlos de tales funciones, se llegó a decretar por vía judicial una mini medida consistente en disolver el grupo parlamentario que los tales etarras tenían en el parlamento regional, pero el presidente de tal parlamento, con un par de no me da la gana, no lo hizo. Aunque si lo hubiese hecho hubiesen pasado todos al grupo de los sin grupo, llamado el mixto, con lo que seguirían teniendo grupo con sus prebendas monetarias, sueldos, etc. Muy raritos que eran en ese país, pero la cosa no queda ahí.

En las siguientes elecciones autonómicas la banda asesina crea otra partida para actividades políticas llamada PCTV que se presenta, saca sus representantes, crea su grupo parlamentario, y se dedica a lo suyo, que entre otras cosas lo suyo era pasar a la buchaca asesina los dineros que las instituciones del país al que quieren acogotar con el terrorismo, otro signo más de la estulticia agilipollada a que nos referimos.

Aunque hasta los niños de teta del país agilipollao sabían que las tales miembras del PCTV eran cosa de la ETA, quienes tenían en su mano impedirlo se pasaron años y años diciendo que las tales, llamadas nekanes, miembras de la nueva partida política de la banda no eran tales porque eran todas unas santas pacíficas y democráticas y ahí siguen.

La banda asesina, para no poner todos los huevos políticos en la misma cesta y evitar que los jueces con una sentencia se lo cargasen todo, bueno todo no, una parte, porque los cargos electos no los tocan nunca, pues bien, pensaron crear otra partida política para presentarse a las elecciones municipales y allá que van, sacan un partido hibernado llamado ANV y lo ponen en marcha, se presenta, y la estulta perspicacia gubernamental del país agilipollao descubre que la mitad de las listas presentadas por la partida ANV eran de la banda asesina etarra y solicitan judicialmente que se les impida presentarse a las municipales, pero la perspicacia gubernamental decreta que la otra mitad de las listas eran trigo limpio y nada tenían que ver con la tal ETA y dejan que se presenten simplemente no solicitando su prohibición judicial. Nadie se tragó eso, bueno miento, se lo tragaron muchos porque así convenía.

Tras una larga y compleja relación amorosa cargada de talante pacifista y dialogante entre el presidente del gobierno del país y la banda asesina etarra, y llegado el momento de presentarse el tal presidente, conocido por todos por Z o ZP, a las elecciones para renovar su cargo, se dan cuenta de que las gentes del país pueden pensar mal de esa relación casi contra natura y deciden romper todo contacto oficial, que bajo manta nadie sabe si siguen con sus tocamientos, y que para hacer mas visible la ruptura mandan a sus fiscales a que insten la ilegalización de las dos partidas de etarras políticos ANV y PCTV en el Tribunal Supremo y por la vía penal solicitan a su juez estrella para estos menesteres que le de a la ETA una patadita, pero no muy fuerte, en su culo terrorista.

Y llegamos a la conclusión de este cuento del país agilipollao y loco. Por un lado, lo del Tribunal Supremo queda provisionalmente en impedir que la partida etarra ANV se presente a las elecciones generales y que se les retiren las ayudas públicas a ANV y PCTV, pero ojito, siguen con sus sueldos y resto de gabelas y además decreta que esa medida no afectaba a "las actividades que como personas individuales y titulares exclusivos de los correspondientes escaños puedan ostentar personas integradas" en ANV y en el PCTV, lo que traducido a la triste realidad significa que siguen con sus puestos en ayuntamientos y parlamento autonómico. Al no tener el fallo no sabemos si decretan eso porque son de ETA pero poco que por otra parte es la teoría de Garzón .

En esta lucha sin cuartel pero cargada de pampaneo de Zeta contra ETA, Garzón, el juez amigo y siempre dispuesto a echar una mano judicial al presidente luchador pacifista, el gran Z, hace una de sus mejores, más elaboradas y mas sopesadas garzonadas emitiendo una cosa de esas judiciales que emiten estos funcionarios en la que le cuadra el círculo a Zapatero decretando que, los del PCTV y ANV son mu malos, pero que mu malos, vamos que son malos remataos aunque no sean de ETA aún, ya que estaban en camino de serlo por medio de una cosa rara que llaman fagocitación y también acercamiento al umbral etarra. Osease, que yo creo que quiere decir que ETA, como no tenía nada mejor que hacer, empezó a zamparse a nekanes y aeneuves y ya iba casi por la mitad pero que gracias a Garzón aun no había terminado de engullirlos. Gracias deben darle todos los de ese país al juez que dicen que impide fagocitaciones al amanecer.

Sinceramente, ¿a que les da como a mi la impresión de que Garzón ha visto últimamente muchas pelis de vampiros y por eso nos cuenta el cuento de que ETA ha mordido en la yugular a solo unas pocas damas de las nekanes y a algunos pocos del ANV y que esos ya se han convertido en vampiros pero que el resto como que siguen siendo probos ciudadanos no contaminados por el virus del terrorismo etarra?.

Aunque sé que me desparramo hoy demasiado, siento decir que la historia no acaba aquí. Tengo la convicción, y como buen ex progre que soy sé que puedo manifestarla tan pancho, pues bien, tengo la convicción de que ZP y Garzón han hablado de la cosa y ZP le planteó la necesidad imperiosa de cargarse, aunque fuese un poco, a las partidas asesinas etarras del área política pero dejando claro que cuando el presidente les dejó pasar en las pasadas elecciones eran unos santos y demócratas ciudadanos no mordidos aun por el vampiro etarra, y que la abducción vampírica fagocitaria con pase mínimo de umbral ha ocurrido después, y que no se ha hecho nada hasta ahora porque no había pruebas de tal hecho, pero que en cuanto las ha habido, Garzón el diligente, siguiendo los pasos de Zapatero el luchador manco capaZ, se habían puesto a la batalla y estos son los resultados. Es que si no es así igual a alguien se le podría pasar por la cabeza pensar en interponer sendas querellas por prevaricación al haber dejado a ETA hacer su tomadura de pelo número 56.

Llegamos a la maravilla de las maravillas, ¡oh maravilla!, el auto de Garzón. Y no hablo de su coche, que seguro será maravilloso, sino de una cosa de esas que emiten los jueces y que llaman auto.

Primero dice El País, “(Garzón) estima que ANV y PCTV estaban en el umbral de convertirse en organizaciones terroristas y que si no lo han hecho, ha sido por el poco margen de tiempo de que han dispuesto y por la actuación de la policía y de los jueces que lo han impedido”

Que no es cierto eso que autea Garzón queda de manifiesto en su propio auto, porque además de ser desternillante es falso. Dice que les ha pillado cuando estaban en el umbral de convertirse en organizaciones terroristas y yo le pregunto a Garzón ¿señor Juez, realmente cree usted que esos dos PCTV y ANV estaban mutando en sendas organizaciones terroristas competidoras de ETA en el negocio terrorista?, vamos Garzón a otro perro con ese hueso. Usted y yo sabemos que no hay huevos en el País Vasco para montar una banda terrorista competidora de la genuina ETA. Menos lobos pues.

Y eso del umbral es para ponerse a reír hoy y terminar cuando nos diesen un sedante en urgencias. Pero claro hay que salvar las vergüenzas de ZP del escarnio público y eso el eximio juez lo hace de narices y al amanecer, aunque mejor aun hace el ponerse él a sí mismo un peazo medalla que te desintegras al decir que si ETA no ha logrado zamparse o vampirizar o fagocitar y umbralizar al ANV y al PCTV es gracias a él, el juez que clava estacas en el corazón del vampiro etarra en la alborada.

Como se pilla antes a un mentiroso a que un cojo, el juez del alba alboreada nos dice en su propio auto que no nos dice la verdad respecto a lo del umbral.

“El juez señala que en los tres últimos años las citadas formaciones se han convertido en un instrumento político de Batasuna, en un medio económico para nutrir a sus dirigentes y para cumplir los fines terroristas de ETA.”

O sea que dice Garzón que Zapatero debe asumir la responsabilidad política de haber dejado a ETA presentarse a las municipales ya que cuando no instó su ilegalización completa ya eran cosa de ETA, por tanto que debe asumir que es un inútil, y de paso que no es algo que ha pasado ahora después, recuerden que las municipales fueron el año pasado.

Y también Garzón dice que Garzón hace una torta como un pan cuando por un lado autifica que la fagocitación estaba en el umbral y por otro dice que la cosa viene de hace tres años.

Garzón no soy quien para darte consejos, y te tuteo porque fuiste político y me da derecho, pero te diré que debes cuidar más tus autos, te salen rayados y abollados y eso no queda fino. Hombre esfuérzate que sabes encubrir mejor tus torticeras intenciones.

Y ahí está ese país, con etarras de la partida política campando a sus anchas y cobrando sueldos que les pagamos para que no les falten chismes de esos del calibre 9 milímetros parabellum, que todo sube y eso no les digo. Ese país subvenciona a quienes les matan y no pasa nada, tan normal, saben que son de ETA y siguen pagándoles el sueldo. País de locos o gilipollas o imbéciles o lelos, no sé o igual todo a la vez.

Todo lo malo a veces tiene algo bueno, en este caso es que el auto del juez alboreador no tiene precio como guión para una película de vampiros fagocitadores. Yo me quedo fascinado pensando en una escena de la tal película en la que una nekane con generoso escote pone su cuello al alcance de los colmillos vampíricos etarras con un gesto de entrega absoluta. ¡Qué país!

Pensamiento atrozmente incorrecto: Cuando la Seguridad Social te paga incorrectamente algo, aunque hayan pasado unos años te exige su devolución. Garzón ¿vas a pedir a ETA que devuelva todo eso que dices que ha trincado incorrectamente de ANV y PCTV?

Documentación.
El País, artículo “El Supremo impide a ANV concurrir a las elecciones de marzo”
El País, artículo “Garzón asfixia al entorno de ETA”

ZP en el país de las patrañas
Federico Quevedo El Confidencial 9 Febrero 2008

Doña María Teresa Fernández de la Vega, de profesión jueza por elección del dedo índice, cunera, y vicepresidenta primera y portaimproperios del Gobierno, dijo, cuando la eligieron en el cargo, que nunca utilizaría las ruedas de prensa posteriores al Consejo de Vagos del Ejecutivo para hacer política y responder a la oposición, que eso era cosa del partido y que el Gobierno se ocupaba de los intereses de todos los ciudadanos, fueran de la opción política que fueran. ¡Mentira vil, cruel villanía! Ayer, sin ir más lejos, desató su lengua viperina por entre sus ropajes de Adolfo Domínguez para decir del PP de todo menos algo bonito, claro que dudo seriamente que en su vocabulario quepa algo bonito... Ni siquiera sé si sabe lo que significa esa palabra... Bonito. Nadie le pidió que hiciera esa hipocrática demostración de fe en la ética... No se puede creer en lo que no se tiene. Pero si la hiciste, Maritere, si la hiciste ¡cumple, hija mía, cumple! Pero no, qué va. Estos chicos del PSOE o no tienen palabra o tienen que salir a buscarla por alguna herrikotaberna a ver si la encuentran por allí pisoteada.

Esa ha sido, sin embargo, la tónica de esta legislatura. Maritere, al tiempo que llenaba su armario de una colección primavera-verano-otoño-invierno que ni Inés Sastre –bueno, Inés Sastre tiene bastante mejor gusto, todo hay que decirlo, ¡claro que la percha...!-, desbordaba su cavidad bucal con un arsenal de insultos, descalificaciones, escarnios, vituperios, mofas y mentiras, patrañas, embustes, trolas y calumnias que habrá hechos las delicias de Astaroth, pero dudo yo que haya servido mucho ni poco al noble empeño del talante y la concordia con el que ZP inauguró esta legislatura que empezó siendo de esperanza –para algunos ¿eh?, que otros ya sabíamos por donde iban los tiros-, y ha acabado en engaño masivo y colectivo con amenaza de continuidad y de perverso ensañamiento. Fíjense, si no, en la contrariedad que supone escuchar al sociolisto decir que se volverá a negociar con ETA sin que nadie de su partido lo desmienta –para qué, si dice la verdad-, mientras corren que se las pelan para impedir que ETA se presente a estas elecciones, después de haber dejado que se presentaran a las autonómicas y municipales que era lo que le venía bien a la pandilla de canallas.

¿Explicaciones? Ninguna. Que nos den. En lugar de eso se eleva un monumento a la injuria acusando al PP de racismo por una propuesta que el propio Rodríguez se comprometió a estudiar tal que hace un par de años en una cumbre informal de la UE sobre inmigración. Anda que el PP ya podía haber tenido un poco mejor preparado el argumentario, porque en eso de las costumbres depende de a quien se escuche hay bastantes lagunas, y algunas resecas... Como reseca es la explicación de Arias Cañete sobre lo bien que servían los camareros de antes, no como los de ahora. Es verdad que antes ibas a un bar y los camareros practicaban una especie de rito culinario ancestral que acababa siempre en una generosa propina, aunque solo fuera por lo bien que lo pasaba uno viendo el trajín tras la barra, o porque pensaba en no volver nunca más.

-Una caña y un bocadillo de calamares, por favor.
-¡Chavaaaal... Tira una de mahou! ¡Luisete, bocatacalamar marchando que el señor tiene prisa...!
-¡Oído cocina!

Y tú que ibas pensando en un rato de solaz lectura dominical del periódico, observas como con un paño al hombro el camarero limpia la barra con una encharcada bayeta, de tal manera que si pones encima el newspaper se deshace en cachitos, mientras pasa por encima de tu chaqueta impecable de tweed una goteante cerveza cuya espuma deja un agradable recuerdo en la manga... Es verdad, qué tiempos. Pero que casi todos los españoles piensen como Cañete no quiere decir que Cañete pueda decir ciertas cosas, porque los políticos están no para decirnos lo que pensamos nosotros, sino para explicarnos lo que debemos de pensar. ¿O no? A lo mejor lo que pasa es todo esto es una farsa, digo, porque si lo que piensa Cañete es lo que piensa todo el mundo, ¿por qué no puede decirlo? ¿Por qué lo prohíbe el manual del buen revolucionario, perdón, del buen político elaborado a pachas entre Rodríguez y Maritere?

O sea, ellos pueden poner a parir a todo hijo de vecino y eso es democrático y políticamente correcto, y Cañete no puede decir que los inmigrantes tienen aquí lo que no tienen en su país, y que por eso vienen, claro, ahí le han dado, porque si lo tuvieran no vendrían. ¿O es que piensan Rodríguez y Maritere que los inmigrantes vienen al son de sus plegarias sobre la paz universal y el amor a los humildes? ¡Venga hombre! Lo único que se les pide, y eso parece de justicia, es que para recibir lo mismo que recibimos los demás, contribuyan a pagarlo con los impuestos derivados de su trabajo. ¡Qué barbaridad! Digo que el PP se podía haber preparado el argumentario porque tampoco es cosa de darle argumentos al adversario, que parece que quieran en el PP que los de Ferraz hagan guasa con las buenas costumbres y la reforestación del planeta. Pero dicho esto, no vengan ustedes a decirme que la idea es una estupidez, porque resulta que estamos hablando, no de bendecir la mesa antes de empezar a comer, sino de conseguir un modelo adecuado de convivencia entre todos, nacionales e inmigrantes, reconociendo los derechos de estos últimos, pero también sus obligaciones. ¿O es que, Maritere, por ser diferentes no tienen que tener obligaciones?

Lo vuestro, Rodrí, Maritere, es una patraña como no hay dos. Habéis convertido Canarias en una especie de Guantánamo de la inmigración y tenéis la caradura de llamar a los demás racistas y xenófobos. Practicáis traslados de ilegales de una comunidad a otra con nocturnidad y alevosía, dejándolos tirados en plena calle –¡que se lo pregunten a Rita Barberá, que se lo pregunten!- para que se hagan cargo de ellos las administraciones del PP, y llamáis a los del PP fascistas y de extrema derecha... La pena es que estos chicos de Génova no tienen la suficiente entereza como para poneros en vuestro sitio, y se achantan cuando aparece Rubalcaba blandiendo su habitual mordacidad en lugar de recordarle los muchos excesos de las fuerzas de seguridad que de él dependen con los inmigrantes. Claro que voy a acabar pensando que lo que os interesa es que esta sociedad se desmorone intelectual, cultural y moralmente, porque en esa diversidad violenta que enciende el fuego en el que se cocina el caldo de cultivo del fanatismo, vosotros os sentís mucho más a gusto que en una sociedad abierta y moralmente entregada a la defensa de la libertad y de la igualdad. Vaya, al final me he puesto serio, ya lo siento.

Comunicado nº 24.
N.O.A. Núcleos de Oposición Antinacionalista 9 Febrero 2008

Iniciamos con este una serie de análisis en profundidad sobre los diversos componentes actuales del movimiento contra la situación de desintegración nacional, degradación de la democracia, quiebra de valores y blindaje de la partitocracia.

Vamos a hacerlo, además, desde el punto de vista de cada sector, con sus argumentos, intentando también desvelar sus carencias.

Son tendencias que, partiendo de su ámbito, han debido avanzar hacia una comprensión global del problema en sus diversas facetas y en su origen.

Queremos con ello invitar a la reflexión a cada sector del movimiento, y a que se reconozcan entre ellos. Este reconocimiento entre sectores y grupos es la línea que siempre hemos propugnado los NOA.

Después de los grupos católicos seguirá el de los conservadores, los constitucionalistas, los “no-nacionalistas” junto a la resistencia al terrorismo nacionalista armado, la izquierda leal, y los liberales. Esperamos os sean útiles.


¿Política católica o catolicismo político?
Valores frente a laicismo vacío
La presencia viva de grupos católicos en el movimiento de resistencia al actual estado degradado de la situación política y social en nuestro país, se enmarca en lo que se ha llamado el “retorno de lo sagrado”.

Esto está originado por el derrumbe de las “utopías seculares”, especialmente el “socialismo real”, el comunismo, y en general de la izquierda occidental, sustentada en los efímeros logros socio-económicos del “Estado del Bienestar” ya desaparecido.

Los grupos católicos surgen como protesta a la degradación social de una “ética progresista” que, en realidad, está vacía y no ha engendrado valores reales, sólidos, más allá de un lenguaje hoy reconocido como “políticamente correcto”, donde abrevan sus sectas.

La crítica es especialmente hiriente para una izquierda instalada en el poder y en el sistema, que se acomoda muy bien al consumismo ciego, y que ha apoyado a los regímenes del “Telón de Acero” que sólo han gestionado miseria. Una izquierda, por lo tanto, que sólo ofrece consumismo o miseria.

La laicidad aparece como una parte (sacada del viejo arsenal decimonónico de los radical-socialistas) del sustituto ideológico del programa económico izquierdista. Fracasada la nacionalización masiva comunista, finiquitada la tendencia obrerista y la pantalla (liberal además) del Estado del Bienestar, la izquierda se queda sin la excusa económica y sin ideología, debiendo recurrir a los llamados “nuevos movimientos sociales” que le proporcionan los rendimientos de una estrategia política, y la mejor defensa siempre es un buen ataque: cuotas de poder para las minorías raciales y sexuales, para las mujeres (es decir para su élite profesional), puertas abiertas a la inmigración, demonización de la derecha y del “neoliberalismo globalizador”, ataque a todo lo que huela a religión, moral o tradiciones, actitudes “mayo-68” incluso a nivel institucional (lo que genera contradicciones y problemas profundos)...

De manera que el origen del surgimiento recristianizador es el mismo que el de todos los grupos realmente “antisistema”: la verificación de que tal sistema no funciona y, sobre todo, que no es lo que dice, que se sustenta en mentiras, en potentes pantallas mediáticas, en mistificaciones y manipulaciones. En que, de hecho, no sabe a donde va, avanza a salto de mata y es parte de los intereses inmediatos de los grupos políticos y económicos, y de su desnudo afán de poder.

El inicio de este resurgir está, más que en las consecuencias del Concilio Vaticano II, en el magisterio de Juan Pablo II, en el que se reafirmará la identidad católica a través de la ruptura con las bases de la sociedad laica, proporcionando una alternativa de ética, de orden y en definitiva, de sentido.

Las resistencias, como para el resto del movimiento, son grandes. La recatolización surge en una sociedad profundamente secularizada, donde los medios de comunicación, o la escuela, lejos de ser neutrales o de “educar para la libertad”, son palmariamente sectarios, represivos y tendenciosos. El modelo de vida que ha dejado esta herencia de mayo del 68 en la que abreva todo “progre” o “alternativo”, es de un pasotismo y una vacuidad pasmosas.

En este contexto, el lenguaje evangélico suena doctrinario y sobre todo moralista, ético hasta rozar lo estético. Si se obstina en mantenerse en ese estrecho (socialmente) margen cuesta mucho penetrar en él desde el exterior, a menos que se zambulla en el medio político como consecuencia de la presencia de la identidad, los valores y la labor católicas y su papel en la sociedad.

El tema de los valores no es secundario, es fundamental tanto por el actual contexto social como por los ataques de un “laicismo” utilizado como pura maza de asalto sin contenido ético alguno. Se trata de una batalla de valores y derechos.

Los valores no poseen una validez permanente, necesitan recomponerse y reimplantarse, so pena de convertirse en mera apariencia con el paso del tiempo. Eso ocurrió con el cambio social durante el franquismo, los años 60 de la tecnocracia y el desarrollo económico que sustituyó al formalismo ideológico del falangismo.

La propia identidad de los valores requiere su imposición para ejercer como tales. Su opuesto se convierte en un sinvalor. Los valores que no logran la hegemonía se convierten en trastos inútiles. Es la versión para la ética y moral, de la dialéctica amigo/enemigo de la política. Es la única realidad, impuesta sin escrúpulos por el extraño “progresismo” mutante que padecemos.

La ingenuidad es aquí algo más que un peligro, es suicida.
El ejemplo polaco
Esa labor social la intentan cubrir enclaves en la red como Arbil, Conoze o Hazteoir. Han decidido dar un paso más, conscientes de que la apuesta política supone un alejamiento de sus orígenes pero también que les integra en una perspectiva más amplia, más real, en el movimiento, con sus iguales.

Exactamente como los sacerdotes polacos que descubrieron, en la represión y la cárcel junto a otros compañeros de viaje, militantes obreros o demócratas, una extensión de su compromiso evangélico con todo el que sufría persecución injustamente.

El ejemplo polaco es especialmente ilustrativo de la actuación católica en política. Si, por un lado, el católico descubre en la represión antireligiosa del régimen un motivo de oposición y movilización más allá de su labor de apostolado o afirmación de la fe, y la similitud de su represión con la de otros sectores enemigos de ese régimen, por otro lado entenderá enseguida que la labor de la Iglesia y de la comunidad creyente no es crear una facción política (la “democracia cristiana”) sino incidir, como todos, en la sociedad y frente a las instituciones, en los temas que les afectan, tanto en su faceta de creyentes como de ciudadanos.

Los magros resultados de la Democracia Cristiana polaca (10% de votos, un 30% del voto católico) en 1990, y la advertencia de líderes del sindicato católico “Solidaridad” de su rechazo a un papel político de la Iglesia en la democracia, confirman las prevenciones de sectores amplios del electorado católico de afrontar un proceso de recatolización social que implique tanto enfrentarse con antiguos compañeros de lucha laicos (Carta-77, KOR, Comités de Defensa Obrera) como unirse a antiguos colaboradores (incluso confidentes de la policía política) del régimen comunista, entonces miembros de un partido católico comparsa y ahora en la DC.

El propio sindicato “Solidaridad” hizo del catolicismo polaco un signo de identidad y resistencia, pero aplicado a un ámbito y fines más amplios (y no sólo laborales o nacionales), y esa fue su grandeza y su victoria.

Esta actitud era perfectamente comprensible. El Vaticano, con Pablo VI, había practicado una política conciliadora con los regímenes comunistas con la esperanza de preservar los restos visibles de la Iglesia y de reconstruir su castigada y envejecida jerarquía. Esto desprestigió a la Iglesia, fortaleció a los organizaciones-títere del régimen (“Pacem in Terris”) y desencantó a muchos fieles militantes.

Una década después, los esfuerzos de la política católica se han evidenciado en un gobierno católico que empieza a tener roces con sectores liberales o progresistas antiguos resistentes al comunismo.

La travesía del desierto
Por otra parte, la simbiosis Iglesia-Estado es contraria al devenir del catolicismo, y más propia del protestantismo, en contra de las apariencias (ya ha sido desarrollado el vínculo entre nazismo y protestantismo, especilamente servil, a través de la doctrina tradicional luterana de los “dos reinos” y su clásico quietismo político), y uno de sus mejores ejemplos es el reglaismo tradicional español (que no pocos roces causó, especialmente con los “progresistas” jesuitas y sus ghettos indigenistas).

Es el catolicismo el que, en contra de la falsedad de la Leyenda Negra antiespañola (especialmente la referida a la Inquisición), está en el origen del surgir del individuo autónomo, de la sociedad civil, la autonomía del Estado, la espiritualidad o el arte y la civilización europeos. Un bocado demasiado grande para las evanescente modas “progres” y sus efectos disolventes.

Quien contradijo la tradición de la Iglesia fue la “Teología de la Liberación”, que rompió la Iglesia en un eje de “lucha de clases”, negando su autonomía y sustituyendo su mensaje por un mesianismo secular, aprovechándose del clima y las resoluciones del Concilio Vaticano II.

Su efecto más pernicioso será el alejamiento de muchos obispos y sacerdotes que ya estaban ejerciendo labores sociales entre los más pobres.

Ese suele ser el resultado de los radicalismos sociales, meras pantallas dialécticas. Las que alimentan la leyenda negra contra Pio XII (basada en el despectivo telegrama del embajador alemán ante la Santa Sede, Ernest von Weizsäcker) soslayan que tras esa actitud cautelosa a denunciar públicamente la persecución a los judíos estaba la preocupación por los miles de ellos escondidos en propiedades eclesiásticas, que una condena firme hubiera llevado a la muerte, junto a conversos y matrimonios mixtos.

Quizás muchos católicos hayan olvidado la penosa situación de la Iglesia española en los años 70. A la etapa de una cierta convivencia con la cultura política falangista, se dio una temprana reacción a mediados de la década de los 40 con movimientos obreristas contestatarios como la HOAC y la JOC. De esa nueva cultura religiosa surgieron numerosos movimientos de izquierda de origen cristiano (FLP, ORT, OICE, SOC...) y de tipo ciudadano.

En los 70 existe una tendencia muy maniquea, hasta el cinismo, relativista, y muy atenta a la apariencia “moderna y progresista”, muy manipulable políticamente desde fuera del ámbito eclesial y extremadamente intolerante y dogmática con quienes no comulgan con ella. Totalitarios de izquierda que tenían el campo libre ante el agotamiento de organizaciones como Acción Católica o la ACNP.

Ello comportó graves consecuencias: marginación de individuos y grupos, deserción en la práctica religiosa, división, desaparición de asociaciones, falta de vocaciones, etc, todas por discusiones inútiles y mezquinas. La situación no se regeneró hasta mediados de los 80, cuando la jerarquía logró reasumir el liderazgo y replantear los problemas, lo que se plasmó en resoluciones como “Testigos del Dios vivo: la misión e identidad de la Iglesia en nuestra sociedad” (1985) y “Los católicos en la vida pública” (1986), así como el nuevo Código de Derecho Canónico (1983) y del Catecismo (1992).

Básicamente se trató de reforzar las creencias, reconstruir la moral familiar y social y retomar la labor de evangelización.

Pero el mal ya estaba hecho. El contexto religioso y el social habían cambiado lo suficiente como para suscitar la aparición de un catolicismo laxo, sin compromiso ni conexión con la realidad vivida, cómodo e incoherente. En definitiva, débil, que se complementa con otro catolicismo fiel pero cobarde, poco activo y muy formal.

En otra posición están los militantes, vivenciales, organizados (12.000 entidades registradas), pero no todos implicados en la vida política. Unos apolíticos, otros abogando por recluirla en la responsabilidad individual, y los menos, comportándose como brazo y conciencia del pueblo católico, y que son mirados con recelo por el resto, a pesar de la gravedad de los retos actuales y la importancia de las respuestas a dar.

Cuando la libertad es lucha
Resumiendo: la desvinculación del catolicismo con respecto a cualquier forma política es un tema antiguo, pero la indiferencia ante los ataques es irresponsable y suicida. La primera labor de la Iglesia es la formación de conciencias que garantizen la defensa de la justicia frente a intreses personales, grupales o ilegítimos. En esta labor no es la Iglesia como institución la protagonista sino más bien los fieles como ciudadanos o grupos. Lo cual ha manifestado Juan Pablo II en diversas ocasiones.

Es evidente que ha fracasado el proyecto de institucionalización de la Iglesia y el actual de privatización de la religión (católica, porque la musulmana y el fundamentalismo laicista se han unido en la misión de arrasar la Nación y el Pueblo españoles). En la sociedad actual cohabitan ámbitos de privatización y de politización de la religión, y ambos por factores tanto estructurales como intrínsecos de la sociedad y la religión.

Toda la estrategia de resistencia de la Iglesia pasará por lo tanto por mostrar esa “arrogancia de la razón”, cuyos sueños producen monstruos, producto de la ideologización de la Ilustración, cuyo último resultado fue el materialismo marxista, denunciado tanto por el moderno análisis católico (Lustiger, Ratzinger) como por la teoría crítica marxista (Adorno, Horkheimer) que identifica al iluminismo como totalitarismo.

“La idea moderna de libertad es un producto legítimo del espacio vital cristiano. No podría desarrollarse fuera de él... Cuando la propia Iglesia se convierte en Estado, la libertad se pierde. Pero es igualmente cierto que también se pierde la libertad cuando la Iglesia es suprimida como entidad pública, que goza de influencia”.
(“Iglesia, ecumenismo y política”, Joseph Ratzinger, 1987).

“Dado que la dimensión temporal de la vida humana se realiza a través de la pertenencia a diversas comunidades, la nacional y el Estado, y es por tanto al mismo tiempo política, económica y cultural, la Iglesia redescubre continuamente su propia misión en relación con esos sectores de la vida y la actividad humanas. La Iglesia, estableciendo una relación religiosa con el hombre, le consolida en sus vínculos sociales naturales”.
(Juan Pablo II, 1979).

Al contrario que el islamismo, el objetivo de la recatolización sería, no convertirse en Estado, sino restaurar la Iglesia como entidad pública. Y ello implica, hoy en España, luchar contra las fuerzas institucionales que pugnan por destruir todo aquello que compone y define al pueblo español.

Los ataques que recibe la Iglesia no son gratuitos sino producto de su propio valor como institución pública, y hoy se articulan sobre tres ejes:

• Según estudios sociológicos actuales, el PSOE depende totalmente del voto católico. Estos estudios afirman que el factor religioso supera al de la clase y nivel sociales.

Este voto católico es por lo tanto plural y es fundamental captarlo y, sobre todo, concienciarlo de que las operaciones políticas ya no giran (o, si se prefiere, ya no sólo giran) alrededor de la dictomia, hoy muy difusa, derecha/izquierda, sino sobre operaciones de grupos con intereses concretos e inconfesables, sin escrúpulos ni norte conocido. Enemigo, en definitiva, es quien te humilla y ataca.

• Existe una verdadera “guerra de religión” entre la que se considera, por propios y extraños, propia de España, y la “excusa laicista”, aliada a su vez de las religiones totalitarias de los nacionalismos.

• La Iglesia católica es, lo quiera o no, un factor político de importancia, y no puede dejar de manifestar sus intereses y opiniones. Pero la movilización y encuadramiento del pueblo católico tendrá que correr a cargo de los grupos militantes.

Aquellos grupos que desean mantenerse, ellos y su labor, al margen del ámbito político, deben ver que las dimensiones y características de esa labor social tiene una magnitud política considerable que los laicistas han sabido valorar, y por ello, intentar desmontar a través de la corrupta y financiada trama de las ONGs.

Al catolicismo militante le toca asumir el frente abierto.

Necesariamente, y como cualquier parte del movimiento de resistencia contra la tiranía antiespañola, deberá partir del antagonismo, de la afirmación social de la identidad.

Dar ejemplo, como ha sido la estrategia de los primeros tiempos de todas las formas doctrinales.

Dos respuestas se dan en la formulación de la estrategia de la recatolización: por un lado la restauración del espacio católico en instituciones-puente entre lo público y lo privado, como la escuela. Y por otro lado el surgimiento de espacios de vivencia comunitaria a través de grupos carismáticos, frecuentes blancos de la “izquierda” mediática, y no exentos de la crítica de la corriente principal de la Iglesia, que les acusa de estar más centrados en su carisma que en la labor evangélica común, en definitiva les acusa de sectarios militantes.

Son, en todo caso, cuestiones que el catolicismo político y la política católica tendrá que resolver en su seno. Pero no estará sólo. Si es valiente, no. A su lado caminarán todos los que combaten contra un régimen que sólo ofrece su impostura, la esclavitud y el vacío.

N.O.A. Núcleos de Oposición Antinacionalista
www.nucleosoa.org
oa@nucleosoa.org
Adheridos a la plataforma España y Libertad
Adheridos a la plataforma Comunidad Antiterrorista

DECLARACIONES DE SUSANA BERNUY A Libertad Digital
UPD dice que algunos párrafos del estatuto catalán sobre educación "dan escalofríos"
La número uno de UPD por Barcelona, Susana Bernuy, ha denunciado el sectarismo existente en las aulas catalanas, donde el castellano se encuentra marginado y los alumnos que no sepan catalán quedan apartados del sistema. En declaraciones a Libertad Digital, Bernuy ha avanzado que la educación será un tema "capital" para su formación ya que "hay algunos párrafos del estatuto catalán que dan escalofríos". Según ha denunciado, los nacionalistas están obsesionados por "arrinconar el español". Este partido defiende además que el Estado recupere la competencia de Educación.
Libertad Digital 9 Febrero 2008

Con la presentación de las candidaturas ya realizada, Bernuy ha avanzado que la educación será uno de los pilares "capitales" de su formación en Cataluña ya que van a luchar porque el catalán deje de ser una "imposición estatutaria". "Es urgente eliminar los programas (reflejados en el sistema educativo de la Generalidad) que marginan el castellano", recalca.

"No nos pueden obligar a escribir en catalán" continúa la candidata de UPD, a la par que recalca que "lo mejor" para los alumnos de cualquier comunidad autonómica es "saber el castellano". "Es absurdo que no sea así" ya que los menores "necesitan el español para desarrollarse, necesitan manejarlo bien y con fluidez", sentencia.

Por ello, desde su formación van a seguir denunciando con firmeza el "desprecio" que, en su opinión, sufre el castellano en Cataluña. Los nacionalistas "han conseguido invertir los términos" y ahora "se margina al castellano como antes se marginaba al catalán". Por ello, "es necesario" devolver las competencias en materia de educación "al Estado".

En otro orden de cosas, Bernuy también ha criticado que la Generalidad quiera privatizar la enseñanza y ha apostado porque los centros sigan siendo "públicos" ya que, es obvio, que "no todas las familias pueden pagar un colegio privado".

Las víctimas, otra vez humilladas por un auto que «llega demasiado tarde»
La APM denuncia que las circunstancias «eran las mismas» hace seis meses
La AVT considera que el retraso ha permitido a ambos partidos obtener financiación y datos valiosos para ETA.
J. López La Razón 9 Febrero 2008

MADRID- La decisión del juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón de suspender las actividades de ANV y PCTV recibió la valoración de las asociaciones de víctimas, que aúnan lo positivo de la medida con la supuesta tardanza en llevarse a cabo. Así, la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), manifestó en un comunicado que esta iniciativa «llega tarde» porque el Gobierno tenía desde «hace muchos meses» información «suficiente, concreta y contrastada» sobre los vínculos de ambas formaciones con ETA y Batasuna. «El daño ya está hecho», lamentaba la nota, porque el entorno de la banda terrorista ya habría «conseguido presencia en las instituciones autonómicas y locales, al tiempo que información y financiación valiosas para los fines criminales de la banda».

Indignación
Además, la AVT entiende que es «una broma de mal gusto» que el propio juez Garzón asegure en los autos de suspensión que «no se pretende tampoco ilegalizar un partido político sino aplicar una medida cautelar tendente a prevenir la continuación de la utilización de ese partido político para la comisión» de delitos graves. De esta manera, «el juez no vincula directamente a ANV y PCTV con ETA, sino que coloca a las dos formaciones como meros instrumentos manipulados por la banda asesina», según informa Ep.

Por su parte, la Asociación Profesional de la Magistratura considera que la decisión adoptada ayer por el juez Garzón no es «coherente» con otras dictadas hace unos meses respecto a PCTV y ANV, e igual puede predicarse respeto a la postura de la Fiscalía, toda vez que las circunstancias eran las mismas que ahora, y, en cambio, las resoluciones fueron en un sentido bien distinto. Así se mantiene desde esta asociación mayoritaria, aunque, eso sí, después de considerar esa decisión como «justificadamente fundada y la más apropiada». De hecho, señaló el portavoz de la APM, Antonio García, «nosotros hemos preconizado que tanto ANV como PCTV formaban parte de un entramado vinculado a una organización terrorista», en referencia a Batasuna, catalogada de esa manera por la Unión Europea.

La crítica de la APM no es, por tanto, a la resolución en sí misma, sino a que ésta pueda transmitir, al igual que a las cambiantes tesis de la Fiscalía, una imagen de «sospecha» en la opinión de que la Justicia «no actúa sólo sometida a criterios legales, sino también con criterios de oportunidad política», lo que puede dañar la imagen de credibilidad en el Poder Judicial.

Hace algunos meses, afirmó Antonio García, las «circunstancias» respecto a ANV y PCTV eran «las mismas que ahora, salvo que tiempo atrás existía eso que se denominaba "proceso de paz" y que hoy no existe».

Por eso, añadió el portavoz de la citada asociación de jueces y magistrados, «tenemos que decir que la decisión –la suspensión de actividades de ambos partidos– y la postura de la Fiscalía ahora no es coherente con otras dictadas tiempo atrás, porque la Ley era la misma, y las circunstancias, también, y todo eso es algo que no se puede discutir».

Pagaza desnuda el «proceso»
B. TORQUEMADA ABC 9 Febrero 2008

MADRID. Dos amargas huellas en la memoria, muy próximas en el calendario. Ayer, sólo tres días después del duodécimo aniversario del asesinato del dirigente del PSE Fernando Múgica, se celebró el de Joxeba Pagazaurtundúa, otro representante del socialismo vasco de «resistencia», sustentado en principios inquebrantables y férreo frente a ETA. «Me toca hacer balance de cinco años sin Joxeba», dijo ayer Maite «Pagaza» en la localidad guipuzcoana de Andoain, junto al monumento que recuerda a su hermano cerca del lugar donde fue abatido a tiros por los etarras. Esas primeras palabras le sirvieron para ensamblar a continuación un discurso abiertamente crítico con el fracasado «proceso de paz» del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, en el que no faltó la denuncia, indirecta aunque obvia, de que los dirigentes socialistas habían sido desleales al pacto antiterrorista porque, dijo, «la tregua de 2006 estaba cocinada desde 2002».

Expuso también Maite «Pagaza» en nombre de su familia que en las fallidas conversaciones con la banda criminal ha habido una «carta oculta», consistente en «la excarcelación progresiva de presos, el pago más severo que se reservaban los negociadores. Por eso nunca se nombraba y por eso resultaba estratégico el mundo de las víctimas».

«Para nosotros -comentó también- ha sido doloroso ver la invasión en la opinión pública española de parecida propaganda a la que sufríamos en la opinión pública vasca. Pilar Ruiz y Titi (la madre y la viuda de Joxeba) creyeron morir cuando Patxi López se reunió con Arnaldo Otegi. Joxeba no se jugó la vida para que además vejasen a su madre y a su familia. Hemos sufrido dolor innecesario por las decisiones de gente que creían que tenían que intentar terminar con ETA y que la oportunidad existía fuera de la estrategia antiterrorista que se pactó en 2000».

Igualmente explícitas vienen siendo estos días las declaraciones de Mapi de las Heras, la viuda de Fernando Múgica: «Estoy absolutamente desencantada -comentaba ayer a ABC- de estos socialistas «de pesebre». Para mí, no tienen ninguna credibilidad. Tampoco ahora, cuando dicen que no volverán a negociar con los terroristas. Se han celebrado los actos conmemorativos de mi esposo y, como siempre, Patxi López y Eguiguren han venido sólo para la foto. A mí no me saludan». Como cierre del círculo, apunta que «precisamente conocí a Zapatero en el funeral por Joxeba Pagaza. Allí me dijo que él hace su discurso según vaya el PP. En mi opinión, jamás ha tenido otro programa que el del resentimiento hacia el Partido Popular».

El Gobierno atribuye a Resistencia Galega la autoría de la bomba colocada en Perbes
El delegado del Gobierno en Galicia, Manuel Ameijeiras, apuntó ayer a los independentistas de Resistencia Galega como posibles autores de la colocación del artefacto explosivo que estalló de madrugada en la "caseta" de información y ventas de la Urbanización Costa de Miño, que construye el Grupo de Martinsa-Fadesa en San Pedro de Perbes. El "modus operandi" y las características de la bomba -que, según fuentes policiales, contenía entre tres y cuatro kilos de pólvora en una olla a presión- sugieren a los investigadores una nueva actuación del movimiento independentista.
LUCíA TENREIRO > MIñO El Ideal Gallego 9 Febrero 2008

El suceso ocurrió sobre las 04.40 horas y aunque no hubo que lamentar víctimas ni heridos, la explosión y posterior onda expansiva provocaron daños materiales tanto en las instalaciones de la inmobiliaria como en las casas más cercanas, en el núcleo de Abesada. Una llamada de un vecino de la zona alertó de la situación a las fuerzas del orden y hasta el lugar de los hechos se trasladaron varias unidades de la Guardia Civil, incluidos especialistas en desactivación de artefactos explosivos, además de Policía Local y Protección Civil de Miño y Bomberos del parque de Betanzos.

Investigación > Una vez en el lugar de los hechos, los agentes pudieron comprobar que el artefacto había sido colocado en el exterior de las oficinas -una caseta de chapa metálica y cristal- que sufrieron los daños más importantes. Después del estallido, hierros y vidrios se mezclaron con las maquetas de Costa de Miño. En el suelo, un enorme socavón y restos de las estructuras en los jardines y fincas más cercanas dieron lugar a todo tipo de especulaciones. "Non sei o que foi, pero foi moito", explicó Ángel Rodríguez, uno de los residentes, al tiempo que su vecino explica que en su parcela se localizó lo que podía ser la goma del cierre de una olla a presión, donde los autores podrían haber dejado los explosivos. "O cheiro a pólvora era moi forte", dijo Amparo Porta, que reside en una de las viviendas más afectadas, justo enfrente a las oficinas, donde trabajan tres empleados de Martinsa-Fadesa, al otro lado de la carretera.

La zona fue acordonada de inmediato para garantizar la seguridad y proceder a la toma de muestras que puedan contribuir a esclarecer las circunstancias en que se produjo la explosión, que de momento no ha sido reivindicada.

Según explicaron a este periódico testigos presenciales, la deflagración pudo escucharse en el lugar de Andrade, en Pontedeume, en Boebre y en Ber.

"Alguno tiene moral para seguir haciendo esto, pero se darán cuenta de que vamos a ponerles ante la justicia", manifestó Ameijeiras, quien descartó que un motorista, visto en el lugar antes de la explosión, estuviese relacionado, ya que fue localizado horas después y nada tiene que ver con el suceso.

Recortes de Prensa   Página Inicial