AGLI

Recortes de Prensa    Domingo 10 Febrero 2008

Juan Costa y la "adaptación" de una promesa
Álvaro Vermoet Hidalgo Libertad Digital 10 Febrero 2008

Nunca se sabe. De pronto nos sale Mariano Rajoy animado y eufórico hablando de un "contrato de integración" que obligue a los inmigantes a aprender nuestra lengua, a encontrar empleo y a respetar nuestras costumbres (que no son las lentejas sino la igualdad del hombre y la mujer, y esas cosas) y unas horas después nos sale diciendo que va a plantar quinientos mil millones de árboles haciendo una ley que luche contra el cambio del clima climático, que diría Moratinos.

Lo mismo con la enseñanza: un día nos da todo un recital sarkozyano sobre el esfuerzo y el mérito en la educación y dice que suprimirá la abominación esta de la Educación para la Ciudadanía (léase catecismo del buen socialista) y que garantizará los derechos lingüísticos de los castellanohablantes y unos días después nos saca a Juan Costa diciendo que eso se garantizará en toda España pero que se "adaptará" en función del entorno lingüístico, es decir, que se limitará el castellano al 35% precisamente en las zonas donde los castellanohablantes son discriminados lingüística y culturalmente. ¿Esta es la gran reforma del PP? ¿Que se pueda hacer deporte en castellano?

No, miren: lo de aprender muchas lenguas tiene una justificación educativa y lo de estudiar en la lengua materna está demostrado que reduce el fracaso escolar. Pero, ante todo, el problema no es educativo sino político: si se reconoce, o no, el derecho a estudiar en español en España, en toda España. El compromiso de Rajoy parece firme, pero las palabras de Costa sobre adaptaciones y porcentajes en función del entorno nos hacen recordar lo de la "adaptación" de Camps en Valencia. ¿Pero qué es eso de adaptar los derechos?

Sea como fuere creo que el discurso de defensa de España y de la libertad que adopta casi siempre Rajoy está viéndose reflejado en compromisos "PP, PP", como el contrato de integración que garantiza la continuidad de España y de la libertad, y la ley que garantizará el castellano en la enseñanza, que garantiza la libertad en toda España. Son dos conceptos que en este país van de la mano: donde hay nacionalismo hay menos libertad. Son dos motivos para votar a Mariano Rajoy, así que los matices de Costa se los pueden ahorrar.

P.D.: no se pierdan la última "adaptación" de Costa aquí: El PP no restringirá el velo en Ceuta y Melilla porque allí no es un símbolo de 'sumisión'

A la ETA le conviene el triunfo de Zapo...
Pío Moa Libertad Digital 10 Febrero 2008

En una democracia los ciudadanos tienen el derecho de votar, y también el de exponer y difundir su opinión. Y cuando un grupo de colaboradores del terrorismo se ha aupado al poder y corrompe las reglas del juego democrático, el ejercicio de nuestros derechos ciudadanos se convierte en un deber. Cada uno debe hacer su campaña electoral contra los mayores enemigos que ha tenido la libertad desde la Transición. Una buena idea es concentrar el mensaje en unas pocas evidencias, generalmente olvidadas por los políticos, sin dejarse distraer por temas secundarios, y repetirlas por todos los medios hasta que calen en la población. Por ejemplo:

A la ETA le conviene el triunfo de Zapo (o Zapatero)
A Ibarreche, a Carod, a Mas, a Touriño… les conviene la victoria de Zapo
A Fidel Castro, a la tiranía iraní, a la tiranía marroquí, a Chávez, etc., les conviene el triunfo de Zapo.
A los islamistas les conviene la victoria de Zapo
¿Y A TI?
------
Un grupo yorompo.org, difunde este llamamiento:
“Justo dos siglos después, tenemos que volver a demostrar que somos el único pueblo que se organiza sin generales.

Con engaños, como entonces, unos pérfidos desalmados buscan perjudicarnos gravemente por su exclusiva conveniencia. Ante el desafío que nos lanzan, cada uno sabrá donde está su puesto y como va a responder. Dar una moneda o repartir una octavilla, todo es importante.

Nuestros muertos, nuestros mayores, nuestros niños y los españoles por venir esperan que demos lo mejor. Nuestras vidas futuras y la tranquilidad de todos ellos o el oprobio a nuestra Nación están en nuestras manos. La responsabilidad es únicamente nuestra.

Seguros de la rectitud de nuestra causa y de nuestro triunfo, los corazones valientes que ya van despertando y laten con furia española en cada pecho son todo el aval que necesitamos.

Que Dios reparta suerte.
Memoria, dignidad y justicia”
-------
Rajoy y los suyos, como siempre

Dice que garantizará por ley la enseñanza del castellano. Esa ley ya existe, está en la Constitución, no necesita más papelajos ni burocracia, solo cumplirla: lo que no han hecho los separatistas ni los socialistas. La Carmen Chacó dice que cumplir la ley es “rancio, centralista y anticatalán”. Ella, como su banda, está por incumplir la ley, esto es, por la delincuencia. Catalufa ella, que no catalana. ¿Quién dijo que en España no existe clase política, sino chusma política?

Pero tampoco ha cumplido la ley el PP cuando estaba en el poder ni lo cumple en las comunidades bilingües donde gobierna, en las cuales ha imitado la política "educativa" de los separatistas, contraria a la democracia y a España. Al final, Juan Costa, personaje de una necedad política desusada, nos explica que se garantizará la enseñanza en castellano... allí donde solo se habla castellano; en las demás regiones, solo "en porcentaje menor". La única garantía, al final, va a ser para el inglés. Así es el PP. Estas cosas, como los estatutos o sus obsesiones anglofilíticas relejan la mísera realidad de Rajoy y los suyos bajo su palabrería “patriótica”.

La Constitución exige la cooficialidad real del español común y de los idiomas regionales, así como el derecho de los ciudadanos a expresarse o recibir enseñanza en una u otras. Y los políticos, incluidos los del PP, repitámoslo, no lo han cumplido en ningún caso. Con ello se han situado y se sitúan al margen de la ley.

El PP es el problema y el régimen es el problema
email  Antonio García. (Barcelona.) 10 Febrero 2008

Estimado José Luis:
Solamente animarte y felicitarte por tu nota "el PP es el problema". Tu asociación es la única que tiene una visión correcta y que, incluso, sugiere la vuelta a una única lengua oficial.(Comparándonos con Francia, Italia, etc.) Muy diferente de la actitud de Convivencia Cívica Catalana, por ejemplo, donde promueven la imposición del bilingüismo.(Admiro su valentía sin embargo, pero no deja de ser una valentía políticamente correcta, en consonancia con el régimen que nos han impuesto.)
Sólo unos matices: el PP es el problema. Pero es que el mismo Rey es el problema.(Ya que él nos llevó a esto y, además, parece muy satisfecho con la "riqueza lingüística" de la que siempre habla en sus discursos.) La inspiración de la letra de la Constitución se traduce en la interpretación que tenemos. Pues es una Constitución que habla de nacionalidades y no dice en ninguna parte que las lenguas regionales no se puedan imponer. Cosa que sí decía la Constitución de la segunda república. A pesar de ello, Unamuno ya advirtió sobre la peligrosidad de ese "co" de cooficialidad. Y lo comparó al "co" de cosoberanía, que entonces no existía, pero que en nuestra Constitución viene peligrosamente expresado por el término "nacionalidades".

Por eso tanto Ciudadanos como Upd también abogan por el bilingüismo, no nos engañemos. No abogan por la supremacía del español en el rango de cooficialidad. Y, además, esos partidos nunca dejarán de ser una anécdota, un rasgo de diversidad simulada para dar credibilidad al régimen, para que la gente crea que hay libertad para defender todas las ideas, cosa completamente falsa, no hay más que ver el vacío que le han hecho los bancos y los medios de comunicación a Upd.
Así que el problema es el ambiguo redactado de la Constitución y la indiferencia del Rey ante la disgregación de España, indiferencia lógica puesto que él es su máximo artífice y no, como proclama, el garante de la unidad. Más bien es el garante de la inexorable marcha hacia la segregación.(Prácticamente ya conseguida en muchas zonas e iniciándose en otras como Asturias donde el PP parece que va a apoyar la oficialidad de un nuevo invento: el asturiano (unión de laboratorio de los aldeanos dialectos bables.)

El problema es el régimen, todos los partidos de este régimen y el Rey que diseñó (con Suárez) el régimen. Porque no me cabe la menor duda de que si el Rey estuviera interesado en que en España se pudiera estudiar en español, en España se podría estudiar en español desde hace muchos años. Pero parece que sus intereses son otros (inconfesables, que quizás no podemos ni imaginar, aunque me llama la atención la continua asistencia de la Reina a las reuniones del club Bilderberg junto a Cebrián), pasando por conservar su trono a cualquier precio, aunque ese precio sea la absoluta humillación de los españoles.

Si lo consideras oportuno, tienes mi permiso para publicar esto en tu página. Yo respondo, no me asustan las democráticas cárceles. Je, je
Un abrazo. Antonio García. (Barcelona.)

Caciquismo nacionalista.
Paco Sande Periodista Digital 10 Febrero 2008

El alcalde del municipio gallego de Gondomar, en Pontevedra, el nacionalista Antonio Araújo Quintás, negó a la asociación Galicia Bilingüe el permiso para incluir esta localidad en el itinerario del autobús que recorre Galicia para acercar sus reivindicaciones a los ciudadanos e incrementar la campaña de recogida de firmas iniciada hace varias semanas a favor de sus demandas.

La asociación rechaza las imposiciones lingüísticas de la Administración y reclama apoyos a la libertad de uso de dichos idiomas y la de elección por parte de los padres de la lengua en que sus hijos deben recibir su educación.
Además de reiterar su defensa del derecho a que cada ciudadano hable y se comunique en cualquiera de las dos lenguas oficiales que existen en Galicia.

La asociación solicitó autorización para estacionar en la plaza de la iglesia. La respuesta del regidor fue contundente: «En la villa de Gondomar no existe ninguna plaza con esa denominación».

Asimismo, el alcalde expresó en gallego su «compromiso con la defensa de nuestra lengua, el gallego, por lo que no entendemos -añadió- las agresiones contra la misma que ustedes proponen desde su asociación». Por último, Araújo Quintás manifestó que «el gallego es una lengua minoritaria que viene siendo agredida desde hace más de 500 años desde muchos ámbitos y de múltiples maneras, hasta conseguir casi su extinción».

¡Ahí lo tienen, si señor, con un par! Y es que son demócratas a más no poder.
He aquí un fragmento de una conversación que el señor Atón Losada mantenía hace unos meses con un trabajador de la televisión de Galicia, recriminándole por que estos habían sacado al vicepresidente Quintana en pantalla, cosa que, por lo visto, tenían prohibido.

Y uno se da cuenta, más todavía de su talante dasocrático.
– Soy Antón Losada. Mira, me acaban de informar de que salió hoy el vicepresidente en el Telexornal...
– Si, salió en el último plano del vídeo.

– Me parece que fui claro y taxativo. No estáis autorizados a utilizar la imagen del vicepresidente de la Xunta.
– Era un acto público. Metimos la entrega de premios y él estaba allí.

– ¿Y qué? (...) El vicepresidente de la Xunta no sale en los telexornais, ¿cómo os lo tenemos que explicar? ¿Qué tenemos que ir al juzgado y pedir una orden o algo? (...) La imagen del vicepresidente es la imagen del vicepresidente. Lo que acabáis de hacer roza peligrosamente el Código Penal. (...)¿Estáis de coña, con quién creéis que estáis hablando? Yo soy el secretario xeral de la Vicepresidencia de la Xunta. Si yo digo que el vicepresidente no sale es que no sale. Y puedes llamar a quien te salga de las narices. (...)

– Después de esto, sobran comentarios, en el Parlamento de Galicia solo tienen 13 escaños, que representan algo así como un 17% del voto de los gallegos,- normalmente de los jóvenes que salen con un lavado de cerebro de las galaescolas-
– Con este voto nunca llegarían a gobernar ni la comunidad de vecinos, pero gracias al maldito sistema electoral que tenemos en España, que da cabida a las malditas coaliciones y sobre todo a las ansías que Touriño tenia de ser presidente de lo que fuera, ahora mangonean Galicia a su antojo y han convertido nuestra sufrida tierra en su coto privado.

– Ellos que representan el que Galicia vuelva al caciquismo, se llaman a si mismo defensores del gallego y representantes del pueblo.
– Ellos que disidieron, no hace mucho, que los niños aprendiesen a cantar el himno gallego desde los tres años, frenados, entonces por la consejera de Educación que osó advertir que eso sería “adelantarse”. No es que le pareciera mal, sino prematuro.

– Ellos que repartieron kits a las embarazadas para que arrullaran a sus retoños en la lengua normativa. Y ellos pergeñaron el decreto que obliga a partir de este curso a impartir en gallego todas las materias troncales. Con estos antecedentes, ¿cómo iba a esperar Quintana que se le impidiera cumplir el sueño aquel? Y si no hubiera sido por los “predicadores mediáticos de Madrid”, como dice el susodicho, habríamos contemplado la escena de los patriotas bebés cantores al final del curso.
Pararon el gol del himno, pero ante el monolingüismo impuesto los socialistas asienten encantados. No se oirá a los niños cantar a la nación de Breogán, pero se escuchará el crujido de la libertad atropellada, de la realidad lingüística de Galicia negada, de los derechos vulnerados. Y persistirá el inconfundible son del adoctrinamiento que emiten las galescolas. Claro que se tapan los oídos. Otros los tienen taponados: de las 24 guarderías montadas para la cría del alevín nacionalista, catorce se asienten en ayuntamientos regidos por el PP. Así son las cuentas. De momento. Los populares, en plena sordera, acaban de pedir más del mismo producto.

Y ahora en este momento, no hay partido político en Galicia que no nos esté pidiendo nuestro voto en gallego, pues tenga cuidado señor Rajoy, por que aunque es verdad que no vamos a votar a ZP ni borrachos de güisqui de garrafón, a lo mejor tampoco lo votamos a usted, no se olvide que tenemos ahí a Ciudadanos y al partido de Rosa Diez, y es que si no se lo doy directamente a uno de estos, es por que me asalta la duda de si ellos tendrán bastante fuerza en España para mantener a raya a los nacionalistas, si no, vaya si se lo daba, y aun así cuidado.

Agreden a un militante del PP que se manifestaba a favor de la libertad lingüística en Galicia
Al grito de "fascistas", un grupo de independentistas radicales reventó anoche un acto convocado por la plataforma Mesa por la Libertad Ligüística en La Coruña. Al mismo acudió el secretario general de NNGG del PP en la provincia, Miguel Ángel Robleda Llorente, quien resultó herido y tuvo que ser atendido en el hospital, según ha confirmado a Libertad Digital. Además, este mismo sábado otra plataforma contra la imposición del gallego ha sufrido el acoso de los independentistas en un acto similar celebrado en Vigo.
Libertad Digital 10 Febrero 2008

La escala de actos violentos tanto físicos como verbales contra dirigentes populares no cesa. El último ha tenido lugar en La Coruña; en concreto, en el Obelisco. Allí, durante la pasada jornada, la Mesa por la Libertad Ligüística se concentró para denunciar las políticas lingüísticas del Gobierno socialista. Como invitado estuvo Miguel Ángel Robleda Llorente, secretario general de Nuevas Generaciones (NNGG) del PP en La Coruña y uno de los dos jóvenes "brutalmente" agredidos, según la plataforma, por los radicales independentistas.

Al parecer, y según ha explicado Llorente a Libertad Digital, la manifestación programada por esta plataforma, legítima tras la aprobación de la Subdelegación del Gobierno, tuvo que disolverse voluntariamente ante la imposibilidad de ejercer su derecho de expresión, cercenado por varios radicales que al grito de "fascistas" consiguieron reventar el acto. También ha denunciado la inacción de Interior que, aunque había prohibido la contramanifestación, no disolvió a los violentos.

El dirigente popular ha hablado a este diario acompañado de un escolta, que le acompañará, al parecer, durante la jornada de hoy sábado. Llorente sufrió un golpe en la boca que le llevó directamente al hospital. Allí fue atendido en Urgencias, donde le suturaron parte de la boca con dos puntos. Sin detenerse y tras una noche de desvelo, el secretario de NNGG ha manifestado: "No puedo arriesgar mi vida por la política".

"Es todo política"
Por otro lado, y según ha manifestado a Libertad Digital el portavoz de la plataforma, fue imposible leer el comunicado de la organización a los ciudadanos que habían acudido a la convocatoria, "bajo la fanfarria, la grita, la gaita y la pandereta de aquella centuria joven y vigorosa de voces y odio".

"El problema es saber si la inhibición del chulo de bar con uniforme se debía a su propia iniciativa, o si, simplemente, simpatizaba con las instrucciones recibidas de la autoridad competente", ha dicho en alusión a la inacción de los agentes.

"Aprovechando esta brizna de simpatía, le planteamos –a un policía– el esquema jurídico de los hechos que había presenciado y le preguntamos si siempre 'actúan' igual. Entonces nos obsequió con tres palabras de claridad cegadora: es todo política".

Radicales revientan otro acto en Vigo
Tan sólo un día después de lo ocurrido en La Coruña, los miembros de otra plataforma que defiende el empleo del castellano en Galicia, la asociación Galicia Bilingüe, sufrió también el acoso de los radicales en un acto celebrado en Vigo.

Un grupo de nacionalistas con banderas y pancartas secesionistas se presentaron en la tarde este sábado en un acto informativo que celebraba la asociación en el centro de la ciudad, profiriendo insultos y amenazas contra los miembros de la asociación durante más de una hora, según han informado a Libertad Digital testigos presenciales de los hechos.

Agentes de la Policía Nacional llegaron al lugar del incidente, sin que pudieran evitar que los secesionistas amedrentaran a los transeúntes y alteraran la marcha de un acto para el que la asociación contaba con el permiso correspondiente.

Galicia Bilingüe celebraba una recogida de firmas en el autobús en el que desde hace algunas semanas recorre diversos municipios gallegos para dar a conocer un manifiesto contra la imposición lingüística. Reclaman la derogación de un decreto que supone la práctica erradicación del idioma español de la enseñanza.

Días atrás, el alcalde de Gondomar (Pontevedra), del BNG, había prohibido a Galicia Bilingüe que aparcara el autobús en el pueblo, con el argumento de que “la lengua gallega viene siendo agredida desde hace más de quinientos años desde muchos ámbitos y de múltiples maneras hasta casi su extinción, considerando quien esto firma que ya basta”. La asociación ha denunciado la actitud antidemocrática del citado alcalde.

Pueden seguir negociando
EDITORIAL Libertad Digital 10 Febrero 2008

Sorprendente, frustrante, descabellado y llamativamente favorable a los intereses del Gobierno. Así cabe calificar el auto del Tribunal Supremo por el cual ese tribunal se niega a suspender cautelarmente Acción Nacionalista Vasca (ANV), optando en cambio por prohibir la proclamación de sus candidaturas a las elecciones generales y congelar la entrega a este partido de fondos públicos. Esto a pesar de “la especial intensidad de los indicios objetivos de vinculación del partido político demandado en este proceso y Batasuna” en virtud de las pruebas objetivas presentadas por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. ¿Qué ha llevado al Tribunal Supremo a tomar esta extraña decisión?

En primer lugar, la sala acepta las evidencias que demuestran que ANV, PCTV y la ilegal Batasuna comparten de forma conjunta “sede e infraestructura”. También constata “la asunción por parte de ANV y PCTV de gran parte de los gastos correspondientes a actos políticos de Batasuna” y la existencia de una “caja común” entre estos dos partidos, hecho reflejado por las numerosas transferencias de fondos de ellos entre sí y hacia Batasuna. Que aún así los magistrados sostengan que la congelación de las cuentas y los activos de ANV “podría acarrear al partido unos inconvenientes innecesarios y excesivamente onerosos” resulta ciertamente chocante, más aún si tenemos en cuenta los inconvenientes, del todo inútiles y ciertamente costosos, que las acciones de ETA-Batasuna suelen producir a sus víctimas. ¿A quién hay que proteger, al criminal y a sus colaboradores o a la víctima?

En segundo lugar, el tribunal señala “la unidad de acción” que existe entre el partido demandado y los otros dos vértices del triángulo proetarra. Sin embargo, los magistrados desestiman la petición de suspensión de sus actividades, “pues el peligro que puede representar la permanencia en la vida pública durante unos meses de un partido inscrito... no puede anteponerse al que supone impedirle toda actividad durante este corto espacio de tiempo”. ¿En qué consiste ese peligro, superior al que supone para la vida y propiedad la labor de colaboración entre ANV y ETA? ¿A qué temen Francisco José Hernando y el resto de miembros de la sala?

Por si todo lo anterior fuera poco, el tribunal se niega a suspender ANV a pesar de que tanto el cauce procesal empleado como la forma concreta en que se ha tramitado la solicitud son los adecuados. Su argumento, que “habríamos privado a un partido legal de uno de los derechos básicos en todo sistema democrático” y por tanto limitado el pluralismo político resulta claramente endeble y de difícil comprensión. Que el derecho de un partido que colabora abiertamente con organizaciones criminales a proseguir sus actividades ilegales se anteponga a la vida y la libertad de los amenazados por ETA constituye, cuanto menos, una peligrosa inversión de valores. La tutela efectiva de los jueces y tribunales es un derecho constitucional que nadie debería confundir con la impunidad.

En fin, unas medidas cautelares tímidas e insuficientes que podrían repetirse en el caso de la demanda contra el PCTV, pendiente también de resolución por la misma sala del Tribunal Supremo. Mientras tanto, los proetarras seguirán financiando a ETA-Batasuna, burlándose del Estado de Derecho y amedrentando a la población.

Quien desde luego no tiene nada que temer es el Gobierno, cuyos enviados podrán seguir reuniéndose a placer con ANV y cualesquiera otros enviados de ETA sin tener que rendir cuentas por ello ante los tribunales. Sólo la voz de los ciudadanos, expresada el nueve de marzo en las urnas, podrá poner fin a la negociación del PSOE con ETA. Flaco favor hacen a la paz los que niegan la justicia.

Un Gobierno contra el Estado de Derecho
Regina Otaola Libertad Digital 10 Febrero 2008

ETA vuelve a atentar contra unos juzgados, lo que demuestra la inquina terrorista contra todo aquello que represente el Estado de Derecho en el País Vasco, en un momento en el que el Gobierno socialista y el juez Baltasar Garzón parecen haber decidido poner fin al paréntesis en el que sumieron la acción de la Justicia durante la negociación política con los terroristas.

Por eso, se interpreta la bomba contra los tribunales de Vergara como una respuesta de ETA a las últimas decisiones judiciales, como la de la suspensión de actividades de PCTV y ANV por su estrecha vinculación con ETA-Batasuna, como si se tratara de un nuevo formato de “diálogo” entre los terroristas y el Gobierno dentro de la escenificación de la ruptura de los contactos.

Lo cierto es que los socialistas aún pretenden mantener la ambigüedad que tan buenos resultados electorales les hizo cosechar en las últimas municipales en el País Vasco, porque parece haber indicios de recientes reuniones entre interlocutores socialistas y del entorno proetarra, como Rafa Díez Usabiaga, mientras el cabeza de lista al Congreso por el PSE guipuzcoano, Miguel Buen, se permite el lujo de mantener una opinión y la contraria con apenas unas horas de margen entre unas declaraciones y otras.

De hecho, ha quedado acreditado durante toda la legislatura, pero especialmente en los últimos meses, que el PSOE, desde el Gobierno hasta el último de sus representantes en el País Vasco, es capaz de sostener una política y la contraria en materia de terrorismo, ya que se presentan a las Generales mostrando su orgullo por la fracasada estrategia del “proceso de paz” y simultáneamente aseguran por activa y por pasiva que no volverán a dialogar con terroristas sobre sus pretensiones políticas.

En consecuencia, los españoles no sabemos a qué atenernos de cara a estas decisivas elecciones, porque el propio presidente del Gobierno y candidato socialista, José Luis Rodríguez Zapatero, afirma que volvería a dialogar con ETA en caso de que se dieran las condiciones idóneas, aunque a la vez afirma que no dialogará con los terroristas porque no se dan esas condiciones.

Como ha quedado patente a lo largo del “proceso” que nunca se dieron realmente ninguna de las condiciones que el Gobierno presuntamente había establecido para mantener los contactos con los terroristas, lo que se desprende de la actitud de los socialistas es que están dispuestos “como sea” a volver a sentarse a la mesa con los etarras, porque lo de las “condiciones objetivas” es una burda justificación para tratar de ocultar que, cuando ellos lo decidan, retomarán los contactos con los criminales.

Lo más grave de esta situación es que, precisamente, los socialistas en el Gobierno volverían a suspender la acción de la Justicia para dar cabida a las negociaciones cara a cara con los terroristas, con la impagable ayuda de jueces como Baltasar Garzón que refutan sus propios autos a conveniencia del particular “proceso de paz” del presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero.

En esta tesitura, es lógico que etarras, proetarras y nacionalistas acusen al Gobierno de utilizar la Justicia en beneficio de sus propios intereses políticos, porque nunca antes se había deslegitimado tanto el Estado de Derecho en su acción contra ETA. Así, los nacionalistas protestan por la reciente condena del “caso Atutxa” o por el proceso abierto contra el lehendakari Ibarretxe, pero se trata de una nueva escenificación, porque saben tan bien como Patxi López y Rodolfo Ares que lo que hoy es delito, reunirse con ETA-Batasuna, mañana podría volver a ser un elemento esencial para la buena marcha del “proceso de paz”.

Por eso, ETA atenta con una bomba contra los juzgados de Vergara, pero lo verdaderamente grave es que este Gobierno ha atentado contra los mismos cimientos del Estado de Derecho en España, al supeditarlo a las conveniencias de los terroristas en las conversaciones políticas con los delegados socialistas.

Se acabó el juego
Joseba Arregi El Correo 10 Febrero 2008

Puede parecer fuera de lugar plantear en plena precampaña electoral cuestiones vinculadas a transformaciones políticas y sociales que requieren tiempos largos en la Historia. Cuando la atención está centrada en tácticas a muy corto plazo -parece que todo depende de la movilización electoral y que todo lo que hacen los partidos se centra en conseguir una gran movilización general, o al menos la movilización de los suyos y la desmovilización de los posibles votantes del adversario-, no hay margen para analizar tendencias a más largo plazo.

Pero estas elecciones pasarán. Tendrán sus consecuencias, mayores o menores. Tiendo a pensar que serán menores que lo que augura cada uno de los partidos para el caso de que gane el adversario. Pero, en cualquier caso, la vida seguirá, muchos de los problemas seguirán existiendo, y como decía alguien cuando escuchaba la alegría de muchos por el resultado favorable del equipo de fútbol de sus entrañas, al día siguiente el pan seguirá costando lo mismo.

Por eso no es baladí, a pesar de las presiones cortoplacistas, tratar de mirar lo que sucede en plazos más largos. A ello se refiere lo que dice el título: Se acabó el juego. Y la frase se refiere precisamente a que poco a poco en la sociedad vasca y en la política vasca se va poniendo de manifiesto que los parámetros sobre los que se ha construido la forma de hacer política van cambiando radicalmente, que los códigos que han regulado el lenguaje de la política vasca se están transformando en su propio núcleo.

Porque mucho de la política vasca de los últimos treinta años ha consistido en jugar con la política, con las palabras, con los sentimientos, con las instituciones, con los marcos, con el lenguaje, con todo lo habido y por haber, situada como estaba esa política entre la brutal agresión del terrorismo de ETA, por un lado, y la segura existencia del Estado, con toda su provisión de servicios y seguridades, por otro.

Poco a poco se va acabando el juego. Y decir en la sociedad vasca poco a poco equivale a decir que, llegado un momento determinado, ese poco a poco se convierte en transformación drástica: la secularización comenzó más tarde que en ningún otro sitio, pero fue mucho más rápida que en cualquier otro, por ejemplo. Se va acabando el juego: de pensar que porque muchos de nosotros, los nacionalistas, hacemos como que el Estado no existe, como si España, el Estado español, fuera una ficción, la realidad del Estado no se corresponde con nuestra ficción.

Se va acabando el juego de creer que en democracia los sentimientos no están sujetos a la regulación de las normas y de las leyes, a la regulación del Derecho -algo que se entiende perfectamente si en lugar de sentimientos de pertenencia nacional ponemos sentimientos de pertenencia religiosa-. Se va acabando el juego de pretender poner el valor y la legitimidad de las instituciones en suspenso: ejerciendo el poder que otorgan, pero haciendo como que no terminan de valer, que en realidad se preferiría que fueran radicalmente distintas, no legítimas, sustentadas en una legitimidad distinta a la que realmente tienen. Eso sí, sin renunciar en el entretanto a ejercer la violencia legítima que implica cobrar impuestos, detener a ladrones e imponer todo tipo de multas.

Se va acabando el tiempo de creer que hacer política es una cuestión virtual: de pasarse el día imaginando proyectos y planteamientos que no tienen nada que ver con la realidad; el tiempo de creer que hacer política es una cuestión de ingeniería jurídica, de elucubraciones, de andar inventándose estructuras imposibles, sacándose de la chistera fórmulas que lo aguantan todo sobre el papel, incluso ser contradictorias en sí mismas.

Se va acabando el juego de poner en duda, por mero interés infantil en el juego, la legitimidad democrática del Estado del que se forma parte -y reconozco que la democracia española, como todas, es muy perfeccionable-, lo que daría sentido a imaginarse las cosas más abstrusas. Se va acabando el juego de pensar que en la sociedad vasca se da, por pertenencer al Estado, una situación de opresión lingüística, de opresión fiscal, financiera y económica, de opresión cultural, casi casi de ocupación militar -¿una encuesta del Gobierno vasco preguntaba si se estaría a favor de la independencia de Euskadi si España pretendiera defender militarmente la unidad!--.

Se va acabando el juego de hacer como si el País Vasco, Euskal Herria en su significado histórico y cultural, hubiera sido una especie de paraíso mancillado desde que por la fuerza forma parte del Estado español. Se va acabando el juego de olvidar que los vascos han participado desde hace siglos en el desarrollo de esa España construida como la fuente de todos nuestros males por medio de un juego infantil, mentiroso y de graves consecuencias demasiadas veces.

Se va acabando el juego de creer que el Estado no va a ejercer como tal y que su no ejercicio es muestra de la debilidad que se le quiere suponer. Lo ha tenido que ver ETA y todo su entorno político, habituados como estaban a jugar con la violencia, con las instituciones, con la democracia, con el sistema y contra el sistema, dentro del sistema y fuera del sistema, con la reforma y la revolución, con ser militar y política al mismo tiempo. El Estado, aunque tarde, le ha dicho que se acabó, que tiene que optar por ser o lo uno o lo otro, pero no ambas cosas a la vez. La suspensión judicial de actividades de ANV y EHAK, la imposibilidad de que ANV se presente a las próximas elecciones del 9 de marzo, es una muestra de ello.

Y se ha acabado el juego también para todos aquellos nacionalistas que -con la excusa de la defensa del Estado de Derecho y de las exigencias de sometimiento al imperio del Derecho- se han escudado en el juego de ETA de jugar en el campo del antisistema y en el campo del sistema al mismo tiempo para poder ellos seguir su juego propio de estar pero sin estar, de ser pero sin ser, de permitirse el lujo de ser radicales -contrarios al sistema del Estado al que pertenecen y cuyo poder ejercen- y moderados -pilares del sistema-.

Se ha acabado el juego de denigrar la democracia a partir de la ilusión imposible de la democracia perfecta. Se ha acabado el juego de vender la utopía gozando hasta límites insospechados de los poderes que permite el 'topos' del poder real, el lugar del poder real, el presupuesto y su gestión partidista. Se ha acabado el juego de creerse revolucionario, rompedor, superador de límites y condiciones históricas desde el cómodo y muy real, nada utópico ni idealista ejercicio del poder.

Se ha acabado el juego de interpretar la violencia y el terror de ETA según las necesidades instrumentales del momento: como fruto del espíritu revolucionario y marxista, o como manifestación del conflicto, es decir, de raíz básicamente nacionalista, o como absurdo que impide la consecución de lo que pretende. Se ha acabado la ilusión de que los mil asesinatos de ETA para deslegitimar las instituciones estatutarias, para defender un proyecto político nacionalista, han pasado por éste sin romperlo ni mancharlo. Se ha acabado la pretensión de que después de ETA se puede seguir siendo nacionalista como si ETA no hubiera existido, como si ETA no hubiera matado, amenazado, forzado al exilio a muchos ciudadanos. Se ha acabado el juego de pretender una reconciliación imposible sin pasar por el reconocimiento del significado político de las víctimas asesinadas.

Se ha acabado la mascarada de que Batasuna -o como se llame- tenga que bajar del monte a ETA, el PNV a Batasuna, el PSE al PNV: todo el mundo es mayorcito y sabe dónde está la democracia, la real o formal, no la utópica, no la irreal, no aquélla que viniera tras la destrucción de todas las cárceles. Todo el mundo sabe cuál es el camino y cómo llegar a él. Todo el mundo sabe ya que tiene que renunciar a pretensiones absolutas, sean de sentimiento o de ideología, para poder jugar en el espacio limitado de la democracia.

Se ha acabado, por fin, el juego de conceder que el nacionalismo, este nacionalismo que huyó a Estella-Lizarra y es incapaz de encontrar el camino de vuelta, que es el camino de su homologación democrática, tiene derecho de primogenitura sobre la sociedad vasca, sobre la cultura vasca, sobre el euskera, sobre la historia vasca.

Ha llegado la hora de liberar a la sociedad vasca de las ataduras a las que le está sometiendo este nacionalismo en su conjunto, ligado por la hipoteca de la violencia que no acierta a desanudar. Ha llegado la hora de liberar la historia vasca de la unilateralidad estéril en la que la ha convertido este nacionalismo. Ha llegado la hora de liberar el futuro de todos los vascos, repito, de todos los vascos, de las limitaciones, de las virtualidades, de las ensoñaciones improductivas, de las frustraciones inevitables a las que los esta sometiendo este nacionalismo.

Como escribió Fernando Pessoa: ¿Ésta es la Hora!...Valete, Fratres.

Afinar el pronóstico
Javier Zarzalejos El Correo 10 Febrero 2008

Qué más quisiéramos que las elecciones fueran una confrontación entre estados de ánimo. Por un lado, pesimistas mal informados que confunden un bache económico coyuntural con una crisis. Por otro, los optimistas -de la inteligencia o de la voluntad, para qué hacer distingos- que mantienen el gesto con la esperanza de vender a los electores el relato de la España sin problemas. Pero no. Las elecciones del 9 de marzo se presentan para todos los votantes como una decisión mucho más compleja que la exteriorización de su percepción subjetiva de las cosas, por más que éste sea un factor capital que los partidos competidores intentan modular en su beneficio.

Como todo proceso de selección democrática, el 9 de marzo se dilucida quién y cómo va a gobernar. Hay, desde luego, un juicio previo de los ciudadanos sobre quién y cómo les ha gobernado. De ahí que se acepte aquello de que las elecciones, más que ganarlas la oposición, las pierde quien está en el poder. En cualquier caso, lo que también puede apreciarse en esos procesos electorales que consideramos modélicos por su nivel de debate, de democracia interna y de participación ciudadana -la larguísima campaña presidencial en Estados Unidos, por ejemplo- es que los candidatos y sus programas y el interés de la opinión pública se centra en lo que van a hacer, en su capacidad para desarrollar sus promesas, en la credibilidad a la hora de enunciarlas. Con ello se subraya el carácter de proyección que tiene la decisión del cuerpo electoral que, en el fondo, no es otra cosa que el pronóstico mayoritario con la información disponible sobre quién dirigirá mejor los asuntos públicos durante un cierto periodo de tiempo.

Este pronóstico es de distinta naturaleza y de mayor trascendencia del que hacen las encuestas. Por ello, frente al 'presentismo' al que se agarra la estrategia del Gobierno socialista o la exhibición de méritos, si es que lo son, que el electorado parece haber descontado, hay que reclamar lo que unas elecciones significan como decisión que afecta a nuestro futuro. Más allá de que se quiera enfrentar a optimistas y pesimistas, todos tenemos una idea bastante formada de cómo estamos. Ante unas elecciones, lo que nos interesa es hacernos una idea de cómo estaremos y en qué medida el gobierno de unos u otros puede incidir positiva o negativamente en esa situación esperada, porque la democracia lo que nos garantiza es el poder de decidir pero no el acierto de esa decisión.

Desde este punto de vista, las elecciones del 9 de marzo tienen mucho de especial y nos plantean una decisión de mucha mayor gravedad. Sabemos que en situaciones estables hay procesos electorales que apenas registran tensiones de cambio. Los expertos en encuestas dicen no percibir ahora una tensión de cambio concluyente -el empate técnico, punto arriba, punto bajo- pero de ahí no debería deducirse que España sea una balsa de aceite en un medio internacional en el que las preocupaciones son de otros.

Cualquiera que sea el que reciba la responsabilidad de gobernar después del 9 de marzo va a tener que hacerlo enfrentándose, por primera vez en más de una década, a una crisis económica con preocupantes efectos sociales. El tratamiento de una situación como la que estamos atravesando justificaría por sí mismo una campaña, más aún si tenemos en cuenta que las primeras decisiones significativas del nuevo Gobierno no se podrán tomar hasta bien entrado el mes de mayo.

Pero, además, el Ejecutivo que surja del 9 de marzo deberá afrontar las consecuencias de la voladura del consenso constitucional llevada a cabo durante toda esta legislatura por exigencias del proyecto político de José Luis Rodríguez Zapatero. Una voladura del pacto constitucional con tres expresiones confirmadas en estos últimos cuatro años.

En primer lugar, la reintroducción en la política española de la exclusión sistemática del oponente hasta el punto de que esta exclusión se convierte en el presupuesto de funcionamiento del sistema. Quien no lo sepa debería saber el coste que han tenido en la historia de nuestro país las políticas sistemáticas de exclusión del adversario. Esta fallida legislatura es la del cordón sanitario contra la representación de diez millones de ciudadanos mediante acuerdos de geometría variable pero objetivo constante, es decir, el aislamiento del PP. De este modo, el sistema democrático no sólo sufre el coste de la exclusión de uno de sus principales actores representativos, sino el de ver cómo minorías lindantes en lo antisistema son aupadas a niveles de influencia y poder absolutamente desmesurados que ejercen con una notoria pero esperable deslealtad constitucional.

En segundo lugar, quien gobierne a partir del 9 de marzo comprobará que se ha dilapidado ese acervo democrático que consistía en una cultura de consenso resistente incluso a los momentos más incendiados de confrontación política. La vida política española es todo menos un rigodón pero hasta ahora ha demostrado contar con un instinto consensual que permite contar un buen número de acuerdos que se demostraron cruciales en muchas áreas. El irresponsable desmantelamiento del Pacto por las Libertades y las decisiones unilaterales del Gobierno en relación con ETA junto con el pacto de izquierda y nacionalistas para el nuevo Estatuto de autonomía para Cataluña han marcado el estruendoso final -deseado por el Ejecutivo- de una larga trayectoria de acuerdos básicos.

Es precisamente la desvertebración del modelo de Estado que opera el nuevo Estatuto catalán la que marca la tercera expresión de la ruptura del pacto constitucional. Ha significado una estéril generación de conflictos que, a la vista está, ni consigue ni siquiera contribuye a la satisfacción de demandas nacionalistas, sino todo lo contrario. Implica una mutación constitucional cuyo enjuiciamiento, ya antes de producirse, ha llevado al Tribunal Constitucional a la fractura interna. Su resultado no es otro que el de sustituir el sujeto constituyente por la decisión de una mayoría coyuntural y poner al modelo de Estado autonómico contenido en la Constitución en la cesta de negociación partidista con los nacionalistas.

Este proceso -que como recordaba hace unos días Jordi Pujol se pone en marcha por decisión exclusiva del PSC y Rodríguez Zapatero- está desvelando sus efectos en la radicalización aún mayor de los nacionalismos, que ven legitimada tanto su impugnación de la Constitución como marco normativo vinculante como su definitiva ruptura con el pacto de la Transición al que el alma pragmática de aquéllos mantenía algún respeto. Cualquiera que sea la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Cataluña, el marco constitucional está abocado a sufrir nuevas tensiones. Y estas tensiones serán críticas si el Tribunal, con una grave fractura interna, en vez de depurar lo que el Estatuto tiene de inconstitucional, se decide por proponer interpretaciones de las normas impugnadas que limiten el alcance de éstas para que puedan ser encajadas formal pero no materialmente en el marco constitucional.

La dimensión de lo que objetivamente se dilucida el 9 de marzo tiene poco que ver con el modelo de campaña roma, puramente táctica y, en el fondo defensiva que el Gobierno quiere que se imponga para salvar el relato optimista de la legislatura. Porque si algo está claro es que hay motivos, más que 'para creer' como dice el eslogan socialista, para afinar en el pronóstico, el de cada uno, pensando en el 9 de marzo, pero sobre todo en el 10.

Más cómplices que sumisos
EDITORIAL El Correo 10 Febrero 2008

El auto por el que la Sala Especial del Tribunal Supremo (TS) prohíbe la proclamación de las candidaturas de ANV y suspende su financiación pública coincide en su parte más sustancial e irreversible con las resoluciones adoptadas por el juez Garzón. Además, aunque el TS haya acordado que «no ha lugar» a las restantes medidas cautelares solicitadas por el Abogado del Estado y por el Ministerio Fiscal, tal decisión en nada afecta a la suspensión de actividades ordenada por Garzón un día antes, y que éste ya ha aplicado prohibiendo una manifestación hoy en Bilbao. La compatibilidad entre ambos procedimientos queda fuera de toda duda en el propio auto del Supremo, en tanto que la actuación de la Audiencia Nacional pertenece al ámbito penal y responde a la consideración de ANV y de EHAK como integrantes de la trama etarra, mientras que las previsiones de la Ley de Partidos abren la puerta a la ilegalización de dichas formaciones por supeditarse al dictado de otra -Batasuna- puesta fuera de la ley. De ahí que la disparidad de criterios resulte más apreciable al comparar las demandas de la Abogacía y de la Fiscalía con el auto acordado por los dieciséis magistrados de la Sala del 61 que al contrastar éste con la decisión de Baltasar Garzón.

El escrito del Tribunal Supremo señala implícitamente la contradicción que supone que quienes hace menos de un año consideraron inevitable la elección de candidaturas municipales y provinciales de ANV infiltradas por miembros de Batasuna en esta ocasión hayan solicitado de la Sala del 61 cuantas medidas pudieran impedir cualquier actividad por parte de la citada formación. La generalizada convicción de que la supeditación de ANV y de EHAK a la estrategia de Batasuna era anterior a la convocatoria de los comicios locales de 2007 no condujo a la apertura de una línea de investigación tan exhaustiva como la emprendida en los últimos meses. Pero parece demostrado, y así lo reconoce el auto del Supremo, que es tras el pasado verano cuando el sometimiento orgánico y financiero de ambas siglas al dictado de la Mesa Nacional batasuna se hace más evidente.

El presidente Rodríguez Zapatero declaró ayer en San Sebastián que «aquéllos que por cobardía o sumisión se humillan ante quienes tienen la pistola no pueden estar en el juego democrático». Se trata, tanto desde un punto de vista político como desde el juicio moral que merecen los integrantes de las citadas formaciones, de una apreciación en exceso atenuada. Porque su conducta estos días negándose a condenar el atentado contra el Juzgado de Bergara, los actos de kale borroka y, en especial, el ataque sufrido en su vivienda por el edil socialista de Irun Félix Asensio, o manteniendo la convocatoria de una manifestación prohibida, constituye una demostración más de que ANV y EHAK participan, y no desde la cobardía o desde la sumisión, de la estrategia establecida por ETA.

El Supremo prueba que Zapatero miente y mintió, y no pasa nada.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 10 Febrero 2008

Aquí otra vez a vueltas con lo mismo. Desde hace mucho tiempo, ayer también y tanto como lleva ZP diciendo que no instaba la ilegalización del ANV porque no habían pruebas y que en cuanto las hubiese se haría, pues vengo diciendo que existía una prueba de gorda como el macizo del Himalaya desde antes de las municipales y era el hecho de que el mismo Zapatero hubiese solicitado la anulación judicial de una parte de las candidaturas del ANV a las municipales, siendo anuladas por el tribunal y diciendo que la otra mitad que dejaba pasar eran trigo limpio. A este respecto quiero citar aquí la mejor metáfora sobre el tema que he visto, escrita por Dámaso en el blog La Espingarda ayer 9 de febrero que dice “¿Cómo se puede creer en algo que determina solemnemente que media botella de vino es mala y la otra media buena, si el envase es común?.”. Si señor Dámaso, mejor no se puede echar en cara a Zapatero.

Solo esa prueba nos probaba, a mi al menos, que Zapatero estaba cometiendo algo que no sé calificar, no se si es un delito de vaya a saber qué, si es prevaricación, si es alta traición o algo, pero lo que es seguro es que Zapatero y su fiscal Pumpido estaban tomando una decisión injusta a sabiendas. Hoy el Tribunal Supremo nos da la razón a todos los que hemos mantenido que lo de esta mitad del ANV es cosa mala y esta otra mitad es cosa buena era prueba de la consciente decisión de Zapatero de dejar a ETA presentarse a las municipales. El tribunal, en su auto dice textualmente

“Debe tenerse en cuenta que, si bien los datos más significativos presentados por las partes demandantes para fundamentar sus demandas de ilegalización son relativamente recientes -realmente se producen en los últimos meses del año de 2007 y en enero de 2008- también reconocen esas partes que el proceso de colaboración de ANV en la estrategia marcada por Batasuna se detecta desde el mes de mayo de 2007, y puede intuirse incluso respecto a fechas anteriores, dada la infiltración que en las elecciones celebradas en esta fecha se detectó de miembros de Batasuna presentados en las candidaturas de ANV.”

Ese párrafo del auto tiene miga, primero dice que Zapatero, Pumpido y sus fiscales han presentado como pruebas más significativas, repito, ZP y los suyos han presentado las más recientes que son de finales de 2007 pero haber habían pruebas más antiguas y que el hecho de que la mitad de las listas del ANV en las municipales fuesen anuladas prueba que ETA andaba detrás de ANV pero que evidentemente Zapatero no hizo nada.

En resumen, el Tribunal Supremo pone por escrito el hecho de que Zapatero, sabiendo que ANV era la ETA disfrazada, les dejó presentarse a las elecciones municipales, y ahora vienen las preguntan ¿Eso es un delito?, ¿eso requiere reprobación política?, ¿eso exige que ZP asuma responsabilidades políticas?, ¿eso implica que Pumpido se ponga una demanda contra él mismo por instruir a sus fiscales acerca de solicitar solo la declaración de no bebible solo media botella de candidaturas del ANV?, ¿eso es un delito de alta traición?. Me temo que en este país de locos agilipollaos eso no es nada, menos que nada, aquí un tribunal y además el más supremo dice que alguien dejó a los terroristas presentarse a las elecciones y como si hubiese dicho que hay pruebas de que en la isla de los supervivientes de Tele 5 hay cocoteros.

No está de más recordar que la base de la argumentación progre zapateril del hecho de que ahora se puede pedir la ilegalización del ANV y no antes es que ahora hay pruebas y antes no, la ha tirado por tierra el Tribunal Supremo, pero El País se encarga de camuflarlo con una linda manipulación tergiversadora propia del panzer insignia de la división naziprogre mediática Das Reich al decir

“El Supremo reconoce que los "datos más significativos" de la actividad de ANV se conocieron en los últimos meses de 2007, aunque su "colaboración" con Batasuna y la "infiltración" de este partido en las listas de ANV en las municipales se detectó en fechas anteriores”

Fíjense en el pequeñito detalle de la omisión por parte de los manipuladores tapa vergüenzas de Zapatero de lo que les perjudica, eso de “presentados por las partes demandantes” haciendo parecer que el tribunal dice lo que no dice. El tribunal dice “los datos más significativos presentados por las partes demandantes para fundamentar sus demandas de ilegalización son relativamente recientes -realmente se producen en los últimos meses del año de 2007 y en enero de 2008-“. Lo que les pierde a los de Prisa es que hayan otras fuentes de información en Internet, incluido el texto completo del auto.

El tribunal habla de que entre todos los datos presentados por ZP y sus pumpidos para fundamentar la solicitud que presentan ahora de ilegalizar al ANV, los significativos son recientes, vamos que no son tan imbéciles ZP y sus muchachos como para poner los aun más significativos informes que tienen de la Guardia civil con los mismos datos fechados muchos meses antes de las elecciones. El País sin embargo nos dice que el Tribunal reconoce que la actividad del ANV se ha vuelto proetarra estos últimos días, no antes, bueno que antes había meros escarceos. Así que tranquilos, que el Tribunal Supremo, según manipulación de El País, reconoce que ETA ha comenzado a fagocitar vampirizando al ANV poniéndolo casi en el umbral de la banda hace unos días.

Siempre he dicho que son capaces estos manipuladores prisaicos de convertir un simple “Buenos días señor Zapatero” en una feroz agresión al presidente del gobierno.

Conclusión, Zapatero mintió cuando dijo que ANV no era ETA, mintió cuando dijo que no había pruebas de que ANV fuese cosa de ETA, mintió cuando dijo que las candidaturas de ANV que no solicitó fuesen anuladas por el tribunal eran trigo limpio, mintió en fin cuando dice que las pruebas para ilegalizar al ANV son de hace dos siestas, y con él han mentido los de siempre, Pumpido, de la Vega, Rubalcaba, Blanco, Bermejo y un largo etcétera, pero aquí no pasa nada ni les pasará nada y este país votará a un gobierno que nos miente porque nos gusta tener un gobierno que nos mienta si, y solo si, ese gobierno de progres rojos socialistas solidarios concienciados climáticamente multiculturales proislamistas anticristianos subvencionadores de progres cineros y titiriteros varios..

No puedo terminar sin exponer otra de mis convicciones, yo tengo la convicción y por eso la digo, de que Zapatero es reo de un delito de alta traición a España.

Nota cansina: muchas veces pienso, y también me lo dicen, que soy cansino tirando a palicero desaforado con esto de tanto Zapatero, tanta ETA, tanto pampaneo y tanto Zapatero miente. Solo me medio convenzo de que no lo soy al verificar que comento noticias del mismo día que escribo lo que viene a significar que Zapatero no para de mentir, no para de andar refocilándose con la ETA, que no para en fin de repetirse en la maldad política. Se que nadie le dirá a Zapatero que es un cansino tirando a palizas desaforado repitiéndose tanto, pero asumo que me lo digan a mí. Asumido está, al menos provisionalmente. Bien pensado es terrible que nos canse que nos cuenten maldades sin cuento, somos inmunes ya y pasamos, este país está enfermo.

Documentación.
Artículo de El País: El Supremo rechaza la suspensión cautelar de ANV por "desproporcionada"
Auto del Tribunal Supremo sobre el tema. Texto completo:
http://estaticos.elmundo.es/documentos/2008/02/09/autoanv.pdf

Hipótesis Zapatero
BENIGNO PENDÁS, Profesor de Historia de las Ideas Políticas ABC 10 Febrero 2008

CUIDADO con la bola de cristal.
Aquí y ahora, las profecías están condenadas por definición al fracaso. Mejor será trabajar sobre condicionales. Aunque se enfade Newton: en la ciencia natural, proclama, hipótesis «non fingo». La política es otra cosa. Si gana Zapatero... Si gana Rajoy... Incluso si ganan los dos, uno en votos y otro en escaños. El ser humano no goza por fortuna de la facultad de adivinar el futuro. Como escribe Bertrand de Jouvenel, acaso podemos practicar el arte de la conjetura razonable.

Veamos hoy la primera opción, por orden puramente convencional. Noche del 9-M. Alegría en Ferraz, más cerca del alivio que de la euforia. En el mejor de los casos para el PSOE, resultado parecido al actual. Zapatero casi lo estropea por no haber disuelto las Cortes después del verano. Da lo mismo: el triunfo convalida todos los errores.Otra vez las mismas caras. Están más tranquilos que hace cuatro años. La sociedad española respalda mal que bien su pésima gestión a lo largo de una legislatura convulsa. Legitimidad plena, sin hipotecas internas ni amenazas exteriores. Ganar y gobernar, como en cualquier democracia sólida. ¿Qué hacemos mañana? Primero, claro, fijar el precio de los votos de investidura. No hay problema. Ahí siguen los de siempre: algún desencuentro artificial, y luego todo se arregla. Tal vez Bono no pueda presidir el Congreso, pero ya se buscará una salida aceptable para unos y otros. En mayo, nuevo Gobierno paritario. Tensa calma en el PP: puede pasar cualquier cosa, pero -de momento- Mariano Rajoy sigue ahí...

Algunos amigos inteligentes discrepan sobre el personaje. Dicen unos que, como buen radical, romperá la baraja sin atender a razones. Aseguran otros que, garantizado el poder, buscará el consenso para hacer suyo el beneficio de la estabilidad. Quizá no suceda ni una cosa ni otra. «Hoy es el día en que hemos de vivir», escribió W.H. Auden. Incluso Zapatero sabe transigir con los prejuicios cuando lo exigen los intereses. Lo demostró con el giro españolista, reforzado -según esta hipótesis- por el resultado electoral. La ventaja de ser posmoderno es que la coherencia es un valor a la baja. No existe Gran Relato que contar, ni objetivo firme que procurar. Hagamos una cosa y su contraria. Las urnas confirman los réditos que otorga la vulgaridad. ¿Para qué vamos a cambiar? La derecha se basta a sí misma, piensa, para regalar sus opciones. Dicho de otro modo: ganar en 2008 es ganar también en 2012, catástrofes al margen. La política posmoderna consiste en una manera de estar en el ágora, y si a la gente le gusta... El presidente se convence ahora de que su tiempo no era un simple paréntesis. El poder social y económico lo tiene claro: nadie quiere jugar en el bando perdedor. ¿Quién lo iba a decir? Unos cuantos «backbenchers»; una conspiración de pasillo; un trauma colectivo que le sitúa en La Moncloa... Increíble, pero cierto: cuatro años así, y hemos ganado sin grandes apuros. Pronóstico confirmado: el PSOE es el partido que más se parece a España. Sigamos a lo nuestro.

De las musas al teatro. ¿Qué hacemos con ETA? Sueña con aquella foto de Stormont. Sabe que no es Blair, pero hará todo lo que pueda. Lo peor es que no existe Gerry Adams, ni siquiera Martin McGuinness. Su imaginario «hombre de paz» cumple condena con tal mansedumbre que ya sólo suscita indiferencia. ETA es una banda de asesinos atroces que fabrica marionetas disfrazadas de partido político. No hay con quien tratar. Si fuera gente racional, habrían aprovechado aquella oportunidad favorable. Después del 9-M, Zapatero lo volverá a intentar. Si supiera cómo, lo diría; pero no lo sé. A estas alturas, ellos tampoco. Habrá que prescindir de mediadores inútiles y de otros «mochileros» con nombre de instituto globalizado. Quizá la única vía sea compartir la (triste) gloria con el PNV, porque no queda otro remedio. Ilegalizar una marca subsidiaria no prejuzga el futuro: el PNV está encantado porque recibe el beneficio electoral y los etarras, si hace falta, se inventarán otras siglas. A lo mejor alguien se enfada en el PSE, pero la táctica impone sus reglas: ya se enfadaron por todo lo contrario los socialistas navarros, y la vida sigue. ¿El 25 de octubre? Ibarretxe tendrá que salvar los muebles: no convoco el referéndum porque «estamos negociando un nuevo estatuto que...» ¿Y el modelo territorial? Para entonces, tendremos sentencia sobre Cataluña. Mejor dicho, ya la tenemos, conocido el criterio del Tribunal Constitucional sobre la Comunidad Valenciana. Habrá que añadir algunas dosis de retórica sobre la nación «cultural» y el encaje «bilateral» que complementa, pero no elimina, el ámbito de las instituciones comunes. Cuando hace falta, el derecho constitucional sabe ser flexible.

No sólo de organización territorial -aunque casi- viven los políticos en España. Habrá que atender al capítulo socioeconómico. Los 400 euros hay que pagarlos, ya lo sabe Pedro Solbes. Otras dádivas pueden quedar en lista de espera. Hay nubes en el horizonte, como es notorio, pero un optimista rousseauniano se irrita ante la ciencia «lúgubre» y su empeño de estropear la fiesta. Alguien pagará la factura. No esperen, por supuesto, medidas estructurales ni ajustes razonables. Improvisar cada día, y ya veremos si lo arreglan en Francfort o en Nueva York. Cuando se agote el vicepresidente económico, jubilación honorable. No será el único. Si gana el PSOE, la vieja generación socialista será la gran perdedora del 9-M. Ellos sabrán a quién votan. Esta vez no quedará ni uno. Zapatero necesita con urgencia generar su propia «beautiful» empresarial y mediática. A por todas, que este es el momento. En la era del negocio global, los abuelos no digitales son un estorbo. La «guerra del futbol» era un simple aperitivo. La presión sobre las grandes empresas pondrá en evidencia la solidez del mercado. Ahora viene la prueba de fuego. El poder espiritual también cambia de manos. Yo no apostaría por «claves» y por «babelias». Cambio de generación y espíritus aliviados: frente al ladrillo posmarxista, ingenio pseudocultural. ¿Y las «conquistas» sociales? Es posible que los socialistas prolonguen a su conveniencia la crisis artificial con la Iglesia. Es una suerte encontrar al enemigo oportuno a la hora que más te conviene. Sobre todo, si no aparece otro Bush para dar aliento al progresismo infatigable. Por cierto, ¿qué hay de la política exterior? Pronóstico sencillo. Lo mismo que ahora. Alianza supraplanetaria, puestos a variar. Ni poco ni mucho: o sea, nada.

Si al lector le seduce este panorama, ya sabe a quién votar el 9-M. Excluyamos los extremos. No hace falta imaginar el gran cataclismo. A la inversa, está prohíbido soñar con un cambio de rumbo, a base de grandeza de espíritu y pactos de Estado. Tendremos ración doble de lo mismo. La historia universal premia unas veces a los héroes y otras a los mediocres, mezcla la excelencia con la vulgaridad, entusiasma tanto como irrita. España no se rompe: es una realidad mucho más sólida de lo que algunos quisieran. Sin embargo, si se cumple la hipótesis Zapatero esta sociedad habrá ofrecido la medida de su dimensión auténtica. En tal caso, convendría asimilar la verdad cuanto antes. Para recetar un tratamiento, es imprencindible un buen diagnóstico. Quizá no sea cáncer,pero seguro que es más grave que una simple gripe. Por cierto, ¿dónde queda la hipótesis Rajoy? Habrá que pensar despacio. Ya lo veremos otro día.

Procesos paralelos pero diferentes
JULIO BANACLOCHE ABC 10 Febrero 2008

La opinión pública puede -con razón- sentirse un tanto confundida con la existencia de dos procedimientos judiciales que, aparentemente, pretenden una misma finalidad (acabar con la actividad de ANV y PCTV) y, no obstante, llegan a conclusiones distintas (suspensión total de actividades por tres años según el auto del juez Garzón y limitación parcial de su actuación, de acuerdo con el de la Sala del artículo 61 del Tribunal Supremo). Esta discrepancia puede explicarse si se distingue adecuadamente entre lo que se pretende en cada uno de los dos procesos, que es diferente, y lo que se ha pedido en ambos y ha sido resuelto por los respectivos tribunales, que también diverge entre sí.

En el proceso que se está sustanciando ante el Tribunal Supremo, el Ministerio Fiscal y la Abogacía del Estado (únicos competentes para hacerlo) han solicitado que se declaren ilegales los partidos ANV y PCTV, por entender no tanto que son una continuación de Batasuna (lo que también se sostiene en la demanda), sino que infringen los principios democráticos básicos que debe respetar cualquier partido político (art. 9 de la Ley de Partidos). Por el contrario, el proceso que se sigue ante la Audiencia Nacional investiga unos posibles delitos vinculados con actividades terroristas, y toma sus decisiones sobre ANV y PCTV al amparo del art. 129.2 del Código Penal, que permite suspender provisionalmente las actividades de asociaciones que se utilicen para la comisión de delitos, para evitar así «la continuidad en la actividad delictiva». Es decir, que mientras que el proceso ante el Tribunal Supremo decide sobre si los partidos mencionados deben ser declarados ilegales o no por sí mismos, el de la Audiencia resuelve sobre si dicho partidos deben disolverse por ser instrumentos creados para facilitar o proceder a la comisión de delitos.

En ambos casos, la decisión final no se conoce aún, y tardará un tiempo en adoptarse. Por eso la Fiscalía ha solicitado que, entretanto, se acuerden unas medidas cautelares que pretenden conseguir que la decisión definitiva del proceso no resulte infructuosa, al menos en parte. Las medidas cautelares se piden y se acuerdan, pues, en función de lo pedido en el proceso, y por eso la decisión puede ser distinta aunque las solicitadas sean las mismas. Esto ha sucedido en el presente caso: mientras que Garzón ha considerado que hay que suspender todas las actividades de ANV/PCTV, porque si no podrían seguirse cometiendo delitos a través de ellas, la Sala del Supremo sólo les ha impedido presentarse a las elecciones y cobrar subvenciones, porque es lo único que considera que produciría consecuencias irreversibles en el caso de que no se prohibieran.

No existe pues, error o contradicción en las resoluciones judiciales. El Poder Judicial ha funcionado correctamente. Lo que resulta criticable en esta cuestión es el uso partidista de la ley que ha hecho el Gobierno, al promover o reactivar en este momento ambos procesos, cuando hace unos meses defendía por boca de sus ministros la legalidad de dichos partidos o de sus conductas. Con ello han posibilitado el victimismo de los afectados y que se ponga en duda el Estado de Derecho, cuando la defensa de éste es lo principal que un Gobierno debe procurar.

No más FARC
La iniciativa particular, a través de Internet, de un ingeniero colombiano logró que miles de personas en todo el mundo se manifestaran el 4 de febrero contra la organización terrorista
MARIO VARGAS LLOSA El País 10 Febrero 2008

Esta es una historia que sólo podía haber ocurrido en nuestro tiempo y que muestra mejor que ningún ensayo científico la revolución cultural y política que ha significado para el mundo el Internet.

No hay precedentes de una movilización a partir de un llamamiento de ciudadanos independientes

Por culpa de las FARC, Colombia no es hoy una democracia moderna y desarrollada

Óscar Morales Guevara, ingeniero colombiano de 33 años, apolítico y residente en Barranquilla, irritado con la iniciativa del presidente venezolano Hugo Chávez de pedir a la Unión Europea que retirara a las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) de su lista de organizaciones terroristas y las promoviera a la dignidad de guerrillas combatientes, quiso dejar sentada su protesta y se instaló ante su ordenador. Como miembro de Facebook, la más extendida red social de Internet, propuso crear, dentro de este espacio, la comunidad virtual "Un millón de voces contra las FARC". Para ello diseñó un eslogan -"No más secuestros, no más muertes, no más mentiras, no más FARC"- y un pequeño texto dirigido "a los colombianos y amigos del mundo" explicando la naturaleza criminal de esa organización que por más de 40 años ha traído pobreza y miseria a Colombia con sus secuestros, negocios con el narcotráfico, asesinatos y atentados ciegos contra la población civil.

A las pocas horas varios centenares de personas se habían afiliado a su proyecto y en pocos días los adscritos eran millares. Las incorporaciones a la comunidad recién creada llegaron a alcanzar el ritmo de dos mil por hora. Uno de estos entusiastas, Carlos Andrés Santiago, un joven de 22 años de Bucaramanga, sugirió entonces la idea de la Marcha por la Paz del lunes 4 de febrero. Lo ocurrido ese día en casi todas las ciudades de Colombia y en muchas decenas de ciudades del resto del mundo, incluso en lugares tan sorprendentes como Bagdad, una aldea del Sáhara, Moscú y la capital de Ucrania, quedará como un hito para la historia moderna. No hay precedentes para esta extraordinaria movilización de millones de personas, en cinco continentes, en contra del terror y el embauque políticos encarnados por las FARC. Y, menos, que ella tuviera lugar a partir de un llamamiento de ciudadanos independientes, sin militancia política ni apoyo institucional alguno, guiados sólo por un instinto justiciero y una voluntad pacifista, que consiguió tocar un nervio y sacar de sus casas a gentes de diferentes credos, lenguas, culturas, convicciones, que, protestando contra las FARC, protestaban también contra la miríada de frentes, partidos, iglesias, que, en sus propios países, se arrogan el derecho de asesinar, torturar y cometer las peores violaciones contra los derechos humanos usando como coartada la lucha por la justicia social.

Lo más emocionante de esas marchas fue que casi todas ellas estaban encabezadas por colombianos expatriados, que, a la vez que desfilaban pacíficamente, con sus banderas y sus polos y sus estribillos, mostrando al mundo su repudio de los crímenes de las FARC, trataban de disipar el fantástico malentendido que, en ciertos ambientes "progresistas" y liberales de Europa y los Estados Unidos sin ir muy lejos, todavía considera a esta organización un movimiento justiciero y romántico, que lucha por los pobres y las víctimas de la sociedad y contra sus opresores, y que, por ello, merece ayuda económica y promoción política y mediática. ¿Los cuatro o cinco millones de colombianos que el lunes 4 de febrero inundaron las ciudades y pueblos de Colombia convirtiendo a la Marcha por la Paz en una de las más importantes movilizaciones populares en toda la historia del país, conseguirán abrir los ojos de los ingenuos europeos y estadounidenses que todavía se empeñan en ver a América Latina como un continente donde el Robin Hood guerrillero combate contra los demonios de la burguesía y el imperialismo? Probablemente no a todos, porque muchos admiradores de las FARC, en los países occidentales avanzados, lo son por la mala conciencia que les da ser prósperos y vivir en las aburridas democracias y porque necesitan, aunque sea de manera vicaria, experimentar aquellas grandes aventuras revolucionarias que, en sus países, ya son sólo historia (y, sobre todo, fantasía). Estos seguirán ciegos y sordos a la realidad. Pero esperemos que muchos otros, menos enajenados por la ideología o la estupidez, se rindan a la evidencia y entiendan, por fin, que las FARC no tienen nada de admirable ni de respetable pues son, hoy día, nada más que un Ejército seudo popular al servicio del narcotráfico, que vive del crimen, que tiene esclavizados por los métodos brutales que practica a cientos de miles de campesinos y gentes de los estratos sociales más humildes de Colombia que para su desgracia residen dentro de las zonas que domina y que son el obstáculo mayor que tiene este país para avanzar en su desarrollo y perfeccionar su democracia.

Es verdad que las organizaciones paramilitares colombianas han perpetrado crímenes espantosos en su lucha contra las FARC. Pero aquellos crímenes no contrarrestan ni hacen menos repudiables los que éstas perpetran a diario, y que son infinitamente más numerosos que aquellos y que no se cometen por afán alguno de justicia sino pura y simplemente para lucrar, llenar las arcas del terror, servir las operaciones de los grandes carteles del narcotráfico, reclutar mediante la fuerza a los adolescentes campesinos para nutrir sus filas y, sobre todo, para extorsionar e intimidar a la sociedad civil. Dentro de estos delitos, el más extendido es el secuestro de políticos, empresarios, extranjeros, profesionales y gentes del común, a fin de conseguir rescates o para utilizar a esas víctimas en operaciones de chantaje político y social. ¿Cuántos millones de dólares han obtenido ya las FARC de los más de 3.000 secuestrados que figuran en su prontuario? Al parecer, la cifra asciende a unos 300 millones, que, siendo enorme, es ínfima comparada con lo que obtiene como fuerza de choque de los barones del narcotráfico o del ejercicio mismo de esta industria, una buena parte de la cual está ya desde hace varios años a cargo de las propias FARC.

¿Fue algo distinto en sus comienzos este movimiento dirigido por el legendario Tirofijo? Tal vez lo fue, antes de que naciera oficialmente, en 1966, cuando la guerra civil que ensangrentó Colombia, luego del asesinato de Jorge Gaytán Durán y el bogotazo de 1948, y las guerrillas liberales y conservadoras se entremataban en una de las peores sangrías de la historia latinoamericana. Pero, si hubo alguna vez fuertes dosis de idealismo y generosidad en sus dirigentes, y una genuina vocación de altruismo social, todo eso fue desapareciendo con una práctica violenta de tantas décadas, en la que, poco a poco, los medios se fueron imponiendo sobre los fines, y corrompiéndolos hasta desaparecerlos, como suele ocurrir a quienes creen que "la violencia es la partera de la historia".

La realidad es que, por culpa de las FARC y del otro movimiento subversivo, el ELN (Ejército de Liberación Nacional), Colombia no es hoy una democracia moderna y desarrollada, como lo va siendo ya Chile. Lo notable es que pese al terrible desafío contra sus instituciones que representa el terrorismo, Colombia haya mantenido en todos estos años gobiernos civiles nacidos de elecciones, una prensa libre, una vida política civil muy intensa, y que su economía haya crecido con altos índices, aunque, claro está, sin que los beneficios de este crecimiento lleguen a todos los colombianos de manera equitativa. Lo que ha significado en dolor y sacrificios, en brutalidad e injusticia, en atropellos y traumas, el terrorismo -y su secuela inevitable, el contraterrorismo- ha hecho de la sociedad colombiana una de las más maltratadas del planeta. Pero no ha conseguido quebrar su amor a la vida ni su energía ni su creatividad, como lo descubren todos los forasteros que llegan allá y se sorprenden con la alegría de su música y de sus bailes, la simpatía y la cordialidad de sus gentes, el español tan bien hablado y escrito de los colombianos, y la voluntad de no dejarse derrotar por los agentes del odio y del miedo de su pueblo.

Todo eso salió a la luz, en Colombia y, de la mano de los colombianos expatriados, este lunes 4 de febrero, con esa movilización en favor de la paz y de la verdad, contra la mentira y el terror, que hizo posible un oscuro ingeniero barranquillero, que, como esos justos de las historias bíblicas, decidió un día, en un sobresalto ético, hacer algo contra el horror y el engaño, y se sentó frente a su ordenador y se puso a escribir. Su ejemplo es extraordinario. No sólo ha servido a su país y a la decencia. Nos ha mostrado el arma poderosísima que puede ser la tecnología moderna de las comunicaciones si la sabemos usar y la ponemos al servicio de la verdad y la libertad.

© Derechos mundiales de prensa en todas las lenguas reservados a diario EL PAÍS, SL, 2008.
© Mario Vargas Llosa, 2008.

Apuntate al I Encuentro de Objetores de Conciencia a EpC - 16 febrero - Madrid
email de HazteOir.org 10 Febrero 2008

Querido/a amigo/a:
Soy Alejandro Campoy, el segundo objetor – la primera fue mi mujer – de conciencia a Educación para la Ciudadanía (EpC) de España. Y te escribo para pedirte que apoyes – en la medida de tus posibilidades – un acto que va a suponer un antes y un después en la batalla por la libertad de educación y contra ese engendro totalitario del Gobierno de Zapatero.

Si eres objetor a EpC o apoyas este movimiento, te animo a asistir al I Encuentro Nacional de Objetores de Conciencia a Educación para la Ciudadanía que se celebrará el sábado 16 de febrero en Pozuelo, Madrid (Colegio Monte Tabor).

Como sabes, la nueva asignatura obligatoria con la que el gobierno actual pretende “formar la conciencia moral” de las próximas generaciones de españoles, que son nuestros hijos, ha encontrado una respuesta inesperada. Ya son más de 22.000 las objeciones a la asignatura y más de 60 las plataformas y asociaciones que se han creado y que luchan contra EpC.
Esta respuesta valiente y comprometida choca con el totalitarismo que quiere silenciar este movimiento, negando las cifras y obstaculizando el ejercicio del derecho a la objeción de conciencia. El Encuentro será una oportunidad única para apoyarnos unos a otros, objetores, familias y sociedad en general. Será un punto de encuentro de todos los que queremos apoyar este movimiento – único en la historia de España – por la libertad de educación.

En el Encuentro, además de darse cita asociaciones, plataformas, movimientos e instituciones – la sociedad civil que por toda España está conformando la respuesta ciudadana por la libertad de educación y de conciencia – se entregarán los “Premios Libertad 2007-2008”. Será una ocasión única para encontrarnos con padres como nosotros que están dando la cara con generosidad, incluso con heroísmo en muchos casos, por una educación en la que el Estado no suplante a la familia en la formación en valores.

¡Apúntate!
Simultáneamente se celebrará un Encuentro Infantil con actividades y juegos para los niños que asistan. Ya lo sabes: puedes venir con toda la familia.

Para asistir, es preciso inscribirse cuanto antes. Por favor, para apuntarte, llama al teléfono 690780616, manda un fax al 912223083 o escribe un email a  encuentrodeobjetores@profesionalesetica.org
Puedes descargarte el programa del Encuentro en: http://www.hazteoir.org/node/10074
¡Muchas gracias!
Un afectuoso saludo,
Alejandro Campoy y todo el equipo de HazteOir.org
P.D. Recuerda: no hace falta que hayas objetado a EpC. Si quieres apoyar a los héroes de nuestro tiempo, los padres objetores, no lo dudes: apúntate al encuentro.

El creciente valor de una lengua franca
FERNANDO GONZÁLEZ URBANEJA ABC 10 Febrero 2008

Estamos en una etapa postindustrial, no caben dudas, caracterizada por la relevancia del conocimiento y de la información, en la cual a los factores tradicionales de producción que nos enseñaban los clásicos (tierra, capital y trabajo) hay que añadir otro factor que tiene que ver con la inteligencia, la creatividad, el talento, la organización. Y por debajo de todo ello la lengua, e incluso la gramática, que hace flexible y eficiente al idioma.

Un estudio de hace unos años, propiciado por el Instituto Cervantes, la Fundación Santander y la Real Academia de Ciencias, elaborado por economistas y estadísticos de las universidades de Málaga, Carlos III y del INE (editado por Espasa el 2003) y titulado «El valor económico de la lengua española», establece que el idioma aporta el 15% del PIB.

Para llegar a esa conclusión introduce elementos técnicos de análisis con buena metodología y con bibliografía.

El 15% del PIB significa un motor esencial de creación de valor, de generación de renta. Ningún otro sector aporta más ni genera más oportunidades. En el caso del español estamos ante un gigante, el segundo o tercer idioma más universal (casi tanto como el inglés y el árabe) y el quinto más hablado del mundo. Un gigante que dejará pronto al país original, a España, como cuarto mercado tras México, EE. UU. y Brasil. Valor creciente y trascendente por un idioma que va más allá de una sola sociedad, una nación, un estado o eso que ahora se llama país, para no llamarlo otra forma. Recientemente Ariel ha publicado un informe promovido por la Fundación Telefónica y elaborado por los profesores García Delgado y Alonso Jiménez, titulado «Economía del español» que avanza más conclusiones sobre el valor del idioma.

La reciente internacionalización de las empresas españolas tiene bastante que ver con ese valor implícito. Pero lo llamativo quizá sea el insuficiente aprovechamiento de ese evidente valor potencial y potenciador de un idioma tan universal y tan dinámico como el español. En la nómina de las buenas obras está el propio Instituto Cervantes que ha hecho un buen recorrido en pocos años, también la agencia Efe, insuficientemente apoyada desde instancias oficiales y privadas. Una agencia que para si quisieran otros países con más influencia y riqueza. Un activo que no se debe dar de lado, sino activar y dotar de más capacidades. Y en la nómina de lo pendiente aparece un sector audiovisual que no se ha abierto al amplio espacio y mercado del propio idioma, pese a contar con creatividad y con una producción externa, de mercado, muy apreciable. Televisiones públicas pródigas en gastos (y propensas al llanto), pero que no han conseguido gestionar y emitir producción de calidad e influencia en el amplio mercado del español. Luces y sombras del que puede ser el mayor activo económico y político de los españoles: un idioma vivo, querido, deseado y cada vez más hablado en más continentes.

Ni títere con cabeza
Roberto Blanco Valdés La Voz 10 Febrero 2008

Por el momento, se acabó. Se acabó, sí, porque el auto de Garzón decretando la suspensión por tres años de las actividades del PCTV y ANV y las medidas adoptadas por el Tribunal Supremo contra ambas formaciones tienen un efecto devastador que alcanza, en círculos concéntricos, a todos los que han creído que era posible jugar ilimitadamente en este asunto al gato y al ratón.

El primer círculo es, claro, el de los propios afectados. ETA, que comprobó hasta el 2004, con horror, cómo la ley de partidos permitía desbaratar todas y cada una de las operaciones montadas con la finalidad de burlar la ilegalización de Batasuna, ve esfumarse ahora la expectativa abierta con la llegada al Gobierno de Rodríguez Zapatero: la de que podría volver a lo de siempre. Es decir, a delinquir y a estar en las instituciones democráticas. Lo consiguió primero con el PCTV y después con ANV (parcialmente), pero la patente de corso de aquel proceso de paz que le fue a ETA de tanta utilidad se le ha escapado a los terroristas de las manos gracias a la presión de la opinión pública española.

Ha sido, de hecho, esa presión la que ha llevado al Gobierno a hacer, in extremis, lo que con toda claridad no deseaba (instar la suspensión del PCTV y ANV), firme en la creencia de que si gana el 9 de marzo quizá podrá reabrir la negociación con los etarras. Esa que permitió entrar al PCTV en el Parlamento de Vitoria y a ANV en docenas de ayuntamientos vascos y navarros.

Es cierto que el Ejecutivo niega tal posibilidad con insistencia. Pero ya sabemos lo que vale aquí la palabra de este Gobierno, al que el auto de Garzón y la decisión del Supremo afectan, en un segundo círculo concéntrico, de un modo incontestable: desautorizando de plano todo el argumentario que el presidente Zapatero, la vicepresidenta De la Vega, el ministro de Justicia y el fiscal general del Estado utilizaron en su día para justificar su inacción contra quienes ahora han sido suspendidos por ser presunta parte de ETA y continuar presuntamente la actividad de Batasuna. Leer pasadas declaraciones de tan altos responsables del Estado a la vista de las últimas decisiones judiciales pone a todos ellos, muy a pesar suyo, en su lugar.

El tercer y último círculo de los afectados por las suspensiones del PCTV y ANV lo constituyen ese grupo de españoles que -de buena o mala fe- siguen sosteniendo, como si nada, y contra una apabullante evidencia jurídica y política, su convicción de que ETA y la llamada izquierda aberzale solo tienen en común sus objetivos. Inasequibles a la verdad, a casi todos les ocurre en realidad que al compartir también tales objetivos son incapaces de ver más allá de su interés o sus prejuicios.

marítima
Piden que Galicia devuelva a Madrid la potestad de expedir títulos náuticos

Capitanes, oficiales y maquinistas tienen problemas para enrolarse con la tarjeta gallega en el extranjero
Aunque aparece la autorización de la Xunta, la falta de referencia al Gobierno de España trae problemas
Espe Abuín La Voz 10 Febrero 2008

Titulados náutico-pesqueros demandan al Gobierno gallego que devuelva de inmediato a Madrid las competencias en materia de expedición de acreditaciones profesionales para ejercer la actividad pesquera. Esa es la única salida, o por lo menos la más inmediata, para atajar el problema que amenaza con dejar sin empleo a unos 300 trabajadores gallegos -entre capitanes, patrones, oficiales y maquinistas-, a los que el Gobierno namibio no reconoce su titulación y les pone trabas para enrolarse en sus buques, a pesar de que, en algunos casos, los afectados lleven más de 20 años trabajando allí.

«Esto es increíble. La Xunta de Galicia financia una escuela náutica en Walvis Bay, forma a su profesorado, les proporciona medios y, ahora, resulta que no nos reconocen el título profesional que la Xunta expide». Antonio Soage no puede ocultar su indignación, común a la de otros muchos mandos que se han dado de bruces con las trabas.

Desde el teléfono vía satélite del barco en el que está enrolado, el Kamali , Antonio Soage cuenta que tenía 16 años cuando embarcó hacia Terranova por primera vez. Estuvo en Canadá, Argentina, Uruguay, Namibia... Y en ninguno tuvo problemas para embarcar. Es ahora, con 51 años de vida y 35 de mar, cuando se encuentra con que las autoridades namibias no le reconocen el título con el que demuestra su cualificación. Pero el problema no ha sido solo en Namibia. «También en Montevideo me pusieron pegas, me decían que no tenía el sello de España y que no representa al Gobierno español», explica. Y es que ellos «no tienen por qué saber que la Xunta es también Gobierno de España».

Renovación a los 50 años
¿Qué ha cambiado para que no le reconozcan el título? Ocurre que ya ha pasado la barrera de los 50 años y, según la legislación española vigente, a esa edad el titulado náutico debe renovar su tarjeta profesional. Soage lo hizo y la acreditación antigua, expedida por el Ministerio de Pesca, fue sustituida por la que desde el 2002 emite la Xunta, con textos en castellano y en gallego, pero no en inglés y con la bandera gallega, pero no la española. Y, además, sin especificar que ese Gobierno sigue los dictados del convenio STCW. Por todo eso, Windhoek rechazó su tarjeta y le negó el embarque. Afortunadamente, Panamá le convalidó su título y pudo embarcar en el Kamali con acreditación panameña.

El que más y el que menos está entrampado. «Los de máquinas lo tienen más fácil», porque Marina Mercante les convalida el título náutico-pesquero y les expide la tarjeta con un sello y bandera que sí aceptan. Otros incluso se rebajan la cualificación, como el caso de un capitán que tenía el título expedido por la Xunta y que recuperó el de patrón de altura porque lo había despachado Madrid y sí lo aceptaron.

Acoso y persecución
Es de esas triquiñuelas de donde deducen que si Madrid recupera la potestad de expedir los títulos se solucionará el problema. Y no hay por qué rasgarse las vestiduras, según Soage, pues incluso una comunidad nada sospechosa de ser centralista, como es el País Vasco, «devolvió las competencias al encontrarse con este problema, según me dijeron en la Delegación de Pesca de Pontevedra». No es del todo así, pero lo cierto es que aún no están transferidas y eso les ahorra una serie de complicaciones.

Y es que con esto de las acreditaciones «han puesto en bandeja» a Namibia la excusa para «echarnos fuera, con las ganas que nos tienen». Soage denuncia que hay una auténtica «caza de brujas» y que los capitanes trabajan en el ambiente tenso del que se encuentra en el punto de mira: «Hace un tiempo, un marinero namibio se accidentó y demandó al capitán del barco... a punto estuvieron de acusarlo de homicidio», relata.

BANCOS QUEMADOS Y CONTENEDORES CALCINADOS
Terroristas callejeros causan importantes daños en el País Vasco y Navarra
EFE Libertad Digital 10 Febrero 2008

Tras la violenta madrugada del sábado, se han registrado en el País Vasco y Navarra nuevos actos de terrorismo callejero. Los proetarras siguen actuando con impunidad en las calles del País Vasco y Navarra. Cestona (Guipúzcoa), así como cuatro localidades navarras –Pamplona, Etxarri Aranaz, Estella y Burlada– han sufrido nuevos actos de terrorismo callejero. Bancos quemados, contenedores calcinados así como destrozos en el mobiliario urbano ha sido el balance de los ataques cometidos durante la noche del sábado.

En Cestona (Guipúzcoa), los violentos prendieron fuego esta madrugada a un cajero, lo que causó daños materiales leves, según ha informado la Ertzaintza. El suceso tuvo lugar sobre las cuatro menos cuarto de la madrugada en una entidad del Banco Guipuzcoano situado en la calle Erdikale.

Al parecer, los acólitos de ETA lanzaron líquido inflamable contra el cajero. Cuando llegaron los efectivos de la Policía ya se había extinguido el incendio, por lo que no han tenido que intervenir los bomberos.

En Navarra, los terroristas callejeros quemaron durante esta madrugada un cajero en Etxarri Aranaz y prendieron fuego a nueve contenedores en Pamplona, Estella y Burlada. En concreto, sobre las 3.30 horas, dejaron inservible un cajero de Caja Laboral en Etxarri Aranaz después de prenderle fuego. La Guardia Civil se hizo cargo de las diligencias.

En Pamplona fueron quemados cinco contendedores. Tres de ellos ardieron en el cruce de la avenida Marcelo Celayeta con la avenida Villava, otro ardió en la calle del Carmen, y el quinto, en la calle Jarauta. Además, en Estella, desconocidos prendieron fuego a otros tres contendedores en la avenida de Yerri. Finalmente, en la Ronda de las Ventas de Burlada ardió otro contenedor.

La Delegación del Gobierno condenó estos hechos, que enmarcó en los ataques de violencia callejera, y apuntó que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad trabajan en la identificación de los autores de estos "execrables actos". La institución que dirige Vicente Ripa afirmó que "más pronto que tarde, los autores serán puestos a disposición judicial.

La Ertzaintza disolvió una manifestación convocada sin permiso
Mientras, en Mungia, la Ertzaintza disolvió una manifestación convocada sin permiso. Los participantes respondieron lanzándoles piedras, y arrestaron a uno de ellos por desobediencia grave, ya que se negó a identificarse. Según informó el departamento vasco de Interior, los hechos ocurrieron sobre las 20:30 horas en la calle Lauaxeta donde unas 70 personas secundaban una manifestación no comunicada.

La Policía autónoma informó a los manifestantes de que no podían concentrarse, a lo que éstos respondieron con una sentada. La Ertzaintza realizó entonces una carga policial para disolver el acto, lo que fue respondido con lanzamiento de piedras. En el transcurso de los incidentes, fue arrestada una persona que se negó a identificarse y fue acusada de desobediencia grave.

Fuentes policiales precisaron que tras la carga policial, los manifestantes cruzaron y quemaron contenedores en la calle. Estas mismas fuentes precisaron que en la calle Pascual Abaroa de Lequeitio (Vizcaya) los violentos también cruzaron y quemaron varios contenedores en la calle.

En Guecho, en la calle Negubide desconocidos cortaron la calle con una cadena y colocaron pancartas de ánimo a Acción Nacionalista Vasca (ANV).

independentistas radicales
Resistencia Galega tiene tres células terroristas activas
La Voz 10 Febrero 2008

El atentado perpetrado la madrugada del viernes en Miño es un paso más en la presión que determinados grupos independentistas radicales pretenden ejercer sobre la sociedad gallega como supuestos defensores de la degradación del territorio y muy especialmente para «hacerse notar» ante la celebración de las próximas elecciones generales en marzo, como explica un mando policial.

Los investigadores tienen muy claro que la cercanía de los comicios puede traer más atentados por parte del entorno más radical agrupado en Resistencia Galega, que tiene al menos tres células activas (de dos o tres miembros cada una) y dispuestas a poner una bomba en donde les ordene la dirección, formada por veteranos activistas en la clandestinidad y presumiblemente dirigida por Antón García Matos, Toninho , detenido (y liberado a los pocos días) a finales del 2005 en la operación Castiñeira, y del que nada se sabe desde entonces.

Por eso las fuerzas de seguridad están en el nivel 2 de alerta antiterrorista (el máximo es el 3 e incluye la participación de las fuerzas armadas) que implica un refuerzo de la vigilancia de edificios e instituciones que puedan ser objeto de atentados, así como más control sobre personas y vehículos.

Es una parte más del seguimiento que la Guardia Civil mantiene sobre grupos y personas relacionadas con el entorno radical y con Resistencia Galega, una organización terrorista capaz de colocar una bomba en cualquier lugar de Galicia, como ha demostrado el último año con siete artefactos en inmobiliarias y constructoras, algunos de los cuales pudieron ser desactivados. «Pero cualquier día pueden cargarse a alguien», advierte un experto antiterrorista que explica que estos grupos se plantean objetivos para llamar la atención sobre sus reivindicaciones, pero no pueden controlar que sus bombas causen solo daños materiales. De hecho, se sabe que Resistencia Galega usa relojes temporizadores para retardar varias horas la explosión y permitir que los activistas puedan estar muy lejos del objetivo cuando se produzca la explosión. Eso aumenta el riesgo porque cualquiera puede pasar cerca del artefacto, que puede explotar en cualquier momento.

El artefacto que estalló en Miño fue colocado casi con toda seguridad por activistas recién reclutados por los captadores de la banda. «Son chicos muy jóvenes a los que les han comido el coco para poner una bomba que puede causar una tragedia», dice un mando policial. No están fichados, por lo que las fuerzas de seguridad no tienen constancia de su actividad delictiva hasta que cometen el atentado.

Detenciones
A veces hay suerte, como ocurrió el pasado mes de diciembre en Portosín, en el municipio coruñés de Porto do Son, donde dos supuestos activistas -José Manuel Sánchez Gorgas, de 19 años, y Santiago Vigo Domínguez, de 18- fueron sorprendidos por una patrulla de la Guardia Civil de Noia con una bomba en el maletero de su coche.

Recortes de Prensa   Página Inicial