AGLI

Recortes de Prensa    Lunes 11 Febrero 2008

El tesoro de la lengua española
Editorial ABC 11 Febrero 2008

SE ha dicho con acierto que la lengua española es el «petróleo» de nuestro país en términos socioeconómicos. Como recogía ayer ABC en un amplio informe, estamos en presencia de una verdadera multinacional del idioma, en pleno proceso de expansión. Los estudios más recientes confirman unas cifras realmente atractivas: en la última década, la aportación de nuestra lengua a la economía española es de un billón de euros, y su peso se sitúa en torno al 15 por ciento del PIB. El español es una inmensa plataforma cultural y una buena herramienta para los negocios. Cerca de 450 millones de hablantes, veintiún países que lo utilizan como lengua oficial, abrumadoramente mayoritaria, y una demanda creciente como segundo o tercer idioma en muchos países del mundo son datos dignos de ser resaltados. Es llamativa también la naturaleza económica de la lengua, analizada en el importante informe «Economía del español», que ha dirigido recientemente el profesor García Delgado: es un bien sin coste de producción, que no se agota con el uso, no es apropiable, tiene un coste único de acceso y su valor se incrementa cuanto más se consume. Si pasamos de la economía a las relaciones internacionales, es bien sabido que la moderna teoría del «poder blando» considera a la cultura como un valor sustancial para la acción exterior de los estados en la actual sociedad globalizada. Tenemos, por tanto, un activo de primer orden,vehículo de una literatura que está situada -como mínimo- a la altura de las mejores. Es imprescindible por ello extraer todo su potencial en beneficio de nuestra posición en una sociedad tan competitiva y exigente.

Ante todo, los poderes públicos deben desempeñar un papel activo en la promoción y difusión del idioma. Siempre será rentable reforzar los recursos que se destinan al Instituto Cervantes y demás instituciones que promueven la presencia exterior del español; en particular, conviene impulsar la labor de patrocinio y mecenazgo en colaboración con las grandes empresas de nuestro país con alcance multinacional. A efectos internos, el éxito universal de nuestra lengua común demuestra el grave daño que están causando en sus propios territorios ciertos nacionalistas de mente estrecha. Poner trabas o dificultades al despliegue natural del español es una prueba de miopía lamentable y, lo que es peor, de intolerable sectarismo. Se abren nuevos retos en la sociedad de la información y del conocimiento: así, el español tiene que reforzar su posición en internet y reclamar el papel que le corresponde para su uso habitual en los organismos internacionales, sin ceder ni un ápice ante otros idiomas que ya no pueden competir con el nuestro. Todos -poderes públicos, empresas y particulares- tenemos el deber de cuidar ese tesoro que hemos recibido, en el doble sentido cultural y económico del término. Merece la pena el esfuerzo, porque el futuro pertenece a las naciones que sepan utilizar racionalmente sus recursos.

Pompas de jabón
Santiago González El Correo 11 Febrero 2008

Hará cosa de un par de años, Victoria Prego tituló su crónica sobre un debate parlamentario entre Zapatero y Rajoy con una metáfora muy precisa de la melancólica tarea a la que se ve condenado el líder de la oposición: «Martillear a la nada». La posición del presidente del Gobierno es prácticamente inexpugnable, precisamente porque no tiene ninguna. En estos últimos días no parece tener más iniciativa política que salir con sus portavoces a descalificar en tromba los movimientos de la oposición. Es muy difícil argumentar en contra, porque el pensamiento Zapatero no descansa en argumentos, sino en eslóganes, construcciones de palabras como irisadas pompas de jabón. Los cimientos de su edificio conceptual no son las ideas, sino una incuestionable actitud positiva del líder y sus partidarios, eso que se ha dado en llamar 'buenismo' y que el propio Zapatero definió como 'talante'.

Un vídeo de precampaña encarnaba a la oposición en un cenizo crítico con el optimismo presidencial. Los beneficiarios del canon agrupados en la división cultural convertían la alegría en himno de campaña. ¿Es el optimismo de los gobernantes lo que buscan los gobernados? Parece que un electorado racional debería valorar más el acierto en su toma de decisiones que la jovialidad de su carácter.

Optimismo, talante, alegría, buenismo, son atributos que corresponden al ser, pero nada nos dicen del sujeto y su posición respecto a los problemas. Imaginen el vídeo alternativo, el del optimista: apostó por Kerry y salió Bush, apoyó a Schroeder y ganó la fracasada Merkel, optó por Ségòlene y arrolló Sarkozy; prometió volver al corazón de Europa y Moratinos terminó hablando lingala en las entrañas de África.

«El talante tiene una fuerza inagotable ( ) El futuro es el fin de la violencia», declaró en San Sebastián el sábado entre un recital de frases inanes y homenajes mutuos. «Gracias, por haberlo intentado, José Luis», le dijo Miguel Buen, a lo que el presidente respondió agradeciendo a la sociedad vasca y a los compañeros del PSE «su apoyo, generosidad y valentía en el empeño más noble de cualquier ser humano, ver el final de la violencia en Euskadi, y la paz», tarea en la que «he puesto lo mejor de mí mismo».

Es evidente que a quien pone lo mejor de sí mismo no se le puede pedir más. Lo que pasa es que en ese recetario de frases que definen el ideario de Zapatero por mera yuxtaposición, no cabe la asunción de ninguna responsabilidad. A partir de su certidumbre moral no existe el concepto de fracaso en el proceso negociador, que se empeñó en llamar «de paz», y que ha centrado los tres primeros años de su Gobierno, fracaso del que «sólo es responsable ETA y su locura criminal».

Ciertamente, no cabe pedir responsabilidades al Gobierno por las acciones de los terroristas, pero sí por evaluar mal la realidad y creer en la voluntad de los etarras para dejar las armas sin pago de precio político, por engañarse y engañar a los ciudadanos y por tratar de hacer modular a la Justicia de acuerdo con sus conveniencias políticas en cada momento. La ética de la convicción no puede sustituir a la ética de la responsabilidad, según la distinción relevante que Max Weber acuñó hace ya 90 años.

«Por respeto a los inmigrantes debemos dejarles fuera de la campaña», dijo también el sábado. Durante toda la legislatura ha expresado su convicción de que la oposición no puede ejercer de tal en la política antiterrorista y debe secundar las directrices del Gobierno, sin que éste tenga que pactarlas previamente y sin exigir responsabilidades tras el fracaso. «Por respeto a las víctimas, deberíamos dejar el terrorismo fuera de campaña», sería un eslogan coherente. Tampoco deberían confrontarse ideas para hacer frente a los signos preocupantes que empieza a mostrar la economía española. Ninguna oposición debería exigir cuentas sobre la gestión de ningún Gobierno: no discutamos la política económica por respeto a los parados. Todos hacen lo que saben y lo que pueden para acabar con el paro. ¿Quién podría discutirle a ningún gobernante «haberlo intentado»? Discutir sobre medidas de seguridad vial, ¿sería faltar al respeto a los fallecidos en accidentes de tráfico y al dolor de sus familias? Descartada la idea de dolo, ¿se deben exigir responsabilidades a los gobernantes por sus errores?

No, si aceptamos la norma del presidente Zapatero de endosar sus errores a terceros: a ETA por haberle engañado, a la oposición por oponerse. ¿Quiere esto decir que el PP no se ha equivocado? En absoluto, pero no se pueden comparar los errores del Gobierno con los de la oposición. Estos últimos afectan principalmente a las posibilidades del PP de convertirse en Gobierno. Los del Gobierno, en cambio, afectan a la seguridad, la libertad y el patrimonio de los ciudadanos; son errores que se cometen con el BOE y se pagan con los Presupuestos Generales del Estado. Los pagamos todos, y no sólo con dinero.

¿Quién crees que va a ganar?
Luis del Pino Libertad Digital 11 Febrero 2008

En las encuestas electorales, los profesionales de los sondeos se encuentran siempre con dos problemas graves, los cuales tratan de paliar a base de experiencia y de "cocina" de los datos.

El primero de esos dos problemas es el de la ocultación, debido a la vergüenza o el temor que alguien siente de decirnos cuál es su verdadera opinión. Donde mejor se manifiesta ese fenómeno es en las preguntas de intención de voto, que sistemáticamente arrojan para todos los partidos un porcentaje de voto inferior al real.

Si consultamos, por ejemplo, el último barómetro del CIS, de diciembre de 2007, sólo el 19,5% de los encuestados confiesa haber votado al PP en marzo de 2004, cuando el porcentaje real que el PP obtuvo fue del 37,7%. En el caso del PSOE también se manifiesta esa ocultación de voto, aunque en mucha menor medida: el 32,4% confiesa haber votado al Partido Socialista en marzo de 2004, comparado con el 42,6% que le votó en la realidad. El fenómeno de la ocultación de voto afecta, como vemos, de manera desigual a unas formaciones políticas y a otras: en el caso del PP, la mitad de sus electores tienen reparos en confesar que lo son, mientras que en el caso del PSOE sólo siente esos reparos una cuarta parte de los electores.

Si ese porcentaje de ocultación fuera constante, bastaría con aplicar un factor corrector a las encuestas para que desapareciera el problema, pero la realidad es que la ocultación de voto va variando a medida que cambia la situación política. Así, mientras el PP estuvo en el poder, la ocultación de voto entre su electorado era menor que en la actualidad y tenía un nivel prácticamente igual al del PSOE.

¿Qué es lo que hacen las empresas de sondeos? Pues tratar de estimar como pueden, a partir de otras respuestas de la encuesta, cuál puede ser el nivel actual de ocultación de voto para cada partido y corregir las intenciones de voto mediante esas estimaciones. De ahí que sea tan complicado acertar con los pronósticos.

Para complicar aún más la situación, los españoles tenemos la costumbre no sólo de ocultar nuestra opinión real en las encuestas (cosa que se conseguiría con el socorrido "No sabe, no contesta"), sino que mentimos conscientemente para despistar al encuestador, diciendo que hemos votado, o que vamos a votar, al partido contrario al que realmente nos gusta.

Los problemas de la ocultación y del falseamiento de respuestas se manifiestan incluso en las preguntas que en teoría no comprometen al entrevistado, como por ejemplo en las preguntas de pronóstico. Si se pregunta a la gente "¿Quién cree usted que va a ganar?", habrá personas que nos den su respuesta sincera, pero otras buscan conscientemente tratar de influir con su respuesta en el resultado final de la encuesta. Todo ello hace que la realización de encuestas electorales sea más un arte que una ciencia. El profesional de los sondeos tiene que tratar de compensar de alguna manera las mentiras de aquéllos a los que pregunta.

Para las preguntas de tipo pronóstico, existe un mecanismo un poco más fiable, en principio, que las encuestas, aunque tampoco está libre de manipulaciones: me refiero a las apuestas. Existen casas de apuestas que admiten pujas sobre el resultado de los procesos electorales. En Estados Unidos o Inglaterra, por ejemplo, las apuestas sobre quién será el próximo presidente o el próximo primer ministro son muy populares. Digo que ese mecanismo es algo más fiable que las encuestas porque las apuestas tienen la virtud de que uno no se limita a expresar su opinión, sino que tiene que avalar esa opinión poniendo una cierta cantidad de dinero sobre la mesa. Y, a la hora de jugarse el propio dinero, lo normal es que la gente diga lo que en realidad opina y que apueste por el candidato que realmente crea que va a ganar.

En España, el mecanismo de apuestas electorales no es tan popular, y nuestro país no suscita tanta atención como para que los corredores de apuestas internacionales nos dediquen muchos esfuerzos. Pero aún así, algunos de esos corredores on-line ya tienen apuestas en marcha sobre quién será el próximo presidente de gobierno español.

Hace un mes, las apuestas arrojaban una posibilidad del 84% de que Zapatero vuelva a ocupar La Moncloa, frente a un 16% de posibilidades de Rajoy. La semana pasada, la diferencia se había acortado, con un 76% para Zapatero y un 24% para Rajoy. Esta semana, las apuestas ya cruzaban a un 69,6% para Zapatero frente a un 30,4% de Rajoy. Todo lo cual indica una confianza decreciente en la posibilidad de que Zapatero repita gobierno a medida que progresa la precampaña, aunque las probabilidades siguen siendo de 2,3 a 1 a favor del actual inquilino de La Moncloa.

(Nota: Para seguir la evolución de las apuestas por Internet relativas a las elecciones generales en España, puedes consultar Bestbetting)

Negociación con ETA
El tomate del presidente Zejas
Isabel Durán Libertad Digital  11 Febrero 2008

Ahora que el tomate televisivo nacional ha terminado y que por vender ha subastado hasta sus propios fetiches, el panorama político español con el presidente Zejas y la vice fashion victim, no llega ni a la altura del archifamoso programa basura, que todo el mundo veía sin verlo porque estaba entregado a los documentales de La 2. El don de la ubicuidad intelectual para atender dos cadenas a la vez de los ciudadanos españoles lo tiene también el presidente Zejas para referirse a su propia gestión sobre su "gran transparencia" en las negociaciones con la ETA al tiempo que reconoce mentir de manera sistemática a sus conciudadanos sobre tan grave y delicado asunto. Por fortuna, el 9-M la audiencia ya no la mide la Sofres de turno sino las urnas situadas a lo largo y ancho de todos los rincones de la geografía nacional.

El culebrón del estercolero gubernamental terrorista ha tenido estos días una elocuente subida de tono. Primero fue Joseba Egibar, el cabeza de los nacionalistas vascos guipuzcoanos, quien en el Parlamento vasco sacó los colores al jefe del Ejecutivo. Según el otrora número dos de Arzalluz en el Euskadi Buru Batzar, el Gobierno de Zapatero estuvo reunido cinco días con los terroristas en dos habitaciones distintas en plena campaña electoral de las pasadas municipales y autonómicas de mayo. Es decir, el Gabinete Z se plegó a las exigencias etarras y mantuvo dos mesas de negociación, una política y otra "técnica". La mayor victoria jamás conseguida por el terrorismo.

El jefe de los titiriteros de la zeja ha legitimado a los etarras como interlocutores políticos. ¿Hará lo mismo con los chicos de Bin Laden o con los maltratadores? Todos ellos tienen una gran base social aunque sea incluso fuera de nuestras fronteras y supongo que por el mismo motivo habrá que sentarse a negociar con sus representantes. Pero ahí no ha quedado la cosa. El diario del Grupo PRISA, siempre en interesada versión monclovita, ha revelado que ETA planteó una reforma de la Constitución para exigir el derecho de autodeterminación. Enhorabuena, Zejas, ya tenemos nuevos ponentes constitucionales para la próxima legislatura: los encapuchados del hacha y la serpiente.

¿Y qué decir del bochornoso espectáculo ofrecido por el contorsionista judicial que tararea al son de los millonarios pesebristas de la orquesta festivo-cultural de La Moncloa? Garzón ha sufrido un ataque de estrés acelerado para prohibir a los otrora partidos por la paz a los que, según él mismo, no se les podía privar de la libertad de expresión. Menos mal que el Tribunal Supremo ha puesto a cada uno en su sitio y ha dejado a Zejas y a foto-rejas literalmente con las posaderas al aire al calificar sus actuaciones de oportunistas. De seguir así las cosas, el anestesista de cabecera de la factoría del tomate de Zejas va a tener que suministrarle una gran cantidad de tranquilizantes a toda la troupe jurídico-titiritera e incluso a la mediática.

Balanzas fiscales, Cataluña y Madrid
Fernando González Urbaneja Estrella Digital 11 Febrero 2008

Los nacionalistas catalanes de todos los colores (CiU, PSC, ERC, IPC…) reclaman las balanzas fiscales porque saben la respuesta, la han sabido siempre. Consideran que el resto de España tiene algo de parásito de los impuestos catalanes. Caben matices, los más avisados saben que lo de parásito es excesivo, pero a la primera que salta se acuerdan del PER (que no existe desde hace muchos años, pero sigue en el imaginario como los olivareros de Jaén). Y puestos a sospechar, concluyen que los impuestos catalanes han pagado un trozo de la ampliación de Barajas, de la famosa y provocadora T4 o incluso del Metro y los Cercanías madrileños que tan buena fama tienen. A todo esto se llamó en Cataluña Expoli, un concepto espectacular, buen titular de brochazo, que entra como la seda.

No falta razón a los que concluyen que los impuestos pagados y los servicios percibidos son asimétricos por comunidades, que puestos a echar cuentas es probable que algunas paguen más de lo que reciben. Por ejemplo vascos y navarros, por eso de los fueros históricos, el concierto, el cupo, etc., hacen rancho aparte; catalanes y baleares parece que pagan más; los madrileños parecen paradigma de centralismo absorbente y a los andaluces les ven como habituales receptores. En la realidad de ahora es probable que nada de todo eso sea cierto y que en ningún caso sea toda la verdad.

En la desarticulada comunidad madrileña, que no es un país ni pretende serlo, también hay datos como para pensar en cierto Expoli, aunque a nadie se le ocurre decirlo, le verían raro. En Madrid la identidad no se lleva, más bien la doble o la triple identidad: nacidos fuera, que viven en Madrid o alrededores, pero también más allá, en otra comunidad los fines de semana. Un lío a la hora de repartir los tributos y los servicios.

De los presupuestos autonómicos salen algunos datos curiosos, La Generalitat va a gestionar este año 2008 más de 34.000 millones de euros y la Comunidad de Madrid ha presentado unos Presupuestos que no llegan a los 20.000 millones. No son Presupuestos homogéneos, sus perímetros no son semejantes, aunque sí lo son las competencias atribuidas y las prestaciones a los ciudadanos de una u otra comunidad. Unas masas de recursos públicos que merecen consideraciones de detalle y ajustes con el Presupuesto del Estado nacional. Es obvio que el Gobierno central tiene una presencia abrumadora en Madrid, con muchos efectos favorables y también con inconvenientes.

Las diferencias de población entre ambos territorios son del orden del 15%: algo más de siete millones de residentes en Cataluña y algo más de seis en Madrid. Y los no censados o los itinerantes censados fuera pero que usan servicios en ambos territorios pueden rondar cifras semejantes: entre medio millón y un millón adicional para ambas comunidades.

Hay otros espejos en los que comparar. El Anuario Económico 2007 que elabora desde hace años La Caixa, por ejemplo, da un índice de cuota de mercado (sintético de otros sectoriales) del 16,7% para Cataluña y Andalucía (donde hay un millón más de residentes) y del 13,2% para Madrid. Pero mientras Cataluña conforma un ámbito territorial definido, el de Madrid es abierto y se extiende por los corredores del Henares y La Sagra, por cinco provincias limítrofes que acumulan 1,5 millones de residentes y otras nueve colindantes de las limítrofes (a menos de 200 kilómetros) donde residen otros tres millones de personas. En resumen, un mercado bastante homogéneo e integrado de más de diez millones de personas que cada día están más cerca e intercambian y comparten más productos y servicios.

Por eso no es un dato menor que Mercamadrid atienda a esos diez millones de consumidores, para comparar sólo con los semejantes de Londres y París. Madrid no tendrá identidad, pero sí tiene una realidad abrumadora.

De la zeta a la ceja
Después del 9-M
Agapito Maestre Libertad Digital  11 Febrero 2008

Una exposición de Velázquez en el Museo del Prado, otra de Picasso en el Reina Sofía, prestada temporalmente mientras rehabilitan su museo natural en París, y la de Modigliani en el Thyssen, el pintor más falsificado del mundo, son los grandes acontecimientos "culturales" (sic) que resumen el estado de la cultura en España. Quizá podría citarse una adaptación del Tío Vania del siempre grande Chéjov en el teatro María Guerrero para completar el pobretón ambiente cultural. Podríamos hacer un esfuerzo, sí, y añadir al estado lamentable de nuestra cultura unos cuantos espectáculos más. Pero, no nos engañemos, sería un esfuerzo inútil para negar lo evidente: la cultura en España está en bancarrota. Peor, a disposición de groseros y gentes con joroba, que cabalgan la alegría como si fuera un burro de carga.

El futuro será más crudo. Mucho más. Después del 9-M, si ganan los de la zeta a la ceja, será terrible. Eso no significa que me haga demasiadas ilusiones en asuntos culturales con los buenos chicos del PP. Todo empeorará. El Museo del Prado incluso sólo quedará reservado para turistas. En realidad, ya hay más turistas que "nacionales". ¿Exagero? Quizá. Ya sé, ya sé, que se publican "nuevas" novelas españolas, pero son irrelevantes, o peor, han convertido los temas tabúes, como exilio o guerra civil, en un esperpento de un esperpento. No expresan otra cosa que no sea resentimiento contra su propia incultura. Los autores teatrales son inexistentes y los cineastas están siempre en campaña electoral. Y así suma y sigue. Me temo que en los próximos años me tendré que conformar con el Museo del Prado y alguna rara exposición.

Este país quedará reducido cultural e intelectualmente a lo que es política y económicamente. Poca cosa. Una curiosidad al sur de Europa. Algo menor, o peor, un país de camareros para servir turistas, un país de analfabetos, que se creen superiores porque han llegado otros más desarrapados que nosotros. El capital europeo terminará por comprar, definitivamente, España. Iberdrola ya está sentenciada. Y la "política" seguirá reducida a subvención y caciquismo. El futuro está escrito; tendremos que arrastrarnos entre un partido político totalitario y otro amaestrado. Nadie espere algo del futuro. Este es un país sin esperanza. Nuestro futuro es vivir dependiendo de un basurero socialista y nacionalista. Pisitos subvencionados por las comunidades autónomas, pagas extraordinarias en Navidades y verano, comida y cañas asegurada. No existen otras aspiraciones. Nada.

Esa "nada" miserable y mezquina la he visto al leer los periódicos, o mejor, al ver a la señora de Valladolid abrazada el hombre de León. Allí estaba retratada la España profunda. La España sin dignidad. La chica de la Cruz Roja, la señora Velasco, abrazada a Rodríguez Zapatero era todo un presagio de lo que sucederá dentro de un mes. Los listos e inmorales, los sacamantecas y los chulos, la escoria española de todos los tiempos luchan por hacerse, otros por rehacerse, su fortunita al lado de los jerifaltes del poder. Antes abrazaban a Franco y ahora besan a Rodríguez Zapatero. Lo decisivo es abrazar al dueño de la olla. Sobreactúan y disfrutan lamiendo el trasero del poderoso. Esclavos. Es su condición. Si alguien les diera un chusco de pan más, sólo uno más, se pasarían a sus huestes. Siempre fue así. Nadie se extrañe ni se rasgue las vestiduras.

La excelencia será pisoteada. Los viejos muchachos del nuevo totalitarismo, los señores Manuel y Serrat, o lo hijos de los franquistas, los señores Sabina y Bosé, con sus deditos arqueados para que votemos a Rodríguez Zapatero confirman el abrazo de la chica de la Cruz Roja. Añaden miseria a la miseria. Y, si no tienen pruebas suficientes de lo que digo con las majaderías de estos carcamales millonetis, esperen a la próxima semana y verán al muchachote de la ceja asestar con su vara populista otro golpe mortal a la democracia. La cosa será anunciada en Toledo.

Zapatero y la generación de Bandung
Jesús Cacho El Confidencial 11 Febrero 2008

Pronto hará 53 años que en Bandung (Indonesia) tuvo lugar la célebre Conferencia Afroasiática que marcó el devenir político de la segunda mitad de un siglo XX lastrado por las mayores matanzas de seres humanos que ha conocido la Historia. La Conferencia de Bandung marcó el nacimiento del bloque de los “países no alineados”, esencia destilada de un tiers monde –así fue bautizado por periodistas franceses ‘progres’, que ya por entonces los había- que a rebufo del proceso de descolonización creyó descubrir la posibilidad de “movilizar lo que hemos denominado la violencia moral de las naciones a favor de la paz”, en palabra de uno de sus más notables charlatanes, el presidente indonesio Sukarno.

La idea de esa tercera vía, alternativa a la guerra fría que tras la derrota de la Alemania nazi libraban un primer mundo representado por el capitalismo rapaz de Occidente y el socialismo totalitario de la URSS, se basaba, en palabras Paul Johnson y sus “Tiempos Modernos”, “en la prestidigitación verbal y el supuesto de que mediante la invención de palabras y frases nuevas se podía modificar y mejorar la realidad de unos hechos insufribles” como los que el mundo acababa de vivir. Estrellas de la generación de Bandung fueron el ya citado Sukarno, el indio Nehru y el egipcio Nasser. Todos pertenecían a una nueva generación de políticos, generalmente abogados, sin la menor experiencia en la Administración pública, la empresa privada o la creación de riqueza, nacidos al calor de los imperios coloniales en retirada.

Analfabetos adoctrinados
Todos tenían el don de la palabra. Cuando afrontaba un problema, Sukarno lo resolvía con una frase, frase que después convertía en un acrónimo, que a continuación entonaba a coro una multitud de analfabetos adoctrinados por el partido único. Sukarno gobernaba a través de konsepsi, conceptos que cubrían las paredes de los edificios públicos. Una de sus frases se hizo mundialmente famosa: “El presidente Sukarno ha pedido al ciudadano Sukarno que forme Gobierno”. Gamal Abdul Nasser fue otro maestro de la retórica hueca, en cuyo ideario se mezclaban lemas marxistas, postulados liberales y dogmas islámicos en un revoltijo espumoso y superficial. Aficionado a las palabras, solo era brillante cuando se trataba de idear lemas o proclamas. Negado para la creación de riqueza, todas sus ideas tendían al consumo de riqueza.

Una auténtica celebridad de aquella generación fue Jawaharlal Nehru, un discípulo de Gandhi convertido, según Jonson, “en una figura de Bloomsbury, un Lytton Strachey politizado, transplantado desde el elegante Cambridge a la exótica India” cuya gobernación la retirada británica le puso en bandeja. Era, en palabras de Leonard Wolf, “la última palabra del refinamiento y la cultura aristocráticos consagrados a la salvación de los oprimidos”. Provisto de toda la farmacopea de la izquierda europea y enamorado de la España republicana, aceptó sin rechistar los falsos procesos de Stalin y fue un ardiente defensor del appeasement y el desarme unilateral. Nada sabía, en cambio, del proceso de creación y administración de riqueza que permitiera alimentar y gobernar a 400 millones de personas.

Zapatero y el mejor Sukarno
A estas alturas del Con Lupa, obligado por razones de espacio a obviar los matices, los lectores habrán caído en la cuenta del extraordinario paralelismo existente entre la generación de Bandung y nuestro Presidente Zapatero, y la réplica casi idéntica de sus sistema de valores basado en el uso y abuso de la retórica hueca. Ayer mismo en Vista Alegre nos obsequió con otro de sus eslóganes: “hay que movilizarse para llevar la amplía mayoría el 9M que derrote el cinismo del pesimismo que quieren sembrar en España”. Una frase digna del mejor Sukarno. Nada con gaseosa. El cinismo del pesimismo frente al optimismo del mentiroso compulsivo. Hasta Solbes, en un gesto de dignidad intelectual que le honra, ha terminado por entonar el mea culpa: “no preví una evolución tan negativa de la situación económica”, ha dicho la semana pasada en La Coruña.

ZP, que como la generación de Bandung no sabe nada que tenga que ver con la creación de riqueza, sigue, sin embargo, negando la mayor. No hay crisis ni atisbo de ella, seguimos instalados en el mejor de los mundos, y aquellos que dicen lo contrario son alarmistas y antipatriotas, cuando no miembros de esa “turba mentirosa, humillante e imbécil”, en palabras del director de cine José Luis Cuerda. Convertido en un patético remedo de aquel radicalismo tercermundista -ya sabemos que el patriotismo es el último refugio de los granujas- que enseñoreó el mundo en la segunda mitad del XX, Zapatero se ha convertido en un problema para millones de españoles que detestan las aventuras de una izquierda cada día más extrema y sin parangón en Europa, millones de españoles que aprecian en lo que vale el sentido común y la capacidad de gobernar sin sobresaltos, cualidades ambas que aseguran la continuidad del modo de vida, en paz, libertad y prosperidad, al que se han acostumbrado en las últimas décadas.

Si las masas de analfabetos que la descolonización británica y holandesa dejó tras sí en la India, Egipto e Indonesia no merecieron el respeto de Nerhu, Nasser y Sukarno, los 45 millones de españoles que hoy conforman una sociedad desarrollada como la nuestra no se merecen, esta vez de verdad, un Gobierno que mienta. Es hora de pasar factura a tanta farsa. Estamos a tiempo de rectificar el rumbo y trabajar por una España en la que todas las ideologías puedan vivir y de la que todos podamos sentirnos razonablemente orgullosos.

Elecciones 2008: oponerse a ZP es un deber democrático
Francisco Rubiales Periodista Digital 11 Febrero 2008

El número de los ciudadanos que opinan que oponerse a Zapatero no es una opción sino un deber democrático aumenta cada día. La crisis de liderazgo en la política española es tan grave que los demócratas se sienten obligados no a elegir entre derecha o izquierda, sino a defender o no la democracia como sistema político.

Cada día crece la sospecha de que ZP más que amar la democracia la soporta y que su gran sueño sería convertir al PSOE en lo que hoy es el PSOE de Andalucía: un partido invencible, que ha eliminado la alternancia y que es capaz de ganar elección tras elección a una oposición que, de tanto acumular derrotas, está debilitada, acomplejada y desmoralizada.

Ese sueño de ZP, legal aunque dañino para la democracia, es el que explica la extraña orientación de su política, desde su obsesión por aislar y debilitar al PP y sus pactos "contra natura" con los nacionalismos más radicales e insolidarios de España hasta su obtusa negociación con el sangriento terrorismo de ETA y sus cambios de política y generosas dádivas preelectorales, a cargo del erario público. Cuando acusa, cuando no informa, cuando contraprograma y cuando tergiversa la verdad o engaña, su objetivo siempre es impedir que el PP pueda gobernar, incluso si ganara las elecciones, salvo que obtuviera una casi imposible mayoría absoluta.

La estrategia que inspira todas sus maniobras es ampliar la base del poder socialista por la vía clientelar y sellando alianzas, hasta hacerlo invencible, de manera que ganar las elecciones sea más una consecuencia natural del poder y de los pactos que el resultado de la frágil y voluble voluntad de un pueblo ante las urnas.

Esta diabólica alteración de las reglas básicas de la democracia es la única tesis que explica por qué Zapatero ha dado el terrible paso de dinamitar el consenso en torno a la moderación que se produjo en la Transición, abriendo la jaula de los demonios españoles, que estaba bien cerrada por la democracia, otorgando protagonismo a los extremistas y doblando la rodilla ante los nacionalismos más voraces y asesinos, como el de la misma ETA.

Un amigo socialista andaluz incrustado en el aparato del PSOE en Madrid me dijo hace tiempo que Zapatero siempre se ha sentido subyugado ante el modelo del PSOE de Andalucía y que muchas veces le había pedido a Manolo Chaves que le explicara las claves de su éxito y su opinión sobre la mejor manera de trasladar el modelo andaluz, donde el PSOE, desde hace casi tres décadas, gana elección tras elección frente a una oposición fragmentada y siempre débil y desmoralizada.

Zapatero ha puesto el país patas arriba, pero no lo ha hecho por capricho, sino porque espera obtener de su estrategia réditos de poder, que son los únicos que le interesan. Su estrategia pasa por debilitar y neutralizar a la oposición, convirtiendo al PSOE en el ganador seguro de cualquier proceso electoral del país, una forma aparentemente democrática y no violenta de crear un partido único. Seria una especie de reedición del PRI mexicano, pero mas perfeccionado.

El cambio drástico de la política exterior de España y la sustitución de las antiguas alianzas con países demócratas por las nuevas amistades con dirigentes autoritarios y nada democráticos, como los que controlan Cuba, Venezuela, Bolivia, China, Vietnam, Irán y Siria, entre otros, es una consecuencia evidente de la estrategia de ZP de alcanzar el dominio absoluto e ir deslizando, legalmente y sin violencia, la actual democracia española hacia un sistema de partido hegemónico.

Rechazar el proyecto de "hegemonía" de Zapatero no implica tener que votar al Partido Popular, entre otras razones porque ese partido parece sentirse a gusto en la actual democracia degradada y no se atreve a plantear un ambicioso proyecto de regeneración en su programa electoral. El deber de cualquier demócrata español, con independencia de que sus preferencias sean de derecha o de izquierda, es apostar por la regeneración de la democracia, oponerse a quien trabaja por la instauración en España de un sistema de dominio político unicolor y sin alternancia, incompatible con la verdadera democracia, votar en blanco como forma de rechazar la ignominiosa política vigente o apoyar a partidos como UPyD y Ciudadanos, que asumen en sus programas que la regeneración del podrido sistema político español es vital y urgente.

Voto en Blanco http://www.votoenblanco.com/

SIN COMPLEJOS
El Tribunal Supremo arroja luz sobre la traición de Zapatero
Santiago Abascal  elsemanaldigital 11 Febrero 2008

Podemos estar orgullosos de su garantismo, que no tuerce la Ley ni para perseguir a los malos. Para este ejemplar antagonista del candidato del PSOE, no hay atajos en la batalla contra ETA.

Hace semanas que cabalgaba ZP sobre el corcel de la dureza antiterrorista para mostrar a los españoles su estampa más atractiva. Del caballo le ha bajado a bofetadas el Tribunal Supremo (TS), despojándole a su vez de ese aire napoleónico tan insoportable y, sobre todo, desvelando que la cabalgadura de Zapatero no era sino un avieso asno que ora tira para un lado ora tira para el otro según sus querencias más caprichosas y sus conveniencias más inconfesables.

Como no podía ser de otra manera, el Alto Tribunal (el Supremo es el único que merece llamarse así) impedirá que los terroristas concurran a las urnas, que tal era nuestro peligro inmediato, y les privará de toda financiación pública, que no era sino una magnífica dosis de barbitúricos que el Estado se tomaba en un incomprensible impulso suicida. Pero el TS no suspenderá la actividad de tales partidos hasta que no resuelva la demanda de ilegalización.

El argumento es terrible, pero incontestable: si el Gobierno ya tenía los datos para la ilegalización hace más de un año ¿qué prisa cabe esgrimir ahora para suspender preventivamente la actividad de tales partidos? La conclusión es brutal, porque el TS confirma la traición del Gobierno socialista a la Nación española: un Gobierno que no sólo no ha perseguido a los terroristas en tiempo y forma sino que ha pactado con ellos, ha claudicado, ha negociado sobre el futuro de los españoles y ha perdido miserablemente el tiempo en la lucha contra el crimen organizado del nacionalismo terrorista.

El orgullo justo que nos causa el Supremo es inversamente proporcional a la vergüenza –no menos justa- que nos produce el juez estrella, francotirador de su fama, desprestigio de la magistratura, constituido en burda correa judicial de un Ejecutivo tramposo, o simple instrumento de su vanidad ególatra. (Todavía me doy de cabezazos por el premio que le dio el Foro de Ermua en el que yo –y otros tantos despistados– hicimos las veces de jurado bienintencionado. Ahora que sabemos que Garzón no ha hecho sino lo mismo que ZP, ya es tarde para el arrepentimiento.) Porque hoy sabemos que el juez divo –con los mismos informes recibidos en los últimos años- ha dictado prevenidamente la suspensión de actividades de los partidos de ETA, que entonces no le parecía pertinente por el "clima social". Ya tiene su medallita. Ya le conocemos. Ahora dejémosle.

Concluyo con una pregunta "en voz alta" que no contestaré, ya que el amable lector podrá responderla por sí mismo. ¿Por qué los siniestros terroristas tienen la voluntad de concurrir a las generales de 2008 después de no haberlo hecho ni en 2004 ni en 2000 por propia voluntad, y después de haber renunciado a los escaños obtenidos en 1996? ¿Qué repentino impulso les ha hecho forzar una ilegalización segura en unas elecciones que ni les van ni les vienen en términos electorales? ¿Por qué sobreactúan ante una ilegalización que no les importa?

Rompe con Zapatero
Xoán Xulio Alfaya Periodista Digital 11 Febrero 2008

Rompe con Zapatero.

Rompe con el engaño, la mentira y la manipulación.

Rompe con los artistas multimillonarios que, insaciables, nos imponen el canon, con los socialistas de boquilla, con los nacionalistas totalitarios, con los dictadores sonrientes que se esconden detrás del "talante" y la "tolerancia", con los que reparten dinero a sus amigos e impiden que los ciudadanos de a pie lleguemos a fin de mes.

Rompe con los que ilegalizan a los batasunos justo antes de las elecciones y antes los trataban de "gente de paz", de los que tratan de darnos gato por liebre, de los que tratan de comprar nuestro voto por 400 euros que luego les sacarán de la piel a los que menos tienen.

Rompe con la crisis económica y el cierre de los pequeños comercios.

Rompe con la crisis inmobiliaria y el desempleo en el sector de la construcción.

Rompe con los defensores del aborto y las trituradores de embriones, fetos y no nacidos de ocho meses.

Rompe con quienes tratan de prohibir la asignatura de religión para imponer una mal llamada Educación para la Ciudadanía que consiste en la demolición de todos los valores que sustentan una sociedad democrática, pacífica y civilizada.

Rompe con el lujo y el despilfarro de los nuevos ricos que dicen defender los derechos de los pobres, pero que en realidad se defienden sólo a sí mismos y a sus amigos millonarios.

Rompe con los amigos de los peores dictadores del planeta a los que justifican porque "son de izquierdas".

Rompe el desgobierno y la descuartización de España.

Rompe con la desmemoria histórica de quienes olvidan sus propios crímenes durante la guerra civil y sus alianzas con los terroristas de ahora que medran al amparo de una democracia débil, sin autoridad, sin respeto a la ley y sin rumbo.

Rompe con quienes piensan que España es una palabra pasada de moda de la debemos avergonzarnos.

Rompe con quienes tratan de erradicar el español en nombre de un falso respeto a las lenguas minoritarias.

Rompe con el odio disfrazado y sonriente.

¡Por una España unida, próspera y en paz!

Humillaciones y otros efectos
POR IGNACIO CAMACHO ABC 11 Febrero 2008

HABLÓ el hombre circunflejo con tono solemne, tomándose un paréntesis de gravedad en su nueva versión del Himno a la Alegría: «Los que se humillan ante las pistolas no tienen sitio en la democracia». Y me dio un vuelco el corazón; por un momento pensé que se iba a retirar de las elecciones. Qué susto, qué sobresalto, qué trastorno. Pero fue sólo un momento de zozobra: se refería a los chicos de Batasuna, antes llamada «izquierda abertzale». Claro, cómo no había caído. Llamar «accidente» al atentado de Barajas, según la señal convenida con la cúpula etarra, no fue una humillación. Ni autorizar conversaciones posteriores al bombazo. Ni sacar de paseo a Iñaki de Juana. Ni llamar «hombre de paz» a Otegi. Ni mandar al fiscal a exculpar a los proetarras procesados. Todo eso fueron generosas manifestaciones de flexibilidad democrática.

Es un placer estar de acuerdo en algo con el presidente del Gobierno. Cuando eso le ocurre a la oposición, se llama consenso, y suele facilitar la gobernación del Estado en los asuntos de mayor enjundia. En torno a esa frase, la de dejar sin sitio a los que se humillan ante las pistolas, se podría construir un consenso interesante, pero convendría definir el concepto de humillación. Hoy por hoy no parece diáfano, qué lástima. Si hubiésemos estado todos de acuerdo antes, se habrían evitado algunos episodios desagradables. Incluso humillantes.

Pero el Gobierno propone borrón y cuenta nueva. O sea, que demos por bueno que bien está lo que bien acaba. El Tribunal Supremo, siempre tan quisquilloso, no parece conforme con estas prisas de arrepentido. Los magistrados se preguntan a qué viene tanta urgencia, ignorando la proximidad de las elecciones. Pero, hombres de Dios, ¿tan ciega es la justicia que no lee los periódicos? Menos mal que Garzón sí los lee con ojos bien abiertos, y hasta ve los telediarios, e incluso corre el rumor de que le gusta salir en ellos. Garzón es un juez absolutamente independiente, como todos los demás -en el Estado de Derecho, la independencia va con el juez, indisolublemente, como la soberanía con el pueblo o la cartera con el ministro-, pero en los últimos tiempos su independencia tiende de forma insistente a concomitar con los criterios del Gobierno. Así que él no sólo se extraña de las prisas zapateriles, sino que incluso se da más. Este consenso entre poderes da gusto: el ejecutivo piensa y el judicial actúa. ¿Y el legislativo? Mira, y calla; en tiempo de elecciones, está disuelto. Pero si no lo estuviese, asentiría. Por consenso, claro.

Así que siempre debería ser tiempo de elecciones. Para que los políticos fuesen amables a todas horas, y para que los jueces actuasen con diligencia meteórica. Para que no fuese necesario resaltar lo evidente. Y para que nadie se atreviese a dudar siquiera que los que se humillan ante las pistolas carecen de sitio en la democracia. Cómo no se nos habría ocurrido antes, y cómo hemos podido tardar tanto en comprenderlo.

La PAX de la Moncloa. Premiar a los colaboradores.
Vicente A.C.M. Periodista Digital 11 Febrero 2008

El Gobierno no está dispuesto a que nada manche su trabajo de haber pergeñado una versión "oficial" sobre los atentados del 11M. Y la verdad es que los hechos están demostrando que nada va a interponerse en el camino que se han trazado.Los perros guardianes no permitirán que nadie se atreva a molestar la PAZ de Zapatero, que cada vez se parece más a la famosa PAX romana.

El juez del Olmo no ha sufrido ninguna medida disciplinaria por haber llevado la Instrucción de esa manera tan digamos, sorprendente, con la adopción de decisiones más que criticables. Sobre todo en la destrucción de pruebas y en la aceptación de otras burdamente manipuladas. Su asesora y ayudante principal, elegida por el propio Fiscal General, ha sido premiada a entrar en la Fiscalía del Tribunal Supremo. El juez Bermúdez,presidente del Tribunal del Juicio del 11m, ni siquiera ha sido amonestado por haber tenido unas "confidencias de alcoba" con su mujer y desvelar datos o vivencias , que posteriormente han sido publicadas en un libro. ¿Corporativismo descarado?. Sin embargo trasladan a al mujer por "pérdida de la confianza de sus superiores".

Del juicio del 11M se pusieron en evidencia no solo la inconsistencia de testimonios y pruebas, sino la comisión de delitos de perjurio tanto en el propio juicio como en la Comisión de investigación del 11M del Congreso de los Diputados. De hecho, la cúpula de la policía científica se sienta en el banquillo por haber participado de forma activa en la comisión de un delito de falsificación de pruebas, un Informe pericial, y su entrega al juez del Olmo para su inclusión en el Sumario.

Pero claro, ni la Abogacía del Estado, ni la Fiscalía van a permitir que esos probos ciudadanos, alguno de ellos premiado con un ascenso profesional, sean encerrados como simples delincuentes. Por eso han manifestado no ver delito en los hechos que denunció la acusación particular.¿Cómo se atreven a poner en duda la honestidad de estos policías?. Eso recuerda también cuando convenía a la jugada retirar los cargos contra Otegi y que quedase en libertad para seguir negociando con ETA.

¿Será capaz el juez de este caso de no admitir a la acusación particular, a pesar de las pruebas?¿Será burlada la Ley otra vez y premiados aquellos que delinquieron?. Este es el sistema de Zapatero y de sus fieles servidores. Una mentira más dentro de la gran mentira y estafa que ha sido esta legislatura y que deberemos poner fin el próximo 9 de marzo.

Un caudillo antisistema
POR HERMANN TERTSCH ABC 11 Febrero 2008

Peca de iluso mi muy caro amigo Jon Juaristi cuando se pregunta -ayer aquí en ABC- por qué los «regeneradores de la democracia» no han alzado la voz ante la vomitiva añagaza urdida por Iñaki Gabilondo al final de su entrevista a Mariano Rajoy, cuando le pidió referencias al candidato popular sobre el lugar donde podría estar enterrado el supuesto tío -asesinado en la Guerra Civil- de un supuesto espectador. La infamia la describe bien Juaristi. Pero peca de ingenuo, como el propio Rajoy, al extrañarse ante semejante vileza. Y peca de pacato -inhabitual en Juaristi- cuando dice que «uno empieza a sospechar que piensan que contra la derecha vale todo». ¡Hombre de Dios! ¿Cómo que «empiezas a sospechar»? Si cuando la secta creía haber vencido definitivamente a una oposición rota por el 11/14-M ha seguido dispuesta a utilizar la coacción, administrada por ellos o sus socios antisistema, ahora que ven en peligro sus existencias políticas, en las primeras elecciones previsiblemente normales en las que se mide a una oposición entera y resurgida ¿qué no serían capaces de hacer?

El nuevo amanecer republicano que haría ciertos en un futuro cercano los anhelos del muy mítico abuelo bueno -el capitán Lozano-, que son ni más ni menos que «el amor por el bien, un ansia infinita de paz, la mejora de los humildes», comienza a ser incierto ante la reacción de los españoles. Por eso ya no les basta el talante y la complicidad -unas buscadas y otras siempre disponibles- de las fuerzas enemigas del Estado, legales o ilegales. Ahora se trata ya de arremeter con todos los medios contra lo que la secta Z ha impuesto en su afán redentorista como el bando del abuelo malo -el próspero Faustino Zapatero-, aquel pediatra muy franquista que le vio nacer y el único abuelo que el niño que sería líder conoció. Como dice el filósofo Gabriel Albiac en su muy recomendado libro «Contra los políticos» esta identificación con el «tótem familiar canonizado» tiene todos los visos de ser «el síntoma brutal de una enfermedad anímica». Ahora, ante la posibilidad cierta de una derrota, no quepa la menor duda a nadie de que del chapucero «como sea» se ha pasado a la fase del implacable «a cualquier precio»

Desde el Pacto del Tinell, experimento inicial del zapaterismo para diseñar un régimen sin alternancia posible hasta la aparición del Gran Timonel ayer en la Plaza de Vista Alegre donde ya dejó claro que está «harto de la derecha», es perfectamente evidente que el objetivo estratégico de la secta -dictado por el personal y vocacional del personaje- es intimidar tanto a los votantes como a los representantes de la única oposición existente. Ahora quieren condenar el debate público sobre la inmigración, como antes sobre terrorismo o economía. Cuando Zapatero dice que «está harto de la derecha» -le sobra media España al presidente del Gobierno- como cuando la vicepresidenta y cada vez más ministros dicen que «no tolerarán» posiciones políticas u opiniones críticas, no explican cómo van a «no tolerar». Sabemos que en el País Vasco acallar voces es fácil, también que en Cataluña aun se sobran y bastan para acallar disensos sus socios de Gobierno, como ya sucede también en Galicia.

Cuando se parte del ansia de bondad y paz infinita y cuando -como dijo Z- se ha puesto «mucho afán», no cabe exigir responsabilidades por los resultados. Ayer en Vista Alegre, Z volvió a superarse. En frase heroica y rebelde aseguró a gritos a sus correligionarios: «Yo no me callo». Como si de un resistente amordazado se tratara, el presidente del Gobierno que no escatima las amenazas a todo el que discrepe, que ha tomado decisiones gravísimas que comprometen el futuro de nuestra cohesión y seguridad, adopta el papel del rebelde antisistema. Nadie se pregunta a qué viene tan ridícula frase. Tiene un sentido y es grave: Quien ostenta el Gobierno tiene aun pendiente el asalto al poder que cree merecer. Han de liquidarse las resistencias. Está «harto» de ellas. Sus «ansias infinitas» merecen cualquier sacrificio. Y no precisamente propio..

Zapatero, «al borde de un ataque de nervios» para desempatar y ocultar errores
POR PABLO SEBASTIÁN ABC 11 Febrero 2008

SÓLO el empate electoral que revelan todas las encuestas podría explicar el dramatismo con el que Zapatero solicita a los suyos que movilicen a los votantes, y las caras serias y descalificaciones que el líder del PSOE ha exhibido en sus últimos mítines. En San Sebastián, forzando el gesto de su aparente indignación a la hora de hablar de los pistoleros de ETA que le han engañado, después de dilapidar con ellos sus mejores sonrisas. Y, en Madrid, con una furiosa letanía del «yo no me callo», al estilo venezolano de Chávez, y hablando de la presunta amargura del PP como si se tratara del diablo disfrazado de cardenal. ¿Dónde están el talante y la sonrisa?

El canto a la alegría que reclaman Zapatero y los artistas que lo apoyan -agraviando a gran parte de su público- en su campaña no se compadece con la agresividad de la que hacen gala, más propia de un ataque nervios, de Pedro Almodóvar, que de quien confía en la victoria. Interpretando todos una tragicomedia a la que respondió un confiado Rajoy, dando su apoyo a los que necesitan «mucho arte» para llegar a final de mes, y prometiendo abolir el canon digital.

Las encuestas de este fin de semana sitúan la ventaja del PSOE sobre el PP en 3,2 puntos (ABC), 2,9 («El País») y 2,6 («El Mundo»), lo que confirma un empate coyuntural que podría deshacer el nivel de la abstención, el reparto territorial de los votos, y los anunciados debates de televisión que son los que, al final, pueden movilizar el voto de los indecisos del centro. El lugar en el que Zapatero está perdiendo apoyos y donde puede que el PP se haya dejado un buen porcentaje de posibles aliados por la ausencia de Gallardón.

Pero, mientras tanto, en la campaña del PSOE se ha puesto en marcha el motor de la crispación que tanto le han imputado al PP en la legislatura, en un intento, inútil, de hacer olvidar las grandes cuestiones del momento: el fracaso y las mentiras de la negociación con ETA; la fractura territorial por el Estatuto de Cataluña; y la crisis de la economía. De ahí esos discursos tremendistas sobre la Conferencia Episcopal, la sentencia de las sedaciones de Madrid o la inmigración, un asunto este último sobre el que los sondeos dan la razón a las últimas propuestas del PP.

Dando la impresión Zapatero y el PSOE de que la iniciativa está, por ahora, en las manos del PP y de que el eje de su campaña electoral gira en torno a lo que hacen o dicen los populares, convirtiendo errores y anécdotas de campaña en carnaza para el escándalo y la descalificación, lo que puede ayudarles en el empeño de movilizar a sus votantes, pero no para atraer el voto reflexivo del centro. Porque la evidencia de los hechos presentes y pasados han dado la razón al PP en cuestiones tan fundamentales como la fallida negociación con ETA y la ilegalización de ANV y PCTV -¿por qué Garzón los sanciona por tres años y no por el total de la próxima legislatura?-, en lo relativo a la identidad y la unidad nacional, y en la crisis económica donde se acumulan las malas noticias, como los 132.000 parados del mes de enero.

Sin embargo, todas las encuestas siguen ofreciendo una victoria ajustada al PSOE y, aunque no descartan la del PP, confirman la sensación general de que los partidos nacionalistas van a ser determinantes para la formación del próximo Gobierno, lo que no será fácil para ninguno de los dos. Sobre todo porque los nacionalistas aprendieron, con Zapatero, que en Madrid pueden obtener algo más que dinero por sus apoyos: cotas de soberanía.

Y en caso de CiU, también la presidencia de la Generalitat si el candidato a la investidura es Zapatero, con el sencillo argumento de que ellos estarían dispuestos a apoyarles como la lista más votada en España, siempre que el PSOE haga igual en Cataluña, lo que supondría el cese de Montilla y otra crisis en el PSC. El precio que los de CiU impondrían al PP pasaría por la retirada del recurso sobre el Estatuto catalán presentado ante el Tribunal Constitucional, algo que ya ha negado Rajoy, de ahí que las posibilidades de pactos de gobierno del PP con los nacionalistas catalanes sean pocas.

Por eso andan Zapatero y Rajoy pidiendo una amplia mayoría, una vez que saben que, si uno de los dos triunfa con escasa diferencia de escaños, se someterá al procedimiento de investidura con dos opciones: ser presidente con mayoría absoluta en la primera votación, o con mayoría relativa en una segunda. Y si esto no ocurre, será entonces, de nuevo, el Rey quien eleve al Congreso de los Diputados la propuesta de un nuevo candidato que deberá seguir el mismo procedimiento.

Algo que no ha ocurrido hasta ahora y que se podría experimentar si el PP resultara el vencedor pero no consiguiera suficientes apoyos para gobernar, o la abstención de una parte del hemiciclo del Congreso, lo que daría paso a la posible investidura de Zapatero, quien -entonces habrá que recordarlo- prometió no gobernar si pierde las elecciones. Y, si en el plazo de dos meses, no se lograra una mayoría para gobernar -y aquí incluida la gran coalición del PSOE con el PP-, entonces se convocarán nuevas elecciones, y vuelta a empezar, con el Gobierno en funciones, en plena crisis de la economía y de estabilidad.
LA CRÓNICA DEL LUNES

Vísceras contra la derecha
POR EDURNE URIARTE ABC 11 Febrero 2008

Los artistas del PSOE son una prueba de que un alto nivel cultural y educativo no da lugar a un voto más racional o reflexivo. Un grupo de sofisticados creadores puede reunir tanta víscera y exaltación como los ultranorte o ultrasur de cualquier estadio de fútbol. Aquella vieja idea de que, a mayor nivel educativo, voto más meditado y argumentado, ya ha sido puesta en cuestión por sociólogos y politólogos. Y sin sus sesudos estudios, también por todos los españoles que han visto el manifiesto de la P.A.Z. y el vídeo de la alegría.

Los artistas de Zapatero que piden el voto contra «una turba mentirosa e imbécil» no parece que se movilicen a favor de unas ideas y unas políticas. Lo hacen en contra de la derecha, que es algo distinto. En clave de paroxismo ideológico más que de reflexión intelectual. Como lo fue en la legislatura pasada y lo ha sido desde el final del franquismo. Sin un ápice de evolución ideológica modulada por las políticas de la izquierda y de la derecha a lo largo de todo este tiempo.

Ni conocen ni les importan las matanzas fundamentalistas de ese Irak que tanto nombran, cierran los ojos a las mentiras de la negociación con ETA y a la legitimación de los interlocutores violentos de Zapatero, silban ante los planes independentistas de sus socios. No hay contenidos en su movilización. Lo suyo es el rechazo visceral a la derecha, a la alternativa «terrorífica» según Almodóvar que no ha aprendido a callar después de aquellas manifestaciones antidemocráticas de 2004. Les crispa la derecha, no las políticas de la derecha.

Una conocida artista de la órbita de P.A.Z. conoció al final de la pasada legislatura a Mariano Rajoy. Y con expresión de alivio y genuino asombro le espetó que lo encontraba «muy normal». De derechas, y, sin embargo, sin colmillos, sin cuernos, sin cola, como yo misma, pensó la sorprendida artista tras su encuentro con un representante de esa especie tan peligrosa llamada derecha. La artista tenía más de treinta años, educación superior, idiomas. Seguramente, incluso leía libros. Y, así como Almodóvar, aún era incapaz de reconocer democráticamente a la derecha.

Las terroristas suicidas
Andrés Montero Gómez y Juanjo Sánchez El Correo 11 Febrero 2008

El terrorismo suicida que sacude periódicamente Irak es algo totalmente insensato desde cualquier punto de vista político o militar. ¿Volar en pedazos un mercado de animales domésticos, atiborrado de gente! Que los terroristas suicidas fueran mujeres no es novedad. Sin embargo, llama la atención que fueran retrasadas mentales, víctimas del síndrome de Down. Una noticia tan infame despertó en mí un cierto escepticismo, pero los terroristas no la han desmentido. Ahora hacen propaganda para que las familias envíen a sus hijos pequeños a sus campos de entrenamiento. Lo cierto es que una organización que sufre un 100% de bajas en cada operación no podrá seguir actuando durante mucho tiempo. De forma inexorable la cantera de suicidas se agotará pronto y los líderes tendrán que rascar el fondo del barril para poder seguir cometiendo atentados.

El Islam es misógino y poco favorable a los derechos de las mujeres, como todas las grandes religiones monoteístas, incluido el cristianismo católico. Los integristas han exacerbado hasta el absurdo esta tendencia misógina, como reacción defensiva frente a la inexorable evolución social que lleva a la mujer musulmana a conquistar cada vez más derechos efectivos. Por eso puede parecer extraño que los integristas recluten mujeres para sus atentados. Esta incongruencia aparente se explica por dos factores.

El primer factor es la tradición histórica árabe de mujeres guerreras. Desde los tiempos pre-islámicos, los hombres de las tribus beduinas se ausentaban de los campamentos durante largos periodos para guerrear, comerciar, cazar o pastorear el ganado. Por lo tanto, las mujeres se veían obligadas a ser bastante autónomas, incluso para autodefensa contra agresores que atacaban de forma oportunista cuando las mujeres estaban solas. El Islam surgió cuando esta sociedad nómada estaba en proceso de urbanización y sedentarización, lo que provocó un fuerte incremento de las desigualdades sociales. Las mujeres perdieron estatus con estos cambios, de manera que muchas de ellas abrazaron con entusiasmo el Islam. Algunas incluso lucharon en las primeras batallas de la nueva religión, junto al mismo profeta, que las cubrió de alabanzas.

El segundo factor es el cinismo puro y duro en el reclutamiento de carne de cañón, que luego será sacrificada sin miramientos. Como dijo Brigitte Friang, combatiente francesa de la Segunda Guerra Mundial: «Cuando los hombres necesitan a las mujeres, se olvidan de que son mujeres».

Queda por aclarar que haya mujeres dispuestas a colaborar con una ideología que anuncia abiertamente su intención de someterlas a una servidumbre abyecta. ¿Lavado de cerebro o cínico designio de ocupar un alto cargo en la nueva Sección Femenina? No es novedad que el terrorismo utilice a mujeres en atentados suicidas. El kurdo PKK, perseguido en Turquía como organización terrorista, escenificó entre 1995 y1999 catorce atentados suicidas, once de los cuales tenían a mujeres como asesinas. Y el PKK no actúa, precisamente, por motivaciones islamistas, sino etnonacionalistas. Igualmente ajenas al yihadismo eran las primeras palestinas suicidas de los noventa, entrenadas en las milicias Tanzim, ligadas al partido Fatah de Arafat, nada islamista y muy nacionalista en su microvisión de la realidad. Ahora han sido mujeres yihadistas en Irak.

Tanto el fanatismo etnonacionalista kurdo como el palestino o el yihadismo fundamentalista de Al-Qaida tienen algo en común respecto de las mujeres: en todos los entornos culturales de socialización de estos fanatismos las mujeres no existen por sí mismas, son instrumentos al servicio del hombre.

La presencia de mujeres entre el terrorismo suicida no responde a problemas de reclutamiento ajenos de momento a los grupos yihadistas, sino a planteamientos de mera eficiencia táctica. Es mucho más sencillo hacer que una mujer, un niño, un anciano o un deficiente mental atraviesen un control o eludan la vigilancia en un espacio público. Al Ejército israelí le ocurrió al principio en la Palestina ocupada, aunque ya ha optado por escrutar a todo ser dotado de capacidad de movimiento y dirección, porque eso es lo que utilizará el terrorismo a la menor ocasión. Que las dos últimas suicidas en Irak sean deficientes mentales, por muy trágico que aparezca a nuestros ojos proteccionistas, no deja de ser un detalle anecdótico en las tácticas de ventaja propias de la operativa terrorista.

Es revelador de cierta mirada patriarcal que nos sorprenda encontrar a mujeres entre el espectro del terrorismo suicida. En el mismo plano patriarcal están las causas que a ellas las llevan a suicidarse. La cultura rural, de socialización cerrada y aislacionista del Kurdistán considera a la mujer un instrumento doméstico. Cuando allí comenzaron a suicidarse lo hacían acompañadas en el trayecto previo por un hombre. En Palestina, mujeres viudas de esposo o hermano eran adscritas al martirio por parientes masculinos que querían cobrar las ayudas externas, entonces iraquíes o saudíes, ahora iraníes o sirias, a las familias del suicida. La yihad ahora ha detonado a distancia a dos retrasadas mentales. Unas son chantajeadas para honrar a la familia, otras desahuciadas por haberse quedado sin hombre, otras engañadas con la emancipación del más allá. Todas anuladas bajo la decisión de un hombre.

Los radicales pegan a dos mujeres que les increparon
Cinco detenidos, dos heridos y 315 contenedores destrozados tras la manifestación abertzale Cambiar el tamaño del texto
Efe - Bilbao La Razón 11 Febrero 2008

Los incidentes registrados hoy en Bilbao, después de que la Ertzaintza impidiera la manifestación de ANV prohibida por la Audiencia Nacional, se han saldado con cinco detenidos, dos heridos, once salidas de Bomberos y 315 destrozados, según confirmó el alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna.

El alcalde precisó que, además, se ha contabilizado un coche particular volcado sobre la calzada y algunos autobuses cruzados sobre la vía. Asimismo, en la plaza Elíptica dos mujeres que han increpado a los radicales han sido golpeadas y les han propinado diversas patadas.

A todo, ello hay que sumar los daños y desperfectos en comercios y bancos, que, según precisó, todavía no han sido contabilizados.

Según ha informado la Ertzaintza, en estos altercados un agente ha resultado también herido leve y ha tenido que ser trasladado a un centro asistencial.

El centro de Bilbao se ha convertido en escenario de numerosos incidentes después de que la Ertzaintza haya disuelto una manifestación convocada en apoyo de ANV y PCTV-EHAK, declarada ilegal por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón.

Cruce y quema de contenedores por las principales vías de la capital vizcaína y cargas policiales se han sucedido en unos altercados que se han saldado, por el momento, con dos detenidos y un agente de la Ertzaintza herido, que ha sido trasladado a un centro asistencial.

Según ha confirmado la Policía Autónoma Vasca, también se han producido rotura de cristales de alguna entidad bancaria y el cruce de un autobús. Además, los agentes han identificado a varias personas.

La manifestación había sido convocada por «electos independentistas» y prohibida por Garzón -que había solicitado a la Ertzaintza que impidiera el desarrollo de la protesta-, al entender que su prohibición entra en dentro del ámbito de la suspensión de actividades de ambas formaciones políticas, decretada el viernes pasado.

En cumplimiento de esa resolución, un amplio despliegue policial se ha concentrado a las 12 del mediodía en la zona de la Plaza de Aita Donostia, donde estaba previsto que partiera la manifestación, ya que sus convocantes habían insistido en mantenerla a pesar de la prohibición de Garzón.

Dos cordones de la Ertzaintza han bloqueado la calle Autonomía, mientras varios miles de personas, entre las que se encontraban los dirigentes de Batasuna Karmelo Landa y Eusebio Lasa y la portavoz de ANV Arantza Urkaregi, se han congregado en la zona y han coreado gritos en contra del PNV y a favor de la independencia.

Al impedir los agentes que los manifestantes pudieran avanzar por Autonomía, detrás de una pancarta en la que se podía leer «Euskal Herriaren eskubideen alde. Salbuespen egoerari Stop» (A favor de los derechos de Euskal Herria. Stop al estado de Excepción), éstos optaron, tras 40 minutos de espera, por discurrir por calles paralelas hacia la zona de Indautxu.

Los agentes de la Ertzaintza les han impedido avanzar más allá de la calle Ercilla, momento en el que se ha producido la primera carga de los agentes, que se han hecho con la pancarta de la manifestación.

A partir de entonces, los manifestantes se han dispersado por las calles adyacentes del centro de la capital vizcaína, por donde paseaban numerosas personas disfrutando de un domingo primaveral en Bilbao.

Los manifestantes han cruzando contenedores de residuos y quemando algunos de ellos a lo largo de todo su camino hacia la zona del Arenal, en el Casco Viejo bilbaíno.

Los agentes han realizado diversas cargas ya que los violentos han intentado cortar incluso la Gran Vía tirando tubos de andamio en medio de esta arteria.

Solo queremos libertad: para meditar el voto
Minuto Digital 11 Febrero 2008

Los ciudadanos son conscientes de la importancia de estas elecciones. De su movilización, y no sólo de la de los partidos, depende el resultado de estos comicios. Así lo han visto desde la organización Hazteoir.org que lanzó la pasada semana yorompo.org, una iniciativa con la que se pretende concienciar a la ciudadanía de la necesidad de romper con Z.

Hoy lunes se lanza otra iniciativa enfocada a las comunidades autónomas que viven bajo la presión separatista: SQL, soloqueremoslibertad.com, es un movimiento impulsado por la Plataforma España y Libertad que lidera Yolanda Morín.

Soloqueremoslibertad.com ha puesto en línea un manifiesto, al que se pueden adherir ciudadanos y organizaciones, y se presentará en varias ciudades españolas: Vigo, A Coruña, San Sebastián, Bilbao, Vitoria, Pamplona o Barcelona serán escenario del intento de estos ciudadanos por concienciar a los votantes para que mediten en profundidad su elección el próximo día 9.

En principio, el manifiesto se leerá mañana a las ocho la tarde en la Plaza Sant Jaume en el acto que realizan todos los días 11 de mes los Peones Negros BCN.
http://www.soloqueremoslibertad.com/

La Policía escolta el autobús de Galicia Bilingüe ante el intento de boicot de manifestantes
Faro de Vigo 11 Febrero 2008

Una decena de manifestantes intentaron boicotear ayer un acto de recogida de firmas de la asociación Galicia Bilingüe en la Porta del Sol, donde se desplazó con un autobús para informar sobre su oposición al decreto del gallego. La presencia de los opositores, que portaban una pancarta y banderas independentistas mientras proferían gritos de "fascistas" e insultos, según denunciaron los propios miembros de la plataforma, obligó a que varias patrullas de la Policía Nacional acudiesen a la zona, aunque no llegó a producirse ninguna agresión.

El altercado en Vigo se produjo sólo un día después de que los agentes sí se viesen obligados a cargar en A Coruña contra las personas que intentaban boicotear otra manifestación a favor del uso del castellano en la educación organizada por otro colectivo.

"Nosotros estamos recogiendo firmas de apoyo, no obligamos ni recriminamos a nadie. Nos están insultando y coartando nuestra libertad. Dicen que somos fascistas cuando ellos nos gritan que no podemos estar aquí", lamentaba ayer José Manuel Pousada, uno de los portavoces de Galicia Bilingüe.

A su juicio, estas actitudes demuestran que su campaña "está yendo bien y calando entre la gente". En referencia a los jóvenes protestantes, aseguró desconocer su "grado de manipulación", pero añadió que existe "un negocio" en los temas referentes a la lengua y las "políticas intervencionistas".

Reiteró que la plataforma, integrada por alrededor de un millar de personas, "no está en contra del gallego" y criticó la decisión del alcalde de Gondomar de negarles el permiso para celebrar un acto similar en el municipio.

Desde el colectivo aseguran que entre el profesorado gallego hay miedo a pronunciarse. Otra de sus integrantes denunciaba las situaciones de intimidación: "Un chico me espera todos los días a la puerta de mi instituto para insultarme y amenazarme".

Por su parte, los opositores a la presencia de Galicia Bilingüe en la calle decían no responder a ninguna convocatoria. "Somos veciños do centro que nos sentimos provocados e ofendidos pola presencia do bus", explicaba Óscar Gomes, uno de los manifestantes. "Están enganando ó pobo. O decreto só defende a normalización e nin sequera se está respetando. Non consentimos que veñan a rirse de nos", declaraba. La presencia de la Policía, decía, era innecesaria.

Finalmente, los opositores abandonaron la Puerta del Sol poco antes de que el autobús de Galicia Bilingüe partiese escoltado por la Policía a la hora establecida en el permiso del concello. La plataforma no va a denunciar los hechos y volverá a convocar a los ciudadanos el próximo día 20 en el teatro Caixanova donde dará a conocer el recuento de firmas.

Gallegos Hispanohablantes
http://blogs.periodistadigital.com/galhispanos.php

El nacionalismo gallego defiende a golpes su idea de excluir el español de Galicia
Minuto Digital 11 Febrero 2008

Dos agresiones en el mismo fin de semana. El viernes en La Coruña y el sábado en Vigo. El secretario general de Nuevas Generaciones (NNGG) del PP en La Coruña fue una de las personas que acudieron a la concentración de la asociación Mesa por la Libertad Ligüística, que sufrieron la agresión de los radicales nacionalistas el viernes.

El sábado la policía nacional tuvo que proteger en Vigo al autobús de Galicia Bilingüe, asociación independiente que lidera la campaña de recogida de firmas en contra de la inmersión lingüística en el sistema educativo, que fue cercado por otro grupo de radicales separatistas enarbolando banderas gallegas con la estrella roja.

Como en Coruña, en Vigo la asociación Galicia Bilingüe contaba con las debidas autorizaciones, mientras por supuesto, los energúmenos nacionalistas con ninguna. Sin embargo no se produjeron detenciones. Si en La Coruña fue la Policía Nacional la que actuó con tibieza según los organizadores, de manera que no disolvió antes de las agresiones a los manifestantes ilegales que pretendían impedir el libre ejercicio de la libertad, en Vigo fue la Policía Local, la que se inhibió, no controlándose la situación hasta que llegó la Policía Nacional. Tampoco el Delegado del Gobierno en Galicia ha explicado si las dos agresiones obedecen a acciones concertadas y organizadas por los violentos, ni si se ha abierto una investigación para desarticular la organización de estos grupos de radicales. La preocupación en Galicia crece ante la repetición de este tipo de acciones, que apuntan a una incipiente organización de kale borroka, que como ha sucedido en el País Vasco, quiere tomar las calles para expulsar a todo aquel que no comulgue con las ideas nacionalistas.

Extraña igualmente que algún medio de comunicación gallego preste oídos a los violentos , dando oxigeno, aunque no los ponga en plano de igualdad, a quienes acuden a reventar un acto ajeno, impidiendo el derecho de reunión y la libertad de expresión.

Desde Galicia Bilingüe, José Manuel Pousada, uno de sus portavoces, decía “nosotros estamos recogiendo firmas de apoyo, no obligamos ni recriminamos a nadie. Nos están insultando y coartando nuestra libertad. Dicen que somos fascistas cuando ellos nos gritan que no podemos estar aquí”.

Faro de Vigo, que con ocasión de una operación policial contra los separatistas gallegos ya entrevisto a un miembro del grupo radical AMI, recogía junto a las declraciones de Galicia Bilingüe, las “razones” de los energúmenos: “Por su parte, los opositores a la presencia de Galicia Bilingüe en la calle decían no responder a ninguna convocatoria. “Somos veciños do centro que nos sentimos provocados e ofendidos pola presencia do bus”, explicaba Óscar Gomes, uno de los manifestantes. “Están enganando ó pobo. O decreto só defende a normalización e nin sequera se está respetando. Non consentimos que veñan a rirse de nos”, declaraba. La presencia de la Policía, decía, era innecesaria”.

Recortes de Prensa   Página Inicial